Cap 15 Canziani atiquipa

Comentarios

Transcripción

Cap 15 Canziani atiquipa
LAS LOMAS DE ATIQUIPA: UN CASO DE PAISAJE
CULTURAL EN LA COSTA DESÉRTICA
DEL SUR DEL PERÚ
JOSÉ CANZIANI AMICO 1
UBICACIÓN Y CARACTERÍSTICAS MEDIO AMBIENTALES
Las lomas de Atiquipa se ubican en la costa sur del Perú, en el litoral de la provincia de
Caravelí, departamento de Arequipa, entre los 15º40’ y 15º50’ de latitud Sur. Se trata de una
región en la que se transita, de norte a sur, del desierto árido del tablazo de Nazca a un desierto
marcado por la irrupción de la cordillera marítima sobre el litoral. En la zona de Atiquipa esta
cordillera alcanza a pocos kilómetros del mar una notable altitud, llegando en los puntos más
elevados, correspondientes a los cerros Cusihuaman y Cahuamarca, a la cota de 1297 msnm.
Estas características geográficas del área, así como la orientación que presenta el litoral con
un marcado quiebre en dirección este-oeste, determinan condiciones que favorecen la existencia
de lomas. Los vientos alisios que soplan dominantemente desde el sur, transportan desde el mar
nubes y aire húmedo que al encañonarse y chocar contra la barrera natural de los altos cerros
provocan la concentración de la nubosidad y la precipitación de garúas o lluvias a causa de la
condensación de la misma. Son estas especiales condiciones las que explican la extensión y
densidad de las lomas en esta zona de poco más de 20 kilómetros de largo, donde el desierto cede
el paso a la formación de un oasis.
Las lomas son fruto de un fenómeno natural discontinuo típico de la desértica costa
andina. Si bien se presentan por el norte hasta Trujillo en el paralelo 8º y por el sur hasta
Coquimbo (Chile) en el paralelo 30º (Ferreyra 1986), es en las regiones correspondientes a la
costa central y sur del Perú, entre los 11º y 17º de latitud Sur, donde su presencia es más
frecuente y se dan las áreas de mayor extensión. Generalmente entre los meses de mayo a
noviembre la costa de estas regiones permanece cubierta por un manto de nubes que se
1
Arquitecto. Instituto Andino de Estudios Arqueológicos (INDEA), Lima. Correo electrónico:
[email protected]
José Canziani / Las lomas de Atiquipa, costa sur del Perú
concentra entre los 200 y los 800 metros de altitud. Estas capas de nubes son producidas por los
vientos procedentes del Océano Pacífico que transportan masas de aire húmedo y que, al entrar
en contacto con las frías aguas de mar de la corriente de Humboldt, se condensan y dan lugar a
estratos de niebla. De otro lado, debido a que en el litoral las temperaturas a nivel del suelo son
generalmente menores que a una mayor altitud, se produce un fenómeno de inversión térmica
que inhibe el desarrollo de lluvias torrenciales.
Si estas condiciones climáticas explican la aridez y las características desérticas de los
territorios de la costa peruana, también explican la generación del fenómeno denominado
lomas , cuando determinadas características orográficas propician la precipitación de una fina
llovizna conocida como garúa, o simplemente el humedecimiento de los suelos por la
condensación que se produce al entrar estos en contacto con la concentración de niebla. La
humedad que se genera de esta manera favorece el crecimiento de hierbas, arbustos e inclusive
árboles. Esta vegetación, a su vez, multiplica las condiciones para la condensación de la humedad
y la precipitación del agua, además de reducir la evaporación y favorecer la penetración del agua
en los suelos. De esta manera, la vegetación desempeña un papel crucial en las áreas de lomas y
su existencia determina, en última instancia, el desarrollo y la conservación de este medio
ambiente único en su naturaleza (Ferreyra 1986, Pulgar Vidal 1996).
Fig. 1. Lomas de Atiquipa: bosque de
Tara (Caesalpina tara) y pequeño
torrente en la Quebrada de Infiernillo.
170
Paisajes Culturales en los Andes
Las lomas de Atiquipa, con un área estimada de 28000 ha, constituyen la mayor extensión
de lomas de la costa peruana. Actualmente dentro de esta área se conserva aún una importante
extensión de bosques de alrededor de 2190 ha, mientras que en una extensión relativamente
pequeña (350 ha) se desarrollan cultivos principalmente de frutales, alfalfa y maíz (CIZA,
ONERN, SENAMHI 1989). Dentro de la zona de las lomas de Atiquipa se distinguen –a partir
de las características fisiográficas, altitudinales, la orientación y la incidencia de la humedad- por
lo menos tres zonas ecológicas: el litoral árido; las llanuras aluviales y laderas hasta una altitud de
300 a 400 msnm con vegetación rala y arbustiva; y las zonas montañosas entre los 500 y los 1300
m con mayor humedad, pastos, vegetación arbustiva y formaciones de bosque.
Las zonas de mayor altitud, gracias a la cobertura de vegetación que presentan, son las que
generan mayor cantidad de agua, llegando a formar pequeños torrentes permanentes o
estacionales que transcurren por una decena de quebradas que descienden hacia las laderas y el
litoral. Pero también el agua que penetra en el subsuelo desde las partes altas, aflora formando
manantiales o puquiales en las laderas e inclusive en las quebradas del litoral a escasa distancia del
mar.
En cuanto se refiere a la vegetación de las lomas de Atiquipa, en estas crecen distintas
plantas como el tabaco silvestre (Nicotiana knightiana), el chanyaico (Grindelia glutinosa), el
Fig. 2. Lomas de Atiquipa: vista del
afloramiento de un manantial en la parte
media de la Quebrada de Silaca.
171
José Canziani / Las lomas de Atiquipa, costa sur del Perú
Fig. 3. Componentes del sistema de lomas de Atiquipa, Arequipa (Perú.).
tomate silvestre (Lycopersicon peruvianum), entre muchas otras; en cuanto a los arbustos, se
encuentran el heliotropo (Heliotropium peruvianum), el chamo (Duranta armata), el
floripondio (Brugmansia candia); mientras que entre los árboles se encuentra la tara (Caesalpina
tara), el mito (Carica candicans), el guarango (Prosopis pallida), el faique (Acacia
macracantha), el molle (Schinus molle) y el arrayán (Myrcianthes ferreyrae) (Ferreyra 1986). De
otro lado, la vegetación de las lomas y la presencia de fuentes de agua, propician la existencia de
una abundante y variada fauna, en la que destacan mamíferos como el venado gris (Odocoileus
virginianus), el zorro andino (Dusicyon culpaeus), el zorrino (Conepatus rex); y aves como el
águila pescadora (Pandion haliaethus), el gavilán (Parabuteo unicinctus), el cernícalo (Falco
sparverius), la paloma madrugadora (Zenaidura auriculata), el perico (Bolborhynchus
aurifrons), entre otros (Brack 1986).
