Puente_89 - Fundación Agape

Comentarios

Transcripción

Puente_89 - Fundación Agape
Nº 89 – Septiembre 2015
2009
Página 2
Editorial
contenidos
Depósito legal: M-8717 – 1993
[email protected]
C/ Añastro 1 Tel 91 343 97 12 28033-MADRID
Boletín del Departamento de Pastoral Penitenciaria (CEPS)
Página 3
Noticias Diocesanas
Asidonia-Jerez
Ávila
Barcelona
Burgos
Calahorra y La Calzada-Logroño
Canarias
Cartagena-Murcia
Córdoba
Getafe
Granada
Ibiza
León
Lleida
Madrid
Mallorca
Menorca
Palencia
San Sebastián
Santander
Santiago de Compostela
Segorbe-Castellón
Sevilla
Valencia
Zaragoza
NOMBRAMIENTOS
Página 63
Noticias regionales, interdiocesanas y Comunidades Autónomas
Castila León y Asturias (zona III)
Página 65
Noticias Nacionales
Medallas al Mérito Social Penitenciario
Página 66
Noticias Internacionales
Argentina
Bolivia
Cuba
Honduras
México
Paraguay
Ucrania
Editorial
¡MUCHAS GRACIAS!
Esta es la expresión que espontáneamente pronuncio
mientras escribo etas líneas de despedida.
Por mi mente pasan muchos recuerdos de experiencias
vividas en el Departamento de Pastoral Penitenciaria y
fuera del Departamento, en Congresos Nacionales y
Jornadas (Regionales y Diocesanas) de Pastoral
Penitenciaria, constatando la progresiva expansión e
implantación de esta Pastoral en la sociedad y en la
Iglesia de España.
Mi agradecimiento a los miles de personas (Obispos,
Coordinadores de Áreas, Delegados diocesanos,
Párrocos, Capellanes y Voluntarios/as y personas de las
diversas Comisiones, Departamentos y Servicios de la
Conferencia Episcopal Española) que durante mis 23
años de experiencia pastoral en el Departamento han llevado (o han hecho posible se llevara)
la antorcha de la Pastoral Penitenciaria en las diócesis, en las parroquias y en las Capellanías.
Recuerdo y gratitud especial a Sor Carmen Morrás Martínez y Sor Ángeles Canalejo Salas (H. C.
ambas), que desde 1992 hasta los años 2000 y 2005, respectivamente, atendieron la Secretaría
del Departamento.
Mi experiencia personal comenzó un 3 de abril de 1992, cuando Mons. José María Guix
Ferreres (q.e.p.d.) firmó como Presidente de la Comisión Episcopal de Pastoral Social mi
nombramiento de Director del Departamento de Pastoral Penitenciaria para un período de
cuatro años prorrogables, asignándome en la Conferencia Episcopal el despacho u oficina que
hasta este momento de mi despedida fielmente he mantenido. Y en el que fielmente entrego
las llaves al ya mi sucesor nombrado por el Presidente de la Comisión Episcopal de Pastoral
Social, el P. Florencio Roselló Avellanas, también mercedario.
Es el 9 de octubre de 2015 cuando me despido y os digo a todos ¡MUCHAS GRACIAS! por
vuestra comprensión, paciencia y ayuda.
P. José Sesma León, mercedario
ExDirector Departamento Pastoral Penitenciaria
Boletín PUENTE nº 89
Página 2
NOTICIAS DIOCESANAS
Diócesis de ASIDONIA-JEREZ
Boletín PUENTE nº 89
Página 3
Diócesis de ÁVILA
La pastoral también en el interior
Los mensajes que nacen de lo más
profundo y se dirigen al interior de las
personas, la pastoral de la diócesis
de Ávila se adentra también en los
centros penitenciarios, en el de
Brieva, concretamente, para llevar el
mensaje de Dios a quienes no gozan
de libertad vital y desarrollan una
comunidad entre rejas.
Bien conoce este ambiente sor Carmen Martínez de Toda, hija de la caridad responsable del
área social de la Pastoral Penitenciaria de la Conferencia Episcopal Española y del Programa de
Personas sin Hogar en Cáritas Interparroquial de Talavera de la Reina. Ella acudió a Ávila este
miércoles para visitar el centro penitenciario de Brieva y, posteriormente, explicó algunos
Boletín PUENTE nº 89
Página 4
pormenores de su encuentro con las internas. «He salido muy bien impresionada porque ellas
se han expresado con libertad y han enganchado con la idea que les transmitía de que el
tiempo de la cárcel es una oportunidad para crecer y buscar lo bueno que hay dentro de cada
una». Testimonios de las propias presas enriquecieron este encuentro tan especial.
Se trata de uno de los actos previstos con motivo de la II Semana de Pastoral Penitenciaria que
vienen desarrollándose desde el lunes en la diócesis de Ávila.
Este jueves, se celebrará el Día de la Merced y Brieva será el enclave en el que se desarrollen
los actos principales, incluida la visita del obispo, Jesús García Burillo, a la cárcel. En Ávila,
concretamente, en la capilla de las Nieves tendrá lugar una oración por las personas
encarceladas y al terminar se entregarán las intenciones de las internas del centro
penitenciario abulense en la casa natal de Santa Teresa con motivo de la celebración del V
centenario del nacimiento de Santa Teresa.
El viernes 25 de septiembre la radio de la cárcel contará con un programa especial en el que se
entrevistará al voluntariado de Capellanía y Cáritas de Ávila y el Café del Mercado acogerá a
partir de las 21,30 horas, un concierto que lleva por título ‘No te rindas’. El domingo 27 de
septiembre, a las 10,30 horas, Mari Cruz Álvarez hablará a las internas sobre ‘Las Moradas’ y,
posteriormente, se celebrará una eucaristía en el centro penitenciario.
Fuente: Diario de Ávila.es
Ana Agustín - jueves, 24 de septiembre de 2015
Diócesis de BARCELONA
Ha mort Sor Genoveva Massip
Us comunico que avui ha mort Sor Genoveva Massip. S'ha retrobat amb Déu Nostre Senyor
Jesucrist a qui tant va estimar i amb tots els homes i dones que, al llarg de la seva vida, va
acompanyar, va donar esperança i, sobretot, estimació.
Al capvespre de la vida serem jutjats per l'amor. Sor Genoveva li sobrava amor per tot arreu.
Ha donat el cos a la ciència i la setmana vinent es celebrarà una Eucaristia. De moment no
coneixem els detalls concrets.
Donem el nostre condol a les Filles de la Caritat i, a tantes persones que la trobaran a faltar.
Josep M. Jubany
Delegat de Pastoral Social
Boletín PUENTE nº 89
Página 5
Luto en la Barceloneta
Adiós a un referente
Sor Genoveva Masip fallece (17 de julio de 2015) a los 91 años, después de toda una vida
dedicada a ayudar a las personas más desfavorecidas en Barcelona
Genoveva Masip: "La cárcel es un buen lugar para reflexionar y rehacer la vida"
Una Barceloneta apenada por la muerte el día
anterior del poeta Paco Jover, muy querido en el
barrio, acogió ayer con tristeza la noticia del
fallecimiento, a los 91 años, de Genoveva
Masip, monja fundadora de la Obra Social Santa
Lluïsa de Marillac, muy conocida y respetada en el
barrio. Voces del vecindario incluso poco o nada
religiosas recibieron la noticia con gran pena. «En el
barrio era toda una institución. Todos la conocían y
apreciaban. Si existen personas buenas en el mundo,
ella era una ellas», apunta Manel Moscats, expresidente de la asociación de vecinos del eje
marinero. «Lo daba todo por los más desfavorecidos. Siempre iba a visitar a los mayores y a los
enfermos; ayudaba a las personas que acaban de salir de la cárcel y no tenía dónde ir y a los
alcohólicos y drogadictos», prosigue el vecino.
La actual concejala de Ciutat Vella, Gala Pin, durante muchos años portavoz de la asociación
L'Òstia de la Barceloneta -el ala dura del movimiento vecinal de la zona-, destaca el trabajo de
Masip «por la educación, la alimentación y la mejora de la higiene en el Somorrostro, y su
tarea en toda la Barceloneta, que logró que Santa Lluïsa tenga un fuerte arraigo en el barrio».
Antes de instalarse en la Barcelona que ayer la lloraba y recordaba, Sor Genoveva, nacida en
Sabadell en noviembre de 1923, había ayudando a las familias de las barracas de Montjuïc, Can
Tunis y La Mina.
Masip era religiosa Hija de la Caridad y comenzó ejerciendo de maestra en Barcelona y
Sabadell, aunque pronto despertó su vocación social. La gente que la conocía la define como
una persona que «siempre atendía a todo el mundo, sin prejuicios, totalmente entregada a los
demás, vinieran de donde vinieran». Se ha llegado a escribir de ella -Creu de Sant Jordi en
1992- que era la Teresa de Calcuta de la Barceloneta.
De Can Tunis a La Mina
En su Barceloneta adoptiva recuerdan también cómo Masip fue pionera en la atención social a
drogadictos, presos y enfermos de sida. Desde los años 70 se acercó a los presos de la Modelo
y a las familias de las barracas y cuevas de Montjuïc, de Can Tunis, y de la Mina. Más adelante,
en los años 80, con la aparición de la heroína y del sida, Sor Genoveva recorría las calles del
centro de Barcelona, del Somorrostro y de la Barceloneta para ofrecer un cobijo a los
enfermos de sida que no tenían a dónde ir. Quienes la trataron aseguran también que «les
ayudaba a morir con dignidad», una aún pionera labor que llevaba a cabo junto al hermano de
La Salle Adrià Trescents.
Fuente: HELENA LÓPEZ.
Boletín PUENTE nº 89
Página 6
Diócesis de BURGOS
Cáritas ayuda a presos de 2º y 3er grado a preparar su vida en libertad
La idea del proyecto, denominado "Volver a empezar", surgió el año pasado en unas prácticas
de estudiantes de Educación Social de la UBU. Once internos aprenden habilidades sociales y
personales en varios talleres
Cáritas acaba de estrenar su nuevo programa de atención a internos de la prisión denominado
’Volver a empezar’. El objetivo es ayudar a presos de 2º y 3er grado a prepararse para la vida
en libertad y se ha hecho con la estrecha colaboración de la Pastoral Penitenciaria que se
imparte en la cárcel de Burgos y de un convenio con Instituciones Penitenciarias. Su
coordinador, David Alonso, explicó que tal y como están organizadas en la actualidad las
prisiones no cumplen su supuesta labor de rehabilitación sino solamente de castigo. Por ello,
hay muchas personas que tras cumplir sus penas vuelven a la calle con las mismas carencias
que tenían anteriormente.
Esta nueva iniciativa de la ONG católica consiste en el desarrollo de diferentes talleres por
parte de los internos, además de un seguimiento personalizado de sus circunstancias por parte
del voluntariado. «A través de estos talleres buscamos trabajar desde las circunstancias
concretas de la persona en su periodo de recuperación de libertad teniendo en cuenta su
personalidad, sus antecedentes, su evolución en el tratamiento reeducador y sus condiciones
de vida para extraer sus mejores posibilidades, indicó Alonso.
Así, los lunes se trabajan las habilidades personales y se les enseñan cosas útiles para su vida
en libertad desde informática y limpieza de la casa hasta cómo organizar su economía personal
o realizar un curriculum para buscar un trabajo. Los martes es el turno de las habilidades
sociales y las relaciones personales: «Se trata de aprender a escuchar, a debatir y a
relacionarse con otras personas», precisó Alonso. La buena gestión del ocio y del tiempo libre,
tanto dentro como fuera de la cárcel se deja para los miércoles y los jueves y viernes se
desarrollan entrevistas personales.
Hasta el momento están participando once internos aunque el programa está pensando para
un máximo de 16. Algunos de ellos están en tercer grado y otros en segundo pero les queda
menos de un año de condena. También hay personas que acaban de quedar en libertad
recientemente y que se alojan en el albergue de Cáritas.
El proyecto ‘Volver a empezar’ tiene un origen y una motivación. El primero es, según recuerda
David Alonso, un proyecto de unos estudiantes de Educación Social de la Universidad de
Burgos que se realizó el año pasado de forma ’piloto’. La motivación tiene que ver con el
fallecimiento -prácticamente a la vez que los sintecho Adelardo Carazo y Enrique Faulín- de dos
personas que acaban de salir de la cárcel con las que Cáritas tenía contacto y a las que
ayudaba por su grave deterioro físico: «Para muchos el paso por la cárcel supone únicamente
añadir más exclusión a la exclusión ya existente porque no se acometen los problemas que
están detrás de muchas conductas delictivas como relaciones familiares, drogas, inmigración o
paro».
Boletín PUENTE nº 89
Página 7
Diócesis de CALAHORRA Y LA CALZADA-LOGROÑO
Crónica del trimestre
¡Qué rápido se pasa el verano para los que están de vacaciones y que largo se hace en el
centro penitenciario! Es una exclamación que con frecuencia escuchamos los voluntarios de
pastoral penitenciaría cuando se acerca el verano y vamos anunciando nuestras ausencias.
Pero conscientes somos de que también nos va bien el descansar, de que nuestras familias nos
necesitan y que entre todos podemos hacer compatible la asistencia a los internos y el
descanso.
Tuvimos nuestra última reunión en Junio el día 25 y dejamos de reunirnos los meses de Julio y
Agosto para ser convocados de nuevo el día 10 de septiembre.
Como despedida de curso, el día 14 de Junio, nos acompañó de nuevo el coro diocesano en la
celebración de la Eucaristía dominical. Queremos desde aquí agradecer su colaboración
durante este año. Nos han acompañado en el Adviento, la Pascua y al final de curso.
También como cierre de un taller de lectura que ha sido animado en el mod. 9 por la Hna.
Isabel Adelaida tuvimos un festival de magia que fue muy apreciado por los internos ya que la
pericia de los magos no permitió que les pilláramos ningún truco.
Durante los meses de verano ha continuado el taller de informática, han ido subiendo distintos
voluntarios a los talleres bíblicos, a las celebraciones de la Palabra y a las Eucaristías. No hemos
dejado de visitar los módulos, subir la prensa y la peli de fin de semana, etc.
El día 13 de Septiembre iniciamos en el Monasterio de Valvanera el año pastoral bajo el lema
“Por la entrañable misericordia de nuestro Dios“ este año además con la particular celebración
del 50 aniversario de la proclamación de la Virgen de Valvanera como patrona de esta diócesis.
El día 24 de septiembre honramos a nuestra patrona la Virgen de la Merced. A las 11 de la
mañana celebramos la Eucaristía. La presidió, como viene siendo habitual, Don Juan José
Omella, nuestro Obispo, acompañado de Gonzalo, sacerdote voluntario de Pastoral. El director
del centro y algunos funcionarios se sumaron a la celebración .Y por supuesto voluntarios de
pastoral penitenciaria y además este año dos Hijas de la Caridad responsables de Cocina
Boletín PUENTE nº 89
Página 8
económica de Logroño y el coordinador de Cáritas diocesana. Al terminar la Misa fuimos a
saludar a los internos del mod 9 y a las internas del 2 cantando con ellos algunas canciones en
el patio.
Os deseamos a todos un Feliz inicio de curso pastoral.
María Antonia Liviano Campos,
Capellana y Delegada de Pastoral Penitenciaria
Diócesis de CANARIAS
Medalla de Bronce al Mérito Social
Penitenciario
Me concedieron este 24 la Medalla de Bronce al Mérito
Social Penitenciario en reconocimiento a la labor
asistencial y al alto grado de implicación en la
consecución de recursos, especialmente, de aquellos
destinados a la formación de los internos en el CP de
Las Palmas II (transcribo lo que dice el texto). Saludos.
Alexis Moreno García
Semana de la Merced.
Comienza el curso, y Pastoral Penitenciaria retoma el
ritmo con los voluntarios. El sábado 19 de septiembre
nos reencontramos en Teror, junto a la Virgen del Pino.
Allí celebramos la Eucaristía, hubo un pequeño
homenaje a los voluntarios con la entrega del texto de
la indulgencia para los presos escrito por el Papa;
formato tarjeta e icono del Año de la Misericordia, y un
detalle elaborado por los internos del Salto del Negro y
terminamos con el almuerzo; espacio para compartir
ilusiones, poner nombres, comentar proyectos y,
sobretodo, sentir que estamos en un mismo proyecto.
El día 24 participamos en el Acto Institucional en el
Salto del Negro. En Lanzarote se celebra por la tarde la
Eucaristía de la Merced, así pueden venir los
voluntarios y el grupo Alborada que anima con su canto
la celebración.
El día 25 hacemos fiesta: en Lanzarote se inaugura un
nuevo Piso de Acogida para internos y familiares de
Tahiche, Piso de Acogida “Capellán Padre Agapito
Boletín PUENTE nº 89
Página 9
Martín” en recuerdo de su labor, la acogida que él mismo prestaba en su casa parroquial y el
sueño de tanto tiempo. Agradecemos a Caritas Interparroquial de Lanzarote su apoyo, en
especial a D. Miguel Hernández, párroco de San Ginés. De Las Palmas van el Director del
Secretariado Alexis, y el Padre Dionisio, Capellán del Salto del Negro. Una tarde compartida
con voluntarios, religiosas del lugar y las hermanas que vienen cada semana de Fuerteventura
a la prisión, autoridades, personal del CP. Tahiche y amigos del proyecto. Celebramos abrir
puertas para sanar heridas.
Los días 26 y 27 celebramos las Eucaristías de la Merced en Las Palmas II y en El Salto del
Negro; celebraciones muy participadas, donde el canto, la oración con la presencia de los
voluntarios hace que sintamos a María como Madre de los internos y modelo de liberación.
Así echamos a andar un nuevo curso iluminados por el sueño de una sociedad que acoja y
libere a sus conciudadanos.
Cáritas inaugura dos pisos en Arrecife para dar acogida a refugiados y a
reclusos. OFRECE “UN TECHO EN CONDICIONES DIGNAS”
Cáritas Parroquiales inauguró el viernes dos pisos en Arrecife para dar acogida a refugiados y a
reclusos del centro penitenciario de Tahíche que se encuentren de permiso o en fase de
reinserción.
Los dos nuevos pisos de acogida están gestionados por la propia Organización no
gubernamental en la Isla.
Las viviendas, ubicadas en el número 35 de la calle Triana, serán destinadas a dar techo a
familias de refugiados que sean acogidos en Lanzarote y a Pastoral Penitenciaria, que presta
asistencia a reclusos y familiares.
Desde Cáritas se destaca que “los inmuebles están totalmente adaptados para ofrecer un
techo en condiciones dignas a las personas más necesitadas y su puesta en funcionamiento es
fruto del trabajo” de la organización.
Así, se destacó la coordinación del párroco de la iglesia de San Ginés, Miguel Hernández, “que
viene realizando en colaboración con distintas voluntarias y voluntarios”.
Fuente: Diario de Lanzarote, 28-09-2015
Boletín PUENTE nº 89
Página 10
Diócesis de CARTAGENA-MURCIA
Pastoral Penitenciaria celebra hoy el día
de la Virgen de la Merced
La Iglesia celebra hoy, día 24 de septiembre, la
festividad de Nuestra Señora de la Merced, patrona
de los internos de la cárcel. Una fiesta que ha
celebrado la Pastoral Penitenciaria en los centros
penitenciarios Murcia I y Murcia II de Sangonera la
Verde y Campos del Río.
En el Centro Penitenciario de Sangonera ha
presidido la Eucaristía el vicario General, Juan
Tudela. “En su homilía ha resaltado el amor de la
Virgen como Madre, en un lenguaje tan sencillo que
bastaba mirar el rostro de los internos, para darnos
cuenta de que la semilla iba cayendo en buena
tierra”, explica la hermana Josefa, de las Hermanas
Apostólicas de Cristo Crucificado.
El vicario de la Zona Caravaca- Mula, Jesús Aguilar,
ha presidido la Misa en Campos del Río.
Diócesis de CÓRDOBA
Despedida
Queridos amigos del Centro Penitenciario de Córdoba. Siempre pensaba trabajar con vosotros
hasta que la salud lo permitiese.
Esa es mi vocación y esas son mis ilusiones. Sin embargo, por el presente curso lo tengo que
hacer en otro Centro Penitenciario. Pertenezco a la Orden Trinitaria, y mis superiores me
cambian para que esa labor de redención y liberación la desempeñe por un tiempo en Herrera
de la Mancha.
Boletín PUENTE nº 89
Página 11
He sentido mucho dejar el C.P. de Córdoba, porque desde la Dirección, pasando por
funcionarios, capellanes, voluntarios y todos los Internos, he sentido cariño y sinceridad. Todo
cuanto he hecho, ha sido poco, "os merecíais mucho más".
Con nostalgia os digo "ADIOS", y puede que "hasta luego", solamente Dios lo sabe. Mi ruego y
consejo, a vosotros INTERNOS, es que sigáis confiando en los capellanes, en la Pastoral
Penitenciaria. Es una institución de garantía, EN EL AMOR DE DIOS.
Ante nuestra fiesta la Virgen de la Merced, os felicito y que el 24 de Septiembre, la celebréis
con ese júbilo que os caracteriza. Permitidme termine con esta breve plegaría a nuestra Madre
"Llénanos, María, de esperanza y confianza en el Señor.
Ayúdanos a vivir el presente densamente
y con los ojos puestos en el porvenir de gloria;
que nuestro caminar sea ágil, sin ataduras,
con la moral de ruta que impulsa al peregrino
hacia la meta que se ofrece estimulante.
Danos el talante verdadero del cristiano:
pies firmes para andar los duros senderos,
ánimos para afrontar las situaciones comprometidas,
enraizados en la esperanza que procede de Dios.
Un día feliz, cantaremos su gloria por los siglos de los siglos"
"Adiós", a todo ese Centro Penitenciario. No os olvido, me he atrevido a traeros en mi oración
y en mi corazón os tengo. Un fuerte abrazo. Con sincero afecto.
P. Antonino del Pino, Sacerdote Trinitario
La Virgen de la Merced en la prisión provincial
Pese a la fastuosidad de los actos que con motivo de la festividad de la Virgen de la Merced la
hermandad del mismo nombre, con sede en la parroquia de San Antonio de Padua, celebra en
honor de su titular, siempre da la sensación de que no están completos, ya que muchos de los
hermanos sentimos cierta nostalgia al recordar cuando la Virgen de la Merced como colofón a
sus anuales fiestas visitaba la antigua prisión del barrio de Fátima en rosario de la aurora.
Era un reencuentro con la auténtica vocación
mercedaria, la Virgen de la Merced, vestida
con su hábito de la Orden que Ella misma
fundó cruzaba los gruesos muros de la antigua
Prisión Provincial en busca de sus hijos
predilectos.
Un momento único, de esos que cuesta
olvidar, atrás se oía el cerrojazo de las puertas
y en el patio el bullicio de los internos que
esperaban expectantes a la Virgen de la
Merced su patrona y protectora...cruz de guía, incienso, cantos marismeños y cuentas de
rosario ante la Virgen de la Merced que parecía esbozar una sonrisa cuando portada por los
internos daba las vuelta al patio. Desde las rejas devoción y recogimiento y algún que otro
!Viva la Virgen de la Merced¡.
Boletín PUENTE nº 89
Página 12
Han pasado los años ya solo las añejas fotografías nos recuerdan ese instante que como algo
heroico le contamos a los jóvenes de la hermandad, para que siempre tengan presente que
para que las fiestas de la Merced sean completas no puede faltar la mirada de la Hermandad
hacia los privados de libertad
por Francisco Mellado
Fuente: Voces libres
El Obispo celebra la fiesta de la Merced
Este jueves 24 de septiembre, celebramos la fiesta de la Virgen de la Merced, patrona del
mundo penitenciario y de la familia mercedaria. El Obispo ha celebrado junto a ambos la
eucaristía.
