La Fundación Independiente - Cronica de Economia y sociedad. Inicio

Comentarios

Transcripción

La Fundación Independiente - Cronica de Economia y sociedad. Inicio
Formar parte de la Asociación de Amigos es apoyar
el trabajo de la Real Academia de Gastronomía en su
promoción incansable de la gastronomía española.
Conózcanos, www.amigosrag.es
Empresas
p
pprotectoras
Fundación de Estudios Sociológicos
Fundada por Julián Marías
Consejo de la Revista
Rafael Ansón s Blanca Berasatégui s Helio Carpintero
José Manuel Cuenca Toribio s Antonio de Juan sJuan Díez Nicolás s Santiago Grisolía
Stanley G. Payne s José Peña sAlfonso Pérez Romo s Harold Raley
José Rafael Revenga sFrançesc Sanuy s Carlos Seco
s José Juan Toharia s Juan Torres
Consejo de Dirección
FUNDADOR
Julián Marías
PRESIDENTE
Rafael Ansón
EDITOR
Gustavo Villapalos
DIRECTOR
Javier Fernández del Moral
José María Amusátegui s Rafael Ansón sIgnacio Bayón
Javier Blanco sHelio Carpintero s Rafael Carrasco s Rafael Cortés Elvira
Olga Cubillo s Leticia Escardó s Concha Guerra s Juan Iranzo sRaúl Mayoral
José Morillo-Velarde sManuel Muñiz Villa sJosé Antonio Sánchez
s Bernabé Sarabia
FUNDACIÓN
DE
ESTUDIOS SOCIOLÓGICOS (FUNDES)
Información y suscripciones
Príncipe de Vergara, 33 -1º Izda. 28001 Madrid. España
Tlf. 91 432 18 10 s Fax. 91 578 27 16
[email protected]
www.cuentayrazon.org
www.fundes.es
ISSN. Versión impresa 1889-1489
ISSN. Versión Internet 1989-2705
Depósito legal M-42.035-1980
ÍNDICE
CARTA DEL DIRECTOR. Javier Fernández del Moral. Pág. 7
"El año mágico de Adolfo Suárez"
PRESENTACIÓN EN BARCELONA del libro de Rafael Ansón. Pág. 11
Intervenciones de:
JOSÉ LUIS BONET. PÁG.13
JOSEP CUNÍ. PÁG. 17
RAFAEL ANSÓN. PÁG. 19
ENSAYOS
La influencia de la gastronomía en el estado de ánimo.
Pág. 27
SILVIA ÁLAVA SORDO
La educación, entre la sobredosis y el desorden. Pág. 33
JULIO ALMEIDA
Homenaje Universal al idioma español. Pág. 37
IGNACIO BUQUERAS Y BACH
Cultura y marxismo en la España del siglo XX
(cuarta parte). Pág. 41
JOSÉ MANUEL CUENCA TORIBIO
Luces y sombras. Pág. 51
JAVIER GÚRPIDE
España y Bélgica: de Isabel Clara Eugenia a la Reina
Fabiola. Pág. 53
LAURA LARA MARTÍNEZ Y MARÍA LARA MARTÍNEZ
Discrepancia de opinión e intransigencia religiosa.
Pág. 59
LUIS NÚÑEZ LADEVÉZE
La Función de lo Histórico en tres comedias de Lope
de Vega (primera parte). Pág. 63
FERNANDO VILCHES VIVANCOS
CRÓNICAS
Obra Social "la Caixa". Pág. 73
La Obra Social "la Caixa" promueve la mejora de la
convivencia intercultural por sexto año
Literatura. Pág. 93
La esperanza y la libertad solo existen sin ira
JAVIER GUTIÉRREZ PALACIO
Cine. Pág. 75
Digital. Pág. 97
Las ratas y el flautista
La Brecha Digital
Exposiciones. Pág. 79
Recensión de libro. Pág. 101
RAMÓN COBO ARROYO "
La mirada del Greco
Antonio Hernández-Sonseca
ISABEL DE AZCÁRRAGA
La"aventura"de Georges de La Tour
Gastronomía. Pág. 83
Protagonismo de la Gastronomía en el Observatorio de la
Cultura
RAFAEL ANSÓN
Internet. Pág. 89
FRANCISCO ANSÓN
SANTIAGO SASTRE
Reseña de la Revista Celtiberia. Pág. 105
Número Conmemorativo del I Centenario
del Nacimiento de Julián Marías
ANA FERNÁNDEZ
La falta de competencias digitales de la población activa
en España como causa del desempleo
RAFAEL CARRASCO POLAINO
DOCUMENTOS
Comentario de Helio Carpintero. Miguel de Cervantes, a cuatro siglos de su muerte. Pág. 113
Julián Marías. Un español del reinado de Felipe II: Cervantes. Pág. 115
5
NSAYOS
CARTAEDEL
DIRECTOR
España on, España off
JAVIER FERNÁNDEZ DEL MORAL
DIRECTOR DE CUENTA Y RAZÓN
E
spaña es en estos momentos el país
mejor conectado de Europa. Así,
como suena, como lo oye usted, querido lector, como lo lee, mejor dicho.
Esa España invertebrada, esa España tuya, esa España nuestra…, es en estos momentos el país de Europa que mejor conectado
está a Internet de todo el continente. Pero…,
vamos a ver, vamos a profundizar un poco en
esta cuestión, porque así a primera vista nadie
lo diría. Es más, podría dar la impresión de que
a los españoles les preocupa cada vez menos lo
universal y cada vez más lo local. Sin embargo,
los datos son los datos.
La Fundación Telefónica ha presentado este
mismo mes de abril la decimosexta edición del
informe anual “La Sociedad de la Información
en España”, correspondiente al año 2015, año
que ha confirmado la rápida digitalización de la
cotidianeidad de los españoles, que han aumentado en un millón largo en el número de los que
se conectan regularmente a Internet, alcanzando ya los 27,15 millones en la franja de edades
comprendidas entre los 16 y los 74 años.
Según este mismo informe, España lidera en
Europa el despliegue de fibra óptica hasta cada
hogar, con más de tres millones de clientes con
crecimientos del 192%. Más de 22 millones
de españoles, el 81,7%, se conectan a Internet
a diario, y lo hacen a través del móvil más del
88,3% de los usuarios. El uso de las redes sociales ha descendido dos puntos y medio, sin
embargo todos los demás usos de las tecnologías
están aumentando, siendo el dominante el envío
de correos, que llega hasta el 86,2 % y el compartir fotos y mensajes, al 84,4%. España además
destaca por su avanzado grado en la adopción de
dispositivos tecnológicos, superando por ejemplo
a Reino Unido en más de diez puntos porcentuales en el uso del smartphone. Tablet, e-reader y
Smart TV son instrumentos igualmente cuyo uso
supera ampliamente en nuestro país al de los ingleses. Sorprendentemente, en España se hacen
casi el doble de operaciones bancarias por Internet que en el resto de Europa, y se compra y se
reservan eventos por la red con porcentajes muy
superiores a la media europea. Y en contra de
lo que cabría esperar, este avance no afecta mayoritariamente a los jóvenes, sino que repercute
de forma significativa en los segmentos de edades maduras, entre los 55 y los 64 años, donde
se ha detectado un aumento del uso tecnológico
de casi un cincuenta por ciento respecto al año
anterior.
Podría dar la impresión de que a los
españoles les preocupa cada vez menos
lo universal y cada vez más lo local
Se ha identificado un grupo de usuarios de las
tecnologías informativas más avanzado que la
media, que se caracteriza por su disfrute, el
carácter prescriptivo en ámbitos profesionales
o familiares, y su protagonismo a la hora de
adquirir nuevos dispositivos; son los llamados
early adopters. Pues bien, una encuesta de la
propia Telefónica ha puesto de manifiesto la superioridad de nuestro país en el porcentaje de
estos usuarios respecto a otros países europeos
como Inglaterra o Alemania, e incluso frente a
países americanos como Argentina o Brasil.
7
Cuenta y Razón | Primavera 2016
Sinceramente, querido lector, he querido compartir estos datos con todos porque me parecen
muy significativos y desde luego pueden representar un giro importantísimo en nuestro modo
de afrontar el futuro, mucho más abierto, más
positivo. Pero sin embargo, no dejan de proporcionarnos materia para otra reflexión, una reflexión en la que podríamos unir estos resultados
con otros contextos políticos y sociales de nuestro país. ¿Cómo queremos estar en el mundo?,
¿queremos representar y ser algo diferenciado
como nación?, ¿ofrecer una resultante coherente? ¿Qué nos está llevando al universo tecnológico: un proyecto común, un itinerario nacional,
o un afán individualista de enterarnos de cosas y
de cotilleárselas a los demás? ¿Queremos participar con el resto de la humanidad de las inquietudes y los afanes de los hombres, o nos importa
sobre todo nuestra realidad inmediata, nuestro
mundo?
La democracia trajo consensos y voluntarismo
a partes iguales, y desde luego nos trajo el
tema del separatismo
¿No será que este queridísimo país nuestro al que
seguimos llamando España se ha convertido en
el patio de vecinos que siempre quiso ser? Ya no
somos el país de la siesta, de la pereza por tanto;
el país de la envidia, de los sentimientos profundos de tristeza por el bien ajeno como siempre
la definió la moral tradicional; ni siquiera destacamos como algunos podrían todavía suponer,
por la relajación de las costumbres y la falta de
templanza gastronómica de la extendida “tapa”
o la falta de templanza sexual, propia de los climas mediterráneos. No, la característica protagonista que nos está llevando a lo más alto de las
clasificaciones internacionales, es la frivolidad,
el cotilleo, el correveidile, el chiste fácil. Ser el
país más conectado de Europa o reenviar más
mensajes que nadie a través de nuestros teléfonos móviles, no va a terminar convirtiéndonos ni
en el más sabio, ni en el más culto, ni el más
desarrollado de los países de nuestro entorno;
simplemente nos hará los más cotillas.
Cuando Ortega definía España como un país
invertebrado en 1922, estaba ya atisbando este
desenlace de desunión, de arbitrariedad, de individualismo, de autismo, que de algún modo
8
queda reflejado ahora en los datos de utilización de las tecnologías informativas. La democracia trajo consensos y voluntarismo a partes
iguales, y desde luego nos trajo el tema del separatismo, al que, se quiera o no, se orientan en
definitiva todos los nacionalismos. El problema
no se solucionó con el modelo autonómico como
claramente se está evidenciando. El “café para
todos” como expresión, ponía de manifiesto ya
una gran dosis de criticismo con el sistema y de
insolidaridad a la que se intentó soslayar con la
llamada “asimetría” o “reconocimiento de hechos diferenciales”. Lo cierto es que en estos
momentos tenemos la ardua tarea de abrir ese
melón constitucional. ¿Cómo lo haremos?
Llevamos ya una larga temporada oyendo hablar de propuestas federalistas para solucionar
los problemas de reconocimiento identitario
de numerosas regiones o territorios de nuestro
país. Estar unidos o desunidos no es lo mismo,
no resulta indiferente, pero querer atajar el movimiento secesionista con el federalismo parece
a priori un contrasentido. El verbo latino federare, significa exactamente “unir”. Federar por
tanto es unir lo que estaba separado, nunca separar lo que estaba unido. La Federación es un
movimiento centrípeto y desde luego resulta
contradictorio con el ofrecimiento de soluciones a los movimientos centrífugos, que lo que
buscan son modos de separar, de identificarse
fuera de la unidad, fuera del todo. Los estados
federales se han obtenido siempre con voluntad de unir lo que estaba separado, utilizar el
federalismo para tratar de ofrecer soluciones a
los que se quieren separar; podría equivaler a
ofrecerles pegamento como solución a los que
quisieran romper algo. Ah, ¿que lo que quiere
usted es independizarse?, no se preocupe, tengo la solución, un solución mágica que no se le
había ocurrido nunca a nadie, ¡fedérese usted,
hombre! ¡No, no, mire, que lo que yo quiero no
es unirme, es separarme! Ah, pues entonces sepárese usted y luego ya se podrá unir. ¡Claro!,
ahora ya lo entiendo, el pegamento que me ofrece usted entonces me puede venir estupendamente si rompemos el jarrón previamente, luego todo es cuestión de tiempo y de voluntad.
Es sorprendente que los discursos políticos resulten habitualmente tan acríticos y tan fatuos, como
si no existiera el sentido de las palabras, como si
no hubiera habido experiencias reales, historias
verdaderas, recorridos analizables. Ninguna de
NSAYOS
CARTAEDEL
DIRECTOR
las experiencias federalistas de ningún país a lo
largo de la historia han sido jamás centrífugas, no
sé lo que hace suponer aquí y ahora lo contrario,
como no sea un voluntarismo inane, a la espera de
que los problemas los solucione el juego inútil de
los discursos vacíos.
El cantonalismo surgió como consecuencia
de las federaciones anarquistas,
como respuesta lógica que quisieron dar
cada una de las divisiones
que pretendían unirse
Pero, ¿de dónde puede venir esa predilección
machacona por el término “federalismo” en la
izquierda de nuestro país? El origen puede que
tenga que ver con la vinculación de los términos
federalismo y anarquismo y muy directamente
relacionado con Bakunin, que aportó la idea de
la federación de asambleas sindicalistas. Las
federaciones anarquistas pudieron representar
en un momento dado realidades más complejas
y eficaces, uniendo realidades diversas en un
fin único. Federalismo entonces como medio,
no como fin, como procedimiento. Federar sentimientos segregacionistas puede parecer un
movimiento inútil como no sea que lo que se
persiga sea unificar el sentimiento separatista
para logra más eficazmente el objetivo común.
El cantonalismo surgió como consecuencia de
las federaciones anarquistas, como respuesta
lógica que quisieron dar cada una de las divisiones que pretendían unirse. El cantón (arista,
esquina) representa cada una de las particiones,
cada división, y fue precisamente la idea de la
federación la que reforzó la identidad de cada
parte antes de asumir el recorrido centrípeto.
¿Somos versos sueltos?, versos sueltos conectados a Internet, eso sí. ¿Pero queremos como
país darle al interruptor del on o del off?
“Murcia gira alrededor del sol”. Con esta rotunda e ingeniosa frase, una maestra murciana ha
iniciado una auténtica cruzada para abrir ante
sus conciudadanos un panorama amplio, ambicioso, apasionante. Se trata de buscar una nueva perspectiva más universal, más abierta, pero
¿es Murcia la que gira sola, o le acompaña un
planeta entero? Conexión o desconexión no son
términos con una significación por sí misma;
hay que saber a qué o a quiénes nos queremos
conectar o desconectar y por qué.
Antes de hablar de procedimientos, de métodos,
de modos de proceder, hablemos de lo que queremos conseguir con ellos. <
9
Fundación de Estudios Sociológicos
Cuenta y Razón
Fundada por Julián Marías en 1981
De izq. a dcha. el periodista Don Josep Cuní; Don Rafal Ansón, autor del libro y Don José Luis
Bonet, Presidente de la Cámara de Comercio de España.
"El año mágico de Adolfo Suárez"
PRESENTACIÓN EN BARCELONA
del libro
de Rafael Ansón Oliart
Intervenciones de
José Luís Bonet, Presidente de la Cámara de Comercio de España
Josep Cuní, Periodista y Director del programa de televisión "8 al dia amb Josep Cuní"
Círculo del Liceo, 11 de marzo de 2016
PRESENTACIÓN DEL LIBRO "EL AÑO MÁGICO DE ADOLFO
ENSAYOS
SUÁREZ"
José Luis Bonet
PRESIDENTE DE LA CÁMARA DE COMERCIO DE ESPAÑA
Introducción
1.
Antes que nada quiero expresar
mi SATISFACCIÓN por presentar, aquí en el Círculo del Liceo
de Barcelona, este libro de Rafael
Ansón. Y ello, por varias razones:
1. Una razón de AMISTAD personal, que viene
de lejos y que se fundamenta en:
a. La propia personalidad de Rafael Ansón,
cuya empatía, espíritu constructivo y afán de
servicio le hacen particularmente amable.
b. El reconocimiento y el agradecimiento por
su gran tarea en pro de la gastronomía española y, de paso, de la agroalimentación española, siempre con orientación a la calidad y
la excelencia.
con Rafael. Y es que tanto él como yo, tuvimos
nuestro primer trabajo remunerado en nuestros
respectivos colegios, dando clases de latín. Él
en el Pilar de Madrid y yo en los Jesuitas de
Caspe de Barcelona.
Pero ahora, vayamos al libro, cuya lectura yo
he hecho en los Puentes aéreos que unen Barcelona y Madrid, por lo que puedo decir con
propiedad que ha sido una lectura de altos
vuelos.
Rafael Ansón hace un relato, que es una
crónica glosada de los primeros y decisivos
momentos de la Transición política en España
2. El libro
c. La especial capacidad que tiene Rafael para
aglutinar, establecer relaciones, tender puentes, que hoy valoramos como muy necesaria.
2. Una segunda razón, es la del interés de
un relato histórico, de primera mano, de un
tiempo realmente mágico de nuestras vidas y
de España, como fueron los primeros y decisivos momentos de la transición política a la
democracia.
3. Y en relación con ello, el interés que tiene
para el tiempo actual que vivimos, poner el
foco en actitudes, maneras y principios de actuación que llevaron al éxito de aquella aventura política que fue la Transición.
4. Una cuarta razón, la he encontrado en la página 103 del libro y que acentúa mi proximidad
a. Título y contenido
Bajo el significativo título de “El año mágico
de Adolfo Suárez. Un rey y un presidente ante las
Cámaras. Julio de 1976 - Junio de 1977” Rafael Ansón hace un relato, que es una crónica
glosada de los primeros y decisivos momentos
de la Transición política en España que puso fin
a la dictadura del General Franco y la convirtió
en un régimen democrático de monarquía parlamentaria; como dice Ansón, de la “Monarquía
del 18 de julio” a la monarquía parlamentaria.
b. Forma
El libro consta de una introducción, 10 capítulos, 1 epílogo y 7 anexos. A manera de
prólogo se inicia con una introducción titulada
“Antes de dar paso a la memoria” en la que
se justifica el porqué del propio libro y se deja
claro que los motores de la Transición fueron,
13
Cuenta y Razón | Primavera 2016
sin duda, Su Majestad el Rey Juan Carlos I y
Adolfo Suárez, al tiempo que se reivindica el rol
protagonista de RTVE, lo que hace especialmente valioso el testimonio de quien fue su Director General en aquel tiempo: Rafael Ansón,
que gozaba además de una situación de cercanía
y de amistad con Adolfo Suárez, excepcional.
Rafael Ansón gozaba de una situación
de cercanía y de amistad con Adolfo Suárez
excepcional
Los 10 capítulos desgranan, con orden histórico de crónica, los episodios que se fueron sucediendo en el trayecto transicional desde la
muerte de Franco hasta las elecciones generales
del 15 junio de 1977 y los Pactos de la Moncloa.
Pasando, por tanto, por el propio nombramiento
de Suárez como Presidente del Gobierno español
y de su gobierno de “Penenes”, por el harakiri
televisado que supuso la aprobación de la ley de
Reforma Política el 16 de noviembre de 1976, el
refrendo logrado mediante el Referéndum del 15
de diciembre de 1976, la aparición de los partidos políticos, incluso el PCE de Carrillo que se
legalizó el Sábado Santo de 1977, para llegar al
triunfo de Adolfo Suárez y su UCD en las elecciones democráticas del 15 de junio de 1977.
Se explica, de manera testimonial,
la instrumentalización del complejo RTVE
a favor de la pacífica consecución de
la libertad y la democracia
En todo ese tiempo se hace referencia a los condicionantes del proceso, como fueron las resistencias ofrecidas por ciertos poderes fácticos o
las violencias que plantearon fuerzas extremistas
y terroristas y se explica, de manera testimonial,
la instrumentalización del complejo RTVE a favor de la pacífica consecución de la libertad y la
democracia. Por último, en el capítulo 10 -“lo
que vino luego”- se da cuenta de la propia salida de RTVE de Rafael Ansón, de la operación
de acoso y derribo de Adolfo Suárez como Presidente del Gobierno que dimitía en enero de 1981
a la que siguió la intentona del 23F, el gobierno
de Leopoldo Calvo-Sotelo, el hundimiento de la
14
UCD y el triunfo por mayoría absoluta de Felipe
González. Todo ello, no excluye una referencia
personal de Rafael que incorpora una sutil declaración de amor a su esposa Inmaculada.
Por último, en un breve epílogo se apunta la
fuerza de la razón y la convicción por encima del
poder, cuando por medio está una persona idónea, -excepcionalmente idónea- como fue Adolfo
Suárez y se abre un cierto interrogante sobre el
futuro.
c. Estilo
El texto está redactado con un lenguaje directo
y personal, como corresponde a un participante
destacado del proceso y aporta dosis considerables de perspicacia y sentido común, que
no nos resultan extrañas a los que conocemos la
capacidad de análisis, rapidez de diagnóstico,
criterio y brillantez de Rafael Ansón.
Por otro lado, el relato resulta sumamente ameno, por la propia fuerza del testimonio personal
y por haberse planteado entreverado de confidencias y observaciones críticas interesantes.
3. Consideraciones al hilo de la lectura
-Lo primero que me parece especialmente afortunado en el título es el uso de la magia, porque,
si como dice el Diccionario de la RAE magia es
“arte o ciencia oculta con que se pretende producir, valiéndose de ciertos actos o palabras, o con
la intervención de seres imaginables, resultados
contrarios a las leyes naturales” esto cuadra bien
con lo que pasó. Contra la tendencia natural de
los españoles de entrar en trifulca, por esta vez,
en la Transición, se prefirió llegar al acuerdo
y al pacto.
-Y se llegó al acuerdo y al pacto, porque el pueblo
español, desde el temor al pasado y la esperanza de un futuro mejor, decidió pasar
página y ganar el futuro mejor, cuestión esta
que debieran tener presente quienes, hoy, parecen tener ganas de volver a la páginas anteriores.
-Pero este proceso no fue inercial. Tuvo 2 héroes
y estos fueron el Rey Juan Carlos I, la persona
más importante para el bienestar de los españoles
en los últimos 40 años y Adolfo Suárez, cuya
capacidad política, derivada de su encanto personal, su valor, su buena fe y su empatía, le hicieron
idóneo para liderar la ejecución del cambio. Ellos
entendieron los signos de los tiempos y tuvieron la
PRESENTACIÓN DEL LIBRO "EL AÑO MÁGICO DE ADOLFO
ENSAYOS
SUÁREZ"
osadía de practicar una especie de funambulismo
político que, con la suerte de los campeones, llevó
a España al progreso, la modernidad y, al final, al
bienestar de los españoles.
-Y tiene razón Rafael Ansón en reivindicar el
protagonismo de RTVE y su propia actuación
como Director General, porque todos recordamos lo que era la TVE única y una RNE que llevaba la batuta del sistema radiofónico, con sus
conexiones informativas obligadas. Nada que ver
con la dispersión actual que unida a la evidente
manipulación mediática, explica una parte del
desbarajuste social actual en nuestro país.
En lo que no estoy de acuerdo con Rafael Ansón es en su afirmación de que la Transición se
refiere al período julio 1976 - junio 1977, con
el apéndice de los pactos de la Moncloa. Ese sí
fue el período más difícil probablemente, pero
yo creo que no puede dejarse fuera la Constitución de 1978, la superación del 23F, la
entrada en la OTAN, la alternancia socialistas y la incorporación a la CEE. Es ahí
donde yo creo que se remata el proceso de transición 1975-1985, por tanto, para mí, el período
de la Transición es 1975-1985.
-Una última consideración se refiere a Catalunya y creo más necesario hacerla por hallarnos
en Barcelona en estos momentos. Coincido plenamente con Rafael Ansón cuando en la página
175 dice: “España sin Catalunya no existe,
y viceversa” o cuando en la página 178 señala
que “Catalunya mantenía y mantiene una identidad cultural, idiomática”. Existe un “orgullo
catalán”. Pero, en manera alguna, esto es incompatible con el ser español y ser europeo y
con tener orgullo español y orgullo europeo y el
correspondiente sentido de pertenencia. En esto
debe centrarse la política, que ha de ser de
convencimiento y racionalidad. En el valor
añadido que supone el ser catalán, español y europeo y en lo nocivo de negar esa realidad. Ese,
en mi opinión, es el camino a seguir, desde el
respeto a la opinión de los demás. El respeto
es la base de la democracia. Y, por supuesto, estoy de acuerdo también con Rafael cuando en la
propia página 178 afirma que “no hay peor injusticia que tratar igual a los desiguales”, lo
que no impide seguir siendo los mismos y marchar juntos.
4. Conclusión
En suma, nos hallamos ante un libro de muy
interesante lectura, no sólo por lo revelador
de la historia que se relata, sino por lo que puede aportar hoy para el futuro. Ese futuro que,
en la “Breve nota ante una segunda Transición”
con que acaba el texto, se refiere al turno de
los reyes Felipe VI y Doña Letizia, con la
ilusión y la esperanza de que puedan liderar
un tiempo nuevo y mejor en bien de todos los
españoles.
En todo caso, gracias, Rafael, por este libro.
Muchas gracias. <
15
PRESENTACIÓN DEL LIBRO "EL AÑO MÁGICO DE ADOLFO
ENSAYOS
SUÁREZ"
Josep Cuní
PERIODISTA
DIRECTOR DEL PROGRAMA DE TELEVISIÓN "8 AL DÍA AMB JOSEP CUNÍ"
“
Una tarde de hace años le confesé a Adolfo Suárez que a veces la Transición española me recordaba a una puerta con mil
cerraduras: siempre había gente yendo y
viniendo llave en alto, ahora la abrimos,
ahora la cerramos." 1
Ese comentario de Rafael sobre la Transición. Esa
imagen de la puerta con mil cerraduras, como si de
un cuento infantil se tratara. Ese ejército de personas llave en alto, como un batallón de muñecos animados desfilando llamara nuestra atención… es lo
que en estos días ha vuelto a reaparecer en la vida
política española. Cerrar la Transición como si la
lleváramos arrastrando. Pero dando una doble vuelta a la llave porque se trataría hoy de acabar con la
segunda transición que tampoco nadie nos ha dicho
de manera clara cuándo empezó. Quizás por eso algunos dicen que hay que abrir la segunda contradiciendo a los que ya quieren cerrarla. En cualquier
caso, todo esto es un absurdo porque la vida es una
transición constante. Luego, ¿qué no será la vida
política? Otra cosa es, esa transición hacia dónde
nos lleva. Y este es el meollo de la cuestión porque
los caminos son tan diversos como legítimos. Plurales como las formaciones que lo propongan y respetables como la libertad en la que se amparan.
En cualquier caso, hablar de transición se ha
convertido en una constante en este país. Primero porque la hizo. Y bien. Porque, al haber dado
resultado, se ha convertido en un referente tanto
para quienes la defienden como para quienes la
denostan.
Obviamente, nuestro protagonista de hoy está entre
los primeros. Rafael Ansón fue uno de los protagonistas de aquel período desde detrás de las cortinas
durante mucho más tiempo que desde detrás de la
cámara por su etapa como Director General de Radio Televisión Española. Pero esa etapa audiovisual
fue lo suficientemente potente como para que hoy
la memoria colectiva recuerde rostros y palabras,
evoque talentos y estrellas que se convirtieron en
la cara amable pero también sólida del proceso democratizador que este país iniciaba.
Rafael deja constancia de su versión vivida
de los hechos tantas veces relatados con lo
que nos aporta otra página para la historia
En este libro resumen del “año mágico de Adolfo
Suárez”, su autor no rememora tan solo el arduo
trabajo que se realizó. Tampoco los éxitos que se
consiguieron de los que hay que atribuirle la parte alícuota que le pertenece. En este documento,
Rafael deja constancia de su versión vivida de los
hechos tantas veces relatados con lo que nos aporta otra página para la historia. Una página para
complementar las muchas escritas y, también,
para corregir la traición de la perseguida memoria
selectiva de unos, y la tendenciosidad de quienes
habiendo tenido un papel marginal, cuando no
inocuo, han intentado instalarse en el centro de
un debate que ni forjaron ni facilitaron, sencillamente porque ni estaban ni se les esperaba.
En medio de la elegante sinceridad de nuestro invitado de hoy, el libro destila un aroma que comprenderán que no deje que pase desapercibido. La
defensa de la fuerza de la televisión, en primera
instancia, y de la radio también, frente a la importancia que siempre se ha otorgado y que se sigue
17
Cuenta y Razón | Primavera 2016
haciendo a los periódicos y revistas. Porque si se
mantiene como cierto que el papel impreso sostiene una gran dosis de influencia entre los sectores
más selectivos de la sociedad, no es menos verídico que la televisión se llevaba la palma de la
empatía masiva convertida en compañía cotidiana
para millones de personas que querían saber y necesitaban creer porque deseaban cambiar la forma
y el fondo de un país que se había venido abajo. Y
eso hacían 20 millones de personas todas las noches frente a la pantalla a la hora del Telediario de
Eduardo Sotillos. Y otros tantos deglutiendo con
avidez el estilo del inimitable Lalo Azcona, para
citar sólo dos ejemplos carismáticos.
La televisión se llevaba la palma de la
empatía masiva convertida en compañía
cotidiana para millones de personas
conocimiento de su propia realidad ni el país, en
su conjunto, habría podido seguir los pasos marcados por quienes tenían el deber y buscaban
la condición de llevar las riendas de un caballo
que hubiera podido desbocarse a la primera de
cambio. Y como de hecho ese intento ya sucedió
pocos años más tarde de la etapa que narra nuestro autor, es de justicia recuperar la memoria de
los momentos previos para tener una mejor información de los mimbres con los que se elaboró la
cesta de referencia.
Gracias, Rafael, por tu aportación y enhorabuena por no haberte cortado un pelo hablando de
ti. Porque eso es lo que haces, hablar de ti. Claro
que haciéndolo pones los puntos sobre las íes de
una etapa difícil y compleja de nuestra historia
reciente canalizada a través de quien fue presidente y líder del país, además de amigo tuyo.
Muchas gracias. <
Hay pues, en el libro de Rafael Ansón, una lógica e imprescindible ración de reivindicación de
un trabajo ímprobo a través del periodismo televisivo, sin el cual ni la sociedad hubiera tenido
18
NOTAS
1.- Rafael Ansón "El año mágico de Adolfo Suárez. Ed.
La Esfera de los libros, 2014. Pág. 15.
PRESENTACIÓN DEL LIBRO "EL AÑO MÁGICO DE ADOLFO
SUÁREZ"
ENSAYOS
Rafael Ansón
AUTOR DEL LIBRO
“EL AÑO MÁGICO DE ADOLFO SUÁREZ ”
Y
incorporar a su Tripartito, a un partido que se
declaraba formalmente Republicano e Independentista. Esquerra no ha engañado nunca a
nadie.
Pero a partir del año 78, después que se aprobara la Constitución, yo viajaba casi todos los
lunes a Barcelona para hablar con los dirigentes
políticos de Cataluña.
Y, evidentemente, Cataluña no es igual que otras
Comunidades Autónomas. Quizá sea peor -que
no lo creo- pero no igual.
Fueron años en los que la convivencia de Cataluña en el marco jurídico político de España fue
muy positiva.
Desde el ámbito nacional hay que tomar
medidas que hagan más fácil la convivencia
de Cataluña con el resto de España
o me llamo Oliart de segundo apellido.Mi madre era catalana. Mi abuelo
tenía una empresa en Barcelona.
Cuando me nombraron Director
General de Radio y Televisión Española en el
año 76, Su Majestad el Rey me dijo: “Rafael,
ocúpate sobre todo de Cataluña”. Recuerdo que
le contesté: “Majestad, tendré que ocuparme de
algo más.” Y así fue.
Cuando en el año 1993 Felipe González no tuvo
mayoría absoluta, alcanzó la presidencia con el
apoyo de Convergencia. El argumento fue que había sido el partido más votado. Igual ocurrió el
año 96. A pesar de muchas dificultades, al final,
la Convergencia de Jordi Pujol apoyó a José María
Aznar, porque había sido el partido más votado.
La Convergencia de Jordi Pujol apoyó
a José María Aznar, porque había sido
el partido más votado
Y así fue todo hasta que en el año 2.000, cuando Maragall, magnífico Alcalde de Barcelona,
decidió, para ser Presidente de la Generalitat,
Fue obviamente, un pacto antinatura. A partir de
ahí, se han complicado mucho las cosas. Estoy
convencido de que a partir de ahora, se arreglarán. No hay nada más injusto que tratar igual a
los desiguales.
Hay que defender la igualdad de derechos y
deberes de todos los españoles, pero hay Comunidades Autónomas que requieren una actitud
especial porque por razones históricas, culturales, lingüísticas, hasta geográficas, tienen unos
problemas y unas necesidades diferentes.
Yo no digo que haya que tratar a Cataluña mejor
que a las otras Comunidades Autónomas. Lo que
sí digo es que Cataluña es diferente y no se la
puede tratar igual.
Es fundamental que Cataluña se sienta cómoda y
a gusto en el conjunto de España y para ello, es
verdad que muchos catalanes tienen que rectificar y cambiar de actitud pero, también, desde el
19
Cuenta y Razón | Primavera 2016
ámbito nacional hay que tomar medidas que hagan más fácil la convivencia de Cataluña con el
resto de España.
A todos los que leyeron el libro y con sus sugerencias y observaciones lo han enriquecido. Todos
ellos, figuran en la página de agradecimientos.
Y ahora, un capítulo de gracias.
Y, muy especialmente, a mi hermano Luis María
que también vivió y protagonizó aquel Año Mágico.
Gracias al Círculo del Liceo, a su Presidente Ignacio García-Nieto, a Luis López Lamadrid, y,
también, a José María Sales, que se ha ocupado
de todos los detalles de esta presentación.
Igualmente, y como es natural, a mis presentadores, a José Luis Bonet, al que admiro extraordinariamente por su labor en el mundo de la gastronomía, como Presidente de Freixenet y por lo que
está haciendo a lo largo de todos estos años en el
marco de la sociedad civil, presidiendo la Fira de
Barcelona y, en la actualidad, uno de los cargos
más importantes de nuestro país, la Cámara de
Comercio de España.
También, y no solo porque sea su hermano sino
porque es una de las personas con la que tengo
más contacto y trabajo en más temas, a Pedro Bonet, Director General de Freixenet. En la actualidad, Presidente del Consejo Regulador del Cava.
Y a Josep Cuní, con el que he tenido oportunidad
de hablar en privado y en su programa de televisión. Un profesional al que admiro y una gran
persona.
A Josep Caminal, que ha sido mi verdadero introductor de embajadores. Y a todos los que de
alguna forma han hecho posibles que estemos hoy
aquí y que estén ustedes aquí.
Siempre digo que me encanta hablar en público y
para poder hablar en público hace falta que haya
público. Por ello, gracias a todos vosotros.
Y como es natural, también en este capítulo de
gracias; gracias a mi mujer, a Inmaculada, que
forma parte de ese Año Mágico y que ha dado magia a mi vida desde entonces.
Además, sin su ilusión, sin su apoyo, probablemente este libro no existiría.
También a mis hijos, a Rafael María y a Giovanna,
Nuria, y Alejandra.
Y, por supuesto, a Maya Granero por haber coordinado mis trabajos.
20
Parecía muy difícil que de un sistema
personalista se pudiera llegar a un sistema
democrático, de monarquía parlamentaria,
sin traumas
Antes de hablar del libro, porque, aunque no lo
parezca, yo no he venido aquí como Paco Umbral
a hablar solo de mi libro, unas palabras para intentar poner de relieve las posibles sugerencias
que al recordar la Transición me vienen a la cabeza en relación a la época actual.
En noviembre del año 75, cuando muere Francisco Franco, el futuro de España se planteaba en
términos extraordinariamente preocupantes. Parecía muy difícil que de un sistema personalista
se pudiera llegar a un sistema democrático, de
monarquía parlamentaria, sin traumas y sin problemas.
Los primeros meses, con el Gobierno de Carlos
Arias, las cosas se complican cada vez más. La
entrada de Adolfo Suárez, el gran acierto de Su
Majestad el Rey Juan Carlos, abrió un espacio y
un tiempo de esperanza.
Mi libro se titula “El año mágico de Adolfo Suárez. Un Rey y un Presidente ante las Cámaras”.
Y tiene sentido. Fue el Año Mágico de Adolfo
Suárez como Presidente del Gobierno todavía
nombrado por el Rey. Y sin duda, el de Su Majestad el Rey Don Juan Carlos. Pero también
tuvieron un papel decisivo los micrófonos de
Radio Nacional y las Cámaras de Televisión
Española, los profesionales de la radio y la televisión.
Sin esa colaboración global y casi unánime de la
radio y la televisión, creo que la Transición no hubiera sido posible. Unas elecciones y una Constitución que hicieron posibles los 40 años más brillantes y positivos de la historia de nuestro país
en democracia.
PRESENTACIÓN DEL LIBRO "EL AÑO MÁGICO DE ADOLFO
ENSAYOS
SUÁREZ"
Hemos llegado a la situación actual, sin duda alguna, por defectos y errores. También, con aciertos y éxitos. Pero, sobre todo, se han magnificado
muchísimo los defectos y los errores y se han silenciado o tratado en tono menor los aciertos y la
superación de las dificultades.
Es verdad que queda mucho por hacer, es verdad
que no se han hecho muchas cosas que quizás
podrían haberse hecho.
Pero lo fundamental es que de cara al futuro
existe un país en movimiento, creciendo, con
posibilidad de abordar esos temas, que antes,
en parte por la crisis económica y en parte por
falta de decisión política, no se tuvieron en
cuenta y que han dado lugar a situaciones a veces dramáticas, a injusticias, corrupción y falta
de libertad.
La Transición fue posible porque lo primero
que se hizo fue elaborar la Ley de la Reforma
Política, es decir, el equivalente a lo que ahora
sería un programa de gobierno, un pacto
de legislatura, que abordara los principales
problemas de España en este momento y, que
gracias a Dios, son mucho menos complicados
que los que España heredó del sistema franquista.
La Ley de Reforma Política y los Pactos
de la Moncloa representaron la base programática y el soporte jurídico político que permitió que, luego, partidos y personalidades individuales pudieran colaborar y participar en el
desarrollo de nuestro país que durante 40 años
ha vivido una de sus épocas históricas más positivas.
Volvamos al libro.
La Transición fue posible porque todos,
todos sin excepción, queríamos que las cosas
salieran bien
Creo que ha llegado el momento de que no solo
los políticos, los partidos y las instituciones políticas, la sociedad civil sino también los medios
de comunicación contribuyan a que las personas
que tienen que decidir antepongan el futuro de
España, su estabilidad, su desarrollo, su protagonismo en Europa y en el mundo, a cuestiones
personales o de partido y, en ocasiones, a niveles
de audiencia y de rentabilidad.
La Transición fue posible porque todos, todos
sin excepción, queríamos que las cosas salieran
bien.
Da la sensación de que ahora todos o, por lo menos muchos, no quieren que todo salga bien.
Quiero dedicar un espacio al Recuerdo, a la
memoria de todos los que vivieron y trabajaron
en aquel Año Mágico y que ya no están con nosotros.
Como es natural y, sobre todo, a Adolfo Suárez,
que además de ser mi jefe, era y es mi amigo.
Recuerdo que en una ocasión me dijo:
“Rafael, a ti todo el mundo te quiere mucho y
te admira mucho pero el único que realmente ha
confiado en ti y te ha dado el puesto más importante que has tenido en tu vida he sido yo”.
Yo era muy amigo de Fernando Herrero Tejedor;
fui a verle, le pedí algo y me dijo que hablase
con su Jefe de Secretaría. En ese momento, conocí y hablé con Adolfo Suárez.
Veinte años después, aquel Jefe de Secretaría de
un Delegado Nacional de Provincias, era el Presidente del Gobierno de España.
Es verdad que España ha votado por un cambio,
pero un cambio dentro de un marco jurídico-político que es la Constitución, la democracia y la
monarquía parlamentaria.
Tuve la inmensa suerte de compartir la irresistible ascensión al poder de uno de los políticos más
excepcionales que he conocido y que ha tenido
nuestro país. Además, un ser humano, una persona extraordinaria y un amigo de sus amigos.
No han votado ni revoluciones ni populismos ni
saltos en el vacío. España ha votado un cambio a
mejor, no un cambio sin más, y, por supuesto, no
un cambio a peor.
Adolfo era un mago de las imágenes, lo que fue
luego de una extraordinaria utilidad en televisión para ganar el año 77 las primeras elecciones democráticas.
21
Cuenta y Razón | Primavera 2016
En ese mundo de imágenes, quizás la más importante y que se repitió más veces fue cuando las
Cortes Franquistas en Noviembre del 76 aprobaron la Ley de Reforma Política.
El libro es un relato de una persona que estaba
detrás de las cámaras. Un observador más que un
protagonista. Es mi visión de un Rey y un Presidente ante las cámaras. Intento contar cómo viví,
en vivo y en directo, aquel año mágico. Nada más.
Los españoles, tenían derecho a ver
cómo se iniciaba el largo camino
hacia la Democracia
El libro no pretende ser un libro de historia. Es
simplemente una crónica de una parte de lo que
España vivió aquellos 12 meses; la parte que yo
conocí, como Director de Televisión Española y
de Radio Nacional de España.
Cuando acaba la votación, Adolfo Suárez, de pie,
aplaude a los Procuradores que han tenido la generosidad de hacer posible la Transición.
