Numero 93 - Escuela de Psicología Social de Montevideo

Comentarios

Transcripción

Numero 93 - Escuela de Psicología Social de Montevideo
99
Año 10 • Nº 99 • Abril de 2008 • $ 5.-
Somos desiertos, pero poblados de tribus, de fauna, de flores. Deleuze
Los hombres de open door
APUNTES SOBRE
EL ROSTRO DE LA LOCURA
Marcelo Percia
Modos de demandar
tratamiento en la actualidad
Carlos Vilaseca y Gustavo Cappelli
Una huesped ‘de carne
y hueso’ en la villa
Marina Tesone
Ditirambo psicodramático
Carolina Pavlovsky
Para sanar a los hombres
y mujeres violentos
Emilse Pola
Director
Modos de demandar tratamiento en la actualidad
Respuestas del mercado.
Respuestas del psicoanálisis
Director
Román Mazzilli
Secretario de redacción
Walter Vargas
Redacción
Luis Gruss, Patricia Mercado,
Denise Najmanovich,
Daniel Seghezzo
Publicidad
María Eugenia Conde,
Celeste Romero
Colaboran en esta edición
Marcelo Percia, Carlos Vilaseca,
Gustavo Capelli, Emilse Pola,
Carolina Pavlovsky, Marina Tesone,
Máximo Lameiro, Pablo Hupert,
Alejandro Romero, Juan Disante,
Fernando Vico, Enrique Guinzberg,
Andrea Rocha Granados, Marcelo
Miceli.
Redacción
Argerich 2543 Dto. B
(1417) Capital - Argentina
Redacción: Tel/fax: 4501-1701
Publicidad: Tel: 4504-2449
E-mail: [email protected]
Website: www.campogrupal.com
Impresión: Genesis S.A.
Campo Grupal es una publicación
de Ediciones Presencia.
Suscripciones
Por 11 ediciones anuales:
Argentina: $ 75.América Latina: u$s 60.Otros países: u$s 70.-
Carlos Vilaseca y Gustavo Cappelli
[email protected]
V
amos a hablar de los modos de demandar tratamientos en la
actualidad.
¿Por qué en plural: modos y tratamientos?
Porque cada demandante demanda a su manera empujado por su
modo particular de vivir y ser llevado por la pulsión. A su vez liga
su demandar a diversas ofertas de tratamiento en la dispersión actual
de las propuestas que el mercado presenta.
Se puede demandar al Otro de la salud, ya sea mental o física, se
pueden demandar infinitos estudios de alta complejidad por un simple dolor de cabeza.
Se puede demandar al Otro del derecho y de la justicia.
Se puede demandar al Otro de la ciencia .y así infinitamente.
Demandar implica la creencia que algo que esta en juego en
dicha demanda podrá alcanzar alguna satisfacción. Satisfacción
supuesta en el hecho de lograr alguna extracción a producir del
campo del Otro que resulta demandado. Ya sea un saber, una verdad,
una compensación económica, la imposición de un poder.
Demandar implica a un Otro y deja expuesta la posición del
sujeto.
Al hablar de demandar entonces inevitablemente tendremos que
articularlo con las dimensiones del amor y de la pulsión.
Con respecto al amor ubicamos la demanda como demanda de
reconocimiento que alimenta el circuito del amor narcisista. Por
consiguiente el reforzamiento del yo, sus defensas, y el rechazo de
la búsqueda de una verdad subjetiva que abra la dimensión de la pregunta por la causa de ese persistente y penoso demandar.
Con respecto a la pulsión situamos la demanda como un intento
de legitimar un determinado modo de satisfacción del que el sujeto
se queja, paga y carga sus costos, pero a la hora de la renuncia o
modificación de ese modo de satisfacción, no siempre lo encontramos dispuesto a dar su consentimiento, lo que lo dejará alojado en
el infierno de la demanda infinita.
¡¡¡¡¡¡¡¡Sáqueme el sufrimiento que me procura este síntoma del
que me quejo pero… no cuente conmigo para dicha tarea!!!!!!!
Es necesario ubicar que el síntoma es también un modo de estar
en el mundo. Una parte de la persona su “yo” declara su queja, y
levanta airadas proclamas de liberación, pero se trata de un decir
engañoso, de la boca para afuera, un decir que no toca su cuerpo, ni
se deja tocar, un decir de la defensa, es decir, las coordenadas que
empujan al goce, al sufrimiento..
Toda demanda en tanto demanda de amor, vela e intenta desconocer el goce que está en juego en el lazo entre el sujeto y el Otro.
Entonces es una queja que al mismo tiempo que exige reconocimiento del Otro, solicita un aval de ese padecimiento y sus causas,
aquello que los neuróticos suelen decir: “estoy mal por culpa de tal
que me ha hecho tal cosa”.
Los analistas solemos ubicar en ese “me ha hecho” la orientación del trabajo analítico, apostando a que el sujeto por la conducción del analista pueda pasar a preguntarse: ¿Qué quiere decir eso
que afirmo en lo que digo? Principio de implicación y responsabilidad subjetiva. Implicación del sujeto en sus dichos y su decir. Lo
que le permitirá evaluar a un analista la presencia o no del efecto
sujeto. La relación en la persona entre sus dichos y su escucha.
Llamamos implicación subjetiva al consentimiento que el sujeto da
a lo que dijo más allá de su intención de decir. Es el dejarse atravesar y resultar dividido por los dichos que escapan a la voluntad
yoica.
Acuerdos y des-acuerdos con la época
Queda claro pero no por eso es tan obvio que quien pide una
consulta lo hace de acuerdo a las coordenadas de la época en que le
toca vivir.
Así mismo dichas coordenadas definen también las ofertas de
tratamiento y las respuestas de los diversos profesionales hoy en
juego en el “mercado de la salud mental”- Como decíamos anteriormente cierta parte del yo proclama liberación, desconociendo las
condiciones de su esclavitud. Ciertas propuestas terapéuticas empalman con dicho funcionamiento yoico, alimentando al síntoma en
base a maniobras sugestivas, y procurando un aparente alivio, favorecen las condiciones para el retorno del síntoma agravado.
¿Cuáles son entonces dichas coordenadas que nos toca vivir?
¿Quién demanda? ¿Qué se demanda? ¿Y a quién?
¿Ciudadano de derecho? ¿Consumidor a satisfacer o le devolvemos su dinero…?
¿Qué regula dicho demandar?
Lo que va moldeando, torneando, el decidir lo que se debe hacer,
lo que se puede saber y lo que se puede esperar del que hacer de los
seres humanos, lo determina el discurso dominante de una época.
Discurso dominante, nudo de lo político, económico e ideológico que establece sus prescripciones a través de las voces del mercado. Mercado global que hoy desde la dominancia del discurso capitalista neoliberal empuja al consumo. Degradando la dimensión del
ciudadano de derecho y la dimensión del sujeto a la de un mero consumidor que capturado en dicho empuje al consumo paradójicamente resulta consumido por adicciones. En el consumo desenfrenado
de los objetos siempre novedosos y por la misma razón siempre
desechable y por la intención de mantenerse actualizado, se actualiza un estado de insatisfacción permanente donde el sujeto mismo
corre el riego de convertirse en deshecho.
Cierto cientificismo aliado del discurso capitalista pretende
imponer sus respuestas como si todo lo supiera, sin importarle las
razones ni las causas del sentido particular del síntoma de cada sujeto. Solo se apunta a lo que se puede medir, calcular y evaluar. Aplica
su terapéutica de turno, desde un abordaje descriptivo tomando en
cuenta únicamente lo que se ve, lo más exterior, la mera conducta.
Dicho abordaje acorrala al hombre en un vació aplastante en
tanto pura pérdida, puro vacío que no permite crear, ni promueve el
encuentro con la invención.
¿Qué se demanda?
Las preguntas acerca de la sexualidad, el deseo, la vida y la
muerte siguen formulándose. Pero ante el trabajo que implica la producción de una repuesta singular, hoy las voces del mercado suges-
Casa reciclada
Palermo Soho
Consultorios
4831-6272 4832-5625
[email protected]
www.espaciosoler.com.ar
Lic. Valeria Cordoba
(UBA)
Atención Psicológica
niños / adolescentes / adutos
Psicodiagnosticos
Orientacion vocacional
Cel: 15-3234-1850
E-mail: [email protected]
Consultorios en Once y Tribunales
Campo Grupal / 2
Una injusticia hecha a uno solo es una amenaza hecha a todos. Montesquieu
Centro
PsicoSocial
Argentino
Asociación Civil
Personería Jurídica: 1772728/57422
Resolución Ministerial: 01198/06
-Institución de Salud Mental que forma parte del Plan estratégico de Salud del
Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires.
ROAD: 4589/06
tionan con respuestas “científicas” adormeciendo al sujeto, aumentando su desorientación e irresponsabilidad.
La oferta de respuestas es variada y continua. Apoyándose en
investigaciones de dudosa validez y sostenidas en Universidades de
prestigio globalizado: Crean medidas universales que fuerzan al
hombre a la creencia que haciendo su propio test podrían alcanzar la
verdad sobre su ser.
En un futuro no muy lejano se podrá comprar en el mercado del
“todo es posible”, un CD con las desviaciones de esa medida.
Desviaciones, trastornos en más o en menos. Dicho CD proveerá las
consiguientes soluciones para resolver el mal que debe eliminarse,
corregirse.
Director: Prof. Daniel Gonzalez (Psicólogo Social)
DEPARTAMENTO ACADEMICO
Abril últimas vacantes
¿Cómo la oferta moldea a quien dirigir la demanda?
-OPERADOR SOCIOTERAPEUTICO
Ciertos discursos terapéuticos proponen restaurar el supuesto
equilibrio natural de origen. Hacen creer sobre la posible existencia
de una armonía, de un buen acoplamiento “natural” entre los sexos.
Solo sería una cuestión de eliminar los malos entendidos a través de
una buena comunicación y una maduración que permita el acuerdo
entre “seres adultos”.
Este discurso deja expuesto un “no querer saber nada” de la falla
estructural del psiquismo humano, de la inexistencia de un equilibrio natural de origen, de la imposibilidad del acoplamiento natural
entre los sexos y de la pérdida del objeto, trauma inaugural de lo
humano. Pérdida irreductible y constitutiva del psiquismo humano.
Cuestiones que la práctica analítica constata permanentemente en la
escucha de los sujetos sufrientes que acuden a su consulta.
Creer posible que se puede hacer existir la relación sexual es
afirmar que hay una manera de acoplar al sujeto con el objeto. Que
hay una forma única de acoplamiento y completud.
En el psicoanálisis sabemos que todo encuentro entre los sexos
es sintomático.
Ejemplo: Maria se pudo separar de su esposo. Su queja era que
este le vociferaba de manera constante, encarnando la voz de un
superyo que al estilo de su madre le indicaba cada cosa que
debía o no hacer. María no entendía como luego de su
EN DROGADICCION
-ACOMPAÑANTE TERAPEUTICO
-COORDINADOR GRUPAL EN
DROGADICCION Y ALCOHOLISMO
DURACION 5 MESES
Los certificados son OFICIALES
y con salida laboral.
Alquiler de consultorios
zona Tribunales
• A estrenar, ambientes modernos
• Silenciosos- Amplios- luminosos
• Recepción y sala de espera
• Servicio de Secretaría
• Alquiler por hora, módulos
y día completo
Paraná 264 Piso 4 Of. 40
Tel: 4371-9628 156-252-2432
www.consultoriosparana.com
Conversación
Filosófica
para Pensar
la Vida
y vivir mejor
la vida personal,
y vincular
Alejandro
Romero
Lic. en Filosofía
Todos los cursos tienen articulación
con la Universidad CAECE
Teléfono: 4326-4641
Mail: [email protected]
Viamonte 776 piso 4 Capital
Conversaciones
individuales y grupos
4831-7833 15-6659-9164
[email protected]
Licenciaturas en:
•
Psicología
Psicología
•
Psicopedagogía
Psicopedagogía
•
Psicomotricidad
Psicomotricidad
•
Psicología
PsicologíaSocial
social
Por articulación:
• Psicopedagogía
Psicopedagogía
• Gestión
GestiónEducativa
Educativa
• Educación
Educación
Carreras de posgrado:
Maestríaenen
Gestión
• Maestría
Gestión
de de
Proyectos
Educativos
Proyectos
Educativos
Especializaciones en
• Especialización en
Abordaje Psicoanalítico
Abordaje Psicoanalítico
en Familia y Pareja
en Familia y Pareja
en Patologías Psicosomáticas
INFORMES e INSCRIPCIÓN: Sede Avenida de Mayo de 9.00 a 20.00 en Av. de Mayo 866. Capital . Tel. 5217-7878 int: 286-287. [email protected]
Dios es el invisible evidente. Víctor Hugo
Campo Grupal / 3
LIBROS
Seguir a aventura com
Enrique José Pichon-Rivière:
uma biografia
De Marco Aurélio Fernandez
Velloso y Marilucia Melo
Meireles
Editorial: Casa do Psicólogo,
São Paulo. Brasil
divorcio considerado “un éxito terapéutico” se sentía mal sin poder
disfrutar de su nueva condición. En el silencio de su nueva casa quedaba perpleja frente a momentos de enorme angustia de los que no
podía comprender su causa. Angustia que intentaba aliviar con prolongadas conversaciones telefónicas con su madre. Frente a la persistencia de este nuevo síntoma acude a una nueva consulta donde
finalmente descubre que si bien se había divorciado de su marido
aún no se había separado de la vociferación del Superyo que con su
voracidad y rigor implacable la condenaba frente al despertar del
más mínimo deseo. Provocando en ella un pánico nunca antes vivido en su cuerpo.
Repuestas del mercado
Nada es más difícil que escribir
una biografía. Se necesita información, cultura y perspectiva;
pero también, y aquí está el principal obstáculo, hay que tener
entusiasmo y objetividad, dos
virtudes que por definición no
marchan juntas. Sin entusiasmo,
el biógrafo no se puede meter
dentro del personaje; sin objetividad, pierde la distancia y no
atina a salir de donde se metió.
El problema se complica todavía
más si el estudio se refiere a
alguien que es, a la vez, brillante, seductor y creativo, no
menos que contradictorio y sorprendente, como Enrique Pichon
Rivière. El libro que estoy
comentando resuelve este dilema con una gran solvencia. Se
muestra como la obra lograda de
dos especialistas sobresalientes
en psicología social.
Los autores supieron recolectar
los datos dispersos de una vida
rica y complicada y los exponen
ecuánimemente, siempre en el
marco del contexto social y
político donde tuvieron lugar, con
cuidadoso equilibrio. Una tesis
principal de este libro es sostener consistentemente la dialéctica
entre el protagonista y su medio
histórico-social. En verdad lo
cumplen acabadamente.
Un mérito remarcable de este
libro es seguir fielmente la compleja trayectoria de Enrique
Pichon Rivière desde su
nacimiento, y aun antes la de
sus padres, hasta el triste
momento de su muerte en
Buenos Aires a los setenta años,
en 1977.
El libro de Marco Aurélio y
Marilucia es un gran esfuerzo y
un gran documento, lleno de
sabiduría y con una bibliografía
cuidadosa y notablemente completa, exhaustiva.
Merece ser leído, discutido y
pensado. Recupera la vida de un
gran hombre con sus luces y sus
sombras. Leerlo fue para mí una
enorme experiencia de reflexión,
de recuerdo.
(Extracto del pólogo de
R. Horacio Etchegoyen)
Las preguntas acerca de la sexualidad hoy encuentran en las
voces de los saberes de turno respuestas pretendidamente certeras.
Tal es el caso de la sexología que en garganta de una conductora
sexóloga centro americana reparte sus recetas para gozar y alcanzar
la satisfacción mejor lograda. En un hablar sin tabúes, ningún dique
frena lo que antes se denominaba obscenidades. Hoy el empuje es a
un: “tu puedes hacerlo”. Como si dicho empuje proviniera de un
lugar exótico y lejano donde se encuentra “el saber” en la selva virgen de los axiomas. La conductora autorizada por la sexología,
alienta jadeante a la actuación, pero con el atento ojo del amo democrático post moderno que vigila continuamente a través de sus
cámaras. Películas como The Thruman Show o Minority Report
ilustran lo dicho.
En la época de Freud, momento de producción del psicoanálisis
como discurso y como terapéutica, que surgió allí donde la medicina de esa época no respondía por ciertos modos de sufrimiento de
las personas, la represión, la vergüenza, el pudor, el padre, su lugar
de garante de la autoridad y la ley ordenaban la vida de las personas
y los modos de producción de la subjetividad, sus expectativas y sus
creencias.
Fue así también como se creyó que el sufrimiento estaba ligado
a esas condiciones de subjetivación.
El psicoanálisis operó junto con otros discursos sociales promoviendo un movimiento de levantamiento de las represiones, como si
con la liberación de las costumbres, las personas alcanzarían cierta
promesa de felicidad.
Desconociendo que lo estructurante no pasa solo por la interdicción paterna, sino también por el poder de los imposibles. Creer que
solo la interdicción paterna es lo estructurante del psiquismo lleva a
desconocer el valor operatorio de los imposibles. Es ignorar que el
psiquismo humano está constituido por elementos que no responden
ni son disueltos por la interpretación.
A lo largo del siglo 20 se fue produciendo la caída de los grandes relatos, de los grandes discursos, religiosos, políticos, científicos y sociales que colectivizaban a las personas en comunidades con
lazos de identificación a ciertos líderes, ideales y modos de comportamiento. Fue produciéndose también la caída del lugar del padre
como autoridad, garante de la ley, y de la familia como transmisora
de subjetividad.