La festividad de la Virgen de la Merced es cada año celebrada en nuestra Diócesis con una
eucaristía presidida por el Obispo tanto en el Seminario “San Pelagio”, donde desde hace más
de 30 años prestan su servicio las Hermanas Mercedarias, como en el centro penitenciario.
A primera hora de la mañana, el prelado acompañado por los capellanes y voluntarios de la
Pastoral Penitenciaria, se desplazó hasta el centro para celebrar junto a los internos la Santa
Misa y alentarles en su camino animándoles a permanecer, pese a todo, firmes en su fe.
Acto seguido, se trasladó al Seminario Mayor “San Pelagio”, donde celebró la misa junto a la
comunidad mercedaria, los trabajadores y amigos en la Capilla del mismo. Allí, don Demetrio
felicitó a las Hermanas por su tarea y su labor diaria al cuidado del Seminario y la casa
sacerdotal. “En esta fiesta de la Merced que consideramos una fiesta de “la casa” tenemos que
mostrar nuestra gratitud a las Hermanas que atienden y acompañan tanto a los seminaristas
como a los sacerdotes mayores, para que también percibamos y nos llegue a todos la
misericordia de Dios”, ha manifestado el Obispo en su homilía.
Tras la misa, los presentes han podido compartir una jornada de convivencia en las
instalaciones de la casa sacerdotal.
Diócesis de GETAFE
La misericordia de Dios en la cárcel de Navalcarnero
Como en tantas otras ocasiones, la misericordia y el amor de Dios se me han hecho presente
en estos días en varios muchachos de la cárcel con los que me he ido encontrando, una
misericordia que supone especialmente un encuentro personal con el Dios de la vida y del
amor que cada día sale a nuestro encuentro. De nuevo, en un lugar de muerte, de desolación,
de dolor y de sufrimiento brota la esperanza, brota la vida, y brota desde la posibilidad de
sentirse amado, perdonado y aceptado por un Dios que no nos pide cuenta de lo que hacemos
Boletín PUENTE nº 89
Página 13
sino que está cada día esperando que podamos volver, un Dios que cada día nos brinda la
oportunidad de cambiar y de volver a empezar. En palabras del San Romero de América, a
quien van a beatificar el próximo día 23 de mayo, “no importan tus crímenes, son feos,
horribles, has atropellado lo más digno del hombre, pero Dios te llama y te perdona”; o las
palabras de Jesús a Zaqueo en el Evangelio “Hoy ha llegado la salvación a esta casa”.
Hace unos días, un muchacho polaco, Luckas, me dijo que si podía ir al módulo para hablar con
él, que acababa de entrar en prisión y que no tenía a nadie, que necesitaba hablar conmigo,
me lo dijo después de la primera misa a la que él acudía en la cárcel; y a los pocos días fui a
verle y a compartir un rato con él. Es un muchacho de 31 años, alto, grande, sin apariencia de
estar en prisión y desde luego muy correcto y muy educado. Cuando me vio se le iluminó la
cara, y lo primero que me dijo antes de empezar la conversación fue “gracias, la verdad es que
necesitaba hablar contigo porque estoy un poco confundido y no sé muy bien qué hacer”; a mí
como siempre estas palabras me comenzaron emocionando y una vez más volví yo también a
agradecer a Dios el poder estar allí y compartir ratos y encuentros con cada uno de los
muchachos de la cárcel. Enseguida me comenzó a contar su vida y el por qué estaba allí. Toda
su familia está trabajando desde hace años en Estados Unidos, y él estuvo ya preso allí dos
años y medio, por tema de drogas y porque decía que su vida no era la adecuada; cuando vino
a España se enamoró de una chica española y ha estado con ella los últimos cuatro años, con
ella tiene un niño y estaba muy contento con la relación; pero se quedaron en el paro y apenas
vivían con el subsidio que el Estado les brindaba; de pronto su pareja le dije que por qué no
tienen otro hijo y a él no le parece buena idea, dada la situación económica que están
atravesando; a partir de ahí comienzan los problemas como pareja, las situaciones
conflictivas… y todo lo demás. Cuando lo va contando los ojos se le van llenando de vidrio y va
diciendo que él quiere mucho a su mujer y a su hijo, que le está echando mucho de menos en
este mes que lleva en prisión, pero que no sabe qué es lo que ha pasado…al momento rompe a
llorar como un niño pequeño diciendo que está arrepentido de todo lo que ha pasado en su
vida, que necesita cambiar, que tiene que comenzar una nueva vida y que no sabe cómo… y a
mí de nuevo como siempre, me vuelve a sorprender ver a un muchacho fuerte, joven, que llora
desconsoladamente delante de mí, sobre todo porque sus lágrimas me siguen pareciendo
redentoras, me siguen pareciendo purificadoras: no tiene por qué llorar delante de mí porque
no va a sacar nada, yo no puedo darle nada, no puedo quitarle condena ni nada por el estilo,
por mucho que el llore sabe que yo solo puedo estar con él, escucharle y darle un abrazo…
pero nada más; por eso me impresiona siempre más; si fuera el juez, el trabajador social, el
abogado… “algo podría sacar de mí”, pero solo puede sacar de mí una palabra de aliento y de
ánimo, pero quizás en este momento como en tantos otros es lo que más necesitaba, no que
alguien le dijera que iba a salir a la calle, o que le iba a quitar condena, sino que alguien iba a
estar a su lado, le iba a escuchar y le iba a decir que era posible cambiar y salir hacia adelante.
Y eso es lo que intenté hacer yo: estar ahí, y aliviar lo que podía ese momento, y sobre todo
decirle que tenía que seguir hacia adelante, sin mirar hacia atrás, que tenía toda la vida por
delante, que podía cambiar, que la vida merecía la pena. Cuando yo le hablaba su cara se iba
cambiando, parece como que se quedaba más tranquilo, me escuchaba con atención y con
una mirada como de sentirse aceptado y a gusto… y eso también me emociona, porque creo
que es el mismo Dios el que lo va haciendo, el que va haciendo que esos encuentros sean
encuentros donde El también se hace presente. Todavía no habíamos hablado nada de Dios, ni
de su relación con El, o de cómo vivía su estancia él en prisión desde su ser creyente, yo le
conocía solamente de haber estado en la misa de los sábados un par de días. Y de pronto fue él
el que me dijo que quería pedir perdón, que quería confesarse. Me contó que el sábado
anterior que yo no estaba en la misa le había hecho una pregunta al otro capellán. “Cuando yo
vi que todo el mundo comía el pan en la misa yo quería también comerlo pero tenía antes que
Boletín PUENTE nº 89
Página 14
pedir perdón, y al final de la misa le pregunte al otro cura qué tenía que hacer para comerlo el
próximo día, que si tenía que confesar; el cura me dijo que al comenzar la Eucaristía cada día
pedíamos perdón pero que si yo quería podía confesar en cualquier momento”, y todo esto lo
iba diciendo Luckas con la mirada hacia el suelo, casi con vergüenza. Y cuando terminó de
hablar, lo toqué en el hombro y solo le dije que si quería podíamos confesar ahora, en ese
momento; enseguida levantó la vista, me miró con una mirada de confianza y me dijo que sí, y
comenzó a hablar y a pedir perdón con una total sencillez y sinceridad que saltaba a la vista… y
al corazón. Su cara se iluminó por momentos e incluso cuando hablaba como que lo decía con
una sonrisa en los labios, se le notaba tranquilo y a gusto. Cuando terminó de hablar, lo cogí de
las manos y le dije que si quería podíamos rezar el padrenuestro, y así lo hicimos… fue un
padrenuestro muy especial, fue sentir lo que ya he sentido otras veces, que Dios Padre
misericordioso se volvía a hacer presente en aquel muchacho. Cuando terminamos, le dí la
absolución, imponiéndole las manos y diciéndole que era el gesto que Jesús hacía para
transmitir su amor y su cariño a los pecadores y a los enfermos, y que en esa mañana era a él
al que ahora acogida y le transmitía todo su cariño a través de mí: le dije que era Dios el que le
perdonaba, que no era yo, que Dios acogía su vida, le invita a cambiar y le acogía junto a él; y
de nuevo en sus labios apareció una sonrisa de ternura que me hizo descubrir la ternura de un
Dios que se hace sonrisa en cada persona que es capaz de acoger su misericordia y su perdón.
Al terminar, le dije que si quería que le diera un abrazo, y no había terminado de decirlo
cuando se levantó y me dio un fuerte abrazo del que apenas podía despegarme: y yo, con
toda mi debilidad, intenté transmitirle el abrazo de Dios, intenté una vez más que sintiera a
través de mí toda la fuerza del amor de Dios que se fundía en aquel abrazo de Padre. Cuando
por fin dejamos de abrazarnos, en nuestros dos rostros había lágrimas, eran como siempre
lágrimas redentoras, lágrimas del Dios de la misericordia y del amor… eran en el fondo las
lágrimas de Dios. Y a continuación la palabra que tantas veces he escuchado en la cárcel:
gracias, gracias por este momento, me dijo, gracias porque ha sido un momento muy especial.
El sábado cuando vaya a misa voy a comer el pan como todos los demás pero voy a comerlo
mucho más tranquilo, me siento mucho más aliviado, ha sido todo muy bonito, me dijo….
Cuando se marchó y me quedé solo en aquel cuarto, agradecí mucho a Dios que me permitiera
vivir momentos como ese, agradecí mucho a Dios que me dejara ser su vehículo de amor, di
gracias a Dios por haberme puesto “al pie de los crucificados para poder transmitir toda su
misericordia y todo su amor”.
Bajé las escaleras con el corazón henchido de vida y de un tremendo gozo por todo lo que
había vivido. Y salí por la M-30, la galería grande que bordea toda la cárcel, y me encontré con
Constantin, un muchacho georgiano, que llevaba ya los carros de la comida, y con quien había
estado días anteriores. Cuando me vio se paró, sonrió y me dijo “que alegría verte, la verdad es
que necesitaba verte y me dio también un abrazo”, le dije que si quería le vería al día siguiente.
Así lo hice; Constantin es un muchacho georgiano de apenas 25 años, un crio que le dije
cuando le vi, y con el que me encuentro casi todos los días al salir de la cárcel porque trabaja
en cocina y cuando yo salgo el va a repartir el carro de comida a los módulos. Hace unos días,
le saludé como siempre, pero se me ocurrió decirle qué había de comida, iba con otro
muchacho de su misma edad, Daniel, que también trabaja en cocina. Y me dijeron los dos que
había arroz con pollo, “vaya, con lo que me gusta a mí, les dije, a ver si algún día puedo
probarlo”; my los dos enseguida me dijeron que si quería me preparaban algo para que me
llevara, que si no tenía taper que no importaba que ellos me preparaban uno; y claro, les dije
que sí, ellos tan contentos, me llevaron hasta la cocina y mientras Daniel fue a por el taper del
arroz, Constantin me comenzó a hablar. “Hacía mucho tiempo que quería haber hablado
Boletín PUENTE nº 89
Página 15
contigo, porque me han dicho que eras buena persona, pero nunca me atrevía”; me comenzó
a comenzar un poco de su vida: “Tengo 25 años, y llevo 4 en esta prisión, pero me quedan
once porque tengo una condena de 15 años, y a veces se me hace muy duro pensar que voy a
tener que pasar aquí tanto tiempo; pero además es que de los 15 a los 19 años estuve en un
centro de menores y todo por robos, porque desde pequeño me gustaba mucho consumir
hachís”, y cuando terminó de hablar rompió a llorar, e inmediatamente yo le di un abrazo
porque me parecía que en ese instante era lo que necesitaba; fue un abrazo especial, fue un
abrazo de padre a hijo, fue como si me estuviera diciendo que necesitaba que alguien le dijera
que le quería, incluso que alguien le dijera que le protegía, que estaba con él, que no estaba
solo, fue como siempre un abrazo de Dios. Comencé a animarle y a decirle que tenía que mirar
hacia adelante, que la vida merecía la pena, que estaba trabajando y que su familia le quería,
que todo eso era importante, y sobre todo que no mirara para atrás. Después de un rato de
hablar, vino Daniel con el taper del arroz y la cara a los dos se les iluminó: “ya verás que bueno
está, mañana nos dices si te ha gustado”, y de nuevo me dieron un abrazo cada uno. Yo metí el
taper en la cartera, que todavía quemaba y confieso que me fui por la M-30 con el mejor de los
manjares, con el mejor de los regalos, había sido una mañana muy especial, un regalo de Dios.
Me fui hacia la salida contento, y dando gracias a Dios… Luckas, Constantin, Daniel… yo no me
merecía tanto, Dios en cada uno de ellos me miraba con toda su ternura, y cuando llegué a
casa fui la persona más feliz del mundo comiéndome aquel manjar del cielo: arroz con pollo
preparado con todo cariño por aquellos muchachos. Recordé las palabras del evangelio,
cuando Jesús come en casa de Simón el fariseo, y la mujer pecadora le enjuga los pies con sus
cabellos y perfume, y recordé las palabras de Jesús diciendo que a ella mucho se la ha
perdonado, porque ha amado mucho: “Te aseguro que si da tales muestras de amor es que se
le han perdonado sus muchos pecados, en cambio al que se le perdona poco, mostrará poco
amor”, (Lucas 7, 47). Ellos probablemente también habrían pecado mucho, como aquella
mujer, pero también querían amar mucho y por eso también estaban siendo muy perdonados.
Al día siguiente, fui de nuevo a la cocina para darle las gracias a Constantin por el arroz y
decirle que estaba francamente bueno; y él me dijo que las gracias me las tenía que dar él a
mí, que después de la conversación pequeña que habíamos tenido se había ido al modulo y
había sido capaz de dormir la siesta como hacía mucho tiempo, que se había encontrado muy
tranquilo, y que si podía de vez en cuando fuera a verle, a saludarle simplemente, porque eso
le vendría muy bien. Sentí de nuevo un cariño especial de parte de Dios hacia mí, y hacia el
muchacho, porque yo realmente no había hecho nada; sin duda que había sido Dios el que
había provocado el aquel encuentro fortuito, porque como digo casi todos los días me lo
encontraba en la M-30, y aquel día, sin saber por qué, me pare y le pregunte de modo especial.
Y así le he visto varias veces, él sale, hablamos un rato, me dice como está o qué ha hecho, y
luego se vuelve a su trabajo, pero siempre con una sonrisa en los labios, nos damos un fuerte
abrazo y la misma palabra: gracias.
Pero hace unos días, cuando fue a verle a la cocina, enseguida me dijo: “Dios hace las cosas,
porque hoy especialmente necesitaba verte, me encontraba muy mal…”, nos metimos hacia
dentro y con lágrimas en los ojos me dijo que la noche anterior había consumido en el chabolo,
que se encontraba muy mal porque el funcionario aunque no le vio si que le regaño, y ahora
no sabía si decir el que había consumido o no decirlo… intente animarle, pero confieso que me
dio mucha rabia, rabia porque me parecía todo injusto; me pregunté como tantas veces que
tendría aquella mierda llamada droga que este muchacho y otros muchos eran incapaces de
dejar… y le pregunte a Dios por qué, por qué todo aquello era tan injusto. Constantin no
paraba de decirme también que no lo entendía, que le gustaba mucho aquello y que no podía,
Boletín PUENTE nº 89
Página 16
pero llorando como un niño pequeño; de nuevo intente consolarle diciendo que mirara hacia
adelante y que lo importante era seguir, que no mirara para atrás…después de un rato me dio
las gracias y se metió de nuevo para la cocina para seguir trabajando…”gracias como siempre
por escucharme y por estar ahí… no tengo a nadie, y siento que tu eres como mi padre, me
apoyo mucho en ti…”. Con el corazón encogido salí de allí y con los ojos llenos de lágrimas no
paraba de pensar en este muchacho y en que necesitaba mucha ayuda, recé a Dios por él y le
pedí que le ayudara, que yo no podía hacer mucho pero que le ayudara, que le echara una
mano. Al día siguiente fui al módulo, y ya estaba más tranquilo; se había despedido del trabajo
de la cocina y me dijo que necesitaba ayuda, que además no era justo que el dinero que el
ganaba en la cocina se lo gastara en droga que quizás a otros le vendría mejor, que él
necesitaba curarse. Sus palabras me llenaron de emoción y de alegría, y escuché las palabras
del Evangelio “Te doy gracias Señor de cielo y tierra porque has ocultado estas cosas a los
sabios y entendidos y se las dado a la gente sencilla”, Constantin era un pobre de Dios, un
pobre muchacho cogido por la droga, pero con un gran corazón, que sin duda entendía el
evangelio de Jesús. Le dí las gracias por su testimonio y le dije que por supuesto contara
conmigo para todo. “gracias por todo, quiero que me ayudes, con que vengas a verme y me
hables de vez en cuando me conformo”… mucho dolor, pero a la vez mucha vida en esta cárcel
nuestra donde Dios me ha puesto y donde cada día disfruto más y me siento más agraciado de
poder ser un vehículo privilegiado del Dios de la misericordia y de la esperanza.
Y después de varios días, termino de escribir estas reflexiones el día 23 de mayo por la noche,
víspera de Pentecostés, y el día en que Monseñor Romero, nuestro santo, ha sido beatificado.
Ha sido un día especial para mí y sin duda par amucha gente y desde ahí lo he vivido. Hoy
Oscar Romero, el santo de los pobres, ha sido por fin beatificado, y es verdad que como dice
Jon Sobrino, ya era santo por el pueblo, pero no puedo evitar llenarme de emoción al saber
que nuestra Iglesia también asi lo ha reconocido. Y esta noche le pido de nuevo, como le he
pedido muchas veces, que interceda por todos nosotros, que interceda por mí para que siga
pudiendo transmitir esperanza en la cárcel, que interceda por Luckas, Constantin, Daniel… y
por todos los presos de Navalcarnero y sus familias…. Y que sea capaz, con su ayuda y la ayuda
de Dios, de poner un rayo de esperanza en medio de tanta desolación… que igual que enjugó
las lágrimas de tantos salvadoreños me conceda a mí también la gracia de poder enjugar las
lágrimas de mis hermanos los presos. Gracias, hermano, obispo, mártir, beato… como bien
decías “si me matan resucitaré en el pueblo salvadoreño… morirá un obispo pero la Iglesia de
Dios que es el pueblo, vivirá para siempre”.
El Camino de Santiago… el camino de la vida
Hace más de dos meses que comenzamos nuestro camino de Santiago como cada año, con los
muchachos de la cárcel de Navalcarnero y la gente de la parroquia Sagrada Familia, con el
mismo objetivo de siempre: intentar pasar unos días juntos, sabiendo que desde que
comenzamos hasta que terminamos no vamos personas presas y en libertad, sino que vamos
PERSONAS, y como tal todos gozamos de la misma dignidad y de los mismos derechos y
obligaciones. Caminamos juntos un grupo de personas que queremos hacer juntos una
experiencia especial de VIDA, de fraternidad, queremos hacer juntos el camino de la vida
desde la experiencia de caminar hacia Santiago de Compostela.
Boletín PUENTE nº 89
Página 17
Este año no había escrito nada todavía de esta experiencia, primero porque apenas una
semana después de venir del Camino viajamos hacia El Salvador, tras las huellas de Monseñor
Romero, San Romero de América como el pueblo le llama allí, y segundo porque cuando
vinimos de allí y fuimos para Lanzarote no he tenido muchas ganas de sentarme a escribir. Me
faltan los ánimos y quizás la esperanza. Estando en Lanzarote, hace casi un mes, Carmen tuvo
un paro cardíaco, y confieso que desde entonces en mi vida, desde aquel fatídico 29 de agosto,
me encuentro con el corazón herido y como en un puño. Hoy es un día muy especial para los
que estamos visitando las cárceles y por eso me he sentado un rato a contar la experiencia de
este nuestro camino de Santiago de este año. Y cuando lo hago, no puedo evitar que se me
caigan una y otra vez las lágrimas, porque no puedo dejar de pensar en Carmen, en su vida, en
su enfermedad… pero quizás, en este día de la Merced, que ya termina, y por el cariño especial
hacia ella, me siento a escribir y me siento a recomponer de nuevo en mi corazón, después de
dos meses, lo que fue aquella experiencia.
Siempre que hemos preparado hacer el Camino, y ya han sido cuatro años, lo hemos hecho
con el firme convencimiento de que merecía la pena para todos los que nos embarcábamos en
la experiencia, que el esfuerzo a todos los niveles estaba “bien pagado” con los frutos que se
iban recogiendo. Es verdad que cada camino es especial, porque las personas que vamos
somos diferentes, y porque los momentos de cada persona, aún repitiendo algunos año tras
año son también diferentes, Y este año, por tanto, también lo era. El grupo que
participábamos era muy numeroso, más que en otras ocasiones, y porque los chavales que
salían de la cárcel además eran tanto de Navalcarnero como del CIS (Centro de inserción,
donde cumplen ya el tercer grado). De Navalcarnero salían cuatro muchachos, tres del CIS que
también está en Navalcarnero y otro que está en el CIS Victoria Kent de Madrid, es decir, ocho
personas de los centros y catorce de la parroquia, o cercanas a ella, algunas de las cuales
incluso no nos conocíamos. La apuesta como cada año era mucha, pero lo hacíamos
ilusionados y con la mirada puesta en que todo iba a salir muy bien, como por supuesto así
fue.
Como siempre, desde el mes de enero comenzamos con las primeras reuniones con los “jefes”
de instituciones penitenciarias para poder realizar la experiencia. Y desde el mes de marzo
comenzamos a proponer a los chavales de Navalcarnero lo que íbamos a hacer, para luego
también pasar la lista a los trabajadores sociales y educadores, y que pudieran informar a la
Junta de Tratamiento del centro para poder aprobar el permiso. Después del sí de
Navalcarnero queda también la aportación por parte de la Secretaría General de instituciones
penitenciarias, que aprueba definitivamente, a expensas solo de que el Juez de Vigilancia
sancione definitivamente el permiso de cada uno de los muchachos. Es una tarea ardua hasta
ver por fin a los muchachos en la puerta, porque supone muchos pasos; incluso a veces alguien
puede darse de baja en el proceso, o puede tener algún problema o simplemente que a última
hora no pueda ir por diferentes motivos. Siempre les decimos que si no van a ir nos lo digan de
antemano para dejar la plaza para otra persona, y que intenten en esos meses “no liar nada”
para que no les quiten el permiso. Este año además, y como novedad, todos firmamos una
especie de memorándum, tanto los de Navalcarnero como los de la parroquia. Firmamos un
compromiso donde básicamente lo que se decía es que no íbamos a beber alcohol durante esa
semana, que todos íbamos a aportar algo de nuestra economía para llevarlo a cabo (
evidentemente quien no tuviera nada no aportaba nada, pero sabiendo que otros lo
aportaban, con lo que intentamos hacer una llamada especial al compromiso personal y a la
responsabilidad, y que además todos nos comprometíamos a ir en grupo, que las decisiones y
todo lo que lleváramos a cabo en esos días lo íbamos a realizar y a decidir en común. Mucho
esfuerzo, muchos sinsabores, mucho trabajo…. Pero en el fondo todos los esfuerzos se veían
Boletín PUENTE nº 89
Página 18
recompensados cuando les veíamos salir de la cárcel, y sobre todo cuando los veíamos caminar
kilómetros y kilómetros en libertad, disfrutando de esa libertad anhelada y sintiéndose
personas libres y ojala que liberadas… supongo que es como cuando una madre da a luz, que
da por bien invertido todo el dolor del parto y todas las incomodidades del embarazo cuando
contempla en sus brazos al recién nacido… es como si la dificultad y el problema se volvieran
ternura y esperanza ante el bebé… esa misma ternura es también la que sentimos cuando
vemos que hay una serie de muchachos que pueden disfrutar de esa experiencia de libertad y
de fraternidad, no miramos hacia atrás sino que miramos hacia adelante y ese mirar hacia
adelante, ahoga todo lo pasado anteriormente….
