incluye íntegro el as color número 147 del 12 de marzo

Comentarios

Transcripción

incluye íntegro el as color número 147 del 12 de marzo
2ª ÉPOCA • NÚMERO 147 • 17 DE MARZO DE 2015
INCLUYE
ÍNTEGRO EL
AS COLOR
NÚMERO 147
DEL 12 DE
MARZO DE
1974
POLI
CONTRA LAS CUERDAS
3
2
4-17
EL POTRO QUE NUNCA FUE DOMADO
Poli Díaz, uno de los mejores púgiles españoles de la
historia, intenta hoy recuperar todo el tiempo perdido.
Por Miguel Ángel Fernández
26-33
‘LA PANTERA ROSA’ DE SAN MAMÉS
Integrante del histórico Athletic de los 80, marcó 176
goles en 441 partidos con la camiseta rojiblanca.
Por Abel Romera
34-43
BUTÁN, ÚLTIMO PAÍS EN EL RANKING FIFA
Por contra, y según su Felicidad Interior Bruta, este
pequeño estado es uno de los más felices del mundo.
Por Fernando Faucha
44-49
60-108
ÍNTEGRO, EL
NÚMERO 147 DE
AS COLOR DEL
12 DE MARZO
DE 1974
PEIRÓ CUENTA SU VIDA. “Como
profesional, jamás me pusieron
una multa ni tuvieron que llamarme
la atención por nada”.
SANTAMARÍA... ¿SELECCIONADOR
NACIONAL? “Si el rumor fuera
verdad, habría que trabajar mucho,
pero mucho”.
DE LA SELECCIÓN DE BERTONE
(1920), A LA DE LUIS ALAMOS...
Chile, una historia paso a paso.
CAMACHO. “Puedo hacerlo mejor;
también juego de lateral izquierdo”.
ÓSCAR MAS. “No soy un paquete”.
Vino para ser el sucesor de Gento.
GERD MÜLLER. “Sólo pienso en
ganar el Mundial para Alemania;
luego ya veré si juego en España”.
BENITO CANAL ‘DESCUELGA’ LOS
GUANTES. “Mi derrota frente a
Urtain fue un accidente”.
EL PRIMER AFROAMERICANO EN LA NBA
Earl Lloyd fue el primer jugador de raza negra de la
Liga estadounidense (1950). Murió el mes pasado.
Por José Ignacio Pinilla
50-55
�������������
�������������������������
���������������������������
���������������������������
������������������������������
���������������������������������
������������������������������������
����������������������������������
���������������������������������
����������������������������������
�������������������������������
YOLI, LA REINA DE LA PETANCA
Yolanda Matarranz ha sido cuatro veces campeona del
mundo de petanca: “Juego por ilusión; no por dinero”.
Por Amalia Fra
56-59
��������������������
���������
PESAR EL AIRE EN LA CIMA DEL TEIDE
���
��������
���
����
�����������������
�����������������
���������������������
��������������������
���������������
���
��������
���
����������
�����������������������
����������������������
������������������
�������������
El Teide es algo más que una montaña; es fuente de
inspiración para la imaginación de los aventureros.
Por Sebastián Álvaro
Editado por Diario AS
Sociedad Limitada
Presidente: Manuel Mirat
Consejero delegado: Ignacio Soto
EL AS COLOR CLÁSICO SOLO ESTÁ
DISPONIBLE EN KIOSKO Y MÁS
CONSÍGUELO GRATIS:
• Si eres suscriptor de AS, El País o
Cinco Días lo tendrás gratis en Kiosko
y Más.
• Si compras en Kiosko y Más un
ejemplar de AS, El País o Cinco Días.
COMPRA UN EJEMPLAR:
• Cada semana a través de la
plataforma Kiosko y Más por 0,79.
Director: Alfredo Relaño
Director adjunto: Alejandro Elortegui
Director de AS.com: Luis Nieto
�������������������������������������������
Han realizado este número:
��������
�����������
���������
�����������
����������
���������
����
����
������������������
Coordinación y edición:
Miguel Ángel Vasco, Iñaki Gómez Amores
y Marta Peleteiro
Diseño:
Mariano Tovar y Laura Sánchez
Infografía:
Fernando Robato, Miguel Ángel Fernández y
Sonia Mochón
Fotografía: Archivo AS.
Para cualquier duda, sugerencia o propuesta
puedes escribir a
[email protected]
�������������������������������������
4
5
POLI
DÍAZ
EL POTRO QUE NUNCA FUE DOMADO
PABLO VÁZQUEZ
Considerado como uno de los mejores
púgiles españoles de la historia, el Potro
de Vallecas conquistó el Campeonato
de Europa hasta en ocho ocasiones,
convirtiéndose en todo un fenómeno
mediático y social. Sus espectaculares
victorias por KO devolvieron la pasión
por el boxeo en la España de finales de
los ochenta. Hoy en día Poli trata de
recuperar el tiempo perdido por culpa de
las adicciones, sin duda el mayor enemigo al
que se ha enfrentado.
6
7
����������������
�����������������������
�
�����
�������������������
���������������������������������
�����
����������������������������
���������
���������������
�������
�������
���
��
����
��
���
��
�
�����
��
����
�
���
�������
����������
����������
�����������
������������
��
����
����
������������
�����������
���������
����������
��������������
��������������
����
������������
�����������
��
���������
�
�
��������
�����
��
������
������������
������������
�
��
��
���
��
��
��
���
��
��
���
��
���
���
��
����
�����
���
�
����
���
�
����
��
��
�
�
���
�
���
�������
��
������
����������
������������
���
��������
������
��������
����������
��
�����
���
�
��
������������������
��
��
�������
�������
��
�����
��������
����
���������
����
�������������
�����
����
������
����
����
�����������
�����
���
�
��
�����
���
����
����������
���������
����������
���������
�
���
����������
���������
������
����
��
��
���������������������������
���������������������������
�����
�
����
���
��
��
���
���
���
�
�
��
���
�
��
���
�����
����
��
����
��
����
���
��
�
��
���
��
�
���
��
���
�������
��
������
�����
�
����
����
�
����
���
��
����
���
��
��
�
��
��
���
�
���
����
��
��
���
���
���
��
���
���
���
���
����
������
�������
���������
������
Poli es un luchador noqueado
por los golpes de la vida que
dobló la rodilla muchas veces,
pero siempre fuera del ring
ño en recuperar su dignidad, una
condición perdida años atrás en
los mercados de la adicción y el
trapicheo. El Potro tuvo la suerte de poder regresar para contarlo porque un día alguien le tendió
una mano generosa, dándole motivos para seguir adelante. Policarpo, el tipo vacilón y carismático, nunca dejó de ser humilde
incluso en los tiempos en los que
los números de su cuenta bancaria decían lo contrario, cuando los
políticos y las celebridades le buscaban para salir en la foto y sus
combates arrastraban multitudes
a los estadios de la España del
pelotazo.
Un humilde chico de barrio que
nunca dejó de serlo, pues su historia transcurre hoy donde comenzó la leyenda hace 47 años, en el
corazón de Vallecas. Poli había nacido el 21 de noviembre de 1967
en el seno de una familia numerosa (fue el sexto de ocho hermanos), con pocos recursos y muchas necesidades. Un avispado
muchacho que un buen día, harto de la escasez diaria predominante en su casa, prometió a sus
hermanos que aquella noche cenarían como ricos. Se dirigió al popular Museo del Jamón y aprovechó el despiste de los camareros
para robar una de las patas colgadas en el bar. Tras la huída, su
decepción fue mayúscula al comprobar que la pata no había salido de ningún porcino. Bajo la red
que envolvía el botín lo único que
había era escayola. Para no volver a casa con las manos vacías,
�������������������
��
��
�
L
a historia de Policarpo Díaz
Arévalo es la de un auténtico superviviente. Un luchador noqueado por los golpes de la vida
que dobló la rodilla muchas veces, pero siempre fuera del ring,
cuando la fortuna se esfumó con
la misma rapidez con la que había hecho acto de presencia. El
ídolo de los pesos ligeros, el gran
campeón que acabó sin rivales
en Europa, quedó despojado del
esplendor de antaño por culpa de
las drogas. Su tragedia personal
empañó un palmarés admirable
(siete veces campeón de España
y ocho de Europa), y desgastó una
imagen pública cada vez más alejada del deporte y más recurrente en las páginas de sucesos. El
astuto boxeador al que nunca habían tumbado en el ring, el mismo
que el 27 de julio de 1991 dejó
a media España desvelada pendiente del televisor a la espera de
una gesta en Nor folk (Virginia),
cuando disputó el título Mundial
ante Pernell Whitaker, se enfrentó después a un enemigo mucho
más poderoso que el escurridizo
‘Sweet Pea’, uno al que Poli no
esperaba. El Potro emprendió un
peligroso viaje hacia la autodestrucción. Un largo trayecto sin retorno hacia un abismo al que nadie le había empujado y del que
aún intenta escapar. Poli cumplió
con el cruel paradigma de los púgiles que saborean las mieles del
éxito para luego estrellarse contra
el sólido muro de la ruina económica y el olvido.