Promoviéndose un individualismo de masas, supuesto hedonismo, ligado a un estado de permisividad, que deja a los “individuos”
Seminario de Psicoanálisis
Obstáculos para el analista en la clínica actual
• Respuestas del analista a las demandas de tratamiento en la actualidad
• Herramientas para establecer un diagnóstico
• Modos de localizar y tratar los síntomas de los sujetos
contemporáneos
• Condiciones necesarias para el alojamiento del consultante en un
tratamiento analítico
• Decisiones del analista
• Deseo del analista, dificultades para su puesta en ejercicio y operación
Lic. Gustavo Cappelli
Lic. Carlos Vilaseca
4786-4144
4783-9218
[email protected]
confrontados a un sin sentido angustiante. Como respuesta a dicho
sin sentido “los individuos” intentan desesperadamente restaurar
alguna significación de donde “poder agarrarse-sostenerse” pero sin
poder producir ningún discurso válido frente al empuje al acto.
Consumidores-demandantes-incrédulos-desorientados
irresponsables Cambalache
Empuje al consumo. Adicciones a sentidos, sustancias legales o
ilegales, objetos, que en el vértigo de su actualización se transforman de objeto preciado en objeto de desecho.
Sujetos que de creyentes del poder que dichos sentidos, sustancias y objetos podrían otorgar para colmarlos de felicidad, viran
abruptamente a desencantados, escépticos e incrédulos, identificados ellos mismos al desecho.
¿Podríamos preguntarnos en que creían?
Creyentes del poder de la verdad del consumo, que con su significación estabilizaría el funcionamiento del sujeto. Tal es la promesa de felicidad que construyen las publicidades. Por ejemplo pretendiendo garantizar un buen funcionamiento del cuerpo “para todos
por igual” con el consumo regular de ciertos alimentos.
Desconociendo las particularidades de cada sujeto
Paradójicamente nos encontramos con que dicha estabilidad
prometida se escapa, dejando lugar a estados de ansiedad, depresión
y angustia de características epidémicas.
Empuje al goce de la época que, articulado al empuje particular
del modo singular de una persona de interpretar la pulsión lo puede
llevar a una aceleración sin límites. Aceleración que desorienta al
sujeto en cuanto a su posición respecto a los asuntos del amor, del
deseo y del goce.
Empuje que no deja operar la función de corte propia de la función sujeto, función que introduce una pausa, que introduce el resguardo del vacío donde el sujeto pueda detenerse y preguntarse
acerca de sus condiciones de amor, deseo y goce.
Respuesta del psicoanálisis
¿Con qué responde?
El psicoanálisis responde con la herramienta más importante que
cuenta; el deseo del analista. Se trata de un deseo que es el producto de un decidido trabajo llevado a cabo en la refinería del análisis
donde partiendo del deseo neurótico se destila el deseo del analista.
¿Para qué?
Para pasar de lo insoportable del síntoma neurótico al ejercicio
de soluciones prácticas, ejecutadas por un sujeto que responsable de
su decir y habiendo dejado atrás el infierno de la demanda se ubica
en una posición decidida, creativa y responsable frente al desorden
del mundo del que antes se quejaba.
¿Cómo?
Partiendo de interrogarse sobre su padecer. Ubicando en el “trabajo” de análisis las claves de lo que comandaba sus síntomas para
finalmente consentir la pérdida de su modo de estar en el mundo
hasta ese momento.
A D I C C I O N E S
Centro de Atención
AUCAN
Tratamiento: Adicción a drogas,
Anorexia-Bulimia, Juego compulsivo
TALLERES DE UNA JORNADA, 14 a 17 hs.
12/4 Tabaquismo
19/4 Alcoholismo
26/4 Aprender comer
Informes e inscripción únicamente a: 4702-1128 y 15-4185-8462
[email protected]
www.aucan.com.ar
SEMINARIOS DE POSGRADO 2008
SUBJETIVIDADES MEDIÁTICAS
Y EDUCACIÓN
ADOLESCENCIA EN LOS BORDES.
POLÍTICAS DE LECTURA
A cargo del Lic. Pablo Rodríguez
A cargo del Lic. Gabriel Sedler
Informes e inscripción:
www.flacso.org.ar/educacion
[email protected]
Tel: 5238 9345 / 9366 • Cierre de inscripción: 30 de abril de 2008
Campo Grupal / 4
e
Coordinación general: Silvia Duschatzky
Para toda clase de males hay dos remedios: el tiempo y el silencio. Alejandro Dumas
Chorreándonos
Una huesped ‘de carne
y hueso’ en la villa
Grupo Ananké
Escuela de
Terapia Escénica
Abierta la inscripción para el 2008.
Sedes: Barrio Norte (BA) y Zona Oeste.
Marina Tesone
[email protected]
“Las voces que escucho hablar en mi son una de las claves para sostener
como un trágico error mi creencia de que sólo hablo en mi nombre.”
Marcelo Percia. Una Subjetividad que se inventa.
“por ejemplo, yo trato de explicar que las cosas, las personas, están
compuestas de líneas muy diversas y que no siempre saben sobre que línea de
sí mismos están, ni por dónde hacer pasar la línea que están trazando: en una
palabra, que en las personas hay toda una geografía , con líneas duras, flexibles,
líneas de fuga, etc. “
Gilles Deleuze.-Diálogos.
Introducción que no introduce
E
scribir este trabajo, no solo tiene que ver con desarrollar,
articular los conceptos de la lógica de flujos e intensidades
con un trabajo clínico vincular, nace como un desafío en:
“mi ocasión necesaria de pensar, de demorarme” en reflexionar
sobre “mi nueva clínica”, como me gusta llamarla, una clínica gestada entre el caos y la confusión que cual una trama infinita me
habita desde aquel día que cruce la ciudad para comenzar a “visitar” una villa del conurbano, con el objetivo de construir dispositivos grupales terapéuticos y talleres para niños, adolescentes y
adultos.
En esta introducción que nada introduce pues los devenires no
tienen “intro”, quisiera poder expresar que este texto es producido
entre los autores, las múltiples sensaciones que me habitan y las
diferentes situaciones que a modo de un rizoma no dejan de crecer,
produciendo múltiples sentidos, vértigos, y transformaciones que
casi como al personaje de la metamorfosis de kafka me ocurren
ahora mismo.
En este intento, aprovechare la catástrofe que habito para fugar
a nuevos estados e inevitablemente construir algunas herramientas
que me permitan instituirme, territorializar, para luego poder
seguir transformándome.
Deleuze, Guattari, Derrida, Foucault, son compañeros que ayudan a transitar el caos, soportar el descentramiento y el no entender. Desde esta multiplicidad, intento comenzar este trabajo, que
se me ·chorrea· entre las manos.
Acontece el encuentro y caen las primeras gotas
Una tarde de villa llega Él al merendero donde trabajo como
“psicóloga”. Darío es alto, llega con las manos en los bolsillos,
tiene 22 años, vive en la villa, todos lo respetan, le temen, se impone al andar, se sienta frente a mi y dice: “yo soy chorro, estoy
armado, no sé que hago acá, vine porque me dijeron que pusieron
una psicóloga en la villa, no sé que hago acá si yo ya estoy perdido, desde que entré estoy viendo su celular con ganas de sacárselo…”.
Ella, una joven y entusiasta psicóloga, profesora, se cree “vincularista”, esta muy contenta con esta oportunidad de trabajar en
la villa, pero por las dudas lleva pocas cosas y poco dinero porque
aún siente que le puede pasar algo…. Frente a este muchacho me
sentía paralizada y apresada, sin escapatoria, fantaseando que en
Coordinación General: Lic. Silvia Schverdfinger
Supervisión: Dr. Eduardo -Tato- Pavlovsky
ACTIVIDADES 2008
cualquier momento Darío sacaría el arma (cosa que nunca ocurrió). Necesito poner mi cuerpo en esta situación, y le digo: “mira
si vos sos un chorro, yo tengo que ser tu victima... y entonces me
tengo que levantar y salir corriendo o entregarte mis cosas, rendirme, no se que te parece si empezamos de nuevo, (lo acompaño
hasta la puerta), podemos volver a empezar como Darío y Marina,
ni siquiera como chorro y psicóloga, porque por ahí empezamos
mal…o yo siento que no podemos empezar”
Algo pasa, el joven acepta el juego, y sale, vuelve a entrar para
producir el encuentro “entre” con Marina. Ahí estábamos los dos,
moviéndonos en el origen los dos, no se saben quién llega a quién,
yo le abro la puerta, el entra con las manos fuera de los bolsillos,
casi con simpatía, me da la mano y me dice: “Hola, soy Darío, y
yo respondo, hola soy Marina”
“Si el Dos “esta”-está y se sustrae, a la vez- en el origen, no hay
posibilidad de hablar de “relación” ni de inter-subjetividad. Es
por ello que, de manera provisoria, prefiero hablar de “entre” y
de “producción” entre.”1
Se desdibuja aquí el Adentro/Afuera, el pasivo/ activo, una
situación nueva se va dando, jugamos desde otras categorías,
haciendo máquina, algo que para Darío y para mi es radicalmente
nuevo. Apartir de este momento nos “encontramos”, semanalmente, en un mismo espacio a producir “entre”, con quién en ocasiones Darío deviene paciente, como Marina solo por breves momentos como terapeuta, deviniendo entre las condiciones de posibilidad… que el vínculo, que esa villa, que este tiempo, que las circunstancias, y ese dispositivo propician.
Intento deconstruir lo que ocurrió, y lo que ahora me pasa con lo
ocurrido. Posiblemente antes hubiera “interpretado” como: que
eso que paso fue solo una indicación, y que el noble muchacho
deja su alto nivel resistencial y logra iniciar su camino de construirse mi futuro paciente. Como un intento de inmediatez de la
presencia, el uno mismo, de la ilusión de unidad. Este peligroso
paradigma que me habita, estratégicamente abre esta lectura y me
deja del lado del “poder sobre el otro”, y al mismo tiempo creyendo que soy lo uno y que desde ahí, dispongo las condiciones de
posibilidad en los comienzos de un vinculo terapéutico.
Ahora, por suerte el caos me habita, no puedo pensar que así fue,
ya que no se si yo indique o él me indico, prefiero pensar en un
“acto entre”, casi como una différance, de la que nos habla
Derrida, donde no podemos decir que fue de él o que fue mío, ya
que al mismo tiempo que comenzamos a constituirnos, nos destituimos. En este ejemplo se ve claro que la alteridad del otro, es
una propiedad del sí mismo, en nuestro comienzo esta el diferir,
esta el medio. “lo que pueda concebirse como propiedad, como lo
que “me” es propio, esta ya hecho simultáneamente de ajenidad.
Pensar-me desde la producción del “entre” implica pensar que lo
que hace este “me” esta indefectiblemente y originariamente, es
decir desde el principio, hecho desde el “entre”.2
Solo ahora, más tarde logro entender que quizás ese acto le permitió a él suspender la posibilidad de “ser chorro” y a mi analista,
y eso hizo posible devenir en una producción nueva, ahora la ilusión se instala logrando que algo diferente advenga entre nosotros.
La necesidad de desterritorializar nuestros lugares, nos llevo a
otros no-lugares, lugares sin nominación desde lo uno, de lo orde-
Celebrando los cambios
“Comienzos
y Finales:
La rueda de
la Vida”
Te invitamos a descubrir tus posibilidades de cambio
a partir de distintas dramáticas grupales:
• Enfoque Psicodramático
• Visualización
• Gimnasia rítmica expresiva
Módulo cuatrimestral no correlativo:
Hacia una
psicopatología escénica
Dirige: Lic. Graciela Piperno
Informes: 4659-4007 / 4443-8965
[email protected]
Escuela de
Creatividad y
Psicodrama
Tigre Nordelta
Dr. Ricardo Arias
[email protected]
15-5415-2646
“Lo mejor de nosotros aún no ha nacido”
Lic. Juana Koslo
PSICOANALISTA
Aranceles accesibles
y personalizados
Pedir entrevista al 4957-0765
ó 15-5642-4151
[email protected]
GRAFOLOGIA
AYUDA AL ESTUDIO PROFUNDO
DE LA PERSONALIDAD
CURSOS BREVES
Inicio Abril
9 encuentros de 2 hs c/u
viernes 19 a 21 hs
en Corrientes y Pringles
Informes e inscripción:
Elizabeth Echeverria
Lic. En Sociología, Psicóloga Social
y Grafoanalista
15-5692-8772
4703-2335
[email protected]
Universidad
Popular Madres
de Plaza de Mayo
Universidad de
Lucha y resistencia
CARRERA DE PSICODRAMA
Coordinadora Ana del Cueto
y Equipo
Duración 3 años
SEMINARIO DE POSGRADO
INTENSIVO
FORMACION EN Psicodrama
y Coordinación Grupal
Segundo Sábado del mes / en
convenio con FUNDAGIC.
• Cursos de Psicodrama y Coordinación grupal
• Grupos Terapéuticos con Psicodrama
• Supervisión Individual,
Grupal e Instituciones
• Talleres teóricos y vivenciales
Coordinación a cargo de las psicólogas
Lic. Nekane Durán – Lic. Ana Repetto
Honduras 4034 Depto “1”
Psicología de las
instituciones
Jueves de 19,30 a 21,15 hs.
Coordina: Ana del Cueto
Informes e Inscripción: 4962-4583
[email protected] [email protected]
www.eipaso.com.ar
Informes e inscripción:
Lic. Nekane Durán / 15-4889-8468 /[email protected]
Lic. Ana Repetto / 15-5797-7941 /[email protected]
Hipólito Irigoyen 1584 - (1089) C.A.B.A.
Informes e Inscripción:
4384-8693 www.madres.org
Sábado 19 de Abril de 9 a 15 hs.
Bien acierta quien sospecha que siempre yerra. Francisco de Quevedo
Coordinación Ana del Cueto –Pablo Blache
Comienza en abril
Campo Grupal / 5
BABILONIA
La cultura del consumo
Máximo Lameiro
[email protected]
"Ser, hoy, es ser reemplazable. La idea
misma de “reparación” ha llegado a ser
una idea “antieconómica”. Para todo ente
de consumo es esencial el ser consumido
ya, y llama así a su reemplazo. Tenemos
aquí uno de los rostros de la desaparición
de lo tradicional, de lo que se transmite
de generación en generación."
Martín Heidegger
Comenzar a preguntar
Si planteamos del modo más
general la cuestión que nos convoca, podríamos decir que el
consumo no es otra cosa que un
complejo sistema de intercambios simbólicos.
Visto así, la llamada sociedad de
consumo no es una sociedad en
la cual se consume mucho sino
una sociedad en la que el consumo constituye una estructura
basal de intercambios que compromete mucho más que el intercambio de bienes y servicios por
dinero.
Pues esos intercambios, en tanto
simbólicos, construyen cultura:
generan, difunden e instalan
estereotipos de clase, de identidad, juegos de valores, modos
de ser y estilos de vida tanto
individuales como grupales y
colectivos.
Por lo tanto, hablar de cultura y
consumo no es lo mismo que
hablar de la relación de la cultura
con cualquiera de los fenómenos
que la integran (como quien dice
'cultura y deporte', 'cultura y
cocina' o 'cultura y erotismo')
sino que implica hablar de la
matriz que rige y orienta el modo
de ser de la sociedad misma.
La nuestra es una cultura de
consumo y el consumo es el
modo de ser y funcionar de dicha
cultura. Por lo tanto, estudiar el
consumo es estudiar esa cultura
y lo que la hace ser lo que es.
Ahora bien, ¿qué es el consumo
y cuales son sus resortes?
Si podemos no digamos contestar a eso sino hacer funcionar la
pregunta para que nos introduzca en un camino de reflexión,
estaremos al mismo tiempo reflexionando sobre esta otra pregunta: ¿qué es la cultura hoy?
Esa doble interrogación define el
horizonte que intentaremos transitar, a partir de hoy, desde esta
nueva sección de Campo
Grupal…
Consumo y paideia
Para avanzar un poco en el
camino de interrogación que nos
propusimos, pensamos que se
puede aplicar al consumo aquello
que Sartori decía de la televisión:
que constituye una 'paideia'.
Paideia es un término griego
cuya amplitud es imposible
reproducir en español. Pero digamos al menos que la paideia, en
su significación original, constituye una educación del hombre
como tal. La paideia es la formación integral que modela todos
los aspectos de la vida humana.
¿Constituye el consumo una paideia? Evidentemente no si utilizamos el término con toda la
pureza y grandeza que tenía
entre los antiguos griegos.
Pero, si nos remitimos a la 'simbólica del consumo' y al modo en
que las marcas y los productos
van construyendo, día a día, una
imagen de las personas y de su
mundo; entonces, es legítimo
concebir al consumo como paideia y explorar qué imagen del
hombre subyace a la misma.
Campo Grupal / 6
nador de las líneas molares, el cuerpo nos permitió vivenciar en
otras intensidades flujos de fuga, que hoy tienen momentos de
líneas quizás mas moleculares y en otros momentos nos “endurecemos, nos molarizamos en encuadre psicóloga-chorro, o en otros
como él me denomina “psicóloga villera o el extraño paciente”, o
por momentos nos fugamos, y desde allí producimos algo cercano
al ¿cambio?, ¿cura?, ¿terapia?, no sabemos, solo se que eso que
ocurre nos habita a los dos y entre los dos. “ lo vincular es el Dos
en el origen como movimiento del diferir, como producción del
entre…”3
“Somos” de carne y hueso…
Cierto día Darío me dice “yo sé que vos me vas a decir que esta
mal robar, que está mal matar…y es más, seguro que vos nunca
mataste ni robaste!!!”, como dejando entrever cierta significación
imaginaria respecto de un psicólogo = juez, Dios, oráculo, modelo, etc.