Salimos por la tarde del día 5 de Julio en la furgoneta tres personas con el fin de llegar por la
noche y poder descansar para el dia siguiente; el resto del grupo de la cárcel salió por la tarde
y se reunió en la parroquia con todos los demás, para salir por la noche en autobús hacia
Sarria. Y esa es la grandeza: cuando nos reunimos primero en la parroquia y luego por la
mañana en Sarria, no había presos y gente en libertad, sino que había personas que querían
hacer juntos una experiencia de liberación, de encuentro y de fraternidad. Este año hemos
hecho de nuevo el camino llamado francés, que ya hicimos el primer año y que sabíamos era
bonito, aunque con mucha más afluencia de gente que otros itinerarios.
Los días se nos fueron pasando casi sin sentir; como siempre la etapa de cada día la partíamos
en dos; solíamos salir temprano ( bueno, tampoco mucho, aunque depende de los días por los
kilómetros que hacíamos en cada jornada), y en la mitad de la etapa, parábamos para tomar
un “bocata” y descansar un rato, y luego después de “repostar” continuábamos hacia el final
de la etapa, que llegábamos ya hacia el mediodía. Durante el camino, cada día
aprovechábamos para comentar y hablar con los que íbamos andando; en el camino se vive lo
mismo que se vive en cada momento de nuestra vida: las dificultades, las esperanzas, los
logros, los desconsuelos, las heridas, las pérdidas… el camino es como la vida porque la vida
está hecha también de todo eso. En ese caminar diario van saliendo muchas experiencias
positivas, vamos compartiendo lo que somos, lo que deseamos, nuestros anhelos…
comentamos y compartimos nuestra vida desde la sencillez y la confianza que cada uno va
queriendo… sin forzar nada, pero a la vez desde la cercanía de saberse escuchado, valorado y
no juzgado. Casi siempre los muchachos de Navalcarnero suelen ir contando su vida: sus
mazazos, sus desengaños, sus errores… parece como si el contarlo a los demás fuera para ellos
una liberación, nunca preguntamos nadie nada por supuesto, pero el clima de fraternidad que
se va viviendo va haciendo posible ese encuentro interpersonal y grupal. Es verdad que unos
por temperamento comparten más que otros, que unos son más capaces que otros de dialogar
y expresar lo que sienten, pero el camino es tan rico y tan variado que hasta los más “tímidos”
acaban abriéndose, y sobre todo porque el clima que se respira es un clima muy especial, un
clima donde lo que prima es el ser humano, y en ocasiones cuando un ser humano desvalido y
débil se acerca se va ensanchando poco a poco el corazón. En el fondo es vivir la vida desde la
experiencia de caminar siete días, es como si de pronto nuestra vida pudiera vivirse en esos
siete días, con gente que al principio son desconocidos, pero que con el paso de los días
acaban siendo parte de ti, de lo que eres y de lo que deseas. En ese caminar juntos todos
aprendemos de todos, todos descubrimos que nos necesitamos, que nadie puede ser
autosuficiente, y por supuesto, los creyentes vamos también descubriendo las manos y los pies
de alguien que camina a nuestro lado, vamos descubriendo a ese Dios Padre-Madre que igual
que nos acompaña en nuestra vida de cada día, también lo hace ahora en nuestra
peregrinación caminante a Santiago. Ese Dios que a menudo no entendemos, ese Dios que
parece que a veces está callado y que su presencia parece como nublarse, pero ese Dios que
Boletín PUENTE nº 89
Página 19
vamos también descubriendo en cada gesto del hermano que está a nuestro lado. El Dios
caminante de la vida, sentimos que va con nosotros también a Santiago.
Este año además queríamos tener una oportunidad especial de reflexionar juntos. Por eso, se
nos ocurrió que pudiéramos hacer actividades en grupo. Todos los años preparamos un
material con oraciones y actividades para poder hacer personalmente, pero este año nos
parecía importante hacerlo juntos. Por eso a partir del segundo día, nos reuníamos todas las
tardes durante dos horas al menos, para compartir alguna dinámica de grupo, alguna oración,
o algo de nuestra vida… lo hicimos separados en tres grupos… y tengo que decir que dio
mucho resultado, porque fueron reuniones de grupo donde cada uno expresaba de manera
sincera lo que vivía, lo que sentía, o se daba a conocer a los demás y al ser grupos más
pequeños la participación era mayor. Cuando al final del Camino lo evaluamos, vimos que
había sido un acierto tener estas reuniones de grupos. Nos sirvió para conocernos todos más.
De tal modo que el ambiente que se creó entre todos fue de sinceridad y de poder decirnos las
cosas. Incluso cuando surgieron dificultades de entendimiento o de convivencia, que en todo
grupo surgen, fuimos capaces de abordarlas en común pero desde descubrir que todos éramos
un grupo, que todos queríamos lo mejor para todos y que no había jefes o gente que mandaba
y gente que obedecía, sino que todos nos sentíamos responsables en todo lo que teníamos
que hacer y vivir.
Durante el camino un año más hemos ido descubriendo que todos somos importantes, que
nadie puede decir que no vale para nada, que todos nos necesitamos y podemos hacer algo
por los demás. Y todavía más, que para que el grupo funcione tenemos que colaborar y
participar todos a una; como en la vida misma, no podemos ir solos por la vida, no podemos ir
de “francotiradores” sino que tenemos que intentar sentirnos parte de una comunidad que
camina unida y en la que todos tenemos algo que decir y que aportar. Eso también lo hemos
ido descubriendo en nuestro caminar este año. Comenzando por lo más sencillo como es la
intendencia y la cocina de cada día, y siguiendo por algo tan sencillo como colocar cada dia los
equipajes de la furgoneta, o preparar juntos alguna actividad, o fregar los platos después de
cada comida… o simplemente estar preocupado del otro, de lo que necesita, de lo que le pasa,
de lo que siente, de lo que anhela… todos en grupo, nadie por libre, sin sentirnos solos,
aunque en ocasiones fuera necesario ese espacio especial de soledad y de encuentro personal.
Resumiendo, han sido días de compartir de modo especial nuestra vida, no solo en el camino,
andando y con sus dificultades, sino también poniendo luego en común lo que somos y lo que
necesitamos. Hemos vuelto a descubrir las palabras de San Pablo “no hay esclavos, ni libres,
hombres y mujeres, porque todos somos uno”, hemos vuelto a descubrir además que todos
tenemos derecho a tener una nueva oportunidad, que todos tenemos derecho a equivocarnos
y a volver a empezar. Hemos experimentado la misericordia del mismo Dios en cada abrazo, en
cada apoyo y en cada sonrisa de los que estábamos allí. Hemos tenido también como cada año
nuestros ejercicios de risa, de demostrar que la vida llevada con alegría es mucho más
llevadera, incluso que cuando ya parecía que no podíamos más una sonrisa nos aliviaba y nos
ayuda a seguir, en el fondo repito, como en la misma vida.
Llegamos a Santiago, y como siempre la Eucaristía en la catedral, la eucaristía del peregrino,
que este año no pudo ser con el botafumeiro, pero en el fondo era la eucaristía de acción de
gracias a Dios que resumía todo lo que en los siente días anteriores habíamos compartido y
vivido juntos. También al inicio de la misa nos nombraron, y eso nos hizo a todos ilusión, y
confieso que cuando escuche de labios del cura decir que veníamos un grupo de chavales de la
cárcel y de la parroquia, me emocione por dentro y sentí que una vez más todo aquello había
Boletín PUENTE nº 89
Página 20
merecido la pena. Muchos no lo entienden, muchos nos dicen que estamos locos, pero en el
fondo es la locura de la vida, la locura del evangelio, la locura de creer que las cosas pueden
ser diferentes y sobre todo que merece la pena apostar. Este año tuvimos la cena del pulpo en
mitad de la experiencia, en la cuna del pulpo lucense, en el pueblo de Melide, por eso la última
noche en Santiago, después de la misa del peregrino fuimos a cenar el bocata de rigor al
albergue y luego a dormir a pierna suelta con la sensación de haber cumplido y de un año más
estar felices por todo lo vivido y experimentado juntos.
Durante el camino todos nos hemos ayudado y todos hemos aprendido de todos, todos hemos
aportado algo de nosotros mismos para que la experiencia siguiera adelante. Unos aportaban
su fuerza para caminar, otros su sonrisa y su entusiasmo, otros su sabiduría, otros su cariño;
recuerdo muchos momentos de compartir todo eso juntos, y sobre todo quien ha compartido
su a veces ir la última, junto a los últimos para evitar que se perdieran y no fueran solos, y lo
ha compartido , quizás estando ya enferma, sin hacerse notar, sin quejarse, sino desde la
alegría que siempre la ha caracterizado: cada vez que se quedaba sola con Jose o con Pedro el
primer día, y los acompañaba porque no podían, siempre lo hacía con una sonrisa en la boca y
diciendo que ella “iba en el vagón de cola”, que no la importaba ir la última porque iba con los
últimos, como Jesús de Nazaret, con aquellos que no podían, pero como digo sin quejarse
nunca, siempre dando ánimos a los que estaban a su alrededor .Hoy, y por todo lo sucedido
hace casi un mes, vuelvo a recordar a Carmen, a su tesón, a su esfuerzo, a su alegría… en el
fondo a su experiencia profunda de un Dios liberador y compañero de camino; ese Dios que
siempre dice ella que a veces no ve pero al que tanto hemos rezado muchos para que pudiera
seguir con vida… ese Dios que sin duda llena su vida y la hace contagiar alegría… desde aquí, en
el silencio de la noche, me llegan sus risas, me llegan sus abrazos… y entre lágrimas sigo
mirando hacia adelante, sigo creyendo que pronto va a estar recuperada del todo y va a ser
nuestra Carmen de siempre… pero no puedo también dejar de mirar al crucificado, porque en
este momento ese es el dolor que nos invade a todos los que la queremos… y junto a El
también miro a mi Monseñor Romero, al que Carmen y yo hemos tenido la oportunidad de
conocer más de cerca en nuestro viaje a El Salvador, después del camino… ella que vino tan
enamorada de él, ella que siempre ha dicho después que había sido “el viaje de su vida”, y
entre lágrimas y mirando a la imagen del Santo de América me brotan también las palabras
que tantas veces he dicho en este último mes, y que el también dijo en tantos momentos
difíciles de su vida “yo no puedo, Señor, hazlo Tú”. Al finalizar este día de la Merced,
recordando la experiencia del Camino de Santiago, y entre sollozos me brota pedirle al Dios
Padre-Madre caminante que siga caminando con Carmen, que siga estando a su lado como lo
ha estado siempre… y sobre todo me brota la oración de estos días “desde lo hondo a Ti grito,
Señor, Señor escucha mi voz…”
Muchas emociones juntas, mucho camino compartido juntos, y por eso también mucha vida
disfrutada y vivida. Termino dando gracias a la Virgen, nuestra Señora de la Merced y la pido
que ella como madre se acuerde de todos nosotros, que esté siempre a nuestro lado, que
sintamos su protección y su ayuda; que como madre camine junto a todos los presos y que los
ayuda a liberarse y a comenzar una nueva vida. Le pido a Maria que igual que estuvo al pie de
la cruz de Jesús también esté al pie de las cruces de tantas personas que se encuentran en
prisión, que enjugue las lágrimas de tantas madres que como ella lloran por sus hijos cautivos.
Le doy gracias por sus “mercedes”, por todas las gracias que cada día recibimos también del
mismo Dios, por habernos enseñado a creer y a fiarnos de Jesús por encima de todo.
CAMINO DE SANTIAGO, CAMINO DE LA VIDA, un año más lo hemos recorrido juntos, con sus
especificidades, con sus luces y con sus sombras, con sus heridas y con sus curaciones, con sus
Boletín PUENTE nº 89
Página 21
ampollas y con sus vendas… pero en el fondo lo hemos hecho juntos y no nos hemos parado.
Que el Dios de la vida nos ayuda a no pararnos nunca, sino a estar siempre caminando y a
descubrir que no estamos solos. Y sobre todo a empeñarnos juntos en la tarea de hacer un
camino de vida cada día más feliz para todos, a intentar que todos caminemos juntos
haciéndonos felices al estilo de Jesús de Nazaret, sin más herramienta que nuestra propia vida
puesta al servicio de los otros. Sabiendo que no estamos solos, que no caminamos solos, sino
que “Alguien está con nosotros todos los días hasta el fin del mundo”.
Para mí es como una madre…
Hoy hace un mes que Carmen tuvo un paro cardiaco estando de vacaciones en Lanzarote y
estas eran las palabras que esta mañana Juanjo, un muchacho de la cárcel de Navalcarnero me
decía, abrazado a mí y entre sollozos: “Para mí es como una madre”.
Esta mañana cuando he ido a la cárcel se me ha ocurrido que los chavales pudieran escribir
algo a Carmen, ahora que está mejor y que necesita especialmente el cariño de todos los que
la queremos. Y he ido pasando por algunos módulos, para ver a los chavales con los que ella
tiene más relación y asi que pudieran escribir algo para ella. He llegado al modulo 3 y he
llamado a Juanjo el primero para que así lo hiciera. Juanjo es un hombre de unos sesenta años,
con muchos años de prisión a causa de la droga, pero un hombre tremendamente integro y
cariñoso; en su tiempo libre hace cajas de madera en el taller, y nos las va regalando a los
voluntarios con todo cariño. Es del barrio de San Blas, donde tantos años vivi yo durante el
tiempo del seminario pero no tiene a nadie, de hecho con su hija hace mucho tiempo que no
tiene relación, y siempre nos dice que su familia somos nosotros.
Juanjo ha cogido el papel y ha empezado a escribir a Carmen que deseaba que se pusiera
pronto bien, que la echaba mucho de menos y que para ella era como su madre. Y cuando ha
terminado de escribir con los ojos llenos de lagrimas me ha dicho: “ojala se ponga pronto bien
y venga por aquí, porque para mi es como una madre”, pero no ha podido terminar la frase
porque enseguida ha comenzado a llorar desconsoladamente sin poder seguir hablando… ha
sido impresionante porque ha sido ver en el fondo como Dios se hace presente entre los más
pobres y necesitados desde la fuerza del amor, ha sido descubrir que el amor es más fuerte
que nada en este mundo, y sobre todo que los pobres entienden especialmente ese amor.
Juanjo, un hombre con mucha cárcel llorando como un niño, sin importarle todos los que
pasaban por allí y le veían, solo por la fuerza del amor. En un momento dado se ha dado la
vuelta y se ha puesto a llorar él solo y después se ha vuelto y me ha dado un fuerte abrazo y un
beso como lo hace siempre: “padre, dígala que la quiero mucho y que necesito que pronto
venga por aquí”… hemos llorado juntos, nos hemos abrazado… han sido de nuevo como tantas
lágrimas vertidas en aquella cárcel lágrimas redentoras, lágrimas salvadoras… han sido las
lágrimas de alguien que sabe mucho de dolor, que sabe mucho de sufrimiento pero que
también sabe mucho de solidaridad… de nuevo “un malo, un pobre”, me ha hecho presente al
Dios pobre y débil, porque sin duda que en esas lágrimas desconsoladas de Juanjo estaban
también las lágrimas amorosas del mismo Dios que tanto ha llorado con nosotros desde aquel
fatídico 29 de agosto. Después de ese abrazo, cuando ya iba a entrar al módulo se ha dado de
nuevo la vuelta y me ha dicho: “dígala que muchas gracias por todo”… ha sido de nuevo un
momento muy especial donde Dios se me ha hecho muy presente y donde de nuevo he dado
Boletín PUENTE nº 89
Página 22
las gracias por el gran regalo de ir a aquel sitio de dolor, de muerte, de sufrimiento pero de
VIDA, DE MUCHA VIDA, ha sido de nuevo descubrir la pasión y la cruz pero desde la
resurrección.
Es verdad que Carmen ha puesto mucho amor entre sus muchachos, y eso es lo que estaba
recogiendo, pero es también verdad que Juanjo ha captado también todo ese amor que ella le
va poniendo en cada momento. De nuevo se hacen presentes las palabras del evangelio “Te
doy gracias Padre, Señor de cielo y tierra, porque has ocultado estas cosas a los sabios y
entendidos y se las has revelado a la gente sencilla…”; Juanjo esta mañana, era uno de esos
sencillos que en medio de su enfermedad de la droga se ha sentido querido, valorado, amado
por una mujer como Carmen que desinteresadamente lleva el amor de Dios a aquella cárcel
que tanto sabe de dolor y de esperanza.
Ha sido un momento muy especial y he dado mucho las gracias a Dios por permitirme vivirlo;
después han escrito también César, Jean Carlo, Santi, Pedro, Carlos, Alfredo… y en cada una de
sus palabras brotaba una fuerza y un cariño especial que me hacían casi tocar a Dios y
experimentar su presencia cercana y cariñosa a la vez.
Hace ya un mes, un mes donde hemos vivido muchas cosas pero un mes en el que
especialmente lo que más hemos saboreado es junto al dolor, la solidaridad y el cariño de
tanta gente. Ha sido un mes de pascua, un mes donde hemos experimentado junto al dolor la
mano de Dios presente en mucha gente.
Hoy me voy a dormir con el corazón lleno de emociones, lleno de esperanzas, no solo porque
Carmen va estando mejor sino porque una vez más pienso que los pobres son un regalo y que
son los que cada día nos transmiten la experiencia y la cercanía de un Dios tierno, humano y
cercano. Juanjo me ha vuelto a hacer descubrir que merece la pena estar allí, a su lado, que la
cárcel es un lugar Sagrado, de presencia de Dios. En el testimonio de Juanjo descubro que la
vida merece la pena vivirla desde darla a los demás, desde compartirla con los que menos
tienen y que desde esa vida compartida brota la esperanza. Detrás de esa frase “para mí es
como una madre” está la debilidad de alguien que en su casi vejez se siente querido de
manera desinteresada, y detrás de esa debilidad humana está también la debilidad de un Dios
terriblemente humano que me invita a “perder mi tiempo y mi vida en Navalcarnero”. Siempre
diré que los mayores gestos de solidaridad y de afecto los he vivido en la cárcel, y siempre diré
que es un lujo el poder ir allí cada día y compartir parte de mi vida con sus problemas y sus
situaciones difíciles.
En este mes han sido muchos los gestos y las palabras de solidaridad de muchas personas,
tanto en Fuenlabrada como en Lanzarote y quizás eso ha sido lo más positivo de todo. Pero
también esa solidaridad y ese cariño se ha hecho hoy presente entre los pobres de los pobres,
en Navalcarnero, en Juanjo, en sus lágrimas, en sus abrazos… y en el fondo en su vida. Y por
eso me brotan también las palabras de Jesús en casa de Simón el fariseo hacia la mujer
pecadora, ella amó mucho y por eso se la ha perdonado mucho; Dios también las dice hoy para
Juanjo, él ha amado mucho y la fuerza de ese amor es la que le ha perdonado y salvado.
Y junto a la palabra Gracias que me brota en esta noche, también la palabra compromiso; ojala
que Dios me de capacidad para estar cada día más comprometido y más cerca de aquellos que
peor lo pasan, ojala que también mis lágrimas sean como las de Juanjo, redentoras y
salvadoras y ojala que descubra sólo puedo encontrar a Dios en el rostro a veces desfigurado
Boletín PUENTE nº 89
Página 23
de mis hermanos más pobres… un rostro especial que me remite al Dios de la vida y de la
esperanza que cada día veo en cada Jesús que se hace presente en Navalcarnero, día a día.
Francisco Javier Sánchez González,
Capellán Cárcel de Navalcarnero y
Párroco Sagrada Familia de Fuenlabrada.
Diócesis de GRANADA
Homenaje a voluntarios 2015
Boletín PUENTE nº 89
Página 24
Diócesis de IBIZA
Vicente Juan Segura, Medalla de Plata al Mérito Social Penitenciario
El obispo de Eivissa y Formentera, Vicente
Juan Segura, recibirá esta tarde la Medalla de
Plata al Mérito Social Penitenciario que le ha
otorgado el Ministerio del Interior como
reconocimiento «de sus obras a favor de la
asistencia religiosa de los presos del Centro
Penitenciario de Eivissa».
Segura recibirá este reconocimiento de manos
de Manuel Vega Alocén, director de la prisión pitiusa, minutos antes de la celebración de la
Eucaristía en honor a la Virgen de la Merced, patrona de las Instituciones Penitenciarias,
prevista para las 17.30 horas, y que ha sido organizada un año más por el Equipo de Pastoral
Penitenciaria, integrado por sacerdotes, religiosos y fieles laicos.
El patronazgo de la Virgen de la Merced sobre las instituciones penitenciarias proviene de la
Orden de los Mercedarios, «cuyo apostolado de redención de cautivos era llamado en la Edad
Media obra de merced o misericordia». Concretamente, dicha orden fue fundada en 1218 por
San Pedro Nolasco en Barcelona con la finalidad de socorrer a los que eran llevados cautivos a
sitios lejanos.
Fuente: Periódico de Ibiza, 24-09-2015
Diócesis de LEÓN
Fiesta de la Merced
La Diócesis reconoce la labor de los voluntarios de Pastoral Penitenciaria en la celebración de la
Fiesta de Nuestra Señora de la Merced
El vicario general, Florentino Alonso, preside mañana jueves día 24 a las 12,00 horas en el
Centro de Villahierro de Mansilla de las Mulas la celebración eucaristía en la jornada de la
patrona de las instituciones penitenciarias
Boletín PUENTE nº 89
Página 25
El vicario general de la Diócesis de León, Florentino Alonso, presidirá mañana jueves día 24,
fiesta de Nuestra Señora de la Merced, a partir de las 12,00 horas en el Centro Penitenciario de
Villahierro-Mansilla de las Mulas la eucaristía en la jornada de la patrona de las instituciones
penitenciarias. Con esta celebración la Diócesis reconoce de manera especial la labor de los
voluntarios del Secretariado de Pastoral Penitenciaria que cada día llevan el mensaje del
Evangelio al Centro de Villahierro y que hacen realidad en la Iglesia de León el pasaje
evangélico “estuve en la cárcel y me visitasteis”.
En total son 24 personas las que
integran el equipo de voluntarios de
Pastoral Penitenciaria de la Diócesis que
acuden a diario al Centro de Villahierro
para visitar a los internos en los distintos
módulos
de
esta
instalación
penitenciaria.
La
cercanía,
el
acompañamiento y la escucha marcan
esta acción pastoral que en algunas
ocasiones da paso al rezo y a la lectura
de textos bíblicos. La presencia de la
Biblia y del mensaje evangélico entre los
internos de los módulos de Villahierro está siendo una de las prioridades del trabajo del
Secretariado de Pastoral Penitenciaria, que desde hace ya tres años está promoviendo la
configuración de Grupos de Lectura Creyente de la Palabra para propiciar el acercamiento de
las personas que se encuentran privadas de libertad al mensaje de Jesús. Y junto a esta
presencia directa en los módulos de Villahierro, los 24 voluntarios de Pastoral Penitenciaria de
la Diócesis participan una vez al mes en sesiones de formación que se celebran cada primer
jueves para compartir experiencias, rezar y profundizar en su formación cristiana, una
formación que el curso pasado estuvo centrada en la Exhortación apostólica “Evangelii
Gaudium-La alegría del Evangelio” del Papa Francisco y que este curso tendrá como tema
destacado la celebración del Año Jubilar de la Misericordia.
Junto a este grupo de voluntarios, dos capellanes se encargan de atender el servicio pastoral
en el Centro de Villahierro. Además de coordinar la labor de los voluntarios y animar su trabajo
pastoral, estos dos capellanes presiden la celebraciones eucarísticas semanales que tienen
lugar en las instalaciones penitencias, cada sábado a las 17,00 horas para los internos de los
cinco módulos de respeto, con una asistencia que supera las cien personas, y a las 18,00 horas
para los internos de los seis módulos ordinarios, con una presencia estable de un grupo de
veinte personas.