EVIDENCIAS HISTÓRICAS DE LA OCUPACIÓN Y MANEJO DE LAS LOMAS
DE ATIQUIPA
La especial importancia de las lomas de Atiquipa no se reduce a las singulares características
de su ámbito natural, ya que en ellas se conservan notables evidencias arqueológicas, como son
172
Paisajes Culturales en los Andes
los restos de numerosos asentamientos prehispánicos, obras públicas y extensos complejos de
terrazas agrícolas asociadas a sistemas de irrigación artificial. Estas obras, en conjunto, revelan
que la zona fue antiguamente ocupada por una nutrida y abundante población y dan testimonio
del manejo excepcional que tuvieron las sociedades prehispánicas de este medio ambiente de
lomas. Este manejo comportó la modificación del medio natural y el desarrollo de procesos
productivos que combinaron e integraron la explotación de los recursos de las propias lomas, los
abundantes y variados recursos marinos presentes en la región, con aquellos agrícolas, ganaderos
y mineros, logrando así desarrollar, en una región mayormente desértica, una importante zona de
producción (Mayer 1985).
Los Asentamientos Prehispánicos
En las lomas de Atiquipa se registra una notable cantidad de asentamientos prehispánicos.
Algunos de estos sitios destacan por su magnitud y complejidad, como es el caso de Quebrada de
la Vaca, La Caleta y Cahuamarca, registrándose otros de menor escala como Moca, Silaca, Molle y
Maguey (Canziani 1995).
Estos asentamientos se encuentran distribuidos estratégicamente, lo que aparentemente
expresa el manejo integral y articulado de las distintas condiciones ambientales y los recursos
naturales allí presentes. Es así que encontramos asentamientos de diferente tipo y orden
jerárquico, emplazados tanto en proximidad del litoral, como de las áreas agrícolas ganadas al
desierto y de las zonas de lomas, ocupando diferentes pisos altitudinales y distintos nichos
ecológicos, desde el nivel del mar hasta alcanzar los 1300 msnm.
Entre los distintos asentamientos del litoral sobresalen el notable asentamiento conocido
como Quebrada de la Vaca, Moca, Silaca y el extenso y no menos complejo sitio de La Caleta,
todos asociados a la explotación de los recursos marinos, si bien algunos -como Moca y Silacano excluyen la presencia de terrazas de cultivo que llegan prácticamente hasta el mar. Con
relación a la localización y desarrollo de estos asentamientos en el litoral, es necesario recordar la
proverbial riqueza de recursos marinos de la región de Chala. Además de la abundante pesca,
hasta la fecha se secan y salan en la zona una gran cantidad de mariscos, como las machas
(Mesodesma donacium) e igualmente se recolecta el alga denominada "cochayuyo" (Porphyra
columbina), dada la alta demanda de estos productos en las serranías y el altiplano.
Es interesante señalar que hasta hace unas décadas pastores de comunidades ubicadas en las
regiones altoandinas de Ayacucho, Apurímac y Arequipa, descendían entre julio y agosto a la
zona de Atiquipa con sus caravanas de llamas a realizar directamente la recolección de cochayuyo
y mariscos, para retornar a sus lugares de origen entre noviembre y diciembre (Masuda 1985).
Otros sitios menores, como Molle y Maguey, parecen haber estado asociados al manejo de
las quebradas que descienden de los cerros de lomas y a la producción agrícola que se desarrolló
en los campos de cultivo que se habilitaron en esta zona. Otros sitios debieron estar asociados al
manejo forestal de las lomas y a la ganadería, aprovechando el potencial forrajero de las mismas.
En todo caso, la presencia de llamas y el manejo caravanas se puede inferir a partir de las
173
José Canziani / Las lomas de Atiquipa, costa sur del Perú
evidencias arqueológicas así como de la existencia de grandes corrales en asentamientos del litoral
como Quebrada de la Vaca y La Caleta.
Entre los escasos sitios observados en la zona propiamente de lomas, destaca el poblado de
Cahuamarca, asociado aparentemente tanto al manejo de los recursos de las lomas como al
desarrollo de la actividad minera en la región. Extraordinariamente, este extenso asentamiento se
ubica sobre la cumbre del cerro Cahuamarca (1297 msnm), es decir, en el mismo vértice de las
laderas que se orientan al sur, donde se desarrolla la densa vegetación de lomas y sus distintos
recursos, incluyendo la disponibilidad de agua que como hemos visto ésta se genera por efecto de
la condensación de las nieblas.
Entre los distintos asentamientos se puede apreciar diferencias en el estado de conservación
y las características arquitectónicas, especialmente en los aspectos tipológicos y constructivos.
Estas diferencias podrían explicarse sobre la base de la existencia de asentamientos
correspondientes a distintas épocas de ocupación, como también a aspectos culturales
relacionados con la posible presencia de distintos grupos étnicos asentados en la región.
Sin embargo, en casos como el de Quebrada de La Vaca y Carhuamarca, ubicados uno en el
litoral y en la parte más elevada de las lomas el otro, se puede observar una estrecha similitud y
comprobar que una serie de atributos arquitectónicos son compartidos recurrentemente, no
obstante la distancia relativamente grande que los separa y las diferentes condiciones ambientales
presentes entre las zonas donde se localizan.
Fig. 4. Poblado de Quebrada de la Vaca: vista desde el sur del edificio público conocido como “Gran Almacén”.
174
Paisajes Culturales en los Andes
En ambos asentamientos se puede apreciar que su emplazamiento en terrenos con
pendientes de ladera, se ha resuelto mediante el acondicionamiento de terrazas sobre las que se
edificaron las unidades habitacionales. Estas están compuestas generalmente por un recinto
irregular, con tendencia a asumir una forma rectangular o trapezoidal, que comprende una o dos
habitaciones dispuestas frente a un patio. Algunas de estas estructuras conservan aún hastíales
que revelan la existencia de techos a dos aguas. Las unidades domésticas presentan en los lados
del patio un poyo sobre el que se levantan pilares que soportaron un techo. También se observa
la existencia, en una de las esquinas de los recintos, de particulares estructuras en forma de torre
de corte cónico que rematan en falsa bóveda y que aparentemente constituyeron depósitos para la
conservación de alimentos. En los asentamientos del litoral se presentan silos subterráneos que
constituyen estructuras adicionales de almacenamiento, dentro o fuera de los recintos
habitacionales.
A partir de estos elementos arquitectónicos y de las funciones asociadas a ellos, es posible
reconstruir, en parte, las actividades y la vida cotidiana que se desarrollaban en estas viviendas. En
las áreas del recinto al aire libre o patio tenían lugar diferentes actividades, entre ellas la
preparación de alimentos, como lo testimonian los fogones y los batanes de piedra que se
encuentran in situ. En los poyos techados se podía desarrollar actividades artesanales
comúnmente asociadas a la vida doméstica y al mismo tiempo encontrar protección del sol.