Poli tocó fondo, sí, pero volvió
a levantarse una y otra vez, demostrando que su talla de campeón no debía medirse sólo por
el peso de sus títulos o la épica
de sus legendarias batallas sobre
el cuadrilátero, sino por el empe-
���
�
� �
�������������
���������
���
��
MIGUEL ÁNGEL FERNÁNDEZ /
�
�������������
���������
����������
LA SOMBRA
DEL
CAMPEÓN.
A pesar de
su glorioso
pasado, el
Potro de
Vallecas se
hundió en
el pozo de
las drogas.
�����������������������������������������������
����������
�������������
���������������������������
���������������������
���
�������
������
��������������������������������������
���
�����������
������
�������������������������������
�����������������������������
����������������������������
8
9
Poli atrapó un pato del estanque
de El Retiro para que su madre lo
guisara, llevándose a cambio una
buena bronca. La familia vivía en
Palomeras, en pleno distrito vallecano, un lugar donde, en palabras
del propio campeón, “empezaron
a faltar héroes y a sobrar heroína”. En ese entorno deprimido
y peligroso de mediados de los
setenta, es donde el púgil desarrolló el instinto de supervivencia
que más tarde le hizo triunfar en
el boxeo. “En Vallecas había mucha delincuencia. La gente estaba
acostumbrada, como si aquello
fuera normal, pero cuando salías
a la calle tenías que ir preparado
para todo. Más de una vez me encontré con un tiroteo saliendo del
colegio”, recuerda Díaz, que pasaba más tiempo callejeando que
dentro de las aulas. Sin duda alguna el deporte salvó su adolescencia de un destino incierto.
Poli descubrió el boxeo por casualidad, en el año 1982 caminando por la Avenida de la Albufera. Pasó por delante del gimnasio
del Estadio de Vallecas donde la
gente boxeaba. Allí encontró a Alfredo Evangelista, que había sido
campeón de Europa de los pesos
pesados y a un montón de chavales que estaban haciendo guantes. Le llamó mucho la atención
todo aquello y pensó que le podía
gustar, que el boxeo le podía venir
EL BOXEO
COMO VÍA DE
ESCAPE. Poli
consiguió
evadir
su difícil
entorno a
través del
boxeo. En
el gimnasio
evitaba
situaciones
conflictivas.
������������
��������������
��������������������������
bien. Tenía catorce años y aunque
ya ganaba algún dinero trabajando, no podía costearse las clases.
A cambio limpiaba dos o tres veces al día el recinto para devolver
el favor. “Gracias al gimnasio podía ducharme con agua caliente,
que en mi casa no la probábamos
nunca”, afirma el campeón. A la
semana pusieron a pelear a Poli
sin saber nada de boxeo, por lo
que soltaba los golpes como si
estuviera en la calle. Su primer
combate oficial fue en la madrileña plaza del Dos de Mayo de
Malasaña contra un compañero
del gimnasio. Para poder pelear,
Poli tuvo que falsificar su libro de
familia, porque era obligatorio tener 15 años, por eso muchas veces existió confusión con su fecha
de nacimiento. “En esos primeros
combates como juvenil, no tenía
ni idea de boxeo, sólo las cuatro
reglas que había aprendido sobre
la marcha, pero tenía tan buenas
�����������������������
���������������������
������������������
��������������������������������������
������������������������
sensaciones que me daban ganas
de seguir”. Como el vallecano iba
ganando aquellos primeros enfrentamientos, pronto le empezaron a colocar rivales de más
entidad, de categoría amateur e
incluso olímpicos. Eran los boxeadores de Ricardo Sánchez Atocha
(futuro entrenador de Poli), que en
aquel momento se encargaba del
gimnasio del Palacio de los Deportes de Madrid. El Potro de Vallecas fue venciendo uno tras otro
a sus rivales, algunos de los cuales pertenecían a pesos superiores al suyo, que en aquel momento era superpluma (menos de 60
ÍDOLOS DE
VALLECAS.
Como ocurrió
con el resto
de España,
Vallecas
aumentó su
afición por el
boxeo gracias
a los triunfos
del Potro.
En la foto, el
púgil aparece
junto a Cota,
el capitán del
Rayo, otro
icono del
barrio.
“En esos primeros combates
como juvenil, no tenía ni idea
de boxeo, sólo las cuatro
reglas que había aprendido”
�����������������������������
������������������������������������
�����
���
�������������
�����������������������
���������������
����������������
������������������
�������������������
�������������������
���������������������
�������������������
��������������������������
������������������������������������
�������������������������������������
���������������������������������
����������������������������������
�����������������������������
����������������������������
������������������������������
�����������������������������������
�����������������������������������
����������������������������������
�����������������������������������
���������������������������������
�����������������������
���������������������������
��������������������
����������������������������
��������������������������
���������������������������������
��������������������������������������
���������������������������������
�����������������������������������
������������������������������������
��������������������������������
�������������������������������������
������������������������������
�������������������������������
������������������������������
�����������������������������������
��������������������������������
�����������������������������������
�������������������������������������������������������
10
CAMPEÓN
DE EUROPA.
(Foto de
arriba). El 30
de noviembre
de 1988,
Poli Díaz se
proclamó
campeón de
Europa de
los ligeros al
derrotar al
italiano Di
Lorenzi en
Génova. En
la foto de
abajo, Poli
tras noquear
a Mittermeier
en el Pabellón
del Real
Madrid.
11
kilos). Poli ya destacó del resto al
ganar el campeonato de Castilla
y Atocha enseguida se dio cuenta
de su potencial. “Sin duda alguna
estamos hablando del púgil más
completo y con más cualidades
que nos ha dado el boxeo español en las últimas décadas”, declara con rotundidad el que fue su
entrenador durante muchos años.
Atocha no dudó en pedir a la joven promesa que se fuera con él.
Poli ya estaba cansado de la mala
gestión del gimnasio de Vallecas,
cuyos responsables recor taban
el dinero de las dietas, y decidió
marcharse con su nuevo preparador. Al principio el boxeador peleaba sin mucha cabeza, intentando
zanjar los combates lo antes posible y con el tiempo descubrió que
lo más importante era observar al
rival y procurar anticiparse a sus
movimientos. “Las reglas son muy
sencillas: pegar y que no te peguen”, una constante que el deportista siempre tuvo muy presente a lo largo de su trayectoria. Poli
era un boxeador tremendamente
inteligente, con mucha intuición
y mucha confianza en sí mismo,
capaz de engañar a su rival en el
momento preciso con unos cambios de ritmo explosivos. No tenía
demasiada estatura (1,66 m) para
la categoría de los ligeros, por eso
debía meterse en la distancia corta y pasar manos. Y aunque su
pegada no era como la de otros
históricos como Perico Fernández,
sus victorias por KO se hicieron
famosas. Resolvía los combates
en pocos asaltos, lo cual garantizaba el espectáculo. Por eso se
hizo tan popular, por eso puso el
boxeo de moda. “Veían que me
iba como una fiera a comerme a
los tíos. Boxeaba con arranques
de rabia, igual que Perico Delgado con la bici, y eso les ponía cachondos: la furia española”.
Siempre se ha dicho que Poli
carecía de técnica, pero es un
error pensarlo, ya que pocas veces alcanzaban su rostro en un
combate. Ni siquiera su nariz
aplastada es consecuencia de algún golpe furtivo, sino de una intervención quirúrgica. Poli manejaba muy bien la distancia y cuando
encontraba hueco, soltaba su derecha fulminando a los rivales.