También estos dos capellanes del Centro de Villahierro organizan cada año un curso que se
ofrece como actividad alternativa a los internos y que este año se centrará en el tema de la
misericordia, en línea con la celebración del Año Jubilar de la Misericordia convocado el Papa
Francisco, y que tiene una resonancia especial en espacios como esta instalación penitenciaria
de Mansilla de las Mulas, que mañana día 24, fiesta de Nuestra Señora de la Merced, vivirá una
jornada festiva para celebrar a su patrona en el Día de las Instituciones Penitenciarias.
Programa especial de Cáritas Diocesana
De manera paralela a esta labor impulsada por el Secretariado de Pastoral Penitenciaria,
Cáritas Diocesana de León también desarrolla un programa de atención e intervención social
Boletín PUENTE nº 89
Página 26
en el Centro Penitenciario de Villahierro, con el fin de mejorar las expectativas de reinserción
social y normalización de la población reclusa. Dentro de este programa se promueve el
trabajo dentro del centro a través del acompañamiento, la orientación y seguimiento
individualizado a cada interno de la mano de una especialista en Trabajo Social. Y junto a esa
labor dentro del Centro, Cáritas Diocesana de León también gestiona una Casa de Acogida
donde los internos que cumplen los requisitos marcados por la Ley y que carecen de arraigo
socio-familiar, pueden disfrutar de un permiso ordinario de cuatro días, una casa de acogida
que el año pasado permitió que 67 personas, 42 hombres y 25 mujeres, pudieran disfrutar 150
permisos concedidos por la Junta de Tratamiento de Villahierro.
A estas iniciativas Cáritas también suma la gestión de un servicio de mediación entre familias e
internos para el envío de paquetes y se encarga también, a través de un convenio con
Instituciones Penitenciarias, de acoger la personas que han de cumplimentar un mandato
judicial de Trabajos en Beneficio de la Comunidad (TBC) como reparación del daño causado
por un delito, con el desarrollo de actividades de apoyo a diversos servicios del propio
establecimiento penitenciario como recogida de ropa o alimentos y que el año pasado
permitió a 16 personas cumplir su pena.
Diócesis de LLEIDA
Un año más hemos celebrado con júbilo y
devoción la festividad de Nuestra Madre de la
Merced en el Centre Penitenciari Ponent de
Lleida. Presidió la Eucaristía el Vicari General
Mn. Ramón Prat, ya que el nuevo Obispo
Mns. Salvador Giménez no pudo asistir por
acabar de tomar posesión de la diócesis el
Domingo 20 de septiembre. Le acompañaron
los Padres mercedarios Joaquín Pina, Antonio
Criado y el Jesuita Ramón Fabregat. A ella
asistieron, con mucho respeto y silencio,
todos los internos e internas de los diversos
módulos que lo solicitaron. También se
unieron a la celebración los mandos del
Centro,
numerosos
funcionarios
y
voluntarios. Para ayudar a rezar, la coral
extremeña de Lleida nos acompañó con su
rítmica música. Mn. Prat nos habló del
significado de la verdadera libertad, del dolor
de María al lado de su Hijo en la Cruz, y cómo
Éste nos la entrega como Madre para todos.
Al finalizar, los Padres Joaquín y Antonio se
despidieron de los internos, pues eran destinados a Elche y Zaragoza respectivamente.
Boletín PUENTE nº 89
Página 27
Terminamos el acto con el acostumbrado pica-pica que Pastoral Penitenciaria obsequia a los
internos. Es un momento muy agradable, en que, durante una media hora, con mucha
armonía, internos, internas, funcionarios y voluntarios comparten y charlan.
Un abrazo,
Cándido Sánchez
Delegado de Pastoral Penitenciaria
Diócesis de MADRID
Noticias breves


Archidiócesis de Madrid: la primera mujer, laica, funcionaria y Delegada Episcopal de
Pastoral Penitenciaria la historia: María Yela García.
Carta pastorales del Arzobispo, especialmente la de la Merced (publicada en Puente
Formación)
El arzobispo entre los presos
Celebramos el 24 de septiembre, el día de Ntra. Sra. de la Merced, patrona de los que sufren
prisión y de quienes trabajamos con ellos en el CP de Soto para festejar que María, la Madre
de Jesús, nos sale al Encuentro.
Junto al arzobispo D. Carlos Osoro y los capellanes de la prisión P. Paulino Alonso, P. Vicente
Ferrero y P. José Luis Hidalgo, nos encontramos el Vicario de Pastoral Social e Innovación P
José Luis Segovia y el P. Ángel Camino, de la Vicaría nº 8, un montón de internos, voluntarios
del Centro, más sacerdotes, trabajadores de Instituciones Penitenciarias, medios de
comunicación y yo, psicóloga en el Centro de Inserción Social Victoria Kent, que acabo de ser
nombrada Delegada Episcopal de Pastoral Penitenciaria de Madrid, tras la labor del P. Pedro
Luis, quien también nos acompañaba.
D. Carlos comenzó recordando el valor de haber recibido una Madre, la misma que Dios eligió
para crecer entre nosotros.
Si para todos esta vivencia es transformadora, más lo puede ser para personas que están un
tiempo presas, alejadas de su familia y de su fuente de apoyo.
¿Podrán transformar su tiempo de condena, de dolor y separación social en tiempo de
reconstrucción personal, reflexión y encuentro del sentido de sus vidas?
Boletín PUENTE nº 89
Página 28
Jesús, que no se ahorró el dolor de nacer sin techo en un país ajeno siendo perseguido, que
fue juzgado y crucificado, también compartió cárcel como tantos internos que hoy cumplen
condena y abren su interior al Espíritu, igual que hizo María.
D. Carlos prosiguió animando a que cuando estén en sus celdas y se sientan solos y perdidos,
sepan que Ella se acerca y susurra: “haced lo que Él os diga”.
¿Y qué nos dice Jesús, maestro en perdonar?
Nos invita a reconciliarnos con nosotros mismos, con nuestras familias, con nuestras víctimas.
Nos invita a seguir formándonos y darle la mano a su Madre, como indicó desde la cruz.
Al terminar la ceremonia fue impactante ver a internos hechos y derechos, cantando unos y
orando otros en silencio, cómo se iban acercando a la imagen de María, agarrándose a su
mano y a las de D. Carlos y del P. Paulino.
Los que allí nos reunimos esta mañana sentimos que formamos una familia, junto a las de los
presos, las víctimas de sus delitos, los agentes jurídicos y la comunidad externa también.
Compartimos un mismo Padre y una misma Madre.
Y esto es esperanzador.
María Yela
Delegada de Pastoral Penitenciaria.
Diócesis de MALLORCA
La Pastoral Penitenciaria se opone a la petición de cárcel para los
antiabortistas
Amengual se niega a enviar a prisión cuatro años a los manifestantes y lo califica como algo "inhumano"
El director del Secretariado del Pastoral Penitenciario y cura de la cárcel de Palma, Jaume
Alemany, mostró ayer su disconformidad total con las declaraciones del Obispo de Mallorca,
Javier Salinas, que solicitó una pena de cárcel de cuatro años para los manifestantes de la
iglesia de Sant Miquel el pasado mes de febrero. Alemany califica la petición como algo
"inhumano" al "privar a alguien de su libertad".
Jaume Amengual ha mostrado su desacuerdo de manera contundente y hace referencia a una
cita del Papa Francisco en la que "mostraba una delicadeza exquisita hacia los privados de
libertad, disponiendo que sólo cruzando la puerta de la ceja, puedan disfrutar de la gracia del
Jubileo de la Misericordia".
Boletín PUENTE nº 89
Página 29
"Nos parece del todo contradictorio que, mientras que, en nombre de la iglesia católica, unos
reclamamos que la prisión sea el último recurso y que se busquen medidas alternativas, otros,
desde las instancias oficiales, reclamen una pena tan destructiva de la persona" apunta el
director del Secretariado del Pastoral Penitenciario. "Se trata de llamar la atención sobre las
consecuencias nefastas que lleva para el condenado la pena de prisión", continúa en su escrito
Amengual, quien afirma que se suma a las reacciones en contra "por razones obvias". El cura
no quiere entrar a valorar los hechos pero considera una medida descabellada enviar a prisión
a este colectivo.
El director del Secretariado del Pastoral Penitenciario se muestra contrario a las políticas
llevadas a cabo por el gobierno, a quien critica esta postura y ofrece "trabajar por implantar la
humanización de un sistema penal y penitenciario que ofrece vías educativas, de inserción y de
reconciliación. "Demasiadas veces se frivoliza sobre las condenas de prisión, exigiendo
cumplimientos y endurecer el Código Penal". Unos hechos que el cura de la cárcel señala "que
se hacen desde el desconocimiento de una realidad dolorosa".
El
Deán
sugiere
que
peregrinar pueda redimir
penas de prisión
Segundo Pérez recibió ayer una
expedición de diez presos de Mallorca.
Recorrieron en cinco días el tramo desde
Sarria
El deán de la Catedral, Segundo Pérez,
con los integrantes de la expedición, en Platerías. FOTO: Ramón Escuredo
El deán de la Catedral, Segundo Pérez López, recibió ayer a un grupo de peregrinos muy
especial. Se trataba de diez reclusos de la cárcel de Mallorca que, acompañados de
funcionarios y personal de la Pastoral Penitenciaria de esta localidad, acababan de completar
la peregrinación desde Sarria. Una peregrinación que, según explicaba Guillermo, uno de los
voluntarios, había resultado una experiencia muy interesante para los reclusos y se había
desarrollado en total armonía, sin ningún tipo de incidente ni en los cinco días que les llevó
completar el itinerario desde Sarrias. También los acompañaba el capellán de la prisión, Jaime
Alemany, que ya ha realizado varias veces este itinerario con otros grupos de reclusos. En la
Catedral estaba también la subdirectora del Área de Tratamiento de la prisión, Raquel Gómez,
quien asistió con ellos a la Misa del Peregrino, donde uno de los internos leyó una invocación
solicitando la ayuda del Apóstol para superar su situación actual y no volver a reincidir.
En su intervención durante la misa, el recluso destacó el "gozo de la amistad" vivido durante el
Camino con sus compañeros, que les había hecho más llevadera su condición de presos, y
pidieron la intercesión del Señor Santiago también para sus familiares, para los internos que
están enfermos y para los que sufren condenas más largas. Asimismo, también solicitaron del
gobierno y quienes elaboran las leyes que estas sean "justas, benevolentes y generosas", y
Boletín PUENTE nº 89
Página 30
agradecieron a los miembros de la Pastoral Penitenciaria y a los responsables de la prisión la
oportunidad de hacer el Camino, así como a los responsables de la Oficina del Peregrino por la
atención recibida. Por último, expresaron su voluntad de repetir la peregrinación una vez que
hayan cumplido sus penas.
Segundo Pérez respondió a esta invocación con un llamamiento a cambiar la visión de la
sociedad sobre estas personas "que no han tenido suerte en la vida", para ayudarles en su
reinserción, y expresó su deseo de que esta peregrinación suponga "un antes y un después" en
su vida.
También recordó que en la Edad Media se podía permutar la prisión por hacer el Camino, y
sugirió que se podría recuperar esta posibilidad en algunas penas.
CARLOS DEAÑO. SANTIAGO | 25.06.2015
Diócesis de MENORCA
El Centro Penitenciario, integrado en la sociedad insular
El Centro Penitenciario Menorca suele mostrarse públicamente cada año con motivo de la
Virgen de la Merced, su patrona. La cárcel, cuatro años después de su construcción, está
integrada en la sociedad insular. Quizás no lo esté en el paisaje, por el desacierto de la
ubicación, pero no representa un problema para los que no residen en ella.
La integración se ha conseguido con el traslado a este centro de la mayor parte de los presos
menorquines. En total, hay poco más de 50 internos, la gran mayoría residentes en la Isla. Eso
significa que sus familias están cerca y ese contacto es primordial, básico.
El segundo aspecto que ha favorecido la integración de una forma muy importante es la
implicación de personas y colectivos menorquines en las actividades con los reclusos. El grupo
de Pastoral Penitenciaria de la diócesis ha demostrado su compromiso desde antes de la
inauguración de la cárcel.
La directora del centro destaca que la baja ocupación (una cuarta parte de su capacidad) es
algo positivo. De momento, se ha demostrado que la cárcel sirve a la sociedad insular y cumple
un objetivo importante, social y humano.
Boletín PUENTE nº 89
Página 31
Diócesis de PALENCIA
En la despedida del P. Mario Alonso Aguado, mercedario, del Centro
Penitenciario La Moraleja de Dueñas (Palencia), tras seis años de trabajo
en Pastoral Penitenciaria.
Madre de la Merced:
Hace casi 800 años
inspiraste a San Pedro Nolasco
la fundación de la Orden de la Merced,
destinada a la redención de los cautivos.
Hace 25 años
llevaste de la mano al P. Mario
en sus primeros pasos
como sacerdote mercedario.
Hace 6 años
guiaste el camino del P. Mario hasta este Centro,
para que nosotros, los cautivos de hoy,
conociéramos por fin tu rostro mercedario.
Por todos estos dones,
Madre del Don por excelencia,
te damos gracias, te bendecimos
y pedimos tu intercesión.
Te damos gracias por todo lo que hemos recibido de ti,
a través del trabajo del P. Mario:
la celebración profunda de la eucaristía, un consejo a tiempo,
una guía en la fe, una mano amiga y mil motivos para sonreír.
Te bendecimos porque con el trabajo
de los mercedarios y mercedarias dispersos por el mundo,
continúas reuniendo, en torno al rostro liberador de Jesucristo,
a cuantos hemos caído en las cautividades del mundo.
Y pedimos tu intercesión, Madre de la Merced,
para que el Señor ilumine el nuevo camino pastoral del P. Mario
y para que las semillas de fe que ha sembrado en estos 6 años,
se conviertan en frutos de amor y esperanza, en Dios Nuestro Señor.
Boletín PUENTE nº 89
Página 32
Amén.
Gracias Virgen de la Merced
Gracias P. Mario
Internos Centro Penitenciario La Moraleja (Palencia)
Septiembre 2015
Gonzalo
Diócesis de SAN SEBASTIÁN
Según me comunica el Capellán del C.P.de Martutene-San Sebastián, a las Hnas. de la Caridad
de Santa Ana se les entrega Medalla de Plata al Mérito Social Penitenciario. Este es el texto de
la información: “Nosotros tenemos una medalla de plata concedida a la Congregación de las
Hnas de la Caridad de Santa Ana por sus 75 años de presencia en las cárceles de Ondarreta y
Martutene. Ya sabes que hace un año abandonaron la prisión y la diócesis. Se les entregara en
la prisión el día de la Merced y vendrá la Provincial con algunas de las Hnas. que estuvieron
destinadas aquí”.
Semana de Pastoral Penitenciaria
La Pastoral Penitenciaria de la diócesis de San Sebastián, celebró del 17 al 24 de septiembre la
semana de sensibilización que, con motivo de la fiesta de Nuestra Señora de la Merced, suele
realizar todos los años. En sintonía con la convocatoria hecha por el Papa de un Año Jubilar
Extraordinario sobre la misericordia, la Pastoral Penitenciaria diocesana ha escogido para este
curso que ahora comenzamos, el lema “UNA PASTORAL DE MISERICORDIA”. Queremos llevar
la ternura de Dios a los privados de libertad, especialmente a los que se encuentran más solos
y abandonados y a los que viven sin esperanza de ser perdonados y sentirse amados por el
Padre.
El miércoles 23 de septiembre, en el Centro Penitenciario de Martutene, se celebró una
Eucaristía que fue presidia por el Obispo de San Sebastián y en la que participaron numerosos
presos y voluntarios de la pastoral. Don José Ignacio comenzó la homilía recordando que
celebrábamos el día de Nuestra Señora de la Merced, patrona de los cautivos. “Patrono” viene
de “padre”, dijo el Obispo, y Dios, que también tiene una parte maternal, nos ha entregado a
María para que cuide de cada uno de nosotros y nos conduzca hacia Él, que es nuestro Padre.
El Obispo indicó que María quiere librarnos de perder el sentido de nuestra existencia,
especialmente en un ámbito tan difícil como el penitenciario. Para ello nos invitó a no olvidar
estas tres claves:
1) No compararnos con los demás. Cada uno de nosotros es único e irrepetible, y como tales
somos amados por Dios. Vivimos en una sociedad que genera modelos de perfección que son
Boletín PUENTE nº 89
Página 33
imposibles de alcanzar en la mayoría de los casos, de ahí la necesidad de evitar comparaciones
que sólo pueden llevarnos a despreciarnos a nosotros mismos.
2) Dios ama a todos los hombres, pero especialmente a los más débiles. Podríamos decir que
Cristo siente “debilidad por los débiles”, por eso en su vida se rodeó de los más pobres y
desamparados. Don José Ignacio invitó a los presos a no dudar de que Jesús está siempre a su
lado de una manera especial.
3) No ceder a la tentación de considerar la vida como un fracaso. Nuestra vida no ha
terminado aún, es más, nos queda por vivir lo mejor porque Dios siempre guarda el vino bueno
para el final.
Don José Ignacio invitó a los internos de la prisión a aprovechar las actividades que la Pastoral
Penitenciaria desarrolla dentro del Centro Penitenciario, y los alentó: ¡No os dejéis robar la
esperanza que viene de Cristo resucitado! Para ello contamos con la ayuda de María, que es
Madre que comprende y alivia siempre. A ella, que es la que nos acerca a su hijo Jesucristo, le
pedimos su protección y consuelo.
Al día siguiente, jueves 24 de septiembre, el Obispo presidió la Eucaristía que se celebró en la
capilla que se encuentra junto a las oficinas del Centro Penitenciario, a la que asistieron
numerosas autoridades y trabajadores de la prisión. Fue un día especial para todos nosotros,
pues las Hermanas de la Caridad de Santa Ana, que han estado tantos años trabajando en
favor de los privados de libertad, primero en la cárcel de Ondarreta y después en la de
Martutene, recibieron la Medalla de Plata al Mérito Social Penitenciario, en reconocimiento
por la labor que han llevado a cabo durante 75 años.
En la homilía, Don José Ignacio habló del Año Jubilar Extraordinario que comenzará el próximo
8 de diciembre, y que tendrá como lema "Misericordiosos como el Padre". El Obispo señalo
que María es Madre de Misericordia y figura de la Iglesia; es por ello que la Iglesia no da nunca
a ningún hombre por perdido. Recordó que cuando era joven, solía ir a la prisión de
Martutene, de la mano de las Conferencias de San Vicente de Paúl; en el pórtico de la cárcel
estaba entonces grabada una cita de San Agustín, que decía: "Odia el pecado pero ama al
pecador". Aunque esta distinción pueda resultar difícil de entender, ha sido el mismo Jesús
quien nos ha enseñado a hacerlo.
El obispo señaló que el Año Jubilar será tiempo propicio para redescubrir las siete obras de
misericordia corporales (dar de comer al hambriento, dar de beber al sediento, vestir al
desnudo, acoger al forastero, asistir los enfermos, visitar a los presos, enterrar a los muertos) y
las siete espirituales (enseñar al que no sabe, dar buen consejo al que lo necesita, corregir al
que yerra, perdonar las ofensas, consolar al triste, sufrir con paciencia los defectos de los
demás, rogar a Dios por los vivos y por los difuntos).
El obispo recordó cómo se emocionó el pasado día 15 de septiembre, en el acto que se celebró
en la prisión de Martutene en memoria de tres trabajadores del Centro Penitenciario que
fueron asesinados por ETA durante los años 90, al escuchar decir a un hermano de una de las
víctimas que jamás olvidaría el consuelo que le prestaron las Hermanas de la Caridad de Santa
Ana. Sin duda, el ámbito penitenciario es un lugar donde es necesario practicar las obras de
misericordia.
La Iglesia tiene como primera finalidad el ejercicio de la misericordia. Ante esto podemos
preguntarnos: ¿y la justicia? Don José Ignacio señaló que misericordia y justicia, o dicho de
otra forma, caridad y verdad van siempre unidas como dos caras de una misma moneda.
Debemos huir de dos tentaciones que nos pueden inducir a error: por un lado, la creencia de
que el compromiso con los pobres sea algo que casi nos dispense de la fidelidad a la doctrina; y
Boletín PUENTE nº 89
Página 34
por otro lado, vivir una mera adhesión a la fe católica sin que de ella extraigamos todas las
consecuencias en la entrega a los pobres y los necesitados. Por tanto, señaló el obispo, caridad
sin verdad no es caridad y verdad sin caridad no es la verdad de Cristo. La misericordia no es
contraria a la justicia sino que expresa el comportamiento de Dios hacia el pecador,
ofreciéndole una ulterior posibilidad para examinarse, convertirse y creer. Dios te quiere como
eres, pero “te sueña” mejor, dijo el obispo.
Esto no significa restarle valor a la justicia, al contrario. Quien se equivoca deberá expiar la
pena. Solo que este no es el fin, sino el inicio de la conversión, porque se experimenta la
ternura del perdón. Dios no rechaza la justicia. Él la engloba y la supera en un evento superior
donde se experimenta el amor que está en la base de una verdadera justicia. La Cruz de Cristo,
entonces, es el juicio de Dios sobre todos nosotros y sobre el mundo, porque nos ofrece la
certeza del amor y de la vida nueva.
Al pie de la cruz, María junto con Juan, es testigo de las palabras de perdón que salen de la
boca de Jesús. El perdón supremo ofrecido a quien lo ha crucificado nos muestra hasta dónde
puede llegar la misericordia de Dios. María atestigua que la misericordia del Hijo de Dios no
conoce límites y alcanza a todos sin excluir a ninguno. Que Nuestra Señora de la Merced
interceda por nosotros y nos obtenga vivir y caminar siempre en el perdón de Dios y en la
inquebrantable confianza en su amor.
Jose Luis Gorrochategui
Delegado de Pastoral Penitenciaria
Diócesis de SANTANDER
Mons. Sánchez visita el penal de El Dueso
Mons. SANCHEZ VISITA, ESTE VIERNES 26, EL PENAL DE EL DUESO DONDE MANTENDRÁ UN ENCUENTRO CON LOS
RECLUSOS Y LOS VOLUNTARIOS DE LA PASTORAL PENITENCIARIA
El obispo de Santander, Mons. Manuel
Sánchez Monge, visitó este viernes 26 el
penal de El Dueso de Santoña al que llegaba a
las 10:15 horas de la mañana.
El prelado era recibido por la dirección del
penal y después iniciaba un recorrido por las
instalaciones y talleres con el fin de saludar a
los internos, capellanes, voluntarios de la
pastoral penitenciaria, así como a los
trabajadores del centro.
Boletín PUENTE nº 89
Página 35
Antes de esta visita Mons. Sánchez Monge ha querido destacar “el valioso trabajo caritativo”
que realizan los voluntarios de la llamada Pastoral Penitenciaria, que se encargan de atender a
los presos, de orientarles y de asistirles espiritualmente.
Esta labor de los voluntarios fue reconocida por medio de una medalla que otorgó la Dirección
de Instituciones Penitenciarias.
La visita al Dueso forma parte de los encuentros de carácter pastoral que el nuevo prelado está
llevando a cabo desde su llegada a la Diócesis de Santander, el pasado 30 de mayo.
Así, la pasada semana, se acercó a las instalaciones de Cáritas Diocesana de Santander, la
Cocina Económica que regentan las Hijas de la Caridad y a las parroquias Virgen del Carmen del
Barrio Pesquero y de Santa Micaela y Montesclaros radicada junto al colegio de las Adoratrices
de Santander.