Mientras que las habitaciones permitían el descanso nocturno y los depósitos la conservación de
los alimentos acumulados a disposición de cada unidad familiar.
Al mismo tiempo se puede apreciar que estos asentamientos también comparten una serie
de aspectos, que van desde las características constructivas de los muros de piedra y sus aparejos,
hasta los rasgos arquitectónicos presentes en las edificaciones, como son la forma típica que
presentan puertas, ventanas, nichos en los paramentos interiores, hastíales de los techos, los
poyos y pilares en los patios.
Es tan grande la similitud y recurrencia de rasgos, atributos y formas arquitectónicas entre
estos dos asentamientos, que permiten sostener con seguridad que Quebrada de la Vaca y
Cahuamarca, no solamente estuvieron estrechamente emparentados, sino que son el producto y
la expresión constructiva de la misma gente, compartiendo el mismo modo de vida y la misma
cultura.
En todo caso, es preciso señalar que se observan también algunas interesantes diferencias
entre estos asentamientos. Algunos de ellos como Quebrada de la Vaca y La Caleta, además de las
estructuras habitacionales, incorporan una importante arquitectura pública de función tanto
administrativa como ceremonial. Mientras que en otros, incluyendo un sitio tan importante como
Cahuamarca, aparentemente se registra tan sólo arquitectura doméstica.
El Camino Inka
En las Lomas de Atiquipa se encuentra una expresión relevante de la articulación territorial
de los asentamientos y de la integración de los distintos procesos productivos relacionados con el
manejo de los recursos marinos, agrícolas, pecuarios, forestales y mineros. Se trata del
175
José Canziani / Las lomas de Atiquipa, costa sur del Perú
impresionante camino inka que se puede apreciar en su recorrido a través de decenas de
kilómetros en el desierto.
Si bien el trazo en la mayor parte de su recorrido se limita a una franja de terreno limpio,
demarcada por piedras en sus bordes, en otras se observa el desarrollo de muros de contención,
de rellenos de nivelación y de amplias graderías en aquellos sectores en que la pendiente o los
accidentes del terreno lo hacen necesario.
Este tramo del camino inka, además de la función de enlace entre los distintos
asentamientos distribuidos en esta faja costera de lomas y de la comunicación longitudinal con los
estrechos valles al norte y al sur de Atiquipa, debió de conectarse mediante ramales transversales
con la extensa red del camino imperial y, por medio de ésta, con las regiones altoandinas de
Arequipa, Cusco y el Altiplano circunlacustre (Hyslop 1984, 1992).
Esta gran obra pública y otras evidencias del período Inka, revelan la importancia que
adquirió esta región, hasta ese entonces quizás algo marginal a los procesos de desarrollo que
tenían lugar en otras áreas de los Andes Centrales. Los datos registrados hasta el momento
apuntarían a señalar que la integración a nivel macro regional habría propulsado el desarrollo
local, ampliando los niveles de apropiación y manejo de una gran variedad de recursos. En este
marco, el camino no solamente fue un instrumento vital para el transporte de los productos, sino
también para la movilización de la población y la administración territorial.
Fig. 5. Vista del camino inka en su trayecto por la
zona de Atiquipa (foto E. Mujica).
176
Paisajes Culturales en los Andes
EL MANEJO DE LA ECOLOGÍA DE LOMAS Y LA GENERACIÓN DE UNA
ZONA DE PRODUCCIÓN
Uno de los aspectos de mayor interés de las lomas de Atiquipa, es el conjunto de evidencias
que proporciona sobre el manejo prehispánico de la ecología de lomas y su transformación en
una zona de producción. Este es el caso de la existencia de una gran extensión de campos de
cultivo abandonados observables a simple vista al recorrer la zona a lo largo de la carretera
Panamericana Sur, en un tramo de por lo menos 12 km. Estos antiguos sistemas agrícolas
aparecen claramente asociados físicamente a las lomas, sin embargo era poco claro su
funcionamiento y las formas de abastecimiento de agua que hicieran posible su cultivo (Engel
1981, Petersen 1988, Trimborn 1988).
Nuestros estudios de la zona (Canziani y Mujica 1997), nos llevaron a plantear una hipótesis
de trabajo que intentara explicar el desarrollo del sistema agrícola en una zona árida, mediante el
manejo de las condiciones de lomas como sistema captador y fuente de aprovisionamiento de
agua. El desarrollo de esta línea de investigación exigió la identificación de sistemas de irrigación
artificial, que no solamente aclarara la forma de cultivo de las terrazas, sino que permitiera
establecer una asociación directa entre el manejo de los sistemas de campos y el de las lomas.
Los sistemas de campos agrícolas prehispánicos
Los sistemas agrícolas se registran desde las quebradas de Maguey y Molles, pasando por las
de Silaca, Ocopa, Atiquipa o Jihuay, Moca, Huambo, hasta llegar a las de Guayaquil y Taimara,
recorriendo un tramo de aproximadamente 12 km en dirección noroeste-sureste.
Recurrentemente, los sistemas de campos se localizan a partir del punto en el cual las principales
quebradas descienden de los cerros de lomas, para alcanzar las amplias laderas aluviales que se
forman por debajo de los 300 a 400 msnm. A partir de este punto, se despliegan en abanico
siguiendo la configuración natural de la topografía, si bien en muchos sectores se observa que, en
lo posible, se buscó mantener siempre su desarrollo desde el nivel marcado por el pliegue del
encuentro de la falda de los cerros de lomas con el llano de las laderas. Este límite superior de los
campos de cultivo generalmente está definido por el curso de los canales más elevados.
El mapeo preliminar de los distintos sectores registrados, mediante la exploración de cada
una de las quebradas y la demarcación de los límites de los sistemas de terrazas y campos
registrados en ellas, nos permiten estimar en por lo menos 2600 ha la extensión en que se
desarrollaron los antiguos campos de cultivos, cuya construcción modificó radicalmente la
naturaleza desértica del paisaje original.
Tipología y características de los campos agrícolas
Aparentemente, los distintos tipos de campos que se pueden apreciar en los diferentes
sectores explorados responden básicamente a los condicionamientos de la topografía del lugar y a
las formas de aprovechamiento del agua mediante el sistema de riego, aunque no debe de
177
José Canziani / Las lomas de Atiquipa, costa sur del Perú
descartarse el tipo de cultivos desarrollados en estos, si bien ésta es una variable que nuestros
trabajos preliminares no están en grado de definir.