Con esa técnica innata consiguió
en 1986 ser campeón de España con 18 años. Tan solo llevaba
tres meses como profesional. A
pesar de tener que perder siete
kilos la semana anterior (la báscula siempre fue su peor enemigo), consiguió arrebatarle el título
a José Antonio Hernando. Fue una
época dura para Poli, que compatibilizaba el deporte con su trabajo de albañil, pero la ambición del
Potro no tenía límites. Estaba convencido de que no le iba a costar
alcanzar el título europeo. Incluso
ya soñaba con ganar el Mundial.
En mayo de 1988, Informe Semanal, el clásico programa de Televisión Española, dedicó un reportaje a Poli, algo paradójico en un
momento en el que el boxeo no
era difundido por el canal público. En el reportaje, Díaz comentaba con espontaneidad la poca
importancia que le daba al hecho
de ganar el campeonato de Europa. “Como estoy convencido de
que lo voy a ganar, tampoco le doy
demasiado valor”. Altas expectativas para un depor tista que no
tenía ningún tipo de financiación,
ni esponsor, ni apoyo de la Fede-
ración, con la que por cierto nunca tuvo buenas relaciones. Prueba de ello fue la ausencia de Poli
en los Juegos Olímpicos de Los
Ángeles en 1984.
Todo cambió en octubre de
1987 con la llegada de Enrique
Sarasola, un empresario aficionado al boxeo, popular por ser
amigo del, por aquél entonces,
Presidente del Gobierno, Felipe
González. “Me dijo que me había
visto boxear y que le parecía muy
bueno, que tenía mucha proyección, pero que creía que no se estaban haciendo las cosas como
yo merecía. Y me prometió que,
si me iba con él, iba a conseguir
que peleara por el campeonato
del mundo”, afirma Poli en su biografía. Sarasola, gran amante del
deporte, fue como un padre para
el campeón. “Vi grandes valores
humanos en Poli, era un chico
que necesitaba ayuda, tenía dificultades en casa y creo que de él
se puede hacer un campeón del
mundo”, declaraba el empresario
en 1988. Le hizo concentrarse en
su finca en El Espinar, Segovia. Un
lugar en el que Sarasola había instalado un ring para poder entrenar
ANTES
DE VIAJAR
A EE UU. Poli
llenó la plaza
de Toros de
El Espinar en
mayo de 1991,
justo antes de
enfrentarse a
Whitaker. Su
rival, Héctor
Sánchez,
dejó mucho
que desear,
cayendo en el
segundo
round. El
rodaje previo
al Mundial no
fue suficiente.
Poli era un boxeador muy
inteligente, con mucha
intuición, capaz de engañar a
su rival en cualquier momento
12
y puso a disposición del campeón
tres sparrings. Además se creó la
sociedad anónima promotora ‘El
Espinar’ que a partir de entonces
organizó los combates del vallecano. De esa sociedad Poli poseía
el 96% de las acciones y Sarasola el 1%. La mayor par te de las
ganancias por los combates eran
para el boxeador, una muestra evidente de que Sarasola no quería
aprovecharse del talento de Poli.
El hombre de negocios fue crucial
en la vida del Potro, pues le apadrinó y le aconsejó lo mejor que
pudo, incluso en los momentos
en los que Poli empezó su declive. La intención de Sarasola era
revitalizar el boxeo en España a
través de la figura del carismático
Potro, y lo consiguió. Con él llegó
el patrocinio de la marca de concesionarios Otaysa (que luego lo
haría con el Real Madrid) y los canales autonómicos comenzaron
a retransmitir sus peleas. Tras
defender el título nacional hasta
en seis ocasiones, Poli ya estaba
preparado para asaltar Europa y
el 30 de noviembre de 1988 se
celebró en Génova la pelea por
el título Continental. El campeón
Di Lorenzi no le puso las cosas
fáciles a Poli. El español recibió
aquella velada un fuerte golpe en
su rostro, el más fuer te que le
dieron en toda su carrera. Un impacto que le hizo bastante daño,
LA BÁSCULA
Y SARASOLA.
Poli tuvo
un gran
problema
con el pesaje.
Llegaba justo
a dar el peso
en la báscula.
En la foto
de abajo,
Enrique
Sarasola, el
hombre que
más ayudó al
Potro.
���������������
�
�����
��������
13
������������������������
������������������
aunque supo encajarlo sin aparente dificultad. Tras un potente
crochet de izquierda de Poli, el
italiano cayó en el quinto asalto, tal y como El Potro había pronosticado en la rueda de prensa.
El campeonato de Europa se fue
para España y Poli aumentó su leyenda. Probablemente entre 1988
y 1990, el campeón de los ligeros
disfrutó de su mejor etapa deportiva, en la que estaba mejor preparado. Cuenta Sánchez Atocha,
el entrenador que vivió con Poli su
etapa más gloriosa, que aquella
versión del Potro, la del flamante
campeón que agotó la baraja de
aspirantes al título europeo, podía haber vencido a cualquier rival, incluso al gran Whitaker, con
el que posteriormente no pudo.
Su estado de forma era impresionante. “Me levantaba pronto, desayunaba y me iba a correr doce
kilómetros diarios por Navacerrada, Peguerinos y el Puerto de los
����������������������������
������������������������
�������������������������������������
����������������������������������������
����
�
Leones. Las tardes me las pasaba en el gimnasio”, recuerda El
Potro. A lo largo de esos años
Poli defendió el Campeonato de
Europa hasta en 7 ocasiones con
rivales de gran entidad (Simoes,
Jacobsen, Boyle, Becchetti, Cassi
y el español Carlos Miguel). Sólo
dos de sus oponentes consiguieron acabar el combate en pie (Simoes, al que ganó por puntos en
dos ocasiones, y Boyle, el ciclón
de Glasgow, un peligroso zurdo
que puso en dificultades al Potro
en el último asalto de la pelea).
Las famosas veladas celebradas
en el Palacio de los Deportes pa-
DURO DE
PELAR. A
pesar de
quedarse sin
fondo y de las
marrullerías
de Whitaker,
Poli plantó
cara a ‘Sweet
Pea’. Incluso
llegó a
ponerle en
apuros en
los instantes
finales de la
pelea.
El campeón Di Lorenzi no le
puso las cosas fáciles a Poli. El
español recibió aquella velada
un fuerte golpe en el rostro
��������������������������������������
���������������������������������
��������������������������������������
�����
�
�����
��������
�������������������
��������������������
��������������������
����������������
������������
���������������������
�����������������
�������������
�����������������������
�����������������������
��������������������������������
�����������������������������������
�������������������������������
�����������������
�����������������������
��������������
��������������������������������
�������������������������������
�������������������������������
��������������������������������
�����������������������������
������������������������������
����������������������������
���������������������������
������������������
�������������������������������
����������������������������
�������������������������������
�������������������������������
����������������������������������
������������������������������������
���������������������������
��������������������������������
���������������������������������
���������������������������
���������������������������
�����������������
�����������������������������������
��������������������������������
�������������������������
�������������������������������������������������������
14
15
EL CARISMA
DEL
CAMPEÓN.
El Potro de
Vallecas
siempre
contó con el
cariño del
aficionado.
16
PARA
AMANTES DEL
BOXEO.
Ningún
aficionado
debería dejar
de leer la
biografía del
campeón, ‘A
golpes con la
vida’, editada
por Espasa en
2013.
17
sarán a la historia del boxeo español, especialmente la disputada contra el danés Jacobsen, en
la segunda defensa del título europeo, donde 15.000 personas
abarrotaron el recinto para ver a
Poli tumbar en el sexto asalto a
su rival. Fue el punto álgido de la
carrera del coloso vallecano. Tras
la victoria sobre Boyle, Europa se
le empezó a quedar pequeña, por
lo que aspirar al Campeonato del
Mundo era ya una realidad. Llegaba la hora de cumplir con el sueño
más deseado.
El combate por el Mundial se
demoró mucho tiempo hasta poder cerrarse, fue entonces cuando surgieron rumores sobre las
supuestas escapadas que Poli
hacía de El Espinar. Se decía que
empezó a descuidarse, que cerraba las discotecas, que se rodeaba
de personas que no le convenían.
Un accidente en el que, tras esquivar a un vehículo, el coche del
Potro acabó estrellándose contra
un árbol provocando una pequeña
lesión en su rodilla, acabó con la
paciencia de Sarasola. A partir de
ese momento se enfrió la relación
con el boxeador, hasta tal punto
que a pesar de organizar el combate contra Pernell Whitaker, el
empresario nunca viajó a Estados
Unidos para presenciar en persona el asalto al título Mundial.
