Descarga PDF - Ediciones de la Universidad de Murcia (Editum)

Comentarios

Transcripción

Descarga PDF - Ediciones de la Universidad de Murcia (Editum)
ESTUDIOS DE
PRAGMÁTICA Y TRADUCCIÓN
Editores: Silvia Izquierdo Zaragoza, Sarah Henter y Rebeca Muñoz Valero
Correctores: Fran Franco, Sarah Henter, Silvia Izquierdo Zaragoza y Rebeca Muñoz Valero
Portada: Sarah Henter
Edición general: Silvia Izquierdo Zaragoza y Rebeca Muñoz Valero
Maquetación: Rebeca Muñoz Valero
Editorial: EDITUM (Universidad de Murcia)
Año de publicación: 2015
ISBN: 978-84-608-2760-3
Título de la obra: Estudios de Pragmática y Traducción
Autor: VVAA
Temática: Lingüística
Descripción: Estudios lingüísticos dentro de los campos de la Pragmática y la Traducción
Palabras clave: Lingüística, Traducción, Pragmática, Fraseología
Idiomas: Español e inglés
2|Página
Índice
PRÓLOGO _________________________________________________________________________________ 5
I. PRAGMÁTICA __________________________________________________________________________ 8
1. Las partículas discursivas de contraexpectativa. ¿Refuerzo o mitigación? ___________ 9
MARÍA AMPARO SOLER BONAFONT
2. Fundamentos teóricos para la regulación de las máximas conversacionales desde la
pragmática lingüística intercultural ________________________________________ 33
ANDRÉS MONTANER BUENO, MARI CRUZ PALOMARES MARÍN
3. Argumentación y Pragmática en el Accidente de Metrovalencia _________________ 55
CARMINA COPETE ARGENTE
4. Aproximación a la segmentación del subacto en la conversación coloquial española ____ 73
ELENA PASCUAL ALIAGA
5. Conectores discursivos en producciones argumentativas y narrativas de jóvenes
mexicanos __________________________________________________________ 103
KARINA PAOLA GARCÍA MEJÍA
6. Las cadenas nominales y la estigmatización de la realidad referida en el periodismo
informativo _________________________________________________________ 119
NURIA BARRANCO FLORES
7. El condicional contrafáctico en la construcción de espacios mentales y su despliegue en la
argumentación jurídica ________________________________________________ 135
EDGARDO GUSTAVO ROJAS
8. Pro-drop and topic continuity in Italian and Modern Hebrew _________________ 154
ILARIA BACOLINI
9. El caso Bárcenas: descripción y análisis de los argumentos de no compromiso _______ 168
TOMÁS CÓRCOLES MOLINA
3|Página
10. Breve introducción al estudio de los aproximativos _________________________ 199
ADRIÀ PARDO LLIBRER
11. El uso estratégico del silencio en conversaciones de mujeres: ¿reafirmación o transgresión
del feminolecto? ______________________________________________________ 230
BEATRIZ MÉNDEZ GUERRERO
II. TRADUCCIÓN ______________________________________________________________________251
12. Problems of Technical translation in Business. The analysis of safety data sheets in Polish
and English _________________________________________________________ 252
ALEKSANDRA BEATA MAKOWSKA
13. Análisis de los estudios de variación diatópica en traducción audiovisual _________ 271
GLORIA UCLÉS RAMADA
14. Prosodia e interpretación: evaluación de la calidad de las interpretaciones simultáneas en
medios de comunicación mediante análisis prosódico ___________________________ 290
HELENA FIGUEROA LÓPEZ
15. Los estadounidismos: un estudio sobre el español hablado en Estados Unidos desde una
perspectiva traductológica_______________________________________________ 313
MARÍA DOLORES GARCÍA PLANELLES
16. La traducción del lenguaje políticamente correcto en Politically Correct Bedtime Stories,
de James Finn Garner _________________________________________________ 340
PAULA ALBERT GANDÍA
4|Página
PRÓLOGO
Durante los días 3, 4 y 5 de septiembre de 2014 se celebró en la Facultad de Letras
de la Universidad de Murcia la vigesimonovena edición del Congreso Internacional de
la Asociación de Jóvenes Lingüistas. Este evento, que cada año tiene lugar en una ciudad
española con el objetivo de ofrecer un punto de encuentro a estudiantes que están
empezando su carrera investigadora en el campo de la Lingüística, logró reunir en estas
jornadas alrededor de unas ciento cincuenta personas, entre ponentes y asistentes, una
cifra elevada que da muestra de la enorme relevancia que ha adquirido este congreso entre
la joven comunidad científica de todo el mundo, pues contamos con la presencia de
investigadores de muy diferentes nacionalidades.
Al igual que en ediciones pasadas, el objetivo que movió a los participantes a
trasladarse, esta vez, hasta tierras murcianas fue intercambiar conocimientos y ampliarlos
con estudiantes aún no doctorados de otras universidades que comparten con ellos su
pasión por el estudio del lenguaje. No obstante, resultó ser una ocasión perfecta para hacer
turismo, gracias a la visita guiada por el centro de Murcia llevada a cabo por ‘Murcia
Convention Bureau’, y para crear también fuertes lazos de amistad bajo el calor sofocante
de la Región.
El XXIX Congreso de la AJL tuvo la suerte de acoger contribuciones de enorme
calidad y de disciplinas lingüísticas muy variadas: trabajos sobre Adquisición y
enseñanza de la lengua, Sociolingüística, Dialectología, Historia de la Lengua Española,
Traducción, Gramática, Pragmática, Lingüística Cognitiva... Asimismo, fue un auténtico
placer disfrutar de las conferencias plenarias que ofrecieron, de forma totalmente
desinteresada, el Dr. Robert Pocklington (director de las academias Fluency), la Dra. Ana
Bravo (profesora de la Universidad de Murcia), la Dra. Pilar García Mouton
(investigadora del CSIC) y la Dra. Flor Mena (profesora de la Universidad de Murcia).
Estas actas pretenden ser un reflejo fiel del alto nivel de las presentaciones que
tuvimos el honor de presenciar durante la celebración del congreso. Esperamos que con
esta publicación se divulgue el conocimiento creado por los jóvenes lingüistas en torno a
las distintas áreas de la Lingüística y que sirva como impulsor de nuevas ideas en este
vasto campo.
No podríamos finalizar estas líneas sin antes dar las gracias a todas esas personas
que hicieron posible que este congreso fuera un auténtico éxito. En primer lugar, a los
profesores que estrechamente han colaborado con nosotros y a los miembros del comité
5|Página
científico por su inestimable ayuda en la revisión de todos los artículos que recibimos,
que no fueron pocos. En segundo lugar, al Rector de nuestra universidad por sus palabras
de apoyo en el discurso inaugural del congreso. También al personal de Murcia
Convention Bureau por su amabilidad y predisposición a la hora de guiar a un centenar
de personas por las calles de Murcia. Pero, especialmente, a los estudiantes que desde
diferentes partes del mundo contribuyeron a que nuestro sueño de organizar un congreso
para jóvenes lingüistas se hiciera realidad. A todos vosotros, muchas gracias. Será difícil
olvidaros.
SILVIA IZQUIERDO ZARAGOZA
6|Página
ESTUDIOS DE
PRAGMÁTICA Y TRADUCCIÓN
I. PRAGMÁTICA
8|Página
1. Las partículas discursivas de contraexpectativa. ¿Refuerzo o
mitigación? 1
M. AMPARO SOLER BONAFONT 2
GRUPO VAL.ES.CO. IULMA
UNIVERSITAT DE VALÈNCIA
Resumen: El presente trabajo estudia el valor de contraexpectativa de la partícula discursiva de
modalidad epistémica la verdad (es que), la cual activa un proceso inferencial correctivo
(González Fernández 2002, González y Maldonado 2007, Soler 2015). Se persiguen dos
objetivos: por un lado, arrojar luz sobre el funcionamiento concreto del citado valor de
contraexpectativa de la verdad (es que) y, por otro lado, explicar en qué medida su procesamiento
conlleva funciones pragmáticas de refuerzo (Portolés 2001, Santos Río 2001, Fuentes Rodríguez
2009 y 2012) o mitigación (Briz, Pons y Portolés 2004; Soler 2015). Para ello, se ha realizado un
análisis metodológico de un amplio número de muestras tomadas de diversos corpus sincrónicos
de la variante peninsular del español, conformados por textos orales y escritos, pertenecientes a
distintos géneros, tipologías y registros discursivos.
Palabras clave: Partículas discursivas, Epistemicidad, Contraexpectativa, Refuerzo, Mitigación
Abstract: This paper studies the counter-expectation value in the epistemic discourse marker la
verdad (es que), which shows an inferential corrective process (González Fernández 2002,
González and Maldonado 2007, Soler 2015). The research has two purposes: on the one hand, it
tries to explain how this counter-expectation value operates in different la verdad (es que)
contexts, on the other hand, it tries to assess how its functional operation draws reinforcement
(Portolés 2001, Santos Río 2001, Fuentes Rodríguez 2009 and 2012) or mitigation values (Briz,
Pons and Portolés 2004; Soler 2015). In order to prove it, this analysis has been based in a broad
number of corpus samples in different synchronus textual genres, types and registers, from the
peninsular Spanish variety.
Keywords: Discourse markers, Epistemicity, Counter-expectation, Reinforcement, Mitigation
1
El presente trabajo se inscribe en el Proyecto I+D La atenuación en el español hablado: su
variación diafásica y diatópica, financiado por el Ministerio de Economía y Competitividad
(MINECO) (Gobierno de España) (ref. FFI2013-40905-P).
2
La autora de este trabajo es beneficiaria de la Ayuda predoctoral para la formación de doctores
2014, del Ministerio de Economía y Competitividad (MINECO) (Gobierno de España) (ref. BES2014-070173).
1. INTRODUCCIÓN
La verdad (es que), como partícula discursiva de modalidad epistémica (Santos
Río 2003; Briz, Pons Bordería y Portolés 2008; Fuentes Rodríguez 2009 y 2012), presenta
unos valores semántico-pragmáticos constantes en su aparición en distintos contextos
discursivos. Destaca, entre estos, la manifestación del valor de contraexpectativa
(González Fernández 2002, González y Maldonado 2007, Soler 2015). Hasta la fecha han
sido escasos los estudios que se han acercado a la configuración del significado de esta
partícula y que han observado la correspondencia entre su valor contraexpectativo y las
categorías de atenuación e intensificación. Por este motivo, surge la necesidad de
acometer un estudio profundo sobre el estatuto semántico de la verdad (es que) y de
evaluar su funcionamiento en la realidad de la lengua española.
El objetivo del presente trabajo es doble. En primer lugar, trata de caracterizar
cómo se procesa y opera la contraexpectativa de la verdad (es que) en distintos contextos
de uso. En segundo lugar, se pretende analizar si este valor contribuye a la manifestación
de funciones de modalización –mitigación y/o refuerzo pragmático– en las ocurrencias
de la partícula, en tanto que ambas han sido puestas de manifiesto en la bibliografía sobre
el tema.
En lo que sigue, se describen las hipótesis de las que parte el estudio. Por un lado,
los acercamientos bibliográficos más recientes a la verdad (es que) apuntan que el origen
de su valor contraexpectativo se basa en los haces de significado derivados del lexema
verdad (González y Maldonado 2007: 128; Fuentes 2012: 132). Aquí se analiza la
influencia de estos valores de verdad en la conformación semántica de la partícula y en
la manifestación de los procesos pragmáticos que operan en su interpretación.
Por otro lado, se espera que sea el valor contraexpectativo (Soler 2015) el que
origine funciones de atenuación, dado que con el uso de esta partícula y la restricción de
expectativas que con ella produce el hablante se previenen interpretaciones negativas por
parte de su interlocutor, en el plano dialógico. Esta función colisionaría con el valor de
intensificación que, hasta la fecha, le ha conferido la bibliografía a la construcción objeto
de estudio (Portolés 1998, Santos Río 2003, Albelda 2005, Fuentes 2009),
primordialmente, e incluso ofrecería la posibilidad de que ambas funciones pragmáticas
se combinaran en el uso de esta construcción, como se ha estudiado para otras formas
lingüísticas (Cornillie 2007, Estrada 2008, Kotwica 2012, Brenes 2013) (véase § 4).
El análisis se ha realizado sobre un total de 400 ocurrencias de la partícula
discursiva la verdad (es que), pertenecientes a un amplio corpus de lengua española de
10 | P á g i n a
entre 1998 y 2012, compuesto por 3 000 000 de palabras –1 500 000, del canal oral y 1
500 000, del canal escrito–, de distintos géneros y registros discursivos.
En los apartados que siguen se explicarán de manera más detallada la metodología
seguida en el análisis (§ 2), la formulación y el procesamiento del valor de
contraexpectativa en las ocurrencias de la verdad (es que) estudiadas (§ 3) –a través de la
aplicación de la ficha metodológica comentada al estudio del corpus configurado– y se
dará cuenta de los resultados obtenidos del análisis de la intersección entre este valor y
las distintas funciones pragmáticas (§ 4). Finalmente, se apuntarán las conclusiones más
relevantes del estudio (§ 5).
2. METODOLOGÍA
El análisis de la verdad (es que) se ha llevado a cabo en dos fases. Primero, se ha
configurado un corpus basado en un conjunto representativo de textos sincrónicos de la
variante del español peninsular, pertenecientes a distintos géneros, tipologías y registros
discursivos. Se han extraído 400 ocurrencias de la partícula discursiva la verdad (es que)
de un amplio corpus de lengua de entre 1998 y 2012, compuesto por un total 3 000 000
de palabras. El 50 % de estas –1 500 000 de palabras– pertenecen al canal oral 3 y el otro
50 % de ellas –1 500 000 de palabras–, al canal escrito 4. Con ello, se ha pretendido recoger
un conjunto proporcional de corpus hablado (de los registros formal, semiformal e
informal) y escrito (formal e informal), suficientemente amplio, en distintos canales,
registros y géneros. Entre estos últimos, podemos encontrar novela, teatro, ensayo, noticia
–extraídos del CORPES XXI–; entrevista, conversación, informativos, debate –obtenidos
a partir de la reunión de los siguientes corpus: Val.Es.Co. 2.0 5, Colam, PRESEEA 6, corpus
oral del grupo de investigación Argumentación y Persuasión en Lingüística 7 y corpus
COSER 8–; y Sesiones Plenarias y de Diputación Permanente del Congreso de los
Diputados del Gobierno de España.
3
Pertenecientes a los corpus Val.Es.Co. 2.0, COLAm, Corpus Oral del Grupo de Investigación
“Argumentación y persuasión en lingüística” (Universidad de Sevilla), COSER, PRESEEA
(Valencia) y a Sesiones Plenarias y de Diputación Permanente del Congreso de los Diputados
(Gobierno de España).
4
Pertenecientes al CORPES XXI (RAE).
5
Cabedo Nebot, Adrián y Salvador Pons Bordería (eds.): Corpus Val.Es.Co. 2.0 [en línea]:
<www.valesco.es>. [Consulta: 10/04/2014].
6
Corpus PRESEEA de Valencia (PRESEVAL), recopilado en tres volúmenes (Gómez Molina
2001, 2005 y 2007).
7
Coord. Catalina Fuentes Rodríguez (Universidad de Sevilla).
8
Coord. Inés Fernández Ordóñez (Universidad Autónoma de Madrid).
11 | P á g i n a
En una segunda fase de trabajo, se han estudiado las ocurrencias de la verdad (es
que) a partir de una ficha metodológica de análisis elaborada para tal fin, que contiene los
parámetros concernientes al modo de (i) expresión de contraexpectativa que se observa
en cada contexto (§ 3.1), (ii) la posición de la partícula respecto a la contraexpectación
que se explicita (§ 3.2) y (iii) el valor inferencial correctivo concreto (§ 3.3) que se
desarrolla en cada ejemplo (González Fernández 2002 y González y Maldonado 2007).
También se ha analizado, desde un punto de vista cualitativo, la función pragmática
manifestada en cada una de las ocurrencias de la partícula discursiva (§ 4).
3. LA CONTRAEXPECTATIVA EN LA VERDAD (ES QUE): FORMULACIÓN Y
VALOR
La construcción la verdad (es que) 9, tanto en sus realizaciones orales como
escritas, orienta una interpretación contraria del significado de la proposición en la que
se integra, respecto a lo que podría esperarse si se prescindiera de su aparición:
(1)
Siempre se ha dicho que hay demasiados abogados, pero la verdad es que10
no existen todas las reclamaciones que debieran existir. (Martínez Ruiz, G.: “Seis filloas
para mí, seis filloas para ti”. VV. AA. Teatro. Piezas breves, 2001, CORPES XXI, RAE)
En (1) se observa que con la irrupción de la verdad es que en la proposición
adversativa se antiorienta la interpretación del valor discursivo de la oración enunciada.
De la proposición Siempre se ha dicho que hay demasiados abogados […], donde aparece
el adjetivo escalar de cantidad demasiados, se infiere que el segundo miembro del
discurso debería operar en la misma dirección (el gran número de abogados debería
resultar acorde con una gran cantidad de reclamaciones, que deben atenderse). No
9
Existen dos construcciones frecuentes en el español contemporáneo, la verdad y la verdad (es)
que que, partiendo de la magna obra lexicográfica Diccionario de Partículas Discursivas del
Español (DPDE, Briz, Pons Bordería y Portolés (coords.), 2008), vamos a considerar variantes
de una misma forma; si bien no es objetivo del presente artículo estudiar hasta qué punto son
distintas y tampoco nos proponemos analizar el grado de su naturaleza como partículas
discursivas. Ahora bien, no podemos negar el hecho de que sí contamos con una variante que se
presenta integrada en el discurso, fónica y sintácticamente (la verdad es que), y con otra variante
parentética, cuya independencia formal la aproxima a su consideración de partícula discursiva (la
verdad). Es por este motivo por el que a lo largo de este trabajo utilizaremos la denominación
más amplia construcción, o bien la designación partícula discursiva –sin hacer un uso marcado
de esta última–.
10
Marcamos en tipología cursiva la aparición de la construcción objeto de estudio en los ejemplos
que presentamos en este trabajo.
12 | P á g i n a
obstante, la presencia de la construcción objeto de estudio conduce a interpretar que no
hay apenas reclamaciones. Es decir, la verdad es que introduce una conclusión contraria
a la expectativa creada por el contexto previo (González Condom 2014: 418). De manera
que, con la construcción objeto de estudio, se hace explícita una expresión de
contraexpectativa.
La verdad (es que) puede aparecer con la conjunción adversativa pero,
introductora de argumentos fuertes (Porroche 2002, Fuentes Rodríguez 2012, Soler
2015), como se aprecia en (1). No obstante, también es frecuente su aparición en relación
sintagmática con otras conjunciones, como las concesivas –aunque– (véanse (2a) y (2b)),
o sin otras marcas explícitas de antiorientación (véase (3)):
(2)
(a) […] Porque esa es otra; ahora les está dando a todos por dejarse el bigote.
Aunque 11 la verdad es que yo en eso no tuve ningún problema, porque pesao será un
pesao, pero buenazo, donde los haya. […] (Campos García, J.: Me acuso de ser hetero,
2001, CORPES XXI, RAE)
(b) La verdad es que me lo estoy pasando muy bien con ustedes señores
asesinos, aunque no me violen, ni me retuerzan, ni me hagan pedacitos. (Cerezales, A.:
Mi viajera. Ciervos errantes y tigres invisibles, 2001, CORPES XXI, RAE)
(3) No, que estaba diciendo que la, que la casa la verdad es que la tienes bastante
arreglada, porque mi bisabuela tiene también una casa de pueblo y ella era muy bajita y
cuando le hicieron la casa, tiene una casa pues a esta altura. (Entrevista 214, 25/11/2009,
Liétor, Albacete, COSER)
En todos los casos propuestos se observa que la construcción que nos atañe
invierte el sentido lógico esperado en la interpretación de los enunciados. Además, como
se desprende de (2b), este cambio de dirección no únicamente se da respecto a la
orientación previa (1), sino también respecto a inferencias que podrían realizarse a partir
de proposiciones posteriores. En el anterior ejemplo de (2b), pese a la expectativa de que
el hablante pudiera estar pasándolo mal con los asesinos con los que habla, afirma estar
11
Indicamos, en tipología cursiva, además de la aparición de la construcción la verdad (es que),
la ocurrencia de otras marcas de contraargumentación en su cotexto.
13 | P á g i n a
viviendo un rato agradable. ¿Qué valor aporta, por consiguiente, la verdad (es que) y qué
produce en la enunciación?
La base significativa de la verdad (es que) permite reconocer en el mensaje que
introduce un proceso de reestructuración de expectativas, en el que las previas y/o las
esperadas se invierten y aparece la contraexpectación (González y Maldonado 2007: 126).
Esta es la primera alusión específica al valor de contraposición gramaticalizado en la
construcción objeto de estudio. Como hemos observado en los ejemplos (1) a (3), es un
valor que se mantiene constante en las realizaciones de la verdad (es que), tanto en sus
coapariciones con conjunciones adversativas o concesivas como en sus ocurrencias sin el
acompañamiento de otras marcas explícitas de contraargumentación 12. Mas si en
cualquiera de los casos de formulación de la verdad (es que) la contraexpectativa se
manifiesta, ¿qué debe ocurrir en el procesamiento de su significado para que dicho valor
se mantenga constante?
El sustantivo abstracto nuclear verdad, que configura la base semántica de la
combinación objeto de estudio, supone un espacio cognitivo que se opone a la falsedad
(González y Maldonado 2007: 128; Fuentes 2012: 132). En este sentido, se establece un
primer orden de oposición –de lo verdadero frente a lo no verdadero o falso–, derivado
del significado básico del sustantivo. Asimismo, en un segundo orden, la oposición básica
constatada se extiende a corregir y anular otras ideas presupuestas, en el nivel inferencial.
Más allá del primer contraste entre lo cierto y lo falso que aporta la verdad (es
que), y que sirve como refuerzo argumentativo de lo primero, la oposición en el nivel del
significado deriva en otros niveles pragmáticos. Gracias al fenómeno de la metonimia, la
negación de lo que no es verdadero para reafirmar lo que sí lo es, se transforma en la
corrección de las inferencias extraíbles del mensaje que no son válidas, para focalizar y
dejar claras las que se pretenden. Esto es, el proceso de oposición en el nivel semántico
se transforma en un proceso correctivo en el nivel inferencial, a través de una metonimia
(González y Maldonado 2007: 129). En (4) queda clara esta transgresión de significados:
12
En este caso, entendemos contraargumentación como concepto distinto al de contraste
(«relación entre dos enunciados que contienen una comparación entre dos miembros que se
contraponen, pero sin cancelar ninguna conclusión que pudiera deducirse de cualquiera de ellos»),
en el sentido de Domínguez (2007: 89). No obstante, a lo largo del trabajo utilizamos contraste
de manera general, en el sentido de Garrido (2001: 308) y Flamenco (1999: 3812): «ruptura de
una expectativa surgida del vínculo implicativo que de un modo subyacente se establece entre las
dos situaciones denotadas» (Flamenco 1999: 3812). La diferencia entre la concepción definitoria
de Domínguez (2007) y la de Flamenco (1999) y Garrido (2001) reside en la focalización o no de
la anulación de expectativas, motivo por el que los conceptos más cercanos entre sí son los de
contraargumentación, para Domínguez, y contraste, para Flamenco y Garrido.
14 | P á g i n a
(4)
[…]
Edu: [¿era un ambi-] / no un ambiente así / que haya que estar [callao?]
Eduardo: [no] no no / qué va qué va / era un ambiente / de gente- / de gente de la
nievee↑ ///(1,14) yo solamente he estao una vez / (( )) / ¡vosotros estuvisteis conmigo! /
fuimos con los Ferrando ///(2,85) tú míralo porque es // hay- / va mucha gente / (( ))- /
vale la pena ir ahí / ((hombre)) no sé cuánto valdrá / ((es- eso))↑ / ha((s)) visto que hay
muchas muchas referencias / búscalo yy y ya está / yy busca el precio ///(4,29) la verdad
es que en internet está casi todo ¿eh? // a mí me sorprende / lo- // las pocas mentiras que
hay // ¿((cómo)) pocas mentiras?
Edu: (( )) // ((si))- (( ))- ((lo))- / (( )) / todo lo de internet es / ba- / bastante fiable
[…] (Conversación 37: 20-22. Año 2012, CORPUS VAL.ES.CO. 2.0)
Observamos en (4) que, con la introducción de la verdad (es que), Eduardo no
solo quiere constatar la certeza del hecho de que en internet se pueden encontrar muchas
cosas sino que, además, quiere anular las posibles inferencias que pueda realizar su
interlocutor Edu a partir del mensaje. Trata de corregir la posible expectativa de que
internet no ofrezca solución para todo aquello que se quiera. De este modo, advertimos
cómo la verdad (es que) rectifica expectativas y añade otras opuestas, aunque incluso
estas no estén explícitas en el cotexto previo (frente a lo que ocurría en el ejemplo (1),
donde sí se explicitaban anteriormente). Esto es, ejemplos como (4) hacen patente que el
procesamiento contraexpectativo se produce también cuando la expectativa no está
presente, in absentia. En dichos casos, esta se anula igualmente y se valida la
contraexpectación, que aparece como prevención de una posible interpretación errónea.
Estas apreciaciones se manifiestan en los ejemplos del corpus sincrónico
analizado.
3.1. La expresión de contraexpectativa en la verdad (es que)
Este parámetro de estudio, junto a la de observación de la función pragmática (§
4), supone el eje primordial de nuestra investigación. Una primera cala de análisis del
corpus, junto con la revisión bibliográfica (González Fernández 2002, González y
Maldonado 2007) dan cuenta de que el contexto de contraste discursivo que aparece junto
a la verdad (es que) se muestra, en muchas ocasiones, de manera implícita; pero también
de manera explícita, en otras. El reconocimiento de estas circunstancias, como
15 | P á g i n a
observamos en nuestro corpus, viene marcado por la presencia de conjunciones de
carácter adversativo (pero, sin embargo) o concesivo (aunque).
Ahora bien, la importancia de la observación de estos rasgos radica en que, más
allá del mayor o menor grado de explicitud de los cotextos de oposición que envuelven
la aparición de la partícula, estas circunstancias siempre aparecen. En estas, el
procesamiento de la verdad (es que) respecto a los argumentos opuestos se presentará de
distintas formas: de manera coorientada con los argumentos más fuertes (véase a) o los
más débiles (véase d), si aparece en la proposición que focaliza estos argumentos,
mediante distintas conjunciones; o antiorientada respecto a ellos (véanse c y e,
respectivamente), si la partícula hace su irrupción en la proposición opuesta al argumento
focalizado.
En este sentido, como se aprecia en los ejemplos de los epígrafes que siguen
(véanse a-e), la partícula suele aparecer de manera adjunta a una conjunción adversativa
o concesiva, si esta se ha hecho explícita, en aquellos casos en los que se coorienta con el
argumento introducido por la conjunción. En estas ocurrencias, se encuentran en la misma
proposición la verdad (es que) y la conjunción de contraste (véanse b y d). Del mismo
modo, lo más frecuente será encontrar la partícula y la conjunción adversativa o concesiva
correspondiente en proposiciones distintas, cuando estas se encuentren antiorientadas
argumentativamente (véanse c y e).
No obstante, a lo largo de nuestro análisis observamos que aparecen otros casos
en los que, sintácticamente, la aparición de la verdad (es que) no se expresa del mismo
modo. Esto es, puede ocurrir que, a pesar de que la partícula se encuentre en la misma
proposición del argumento con el que se coorienta, esta no aparezca de manera adjunta a
la proposición que marca la orientación argumentativa de dicha proposición. Observemos
este ejemplo:
(5)
[…] y mi madre la verdad es quee/ no es porque sea mi madre/ pero a ella
también la habían tratado muy bien yo pienso/ que eso vienee/ según como te tratan a ti/
tratas tú a tus hijos […] (Entrevista 12, Sociolecto Medio, Valencia, PRESEEA)
En el caso de (5), pese a que la partícula discursiva se coorienta con el argumento
fuerte, marcado explícitamente con la conjunción adversativa pero, se encuentra a
distancia de esta, dentro de la misma proposición.
16 | P á g i n a
Por este motivo completaremos, con el estudio de la posición de “la verdad (es
que)” respecto a la contraexpectativa (§ 3.2), el análisis de los siguientes aspectos –que
recogen los distintos casos de coaparición o no de la verdad (es que) con otras marcas de
contraste.
Se ha observado que, por un lado, (a) La verdad (es que) aparece sin
acompañamiento de otras marcas (conjunciones) en todo el enunciado en gran parte de
sus ocurrencias (en un 82 % de los casos analizados). Se manifiesta en cotextos de
contraste que no se hacen explícitos a través de ninguna conjunción adversativa ni
concesiva. No obstante, la contraexpectativa sigue manifestándose de manera constante.
Es el caso de (6):
(6)
“Bueno, y la verdad es que… benditos los de las cuevas, porque al fin y al
cabo sus agujeros no los hemos pagado ni ustedes ni yo […] (Naveros, M.: Al calor del
día, 2001, CORPES XXI, RAE)
En el fragmento propuesto, se aprecia el valor contraexpectativo que se desprende
de la información introducida por la verdad (es que). Esta no viene acompañada de
ninguna conjunción adversativa o concesiva, pero añade que, de manera contraria a lo
que los receptores puedan pensar, los habitantes de las cuevas son buenas personas. Se
crea, igualmente, un cotexto opositivo.
Por otro lado, (b) La verdad (es que) se combina con conjunciones introductoras
de argumentos fuertes (pero, sin embargo), y presenta la misma dirección argumentativa
que estos, en un 8 % de las ocurrencias estudiadas. Se combina con la aparición de
conjunciones adversativas, introductoras de argumentos de mayor peso que otros, a los
que estos se oponen en el ámbito de la misma predicación o de otras discursivamente
cercanas. En este tipo de ejemplos, la partícula discursiva coincide con la predicación de
mayor fuerza argumentativa.
(7)
[…] En Comisión se me dijo –y es cierto– que años atrás se rebajó la edad
de 55 a 50 años, por lo que parecía un poco sorprendente que ahora se volviera sobre lo
andado. Sin embargo, la verdad es que miles autónomos entre los 50 y 55 años se
encuentran con que si no han cumplimentado la norma es por puro desconocimiento o
porque, curiosamente, cada año tienes que pedir el cambio de cotización por la banda más
17 | P á g i n a
alta. […] (Sesión Plenaria y de Diputación Permanente, 12/11/2001, Congreso de los
Diputados, Gobierno de España)
No obstante, se observa otro 8 % de los casos en los que (c) La verdad (es que) se
combina con conjunciones introductoras de argumentos fuertes (pero, sin embargo), esta
vez, en dirección argumentativa opuesta a ellos, en una proposición distinta. De modo
que la dirección argumentativa del miembro en el que se encuentra la verdad (es que) y
la del introducido por la conjunción de contraste son distintas. Se reconoce, en estos
ejemplos, una antiorientación.
(8)
[…] La verdad es que tú estabas cerca pero yo no te veía tal como eres,
sino según te retrató al carboncillo Díaz-Caneja, que por cierto lleva tres días en la
enfermería con mucha fiebre y dolores en el pecho […] (Molina Foix, V.: El abrecartas,
2006, CORPES XXI, RAE)
(d) La verdad (es que) también puede coaparecer con conjunciones introductoras
de argumentos débiles (aunque), en la misma dirección argumentativa que estos. Son
casos en los que la construcción se coorienta con los miembros discursivos más débiles,
en una situación discursiva de contraargumentación (lo hace en un 1 % de los ejemplos
estudiados). Si aparece en el mismo segmento discursivo que conjunciones como aunque
y con su misma orientación argumentativa, ocurre como en el siguiente ejemplo:
(9)
Sí, Alfredo, ya sé que estás desentrenado, eso se nota a la legua, aunque la
verdad es que siempre fuiste un jugador tosco y falto de precisión […] (Bueno Álvarez,
J. A.: El último viaje de Eliseo Guzmán, 2001, CORPES XXI, RAE)
El miembro discursivo más fuerte es el que precede a la aparición de la conjunción
y la partícula ([…] ya sé que estás desentrenado, eso se nota a la legua […]), por lo que
la orientación de la verdad (es que) es distinta: se encuentra junto al argumento débil.
Por último, (e) La verdad (es que) se observa que puede combinarse con
conjunciones introductoras de argumentos débiles (aunque). Esto es, puede ocurrir que la
partícula aparezca en construcciones concesivas, pero en el miembro del discurso con
mayor fuerza argumentativa. En estos casos (que suponen el 1 % restante de nuestro
corpus), la dirección argumentativa de la verdad (es que) y la de la proposición
18 | P á g i n a
introducida por la conjunción concesiva serán distintas. Veamos el ejemplo anterior de (2
(b)), retomado aquí como (2 (b’)):
(2)
(b’) La verdad es que me lo estoy pasando muy bien con ustedes, señores
asesinos, aunque no me violen, ni me retuerzan, ni me hagan pedacitos. (Cerezales, A.:
Mi viajera. Ciervos errantes y tigres invisibles, 2001, CORPES XXI, RAE)
Estas observaciones contribuyen a definir de manera más concreta los contextos
próximos de aparición de la partícula discursiva objeto de estudio y a determinar su
manifestación no marcada, aquella en la que aparece sin acompañamiento de otras marcas
explícitas de contraargumentación en el enunciado, pero en el que el cotexto de contraste
se crea de igual modo, con la aparición concreta de esta construcción, con la que sí se
introduce de manera explícita la contraexpectativa.
3.2. Posición de la verdad (es que) respecto a la contraexpectativa
Se considera fundamental para el estudio de esta partícula discursiva atender al
lugar que ocupa dentro del acto de habla en el que se emplea. Esto es porque manifiesta
distintos comportamientos semántico-pragmáticos en función de su posición respecto a
la expresión explícita de contraexpectación.
Se trata de una posición dentro del discurso que se atiene a unas pautas de
aparición respecto a la contraposición que aduce. Es decir, no es una posición sintáctica
ni una posición respecto a las unidades discursivas (Briz y Pons 2010), como se explica
desde
la
propuesta
metodológica
de
análisis
de
la
atenuación
(Proyecto
ES.POR.ATENUACIÓN, Briz y Albelda 2013), sino una posición discursiva que
únicamente atiende al rasgo de aparición de la contraexpectativa explícita. En esta línea,
la partícula podrá preceder y anunciar la introducción de esta (a), podrá encontrarse en
posición intermedia de la enunciación de la contraexpectativa (b), o podrá también
aparecer tras su enunciación explícita (c).
Ejemplos como (3), aquí retomado como (3’), podrían confundirse con una
posición intermedia sintáctica, dado que presentan una topicalización del complemento
directo:
19 | P á g i n a
(3’)
No, que estaba diciendo que la, que la casa 13 la verdad es que la tienes
bastante arreglada, porque mi bisabuela tiene también una casa de pueblo y ella era muy
bajita y cuando le hicieron la casa, tiene una casa pues a esta altura. (Entrevista 214,
25/11/2009, Liétor, Albacete, COSER)
No obstante, desde nuestra definición del parámetro de posición, la construcción
objeto de estudio se definiría aquí como inicial respecto a la introducción del valor de
contraexpectativa (que ahora se explica como la afirmación del emisor de que su receptor
tiene la casa suficientemente arreglada, frente a lo pudiera haber pensado aquel que este
opinaba).
Se distinguen tres tipos de manifestaciones de este parámetro de análisis. Podemos
reconocer una (a) posición inicial en aquellos casos en los que la verdad (es que) precede
e introduce el valor explícito de contraexpectativa, es decir, en las ocurrencias en las que
introduce una información contradictoria respecto a las posibles inferencias realizables a
partir de su contexto de uso. Estas circunstancias de enunciación se reconocen en el 89 %
de los casos estudiados. Véase el ejemplo (10).
(10) […] Aumentan la desconfianza y, la verdad, ha resultado patética la nota de
prensa que ustedes tuvieron que sacar ayer a toda prisa […] (Sesión Plenaria y de
Diputación Permanente, 10/04/2012, Congreso de los Diputados, Gobierno de España)
En otras ocasiones (que representan el 0,75 % de las ocurrencias analizadas), la
construcción presenta una (b) posición intermedia, esto es, se intercala en la expresión
misma de la contraexpectativa explícita.
(11) […] a ver, dime en qué, te lo diré yo, en nada, nunca podré entender por qué
te divorciaste, me imagino que te la pegaba, no me extraña, la verdad, que te la pegara,
aunque tampoco es que Clara fuera precisamente un bombón […] (Bueno Álvarez, J. A.:
El último viaje de Eliseo Guzmán, 2001, CORPES XXI, RAE)
13
Se subraya, en los ejemplos de § 2.3, la contraexpectativa explícita procesada a partir de la
introducción de la verdad (es que).
20 | P á g i n a
En este fragmento (11) observamos que la contraexpectación explícita ([…] no
me extraña […] que te la pegara […]) se ve interrumpida por la introducción de la
construcción parentética la verdad.
Por último, también podemos encontrar la partícula en (c) posición final, tras la
expresión de contraexpectativa explícita. Lo hace en el 10,25 % de las ocurrencias
estudiadas. En estos casos, la partícula discursiva puede coincidir con una posición
sintáctica final del miembro del discurso junto al que aparece, como se observa en (12).
(12) […] era- era una monja encantadora la verdad/ […]
(Entrevista 17, Sociolecto Medio, Valencia, PRESEEA)
3.3. Valor inferencial de corrección introducido por la verdad (es que)
El valor de corrección (Naritza 2008) de la construcción la verdad (es que) puede
manifestarse a partir de cuatro tipos de procesamiento (Fernández y Maldonado 2007).
Estos cuatro modos de expresar la corrección son manifestaciones de la
contraexpectativa.
De acuerdo con Fernández y Maldonado (2007), existe la posibilidad de que la
partícula discursiva la verdad (es que) sirva para explicar con otras palabras una
información que no ha quedado clara (a), para anular unas palabras previas (b), para
introducir unas palabras no esperadas y prevenir posibles reacciones adversas (c) o para
manifestar una dificultad, en contextos concesivos (d). Seguidamente explicamos estos
valores.
Por un lado, la verdad (es que) puede introducir una proposición, en la
intervención monológica del mismo locutor, que reelabore la información previa aportada
y matice aspectos que no han quedado claros. Se trata, este, de un valor de reformulación
(a). Obsérvese el caso de (13), en el que se explica que realmente el emisor no ha sabido
reaccionar ante una situación concreta.
(13) “No he logrado sacarle nada. Le he hecho varias preguntas, pero me miraba
como ido, como fuera de sí, y se lo ha llevado su hijo, digo yo que sería su hijo, sin darme
explicaciones. La verdad es que no he sabido reaccionar”, admitió ya a la puerta del
establecimiento […] (Naveros, M.: Al calor del día, 2001, CORPES XXI, RAE)
21 | P á g i n a
El valor de reformulación se desarrolla en el plano monológico y se ha reconocido
en el 11 % de las ocurrencias de la verdad (es que) en nuestro corpus.
Por otro lado, puede ocurrir que en la intervención de un mismo hablante, o
respecto a la intervención del otro interlocutor, la construcción objeto de estudio trate de
corregir o anular las palabras previas e introduzca una nueva perspectiva –caso
ejemplificado en un 3% de ocurrencias del corpus confeccionado. Se trata, en estos
ejemplos, de una réplica (b), como se observa en (14).
(14)
“Yo prefiero jueza, señor Peral, pero la verdad es que para la primera
definición que da del término el diccionario de la Academia... casi me quedo con juez,
porque yo soy la juez, no mi marido […] (Naveros, M.: Al calor del día, 2001, CORPES
XXI, RAE)
En este caso, la emisora reconoce que desdeña la elección del vocablo jueza y
elige juez para su designación profesional, como réplica a sus palabras previas.
En otras ocasiones, se introduce la verdad (es que), sin que aparezca una
información previa explícita, con la finalidad de informar sobre un aspecto que el
interlocutor puede no esperar. Fernández y Maldonado (2007: 131) explican este valor
como manifestación de una función de justificación o transacción (c) que previene y
atenúa la repercusión de las palabras que van a introducirse. Véase (15).
(15)
–Oh, gracias –el alcalde prefirió hacer oídos sordos a esta última
observación–. La verdad es que vi pasar a la chiquilla con alguna cosa... Estaba a punto
de pedirles algo. (Sánchez-Andrade, C.: Bueyes y rosas dormían, 2001, CORPES XXI,
RAE)
Se trata de la forma de expresión correctiva más frecuente en el uso de la verdad
(es que), con un 85 % de representatividad en el corpus estudiado, manifestado en
contextos del plano dialógico, en gran parte de los casos.
Por último, la partícula puede enunciarse para hacer explícita una dificultad en la
consecución de la propuesta del enunciado. Se trata de un uso concesivo de esta (d),
aunque puede aparecer junto a otras marcas de carácter concesivo explícitas o no. Se
observa en un 1 % de las ocurrencias de la construcción en nuestro corpus, lo que supone
el valor inferencial menos representativo.
22 | P á g i n a
Si recordamos el ejemplo (2(a)), aquí retomado como (2(a’)), vemos que la
construcción se coorienta con la fuerza argumentativa del miembro discursivo débil
introducido por aunque.
(2)
(a’) […] Porque esa es otra; ahora les está dando a todos por dejarse el
bigote. Aunque la verdad es que yo en eso no tuve ningún problema, porque pesao será
un pesao, pero buenazo, donde los haya. […] (Campos García, J.: Me acuso de ser hetero,
2001, CORPES XXI, RAE)
Por todo ello, puede colegirse que en el uso de la verdad (es que) se reconoce un
valor constante de contraexpectativa basado en la traslación de carácter metonímico, de
un valor semántico de verdad, al plano inferencial, en el que tiene lugar un proceso de
corrección. Asimismo, en la configuración de estos valores de significado, puede
observarse que la construcción objeto de estudio suele aparecer en cotextos de contraste
(Flamenco 1999, Garachana 1999, Schwenter 1999), pero en los que es mucho más
frecuente su aparición sin explicitud de otras marcas de contraargumentación –que harían
explícita la expectativa–, que con ellas. De hacer su aparición, estas marcas –
primordialmente conjunciones adversativas o concesivas– pueden hacerlo coorientadas o
antiorientadas argumentativamente con la proposición en la que se integra la construcción
introductora de contraexpectación. Y, en cualquier caso, predominan –de entre estos
últimos ejemplos– aquellos en los que la verdad (es que) coaparece con marcas
introductoras de argumentos fuertes, bien sea en la misma dirección argumentativa, o bien
sea en dirección contraria a ellas.
En cuanto a la posición de las construcciones respecto a la contraexpectiva
explícita que estas permiten, cabe decir que existen grandes diferencias que sitúan la
posición inicial como el criterio formal predominante en las ocurrencias de esta
construcción (85 % de los ejemplos), en los casos de cualquier género, tipología textual
y registro. Este dato, por tanto, desmiente que la contraexpectativa actúe únicamente
como anulación de expectativas generadas de manera previa, como hasta el momento ha
sido enunciado para esta construcción (González Fernández 2002, González y Maldonado
2007, González Condom 2014 y en prensa) y para otras construcciones, con un
funcionamiento semántico-pragmático similar, con una base léxica en realidad (González
Manzano 2007, Taranilla 2011).
23 | P á g i n a
Por último, en un mayor intento de concreción definitoria y explicativa del
procesamiento funcional de la verdad (es que), hemos comprobado en nuestro corpus que
el valor inferencial correctivo que preeminentemente se manifiesta en sus usos es el de
justificación o transacción. Con esta apreciación se reafirma el hecho de que, en la
mayoría de los casos, la aparición de la verdad (es que) en una posición inicial respecto
a la expresión de la contraexpectativa, y con un valor justificativo que precede a las
palabras posteriores para prevenir posibles efectos adversos, produce que la construcción
cree con mayor frecuencia una contraexpectativa respecto a las inferencias que suceden
a su aparición que a las que la preceden.
4. DE LA CONTRAEXPECTATIVA A LA MANIFESTACIÓN DE FUNCIONES
PRAGMÁTICAS
La bibliografía hasta la fecha ha apuntado para la verdad (es que) una función
intensificadora (Portolés 1998, Santos Río 2003, Albelda 2005, Fuentes 2009). No
obstante, estudios recientes sobre distintas combinaciones y unidades adverbiales con
base léxica en verdad (a decir verdad, Fernández Bernárdez 2002) y sobre otras
construcciones de funcionamiento semejante al del objeto del presente estudio (parece
que, Cornillie 2007; evidentemente, Estrada 2008; al parecer, Kotwica 2012; al parecer,
a lo que parece, por lo que parece, Garcés 2013), tanto como algunos trabajos teóricos
sobre partículas discursivas y recursos de mitigación (Briz, Pons Bordería y Portolés
(coords.) 2008; Briz y Albelda 2013; Soler 2015), comienzan a observar la posibilidad de
que la verdad (es que) y algunas otras combinaciones discursivas manifiesten un valor
eminentemente atenuador.
Obsérvese el siguiente ejemplo:
(16) E: ¿Echando un huevo?
I1: Echas un huevo al agua, y si la sal | la muera está hecha, el huevo flota arriba,
sube a la superficie. Pero si no está la muera hecha, el huevo se queda en el fondo. Vuelves
a echar más sal hasta que tú veas que el huevo va a flotar arriba. Dice que lo mismo da
un huevo que una patata. Yo la verdad es que siempre lo he hecho con un huevo […]
(Entrevista 106, 6/05/2000, Leza, Álava, COSER)
De (16) se puede desprender que en este uso la verdad (es que) cumpliría una
función atenuante en el contexto en el que se inserta. Introduce aquí una proposición en
24 | P á g i n a
la que el hablante I1 afirma que, dentro de los dos posibles ingredientes, él solía añadir
uno a la preparación culinaria: el huevo. En tanto que E pone en duda lo dicho por I1, se
atenúa la enunciación reduciendo los riesgos que pueda suponer para el emisor la
afirmación que sucede a la partícula (Caffi 1999: 882), una elección que para otros puede
no ser acertada.
Se observa, por un lado, que el plano enunciativo que envuelve la partícula es
interactivo. En este, la inclusión de una contraexpectativa explícita es la que explica la
irrupción de la mitigación como fenómeno relacional o social (Caffi 1999: 885; Brenes
2013: 44). Esto es, el valor de contraposición sería el que causaría la atenuación porque
(a) previene interpretaciones incorrectas de las palabras posteriores y, (b) reduce el riesgo
del emisor de cara al resto de participantes de la interacción, ya que este no se compromete
con las palabras aportadas y así se suavizan sus obligaciones para con ellas (Caffi 1999:
883). De ser así, la definición básica de la partícula como unidad de refuerzo
argumentativo quedaría en suspenso, pero ¿qué ocurre en ejemplos como el de (17)?
(17) Alfredo Urdaci: ¿Cómo se resiste ese trajín / el de mítines / mañana / tarde
y noche?
José María Aznar: A mí / personalmente / me ayuda mucho eeel el ejercicio físico
// Yo soy una persona muy deportista / hago deporte todos los días / y eso me mantiene
bastante en forma / y / por otro lado / puees eh es mi vocación y es mi trabajo / y a ello
me dedicoo con toda la intensidad / ¿no? La verdad es que trabajar/ desde la presidencia
del gobierno / por el ...- los españoles / por el progreso de España / pues es para mí un
gran honor / y a ello consagro todas las horas del día.→ (Entrevista a José María Aznar,
TVE, 2000, Grupo de Investigación Argumentación y Persuasión en Lingüística,
Universidad de Sevilla)
En casos como este apreciamos que la pretensión del emisor parece encaminarse
más bien a reafirmar la certeza de lo dicho: el orgullo que siente el hablante de presidir el
gobierno de España. ¿Es esta función de refuerzo incompatible con la de mitigación del
modo de enunciación? ¿Podríamos observar aquí una atenuación, en el plano social, como
también apreciábamos en (16)? El análisis de la ficha metodológica diseñada (§ 2, § 3),
aplicado a las 400 ocurrencias obtenidas, nos ha ofrecido unos resultados que confirman
la estrecha barrera que separa las funciones de atenuación e intensificación (Sbisà 2001:
1811). En el análisis de la variable cualitativa función pragmática de nuestra ficha, en los
25 | P á g i n a
ejemplos del corpus, hemos observado que podrían reconocerse tanto refuerzo como
mitigación, en las ocurrencias de la verdad (es que), pero en dos dimensiones distintas.
Como se puede observar en los ejemplos previos, (16) y (17), la verdad (es que)
opera siempre en el plano de la enunciación, presenta un carácter extraproposicional
(Blakemore 2002). Si bien la verdad, desde el plano del enunciado, intensifica el valor de
certeza, en el plano de la enunciación actúa con función atenuante. Por un lado, es
apreciable el hecho de que con la aparición de la partícula el emisor, tanto en contexto
interactivo como monológico, trata de validar lo cierto, la veracidad de sus palabras y,
con ello, hace más aceptable y fiable su información, ya que no es una verdad únicamente
para el emisor, sino para todos. Siguiendo la propuesta de Caffi (1999: 896), Fuentes
(2012: 138) y Brenes (2013: 47), actúa como intensificador de la informatividad del
mensaje; esto es, en el plano del significado, del enunciado.
Asimismo, esta función intensificadora de la dimensión informativa y de la de
aceptabilidad del mensaje (que por medio de la verdad (es que) se presenta como una
verdad general) no es incompatible con la función atenuante, que se alcanza en otra
dimensión discursiva, en la enunciación, en el plano más pragmático, sobre todo en
contextos interaccionales. La partícula suaviza la presentación del yo del hablante y su
intención (Briz 2003 y 2006), su subjetividad, velando su mostración como emisor en
primera persona y escondiéndola bajo la manifestación de dicha verdad generalizada. En
este sentido, se expresa de manera borrosa la fuente del mensaje (shields, Caffi 2004:
106) y el emisor se desresponsabiliza de sus palabras (Albelda 2014), es decir, reduce sus
obligaciones para con su mensaje (Meyer-Hermann 1988), distanciándose de él por medio
de una impersonalización. Además, con la introducción de la partícula se muestra un
escaso compromiso con la afirmación tajante de verdad que supone la información dada,
consiguiendo así objetivarla.