Igualmente, el pasado martes 23 se acercó al Centro Padre Menni de las Hospitalarias del
Sagrado Corazón, donde se atienden a enfermos mentales.
Con estas visitas ha deseado transmitir algunas de sus prioridades pastorales, con lo cual ha
mostrado su predilección por los pobres, las comunidades sencillas, los enfermos y los que
sufren.
Fuente: SIC. Diócesis de Santander
El Obispo de Santander se reúne
con reclusos, trabajadores y
voluntarios de la Pastoral
Penitenciaria de El Dueso
El Obispo de Santander, Manuel Sánchez Monge, ha visitado este viernes el centro
penitenciario de El Dueso, en Santoña, donde ha mantenido un encuentro con los reclusos y
los voluntarios de la pastoral penitenciaria, así como a los trabajadores.
El prelado, que fue recibido por la dirección del penal y después inició un recorrido por las
instalaciones y talleres, según ha informado en un comunicado el Obispado de Santander.
Con motivo de esta visita, monseñor Sánchez Monge ha resaltado "el valioso trabajo
caritativo" que, a su juicio, realizan los voluntarios de la Pastoral Penitenciaria, que se
encargan de atender a los presos, de orientarles y de asistirles espiritualmente, labor que fue
reconocida por medio de una medalla que otorgó la Dirección de Instituciones Penitenciarias.
La visita al Dueso forma parte de los encuentros de carácter pastoral que el nuevo prelado está
llevando a cabo desde su llegada a la Diócesis de Santander, el pasado 30 de mayo.
Boletín PUENTE nº 89
Página 36
Diócesis de SANTIAGO DE COMPOSTELA
Noticias de Pastoral Penitenciaria de Santiago de Compostela
1.- El día 24 se celebró la Merced con una misa en el salón de actos de la prisión, con asistencia
de funcionarios, voluntarios de la pastoral y lleno completo de internos, muy respetuosos con
la celebración litúrgica
2.- Ese mismo día dos voluntarios de la pastoral fueron honrados con la medalla de bronce de
instituciones penitenciarias, MARIA FE RODRIGUEZ Y XAQUIN CAMPO FREIRE.
D. Xaquin viene trabajando en el módulo 7 durante cinco años con una labor extraordinaria
tanto con internos como fuera de la cárcel. Actualmente está formando la pastoral
penitenciaria en la diócesis de Mondoñedo-Ferrol, contando ya con algún voluntario.
Sor María Fe Rodríguez es una religiosa que viene trabajando hace cinco años en la pastoral,
acude dos días por semana al centro penitenciario, realizando un trabajo de escucha con los
internos del módulo 13 y el módulo de aislamiento.
3.- El próximo 3 de Octubre se celebra en Santiago de Compostela las III Jornadas de Pastoral
Penitenciaria de Galicia, con voluntarios de todas las diócesis de Galicia. Este año el tema es La
Parroquia como lugar de Integración y el ponente será Jose Maria Carod, capellán de la cárcel
de jóvenes de Barcelona que disertará sobre Prevención-Acogida y Reinserción de los privados
de Libertad.
Celebración de la Merced en Teixeiro
El centro penitenciario de Teixeiro
acogió ayer, fiesta de la Virgen de la
Merced, una Eucaristía en la que
participaron numerosos internos,
voluntarias y personal de este
centro. La celebración eucarística
estuvo presidida por el capellán de
Teixeiro, Manuel García Souto, con
quien concelebraron David Álvarez,
Manuel Redondo, Javier Izco, así como un sacerdote de la Diócesis de Mondoñedo-Ferrol.
También estuvo presente Jesús García Vázquez, delegado episcopal de Cáritas de Santiago.
Cuatro internas en el centro penitenciario llevaron hasta el altar la imagen de la Virgen de la
Merced y el coro de la cárcel animó con su música y canto la celebración de la Santa Misa.
Tras la ceremonia religiosa, las autoridades de Instituciones Penitenciarias hicieron entrega de
una medalla a la hermana María Fe, de las Josefinas, y a un sacerdote de Mondoñedo-Ferrol,
en reconocimiento a la tarea que han realizado durante años con la población reclusa de este
centro penitenciario.
Boletín PUENTE nº 89
Página 37
Al término de la Misa, tuvo lugar un aperitivo de confraternización. Las autoridades del centro
también tuvieron ocasión de asistir a otra Eucaristía celebrada en la capilla parroquial de
Teixeiro.
Diócesis de SEGORBE-CASTELLÓN
La Pastoral Penitenciaria de Segorbe–Castellón celebra la Merced a las
puertas del Jubileo de la Misericordia
Presos, voluntarios y trabajadores de los dos centros penitenciarios de Castellón celebrarán
mañana, jueves 24, la fiesta de su patrona, la Virgen de la Merced. Esta fecha llega poco antes
del inicio del Año Jubilar de la Misericordia, para el que el Papa ha tenido palabras de cercanía
con los convictos. Mons. Casimiro López Llorente presidirá a las 10h una eucaristía en el centro
de Castellón II, en Albocàsser.
Sonia Barreda, delegada diocesana de la Pastoral Penitenciaria, ha explicado que este curso se
marcará de un modo especial el Año Jubilar, y que se tiene pensado en hacer coincidir una
celebración de la misericordia con la visita del Obispo al centro de Albocàsser, el 10 de
diciembre, durante la visita pastoral al arciprestazgo.
El Papa Francisco trataba a principios de septiembre aspectos concretos de Jubileo y afirmaba
que este tiempo “siempre ha sido la ocasión de una gran amnistía, destinada a hacer partícipes
a muchas personas que, incluso mereciendo una pena, sin embargo han tomado conciencia de
la injusticia cometida y desean sinceramente integrarse de nuevo en la sociedad dando su
contribución honesta. Que a todos ellos llegue realmente la misericordia del Padre que quiere
estar cerca de quien más necesita de su
perdón”.
Por este motivo ha determinado que los
presos “en las capillas de las cárceles podrán
ganar la indulgencia, y cada vez que
atraviesen la puerta de su celda, dirigiendo
su pensamiento y la oración al Padre, pueda
este gesto ser para ellos el paso de la Puerta Santa, porque la misericordia de Dios, capaz de
convertir los corazones, es también capaz de convertir las rejas en experiencia de libertad”. El
centro penitenciario de Castellón cuenta con una capilla, que se convertirá así en lugar jubilar.
Aparte del Jubileo, los objetivos de la delegación pasan por consolidar el área jurídica, por lo
que se buscarán abogados que como voluntarios puedan asesorar. En las áreas social y
pastoral, la atención de la Iglesia a los internos está bien consolidada gracias al centenar de
voluntarios y el equipo de sacerdotes que atiende esta labor. Además, en abril la Diócesis
acogerá el encuentro de pastoral penitenciaria de la Comunidad Valenciana.
Boletín PUENTE nº 89
Página 38
La semana pasada se realizó el relevo del capellán en la cárcel de la capital: D. Domingo
Lorenzo va a la comunidad mercedaria de Barcelona, y será sustituido por Florencio Roselló,
que ha desempeñado el cargo de provincial en los últimos 12 años. En Albocásser, se han
incorporado dos presbíteros junto con D. Jordi Mas, el capellán del centro: Juan Bautista
Miralles y Salva Prades, nuevos párrocos de Benasal y Villafranca, respectivamente. La
población interna en la diócesis es de unos 1800 reclusos
Diócesis de SEVILLA
Asamblea inicio de curso de la Delegación de Pastoral Penitenciaria
El 12 de septiembre, día del Dulce Nombre María, dio comienzo en Sevilla el curso pastoral
2015/16 de la Delegación diocesana de Pastoral Penitenciaria. Con la presencia de cerca 70
Voluntarios, junto con los Capellanes, se inicia el encuentro con la Celebración del Envío de los
Agentes de Pastoral. Es un momento significativo al reconocer y celebrar que la pastoral que
desarrollamos en los Centros Penitenciarios se centra en la misión evangelizadora que
recibimos de Cristo a través de sus pastores para llevar a los presos y presas la “alegría del
Evangelio” de Jesús y compartir con ellos el gozo de sentirse redimidos por Cristo Libertador.
El Delegado diocesano, el trinitario Pedro Fernández Alejo, preside la Asamblea. Presenta el
Plan Pastoral a desarrollar en las cinco prisiones de Sevilla. Se destaca la prioridad que marca
este curso del Año Jubilar de la Misericordia, establecido por el Papa Francisco, bajo el lema
“misericordiosos como el Padre”. La acción pastoral con los internos e internas desde la
diversas de acciones pastorales, como la catequesis, la formación en valores, los grupos de
oración, el encuentro personalizado, las celebraciones del perdón y de la eucaristía, van a
sentirse impregnadas de la misericordia entrañable del Padre, la redención en Cristo, la fuerza
del Espíritu para vivir la conversión y acogerse a la bondad misericordiosa del Padre que
perdona y reconcilia en Cristo Jesús. Misericordia y redención serán los ejes que marcarán la
misión evangelizadora de cada miembro de la Pastoral Penitenciaria con los presos. Siempre se
mantiene firme el objetivo de encauzar nuestra pastoral hacia la reinserción ofreciendo los
medios de acogida para presos y presas que no tienen el apoyo de la familia; en esta apuesta
por ellos está la Fundación trinitaria Prolibertas para hombres y mujeres y las Casas de Acogida
para mujeres de las HH. Trinitarias y las Adoratrices.
Se hizo hincapié en la constitución de grupos de internos para ofrecerles la Catequesis de la
Iniciación cristiana, ya que bastantes no están bautizados o no han hecho la primera comunión
o necesitan una verdadera catequesis para descubrir a Cristo en su vida y para fortalecer su fe.
Como punto culminante de este Año Jubilar de la Misericordia está la celebración de la Fiesta
de la Merced, el día 24 de septiembre de 2016 en la Basílica de la Esperanza Macarena,
presidida por los Pastores de la diócesis hispalense, para la Pastoral Penitenciaria y las Casas
de Acogida de presos y presas.
Boletín PUENTE nº 89
Página 39
Se planificó también el tema de la formación para los Voluntarios. Se mantiene la línea de la
formación permanente para los Voluntarios que ya están autorizados a entrar en las prisiones
en reunión mensual, y luego está el Curso de Formación Inicial para todos aquellos cristianos
que deseen formarse para comprometerse en el campo de la marginación, los pobres y los
presos. Este curso dará comienzo en octubre, con una duración de 25 horas.
Tras el encuentro se departió en fraternidad los alimentos que cada uno aportó continuando,
así, fortaleciendo los lazos de unión y amistad.
Sevilla, 13 de septiembre de 2015
Programación de la Delegación Diocesana de Pastoral Penitenciaria para el curso
2015-2016
OBJETIVOS
“Misericordiosos como el Padre”
1. El primer objetivo es anunciar el Evangelio de Jesucristo a los [email protected] que están en las
periferias de la sociedad y se sienten marginados para mostrarles el rostro
misericordioso de Dios Padre y promoviendo así la conversión personal en cada
[email protected]
2. Programar catequesis sobre el sentido del pecado, la conversión y la reconciliación
descubriendo la misericordia entrañable del Padre, el perdón de Jesús y su exigencia a
la conversión.
3. Organizar celebraciones del Sacramento del Perdón, sobre todo en Adviento y
Cuaresma.
4. Organizar un gesto significativo en los Centros Penitenciarios con la presencia de sus
Pastores diocesanos.
5. Ser misioneros de la misericordia ofreciendo nuestra experiencia de vivir la
misericordia de Dios y le perdón de Jesucristo en la Iglesia y la sociedad.
6. Presentar la figura de María, madre y maestra de misericordia, misionera y
evangelizadora para que vivan, como ella, el amor a Cristo y a todas las personas.
7. Ayudar a los presos en su preparación para la libertad, en el reencuentro con sus
familias, con la sociedad y con la Iglesia, en actitud de reconciliación consigo mismo,
con las víctimas y la sociedad.
8. Promover espacios de sensibilización de la comunidad cristiana y de la sociedad
respecto de los privados de libertad que están en los márgenes del olvido y exclusión.
9. Consolidar la cercanía de la comunidad parroquial de origen, pastor y cristianos, con
sus feligreses presos. Que mantengan el contacto y les apoyen cuando estén en
libertad.
10. Que el voluntariado intensifique su formación humana y cristiana, y, de esa manera
pueda ofrecer a los presos el testimonio de su fe y compromiso con los pobres y
marginados.
Boletín PUENTE nº 89
Página 40
ACCIONES:
1. Los Capellanes y Agentes de Pastoral promoverán la acción misericordiosa para con los
presos y de ellos entre sí, y les ofrecerán la posibilidad de vivir la experiencia de Dios
misericordioso.
2. Celebrar la Eucaristía semanalmente como fuente de misericordia y amor. Que sea
participativa, dinámica, viva y alegre.
3. Celebración periódica del Sacramento de la Reconciliación, como acceso a la
misericordia de Dios. Especialmente en Adviento y Cuaresma. Promoviendo la
reconciliación con la familia, con las víctimas, con la sociedad.
4. Organizar grupos para la Catequesis de la Iniciación cristiana.
5. Resaltar la importancia de la figura de María, madre de misericordia. Celebrar sus
fiestas, en especial la de Ntra. Sra. de la Merced, su patrona.
6. Ofertar distintos talleres de oración, de meditación y lectio divina.
7. Proporcionar la formación en valores humanos, valores sociales, capacitación laboral,
etc., que pueda ayudar a su reingreso en la sociedad.
8. Organizar encuentros de oración y formación para el voluntariado con la exigencia de la
participación de todos ellos.
9. Hacernos presentes en los Arciprestazgos, parroquias, Hermandades y movimientos
cristianos, así como en foros sociales (medios de comunicación) para sensibilizar a
todos sobre el dolor y sufrimiento de quienes están en los márgenes de la sociedad y
padecen la exclusión, el olvido y el rechazo.
10. Seguir colaborando con la Fundación Prolibertas desde la Casa de Acogida “EmaúsEsperanza de la Trinidad” en su tarea de proporcionar medios de reinserción de los
[email protected] más desfavorecidos.
CALENDARIO ESTIMATIVO ¹:
FECHA
ACTIVIDAD
PROPIAS
OBISPOS
Propias
HORA
17 al 24/09/15
Semana diocesana de Pastoral Penitenciaria en
preparación de la fiesta de la Merced en los centros
penitenciarios
24/9/15
Fiesta de Ntra. Sra. de la Merced. Eucaristías con los
presos en Sevilla I y Sevilla II/Morón
Obispos /
Propias
10’00
24/09/15
Fiesta Institucional de Ntra. Sra. de la Merced en la
Basílica de la Macarena (organiza Prisiones)
Obispos
12’15
Curso de Formación Inicial en Pastoral de marginación y
Penitenciaria para nuevos Voluntarios
Propias
Noviembre
Duración 24 horas
29/11/15
Comienzo del Adviento con catequesis especiales y
celebración del Perdón
8/12/15
Fiesta Inmaculada Concepción. Apertura del Año Santo
Jubilar de la Misericordia
12 y 19/12/15
24/12/15
04/01/2016
Boletín PUENTE nº 89
Propias
Celebraciones del Sacramento de la Misericordia
Eucaristías de Nochebuena en los C.P.
En Sevilla I y Sevilla II
Obispos
17’00
Entrega de Reyes al CIS y Unidad Madres
Propias
10’00
Página 41
05/01/16
Reyes en Sevilla I, Psiquiátrico y Sevilla II
Propias
10/02/16
Cuaresma. Catequesis especiales y Celebraciones del
Perdón
Propias
20/03/16
Ramos. Semana Santa. Celebraciones especiales en los
Centros Penitenciarios
Propias
27/03/16
Pascua. Celebraciones de los Sacramentos de la
iniciación
Asamblea de la Pastoral Penitenciaria de Andalucía en
Antequera (voluntariado)
Propias
Semana diocesana de Pastoral Penitenciaria.
Preparación del Jubileo de la Misericordia en la Fiesta de
La Merced. Campaña de sensibilización en la
Archidiócesis sobre la realidad de los [email protected] y la
respuesta cristiana a su situación.
Propias
04/06/16
Del 19 al 24/2016
24/09/2016
Fiesta Ntra. Sra. de la Merced.
Jubileo de la Pastoral Penitenciaria: [email protected], casas de
acogida de hombres y mujeres
Lugar: Basílica de Ntra. Sra. de la Esperanza Macarena
Propias
10’00
10’30
Propias y
Obispos
¹ Las fechas de las celebraciones donde asistirá el Sr. Arzobispo/Sr. Obispo Auxiliar deberán ser concertadas por la
Delegación.
Medalla de Bronce al Mérito Social Penitenciario
D. Jesús Andrade Ortega ha recibido la
medalla
de
bronce
al
Mérito
Social Penitenciario, y un diploma. En fin, un
dulce no le amarga a nadie... Felicidades.
Boletín PUENTE nº 89
Página 42
Celebración de la Virgen de la Merced en la Basílica de la Macarena.
Buscar el rostro misericordioso de Dios en los presos
El pasado día 24, fiesta de la Virgen de la
Merced, Patrona de Instituciones Penitenciarias,
se dieron cita en la Basílica de la Virgen de la
Macarena de Sevilla, las autoridades,
funcionarios, administrativos, capellanes y
agentes de pastoral penitenciaria que trabajan y
colaboran en los distintos centros penitenciarios
de Sevilla. Presididos por el Arzobispo, Monseñor
Juan José Asenjo a las 12 se dio comienzo a la
eucaristía de acción de gracias en la que
estuvieron concelebrando con el obispo diez
sacerdotes y dos diáconos. Junto al Obispo
estaba el P. Pedro Fernández Alejo, religioso
trinitario, Delegado diocesano de Pastoral
Penitenciaria.
En la monición de entrada un agente de la
pastoral penitenciaria destacó que “la Virgen de
la Merced nos congrega hoy para que nos
sintamos más unidos a ella y a su Hijo Jesucristo
y le pidamos fuerza, confianza y fe para afrontar
con generosidad y actitud de servicio el quehacer diario de llevar adelante la ingente tarea de
humanizar y dignificar la vida de los privados de libertad dentro de los recintos penitenciario”
Tras leer el evangelio el Obispo saludó a las autoridades civiles, de instituciones penitenciarias,
capellanes y agentes de pastoral penitenciaria. Hizo una breve historia de la Virgen de la
Merced y su relación con los Mercedarios que hace más de 800 años junto con los trinitarios
nacieron para liberar cautivos. “Trinitarios y mercedarios cumpliendo su carisma redentor
buscaron a lo largo de la historia el rostro misericordioso de Dios en los presos y cautivos” –
destacó el Obispo. Seguidamente nos llevó el Obispo a aquellos primeros años del cristianismo
en los que “Pedro y Pablo estaban presos en la cárcel de Roma, pero sostenidos por la oración
y la comunidad no cayeron en la desesperación. Ellos rezaron y por ellos rezaban”. Recordaba
a las autoridades penitenciarias, ONG, y agentes de la pastoral penitenciaria el gran reto de
unir nuestras fuerzas en favor de la humanización y evangelización del preso. Finalizó su
homilía dirigiéndose a la Virgen y a las autoridades de los centros penitenciarios: “Virgen de la
Merced, tu eres la fuente de paz, de amor, de fe para los encarcelados. Llevad todos mi
bendición a los hombres y mujeres privados de libertas en todos los centros penitenciarios de
Sevilla”.
Acabada la misa nos dirigimos al Centro Cívico en donde se hizo la entrega de reconocimientos
de Instituciones Penitenciaria a todos aquellos que colaboran en los centros penitenciarios de
Sevilla. Fue de destacar el reconocimiento al P. Jesule (Jesús Andrade) como capellán. Dicho
acto fue cerrado por Doña Elisa, Subdelegada del Gobierno, la cual saludó y agradeció a todos
los que trabajan y colaborar en los centros penitenciarios por “dignificar la vida de las personas
privadas de libertad”. Nos recordó que “el éxito está en el valor de la constancia y la unidad de
todos para que los presos tengan una vida mejor”. De modo especial se dirigió a los
voluntarios y les dijo: “Mi agradecimiento a los voluntarios. Vosotros sois los pilares de una
Boletín PUENTE nº 89
Página 43
sociedad en valor y con futuro”. Y tras un cálido aplauso vinieron los saludos a las personas
premiadas y el compartir unos aperitivos. Que la Virgen de la Merced nos acompañe como
Iglesia para trabajar todos unidos en favor de la dignidad del preso y su fortalecimiento en la
fe.
Carta semanal del Arzobispo de Sevilla: Ntra. Sra. de la Merced, patrona de las
Instituciones Penitenciarias
20 septiembre 2015
Queridos hermanos y hermanas:
El próximo viernes, 24 de septiembre, celebraremos
la memoria litúrgica de Ntra. Sra. de la Merced,
patrona de las instituciones penitenciarias. Por ello,
comienzo
esta
carta
semanal
saludando
cordialmente a todos los hermanos y hermanas que
en nuestra Archidiócesis están privados de libertad, a
los funcionarios que trabajan en los Centros
Penitenciarios de Sevilla y a los capellanes y
voluntarios de la Delegación de Pastoral
Penitenciaria. A todos os deseo una celebración
gozosa de la fiesta de la Virgen de la Merced.
Me dirijo especialmente a vosotros, mis hermanos presos, glosando el discurso que el papa
Francisco dirigió el pasado día 10 de julio a los internos del Centro de Rehabilitación de
Palmasola, Santa Cruz de la Sierra, la cárcel más peligrosa de Bolivia. Pienso que la lectura de
este texto puede haceros algún bien.
Después de escuchar los testimonios de tres internos, el Papa les da las gracias y manifiesta su
reconocimiento a todos por recibirle. Les asegura que no podía dejar Bolivia sin visitarles para
compartir con ellos la fe y la esperanza que nace del amor entregado en la cruz. Las palabras
que han pronunciado los tres hermanos reclusos demuestran que el dolor no es capaz de
apagar la esperanza en lo más profundo del corazón, y que la vida sigue brotando con fuerza
en circunstancias adversas.
El Papa se presenta ante los encarcelados compartiendo con ellos la mayor certeza de su vida,
una certeza que le ha marcado para siempre. Él se sabe un hombre perdonado, un hombre
que fue y es salvado de sus muchos pecados. El Papa declara que no tiene mucho más para
darles u ofrecerles, que les da lo que tiene y lo que ama, a Jesucristo, que vino a mostrarnos la
misericordia del Padre, a hacer visible el amor que Dios tiene por nosotros, un amor real, un
amor que sana, perdona, levanta y cura, un amor que se acerca y devuelve dignidad. Añade el
Papa que la dignidad podemos perderla de muchas maneras. Pero Jesús dio su vida para
devolvernos la dignidad perdida.
Muestra después el Papa la experiencia de Pedro y Pablo, presos en las cárceles de Roma, pero
sostenidos por la oración, su oración y la de la comunidad, que no los dejó caer en la
desesperación. Ellos rezaron y por ellos rezaban. Dos movimientos que sostienen la vida y la
esperanza, que nos libera de la desesperanza y nos estimula a seguir caminando. Una red que
va sosteniendo la vida, la de los presos y la de sus familias.
Boletín PUENTE nº 89
Página 44
A continuación el Papa invita a los encarcelados a encontrarse con Jesús, porque cuando Jesús
entra en nuestra vida, no quedamos atrapados por el pasado, sino que comenzamos a mirar el
presente y nuestra propia persona de otra manera, con otra esperanza. Cuando Jesús entra en
nuestra vida, uno no queda anclado en lo que sucedió, sino que es capaz de llorar y encontrar
ahí la fuerza para volver a empezar.