Finalmente, y tras muchas negociaciones, llegó el día en el que
Poli se jugó a cara o cruz su carrera. La expectación en España
fue enorme, tanto es así que Telecinco, el canal que retransmitió
la velada, puso una gran cantidad
de dinero para hacerse con los derechos del evento deportivo. Hubo
muchas cosas extrañas en torno
a ese combate.
Los hermanos Duva, representantes del rival de Poli, consiguieron que el evento se organizara
en Virginia, en casa del campeón,
con lo que ello implicaba. Hasta
entonces ningún boxeador español había ganado el título mundial
en territorio norteamericano. Exigieron adelantar el pesaje en beneficio de Whitaker, para que el
campeón tuviera más tiempo de
recuperarse. Hasta el horario en
el que se iba a disputar la pelea
cambió. En España la velada comenzó en torno a las 3 de la madrugada. A pesar de ello, las cifras de audiencia se dispararon.
Más de dos millones de espectadores y un 92% de cuota de pan-
SU ÚLTIM0
COMBATE.
En marzo de
2001, Poli
subió al ring
por última
vez. Su
rival fue el
colombiano
‘Robocop’
Cardozo. El
Potro le ganó
por KO.
talla hablan sobre la repercusión
del evento.
En juego estaba el Campeonato del Mundo de los ligeros FIB,
WBA y WBC que ostentaba Pernell ‘Sweet Pea’ Whitaker, un extraordinario boxeador, veloz y elegante que aquella noche encontró
a un rival mucho más complicado
de lo que esperaba. “Nada más
sonar la campana me fui a por
él, a presionarle con agresividad,
que era lo que había planeado.
Pero Whitaker aguantó, se defen-
dió bien y no pude llegar a tocarle”, recuerda Poli. En el segundo
asalto el virginiano llegó con un
jab de derecha al mentón de Poli,
que tropezó cayendo a la lona. El
árbitro comenzó una injusta cuenta de protección que restó puntos
al español. El Potro comenzó a girar a su izquierda, ya que su rival era zurdo, y aunque en varias
ocasiones intentó buscar la contra bajando su guardia, ‘Sweet
Pea’, que era muy inteligente, no
entró al envite. Los cuatro primeros asaltos estuvieron igualados,
a pesar de que Poli ya se había lesionado la mano izquierda en una
contra, pero en el fatídico quinto,
un gancho de izquierda de Whitaker, fisuró una de las costillas
de Poli. A partir de ese momento
al Potro se le escapó un combate
al que no había ido lo suficientemente preparado. Su estado no
era el óptimo, ya que había tenido
problemas para dar el peso y había dejado de comer los diez días
previos al combate. Aún así, su
gran fortaleza le hizo llegar hasta
el final para poner en apuros en
los últimos segundos al Campeón
del Mundo, que defendía el título
por séptima vez.
Poli perdió por puntos y regresó a España aclamado como un
héroe en el aeropuerto de Barajas. Desper tó de un sueño que
se quedó en Virginia. A partir de
ese momento otra pelea comenzó para él y, aunque cansado, el
Potro sigue sin dejarse domar por
la vida, haciendo lo que más le
gusta, enseñar todo el boxeo que
aprendió a lo largo de los años.
SIN TIRAR LA
TOALLA. Poli
sigue viviendo
en Vallecas.
Su deseo es
ganarse la
vida dando
clases de
boxeo. En
la foto de la
izquierda
aparece con
‘Rocky’, su
beagle inglés.
En el fatídico quinto asalto,
un gancho de izquierda de
Whitaker fisuró una de las
costillas de Poli
18
LAS FOTOS DE LA SEMANA
19
DUCHA EN EL CAMPO. El jugador
del Reading Alex Pearce es
rociado con el agua de un botellín
para lavarse tras una lesión de
nariz durante el partido ante el
Bradford City.
ANDREW YATES. Reuters.
A CIEGAS. El piloto
ucraniano Valeriy Gorban
maneja su Mini JCW S2000Rally durante el segundo
día del rally de León, en el
estado de Guanajuato, en
México, el 7 de marzo.
RONALDO SCHEMIDT. AFP.
ESTIRADA SIN PREMIO. Iker Casillas, portero del Real Madrid, trata fallidamente de
atajar el disparo de Aduriz que supuso el 1-0 en el Athletic-Real Madrid de Liga.
JUAN FLOR. Diario AS.
20
21
CON DUREZA. El
centrocampista del
Benfica Pizzi (izquierda)
compite con el delantero
del Arouca Iuri Medeiros
durante el partido de la liga
portuguesa el 8 de marzo.
MIGUEL RIOPA. AFP.
REPETIDOS. Cuatro aficionados
del Barcelona visten juntos
la camiseta de Lionel Messi
mientras presencian el partido
del conjunto culé frente al Rayo
Vallecano en el Camp Nou.
DAVID RAMOS. Getty.
POR EL AIRE.
El suizo Mat
Rebeoud se
prepara para
la primera
parada del
Red Bull XFighters de la
Monumental
de México.
RED BULL.
Getty.
22
23
PARTIÉNDOSE LA CARA. El
canadiense Morgan Pridy sangra
por la nariz tras terminar su
carrera durante los Campeonatos
del Mundo de Esquí Alpino en
Kvitfjell.
JON OLAV NESVOLD. Reuters.
EN ASCENSO. Más
participantes de la PierraMenta, una carrera de
10.000 metros que se
disputa durante cuatro
días por deportistas
de todo el mundo.
JEAN-PIERRE CLATOT. AFP.
MARATÓN. En
la imagen,
varios
participantes
de la 30ª
edición de la
Pierra-Menta
durante la
priemra
etapa.
JEAN-PIERRE
CLATOT. AFP.
24
25
SACRIFICIO.
Arriba, una
imagen de la
pelea entre
el tailandés
Amnat
Ruenroeng y
el chino Zou
Shiming en
Macao.
TYRONE SIU.
Reuters.
TRAS LA
VICTORIA. El
serbio Novak
Djokovic lanza
su camiseta
tras ganar ante
el croata Mate
Delic en la Copa
Davis. ANDREJ
ISAKOVIC. AFP.
EL PERFECTO.
El suizo Roger
Federer sonríe
durante su
exhibición
ante el
búlgaro
Grigor
Dimitrov.
JEFF
ZELEVANSKY.
AFP.
26
27
MANU
SARABIA
‘LA PANTERA ROSA’ DE SAN MAMÉS
‘LA PANTERA ROSA’ DE SAN MAMÉS
Integrante del histórico
Athletic de principios de
los 80. Durante su carrera
disputó 441 partidos y
marcó 176 goles con la
camiseta del equipo bilbaíno,
la del Barakaldo, la de la
Selección y la del Logroñés.
28
29
ABEL ROMERA /
M
anuel Sarabia López,
nacido en el municipio
vizcaíno de Abanto y Ciérvana el 9
de enero de 1957, es recordado
casi un cuarto de siglo después
de su retirada como uno de los
jugadores con más clase de los
que han pisado el césped de San
Mamés con la camiseta del Athletic Club.
‘La Pantera Rosa’, rebosante
de elegancia y calidad, fue uno de
los integrantes del histórico Athletic de principios de la década de
los 80, que fue capaz de levantar
las dos últimas ligas conseguidas
por el conjunto bilbaíno (temporadas 82-83 y 83-84) y también la
última Copa del Rey (temporada
83-84).
Sarabia estuvo en activo como
futbolista durante dieciséis años.
Justo con la llegada de la mayoría
de edad, en 1974, ingresó en el
Athletic, club donde desarrollaría
la mayor parte de su carrera como
jugador. Tras una primera temporada en la que alternó par tidos
con el equipo juvenil y el Bilbao
Athletic, dio el salto definitivo al
segundo equipo del club rojiblanco, en el que no pasó desapercibido y sorprendió a propios y extraños consiguiendo en su primera
campaña un total de 19 goles,
repartidos entre Liga (17) y Copa
(2). Sus extraordinarios registros
le sirvieron para dar el salto a la
primera plantilla, debutando con
el primer equipo en septiembre
de 1976 en La Catedral ante el
Málaga (1-1).
La falta de minutos durante
la temporada 76-77 —disputó
tan sólo 147 repar tidos en tres
encuentros— aconsejó una ce-
sión que sirviera para no cortar la
proyección del joven Sarabia. Su
destino fue el Barakaldo, que por
aquel entonces militaba en Segunda División A. En el club de
Lasesarre no dejó atisbo para la
duda: sus 16 goles dejaron claro
que el de Gallarta era uno de los
elegidos para marcar una época
por tando el escudo del Athletic.