Resonando con su Frase le contesto: “uno es uno y su circunstancia, que si bien nunca mate, alguna vez robe dinero de niña a mi
mamá para comprar golosinas, también es cierto que no se como
reaccionaría si tuviera que defender a algún ser querido en una
situación de vida o muerte…mas allá de que no somos iguales, “el
robar”, “el no se si mataría…”fíjate que algunas palabras nos acercan, y al mismo tiempo nos diferencian”
Darío: resuena conmigo: “entonces vos sos de carne y hueso!!!”.
Nuevamente el cuerpo “entre nosotros”, como propiciando
nuestro vinculo. “cuando lo colectivo irrumpe, se producen diversas mezclas. Lo colectivo es disruptivo, crea nuevos bloques, produce encuentros y afectaciones entre los cuerpos. De estas mezclas, en alguna de las cuales el psicoanálisis falto a la cita, se sale
modificado.”4
¿Qué será para él sostener que soy de carne y hueso? Tendrá que
ver con este descoloque que se produce en el encuentro incomodándonos a ambos y sacándonos de los lugares de certezas, de lo
pleno, de lo conocido. La imagen de un cuerpo sin órganos, como
dice Deleuze permite que Darío me vea de carne y hueso y no
como un juez.
“El “Sé” es intencional; refiere a las formas anónimas pero eficaces que han distinguido para cada época – y dentro de ella,
para cada clase social, género, sexual, clase, etaria, etnia, etc.- lo
permitido, lo prohibido, lo bello, lo feo, lo sano, lo enfermo. Cada
cuerpo lleva esas marcas o para ser más exactos, cada cuerpo se
produce y reproduce en el complejo anillado de múltiples marcas…”5
Es interesante poder pensar y preguntarnos si acaso esto que
denuncia Darío respecto del lugar del psicólogo para “ellos”, “los
de la villa”, no reproduce y sostiene ciertas estrategias biopolíticas
que sostiene que el “tratamiento psicológico es para unos pocos”,
una especie de profecía auto cumplida respecto de que poco podemos hacer por los que vienen a decir que “están perdidos”, ¿no
será acaso necesario salir de ciertos lugares de saber o endiosamientos? ¿No será necesario repensar ciertas teorizaciones que
han avalado esa vieja creencia de que estamos en el bando de los
buenos? ¿No será que quizás no estamos ni en los buenos, ni en los
malos, estamos producidos desde el medio?
El “somos de carne y hueso”, nos habla de la pluralidad que nos
habita en el vinculo, nos descubrimos denunciando que no es cierto que hay una identidad cultural y de clase en la cual algunos
nunca robarían, matarían, y otros siempre tienen la marca cultural
por el hecho de ser “villeros”, de no tener otra escapatoria que
cumplir con el mandato social, “tu serás chorro, tu robaras, tu
mataras…”. Para poder ser lo que soy, estoy atravesado por la ajenidad de los otros, la propiedad al fin y al cabo es siempre diferida dirá Derrida. Pero Nos Des-identificamos, líneas de fugas nos
vuelven peligrosos inevitablemente a los dos “una psicóloga que
puede llegar a robar y un muchacho villero que puede no robar
más”, porque además algo de esto se venía preguntando aquél día
Creando Espacios
(Grupo profesional dedicado a la exploración
de los espacios creativos)
Juntos te proponemos la creación de un ámbito lúdico
en el que puedes participar formando parte de nuestros
talleres grupales para el desarrollo de la creatividad
aplicada a la resolución de conflictos.
www.creandoespacios.es.tl
Lic. Cecilia Rodríguez
(15) 6579-0522
[email protected]
Clr. Profra. Graciela Tocce
4823-0824
al “encontrarnos” “¿Si él ya estaba perdido que hacia allí frente a
mí?”, ahora los “perdidos somos los dos”. “de lo que se trata más
bien es de pensar la hospitalidad incondicionada como esta doble
acogida, donde el anfitrión deviene huésped del huésped, donde
“quién recibe” es tan arribante como “aquel que, se supone,
llega”, pues el acontecimiento de la hospitalidad les adviene a
ambos, quedando indecidible de quién es la propiedad de lo propio y de quién la ajenidad del Otro.”6
Lo interesante de este acontecimiento es que se produce en un
lugar al cual “voy” como “visitante”, “huésped”, a trabajar y al
mismo tiempo “recibo en su territorio a sus propios habitantes”,
pero algo ocurre en el encuentro, finalmente “arribamos los dos”.
La herramienta conceptual del “psicólogo visitante”7, que venimos pensando en el “entre” con otra colega nos permitió visibilizar que en nuestras prácticas donde somos “las psicólogas las que
vamos de visita a la cárcel, la villa, a trabajar, nos “visitamos a
nosotras mismas”, la visita no es al otro, sino una expedición a
nuestro propio encuentro, donde la peligrosidad radica en nuestros
propios cuerpos, si no estamos decididos a de alguna manera dejar
de ser visita y habitar.
Cristina Corea, plantea la necesidad de pensar a estos espacios
de trabajo como “Catastróficos”, y no en término del espacio de
los expulsados o de los márgenes sociales como se los conoce en
la sociología. “resulta más interesantes pensar estos sitios de
intervención en clave de catástrofe que en términos de expulsión,
porque el expulsado es alguien que está allá, lo cual nos coloca a
nosotros acá, es decir, afuera de la situación sólo por usar esas
palabras para nombrarlo.”8 Catástrofe territorializadora, que
vino a desencontrarnos, y a convencer a Darío y a todos los que
habitan la villa que los psicólogos se salvaron, que quedaron del
otro lado del muro, que son “lo OTRO”, y es por esto que el llego
“ARMADO” para el encuentro, lo interesante es que al encontrarnos, el también me encontró “ARMADA”.
En relación a los armamentos y seguridades, otro día, y luego de
que pasaran varios encuentros, Darío llega con dos muchachos
más a su sesión, les indica que deben quedarse en la puerta y que
lo deben esperar. Ahora éramos más, los otros dos operaban de
“seguridad privada”, de “acompañantes terapéuticos”, parecía un
encuentro tomado por estos otros que “esperaban”, “resguardaban
esa puerta por la que alguna vez este muchacho jugo conmigo a
devenir juntos “otro”. Luego de pasados 40 minutos, uno de estos
muchachos, abre la puerta, se asoma, y dice: “Darío!!! ¿Falta
mucho?, ya paso el tiempo!!!”, Darío se enoja mucho y les contesta: “pueden esperar ahí carajo, no molesten que estoy con la psicóloga todavía…”. ¿Qué vienen a resguardar estos acompañantes?, ¿Es que acaso algo peligroso acontecía allí adentro? ¿Es que
acaso algo se chorrea por esas puertas y ventanas y estos muchachos quieren contenerlo? ¿Es que acaso tanto se nota que Darío y
yo estamos Chorreando, entre las palabras y el tiempo? ¿Es que
acaso nuestro vinculo ha modificado de modo rizomatico otros
vínculos?
Parece que a viva voz en la villa se sabia que lo más peligroso
que le había pasado al más “Capo” de la villa, es que conoció a
esta psicóloga, y algo pasaba, que ella lo esperaba con muchas
expectativas y él hace varios días que no sale a robar.
Porque como dice Osvaldo Saidon: “pensamos que es posible la
gestación de una clínica de la afirmación, que intensifica el acontecimiento en lugar de degradarlo….el problema no son los encuadres, sino el de ponerlos al servicio de un inconsciente experimentador, inventivo, donde la interpretación posibilite producciones
novedosas de sentido, en lugar de remitirlo permanentemente a las
clausuras de alguna estructura preexistente.”
Notas
1 Tortorelli, María Alejandra. Entre. Ficha interna de circulación.
Buenos Aires.2005.
2 Tortorelli, María Alejandra. Entre. Ficha interna de circulación.
Buenos Aires.2005.
3 Tortorelli, María Alejandra. Entre. Ficha interna de circulación.
Buenos Aires.2005.
4 Kononovich Bernardo, Saidon Osvaldo. El cuerpo en la clínica institucional. Lugar Editorial. Pág.93.Bs. As.1994.
5 Ana María Fernández “Cuerpos, pasiones y políticas”. Avance de
tesis de doctorado. Buenos Aires, marzo, 2006.3
6 Tortorelli, María Alejandra. Entre. Ficha interna de circulación.
Buenos Aires.2005.
7 González Cruzado Alicia, Tesone Marina. Habitar en clave de diferencia: entre la villa y la cárcel, dos psicólogas afectadas. Revista de
Publicaciones de Jornada Anual AAPPG 2006. Buenos Aires.
8 Cristina Corea, Ignacio Lewkowicz. Pedagogía del aburrido. Editorial
Paidós Educador. Buenos Aires. 2004
La anarquía es la máxima expresión del orden, basado en cosas naturales, sin coacciones ni violencias Elisée Reclus
La temporalidad de nuestra época (tercera parte)
Pasado, futuro y presente
como lugares imposibles
Pablo Hupert
[email protected]
E
l conflicto campestre permite seguir leyendo cómo funciona
la temporalidad de nuestra época. Dijo más o menos Nelson
Castro, al cerrar la emisión de “El juego limpio” del 27/3/8
en TN: “Sra. Presidente: Le pido una cosa: de usted depende –porque es inmanente a su cargo– que vayamos al pasado o al futuro.
No nos lleve al pasado, porque el pasado nos divide. Llévenos al
futuro.”
-Es claro que el pasado ya no es el espacio donde los cohabitantes de un territorio hallan su confraternidad, su experiencia común
y su comunidad de destino. Ahora bien, pasado y nación han sido
clásicamente consustanciales: no ha habido nación que no se haya
configurado relatando su ‘Historia de la Nación’. Si el pasado divide a la nación, nada une a la nación, salvo el hábito de llamarla,
por ejemplo, ‘Nación argentina’.
-Es claro que existen los pasados traumáticos. Es claro que se
puede (o que suponemos que se puede) elaborar el trauma y atravesarlo. Pero lo que constatamos, sobre todo, ya sin suposiciones,
es que el presente no proporciona herramientas para semejante elaboración. El pasado aparece en el presente como imágenes que
vuelven, como retorno pesadillesco, como documental estetizado,
o como curiosidad de colección… Pero no aparece en el presente
como eso que los que lo cohabitamos estamos procesando, elaborando, atravesando. Hay, es cierto, algún procesamiento aquí, otro
allá: fragmentos de procesamiento (el ciclo Televisión por la identidad, por ejemplo, en Telefé sin duda habilitó algunos). La dificultad, sin embargo, se mantiene: las imágenes del pasado no quedan integradas como ‘el’ pasado, ni el presente se presenta como
la honrosa continuidad de ese pasado o como la heroica ruptura
con él. En nuestros días, el pasado ha derivado en lugar imposible. Los argentinos ya no nos encontramos en Mariano Moreno ni
en Lisandro de la Torre, ni siquiera en las discusiones sobre Rosas,
Roca, Perón…
-Es confuso que pueda haber futuro sin pasado. El tríptico pasado-presente-futuro tenía su simetría y su punto de equilibrio; el
presente era el punto donde se que equilibraba la línea. Era también la frontera que tenía una extensión de tiempo a cada lado:
“Estoy parado sobre la muralla que divide/ todo lo que fue de lo
que será”, cantaban los Enanitos Verdes, mostrando una murallapuente entre pasado y futuro.1 Si cae una de las extensiones temporales (en la frase de Nelson Castro –pero él solo repite un locus
muy difundido– cae el pasado), cae también la otra, no hay tu tía.
El periodista y el locus no advierten que al caer el pasado cae el
futuro. Pero además de esta simetría temporal (que podemos llamar ‘simetría estática del tríptico temporal’), solíamos tener, en
tiempos nacionales, también algo así como una simetría ‘dinámica’: el movimiento histórico que nos trajo hasta aquí nos impulsaba hacia más allá, el pasado –que este presente introyectaba como
su causa– era proyectado –por ese mismo presente– hacia el futuro. La simetría ‘dinámica’ del tiempo habilitaba ese avance histórico que se representaba como ‘desde allí llegamos hasta aquí y
desde aquí vamos hacia allá’. “Estoy mirando cómo aquellas viejas ilusiones/ pasando la muralla se hacen realidad”. El futuro era
la prolongación o la profundización o bien la reversión del pasado;
en uno u otro caso el futuro era la conversión del tiempo pasado en
tiempo por venir y de las causas en consecuencias. La cosa es que,
derivado en imposible el pasado, también derivó en imposible esa
conversión. “En la temporalidad fluida hay, sí, cosas que desaparecen, cosas que mueren, cosas que quedan obsoletas… pero no
hay cosas que maduren”, decíamos en un artículo anterior.2 El
futuro ha derivado en lugar imposible.
-Es dudoso que, no habiendo pasado ni futuro, sea posible el presente. Gabriel Levinas dijo que vivimos en un país no-placista.3
Cuando la casi única consideración para tomar una medida es lo
que va a entrar a la caja, cuando los argumentos largoplacistas (por
ejemplo, contra la sojización completa del campo) aparecen solo
después de encontrar una enconada resistencia, el presente no se
proyecta al futuro haciendo balance del pasado; cuando la única
consideración para resistir una medida es lo que va a salir del bolsillo, tampoco. La muralla ya no conecta lo que fue y lo que será.
-Es evidente que el conflicto campo-gobierno ha sido un conflicto pospolítico. Si la política clásica consistía en programar un
rumbo, en este conflicto no hubo sino inmediatez. Las reflexiones
de Ariel Colombo, que referiré licenciosamente, echan luz sobre
este proceso y sobre el locus visitado por Nelson. Según Ariel
Colombo,4 la política clásica, la de la hegemonía, consistía en
introducir un intercambio intertemporal, en el que los dominadores convencían a los dominados de aceptar algunos sacrificios presentes a cambio de una prosperidad futura. Para Colombo, la política no busca tanto la hegemonía como el señoreaje, que en lo temporal consiste en asegurar a los dominados de que el pasado no
volverá. Si la hegemonía prometía el bien mayor, el señoreaje promete el mal menor; si aquella apoya en la confianza, este apoya en
el miedo. Ni el gobierno ni los rurales tenía un proyecto de país:
solo miedo. El país derivó (¿sólo por un instante?) en lugar imposible.
-Vemos venir la objeción: con todo, alguien que no es ningún gil
–que hasta dice ‘inmanente’ y todo– pudo mencionar un futuro
desconectado del pasado. Aun así, eso puede sonar bien. El futuro
es, entonces, una imagen. Y, como sabemos, las imágenes se
conectan, cuando se conectan, sin deducirse unas de otras. Dice
Lewkowicz en Pensar sin Estado y citando a E. Kreplak: “la fluidez es la conexión aleatoria entre dos puntos”; o sea, la precariedad máxima de todos los vínculos. Como todo en la fluidez, el
tiempo ha derivado en conexión aleatoria entre dos puntos cualesquiera (por ejemplo, entre imágenes de ‘último momento’ e imágenes del ‘futuro’). Ha dejado de ser un lugar, ha dejado de ser un
resultado.
Notas
1 La canción es de H. Cantero y D. Piccolo.
2 “Metrobelleza, inmadura belleza”, en Campo Grupal 92, agosto de
2007. Disponible en http://www.pablohupert.com.ar/metrobelleza.htm.
3 Citado en P. Hupert, “Tiempo disperso y tiempo compuesto”, en
Campo Grupal 96, diciembre de 2007. Disponible en http://www.pablohupert.com.ar/tiempo-disperso-y-tiempo-compuesto.html.
4 Ariel Colombo, El futuro actual, Prometeo, Buenos Aires, 2006, sobre
todo cap. 9.
Ya salío el Nº 3
Consigalo en los kioscos
o llamando al 4504-2449
www.varones.com.ar
De vez en cuando
hay que hacer una pausa
contemplarse a sí mismo
sin la fruición cotidiana
examinar el pasado
rubro por rubro
etapa por etapa
baldosa por baldosa
y no llorarse las mentiras
sino cantarse
las verdades
Mario Benedetti
•Consultas individuales
•Grupos terapéuticos
Lic. Guillermo Augusto Vilaseca
y equipo
Inf.: 4804-5811 15-5578-7125
Correo electrónico:
[email protected]
www.clinicasgrupales.com.ar
CAPACITACION Y ENTRENAMIENTO
con técnicas no convensionales
Juego y Creatividad
Escuela – Cursos – Talleres
Conducción y Liderazgo
Conducción de grupos especializada
en técnicas lúdicas y grupales
Entrenamiento de Roles Directivos
Armado y Conducción de Proyectos
ASESORAMIENTO Y SUPERVISIÓN
Crearnos la posibilidad de
vivir la vida como
acontecimiento
Individual – Grupal - Organizacional
estudio
inés moreno
Desde hace 31 años.
“Un lugar para vivenciar,
pensar, crear, crecer
como personas,
como profesionales”.
Virrey del Pino 2365
-primer piso 0103
Tefax 4785-3273
www.inesmoreno.com.ar
[email protected]
[email protected]
La experiencia es un peine que te lo dan cuando te quedas pelado. Óscar ‘Ringo’ Bonavena
Encuentros semanales /
Intensivos mensuales
Campo Grupal / 7
Los hombres de open door
Apuntes sobre
el rostro de la locura
Marcelo Percia
[email protected]
1.
U
na película de John Casavettes se llama igual que el
programa de identikit que emplea Leandro Berra en
sus experiencias estéticas, Faces. La fotografía del
film presta especial atención a los rostros de los personajes
en planos de proximidad. El director norteamericano sabe
que un rostro, ocupando la pantalla completa, expresa la
intensidad de una vida que nunca puede captarse del todo.
2.
