Vol 19 (3): 130-186 (descargar/download)

Comentarios

Transcripción

Vol 19 (3): 130-186 (descargar/download)
C
M
Y
CM
MY
CY CMY
K
Revista Española de
Nutrición Humana y Dietética
Spanish Journal of Human Nutrition and Dietetics
Revista Científica
de la Fundación Española
de Dietistas - Nutriconistas
Miembro de:
ICDA: Confederación Internacional de Asociaciones de Dietistas.
EFAD: Federación Europea de Asociaciones de Dietistas.
AIBAN: Alianza Iberoamericana de Nutricionistas.
FESNAD: Federación Española de Sociedades de Nutrición, Alimentación y Dietética.
COMITÉ EDITORIAL
Editora Jefe:
Iva Marques-Lopes
Universidad de Zaragoza, España.
Editores:
Eduard Baladia
Centro de Análisis de la Evidencia Científica FEDN, España.
Rodrigo Martínez-Rodríguez
Universidad de Granada, España.
Editora Honoraria:
Nahyr Schinca
Fundación Española de Dietistas-Nutricionistas, España.
CONSEJO EDITORIAL EJECUTIVO
Nutrición básica y aplicada:
Alfredo Martínez (coordinador)
Universidad de Navarra,
Pamplona, España.
Itziar Zazpe García
Universidad de Navarra,
Pamplona, España.
Marta Cuervo Zapatel
Universidad de Navarra,
Pamplona, España.
Marta Garaulet Aza
Universidad de Murcia, España.
Ascensión Marcos
Instituto del Frío, CSIC Madrid, España.
José Luis Santos (Chile)
Pontificia Universidad
Católica de Chile, Chile.
Graciela González (Argentina)
Asociación Argentina de Dietistas
y Nutricionistas, Argentina.
Nutrición clínica y hospitalaria:
Jordi Salas (coordinador)
Universidad de Reus, Tarragona, España.
Violeta Moize Arcone
Grupo Hospitalario Quirón, España.
María Garriga García
Hospital Universitario
Ramón y Cajal, España.
Emili Ros Rahola
Hospital Clínico de Barcelona, España.
Horacio González (Argentina)
Hospital de Niños Sor María
Ludovica, Argentina.
Josefina Bressan (Brasil)
Universidad Federal de Viçosa, Brasil.
Patricia Marcela Aguirre de Tarrab
(Argentina)
Instituto de Altos Estudios
Sociales (IDAES), Argentina.
Educación alimentaria y sanitaria:
Víctor Manuel Rodríguez
(coordinador)
Universidad del País Vasco, España.
Manuel Moñino
Colegio Oficial de Dietistas-Nutricionistas
de les Illes Balears, España.
Edurne Simón
Universidad del País Vasco, España.
Francisco Gómez Pérez
Ayuntamiento de Vitoria-Gasteiz, España.
Cultura alimentaria,
sociología, antropología de la
alimentación y psicología:
Elena Espeitx (coordinadora)
Universidad de Zaragoza, España.
Joy Ngo
Fundación para la Investigación
Nutricional, Barcelona, España.
Gemma López-Guimerá
Universidad Autónoma de Barcelona,
Bellaterra, Barcelona, España.
Pilar Ramos
Universidad de Sevilla, España.
Cooperación Humanitaria
y Nutrición:
José Miguel Soriano del Castillo
(coordinador)
Universidad de Valencia,
Valencia, España.
Alma Palau Ferré
Colegio Oficial de Dietistas y
Nutricionistas de la Comunitat
Valenciana, España.
Gloria Domènech
Universidad de Alicante, España.
Estefanía Custodio
Instituto de Salud Carlos III, España.
Faviola Susana Jiménez Ramos (Perú)
Red Peruana de Alimentación
y Nutrición (RPAN), Perú.
Hilda Patricia Núñez Rivas (Costa Rica)
Instituto Costarricense de Investigación
y Enseñanza en Nutrición y Salud
(INCIENSA), Costa Rica.
Geraldine Maurer Fossa (Perú)
Alerta Nutricional, Perú.
Tecnología culinaria y gastronomía:
Giuseppe Russolillo (coordinador)
Asociación Española de Dietistas –
Nutricionistas, Barcelona, España.
Antonio Vercet
Universidad de Zaragoza, España.
Alicia Bustos
Universidad de Navarra, España.
Yolanda Sala
Asociación Española de DietistasNutricionistas, España.
Javier García-Luengo Manchado
Escuela Universitaria de Artes
y Espectáculos, Universidad
Rey Juan Carlos, España.
Andoni Luís Aduriz
Mugaritz, España.
Bromatología, toxicología y
seguridad alimentaria:
Iciar Astiasarán (coordinadora)
Universidad de Navarra,
Pamplona, España.
Roncesvalles Garayoa
Universidad de Navarra, España.
Carmen Vidal Carou
Universidad de Barcelona, España.
Diana Ansorena
Universidad de Navarra, España.
María Teresa Rodríguez
Estrada (Italia)
Universidad de Bologna, Italia.
Nutrición Comunitaria
y Salud Pública:
Mª del Rocío Ortiz (coordinadora)
Universidad de Alicante, España.
Andreu Farran
Universidad de Barcelona, España.
Carlos Álvarez-Dardet
Universidad de Alicante, España.
Jesús Vioque
Universidad Miguel Hernández, España.
Odilia I. Bermúdez (Estados Unidos)
Tufts University School of
Medicine, Estados Unidos.
Dietética Aplicada y Dietoterapia:
Nancy Babio (coordinadora)
Universitat Rovira i Virgili, España.
Julia Wärnberg
Universidad de Málaga, España.
Isabel Mejías Rangil
Hospital San Joan de Reus, España.
Cleofé Pérez-Portabella Maristany
Hospital Vall d’Hebron, España.
Marina Torresani
Universidad de Buenos Aires, Argentina.
Laura López
Universidad de Buenos Aires, Argentina.
Consejo Editorial consultivo:
Josep Boatella
Universidad de Barcelona, España.
Pilar Cervera
Asociación Española de DietistasNutricionistas, España.
Ángel Gil
Universidad de Granada, España.
Margarita Jansà
Hospital Clínico de Barcelona, España.
Ana Pérez-Heras
Hospital Clínico de Barcelona, España.
Mercè Planas
Hospital Vall d’Hebron, España.
Manuel Serrano Ríos
Hospital Clínico de Madrid, España.
Ramón Tormo
Grupo Hospitalario Quirón, España.
Revista Española de
Nutrición Humana y Dietética
Spanish Journal of Human Nutrition and Dietetics
Revista Científica
de la Fundación Española
de Dietistas - Nutriconistas
Miembro de:
ICDA: Confederación Internacional de Asociaciones de Dietistas.
EFAD: Federación Europea de Asociaciones de Dietistas.
AIBAN: Alianza Iberoamericana de Nutricionistas.
FESNAD: Federación Española de Sociedades de Nutrición, Alimentación y Dietética.
PATRONATO DE LA FEDN (2015)
Giuseppe Russolillo
(Presidencia)
Yolanda Sala
(Vicepresidencia)
Nahyr Schinca
Martina Miserachs
Maria Casadevall
Antonio Valls
(Asesor legal y secretaría
del patronato)
CONSEJO GENERAL DE DIETISTAS-NUTRICIONISTAS DE ESPAÑA
COMISIÓN EJECUTIVA
PLENO
Presidencia
Alma Palau
Secretaría
Mª del Rocío Práxedes Gómez
Representantes de los Colegios Profesionales
Mónica Herrero Martínez (Aragón)
Mª del Mar Navarro López (Castilla La Mancha)
Carlos Ferrando Ramada (C. Valencia)
Manuel Moñino Gómez (Baleares)
Ana Carmen Huarte Lakunza (Navarra)
Ingortze Zubieta Aurtenche (Euskadi)
Tamara Monedero Saiz
(Región de Murcia)
Representantes de las Asociaciones Profesionales
Verónica Sánchez Fernández
(Principado de Asturias)
Judith S. Cornejo Torres (Canarias)
Eva Gosenje Abalos (Cantabria)
Laura Carreño Enciso (Castilla y León)
José Antonio López Gómez (Galicia)
Eva Mª Pérez Gentico (La Rioja)
Vicesecretaría
Alba Mª Santaliestra Pasías
Presidenta de la Comisión Deontológica Nacional
Eva Mª Trescastro López
Presidencia de la Fundación
Española de Dietistas-Nutricionistas
Giuseppe Russolillo Femenías
Vicepresidencia I
Mª Rosa Ezcurra Irure
Vicepresidencia II
Mª José Ibáñez Rozas
Tesorería
Francisco Miguel Celdrán de Haro
Vicetesorería
Manuel Lucena Lara
Fundación Española de Dietistas - Nutriconistas: C/ Luis Morondo, 4 • Oficina 5 • 31006 Pamplona (España).
La licencia de esta obra le permite compartir, copiar, distribuir, ejecutar y comunicar públicamente la obra bajo las condiciones de correcta atribución, debiendo reconocer los
créditos de la obra de la manera especificada por el autor o el licenciante (pero no de una
manera que sugiera que tiene su apoyo o que apoyan el uso que hace de su obra).
La Fundación Española de Dietistas-Nutricionistas (FEDN) se opone de forma expresa mediante esta licencia al uso parcial o total de los contenidos de la Revista Española de Nutrición Humana y Dietética para fines comerciales.
La licencia no permite obras derivadas, no permitiendo alterar, transformar o generar una
obra derivada a partir de esta obra (excepto obteniendo permiso expreso).
Más información: http://creativecommons.org/licenses/by-nc-nd/3.0/deed.es
La Fundación Española de Dietistas-Nutricionistas no tendrá responsabilidad alguna por
las lesiones y/o daños sobre personas o bienes que sean el resultado de presuntas declaraciones difamatorias, violaciones de derechos de propiedad intelectual, industrial o
privacidad, responsabilidad por producto o negligencia. Tampoco asumirán responsabilidad alguna por la aplicación o utilización de los métodos, productos, instrucciones o ideas
descritos en el presente material. En particular, se recomienda realizar una verificación
independiente de los diagnósticos y de las dosis farmacológicas.
Aunque el material publicitario se ajusta a los estándares éticos (médicos), su inclusión en
esta publicación no constituye garantía ni refrendo alguno de la calidad o valor de dicho
producto, ni de las afirmaciones realizadas por su fabricante.
Suscripción anual:
Formato online: gratuito (open access). Envío personalizado de la revista al correo electrónico para amigos y dietistas-nutricionistas de la FEDN. Toda la información para ser “amigo
de la FEDN” o “dietista-nutricionista de la FEDN” en www.fedn.es
Protección de datos:
Fundación Española de Dietistas-Nutrciionistas (FEDN), declara cumplir lo dispuesto por la
Ley Orgánica 15/1999, de 13 de diciembre, de Protección de Datos de Carácter Personal.
Correo electrónico: [email protected]
Depósito legal: B-17288-2011
ISSN (print): 2173-1292 • ISSN (online): 2174-5145
Revista Española de
Nutrición Humana y Dietética
Spanish Journal of Human Nutrition and Dietetics
Volumen 19 • Número 3 • Julio - Septiembre 2015
www.renhyd.org
SUMARIO
EDITORIAL
Sesgo de publicación: ¿qué pueden hacer las revistas científicas?
Eduard Baladia, Rodrigo Martínez-Rodríguez
pág. 130 - 131
ORIGINALES
Evaluación de la ingesta de líquido, pérdida de peso y tasa de sudoración en
jóvenes triatletas
María Cristina Sellés López de Castro, José Miguel Martínez-Sanz, Juan Mielgo-Ayuso, Sergio Selles, Aurora NorteNavarro, Rocío Ortiz-Moncada, Roberto Cejuela
pág. 132 - 139
Obesidad visceral, razón masa grasa/masa muscular y dislipidemia aterogénica:
estudio transversal realizado en Riobamba, Ecuador
Tomas Marcelo Nicolalde Cifuentes, Mónica Susana Guevara Castillo, Sarita Lucila Betancourt Ortiz
pág. 140 - 145
Prevalencia de hipotiroidismo y su asociación con factores de riesgo
cardiometabólicos en mujeres adultas argentinas
Lorena Rosalía Belén, Laura Maffei, Beatriz Alorda, Celeste Squillace, Maria Laura Rossi, Maria Laura Oliva, Maria
Elena Torresani
pág. 146 - 152
Caracterización morfológica y contenido de almidón resistente y disponible en
bananos (Musa sapientum) exportables del Ecuador
Edison Omar Martínez-Mora
pág. 153 - 159
PROTOCOLO
Protocolo para el diseño de una escala específica de auto-eficacia en la adherencia
a una dieta sin gluten: Escala de celiaquía y auto-eficacia
Ricardo Fueyo-Díaz, Rosa Magallón-Botaya, María Antonia Sánchez-Calavera, Angela Asensio-Martínez, Santiago
Gascón-Santos
pág. 160 - 166
REVISIÓN
Estrategias de suplementacion y función gastrointestinal en atletas de
resistencia
Vivian Ximena Duarte, Jaume Giménez-Sánchez
pág. 167 - 174
ESPECIAL
¿Es la ética profesional un lujo del que podemos prescindir?
María Chiva, Josep Lluch, Alma Palau, Aitor Sánchez, Eva María Trescastro-López
pág. 175 - 183
CARTA CIENTÍFICA
Cambios en los hábitos alimentarios de los pacientes infectados por el VIH a
través del asesoramiento gastronómico y talleres de adquisición de habilidades
culinarias (Estudio ALÍCIA-FLS)
Carla Estany Quera, Anna Bonjoch, Elena Roura, Núria Cinca
pág. 184 - 186
Revista Española de
Nutrición Humana y Dietética
Spanish Journal of Human Nutrition and Dietetics
Volume 19 • Issue 3 • July - September 2015
www.renhyd.org
CONTENTS
EDITORIAL
Publication bias: what can scientific journals do?
Eduard Baladia, Rodrigo Martínez-Rodríguez
pág. 130 - 131
ORIGINAL ARTICLES
Evaluation of fluid intake, weight loss and sweat rate in young triathletes
María Cristina Sellés López de Castro, José Miguel Martínez-Sanz, Juan Mielgo-Ayuso, Sergio Selles, Aurora NorteNavarro, Rocío Ortiz-Moncada, Roberto Cejuela
pág. 132 - 139
Obesidad visceral, razón masa grasa/masa muscular y dislipidemia aterogénica:
estudio transversal realizado en Riobamba, Ecuador
Tomas Marcelo Nicolalde Cifuentes, Mónica Susana Guevara Castillo, Sarita Lucila Betancourt Ortiz
pág. 140 - 145
Prevalence in hypothyroid and its association with cardiometabolic risk factor
argentine adult women
Lorena Rosalía Belén, Laura Maffei, Beatriz Alorda, Celeste Squillace, Maria Laura Rossi, Maria Laura Oliva, Maria
Elena Torresani
pág. 146 - 152
Morphological and content of resistant starch and available in banana (Musa
sapientum) export of Ecuador
Edison Omar Martínez-Mora
pág. 153 - 159
PROTOCOL
Protocol development for a scale to assess self-efficacy in adherence to a gluten
free diet: Self-Efficacy and Celiac Disease Scale
Ricardo Fueyo-Díaz, Rosa Magallón-Botaya, María Antonia Sánchez-Calavera, Angela Asensio-Martínez, Santiago
Gascón-Santos
pág. 160 - 166
REVIEW ARTICLE
Supplementation strategies for gastrointestinal distress in endurance athletes
Vivian Ximena Duarte, Jaume Giménez-Sánchez
pág. 167 - 174
SPECIAL ARTICLE
Is professional ethics a luxury we can do without?
María Chiva, Josep Lluch, Alma Palau, Aitor Sánchez, Eva María Trescastro-López
pág. 175 - 183
SCIENTIFIC LETTER
Effecting changes in the eating habits of patients infected with HIV through
counseling and cooking skills workshops (Alícia-FLS Study)
Carla Estany Quera, Anna Bonjoch, Elena Roura, Núria Cinca
pág. 184 - 186
Rev Esp Nutr Hum Diet. 2015; 19(3): 130 - 131
Freely available online
OPEN ACCESS
Revista Española de
Nutrición Humana y Dietética
Spanish Journal of Human Nutrition and Dietetics
www.renhyd.org
EDITORIAL
Sesgo de publicación: ¿qué pueden hacer las revistas científicas?
a,b,*
a,b
Eduard Baladia
, Rodrigo Martínez-Rodríguez
a Centro de Análisis de la Evidencia Científica de la Fundación Española de Dietistas-Nutricionistas (CAEC-FEDN), España.
b Revista Española de Nutrición Humana y Dietética, España.
*[email protected]
Recibido el 29 de septiembre de 2015; aceptado el 30 de septiembre de 2015.
CITA
Baladia E, Martínez-Rodríguez R. Sesgo de publicación: ¿qué pueden hacer las revistas científicas?. Rev Esp Nutr
Hum Diet. 2015; 19(3): 130 - 131. DOI: 10.14306/renhyd.19.3.186
El sesgo de publicación es el fenómeno que ocurre cuando
los datos que aparecen en la literatura publicada son sistemáticamente no representativos del conjunto de datos
recopilados en los estudios realizados1. Existen evidencias
fuertes de que los resultados con datos estadísticamente
significativos y positivos (a favor de la hipótesis), tienen más
posibilidades de ser publicados1.
En consecuencia, la no publicación de datos con efectos nulos, negativos o estadísticamente no significativos2, puede
estar conduciendo a la sobreestimación de los efectos de
algunos tratamientos en los correspondientes metaanálisis3
y, de este modo, afectando al juicio y práctica clínica basada
en la evidencia.
Las razones y causas de la existencia del sesgo de publicación han sido ampliamente investigadas y tienen varios
orígenes, algunos de las cuales son responsabilidad de los
autores/as y otras del sistema editorial y de las revistas
científicas.
El sesgo de publicación se ha asociado, clásicamente, a
la presencia del patrocinio de la industria, cuyos estudios
suelen producir más proporción de resultados positivos
que aquellos patrocinados por otro tipo de fuentes de
financiación4 y menos reporte de efectos adversos (sesgo
de información)5. Asimismo, los propios investigadores
también tienden a retrasar la publicación de datos
menos espectaculares6, a veces por razones económicas7,
convirtiéndose en datos de cajón o sobremesa que quizás
nunca lleguen a ser publicados. Incluso entre autores
Cochrane, los cuales están especialmente sensibilizados
con el sesgo de publicación, se estima que dos terceras
partes de sus datos no serán publicados en revistas
científicas incluso después de 5 años de su presentación
en su congreso, lo que subraya la necesidad de buscar en
resúmenes de conferencias si se quieren obtener todas las
pruebas existentes8.
Pese a lo dicho, también existen factores asociados al proceso editorial o a intereses de las revistas científicas que
no pueden ni deben ser menospreciados. Pese a que en un
metaanálisis sobre el alcance del sesgo de publicación, en
20099, no se observó la influencia de la direccionalidad de
los datos en la decisión editorial, el carácter prospectivo de
los estudios incluidos podría haber modificado la conducta de decisión editorial, al conocer el Comité Editorial que
Obra bajo Licencia Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional.
Más información: http://creativecommons.org/licenses/by-nc-sa/4.0/
DOI: 10.14306/renhyd.19.3.186
130
Rev Esp Nutr Hum Diet. 2015; 19(3): 130 - 131
131
Sesgo de publicación: ¿qué pueden hacer las revistas científicas?
su revista estaba siendo investigada. Asimismo, las revistas
suelen obtener mayor puntuación de factor de impacto mediante la publicación de estudios financiados por la industria debido a que este tipo de estudios serán más citados
en otras revistas (seguramente incentivado por la propia industria)10 y también suelen tener más ingresos con estudios
financiados por la industria a través de las ventas de reimpresiones y separatas (suelen querer más cantidad para
presentar en congresos y foros científicos)11. Pese a lo dicho,
un estudio retrospectivo realizado en ocho revistas médicas,
observó que ninguno de dichos aspectos había influenciado (aparentemente) en la decisión editorial, indicando que
también existe un creciente interés por parte de las revistas
en realizar un manejo ético y que minimice el sesgo de publicación12.
Para minimizar el sesgo de publicación se han delineado
varias opciones que incluyen desde la aplicación de modelos estadísticos en la evaluación de las evidencias, hasta la
creación de estrategias de información y comunicación de
su importancia o la elaboración de políticas de transparencia sobre el desarrollo y la publicación de investigación7,13.
En los últimos años, quizás gracias a la campaña #AllTrials
(http://www.alltrials.net/), el registro y publicación de protocolos ha adquirido un creciente interés y relevancia en
la intención de minimizar el sesgo de publicación y evitar
la modificación de protocolos una vez iniciada la investigación14.
La Revista Española de Nutrición Humana y Dietética puede
decir desde 2013 que no alberga publicidad alguna (por lo
que no presenta posibles conflictos de interés en la publicación de datos contrarios a los intereses de los financiadores
de la Revista), que es Open Access sin cargo a los autores/as
(no se beneficia de la publicación de artículos y facilita la publicación de datos de autores que no disponen de financiación), que no tiene ingresos por la reimpresión y edición de
separatas (porque no las realiza), que obliga a sus autores
a emitir una declaración de conflictos de interés personal
o financiero y que desde sus inicios se ha comprometido a
publicar todos aquellos datos que deriven de estudios con
metodología adecuada independientemente de la direccionalidad o significancia de sus resultados.
La Revista acaba de abrir una nueva sección de publicación
de protocolos y dará prioridad de publicación a aquellos estudios que gocen de registro del protocolo en cualquiera de
las bases de datos disponibles (a nivel mundial, europeo o
nacional). A partir de hoy, también podrá decir que se une a
la lucha contra el sesgo de publicación.
2.
3.
4.
5.
6.
7.
8.
9.
10.
11.
12.
13.
BIBLIOGRAFÍA
1.
Dwan K, Gamble C, Williamson PR, Kirkham JJ, Reporting Bias
Group. Systematic review of the empirical evidence of study
publication bias and outcome reporting bias - an updated
14.
review. PloS One. 2013; 8(7): e66844.
Hopewell S, Loudon K, Clarke MJ, Oxman AD, Dickersin K.
Publication bias in clinical trials due to statistical significance
or direction of trial results. Cochrane Database Syst Rev. 2009;
(1): MR000006.
Onishi A, Furukawa TA. Publication bias is underreported in
systematic reviews published in high-impact-factor journals:
metaepidemiologic study. J Clin Epidemiol. 2014; 67(12):
1320-6.
Lundh A, Sismondo S, Lexchin J, Busuioc OA, Bero L. Industry
sponsorship and research outcome. Cochrane Database Syst
Rev. 2012; 12: MR000033.
Als-Nielsen B, Chen W, Gluud C, Kjaergard LL. Association of
funding and conclusions in randomized drug trials: a reflection
of treatment effect or adverse events? JAMA. 2003; 290(7):
921-8.
Malički M, Marušić A. Is there a solution to publication bias?
Researchers call for changes in dissemination of clinical
research results. J Clin Epidemiol. 2014; 67(10): 1103-10.
Kien C, Nußbaumer B, Thaler KJ, Griebler U, Van Noord MG,
Wagner P, et al. Barriers to and facilitators of interventions
to counter publication bias: thematic analysis of scholarly
articles and stakeholder interviews. BMC Health Serv Res.
2014; 14: 551.
Chapman S, Eisinga A, Hopewell S, Clarke M. Two-thirds
of methodological research remained unpublished after
presentation at Cochrane Colloquia: an empirical analysis. J
Clin Epidemiol. 2012; 65(5): 493-6.
Song F, Parekh-Bhurke S, Hooper L, Loke YK, Ryder JJ, Sutton
AJ, et al. Extent of publication bias in different categories of
research cohorts: a meta-analysis of empirical studies. BMC
Med Res Methodol. 2009; 9: 79.
Lundh A, Barbateskovic M, Hróbjartsson A, Gøtzsche PC.
Conflicts of interest at medical journals: the influence of
industry-supported randomised trials on journal impact
factors and revenue - cohort study. PLoS Med. 2010; 7(10):
e1000354.
Handel AE, Patel SV, Pakpoor J, Ebers GC, Goldacre B,
Ramagopalan SV. High reprint orders in medical journals and
pharmaceutical industry funding: case-control study. BMJ.
2012; 344: e4212.
van Lent M, Overbeke J, Out HJ. Role of Editorial and Peer
Review Processes in Publication Bias: Analysis of Drug Trials
Submitted to Eight Medical Journals. PLoS ONE [Internet]. 12
de agosto de 2014 [citado 30 de septiembre de 2015]; 9(8).
Recuperado a partir de: http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/
articles/PMC4130599/
Thaler K, Kien C, Nussbaumer B, Van Noord MG, Griebler U,
Klerings I, et al. Inadequate use and regulation of interventions
against publication bias decreases their effectiveness: a
systematic review. J Clin Epidemiol. 2015; 68(7): 792-802.
Rezaeian M. Reducing publication bias in biomedical research:
reviewing and registering protocol with a suitable journal. J
Clin Epidemiol. 2015; in Press.
Rev Esp Nutr Hum Diet. 2015; 19(3): 132 - 139
Freely available online
OPEN ACCESS
Revista Española de
Nutrición Humana y Dietética
Spanish Journal of Human Nutrition and Dietetics
www.renhyd.org
ORIGINAL
Evaluación de la ingesta de líquido, pérdida de peso y tasa de sudoración en
jóvenes triatletas
a
b,c,
d
María Cristina Sellés López de Castro , José Miguel Martínez-Sanz *, Juan Mielgo-Ayuso , Sergio
e
a,c
c,e
e
Selles , Aurora Norte-Navarro , Rocío Ortiz-Moncada , Roberto Cejuela
a Facultad de Ciencias de la Salud, Universidad de Alicante, España.
b Departamento de Enfermería, Facultad de Ciencias de la Salud, Universidad de Alicante, España.
c Gabinete de Alimentación y Nutrición, Universidad de Alicante (ALINUA), España.
d Imfine Research Group, Departamento de salud y rendimiento físico, Facultad de Ciencias de la Actividad Física y del DeporteInef, Universidad politécnica de Madrid, Madrid, España.
e Departamento de Enfermería Comunitaria, Medicina Preventiva y Salud Púbica e Historia de la Ciencia, Facultad de Ciencias de
la Salud, Universidad de Alicante, España.
f Departamento de Didáctica General y Didácticas Específicas, Facultad de Educación, Universidad de Alicante, España.
* [email protected]
Recibido el 31 de diciembre de 2014; aceptado el 3 de junio de 2015.
Evaluación de la ingesta de líquido, pérdida de peso y tasa de sudoración en jóvenes triatletas
PALABRAS CLAVE
Deshidratación;
Deportes;
Triatlón;
Cambio de peso
corporal;
Sudor.
RESUMEN
Introducción: El triatlón es un deporte de resistencia que comprende tres disciplinas: natación,
ciclismo y carrera a pie. Es necesario establecer pautas de hidratación para prevenir deshidrataciones durante entrenamientos o competiciones y mantener un buen estado de hidratación
antes, durante y después del ejercicio. El objetivo de este estudio es evaluar la ingesta de
líquido, pérdida de peso y tasa de sudoración en jóvenes triatletas, durante diferentes entrenamientos.
Material y Métodos: Estudio descriptivo-observacional en 14 triatletas (7 chicos y 7 chicas)
durante una sesión de natación, otra de ciclismo y otra de carrera a pie. Se valoró la ingesta
de líquido, pérdida de peso, % agua corporal total, % deshidratación y tasa de sudoración. Los
triatletas bebieron agua en sus respectivos bidones de 750 ml y se realizó una medición de
orina en containers.
Resultados: Los resultados del estudio siguiendo el orden de natación, ciclismo y carrera
a pie fueron: ingesta agua 2,66±1,94ml/min, 7,91±7,69ml/min y 7,08±4,13ml/min en chicos y 3,43±1,53ml/min, 6,39±5,36ml/min y 8,33±2,74ml/min en chicas; pérdida de peso
0,83±0,5kg, 0,47±0,3kg y 0,98±0,4kg en chicos y 0,79±0,3kg, 0,47±0,58kg y 0,28±0,21kg en
chicas; y tasa sudoración 4,44±4,9ml/min, 11,81±6,46ml/min y 5,29±3,13ml/min en chicos y
3,89±2,4ml/min, 4,69±4,20ml/min y 7,96±5,06ml/min en chicas.
Conclusiones: Se comparó el porcentaje de agua corporal y deshidratación, la pérdida de peso
y la tasa de sudoración con otros estudios y se observa que nuestros resultados son inferiores
a los estudios comparados, además están por debajo de la media de recomendaciones de
líquido establecidas por el consenso de hidratación.
Obra bajo Licencia Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional.
Más información: http://creativecommons.org/licenses/by-nc-sa/4.0/
DOI: 10.14306/renhyd.19.3.146
132
Rev Esp Nutr Hum Diet. 2015; 19(3): 132 - 139
Evaluación de la ingesta de líquido, pérdida de peso y tasa de sudoración en jóvenes triatletas
Evaluation of fluid intake, weight loss and sweat rate in young triathletes
KEYWORDS
Dehydration;
Sports;
Triathlon;
Body weight
changes;
Sweat.
ABSTRACT
Introduction: Triathlon is an endurance sport comprising three disciplines: swimming, cycling
and running. It is necessary to purpose guidelines in order to avoid dehydration during training
or competition and keep good hydration before, during and after physical activity. The aim of
this study is to evaluation of fluid intake, weight loss and sweat rate in young triathletes, during
different trainings.
Material and Methods: A descriptive-observational study in 14 triathletes (7 boys and 7 girls)
during a session of swimming, other session of cycling, another session of running. Fluid intake,
weight loss, % of total body water, % dehydration and sweat rate, were assessed. Triathletes
drank water in their drums of 750 ml and urine measurement was performed in containers.
Results: The results of our study following the next order: swimming, cycling and running. Water
intake 2.66±1.94ml/min, 7.91±7.69ml/min y 7.08±4.13ml/min in boys and 3.43±1.53ml/min,
6.39±5.36ml/min y 8.33±2.74ml/min in girls; weight loss 0.83±0.5kg, 0.47±0.3kg y 0.98±0.4kg
in boys and 0.79±0.3kg, 0.47±0.58kg y 0.28±0.21kg in girls; and sweating rate 4.44±4.9ml/
min, 11.81±6.46ml/min y 5.29±3.13ml/min in boys and 3.89±2.4ml/min, 4.69±4.20ml/min and
7.96±5.06ml/min in girls.
Conclusions: The percentage of body water and dehydration, loss of weight and sweat rate were
compared with other studies and it´s shown that our results are lower than others studies, being
below the recommendations of liquid intake in athletes.
C ITA
Sellés López de Castro MC, Martínez-Sanz JM, Mielgo-Ayuso J, Selles S, Norte-Navarro A, Ortiz-Moncada R,
Cejuela R. Evaluación de la ingesta de líquido, pérdida de peso y tasa de sudoración en jóvenes triatletas. Rev
Esp Nutr Hum Diet. 2015; 19(3): 132 - 139. DOI: 10.14306/renhyd.19.3.146.
INTRODUCCIÓN
El triatlón es un deporte olímpico que se practica sobre distintas distancias y comprende tres disciplinas de resistencia
realizadas de forma consecutiva, siendo la más popular y
ampliamente reconocida la que combina natación a estilo
libre, ciclismo y carrera a pie1.
En la práctica del triatlón se deben controlar aspectos como
la intensidad en cada segmento, la distribución del esfuerzo,
la ingesta de nutrientes adecuada, y sobre todo, el control
de una buena hidratación2. Para minimizar o evitar los efectos de la deshidratación, los atletas se deben asegurar de
estar bien hidratados antes, durante y después del ejercicio3.
Así, con el fin de prevenir posibles casos de deshidratación
durante las pruebas que no beneficiarán a los deportistas,
es necesario establecer unas pautas de hidratación4,5.