El Papa invita a los presos a mirar el rostro de Jesucristo crucificado cuando estén tristes. En su
mirada encontrarán espacio. Junto a sus llagas han de poner sus heridas, dolores, pecados y
yerros. Allí serán curadas, lavadas, transformadas y resucitadas. Él murió por nosotros para
darnos su mano y levantarnos.
El Papa les invita a trabajar por su propia dignidad, conscientes de que reclusión no es igual
que exclusión. La reclusión incluye un proceso de reinserción en la sociedad. No ignora el Papa
los condicionantes pavorosos del penal que visita y pide a los presos que no den todo por
perdido, pues hay muchas cosas que se pueden hacer: vivir la fraternidad y la unidad, la ayuda
mutua, romper el egoísmo que da lugar a enfrentamientos, alejar la pelea, la rivalidad, la
división y las banderías.
Después de pedirles que saluden en su nombre a sus familias, pronuncia unas palabras de
aliento a cuantos trabajan en el penal. Les recuerda el papel que les compete en la tarea de
reinserción: levantar y no rebajar, dignificar y no humillar, animar y no afligir, y pide a las
autoridades penitenciarias “dejar la lógica de buenos y malos para pasar a una lógica centrada
en ayudar a la persona”, lo cual nos dignifica, anima y nos levanta a todos.
Concluyo mi carta, la carta del Papa, agradeciendo a capellanes y
voluntarios su excelente servicio. Agradezco a las autoridades
penitenciarias el aprecio que siempre nos muestran y las facilidades
que dan a capellanes y voluntarios para llevar adelante sus tareas.
Invito a todos los fieles de la Diócesis a colaborar en la pastoral
penitenciaria, en primer lugar con la oración que sostiene las
actividades que se realizan, y también implicándose personalmente,
tanto en las visitas y en el trabajo pastoral dentro de la prisión como
fuera de ella.
Para todos, mi saludo fraterno y mi bendición.
+ Juan José Asenjo Pelegrina
Arzobispo de Sevilla
Boletín PUENTE nº 89
Página 45
24 de septiembre, fiesta de la Merced.
‘Porque estuve preso y me visitaste…’
La festividad de Nuestra Señora de la Merced, el 24 de
septiembre, es el momento elegido por todos los que
colaboran en el ámbito de la pastoral penitenciaria para
compartir y celebrar juntos su pertenencia a este sector de la
pastoral diocesana.
El patronazgo de instituciones penitenciarias se vive dentro y
fuera de la cárcel, con sendas Eucaristías en la basílica de la
Esperanza Macarena, el día 24 a las doce y cuarto de la mañana, y en los centros penitenciarios
Sevilla I y Sevilla II, el sábado 26 a las diez de la mañana. Ese día se visualiza, como
probablemente no se hace el resto del año, “la presencia amplia y eficaz de una familia
cristiana con proyectos pastorales y de acción social”. La cita es del delegado diocesano de
Pastoral Penitenciaria, el sacerdote trinitario Pedro Fernández Alejo, que acomete ahora una
segunda etapa al frente de un sector pastoral que conoce bien.
En el término de la Archidiócesis de Sevilla hay cinco centros penitenciarios en el que cumplen
condena aproximadamente 3.500 presos: Sevilla I en Mairena del Alcor, Sevilla II en Morón de
la Frontera, el Psiquiátrico Penitenciario, el Centro de Inserción Social (CIS) con la Unidad de
Madres, y el centro de mujeres de Alcalá de Guadaira.
Este último cuenta también con unidad de madres, una
experiencia pionera en toda España. Para la atención a
los presos y funcionarios, la Delegación diocesana cuenta
con siete sacerdotes –entre capellanes y sacerdotes que
colaboran de forma más estrecha- y unos 80 voluntarios.
Según destaca Fernández Alejo, “todos tienen claro que
su labor se encuadra en una realidad de misión, de
evangelización”. En consonancia con la tarea que llevan a
cabo, desde la Delegación se les prepara para ser
“testigos y anunciadores del Evangelio”. No en vano, una parte destacada y poco conocida de
su labor en el interior de los centros penitenciarios tiene un marcado carácter catequético,
acompañando el itinerario de fe de los internos y preparando la celebración de los
sacramentos en los lugares acondicionados para ello dentro de la cárcel.
Actitudes de “revancha o rechazo”
El Año de la Misericordia va a tener incidencia en la programación pastoral. De hecho, en
todos los centros penitenciarios se trabaja ya con el corolario del lema trinitario, ‘Misericordia
y Redención’, “algo que necesariamente impregna nuestros actos, y que tenemos bien
asumido quienes hemos optado por acompañar a estos hermanos en un trance por el que la
sociedad y parte de la Iglesia pasan de largo”. El delegado diocesano es especialmente crítico
con los que enfrentan la realidad penitenciaria con actitudes de “revancha o rechazo”. “De
esta forma –añade- resulta muy complicado trabajar en aras de la reinserción social de los
presos”. No en vano, la aceptación social y eclesial del interno que ha cumplido condena
carcelaria es una y son varias las iniciativas activadas en este sentido en la Archidiócesis
Boletín PUENTE nº 89
Página 46
hispalense. Entre ellas la Fundación ProLibertas, las casas de acogida de los trinitarios, la
Asociación Zaqueo o el centro de las religiosas adoratrices para mujeres. Pedro Fernández
hace especial hincapié en este tema, “porque de nada sirve lo que se hace dentro de las
cárceles si no conseguimos entre todos que estas personas se reinserten en la sociedad”. A su
juicio, y con la larga experiencia que le avala en este campo, aquí reside el principal problema
al que tiene que hacer frente: “No hay una sociedad que acoja y, en este contexto, ¿quién lo
hace?... la Iglesia”, afirma.
Pero antes de hacer frente a este proceso de recuperación social de la persona –“que ha
podido perder sus vínculos afectivos y familiares”, apunta- capellanes, sacerdotes y voluntarios
llevan a cabo una tarea no menos relevante dentro de las prisiones, en los patios y módulos
carcelarios, en contacto directo con los internos. En esos momentos se cultiva una relación de
confianza con la persona, y se descubre la realidad de cada preso en todos los sentidos, algo
que Pedro Fernández califica como “una experiencia muy evangélica, porque Cristo siempre
viene al encuentro, de alguna manera lo que nosotros tratamos de hacer”. Naturalmente, para
realizar este voluntariado se requiere una formación muy específica, algo que en lo que el
delegado quiere hacer hincapié este curso pastoral. “Pensemos –subraya- que se trata de
personas que trabajan en un entorno especial, con un cometido catequético en el que se
forma en valores con claves de pensamiento cristiano, se organizan talleres de oración y
espiritualidad, se celebran los sacramentos, etc. Hay que estar preparados”.
Acogida, ser escuchados y comprensión
La respuesta de los presos a las iniciativas de la pastoral y la predisposición de sus miembros es
muy positiva, “porque les ofrecemos lo que ellos necesitan: acogida, ser escuchados y
comprensión”. No resulta complicado de entender que
una persona que ve pasar los días en el interior de un
establecimiento de este tipo busque tarde o temprano
alguien en quien confiar, en quien poder sincerarse. Y
para eso están también los voluntarios y capellanes de
prisiones, “sin olvidar –precisa Pedro Fernández- la
colaboración que encontramos en los responsables y
funcionarios de instituciones penitenciarias para hacer
nuestro trabajo dentro de las cárceles”.
De cara al futuro hay que insistir en la formación de los
agentes de pastoral y en la sensibilización de la Iglesia
y la sociedad. Paro lo primero ya existen cursos de 25 horas con una temática adaptada a las
circunstancias del trabajo dentro y fuera de la cárcel. En cuanto a lo segundo, el camino a
recorrer es más largo, y parte de ese itinerario pasa porque los fieles seamos consecuentes con
la fe que afirmamos profesar. ‘Porque estuve preso y me visitaste…’
Fuente: Iglesia en Sevilla
Boletín PUENTE nº 89
Página 47
Diócesis de VALENCIA
Celebración del fin de curso de la Pastoral Penitenciaria
Este jueves 18 de junio se ha celebrado el «fin de curso» de los voluntarios y capellanes que
integramos la Pastoral Penitenciaria de la diócesis de
Valencia.
El encuentro ha tenido lugar en la Parroquia de
Nuestra Señora de los Desamparados del barrio
valenciano de Nazaret, que animan los Misioneros
Redentoristas. A la 20 h. en punto dio comienzo la
Eucaristía, presidida por D. José María Taberner,
Vicario de Acción Caritativa y Social, y concelebrada
por los capellanes de prisión y un sacerdote de
Tabernes. Los voluntarios han sido los protagonistas a
lo largo de la celebración, leyendo en distintos
momentos, animando con el canto y dando testimonio
tras la proclamación del Evangelio. Han sido 8
experiencias muy ricas y diversas que demuestran que
ésta es una Pastoral viva y eficaz. Hemos tenido un
recuerdo especial al final de la Eucaristía de los
capellanes fallecidos y del anterior Vicario de Acción
Caritativa y Social, D. Vicente Serrano. Antes de pasar
al ágape fraternos una prolongada acción de gracias
nos ha preparado para los retos del futuro. Esperamos
pronto dar noticia de varios proyectos en marcha como
antesala al Año de la Misericordia que en diciembre el
Papa Francisco inaugurará.
Estas celebraciones hacen que rompamos esquemas y
podamos vernos la mayoría de los que colaboramos en
esta parcela de la Iglesia. Realmente la hemos
aprovechado para conocernos mejor y compartir lo
que somos y tenemos.
Pero lo fundamental es que somos testimonio para las
parroquias o entidades que nos acogen.
A ella han asistido alrededor de setenta personas entra capellanes y voluntarios que participan
en los talleres que la Pastoral lleva a cabo, tanto dentro del Centro Penitenciario como en el
exterior.
Boletín PUENTE nº 89
Página 48
Los actos comenzaron a las 19:30 h. con la acogida en la Parroquia con ensayos de los cantos y
reparto de las intervenciones en la Eucaristía. La comunidad redentorista fue la anfitriona así
como la asociación del Santísimo Cristo de Nazaret que nos dejaron su local para el ágape
fraterno y nos sirvieron en todo momento.
Valencia, 19 de junio de 2015
Paco Arcís, Vol. SEPVAL
El Punto de Orientación Penitenciaria que ofrece el arzobispado cambia
de sede ante el aumento de usuarios. Jornada de puertas abiertas
Cerca de 200 usuarios han sido atendidos en los cuatro años de funcionamiento del Punto de
Orientación Penitenciaria (POP), puesto en marcha por el Secretariado Diocesano de Pastoral
Penitenciaria del Arzobispado de Valencia (SEPVAL), que ha organizado mañana, martes, una
jornada de puertas abiertas con motivo del cuarto aniversario.
La jornada, que será inaugurada por el obispo auxiliar de Valencia, monseñor Esteban
Escudero, tendrá lugar mañana, a las 12 horas, en la nueva sede del POP, inaugurada
recientemente en el edificio de los Jesuitas, en la Gran Vía Fernando el Católico, 78, según ha
indicado hoy a la agencia AVAN el director del SEPVAL, Javier Palomares, que será el encargado
de impartir la conferencia titulada “El POP: recurso pionero de la Iglesia para la reinserción”.
Al término de la conferencia intervendrán Carlos González, director del Centro de Inserción
Social “Torre Espioca”, y el religioso jesuita
Xavier Quinzá, superior de la residencia “San
Ignacio Compañía de Jesús”. Por último, la
jornada finalizará con testimonios de los
usuarios y voluntarios del programa.
Este encuentro está dirigido a profesionales del
centro penitenciario de Picassent y del Centro
de Inserción Social (CIS), voluntarios y futuros
voluntarios, y usuarios del programa, así como a
cualquier persona interesada, “y servirá para dar
a conocer más a fondo la labor del Punto de
Orientación Penitenciaria y su nueva sede,
inaugurada el pasado mes de mayo”, ha
señalado.
El cambio de sede “responde al aumento de usuarios y a la necesidad de darles una atención
más especializada, ya que en estas instalaciones, bajo el paraguas de los jesuitas, contamos
con dos espacios independientes, lo que otorga más privacidad y la posibilidad de separar la
zona de almuerzo de la de terapias, al tiempo que nos encontramos en un entorno más
cómodo”, según las mismas fuentes.
El Punto de Orientación Penitenciaria fue puesto en marcha en mayo de 2011 por el SEPVAL
para facilitar a presos su integración familiar, social, laboral y eclesial. En la actualidad, este
Boletín PUENTE nº 89
Página 49
servicio es atendido en diferentes turnos por 15 de colaboradores entre abogados, voluntarios
formados en acciones penitenciarias, especialistas en Educación o Integración Social, además
de capellanes.
Desde su puesta en marcha el POP atendió a un total de 30 usuarios en 2011; a 46 en 2012; a
39 en 2013; a 54 en 2014; y en los primeros cinco meses de 2015 ha atendido a 20 personas.
Un exrecluso entra como voluntario de Pastoral Penitenciaria
ayudar a otros
para
José Manuel Muñoz, de Valencia, da clases de informática a otros "compañeros"
La vida a veces da muchas vueltas. Así lo ve José Manuel Muñoz, un valenciano de 45 años,
que nunca pensó que tendría que dormir en una celda, privado de libertad.
Pero la vida, las desavenencias con su exmujer y el impago de la pensión que debía pasarle por
la manutención de sus hijos, le llevó al Centro Penitenciario de Valencia, ubicado en Picassent.
Tras cumplir su condena, ahora se ha hecho voluntario “para ofrecer a otros compañeros toda
su experiencia”.
José Manuel, que tenía un empleo fijo y estable en el sector de la hostelería, comenzó a tener
problemas con su ex-mujer cuando perdió el empleo. “Tras separarnos, me fui a vivir con mi
madre y le pasaba una pensión de 500 euros al mes para los niños. Mientras pagué no tuve
ningún problema, pero cuando perdí mi empleo y no pude hacer frente comenzó una batalla
legal que acabó con una denuncia por lo penal”, relata José Manuel.
El resultado de esa batalla, que duró dos años, fue una condena de 15 meses y 15 días y su
ingreso en prisión.
"He tenido suerte en prisión"
José Manuel es un hombre optimista y animoso, así
que, pese a lo difícil de su situación, intentó llevarlo
siempre lo mejor posible. "Estuve en el Ejército
durante cinco años, en la brigada paracaidista. Así
que me tomé mi ingreso en prisión como si me
fuera a la mili", señala.
Su tendencia a fijarse siempre en lo positivo le ha
llevado a reconocer que dentro de prisión ha tenido
mucha suerte. Un preso -o compañero, como se
llaman entre ellos- le ayudó con todos los papeles
durante el ingreso y la primera noche "el
compañero de celda me trató muy bien y me
ofreció todas sus pertenencias".
José Manuel ingresó en el módulo 9 de penados y , aunque asegura que había de todo,
refugiados, pirómanos y violadores, "dentro de lo que cabe la convivencia fue buena y no tuve
problemas".
Boletín PUENTE nº 89
Página 50
También tuve suerte porque al segundo día de estar allí me llamaron para trabajar en el office,
que se encarga de repartir la comida al resto del módulo", explica José Manuel, que ha
trabajado durante más de 13 años en hostelería y tiene categoría profesional de "metre".
José Manuel progresó al tercer grado, realizó un curso de orientación laboral y se vinculó al
programa de Pastoral Penitenciaria, para quienes sólo tiene palabras de agradecimiento: "Ellos
se hicieron cargo de mí y me ayudaron muchísimo. No tengo suficientes palabras para
expresarlo, pero los capellanes y los voluntarios siempre están ahí, contigo, cerca, morando
por mis necesidades, por mis inquietudes, como si fueran mis propios padres" intenta explicar
José Manuel que, en prisión, acudía a misa diariamente.
En esa época, José Manuel pasaba el día buscando empleo y acudía a prisión a dormir.
Después, cuando cumplió las tres cuartas partes de su pena, pudo optar a la libertad
condicional y desde Pastoral Penitenciaria le facilitaron poder estar en un piso. Primero en el
piso Scala con otros 8 compañeros, y después en el piso Claver. "En los pisos haces vida normal
y buscas trabajo, te ponen la pulsera que te controla los horarios".
De preso a voluntario de Pastoral Penitenciaria
"Una vez en libertad total, me ofrecieron seguir en el POP y dije que sí. Enseño lo que he
aprendido de informática a otros presos", dice con orgullo.
Ahora José Manuel vive con su hermana, pues su madre falleció. "Sólo de momento, hasta que
consiga solvencia para poder mantenerme por mí mismo", apunta. Y está tratando de
recuperar el contacto con sus hijos, a través de abogados, "porque su madre no me deja verlos
y habla mal de mí".
Su principal meta es encontrar un trabajo. Sabe que no es fácil porque siempre le dicen que es
demasiado mayor y que ya le llamarán. Sin embargo, optimismo y esperanza no le faltan a José
Manuel. "No hay que desistir. Aunque te digan que no, hay que seguir adelante, porque al final
alguien te dará una oportunidad. Tengo que ser persistente y constante, y al final tendré mi
recompensa. Y quiero hacer lo mismo con otros presos, porque si no encuentro trabajo para
mí, pero encuentro para ellos, será igual de gratificante", señala con seguridad.
Fuente: Eva Alcayde. PARAULA
Escuela de verano, también en prisión
Refuerzo de asignaturas para los reclusos, tiempos de ocio y
actividades lúdicas en el centro penitenciario de Picassent,
organizadas por Pastoral Penitenciaria y voluntarios.
Un total de 60 internos, hombres y mujeres, de la
Unidad de Preventivos del Centro Penitenciario de
Valencia, situado en Picassent, participarán en la
tercera edición de la escuela de verano que organiza
Pastoral Penitenciaria de la diócesis de Valencia.
La iniciativa, que este año se realizará con el lema
"Cruzando Miradas" comenzará el próximo día 3 de agosto y finalizará el día 14 del mismo
mes, según ha indicado Javier Palomares, director del Secretariado de Pastoral Penitenciaria
del Arzobispado de Valencia.
Boletín PUENTE nº 89
Página 51
En la escuela de verano se impartirán, por la mañana, diferentes tareas educativas que
reforzarán las materias enseñadas por los profesores a los internos durante el año, como
lengua, matemáticas o informática básica, entre otras, ha añadido.
Asimismo, por la tarde, los internos realizarán actividades más lúdicas, para potenciar el
esfuerzo y el trabajo en equipo para superar las pruebas, como juegos de agua, ginkanas,
manualidades o karaoke y videoclips.
Igualmente, entre la hora de la comida y el inicio de las actividades de la tarde, los voluntarios
que participen en esa iniciativa tendrán "formación y evaluación y disfrutarán de tiempo de
ocio en distintas piscinas municipales como la de Benifaió".
En la Escuela de Verano participarán cinco voluntarios de Pastoral Penitenciaria, así como
varios capellanes y cinco alumnos de la Universidad Católica de Valencia "San Vicente Mártir".
Además, el Secretariado de Pastoral Penitenciaria ha organizado talleres también durante el
mes de agosto para el módulo de jóvenes. Las clases se impartirán por las mañanas de lunes a
jueves, e incluyen asignaturas como música, habilidades sociales, deporte o cine.
Por su parte, con los reclusos que se encuentran en el tercer grado, pastoral Penitenciaria
también organiza salidas y excursiones a lugares como el parque acuático Aquópolis o a la
Albufera.
Los voluntarios y futuros voluntarios de Pastoral Penitenciara reciben formación en el Punto
de Orientación Penitenciaria, cuya nueva sede fue inaugurada recientemente en el edificio de
Jesuitas, sito en la Gran Vía Fernando el Católico 78, de Valencia.
Pastoral Penitenciaria organiza un curso de formación de voluntarios
El Secretariado diocesano de Pastoral Penitenciaria de la diócesis de Valencia (SEPVAL) ha
organizado un curso de formación y preparación de voluntarios que se desarrollará durante los
fines de semana del 25 y 26 de septiembre y 2 y 3 de octubre próximos en la sede del
movimiento diocesano Juniors (calle Músico Hipólito Martínez, 10, Valencia).
Se trata del VI Curso de Formación y Sensibilización del Voluntariado de Pastoral Penitenciaria
y consta de un total de 20 horas distribuidas en dos fines de semana, indica el director del
SEPVAL, el mercedario Javier Palomares.
Así mismo, su temario abarca tema como "el Secretariado Diocesano de Pastoral Penitenciaria
y sus tres áreas, religiosa, social y jurídica; el mundo de la marginación; la institución
penitenciaria y su funcionamiento; historia de la presencia de la Iglesia en el ámbito
penitenciario; así como testimonios de usuarios de nuestros programas", añade.
Las plazas son limitadas y la inscripción, que finalizará el 24 de septiembre, se puede realizar
tanto en la sede de la Vicaría de Evangelización del Arzobispado, por mail
([email protected]) y por teléfono al 963158219.
Por otra parte, hasta el próximo 24 de septiembre, se celebra la Semana de Pastoral
Penitenciaria con motivo de la Virgen de la Merced. Durante esta semana parroquias y familias
podrán orar y reflexionar en torno a los presos.
Boletín PUENTE nº 89
Página 52
Parroquias y conventos inician este lunes la Semana de Pastoral
Penitenciaria ante la fiesta de la Virgen de la Merced
Las reflexiones y oraciones preparadas pueden descargarse en la página web www.archivalencia.org
Las parroquias y comunidades religiosas de la archidiócesis de Valencia iniciarán mañana,
lunes, la celebración de la Semana de Pastoral Penitenciaria con motivo de la festividad el
próximo 24 de septiembre de su patrona, la Virgen de la Merced.
El Departamento de Pastoral Penitenciaria de la Conferencia Episcopal España (CEE), “que
promueve esta celebración y anima a todas las diócesis a secundarla”, ha elaborado varios
materiales que desde hoy pueden descargarse en la página web del Arzobispado de Valencia,
en la dirección www.archivalencia.org, según han indicado hoy a la agencia AVAN fuentes del
Secretariado Diocesano de Pastoral Penitenciaria de la diócesis de Valencia (SEPVAL).
Los documentos preparados contienen reflexiones y oraciones especiales por las personas
privadas de libertad, sus familias y los capellanes, voluntarios y trabajadores del ámbito
penitenciario, han añadido.
Actos dentro del Centro Penitenciario de Valencia.
Igualmente, con motivo de la festividad de la Virgen de la Merced, el SEPVAL ha programado
toda una serie de celebraciones y actividades culturales y deportivas dentro del Centro
Penitenciario de Valencia, ubicado en Picassent, que se desarrollarán también hasta el próximo
día 27.
Entre las actividades figuran partidos de fútbol que serán disputados en los patios de algunos
módulos, con la participación del colegio y la parroquia del barrio valenciano de Nazaret y un
concierto de música rock el domingo.
Asimismo, durante los dos últimos viernes y como preparación a la festividad se han impartido
catequesis sobre el papel de la Virgen María y la advocación de la Virgen de la Merced para
todos aquellos reclusos que quisieran.
Por su parte, el próximo jueves, día de la festividad de la Virgen de la Merced, se celebrarán
varias misas en el Centro Penitenciario. El arzobispo de Valencia, el cardenal Antonio
Cañizares, presidirá una misa a las 11.30 horas en la Unidad de Cumplimiento en la que
administrará los sacramentos de la Eucaristía y la Confirmación a un recluso que ha estado
preparando durante el último año con catequesis específicas.
Posteriormente, el Cardenal y los capellanes de la prisión asistirán a las 13 horas al acto
institucional de la Fiesta de la Merced que organizan Instituciones Penitenciarias y la
Delegación de Gobierno y que tendrá lugar en el Centro de Inserción Social “Torre Espioca”.
Durante el acto se hará entrega de la Medalla de Bronce al Mérito Social Penitenciario a Javier
Palomares, director del SEPVAL, en representación de todos los capellanes y voluntarios.