También decidí escribir el libro por razones de
justicia.
Yo estaba en mi despacho viéndolo y cuando iba
por la letra G, decidí que se diera en abierto y
que pudieran verlo todos los españoles que estaban siguiendo el tema, casi únicamente, a través de las informaciones que daba televisión sin
imágenes.
Los españoles, tenían derecho a ver cómo se iniciaba el largo camino hacia la Democracia.
Y justicia, con muchos protagonistas de aquellos meses que no han tenido su espacio en muchos de los libros que se han publicado hasta
ahora.
Y un tiempo para el Elogio, para el elogio de
Su Majestad el Rey Don Juan Carlos, que pasará a la historia, naturalmente, por haber hecho
posibles 35 años de convivencia en Democracia.
Pero pienso que, sobre todo, por haber hecho posible el paso de una dictadura a una Democracia
sin problemas.
Justicia también con el Rey, y sobre todo con
Adolfo Suárez, protagonistas junto al pueblo español, en aquel año mágico, de aquel milagro
histórico.
Un elogio, porque habiendo heredado todos los
poderes de Franco, renunció a ellos voluntariamente y, en ningún momento, tuvo la tentación de
ejercerlos. También, por su generosidad en el
nombramiento de Adolfo Suárez. Si hubiera nombrado a cualquier otro, Areilza o Fraga, y las cosas hubieran ido mal, hubiera bastado con cambiarlos como hizo con Carlos Arias. Con Adolfo
Suárez era distinto. Fue una apuesta personal. Su
futuro estaba ligado al éxito o al fracaso de Adolfo
Suárez.
Estamos en una situación parecida, aunque mucho menos dramática.
Vuelvo al Libro
Casi todos pensaban, pensábamos, que lo que se
intentaba era imposible, un imposible histórico.
Pero el Rey y el Presidente lo intentaron y lo
consiguieron. En 12 meses.
No es una biografía. Yo no soy protagonista,
en absoluto. Los protagonistas son el Rey, el Presidente, el pueblo español y esos dos medios de
comunicación que en aquel tiempo tenían un poder y una influencia extraordinarios: Televisión
Española y Radio Nacional de España.
22
Justicia con los profesionales de Televisión Española y Radio Nacional, especialmente de los
informativos, pero, también, de todos los otros
espacios y programas. Todos ellos trabajaron al
servicio de la democracia y la libertad.
Y para terminar quiero hablar del futuro, muy
brevemente.
Ahora no hay problemas de ruptura. Formamos
parte de Europa y somos una democracia.
Aquella situación del año 76-77, se superó con
generosidad, con capacidad de renunciar
a privilegios, con sentido de la reconciliación, con espíritu de consenso y, también,
con osadía.
España ahora se enfrenta a un reto, a un proceso
de cambio, a una necesaria reforma política. Y,
hay un cierto pesimismo. Pues bien, el pesimismo
PRESENTACIÓN DEL LIBRO "EL AÑO MÁGICO DE ADOLFO
ENSAYOS
SUÁREZ"
nunca vale la pena. Tampoco ahora. No hay que
tener miedo al miedo.
España puede y debe superar este proceso en
términos de reforma y no de ruptura.
“Está el hoy abierto al mañana
Mañana al infinito
Hombres de España
Ni el pasado ha muerto
Ni está el mañana ni el ayer escrito”
Tengo que recordar la frase del discurso de proclamación de Su Majestad el Rey Felipe VI, que
tantas veces se ha repetido: “Una monarquía renovada, en un mundo nuevo”.
Porque el pasado y, sobre todo, el futuro lo vamos a escribir entre todos, insisto, no solo entre unos cuantos. Tenemos que escribirlo entre
todos.
Tenemos que superar la situación actual con
una España renovada para un mundo nuevo…
y mejor.
Y será un futuro en el que los sueños se transformarán en ilusiones, las ilusiones en esperanza y
las esperanzas en realidades.
Termino con los versos que están en el origen de
la Presidencia de Adolfo Suárez y, por tanto, de la
Democracia Española. Son unos versos de Antonio Machado.
En unas realidades distintas pero mejores. Para
todos.
Que así sea. <
23
Fundación de Estudios Sociológicos
Fundada por Julián Marías
Ensayos
ENSAYOS
La influencia de la gastronomía
en el estado de ánimo
SILVIA ÁLAVA SORDO
PSICÓLOGA
“La comida debe buscar un equilibrio entre las
fuerzas de la naturaleza y un balance entre su
fragancia, color, sabor y textura. Cocinar es crear
una armonía que define la naturaleza humana”
Confucio
L
a satisfacción a la hora de comer es indispensable primero desde el punto de
vista fisiológico, pero también influyen
el punto de vista sensorial y el mental
puesto que es un elemento sustancial
de equilibrio emocional y sentimental. La gastronomía no es solamente comida, es una
experiencia, ya que través de la misma se
logra también transmitir emociones.
La gastronomía no es solamente comida, es
una experiencia, ya que través de la misma
se logra también transmitir emociones.
El concepto de restaurante como tal no surge
hasta finales del siglo XVIII, cuajando su estructura como la conocemos actualmente durante el siglo XIX. Hoy en día los conceptos de espacio, servicio, utensilios e incluso escenografía
se reinventan minuto a minuto con el objeto de
buscar el máximo disfrute en los sujetos por la
vía experiencial, haciendo de todo ello un arte
vivo y participativo donde el actor principal es el
comensal con partes más o menos activas dentro
del proceso de elaboración y diseño del plato.
Hasta el mínimo detalle cuenta.
Los estímulos se perciben a través de los cinco
sentidos, vista, oído, olfato, tacto y gusto. Cada
uno de nosotros transformará dichos estímulos en
diferentes sensaciones pues la información sensorial es interpretada de forma individual y en
dicha interpretación confluyen muchos factores
como la presentación, los sabores, las texturas, los
recuerdos y vivencias pasadas… Massimo Bottura afirmaba en la entrevista realizada en el País
Semanal, que en su negocio vende emociones, no
comida. Las elaboraciones tratan de forma deliberada de rescatar sabores y situaciones de su infancia que se asocien de forma positiva a sus platos.
La percepción se define como el proceso mediante el cual un individuo selecciona, organiza e interpreta la información que recibe, para crear una
imagen del mundo con significado; por ello es importante tener en cuenta el proceso atencional:
La atención selectiva: estamos expuestos a una
enorme cantidad de estímulos diarios, de hecho
solo podemos seleccionar apenas un pequeño porcentaje de los estímulos que nos rodean. Nuestros
aprendizajes previos e intereses seleccionarán de
forma inconsciente la información que procesamos. Es por eso que percibimos los inputs relacionados con nuestras necesidades. Una de nuestras
primeras necesidades es la alimentación. Por ello
todos los estímulos relacionados con la comida
son rápidamente procesados por nuestro cerebro.
La atención selectiva significa que deberemos
trabajar intensamente para atraer la atención
de nuestro público objetivo, así que no solo no
27
Cuenta y Razón | Primavera 2016
deberemos descuidar ninguno de los sentidos,
sino que tendremos que intentar sacar el mayor
partido posible a aquellos a los que no sea evidente que nos vayamos a dirigir.
La distorsión selectiva describe
nuestra tendencia a tergiversar
la información, de acuerdo con
nuestras propias ideas
Distorsión Selectiva: aun así, los estímulos a
los que prestamos atención, no necesariamente
cumplen con su cometido de la forma prevista,
ya que toda persona tiende a adecuar la información que recibe a la que ya existe en su mente.
La distorsión selectiva describe nuestra tendencia a tergiversar la información, de acuerdo con
nuestras propias ideas.
Las formas, colores y la presentación del alimento facilitarán en el primer momento que el comensal preste atención y se fije en los diferentes
componentes del plato, pero también fomentarán
recuerdos de experiencias pasadas que pueden
condicionar diferentes estados emocionales.
Retención Selectiva: olvidamos mucho de lo
que hemos aprendido, ya que se tiende a retener información que apoya nuestras actitudes
y creencias; por ello es importante el trabajo
profundo en la creación de experiencias memorables apoyadas en la fuerza de los sentidos.
Cuando determinados estímulos son capaces de
generar en nosotros emociones, estos se grabarán con una mayor fuerza en la memoria y serán
más fáciles de recordar.
y sensaciones previas, nos predispondrán con
expectativas que marcarán de forma consciente
o inconsciente nuestra experiencia.
Piqueras-Fiszman & Jaeger, 2014a), exploran cómo
las condiciones del contexto en el que se consume afectan a las respuestas obtenidas en base
a un cuestionario sobre emociones. Se utilizaron
dos estímulos alimenticios (manzana y brownie de
chocolate) y tres contextos diferentes de consumo (un desayuno de fin de semana, una merienda
por la tarde y una cena especial). Los resultados
ponen de relieve cómo el contexto en el que se
consume un alimento (aunque sea de forma imaginaria) puede afectar a las respuestas emocionales de los consumidores, en función de si dicho
alimento se considera apropiado o no para el contexto elegido.
Los resultados ponen de relieve cómo
el contexto en el que se consume un
alimento puede afectar a las respuestas
emocionales de los consumidores
Estos mismos autores evocan en otra investigación diferentes contextos de consumo (desayuno,
almuerzo, merienda y cena) pretendiendo buscar
las emociones asociadas a varios productos en
función de dichos contextos. Los alimentos empleados fueron patatas fritas, brownie de chocolate y kiwi. Para ello utilizaron un cuestionario de
emociones. El resultado fue que se utilizaban con
mayor frecuencia términos emocionales negativos
cuando los participantes consideraban el contexto como no apropiado para consumir el producto
(Piqueras-Fiszman & Jaeger, 2014b).
La importancia del entorno y del momento
En los sentidos y las emociones que se generan
a lo largo de la ingesta de los alimentos no solo
influyen los propios alimentos, su preparación,
color, textura, presentación… El entorno interior
y exterior donde se desarrolle el contacto, puede
influir en un sentido o en otro de manera determinante.
El denominado “momento de la verdad”, en el
que el consumidor se sitúa frente al producto o
servicio y crea su opinión al respecto, se alarga cada vez más, tanto en lo referente al tiempo
como al espacio, y no se limita ya al momento del
consumo, sino que las informaciones, opiniones
28
El contexto, incluyendo en este concepto: nombre, aroma y sabor, tienen un efecto considerable
sobre la intensidad de la emoción (King, Meiselman, & Thomas Carr, 2013), pudiendo constatarse
cómo el nombre y el sabor de los productos pueden
alterar por sí solos la intensidad de la respuesta
emocional ante ciertos momentos tanto positivos
como negativos, lo que podría interpretarse como
un incremento en la sensibilidad emocional.
La frontera entre la cocina y el comensal está
desapareciendo, lo que hace años comenzó como
mitad cocina, mitad espectáculo de la mano de
los restaurantes japoneses se está generalizando,
ENSAYOS
cambiando el concepto de restaurante. Conceptos tradicionales como el plato, los cubiertos o el
mantel, o la distinción entre el primer plato y el
postre se difuminan en busca de nuevas sensaciones para el consumidor.
Conceptos tradicionales como el plato, los
cubiertos o el mantel, o la distinción entre
el primer plato y el postre se difuminan
en busca de nuevas sensaciones para el
consumidor
La importancia de estimular los sentidos
Todos los sentidos cuentan en este proceso y el
resultado de la interrelación de los diferentes estímulos sensoriales se puede traducir en sensaciones y emociones en los comensales.
La vista: el 90% de la información que percibe
nuestro cerebro es visual. Se dice que "comemos con la vista", y algo de razón tiene la cultura
popular. El primer impacto visual determina la
aceptación del producto. Kissmetrics hace especial hincapié en la influencia del color, indicando
que para el 85% de los clientes, el color del producto actúa como filtro primario sobre su decisión. Además, el color es el atributo principal en
el reconocimiento de productos para el 80% de
los consumidores; de aquí la importancia de saber
elegir las combinaciones y gamas de colores en
las presentaciones de los platos.
El color es el atributo principal en
el reconocimiento de productos para
el 80% de los consumidores
Del mismo modo a la hora de elegir los colores
del entorno, es necesario tener en cuenta las sensaciones que despierta en la mente de los destinatarios. Así:
-El azul denota confianza.
-Si queremos dar imagen de prestigio o exclusividad, el negro y el dorado serán nuestros colores, muy adecuados en el packaging de productos
gourmet.
-Por su parte, el rojo desata pasiones, y posee un
atractivo muy poderoso, ante el cual es difícil resistirse.
Las presentaciones cada vez más innovadoras hacen que la figura del plato se difumine y disfrutemos de experiencias únicas sin límites físicos
dentro de la mesa, llegando a influir en los emplatados áreas tan aparentemente alejadas de la
gastronomía como la caligrafía o la pintura.
Olfato: el olfato está presente en 3 de cada 4
emociones cotidianas, según afirma Martin Lindstrom en su libro Brand Sense. Se trata del sentido
más primario y poderoso, como definió Jack Sullivan a Advertising Age. Por tanto, supone todo
un desafío para las marcas conseguir un aroma
que identifique a su marca. Hay sectores que ya
han sabido sacarle partido, como es el caso de la
hostelería, donde el aroma del café recién molido
puede incitar a saborearlo en ese momento, por
no hablar de cómo el olor a palomitas en el cine
puede abrir el apetito.
Los olores pueden provocar multitud de reacciones, tanto positivas como muy negativas. Éstas
van desde la paz y tranquilidad de un suave aroma floral, aplicado a una habitación de hotel; hasta la confianza del fresco olor a ambientador en
una clínica o el baño de un restaurante; o el olor a
pan recién hecho en un supermercado.
Diferentes estudios han identificado que los sentidos auditivos y olfativos, influyen mucho más
en nuestra decisión de compra que los colores,
la forma, el tacto, etc. Los recuerdos de nuestra
infancia son lo suficientemente fuertes como para
resistir el daño cerebral, y existen instituciones
que se encargan de hacer que sus pacientes recuperen recuerdos y memoria a través de olores
desbloqueando y haciendo resurgir esos momentos. Es por eso que la tendencia es a crear aromas
propios que se asocien con marcas, productos o
situaciones.
Tacto, la necesidad de sentir: aunque no muy
utilizado hasta hace unos años, los platos y cubiertos se quedan cortos para llevar al comensal
a disfrutar de nuevas vivencias, que van desde
la eliminación total de utensilios, para provocar
la sensación directa de las diferentes texturas de
los platos (como se ha hecho durante años con las
tapas) a la incorporación de nuevos utensilios relacionados o no con la idea tradicional de cocina
y que buscan la experimentación del usuario. El
29
Cuenta y Razón | Primavera 2016
pionero fue El Bulli, pero más tarde se incorporaron otros muchos restaurantes al finger food (“comer con los dedos”), una tendencia que prescinde
de los cubiertos y obliga a comer con la mano incorporando así el tacto a los demás sentidos con
el objetivo del disfrute absoluto.
El oído: el poder de la música puede provocar
sensaciones positivas que nos trasladan a otro lugar, evocando momentos vividos, contagiándonos
de ese buen feeling que solo el sonido es capaz
de generar, pudiendo dinamizar los momentos de
consumo.
Hemos de ser conscientes de que los sonidos se
escuchan desde el vientre materno, por lo que los
niños antes de nacer ya pueden estar escuchando
sus primeras canciones, con lo que las madres podrían incluso transmitir la predilección de gustos
musicales a sus hijos. En definitiva, experiencias
que se convierten parte de la familia.
Es por eso que en muchos restaurantes se cuida la
música ambiental, que sin duda influirá en nuestra
percepción global. En el otro extremo, un ambiente excesivamente ruidoso o malas insonorizaciones
que lleven a compartir las conversaciones ajenas,
pueden llegar a ahuyentar al cliente del establecimiento, pese a las exquisiteces de la carta.
Un ambiente excesivamente ruidoso
o malas insonorizaciones que lleven
a compartir las conversaciones ajenas,
pueden llegar a ahuyentar al cliente
Gusto, el placer de saborear: hay mucho
descubierto a este respecto, pero la cocina vista
como “alquimia” y fuente de nuevas experiencias
y sensaciones no se detiene; la continua aparición
de nuevas especies animales y vegetales no deja
de sorprendernos y hacernos ver cuán grande es
nuestro mundo, con multitud de zonas aún por
descubrir. Nuevos sabores, nuevas combinaciones, nuevas texturas existentes o por descubrir se
incorporan y se incorporarán a la gastronomía con
el fin de buscar los confines del paladar y evocarnos nuevas sensaciones o viejos recuerdos.
Como ocurría con el sonido, no solo este sentido
ejerce ese efecto entre madre e hijo. La madre al
estar comunicada directamente con el feto podría
30
marcar preferencias sobre el sabor. Por lo que si
a una madre le gusta comer sano el hijo tendrá
más posibilidades de que prefiera la comida saludable.
Por ahora no somos conscientes de todo lo que
nuestros sentidos captan, y tal vez sean ellos los
que por un recuerdo o por una sensación ya pasada, hayan tomado las decisiones en ciertos momentos.
La influencia de los valores:
Los valores asociados a los ingredientes también
marcarán las experiencias y las sensaciones producidas en el comedor; así existe un sesgo positivo hacia las verduras y especias recién salidas
del huerto, que puede condicionar un valor más
positivo del plato, no solo asociado a la mejora de
la textura y del sabor. Conseguir la mejor materia
prima es un objetivo primordial, pero cuando la
información sobre dichos productos llega al consumidor, estos tenderán a valorar el producto final
de forma más positiva.
Los valores asociados a los ingredientes
también marcarán las experiencias y las
sensaciones producidas en el comedor
El futuro de la gastronomía viene marcado por la
generación de experiencias, gestionadas en tres
pasos sucesivos: lo primero será identificar, describir mínimamente y diagnosticar la experiencia
de consumo en los puntos de contacto con el consumidor, para luego pasar a manejar la gestión
de sus expectativas y crear, finalmente, vínculos
emocionales en la anticipación, la propia vivencia
y el recuerdo de la experiencia: las emociones representan el 80% de nuestra toma de decisiones:
-Responden al estado afectivo que experimentamos, se trata de cambios orgánicos influidos por
la experiencia. Asimismo tiene una función adaptativa de nuestro organismo a lo que nos rodea con
carácter más o menos pasajero.
-La experiencia es un factor que dispara o influye
en nuestras emociones. Si sabemos qué queremos
generar en nuestro contacto con el cliente (diversión, curiosidad, alegría, sorpresa, etc.) podemos
mejorar la experiencia, generándolas de forma
premeditada, tanto en el proceso previo, como en
la vivencia y en el recuerdo de la misma.
ENSAYOS
La realidad es que estamos ante una oportunidad
histórica para incluir en nuestras estrategias nuevos campos que sumen a la cocina tradicional y a
la innovación, soluciones emocionales para diferenciar nuestras propuestas. <
REFERENCIAS
Bhumiratana, N., Adhikari, K., & Chambers, E.
(2014). The development of an emotion lexicon
for the coffee drinking experience. Food Research International, 61, 83–92. doi:10.1016/j.
foodres.2014.03.008
Contreras, J. (2011). Alimentación y cultura: reflexiones desde la Antropología. Revista Chilena
de Antropología, Nº 11, 95-111.
Edwards, J. S. A., Hartwell, H. J., & Brown, L.
(2013). The relationship between emotions, food
consumption and meal acceptability when eating
out of the home. Food Quality and Preference,
30, 22–32. doi:10.1016/j.foodqual.2013.04.004
Escudero, M. (2014). Elegancia en el plato. El
chef que rescata recuerdo, Massimo Bottura. El
País Semanal, 21 de octubre 2014.
King, S. C., Meiselman, H. L., & Thomas Carr,
B. (2013). Measuring emotions associated with
foods: Important elements of questionnaire and
test design. Food Quality and Preference, 28,
8–16. doi:10.1016/j.foodqual.2012.08.007
Lindstrom, M. (2010). Brand Sense: Sensory secrets behind the stuff we buy. Simonandshuster.
Manzocco, L., Rumignani, A., & Lagazio, C. (2013).
Emotional response to fruit salads with different
visual quality. Food Quality and Preference, 28,
17–22. doi:10.1016/j.foodqual.2012.08.014
Piqueras-Fiszman, B., & Jaeger, S. R. (2014a).
The impact of evoked consumption contexts
and appropriateness on emotion responses.
Food Quality and Preference, 32, 277-288.
doi:10.1016/j.foodqual.2013.09.002
Piqueras-Fiszman, B., & Jaeger, S. R. (2014b).
The impact of the means of context evocation on
consumers’ emotion associations towards eating
occasions. Food Quality and Preference, 37, 61–
70. doi:10.1016/j.foodqual.2014.04.017
Rousset, S., Deiss, V., Juillard, E., Schlich, P.,
& Droit-Volet, S. (2005). Emotions generated
by meat and other food products in women.
The British Journal of Nutrition, 94, 609-619.
doi:10.1079/BJN20051538
Sánchez Benito, J. L. y Pontes Torrado, Y. (2012).
Influencia de las emociones en la ingesta y control de peso. Revista Nutrición Hospitalaria, 27
(6), 2148-2150.
31
ENSAYOS
La educación, entre la sobredosis
y el desorden
JULIO ALMEIDA
CATEDRÁTICO E.U. DE SOCIOLOGÍA. UNIVERSIDAD DE CÓRDOBA
S
eleccionado por el Instituto Español de
Emigración, licenciado en Filosofía en
junio, el lunes 16 de agosto de 1971
debutaba als Lehrer für spanische Gastarbeiterkinder en una pequeña ciudad
de Renania del Norte-Westfalia, el Land más rico
de Alemania. Mis veinticinco niños (y niñas, por
primera vez) aguardaban en fila para entrar en el
aula, en un edificio nuevo de dos plantas. Yo esperaba perplejo porque una madre española lloraba con su pequeño, a quien el director negaba con
firmeza: Nein! ¿Por qué ese niño no podía venir
con los 25 que configuraban la clase preparatoria
de españolitos a los que yo debía hacer entrar con
dignidad en la escuela alemana en plazo breve?
Mientras otras clases caminaban -eran las ocho de
la mañana- el director iba y venía, cuando en una
de sus vueltas, cedió a la atribulada madre: que si
yo estoy de acuerdo... Con el asunto en mis manos
me fui a ella, que con su llanto había removido y
puesto en vigor la famosa organización alemana,
pues los padres deciden bajo su responsabilidad
el acceso al primer curso, aunque suelen aceptar
el dictamen de la escuela. La única pregunta era
si el chico tenía seis años, cumplideros antes del
31 de diciembre. Y entonces la madre, con fuerte
acento gallego, me precisó entre sollozos, al tiempo que el niño pasaba a mi jurisdicción: "Aquí no
es así. Aquí sólo entran en la primera clase los que
han nacido antes del 30 de junio; los de la segunda
mitad del año, si no los ven maduros, no los dejan entrar, pero mi hijo..." Aunque de diciembre,
fue bien nacido de sobra. Esa primera lección del
buen hacer alemán me la proporcionó una gallega
temerosa de que su vástago tuviera que pasar un
año en el Schulkindergarten (obligatorio), ya no
Kindergarten (voluntario). Y comprendí en seguida, antes de pisar nuestra aula, que aquellos descendientes de quienes liquidaron a las legiones
de Varo el 9 de la era cristiana no repetirían tanto
como en España. Y en efecto, hoy en día fracasan
y abandonan así como la mitad de lo que solemos
nosotros. Después hemos sabido que la pequeña
Angela Merkel, como cientos de miles de niños
alemanes, nacida en julio del 54, que se habría
incorporado al primer curso en 1960 de ser española, no lo hizo hasta 1961. Claro, la educación
obligatoria, que dio comienzo en Francia en 1881
-poco después de la derrota de Sedán, un siglo
después de la Revolución-, se había adelantado
en Prusia bajo el grande Federico II. En fecha tan
temprana como 1763, fueron cinco cursos de educación obligatoria para empezar, y en 2013 celebraron sus 250 años de Schulpflicht. Ciertamente,
nos llevan algunas generaciones de ventaja.
La educación obligatoria, que dio comienzo
en Francia en 1881, (...) se había adelantado
en Prusia bajo el grande Federico II
Unas semanas después, observando el director
que yo daba mis horas de clase vespertina de lengua y cultura españolas a los niños integrados en
la escuela alemana hasta agotar los 60 minutos (a
partir de las 14:30, cinco en tres tardes), tuvo que
llamarme al orden. "Señor, usted no sabe lo que es
una hora de clase, y sobrecarga a los niños españoles." Nuestras horas del instituto, de la escuela
33
Cuenta y Razón | Primavera 2016
normal y de la universidad duraban cincuenta minutos. Por la tarde, sin timbrazos, los diez que yo
les propinaba, que a mí me parecían un redondeo
pasable, son allí un cuarto de hora de más. Y todo
empezaba a estar claro en aquella economía: con
menos dosis, más tiempo de estudio personal. Y
habiendo advertido para entonces: a) que aquellos cursos escolares son más accesibles que los
de nuestra presuntuosa EGB, b) que las semanas
lectivas llegan a treinta y ocho, desde Primaria
hasta el final del Gymnasium, y c) que la figura
del director profesional es incomparable con la
débil dirección en funciones de estos pagos, entendí con claridad que nosotros estábamos en la
vía equivocada. Traté de demostrarlo en mi primer libro sobre La escuela española ante la Comunidad Europea (Fragua, 1983).
¿Estábamos o estamos? Recuerdo todo esto porque, cuando propuse que las seis horas diarias
que tocaban en nuestra antigua Escuela Universitaria de Magisterio, se dieran en 45 minutos e
introduciendo la posible hora doble de 90, como
se hace en Alemania en los tres grados, alguien
trabucó las cuentas y las tres horas dobles se
transformaron mágicamente en cuatro, 8 diarias, cuarenta semanales. Adiós al estudio que
se buscaba. Cuando recientemente, por primera
vez en la historia, el ex ministro de Educación
Wert ha considerado necesario incluir la enseñanza Primaria en la contabilidad de Secundaria
y Universidad (de Alemania y Polonia, de Finlandia y China), una resistencia numantina de
ciertos maestros y profesores cuestiona la hora
académica de 45 minutos, vieja unidad de medida desde primero de Primaria hasta la Universidad. Al oponerse algunos en aras del consenso
(el fraudulento tejemaneje del consenso, matizaba Cela, senador real cuando la Transición), se
recuerda la mayor anchura de vía del ferrocarril
carpetovetónico, que entorpeció nuestra comunicación con el resto de Europa durante decenios,
o el siglo que tardó en imponerse el sistema métrico decimal en las escuelas españolas, y aun
el sistema escolar entero. Todavía hay personas
que prefieren las fanegas de tierra a las hectáreas, si bien el mundo anglosajón aún utiliza los
pies y los galones, mejor que los metros y los
litros que impuso la dulce Francia a raíz de su
Revolución. Pero el lector no entenderá nada si
no sabe que por el mundo adelante los niños de
primero se inician con un horario menor que los
mayores, como resulta muy inferior la jornada
laboral de sus padres, que con una pausa fugaz
34
para comer y beber, vuelven a casa mucho antes;
no puede entender si ignora que ellos y los finlandeses, sus discípulos más aventajados, están
recibiendo menos horas anuales, pero durante
más días lectivos, los 190 que corresponden a 38
semanas; en fin, que los universitarios europeos
se bastan con menos horas lectivas a la semana, lo que permitía al joven Ortega estudiar las
trece o catorce horas diarias de trabajo que necesita, como le escribe a su novia desde Leipzig
en 1905. (13 o 14 horas es hoy el promedio de
nuestro universitario, pero por semana.)
Todavía hay personas que prefieren las
fanegas de tierra a las hectáreas, si bien
el mundo anglosajón aún utiliza
los pies y los galones (...)
Cuando, cansado de protestar, pues el metro de
los albañiles no difiere del de los buzos ni los
clubes de nuestra segunda División de fútbol
quieren jugar partidos más largos que los de la
primera División inglesa; cuando había imaginado que nuestros estudiantes de Magisterio serían
los mejores de España, voté en contra de la interpretación en la Junta de Facultad y la decana
declaró: "Se aprueba el horario del año próximo
con el voto en contra de J. Almeida. Pasamos al
punto siguiente." Sí, pero el vicedecano (Luis Rodríguez, a quien Dios guarde) anotó mi testimonio
y las cuatro horas dobles de 90 minutos, luego de
ese año, nunca volvieron. Las tres horas dobles
propuestas por mí jamás se pusieron en vigor, y
seguimos varios años en cuatro tiempos de 75
minutos. Son horarios anárquicos y feroces que
amamos con delectación morosa y que impiden el
estudio sosegado, y el penúltimo encontronazo fue
cuando el ministro Wert corrigió a los estupefactos rectores; si no lo corrigieron a él, no sabemos.
Las tres horas dobles propuestas por mí
jamás se pusieron en vigor,
y seguimos varios años
en cuatro tiempos de 75 minutos
Los niños españoles, que suman y restan hasta
dos dígitos en primer curso, pasan en segundo
a tres dígitos, pero el niño alemán sigue con dos
y pasa a tres en tercero, cuando éstos ya van
ENSAYOS
por cuatro y se lanzan a multiplicar ocupando
un espacio incalculable para que asignaturas
que deberían ser indefectibles como la Música
(que estaba presente en la Grecia clásica y goza
en los países del centro y norte de Europa de
horario noble) no quepan en el currículo de la
vida española. Si consideramos la escolarización
prematura de muchos españolitos, advertiremos
que sufren por necesidad y fracasan por obligación porque dedican esfuerzos extraordinarios a
aprender cosas que sus coetáneos nórdicos estudian un año después, o dos. Por tanto, no diría
yo que todos ingresaran a los siete años, como
se hace en Finlandia con lujo vital; pero obligar
a la totalidad a entrar en primero el año en que
cumplen seis años, hayan nacido en enero o en
diciembre, es un factor de grave riesgo, sobre
todo para los varoncitos, inmaduros de suyo para
la descomunal batalla. Cuando oigo hablar de alguno que va mal en la escuela y me corroboran
que nació en la segunda mitad del año, sospecho
que en otros países iría feliz en un curso anterior.
La ansiedad y la prisa de unos y de otros -de la
Administración abajo, de los padres arriba- hacen daño irreparable; y arreglar estos problemas
con deberes sobredimensionados, que es lo que
se prefiere, es una estrategia letal, pero parece que nadie asocia los efectos deletéreos a las
causas alevosas. Tenemos el modelo finlandés
en Fuengirola, provincia de Málaga, donde hay
un colegio de esos niños celebérrimos educados
por maestros admirables. ¿Por qué no aprender
de ellos? Tienen seis clases y seis recreos. Es
un poco lo que teníamos nosotros, sólo un poco.
A nosotros siempre nos dejaban diez minutos libres entre clases y jamás vimos a dos profesores
juntos en el aula. Pero una hora de clase, y otra y
otra, sin descanso: 180 minutos de una sentada,
como se usa en la Secundaria, ¿a qué obedece?
Media hora y luego otros 180 minutos. Lejos de
las ciencias de la educación, con esa fórmula
ceban a los patos para convertirlos en fuagrás.
En muchos lugares a la jornada doble se añaden deberes inconmensurables. ¡Eso es aburrir
y asesinar en serie!
Y nada resulta hacedero sin Rektor profesional
(que así figuran en la guía telefónica). Por estos
días y por estos años se descubren con inquietante frecuencia casos de bullying, de matonismo en
las aulas, porque los muchachos aplicados molestan en el aire indolente que se respira en la
enseñanza pública. Con demasiada frecuencia los
holgazanes se envalentonan, se erigen en chusma
de mamarrachos y los buenos corren riesgo de
crucifixión. Y no se diga que los empollones han
sido de antiguo acosados por los vagos en todas
partes (amigablemente me tocó distinguir a algún
compañero la diferencia entre empollar huevos y
estudiar libros) o que envidiar a quienes sobresalen es vicio nacional inveterado, lo que también
es cierto. Puede leerse Abel Sánchez, la novela
clásica del problema, que publicó Unamuno en
1917, y recuérdese cuántas veces advirtió Julián
Marías el rencor contra la excelencia. El descenso de nivel de nuestros bachilleres lo notamos
en las facultades universitarias, pero se incoa en
los primeros cursos de Primaria, en esos niños
que crecen sometidos prematuramente a horarios
de mayores. Y junto con la indiferencia de los
padres, muchos de los cuales no ejercen de tales, nuestros adolescentes y jóvenes, huérfanos
de padres vivos (que decía don Julián), yo creo
que no se hallan en medio de la sin-autoridad
vigente en escuelas e institutos públicos. Muchos
adolecen hoy de sinautorititis, el concepto que le
sirve a don Américo Castro para entender a los
españoles en su historia, y que rige por amplio e
indisculpable consenso silencioso. En fin, no se
entiende la voluntad siniestra de dirección floja
que lucen los docentes primarios y secundarios.
Y es una vergüenza la presencia de agentes de
la autoridad en el colegio. A decir verdad, esos
uniformes de los guardias apuntan a la autoridad civil, que brilla por su ausencia -hasta en
ese atuendo zarrapastroso, en ese tuteo imposible- y que deja hacer a los acosadores. ¿Cuándo
van a comprender esos docentes sinautoritarios y
la Administración que así como no hay orquesta
sin batuta ni barco sin capitán, un colegio con
autoridad compartida -un endemismo hispano y
portugués- es un camelo que conduce a la situación esquizofrénica en que vivimos?
No se entiende la voluntad siniestra de
dirección floja que lucen los docentes
primarios y secundarios
La penúltina constatación de la OCDE ratifica por
enésima vez lo que sabíamos: "Un estudiante socioeconómicamente desfavorecido en España tiene
tres veces más probabilidades de tener bajo rendimiento escolar que uno de un entorno favorecido."
Así informa Elena Mengual en El Mundo el 11
de febrero de 2016. Que los padres vinculen el
35
Cuenta y Razón | Primavera 2016
bajo rendimiento al sistema educativo, tampoco
sorprende, pero es una afirmación discutible por
cuanto ellos son parte del problema y de la solución. El ministro en funciones Méndez de Vigo
entiende que para reducir "el fracaso escolar y
el abandono" es fundamental la "detección temprana del bajo rendimiento". Ahora bien, señor
ministro: ¿no está detectado desde hace mucho
ese bajo rendimiento de nuestros quinceños y
quinceñas de la red pública, al menos desde que
PISA empezó a evaluarnos a todos con finura
indiscreta: 24 por ciento en matemáticas, 18 en
lectura, 16 en ciencias, según las últimas mediciones? (Cuando llegan a la edad en que estudiar
no es obligatorio, abandonan más de la cuenta, y
no pocos, mal informados, se refugian donde no
les interesa.) Se deben tomar ya otras medidas
36
tan graves como urgentes. Dos días después de
las palabras del ministro de Educación un grupo de mil investigadores de dieciséis países ha
descubierto la existencia de ondas gravitatorias,
cien años después de que Einstein las previera; el
propio físico temía que nunca se percibieran. Dos
agujeros negros que chocaron hace 1.300 millones de años luz, se oyen y se ven ahora con aparatos de altísima precisión. ¿Cuántas promociones,
cuántas generaciones se echarán a perder todavía
para que se compruebe que todo está "Contado,
Pesado, Dividido", como leemos en el libro de
Daniel, capítulo quinto?
El gran pacto para la educación, que el ministro
Ángel Gabilondo casi consiguió al final de su
mandato, no puede aplazarse ni un curso más. <
ENSAYOS
Homenaje universal al idioma español
IGNACIO BUQUERAS Y BACH
PRESIDENTE DEL COMITÉ EJECUTIVO DEL HOMENAJE UNIVERSAL AL IDIOMA ESPAÑOL
PRESIDENTE DE LA FUNDACIÓN INDEPENDIENTE
L
a Fundación Independiente -1987-,
tiene como objetivo prioritario el fortalecimiento de la sociedad civil, para
lo que se precisa una ciudadanía más
participativa, asociativa, solidaria y
democrática, y unos referentes para avanzar en su
consecución. Desde 1996, entre sus muy diversas
actividades, celebra anualmente un Homenaje
Nacional/Internacional a un ESPAÑOL/A UNIVERSAL. Los tres primeros fueron: Camilo José
Cela, Plácido Domingo y Vicente Ferrer; los tres
últimos han sido: Rafa Nadal, Valentín Fuster y
Juan Miguel Villar Mir.
En 2014 la Fundación Independiente tomó el
acuerdo de convocar un HOMENAJE UNIVERSAL AL IDIOMA ESPAÑOL.
A los importantes y trascendentes motivos por los
que la Fundación Independiente tomó el citado
acuerdo de convocar y organizar el HOMENAJE
UNIVERSAL AL IDIOMA ESPAÑOL, se sumaron 39 importantes instituciones y entidades muy
representativas de nuestra sociedad.
El primer acto del Homenaje tuvo lugar en el
Club Siglo XXI de Madrid, el 6 de noviembre
de 2014.
Otro acto importante tuvo lugar en el Foro Internacional del Español, el 23 de abril del 2015,
Día de Cervantes y del Libro, en IFEMA. Entre otros actos destacados del Homenaje, fueron
las Tribunas Independientes con los directores de la Real Academia Española: los profesores
José Manuel Blecua -18/09/14-, y Darío Villanueva -11/02/15- y el Director del Instituto
Cervantes, Víctor García de la Concha-18
/11/14-. Dignos de mención fueron los actos que
se celebraron en el Convento de las Trinitarias
-18/06/15-, en que se homenajearon los restos de
D. Miguel de Cervantes; y en la Academia de
las Ciencias y las Artes Cinematográficas de
España, -24/06/15- con la proyección de la película “Amanece que no es poco” con la asistencia
del presidente de la Academia y diversas personalidades del mundo del cine y de la cultura.
El acto institucional de Clausura del HOMENAJE
UNIVERSAL AL IDIOMA ESPAÑOL se celebró
en el Congreso de los Diputados, en la Sala
“Ernest Lluch”, el 29 de junio de 2015, bajo la
presidencia de D. Jesús Posada. El citado acto
institucional de Clausura tuvo una especial y muy
potente presencia en los medios, en las redes, y fue
retransmitido en directo por twitter y streaming.
Un libro histórico ha recogido todas las actividades desarrolladas con motivo del HOMENAJE UNIVERSAL AL IDIOMA ESPAÑOL. En el
mismo, entre más de 70 destacados documentos,
publicamos los Testimonios de ocho Jefes de
Estado americanos, y otras personalidades de
gran relieve, entre ellas el Presidente del Gobierno de España, representantes de altas instituciones del Estado, destacados empresarios,
directores de las Academias americanas de la
Lengua y Españoles Universales, a los que
aludíamos antes.
También se publican los discursos de los Premios Cervantes y los de los Nobel de literatura española, lo que hacen que sea una
publicación única.
37
Cuenta y Razón | Primavera 2016
Mesa Presidencial del Acto de Clausura del HOMENAJE UNIVERSAL AL IDIOMA ESPAÑOL. De Izq. a Dcha.: Dña. Claudia Peña Butrón, Secretaria General del Consejo Atlántico Juvenil Español; Dña. María Rey, Representante de la Federación de Asociaciones
de Periodistas, FAPE; D. Ignacio Buqueras y Bach, Presidente del Comité Ejecutivo
del Homenaje Universal al Idioma Español y de la Fundación Independiente; D. Jesús
Posada, Presidente del Congreso de los Diputados; D. Juan Velarde Fuertes, Presidente
del Instituto España y de la Real Academia de Ciencias Morales y Políticas; y D. Luis
Martí Mingarro, Presidente de la Unión Iberoamericana de Colegios y Agrupaciones de
Abogados.
La Conclusiones aprobadas en el HOMENAJE UNIVERSAL AL IDIOMA ESPAÑOL fueron las siguientes:
-El español es el mejor y más poderoso nexo
de unión entre los ciudadanos de España.
-En todos los niveles de la enseñanza se debe
fomentar una profunda estima y un amplio conocimiento de la Lengua Española, tesoro
de valor espiritual, cultural y material incalculable. Tal estima debe llevar a defender el
idioma español frente a extranjerismos y barbarismos.
-Invertir en la expansión del idioma español
es muy rentable.
-Valorizar el español en las áreas de educación, cultura y negocios, al máximo nivel.
38
-La potencia demográfica y la funcionalidad del
español como lengua, ocupan un lugar destacado en el panorama internacional: más de 500
millones de personas lo hablan en los cinco continentes, 470 millones como lengua materna.
Invertir en su expansión resulta altamente rentable, pues se trata de un bien público que incrementa su valor, sin coste alguno añadido,
cuanto mayor número de personas lo utilizan.
-Una de las principales funciones de los medios de comunicación debe ser dar ejemplo en
el buen uso del idioma escrito en prensa y hablado en las emisoras de radio y televisión.
-La sociedad del conocimiento experimenta una
vertiginosa expansión a través de lenguas universales como el español. Por tal motivo, nuestro idioma debe ocupar un lugar de privilegio
en esta enorme canalización del progreso.
ENSAYOS
-El futuro es nuestro porque es español, porque
millones y millones de personas en todo el mundo piensan, sienten, hablan, aman, investigan,
escriben, sueñan y viven en español.
-El idioma español, lengua para la justicia en
Iberoamérica. La justicia de los hombres fracasa
y triunfa, duerme y se despierta. Y quienes usamos el idioma español para pedir justicia, cuando entre América y España se intercambian el
día y la noche, retornamos a buscar la concordia
en español, la voz del juez en español, la paz de
la sentencia en español.