Las particulares características topográficas y en especial el diferente tipo de pendiente que
presentaron los terrenos transformados en áreas agrícolas, fueron resueltas aplicando distintas
soluciones. En el caso de los suelos que presentaban áreas llanas de escasa pendiente, se optó
simplemente por una limpieza de las piedras del terreno, las que fueron aprovechadas para trazar
alineamientos o pequeños bordos que sirvieron para definir las subdivisiones de los campos. Este
tipo de campos se pudo apreciar en la parte alta de la Pampa Agua Salada, entre las quebradas de
Maguey y Molles, donde se encuentran largas franjas de 15 a 20 m de ancho, delimitadas
longitudinalmente por alineamientos de piedra de 1 a 1,50 m de grosor, que se extienden de 200 a
250 m en el sentido de la pendiente y que están subdivididos transversalmente por alineamientos
de piedra más delgados, desde 3 a 3,50 m hasta 15 o 20 m formándose así rectángulos alargados o
grandes espacios cuadrangulares.
En la mayoría de los casos, dado el predominio de los suelos de pendiente moderada y la
naturaleza arcillosa de los mismos, el acondicionamiento de los campos se resolvió mediante el
terrazamiento, formando terraplenes simples en los que no se emplearon muros de contención.
Resulta claro que el ancho de las terrazas se estableció en base al tipo de gradiente que
presentaban los terrenos, es decir, el ancho de las terrazas se reduce en una proporción inversa al
incremento de la pendiente.
Fig. 6. Lomas de Atiquipa: terrazas de cultivo en la Quebrada de Jihuay.
178
Paisajes Culturales en los Andes
Las terrazas, que pueden llegar a tener un ancho mínimo de unos 3 m, se despliegan
generalmente siguiendo las curvas de nivel, aunque se aprecia que también se amoldaron a los
pequeños accidentes que presenta frecuentemente el terreno -como son los pequeños cauces de
escorrentía, montículos y afloramientos rocosos- buscando siempre de resolver ingeniosamente
tanto el aprovechamiento máximo de los suelos como los requerimientos propios del riego. Es de
notar que, para superar el incremento de la pendiente, en muchos casos se desarrollaron grandes
"escalones" en el terreno; como si el escalonamiento de las sucesivas terrazas hubiera sido
inscrito, a su vez, en el escalonamiento mayor formado por gigantescos terraplenes. Las terrazas
de cultivo presentan subdivisiones transversales hechas con alineamiento de piedra o con
pequeños bordos de tierra, definiendo pequeños bancales rectangulares o cuadrangulares.
En los terrenos de características más accidentadas y de pendiente más pronunciada -lo que
habitualmente se verifica en proximidad del litoral, con el brusco descenso de las laderas y el
encañonamiento de las quebradas- se observa no solamente la reducción drástica del ancho de las
terrazas sino también el desarrollo de éstas con muros de contención de escasa altura elaborados
con una o dos hiladas de piedras de campo. Las características que presentan este tipo de terrazas
las hacen semejantes a pequeños andenes, si bien no es este el caso, ya que, al igual que en las
demás, aparentemente no se han aportado nuevos suelos sobre los muros de contención, sino
que estos han servido para estabilizar el terraceo efectuado labrando los suelos naturales y evitar
la erosión al practicar el riego.
Fig. 7. Lomas de Atiquipa: terrazas de cultivo en la Quebrada de Moca.
179
José Canziani / Las lomas de Atiquipa, costa sur del Perú
El sistema de irrigación
A partir de la inicial identificación de las evidencias de riego presentes en las terrazas –que
plantea claramente la existencia de un sistema de irrigación artificial como medio fundamental
que posibilitó el cultivo del antiguo sistema de campos– se procedió a identificar finalmente las
fuentes primarias de captación de agua y las principales formas de encauzamiento que
abastecieron el sistema de irrigación artificial desarrollado en el conjunto de los campos agrícolas.
Se puede observar que las melgas o bancales de las terrazas presentan, tanto en su trazo
sinuoso como en las aberturas presentes en sus bordos, claras evidencias de la circulación del
agua y la forma de riego de los suelos de las terrazas. Generalmente el abastecimiento de agua a
los campos se dio por medio de canales que corrían en sentido transversal al de las terrazas,
ingresando a estas desde los extremos en que las atravesaban.
Es interesante notar que, en algunos casos, aún es posible observar claramente la
disposición de piedras de regular tamaño en el cauce de estos canales, y más cuando se aprecia
que su ubicación coincide con la de los puntos de ingreso del agua desde el canal hacia las
terrazas correspondientes. Aparentemente se trataría de una forma de facilitar la derivación del
agua que corría por los canales al nivel de cada terraza, si bien es posible que, al mismo tiempo,
este recurso técnico limitara la velocidad del agua, controlando los riesgos de erosión y desborde
de los canales.
Si bien estos canales, como se ha dicho, por lo general están trazados en el sentido de la
pendiente y transversal al de las terrazas, se aprecia también el frecuente aprovechamiento de
cauces naturales de escorrentía que atraviesan el terreno y que fueron habilitados para el curso del
agua. Se observa también la existencia de canales "horizontales", que corren paralelos al trazo de
las terrazas agrícolas. En algunos casos, corresponden a canales de distribución que se
desprenden de los canales principales y cuyo trazo está mayormente asociado con los grandes
"escalones" que conforman el sistema mayor de terraplenes; en otros casos, se trata de canales
secundarios realimentados a partir del aprovechamiento del agua excedente procedente del riego
de los campos ubicados en un nivel superior. El examen preliminar del sistema de irrigación,
permite establecer que si los canales principales fueron realizados cavando directamente en el
terreno, también aquí ciertos cauces naturales fueron utilizados incorporándolos al sistema de
irrigación.
El seguimiento del trayecto de algunos de los canales principales del sistema de irrigación,
nos condujo a la identificación de los puntos de captación del agua, ubicándolos en las quebradas
que descienden de los cerros de lomas. De esta manera, quedaba claramente establecido que el
desarrollo de los canales y del conjunto del sistema de irrigación artificial, tenía su punto de
partida en la derivación del agua que descendía por los cauces de las quebradas, permitiéndonos
asociar directamente el manejo de los campos de cultivo con el de las lomas como sistema
generador y acumulador de agua.
Esta hipótesis de trabajo se vio reforzada con la observación, en las faldas de los cerros de
lomas, de zanjas o canales de trazo transversal a la pendiente, es decir, en sentido horizontal o
ligeramente diagonal. Aparentemente, se trataría de un sistema diseñado para la captación del
180
Paisajes Culturales en los Andes
agua que escurría por las faldas de los cerros de lomas y que permitió su derivación hacia los
cauces de las quebradas, los canales que la toman de estos y/o que corren al pie de las laderas y
por lo tanto en el límite superior de los campos de cultivo. Es posible que un estudio más
detallado nos permita comprobar si es que se trata, como planteamos, no solamente de un
elemento complementario del sistema de irrigación, sino de un recurso tecnológico relacionado
con el manejo de las lomas como fuente de generación de agua. Sostenemos esta hipótesis
porque estas zanjas horizontales no solamente se aprecian en la parte baja de las faldas y en
conexión directa con el sistema de irrigación, sino también en las partes altas de los cerros de
lomas, donde inclusive se aprecia un trazo discontinuo y "alternado".