El identikit es un conjunto de signos ideados para reconstruir el rostro de un fugitivo que no pudo ser fotografiado.
El programa Faces contiene una base de datos con casi cuatro mil características faciales codificadas por orden morfológico, además de herramientas y accesorios que permiten
realizar con rapidez un retrato robot. Con la orientación de
un especialista, combinado rasgos, se pueden crear caras
parecidas a las evocadas.
Leandro Berra realiza una experiencia estética sobre la
composición imaginaria de la identidad humana.
Confecciona, con ese programa de computadora, el rostro
de alguien que está presente. Ayuda a que una persona haga
su auto-identikit, sin mirarse en un espejo, acudiendo a su
recuerdo, igual que si tuviera que indicar los rasgos de un
extraño. Al final, imprime el resultado y lo pone junto a la
fotografía en blanco y negro que él mismo toma del protagonista.
3.
La presentación simultánea de la imagen del auto-identikit (intervenida esteticamente por Berra) en proximidad de
la fotografía de uno mismo, pone a la vista que la identidad
es un puente siempre interrumpido y exhibe un documento
que muestra que el alma humana es una autenticidad imposible de documentar.
Los retratos de Leandro Berra revelan que, aunque los
signos capturados por sus imágenes tengan cierta continuidad referencial con el protagonista, nunca agotan el fluir
inapresable del existir.
Las diferencias entre el personaje del auto-identikit y la
figura del retrato fotográfico, facilitan la percepción de la
subjetividad como espesura sugerida.
El juego de comparaciones, en el que los espectadores de
esta obra suelen caer cuando buscan parecidos entre la fotografía y el auto-identikit, es un intento de evitar, al entrever
el hueco de la representación, la angustia que estos retratos
provocan.
Sabemos que un retrato es, a la vez, captura de un instante único y momento de evasión exitosa de infinitos matices
de una existencia. En esa continuidad y discontinuidad
entre representación y representación reside la vida.
La representación no interesa cuando trata de convencer
de que es registro exacto del modelo, sino cuando da a
entender el abismo al que nos enfrenta, los misterios de una
historia, sus pesadillas y felicidades, la opacidad de su destino, su narrativa siempre incompleta.
4.
Una persona comienza por seleccionar el pelo. Elige la
opción calvicies parciales. Las decisiones son formas de
simpatía o antipatía con uno mismo. Se interroga: ¿Cómo
es mi pelo? ¿Cómo me gustaría que sea? ¿Qué forma tiene
mi cabeza? Se encuentra con preguntas que tal vez no se
hizo nunca. La representación que tiene de sí está más cerca
de la fantasía que de las categorías formales que ahora, el
programa de identikit, le presenta. El rostro es eso que uno
olvida, relevado por la mirada del otro o el testimonio de
los espejos. Vuelve a elegir. Con cada decisión irrumpe
algo que transporta excitación, nerviosismo, curiosidad.
Espera ver aparecer su rostro. El retorno de una identidad
que aquiete la incertidumbre, una imagen de sí que lo represente de un modo amable. La amabilidad del rostro como
sosiego del alma. ¡Cuántos modelos de cejas! Prueba una,
prueba otra, repite las pruebas. Por momentos, tiene la sensación de acertar. En cada decisión, apuesta a dar con su
rasgo único, pero enseguida constata que ese hallazgo singular se le escurre entre tantas opciones que lo confunden,
lo fatigan, lo frustran. ¿Cómo son mis ojos: estrechos, saltones, hundidos; negros o marrones? Necesito un espejo.
Campo Grupal / 8
El reflejo como prueba, como acto de fe. Ahora opta entre
diferentes miradas, busca una expresión con la que pueda
identificarse. Encuentra unos ojos que funcionan o parecen
funcionar como suyos. La ilusión contamina las formas. La
figura que aparece tiene consigo un aire familiar, pero
mucho más joven. Piensa: Los labios del programa parecen
vulvas sueltas. Dice: Cuanto más opciones, más difícil elegir. Admite que se desconoce, que se olvida de sí, que se
escurre en su propia memoria como si permaneciera escondido o invisible. Con las arrugas de la frente, de los ojos,
los pliegues del rictus de la boca o del mentón, acepta
molesto someterse a las marcas de los años. El tiempo que
siempre nos transcurre como si fuéramos otros.
El auto-identikit es una experiencia con la propia alteridad, la propia extrañeza. Es difícil sentirse conforme con el
resultado: la figura producida mira con su misterio, interpela, se presenta, a la vez, como ajena y familiar. Uno no
puede aferrarse a ese extraño ni desconocerlo. Incluso hay
quienes experimentan un sentimiento de odio o reproche
por lo que han hecho con sus rostros. A veces se establece
una sórdida competencia con el intruso que pretende adueñarse del rostro, ubicarse en el centro de la representación,
usurpar una identidad.
Pero, ¿qué es la identidad? Después de estos retratos, es
la vivencia de lo fugitivo, de lo que se escapa, de lo que se
tiene la ilusión de capturar en un rostro.
El auto-identikit no dice una imperfección (idea que
alberga la expectativa de lo perfectible), expresa la inadecuación ontológica de la representación de sí. No se trata de
una limitación o distorsión del instrumento que la fotografía evitaría, sino de uno torsión existencial: la torcedura
figurativa del ideal grandioso de la captura de sí.
La imagen aparecida tras el proceso no importa como
retrato policial que persigue la representación del ausente,
sino como fantasma de la ausencia del que está presente.
El procedimiento empleado por Leandro Berra posibilita
que cada participante experimente una ensayística del rostro. El alojamiento de sí mismo como aproximación. La
identidad como instante de proximidad y como distancia
insuperable.
5.
Berra sabe que la meditación sugestiva sobre la identidad
no surge de la representación lograda, sino de su imposibilidad. La perturbadora sensación de la representación fracasada es un atractivo de sus obras. Algo que expuso en
muestras anteriores en las que trabajaba la paradoja de la
identidad confrontando figuras talladas en madera junto a
fotografías invertidas de esas mismas esculturas.
6.
La relación entre arte y locura tiene algunas historias.
Goya pintó escenas de locos desnudos atados con cadenas
que conmueven por la brutalidad del encierro y los malos
tratos a los que eran sometidos. Años después, a comienzos
del siglo XIX, Theodore Géricault realizó diez retratos (de
los que se conservan cinco) de personas internadas en el
hospicio de La Salpétriere.
Géricault, tal vez, sea el primero en detenerse a mirar en
esos rostros el misterio de la vida y, a través de sus retratos,
contar esas historias sin caer en el lugar común de la locura estigmatizada.
Sus pinturas no están contaminadas por diagnósticos psiquiátricos ni por el imaginario de la enfermedad mental que
suele asignar a los insanos rasgos amenazantes y grotescos.
Géricault pinta a esas personas, retrata la humanidad de
esos rostros, realiza una recepción amable de lo extraño en
esos semejantes, practica su hospitalidad callada con esas
existencias desconocidas. Sin embargo, los títulos que recibieron sus obras indican cómo la cultura contemporánea
necesita identificar y separar las imágenes de la locura,
impedir que pasen la frontera impuesta entre normalidad y
anormalidad. Aún no se puede reconocer que el rostro del
loco, si no está deformado por los químicos, el encierro, la
pobreza y el miedo, es un rostro como el de todos.
Uno de sus retratos, primero recibió el nombre de
Asesino loco, luego pasó a llamarse El Cleptómano y, al
final, se catalogó como El obseso del robo. Lo mismo sucedió con el que se encuentra en el Museo de Lyon: al principio lo titularon La hiena de La Salpétriere y hoy se lo conoce como La obsesa de la envidia. La política de los títulos
volvió a encerrar, en las celdas de los nombres, subjetivida-
des que Géricault intentó liberar en sus pinturas.
7.
Alguna vez, también, fotografías de enfermos mentales
fueron utilizadas por la psiquiatría. Recuerdo el test de
Szondi, una prueba ideada por un médico húngaro obsesionado por la incidencia de instintos patológicos en el destino de la gente. A diferencia de otros tests proyectivos que
se proponían deducir fuentes ocultas de nuestros actos a
través de láminas de manchas o de escenas dibujadas,
Szondi eligió investigar con fotografías de enfermos mentales. Buscaba activar impulsos latentes en zonas sombrías
del alma. Szondi pensaba que los insanos eran criaturas con
una sobredosis instintiva inmanejable. Ideó una prueba que
detectaba tendencias instintivas ocultas y que servía para
pronosticar el destino de la gente. Agrupaba cuarenta y
ocho fotografías en seis series de ocho imágenes cada una.
Cada serie contenía figuras representativas de un factor instintivo. Eran imágenes seleccionadas entre miles de enfermos mentales: hermafroditas, asesinos sádicos, epilépticos
genuinos, histéricos, esquizofrénicos catatónicos, esquizofrénicos paranoicos, depresivos melancólicos y maniáticos.
Los retratos eran extraídos de libros de psiquiatría de principios del siglo veinte. Szondi exhibía cada serie de fotografías al evaluado, pidiéndole que las mire y que elija la
que le parecía más simpática. Las imágenes actuaban,
según Szondi, como un despertador de pesadillas instintivas. Al rato, pedía otra, también, simpática y, más tarde,
dos antipáticas, así con cada serie. Analizando las elecciones realizadas, el psiquiatra húngaro predecía algo del futuro de esas personas y recomendaba caminos para sortear la
mala influencia de sus instintos más profundos.
8.
Leandro Berra, que evita los estereotipos de Goya, retoma el espíritu de los retratos de Géricault. La experiencia
de auto-identikit, que realiza con pacientes internados en
un hospital psiquiátrico, puede pensarse como un ejercicio
de la mirada, de la memoria, de autocomposición.
Su obra no ensaya gestos compasivos ni pretende servir,
como en la quimera de Szondi, como instrumento de psicodiagnóstico ni como evaluación de la imagen que cada uno
tiene de sí. Berra ofrece la posibilidad reconfortante de una
experiencia de demora en los propios pliegues del rostro
como travesía del recuerdo. Sus retratos no son un testimonio del dolor y del abandono, no aspiran a curar ni a convertirse en pruebas de evaluación psicológicas. Sus retratos
forman parte de una instalación estética que provoca en los
espectadores otros modos de pensar.
9.
Hace dos años, en el mes de febrero de 2006, Berra realizó una intervención a partir del procedimiento de autoidentikit en el hospital público Domingo Cabred, ubicado a
setenta kilómetros de la ciudad de Buenos Aires, en el que
viven mil hombres que sufren enfermedades designadas
con el nombre de psicosis.
Domingo Cabred crea, a fines del siglo XIX, en un
campo extenso y rico, una colonia, en la que hace construir
más de diez casas palaciegas de estilo inglés, como residencias comunitarias para enfermos mentales. Propone un
lugar que no sea de encierro, basado en el trabajo productivo de pacientes que reciban por sus tareas un salario.
Proyecta actividades de cuidado y cultivo de la tierra, de
producción de lácteos, de crianza de aves, de construcción
y reparación de edificios, de carpintería y otras artesanías.
El sueño de Cabred, sin embargo, forma parte de la pesadilla en la que se transformó la utopía moderna: el hospital,
que hoy lleva su nombre, rodeado de un gran cerco, tiene
vigilancia policial en la puerta y el pueblo cercano, que creció con el asentamiento de muchas familias que trabajan en
la Colonia, se llama ahora Open Door.
10.
La experiencia se realizó en el Pabellón Cuatro, una
casona de dos plantas, en la que viven sesenta personas,
con el acuerdo del que equipo terapéutico que trabajaba en
el hospital.1
La instalación, que duró cinco días, desde la mañana
hasta la hora del almuerzo, ocupó el salón principal en el
que se hacen asambleas clínicas y que también se utiliza
como comedor o lugar en el que los pacientes se sientan a
Existen dos maneras de ser feliz en esta vida, una es hacerse el idiota y la otra serlo. Sigmund Freud
conversar, tomar mate, realizar transacciones prohibidas,
fumar, mirar televisión, descansar.
La actividad comenzó con una asamblea en la que se
explicó el objetivo de la intervención, la presencia de
Leandro Berra y la de cuatro jóvenes estudiantes de cine2.
Luego de acordar, entre todos, la realización de la experiencia en la que estaban invitados a participar quienes
tuvieran ganas, se eligió un rincón en el que se colocó un
escritorio, allí Berra instaló su computadora portatil y dos
sillas enfrentadas a una cámara fija que registró los diálogos suscitados durante la realización de cada auto-identikit.
En otro espacio, otra silla delante de una pantalla blanca
indicaba el sitio en el que se tomaban las fotografías de los
participantes.
Ocurrían muchas cosas en simultaneidad: algunos
pacientes esperaban impacientes su turno para participar,
otros se acercaban a mirar con curiosidad por detrás de la
persona que estaba haciendo su retrato, algunos palpaban
sus caras con las manos tratando de recordar sus rostros,
otros hacían comentarios; esas conversaciones, a veces, se
atendían como incidentes clínicos inesperados. Recuerdo
que una persona, mientras espiaba el trabajo de un compañero, me dijo que él fue un día a la peluquería y que el
peluquero lo dejó pelado; después, cuando se fue a su casa,
encontró que todos estaban pelados igual que él y que,
entonces, tuvo miedo de que lo confundieran con cualquiera (contado en un tono de gran conspiración). Mencioné
que estar pelado también quería decir estar sin un peso. A
lo que agregó, pensativo, que para salir de allí necesitaría
conseguir un trabajo. Recuerdo, también, que los estudiantes de cine realizaron breves entrevistas en las que los
pacientes relataban a la cámara historias sobre rostros: uno
contó cómo se le ponían los ojos en los ataques de epilepsia, otro recordó la mirada de su abuela, otro la forma de la
cara de su hija cuando nació, otro que la jefa de enfermeras tenía mirada de diablo. Recuerdo que después de cada
sesión de trabajo, al día siguiente, se traían los retratos (el
auto-identikit y la fotografía) de los participantes y se acordaba colgarlos en la sala o que se entregaba a cada participante una versión reducida de los retratos, en tamaño carnet, a la manera de un documento de identidad. Recuerdo
que un participante hizo el identikit de su hermana en lugar
del suyo y no quiso ser fotografiado y que otro, alucinado,
sólo eligió un par de ojos en un rostro sin definir, decía que
eran los ojos de su hermano, un chico que hacía pocos
meses, en un hecho confuso, había asesinado la policía. Se
colgaron también esas imágenes.
El último día, con todos los retratos colgados, la sala
parecía una galería de arte. En la asamblea de cierre,
alguien -señalando los retratos de un compañero- exclamó
en broma: ¡Buscado! Otro comentó que algunos parecían
retratos de muñecos o personas muertas porque tenían la
mirada ausente, una enfermera -que se negó a colgar sus
imágenes- dijo que ella no quería ser un mono más del
circo, un paciente se justificó diciendo que, si hubieran
querido hacer el suyo, seguro que se rompía la máquina,
otro explicó, indicando su rostro, que él tenía una cicatriz
más abajo pero que esa marca era un secreto, otro concluyó, en broma, que tenían que estar así, todos colgados, porque en el pabellón no existían espejos, otro preguntó si
podía servirle como tarjeta de presentación para conseguir
una novia. Había quienes estaban contentos y quienes
acompañaban en silencio. Al final todos aplaudieron con
ganas. Los retratos permanecieron colgados durante
muchos meses en el gran salón: un paciente pidió el suyo
cuando salió para visitar a su familia, otro para guardarlo
en algún lugar, otro para hacerle un regalo a su hijo.
11.
La intervención estética de composición de los propios
identikit fue proyectada como instalación que ayudara a
pensar la cuestión de la identidad en las psicosis.
No es fácil decir algo sobre un hombre. Las personas
internadas en un hospital psiquiátrico cargan con las lápidas de sus diagnósticos: esquizofrenia, paranoia, melancolía,
trastorno
bipolar,
bebedor
compulsivo.
Identificaciones que se ofrecen como explicaciones empobrecidas de sus vidas.
Interesó la confección del auto-identikit como ejercicio
de aproximación perceptiva. No como búsqueda de un
resultado sino como espacio de demora (duración e intensidad) en el que cada uno realizaba un trabajo de evocación
Dejas libros en el coche y nadie te los roba, aunque esté abierto. Esther Tusquets
de sí.
La propuesta estética de Leandro Berra permitió sustraer
a los pacientes del lugar de modelos pasivos. Ofreció una
oportunidad de protagonismo y posibilitó algo infrecuente:
el tratamiento de la identidad como cuestión estética en la
que entran en juego vacilaciones, pliegues, sombras, marcas ficcionales.
La construcción de espacios para la realización de diversos juegos compositivos, las diferentes propuestas evocativas, la exposición de los retratos ocupando las paredes del
lugar, los comentarios sobre las obras, todo ese clima aportó condiciones para una excepcional experiencia de temporalización de la memoria, asunto primordial en la clínica de
las psicosis.
12.
¿Qué dicen los rostros de esos hombres? Los locos de
open door, ¿tienen cara de loco?, ¿repiten las máscaras del
hospicio, los estereotipos del dolor, el sufrimiento, la miseria?, ¿tienen rasgos deformados por los efectos de la rigidez psicofarmacológica?, ¿llevan marcas saturadas por la
adversidad?
Los rostros que expone Berra no pertenecen a personas
raras: son rostros que podemos ver en los trenes, en las
calles, en los centros de compras, cuando salimos del cine,
cerca de nuestras casas. Presencias en las que, sin embargo, se intuye la intensidad de una aflicción quizás imposible de expresar.