A pesar de que la práctica de triatlón va en aumento, existen
pocas referencias que muestren los cambios en la composición corporal y balance hídrico durante la práctica de este
deporte. Se ha mostrado cómo al finalizar un triatlón de larga distancia (Ironman) los deportistas pierden un 2,3% de
masa corporal6, mostrándose perdidas mayores en lugares
con una mayor temperatura y humedad relativa.
Roger et al. concretaron, en un estudio realizado en un
triatlón que consistió en 21km de piragüismo, 97km de
ciclismo y 42km de carrera a pie, que la pérdida de masa
corporal fue de 1,9% aproximadamente y correspondía a la
tasa de sudoración (TS), producción de orina y pérdida de
agua por la respiración7. Las ganancias de agua exógenas y
endógenas sustituyeron cerca de un 90% de agua corporal
total (ACT) perdida, por lo que es importante reponer
los líquidos perdidos adecuadamente, ya que puede
verse afectado tanto la salud como el rendimiento de los
133
Rev Esp Nutr Hum Diet. 2015; 19(3): 132 - 139
Evaluación de la ingesta de líquido, pérdida de peso y tasa de sudoración en jóvenes triatletas
triatletas7,8. La mayoría de los estudios que muestran estos
cambios en la composición corporal se ha realizado, durante
una competición como máxima expresión del rendimiento,
sin mostrar los hábitos de hidratación de los deportistas
durante el periodo de entrenamiento. Es de suma
importancia conocer los hábitos de hidratación de los atletas
para poder intervenir y concienciarlos de lo importante que
es estar bien hidratado a la hora de realizar cualquier tipo
de ejercicio físico9. La mejor opción es desarrollar un plan
de ingesta de líquidos que se adapte a cada deporte y a las
necesidades personales de cada deportista10.
Por ello, el objetivo de este estudio fue valorar la ingesta de
líquido, pérdida de peso y TS en triatletas entrenados con
un nivel de élite autonómico/nacional, durante diferentes
entrenamientos de natación, ciclismo y carrera a pie.
MATERIAL Y MÉTODOS
Participantes
Se realizó un estudio descriptivo observacional sobre la
ingesta de líquido, pérdida de peso y TS en 14 triatletas
entrenados con un nivel de elite autonómico/nacional, 7
hombres (20±2años, 175,5±3,9cm y 70,5±4,2kg) y 7 mujeres (22,43±3,15años, 162,1±6,9cm y 58,2±7,1kg), respectivamente. Los triatletas estudiados entrenan un total de
15-25 horas/semana, repartidas en un total de 12-16 sesiones en función del período de la temporada en el que se
encuentran. Los deportistas realizan doble o triple sesión de
entrenamiento de lunes a viernes (natación en piscina, ciclismo, carrera a pie y fuerza). Los fines de semana realizan
entrenamientos específicos de mayor volumen (natación
aguas abiertas, ciclismo y carrera a pie). La carga de entrenamiento fue controlada por ECOs, según Cejuela y Esteve,
2011, un método específico de cuantificación de la carga de
entrenamiento en triatlón, que relaciona el volumen, la intensidad y la densidad de los 3 deportes11. La carga media
fue 823±112 ECOs.
Todos fueron informados y dieron su consentimiento para
participar en este estudio de acuerdo con la declaración de
Helsinki 2013.
Procedimiento e instrumentos
La evaluación de los triatletas se llevó a cabo durante 3
sesiones de entrenamientos alternos a lo largo de una semana, 1 sesión de entrenamiento de natación de 120min
de duración, 1 de ciclismo y otra de carrera a pie de 60min
cada una. La sesión de natación tuvo lugar por la mañana
de 13:00 a 15:00h en la piscina municipal de San Vicente del
Raspeig (Alicante) con una temperatura ambiental de 31ºC
y humedad relativa de 63%. La sesión de ciclismo y carrera
a pie se realizó en horario de tarde de 16:00 a 17:00h en la
Universidad de Alicante y alrededores, con una temperatura ambiental de 22ºC.
Para el registro del peso corporal, se siguió el protocolo
elaborado por la International Society for the Advancement of
Kinanthropometry12 (ISAK). Los triatletas fueron pesados en
ropa interior y descalzos antes de iniciar el entrenamiento,
habiéndoseles indicado que, en el caso de orinar o defecar,
lo hicieran antes del pesaje inicial. Posteriormente al entrenamiento, los triatletas tuvieron que eliminar el sudor de
sus caras, torso y piernas para volver a ser pesados. El % de
ACT se obtuvo antes del inicio del entrenamiento.
Para el registro del peso corporal y % de agua ACT se utilizó la báscula-bioimpedancia Tanita BC-601 con fiabilidad
del 97%, precisión de 0,1kg y con un rango de medida de
0-150kg. El % de ACT se tomó antes del inicio de cada entrenamiento.
El cálculo del porcentaje de peso perdido se llevó a cabo mediante la siguiente fórmula tomada de Martins13: Porcentaje
(%) Peso Perdido o Deshidratación = [(Peso antes – Peso
después) / Peso antes] x 100. Peso expresado en kg.
Para el cálculo del líquido total ingerido, cada triatleta contaba con un bidón de líquido con una capacidad de 750ml
cada uno, llenos de agua.
Los triatletas fueron instruidos para que sólo bebieran de
sus respectivos bidones, además de informarles que en el
momento que necesitaran más líquido y el bidón estuviera
vacío, se lo hicieran saber al investigador para llenarlo. Una
vez finalizado el entrenamiento, el contenido de los bidones
se vaciaba en una probeta. Al restar el volumen de líquido
volcado en la probeta al volumen total de líquido que contenía el bidón, se obtiene la cantidad de líquido que ha consumido el triatleta durante el entrenamiento.
Para el registro del volumen de orina excretada por los triatletas, se midió el volumen de la misma desde el inicio de
los diferentes entrenamientos hasta el final. Para ello los
triatletas, antes del pesaje previo al entrenamiento, podían
orinar sin necesidad de medir el volumen de orina excretada
pero una vez realizado el primer pesaje, el triatleta debía
orinar en un container estéril milimetrado y preparado para
la recogida de orina con una capacidad de 2 litros.
El cálculo de la TS se llevó a cabo mediante la siguiente fórmula, tomada de Murray14: Tasa Sudoración = (Peso Perdido
+ Líquido Ingerido – Orina) / Minutos Actividad. Peso expresado en kg.
134
Rev Esp Nutr Hum Diet. 2015; 19(3): 132 - 139
135
Evaluación de la ingesta de líquido, pérdida de peso y tasa de sudoración en jóvenes triatletas
Análisis de datos
Todos los datos son presentados como media y desviación
estándar. Se comprobó la normalidad de todos los datos
mediante la prueba de Shapiro-Wilk. Posteriormente, se realizó una ANOVA de dos factores (prueba y sexo) para conocer
si había diferencias significativas entre ambos sexos y distintas pruebas en cada uno de los parámetros analizados. Las
diferencias fueron consideradas estadísticamente significativas cuando p<0,05. Los análisis estadísticos se realizaron
mediante el paquete estadístico SPSS®, versión 22.0.
RESULTADOS
La Tabla 1 muestra que el líquido ingerido por parte de
los triatletas en el entrenamiento de natación fue de
2,66±1,94ml/min, con una pérdida de peso de 0,47±0,32%
(correspondiente a 0,67±0,46%), una cantidad de agua
corporal de 68,77±3,47% y una TS de 3,24±4,09ml/min.
En esta misma tabla se muestran los datos derivados del
entrenamiento de ciclismo de los triatletas, observándose
Tabla 1. Descripción de las variables relacionadas con la ingesta de líquido y grado de deshidratación en triatletas.
Agua Corporal
(%)
Carrera a pie
Natación
Ciclismo
Total
Chicos (n=7)
65,75±0,92
68,77±3,47
65,70±1,32
67,02±2,80
Rango
65,10-66,40
65,00-74,80
64,80-68,30
64,80-74,80
Sig.
0,126
Chicas (n=7)
63,38±1,93
61,26±5,82
65,10±3,94
62,99±4,06
Rango
59,90-65,30
51,60-67,10
62,30-69,60
51,60-69,60
Sig.
0,446
Deshidratación
(%)
Carrera a pie
Natación
Ciclismo
Total
1,22±0,81
0,67±0,46
1,37±0,58
1,05±0,62
0,65-1,79
0,07-1,30
0,42-2,10
0,07-2,10
0,126
1,41±0,48
0,65±0,79
0,52±0,38
0,95±0,69
0,88-2,20
-0,26-1,90
0,11-0,85
-0,26-2,20
0,080
Pérdida peso
(kg)
Carrera a pie
Natación
Ciclismo*
Total
0,83±0,53
0,47±0,32
0,98±0,43
0,74±0,44
0,45-1,20
0,05-0,87
0,30-1,45
0,05-1,45
0,126
0,79±0,30
0,47±0,58
0,28±0,21
0,57±0,43
0,50-1,15
-0,15-1,40
0,05-0,45
-0,15-1,40
0,228
Tasa Sudoración
(ml/min)
Carrera a pie
Natación
Ciclismo
Total
5,29±3,13
3,24±4,09
11,81±6,46a
7,20±6,39
3,08-7,50
-4,25-7,08
5,83-22,50
-4,25-22,50
0,045
7,96±5,06
5,45±4,05
4,69±4,20
6,36±4,44
2,50-14,40
0,83-11,66
0,83-9,16
0,83-14,40
0,530
Líquido ingerido
(ml/min)
Carrera a pie
Natación
Ciclismo
Total
7,08±4,13
2,66±1,94
7,91±7,69
5,54±5,68
4,16-10,00
0,41-6,25
0,00-20,83
0,00-20,83
0,273
8,33±2,74
3,43±1,53
6,39±5,36
6,16±3,62
5,00-12,50
2,08-5,83
2,50-12,50
2,08-12,50
0,068
Datos expresados en media ± desviación estándar.
* Diferencias significativas entre sexos (p<0,05).
Diferencias significativas entre pruebas: (a) vs. carrera.
Rev Esp Nutr Hum Diet. 2015; 19(3): 132 - 139
136
Evaluación de la ingesta de líquido, pérdida de peso y tasa de sudoración en jóvenes triatletas
una ingesta de líquido de 7,91±7,6ml/min, una pérdida de
peso de 0,98±0,43kg (correspondiente a 1,37±0,58%), una
ACT de 65,7±1,32% y una TS de 11,81±6,46ml/min. Por
último, la Tabla 1 muestra que durante el entrenamiento de
carrera a pie el líquido ingerido por parte de los triatletas fue
de 7,08±4,1ml/min, con un peso perdido de 0,83±0,53kg
(correspondiente a 1,22±0,81%), siendo la cantidad de agua
total de 65,75±0,92% y la TS de 5,29±3,13ml/min.
También se observa que la ingesta de líquido en las triatletas
durante el entrenamiento de natación fue de 3,43±1,53ml/min,
con un % de deshidratación de 0,65±0,79% (correspondiente
a 0,47±0,58kg), un % medio de agua corporal de 61,26±5,82
y una TS de 5,45±4,05ml/min.
En el segundo entrenamiento, de ciclismo, la media
de líquido ingerido fue de 6,39±5,36ml/min, con un %
de deshidratación de 0,52±0,38% (correspondiente a
0,28±0,21kg de pérdida de peso), un % medio de agua
corporal de 65,1±3,94 y una TS de 4,69±4,20ml/min.
En el entrenamiento de carrera a pie, la media de líquido
ingerido fue de 8,33±2,74ml/min, con un % de deshidratación
de 1,41±0,48% (correspondiente a 0,79±0,3kg de pérdida de
peso) y una TS de 7,96±5,06ml/min.
La Tabla 2 muestra los resultados del peso antes del
entrenamiento, peso después del entrenamiento y el peso
después del entrenamiento menos el líquido ingerido en
chicos y chicas para cada entrenamiento. Se puede observar
tanto en chicos como en chicas que los pesos antes del
entrenamiento en cada uno de ellos es mayor que los pesos
después del entrenamiento, y éste, a su vez, es mayor que el
peso después del entrenamiento donde se le ha restado el
líquido ingerido. Esta pérdida de peso indica que ha habido
pérdida de agua en los diferentes entrenamientos, aunque
las diferencias no sean muy significativas. Se ha observado
que en chicas, durante el entrenamiento de ciclismo el peso
antes del entrenamiento es ligeramente inferior al peso de
después del entrenamiento, pero este dato tampoco es muy
significativo.
DISCUSIÓN Y CONCLUSIONES
Este estudio mostró el grado de deshidratación y la ingesta
de líquidos por parte de un grupo de 14 triatletas de ambos
sexos durante el entrenamiento de las distintas disciplinas
que componen la práctica del triatlón. Los triatletas tuvieron
un % medio de deshidratación de 1% aproximadamente en
ambos sexos y una ingesta media de líquidos para cada entrenamiento de 5,54±5,68ml/min en chicos y 6,16±3,62ml/min
en chicas. Se destaca el % de deshidratación en los triatletas
durante la sesión de ciclismo (1,37%) y en las triatletas durante el entrenamiento de carrera a pie (1,41%). Se espera
que la pérdida de peso por deshidratación no sobrepase el
2% para no comprometer el rendimiento deportivo15-17, tanto los hombres como las mujeres cumplieron con estas recomendaciones.
Tabla 2. Peso antes y después en los diferentes entrenamientos de los triatletas.
Chicos (n=7)
Chicas (n=7)
Peso antes del
entrenamiento (kg)
Carrera a pie
Natación
Ciclismo
Media
67,95±1,2
70,53±4,23
70,77±4,5
Rango
67,1-68,8
65-77,10
64,8-77
Media
55,23±7,41
65,5±9,65
52,8±7,35
Rango
45,6-66,3
56,6-78,3
45,3-60
Peso después del
entrenamiento (kg)
Carrera a pie
Natación
Ciclismo
67,55±1,48
70,3±4,09
70,27±4,49
66,5-68,6
64,4-76,7
64,1-76,5
54,95±7,22
65,15±9,32
52,9±7,5
45,6-65,7
57,2-78
45,4-60,4
Peso después del
entrenamiento menos
líquido ingerido (kg)
Carrera a pie
Natación
Ciclismo
67,13±6,78
69,93±3,76
69,79±4,04
65,9-68,35 54,45±6,62
64,13-76,35 64,81±8,15
64,1-75,95 52,52±5,88
45-65,2
56,75-77,75
49,25-59,65
Rev Esp Nutr Hum Diet. 2015; 19(3): 132 - 139
Evaluación de la ingesta de líquido, pérdida de peso y tasa de sudoración en jóvenes triatletas
En hombres, durante el entrenamiento de ciclismo hay mayor TS (%) y pérdida de peso (kg) que en los entrenamientos
de natación y carrera a pie. Ello podría ser debido a la mayor
intensidad del entrenamiento e ingesta de líquidos en comparación con la de los otros entrenamientos.
En mujeres, durante el entrenamiento de carrera a pie hay
mayor TS (%) y pérdida de peso (kg) que en los entrenamientos de natación y ciclismo, que podría ser debido a que tanto
la ingesta de líquidos como la intensidad superan a los otros
entrenamientos.
En un triatleta entrenado se espera que la pérdida de masa
corporal en la realización de las competiciones, no supere
el 3%17. No obstante, la ingesta de líquido fue menor de lo
recomendado tanto para el deporte en general como para
el triatlón en particular. En este sentido, una protocolización
adecuada de ingesta de líquidos será imprescindible para
evitar una reducción del rendimiento deportivo18.
Durante el entrenamiento de ciclismo se puede observar que
la pérdida de peso en chicos es mucho mayor que en chicas,
y esto puede ser debido a una mejor adaptación y mayor
tiempo de entrenamiento; a su vez, la TS es mayor en chicos
que en chicas. Durante un Ironman, Mueller et al.19 mostraron
una pérdida de peso media de -1,9±0,8kg en 8 triatletas varones. Sin embargo, en nuestro estudio mostramos una pérdida de peso inferior en todos los entrenamientos, siendo el
resultado más alto en hombres para el entrenamiento de
ciclismo (0,98±0,43kg). Por otro lado, Speedy et al.20 durante
el Ironman de Nueva Zelanda de 1997, que correspondía a
3,8km de natación, 180km de ciclismo y 42,2km de carrera a pie, estudiaron a 12 hombres y 7 mujeres cuya edad y
peso medio fueron de 35 años y 67kg de peso. Durante la
competición la pérdida de peso fue de -1kg durante la prueba de natación, -2kg durante la de carrera a pie, mientras
que se observó un aumento de 0,5kg de peso en ciclismo.
En eventos de triatlón de larga distancia se ha observado
cambios de peso corporal que varían entre -10,7% y +3,7%17,
debidos a la sudoración y utilización de sustrato energético.
Mientras tanto, en nuestro estudio, se observó en cada tipo
de entrenamiento una pérdida de peso pero sin que esta
disminución superará las mostradas por otros autores19,20.
Por otro lado, Pfeiffer et al.21 midieron la ingesta de líquidos
en diferentes entrenamientos de pruebas de resistencia
incluido el triatlón. Se observó que los atletas ingirieron
durante distintas competiciones de ciclismo ~1.200ml/h-1
y 6.700±200ml/d-1 cuyos valores corresponden al Tour de
Francia durante 5 horas y 14 minutos, y 600±178ml/h-1 cuyo
valor corresponde al evento Road Race durante 7 horas
y 18 minutos. Durante la carrera a pie fue de 765ml/h-1,
740ml/h-1 y 540±210ml/h-1 cuyos tres valores corresponden
a una Ultramaratón de 160km los dos primeros y 100km
el último, realizados en 24 horas y 18 minutos, 26 horas y
12 minutos y 10 horas y 29 minutos. Además, analizaron
las ingestas medias de líquido en diferentes eventos de
Ironman20 (354-794ml/h-1). En la misma línea, otros estudios
llevados a cabo en distintos eventos de triatlón a lo largo del
mundo en diferentes años22 mostraron ingestas de líquido
entre 540ml/h-1 y 700ml/h-1. A pesar de que los porcentajes
de deshidratación obtenidos por nuestros triatletas se
sitúan dentro del margen de lo establecido, en ningún
caso se alcanzó la cantidad recomendada de líquido, tanto
a nivel general (400-500ml líquido/h) como especifico en
triatlón (>600ml líquido/hora)5,16. Esto nos lleva a pensar en
una recomendación sobre ingesta de líquidos, habituando
al organismo a ingerir más cantidad de líquido durante el
entrenamiento4, ya que la media de ingesta de líquidos tanto
en hombres como en mujeres está por debajo de todas las
medias de los diferentes artículos comparados.
Un deportista adulto debe de situarse por encima del 60%
de ACT por su elevada masa magra, baja proporción de
grasa y elevado contenido en glucógeno muscular23. Datos
superiores observamos en todos los deportistas de nuestro
estudio, situándose por encima del 64-65%, a excepción de
las mujeres que mostraron valores similares al de la población general en el entrenamiento de natación realizado
(59,8±5,56%). Los diferentes resultados de ACT entre sexos
pueden ser debidos a que los triatletas varones poseen de
forma general mayor masa magra24 que las féminas. Otra
de las posibles causas sería las estrategias de hidratación
previas al entrenamiento o ingesta de líquidos durante todo
el día.
Respecto a la TS, en un estudio realizado a jugadores de fútbol sala durante una competición oficial, la media de la TS
del partido fue de 43,83±14,7ml/min. Sin embargo, en nuestro estudio se observaron TS inferiores tanto en los hombres
(4,44-11,81ml/min) como en las mujeres (3,89-7,96ml/min),
en comparación con los jugadores de fútbol sala que a pesar
de tener una TS y la ingesta de líquidos mayor, alcanzándose valores de deshidratación mínimos sólo se vio afectado
el incremento cardiaco y algunas condiciones motoras25.
Se puede observar en nuestro estudio que la TS durante el
entrenamiento de ciclismo en chicos, es mucho mayor que
durante los entrenamientos de carrera a pie y natación. Esto
puede ser debido a una mayor intensidad y esfuerzo durante
el entrenamiento y a que no fue cubierto con la hidratación
necesaria por los triatletas, teniendo en cuenta que a mayor
intensidad mayores pérdidas de glucógeno que pueden influir en la deshidratación.
Por ello es importante realizar la valoración del estado de hidratación e ingesta de líquidos durante los entrenamientos,
137
Rev Esp Nutr Hum Diet. 2015; 19(3): 132 - 139
Evaluación de la ingesta de líquido, pérdida de peso y tasa de sudoración en jóvenes triatletas
con el fin de protocolizar y establecer las mejores estrategias hídricas según cada individuo. Además, en actividades
deportivas con duración inferior o aproximada a 1 hora, la
reposición de fluidos suele ser difícil, porque la intensidad
del esfuerzo suele ser muy elevada (por encima del 75-80%
del VO2máx) y el ritmo de reposición hídrica teórica necesaria para compensar las pérdidas puede producir molestias
digestivas. También la toma de líquidos puede afectar en la
biomecánica de la carrera, así como disminuir el ritmo en
momentos para realizar la ingesta de líquidos4.
Algunas de las limitaciones del presente estudio son el número reducido de la muestra así como el número de sesiones de entrenamiento valoradas. También podemos citar
como limitaciones la variación del peso en el entrenamiento
de natación al pesar a los atletas en traje de baño, no se
tuvo en cuenta la hidratación a lo largo del día y no se midió mediante el color de la orina intentando ser solucionado
mediante la valoración de ACT por bioimpedancia eléctrica.
Por otra parte, se ha descrito en la literatura científica la
pérdida de peso, ingesta de líquidos y deshidratación en
triatletas durante la competición, especialmente en larga
distancia como el Ironman, pero no encontramos estudios
desarrollados durante los entrenamientos, salvo los que se
han encontrado en deportes de equipo.
Como conclusiones prácticas que aporta el presente estudio son: 1. Realizar programas de intervención en triatletas
para elaborar estrategias de ingesta de líquidos basadas en
las características individuales; 2. La valoración de la ingesta de líquidos, pérdida de peso y TS es importante para conocer la ingesta hídrica que debe realizar el triatleta según
el tipo de entrenamiento, para ayudar al balance hídrico y
estado de hidratación en el entrenamiento26; y 3. Estas valoraciones deben formar parte de las estrategias dietéticonutricionales para el triatleta, que el dietista-nutricionista
deportivo y cuerpo médico debe desarrollar como parte de
sus competencias27.
CONFLICTO DE INTERESES
El presente artículo es un texto original y no presenta
conflictos de intereses de tipo económico con instituciones,
organizaciones u autores.
BIBLIOGRAFÍA
1.
2.
3.
4.
5.
6.
7.
8.
9.
10.
AGRADECIMIENTOS
Agradecer a los triatletas y entrenadores del equipo de Tecnificación de Triatlón de la Universidad de Alicante, por su
consentimiento en participar en este estudio.
11.
12.
13.
www.triatlón.org [portal de internet] Federación Española
de Triatlón (FETRI). España: Reglamento de competiciones
[actualizado 19 feb 2011; citado 22 Abril 2014]. Disponible
en: http://triatlon.org/triweb/wpcontent/uploads/2013/09/
FETRI.2011.Reglamento-de-Competiciones.pdf
www.elsitiodelagua.com [portal de internet] El sitio del
agua. Fundación Mondariz Balneario, España: Hidratación
y electrolitos durante el Ironman citado [5 Mayo 2014].
Disponible en: http://www.elsitiodelagua.com/i/biblioteca/
CH_0005.pdf
Reinoso Ruiz JR. Alimentación pre-competitiva y postcompetitiva en el triatlón olímpico y de larga distancia. Journal
of Teaching: didáctica del profesor. 2009; 1: 21-34.
Urdampilleta A, Martínez-Sanz JM, Julia Sanchez S, Alvarez
Herms J. Protocolo de hidratación antes, durante y después
de la actividad físico-deportiva. Mot Eur J Hum Mov. 2013; 31:
57-76.
Jeukendrup AE. Nutrition for endurance sports: marathon,
triathlon, and road cycling. J Sports Sci. 2011; 29(Suppl 1):
S91-9
Rogers G, Goodman C, Rosen C. Water budget during ultraendurance exercise. Med Sci Sports Exerc. 1997; 29(11): 147781.
Speedy DB, Noakes TD, Kimber NE, Rogers IR, Thompson JM,
Boswell DR, et al. Fluid balance during and after an Ironman
triathlon. Clin J Sport Med. 2001; 11(1): 44-50.
González-Alonso J, Coyle EF. Efectos fisiológicos de la
deshidratación. ¿Por qué los deportistas deben ingerir líquidos
durante el ejercicio en el calor? Ed Física y Deportes. 2009;
54: 46-52.
García Jiménez JV, Yuste Lucas JL, García Pellicer JJ. Ingesta de
líquidos y deshidratación en jugadores profesionales de fútbol
sala en función de la posición ocupada en el terreno de juego.
Apunts Med Esport. 2010; 45: 69-74.
Kent M, Schamasch P. Nutrición para deportistas. 2ª ed.
Lausana; 2012.
Cejuela Anta R, Esteve-Lanao J. Training load quantification in
triathletes. J Hum Sport Exerc. 2011; 6(2): 218-32.
ISAK. International Standars for Anthropometric Assessment.
Glasgow: International Society for Advancement of
Kinanthropometry; 2011.
Martins M, Aparecida J, Kleverson J, Works RH, Wagner R,
Bohn JH, et al. A desidrataçao corporal de atletas amadores de
futsal. Revista Brasileira de Prescriçao e Fisiologia do Exercício.
2007; 1(5): 24-36.
138
Rev Esp Nutr Hum Diet. 2015; 19(3): 132 - 139
Evaluación de la ingesta de líquido, pérdida de peso y tasa de sudoración en jóvenes triatletas
14. Murray R. Hydration and physical performance. J Am Coll Nutr.
2007; 26(5Suppl): 542S–8S.
15. Urdampilleta A, Gómez-Zorita S. De la deshidratación a la
hiperhidratación: bebidas isotónicas y diuréticas y ayudas
hiperhidratantes en el deporte. Nutr Hosp. 2014; 29: 21-5.
16. Jeukendrup AE, Jentjens RLPG, Moseley L. Nutritional
considerations in triathlon. Sports Med. 2005; 35(2): 163-81.
17. Laursen PB. Long distance triathlon: demands, preparation
and performance. J Hum Sport Exerc. 2011; 6(2): 247-63.
18. García-Jiménez JV, Yuste JL. Tasa de sudoración y niveles de
deshidratación en jugadores profesionales de fútbol sala
durante competición oficial. Arch Med Deporte. 2010; (27):
457-64.
19. Mueller SM, Anliker E, Knechtle P, Knechtle B, Toigo M. Changes
in body composition in triathletes during an Ironman race. Eur
J Appl Physiol. 2013; 113(9): 2343-52.
20. Speedy DB, Noakes TD, Kimber NE, Rogers IR, Thompson JM,
Boswell DR, et al. Fluid balance during and after an Ironman
triathlon. Clin J Sport Med. 2001; 11(1): 44-50.
21. Pfeiffer B, Stellingwerff T, Hodgson AB, Randell R, Pöttgen K,
Res P, Jeukendrup AE. Nutritional intake and gastrointestinal
22.
23.
24.
25.
26.
27.
problems during competitive endurance events. Med Sci
Sports Exerc. 2012; 44(2): 344-51.
Getzin AR, Milner C, LaFace KM. Nutrition update for the
ultraendurance athlete. Curr Sports Med Rep. 2011; 10(6):
330-9.
Iglesias Rosado C, Villarino Marin AL, Martinez JA, Cabrerizo
L, Gargallo M, Lorenzo H, et al. Importancia del agua en la
hidratación de la población española: documento FESNAD
2010. Nutr Hosp 2011; 26: 27-36.
Cabañas Armesilla MD, Esparza Ros F. Compendio de
cineantropometria. Madrid: CTO; 2009.
Barberó JC, Castagna C, Granda J. Deshidratación y reposición
hídrica en jugadores de fútbol sala: efectos de programa
de intervención sobre la pérdida de líquido durante la
competición. Mot Eur J Hum Mov. 2006; 17: 97-110.
Evans GH, Shirreffs SM, Maughan RJ. Postexercise rehydration
in man: the effects of osmolality and carbohydrate content of
ingested drinks. Nutrition. 2009;25 (9): 905-13.
Belloto M, Palma-Linares I. Las competencias nutricionales del
nutricionista deportivo. Rev Nutr. 2008; 21: 633-46.
139
Rev Esp Nutr Hum Diet. 2015; 19(3): 140 - 145
Freely available online
OPEN ACCESS
Revista Española de
Nutrición Humana y Dietética
Spanish Journal of Human Nutrition and Dietetics
www.renhyd.org
ORIGINAL
Obesidad visceral, razón masa grasa/masa muscular y dislipidemia
aterogénica: estudio transversal realizado en Riobamba, Ecuador
a,
a
Tomas Marcelo Nicolalde Cifuentes *, Mónica Susana Guevara Castillo , Sarita Lucila Betancourt
a
Ortiz
a Facultad de Salud Pública, Escuela de Nutrición y Dietética ESPOCH, Ecuador.
* [email protected]
Recibido el 17 de abril de 2015; aceptado el 20 de agosto de 2015.
Obesidad visceral, razón masa grasa/masa muscular y dislipidemia aterogénica: estudio transversal
realizado en Riobamba, Ecuador
PALABRAS CLAVE
Obesidad visceral;
Relación masa grasa/
masa magra;
Dislipidemia
aterogénica.
RESUMEN
Introducción: La distribución y composición de la masa grasa representa diferentes riesgos metabólicos. La grasa visceral de predominio parda se asocia con factores de riesgo de enfermedad cardiovascular (ECV), como son: concentraciones elevadas de triglicéridos y apolipoproteína B, mayor
colesterol LDL, una relación triglicéridos elevados/colesterol HDL bajo (indicador de dislipidemia
aterogénica), resistencia a la insulina, hiperinsulinemia y riesgo cardiovascular (RCV). La sarcopenia
y la obesidad pueden actuar de manera sinérgica en los trastornos funcionales y metabólicos. El objetivo de este estudio fue determinar la relación entre obesidad visceral, relación masa grasa/masa
muscular y dislipidemia aterogénica en individuos adultos con la finalidad de conocer los patrones
de asociación entre estas variables y establecer estrategias de atención focalizadas.
Material y Métodos: En una muestra de 307 sujetos de ambos sexos (21-71 años) se midió dislipidemia aterogénica como la relación de triglicéridos/HDL, la obesidad visceral por bioimpedancia
como el puntaje relativo de grasa visceral y la relación masa grasa/masa magra.
Resultados: Se realizó un análisis de conglomerados para establecer la estructura de asociación de
las variables estudiadas con diferentes grupos de riesgo; así se identificaron 3 grupos: el primero
con presencia de obesidad visceral con un promedio de nivel relativo de grasa visceral de 13,6, el
segundo grupo con un promedio de 8,9 y en el tercer grupo se ubicaron individuos sin obesidad
visceral con un promedio de 6,5 de este valor relativo. En cuanto a la relación masa grasa y masa
magra los dos primeros grupos presentaron un promedio similar de este índice con un valor de
1,56 y 1,69 respectivamente y el tercer grupo con un valor promedio de 1,3. El grupo 1 que presentó obesidad visceral y deterioro de la razón masa grasa/masa magra tuvo un valor elevado de
la razón triglicéridos/colesterol HDL: 4,1. El grupo 2 sin obesidad visceral y con un deterioro de la
relación masa grasa/masa magra tuvo una razón triglicéridos/colesterol HDL de 3,6 y grupo 3 que
no registró ni obesidad ni deterioro de la razón masa grasa/masa magra tuvo la razón triglicéridos/
colesterol HDL más baja: 1,9.
Conclusiones: Se puede decir que la obesidad visceral unida a la disminución de la masa magra
relativa o absoluta en relación con la masa grasa representa un alto riesgo por asociarse con dislipidemia aterogénica, resistencia a la insulina y riesgo cardiovascular.
Obra bajo Licencia Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional.