Sus números le catapultaron de
forma definitiva a formar parte de
la plantilla del primer equipo en la
siguiente temporada (78-79), en
la que comenzó siendo suplente
habitual para acabar siendo uno
de los fijos en el once titular a me-
ROJIBLANCO.
Sarabia
posa con la
camiseta del
Athletic. Con
ella consiguió
sus mayores
éxitos
durante diez
temporadas.
dida que avanzaron las jornadas y
a medida que iba encandilando a
la afición.
Su explosión definitiva significó
el banderazo de salida a diez temporadas en las que ‘La Pantera
Rosa’ deleitó a sus seguidores y
a los del equipo rival con 441 partidos en los que consiguió anotar
176 goles entre Liga (137), Copa
del Rey (30), UEFA (3), Supercopa
de España (1), Copa de la Liga (3)
y Selección (2). El delantero vizcaíno disputó también seis partidos
en la Copa de Europa, pero no logró ver puerta. Dos títulos consecutivos de Liga (82-83 y 83-84),
LLEGADA
A LAS
GAUNAS. Tras
abandonar
el Athletic,
Sarabia
jugó en el
Logroñés sus
últimas tres
temporadas.
30
INTERNACIONAL. ‘La Pantera Rosa’
debutó con España el 16 de febrero de
1983 ante Holanda. Con la Selección
disputó quince partidos y logró
marcar dos goles. Su último encuentro
fue el 12 de diciembre de 1985.
31
uno de Copa del Rey (83-84) y uno
de Supercopa de España (84-85)
componen el palmarés de nuestro
personaje.
Sarabia logró estas estadísticas vistiendo no sólo la camiseta de Barakaldo, Athletic y España. El vizcaíno se enroló en las
filas del Logroñés tras su salida
de Ibaigane, donde militó durante tres temporadas hasta el momento en el que decidió colgar las
botas de forma definitiva, tras la
temporada 90-91.
La andadura de Manu Sarabia en el Athletic fue una balsa
de aceite hasta que comenzó el
‘encontronazo’ que mantuvo con
Javier Clemente, su entrenador
en ese momento, desde finales
de 1984 y que desembocó en la
destitución del técnico en enero
de 1986. La ‘incompatibilidad’ entre Sarabia y Clemente llegó a adquirir una dimensión social desorbitada a pesar de tener su origen
en lo puramente futbolístico. Bilbao quedó dividida en dos sectores claramente diferenciados: ‘sarabistas’ y ‘clementistas’.
El germen del desencuentro entre jugador y entrenador se sitúa
en la decisión tomada por este último de relegar al primero a la suplencia en algunos encuentros, a
pesar de ser el ‘9’ del Athletic,
alegando que “el mejor equipo no
tiene que ser el que salga de inicio, si no el que esté en el campo
en los minutos decisivos”. Esta
medida acabó convirtiéndose en
algo permanente y enervó a la afición de San Mamés, que no en-
Bilbao quedó dividida en dos
sectores tras su encontronazo
con Javier Clemente:
‘sarabistas’ y ‘clementistas’
tendía por qué uno de los mejores
hombres de la plantilla no disfrutaba de la titularidad que, a priori,
no le debería ser discutida.
A comienzos de 1985, Sarabia
aseguró que en la plantilla reinaba “la incertidumbre porque nunca sabes si vas a jugar o no, y eso
influye en el rendimiento”. Meses
SELECCIÓN. Manu Sarabia abre
la tanda de penaltis con la que se
resolvió el encuentro de semifinales
de la Eurocopa de 1984 disputado
entre España y Dinamarca.
más tarde, en octubre del mismo
año, Clemente fue contundente y
puso al club en una tesitura poco
habitual en el mundo del fútbol al
decir “Sarabia o yo”.
La directiva del Athletic, que
llegó a ‘firmar’ un pacto con jugador y entrenador en el que se
acordaba no realizar declaraciones polémicas, se vio abocada a
tomar cartas en el asunto ante la
presión social y ante el temor de
que, en caso de no hacerlo, la tormenta les acabara afectando negativamente.
Tras el ultimátum del técnico,
en el que daba a elegir entre el
jugador o él, el club realizó un es-
32
crito de carácter conciliador preparado por la Junta para posibilitar la continuidad de ambos en el
equipo. ‘El rubio de Barakaldo’ se
negó a firmar y convocó a toda la
plantilla (a excepción de Sarabia)
para obtener la aprobación por
parte de los jugadores de otro escrito realizado por él mismo y que
tenía intención de entregar a los
mandatarios del club vasco. Tras
la negativa a la firma y la reunión
con los jugadores, Clemente fue
destituido.
Esta polémica también tuvo
consecuencias para Sarabia, que
fue multado, apercibido, no acudió al Mundial de México y bajó su
rendimiento en las dos siguientes
temporadas, sus dos últimas en
Bilbao y tras las cuales recibió un
merecido homenaje celebrado en
agosto de 1988 en San Mamés
en un encuentro ante el Everton.
Décadas después, la herida
entre ambos sigue abierta. En los
últimos años se han podido leer
declaraciones del técnico en las
que afirma: “Le eché del equipo
por indisciplinado y por querer ser
titular siempre. Salía por la noche
y hacía lo que quería”. Sarabia no
tardó en responderle: “No voy a
permitir que se me haga corresponsable de aquello. Entregaba el
máximo en cada entrenamiento y
en cada partido para jugar. Ahí están las hemerotecas y la trayectoria posterior de cada uno”.
33
NUEVO SAN MAMÉS. Sarabia junto a Iñaki
Azcuna, alcalde de Bilbao por aquel entonces, en
el acto de la colocación de la primera piedra del
nuevo estadio de San Mamés.
CONDECORACIÓN.
Sarabia fue
homenajeado y
condecorado en
un partido entre
Logroñés y Athletic
después de colgar
las botas de forma
definitiva.
TELEVISIÓN. En la actualidad, Manu Sarabia
ejerce como comentarista de algunos de los
partidos de fútbol que retransmite Canal Plus.
‘La Pantera Rosa’ siguió ligada
al mundo del fútbol como entrenador tras su retirada de los terrenos de juego. En 1995 se hizo
cargo del filial del Athletic, por
aquel entonces en Segunda División, y no pudo evitar el descenso de categoría. Tras ocupar los
banquillos de Badajoz y Numancia, Sarabia da un giro a su carrera y se convierte en comentarista
deportivo, labor que sigue desempeñando hoy en día.
34
35
Este pequeño país situado en la cordillera
Himalaya, rodeado por China e India, ha sido
noticia los últimos días por ganar su primer
partido de fútbol desde 2008. Hasta ahora
ocupaba el último puesto del ránking FIFA,
pero gracias a esta victoria histórica van a
abandonar el farolillo rojo del fútbol mundial.
BUTÁN
LOS ÚLTIMOS SERÁN LOS PRIMEROS
36
37
FERNANDO FAUCHA /
B
után es un pequeño país
de Asia, situado entre India y China y cuyo nombre en butanés significa ‘la tierra del dragón de truenos’, ya que en las
tradiciones locales se dice que
los truenos se asemejan a los rugidos de los dragones. Es uno de
los países más pequeños y con
menos población del mundo. Este
desconocido país también es el
más feliz de Asia y el octavo más
feliz del mundo, ya que para el gobierno es prioridad que todos y
cada uno de sus habitantes sean
felices, porque sólo de esa manera se puede alcanzar el verdadero
desarrollo de la sociedad humana. De hecho, la actual dinastía
en el gobierno, los Wangchuck,
introdujeron el índice de felicidad
bruta como principal indicador
de desarrollo, en lugar del económico. Mientras que el producto interior bruto (PIB) observa el
crecimiento económico como objetivo principal, la felicidad nacional bruta (FNB) se basa en que el
verdadero desarrollo de la sociedad humana se encuentra en el
refuerzo mutuo del desarrollo material y espiritual. Este concepto
se aplica a las peculiaridades de
la economía de Bután, cuya cultu-
En Bután, a diferencia de casi
todo el mundo, no se rigen
por el PIB, sino por el FNB
(Felicidad Nacional Bruta)
RELIGIÓN.
El budismo
tántrico,
la religión
mayoritaria,
es sobre lo que
se organiza
la sociedad.