El punto de coincidencia de operación de las dos funciones, sin excusión, dado
que operan en distintos planos, reside en la intersubjetividad (Nuyts 2001, González
Condom en prensa), que se aprecia en el procesamiento pragmático de la verdad (es que)
y en la posibilidad de su definición como partícula evidencial (Aikhenvald 2004) –
aspectos que deberán abordarse en futuros trabajos.
De cualquier modo, observamos que en toda realización de la verdad (es que) y
en todos sus contextos se manifiestan estas dos funciones, en dos dimensiones distintas.
Esta apreciación supone, por tanto, una revisión de la definición de la verdad (es que)
como expresión de compromiso del hablante con la verdad de lo dicho –que hasta
26 | P á g i n a
nuestros días ha servido para caracterizarla como partícula de modalidad epistémica–.
Esto es, si la introducción de la partícula trata de validar la certeza de un mensaje,
reforzando su informatividad (ya que se apoya en una verdad general y no en algo cierto
únicamente para el emisor), a la vez que suaviza la presentación del yo subjetivo (que se
diluye en la ausencia de una fuente explícita), de ningún modo podríamos afirmar que el
hablante se compromete con lo dicho. Más al contrario, el emisor se distancia de esa
verdad generalizándola, aunque refuerce lo informativo de su comunicación.
En suma, parece más conveniente atribuir el valor modal epistémico de la verdad
(es que) a la irrupción de una valoración del mensaje en relación con la veracidad o
fiabilidad de este (Dendale y Tasmowsky 2001) –en la dimensión de intensificación, en
el plano del enunciado–, pero sin entender dicha valoración como un compromiso
fehaciente del emisor respecto a sus palabras. De hecho, como sabemos, la modalidad
epistémica puede ser intensificada o mitigada, tal y como, entre otros, señala Caffi (1999:
883): «[...] mitigation affecting epistemic modality reduces speaker’s obligations».
Finalmente, de manera complementaria, debería atenderse a la posible
potencialidad de la verdad (es que) como partícula evidencial (González Condom 2014,
en prensa), en relación con la generalización de la fuente que muestra y con el
distanciamiento del yo del hablante que deja patente –en la dimensión de atenuación, en
el plano de la enunciación–.
De este modo, puede concluirse que, si bien no puede negarse el hecho de que se
refuerce una verdad, con el uso de esta construcción, ya que incluso esta se potencia con
la anulación de expectativas presentes e incluso ausentes en el cotexto en el que se integra,
el fin último con el que aparece la verdad (es que) en todos sus usos es preeminentemente
el de prevención y reparación del efecto negativo que puedan crear las palabras a las que
su aparición precede. De ahí que junto con una función intensificadora en el nivel del
enunciado (intensificación de la certeza), la función de modalización básica que
manifiesta, en la enunciación, sea la atenuante.
5. CONCLUSIONES
La indefinición bibliográfica de los planos de operación funcional que demuestra
la construcción objeto de estudio ha provocado una confusión que debe ser revisada en
futuros estudios. Por este motivo, el presente trabajo ha pretendido arrojar luz sobre la
configuración semántico-pragmática de la construcción la verdad (es que) y, más
concretamente, sobre el funcionamiento del valor constante de contraexpectativa que
27 | P á g i n a
manifiesta en sus usos, tanto como sobre la contribución de este a la función pragmática
de atenuación, en todo contexto de aparición de la unidad.
Se ha comprobado, en un amplio conjunto de textos, orales y escritos, y
pertenecientes a distintos géneros, registros y tipologías discursivas, que la verdad (es
que) actúa de embudo para la interpretación de expectativas correctas, con la consiguiente
guía de anulación de inferencias incorrectas que puedan deducirse, tanto del contexto
previo como posterior, que lo rodee. En este sentido, se ha observado que predomina en
una posición discursiva inicial respecto a la contraexpectativa explícita que introduce en
todos los casos y que incluso desarrolla este valor pese a la ausencia de expectativas
marcadas con conjunciones contraargumentativas. Además de ello, el valor inferencial
predominante de transacción y preventivo que manifiesta orienta su función pragmática
hacia la atenuación de posibles efectos negativos del mensaje posterior, sobre todo en el
plano dialógico.
El valor contraexpectativo, tal y como se ha visto, deriva de un proceso semántico
basado en la verdad, en oposición a la falsedad, el cual es trasladado a una corrección
inferencial a través de una metonimia. Este, una vez consolidado en el plano de la
enunciación, actuará como mitigación de los actos de habla ya que previene
interpretaciones incorrectas y reduce el riesgo del emisor frente a los participantes en la
comunicación.
Por todo ello, se cumplen las dos hipótesis previamente planteadas y se va un paso
más allá, puesto que con este trabajo se ha revisado la definición de la verdad (es que)
como partícula discursiva de modalidad epistémica preeminentemente intensificadora,
para aportar un nuevo enfoque en la caracterización de esta. La distinción en planos de
las funciones de intensificación y atenuación nos permite definir de manera más coherente
esta construcción con una función atenuante, derivada de su valor constante de
contraexpectativa, aunque este hecho no anule que se intensifique la verdad, en la
dimensión de lo dicho.
6. BIBLIOGRAFÍA
AIKHENVALD, Alexandra (2004): Evidentiality, Oxford, Oxford University Press.
ALBELDA MARCO, Marta (2005): La intensificación en el español coloquial, Valencia,
Universitat de València, Tesis Doctoral [en línea]: <http://www.tdx.cat/
bitstream/handle/10803/9816/albelda.pdf?sequence=1>. [Consulta: 20/01/2014].
28 | P á g i n a
ALBELDA MARCO, Marta (2014): “Escalaridad y evaluación: rasgos caracterizadores de la
intensificación pragmática”, en Elissa Putska y Stefanie Goldschmitt (eds.):
Emotionen, Expressivität, Emphase, Berlín, Erich Schmidt Verlag, pp. 79-94.
BLAKEMORE, Diane (2002): Relevance and Linguistic Meaning. The Semantics and
Pragmatics of Discourse Markers, Cambridge, Cambridge University Press.
BRENES PEÑA, Esther (2013): “Adverbios y expresiones enunciativas de sinceridad.
Valores argumentativos y efectos (des)corteses”, Oralia, 16, pp. 33-55.
BRIZ, Antonio (2003): “La estrategia atenuadora en la conversación cotidiana española”,
Actas del Primer Coloquio del Programa EDICE, Estocolmo, Universidad de
Estocolmo, pp. 17-46.
BRIZ, Antonio (2006): “Para un análisis semántico, pragmático y sociopragmático de la
cortesía atenuadora en España y América”, LEA, XIX, pp. 1-38.
BRIZ, Antonio; Salvador PONS y José PORTOLÉS (coords.) (2008): Diccionario de
Partículas Discursivas del Español (DPDE) [en línea]: <http://www.dpde.es/>.
[Consulta: 20/09/2013].
BRIZ, Antonio y Salvador PONS BORDERÍA (2010): “Unidades, marcadores discursivos y
posición”, en Óscar Loureda Lamas y Esperanza Acín Villa (coords.): Los
estudios sobre marcadores del discurso en español, hoy, Madrid, Arco/Libros, pp.
327-358.
BRIZ, Antonio y Marta ALBELDA MARCO (2013): “Una propuesta teórica y metodológica
para el análisis de la atenuación lingüística en español y portugués. La base de un
proyecto en común (ES.POR.ATENUACIÓN)”, Onomázein, 28, pp. 288-319.
CABEDO NEBOT, Adrián y Salvador PONS BORDERÍA (eds.): Corpus Val.Es.Co. 2.0 [en
línea]: <www.valesco.es>. [Consulta: 10/04/2014].
CAFFI, Claudia (1999): “On mitigation”, Journal of Pragmatics, 31, 7, pp. 881-909.
CAFFI, Claudia (2004): Mitigation: a pragmatic approach, Oxford, Elsevier.
CORNILLIE, Bert (2007): Evidentiality and Epistemic Modality in Spanish (Semi-)
Auxiliaries. A Cognitive-Functional Approach, Berlín, Mouton de Gruyter.
DENDALE, Patrick y Liliane TASMOWSKI (2001): “Introduction: evidentiality and related
notions”, Journal of Pragmatics, 33, 3, pp. 339-348.
DOMÍNGUEZ GARCÍA, Noemí (2007): Conectores discursivos en textos argumentativos
breves, Madrid, Arco/Libros.
ESTRADA, Andrea (2008): “¿Reforzador o atenuador? ‘Evidentemente’ como adverbio
evidencial”, Sintagma, 20, pp. 37-52.
29 | P á g i n a
FERNÁNDEZ BERNÁRDEZ, Cristina (2002): “Multifuncionalidad del modalizador ‘a decir
verdad’ en español”, en María Dolores Muñoz Núñez y otros (eds.): Actas del IV
Congreso de Lingüística General, Cádiz del 3 al 6 de abril de 2000, Universidad
de Cádiz/Universidad de Alcalá, Vol. 3, pp. 965-975.
FERNÁNDEZ ORDÓÑEZ, Inés (dir.) (2005): Corpus Oral y Sonoro del Español Rural [en
línea]: <www.uam.es/coser>. [Consulta: 10/03/2014].
FLAMENCO GARCÍA, Luis (1999): “Las construcciones concesivas y adversativas”, en
Ignacio Bosque Muñoz y Violeta Demonte Barreto (dirs.): Gramática Descriptiva
de la Lengua Española, Madrid, Espasa/Calpe, Vol. 3, pp. 3805-3878.
FUENTES RODRÍGUEZ, Catalina (2009): Diccionario de conectores y operadores del
español, Madrid, Arco/Libros.
FUENTES RODRÍGUEZ, Catalina (2012): “La verdad como estrategia de legitimación
discursiva”, Discurso y sociedad, 6, 1, pp. 128-155.
GARACHANA CAMARERO, María del Mar (1999): “Valores discursivos de las oraciones
concesivas”, LEA, 21, pp. 189-205.
GARCÉS GÓMEZ, María Pilar (2013): “La formación y evolución del paradigma de los
operadores discursivos matizadores de la veracidad del enunciado”, en María Pilar
Garcés Gómez (ed.): Los adverbios con función discursiva: procesos de
formación y evolución, Iberoamericana/Vervuert, pp. 275-316.
GARRIDO RODRÍGUEZ, María del Camino (2001): Los conectores pragmáticos. Los
contraargumentativos en la conversación coloquial, León, Universidad de León,
Tesis Doctoral.
GOBIERNO DE ESPAÑA (2001-2012): “Diarios de Sesiones, Edición Oficial”, Congreso de
los Diputados [en línea]: <www.congreso.es>. [Consulta 1/05/2014].
GÓMEZ MOLINA, José Ramón (coord.) (2001): El español hablado de Valencia.
Materiales para su estudio. I. Nivel sociocultural alto, Cuadernos de Filología,
anejo 46, Valencia, Universitat de València.
GÓMEZ MOLINA, José Ramón (coord.) (2005): El español hablado de Valencia.
Materiales para su estudio. II. Nivel sociocultural medio, Valencia, Servei de
Publicacions, Universitat de València.
GÓMEZ MOLINA, José Ramón (coord.) (2007): El español hablado de Valencia.
Materiales para su estudio. I. Nivel sociocultural bajo, Valencia, Servei de
Publicacions, Universitat de València.
30 | P á g i n a
GONZÁLEZ CONDOM, Montserrat (2014): “Evidentiality, intersubjectivity and salience in
Spanish and Catalan markers claro/clar and la verdad/veritat”, Intercultural
Pragmatics, 11, 3, pp. 409-439.
GONZÁLEZ CONDOM, Montserrat (en prensa): “From evidential truth-attesting to
intensification: The grammaticalization of Spanish La verdad and Catalan La
veritat”, en Montserrat González Condom (ed.): Discourse Studies, special issue
“Evidential and Epistemic Strategies in Discourse”.
GONZÁLEZ FERNÁNDEZ, María Jesús (2002): “La presencia del conceptualizador en los
marcadores discursivos: procesos de subjetivización”, en María Dolores Muñoz
Núñez y otros (eds.): Actas del IV Congreso de Lingüística General, Cádiz del 3
al 6 de abril de 2000, Universidad de Cádiz/Universidad de Alcalá, Vol. 3, pp.
1261-1272.
GONZÁLEZ FERNÁNDEZ, María Jesús y Ricardo MALDONADO SOTO (2007): “Extensiones
pragmáticas de la contraexpectación. Balance, reformulación y réplica”, en Iraide
Ibarretxe Antuñano y otros (coords.): Language, mind, and the lexicon, España,
Peter Lang publishing group, pp. 123-142.
GONZÁLEZ MANZANO, Mónica (2007): Ta, Barcelona, Universitat de Barcelona,
Departament de Filologia Hispànica, Tesis Doctoral.
KOTWICA, Dorota (2012): “Al parecer evidencial atenuante. ¿Y reforzador?”, en Marina
González Sanz (coord.): Jóvenes aportaciones a la investigación lingüística,
Sevilla, Servicio de Publicaciones de la Universidad de Sevilla.
MEYER-HERMANN, Reinhard (1988): “Atenuación e intensificación (análisis pragmático
de sus formas y funciones en español hablado)”, Anuario de Estudios Filológicos,
11, pp. 275-290.
NARITZA, Mitsuko (2008): “Contrast, concessive, and corrective: Toward a
comprehensive study of opposition relations”, Journal of Pragmatics, 40, 4, pp.
646-675.
NUYTS, Jan (2001): “Subjectivity as an evidential dimension in epistemic modal
expressions”, Journal of Pragmatics, 33, 3, pp. 383-400.
PORROCHE BALLESTEROS, Margarita (2002): “Las llamadas conjunciones como
elementos de conexión en el español conversacional: pues / pero”, CÍRCULO de
Lingüística Aplicada a la Comunicación (CLAC), 9, pp. 35-54.
PROYECTO COLA (2007): [en línea]: <www.colam.org>. [Consulta: 17/03/2014].
31 | P á g i n a
SANTOS RÍO, Luis (2003): Diccionario de partículas, Salamanca, Luso-Española de
Ediciones.
SBISÀ, Marina (2001): “Illocutionary force and degrees of strength in language use”,
Journal of Pragmatics, 33, 12, pp. 1791-1814.
SCHWENTER, Scott (1999): “Exclusivity and Conditional Marker Form I: Adversative
Contexts”, en Scott Schwenter: Pragmatics of Conditional Marking: Implicature,
Scalarity and Exclusivity, Nueva York, Garland Pub, pp. 117-230.
SOLER BONAFONT, María Amparo (2015): “La verdad. Un acercamiento a su despertar
como partícula discursiva”, en Alberto de Lucas Vicente, Dámaso Izquierdo
Alegría, Felipe Jiménez Berrio y Nekane Celayeta Gil (eds.): Aplicaciones y
enfoques teóricos del Análisis del Discurso, Pamplona, EUNSA, pp. 161-181.
TARANILLA GARCÍA, Raquel (2011): “En realidad, realmente, tú ya no me quieres.
Partículas discursivas basadas en el valor argumentativo de lo real”, en Ramón
González Ruiz y Carmen Llamas Sáiz (eds.): Gramática y discurso. Nuevas
aportaciones sobre partículas discursivas del español, Pamplona,
EUNSA,
pp.
189-214.
GRUPO DE INVESTIGACIÓN “ARGUMENTACIÓN Y PERSUASIÓN EN LINGÜÍSTICA”: Corpus de
conversaciones orales [en línea]: <http://grupo.us.es/grupoapl/corpus.html>.
[Consulta 30/04/2014].
32 | P á g i n a
2. Fundamentos teóricos para la regulación de las máximas
conversacionales desde la pragmática lingüística intercultural
ANDRÉS MONTANER BUENO
MARI CRUZ PALOMARES MARÍN
UNIVERSIDAD DE MURCIA
Resumen: La presente aportación se encarga de analizar las máximas pragmáticas por las que
han de regirse las personas intervinientes en cualquier acto conversacional. Para ello,
consideramos que la conversación es la forma más prototípica de relación social dentro de las
diferentes comunidades de hablantes del mundo por lo que, en su transcurso, podemos indagar en
los mecanismos pragmáticos que acompañan al código lingüístico empleado por cada una de ellas.
En este sentido, nuestro trabajo de investigación asume el análisis de dichos principios desde una
perspectiva intercultural. Y es precisamente la adopción de este punto de vista lo que fundamenta
este estudio, pues creemos que es necesario enunciar las bases pragmático-lingüísticas para que
puedan desarrollarse intercambios comunicativos entre actores de diferentes culturas. Estos
contactos deben sustentarse en la asunción de un trato cordial y en la prevención de malentendidos
y de daño en la imagen de sus participantes.
Palabras clave: Lingüística, Comunicación cultural, Estrategias de comunicación, Diálogo
intercultural
Abstract: The present contribution examines the principles of pragmatic analysis, which ones
that allow people involved in a conversation become successful. In this sense, we consider the
concept of conversation such as the prototypical form of oral communication and the way we star
social relationships among the different speakers’ communities around the world. In this case, we
assume that we can investigate the pragmatic mechanisms of the linguistic code related to them.
Meanwhile, our work assume the analysis of these principles from a cultural perspective, and it
is precisely the adoption of this point of view which set the basis of this study. We believe that it
is a necessary state in pragmatic language to help and develop communicative exchanges between
speakers from different cultures. These contacts must be based on the pleasant and cordial
treatment and the prevention of misunderstandings and of the damage of self-steam of the
different conversation participants.
Keywords: Linguistics, Cultural communication, Communication strategies, Intercultural
dialogue
1. INTRODUCCIÓN
La presente investigación se enmarca dentro del ámbito de los estudios de
Pragmática Lingüística y, más específicamente, de la corriente que analiza los diferentes
factores y estrategias que forman parte del análisis conversacional. El objetivo específico
que perseguimos es el de fundamentar las bases teóricas que han de regir los principios
pragmáticos necesarios para la construcción de un modelo ideal de Pragmática
Lingüística Intercultural en los actos conversacionales. Para ello, realizamos una revisión
teórica de los mismos en los actos conversacionales y cómo se ven condicionados,
aumentados o restringidos en el caso de la comunicación entre miembros de culturas
diferentes. Se trata, pues, de describir el funcionamiento ideal, siguiendo las pautas que
han ido apuntando otros investigadores, que deben tener dichos principios pragmáticos
en los actos dialogales en que estén implicados participantes de culturas diferentes, con
el fin de que estos sean exitosos.
Así, en este estudio, revisamos algunas nociones teóricas sobre las que se sustenta
la Pragmática Lingüística desde una perspectiva intercultural con el propósito de
delimitar conceptualmente las diferentes definiciones que se han ofrecido sobre la misma.
Y es que, tal y como señala Ángels Oliveras (2000: 10), en muchas ocasiones “los
problemas surgen de que los participantes en una conversación intercultural desconocen
las normas comunicativas de interacción y de interpretación del componente de la otra
cultura”. Ante esta situación, la Pragmática Lingüística Intercultural propone un modelo
de conversación a través del cual se llegue a un entendimiento mutuo basado en una
comunicación real.
2.
LA
PRAGMÁTICA
LINGÜÍSTICA
DESDE
UNA
PERSPECTIVA
INTERCULTURAL
Si tratamos de ofrecer una definición de Pragmática Lingüística, es preciso
atender a la distinción entre la Pragmática y la Lingüística. En este trabajo partimos de
la visión de la Pragmática como ciencia que estudia manifestaciones lingüísticas. En
palabras de Gutiérrez Ordóñez (2002: 32), es una disciplina que incluye a la Lingüística
puesto que la comunicación va mucho más allá del mero uso de la lengua. A este respecto
Fuentes (2000: 12) señala que es necesario adoptar una perspectiva pragmática del
análisis lingüístico para enfocar “la morfosintaxis y la fonética y la fonología de una
lengua teniéndolas en cuenta desde el entorno comunicativo”.
34 | P á g i n a
De acuerdo con lo expuesto, uno de los primeros estudiosos en tratar de definir el
ámbito de actuación de la Pragmática Lingüística fue Levinson (1983: 8-18). De entre
las muchas definiciones que nos ofrece encontramos una en que la considera como “el
estudio de las relaciones entre el lenguaje y el contexto que están gramaticalizadas, o
codificadas en el estudio de una lengua”, especificando que solo incluye la aproximación
a aquellos aspectos de la relación entre el lenguaje y el contexto que son pertinentes a la
hora de redactar una gramática. También señala que “la Pragmática es el estudio de las
relaciones entre el lenguaje y el contexto que son básicas para dar cuenta de la
comprensión del lenguaje”. Matizando esta última aportación, Ducrot (1986: 177) indica
que la Pragmática Lingüística debe ocuparse del estudio de las acciones que se llevan a
cabo mediante el uso del lenguaje, teniendo en cuenta las condiciones de uso de este. Por
su parte, Reyes (1990: 17) dirá que es “la disciplina lingüística que estudia cómo los seres
hablantes interpretamos enunciados en contexto”. Es decir, del estudio del lenguaje en
función de la comunicación, lo que supone la indagación en las relaciones entre el
lenguaje y los hablantes.
Otra definición clásica de Pragmática Lingüística es la que nos ofrece Mey (1993:
42), quien expone que se trata de la ciencia encargada del “estudio de las condiciones de
uso humano del lenguaje en cuanto determinadas por el contexto de la sociedad”. Para
este autor, el empleo del lenguaje para diferentes propósitos está gobernado por las
condiciones de la sociedad, hasta el punto de que esas condiciones pragmáticas
determinan el acceso del usuario a ese medio de comunicación, así como el dominio que
posee de él. Sin embargo, en lo que respecta a esta investigación, vamos a utilizar el
término Pragmática Lingüística en el sentido propuesto por Escandell (1996: 13-14), que
la define como:
El estudio de los principios que regulan el uso del lenguaje en la comunicación,
es decir, las condiciones que determinan tanto el empleo de un enunciado concreto por
parte de un hablante concreto en una situación comunicativa concreta, como su
interpretación por parte del destinatario.
Por tanto, se pone el énfasis en la simbiosis, por un lado, de la relación de los
significados que tanto hablante como oyente confieren a las palabras y a los hechos y
objetos del mundo que intentan describir o captar y, por otro, de la relación entre la forma
de las expresiones que se utilizan y las actitudes que se toman al expresarlas o recibirlas.
Por otro lado, en nuestro estudio también vamos a poner el énfasis, siguiendo a
Escavy (2009: 27), en la Pragmática Lingüística como acción dirigida a la total
35 | P á g i n a
comprensión de los principios comunicativos que fundamentan los actos de habla y de
recepción de los hablantes y de los oyentes. Recordemos, a este respecto, que Austin
(1962) y Searle (1980) definieron los actos de habla como la unidad básica de la
comunicación lingüística con la que se realiza una acción. Ya que nuestra intención es la
de ahondar en los actos de habla incluidos en las conversacionales interculturales, la línea
de estudio de Pragmática Lingüística que nos interesa es aquella que centra sus esfuerzos
en investigar sobre cómo se debe interactuar en un diálogo para alcanzar el consenso y la
comprensión mutuas, evitando así los malentendidos.
En esta línea, y siguiendo a Knapp y Knapp-Potthoff (1987: 2) podemos definir
la Pragmática Lingüística orientada a la interculturalidad como aquella disciplina que se
ocupa del estudio de las reglas pragmáticas que regulan la interacción entre personas de
diferentes culturas. Su cometido más específico es ofrecer una serie de estrategias que
ayuden a resolver la falta de conocimiento compartido cuando tiene lugar un acto
conversacional entre ellos. Además, teniendo en cuenta que anteriormente hemos
señalado que la Pragmática Lingüística es el estudio de los principios y condiciones que
regulan el uso del lenguaje en la conversación, la noción que marca la diferencia de
actuación de este nuevo enfoque va a ser la de interculturalidad. De esta manera, con la
adición de la misma, ya no va a ser solo un código pragmático el que regule los actos
comunicativos, sino que van a entrar en contacto tantos códigos pragmáticos como
personas de diferentes culturas participen en los mismos.
De acuerdo con esto y tal y como señala Hernández (1999: 26-29), de la
confrontación o contraste de códigos pragmáticos diferentes va a resultar al mismo tiempo
una confrontación de los hechos de cultura de cada uno de los participantes en la
conversación. Y es que ocurre que el uso de un código pragmático es al mismo tiempo
una praxis cultural cuyas normas van a variar de un participante de la conversación a otro.
Por este motivo, desde el punto de vista de los hablantes de una cultura que tratan de
mantener una conversación con otros de distintas culturas, las diferencias existentes entre
sus códigos pragmáticos pueden producir situaciones embarazosas, las cuales pueden
derivar en la pérdida de imagen social de los interlocutores, abandonos de la conversación
y otros efectos socialmente negativos.
Para tratar de evitar los mismos, creemos necesaria una reflexión metapragmática
y una actitud cooperativa por parte de todos los hablantes intervinientes en una
conversación de este tipo. Pero, además, proponemos para el investigador preocupado en
estudiar los actos conversacionales de Pragmática Lingüística Intercultural, un estudio
36 | P á g i n a
contrastivo de las relaciones entre los códigos pragmáticos y los hábitos de conducta o
esquemas experienciales propios de una cultura, así como un acercamiento a la
intencionalidad de los actos de habla emitidos por cada participante. Y es que los errores
pragmáticos en el análisis de este tipo de conversaciones constituyen las manifestaciones
más reveladoras de una proyección cultural errónea.
3. PRINCIPIOS COMUNICATIVOS INVOLUCRADOS EN LA PRAGMÁTICA
LINGÜÍSTICA DESDE UN ENFOQUE INTERCULTURAL
3.1. La necesidad de intensificar algunas máximas comunicativas relacionadas con
el principio de cooperación
Uno de los principios comunicativos más importantes de la Pragmática
Lingüística que interviene en los actos conversacionales es el que se denomina principio
de cooperación. El mismo lo acuñó Grice en su artículo “Logic and conversation” (1975:
45) en el que para contextualizarlo indica que “todos los intercambios comunicativos
entre dos personas son fruto de un esfuerzo cooperativo ya que cada participante reconoce
en ellos un propósito o conjunto de propósitos comunes o, al menos, una dirección
aceptada por todos”. De esta manera, en base a la concepción de que los hablantes suelen
adoptar una actitud cooperativa en la interacción con sus interlocutores, formuló su
conocido principio: Haga que su contribución a la conversación sea, en cada momento,
la requerida por el propósito o la dirección del intercambio comunicativo en el que está
usted involucrado.
Como se puede desprender del principio de cooperación de Grice, es la propia
colectividad, el hecho de que vivamos en sociedad, el que nos impone un cierto
comportamiento que se debe ajustar a los límites de la racionalidad y la convivencia, una
circunstancia que se ve reflejada también en los intercambios conversacionales. De
hecho, tal como señala Yus (2003: 90) “es la propia interacción conversacional la que a
veces logra dar una sensación mayor de sociabilidad, con la vertiente fática de la
comunicación como elemento básico del intercambio”. Es esta una de las manifestaciones
más explícitas de la actitud cooperativa del ser humano pues cuando un participante de la
conversación no responde a una iniciativa fática desaparece la cooperación requerida para
realizar el intercambio comunicativo.
Puesto que Grice definió su principio de cooperación buscando que los actos
conversacionales fueran lo más efectivos posible, le pareció insuficiente con un postulado
tan general y lo desplegó en cuatro máximas que cada uno de los hablantes debía observar
37 | P á g i n a
si quería que el intercambio comunicativo fuera exitoso. Vamos a resumirlas brevemente
basándonos en Grice (1975: 45-47) y en las valiosas aportaciones de Escandell (1996: 7980) y Escavy (2009: 99-100):
Máxima de cantidad. Tiene relación con la cantidad de información que
debe darse a nuestro interlocutor en una situación dada. Se divide a su vez en dos
enunciados:
- Haz que tu contribución sea todo lo informativa que requiera el
intercambio comunicativo. Pero, por otra parte…
- No hagas tu contribución más informativa de lo necesario. Esto es, se
debe evitar la prolijidad innecesaria.
Máxima de cualidad. Viene expresada por la máxima directriz que señala
que hay que tratar que toda contribución al acto conversacional sea verdadera.
Además, se ramifica en dos submáximas:
- No digas algo que creas que es falso.
- No hables sobre algo que conozcas de forma insuficiente.
Máxima de relación. Se relaciona con que la contribución que haga cada
uno de los participantes tenga que ver con el contenido que se está tratando. Podría
formularse de acuerdo al enunciado Sea pertinente y diga cosas relevantes.
Máxima de manera. Con ella se señala que el modo de decir las cosas de
cada participante en el acto conversacional tiene que ser claro, con el fin de que
estas sean fácilmente percibidas. Para conseguir esta claridad, deben de cumplirse
los siguientes requisitos:
- Evítese la oscuridad en la expresión.
- Evítese la ambigüedad.
- Búsquese la brevedad.
- Persígase el orden en la expresión.
La formulación de este principio de cooperación y las cuatro máximas que vienen
asociadas a él son una especie de condición preparatoria que se espera que los
participantes observen para que la conversación sea inteligible y tenga sentido. Si no hay
un ajuste a estos requisitos previos, la conversación será inconexa y absurda. Además,
aunque el cumplimiento de los mismos no es de tipo prescriptivo, el incumplimiento de
alguno de ellos puede merecer algún tipo de sanción social. De esta manera, en el caso de
que alguno de los participantes en una conversación decida violar ocasional o
constantemente algunas de las máximas del principio de cooperación, se expone a que
38 | P á g i n a
los otros participantes le recriminen alguna acción o incluso a que lo excluyan de la
conversación.
A pesar de lo dicho y siguiendo a Escavy (2009: 100), no debemos olvidar que en
un acto conversacional, junto al principio neutro de cooperación que aboga por la
colaboración y por la realización de actos conjuntos para el entendimiento entre los
participantes, también hay que contar con la aparición de actos que busquen el beneficio
de los dos o de uno solo de los participantes, y en este ámbito la persuasión juega un
papel importante. Esto ocurre así porque el destinatario de un mensaje en un acto
conversacional, aparte de ser receptor del mismo de forma cooperativa, también lo puede
ser como paciente de la acción que un hablante lleve a cabo persiguiendo un fin
determinado.
Por otra parte, este principio va a requerir de un tratamiento y de una consideración
especiales en los actos conversaciones desarrollados por personas de diferentes culturas.
Especialmente, va a ser importante poner el énfasis en lo que se refiere a la interpretación
de contenidos implícitos que vienen determinados por los diferentes ámbitos lingüísticoculturales de los que proceden los diferentes interlocutores. En consecuencia, en este tipo
de conversaciones se va a requerir más que nunca la presencia de un receptor colaborador
activo y no meramente pasivo.
Así pues, siguiendo a Neubert y Shreve (1992), en un acto conversacional de tipo
intercultural el receptor debe estar más atento que en otro tipo de conversaciones a las
diferencias pragmático-lingüísticas existentes entre él y su interlocutor con el fin de salvar
los conflictos socioculturales que puedan surgir. Esto es, debe mostrarse más dispuesto a
cooperar para que se cumplan las máximas de cantidad, de cualidad, de relación y de
manera. A continuación procedemos a la descripción de aquellos aspectos relacionados
con estas máximas en los que ha de poner una atención y dedicación más intensas.
Refiriéndonos en primer lugar a la máxima de cantidad, va a variar
significativamente en el caso de que se dé en una conversación entre dos personas de
culturas diferentes. Así, mientras una de ellas puede entender que necesita explicar o que
le sean explicados todos los pormenores acerca de un asunto y, por tanto, debe ofrecer o
que le sean ofrecidos todo tipo de detalles sobre el mismo, la otra, por el contrario, puede
creer que con ofrecer o que le sea ofrecida una panorámica general del mismo es
suficiente.
Y este aspecto viene también determinado por la cultura a la que pertenezca cada
uno de los participantes en una conversación pues, como señala Liebe-Harkort (1989:
39 | P á g i n a
103), cada sistema pragmático lingüístico cultural atribuye un grado diferente al total de
información que es necesaria para que la máxima de cantidad se vea satisfecha. Como
consecuencia de esto, en una conversación realizada entre personas de diferentes culturas,
ambos participantes deben tratar de adaptarse, en la medida de lo posible, a los
requerimientos del otro, a fin de satisfacer las expectativas que cada uno va a tener en
función del universo cultural del que proceda.
Por lo que respecta la segunda de las máximas, la de cualidad, ya señalábamos
que es aquella por la que el destinatario espera que el hablante le diga la verdad o aquello
de lo que tiene evidencia suficiente, esperando el hablante, por su parte, que el destinatario
tome sus palabras como verdaderas o fundamentadas en evidencias. Pues bien, tomando
en consideración que en la conversación los actores son de culturas diferentes, creemos
que se debería ahondar en el estudio de la verdad del discurso en función del contexto
lingüístico-cultural en el que se enuncian.
A este respecto, existen dominios del lenguaje en el que los sistemas de creencias
propios de cada cultura se explicitan con mayor intensidad y frecuencia en los enunciados
y que, por tanto, permiten un estudio contrastivo más minucioso de la máxima de
cualidad. Nos estamos refiriendo a muchas de las expresiones lingüísticas que se usan de
forma rutinaria. Dentro de este dominio destaca el ámbito de la fraseología, en el que
habitualmente cristaliza el sistema de creencias propio de cada sistema pragmático
lingüístico cultural. Y es que, tal y como se desprende de Morant y Peñarroya (1995: 1318), las expresiones fraseológicas son decires controlados por un código lingüístico
cultural por lo que, a través del estudio y comparación de las expresiones fraseológicas
de dos códigos lingüístico-culturales, podemos realizar interpretaciones de cómo cada
código pragmático entiende la máxima de cualidad. Así, podremos comprobar cómo, en
muchas ocasiones, no se corresponde la verdad cultural con la verdad científica de los
hechos enunciados.
Un ejemplo en este sentido lo podemos tomar del español en el momento en que
un hablante le dice a otro Tardo cinco minutos. Cualquier persona que domine el ámbito
pragmático lingüístico cultural del español sabrá que el enunciado, tomado literalmente,
es falso. Sin embargo, considerando el valor referencial de esta expresión, entre los
conocedores del código pragmático cultural del español habría un acuerdo sobre el
período de tiempo que significarían esos cinco minutos, indudablemente mayor del
prometido. De esta manera, si en una conversación intercultural un hablante emplea esta
expresión fraseológica con un receptor no adaptado al código pragmático cultural del
40 | P á g i n a
español, este último se podría sentir ofendido al ver que el primero no ha llegado
transcurridos cinco minutos. Por su parte, un hablante que esté familiarizado con el código
pragmático cultural español sabrá que el tiempo que tardará su interlocutor en volver
podría ser aproximadamente de entre diez y treinta minutos.
La tercera de las máximas, la de relación, al fundamentarse en torno a que la
aportación que hagan los hablantes a la conversación tenga que ver con el contenido que
están tratando, va a ser una de las que más se vean influenciadas por la procedencia
lingüístico-cultural de cada participante. En consecuencia, la pertinencia conversacional
va a depender de las diferentes maneras que tengan los interlocutores de entender qué
contenidos son relevantes para la conversación. Además, lo que el hablante de su lengua
materna considere importante y muy a propósito para una conversación, quizá encuentre
dificultades de comprensión en un hablante no nativo que no esté acostumbrado al código
pragmático de la lengua extranjera. Y es que se debe interactuar de manera muy frecuente
con las diferentes personas de un país para entender qué expresiones y giros lingüísticos
son los empleados habitualmente para según qué contenidos.
Centrándonos en la máxima de manera desde una perspectiva intercultural y
considerando que la misma se encuentra fundamentada en evitar complicaciones retóricas
innecesarias a la hora de transmitir un contenido, el cumplimiento de la misma será una
de las claves para el buen funcionamiento de la conversación. Asimismo, desde este
enfoque intercultural, hay que considerar cuál es la mejor manera de ser realmente claro
con el interlocutor extranjero: ¿Hay que abundar mucho en la proxémica o no es
necesario? ¿Hay que emplear frases sintácticamente sencillas o ello va a resultar
perjudicial para el interlocutor?
A la respuesta de estas preguntas se une la circunstancia variable de la forma
personal de comunicar del hablante nativo dependiendo de su carácter y de su manera de
ser. Igualmente, también hay que tener en cuenta las características de la lengua que
empleemos para la conversación. En una lengua con una morfología rica, normalmente
los enunciados suelen ser sintácticamente más complejos y tener una longitud media
bastante importante. Por el contrario, en una lengua constituida por una morfología pobre,
los enunciados serán cortos y sintácticamente simples. Por tanto, si el interlocutor
descodifica esta serie de claves de forma acertada, permitirá que el hablante de la lengua
extranjera se sienta cómodo conversando y se vaya adaptando al nuevo ethos cultural.
41 | P á g i n a
3.2. El principio de cortesía como estandarte fundamental en la Pragmática
Lingüística Intercultural
Siguiendo a Lakoff (1973: 268-278) podemos definir el principio de cortesía en
torno a dos vertientes diferenciadas: una externa, entendida como el conjunto de normas
sociales que regulan el comportamiento adecuado de sus miembros, prohibiendo algunas
formas de conducta y favoreciendo otras, y la otra interna, vista como un conjunto de
estrategias conversacionales destinadas a evitar o a mitigar conflictos entre los
interlocutores. No obstante, resulta bastante evidente que estas dos vertientes del
principio de cortesía se interrelacionan en numerosos actos de la vida cotidiana. Así por
ejemplo, cuando tratamos a personas de una posición social concreta con determinadas
fórmulas de tratamiento o deícticos sociales. Expresado en máximas, el principio de
cortesía se podría deslindar en la observación de tres pautas: a) No importune, b) Ofrezca
alternativas, c) Compórtese amigablemente.
Por su parte, Leech (1983) enfoca el fenómeno de la cortesía como un principio
que busca establecer una adecuación equilibrada con la distancia social que separa a los
interlocutores. En este sentido, evalúa la cortesía en términos económicos de coste y
beneficio y la divide en seis máximas: la de tacto, la de generosidad, la de aprobación,
la de modestia, la de acuerdo y la de simpatía. Asimismo, realiza una clasificación de los
enunciados relacionados con la cortesía en torno a cuatro categorías: a) aquellos que
apoyan la cortesía, como los cumplidos, los agradecimientos y las felicitaciones, b)
aquellos que son indiferentes a la cortesía, tales como una declaración institucional, una
nota informativa, etc., c) aquellos que entran en conflicto con la cortesía, como por
ejemplo una petición o una queja y d) aquellos dirigidos frontalmente contra la cortesía,
como los insultos, los reproches o las burlas.
Otros autores que han estudiado el principio de cortesía han sido Brown y
Levinson (1987) quienes proponen un modelo basado en el concepto de imagen pública
para desarrollar su teoría. Para ellos, todo ser humano tiene una imagen ante los demás
que pretende preservar, y la mejor manera de hacerlo es preservando la del resto de
personas. Igualmente, tal como indica Carrasco (1999: 2-8), ambos autores parten de la
idea de que todas las personas poseen una imagen positiva, que se traduce en la necesidad
de ser apreciado, y una imagen negativa, que se explicita en el deseo de no ser molestado.
De este modo, y dado que la imagen es vulnerable, durante los actos conversacionales
con otros, todas las personas tratan de evitar que se ponga en peligro su imagen
42 | P á g i n a
desarrollando como primera estrategia la de no poner en peligro la imagen de los demás
o, si lo hacen, tratan de mitigarlo a través de la cortesía.
De acuerdo con estos principios, los autores establecen una clasificación de los
enunciados expresados por los interlocutores en una conversación de más a menos
amenazantes. La vemos:
•
Enunciados expresados abiertamente y sin ningún tipo de reparación que
mitigue el daño a la imagen pública del sujeto.
•
Enunciados expresados de forma abierta pero que contienen una reparación
en forma de cortesía positiva.
•
Enunciados expresados de forma abierta en los que se incluye una reparación
en forma de cortesía negativa.
•
Enunciados encubiertos que no dañan la imagen pública.
•
No realización del enunciado.
Por otra parte, es de gran interés para nuestro estudio, tal como señala Lorés
(1997-1998: 305), el hecho de que el principio de cortesía varíe de una sociedad a otra
ya que su aplicación exitosa en los actos conversacionales va a depender de si ambos
interlocutores comparten el mismo código cortés en las relaciones con sus amigos, sus
familiares, profesionales, etc. A este respecto, es fácil que miembros de diferentes
culturas que interactúan entre sí se comporten hacia el otro de forma descortés o
inadecuada. Este tipo de situaciones nos muestran que para que se dé el respeto del
principio de cortesía en una conversación entre participantes de dos culturas diferentes,
es necesario que ambos interlocutores tengan unos mínimos conocimientos sobre la
sociología y las costumbres lingüísticas de la zona de la que proviene el otro. De esta
manera, procurarán negociar el papel que va a jugar la cortesía en sus intercambios
comunicativos, así como los principios que esperan que cada uno respete.
Y eso es así porque el empleo de la cortesía en el nivel pragmático de la
conversación depende de cómo se encuentre codificada en cada cultura. Lo que ocurre es
que, debido precisamente a esa codificación, muchos de sus elementos característicos
pasan a formar parte de los niveles internos de cada ethos cultural y, para conocerlos, es
necesario haber estado vinculado a ese grupo social anteriormente. Esta falta de
explicitación, en ocasiones, da lugar, por desconocimiento, a una serie de malentendidos
y conflictos en las conversaciones entre personas de culturas diferentes, ya que no siempre
basta con que los interlocutores traten de paliar sus errores mediante una explicación
43 | P á g i n a
clarificadora, sino que, muchas veces, los errores pragmáticos atentan de tal manera
contra la imagen de la otra persona, que esta da, de forma irracional, la conversación por
concluida.
Una de las soluciones para superar este tipo de reacciones desacertadas, tal como
propone Hernández (1999: 169), exige la adopción, por parte de la persona que se ha visto
dañada en su imagen, de una actitud racional que le permita poner en suspenso, aunque
solo sea durante unos momentos, su propia imagen en la conversación. Durante esta
puesta en suspenso, la persona que ha sufrido el daño en su imagen ha de realizar un
ejercicio de tipo metacultural por el que reflexione sobre las condiciones de uso de la
cortesía en su código comunicativo-pragmático, llegando a la conclusión de que se trata
de una manifestación más dentro de un conjunto abierto de otros posibles usos en otros
códigos comunicativo-pragmáticos. Este ejercicio de reflexión metacultural va asociado
a la relativización del etnocentrismo cultural, a través del cual se ha de llegar a la
conclusión de que todas las culturas son igualmente importantes y válidas.
En este orden de cosas, si el receptor, tras su reflexión, considera que el daño
sufrido por parte de su emisor, puede ser explicado y justificado de acuerdo a un error
cometido por desconocimiento del nuevo código pragmático en el que está intentando
comunicarse, le quedan dos opciones de actuación: exculparlo o corregirlo. La primera
opción supondría que el error pragmático se asentase en el código de actuación del emisor,
puesto que, al no ser corregido, encontraría su conducta pragmática adecuada y acorde
con las circunstancias. El problema evidente de esta desatención a un error pragmático es
que el hablante probablemente lo volverá a repetir cuando se presente de nuevo una
situación propicia y, si el error es socialmente grave, puede acarrearle consecuencias
negativas. En este sentido, la opción de corregir expresamente el error
-tratando de no
dañar la imagen del interlocutor-, además de constituirse en la necesaria intensificación
de las máximas cooperativas que ya señalábamos, puede llegar al estatus de imperativo
moral, en el sentido de que coadyuva a la construcción compartida de un código social de
conducta.
Respecto a este asunto de la corrección de una expresión descortés como una
responsabilidad ética, Kreuz y Roberts (1993: 250) afirman que “los errores pragmáticos
deberían ser corregidos por los hablantes nativos, porque ellos tienen la responsabilidad
de indicar que no entienden qué es lo que sus interlocutores han querido decir con una
expresión concreta”. Sin embargo, resulta evidente que la corrección de un error puede
resultar un acto incómodo, en la medida en que la mostración de un uso social incorrecto
44 | P á g i n a
implica un alto riesgo para la imagen de aquella persona que ve su conducta corregida.
Por este motivo, creemos que la corrección debe ir seguida de algún tipo de reflexión
sobre el carácter relativo del error pragmático, en función de las conductas comunicativas
imperantes en cada cultura.
De acuerdo con lo dicho, y siguiendo a Olza (2005: 99), los pasos de superación
de los errores pragmáticos se podrían sintetizar así: a) el emisor del mensaje comete un
error pragmático y compromete la máxima de cortesía, su imagen social y la de su
interlocutor, b) el receptor logra desentrañar la ambigüedad de interpretación del mensaje
-¿es la violación de la categoría pragmática deliberada?- y llega a la conclusión de que el
emisor ha cometido un error, c) el receptor supera de forma reflexiva la amenaza a su
imagen social que ha supuesto el error pragmático del emisor y d) el receptor trata de
corregir el error de forma explícita intentando no dañar en exceso la imagen del emisor
ofreciéndole, a ser posible, una reflexión de relativización metacultural sobre su
equivocación pragmática.
Igualmente, con el mismo objetivo de intentar que no se produzcan tales
desencuentros en las conversaciones fruto de errores pragmáticos, otra de las propuestas
que a nuestro juicio resulta más efectiva es la de desarrollar la cortesía intercódigo. Dicha
propuesta consiste en que el hablante que pretende conversar con otro en la lengua
materna de este, ha de adiestrarse para dominar las principales categorías pragmáticas
relacionadas con la cortesía. Para ello, creemos que sería necesario que, desde las clases
de lenguas extranjeras, se propiciara la práctica conversacional interactiva poniendo el
énfasis en la utilización de los elementos pragmáticos vinculados con la cortesía. Y es
que, aunque no todas las categorías pragmáticas relacionadas con la cortesía son
explícitas, al menos sí que se puede incidir en el estudio y el conocimiento de una serie
de fórmulas de cortesía ritualizadas de acuerdo a su contexto de uso.
No obstante, no debemos olvidar que no todos los conflictos que se producen en
una conversación intercultural proceden de un desconocimiento de la cortesía lingüística
intercódigo por parte del hablante que ha aprendido la lengua, sino que, en muchas
ocasiones, tal como señala Hernández (1999: 164):
Dada la estrecha relación que se observa entre la diferente realización de las
categorías pragmáticas entre dos lenguas, y la diferente manifestación de determinados
valores culturales, los problemas no son estrictamente lingüísticos, sino también y, sobre
todo, de tipo cultural.
45 | P á g i n a
La gran dificultad con la que nos encontramos cuando las diferencias que separan
a dos personas en una conversación son de tipo cultural, es que generalmente dichas
personas no están dispuestas a reconocerlas y a solventarlas. Las personas están, en
general, más inclinadas a reconocer, comprender y resolver diferencias interlingüísticas
que diferencias culturales, tal vez debido al etnocentrismo cultural que todo hablante tiene
en mayor o menor medida.
3.3. El crecimiento en importancia del principio de relevancia en la Pragmática
Lingüística Intercultural
Es el momento ahora de abordar el tercer principio comunicativo de Pragmática
Lingüística que más nos importa para nuestro estudio: el principio de relevancia. Nuestro
interés reside, en parte, en que va a señalar algunos aspectos deficientes del principio de
cooperación de Grice y nos va a ofrecer otro punto de vista desde el que analizar los
intercambios conversacionales interculturales. Lo que, sobre todo, diferencia a este
modelo del principio de cooperación es que, en él, Sperber y Wilson (1986) ponen el
énfasis en el mecanismo deductivo que emplean los hablantes a la hora de interpretar,
pragmáticamente y de acuerdo al contexto, el significado literal de las palabras de sus
interlocutores.
De esta manera, el principio de relevancia queda formulado de acuerdo a unas
condiciones óptimas, para cuyo cumplimiento es necesario primero que se verifiquen una
serie de premisas preparatorias. Estas tienen que ver con dos factores específicos que
intervienen en los actos conversacionales y que son el contexto y la relación del fenómeno
referido en cuestión con el receptor del mismo.
Comenzando por el contexto, Sperber y Wilson señalan que un supuesto es
relevante si y solo si tiene algún efecto contextual en dicho contexto. Pero es que además
nos indican que en la relevancia contextual intervienen dos factores, como son el efecto
que tenga lo que se transmite en el contexto de los hablantes, y en la cantidad de esfuerzo
que tenga que hacer el destinatario para aplicar el mensaje implícito a ese contexto. Así:
- Un supuesto es relevante en un contexto en la medida en que sus efectos
contextuales en dicho contexto sean grandes.
- Un supuesto es relevante en un contexto en la medida en que el esfuerzo
requerido para su procesamiento en dicho contexto sea pequeño.
Siguiendo por la influencia que tiene el individuo receptor, el estímulo inferencial
que le proponga el emisor solo será relevante para él si:
46 | P á g i n a
- Los efectos contextuales que se consiguen procesándolo son amplios.
- El esfuerzo requerido para procesarlo de forma óptima es pequeño.
De esta manera, el principio de relevancia óptima quedaría formulado de la
siguiente manera: un supuesto inferencial que el emisor desea hacer manifiesto al
destinatario es relevante si al destinatario le merece la pena, considerando el esfuerzo
requerido y los efectos que tendrá de acuerdo al contexto en que se encuentre, poner en
marcha el procesamiento ostensivo mental encargado de descomponer el contenido
implícito del mensaje.
Tal como indica Escandell (1996: 109-114), en el momento de formular el
principio de relevancia, Sperber y Wilson partieron de dos ideas básicas que se hallan
conectadas entre sí. La primera de ellas viene a decir que comunicarse va más allá de que
un emisor empaquete sus pensamientos o ideas y los envíe en forma de palabras al
destinatario para que este, al desempaquetarlas, recupere exactamente las ideas y
pensamientos del emisor, ya que la representación semántica que hace del enunciado el
receptor, no puede ser exactamente la misma que tenía en su mente el emisor. La segunda
subraya el hecho de que la comunicación humana no es simplemente una cuestión de
codificar y descodificar información explícita, puesto que dentro de dicha información
pueden integrarse contenidos implícitos no descifrables mediante una interpretación
literal de las palabras.