Más información: http://creativecommons.org/licenses/by-nc-sa/4.0/
DOI: 10.14306/renhyd.19.3.154
140
Rev Esp Nutr Hum Diet. 2015; 19(3): 140 - 145
Obesidad visceral, razón masa grasa/masa muscular y dislipidemia aterogénica: estudio transversal realizado en Riobamba, Ecuador
Visceral obesity, fat mass/muscle mass ratio and atherogenic dyslipidemia: cross-sectional
study. Riobamba, Ecuador
KEYWORDS
Visceral obesity;
Fat mass/lean mass
ratio;
Atherogenic
dyslipidemia.
ABSTRACT
Introduction: The distribution and composition of fat mass is associated with different metabolic
risks. The predominance of brown visceral fat is associated with risk factors for cardiovascular disease (CVD), such as: high triglycerides and apolipoprotein B, increased LDL cholesterol, ratio triglycerides/low HDL cholesterol elevated (atherogenic dyslipidemia indicator), insulin resistance, hyperinsulinemia and cardiovascular risk (CVR). Sarcopenia and obesity may act synergistically in functional
and metabolic disorders. The aim of this study was to determine the relationship between visceral
obesity, fat mass/muscular mass ratio and atherogenic dyslipidemia in adult individuals in order to
determine the association pattern between these variables and set strategies for focused attention.
Material and Methods: In a sample of 307 subjects of both sexes (21-71 years) there was measured
atherogenic dyslipidemia as the ratio of triglyceride/HDL cholesterol, visceral obesity measured by
bio impedance as the relative score of visceral fat, and the ratio fat mass/lean mass.
Results: A cluster analysis was performed to establish the structure of association between these
variables with different risk groups. Three groups were identified: the first had visceral obesity with
an average relative level of visceral fat of 13.6, the second group with an average of 8.9 and in the
third group were placed individuals with the lowest visceral obesity score averaging 6.5. As for the
fat mass/lean mas ratio the first two groups had a similar average of this index with a value of 1.56
and 1.69 respectively and the third group with the lowest average value of 1.3. Group 1 presented
visceral obesity and impaired fat mass/lean mass ratio and had a high value of triglyceride/HDL ratio 4.1. Group 2 without visceral obesity and a deterioration in the relative fat mass/lean mass ratio
had a triglyceride/HDL cholesterol of 3.6 and Group 3; not recorded visceral obesity or impaired fat
mass/lean mass ratio had the lowest triglycerides/lower HDL ratio: 1.9.
Conclusions: It can be said that visceral obesity and the decrease in lean mass relative or absolute in
relation to fat mass represents a high cardiovascular risk associated with atherogenic dyslipidemia,
insulin resistance and cardiovascular risk.
C ITA
Nicolalde Cifuentes TM, Guevara Castillo MS, Betancourt Ortiz SL. Obesidad visceral, razón masa grasa/masa
muscular y dislipidemia aterogénica: estudio transversal realizado en Riobamba, Ecuador. Rev Esp Nutr Hum
Diet. 2015; 19(3): 140 - 145. DOI: 10.14306/renhyd.19.3.154
INTRODUCCIÓN
La prevalencia de sobrepeso y obesidad en países con
ingresos de bajos a medios, como Ecuador, México y otros de
Latinoamérica, así como Egipto y Sudáfrica, ha aumentado
progresivamente llegando a cuadriplicar a la existente en
Estados Unidos, que tiene un incremento anual de 0,25-0,50%1.
En 2013 en Ecuador, en población adulta, según la Encuesta
Nacional de Nutrición ENSANUT, existe un 75,1% de
sobrepeso/obesidad2; lo que supone un problema de salud
pública con serias consecuencias metabólicas asociadas a
resistencia a la insulina, diabetes tipo 2 y enfermedades
cardiovasculares3, que constituyen las primeras causas de
muerte en el país con 4695 defunciones por diabetes y 4189
por hipertensión arterial en el 20134.
La morbilidad y la mortalidad relacionadas con el sobrepeso/obesidad son en su mayor parte prevenibles, de ahí
la importancia de estudiar sus determinantes, relaciones y
magnitud para establecer estrategias adecuadas de prevención.
En los individuos con sobrepeso/obesidad es importante determinar no solamente la cantidad de masa grasa sino también su distribución y relación con la masa muscular. El uso
de índices como el Body Mass Index (BMI) no es suficiente
141
Rev Esp Nutr Hum Diet. 2015; 19(3): 140 - 145
Obesidad visceral, razón masa grasa/masa muscular y dislipidemia aterogénica: estudio transversal realizado en Riobamba, Ecuador
para establecer la cantidad de masa grasa o su distribución;
se ha demostrado que la grasa visceral tiene una actividad
metabólica diferente de la grasa subcutánea y que la obesidad unida a la inactividad física y envejecimiento reducen la
masa muscular por la disminución de la síntesis y el aumento del catabolismo proteico, lo que origina la sarcopenia y
obesidad sarcopénica5,6.
Con el incremento de edad hay cambios en la composición
corporal, se produce una reducción de la masa magra y un
aumento progresivo de la masa grasa muscular infiltrativa,
esto normalmente ocurre después de los 20-30 años pudiendo presentar este problema hasta el 40% de la población. A partir de los 40 y 60 años, de manera significativa
se observa una redistribución de la grasa corporal con un
aumento de la grasa visceral, intramuscular e intrahepática
que se asocian con resistencia a la insulina7. El aumento del
peso y la masa grasa se deben a una progresiva disminución
del gasto energético por una disminución de la masa magra
y de la tasa metabólica basal8.
Los trastornos y riesgos metabólicos asociados al sobrepeso/obesidad están en relación con la distribución y composición de la masa grasa que, dependiendo de su ubicación,
se asocia con diferentes riesgos metabólicos. Así, la grasa
subcutánea tiene predominio de grasa alba, la visceral de
grasa parda y la intramuscular es infiltrativa. La grasa subcutánea de ubicación (androide) se asocia con un menor número e intensidad de desórdenes metabólicos, a diferencia
de la grasa visceral que se asocia con una mayor número
de factores de riesgo de ECV, como son: concentraciones
elevadas de triglicéridos, apolipoproteína B, colesterol LDL,
razón triglicéridos elevados/colesterol HDL bajo (indicador
de dislipidemia aterogénica, resistencia a la insulina, hiperinsulinemia y RCV). La masa grasa intramuscular se considera proinflamatoria por un aumento en la producción de
las citoquinas, interleucinas IL-6, factor de necrosis tumoral,
leptina y adiponectina, que son los que regulan la respuesta
inflamatoria e influyen en la disminución de la masa muscular9–14.
muscular y dislipidemia aterogénica en individuos adultos,
con la finalidad de conocer los patrones de asociación entre
estas variables y establecer estrategias de atención focalizadas.
MATERIAL Y MÉTODOS
Sujetos de estudio
Se realizó un estudio de diseño transversal con todos los
pacientes que cumplieron con los criterios de elegibilidad
y dieron su consentimiento informado para participar en el
estudio; 307 en total, que asistieron al Hospital IESS Riobamba durante el año 2014. Con edades entre 21 y 71 años
sin diagnóstico de diabetes y/o tratamiento hipoglucemiante o hipolipemiante, se excluyeron adultos con patología
crónica que impida realizar actividades físicas habituales
o con enfermedad aguda 2 semanas antes de la inclusión
en el estudio. El protocolo fue aprobado por el Comité de
docencia e Investigación del Hospital IESS e Instituto de Investigaciones de la Escuela Superior Politécnica de Chimborazo, observando los principios éticos de la Declaración de
Helsinki de la Asociación Médica Mundial.
Los pacientes que acudieron al servicio de Medicina Interna
fueron atendidos por un médico investigador y, si cumplían
con los criterios de elegibilidad y daban su consentimiento
informado por escrito, se procedía a realizar la historia clínica, llenar el instrumento de registro y solicitar los exámenes de bioquímica clínica correspondientes. El investigador
dietista-nutricionista se encargaba de realizar la valoración
nutricional, mediciones antropométricas y de composición
corporal, siguiendo procedimientos estandarizados. Los datos de la hoja de registro posteriormente se trasladaron a
la base de datos diseñada para el procesamiento y análisis.
Instrumentos y mediciones
La sarcopenia y la obesidad pueden actuar de manera sinérgica en la aparición de los trastornos funcionales y metabólicos relacionados con la resistencia a la insulina, diabetes
y RCV. Existen estudios que demuestran la relación entre
sarcopenia, obesidad y síndrome metabólico y se refieren
a personas sobre los 60 años15. Se desconoce cuál es la relación entre el aumento de la masa grasa con disminución
de la masa muscular (sarcopenia) y el aumento de la grasa
visceral a partir de los 30 años16,17.
Las variables utilizadas en el presente estudio, relación triglicéridos/colesterol HDL, relación masa grasa/masa magra y nivel relativo de grasa visceral, fueron medidas y registradas como variables continuas sin puntos de corte y, en
el análisis, fueron expresadas como promedios por grupo o
clúster. Entendiéndose que a mayor promedio el deterioro
metabólico es mayor, se optó por esta forma de análisis ya
que el interés era examinar la estructura y patrón de asociación de estas variables en diferentes clústeres que podrían
representar distintos riesgos.
El objetivo de este estudio fue determinar la relación entre
obesidad visceral con deterioro de la razón masa grasa/masa
Se midió la dislipidemia aterogénica como la relación triglicéridos/colesterol HDL18–21, y la obesidad visceral como el
142
Rev Esp Nutr Hum Diet. 2015; 19(3): 140 - 145
Obesidad visceral, razón masa grasa/masa muscular y dislipidemia aterogénica: estudio transversal realizado en Riobamba, Ecuador
nivel relativo de grasa visceral. Se utilizó la razón masa grasa/masa muscular para establecer el grado de disminución
de la masa muscular con respecto a la masa grasa total. El
colesterol HDL y los triglicéridos se determinaron en sangre
venosa. Transcurridas 8 horas de ayuno, en el laboratorio
central del Hospital IESS Riobamba, por colorimetría método enzimático (Wiener Lab) cuantificado por espectrofotometría (Genesys-20), los coeficientes de variación y límites
de linealidad fueron 3,8% y 500mg/dl para colesterol HDL, y
2,1% y 1000mg/dl para triglicéridos. El porcentaje de grasa
corporal, porcentaje de músculo esquelético y nivel relativo
de grasa visceral se midieron con precisión de 0,1% utilizando una balanza de bioimpedancia OMROM HBF-510 LA,
que es un método aceptable de medición de composición
corporal comparado con otros medios más sofisticados y de
mayor costo22.
Análisis estadístico
Se realizó un análisis de clúster para establecer la estructura y el patrón de asociación de las variables estudiadas. Por
cuanto no existe un método satisfactorio para establecer un
número de conglomerados, que generalmente son entre 2 y
5, se optó por el número que representa el mejor equilibrio
de número de componentes por grupo, así finalmente se utilizaron 3 conglomerados de análisis. Este número presentó
la proporción más equilibrada de sujetos en cada grupo23.
En estos grupos se analizó la distribución de las variables:
obesidad visceral, razón masa grasa/masa magra y triglicéridos/colesterol HDL. Se identificaron grupos según su
semejanza o diferencia en las variables medidas y se hizo
una descripción de la estructura de los grupos y del comportamiento de las variables al interior de los mismos y en
comparación con otros. Todas las variables se midieron en
escala continua y no se hicieron transformaciones porque
presentaron una distribución normal. Para el análisis estadístico se eliminaron los valores que sobrepasaron 3,5 desvíos estándar en cualquier dirección.
RESULTADOS
Se estudiaron 307 sujetos participantes comprendidos entre 21 y 71 años de edad (SD 10,9). De éstos el 69% fueron
de sexo masculino y el 31% de sexo femenino. En el análisis
de conglomerados se identificaron 3 grupos con 51, 200 y
56 participantes respectivamente que presentaron patrones
de asociación marcadamente diferentes en las variables estudiadas: obesidad visceral, razón masa grasa/masa magra
y triglicéridos/colesterol HDL. En cuanto a la grasa visceral,
el primer grupo fue considerado con nivel de presencia muy
alto, que en promedio tuvo un puntaje de 13,6. El segundo
grupo con nivel de grasa visceral intermedio con un promedio
de 8,9 y en el tercer grupo se ubicaron individuos con nivel de
grasa visceral normal con un puntaje promedio de 6,5.
En cuanto a la razón masa grasa/masa magra, los dos primeros grupos presentaron un promedio similar con un valor
de 1,56 y 1,69 respectivamente y el tercer grupo con un valor
promedio de 1,3; por lo tanto, los grupos 1 y 2 se caracterizan por tener un deterioro de la razón masa grasa/masa magra que se puede considerar como sarcopenia, y en el tercer
grupo estarían individuos sin deterioro de la masa magra. Es
decir, se trata de dos grupos con diferentes niveles de riesgo: el primero, de mayor riesgo, con dos factores presentes
concomitantemente (obesidad visceral y deterioro de la razón
masa grasa/masa magra) y el segundo grupo, de riesgo intermedio, con un factor presente (deterioro de la razón masa
grasa/masa magra). El tercer grupo sin riesgos presentes.
Al analizar la estructura de estos grupos, en cuanto a la relación entre determinantes y el riesgo asociado, se encontró
que el primer grupo de mayor riesgo con dos factores presentes (obesidad visceral y deterioro de la relación masa grasa/
masa magra), tuvo el valor más alto de la razón triglicéridos/
colesterol HDL (4,1), que corresponde a dislipidemia aterogénica. El segundo grupo de riesgo intermedio, con un factor
presente (sarcopenia) tuvo una razón triglicéridos/colesterol
HDL menor de 3,6; y en el tercer grupo de bajo riesgo sin factores presentes no se encontró dislipidemia aterogénica pues
tuvo un promedio de esta razón de 1,9 (Figura 1)
CONCLUSIONES
Por cuanto este estudio tuvo un diseño transversal, es decir, todas las variables se midieron una sola vez, al mismo
tiempo no se puede establecer causalidad, sólo asociación
entre variables. Al ser variables biológicas que tienen una
distribución cuasi normal se entiende que su variación es
debida a múltiples factores24; por esta razón se realizó el
análisis multivariable de conglomerados o clúster que permitió establecer la estructura de la asociación identificando
patrones de asociación claramente diferenciados para cada
conglomerado.
En este tipo de análisis se trata de establecer la mayor diferencia posible entre grupos; por lo tanto, no es necesario
establecer posteriormente si las diferencias son estadísticamente significativas o no25.
143
Rev Esp Nutr Hum Diet. 2015; 19(3): 140 - 145
Obesidad visceral, razón masa grasa/masa muscular y dislipidemia aterogénica: estudio transversal realizado en Riobamba, Ecuador
Figura 1. Estructura de la relación entre: Grasa Visceral, Masa grasa/Masa magra y Triglicéridos/Colesterol HDL por
conglomerados.
GRASA VISCERAL
Clúster 1
Clúster 2
Clúster 3
MASA GRASA / MASA MAGRA
TRIGLICÉRIDOS / COL HDL
Los valores de los ejes corresponden a los promedios de los puntajes estandarizados de cada variable y para cada
conglomerado o clúster de estudio según lo descrito.
La utilización de la razón triglicéridos/colesterol HDL con
un punto de corte de 3,0 permite, según muchos autores,
establecer que se trata de una dislipidemia aterogénica relacionada con resistencia a la insulina y asociada a un mayor
riesgo cardiovascular6,9,26.
Este estudio permitió observar que las personas con obesidad visceral y deterioro de la relación masa grasa/masa
magra (>1,5) presentaron el mayor grado de dislipidemia
aterogénica supuestamente asociada a resistencia a la insulina y mayor riesgo cardiovascular. El grupo que presentó sólo deterioro de la razón masa grasa/masa magra y no
obesidad visceral tuvo un menor riesgo y el tercer grupo sin
obesidad visceral ni deterioro de la razón masa grasa/masa
magra no presento riesgo. Confirmando de esta manera que
la dislipidemia aterogénica es un factor importante en pacientes que presentan obesidad visceral y el riesgo es mayor
cuando se une a un deterioro de la razón masa grasa/masa
magra.
Una de las limitaciones de este estudio es hacer referencia
de sarcopenia sin establecer puntos de corte y basados en
una disminución de la masa muscular con respecto a la
masa grasa. En estudios relacionados se utilizan diferentes formas de medir la sarcopenia, como por ejemplo el de
Tae Nyun Kim que usa el Skeletal Muscle Index (SMI) bajo
<2DS de una población de referencia27. Raquel Burrows
utiliza el Fat Free Mass Index con valores <25th percentil
ajustados por sexo como sarcopenia28 y Shinya Ishii utiliza
las recomendaciones del grupo de Trabajo Europeo sobre
Sarcopenia en edad adulta que define sarcopenia como la
disminución de la masa muscular y disminución de fuerza
muscular o performance físico29. Sin embargo, los estudios
de los autores citados relacionan a la sarcopenia y obesidad
visceral u obesidad como factores de riesgo cardiovascular y
encuentran una asociación importante de aumento de riesgo cardiovascular cuando se encuentran conjuntamente.
Al evaluar pacientes con obesidad, es importante no solamente determinar su masa corporal a través del BMI sino
también su grasa visceral y su relación con la masa muscular ya que en los programas de tratamiento se debe hacer
énfasis, como ya han demostrado muchos autores, en la
realización de ejercicio físico de resistencia que permite no
sólo mantener la masa muscular sino también aumentarla6.
144
Rev Esp Nutr Hum Diet. 2015; 19(3): 140 - 145
Obesidad visceral, razón masa grasa/masa muscular y dislipidemia aterogénica: estudio transversal realizado en Riobamba, Ecuador
En conclusión se puede decir que la obesidad visceral unida
a la disminución de la masa magra relativa o absoluta en
relación con la masa grasa representa un alto riesgo por
asociarse con dislipidemia aterogénica, resistencia a la insulina y riesgo cardiovascular.
CONFLICTO DE INTERESES
Los autores manifiestan que no existen conflictos de
intereses al redactar el manuscrito.
BIBLIOGRAFÍA
1.
Popkin BM. La transición Nutricional y el cambio mundial hacia
la obesidad. Diabetes Voice. 2014: 38-40.
2. Freire WV, Ramírez MJ, Belmont P, Mendieta MJ, Silva MK,
Romero N, et al. Resumen Ejecutivo Tomo 1 Encuesta Nacional
de Salud y Nutrición del Ecuador. ENSANUT-ECU 2011-2013
[Revista en Internet] 2013 [consulta: 16/03/2015]. Disponible
en:
http://instituciones.msp.gob.ec/images/Documentos/
varios/ENSANUT.pdf
3. Choi KM. Sarcopenia and sarcopenic obesity. Endocrinol Metab
(Seoul). 2013; 28(2): 86-9.
4. INEC. Anuario de estadistidisticas vitales: nacimientos y
defunciones. INEC. [Revista en Internet]. 2013 [consulta:
16/03/2015]. Disponible en: www.ecuadorencifras.gob.
ec/documentos/web-inec/Población_
y_Demografia/
Nacimientos_Defunciones/Publicaciones/Anuario_
Nacimientos_y_Defunciones_2013.pdf
5. Stenholm S, Harris TB, Rantanen T, Visser M, Kritchevsky
SB, Ferrucci L. Sarcopenic obesity: definition, cause and
consequences. Curr Opin Clin Nutr Metab Care. 2008; 11(6):
693-700.
6. Roig, J. Obesidad y pérdida de tejido adiposo “desterrando lo
aeróbico”. Revista electrónica de ciencias aplicada al deporte.
2014; 21(6): 1-4.
7. Buscemi J A. Sarcopenia, Sarcopenic Obesity and Insulin
Resistence. En: Buscemi S, Batsis J. editores. Medical
Complications of Type 2 Diabetes. Book edited by Collen
Croniger. Shangai; 2011. p . 235-56.
8. Goodpaster BH, Brown NF. Skeletal muscle lipid and its
association with insulin resistance: what is the role for
exercise? Exerc Sport Sci Rev. 2005; 33(3): 150-4.
9. Liao Y, Kwon S, Shaughnessy S, Wallace P, Hutto A, Jenkins AJ,
et al. Critical evaluation of adult treatment panel III criteria in
identifying insulin resistance with dyslipidemia. Diabetes Care.
2004; 27(4): 978-83.
10. Reaven GM. Insulin Resistence, Carciovascular Disease, and
the Metabolic Syndrome. Diabetes Care. 2004; 27(4): 1011-2.
11. Gaziano JM, Hennekens CH, O’Donnell CJ, Breslow JL, Buring
JE. Fasting triglycerides, high-density lipoprotein, and risk of
myocardial infarction. Circulation. 1997; 96(8): 2520-5.
12. Quijada Z, Paoli M, Zerpa Y, Camacho N, Cichetti R, Villarroel
V, et al. The triglyceride/HDL-cholesterol ratio as a marker
of cardiovascular risk in obese children; association with
traditional and emergent risk factors. Pediatr Diabetes. 2008;
9(5): 464-71.
13. Li C, Ford ES, Meng YX, Mokdad AH, Reaven GM. Does the
association of the triglyceride to high-density lipoprotein
cholesterol ratio with fasting serum insulin differ by race/
ethnicity? Cardiovasc Diabetol. 2008; 7: 4.
14. Hamrick MW, Herberg S, Arounleut P, He HZ, Shiver A, Qi RQ,
et al. The adipokine leptin increases skeletal muscle mass and
significantly alters skeletal muscle miRNA expression profile
in aged mice. Biochem Biophys Res Commun. 2010; 400(3):
379-83.
15. Lim S, Kim JH, Yoon JW, Kang SM, Choi SH, Park YJ, et al.
Sarcopenic obesity: prevalence and association with metabolic
syndrome in the Korean Longitudinal Study on Health and
Aging (KLoSHA). Diabetes Care. 2010; 33(7): 1652-4.
16. Murguía-Romero M, Jiménez-Flores JR, Sigrist-Flores SC,
Espinoza-Camacho MA, Jiménez-Morales M, Piña E, et al.
Plasma triglyceride/HDL-cholesterol ratio, insulin resistance,
and cardiometabolic risk in young adults. J Lipid Res. 2013;
54(10): 2795-9.
17. Cruz-Jentoft AJ, Baeyens JP, Bauer JM, Boirie Y, Cederholm T,
Landi F, et al. Sarcopenia: European consensus on definition
and diagnosis: Report of the European Working Group on
Sarcopenia in Older People. Age Ageing. 2010; 39(4): 412-23.
18. González-Chávez A, Simental-Mendía LE, Elizondo-Argueta S.
Elevated triglycerides/HDL-cholesterol ratio associated with
insulin resistance. Cir Cir. 2011; 79(2): 126-31.
19. de Giorgis T, Marcovecchio ML, Di Giovanni I, Giannini C,
Chiavaroli V, Chiarelli F, et al. Triglycerides-to-HDL ratio as a
new marker of endothelial dysfunction in obese prepubertal
children. Eur J Endocrinol. 2013; 170(2): 173-80.
20. Caballero R. Epidemiología de la dislipidemia aterogénica en
un área urbana de la ciudad de Barcelona. Clin Invest Aterioscl.
2014; 26 (1): 17-9.
21. Kim-Dorner SJ, Deuster PA, Zeno SA, Remaley AT, Poth M.
Should triglycerides and the triglycerides to high-density
lipoprotein cholesterol ratio be used as surrogates for insulin
resistance? Metabolism. 2010; 59(2): 299-304.
22. Gonzalez-Correa CH, Caicedo-Eraso JC, Villada-Gomez JS.
Bioelectrical impedance amalysis (BIA) for sarcopenic obesity
(SO) diagnosis in young female subjects. Journal of Physics.
2013: 1-4.
23. Tibshirani R, Walther G, Hastie T. Estimating the number of
clusters in a date set via the gap statistic. J R Statist Soc. 2001;
63(2): 411-23.
24. Motulsky H. Prism 5 Statistics Guide. GraphPad Software inc.
San Diego CA, www.graphpad.com.
25. De la Fuente S. Análisis conglomerados. Madrid. Universidad
Autónoma de Madrid; 1011 [acceso 13/02/2015].
Disponible en: http://www.fuenterrebollo.com/Economicas/
ECONOMETRIA/SEGMENTACION/CONGLOMERADOS/
conglomerados.pdf
26. Zoratti R. A review on ethnic differences in plasma triglycerides
and high-density-lipoprotein cholesterol: is the lipid pattern
the key factor for the low coronary heart disease rate in people
of African origin? Eur J Epidemiol. 1998; 14(1): 9-21.
27. Kim TN, Park MS, Ryu JY, Choi HY, Hong HC, Yoo HJ, et al.
Impact of visceral fat on skeletal muscle mass and vice versa
in a prospective cohort study: the Korean Sarcopenic Obesity
Study (KSOS). PLoS One. 2014; 9(12): e115407.
28. Burrows R, Correa-Burrows P, Reyes M, Blanco E, Albala
C, Gahagan S. High cardiometabolic risk in healthy Chilean
adolescents: associations with anthropometric, biological and
lifestyle factors. Public Health Nutr. 2015: 1-8.
29. Ishii S, Tanaka T, Akishita M, Ouchi Y, Tuji T, Iijima K; Kashiwa
study investigators. Metabolic syndrome, sarcopenia and role
of sex and age: cross-sectional analysis of Kashiwa cohort
study. PLoS One. 2014; 9(11): e112718.
145
Rev Esp Nutr Hum Diet. 2015; 19(3): 146 - 152
Freely available online
OPEN ACCESS
Revista Española de
Nutrición Humana y Dietética
Spanish Journal of Human Nutrition and Dietetics
www.renhyd.org
ORIGINAL
Prevalencia de hipotiroidismo y su asociación con factores de riesgo
cardiometabólicos en mujeres adultas argentinas
a,
b
a
a
a
Lorena Rosalía Belén *, Laura Maffei , Beatriz Alorda , Celeste Squillace , Maria Laura Rossi ,
a
a
Maria Laura Oliva , Maria Elena Torresani
a Universidad de Buenos Aires, Argentina.
b Fundación para la Investigación de Enfermedades Endocrino Metabólicas e Investigación Clínica Aplicada, Universidad de
Buenos Aires, Argentina.
* [email protected]
Recibido el 9 de Julio de 2015; aceptado el 20 de agosto de 2015.
Prevalencia de hipotiroidismo y su asociación con factores de riesgo cardiometabólicos en mujeres
adultas argentinas
PALABRAS CLAVE
Evaluación tiroidea;
Menopausia;
Estado nutricional;
Factores de riesgo
cardiometabólicos.
RESUMEN
Introducción: El hipotiroidismo se asocia con factores de riesgo cardiometabólicos (FRC) además de la edad y del sexo femenino. El principal objetivo fue conocer la prevalencia de hipotiroidismo y su asociación con FRC en mujeres adultas concurrentes a un Centro de Endocrinología de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, Argentina.
Material y Métodos: Diseño transversal y observacional en muestra no probabilística de 316
mujeres adultas (40 a 65 años), categorizadas en hipotiroideas controladas con tratamiento
farmacológico y eutiroideas. Variables: Se estudiaron los siguientes FRC: Índice Masa Corporal (IMC), <25kg/m2 y ≥25,0Kg/m2; circunferencia cintura (CC) ≤88cm y >88cm; etapa biológica (premenopausia y posmenopausia), tabaquismo, sedentarismo; perfil lipídico alterado
(ColT>200mg/dl; LDL-c>130mg/dl; Tg>150mg/dl; HDL-c<40mg/dl); HTA≥120/80mmHg y
glucemia basal aumentada >100mg/dl. Estadística con SPSS 15.0 estableciendo medidas de
tendencia central, ANOVA y OR con intervalos de confianza 95% (IC) y diferencia de proporciones con valor p<0,05.
Resultados: 46,2% hipotiroideas controladas y 53,8% eutiroideas; 64,2% posmenopáusicas;
68% con sobrepeso u obesidad y 45,2% con CC aumentada. La edad fue similar en ambos
grupos: 53,3 (DS=6,4) años hipotiroideas y 53,9 (DS=6,6) años eutiroideas. Sedentarismo fue
el FRC más prevalente en ambos grupos. Las hipotiroideas presentaron más riesgo de IMC
aumentado (OR=0,36 IC95%=0,21-0,59; p=0,0001) y CC alterada (OR=0,53 IC95%=0,34-0,84;
p=0,006) que las eutiroideas.
Conclusiones: La prevalencia de hipotiroidismo se presentó aproximadamente en la mitad de
la muestra. El estado nutricional alterado fue el único FRC asociado significativamente con el
hipotiroidismo.
Obra bajo Licencia Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional.
Más información: http://creativecommons.org/licenses/by-nc-sa/4.0/
DOI: 10.14306/renhyd.19.3.157
146
Rev Esp Nutr Hum Diet. 2015; 19(3): 146 - 152
Prevalencia de hipotiroidismo y su asociación con factores de riesgo cardiometabólicos en mujeres adultas argentinas
Prevalence in hypothyroid and its association with cardiometabolic risk factor argentine adult
women
KEYWORDS
Thyroid evaluation;
Menopause;
Nutritional
assessment;
Cardiometabolic risk
factors.
ABSTRACT
Introduction: It is known that hypothyroidism is associated with cardiometabolic risk factors
(CRF) as well as age, female gender. The main objective was determine the prevalence of
hypothyroidism and its association with cardiometabolic risk factors in adult women attending
the Foundation for Endocrine Metabolic Diseases Research of the Autonomous City of Buenos
Aires, Argentina.
Material and Methods: Cross-sectional and observational design. Probabilistic sample of
316 adult women (40-65 years), randomized into two groups: hypothyroid controlled with
pharmacological treatment and euthyroid. Variable: the following were studied CRF: body
mass index (BMI), normal <25kg/m2 and increased ≥25.0kg/m2; waist circumference (WC)
normal ≤88cm and increased >88cm; biological stage (premenopausal and postmenopausal),
smoking, sedentary lifestyle; altered lipid profile (TC>200mg/dl; LDL>130mg/dl; Tg>150mg/dl;
HDL-c<40mg/dl); HT≥120/80mmHg and increased fasting glucose >100mg/dl. Statistics with
SPSS 15.0 establishing measures of central tendency, ANOVA and OR with 95% confidence
intervals (CI) and difference of proportions with p<0.05.
Results: The 46.2% of the sample were women controlled hypothyroid and euthyroid 53.8%.
The 64.2% were postmenopausal, 68% overweight or obese and 45.2% with WC increased. Age
was similar in both groups: 53.3 (SD=6.4) years the hypothyroid and 53.9 (SD=6.6) years the
euthyroid. The inactivity was the CFR more prevalent in both groups. The hypothyroid women
had a significantly higher risk for BMI increased (OR=0.36; 95%CI=0.21-0.59; p=0.0001) and
WC altered (OR=0.53; 95%CI=0.34-0.84; p=0.006) with respect to the euthyroid women.
Conclusions: Found a prevalence of hypothyroidism in approximately half of the sample. The
altered nutritional status CRF was the only significantly associated with hypothyroidism.
C ITA
Belén LR, Maffei L, Alorda B, Squillace C, Rossi ML, Oliva ML, Torressani ME. Prevalencia de hipotiroidismo y su
asociación con factores de riesgo cardiometabólicos en mujeres adultas argentinas. Rev Esp Nutr Hum Diet.
2015; 19(3): 146 - 152. DOI: 10.14306/renhyd.19.3.157
sistema endocrino en diferentes etapas de la vida5, 6, 7.
INTRODUCCIÓN
Dentro de las disfunciones tiroideas el hipotiroidismo es altamente frecuente a nivel mundial, siendo de 4 a 5 veces
más prevalente en las mujeres y especialmente a medida
que se incrementa la edad1, 2. Se han encontrado cifras del
8 al 10% en mujeres a partir de los 40 años, afectando a
más del 12% de las mujeres mayores de 60 años; algunos
estudios señalan incluso que puede alcanzar cifras de hasta
el 30%3, 4.