En base a estos elementos, podrían haber operado como una suerte de "zanjas de
infiltración", captando el agua que escurría por la pendiente de las lomas, evitando la erosión y
favoreciendo la acumulación del agua, el desarrollo de la vegetación, e incrementando a su vez la
filtración que alimenta la napa freática que genera abundantes ojos de agua y puquiales que, hasta
el día de hoy, son utilizados como fuente complementaria de abastecimiento de agua para el
cultivo.
La gran extensión de los sistemas de cultivo, estimada mediante nuestras exploraciones en
unas 2600 ha y la comprobada asociación de estos a un sistema de irrigación artificial, abastecido
por el agua generada por las lomas, nos conduce necesariamente a inferir que en la época en que
el sistema estuvo operativo debió de existir un área substancialmente mayor y densa de bosques y
de vegetación de lomas, en capacidad de abastecer si no toda por lo menos gran parte del área
bajo cultivo. A este efecto, ensayamos una reconstrucción hipotética de la posible extensión del
área de bosques de lomas que alimentaron el caudal de las distintas quebradas, a partir de las
cuales se desarrollaron los sistemas de campos (ver Fig. 8).
A partir de estas evidencias, se puede deducir que la observación, conocimiento y
apropiación de las particulares condiciones ecológicas por parte de las poblaciones prehispánicas
asentadas en el área, permitieron que estas explotaran adecuadamente las lomas en épocas tardías
(circa 600-1500 DC), transformando su condición original mediante el desarrollo de un complejo
sistema de irrigación; modificando el paisaje desértico mediante la construcción de terrazas y el
acondicionamiento de los suelos para el desarrollo de la agricultura. De esta manera, se generó en
una zona mayormente árida una importante zona de producción.
En el marco de este tipo de manejo, es lógico suponer que si los bosques y la ecología de
las lomas eran la fuente primaria y esencial de la generación y "acumulación" del recurso agua,
debió de regularse su explotación y posiblemente no sólo con miras a su mantenimiento y
conservación sino inclusive a su potenciamiento y a la ampliación de su extensión. De manera
que, en este caso especial, el desarrollo de la agricultura no habría implicado, como usualmente
sucede, la reducción o desaparición del bosque sino todo lo contrario.
ANTECEDENTES HISTÓRICOS
Si bien la región de Atiquipa posiblemente contenga evidencias de ocupación de épocas
más tempranas, hasta el momento los hallazgos arqueológicos se remontarían tan sólo a las fases
181
José Canziani / Las lomas de Atiquipa, costa sur del Perú
Fig. 8. Esquema constructivo del manejo del espacio territorial en las lomas de Atiquipa.
finales del período de los Desarrollos Regionales (circa 600-700 DC), ya que algunos de estos
estarían asociados a cerámica correspondiente a las fases finales de la cultura Nazca (Trimborn
1988). Estos tiempos corresponden a una época caracterizada por la transición hacia el período
Wari, en la que se manifiesta la creciente influencia proveniente de las regiones altoandinas y el
progresivo debilitamiento de las tradiciones estilísticas locales costeñas.
En todo caso, estas evidencias podrían estar señalando el inicio de la ocupación de la zona
de lomas por parte de sociedades complejas con un determinado nivel de desarrollo y el posible
inicio, por parte de ellas, del desarrollo de los sistemas de campos de cultivo y las consecuentes
modificaciones paisajísticas en el territorio de las lomas. Sin embargo, los limitados estudios
arqueológicos desarrollados en la región, permiten tan sólo proponer esta aseveración como una
hipótesis que deberá ser comprobada en el desarrollo de futuras investigaciones.
Una situación similar se presenta ante la posible ocupación durante el período Wari, en
cuanto esta época está asociada a profundos cambios económicos y sociales, los cuales estuvieron
aparejados con la realización de grandes transformaciones territoriales con fines productivos y el
182
Paisajes Culturales en los Andes
desplazamiento de grandes contingentes de población, en el marco del desarrollo de la primera
formación imperial del mundo andino.
La mayoría de las evidencias arqueológicas señalan que bastante después, durante la
dominación del imperio Inka, se habría realizado la mayor parte de estas imponentes
intervenciones territoriales que implicaron necesariamente la movilización y participación de
ingentes cantidades de fuerza de trabajo. Pero resulta también claro que estas evidencias si bien
datan de la época inka, presentan rasgos fuertemente locales o regionales. Este es el caso de los
patrones de asentamiento y de la propia arquitectura, donde si bien se percibe uno que otro
elemento atribuible a lo Inka, pesan mucho más otro tipo de rasgos en los que se perciben
patrones étnicos locales e, inclusive, influencias más bien altiplánicas. Este tipo de influencias se
advertirían también en otros restos culturales, como la cerámica, donde se han señalado ciertas
afinidades con el estilo Churajón, originario de regiones altoandinas de Arequipa (Trimborn
1988).
En resumen, se puede sostener que los limitados estudios arqueológicos desarrollados en la
zona aún no permiten definir mejor la secuencia de ocupación que se dio en las lomas de
Atiquipa durante la época prehispánica, quedando muchos aspectos por investigar.
LAS LOMAS DE ATIQUIPA EN TIEMPOS COLONIALES
Poco después de producida la conquista y en los inicios del sistema colonial, existen algunos
documentos que dan cuenta de bruscos cambios en el manejo de las lomas, los que marcarán la
acelerada depredación de los recursos de las lomas, el creciente proceso de destrucción de este
delicado ecosistema, el consiguiente colapso de los sistemas de campos de cultivo y el inicio de
un proceso de desertificación.
María Rostworowski (1981: 45-46), en su trabajo acerca de los recursos naturales en los
siglos XVI y XVII, hace mención de las quejas presentadas en 1567 por los naturales de Atiquipa
ante Pedro de Melgar, alcalde de Arequipa, por los daños causados por el ganado vacuno que
pastaba en las lomas de Atiquipa. En ese documento colonial temprano se revela que los campos
estaban cultivados con yuca, achira, maíz y camote, además de olivos e higueras recientemente
introducidos.