Las creencias
religiosas
se expresan
en todos los
aspectos de la
vida diaria.
38
ra está basada principalmente en
el budismo.
Según esta forma de medir tan
particular, ¿dónde estaría situada
la selección butanesa de fútbol?,
¿tiene la FNB muy alta o más bien
está por los suelos? La Federación de Fútbol de Bután se fundó
en 1983 y pasó a formar parte de
39
MONARQUÍA. Jigme Khesar Namgyal
Wangchuck es el Rey Dragón de Bután,
figura más importante del país dentro
de la monarquía constitucional.
la FIFA en 2000. Siete años antes
fue miembro de la Confederación
Asiática de Fútbol (AFC). En estos
más de 30 años de existencia jamás ha jugado un partido de eliminatoria para el Mundial, así que
su participación internacional se
limita a torneos organizados por
la AFC y la Federación del Centro
y Sur de Asia (SAFF), como en el
año 2009, donde disputó en Bangladesh el torneo de la SAFF. En
aquel torneo quedó incluida en el
grupo B, junto a Bangladesh, Sri
Lanka y Pakistán, verdaderos pesos pesados del sur de Asia. Desafortunadamente para Bután, su
participación en éste fue bastante desastrosa, ya que en su primer partido perdieron frente a los
anfitriones por 4-1. En el segundo par tido las cosas no mejoraron y perdieron por 6-0 contra Sri
PASADO. La selección de Bután, que
debutó en 1982, nunca ha jugado el
Mundial ni la Copa de Asia, ni las
eliminatorias de clasificación.
Lanka, para finalizar su participación en el torneo con una tercera
derrota, esta vez a manos de Pakistán y con un abultado marcador de 7-0.
El debut oficial de la selección butanesa fue el 1 de abril de
1982 en Katmandú, Nepal. Empezaron su trayectoria perdiendo
40
41
3-1, algo habitual en la historia de
este equipo, acostumbrado a las
derrotas. La más dura fue el 14
de febrero de 2000 en un partido clasificatorio para la Copa de
Asia, en el que cayeron por 200 ante Kuwait. Pero no todo han
sido malas noticias. Por ejemplo,
su mayor victoria también fue en
la clasificación para la Copa de
Asia, tres años más tarde. Ganó
a Guam por 6-0, concretamente el
23 de abril de 2003. Ese año Bután alcanzó su mejor posición en
el ranking FIFA. Escaló hasta la posición 187, lugar que repitió al año
siguiente y en 2008.
El 2015 lo comenzó en el último puesto, el 209, con cero
puntos. Ninguna otra selección
del mundo tenía cero puntos (le
preceden Anguila, con dos; Islas
Cook y Yibuti, con cuatro; y las Is-
HISTÓRICO.
La semana
pasada Bután
volvió a ganar
un partido
(en Sri Lanka)
tras siete años
sin conocer
la victoria y
abandona de
esta forma el
último lugar
en el ránking
de la FIFA.
las Caimán, con cinco). Sin embargo, todos tenemos derecho
a nuestro momento de gloria, a
ser el centro de la fiesta y que hablen de nosotros y hablen bien. Y
la semana pasada se habló bien
de BUtán en todo el mundo. Ganó
un partido por primera vez desde
2008 y no fue un partido cualquiera, sino uno en un partido de clasificación para un Mundial (el de
Rusia 2018), algo que no había
hecho nunca. Esta histórica victoria va a provocar que Bután abandone la última plaza del ránking
FIFA en la próxima actualización
de la misma. Ya se les conoce
como Los héroes del Himalaya.
Esos mismos héroes, pero de
otra generación, protagonizaron
una de las historias más curiosas
y entrañables que se recuerdan
en este deporte. El partido contra
42
43
‘La otra final’, el partido
disputado entre Bután y
Monserrat el mismo día de la
final del Mundial de 2002
la selección de Montserrat, que
se denominó ‘La Otra Final’, en el
que se enfrentaron las dos selecciones peor situadas en la clasificación de la FIFA en 2002 y que
se jugó el mismo día de la final del
Mundial de Corea y Japón. De ese
par tido y de lo que le rodeó se
grabó un documental, ‘The other
final’, que puede verse en YouTube. En la cinta se recogen las historias que sucedieron antes, durante y después del partido, que
se disputó el 30 de junio de 2002
en el estadio Changlimithang de
Timbu, la capital butanesa. El conjunto local superó a la selección
caribeña por 4-0, con tres tantos
del máximo goleador histórico de
Bután, Wangay Dorji, que saltó a
la fama gracias a ese partido. La
idea fue juntar a las dos peores
selecciones para jugar un torneo
entre ellos y demostrar así la capacidad del fútbol para unir culturas tan dispares. El documental
se centró en las reacciones de
los habitantes, el contraste cultural y la estructura futbolística de
la que disponían. Al término del
encuentro los dos países lo celebraron con una copa dividida en
dos mitades.
Es la cara más humilde del depor te rey, el mismo día que se
juega el partido más importante
del mundo. Una bonita historia
de la que todos deberíamos sacar alguna enseñanza para este
mundo multicultural y globalizado
en el que vivimos. Para pararnos
y respirar un momento, dejar la
tensión, la competencia, los focos a un lado y darnos cuenta de
que las pequeñas cosas, aquellas
que cantaba Serrat, muchas veces son las más importantes.
DE PELÍCULA. Las dos
peores selecciones fueron
protagonistas por un día.
Al final del encuentro
se repartieron una copa
dividida en dos mitades y
se grabó un documental
con la historia del partido.
SÍMBOLO. El drgón es la imagen de Bután. De hecho, en
butanés el nombre del país significa ‘La tierra del dragón’.
Aparece en el centro de la bandera amarilla y naranja.
44
45
1928-2015
EARL
LLOYD
CUANDO LOS NEGROS NO
JUGABAN EN LA NBA
Nacido en
Alexandria
(Virginia) el 3 de
abril de 1928,
fue el primer
afroamericano que
jugó en la NBA.
Debutó en 1950
con los Washington
Capitals en
Rochester (NY).
46
47
JOSÉ IGNACIO PINILLA/
S
er afroamericano en los
años cincuenta en Estados
Unidos no era un sueño. La esclavitud en el país nor teamericano
fue abolida un siglo antes (1865),
pero la segregación, la marginación y separación por motivos raciales era un hecho consumado.
Los ataques a la población negra
en Virginia, Alabama, Mississippi,
Carolina… por parte de la población blanca era una acción, si no
auspiciada por las autoridades locales, sí permitida. Pero no era
sólo en los Estados del sur donde palpitaba ese odio racial. En
el nor te, la población negra era
empujada al aislacionismo de los
suburbios. Los guetos crecieron
en ciudades como Detroit y Nueva York. Otro estilo; misma marginación.
Fue en esa época cuando los
depor tistas negros del país comenzaron a romper barreras.
No era algo anecdótico, era un
paso de gigante hacia la igualdad racial de un país que sufrió
una Guerra Civil por, entre otros,
ese motivo. En 1947, Jackie Ro-
Murió el pasado 26 de febrero
en Crossville (Tennessee), a
los 86 años. La NBA lamentó
profundamente su pérdida
EQUIPOS.
Earl ‘Big Cat’
Lloyd estuvo
vinculado a
tres equipos
diferentes en
sus 10 años
en la NBA:
Washington
Capitals,
Syracuse
National
y Detroit
Pistons.
binson se convir tió en el primer
ejemplo de deportista de color en
debutar en una de las Grandes Ligas. En su caso fue en el béisbol, en los Brooklyn Dodgers. Su
recibimiento no fue bonito. Tres
años después, el baloncesto fue
el que vivió esa experiencia de la
mano de Earl Lloyd. ‘Big Cat’ debutó con los Washington Capitals
en Rochester (Nueva York), justo
antes que sus compañeros y también pioneros Sweetwater Clifton
y Chuck Cooper.
“Salí a la cancha y el mundo
siguió girando. Nadie dijo ni una
palabra, ni los jugadores, ni los
aficionados. Nadie dijo nada sobre el hecho de que fuera el primer jugador negro en la NBA. No
“Nadie dijo nada sobre el
hecho de que fuera el
primer jugador negro en la
NBA”, explicó a la ESPN
recuerdo ninguna mención en la
prensa”, explicó en una entrevista a la ESPN un Lloyd que llegó a
la Liga desde la Universidad del
Estado de Virginia Oeste.