Los locos de open door actuaron de un modo semejante
a otros participantes de la experiencia que Leandro Berra
realizó en otros ámbitos (con amigos, actores, artistas plásticos, vecinos, espectadores, familiares o él mismo), tal vez
necesitando menos tiempo para cuidados narcisistas y
nunca insatisfechos con los resultados. No se mostraban
desilusionados por no verse tal como les gustaría, ni manifestaban pena por no confirmar el ideal de sí. Expresaban
júbilo cuando se encontraban en imágenes en las que la
identidad era insinuada sin la arrogancia de una existencia
capturada, sin los forzamientos de una supuesta fidelidad y
sin las exigencias de un yo idealizado.
Los hombres de open door aceptaban sus retratos con
modestia, pero no porque se conformaban con poco, sino
porque, al cabo, conocen que no conviene presumir de una
identidad.
Los hombres de open door retratados por Berra dicen el
fantasma de la soledad: algunos miran de soslayo como
evitando la exposición plena, otros miran desconfiados
porque se saben perseguidos, otros se ofrecen con la esperanza de ser vistos en alguna parte por alguien, otros se
muestran simpáticos porque advierte que toda representación estética es la astucia de una fuga posible, otros se
muestran ajenos a su mirada.
13.
Una cosa es la estetización de la locura, el abuso de la
aflicción, su manipulación como objeto de consumo para
almas piadosas y otra cosa es el acercamiento respetuoso
en el que Leandro Berra tanteó la belleza, en medio de
tanto dolor.
Un acierto de esta obra fue percibir que las locuras encerradas son reservas emocionales de la humanidad, sitios en
el que alegrías y desdichas se dejan ver con sus máscaras
más delgadas, sus disfraces menos elaborados y sus intensidades (aún adormecidas por los fármacos) cercanas de la
felicidad y la intemperie absoluta.
El auto- identikit junto a la foto provoca perplejidad en
el espectador. De pronto, uno se da cuenta que si el alma
existe, esa singularidad indecible, no reside en ninguna de
esas estampas, sino que vive, indecisa, entre una y otra.
Notas
1La experiencia fue posible gracias a la sensibilidad de
Margarita Beaufay que, en ese momento, era responsable de la
atención psiquiátrica en el Pabellón.
2Victoria Barca, Federico Jefferies, Camilo Soratti y Florencia
Percia.
Campo Grupal / 9
Mujeres y varones en el mundo de hoy (segunda parte)
Los primeros pasos
de una búsqueda
GRUPO PARA MUJERES
BASADO EN EL LIBRO
“MUJERES QUE AMAN
DEMASIADO”
(CUANDO EL AMOR SE
CONVIERTE EN SUFRIMIENTO)
SILVIA LLUGDAR, PSICÓLOGA SOCIAL.
CONSULTORA PSICOLÓGICA, RES. 212/98.
T.E. 4932-6415/ 15-5325-2785
www.consultoria-psicologica-argentina.es.tl
Alejandro Romero
[email protected]
n la nota anterior (Campo Grupal 98) traté de mostrar cómo
pienso el momento actual.
Es una situación de crisis del sentido que organizó nuestras
existencias y nuestras sociedades durante los últimos 500
años. Lo llamo “el fin de la era del progreso” y se caracteriza –recordarán- por el eclipse de los dos elementos que armaban el progreso:
el dominio sobre las cosas, la naturaleza y las personas y la utilidad
como fin de toda actividad “seria” y “razonable”. Es decir, su combinación como sentido de la existencia.
Hoy no es que Utilidad y Dominio no sigan gobernando, pero ya
no nos iluminan (de allí lo del eclipse): no generan esperanza y bienestar, sino que sentimos (incluso pensamos) que nos conducen a la
ruina. De allí la crisis. Sólo que todavía no sabemos bien cómo reemplazarlos en tanto organizadores de nuestro pensamiento y nuestras
actividades. Y de allí la desorientación ante la crisis.
Por último, sugería que los varones somos más vulnerables ante
ello porque cumplíamos la función de ser modelo y paradigma del
Sentido de Utilidad y Dominio, algo, se decía, “ante todo masculino”:
había, del lado femenino, más tolerancia con la vulnerabilidad, la
“banalidad” –o cotidianeidad- la emoción y la intuición. Además, las
mujeres, también atravesadas por la crisis, pueden todavía encontrar
“sentido” o “rumbo” en su lucha por instalar y consolidar la igualdad
con los varones. Éstos, en cambio, “ya no tienen para donde correr”.
Les quedan, o nos quedan, básicamente dos opciones: registrar la
crisis, aceptarnos desorientados, formular preguntas de sentido y buscar las respuestas (no sólo teóricas, sino sobre todo prácticas: en las
formas de vivir), o bien sobreadaptarnos: cerrarnos a las preguntas y
entrar en una lucha sin cuartel por la dominación (lo que llamamos El
Poder) y el consumo “material”. Esta última opción suele generar
costos afectivos –y físicos- cada vez más altos: nos alinea con el
movimiento de lo que “no tiene salida”: lo que está terminando.
E
Primero está la experiencia
Taller de
parejidad
Disposición, deseo,
ideas y conducta
efectiva de una
persona en torno
a la relación
de pareja
Hecho este “panorama de época”, es fácil ver que propone algunos
ejes de acción. En efecto: yo parto, en estas notas, de la exposición
de cómo veo la “situación de época”, y a partir de ello explico el
malestar, la desorientación y su sentido. Pero lo que aparece primero
en la vida de todos nosotros no es esta concepción de lo que nos pasa.
Lo que nos agita y nos duele es la experiencia de estar desorientados:
de sentirnos desganados, desesperanzados, en una situación que no
nos gusta, pero sin alternativas.
Tomarse en serio el sentimiento de desgano
De aquí una primera recomendación a los varones (pero también a
las mujeres): tómense muy en serio ese malestar; escuchen y atiendan
lo que ese malestar tiene para decir en cuanto a sus orígenes. Si hacen
esto, casi sin duda verán que la fuente de ese malestar no es otra que
el modo en que se nos exige vivir: creemos tener que obedecer pasivamente las “reglas de juego instaladas” (luchar por el poder, la acu-
19 de abril
de 14 a 18 hs
Coordinador:
Lic. Ricardo Klein
Inscripción previa
Tel: 4775-7960
Email:
[email protected]
FUNCIONES DE TEATRO ESPONTÁNEO
Viernes 4 y 11 de abril, 22,30 hs.
Teatro IFT. Bulogne Sur Mer 549 Capital Federal
Reservas al 4962-9420 y 4961-9562.
Taller de historia para no historiadores
Pensar nuestras crisis
La historia como herramienta de pensamiento de la crisis actual
Coordina Pablo Hupert
www.pablohupert.com.ar
5 encuentros.
ESPACIO Y, Lugar Cultural
Laprida 1963 P.B “B” Tel: 4803-9764
[email protected] www.espacioy.com.ar
Campo Grupal / 10
mulación, el consumo) porque “son las únicas”, pero no nos gusta
–incluso nos hace sufrir- la vida que llevamos al hacerlo. Y digo esto
no desde la teoría sino a partir de la experiencia que trae cada uno/a
de mis clientes y clientas de Pensar la Vida.
Sin embargo, cierto es que nuestra experiencia, cuando se presenta
como un malestar, como un descontento y un desgano, requiere ser
explicitada, interpretada, puesta en palabras. Y es aquí donde la conversación filosófica –como la psicoanalítica, aunque por caminos
muy diferentes- se propone como vía para ir esclareciendo el sentido
de lo que nos pasa. En un escrito –esta nota, para el caso- la interpretación a la que adhiero, y que propongo, puede ayudarnos a articular
el sentido de nuestros malestares en función de la situación epocal y
cultural que compartimos. Eso que llamé “la crisis de la era del progreso”.
Cambiar nuestras formas de vivir
Pero entonces: ¿Qué hacer? El mundo que nos toca es el que nos
toca, no lo va a cambiar cada uno por su cuenta y en su totalidad.
Además: ¿somos capaces de imaginar un mundo “mejor”? Partamos
de aquí. Ante todo: no podemos “cambiar el mundo”, pero podemos,
en una medida bastante grande, cambiar nuestra forma de estar en
él, de vivir en ese mundo: de valorarnos a nosotros mismos, atender
nuestras ganas, relacionarnos con los demás, considerar qué es lo
importante y lo valioso y qué lo secundario, trabajar, criar y cultivar
la amistad, tratar con el tiempo y la energía que a cada uno le tocaron. Esto implica, también, proponerle el cambio a quienes nos rodean y con quienes convivimos.
Buscar y seguir nuestras ganas
En segundo lugar: nos sentimos mal, queremos cambiar; pero,
¿para dónde? Aquí es donde tenemos que “parar la máquina”, hacer
silencio (interior y exterior: dejar de discutir, de “tener razón”, de
“sabérselas todas”), poner entre paréntesis lo que creemos (“el
mundo no se puede cambiar”, etcétera) y lo que aprendimos (“ser
valioso es tener poder, saber, o dinero”) y preguntarnos “yo, ¿qué
quiero conmigo? Más aún, ¿cómo quiero -o me gustaría- vivir?”.
Ojo, hay que dejar resonar esta pregunta en uno (la respuesta no
viene enseguida ni “toda de una vez”). Hay que mantenerla abierta.
Consultar las propias experiencias de felicidad y plenitud. Amasarla.
Algo más: no importa qué tan ideal e irrealizable (en apariencia) sea
la respuesta: formulémosla –démosle forma- y creamos en ella: es la
expresión de nuestras ganas. Y nuestras ganas son la más potente
manifestación de nuestra voluntad de vivir. Nuestro mayor “tesoro
vital”. “Tener ganas” de vivir como vivimos es lo mejor que nos
puede pasar. Entonces, consultemos nuestras ganas y usémoslas
como brújula que marca la dirección en la que queremos producir los
cambios.
Un camino sin recetas que se hace paso a paso
Por último, el camino a seguir no tolera recetas: es un camino de
invención. De ensayos y creaciones acerca de cómo vivir. Sin embargo, podríamos decir un par de cosas generales. Ante todo: se trata
siempre de afirmar todo lo que podamos, con inteligencia estratégica, la dirección del cambio y de las ganas... pero tan sólo lo que en
cada momento podamos. Ninguna creación de formas nuevas (de
vivir, pensar o ser) se “impone” o “prefabrica”. No tiene ritmo ingenieril o industrial. Ocurre más vale como el flujo de un río, que va trazando de a poco nuevos meandros. En la medida en que vamos afirmando la dirección del cambio, el movimiento se hace más nítido.
Segundo: ese camino pasa por construir en cada momento formas de
vivir y hacer las cosas más placenteras y deseantes. No es en el
resultado final sino en la forma de andar donde se afirma el sentido
del cambio.
NUEVO ESPACIO GRUPOS PSICODRAMA CREATIVIDAD
Dirección Dr. Eduardo Tato Pavlovsky
Co-dirección Lic. María C. Pavlovsky
FORMACIÓN EN
COORDINACIÓN GRUPAL
Y PSICODRAMA
Inicio CURSOS 2008
Informes: 4778-0195 [email protected]
www.psicodrama.com.ar
Aquel que tú crees que ha muerto, no ha hecho más que adelantarse en el camino. Séneca
Volar
Juan Disante
[email protected]
Mujeres y varones, ¿qué hay de cada uno?
Ahora bien, ¿qué diferencia hay entre varones y mujeres para esto?
En lo esencial, ninguna. Las mujeres asumieron la lucha por el poder
y el mando con decisión, pero quizás no valoraron en la misma medida lo que ganaban al incorporar los varones una mayor vulnerabilidad, impulsos “maternales” o el afán de cotidianidad hogareña (es
decir, cierto ablandamiento de lo “heroico” y lo “productivo”). Como
escribía hace casi diez años, en la páginas de Cuatro por Cuatro: “en
esa conquista se identificaron con el mundo masculino que las sometía. Quisieron la manera de ser y hacer de “los hombres”. No siempre, pero sí en bloque. Olvidaron que ese mundo masculino, ancestral, está ordenado por dos valores, el dominio guerrero y la utilidad,
y por dos estrategias, la cuantificación y la apropiación. Es el patriarcado”.
Así, más allá de proseguir la lucha por la igualdad dentro la lógica
que organiza el Sentido de Dominio y Utilidad, les diría a las mujeres que aún no lo hacen que retomen y repiensen, como fuente de un
sentido diferente, mucho de lo que tradicionalmente quedaba bajo el
rótulo de “lo femenino”. Hay allí riquezas poco aprovechadas que
ellas han cultivado por fuera de la “historia oficial” y que hoy pueden
ofrecernos a todos.
En cuanto a los varones, les diría que no hay un “hombre de hoy”.
Y puede ser esa una de las más interesantes, a la vez que “revolucionarias” marcas de nuestra época: hasta ahora los varones se “criaban”
para ser portadores vivientes de la lógica imperante. Por eso dominaban: reduciendo su vida a ser la encarnación del orden y el sentido
hegemónicos. Aún hoy, quienes “mandan” suelen “ser así”. Pero se
nos abre otra posibilidad: la de buscar y afirmar cada cual su singularidad en el seno de una red de alianzas. Ser “este varón”, o “aquel
ACOMPAÑAMIENTO
TERAPEUTICO
15
ex años
pe
rie de
nc
ia
varón” singulares y específicos, mezcla y modulación propia e irrepetible de “lo masculino” y “lo femenino”, lo “adulto” y lo “niño”.
Bordear los modelos para hacer de la propia forma de ser y vivir, al
menos en parte, una creación personal. Esa sería la aventura a que
estamos convocados por la época.
Como creo que resulta obvio a estas alturas, es este un camino que
requiere de la alianza entre varones y mujeres. No se trata de que la
mujer “acompañe al varón” ni visceversa. Mucho menos de una
“guerra de los sexos”. Esas son formas de repetición de lo viejo, que
nos desgastan y nos frustran, que no generan alegría ni compañía.
Formas que nos impiden encarar los nuevos rumbos, más promisorios, que abren horizontes de creación e invención que se habían
cerrado. Ser un hombre, hoy -pero también ser una mujer-, puede
querer decir simplemente eso: buscarlos, explorarlos e ir conformándolos paso a paso.
Centro Asistencial
“Dra. Andrée Cuissard”
DIRECTORA: Lic. Graciela K. de Bianchi
DIRECTOR MÉDICO: Dr. Daniel Asiner
De acuerdo a las particularidades de cada caso se indica el
dispositivo de atención más adecuado tanto para adultos,
adultos mayores, niños y adolescentes.
• Familia
• Grupo
• Individual
• Orientación
vocacional
• Pareja
• Psicopedagogía
• Psiquiatría
• Trastornos Adictivos
y de la Alimentación
CURSO INTENSIVO
*DURACION: ABRIL A AGOSTO 2008, LOS SEGUNDOS
SABADOS DE CADA MES, DE 14 A 18 HS.
*INICIO: SABADO 12 DE ABRIL DE 2008
Dirección Académica: Lic. Catalina Viola
CERTIFICADOS DE ASISTENCIA
Lerma 252, Capital TE: (011) 4777-9966 / 8849
www.kline.com.ar [email protected]
Terapeutas de larga trayectoria garantizan
la mejor atención profesional.
Aranceles institucionales
Orientación Telefónica: 4774-6465
Orientación vía E-Mail: [email protected]
ARÉVALO 1840 (1414) - CABA
La sabiduría suprema es tener sueños bastante grandes para no perderlos de vista mientras se persiguen. William Faulkner
El vuelo de bautismo siempre es
perturbador. Sentimos esa contracción de la palabra de no
saber adónde iremos a parar.
Ese temor excitante y la resignación de entregarse a los brazos temblorosos del destino.
Tiene el gusto agridulce del rito
onírico y la emoción descocada
de la primera vez, por lo cual
bien vale la pena arriesgar
nuestro cuerpo y quizás nuestra
eternidad. Son esos momentos
en que decimos: “Esto no es
para mí, me siento extraño...
soy de tierra. Pero necesito esta
experiencia ¡Que sea...!”. La
decisión de echarse a volar aparece en la vida después de
haber condensado traslaciones
y ante la aguijoneante inquietud
de conocer la etérea libertad del
vacío, la efímera inconsistencia
de navegar en la nada. Es un
procedimiento de sustitución. Se
encuentran allí el apremio de
confesar todo lo que somos a la
inmensidad. Por eso es que, flotando, se siente un inquietante
cosquilleo que va del estómago
al plexo y serpentea por la
columna hacia el cuero cabelludo buscando el pensamiento. El
desciframiento nos lleva al abismo y se explora con el cuerpo.
En el primer vuelo, la tensión de
nuestros músculos surge como
la defensa espontánea contra lo
incierto de nuestro yo, el inconsciente. Suponemos que al revelar nuestras verdades, entregamos la rosca, delatamos recelos. En un primer momento,
tomamos conciencia del alcance
jactancioso de todo lo actuado:
“Si salgo de ésta, nunca más
me dejaré tentar por los siete
pecados”. Por momentos, el
pudor y la represión se apoderan de nosotros y hacemos promesas de buenos modales. En
el vuelo de bautismo, nuestra
trémula existencia se enfrenta
despojada a su propia desnudez, mientras observamos que
hacia el infinito, el universo de
desplaza palmo a palmo e
impertérrito, con esa pachorra
del ente que se sabe distante.
Pero, en determinado momento,
un destello de sol hiere nuestra
retina y comenzamos el cambio.
Giramos sobre nosotros mismos. Y mirando hacia abajo,
descubrimos que nuestros congéneres casi no se perciben.
Han quedado demasiado lejos y
ya no nos encontramos tan
solos en nuestra nonada. Los
más audaces movimientos de
los hombres, desde arriba, se
observan como tibios intentos,
casi no existen. Por momentos
sentimos placer dejando de ser
testigos de nuestra propia atonía, de nuestro visceral bloqueo
y pasar a ser omniscientes. La
totalidad vista desde arriba es
diferente y se desdibuja en infinitas metáforas propagantes,
sustitutas. Sin embargo, esa
transformación sigue siendo la
antítesis del rosario de relaciones que expande el significante.