Este aumento de prevalencia en las mujeres fue
relacionado con mayor susceptibilidad a alteraciones de la
autoinmunidad, variaciones fisiológicas y hormonales del
Si bien se desconoce el porqué de esta mayor susceptibilidad, se encontró asociación con las concentraciones de estrógenos y los cambios hormonales, siendo en consecuencia
la perimenopausia un período de mayor propensión8.
Los signos y síntomas del hipotiroidismo suelen ser difíciles
de diferenciar clínicamente de los presentes en el síndrome
del climaterio y el envejecimiento, por lo que se puede dificultar el diagnóstico de la enfermedad9, 10.
El hipotiroidismo se asocia con factores de riesgo cardiometabólicos como hipertensión arterial (HTA), dislipemia, inflamación sistémica y resistencia a la insulina (RI), siendo considerada esta disfunción tiroidea factor independiente para
el desarrollo de enfermedad cardiovascular11, 12, 13.
147
Rev Esp Nutr Hum Diet. 2015; 19(3): 146 - 152
Prevalencia de hipotiroidismo y su asociación con factores de riesgo cardiometabólicos en mujeres adultas argentinas
A su vez, en diferentes investigaciones se han reportado
tanto en situaciones de hipotiroidismo14, 15 como en la perimenopausia16, 17, 18 ganancia de peso y modificaciones en
la composición corporal a expensas de un aumento de la
masa grasa.
El objetivo de este estudio fue conocer la prevalencia de hipotiroidismo y su asociación con factores de riesgo cardiometabólicos en una muestra de mujeres adultas concurrentes a control nutricional.
MATERIAL Y MÉTODOS
Se llevó a cabo un diseño transversal y observacional sobre una muestra voluntaria por conveniencia de mujeres de
40 a 65 años no embarazadas ni con menopausia precoz
(antes de los 40 años), que concurrieron por primera vez
a la consulta nutricional de la Fundación para la Investigación de las Enfermedades Endocrino Metabólicas (FIEEM) e
Investigación Clínica Aplicada (ICA) en la Ciudad Autónoma
de Buenos Aires. Fueron categorizadas según el diagnóstico
de la evaluación tiroidea en hipotiroideas controladas con
tratamiento farmacológico y mujeres aparentemente sanas,
sin diagnóstico de hipotiroidismo en su historia clínica, excluyéndose aquellas mujeres donde no constaba este dato.
Se estudiaron las siguientes variables consideradas
factores de riesgo cardiometabólicos: estado nutricional,
medido a través del Índice de Masa Corporal (IMC), normal
<25kg/m2 o aumentado ≥25kg/m2; circunferencia de la
cintura (CC), normal ≤88cm o aumentada >88cm; perfil
lipídico alterado (ColT>200mg/dl; LDL>130mg/dl;
T g >1 5 0m g / d l; HDL< 4 0 m g/dl ); HTA≥120/80mmHg;
glucemia basal aumentada >100mg/dl; etapa biológica
(pre y posmenopausia), hábito tabáquico y sedentarismo.
Recolección de los datos y análisis estadístico
Se realizó medición directa de peso, talla y CC según técnicas estandarizadas. El peso se registró en kilogramos (kg),
pesando a la paciente en balanza tipo CAM, con precisión
de 0,1kg con el mínimo de ropa. La talla se midió en metros
(m), por medio de un tallímetro con una precisión de 0,01m,
con la paciente de pie en posición firme con la cabeza mantenida según el plano de Frankfort. Se relacionó el peso y la
talla a través del IMC y se consideró sobrepeso u obesidad a
valores iguales o superiores a 25,0kg/m2 19. Se midió la CC a
la altura recomendada por la OMS, en el punto medio entre
el reborde costal (la duodécima costilla) y la cresta ilíaca.
Los datos sobre la etapa biológica y actividad física se
obtuvieron por interrogación directa. Se clasificó en
premenopausia desde los 40 años de edad hasta el momento
de la menopausia. Y posmenopausia al período posterior a
la menopausia, hasta los 65 años de edad. La división de
estas dos etapas fue dada por la menopausia, considerando
a este momento según la Organización Mundial de la Salud
(OMS), como el cese definitivo de los ciclos menstruales
determinado retrospectivamente luego de 12 meses
consecutivos de amenorrea que no responda a otra causa
fisiológica o patológica20.
Se consideró sedentarismo a la falta de actividad física programada por lo menos 3 veces por semana 50 a 60 minutos cada vez, necesaria para alcanzar las recomendaciones
mundiales dadas por la OMS de un mínimo de 150 minutos
semanales de ejercicio aeróbico moderado21.
Los datos del perfil lipídico fueron obtenidos directamente
de la historia clínica correspondientes a un tiempo retrospectivo no mayor a 6 meses.
Para el análisis estadístico de los datos se empleó el paquete estadístico SPSS 15.0, estableciendo medidas de tendencia central, ANOVA para comparación de medias, OR con
intervalos de confianza (IC) al 95% de seguridad y x2 para
diferencia de proporciones. En todos los casos se trabajó con
nivel de significación <0,05.
Consideraciones éticas
Con el fin de salvaguardar los derechos, la seguridad y el
bienestar de las pacientes encuestadas, se sometió el proyecto a la evaluación del Comité de Revisión Institucional
(CRI) para su aprobación correspondiente antes de iniciar el
reclutamiento de la información.
RESULTADOS
La muestra quedó conformada por 316 mujeres (en la Tabla
1 se presenta la caracterización) de las cuales 146 (46,2%)
fueron hipotiroideas controladas con tratamiento farmacológico y 170 (53,8%) eutiroideas. El 64,2% se presentó en etapa
posmenopáusica, el 68% con sobrepeso u obesidad según el
IMC y el 45,2% con CC aumentada.
En el grupo de mujeres hipotiroideas la edad promedio fue
de 53,3 (DS=6,4) años, el IMC de 28,9 (DS=4,7) kg/m2 y la
CC de 90,4 (DS=10,8) cm. En el grupo de mujeres eutiroideas
los valores promedios respectivos fueron 53,9 (DS=6,6) años,
27,8 (DS=4,8) kg/m2 y 87,9 (DS=10,3) cm. Por comparación
de medias se observaron valores ligeramente superiores pero
148
Rev Esp Nutr Hum Diet. 2015; 19(3): 146 - 152
Prevalencia de hipotiroidismo y su asociación con factores de riesgo cardiometabólicos en mujeres adultas argentinas
Tabla 1. Caracterización de la muestra de mujeres adultas.
Fundación para la Investigación de las Enfermedades Endocrino Metabólicas.
Caracterización de la muestra
Hipotiroideas
(n: 146)
Eutiroideas
(n: 170)
Totales
(n: 316)
Etapa Biológica
Premenopáusicas
Posmenopáusicas
n
55
91
%
17,4
28,8
n
58
112
%
18,4
35,4
n
113
203
%
35,8
64,2
Estado Nutricional
IMC < 25 kg/m2
IMC ≥ 25 kg/m2
CC ≤ 88 cm
CC >88 cm
30
116
68
78
9,5
36,7
21,5
24,6
71
99
105
65
22,5
31,3
33,3
20,6
101
215
173
143
32,0
68,0
54,8
45,2
Gráfico 1. Evaluación tiroidea y estado nutricional en mujeres adultas .
Hipotiroideas
Eutiroideas
IMC ≥ 25 Kg/m2
IMC: Índice de Masa Corporal; CC > 88 cm
CC: Circunferencia de Cintura. significativos del IMC (p=0,04) y de la CC (p=0,03) en el grupo
de hipotiroideas respecto de las eutiroideas (Tabla 2).
Según se muestra en la Tabla 3, el sedentarismo fue el factor
de riesgo cardiometabólico más prevalente en ambos grupos
de mujeres estudiadas (84,9% en las hipotiroideas y 80,6%
en las eutiroideas).
Fuente del gráfico: Tabla N° 1
Las mujeres hipotiroideas presentaron 0,36 veces más riesgo
(IC95%:0,21-0,59) de sobrepeso u obesidad (p:0,0001) y 0,53
veces más riesgo (IC95%:0,34-0,84) de tener la CC aumentada (p:0,006) respecto a las mujeres eutiroideas. Los demás
factores de riesgo cardiometabólicos estudiados no se asociaron con el estado tiroideo (Tabla 3).
149
Rev Esp Nutr Hum Diet. 2015; 19(3): 146 - 152
Prevalencia de hipotiroidismo y su asociación con factores de riesgo cardiometabólicos en mujeres adultas argentinas
DISCUSIÓN
La mayoría de los estudios reportan que la incidencia tanto
de hipotiroidismo franco como subclínico, se incrementa a
medida que el individuo se aproxima a la quinta década de
vida. Se registra mayor prevalencia en mujeres, especialmente en las edades comprendidas entre 65 y 79 años de
edad22, 23, 24.
La pandemia de la obesidad a nivel mundial ha impulsado
un nuevo interés en la relación entre las hormonas tiroideas
y el peso corporal25. La disfunción tiroidea presenta una relación bien establecida con el peso corporal, registrándose frecuentemente correlación entre los niveles de TSH y el IMC 26.
Aunque es bien sabido que las hormonas tiroideas juegan
un papel clave en la regulación de la homeostasis de la
energía27, aún no existen fuertes evidencias sobre la identificación de los mecanismos por los que la obesidad puede
alterar el eje hipotalámico pituitario-tiroideo (HPT). Una de
las hipótesis que explican el efecto directo de la TSH está
dada porque su receptor se expresa en el tejido adiposo28.
Tabla 2. Valoración antropométrica de la muestra - Valores medios y desvíos.
Fundación para la Investigación de las Enfermedades Endocrino Metabólicas.
Valoración medios
Edad (años)
IMC (kg/m2)
CC (cm)
x: media Hipotiroideas
(n: 146)
x
53,3
28,9
90,4
Eutiroideas
(n: 170)
x
53,9
27,8
87,9
DE
6,4
4,7
10,8
DE: desvío estándar
DE
6,6
4,8
10,3
Diferencia
de medias
p
0,41
0,04
0,03
p: significativa < 0,05
Tabla 3. Prevalencia de factores de riesgo cardiometabólicos en mujeres adultas según el estado tiroideo.
Fundación para la Investigación de las Enfermedades Endocrino Metabólicas
Factores de Riesgo
Cardiometabólicos
IMC ≥ 25,0 kg/m2
CC > 88 cm
Posmenopausia
Hábito tabáquico
Sedentarismo
Col T > 200 mg/dl
LDL > 130 mg/dl
HDL < 40 mg/dl
TG > 150 mg/dl
TA ≥120/80 mmHg
GL > 100 mg/dl
OR: Odds Rattio
Hipotiroideas
(n: 146)
n
116
78
91
16
124
108
76
5
39
58
48
%
79,4
53,4
62,3
10,9
84,9
73,9
52,0
3,4
26,7
39,7
32,9
Eutiroideas
(n: 170)
n
99
65
112
20
137
112
97
6
44
56
42
%
58,2
38,2
65,9
11,8
80,6
65,9
57,1
3,5
25,9
32,9
24,7
OR
IC95%
X2
P
0,36
0,53
1,16
1,08
0,73
0,67
1,22
1,03
0,95
0,74
0,66
0,21-0,59
0,34-0,84
0,73-1,85
0,53-2,,17
0,40-1,33
0,41-1,10
0,78-1,90
0,30-3,45
0,57-1,58
0,47-1,18
0,41-1,09
16,25
7,31
0,43
0,05
1,03
2,43
0,79
0,002
0,02
1,57
2,57
0,0001
0,006
0,51
0,82
0,31
0,11
0,37
0,95
0,86
0,21
0,10
IC95%: Intervalo de confianza al 95% de seguridad
x2: Chi cuadrado
p: significativa < 0,05
150
Rev Esp Nutr Hum Diet. 2015; 19(3): 146 - 152
Prevalencia de hipotiroidismo y su asociación con factores de riesgo cardiometabólicos en mujeres adultas argentinas
Son varios los grupos de investigación que han informado
asociación entre el aumento de las concentraciones de TSH y
valores elevados de circunferencia de la cintura y el IMC29, 30.
En una cohorte de 201 mujeres italianas entre 18 y 68 años
de edad, el aumento de los niveles de TSH se asoció con el
IMC y la circunferencia de la cintura, independientemente
de otros parámetros metabólicos. Los autores postulan a
la progresiva acumulación de grasa central posiblemente
como un fenómeno termogénico de adaptación31.
Sin embargo, en trabajos como el de Westerink y Col. se vio
que el aumento de los niveles plasmáticos de TSH dentro
del rango normal, se asocia con adiposidad visceral en los
pacientes con enfermedad vascular manifiesta por encima
de la edad de 66 años, no encontrándose asociación entre
los niveles plasmáticos de TSH y el peso corporal o el IMC32.
En nuestra investigación las mujeres hipotiroideas presentaron significativamente valores mayores de IMC y de CC
respecto de las mujeres eutiroideas. A su vez, fue mayor la
prevalencia de sobrepeso u obesidad y de CC alterada en el
grupo de mujeres hipotiroideas.
En nuestra muestra no fue analizado el valor de TSH. Si bien
todas las mujeres hipotiroideas estaban controladas con
tratamiento hormonal sustitutivo, podría esto representar
una limitación en el trabajo a la hora de poder comparar
con otros estudios. Por otro lado, tampoco se controló en la
muestra el uso de terapia de reemplazo hormonal (TRH). Se
ha informado que en pacientes menopáusicas con hipotiroidismo que reciben terapia hormonal sustitutiva, se generan
cambios en la concentración de tiroxina libre y TSH33.
A pesar de que recientes estudios concluyen que el hipotiroidismo se asocia con aterosclerosis y enfermedad arterial
coronaria11,12,13, en nuestro trabajo no se observó asociación
con los demás factores de riesgo cardiovascular estudiados.
Por último, si bien en general la disfunción tiroidea es más
prevalente en individuos obesos, se necesitan más estudios
para evaluar la relación causa-efecto entre la obesidad y
el hipotiroidismo34. Dado que existen investigaciones que
sugieren modificaciones en el peso corporal con modestos
incrementos de valores de TSH dentro de los rangos de
referencia25, se sugiere continuar la línea de investigación
incluyendo mayor número de pacientes e incorporar en el
análisis los valores de las hormonas tiroideas. Identificar
cambios tempranos en la función tiroidea, como un
factor de riesgo para el aumento de peso, podría ayudar
a la prevención y tratamiento oportuno del sobrepeso u
obesidad.
CONCLUSIONES
Aproximadamente la mitad de las mujeres estudiadas presentan hipotiroidismo, controlado con tratamiento farmacológico.
No se observó diferencias de edad entre las mujeres hipotiroideas y las eutiroideas, ni aumento de prevalencia de hipotiroidismo en la posmenopausia.
Independientemente del estado tiroideo, el sedentarismo
fue el factor de riesgo cardiometabólico más prevalente.
En las mujeres hipotiroideas fue significativamente mayor el
riesgo de sobrepeso u obesidad y circunferencia de cintura
alterada, así como los valores medios hallados de ambos
parámetros antropométricos.
No hubo asociación entre los demás factores de riesgo
cardiometabólicos estudiados y el estado tiroideo.
CONFLICTO DE INTERESES
Los autores manifiestan no presentar ningún conflicto de
interés que haya afectado el informe final del presente
trabajo.
BIBLIOGRAFÍA
1.
2.
3.
4.
5.
6.
7.
Habra M, Sarlis NJ. Thyroid and aging. Rev Endocr Metab
Disord. 2005; 6(2): 145-54.
Hunter I, Greene SA, MacDonald TM, Morris AD. Prevalence
and aetiology of hypothyroidism in the young. Arch Dis Chile.
2000; 83(3): 207-10.
Zárate A, Saucedo R, Basurto L, Hernández-Valencia M.
Principales problemas de salud en la mujer adulta. Acta Med
Gpo Ang. 2006; 4: 57-60.
Sender Palacio MJ, Vernet Vernet M, Pérez Lopez S, Faro
Colomés M, Rojas Blanc M, Pallisa Gabril L. Enfermedad
funcional tiroidea en la población de edad avanzada. Aten
Primaria. 2004; 34(4): 192-7.
Gaches F, Delaire L, Nadalon S, Loustaud-Ratt V, Vidal E.
Frequency of autoimmune diseases in 218 patients with
autoimmune thyroid pathologies. Rev Med Interne. 1998; 19:
173-9.
Weetman AP. Autoimmune thyroiditis: predisposition and
pathogenesis. Clin Endocrinol (Oxf). 1992; 36(4): 307-23.
Zárate A, Basurto L, Saucedo R y Hernandez Valencia M.
Enfermedad tiroidea: un tema de revisión constante por el
151
Rev Esp Nutr Hum Diet. 2015; 19(3): 146 - 152
Prevalencia de hipotiroidismo y su asociación con factores de riesgo cardiometabólicos en mujeres adultas argentinas
8.
9.
10.
11.
12.
13.
14.
15.
16.
17.
18.
19.
20.
21.
ginecólogo, por su frecuencia en las mujeres. Ginecol Obstet
Mex. 2009; 77: 96-102.
Hernandez Valencia M, Córdova Pérez N, Zárate A, Basurto L,
Manuel Apolinar L, Ruiz M y Col. Modificación de la agudización
de los síntomas de la menopausia e hipotiroidismo. Ginec
Obstet Mex. 2008; 76(10): 571-5.
Schindler AE. Thyroid function and postmenopause. Gynecol
Endocrinol. 2003; 17(1): 79-85.
Zárate A, Basurto L, Hernández-Valencia M. Los trastornos
tiroideos en la mujer. Ginecol Obstet Mex. 2001; 69: 200-5.
Völzke H, Schwahn C, Wallaschofski H, Dörr M. Review:
The association of thyroid dysfunction with all-cause and
circulatory mortality: is there a causal relationship? J Clin
Endocrinol Metab. 2007; 92(7): 2421-9.
Razvi S, Shakoor A, Vanderpump M, Weaver JU, Pearce SH.
The influence of age on the relationship between subclinical
hypothyroidism and ischemic heart disease: a metaanalysis. J
Clin Endocrinol Metab. 2008; 93(8): 2998-3007.
Kim SK, Kim SH, Park KS, Park SW, Cho YW. Regression
of the increased common carotid artery-intima media
thickness in subclinical hypothyroidism after thyroid hormone
replacement. Endocr J. 2009; 56(6): 753-8.
Wolf M, Weigert A, Kreymann G: Body composition and energy
expenditure in thyroidectomized patients during shortterm hypothyroidism and thyrotropinsuppressive thyroxine
therapy. Eur J Endocrinol. 1996; 134: 168-73.
Seppel T, Kosel A, Schlaghecke R. Bioelectrical impedance
assessment of body composition in thyroid disease. Eur J
Endocrinol. 1997; 136(5): 493-8.
Torresani ME, Oliva ML, Echevarría C, Rossi ML, Maffei L. Perfil
Antropométrico de Mujeres Perimenopáusicas. Rev Esp Nutr
Comunitaria. 2007; 13(1): 6-10.
Pavon de Paz C, Alameda H y Roldan JO. Obesidad y
Menopausia. Nutr Hosp. 2006; 21(6): 633-7.
Torresani ME, Oliva ML, Echevarría C, Rossi ML, Maffei L.
Factores predictores de la ganancia de peso corporal a partir
de la menopausia. En prensa.
(US) NOEIEP on the I Evaluation, and Treatment of Obesity in
Adults. Clinical Guidelines on the Identification, Evaluation,
and Treatment of Overweight and Obesity in Adults. National
Heart, Lung, and Blood Institute; 1998.
World Health Organization. Report of a WHO Scientific
Group: Research on the Menopause in the 1990’s. Geneva,
Switzerland: World Health Organization. WHO Technical report
Series 866; 1996.
World Health Organization (WHO). The Health Benefits of
Physical Activity in Developing Countries; Geneva: WHO; 2005.
22. Weetman AP. Hypothyroidism: screening and subclinical
disease. BMJ. 1997; 314(7088): 1175-8.
23. Karlin NJ, Weintraub N, Chopra IJ. Current controversies
in endocrinology: screening of asymptomatic elderly for
subclinical hypothyroidism. J Am Med Dir Assoc. 2004; 5(5):
333-6.
24. Biondi B, Cooper DS. The clinical significance of subclinical
thyroid dysfunction. Endocr Rev. 2008; 29(1): 76-131.
25. Reinehr T. Obesity and thyroid function. Mol Cell Endocrinol.
2010; 316(2): 165-71.
26. Iacobellis G, Ribaudo MC, Zappaterreno A, Iannucci CV,
Leonetti F. Relationship of thyroid function with body mass
index, leptin, insulin sensitivity and adiponectin in euthyroid
obese women. Clin Endocrinol (Oxf). 2005; 62(4): 487-91.
27. Yen PM. Physiological and molecular basis of thyroid hormone
action. Physiol Rev. 2001; 81(3): 1097-142.
28. Peeters RP, van der Deure WM, van den Beld AW, van Toor H,
Lamberts SW, Janssen JA, et al. The Asp727Glu polymorphism
in the TSH receptor is associated with insulin resistance in
healthy elderly men. Clin Endocrinol (Oxf). 2007; 66(6): 80815.
29. Fox CS, Pencina MJ, D’Agostino RB, Murabito JM, Seely EW,
Pearce EN, et al. Relations of thyroid function to body weight:
cross-sectional and longitudinal observations in a communitybased sample. Arch Intern Med. 2008; 168(6): 587-92.
30. Waterhouse DF, McLaughlin AM, Walsh CD, Sheehan F, O’Shea
D. An examination of the relationship between normal range
thyrotropin and cardiovascular risk parameters: a study in
healthy women. Thyroid. 2007; 17(3): 243-8.
31. De Pergola G, Ciampolillo A, Paolotti S, Trerotoli P, Giorgino
R. Free triiodothyronine and thyroid stimulating hormone are
directly associated with waist circumference, independently of
insulin resistance, metabolic parameters and blood pressure
in overweight and obese women. Clin Endocrinol (Oxf). 2007;
67(2): 265-9.
32. Westerink J, van der Graaf Y, Faber DR, Visseren FL; SMART
study group. The relation between thyroid-stimulating
hormone and measures of adiposity in patients with manifest
vascular disease. Eur J Clin Invest. 2011; 41(2): 159-66.
33. Pines A, Dotan I, Tabori U, Villa Y, Mijatovic V, Levo Y, Ayalon
D. L-thyroxine prevents the bone-conserving effect of HRT in
postmenopausal women with subclinical hypothyroidism.
Gynecol Endocrinol. 1999; 13(3): 196-201.
34. Verma A, Jayaraman M, Kumar HK, Modi KD. Hypothyroidism
and obesity. Cause or effect? Saudi Med J. 2008; 29(8): 1135-8.
152
Rev Esp Nutr Hum Diet. 2015; 19(3): 153 - 159
Freely available online
OPEN ACCESS
Revista Española de
Nutrición Humana y Dietética
Spanish Journal of Human Nutrition and Dietetics
www.renhyd.org
ORIGINAL
Caracterización morfológica y contenido de almidón resistente y disponible en
bananos (Musa sapientum) exportables del Ecuador
a,
Edison Omar Martínez-Mora *
a Universidad de Machala, El Oro, Ecuador
*[email protected]
Recibido el 8 de junio de 2015; aceptado el 14 de julio de 2015.
Caracterización morfológica y contenido de almidón resistente y disponible en bananos
(Musa sapientum) exportables del Ecuador
PALABRAS CLAVE
Banano;
Almidón resistente;
Almidón digestible.
RESUMEN
Introducción: La investigación tuvo como objetivo fundamental, la caracterización morfológica
del almidón nativo de banano (Musa sapientum), contenido en almidón resistente (AR) y disponible (AD), de las variedades de banano de exportación: Cavendish (AC), Filipino (AF), Orito (AO)
y Valery (AV).
Material y Métodos: Se determinó tamaño y forma del gránulo de almidón a través de microscopia electrónica de barrido. La cuantificación del AR por medición de su fracción no hidrolizada, luego de un ataque de pepsina, y para la fracción del AD un ataque de amilasa pancreática
a la fracción no hidrolizada. Se midió la absorbancia de las dos soluciones de AR y AD a 510nm
contra el blanco del reactivo.
Resultados: El tamaño de los gránulos de almidón de: AF, AV y AC fueron en promedio 28μm y
para el AO, de 35μm aproximadamente. La forma que predominó fue la oval esférica. El contenido de AR y AD estuvo en el rango de 49 a 58,5% y de 41 a 50%, respectivamente.
Conclusiones: El almidón resistente, análogo de la fibra y útil en la nutrición humana, se
presentó en valores importantes en las muestras de las diferentes variedades de banano exportable del Ecuador, alrededor del 54%. Según los resultados, el almidón de banano de las
variedades estudiadas puede ser incorporado en la elaboración de alimentos que demanden
características funcionales, principalmente por su alto contenido en almidón resistente.
Obra bajo Licencia Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional.
Más información: http://creativecommons.org/licenses/by-nc-sa/4.0/
DOI: 10.14306/renhyd.19.3.161
153
Rev Esp Nutr Hum Diet. 2015; 19(3): 153 - 159
Caracterización morfológica y contenido de almidón resistente y disponible en bananos (Musa sapientum) exportables del Ecuador
Morphological and content of resistant starch and available in banana
(Musa sapientum) export of Ecuador
KEYWORDS
Banana;
Resistant starch;
Digestible starch.
ABSTRACT
Introduction: The research was fundamental objective, the morphological characterization of
native starch banana (Musa sapientum), resistant starch content (AR) and available (AD), the
export banana varieties: Cavendish (AC), Filipino (AF), Orito (AO) and Valery (AV).
Material and Methods: Size and shape of the starch granule was determined by scanning electron
microscopy. The quantification of AR by measuring its non-hydrolyzed fraction after an attack by
pepsin, and for the fraction of AD pancreatic amylase attack on the non-hydrolyzed fraction.
The absorbance of the two solutions of AR and AD to 510nm against the reagent blank was
measured.
Results: The size of the starch granules: AF, AV and AC were on average 28μm and the AO, of
approximately 35μm. The predominant form was the oval ball. The contents of AR and AD ranged
from 49 to 58.5% and from 41 to 50% respectively.
Conclusions: The resistant starch, fiber and analogue useful in human nutrition, appeared in
important values in samples of different varieties of exportable bananas from Ecuador, about
54%. According to the results, the banana starch varieties analized, can be incorporated into food
processing demanding functional characteristics, mainly because of its high content of resistant
starch.
C ITA
Martínez-Mora EO. Caracterización morfológica y contenido de almidón resistente y disponible en bananos
(Musa sapientum) exportables del Ecuador. Rev Esp Nutr Hum Diet. 2015; 19(3): 153 - 159. DOI: 10.14306/
renhyd.19.3.161
INTRODUCCIÓN
La necesidad del aprovechamiento integral de los recursos
existentes en cada región conduce al estudio exhaustivo de
los mismos, como es el caso particular del banano (Musa
sapientum). Ecuador es uno de los mayores productores y
exportadores de banano a nivel mundial1. Trabajos de investigación han reportado que el banano tiene un elevado
potencial de utilización, debido a su alto contenido de almidón y aceptables niveles de proteína2,3. Estructuralmente, el
almidón está constituido de dos polisacáridos, la amilosa y
la amilopectina. La amilosa es un polímero lineal de unidades de glucosa, unidas por enlaces α[1-4], en el cual algunos
enlaces α[1-6] pueden estar presentes. Esta molécula no es
soluble en agua, pero puede formar micelas hidratadas por
su capacidad para enlazar moléculas vecinas por puentes de
hidrógeno y generar una estructura helicoidal que es capaz
de desarrollar un color azul por la formación de un complejo
con el yodo4; mientras que la amilopectina es un polímero
ramificado de unidades de glucosa unidas de 94 a 96% por
enlaces α[1-4] y de 4 a 6% con uniones α[1-6]. Dichas ramificaciones se localizan, aproximadamente, entre 15 a 25 unidades de glucosa. La amilopectina es parcialmente soluble
en agua caliente y en presencia de yodo produce un color
rojizo violeta5.
Desde el aspecto nutricional, el almidón se divide en dos
fracciones, almidón digestible (AD) y almidón resistente
(AR), este último de mayor interés por ser considerado como
análogo de fibra6. El AR se puede definir como la cantidad
total de almidón y de sus productos de degradación, resistentes a la digestión en el intestino delgado de individuos
sanos7.
154
Rev Esp Nutr Hum Diet. 2015; 19(3): 153 - 159
Caracterización morfológica y contenido de almidón resistente y disponible en bananos (Musa sapientum) exportables del Ecuador
El presente trabajo tuvo como objetivo fundamental determinar la morfología del gránulo de almidón nativo de banano (Musa sapientum), fracción resistente y digestible, y su
potencial incorporación en la elaboración de alimentos que
demanden de características funcionales. Las variedades de
banano de exportación estudiadas fueron: Cavendish (AC),
Filipino (AF), Orito (AO) y Valery (AV).
MATERIAL Y MÉTODOS
La determinación de las características morfológicas del
gránulo de almidón, se realizó en el laboratorio de Nutrición
de la Universidad Autónoma del Estado de Hidalgo, México,
en el período enero–febrero 2015. El contenido en AR y AD
del almidón nativo de banano (Musa sapientum) exportable
del Ecuador se cuantificó en los laboratorios de la Unidad de
Ciencias Químicas y la Salud, de la Universidad Técnica de
Machala, Ecuador, en el período febrero–abril 2015.
Tamaño y forma de los gránulos de almidón
Para evaluar la forma y tamaño del gránulo de almidón nativo de banano (Musa sapientum) inmaduro se utilizó un microscopio electrónico de barrido de alto vacío, con alcance
de 300000 magnificaciones, resolución de 30Kv, equipo con
un detector de energía dispersiva de rayos X.
Determinación de AR y AD
Descripción del método: Las muestras se incuban en baño
de agua sacudiendo con α-amilasa pancreática y amiloglucosidasa (AMG) por 16 horas a 37ºC; durante el proceso el
almidón no resistente es solubilizado e hidrolizado a D-glucosa por la acción combinada de las dos enzimas. La reacción es terminada por la adición de un volumen igual de etanol o alcohol industrial (IMS, etanol desnaturalizado) y el AR
se recupera como en el residido de centrifugación. Después
esto se lava dos veces por suspensión acuosa IMS o etanol
(50% v/v), seguido de centrifugación. Se extrae líquido libre
por decantación. AR en el residuo precipitado se disuelven
en 2M KOH agitando vigorosamente en un baño de agua
helada sobre un agitador magnético.
Esta solución se neutraliza con tampón de acetato y el almidón se hidroliza cuantitativamente a glucosa con AMG. Dglucosa se mide con el reactivo de glucosa oxidasa/peroxidasa (GOPOD), y ésta es una medida de contenido de AR en
la muestra. El AD se determina por juntar el sobrenadante
original y los lavados, ajustar el volumen a 100mL y medir
el contenido de D-glucosa con GOPOD. La cuantificación del
almidón resistente se hizo por medición de la fracción no hidrolizada, con un ataque de pepsina, simulando condiciones
estomacales y luego sometiendo esta fracción al ataque de
la amilasa pancreática8. El almidón digestible a través de un
ataque amilolítico9 y almidón total como la suma del almidón digestible y resistente.
Aplicabilidad y precisión: El método es aplicable a muestras
que contengan más de 2% m/m de AR. Con dichas muestras, se obtienen rutinariamente los errores estándar de
±5%. Se obtienen mayores errores para muestras con AR
contenidos <2% m/m.