Además, el obispo auxiliar de Valencia, monseñor Esteban Escudero, los vicarios episcopales,
así como los capellanes de la prisión, oficiarán numerosas misas en varios módulos del centro
así como en el aula multiusos de Enfermería.
Boletín PUENTE nº 89
Página 53
El Cardenal Cañizares preside mañana en el centro penitenciario de
Picassent la fiesta de la Virgen de la Merced, patrona de los reclusos y
del personal de prisiones
El arzobispo de Valencia, el cardenal Antonio Cañizares, presidirá mañana, jueves, en el Centro
Penitenciario de Valencia, ubicado en la localidad de Picassent, la fiesta de la Virgen de la
Merced, patrona de los reclusos y del personal de prisiones.
El Cardenal oficiará una eucaristía a las 11.30 horas en la Unidad de Cumplimiento del Centro
Penitenciario, según han indicado hoy a la agencia AVAN fuentes del Secretariado Diocesano
de Pastoral Penitenciaria de la diócesis de Valencia (SEPVAL).
“Durante la celebración de la misa el purpurado administrará los sacramentos de la Eucaristía y
la Confirmación a un recluso que se ha estado preparando durante el último año con
catequesis específicas”, han añadido.
Además del Cardenal, el obispo auxiliar de Valencia, monseñor Esteban Escudero, los vicarios
episcopales, así como los capellanes de la prisión, oficiarán numerosas misas en varios
módulos del centro así como en el aula multiusos de Enfermería.
Posteriormente, el Cardenal y los capellanes de la prisión asistirán a las 13 horas al acto
institucional de la Fiesta de la Merced que organizan Instituciones Penitenciarias y la
Delegación de Gobierno y que tendrá lugar en el Centro de Inserción Social “Torre Espioca”.
Durante el acto se hará entrega de la Medalla de Bronce al Mérito Social Penitenciario a Javier
Palomares, director del SEPVAL, en representación de todos los capellanes y voluntarios.
Con motivo de la festividad de la Virgen de la Merced, el SEPVAL ha programado toda una
serie de celebraciones y actividades culturales y deportivas dentro del Centro Penitenciario
que se desarrollarán hasta el próximo día 27. Entre las actividades figuran partidos de fútbol
que serán disputados en los patios de algunos módulos, con la participación del colegio y la
parroquia del barrio valenciano de Nazaret y un concierto de música rock el domingo.
Asimismo, durante los dos últimos viernes y como preparación a la festividad se han impartido
catequesis sobre el papel de la Virgen María y la advocación de la Virgen de la Merced para
todos aquellos reclusos que quisieran. (AVAN)
30 de mayo de 2015
LAS PROVINCIAS (JOAN MOLANO)
Un sacerdote entre rejas
El padre Javier lleva cuatro años al frente del Punto de Orientación Penitenciaria creado por el
Arzobispado de Valencia. El Centro de Inserción Social confía en el trabajo del clérigo para
reintegrar en la sociedad a reclusos que se encuentran en régimen de semilibertad.
Llega puntual y sonriente a la cita en la playa de la Malvarrosa, toca jornada de ocio y deporte.
Es de complexión robusta, lleva gafas de sol, viste una camiseta blanca de algodón, pantalones
cortos anchos de color rojo, que desvelan las marcas blancas de los calcetines en su piel, y
unas zapatillas abiertas idóneas para la ocasión. Sabía que íbamos a tener una entrevista con
él, que le fotografiaríamos y le grabaríamos en vídeo y ni con esas decide cambiar su
vestimenta por una más formal, ni rastro de sotana y alzacuellos, lo primero son sus reclusos y
después el resto.
Boletín PUENTE nº 89
Página 54
Les saluda uno a uno, atiende algún reclamo y organiza un partidillo de fútbol en la arena junto
a Juan, uno de los voluntarios que le echan un cable. El sacerdote Javier Palomares (Jaén,
1978) va a cumplir en breve cuatro años al frente del Punto de Orientación Penitenciaria (POP)
creado por el Arzobispado de Valencia. En todo este tiempo ha trabajado cada instante de su
vida para lograr la reinserción en la sociedad de condenados en segundo grado penitenciario
en la cárcel, en tercer grado de semilibertad, en libertad condicional o en libertad total
reciente y nunca quiere saber qué delitos cometieron las personas que pasan a formar parte
de su programa.
Antes de la creación del centro ya trabajaba con «aquellos que salían de prisión» en una
parroquia del barrio del Carmen, «se acercaban y les atendía». Ofrecía ayudas «muy
puntuales» junto a otros capellanes, como llevarles a la estación de autobuses y pagarles el
billete «para que pudieran volver a sus casas sin necesidad de delinquir». «Veíamos que el
gran hándicap era que la cárcel no acaba de cumplir con su misión de reinserción y faltaba ese
paso entre la privación de libertad y la vuelta a la sociedad», recalca. Entonces, el Secretariado
Diocesano de Pastoral Penitenciaria fundó el POP, ubicado en el Centro Arrupe de la ciudad de
Valencia y que cuenta en la actualidad con unos 20 reclusos inscritos y un amplio número de
voluntarios. «Todos se encuentran ya en el tramo final de la condena. No conseguimos que
nos concedan trabajar fuera del recinto penitenciario con reclusos en segundo grado, pese a
que la ley lo permite», reivindica el clérigo.
«Cuando decidí ser religioso mercedario -de la orden para la redención de los cautivos- me
metí con todas las consecuencias. No pensaba en un horario, en hacer caridad unas cuantas
horas al día y tumbarme después. Es una vocación y lo es para todo y con todo lo que
implique», afirma. "Trabajar con personas que han pasado por la prisión ayuda a humanizarse
a uno mismo, a ser más humilde, más comprensivo... Puedo decir que prácticamente todos los
que han pasado por el POP me han sorprendido en positivo", comenta Javier. Con algunos
reinsertados sigue manteniendo una relación muy estrecha, de amistad, «quedamos para
comer, me presentan a sus novias y esposas y me piden que bautice a sus hijos».
«Vienen con mucha dureza, muy rígidos, tienen mucho miedo a las relaciones que han tenido
dentro de la cárcel, donde hay una autoridad grande, muchas normas...», revela Palomares.
Sin embargo, después de esas vivencias «se encuentran de repente en un espacio donde se les
mira con tranquilidad, de tú a tú, con cariño, donde nosotros somos los primeros en cumplir
las reglas de convivencia. Eso genera un cambio tremendo en ellos». «Estamos abiertos a
cualquier persona, no hay una selección previa por ser cristiano o no», aclara.
En el Punto de Orientación Penitenciaria, el padre Palomares y los demás voluntarios llevan a
cabo «el acompañamiento de la parte humana, social, psicológica y laboral» de los presos. «En
general nos suelen enviar los casos más complejos, aquellos que con la terapia del Centro de
Inserción Social, donde acuden los reclusos en tercer grado, no acaban de avanzar».
«ES COJONUDO»
Los usuarios del POP, como prefiere llamarles Javier, no le ven como un sacerdote, al menos
como el estereotipo que siempre han tenido en su cabeza. "Yo no creía mucho en los curas y
desde que le conocí he cambiado el concepto. Siempre colabora, está pendiente de la gente,
intenta apoyarte y corregirte cuando te equivocas. Nunca me deja que le llame de usted,
siempre actúa como uno más, no quiere que haya una diferencia de estatus", cuenta Juan, que
lleva casi dos años beneficiándose del proyecto, acaba el próximo mes de septiembre y le
gustaría «volver como voluntario». «Es cojonudo, una persona que mira mucho por nosotros,
por nuestro bien. Con él lo tienes todo. Antes no tenía nada, mi vida ha dado un cambio
importantísimo", quiere dejar claro Ángel, que conoce al padre Palomares desde hace un año.
Boletín PUENTE nº 89
Página 55
PORCENTAJE DE ÉXITO
«No tenemos la clave, no somos los mejores, pero es verdad que cuando conocen el POP algo
pasa en sus vidas, se enganchan a nosotros y quieren seguir hasta el final», dice el sacerdote.
El programa del padre Javier abarca los siete días de la semana con actividades que van desde
la orientación laboral hasta habilidades sociales, pasando por clases de informática, lenguaje y
matemáticas. «Se consiguen efectos muy pronto, cambios radicales de vida. Puedo decir que
en ningún caso ha sido imposible rehabilitar a los usuarios que han decidido cumplir dentro del
proyecto». El cura hace todo lo posible por alejar a los reclusos del ambiente que «huele a
cárcel», por ello trabaja también con sus familias y amigos «de manera indirecta». «Son
personas estupendas con unos valores tremendos que un día se equivocaron, como lo puedo
hacer yo y cualquiera que lea este artículo», concluye.
El fraile mercedario Javier Palomares, condecorado en Valencia hoy por
Instituciones Penitenciarias
El sacerdote mercedario fray Javier Palomares
dejará la diócesis de Valencia esta semana, tras 6
años de servicio como director del Secretariado
Diocesano de Pastoral Penitenciaria de la diócesis
(SEPVAL) y colaborador en la parroquia Nuestra
Señora del Puig de Valencia.
El religioso ha sido destinado por la orden de la Merced a la diócesis de Lleida donde será
capellán de la prisión y colaborará en la parroquia que rigen allí los religiosos mercedarios,
según ha indicado a la agencia AVAN Javier Palomares.
Se da la circunstancia de que este mediodía Palomares ha sido condecorado, en
representación de todos los capellanes y voluntarios de prisiones en Valencia, en el acto
institucional de la fiesta de la Merced organizado en Valencia por la Secretaría General de
Instituciones Penitenciarias y la Delegación de Gobierno en la Comunidad Valenciana. El fraile
mercedario ha recibido la Medalla de Bronce al Mérito Social Penitenciario, por la labor de
todos los capellanes y voluntarios “que son el rostro visible de la Iglesia en la prisión”, según ha
señalado. En el acto que ha tenido lugar en el Centro de Inserción Social “Torre Espioca”, ha
participado el cardenal arzobispo de Valencia, Antonio Cañizares, los capellanes de la prisión,
voluntarios del SEPVAL y varios religiosos mercedarios.
En una carta que Palomares ha dirigido a la diócesis como despedida asegura que “me he
sentido muy cómodo entre vosotros ya que sois una Iglesia muy especial y peculiar porque a
pesar de lo extensa que es la diócesis se percibe que hay fraternidad”.
Además, el obispo auxiliar de Valencia, Mons. Esteban Escudero, presidirá a las 20 horas de
hoy jueves, una misa por la festividad de la patrona de la orden religiosa de los Mercedarios y
de Instituciones Penitenciarias, la Virgen de la Merced, que será también una celebración de
despedida de Palomares y del superior de la comunidad de Mercedarios en Valencia, Manuel
Anglés, que también ha sido destinado a Lleida.
Javier Palomares nació en Santó Tomé (Jaén) y ha vivido la mayor parte de su vida en Reus,
donde fue ordenado sacerdote. En septiembre de 2009 fue enviado a la comunidad
mercedaria de Valencia, donde el entonces arzobispo, monseñor Carlos Osoro, le nombró
director del secretariado diocesano de Pastoral Penitenciaria.
Boletín PUENTE nº 89
Página 56
En los años que ha estado al frente del SEPVAL, con el equipo de capellanes y voluntarios,
normalizó la ayuda del peculio quincenalmente a reclusos indigentes, impulsó la formación del
voluntariado con el requisito de realizar un curso previo de 20 horas y abrió un programa
pionero, el “Punto de Orientación Penitenciaria (POP)” para atender a las personas que salen
de prisión o pasan al tercer grado aportándoles formación y orientación laboral, refuerzo
educativo y nuevas tecnologías, gestión del ocio y habilidades sociales.
Igualmente, durante su dirección del SEPVAL fue inaugurado el Piso de Acogida Claver, primer
recurso propio de la Pastoral para acoger a varones en sus permisos penitenciarios, con el
apoyo de los jesuitas. Más tarde se creó la Unidad Dependiente Hogar Scala, con 10 plazas
para hombres con control telemático, en coordinación con los religiosos redentoristas y, en la
actualidad, se ultima la apertura de dos espacios de acogida para mujeres y otro recurso de
acogida en el interior de la diócesis.
Fuente: SIC
Javier Palomares deja la diócesis tras seis años como director de Pastoral
Penitenciaria. Recibe la medalla de bronce al Mérito Social Penitenciario
el día de la Merced
El sacerdote mercedario fray Javier
Palomares dejará la diócesis de
Valencia esta semana, tras seis años de
servicio como director del Secretariado
Diocesano de Pastoral Penitenciaria de
la diócesis (SEPVAL) y colaborador en
la parroquia Nuestra Señora del Puig
de Valencia.
El religioso ha sido destinado por la
Orden de la Merced a la diócesis de
Lleida donde será capellán de la prisión
y colaborará en la parroquia que rigen
allí los religiosos mercedarios, según ha
indicado el propio Javier Palomares.
Justamente esta semana Palomares ha sido condecorado, en representación de todos los
capellanes y voluntarios de prisiones en Valencia, en el acto institucional de la fiesta de la
Merced organizado en Valencia por la Secretaría General de Instituciones Penitenciarias y la
Delegación de Gobierno en la Comunidad Valenciana.
El fraile mercedario ha recibido la Medalla de Bronce al Mérito Social Penitenciario por la labor
de todos los capellanes y voluntarios “que son el rostro visible de la Iglesia en la prisión”,
según ha señalado.
En el acto que ha tenido lugar en el Centro de Inserción social “Torre Espioca” ha participado el
cardenal arzobispo de Valencia, Antonio Cañizares, los capellanes de la prisión, voluntarios del
SEPVAL, y varios religiosos mercedarios.
Boletín PUENTE nº 89
Página 57
En una carta que Palomares ha dirigido a la diócesis como despedida asegura que “me he
sentido muy cómodo entre vosotros, ya que sois una iglesia muy especial y peculiar, porque a
pesar de lo extensa que es la diócesis, se percibe que hay fraternidad”.
Además, el obispo auxiliar de Valencia, monseñor Esteban Escudero, presidio una misa por la
festividad de la patrona de la orden religiosa de los mercedarios y de Instituciones
Penitenciarias, la Virgen de la Merced, que se convirtió también en una celebración de
despedida de Palomares y del superior de la comunidad de mercedarios de Valencia, Manuel
Anglés, que también ha sido destinado a Lleida.
Gran labor en prisión
Javier Palomares nació en Santo Tomé (Jaén) y ha vivido la mayor parte de su vida en Reus,
donde fue ordenado sacerdote. En septiembre de 2009 fue enviado a la comunidad
mercedaria de Valencia, donde el entonces arzobispo, monseñor Carlos Osoro, le nombró
director del secretariado diocesano de Pastoral Penitenciaria.
En los años que ha estado al frente del SEPVAL, con el equipo de capellanes y voluntarios,
normalizó la ayuda del peculio quincenalmente a reclusos indigentes, impulsó la formación del
voluntariado con el requisito de realizar un curso previo de 20 horas, y abrió un programa
pionero, el Punto de Orientación Penitenciaria (POP) para atender a las personas que salen de
prisión o pasan al tercer grado, aportándoles formación y orientación laboral, refuerzo
educativo y nuevas tecnologías, gestión del ocio y habilidades sociales.
Igualmente, durante su dirección del SEPVAL fue inaugurado el Piso de Acogida Claver, primer
recurso propio de la Pastoral Penitenciaria que se dedica a acoger a varones en sus permisos
penitenciarios, con el apoyo de los jesuitas.
Más tarde se creó la Unidad Dependiente Hogar Scala, con 10 plazas para hombres con control
telemático, en coordinación con los religiosos redentoristas y, en la actualidad, se ultima la
apertura de dos espacios más para acoger a mujeres y otro recurso de acogida en el interior de
la diócesis de Valencia.
Fuente: Paraula, 4 octubre 2015
Diócesis de ZARAGOZA
Comunicación
Muy buenas a todos:
Como todos los años damos el pistoletazo de salida al curso con el día de la Merced; al igual que
siempre lo celebraremos el día 24 a las 19:30 con una eucaristía en la parroquia de la Paz, espero que
podamos vernos allí.
Aprovecho para deciros que ceso como delegado (ya cumplo tres años en el cargo) y en esta Eucaristía
se leerá el nombramiento de la nueva delegada, aunque no os adelanto el nombre y yo aprovecharé
para despedirme.
Boletín PUENTE nº 89
Página 58
Os adelanto el calendario para este curso aunque ya sabéis que pueden modificarse luego las fechas.
CALENDARIO CURSO 2015-2016. PASTORAL PENITENCIARIA
2015:





21 a 27 de septiembre: Semana de la Pastoral Penitenciaria
24 de septiembre: Día de la Merced
21 de noviembre: Encuentro de otoño de voluntarios Pastoral Penitenciaria.
24 de diciembre: Celebración de Navidad en Daroca
25 de diciembre: Celebración de Navidad en Zuera
2016:


12 de marzo: Encuentro de voluntarios de Pastoral Penitenciaria.
18 de junio: Asamblea de primavera
Rafael Oliván
Delegado Diocesano
"Algunos presos sólo necesitan conversación y apoyo". Milagros
Hernández. Hermana de la Congregación de Santa Ana
Trabajadora Social de vocación, la Hermana Milagros
Hernández (82 años) lleva décadas ayudando a los presos.
El Ayuntamiento le ha concedido la Medalla de Oro de
Zaragoza.
¿Cómo recibió la noticia del galardón?
Ha sido una sorpresa relativa. Hace unos días el alcalde
vino a verme a mi casa del Gancho, a decirme que me
propondría para el premio. Ya nos conocíamos porque
somos vecinos, y también habíamos coincidido con
motivo de nuestro trabajo con los presos.
¿Qué le supone conseguir la Medalla de Oro de
Zaragoza?
Es todo un orgullo. Es un premio distinguido de la ciudad para la que he trabajado siempre.
Se antoja un justo reconocimiento a la labor de toda una vida.
Sí. Pero no hay que olvidar que tengo detrás a toda la Congregación de Santa Ana, que me ha
facilitado siempre las cosas y me ha ayudado cuando se lo he pedido.
No se quite méritos. Usted ha hecho muchas cosas…
Boletín PUENTE nº 89
Página 59
Llevo desde 1944 trabajando con los más necesitados. Comencé ayudando a los gitanos en las
chabolas de las graveras, en La Paz. También estuve en el poblado de la Quinta Julieta, en
Proyecto Hombre, en la antigua cárcel de Torrero y luego en la prisión de Zuera, donde aún
sigo.
¿Cómo es el día a día de su trabajo con los presos?
Les suelo ayudar con trámites de documentos como los empadronamientos, con llamadas
telefónicas a sus abogados o familiares, y con otras asistencias. Pero, sobre todo, les escucho.
Algunos internos sólo necesitan conversación, apoyo y motivación.
¿También les recrimina?
Sí, claro, por supuesto. Cuando creo que tengo que hacerlo, lo hago. Se trata de una
convivencia en la que la confianza es muy importante, y en la que el fin es hacer de ellos una
persona.
¿Es un trabajo ingrato?
No, ni mucho menos. Es duro, complejo y cansado, pero cuando lo haces por devoción, con la
intención de servir a los demás y ser solidario, crees totalmente en ello.
¿Le hubiese gustado trabajar desde el otro lado?
Sainz de Varanda me quería nombrar técnica de minorías étnicas cuando era alcalde. Pero yo
lo rechacé. Le dije que cuando tuviese algo que decirles no tendría toda la libertad para ello al
recibir un sueldo del Ayuntamiento.
Desde su amplia experiencia, ¿considera que el sistema penitenciario favorece la
reinserción?
En gran medida, sí. Las cárceles ofrecen multitud de cursos y talleres sobre informática, clases
de conducir, lenguaje, etc. Eso sí, hay una parte importante que depende del interés de cada
interno, y en eso hay algunos que tienen bastante más que otros.
A pesar de la complejidad del sistema ¿podría hacerse algo para que se redujera e número
de presos en las cárceles?
Es un tema muy complicado, porque en él intervienen factores culturales y familiares, entre
otros. De todas formas, creo que se debería trabajar más el aspecto social en los barrios más
delicados. Aún hoy sigue habiendo muertos a causa de los trapicheos de drogas, gente
enganchada que comete delitos, personas analfabetas en una situación de desprotección y
mucha miseria.
Describa su barrio, el Gancho.
Es una zona marginal en gran medida. Hay mucha pobreza. Algunos vecinos no llegan a final de
mes y les suelen cortar la luz y otros servicios básicos, mientras que otros tienen sus casas muy
deterioradas. Yo intento ayudarles como puedo y me siento muy querida. Cuando tengo que ir
a un sitio suelo salir de casa con tiempo, porque ya cuento con que me van a parar varias veces
por el camino a saludarme.
Estamos asistiendo a una serie de problemas muy graves con los refugiados sirios. ¿Qué
opina al respecto?
Que tenemos que acoger a todos los que vengan sin excepción. Ellos necesitan nuestra ayuda.
¿Va a celebrar el premio de alguna forma en las fiestas del Pilar?
Boletín PUENTE nº 89
Página 60
Aun no lo sé. Cáritas me ha dicho que tenemos que hacer una fiesta y los de la Pastoral
Penitenciaria también. Todavía no sé cómo, porque yo no puedo estar de fiesta en fiesta, pero
de alguna forma lo celebraré.
Fuente: (Nicolás López)
Heraldo de Aragón, 27 septiembre
Música con mensaje cristiano
¡Qué mejor para empezar el ciclo de conferencias de este curso!
LA PARROQUIA DE SANTA RAFAELA MARÍA le informa que el próximo día 5 de octubre, lunes, a las 20,30
horas, tendrá lugar: PALABRA Y CANCIÓN, CONCIERTO a cargo del cantautor LUIS GUITARRA.
Habitualmente, en las conferencias recibimos nuevas ideas. Esta vez, el mensaje va dirigido a nuestras
actitudes y, además, nos llegará en forma de canción acompañada por la guitarra.
En estos tiempos, hemos de potenciar nuestra solidaridad con quienes necesitan algo que nosotros les
podemos aportar.
Luis Guitarra es un conocido cantautor madrileño con el que conectaremos fácilmente. Sus letras dicen
cosas importantes de forma bonita. Luis se inicia en la música en el conservatorio de Madrid y en la
Escuela de Música Creativa. Funda el grupo de pop-rock "Sin ceros a la izquierda" con el que tres años
después graba un disco. Durante once años trabaja en una ONGD, coordinando proyectos sanitarios de
desarrollo. Por este motivo ha visitado diversos países de América y África (Liberia, Senegal, Togo,
Mozambique, Ghana, Cuba, Bolivia, Perú, Ecuador, ...) y ha conocido realidades y personas que, a
menudo, quedan reflejadas en sus canciones de temática social. Discos, conciertos, festivales,
videoclips, premios, grabaciones conjuntas con otros artistas… podemos encontrarlos en Internet:
www.luisguitarra.com
Los fondos que se puedan recoger irán destinados a personas marginadas y a proyectos de desarrollo
humano gestionados por la ONG Como tú, Como yo.
GRACIAS POR SU ATENCIÓN. NOS GUSTARÍA VERNOS EN LA CONFERENCIA.
Se aparca fácilmente. Encontrará, como siempre, café (o infusión), exquisitas pastas Chocladflarn, frutas
de Aragón, caramelos de miel y, sobre todo… amigos. Además, podrá escuchar un concierto que le
agradará y le hará pensar. Le esperamos.