La NBA había nacido un año
antes, al fusionarse ABA y NBL, y
estaba muy lejos del impacto social y mediático que tenía la presencia de Robinson en la sagrada Major League de Béisbol. Pero
a pesar de ello, en sus visitas a
ciudades como Indiana sufría vejaciones. “¡Vete a África, negro!”,
le gritaban al chico nacido el 3 de
abril de 1928 en Alexandria (Virginia), un ciudad que le enseñó lo
que era el desprecio del hombre
blanco. Desde pequeño sufrió esa
doble moral americana, esa forma
tan especial que tienen de entender la democracia. Su escuela no
contaba con las mismas infraes-
48
49
tructuras que las de los blancos y
nunca pudo competir junto a ellos
durante su etapa juvenil. “Era
como un muro”, recuerda. “La
gente te solía decir: ‘Separado
pero igual’. Cuando fui haciéndome mayor les decía: ‘No insultéis
mi inteligencia’”.
A pesar de ello, Lloyd alcanzó
las cotas más altas. Conquistó un
anillo de campeón en 1955 con
los Syracuse National y su carrera se alargó hasta 1960, cuando
se retiró en los Detroit Pistons, su
tercer equipo, con 8,4 puntos, 6,4
rebotes y 1,4 asistencias de media en los 560 partidos que jugó
como profesional. No se despegaría de la ciudad de la MoTown. Allí
entrenaría durante un año y medio
antes de alejarse del baloncesto
de alto nivel, sabiendo que su labor histórica estaba hecha, pero
no así el reconocimiento por ello.
Tardó un tiempo en producirse. Demasiado. Pero la NBA al
final lo hizo en 2003, cuando ingresó en el Hall of Fame, el mayor
honor para un jugador de baloncesto en el mundo. Los nuevos
tiempos con los comisionados
David Stern, primero, y Adam Sil-
Conquistó un anillo de la NBA
en 1955 con los Syracuse
National y su carrera se
alargó hasta el año 1960
CELEBRIDAD. Su participación en
la NBA fue un paso más en la lucha
por los derechos civiles que se estaba
produciendo en Estados Unidos en
la década de los 50 y 60.
NÚMEROS.
Lloyd jugó
560 partidos
como
profesional y
promedió 8,4
puntos, 6,4
rebotes y 1,4
asistencias.
Fue técnico
de los Detroit
Pistons
durante un
año y medio.
ver, después, han propiciado vientos de justicia social nunca antes
vistos en el depor te estadounidense. Desde la lucha contra las
diferentes adicciones como el alcohol y las drogas, hasta la tolerancia cero con comportamientos
y comentarios racistas, la mejor
liga del mundo ha dado un paso
al frente y es un ejemplo a seguir
por el resto de disciplinas deportivas del mundo.
Lloyd falleció el pasado 26 de
febrero cuando contaba con 86
años en Crossville (Tennessee).
Los elogios a su persona florecieron de inmediato. “La familia del
Estado está de luto por la pérdida
de un compañero, pionero, que
era un verdadero campeón tanto
“Se ha ido una de las figuras
de la historia de Estados
Unidos”, comunicó la
Asociación de Jugadores
dentro como fuera de la cancha”,
afirmó el presidente del Estado
de Virginia Oeste, Brian Hemphill. “Cuando salió a la cancha ese
día de 1950, ganó su lugar en el
histórico movimiento por los derechos civiles y, lo más importante, abrió la puer ta a la igualdad
en América”. “Se ha ido una figura en la historia de Estados Unidos”, comunicó la Asociación de
Jugadores.
“La NBA ha perdido a uno de
sus patriarcas. Era conocido por
ser un caballero modesto que jugaba con habilidad, clase y orgullo”, manifestó el comisionado
Adam Silver. “Su legado sobrevivirá en una Liga a la que él ayudó
a integrar, y toda la familia de la
NBA se esforzará siempre en honrar su memoria”. Loas necesarias
y sentidas por el héroe caído.
50
51
Se llama Yolanda
Matarranz y es
cuatro veces
campeona del
mundo de petanca.
“No juego por
dinero, juego
por ilusión”, dice.
Cultura de parque.
YOLI
LA REINA DE LA PETANCA
52
TRABAJO.
Yolanda
atendió a AS
en la fábrica
de Iveco en
Madrid. Ella
pertenece al
departamento
de logística.
AMALIA FRA/
U
na niña, un parque, un
juego. Así comenzó la
historia de Yolanda Matarranz,
cuatro veces campeona del mundo. Nadie podía imaginar hace 30
años que esa niña de Aluche, un
barrio de Madrid, lograría ganar
con 41 años cuatro medallas de
oro en Campeonatos del Mundo.
Pero la pregunta obligada es: ¿en
qué modalidad?
Yolanda conoció la petanca
con sólo 11 años. Como cualquier niña bajó un día al parque
de debajo de su casa y alguien le
ofreció jugar. Esa niña inquieta
no dudó y probó en algo tan desconocido como la petanca. Cogió
la bola, pesada, y jugó y jugó horas y horas hasta darse cuenta
“A diario entreno una hora en
el parque de debajo de casa.
Busco los horarios ideales
para no molestar a los niños”
53
de que ya no era un juego, sino
una pasión.
Ahora tiene 41 años y su vida
gira, además de en torno a su trabajo en el departamento de logística de Iveco en Madrid, alrededor
de entrenar a diario para poder lograr otro metal en el próximo campeonato. Yoli, como la conocen
sus amigos, se levanta temprano
cada mañana para comenzar su
jornada laboral, de 8:00 a 17:00.
Cuando llega a su casa planea
cuál es el mejor momento para
poder realizar su entrenamiento:
“A diario entreno una hora en el
parque de debajo de mi casa, controlando los horarios para que no
haya mucha gente y no moleste ni
me molesten”. El fin de semana
esta campeona no descansa. Si
no hay viaje por algún Campeonato de España, se dedica a entrenar: “Pertenezco al club petanca
Complutense, tienen instalaciones en Alcalá de Henares, pero
todos los días desplazarme allí
me supone perder mucho tiempo.
Juego contra compañeros, nos
entra el gusanillo de competir y
preparo las competiciones de los
domingos. Allí todo es más fácil,
no hay niños. Y competimos entre
nosotros, chicos y chicas”.
Así, día tras día, sábado tras
sábado, semana tras semana y
mes tras mes. Y año tras año.
La lucha por un sueño, ese sueño que comenzó cuando conoció
la competición y supo que quería
participar en el próximo Mundial:
“Pasaron 20 años desde que empecé a jugar a la petanca con 11
hasta ir a Mundiales con 26 años.
El paso de tomártelo de hobby a
profesional es la competición. Si
pruebas la competición y te gusta, sabes que para ganar tienes
que entrenar fuer te. La petanca
de parque es diver tir te y hacer
ejercicio. Pero a nivel de Campeonatos de Europa o del Mundo es
estudiar al rival, tener una estrategia. Jugarle a cada país de una
manera. Tenemos vídeos de todas
las jugadoras para poder competir. Es muy importante la cabeza,
hace muchísimo”.
Y con duros entrenamientos,
miles de horas de estudio y concentración, ha logrado llevar a España a lo más alto en un mundo
tan desconocido. En España la petanca se ve como un juego de parque, de jubilados o gente adulta,
un mero entretenimiento. La mayor par te de la población no conoce la petanca de élite ni sabe
quiénes son estos grandes deportistas. En cambio, en Francia
se trata de un deporte de masas,
al igual que en Tailandia. Ambos
países son los dos con mayor
número de licencias registradas: 362.000 en el país vecino y
40.000 en el país del sureste de
Asia. En España ha crecido mucho
en los últimos años y ya se contabilizan más de 30.000 licencias
federativas. Pero aún no se ha logrado considerar un deporte con
el que ganarse la vida: “No compito por dinero, compito por ilusión”, reconoce la campeona.
CAMPEONA
DEL MUNDO.
Yolanda
ha logrado
cuatro
medallas
de oro en
su carrera
deportiva: dos
en 2002, otra
en 2008 y la
última hace
unos meses en
Niza.
En España la petanca se ve
como un juego para gente
mayor; en Tailandia y Francia
es un deporte de masas
54
VIAJES. Esta
madrileña
tiene que
compaginar
su vida
laboral con
las salidas
semanales a
los torneos:
“Me incorporo
antes de mis
vacaciones.
Es el sacrificio
que yo deseo”.