Obtención de muestra de almidón: El almidón se obtuvo del
banano inmaduro (Musa sapientum) de las variedades Filipino, Valery, Cavendish y Orito, los cuales fueron proporcionados por el programa bananero de la Universidad Técnica de
Machala, El Oro (Ecuador). Los cultivares fueron cosechados
en temporada seca, a 4m sobre el nivel del mar, una humedad relativa de 75% y temperatura promedio de 28ºC. El
método de obtención de almidón3 consistió en pesar lotes
entre 100 y 150kg del fruto, se separó la cáscara y se cortaron rodajas de 1cm. Después, el fruto se colocó dentro de un
contenedor con ácido cítrico al 0,3%. Se realizó una molienda en húmedo, se cribó sucesivamente en mallas de: 0,841;
0,420; 0,149 y 0,074mm. En cada malla, el residuo se lavó
hasta que el líquido de salida no tuviera residuo aparente
de almidón. La suspensión obtenida se separó por precipitación del almidón; luego de decantado se secó por medio
de una estufa entre 48 y 50ºC durante 48h y finalmente se
pulverizó el almidón en un molino de martillo. El contenido
de humedad del almidón se determinó por AOAC, método
925.1010.
Hidrólisis y solubilización del AD: Consistió en: i) pesar
exactamente una muestra de 105mg de almidón de banano
directamente en un tubo de tapón de rosca (tubo de cultivo
Corning; 16x125mm); ii) añadir 4,0mL de α-amilasa pancreática (10mg/mL) que contiene AMG (3U/mL); iii) tapar los
tubos firmemente, mezclar en un vórtex y adjuntarlos horizontalmente en un baño de agua con agitación y alinear en
la dirección del movimiento; iv) incubar los tubos a 37°C con
agitación continua (200 golpes/min), exactamente durante
16h; v) retirar los tubos del baño y quitar el exceso de agua
superficial con toalla de papel; vi) retirar los tapones de tubo
y tratar los contenidos con 4,0mL de etanol (99%v/v) o IMS
(99%v/v) con agitación vigorosa en un vórtex; vii) centrifugar los tubos a 3000rpm aproximadamente, durante 10min
(sin tapa); viii) decantar cuidadosamente el sobrenadante y
resuspender el pellet en 2mL de etanol al 50% o el 50% IMS
con agitación vigorosa en un vórtex; ix) añadir otros 6mL
de 50% IMS, mezclar los tubos y centrifugar nuevamente
a 3000rpm durante 10min; x) decantar el sobrenadante y
repetir una vez más este paso suspensión y centrifugación;
y xi) decantar el sobrenadante e invertir los tubos sobre un
papel absorbente para drenar el exceso de líquido.
155
Rev Esp Nutr Hum Diet. 2015; 19(3): 153 - 159
Caracterización morfológica y contenido de almidón resistente y disponible en bananos (Musa sapientum) exportables del Ecuador
Medición del AR: Consistió en añadir un agitador magnético
y 2mL de 2M KOH a cada tubo con los resuspendidos pellets
(para disolver el AR removiendo durante aproximadamente
20min en un baño de hielo/agua mediante el agitador magnético). Se añadieron 8mL de tampón de acetato de sodio de 1,2M
(pH 3,8) a cada tubo con el agitador magnético. Inmediatamente se añadió 0,1mL de AMG (solución 1; 3300 U/mL), mezclando bien y colocando los tubos en un baño de agua a 50°C.
Seguidamente se incubaron los tubos, durante 30min, con
la mezcla intermitente en un vórtex. Se transfirió el contenido
del tubo cuantitativamente a un matraz aforado de 100 mL.
A continuación, se ajustó a 100mL con agua destilada y se
mezcló bien para pasar a centrifugar una parte alícuota de
la solución a 3000rpm durante 10min. Inmediatamente se
transfirieron alícuotas de 0,1mL (por duplicado) del diluido
en tubos de ensayo de vidrio (16x100mm); se añaden 3,0mL
de reactivo de GOPOD y se incuba a 50°C durante 20min.
Por último se mide la absorbancia de la solución a 510nm
contra el blanco del reactivo.
aforado de 100mL. Se mezcla bien y se incuban alícuotas de
0,1mL de esta solución (por duplicado) con 10μL de la solución diluida de AMG (300U/mL) en 100mM sodio maleato de
tampón (pH 6,0 durante 20min a 50°C.). Se añaden 3,0mL
de reactivo de GOPOD y se incuban los tubos por un adicional de 20min a 50°C. Por último se mide la absorbancia a
510nm contra un blanco del reactivo y se calcula el contenido de almidón no resistente. El contenido de almidón total
es la suma de almidón resistente y el almidón digestible.
Medición del AD: Se debe combinar las soluciones sobrenadantes obtenidas por centrifugación de la incubación inicial
con los sobrenadantes obtenidos de los siguientes 2 lavados
etanol de 50% (hidrólisis del AD). Se ajusta el volumen con
tampón de acetato de sodio 100mM (pH 4,5) en un matraz
Los gránulos de almidón de las diferentes variedades de banano presentaron una superficie lisa, de forma ovoide y en
algunos casos redondos (Figura 1). El tamaño de los almidones de AF, AV y AC fueron en promedio 28μm y para el AO,
de 35μm, aproximadamente (Tabla 1).
Los resultados fueron procesados utilizando el paquete estadístico SPSS versión 19.0. Se calculó el análisis de
varianza y prueba post hoc por el método de Tukey. Todas
las corridas experimentales fueron realizadas por triplicado,
señalando los valores de significancia p≤0,05 (X/DS, n=3).
RESULTADOS
Figura 1. Microfotografía de los gránulos de almidón de banano inmaduro (Musa sapientum) de las cuatro variedades
seleccionadas.
Cavendish
Filipino
Valery
Orito
156
Rev Esp Nutr Hum Diet. 2015; 19(3): 153 - 159
Caracterización morfológica y contenido de almidón resistente y disponible en bananos (Musa sapientum) exportables del Ecuador
Tabla 1. Tamaño promedio y forma de los gránulos de almidón de banano.
Muestra
Tamaño (μm)*
Forma
AF
25,1a
(1,8)
Oval - esférico
AV
30,2a
(2,4)
Oval - esférico
AC
25,1a
(0,7)
Oval - esférico
AO
35,1a
(3,0)
Oval - esférico
* μm micrómetros x 2000 aproximaciones.
AF: almidón de banano variedad Filipino; AC: almidón de banano variedad Cavendish; AO: almidón de banano variedad Orito;
AV: almidón de banano variedad Valery.
Los valores informados corresponden a la media y la desviación estándar (n=3).
Valores medios en la misma columna con letra distinta son significativamente diferentes (p <0,05).
La Tabla 2 muestra que en todos los almidones nativos estudiados su contenido en almidón resistente y digestible
estuvo en los rangos de 49,33 a 58,57% y de 41 a 50%, respectivamente.
Tabla 2. Contenido de almidón resistente y digestible.
Variedad Almidón resistente
Almidón digestible
AF
56,84a
(1,78)
43,16b
(3,13)
AV
58,57a
(3,94)
41,43b
(3,56)
AC
49,33b
(2,07)
50,67a
(4,34)
AO
52,81b
(2,66)
47,19a
(3,31)
AF: almidón de banano variedad Filipino; AC: almidón de banano variedad Cavendish; AO: almidón de banano variedad Orito;
AV: almidón de banano variedad Valery.
Los valores informados corresponden a la media y la desviación estándar (n=3).
Valores medios en la misma columna con letra distinta son significativamente diferentes (p<0,05).
157
Rev Esp Nutr Hum Diet. 2015; 19(3): 153 - 159
Caracterización morfológica y contenido de almidón resistente y disponible en bananos (Musa sapientum) exportables del Ecuador
DISCUSIÓN Y CONCLUSIONES
Las características morfológicas de los almidones de diferentes orígenes varían con el genotipo y las prácticas de cultivo. La variación en el tamaño y la forma de los gránulos es
atribuida al origen biológico11 y es común su empleo para su
identificación.
Como se aprecia en la Figura 1, la forma de los gránulos de
almidón en todos los casos fue similar, con predominio de la
forma ovalada y superficie alisada. No obstante, existieron
ciertas diferencias en cuanto a las dimensiones: la variedad
Cavendish presentó gránulos homogéneos de menor tamaño; de manera similar ocurrió con la variedad Filipino; mientras que las variedades Orito y Valery presentaron gránulos
de mayor tamaño, sin embargo existió presencia de gránulos pequeños, mostrando mayor variabilidad. Al comparar
con otras fuentes de almidón, los tamaños de estas variedades se encuentran en el mismo intervalo que el almidón de
trigo12, de 22 a 55µm. Esta condición favorecerá la homogeneidad granular de las harinas compuestas, que con estos
almidones se pretenda elaborar alimentos farináceos.
Al iniciar el proceso de secado del almidón, es frecuente que
exista un exceso de agua que puede contribuir a la gelatinización irreversible, contribuyendo al aumento de almidones
resistentes. Por esa razón, en la presente investigación se
tuvo precaución de mantener temperaturas inferiores a los
60°C. Los gránulos de almidón nativo son capaces de absorber agua hasta el 30% de su masa cuando se remojan13,
debido a la existencia de casi un 50% de almidón digestible
en todos los almidones de frutas; ello indica la presencia
de gránulos capaces de absorber agua, sin llegar a gelatinizar e incrementar así su susceptibilidad al ataque enzimático. La muestra de almidón nativo no se deberá someter
a ningún proceso que modifique su estabilidad14. Bajo esta
premisa, los resultados son más reales porque la acción
enzimática (amilolisis) ocurre en condiciones a las cuales
el almidón no se ha gelatinizado por el propio diseño del
método analítico9. Los valores de AR y AD concuerdan15 y difieren con otros autores16. La diferencia, a favor del presente
trabajo, se podría deber a que las otras investigaciones no
detallan la temporada de cosecha, época seca o lluviosa, terraza climática del cultivo o variedad de la Musaceae, entre
otros factores. En nuestro caso se cosechó en temporada
seca, a 4m sobre el nivel del mar, con una humedad relativa
de 75%, temperatura promedio de 28°C y cultivares de Musa
sapientum.
Se puede concluir que los gránulos de almidón de banano
inmaduro exportable del Ecuador, de las variedades Filipino, Valery, Cavendish y Orito, presentaron una misma forma oval esférica, con tamaños que van desde las 25 a las
35 micras. El almidón resistente, análogo de la fibra y útil
en la nutrición humana, presenta valores importantes en la
muestras de las diferentes variedades de banano, alrededor
de 54%. Según los resultados obtenidos, el almidón de banano de las variedades estudiadas puede ser incorporado
en la elaboración de alimentos, como matriz o insumo, que
demanden de características funcionales.
AGRADECIMIENTOS
Al Departamento de Nutrición de la Universidad Autónoma
del Estado de Hidalgo, México; y a la Unidad Académica de
Ciencias Químicas y la Salud de la Universidad de Machala,
Ecuador.
CONFLICTO DE INTERESES
Los autores manifiestan que no existen conflictos de intereses al redactar el manuscrito.
BIBLIOGRAFÍA
1.
2.
3.
4.
5.
6.
7.
8.
9.
Banco Central del Ecuador (BCE). Estadísticas de comercio
exterior. (Citado 5 abril 2015). Disponible en: http://www.
portal.bce.fin.ec/vto_bueno/comercioexterior.jsp.
Zamudio P, Vargas A, Gutiérrez F, Bello L. Caracterización
fisicoquímica de almidones doblemente modificados de
plátano. Agrociencia. 2010; 44(3): 287.
Guerra D, Bello A, González A, Solorza J, Arámbula G. Efecto
del tiempo de reacción de la acetilación de almidón de plátano.
Revista Mexicana de Ingeniería Química. 2008; (7): 284-5.
Knutzon CA, Grove MJ. Rapid method for estimation of amylose
in maize starches. Cereal Chem. 1994; 71(5); 469-70.
Guan, J, Hanna MA. Extruding foams from corn starch acetate
and native corn starch. Biomacromolecules. 2004; 5(6); 232939.
Delcour J, Eerlinger R. Analytical implications of the
classification of resistant starch as dietary fiber. Cereal Foods
World. 1996; 41: 85-6.
Escarpa A, González M, Mañas E, García L, Saura F. Food Sci
Technol Int. 1997; 3: 149-60.
Morrison W, Laignelet B. An improved colorimetric procedure
for determining apparent and total amylose in cereal and
other starches. Journal of Cereal Science. 1983; 1: 19-35.
Goñi I, Garcia L, Muñoz E, Saura F. Analysis of resistant starch:
a method for foods and food products. Food Chem. 1997; 56:
445-9.
158
Rev Esp Nutr Hum Diet. 2015; 19(3): 153 - 159
Caracterización morfológica y contenido de almidón resistente y disponible en bananos (Musa sapientum) exportables del Ecuador
10. AOAC. American Organization of Analytical Chemists. Official
Methods of Analysis. 1990; 777.
11. Svegmark K, Hermansson A. Microstructure and rheological
properties of composites of potato starch granules and
amylose: a comparison of observed and predicted structure.
Food Structure. 1993; 12(2): 181-93.
12. Kett A. Development of food ingredients for modulation of
glycemia. PhD Thesis, University College Cork. 2013; 11-12.
13. Goñi I, García-Diz L, Mañas E, Saura-Calixto F. Analysis of
resistant starch: a method for foods and food products. Food
Chem. 1996; 56(4); 445-9.
14. Abdoulaye S, Issoufou A, Wei-Rong Y. Application of resistant
starch in bread: processing, proximate composition and
sensory quality of functional bread products from wheat flour
and African locust bean (Parkia biglobosa) flour. Agricultural
Sciences. 2013; 4(5B): 122-9.
15. Ovando M, Sáyago S, Agama-Acevedo E, Goñi I, Bello-Pérez
L. Unripe banana flour as an ingredient to increase the
undigestible carbohydrates of pasta. Food Chem. 2009; 113:
121-6.
16. McCleary B, Monaghan D. Measurement of Resistant Starch. J
AOAC Int. 2002; 85(3): 665-75.
159
Rev Esp Nutr Hum Diet. 2015; 19(3): 160 - 166
Freely available online
OPEN ACCESS
Revista Española de
Nutrición Humana y Dietética
Spanish Journal of Human Nutrition and Dietetics
www.renhyd.org
PROTOCOL
Protocol development for a scale to assess self-efficacy in adherence to a
gluten free diet: Self-Efficacy and Celiac Disease Scale
a,
b
c
Ricardo Fueyo-Díaz *, Rosa Magallón-Botaya , María Antonia Sánchez-Calavera , Angela Asensiod
d
Martínez , Santiago Gascón-Santos
a Department of Medicine, Universidad de Zaragoza, Spain.
b Institute of Health Research Aragón, Spain.
c Department of Health Science, Universidad de Zaragoza, Spain.
d Department of Psychology and Sociology, Universidad de Zaragoza, Spain.
* [email protected]
Received: 10/03/2015; accepted: 26/06/2015.
Protocol development for a scale to assess self-efficacy in adherence to a gluten free diet:
Self-Efficacy and Celiac Disease Scale
KEYWORDS
Celiac Disease;
Self efficacy scale;
Quality of Life;
Adherence;
Gluten-Free Diet.
ABSTRACT
Background: Celiac disease is a chronic autoimmune disorder consisting of a permanent intolerance for gluten,
with a prevalence of 1%, for which the only treatment to date is to follow a strict gluten free diet for life. Lack
of adherence to this treatment is related to severe health problems while compliance leads to normalization.
Recently, self-efficacy has been associated with self-management behaviors in chronic disease and health status
in many fields.
Aims: To construct and validate a self-administered scale to measure self-efficacy in adherence to gluten free
diet in the different areas a patient with celiac disease must face everyday.
Material and Methods: For the validation phase, the research team aims to recruit 500 celiac individuals over 12
years of age from primary care services and patient associations.
The scale will be designed to explore specific self efficacy to adhere to a gluten free diet in the following areas:
purchases, eating out, eating at home with others, travelling and at work or school. An expert panel will be
conducted to assure quality of the items and utility of the scale. The preliminary form will be tested in as
many pilot studies as necessary. An exploratory factor analysis will be applied to study construct validity while
concurrent validity will be measured with the correlation coefficient between the new instrument and the
Baessler and Schwarzer General Self Efficacy Scale. The reliability of the instrument as well as that of each
of the factors extracted from the prior analysis will be analyzed using Cronbach’s alpha internal consistency
coefficient. Two weeks later, the scale will be administered to, at least, one third of the sample as a retest in the
validation process and to allow for confirmatory factor analysis.
Results: This research will design, develop and validate a questionnaire for two types of measures: A score for
Self-Efficacy for the management of celiac disease, and a score of self-efficacy for each of the identified key
areas. This research will result in the first scale to assess specific self efficacy while following a strict gluten
free diet and will allow further research in the role that this expectation may play in patient´s adherence to the
unique treatment developed to date and it may be useful in both clinical and research settings. The new scale
will be easy to apply and it is expected to have a higher predictive value than instruments assessing general
self-efficacy.
Conclusions: This questionnaire will be the first of its kind to determine levels of self-efficacy for adherence to
gluten free diet and will help to the design of self-management interventions for celiac patients.
Obra bajo Licencia Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional.
Más información: http://creativecommons.org/licenses/by-nc-sa/4.0/
DOI: 10.14306/renhyd.19.3.152
160
Rev Esp Nutr Hum Diet. 2015; 19(3): 160 - 166
Protocol development for a scale to assess self-efficacy in adherence to a gluten free diet: Self-Efficacy and Celiac Disease Scale
Protocolo para el diseño de una escala específica de auto-eficacia en la adherencia a una dieta
sin gluten: Escala de celiaquía y auto-eficacia
PALABRAS CLAVE
Enfermedad celíaca;
Escala de autoeficacia;
Calidad de vida;
Adherencia;
Dieta sin gluten.
RESUMEN
Antecedentes: La enfermedad celíaca es un trastorno autoinmune crónico, caracterizado por una intolerancia
permanente al gluten, con una prevalencia del 1%, y para la que el único tratamiento hasta la fecha consiste en
seguir una dieta estricta libre de gluten de por vida. La falta de adherencia a este tratamiento está relacionada
con problemas de salud graves, mientras que el cumplimiento conduce a la normalización. Recientemente, la
auto-eficacia se ha asociado con comportamientos de autogestión de las enfermedades crónicas y el estado de
salud en muchos campos.
Objetivos: Diseñar y validar una escala para medir la auto-eficacia en la adherencia a una dieta libre de gluten en
los diferentes ámbitos a los que se enfrentan todos los días los pacientes con enfermedad celíaca.
Material y Métodos: Para el proceso de validación, el equipo de investigación reclutará a 500 personas diagnosticadas de enfermedad celíaca, de más de 12 años de edad, a partir de los servicios de atención primaria y las
asociaciones de pacientes. Se diseñará una escala para explorar la autoeficacia específica en la adherencia a una
dieta sin gluten en las siguientes áreas: compras, comer fuera de casa, comer en casa con otros, viajar y comer
en el trabajo o en el colegio. Se llevará a acabo un panel de expertos para asegurar la calidad de los ítems y la
utilidad de la escala. Se realizarán los estudios piloto que sean necesarios para su mejora y se analizará su validez de constructo mediante un análisis factorial exploratorio mientras que la validez concurrente será medida
mediante su correlación con la adaptación española del General Self Efficacy Scale de Baessler y Schwarzer. La
fiabilidad del instrumento, así como de cada uno de los factores, será determinada utilizando el coeficiente alfa
de Cronbach de consistencia interna. Dos semanas más tarde, la escala será administrada a, al menos, un tercio
de la muestra para obtener una fiabilidad test-retest y para permitir un análisis factorial confirmatorio.
Resultados: Se espera diseñar, construir y validar un cuestionario que permita producir dos tipos de medidas:
una valoración especifica la auto-eficacia percibida en el manejo de la enfermedad celíaca, y una valoración de la
auto-eficacia para cada una de las áreas clave identificadas. Esta investigación proporcionará la primera escala
para evaluar la autoeficacia específica para la adherencia a la dieta sin gluten de importante utilidad en entornos
tanto clínicos como de investigación. Se prevé que su valor predictivo sea superior a medidas generales de la
expectativa de autoeficacia.
Conclusiones: Este cuestionario será el primero capaz de determinar los niveles de auto-eficacia en la adherencia a la dieta libre de gluten y ayudará en el diseño de intervenciones de auto-cuidado para pacientes celíacos.
C ITA
Fueyo-Díaz R, Magallón-Botaya R, Sánchez-Calavera MA, Asensio-Martínez A, Gascón-Santos S. Protocol
development for a scale to assess self-efficacy in adherence to a gluten free diet: Self-Efficacy and Celiac Disease
Scale. Rev Esp Nutr Hum Diet. 2015; 19(3): 160 - 166. DOI: 10.14306/renhyd.19.3.152
INTRODUCTION
Celiac disease is a chronic autoimmune disorder consisting
of a permanent intolerance for gluten, the protein found
in cereals like wheat, barley, and rye and, most likely,
some varieties of oats. It occurs in genetically pre-disposed
individuals and causes a serious enteropathy of the mucous
membrane of the upper small intestine, so hindering the
proper absorption of nutrients1. It is considered to be the
most common of the chronic inflammatory intestinal
illnesses. Many studies report a prevalence for celiac disease
in the United States and Europe of between 1:67 and 1:2502,
with a prevalence of 1% being widely accepted3. However, due
to a lack of awareness regarding the wide variety of clinical
symptoms, its diagnosis is considered to be undervalued
by a ratio of 1:7 of diagnosed to undiagnosed cases4. The
female-male proportion is 2:15.
Today, celiac disease is considered to be a systemic illness
and, therefore, if it is not treated, it may result in a spectrum
of gastrointestinal and nutritional problems, osteoporosis,
infertility, in both men and women, or malignancy2.
Currently, the only valid treatment is to maintain a strict
gluten free diet for life.
The clinical characteristics of celiac disease differ
considerably based on the age of onset of the illness. These
characteristics are much more evident when onset occurs
in children. At other life stages, such as adolescence or
adulthood, extra-intestinal symptoms tend to predominate,
leading the patient to search for a diagnosis1.
161
Rev Esp Nutr Hum Diet. 2015; 19(3): 160 - 166
Protocol development for a scale to assess self-efficacy in adherence to a gluten free diet: Self-Efficacy and Celiac Disease Scale
not some ingredients may contain gluten, changes in
product composition, etc.
Few studies have sought to determine the safety threshold
for gluten consumption that may be tolerated by individuals
suffering from celiac disease; so further research is needed
on this issue. Catassi established the maximum tolerable
daily dose for celiac patients at 50mg/day3. This and other
studies have led the European Union, under Commission
Regulation (EC) Nº 41/2009, to restrict “gluten free”
products labeling to products with less than 20mg/kg6. This
shows the scope of the problem for individuals suffering
from celiac disease in the management of their daily lives;
it is not only a medical problem but also a social problem,
as celiac patients need to be always on the alert to adhere
to their gluten free diet. Despite the benefits of a gluten
free diet, strict adherence is estimated to be only 45-80%
in adults2. Therefore, further research to investigate the
underlying factors for effective adherence is essential.
2- Traveling: celiacs may find difficulties when traveling,
eating in trains or airplanes, handling their diet in a
different language or with different cultural customs.
3- Eating with others at home: this area deals with
correcting risky behavior partaken by others,
identifying oneself as a celiac, avoiding seeming rude
when refusing food offered by others, etc.
4- Eating outside the home: eating outside home is one
of the major challenges for individuals suffering from
celiac disease. In this case, along with self-efficacy
for identifying oneself as a celiac, other aspects are
relevant, including how to reject unsafe dishes, eating
food brought from home at the restaurant, etc.
In a study conducted via critical incident interviews
with individuals suffering from celiac disease, Sverker7
determined that these patients face problems mainly in the
following five areas:
5- Eating at work or at school: in this area, levels of selfefficacy for participating in social situations at work
such as company celebrations or events at school may
play an important role.
1- Purchases: the celiac patient frequently faces
uncertainty regarding labeling issues, whether or
These problems lead to negative emotions, affect
relationships and lead to difficulties in daily life (Figure 1).
Figure 1. Problems experienced in the daily lives of men and women suffering from celiac disease7.
Areas where the problems where experienced
Food situations at
work (n=53)
Purchases
(n=10)
Travel (n=19)
Meals with other
people at home
(n=36)
Meals with others
outside the home
(n=77)
Lived experiences of problems in everyday life (n=195)
Emotions
• Isolation
• Shame
• Fear of becoming
contaminated by gluten
• Worries about being a bother
Relationships
• Unwanted visibility
• Neglect
• Being forgotten
• Disclosure avoidance
• Risk taking
Managemet of daily life
• Restricted product choise
• Double work
• Constanly being on call
162
Rev Esp Nutr Hum Diet. 2015; 19(3): 160 - 166
Protocol development for a scale to assess self-efficacy in adherence to a gluten free diet: Self-Efficacy and Celiac Disease Scale
In the frame of the Social Cognitive Theory, Bandura defines
self-efficacy as the judgment of one’s ability to organize and
execute given types of performances8. Self-efficacy has been
associated with self-management behaviors9, and health
status in many fields, such as arthritis10, physical activity11,
multiple sclerosis12, or tobacco dependence13, and in many
countries14.
Recently self-efficacy questionnaires and scales have been
developed for many chronic disorders such as alcoholism15,
multiple sclerosis16 or those developed by Bandura for
eating habits, pain management or regulating exercise17.
Even though Bandura suggests that self-efficacy beliefs
tend to be specific and deeply influenced by the situation,
Schwarzer18 has developed the General Self-Efficacy Scale
(GSE), a 10-item scale to assess general self-efficacy rapidly.
As this scale has good validity and reliability it may be useful
for research purposes but lack predictive value in certain
situations where a more specific self-efficacy needs to be
assessed.
To date, no scale has been developed for determining selfefficacy levels in celiac patients as an important factor in
following a gluten free diet while facing the challenges
arising during the daily management of their illness.
The main objective of this study is to design and validate
a scale that permits the determination of levels of selfefficacy in individuals suffering from celiac disease in the
maintenance of a strict gluten free diet by examining the
five relevant problem areas identified by Sverker.
The ultimate goal is the easy detection of patients that may
benefit from educational interventions to increase their
perceived self-efficacy levels for adherence to a gluten free
diet and, therefore, to improve, not only their health, but
also their quality of life by empowering them to participate,
due to their feeling lower anxiety, in new activities.
It is hypothesized that the new scale, once validated, will
predict adherence to a gluten free diet and quality of life in
celiac patients better than the GSE.
MATERIAL AND METHODS
Participants and sample size
The study population will consist of individuals affected by
celiac disease who must follow a strict gluten free diet for
life, based on physician’s instructions. When considering the
appropriate age range for which the scale was designed, a
minimum was established at 12 years of age, when primary
education is completed and the student enters high school
institutions.
During the validation study, the scale will be administered
to 500 participants from various Spanish Autonomous
Communities. As the total diagnosed celiac population
in Spain remains unknown, this sample size is estimated
sufficient according to the objective and methodology of this
research. Participants will be presented with an informative
sheet on the project as well as an informed consent form.
The questionnaire will be answered anonymously, using a
six digit code, and sent back to the research team.
Validation process and statistical analysis methods
Scale design: A preliminary questionnaire will be created
based on the Spanish adaptation of Baessler and Schwarzer
of the GSE19 on the adherence to a strict gluten-free diet for
each of the areas identified by Sverker following, Bandura´s
recommendations for the creation of self-efficacy scales.
A validation process for this self-administered questionnaire
has been designed through a series of phases (Figure 2).
The pre-validation questionnaire (based on the Spanish
adaptation of Baessler and Schwarzer of the GSE)19 will
contain less than 80 questions, divided into the five different
areas identified by Sverker and a section of demographic
questions.
The scale will give a score for Self-Efficacy for the
management of celiac disease consisting of the average
of the scores from all of the questions; and a score of selfefficacy for each of the identified areas.
Preliminary testing: To assess face and content validity,
the draft will be analyzed and improved by an expert panel
made up of university lecturers, physicians, psychologists,
and association dietitians for their comments. Next, it will
be trialed in as many pilot studies as necessary in order to
create a pre-validation draft.
It will be applied to an initial pilot group of 20 patients. The
scale will be modified based on this initial pilot study and
it will be tested in a second pilot until consensus about the
quality of the questionnaire is reached.
During expert panel and the pilot studies participants will
be asked to answer, after examining the draft, a series of
questions on the quality of the designed scale, grouped into
five dimensions: appropriateness, attempting to determine
whether or not the scale complies with the pursued
objectives; ease: concerns the difficulty of questionnaire
completion; applicability: whether or not the questionnaire
reflects and evaluates the subject’s personal circumstances;
163
Rev Esp Nutr Hum Diet. 2015; 19(3): 160 - 166
Protocol development for a scale to assess self-efficacy in adherence to a gluten free diet: Self-Efficacy and Celiac Disease Scale
Figure 2. Self-Efficacy and Celiac Disease Scale validation process.
Design ECA Scale
Pilot study 1 (n=20)
Pilot study 2 (n=20)
Pilot study n (n=20)
ECA Scale Prevalidation draft
Validation of ECA Scale (n=500)
Construct Validity: Exploratory
Factor Analysis
Statistical analysis
Instrument reliability: Cronbach
Coefficient for internal
consistency
Test-Retest Reliability:
Confirmatory Factor Analysis:
Correlation coefficients
Final ECA Scale
Application of ECA in Spanish celiac study
amplitude: referring to the degree to which all of the
important aspects are covered; universality: referring to the
degree to which the questionnaire can be generalized to
different subjects and to similar issues.
These questions will be answered using a scale from 1
(completely disagree) to 5 (totally agree). Three additional
questions are added: one regarding a general evaluation
of the quality of the questionnaire, a second question on
the time needed for completion and a last one catering
for comments. Comments from experts will help to add,
eliminate or clarify items for the validation study.
After reaching consensus, the research team will start with
the validation study of the scale. This final version is expected
be reduced to the 40-50 most significant items distributed
in the five areas identified by Sverker.
Validation process: Participants will fill out the scale, in
digital or paper format, in which they will have to answer
using a scale ranging from 0 to 10, evaluating the degree
of self-efficacy that they experience in each of the proposed
situations. These questions should be answered on a scale
ranging from 0 (cannot do at all) to 10 (highly certain can
do).
In order to analyze concurrent validity, this questionnaire
will be applied along with the Spanish adaptation of the
General Self-Efficacy Scale, which will be used for correlation
analysis during the validation process. In this case, a Likert
scale of 4 original points will be presented for 1=not at all
true, 2=hardly true, 3=moderately true, 4=exactly true. This
scale has already been validated in Spanish19.
In addition to these questions and in order to explore
differences in specific self efficacy when following a
gluten free diet, other socio-demographic variables will
be incorporated, including: place of residence, date of
completion, if the participant should follow a gluten free
164
Rev Esp Nutr Hum Diet. 2015; 19(3): 160 - 166
Protocol development for a scale to assess self-efficacy in adherence to a gluten free diet: Self-Efficacy and Celiac Disease Scale
diet for life based on physician’s prescription, reasons for
the diet, year of diagnosis, current age, gender, and patient
association membership (if any).
Statistical analysis methods: Construct validity will be
analyzed with exploratory factorial analysis using the main
components method for factor extraction and varimax
rotation to generate the final solution and to associate each
of the questions in the questionnaire to its corresponding
factor. The appropriateness of the factorial model will
be evaluated using the KMO (Kaiser-Meyer-Olkin index of
sampling adequacy) and Bartlett’s sphericity test20. KMO
values above 0.75 will be expected.
The internal consistency of the instrument, as well as that
of each of the factors extracted from the prior analysis, will
be analyzed using Cronbach’s alpha coefficient. Similarly,
the test-retest reliability will be examined using the nonparametric correlation coefficients of Spearman’s rho for
numeric variables or with Kendall’s Tau-b coefficient for
qualitative or ordinal variables. Likewise, the questionnaire’s
coefficient of intraclass correlation will be extracted21. Values
above 0.65 will be accepted. Concurrent validity will be
measured using Spearman´s rho coeficient with the General
Self Efficacy Scale and positive and significant values are
expected .
Two weeks later, the scale will be administered to at least
one third of the sample as a retest in the validation process
and to allow for confirmatory factor analysis.
Version 21 of the SPSS statistics program will be used and
0.05 will be considered to be statistically significant for all
analysis.