-Desterrar todo complejo de inferioridad en el
uso de nuestro idioma.
-La imagen sola, que tanta importancia ha adquirido y sigue adquiriendo y a la cual rendimos
admiración y pleitesía, no nos basta para comunicarnos, necesitamos una herramienta anterior,
nuestra lengua. Por eso es tan importante el
fomento del amor a nuestro idioma, el español,
desde que los niños inician su utilización.
El histórico libro sobre el HOMENAJE UNIVERSAL AL IDIOMA ESPAÑOL fue presentado en
la Real Academia Española el 1 de marzo, en
un acto presidido por Dña. Soraya Sáenz de
Santamaría, Vicepresidenta del Gobierno,
con las intervenciones de: Monseñor Renzo
Fratini, Nuncio Apostólico y Decano de los
Embajadores en España; D. Ignacio Buqueras y Bach, Presidente del Comité Ejecutivo del HOMENAJE UNIVERSAL AL IDIOMA
ESPAÑOL y de la Fundación Independiente;
y con D. José Luis Sánchez Ron, Vicedirector de la Real Academia Española.
Está previsto que el libro sea presentado en España en varias capitales autónomas, y en la mayoría
de las capitales de países hispanoparlantes.
El español es uno de los valores
más importantes y potentes
de nuestro patrimonio
Consideró de singular importancia que se potencie todo lo relacionado con nuestro idioma, el
español, que es uno de los valores más importantes y potentes de nuestro patrimonio. En estos
momentos complejos y críticos, consideramos
que puede y debe ser nexo de unión entre los
pueblos, expresión del mejor multiculturalismo
y signo de solidaridad entre los ciudadanos. <
Clausura del Homenaje con los representantes de las entidades convocantes del
Homenaje Universal al Idioma Español
39
ENSAYOS
Cultura y Marxismo en la España
del siglo XX
(quinta parte)
JOSÉ MANUEL CUENCA TORIBIO
CATEDRÁTICO EMÉRITO DE HISTORIA CONTEMPORÁNEA UNIVERSAL Y DE ESPAÑA
UNIVERSIDAD DE CÓRDOBA Y DE SAN PABLO CEU
D
e internis, necquae Ecclessia.
Respetando su legítima opción,
ahora sólo ha lugar para agotar los
adjetivos meliorativos en honor del
libro de Thompson, el más conocido
y acaso también, según opinión generalizada en
la crítica de su propio país, el más relevante del
cuarteto o sexteto de los historiadores del “grupo
comunista” constituido a raíz de la Guerra Fría
y disuelto tras el primero de los grandes jalones de su itinerario, esto es, en 1956, después
de la crisis húngara y polaca de ese año. Artista
y científico al mismo tiempo35, en posesión de
lenguas y disciplinas múltiples y con una experiencia vital envidiable -combatió en los frentes
de Italia y Francia durante la última fase de la
Segunda Guerra Mundial- por todo interesado
y por mucho comprometido -desarme nuclear,
declive de Europa, crisis de la izquierda postcomunista, calidad de la democracia representativa-, su libro dio auténtica voz a “los de abajo”, concepto historiográfico que en su mágica
y abastada pluma tendría, después de la de Michelet -no por romántica menos penetrante-, la
definición y desarrollo tan largo tiempo esperados por la historiografía del siglo XX36. Pese al
carácter desenfadado y desinhibido de su autor,
un clásico marxista en toda regla se introducía
con La formación histórica de la clase obrera
en el templo de Clío más venerable. La historia del movimiento obrero tantas veces intentada
realizar con empaque verdaderamente rigurosos
-Dolleans-, y equiparable en todo a las más prestigiosas de los diversos paisajes historiográficos,
obtenía con la obra thompsoniana el marchamo
de la mayor garantía intelectual. Tras la primera
oleada de sus lectores se desató en las hornadas
contemporaneístas más juveniles una intensa
satisfacción al comprobar que su pasión investigadora por la historia del proletariado estaba
avalada por un especialista de excepción, que
le había otorgado las patentes científicas más
preciadas. Un nuevo e importante capítulo en el
desarrollo de la historiografía española se abrió
entonces, con expectativas no defraudadas, pero
tampoco, quizá, muy colmadas. Curiosamente
-¿podría decirse también y sintomáticamente?el autor de Miseria de la teoría (Barcelona, 1981)
-la segunda de sus obras en cuanto a alcance e
influjo en el público hispano- sólo estuvo dos
veces en la Península. Al contrario que sus colegas franceses, de incontenible pasión viajera,
los británicos son poco propensos a traspasar
las fronteras de la Commonwealth. Pero aun así,
el dato resulta un tanto extraño y, en cualquier
caso, lamentable, pues una estancia en ella -a
la manera, por ejemplo, de las frecuentes visitas
que hizo a su solar E. J. Hobsbawm, el único integrante del “grupo comunista” que no abandonó
la militancia política en 1956- hubiere sin duda
redundado en un cultivo más alquitarado de la
reconstrucción de “la gente de abajo"...
41
Cuenta y Razón | Primavera 2016
La obra España (...) del profesor de Oxford
Raymond Carr, encabezó
la lista de libros más solicitados
por el público culto
La alusión -tan justa- al valor e impacto del libro de Thompson ha hecho conculcar la regla del
tiempo singularmente sagrada para el aprendiz
de historiador. Años atrás de su traducción castellana, al despegar quizá el decenio más fecundo y descollante del contemporaneísmo hispano
y, en conjunto, de toda la historiografía española
del siglo XX, otro autor netamente inglés, pero
polarmente contrapuesto al que nos ha ocupado
más arriba, alcanzaba la gloria en nuestro país.
“Descubierto” para su público por una amplia
reseña en Hispania a cargo del notable hispanista germano Hans Juretschke, la obra España
(1808-1939), publicada en 1966 del profesor de
Oxford Raymond Carr, fue rápidamente vertida
al castellano (Barcelona, 1969) y con idéntica
rapidez encabezó la lista de libros más solicitados por el público culto de una nación cuyos
cuadros no paraban de aumentar y ensancharse.
En plena ascensión de la bibliografía británica
extramuros de los grandes circuitos oxfordianos
y cambridgianos y de otras reputadas universidades del Reino Unido, la llegada de un producto netamente incardinado en la gran escuela
histórica de corte liberal, presidida y coronada
por nombres tan reputados, como en el siglo XX,
Namier, era sin duda una buena noticia como
elemento de contraste y enriquecedor pluralismo. De otra parte, además, tanto los autores del
“Grupo Comunista” como sus exégetas y seguidores españoles tuvieron siempre -y no hay señales, a la fecha, de abandono de su ahincada
postura- el prurito de subrayar el adanismo de su
labor 37, como si ésta se realizase en el desierto
y no en el solar de Lord Acton (1834-1902) y,
últimamente, G. M. Trevelyan (1876-1962), cuya
Historia social de Inglaterra en nada tiene, ciertamente, que envidiar a las más encumbradas y
pandereteadas en su cotizado género38.
...Tanto los autores del “Grupo Comunista”
como sus exégetas y seguidores españoles
tuvieron siempre el prurito de subrayar el
adanismo de su labor
42
Cuando las corrientes liberales y conservadoras
más moderadas se declaraban felices por haber
encontrado en el libro de Carr la guía y la obra
de referencia que, para el periodo contemporáneo, anduvieron buscando desde finales de los 50
como gran relato de la contemporaneidad, Fontana Lázaro dio a la imprenta su tesis doctoral
defendida, en un acto de masas, en la flamante
Universidad Autónoma barcelonesa. La estela de
la obra de Carr -presidente, entre 1968-88, del
oxfordiano St. Antony´s College, hogar intelectual
de contemporaneístas tan sobresalientes como,
entre otros del barcelonés J. Romero Maura, el
ferrolano Santos Juliá, el donostiarra Juan Pablo
Fusi Aizpúrua o el madrileño José Varela Ortega-,
recibida, según acaba de decirse, con zalagarda
por, en lenguaje muy de la época, los críticos de
la “derecha civilizada” y los profesionales más
asépticos39, no pudo ni de lejos equipararse con
la dejada por La quiebra de la monarquía absoluta. Con método y planteamiento, en puridad, nada
disímiles de los aplicados por los sectores historiográficos en línea con la tradición humanista y
de antenas más sensibles en punto a tendencias y
nuevos enfoques en el menester de Clío, la obra
del autor La caza del zorro en Inglaterra no sedujo
especialmente a los jóvenes, interesados ante todo
por la cuestión del método como palanca primordial para la ruptura con las corrientes positivistas,
que, heredadas del Ochocientos, habían llevado,
en su opinión, a la historiografía española a un
callejón sin salida. Sin colindancia alguna con la
escuela de Past and Present, la propuesta metodológica de Carr era claramente insuficiente, por
no decir nula, a la hora de equilibrar, y nada se
diga de desbancar, la de aquélla, venero esencial
del modelo cultural basado en el marxismo dialéctico, que ambicionaba implantarse hegemónicamente en la vida intelectual española40
Curiosamente, España se convertía en campo de
Agramante de especial trascendencia para la legitimación definitiva del modelo en su área quizás más esencial. Redactadas y editadas en su
país de origen casi simultáneamente, las obras
de Thompson y Carr -conocidas en el solar hispano por algunos especialistas antes de su versión
española- refrendarían en éste las virtualidades
de sus antagónicas concepciones. La historia
humanística de corte más clásico como la elaborada en los santuarios de Oxford y Cambridge
y reflejadas canónicamente en sus respectivas
historias de Gran Bretaña y su imperio, de un
lado, y la surgida un tanto extramuros del Alma
ENSAYOS
Mater oxiense y cambridgiana, de matriz y finalidad claramente marxistas al ver la evolución
de la humanidad a la luz de la lucha de clases40
bis
. En la contienda metodológica y al margen de
circunstancias ya expuestas, la visión braudeliana descubría per se su inoperancia, reforzándose el hecho con el de la casi completa ausencia en la misma Francia de cultivadores de los
últimos siglos salidos de sus filas u obedientes
a la escuela de los Annales. La modernización
del contemporaneísmo hispano no provendría,
pues, del movimiento historiográfico tal vez más
importante del siglo XX, nacido en el crepúsculo de su condición de gran potencia. Igualmente sucedería con la revolución metodológica
representada por el grupo de historiadores británicos de 1956, que iniciaría su auge con la
obra de Dobb y alcanzaría su vértice con la de
Thompson. Frente a la consagración del método
dialéctico en el terreno más vivo y simbólico de
la edad contemporánea -el orto y desarrollo del
movimiento obrero en el Reino Unido-, la obra
de R. Carr no pasaba de ser una lectura inteligente, muy inteligente, sobre el pasado reciente
de un pueblo del que su autor carecía de una
mínima información a la hora de su graduación
profesional. Junto con el ahincado deseo -muchas veces materializado en sus páginas- se serenidad y ponderación, apenas si había otra nota
innovadora en España, que el asiduo empleo de
fuentes literarias, recurso, por cierto, muy utilizado por la historiografía inglesa clásica, la más
resistente en la visión estética de la Historia, de
tal firmeza que llegó a encontrar eco incluso en
sus críticos, siendo al respecto el mayor ejemplo la obra del propio E. Thompson41. La fuerte
incardinación de Carr en esferas madrileñas de
máxima influencia política y cultural junto con
sus indudables méritos, explican la audiencia
de su libro frente a la desatención de las jóvenes hornadas del contemporaneísmo. La resuelta apuesta del que sería el maître à penser por
excelencia de su carrera en la editorial a su vez
más importante en su formación y gustos ponen
al descubierto asimismo una de las causas tal
vez de mayor relieve a la hora de describir el
que sería ya triunfo definitivo del modelo progresista en su connotación más marxistizada.
No importaba ya a sus ojos la difundida opinión
de la no excesiva presencia de la historia en el
pensamiento de Marx y de las controversias de
escuela en torno a ella 42. Ante el biempensante
y clorotizado discurso académico, el preconizado por los adictos del materialismo histórico
ofrecía en los textos la más cegadora evidencia.
El resultado de la confrontación en tierras del
Santo Oficio de las obras de Carr y Thompson
constituía la prueba más innegable43.
La modernización del contemporaneísmo
hispano no provendría, pues, del movimiento
historiográfico tal vez más importante del
siglo XX, nacido en el crepúsculo de su
condición de gran potencia
Así, pues, la concurrencia temporal del libro
de R. Carr con el de Fontana no entrañó mayor
competencia para el de éste, objeto desde el día
siguiente de su aparición -con honores editoriales de primer rango y un tanto extraños en la
hasta entonces sobriedad publicística del ramo
de Clío- de auténtico culto en los círculos más
influyentes del contemporaneísmo hispano y,
en general, de todas las esferas historiográficas.
Por fin, sus hornadas más recientes iban a poder
saciar sus ansias metodológicas y, en conjunto,
su deseo de una “nueva historia” con un libro
de autoría nacional. El imperio omnímodo de la
traducción para introducirse en cualquier vía
del pensamiento actual de sesgo más avanzado
y progresista en todos los planos iba a restringir
drásticamente sus límites. En el territorio más
sensible y de mayor impacto para la corriente
marxista de la España del último siglo y medio,
el tránsito del Antiguo al Nuevo Régimen con
el ascenso y hegemonía de las clases burguesas,
podría radiografiarse a la luz del más depurado y
acribioso método marxista en el libro-evangelio
del investigador catalán, militante activo y prestigioso del PSUC desde largo tiempo atrás44.
El tema sobre el que correrían ríos de tinta y,
semejándose a la tela de Penélope, drenaría los
mayores esfuerzos teóricos y metodológicos de los
representantes más cimeros el materialismo histórico y una legión de sus admiradores y discípulos,
quedó sobre la mesa de operaciones de la citada
obra. Sus páginas se colocaban en el umbral del
asunto propiamente dicho; pero su utillaje, bien
probado ya y mejor engrasado, estaba, con deslumbramiento, a disposición de los iniciados y de
los aspirantes a serlo45. El modelo concreto sobre
la crisis del Antiguo Régimen y la revolución burguesa no estaba por entero ultimado en la obra,
en la que elaboración teórica y base empírica en
43
Cuenta y Razón | Primavera 2016
ocasiones no se ajustaban. En 1973 -aparición en
Madrid, en el Instituto de Estudios Fiscales, de su
espléndido libro Hacienda y Estado en la crisis final del Antiguo Régimen español, 1823-1833, continuación en buena medida del anterior- y 1974,
en la segunda edición de La quiebra de la…, el
acoplamiento entre ambas se perfeccionó en ciertos puntos capitales, como resultado, en parte, de
los valiosos comentarios que, siempre desde una
actitud elogiosa y alineada doctrinalmente con
la de Fontana, hicieran a la original plumas muy
cualificadas. El timing de la conversión de la burguesía en clase dominante así como su integración
-hegemónica, compartida o incluso ancilar- en el
gramsciano “bloque de poder” fueron aspectos capitales de la argumentación del tema que nunca,
según sus glosadores, llegaron a tener en él la suficiente claridad. Con el olimpismo característico
de su ancha vena de polemista de genio, el autor
respondería con el silencio a parte de dichas reservas -salvo tres o cuatro alusiones positivas-; y en
sus múltiples escritos no hay, por ejemplo, apenas
referencias hechas por Fontana a historiadores de
su mismo ideario en el candelero durante algunos
años, a sus ojos, parvenus en el selecto club de
los historiadores marxistas europeos, en el que
Fontana fue bien recibido desde joven. En el tema
aludido y abandonado casi definitivamente por su
pluma al advenir los años ochenta, su última posición -manifestada en un artículo antológico del
primer número de la revista fundada por su gran
amigo M. Sacristán en 1979: “Sobre revoluciones burguesas y autos de fe.” (Mientras tanto, 1,
1979)- reafirmaba el núcleo de su argumentación
ya conocida. El pactismo fue el instrumento para
acceder al nuevo horizonte histórico que comportaba el triunfo del liberalismo. Carente de medios
y fuerzas para reclamar e imponer su protagonismo solitario en el cambio, éste debía provenir de
una transacción con la vieja clase dirigente representada por la nobleza. Sin una contestación
campesina masiva e intensa y siendo la última de
las grandes naciones occidentales en experimentar el tránsito del viejo al Nuevo Régimen, toda la
literatura crítica europea acerca de la gran revolución hizo de lubrificante destacado para llegar a la
confluencia de intereses y pensamiento de las dos
clases obliterando cualquier camino a la hegemonía burguesa46.
Con rasgos de verdadero clerc, del insomne taller fontaniano continuarían saliendo -siempre
con vis polémica y potencia analítica- estudios
tras estudios que le granjearon un respeto cuasi
44
universal en el gremio historiográfico europeo y
suramericano47. A la hora de enjuiciar los frutos
más serondos del materialismo dialéctico en la
historiografía intersecular, los de su titánica labor se incluyen indefectiblemente entre los primeros. En la senectud, su inseparable compañero
de afanes editoriales y esperanzas políticas, el
historiador y hombre en la sombra de trabajos
de inmenso caldo de ingeniería social y cultural,
Gonzalo Pontón, crearía una Biblioteca Fontana
para la publicación de sus opera Omnia48. No por
marxista el genio hispano dejó fuera de su vasto dominio tan loable empresa, cuyo curso quedó
pronto interrumpido.
El historiador y hombre en la sombra de
trabajos de inmenso caldo de ingeniería
social y cultural, Gonzalo Pontón,
crearía una Biblioteca Fontana para la
publicación de sus opera Omnia
El libro de Fontana significó la mayoría de edad
de la metodología y bibliografía marxistas en la
España de la dictadura. A partir de 1970 no sólo
existía un acabado modelo a la altura del tiempo
de la interpretación de la historia sobre los rieles
puestos por Marx en las disciplinas sociales un
siglo atrás, sino igualmente la literatura filosófica e historiográfica más saliente publicada en la
segunda postguerra mundial con pie de imprenta
español se encontraba ya en los anaqueles de librerías y bibliotecas. Aun en un tiempo transido
de voluntad futurista era la hora de echar la vista
atrás y rendir un merecido homenaje a los precursores y adelantados. Entre éstos, ninguno más
unido a Fontana cordial y espacialmente que su
camarada político y guía intelectual que Manuel
Sacristán. “En aquest no haver abdicat mai de
la seva capacitat de pensar críticamente creo que
es troba la base d’una de les aportacions millors
que Manolo ens va fer a tots nosaltres; a la cultura marxista catalana. Aquesta aportació, ho he
dit d’altres vegades, ca ésser la d’acostumar-nos
a entendre el marxisme com un mètode obert, com
una ajuda per a pensar, i no com un joc de respostes ja escrites d’avangada, que podien trobar-se
als manuals. Vam aprendre a ser marxistes sense
el menor respecte per la lletra dels textos sagrats i,
sobretot, amb el major dels menyspreus per tota la
teologia que s’havia anat acumulant al damunt
d’aquests textos” 49.
ENSAYOS
Habent sua fata libelli. La prosa enjuta y limpia
de M. Sacristán, ejemplo admirable de justeza y
labilidad para expresar el pensamiento conceptual y eludir al propio tiempo el censorio lápiz
rojo así como la visión del marxismo abierto de
Fontana, se revalorizarán por el lector de Los
conceptos elementales del materialismo histórico,
de la profesora chilena Marta Harnecker, el libro
quizá más publicitado y difundido en la bibliografía del tema. Discípula parisina de un dios
mayor de la bibliografía marxista de la segunda
mitad de la centuria pasada, Louis Althusser, algunas de cuyas obras más influyentes en tal línea
-La revolución teórica de Marx, Para leer El Capital, Elementos de autocrítica y Escritos- tradujera, es lástima que no recogiese de su maestro
el dominio del lenguaje y la característica clairté
de la escritura francesa. Como ya ocurriera en la
cultura española de los dos últimos siglos con los
breviarios de acusada impronta extranjera llamados a modelar el pensamiento de numerosas
generaciones, también éste se distinguirá por
la tosquedad del vehículo expresivo, que acentuará de ordinario la impenetrabilidad de las
ideas. “(…) conviene advertir que las relaciones
de producción no pueden quedarse por un tiempo
demasiado rezagadas de las fuerzas productivas
al crecer éstas, ni hallarse en contradicción con
ellas, ya que las fuerzas productivas sólo pueden
desarrollarse plenamente cuando las relaciones de
producción están en armonía con el carácter y el
estado de progreso de dichas fuerzas productivas y
dan curso al libre desarrollo de éstas. Por eso, por
muy rezagadas que las relaciones de producción
se queden con respecto al desarrollo de las fuerzas
productivas, tienen que ponerse necesariamente,
y se ponen realmente -más tarde o más temprano-, en armonía con el nivel de desarrollo e las
fuerzas productivas y con el carácter de éstas. En
otro caso, nos encontraríamos ante una ruptura
radical e la unidad entre las fuerzas productivas y
las relaciones de producción dentro del sistema de
ésta, ante un descoyuntamiento de la producción
en bloque, ante una crisis de producción, ante la
destrucción de las fuerzas productivas.” (Pp. 28485 de la edición madrileña de 1973).
Los conceptos elementales del materialismo
histórico, de la profesora chilena Marta
Harnecker, es el libro quizá más publicitado
y difundido en la bibliografía del tema
Es evidente que, a tenor de lo fácilmente antologizado, numerosos entre los ¿millones? de lectores
de la obra de la profesora chilena encontraron potentes obstáculos para una intelección mínima de
muchas de sus páginas. La fe, sin embargo, mueve montañas. Libro ostentosamente de combate,
de adoctrinamiento puro y simple, se presentó por
su ardida autora como pedagogía para la lucha de
clases -el concepto acaso más reiterado del texto-, aunque también puede considerarse como de
catequesis de un marxismo que, conforme se despende igualmente de su contenido, bien puede entenderse a manera de religión laica, como mensaje de redención secular para todos los explotados
del mundo. Tal naturaleza determina que todos los
aspectos argumentales, gramaticales o estilísticos
pasen a segundo plano o sean sencillamente olvidados en un libro de metas de cegadora patencia
y finalidad. Si uno de los requisitos exigidos por la
redacción de manuales, la claridad, no comparece
de solito en sus capítulos, otro de los más frecuentes, el de la repetición, lo hará ex abundantia, con
el fin de familiarizar al lector con los elementos
claves del pensamiento y el vocabulario marxistas. Los términos de “relaciones de producción”,
“fuerzas productivas”, “relaciones de clases”,
“modos de producción” -asiático, feudal y capitalista o burgués-, estructuras y superestructuras
y los demás que componen la base analítica y el
vehículo lingüístico de un porcentaje abrumador
de la literatura y bibliografía en ciencias sociales
en el hemisferio cultural del planeta concerniente a los cuatro últimos decenios del novecientos,
son expuestos y escoliados en el libro de la Sra.
Harnecker desde todos los ángulos mentales y sin
temor -(antes se diría, que con desprecio)-, a las
repeticiones y hartazgos. Las cuatro secciones o
apartados con los que, indefectiblemente, se cierran los diversos capítulos -resumen, cuestionario, temas de reflexión y bibliografía- recopilan e
inciden nuevamente en lo tratado en sus respectivos textos, encuadrándose, a mayor abundancia,
en cortos y subrayados pasajes su almendra íntima. Muy beligerante, en seguimiento de su maestro Altusser, contra “las citas clásicas”, el copioso
aparato crítico de la autora manifestado ad calcem
se limitará a la inserción o apostilla de Marx, Engels, Lenin y… también Stalin y Mao, así como
de los pensadores franceses de la postguerra, sin
mención alguna de los anglosajones y muy pocas
de los germanos. Bien que, por supuesto, una
descripción de los caracteres más destacados de
la obra y su asombrosa propagación en los pueblos de habla española demandaría, a tono con la
45
Cuenta y Razón | Primavera 2016
importancia de su impacto, un comentario asaz
más dilatado que el pergeñado en las anteriores
líneas, la naturaleza de éstas lo veda por completo. Bajo la presión de sus efectos, los presentes
renglones revisitarán los dos aspectos más importantes en orden a su objetivo. Con ambición totalizadora respecto de su contenido, éste, empero,
se limitará al estudio y a la exposición del pensamiento marxista más blasonado en el campo de la
filosofía y la historia. Y, pese a ese reduccionismo,
el contenido de la obra de Harnecker se decantará
de modo ostensible hacia el plano histórico, probablemente por su menor dificultad conceptual y
cercanía a la mentalidad y gustos de la mayoría
de sus innumerables lectores. Por consiguiente,
la noción y el método del materialismo histórico
son más extensamente explayados en sus páginas que los del materialismo dialéctico, pero sin
mayores desequilibrios. A un cuarto de siglo del
derrumbamiento del muro berlinés, todavía lozano en círculos políticos e ideológicos de España
y el continente iberoamericano (vocablo, bien se
entiende, desterrado ad integrum de sus páginas
en beneficio del latinoamericano), Los conceptos
elementales del materialismo histórico -trigésima
sexta edición en castellano: Madrid, 2000- sigue
erigiéndose como pequeña biblia del mesianismo
marxista. En la fecha de su aparición ese rasgo
de su ideología se encontraba muy peraltado. El
origen del 68 en los campus de California se conectaba directamente al derrotismo inoculado en
la conciencia norteamericana por el conflicto en
el que la nación estandarte del capitalismo estaba
siendo vencida por un humilde pueblo galvanizado por la fe en el mensaje comunista.
El contenido de la obra de Harnecker se
decantará hacia el plano histórico, por su
menor dificultad conceptual y cercanía a la
mentalidad y gustos de la mayoría de sus
innumerables lectores
Un último extremo es ineludible referir en la
elemental descripción del impacto de la obra de
Harneker trazada apresuradamente en estas líneas. La audiencia alcanzada entre muy amplios
sectores del público universitario se detuvo casi
siempre a las puertas de los círculos de la intelligentzia marxista50. La razón de ello quizá no
haya de buscarse sólo en su carácter manualístico, sino primordialmente en la ausencia en sus
46
páginas del ideario gramsciano, atacado con dureza por su maestro Althusser en las fechas de la
elaboración de su obra y muy influyente ya, como
se ha comentado en el capítulo precedente, en los
teóricos del materialismo dialéctico y del modelo
cultural explanado en los textos del pensador italiano. El tournant -relativo y restrictivo- del autor
de Para leer El Capital hacia la coincidencia con
aquél en el valor de la superestructura -sindicatos, escuelas, iglesias, esto es, la sociedad civilpara la praxis marxista no pudo recogerse por su
discípula chilena, ciega como el filósofo francés
hasta su autocrítica post-sesentayochista ante los
éxitos espectaculares de un PCI, fiel seguidor del
magisterio gramsciano. De la pluma del autor de
Cartas desde la Cárcel el concepto marxista de
Estado salió agrandado, no encerrándose ya en
los límites de sus aparatos coactivos, burocracia y superestructuras, sino con contornos más
amplios que permitían la contemplación de una
sociedad civil en el que el “bloque de poder” y la
“hegemonía” al servicio permanente de la causa
comunista habría de imponerse a fin de lograr definitivamente su triunfo51.
De la pluma del autor de Cartas desde la
Cárcel el concepto marxista de Estado
salió agrandado
Al hablar de L. Althusser y su fiel discípula
Marta Harnecker se hace inevitable hacerlo de
otro autor muy ligado a ambos, en particular,
al primero. Como se recordará, no obstante su
temprana muerte (1936-79), Nicos Poulantzas
contribuyó de manera decisiva a la revisión del
marxismo a raíz del descubrimiento de la áspera
controversia alzada en torno al supuesto humanismo del joven Marx y la ruptura de 1845 en su
caminar filosófico y político. En el surco de su
maestro, el estudioso greco-francés se enfrascó
a fondo en el análisis de una teoría del Estado,
tema al que, conforme se ha repetido hasta la
saciedad, Marx más que orillarlo, no dispuso de
ocasión para profundizar en él52. En discrepancia
con Althusser, Poulantzas partió de Gramsci en
su descripción del Estado capitalista, otorgando un papel mayor a las superestructuras como
arranque de su investigación. Al desvenar con
envidiable penetración el rol en las sociedades
modernas del antiguo proletariado plenamente
ENSAYOS
incorporado a la burguesía y clases medias, el
autor de Poder político y clases sociales en el estado capitalista ensanchó grandemente la comprensión de las dinámicas sociales y políticas
contemporáneas y abrió vías de intelección innovadoras en un extremo que en la Europa latina de los estertores de las dictaduras helena
e ibéricas se mostraba esencial para su crítica
intelectual así como, sobre todo, para la estrategia a seguir por un Eurocomunismo en avanzada
germinación en el país occidental en que se cultivaba con más intensidad y riqueza de medios
el materialismo histórico53. La circunstancia ya
aludida de que uno de los astros del firmamento comunista español, J. Solé-Tura, se declarase
deudor, en sus escritos y reflexiones, de las de su
viejo amigo parisino, proporcionó el toque final a
la llamativa difusión de su obra en la agonía del
franquismo y lanzamiento de la Transición, difusión que por la naturaleza de las publicaciones
poutlanzianas desbordó con amplitud los márgenes universitarios y estudiantiles54. Su kairós
en una España ya relativamente industrializada
luciría con fuerza 55. <
NOTAS
35.- Esta es la opinión más extendida entre sus exégetas y admiradores españoles, así como también, a
las veces, las declaraciones hechas en España o para
el público hispano por algunos de sus integrantes. Sin
embargo, con copia de razones, S. Juliá se desmarca de ella y acentuará la plena incardinación de los
trabajos del “Grupo comunista” con las principales
corrientes de la historiografía británica. Cf. el pequeño (98 pp.) pero sobresaliente libro Historia social/
sociología histórica -(con considerable lastre corporativo…)-. Madrid, 1989, pp. 41 y ss. El más belicoso y
militante del grupo, C. Hill, subrayará, sin embargo,
el “macarthismo británico”: “Aquellos de nosotros que
habíamos conseguido una plaza permanente antes del
recrudecimiento de la Guerra Fría fuimos afortunados
al conservar nuestros puestos: no hubo promoción ni
contratación de marxistas en la profesión en los años
cincuenta”, en Kaye, H. J., La educación del deseo. Los
marxistas y la escritura de la historia. Madrid, 2007,
p. 8.
36.- Colegas bien amistados con el grupo -en él, por
cierto, algunas veces se les incluye- a la manera de
J. Álvarez Junco y Santos Juliá (a éste con toda propiedad y justeza) subrayaron en su día la escasa capacidad. Cf. “Tendencias actuales y perspectivas de
investigación en historia contemporánea”, apud Tendencias en Historia. Madrid, 1990, pp. 53-63.
37.- Acerca de este punto son igualmente muy puestas en razón las consideraciones en contrario del mismo politólogo ferrolano. Ibid, en especial, pp. 45-8.
38.- Ya hemos indicado cómo su rendido admirador
a la vez que pertinente crítico, el gran modernista P.
Anderson, pondera hasta la exaltación los valores de
su prosa. Su también incondicional seguidor español
J. Fontana, en posesión de una escritura envidiable
por su precisión y variedad aunque no demasiado
atento ni preocupado por la historia como obra de
arte, subrayara en diversas ocasiones la descollante
capacidad expresiva y, sobre todo, la cultura literaria
de Thompson, conocedor impar de las letras inglesas, como singularmente se manifiesta en varios de
los ensayos que componen una obra muy alabada por
Fontana, su encendido prologuista: Tradición, revuelta y conciencia de clase. Estudios sobre la crisis de la
sociedad preindustrial (pésima traducción en su conjunto). Barcelona, 1979.
39.- “G.M. Trevelyan, habiéndose hecho previamente
un nombre como historiador político, escribió el ‘best seller’ titulado Historia social de Inglaterra (1944), que
obtuvo una audiencia tan masiva como ninguna otra
historia política de Inglaterra había obtenido jamás.
Restar importancia a las batallas en medio de la mayor
batalla que había conocido el mundo hasta la fecha no
fue una hazaña despreciable, y sin embargo Trevelyan
lo hizo y obtuvo aplauso”. Vincent, J., Introducción a
la historia…, p. 93.
40.- Al término de una de las críticas más extensas a
la vez que pormenorizadas y aceradas reseñas de que
fuera objeto en el marco de la historiografía contemporaneísta española obra alguna sobre su temática y, desde luego, la propia tesis doctoral de Fontana, su correligionario ideológico y un tiempo también su colega en
la misma Facultad de Económicas de la Universidad
de Valencia, el catedrático de Hacienda Pública, el
sevillano Fernando Pérez Royo tenía interés en hacer
constar que “las modificaciones y precisiones introducidas en la segunda edición de ‘La quiebra…’ se limitan
a corregir algunos de los defectos que, al nivel de las declaraciones generales, más claramente eran patentes en
la edición anterior. Dichas modificaciones, aunque ligeras en apariencia -en ocasiones, de mero detalle- ponen
de manifiesto hasta qué punto el propio Fontana era
consciente de ciertas deficiencias teóricas de su análisis.
Pero -concluía su comentario- las correcciones introducidas se limitan al nivel de las formulaciones generales,
al nivel de las declaraciones metodológicas, sin corregir el análisis concreto, en el que se siguen poniendo de
manifiesto, a mi juicio las mencionadas deficiencias”.
47
Cuenta y Razón | Primavera 2016
Civitas. Revista de Derecho Financiero, (1975), p. 240.
Sin pretender ahorrar al posible lector la consulta de
la referida crítica, sino, antes al contrario, para estimularla si hubiera lugar, registraremos que aquélla
-en realidad, una nota de lectura de todas las obras
más “hacendísticas” de Fontana- se centra absorbentemente en los aspectos doctrinales del libro, sin
engolfarse nunca o casi nunca en las aguas de la erudición. En el primer plano, F. Pérez Royo denunciara
el acentuado presentismo de ciertos pasajes del libro
de Fontana que daba vado, en su opinión, en las en
las que había de ser las postrimerías del franquismo,
a la acentuada politización de algunas de sus páginas
más importantes, como, ad exemplum, el tecnocratismo de algunas prácticas de las directrices de López
Ballesteros al frente de la Hacienda fernandina, con
obvio acento fustigador de la postura de López Rodó y
su equipo. Crítica difícil de esperar en un autor como
el mencionado -figura central del PC de la Transición,
conforme se recordara- lo que constituye una prueba
más de la enjundia y fuerza de su comentario bibliográfico (realizado, por lo demás, desde una rendida
admiración profesional hacia la tarea del estudioso
barcelonés), ampliamente merecedor por sí mismo de
una glosa de dimensiones al menos tan latitudinarias
como éste… Empero, seducidos en parte por algunos
de sus planteamientos, volveremos sobre algunos más
adelante al hablar de otra magna quaestio de la recepción del pensamiento marxista en la historiografía
española de los comedios de la centuria pasada, esto
es, de la polémica desatada por la existencia o no en
nuestro país de la Revolución burguesa que en otra
naciones implicó el fin del Antiguo Régimen.
40 bis.- Acaso con un adarme de exageración, escribe uno de los más notorios representantes de la última gran hornada de contemporaneístas: “Influencia
notable de los hispanistas: míticas fueron las obras de
Hugh Thomas sobre la Guerra Civil Española, publicada en 1961; la de Raymond Carr, España, 1808-1936,
editada en 1966. Paralelamente, un elitista grupo de
licenciados españoles recibió a fines de los 60 y principios de los 70 una definitiva renovación historiográfica
en la Universidad de Oxford: Joaquín Romero Maura,
José Varela Ortega y Juan Pablo Fusi”. Moral Roncal,
A.M, “El contemporaneísmo español entre la ciencia y
la política (1939-2000)” Aportes, 85 (2014), p.190.
41.- El texto de una conferencia dada por Carr en el
2001 para describir su trayectoria de hispanista y colocado como prólogo a su libro misceláneo El rostro cambiante de Clío. Ensayos. España-Gran Bretaña-Historia. Madrid, 2005, es lo suficientemente revelador para
explicar dicho desinterés. De otra parte, el puro humor
48
británico del autor entreverado igualmente de cierta
nonchalance francesa hace de la lectura de dicho libro
un puro recreo intelectual, en el que no escasean las
referencias e incluso los alfilerazos a sus compatriotas
del “grupo de historiadores comunistas”, en particular,
E. Hobsbawn. El catedrático de Economía Aplicada
de la Universidad Complutense y gran conocedor de
la historia española contemporánea, José Luis García
Delgado, hará un gran elogio de la obra de Carr: “(…)
con las no menos logradas (páginas) de España, 18081939 (1969), de Raymond Carr, otro libro para mí capital”. Perdices de Blas, L., Baumert, T. (coordinadores), La hora de los economistas. Entrevistas a cuarenta
economistas que han contribuido a la modernización de
la economía española. Madrid, 2010, p. 483. La sátira
se convierte en sarcasmo de grueso trazado en un culto
escritor conservador de longue date: “El padre de esa
historiografía tan imaginativa es don Raimundo Carr,
que llegó a proclamar que la novelística era una de sus
fuentes más fidedignas, sobre todo la de Delibes y la de
Umbral. Carr se libró de ir al frente y su pasatiempo preferido en las fiestas de Oxford era ponerse a cuatro patas
y ladrar a la vez que intentaba morderles los tobillos a las
señoritas presentes, una de las cuales, la que me lo contó,
le arreó una patada que lo mandó al dentista”. Duque,
A., “Un libro de espionaje”. ABC, 15-II-2014, p. 3.
42.- “Y fue un intelectual, el historiador Josep Fontana quien, hacia, 1960, contribuyó a montar uno de los
primeros aparatos que vuelven a existir en el interior.
Treball -órgano informativo central del PSUC-, en esos
momentos, se convirtió en un vehículo de contacto entre el PSUC y esos sectores de intelectuales, artistas y
profesionales liberales, muchos de los cuales recibían
por correo o a través de amigos afiliados a las filas
comunistas.” Gavilán A., “Treball: el medio es el mensaje”, apud Nuestra utopía-.PSUC: Cincuenta años
de historia de Cataluña. Barcelona, 1986, pp. 31-2.
“Enseguida (M. Sacristán) encontró la colaboración de
Josep Fontana, con quien editó unos clandestinos Quaderns de Cultura Catalana que probablemente ha sido
la primera publicación cultural de la izquierda realizada en Cataluña después de la Guerra Civil (…) En
la clandestinidad su deprecio (Antoni Gutiérrez Díaz)
por la actividad de los intelectuales puros -a los que
solía llamar ‘la casta’- se manifestó pesadamente en
junio de 1967 al informar a los miembros del comité
ejecutivo presentes en Barcelona, entre los que figuraba
Sacristán, de una divergencia política seria y un comportamiento político impropio -información enteramente falsa, producto probablemente del correveidilismo y
de la inquina- por parte de un intelectual comunista
tan significativo como Josep Fontana”. Capella, J. R.,
La práctica de…, pp. 45 y 118-19.
ENSAYOS
43.- “Lo que no significa que eluda la presentación
autónoma -es decir, sin ningún ánimo de polémica con
Clavero, con Acosta o con quien sea- de mis propios planteamientos sobre el tema de la revolución burguesa, lo
que pienso hacer próximamente en las páginas de Recerques, aunque no sea más que para evitar extrapolaciones y malentendidos”. p. 31. En su libro La Revolución
Liberal. Política y Hacienda en 1833-1845. Madrid,
1977, escribirá: “A Algún lector tal vez le extrañe que no
haya usado la denominación de ‘revolución burguesa’,
cuando he afirmado en diversas ocasiones que las transformaciones que aquí se analizan representaban la parte
fundamental de este proceso (…) Porque quisiera advertir que este libro forma parte de un programa de trabajo
iniciado hace cerca de veinte años (…) Será entonces,
en este estudio global, cuando tendrá sentido que hable
de ‘crisis del Antiguo Régimen’ y de ‘revolución burguesa’. Por ahora, en estos trabajos parciales, mi intención
es mucho más modesta. Atribuirles un alcance distinto
y deducir de ello unas interpretaciones generales que yo
no he pretendido hacer significa confundir lamentablemente las cosas”. pp. 7-8. Al final de la misma e importante obra, afirmará su autor: “También en la reforma
tributaria podemos percibir esta alianza entre la vieja
aristocracia terrateniente y la burguesía en ascenso que
forma la base misma de la revolución liberal”. P. 341.
44.- “Diciéndolo llanamente, cualquier intento de
colocar a España a nivel europeo tendrá más coherencia (y más posibilidades de éxito) cuando más se
demuestre que en el siglo XIX no se produjo modernización alguna de importancia dado que la revolución
burguesa sería poco más que la ficción de un cambio: en términos estructurales todo continuaría igual,
mucha gente en el campo, con rendimientos medios
decrecientes, caciquismo en la política, conservadurismo social reflejado en los ennoblecimientos de la
emprendedora burguesía, predominio de la Iglesia en
la modelación de las mentalidades...” Robledo Hernández, R.,“Revolución burguesa en España: la reconversión de los privilegiados”. Estudis d’Història
Contemporània del País Valencià, 6 (1982), p. 82.
45.- Una historia de su producción más estrictamente profesional en De en medio del tiempo. La segunda
restauración española, 1823-1834. Barcelona, 2006,
pp. 9-10. Vincent, J., Introducción a la historia para
gente inteligente. Madrid, 2013.
46.- La dedicatoria de su último gran libro, De en
medio del tiempo. La segunda restauración española,
1823-1834. Barcelona, Crítica, 2006, dice así: “Para
Gonzalo Pontón, responsable de que este libro haya llegado a concluirse. Y por tantos otros motivos”.