En consonancia con estas dos premisas, Sperber y Wilson indican que en los actos
conversacionales intervienen dos tipos de mecanismos distintos: uno regido por la
codificación y descodificación de los mensajes, y otro basado en la ostensión y en la
inferencia de los mismos. El primer mecanismo es de tipo convencional ya que consiste
en descifrar el significado literal vinculado al mensaje emitido. El segundo es de
naturaleza no convencional y consiste en atraer la atención del interlocutor sobre algún
aspecto determinado del mensaje, con el objetivo de que infiera algún hecho particular
que se le pretende comunicar.
Y es sobre este segundo mecanismo de ostensión-inferencia sobre el que los
autores van a construir su modelo de la relevancia. Según su teoría, la comunicación
ostensiva-inferencial consiste en que el emisor crea una serie de evidencias implícitas en
el discurso explícito con la intención de que el destinatario infiera a qué realidad está
haciendo referencia y con qué objetivo. Pero es que además, el receptor tiene que aceptar
la verdad y la relevancia del discurso explícito, considerando el contexto en el que se
encuentran, para poder inferir el contenido implícito encriptado por el emisor. En
47 | P á g i n a
consecuencia con esto, se puede decir que la inferencia es un supuesto que crea a partir
de otro haciendo que este pueda ser observado desde un ángulo distinto al primigenio.
Por tanto, siguiendo a Carston (2004: 634-636), para que un acto conversacional
en el que un hablante incluye uno o varios estímulos implícitos en su discurso se lleve a
cabo con éxito, el destinatario tiene que tener en cuenta tres aspectos: a) que el estímulo
que ha incluido el emisor en su mensaje es intencional, b) darse cuenta de que el estímulo
va referido a él y c) ser consciente de que el estímulo es una modificación del entorno
hecha para atraer su atención sobre algún conjunto de hechos. Además, a partir de este
primer reconocimiento debe ser capaz de inferir: d) qué información está siendo señalada
a través del estímulo intencional y e) cuál es la intención que persigue el emisor al
señalarla.
De esta manera, de acuerdo a lo expuesto hasta aquí, la aparición de un estímulo
relevante en una conversación va a poner en marcha los contenidos previos del receptor
haciendo que recupere una serie de ideas que se encontraban latentes en su cerebro. Así,
como señala Pons (2004: 19), “cuando una situación lo requiere, las ideas almacenadas
en la mente del destinatario se recuperan gracias al estímulo inferencial del emisor, es
decir, se vuelven accesibles o manifiestas y pasan a formar parte de nuestro entorno
cognitivo”. Desde nuestro punto de vista y relacionándolo con el objetivo de nuestro
estudio, el mayor problema que podemos encontrarnos con los estímulos inferenciales en
los actos conversacionales interculturales es que, si ya dos personas que comparten un
conjunto de conocimientos sobre la realidad debido a su sintonía cultural, pueden tener
problemas en la interpretación de los mismos a causa de que sus entornos cognitivos no
coincidan, mayores serán todavía las dificultades en una situación en que conversen dos
personas cuyas maneras de entender el mundo, vinculadas a los conocimientos previos
que tengan de este y condicionadas por sus respectivas culturas, sean radicalmente
diferentes.
Además, puesto que el principio de relevancia pone el énfasis en la capacidad
deductiva de los hablantes para interpretar los contenidos implícitos en los enunciados
conversacionales, una persona de una cultura diferente tendrá más dificultades para la
interpretación de los mismos que un hablante nativo. Esto es así porque, tal como
indicamos, toda transmisión implícita de información supone un realce del papel que
desempeña el oyente, el cual pone en juego todo su saber lingüístico y extralingüístico
para dar sentido a lo que se le ha comunicado.
48 | P á g i n a
En consecuencia con esta situación, tal como señala Hernández (1999: 118-120),
el reconocimiento por parte del emisor de la capacidad interpretativa que tiene el receptor
para la interpretación de los implícitos, condicionará la manera en que este formule sus
mensajes. Así, las posibles acciones comunicativas que se desvíen del campo
interpretativo del destinatario, serán fallidas o exigirán una reformulación por parte del
emisor.
De acuerdo con esto, vamos a hacer una descripción de los diferentes tipos de
implícitos que pueden tener lugar en una conversación. El objetivo de la misma es que el
hablante nativo sea consciente de que su propio código pragmático-lingüístico puede
hacer que encripte un mensaje sin él desearlo. Y esta circunstancia puede derivar en
problemas de interpretación de enunciados conversacionales por parte de un receptor no
nativo.
De esta manera, Kerbrat-Orecchioni (1986: 12) distingue dos tipos generales de
implícitos: uno de ellos que denomina preliteral o presuposicional y otro al que le da el
nombre de postliteral o sobreentendido. Los primeros tipos de implícitos son aquellos
con los que el hablante cuenta para que su expresión literal tenga sentido y no se
constituya en un enunciado vacío y descontextualizado. Un ejemplo del mismo en español
sería que un hablante utilizara la expresión La puerta está abierta, habiendo acordado
anteriormente con su interlocutor que no debería ser así y, por tanto, está pidiendo
implícitamente a este que la cierre. Los segundos tipos de implícitos, por su parte,
representan contenidos que se sobreañaden a un enunciado literal, el cual ya de por sí
estaba dotado de sentido. Con este sobreañadido se hace referencia a la necesidad de
modificar el contexto situacional en el que se está desarrollando la conversación. Un
ejemplo vendría dado por una situación en la que, durante una gélida tarde de invierno,
dos hablantes se encuentran charlando en una casa en la que una ventana se ha quedado
abierta y, de repente, el visitante le dice al otro ¡Qué frío hace! En base a la expresión de
esta sensación, el anfitrión interpretará que debe cerrar la ventana, con el objetivo de
intentar que su visitante pueda resguardarse mejor del frío.
Como vemos, los implícitos transmiten información muy relevante para un
adecuado desarrollo de un acto conversacional. Lo que ocurre es que hablante y oyente
deben compartir el mismo código pragmático lingüístico cultural para que el sentido de
los mismos quede garantizado. A este respecto, tal como señala Strawson (1950: 324329), los implícitos preliterales son más fáciles de identificar por parte de un hablante de
una lengua extranjera porque son más subsumibles lógicamente que los postliterales. No
49 | P á g i n a
obstante, esta facilidad de reconocimiento también hace que sean los postliterales los que
tengan más relevancia pragmática en la conversación.
En este sentido, los implícitos postliterales son también de naturaleza más
heterogénea que los preliterales. Y es que la operación de sobreañadir contenidos a lo
literalmente expresado se realiza con criterios que pueden ser de muy diferente naturaleza.
Así, tal como indica Gumperz (1982), el uso de palabras o frases puede tener asociadas
convencionalmente ciertas connotaciones, aunque también derivar implícitos según la
situación comunicativa en que las palabras se emitan. Así, en algunos casos, hay
implícitos que resultan contradictorios respecto de lo literalmente expresado (como
cuando se usa irónicamente la palabra) y otros que solo tienen una relación tangencial y
muy vaga con lo enunciado.
Por otro lado, Gallardo (1997: 10) defiende la existencia, junto a los implícitos
preliterales y postliterales, de otro tipo de implícitos de naturaleza metalingüística que
sirven para regular la dinámica de la conversación. Estos se corresponden con las
estrategias conversacionales como son, entre otras, la finalización de un turno de habla,
la presencia de silencios en la conversación, el empleo de comunicación de tipo no verbal,
etc. Dichas estrategias se encuentran íntimamente ligadas a los implícitos preliterales y
postliterales y hay que tenerlas muy en cuenta a la hora de analizar un acto
conversacional.
Una vez descritos los tipos de implícitos que pueden aparecer en un acto
conversacional, cabe señalar que cuanto más alejado de la literalidad se encuentre un
implícito y, por tanto, más especificidad cultural presente, más frecuentes serán los
errores en la interpretación de los mismos. Siguiendo a Anscombre y Ducrot (1983: 75),
los dos tipos de errores más esperables en una conversación intercultural son: a) aquellos
que provengan de situaciones en las que el referente implícito manejado por el emisor no
es percibido por el receptor y b) los que se produzcan por una derivación inadecuada de
un implícito por parte del receptor, el cual no estaba previsto en la enunciación del emisor.
En cualquier caso, el mayor problema va a residir en que el hablante que se expresa en la
lengua extranjera va a carecer de una regla o criterio general mediante el que derivar los
implícitos y esto le puede llevar a confusiones y equivocaciones pragmáticas.
Para paliar este déficit de conocimiento de una regla pragmática para la deducción
de implícitos, la mejor solución, es la de que el hablante de la lengua extranjera pase el
máximo tiempo interactuando con los miembros nativos de esta porque, tal como señala
Guervós (2005: 181), como “la Pragmática es interpretación del lenguaje en uso y para
50 | P á g i n a
interpretar se necesitan datos, los cuales pueden ser aprendidos, cuantos más datos se
tengan, mejor se interpretará”. Y además señala que, para que el aprendiz sepa derivar
muchos de los implícitos insertos por un hablante nativo en una conversación, debe saber
interpretar, no solo los actos verbales, sino también los actos no verbales propios de la
cultura que estudia.
4. CONCLUSIONES
La consecución de esta revisión teórica nos lleva a determinar las siguientes
conclusiones, referidas al nivel de desarrollo de los principios pragmáticos que se debería
considerar a la hora de construir un modelo ideal de conversación intercultural.
Destacamos las siguientes:
De forma general, los intervinientes deberían respetar de forma flexible y
empática las máximas comunicativas de los principios de cooperación, de cortesía y de
relevancia. Para ello, es especialmente importante que ambos participantes cumplan con
su papel de emisores y receptores de la forma más colaborativa y activa posible, ya que
ello les permite salvar las diferencias pragmático-lingüísticas existentes, evitando así
cualquier tipo de conflicto o malentendido que eventualmente surja.
En relación con el principio de cooperación, los hablantes deben observar las
cuatro máximas de las que se compone (cantidad, cualidad, relación y manera). Para
ello, deben considerar que tanto la cultura a la que pertenece cada uno de los participantes,
como el contexto situacional en el que se encuentren, va a condicionar la cantidad de
información que es necesario proporcionarle al otro, la naturaleza y fiabilidad de las
pruebas que acrediten que la información es verdadera, lo centrada que esté la
intervención de los hablantes respecto al tema del que se esté hablando y también la forma
lingüística -sencilla o compleja- en que se formule un enunciado.
Refiriéndonos al principio de cortesía, los intervinientes en la conversación han
de procurar, en la medida de lo posible, aprender y dominar las estrategias pragmáticas
en que se expresa la cortesía en el código de sus interlocutores. En este sentido, hemos de
considerar que muchos de los problemas que se producen en la conversación vienen
porque los hablantes cometen errores pragmáticos debido al diferente grado de aplicación
de la cortesía en cada cultura. En nuestra opinión, la mejor manera de evitarlos o de
solventarlos vendrá dada por el desarrollo de la competencia lingüística intercultural, la
cual tendrá su reflejo en la utilización por parte de los usuarios de las estrategias
interlingüísticas transculturales apropiadas para cada contexto conversacional.
51 | P á g i n a
Por último, respecto al principio de relevancia, los hablantes nativos han de tener
en cuenta el nivel de competencia lingüística que tengan los interlocutores que están
hablando en una lengua extranjera. De su mayor o menor competencia dependerá su
capacidad para interpretar enunciados más o menos complicados y de descodificar e
interpretar aquellos en los que haya más referencias implícitas. Por este motivo, la
solución viene dada porque el emisor trate de encriptar lo menos posible sus enunciados
y, paralelamente, que el hablante de la lengua extranjera pase el máximo tiempo posible
interactuando con miembros nativos.
5. BIBLIOGRAFÍA
ANSCOMBRE, Jean Claude y DUCROT, Oswald (1983): La argumentación en la lengua.
Madrid: Gredos.
AUSTIN, John Langshaw (1962): Cómo hacer cosas con palabras. Barcelona: Paidós.
BROWN, Penelope y LEVINSON, Stephen (1987): Universals in Language Usage:
Politeness Phenomena. Cambridge: Cambridge University Press.
CARRASCO, Antonio (1999): “Revisión y evaluación del modelo de cortesía de Brown &
Levinson”. Revista Pragmalingüística, 7, 1-44.
CARSTON, Robyn (2004): “Relevance Theory and the Saying / Implicating Distinction”,
en Laurence R. Horn y Gregory Ward (eds.): The Handbook of Pragmatics.
Oxford: Ed. Blackwell, 633-656.
DUCROT, Oswald (1986): El decir y lo dicho. Polifonía de la enunciación. Barcelona:
Paidós.
ESCANDELL, María Victoria (1996): Introducción a la Pragmática. Barcelona: Editorial
Ariel.
ESCAVY, Ricardo (2009): Pragmática y textualidad. Murcia: Editum.
FUENTES, Catalina (2000): Lingüística pragmática y análisis del discurso. Madrid:
Arco/Libros.
GALLARDO, Beatriz (1991): “Pragmática y análisis conversacional: hacia una Pragmática
del receptor”. Revista Sintagma, 3, 25-38.
GALLARDO, Beatriz (1997): “El sobreentendido”. Revista Pragmalingüística, 3-4, 351381.
GRICE, H. Paul (1975): “Logic and conversation”, en Peter Cole y Jerry L. Morgan (eds.):
Syntax and semantics: Speech acts, vol. 3. New York: Ed. Academic, 41-58.
52 | P á g i n a
GUERVÓS, Javier de Santiago (2005): “Retórica, Pragmática y Lingüística de la
Comunicación”. Revista de Investigación Lingüística, III, 177-208.
GUMPERZ, John (1982): Discourse Strategies. London: Cambridge University Press.
GUTIÉRREZ ORDÓÑEZ, Salvador (2002): De Pragmática y Semántica. Madrid:
Arco/Libros.
HERNÁNDEZ, Carlos (1999): Culturas y acción comunicativa. Introducción a la
Pragmática intercultural. Barcelona: Octaedro.
KERBRAT-ORECCHIONI, Catherine (1986): L’Implicite. Paris: Ed. Colin.
KNAPP, Karlfriend y KNAPP-POTTHOFF, Annelie (1987): “Instead of an introduction:
Conceptual issues in analyzing intercultural communication”, en Karlfriend
Knapp, Werner Enninger y Annelie Knapp-Pottoff (eds.): Analyzing Intercultural
Communication. Berlin, New York, Amsterdam: Mouton de Gruyter, 1-13.
KREUZ, Roger y ROBERTS, Richard M. (1993): “When collaboration fails: Consequences
of pragmatics errors in conversation”. Journal of Pragmatics, 19, 239-252.
LAKOFF, Robin (1973): “La lógica de la cortesía, o acuérdate de dar las gracias”, en María
Teresa Julio y Ricardo Muñoz (eds., 1998): Textos clásicos de Pragmática.
Madrid: Arco/Libros, 259-278.
LEECH, Geoffrey (1983): Principles of pragmatics. London: Longman.
LEVINSON, Stephen (1983): Pragmática. Barcelona: Teide.
LIEBE-HARKORT, Maria-Louise (1989): “Interactive ethnolinguistics”, en Wieslaw
Oleksy (ed.): Contrastive Pragmatics. Philadelphia: Ed. John Benjamins, 101111.
LORÉS, Rosa (1998): “S = D + P + I ¿Un proceso sumativo?”. Revista Biblid, 5-6, 297317.
MEY, Jacob (1993): Pragmatics: An introduction. Oxford: Blackwell.
MORANT, Ricard y PEÑARROYA, Miquel (1995): Llenguatge i Cultura. Per a una ecologia
lingüística. Valencia: Universidad de Valencia.
NEUBERT, Albrecht y SHREVE, Gregory M. (1992): Translation as Text. Ken, Ohio and
London: Kent State University Press.
OLIVERAS, Ángels. (2000): Hacia la competencia intercultural en el aprendizaje de una
lengua extranjera. Estudio del choque cultural y los malentendidos. Barcelona:
Edinumen.
OLZA, Inés (2005): “Hablar es ‘también’ una cuestión de cultura. Introducción a la
Pragmática contrastiva o intercultural”. Revista Hipertexto, 1, 81-101.
53 | P á g i n a
PONS, Salvador (2004): Conceptos y aplicaciones de la Teoría de la Relevancia. Madrid:
Arco/Libros.
REYES, Graciela (1990): La Pragmática lingüística. El estudio del uso del lenguaje.
Barcelona: Montesinos.
SEARLE, John ([1969] 1980): Actos de habla. Madrid: Editorial Cátedra.
STRAWSON, Peter Frederick (1950): “On referring”. Mind, 59, 320-344.
YUS RAMOS, Francisco (2003): Cooperación y relevancia: dos aproximaciones
pragmáticas a la interpretación. Alicante: Publicaciones de la Universidad de
Alicante.
54 | P á g i n a
3. Argumentación y Pragmática en el Accidente de Metrovalencia
CARMINA COPETE ARGENTE
UNIVERSIDAD DE VALENCIA
Resumen: El presente artículo tiene como objetivo fundamental exponer cuál ha sido la evolución
argumentativa del caso del accidente de Metrovalencia. Para llevar a cabo esta tarea se ha seguido
una metodología basada en el análisis de diferentes comparecencias realizadas en las Cortes
durante los días 27/07/06; 28/07/06; 31/07/06; y 01/08/06. Los resultados obtenidos se han
comparado, a su vez, con los nuevos datos aportados por la Asociación de Víctimas en los últimos
meses, con motivo de la reapertura del caso en 2014. Así, los materiales nos han permitido
establecer una serie de variables, a las que se aplicarán las reglas propias de una discusión
argumentativa y, si se violan, se da lugar a una serie de falacias argumentativas dentro del propio
proceso. Por lo que respecta al aspecto pragmadialéctico, base teórica de este estudio, lo
importante es intentar resolver una diferencia de opinión mediante las figuras proponente y
oponente. El objetivo es poner de manifiesto los cambios argumentativos que se producen durante
la evolución del caso, además de observar en qué punto (o puntos) ha fallado, argumentativa y
retóricamente.
Palabras clave: Pragmadialéctica, Discusión crítica, Proponente y oponente, Evolución
argumentativa y retórica, Pasos (moves), Reglas y falacias argumentativas
Abstract: This fundamental objective of this paper is to exhibit the argumentative and rhetorical
evolution of the Metro-Valencia accident. The methodology used to accomplish this task is based
on an analysis of different testimonies given in court hearings, related to the accident, during the
period of July 27th, 2006 to August 1st, 2006. The results obtained from this analysis have been
compared with the new evidence provided by the 'Association of Victims', as a consequence on
reopening the case, in the last few months. According to the aspects of Pragma-dialectics, relevant
in this case, the key principle is an attempt to resolve a difference of opinion through an
interchange of moves, describe them and try to establish their role in the discussion. The objective
is to establish a paradigm between proponent and opponent, based on the rules of critical
discussion, and observe at which point, or points, they have failed argumentatively and
rhetorically.
Keywords: Pragmadialectic, Critical discussion, Proponent and opponent, Argumentative and
rhetorical evolution, Moves and fallacies
1. INTRODUCCIÓN
El propósito principal del presente estudio es analizar el caso del accidente de
metrovalencia en 2006, tomando como base el siguiente corpus: las declaraciones de las
comparecencias en las Cortes Valencianas y las declaraciones de la Asociación de
Víctimas; con el objetivo de dar un tratamiento lingüístico al caso desde un punto de vista
pragmático-discursivo.
Este caso fue un accidente ferroviario en una línea de metro principal en Valencia:
la línea 1, con más de 20 años, es una red de metro y tranvía de metrovalencia que
proviene de las líneas de València -Jesús a Villanueva de Castellón y de València - Pont
de Fusta a Bétera y Llíria. Esta ha sufrido varios percances a lo largo de los últimos años,
pero ninguno como el accidente en 2006 en el que hubo 43 muertos y 47 heridos graves.
La originalidad de la publicación reside en que no se ha encontrado, hasta el
momento, ninguna que analice los discursos sobre un accidente aplicando estas bases
teóricas. Para cumplir los objetivos del estudio ha sido necesario solucionar dos
problemas: en primer lugar, la delicadeza del tema y el sufrimiento que muchas familias
han vivido con esta situación; en segundo lugar, las complicaciones que pueden derivar
al tratar un tema perteneciente al ámbito legal, político y judicial. Debido a esto, la
finalidad de este estudio es ser un análisis lingüístico que arroje luz sobre el caso. Para
ello, se analizarán cuantitativa y cualitativamente los datos obtenidos del corpus, de los
que se extraerá una serie de conclusiones que funcionarán como base para futuros
trabajos, corroborando así la relevancia del caso de metrovalencia.
2. ESTADO DE LA CUESTIÓN: PRAGMÁTICA Y ARGUMENTACIÓN
2.1. El enfoque pragmadialéctico como punto de partida
La Pragmadialéctica es una corriente teórica, que nace en la década de los años
ochenta, e integra, como apuntan Londoño & Herrera (2012) siguiendo los estudios de
Van Eemeren y Rob Grootendorst, por un lado, el carácter pragmático de la
argumentación como resultado de los procesos comunicativos y, por otro lado, el carácter
dialéctico que reside en dichos procesos, hecho que lleva a verla como discusión crítica
en la que dos partes intentan resolver un punto de vista y llegar a una resolución común.
Sus antecedentes son la retórica clásica y la nueva retórica, cuyas bases teóricas
dan lugar a la propia corriente. No obstante, presenta algunas diferencias con respecto a
estas, principalmente con la retórica clásica. En la época clásica, desde la era aristotélica,
se había estudiado una retórica persuasiva orientada, fundada en dos elementos
56 | P á g i n a
discursivos: el papel del convencimiento de la audiencia y la elocución decorativa,
entendida como ornato de figuras de estilo y significado. De esta retórica clásica solo la
invención (inventio) y la disposición (dispositio) serán principal interés para la nueva
retórica, que entiende ésta como «una forma de argumentar razonablemente, con el
objetivo de explicar resultados ya consumados o procurar adhesión a la producción de
resultados futuros» (Santos, 2003:117).
A partir de la década de 1950, la teorización en el campo de la retórica toma una
nueva dirección: gran cantidad de autores realiza numerosos trabajos sobre el tema. Entre
estos, destacan Stephen Toulmin (1958) y Chaïm Perelman (1979). El modelo
argumentativo de Toulmin (1958) está inspirado en la tradición lógica, aunque está más
próximo a las argumentaciones reales que a las artificiales propias del formalismo lógico
(Londoño & Herrera, 2012:275). Su propuesta es una especie de lógica de la
argumentación no formal: para Díaz (2002:5), «La argumentación es una forma de
convencer o de lograr una adhesión de un determinado auditorio, pero apoyándose más
que todo en criterios racionales», definición que lo lleva a diferenciar entre la persuasión
y la demostración: mientras la persuasión busca obtener resultados mediante la
argumentación, el convencimiento logra persuadir basándose en la racionalidad
(Perelman y Olbrechts-Tyteca, 1994:6).
Por tanto, la pragmadialéctica se diferencia de la retórica simple en que toma
retórica y argumentación como dos elementos inseparables, abriendo nuevas perspectivas
de estudio para corrientes teóricas que ya trabajaban en argumentación, como la
Lingüística Textual, el Análisis Crítico del Discurso y la Pragmática (Londoño & Herrera,
2012:276).
2.2. Pragmadialéctica y argumentación
Para analizar el accidente de metrovalencia, se ha elegido la perspectiva
pragmadialéctica como marco teórico porque esta ofrece un esquema en el que dos puntos
de vista, enfrentados, llegan hasta una resolución común. Del mismo modo, el caso del
accidente también enfrenta dos puntos de vista que, aunque no han alcanzado todavía una
conclusión –pues el caso sigue abierto–, se ajustan al paradigma que la pragmadialéctica
ofrece. Cuatro son los pasos que se siguen en este paradigma: la confrontación; la
apertura; la argumentación; el cierre.
Esta sería una discusión crítica ideal pero, en la práctica, las personas que toman
parte en el discurso argumentativo a menudo aparecen comprometidas en alcanzar otros
57 | P á g i n a
objetivos que no son solo la resolución de una diferencia de opinión y muchas veces no
queda cerrada argumentativamente la discusión crítica. Esta situación se reproduce en el
caso aquí estudiado, pues según Van Eemeren et al.:
la argumentación es una actividad verbal, social y racional que
apunta a convencer a un crítico razonable de la aceptabilidad de
un punto de vista adelantando una constelación de una o más
proposiciones para justificar este punto de vista. Aquí es relevante
señalar que una diferencia de opinión, según los autores, se
manifiesta en el discurso argumentativo cuando una afirmación
del sujeto hablante se encuentra con una duda o una
contradicción, real o eventual, en una parte de un sujeto
interlocutor, de manera que se manifiesta el desacuerdo o
potencial desacuerdo. Si es claro que el desacuerdo existe,
entonces la afirmación que se encuentra con la duda debe ser
analizada como un punto de vista, y la duda o la contradicción
debe verse como una expresión de falta de aceptación (Van
Eemeren et al, 2006:17).
2.2.1. Moves (pasos) y dudas
En este sentido, los participantes de la argumentación deben llevar a cabo una
serie de moves (pasos) particulares. Estos sirven para aceptar o rechazar un punto de vista.
Al aceptar o rechazar este hay factores que afectan a la fuerza lógica (cogency) del
discurso argumentativo. El aspecto pragmático está representado por la descripción de los
moves de la discusión como actos de habla (Van Eemeren, 1992:8). Si el punto de vista
es defendido quiere decir que su aceptabilidad está siendo cuestionada: el auditorio duda
porque la argumentación es errónea (Van Eemeren, 1992:14).
2.2.2. Reglas de una discusión crítica y violaciones a esas reglas
En la discusión crítica hay 10 reglas que indican, para cada etapa de la discusión,
los moves correctos que se deberían llevar a cabo. Cada una de estas constituye un
estándar o norma específica como indica Van Eemeren (1992):
The pragma-dialectical ideal model specifies the rules for
reasonable argumentative discourse as rules for the performance
of speech acts in a critical discussion aimed at resolving a dispute.
58 | P á g i n a
For each stage of the discussion, the rules indicate when
participants intending to resolve the dispute should carry out a
particular move. Fallacies are analyzed as incorrect moves that
violate one or more of the discussion rules. This explains why not
only logical mistakes are included among the fallacies but also
many other things that can go wrong in argumentative discourse
(Van Eemeren, 1992:217).
2.2.3. Falacias tradicionales como resultado a las violaciones de las reglas
En pragmadialéctica, el uso del término falacia está sistemáticamente conectado
con las reglas para una discusión crítica. Una falacia es: “seems to be valid but is not so”
(Hamblin, 1970) (Van Eemeren, 1992:102); son violaciones a las reglas de la discusión
que se han comentado anteriormente. Para poder evaluar la discusión y llegar a una
resolución nos encontramos muchas veces con falacias que lo impiden.
Ejemplos de estas falacias son 1 (Van Eemeren, 1995:212-217):
- Ad baculum: presionar a la parte contraria;
- Ad consequentiam: usar un esquema argumentativo inapropiado. Rechazar un
punto de vista descriptivo debido a sus consecuencias indeseables;
- Ad hominem: señalar las inconsistencias entre ideas y acciones de la parte oponente
en el presente o en el pasado. Sembrar sospecha sobre las motivaciones de la parte
oponente;
- Ad ignorantiam: apelar a la ignorancia del auditorio, desplazar el peso de la
prueba;
- Post hoc ergo propter hoc: usar incorrectamente el esquema argumentativo
apropiado de la causalidad, infiriendo una relación de causa-efecto a partir de la
simple observación de que dos eventos ocurren uno después del otro.
Es importante destacar que las falacias apuntan que el punto de vista que se está
defendiendo no esté claro. A su vez, esto hace que no haya manera alguna de determinar
si la argumentación es concluyente o no y de aquí que sea relevante hablar del término
falacias para el análisis del caso. Todos estos recursos argumentativos funcionan como
herramienta de análisis para estudiar los discursos desde un punto de vista pragmáticodiscursivo.
1
No se ponen todas las clases de falacias que aparecen en Van Eemeren (1992), solo las más
representativas para el objetivo del trabajo.
59 | P á g i n a
3. METODOLOGÍA
A continuación, se expondrán las bases que conforman el análisis: los materiales
empleados y la metodología para, seguidamente, un análisis cuantitativo y cualitativo de
los datos del corpus.
3.1. Bases del análisis
Para realizar el siguiente análisis se ha partido de la base de diversos materiales;
por un lado, las comparecencias en las Cortes Valencianas de la comisión parlamentaria
sobre el caso y, por otro lado, la contraargumentación que propone y aporta la Asociación
de Víctimas del Metro del 3 de julio (AVM3J) 2 para que se reabra el mismo.
3.1.1. Materiales y metodología
En este punto, hay que añadir que se está ante un corpus que es una transcripción
de las comparecencias orales realizado por el GEM 3, un grupo de estudiantes de derecho
dirigidos por el abogado oficial de la AVM3J 4. A saber, estas transcripciones pueden
presentar pequeñas vacilaciones dado que cada alumno se encarga de un compareciente
distinto. No es sorprendente encontrar diferencias en sus transcripciones ya que no siguen
una única forma oficial, como, por ejemplo, el corpus Val.Es.Co.
En cuanto a las comparecencias en las Cortes, se han analizado todas las
respuestas obtenidas en los días en que dicha comisión se mantuvo abierta: 27/07/06,
28/07/06, 31/07/06 y 01/08/06. Los comparecientes son 32. En primer lugar, en las
comparecencias se formulan las preguntas por los partidos políticos dispuestos en el
siguiente orden: Grupo Mixto (1), Izquierda Unida (2), PSOE (3) y PP (4). Seguidamente
el compareciente responde a las cuestiones agrupando primera y segunda vuelta.
Las referencias que se van a utilizar a lo largo del trabajo para citar los ejemplos
extraídos de las comparecencias son las siguientes: los comparecientes están numerados
del 1 al 32 que señala el orden de comparecencia. Los partidos políticos se numeran del
1 al 4 en el mismo orden establecido en el párrafo anterior. El número de vuelta en la que
se ha realizado la pregunta (1 o 2) también se indica. Las citas extraídas de la Comisión
Parlamentaria se codifican del siguiente modo: partido político, compareciente y número
2
Abreviatura que se va a utilizar a lo largo del trabajo para hacer referencia a la Asociación de
Víctimas del Metro del 3 de julio.
3 Abreviatura que hace referencia al Grupo de Estudiantes del Metro.
4 Vicente Baeza es el abogado oficial de las víctimas.
60 | P á g i n a
de vuelta indicados entre paréntesis y separados por comas. Por ejemplo: (3, 21, 1).
En este sentido, las citas extraídas de la AVM3J se codifican de este modo: AVM,
el número del apéndice en el que aparece y el número de página en el que se encuentra
exactamente la cita entre paréntesis y separados por comas. Por ejemplo: (AVM, 2, 5).
El material de las comparecencias está dividido en un total de 851 preguntas. En
el corpus se hallan preguntas y respuestas que hacen referencia al tema inversiones, sin
embargo, para el objetivo e interés de la investigación este tema resulta irrelevante, se van
a descartar. Los objetivos del artículo conllevan tratar los temas en relación al accidente
y, por esto, se acota un marco de análisis. Del total de preguntas que sí se aceptan y tienen
relevancia para el análisis, un 87’02% hacen referencia a los siguientes cinco temas
recurrentes a los que queda argumentativamente reducido el caso:
- la baliza
- la curva
- la velocidad
- las medidas de seguridad
- el maquinista
En la comisión parlamentaria no se encuentra material contraargumentativo de la
AVM3J dado que no fue llamada a comparecer puesto que surge cuando se terminan las
comparecencias y se cierra el caso en 2006. El material disponible va a ser posterior al
cierre del caso y se va a analizar la totalidad del mismo:
- Peticiones al Parlamento Europeo
- Notificaciones de la Audiencia Provincial sobre la reapertura del caso
- Sesiones de Pleno
- Documentos de la Fiscalía Provincial
- Reclamaciones para que se reabra el caso
- Notas de prensa
- Relatos de lo ocurrido por la propia Asociación
- Comunicados oficiales como el informe de las Cortes Valencianas
En cualquier caso, los materiales analizados son oficiales, tanto las
comparecencias, que son objeto oficial para juzgar y cerrar un caso, como los documentos
presentados por la Asociación, los presentados a juicio y a la Fiscalía Provincial con el
único fin de que se reabra este. Además, algunos materiales siguen el mismo
procedimiento de «pregunta-respuesta» de las comparecencias, por lo que, al seguir el
mismo patrón, son fácilmente comparables, ya que las preguntas son básicamente las
61 | P á g i n a
mismas, por ejemplo:
(1)
“Con el accidente de 2005 ¿Por qué desde entonces no se han tomado
medidas en seguridad en la línea 1?” (AVM, 1, 1)
(2)
“¿Por qué un conductor con tan solo tres meses de experiencia está
solo a bordo de un tren así?” (AVM, 2, 3)
(3)
“¿Quiénes eran los responsables de seguridad y por qué no se
pusieron balizas cuando hacía un año un accidente grave en Picanya
sirvió de preaviso?” (AVM, 2, 3)
En conclusión, se toma como punto de partida el accidente de metrovalencia con
dos puntos de vista que se contraponen entre sí. Además, los cinco temas recurrentes que
se han destacado anteriormente en las comparecencias también son los que prevalecen en
los documentos de la AVM3J.
4. ANÁLISIS
Este esquema argumentativo queda entonces dividido en dos papeles, el del
proponente y el del oponente. En el primero, están los comparecientes de la comisión
parlamentaria que son los que sostienen el discurso argumentativo oficial, y, en el
segundo, la AVM3J, que es quien sostiene la contraargumentación.
De los dos papeles que presenta el caso argumentativamente, se analizan, en
primer lugar, los datos cuantitativos de las respuestas obtenidas en las cortes
parlamentarias. Se estudian las respuestas de las cortes porque lo que interesa son los
datos que aportan los comparecientes, dado que, a través de estos, va a quedar marcada
la postura que va a tomar la parte proponente del caso. Las preguntas que se realizan son
interesantes para acotar el corpus de la Comisión Parlamentaria y, de esta forma,
establecer las variables en las que se ha reducido el caso. A continuación, se van a pasar
a nombrar las variables que se han establecido para realizar tanto el análisis cuantitativo
como el cualitativo del caso.
4.1. Variables
Todas las preguntas realizadas en las comparecencias y todos los materiales de la
AVM3J se pueden agrupar y resumir en cinco preguntas clave que se han tomado como
base para el análisis cuantitativo:
-
¿Un sistema de balizas hubiera evitado el accidente?
-
¿La curva presenta alguna anomalía?
62 | P á g i n a
-
¿Es la velocidad la causa del accidente?
-
¿La línea 1 es segura?
-
¿La culpa es del maquinista?
En el análisis cualitativo se observa una nueva variable que se añade a las cinco
anteriores. Esta nace como un sub-apartado en la argumentación sobre la variable:
medidas de seguridad. Los argumentos de esta variable giran a favor o en contra de si el
accidente puede ser o no previsible y evitable. Esta variable se tomará en cuenta solo
cualitativamente pero cuantitativamente no tiene interés dado que no es representativa
pero sí interesante pragmáticamente.
A partir de aquí, para analizar cuantitativamente las respuestas obtenidas de cada
uno, se ha establecido la siguiente numeración: el número 0 para la respuesta negativa; el
1 cuando la respuesta es afirmativa pero hay oposición (débil o fuerte); el 2 para las
respuestas totalmente afirmativas; el 3 para las que no obtienen respuesta –hay silencio–
y el número 4 para la persona que no comparece. De este modo, y de manera fácil, se
pueden sintetizar los resultados de cada una de las partes en cuanto al caso.
4.2. Análisis cuantitativo
A continuación, se va a presentar un resumen del análisis cuantitativo realizado:
32 comp.
Baliza
Curva
Velocidad
MMSS
Maquinista
0
13
9
3
3
9
1
5
2
3
11
1
2
4
0
13
13
4
3
4
5
8
5
8
4
6
16
5
0
10
26
16
27
32
22
respuestas
totales
Tabla 1. Resultados totales comparecencias. Clave: MMSS – Medidas de seguridad; 0 – No; 1- Sí pero; 2
– Sí; 3 – No hay respuesta; 4 – No comparecen.
Se ha contado una sola respuesta por compareciente dado que se repiten
cuantitativamente los datos pero cualitativamente se va a observar que hay cambios en
los datos finales (de aquí que aparezca una nueva variable posteriormente como ya se ha
dicho). Por un lado, en la versión oficial (la del proponente) se defiende que:
-
una baliza no habría evitado el accidente
-
la curva no presenta ninguna anomalía aunque es peculiar
63 | P á g i n a
-
la velocidad es la clara causa del vuelco
-
la línea es totalmente segura; el maquinista tiene una gran responsabilidad
acerca de lo ocurrido
A partir de aquí, se ha realizado una nueva división con el fin de ver si los
resultados que se obtienen son representativos, es decir, que salga una respuesta concreta
en un grupo dado puede ser o no relevante para el caso. En definitiva, consiste en dividir
los 32 comparecientes en dos grupos: «altos cargos y miembros de FGV» y «otros»5
quedando en el primer grupo un número de 22 comparecientes y, en el segundo, 10. Se
han analizado las respuestas a cada variable (las cinco anteriores) por parte de cada uno
de los grupos divididos.
Sobre el tema baliza 6 los resultados han sido los siguientes:
BALIZA
OTROS
ALTOS CARGOS
Y MIEMBROS DE
FGV
0
2
11
1
0
5
2
4
0
3
1
3
4
3
3
Tabla 2. Respuestas sobre baliza. Clave: 0 – No; 1- Sí pero; 2 – Sí; 3 – No hay respuesta; 4 – No
comparecen.
La mayoría de los comparecientes del grupo «altos cargos y miembros de FGV»
(11 comparecientes) dice que una baliza no hubiera evitado el accidente. En cambio, una
minoría del grupo «otros» afirma que una baliza no hubiera evitado el accidente (2). Es
significativo que 4 del grupo «otros» afirmen que sí se hubiera evitado el accidente frente
al total de 0 miembros de FGV. Cinco de estos últimos giran en torno a la variable 1, el sí
contrapuesto.
A partir de aquí, para ver la representatividad de estas respuestas se ha acudido a
la estadística.
5
Véase anexo 1.
6
Por cuestiones de espacio no se pueden añadir ni todas las tablas ni todos los resultados de cada
variable. Se pone como ejemplo de análisis la tabla de la variable baliza. Del mismo modo, esta
división de los comparecientes es la que se ha tomado como base para realizar el apartado
(§4.2.1.).
64 | P á g i n a
4.2.1. Prueba estadística del chi cuadrado
Las respuestas que se han obtenido en las comparecencias son la base sobre la que
se ha realizado la prueba estadística llamada chi cuadrado. Esta fórmula muestra si la
distribución de las respuestas se debe o no se debe al azar. Si el resultado obtenido está
entre el 0.01 y el 0.05 (p < .05) estamos ante unas respuestas que no se han dado de forma
casual.
Sobre la división en los dos grupos de comparecientes (que ya se ha nombrado
anteriormente) se ha aplicado la fórmula estadística a cada una de las cinco variables del
caso. Se ha realizado esta prueba con el fin de saber si las respuestas de cada grupo con
respecto a cada una de las cinco variables son significativas.
Por un lado, en el grupo «otros», la fórmula ha destacado como dato significativo
las respuestas a la variable medidas de seguridad. Es decir, los resultados sobre este tema
son: p < .045. Por otro lado, en el grupo de «altos cargos y miembros de FGV» la fórmula
ofrece resultados significativos a todas las variables (excepto maquinista).
-
En cuanto al tema baliza el resultado es: p < .050
-
tema curva: p < .028
-
sobre el tema velocidad: p < .030
-
medidas de seguridad: p < .002.
Las cuatro variables anteriores en este grupo ofrecen resultados significativos, lo
cual quiere decir que las respuestas de ambos grupos difieren de forma significativa y que
dicha divergencia no se debe al azar. Llama la atención que la variable maquinista sea la
única que queda fuera de este paradigma. Quizá este también sea un dato relevante en la
investigación.
Se retoma aquí el análisis cuantitativo, ahora con respecto a la AVM3J. La
asociación recoge una sola opinión contrapuesta ante las mismas variables:
BALIZA
2
CURVA
VELOCIDAD
2
1
MMSS
MAQUINISTA
0
1
Tabla 3. Respuestas totales de la AVM3J. Clave: MMSS – medidas de seguridad; 0 – No; 1- Sí
pero; 2 – Sí.
Por otro lado, la Asociación (el oponente) sostiene que:
-
una baliza hubiera evitado el accidente pues este era previsible
-
la curva sí presenta anomalía
65 | P á g i n a
-
la velocidad es un punto en común pues había exceso pero hay que buscar
más causas
-
la línea no es segura
-
el maquinista tiene responsabilidad pero hay que buscar otras causas
Estos datos indican que hay una clara contraposición en cuanto a las respuestas en
las comparecencias.
4.3. Análisis cualitativo
A continuación, se va a intentar llevar a cabo la parte cualitativa del análisis del
caso. Para ello, se parte de las dos posturas derivadas de los datos cuantitativos expuestos
en la sección anterior: las posturas de proponente y oponente.
Este análisis que se va a realizar toma como base los argumentos explícitos e
implícitos en relación con las falacias argumentativas que han surgido a lo largo del caso
centrándose, principalmente, en los argumentos que presentan conflicto lingüístico y
retórico. En primer lugar, se van a tratar los argumentos en relación con el tema de la
baliza y, a continuación, sus respectivas falacias argumentativas. Finalmente, y por
cuestiones de espacio, se comentará sobre el argumento que surge en relación al análisis
cualitativo, los argumentos que giran en torno a la variable previsible y evitable.
4.3.1. Argumentos baliza
Se ha escogido esta variable para analizar dado que presenta un esquema
argumentativo (posteriormente se verá) que sirve como modelo para prácticamente todas
las variables del caso.
La parte proponente se basa en argumentos contradictorios: varias pruebas
lingüísticas, como la presencia de procesos de reformulación discursiva con o sea (4), el
empleo de mecanismo de atenuación (probable) y la repetición constante de una misma
estructura (no se puede decir; no me atrevería a decir) (5) y (6), ratifican esta afirmación.
Así funcionan los siguientes ejemplos:
(4)
“Las balizas no pueden garantizar por ahora, en absoluto, o sea, la
seguridad absoluta, de que no pueda haber un accidente” (2 y 3, 31,
1)
(5)
“Entonces, yo creo que no se puede decir contundentemente que una
baliza puesta ahí hubiera eliminado el accidente. Es muy probable
que sí, pero no es seguro, no es seguro.” (4, 15, 1)
66 | P á g i n a
(6)
“El tema de las balizas, con el sistema técnico de aquí, pues no lo
conozco en profundidad para responderle. Probablemente. Es que no
lo sé, no es el sistema que tenemos en el metro de Madrid […].” (3,
3, 1)
Frente a esto, el oponente recurre a argumentos que aplican estructuras
condicionales. De esta manera, la acción de evitar se expresa mediante parámetros de
posibilidad-imposibilidad:
(7)
“Una baliza habría evitado el brutal descarrilamiento y vuelco.”
(AVM, 7, 4)
(8)
“El manual de la baliza demuestra que se podría haber evitado el
accidente”. (AVM, 2, 3)
La información argumentativa en torno al tema tratado se sitúa en una escala
basada en los siguientes puntos: por un lado, el punto máximo, donde el 100% refleja el
grado más alto de seguridad con respecto al hecho de que una baliza hubiera evitado el
accidente; por otro lado, en el punto más bajo, el 0% equivale al menor grado de
seguridad, lo no-seguro. Todo aquello que no remita a un nivel de seguridad absoluta
(100%), semánticamente será no-seguro.
En este sentido, el proponente no afirma la seguridad absoluta dado que se queda
en el punto de la «seguridad probable», por tanto, la argumentación se orienta en un
sentido descendente hacia lo no-seguro. La falta de seguridad de las declaraciones del
mismo puede observarse en las dudas que derivan de las mismas, motivo por el que son
recurrentes los procesos de reformulación discursiva o la aplicación de mecanismos de
atenuación, que conducen directamente a la parte más baja de la escala.
Por su parte, el oponente emplea recursos lingüísticos como las estructuras
condicionales que permiten orientar la argumentación hacia la parte alta de la escala: la
seguridad (baliza) se presenta como algo necesario, entonces, al usar un condicional se
evoca un hecho: debería haberse evitado el accidente con una baliza pero no la hubo.
Además, utiliza argumentos con una fuerte carga de emotividad, con el fin de que el
oyente acepte su argumentación y llevar el proceso hacia la necesidad. En este caso (9),
poner la vida de los ciudadanos en peligro, es un argumento emocional fuerte que
presenta la colocación de un sistema de balizas como medida de seguridad necesaria para
que el accidente se hubiera evitado (conclusión implícita). De dicha necesidad, se sustenta
que el descarrilamiento se habría evitado y, por tanto, la argumentación se orienta en un
sentido ascendente: +baliza (necesaria) = +seguridad. Es decir, la baliza lleva a lo seguro.
67 | P á g i n a
(9)
“Al no colocar una baliza se ha puesto en peligro la vida de muchos
ciudadanos” (AVM, 2, 2)
En conclusión, el proponente marca una mayor extensión del concepto “noseguro”, es decir, seguridad probable (1) y no absolutamente seguro (4) estarían en el
terreno de lo no-seguro: un sistema de balizas no es seguro que hubiera evitado el
accidente. En cambio, el oponente prioriza la probabilidad de evitar el accidente con un
sistema de balizas marcando en su argumentación un sentido ascendente hacia lo seguro.
4.3.1.1. Falacias argumentativas en relación con la variable baliza
Las falacias son importantes ya que en la argumentación del caso se observan
moves (pasos) que no se han realizado correctamente, es decir, no se han respetado las
reglas de las que se hablaba en el apartado (§2.2.2.) y han surgido una serie de falacias
argumentativas (§2.2.3.). Estas se han agrupado con respecto a cada una de las cinco
variables del caso, de este modo, van a resaltar las falacias acerca de: baliza, curva,
velocidad, medidas de seguridad y maquinista. Sin embargo, solo se van a tratar las
falacias que encontramos en la variable baliza en relación con el apartado anterior, dado
que por cuestiones de espacio no se pueden tratar todas las falacias argumentativas.
Por ejemplo, en la siguiente cita sobre la variable baliza se observa un
razonamiento inválido, dado que intenta evadirse de la respuesta contando algo que no se
le ha preguntado. Esta respuesta no parece tener nada que ver con el tema en cuestión,
por lo que puede significar que no se quiere discutir el tema. No contesta claramente
aunque deja entrever que el sistema de balizas es más seguro.
(10) “El tema de las balizas, con el sistema técnico de aquí, pues no lo
conozco en profundidad para responderle. Probablemente. Es que no
lo sé, no es el sistema que tenemos en el metro de Madrid. Pero es un
68 | P á g i n a
sistema que, con los procedimientos adecuados, es un sistema seguro.
¿Qué ha pasado en este fatal accidente? Pues habrá que reconsiderar
muchas cosas. Pero por ejemplo en República Dominicana tenían que
tomar una decisión respecto a una línea de metro ¿es mejor hacer un
hospital o una línea de metro? Oiga, es que eso no se puede plantear
así. No se pueden decir: «Si pongo el ATP esto es más seguro». En
circunstancias concretas sí, pero en otras puede ser que no.” (3, 3, 1)
Aquí, en relación con las falacias argumentativas, se observa vaguedad y, además,
ignoratio elenchi, en la que se presentan argumentaciones irrelevantes.
4.3.2. Argumentos previsible y evitable
Es interesante tratar la variable que surge en el análisis cualitativo. La
argumentación de la nueva variable como ya se dijo en (§4.1.), se ha resumido de la
siguiente forma:
Rol
Previsible
Proponente
Accidente,
Evitable
por Sí
tanto, imprevisible
Oponente
No se puede afirmar
Sí (por anteriores Sí (baliza)
accidentes)
Tabla 4. Resumen argumentación de la variable previsible y evitable.
La argumentación del proponente defiende dos respuestas a la pregunta si era
evitable el accidente: la primera, afirmativa absoluta (12) y, la segunda, afirmativa parcial
(13). Por otro lado, a la pregunta si era previsible el accidente, la respuesta es totalmente
negativa (12).
(11) “Ha sido un accidente y como tal era imprevisible.” (AVM, 4, 3)
(12) “Era evitable, sí. Eso lo sabemos ahora. ¿Era previsible? No.”(AVM,
4, 6)
(13) “Si se habría podido evitar exclusivamente con el reglamento de
circulación tampoco se puede afirmar.” (4, 3, 1)
Por su parte, el oponente presenta una opinión unánime contradiciendo así la
69 | P á g i n a
argumentación del proponente: era un accidente previsible por los anteriores accidentes
que tuvieron lugar en esa misma línea y, era evitable con un sistema nuevo de balizas
(AVM, 3, 19-25).
(14) “Era previsible y evitable desmintiendo así las conclusiones de la
Comisión Parlamentaria.” (AVM, 3, 1)
Se observa de nuevo una escala en donde la argumentación del proponente y del oponente
están orientadas hacia direcciones opuestas. La argumentación del proponente, esta vez,
va orientada hacia arriba en la escala indicando la seguridad de la línea: esta no presenta
ningún problema, por tanto, el accidente no era previsible y, además, era inevitable porque
la línea es segura. Por otro lado, la argumentación del oponente va orientada hacia abajo
indicando así la no-seguridad que presenta la línea 1: se hubiera evitado el accidente con
más medidas de seguridad (+medidas = +seguridad) y, además, era previsible por los
anteriores descarrilamientos en la curva (+accidentes = +probabilidad de accidente).
• Proponente
previsible
evitable • Oponente
Fig.2: Esquema argumentos proponente y oponente.
En este sentido, los datos cuantitativos del proponente en el apartado (§4.2.) eran
negativos en cuanto a la peligrosidad de la curva y a medidas de seguridad, por lo que,
cualitativamente no pueden afirmar que el accidente era previsible ni evitable. Si esto se
diera así, se estaría afirmando la peligrosidad y los problemas que presenta la línea 1 de
metrovalencia (− medidas de seguridad = +accidentes / +peligro). Esta línea
argumentativa queda estrechamente ligada con las falacias argumentativas que se van a
explicar en el siguiente apartado.