Es importante señalar que al presentar su queja los naturales de Atiquipa manifestaron que
de proseguir esta situación se verían obligados a dejar sus sementeras y a despoblar esas tierras. A
todas luces el pronóstico se cumplió a causa del desplazamiento de la población en el marco de la
política de reducciones coloniales, pero sobre todo por el sobrepastoreo de las lomas. A este
propósito, Rostworowski (1981: 48) cita a Vázquez de Espinoza (1629), quien, mencionando a las
lomas de Atiquipa como “...las mejores y mayores de todo el reyno”, refiere que “ay todo el año
grandes crías de ganado, vacas, mulas, yeguas, cabras, carneros, y se crían con grande
abundancia...” y más adelante da cuenta que “...en ellas an enriquezido muchos haziendo crías
de ganado por las ventajas que tienen a otras partes, estas lomas están a la orilla del mar y
entran la tierra adentro mas de dos leguas”.
183
José Canziani / Las lomas de Atiquipa, costa sur del Perú
Estos documentos coloniales proporcionan una pista sobre las causas del colapso del
delicado sistema ecológico de las lomas y paralelamente del abandono de cientos de hectáreas de
terrazas de cultivo que hasta hoy cubren gran parte del área. A este propósito, algunos autores
señalan como causa de este proceso ciertos cambios climáticos, los que habrían terminado con
épocas más húmedas como consecuencia de un posible retroceso en el frente de lluvias (Petersen
1988). Aparentemente las causas del colapso de este extenso sistema agrícola son otras y su
explicación tiene su punto de partida en lo que los documentos coloniales resumen: la
introducción y acción depredadora de vacunos y caprinos; el consecuente sobrepastoreo; la
deforestación; y por consiguiente la imposibilidad de la recuperación y reproducción de los
limitados pastos y sobre todo de los recursos forestales. Es evidente que este tipo de manejo
redujo progresivamente las fuentes de agua presentes en la zona hasta ese entonces.
En cuanto se refiere a la historia colonial y republicana del sitio, sería provechoso contar
con estudios más amplios y detallados. Estos podrían dar cuenta, entre otros aspectos, de la
transición que se produce de un manejo que apuntaba a la sostenibilidad del sistema y a la
ampliación de la capacidad productiva de las lomas, a otro en el que se imponen conductas
depredadoras que conducirán a la insostenibilidad y al creciente peligro de desaparición de este
frágil ecosistema (Canziani y Mujica 1997).
ESTUDIOS CONTEMPORÁNEOS
Existen algunos estudios antropológicos desarrollados en décadas pasadas que ofrecen
interesantes datos acerca del manejo que, en ese entonces, determinados grupos étnicos –
provenientes de las regiones altoandinas de Ayacucho, Apurímac y Arequipa- desarrollaban en la
zona. Desde estas regiones de puna descendían distintos grupos con sus caravanas de llamas,
entre los meses de julio y agosto para instalarse en el litoral de Atiquipa y realizar directamente la
extracción del cochayuyo y de mariscos. Es interesante notar que esta época del año generalmente
corresponde a la temporada de sequía en la puna, mientras que en las lomas corresponde a la
época de mayor humedad y abundancia de vegetación. En estos trabajos se reporta que cada uno
de los distintos grupos étnicos se establecía en determinadas zonas del litoral y la delimitaba en
forma excluyente con relación a las demás comunidades presentes en la zona, estableciéndose así
una suerte de "archipiélago territorial". Terminada la estación de lomas, entre noviembre y
diciembre, estos grupos iniciaban el retorno, desarrollando en el trayecto el trueque de parte del
cochayuyo recolectado, intercambiándolo por productos agrícolas propios de los pisos ecológicos
que recorrían en el trayecto hacia las punas de proveniencia (Masuda 1985).
Algunas aldeas del litoral, que son señaladas en la cartografía como "balnearios", y que
muestran un abandono relativamente reciente o huellas de una ocupación estacional, podrían
corresponder o haber correspondido (ya que en distintas temporadas las hemos encontrado
siempre deshabitadas) a este tipo de ocupación por parte de las comunidades puneñas. Estas
aldeas, cuyos patrones arquitectónicos y constructivos son muy similares a los de época
prehispánica, sugerentemente se localizan prácticamente en los mismos emplazamientos o muy
cerca de los que ocuparon los antiguos asentamientos, tal como se puede apreciar en los casos de
Moca y Silaca.
184
Paisajes Culturales en los Andes
Masuda (1985), refiere que entre los años 40 a 50, el desarrollo de las carreteras hizo que los
viajes en camión reemplazaran progresivamente a los desplazamientos con las caravanas de
llamas. En esta época se produce también la migración de algunos integrantes de las
comunidades, los que se establecen en los poblados locales como Atiquipa, o en otros que surgen
al pie de la Panamericana, como es el caso de Agua Salada. Estos cambios dan paso a la situación
actual, en la que se aprecia un modo de vida donde se mantiene aún con fuerza el desarrollo
combinado de una serie de actividades productivas por parte de la población. En este sentido, es
frecuente observar que muchos pobladores de Atiquipa a lo largo del año realizan faenas en sus
chacras de Atiquipa o en el vecino valle de Yauca, mientras en otras temporadas o
contemporáneamente pastan su ganado, recolectan y procesan recursos marinos, o se dedican a la
pequeña minería, además de otras actividades, lo que genera una alta movilidad de los pobladores
en la zona.
PROBLEMÁTICA Y SITUACIÓN ACTUAL
Actualmente la zona de las lomas de Atiquipa, como prácticamente toda la región, muestra
una marcada depresión económica y no se vislumbra ningún proyecto de desarrollo que la
recupere del olvido y la marginación. Solamente la carretera Panamericana Sur parece simbolizar
físicamente la débil integración respecto a las entidades regionales o nacionales. Es evidente que
esta situación económica conduce a una mayor presión de la población sobre los recursos de las
lomas, principalmente con el sobrepastoreo del ganado y la deforestación como consecuencia de
la tala de los relictos de bosques, para el abastecimiento de madera y combustible.
Fig. 9. El sobrepastoreo de ganado caprino impide la reproducción de la cobertura vegetal.
185
José Canziani / Las lomas de Atiquipa, costa sur del Perú
El sobrepastoreo de caprinos, vacunos y equinos impide la reproducción de la cobertura
vegetal, incidiendo gravemente en la deforestación y el incremento de la erosión en las laderas. Es
de notar que la erosión se incrementa cuando la precipitación de eventuales lluvias no encuentra
retención en los suelos, ante la ausencia de vegetación, generando cárcavas en las laderas e
inclusive huaicos que afectan la conservación de las antiguas terrazas de cultivo y la propia
infraestructura moderna. Este tipo de conducción de la ganadería local es una de las causas
principales del deterioro del ecosistema de las lomas y, como hemos visto, de la progresiva
reducción de los recursos hídricos. Tan es así, que se ha observado que los actuales campos de
cultivo presentan un déficit de agua de regadío que se estima en un 40% (CIZA - ONERN SENAMHI 1989).