47.- J. Vicent. “Introducción a la Historia… ”. p. 93.
48.- “Memòria personal”. Mientras tanto, 30-1 (1987),
p. 89.
49.- “En La Habana recibí la visita del comandante
Piñeiro Barbarroja, que había sido responsable de las
guerrillas fuera de Cuba (…) le noté preocupado, tuve la
sensación de que pudiera estar vigilado y que tenía conciencia de ello (…) tenía un gran deseo de que conociese
a su esposa (…) ‘Te presentó a mi esposa, Marta Hernecker’. Mi corazón dio un vuelco, sólo acerté a decirle:
‘Creía que Marta Hernecker era un libro’. Y es que durante la dictadura, cuando imperaba el marxismo entre los
universitarios (se leía a Marx, Engels, Lenin y Mao, en un
batiburrillo compatible con el estructuralismo), el Marta
Harnecker -esto es, el libro de esta marxista-leninista chilena titulado ‘Los conceptos elementales del materialismo
histórico’- era un manual especialmente deseado por los
jóvenes lectores, entre ellos los del PSOE, que mostraron
durante una temporada auténtico furor por el libro. /Sin
embargo, allí estaba la autora, una guapa mujer, animosa y nada dogmática en sus expresiones, lo que contravenía abiertamente a su libro. /Años después murió
Piñeiro y me dijeron que Marta andaba por los campos
de Venezuela ejerciendo una labor de culturización según
el modelo de las Misiones Pedagógicas de Manuel Bartolomé Cossío durante la Segunda República española”.
Guerra, A., Una página difícil de arrancar. Memorias de
un socialista sin fisuras. Barcelona, 2012, pp. 276-77.
50.- Muy ilustrativo al respecto es el testimonio de un
joven barcelonés, José María Palomas, alias el Guerrillero, miembro de las Comisiones Obreras Juveniles
(COJ): “Todo el internacionalismo obrero de la época estaba con nosotros, aunque tal vez sólo fuera para adornar con frases muy ideologizadas nuestro activismo desmesurado. Por el contrario, en Comisiones Obreras sólo
había una formación estrictamente sindicalista. ¡A las
Comisiones Obreras no llegaba ni Marta Hannecker!”.
García Alcalá, J. A., Historia del Felipe…, p. 222.
51.- J. Solé-Tura rebaja la afirmación, matizándola diplomáticamente: “Nadie duda que la teoría del Estado
es uno de los puntos capitales del marxismo. Pero sería
erróneo afirmar que Marx y Engels dejaron todas las
cuestiones básicas perfectamente resueltas y dieron elementos de elementos de referencia suficientes para prever todas las transformaciones posteriores del Estado”.
“El Estado como sistema de aparatos e instituciones”,
en el libro colectivo El marxismo y el Estado. Barcelona, 1977, p. 11. Es sumamente interesante, pese a su
fecha, Resina, A “Entrevista a Lucio Coletti”, Zona
abierta, 4 (1975), pp. 3-26.
49
Cuenta y Razón | Primavera 2016
52.- “El Seminario de Filosofía del Derecho (de la Sorbona) era grande y cómodo para trabajar y lo habitaba
a lo sumo Nicos Poulantzas (…) que acababa de leer
una tesis sobre Husserl. A Nicos le entusiasmaba un astro ascendente, Althusser -cuyo descubrimiento de una
coupure epistémologique en Marx era entonces lo último de lo último-, y me llevó a escucharle a la Escuela
Normal…” Capella, J. R., Sin Ítaca…, pp. 131-32.
“Nicos Poulantzas, en cambio (de L. Althusser), era un
personaje entrañable y un escritor mucho más vivo e interesante (…) Precisamente porque tenía vocación política, su análisis teórico era más fluido, más dialéctico,
más vivo que la del rígido estructuralismo del Althusser
o de Balibar y sus conceptos de “bloque en el poder”,
de “hegemonía”, de “bloques de clases” y del Estado
como aparato organizador, represor y al mismo tiempo
aparato ideológico, muy próximo a los de Gramsci, se
acercaban mucho más a la realidad. Nicos me interesó,
pues, como teórico, como político y como persona (…)
En Barcelona, concretamente, su aparición pública fue
todo un acontecimiento y llenamos muchas salas de actos de diversas Facultades de la Universidad. Yo mismo
me impregné bastante de su análisis teórico y de sus
conceptos generales, y en 1974 publiqué y prologué una
serie de ensayos suyos en la editorial Laia con el título
‘Sobre el Estado capitalista’ ”. Solé Tura, J., Una historia optimista…, p. 298. En un trabajo muy anterior y
con referencia a sus propios libros Introducción al régimen político español (Barcelona, 1971) y al ya mencionado Catalanismo y revolución burguesa (Madrid,
1970), afirmará rotundo: “En ambos casos el esquema
conceptual se apoya mucho en las aportaciones teóricas
de BETTELHEIM y POULANTZAS”. “Los tecnócratas
en la encrucijada”, en España. Perspectiva, 1972. Madrid, 1972, p. 186.
53.- Es demoledora, sin embargo, la crítica coetánea
de Giner, S. y Salcedo, J., “La práctica ideológica de
San Nicos Poulantzas”, en Jiménez Blanco, J.; Moya
50
Valgañón, C., Teoría sociológica contemporánea. Madrid, 1978, pp. 62-85, en especial, 83-5.
54.- “(…) toda la reflexión de Poulantzas gira en torno
a este problema: la superestructura política del Estado
en las formaciones sociales capitalistas. En este sentido,
diré de entrada que las obras de Poulantzas me parecen una de las aportaciones más fecundas de la ciencia
política marxista en los últimos años y constituyen una
buena ayuda para superar la crisis en que ésta se debatía. /Poulantzas sitúa su reflexión en el meollo mismo
de la ciencia política: el tema del Estado. Seguramente
no ha habido cuestión peor tratada que ésta en la teoría
marxista oficial, ni más desfigurada por la ciencia política no-marxista (…) Lo mismo cabe decir, salvando
los inevitables matices, de la mayoría de las corrientes izquierdistas que se han desarrollado en los últimos
años”. Solé-Tura, J., “Introducción a la obra de Nicos
Poulantzas”, en Jiménez Blanco, J.; Moya Valgañón,
C., Teoría sociológica…, p. 49.
55.- Colocado como adalid de la vanguardia del Eurocomunismo en la España de la recién nacida Transición por sus adversarios del PC tradicional, Solé-Tura
sería objeto de una implacable crítica en la apodíctica e influyente revista Zona abierta por su beligerante “Prólogo” al libro de Palmiro Togliatti, El Partido
Comunista Italiano Madrid, 1976. “Incluso -escribe
el director de la mencionada publicación, Jorge R.
Reverte- para más extrañeza del lector, tampoco pretendo analizar las concepciones de fondo del prologuista.
Se trata de algo más simple: analizar la argumentación
que le lleva a defender sus convicciones, que me parece un modelo de fraude intelectual y de mixtificación
idealista (…) Efectivamente, hay que evitar los modelos
anteriores. Pero el que se construya ha de estar basado
en algo más que consejos y mixtificaciones”. “Solé-Tura
y la precisión histórica”. Zona abierta, 8 (1976), pp.
137 y 140.
ENSAYOS
Luces y sombras
JAVIER GÚRPIDE
EX BANQUERO Y EX PROFESOR DE UNIVERSIDADES
T
ras reclamar exhaustivamente el verdadero bipartidismo, lo que no quita
para reconocer la creciente realidad
de una posible bisagra (Ciudadanos),
pienso que no está de más un intento
por resumir los aciertos y los errores del Gobierno
en esta legislatura que termina.
Es cierto que se ha rebajado el IRPF y se han reorientado los tipos impositivos de las empresas a
la baja (disminuyendo sus ventajas de reducción
de la base imponible) pero continúan sin suficiente fuerza la eliminación de la cuasi pobreza y el
impulso de la inversión empresarial.
Hay que partir de la herencia anterior -a finales
de 2011- con un déficit público oculto (el 9%
real), una deuda pública y un paro ya desbocados, el grueso de las cajas quebradas y corruptas,
unas deudas increíbles de bastantes Autonomías
y Ayuntamientos con sus proveedores, un sistema
laboral rígido y obsoleto, etc.
Creo más en una corrección no ideológica
sino técnica de las actuales políticas,
que en un cambio de Gobierno
que no siga por estos cauces
Todo ello -más la angustia por seguir en la Eurozona sin rescate formal- obligó a una presión fiscal
no anunciada, a una cierta reforma laboral, a una
corrección de los cuasi impagos a proveedores periféricos y a un “rescate” de buena parte de las cajas. La urgencia de las medidas justifica en parte lo
hecho. Pero los deberes continúan aún pendientes
pues soportamos una deuda pública creciente hasta alcanzar el 100% del PIB, el paro no acaba de
darse la vuelta de verdad y a fondo, la corrupción
sigue sin revelarse totalmente y sin atacarse judicialmente al ritmo necesario, y, sobre todo, la miseria aún cubre sensibles porcentajes de la población.
Es cierto que la deuda privada ha disminuido,
pero por la insuficiencia de las economías domésticas para endeudarse y de los bancos para prestarlas, y por la aún débil demanda de inversión
por las empresas.
Es cierto que el PIB crece en los últimos trimestres como ningún otro país en la Eurozona, pero el
empleo no se corresponde con tal incremento.
A pesar de lo anterior, creo más en una corrección
no ideológica sino técnica de las actuales políticas, que en un cambio de Gobierno que no siga
por estos cauces hoy abiertos, sino por derroteros
sin sentido.
Este Gobierno deja las cosas en un punto del camino que hay que seguir y fomentar con actuaciones omitidas pero compatibles del todo con el tipo
de medidas adoptadas.
En lo que atañe al paro: ha de acentuarse la flexibilidad en lo laboral (horarios, ubicaciones,
funciones, etc.); han de impulsarse los préstamos
a nuevos autónomos y PYMES y de ampliarse la
actividad de los existentes con la implantación
de un coeficiente de inversión a la Banca; ha de
incentivarse la creación de nuevos emprendedores con ventajas financieras y fiscales; ha de
obligarse a las grandes exportadoras nacionales
a contratar proveedores nacionales y que puedan acceder a futuro al exterior; ha de “edulcorarse” el contrato indefinido; han de limitarse
las prejubilaciones a motivos de salud; han de
51
Cuenta y Razón | Primavera 2016
prohibirse remuneraciones totales (incluidos bonus) que superen el x% de las mínimas y el y%
de las medias, etc.
de prácticas de formación, becas… El Gobierno
central se supone sería más imparcial en su visión y decisiones.
Han de prohibirse remuneraciones totales
(incluidos bonus) que superen el x% de las
mínimas y el y% de las medias
No voy a entrar en lo más delicado en estos momentos, como los regímenes aplicables en la relación de todo orden entre Gobierno y Autonomías. Acaso en otro momento si tengo ocasión.
En materia fiscal: hay que discriminar mucho más
el IVA según se refiera a bienes de primera necesidad hasta límites lógicos o a objetos de necesidad relativa, a géneros prescindibles, de lujo o
negativos para el conjunto. El IRPF ha de ser nulo
hasta rentas más altas que los actuales límites inferiores, y bastante más elevado para rentas salariales muy fuertes (p.e. a partir de 600 o 700.000
€), etc.
Se han creado leyes de interés como la de Transparencia o la de Anticorrupción. A este propósito, habrían de vigilarse los préstamos a partidos,
reducirse las subvenciones a partidos, patronales y sindicatos; incentivar la investigación y el
descubrimiento de economía sumergida; implantar la total independencia del Poder Judicial, lo
mismo en cuanto a televisiones públicas y otros
medios; exigir una suficiente experiencia privada de diverso nivel y duración para el acceso a
puestos político-técnicos, etc.
Habría que complementar el último proyecto de
Reforma Procesal con el sustento de equipos jurídicos adecuados en formación y nuevas tecnologías así como contemplar excepciones que superen los límites temporales señalados por causas
especiales.
Son urgentes las reformas de la Ley Electoral,
sobre todo en dos materias: el que votos/escaños
sean lo más correspondientes posible para lograr
la máxima proporcionalidad, y que el partido más
votado (pero sin mayoría absoluta) disponga de
oportunidades para intentar gobernar (por premio, segunda vuelta resumida u otra variante).
Hay materias constitucionales a analizar, especialmente, la relativa a las universidades:
¿Hasta qué punto es lógico que sea materia de
las Autonomías, cuando su número y ubicación
dependen de las disciplinas que demanda la sociedad, y de la población y actividad empresarial de cada región? Y asimismo sus derivadas
52
En cambio, no puedo terminar sin recordar de
nuevo (ya va para siete años que lo escribo) unas
decisiones que no se toman y que no se escriben
ni se discuten en tertulias, ni se reclaman por
ningún partido. Sólo en el rescate griego se han
exigido, en parte:
Han de racionalizarse técnicamente los tres poderes centrales y autonómicos: no debe repetirse
cada competencia amén de no tener más que un
solo responsable, con un equipo único, suficiente y muy formado.
Hay que preguntarse si políticamente
tienen sentido las Diputaciones, tan gran
número de Ayuntamientos, o un Senado
con sus actuales funciones
Inevitablemente, además de traducirse lo anterior
en una importante reducción de personal, hay que
preguntarse si políticamente tienen sentido las
Diputaciones, tan gran número de Ayuntamientos, o un Senado con sus actuales funciones.
Finalmente: cuándo se va a privatizar (y vender
vía fondos de inversión, p.e.) tanto inmueble público vacío o vaciable en tantas ciudades y en
el centro de las mismas. Y vender o cerrar (si
están en pérdidas) el grueso de las empresas y
televisiones públicas, aeropuertos, ferrocarriles,
etc. Sólo recuerdo la venta de una minoría de
AENA, después muy revalorizada, y algún que
otro aeropuerto y poco más.
Todo lo anterior daría para: destinar un 50% a
reducir deuda pública, un 20% a impulso de
emprendedores, y un 30% a ayudar a los más
necesitados.
Sigamos perfeccionando e intensificando el camino actual emprendido hace cuatro años. Objetivamente, es, en mi sincera opinión, la única vía
de solución creciente y segura. <
ENSAYOS
España y Bélgica:
De Isabel Clara Eugenia a la Reina Fabiola
LAURA LARA MARTÍNEZ
DOCTORA EN FILOSOFÍA. PREMIO ALGABA
PROFESORA DE LA UNIVERSIDAD A DISTANCIA DE MADRID, UDIMA.
MARÍA LARA MARTÍNEZ
DOCTORA EN HISTORIA CONTEMPORÁNEA
PROFESORA DE LA UNIVERSIDAD A DISTANCIA DE MADRID, UDIMA.
a defunción de Fabiola de Mora y Aragón en diciembre de 2014 reavivó el
recuerdo de los estrechos lazos que, a
lo largo de la Historia, han vinculado
el país donde nació esta descendiente
de Sancho III y el que la acogió como soberana.
Un nexo enfatizado por los grandes medios de
Bélgica, que la despidieron con notables elogios:
"La reina Fabiola, madre de todos los belgas, ha
muerto" (La Libre Belgique), "Fabiola, la pasión"
(Le Soir).
L
hasta el s. XVII, fue la futura Bélgica un floreciente centro de comercio y cultura. También sirvió de
escenario a numerosas y tétricas batallas, por lo
que se ganó el apodo de “la cabina de Europa”.
1. El campo de batalla de Europa
Eran los tiempos de los Tercios de Flandes, que
conocieron la victoria en Breda (1625) y mordieron el polvo en Rocroi (1643). Para que se durmieran pronto, a los niños se les asustaba con la
amenaza de que llegaba el duque de Alba, hombre poliédrico donde los haya que, después de
haber guardado lealtad a Carlos V y a Felipe II,
dijo aquello de que los reyes tratan a los hombres
como si fueran naranjas: primero los exprimen y
luego tiran la cáscara.
Cuentan los anales de la Historia, que los orígenes
de Bélgica se hunden en la época romana. Se debe
este hecho a que Julio César habló de 3 tribus: los
galos, los aquitanos y los belgas, y a que, en el
principado de Augusto, el general Marco Vipsanio
Agripa acuñó la denominación Gallia Belgica.
Durante el Medievo, el territorio conoció un mosaico de señoríos feudales, si bien ya en el siglo XV
quedaron establecidas las 17 provincias, aquellas
que despertarían las apetencias de la monarquía
hispánica. La superficie donde está emplazada
la ciudad de Bruselas era un área pantanosa con
abundantes arroyos que formaban islas. En la más
elevada de ellas se fundó una ermita y, en torno
a ella, un burgo. Desde finales de la Edad Media
La superficie donde está emplazada
la ciudad de Bruselas era un área pantanosa
con abundantes arroyos que formaban islas
Desde 1568, durante la Guerra de los Ochenta
Años, los Habsburgo defendieron con furor las
ansias anexionistas, pero el área quedó escindida en las Provincias Unidas, independientes del
poder ibérico y protestantes, y los Países Bajos,
católicos.
53
Cuenta y Razón | Primavera 2016
Estos últimos contaron con don Juan de Austria,
el hijastro de Carlos V, como gobernador desde
1576. A partir de 1598, por el matrimonio con el
archiduque Alberto, ejerció de soberana Isabel
Clara Eugenia, la hija secretaria del rey prudente,
un status que tornó al de gobernadora en 1621 y
que se mantuvo hasta su defunción en 1633. Por
tanto, desempeñó con solvencia el cargo durante
los reinados de su padre, de su hermano y de su
sobrino. Todavía hoy en Bélgica la infanta Isabel
es recordada por sus dotes de estadista. El bucle
de la historia, ciencia y arte que gusta del capricho, juega con el espectador barroco, y también
con el contemporáneo, al presentar ante sus ojos,
con la distancia de 300 años, a la reina Fabiola.
Un reto, el de mantener el vínculo entre España y
Bélgica, que se consiguió sorprendentemente más
a través de estas dos mujeres que de las lanzas y
embajadas, pues los castellanos de aquel imperio
que comenzaba a conocer los atardeceres estaban
hastiados por la sobrecarga de tributos. Como
aseverara el procurador Francisco Monzón en las
Cortes de Madrid de 1593, lo que le interesaba
al hombre de a pie era que no le subieran el impuesto de los millones y que los recaudadores no
sisaran en la alcabala ya que, en última instancia,
garantizado el sustento, si los rebeldes “se quieren
perder, que se pierdan”.
En 1648 la Paz de Westfalia acuñó
como máxima la libertad religiosa,
representando este acuerdo un hito
en las relaciones diplomáticas
En un intento de dar por zanjada una centuria sangrienta, en 1648 la Paz de Westfalia acuñó como
máxima la libertad religiosa, representando este
acuerdo un hito en las relaciones diplomáticas y
el contrapunto del signo bélico que traspasa ese
espacio a medio camino entre Francia y el mar
del Norte.
Pero el tambor de la guerra volvió a entonar redobles. En 1815, tras su huida del exilio en la isla
de Elba, Napoléon proyectó la invasión de Bruselas, un plan frustrado por la derrota en Waterloo.
En el contexto de la Restauración, estuvo vigente
el Reino Unido de los Países Bajos y, con las oleadas revolucionarias de 1830, Bélgica luchó por su
independencia. Las desavenencias en materia de
54
creencias fueron nuevamente decisivas: el norte
era protestante y el sur, católico. Esta diferencia,
que fue ya un obstáculo con los Habsburgo, no lo
iba a ser menos en el siglo romántico.
Precisamente, como el proceso emancipador había sido alentado por Francia, a fin de contrarrestar alianzas, se acordó internacionalmente, más
por sugerencia británica, que la dinastía elegida
para hacerse cargo del país fuera alemana. Correspondió el trono a los Sajonia-Coburgo-Gotha,
encabezados por Leopoldo I, dentro de ese tronco
común de la Casa Wettin del que tantas dinastías
europeas han emanado. La denominación del título que sigue vigente no es la de rey de Bélgica,
sino de los belgas, lo cual une de modo estrecho al
soberano con los súbditos, ahora ciudadanos.
Fue un español de ascendencia flamenca, Juan
Van Halen, gaditano de esa Isla de León para más
seña que luego sería cuna de la Pepa, quien actuó como comandante en jefe de las tropas independentistas belgas. Marino, militar, liberal en la
España de los pronunciamientos y masón, vivió
exiliado por el absolutismo en Estados Unidos y
hasta se convirtió en protegido del zar Alejandro
I de Rusia como mayor general de su ejército.
A la altura de 1830, en plena Década Ominosa,
como fue calificada la última etapa del reinado de
Fernando VII, decidió actuar con vehemencia en
este nuevo país. No en vano, una vez proclamada
la independencia fue nombrado teniente general
de Bélgica y, andando el tiempo, lo encontramos
de nuevo en España como gobernador y jefe militar del Señorío de Molina, así como ostentando la
dignidad de gentilhombre de cámara de Isabel II.
En el reparto colonial auspiciado por la
Conferencia de Berlín, Leopoldo II recibió
como regalo personal el Congo Belga, libre
tras el proceso descolonizador de 1960
En 1885, en el reparto colonial auspiciado por
la Conferencia de Berlín, Leopoldo II recibió
como regalo personal el Congo Belga, libre tras
el proceso descolonizador de 1960. A raíz de la
Segunda Guerra Mundial, Bélgica fue clave en la
vertebración de grandes organismos, de ahí que
albergue notables entes, como el Cuartel General de la OTAN, la Comisión Europea, el Consejo
y el Parlamento Europeo.
ENSAYOS
Balduino consolidó la monarquía, maltrecha durante el mandato de su padre, Leopoldo III, por
la ambigüedad ante los nazis. En los años 70 y
80, la tensión entre los dos troncos lingüísticos
(flamencos y valones), así como las diferencias
regionales (urbanización en Flandes y apuesta
por la autonomía cultural, a diferencia de la ruralización de Valonia y reclamación de autonomía económica) impulsaron el camino hacia la
organización federal.
2. Reyes de los belgas
Actualmente, Bélgica es una monarquía parlamentaria y una democracia constitucional. Tiene
tres idiomas oficiales: el 60% de su población,
sobre todo en la región de Flandes, habla flamenco (una variante del neerlandés), mientras
que cerca del 35% se comunica en francés (en la
región de Valonia y en Bruselas). Menos de un 1
% de los belgas vive en la comunidad germanófona. Puede afirmarse que parlan alemán junto a
la frontera oriental del país.
El monarca ejerce el poder ejecutivo federal,
pero sus atribuciones no son ilimitadas. El Parlamento es bicameral, pues cuenta con un Senado y una Cámara de Representantes. El primero
es una mezcla de políticos de prestigio elegidos
directamente y de representantes de las comunidades y las regiones, mientras que la última
expresa la voluntad general de todos los belgas
mayores de 18 años en un sistema de representación proporcional. Bélgica es uno de los pocos
países en donde votar es obligatorio y, por ello,
tiene una de las tasas más altas de participación
electoral del mundo.
El número de ministros hablantes de francés
y de neerlandés debe ser idéntico, tal como
lo prescribe la Constitución. El rey,
o la reina, es el jefe de Estado y,
(...) su persona goza de inmunidad
El gobierno federal, nombrado formalmente por el
rey y presidido por el primer ministro, debe tener
la confianza de la Cámara de Representantes. El
número de ministros hablantes de francés y de
neerlandés debe ser idéntico, tal como lo prescribe la Constitución. El rey, o la reina, es el jefe de
Estado y, aunque tiene prerrogativas limitadas, su
persona goza de inmunidad: los ministros se responsabilizan de sus actos. El sistema judicial está
basado en el derecho civil y, paradójicamente,
proviene del Código Napoleónico. Está garantizada la igualdad de sexos en el acceso al trono; actualmente la heredera es la duquesa de Brabante,
Isabel, hija de los reyes Felipe I y Matilde.
3. Fabiola de Bélgica
Las monarquías europeas la conocieron cuando
se convirtió en la prometida del rey Balduino de
Bélgica en 1960. Pero la vida de Fabiola comenzaba el 11 de junio de 1928. La madrileña que se
convertiría en reina de los belgas era la tercera de
siete hermanos, nacidos en el seno de una familia
de clase alta. Sus padres eran Gonzalo de Mora
y Aragón y Fernández de Riera del Olmo, marqués de Casa Riera y conde de Mora, y Blanca de
Aragón y Carrillo de Albornoz Barroeta-Aldamar
y Elio, marquesa de Casa Torres.
De su destino excepcional ya daban señales algunos retazos de su vida. Como el hecho de que su
madrina de bautismo fuera la reina Victoria Eugenia de Battenberg, esposa de Alfonso XIII. También una privilegiada educación, casi de princesa. Durante su niñez vivió en la ciudad francesa
de Angles, en París y en Lausanne (Suiza) y, en
su juventud, cursó estudios en Roma y en París,
que completó en España. Se formó en la sanidad
militar y puso en práctica estas destrezas en el
Hospital Gómez Ulla de Madrid.
Le dio tiempo antes de su matrimonio a publicar un álbum de doce relatos de hadas (Los doce
cuentos maravillosos o Cuentos de Fabiola), uno
de los cuales (Los nenúfares indios) conseguiría su
propio pabellón en el parque temático Efteling,
de Holanda, en 1966. Estando ya en Bélgica se
reeditarían en versión gráfica y sonora con el rimbombante título de Los doce cuentos maravillosos
de hadas de la reina Fabiola de Bélgica.
El dominio de cuatro idiomas además del español -francés, inglés, alemán e italiano-, las convicciones religiosas y el sentimiento de entrega
y servicio a los demás la convertirían en la mujer
perfecta para el rey Balduino de Bélgica.
El azar o, mejor dicho, la providencia, los unió en
matrimonio. Él era un joven soberano de profundas convicciones religiosas que llegó a albergar la
profesión religiosa como monje trapense. Quizás
si no hubiera ceñido la corona sobre sus sienes
en 1951, ante la abdicación de su padre, no habría dudado. Como soberano, se esperaba que la
55
Cuenta y Razón | Primavera 2016
descendencia fuera uno de sus legados. Habiendo
perdido tempranamente -con 5 años- a su madre,
Astrid de Suecia, en un accidente automovilístico, la madrastra, Liliana de Rety, se esforzó por
buscarle consorte entre las muchachas que frecuentaban los eventos cortesanos, los cuales desagradaban al joven Balduino.
Fabiola tenía 32 años y Balduino, 30. La diplomacia franquista vivió con entusiasmo el enlace.
Recordemos que tras el veto de las Naciones Unidas a España en 1946, la posterior disolución del
mismo en 1950 y el ingreso en la ONU en 1955,
nuestro país se encontraba ávido de símbolos que
mostraran su aperturismo tras más de una década
de aislamiento y autarquía.
Balduino de Bélgica era un joven
soberano de profundas convicciones
religiosas que llegó a albergar la profesión
religiosa como monje trapense
A menos de un mes de la unión matrimonial, concretamente, el 22 de noviembre de 1960, Fabiola
recibió la Gran Cruz de la Real Orden de Isabel
la Católica. También fue gratificada por el Estado
español como regalo de bodas con una tiara ducal, perteneciente a la Casa de Medinaceli, con
diadema de brillantes rematada por siete florones, con centros de rubíes o esmeraldas para ser
intercambiados. La esposa de Franco y su hija,
acompañadas por la mujer del ministro de Asuntos Exteriores, acudieron al palacio de Zurbano,
residencia de la familia y hoy sede del Ministerio
de Fomento, para hacerle entrega del obsequio a
la futura reina de los belgas.
La oración se convirtió en su refugio y, en tal
recogimiento, encontró la respuesta. Intuyó que
debía buscar novia en España, el país considerado más católico de Occidente. Su confesor, el
cardenal Suenens, le recomendó encomendar el
problema a la Virgen de Lourdes, algo que la
noche anterior ya le había pasado por la mente.
El propio cardenal contaría años después la intrahistoria de esta historia real en El secreto del
rey. El prelado, junto a la monja irlandesa Verónica O'Brien, una de las impulsoras de la Legión
de María, actuarían como celestinos.
La intrépida religiosa puso rumbo a España,
comisionada por el cardenal para comenzar a
buscar compañera. Su interlocutor, el nuncio. El
objetivo: llevar a cabo una selección entre las
señoritas egresadas de los colegios. Pronto, Fabiola de Mora y Aragón resultó la apropiada. El
primer encuentro con la monja, organizado en el
convento de las Carmelitas del Cerro de los Ángeles, sonó a broma a la joven, quien se despidió
solicitando que si era verdad se pusiera en contacto con ella el nuncio. Y la llamó.
Tras estos contactos iniciales, un ficticio congreso
religioso sirvió de excusa para que Fabiola se trasladara a Bruselas a fin de que el rey la conociera.
A partir de entonces, Ávila sería el seudónimo que
Balduino pondría a Fabiola, por ser compatriota
de Santa Teresa de Jesús, cuyo V Centenario de
su nacimiento hemos celebrado en 2015. Después
vendría la estancia en Lourdes en junio de 1960,
donde Fabiola daría el sí quiero informal.
Tras vivir un corto y discreto noviazgo, la boda se
celebró el 15 de diciembre de 1960 en la catedral de san Miguel y santa Gúdula de Bruselas.
56
Fabiola recibió la Gran Cruz de la Real
Orden de Isabel la Católica. También fue
gratificada por el Estado español como
regalo de bodas con una tiara ducal,
perteneciente a la Casa de Medinaceli
Después circuló el rumor de que, antes de ser
adquirida, los rubíes y esmeraldas auténticos de
la tiara habían sido vendidos por las monjas del
convento en el que estaba depositada como adorno para una imagen de la Virgen, sustituyéndolos por vidrios del mismo color. Los joyeros de
la casa real belga descubrieron la falsedad y el
gobierno español se comprometió a cambiar el
cristal por piedras auténticas, ocupándose de
ello una joyería madrileña. De cualquier forma,
esta tiara fue la joya más lucida por la reina Fabiola.
La ceremonia fue retransmitida por televisión y
seguida por 150 millones de personas en todo el
mundo. Muchos españoles se compraron para la
ocasión el primer televisor. Imperaba el régimen
franquista, que presumía de ser el centinela de
Occidente y el martillo de herejes. En tal coyuntura se sentía orgulloso Franco de que, ahora, que
España estaba saliendo del veto internacional
ENSAYOS
tuviera como embajadora privilegiada a una aristócrata madrileña, muy devota, convertida en
reina de los belgas. Ese mismo día iniciaron la
luna de miel en Hornachuelos (Córdoba), en la
finca san Calixto, propiedad de los marqueses de
Salinas. Fueron muchos los veranos que pasaron
en Villa Astrida, en Motril (Huelva).
Fabiola dedicó todos sus esfuerzos a la
Fundación Rey Balduino, creada por su
marido en 1976, y cuyo objetivo es mejorar
las condiciones de vida de la población
En suma, 33 años de feliz matrimonio, sólo empañados por la ausencia de hijos, una carencia
compensada por la estrecha relación con los vástagos de Alberto y Paola. Los príncipes Felipe,
Astrid y Lorenzo se convirtieron en la alegría
de sus tíos. Asimismo, durante las más de tres
décadas como soberana de Bélgica, Fabiola se
centró en labores de atención social y promoción
cultural. Desde 1965 se involucró como presidenta honoraria en el concurso musical Reina
Isabel de Bélgica.
El 31 de julio de 1993, Fabiola se convertía oficialmente en viuda del rey Balduino, quien murió a causa del paro cardíaco en su residencia
onubense. La española cambió el título de reina
de los belgas por el de reina Fabiola. Una vez
fallecido Balduino, el cetro pasó a sus cuñados,
Alberto II y Paola, y a quienes sucedieron en el
verano de 2013 el príncipe Felipe y su esposa,
Matilde. En el funeral se dieron cita los representantes de las casas reinantes, pero también
colectivos a los que Balduino había ayudado a salir de la marginación (ex delincuentes, enfermos
de SIDA, etc.). Por expreso deseo suyo, la viuda
fue vestida de blanco, símbolo de la resurrección
y de la esperanza eterna.
Fabiola dedicó todos sus esfuerzos a la Fundación Rey Balduino, creada por su marido en
1976, y cuyo objetivo es mejorar las condiciones
de vida de la población. Trabajar por el bienestar
de jóvenes y niños fue otra de sus prioridades.
Por ello, mandó crear en palacio una secretaría
para gestionar y dar respuesta a los problemas
de los más pequeños. Otro grupo que ha captado
su interés es el de los enfermos mentales, implicación canalizada mediante la Fundación de Salud Mental Reina Fabiola, que ella misma creó
en 2004.
Pasó sus últimos años de vida en el castillo de
Stuyvenberg, en Laeken. Situado a las afueras de
Bruselas, se le llamaba el “palacio de las viudas”,
pues habitaba junto a varias damas de compañía.
En esta residencia falleció, por causas naturales,
el 5 de diciembre de 2014. En su herencia dejó
todo su patrimonio privado a la organización filantrópica OEuvres de la reine, dedicada a las personas más desfavorecidas y necesitadas de Bélgica.
Y, aunque no tuvieron descendencia, el compromiso con la vida fue una de las señas de identidad
de su comportamiento como personas físicas y
como máximos exponentes de la realeza, de hecho en 1990 Balduino decidió dejar de ser el jefe
del Estado durante algo más de un día por resistirse a la promulgación de la despenalización del
aborto. El Parlamento pudo no haber aceptado su
retorno, mas de nuevo asumió el poder pues, como
dijera el cardenal Godfried Danneels, primado de
Bélgica, en la Misa del décimo aniversario de su
defunción: “hay reyes que son más que reyes, son
pastores para su pueblo”. <
57
ENSAYOS
Discrepancia de opinión
e intransigencia religiosa
LUIS NÚÑEZ LADEVÉZE
PROFESOR EMÉRITO USP CEU
A
menazan al mundo dos tipos de intransigencia, la intransigencia religiosa y la intransigencia contra la
religión. La intransigencia religiosa,
no solo no admite bromas en asuntos
de fe, sino que justifica la más terrible venganza
para reprimirlas. Allí donde se implanta, sustituye la convivencia entre creencias por el sometimiento a la fuerza de la religión que no es oficial o
la reclusión del culto religioso al ámbito privado.
La intransigencia contra la religión tiene efectos
similares. No la admite como actor en el debate
público y la recluye en estado de indefensión al
impedirla salir del espacio reservado a la intimidad. Los adversarios de la religión se atribuyen la
competencia para rechazar, zaherir y vilipendiar
los sentimientos religiosos sin conceder al oprobiado la oportunidad de responder a la ofensa en
el mismo terreno en que se produce.
Uno y otro tipo de intransigencias son amenazas
para la convivencia plural. Donde no hay libertad
de opinión en nombre de una religión dominante,
el terreno queda abonado para la represión del
infiel. Donde la hay, se pretende excluirla como
sujeto de opinión con la excusa de que, quedando
su ejercicio fuera del ámbito público, solo puede
ser sujeto pasivo de quienes la critican. Este segundo tipo de intransigencia es frecuente en las
sociedades occidentales. Ocurre cuando se confunde la neutralidad del Estado independiente de
la religión (es decir, el Estado no confesional, que
impropiamente algunos llaman “Estado laico”),
con el “laicismo”, que, como las demás ismos,
es una de las posibles opciones que el Estado no
puede imponer a los ciudadanos y que los ciudadanos pueden libremente adoptar. Se arguye que
el Estado ha de ser “laico”, “independiente de
toda religión”, sin reparar en que el laicismo no
es expresión de la independencia, sino una confesión ideológica, una actitud existencial, entre
tantas otras que el individuo puede elegir. Cualquiera que sea el nombre que se le quiera dar al
Estado, neutral, no confesional, independiente de
la religión, laico, agnóstico, lo relevante es que, al
ciudadano, no se le puede imponer una religión,
una ideología o una creencia. El laicismo es una
entre muchas abiertas a la libre decisión, respecto
de la que el Estado ha de mantenerse neutral.
Al ciudadano no se le puede imponer
una religión, una ideología
o una creencia
En la evaluación de la tradición ilustrada europea la libertad de opinión es históricamente un
corolario de la “libertad religiosa”, principio surgido en el seno de la Cristiandad para asegurar
la convivencia entre modos distintos de profesar
una misma fe. El reconocimiento de la libertad
mediante el principio de tolerancia implica la
protección de las creencias que se profesan libremente. Y ese reconocimiento forma parte del
contenido de la libertad. En síntesis, lo que se
puede decir sobre el aspecto positivo del derecho de libertad de opinar sin ofender al “otro” es
que el derecho a opinar libremente es una concreción del derecho a la libertad religiosa.
59
Cuenta y Razón | Primavera 2016
Entonces, no es que haya que limitarse la libertad de opinión, es que la libertad de opinión no es
un principio sustantivo, sino instrumental. Su fin
es asegurar la convivencia entre discrepantes morales, ideológicos o religiosos. Lo sustantivo es el
reconocimiento de la persona como sujeto moralmente autónomo, capaz de portar, expresar y mantener opiniones, convicciones y creencias, porque
de este previos reconocimiento deriva su aceptación de sujeto libre portador de opiniones. El
hecho de expresarlas libremente en una sociedad
es la consecuencia del reconocimiento de su autonomía moral, no su causa. La opinión, la convicción o la creencia son objeto de protección, porque
irradian de la personalidad socialmente formada.
La libertad de opinión se refiere al derecho de la
persona a sustentar, expresar, ejercer, adherirse,
modificar, rechazar o revocar públicamente su
elección. Como solo a la persona compete administrar su opinión, sus convicciones y creencias,
la expresión de los motivos de su discrepancia con
las ajenas es una manifestación de opinión que ha
de ser compatible con el respeto de las demás a
manifestar la suya, argumentarla o rectificarla.
La opinión, la convicción o la creencia son
objeto de protección, porque irradian de la
personalidad socialmente formada
60
constituciones democráticas, herederas de esa
actitud intelectual que propagó el Cristianismo
desde su origen, fundan su razón de ser en la
libertad de opinión que procedió de la libertad
religiosa. Arraigan en la idea, anticipada por San
Agustín, de que la administración de la fe debe
separarse de la política. Tras las guerras de religión europeas se asume el principio de mutua
tolerancia para resolver las disputas entre confesiones cristianas. En los Estados democráticos
pasa a las constituciones. En la nuestra, como
declaración de Estado aconfesional.
El derecho a opinar libremente
tiene su origen en el principio de
libertad religiosa
La libertad religiosa ha sido el medio racional de
resolver los conflictos originados por discrepancias en las interpretaciones dogmáticas. También el laicismo, el ateísmo y el agnosticismo
son actitudes basadas en convicciones relativas
a los credos. A veces nacidas de la crítica a la
religión, otras propuestas como réplica, no dejan
de ser actitudes relativas a la religión.
La protección de esa manifestación de discrepancia solo puede resultar eficaz si se parte del respeto o reconocimiento mutuos de los ciudadanos
como portadores de opinión, convicción o creencia. Para discrepar, se requiere aceptar que también el otro pueda ser discrepante. Y eso implica
el reconocimiento, no de la opinión ajena de la
que se discrepa, sino de la capacidad de alguien
para ser sujeto de expresión. La discrepancia requiere el reconocimiento de que quien discrepa
de mí es tan persona como yo. No hay posibilidad
de mantener la convivencia entre discrepantes si
no hay una relación de simetría entre ellos, o si
ese reconocimiento no es recíproco.
En el actual escenario de la inmigración, la aceptación en las democracias de este principio instrumental de convivencia ha comenzado a ser
problemática, no porque el supuesto comience
a ser ineficaz, sino porque es rechazado por un
fanatismo inflexible que no se resigna a convivir
en una sociedad discrepante. A veces, dispuesto
a servirse del terror para implantar sus creencias
en las sociedades que los han acogido. Problemas
de convivencia afloran a medida que grupos de
población inmigrante, cada vez más amplios, enquistada se sienten ofendidos por las costumbres
de un mundo que advierten beligerante, porque
justifica la burla y ridiculiza sus convicciones.
Esta población comienza a sentirse atraída por
las incitaciones de una ortodoxia inflexiblemente
cruel dispuesta a defender su fe por las armas.
El derecho a opinar libremente tiene su origen
en el principio de libertad religiosa. Se extiende
con el Cristianismo. Reconocido por los padres
de la Iglesia y los filósofos medievales, muchos
de los debates sobre la ortodoxia que hoy nos
resultan lejanos se produjeron para evitar que
se usara la violencia para difundir el credo. Las
La convivencia en las sociedades occidentales
se basa en que toda opinión puede ser expuesta
siempre que no impida la capacidad del otro para
discrepar. La simetría afecta a la ortodoxia. El vituperio, el menosprecio o la insidia dejan al otro
en situación de indefensión y expresa a contrario
la intolerancia y agresividad de quienes recurren
ENSAYOS
a esos excesos arguyendo que ejercen su libertad
para opinar. Si el agraviado ha de ponerse a la
misma altura del que ofende, la convivencia se
hace imposible. Y cuando su propia creencia le
incita a responder al que se siente maltratado por
profesarla, encuentra la justificación para replicar la agresión con la violencia criminal.
La protección de los individuos
y de las personas es probablemente
común a todas las culturas
La libertad de opinión debe ser un principio cuyo
ejercicio ha de ser compatible con la resolución
pacífica de estos conflictos de identidad. La reflexión solo ofrece dos opciones: o se impone la
ortodoxia comunitaria a la identidad personal o
la ortodoxia comunitaria ha de ser compatible
con la autonomía personal. Elegir una u otra opción es un imperativo que deriva de la necesidad
de regular la convivencia. En una democracia ha
de prevalecer el respeto a la creencia personal.