Y es que el premio económico no es más que una ayuda a
la que agarrarse, pero no un sustento de vida: “Un Mundial puede
suponer 4.000 0 5.000 euros, es
muy poco dinero, pero yo no juego por dinero, juego porque me
gusta. La Federación española y
la madrileña me sufragan todos
los gastos, tanto el hotel como la
comida y los aviones. Lo que gasto fuera de casa no suele ser elevado, ya que cuando viajo apenas
tengo vida fuera de los recintos
deportivos”.
Viajes casi cada semana y entrenamientos a diario. Yolanda tiene que compaginar su mayor pasión con su vida laboral. Y eso no
es fácil, pero merece la pena: “Es
complicado pero no tengo problemas en mi trabajo. Mis jefes me
permiten compatibilizarlo, entien-
“Un Mundial supone 4.000
o 5.000 euros. Es muy poco
dinero. Pero yo no juego por
esto, juego porque me gusta”
55
den lo que hago. Procuro hacer
más horas esos días entre semana para no perder horas en el
trabajo. Siempre dejo mi tarea hecha. Son muchos fines de semana
al cabo del año, al final es imposible asistir a todos los campeonatos. A veces me incorporo antes
de mis vacaciones para poder ir a
donde quiero. Pero es el sacrificio
que yo deseo”, asume Yoli.
Y además, está su vida personal: “Es fácil compaginarlo porque
comparto la vida con una persona
que entiende este deporte como
yo. Si no sería muy difícil. Pasar
todos los fines de semana fuera de casa es muy complicado.
Pero él algunos fines de semana
también tiene que viajar y yo no.
Y viceversa. Él lo entiende, es mi
mayor fan y la persona que más
disfruta con todo esto”.
Por eso esta madrileña sabe
que todos sus éxitos en la petanca no son sólo de ella: “Hay trocitos de la medalla que van compartidos para muchísima gente. Para
mi marido, mis amigos, mis compañeros, mi familia…”.
A Yolanda el éxito le ha llegado
cuatro veces. Posee cuatro me-
dallas de oro en Mundiales (dos
en 2002, una 2008 y la última en
2014, en Niza). La medallista no
sabría decir cuál ha sido más especial: “Todos son importantes. El
primero lo recuerdo por ser la primera vez, fue un subidón. Tenía
26 años, eres joven y creo que no
lo disfruté tanto como los siguientes. Me costó asimilarlo. A partir
del segundo los he empezado a
disfrutar desde otro punto de vista. Ahora son muy míos, me gusta vivirlos yo. Y disfrutarlos con
mi gente”.
Hace poco más de un mes, en
Niza, logró el cuarto metal. Ante
par te de su gente, desplazada
hasta dicha localidad francesa,
y con la hostilidad del país vecino, logró conver tirse de nuevo
en campeona del mundo. Pero la
vida sigue y los retos de Yolanda
no cesan: “Mi próximo objetivo
es intentar ir al Campeonato del
Mundo por equipos en Tailandia.
Intentar otra vez ganar, aunque
tengo claro que no se puede ganar siempre”.
Esta trabajadora de Iveco y
medallista no quiere pensar en
su retirada. “La petanca es una
carrera larga, es un deporte en el
que puedes mantenerte durante
mucho tiempo. Espero estar dos
o tres Mundiales más, hasta los
46 o 47, depende de mi hombro,
de mi brazo, de si tengo alguna
lesión. Quiero estar 6 o 7 años
más”, asegura Yolanda.
Autodidacta, sin entrenadores,
ni instalaciones, ni medios, ni horas de dedicación. La vida está hecha para luchadoras y Yoli es una
de ellas. Cuatro medallas de oro
no son suficientes. Quiere más.
Y para ello seguirá despertándose pronto, yendo a trabajar ocho
horas y dedicando su tiempo libre
a lo que más le gusta, la petanca. Campeonato tras Campeonato y Mundial tras Mundial. No hay
nada que frene a esta campeona.
El éxito lo tiene asegurado.
NIZA. Su
último éxito
le llegó en el
Mundial de
Niza ante
parte de su
gente. La
campeona
reconoce que
su mayor fan
es su marido,
también
profesional de
este deporte.
“Espero estar en dos o tres
Mundiales más, hasta los 46 y
47 años. Todo dependerá de si
sufro alguna lesión”
56
57
PESAR EL AIRE EN LA CIMA DEL
TEIDE
El Teide, desde
hace muchos años,
es algo más que
una montaña o un
volcán, es fuente
de inspiración para
la imaginación de
los aventureros y
también para los
estudiosos
SEBASTIÁN ÁLVARO
58
59
FUENTE DE
ESTUDIO.
Además de su
inconfundible
belleza, de su
valor por ser
el punto alto
y de referencia
en España,
el Teide
es fuente
también
de muchos
estudios.
A
cabo de regresar de la
cima del monte más alto
del mundo. O así habría sido de
haberlo hecho a mediados del siglo XVIII, cuando el pico del Teide
aún estaba considerado como el
punto más elevado de la Tierra.
De ello da fe, por ejemplo, Benito
Jerónimo Feijoo, una de las figuras más destacadas de la primera Ilustración en nuestro país. Y
también comentaba, abochornado, que un siglo antes dos sabios
ingleses se habían propuesto llevar a cabo medidas de barómetro
en el Teide y a tal fin solicitaron
permiso al embajador español en
Londres. El diplomático echó de
su casa con cajas destempladas
a aquellos locos que “querían pesar el aire”.
Sin embargo, serían precisamente las experiencias de Pascal
con el barómetro de mercurio recientemente inventado por Torricelli, y, sobre todo, la ascensión
del cuñado de Pascal, Pérer, en
1648 al Puy de Dôme, midiendo
sistemáticamente las distintas
presiones de la atmósfera según
La cima más alta de España
pertenece a ese escogido
puñado de montañas capaces
de despertar la imaginación
iba ascendiendo (es decir ‘pesando el aire’), lo que abrió la época
de los barómetros como método para obtener la altitud de las
montañas. Así pues, sobre todo
por su imponente presencia, que
le granjeó la fama de cima del
mundo (extendida por los marinos que veían su silueta a leguas
de distancia y hoy siguen teniendo como referente muchos de los
que se lanzan en pateras a una
desesperada búsqueda de un futuro lejos de la miseria), y menos
por anécdotas como la de nuestro ‘sensato’ diplomático, la cima
más alta de España pertenece a
ese escogido puñado de montañas capaces de despertar la imaginación de aventureros y científicos a lo largo de los siglos. Es
lo que le ocurrió, por ejemplo, a
Humboldt, en 1799. Este científico apasionado es bien conocido
por su aventura de cinco años en
América del Sur, estudiando su
geografía, su naturaleza y sus poblaciones, junto al botánico Aimé
Bonpland. Pero no es menos cierto que su escala en las Canarias,
poco antes de cruzar el océano
Atlántico para iniciar su gigantesco proyecto científico y aventurero, y el Teide en concreto fueron
decisivos en su labor. Un retraso
en el barco que debía llevarle al
continente americano le permitió,
durante seis días, conocer mejor
la isla de Tenerife (que ansiaba
visitar desde tiempo atrás por lo
que había leído de ella y, dicen,
porque se quedó maravillado con
un drago que crecía en el jardín
botánico de Berlín) mientras estudiaba, por ejemplo, su riqueza
botánica en lugares que le maravillaron, como el valle de la Orotava, o realizaba obser vaciones
astronómicas. Pero los 3.718
metros de aquel volcán llamado
Teide le atrajeron hasta el punto de animarse a intentar su ascensión, que comienza desde el
mismo Puer to de la Cruz y que
muy pocos antes habían logrado.
De hecho, como mucho se subía
hasta Altavista para conseguir
nieve. Esta ascensión y la que
realizará en otro volcán, el Chimborazo, ya en América, le harán
destacar, por ejemplo, la relación
que existe entre las plantas y la
altitud a la que crecen. También
se preocupó de medir la altitud
de su admirada montaña, siendo uno de los primeros en acercarse enormemente a su altura
real: Humboldt calculó que medía
3.734 metros, tan solamente 16
más de los reales, y que él y su
amigo Bompland lograron pisar
para extasiarse con el maravilloso paisaje antes de, por supuesto, dedicarse a sus tomas de
muestras, mediciones, dibujos y
notas. La ciencia estaba dando
un singular salto desde la cima
del Teide.

Documentos relacionados