En fin, el vuelo de bautismo se
parece al primer sexo. A aquel
tumultuoso momento que nos
encuentra inermes. Es una
experiencia única e irrepetible y
lejos todavía de la contiguidad
que establecen las cadenas
narrativas. Una vez que has
descubierto que puedes volar,
ya no vuelven a asustarte las
alturas. Pero la metonimia no
podrá abordarse aún sin sacarlo
todo afuera.
Campo Grupal / 11
DESDE MEXICO
Enrique Guinsberg
[email protected]
Dos acontecimientos actuales de
México, uno del oficialismo y otro de
la oposición, son un claro ejemplo
mostrativo del por qué gobierno y
políticos son mal vistos por la ciudadanía. Respecto al primero, las acusaciones sobre que el Secretario de
Gobernación (de Interior en
Argentina) como funcionario firmó
contratos con una de sus empresas
privadas –lo que reconoció, pero
considerando que es legal- hizo que
fuese apoyado por el Presidente del
país y las bancadas oficialistas y del
anterior partido oficial, formándose
una comisión investigadora light,
aunque con la oposición del opositor
Partido
de
la
Revolución
Democrática, reiterándose así el
problema de impunidad clásico de
este país.
Pero tampoco al PRD le va bien: en
sus elecciones de renovación de su
dirección todos reconocen que hubo
una cochimada, con las clásicas
acciones de acarreo de votantes,
llenado ilegal de urnas, robo de
éstas, compra de votantes con despensas, apoyo de gobernadores y
funcionarios pùblicos, y todo lo que
siempre se hizo en este país y contra lo que el mismo PRD luchó y del
que fue víctima en todo tipo de elecciones nacionales. Y esto lo hicieron
todas las listas participantes, por lo
que la elección está en una situación muy difícil, donde algunos exigen que se limpie, y otros simplemente que se anule para hacer otra,
donde no sería extraño que la situación se repita. En efecto, no es la
primera vez que esto ocurre en ese
partido, con lo que eso significa para
el mismo e incluso para la izquierda,
término que está en sus dos listas
principales. Al escribirse esta columna no está claro que pasará, como
tampoco quién es el triunfador, y no
sería extraño que se nombre un presidente provisorio.
Para colmo esto se produce cuando
el gobierno está por presentar lo
que llama reforma energética, que
busca hacer ingresar a capitales privados internacionales en la explotación del petróleo y la electricidad,
algo hoy prohibido por la
Constitución y que para la oposición
es una privatización, aunque el
gobierno lo niegue. Evidentemente
el PRD llega a esta batalla en condiciones que no son las mejores.
Esta batalla ya comenzó: por un
lado ante la presentación oficial de
una propuesta tras una importante
campaña mediática; por otro con
grandes manifestaciones y un acto
donde se plantea que ante la fuerza
del gobierno ganará la razón a través de todo tipo de acciones, entre
ellas cierre del Parlamento, aeropuesto, vías de comunicación, etcétera, para lo que se han integrado
equipos integrados sobre todo con
mujeres que pretenden mantener
una nacionalización existente desde
hace setenta años.y que convirtió a
Petróleos Mexicanos en una de las
empresas más importantes del
mundo. Y que hoy tiene importantes
ganancias ante el alto precio de ese
energético. Pero, dice el gobierno,
no se cuenta con tecnología para
extraerlo de aguas profundas donde
existen las reservas, pero sin explicar por qué esas ganancias no se
invirtieron en la empresa para
modernizarla y no ser usada para
financiar gastos gubernamentales.
Si con su conflicto interno podrá o
no el PRD, junto con sus aliados,
organizar a la sociedad es algo que
se verá muy rápidamente. De cualquier manera es evidente que la
considerada izquierda sufre un
golpe que no es nada menor
.
Universidad Autónoma MetropolitanaXochimilco
Campo Grupal / 12
Acerca de la dirección
Ditirambo
psicodramático
Carolina Pavlovsky
[email protected]
D
eseo llamar la atención acerca de cuestiones que atañen al
complejo y fascinante ejercicio de la dirección en psicodrama, en los múltiples quehaceres en los que se realiza.
La práctica del psicodrama supone una concepción del acontecimiento, de la categoría de encuentro, régimen de tiempos no cronológicos; de lo teatral en sus fases primeras en su devenir dionisiaco, donde la espontaneidad y la improvisación juegan el papel
principal: motor de lo teatral. Es el ditirambo nietzschiano, agujero negro de la creatividad, anhelo de anhelos, esa voluntad de ser
Zaratustra, voluntad de crear, crueldad de transformar: hay algo de
rituales dionisíacos, de intensidades inéditas: “romped las viejas
tablas, vosotros, los hombres del conocimiento...!” (Nietzsche);
angustia ineludible de la creatividad humana.
Se trata ni más ni menos que de la materia dramática, o sea de
las acciones y pasiones entre cuerpos. Las singularidades resuenan, se recaptan entre sí, cruzan el umbral hacia otros devenires.
Dirigir en psicodrama por esto, no es una práctica neutra sino
plena de problemáticas a desplegar. Desplegar no es desentrañar.
No sacar las entrañas a nada, sino sobre volar, sobrevolar la herida... Crear es traicionar, hay que desaparecer, devenir desconocido, perder el rostro. Se es con mucho. Un humilde anfitrión del
juego.
No es una práctica neutra en cuanto a su lugar en relación con
las constelaciones del saber y del poder. La responsabilidad social
de todo agente clínico ya lo destacaba J. Moreno -creador del psicodrama- por estar sujeto a múltiples transferencias sociales, institucionales, políticas, económicas. Sujeto a múltiples atravesamientos de los cuales es básica la máxima conciencia que se tenga
de ellos. Máximo coeficiente de transversalidad. Entrenarse
Cuerpo Sin Órganos. Micropolíticas.
Todo esto atañe a la cuestión del psicodrama y a la función que
cumple allí la dirección como intervención CLINICA. Hablamos
de una CLINICA AMPLIADA. Clínica que abandone sus refugios
sedentarios para animarse a transitar por la incapturable creación
de la producción deseante. Las formas sociales en las que estamos
sumergidos hoy ya no responden a determinismos estructurales, no
se dejan capturar por la causalidad que desencadena una estructu-
Mat. INACYM CF 692
Semillero Nº 49 - Curso 2008
INTRODUCCION A LAS TECNICAS DE COORDINACION GRUPAL
ENTREVISTA - PSICODRAMA - GESTALT - PSICOANÁLISIS
Dirigido a psicólogos, psicólogos sociales, médicos psiquiatras, estudiantes avanzados de esas
carreras, docentes y personas que trabajen con grupos.
Clase inaugural Alfredo Moffatt
INICIO Viernes 04 de Abril 19:00 hs
Pasantías y posibilidad de integrar el plantel
Seminario Psicoanálisis y sociedad segundo sábado de cada mes de 15 a 18 hs
Informes e inscripción CARLOS GARDEL 3185, 2º E (Corrientes y Anchorena- Abasto)
4862-0944 / 4865-0923 lunes a viernes de 16 a 20 hs.
ra. Seguramente estemos asistiendo no solo a órdenes rizomáticos
de funcionamiento, sino también al surgimiento de una ética y de
una estètica rizomáticas.
Hay un devenir subjetivo en la dirección, que supone afectarse
con la textura de la trama dramática, dejarse ser parte del cuadro,
devenir escenario como puro acontecimiento, ser una pincelada en
la tela, ser puro color, hacerse objeto y partícula de objeto. Dejarse
mixturizar , los “entres”. “Qué os dice vuestro cuerpo sobre vuestra alma? Hay que tornarse océano” (Nietzsche).
La dirección de una escena psicodramática propone el difícil
ejercicio de entrar y salir, cambiar los ángulos de enfoque, captaciones molares, captaciones moleculares. No se trata de “mirar
desde adentro” alusión equívoca al sesgo contratransferencial de la
implicancia deseante del director. Hay que entrenar una dirección
que sepa tolerar los balbuceos, las metamorfosis que transcurren
en las superficies de las proposiciones y las palabras, que sepa
tolerar los sonidos de los objetos cuando hablan, el silencio ensordecedor de los cuerpos cuando vibran.
Aceptar y propiciar un intercambio atento de la escena protagónica, a la dimensión grupal y viceversa. Tener “cintura” para percibir ambos focos.
Cuando los integrantes del grupo se afectan con la escena y participan emocionalmente: cuanto más se “abre” una escena protagónica, un discurso monocular, a las resonancias grupales -ya sea
a partir de la multiplicación dramática, ya sea por el interjuego de
lineas a trabajar entre los planos individual y el grupal entre las
resonancias màs sutiles que acontecen- màs multiplicidad de sentido se crearà.
En cuanto a la cuestión de la dirección, citemos a Nietzsche:
‘Quien aspire a la gloria debe despedirse a tiempo de los honores
y ejercer el arte difícil de- marcharse a tiempo’. Insistimos en la
importancia de la percepción que se tiene de nuestra implicancia
en relación con el poder. Y en relación por lo tanto, del uso y definición del concepto de transferencia. Poder devenir molecular en
los momentos de máxima necesidad de rostridad, supone poner
bajo la mira de nuestro análisis nuestros más cobardes atajos narcisistas. ‘También el trono se asienta en el fango’ (Nietzsche). Esta
es una dedicación que requiere suficientes estructuras de demora,
no es un camino fácil. Tampoco nos sirve ampararnos en estilos
aprendidos, debemos crear el nuestro. Nuestro estilo, con sus torpezas, y sus encantos. ‘Para ser dueño de mì tengo que estar desprevenido.’ (Nietzsche)
El director de escenas en psicodrama no está libre del goce del
estéta. El artista improvisador debe animarse, subir la pendiente,
como dice Moreno. Lejos de gestiones de higiene científica
Moreno convierte su inducción, su carisma, su presencia en eje
principal de su método.
Pero no hablamos de una estética preconcebida, sino de lo más
impersonal, lo más instantáneo, lo más inhumano, que es lo que
caracteriza a las obras de arte, con sus rasgos de extrañeza, liquidez, instantaneidad, inhumanidad... Dice Ionesco: ‘La creación
supone una libertad total, se trata de un proceso diferente al del
pensamiento conceptual. Hay dos tipos de conocimiento: el conocimiento lógico y el conocimiento estètico, intuitivo, “hacer cuerpo CON la escena.’ “Nada de una conversación, sino una conspi-
También en Mar del Plata y La Plata
10mo. Seminario Anual
Operación Psicosocial en las Organizaciones
Estrategias, tácticas y técnicas para el cambio
Ámbito Institucional Organizaciones de servicios, salud, educativas, justicia,
gobierno, pymes, municipios, no gubernamentales, gremiales, profesionales.
Director del Seminario: Carlos R. Martínez
Duración de Abril a Noviembre de 2008 - Ciudad de Buenos Aires Lunes de 19,30 a 21,30 hs.
frecuencia semanal - Ciudad de Mar del Plata y La Plata frecuencia mensual un sábado por mes
Módulo 1 - Organizaciones, Categorización de las Organizaciones, Formas de Apropiación, Esquema Organizacional, Estructura, Racionalidad, Ideología, Cultura,
Módulo 2 - Conflicto, Incidencia del Rol en Situaciones de Conflicto, Forma del Despliegue de los Conflictos, Conductas Tácticas, Proceso de Solución de Conflictos,
Ejercicio, Relaciones e Ilusiones de Poder, Los Sujetos y el Poder, Justificaciones del Uso del Poder, Acerca de las Ilusiones de Poder
Módulo 3 - El sujeto en la organización, y los grupos en la organización, Unidad Grupal y Exclusión, Normales, transgresores, Marginales. Prejuicio, Tarea correctora
Módulo 4 - Cambio, Los sujetos en procesos de cambio, Vínculos de expoliación, y de la producción, Cómo operar en un proceso de cambio. Proceso y técnicas de
indagación, Obstáculos y técnicas dagar, Tipos de preguntas
Módulo 5 - Diagnóstico Organizacional, Unidades diagnósticas, Simultaneidad diagnóstica-operativa, Formas de obtención de información: Observaciones participativas, entrevistas, participación simulada, Autodiagnósticos grupales, Acceso de la información. El discurso de los sujetos, Lo manifiesto, lo presunto, lo deseado.
Módulo 6 - Operación psicosocial, Táctica operacional, Aprendizaje Organizacional, La Intervención, Formas de intervención, Dispositivos y técnicas, Talleres, Aportes
conceptuales, Particularidades de la operación, Reflexiones sobre en imprevisto, La posición del operador.
Confluencia psicosocial (011) 4633 - 8144 - [email protected]
Acá hay tres clases de gente: las que se matan trabajando, las que deberían trabajar y las que tendrían que matarse. Mario Benedetti
ración, un arrebato de amor o de odio”. No nos queda otra salida,
dice Deleuze, que agenciar entre los agenciamientos, cuando se
dirige. ‘Experimentad’.
El ritmo de las escenas. Sus ritmos, sus arritmias,y el ritmo del
director; hay un “entre la escena”, el protagonista, el director, un
diàlogo de cuerpos, con sus distancias, sus pausas, sus silencios,
sus exabruptos. He aquì la crueldad de la dirección, su efectuaciòn,
su marca, su intervención precisa y multiplicadora.
Hay que forzar al pensamiento, convertirlo en un punto de alucinación, una experimentaciòn que lo violenta.
La escena como acontecimiento, como agenciamiento, siempre
colectivo, de multiplicidades, territorios, devenires, afectos.
Se trata de crueldad en tanto hay que hacer que el encuentro
penetre las relaciones y los cuerpos, lo corrompa todo, mine el ser,
lo haga bascular.
Romper los binarismos en la dirección misma: èsto o èsto otro?
¿es èsta o la latente, la susodicha escena del secretito edipiano?
Dirigir pensando la conjunción Y con la complejidad de un recurso técnico. Hacer un uso de los verbos en INFINITIVO. No los
sujetos de los enunciados, ni los núcleos de los predicados, sino
acciones entre cuerpos. Aprender a huir sin apenas uno moverse.
Hay una voluntad no interpretativa sino lúdica, voluntad de
PODER jugar, devenir, imaginar. Voluntad de poner el cuerpo,
oponerle el cuerpo a los obstàculos, hacerlos bailar con nuestra
propia danza, ver què líneas pasan, y por dònde màs que porqué.
Escapar al rostro: las líneas màs difíciles de sostener,el devenir
sobrio, devenir imperceptible. Ya decìamos que cuestionar la rostridad es un movimiento que involucra toda nuestra subjetividad.
Por esto no es una crìtica neutral.
El estar MOLECULAR puede sentirse como puro caos, caos
grupal, caos en el cuerpo. Pero hay una danza que se crea allì, que
se recrea constantemente mientras dura el encuentro entre el equilibrista, la cuerda, el espacio, el público,
individuaciones no totalizadas.
Nosotros nos hemos planteado la cuestiòn de la CREATIVIDAD
en la dirección de escenas, la escena en tanto fragmento caleidoscópico, no como argumento cerrado. La función imaginante, la
concepción dramática como visión y modo de intervención en la
dirección.
La capacidad de juego del director en psicodrama incide básicamente en la función estratégica de acompañamiento psicocorporal.
Nos recuerda la homologìa que hace Moreno del director con la
antigua función del chamàn. Como precedente del “sanador” terapéutico. No es casual que ambas pràcticas dependan de un despliegue ritual.
Hay una resistencia del director de escenas: nuestras fobias narcicistas: tenemos fobia a ser el anónimo pero tambièn el anòmalo.
Hay que ejercitar una CONTRAEFECTUACION agorafòbica.
Se trata de deconstruir una arquitectura de miedos contra lo nuevo
lo que deviene desorden, anomalía màs que enfermedad. La enfermedad es puro resentimiento, para Nietzsche. La anomalía es
transgresìon de códigos.
La escena, como el acontecimiento no se agota en su mera efectuaciòn, hay una suerte de “cumplimiento que no logra realizar, un
devenir que no cesa de alcanzarnos y a la vez de precedernos”.
Contraefectuar el acontecimiento, con nuestro cuerpo sin òrganos
La escena como agenciamiento es una multiplicidad de elementos heterogéneos, hay en la escena màs que relaciones, bodas contra natura deleuzianas, encuentros no siempre recíprocos que se
afectan entre sì.
Lo que todo director de escenas debe tener en cuenta es que no
es lo mismo el RECUERDO RELATADO que la ACCIÒN DE
LOS CUERPOS en estado de espontaneidad.
La resistencia a dramatizar tiene que ver con que problemas privados son tratados en pùblico, “ propiedades psicológicas privadas, experiencias del carácter màs ìntimo.. .esta pèrdida de todo lo
que la individualidad implicaba no puede efectuarse sin lucha; se
le pide al individuo que sacrifique su espléndido aislamiento, pero
no està seguro que el psicodrama pueda restituirle su inversiòn.”.
(Moreno)
Aquí entra la diversidad grupal como instrumento de restitución.
Finalmente destacamos la importancia de la CREATIVIDAD
del psicodramatista y de todo agente clínico en última instancia.
“... del mundo de la locura hay que aprender a entrar y salir.
Sin introducirse en la locura no hay creatividad. Sin creatividad
uno se burocratiza –se torna hombre concreto. Repite palabras de
otro” (E. Pavlovsky)
CARRERAS Y CURSOS DE FORMACION PROFESIONAL
TÍTULOS LEGALES
* INICIO MAYO DE 2008 *
CARRERA ACOMPAÑANTE TERAPÉUTICO
· Acompañante Terapéutico (AT NIVEL INICIAL)
·Especializaciones en: AT NIÑOS -AT ADOLESCENTES -AT PATOLOGÍAS GRAVES
Las especializaciones tienen Práctica rentada y Supervisión Clínica.