No ocurre así, cuando la intransigencia dogmática se impone por medios políticos.
La cultura ilustrada incluye conceptualmente ambas posibilidades, mientras que otras culturas solo
expresan o apenas dejan margen a la otra posibilidad, la subordinación política de la identidad
personal a la cultural, a la religiosa o, en nuestro
país, al nacionalismo excluyente. Solo la cultura democrática europea reconoce la reciprocidad
como principio de simetría entre opciones culturales, nacionales o religiosas y la supeditación de
la afiliación religiosa a la autonomía personal. En
la práctica, la moderación y la protección de los
individuos y de las personas es probablemente
común a todas las culturas, pues, todas son humanas y en todas anida un trasfondo y una realidad
personal orientada por el sentido común que se
expresa en la norma de que facilitar la convivencia entre las personas, aunque sean discrepantes, es más humano que su contrario. Como dice
Taylor “la política de la dignidad igualitaria se
basa en la idea de que todos los seres humanos son
igualmente dignos de respeto. Su fundamento lo
constituye la idea de lo que en los seres humanos
merece respeto, por mucho que tratemos de apartarnos de este trasfondo ‘metafísico’…es un ‘potencial
humano universal’, una capacidad que comparten
todos los seres humanos”.
En la llamada cultura “occidental” se dan ambas
posibilidades, que la identidad del grupo anteceda
a la personal o la sustantividad personal anteceda
a la del grupo. Solo que esta cultura es la que expresamente reflexiona sobre el marco de validez
de ambos principios, que los reconoce y que trata
de armonizarlos. En todas las demás, islamismo
principalmente, prevalece, con diferentes matices
y grados, la identidad comunitaria sobre la personal. El gran descubrimiento ilustrado, implícito
en el Cristianismo, fue que propuso la dimensión
personal como el tributo de la identidad sustantiva. Y su gran error, que algunas corrientes convirtieran la crítica a la religión cristiana en una
arrogante dogmática intelectual.
El Estado es neutral para poder arbitrar
y dirimir los litigios que se produzcan
entre confesiones
La libertad de opinión como supuesto básico de
la autonomía personal no es negociable en las
constituciones que reconocen el derecho a opinar y la libre práctica de la religión. El Estado es
neutral para poder arbitrar y dirimir los litigios
que se produzcan entre confesiones. La apostasía
no puede ser interpretada como un delito en un
Estado neutral. Pero puede ser entendida como
traición desde la perspectiva parcial de quien se
considera dueño absoluto de una verdad inaccesible para quien no la profesa.
La libertad religiosa ha sido el medio racional de
resolver los conflictos originados por discrepancias en las interpretaciones dogmáticas. También
el laicismo, el ateísmo y el agnosticismo son actitudes, creencias o confesiones, no axiomas ni demostraciones científicas, que adoptan las personas, no los Estados, relativas a los credos. A veces
nacidas de la crítica a la religión, otras propuestas
como réplica, no dejan de ser actitudes sobre la
religión. La neutralidad del Estado no confesional
o, si se prefiere, “Estado laico”, no puede identificarse con un punto de vista parcial de una ortodoxia concreta como el laicismo.
Por innegociable que sea como principio para una
convivencia plural, la libertad de opinión, secuela
ilustrada de la primaria libertad de profesar una
creencia, ha de ser compatible con la protección
constitucional del cultivo religioso. Este aspecto
61
Cuenta y Razón | Primavera 2016
no puede perderse de vista a la hora de atribuir
responsabilidades y de aplicar la ley a los medios
de comunicación por motivos de opinión. Dicho
con el lenguaje de aquellos manifestantes de las
calles de París, todos somos Charlie cuando se
entiende que la libertad de opinión ha sido atacada por la barbarie terrorista. Pero Je ne suis pas
Charlie si se interpreta que tengo que respaldar la
línea editorial, el tipo de sarcasmo que representa
un atrabiliario semanario. A veces, y son muchos
los ejemplos recientes en nuestro país, parece que,
al socaire de la libertad de creación artística o de
expresión de ideas y opiniones, se trata de ir más
allá en el afán de provocar costumbres comunitarias aunque sean protegidas constitucionalmente.
El lenguaje políticamente correcto, tan inflexible
ante cualquier comentario machista, tan sensible
cuando se trata de amonestar a quienes menosprecian la idiosincrasia de los homosexuales, es
sospechosamente indulgente ante las ofensas a
las creencias cristianas.
La heterodoxia discrepante
puede ser tan fanática como
la ortodoxia intransigente
Las posibilidades abiertas a expresar una opinión
sobre un tema cualquiera, religioso o no, son indefinidas, no se limitan por impedir que se haga
escarnio o burla de sus creencias. Los modos
de expresar una opinión son innumerables. La
creatividad intelectual y artística consiste en no
sentirse coartada por encontrar la expresión más
adecuada. A los jueces compete, al aplicar la ley,
acotar las diferencias entre qué es escarnecer, injuriar, insultar y qué es una opinión, una crítica o
una sátira por mordaz que sea y cuándo se cruza
la barrera para el vilipendio o la injuria. Ser tolerante es aceptar espacios para la sátira, la mofa,
62
el humor y la ridiculización en una obra literaria.
Sí, pero no para el insulto hiriente o la ofensa gratuita. La heterodoxia discrepante puede ser tan
fanática como la ortodoxia intransigente.
No cabe argüir que los ritos que se desdeñan representan un agravio a las opiniones propias, o
que las creencias ajenas son agresivas para un
punto de vista que no las reconoce, porque una
opinión sobre la identidad ajena no forma parte
de la identidad propia. Es una expansión subjetiva, que cabe exponer, pero no un argumento para impedir o humillar un testimonio o un
culto que no se comparte: el disgusto particular
por los ritos no es un patrimonio que merezca
protección jurídica. Se protegen las procesiones
como manifestación del culto, no el disgusto que
las procesiones causen en algunos o la opinión
contra que se celebren.
El derecho instrumental a la libertad de opinión
implica que la adherencia comunitaria no puede
prevalecer sobre la autonomía personal, que es
su fundamento sustantivo. Anteponer la protección de la identidad de la persona es condición
previa para la protección de la identidad común,
religiosa o nacional. Si fuera de otro modo, el
Estado aconfesional, neutral, imparcial o, si se
quiere, “laico” no podría actuar como árbitro en
los conflictos de identidad, de sentimiento o de
creencia, pues no tendría donde sustentarse. Nadie podría adherirse a una religión distinta o abjurar de la que profesa. Vivir una religión, como
sentirse nacionalista o paisano, no es un asunto
de libertad de opinión, sino de expresar una forma de ser basada en convicciones. La persona
se adhiere o se desprende de ella en el ejercicio
de su autonomía. La libertad consiste en que no
se le pueda impedir a nadie esa adhesión y en
que no se le pueda obligar a permanecer en ella
contra su voluntad. <
ENSAYOS
La Función de lo Histórico
en tres comedias de Lope de Vega
(primera parte)
FERNANDO VILCHES VIVANCOS
PROFESOR TITULAR DE LA URJC
I
ntroducción
Hace años, siendo yo un estudiante de bachillerato, se nos explicaba en clase que
Lope de Vega era todo un revolucionario
de su tiempo. Se nos ponía como ejemplo
la obra Fuenteovejuna como paradigma de un
pueblo que se rebela contra su Rey. Y nada más
lejos ni de la verdad ni del propósito del buen
Lope. Se trataba, como tantas obras del Fénix de
los Ingenios de defender el poder establecido y
de resaltar la figura del Rey, pues la obra trata
sutilmemnte de la revuelta legítima de un pueblo contra un representante del poder del Rey
que se revela como inmoral, corrupto e injusto
y es el buen Monarca el que restablece el orden
y no permite que se condene a todo un pueblo
por haber hecho justicia contra un cargo que no
merecía ni el apoyo ni el respaldo Real. Pero la
figura del Rey salía fortalecida.
En esta línea se ha basado este estudio, y, por
razones de espacio, hemos fijado el análisis en
tres de las catorce comedias que hemos catalogado como histórico-contemporáneas de Lope. Y
son: Don Juan de Austria en Flandes, La nueva
victoria del Marqués de Santa Cruz y El Marqués
de las Navas.
El criterio de elección de estas comedias, está
guiado porque son comedias poco conocidas y,
además, en contra de la opinión de algunos maestros, pensamos que están escritas en un contexto
tal que el valor literario pasa a segundo plano,
por lo que el juicio exclusivo desde este punto de
vista no es aceptable para estas determinadas comedias.
Nos hemos acercado al nivel de la “Historia”
más que al de la “Literatura”, (corriente que
parece que ha predominado en estudiosos de la
literatura desde hace algunos años, Cfr. simplemente Manuel Fernández Nieto: Investigaciones
sobre Alonso Remón, dramaturgo desconocido del
siglo XVII (Con dos comedias inéditas), Madrid,
Retorno Ediciones, y el Colectivo: Historia de la
Literatura Española, Madrid, Guadiana, obras de
marcado interés histórico en las que se aprecia
la misma inclinación, sobre todo en N. Salvador
Miguel, J. M.ª Díez Borque y el desaparecido
Manuel Alvar).
Intentaremos demostrar que el fin
de las comedias se sitúa en un plano
propagandístico, dentro de la ideología
oficial y de rendir tributo a la nobleza
Intentaremos demostrar que el fin de las comedias se sitúa en un plano propagandístico, dentro de la ideología oficial y de rendir tributo a la
nobleza, clase sustentadora, al fin y al cabo, de
los poetas. Pero la Comedia, dirigida al pueblo,
63
Cuenta y Razón | Primavera 2016
tiene que insertar estos elementos en un contexto propicio, es decir, en tramas amorosas y
“paisajes” rufianescos. Se trata de ver la habilidad de Lope en fundir todo esto en una fiesta
popular: Comedia. Por lo tanto, antes de pasar
adelante, es preciso connotar los diversos ejes
o coordenadas en los que se desarrolla la trama
de la comedia. El hecho histórico, basado en un
personaje, acción de guerra o hazaña protagonizada por un noble, se inserta en las siguientes
coordenadas: 1. Trama amorosa. 2. Argumento
de apoyo 3. Incisos de valores oficiales de la
época. 4. Elementos populares.
Al ser un tema poco o nada tratado por nuestros
estudiosos, el campo bibliográfico de consulta se
nos presenta harto restringido. La base “científica” del trabajo se halla en la exploración minuciosa de las comedias. Tomamos como libro
base la publicación de las comedias hecha por
la Real Academia, en la colección BAE, a cargo
de don Marcelino Menéndez Pelayo. Al final del
trabajo, incluimos un apéndice en el que se hace
una relación de los principales títulos nobiliarios aparecidos en las comedias, su documentación histórica y sus poseedores actuales.
Breve introducción histórica a las comedias
cuyo escenario es Flandes
Flandes llega a convertirse en una “cuestión de
honor” para la monarquía española. Felipe II
solo capitulará ante los Países Bajos obligado
por las circunstancias económicas, pero, resueltas momentáneamente estas, vuelve a imponer
por la fuerza su hegemonía. Ya con don Álvaro
de Luna empieza a flaquear el dominio español
en Flandes, ganándose, además, la enemistad y
el odio de los flamencos, que continúan con su
sucesor Luis de Requesens.
Don Juan de Austria, que le sigue, encuentra un
ambiente de resentimientos y recelos, se firma
durante su mandato la Paz de Gante, que presuponía la retirada de las tropas españolas de
Flandes. Con su sucesor Alejandro Farnesio,
Príncipe de Parma, España vuelve a renacer de
sus quiebras, pero es el canto del cisne. A pesar
de las victorias militares, la suerte está echada.
Con Felipe III, se llega a una paz (tregua) con los
Países Bajos; esto suponía un duro golpe al orgullo
castellano, pero, al fin, imperó el realismo económico, es decir, la bancarrota de la Hacienda española. A pesar de la victoria de Ostende (1604), con
64
tropas mandadas por el general Ambrosio Spínola,
y de un incremento de bienes gracias al comercio
con las Indias, España -Castilla- no podía soportar
tanta guerra en tan diversos frentes al tiempo.
En 1604, el Tratado de Londres termina con las
hostilidades contra Inglaterra. En 1606, en Yssel
fracasó la ofensiva española contra Holanda por
las dificultades del terreno, la hábil táctica de
los holandeses y un motín de las propias tropas
españolas por falta de pago. En marzo de 1607,
el Archiduque Alberto pacta con los holandeses
un alto el fuego. En 1608, el incremento de ingresos indianos no resolvía los problemas financieros y, así, al año siguiente, la Corona se vio
obligada a firmar una tregua de dos años.
A pesar de la victoria de Ostende (1604), (...),
España -Castilla- no podía soportar tanta
guerra en tan diversos frentes al tiempo
Don Juan de Austria en Flandes
Tampoco le concede don Marcelino a esta comedia
calidad, aunque no la considera tan mala como la
anterior. En efecto, ateniéndonos exclusivamente
a los valores literarios, la obra no está a la altura a
la que nos tiene acostumbrados el genio. Sigue sin
encontrar esa garra dramática y eficaz que vista
de gala a la comedia. Es un resumen o crónica
dramática del gobierno de don Juan de Austria.
El asunto es parecido al de la comedia anterior,
pero abarca mayor espacio, mayor suma de acontecimientos y el personaje de don Juan aparece
como “leit-motiv” de la obra. El tiempo en el que
desarrolla la comedia es absolutamente histórico
-finales de 1576 hasta el 1 de octubre de 1578,
muerte de don Juan de Austria-. Así, la comedia,
aparte de los incisos lógicos y el escaso valor literario, es de gran fidelidad histórica, por lo que
toma carta de presencia -en propiedad- en este
paseo por lo histórico.
La comedia, en su rigor histórico, trata dos argumentos parejos: la victoria de Gembloux y la
muerte de don Juan, en la cercana Namur; este
último asunto, marca la diferencia con la comedia
anteriormente estudiada. Ambos sucesos están
documentados perfectamente en la Historia, la
batalla a la que hemos hecho acotaciones y a causa de una apresurada y equivocada intervención
quirúrgica, le sobrevino siendo aún joven.
ENSAYOS
Para don Marcelino, la figura de don Juan no
cabe en el teatro. No es un personaje teatral sino
épico y novelesco. Aún no sabiendo la base en
la que se apoya para esta afirmación categórica, pensamos que no anda del todo errado. En
este caso es un personaje, en efecto, sin fuerza dramática, sin una psicología representable.
Su figura queda fría y alejada, sus parlamentos
pierden eficacia teatral por servir a una mera exteriorización de ideas no personalizadas.
Para don Marcelino, la figura de don Juan
no cabe en el teatro. No es un personaje
teatral sino épico y novelesco
Hechos y personajes históricos
Más difícil ha sido aquí la labor de documentación histórica de los personajes. No sin desilusión, nuestra investigación en diversos estudios
de linajes y genealogías se ha visto abocada al fracaso. Hemos, pues, documentado los personajes
españoles más destacados y un personaje -Carlos
Fúcar- (príncipe alemán en la comedia). De los
nobles flamencos, ni siquiera hemos podido hacer
conjeturas, como en la anterior comedia. Suponemos que por ser ésta compuesta para ser representada como compañera del suceso histórico que
argumenta, no es necesario transcribir fielmente
algunos nombres ya por ser de todos conocidos o
por no presentar características específicas dignas de figurar en la comedia. Si esta hipótesis fuese cierta es comprensible lo arduo de la tarea.
Argumento
Aparecen, en la primera escena, don Juan y
Octavio Gonzaga (personajes de la comedia Los
españoles en Flandes), dialogando con nobles
flamencos. Después, entra en liza la primera
escena de novelación con dos personajes que
participan plenamente en la trama amorosa. En
una escena posterior, tres flamencos traman la
muerte de don Juan y la rebelión contra los españoles. Se suceden una serie de intrigas que,
como veremos más adelante, son totalmente
históricas.
Consultando con nuestro maestro y amigo el
historiador don Manuel Rodríguez-Martín y
Chacón, (desgraciadamente desaparecido), nos
argumentó la posible identificación -muy general- de estos nobles flamencos con los ya conocidos Guillermo de Orange, el conde de Egmont,
etc. Asimismo, y a petición nuestra, investigó en
diversas genealogías, comunicándonos, también,
su desilusión y falta de éxito en dicha investigación. Así pues, nos limitaremos a reseñar los
personajes documentados.
La primera jornada termina con la despedida
dramática que hacen los españoles al partir de
Flandes. La segunda jornada comienza con un
monólogo del duque de Linod en el que se resumen los sentimientos flamencos hacia los españoles y, en particular, hacia don Juan. Aparece
después don Juan y su fiel Gonzaga, que tienen
diálogos privados en presencia de Ircana -dama
flamenca-. Pasamos así a los preparativos de la
entrada de don Juan, como gobernador, en Bruselas, ocurriendo una serie de sucesos que avisan a don Juan de la traición que lo acecha y, por
su entereza y gallardía desbarata al encargado
de matarle. Se inicia la tercera jornada con el
Duque que intenta sobornar al alemán Carlos
Fúcar sin conseguirlo. Vuelven a aparecer don
Juan y Gonzaga que, presintiendo ya muy cerca
la traición, huyen a Namur. Luego vienen las escenas donde se insinúa la batalla, vienen unas
escenas de dolor por la noticia de la agonía de
don Juan, su testamento y muerte y la presencia
de un personaje -¿Alegórico?- “España”, que
hace un elogio del muerto.
Constataremos, como hechos extraídos de
las últimas investigaciones, que don Juan no
es la “mano derecha” del rey Felipe II, en el
sentido estricto de la palabra
Como ya dijimos en la comedia Los españoles en
Flandes, el personaje de don Juan de Austria es
el motivo principal y se nos manifiesta de una manera más amplia. En cuanto a su persona, poco
podemos decir que no se haya dicho en la Historia. Simplemente constataremos, como hechos
extraídos de las últimas investigaciones, que don
Juan no es la “mano derecha” del rey Felipe II,
en el sentido estricto de la palabra. Sí, le era fiel
y le servía, pero no carecía en absoluto de ambiciones, entre las que se contaban el reinar con
cierta autonomía en los Países Bajos o, en su defecto, en Inglaterra, proyectos estos que no eran
muy bien vistos por su hermanastro, el Rey. Por lo
demás, conocemos sobradamente su valentía y su
gran genio militar. Pasemos, pues, al don Juan de
nuestra comedia y a sus variados matices.
65
Cuenta y Razón | Primavera 2016
Se nos muestra, en principio, como hábil y astuto diplomático atrayéndose con buenas palabras a los enemigos y, posteriormente, se nos
muestra como hombre sensible, de grandes
y profundos sentimientos, a la par que como
hombre humilde ante las grandezas terrenas,
creyente y temeroso de Dios. Estos afectos,
atribuidos a don Juan en la Comedia, están documentados históricamente como nos informa
en su estudio don Marcelino. Esta manera de
ser de don Juan no es una invención novelesca de Lope para impresionar a su público provocándole una corriente de simpatía hacia el
protagonista. Todo ello se puede constatar en
“Documentos de archivo de Simancas dados a
la luz de don Antonio Rodríguez Villa, al fin de
la Historia de don Juan de Austria, del licenciado Baltasar Porreño”.
Otra faceta que resalta en su personalidad es
el sentido de justicia que le rodea: “A ninguno
se le niegue/ la entrada, y quien fuere, llegue,/
pida justicia mis pies” y, cuando el momento lo
precisa, don Juan se muestra con entereza y sobrepone su deber a sus sentimientos. También,
como lo cortés no quita lo valiente, se muestra
hombre bizarro y decidido en amores. Los devaneos y aventuras amorosas de don Juan parecen
tener fundamento histórico muy claro para los
coetáneos. A nosotros, sin embargo, se nos escapa la identificación de las damas que aparecen en la comedia ya que las conjeturas que se
hacen pertenecen -exclusivamente- a un campo
puramente hipotético.
En el cuadro final del último acto (tercera
jornada), aparece don Juan moribundo,
postrado en el lecho, despidiéndose de su
tropa y ordenando sus últimas voluntades
Por último, en el cuadro final del último acto
(tercera jornada), aparece don Juan moribundo, postrado en el lecho, despidiéndose de su
tropa y ordenando sus últimas voluntades. Esta
escena es fielmente histórica, ya que a Lope
sólo le bastó versificar la carta-relación que
fray Francisco de Orantes envió a Felipe II. Es
una escena, pues, sencilla en su planteamiento.
En conclusión, hemos visto cómo Lope ha ido
perfilando -acertadamente- en ocasiones, a don
Juan, hasta hacerle conocido de los espectadores
66
y resume en sus caracteres psicológicos el prototipo de soldado español ya que, como hemos
dicho, don Juan “no da de sí” para recrear un
personaje teatral.
El segundo personaje que hemos documentado es ya viejo conocido; se trata de Octavio (el
texto dice Otavio) Gonzaga. Este personaje era
consejero y amigo íntimo de don Juan. Cuando don Juan fue nombrado gobernador de los
Países Bajos, sustituyendo a don Luis de Requesens, fue a Flandes disfrazado de criado
morisco de Octavio Gonzaga y, así, cruzaron
Francia. A través de la comedia, vemos que don
Juan sólo confía plenamente en Gonzaga y este
vela fielmente por su persona. Es el único que
no se separa de don Juan cuando los españoles abandonan Flandes. Va con él cuando entra
en Bruselas como gobernador y los dos se ven
obligados a huir ante el inminente peligro de
su vida.
El tercer personaje que -en este caso- hemos
intentado documentar, aparece en la comedia
con el nombre de Carlos Fúcar y se le intitula
“príncipe alemán”. Buscando en diversas fuentes, hemos estado averiguando qué familia alemana tenía contactos continuos y amistosos con
los españoles. En la comedia (vid. “supra” el
Argumento), el duque de Linod intenta sobornar a nuestro personaje, resultándole vano ya
que Fúcar se muestra leal y amigo del rey Felipe y de los españoles. Así pues, hemos aventurado la hipótesis de que Fúcar sea una castellanización de “Fugger” (Fugger> Fugar> Fugar>
Fúcar), evolución lógica, con ensordecimiento
de la velar. De los Fugger, da la Historia amplia relación: familia de banqueros alemanes
en estrecha relación con los austrias españoles,
desde su fundador Jacobo Fugger y que, ya en
tiempos de Felipe II, comenzaba a declinar su
estrella. Este Carlos Fúcar bien puede ser un
miembro de dicha familia que se hubiera dado
más a las armas que al negocio de banca y que
siguiera los tradicionales lazos de unión con los
Austria españoles.
El cuarto y último personaje es Sancho Dávila
(en el texto Sancho de Ávila), cuya localización es fácil en cualquier manual de historia.
Es éste un personaje muy ligado a la corona
de la que recibió encargos de responsabilidad;
perteneciente, además, al marquesado de las
Navas.
ENSAYOS
Estos personajes, pues, suministran la savia histórica a la Comedia, junto con los habituales soldados, y personajes pertenecientes al elemento
novelesco.
Lope enumera las ciudades
históricas y reales en las que
han sucedido los hechos
Geografía
A este respecto, la precisión es semejante a la
anterior comedia. Lope enumera las ciudades
históricas y reales en las que han sucedido los
hechos. No anda, pues, el espectador desorientado, sino que, parejamente al hecho, conoce
el escenario real. Por citar alguna, tenemos en
primer lugar la de Namur, ciudad de inevitable
aparición en cualquier comedia cuya base geográfica sea los Países Bajos.
Por boca del personaje “Alonso de Vera” oímos
una extensa relación de ciudades (además de
citar a dos personajes flamencos de conocido
nombre en España: “El de Nassau” y “Orange”); entre otras citaremos: Lorena, Luxemburgo, Gante, etc., pero su relación no tiene mayor
importancia. También se cita en el texto la Paz
de Gante, de la que hemos hecho referencia
anteriormente. Ciudad de mayor importancia
en nuestra comedia es Bruselas donde, como
ya hemos estudiado, entra don Juan aclamado
como gobernador.
Incidencia de lo histórico en otros niveles
de la comedia
A continuación reseñamos un hecho singular: las
intrigas constantes de las que es objeto la persona
de don Juan, cuya vida corre peligro, acechándole
a cada paso la traición y la muerte. De estas intrigas, que abundan a lo largo de la comedia contra
la persona de don Juan, tenemos testimonio de él
mismo, en sus cartas a Felipe II: “Ellos andan...
maquinando de matarme... y de que es así, cada
día me llegan diversos advertimentos por diferentes partes... Lovaina, 16 de marzo de 1577”.
Para no hacer copioso este trabajo, señalaré para
finalizar el dramático parlamento de los españoles
que, por boca de Mondragón y Sancho de Ávila,
se efectúa al partir las tropas españolas para la
Patria, como consecuencia de lo estipulado por la
Paz de Gante, hecho ya mencionado y que, como
nos muestra la Historia, fue una tregua “obligada”. Como sabemos también don Juan tuvo que
vender sus joyas y alhajas para poderles pagar.
Esta despedida es una mezcla de rudeza y ternura
que logra un efecto emocional en el espectador.
Las tropas se marchan a una vida más relajada en
casa, pero prefieren pasar privaciones por estar al
lado de don Juan y no dejarle indefenso. Esto último no peca precisamente de rigorismo histórico,
ya que de todos es conocido el hecho de los amotinamientos en las tropas españolas por falta de
pago, una causa -entre las principales- que hizo
perder terreno a la Corona en los Países Bajos.
La nueva victoria del Marqués de Santa
Cruz
Argumento
Desarrolla la toma de la isla de Longo por el
Marqués de Santa Cruz. Escrita en 1604, fecha
de la acción. Al ser de poco interés dicha hazaña, solo tenía sentido dentro de la coetaneidad
del sucedido.
La Comedia consta de tres jornadas, dedicándose
exclusivamente la última al relato de la conquista
de la Plaza y a la solución de la trama amorosa
paralela. En un primer momento, la acción nos
sitúa en ambiente turco, asistiendo a la toma de
poderes en las personas de Aradín por Cariadeno en el mando de la plaza, poniendo en boca de
Fátima, hija del muerto Alí Bajá, general de la
tropa turca de Lepanto, el motivo novelesco de la
entrada del Marqués de Santa Cruz en la acción,
ya que su antecesor había sido muerto por uno de
su linaje. En esta primera jornada se desarrolla
también la trama amorosa de unos cristianos cautivos. La segunda jornada nos sitúa del lado del
ambiente cristiano, presentándonos al Marqués
de Santa Cruz, al Conde de Benavente y demás
nobleza, así como la intención del Marqués de
hacer una notable hazaña; por otro lado, asistimos
a unos diálogos picarescos entre la soldadesca,
para terminar con un suceso extraño: el sueño del
Marqués, donde hablan la Religión y la Victoria
que le aconsejan partir de Nápoles, cuanto antes,
hacia las costas de Asia. La tercera jornada está
dedicada a la descripción de la batalla, notables
que participan en ella y a la resolución de la trama amorosa de los cautivos.
Hechos y personajes históricos. Su función
Aparece ya en el primer diálogo entre los dos
jefes turcos una alusión a los estragos que causaban los capitanes españoles en las costas
67
Cuenta y Razón | Primavera 2016
turcas, adentrándose -incluso- hasta Jerusalén.
Aunque ya se ha mencionado la trama novelesca que une a Fátima con el linaje del Marqués de Santa Cruz, la primera vez que se cita
textualmente su título es por boca de Aradín
que, respondiendo a Fátima, dice: “Vengativo
pensamiento/ y por fuera del linaje/ del Marqués
de Santa Cruz”. He aquí, pues, en tres versos,
la simbiosis del hecho histórico con la trama
novelesca. Es manifiesta la habilidad de Lope
quien, a través de pequeños mensajes, va transmitiendo al público los valores oficiales de su
tiempo. Otra notable alusión en que se mezcla
el nombre del Marqués de Santa Cruz con la
trama novelesca es en una canción dicha por el
cautivo cristiano Cabrera (“Los soberbios asisten…”).
Es manifiesta la habilidad de Lope
quien, a través de pequeños mensajes,
va transmitiendo al público los
valores oficiales de su tiempo
Otro personaje histórico de la altura del Marqués
cita Lope en la bienvenida que este le da en Nápoles. Se trata del Conde de Benavente: “Es que el
Marqués se apercibe/ y a salir le recibe/ el Conde
de Benavente”. Entre el Marqués y el Conde se
entabla un diálogo refinado en el que se hablan de
las grandezas de España y sus respectivos linajes.
En el mismo diálogo, se hace alusión a don Juan
de Austria (“Hijo de Carlos Quinto, César máximo…”). Este fragmento nos sitúa en el contexto
histórico, siendo una especie de discurso didáctico sobre la Casa de Austria. Todas las citas que
corresponden a este diálogo entran dentro de la
coordenada de incisos de valores de la época.
Aunque el nombre de don Pedro de Toledo surge
al principio de la comedia, en el primer diálogo,
nos parece más importante su inserción ahora
como personaje histórico, con una función determinada. Hablando el conde de Benavente al
Marqués, suplica veladamente un cargo más alto
para él, que en ese momento ostentaba don Pedro y, en respuesta, dice el Marqués: “Viniendo
yo después de generales/ de tan alto valor y nombre insigne,/ y agora de don Pedro de Toledo...”.
En la siguiente cita se hace alusión a otros dos
títulos de Castilla en comparación con el de
Benavente: “... como fue el de Miranda y el de
68
Lemos,/ el uno presidente de Castilla/ y el otro ya
del cielo presidente”. No desaprovechaba Lope
cualquier ocasión para establecer jerárquicamente las noblezas y grandezas de España.
No desaprovechaba Lope cualquier
ocasión para establecer jerárquicamente
las noblezas y grandezas de España
La tercera jornada, como muy bien dice Menéndez
Pelayo, la podríamos calificar como “periodismo
dramático”, pues, en los primeros versos se cita la
participación de los hijos del Conde de Benavente
en la toma de la plaza y se hace honor a su linaje.
Más adelante, en boca de un criado se enumera la lista de nobles y capitanes que acompañan
al Marqués: “... y del Marqués le acompaña/ de
Guadalete famoso mancebo.../ don Alonso de Cardona…/ Juárez y Ginés de Torres,/ y Villalobos.../
a don Diego de Alderete.../ a don Luis de Leyva
lleva.../ lleva a Gonzalo de Vera, etc.
Todos estos nombres están datados históricamente por otras relaciones de esta misma batalla y
numerosos documentos. Es uno de los elementos
puramente históricos que tanto abundan en esta
tercera jornada. Su función es claramente informativa, con lo que Lope rinde así tributo a esa
valiente y abnegada tropa española.
La siguiente cita, entresacada del diálogo que sostienen Fátima y Dalila -esta última especie de alcahueta y bruja- es una malversación de un hecho
histórico, la derrota de Carlos V cuando intentaba
conquistar Argel: “Que yo sé que una hechicera,/
cuando Carlos intentó/pasar a Argel, levantó/ tal
tormenta en su ribera,/ que dió con él, derrotado,/
en Cartagena de España,/que fue la primera hazaña/en que anduvo desdichado”. Con esta malversación del sucedido histórico, Lope entra de lleno
en la corriente de su tiempo que tenía al Rey como
deidad y por encima de todas las cosas en esta tierra. Así, pues, salva el honor de Carlos saltándose
sin pudor la verdad histórica (cfr. simplemente J.
A. Maravall, en la Bibliografía).
Más adelante, da una explicación detallada del
porqué el Marqués pretende la conquista de esta
plaza. Es un monólogo del soldado Carpio y sirve al mismo tiempo de preludio para la batalla
final. En dicho monólogo se da fecha exacta de
los movimientos del Marqués por los mares del
ENSAYOS
Mediterráneo y la dificultad que tuvo en atacar
la caravana turca, hechos comprobados y datados
históricamente (cfr. Reglá-Jover-Seco en la Bibliografía).
Según Menéndez Pelayo, el pasaje de más notable
valor literario es el que desarrolla el sueño del
Marqués, al que se le aparece la Religión y la Victoria. Creemos que es la perfecta síntesis de la interpretación oficial de la política exterior española y, por lo tanto, de la política de los Austria, así
como la justificación del gobierno de los reinos de
España. Lope, que no se arredra ante nada y, dado
que la comedia es de tal manera maleable en sus
manos, no repara en poner en boca de la Religión
la justificación de estas guerras, así como la Victoria justifica el poder absoluto del Rey.
Geografía
La siguiente cita viene a recordarnos la habilidad
del maestro Lope para simpatizar con toda la geografía española, añadiendo a cada ciudad un adjetivo pomposo, poniendo por boca de un personaje
la controversia muy popularizada entre la ciudad
de Nápoles y diversas ciudades españolas: “Granada tiene hermosura;/ sola Sevilla la iguala/ en
comercio, trato y gente”. Otra alusión, netamente
adulatoria, es el juramento en el cual su materia
es la palabra “marqués”, puesto además en boca
de un personajillo perteneciente a la soldadesca,
como es Carpio: “Pues por vida del Marqués...”.
Este tipo de citas, de las cuales hay gran abundancia, entran en un contexto simplemente propagandístico de la figura del Marqués. <
69
Fundación de Estudios Sociológicos
Fundada por Julián Marías
Crónicas
ENSAYOS
OBRA SOCIAL
"LA CAIXA"
La Obra Social "la Caixa" promueve
la mejora de la convivencia intercultural
por sexto año
diversidad cultural que forman parte del proyecto
ICI. En total 515.200 ciudadanos han participado
hasta ahora en las actividades para fomentar la
cohesión social, colaborando las administraciones
públicas mediante 500 representantes, más de
2.300 profesionales y 417 entidades sociales.
A lo largo de los seis años en que se ha venido
desarrollando este proyecto se ha logrado sistematizar un modelo preventivo de la conflictividad
social que hace posible su aplicación en otros territorios u entidades que quieran también promover la armonía en la convivencia intercultural.
Isidro Fainé, Presidente de la Fundación Bancaria
“la Caixa”, impulsor de la iniciativa.
S
e presentó el pasado 26 de febrero en
CaixaForum Madrid un balance de los
seis años del Proyecto de Intervención
Comunitaria Intercultural (Proyecto ICI)
de la Obra Social “la Caixa”.
El Proyecto incide en más de un millón de personas que residen en los 39 barrios y 31 municipios de toda España caracterizados por una rica
Comenzando su andadura en el año 2010, este
Proyecto parte de un marco conceptual y metodológico diseñado por la Universidad Autónoma
de Madrid con Carlos Giménez como director
científico y Marco Marchioni como Asesor General. Ahora se ha editado una colección de cinco
libros, “Juntos por la convivencia”, que explica
las claves de los excelentes resultados y quiere
destacar la creación de un modelo de intervención por la convivencia validado, eficaz y configurado para ser sostenible, transferible a otras
instituciones y territorios que lo deseen aplicar.
Se trata de un esfuerzo colectivo por sistematizar una experiencia innovadora de intervención
social preventiva que ahora puede extenderse a
otros territorios que afronten retos similares de
gestión de la diversidad cultural.
En la nueva publicación se pone de relieve la
importancia de la participación ciudadana para
crear espacios de diálogo y relaciones positivas entre los vecinos, reforzando su orgullo de
73
Cuenta y Razón | Primavera 2016
pertenecer al territorio. Esto facilita pasar de la
mera coexistencia a una convivencia real, y ha
sido posible gracias a la participación de 312
asociaciones vecinales.
tolerancia. Para ello, se promueven acciones específicas de educación en valores interculturales
y de paz y prevención del racismo, la xenofobia y
la intolerancia.
La convivencia implica abordar de forma positiva las posibles tensiones o conflictos entre personas, grupos e instituciones. Desde el Proyecto
ICI la apuesta es el fomento de la prevención,
regulación y resolución de posibles problemas a
través del diálogo, siempre bajo la premisa de la
Una conclusión extraída por los impulsores del
Proyecto ICI es que es preciso trabajar de forma
participativa y comunitaria en tres ejes básicos alrededor de los que giran los procesos comunitarios
que contribuyen a la igualdad de oportunidades:
salud, educación y participación ciudadana.<
Una de las actividades del Proyecto de Intervención Comunitaria Intercultural
74
CRÓNICA DE CINE
Las ratas y el flautista
ISABEL DE AZCÁRRAGA
GUIONISTA Y DOCTORA EN COMUNICACIÓN
E
n una anécdota ya célebre, decía Sacha Guitry: “El concierto que acabáis
de escuchar era de Mozart. Y el silencio que le ha seguido, también era de
Mozart”. Lo mejor de la buena música
-más allá de disfrutarla- es lo que arrasa con su
paso. Una vida puede cambiar al escuchar una
sinfonía. Todos hemos sentido alguna vez ese desgarramiento.
manera más enérgica... Sirve para templar el alma,
tensarla, prepararla... Nos aleja del mundo conocido, nos aísla. Es como un tajo en la memoria que
centra definitivamente nuestra atención sobre el
milagro. No pretende distraer ni embelesar, sino
producir una llaga abierta en los espectadores. Es
la entrada al milagro por la puerta de la pobreza,
por la puerta de la injusticia inmotivada.
El cine se proclama a sí mismo como el arte más
completo porque su lenguaje reúne y sintetiza
todos los anteriores: pintura, narrativa, música,
poesía, danza, fotografía… Pero no hay imagen,
por radiante que parezca, capaz de trasfundirnos,
de verdad, un allegro de Vivaldi… ni el degollado
silencio que lo prosigue: como de fin del mundo o
de bala recién llegada al corazón. Tan conscientes
han sido de ello los cineastas de todos los tiempos
que ya en sus inicios se ocuparon de que en las
salas de exhibición hubiera un piano o una orquesta que diese contexto a lo filmado.
No pretende distraer ni embelesar,
sino producir una llaga abierta en los
espectadores
Desde entonces, la composición de bandas sonoras se ha ido afianzando como la forma de música
más generosa, la que menos aspira al reconocimiento, ya que el triunfo del compositor reside
precisamente en no ser notado. Aunque baste con
escuchar cuatro notas para que nos venga a la
mente la película entera.
Cualquier persona sensible cuando se expone por
primera vez a una película como La Misión (Roland Joffé, 1986) experimenta cierta clase de milagro. Nada de eso se produciría sin el magnífico
trabajo de Bolt, Irons, De Niro o del propio Joffé.
Pero el milagro tiene su puerta, y es necesario
entrar por ella. El oboe del padre Gabriel no sólo
sirve para subrayar la trama o ahondarla de una
A través de esa flauta, las notas parece que no
pueden alcanzar su perfección, parecen siempre a
punto de equivocarse, pero logran en cambio una
mayor viveza. Suenan de un modo siempre virgen,
siempre diferente. Ese carácter balbuceante les
confiere su acentuado dramatismo. Y de repente,
en su momento justo, la irrupción en catarata de
la orquesta abre la tierra al vértigo lírico y sentimos que se nos descoloca la carne en el cuerpo,
como si el pensamiento y la expresión hubiesen
hecho dentro de nosotros un movimiento brusco.
La emoción que nos causa la melodía no alivia la
tensión de la trama, la tensión del ahogo, cambia
dicha tensión en sufrimiento, en un sufrimiento
que intensifica y renueva nuestra vitalidad, que
nos invade acrecentándonos. No hay nada tan
apretadamente humano, tan desgarradamente humano, como esa puñalada revitalizadora.
La música alcanza su razón de ser cuando se convierte en el umbral de esas vivencias que la película nos regala, cuando confiere a las emociones
75
Cuenta y Razón | Primavera 2016
que éstas nos provocan no solamente su exactitud
y su intensidad, sino también su plenitud y su
cabalidad. Porque ya entonces, y también ahora,
cada vez que escuchamos el oboe de Ennio Morricone nos hacemos mejores personas.
En una época en que las bandas sonoras padecían una acusada tendencia al preciosismo y la
blandenguería, y un abuso de elementos rítmicos,
el compositor italiano supo mantenerse en el territorio de la sobriedad, de la indispensabilidad,
observando el predominio de lo narrativo sobre
lo popular y sobre lo sentimental. Fiel a sus raíces líricas y al principio de que el valor artístico
de una banda sonora -y aun su mismo sentidotiene un carácter subalterno. Hay sentimiento en
todo caso, pero sobre todo hay drama: angustia,
queja, testimonio, denuncia o celebración de actitudes y situaciones de la vida humana.
Los spaghetti-westerns de Leone
no habrían logrado sin el silbido de
Morricone ese ADN de patetismo que los
encumbró a la cima
Es impecable hasta el punto de que lo
único que no encaja en ella es la falta de
reconocimiento que recibió por parte de la
Academia
A partir de entonces, el soplido -en cualquiera
de sus versiones- se convertiría en la seña de
identidad de Ennio Morricone, hasta el punto
de que llegaron a apodarle “el maestro de los
instrumentos de aliento”.
Ennio le enseñó a Leone que se puede matar a
golpe de silbidos. Sin más arma que el soplido
que atraviesa unos labios fruncidos, o la tosca
embocadura de una flauta de pan… un genio
puede desgarrarte las entrañas.
Conforme sus colaboraciones se iban convirtiendo en éxitos rotundos, Sergio Leone aprendió que su cine resultaba beneficiado si comenzaba a dirigir la película a partir de la música
que Morricone le proponía. Así que decidió
alterar el orden natural de la realización, y fue
probablemente esta decisión la que le llevó a
convertirse en el director con lenguaje visual
más potente que ha tenido la historia del cine.