RESULTS
This research will result in the first scale to assess specific self
efficacy while following a strict gluten free diet and will allow
further research in the role that this expectation may play in
patient´s adherence to the unique treatment developed to
date.
The research team intends to develop an easily applicable
instrument, which can be completed in less than 15 minutes,
which will give the degree of confidence of an individual
diagnosed with celiac disease to follow a gluten free diet
for life. The new specific scale is expected to have a higher
predictive value than instruments assessing general selfefficacy.
This questionnaire will allow the fast assessment of the
celiac patient´s self-efficacy for each of the areas identified:
purchases, eating with others at home, eating out with
others, traveling and eating at work or school.
DISCUSSION AND CONCLUSIONS
The aim of this study is the design and validation of a
scale that will serve to determine the levels of self-efficacy
perceived by individuals suffering from celiac disease who
have been prescribed a strict gluten free diet in the main
areas of their life where they may face problems.
Bandura defines the expectation of self-efficacy as the “belief
in one´s capability to organize and execute the courses of action
required to produce given attainments”22, clearly distinguishing
between the perceived self-efficacy and other types of
expectations, such as outcome expectations. Therefore, this
scale will not seek to examine the feelings or motivations for
following a gluten free diet, but the individual’s confidence
in following a gluten free diet. Elsewhere, Bandura defined
the self-efficacy belief as a specific expectation as opposed
to a general expectation and therefore, this scale does not
only aim to offer a measure of self-efficacy in following a
gluten free diet, but also to explore its level for the different
areas.
Theoretically speaking, this study is based on the Bandura´s
Social Cognitive Theory and Schwarzer´s HAPA model23 to
serve as an initial step in the future design of educational
self-management programs for the illness similar to those
developed by Kate Lorig24 of Stanford University or van
Puffelen of the Netherlands Institute for Health Services
Research25.
This scale (Self-Efficacy and Celiac Disease Scale), therefore,
will seek to examine the levels of self-efficacy of the celiac
patients with regard to the areas determined by Sverker,
which include: eating at work, purchases, traveling, eating
out with others and eating at home with others.
This instrument will allow for future exploration of selfefficacy expectation and its relationship with these variables
and the perceived quality of life and so facilitate the design
of self-management programs for celiac patients. This final
scale will be applied to the celiac population of Spain as part
of subsequent research.
Finally, it is also expected that this scale will be easily
adaptable to other individuals suffering from illnesses
with dietary restrictions and will foster the development of
165
Rev Esp Nutr Hum Diet. 2015; 19(3): 160 - 166
Protocol development for a scale to assess self-efficacy in adherence to a gluten free diet: Self-Efficacy and Celiac Disease Scale
programs for self-management of their health in order to
improve their quality of life.
ACKNOWLEDGEMENTS
The authors wish to recognize the contributions made by the
Aragon Celiac Association and the rest of celiac associations
in Spain.
COMPETING INTERESTS
The authors declare that there are no conflicts of interest to
draft the manuscript.
BIBLIOGRAPHY
1.
2.
3.
4.
5.
6.
7.
8.
9.
Polanco I. Libro blanco de la enfermedad celíaca. Madrid: ICM;
2008.
Leffler DA, Edwards-George J, Dennis M, Schuppan D, Cook F,
Franko DL, et al. Factors that influence adherence to a glutenfree diet in adults with celiac disease. Dig Dis Sci. 2008; 53(6):
1573-81.
Catassi C, Fabiani E, Iacono G, D’Agate C, Francavilla R, Biagi
F, et al. A prospective, double-blind, placebo-controlled trial
to establish a safe gluten threshold for patients with celiac
disease. Am J Clin Nutr. 2007; 85(1): 160-6.
Farrell R, Kelly C. Diagnosis of celiac sprue. Am J Gastroenterol.
2001; 96(12): 3237-46.
Gujral N. Celiac disease: Prevalence, diagnosis, pathogenesis
and treatment. World J Gastroenterol. 2012; 18(42): 6036.
Commission Regulation (EC) No 41/2009 of 20 January
2009 concerning the composition and labelling of foodstuffs
suitable for people intolerant to gluten (OJ L 16, 21.1.2009,
p. 3).
Sverker A, Hensing G, Hallert C. ‘Controlled by food’– lived
experiences of coeliac disease. J Hum Nutr Diet. 2005; 18(3):
171-80.
Bandura A. Self Efficacy: The Exercise of Control. New York:
Worth Publishers; 1997. 592 p.
Schwarzer R. Modeling Health Behavior Change: How to
Predict and Modify the Adoption and Maintenance of Health
Behaviors. Appl Psychol. 2008; 57(1): 1-29.
10. Lorig K, Laurent DD, Plant K, Krishnan E, Ritter PL. The
components of action planning and their associations with
behavior and health outcomes. Chronic Illn. 2014; 10(1): 50.
11. Schwarzer R, Luszczynska A, Ziegelmann JP, Scholz U, Lippke
S. Social-cognitive predictors of physical exercise adherence:
Three longitudinal studies in rehabilitation. Health Psychol.
2008; 27(1, Suppl): S54-63.
12. Chiu C-Y, Lynch RT, Chan F, Berven NL. The Health Action
Process Approach as a motivational model for physical activity
self-management for people with multiple sclerosis: A path
analysis. Rehabil Psychol. 2011; 56(3): 171-81.
13. Hendricks PS, Delucchi KL, Hall SM. Mechanisms of change
in extended cognitive behavioral treatment for tobacco
dependence. Drug Alcohol Depend. 2010; 109(1-3): 114-9.
14. Luszczynska A, Scholz U, Schwarzer R. The General SelfEfficacy Scale: Multicultural Validation Studies. J Psychol.
2005; 139(5): 439-57.
15. Oei TPS, Hasking PA, Young RM. Drinking refusal self-efficacy
questionnaire-revised (DRSEQ-R): a new factor structure with
confirmatory factor analysis. Drug Alcohol Depend. 2005;
78(3): 297-307.
16. Rigby SA, Domenech C, Thornton EW, Tedman S, Young CA.
Development and validation of a self-efficacy measure for
people with multiple sclerosis: the Multiple Sclerosis Selfefficacy Scale. Mult Scler. 2003; 9(1): 73-81.
17. Urdan T, Pajares F. Self-Efficacy Beliefs of Adolescents.
Greenwich, Conn: Information Age Publishing; 2006. 380 p.
18. Schwarzer R, Jerusalem M. Generalized Self-Efficacy scale.
In J. Weinman, S. Wright, & M. Johnston, Measures in health
psychology: A user’s portfolio. Causal and control beliefs (pp.
35-37). Windsor, England: NFER-NELSON. 1995.
19. Baessler J, Schwarzer R. Evaluación de la autoeficacia:
adaptación española de la Escala de Autoeficacia general.
Ansiedad Estrés. 1996; 2(1): 1-8.
20. Grau G. Metodología para la validación de cuestionarios.
Medifam; 1995. 5(6) p.
21. Streiner DL, Norman GR. Health Measurement Scales: A
practical guide to their development and use. Edición: 4.
Oxford ; New York: OUP Oxford; 2008. 452 p.
22. Bandura A. Social Foundations of Thought and Action: A Social
Cognitive Theory. Englewood Cliffs, N.J: Prentice Hall; 1985.
617 p.
23. Schwarzer R, Lippke S, Luszczynska A. Mechanisms of health
behavior change in persons with chronic illness or disability:
The Health Action Process Approach (HAPA). Rehabil Psychol.
2011; 56(3): 161-70.
24. Bodenheimer T, Lorig K, Holman H, Grumbach K. Patient Selfmanagement of Chronic Disease in Primary Care. JAMA J Am
Med Assoc. 2002; 288(19): 2469.
25. Van Puffelen AL, Rijken M, Heijmans MJ, Nijpels G, Rutten
GE, Schellevis FG. Living with diabetes: a group-based selfmanagement support programme for T2DM patients in the
early phases of illness and their partners, study protocol of a
randomised controlled trial. BMC Health Serv Res. 2014; 14(1):
144.
166
Rev Esp Nutr Hum Diet. 2015; 19(3): 167 - 174
Freely available online
OPEN ACCESS
Revista Española de
Nutrición Humana y Dietética
Spanish Journal of Human Nutrition and Dietetics
www.renhyd.org
REVISIÓN
Estrategias de suplementacion y función gastrointestinal en atletas de
resistencia
a
b,
Vivian Ximena Duarte , Jaume Giménez-Sánchez *
a Universidad de Barcelona, España.
b Nutritional Coaching, experts en nutrició, España.
*[email protected]
Recibido el 5 de noviembre de 2014; aceptado el 10 de abril de 2015.
Estrategias de suplementacion y función gastrointestinal en atletas de resistencia
PALABRAS CLAVE
Enfermedad
gastrointestinal;
Ejercicio;
Deporte;
Alimento;
Fitoquímico;
Probiótico.
RESUMEN
La prevalencia de síntomas gastrointestinales en el atleta de resistencia oscila entre el 25% y
el 70%. Aunque se reconoce que la etiología del dolor abdominal durante el ejercicio es multifactorial, la redistribución del flujo sanguíneo y por lo tanto la isquemia gastrointestinal (GI)
son frecuentemente reconocidos como los principales mecanismos fisiopatológicos mediante
los cuales se altera la función de la barrera intestinal y en consecuencia se presentan los síntomas. Esta revisión evalúa los mecanismos fisiopatológicos que afectan la función de la barrera
intestinal en consecuencia al ejercicio intenso y prolongado, y analiza diferentes nutrientes y/o
fitoquímicos que pueden mejorar o mantener la función de la barrera intestinal en atletas de
resistencia y ultrarresistencia en pedestrismo. Se analizan diferentes nutrientes que podrían
mejorar la perfusión esplácnica durante el ejercicio, reducir o mejorar la disfunción de la pared
gastrointestinal, encontrando que a pesar de que existen algunos estudios en el área, la evidencia científica no respalda su uso en población deportista.
Obra bajo Licencia Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional.
Más información: http://creativecommons.org/licenses/by-nc-sa/4.0/
DOI: 10.14306/renhyd.19.3.134
167
Rev Esp Nutr Hum Diet. 2015; 19(3): 167 - 174
Estrategias de suplementacion y función gastrointestinal en atletas de resistencia
Supplementation strategies for gastrointestinal distress in endurance athletes
KEYWORDS
Gastrointestinal
disease;
Exercise;
Sports;
Foods;
Phytochemicals;
Probiotics.
ABSTRACT
The prevalence of gastrointestinal symptoms in the endurance athlete is about 25% to 70%.
Even though it is recognized that the etiology of exercise-induced gastrointestinal distress is
multifactorial, blood flow redistribution during physical activity and therefore gastrointestinal
ischemia is often acknowledged as the main pathophysiology mechanism for the onset of
symptoms. This review will provide an overview to the recent research on gastrointestinal function
during strenuous exercise. In addition, we consider different nutritional interventions that could
be evaluated for preventive or treatment interventions founding that ever though there is some
research in the area, the scientific evidence does not support its use in athlete population.
C ITA
Duarte VX, Giménez-Sánchez J. Estrategias de suplementacion y función gastrointestinal en atletas de
resistencia. Rev Esp Nutr Hum Diet. 2015; 19(3): 167 - 174. DOI: 10.14306/renhyd.19.3.134
INTRODUCCIÓN
Correr se ha convertido cada vez más en el deporte de elección en la población general. Como muestra, en Cataluña,
en comparación entre el primer semestre de 2011 y el primer semestre de 2012, el aumento de corredores en 77 carreras se ha estimado en un promedio de 19% para todas
las distancias. Por ejemplo, 12531 personas se inscribieron
a la maratón de Barcelona en el año 2011 en comparación
con 16216 en el año 2012, lo que corresponde a un 29%
de aumento en esta distancia recorrida1. Entre los motivos
de consulta frecuentes de los atletas de resistencia y ultrarresistencia están las molestias gastrointestinales (GI) como
náuseas, vómitos, dispepsia, cólico abdominal, urgencia de
defecación, diarrea, heces con sangre e incluso colapso2,3.
La relación entre los síntomas GI y la isquemia GI producida durante el ejercicio físico se encuentra aún bajo evaluación3,4. Estos síntomas GI inducidos por el ejercicio son
atribuidos frecuentemente a desórdenes de la motilidad
gastrointestinal, factores mecánicos y aumento en la secreción de hormonas como la adrenalina. Diversos autores han
propuesto diferentes recomendaciones para contrarrestar
los síntomas GI, entre los cuales se incluyen: cambios en
la planificación alimentaria, ciertas restricciones alimentarias –pre y durante la competición– y algunos suplementos
nutricionales. A pesar de que existen revisiones aisladas5,6,
faltan estudios que engloben toda la problemática. Ante la
diversidad de recomendaciones que se prescriben para evitar estos problemas digestivos, nace la necesidad de revisar
y consensuar toda esta información. La hipótesis de trabajo
es que algunos nutrientes pueden ayudar a reducir las molestias gastrointestinales en este tipo de deportes.
El objetivo de esta revisión es valorar las posibles causas
y soluciones nutricionales para las molestias GI producidas
durante el ejercicio físico. Para ello, los investigadores han
evaluado la literatura existente, revisando los nutrientes
que podrían tener un efecto positivo en el funcionamiento
de la pared intestinal y los nutrientes con influencia en la
presencia de síntomas digestivos7–10.
Se realizó una revisión bibliográfica simple basada en la
búsqueda de la literatura en bases de datos como Pubmed
y Cochrane con los descriptores Mesh “Gastrointestinal Diseases”, “Exercise”, “Sports”, “Food”, “Phytochemicals” y
“Probiotics”. Se combinó el término no Mesh “Gut” con las
demás palabras clave a través del conector AND. La búsqueda tuvo lugar durante los meses de abril y mayo de 2014, en
168
Rev Esp Nutr Hum Diet. 2015; 19(3): 167 - 174
Estrategias de suplementacion y función gastrointestinal en atletas de resistencia
la que se obtuvieron 1036 resultados. Se incluyeron investigaciones en modelos in vitro o in vivo, escritos en español
o inglés, relacionados con intervenciones nutricionales para
reducir las consecuencias gastrointestinales producto del
ejercicio intenso y prolongado. Se excluyeron investigaciones que describieran intervenciones nutricionales encaminadas a mejorar o mantener el rendimiento deportivo. Al
aplicarse los criterios citados anteriormente, 27 estudios
fueron seleccionados. Se añadieron 17 artículos encontrados por referencias cruzadas sumando en total 44 artículos.
DISFUNCIÓN DE LA BARRERA
GASTROINTESTINAL
Flujo sanguíneo
Al inicio del ejercicio, impulsos de los centros motores cerebrales así como del músculo activo provocan un aumento
en la actividad simpático-adrenal dependiente del ejercicio
así como la liberación de hormonas pituitarias. Subsecuentemente, estos cambios controlan la secreción de las células
endocrinas subordinadas lo que resulta en una depresión de
la secreción de insulina, estímulo del sistema renina-angiotensina-aldosterona y aumento en la secreción de algunos
péptidos relacionados con la homeostasis del tracto digestivo8. Este aumento en la actividad simpático-adrenal es de
gran importancia para la adaptación cardiovascular, termorregulación y energía, causando una redistribución sanguínea a favor del músculo activo y de la piel8. Esto produce una
disminución del flujo sanguíneo GI lo que podría provocar
dolor abdominal durante o después de la competición9.
Wright y Col. en el 201111, compararon cambios hemodinámicos en la arteria mesentérica superior (AMS) pre y poscarrera en 59 atletas Ironman, de los cuales el 59% mostraban síntomas GI vs. un 41% que eran asintomáticos. A
pesar de que no reportaron una relación entre los síntomas
gastrointestinales y la alteración en el flujo sanguíneo, describen una disminución significativa del diámetro en la AMS
poscarrera y una disminución significativa en el índice de
resistencia de la AMS y la arteria celíaca en ambos grupos
evaluados. Además, algunos autores han encontrado que la
redistribución del flujo sanguíneo aumenta con el ejercicio,
llevando a una disminución del flujo sanguíneo de un 80% a
intensidades del 70% del VO2máx12.
Posteriores investigaciones en el área han concluyen que
periodos cortos de carrera pueden provocar disfunción de la
barrera intestinal bajo ciertas circunstancias; por ejemplo,
se vio que correr durante 60 minutos al 70% del VO2máx
bajo condición de restricción de fluidos13 o después del consumo de aspirina o ibuprofeno a dosis terapéutica 24 horas
precompetición14, resulta en un aumento significativo de la
permeabilidad gástrica intestinal15.
En 1995, Kenney y Ho16 realizaron un estudio en donde
compararon la redistribución del flujo sanguíneo durante el
ejercicio en bicicleta en jóvenes vs. adultos mayores (edad
media 64 años), encontrando que la reducción en el flujo
sanguíneo esplácnico era menor en adultos mayores en
comparación con los jóvenes cuando las intensidades excedían el 60% del VO2máx. Los autores sugieren como causa
de estos hallazgos que la respuesta a catecolaminas disminuye a mayor edad.
Por lo tanto, el ejercicio extenuante predispone la mucosa
GI a daño por isquemia, aumentando la permeabilidad de la
pared gastrointestinal y la pérdida de sangre, provocando
alteraciones de la microbiota protectora gastrointestinal y
generando endotoxinas. A causa del ejercicio extenuante, se
genera hipoxia en el epitelio intestinal, lo que produce una
acidosis local y una disminución del ATP; estas condiciones
promueven una alteración en la actividad de la bomba iónica, generando una apertura de las uniones estrechas intestinales, que consecuentemente perjudica la membrana del
enterocito produciendo necrosis celular17.
Hipertermia
Durante el ejercicio intenso, la hipertermia también parece
tener un papel importante en la disfunción de la barrera GI.
En el 2006, Doklandry y Col.18 realizaron un estudio en células epiteliales Caco-2 con un modelo in vitro de epitelio intestinal para evaluar los efectos de la exposición a altas temperaturas en las uniones estrechas de la barrera intestinal,
encontrando que la exposición de las monocapas de células
Caco-2 a un moderado aumento de temperatura (37 a 41°C)
resultaba en un aumento de la permeabilidad de estas uniones y que este efecto era creciente en relación al tiempo y la
temperatura de estimulación de las células (p<0,001).
Intensidad del ejercicio
En un estudio realizado por Steege y Col.3 en donde evaluaron a 12 atletas con edad media de 29 años (15-46) y que
referían síntomas gastrointestinales posejercicio en cicloergómetro por medio de tonometría, encontraron que la reducción del flujo gastrointestinal era menor a intensidades
submáximas comparado con cargas máximas de ejercicio
(p<0.05). Además, hallaron que la isquemia GI está presente
en todos los atletas sintomáticos durante el ejercicio máximo y en el 50% durante un ejercicio submáximo.
Radicales libres
El mecanismo real de la endotoxemia inducida por ejercicio
aún no se comprende al detalle, pero sí se conoce su
169
Rev Esp Nutr Hum Diet. 2015; 19(3): 167 - 174
Estrategias de suplementacion y función gastrointestinal en atletas de resistencia
asociación a la hipoxia tisular. La hipoperfusión GI induce
alteraciones en la función de la barrera GI, lo que como
consecuencia altera la permeabilidad del lumen intestinal
a endotoxinas que están normalmente presentes en el
intestino. Si el aumento de los radicales libres es mayor
que la habilidad de neutralizarlos, estos radicales atacan
los componentes celulares y en especial los lípidos; de esta
forma, se inicia una reacción en cadena llamada peroxidación
que lleva a la generación de más radicales y a especies
reactivas de oxígeno (ROS) que pueden provocar daño a
otros componentes celulares19. La endotoxemia, por lo tanto,
ocurre cuando la isquemia intestinal inducida por ejercicio
permite el paso de la lipopolisacaridasa intestinal desde
el lumen intestinal hacia el torrente sanguíneo, iniciando
así la liberación de citoquinas, provocando una respuesta
inflamatoria deletérea para la función gastrointestinal20.
Sangrado gastrointestinal
El trauma mecánico, la disminución del flujo sanguíneo, los
antinflamatorios no esteroides (AINES) y la dieta contribuyen al sangrado gastrointestinal, gastritis y formación de
úlceras, aunque este sangrado por lo general es oculto y
transitorio. Sin embargo, se han documentado algunos casos en los que había un sangrado abundante de origen GI21.
En un estudio realizado por Choi y Col.22 en donde 16 corredores de larga distancia fueron sometidos a endoscopia de
vías digestivas posterior a una carrera de 20km, así como a
colonoscopia en aquellos en quienes se reportó sangre oculta en heces previo o poscarrera, se obtuvo un aumento en
prevalencia de daños en la mucosa gástrica desde gastritis,
esofagitis o ulcera gástrica (p=0,00005). Aunque los investigadores encontraron sólo 2 sujetos con sangrado intestinal
en la exploración macroscópica, 5 presentaron anemia que
no se pudo explicar por los daños encontrados en la mucosa GI. A pesar de que el sangrado gastrointestinal no se ha
relacionado directamente a una disfunción de la barrera GI,
el microtrauma producido por el ejercicio, los medicamentos y los hábitos nutricionales pueden provocar sangrado
gastrointestinal, lo que puede producir como consecuencia
alteraciones en la salud GI del deportista.
ESTRATEGIAS DE SUPLEMENTACIÓN
PARA MEJORAR LA PERFUSIÓN
ESPLÁCNICA DEL ATLETA DE
RESISTENCIA
Glutamina, arginina y citrulina
La glutamina (Gln) es el aminoácido libre más abundante
del organismo constituyendo el 25% del total de los
aminoácidos del fluido extracelular y más del 60% del
contenido de aminoácidos libres del músculo esquelético. La
concentración plasmática en ayunas de glutamina (p[Gln])
es de 500-700μmol/l y es frecuentemente más alta en
atletas, alcanzando concentraciones de 20mM. Durante el
ejercicio extenuante, p[Gln] usualmente aumenta, debido
probablemente a una liberación de glutamina a la circulación
proveniente del músculo esquelético. Sin embargo, p[Gln]
se ve substancialmente reducida por el ejercicio exhaustivo
y prolongado, disminución que suele estar asociada a una
relativa inmunodepresión transitoria23,24.
La Gln y sus derivados, como el α-cetoglutarato, son conocidos por ser molecularmente cruciales en el metabolismo
proteico, controlando el transporte de aminoácidos a través
de la membrana25,26. Se ha visto que la Gln desempeña un
papel importante en la vía arginina-oxido nítrico (NO), ya
que puede ser convertido en citrulina, un precursor de la
arginina. El NO es un gas lábil, liposoluble, sintetizado en
las células endoteliales a partir del aminoácido L-arginina
a través de la acción de la óxido nítrico sintasa. El estímulo
fisiológico de la producción endotelial de óxido nítrico es la
vasodilatación27. Estos hallazgos sugieren que un aumento
del NO puede aumentar el flujo sanguíneo durante el ejercicio, sin embargo existe controversia en los resultados de la
suplementación con arginina, glutamina y citrulina.
No se encontró ningún estudio que relacionara directamente la glutamina con un aumento del flujo gastrointestinal en
atletas, aunque Mercier y Col. en el 200328, tras realizar un
estudio prospectivo, aleatorizado, doble-ciego en 21 neonatos prematuros sanos (27-35 semanas) evaluados por ultrasonido doppler, no encontraron beneficios significativos en
el flujo sanguíneo intestinal con la administración enteral de
glutamina. En adición a esto, Grimble y Col.29 sugirieron que
en estudios observacionales donde la absorción de la arginina y la lisina fueron evaluadas, a concentraciones superiores a 100mmol/L la absorción de los aminoácidos cesaba y
ocurría una excesiva secreción de agua y electrolitos en el
lumen intestinal.
En contraposición, un estudio cruzado doble-ciego
desarrollado por Wijck y Col. en 201430 en donde realizaron
una prueba en bicicleta a diez hombres durante 60 min a
una intensidad del 70% de su carga máxima después de la
administración de L-citrulina (10gr) o placebo (L-alanina),
se evaluó la suplementación con citrulina como mecanismo
de mejora de la perfusión esplácnica y disminución del
daño intestinal por aumento de biodisponibilidad de
la arginina, encontrando que la suplementación con
L-citrulina aumenta la concentración plasmática de citrulina
y arginina comparado con placebo (p<0,0001). Por lo
tanto, concluyeron que la toma preejercicio de L-citrulina
podría preservar la perfusión esplácnica y atenuar el
daño intestinal durante el ejercicio en comparación con el
170
Rev Esp Nutr Hum Diet. 2015; 19(3): 167 - 174
Estrategias de suplementacion y función gastrointestinal en atletas de resistencia
placebo, probablemente aumentando la disponibilidad de
arginina. Se ha mostrado que la citrulina puede aumentar
la disponibilidad de arginina para la producción de óxido
nítrico, sin embargo, continúa siendo un interrogante si
la última puede aumentar el flujo sanguíneo esplácnico y
reducir los síntomas gastrointestinales.
ESTRATEGIAS DE SUPLEMENTACIÓN
PARA REDUCIR O MEJORAR LA
DISFUNCIÓN GASTROINTESTINAL E
HIPERPERMEABILIDAD PRODUCIDA
POR EL EJERCICIO DE RESISTENCIA
Glutamina
La Gln es indispensable para ser oxidada por la mucosa intestinal como fuente importante de nitrógeno para el enterocito. Es el principal sustrato metabólico tanto para el
enterocito maduro como para el que está en crecimiento,
incluso comparado con la glucosa23,31.
En un experimento in vitro desarrollado por Vermeulen y Col.
en 201132, evaluaron los efectos de la glutamina y el glutamato en células Caco2.BBE y HT-29CL.19ª a las cuales se
les indujo hiperpermeabilidad. La aplicación de glutamina
directa resultó en una disminución del 19% y 29% de la hiperpermeabilidad en las respectivas líneas celulares. Se ha
considerado que la Gln puede estimular la función de los
linfocitos y los macrófagos en los nódulos linfáticos mesentéricos que fueron suprimidos por irradiación. Además de
esto, se ha sugerido que la Gln puede mejorar el sistema
inmunitario intestinal normalizando los niveles de s-IgA, lo
que resulta en una disminución de la adherencia de las bacterias al enterocito y por lo tanto una menor permeabilidad
intestinal a las bacterias23.
A pesar de que diversos estudios in vitro han encontrado que
la suplementación con glutamina podría ser efectiva en casos de trauma, síndrome de intestino irritable, inmadurez
intestinal, enterocolitis necrotizante, enteritis infecciosa,
síndrome de intestino corto, daño de la mucosa posquimioterapia o radioterapia, síndromes de inmunodeficiencia, o
cáncer, no se encontraron estudios in vivo que relacionaran
estos resultados23.
Antioxidantes
Estudios recientes en modelos humanos y animales
sugieren que la suplementación con antioxidantes puede
tener efectos benéficos para prolongar la vida; sin embargo,
en una revisión sistemática realizada por Bjelakovic y Col.
en el 201233 encontraron que cuando se suministraban a
personas sin deficiencia de los mismos, el betacaroteno y
la vitamina E, simple o combinados con otro suplemento
antioxidante, existía un aumento significativo de la
mortalidad, (RR 1,05; 95% CI 1,01 a 1,09) y (RR 1,03; 95%
CI 1,00 a 1,05 respectivamente), mientras que la vitamina A
(RR 1,07; 95% CI 0,97 a 1,18) y la vitamina C (RR 1,02; 95%
CI 0,98 a 1,07) no mostraron afectar significativamente a
la mortalidad. Actualmente existe un creciente interés en la
suplementación con vitamina D por parte del deportista ya
que algunos resultados sugieren que existe una deficiencia
sobre todo en atletas que practican deporte bajo techo11.
A pesar de esto, es importante mencionar que se ha visto
que si un atleta mantiene una alimentación acorde a sus
necesidades energéticas y nutricionalmente equilibrada, es
poco probable que se produzca una deficiencia34.
GP Lambert apuntó en su revisión de 2009, sobre la alteración de la barrera gastrointestinal y sus efectos inflamatorios, que la hipoperfusión intestinal provocada por un
ejercicio prolongado puede resultar en estrés oxidativo y
nitro-oxidativo, lo que a su vez puede provocar daño celular
y apertura de las uniones estrechas intestinales15. No queda muy claro si en realidad el ejercicio demanda una mayor
ingesta de antioxidantes además de los provenientes de la
dieta19. El organismo parece ser capaz de soportar un incremento limitado de radicales libres, de hecho algunos datos sugieren que es necesario un aumento en las especies
oxigeno-reactivas (ROS) para que ocurra una adaptación
muscular al ejercicio35,36. Aunque no se encontraron estudios que evaluaran la relación entre la suplementación de
antioxidantes y función gastrointestinal en atletas, diversos
autores sugieren que un aumento en la producción de ROS
puede ser deletérea para la función gastrointestinal y por lo
tanto sugieren que los deportistas en riesgo deberían llevar
un control frecuente de los niveles de vitaminas y determinar si se pueden beneficiar de la suplementación35,37.
Polifenoles
Los polifenoles son una clase de compuestos estructurales
naturales caracterizados por la presencia de largas unidades
estructurales de fenol38. En general, los estudios in vitro en
relación a la función de los polifenoles se han desarrollado
sobre un solo flavonoide, haciendo difícil su evaluación.
Además, la mayoría de los estudios epidemiológicos y de
intervención en humanos se ha centrado básicamente en
su capacidad antioxidante. Los flavonoides son capaces
de atacar los radicales libres principalmente por sus
propiedades de reducción de los múltiples grupos hidroxilo
y su habilidad para relocalizar el radical resultante en su
estructura para generar un radical fenoxilo relativamente
estable39. En un estudio piloto, cruzado, aleatorizado,
doble-ciego, placebo controlado de 12 adultos con edades
comprendidas entre 19 y 52 años, se observó un aumento
171
Rev Esp Nutr Hum Diet. 2015; 19(3): 167 - 174
Estrategias de suplementacion y función gastrointestinal en atletas de resistencia
del suero antioxidante 1 y 2 horas posteriores al consumo
de una bebida rica en antioxidantes así como la inhibición
de la peroxidación lipídica 2 horas después de su consumo40.
Diferentes estudios in vitro y en modelos animales sugieren
que diferentes flavonoides como la quercitina, rutina,
hisperidina y morina mejoran la función colónica absortiva
en animales con alteraciones en el colon41.
A pesar de esto, la biodisponibilidad humana de los flavonoides es todavía un tema de investigación. Algunos datos
indican que solamente una porción del compuesto es absorbido y detectado en plasma y orina40; por lo que puede
influenciar las características de solubilidad y por lo tanto
determinar su habilidad para cruzar las membranas biológicas y su capacidad de distribución entre los diferentes compartimentos de la célula. Aunque los flavonoides parecen
tener una capacidad antioxidante, mejorando la respuesta
inflamatoria y la función de absorción del colon38,40,41, posteriores investigaciones pueden ser útiles para clarificar la
dosis adecuada, la biodisponibilidad y en consecuencia la
función en el intestino humano.
Prebióticos y probióticos
Los prebióticos se definen como “ingredientes de los alimentos
que están compuestos por oligosacáridos que no son digestibles
por el huésped y que tienen un efecto benéfico en la salud del
huésped por medio de estimulación selectiva y/o actividad sobre
miembros específicos de la microbiota intestinal”42. Diferentes
investigadores han señalado que los prebióticos podrían
mejorar la respuesta inmune, modificar la microbiota y aumentar las bifidobacterias; para que funcionen más efectivamente, los prebióticos deben resistir el proceso de digestión en el estómago, modulando y protegiendo el intestino
de bacterias patógenas y promoviendo la salud intestinal43.