5. CONCLUSIONES
A estas alturas de la investigación, conviene recordar que este estudio no se ajusta
al esquema prototípico de una discusión crítica: el caso no está cerrado aún, y ninguno de
70 | P á g i n a
los dos puntos de vista parece aceptar el punto de vista del contrario, tal y como
demuestran los datos analizados.
Como ya se dijo en (§2.1.), Van Eemeren (2006) resaltaba que una diferencia de
opinión se manifiesta cuando un punto de vista se encuentra con una duda o desacuerdo
del otro punto de vista. En este caso, se han presentado dudas por parte del oponente (15)
y (16) y esas han dado lugar a una discusión argumentativa que se ha intentado analizar
desde dos puntos de vista, el análisis cuantitativo y el análisis cualitativo.
(15)
“dudas en el proceso” (AVM, 2, 5)
(16)
“que no nos lleve a un mar de dudas” (AVM, 2, 5)
Por un lado, se ha establecido un análisis cuantitativo que ha dado como resultados
significativos las respuestas en las comparecencias. Ya no solo han resultado
significativos esos datos, sino también estadísticamente (chi cuadrado) ha quedado
demostrado que una gran parte de las respuestas en las comparecencias no se deben al
azar. Asimismo, por lo que se refiere al análisis cualitativo, se ha observado la utilización,
sobre todo, de un elemento escalar en el que el proponente siempre tiende hacia abajo en
la escala, y el oponente al contrario.
En conclusión, los datos cuantitativos y cualitativos que presenta el análisis
realizado se pueden generalizar del siguiente modo: la mayoría del grupo «altos cargos y
miembros de FGV» son los que más utilizan falacias argumentativas, expresiones vagas,
contradicciones y ambigüedades. En este sentido, la mayoría del grupo «otros» son los
que comparecen ante las Cortes Valencianas teniendo solo información vaga del caso
(AVM, 3, 15).
No se puede luchar contra los hechos pero hay que saber que la lengua y las
palabras significan por sí solas, tienen vida propia y en ellas se esconde la realidad del
caso del accidente de metrovalencia ocurrido el 3 de julio de 2006.
71 | P á g i n a
6. BIBLIOGRAFÍA
ANSCOMBRE, J. C. y DUCROT (1983): L'argumentation dans la langue. Mardaga, Lieja.
[Traducción española: La argumentación en la lengua, Madrid, Gredos, 1994].
LONDOÑO, D. A. & Herrera, J. D. (2012): «Coincidencias entre la Argumentación
Pragmadialéctica y la Novíssima Retórica». Revista Latinoamericana de Ciencias
Sociales, Niñez y Juventud. 10, 1, pp. 271-285.
PERELMAN, Chaïm [traducción de Luis Díez-Picazõ] (1979): La lógica jurídica y la nueva
retórica, Madrid, Civitas.
PERELMAN, Chaïm [Trad.: Alfonso Montalve] (1992): Teoría de la argumentación: un
trabajo sobre el pensamiento. Otraparte, colección de ensayo, Universidad de
Antioquia.
VAN
EEMEREN,
FransHendrick;
Rob
GROOTENDORST
(1992):
Argumentation,
communication and fallacies: a pragma-dialectial perspective. Hillsdale (NJ)
[etc.], Lawrence ErlbaumAssociates.
VAN EEMEREN, F., GROOTENDORST, R., Jackson, S. & JACOBS, S. (1993): Reconstructing
Argumentative Discourse. London/Tuscaloosa: The University of Alabama Press.
VAN EEMEREN, F. & HOUTLOSSER, P. (2000): Rhetoric in Pragma-Dialectics.
Amsterdam: University of Amsterdam.
VAN
EEMEREN,
FransHendrick; Rob
HENKEMANS
GROOTENDORST;
Arnorlda Francisca
SNOECK
[Trad.: Roberto Marafioti] (2006): Argumentación: análisis,
evaluación, presentación. Buenos Aires, Biblos.
VAN EEMEREN, FransHendrick [traducción Celso López, Ana María Vicuña] (2011): Una
teoría sistemática de la argumentación: la perspectiva pragmadialéctica, Buenos
Aires, Biblos.
VAN EEMEREN, FransHendrick [traducción de Cristián Santibáñez Yáñez y María Elena
Molina] (2012): Maniobras estratégicas en el discurso argumentativo, Madrid,
Plaza y Valdés, CSIC.
72 | P á g i n a
4. Aproximación a la segmentación del subacto en la conversación
coloquial española
ELENA PASCUAL ALIAGA
UNIVERSITAT DE VALÈNCIA
Resumen: La segmentación del discurso oral en unidades plantea interrogantes que tratan
responderse desde los diferentes modelos de segmentación. Qué es una unidad del discurso o
cómo se identifica son cuestiones que no se traducen en una respuesta común, sino en una
diversificación de criterios (Pons Bordería, 2014; Degand y Simon, 2009). Este trabajo analiza el
subacto, la unidad monológica menor del sistema Val.Es.Co., con el fin de aproximarse a estas
cuestiones por medio de la aplicación de los criterios prosódico y semántico-informativo. Se ha
segmentado un corpus en subactos, se ha recogido los problemas de segmentación y se ha
elaborado una propuesta de soluciones metodológicas. Los resultados muestran que, aunque el
método de segmentación en subactos es problemático, a partir de los criterios que propone el
modelo Val.Es.Co. se puede delimitar el 90 % de los segmentos del corpus e identificar con
precisión el 61 % de los subactos.
Palabras clave: Segmentación del discurso, Conversación coloquial, Unidades, Subacto
1. INTRODUCCIÓN
1.1. ¿Por qué es necesario segmentar el discurso?
En cualquier disciplina científica, estudiar un objeto concreto implica establecer
previamente sus límites, sin los cuales no es posible definirlo y acotarlo (Pons Bordería,
2014); definir unidades supone, además, reconocer los objetivos de análisis y las fronteras
de una determinada disciplina (Briz y Grupo Val.Es.Co., 2014: 12).
Para describir y analizar los fenómenos discursivos es necesario disponer de un
sistema de unidades: las unidades pueden contarse, permiten observar distribuciones de
elementos y son un asidero para el estudio de diversos fenómenos (Chafe, 1994: 58).
La necesidad de partir de un sistema de unidades es una tendencia a la que se están
sumando diversos grupos de investigación. Prueba de ello es la proliferación de modelos
de segmentación del discurso oral tales como el de Ginebra (Roulet, Fillietaz y Grobet,
2001), Friburgo (Groupe de Fribourg, 2012), Lovaina (Degand y Simon, 2009) o el
modelo Val.Es.Co. (Briz y grupo Val.Es.Co., 2003, 2014), entre otros.
1.2. Planteamiento
Los modelos mencionados contemplan unidades diferentes y criterios
heterogéneos para definirlas. No hay consenso, especialmente, en el caso de las unidades
menores (Cabedo, 2014; Degand y Simon, 2009).
Este trabajo analiza la caracterización de una unidad menor del discurso desde un
sistema de segmentación: el modelo Val.Es.Co. (Valencia Español Coloquial).
El subacto es una unidad importante: se sitúa entre la sintaxis tradicional y la
discursiva, y su definición se compone de criterios prosódicos y semántico-informativos.
Su estudio puede ayudar a distinguir las propiedades de la sintaxis del discurso, así como
arrojar luz sobre las relaciones entre prosodia e informatividad.
El objetivo principal de este estudio es analizar empíricamente los problemas
metodológicos que plantea la segmentación en subactos. La investigación parte de las
siguientes preguntas:
1. ¿Hasta qué punto es posible segmentar una conversación en subactos?
No se ha realizado, por el momento, ningún estudio empírico que ofrezca datos
cuantitativos para determinar la validez de los criterios propuestos por Val.Es.Co.
2. ¿Qué problemas plantea la segmentación en subactos?
Esta investigación se propone analizar los fenómenos lingüísticos que generan
problemas a la hora de identificar segmentos informativos en el discurso.
3. ¿Cómo pueden aplicarse los criterios de segmentación para resolver los problemas?
Se pretende elaborar una propuesta de segmentación a partir de los criterios que
ofrece el modelo Val.Es.Co. para resolver los problemas. Esto permite, al mismo tiempo,
analizar la aplicabilidad de dichos criterios.
Para responder de forma objetiva a estas cuestiones es necesario aplicarlas a la
práctica de la segmentación de un corpus. El fin último de este estudio es implementar la
definición y caracterización de la unidad subacto, y, al mismo tiempo, el método de
segmentación que propone Val.Es.Co.
74 | P á g i n a
2. CONSIDERACIONES TEÓRICAS SOBRE LA SEGMENTACIÓN DEL
DISCURSO
2.1. La segmentación del discurso oral
En el caso concreto del discurso conversacional oral coloquial, no es posible
adoptar sistemas de análisis como el de la sintaxis oracional (Narbona, 1991: 192), ya que
los rasgos prototípicos de la conversación coloquial (oralidad, dinamismo, inmediatez,
espontaneidad, cooperación, carácter dialogal, alternancia de turnos no predeterminada y
finalidad interpersonal) que apunta Briz (1998, 2000, 2007) configuran un entorno en el
que se producen fenómenos conversacionales particulares: las formulaciones oracionales
y ordenación de palabras son diferentes a las que se dan en otras tipologías discursivas;
los nexos adquieren nuevas funciones; aparecen estructuras truncadas, gramaticalmente
incompletas; hay construcciones parentéticas o pausas gramaticalmente inesperables que
originan rupturas discursivas; se generan estructuras modalmente contradictorias;
etcétera. Una segmentación de estos elementos no puede llevarse a cabo con eficacia
desde los moldes que proporciona la sintaxis y la gramática tradicional (Hidalgo Navarro
y Padilla, 2006).
El estudio del discurso conversacional coloquial debe adoptar un modelo que
incluya unidades de carácter pragmático, ya que estas pueden suplir las carencias que
producen los análisis exclusivamente sintácticos o semánticos (Levinson, 1989: 31).
2.2. El modelo Val.Es.Co., un sistema de unidades para la conversación coloquial
El sistema de segmentación propuesto por el grupo Val.Es.Co. (Briz y Grupo
Val.Es.Co., 2003, 2014) se define como un modelo pensado “por y para la conversación
coloquial española”, aunque es válido para otros registros y tipologías discursivas,
idiomas, o para estudios aplicados (diacronía, marcadores discursivos, enseñanza de
lenguas...). Es un modelo funcional que se estructura en dos niveles (el dialógico, al que
pertenecen las unidades “de orden superior”; y el monológico, al que se adscriben las
unidades “de orden inferior”); es jerárquico (las unidades menores son los constituyentes
inmediatos de las superiores); es recursivo (las unidades menores contienen unidades de
su mismo nivel o de un orden superior), y se agrupa por dimensiones (la social, la
estructural y la informativa). En total, el modelo presenta ocho unidades: el discurso, el
diálogo, el intercambio, la alternancia de turnos, la intervención, el turno, el acto y el
subacto.
75 | P á g i n a
Las unidades dialogales dependen de la estructura social o externa de la
conversación, esto es, de la existencia de dos o más hablantes que intercambian sus
papeles conversacionales en el proceso de interacción; en cambio, las unidades
monologales tienen un carácter interno: vienen dadas por el desarrollo de la conversación,
y no por factores sociales o externos. Niveles, dimensiones y unidades se interrelacionan,
como se observa en la fig. 1:
DIMENSIONES
NIVEL
Dialógico
Monológico
ESTRUCTURAL
SOCIAL
discurso
diálogo
intercambio
alternancia de turnos
intervención
acto
INFORMATIVA
turno
subacto
Fig. 1: Niveles, dimensiones y unidades del sistema Val.Es.Co. (Briz y Grupo Val.Es.Co., 2014: 14)
El discurso puede estudiarse en base a su estructura semántico-informativa, para
analizar la articulación y distribución del contenido informativo; es en este punto del nivel
monológico donde se sitúa el orden informativo y la unidad del subacto.
2.3. El subacto, la unidad monologal menor del plano informativo del discurso
El subacto se define como la “unidad monológica estructural, constituyente
inmediato del acto, caracterizada por constituir un segmento informativo identificable,
habitualmente, mediante marcas semánticas y prosódicas” (Briz y Grupo Val.Es.Co.
2014: 53). En la fig. 2 se puede observar los diferentes tipos de subacto que, hasta el
momento 1, se han planeado en el modelo 2:
Fig. 2: Tipos de subactos
1
En el esquema no está incluido un tipo de subacto adyacente denominado Subacto de Encuadre;
este tipo de subacto se planteó en Hidalgo Navarro y Padilla (2006), pero no se ha desarrollado.
2 Junto a los nombres de los subactos de la fig. 2 aparecen, entre paréntesis, las abreviaturas con
las que, de ahora en adelante, se denominará a cada tipo de subacto.
76 | P á g i n a
El modelo Val.Es.Co. propone dos criterios para reconocer subactos.
Dependiendo del tipo de subacto, en su identificación prevalecerá el criterio prosódico
(que tiene más repercusión en la identificación de subactos adyacentes, por ser segmentos
sin contenido proposicional), o el criterio semántico-informativo (para reconocer
subactos sustantivos, que tienen contenido proposicional).
2.3.1. El criterio prosódico
El grupo Val.Es.Co. considera a la unidad prosódica gurpo entonativo 3 una marca
esencial en la delimitación de subactos (Briz y Grupo Val.Es.Co., 2003: 47), y al criterio
prosódico, un “factor determinante y absolutamente necesario para la identificación y
reconocimiento de subactos” (Hidalgo Navarro, 2006: 138).
El GE se entiende según la definición de Quilis et. al. (1993: 56-57) 4:
Porción de discurso comprendida entre dos pausas, entre pausa e
inflexión del fundamental, entre inflexión del fundamental y pausa o
entre dos inflexiones del fundamental, que configuran una unidad
sintáctica más o menos larga o compleja (sintagma, cláusula, oración).
Los subactos presentan autonomía fónica, y conforman GE independientes.
Cabedo Nebot (2014) advierte que, en ocasiones, los GE sí son, a su vez, subactos; pero
no siempre hay una correspondencia unívoca: por ejemplo, cuando se producen rupturas
en la cadena fónica; o en el caso de los subactos suspendidos (que son entonativamente
truncos, pero informativamente completos, puesto que el interlocutor los reconstruye);
incluso un subacto puede abarcar más de un GE por la velocidad de habla.
Además de la correspondencia con la unidad fónica GE, hay otras marcas
prosódicas que permiten reconocer tipos de subactos:
- La altura tonal de la sílaba final de un GE denota dependencia (si esta presenta
un tono bajo ↓) –función integradora de la entonación– o independencia (si su
3
De ahora en adelante se utilizará la abreviatura GE para referirse a grupo(s) entonativo(s).
Los rasgos prosódicos de los GE están sometidos a un grado de percepción subjetiva. Las últimas
investigaciones (Cabedo Nebot, 2009) han establecido parámetros más objetivos para delimitar
estos segmentos fónicos: por un lado, se ha redefinido el concepto de GE, de forma que se propone
una nueva unidad (“grupo prosódico”) empírica y objetiva; y por otro lado, se ha confeccionado
el algoritmo MESTEL (Modelo Estadístico para la Selección de Términos Entonativos Ligados),
que permite calcular la probabilidad de que una frontera fónica constituya un grupo prosódico.
4
77 | P á g i n a
tono es alto ↑) –función demarcativa de la entonación– de dicho GE frente al
segmento entonativo que le sigue.
- Una realización prosódica prominente –cuya F0 es elevada– puede ayudar a
distinguir conectores pragmáticos (SAT) de conjunciones.
- Los SSSTop también pueden identificarse por ciertos rasgos prosódicos
(Hidalgo y Padilla, 2006): no suele haber una pausa entre el segmento previo o
posterior al SSSTop; en los segmentos topicalizados a la izquierda puede
percibirse un énfasis prosódico del tonema final del GE del subacto –la F0 final
alcanza o supera el promedio tonal del hablante–; y los segmentos topicalizados
a la derecha se integran en la curva melódica principal.
2.3.2. El criterio semántico-informativo
Las unidades conversacionales mantienen similitudes con las unidades de la
sintaxis (Briz y Grupo Val.Es.Co., 2003: 53), aunque esta comparación es inexacta (Briz,
2000: 237), dadas las características particulares de la sintaxis discursiva (§ 2.1.). El
subacto, por ser la unidad monologal estructural e informativa, es una unidad que traza
un puente entre la sintaxis del discurso y la sintaxis tradicional.
Todo subacto es un segmento informativo que puede presentar tres tipos de
contenido proposicional (Briz y Grupo Val.Es.Co., 2014: 57):
- Informaciones
proposicionales
primarias
(narrativas,
descriptivas,
argumentativas, factitivas, etc.); es el caso de los SSD, que son elementos
nucleares informativamente independientes.
- Informaciones secundarias (causa, condición, consecuencia, finalidad, tiempo,
lugar, topicalización, etc.); las contienen los SSS y SSSTop, y se materializan
en relaciones de predicación equiparables a las sintácticas 5.
- Informaciones extraproposicionales (es el caso de los marcadores del discurso,
por ejemplo); son las propias de los SA, ya que estos tienen menos sustancia
semántica.
5
En Briz y Grupo Val.Es.Co. (2014: 60, 2003: 51) se expresa que la distinción funcional entre
subactos directores y subactos subordinados puede compararse con la oposición entre el tema y
el rema, o, sintácticamente, con una oración principal y una oración subordinada, o una primera
oración coordinada copulativa y una segunda coordinada copulativa, respectivamente.
78 | P á g i n a
3. METODOLOGÍA
En primer lugar, se seleccionó el corpus de trabajo: la conversación nº 44 del
Corpus Val.Es.Co. 2.0. (Cabedo Nebot y Pons Bordería, 2013) de conversaciones
coloquiales representativas del habla de Valencia. Se trata de una conversación coloquial
grabada en 2011 mediante la técnica de la grabación secreta 6. Tiene 10 minutos de
duración, y está protagonizada por dos estudiantes de entre 18 y 25 años.
En segundo lugar, se llevó a cabo una corrección y nueva transcripción de la
conversación mediante Praat (Boersma y Weenink, 2013), un programa que permite
alinear el audio y el texto, y que proporciona herramientas para realizar el análisis fonético
del habla, lo cual resulta esencial para la aplicación del criterio prosódico y la
segmentación fónica en grupos de entonación.
En tercer lugar, se procedió a segmentar la conversación en subactos. Para ello, se
siguieron los criterios establecidos por el propio modelo (§ 2.3.): se realizó una
segmentación prosódica en GE y, posteriormente, una segmentación discursiva, de
acuerdo con el análisis semántico-informativo.
Dado el carácter preliminar de este estudio, se optó por delimitar los GE según los
criterios de Quilis et al. (1993) 7. Se ha seleccionado una serie de marcas fronterizas para
delimitar los GE: la pronunciación marcada, las funciones interrogativa y exclamativa,
los alargamientos vocálicos, los tonemas suspendidos, los truncamientos, el paralenguaje
y los fragmentos en estilo directo. Además, el análisis ha sido validado por un total de
cuatro informantes 8, lo cual le confiere una mayor validez empírica.
Durante la segmentación discursiva, se observó una serie de problemas para
delimitar y clasificar los segmentos. Estos problemas se han sistematizado, y se han
diseñado soluciones metódicas para su resolución (§ 4.).
En cuarto lugar, se elaboró una base de datos mediante el programa Microsoft
Excel, en donde se recopilaron los resultados del análisis con el fin de cuantificarlos. Los
datos se organizaron en variables cuantitativas como “Subacto”, en la que se anotó el
texto conversacional clasificado en variantes tipológicas (“SSD, SSS, SSSTop, SAT,
6
Los participantes de las conversaciones han dado su consentimiento para la utilización de los
datos.
7 Los participantes de las conversaciones han dado su consentimiento para la utilización de los
datos.
8 Los informantes realizaron segmentaciones individuales de un total de 99 grupos entonativos
(2,05 min. de grabación). Los GE escogidos representaban problemas recurrentes en la
delimitación prosódica.
79 | P á g i n a
SAM, SAI, ENS, ESA”); o “Problemas”, variable que recoge los diversos conflictos de
segmentación (“Estilo directo, tipología dudosa, parataxis”, etc.).
Finalmente, se elaboraron las conclusiones generales a partir de la cuantificación
de los resultados de la segmentación.
4.
ANÁLISIS
DEL
CORPUS:
RECOPILACIÓN
DE
PROBLEMAS
Y
PROPUESTA DE SOLUCIONES
A continuación, se desarrolla una explicación de los problemas que surgieron en
la segmentación discursiva del corpus 9, y de las soluciones operativas adoptadas 10.
Los problemas se clasificaron en tres tipos, según se relacionan con los elementos
residuales del análisis, los subactos de tipología dudosa o las relaciones sintagmáticas
(vid. fig. 3). Las soluciones metodológicas que se presentan son provisionales, y
pretenden ser utilitarias para el caso concreto de la segmentación de la conversación 44;
sin embargo, se han organizado de modo que puedan ser de aplicación general para
problemas que aparecen frecuentemente en esta tipología discursiva.
Fig. 3: Problemas de la segmentación en subactos
9
Los problemas que se apuntan se basan en el análisis de una sola conversación. Por ello, no
deben tomarse como una lista cerrada, aunque sí representativa de la conversación escogida.
Aunque la muestra analizada se considera representativa del corpus y, este, a su vez,
representativo de la población, debería llevarse a cabo un análisis más amplio para verificar esta
cuestión.
10 Los problemas apuntados pretenden reflejar los conflictos generales de segmentación en la
conversación coloquial española; sería necesario ampliar el corpus para verificar su
representatividad.
80 | P á g i n a
4.1. Los elementos residuales del análisis
Los elementos residuales suponen un problema, ya que no es fácil determinar su
inclusión o exclusión en el análisis segmental de la conversación. Estos elementos se han
clasificado en dos grupos: los elementos truncos, inaudibles y extralingüísticos se han
considerado Elementos no segmentales (ENS); y los elementos paralingüísticos se han
señalado como Elementos sin adscripción tipológica (ESA).
Los ENS son elementos residuales, no porque el modelo Val.Es.Co. no dé cuenta
de ellos –puesto que sí los reconoce–, sino porque su condición no les permite formar
parte del análisis estructural de la conversación; los ESA, en cambio, no se han
desarrollado en el modelo Val.Es.Co., pese a que deberían ser un subactos concretos.
4.1.1. Vacilaciones, reinicios y autocorrecciones
Las rupturas discursivas pueden ser causadas por factores de planificación o por
incidentes extralingüísticos. Si son segmentos intencionales, son estructuras
aparentemente inacabadas que constituyen subactos; de lo contrario, son fenómenos
ajenos al discurso que no se analizan (Briz y Grupo Val.Es.Co., 2014: 50-52).
Sin embargo, no siempre es fácil determinar si se esconde una intención o
estrategia tras el lapsus lingüístico. Además, las rupturas discursivas son prosódicamente
independientes: el segmento trunco es un grupo entonativo. ¿Hasta qué punto sería
pertinente analizar estos segmentos como tipos de subactos?
Se ha seguido la solución pragmático-semántica que sugiere Val.Es.Co: se ha
privilegiado, en primer lugar, una interpretación pragmática de la intencionalidad del
emisor. Esto permite excluir los segmentos no intencionales. En segundo lugar, se ha
optado por contemplar, como criterio auxiliar, su autonomía informativa.
- Si los segmentos no poseen la suficiente autonomía informativa para consolidarse
como un tipo de subacto concreto, se han excluido del análisis:
(1)
A: {SAM por eso que SAM} n- // {SSD no te enfaadas y te pones en plan
serio sabiendo que no das ni una SSD} 11
11 En los ejemplos se sigue las convenciones de transcripción del modelo (Briz y Grupo
Val.Es.Co., 2004). Las llaves marcan la segmentación en subactos, y el subrayado marca el
elemento resaltado.
81 | P á g i n a
La ruptura del ejemplo (1) cuenta con un reinicio posterior, y podría verse como
una estrategia argumentativa; sin embargo, “que n-” no es lo suficientemente autónomo.
- Si son contenidos que se reponen y están integrados en otro segmento mayor, se
analizan como un subelemento dentro del segmento al que se unen:
(2)
B: {SSD Julio ((Cano)) 12 no es un crack al fútbol↓ SSD} {SSS pero //
juega SSS} {SSD y yo no soy el a- el artista del mundo SSD}
Este reinicio podría responder a una estrategia (tal vez atenuante) del interlocutor.
La ruptura presenta una información que se completa a continuación.
- Si son situaciones aparentemente estratégicas de cambio de planificación, en la
que el segmento es informativamente autónomo (incluso si no hay ninguna reposición de
contenido posterior) son considerados subactos independientes.
(3)
B: {SSD Nachete más o menos estáa- SSD} {SAM ¡hombre joder! SAM}
// {SSD yo te ((pongo a)) jugar al futbolín de aquí a todas las tardes↑ SSD}
4.1.2. Segmentos inaudibles
El material de trabajo condiciona y limita la segmentación. Pueden aparecer
fragmentos inaudibles o cuya transcripción es aproximativa (provocados por la mala
calidad del audio, por ejemplo) que dificultan la interpretación de un segmento o de su
contexto. ¿Deben ser excluidos del análisis? ¿Hasta qué punto puede tomarse en cuenta
una segmentación aproximativa y analizarse como si se tratase del segmento real?
Como solución se ha atendido, en primer lugar a la autonomía prosódica de los
segmentos y, en segundo lugar, a su autosuficiencia semántica:
- si un segmento inaudible es prosódicamente independiente y tiene un contenido
informativo pleno, se ha analizado como un subacto:
(4)
B: {SAM ¡ah noo! SAM} {SSD la maleta el] jueves por la noche SSD} /
{SAM ((¡hombre!)) SAM}
12
Los paréntesis marcan un segmento inaudible o cuya transcripción es dudosa.
82 | P á g i n a
- Si el segmento inaudible presenta un contorno prosódico independiente, pero no
un contenido informativo completo, se considera externo al análisis:
(5)
B: {SSD él dice que es un crack y SSD} / [(( ))]
A:
{SSD [¿qué hora es?] SSD}
- En caso de no ser prosódicamente autónomo y de estar integrado en un GE mayor,
si el GE en el que se integra presenta un contenido informativo completo y, por
tanto, es un tipo de subacto, el segmento inaudible se analiza como un elemento
integrante de dicho subacto:
(6)
B: {SSD (( )) nos pasamos el día con la pelota en los pies↓ SSD}
{SSS pero ((no lo)) sé por qué↑ SSS} // {SAM oye nada SAM}
- Si el fragmento inaudible está integrado en un segmento mayor, cuyo contenido
semántico es insuficiente para ser un subacto, se excluye del análisis, aun cuando
pueda haber habla que se percibe sin dificultades:
(7)
B: {SSD y para qué le vas- para qué le vas a decir [nada =] SSD}
A:
{SAI [claro] SAI}
B: = {SAT entonces / eso SAT} // (( )) bastante (( )) eso //
4.1.3. Elementos extralingüísticos
Los acontecimientos extralingüísticos no forman parte del análisis, pero influyen
en la conversación. Aunque no tienen cabida en la estructura conversacional, conviene
tenerlos en cuenta, ya que pueden repercutir en el desarrollo informativo del discurso:
(8)
B: Con Tuli- (GOLPE) {SSD ¡huy que lo rompo todo! SSD}
{SSS con Tulioo SSS} / {SSS con David Vélez→ SSS}
Además, en ocasiones podrían interpretarse como mecanismos que utiliza el
hablante con determinados fines como, por ejemplo, intensificar o resaltar lo que dice:
83 | P á g i n a
(9)
B: {SSD se puede ser mejor o peor↓ SSD} {SAI ¿lo entiendes? SAI} /
{SSD Julio ((Cano)) no es un crack al fútbol↓ SSD} {SSS peroo // juega
SSS} {SSD y yo no soy el a- el artista del mundo SSD} (GOLPE) {SSS
pero / juegas SSS}
El hablante B podría dar el golpe para marcar el ritmo de su enunciación o aportar
un matiz de intensificación a lo que dice.
Se ha optado por dejar estos segmentos fuera del análisis 13; pese a que son ENS,
es necesario anotarlos en la transcripción, ya que proporcionan información que puede
mejorar la interpretación de las circunstancias de la enunciación.
4.1.4. Elementos paralingüísticos y kinésicos
La precisión del transcriptor determina a aparición de elementos paralingüísticos
o kinésicos en la conversación, ya que estos no siempre tienen una realización fonética.
Más allá de su codificación en la transcripción, cabe plantearse si son elementos
segmentales que merecen un espacio propio en un sistema de unidades 14.
Desde el sistema Val.Es.Co. se explica que los elementos paralingüísticos no se
han desarrollado aún en el modelo. Por ello, y pese a que se trata de subactos potenciales,
no se ha llevado a cabo aquí un análisis tipológico de estos segmentos.
El siguiente ejemplo evidencia las dificultades analíticas que presentan estos
elementos en el sistema de unidades: un gesto actúa como una respuesta (una intervención
reactivo-iniciativa), y además, aparecen risas solapadas con el habla:
(10)
A: {SAT bueno pero SAT} {SSD estudiar no es lo mismo SSD}
B: {ESA ( hace un gesto de desacuerdo) ESA}
A: {SSD ¡noo↓SSD} {SSD no es lo mismo! SSD} {SAM vale
SAM} (Entre risas)
La solución adoptada se relaciona con la autonomía fónica: cuando estos
elementos no tienen representación fónica o no son independientes no se han catalogado
13
Además, en el caso de la conversación 44, solo se producen los dos casos mencionados en los
ejemplos.
14 El paralenguaje juega un papel importante en la conversación coloquial, hasta el punto de que
los elementos paralingüísticos pueden suplir a las propias palabras (Briz, 1998: 101-102).
84 | P á g i n a
como ESA, sino que se ha privilegiado el análisis tipológico del elemento en el que se
insertan, que se ha clasificado como subacto (como el caso del ejemplo previo); de lo
contrario, siempre que constituyan una entidad prosódica y que sean independientes, se
han marcado como ESA; son casos como algunas risas o las pausas oralizadas:
(11)
B: {SAT entonces eso SAT} / eeh (PAUSA ORALIZADA) / {SSD yo voy
a decirle SSD} {SAI tío SAI} {SSS no vayas […]
Esta solución en realidad plantea otro problema analítico, ya que propone un
sistema de marcación que no cubre el conjunto de los casos.
4.2. Los subactos de tipología dudosa
Los conflictos tratados hasta el momento (ENS y ESA) abarcan elementos que se
han clasificado como un tipo de subacto determinado o se han excluido del análisis. En
este apartado, el problema se relaciona con aquellos subactos cuya tipología es
conflictiva, no tanto porque el modelo no ofrezca recursos, sino por la propia condición
y naturaleza de los elementos lingüísticos. Estos se han denominado subactos dudosos.
4.2.1. Distinción entre subactos sustantivos y subactos adyacentes
Algunos elementos que presentan un contenido proposicional o informativo
(prototípicamente serían catalogados como SS) podrían actuar como SA. Las siguientes
intervenciones de B podrían interpretarse como SSD o SAI:
(12)
A: {SSD [¿te acuerdas cuando =]
B: {SAI [sí] SAI}
A: = me contaste que se picó SSD}{SSS porque había ganado a Javi? SSS}
{SSS o sea porque había perdido [contra =]
B:
{SAI [sí] SAI}
A: = Javi un montón de veces [y quería =]
B:
{SAI [sí] SAI}
A: = la revancha SSS}
B: {SSD sí sí↓ SSD} {SSS pero es que ahí era malete aún […]
85 | P á g i n a
4.2.2. Distinción entre subactos adyacentes
Las funciones de los SA (textual, interpersonal y modalizadora) también pueden
entrar en conflicto. Los SA están estrechamente vinculados con los marcadores del
discurso; y la polifuncionalidad de los marcadores se ve reflejada en estos elementos,
como ¿eh?, que podría estar actuando como modalizador o interpersonal:
(13)
A: {SSD [David ((Pereira)) es la persona más] PERRA que he visto en esta
[vida SSD} {SAM ¿eh?] SAM}
B: {SSD [((a mí me encanta↓))] SSD} {SSSTop David SSSTop}
4.2.3. Distinción entre subactos sustantivos subordinados y topicalizados
El problema de la distinción, en este caso, no es la interpretación pragmática del
elemento topicalizado, sino su identificación prosódica: no siempre es posible contar con
las marcas prosódicas de reconocimiento de los SSSTop (§ 2.3.1.), principalmente,
debido a factores relacionados con la calidad de la grabación.
En (14), el solapamiento y el ruido de fondo no permiten definir con exactitud si
en la intervención de A hay un tonema descendente que marca un límite prosódico y, por
tanto, un SSSTop a la derecha; la información del oscilograma es confusa (vid. fig. 4),
solo es posible guiarse por el orden sintáctico no marcado 15 de los elementos:
(14)
B: {SAT [y eso] SAT}
A: {SSD [qué aburrido↓] SSD}{SSSTop me parece a mí eso SSSTop}
15
Se siguen las consideraciones de Padilla (2001: 236), que define el patrón básico (S)VO como
el más frecuente en la ordenación de las palabras en español coloquial.
86 | P á g i n a
300
250
200
)
z
150
H
(
h
c
t
i
P
100
75
[qué aburrido<↓>]
me parece a mí eso
[y eso]
0
1.316
Time (s)
Fig. 4: Representación de la curva melódica del ejemplo (14)
4.3. Las relaciones sintagmáticas problemáticas
El reconocimiento de subactos también viene dado, desde una perspectiva
sintagmática, por las relaciones que contraen los elementos discursivos entre sí; por
ejemplo, los SSD y SSS contraen una relación de dependencia sintáctica y semántica 16.
En ocasiones, el entramado discursivo es complejo: los elementos se sitúan en
diferentes niveles jerárquicos, y esto genera dificultades para delimitar de subactos. Estas
situaciones se han sintetizado en tres fenómenos lingüísticos 17: el estilo directo de habla,
la parataxis y las intervenciones largas y complejas.
4.3.1. El estilo directo 18
De la última propuesta de Val.Es.Co. (Briz y Grupo Val.Es.Co., 2014), se colige
que el estilo directo puede analizarse de dos formas: si está encabezado por el verbo decir
en primera o tercera persona del presente de indicativo, y este actúa como SAT
16
A diferencia de los SSD y SSS, los SSSTop no conducen a duda, siempre son elementos
subordinados.
17 Estos fenómenos no son excluyentes: por ejemplo, un fragmento en estilo directo podría
contener oraciones paratácticas, o intervenciones largas y complejas, como relatos dramatizados
(Briz, 1998: 81).
18 El estilo directo de habla es un fenómeno mediante el que un interlocutor reproduce literalmente
un discurso de otro enunciador: los segmentos introductores suelen ser verba dicendi. Según
Gutiérrez Ordóñez (1997: 258-276), los segmentos del estilo directo son una única unidad
comunicativa. Otros autores (Verdín Díaz, 1970: 31, apud. Gutiérrez, 1997: 264) afirman que los
dos miembros que componen el estilo directo pueden considerarse frases independientes.
87 | P á g i n a
(introductor del estilo directo), los fragmentos en estilo directo aparecen segmentados de
forma independiente, y sus integrantes mantienen relaciones internas; en cambio, si el
estilo directo se inserta por medio de otros elementos, el segmento introductor se une al
fragmento de habla reproducida –o a parte de este–, independientemente de las relaciones
jerárquicas que se operen en su interior.
Sin embargo, esta propuesta de análisis a veces provoca desajustes:
El criterio informativo puede entrar en conflicto con la sintaxis: En (15) aparecen
dos segmentos informativos en el fragmento en estilo directo: uno director (el contenido
proposicional de negación “¡no no!”) y otro subordinado (la justificación, “que yo no
estoy cansao y-”):
(15)
B: {SSD [noo noo] SSD} {SSS es que así no le decía SSS} / {SSD ¡no no!
SSD} {SSS ¡que yo no estoy cansao y- SSS}
Si “¡no no!” se analiza según los criterios establecidos por Val.Es.Co., sería un
segmento unido a “es que así no le decía” (introductor del estilo directo), que a su vez,
sería un SSS de la negación previa “[noo noo]” (SSD). Así, la justificación “que yo no
estoy cansao y-” sería un SSS del SSD principal, cuando en realidad, depende del SSS
“es que así no le decía / ¡no no!” (más bien, de la parte “¡no no!”).
Otro ejemplo sería el siguiente: si el segmento introductor y el habla reproducida
fuesen un mismo subacto, no se reflejaría el carácter modalizador de “joder macho↓”:
(16)
B: {SSD pero MALO de que dices SSD}{SAM ((joder macho↓ SAM}
{SSS le tira cada una al dorsal y tira el pelotón)) te dará en la cabeza y no la
ves SSS}
El criterio prosódico también presenta contradicciones: A veces, los segmentos
introductores de estilo directo no son GE independientes del segmento posterior:
(17)
B: {SAT dice SAT} {SSD es que metí un golazo deel medio del campo y
metí otro golazo de cabezaa […]
Otras veces, los elementos introductores del estilo directo sí son prosódicamente
independientes, pese a que estos no son formas verbales gramaticalizadas:
88 | P á g i n a
(18)
B: {SSD y yo pensé SSD} / {SSS mira hijo […]
Además de todo esto, pueden producirse otro tipo de situaciones conflictivas,
como la presencia de más de un nivel enunciativo en un fragmento de estilo directo:
(19)
B: {SAT [dice SAT} {SSD es que metí un golazo deel medio del campo
SSD} y {SSS metí otro golazo de cabezaa SSS} y {SSS me dijeron
((todos↓)) SSS} {SSS ((¡no sabíamos)) que eras tan bueno! SSS}
B reproduce las palabras de otra persona y, a su vez, desde ese segundo nivel de
enunciación, reproduce un tercer nivel de enunciación.
Ante estos problemas, se ha decidido tomar una solución ajena a la propuesta de
Val.Es.Co.: como el criterio prosódico no es un referente claro, se ha segmentado los
enunciados en estilo directo de habla como si fuesen segmentos de una enunciación no
reproducida. El elemento introductor se analiza como un SSD o como un SAT.
4.3.2. Las relaciones paratácticas
En el modelo Val.Es.Co. se expresa que la relación de dependencia entre un SSD
y un SSS es equiparable a la distinción sintáctica entre una primera oración coordinada
copulativa y una segunda coordinada copulativa (vid. nota 5). Sin embargo, la
equivalencia funcional de los componentes lleva a cuestionar este planteamiento 19.
Por ejemplo, algunas oraciones coordinadas están formadas por subactos que
pueden verse como elementos independientes entre sí:
(20)
B: {SSD ¡juega súper mal! SSD} {SSS y a la vez estaba metido en el
((instituto Portal)) SSS} // {SAI ¿vale? SAI} {SSS y hay un jugador del
Valencia que se llama Raúl Albiol SSS} {SSD ¿te suena? SSD}
A: {SSD sí SSD}
19
No sería tanto así en los casos en los que las coordinadas copulativas adquieren determinados
matices semánticos (de causa, consecuencia, etc.), ya que en tales ocasiones, se puede afirmar que
las oraciones coordinadas sí mantienen vínculos de dependencia semántica (Marcos, Satorre y
Viejo, 2007).
89 | P á g i n a
B: y {SSD entonces a él le llamaban SSD} {SSS (( )) Vicente (( )) Raúl
Albiol en el (( )) SSS} {SAM se ve quee SAM} {SSD jugaron dos o tres
partidos en educación física SSD} y {SSS que metió dos o tres golazos
SSS} / y {SSS que decían SSS} […]
Entre estas oraciones coordinadas mediante “y” no se establecen relaciones de
dependencia ‒aunque forman parte del mismo relato y contribuyen al sentido global del
discurso‒. Las oraciones presentan un contenido proposicional primario (descriptivo o
narrativo): podrían ser un único SSD (dad la uniformidad del relato conversacional); o
varios, si cada una es un SSD. En cualquier caso, no puede afirmarse que la primera
oración coordinada sea un SSD y la segunda o el resto sean SSS dependientes de este.
Además, en estos casos la prosodia no delimita eficientemente SS.
Como solución, se ha seguido la propuesta de Val.Es.Co.: catalogar como SSD a
las oraciones copulativas que aparecen en primer lugar y como SSS a las que aparecen en
segundo lugar o posiciones posteriores; esta solución no es definitiva.
4.3.3. Intervenciones largas y complejas 20
En ocasiones, el discurso de los interlocutores contiene fragmentos de una
extensión considerable y cuya complejidad sintáctica dificulta el análisis en subactos.
Este problema puede presentarse en segmentos que mantienen relaciones de
subordinación. En Briz y Grupo Val.Es.Co. (2014: 40) se expresa que las oraciones
adverbiales y las adjetivas explicativas tienen una configuración prosódica en la que
aparece un SSD y SSS, o un SSS y SSD; estos casos sí reflejan vínculos de dependencia
que se plasman en las relaciones entre un SSD nuclear y un SSS aporte informativo.
En las oraciones sustantivas y las adjetivas especificativas, en cambio, estos
vínculos no se dan: la oración subordinada no es un aporte informativo distinto del SSD,
sino que este actúa como rector informativo de la oración subordinada; no hay relaciones
de dependencia, todo es un mismo aporte informativo.
Hay casos en los que las relaciones de subordinación son más complejas e
integran varios niveles de dependencia:
(21)
A: {SSD [¿te acuerdas cuando =]
20 Se trata de un problema que incluye también segmentos en estilo directo o paratácticos, ya que
va referido exclusivamente a los vínculos internos problemáticos dentro de la unidad acto, y
muchos de ellos se producen por fenómenos como el estilo directo, o por la presencia de parataxis.
90 | P á g i n a
B: {SAI [sí] SAI}
A: = me contaste que se picó SSD}{SSS porque había ganado a Javi? SSS}
{SSS o sea porque había perdido [contra =]
B:
{SAI [sí] SAI}
A: = Javi un montón de veces [y quería =] la revancha? SSS}
La intervención de A es narrativa. Dentro de esa función informativa primaria, se
observan otras (causal, “porque había Ganado a Gabi”; o consecutiva, “y quería la
revancha”). La causa no va ligada a la narración en sí, sino a una parte de esta, “se picó”;
sería poco acertado decir que el primer SSS causal depende de todo el SSD previo.
Como solución, se han analizado aproximativamente estos segmentos, intentado
respetar al máximo las relaciones de dependencia que se producen entre ellos.
5. RESULTADOS DEL ANÁLISIS
5.1. Recuento y distribución de los elementos segmentados
La fig. 5 muestra el número de ocurrencias totales de los elementos segmentales
–subactos y ESA– y no segmentales de la conversación 44:
Fig. 5: Frecuencias totales de los elementos segmentados
La fig. 6 muestra la distribución porcentual de los elementos segmentados –
clasificados en subactos segmentados, elementos dudosos y residuos (ESA y ENS) –:
91 | P á g i n a
Fig. 6: Distribución de los elementos segmentados
Los “Elementos dudosos” son, por un lado, “subactos dudosos” identificados por
el sistema, pero inclasificables tipológicamente por sus propias condiciones (§ 4.2.),
ajenas al modelo Val.Es.Co.; y por otro, elementos que presentan algún problema
sintagmático (estilo directo, parataxis, etc.), y por tanto, una segmentación imprecisa (§
4.3.), ya que el modelo no ofrece un método claro de actuación.
El sistema Val.Es.Co. ha permitido identificar y clasificar el 61 % de los casos
analizados. El 39 % restante lo comprenden elementos que han sido identificados por el
sistema, pero no han podido analizarse completamente: un 10 % son residuos (ESA y
ENS); y un 29 % son elementos dudosos.
Para más detalle, los porcentajes que ocupa cada categoría segmental son:
Fig.7: Distribución de las categorías de elementos segmentados
En la cuantificación, la categoría predominante es la de los subactos
(concretamente, los SS). Del 29 % de los elementos residuales, el 19 % son subactos
dudosos, y el 10 % son elementos sintagmáticamente conflictivos. El resultado total de
estos últimos es impreciso, frente a la de los subactos dudosos, que es exacto.
Aunque los elementos dudosos superen a los SA, ha de advertirse que el
porcentaje total de SS y SA es potencialmente mayor, pues el 29 % de los elementos
dudosos también comprende subactos, a diferencia de los residuos, que son un 10 %.
92 | P á g i n a
El paralenguaje (ESA) ocupa el puesto de representación inferior (4 %); pero este
porcentaje debe ser considerado con precaución: la transcripción de la conversación se
basa en un sistema de audio que no recoge todos los recursos paralingüísticos.
Destaca la escasez de los ENS: son superiores a los ESA, pero igualmente son una
categoría inferior, en comparación con los demás elementos segmentales.
El modelo puede reconocer ESA, ENS y subactos dudosos, con lo que se puede
concluir que su nivel de efectividad es superior al 61 %:
Elementos que reconoce el sistema
Val.Es.Co.
Elementos que no reconoce el sistema
Val.Es.Co.
ESA (4 %)
ENS (6 %)
Subactos dudosos (19 %)
Elementos dudosos
(fenómenos sintagmáticos)
(10 %)
Elementos segmentados (61 %)
TOTAL: 90 %
TOTAL: 10 %
Fig. 8: Elementos segmentales identificados por el sistema de unidades Val.Es.Co.
El modelo Val.Es.Co. es efectivo en un 90 % de los casos, en lo que respecta a la
identificación de elementos. Otra cuestión es que permita realizar un análisis más preciso
de dichos elementos (por ejemplo, su delimitación tipológica).
5.2. Recuento y distribución de los problemas de segmentación
A continuación, se muestra la relación entre los segmentos obtenidos y los
problemas de segmentación que presentan: por un lado, entre los tipos de subactos (SS y
SA) y los problemas de tipología dudosa 21 y relaciones sintagmáticas problemáticas; y,
por otro, entre los elementos residuales y las relaciones sintagmáticas problemáticas.
21
Hasta el momento, en este aparado “elementos dudosos” hacía referencia tanto a los subactos dudosos,
como a los segmentos incluidos en fenómenos sintagmáticamente conflictivos. A partir de aquí se vuelve
a distinguir claramente entre “subactos dudosos” y los segmentos con problemas sintagmáticos.
93 | P á g i n a
5.2.1. Los problemas de segmentación en los subactos sustantivos
Fig. 9: Problemas y recuento de los subactos sustantivos
Los SSD presentan un mayor número de ocurrencias (193, suponen un 62% del
total); contrastan con los SSSTop, que son escasos (solo hay 8, un 2 % del total). Los SSS
ocupan el 37% (114 ocurrencias), y no presentan problemas de adscripción tipológica;
solo hay un caso de SSD dudoso, relacionado con una intervención larga y compleja. Esto
contrasta con el número de SSSTop dudosos (50 %).
Debe tenerse en cuenta, aunque no se refleje en la fig. 9, que en el total de SSD se
incluyen 3 elementos truncos y 27 segmentos inaudibles que han podido ser segmentados
como subactos; y en el total de SSS se incluye 1 elemento trunco y 15 segmentos
inaudibles que también se han considerado subactos.
En cuanto a los problemas sintagmáticos, predominan los SSD no conflictivos
(170 subactos, el 54 %), frente a los conflictivos (23, un 7 %); los SSS problemáticos
(20 %) superan a los no problemáticos (17 %) y, además, al 7 % de SSD problemáticos,
lo cual es llamativo, teniendo en cuenta que el número total de SSD es mayor al de SSS.
Los SSD aparecen en los contextos problemáticos principalmente del estilo
directo y, en segundo lugar, de la parataxis; los SSS en la parataxis, aunque también en
los otros fenómenos; los SSSTop, tanto si son de tipología dudosa como si no, no se
asocian con fenómenos problemáticos del orden sintagmático del análisis.
94 | P á g i n a
5.2.2. Los problemas de segmentación en los subactos adyacentes
Fig. 10: Problemas y recuento de los subactos adyacentes
Los SAT son la tipología más abundante y la que menos casos dudosos presenta.
En cuanto a menor número de ocurrencias, destacan los SAI (45); además, estos son,
proporcionalmente, los SA que más dudas tipológicas presentan.
Del total de SAT, 2 son elementos truncos y 9 son segmentos inaudibles; entre los
SAI hay dos segmentos inaudibles, y entre los SAM, 9 segmentos inaudibles.
Los SAI dudosos representan el 40 % de su total, mientras que los SAT y los SAM
dudosos, el 35 % y el 38 % respectivamente. Los SAM ocupan el segundo lugar, tanto en
frecuencia de aparición como en cantidad de casos dudosos. A diferencia de los SS (y con
la excepción de los SSSTop), los SA sí presentan problemas tipológicos.
En cuanto a las relaciones sintagmáticas, la mayoría de SA no son problemáticos;
los que sí lo son, se vinculan predominantemente con el problema del estilo directo.
Los dos casos de SAT dudosos se relacionan con las intervenciones largas y
complejas, y uno de ellos, al mismo tiempo con problema del estilo directo.
95 | P á g i n a
5.2.3. Los problemas de segmentación en los elementos residuales
Fig. 11: Problemas y recuento de los elementos residuales
Debido a las decisiones metódicas de segmentación (§ 4), se reduce la cantidad
real total de ESA que no aparecen en el análisis (p.ej. las risas simultáneas al habla) y de
ENS que se han analizado como subactos (p.ej. vacilaciones intencionales
semánticamente plenas, o segmentos inaudibles semántica y fónicamente autónomos).
En relación a los ENS, los segmentos inaudibles superan a los truncos.
En cuanto a los ESA, destaca la abundancia de las risas, en comparación con los
otros fenómenos. Teniendo en cuenta las limitaciones de la transcripción, los resultados
apuntan a una presencia mínima de estos elementos, en comparación con los subactos.
Los ENS y ESA solo presentan cuatro casos sintagmáticamente problemáticos:
tres ENS (vacilaciones, principalmente) se encuadran en situaciones donde hay
intervenciones largas y complejas; y el ESA aparece en el estilo directo de habla.