Leone entregaba el guion a Morricone meses
antes de que comenzara la producción. Cuando
llegaba el momento de filmar ya tenía la música
en el set para saber cómo tenía que mover la cámara y poder coreografiar la interpretación de
los actores. Incluso adaptaba algunas frases de
diálogo a lo que demandaban ciertos momentos musicales para conseguir más dramatismo.
Cuentan que cuando estaba rodando la secuencia inicial de Hasta que llegó su hora (Sergio
Leone, 1968) redujo la velocidad de la grúa
para que su ascenso coincidiera con el majestuoso crescendo musical y la aparición estelar e
inolvidable de la soprano Edda dell’Orso. Todo
el equipo acabó temblando.
El silbido tiene un efecto sedante, como un encantamiento. No dice nada, tiembla. Expresa
nuestra humana desvalidez, nuestra desvalidez
Érase una vez en América (Sergio Leone, 1984)
es la culminación de una amistad -dentro y
fuera de la pantalla- llevada hasta sus últimas
Las primeras películas que lo hicieron famoso
fueron los spaghetti-westerns de Sergio Leone,
protagonizados por Clint Eastwood en los años
sesenta. “Ennio -le pidió el director romano,
compañero del colegio y amigo desde la infancia- quiero que crees un sonido diferente para un
tipo de ‘western’ diferente”. Pero Morricone fue
más allá. Fue capaz de sintetizar los elementos
que conformaban el sonido icónico de las películas del oeste de toda la vida -la armónica, la
trompeta mexicana, la guitarra española con su
tema heroico de cuerdas, el coro trascendental- y fusionarlos con la guitarra eléctrica y con
conceptos sonoros inéditos como coyotes, búhos, resortes, gomas elásticas… espuelas, galopes, balazos, gritos, latigazos… y el silbido.
76
originaria: procedemos de un soplido y el soplido no es únicamente la fuerza que nos impulsa,
es la vida que nos da forma. Los spaghetti-westerns de Leone no habrían logrado sin el silbido
de Morricone ese ADN de patetismo que los encumbró a la cima. Un patetismo que emana de
la naturaleza difícil, tartamudeante y aventurada
del silbido: es patética la calidad del sonido, es
patética la melodía, y es patética hasta la misma
ejecución de cada nota que suena siempre única
y distinta, irrepetible, azarosa y trémula.
CRÓNICA DE CINE
consecuencias. Sólo una amistad tan auténtica
puede inspirar una banda sonora tan PERFECTA. No se puede hacer mejor. Es impecable
hasta el punto de que lo único que no encaja en
ella es la falta de reconocimiento que recibió
por parte de la Academia.
La ausencia de Érase una vez en América, La Misión, Días de cielo (Terrence Malick, 1978), Novecento (Bernardo Bertolucci, 1976), Los intocables
de Elliot Ness (Brian de Palma, 1987), Cinema
Paradiso (Giuseppe Tornatore, 1988)… de su lista de premios sonoros supone un bochorno difícil
de enmascarar en la historia de la que se considera la más alta institución del cine mundial, y
refuerza la credibilidad de sus leyendas negras.
Más para rematar al toro que para aplacar su
conciencia, los académicos le propinaron en
2007 un Óscar honorífico por su trayectoria:
una estocada de consolación que resultaba, si
cabe, más sangrante teniendo en cuenta que
este galardón se suele otorgar a aquellos veteranos cuyo fin parece próximo. Ennio demostró un
afilado sentido del humor al acudir a recogerlo.
Encogiendo los hombros exclamó con una sonrisa: “me lo quedaré”. Y siguió componiendo.
Por eso ya nadie esperaba que, en un sorpresivo
giro de tercer acto muy propio de Hollywood,
sus verdugos acabaran por bajar la cabeza
ante una composición menor (Los odiosos ocho,
Quentin Tarantino, 2015). En realidad agachaban la cabeza ante su propia inmoralidad. 50
años de éxitos cinematográficos, casi 600 bandas sonoras y más de 70 millones de ventas les
dejaban en evidencia. Espectadores de todas
las épocas, de todas las edades y de todos los
colores estaban devolviendo al humilde silbador del Trastevere el reconocimiento que ellos
se empeñaron en negarle con tamaña terquedad. Algunos porque no le perdonaban su permanente vindicación europeísta y su negativa a
instalarse en los Estados Unidos y a aprender
inglés. Muchos no le perdonaron que nos traspasara el alma poniendo voz a la llamada de
Dios con la misma habilidad con la que manejaba los impúdicos suspiros de una película
erótica. Ninguno le perdonó ser comunista.
¿Qué tipo de mamífero rastrero hay que ser
para negar a un genio, por motivos ideológicos,
la gloria que su arte merece? No es algo que
sorprenda. Mozart sufrió en sus carnes los rigores de la pequeñez de miras. Ya lo advierte el
refrán popular: “hay maderas que no agarran el
barniz”. Lo que es digno de celebración es que
al final de la historia el flautista logra conmover
con su soplido encantador incluso a las maderas más mediocres. <
77
CRÓNICA DE EXPOSICIONES
La “aventura” de Georges de La Tour
RAMÓN COBO ARROYO
PROFESOR DE PERIODISMO ESPECIALIZADO DE LA UCM
El Prado ha logrado reunir 31
cuadros de sus 46 reconocidos.
Es la exposición más importante
del pintor de Lorena en España.
M
ucho después de que el recuerdo
del pintor francés se hubiera hundido progresivamente en el olvido
tras su muerte en 1652, resulta
comprensible que cuando a sus
cuadros se les buscaba la autoría, la mayoría sin
firma, se pensara casi exclusivamente en artistas
españoles. Ello atiende a dos razones, por un lado
que eran obras de magistral calidad y de una factura personalísima por el uso de la luz y por su
sobriedad; y por otro lado porque a partir del siglo
XVII en el imaginario cultural francés, en cuanto
a pintura, lo español, además de lo italiano, formaba parte del parnaso artístico europeo. Puede
decirse que La Tour recuperó su vida de pintor al
publicar en 1915 el historiador alemán del arte
Hermann Voss un artículo en la revista de su país
Archiv für Kungestchichte, en el que reivindicaba
la categoría y los méritos del pintor que en esos
momentos era considerado como autor nada más
que de tres obras. Pero sólo representó el inicio
de lo que iba a ser un largo camino de uno de los
mejores logros de la historiografía del siglo XX.
Tanto es así que a todo ese periplo de cien años
hasta hoy de investigación, debate y recuperación
se le conoce como “la aventura La Tour”.
Si a los misterios que encierra la vida del pintor
nacido en 1593 en Vic-sur-Seille, por falta de
información acerca de sus maestros, de sus viajes o de su relación con otros pintores y porque
no hay constancia ni de sus referentes artísticos
ni de sus tendencias intelectuales, sumamos la
admiración que causa su obra por su modo de
pintar y por sus personajes, el resultado hace de
él una figura enigmática de gran atractivo. Pese
a haber sido pintor de la corte de Luis XIII y de
formar parte de la alta burguesía de su época por
la que era requerido para encargos, sin embargo,
las letales epidemias de peste, los cambios en
las tendencias artísticas y fatalmente también
las guerras, como la de los treinta años que asolaron Lorena en vida del pintor, arrojaron a La
Tour con el paso del tiempo en el olvido. Interrogantes, debates e hipótesis conforman hoy la
vida de un pintor que hace un siglo emerge de
las sombras para convertirse en uno de los pintores más populares de Francia.
A partir del siglo XVII en el imaginario
cultural francés, en cuanto a pintura, lo
español, además de lo italiano, formaba
parte del parnaso artístico europeo
Sus obras se distinguen entre escenas diurnas y
nocturnas. De las primeras se pensó para su autoría en Zurbarán, Murillo, Ribera, Herrera el viejo e incluso en Velázquez. Las otras se atribuían
a los autores de escuelas del norte como las de
Flandes y las de Holanda. Estos juicios expresados durante siglos por expertos franceses en la
materia no relacionaban la pintura de La Tour con
pintores de su país, no la “sentían” como pintura
francesa. Pero tanto entonces como hoy sus obras
no dejaban indiferente a nadie. En 1949 uno de
sus mejores cuadros, La buenaventura, que había
sido encontrada en el château de Vagotiere (Sarthe) se vendió a la Galería de Wildestein para tres
años más tarde terminar adquirida por el Museo
Metropolitano de Nueva York. Para entonces la
79
Cuenta y Razón | Primavera 2016
percepción del artista en Francia había cambiado, la pérdida del cuadro se sintió como un desagravio a la identidad cultural francesa y provocó
un gran revuelo.
En todas sus escenas bíblicas tiene una
determinante presencia el sosiego interior
de sus personajes
La ciudad donde nació -villa episcopal perteneciente al obispado de Metz-, era un bastión católico frente a la reforma luterana. La atmósfera en la
que probablemente se educó y vivió el primer tercio de su existencia, estaba impregnada de la obra
poética de Alphonse de Rambervillers, procurador que ostentaba cargo eclesiástico en el obispado de Vic-sur-Seille y del que por cuestiones de
enlaces matrimoniales fue primo hermano. El misticismo y su particular forma de representar a los
personajes bíblicos sin adornos sacros, sencillos,
próximos, pero destilando una inusual vitalidad
espiritual, no sabemos, por falta de documentación, de quién o de dónde pudo adquirirlos. Pero
es probable que el personaje mencionado tuviera
una relación estrecha con el pintor. Puesto que la
influencia existe o al menos el reflejo es indudable, de algún modo debió de transmitirse. Se ha
aportado la idea del espíritu franciscano latiendo
en sus obras. En todas sus escenas bíblicas tiene
una determinante presencia el sosiego interior de
sus personajes como veremos más adelante.
Pero tal y como se pregunta Guillaume Kazerouni,
en el generoso catálogo, por su erudito empeño en
ofrecer cuanto sea posible del autor para fijarle
como artista, ¿vio La Tour las innumerables y conmovedoras composiciones religiosas de Philippe
de Champaigne, contemporáneo suyo? Estudiosos
y críticos creen que realizó un viaje a Italia, varios lo dan por hecho, y allí aprende de la pintura
de Caravaggio. Kazerouni en su aproximación al
pintor francés afirma: “Su crudo realismo es tan
heredero del naturalismo de Caravaggio y los Carraci como de las escenas de género de la pintura
norteña”. No sabemos si con Poussin, otro pintor
de su tiempo, pudo igualmente encontrar referentes en París al contemplar su obra. ¿O quizá fue
a la inversa? El catálogo contiene también una
interesante entrevista a Jean-Pierre Cuzin, exconservador jefe de pintura española del Museo
del Louvre, donde manifiesta lo siguiente ante la
80
sugerencia de nexo entre la pintura de La Tour y
el pintor de la escuela de Utrech Gerry van Honthorst: “No se puede negar, y es un nexo profundo.
¡Pero habría que imaginar que La Tour, habiendo
visto esa pintura en Italia, hubiera esperado veinticinco años para pintar su ‘San José’ inspirado en el
de Honthorst! Yo ahí creo más en una confluencia
artística entre dos grandes pintores que en una reminiscencia.” En esta entrevista se plasma lo que
supone en la historiografía el enriquecedor proceso de “la aventura La Tour”. Kazerouni también
propone la relación de sus personajes mostrados
en toda su indigencia y expresividad como mendigos y músicos callejeros con los que realizaron
también otros pintores de Lorena como Lallemant
y Bellange. La Tour pudo haber sido aprendiz en
el prestigioso taller que este último pintor cortesano, Jacques Bellange, tenía en Nancy.
La Tour se hace grande como pintor y a los
veintiocho años es un artista que se proyecta
a las altas esferas de Lorena y Francia
Pero si su aprendizaje fue en Nancy, capital de
Lorena, a no mucha distancia de donde nació
de una familia de panaderos con cierta tranquilidad económica, forma parte, como tantas otras
cuestiones en torno a su juventud, de un terreno
especulativo. En general todos los miembros de
su familia pertenecían al gremio de los artesanos
y se deduce que tal como ocurría en condiciones
parecidas a la suya debió comenzar a instruirse
en la pintura entre los doce y los catorce años.
Se considera que su carrera de pintor pudo estar estimulada, y del mismo modo su vocación,
por la exquisitez y el refinamiento con que se
desenvolvía la casa principesca en torno a la
figura del cardenal Carlos de Lorena. Pero sí es
seguro que sus primeros años de pintor se desarrollaron en un ambiente manierista, estilo que
según Kazerouni, “en el ducado de Lorena recibió una interpretación particularmente brillante
alrededor de 1600”. Y apunta que por esos años
Bellange era una figura principal del arte local
cuyas obras con “una elegancia extraña y extravagante” no pudieron pasar desapercibidas
al joven pintor. Sea como fuere La Tour se hace
grande como pintor y a los veintiocho años es
un artista que se proyecta a las altas esferas de
Lorena y Francia. Cuatro años antes, en 1917,
había contraído matrimonio con Diana Le Merf
CRÓNICA DE EXPOSICIONES
hija de un acaudalado comerciante, el platero
del Duque de Lorena que, merced a ello se había ennoblecido.
La Tour era un gentilhombre,
que gozaba de una clientela célebre
y que, (...) en contraste con todo ello,
tenía una personalidad desabrida
Con la década de 1620 comienza La Tour su
asentamiento artístico, económico y personal. Se
traslada a Lunéville y obtiene del duque Enrique II de Lorena la exención de impuestos. Más
tarde conseguiría también algún privilegio del
Rey de Francia dato que se sabe, por un acta de
bautismo donde figura su nombre, que no sólo se
había refugiado en Nancy de los avatares bélicos,
también consta en ella como pintor ordinario del
Rey. Y más adelante con el mismo cargo y además residente en la galerías del Louvre, deferencia exclusiva que le distinguía ante cualquiera de
los otros pintores loreneses. Los que se consideran sus años de madurez los vive bajo el reconocimiento y la fama. Adherido al partido francés y
beneficiado por el conflicto de la Lorena reside
en Paris. Administrativamente hay documentos
que certifican los cobros de importantes cantidades de dinero del superintendente de finanzas
del Rey, Claude de Bullion y del arquitecto Le
Nôtre. Aparece en el inventario del mismísimo
Richelieu, quien llegó a acumular una gran fortuna, donde consta la compra del cardenal de
alguna de sus obras; y por supuesto a cargo del
Rey una orden de pago de mil libras tornesas de
su majestad quien era su más ilustre cliente. De
todo ello se desprende que La Tour era un gentilhombre, que gozaba de una clientela célebre y
que, documentado está también, en contraste con
todo ello, tenía una personalidad desabrida.
La exposición del Prado
Los cuadros de La Tour atraen la atención por diversas razones, todas ellas de gran altura artística.
Varias de sus pinturas son portentosas y provocan
un particular deleite. Esta es una de las exposiciones que nadie sensible al arte debería perderse.
Dimitri Salmon, otro de los invitados a enriquecer
el catálogo, escribe: “Independientemente de las
obras maestras propicias a la delectación, que maravillan a cualquiera sin dificultad, que con toda
razón apasionan e interpelan a los entendidos y al
gran público, las copias de originales por una parte, y las atribuciones por otra, representan en relación con las obras indiscutibles, un mundo que no
se puede esquivar, un mundo fascinante, que lejos
de parasitar la visión ideal que podamos hacernos
de la obra de La Tour, enriquece esa visión, la explicita, y en cierto sentido contribuye a forjarla.”
Larga cita, pero nos sirve por la erudición de Salmon que explica así con sentido constructivista y
positivo lo que supone para el investigador “vivir”
la aventura La Tour. Son muchas las copias que
existen de la obra del pintor francés y en las salas
de El Prado hay ejemplos de ellas.
El espectador puede tener su propia experiencia en la exposición con esta aventura que es el
pintor y su obra. Sentir a través de sus obras las
razones por las que se relacionó tanto la pintura
de La Tour con autores españoles es un acontecimiento que debemos intentar percibir frente
a sus cuadros. Con mayor empeño nosotros que
cualquier otro espectador por ser españoles y por
estar familiarizados con las obras de los pintores
antes mencionados a los que se atribuyeron sus
obras. ¿Cómo no recordar la espiritualidad franciscana de Zurbarán en emociones que emanan
de la expresividad mística con que están realizadas las escenas nocturnas? ¿Acaso el cuerpo
de San Jerónimo penitente a través de la textura
con que está resuelto, no nos conduce a Herrera
el viejo y a Ribera? Y la maestría de genio que
hay en obras de Velázquez, ¿no rezuma también
por la fineza y la depurada factura sintética de
los lienzos de La Tour?
Regresemos a la clasificación de sus obras entre
diurnas y nocturnas pues es la luz de los cuadros
la que determina obviamente esta distinción.
Ambas formas de concebir el cuadro bien sea con
una u otra luz, están dentro de la estética tenebrista. Pero resulta determinante que la luz de la
escena esté dentro del cuadro o fuera de él para
el resultado de la obra y su realización técnica.
Es sencillamente lo que las diferencia. En las
escenas diurnas, La Tour no pinta un paisaje que
jalone y enmarque a sus personajes, ni siquiera
urbano, ni adorna o complementa un espacio con
naturaleza u objetos que cumplan cualquier función estética. Sus personajes quedan definidos
sobre un mismo fondo que salvo una leve diferencia de intensidad, se resuelve con un único
color. A pesar de que la escena aparece iluminada por la luz del día aún de manera indirecta no
está el foco de luz dentro del cuadro.
81
Cuenta y Razón | Primavera 2016
La narrativa de estas escenas aparece siempre
en un espacio interior, en atmósferas cerradas.
Incluso La riña de músicos, escena expresiva de
altercado callejero, recorta a sus protagonistas y
a la acción sobre un fondo oscuro. Cinco personajes en media figura protagonizan una escena
que representa su primera obra de género. Las
llamadas diurnas son este tipo de escenas más
propias de su primera época y más realistas.
Considerada una obra maestra, La buenaventura se ocupa de la picaresca y de los abusos con
engaño y robo que se cometían en las calles ante
lo que simplemente aparenta ser la inocente lectura del futuro. Cuatro gitanas rodean a un joven
con aspecto de llevar fondos en el bolsillo y una
de ellas se ocupa en hacerse con ellos. Los comedores de guisantes es una de las composiciones
que hizo bastante antes de cumplir los treinta
años. Dos indigentes simbolizan las penurias de
los loreneses en tiempos de guerra. Pero hay en
ellos un decoro y un drama que conviven en el
aire que emana de sus figuras.
Diríase que La Tour busca interpretar a sus
personajes en otra dimensión en la que el
soplo de lo esencial cobra toda
la expresividad que precisa
Tanto El tramposo del as de diamantes como El
tramposo del as de tréboles los pintó siguiendo la
tradición de Los tramposos de Caravaggio, son
por su colorido y por la distribución de los personajes dos de las grandes composiciones diurnas
de La Tour de un colorido de alegre variedad.
El del as de diamantes, del Louvre, es el primero que, firmado, fue encontrado hacia 1926.
Tañedor de zanfonía con una mosca, de gran
82
refinamiento cromático representa a un músico
mendicante tocando sentado el instrumento con
que se gana la vida. La Tour revela su enmascarada pobreza sin utilizar elementos grotescos. Le
sirven para este fin las ropas que en apariencia
son ricas y limpias pero en detalle están sucias y
arrugadas. El espacio que ocupa el ciego tañedor
nace simplemente de la luz. Pero es una luz que
abierta de par en par ilumina la figura del viejo
músico. Es de un impactante realismo.
En las escenas nocturnas, alumbradas por una
vela que aparece con su llama ante la vista o
como oculto foco de luz, el pintor francés capta
la intimidad de sus personajes. Revela su personalidad humana en fusión y tránsito hacia el
misterio de lo divino. Diríase que La Tour busca
interpretar a sus personajes en otra dimensión
en la que el soplo de lo esencial cobra toda la
expresividad que precisa. En Aparición del ángel a San José, la niña que casi roza la barba del
viejo es una enviada que cumple con la dignidad
de informar al hombre de que va a ser padre sin
haber tenido roce con la esposa. La delicadeza
con que se da la noticia divina está llevada a
efecto sin ningún artificio. La puntualidad con
que se comunica el mensaje de la verdad en esta
escena es arrolladoramente natural.
Los cuadros de esta factura están todos traspasados por un hilo donde corre una espiritualidad
sincera que reduce las digresiones hacia lo banal. Según Pierre Rosenberg “el cuadro queda
restringido a sus datos esenciales, la anécdota es
excluida, así como la arquitectura o el paisaje y
hasta los accesorios se reducen a lo más estrictamente necesario: los santos suelen carecer de aureola y los ángeles no tienen alas”. Es como si el
cielo siempre hubiera habitado en la tierra y lo
divino no tuviera mejor realce que la honradez y
la verdad en lo humano. <
CRÓNICA DE GASTRONOMÍA
Protagonismo de la Gastronomía
en el Observatorio de la Cultura
RAFAEL ANSÓN
PRESIDENTE DE LA FUNDACIÓN DE ESTUDIOS SOCIOLÓGICOS (FUNDES)
PRESIDENTE DE LA REAL ACADEMIA DE GASTRONOMÍA
PRESIDENTE DE HONOR DE LA ACADEMIA INTERNACIONAL DE GASTRONOMÍA
L
a Fundación Contemporánea, institución que tiene por misión contribuir al
desarrollo profesional del sector cultural en España, fue promovida en 2008
por La Fábrica (empresa especializada
en gestión cultural) como una plataforma de encuentro, información, debate, intercambio y formación para los profesionales de los diferentes
ámbitos culturales de nuestro país.
Está presidida por Alberto Fesser y dirigida por
Mariana Pineda. Se destina a los diferentes perfiles profesionales en todos los campos de la cultura, en el sector público y en el privado, a los
profesionales independientes, a los emprendedores culturales y a los que quieren orientar su
carrera profesional hacia el sector cultural. Y sus
actividades cuentan con el apoyo del Ministerio
de Educación, Cultura y Deporte que encabeza
con entusiasmo Íñigo Méndez de Vigo, a su vez
miembro de la Real Academia de Gastronomía.
Informe Anual 2016
Entre sus muchas labores, la Fundación Contemporánea fomenta la creación de redes, el intercambio de experiencias y la colaboración entre
profesionales y organizaciones culturales, dentro de España e internacionalmente. Para poder
llevar a cabo sus actividades, la Fundación Contemporánea establece acuerdos de colaboración
específicos para proyectos con otras fundaciones,
administraciones y empresas privadas. Colabora
con La Fábrica en el desarrollo de actividades
orientadas a los profesionales de la cultura, específicamente en el campo de la formación.
La Fundación Contemporánea fomenta
la creación de redes, el intercambio de
experiencias y la colaboración entre
profesionales y organizaciones culturales
Pues bien, la Fundación Contemporánea elabora
desde 2009 (concretamente desde su Observatorio de la Cultura) un Informe Anual que evalúa
el impacto en nuestra sociedad de cuestiones
relativas a “las diferentes áreas de la cultura, a
la actividad cultural de las diferentes Comunidades Autónomas y ciudades, a las instituciones
y acontecimientos culturales más destacados del
año y a la evolución anual de los presupuestos de
cultura”. Una excelente manera, en mi opinión,
de conocer la temperatura de nuestra actividad
artística y cultural.
Pero no es exactamente un “termómetro”, porque
el Informe se basa en un Barómetro en el que
participan cientos de expertos y arroja un conjunto de indicadores que miden la evolución de
las tendencias culturales e identifica las carencias y oportunidades de actuación en el sector.
Sin duda, una buena herramienta de trabajo.
83
Cuenta y Razón | Primavera 2016
Un millar de profesionales de primer nivel
El cuestionario se envía a un Panel de Expertos,
formado por más de mil profesionales de primer
nivel de nuestra cultura: escritores, artistas, directores y actores, músicos, arquitectos y creadores
de todos los campos, responsables de fundaciones, directores de museos, centros e instituciones
culturales, editores, productores, promotores, galeristas y responsables de industrias culturales;
comisarios de exposiciones, gestores culturales y
profesionales del sector, así como responsables de
áreas e instituciones culturales de la administración pública central, autonómica y municipal. Es
decir, el “Quién es quién” de tan amplio sector.
A principios del mes de febrero, la Fundación
Contemporánea hizo públicos los resultados del
Barómetro correspondiente al año 2015, fruto, en
este caso, de las respuestas de 173 profesionales,
de los más de mil sondeados entre los meses de
diciembre de 2015 y enero de 2016.
Entre los resultados de esta edición, que no muestra cambios muy significativos con respecto al año
anterior, sobresale una cuestión realmente singular. Se trata del lugar principal que ha pasado
a ocupar la gastronomía y todo lo que la rodea,
como venimos constatando desde hace tiempo en
la Real Academia de Gastronomía, cuando descubrimos, con satisfacción que ejerce acaso como la
disciplina más valorada en España sino también
en otros muchos rincones del mundo.
La actividad cultural mejor valorada
ha sido, con gran diferencia, la gastronomía,
con el mejor resultado
de los últimos años
Momento Actual de Creación
Así, la actividad cultural mejor valorada en
el enunciado concerniente a “Los Campos de la
Cultura” y, más en concreto, al “Momento Actual de Creación”, ha sido, con gran diferencia,
la gastronomía, con una calificación de 8,3
puntos sobre 10, el mejor resultado de los últimos
años, lo que demuestra la pujanza alcanzada.
A continuación le siguen los siguientes ámbitos:
la moda (6,9), la literatura, la fotografía y el diseño (6,8), el teatro (6,4), las artes plásticas y el
cine (6,3), el videoarte y la arquitectura (6,2), la
84
música clásica y contemporánea (5,9) y la danza
y la música popular (5,8). Todos aprobados y con
una media que se sitúa en 6,6, es decir, 1,7 puntos menos que los logrados por la gastronomía.
Repercusión Internacional
Más importante todavía que el resultado anterior
es el ranking relativo a la “Repercusión Internacional de la Cultura Española”. De nuevo y de
forma muy destacada, sobresale la gastronomía, ocupando el primer lugar con una valoración de 8,1 puntos. Tras ella, aparecen la
moda, la arquitectura y el diseño (6,1), la literatura (6), la fotografía (5,5), las artes plásticas y el
cine (5,4) y la danza (5).
Por debajo del 5, el arte (4,9), la música clásica
y contemporánea (4,8), la música popular (4,7) el
teatro (4,4). La media global se sitúa en 5,7, es
decir, nada menos que 2,4 puntos por debajo del
ratio obtenido por la gastronomía.
Estas estimaciones, producto de un trabajo sociológico sólido y acreditado, ponen de relieve la relevancia que ha adquirido la gastronomía como
expresión cultural y como elemento crucial
de la proyección española en el mundo.
Esta última edición del Observatorio
de la Fundación Contemporánea
viene a corroborar el lugar preeminente
que la gastronomía ha alcanzado entre
los diferentes sectores culturales
En este sentido, esta última edición del Observatorio de la Fundación Contemporánea viene a corroborar el lugar preeminente que la gastronomía
ha alcanzado entre los diferentes sectores culturales. El éxito y diversidad de nuestra cultura gastronómica es uno de los mejores exponentes de
nuestra impresionante capacidad de proyección a
escala mundial, sustentada también en el deporte,
el ocio, la historia, la música o las bellas artes.
Marca España
En definitiva, la gastronomía se ha convertido en
un elemento fundamental de la Marca España.
De ahí que el espacio gastromarcaespana.es
haya sido difundido por la Organización Mundial
del Turismo (OMT) a todos los países miembros y
a todos los afiliados, con la finalidad de que ten-
CRÓNICA DE GASTRONOMÍA
gan la posibilidad de acceder a un conocimiento
más profundo y riguroso del alcance y significación de nuestra gastronomía. No en balde, España
es un país líder mundial en gastronomía y turismo
y, por tanto, en turismo gastronómico.
Redes de Turismo Gastronómico en la
OMT
Desde mi punto de vista, la Organización Mundial del Turismo ha tenido la sensibilidad y el
acierto de abrir un espacio de redes gastronómicas para que todo el mundo pueda viajar de un
lugar a otro conociendo de antemano las posibilidades gastronómicas.
El II FORO DE TURISMO GASTRONÓMICO
tendrá lugar en Lima del 27 al 29 de abril y el
Keynote Speech estará a cargo del Presidente de la
Real Academia de Gastronomía de España.
Como demuestra el Observatorio de la Fundación
Contemporánea y los datos que hemos resaltado,
la gastronomía se ha ganado un puesto importante entre las diferentes representaciones culturales de nuestro tiempo. Entre todos
deberíamos conseguir que, a través de ella y teniendo en cuenta que la buena mesa es el mejor
lugar de encuentro entre los seres humanos, se
llegue a la paz y la libertad en todo el mundo. <
85
Cuenta y Razón | Primavera 2016
1. Los campos de la cultura.
Momento actual de creación
La valoración del momento actual de creación en
cada uno de los campos de la cultura arroja un
ranking muy similar al del año anterior, encabezado por la Gastronomía (8.3 sobre 10, su mejor
resultado) y seguido por la Moda (6.9, también
su mejor resultado en la serie y por primera vez
en segundo lugar). Todas las disciplinas obtienen
una valoración por encima de 5, con una valoración global de 6.6.
MOMENTO ACTUAL DE LA CREACIÓN 2015 2014 2013 2012 2011 2010
2009
1. Gastronomía
8.3
8.1
7.8
7.8
7.9
7.9
8.1
2. Moda
6.9
6.6
6.2
6.3
6.4
6.1
6.2
3. Literatura
6.8
6.9
6.8
6.6
7.0
6.7
6.8
4. Fotografía
6.8
6.9
6.6
6.3
6.7
6.6
6.6
5. Diseño
6.8
6.7
6.3
6.5
6.8
6.8
6.8
6. Teatro
6.4
6.5
6.1
6.3
6.2
6.0
6.0
7. Artes Plásticas
6.3
6.5
6.1
6.1
6.3
6.2
6.4
8. Cine
6.3
6.4
5.4
5.6
5.5
6.0
5.5
9. Video arte
6.2
6.2
6.0
5.4
5.4
5.2
5.8
10. Arquitectura
6.2
6.2
5.9
6.5
7.0
7.2
7.3
11. Música Clásica y Contemporánea
5.9
5.9
5.4
5.7
5.9
5.7
5.5
12. Danza
5.8
6.0
5.4
5.8
5.8
5.7
5.8
13. Música popular
5.8
5.8
5.3
5.4
5.4
5.5
5.4
VALORACIÓN GLOBAL
6.6
6.6
6.1
6.2
5.9
6.1
6.1
Elaborado por la Fundación Contemporánea
86
CRÓNICA DE GASTRONOMÍA
2. Repercusión Internacional
Por lo que respecta a la repercusión internacional
de la cultura española, la valoración es también
muy similar a la del año anterior. La Gastronomía (muy destacada, con 8.1 puntos), la Moda, la
Arquitectura y el Diseño encabezan el ranking,
mientras Video arte, Música clásica y contemporánea, Música popular y Teatro siguen sin
alcanzar el aprobado. La valoración global, 5.7.
REPERCUSIÓN INTERNACIONAL
2015 2014 2013 2012 2011
2010
2009
1. Gastronomía
8.1
8.0
7.5
8.0
8.0
7.9
8.2
2. Moda
6.3
6.2
5.7
5.8
5.6
5.5
5.5
3. Arquitectura
6.2
6.0
6.0
6.4
6.6
6.7
6.8
4. Diseño
6.1
5.9
5.6
5.7
5.7
5.8
5.8
5. Literatura
6.0
6.1
5.9
6.3
6.1
6.1
6.0
6. Fotografía
5.5
5.4
5.3
5.2
5.0
5.0
5.0
7. Artes plásticas
5.4
5.4
5.3
5.4
5.3
5.3
5.2
8. Cine
5.4
5.5
4.9
5.3
5.3
5.8
5.3
9. Danza
5.0
4.9
4.6
5.0
4.7
4.8
4.8
10. Vídeo arte
4.9
4.7
4.3
4.1
3.8
4.0
4.4
11. Música clásica y contemporánea
4.8
4.8
4.7
4.6
4.5
4.4
4.2
12. Música popular
4.7
4.9
4.6
4.4
4.5
4.8
4.2
13. Teatro
4.4
4.4
4.1
4.3
4.2
5.8
3.8
VALORACiÓN GLOBAL
5.7
5.6
5.3
5.4
4.7
4.8
4.9
Elaborado por la Fundación Contemporánea
87
CRÓNICA DE INTERNET
La falta de competencias digitales de la
población activa en España como causa
del desempleo
RAFAEL CARRASCO POLAINO
PROFESOR DR. UNIVERSITARIO Y DIRECTOR DE COMUNICACIÓN
A
comienzos del mes de marzo de
este año 2016 la Asociación Española de la Economía Digital (adigital) publicó un informe titulado
Formación, empleabilidad y nuevas
profesiones en España. El estudio plantea una
instantánea sobre el mercado laboral en nuestro
país en relación a la economía digital de forma
que los datos sean de utilidad para empresas,
instituciones y mercado laboral a la hora de tomar decisiones. El estudio muestra cómo estos
participantes de la sociedad se están configurando en torno a la realidad digital y cuáles son sus
necesidades, perspectivas y demandas.
Existe un gran interés por estos puestos. Un 33%
de la población activa se ha inscrito alguna vez
en actividades de formación relacionadas con estos aspectos. Para las personas empleadas, este
tipo de puestos resulta de gran interés.
Las empresas demandan personas
formadas en tecnologías relacionadas
con Internet
Si se analiza con más detalle la formación que
la población activa considera importante en la
búsqueda de empleo, se comprueba que existe
una gran “brecha” entre estas personas y las
necesidades de las empresas. Las personas
consideran de nuevo importante formarse en
herramientas de ofimática y aplicaciones específicas mientras que las empresas demandan
personas formadas en tecnologías relacionadas
con Internet. El origen del problema es que la
población activa no es consciente de la demanda de las empresas, lo que confirma la dificultad que tienen éstas de conseguir profesionales
cualificados. Esta realidad se acrecienta entre
los desempleados, que muestran menos interés
por la formación.
Del informe llama la atención el capítulo número 4, titulado La población activa: empleabilidad, competencias digitales y demandas de
formación. Los datos que arroja el estudio en
relación a este tema son, de manera destacada:
Sólo tres de cada diez empleados internautas
desempeñan funciones relacionadas con las nuevas tecnologías y el ámbito digital. Aquellos que
sí que lo hacen, llevan a cabo varias funciones.
La población activa que usa Internet está muy
concienciada con la importancia de tener conocimientos en este ámbito. Sin embargo, las
empresas no consideran lo mismo. La formación
que tiene la población activa está dirigida sobre
todo a ofimática y aplicaciones especializadas en
cada sector, pero no hacia los temas relacionados
con la economía digital, que es lo que demandan
las empresas en la actualidad.
89
Cuenta y Razón | Primavera 2016
De la población activa tan sólo un 3% está cursando formación relacionada con lo digital.
La barrera más importante a la hora de formarse
en este ámbito es la falta de conocimientos previos. El informe revela que es necesaria una mayor democratización de la tecnología, para que capas más grandes de población se unan al cambio.
A la hora de estudiar las actividades de las personas con trabajo en las pymes, llama la atención
que cuando éstas tienen conocimiento sobre herramientas tecnológicas, no desarrollan una sola
actividad, sino que se les encargan otras, como
pueden ser la gestión de redes sociales, la usabilidad, la programación o la gestión de contenidos
digitales.
Cualidades como la motivación,
la proactividad o la flexibilidad (...)
resultan fundamentales para las empresas;
más aún que una titulación universitaria
Lo importante para la población no lo es
tanto para las empresas
Otro dato que muestra la gran distancia entre lo
que considera la población activa como relevante
en el sector profesional, y lo que consideran las
empresas como relevante para sus intereses, aparece cuando para los primeros, tras el inglés y la
experiencia previa, el factor más importante es el
conocimiento de herramientas relacionadas con lo
digital. Cualidades como la motivación, la proactividad o la flexibilidad no son relevantes para la población activa pero sí resultan fundamentales para
las empresas, más aún que una titulación universitaria, mientras que para los primeros es más importante la titulación que las cualidades anteriormente enumeradas. La conclusión es, de nuevo, la
gran distancia que existe entre la perspectiva de
oferta y la demanda de empleo y, en consecuencia
de ello, de nuevo las empresas tienen dificultades
a la hora de encontrar perfiles adecuados.
Cuando se analiza el interés que existe por parte
de las personas que no trabajan en funciones de
temas digitales por evolucionar hacia ello, la mitad de las personas se muestran interesadas y la
otra mitad no. Sin embargo, cuando se profundiza
en este aspecto, se comprueba que las personas
que más interés demuestran en estas funciones
90
son las que ya están ocupadas, mientras que los
desempleados no están tan interesados. Si se analiza por sexos, las mujeres muestran más interés
que los hombres.
Menos de la mitad de la población activa
dispone de formación relacionada con el
ámbito digital y las nuevas tecnologías
La población activa internauta española está
cualificada por encima de la educación obligatoria. Sólo un 3% de esta población tiene tan
solo formación obligatoria o menos. El resto se
reparte entre titulados universitarios o técnicos
superiores con un ciclo formativo superior. Los
empleados tienen mayor formación universitaria
que los desempleados.
Resulta llamativo cómo la penetración de la formación universitaria entre toda la población nacida con posterioridad a 1980 cae respecto a la
población anterior, sobre todo la que se encuentra entre los años 1975 y 1979. La causa es la
fácil incorporación de personas sin formación al
mercado laboral durante años de ágil economía
y la dificultad de cursar estudios universitarios
por su alto coste con la crisis posterior.
Como último análisis a destacar, la formación en
temas digitales resulta pobre y demasiado ligera,
tanto en personas internautas como las que no
lo son. Menos de la mitad de la población activa
dispone de formación relacionada con el ámbito
digital y las nuevas tecnologías, algo que destaca entre las personas empleadas. La otra mitad
no tiene ningún tipo de formación relacionada
con el tema. Tan sólo un 3% está formándose en
la actualidad. Por otro lado, la formación que se
tiene es demasiado general y básica. Se relaciona sobre todo con temas de ofimática. Sólo una
pequeña parte de la población activa internauta
ha recibido formación relacionada con herramientas específicas o redes sociales.
El problema es de comunicación
Las conclusiones que se extraen tras el análisis
publicado en el informe citado anteriormente demuestran que las altas tasas de paro que existen
en España no son tan solo por falta de trabajo a
desarrollar, sino que existen características que
acentúan estas tasas tan elevadas de desempleo.
CRÓNICA DE INTERNET
Por otra parte no existe una comunicación fluida
en el mercado laboral entre las empresas y la población activa, tanto empleada como desempleada.
Las personas consideran que las empresas demandan ciertas cualidades y aptitudes, mientras que
las empresas en realidad necesitan otros perfiles.
La falta de comunicación hace que las personas
desempleadas no muestren interés en formarse en
temas digitales y den importancia a las titulaciones universitarias frente al desarrollo de ciertas
aptitudes y conocimientos avanzados sobre nuevas tecnologías, que es lo que las empresas actualmente necesitan.
La formación que existe en la actualidad
es escasa y poco profunda,
y la que resulta avanzada
es percibida por la población
activa como inalcanzable
La formación que existe en la actualidad es escasa y poco profunda, y la que resulta avanzada es
percibida por la población activa como inalcanzable, por la necesidad de conocimientos previos
de alto nivel.
Una de las posibilidades que se están estudiando
para solucionar esta situación es la incorporación
de las empresas a la planificación de la formación, de manera que las instituciones educativas
desarrollen planes de estudio según las necesidades de las empresas y bajo su tutela, aunque
si la formación está basada en destrezas y no en
saberes, este sistema puede que nazca muerto, ya
que se formará a las personas en el uso de herramientas que, para cuando aquéllas terminen sus
estudios, ya no existan. <
En este ecosistema resulta muy complicado que
las tasas de paro estructural desciendan de forma
sostenible, ya que la brecha entre la población
activa y las empresas es demasiado amplia y no
existe un entorno o un sistema de formación preparado para reducirla.
BIBLIOGRAFÍA
The cocktail analysis. (2016). Formación, empleabilidad y nuevas profesiones en España. Madrid: Asociación Española de Economía Digital.
91
CRÓNICA DE LITERATURA
La esperanza y la libertad
solo existen sin ira
JAVIER GUTIÉRREZ PALACIO
DOCTOR EN FILOLOGÍA Y CRÍTICO LITERARIO
El baile tras la tormenta
RIALP. Madrid 2015
Cálido viento del Norte
RIALP. Madrid 2016
José Miguel Cejas
J
osé Miguel Cejas ha muerto recientemente.
Un infarto se lo llevó en plena clase. Una
clase generosa de catequesis para muchachos que se estaban preparando para la
Confirmación. Una muerte así, sólo está
destinada a personas excepcionales. Los que éramos sus amigos -cientos- sabemos lo agradable que
era su conversación y el pozo infinito de su capacidad creativa y de su sabiduría. Todo llevado con
una humildad auténtica, no impostada. Los que no
teníamos, ni de lejos, sus capacidades, nos sentíamos valorados por él y, por tanto, mejores de lo que
somos. Especialmente, nos hacía buscar y encontrar una capacidad dentro de nosotros mismos, para
hacer cosas nobles, para plantearnos planes ambiciosos. Hablar con él era sentirse más importante,
porque José Miguel era capaz de querer a cada una
de las personas con las que hablaba.