Sin embargo, un factor a tener en cuenta es que, cuando se
administran altas dosis, se ha visto que los prebióticos pueden tener efectos indeseables como son los gases causados
por la fermentación44.
de Lactobacillus plantarum a concentración de 1012 por tubo
naso-intestinal durante 6 horas con posterior biopsia intestinal, encontraron que las proteínas zonula occludens-1 y
ocludina transmembrana (proteínas que forman el sello
paracelular entre las células del epitelio) aumentaron significativamente (p<0,05) en comparación con el grupo placebo. En este mismo estudio confrontaron los hallazgos in
vivo con la administración in vitro a células Caco-2 en igual
dosis de Lactobacillus plantarum encontrando un aumento
significativo de la proteína zonula occludens (p<0,05) pero
no de la ocludina como en el caso de las muestras obtenidas
por biopsia. Los autores concluyeron que, aunque la administración de Lactobacillus plantarum puede proveer un efecto protector en la mucosa intestinal, otros factores pueden
contribuir a este efecto, particularmente in vivo. En apoyo a
esta teoría, Lamprecht y Col. en el 201249 realizaron un estudio aleatorizado, doble ciego, placebo controlado en 23
sujetos entrenados pre y posejercicio en donde los sujetos
recibieron un compuesto multiespecies de probióticos durante 14 semanas para estimar fugas intestinales al inicio y
al final del tratamiento, mediante la estimación en heces de
zonulina y α-antitripsina, encontrando que, el tratamiento
con probióticos disminuía la zonulina en heces, un marcador
que podría indicar una mejora en la permeabilidad intestinal y afectar positivamente a la oxidación de proteínas, en
comparación con el grupo placebo (P=0,019).
Sin embargo, actualmente la EFSA (European Food Safety
Authority)50 no establece como declaración de salud que los
probióticos (Lactobacillus acidophilus, Bifidobacterium infantis,
Bifidobacterium bifidum) ayuden a mantener una adecuada
función del tracto digestivo y/o la barrera intestinal argumentando que no existe suficiente evidencia científica que
apoye esta afirmación.
CONCLUSIONES
Los probióticos son alimentos con microorganismos vivos
adicionados que han demostrado tener un efecto ante el
daño GI, el síndrome de intestino irritable y la diarrea45,46.
Diversos autores proponen que los probióticos pueden tener un efecto benéfico intestinal aumentando la secreción
de mucina e inmunoglobulina A, aumentado la estabilidad
de las uniones estrechas entre las células epiteliales, inhibiendo la proliferación de bacterias patógenas y compitiendo con los sitios de unión de estas bacterias en las células
epiteliales47.
Múltiples factores pueden intervenir en la función del tracto
GI durante el ejercicio intenso y prolongado realizado a pie
(maratón, ultramaratón, marcha, etc.), entre los cuales están la hipertermia, minoría de edad, intensidad del ejercicio
y la teoría más aceptada que se refiere a una disminución
significativa del flujo sanguíneo gastrointestinal durante el
ejercicio físico. Esto puede causar diferentes alteraciones
que pueden resultar en disfunción de la barrera gastrointestinal y por lo tanto en sintomatología durante o después
de la competición.
Para observar el efecto de los probióticos en la función intestinal, en un estudio doble-ciego placebo controlado realizado por Karczewski y Col. en el 201048, en donde tomaron 7 sujetos sanos a quienes suministraron un preparado
Diferentes nutrientes y/o fitoquímicos se han estudiado
hasta ahora en sujetos sanos y enfermos que podrían mejorar la función gastrointestinal, aunque a la vista de los resultados obtenidos a partir de la presente revisión, no existen
172
Rev Esp Nutr Hum Diet. 2015; 19(3): 167 - 174
Estrategias de suplementacion y función gastrointestinal en atletas de resistencia
datos científicos suficientes para recomendar su uso durante la competición. La glutamina, arginina y citrulina pueden
aumentar la producción de óxido nítrico, lo que genera vasodilatación, posiblemente mejorando el flujo sanguíneo intestinal; sin embargo, no se ha encontrado una relación directa
entre la producción de óxido nítrico y la disminución de síntomas gastrointestinales. El uso de suplementos nutricionales como prebióticos y probióticos puede ser benéfico para
mantener o mejorar la calidad de la pared intestinal, futuros
estudios en esta área pueden proveer claridad sobre los potenciales efectos preventivos y terapéuticos de las intervenciones realizadas con este propósito. Pocos estudios evalúan
el uso de suplementos nutricionales como estrategia para
disminuir los problemas gastrointestinales derivados de la
realización de ejercicio de resistencia y ultrarresistencia, y
hasta el momento no existe suficiente evidencia científica
que apoye una mejora en la función gastrointestinal.
Los autores concluyen que la literatura acerca del tema
es aún escasa, los estudios realizados en humanos se han
efectuado en gran medida con pacientes enfermos y pocos
se han hecho en población deportista. Existe amplia bibliografía basada en modelos animales que aún debe ser comprobada en humanos. Por este motivo, es necesario realizar
mayor investigación con deportistas en activo.
3.
4.
5.
6.
7.
8.
9.
10.
11.
AGRADECIMIENTOS
Los autores de este artículo agradecen la cooperación de
Alba Meya Molina, por su colaboración en la revisión de la
metodología.
12.
13.
CONFLICTO DE INTERESES
Los autores manifiestan la no existencia de conflictos de intereses al redactar el manuscrito.
14.
15.
16.
BIBLIOGRAFÍA
1.
2.
Pucurull PD. Corredors.cat. [portal en internet]. Josepserra.
com; marzo 2012. [actualizado febrero 2012; citado en
abril 2014]. Disponible en: http://www.corredors.cat/
index.php?option=com_jfusion&Itemid=91&jfile=index.
php&topic=12706.msg710445#msg710445
Peters HP, Bos M, Seebregts L, Akkermans LM, van Berge
Henegouwen GP, Bol E, et al. Gastrointestinal symptoms in
long-distance runners, cyclists, and triathletes: prevalence,
17.
18.
19.
medication, and etiology. Am J Gastroenterol. 1999; 94: 157081.
ter Steege RW, Geelkerken RH, Huisman AB, Kokman JJ.
Abdominal Symptoms During Physical Exercise and the Role
of Gastrointestinal Ischaemia: A study in 12 symptomatic
athletes. Br J Sports Med. 2012; 46(13): 931-5.
Moses FM. Exercise-associated intestinal ischemia. Curr Sports
Med Rep. 2005; 4(2): 91-5.
de Oliveira EP, Burini RC, Jeukendrup A. Gastrointestinal
complaints during exercise: prevalence, etiology, and
nutritional recommendations. Sports Med. 2014; 44(Suppl 1):
S79-85.
Stuempfle KJ, Hoffman MD, Hew-Butler T. Gastrointestinal
distress in ultramarathoners is associated with race diet. Int J
Sport Nutr Exerc Metab. 2013; 23: 103-9.
Oliveira EP, Jeukendrup A. Nutritional recommendations to
avoid gastrointestinal complaints during exercise. Sports Sci
Exch. 2013; 26(114): 1-4.
Olivera EP, Burini RC. The impact of Physical Exercise on the
Gastrointestinal Tract. Curr Opin Clin Nutr Metab Care. 2009;
12(5): 533-8.
Van Wijck K, Lenaerts K, Grootjans J, Wijnands KA, Poeze M, van
Loon LJ, et al. Physiology and pathophysiology of splanchnic
hypoperfusion and intestinal injury during exercise: strategies
for evaluation and prevention. Am J Physiol Gastrointest Liver
Physiol. 2012; 303(2): G155-68.
Netter FH. Atlas of Human Anatomy. 6.a. ed. Saunders an
Imprint of Elsevier Inc. 2014.
Wright H, Collins M, Villiers RD, Schewellnus MP. Are
Splanchnic Hemodynamics Related to the Development
of Gastrointestinal Symptoms in Ironman Triathletes? A
Prospective Cohort Study. Clin J Sport Med. 2011; 21(4): 33743.
Rehrer NJ, Smets A, Reynaert H, Goes E, De Meirleir K. Effect
of exercise on portal vein blood flow in man. Med Sci Sports
Exerc. 2001; 33(9): 1533-7.
Lambert GP, Lang J, Bull A, Pfeifer PC, Eckerson J, Moore G, et
al. Fluid restriction increases GI permeability during running.
Int J Sports Med. 2008; 29(3): 194-8.
Lambert GP, Boylan M, Laventure JP, Bull A, Lanspa S. Effect of
aspirin and ibuprofen on GI permeability during exercise. Int J
Sports Med. 2007; 28(9): 722-26.
Lambert GP. Stress-induced gastrointestinal barrier
dysfunction and its inflammatory effects. Journal of Animal
Science. 2009; 87(14): E101-8.
Kenney WL, Ho CW. Age alters regional distribution of blood
flow during moderate-intensity exercise. J Appl Physiol. 1995;
79(4): 1112-9.
Smetanka RD, Lambert GP, Murray R, Eddy D, Horn M, Gisolfi
CV. Intestinal permeability in runners in the 1996 Chicago
marathon. Int J Sport Nutr. 1999; 9(4): 426-33.
Dokladny K, Moseley PL, Ma TY. Physiologically relevant
increase in temperature causes an increase in intestinal
epithelial tight junction permeability. Am J Physiol Gastrointest
Liver Physiol. 2006; 290(2): G204-12.
Urso ML, Clarkson PM. Oxidative stress, exercise, and
antioxidant supplementation. Toxicology. 2003; 189(1-2): 4154.
173
Rev Esp Nutr Hum Diet. 2015; 19(3): 167 - 174
Estrategias de suplementacion y función gastrointestinal en atletas de resistencia
20. Asthon T, Young IS, Davison GW, Rowlands CC, McEneny J,
Van Blerk C, et al. Exercise-induced endotoxemia: The effect
of Ascorbic Acid supplementation. Free Radic Biol Med. 2003;
35(3): 284-91.
21. Waterman JJ, Kapur R. Upper gastrointestinal issues in
athletes. Curr Sports Med Rep. 2012; 11(2): 99-104.
22. Choi SC, Choi SJ, Kim JA, Kim TH, Nah YH, Yazaki E, et al. The
role of gastrointestinal endoscopy in long-distance runners
with gastrointestinal symptoms. Eur Jo Gastroenterol Hepatol.
2001; 13(9): 1089-94.
23. Filip R, Pierzynowski SG. The role of glutamine and
α-ketoglutarate in gut metabolism and the potential
application in medicine and nutrition. J Preclin Clin Res. 2007;
1(1): 9-15.
24. Newsholme P, Krause M, Newsholme EA, Stear SJ, Burke LM,
Castell LM. BJSM reviews: A to Z of nutritional supplements:
dietary supplements, sports nutrition foods and ergogenic
aids for health and performance-Part 18. Br J Sports Med.
2011; 45(3): 230-2.
25. Bonet A, Grau T. La glutamina, un aminoácido casi
indispensable en el enfermo crítico. Med Intensiva. 2007; 31(7).
26. Wernerman J, Hammarqvist F. Glutamine: a necessary nutrient
for the intensive care patient. Int J Colorectal Dis. 1999; 14(3):
137-42.
27. Green DJ, Maiorana A, O’Driscoll G, Taylor R. Effect of exercise
training on endothelium-derived nitric oxide function in
humans. J Physiol. 2004; 561(1): 1-25.
28. Mercier A, Eurin D, Poulet-Young V, Marret S, Dechelotte
P. Effect of enteral supplementation with glutamine on
mesenteric blood flow in premature neonates. Clin Nutr. 2003;
22(2): 133-7.
29. Grimble GK. Adverse Gastrointestinal Effects of Arginine and
Related Amino Acids. J Nutr. 2007; 137(6): 1693S-701S.
30. Van Wijck K, Wijnands KA, Meesters DM, Boonen B, van Loon LJ,
Buurman WA, et al. L-citrulline Improves Splanchnic Perfusion
and Reduces Gut Injury during Exercise. Med Sci in Sports
Exerc. 2014; 46(11): 2039-46.
31. Larson SD, Li J, Chung DH, Evers BM. Molecular mechanisms
contributing to glutamine-mediated intestinal cell survival.
Am J Physiol Gastrointest Liver Physiol. 2007; 293(6): G126271.
32. Vermeulen MA, de Jong J, Vaessen MJ, van Leeuwen PA,
Houdijk AP. Glutamate reduces experimental intestinal
hyperpermeability and facilitates glutamine support of gut
integrity. World J Gastroenterol. 2011; 17(12): 1569-73.
33. Bjelakovic G, Nikolova D, Gluud LL, Simonetti RG, Gluud C.
Antioxidant supplements for prevention of mortality in healthy
participants and patients with various diseases. Cochrane
Database of Syst Rev. 2012; 3.
34. Powers SK, Jackson MM. Exercise-Induced Oxidative Stress:
Cellular Mechanisms and Impact on Muscle Force Production.
Physiol Rev. 2008; 88(4): 1243-76.
35. Jackson MJ. Free radicals in skin and muscle: damaging agents
or signals for adaptation? Proc Nutr Soc. 1999; 58(3): 673-6.
36. Powers S, Nelson WB, Larson-Meyer E. Antioxidant and Vitamin
D supplements for athletes: Sense or nonsense? J Sports Sci.
2011; 29(1): 47-55.
37. Muñoz ME, Galan AI, Palacios E, Diez MA, Muguerza B, Cobaleda
C, et al. Effect of an antioxidant functional food beverage on
exercise-induced oxidative stress: A long-term and large-scale
clinical intervention study. Toxicology. 2010; 278(1): 101-11.
38. Myburgh KH. Polyphenol Supplementation: Benefits for
Exercise Performance or Oxidative Stress? Sports Med. 2014;
44(1): 57-70.
39. Marshall JC. The gut as a potential trigger of exercise induced
inflammatory responses. Can J Physiol Pharmacol. 1998; 76:
479-84.
40. Gonzalez-Gallego J, Garcıa-Mediavilla MV, Sanchez-Campos S,
Tuñón MJ. Fruit polyphenols, immunity and inflammation. Br J
Nutr. 2010; 104(3): 15-27.
41. Ballester I, Camuesco D, Galvez J, F Sanchez de Medina F,
Zarzuelo A. Flavonoides y enfermedad inflamatoria intestinal.
Ars Pharm. 2006; 46(1): 5-21.
42. Vieira AT, Teixeira MM, Martins FS. The role of probiotics and
prebiotics in inducing gut immunity. Front Immunol. 2013;
4(445).
43. Ramirez-Farias C, Slezak K, Fuller Z, Duncan A, Holtrop G, Louis
P. Effect of inulin on the human gut microbiota: stimulation
of Bifidobacterium adolescentis and Faecalibacterium
prausnitzii. Br J Nutr. 2009; 101(4): 541-50.
44. Macfarlane GT, Steed H, Macfarlane S. Bacterial metabolism
and health-related effects of galacto-oligosaccharides and
other prebiotics. J Appl Microbiol. 2008; 104(2): 305-44.
45. Australian Sports of Nutrition. AIS Sports Supplement
Program Website Fact Sheet: Probiotics [portal en internet].
Australian Sports Commission, 2012 [citado abril 2014].
Disponible en: http://www.ausport.gov.au/ais/nutrition/
supplements/classification
46. Simons SM, Kennedy RG. Gastrointestinal Problems in
Runners. Curr Sports Med Rep. 2004; 3(2): 112-6.
47. Shing CM, Peake JM, Lim CL, Briskey D, Walsh NP, Fortes MB,
et al. Effects of probiotics supplementation on gastrointestinal
permeability, inflammation and exercise performance in the
heat. Eur J Appl Physiol. 2014; 114(1): 93-103.
48. Karczewski J, Troost FJ, Konings I, Dekker J, Kleerebezem
M, Brummer RJ, et al. Regulation of human epithelial tight
junction proteins by Lactobacillus plantarum in vivo and
protective effects on the epithelial barrier. Am J Physiol
Gastrointest Liver Physiol. 2010; 298(6): G851-9.
49. Lamprecht M, Bogner S, Schippinger G, Steinbauer K,
Fankhauser F, Hallstroem S, et al. Probiotic supplementation
affects markers of intestinal barrier, oxidation, and
inflammation in trained men; a randomized, double-blinded,
placebo-controlled trial. J Int Soc Sports Nutr. 2012; 9(1): 45.
50. EFSA, European Food Safety Authority. EU Register on
nutrition and health claims [portal en internet]. European
Comission; 2013 [actualizado junio 2013; citado abril 2014].
Disponible en: http://ec.europa.eu/nuhclaims
174
Rev Esp Nutr Hum Diet. 2015; 19(3): 175 - 183
Freely available online
OPEN ACCESS
Revista Española de
Nutrición Humana y Dietética
Spanish Journal of Human Nutrition and Dietetics
www.renhyd.org
ESPECIAL
¿Es la ética profesional un lujo del que podemos prescindir?
a
a,b
a
a,c
a,d,*
María Chiva , Josep Lluch , Alma Palau , Aitor Sánchez , Eva María Trescastro-López
a Comisión Deontológica del Consejo General de Dietistas-Nutricionistas de España.
b Servicio de Farmacia del Hospital Mateu Orfila, Menorca, España.
c Departamento de Nutrición y Bromatología, Universidad de Granada, España.
d Grupo Balmis de Investigación en Salud Comunitaria e Historia de la Ciencia, Universidad de Alicante, España.
*[email protected]
Recibido el 3 de diciembre de 2014; aceptado el 25 de febrero de 2015.
¿Es la ética profesional un lujo del que podemos prescindir?
PALABRAS CLAVE
Dietista-Nutricionista;
Códigos de ética;
Ética;
Deontología;
Ética profesional;
Formación continua;
Programa de estudios.
RESUMEN
En una sociedad como la actual donde la recuperación y la educación en valores está siendo
reivindicada, la ética profesional adquiere un protagonismo y una importancia fundamental
y la formación de los futuros profesionales aparece como una de las cuestiones clave. En este
trabajo se han analizado en primer lugar los contenidos de ética en las Universidades españolas donde se estudia el Grado en Nutrición Humana y Dietética y los contenidos de ética en
las dobles titulaciones. En segundo lugar se han analizado los resultados de la encuesta online que se realizó entre el 1 y el 11 de septiembre de 2014 en donde se incluía una pregunta
sobre ética profesional y, por último, se ha tomado el Código Deontológico de los DietistasNutricionistas españoles como ejemplo para resolver algunas de las cuestiones que están
surgiendo en nuestra profesión relacionadas con el patrocinio de la industria. En conclusión,
sería recomendable que la asignatura de ética/bioética o deontología estuviera en 4º curso
y que en las Universidades donde se imparte doble titulación se incluyan contenidos propios
de nutrición humana y dietética. Debemos promover la creación de una cultura deontológica
propia y específica de la nutrición humana y la dietética que empieza con la formación universitaria y continúa con la formación a lo largo de la vida profesional.
Obra bajo Licencia Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional.
Más información: http://creativecommons.org/licenses/by-nc-sa/4.0/
DOI: 10.14306/renhyd.19.3.138
175
Rev Esp Nutr Hum Diet. 2015; 19(3): 175 - 183
176
¿Es la ética profesional un lujo del que podemos prescindir?
Is professional ethics a luxury we can do without?
KEYWORDS
Dietetic-Nutritionist;
Codes of ethics;
Ethics;
Ethical theory;
Ethics professional;
Education
continuing;
Curriculum.
ABSTRACT
In today’s society where the recovery and education of values is being reclaimed, professional
ethics is gaining an essential importance, and the education of future professionals is becoming
one of the key questions. First of all, this project analyses the content of ethics based on Spanish
universities where the Human Nutrition and Dietetics Undergraduate Degree is taught, as well as
the content of ethics of dual undergraduate programmes. In second place, the results of an online
survey have been analysed. This survey, carried out between 1 and 11 September 2014, included
a question on professional ethics and, finally, the Spanish Code of Ethics for Dieticians and
Nutritionists was used as an example to solve doubts that were raised regarding our profession
related to the patronage of the industry. To conclude, it would be recommendable for the ethics/
bioethics subject to be given in the fourth year of the undergraduate degree and for universities
where there is a dual undergraduate programme to include content from both human nutrition
and dietetics. We should promote the creation of our own ethical culture specifically for human
nutrition and dietetics that starts at the university education stage and continues in training
throughout the whole professional life.
C ITA
Chiva M, Lluch J, Palau A, Sánchez A, Trescastro-López EM. ¿Es la ética profesional un lujo del que podemos
prescindir? Rev Esp Nutr Hum Diet. 2015; 19(3): 175 - 183. DOI: 10.14306/renhyd.19.3.138
INTRODUCCIÓN
En una sociedad como la actual donde la recuperación y la
educación en valores está siendo reivindicada, la ética profesional adquiere un protagonismo y una importancia fundamental en desarrollo de la misma, y la formación de los futuros profesionales aparece como una de las cuestiones clave.
Para intentar responder a la pregunta que da título al artículo, en primer lugar se va a analizar la formación universitaria en materia de ética/bioética o deontología que reciben
los Dietistas-Nutricionistas (D-N) de España. En segundo
lugar, se van a analizar los resultados de la encuesta que
se realizó a través de un cuestionario on-line entre el 1 de
septiembre y el 11 de septiembre de 2014 a los miembros
del Consejo General de Dietistas-Nutricionistas de España
(CGD-NE)1 y a los amigos de la Fundación Española de Dietistas-Nutricionistas (FEDN)2. Por último se abordará a modo
de ejemplo, el principio nº 20 del Código Deontológico de los
Dietistas-Nutricionistas españoles3, que afirma que un D-N
“No solicitará, aceptará u ofrecerá regalos, incentivos económicos
o de otra consideración que afecten o den apariencia razonable de
afectar el criterio profesional”. Este punto guarda una estrecha
relación con alguna de las cuestiones que se reivindican por
parte de la iniciativa “Dietética sin Patrocinadores”4.
CONTENIDOS DE ÉTICA EN LAS
UNIVERSIDADES ESPAÑOLAS DONDE
SE ESTUDIA EL GRADO EN NUTRICIÓN
HUMANA Y DIETÉTICA
La Orden CIN/730/2009, de 18 de marzo, por la que se
establecen los requisitos para la verificación de los títulos
universitarios oficiales que habilitan para el ejercicio de la
profesión de D-N, establece que entre las competencias que
los estudiantes deben adquirir, está la de “Reconocer los elementos esenciales de la profesión del D-N, incluyendo los principios éticos, responsabilidades legales y el ejercicio de la profesión,
aplicando el principio de justicia social a la práctica profesional
Rev Esp Nutr Hum Diet. 2015; 19(3): 175 - 183
177
¿Es la ética profesional un lujo del que podemos prescindir?
y desarrollándola con respeto a las personas, sus hábitos, creencias y culturas”5. Como bien señala este punto, es primordial
formar a los estudiantes tanto en valores como en ética, ya
que como profesionales sanitarios tendrán una gran responsabilidad en el estado de salud del individuo y/o de la
comunidad.
Para abordar la primera de las cuestiones se va a analizar
si en las Universidades españolas se imparte sólo el Grado
en Nutrición Humana y Dietética (NHyD) o si se imparten
dobles titulaciones y si el hecho de estudiar una doble titulación puede influir de forma directa en la formación en
ética/bioética o deontología que reciben los estudiantes e
indirectamente en la ética profesional.
En la actualidad, en España se puede estudiar el Grado en
Nutrición Humana y Dietética en 23 Universidades6–36 (Figura 1), siendo 14 de ellas públicas (61%) y 9 privadas (39%). La
última fecha de búsqueda ha sido el 6 de octubre de 2014.
Del total de 23 Universidades donde se puede obtener el
título de Graduado/a en NHyD, 8 de ellas (34%) ofertan dobles titulaciones8,9,11,13,14,16,17,25,29,34 (Tabla 1), además del propio Grado.
En todas las Universidades existe una asignatura relacionada con la ética/bioética o deontología y en la mayoría
de ellas se tratan aspectos tan importantes como: códigos
deontológicos, ética profesional, Codex Alimentario, relaciones con el paciente/cliente, diversos aspectos legislativos,
etc., pero sólo algunas de ellas incluyen en su temario el
Código Deontológico del D-N: Universidad de Alicante19, Universidad de Navarra24,25 y Universidad de Zaragoza32.
Respecto al nº de créditos de la asignatura, la distribución
es variable (Figura 2).
Respecto al curso en el que se encuentra la asignatura dentro del plan de estudios, la distribución se puede observar
en la Figura 3.
Figura 1. Universidades españolas donde estudiar el Grado en Nutrición Humana y Dietética.
Fuente: elaboración propia.
Rev Esp Nutr Hum Diet. 2015; 19(3): 175 - 183
178
¿Es la ética profesional un lujo del que podemos prescindir?
Tabla 1. Universidades donde se puede estudiar doble grado.
Universidad
Grado NHyD
Universidad Cardenal Herrera CEU
(privada)
NHyD
+
Farmacia
Universidad Católica de Valencia San
Vicente Mártir (privada)
NHyD
+
Enfermería
Universidad de Navarra (privada)
NHyD
+
Farmacia
Universidad Católica San Antonio de
Murcia (privada)
NHyD
+
Ciencia y Tecnología de los Alimentos
Universidad Alfonso X el Sabio (privada)
NHyD
+
Farmacia
NHyD
+
Ciencias de la Actividad Física y el Deporte
NHyD
+
Farmacia
NHyD
+
Enfermería (pendiente de aprobación por ANECA)
Universidad Internacional Isabel I de
Castilla (privada on-line)
NHyD
+
Ciencias de la Actividad Física y el Deporte
Universidad de Valencia (pública)
NHyD
+
Farmacia
Universidad San Pablo CEU (privada)
Otra titulación
Fuente: elaboración propia.
Figura 2. Créditos de la asignatura de ética/bioética o deontología.
CRÉDITOS DE LA ASIGNATURA
Fuente: elaboración propia.
Rev Esp Nutr Hum Diet. 2015; 19(3): 175 - 183
179
¿Es la ética profesional un lujo del que podemos prescindir?
Figura 3. Curso en el que se imparte la asignatura de ética/bioética o deontología.
CURSO EN EL QUE SE IMPARTE LA ASIGNATURA
Fuente: elaboración propia.
CONTENIDOS DE ÉTICA EN LAS
DOBLES TITULACIONES
A continuación se ha procedido a analizar los contenidos
de las asignaturas de ética/bioética o deontología en las
dobles titulaciones y se ha observado que los contenidos
pueden ser diferentes si se estudia sólo el Grado en NHyD
o si se estudia una doble titulación. En este último caso, el
Grado de NHyD se “suma” al previo existente, de manera
que los contenidos que se imparten en estas asignaturas no
son específicos de la nutrición humana y la dietética. En este
sentido, hay que señalar que aunque se comparten contenidos similares en ambas profesiones, en algunas de las
dobles titulaciones no se incluyen referencias bibliográficas
específicas de nutrición, ni legislación alimentaria, ni Codex
Alimentario, etc.
En la Universidad Alfonso X el Sabio, la asignatura de ética/bioética
o deontología es diferente si se trata del Grado en NHyD o
del doble Grado “Farmacia + NHyD”, en donde los contenidos que se incluyen son exclusivamente de Farmacia8.
En la Universidad Cardenal Herrera de Valencia, la asignatura
que se imparte en el doble Grado “NHyD + Farmacia” lleva por
título “Historia, Legislación y Deontología Farmacéutica”14.
En la Universidad Católica de Valencia San Vicente Mártir,
donde se imparte el doble Grado “NHyD + Enfermería”, dicha asignatura pertenece al plan de estudios de Enfermería
y sus contenidos son únicamente de Enfermería11.
En la Universidad CEU San Pablo de Madrid, la asignatura
es diferente si se imparte en el doble Grado “NHyD + Farmacia”, pasando a llamarse en la doble titulación “Legislación y Deontología farmacéutica”16. En el caso del doble
Grado “NHyD + Enfermería” no existe ninguna asignatura
específica de ética/bioética o deontología (el plan de estudios de Enfermería tiene un Modifica ante ANECA pendiente
de aprobación)17.
En la Universidad Internacional Isabel I de Castilla no aparecen contenidos de la asignatura, y en el doble grado “NHyD
+ Ciencias de la Actividad Física y el Deporte (CAFD)”, la asignatura se denomina “Valores sociales y deontología profesional” y corresponde al plan de estudios de CAFD34.
Estos datos que se acaban de mostrar relativos a la formación académica son básicamente descriptivos, ya que no se
puede entrar en el detalle de los contenidos de todas y cada
una de las asignaturas, aspecto formativo que obviamente
va a influir en la ética profesional.
Rev Esp Nutr Hum Diet. 2015; 19(3): 175 - 183
180
¿Es la ética profesional un lujo del que podemos prescindir?
• Respecto a tus capacidades personales
ENCUESTA SOBRE ÉTICA PROFESIONAL
Entre el 1 de septiembre y el 11 de septiembre de 2014 se
llevó a cabo a través de la web una encuesta a todos los
D-N del CGDNE y amigos de la FEDN. La encuesta se envió
a 2689 personas y se obtuvieron un total de 347 respuestas
(12,9%).
De estas 347 personas, sólo se le realizó la pregunta relacionada con la ética profesional a aquellas que estaban ejerciendo, que representaban un total de 241 ejercientes.
• Respecto a los colegas y otros profesionales
• Nunca me ha surgido un conflicto deontológico
• Otro
De todas las respuestas, 139 personas (57,7 %) respondieron que “Nunca les había surgido un conflicto deontológico” y
102 personas (42,3%) sí manifestaron haber tenido algún
conflicto deontológico (Figura 4).
“Durante el ejercicio de la profesión, ¿te ha surgido algún conflicto
deontológico?”
EL CÓDIGO DEONTOLÓGICO COMO
EJEMPLO
• Respecto a los estándares de salud
• Respecto a las leyes y reglamentos
• Respecto al Código Deontológico y Buenas Prácticas
• Respecto al ejercicio de la profesión
• Respecto al trato con los pacientes/clientes
En la actualidad, en el seno de nuestra profesión están surgiendo iniciativas que reivindican el ejercicio profesional sin
ningún tipo de sponsor, como es el caso de “Dietética sin Patrocinadores”4. En este caso conviene consultar el principio
nº 20 del Código Deontológico3 recogido en el apartado de
Figura 4. Diagrama de flujo.
Dietistas-Nutricionistas miembros
del CGD-ND y amigos de la FEDN a
los que se les envía la encuesta
(n=2.689)
Nº de respuestas de la encuesta
(n=347)
Dietistas-Nutricionistas no
ejercientes (n=106)
Dietistas-Nutricionistas ejercientes
(n=241)
Dietistas-Nutricionistas a los que sí
les ha surgido algún conflicto ético
(n=102)
Fuente: elaboración propia.
Dietistas-Nutricionistas a los
que nunca les ha surgido ningún
conflicto ético (n=139)
Rev Esp Nutr Hum Diet. 2015; 19(3): 175 - 183
181
¿Es la ética profesional un lujo del que podemos prescindir?
Responsabilidades hacia la Profesión y que guarda relación
con estas cuestiones.
Este principio afirma que un D-N “No solicitará, aceptará u
ofrecerá regalos, incentivos económicos o de otra consideración
que afecten o den apariencia razonable de afectar el criterio profesional.”
De este principio se derivan 3 buenas prácticas (BP):
• BP1: No será una violación de este principio para el D-N
aceptar compensación como consultor o empleado o
como parte de una beca de investigación o programa de
patrocinio de las empresas, siempre y cuando la relación
sea abiertamente declarada y el D-N actúe con integridad en el desempeño de los servicios o responsabilidades.
• BP2: Este principio no se opone a que un D-N acepte regalos de valor nominal, atienda programas educativos,
comidas en el marco de intercambios de la información
educativa, muestras gratuitas de productos o artículos
similares, siempre y cuando estos artículos no se ofrezcan a cambio de o con la expectativa de, y no den lugar
a conductas o servicios que sean contrarios al criterio
riguroso del D-N.
• BP3: La prueba de una apariencia impropia dependerá
de si dicha conducta pudiera crear en personas razonables la percepción de que el D-N no es capaz de ejercer
sus responsabilidades profesionales con integridad, imparcialidad y su competencia está afectada.
En el caso de que exista una denuncia por incumplimiento
del Código Deontológico o se desee hacer una consulta al
respecto, parece oportuno que sea la Comisión Deontológica Nacional la encargada de analizar y decidir sobre estas
cuestiones: porque el Código Deontológico es una guía general para el ejercicio profesional y no puede recoger con
detalle situaciones que precisen actuaciones concretas.