De otro lado, la tala indiscriminada de especies arbóreas agrava aún más el proceso de
deforestación. Es de notar que este proceso coloca en peligro de extinción a especies únicas
como el arrayán (Myrcianthes ferreyrae). De persistirse con este tipo de manejo, es evidente que
las lomas estarán condenadas a su progresiva desertificación. Este fenómeno se puede ya apreciar
de manera alarmante en grandes extensiones que actualmente presentan tan solo vestigios de su
anterior condición natural.
Es de notar que un factor adicional de deterioro de los antiguos sistemas de campos de
cultivo radica en el trazo de las vías de comunicación en la zona. La carretera Panamericana
atraviesa el área y su trazo ha afectado importantes sectores de campos, con la agravante que las
periódicas obras de refacción implican el pase de maquinaría pesada o la remoción de tierra para
este tipo de obras, generando serios daños en las antiguas terrazas y afectando negativamente el
paisaje. Se ha observado también la irresponsable utilización de algunos sitios arqueológicos
como canteras para la extracción de materiales de construcción e, inclusive, se ha comprobado el
empleo de cargadores frontales con evidentes propósitos de huaquería.
Otro factor crítico lo constituye la presión turística no regulada. Si bien el desarrollo
turístico de la zona es aún muy limitado, en determinadas festividades (Año Nuevo y Semana
Santa) se produce una fuerte afluencia de gente a los campamentos de playa, con el consiguiente
acceso sin control alguno a los sitios arqueológicos, lo que está generando su acelerado deterioro.
Un hecho similar se produce con el desplazamiento de motocicletas y vehículos "todo terreno"
por los antiguos caminos prehispánicos o a campo traviesa por las terrazas de cultivo y los
propios sitios arqueológicos, afectando seriamente su conservación. En el caso concreto de
Quebrada de la Vaca, se ha construido hace ya unos años un albergue en la caleta, cuyo deficiente
diseño e instalaciones desmerecen el paisaje y afectan negativamente el entorno de un sitio
arqueológico tan importante.
POTENCIAL DE LA ZONA
Creemos que en las lomas de Atiquipa deben de realizarse una serie de estudios que
conduzcan a la formulación de un plan maestro, que se proponga en sus objetivos centrales:
detener el deterioro del medio ambiente; salvaguardar la conservación de los monumentos
arqueológicos que existen en la zona; recuperar el manejo del bosque y de la vegetación de lomas;
establecer las bases para un manejo sostenido de los recursos naturales por parte de la población
186
Paisajes Culturales en los Andes
local; el desarrollo de proyectos de investigación, conservación y puesta en valor del patrimonio
arqueológico; y establecer las pautas y normas para que el desarrollo urbano y de infraestructura
no afecten las obras culturales y la calidad paisajística de la zona. Un aspecto favorable en esta
dirección, es que el territorio de las lomas de Atiquipa es de propiedad de la Comunidad de
Atiquipa, integrada por alrededor de cien familias. Evidentemente los proyectos que se
desarrollen en el área deberán contar con la participación activa de dicha comunidad, al estar
directamente comprometida con la problemática enunciada.
Las lomas de Atiquipa poseen una gran área con aptitud forestal (4945 ha), en las cuales se
puede evitar o limitar el pastoreo, desarrollar planes de reforestación y recuperar el desarrollo de
la vegetación, lo que es básico para la captación del agua y "realimentar" el proceso de extensión
de la cobertura vegetal. Este proceso de reforestación puede ser apoyado o potenciado con
recursos tecnológicos, como los "atrapa nieblas" que se demuestran bastante efectivos en la
captación del agua de las nieblas.
El desarrollo de los recursos forestales puede proporcionar ingresos a la población
mediante un manejo adecuado del bosque. Este, por ejemplo, es el caso de los árboles de tara,
cuyas vainas son cotizadas por sus cualidades tintóreas y su alta concentración de taninos. De
otro lado, es de notar que el bosque de lomas alberga una gran variedad de fauna y una serie de
plantas medicinales y silvestres de carácter único, cuya conservación es de gran importancia para
la preservación de la biodiversidad.
La recuperación de la vegetación de lomas permitirá el paulatino incremento de las fuentes
de agua, dándose así las condiciones para la extensión y mejora de la producción agrícola, más
aún si se desarrolla aplicando sistemas de riego tecnificado. En este sentido, se ha estimado que
en la zona de las lomas de Atiquipa existen unas 2955 Ha con aptitud para el cultivo (CIZA ONERN - SENAMHI 1989). Obviamente esta área comprende la extensión ocupada por los
antiguos sistemas de campos de cultivo, lo que obliga a evaluar la posibilidad de recuperar su
utilización bajo una normatividad especial, que plantee el manejo de los antiguos campos como
una forma de conservación de los mismos, tal como se está ensayado con andenes Inka de la
región del Cusco. Paralelamente, el incremento de la disponibilidad de agua podría permitir el
manejo de zonas de pastura o la estabulación del ganado.
De otro lado, la conservación y puesta en valor del patrimonio arqueológico, mediante el
desarrollo de imprescindibles trabajos de investigación, la implementación de proyectos de
conservación y puesta en valor, así como el desarrollo de infraestructura y adecuados circuitos
turísticos, permitirán rescatar del deterioro y peligro de destrucción a los innumerables
monumentos arqueológicos existentes. De esta manera, las lomas de Atiquipa ofrecerán
excelentes condiciones para el desarrollo del turismo ecológico y cultural, además de las
condiciones naturales que la zona posee para el desarrollo de la pesca deportiva y la práctica de
deportes de aventura, incorporando estos recursos al manejo sostenido de la zona por parte de la
población.
187
José Canziani / Las lomas de Atiquipa, costa sur del Perú
LAS LOMAS DE ATIQUIPA: UN CASO DE PAISAJE CULTURAL
Con relación a la discusión de los criterios para la nominación de los paisajes culturales,
planteados por la Guía Operativa del Comité para la Protección del Patrimonio Mundial, Cultural
y Natural, y su aplicación al caso de las lomas de Atiquipa, podemos señalar las siguientes
consideraciones:
En las lomas de Atiquipa se aprecia una especial interacción de la sociedad con el medio
natural. En este caso, el singular ambiente natural de las lomas fue modificado para ampliar su
capacidad generadora de agua y posibilitar el desarrollo de la agricultura, mediante la construcción
de un extenso sistema de terrazas de cultivo, que incorporó el desarrollo de un sistema de
irrigación artificial que se abastecía con el agua proveniente de las lomas. En base a estas
consideraciones, las lomas de Atiquipa constituyen un paisaje cultural (art. 36 de la Guía
Operativa), que comprende, a su vez, asentamientos arqueológicos y obras públicas de valor
excepcional desde el punto de vista histórico y antropológico. Es decir, que puede ser
considerado un "lugar", de acuerdo al art. 1 de la Convención para la Protección del Patrimonio
Mundial.