Por otra parte, José Miguel era un gran artista pero
sin "ego". Rara avis dentro del mundo de los creativos en los que abundan los ególatras (basta leer
los suplementos culturales de los periódicos para
comprobar este hecho). Un buen escritor con alma
de periodista de profesión. El reportaje biográfico
era su género preferido. Pero era capaz de brillar
en todos los géneros, sólo el tiempo y el cansancio le hacían retroceder ante cualquier proyecto
literario o creativo. Crear, como en sentido figurado crea el hombre, es muy cansado, pero vale
la pena. Les aseguro que la lectura de cualquier
libro de José Miguel les gustará. En particular, estos dos últimos, quizás porque los he leído tras su
marcha al Cielo, son magníficos.
José Miguel Cejas era capaz de brillar
en todos los géneros, sólo el tiempo
y el cansancio le hacían retroceder ante
cualquier proyecto literario o creativo
El baile tras la tormenta es un título que simboliza el largo camino que veintitrés personas de
variadas profesiones y de diferentes condiciones
sociales, realizaron para encontrar la fe o bien
la defendieron frente al comunismo dictatorial y
opresivo en Lituania, Letonia y Estonia.
José Miguel viajó a estos países recogiendo los
testimonios de primera mano. Los hechos son muy
variados, pero en todos late la esperanza, aunque
lo relatado sean: detenciones arbitrarias, deportaciones, incomprensibles interrogatorios, tortura,
muerte, extorsión, etc.
La esperanza va llegando a través del orgullo
que todos manifiestan por su familia y por su
encuentro con la fe, que a todos los protagonistas les parece algo inmerecido y por lo tanto
los sucesos más terribles y conmovedores son
narrados sin amargura. Como decía Ortega y
Gasset en 1937 desde Buenos Aires, cuando
las noticias que le llegaban de España eran tan
terribles; tantos amigos fallecidos que el filósofo se sentía culpable o avergonzado por no estar
93
Cuenta y Razón | Primavera 2016
también muerto; la misma sensación que podemos sentir los lectores españoles ante sucesos
tan terribles en países cuya historia nos resulta
tan lejana y tan desconocida desde la “placidez” de estos últimos cuarenta años.
“Nos encanta provocar y no es malo:
lo malo son los medios que algunos
utilizan para hacerlo”
Como muestra reproduzco las palabras de una
artista de cine lituano:
“Una hija mía se dedica a un aspecto concreto del
cine -los escenarios- y está acabando la carrera en
Amsterdam. Me cuenta que es la única de su clase
que tiene a su padre y a su madre viviendo en el
hogar familiar. El resto de sus compañeros, chicos
y chicas de todo el mundo, no tienen una familia
de referencia, porque sus padres se han divorciado;
o se han vuelto a casar, una o varias veces; o viven
solos; o con otras parejas; o con hijos de relaciones
anteriores… Y eso les parece normal.
Y no es normal. Es una victoria de… ya sabes que
la gente del cine no somos “politically correct”.
Nos encanta provocar y no es malo: lo malo son
los medios que algunos utilizan para hacerlo.
Cuando hablo con alguno de mis colegas suelo
decirles:
-Voy a decir tres palabras, tremendamente provocadoras; pero no tengo más remedio que decirlas.
-¿Cuáles son?- me preguntan.
-El demonio existe.
Unos se ríen; otros se quedan serios; otros me miran de forma extraña, como pensando: <<Pues
sí; está más loco de lo que parece>> (Risas) Pero
existe; ¡existe!; y yo le he visto actuar en mi propia vida; en mi propia carne. Si no me hubiese
dejado ayudar por Dios hubiera logrado su objetivo: mi autodestrucción. Es lo que intenta con
muchas personas, haciéndoles creer que sus comportamientos son normales”1.
El segundo libro ha salido muy reciente. Su título, Cálido viento del norte, nos sitúa en los
países nórdicos y en sus principales ciudades:
94
Helsinki, Estocolmo, Malmö, y otras ciudades
de Suecia, Dinamarca y Noruega a las que se
desplazó Cejas para reunir este conjunto de
cuarenta breves historias. Los disidentes en
este caso intentan separarse del materialismo
sociológico. Su disidencia es una denuncia de
lo políticamente correcto, cuando desde España se pone como ejemplo maravilloso la organización de estos países, omitiendo el alto índice
de suicidios y la desesperanza de una sociedad
que desde de la Reforma protestante ha ido
dejando que la religión se someta a las directrices políticas quedando como una formalidad
costumbrista. La Esperanza que transmite el
cristianismo parecía que estaba condenada a su
extinción. Sin embargo el Espíritu, el Espíritu
Santo, sopla donde quiere y el cristianismo desde confesiones religiosas muy diferentes, desde
católicos, ortodoxos, luteranos, hasta incluso
pentecostales, anuncian una nueva era llena de
Esperanza para estos países.
La Esperanza que transmite el cristianismo
parecía que estaba condenada a su extinción.
Sin embargo el Espíritu, el Espíritu Santo,
sopla donde quiere
En el libro se cuenta la historia de numerosas
personas que desde diferentes profesiones y
diferentes puntos de partida han acabado por
encontrar la fe cristiana: políticos, raperos,
cantantes, profesores, sacerdotes, monjas, madres de familia, cuentan su transformación. Los
testimonios no son dramáticos como en el libro anterior. Son una brisa de aire fresco que
pone de manifiesto la realidad terrible de una
sociedad poco porosa y, en algunos aspectos,
absurdamente idealizada por los acomplejados
países del Sur de Europa.
Cierro esta Crónica con el testimonio del rapero
finlandés Joonatan:
“Mi historia es parecida a la de muchos raperos,
como Lecrae, que es uno de los que más admiro,
y no solo porque haya conseguido un Grammy.
Yo nací en un barrio bajo de Helsinki, que era
y es como todos los “barrios bajos” del mundo:
una bomba a punto de explotar, con odio racial,
violencia, peleas, prostitutas, borrachos y matones comerciando con droga. […].
CRÓNICA DE LITERATURA
[…]<< ¿Por qué estamos rotos?/ Dime por qué>>,
me pregunto en una de mis canciones. Eso fue
mi vida durante aquellos años; estaba roto por
dentro, lo mismo que mis amigos. No sabía qué
hacer. Todo se resumía en esperar ansiosamente
el fin de semana: dos o tres días desenfrenados
de sexo, drogas, violencia y alcohol; y luego, la
mediocridad de siempre… hasta el siguiente fin
de semana. […]
gré acabar mis estudios; me desenganché de las
drogas -algo que no se consigue de un día para
otro-; recobré a algunos amigos que se habían
apartado de mí por el tipo de vida que llevaba; y
me dediqué a mi gran pasión: el rap. Solo rap.
Cuando le preguntan a Lecrae si hace rap cristiano, suele contestar: <<Mi música no es cristiana; yo sí>>.2
[…] Después de intentarlo durante muchos años,
mi padre consiguió que fuera a un campamento
de esquí y estudio de la Biblia en Vuokatti, cerca
de Laponia. Allí Cristo tuvo misericordia de mí.
Y le dije: << ¡Quiero vivir solo para Ti!>>.
1. CEJAS, José Miguel: El baile tras la tormenta,
RIALP, Madrid 2015, pág.127.
Todo esto resulta incomprensible visto desde fuera. Me quedaba un largo camino por delante: lo-
2. CEJAS, José Miguel: Cálido viento del Norte, RIALP,
Madrid 2016, Págs: 109-110.
NOTAS
95
CRÓNICA DIGITAL
La Brecha Digital
FRANCISCO ANSÓN
DOCTOR EN DERECHO Y EN CIENCIAS DE LA COMUNICACIÓN
A
l nuevo cambio de civilización que,
según afirman muchos, estamos ya
viviendo, le llaman, quizá impropiamente, la Era Digital. Lo cierto
es, que la novedad digital es una
más dentro de lo que, quizá, es la característica
fundamental de esa nueva civilización: el cambio
continuo. Uno de los signos de nuestro tiempo es
que aquello que es válido hoy, tal vez, dentro de
un año, o menos tiempo, ya no lo es. Este cambio continuo se produce, también y de manera
significativa, en la informática o más exactamente en la telemática, que no es lo mismo que la
“teleinformática”, dado que la telemática abarca
tanto los sistemas de telecomunicación como los
informáticos.
De los estudios que se han llevado a cabo
se deduce que la posesión de Internet
contribuye al desarrollo espiritual y
económico de la persona
En todo caso, no cabe duda de que la informática
ha modificado nuestras vidas. De hecho, aunque
Internet entraña muchos y, con demasiada frecuencia, graves inconvenientes, es preciso reconocer
que, por ahora, predominan en él, claramente, las
ventajas. De los estudios que se han llevado a cabo
se deduce que la posesión de Internet contribuye,
en términos generales, al desarrollo espiritual y
económico de la persona. Así, la penetración de
Internet en determinados países ha propiciado el
desarrollo y aumento del conocimiento religioso,
científico, artístico, técnico, informativo general,
de relación y comunicación personal, así como
transformaciones sociales y culturales que, junto
al progreso económico, contribuyen al bienestar y
enriquecimiento material y espiritual de las personas. Hasta tal punto es esto cierto que, en la actualidad, la ONU, en su objetivo número ocho de
las metas para este milenio, considera la conexión
a Internet un Derecho Humano.
La ONU, en su objetivo número ocho de
las metas para este milenio, considera la
conexión a Internet un Derecho Humano
Por ello, una sección que se titula “CRÓNICA DIGITAL”, debe referirse a uno de los aspectos fundamentales de este Derecho: aquél, que ha dado
en llamarse, con acierto, la “Brecha Digital”.
El término de “Brecha Digital” presenta diversos
aspectos, pero quizá los más importantes se refieran a: la distinción entre las personas, países,
grupos sociales e instituciones que tienen acceso
generalizado, reducido o incluso nulo a las técnicas de información y comunicaciones (TIC); a
la capacidad para manejar esas tecnologías; y, en
menor medida, a contenidos digitales de calidad.
Es decir, que no basta con tener una excelente
cobertura ni un magnífico ordenador, ni siquiera
unos contenidos de gran calidad, sino que es preciso saber utilizar, aunque sea a nivel de usuario,
las diferentes posibilidades que ofrecen las TIC.
En efecto, se llama inclusión digital a la democratización en el acceso a las TIC, pero no a nivel
de ser capaz de enviar o recibir un correo electrónico, sino de utilizarlas para mejorar el bienestar,
las condiciones de vida. Es decir, un incluido digital es aquél que ha superado el analfabetismo
97
Cuenta y Razón | Primavera 2016
digital, en el sentido que hoy se da al analfabetismo funcional, esto es, a personas que, si bien son
capaces de unir las letras y leer algo, apenas lo
entienden y, en consecuencia, no son capaces de
comprender unas sencillas instrucciones para el
manejo de un aparato o una advertencia de tráfico
en la carretera, o un artículo de un periódico.
Es curioso, pero incluso entre los que se consideran nativos digitales, porque han nacido a finales
de los años ochenta, existen esos analfabetos digitales, que están todo el día pendientes del teléfono móvil, si bien únicamente saben utilizarlo para
una o dos cosas que repiten continuamente.
La Universidad de Montevideo (Uruguay)
se ha sumado al proyecto Ibirapitá,
que busca incluir en el mundo de la Era
Digital a los adultos mayores
Sin embargo, el mayor número de analfabetos digitales, a los que se conoce, expresivamente, como
“inmigrantes digitales”, son las personas mayores, aunque resulta obligado dejar constancia de
que, en España, si se pide a Google “cursos de
Internet on line gratis”, aparecen 774.000 resultados. Es cierto que muchos de ellos no serán operativos, pero un número ingente de ellos sí y entre
ellos, YouTube. Si a estos cursos que facilita el
propio ordenador, se añaden, por ejemplo, las clases gratuitas que proporcionan los ayuntamientos,
comunidades autónomas, etcétera, se deduce que
la sociedad ofrece muchos medios para superar el
analfabetismo digital. Incluso, algunos países han
llegado a medidas todavía más concretas. Así, la
Universidad de Montevideo (Uruguay) se ha sumado al proyecto Ibirapitá, que busca incluir en
el mundo de la Era Digital a los adultos mayores
mediante la entrega de tabletas electrónicas. A
los largo de 2015 más de 30.000 jubilados han
obtenido estos dispositivos electrónicos y, sobre
todo, han recibido los cursos que les han capacitado para saber utilizarlos.
En una crónica digital sobre la “Brecha Digital”,
es preciso constatar si dicha brecha existe, en
caso afirmativo su amplitud y si, con el paso de
los años, aumenta, disminuye o sigue igual.
Cabe presentar, en una primera aproximación,
las diferencias de penetración en distintos países, esto es, por cada 100 ciudadanos de estos
98
países, cuántos tienen acceso a Internet. Con datos de 2014. China, más del 47%; Unión Europea, cerca del 77%; Estados Unidos, casi el 88%;
Japón, más del 86%; España, el 84%; Canadá,
casi el 95%; Australia, más del 94%; Finlandia,
más del 97%. Por contraste, Etiopía no llega al
2%; República Democrática del Congo, poco
más del 2%; Birmania poco más del 1%. https://
es.wikipedia.org/wiki/Anexo:Pa%C3%ADses_
por_n%C3%BAmero_de_usuarios_de_Internet).
Es decir, la “Brecha Digital” existe, y de manera
alarmante, al menos, en algunos países.
El análisis por continentes, ayuda a concretar
las dimensiones de la “Brecha Digital”: África,
27%; Asia, 38,8%; Iberoamérica/Caribe, 53,95%;
Oceanía/ Australia, 72,9%; Europa 73,5%; Norte
América, 87,9%. (http://www.exitoexportador.com/
stats).
Sin embargo, el dato más importante es el de la
evolución, los cambios que se hayan podido producir, a los largo de estos años, en la amplitud de
la “Brecha Digital”.
Pues bien, el número de usuarios de Internet por
cada 100 habitantes, durante el período 19972014, es: en el mundo desarrollado o primer mundo, ha pasado del 11% en 1997, al 79% en 2014;
en el mundo en su conjunto, ha ascendido del 2%
en 1997, al 40% en 2014; y en el mundo en desarrollo, tercer mundo o países en vías de desarrollo, debe constatarse que no existía penetración
mínimamente significativa en 1997, pero que
en 2014 ha alcanzado el 32%. (https://es.wikipedia.
org/wiki/Sociedad_de_la_informaci%C3%B3n#/
media/File:Internet_users_per_100_inhabitants_
ITU.svg).
Todavía hay 4.200 millones de personas que
no cuentan con acceso a la Red, esto es el
60% de la población mundial de 2015
Pese a que el número de usuarios de Internet se
ha triplicado desde 2005, todavía hay 4.200 millones de personas que no cuentan con acceso a la
Red, esto es el 60% de la población mundial de
2015. Y si en lugar de computar la penetración
se calcula el número de usuarios, proporciona, a
modo de ejemplo, estos sorprendentes resultados:
CRÓNICA DIGITAL
India tiene el mayor número de personas sin acceso a Internet, con 1.100 millones, seguida de China (755 millones) y de Indonesia (213 millones),
según el Banco Mundial.
La red social que más ha crecido es
WhatsApp, con 800 millones de usuarios.
No obstante las dos más destacadas son
Facebook y YouTube
No obstante, la consecuencia final es clara: la
“Brecha Digital” se va reduciendo de forma significativa, puesto que los países en desarrollo presentan una penetración del 32% y la del mundo
en su conjunto es del 40%. Ahora bien, con relación al mundo desarrollado, sí se aprecia una notoria “Brecha Digital”, por cuanto su penetración
es del 79%, esto es, bastante más del doble que la
de los países en vías de desarrollo. Por otro lado,
el número de internautas se ha triplicado en diez
años, pasando de 1.000 millones en 2005 a 3.200
millones a finales de 2015.
Dos datos de interés pueden complementar lo
expuesto: NOP World, agencia encuestadora de
medios y mercados, publicó los resultados de
2013 de su ranking de cultura “Hábitos de medios” en el mundo. El índice ofrece una perspectiva global acerca de las horas semanales que los
usuarios de Internet dedican al uso de la Red
sin fines laborales, para fines de entretenimiento. NOP World estima que en promedio, a nivel
internacional, los consumidores navegaron, durante 2013, 8.9 horas en la Red a la semana; y
estableció que en España la Red fue utilizada
11,5 horas semanales por persona.” (http:/www.
forbes.com.mx/el-top-20-de-paises-adictos-a-Internet).
El segundo dato, con el que se finaliza esta crónica, se refiere a las redes sociales con mayor
número de usuarios: “En el año 2012 publicamos
por primera vez un artículo con las 40 redes sociales más populares. El panorama ha evolucionado
en 2015 y la situación ha cambiado y mucho.
Hemos publicado una nueva lista con los datos
actualizados y reducidos a una lista más cerrada
de las 30 redes sociales más utilizadas.” A continuación, se reproduce, únicamente, el ranking
de las 10 primeras redes sociales, por el número
de usuarios de cada una de ellas.
1.- Facebook
2.- YouTube
3.- QQ
4.- WhatsApp
5.- Qzone
6.- Twitter
7.- SinaWeibo
8.- WeChat
9.- Instagram
10.-LinkedIn
La red social que más ha crecido, porque hace
unos años no existía, es WhatsApp, con 800
millones de usuarios. No obstante las dos más
destacadas, con bastante diferencia sobre la
que le sigue, QQ, son Facebook y YouTube
con 1.400 millones y 1.000 millones, respectivamente.(http://www.webempresa20.com/blog/
las-30-redes-sociales-mas-utilizadas.html).
Quizá esta crónica debe terminar con una observación del futuro de la Era Digital en la que ya
estamos casi inmersos, habida cuenta de la progresiva reducción de la “Brecha Digital”, al punto
que parece que en tiempo no lejano, todos o casi
todos estaremos conectados de una manera u otra.
La observación -que da que pensar- corresponde
al magnate de la comunicación Slim Jr., que le comentaba a Frédéric Martell: “La cuestión ya no es
saber cómo vamos a conectar a todo el mundo. Eso
los Slim sabemos hacerlo. La cuestión es saber qué
pasará con los contenidos y las libertades cuando estemos todos conectados”. (Frédéric Martell,
Smart, Ed. Taurus, 2014, p.76). <
99
RECENSIÓN DE LIBRO
La mirada grequiana de
Antonio Hernández-Sonseca
SANTIAGO SASTRE
PROFESOR DE FILOSOFÍA DEL DERECHO EN LA UCLM
La mirada del Greco
Antonio Hernández-Sonseca Pérez
Ed. Letras de Autor 2015
D
espués de la tempestad viene la calma. En el año 2014 se celebró el IV
centenario de la muerte del genial
pintor greco-toledano Domenikos
Theotokopoulos o Theotocopuli, más
conocido por el mote que le pusieron cuando vivía
en Italia: El Greco. Esta efeméride supuso en Toledo una auténtica marejada de actos, exposiciones, encuentros, conferencias, etc. La pintura de
El Greco se ajusta a la definición que sostenía Italo Calvino de lo que era un clásico: aquel que no
termina de decir lo que tiene que decir. El Greco,
en este sentido, es un pozo inagotable, siempre se
puede sacar agua y más agua de él; es decir, en la
trastienda de sus cuadros aguarda un material novedoso por descubrir. Sus pinturas no son algo así
como un capítulo cerrado o un bolso que pueda
vaciarse, sino que constituyen un ejemplo de una
obra abierta. Un capítulo importante dentro de
esta celebración ha sido el de las publicaciones.
Se han editado muchos libros y estudios sobre la
vida y la obra de este genial pintor. Hay cosas de
su vida que aún desconocemos (y no sabemos si
esos datos algún día se sabrán, de modo que su
vida tiene un componente importante de leyenda)
y también su obra (que, esta vez sí, es cada vez
más conocida y estudiada). Uno de los principales
estudiosos de la figura de El Greco es el profesor
y filósofo toledano Antonio Hernández-Sonseca
(Yepes, 1943). Antonio Hernández-Sonseca es
reincidente. No es nuevo en esto de adentrarse en
el territorio Greco. En efecto, ya había publicado
tres libros centrados en la figura del Griego de
Toledo: La luz de El Greco en la Catedral Primada
(2011), El Griego de Toledo (2013) y el curioso
y delicioso, en cuanto está formado por 365 reflexiones sobre la figura de El Greco, Grecomanía. El año del Greco, día a día (2014). Ahora, en
el mes de diciembre de 2015, ve la luz su nueva
publicación grequiana: La mirada del Greco.
La pintura de El Greco se ajusta a la
definición que sostenía Italo Calvino de lo
que era un clásico: aquel que no termina de
decir lo que tiene que decir
Ya la portada es una declaración de principios
del contenido de la obra: aparece el autor del
libro (con un chaleco verde, con una cruz en el
ojal de una chaqueta también verde y, eso sí, mirando al lector, pues su obra se ocupa del bien
y buen mirar) en un lateral, delante del célebre
cuadro El Expolio.
Sabemos que hacia 1577 El Greco se trasladó a
Toledo. A través de unos amigos (como Pedro Chacón, Luis de Castilla y su padre Diego de Castilla,
deán de la Catedral de Toledo, su primer mecenas
español) recibió el encargo de pintar unos cuadros para el altar mayor y los laterales del convento toledano de Santo Domingo el Antiguo (uno
de los conventos más antiguos de Toledo, fundado en el siglo XII. De los nueve lienzos que El
101
Cuenta y Razón | Primavera 2016
Greco pintó sólo tres figuran en este convento en la
actualidad). El Cabildo de la Catedral de Toledo,
quizá alentado por las opiniones y por el buen trabajo que realizó en este convento, le encarga ese
mismo año (en concreto el 2 de julio) una de sus
obras maestras: El Expolio. Esta obra, que actualmente preside la Sacristía Mayor de la Catedral
toledana, ocasionó un conflicto con el Cabildo catedralicio no sólo por algunos elementos extraños
que figuraban en el lienzo, sino porque no se pusieron de acuerdo en la tasación del cuadro, pues
El Greco pedía una cantidad muy elevada.
El Cabildo de la Catedral de Toledo
(…) encarga a El Greco una de sus
obras maestras: El Expolio
El Expolio refleja el despojo o el momento en
que van a desnudar a Jesucristo para clavarle
en la cruz. Este cuadro tiene unos elementos curiosos: el rostro de Jesús, mirando al cielo con
los ojos llorosos, refleja paz frente a la multitud
que se agolpa en una actitud amenazante, situada por encima de la cabeza de Cristo; es raro
el anacronismo de las plumas que adornan los
cascos; la tela púrpura que cubre a Jesús como
anuncio del derramamiento de sangre; la armadura del siglo XVI del caballero que está al lado
de Jesús (¡debería ser un legionario romano!);
las tres Marías (la Virgen María, la Verónica y
María Magdalena), a las que no se alude en los
Evangelios cuando narran ese trágico momento;
y, finalmente, un barrenero -con el riesgo que supone pintarlo agachado- prepara los agujeros de
la cruz para clavar al preso, sujeto por la muñeca
con una cuerda tensa. La Catedral de Toledo editó un excelente libro sobre este cuadro en 2014,
con textos de los especialistas Magdalena de Lapuerta, Leticia Ruiz y Rafael Alonso.
Hernández-Sonseca expone la mirada de
El Greco a través de sus cuadros,
que se junta con la del autor del libro
y que nos expone a los lectores
Antonio Hernández-Sonseca tiene la suerte de
disfrutar de ese cuadro prácticamente a diario,
pues es canónigo de la Catedral de Toledo, en
102
cuya sacristía se desviste de su ropaje cotidiano
(como el Cristo de El Expolio) para revestirse de
Cristo y celebrar el Sacrificio de la Cruz. En esta
obra, Hernández-Sonseca expone la mirada de
El Greco a través de sus cuadros, que se junta
con la del autor del libro y que nos expone a los
lectores. Se trata de una mirada que nos enseña a mirar (una metamirada). Y sobre todo se
centra en el gran cuadro de la mirada: El Expolio, porque la mirada de Cristo es el sol de este
sistema solar condensado en este cuadro. Rafael
Alonso, que restauró este cuadro en el Museo del
Prado en 2013, escribe: "no sé si se ha pintado
una cara de Cristo más hermosa que ésta de ‘El
Expolio’, con esa fuerza expresiva y esa emoción
espiritual".
El autor ofrece una mirada peculiar
sobre este cuadro porque lo hace
desde un enfoque multidisciplinar
El autor expone con brevedad, en los capítulos
iniciales, algunas ideas sobre la vida, la obra
y el estilo de El Greco. A su juicio, la consistencia personal del pintor tiene que ver con las
siguientes características: su rebeldía constructiva, su novedad (afirma que en su pintura
"los gestos de las manos y la mirada ardiente
formaban el DNI de la persona"), su lenguaje
artístico (en el que destaca el color), su condición de premoderno, su maestría en el retrato,
su exuberancia manierista, su condición de artista liberal, su concepción de la obra abierta,
su cercanía con la filosofía, su romanticismo,
el tratamiento de los rostros, la incomprensión
que padeció (una especie de exilio interior) y
su religiosidad y misticismo. Y después de este
preámbulo de aclimatamiento, a partir de la página 69 se adentra ya en El Expolio.
Como nos tiene acostumbrados, el autor ofrece una
mirada peculiar sobre este cuadro porque lo hace
desde un enfoque multidisciplinar. ¿Qué quiere
decir esto? Que nos ilustra su pensamiento acudiendo a la filosofía, a la literatura (en especial a
la poesía), al cine, a la teología, a la pintura, a la
música, etc. Tiene razón J.F. Serrano, autor del
excelente prólogo que precede a la obra, cuando
afirma que este volumen es "un ensayo de historia,
de pensamiento, de arte, de literatura, de espiritualidad". En efecto, Hernández-Sonseca nunca se
RECENSIÓN DE LIBRO
ha recluido en las estrecheces de un único saber,
sino que ha transitado por muchas disciplinas (no
se trataría de un erizo, sino de un zorro, de acuerdo con la célebre clasificación de los filósofos que
estableció Isaiah Berlin en su ensayo El erizo y
el zorro, en 1953). Esta es una de las principales
novedades del libro y lo convierte en un festín a
modo de buffet, pues el lector puede encontrarse
con versos de Eliot, san Juan de la Cruz, José Ángel Valente (al que conoció personalmente), Jorge
Guillén, Luis Rosales y Claudio Rodríguez; con el
cine de Angelopoulos, Benigni , Tornatore y Kurosawa; con el pensamiento de Platón, Ortega y
Gasset, Hegel, María Zambrano y Julián Marías
(el que fuera su maestro), y también, por ejemplo,
con la música del gran Olivier Messiaen.
A cada paso el autor sorprende al lector con ingredientes del enorme bagaje cultural que despliega en estas páginas, que hace que su lectura
sea un ejercicio de gozo y aprendizaje, pues así
es (lo sabemos quienes le conocemos) la mirada
inquieta de Hernández-Sonseca. Todo esto sin la
ortodoxia de las citas (el libro no tiene notas a
pie de página ni bibliografía final), para que la
lectura sea puro texto sin más.
Otra cosa quería decir: basta leer el texto que
figura en la contraportada para advertir que
Hernández-Sonseca es también un poeta. Acaso,
como afirmaba María Zambrano, la poesía es la
mejor manera de acercarnos y hablar de la realidad, porque la deja abierta, respetando su misterio y su profundidad. Cuando leía el libro tenía
la sensación, en algunos párrafos, de que estaba
leyendo prosa poética, la verdad.
Basta leer el texto que figura en la
contraportada para advertir que
Hernández-Sonseca es también un poeta
Este libro plantea una mirada diferente a El
Greco, a partir de la centralidad de El Expolio.
No se trata de un estudio academicista desde
la pintura, sino que va mucho más allá. Agranda el cuadro para relacionarlo con muchísimas
ideas y teorías. Como sucede en la película
Stargate (dirigida por Roland Emmerich en
1994), Hernández-Sonseca traspasa el lienzo
y luego regresa a nuestra realidad para describir el inmenso paisaje humano y divino que ha
visto detrás, en su interior. La finalidad básica
de este excelente libro, según apunta el autor,
es "ser una invitación a cultivar la mística de la
mirada, comprensiva, responsable, emocionada, de
su herencia inmortal en la historia de la pintura".
¡Y vaya si lo consigue! <
103
RESEÑA
DE LA DE
REVISTA
CELTIBERIA
CRÓNICA
GASTRONOMÍA
Celtiberia, Número conmemorativo del
I centenario del nacimiento de Julián Marías
Año LXIV, 2014, nº 108
ANA FERNÁNDEZ
DOCTORA EN CIENCIAS DE LA INFORMACIÓN
D
esde el Centro de Estudios Sorianos se quiso hacer un homenaje a
Julián Marías en el que hubiera sido
su centésimo cumpleaños, recordando el estrecho vínculo que le unía a la
provincia de Soria, donde tenía grandes amistades
y lugar que escogía para su descanso estival. En el
volumen se recogen veinticuatro colaboraciones de
la más diversa índole, profundizando en diferentes
aspectos de la vida y la obra de nuestro filósofo.
La estela de Cuenta y Razón
Leticia Escardó, directora de Cuenta y Razón durante doce años, recuerda la historia de nuestra revista y de la fundación que la sostiene
bajo el título de “Razón de Cuenta y Razón”. En
su artículo recuerda cómo FUNDES nace de la inquietud de un grupo de empresarios e intelectuales
tres años después del cambio de régimen en España: “Su objeto está constituido por la contribución
al estudio, análisis e investigación básica y aplicada a los problemas históricos, culturales, económicos y sociales de la España del pasado, del presente
y del futuro desde (…) la participación, fomento y
desarrollo de la iniciativa privada en todos los órdenes” (P. 195). Como consecuencia de estos fines,
nacerá la revista que hoy continúa su singladura
desde aquel primer número, que se publica en el
convulso intervalo entre la dimisión de Suárez y el
intento de golpe de Estado del 23F. Esta situación
acrecentaba la urgencia de ofrecer a la sociedad
un bagaje de pensamiento que ofreciera sustrato
al cambiante panorama político. El consejo de la
fundación estaba presidido por Julián Marías, y de
él formaba parte el actual presidente, Rafael Ansón, junto a otros muchos; algunos de ellos permanecen aún desarrollando ilusionadamente los fines
de esta Fundación; otros murieron por el camino.
En sus páginas se han recogido artículos
de muy diferentes temas: desde reflexiones
sobre el 98, pasando por el perfil sociológico
de la población española o la situación
financiera
Escardó nos recuerda el sentido del encabezado
de esta publicación: “El propósito de esta revista
es comprender y presentar justificadamente los temas (…) Expresa el modo de hacer una cosa con
atención, proporción, sin falta ni superfluidad”
(p. 200). En sus páginas se han recogido artículos de muy diferentes temas: desde reflexiones
sobre el 98, pasando por el perfil sociológico de
la población española o la situación financiera.
La sección ‘Argumentos’, iniciada bajo la dirección de Escardó en 1994, recogía fragmentos de
joyas literarias olvidadas.
Las últimas entrevistas a Julián Marías fueron
recogidas en sus páginas. Allí se tocan todas
las grandes temáticas de Marías con motivo de
105
Cuenta y Razón | Primavera 2016
la publicación de su postrer libro Tratado de lo
mejor, desde las razones de su optimismo vital,
hasta de las cuestiones más políticas, como el
terrorismo o el totalitarismo.
seis años, pactara con su hermano decir siempre
la verdad. Desde nuestra revista queremos continuar siendo una honesta contribución a ese fin:
que por nosotros no quede.
Destacan también el número conmemorativo de
los veinte años de reinado de Juan Carlos I, o el
que abordaba los retos pendientes de España, así
como el número publicado en el verano de 1998,
donde Suárez especifica los cinco puntos esenciales que constituían según él las claves políticas
esenciales en la Transición. Las crónicas de literatura, teatro, cine, ingeniería y ocio siguen aún
vigentes, a pesar de tratar de temas de mayor actualidad, gracias al tono vital lleno de pensamiento con que fueron escritas. La que fuera directora
de la revista destaca también el número que abre
el nuevo milenio por la importante reflexión que
Marías hace en ese número sobre el cambio en las
vigencias sociales, tema que ocupará varios números junto a las telecomunicaciones como el otro
gran tema del cambio de milenio.
En 1979 Julián Marías defendía la importancia
de las fundaciones en una intervención que Alejandro Abad analiza en este volumen, recordando
que en aquel momento el filósofo era ya presidente
de FUNDES. Marías consideraba cómo la función
del Estado no es tanto la de hacer cosas, sino la de
favorecer la iniciativa individual. Para él las instituciones sociales corrigen el nacionalismo y el intervencionismo estatal: “FUNDES, con su revista
‘Cuenta y Razón’, constituyeron una demostración
de lo que con recursos limitados puede hacerse en
el campo de la reflexión y difusión del pensamiento
sobre cuestiones de gran importancia para la sociedad española de finales del siglo XX” (p. 13)
Escardó recuerda con especial afecto
la entrevista realizada a Marías en su
noventa cumpleaños, síntesis de su
perspectiva filosófica y humana
Escardó dejó la dirección de la revista en 2007,
momento de la llegada al poder de Zapatero; hoy
la publicación sigue su andadura con la misma
ilusión con que la vio nacer, dirigida ahora por
Javier Fernández del Moral. Desde su nacimiento Cuenta y Razón ha sido testigo cualificado de
acontecimientos trascendentes en la historia,
como el 11S, la llegada del euro, varios procesos
electorales, el azote del terrorismo… Todo desde la profundidad del pensamiento que siempre
ha acompañado a los fines de esta publicación.
2005 será un año marcado por el luto en Cuenta
y Razón, por las muertes de Marías, Juan Pablo
II y Javier Tusell. Escardó recuerda con especial afecto la entrevista realizada a Marías en su
noventa cumpleaños, síntesis de su perspectiva
filosófica y humana. Al preguntar al filósofo sobre las cosas que realmente le importaban a esas
alturas de la vida responde: “Que España siga
siendo España. Que no se diluya”. Y recordaba que lo que más le enorgullecía era no haber
mentido nunca, desde aquél día en que, a los
106
Otros temas de Marías. Filosofía y vida
Juan del Agua retoma el original sentido del
término ‘sabiduría’ como experiencia vital que
Julián Marías entiende como condición de la tarea filosófica en uno de sus últimos libros, Razón
de la filosofía, de 1993. “Ninguna realidad puede
ser ajena a la filosofía, y esta no puede arrinconar las que no convienen a ciertos 'métodos'” (p.
23). Para Marías la razón se constituye viviendo y
permitiendo a todas las realidades que tienen que
ver con la vida humana ser consideradas desde la
razón filosófica. Entre ellas la idea de Dios, tan
necesaria para recuperar en sentido de la práctica
filosófica y la verdad de la vida.
Para Marías la razón se constituye viviendo
y permitiendo a todas las realidades que
tienen que ver con la vida humana ser
consideradas desde la razón filosófica
La metafísica como razón vital es recuperada
por Helio Carpintero a través de una ponencia de
Marías en Sao Paulo, del año 1956. La metafísica
constituye el análisis de la realidad radical de ‘mi
vida’, y se define como ciencia de la realidad radical que fija el sentido de la realidad y se organiza
viviendo; distingue también entre mi vida concreta y la vida humana como teoría, postulando un
método narrativo que unifica lo empírico y lo analítico, concretando la idea de hombre como firma
máxima de estructura empírica. “El quehacer de
RESEÑA
DE LA DE
REVISTA
CELTIBERIA
CRÓNICA
GASTRONOMÍA
mi vida no está hecho ni dado, sino que ha de ser
imaginado, previsto, proyectado, orientado hacia
uno u otro futuro. La vida impone un dinamismo,
en el que cuenta decisivamente el futuro, y el saber
que posibilita su proyección” (p. 83). En definitiva
el escrito presenta una metafísica más funcional
que ontológica que parte de la vida como realidad
radical, explorando posteriormente las formas y
estructuras a través de las que esa vida acontece,
lo cual sirve de base para una Antropología de
carácter metafísico.
Marías y la cultura hispana
Jesús Conill se centra en la vinculación de Marías con la tradición literaria y humanista de la
Generación del 98, especialmente en el sentimiento y en la ilusión como factores esenciales de
la visión filosófica de la vida. En líneas generales
el pensamiento español toma una dirección literaria y experiencial partiendo de la idea de que
la vida es superior e irreductible a la razón. Desde el sentimiento trágico de la vida de Unamuno,
que intenta conciliar lo intelectual y lo volitivo,
pasando por el raciovitalismo orteguiano que
desemboca en autores como Zubiri, Zambrano o
Marías, quienes otorgan a la imaginación y a la
fantasía una decisiva importancia. “La novela no
es solo narración estéticamente bella sino método
de conocimiento, una hermenéutica vital para conocer la esencia de lo humano” (p. 101). Es en
definitiva una filosofía humanista que parte de
la consideración de la persona como fuente de la
intimidad y la ilusión vital, como generadora de
ficciones que anticipan las posibilidades de elección. La herencia que Marías recibió de Ortega y Zubiri, especialmente en la superación
de las concepciones antropológicas y su concepto
de realidad como algo “no radical, sino radicado” (p. 227), es abordada por Jesús A. Fernández
Zamora. La vida para Ortega “es anterior a toda
interpretación, contra el idealismo, pero también a
las cosas que en ella encontramos, contra el realismo” (p. 230). Ahí se sustenta Marías para afirmar
que la realidad “es un acontecimiento el cual se da
ejecutivamente en un ‘yo’ que está con las cosas”
(p. 231). Unamuno aporta para Marías una visión
trascendente de las ideas de Ortega, sobre todo
su idea de supremacía del hombre concreto, de la
vida humana viviente. Desde el sustrato filosófico
de “El sentimiento trágico de la vida”, la moral
y la antropología se comprenden como previas
a la ontología. En Zubiri la realidad está ligada
también a la intelección, pero entender es, para
él, un sentir intelectivo. Marías toma todos estos
precedentes para reafirmar la experiencia como
vía de acceso a la realidad, siendo la razón servidora de la vida, de forma que su filosofía es la más
adecuada para una antropología “según la cual la
vida del hombre se convierte en organización real
de la realidad” (p. 242)
Enrique González Fernández analiza el humanismo de Marías que asume la propia circunstancia generando un punto de vista sobre la realidad
único, aunque complementario con otras perspectivas. Según Marías sin intimidad no hay vida propiamente humana y para eso hay que vivir desde
uno mismo, no desde los demás. Por ello es necesaria la soledad, pero también lo son las relaciones, pues “que la realidad personal sea relacional
es una característica de la creación. Esto es lo que
implica la circunstancia” (p. 253). Hablando de
Cervantes, Marías dice que sabe quién es y quién
ha querido ser aunque no está seguro de conseguirlo, expresando así el carácter dramático de la
vida en el constante remitirse recíprocamente del
yo y la circunstancia.
Según Marías sin intimidad no hay vida
propiamente humana y para eso hay que
vivir desde uno mismo, no desde los demás
La educación
Otro aspecto del hombre abordado desde el pensamiento de Marías es el de la educación de los
sentimientos, tratado por Adela Cortina como
elaboración de un marco de sentido que orienta
hacia la felicidad desde los presupuestos de la
educación sentimental, del año 1992, título que
evoca la novela de Flaubert. “Educar para la libertad supone trabajar cuidadosamente el cuero de
la espontaneidad como el buen zapatero trabaja el
de los zapatos para que sean capaces de recorrer
los mejores caminos (…) En este empeño educativo
tiene un lugar privilegiado el mundo de la ficción”
(p. 109). El arte de contar historias es una forma de educar tan antigua como la humanidad. La
mente es una procesadora de historias más que
un procesador lógico, lo cual implica que sin interpretación no hay conocimiento. “En el siglo XX
el cine compite con la literatura en su capacidad
educativa, es un instrumento esencial de la ‘paideia’, porque se apodera de la literatura y le presta
voz e imagen, le da cuerpo y con ello acrecienta la
107
Cuenta y Razón | Primavera 2016
capacidad de sintonizar y conectar. Por eso es el
instrumento por excelencia de la educación sentimental de nuestro tiempo” (p.113). Pero no todas
las historias ayudan a recorrer el camino hacia la
felicidad; en esta tarea la filosofía y las religiones
tienen un lugar irrenunciable.
Fue Marías el que se preocupó de recopilar
y ordenar los escritos de Benítez
cuando este murió en 2001
En esta misma línea educativa se mueve la
aportación de Brunilda Cotto, que recupera la influencia que Jaime Benítez tuvo en la universidad
de Puerto Rico, donde tuvo lugar el proyecto de
la casa de estudios. A Marías le gustaba especialmente la torre que simbolizaba la universidad
riopedrense como expresión de la intelectualidad:
“faro destinado a la visibilidad, al goce y al deber
de la mirada, un faro que es una torre altruista,
hecha para servir a los demás dándoles lo que más
necesitan: orientación, dirigiéndoles así sin fuerza,
sin imperio, sin violencia, sólo mostrándoles dónde están las cosas” (p.121). La relación entre
Marías y Benítez es considerada también por
Emilio F. Ruiz, analizando las consecuencias de
su amistad en las relaciones entre España y la
universidad de Puerto Rico. Fue Marías el que se
preocupó de recopilar y ordenar los escritos de
Benítez cuando este murió en 2001. El autor del
artículo, responsable principal de este archivo,
documenta la gran labor realizada por Benítez a
favor de la universidad portorricense.