Grupo de formación en Psicodrama,
orientación Deleuze - Guattari - Foucault
Abierta la inscripción. Sábado de 10 a 12 hs.
Cel: 15-3141-4818 4308-2206
www.pasajezen.com.ar
[email protected]
CARRERA OPERADOR SOCIO-TERAPÉUTICO
Operador Socio-Terapéutico (OST NIVEL INICIAL)
Especializaciones en: OST COORDINACIÓN GRUPAL OST PROYECTOS PREVENTIVOS - OST NUEVAS ADICCIONES
CURSO ASISTENTE GERIÁTRICO
Asistente Geriátrico (NIVEL ÚNICO)
© 2008 - REDBA Red Asistencial de Buenos Aires
TEL: 011- 4382-4724 / 4382-2280 / 15-6883-2280
Mail [email protected] Web www.redba.com.ar
BIODANZA
PSICOTERAPIA DESDE LA
NUEVA INFORMACIÓN
DE SÍ MISMO Y EL MODO
SALUDABLE EN EL VÍNCULO
Atención en Belgrano y Haedo.
Emilse Inés Pola
www.sistemabiodanza.com.ar
Inscripciones sólo por Tel:
4659-7082 / 15-5329-1268
PSICODRAMA
¿Por qué me relaciono con
la persona equivocada?
¿No me relaciono
o me relaciono mal?
Por medio de técnicas
psicodramáticas
aprenderemos a
relacionarnos mejor para
poder armar vínculos
nutricios en las areas:
pareja, familia, profesión
y amistad.
Encuadre: individual
o grupal
Frecuencia: semanal
4702-4847 15-4417-0049
El trabajo terapéutico de lo corporal
Percepcion, movimiento, imagen, palabra.
Las técnicas corporales generan un dispositivo que
permite la elaboración de diversas temáticas, posibilitando el encuentro con la historia personal desde un
lugar subjetivo de cambio y creatividad.
Com
ie
8 de nza el
abri
l
Recursos: elementos de concientización corporal,
ejercicios de bioenergética, uso de objetos y máscaras, trabajos individuales y de intercambio grupal.
Martes de 18 hs a 20.30 hs. - Costo: $ 160 mensuales
Propongo trabajar especialmente sobre:
• Cuerpo y ambiente
• Cuerpo y tiempo
• Cuerpo y lazos
Coordinación: Lic. Mónica Groisman
J.R. de Velasco 770 Capital
Tel: 4857-0855 [email protected]
TITULOS OFICIALES
•Carrera Terciaria Oficial de Coordinador
de Trabajo Corporal
•Curso de Coordinador de Recursos Expresivos
•Diplomatura en “Psicodrama y Corporeidad”
en convenio con la UAI
•Escuela de Psicodrama
•Seminarios intensivos para profesionales
Cualquiera que no esté impactado con la teoría cuántica no la ha entendido. Niels Bohr
INSTITUTO DE LA MASCARA
Lic. Elina Matoso - Dr. Mario Buchbinder
4775-3135 / 5424
[email protected]
www.mascarainstituto.com.ar
Campo Grupal / 13
RIOBA
Red de instituciones que
trabajando en un mismo
territorio
Conformamos un entramado
para la articulación de
recursos y el interjuego de
actividades y humanos que las
atravesamos.
Y se necesitan voluntarios,
operadores y delirantes que
en su tiempo libre y con
trabajo voluntario quieran
participar
Red de Instituciones de Once
Barrio Abasto
RIOBA tiene como objetivos
generales:
Promover la confianza y
convivencia vecinal.
Promover la identidad barrial
y comunitaria, cooperativa
y solidaria.
Hacer participes en forma
protagónica a los vecinos del
barrio y ampliar los espacios
de socialización, comunicación
y reflexión de los vecinos en
torno a problemáticas de
interés común.
Grupo de Teatro Comunitario
La Picazón del Abasto
Vecina/o, los invitamos a
participar en la formación del
Grupo de Teatro Comunitario
del Abasto, con el fin de
comunicarnos y compartir
nuestras historias...
La convocatoria es tanto para
la abuela, como para el bebe.
No se requiere experiencia
previa, simplemente muchas
ganas...
Nos juntamos los sábados de
17:00 a 20:00 hs.en Pje.
Carlos Gardel y Anchorena.
si llueve estamos en Casa
Abasto - Anchorena 632
Contacto: sebastián 49319027 15-3011-3004
MILONGA DE HUMAHUACA
“Congas” en la calle, espacio
cultural y solidario
Espacio de vecinos “Por un
barrio mejor” de la casona de
humahuaca. martes 20.30 hs
Contacto: Fede-GustavoStella- Brisa-Salome- Guille
CINE en la CALLE
Vecino, traé tu sillita y el
pochoclo.
CASONA CULTURAL HUMAHUACA
Humahuaca 3508
abasto - capital
tel: 4862-5369
[email protected]
www.casonahumahuaca.com.ar
Campo Grupal / 14
Inteligencia afectiva
Para sanar a los hombres
y mujeres violentos
Emilse Ines Pola
[email protected]
S
egún el diccionario violencia es una acción de violentar o
violentarse, con calidad de violento.
O sea que está fuera de su estado natural, situación o
medio.
Se aplica a lo que uno hace en contra de su gusto, también es
la acción de violar y forzar a una mujer.
Hoy son violentos hombres y mujeres desconectados afectivamente, con pobres formas de resolver sus problemas vinculares
con el medio ambiente y con sus pares.
Falta de sensibilidad y de grandeza, en primera instancia.
Vínculos violentos de padres que actúan por la fuerza y amenazas para someter a mujer e hijos.
Mujeres que maltratan a sus hijos.
Padres que abandonan a su prole.
Violencia entre jóvenes.
Hijos adultos que maltratan a sus padres ancianos.
Una rueda de acciones que deshonra el buen vivir.
Estos casos de vergüenza, sobre-adaptación y desgracia, hoy
están saliendo a la luz, pero lamentablemente con una tibia respuesta.
Los datos estadísticos muestran números alarmantes sobre
casos fatales por situaciones conflictivas vinculares (70%) y
situaciones delictivas (30%)
Los menos protegidos son los niños, los jóvenes, las mujeres y
los ancianos. Pero todos estamos desprotegidos, al encontrarnos
con lo falso, lo torcido, lo que arrebata y quebranta lo humano.
Desvincularse de lo humano del afecto, del amor, como coraza
protectora para no sentir.
¿Que hace la Argentina y sus integrantes para aceptar que existe en nuestra sociedad Violencia, que está entre nosotros como
fantasma, hasta la Violencia de género?
Argentinos con ojos bien abiertos, veamos lo que sabemos de
tiempo atrás, por las víctimas de la violencia de todos los tiempos levantemos nuestras acciones de Paz, determinemos nuestro
rumbo.
Curemos, sanemos antes con acciones preventivas.
¿Cuales son los derechos de las mujeres, víctimas de violencia
de género?
¿Existe un recurso legal, que pueda prevenir y proteger la problemática de esa mujer en riesgo?
Instalada por el silencio de muchas generaciones de mujeres,
en el tiempo, estas situaciones de desvalorización y maltrato físico, verbal, mental y afectivo ha dejado sumida y temerosa a la
mujer ignorante y aislada de sus propios derechos.
Miedo, vergüenza, desamor, culpa, son las cuestiones por las
cuales no denuncian, no advierten, no hablan,
No dan importancia al horror de lo que viven a diario.
Son responsables de formar el vínculo toxico con sus compañeros de vida.
La valoración personal, ser merecedor de un trato amable y
amoroso, poder expresar el disgusto y lo que gusta, -lo que siento lo expreso cuidando del otro-, poner límites para expresar
quienes somos para construirnos en las diferencias.
Los jóvenes muestran la violencia en sus costumbres por que
están pidiendo a gritos padres que los estructuren.
¿Que hacemos, como adultos que forman? ¿Pagar colegios
caros para que se encarguen de ellos?
Saber que el abandono hoy está en los que tienen dinero y en
los pobres, lo miserable existe en el ser humano no en la condición económica.
Necesitamos Padres que pongan límites, que cuiden, que se
involucren en sus pasos hacia una independencia con responsabilidad.
Que no mezclen la falsa idea de autoritarismo con autoridad
para guiar en las responsabilidades del mundo adulto.
Las normas y las formas son concensuadas por todos los ciudadanos para ser cumplidas.
Somos hipócritas, la cachetada para que despertemos de esta
brutalidad humana la tienen los jóvenes.
Enérgicamente los convoco a una toma de conciencia, para
pasar a la acción, al debate, a formar leyes para el cumplimiento
de nuestros derechos.
Que hacemos mientras tanto, todas las personas que no ejercen
la violencia, deben ser agentes de paz.
Alerta.
Amparar, contener, denunciar.
Es difícil salir del mundo de la víctima, ya que su verdugo/a es
parte de la capacidad de adaptación a ese vínculo de comunicación toxica de ambos.
Responder con inteligencia afectiva, desarticular lo violento
sin violencia, pero siendo enérgicos en buscar caminos subyacentes.
La Inteligencia Afectiva no es un tipo espacial de inteligencia.
Todos las formas diferenciadas de inteligencia motora, espacial,
mecánica, social, lógica etc. tienen una fuente común: La
Afectividad.
Para comprender esto, es necesario examinar las relaciones
entre inteligencia, percepción, elaboración simbólica y nivel de
conciencia.
Las relaciones entre percepción y afectividad, fueron ya
demostradas en las investigaciones sobre la percepción en la
“Habitación de perspectivas alteradas de Ames”.
El tamaño de los personajes, vistos a través de un orificio en la
habitación espacial construida por Ames, es percibido completamente diferente según el grado de relación afectiva existente en
el observador y la persona observada.
Esto significa que la afectividad organiza la percepción y su
pensamiento.
Observaciones durante la experiencia alucinógena, cambia violentamente la percepción de colores según la cualidad de la afectividad y el humor.
En los estados depresivos profundos, los colores se perciben
opacos.
En la psicosis, la percepción de formas, espacios, tiempo, y
colores cambian con las alteraciones estructurales de la afectividad.
La definición más esencial de la inteligencia es la capacidad
afectiva de establecer conexiones con la vida y relacionar la identidad personal con la identidad del universo. Esto deberíamos
procurar desarrollar en las Escuela de formación de maestros y
profesores, como tambien para los padres y familias.
Esta capacidad potencial la poseen todos los seres humanos,
sean salvajes o civilizados, cultos o ignorantes, pero está profundamente bloqueada por la disociación afectiva que enluta a la
sociedad.
Conectarse con la Vida es participar de la inteligencia cósmica.
La afectividad es el Genio de la especie.
No es banal el término Amor: la afectividad cuenta con esta
energía, que viene de la vida misma.
Amor no significa dejar hacer, significa determinarse en esta
energía.
Determinación amorosa para estructurar con comunicación el
diálogo, incluyendo al otro.
Reconocer que en el amor hay muchos más que dos, que nos
afectamos todos con todos.
Si hay algo que entre nosotros funciona mal, y hoy justamente
hoy lo podemos ver.
Está entre nosotros unirnos en acciones para armonizar, comprender, sacar a la luz y sanar.
Convoco a ejercitar la Inteligencia Afectiva a padres, familias,
formadores de maestros, maestros, profesores, profesionales,
comerciantes, artesanos, gente de campo, trabajo, sociedad,
gobernantes, país, amigos.
Con una naturaleza confortable, la humanidad no hubiera inventado nunca la arquitectura. Oscar Wilde
AGENDA
Talleres de creatividad aplicada a la resolución
de conflictos
- La cuestión del Género, diferencia y discriminación. Lo femenino y lo masculino. Igualdad en la
diferencia: Un proyecto en común. (martes de
18:30 a 21 hs.)
- Escritura y creatividad con jóvenes adolescentes
entre 17 y 21 años. Interés vocacional. Escenas
temidas. Brecha generacional y conflicto.
(miércoles de 10:30 a 13 hs.)
- Holding para madres primerizas entre el tercer
mes de gestación y el tercer mes de vida del bebé.
(lunes de 10:30 a 13 hs.)
- Escritura y creatividad con adultos. El personaje y
la máscara. Generatividad e inteligencia emocional.
(lunes de 18 a 21 hs.)
Reservar vacante telefónicamente o por mail.
Talleres cuatrimestrales. Inician semana del 14 de
abril . Actividad arancelada con inscripción previa.
Creando Espacios. Díaz Vélez 4311 5° “A
(15) 6579-0522 4823-0824
www.creandoespacios.es.tl
[email protected]
Talleres en el Bancadero
- Trabajo Corporal y Eutonía
- HIV
- La Memoria
- Autoconocimiento
El Bancadero. Asociación Mutual de Asistencia
Psicológica
Pje Carlos Gardel 3185 2º piso E - Abasto
4862-0944 / 4865-0923
[email protected]
Seminarios de Psicodrama CPSA
El Centro PsicoSocial Argentino, abre el Seminario
“Técnicas Psicodramáticas en Adicciones”
Duración: 5 encuentros.
Inicio: Mayo 2008.
Docente: Prof Mirian Los Cocos. (Univ.de Madres)
“El Psicodrama con Pacientes Psicóticos”
Duración: 5 encuentros
Inicio: Mayo 2008
Docente: Prof Diego Nacarada (CooperanzaHosp.Borda)
"Psicomotricidad y Estimulacion Temprana"
Duración: 5 encuentros
Inicio: Mayo 2008
Docente: Psic. Gustavo Aleman
Aranceles: accesible y especiales a los ex alumnos.
Informes Tel. 4326-4641
Mail. [email protected]
Psicodrama en la Universidad de Madres de
Plaza de Mayo
- Carrera de Psicodrama
Entrenamiento y Materias complementarias.
Día de cursada: lunes y miércoles de 19 a 22 hs.
Coordinación Ana del Cueto y Equipo
Duración 3 años.
Operador Grupal en Psicodrama
Cuota: $60
- Seminario de Posgrado en Psicodrama y Grupos
Coordinación Pablo Blache Ana del Cueto en convenio con Fundagic Buenos Aires/Tierra del Fuego.
Intensivo segundo sábado del mes
Cuota: $80
- Psicología de las Instituciones
Coordina Ana del Cueto
Jueves de 19.30 a 21.15
Cuatrimestral Cuota: $40
Se otorgan certificados expedidos por Universidad
Madres de Plaza de Mayo
Hipólito Irigoyen 1584 – (1089) C.A.B.A.
Informes e Inscripción: 4384-8693
www.madres.org
La escena: montajes, despliegues y derivas
Coordinan: MalenKa Pavlovsky y Daniel Vega
Problema a trabajar: Las posibilidades de la
escena en intervenciones clínicas, sociales e
institucionales.
Duración: 8 encuentros de 2 horas cada uno.
Comienza: Jueves 10 de Abril
Frecuencia: quincenal Horario : de 20 a 22 Hs
Aranceles: $50 por encuentro
Informes 4778-0195 – 15-5857-0779
[email protected]
[email protected]
[email protected]
Abril en el Centro de Biocreatividad
- “Proyectando- elaborando el año”
Sábado 5 de 10 a 12hs: Encuentro/ Integración de
dos caminos. Taller Vivencial Reflexivo
Bioenergética y Trabajo Corporal
Co- coordinación: Dra. Nélida Lanzieri - Dr. Gerardo
Smolar
Arancel: $50
- “Con- tacto con nuestrao hijos”
Sábado 12 de 10 a 12hs: Taller Vivencial para
Padres
Coordinación: Roxana Miro - Romina Smolar
Arancel: $25
- “ Con- tacto sensorial/ emocional con el mundo”
Viernes 18 - de 19 a 21hs:
Coordina: Roxana Miro - Romina Smolar
Arancel: $25
- Taller Gratuito
Sábado 19 de 10 a 12hs
“Condicionamiento Cultural del Rol de la Mujer en
la Pareja y en el Mundo”
Caldeamiento Bioenergético PrevioFundamentación Antropológica y Psicosocial
Coordinación: Griselda Olivera - Romina Smolar
Informes e inscripción: 4855-2772
[email protected]
www.biocreatividad.com.ar
Taller de parejidad
Disposición, deseo, ideas y conducta efectiva de
una persona en torno a la relación de pareja
19 de abril de 14 a 18 hs
Coordinador: Lic. Ricardo Klein
Inscripción previa Tel: 4775-7960
Email: [email protected]
Taller de lecto-comprensión de textos técnicos
en Inglés
Dirigido a estudiantes y profesionales de la salud, a
realizarse en el Instituto de Ciencias de la
Rehabilitación y el Movimiento de la UNSAM a
;partir del mes de abril.
Dragones 2201. Pabellón G
Tel: (011) 4576-0450/55 Int 12 ó 26.
Actividades Centro Dos
Abril 2008
Coordinación General: Lic. Miriam Mazover
-Se encuentra abierta la inscripción
Dispositivos de formación en psicoanálisis: adultos- niños y adolescentes.
Curso superior: pubertad y adolescencia.
Curso superior: el psicoanalisis en los bordes
Curso superior: clínica psicoanalitica con pareja y
familia.
Inician en abril 2008
- Ciclo de conferencias 2008
- Alienación y separación
Operaciones lógicas de constitución del sujeto
8 y 22 de abril
Alfredo Eidelsztein - Raúl Yafar
- La infancia
Exploración y desciframiento de los pilares que
sostienen este tiempo
fundacional del psiquismo.