Las lomas de Atiquipa constituyen un caso amparado también por el art. 2 de dicha
Convención, donde se señala que serán considerados como "patrimonio natural": “los lugares
naturales o zonas naturales estrictamente delimitadas, que tengan un valor universal
excepcional desde el punto de vista de la ciencia, de la conservación o de la belleza natural”.
Pensamos, como se ha detallado en este informe, que las lomas de Atiquipa están comprendidas
bajo este criterio en todos sus considerandos.
Se pueden aplicar aquí también las consideraciones del art. 36 de la Guía Operativa (G.O.),
que se refieren a “las obras representativas de la evolución humana y de los asentamientos en
el tiempo, bajo la influencia de las restricciones y/o las oportunidades presentes en el medio
natural...”, al igual que las que a continuación se refieren a “su representatividad en los
términos de una región claramente definida desde el punto de vista geo-cultural...”
Las lomas de Atiquipa contienen importantes evidencias de la interacción entre la
humanidad y el medio ambiente (art. 37 G.O.), en particular manifiestan el desarrollo de recursos
tecnológicos específicos para el desarrollo de la producción y el manejo sostenible de las
condiciones naturales. Estos aspectos destacan aún más tratándose de un medio ambiente
complejo y frágil como es el de las lomas. En este sentido, las lomas de Atiquipa constituyen una
importante fuente de información para la recuperación de tecnologías tradicionales y su
incorporación al desarrollo de un manejo sostenible del territorio. Este tipo de manejo permitirá,
a su vez, garantizar la conservación de los bosques de lomas y preservar la biodiversidad
representada por la fauna y flora que estos albergan (art. 38).
La recuperación del legado tecnológico de las antiguas poblaciones de las lomas y la
adecuada aplicación de la tecnología moderna (atrapa nieblas, riego tecnificado, aerogeneradores,
etc.), nos permitirá reformular nuestra relación con las peculiares características de nuestro
territorio, relegar las prácticas depredatorias de los recursos naturales y restablecer estrategias de
188
Paisajes Culturales en los Andes
manejo sostenible en las lomas y la región, resolviendo adecuadamente los retos del desarrollo
contemporáneo.
Las lomas de Atiquipa, en cuanto paisaje cultural, pueden ser clasificadas como un "relicto",
dado que en ellas se manifiesta un proceso evolucionario interrumpido (art. 39 (ii) G.O.). Sin
embargo, tomamos distancia del término "fósil", dado que en las lomas de Atiquipa se encuentra
una población activa, cuya relación con el territorio y sus recursos debe ser apreciada en una
perspectiva histórica y en el contexto de las condiciones sociales y económicas contemporáneas.
En este sentido, estamos convencidos que de recuperarse el manejo racional de los recursos
y la participación activa de la población en este manejo –tal como se desprende de las
realizaciones del antiguo Perú (Canziani 1991)– se darán las condiciones para desarrollar el
enorme potencial que se encuentra latente en estas áreas consideradas como "marginales". Para
los logros de estos retos, será imprescindible no olvidar la importancia fundamental de mantener
un correcto equilibrio entre el medio ambiente, sus posibilidades de explotación y la necesaria
reproducción y ampliación de las condiciones materiales de existencia social.
LITERATURA CITADA
BRACK, Antonio
1986 "La Fauna". En: Gran Geografía del Perú, Naturaleza y Hombre. Volumen III. Barcelona,
Manfer - Juan Mejía Baca Editores.
CANZIANI, José
1991 "La organización del espacio andino. Una reflexión 500 años después". L’imaginaire, Revista
de cultura de la Alianza Francesa. 1 (2): 28-37. Lima.
1995 "Las Lomas de Atiquipa: Arqueología y problemas de desarrollo regional". Gaceta
Arqueológica Andina 24: 113-133. Lima, Instituto Andino de Estudios Arqueológicos
(INDEA).
1997 "Las Lomas de Atiquipa: Transformaciones territoriales y patrones de asentamiento
prehispánicos". Arkinka, Revista de Arquitectura, Diseño y Construcción 2 (17): 98-110.
Lima.
CANZIANI, José y Elías MUJICA
1997 "Atiquipa: Un caso prehispánico de manejo sustentable en ecología de lomas". En: Perú: El
problema agrario en debate. SEPIA VI, E. Gonzales de Olarte, B. Revesz y M. Tapia,
editores, págs. 503-526. Lima, Seminario Permanente de Investigación Agraria (SEPIA).
CIZA (UNALM) - ONERN - SENAMHI
1989 Aprovechamiento de Nieblas Costeras en las Zonas Aridas de la Costa. Lomas de
Atiquipa. (Prov. Caravelí, Dpto. Arequipa). Lima, Consejo Nacional de Ciencia y
Tecnología.
ENGEL, Frédéric André
1981 Prehistoric Andean Ecology. Man, Settlement and Enviroment in the Andes: The Deep
South. Centro de Investigaciones de Zonas Aridas (CIZA) de la Universidad Nacional Agraria
del Perú. New York..
189
José Canziani / Las lomas de Atiquipa, costa sur del Perú
FERREYRA, Ramón
1986 "Flora y vegetación del Perú". En: Gran Geografía del Perú, Naturaleza y Hombre.
Volumen II, págs. 1-174. Barcelona, Manfer - Juan Mejía Baca Editores.
HYSLOP, John
1984 The Inka Road System. New York, Academic Press.
1992 Qhapaqñan. El sistema vial Incaico. Lima, Instituto andino de Estudios Arqueológicos y
Petróleos del Perú.
MASUDA, Shozo
1985 "Algae Collectors and Lomas". En: Andean Ecology and Civilization. S. Masuda, I. Shimada
y C. Morris, editores, págs. 45-84. Tokio, University of Tokio Press.
MAYER, Enrique
1985 "Production Zones". En: Andean Ecology and Civilization., S. Masuda, I. Shimada y C.
Morris, editores, págs. 233-250. Tokio, University of Tokio Press.
MUJICA, Elías
1991 "Las Lomas de Malanche: Sociedades complejas en un medio ambiente frágil". L’ imaginaire,
Revista de cultura de la Alianza Francesa 1 (3): 61-70. Lima.
PETERSEN, Georg
1988 "Memorándum acerca de observaciones geológicas entre Chala y Atiquipa". En: Quebrada de
la Vaca, Investigaciones Arqueológicas en el Sur Medio del Perú, págs. 131-141. Lima,
Pontificia Universidad Católica del Perú.
PULGAR VIDAL, Javier
1996 Geografía del Perú. Bogotá, Editorial Peisa.
ROSTWOROWSKI, María
1981 Recursos naturales renovables y pesca. Siglos XVI y XVII. Lima, Instituto de Estudios
Peruanos.
TRIMBORN, Hermann
1988 Quebrada de la Vaca, investigaciones arqueológicas en el Sur Medio del Perú. Lima,
Pontificia Universidad Católica del Perú.
190

Documentos relacionados