5.3. Algunas notas sobre el criterio prosódico
Como se ha explicado previamente, el criterio prosódico no siempre permite
identificar subactos (§ 2.3.1.). El contraste de los totales de la unidad prosódica y de las
unidades discursivas evidencia su no correspondencia:
96 | P á g i n a
Discursiva
Prosódica
Unidad
Total
GRUPO ENTONATIVO
497
ELEMENTOS SEGMENTADOS 22
574
SUBACTOS
512
Fig. 12: Comparación de los totales de la unidad prosódica y las unidades discursivas
La unidad subacto no presenta una correspondencia total con la unidad GE. La
fig. 13 muestra los porcentajes exactos de la coincidencia de subactos con GE:
Fig. 13: Porcentajes de las correspondencias entre subactos y GE
Este ejemplo ilustra los casos en los que los subactos y elementos segmentados
coinciden con los grupos entonativos:
(22)
A: {SSS te oye↑ SSS} {SSD y y no vuelve a hablarte en tu vida SSD}
B: {SSD alguna vez se lo hemos intentado explicar y noo SSD} // {SSD
él dice que es un crack y SSD} / [(( ))]
Se ha observado que la no correspondencia entre los segmentos discursivos y los
grupos entonativos puede darse por dos motivos:
22
Este total se refiere al conjunto de elementos obtenidos tras la segmentación discursiva (incluye
los elementos segmentales –subactos y ESA– y los no segmentales –ENS–); en cambio, el total
de subactos solo hace referencia a este tipo de unidad (no se contabilizan los ENS y los ESA).
97 | P á g i n a
- Porque el subacto o segmento conversacional es inferior al GE, esto es, porque
dos o más segmentos de su tipo se integran en un solo GE.:
(23)
A: {SAM (os)tras SAM} {SSD es MUY perro SSD}
- Porque el segmento discursivo es una unidad superior al GE, esto es, abarca o
integra en sí más de un GE:
(24)
A: {SSD vas a estar allíi / puramente el sábado↑ SSD} {SSS porque el
domingo tampoco podéis volver→ / [tarde que tenéis que […]
Sería interesante observar la configuración prosódica de los subactos más
detenidamente, y ver si esta tiene relación con los problemas de segmentación; de este
modo, podría obtenerse resultados específicos sobre validez del criterio prosódico.
6. SÍNTESIS VALORATIVA
A partir de los resultados del análisis y la segmentación del corpus se han recogido
los siguientes puntos relevantes:
6.1. Problemas de segmentación y propuesta de soluciones
Ante determinados fenómenos lingüísticos no es fácil delimitar los segmentos
informativos del discurso. Se han recopilado los conflictos y se han diseñado soluciones
que parten de los criterios del modelo Val.Es.Co., según proponían las preguntas de
investigación nº 2 y 3 (§ 1.2.).
En cuanto a los elementos residuales, estos podrían incluirse en el análisis según
sus características: los segmentos truncos, en función de su fuerza ilocutiva y su
autosuficiencia semántica, podrían ser subactos. Lo mismo sucede con los fragmentos
inaudibles que son semántica y prosódicamente independientes. Los elementos
extralingüísticos se han excluido del análisis segmental, si bien pueden incidir en la
estructura discursiva. Y los elementos paralingüístico-kinésicos no han sido analizados,
aunque son segmentos informativos y deberían clasificarse como subactos.
Los subactos de tipología dudosa se han segmentado de forma aproximativa.
Con respecto a las relaciones sintagmáticas, en los fragmentos en estilo directo se
han analizado independientemente el segmento introductor y el fragmento en habla
98 | P á g i n a
referida, aunque esta diferencia no se ha considerado más allá de un segundo nivel de
enunciación. En las relaciones paratácticas, la primera oración se ha segmentado como
un subacto nuclear (SSD) y la segunda, como un subacto dependiente (SSS). La
segmentación de las intervenciones largas y complejas se basa en criterios sintácticos.
6.2. Datos sobre los resultados de la segmentación discursiva en subactos
Por lo que respecta a la cuantificación de los subactos, los que más abundan en
son los proposicionales (SS); destaca la escasez de elementos topicalizados (SSSTop).
En cuanto a la relación entre subactos y elementos no segmentales (ENS), solo 6
de los 26 elementos truncos son subactos; los 20 restantes son ENS. Y del total de 79
segmentos inaudibles, 57 son subactos, quedando excluidos 12 del análisis.
Aparecen
más
ocurrencias
de
subactos
dudosos
en
los
elementos
extraproposicionales (SA) (27 %); en el caso de los segmentos proposicionales (SS), los
subordinados (SSS) no plantean conflictos en cuanto a su condición de elementos
dependientes, y solo se producen dos casos de segmentos nucleares (SSD) dudosos.
Llama la atención el alto porcentaje (50 %) de segmentos topicalizados dudosos.
En cuanto a los fenómenos sintagmáticos problemáticos, es llamativo el 20 % de
segmentos dependientes (SSS) relacionados con la parataxis y con el estilo directo. De
los SSD solo un 7% son sintagmáticamente problemáticos; no se produce ningún caso
problemático en los segmentos topicalizados, y en los segmentos SA son escasos. El
conflicto sintagmático más recurrente el estilo directo de habla (38 casos); le sigue la
parataxis (21 casos) y las intervenciones largas y complejas (12 casos).
6.3. Conclusiones sobre el método analítico del modelo Val.Es.Co.
Los resultados apuntan que el método Val.Es.Co.de segmentación en subactos es
efectivo, ya que permite identificar el 90 % de los elementos y realiza una segmentación
precisa de un 61 % de los segmentos informativos (vid. fig. 8). Con estos resultados es
posible ofrecer una respuesta objetiva a la pregunta de investigación nº 1 (§ 1.2.).
En la identificación de subactos, el modelo genera un 10 % de residuos; y en la
identificación de tipos de subacto, un 33 % de residuos (un 29 % de subactos dudosos y
el 4 % de ESA, que deberían catalogarse como un subacto específico).
Por último, el criterio prosódico demuestra ser efectivo en el 66 % de los subactos;
la unidad GE permite identificar más de la mitad de los segmentos informativos. Los
99 | P á g i n a
subactos que no coinciden con GE (34 %) son unidades superiores o inferiores a estos, y
se han segmentado con la ayuda del criterio semántico-informativo.
6.4. Notas finales y futuras líneas de investigación
La presente investigación se configura como un primer acercamiento empírico
cuyos resultados podrían validarse por medio de una ampliación del corpus.
En futuros análisis podría emplearse herramientas de cálculo automático, como
el MESTEL (Cabedo, 2009), para detectar límites prosódicos de forma más objetiva y
otorgar mayor validez a los resultados del análisis prosódico. El estudio detenido del
criterio prosódico podría ser una línea interesante de desarrollo de esta investigación, ya
que la aplicación de este criterio genera problemas (§ 5.3.) que ponen en duda su utilidad
a la hora de realizar la segmentación en subactos.
El estudio de los elementos residuales y paralingüístico-kinésicos es otra línea de
investigación que debería desarrollarse desde la perspectiva de la segmentación
discursiva, ya que un modelo debe ser capaz de dar cuenta del conjunto de fenómenos
que se producen en el discurso.
Así mismo, sería interesante contrastar la operatividad del sistema Val.Es.Co. en
relación a la segmentación en unidades informativas que proponen otros modelos;
también podría aplicarse la segmentación en subactos a otros registros o tipologías
discursivas con el fin de estudiar su validez más allá del ámbito de la conversación
coloquial.
7. BIBLIOGRAFÍA
BOERSMA, Paul y David WEENINK (2013): Praat: doing phonetics by computer. [en
línea], disponible en <http://www.praat.org/> [consultado en mayo de 2014].
BRIZ, Antonio (1998): El español coloquial en la conversación. Esbozo de
pragmagramática. Barcelona: Ariel.
BRIZ, Antonio (2000): “Las unidades de la conversación”. Rilce. Revista de Filología
Hispánica, 16, 2, 225-246.
BRIZ, Antonio (2004): “La transcripción de la conversación. El sistema Val.Es.Co.”, en
Ramón Almela Pérez et al. (coords.): Homenaje al profesor Estanislao Ramón
Trives, Vol. I. Murcia: Universidad de Murcia, 141-159.
100 | P á g i n a
BRIZ, Antonio (2007): “Límites para el análisis de la conversación: órdenes y unidades:
turno,
intervención
y
diálogo”.
Revista
Internacional
de
Lingüística
Iberoamericana, 5, 1 (9), 23-37.
BRIZ, A. y GRUPO VAL.ES.CO. (2003): “Un sistema de unidades para el estudio del
lenguaje coloquial”. Oralia, 6, 7-61.
BRIZ, A. y GRUPO VAL.ES.CO. (2014): “Las unidades del discurso oral. La propuesta
Val.Es.Co. de segmentación de la conversación (coloquial)”. Estudios de
Lingüística del Español, 35, 1, 11-7.
CABEDO NEBOT, Adrián (2009): Segmentación prosódica en la conversación coloquial:
sobre el grupo entonativo como mecanismo demarcativo de unidades mínimas.
Valencia: Universitat de Valencia.
CABEDO NEBOT, Adrián (2014): “On the delimitation of discursive units in colloquial
Spanish: Val.Es.Co application model”, en Salvador Pons Bordería (ed.):
Discourse Segmentation in Romance Languages. Ámsterdam/Filadelfia: John
Benjamins.
CABEDO NEBOT, Adrián y Salvador PONS BORDERÍA (eds.): Corpus Val.Es.Co 2.0. [en
línea], disponible en <http://www.valesco.es> [consultado en mayo de 2014].
CHAFE, Wallace (1994): Discourse, Consciousness, and Time: The Flow and
Displacement
of
Conscious
Experience
in
Speaking
and
Writing.
Chicago/Londres: University of Chicago Press.
DEGAND, Liesbeth y Anne Catherine SIMON (2009): “Minimal discourse units in spoken
French: On the role of syntactic and prosodic units in discourse segmentation”.
Discours, 4.
GROUPE
DE
FRIBOURG (Alain Berrendonner, dir.) (2012): Grammaire de la période.
Berne: Peter Lang.
GUTIÉRREZ ORDÓÑEZ, Salvador (1997): Principios de sintaxis funcional. Madrid: Arco
Libros.
HIDALGO NAVARRO, Antonio (2006): “Estructura e interpretación en la conversación
coloquial: el papel del componente prosódico”. Revista de Filología, 24, 129-151.
HIDALGO NAVARRO, Antonio y Xose PADILLA (2006): “Bases para el análisis de las
unidades menores del discurso oral: los subactos”. Oralia, 9, 109-143.
LEVINSON, Stephen (1989): Pragmática. Barcelona: Teide.
MARCOS MARÍN, Francisco et al. (2007): Gramática española. Madrid: Síntesis.
101 | P á g i n a
NARBONA, Antonio (1991): “Sintaxis coloquial y análisis del discurso”. Revista Española
de Lingüística, 21, 2, 187-204.
PADILLA, Xose (2001): El orden de las palabras en el español coloquial. Valencia:
Universitat de València.
PONS BORDERÍA, Salvador (2014): Discourse Segmentation in Romance Languages.
Ámsterdam/Filadelfia: John Benjamins.
QUILIS, Antonio et al. (1993): “El grupo fónico y el grupo de entonación en el español
hablado”. Revista de Filología Española, 73, 1/2, 55-64.
ROULET, Eddy et al. (2001): Un modèle et un instrument d'analyse de l'organisation du
discours. Berna: Peter Lang.
VERDÍN DÍAZ, Guillermo (1970): “Introducción al estilo indirecto libre en español”.
Revista de filología española, Anejo nº 91.
102 | P á g i n a
5. Conectores discursivos en producciones argumentativas y
narrativas de jóvenes mexicanos
KARINA PAOLA GARCÍA MEJÍA
UNIVERSIDAD AUTÓNOMA DE QUERÉTARO, MÉXICO
Resumen: El objetivo de la presente investigación fue identificar, clasificar, y comparar cualquier
evidencia de desarrollo lingüístico en el uso de conectores discursivos en producciones narrativas
y argumentativas de dos grupos de adolescentes de diferentes grados escolares y edades (23
participantes de último grado de Educación Básica (secundaria); edad promedio: 15;0; y 23
participantes de último grado de Educación Media Superior (bachillerato); edad promedio: 18;3).
Se encontraron diferencias cuantitativas en el uso y diversidad de conectores, en relación con el
tipo de discurso. También se hallaron diferencias cualitativas significativas en el establecimiento
del uso canónico de algunos conectores, éstas están relacionadas con la edad y el grado escolar.
Por lo anterior, es posible afirmar que existe una relación que se puede establecer entre el uso de
algunos conectores discursivos y las etapas tardías de desarrollo lingüístico.
Palabras clave: Conectores, Narración, Argumentación, Adolescentes mexicanos
Abstract: The aim of this research was to identify, classify, and compare the evidence of
linguistic development in the use of discourse connectors in narrative and argumentative speeches
of two groups of adolescents from different educational backgrounds and age ranges (23
participants from 8th grade, average age: 15;0; and 23 High School seniors, average age: 18;3).
We found quantitative differences in the use and diversity of connectors related to the type of
speech. We also found significant qualitative differences in the establishment of the accurate use
of some connectors related to age and school grade. Therefore, we can assert that there is a
relationship that can be established between the use of some discourse connectors and the late
stages of linguistic development.
Keywords: Connectors, Narrative speech, Argumentative speech, Mexican teenagers
1. ANTECEDENTES TEÓRICOS
“El desarrollo del lenguaje que ocurre durante la adolescencia y la adultez depende
de la existencia de una base sólida que haya sido establecida durante la infancia. Sin esta
base los sutiles logros lingüísticos característicos del desarrollo del lenguaje tardío no
serían posibles” (Nippold, 2007: 11). Estos logros sutiles se ven reflejados en los
diferentes niveles de la lengua, y han sido reportados en diversos estudios, los cuales han
mostrado que ocurren tanto cambios cuantitativos como cualitativos. Por ejemplo,
Crowhurst (1987), McCutchen y Perfetti (1982), entre otros autores, han evidenciado, por
medio de sus investigaciones, que conforme los niños van creciendo sus oraciones
gradualmente aumentan en longitud, complejidad y densidad informativa, y son capaces
de producir discursos que son más lógicos y cohesivos. También, en un estudio realizado
en 2005 por Nippold, Ward-Lonergan, y Fanning, con estudiantes de 11, 17 y 24 años de
edad, en el cual se llevó a cabo una tarea escritura persuasiva para analizar aspectos
característicos del lenguaje tardío en sintaxis, semántica y pragmática, se comprobó que
la producción mejoraba en todos los dominios con respecto a la edad. Estos autores
observaron, precisamente, mejoras reflejadas en la longitud media de emisión, en la
producción de cláusulas relativas y en el uso de conectores.
Por lo expuesto en el párrafo anterior, podemos aseverar que en estas etapas
tardías ocurren diversos perfeccionamientos en la producción del lenguaje, por ejemplo,
se añaden nuevas palabras al lexicón, la competencia del razonamiento verbal refleja un
desarrollo lingüístico y cognitivo, asimismo, se alcanza la sofisticación pragmáticodiscursiva necesaria para producir discursos coherentes y cohesivos, especialmente
debido al conocimiento y manejo de los conectores, los cuales pueden ser mejor usados
para relacionar elementos discursivos al contar una historia o al convencer a alguien de
adoptar cierta postura o realizar determinada acción (Gutiérrez-Clellen e Iglesias, 1992;
Andriessen y Coirier, 1999).
Este trabajo de investigación está basado en la definición que hacen Calsamiglia
y Tusón (2012: 235-236) sobre los conectores: “piezas lingüísticas que relacionan de
forma explícita segmentos textuales, estableciendo entre ellos diversas relaciones
semánticas”.
Desde el punto de vista de su forma, los conectores son muy variados; pueden ser
piezas simples o compuestas, conjunciones, adverbios y locuciones, sintagmas
nominales, verbales o preposicionales. […] Su finalidad discursiva se centra
fundamentalmente en proporcionar cohesión y estructura, y en servir de guía o
instrucción para la interpretación del sentido de un texto (Calsamiglia y Tusón,
2012: 235-236).
Con base en una revisión bibliográfica preliminar, se establecieron dos categorías
generales de conectores de acuerdo con la clasificación de Calsamiglia y Tusón (2012),
en primer lugar se nombran a los conectores que introducen operaciones discursivas
particulares, que son aquellos que indican la posición del enunciador ante su enunciado
u orientan hacia un tipo concreto de tratamiento de la información. De este tipo existen:
104 | P á g i n a
conectores de expresión de punto de vista (desde mi punto de vista, en mi opinión…), de
manifestación de certeza (está claro que, es evidente que…), de tematización (respecto a,
a propósito de...), de ejemplificación (por ejemplo, así…), de cita (según, para…), y de
reformulación (es decir, o sea…).
Por otro lado, se establece la categoría de aquellos que sirven para poner en
relación lógico-semántica segmentos textuales, sean enunciados o conjuntos de
enunciados. De este tipo se presentan: conectores aditivos (además, también…),
adversativos/contraargumentativos (pero, sin embargo…), causativos (porque, ya que…),
consecutivos (por eso, así que…), condicionales (si, siempre y cuando…), finales (para
que, a fin de que…), y temporales (cuando, en ese momento…).
El uso predominante de algunos tipos de conectores tiende a poseer una relación
directa con el modelo discursivo puesto en práctica. Por ejemplo, la mayoría de los
autores coincide en que los conectores discursivos más frecuentes dentro de la narración
son los temporales, los causativos y los consecutivos (Nippold, 2007; Calsamiglia y
Tusón, 2012), debido a que este tipo de discurso tiene un foco sobre las secuencias de
acciones que ocurren en un tiempo y espacio determinado, así como en las
transformaciones y los cambios de estado con causas y consecuencias específicas.
En cambio, en la argumentación se utilizan preferentemente conectores que
permitan al emisor tener un acercamiento con el interlocutor para que este último se sienta
atraído por el discurso y pueda llegar a aceptar los argumentos propuestos por su locutor.
De esta manera, los conectores preferidos en el modelo discursivo argumentativo son los
de punto de vista, los contrastivos y los causales (Cuenca, 1995; Caballero y Larrauri,
1996; Lo Cascio, 1998; Calsamiglia y Tusón, 2012).
2. PROBLEMA DE INVESTIGACIÓN
El objetivo general de la presente investigación es dar cuenta de las diferencias
cuantitativas y cualitativas respecto al uso de algunos tipos de conectores en dos variantes
discursivas: la narración y la argumentación, durante la etapa tardía de adquisición, entre
los 15 y 18 años de edad.
Las preguntas principales que guían este trabajo son: ¿existe una relación que
pueda establecerse entre los usos de algunos conectores y el nivel de escolaridad?; y
¿existe alguna relación que pueda establecerse entre los usos de algunos conectores y el
tipo de modalidad discursiva? Al respecto, se considera que existen diferencias
principalmente cualitativas en el uso de algunos conectores, relacionadas con el desarrollo
105 | P á g i n a
del lenguaje tardío en ambos discursos, así como un aumento progresivo en la diversidad
de conectores y el establecimiento de su uso canónico por el nivel de escolaridad. Además
se piensa que existe una relación entre los diferentes conectores y el tipo de modalidad
discursiva.
3. METODOLOGÍA
3.1 Participantes
Se recolectaron muestras de 46 jóvenes de escuelas públicas urbanas del centro
del Municipio de Santiago de Querétaro en México. Las escuelas se encuentran en la lista
de instituciones con reconocimiento de desempeño en las pruebas escolares nacionales.
Se grabaron producciones narrativas y argumentativas de estos jóvenes de 3er año de
secundaria (edad promedio: 15;0 años) y 3er año de bachillerato (edad promedio: 18;3
años). La selección de los participantes fue objetiva con el apoyo de los maestros, quienes
eligieron a los alumnos del grupo que tenían un desempeño escolar medio (ni
sobresaliente ni bajo). Además se procuró que la muestra fuera homogénea al seleccionar
la mitad de los participantes de género femenino y la mitad de género masculino.
3.2 Tareas de producción
3.2.1 Narración
La muestra narrativa consistió en monólogos recolectados a través de una tarea en
la que se utilizó la famosa historia de la rana One frog too many (Mayer y Mayer, 1975).
Los participantes observaron la secuencia de las imágenes de principio a fin y, una vez
que se consideraban listos, fueron grabados contando verbalmente la historia
considerando que, posteriormente, otro joven escucharía la grabación sin tener el cuento.
3.2.2 Argumentación
Para la tarea argumentativa se tomaron en consideración las propuestas
metodológicas y teóricas para provocar este tipo de discurso de Godínez López (2011) y
de Calsamiglia y Tusón (2012) 1. Se les planteó a los estudiantes una situación
controversial imaginaria vinculada con el contexto escolar, en la cual tenían que grabar
1
Propuestas que integran la idea de que los elementos básicos para provocar el discurso
argumentativo son: tener como objeto cualquier tema controvertido; poseer un locutor el cual ha
de manifestar una toma de posición; el tema a tratar debe de tener un carácter polémico, y debe
de estar basado en la contraposición de dos o más posturas defendidas por una persona; el objetivo
final debe de ser el de persuadir al interlocutor o a un público de la aceptabilidad de una idea.
106 | P á g i n a
un mensaje para un director de una secundaria/bachillerato que había decidido expulsar a
dos jóvenes homosexuales que había encontrado besándose en los pasillos de la escuela.
4. ANÁLISIS PRELIMINAR DE LOS DATOS
La unidad de análisis para este trabajo de investigación fue la cláusula, la cual, de
acuerdo con Berman y Slobin (1994: 657-664) hace referencia a “cualquier unidad que
contenga un predicado unificado, esto es, un predicado que expresa una sola situación, ya
sea actividad, evento o estado”.
Después de tener las muestras transcritas, primeramente se clasificaron los
conectores encontrados en cada modalidad discursiva y en cada grado escolar, de acuerdo
con las clases propuestas por Calsamiglia y Tusón (2012), quedando así los 13 tipos ya
antes mencionados. A partir de lo anterior se buscó hacer una descripción clara y completa
para cada categoría de conector, para esto se llevó a cabo una revisión bibliográfica
extensa y se procedió a elaborar definiciones combinando las propuestas de diversos
autores, resultando así un cuadro de clasificación con todas las clases de conectores
encontrados en las muestras. Vid. Fig. 1.
107 | P á g i n a
TIPO
DEFINICIÓN
Señalan cuál es la causa o el motivo que explica o da razón de los enunciados que
Causales
preceden.
Indican cuál es exactamente la conclusión, consecuencia o efecto que se deduce
Consecutivos
de la información previa. Tiene como significado básico indicar que la
información que les sigue constituye una consecuencia derivada de la
Temporales
Introducen relaciones temporales.
Aditivos
Con ellos se avanza en una misma línea y el locutor manifiesta una misma
orientación en la información añadiendo más elementos, tanto si la línea avanza
en sentido afirmativo como negativo. Agrega, añade, suma, incorpora algo nuevo.
También llamados contraargumentativos o de oposición. Con estos conectores el
Adversativos
texto cambia de orientación en sentido contrario al segmento inmediato anterior,
bien sea de forma total o de forma parcial. La línea narrativa sufre un quiebre que
indica cambio de orientación. Puede expresar: oposición, contraste, sustitución,
Finales
Introducen la causa como meta o propósito que se persigue.
Condicionales
Señalan la operación mediante la cual se afirma que, dado un antecedente, se da
De ejemplificación
también un consecuente.
Sirven para explicar mediante ejemplos.
Expresiones
de Introducen la opinión del emisor; muestran acuerdo o desacuerdo con el
punto de vista
interlocutor; manifiestan dudas. Indican la posición del emisor ante su enunciado.
De certeza
Indican que los enunciados que los siguen han sido ya probados por el autor (tesis
De tematización
válidas), o que son aceptados por una comunidad.
Son aquellos que introducen tópicos.
De reformulación
Presentan el miembro del discurso que introducen como una nueva formulación
de un miembro anterior. Se usan para aclarar o parafrasear información.
De cita
Introducen respaldos de autoridad.
Fig. 1: Tabla de clasificación de conectores y sus definiciones adaptadas de las propuestas de
Caballero y Larrauri (1996), Calsamiglia y Tusón (2012), Cuenca, M. (1995), Fernández, G.
(2011), Halliday y Hasan (1976), Lo Cascio, V. (1998), Martínez, R. (1997), Montolío, E. (2008)
y Plantin, C. (2005).
108 | P á g i n a
5. RESULTADOS
5.1. Cuantitativos
En primer lugar se calculó la relación porcentual de conectores en relación con el
número de cláusulas. Posteriormente se realizaron pruebas de normalidad y se procedió
a aplicar una ANOVA mixta en la que se tenía un factor de grupo (secundaria vs
bachillerato) y 1 factor de medidas repetidas (argumentación vs narración), la variable
dependiente era el número de conectores por cláusula por participante. Esta prueba se
realizó para ver si el uso de conectores cambiaba con el grado escolar o con el tipo de
discurso. En este análisis se vio que existen diferencias en el uso de conectores por tipo
de discurso. Los participantes usan más conectores en las producciones argumentativas
que en las narrativas. Esto fue similar en secundaria y en bachillerato. (F=37,616 p=.0001
g.l.=1). No hubo diferencias por grado escolar ni hubo interacción entre grado escolar y
tipo de discurso. Tal y como se había predicho en las hipótesis iniciales, y como también
lo confirma la revisión bibliográfica, el tipo de discurso influye en los usos de conectores.
Vid. Fig. 2.
Fig. 2: Gráfica de la relación de cláusulas con conector por grado escolar y modalidad discursiva.
Posteriormente se realizó un análisis más fino por medio de una prueba de Chi
cuadrada con la cantidad total de datos, para evaluar si había relación entre el tipo de
conector usado y el grado escolar. Para realizar este análisis y observar únicamente los
conectores de interés, de acuerdo con lo encontrado en los datos y con lo revisado en la
bibliografía, se decidió tomar en cuenta únicamente las cinco categorías de conectores
que en cada tipo de discurso tuvieran un porcentaje de ocurrencia mayor. En narración,
109 | P á g i n a
se consideraron únicamente a los conectores causales, consecutivos, temporales, aditivos
y contrastivos; y, en argumentación, los conectores causales, aditivos, contrastivos,
condicionales y de punto de vista.
En el género argumentativo se encontró una relación significativa entre el tipo de
conector y grado escolar; los estudiantes de secundaria usan más conectores causales,
aditivos y de condición, mientras que los de bachillerato usan más los de punto de vista y
los adversativos. En narración existe una tendencia significativa, ya que los jóvenes de
bachillerato usan más los conectores temporales y contrastivos, y los de secundaria los
causativos, aditivos y consecutivos. Vid. Figs. 3, 4 y 5.
Los resultados anteriores coinciden con lo encontrado en la bibliografía respecto
al hecho de que cada género discursivo hace uso de conectores de categorías específicas
dependiendo de lo que se desea poner en foco. Al ser los estudiantes de bachillerato los
que poseen más entrenamiento y práctica en la creación de discursos en ambos tipos de
modalidad, muestran una preferencia clara hacia el uso de aquellos conectores que
prototípicamente establecen las relaciones discursivas en cada tipo textual. Es por eso,
que en la argumentación utilizan preferentemente los conectores de punto de vista y los
adversativos; mientras que en la narración se inclinan por los conectores temporales, los
adversativos y los causativos.
CAUSA
ADITIVOS
ADV
CONDICION
P.D.V.
SEC
91
37
42
29
31
BACH
66
22
43
20
55
Fig. 3: tabla de contingencia para la muestra argumentativa.
CAUSA
CONSEC
TEMP
ADITIVOS
ADV
SEC
116
25
132
50
73
BACH
97
21
164
41
94
Fig. 4: tabla de contingencia para la muestra narrativa.
110 | P á g i n a
ARGUMENTACIÓN
NARRACIÓN
Chi Cuadrada: 14.881
Chi Cuadrada: 8.988
Gl: 4
Gl: 4
Valor p: 0.0049545
Valor p: 0.06140012
Fig. 5: tabla de resultados estadísticos de la prueba de Chi cuadrada.
5.2. Cualitativos
Con la finalidad de obtener un estudio más detallado sobre el uso de los
conectores, se decidió realizar un análisis de corte cualitativo, el cual atiende a las
preguntas: ¿cómo usan los conectores los adolescentes dependiendo del modo discursivo
en el que se expresan? Y ¿cuáles son los cambios en los usos de esas marcas dependiendo
del nivel de escolaridad? Para esta exploración recurrimos al análisis del discurso al ver
las funciones introducidas por los conectores más frecuentes en la muestra en ambos tipos
de discurso y lo expresado por las proposiciones exhibidas en la cláusula en cuestión y
las adyacentes.
El estudio cualitativo se centró en la observación de las funciones de dos
conectores: el causal ya que, y el contraargumentativo aunque; esto en razón a que fueron
los conectores más frecuentes en el corpus y estuvieron presentes en ambas modalidades
discursivas y en ambos grados escolares. Además, en estudios previos se ha mostrado que
los conectores contrastivos, los causales y las conjunciones adverbiales son de
adquisición tardía en el desarrollo del lenguaje, debido a que se trata de marcadores
relacionados con la exposición a libros de textos de preparatoria y universidad, por lo que
muestran un desarrollo acelerado en la adolescencia y a principios de la edad adulta.
(Berman y Nir, 2010; Nippold, 1993; Hess Zimmermann y González Olguín, 2013).
El criterio para calificar los usos de los conectores fue el contraste entre las
funciones que cumplen en el texto para lograr la cohesión del discurso producido frente
a la función convencional de cada uno, siguiendo la normativa de las definiciones y usos
del cuadro de clasificación. Vid. Fig. 1.
Así, se clasificó el uso de los conectores en dos tipos:
a) Canónicos
b) No canónico o de uso diferente al convencional.
111 | P á g i n a
5.2.1. Conector causal ya que
Los conectores causales señalan cuál es la causa o el motivo que explica o da
razón de los enunciados que preceden.
Ya que, específicamente, se utiliza principalmente para introducir argumentos que
explican motivos, para introducir argumentos acompañados de una restricción por lo
general junto con el conector si, y para introducir argumentos de índole concesiva, por lo
general acompañados por adverbios o conjunciones concesivas (Hess Zimmermann y
Godínez López, 2011: 182).
El análisis de este conector en los datos, señala que, tanto en las muestras
narrativas de secundaria como en las de bachillerato, los usos del conector ya que son
exclusivamente para introducir argumentos que explican motivos, como en los siguientes
ejemplos:
(1) René, la rana grande, sintió cierta envidia acerca de la ranita, ya que era pequeña
y era más atractiva para Luis. (Secundaria, narración).
(2) Pero la rana mayor, llamada Alex, estaba muy enfadada, ya que sentía celos.
(Bachillerato, narración).
Mientras que en las muestras argumentativas, en ambos grados escolares, se
encontraron ejemplos de los tres tipos de funciones del conector; en los ejemplos (3) y
(4), se observa a ya que introduciendo restricciones junto con el conector condicional si;
en (5) y (6), ya que introduce argumentos que explican razones, y en los ejemplos (7) y
(8) el conector presenta argumentos de índole concesiva.
(3) Simplemente hable con ellos, con los papás, y que se les diga que si es una
institución no pueden estar haciendo eso; simplemente de la forma en la que a
todos les convenga, ya que si no se hace así caeríamos en discriminación y
seguiríamos
alimentando
más
ese
tema
del
bullying.
(Secundaria,
argumentación).
(4) Explicarles el que no se debe de hacer eso en un área educativa sería una mejor
toma de decisión que sólo por el hecho de encontrarlos en el pasillo besándose
112 | P á g i n a
expulsarlos, ya que si encontrara a un chavo o una chava igual besándose se
tendría que seguir esa misma regla. (Bachillerato, argumentación).
(5) No me siento de acuerdo con la decisión que ha tomado, ya que cada joven es libre
de escoger sus preferencias sexuales. (Secundaria, argumentación).
(6) Y pues considero que haberlos expulsado es una falta anticonstitucional,
retrógrada y denigrante, ya que según la Constitución todos somos iguales ante la
ley. (Bachillerato, argumentación).
(7) Usted ha cometido una gran falta ya que estas personas tal vez no tengan ningún
control sobre sus preferencias. (Secundaria, argumentación).
(8) Yo estoy en desacuerdo con la decisión que ha tomado, ya que aunque hicieron
mal no se merecen un castigo tan fuerte. (Bachillerato, argumentación).
El análisis de este conector señaló que todos los usos fueron convencionales, en
ambos grupos de edad y géneros discursivos. Esto es destacable, debido a que en
investigaciones sobre este mismo conector, pero en muestras escritas los participantes por
lo general no hacen un uso convencional del mismo (Bocaz, 1986; Godínez López, 2011).
En los ejemplos analizados, se puede observar que los jóvenes participantes en
esta investigación hacen uso de los diferentes argumentos introducidos por ya que en la
muestra argumentativa, mientras que en las muestras narrativas restringen su uso
únicamente a su valor más original de conector causal equivalente al de porque o debido
a que, esto está relacionado con las características de la modalidad discursiva.
5.2.2. Conector adversativo aunque
Aunque pertenece a la categoría de conectores adversativos/contraargumentativos.
De acuerdo con Calsamiglia y Tusón (2012: 238), con estos conectores el texto cambia
de orientación en sentido contrario al segmento inmediato anterior, bien sea de forma
total o de forma parcial. La línea narrativa o argumentativa sufre un quiebre que indica
cambio de orientación. Montolío (2008: 45) destaca el hecho de que muchas veces esta
relación de contraste y oposición que se establece entre las oraciones enlazadas por una
113 | P á g i n a
expresión conectiva de este tipo se basa en una relación implícita, inferencial, que no
aparece expresada explícitamente en el enunciado.
De
acuerdo
con
Montolío
(2008:
52-53),
aunque
es
un
conector
contraargumentativo/concesivo atenuado que diluye el contraste establecido entre las
informaciones. Está estrechamente ligado a su correspondiente cláusula principal, tanto
sintáctica como semánticamente. Este conector presenta una información admitiendo su
posible importancia como obstáculo presunto; que sin embargo, no llega a ser un
impedimento lo suficientemente fuerte como para imposibilitar que, finalmente, se
cumpla lo expresado por la oración principal.
Su fórmula lógica prototípica estaría representada de la siguiente manera:
[Aunque B, A]
De acuerdo con el Diccionario de la Lengua Española (RAE, 2001: s.v. aunque)
aunque puede funcionar tanto como una conjunción adversativa o como una conjunción
concesiva. El Diccionario de Uso del Español (Moliner, 2007: s.v. aunque) explica
también que su significado oscila entre el concesivo y el adversativo, ya que “unas veces
expresa que lo significado por la frase a que afecta no impide, en el caso de que se trata,
que se realice lo que expresa la oración principal”, es decir, tiene un significado concesivo
similar al de a pesar de que/pese a que; y otras veces presenta una oposición entre ambas
oraciones con un significado muy parecido al conector contraargumentativo pero.
Cuando cumple con esta función adversativa su fórmula lógica está representada como:
[A aunque B]
A continuación, en el ejemplo (9), se refleja el valor adversativo de aunque, ya
que la idea de que Jacobo no se encontraba en el mismo sentir, es decir, se encontraba
triste, se opone directamente a la idea de que “iban muy alegres”; mientras que en el
ejemplo (10), se puede observar el valor concesivo de aunque, ya que la idea de que a la
rana grande aún no le agradara la rana pequeña no impide el hecho de que todos fueran
juntos. En este último ejemplo, aunque podría fácilmente ser sustituida por el conector
concesivo a pesar de que el cual implica que la información presentada por el conector
no llega a ser un obstáculo tan importante como para evitar la realización de lo expresado
por la cláusula principal.
(9) Iban muy alegres aunque Jacobo no se encontraba en el mismo sentir.
(Secundaria, narración).
114 | P á g i n a
(10) Todos iban juntos aunque a la rana grande aún no le agradaba la rana pequeña.
(Bachillerato, narración).
Todos los estudiantes participantes utilizaron canónicamente el conector en
alguno de sus dos valores, adversativo o concesivo. Sin embargo, en la muestra de datos
el uso adversativo del conector se restringe únicamente a los discursos narrativos de los
más jóvenes; mientras que el uso concesivo del mismo es explotado en los discursos
argumentativos de ambos grados escolares, y en el narrativo en los mayores. Los ejemplos
(11), (12), (13) y (14), muestran el uso concesivo del conector en los discursos
argumentativos.
(11) Aunque expulse a esos dos alumnos nada cambiará en su escuela. (Secundaria,
argumentación).
(12) Aunque su preparatoria es muy estricta, usted no tiene la autoridad para castigar
y negarles la educación a estas dos personas. (Bachillerato, argumentación).
(13) Aunque hicieron mal al estarse besando en la institución no siempre van a ocultar
sus sentimientos. (Secundaria, argumentación).
(14) Todos tenemos un grado de homosexualidad aunque sea muy pequeño.
(Bachillerato, argumentación).
Al analizar los ejemplos de la muestra se puede pensar, por un lado, que el modelo
argumentativo provoca un uso más concesivo en el discurso debido a su propia naturaleza
que desea provocar la adhesión y el convencimiento del interlocutor para adoptar la
postura del emisor. Por otro lado, también se puede considerar que el uso concesivo de
este conector es más tardío que su función adversativa, y que esto parece indicar un
crecimiento psicolingüístico, ya que el hablante requiere de una mayor organización y
planeación discursiva debido a que se posiciona al conector en primer lugar [Aunque B,
A], mientras que en el uso adversativo [A aunque B], tiene la oportunidad, como con
pero, el cual es un conector de adquisición muy temprana, de reformular o corregir su
argumento. Además parece ser que la estructuración sintáctica en la que el conector
115 | P á g i n a
introduce en primer lugar el tópico de la oración puede tener un nivel de dificultad más
alto reflejado en la adquisición tardía de esa forma lingüística.
6. DISCUSIÓN GENERAL
En resumen, en esta investigación se demostró, por medio de la prueba de
estadística paramétrica, que existe una relación entre los conectores y el tipo de modalidad
discursiva, siendo el género argumentativo en el que aparecieron mayor número de
categorías y una mayor cantidad de uso de conectores en relación con el número de
cláusulas. De manera más detallada una prueba estadística no paramétrica proporcionó
evidencia de que los estudiantes usan de manera distinta los tipos de conectores
dependiendo del grado de escolaridad.
Por medio de un estudio cualitativo, se encontraron diferencias en el uso de
algunos conectores, relacionadas al desarrollo del lenguaje tardío en ambos discursos; así
como en el establecimiento de su uso canónico por el nivel de escolaridad.
Respecto al conector ya que se encontró, sorprendentemente, un uso canónico del
mismo, en contraste con lo que estudios previos habían observado de su uso en modalidad
escrita, en donde la tendencia es más bien hacia usos no canónicos de este conector.
Además, los jóvenes hacen uso de los diferentes argumentos introducidos por ya que en
las muestras argumentativas, mientras que en las muestras narrativas restringen su uso
únicamente a su valor más original de conector causal. Por otra parte, el conector
adversativo aunque, en su uso concesivo, da señales de adquisición tardía y refleja
desarrollo lingüístico y cognitivo.
Por último, se desea proponer para investigaciones posteriores, abordar el tema
del uso de conectores en rangos de edad escolar más amplios y con una muestra más
grande de participantes, debido a que pueden existir diferencias más sutiles de las que se
alcanzan a percibir en este estudio. Además se propone utilizar diferentes metodologías
que expongan a los participantes a grandes retos lingüísticos y a diversos modelos
discursivos, como la explicación o la descripción.
7. BIBLIOGRAFÍA
ANDRIESSEN, Jerry y Pierre COIRIER (eds.) (1999): Foundations of Argumentative Text
Processing. Amsterdam: Amsterdam University Press.
BERMAN, Ruth y Bracha NIR-SAGIV (2010): “The Language of Expository Discourse
across Adolescence”, en NIPPOLD, Marilyn y Cheryl SCOTT (eds.): Expository
116 | P á g i n a
Discourse in Children, Adolescents, and Adults: Development and Disorders.
NY: Taylor & Francis, 99-121.
BERMAN, Ruth y Dan SLOBIN (eds.) (1994): Relating Events in Narrative. E.U.A.:
Lawrence Erlbaum Associates, Publishers.
BOCAZ, Aura (1986): “Conectividad temporal y causal en la construcción de relatos en
lengua materna y extranjera”. Lenguas modernas, 13, 79-98.
CABALLERO, Francisco y Maite LARRAURI (1996): “El análisis de textos filosóficos”.
Textos de didáctica de la Lengua y la Literatura, 8, 17-26.
CALSAMIGLIA, Helena y Amparo TUSÓN (2012): Las cosas del decir. Manual de análisis
del discurso. Barcelona: Ariel.
CROWHURST, Marion (1987): “Cohesion in Argument and Narration at Three Grade
Levels”. Research in the teaching of English, 21, 185-201.
CUENCA, María Josep (1995): “Mecanismos lingüísticos y discursivos de la
argumentación”. Comunicación, lenguaje y educación, 25, 23-40.
FERNÁNDEZ RUIZ, Graciela (2011): Argumentación y lenguaje jurídico. Aplicación al
análisis de una sentencia de la Suprema Corte de Justicia de la Nación. México:
UNAM.
GODÍNEZ LÓPEZ, Eva Margarita (2011): El desarrollo argumentativo en la adolescencia.
Tesis de Maestría. México: Universidad Autónoma de Querétaro.
GUTIÉRREZ-CLELLEN, Vera y Aquiles IGLESIAS (1992): “Causal coherence in the oral
narratives of Spanish-speaking children”. Journal of Speech and Hearing
Research, 35, 363-372.
HALLIDAY, Michael y Ruqaiya HASAN (1976): Cohesion in English. EUA: Longman.
HESS ZIMMERMANN, Karina y Lilia GONZÁLEZ OLGUÍN (2013): “Uso de conectores
discursivos en narraciones orales y escritas de niños y adolescentes”, en HESS
ZIMMERMANN, Karina y Alejandra AUZA (eds.): ¿Qué me cuentas? Narraciones
y desarrollo lingüístico en niños hispanohablantes. México: DeLaurel, 261-297.
HESS ZIMMERMANN, Karina y Margarita GODÍNEZ LÓPEZ (2011): “Desarrollo
argumentativo durante la adolescencia: usos y funciones de los marcadores
textuales de argumentación”, en HESS ZIMMERMANN, Karina; Sofía Vernon,
Gabriela Calderón, y Mónica Alvarado (comps.): Desarrollo lingüístico y cultura
escrita. Puntos, acentos, historias, metáforas y argumentos. México: Universidad
Autónoma de Querétaro, 175-190.
LO CASCIO, Vicenzo (1998): Gramática de la argumentación. España: Alianza Editorial.
117 | P á g i n a
MARTÍNEZ, Roser (1997): Conectando texto. España: Octaedro.
MAYER, Mercer y Marianna MAYER (1975): One frog too many. EUA: Dial Books for
Young Readers
MCCUTCHEN, Deborah y Charles PERFETTI (1982): “Coherence and Connectedness in the
development of Discourse Production”. Text, 2, 113-139.
MOLINER, María (2007): Diccionario de uso del español. España: Gredos.
MONTOLÍO, Estrella (2008): Conectores de la lengua escrita. España: Ariel.
NIPPOLD, Marilyn (1993): “Developmental markers in adolescent language: Syntax,
semantics, and pragmatics”. Language, Speech, and Hearing Services in Schools,
24, 21-28.
NIPPOLD, Marilyn (2007): Later Language Development. School-Age Children,
Adolescents and Young Adults. EUA: Pro-Ed.
NIPPOLD, Marilyn, Jeannene WARD-LONERGAN, y Jessica FANNING (2005): “Persuasive
Writing in Children, Adolescents, and Adults: A Study of Syntactic, Semantic,
and Pragmatic Development”. Language, Speech, and Hearing Services in
Schools, 36, 125-138.
PLANTIN, Christian (2005): La argumentación. Barcelona: Ariel.
REAL ACADEMIA ESPAÑOLA
(2001): Diccionario de la Lengua Española (DRAE) 22ª ed.
[en línea], disponible en <http://www.rae.es/rae.html> [consultado en enero de
2014].
118 | P á g i n a
6. Las cadenas nominales y la estigmatización de la realidad
referida en el periodismo informativo1
NURIA BARRANCO FLORES
UNIVERSIDAD DE OVIEDO
Resumen: En distintos trabajos que se ocupan de la cohesión discursiva se señala que los
redactores de un texto se sirven a menudo de las cadenas nominales para presentar una
determinada perspectiva de la realidad referida (Bernárdez, 1982; Calsamiglia Blancafort y Tusón
Valls, 1999; Cuenca, 2000). Este estudio se centra en los recursos semánticos y pragmáticos
mediante los cuales las cadenas nominales conducen a los destinatarios a construir una
representación mental del referente en la que están presentes las propiedades que el emisor ha
querido activar. En concreto, se explica cómo gracias a las cadenas nominales los periodistas
orientan a los lectores de un texto informativo hacia recreaciones peyorativas de la realidad.
Basándose en la Teoría de la Relevancia (Sperber y Wilson, 1986), el trabajo también da cuenta
del modo en que las expresiones lingüísticas hacen fluir contenidos implícitos que repercuten en
la representación que el intérprete construye del referente.
Palabras clave: Correferencia nominal, Estigmatización, Procesos inferenciales, Noticias de
prensa
Abstract: In a series of works about discourse coherence it has been pointed out that thanks to
nominative chains a certain perspective of the reality referred to is provided (Bernárdez, 1982;
Calsamiglia Blancafort y Tusón Valls, 1999; Cuenca, 2000). This study deals with nominative
chains as devices that make the addressee create a mental representation of an entity which is
consonant with the speaker’s communicative aim. In particular, it is showed how journalists can
guide the readers towards negative representations of a referent by means of nominative chains.
From the view of Relevance Theory (Sperber y Wilson, 1986), the paper also explains the way
some noun phrases trigger certain inferential processes that have an influence on the addressee’s
mental representation of reality.
Keywords: Nominal coreference, Stigmatization, Inferential processes, Press news
1
Este estudio ha sido posible gracias a una beca predoctoral «Severo Ochoa», concedida por la
Fundación para el Fomento en Asturias de la Investigación Científica Aplicada y la Tecnología
(FICYT). Deseo darles las gracias a mis directores, José A. Martínez García y A. Fernández
Fernández, por sus valiosos comentarios.
1. INTRODUCCIÓN
En todo texto el redactor se ve obligado a referirse de manera recurrente a los
mismos hechos o personas sin repetir palabras que ya ha utilizado. Entre los mecanismos
que permiten mantener el mismo referente a lo largo del discurso sin caer en la repetición
formal se encuentran una serie de procedimientos léxicos basados, a grandes rasgos, 1)
en las relaciones semánticas existentes entre las palabras –p. ej. en la sinonimia, la
hiperonimia o la meronimia lingüísticas– o 2) en relaciones de carácter pragmáticodiscursivo que aprovechan información del referente que el propio texto recoge o que se
da por consabida (Bernárdez, 1982: 117-125; Núñez y Teso, 1996: 120-147). El conjunto
de sintagmas nominales que el redactor emplea en su discurso para referirse a una misma
realidad constituye una red o cadena nominal.
Al mismo tiempo que garantizan la permanencia del referente a lo largo del
discurso, las cadenas nominales juegan un papel importante en el desarrollo temático. Por
ejemplo, si en un texto sobre el director de cine Ridley Scott se afirma que este ha dirigido
películas como Blade Runner, Alien o Prometheus y más adelante se hace referencia al
mismo individuo mediante la expresión «el apasionado de la ciencia ficción», el discurso
progresa toda vez que se introduce como información consabida la que el lector puede
inferir sin dificultad de predicaciones previas; a saber: que Blade Runner, Alien y
Prometheus, dirigidas por Scott, son películas de ciencia ficción. En consecuencia, cunde
la sensación de que los datos se relacionan y se orientan en una dirección.
Existe una tercera característica de las cadenas nominales que es de la que se
ocupa este trabajo y que consiste en la facilidad con que se usan como instrumentos que
intervienen directamente en el modo en que el destinatario recreará la realidad referida;
es decir, guían el proceso de categorización de la realidad de los destinatarios al imponer
que sean ciertas propiedades, en detrimento de otras, las que alcancen una condición
dominante en la representación mental del referente. Tal y como señalan Lakoff y
Johnson en su obra Metáforas de la vida cotidiana:
Una categorización es una manera natural de identificar un tipo de
objeto o experiencia destacando ciertas propiedades, desfocalizando
otras y ocultando otras […] Centrarse en un conjunto de propiedades
aparta nuestra atención de otras. Cuando, por ejemplo, hacemos
descripciones cotidianas utilizamos categorizaciones para centrarnos en
ciertas propiedades que se ajustan a nuestros propósitos. Cada
120 | P á g i n a
descripción destaca, desfocaliza y oculta algo (Lakoff y Johnson, 1980:
205).
Este uso de las cadenas nominales es especialmente interesante en el caso del
discurso periodístico informativo, ya que gracias a ellas los redactores pueden inducir a
los lectores a esbozar una representación mental del referente que encaje con sus
propósitos comunicativos. En esta ponencia se examina, en concreto, la manera en que
los periodistas caracterizan de manera peyorativa la realidad referida gracias a
expresiones que describen un referente poniendo de manifiesto sus propiedades más
negativas o inoportunas.
Los ejemplos con que se va a ilustrar este funcionamiento de las cadenas
nominales consisten en fragmentos de noticias y reportajes de prensa de temática política
de los diarios El País, El Mundo y ABC; todos pertenecen al periodo comprendido entre
los años 2012 y 2014.
2. ANÁLISIS
2.1. La comunicación explícita de propiedades desfavorables
Para referirse a la realidad extralingüística, los periodistas se sirven con frecuencia
de sintagmas nominales que contribuyen a estigmatizar a sus pretendidos referentes
debido a la información léxica que aportan, toda vez que ésta juega un papel importante
en la tarea de asignación de referente.
En el texto 1, aparecen destacadas en cursiva las expresiones que emplea el
redactor para referirse al partido político Euskal Herria Bildu. Como puede observarse, el
nombre propio de la formación, Bildu, se hace acompañar de dos sintagmas nominales
correferentes, los proetarras y el brazo político de ETA, que presentan como propiedad
relevante del referente su vinculación con la banda terrorista ETA. Si toda categorización
conlleva destacar unas propiedades del referente y dejar otras de lado, en este caso se
intenta sacar a relucir la filiación terrorista del partido y se relega a un segundo plano, por
ejemplo, el que se trate de una coalición política amparada por una sentencia del Tribunal
Constitucional:
(1)
[Cintillo] Maniobra del PSOE en Navarra. El apoyo de los proetarras
[Titular] El PSOE no descarta contar con Bildu para desalojar a Barcina
121 | P á g i n a
[Subtítulo] Ferraz cree que el líder del PSN se precipitó al adelantar la
moción, pero no la impedirá.