Boletín PUENTE nº 89
Página 61
NOMBRAMIENTOS
Damos la bienvenida a los nuevos Delegados
Diocesanos de Pastoral Penitenciaria:
DIÓCESIS
DELEGADOS DIOCESANOS
Huelva
Dr. Antonio Sánchez Pajares
Madrid
Dña. María Yela García
Málaga
P. Antonio Elverfeldt Ulm
Damos también la bienvenida a los nuevos
Obispo para el Centro Penitenciario:
Capellanes,
nombrados por su respectivo
DIÓCESIS
CENTRO PENITENCIARIO
Cádiz y Ceuta
Algeciras
P. Luis Miguel Alaminos Montealegre
P. Vicente Benito Burgos
Córdoba
Córdoba
P. Aurelio Gil de la Casa
Getafe
Madrid IV - Navalcarnero
D. Víctor Roberto Hernández Rodríguez
Madrid
Madrid V – Soto del Real
P. José Luis Hidalgo Zan
Málaga
Málaga
Oviedo
Villabona
P. José Antonio García Quintana
Pamplona y Tudela
Pamplona
D. Francisco Javier Arbilla Barbarín
Castellón I
P. Florencio Roselló Avellanas
Castellón II - Albocàsser
D. Salvador Prades Ten
Juan Bautista Miralles Agost
Segorbe-Castellón
Sevilla
Boletín PUENTE nº 89
Sevilla
CAPELLÁN
P. Antonio Elverfeldt Ulm
P. Pedro Fernández Alejo
Página 62
NOTICIAS REGIONALES
INTERDIOCESANAS Y
COMUNIDADES AUTÓNOMAS
Castilla-León y Asturias (zona III)
Os copiamos el enlace del blog que hemos creado recientemente desde la Pastoral
Penitenciaria de Ávila para que podáis ver algunas fotos y por si os sirve como información
para vuestras diócesis. Un fuerte abrazo, gracias por vuestro esfuerzo y por la convivencia!
ENLACE: http://pastoralpenitenciariadeavila.blogspot.com.es/2015/05/encuentro-regional-de-pastoral.html
Álvaro
Galicia
III Encuentro Gallego de Pastoral Penitenciaria
Con el lema “Parroquia, lugar de
integración” se va a celebrar este sábado
día 3 de octubre, en Santiago de
Compostela, el III Encuentro Gallego de
Pastoral Penitenciaria, en el que
participaran técnicos, responsables y
voluntarios, que trabajan en este campo
en Galicia.
La casa de ejercicios de Compostela es el marco elegido para el desarrollo de la jornada de
trabajo que se iniciará a las diez de la mañana con la acogida, para, seguidamente, Mons.
Leonardo Lemos Montanet, obispo de Ourense , se encargue de la oración inicial.
Boletín PUENTE nº 89
Página 63
La parte central expositiva del encuentro correrá a cargo de José María Carod, director de
Pastoral Penitenciaria de la diócesis de Barcelona y capellán de la cárcel de jóvenes. El padre
Carod hablará, en doble sesión, de la atención en la prisión, la reinserción, y la prevención.
La sesión de la tarde estará destinada a una mesa redonda en la que se analizarán los temas de
máxima actualidad y en la que participarán Manuel Otero Fernández, del departamento de
Penas Alternativas de la prisión de Lugo; Luis M. Bernadal, coordinador del COF de orientación
familiar de la diócesis de Santiago; Raúl J., miembro de alcohólicos anónimos de Lugo,
y Dionisio Rodríguez Martínez, funcionario de la prisión de Teixeiro.
Fuente: Archidiócesis de Santiago de Compostela.
SIC, 02-10-2015
Boletín PUENTE nº 89
Página 64
NOTICIAS NACIONALES
Medallas concedidas a miembros de Pastoral Penitenciaria en la
Festividad de la Merced de 2015.
MEDALLAS DE PLATA AL MERITO SOCIAL PENITENCIARIO
NOMBRE
PUESTO
PROPUESTO POR
D. Vicente Juan Segura
Obispo de Ibiza-Formentera
C.P. Ibiza
D. Braulio Rodríguez Plaza
Arzobispo de Toledo
C.P. Ocaña I
MEDALLAS DE BRONCE AL MERITO SOCIAL PENITENCIARIO
NOMBRE
PUESTO
PROPUESTO POR
Dña. Julia Sánchez Robles
Voluntaria de Pastoral Penitenciaria
C. P. Alicante
Cumplimiento
D. Jesús Alexis Moreno García
Capellán Pastoral Penitenciaria Las Palmas
C.P. Las Palmas II
Dña. Consuelo Hernández
Jiménez
Voluntaria de Capellanía
C.P. Madrid VII
D. Manuel Mesonero Sánchez
Voluntario de Capellanía
C.P. Madrid VII
D. Jesús Andrade Ortega
Capellán del C.P. Sevilla
C.P. Sevilla
D. Joaquín Orlando Campo
Freire
Pastoral Penitenciaria. Santiago de
Compostela
C.P. Teixeiro
D. Francisco Javier Palomares
Peña
Capellán del C.P. Valencia
C.P. Valencia
D. Valentín Díaz Velasco
Capellán del C.P. Valladolid
C.P. Valladolid
Sor María Fe Rodríguez
Boletín PUENTE nº 89
Página 65
NOTICIAS INTERNACIONALES
ARGENTINA
La Pastoral Carcelaria envía propuesta de políticas penitenciarias a los
candidatos
El Secretariado Nacional de la Comisión Episcopal de
Pastoral Penitenciaria envió una propuesta a los
candidatos sobre políticas penitenciarias que podrían
instrumentar en su gestión gubernamental. El aporte se
fundamenta en ¨el caminar y compromiso” de sus agentes
con el mundo de la carcelación. Enumera principios
fundamentales que se deben tener en cuenta a la hora de
instrumentar una política penitenciaria, sugiere políticas
de apertura institucional, difusión y Recursos Humanos, y plantea prioridades para el
tratamiento penitenciario.
El Secretariado Nacional de la Comisión Episcopal de Pastoral Penitenciaria envió una
propuesta a los candidatos sobre políticas penitenciarias que podrían instrumentar en su
gestión gubernamental.
El aporte se fundamenta en "el caminar y compromiso” de sus agentes con el mundo de la
carcelación.
El organismo episcopal enumera principios fundamentales que se deben tener en cuenta a la
hora de instrumentar una política penitenciaria, entre ellos “ningún ser humano, sea cual sea
su situación, pierde su condición de persona, hijo de Dios y miembro de la sociedad, y debe ser
Boletín PUENTE nº 89
Página 66
tratado como tal” y la “apertura y humanización del sistema carcelario para todos los que lo
componen: carcelados y personal del servicio”.
El Secretariado recordó que “los verdaderos cambios no se producen por decretos y
reglamentos, sino por transitar un proceso sostenido en el tiempo, con una clara
direccionalidad para, lograr los objetivos buscados” y destacó que “la justicia que se ha de
instrumentar siempre debe buscar construir una cultura de paz social, de concordia y de
fraternidad, de allí que se han de cultivar las dimensiones de perdón, reconciliación y
reparación (construyendo la sociedad como hombres de bien)”.
Asimismo, advirtió que “la reestructuración del Sistema Penitenciario debe hacerse de acuerdo
a la función social que ha de cumplir”.
En la propuesta a los candidatos, el Secretariado también detalló “algunas concreciones”
necesarias: Una política de apertura institucional, una nueva política de difusión y una política
de Recursos Humanos.
Entre las prioridades del tratamiento penitenciario, sugirió “reemplazar el sistema actual por
un modelo que coloque al hombre en el centro, que sea humanizante, que respete la dignidad
y el valor de toda persona, su derecho a la vida, a desarrollar sus potencialidades” y “mejorar
la calidad de vida en las unidades” penitenciarias, entre.
“Sin pretender agotar esta realidad -el mundo de la carcelación - aquí está nuestro aporte, que
quiere sumar a las políticas en este tema que seguramente estarán presente en vuestro
proyecto de país que quiere iniciar su tercer centenario de historia con ideales de libertad y
paz”, concluyó el organismo episcopal.+
Internos en la celebración de Pentecostés
Con la organización de la Pastoral Penitenciaria, varios privados
de su libertad participaron de la celebración de Pentecostés
con la presencia del arzobispo Ramón Dus.
El capellán del Servicio Penitenciario y de Readaptación Social
del Chaco , presbítero Ernesto Maza acompañó al prelado de la
capital chaqueña durante el oficio religioso que reunió a la
comunidad católica por la celebración de Pentecostés.
Estuvieron personal de Asistencia Espiritual junto a la directora
de Readaptación Social, Vicenta Raquel Ríos en nombre del jefe
de la fuerza provincial Jorge Ibarola.
La ocasión también sirvió para la exposición de los trabajos
artesanales que confecciona los detenidos en los diferentes
establecimientos carcelarios.
Boletín PUENTE nº 89
Página 67
BOLIVIA
Una bomba de tiempo: los reclusos de Bolivia no sólo son privados de su
libertad.
Reos sin penas absorben el 82% del presupuesto.
En 2014 se destinaron Bs 53 millones para 14.000
internos del Régimen Penitenciario. Ocho de cada 10
detenidos son ‘preventivos’. Comparado con
Paraguay y Argentina, el presupuesto es bajo.
La palabra es déficit. El sistema penitenciario de
Bolivia, ese manojo de casuchas y rejas que encierra a más de 14.000 personas cuando solo
tiene capacidad para 6.000, enfrenta una de las crisis más graves que ha tenido: Una
humanitaria, pero también económica. Una donde la matanza de 35 presos de Palmasola o la
de cuatro en El Abra son síntomas. Y el Estado sabe. Y la Pastoral Penitenciaria de la Iglesia,
con la visita del papa Francisco incluida, ha confirmado otras 100 veces.
Se sabe, por ejemplo, que la superpoblación carcelaria rebasa la capacidad con el 183%. Se
resiste de hablar de hacinamiento por no redundar, pero la cosa solo empeora, pese al
paliativo de los indultos presidenciales de los últimos años, como admite el Gobierno.
Sin caminar los húmedos pasillos de conventillo de San Pedro o por esa barriada pobre del PC4
de Palmasola, cualquiera comprende que si los 14.481 reos registrados por el Gobierno en
septiembre de 2014 pudiesen repartirse por igual los Bs 53,5 millones del presupuesto de
Régimen Penitenciario, cada interno recibiría Bs 308 por mes, poco más de Bs 10 al día;
cantidad menor a los dos dólares diarios que fija el Banco Mundial como indicador de pobreza,
de acuerdo con los ingresos.
CLOVIS DE LA JAILLE
CUBA
Indultos
La Conferencia de Obispos Católicos recibe con profunda satisfacción el acuerdo del Consejo
de Estado de indultar 3522 reclusos como gesto humanitario en ocasión de la visita del Papa
Francisco a nuestro país.
Boletín PUENTE nº 89
Página 68
Numerosas solicitudes de los reclusos o sus familiares son recibidas en todos los obispados de
Cuba, las cuales, sea por el mismo obispo o a través de la Comisión Nacional de Pastoral
Penitenciaria de nuestra Conferencia, son debidamente tramitadas.
La noticia publicada de la referida excarcelación es motivo de alegría y alivio espiritual para los
mismos reclusos y sus familiares, así como para los colaboradores de la Pastoral Penitenciaria
y los directivos de la Comisión Nacional.
Con esta acción misericordiosa se anticipan los frutos que la visita del Papa Francisco, en su
condición de Misionero de la Misericordia, nos dejará para el bienestar de todo nuestro
pueblo.
Cuba concede más de 3.500 indultos por visita papal, ninguno a presos
políticos
En un breve comunicado de cuatro párrafos publicado en su sitio web, la Conferencia de
Obispos Católicos de Cuba acogió "con profunda satisfacción el acuerdo del Consejo de Estado
de indultar a 3.522 reclusos como gesto humanitario en ocasión de la visita del Papa
Francisco".
El comunicado recuerda que "numerosas solicitudes de los reclusos o sus familiares son
recibidas en todos los obispados de Cuba" y debidamente tramitadas, sea por el mismo obispo
o a través de la Comisión Nacional de Pastoral Penitenciaria.
Lista parcial de los presos indultados en Cuba.
"La noticia publicada de la referida excarcelación es motivo de alegría y alivio espiritual para
los mismos reclusos y sus familiares, así como para los colaboradores de la Pastoral
Penitenciaria y los directivos de la Comisión Nacional", expresaron los obispos.
Antonio Rodiles, de Estado de Sats, dijo a través de su cuenta de Twitter que entre los
liberados "solo parece estar el prisionero con connotación política Andrés Frómeta Cuenca
encarcelado desde 1991". Y agregó en otro tweet que "aparece indultado ex asesor de Ricardo
Alarcón, Miguel Álvarez Sánchez por presunto espionaje".
Elizardo Sánchez, quien lidera la Comisión Cubana de Derechos Humanos y Reconciliación
Nacional (CCDHRN), dijo a la agencia EFE que el indulto "es una muy buena noticia para 3.522
familias en Cuba aunque ahora tendremos que ver la letra pequeña, si se trata de libertad sin
condiciones".
Según la CCDHRN, existen al menos unos 60 presos por "razones políticas o mediante
procedimientos políticamente condicionados" entre una población penal que ronda los 60.000
o 70.000 presos, "uno de los índices más altos del mundo en relación a los habitantes del país".
"Cada vez que viene un papa a Cuba, el Gobierno regala cierta cantidad de presos, pero esa no
es la solución al problema, porque el problema es que el régimen sigue criminalizando el
ejercicio de los derechos fundamentales y así seguirá habiendo presos políticos en las cárceles
cubanas", subrayó Sánchez, quien se encuentra de visita en Miami.
Boletín PUENTE nº 89
Página 69
José Daniel Ferrer, dirigente del grupo opositor Unión Patriótica de Cuba (UNPACU), calificó de
"preocupante" que la nota oficial advierta que no se beneficiará del indulto a aquellos presos
por "delitos graves contra la Seguridad del Estado", ya que, según dijo, algunos presos de
conciencia están encarcelados con esos cargos.
"Hay otros presos políticos a los que se les imputaron delitos comunes como desacato, que
confiamos en que esos estén en la lista de excarcelados", indicó Ferrer, uno de los presos
políticos del Grupo de los 75 liberados en la excarcelación que se produjo entre 2010 y 2011,
como resultado de un inédito diálogo entre la Iglesia Católica y el Gobierno cubano.
Ferrer también consideró la medida como "positiva", pero "oportunista" de cara a la visita del
Papa, y señaló que Cuba seguirá siendo un "Estado represivo con inocentes en las cárceles",
mientras no haya "un Código Penal ajustado al mundo civilizado, tribunales imparciales y
separación de poderes".
Para la líder de las Damas de Blanco, Berta Soler, el indulto, "supera en parte las expectativas",
ya que, según dijo, se trata de una de las mayores liberaciones de presos realizadas durante la
revolución castrista; aunque mostró sus dudas sobre si entre los excarcelados figurarán presos
que "llevan más de 15 años encerrados en condiciones precarias".
HONDURAS
Exposición de artículos
Con una exposición de artículos que los privados de
libertad del penal sampedrano elaboran en Honduras,
se lanzó la Campaña por la Vida 2015, denominada
“Los talentos”, para promover los productos y recaudar
fondos con su venta.
La exposición fue una iniciativa de la Pastoral
Penitenciaria de la Iglesia Católica, para dar a conocer a
la sociedad los productos que elaboran los convictos.
“La actividad se realiza para fomentar la no violencia, ya que muchos de los privados de
libertad trabajan elaborando diferentes productos para rehabilitarse, por lo que se tomó a
bien la idea de hacer una exposición de los mismos ante la sociedad”, expresó Lizeth Fuentes
de la Pastoral Penitenciaria.
Detalló que los fondos recaudados por la venta de los productos, servirán para el
sostenimiento de los reos y sus familiares.
Boletín PUENTE nº 89
Página 70
“Los fondos son usados por cada microempresario para la compra de materiales, el sustento
de sus familias y el de ellos, por eso, es que hacemos el llamado para que la ciudadanía se
acerque para apreciar los productos y así pueda adquirir lo que más les guste”.
En la exposición había productos elaborados a base de madera, sandalias para damas, carteras
de lana, flores, pan y hamacas, entre otros.
La actividad también sirvió para que representantes de otras organizaciones que promueven la
no violencia, dieran charlas sobre la prevención.
Para el caso, miembros de Jóvenes Contra la Violencia, estuvieron entregando calcomanías con
mensajes positivos, a las personas que se acercaban a su stand.
MÉXICO
Obispo celebra el Jueves de Corpus junto a presidiarios
En su segunda visita pastoral de este año a las instalaciones del Centro de Readaptación Social
(Cereso) de esta ciudad, el obispo de la Diócesis de Torreón, monseñor José Guadalupe Galván
Galindo celebró ayer la fiesta de la eucaristía del Jueves de Corpus junto a los presidiarios y sus
familiares.
La celebración tuvo un buen recibimiento entre los reclusos.
En concordancia con el hecho de que por lo menos el 80 por ciento de los reclusos profesan la
fe católica, encontró un buen recibimiento esta celebración que se inició poco después de las
11 de la mañana.
Luego de su arribo a las instalaciones del Cereso, donde fue recibido por su director Jesús
Francisco Estrada Picena y por el titular de la Unidad de Ejecución de Penas y Reinserción
Social en Coahuila, Apolonio Armenta Parga; Galván Galindo recorrió algunos de los pasillos
internos para recoger el saludo de la gente que ya lo esperaba.
Posteriormente ofició misa para enaltecer desde ahí el Corpus Cristi, la fiesta de la Iglesia
católica destinada a celebrar la eucaristía al darle públicamente el culto de adoración que le es
debido al proclamar y aumentar la fe de los fieles.
Para ello, al final de la misa el pastor de la iglesia diocesana presidió una procesión solemne
coronada con la presencia del santísimo sacramento.
En su oportunidad, Estrada Picena consideró la presencia del obispo en el centro carcelario
como un voto de confianza ante las condiciones de tranquilidad que ahora se viven en el lugar.
Asimismo, se mostró agradecido de que en menos de dos meses el jerarca católico haya
acudido a convivir y llevar un mensaje de fe a quienes ahora se encuentran saldando sus faltas
a la sociedad. Hizo notar que tuvieron que pasar varios años antes de que el obispo pudiera
regresar al Cereso.
Boletín PUENTE nº 89
Página 71
Monseñor José Guadalupe Galván comentó que en lo sucesivo procurará acudir por lo menos
tres veces al año al Centro de Readaptación Social, pero dejó en claro que de cualquier manera
la iglesia siempre se mantiene presente en el lugar a través de los representantes del área de
Pastoral Penitenciaria, quienes además de enseñar el catecismo a los hijos de los internos
mantienen en funcionamiento el Albergue del Padre Manuelito y la Residencias Juvenil.
La Pastoral Penitenciaria atiende también necesidades correspondientes a la parte humana de
los reclusos y sus familiares, brindándoles atención jurídica y psicológica e incluso en la
promoción del interés que puedan mostrar para sentirse productivos o para realizar alguna
obra en particular.
fuente: http://www.oem.com.mx/elsoldelcentro/notas/n3830602.htm
PARAGUAY
Pastoral Penitenciaria promueve reinserción social de mujeres presas
El Ministerio Público, el Ministerio de Justicia y la
Pastoral Penitenciaria presentaron este lunes, el
Plan Piloto denominado “Medidas alternativas para
las mujeres infractoras de la Ley 1.340/88”.
La iniciativa se suscribe al programa “Humanizar las
Penitenciarías”. El acto tuvo lugar en la sede central
del Ministerio Público.
Suscribieron el convenio, el fiscal general del Estado Javier Díaz Verón; la ministra de Justicia
Sheila Abed y el padre Luis Arias, de la Pastoral Social Penitenciaria Nacional.
“Es un desafío importante, apostamos a algo que tiene mucho de humanidad, pues permitir la
reinserción social es un desafío y una meta, una necesidad y obligación, para que la persona
tenga una vida digna y sea útil para la sociedad. Desde esa perspectiva, acompañamos este
proyecto”, refirió Díaz Verón.
La ministra Abed sostuvo que “con este proyecto pretendemos construir una justicia
socializadora. Apostamos por el ser humano, pues para que ocurra un cambio, hay que dar
oportunidad”.
Por su parte, el padre Arias manifestó su agradecimiento a Dios “que podamos colaborar
institucionalmente, a fin de lograr la reinserción de estas personas. Estamos contentos pues
una mujer en libertad, es salvar a una familia”.
Boletín PUENTE nº 89
Página 72
La iniciativa busca reducir el número de mujeres involucradas en la comercialización de
sustancias prohibidas, mediante la capacitación y adquisición de nuevas habilidades
personales y laborales. Asimismo, modificar la conducta de mujeres procesadas por
microtráfico mediante valores que les asegure una vida digna a su egreso del Correccional.
Por otro lado, instruir y formar a las personas privadas de libertad en la cárcel de mujeres el
Buen Pastor, por violación de la ley 1.340/88, para el mundo del trabajo y para la generación
de herramientas personales y grupales que posibiliten la adquisición de hábitos saludables
tendientes a alejarlas definitivamente del comercio de sustancias prohibidas.
El plan piloto inicial implica preparar a 30 mujeres procesadas por microtráfico, en un
programa que tendrá cuatro meses de duración. Está fundado en 3 ejes: el aspecto espiritual,
el personal y el laboral. Las mujeres serán incorporadas a un plan de empleo con apoyo de
empresas del sector privado.
Fuente: La Nación
UCRANIA
President of Ukraine Petro Poroshenko signed a law about chaplaincy in
prisons.
On June 8, 2015 President of Ukraine Petro Poroshenko has
signed a law that regulates the activities of the clergy
(chaplains) in the institutions of the State Penitentiary Service,
as the Press Service of Head of the State reports. The Law #
419-VIII "On Amendments to Certain Legislative Acts of Ukraine
about regulation of the clergy (chaplains) in bodies and
institutions belonging to the jurisdiction of the State
Penitentiary Service of Ukraine" adopted by the Verkhovna Rada of Ukraine on 14 May 2015.
The law regulates the activities of chaplains in the penitentiary system, namely implementing
pastoral care for prisoners and personnel of the State Penitentiary Service. Those chaplains
should be authorized by their religious organizations. The law also establishes the inviolability
and protection of the Confession of prisoners and persons taken into custody.
The Head Office of the State Penitentiary Service of Ukraine establishes Interfaith Advisory
Body for coordination of pastoral care of prisoners. For organization of pastoral care for
prisoners prison pastors should be trained. The possibility of visiting inmates in remand and
convicts in prisons is not subject to restrictions. However, according to this law, pastoral care
measures should not violate the statutory and other legal acts and the order of serving the
sentences.
According to the law, the administration of penal institutions must ensure the confidentiality
of meetings with priests and assists in organizing the pastoral care of prisoners.
Boletín PUENTE nº 89
Página 73
The law creates conditions for pastoral care of the staff od the SPtS of Ukraine.
This law comes into force on the next day following the day of its publication. Therefore, the
Cabinet of Ministers of Ukraine assigned within three months from the date of enactment of
this Law to bring its regulations into conformity with this Law, and also ensures that ministries
and other central executive authorities do the same.
The efforts of experts of the International Commission of Catholic Prison Pastoral Care brought
to approval in 2010 in Brazil of UN standards of religious freedom in prison. “Basic Principles:
Religious in Prison”, which had been prepared for Twelfth United Nations Congress on Crime
Prevention and Criminal Justice (Salvador de Bahia, Brazil, 12–19 April 2010) have allowed to
formulate changes to countries' legislations. As one of results we celebrate recognition in
Ukrainian Parliament prison chaplaincy with respect of those rules, elaborated according the
most desirable standards.
The presence of chaplains in the field of non-freedom became a major factor of irreversible
changes in the societies of Eastern Europe, freed from the influence of repressive atheistic
imperial ideology. In development of the bill were actively involved representatives of the
Ukrainian Greek Catholic Church and representatives of other Christian Churches in the group
of experts.
Penitentiary Pastoral Care of the Ukrainian Greek Catholic Church
Boletín PUENTE nº 89
Página 74

Documentos relacionados