España y su historia
Cuenca Toribio “pone de relieve la amplitud y
complejidad de los escritos de Julián Marías en
relación con la historia de España” (p.133),
centrándose sobre todo en los estudios sobre la
Ilustración, la Transición y los ensayos sobre Cataluña y Andalucía. En definitiva “Marías ofrecerá su visión directa, personal e intransferible de
las líneas medulares de la evolución de su tiempo
biográfico que viene a ser en puridad el de toda
la centuria pasada” (p. 159). Raúl Francisco Sebastián y José David Ortega abordan también la
consideración de Cataluña en Marías, aplicándolo al discurso actual sobre el problema catalán.
En España real ya trata sobre el separatismo y el
regionalismo como los dos “grandes escollos de
la vida española en el último siglo” causados por
108
la falta de integración de lo diferente, “evitando
todo paternalismo centralista” (p. 425). En Consideración de Cataluña (1994) Marías explica que
“Cataluña no debe plantearse como un problema,
sino como un componente necesario e imprescindible para comprender la historia de la nación española” (p. 437). En definitiva Marías percibe que
Cataluña debe entenderse como una región integrada en España, una modulación de lo español
donde nada debe ser impedido.
No se puede separar la filosofía de Marías
de su fe profunda, de la cual brotaba
su talante moderador
José Luis Cañas Fernández aborda la reconciliación definitiva de los españoles a partir del
carácter conciliador de Julián Marías y su fe en
las personas y en la verdad. Muchos de sus libros
se dedican a la convivencia entre los españoles.
“En ‘España inteligible’ (1985) por ejemplo, ofrece su visión de una nación con vocación europea
desde la reconquista, ligada a la cosmovisión personalista y cristiana” (p. 56). Marías tenía fe en
la persona y su búsqueda sincera de la verdad le
hizo libre y conciliador, cultivando la verdad sin
herir a nadie. “Para Marías, al igual que para
Víctor Frankl, la fuerza central que hay en el hombre, su capacidad espiritual de superación de los
influjos de la ‘circunstancia’, reside en la voluntad
de sentido” (p.61). No se puede separar la filosofía
de Marías de su fe profunda, de la cual brotaba
su talante moderador. Marías diferencia, al igual
que Heidegger, entre ser de la persona y ser de las
cosas, siendo el primero siempre relacionado con
su horizonte presente y en consecuencia concretado en la convivencia social. “Marías creía que
España era posible (…) superando antagonismos
y tendiendo puentes” (p. 74)
Cine, viajes, el pueblo judío, la amistad… Todo
tiene valor filosófico
El fenómeno cinematográfico se trata también más prolijamente en el artículo de Tomás
Domingo Moratalla, donde se desarrolla lo que
el mismo Marías definió como una antropología
cinematográfica situada dentro de la perspectiva
hermenéutica contemporánea. Marías habló mucho del cine y decía que había que tomárselo en
serio; quizá nosotros debiéramos también tomar
RESEÑA
DE LA DE
REVISTA
CELTIBERIA
CRÓNICA
GASTRONOMÍA
en serio el pensamiento de Marías sobre el cine,
-nos dice el autor- pues es clave para entender
su propuesta antropológica y filosófica. “Desgraciadamente, cuando hoy en día se plantea la relación entre filosofía y cine, la propuesta de Julián
Marías está totalmente ausente, su nombre ni siquiera aparece” (p. 163). Bergson hablaba ya del
cine como modelo cognitivo, también E. Morin o
Merleau-Ponty lo consideran instrumento para la
filosofía, porque no se limita a exponer ideas, y
la filosofía contemporánea es muy apta para ser
expresada fílmicamente porque describe la unión
de conciencia y mundo. Para Marías además es
esencial la función de la imaginación en la vida
humana como capacidad de proyección. El autor
aborda las diferentes perspectivas de Marías en
sus numerosos escritos sobre el cine y acaba apelando a un trabajo de elaboración filosófica de esa
antropología cinematográfica que tiene inmenso
alcance educativo y ético.
Para Marías es esencial la función de la
imaginación en la vida humana como
capacidad de proyección
Para Marías todo era objeto del filosofar, también
los viajes, como bien recoge José Luis Caballero Bono en su aportación a este volumen: “Viajar
nos abre a una porción de mundo y a nuevos horizontes (…) Es siempre enriquecedor cuando opera
de manera constructiva con lo que somos y lo que
sabemos” (p. 33). Entre los viajes de Marías destaca la huella que dejó en él el crucero universitario promovido por García Morente en 1933,
o su periplo por Estados Unidos en la década de
los 50. Este país inspiraría dos libros en los que
desarrollará la diferenciación entre estructura
social empírica y analítica. Sus contactos con
Israel o Hispanoamérica no son menos fecundos
filosóficamente, viendo en ellos la estructura
empírica en la que se desarrollan las vigencias,
y llevándole a una mejor comprensión de España. “Como decía Pérez de Ayala, salir fuera de
la propia patria sirve, por misterioso ministerio,
para descubrir la patria propia” (p. 51)
Domingo Henares ilustra sobre la amistad en
Marías y las características de esta peculiar
relación interpersonal que nos trasciende. “La
verdadera amistad va siempre necesariamente
acompañada de respeto, esa mínima distancia
que guardamos entre nosotros y cualquier manifestación personal ajena” (p. 272). Marías considera que la más perfecta amistad se da entre
hombre y mujer, siempre considerando territorios de cercanía íntima, pero no la creación de
una patria común, propia del sentimiento amoroso. La propia vida de Marías puede definirse
como la historia de la amistad lograda, incluso
en medio del desencanto y de la traición.
José Luis Serrano nos cuenta el interés de
Marías por la cuestión judía, tema que
desarrolla a modo de homenaje a un
interés común a ambos estudiosos
La amistad del filósofo con María Zambrano
es desarrollada por Juana Sánchez-Gey Venegas.
Ambos tienen en común la vocación metafísica y
la centralidad de la persona como núcleos de su
filosofía. Ambos son iluminados por el pensamiento de Heidegger y Unamuno, así como su vínculo
con Zubiri. Entre ellos siempre hubo cercanía y
amabilidad, aunque no exceso de intimidad; ambos, con diferentes sensibilidades, abordan los
mismos temas de interés.
El aspecto tecnológico también fue abordado
por Marías; Fernando Sáenz recuerda este aspecto
recuperando dos artículos singulares que tratan de
este tema: “La energía y la realidad del mundo” de
1966 y el breve libro “Cara y cruz de la electrónica”, de 1981. Este tema está muy unido a la relación del filósofo con la familia Oliveros, así como
de la Academia Iribas, donde Marías trabajó en la
postguerra. Queda patente la estrecha relación del
filósofo con Soria y sus gentes. José Luis Serrano
nos cuenta el interés de Marías por la cuestión
judía, tema que desarrolla a modo de homenaje a
un interés común a ambos estudiosos.
La vocación y persona
El concepto de vocación es también una constante en la filosofía de Marías que es abordada por
Juan Padilla. Se basa para ello en la herencia de
Ortega y Zubiri y en los elementos analizados en
las Memorias. Siendo el ideal en la filosofía heideggeriana no constituye algo abstracto para Ortega. “La vocación es el imperativo de lo que cada
cual siente que tiene que ser, por tanto, que tiene
que hacer para ser su auténtico yo”, dice Marías
en 1947 (p. 299). Esto significa que vocación y
109
Cuenta y Razón | Primavera 2016
vida no coinciden: la primera es el ideal, y la vida
lo real. La vocación podría decirse que choca con
las circunstancias. Para Julián Marías el núcleo
vocacional tenía un nombre propio, el de su mujer,
“como todo en mi vida, Lolita fue decisiva; siempre
hizo posible lo mejor que yo tenía que hacer” (p.
311). Marías luchó siempre por realizar esa vocación, a pesar de las circunstancias, porque donde
hay verdadera vocación hay verdadera vida, ahí
radica la fuerza de su impronta, en su autenticidad personal. Y Marías fue un conquistador de la
autenticidad. Nos dice Miguel Marías que “lo más
duradero y más importante que nos transmitió mi
padre fueron un par de recomendaciones prácticas
(…) ‘pregunta siempre ¿por qué?, sobre todo cuando se haga una afirmación muy tajante’ (…) y ‘antes de decir tú algo pregúntate a ti mismo por qué
vas a decirlo y si lo piensas tú de verdad’” (p. 296)
La ética de Marías es objeto de la reflexión
de Jaime Vilarroig y Juan Manuel Monfort,
partiendo de su antropología y analizando su
principal obra sobre el tema,
Tratado de lo mejor
Harold Raley estudia la filosofía de la persona
en Marías que parte de los presupuestos fenomenológicos de Husserl, de la filosofía de Ortega y
de la crítica a la filosofía personalista a la que se
considera carente de una base metafísica sólida.
La condición amorosa de la persona como
elemento clave de la antropología de Marías es
cuidadosamente tratado por Guillermo Taberner.
110
El tema, abordado en numerosas ocasiones por
Marías, constituye un punto de encuentro de las
ideas de Unamuno y Ortega ya desde 1943, cuando Marías escribe Unamuno: maestro de amor. La
corporalidad como encrucijada en la que se asume
la circunstancia, la diferencia entre amor y enamoramiento, la proyectividad y la instalación…
todo ello es tratado como parte de una definición
de amor, que constituye un argumento de la existencia de una vida perdurable pues “amar una
cosa es estar empeñado en que exista -dice Ortega(…) es vivificación perenne, creación y conservación intencional de lo amado” (p. 480)
La ética de Marías es objeto de la reflexión de
Jaime Vilarroig y Juan Manuel Monfort, partiendo
de su antropología y analizando su principal obra
sobre el tema, Tratado de lo mejor, en la que se
abordan el concepto de felicidad y la valoración
final de toda su filosofía. “Una vida mínima es
una pobre vida, escasamente estimable. Significa
una falta de aprovechamiento de las posibilidades,
una renuncia a la vida, en la medida en que no es
algo dado, sino que hay que hacer” (p. 500). El
principal logro de la ética de Marías es la distinción entre lo bueno y lo mejor.
El volumen es, en resumen, un compendio inspirador de gran parte de las perspectivas que la
lectura y estudio de lo que constituye esta grandísima figura del panorama intelectual español
como es Marías. Incluso la obra menos conocida de Marías, como artículos periodísticos, cursos, traducciones o prólogos, es comentada por
Francisco Javier Salgado, en cuyo blog ha volcado gran parte de estos trabajos de Marías fruto de
más de cuarenta años de investigación. <
Fundación de Estudios Sociológicos
Fundada por Julián Marías
Documentos
DOCUMENTOS
Miguel de Cervantes,
a cuatro siglos de su muerte
HELIO CARPINTERO
DE LA REAL ACADEMIA DE CIENCIAS MORALES Y POLÍTICAS
DE LA ACADEMIA DE PSICOLOGÍA DE ESPAÑA
C
uatrocientos años después de muerto,
y siguen vivas y vibrantes muchas de
las páginas por él escritas, singularmente del Quijote y de las Novelas
ejemplares. Y comprendemos, igualmente, la fascinación que su figura ha ejercido
de modo casi permanente a lo largo de ese tiempo para muchos de los mejores espíritus.
Miguel de Cervantes (1547-1616) ha sido para
Marías un continuo estímulo y objeto de admiración apasionada. Esta conferencia de 1998, si
bien no escrita de su puño y letra, sí perfectamente resumida y ordenada, me parece resultar
una síntesis de lo que nuestro filósofo veía cuando miraba la obra y la figura de aquel.
Miguel de Cervantes (1547-1616) ha sido
para Marías un continuo estímulo y objeto
de admiración apasionada
Y para empezar, se debe advertir cómo la contemplaba, con qué mirada histórica iba entendiendo
aquella vida. Cómo, en definitiva, empleaba esa
“razón histórica” que enérgicamente defendía en
sus obras más teóricas y doctrinales.
Comienza por situarlo en su generación. Cervantes, dice aquí, “es un hombre de Felipe II y un escritor de Felipe III”. Todos los que han estudiado
mínimamente la vida del gran alcalaíno, lo saben:
había nacido en 1547, pero el Quijote aparece en
1605, cuando la corona ha pasado del padre al
hijo.
¿Y qué? Sencillamente, piensa Marías, que su
obra se ha hecho cuando había pasado la hora de
su generación. En otras palabras, que ha sido un
“desclasado” generacional, y eso quiere decir, en
términos de una historia hecha según criterios
de generaciones, que para sus colegas escritores debe haber sido “una especie de ‘aficionado
egregio’,” pero “como autor no tiene importancia”. (Marías lo explica muy bien en “Cervantes
y las generaciones”, en Literatura y generaciones,
1975). Y muy posiblemente eso ha traído una serie
de consecuencias, respecto del aprecio de unos u
otros, por ejemplo del famoso desprecio de Lope
de Vega (“de poetas no digo: …ninguno hay tan
malo como Cervantes ni tan necio que alabe a don
Quijote” [en una carta de 1604]). Lope ha nacido
en 1562: es hombre de la generación siguiente, y
la de Cervantes ha terminado su tiempo de poder
social hacia 1601...
Esas generaciones se hallan dentro de un marco
más amplio: la historia social y cultural de la nación española.
España -Marías lo muestra con gran detalle en su
España inteligible (1985)- ha ido construyendo su
vida colectiva mediante una serie de ‘proyectos’
que han tenido por metas una visión cristiana de la
vida (desde los tiempos de Recaredo, con su abjuración del arrianismo y asunción del cristianismo),
113
Cuenta y Razón | Primavera 2016
una voluntad de estar y de ser parte de Europa,
como pueblo cristiano frente al mundo del Islam,
y una sociedad que asume la enorme tarea de “injertar” la cultura cristiana, europea y occidental en
una larga serie de pueblos por todo el continente
americano y por las tierras de Asia (Filipinas, principalmente). Y, en todo ese tiempo, los españoles
han vivido, dice Marías, haciendo la experiencia
de “los otros”, las otras culturas, las otras formas de
vida, pero siempre formas de vida ‘personal’, cuyos
motivos se comprenden, aun sin compartirlos, cuyas culturas se estudian, se conocen sus lenguas, y
se convive, aunque sea en forma bélica y pugnaz.
España (...) asume la enorme tarea de
“injertar” la cultura cristiana, europea
y occidental en una larga serie de pueblos
por todo el continente americano
En todas esas relaciones, aunque sin duda llenas
de incidentes y desmanes, ha habido una honda
visión de las otras personas, a través de las Leyes
de Indias, y de las quejas y reconvenciones de
gentes como el P. Las Casas, y se ha mantenido en
ocasiones un sentido moral muy alejado del puro
practicismo, que ha podido llevar al surgimiento
de la “decadencia” del imperio español.
Hay que leer aquí -con más amplitud, en su ya
citada España inteligible- la letra pequeña de
esta historia, que Marías ilumina con su enorme conocimiento de nuestro pasado: España,
lo recuerda con un texto del Canciller inglés
Sir Francis Bacon, podía pensarse que pudiera
destruir a Inglaterra en 1625, y pudiera también
vencer aquel año a los holandeses al reconquistar Bahía, en Brasil, pero perdía poco después la
moral, y así el Conde Duque de Olivares se justificaba de sus derrotas diciendo que su política
en todo caso había estado sometida a la moral
114
y la defensa de la fe…(Es una referencia a un
texto de Olivares, comentado más extensamente
en España inteligible, cap. XIX).
(...) toda la labor de heroísmo del hidalgo
manchego ha estado movida por el amor,
precisamente el amor a Dulcinea, (...)
Pero lo importante, en suma, es que desde ese
contexto histórico la figura de Cervantes aparece
claramente orientada al cumplimiento de unos
valores que han sido también profundamente
inspiradores de la vida de los españoles: la libertad, el valor, la belleza y el amor. Recuérdese
la profunda exégesis del Quijote que lleva a cabo
Unamuno en su Vida de don Quijote y Sancho
(1905), donde se muestra que toda la labor de
heroísmo del hidalgo manchego ha estado movida por el amor, precisamente el amor a Dulcinea,
un amor que también impulsa e inspira el deseo
de inmortalidad…
La tesis de Marías ha profundizado, si se me
permite decirlo así, la intuición de Ortega que,
desde sus Meditaciones del Quijote creyó que era
necesario entender la realidad española desde
sus cimas, y una de éstas era el gran libro cervantino. Ahora, Marías, ha aplicado el análisis
a aquella intuición, y ha venido a mostrar cómo,
en efecto, el Quijote, pero sobre todo Cervantes,
son una “clave española”, desde la que poder
interpretarnos como país, incorporando nuestra
historia, y revitalizando los valores cervantinos
de libertad, amor, valentía y belleza.
No andamos sobrados de tales experiencias. Convendría que, aprovechando las líneas maestras de
la reflexión de Julián Marías, rehiciéramos cada
uno de nosotros ese contacto en profundidad con
aquellos valores del espíritu. <
DOCUMENTOS
Un español del reinado de Felipe II:
Cervantes*
JULIÁN MARÍAS
PUBLICADO EN EL Nº 107 DE CUENTA Y RAZÓN
JULIO – AGOSTO 1998
Con gran entusiasmo comenzó la conferencia
nuestro académico aludiendo a esta época como
inequívoca porción del llamado Siglo de Oro o
más bien “los siglos de oro, como los llamó D.
Ángel Balbuena Prada”, que venían a ser siglo
y medio desde la renovación lírica de Garcilaso
hasta la apoteosis barroca del teatro de Calderón.
C
ervantes vive desde 1547 hasta 1598
bajo el reinado de Felipe II, es un
hombre del reinado de Felipe II; sin
embargo su obra literaria es posterior, Cervantes fue un escritor tardío.
No publica en el siglo XVI nada más que un libro, La Galatea, que en definitiva era en cierto
modo arcaico. Cuando vuelve a España después
de haber estado en Italia, en Lepanto, en Argel… encuentra una España distinta, y el género literario que dominaba antes de su partida ya
no es actual; La Galatea es una novela pastoril,
de los llamados “libros de pastores” y eso ya no
tiene plena actualidad. Es en cierta medida un
libro desfasado. Hay después un tiempo en que
no publica, a excepción de obras secundarias y
obras teatrales. La obra que lo hace famoso es
del siglo XVII, del reinado de Felipe III; es un
hombre de Felipe II y un escritor de Felipe III,
y esto es característico de la vida y significación
histórica de Cervantes.
Es interesante cómo se prolonga su vida gracias
a que tuvo una relativa longevidad para la época. Cuando publicó en 1605 la primera parte del
Quijote, esto pareció casi una impertinencia…
porque ya se creía que se sabía quién era Cervantes: un escritor estimable pero de segunda
fila; tuvo la osadía de mostrar su genialidad
“fuera de tiempo”. Eso no se perdona, no se
perdona casi nunca. Los Argensola eran, por
ejemplo, más importantes que él. Si estudiamos
la trayectoria de la vida de Cervantes podemos
observar que tuvo éxito, pero no pleno reconocimiento, no fue tomado en serio, no tuvo consideración social; era un escritor en cierta medida
marginal, no fue un escritor profesional.
Cervantes no se parece en nada
a los demás escritores de la época
La cuestión la trató D. Julián Marías en uno de los
libros más queridos y menos comentados: “Cervantes, clave española”. Cervantes no se parece en
nada a los demás escritores de la época. El Quijote,
las Novelas Ejemplares y el Persiles son obras fundamentales distintas de la literatura española de
la época. En tal sentido Cervantes es una excepción y es “innecesario” en el sentido de que pudo
no existir, pudo no nacer o morir en Lepanto o en
el cautiverio de Argel. Es según diría un filósofo
escolástico “algo contingente” y al mismo tiempo
era radical y profundamente español, más aún, no
podía ser nada más que español, no podemos imaginar un Cervantes italiano, francés, alemán… es
imposible. Era absoluta, radical y totalmente español, pero pudo no existir. Esta es la situación
115
Cuenta y Razón | Primavera 2016
paradójica que es necesario comprender para entender a Cervantes y para entender su época… Lo
interesante es que en la época de Felipe II, en la
segunda mitad del siglo XVI, Cervantes fue posible, aunque pudo no existir.
Dado que existió, no entendemos España sin él.
La España desde fines del s. XVI no se entiende
sin Cervantes; dijo Marías: “es una pieza capital
para la comprensión de España”.
Cuando Cervantes regresa encuentra una España compleja, con problemas, llena de poderío: el
mayor que existía en aquel tiempo. Él tenía plena conciencia de esto; participa en este mundo
en el cual vive, y al mismo tiempo muestra una
increíble libertad en ese mundo. Si se ve de cerca la vida de Cervantes verán la extraordinaria
libertad, probablemente la más alta libertad que
se encuentra en ningún autor de la época. Estaba
instalado en el mundo de Felipe II, participaba de los supuestos fundamentales de la España
en que vivía, pero tenía una extraordinaria, sorprendente libertad frente a todo eso.
España es Europea porque quiso
ser cristiana y entonces se confundía
la cristiandad y Europa
Señaló D. Julián Marías cómo determinó a España
la invasión musulmana del año 711. La invasión
árabe y beréber ocupa casi la totalidad del territorio y se da entonces lo que se ha llamado “la
España perdida”; esta pérdida se consideró aquí
inaceptable. Resaltó nuestro conferenciante que
todos los territorios del norte de África, desde
Egipto hasta el Magreb, habían sido helenizados,
romanizados y cristianizados. Eran países en que
se hablaba griego o latín y de religión cristiana
normalmente. Estos países fueron invadidos por
los musulmanes y siguen siendo musulmanes, de
lengua y cultura árabe. Eso hubiera sido el destino normal de España, pero no fue así porque un
pequeño núcleo de población en el norte de españa decide no aceptar la situación.
Hay quien dice que España es un país menos
europeo que los demás porque ha tenido un contacto durante mucho tiempo con un pueblo de
cultura árabe. Sin embargo se podría decir que
es el más europeo de todos porque los demás son
116
europeos porque no pueden haber sido otra cosa.
España es Europea porque quiso ser cristiana y
entonces se confundía la cristiandad y Europa.
La reconquista no es la reconquista en reinos o
condados que no existían antes de la conquista,
sino la recuperación de España. Es lo que los
matemáticos llamarían “la integración por partes” de España.
Esta labor dura largos siglos con mayor o menor
actividad, con convivencia a veces pacífica, con
admiración mutua, con hostilidad permanente.
Toda la historia de la Edad Media es una polémica entre la cristiandad y el Islam. En España
también, pero aquí es cuerpo a cuerpo, pasa desde cerca, con huellas evidentes, pero con una
voluntad permanente de que España fuera un
país cristiano, es decir, europeo, occidental. El
cristiano español tiene la experiencia “del otro”
con hostilidad, con guerra, con admiración, con
imitación en muchos casos y, más importante según señaló Marías: “sin repugnancia del hombre
distinto, de la otra raza”.
Cuando termina la reconquista en 1492, la actitud
que había sido la característica de la Edad Media
española se proyecta unida al espíritu de empresa
del renacimiento y se produce el mismo año el
descubrimiento de América con el trato con “el
otro”, ahora el indio, que el español trata como
persona: no siempre bien, pero siempre como personas. Durante el descubrimiento y conquista de
América persiste la empresa real y primaria fue la
evangelización de ese mundo, empresa tan real,
como destacó D. Julián, que ahí está: “la comunidad cristiana más grande del mundo es América,
lo que demuestra no sólo el espíritu sino también su
eficacia, su efectividad”.
Las Islas Filipinas fueron descubiertas
por Magallanes, que murió allí
(Elcano continuó y dio la vuelta al mundo)
También destacó D. Julián Marías que la única
comunidad cristiana de Asia es Filipinas, que
se incorpora a la corona al final del reinado
de Felipe II. Las Islas Filipinas fueron descubiertas por Magallanes, que murió allí (Elcano
continuó y dio la vuelta al mundo); más tarde
Legazpi y Urdaneta redescubren las Filipinas,
las ocupan, las conquistan -pacíficamente en
DOCUMENTOS
general- y se convierten en una pieza más de
la Monarquía española. La labor evangelizadora fue eficaz a pesar de las dificultades de la
comunicación que se realizaba preferentemente desde América, del puerto de Acapulco. Los
galeones iban de México a Filipinas y volvían.
La comunicación desde España era lentísima,
todavía a principios del siglo pasado -recordó
nuestro profesor- se tardaba cuatro meses en
llegar a Manila. La distancia, en condiciones de
navegación del siglo XVI y XVII, puede imaginarse uno lo que era.
D. Julián Marías utiliza una “imagen botánica”
para distinguir la realidad de América del Norte y la América española muy clara: “Inglaterra
y secundariamente Francia y Holanda hacen un
transplante a América. Sociedades europeas se establecen en suelo americano para hacer también
sociedades europeas que no tienen en común con
América más que el territorio”.
España hace algo muy distinto que denominó
nuestro conferenciante el “injerto” en cuanto
que introduce elementos vivos de la sociedad
española, europea, en las sociedades americanas
aborígenes, que siguen siendo americanas, que
no son españolas ni europeas sino hispanizadas,
quedan transformadas por el injerto español, de
la religión, de la lengua, de los municipios, los
usos sociales y políticos, etc.
Esta es la situación con que se encuentra Cervantes. Cuando Cervantes nace y empieza a vivir
y actuar en plena juventud ya está consolidada
esta experiencia y aparece muchas veces en la
obra de Cervantes América -piénsese en “El celoso extremeño” que tiene una referencia muy
directa, aparece la figura del indiano que vuelve
más o menos enriquecido-.
Cervantes pidió trasladarse a las Indias,
no le fue concedido, (...) gracias a lo cual
se quedó en España
Cervantes pidió trasladarse a las Indias, no le fue
concedido, hay un documento que dice “busque
por acá en qué se le haga merced”, gracias a lo
cual se quedó en España. La realidad americana
y la “experiencia del otro” aparecen, por tanto
en la obra de Cervantes.
El reinado de Felipe II se significa por una parte
por la defensa del catolicismo: la no aceptación
de la ruptura del cristianismo por el luteranismo u
otras formas de reforma protestante, y por otra por
la resistencia a la amenaza musulmana, que no
es árabe ni beréber, sino turca. Esta enorme amenaza que se cierne sobre toda Europa, sobre todo
desde la toma de Constantinopla en 1453, y abarca no sólo el Mediterráneo sino que llega hasta las
puertas de Viena. Argel es un centro de piratería
desde donde irradian expediciones de saqueo que
se extienden a todas las costas del Mediterráneo.
Recordó Marías que este mar había sido el “mare
nostrum”, la gran vía de comunicación, las dos
riberas del Mediterráneo formaban un mundo
homogéneo, y que esto deja de ser así cuando se
producen las invasiones musulmanas a finales del
s. VII, haciéndose intransitable; la ribera norte va
a ser Europa, aislada del África musulmana.
Cervantes (...) perdió el uso de la mano
izquierda y sufrió las heridas gravísimas
de dos arcabuzazos en el pecho
Con la batalla de Lepanto en 1571, se produce
la culminación de la vida de Cervantes, él era
soldado, estaba enfermo pero quiso combatir, fue
gravemente herido en el pecho y en el brazo izquierdo, perdió el uso de la mano izquierda y sufrió las heridas gravísimas de dos arcabuzazos en
el pecho; hay que recordar su frase famosa: “la
más alta ocasión que vieron los siglos pasados, los
presentes y esperan ver los venideros”. Tuvo conciencia clara y tuvo el orgullo de haber participado: lo cuenta en prosa y en verso, directamente
o a través de personajes de ficción, en toda su
obra. Y lo que le va a doler profundamente de la
obra de Avellaneda es que haga una especie de
consideración despectiva de sus heridas, como
si hubiera perdido el uso de la mano y el brazo
izquierdo en una riña de taberna y no en esta ocasión. Es la culminación y siente la importancia
inmensa que tuvo la batalla de Lepanto, el haber
combatido a las órdenes de D. Juan de Austria y
de D. Álvaro de Bazán, Marqués de Santacruz.
Tiene Cervantes conciencia de que fue una culminación histórica y, como dijo Marías, lo fue.
Es curioso, advirtió nuestro académico, que hay
historiadores actuales que tratan de rebajar la importancia de Lepanto. Es evidente que el poderío
117
Cuenta y Razón | Primavera 2016
naval turco se rehizo después y volvió a ser una
amenaza. No fue el final del poderío turco, como
no fue el final del poderío naval español la pérdida de la Armada Invencible en 1588, -porque
Felipe II murió en el 98 y antes de su muerte se
había construido una armada mayor que la llamada invencible (que no se llamó así sino la Felicísima Armada o la Gran Armada)-.
Destacó Marías cómo se supone que el poderío
español terminó con la invencible, lo cual no es
cierto: fue en 1805 en Trafalgar, y en cambio se
subraya que el poderío naval turco no acabó en
Lepanto. La importancia del evento viene dada
por el hecho de que supuso un quebranto decisivo
y se superó una crisis pavorosa con independencia de que Argel continuó siendo un nido de piratas y una amenaza hasta 1830 cuando Francia
ocupó esta ciudad.
Cervantes tiene esta especialísima experiencia naval, la militar no termina ahí. Cuando al final decide regresar a España es hecho cautivo, conducido
a Argel donde pasa cinco años tremendos, de los
que habla muchas veces en su obra, especialmente
en el teatro. Tiene directamente “la experiencia del
otro”, de los musulmanes, los judíos a quienes conoce en Argelia y de quienes trata de evadirse una
vez y otra: son evasiones frustradas, de las cuales
se hace directamente responsable, a pesar de lo
cual no lo empalan como solían hacer en Argel con
los fugitivos. Debía tener tal dignidad, tal valor, tal
simpatía que desarmaba a los feroces amos que lo
tenían en Argel y sobrevive y puede volver a España después de cinco años de cautiverio.
Cervantes, que está en Portugal, en Lisboa,
cuando ya era parte de la misma corona,
sigue haciendo “la experiencia del otro”
Llega a la España triunfal de Felipe II; precisamente hacia 1580 se ha producido la culminación de la gloria y el poder con la incorporación
de Portugal. Cervantes, que está en Portugal, en
Lisboa, cuando ya era parte de la misma corona,
sigue haciendo “la experiencia del otro”. Tiene
un conocimiento general de España, de toda España, sin distinciones; recorre España y habla de
sus diferentes partes, con conciencia de las diferencias entre ellas existentes, que acusa, pero que
no afectan a la condición española.
118
Por otra parte tiene viva simpatía por otros países: enorme simpatía por Italia, por la que tuvo
fascinación, que conoce, donde ha vivido y ha
sido feliz; la evoca una vez y otra: Roma, Nápoles
y tantos otros lugares que aparecen en su obra.
Pero tiene viva simpatía por Portugal, por Francia
y habla con simpatía hasta de Inglaterra a pesar
de que hay una lucha política permanente. Es un
hombre lleno de filias y sin fobias. Es decir, es
el prototipo de la generosidad, de la apertura de
ánimo, de la cordialidad ante todo. Es un hombre
del tiempo de Felipe II, criado y formado en la
España de Felipe II, que participa de lo que es
España entonces, de las glorias de España, de los
riesgos, de los problemas, que está pidiendo que
se movilice el poderío de España para superar Argel, para eliminar ese foco de piratería que él ha
padecido en su carne durante cinco años.
Cervantes es el prototipo de la
generosidad, de la apertura de ánimo,
de la cordialidad ante todo
Hay unos cuantos rasgos de la vida española que
aparecen en la obra de Cervantes con un subrayado enérgico. Es un hombre que admira la libertad,
la libertad es lo más precioso que puede tener el
hombre, cualquier sacrificio es pequeño para la libertad. Conoce su valor: la vida es inaceptable sin
ella y la ejerce, la ejerce absolutamente. Por otra
parte destaca en su personalidad el valor. Cervantes ha experimentado el valor, ha mostrado el valor.
Recordó Marías el capítulo del Quijote correspondiente al “discurso sobre las armas y las letras”,
que se considera una especie de explicación retórica un poco convencional. En opinión de Marías
es todo lo contrario, está lleno de conocimiento
directo, de las dos vidas, de las armas y las letras.
Habla del valor de las armas como instrumento de
la paz. Ahora, dijo Marías, se habla de los ejércitos
como hacedores de paz. Es lo que está de moda y
lo que se habla todo el tiempo. Es la tesis tratada
con profundidad extraordinaria por Cervantes, la
función de la guerra es garantizar la paz, es dar
la libertad, la seguridad de las personas y de los
países, es evitar las invasiones, el bandidaje, el pillaje, es la paz precisamente el fruto de la guerra.
Describe con toda precisión lo que es la vida del
soldado, los padecimientos, la pobreza, el hambre,
el frío, el calor, el riesgo permanente, las heridas
y la muerte probable. Y por otra parte las letras,
DASTRONOMÍA
OCUMENTOS
RESEÑA
DE LA DE
REVISTA
CELTIBERIA
CRÓNICA
G
principalmente las jurídicas, pueden tener valor
si están sostenidas por las armas: ve claramente
ese concepto de “vigencia” que puso en circulación Ortega. Por otra parte habla de otras letras
que son las suyas, las de la imaginación, las letras
de la invención, de la novela o la poesía, que son
precisamente las que hacen que se pueda cantar
y contar lo que han hecho las armas, el valor que
tienen las armas, y por tanto a última hora reciben
una consagración y una última unción, de las letras imaginativas, literarias y poéticas.
Es ese maravilloso discurso un alarde de comprensión de la realidad, de fidelidad a lo real en
todos los sentidos, de altura de miras, y lo pone en
boca de D. Quijote. No lo dice Cervantes, lo dice
Quijote, con una extremada cordura.
El valor tiene para Cervantes una extraordinaria
significación. D. Julián Marías ha dicho muchas
veces que es justo que en español el sentido fuerte de la palabra valor no sea “lo valioso” sino lo
valiente, la valentía, porque sin un poco de valor
se hunden todos los valores. Hace falta un cierto
valor para sostener los valores y es lo que expresa
maravillosamente en el discurso de las armas y
las letras.
Cervantes siente fascinación por la belleza: toda la
obra está respirando entusiasmo por la belleza; la
belleza de las ciudades, de los paisajes, de la mujer
por supuesto, y la belleza del amor, que tiene un
puesto en la obra de Cervantes extraordinario.
Sabemos muy poco de la vida amorosa de Cervantes. Sabemos que tuvo una hija con Ana Franca.
Sabemos que se casó en Esquivias. De su matrimonio no sabemos demasiado, pero su obra respira
entusiasmo por el amor, el amor explica todo: un
amor que no se puede forzar ni se puede cohibir.
Fue ya entrado en el reinado de Felipe
IV, a partir de 1640 en que se empieza a
interpretar cada revés como decadencia
Pasando a una reflexión más profunda de la realidad destacó Marías de la época de Felipe II las
facetas que también encontramos en la vida de
Cervantes: éxito y fracaso, prosperidad y reveses.
Sin embargo caracteriza a esta época y a la vida
de Cervantes la impresión de que los reveses no
importan. Más tarde, entrado el siglo XVII, pero
mucho después de la muerte de Cervantes, surgirá el concepto de decadencia. Pero en tiempos de
Felipe II nunca se pensó. Fue ya entrado en el reinado de Felipe IV, a partir de 1640 en que se empieza a interpretar cada revés como decadencia.
Esto ocurre a pesar de la realidad. Citó Marías un
texto de Francis Bacon, que aparte de ser un gran
filósofo era Canciller de Inglaterra, que escribe al
Príncipe de Gales, que al año siguiente sería el
Rey Carlos I de Inglaterra, pidiéndole que haga
la guerra a España porque España puede destruir
a Inglaterra, en 1625. Esto hoy nadie piensa que
fuera posible, pero lo creía posible el Canciller
de Inglaterra. Y lo curioso del caso es que el primer año que reinó Carlos I le hizo caso y mandó
una escuadra de 95 navíos contra Cádiz, que fue
derrotada. Ese mismo año, 1625, fue la rendición
de Breda, y D. Fadrique de Toledo reconquistó
Bahía, que habían ocupado los Holandeses en el
Brasil.
Extrajo D. Julián Marías los cuatro conceptos
fundamentales de la obra y de la vida
personal de Cervantes: la libertad,
el valor, la belleza y el amor
El cambio de actitud se debe a causas complejas. Se atribuye en parte a la “leyenda negra”,
que tiene su parte: tuvo un efecto grave sobre los
españoles. Hubo unos que se indignaron y adoptaron una posición de defensa a ultranza de toda
la obra española. Otros que se dejaron contaminar y aceptaron la visión negativa, la visión decadente, negativa y perniciosa de España. Hubo
algunos españoles, no muchos, que mantuvieron
los ojos abiertos y limpios, que vieron las cosas
como eran.
Extrajo por tanto D. Julián Marías los cuatro conceptos fundamentales de la obra y de la vida personal de Cervantes: la libertad, el valor, la belleza
y el amor; mostró su calidad de ejemplar único
pero representativo de la época de Felipe II.
Marías se preguntó el porqué del cambio de actitud y explicó su conclusión de que cree que
los españoles del reinado de Felipe II estaban
convencidos, y a esa actitud representa Cervantes, de que lo que estaban haciendo era lo que
había que hacer, que España hacía lo que había
que hacer, que aquello que hacía España valía
119
119
Cuenta y Razón | Primavera 2016
la pena y se aceptaban los quebrantos, los reveses, las derrotas, las escaseces, porque se hacía
lo que había que hacer. En cambio, en un momento posterior se empieza a dudar, se empieza
a vacilar, no se está seguro de si vale la pena.
Piensen en la melancolía de D. Quijote en los
últimos capítulos en que ya dice que no sabe lo
que conquista con la fuerza de su brazo. En el
caso personal, individual de D. Quijote, personaje de ficción, se desliza una duda acerca de si
lo que está haciendo está plenamente justificado, si tendrá pleno sentido… es según Marías la
misma sensación que se desliza tras el reinado
de Felipe II en la actitud de muchos, la inseguridad que se ha interpretado como decadencia.
En 1643 (...) ya se ha deslizado
la decadencia que aparecerá a
mediados de siglo
El espíritu quijotesco que domina todo el final
del Quijote, es contagioso, -recordó D. Julián
Marías cómo se impregna de él el mismo Sancho
e incluso el bachiller Sansón Carrasco- y representa la actitud de muchos españoles. El mismo
Conde-Duque de Olivares, cuando ha perdido el
favor real, necesita justificarse y desde su retiro
escribe o hace escribir unas conmovedoras páginas en que hace apología de su política, que
ha supeditado a la moral y la defensa de la fe,
mientras que paralelamente Richelieu hace lo
contrario: con tal de conseguir su objetivo, carecía de toda traba moral.
120
En definitiva es un acto quijotesco: he hecho lo
que se tenía que hacer, he actuado moralmente,
religiosamente, Richelieu ha triunfado, pero él
ha violado los principios de la moral y la religión.
Imaginen que podemos encontrar una figura quijotesca en el derrotado, en el vencido CondeDuque de Olivares, que ha perdido el poder y la
gracia real… y estamos en 1643, ya no es plenamente la actitud del reinado de Felipe II, no es
la actitud de creer que vale la pena lo que se está
haciendo, ya se ha deslizado la sospecha de la
decadencia que aparecerá a mediados del siglo,
que aparecerá con Quevedo, pero está la actitud
quijotesca de decir: “he hecho lo que tenía que
hacer”… y por tanto a última hora, con derrota, con fracaso, con pérdida de la gracia real, del
poder, lo que he hecho valía la pena. Cervantes
representa una figura concreta, excepcional, individual pero muy representativa… y posible,
fue posible en la España de Felipe II. España era
un país en el cual era posible una figura regida
por esos cuatro principios que he enumerado: la
libertad, el valor, la belleza y el amor. Los cuatro
puntos de apoyo de la figura de Cervantes y de
Quijote también. Esto era posible en la España
de Felipe II, y si proyectamos ahora Cervantes
sobre la época de Felipe II, sobre la segunda mitad del s. XVI y primer tercio del s. XVII, conseguimos una iluminación de esta época, de este
cuarto centenario que acabamos de celebrar. <
NOTA
*Resumen de la conferencia de clausura del Curso dirigido por Don Julián Marías “El mundo de
Felipe II” (noviembre 1997 - marzo 1998 )
Fundación de Estudios Sociológicos
Fundada por Julián Marías
Boletín de suscripción o renovación
Suscriptor .........................................................................................................
Calle ........................................................Nº ...........Piso ..................................
Localidad ............................................................C.P. .......................................
Provincia y país ........................................................Teléfono ...........................
Mail ...................................................................................................................
Deseo renovar o suscribirme a la revista Cuenta y Razón durante el año 2016.
El pago de dicha suscripción anual (48 %) lo he efectuado mediante:
<Ingreso en la cuenta corriente a nombre de FUNDES, por importe de 48 %.
<Transferencia bancaria por 48 % a la c/c a nombre de FUNDES.
(marque con una X lo que proceda).
............................................a.......de..........................de 2016
Firma
FUNDES
Banco Santander
Goya, 8 - 28001 - Madrid
nºcuenta: ES89 0049 5101 8221 1602 0524
Enviar el boletín de suscripción a
FUNDES. Príncipe de Vergara, 33 -1º Izda. 28001 MADRID. España
[email protected]
Gracias
Amigos del Museo del Prado
El 26 de enero de 2016, La Virgen de la granada de Fra Angelico
se incorporó a la colección del Museo del Prado
Adquirido con la colaboración de:
www.amigosmuseoprado.org

Documentos relacionados