La Ejecutiva Federal del PSOE cree que el líder del PSN, Roberto
Jiménez, se precipitó el miércoles al adelantar una moción de censura
contra la presidenta de Navarra, Yolanda Barcina, que solo prosperará
si cuenta con el apoyo de Bildu, reconocen a ABC fuentes socialistas.
Sin pretenderlo, dicen, Jiménez quitó el foco mediático de las
explicaciones que debe Barcina por la denuncia de la exdirectora de la
Agencia Tributaria contra ella y contra la consejera de Economía,
Lourdes Goicochea, y lo puso en el apoyo del brazo político de ETA a
una hipotética investidura del propio Jiménez. Un ejecutivo de gestión
cuya única misión sería convocar elecciones el 25 de mayo, junto con
las europeas (G. Sanz, “El PSOE no descarta contar con Bildu para
desalojar a Barcina”, ABC, España, 14/02/2014, p. 20).
Los sintagmas en aposición, como elementos integrantes de la misma red
correferencial, también desempeñan una función destacable en la caracterización de la
realidad referida. En el ejemplo 2, el referente del primer miembro de la aposición, Sortu,
queda redefinido mediante el segundo miembro, que incide en el perfil batasuno de la
nueva formación abertzale:
(2)
Imposibilitado su sueño de ver a Arnaldo Otegi disputando al PNV la
Lehendakaritza en las pasadas elecciones vascas, la izquierda abertzale
está dispuesta a esperar a su idolatrado líder el tiempo que haga falta.
Por ello, tal como publicó EL MUNDO, Sortu, el partido que sustituye
a Batasuna, le reservará el puesto de secretario general hasta que
cumpla la condena que le fue impuesta por reconstruir la estructura de
la ilegalizada Batasuna siguiendo instrucciones de ETA dentro del caso
Bateragune (J. M. Alonso, “Otegi integrará la dirección de Sortu al salir
de prisión”, El Mundo, España, 15/02/2013, p. 16).
Otras veces la estigmatización del referente se produce al utilizar un término que,
por ser propio de una situación informal, resulta pragmáticamente inadecuado en el
contexto discursivo en el que se introduce. Es lo que sucede en el texto 3, en el que el
redactor emplea la expresión los mandamases de la banca alemana para hacer referencia
122 | P á g i n a
al conjunto de dirigentes bancarios que presenciaron el discurso pronunciado el 8 de abril
de 2014 por Jens Weidmann, presidente del Bundesbank:
(3)
“La inflación baja que atraviesa la zona euro se explica por la caída de
precios de la energía y por el ajuste en los países en crisis. A medida
que sus economías vuelvan a estar sanas, las presiones inflacionistas
actuarán de nuevo”, dijo hace un mes el presidente del Bundesbank,
Jens Weidmann. Habían pasado pocos días desde la última intervención
del presidente del Banco Central Europeo (BCE). Mario Draghi
anunció el 3 de abril un acuerdo unánime del Consejo de Gobierno —
es decir, con el voto de Weidmann incluido— para “usar instrumentos
no convencionales” contra la deflación si esta continuaba amenazando
con aparecer. Pero el líder espiritual de la ortodoxia monetaria
aprovechó su discurso del 8 de abril ante los mandamases de la banca
alemana para avisar de que no está dispuesto a dar carta blanca a Draghi
(L. Doncel, “La amarga píldora que hay que tragar”, El País, Economía,
04/05/2014, p. 25).
Además de que la voz mandamás activa contenidos negativos que estarían
ausentes de emplearse el término dirigente (p. ej. la idea de ‘ostentación excesiva de
autoridad’), el que el periodista se tome la licencia de denominar mandamases a unos
dirigentes bancarios, por distendido que sea el tono que esté empleando, contribuye a
desprestigiar al referente.
A menudo resulta interesante comparar la manera en que periódicos de distinto
signo ideológico describen una misma realidad. Esto es especialmente significativo en el
caso de los titulares, ya que suelen contener el sintagma que actúa como «carta de
presentación» del referente. Los textos 4a y 4b corresponden, respectivamente, a los
titulares con que El País y el ABC informaban de la muerte de Santiago Carrillo, antiguo
dirigente del Partido Comunista Español:
(4)
(a) [Titular] Muere un artífice de la reconciliación (El País, Portada,
19/09/2012).
(b) [Titular] Muere Carrillo, último símbolo de las sombras comunistas
(ABC, Portada, 19/09/2012).
123 | P á g i n a
Como se desprende de los ejemplos, cada periódico presenta al referente de una
manera distinta: El País ofrece una visión meliorativa de Carrillo al destacar su papel en
la Transición, su propiedad de artífice de la reconciliación; en ABC, por el contrario, se
hace acompañar el apellido del político de un elemento incidental que evoca su lado más
oscuro: el hecho de haber estado implicado en episodios turbios del Partido Comunista.
2.2. Modos de referencia metafóricos e irónicos
En ocasiones el redactor se sirve de expresiones que revelan la semejanza que
percibe entre dos realidades. En el texto 5, por ejemplo, se hace referencia a la izquierda
política y mediática francesa mediante una serie de expresiones basadas en la similitud
que se aprecia entre estos grupos y los revolucionarios franceses de 1789; junto a los
sintagmas la Francia del cambio y la izquierda política y mediática [francesa],
encontramos la conceptualización metafórica los jacobinos de la letra impresa y dos
expresiones que presentan a los actuales grupos franceses de izquierdas como dignos
sucesores de los revolucionarios más radicales: esa parte del pueblo galo que nunca ha
enterrado el mito de Robespierre, los nostálgicos de la guillotina:
(5)
[Titular] La Francia del cambio lincha al rey del lujo
[Subtítulo] La izquierda política y mediática arremete contra el rey del
lujo por querer ser belga.
La izquierda política y mediática francesa ha abierto la veda para
linchar a Bernard Arnault. Poco importa que el hombre más rico de
Europa haya explicado que, a pesar de solicitar la nacionalidad belga,
piensa seguir pagando sus impuestos en el Hexágono.
Los jacobinos de la letra impresa, esos mismos que han extendido un
cheque en blanco a favor de la regeneración social promovida por
François Hollande, sacaron ayer a pasear los fantasmas revolucionarios
de la noche de Varennes. “Lárgate, rico gilipollas”, titulaba Libération
su portada. […] Inmediatamente, las críticas de la clase política
rompieron la tranquilidad del domingo evocando el proverbial odio a
los ricos de esa parte del pueblo galo que nunca ha enterrado el mito
de Robespierre. […] Para calmar a los nostálgicos de la guillotina, el
propio magnate emitió un comunicado hace dos días insistiendo en que
mantendrá su residencia fiscal en territorio galo (J. M. Bellver, “La
124 | P á g i n a
Francia del cambio lincha al rey del lujo”, El Mundo, Mundo,
11/09/2012, pp. 20-21).
Asociaciones como las que promueven estas expresiones hacen hincapié en un
conjunto de propiedades desfavorables del referente –la izquierda francesa–, como son su
radicalidad, su inclinación hacia la violencia, su populismo ciego lleno de prejuicios, etc.
El titular y el subtítulo que se recogen en el ejemplo 6 aparecieron en la portada
de El Mundo para informar acerca de la muerte de Santiago Carrillo:
(6)
[Titular] Españoles...el siglo XX ha muerto
[Subtítulo] Santiago Carrillo, el comunista acusado de los crímenes de
Paracuellos y uno de los artífices de la reconciliación durante la
Transición, ha muerto a los 97 años en Madrid (El Mundo, Portada,
19/09/2012).
En el subtítulo se describe el referente poniendo de relieve simultáneamente una
propiedad desfavorable y otra favorable (el comunista acusado de los crímenes de
Paracuellos y uno de los artífices de la reconciliación durante la Transición), al
contrario, recordemos, que El País y ABC que seleccionaban, respectivamente, el lado
bueno y el lado malo. Pero lo más llamativo en este caso es el titular, ya que a cualquier
lector con conocimientos acerca de la muerte de Franco le lleva a pensar en las palabras
pronunciadas por Carrero Blanco: «Españoles…Franco ha muerto». Informar de la
muerte de Carrillo mediante un enunciado que evoca las palabras con que se informó de
la muerte del dictador Francisco Franco conduce al destinatario a establecer un vínculo
entre las dos figuras que cabe extender a las corrientes ideológicas a las que
representaban: fascismo y comunismo; gracias a esta asociación, el titular transmite como
propiedad prominente del Partido Comunista Español y, más en concreto, de Carrillo, su
carácter totalitario.
Otras veces ocurre que el periodista hace referencia a una realidad empleando una
expresión ecoica, es decir, una expresión que representa un pensamiento atribuido a otro.
Al recurrir a dicha expresión o enunciado, el hablante manifiesta su propia actitud
respecto a la opinión de la que se hace eco; en el caso de la ironía, la actitud siempre será
de rechazo o desaprobación (Sperber y Wilson, 1986: 290-296). Así, en el texto 7 se
puede considerar que el redactor cuestiona el pensamiento que recoge la nominalización
125 | P á g i n a
la “magnífica” actuación policial el 25S. Las comillas con las que el periodista marca el
adjetivo “magnífica” contribuyen a que el lector interprete que el hablante se hace eco de
un pensamiento atribuido al Gobierno para rechazarlo:
(7)
[Titular] La Policía seguirá actuando con la “máxima firmeza”
[Subtítulo] El Gobierno alaba la “magnífica” actuación policial el 25S y el PSOE denuncia que “España se le va al Ejecutivo de las manos”
(L. Á. Sanz, “La Policía seguirá actuando con la «máxima firmeza»” El
Mundo, España, 27/09/2012, p.12)
2.3. La caracterización implícita de la realidad referida
Como han advertido algunos estudiosos, el discurso periodístico informativo
puede hacer referencia explícita a hechos contrastables, pero los periodistas se las
ingenian para transmitir una valoración sobre ellos que se articula de manera implícita
(Álvarez et al, 2005: 211-216; Escribano Hernández, 2008; Sánchez García, 2010;
Grijelmo, 2012: 405-460). Con los textos 8, 9 y 10 se pretende mostrar, precisamente,
que en bastantes ocasiones las propiedades negativas del referente se comunican
implícitamente.
El texto 8 trata, entre otros asuntos, de los contratos millonarios que Julio Iglesias
firmó con el Gobierno valenciano en el año 1997; entre las expresiones que se usan para
hacer referencia al cantante se encuentra el sintagma el intérprete de Soy un truhán, soy
un señor:
(8)
[Titular] El fugitivo que contrató a Julio Iglesias
[Subtítulo] El urdidor de los contratos de la Generalitat valenciana con
el cantante por seis millones lleva cinco años huido.
El abogado sevillano José María Tabares Domínguez era un
desconocido experto en comercio internacional hasta que Eduardo
Zaplana se cruzó en su camino. El expresidente de la Generalitat del PP
le designó en julio de 1997 director del Instituto Valenciano de la
Exportación (IVEX), el brazo del comercio exterior de la Comunidad.
Y del anonimato saltó a los tribunales. En dos años en el cargo, acumuló
dos imputaciones
La primera evolucionó en 2007 a una condena firme de cinco años de
prisión por estafa. Y la segunda, relacionada con los multimillonarios
126 | P á g i n a
pagos al cantante Julio Iglesias a través de la sociedad International
Concerts, radicada en las Islas Vírgenes, puede que nunca se esclarezca.
El exdirectivo, de 60 años, no tiene intención de declarar por este
asunto, pese a ser el presunto urdidor de los dos contratos de promoción
de la Comunidad por los que el IVEX desembolsó al intérprete de Soy
un truhán, soy un señor casi seis millones de euros (J. Gil, “El fugitivo
que contrató a Julio Iglesias”, El País, España, 14/10/2012, p. 25).
Basándonos en la Teoría de la Relevancia (Sperber y Wilson, 1986), podríamos
afirmar que, como lectores, presumimos que las propiedades del referente reveladas por
el redactor contribuirán de manera relevante al discurso; es decir, si de entre todos los
modos posibles de referirse a Julio Iglesias el periodista ha decidido presentarlo como
intérprete de una de sus múltiples canciones, es por algo. En un contexto discursivo en el
que se atribuye al cantante haber cobrado cantidades exorbitantes del Gobierno de la
Generalitat por sus conciertos, la propiedad de Julio Iglesias que el redactor hace explícita
–la de ser intérprete de la canción Soy un truhán, soy un señor– desencadena un proceso
inferencial que conduce al destinatario a representarse a Julio Iglesias como un «señor
truhán», dado que esta interpretación es la que provoca el máximo número de efectos
contextuales con el mínimo coste de procesamiento.
Como había comentado a propósito de los ejemplos 4a y 4b, el titular desempeña
una función importante en la manera en que el destinatario se representará una realidad
determinada: a menudo selecciona una de las propiedades del referente que, en
consecuencia, adquiere mayor relieve. En un titular como el del texto número 9 se hace
referencia a una persona (Edurne Uriarte) poniendo de manifiesto su relación de
parentesco con otra (el hecho de ser mujer del ministro José Ignacio Wert –ahora
exmujer–):
(9)
[Titular] TVE ficha a la mujer del ministro José Ignacio Wert
Edurne Uriarte, la mujer del ministro de Educación, Cultura y Deporte,
José Ignacio Wert, es la nueva tertuliana del programa 'Los Desayunos'
de Televisión Española que presenta María Casado.
Uriarte, periodista y catedrática de Ciencias Políticas en la
Universidad Rey Juan Carlos de Madrid, vuelve a la televisión pública
tras haber pasado por este mismo programa, en la época en la que se
encontraba en él Pepa Bueno, en 2008 (J. A. Gómez, “TVE ficha a la
127 | P á g i n a
mujer del ministro José Ignacio Wert”, El Mundo, Televisión,
12/09/2012, 20:35).
Podemos pensar que el titular vincula a la periodista con su marido sencillamente
porque él es más conocido que ella, de modo que si se emplease el nombre propio Edurne
Uriarte la mayoría de los lectores no sabrían a quién se está refiriendo. Pero dado que la
noticia informa, en concreto, de la incorporación de la periodista a TVE, es fácil que el
intérprete movilice una serie de supuestos del estilo «el equipo y los contenidos de TVE
suelen alterarse al entrar un nuevo partido en el gobierno» o «en las instituciones públicas
se producen nombramientos por dedocracia»; estas premisas pueden llevarle a concluir
que la propiedad ‘ser mujer de Wert’ ha tenido más importancia en ese fichaje que otras
características del referente que quedan relegadas al cuerpo de la noticia: la de ser
periodista y catedrática de Ciencias Políticas.
De hecho, el diario El País recibió algunas críticas de sus lectores por haber
recurrido a un titular muy similar al de El Mundo, “TVE ficha a la esposa del ministro
Wert como tertuliana de «Los desayunos»”, y decidió sustituirlo por el de “Edurne Uriarte
se incorpora como tertuliana a «Los desayunos de TVE»” (El País, El País, Televisión,
12/09/2012, 17:56). Pocos días después aparecía en este último diario un artículo de
opinión, “La esposa de…”, en el que el defensor del lector pedía disculpas por considerar
el primer titular discriminatorio y tendencioso, ya que podía dar a entender que el único
mérito con el que contaba la periodista era el de ser la mujer del ministro de cultura. Este
ejemplo muestra que los lectores procesamos los datos que los redactores seleccionan de
los referentes como una unidad intencional e interpretamos que si han decidido referirse
a Edurne Uriarte destacando la propiedad ‘mujer de Wert’ puede ser para comunicar algo
más que lo que se ha transmitido de manera explícita.
Por último, en el siguiente texto tampoco nos resulta difícil adivinar cuál es la
intención del periodista al revelar la etnia a la que pertenece la persona entrevistada:
(10) [Titular] La comida ultra incendia Orriols
[Subtítulo] Un reparto de alimentos solo entre españoles fractura a un
barrio valenciano de inmigrantes
Luisa Fernández cobra 400 euros. Mantiene a seis hijos y cuatro nietos.
Y reside en una casa “de patada”, que es como denomina al piso que
ocupa ilegalmente en un bloque de la antigua CAM. Este sábado
128 | P á g i n a
sonreía. Se llevó una bolsa blanca con conservas, pasta y productos de
higiene. “No soy racista. Pero es que los inmigrantes…”, decía esta
gitana de 52 años (J. Gil, “La comida ultra incendia Orriols”, El País,
Comunidad Valenciana, 30/03/2014, 12:05).
De la lectura del titular y del subtítulo se deduce que la noticia informa acerca de
un reparto de alimentos que se llevó a cabo en el barrio valenciano de Orriols y del que
solo podían beneficiarse ciudadanos españoles. Al introducir las palabras complacientes
con el reparto de una de las residentes del barrio y, acto seguido, referirse a ella poniendo
de relieve que es gitana, se promueve una caracterización implícita del referente como las
descritas anteriormente. Así, gracias a supuestos fácilmente accesibles como «los gitanos
pertenecen a un pueblo originario de la India que emigró hacia distintos países» y «los
gitanos sufren a menudo exclusión social», el periodista llama la atención sobre la
incongruencia de las palabras de la entrevistada: sería esperable que las personas que han
sufrido algún tipo de discriminación debido a su procedencia y costumbres rechazasen
con mayor vehemencia prácticas como la que la noticia describe.
2.4. Las etiquetas discursivas
Este apartado se ocupa de un mecanismo que ha recibido la atención de un buen
número de estudiosos en los últimos años y que ha recibido distintas denominaciones,
entre ellas la de encapsulador, anáfora conceptual y etiquetaje discursivo. Simplificando
bastante la cuestión, se trata de sintagmas nominales que remiten anafórica o
catafóricamente a un fragmento de texto más o menos extenso, y, en todo caso, de
naturaleza predicativa. Tal y como señalan autores como González Ruiz o López
Samaniego, se trata de sintagmas nominales que se caracterizan por encapsular el
contenido de una o más predicaciones, al mismo tiempo que lo categorizan en función de
la estrategia discursiva del emisor (González Ruiz, 2008: 251; López Samaniego, 2014:
79).
En el texto 11, encontramos una etiqueta discursiva –la pataleta de la dirigente
popular con el reparto aprobado por el Gobierno central– que encapsula el contenido de
una serie de oraciones previas –acotadas mediante corchetes–, en las que se da cuenta de
la reacción de Esperanza Aguirre ante el reparto de la financiación autonómica:
129 | P á g i n a
(11) [Lo que no soporta Aguirre, que reconoció como “terrible” el 18% de
paro en Madrid (seis puntos por debajo de la media nacional), es el
reparto del sistema de financiación autonómica. Así se lo recordó al
ministro de Economía, Cristóbal Montoro, la semana pasada,
haciéndole responsable si Madrid no cumplía con el objetivo de déficit
del 1,5%. Ayer volvió a insistir en las consecuencias que se derivarían
del recorte en casi mil millones de la partida procedente del Estado para
2013]. Tras el tijeretazo de 1045 millones que la comunidad aprobó en
julio en los presupuestos de este año, Aguirre no descarta recortar 2000
millones el que viene. La pataleta de la dirigente popular con el reparto
aprobado por el Gobierno central, de su partido, no chocó con el
discurso marcadamente neoliberal del PP de Madrid, entre cuyas
aspiraciones figuran ser el laboratorio de ideas del Gobierno de Mariano
Rajoy (J. Marcos, “Aguirre devolverá las competencias en justicia
gratuita”, El País, España, 12/09/2012, p.15).
Gracias a la etiqueta discursiva, se destacan un conjunto de rasgos negativos que
estarían ausentes de haberse empleado expresiones como el enfado, la queja o la crítica;
en efecto, la situación se conceptualiza en términos de un ataque caprichoso y
descontrolado de nervios más propio de un niño que de un político. De ello se sigue que,
al condensar y etiquetar el contenido de una serie de proposiciones previas, también se
lleva a cabo una caracterización de la persona que protagoniza los hechos.
Como
puede
observarse,
las
etiquetas
discursivas
presentan
algunas
particularidades que las diferencian de los sintagmas nominales que se encontraban en el
resto de ejemplos: en lugar de reactivar una entidad de primer orden que ya se ha
mencionado en el texto, encapsulan el contenido de una predicación que puede ser más o
menos compleja. En el ejemplo 11, en concreto, parece que no puede hablarse
propiamente de correferencialidad entre la etiqueta discursiva y el fragmento
encapsulado, dado que este último no perfila un evento unitario 2. En cualquier caso, las
etiquetas discursivas, como las cadenas nominales, se encuentran a menudo al servicio de
la caracterización del referente. En concreto, tal y como mostraba la etiqueta discursiva
2
Sirviéndose del concepto de anclaje de la gramática cognitiva, López Samaniego señala que en
algunos casos sí es posible atribuir valor referencial a los antecedentes de las etiquetas discursivas;
tal sería el caso de los sintagmas nominales con estructura predicativa, de las cláusulas finitas
independientes y de algunas cláusulas finitas dependientes (López Samaniego, 2014: 160-188).
130 | P á g i n a
la pataleta de la dirigente popular y como han constatado algunos trabajos que analizan
el funcionamiento de las etiquetas discursivas en los editoriales (Izquierdo Alegría y
González Ruiz, 2013), al conceptualizar como una entidad discursiva delimitada un
antecedente formado por una serie de predicaciones los periodistas pueden revestir al
referente de una valoración negativa.
2.5. El señalamiento de términos potencialmente estigmatizadores
Un comportamiento de los redactores que se observa en algunas noticias es su
distanciamiento con respecto a alguno de los términos que integran la red correferencial;
para ello se sirven de elementos tipográficos como las comillas o bien atribuyen la
expresión a terceros. En el texto 12 por ejemplo, vemos que el periodista se encarga de
especificar entre paréntesis que los propios inmigrantes usan el término asalto y que la
etiqueta los clandestinos la maneja la policía marroquí.
(12) Hubo que esperar más de 24 horas para poder recoger testimonios entre
los participantes en el asalto a Ceuta (asalto o ataque, así lo denominan
ellos mismos), dado que el martes fueron dispersados al extrarradio de
algunas capitales, preferentemente Tánger, Larache y Rabat. […]
Cuesta entender cómo se organizan “los clandestinos” (como les llama
la policía marroquí) desde una mentalidad occidental: por ejemplo, que
por estar en el bosque haya que pagar (L. Gómez, “La frontera sur se
lucha cuerpo a cuerpo”, El País, España, 09/03/2014, p. 22).
Podemos considerar que en casos como estos el periodista rebaja su
responsabilidad con respecto al empleo de expresiones que conceptualizan la realidad
destacando su faceta menos favorable 3; al fin y al cabo, las palabras asalto y los
clandestinos hacen hincapié en el carácter ‘ilegal’ de la acción y, en el caso concreto de
las voces asalto y ataque, se moviliza la idea del recurso a la violencia.
3
Distintos autores han señalado que uno de los ámbitos en que predomina la caracterización
peyorativa de hechos y personas es en el discurso sobre la inmigración (Portolés, 2000; Crespo
Fernández, 2010: 279-284). Así pues, se entiende que el empleo de términos como los ilegales,
los clandestinos, los indocumentados o los asaltantes para hacer referencia a los inmigrantes
contienen, en palabras de Crespo Fernández, “valores connotativos que destacan la idea del
mismo [del inmigrante] como fuera de la ley y contribuyen, de esa manera, a su exclusión social”
(Crespo Fernández, 2010: 279).
131 | P á g i n a
Al señalamiento mediante elementos tipográficos se suma a veces información
implícita que hace hincapié en la desaprobación del redactor con respecto a la recreación
negativa de la realidad que promueven ciertos términos:
(13) El presidente ruso, Vladimir Putin, pidió una reunión del Consejo de
Seguridad de la ONU ante las “aventuras criminales” de los
ucranianos. Kiev insiste en que está combatiendo a “terroristas”, pero
sus militares se encontraron en los puestos de control recién tomados
con vecinos de la zona que se acercaban a ellos exigiendo que se
marchasen (X. Colás, “La guerra prende en el este de Ucrania”, El
Mundo, Mundo, 03/05/2014, p. 20).
El periodista presenta entrecomilladas dos expresiones manejadas por Putin para
referirse a los sectores de la población ucraniana que se oponen a la presencia de soldados
rusos en la zona y a sus acciones: terroristas y aventuras criminales de los ucranianos,
respectivamente. La oración Kiev insiste en que está combatiendo a “terroristas” se
encuentra
coordinada
con
una
oración
introducida
por
pero,
conector
contraargumentativo que, desde un punto de vista pragmático, anula las inferencias que
podrían derivarse de la primera oración (Flamenco García 1999: 3863-3868). En este
ejemplo concreto, se anulan algunos rasgos que suelen asociarse al concepto de terrorista:
‘violencia’, ‘terror’, ‘armas’, ‘muerte’, ‘estrategia’. Y ello se consigue al contraponer al
término empleado por Kiev una descripción de la realidad que no se corresponde con el
esquema conceptual que proporciona la palabra terrorista: la de unos vecinos de los
alrededores, presumiblemente desarmados, que tan solo exigen a los soldados que se
marchen.
Por lo tanto, los periodistas no solo seleccionan expresiones que activan
propiedades inoportunas del referente, sino que a veces se distancian de aquellas voces
que podrían producir tal efecto.
3. CONCLUSIONES
En definitiva, las cadenas nominales se sirven muy a menudo de la información
que se comparte (o se presupone compartida) con el destinatario para, por una parte,
mantener el referente y, por otra, ir describiéndolo progresivamente gracias a la
presentación de ciertas propiedades y la omisión de otras. Puesto que el periodista
132 | P á g i n a
presume que los lectores atribuirán relevancia a la información proporcionada, a veces
revela propiedades del referente que en realidad sirven de excusa para que sea el lector el
que infiera otras características de él.
En este estudio, en concreto, se ha intentado poner de manifiesto que los
periodistas recurren a menudo en sus noticias y reportajes a expresiones que revelan las
propiedades más desfavorables o inoportunas de los referentes. En la medida en que las
redes correferenciales hacen que el lector de un pretendido relato de hechos tenga
necesariamente en cuenta determinadas propiedades caracterizadoras del referente,
comunicadas de manera explícita o implícita, se trata de mecanismos que guían la
interpretación y que pueden ser usados para transmitir implícitamente una valoración
sobre los hechos de los que se informa.
4. BIBLIOGRAFÍA
ÁLVAREZ, Alfredo Ignacio; NÚÑEZ, Rafael; DEL TESO, Enrique (2005): Leer en español.
Oviedo: Ediciones Nobel.
BERNÁRDEZ, Enrique (1982): Introducción a la Lingüística del texto. Madrid: EspasaCalpe.
CALSAMIGLIA BLANCAFORT, Helena y Amparo TUSÓN VALLS (1999): Las cosas del decir.
Manual de análisis del discurso. Barcelona: Ariel.
CRESPO FERNÁNDEZ, Eliecer (2010): “Eufemismo y disfemismo léxico en la designación
del inmigrante ‘sin papeles’”. Bulletin of hispanic studies, 87, 3, 273-291.
CUENCA, Maria Josep (2000): Comentario de textos: Los mecanismos referenciales.
Madrid: Arco/Libros.
ESCRIBANO, Asunción (2008): Comentario de textos informativos. Madrid: Arco/Libros.
FLAMENCO GARCÍA, Luis (1999): “Las construcciones concesivas y adversativas”, en
Ignacio BOSQUE y Violenta DEMONTE (dirs.): Gramática Descriptiva de la Lengua
Española. Madrid: Espasa-Calpe, III, 3805-3878.
GONZÁLEZ RUIZ, Ramón (2008): “Las nominalizaciones como estrategia de
manipulación informativa en la noticia periodística: el caso de la anáfora
conceptual”, en Inés OLZA MORENO, Manuel CASADO VELARDE y Ramón
GONZÁLEZ RUIZ (eds.): Actas del XXXVII Simposio Internacional de la Sociedad
Española de Lingüística (SEL). Pamplona: Servicio de Publicaciones de la
Universidad de Navarra, 247-259.
133 | P á g i n a
GRIJELMO, Álex (2012): La información del silencio. Cómo se miente contando hechos
verdaderos. Madrid: Taurus.
IZQUIERDO ALEGRÍA, Dámaso y Ramón GONZÁLEZ RUIZ (2013): “La evaluación a través
de un mecanismo cohesivo: las etiquetas discursivas en un corpus de editoriales”,
en Carmen LLAMAS SAÍZ, Concepción MARTÍNEZ PASAMAR y Manuel CASADO
VELARDE (coords.): Léxico y argumentación en el discurso público actual.
Frankfurt am Main: Peter Lang, 149-185.
LAKOFF, George y Mark JOHNSON ([1980] 1986): Metáforas de la vida cotidiana (trad. C.
González Marín). Madrid: Cátedra.
LÓPEZ SAMANIEGO, Anna (2014): Las etiquetas discursivas: cohesión anafórica y
categorización de entidades del discurso. Navarra: EUNSA.
NÚÑEZ, Rafael y Enrique del TESO (1996): Semántica y pragmática del texto común.
Madrid: Cátedra.
PORTÓLES, José (2000): “Ilegales. Nombres, adjetivos y xenofobia”. Mugak, 2, s. p.
Disponible
desde
Internet
en
formato
HTML:
http://revista.mugak.
eu/articulos/show/15
SÁNCHEZ GARCÍA, Francisco (2010): Pragmática de los titulares políticos. Las estrategias
implícitas de persuasión ideológica. Madrid: Taurus.
SPERBER, Dan y Deirdre WILSON ([1986] 1994): La relevancia. Comunicación y procesos
cognitivos (trad. E. Leonetti). Madrid: Visor.
134 | P á g i n a
7. El condicional contrafáctico en la construcción de espacios
mentales y su despliegue en la argumentación jurídica
EDGARDO GUSTAVO ROJAS
CENTRO DE ESTUDIOS E INVESTIGACIONES LINGÜÍSTICOS
INSTITUTO DE INVESTIGACIONES EN HUMANIDADES Y CIENCIAS SOCIALES
FACULTAD DE HUMANIDADES Y CIENCIAS DE LA EDUCACIÓN
UNIVERSIDAD NACIONAL DE LA PLATA
Resumen: Este trabajo se enmarca en el Proyecto de Investigación “Lenguaje jurídico, cognición
y comunicabilidad: la escritura de sentencias judiciales desde una perspectiva lingüísticocognitiva” (Universidad Nacional de La Plata), dirigido por la Dra. Mariana Cucatto, codirigido
por el Dr. Ernesto Domenech y financiado por el Programa Nacional de Incentivos a Docentes
Investigadores (Ministerio de Educación de la República Argentina). Nuestro objetivo consiste
en socializar con la comunidad académica nuestros primeros hallazgos en un estudio sobre la
configuración operativa de los condicionales contrafácticos en la trama argumentativa de los
fallos producidos por la Corte Suprema de Justicia de la Nación Argentina. Para llevarlo a cabo,
adoptamos como marco teórico de referencia la teoría de los espacios mentales y la integración
conceptual (Fauconnier & Turner 1998 y 2008, Fauconnier 1996 y 2005, Turner 2007, Pascual
2012) y nos encuadramos metodológicamente en una estrategia cualitativa de investigación
aplicada al análisis lingüístico.
Palabras clave: Enunciados contrafácticos, Lenguaje jurídico, Fusión conceptual
Abstract: This work is part of the research project "Lenguaje jurídico, cognición y
comunicabilidad: la escritura de sentencias judiciales desde una perspectiva lingüístico-cognitiva"
(Universidad Nacional de La Plata), directed by Dr. Mariana Cucatto, co-directed by Dr. Ernesto
Domenech and funded by the Programa Nacional de Incentivos a Docentes Investigadores
(Ministerio de Educación de la República Argentina). Our target is to socialize with the academic
community our first findings in a study on the operational configuration of counterfactuals in the
argumentative frame of Corte Suprema de Justicia de la Nación Argentina judgments. To do this,
we take as theoretical framework the theory of mental spaces and conceptual blending
(Fauconnier & Turner 1998 and 2008, Fauconnier 1996 and 2005, Turner 2007, Pascual 2012)
and methodologically we position ourselves in a linguistic study based on qualitative research
strategies.
Keywords: Counterfactuals statements, Legal language, Conceptual blending
1. INTRODUCCIÓN
Este trabajo recupera aspectos del discurso jurídico tratados en el Proyecto de
Investigación “Lenguaje jurídico, cognición y comunicabilidad: la escritura de sentencias
judiciales desde una perspectiva lingüístico-cognitiva” (Universidad Nacional de La
Plata), dirigido por la Dra. Mariana Cucatto, codirigido por el Dr. Ernesto Domenech y
financiado por el Programa Nacional de Incentivos a Docentes Investigadores (Ministerio
de Educación de la República Argentina). Nuestro objetivo consiste en socializar con la
comunidad académica nuestros primeros hallazgos en un estudio sobre la configuración
operativa de los condicionales contrafácticos en la trama argumentativa de los fallos
producidos por la Corte Suprema de Justicia de la Nación Argentina.
Cabe recordar que los enunciados contrafácticos conforman un tipo de emisión
condicional cuyo carácter hipotético y probabilidad de ocurrencia se encuentran
cancelados por el mismo discurso que a través de ellos se construye (RAE 2009: 905907), como se aprecia en el siguiente ejemplo: “Si la ley 25.779 no se hubiese sancionado,
sin duda que serían los jueces de la Nación y esta Corte Suprema quienes hubiesen debido
cancelar todos los efectos de las leyes 23.492 y 23.521” (Corte Suprema de Justicia de la
Nación, Causa S.J.H. y Otros/05). Este tipo de enunciados contradice estados de cosas
y/o hechos de la realidad fáctica, al mismo tiempo que establece entre ellos una relación
de causalidad, premisa consecuencia o implicación (Montolío 1999, RAE 2009). De
acuerdo con la lógica clásica, un condicional material “si A, entonces B” es falso si y solo
si el antecedente A es verdadero y el consecuente B es falso. Teniendo en cuenta que el
antecedente de todo contrafáctico tiene valor falso, resultaría, por consiguiente,
indefectible y trivialmente verdadero (Goodman 1947, Palau 1980). Sin embargo, los
hablantes no consideran necesariamente verdadero todo contrafáctico y distintos
hablantes pueden asignarle un valor de verdad diferente, de forma tal que el problema,
para los estudiosos que se han ocupado del tema, antes que de naturaleza lógica, es de
carácter pragmático y cognitivo (Montolío 1999, RAE 20009).
Estas construcciones han acaparado la atención de distintas disciplinas y
corrientes lingüísticas, tales como la gramática (Montolío 1999, RAE 2009), la teoría de
la argumentación (Ducrot 1982), los estudios retóricos (Harding 2004), la lingüística
textual (Van Dijk 1977 y 1978) y la lingüística cognitiva (Cuenca y Hilferty 1999,
Sweetser y Dancygier 2000, Croft y Cruse 2004, Evans y Green 2006, Coulson y Oakley
2008), entre otras. Tal preocupación, sin embargo, no ha suscitado estudios sobre las
formas y funciones que adoptan estos enunciados en corpus conformados por textos
136 | P á g i n a
jurídicos, a pesar de que distintos analistas de la argumentación judicial reconocen la
recurrencia de estas construcciones en dichos productos textuales (Atienza 2005,
Guibourg 2012). Asimismo, tanto estos últimos como los referentes teóricos del campo
lingüístico coinciden en afirmar que la lógica clásica y los estudios formalistas del
lenguaje no dan cuenta de los sutiles significados que comunican los contrafácticos, por
lo cual sugieren la necesidad de avanzar hacia la construcción de nuevos modelos
descriptivos y explicativos para abordarlos.
Aunque los contrafácticos son habituales en la lengua de la vida cotidiana y no
suelen ocasionar conflictos comunicativos entre los hablantes, sus remisiones a una
realidad extralingüística contraria a los hechos fácticos resultan problemáticas en el
marco de determinados lenguajes específicos, como la ciencia y el derecho, donde las
afirmaciones deben fundamentarse en forma coherente de acuerdo con criterios de
legitimidad fuertemente estandarizados. Si tenemos en cuenta el impacto que el discurso
judicial imprime sobre las trayectorias de los individuos y colectivos sujetos a su imperio,
entendemos que el vacío de estudios sistemáticos sobre su dimensión contrafáctica
supone una “deuda” que debe ser saldada, dado que el discurso del derecho “interviene
performativamente en la construcción del orden social y en la disputa por la hegemonía”
(Ruiz 2012).
Esta potencia y “ubicuidad” del derecho en la regulación de las relaciones sociales
(Atienza 2002) ha significado una interpelación manifiesta al campo intelectual y ha
provocado una profunda indagación sobre las racionalidades que subyacen a la
tramitación social del conflicto y a la justificación discursiva de las decisiones que
intentan dirimirlo, dentro y fuera del campo jurídico (Boltanski 1990, Atienza 1999,
Martínez Martínez 2004). En el caso de nuestra disciplina, el estudio de lenguaje jurídico
se ha convertido en una prolífica rama de la lingüística aplicada que busca proveer
herramientas a los operadores jurídicos para producir textos claros y coherentes, por
considerar que únicamente de este modo cumplen acabadamente con su importante rol
social, es decir, fundamentando y comunicando eficazmente sus decisiones.
Luego de un período dominado por las discusiones sobre la retórica de la
argumentación jurídica, el debate intelectual sobre el discurso del derecho se ha
reactivado a fines del Siglo XX en torno a dos tipos de problemas: por una parte, se trata
de interpretar y describir la inscripción del discurso judicial en las culturas y sociedades
desde una perspectiva local e inmanentista; por otra parte, se busca diagnosticar y
proponer nuevas formas de articulación entre las variantes discursivas de distintos
137 | P á g i n a
sistemas y tradiciones legales, asumiendo una perspectiva intercultural y comparativa
sobre los contextos regionales y globales de interacción (Mattila 2006, Montolío 2008).
Mientras la primera orientación hace foco en prácticas y discursos relativamente estables
y diferenciables, la segunda, de aparición más reciente, se construye en torno a un objeto
–la integración regional– en proceso de constitución y de límites más difusos; de allí su
tendencia al diagnóstico de situación y su carácter más bien propositivo.
Teniendo en cuenta la clasificación precedente, es de hacer notar que nuestro
trabajo se ajusta a la primera orientación, es decir, la que asume el derecho como una
dimensión de la cultura de los grupos sociales (Geertz 1983, Coombe y Cohen 1999),
incluyendo las particularidades lingüísticas y cognitivas de los operadores jurídicos y sus
producciones textuales (Montolío 2000, 2008 y 2010, Tamayo y Salmoran 2003, Cucatto
M. 2011a y 2011b, Rojas y Piechocki 2012). En consecuencia, no solo aspiramos a
avanzar en el conocimiento sobre la dimensión cognitiva del enunciado contrafáctico que
las gramáticas proponen, sino también sobre la racionalidad jurídica que a través de estas
emisiones se manifiesta. En suma, tanto los enunciados contrafácticos como el discurso
jurídico han sido estudiados sostenidamente por distintas disciplinas a la luz de diferentes
paradigmas, pero no se ha investigado cómo se inscriben tales enunciados en las
manifestaciones concretas de dicho discurso. Al mismo tiempo, una mínima exploración
de las sentencias judiciales –el género más representativo del discurso jurídico (Geertz
1983, Montolío 2008)– producidas en los distintos fueros y niveles del sistema judicial
argentino permite comprobar que el razonamiento contrafáctico es una práctica
sumamente recurrente.
Tales evidencias nos han impulsado a encarar el estudio que aquí presentamos, al
tiempo que las vacancias teóricas relevadas y destacadas por los especialistas precitados,
además, nos han persuadido de ponderar la funcionalidad que reporta la lingüística
cognitiva en el abordaje de nuestro objeto. Para llevarlo a cabo el estudio, adoptamos
como marco teórico de referencia la teoría de los espacios mentales y la integración
conceptual (Fauconnier y Turner 1998 y 2008, Fauconnier 1996 y 2005, Turner 2007,
Pascual 2012) y nos encuadramos metodológicamente en una estrategia cualitativa de
investigación aplicada al análisis lingüístico. En el siguiente apartado detallaremos con
más precisión las herramientas teóricas que nos ha proporcionado este paradigma, además
de justificar la estrategia metodológica adoptada en la construcción del corpus y en la fase
analítica del trabajo.
138 | P á g i n a
2. ENCUADRE TEÓRICO Y METODOLÓGICO
La lingüística cognitiva forma parte de una empresa interdisciplinaria que se
ocupa de la cognición en sus múltiples dimensiones; han contribuido al afianzamiento del
paradigma, principalmente, ciencias como la filosofía, la psicología, la antropología, la
neurociencia y la lingüística (Cuenca y Hilferty 1999, Evans y Green 2006). En este
marco, el estudio cognitivista del lenguaje ha surgido en la década del ochenta como una
reacción explícita al generativismo y a las teorías modularistas de la mente (Langacker
1999, Cuenca y Hilferty 1999), y si bien es cierto que originalmente abarcaba numerosas
corrientes y teorías “rivales”, también lo es que en la actualidad se caracteriza por una
creciente convergencia teórica y metodológica (Evans y Green 2006, Langacker 2008).
Así, los principales referentes del paradigma coinciden en sostener que la lengua no es un
sistema autónomo de algoritmos, por lo cual no puede ser estudiada en forma aislada
respecto de fenómenos cognitivos básicos tales como la memoria, la atención, la
percepción y la categorización (Langacker 1986, 1999 y 2001, Croft y Cruse 2004, Dirven
y Ruiz de Mendoza Ibáñez 2010). Esta perspectiva asumida tempranamente por los
impulsores del paradigma –denominada generalmente como “compromiso cognitivo”–
ha sido una de las principales razones que explican tal tendencia convergente (Delbecque
2008, Dirven y Ruiz de Mendoza Ibáñez 2010).
La lingüística cognitiva entiende que las expresiones verbales codifican modos de
percibir y conceptualizar la experiencia (Cabré y Lorente 2003, Dirven y Verspoor 2004,
Cucatto A. 2010), moldean y externalizan el mundo conceptual de los sujetos (Dirven y
Verspoor 2004, Evans y Green 2006, Cucatto A. 2010) y se organizan en una estructura
fractal de niveles (Langacker 2008 y 2009) o continuum de unidades, más específicas en
los niveles inferiores –léxico y morfológico– y más esquemáticas en los superiores –
sintáctico, textual y discursivo– (Langacker 1986, 2000, 2001, 2008 y 2009, Cabré y
Lorente 2003, Cucatto M. 2009). En otras palabras, se sugiere que los niveles “clásicos”
de análisis lingüístico no están separados por límites tajantes, por lo cual cabría evidenciar
los mismos fenómenos y procesos cognitivos en todos ellos; esta impronta “fractal” de la
organización lingüística, a su vez, resulta coherente con el compromiso cognitivo antes
aludido. Por caso, la habilidad cognitiva de correlacionar estructuras y contenidos
conceptuales –que resultará crucial en nuestro estudio– se manifiesta tanto en la
formación de palabras cuanto en la sedimentación de estructuras gramaticales –tales
como los contrafácticos– y en la producción discursiva de metáforas y otras
manifestaciones textuales del razonamiento analógico.
139 | P á g i n a
Dado que los enunciados contrafácticos son un tipo particular de construcción
verbal, debemos tener en cuenta que desde el punto de vista cognitivo las estructuras
gramaticales se definen como modelos de construcción esquemáticos que se establecen
mediante un proceso de sedimentación progresiva (Langacker 1986, 2000 y 2003, Evans
y Green 2006), derivan en rutinas cognitivas y perceptuales más o menos estables, y
ponen en juego diversas habilidades de la cognición humana (Cucatto A. 2008 y 2009,
Cucatto A. y Cucatto. M. 2004, Cucatto M. 2005 y 2011b). Asimismo, y en relación con
la organización fractal del lenguaje previamente aludida, se postula que los niveles
inferiores –léxico y morfológico– proveen, sobre todo, el contenido conceptual de las
expresiones verbales, en tanto que los superiores –gramatical y textual– aportan la
configuración estructural. Desde esta perspectiva, resulta de interés conocer el modo en
que distintas habilidades cognitivas estructuran el contenido conceptual en cada tipo de
construcción (Cabré y Lorente 2003, Croft y Cruse 2004, Cucatto M. 2011b) dado que, a
diferencia del “primer cognitivismo” generativista, la lingüística cognitiva considera que
la gramática no puede disociarse del significado de las expresiones (Langacker 1986,
1999, 2000, 2001, 2003 y 2009).
De acuerdo con los objetivos de nuestra investigación, prevemos identificar y
explorar los modos en que se instancia textualmente la contrafactualidad en el discurso
judicial, los significados que esta dimensión de los textos jurídicos pone en escena y las
operaciones cognitivas que los configuran. Al respecto, cabe considerar que uno de los
programas de investigación cognitiva del lenguaje más desarrollado es el que iniciaran
Turner y Fauconnier a mediados de los ochenta en torno al concepto de fusión, amalgama
o integración conceptual, operación cognitiva que resulta particularmente eficaz para
describir y explicar los mundos virtuales o alternativos que se construyen a través del
discurso (Langacker 1986, Croft y Cruse 2004, Evans y Green 2006, Cucatto A: 2009).
A su vez, esta teoría ha logrado abarcar numerosos objetos de estudio antes tomados en
forma dispersa por distintas corrientes teóricas del mismo campo e incluso se ha
extendido más allá de la lingüística en el amplio marco de las ciencias cognitivas.
En esta teoría, se considera que los paquetes de información lingüística y no
lingüística, es decir, el contenido conceptual enciclopédico, conforman estructuras
emergentes e idiosincrásicas denominadas espacios mentales, y se asume que estos, a su
vez, pueden correlacionarse o alinearse cognitivamente en función de un espacio genérico
de un orden más abstracto, general y esquemático. La integración conceptual es, por su
parte, otro espacio mental que resulta de proyecciones parciales y selectivas de elementos
140 | P á g i n a
pertenecientes a los espacios alineados que, por este motivo, se denominan espacios de
entrada (Fauconnier 1996, Langacker 1999, Evans y Green 2006). Para nuestros
propósitos, los contrafácticos pueden asumirse como el resultado de correlacionar
información de distintos espacios mentales en una estructura simbólica que opera en el
devenir discursivo como una fusión o integración conceptual (Evans y Green 2006,
Coulson 2006, Turner 2007).
Entendemos que uno de los espacios de entrada que se integran en y por las
emisiones contrafácticas pertenece a un plano de conceptualización que difiere de la
realidad empírica, razón por la cual consideramos pertinente indagar cómo se integran
dichas construcciones en una trama discursiva caracterizada por sus pretensiones de
objetividad, coherencia, validez y facticidad (Montolío 2000, Habermas 1998), es decir,
cómo se inscribe la contrafactualidad en el marco de la argumentación jurídica plasmada
en textos concretos del campo judicial. Asumimos que la complejidad de los significados
construidos a través de los enunciados contrafácticos, como así también las dificultades
para asignarles valores de verdad y/o pertinencia argumentativa, justifican nuestra
aproximación cognitivista a sus manifestaciones textuales en los fallos producidos por la
Corte Suprema de Justicia. Al mismo tiempo, entendemos que el enfoque funcionalista
de la lingüística cognitiva resulta coherente con el deslindamiento de la lógica formal que
proponen los principales referentes teóricos en el tratamiento de la argumentación
jurídica, como así también en la consideración de los aspectos pragmáticos que hacen a
la aceptabilidad de los argumentos en el campo judicial.
Dado que no existen estudios previos sobre estas construcciones verbales en este
tipo de corpus, nos situamos en un nivel de estudio exploratorio y proponemos adoptar
estrategias cualitativas de investigación social sobre una muestra intencional de textos
(Sierra Bravo 1993, Samaja 1993, Valles 1999). Toda vez que nos orientamos a la
construcción, ampliación e integración de las categorías analíticas que permitan
comprender el uso de estos enunciados, consideramos que nuestra propuesta se inscribe
en el marco del paradigma interpretativo (Taylor y Bogdan 1984, Vasilachis de Gialdino
1992a y 1992b, Valles 1999, Sautu 2001 y 2003, Sautu et al 2005). Asimismo, y con el
fin de abarcar un mayor espectro de variantes, seleccionaremos fallos judiciales
correspondientes a distintas ramas del derecho y a distintos períodos históricos desde la
última reforma constitucional. En este sentido, entendemos que el muestreo teórico tiene
como propósito recolectar datos que permitan maximizar las oportunidades de desarrollar
141 | P á g i n a
conceptos, descubrir sus variaciones e identificar relaciones sustantivas entre los
conceptos derivados de los mismos datos.
Cabe destacar que la selección del corpus no solo obedece a la relevancia que
tienen los fallos de la corte, sino también al proceso de planificación y edición que los
caracteriza, aspectos que limitan la irrupción del azar, el descuido u otros factores que
pudieran incidir en su elaboración. En efecto, la Corte Suprema de Justicia de la Nación
Argentina es el máximo organismo jurisdiccional del sistema judicial de nuestro país, por
lo cual tiene la “última palabra” en cuestiones cruciales, particularmente sensibles y de
amplio impacto social; por caso, es el órgano que decide sobre la constitucionalidad de
las leyes dictadas por el Congreso y de los decretos resueltos por la Presidencia de la
Nación. Por estos motivos, sus fallos son el resultado de un exhaustivo y complejo
proceso de estudio, discusiones y acuerdos que involucran a numerosos actores
pertenecientes a distintos estamentos y especialistas en diferentes ramas del derecho
(Barrera 2012). Esta singularidad del trabajo que llevan a cabo los jueces de la corte, de
acuerdo con nuestra perspectiva, justifica la conformación de nuestro corpus, máxime si
tenemos en cuenta que sus fallos fijan el estándar judicial de todo el país, además de sentar
los antecedentes jurisprudenciales más relevantes.
En el siguiente apartado presentaremos algunos ejemplos tomados del corpus para
ponderar la factibilidad de nuestra propuesta analítica. En cada caso, explicaremos cómo
puede aplicarse la teoría de la integración conceptual y el lugar que ocupan los
condicionales contrafácticos en la trama argumentativa de los fallos. En cuanto a esta
última operación, optamos por considerar los componentes que hacen a la argumentación
mínima, es decir, las razones y tesis que sostienen los jueces, a fines de no ampliar
innecesariamente –en esta fase del análisis– las categorías teóricas empleadas. En la
medida que el encuadre teórico-metodológico resulte oportuno y permita avanzar en la
investigación, proyectamos evaluar la alternativa de incluir un marco referencial
específico para dar cuenta de la dimensión argumentativa de los productos textuales que
integramos al corpus.