El Código Deontológico y la Comisión Deontológica tienen
tanto la misión de proteger al profesional de sus propias
flaquezas, como de guiarle en las acciones profesionales
frente a la sociedad, cliente/paciente, colegas y otros profesionales para que actúe siempre en el marco de la evidencia
científica y con la humanidad que requieren todos los temas
relacionados con la alimentación y nutrición humana3. Así
mismo, la Comisión Deontológica debe promover que existan cuestiones relacionadas con la ética profesional en las
reuniones científicas y debe elaborar documentos de consenso.
CONCLUSIONES
Respondiendo a la pregunta que nos planteamos en el inicio,
¿Es la ética profesional un lujo del que podemos prescindir?
la respuesta está clara: no. No podemos prescindir de ella,
porque solamente con una buena formación y quehacer
diario, lograremos el objetivo primordial de elevar el
estándar de la práctica y la buena praxis profesional.
Sería recomendable que la asignatura de ética/bioética o
deontología estuviera en 4º curso, cuando los estudiantes
han recibido ya la mayor parte de la formación, han madurado personal y profesionalmente y son capaces de aprovechar esta asignatura al máximo. Además, en aquellas
Universidades donde se imparte doble titulación se deberían incluir contenidos propios de la nutrición humana y la
dietética.
A la luz de los datos expuestos es importante insistir en la
importancia de la formación universitaria en materia de ética profesional, con el fin de crear una cultura deontológica
que facilite la resolución de situaciones profesionales conflictivas y pueda ayudar a desvelar y discernir los momentos
éticos en la práctica profesional; en definitiva proporcionar
al futuro profesional las herramientas para abordar posibles conflictos. Hablar de ética es tratar sobre cómo se debe
actuar, es hablar de valores que deben ser defendidos y
respetados, planteándose en ocasiones dilemas que exigen
respuestas responsables. Actuar éticamente tiene que ver
con la justificación y con las razones que soportan la decisión adoptada. Queda claro, por tanto, que no bastan las
buenas intenciones; los comportamientos y sus resultados
también deben orientarse de acuerdo con principios y valores sólidos37.
Debemos promover la creación de una cultura deontológica
propia y específica de la nutrición humana y la dietética que
empieza con la formación universitaria, pero que no acaba
aquí y continúa en la formación a lo largo de la vida profesional. Debemos ser capaces de incorporar en el trabajo
diario esta dimensión deontológica ya que sólo así conseguiremos diferenciarnos ante los demás profesionales y ante la
sociedad como verdaderos expertos en nutrición humana y
dietética.
AGRADECIMIENTOS
Este trabajo se ha desarrollado en el marco de la Beca
Predoctoral del Programa de Formación de Profesorado
Universitario (Ref.: FPU/ AP2010-0593) del Ministerio de
Rev Esp Nutr Hum Diet. 2015; 19(3): 175 - 183
182
¿Es la ética profesional un lujo del que podemos prescindir?
Educación y del Programa Prometeo de la Generalitat Valenciana para grupos de investigación de excelencia (Ref.:
PrometeoII/2014/015).
10.
CONFLICTO DE INTERESES
Los autores manifiestan la no existencia de conflictos de intereses al redactar el manuscrito.
11.
BIBLIOGRAFÍA
12.
1.
2.
3.
4.
5.
6.
7.
8.
9.
Consejo General de Dietistas-Nutricionistas de España
[portal en internet]. Valencia: Consejo General de DietistasNutricionistas de España; [citado el 17 de noviembre de 2014].
Disponible en: http://www.consejodietistasnutricionistas.
com/
Fundación Española de Dietistas-Nutricionistas [portal
en internet]. Pamplona: Fundación Española de DietistasNutricionistas; [citado el 17 de noviembre de 2014]. Disponible
en: http://www.fedn.es/
Consejo General de Dietistas-Nutricionistas de España.
Código Deontológico de la profesión de Dietista-Nutricionista
[portal en internet]. Valencia: Consejo General de DietistasNutricionistas de España; [citado el 17 de noviembre de 2014].
Disponible en: http://www.consejodietistasnutricionistas.
com/wp-content/uploads/2014/06/Codigo-Deontologico-Vs2013-final.pdf
Dietética Sin Patrocinadores [portal en internet]. Valencia:
Dietética Sin Patrocinadores; [citado el 6 de octubre de 2014].
Disponible en: http://dieteticasinpatrocinadores.org/
Orden CIN/730/2009, de 18 de marzo, por la que se
establecen los requisitos para la verificación de los títulos
universitarios oficiales que habiliten para el ejercicio de la
profesión de Dietista-Nutricionista. Boletín Oficial del Estado
num.73, del 26-03-2009. Obtenido el 17 de noviembre de
2014 de http://www.boe.es/boe/dias/2009/03/26/pdfs/
BOE-A-2009-5037.pdf
Agencia Nacional de Evaluación de la Calidad. ¿Qué estudiar
y dónde? [portal en internet]. Madrid: Agencia Nacional de
Evaluación de la Calidad; [citado el 6 de octubre de 2014].
Disponible en: http://srv.aneca.es/ListadoTitulos/busquedatitulaciones
Universidad Alfonso X el Sabio. Grado en Nutrición Humana y
Dietética [portal en internet]. Madrid: Universidad Alfonso X el
Sabio; [citado el 6 de octubre de 2014]. Disponible en: http://
www.uax.es/grado-en-nutricion-humana-y-dietetica.html
Universidad Alfonso X el Sabio. Doble Grado en Farmacia y
Nutrición Humana y Dietética [portal en internet]. Madrid:
Universidad Alfonso X el Sabio; [citado el 6 de octubre de
2014]. Disponible en: http://www.uax.es/doble-grado-enfarmacia-y-nutricion-humana-y-dietetica.html
Universidad Alfonso X el Sabio. Doble Grado en Ciencias de la
13.
14.
15.
16.
17.
18.
19.
20.
Actividad Física y el Deporte y Nutrición Humana y Dietética
[portal en internet]. Madrid: Universidad Alfonso X el Sabio;
[citado el 6 de octubre de 2014]. Disponible en: http://www.
uax.es/doble-grado-en-ciencias-de-la-actividad-fisica-y-eldeporte-y-nutricion-humana-y-dietetica.html
Universidad Autónoma de Madrid. Grado en Nutrición
Humana y Dietética [portal en internet]. Madrid: Universidad
Autónoma de Madrid; [citado el 6 de octubre de 2014].
Disponible en: https://www.uam.es/ss/Satellite/Ciencias/
es/1242655568847/contenidoFinal/Nutricion_Humana_y_
Dietetica.htm
Universidad Católica de Valencia San Vicente Mártir. Doble
Grado en Enfermería y Nutrición Humana y Dietética [portal
en internet]. Valencia: Universidad Católica de Valencia San
Vicente Mártir; [citado el 6 de octubre de 2014]. Disponible en:
https://www.ucv.es/estudios_doble_8.asp
Universidad Católica San Antonio. Grado en Nutrición Humana
y Dietética [portal en internet]. Murcia: Universidad Católica
San Antonio; [citado el 6 de octubre de 2014]. Disponible en:
http://www.ucam.edu/estudios/grados/nutricion-presencial
Universidad Católica San Antonio. Grado en Nutrición Humana
y Dietética y Ciencia y Tecnología de los Alimentos [portal en
internet]. Murcia: Universidad Católica San Antonio; [citado
el 6 de octubre de 2014]. Disponible en: http://www.ucam.
edu/estudios/dobles-grados/doble-grado-en-nutricion-ytecnologia-de-alimentos
Universidad CEU Cardenal Herrera. Doble Grado en Farmacia
y Nutrición Humana y Dietética [portal en internet]. Valencia:
Universidad CEU Cardenal Herrera; [citado el 6 de octubre de
2014]. Disponible en: http://www.uchceu.es/estudios/grado/
farmacia_nutricion_dietetica.aspx
Universidad CEU San Pablo. Grado en Nutrición Humana y
Dietética [portal en internet]. Madrid: Universidad CEU San
Pablo; [citado el 6 de octubre de 2014]. Disponible en: http://
www.uspceu.com/es/estudios/grado/farmacia/nutricionhumana-dietetica/presentacion.php
Universidad CEU San Pablo. Doble Grado en Farmacia y
Nutrición Humana y Dietética [portal en internet]. Madrid:
Universidad CEU San Pablo; [citado el 6 de octubre de
2014]. Disponible en: http://www.uspceu.com/es/estudios/
grado/farmacia/farmacia-y-nutricion-humana-y-dietetica/
presentacion.php
Universidad CEU San Pablo. Doble Grado en Enfermería y
Nutrición Humana y Dietética [portal en internet]. Madrid:
Universidad CEU San Pablo; [citado el 6 de octubre de 2014].
Disponible en: http://www.uspceu.com/futuroalumno/pdf/
FARMACIA_14_02.pdf
Universidad Complutense de Madrid. Grado en Nutrición
Humana y Dietética [portal en internet]. Madrid: Universidad
Complutense de Madrid; [citado el 6 de octubre de 2014].
Disponible
en:
http://www.ucm.es/estudios/gradonutricionhumanaydietetica
Universidad de Alicante. Grado en Nutrición Humana y
Dietética [portal en internet]. Alicante: Universidad de
Alicante; [citado el 6 de octubre de 2014]. Disponible en:
http://cvnet.cpd.ua.es/webcvnet/planestudio/planestudiond.
aspx?plan=C352
Universidad de Barcelona. Grado de Nutrición Humana y
Dietética [portal en internet]. Barcelona: Universidad de
Rev Esp Nutr Hum Diet. 2015; 19(3): 175 - 183
183
¿Es la ética profesional un lujo del que podemos prescindir?
21.
22.
23.
24.
25.
26.
27.
28.
29.
Barcelona; [citado el 6 de octubre de 2014]. Disponible en:
http://www.ub.edu/web/ub/es/estudis/oferta_formativa/
graus/fitxa/N/G1053/index.html
Universidad de Granada. Grado en Nutrición Humana y
Dietética [portal en internet]. Granada: Universidad de
Granada; [citado el 6 de octubre de 2014]. Disponible en:
http://grados.ugr.es/nutricion/
Universidad de Lleida. Grado en Nutrición Humana y Dietética
[portal en internet]. Lleida: Universidad de Lleida; [citado el 6
de octubre de 2014]. Disponible en: http://www.nutricio.udl.
cat/es
Universidad de Murcia. Grado en Nutrición Humana y Dietética
[portal en internet]. Murcia: Universidad de Murcia; [citado
el 6 de octubre de 2014]. Disponible en: http://www.um.es/
web/ccsociosanitarias/contenido/estudios/grados/nutricion
Universidad de Navarra. Grado en Nutrición Humana y
Dietética [portal en internet]. Pamplona: Universidad de
Navarra; [citado el 6 de octubre de 2014]. Disponible en:
http://www.unav.edu/web/grado-en-nutricion-humana-ydietetica
Universidad de Navarra. Doble Grado en Farmacia y
Nutrición Humana y Dietética [portal en internet]. Pamplona:
Universidad de Navarra; [citado el 6 de octubre de 2014].
Disponible en: http://www.unav.edu/web/doble-grado-enfarmacia-y-nutricion-humana-y-dietetica
Universidad Pablo de Olavide. Grado en Nutrición Humana
y Dietética [portal en internet]. Sevilla: Universidad Pablo
de Olavide; [citado el 6 de octubre de 2014]. Disponible en:
http://www.upo.es/portal/impe/web/contenido/0f4b662143b3-11de-874c-3fe5a96f4a88?channel=c1f3624d-2f4711de-b088-3fe5a96f4a88
Universidad de Santiago de Compostela. Grado en Nutrición
Humana y Dietética [portal en internet]. Santiago de
Compostela: Universidad de Santiago de Compostela; [citado
el 6 de octubre de 2014]. Disponible en: http://www.usc.es/
es/centros/ciencias/titulacions.html?plan=13947&estudio=1
3948&codEstudio=13550&valor=9
Universidad de Valencia. Grado en Nutrición Humana y
Dietética [portal en internet]. Valencia: Universidad de
Valencia; [citado el 6 de octubre de 2014]. Disponible en:
http://www.uv.es/uvweb/universitat/es/estudis-grau/grau1285846094474/Titulacio.html?id=1285847387076
Universidad de Valencia. Doble Grado en Farmacia y Nutrición
30.
31.
32.
33.
34.
35.
36.
37.
Humana y Dietética [portal en internet]. Valencia: Universidad
de Valencia; [citado el 6 de octubre de 2014]. Disponible en:
http://www.uv.es/uvweb/universidad/es/estudios-grado/
grau-1285846094474/Titulacio.html?id=1285870306896
Universidad de Valladolid. Grado en Nutrición Humana y
Dietética [portal en internet]. Valladolid: Universidad de
Valladolid; [citado el 6 de octubre de 2014]. Disponible
en:
http://www.uva.es/export/sites/uva/2.docencia/2.01.
grados/2.01.02.ofertaformativagrados/2.01.02.01.alfabetica/
Grado-en-Nutricion-Humana-y-Dietetica/
Universidad de Vic. Grado en Nutrición Humana y Dietética
[portal en internet]. Vic: Universidad de Vic; [citado el 6 de
octubre de 2014]. Disponible en: http://www.uvic.es/es/
estudi/nutricio-humana-i-dietetica
Universidad de Zaragoza. Grado en Nutrición Humana
y Dietética [portal en internet]. Huesca: Universidad de
Zaragoza; [citado el 6 de octubre de 2014]. Disponible en:
http://titulaciones.unizar.es/nutricion-humana-dietetica/
Universidad del País Vasco. Grado en Nutrición Humana y
Dietética [portal en internet]. Bizkaia: Universidad del País Vasco;
[citado el 6 de octubre de 2014]. Disponible en: http://www.
ehu.es/es/web/vicer.grado-innovacion/aurtengo-graduakarloa?p_auth=sF92mHVG&p_p_id=upvehuapp_WAR_
upvehuappportlet&p_p_lifecycle=1&p_p_state=normal&p_p_
mode=view&p_p_col_id=column-2&p_p_col_count=1&_
upvehuapp_WAR_upvehuappportlet_action=redirectAction
Universidad Internacional Isabel I de Castilla. Doble titulación
de Grado en Ciencias de la Actividad Física y el Deporte y
Grado en Nutrición Humana y Dietética [portal en internet].
Burgos: Universidad Internacional Isabel I de Castilla; [citado
el 6 de octubre de 2014]. Disponible en: http://www.ui1.es/
dobles-titulaciones/CAFD-NHYD
Universidad Ramón Llull. Grado en Nutrición Humana y
Dietética [portal en internet]. Barcelona: Universidad Ramón
Llull; [citado el 6 de octubre de 2014]. Disponible en: http://
www.blanquerna.edu/es/grado-nutricion-humana-dietetica
Universidad Rovira i Virgili. Grado de Nutrición Humana y
Dietética [portal en internet]. Tarragona: Universidad Rovira i
Virgili; [citado el 6 de octubre de 2014]. Disponible en: http://
www.urv.cat/cae/graus/es_graudnutricio.html
Sociedad Española de Medicina de Familia y Comunitaria.
Sobre bioética y medicina de familia. Palma de Mallorca:
Sociedad Española de Medicina de Familia y Comunitaria;
1996.
Rev Esp Nutr Hum Diet. 2015; 19(3): 184 - 186
Freely available online
OPEN ACCESS
Revista Española de
Nutrición Humana y Dietética
Spanish Journal of Human Nutrition and Dietetics
www.renhyd.org
C A R TA C I E N T Í F I C A
Cambios en los hábitos alimentarios de los pacientes infectados por el
VIH a través del asesoramiento gastronómico y talleres de adquisición de
habilidades culinarias (Estudio ALÍCIA-FLS)
a,
a,b
c
c
Carla Estany Quera *, Anna Bonjoch , Elena Roura , Núria Cinca
a Fundación Lluita contra la Sida, Hospital Germans Trias i Pujol, Badalona, Barcelona, Spain.
b Unidad VIH, Hospital Germans Trias I Pujol, Badalona, Barcelona, Spain.
c Fundació Alícia, Sant Fruitós de Bages, Barcelona, Spain.
* [email protected]
Recibido el 13 de febrero de 2015; aceptado el 8 de mayo de 2015.
CITA
Estany Quera C, Bonjoch A, Roura E, Núria Cinca N. Cambios en los hábitos alimentarios de los pacientes infectados
por el VIH a través del asesoramiento gastronómico y talleres de adquisición de habilidades culinarias (Estudio
ALÍCIA-FLS). Rev Esp Nutr Hum Diet. 2015; 19(3): 184 - 186. DOI: 10.14306/renhyd.19.3.151
Aunque con la Terapia Antiretroviral de Gran Actividad
(TARGA) han disminuido los casos de desnutrición y caquexia,
persisten la disminución del apetito, ingesta alimentaria
y pérdida de peso1–7. La dietoterapia forma parte del
tratamiento integral de personas con infección por VIH, dado
el riesgo de sufrir trastornos nutricionales y posibles efectos
adversos de las medicaciones que pueden tener un impacto
negativo en el estado nutricional e ingesta alimentaria1–7.
Varios estudios afirman que tener habilidades culinarias
básicas, tanto pacientes como profesionales sanitarios,
ayudan a comer mejor y a aumentar la adherencia a los
mensajes y recomendaciones dietéticas, y que éstas son más
eficaces si se acompañan de cursos o talleres de cocina8–9.
con talleres de cocina repercutía en el estado nutricional e
ingesta alimentaria de pacientes infectados con el VIH con
bajo peso. Se incluyeron 15 pacientes que se visitaban de
forma rutinaria en la Unidad VIH del Hospital Germans Trias
i Pujol (Badalona, Barcelona) y bajo peso (definido como IMC
inferior a 20kg/m2). Se excluyeron pacientes con enfermedad
grave concomitante, hepatitis descompensada, infección
oportunista, enfermedad renal, uso de nutrición parenteral,
uso de anabolizantes, tratamientos hormonales, orexígenos
o estimulantes del apetito. El Comité Ético de nuestro centro
aprobó el estudio y todos los individuos incluidos firmaron
el consentimiento informado para su participación en el
mismo.
Se diseñó un estudio piloto observacional prospectivo, para
evaluar si acompañar las pautas nutricionales estándar
Ambos grupos recibieron las mismas recomendaciones
de dieta hipercalórica, hiperproteica y consejos de
Obra bajo Licencia Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional.
Más información: http://creativecommons.org/licenses/by-nc-sa/4.0/
DOI: 10.14306/renhyd.19.3.151
184
Rev Esp Nutr Hum Diet. 2015; 19(3): 184 - 186
Cambios en los hábitos alimentarios de los pacientes infectados por el VIH a través del asesoramiento gastronómico y talleres de
adquisición de habilidades culinarias (Estudio ALÍCIA-FLS)
185
Tabla 1. Ingesta energética, macronutrientes y micronutrientes en grupo Control y grupo Talleres, en visita inicial y final.
Datos expresados valor absoluto o porcentaje y mediana y rango intercuartílico.
Basal
Final
Control
Talleres
Control
Energía (kcal/día)
2586,7 (2266,3; 3002,1)
2020,42 (1719; 2448,1)
2711,23 (2154,8; 3507,9) 2246,19 (1720,4; 2578,1)
p>0,05
Proteína total (g)
105,5 (92,1; 124,2)
93,1 (86,9; 109,4)
102,7 (84,1; 127)
94,935 (76,2; 112,2)
p>0,05
Proteína %VCT
16,2 (14,5; 18,9)
17,9 (14,7; 22,1)
15,06 (12,8; 17,6)
16,95 (15,8; 18,9)
p>0,05
Proteína vegetal (g)
35,47 (28; 39,8)
25,06 (21,1; 31,2)
31,48 (25,2; 36,5)
28,015 (21,5; 33,8)
p>0,05
Proteína animal (g)
59,6 (52,6; 83,6)
60,4 (42,3; 72)
73,51 (48,6; 74,7)
60,64 (45,5; 67,8)
p>0,05
Lípidos totales (g)
112,56 (84,6; 134,3)
82,2 (76,5; 101,9)
136,26 (80; 190,5)
91,38 (62,2; 112,8)
p>0,05
Lípidos %VCT
36,4 (33,3; 42,5)
37,1 (34,5; 40,7)
44,1 (33,1; 49,1)
35,7 (32,1; 44)
p>0,05
AGS %VCT
9,8 (8,9; 14,6)
11,6 (9,4; 13,2)
12,6 (7,4; 14,1)
11,6 (8,9; 12,3)
p>0,05
AGMI %VCT
17,3 (15,8; 19,01)
16,6 (14; 19,8)
19,2 (14,6; 27,1)
14,6 (13,2; 19,9)
p>0,05
AGPI %VCT
6,4 (4,2; 6,7)
6,5 (4,4; 7,6)
7,5 (4,9; 7,9)
6,5 (5,2; 7,5)
p>0,05
Colesterol (mg)
229,5 (191,7; 326,2)
279,3 (209,1; 365,2)
408,4 (318,1; 439,5)
283,8 (186,4; 371,5)
p>0,05
Glúcidos totales (g)
308,2 (246,6; 350,9)
230 (179,7; 296,4)
287,2 (263,5; 318,9)
232,9 (181,9; 281,4)
p>0,05
Glúcidos %VCT
47,7 (40,4; 50,4)
41,8 (39,3; 48,6)
40,0 (36,5; 50,7)
45,9 (38,7; 48,9)
p>0,05
Azúcares digestibles (g)
98,8 (85,9; 141,7)
76,1 (61,1; 138,2)
101,6 (67,4; 145,5)
94,0 (63,3; 119,8)
p>0,05
Fibra total (g)
35,5 (20,2; 39,9)
21,7 (19,2; 35,6)
22,0 (20,1; 28,6)
20,9 (16,1; 25,4)
p>0,05
Etanol
0,0 (0; 0)
0,2 (0-4,3)
0,0 (0; 2,4)
0,8 (0; 4,5)
p>0,05
Sodio (mg)
3062,7 (2266,9; 3419)
2458,7 (2061,1; 2989,1)
1901,6 (1818,3; 3770,9)
2310,8 (1729; 2890,8)
p>0,05
Potasio (mg)
4168,5 (3146,8; 4572,7)
3396,9 (2557; 3975,9)
3925,1 (3261,5; 4515,4)
3253,8 (2644,2; 3953,3)
p>0,05
Calcio (mg)
1135,5 (820,4; 1494,9)
1093,8 (875,1; 1309,8)
1194,9 (569,1; 167,8)
1024,9 (538,9; 1364,5)
p>0,05
Magnesio (mg)
357,2 (285,3; 493,6)
375,8 (263,7; 421,6)
Nd
0,81 (0,73; 0,83)
p>0,05
Fósforo (mg)
1652,8 (1405,2; 1916,4)
1481,9 (1179,3; 1672,6)
1584,7 (1220,4; 2008,9)
1336,6 (1012,4; 1647,1)
p>0,05
Hierro (mg)
13,5 (11,5; 20,7)
13,9 (11,9; 18,3)
16,1 (13; 20,8)
13,5 (11,8; 14,5)
p>0,05
Zinc (mg)
10,3 (8,4; 16,9)
10,0 (9,2; 11,7)
9,2 (8,5; 18,4)
9,9 (8,8; 11,1)
p>0,05
Vitamina A total (mcg)
1050,2 (704,2; 2845,7)
1035,6 (539; 1594,2)
783,6 (589,4; 1439,6)
594,1 (365,3; 930,1)
p>0,05
Retinoides (mcg)
215,4 (158,2; 360,6)
254,1 (147,4; 320)
369,5 (160,8; 414,2)
213,2 (130,3; 284,8)
p>0,05
Carotenoides (mcg)
4904,1 (2721,9; 13681,1)
2283,4 (959,2; 6520,8)
2190,9 (1078,2; 5997,1)
1751,6 (669,3; 3129)
p>0,05
Vitamina D (mcg)
2,3 (1,1; 8,04)
6,6 (4,9; 10,2)
8,7 (1,7; 13,2)
4,3 (1,9; 16,1)
p>0,05
Vitamina E (mg e.t.)
13,2 (11,6; 17,04)
12,3 (9,4; 18,3)
20,6 (11,2; 22,2)
10,1 (8,5; 15,5)
p>0,05
Vitamina B1 (mg)
1,6 (1,3; 2,3)
1,5 (1,3; 2,5)
2,2 (1,6; 2,3)
1,6 (1,2; 2,1)
p>0,05
Vitamina B2 (mg)
2,1 (1,4; 2,7)
1,8 (1,5; 2,4)
2,3 (1,7; 3,1)
1,4 (1,3; 2,1)
p>0,05
Niacina (mg)
23,9 (21,7; 30,7)
24,0 (20; 29,9)
27,8 (20,3; 33)
22,2 (19,3; 27,9)
p>0,05
Vitamina B6 (mg)
2,4 (1,9; 3,3)
2,4 (2; 2,9)
3,3 (2,1; 3,6)
2,5 (1,9; 2,8)
p>0,05
Ácido fólico (mcg)
345,0 (259,8; 475,1)
340,5 (242,2; 372,1)
418,9 (319,2; 498,4)
297,9 (239,4; 355,4)
p>0,05
Vitamina B12 (mcg)
6,6 (3,2; 6,9)
4,4 (3,1; 7,5)
5,5 (3,8; 9,8)
5,0 (3,6; 6,6)
p>0,05
Vitamina C (mg)
199,2 (150,4; 217,5)
116,7 (93,8; 134,9)
185,5 (106,9)
116,1 (86,3; 160,3)
p>0,05
Ingesta calórica (kcal/kg/día)
49,5
39,88
50,6
44,36
p>0,05
Ingesta proteica (g/kg/día)
1,85
1,96
1,92
1,86
p>0,05
Requerimientos (kcal/día)
2184,6
1879,9
-
-
-
Requerimientos (g proteínas/día)
83,7
78
-
-
-
Talleres
p-valor
Rev Esp Nutr Hum Diet. 2015; 19(3): 184 - 186
Cambios en los hábitos alimentarios de los pacientes infectados por el VIH a través del asesoramiento gastronómico y talleres de
adquisición de habilidades culinarias (Estudio ALÍCIA-FLS)
enriquecimiento nutricional. El grupo Talleres recibió cuatro
sesiones teórico-prácticas en la Fundación Alícia (Sant
Fruitós de Bages, Barcelona), realizadas por un cocinero y
una dietista-nutricionista expertos. Se trabajaron platos
principales, así como estrategias culinarias para incrementar
el valor proteico-energético de las preparaciones, de
manera atractiva, sabrosa y adaptada a capacidades,
habilidades culinarias y a situaciones de bajos recursos
socio-económicos.
Ambos grupos aumentaron la ingesta oral, medida mediante
Registro Dietético de 3 días consecutivos; en el grupo Talleres
ésta fue superior. La ingesta de proteínas se mantuvo en
ambos casos en valores superiores a las recomendaciones
(1,5g/kg/día) aunque se produjo una disminución respecto la
basal en el grupo Talleres y un aumento en el grupo Control.
La ingesta de grasas totales se mantuvo en porcentaje en
el grupo Talleres y en el grupo Control la ingesta aumentó
de forma franca en todos los parámetros. El aporte de fibra
alimentaria disminuyó en ambos grupos. El resto de datos
están descritos en la Tabla 1.
Como aspectos más destacables en la ingesta valorada
mediante el Cuestionario de Frecuencia de Consumo de
Alimentos, en el grupo Control aumentó la ingesta de
alimentos ricos en grasa y azúcares simples (bebidas
carbonatadas, mantequilla, bollería), alimentos ricos en
proteínas como huevo, carne blanca, verduras y fruta
desecada. En el grupo Talleres aumentaron cárnicos magros,
fruta seca oleaginosa, verduras y hortalizas y algunos
alimentos ricos en grasa y azúcares simples, aunque en
menor medida que en el grupo control. En ambos grupos
disminuyó la ingesta de fruta y pescado azul (fresco o en
conserva).
Aunque no se haya observado un aumento de peso en
los participantes, la ingesta de alimentos aumentó y
se observaron mejoras en el perfil lipídico, que podrían
justificar la recomendación de este tipo de actividades
complementarias. Obviamente deben considerarse otras
opciones de tratamiento del bajo peso o la caquexia. El
presente estudio presenta varias limitaciones: el diseño de
estudio piloto, la heterogenia y la inclusión pacientes con
suplementación nutricional oral que presentan en escasa
recuperación ponderal, aunque estas dos son características
de nuestra población de estudio.
CONFLICTO DE INTERESES
CE, ER y NC declaran no tener ningún conflicto de interés.
AB ha recibido remuneraciones de ViiV, Jansen Cilag, Abbott
y Roche.
BIBLIOGRAFÍA
1.
2.
3.
Ambos grupos presentaron disminución de peso y de grasa
en extremidades superiores medidos por Densitometria
Dual de Rayos X (DEXA). En el grupo Control aumentó la
grasa en tronco y extremidades inferiores. En el grupo
Talleres aumentó la masa magra en todas las regiones
excepto en piernas y tronco. La Densidad Mineral Osea (DMO)
total aumentó en el grupo Control y disminuyó en el grupo
Talleres; en ambos mejoró el T-score en región lumbar L1-L4
y empeoró en cuello de fémur. Dada la posible coexistencia
de alteraciones de la distribución de grasa corporal en
nuestros participantes, creemos que los cambios de peso y
grasa son multifactoriales y el efecto de la dieta no se puede
aislar en nuestro estudio.
4.
La glucosa, albúmina, creatinina, PCR, colesterol total y
colesterol LDL aumentaron y la prealbúmina disminuyó
ambos grupos. El grupo Talleres presentó una mejora del
perfil lipídico (no empeoramiento de las cifras de triglicéridos
y aumento de colesterol HDL).
8.
5.
6.
7.
9.
Mangili A, Murman DH, Zampini AM, Wanke CA. Nutrition and
HIV infection: review of weight loss and wasting in the era
of highly active antiretroviral therapy from the nutrition for
healthy living cohort. Clin Infect Dis. 2006; 42(6): 836-42.
Grobler L, Siegfried N, Visser ME, Mahlungulu SS, Volmink J.
Nutritional interventions for reducing morbidity and mortality
in people with HIV. Cochrane Database Syst Rev. 2013; 2:
CD004536.
de Pee S, Semba RD. Role of nutrition in HIV infection: review of
evidence for more effective programming in resource-limited
settings. Food Nutr Bull. 2010; 31(4): S313-44.
Fields-Gardner C, Campa A; American Dietetics Association.
Position of the American Dietetic Association: Nutrition
Intervention and Human Immunodeficiency Virus Infection. J
Am Diet Assoc. 2010; 110(7): 1105-19.
Raiten DJ, Mulligan K, Papathakis P, Wanke C. Executive
summary-nutritional care of HIV-infected adolescents and
adults, including pregnant and lactating women: what do we
know, what can we do, and where do we go from here? Am J
Clin Nutr. 2011; 94(6): 1667S-1676S.
Leyes P, Martínez E, Forga Mde T. Use of diet, nutritional
supplements and exercise in HIV-infected patients receiving
combination antiretroviral therapies: a systematic review.
Antivir Ther. 2008; 13(2): 149-59.
Chandrasekhar A, Gupta A. Nutrition and disease progression
pre-highly active antiretroviral therapy (HAART) and postHAART: can good nutrition delay time to HAART and affect
response to HAART? Am J Clin Nutr. 2011; 94(6): 1703S-1715S.
Hartmann C, Dohle S, Siegrist M. Importance of cooking skills
for balanced food choices. Appetite. 2013; 65: 125-31.
Chu YL, Farmer A, Fung C, Kuhle S, Storey KE, Veugelers PJ.
Involvement in home meal preparation is associated with food
preference and self-efficacy among Canadian children. Public
Health Nutr. 2013; 16(1): 108-12.
186
C
M
Y
CM
MY
CY CMY
K

Documentos relacionados