15 y 29 de abrilde abril
Esteban Levin - Clemencia Baraldi
Informes: 4961-2197 Int.945 y 946
[email protected]
www.centrodos.com.ar
Talleres en espacio Lycopodium
Percepción, Juego y Escena
Esta abierta la inscripción a los talleres semanalesmensuales: miércoles 19.30
a 21.30 hs. Comienzo 9 de abril
Sábado 12 de abril, 11 hs.
-Taller:
"De la desmesura del Placer al Pensar desde el
cuerpo"
Lic. Cecilia Torres - Prof. Marina Kohan
Tel: 4554 -2315 / 4555- 0353
Seminario cuatrimestral: "Herramientas de
abordaje terapéutico a partir de una clínica del
acontecimiento"
Trabajo vivencial / reflexión teórica.
Ejes: Sociedades disciplinarias- de control.
Transferencia- transversalidad. Monarquía causalmultiplicidad. Voz- movimiento- deseo. Estereotipo.
Creación de sentido. Producción de subjetividad.
Jueves 20 a 21.30 hs. Frecuencia semanal.
Arancel : $120
Lic. Cecilia Torres: Tel 4554- 2315
[email protected]
[email protected]
www.espaciolycopodium.blogspot.com
Coordinación de grupos
En el Instituto de Investigaciones Grupales que dirige Graciela Jasiner está abierta la inscripción al
“Programa Anual de Capacitación en Coordinación
de Grupos” con multiRecursos Técnicos y
Experiencias de Entrenamiento, ciclo 2008 y al
Curso Intensivo en Coordinación de Grupos (2º
sábados de Abri, Mayo y Junio).
Informes e inscripción: (011) 4833-7808
Mail: [email protected]
Página web: www.ingrupos.com.ar
Workshop "Herramientas para el éxito"
Orientado a mujeres
26 de Abril de 10 a 14 hs.
Informes e inscripción: 4771-4756 / 4772-9776 /
4777-6300
[email protected]
www.institutoinepa.com.ar
Instituto de la Máscara
Taller de Trabajo Corporal Expresivo con Máscaras.
Viernes de 19 a 21 hs. ó sábados
de 15:30 a 17:30 hs.
Taller de Cuenta Cuentos, Los 1ros. Sábados de
cada mes de 17:30 a 19:30 hs. (encuentros no
correlativos)
Informes e inscripción: Tel.: 4775-3134/5424
[email protected]
www.mascarainstituto.com.ar
Arteterapia
- Comienza el curso anual de Arte Terapia el Jueves
3 de Abril, a cargo de la Lic. Judith Mendelson.
Modalidad vivencial con anclaje teórico. Se requiere
entrevista de admisión,
- Queda espacio disponible para incorporarse al
grupo terapéutico destinado a mujeres con modalidad de Arte terapia, los Martes de 18.30
a 20.30 hs.
4778-3928 / 4855-9680 / 15-5599-2932
www.holistica2000.com.ar/speacharteterapia.html
Actuacion y Narración Oral
Está abierta la inscripción para los talleres de
Actuación y Narración Oral que dirige Roberto
Saiz.Para información llamar al 4383-9444
o por mail al [email protected]
www.robertosaiz.com.ar
Curso Anual de Acompañamiento
Psicoterapéutico
Abierta la inscripción al Curso Anual Teórico –
Práctico que comienza en Abril-Mayo. El Curso
consta de un Módulo de Teoría: Psicopatología,
Familia, Psicofarmacología, Instituciones,
Dispositivo, Rol del Acompañante; un Módulo de
Prácticas que se realizan en el Ambito Forense, de
Salud y Educación y durante el mismo se realizan
Seminarios de Profundización de la problemática
sobre la que se realiza la misma
Se dicta en Capital, Paraguay 4092 1º A y Martínez,
Edison 245, en horarios matutino, vespertino y
nocturno. Tiene Inserción Laboral ya que a la finalización los egresados podrán integrarse al Area
Asistencial de la Institución. Está dirigido a:
Estudiantes y egresados de Psicología,
Fonoaudiología, TO, Musicoterapia, Asistencia
Social, Enfermería y afines.
RECREAR – Espacio Psicoanalítico
Informes y entrevista 4798-4534 4831-1328
[email protected]
ww.re-crear.com.ar
La Multiplicación Dramática
(un recurso para coordinar grupos)
En el Instituto de Investigaciones Grupales que dirige Graciela Jasiner, se dictará este curso a cargo
de Marina Tessone, docente de la UBA.
Los martes de 20.30 a 22 hs. Duración: seis
encuentros
Comienza el 22 de Abril.
Informes e inscripción:
(011) 4833-7808
Mail: [email protected] www.ingrupos.com.ar
El juego teatral
un recurso para trabajar con grupos)
En el Instituto de Investigaciones Grupales que dirige Graciela Jasiner, se dictará este curso a cargo
de Roberto Vega, director de teatro.
Los viernes de 18.30 a 20.30 hs. Duración: seis
encuentros
Comienza el 16 de Mayo.
Informes e inscripción:
(011) 4833-7808
Mail: i[email protected] www.ingrupos.com.ar
Muestra plastica
Vincent, espacio para el Arte y la Cultura, invita a
los Artistas Plásticos a exponer sus Obras, e informa que está abierta la inscripción para Cursos y
Talleres.
Informes lunes a viernes de 15 a 18hs,
Av. Rivadavia 16.150, Local 29 -Haedo.
Cel. 15-5057-3439
www.espaciovincent.com.ar
Criminal. Una comedia sobre Psicoanálisis
La muda, Compañía de Teatro Presenta: “Criminal”
Sábados 21:30 hs.
Del Borde Espacio Teatral: Chile 630 – San Telmo
Localidades. $20 (descuentos estudiantes y jubilados $12)
Reservas: 4300-6201
Una comedia inteligente sobre el psicoanálisis.
Una transferencia contratransferencial.
La música japonesa es una tortura china. Woody Allen
Campo Grupal / 15
EL DESVÍO
ACTO FALLIDO
Luis Gruss
[email protected]
Florencia -una ex alumna de otros tiempos- quería algo
conmigo. No creo que este sea el lugar para definir lo que
quería. Digamos que se trataba de una cosa indefinida. En
las oficinas suelen resolver el dilema con un gesto vulgar
pero elocuente: alguien da a entender con las manos separadas que lo que una mujer necesita para ser feliz (y evitar
la cara de culo) es una verga en lo posible bien diseñada.
Alguien dice de la señora que está mal atendida y todos
celebran la broma como si la oyeran por primera vez.
Ante el pedido de Florencia se me ocurrió decirle que si
ella quería algo conmigo tendría que moverse un poco, trabajar, hacer algún movimiento. Y justamente ahí ocurrió eso
que los expertos llaman lapsus linguae. Y escribí de pronto
lo siguiente: hasta las hormigas trabajan para cambiar el
eje de la tierra. No sé de dónde salió la frase. Podría decir
que me la dictó Dios pero además de sordo no soy creyente. Lo cierto es que quedé conforme con la idea. Tanto que
me olvidé para siempre de Florencia e incorporé la expresión a un libro de poemas que estaba armando en esos días.
Una vez le pasó algo parecido al ruso Vladimir
Maiakovski. El autor de La blusa fatua estaba tratando de
seducir a una chica en el colectivo. Quería convencerla de
que en sus planes no figuraba cogerla, no, al menos, en lo
inmediato. En ese afán le dijo: yo no soy un hombre sino
una nube en pantalones. El poeta se sorprendió de sí mismo
y comprendió que había dado con un hallazgo. Por tal motivo empezó a hablarle a la joven de cualquier cosa como
para asegurarse de que se olvidara para siempre de la metáfora. Dos paradas después Vladimir bajó y anotó en una
libretita La nube en pantalones, título del que luego se convertiría en uno de sus poemas más célebres.
Las mujeres son grandes disparadoras de lirismo y desgracias. Una de ellas erró una vez al querer hablarme de un
jardín de infantes y dijo en cambio jardín de instantes. Le
robé la idea para un texto posterior. Otra, la principal, me
contó que en su adolescencia había decorado el cuarto con
discos de vinilo. Desde entonces hablo de discos cuando
debería decir riscos, soles o compactos. Asocio la palabra
vinilo con vino en jarra y empiezo a tomar de manera desmedida y desmadrada como esos ríos correntosos que (atareados) bajan por las montañas de Tierra del Fuego, duelo o
ruego que el destino dejó pasar con rumbo incierto.
EL RESPLANDOR DE UNA ESTRELLA
Marcelo Miceli
[email protected]
Si bien el público acompañó su carisma en la pantalla
provocando continuos éxitos de taquilla, la crítica solía considerar sus desempeños no tanto como las de un artista
mediocre, sino como los de un actor fallido, de esos que no
terminan de convencer porque repiten trucos evidentes en
situaciones evidentes, dejando traslucir sin embargo la posibilidad de una caracterización superior. Aún cuando quiso
relanzar su carrera interpretando al descarnado criminal que
tira por la escalera a una viejita en silla de ruedas (Elsa
Daniel), reformulando la clásica escena que consagró a
Richard Widmarc, aún así, no convencieron los rasgos de
humanidad con el que intentó revalorizar al personaje,
como si hiciera falta mostrar continuamente el conflicto
interno, la confusión existencial, las lágrimas a punto de
saltar, el arrepentimiento. Pareciera ser que lo que lo acerca
al espectador del momento lo alejara a su vez de la llamada
(como señaló Ernesto Schoó en su columna dominical)
“verdad artística”. La conciencia de esta dualidad puede
hallarse en una frase dicha al pasar en una entrevista para
Radiolandia por motivo del estreno de su último filme: “me
alimento del aplauso inmediato”.
¿Buscar la aprobación contemporánea debe entonces
entenderse como pan para hoy pero hambre para mañana?
¿No es posible conjugar popularidad y rigor estético? Hay
contadas muestras de que sí. La falencia es pretender barnizar con entendimiento humanitario cualquier accionar,
como si nuestro actor fallido comprendiera hasta el absurdo
las motivaciones de los personajes que le tocan en suerte.
Cuando la dirección de turno no logra acotar sus registros
Campo Grupal / 16
Los lectores saben ya de qué se trata: el acto
fallido es una acción “defectuosa” debido a la
interferencia, en el discurso o la acción, de
algún deseo, conflicto o cadena de pensamientos inconscientes. Si llevamos la idea al extremo, sobre la base de estas consideraciones,
podemos concluir que la vida entera es un acto
fallido. Y que la interferencia es, justamente, el
mensaje. En esta edición colabora -por primera
vez en Pez Banana- la escritora colombiana
Andrea Rocha Granados.
Cada una cuenta con su razón de ser. No me vengan con
la vieja cantinela de para qué tanta cantidad, porque como
bien decía Borges, los sinónimos no existen, que se tiñan un
mechón de rubio. Así que propongo que salgamos a la calle,
al grito de Paso, paso, paso, se viene el palabrazo y defendamos lo que tanto nos costó conseguir desde que dijimos
ajó, ajó.
Yo sé que algunos podrán cargar las tintas y argumentar
que si no se hubiera dicho nunca gallina puta o callate, infeliz, se habrían evitado muchas riñas y peleas. Pero las palabras no tienen la responsabilidad por el uso que se les dé. La
culpa no es del chancho sino del que le da de comer. Y además al pobre no hay que darle un pescado, sino la caña para
que aprenda a pescar. Por eso, por favor, separemos la paja
del trigo y el sujeto del predicado.
A veces, lamentablemente, falla el sistema y terminamos
diciendo negro, cuando queríamos decir celeste, para regocijo de unos cuantos; ustedes saben bien de quiénes estoy
hablando: son los que se llenan los bolsillos analizando discursos. Pero no nos van a asustar con actos fallidos ni con
traiciones del inconciente. El tiempo está de nuestro lado y
las palabras van a seguir estando allí, listas para que se las
lleve el viento.
Amigos y compañeros: les pido por favor que hagamos
un último esfuerzo, que sigamos adelante con nuestra lucha.
Vamos a resistir todo lo que sea necesario. Hablaremos,
cantaremos, gritaremos, recitaremos viejos poemas de
Mario Benedetti si fuera necesario. Pero aguantaremos
hasta las últimas consecuencias para defender lo nuestro. Y
nos quedaremos, por supuesto, con la última palabra.
Total, hablar es gratis.
ÚLTIMA PALABRA
Andrea Rocha Granados
[email protected]
Ilustraciones de Rosana Carballo [email protected]
histriónicos (lo que sucede casi siempre), se obtienen películas para todas las edades y para todas las familias.
El vuelco de lo pronunciado hasta aquí ocurre de manera
milagrosa en un ámbito ajeno a la expectación masiva.
Constituye casi un secreto que pasa de boca en boca y solo
puede ser observado desde las contadas plateas de un teatro
off Corrientes, como suele decirse ahora. Allí puede verse a
nuestro actor popular en la piel de lo que se pretende un
hombre común del Buenos Aires de la década del cincuenta. Se trata de una intervención en la mitad de la obra que
no supera los diez minutos, pero que logra impresionar por
lo sentida y verosímil.
La puesta es pretenciosa, el humor roza lo chabacano sin
quererlo, el acto es fallido. Pero su interpretación puede
calificarse de brillante, siendo el motivo muy sencillo: sin
buscar aprobación ni aplausos, por fin en toda su carrera
consigue hacer solo de sí mismo.
HABLAR ES GRATIS
Fernando Vico
[email protected]
La palabra está devaluada: eso lo sabe todo el mundo.
Cuánto cuesta, por ejemplo, un barril de petróleo en comparación con una novela de García Márquez. No hay negocio posible. Los mensajes de texto de CTI los regalan con el
celular. La gente rechaza el diario de la tarde cuando se lo
dan gratis a la entrada del subte. Una imagen, escuchen
bien, vale más que mil palabras. Creo que no queda margen
para la discusión.
Después de tanto tiempo de atropellos y manoseos, llegó
el momento de salir en defensa de las palabras. De todas.
Inclusive las malas.
Otra vez besar a la viuda. Decirle que lo siento mucho,
que ha pasado un año, que parece más. Y escucharla decir
que lo extraña y que sí, que los cabellos y las voces y los
olores permanecen. No me cuesta poner cara seria y acongojada. Da igual; el rostro es el mismo y nadie descubrirá lo
que pasa adentro: hastío, sarcasmo, lo que sea. Es absurdo
que la muerte nos asuste o nos haga decir ahora qué. Ya
sabes, a todos nos pasará. Y el sacerdote hablará de la vida
eterna, de las promesas de un dios tan ajeno y real como las
sandías voladoras.
La viuda llorará, probablemente, porque no fue ella quien
lo mató. No apuntó el revolver ni puso veneno en el café de
las mañanas. Está destrozada; alguien le quitó el derecho a
terminar con todo. Las mujeres, Carlos, somos amantes de
la última palabra. Por algo la muerte es femenina.
Ya puse a hacer el té. Un sorbo por cada lágrima fingida.
La invitación está en la mesita de la entrada. Puedes verla,
si quieres. Rocío y sus hijas, Mariana y Karla, los invitan,
cordialmente, a la misa de aniversario de la muerte de
nuestro adorado esposo y padre, Darío Monsalve, que se
llevará a cabo el 22 de enero a las 17, en la Iglesia San
Juan de Ávila. Una de tantas reuniones entre cogedores y
cogidos.
-Quiero decirle la verdad a Rocío – me dijo un día.
-¿Y cuál es la verdad? – quise saber.
Podían ser muchas: que no le gustaba el queso parmesano, que el pantalón que le dio de cumpleaños le quedaba
pequeño, que odiaba el olor del perfume, que las habichuelas guisadas en leche eran asquerosas, que era una tonta por
cubrirse el cuello con una bufanda.
-¿Entonces?– volví a preguntar.
Ni el mismo lo sabía. Así que, para evitar las palabras, terminábamos uno encima del otro y viceversa en la sala de
televisión. Olí la despedida. Su camisa tenía ese aspecto
limpio y planchado de ama de casa. Le dije que se fuera,
antes de que él me lo dijera a mí. Se marchó y luego me di
cuenta que se había llevado el sobre con las fotos que tomamos hacía un par de años y que solo ese día decidimos revelar. Lo llamé al móvil pero no contestó. En ese momento llegaste tú y olvidé el asunto. El resto de la historia ya la sabes.
Un borracho. Un semáforo en rojo. El piso húmedo por la
lluvia. Un hombre abstraído pensando en el adiós. La frenada. El ruido. Las sirenas. Y el beso a la viuda.
Desde Bogotá, Colombia
Las críticas son cartas al público que ningún autor tiene que abrir ni leer. Rainer Maria Rilke

Documentos relacionados

El cuerpo institucional Crítica y Clínica de otra subjetividad ¿Qué es

El cuerpo institucional Crítica y Clínica de otra subjetividad ¿Qué es • A estrenar, ambientes modernos • Silenciosos- Amplios- luminosos • Recepción y sala de espera • Servicio de Secretaría • Alquiler por hora, módulos y día completo Paraná 264 Piso 4 Of. 40 Tel: 43...

Más detalles

Numero 112 - Escuela de Psicología Social de Montevideo

Numero 112 - Escuela de Psicología Social de Montevideo Escribir una obra de teatro como el Sr. Galíndez hoy significaría la aparición de varios teléfonos que representaran a varios Sr. Galíndez, porque la tremenda indiferencia sobre la pobreza y el aum...

Más detalles

Número 85 - Escuela de Psicología Social de Montevideo

Número 85 - Escuela de Psicología Social de Montevideo Abalo, Enrique Guinsberg, Marcelo Miceli, Ilustraciones de tapa: fotos de autores europeos.

Más detalles