3. ANÁLISIS DE EJEMPLOS TOMADOS DEL CORPUS
El primer ejemplo (1) que presentamos corresponde al texto del denominado
“Fallo Arriola”, ampliamente citado y comentado en el contexto nacional debido a sus
consecuencias jurisprudenciales. Se trata de una causa judicial iniciada en el año 2006
contra un joven por tenencia de marihuana, acción que le valió una condena de seis años
142 | P á g i n a
de prisión resuelta por el tribunal de primera instancia. Su abogado patrocinante recurrió
la sentencia original alegando que tal decisión afectaba la esfera de la vida privada del
joven, protegida por el Art. 19 del texto constitucional, y fue por esta razón que la causa
judicial recayó en la Corte Suprema de Justicia. Finalmente, este máximo tribunal
concluyó fallando a favor del imputado, adoptando una decisión que contradecía lo
resuelto durante 1990 en un proceso judicial análogo, conocido como “Caso Montalvo”.
El condicional contrafáctico que transcribimos aparece inmediatamente después del
resumen que sintetiza los antecedentes del caso y presenta la primera razón que llevó al
tribunal a modificar su postura precedente:
(1)
Si "Montalvo" hubiese resuelto con ese alcance el problema, la Corte
habría ejercitado un control de constitucionalidad en abstracto
consumado mediante una decisión única con el efecto de clausurar por
anticipado toda posibilidad de examinar, en casos posteriores, si la
conducta del imputado es o no una acción privada protegida por el
artículo 19 de la Constitución (A. 891. XLIV. Recurso de hecho. AS y
otros s/ C 9080).
La lingüística cognitiva sugiere que una habilidad fundamental para interpretar
los enunciados consiste en activar –esto es, traer a la memoria de corto plazo– contenidos
conceptuales organizados en esquemas que se almacenan en la memoria enciclopédica,
llamados dominios cognitivos; se trata de paquetes de información más o menos estables
que son activados, principalmente, por los ítems léxicos. En este caso, consideramos que
expresiones tales como “control de constitucionalidad”, “imputado”, “acción privada”,
entre otros presentes en el enunciado, sugieren la evocación de un dominio cognitivo de
amplio alcance que un lector competente en ciencias jurídicas debe ser capaz de
manipular para lograr su interpretación; de otro modo, la comprensión del texto se vería
obstaculizada por el fenómeno que las ciencias cognitivas denominan hipocognición.
Ahora bien, este dominio cognitivo amplio y esquemático no se activa en el vacío sino
que viene instanciado o anclado en los casos particulares que se vinculan por analogía en
el texto, es decir, los casos Montalvo y Arriola. Este anclaje del dominio esquemático del
derecho en los casos aludidos supone la emergencia de un contenido conceptual
idiosincrásico en el devenir del discurso que, de acuerdo con nuestro marco teórico, puede
categorizarse como un nuevo espacio mental; este término técnico, precisamente, fue
acuñado por Turner y Fauconnier para designar este tipo de instancias conceptuales
emergentes.
143 | P á g i n a
Antes de presentar un nuevo ejemplo, quisiéramos detenernos para reforzar una
idea que hemos presentado en la introducción del trabajo, relacionada con las finalidades
que persigue el estudio del lenguaje jurídico, esto es, la intención de dotar a los expertos
en esta lengua de especialidad de herramientas que permitan hacer más eficaces su
producciones textuales. Existe, por supuesto, un conjunto irreductible de conceptos
propios de las ciencias jurídicas que hemos sintetizado con la noción amplia de dominio
cognitivo del derecho, pero, según los especialistas, no es esta cuestión la que
principalmente dificulta la comprensión de los textos legales. Antes bien, se ha
comprobado en diversos estudios de campo que son las estructuras gramaticales,
tendencialmente arcaicas, abigarradas y concatenadas del lenguaje jurídico los elementos
que menos favorecen la claridad de sus manifestaciones textuales. En este sentido, valdrá
la pena hallar otras operaciones cognitivas que subyacen a la producción e interpretación
de los condicionales contrafácticos para dar cuenta de su complejidad, y en tal sentido
avanzaremos en el análisis de los siguientes fragmentos que tomamos de nuestro corpus.
Nuestro segundo ejemplo (2) corresponde a la sentencia producida durante 2008
por la Corte Suprema de Justicia en el denominado “Caso Tejerina”, de amplia
repercusión social, jurisprudencial y política en Argentina. Romina Tejerina fue
condenada originalmente a cumplir una pena de catorce años de prisión por el delito de
homicidio calificado por el vínculo, bajo circunstancias atenuantes; la víctima del hecho
habría sido su hija recién nacida y gestada como producto de una violación. El caso
judicial reavivó el debate público sobre el aborto no punible y en este marco llegó a la
corte, órgano jurisdiccional que finalmente convalidó la sentencia. El fragmento que
presentamos está situado entre dos razones esgrimidas por la corte para adoptar tal
decisión; en el cotexto precedente se aduce que no existen procedimientos objetivos que
puedan determinar con precisión la proporcionalidad entre las penas y los delitos; en el
cotexto subsiguiente, se examina la pena impuesta por el tribunal en el caso:
(2)
Si los jueces hubiesen tenido en cuenta las circunstancias de reducción
de la culpabilidad sólo para tener por configuradas las "circunstancias
excepcionales de atenuación" y se hubiesen desentendido de ellas al
momento de mensurar la pena, probablemente hubieran fijado un monto
de prisión cercano al máximo previsto en el artículo 79 del Código
Penal: veinticinco años (T. 228. XLIII. Recurso de queja. TRA s/ Hom.
Cal.)
144 | P á g i n a
La selección de este fragmento obedece a que pone en juego otra función
argumentativa del condicional contrafáctico, mientras que (1) presenta una de las razones
que sostienen la tesis del tribunal, (2) opera como un pasaje entre dos razones diferentes,
ambas vinculadas con el llamado principio de culpabilidad, es decir, los dos cotextos
previamente referidos. Es la estructura propia del condicional contrafáctico lo que
posibilita esta estrategia argumentativa, dado que la primera de estas razones se recupera
en la prótasis del enunciado, en tanto que la segunda razón se anticipa en la apódosis del
condicional modalizada por el adverbio de probabilidad. Valiéndonos de este segundo
ejemplo, quisiéramos puntualizar en qué consiste la operación cognitiva denominada
fusión, amalgama o integración conceptual.
Es de considerar que los condicionales contrafácticos ponen en juego, al menos,
dos espacios mentales de entrada. Uno de ellos está conformado por los estados y los
hechos de la realidad fáctica tal como sucedieron o, al menos, como se representan en el
texto judicial; en los fallos de la corte, puntualmente, son los hechos sintetizados en los
sumarios y resúmenes que encabezan las sentencias. El otro espacio mental de entrada es
la contracara o contraparte del primero ya que involucra estados de situación y hechos
contrarios a la realidad fáctica; la teoría de los espacios mentales sugiere que la
correlación entre uno y otro resulta posible merced a un tercer componente, llamado
espacio genérico, típicamente constituido por dominios cognitivos de mayor alcance, de
un orden más esquemático, que atañen al conocimiento enciclopédico de los sujetos. La
fusión conceptual conformaría un cuarto espacio mental emergente en la sucesión del
discurso que recupera selectivamente información de ambos espacios de entrada: los
actores del mundo fáctico del primer espacio mental –en este caso, los jueces del tribunal
inferior– y los hechos –contrarios a la realidad fáctica– del segundo.
El siguiente ejemplo (3) es un fragmento de sentencia que aparece inmediatamente
después de la tesis sostenida por los ministros de la corte. En este fallo se resolvió
inhabilitar la posibilidad de que el ex presidente Carlos Saúl Menem –titular del Poder
Ejecutivo Nacional entre 1989 y 1999– fuese reelecto por segunda vez. Dado que una de
las razones aducidas por la parte actora fue que tal inhabilitación implicaría una aplicación
retroactiva del marco legal aludido –más precisamente, la cláusula transitoria novena
redactada por la Convención Constituyente de 1994–, la Corte Suprema debió refutar esta
tesis. Si bien la explicación completa del fragmento significaría inmiscuirse en detalles
legales bastante complejos, entendemos que no resulta necesario hacerlo para comprender
la función argumentativa del contrafáctico. En efecto, el marcador discursivo –operador
145 | P á g i n a
argumentativo de refuerzo– que abre el fragmento –en el enunciado que precede al
condicional contrafáctico– deja claramente entrever su remisión a la tesis sobre tal
retroactividad desarrollada en el cotexto precedente de la sentencia:
(3)
Indudablemente, la cláusula sub exánime no consagra retroactividad
alguna. Distinto hubiera sido, por ejemplo, si se hubiese dado por
concluido el transcurso de seis años antes de cumplirse el plazo, por la
aplicación del artículo noventa que lo establece en cuatro años (O.20.
XXXIV. OAJC s/ Acción de amparo).
El condicional contrafáctico, en este caso, se presenta en su forma marcada, dado
que la apódosis –“Distinto hubiera sido”– precede a la prótasis. Sin perjuicio de los
efectos que acarrea esta inversión del orden natural en que se suelen presentar los
enunciados condicionales en el discurso corriente, cabría esperar que un análisis de las
operaciones cognitivas previamente aludidas en torno a (1) y (2) arrojara los mismos
resultados. En los términos específicos de nuestro marco teórico, la conjunción “si”
acompañada del verbo finito –pretérito del subjuntivo– funciona como un constructor de
espacios mentales de naturaleza contrafáctica y habilita el tránsito hacia la fusión
conceptual propia de estos enunciados. Nos interesará, seguidamente, proponer otra
habilidad cognitiva que creemos hallar en los ejemplos del corpus, antes de aproximarnos
a las conclusiones finales del trabajo.
Como indicamos en el apartado sobre nuestro encuadre teórico, mientras los
elementos léxicos aportan el contenido conceptual –dominios cognitivos y espacios
mentales– de las construcciones verbales, los elementos gramaticales proveen la
configuración estructural. La perspectiva cognitivista en los estudios del lenguaje sostiene
que estas últimas se definen por un procedimiento de sedimentación progresiva dado por
su empleo recurrente en el discurso, y derivan de este modo en rutinas cognitivas con
distintos grados de rentabilidad en la interacción verbal. Amén de las funciones
argumentativas previamente relevadas, el condicional contrafáctico resulta un ejemplo
representativo de esta ductilidad verbal, además, porque con escasos elementos
morfológicos y gramaticales –el mero constructor de espacio ya indicado– pone en escena
diferentes y complejas operaciones cognitivas que impactan directamente en la
construcción del sentido. Al respecto, se ha discutido extensamente sobre las relaciones
susceptibles de ser establecidas entre la prótasis y la apódosis de los enunciados
condicionales; por caso, nos hemos referido en nuestro marco conceptual a las relaciones
de causalidad, implicación o premisa-conclusión, entre otras posibles.
146 | P á g i n a
Consideramos que una última habilidad desarrollada en el paradigma cognitivista
puede ofrecer un punto de vista alternativo. Nos referimos a la llamada exploración –en
otros autores, escaneo– mental, operación que subsume, al menos, dos alternativas: la
posibilidad de explorar mentalmente una estructura en forma sumaria o secuencial, que
se manifiesta no solamente en el procesamiento cognitivo del lenguaje sino también en
otras esferas de la cognición como la memoria y la percepción visual. Tómense como
ejemplo, para ilustrar de qué se trata, los modos en que podemos evocar, percibir o
representarnos mentalmente una trayectoria espacial: por una parte, podemos hacerlo en
forma sumaria, considerando simplemente el vector que conecta los puntos de partida y
llegada; por otra, podemos hacerlo en forma secuencial, considerando los distintos hitos
o puntos que atraviesa dicha trayectoria. En el caso de la lengua, estas variantes se
manifiestan en fenómenos como la aspectualización de las formas verbales, circunstancia
que permite discriminar acciones puntuales, durativas, progresivas, entre muchas otras
alternativas.
Aplicada a las estructuras gramaticales que han acaparado nuestra atención en este
análisis, proponemos que ambas modalidades de exploración mental se manifiestan al
mismo tiempo en los condicionales contrafácticos: de un lado, la prótasis de estos
enunciados despliega una exploración sumaria o estática, del otro, la apódosis pone en
juego una exploración de tipo secuencial o dinámica. Aducimos, asimismo, que, más allá
de nuestros ejemplos tomados del corpus, tal hipótesis valdría para los condicionales
contrafácticos en general, y que resultaría coherente con las gramáticas que describen la
prótasis de los enunciados como un marco o escenario provisional sobre el cual se
construye el discurso verbalizado en la apódosis. Como marca textual que viene en auxilio
de nuestra propuesta analítico-cognitiva, cabe mencionar la posibilidad de construir la
prótasis de los condicionales con formas verbales no finitas –típicamente, la forma “de +
infinitivo”–, posibilidad que aparece vedada en el casos de la apódosis.
4. CONCLUSIONES
A la luz del análisis que hemos emprendido, es posible afirmar que los
condicionales contrafácticos representan una categoría gramatical de amplia rentabilidad
para la argumentación jurídica. Tomados como unidades de análisis, hemos tratado de
demostrar que ello se manifiesta, al menos, en dos planos analíticos: en el nivel supraunitario, cumplen distintas funciones argumentativas; en el nivel infra-unitario, operan
como rutinas que involucran distintas habilidades cognitivas. En el primero de estos
147 | P á g i n a
niveles, adoptando una perspectiva macroscópica, hemos observado que resultan
funcionales para presentar razones jurídicas –ejemplo (1)–, para enlazar distintas razones
–ejemplo (2)–, y para reforzar las tesis que esgrimen los magistrados en sus producciones
discursivas–ejemplo (3)–. En el segundo nivel, asumiendo una perspectiva microscópica,
observamos que los elementos léxicos activan distintos dominios cognitivos y espacios
mentales, que los aspectos morfológicos favorecen la integración conceptual de estos
últimos, y que los componentes gramaticales sugieren distintas modalidades de
exploración mental.
Con respecto al papel que cumplen los enunciados contrafácticos en la
organización argumentativa de los textos, y en la medida que nos hallamos en una
instancia preliminar de nuestra investigación, nos hemos restringido a los componentes
mínimos, esenciales, necesarios y suficientes de este tipo textual, es decir, a las razones
y tesis presentadas en las sentencias. Con respecto a las rutinas cognitivas relevadas y
sugeridas en el análisis de los ejemplos, y por los mismos motivos, nos hemos limitado a
señalar algunas operaciones básicas para los distintos niveles de organización lingüística,
mas merece la pena aclarar que la naturaleza fractal que el paradigma cognitivista
adscribe al lenguaje indicaría que las mismas habilidades son susceptibles de operar
indistintamente en cada uno de ellos. Con todo, creemos haber hallado en este paradigma
un marco referencial operativo para avanzar en el conocimiento de los enunciados
condicionales contrafácticos empleados en los textos jurídicos, con posibles proyecciones
hacia otras variedades de la lengua española.
4. BIBLIOGRAFÍA
ATIENZA, Manuel (1999): “El derecho como argumentación”. En: ISEGORIA Nº 21, pp.
37-47.
ATIENZA, Manuel (2002): “Por qué el derecho”. En: Ensayos jurídicos en memoria de
José María Cajica Camacho. Vol. II. Puebla: Cajica, pp. 65-80.
ATIENZA, Manuel (2005): Las razones del derecho. Teorías de la argumentación jurídica.
México: UNAM.
BARRERA, Leticia (2012): La Corte Suprema en escena. Una etnografía del mundo
judicial. Buenos Aires: Siglo XXI.
BOLTANSKI, Luc (1990): El amor y la justicia como competencias. Avellaneda:
Amorrortu, 2000.
148 | P á g i n a
CABRÉ, M. Teresa y LORENTE, Marcé (2003): “Panorama de los paradigmas en
lingüística”. En: ESTANY, A. (coord.) Enciclopedia Iberoamericana de Filosofía.
Vol. Ciencias exactas, naturales y sociales. Madrid: Consejo Superior de
Investigaciones Científicas, 2004, pp. 433-468.
COOMBE, Rosemary y COHEN, Jonathan (1999): "The Law and Late Modern Culture:
Reflections on Between Facts and Norms from the Perspective of a Critical
Cultural Legal Studies". En: University of Denver Law Review 76, pp. 1029-1055.
COULSON, Seana & OAKLEY, Todd (2008): “Connecting the dots. Mental spaces and
metaphoric language in discourse”. En: OAKLEY, T. y HOUGAARD, A. (eds.)
Mental Spaces in Discourse and Interaction. Amsterdam: John Benjamins B.V.,
pp. 27-50.
COULSON, Seana (2006): “Conceptual blending in thougth, rhetoric and ideology”. En:
KRISTIANSEN, G., ACHARD, M., DIRVEN, R. y RUIZ DE MENDOZA IBÁÑEZ, F. (eds.)
Cognitive Linguistics: Current Applications and Future Perspectives. Berlin:
Mouton De Gruyter, pp. 187-210.
CROFT, William y CRUSE, Alan (2004) Lingüística cognitiva. Madrid: Akal.
CUCATTO, Andrea (2008): “La iconicidad en el lenguaje escrito. Un estudio lingüísticocognitivo sobre la conectividad”. En: XI Congreso de la Sociedad Argentina de
Lingüística. Universidad Nacional del Litoral, Santa Fe.
CUCATTO, Andrea (2009): “Un enfoque lingüístico-cognitivo para trabajar la conexión en
los textos escritos. De la gramática al discurso”. En: Revista Latinoamericana de
Estudios del Discurso. Vol. 9 Nº 1, pp. 11-44.
CUCATTO, Andrea y CUCATTO, Mariana (2004): “La gramaticalización de la pieza léxica
´ver´. Del uso del sistema a la sistematización del uso”. En: Pragmalingüística Nº
12, pp. 27-43.
CUCATTO, Mariana (2005): “La estrategia lingüístico-cognitiva de la reificación. El caso
de las sentencias judiciales”. En: Memorias del XIV Congreso Internacional de
ALFAL. México, Monterrey, CDROM.
CUCATTO, Mariana (2009): “Narrar para describir; describir para argumentar. La
operación lingüístico-cognitiva de la reificación en las sentencias penales de
primera instancia”. En: Revista Latinoamericana de Estudios del Discurso. Vol.
9 Nº 1, pp. 45-66.
149 | P á g i n a
CUCATTO, Mariana (2011a): “Algunas reflexiones sobre el lenguaje jurídico como
lenguaje de especialidad: más expresión que verdadera comunicación”. En:
Revista Virtual Intercambios Nº 15.
CUCATTO, Mariana (2011b): “Discurso Jurídico y conexión. El caso de las sentencias
penales”. En: Actas del V Coloquio de Investigadores en Estudios del Discurso y
II Jornadas Internacionales de Discurso y Disciplina. Universidad Nacional de
Villa María.
CUENCA, M. Josep y HILFERTY, Joseph (1999): Introducción a la lingüística cognitiva.
Barcelona: Ariel.
DELBECQUE, Nicole (2008): “Semántica cognitiva y categorización lingüística”. En:
RODRÍGUEZ ESPIÑEIRA, M.J. y PENA SEIJAS, J. (coords.) Categorización
lingüística y límites intercategoriales. Santiago de Compostela: Servizo de
Publicacións e Intercambio Científico, pp. 19-56.
DIRVEN, René & VERSPOOR, Marjolyn (2004): Cognitive Exploration of Language and
Linguistics. Amsterdam: John Benjamins B.V.
DIRVEN, René & RUIZ DE MENDOZA IBÁÑEZ, Francisco (2010): “Looking back at thirty
years of Cognitive Linguistics”. En: TABAKOWSKA, E., CHOINSKI, M. y
WRASZKA, L. (eds.) Cognitive linguistics in action: from theory to application
and back. Berlin: Mouton De Gruyter, pp. 11-70.
DUCROT, Oswald (1982): Decir y no decir. Barcelona: Anagrama.
EVANS, Vyvyan & GREEN, Melanie (2006): “Meaning construction and mental spaces” y
“Conceptual Blending”. En: Cognitive Linguistics: An Introduction. Edinburgh
University Press.
FAUCONNIER, Gilles (1996): “Analogical Counterfactuals”. En: FAUCONNIER, G. &
SWEETSER, E. (eds), Spaces, Worlds and Grammar. Chicago University Press, pp.
57-90.
FAUCONNIER, Gilles (2005): “Fusión conceptual y analogía”. En: Cuadernos de
Información y comunicación, Nº 10, pp. 151-182.
FAUCONNIER, Gilles & TURNER, Mark (1998): “Conceptual Integration Networks”. En:
Cognitive Science, Nº 22 Vol. 2, págs. 133-187. Versión ampliada y corregida,
2001.
FAUCONNIER, Gilles & TURNER, Mark (2008): “Rethinking metaphor”. En: GIBBS, R.
(ed.) Cambridge Handbook of Metaphor and Thougth. Cambridge University
Press, pp. 53-66.
150 | P á g i n a
GEERTZ, Clifford (1983): “Conocimiento local: hecho y ley en la perspectiva
comparativa”. En: Conocimiento local. Ensayos sobre la interpretación de las
culturas. Barcelona: Paidós Básica, 1994, pp. 195-262.
GUIBOURG, Ricardo (2012): “Posibilidad y utopía”. En: En: Filosofía del Derecho Nº 1,
pp. 119-134.
HABERMAS, Jürgen (1998): Facticidad y validez. Sobre el derecho y el Estado
democrático de derecho en términos de teoría del discurso. Madrid: Editorial
Trotta, 2005.
HARDING, Riddle (2004): Simple regrets: counterfactuals and the dialogic mind.
Maryland: Faculty of the Graduate School of the University of Maryland.
LANGACKER, Ronald (1986): “An Introduction to Cognitive Grammar”. En: Cognitive
Science 10, pp. 1-40.
LANGACKER, Ronald (1999): “Virtual Reality”. En: Studies in the Linguistic Sciences
29.4, pp. 77-103.
LANGACKER, Ronald (2000): “Estructura de la cláusula en la gramática cognoscitiva”.
En: Revista española de lingüística aplicada. Vol. Monográfico 1, pp. 19-65.
LANGACKER, Ronald (2001): “Dinamicity in Grammar”. En: Axionathes 12. Netherlands:
Kluwer Academic Publishers, pp. 7-33.
LANGACKER, Ronald (2003): “Constructional Integration, Grammaticization, and Serial
Verb Constructions”. En: Language and Linguistics 4(2), pp. 251-278.
LANGACKER, Ronald (2008): Cognitive Grammar. A Basic Introduction. Oxford
university press.
LANGACKER, Ronald (2009): Investigations in cognitive grammar. Berlin: Mouton De
Gruyter.
MARTÍNEZ MARTÍNEZ, Faustino (2004): “Teorías de la argumentación jurídica: una visión
retrospectiva de tres autores”. En: Revista Telemática de Filosofía del Derecho,
Nº 8, 2004/2005, pp. 273-296.
MATTILA, Heikki (2006): Comparative Legal Linguistics. Wiltshire: Ashgate.
MONTOLÍO, Estrella (1999): “Las construcciones condicionales”. En: BOSQUE, I. y
DEMONTE, V. (eds.) Gramática descriptiva de la lengua española. Tomo III.
Madrid: Espasa Calpe, pp. 3643-3730.
MONTOLÍO, Estrella (2000): “Les estructures condicionals [si P, Q] i la seva relevancia
en les formulaciones legislatives, administratives y jurídiques”. En: Revista de
llengua y dret (34), pp. 67-91
151 | P á g i n a
MONTOLÍO, Estrella (2008): “La escritura en el quehacer judicial. Estado de la cuestión y
presentación de la propuesta aplicada en la Escuela Judicial de España”. En:
Revista Signos 41 (66), pp. 33-64.
MONTOLÍO, Estrella (2010): “Discourse, Grammar and Professional Discourse Analysis:
The Function of Conditional Structures in Legal Writing”. En: GIANNONI, D. y
FRADE, C. (eds.) Researching Language and the Law. Bern: Peter Lang AG, pp.
19-48.
PASCUAL, Ester (2012): “Los espacios mentales y la integración conceptual”. En:
IBARRETXE-ANTUÑANO, I. y VALENZUELA, J. (dirs.) Lingüística cognitiva.
Barcelona: Anthropos, pp. 147-166.
REAL ACADEMIA ESPAÑOLA (2009): “Construcciones condicionales y concesivas”. En:
Nueva gramática de la lengua española. Madrid: Editorial Espasa Calpe, pp. 897922.
ROJAS, Gustavo y PIECHOCKI, Gregorio (2012): “Los estudios lingüísticos en el marco de
las ciencias cognitivas. El caso de la aproximación cognitiva al estudio de la
metáfora conceptual en el discurso jurídico”. En: Jornadas de Iniciación en la
Investigación Interdisciplinaria en Ciencias Sociales, Universidad Nacional de
Quilmes. En prensa.
RUIZ, Alicia (2012): “Editorial”. En: Filosofía del Derecho Nº 1.
SAMAJA, Juan (1993): Epistemología y metodología. Buenos Aires: EUDEBA.
SAUTU, Ruth (2001): “Acerca de qué es y no es investigación científica en ciencias
sociales”. En: SAUTU, R. y WAINERMAN, C. (comps.) La trastienda de la
investigación. Buenos Aires: Lumiere, pp. 181-198.
SAUTU, Ruth (2003): Todo es teoría. Objetivos y métodos de investigación. Buenos aires:
Lumiere.
SAUTU, Ruth, BONIOLO, Paula, DALLE, Pablo y ELBERT, Rodolfo (2005): Manual de
metodología. Construcción del marco teórico, formulación de los objetivos y
elección de la metodología. Buenos Aires: CLACSO.
SIERRA BRAVO, Restituto (1993): Técnicas de investigación social. Madrid: Paraninfo.
SWEETSER, Eve & DANCYGIER, Barbara (2000): “Constructions with if, since, and
because: Causality, epistemic stance and clause order”. En: COUPER, E. y
KORTMANN, B. (eds.) Cause. Condition. Concession. Contrast. Cognitive and
Discourse Perspectives. Berlin: Mouton De Gruyter, pp. 111-142.
152 | P á g i n a
TAMAYO
Y
SALMORÁN, Rolando (2003): Razonamiento y argumentación jurídica.
México DF: UNAM.
TURNER, Mark (2007): “The Way We Imagine”. En: ROTH, I. (ed.) Imaginative Minds.
London: British Academy & Oxford University Press, pp. 213-236.
VALLES, Miguel (1999): Técnicas cualitativas de investigación social. Reflexión
metodológica y práctica profesional. Madrid: Síntesis.
VAN DIJK,
Teun (1977): Texto y contexto. Semántica y pragmática del discurso. Madrid:
Cátedra, 1980.
VAN
DIJK, Teun (1978): La ciencia del texto. Un enfoque interdisciplinario. Barcelona:
Paidós, 1992.
VASILACHIS DE GIALDINO, Irene (1992a): Métodos cualitativos I. Los problemas teóricoepistemológicos. Buenos Aires: Centro Editor de América Latina.
VASILACHIS
DE
GIALDINO, Irene (1992b): El análisis lingüístico en la recolección e
interpretación de materiales cualitativos. En: Forni, F., Gallart, M. y Vasilachis de
Gialdino, I, Métodos cualitativos II. La práctica de investigación. Buenos Aires:
Centro Editor de América Latina, pp. 153-208.
153 | P á g i n a
8. Pro-drop and topic continuity in Italian and Modern Hebrew
ILARIA BACOLINI
CA’ FOSCARI UNIVERITY
Abstract: This article is concerned with the interpretation and distribution of Null Subjects (NS)
and silent topics in Modern Hebrew and Italian. It is widely recognized that the NS Parameter is
not binary, since ‘micro-parametric’ diversifications emerge across languages, which mainly
concern reference, phi features and morphological richness. The central idea is to explore the
possibility of a unified explanation based on a comparative interface analysis. According to
Shlonsky (2009), Hebrew lacks NSs referring to first, second and third person in the present tense.
In the past and future tenses, only third person referential NSs - as opposed to first and second
persons - are licensed, while expletive pro is always licit, leading to the assumption that Hebrew
represents an intricate case of a semi pro-drop language. Instead I argue that pro is licensed in
Hebrew by an agree relation (with a specific type of topic) only when occurring in an embedded
domain. In main clauses a continuing topic is always realized by an overt pronoun. Adopting the
hypothesis that overt pronouns and pros have the same function as resumptive pronouns
(Frascarelli 2007), I show that an overt pronoun in Hebrew occurring in the same context where
in Italian a pro would appear is a phonologically weak and destressed item. To sum up, evidence
is provided that the Topic Criterion hypothesis (see Frascarelli & Hinterhölzl 2007) positively
accounts for the distribution of third null pronouns not only in a pro-drop language as Italian, but
also a semi pro-drop language like Modern Hebrew.
1. INTRODUCTION
Working within the Minimalist Program, Frascarelli (2007) proposes that the
interpretation of third person null pronoun is closely linked to the realization of a specific
type of topic: the Aboutness-shift Topic. According to Frascarelli & Hinterhölzl (2007),
this Topic presents the function of introducing a new aboutness topic (or proposing a
topic-shift) in the discourse: this pragmatic function is inherently associated with the item
of which information is stored (Reinhart (1981)). From the prosodic point of view, it is
signaled by a rise in the intonational contour that is aligned with the tonic vowel in its full
extension and reaches its peak on the post-tonic syllable. Consider the following example
provided by Frascarelli (2007: 7)
154 | P á g i n a
(1)
Il materiale era tantissimo quindi all’inizio l’ho fatto tutto di corsa
cercando di impiegarci il tempo che dicevate voi magari facendolo un
po' superficialmente pur di prendere tutto- l’ultima unit la sto facendo
l’avevo lasciata un po' da parte […]
“the material was quite a lot, so at the beginning I did it all in a rush,
trying to do it in the time that you had fixed, perhaps a little
superficially, so as to do everything- I’m doing the last unit now, I had
put it aside before [...]”
Fig. 1: Aboutness-shift Topic in Italian
In (1) a student is speaking about the material of a language course she is attending
to. At some point, she proposes a new topic, the DP l’ultima unit, and, as we can see in
Figure 1, this DP “is signaled by a sharp rise on the tonic syllable - the diphthong [ju] and likewise by a sharp fall after it”. The comment la sto facendo presents a low tone
without particular peaks. Indeed, an intonational break after l’ultima unit signals the
prosodic boundary between the Topic in question and the rest of the sentence. To resume,
this topic is named Aboutness-shift Topic in Frascarelli & Hinterhölzl (2007) (from now
onwards F&H 2007) as it combines its [+aboutness] feature with a topical shift in the
discourse. Actually, the authors show the existence of different types of topic located in
the C-domain and propose a Topic Hierarchy (cf. 2) based on a strict correlation between
discourse functions of topics and their grammatical properties:
(2)
Topic Hierarchy:
CP [A-Top
(Topic Shift [+aboutness]) > C-Top (Contrastive
Topic) > G-Top (Familiar Topic)]
155 | P á g i n a
In particular, when the [+aboutness] feature is associated with given information
and a low tone, a Familiar Topic is introduced for topic continuity (mainly in German Left Periphery) or for the function of afterthought (Right Periphery). Whereas, when a
Topic proposes a contrast between its comment and one or more other Topics, associated
with an ascendant intonational contour, Contrastive Topics are realized
2. THE IDENTIFICATION OF NULL SUBJECTS
2.1. The Silent Topic in Italian
As already mentioned in the foregoing section, the Aboutness-shift Topic is the
constituent which identifies an argument pro, that is, provides a referential value for a
third NS (through Agree). Indeed, pros have the same function as clitic/weak
pronouns, it is to say, they serve as resumptive pronouns in Italian base
generated topic constructions:
(3) [CP [{Topic di Aboutness-shift} . . . [IP [pro/weak pronoun…]]]]
AGREE
Moreover, Frascarelli (2007) points out that the Aboutness-shift Topic can also
be silent. In fact, it is realized only when speakers want to propose a topical shift. In
other words, if the current Aboutnes-shift Topic remains as “what a sentence is about” 1
in the following sentences, then it presumably will be maintained as silent (cfr.
Frascarelli 2007: 32):
(4)
(a) Leo k , onestamente, ha molto successo con gli studenti e [ogni
studente] j pensa che pro k/*j è un genio!
(b) Leo k , onestamente, ha molto successo con gli studenti e CP [[ ATop Nullo
<Leo k >]
Leo k is very successful with students and [every students] J thinks
he k/*j is a genius”
In (4a), it is shown that pro cannot be interpreted as [ogni studente], even though
it is the nearest constituent that may act as an antecedent. Pro is necessarily identified as
coreferent with the current topic Leo. (4b) illustrates Frascarelli’s idea that “the DP Leo
1
Cf. Reinhart (1981).
156 | P á g i n a
is established as the Aboutness-shift Topic in the matrix clause and kept silent in the
second conjunct”. According to the Topic Criterion, every sentence must have an
[+aboutness] feature and it is licit to assume that the highest Spec,CP position is always
occupied to identify this feature. Such a position indeed corresponds to the Aboutnessshift Topic position, on which the realization of NS in a pro-drop language as Italian
depends. Lastly, when the Topic in question is silent, a familiar Topic (acting as a low
copy of it) is necessary used for topic continuity in a language like German, but not
obligatory in Italian. In spite of the fact the author first proposes the Topic Criterion for
pro-drop languages like Italian, I will show that it is valid also for a partial pro-drop
language such as Modern Hebrew.
2.2. The NS Parameter in Modern Hebrew
Hebrew represents an interesting case of semi pro-drop language that allows the
dropping of the subject in some contexts not well-defined. Chomsky himself affirms that
“Hebrew is another case” (1982: 241). In other words, the distribution of NSs appears to
be complex. On the other hand, Shlonsky (2009) proposes the following picture to
account for the distribution on NSs in Modern Hebrew:
(a)
the expletive pro is always licensed;
(b)
first and second person NSs simply do not exist, because there are some “clitic
subjects” incorporated to the verb, that make the [Spec,IP] position appear empty;
(c)
as for third person NSs, there is no difference between non-referential and
referential covert subjects. However, the latter may appear but it “must be controlled” by
the matrix subject, that can make it capable of reference. This can occur only in the past
and future tense, because:
“present tense verbs in Hebrew are participles, not only morphologically but
syntactically. [..] The Hebrew participle lacks a specification for [person] not
because a [person] slot happens to be lexically absent from its phi set, but
because there is a conflict between its nominal nature and the possession of
such a slot” (Shlonsky 2009: 20).
I will focus on point (c), and present an alternative analysis.
157 | P á g i n a
3. THE ANALYSIS OF DATA
3.1. Method
An online test has been created using Google Drive in order to reach Hebrew
native speakers who were in Israeli. This grammatical test contained 12 sentences
preceded by a communicative situation (a context). Informants were asked to express
their grammatical judgment for each sentence, specifying if sentences were grammatical
(yes), ungrammatical (no) or marginal (??). In case they chose the last option, a further
question asked them to provide a reason for the marginality. I have collected 22 fully
answered tests. Participants are between the age of 23 to 55 years old and educational
level was at least BA degree.
3.2. The Topic Criterion hypothesis in Modern Hebrew
The corpus consists of elicited sentences, grammatical judgments from the test
and passages extrapolated from the Harry Potter novel (the translated version in Modern
Hebrew). In particular, working with informants, I could collect data in which NSs are
identified by the local Aboutness-shift Topic, in line with the Topic Criterion hypothesis.
Consider the following example:
(5)
[Ha-professor] hekhzir
et
ha-mivkhanim
the-professor take bake.PST-3MS
ACC
the-essays
metukanim, [ha-assistent] shelo
corrected
natan
otam
the-assistant 3MS-GEN distribute.PST-3MS 3PL-ACC
aval
hu
itragez
mipneishe
but
he
get angry.PST-3MS
because
lo
ratsa
NEG
want.PST-MS give.INF 3PL-ACC in-this-in-moment
latet
otam
pro
be-oto-ha-rega
“The professor has corrected the essays, his assistant has distributed
them, but he got angry because pro did not want that pro had
immediately distributed them”
In (5), a NS is used in the underlined sentence and it has been accepted by all
informants: the null pronoun can be identified because the reference is assigned by the
current Aboutness-shift Topic (Frascarelli 2007), and the sentence obtains the Full
Interpretation (Chomsky 1993). Let us analyse it in more detail. Firstly, the speaker
158 | P á g i n a
introduces the referent haprofessor (“the professor”), afterward another referent appears,
ie., haassistent (“the assistent”); the latter presents a rise in the intonation contour that “is
aligned with the tonic vowel in its extension and reaches its peak on the post-tonic vowel”
(Frascarelli and Hinterhölzl 2007) (see Figure 1). It qualifies as Aboutness-shift Topic.
In other words, since the speaker wants to say something more about the first referent,
he proposes a conversational shift, by using the strong pronoun hu (in bold) 2. This
pronoun now is the current Topic of the discourse and, as the consequence, it is also the
antecedent that identifies the argument pro in (5).
Fig. 2: Aboutness-shift Topic in Hebrew
As Figure 2 shows, the prosodic analysis confirms our analysis: both the DP
haassistent that the pronoun hu have the same prosodic structure of the Aboutness-shift
Topic, that is, a rising intonational contour. Let us now consider the following example
from Shlonky (2009: 13):
(6)
hem 1 kivu
še pro 1/*2 yelxu
they hope.PST-3PL that
habayta mukdam
go.FUT-3PL home
early
“they hoped that (they) will go home early”
According to the author, a null pronoun is possible in (6), if it is correlated to the
initial DP (ie, hem) which is the subject of the matrix clause. However, the DP in question
2 For further details, see the analysis proposed in Frascarelli (2007) where it is shown that strong
pronouns have the function of proposing a shift in the conversation, when they present specific
international proprieties.
159 | P á g i n a
could also be the topic of the sentence 3. Furthermore, it is worth noting that it might be a
strong pronoun (ie., it may propose a shift of the topic of the conversation), or a weak
pronoun (i.e., a resumptive pronoun). As a matter of fact, analyzing a sentence out of
context can pose comprehension problems. Thus, imagine a context where two referents,
call them Mary and Luis, are being discussed. One of the interlocutors utters (7B) as a
contribution to the discussion:
(7)
A: Yesterday at the party it was very obvious that [Mary e
Luis] 1 were in a hurry to leave! At some point [my parents] z have
thought that they wouldn’t even have waited for the cake cutting.
B: [in fact]…hem 1
they
habayta
mukdam
home
early
kivu
še
hope.PST-3PL that
pro 1 yelxu
go.FUT-3PL
“they hoped that (they) will go home early”
`
In (7), speaker A first wants to call the attention on Mary and Luis. Then another
couple of referents are introduced, i.e., my parents. However, speaker B wants to say
something more about the first referents, and he proposes a conversational shift by using
the strong pronoun hem. This analysis is confirmed by the prosodic interface 4: as it can
be seen in Figure 3, the pronoun under discussion presents a rise tone and reaches its pick
on the post-tonic syllable, therefore, it qualifies as the Aboutness-shift Topic.
3
To be more precise, “preverbal ‘subjects’ are merged as (Aboutness-shift) Topics in the Cdomain and provide a referential value to a NS sitting in argument position” Frascarelli (2007:
22).
4
We asked our informants to read the sentences under discussion preceded by the contexts
reported here.
160 | P á g i n a
Fig.3: rise intonational countor of the pronoun hem in (7)
As counterproof, let observe the prosodic structure of the DP hem in a context
where it has a different function, that is, maintaining the topic continuity:
(8)
(context: some students are queuing in front of Students Office.
The estimated waiting time is 1 hour):
A: [Giulia, Emma e Carlo] 1 should be here. They had to demand
their academic degree, but I can’t see them with all these
people…What you think? Could they have already done?
B: [uhm.. actually]… hem 1 kivu še pro 1 yelxu habayta muda
“they hoped that (they) will go home early”
In (8) the topic of the discourse is the DP Giulia, Emma e Carlo which remains
the current Topic also in the following sentences. In other words, it is the constituent that
can provide a referential value for the null pronoun. In this case, speaker B uses the
pronoun hem in order to maintaining the topic continuity. In fact, it presents a low tone
without any intonational peaks (Figure 4), thus it qualifies as Familiar Topic:
161 | P á g i n a
Fig.4: prosodic structure of the underlined sentence in (8)
To conclude, these first data show the applicability of the Topic Criterion even in
Modern Hebrew. To put it differently, a null/weak pronoun is realized in the same context
where it would appear in Italian too.
3.3. Third null pronouns in Hebrew present tense: a comparison with Italian
I will now discuss syntactic and prosodic proprieties of collected data where NSs
appear in cases excluded by Shlonsky (2009), mainly in present tense:
(9) A: Ma
what
im
Gavriel?.
with
Gavriel
“What’s about Gavriel?”
B: Ah Gavriel! hu amar
še
ah Gavriel! he say.PST-3SM
that
mehud
ve
a lot
and
pro mevale
enjoy.PRES.PART-SM
pro rotse
want-PART.PRES-SM
le-ishaver
INF-stay
sham
there
“Ah Gavriel! he said that he is having fun and that he wants to
stay there”
162 | P á g i n a
Speaker A asks news about Gavriel, introducing this referent in the discourse.
Speaker B uses a weak pronoun (underlined) to provide the answer and only then NS s are
used (in bold). By contrast, only NSs appear in Italian language (10B) 5:
(10) B: Ah Gabriele! pro
ah Gavriel!
ha dett-o
che pro si
say.PST-3S
that
divertendo
molto e
enjoy-GER
a lot
and
sta
RIFL be.PRES-3S
vuol-e
pro
riman-ere
want.PRES-3S stay-INF
lì
there
However, the dropping of the subject in Modern Hebrew can present difficulties
in some contexts, as the following:
(11) [context: a mom is making dinner, at some point turning towards her husband,
who is playing video games, and looking at her unsupervised child, says:]
Mom: Takshiv
Listen
hu
omer
she pro roce
he
say.PRES-3S that
want.PRES-3S
lishtot
INF.drink
“Listen! He is saying that (he) wants to drink”
The NS in (11) is followed by a present tense verb (i.e., roce “wants”). However,
the grammatical judgements are unexpected: this sentence has been rejected by 45.5% of
informants, 22.7% have accepted it and 31.8% still accepts it, but marginally. In
particular, although the topic of the discourse in (11) is present in the extralinguistic
context (the child), the speaker choses to introduce it in the linguistic context by using the
pronoun hu (in bold). Then, a pro appears. I believe that the 54.5 % of informants who
consider this sentence grammatical or marginal should be noteworthy and investigated.
To some extent, it has to deal with the partial-pro drop nature of this Semitic language. In
5
We have asked to three Italian native speakers to judge the sentence in (10) and we can confirm
that the use of the three pros is not optional. However, a weak pronoun (covert) –as in Hebrew–
is possible, but it is not the immediate choice. Therefore, no relevant differences emerge since
null and weak pronouns have the same function (see Frascarelli 2007).
163 | P á g i n a
the light of this, we assume that the Left Periphery in Hebrew is “more limited” compared
to languages like Italian. In fact, when the local Aboutness-shift Topic has been just
introduced in the discourse, a NS is the only possible choice if one wants to maintain as
the current topic the topic just proposed:
(12) (previous context: Scrimgeour shook it for a moment, while his
gaze ran through the room [..] “I prefer not to be interrupted” he
said, “nor spied” he added, pointing his wand at the windows.
Tends were closed immediately. “Well, then, [..] we need you
safe”)
[rosh
ha-memshala]
natakh
head
the-government
rose.PST-3MS
le-govho ha-merabi
ve- pro amar
of-stature the-height
and
et
ACC
“ani
say-PST-3MS I
atznò
PRO.RIFL-3S
samekh
satisfied
ve-merutze
and-happy
“The Prime Minister rose to his full stature and pro said: “I am
definitely satisfied”
The current topic in (12) is rosh hamemshala. As the previous context shows, it
has been introduced to propose a conversational shift (the current Topics was
Scrimgeour). Now that the local topic has been established, a NS is used in the
coordinative sentence. I would like to conclude by outlining the Left Periphery of
sentences like (10) and (11):
(13) [ CP1 “activated” A-Top..[ CP2 {null A-Top}..[ IP hu .. [ CP2 ..{null A-Top}..[ IP
pro
The “activated” Aboutness-shift Topic (A-Top) in (13) has been introduced in the
previous context (CP1), thus it is silent in the following sentences (CP2 and CP3). In order
to establish the linking between the null Aboutness-shift Topic and the subject in IP, an
overt pronoun should be used. Once this linking is done successfully, the realization of a
null pronoun in the following sentence (CP3) does not affect the FI.
164 | P á g i n a
165 | P á g i n a
4. CONCLUSION
In the light of what is claimed here, I argue that pro is licensed in Hebrew by an
agree relation (with a specific type of topic) only when occurring in an embedded domain
or adjunct sentences. In main clauses a continuing topic (cf. Frascarelli & Hinterhölzl
2007) is realized by an overt pronoun. Adopting the hypothesis that overt pronouns and
pros have the same function as presumptive pronouns (Frascarelli 2007), I assume that an
overt pronoun in Hebrew occurring in the same context where in Italian a pro would
appear is a phonologically weak and destressed item. Furthermore, I would like to propose
a Topic Criterion for Hebrew:
(14) Topic Criterion in Hebrew
A third NS is identified by the current Aboutness-shift Topic, on
the condition that the latter is not silent and the NS is realized in
a secondary clause (cf. 7; 11; 12). If the current topic is silent, a
weak pronoun in [Spec,IP] is generally required to activate the
[+aboutness] feature (cf. 8; 9; 10). Once this linking 6 between the
overt pronoun and the silent topic is successfully established, the
realization of a NS is possible. Therefore, the Aboutness-shift
topic cannot be maintained as the current topic across utterances.
It can be represented as in (15):
(15) S 1 Aboutness-shift,
S 2 hu,
S 3 hu
S 3 pro
In (15), the current Aboutness-shift Topic has been already established (S 1 ). It
assigns the reference to the overt pronoun by the Agree relation (S 2 ); once this relation is
defined, a pro can be licensed if it presumably is in an embedded clause (S 3 ). Otherwise,
another overt pronoun is used. In this sense, I believe Hebrew is a pro-drop language.
6
Using Holmberg’s terminology.
166 | P á g i n a
5. REFERENCES
CHOMSKY, Noam. (1982): Some concepts and Consequences of the theory of Government
and Binding, Linguistic Inquiry Monograph Six. Cambridge: The MIT Press.
CHOMSKY, Noam. (1995): The Minimalist Program. Cambridge, Mass.: MIT Press.
CINQUE, Gugliermo. (1999): Adverbs and functional heads: A cross-linguistics
perspective. NewYork: Oxford University Press.
FRASCARELLI, Mara. (2007): Subjects, topics and the interpretation of referential pro: An
interface approach to the linking of (null) pronouns. Natural Language and
Linguistic Theory 25, 691-734.
FRASCARELLI, Mara. and Roland HINTERLHOLZL. (2007): Types of Topics in German and
Italian. In K. SCHWABE & S. WINKLER (Eds.), On Information Structure, Meaning
and Form, 87-116. Amsterdam/Philadelphia: John Benjamins.
HOLMBERG, Anders. (2010): Null Subject Parameter. In T. Biberauer, A. Holmberg, I.
ROBERTS & M. SHEEHAN (Eds.), Parametric variation: Null subjects in minimalist
theory, 88-124. Cambridge: Cambridge University Press.
REINHART, Tanya. (1981): Pragmatics and Linguistics: An Analysis of Sentence Topics.
Philosophica 27, 53-94.
SHLONSKY, Ur. (1990). Pro in Hebrew subject inversion. Linguistic Inquiry 21, 263-275.
SHLONSKY, Ur. (1997): Clause Structure and Word Order in Hebrew and Arabic. An
Essay in Comparative Semitic Syntax. New York: Oxford University Press.
SHLONSKY, Ur. (2009). Hebrew as a partial null-subject language. Studia Linguistica,
63(1), 133-157.
SIGURDSSON, Halldór. Ármann. (2011): Conditions on Argument Drop. Linguistic
Inquiry, 42, 267-304.
167 | P á g i n a
9. El caso Bárcenas: descripción y análisis de los argumentos de no
compromiso
TOMÁS CÓRCOLES MOLINA
UNIVERSITAT DE VALÈNCIA
Resumen: El presente trabajo consiste en el análisis retórico-pragmático en las estrategias
discursivas que aparecen el marco de una trama de corrupción de reciente aparición en España:
el caso “Bárcenas”, en el cual se acusa al Partido Popular de financiación ilegal. Esta investigación
se centra en la manera en la que se construye el discurso político, en cómo los miembros
implicados se defienden, y cuál es el orden de aparición y tipo de argumentos que aparecen.
Nuestro trabajo combina postulados de la disciplina pragmática (Grice, 1975; Levinson, 2004) y
retórica (Aristóteles, 1971; Quintiliano, 1940), pero también se apoyarán en las ideas de (Plantin,
1998) y de (Eemeren y Grootendorst) para definir el escenario discursivo en el que la visión de
Perelman. Ch L. y Olbrechts-Tyteca (1958) también será necesaria. El objeto central de
descripción será la noción de compromiso argumentativo y los argumentos de no compromiso,
cuya importancia, tras cuantificarse a través de los meses analizados, será vital para calificar la
defensa del Partido Popular.
Palabras clave: Pragmática, Análisis del discurso, ACD, Discurso político, Retórica,
Argumentación, Pragma-dialéctica, Principios conversacionales, Compromiso pragmático
Abstract: This article performs a pragmatic and a rhetoric analysis of the arguments provided in
a recent corruption case in Spain: The “Bárcenas’ case, which deals with the illegal financiation
of the Popular Party. This work focuses on the way politicians build their own storytelling and
defense themselves, regarding the appearance of co-oriented or anti co-oriented arguments and
what sort of arguments are used. These communication strategies are explained by some
pragmatic and rhetoric principles: (Grice, 1975; Levinson, 2004; Aristotle, 1971; Quintilianus,
1940), and by new lines of rhetoric and argumentative discourse: (Perelman, Ch. y L. OlbrechtsTyteca, 1958), (Plantin, 1998) or (Eemeren y Grootendorst, 1992). Our main aim will be the
concept of “non compromise”, whose importance is decisive to understand the defense of the
Popular Party along the five months of the case, which are part from the research. All arguments
have been extracted, chronologically described and analyzed, and we attach some graphics to
show the argumentative development.
Keywords: Pragmatics, Discourse analysis, CDA, Argumentation, Rhetoric, Pragma-dialectics,
Conversational principles, Maxims, Heuristics, Political discourse, Corruption case
168 | P á g i n a
1. INTRODUCCIÓN
El objetivo de este trabajo consiste en analizar un caso de corrupción en España
desde la perspectiva lingüística, y más concretamente, desde los planteamientos de la
disciplina pragmática. El caso que vamos a analizar se da a conocer como caso
“Bárcenas”, se inicia a principios del mes de enero de 2013 y tiene como principales
afectados, de un lado, al partido del gobierno en ese momento, el Partido Popular, y de
otro, al extesorero del mismo, Luis Bárcenas, a causa de un supuesto delito de fraude
fiscal, financiación ilegal y cobro de sobresueldos “en negro”, entre el periodo de los años
1990 a 2008.
Por lo general, en el seno de un discurso o debate argumentativo, se establecen
dos partes enfrentadas que poseen una tesis distinta sobre un mismo suceso, a saber: el
proponente, aquel que inicia el debate, p.e., acusando, y el oponente, aquel que recibe la
acusación, y por tanto, teóricamente, ha de defenderse. El intercambio de declaraciones
de ambas partes dará comienzo a esa disputa retórico-discursiva, cuyo objetivo final será
el de convencer a un tercero, ‒rol ejercido normalmente por un juez o por un auditorio‒,
de que su versión de los hechos es la correcta.
De todos los aspectos que podrían examinarse durante los cinco primeros meses
de fase de instrucción de la trama, nuestro interés se centrará en destacar la existencia de
una correlación entre diversos tipos de argumentos, los cuales son utilizados por el
oponente, en la que podríamos denominar su “defensa argumentativa”. De esta manera,
encontramos relevante describir y analizar las herramientas lingüísticas de las que se sirve
y que hemos caracterizado como “carentes de compromiso”, puesto que tanto su presencia
cuantitativa como cualitativa o formal son significativas en el cómputo total e argumentos
utilizados por esta parte.
2. ANTECEDENTES. ¿SE HAN ANALIZADO PREVIAMENTE CASOS DE
CORRUPCIÓN?
A primera vista, si nos propusiéramos investigar cualquier caso de corrupción
política, nuestra tarea podría realizarse desde múltiples perspectivas, ya sea desde las
propias ciencias políticas, el derecho, la sociología, o bien también a partir de la filosofía
moral o la ética. No obstante, nuestra propuesta sería la de poner a la lingüística al servicio
de este examen, dado que creemos que sus herramientas y principios teórico-prácticos
pueden aportar mucha luz a la poca visibilidad del análisis del discurso político, al menos
en España.
169 | P á g i n a
En el marco propiamente del análisis de este tipo de discurso, no hallamos muchas
obras precedentes; el motivo por el cual estos trabajos no encuentran raíces en la tradición
investigadora española puede ser, como apunta Pujante (1996-97:41), el factor histórico
de una «larga falta de democracia» y del clima necesario de libertad que este tipo de
análisis del discurso necesita. Pese a ello, hacia finales de la década de los noventa y a
posteriori, sí que se han incrementado los trabajos que han conjugado una serie de
herramientas metodológicas procedentes tanto del análisis discursivo, como de la
Retórica; el punto de partida que encauza a todos es el Análisis Crítico del Discurso (en
adelante ACD), y entre ellos rescataríamos los estudios retóricos de ideologías políticas
del PSOE (López Eire, 2000), la visión retórico-discursiva de los discursos
parlamentarios durante el Debate de Estado de la Nación de 1995 (Pujante y Morales,
1996) 1, o la revisión del género de la entrevista política a través del ACD (Laborda, 2000).
Inserto en el campo de la política, pero con una notable distancia temática, también vemos
el tratamiento y justificación del conflicto bélico entre EE.UU. e Irak, tanto en los medios
de comunicación (Pineda y Domínguez, 2010), y en los discursos parlamentarios
españoles (van Dijk, 2004; Pujante y Morales, 2009), como en los anglosajones o
americanos (Fairclough, 2005; Mazid, 2007; Sahlane, 2012), siendo estos últimos los que
se aproximarían más a un análisis argumentativo como el que planteamos aquí.
Conjuntamente al campo de la lingüística, hemos observado que en el ámbito
periodístico también se han publicado algunos análisis sobre escándalos políticos, como
el del diario Washington Post, que reveló la relación entre el presidente Bill Clinton y la
becaria Monica Lewinsky; en España destacaríamos los informes sobre casos de
corrupción, p.e. el caso Naseiro, a finales de los años ochenta, y más reciente la
investigación del caso Gürtel.
Aun con todo, en la mayoría de los trabajos no se profundiza en la
descripción de los diferentes argumentos de las dos partes que siempre se enfrentan,
primero, y segundo, en ningún caso la temática elegida ha sido el desarrollo de las
acusaciones y defensas en torno a una trama de corrupción y el examen de un tipo de
estrategias concretas, como las que hemos denominado de “no compromiso”.
1
Este trabajo se incluye dentro del proyecto Análisis del discurso público actual (ADPA),
desarrollado dentro del Departamento de Lingüística general y Teoría de la literatura de la
Universidad de La Coruña, financiado públicamente para el análisis de diferentes tipos de
prácticas discursivas orales, enmarcadas en esa misma localidad.
170 | P á g i n a
2.1. Bases teóricas. ¿Cómo realizar un análisis lingüístico de un caso de corrupción?
Una de las obras de referencia más reciente en las que se combinan varias
dimensiones lingüísticas (ACD, Retórica y Sociolingüística Interaccional) sería Pujante
y Morales (2009), pues en ella se asume la necesidad de una multidisciplinariedad a la
hora de analizar el discurso (parlamentario) político.
En nuestro caso, nos planteamos las siguientes preguntas:
− ¿Qué es el lenguaje y discurso político? ¿Cuál es el punto de partida para
analizarlo?
− ¿Qué disciplinas se han encargado de analizarlo hasta ahora?
− ¿Hasta qué punto podemos combinar esas tradicionales herramientas
lingüísticas con nuestras ideas actuales? ¿Cómo puede llevarse a cabo?
En primer lugar, el objeto de nuestro estudio lo conforman todas las interacciones
verbales que tienen lugar entre los diferentes representantes de la ciudadanía pública, cuya
función es gobernarla y dirigir sus instituciones democráticas. Las personas que se
dedican a la política, entonces, realizan frecuentemente acciones verbales varias, como
hablar en público ante sus votantes, contestar preguntas en una rueda de prensa, debatir
en el parlamento y justificar sus decisiones o realizar entrevistas. Queda claro, entonces,
que el lenguaje del que se sirve es un lenguaje puesto en uso, i.e, enmarcado en una
situación comunicativa concreta, con un espacio y un tiempo determinados, y que se
produce entre dos o más participantes, cuyo objetivo dentro de esa interacción
seguramente se halle más en el terreno de la práctica y de la acción, que de lo teórico: en
otras palabras, el fin del discurso político será el de convencer de que una idea tiene que
ser aceptada y llevada a término por un público concreto. Veamos un ejemplo (1):
(1)
En el Congreso de los Diputados, Mariano Rajoy defiende la Ley
de la Reforma Laboral e intenta convencer de que el
abaratamiento del despido será sinónimo de mayor productividad
para las empresas. Su objetivo es que los ciudadanos crean que
esta medida provocará esos beneficios previstos, mejorando la
economía y que estos sigan confiando en él, en términos de votos
potenciales en el futuro.
2.1.1. Pragmática y análisis del Discurso
Por tanto, nuestra principal base teórica estará conformada por la disciplina
pragmática, entendida no tanto como una distinción dicotómica de la semántica, sino
171 | P á g i n a
como una disciplina a cargo de las relaciones entre los signos y los usuarios, y a la vez,
como una perspectiva amplia de análisis, en la que tienen cabida otras muchas, como el
Análisis del Discurso (AD), que entienden el discurso como verdadera práctica social
(Casalmigilia, 1999). A partir de ahora comunicarse o hablar consistirá en «una forma de
acción entre las personas que se articula a partir del uso lingüístico contextualizado» (op.
cit., 15), el cual se sitúa en una situación concreta y entre unos participantes determinados
con un conocimiento mutuo mínimo, alejado del esquema tradicional de codificación y
descodificación de mensajes. Por ello, además de la obvia dimensión lingüística de la
comunicación, tendremos que prestar especial atención a cómo el plano de lo verbal y lo
lingüístico se interrelaciona con el plano de la realidad y de la acción.
El AD tiene por objeto de estudio el discurso, las prácticas discursivas o textuales,
ya sean orales o escritas, que utilizamos en nuestra vida diaria, y con las que perseguimos
unos fines precisos. Estas se encuentran inmersas en la vida social, y a la vez configuran
la construcción de la misma, en la que los hablantes, «como miembros de grupos
socioculturales […] forman parte de la compleja red de relaciones de poder y de
solidaridad, de dominación y de resistencia […]» (op. cit. 16), dentro de las cuales
siempre se crean conflictos por la influencia que unos hablantes imponen a otros.
La noción dinámica y activa de la lengua surge en los albores del desarrollo de la
pragmática, cuando John Austin, en su obra Cómo hacer cosas con palabras, de 1955, y
más tarde Searle desarrollan su teoría de los actos de habla, según la cual todos los
enunciados son realizativos, esto es, poseen una intención, llamada fuerza ilocutiva. ¿Qué
sucede, sin embargo, cuando se observa que los hablantes expresan a veces un enunciado
lingüístico, pero quieren decir «algo más»? Y aún más importante: ¿cómo logra el oyente
entender ese acto de habla indirecto aunque haya percibido otro enunciado distinto?
Dicha distinción entre «lo dicho» y «lo que se quiere decir» será la que tratará de
solucionar Paul Grice (1975), proponiendo que existen dos tipos de significados en la
lengua, a saber, el significado natural, expresado literalmente, y el significado del
hablante, el que se hace entender de manera implícita. El autor apela a la noción de
implicature para referirse a la información que el oyente infiere del enunciado del
hablante, y que no se encuentra señalada sintáctica ni semánticamente (op. cit. 513). Así,
distinguirá una serie de implicaturas dentro del lenguaje cotidiano y planteará una serie
de normas que orienten y guíen los objetivos comunicativos de los participantes: el
principio cooperativo (PC) y las máximas (cantidad, calidad, relación y manera). Estos
conceptos serán retomados por Levinson, que serán reformulados en tres heurísticas
172 | P á g i n a
(cantidad, información y manera).
En resumen, para que la conversación sea fructífera y tenga éxito, deberán ser
utilizados y respetados o bien el PC y sus máximas, o bien estas tres heurísticas; y a pesar
de que su cumplimiento es esperado, en caso de que estas se violen o incumplan, el
oyente podrá solucionar el problema infiriendo otro enunciado distinto al formulado
gracias a la labor de la implicatura conversacional sobre «lo dicho».
2.1.2. Retórica Clásica y otras líneas de investigación
Ya hemos establecido que nuestro punto de partida es el análisis pragmático y
discursivo, pero si bien estos principios conversacionales resultarán imprescindibles, no
podríamos enfrentarnos a un análisis del discurso político sin echar mano de la disciplina
originaria que se dedicó en profundidad a la oratoria pública. «La Retórica, y en concreto
la Retórica política, empezó siendo el arte de la elocuencia que el orador debía desplegar
ante asambleas […] de ciudadanos» (López Eire, 2000:14). Fue en Siracusa, a principios
del siglo V a.C., donde tras el derrocamiento de la tiranía, los nobles terratenientes
reclaman los terrenos que les habían sido arrebatados ante tribunales populares, a los que
tendrán que convencer de su causa. Así, vemos desde un principio cómo la retórica y la
política se encuentran en una relación constitutiva innegable, dado que el surgimiento de
la primera se debe al nacimiento de la segunda, y con ellas, el de la democracia. Debido
a esta temprana atención al discurso político vamos a utilizar las ideas de Aristóteles
(1971), Cicerón y Quintiliano (1940), quien además de ponderar la retórica como
asignatura de enseñanza fundamental, consideraba inseparables los valores del bien
hablar con la bondad moral (op. cit., t.1, lib.2, 18, 426).
En el origen de la Retórica se encuentra también la base conceptual del lenguaje
como práctica social, puesto que el orador buscaba en cada ocasión influir al auditorio,
convencerle y llevarle a un término o acción determinados (Pujante, 1998). Para ello,
deberá poseer toda una serie de conocimientos, lingüísticos y extralingüísticos, una
«competencia comunicativa» (López Eire, 2000), que haga efectivo ese discurso.
En resumen, Retórica, Pragmática y Política forman una triple asociación
indisoluble, compartiendo esta visión dinámica de la comunicación, dado que ya la
primera otorgaba una importancia suprema al conocimiento sobre el auditorio u oyente al
que se dirigía y el contexto en el que se encontraba, con el fin de conseguir el objetivo
propuesto. Todo ello pondrá de manifiesto este carácter de politicidad en el lenguaje
(Lakoff, 2004) y que nos lleva a considerar que no hay nada gratuito en el habla, ni a en
173 | P á g i n a
la conversación cotidiana, ni mucho menos en el discurso político de masas (López Eire,
2000).
Además de los postulados de la Retórica Clásica, en nuestro análisis nos
serviremos de algunas ideas derivadas de esta disciplina inicial, como son por ejemplo la
Nouvelle Rhétorique (NR) de Perelman y Orbrecht-Tyteca (1958), que recupera el valor
originario de esta, que tan desprestigiado había quedado, y analizará «las técnicas
discursivas que permiten provocar o aumentar la adhesión de las personas a las tesis
presentadas para su asentimiento» (op. cit. 34); las premisas de la argumentación y los
tipos de objeto de acuerdo (reales y preferibles), y la noción del «auditorio universal» son
claves para entender los argumentos del caso que vamos a tratar de explicar.
Para completar nuestro análisis, otra de las líneas derivadas de la Retórica es la
Teoría de la argumentación (Plantin, 1998), y nos basaremos en la capacidad para
construir y modelar las opiniones débiles y convertirlas en sólidos puntos de vista que
aboquen a alguien a la admisión de la tesis defendida, objeto fundamental de su estudio.
Su noción de argumentatividad en el discurso, que establece un escenario entre la
pregunta de un Proponente y la respuesta de un Oponente, junto al juicio de un Tercero,
será la base primigenia de nuestras investigaciones. Estos mismos postulados serán
compartidos por la propuesta de la Pragma-dialéctica, de Eemeren y Grootendorst
(1992), que ubicada dentro de esta visión, concibe toda argumentación inserta en el marco
de una discusión entre un Protagonista y un Antagonista, la cual puede ser delimitada en
una serie de etapas y mediante unas reglas de la discusión crítica (op cit. 232-36), cuyo
incumplimiento supondría la aparición de una seria de falacias pertenecientes al seno de
la retórica, e invalidaría el proceso argumentativo.
2.1.3. Análisis crítico del discurso (ACD)
Junto a las anteriores ramas de estudio, otra disciplina algo más actual que se ha
ocupado del discurso político es el ACD, una ramificación del análisis discursivo en
general, y que pone el foco en la relación entre ideología y lenguaje (van Dijk, 1993;
1999; 2003). Para entender el porqué de este interés hemos de acudir al concepto de poder,
el cual, de acuerdo con este autor, se describe en términos de control, y «dado que el
discurso es una forma de acción, este control también puede ejercerse sobre él y sus
propiedades» y «puede influir en cómo definimos un acontecimiento o una situación en
nuestros modelos mentales» (van Dijk, 2003: 47-48).
174 | P á g i n a
Así se entiende que aquellos grupos o instituciones que tengan acceso al control
de los discursos, podrán controlar las mentes o la percepción mental de la realidad, y por
supuesto, privarán a otros grupos de ese dominio privilegiado, p.e. de un bien escaso
como el acceso a los medios de comunicación. El objetivo, por tanto, que compartimos
con el ACD será el de desvelar cómo se lleva a cabo esta construcción de los
acontecimientos y las prácticas discursivas en las que se enmarcan, quiénes son los
actores sociales que efectúan dichos discursos explícitos, y sobre todo, cuáles son las
implicaciones sociales en este proceso (Martín Rojo, 1998), denunciando la manipulación
y abuso del control sobre el discurso, considerado «como una violación de normas que
hace daño a otros […] como el ejercicio ilegítimo del poder» (van Dijk, 1999:26). Y ante
la existencia tácita de esas diferencias tan marcadas de poder, que dan lugar a órdenes
discursivos y desigualdades, los investigadores no conciben el ACD como una mera
práctica social en la que se describe la situación, sino que «aspiran a producir
conocimiento y opiniones […] dentro de procesos de cambio político y social” (op. cit.
24). Es, en definitiva, «una forma de compromiso social» (op. cit. 10).
En conclusión, a la hora de trabajar sobre el discurso político es necesario adoptar
una posición analítica y crítica, que haga contemplar cómo las prácticas discursivas y
sociales soportan una intrincada red de influencias y objetivos que desembocan en una
comunicación un tanto inaccesible para los ciudadanos pertenecientes a una comunidad.
Desde esa pretensión de hacer relucir aquello que «esconde» el lenguaje político, el ACD
necesita de la pragmática, de la retórica y de la argumentación para poder analizar de una
manera efectiva este caso de corrupción política, en el que juegan un papel determinante
el ámbito del significado implícito, la comunicación exclusivamente persuasiva con la
audiencia, y las estrategias que se utilizan para defender uno u otro punto de vista.
3. METODOLOGÍA
3.1. Justificación del caso
El motivo por el que nuestro trabajo se centra en este tema se debe con rotundidad
al hecho fortuito y oportuno de que la publicación en la prensa española de estos hechos
coincidió con nuestro acercamiento a la disciplina pragmática por las mismas fechas. De
haber sido otro el momento histórico en el que nos hubiéramos encontrado, podríamos
haber escogido cualquier otra temática, y en esa línea, nos gustaría incidir en la total
libertad e independencia del análisis con respecto a la ideología del partido que analiza,
y en la postura científica crítica y ética (van Dijk, 1993:253).
175 | P á g i n a
3.2. Selección y tratamiento de los datos
Para realizar el análisis completo de este caso, hemos elaborado un corpus de
sesenta y ocho artículos de prensa digital, pertenecientes a los diarios EL PAÍS, EL
MUNDO y 20MINUTOS, -en su mayoría-, y a otros como ABC, VOZPOPULI,
LIBERTAD DIGITAL, CADENA SER y PÚBLICO. El periodo que comprende es desde
el dieciséis de enero de 2013, hasta el final de mayo de ese mismo año.
A continuación, se han confeccionado una serie de cuadros resúmenes y gráficos
con estadística descriptiva, a través de los cuales, por un lado, se señala cronológicamente
la aparición de los argumentos, y por otro, se contabiliza su número, su frecuencia de
aparición total y mensual y su ritmo en el transcurso de la discusión. Toda esta
presentación se dirige únicamente a demostrar que la descripción cualitativa y
cuantitativa de los argumentos de no compromiso, en correlación con los otros tipos, será
determinante para calificar la actuación el Partido Popular a la hora de defenderse.
4. RESUMEN CRONOLÓGICO DE LOS HECHOS
Como punto de partida, y con el fin de contextualizar informativamente la acción,
diríamos que el caso Bárcenas vincularía a la formación en el poder ejecutivo desde
noviembre de 2011, el Partido Popular, con el antiguo extesorero, Luis Bárcenas, a quien
en 2009 se le acusa de delito fiscal por el caso Gürtel 2. Declarándose inocente, renunciará
temporalmente a su cargo como tesorero (07/2009), y presentará su baja como militante
y como senador (04/2010) ante el aumento de las inculpaciones, siendo defendido sin
fisuras por el PP durante todo este tiempo. Sin embargo, Bárcenas y PP vuelven a ser
relacionados, y el inicio de este caso se construye sobre la base de una triple bomba
informativa entre los diarios nacionales EL PAÍS (ELP) y EL MUNDO (ELM), que comienza
hacia la tercera semana de enero de 2013 de esta forma:
1.
(16/01.ELP): «Suiza informa de que Bárcenas llegó a tener 22 millones». Tras
hacerse pública esta cantidad en una cuenta del país helvético, el abogado de
Bárcenas se defiende:
2.
(17/01.ELP): «Las empresas de mi cliente se acogieron a la amnistía (fiscal)»
proceso aprobado por el gobierno en 2012. Horas más tarde, Hacienda desmiente
2
El caso Gürtel es una trama de corrupción y financiación ilegal del PP, cuya investigación se
inicia en 2007, y cuyo foco de atención son los delitos de evasión fiscal y tráfico de influencias,
entre otros.
176 | P á g i n a
en un comunicado las declaraciones del abogado: «Luis Bárcenas no se ha acogido
a la Declaración Tributaria Especial», y Mª Dolores de Cospedal, secretaria
general del partido, declara que se trata de un tema particular y que no tiene nada
que ver con el PP.
3.
(18/01.ELM): «Bárcenas pagó sobresueldos en negro durante años a parte de la
cúpula del PP», procedentes de donaciones privadas de empresas que habrían
recibido adjudicaciones públicas de manera ilegal, desde la época Manuel Fraga
en Alianza Popular hasta la actualidad. Dados estos indicios, por parte del partido
se niega la totalidad de estas informaciones, se señala que Bárcenas no pertenece
al PP y se anuncian medidas contra «cualquier conducta impropia». De igual
manera, a veces ni se confirma ni se desmiente, no comprometiéndose, y mientras
tanto se anuncia una auditoría interna para aclarar lo sucedido.
Finalmente, la apertura definitiva de un nuevo escándalo llega con la publicación
de “Las cuentas secretas de Bárcenas” (31/01.ELP), una serie de fotocopias sobre la
supuesta contabilidad secreta de los tesoreros del PP entre los años 1990 y 2008, y según
las cuales, tanto el presidente del gobierno como otros miembros del partido habrían
recibido dinero adicional a sus retribuciones económicas legales, cuyo origen serían las
donaciones privadas ya señaladas, y cuya distribución habría sido gestionada por Luis
Bárcenas. La gravedad del asunto se intensifica, y los miembros del PP vuelven a negar
con rotundidad las acusaciones, la autenticidad de las fotocopias y su vinculación con el
aparato económico del partido, al tiempo que el presidente del senado, Pío García
Escudero, admite uno de los pagos. Tras este mes inicial, los acontecimientos más
importantes pueden resumirse cronológicamente en esta tabla:
177 | P á g i n a
MES
RESUMEN
Febrero -M. Rajoy no se pronuncia sobre este tema hasta el 02/02, cuando afirma que
todo es falso. Dos días más tarde dice: «todo es falso, salvo alguna cosa».
-Se distancian de Bárcenas, y se considera que «ya está todo dicho» (08/02).
-Se admiten más pagos, y Cospedal reconoce que Bárcenas había cobrado un
sueldo del partido hasta 2012, por lo que la desvinculación de la que se habla
parece no ser del todo completa.
Marzo
-Las intervenciones disminuyen, y con ellas, las negaciones.
-El partido permanece en silencio, se evita contestar las preguntas sobre el
tema y se insiste en que ya se han dado todas las explicaciones necesarias.
-ELP confirma: el PP ha cancelado la auditoría externa anunciada (31/03).
Abril
-Continúan las preguntas no contestadas, frases como «ya está todo dicho» o
incluso «ya hemos hecho todo lo necesario» (11/04), según la ministra de
Sanidad, refiriéndose a la auditoría anunciada que nunca se realizó.
-Se sigue negando las acusaciones.
-Sáez de Santamaría, cuando le preguntan su opinión del informe policial que
confirma la autoría de Bárcenas sobre los papeles, dice: «existe un proceso
judicial y son los jueces los que deben aclarar qué ha pasado».
Mayo
-Apenas se niegan los hechos; se insiste en que no se sabe lo que Bárcenas
hizo, que ya han hablado lo suficiente y que le corresponde a los jueces
determinar lo ocurrido.
-Predominan las ratificaciones de pagos por parte de políticos y empresarios.
-Avance de la investigación judicial hacia la confirmación del caso.
5. TIPOS DE ARGUMENTOS
De los tres géneros clásicos existentes señalados por la retórica –demostrativo,
deliberativo y judicial−, aquel que presenta más concomitancias con el discurso político
de este caso de corrupción es el iudicale (Pujante y Morales, 1996), que conformaban dos
partes, acusación y defensa, las cuales debatían un pleito ante un tribunal o juez que debía
dictaminar resolución. Según los antiguos rétores, todo arte de discurso posee un esquema
de elaboración que se divide en cinco partes (inventio, dispositio, elocutio, memoria y
pronuntiatio). Los oradores enfrentados en una causa judicial han de preparar bien sus
argumentaciones, «poniéndolas cada una de por sí con orden y debida colocación, de
manera que puestas unas, deban seguir otras». Esta función principal es asumida, según
Quintiliano, por la dispositio (1940, t.2, lib.7, cap.1, 7), gracias a la cual se distribuirán
prudentemente las proposiciones.
En este sentido de mayor proporción de unas razones sobre otras se encuentra la
base de nuestro trabajo, puesto que nuestra intención ha sido la de contrastar el peso
178 | P á g i n a
cuantitativo de unos tipos de argumentos frente a otros. El escenario en el que nos
hallamos, recordemos, es el de dos partes enfrentadas con dos discursos en direcciones
argumentativas claramente opuestas: el Proponente, que acusa al PP de trama de
corrupción, y el Oponente, que niega la veracidad de las acusaciones de la prensa y
defiende la honorabilidad del partido. Como consecuencia, de esas dos tesis distintas
podemos diferenciar entre los argumentos del Proponente, y los argumentos del Oponente
o también contraargumentaciones del Oponente que favorecen al sujeto iniciador
(Proponente). El esquema de nuestro caso sería este:
Rol argumentativo
Agente social
Tesis
Rol argumentativo
Agente social
Proponente (sujeto acusador)
Oponente (sujeto acusado)
Prensa
Partido Popular
El PP se ha financiado VS.
Todo es falso.
ilegalmente a través de
El PP no tiene nada que ver con
Bárcenas.
Bárcenas. No somos corruptos.
Tercero(s)
Lectores
Jueces y votantes
5.1. Argumentos del Proponente
Por un lado, el grupo de los argumentos del Proponente está compuesto por todas
las acusaciones de corrupción a los miembros del PP, ya sea de manera colectiva, ‒cuando
el periódico publique una información‒, o de manera individual, ‒cuando un periodista
interactúe con un político‒. Además, se cuentan aquí también las admisiones de pagos
que los «actores» implicados reconocen, las cuales contradicen el discurso de negación
del Oponente, o el cambio de rol argumentativo de Bárcenas, que pasa de situarse junto
a su partido, a denunciarlo por motivos laborales.
179 | P á g i n a
Fig. 1: Total porcentual de tipos de argumentos
En definitiva, podemos sostener que las pruebas que el Proponente presenta a
favor de su tesis poseen una notable fuerza argumentativa, pues están apoyadas, bien en
las informaciones que van descubriendo, bien en esos testimonios de presuntos
implicados que reconocen verídicas las acusaciones. El porcentaje de estos argumentos
no será inferior al 20% en ningún mes, y supondrá un 28,57% del total de los cinco meses
(vid. fig. 1). Su aporte más llamativo se ubica en mayo, en el que tras más de cuatro meses
de caso, y con la tensión en aumento, uno de cada dos argumentos se coorienta y
contradice el discurso del PP (vid. fig. 2).
5.2. Argumentos del Oponente: compromiso argumentativo
Por otro lado, el otro gran conjunto de argumentos es el utilizado por el Oponente,
y conformará la defensa de PP frente al elevado número de acusaciones que ha de rebatir.
Veamos de qué manera se ha actuado.
Si atendemos a la cronología del caso, el Oponente comienza defendiendo su
honorabilidad ante las acusaciones de corrupción a través de la estrategia de la negación:
por ejemplo, a la noticia sobre el dinero de Bárcenas en Suiza, se negará la vinculación
con el PP alegando que «el dinero de Bárcenas es un tema particular» 3 (17/01). Días
después, la gran mayoría de acusados también negarán todas y cada una de las
3
A partir de ahora denominaremos a este argumento “Bárcenas NO PP” o “B ~PP”.
180 | P á g i n a
informaciones publicadas, sobre todo cuando el 31/01 salgan a la luz las supuestas
fotocopias de la contabilidad secreta, que acusan de manera mucho más grave a otras
personas.
Si ahora nos fijamos en los criterios cuantitativos, veremos que el porcentaje de
uso de esas negaciones se acumula en los meses iniciales del caso: se contabilizan catorce
de los veinte argumentos de negación, lo que supone un 70% del total, y a su vez, son los
más numerosos tanto en el mes de enero (32%) y en febrero (37,5%). Las primeras
intervenciones, entonces, estarían orientadas a aclarar la situación y desvincularse
rotundamente de cualquier sospecha de delito.
Junto a las negaciones, en estos compases iniciales se utilizarán otros argumentos,
los cuales han sido agrupados en torno a la categoría de “medidas y acciones”, en tanto
que consisten en enunciados que anuncian castigos para los infractores o planes futuros
para combatir e investigar lo sucedido. En el plano cuantitativo, les ocurre lo mismo que
a las negaciones: se acumulan en los momentos iniciales (representan el 20% de los
argumentos en enero).
¿Cuáles son los motivos por los cuales estas estrategias, ‒sobre todo la de la
negación, que es más numerosa‒, son las primeras utilizadas por el Oponente? La
respuesta la encontramos en la Retórica Clásica, puesto que ya Quintiliano aconsejaba
que la defensa «debe comenzarse por alguna de las razones fuertes y concluirse por las
más poderosas, y en medio de éstas poner las más endebles, porque al principio hay que
mover al juez, y en el fin inclinarle hacia nosotros» (1940, t.2, lib.7, 1, 8). La refutación
se concibe como la herramienta fundamental, porque ésta posee una mayor fuerza
argumentativa, esto es, llega a convencer más y a oponerse con mayor peso en contra de
la tesis del Proponente.
Esta será la idea más importante que nos dé la clave para entender la noción de
«compromiso argumentativo» que inicia este apartado y es objeto central del artículo. En
la línea del peso y la convicción que supone el hecho de calificar un hecho como
verdadero o falso, Eemeren y Grootendorst (1992:36) nos dicen sobre la segunda opción:
«al mostrar un punto de vista, en este caso negativo, el hablante queda “negativamente
comprometido” con la proposición que ha expresado» y como consecuencia pragmática
de ello, tiene obligación de defender este punto de vista en caso de ser cuestionado.
Pongamos un ejemplo (2):
181 | P á g i n a
Proponente (Prensa)
Oponente (PP)
El PP tiene una contabilidad
Todo es falso. No reconozco
2)
31/01 secreta y miembros de su partido han veracidad en esos «papeles».
cobrado
sobresueldos
en
negro
PUNTO DE VISTA NEGATIVO
durante años.
Pío
García
Escudero,
31/01 presidente del Senado y miembro del
PP, reconoce uno de los pagos que
CUESTIONAMIENTO DE P.DE VISTA
NECESIDAD DE DEFENSA
aparece en la supuesta contabilidad.
Otorgamos la etiqueta de «compromiso» o «comprometedores» a este tipo de
argumentos, porque los hablantes, en este caso los políticos, cuando los utilizan, se
vinculan mucho más al contenido, digamos, de sus palabras. Si alguien niega algo, y más
tarde se descubre que es cierto, esa persona tendrá que responder por qué lo hizo, e incluso
podría ser acusado de haber mentido. En caso de las medidas, si alguien promete o
anuncia un plan, p.e., una auditoría interna dentro del partido (21/01), y más tarde no lo
cumple, igualmente puede ser acusado por haber incumplido su promesa.
5.2.1. Argumentos no comprometedores: Ø compromiso
Ya conocemos la noción de compromiso argumentativo y hemos visto que el
hecho de utilizar un argumento tiene como consecuencia (pragmática) la defensa del
punto de vista que se plantea, en caso de que este sea puesto en duda. Sin embargo, existen
en nuestro análisis un gran abanico de estrategias o argumentos, también dentro de la
defensa del Oponente, a los que les hemos otorgado la categoría de «no
comprometedores», dado que esa consecuencia de defensa del punto de vista queda
anulada. Si observamos el ejemplo (3),
182 | P á g i n a
Proponente (Pedro Saura, PSOE)
Oponente (Ministro de Hacienda, PP)
3)
Señor Montoro, ¿ha cobrado «en «Señor Saura, la ruindad tiene un límite
23/01 b»? ¿Ha cobrado un sobre?
No ha contestado a ninguna de las
[…] de como lo ha expresado su señoría»
PUNTO DE VISTA CERO
23/01 afirmaciones que yo he hecho.
NO NECESIDAD DE DEFENSA
CUESTIONAMIENTO DE P.DE VISTA
veremos que el argumento que utiliza el Ministro de Hacienda, a diferencia del anterior
ejemplo, no afirma ni niega el contenido de la pregunta que le han formulado. De hecho,
la deja sin contestar, y solo califica de ruin la cuestión y la forma en la que el diputado
socialista la ha realizado. Para entender qué compromiso adquiriría un hablante al servirse
de esta estrategia en una discusión como esta, recurrimos de nuevo a Eemeren y
Grootendorst (1992:36): «una persona que ha presentado un punto de vista cero no está
ni positiva ni negativamente comprometida con la proposición. No hay realmente un
punto de visa en absoluto», y por consiguiente, no tiene obligación ni compromiso
algunos de defenderlo, dentro del debate argumentativo. Estas estrategias, a diferencia de
las de negación, no poseen una fuerza argumentativa tan notoria, puesto que no enfrentan
ni rebaten la acusación a la que se opone, ni despejan la sospecha de duda creada. Por
tanto, podemos sostener que pese a que se consigue eximirse de ese compromiso
pragmático de defender el punto de vista, dichas estrategias pueden tener un impacto
perlocutivo importante, −quizás contrario al objetivo que se persigue−, en la adhesión y
persuasión del oyente.
183 | P á g i n a
Fig. 2: Total porcentual de argumentos (global - evolución de los meses)
Como el ejemplo (3), existe un número muy importante de argumentos que se
sitúan en esta línea argumentativa por parte del Oponente. De hecho, si comparamos la
presencia cuantitativa de los argumentos comprometedores frente a los no
comprometedores (vid. fig. 1), observamos que los segundos representan el bloque más
numeroso (39,56% del total). Más, si correlacionamos el ritmo de aparición de ambos
tipos de estrategias, el cual podemos apreciar en la figura 2, vemos claramente como el
compromiso que suponen negaciones y medidas se ubica predominantemente en los
meses de enero y febrero, pero desciende a niveles casi mínimos conforme va avanzando
la investigación, destacando el caso del mes de mayo, donde los argumentos del
Proponente superan el 56,25% del total. Mientras tanto, los argumentos carentes de
compromiso son constantes, e incluso predominantes en algunos meses como abril (44%
del total).
Recapitulando, tras una fase inicial en la que se recurre a esta estrategia de la
negación y las medidas, que implican un alto grado de «compromiso», esta deja de ser
utilizada por los actores sociales del Oponente casi por completo. Su principal recurso a
partir de esa fecha serán los argumentos no comprometedores, cuya característica básica
es esa ausencia de responsabilidad argumentativa, es decir, que ofrecen una actitud no
directa ante las acusaciones, frente a las cuales no se posicionan ni en la confirmación ni
en la negación de las mismas. Como decíamos más arriba, la convicción y la fuerza
persuasiva que denotan sus intervenciones es ínfima, y ello hace que desde la perspectiva
184 | P á g i n a
de un debate discursivo, el Oponente no lleve a cabo una justificación firme, concisa y
razonada de todo lo que le acusa el Proponente.
5.3. Análisis desde la perspectiva pragmática
Ahora bien, ¿qué enunciados componen concretamente esta miscelánea agrupada
en torno a los argumentos carentes de no compromiso? Vamos a tratar de explicar a través
de qué mecanismos pragmáticos podemos entender el funcionamiento de estos
argumentos.
Para empezar, hemos de acudir a la teoría de la comunicación inferencial de Grice;
según él, el Principio de cooperación (PC), que recomendaría una «contribución a la
conversación tal y como exige, en el estadio que tenga lugar, el propósito o la dirección
que usted sostenga», sería la norma reguladora fundamental de la comunicación, y
mientras que los hablantes contribuyan a la conversación en función de ese propósito o
dirección que exista (Grice, 1975: 516), no se producirá a priori ningún problema. Esta
sería la base de todo intercambio comunicativo, la cual presuponemos que también se
halla entre el discurso argumentativo entre Proponente y Oponente.
Además del PC, se describen otras cuatro máximas que ayudarían al oyente a
comprender la totalidad del enunciado y la intención de su interlocutor; estas se definen
como no prescriptivas, por lo que si los hablantes deciden no cumplirlas, estarán
«queriendo decir» algo más que lo que formalmente «se ha dicho». No obstante, esta
posibilidad de incumplir las normas se convertirá en una constante en la mayoría de los
argumentos no comprometedores, por lo que detrás de estos enunciados deberá inferirse
algo más, si se quiere entender qué se está queriendo trasmitir. Para ello, el oyente
necesitará utilizar las conocidas como “implicaturas conversacionales”. Comprobémoslo
con una serie de ejemplos (4-9):
Incumplimiento “encubierto” del PC y de
la máxima de cantidad
(4) - Ya está todo dicho.
(5) - Queda poco por añadir.
(contribuya informativamente de manera
(6) - No me corresponde a mí opinar.
válida y necesaria)
(7) - No tengo autoridad para hablar
Incumplimiento abierto de la máxima de
cantidad
(8) - No voy a hablar de ese tema.
(9) -No se permite realizar preguntas.
185 | P á g i n a
Al incumplir de manera encubierta el PC o la máxima de cantidad, el Oponente
evita colaborar con el objetivo de la conversación y por tanto, no da paso a que la
discusión argumentativa siga progresando. En los ejemplos ulteriores, la violación de
estas normas se produce abiertamente, esto es, se niegan a colaborar comunicativamente
y la discusión queda detenida en ese punto. Una explicación similar a estar situación la
encontramos si aplicamos la heurística de la cantidad (Q) propuesta por Levinson: «Lo
que no se dice, no se da», que orientaría al hablante a ser todo lo informativamente posible
y al oyente a aceptar que el otro ha realizado la aseveración más fuerte (2004:126); de
esta forma, a partir de una pregunta como «¿qué opina sobre la supuesta financiación
ilegal?» que tenga como respuesta un «ya está todo dicho», el oyente debería inferir que
esos indicios de corrupción «no se dan» o no existen, debido a que su interlocutor «no ha
dicho nada» sobre ellos.
La consecuencia en la utilización de enunciados que tan solo aseveran (actos de
habla representativos) y omiten la información perseguida en el diálogo, es que de ellos,
p.e. «ya hemos dicho todo lo que teníamos que decir», no puede extraerse verdad o
falsedad; retomando la noción de compromiso argumentativo, mediante estos argumentos
no se afirma o se niega la acusación del Proponente, sino que tan solo el Oponente expone
una visión neutra, a partir de la cual no puede exigirse defensa alguna.
Además del incumplimiento en sí del PC y de la máxima de cantidad, aparecen
otros ejemplos en los que otras máximas entran en conflicto, p.e. con la de cualidad
(contribuya con la verdad); aquí el Oponente, ante las preguntas formuladas, quiere
respetar esta máxima y en principio, no quiere decir nada falso, o nada de lo que no tenga
pruebas suficientes, por lo que se obtienen enunciados con poco aporte informativo al
tema: «no lo recuerdo», «no desmiento», «no nombro a nadie», «lo desconozco», con
refuerzos como «aseguro que no lo sé», intentando mantener la credibilidad, para que la
falta de compromiso no pase a ser traducida como signo de insinceridad. Como una
muestra ejemplar de este conflicto, comentemos el enunciado (10) que Rajoy utiliza
cuando le preguntan sobre la supuesta contabilidad:
(10)
«No es cierto, salvo alguna cosa que es la que han publicado los
medios de comunicación. O dicho de otra manera, es total y
absolutamente falso» (04/02).
186 | P á g i n a
Por un lado, se quiere rechazar esta acusación mediante una negación, pero por
otro, se añade una excepción a través de la oración «salvo…», lo que conlleva a que la
afirmación anterior se debilite. Además, no entendemos la función que tendría la
reformulación o dicho otra manera, pues según sus palabras, «todo» no es absolutamente
falso. Podríamos pensar, en consecuencia, que se trata o bien de un uso agramatical, o
bien de un intento de fortalecer la tesis inicial «no es cierto». La síntesis de todo esto es
que el Oponente trata de no faltar a la verdad y a la vez de contribuir al propósito de la
comunicación, pero el resultado es una expresión extraña que no posee apenas convicción
ni fuerza adhesiva.
Podemos encontrar otras máximas incumplidas, como la de relación, en tanto que
el Oponente no contesta taxativamente a las preguntas planteadas, sino que trata ideas y
asuntos irrelevantes para el caso; también, y en total relación con el ejemplo de Rajoy
(10), hallaremos violaciones de la máxima de modo (sea claro, sea breve, no sea
demasiado prolija y no diga expresiones oscuras), la cual está plenamente vinculada con
las otras dos heurísticas de Levinson, que vendrían a activarse y provocar una implicatura
distinta, como muestran los siguientes ejemplos (11-13) en el esquema:
Heurística de información (I):
«A expresiones no
«La contabilidad del PP es perfectamente legal y está
marcadas le corresponden
auditada por el Tribunal de Cuentas»
situaciones estereotípicas».
Conflicto entre PC y
«La indemnización que se pactó fue una indemnización
máxima de modo
en diferido, y como fue en una indemnización en
-
diferido, en forma efectivamente de simulación de,
Heurística de manera (M)
simulación, o de lo que hubiera sido en diferido, en
«A expresiones no
partes de una… de lo que antes era una retribución…».
prototípicas le
«Me pide la valoración de una prueba policial en el
corresponden situaciones
seno de un procedimiento, y le corresponde a quien en
marcadas o anormales».
está en el seno de ese procedimiento, valorar los
efectos, la amplitud, y la relevancia de esa pericia
efectuada».
En (11), el PC y la máxima de modo se respetan, en detrimento de que esta
aseveración no resulte todo lo informativamente necesaria al propósito del diálogo, dado
187 | P á g i n a
que no añade otros motivos o justificaciones, y por tanto, dice «menos» de lo que debería.
En los otros dos ejemplos (12-13), la violación ahora sí que se situaría en torno a la
máxima de modo, creando enunciados que resultan poco claros y ambiguos, cuya
expresión denota cierta oscuridad: en el primero, Cospedal admite la vinculación
económica del PP y Bárcenas hasta el año 2012 e intenta explicar el procedimiento de
despido laboral, pero no se entiende prácticamente nada de su argumentación. Para
intentar saber qué ha dicho y por qué ha actuado así, nos servimos de la heurística M, en
base a la cual podemos inferir que la situación del «finiquito» no se ha producido, al
menos, en el clima de total normalidad del que tanto se presume; el sujeto quiere
contribuir con información (cantidad) y no faltar a la verdad (cualidad), pero para ello
suprime la máxima de claridad, que es esperable. En el segundo ejemplo, a Sáez de
Santamaría le preguntan qué opina que la policía haya confirmado la autoría del
extesorero en las «supuestas» fotocopias, y ella contesta de forma excesivamente prolija
para el propósito de la comunicación.
Desde el enfoque pragmático, en resumen, puede comprobarse cómo la intención
general de estos argumentos es la falta de participación y compromiso comunicativo, las
cuales atañen directamente al PC y a la máxima griceana o la heurística de Levinson de
la cantidad; en otras palabras, se prefiere dejar de contribuir con el objetivo de la
conversación. Esta hipótesis quedaría ejemplificada con una paráfrasis de la heurística de
cantidad (Q): «yo no lo dije, no me pronuncié, luego para mí no existía, no tenía
conocimiento de ello».
Como apuntes finales a este análisis pragmático, y si intentáramos dar respuesta a
la pregunta de por qué el PP utiliza toda esta seria de estrategias, en tan gran proporción,
para defenderse de unas acusaciones tan graves, podríamos pensar en la facilidad o
dificultad de procesamiento que requiere entender un enunciado sencillo de uno más
complejo. Observemos, dentro de los dos tipos de argumentos del Oponente, que la
comprensión de una negación como «todo es falso» no implica un gran esfuerzo
cognitivo, o al menos no un esfuerzo similar al de cualquiera de las estrategias no
comprometedoras. ¿Pero por qué exactamente el hecho de utilizar expresiones como «no
me consta» o de dar respondidas preguntas a las que verdaderamente no se ha atendido
supondría mayor esfuerzo de procesamiento? Desde nuestra perspectiva, la vaguedad, la
imprecisión y la oscuridad que rodea a estos argumentos conlleva a que la activación de
las implicaturas sea una constante para poder comprender este discurso, con lo que el
oyente tendría a su disposición un elevado número de interpretaciones posibles sobre lo
188 | P á g i n a
que realmente el hablante «está queriendo decir»: en otras palabras, si el Oponente se
defiende de esta manera, impide que el/los Tercero(s) puedan conocer con exactitud qué
hay de verdad o de falsedad en las acusaciones por el presunto escándalo de corrupción.
A priori, la ignorancia o la falta de memoria son actitudes mucho menos imputables que
la mentira y el engaño; no obstante, desde el punto de vista argumentativo, estas primeras
tendrían un efecto contraproducente en aquella función primaria de todo orador:
convencer y persuadir al auditorio, por lo que no estamos seguros de si el Oponente
consigue rebatir por completo la tesis de acusación del Proponente mediante toda esta
baza de argumentos no comprometedores.
5.4. Análisis desde la perspectiva retórica y pragma-dialéctica
Como decíamos al principio, para completar nuestro análisis argumentativo de
este caso de corrupción necesitamos analizar las intervenciones de los sujetos desde otras
líneas teóricas. Así, centrándonos en los argumentos de no compromiso del Oponente,
descubrimos que esa defensa indirecta se realiza a través de otras técnicas, como una serie
de falacias retóricas o argumentos no válidos a la hora de convencer o debatir, que serán
recogidas por Perelman (1958) o Plantin (1998), así como por Eemeren y Grootendorst
(1992). Estos dos últimos autores proponen una seria de reglas para la discusión crítica,
que al igual que las máximas o las heurísticas comunicativas anteriores, habrían de ser
respetadas por los hablantes, si quieren que sus interacciones sean apropiadas y no
incurran en alguna infracción, lo cual desprestigiaría el valor de la tesis defendida y
detendría en ese punto el enfrentamiento discursivo.
De esas diez reglas planteadas (op. cit. 223-232), más de la mitad son incumplidas
por este grupo de argumentos de no compromiso. Entre ellos destacaríamos la falacia ad
hominem (ad personam) como ataque personal directo y abusivo en la respuesta del
ministro de Hacienda, al ser preguntado si había cobrado dinero negro: («Señor Saura, la
ruindad tiene un límite […] de como lo ha expresado su señoría» - 23/01), que violaría la
regla nº 1, la cual determina que las partes (Proponente y Oponente) no pueden impedirse
o poner en duda puntos de vista contrarios.
Otro conjunto de falacias será el que transgreda la regla nº 2, que obliga a defender
a las partes sus puntos de vista si son cuestionados. El incumplimiento ocurre cuando,
p.e. el Oponente, presenta un juicio evidente aunque en realidad sea una opinión
particular, utilizando para ello la falacia petitio principiio o razonamiento circular, hallada
en enunciados como «nunca, pero especialmente cuando el político pide sacrificios a los
189 | P á g i n a
ciudadanos, puede existir el menor atisbo de duda respecto a su honradez» 4. Junto a este,
encontramos la justificación del ministro Gallardón de por qué había tardado tanto tiempo
el PP (cincuenta y tres días desde el inicio en prensa del caso) en denunciar a Bárcenas:
«Porque el señor Bárcenas […] está demandado por la sociedad, es decir a través del
ministerio fiscal; […] esa es la mayor y peor demanda que se puede hacer a un
ciudadano»: de nuevo, una opinión particular presentada como un juicio más que evidente
y sin posibilidad de contraargumentación.
Pero no solamente aparecen estos ejemplos de evasión del peso de la prueba, sino
que igualmente vemos otra falacia, ad consequentiam, que también hace presentar el
punto de vista personal como evidente y que utiliza como argumento a su favor las
consecuencias perjudiciales que tiene una cosa sobre otra: esto podemos comprobarlo en
una respuesta de un miembro del PP en la que califica como desfavorable el hecho de
hablar sobre el escándalo: «Los papeles de Bárcenas perjudican a la marca España».
Si en vez de evitar defenderse, se exige al Proponente que justifique su acusación
y que muestre que el punto de vista del otro es incorrecto, el peso de la prueba se desplaza,
y se comete esta vez una falacia ad ignoratiam, en argumentos como «Que responda quien
acusa o quien piense que algo tiene ganar» (02/02) o «Yo soy responsable de lo que hago,
no de lo que se diga» (11/04).
De la misma que hemos visto cómo antes se violaba la máxima de relación (se
contesta a otras preguntas no formuladas o se traer a colación otros temas no
preguntados), aquí sucede de forma similar con regla nº 4 de esta teoría pragma-dialéctica,
dado que observamos argumentos irrelevantes, como en este ejemplo de estrategia de
suficiencia: «Lo más importante es salir de la crisis. Lo demás no importa»; este
argumento, que se construye sobre la base de la falacia ignoratio elenchi, junto al
razonamiento inductivo anterior («si el político pide sacrificio, no hay duda de
honradez»), a pesar de su marcada intención persuasiva de convencer a la audiencia, no
serían admitidos por los oyentes, es decir, no los tomarían como válidos, y por tanto el
efecto argumentativo sería totalmente contrario.
Sin embargo, existen aún otros casos en los que, desde el punto de vista de la
discusión, la credibilidad del Oponente queda aún más mermada; estos atañen a la regla
4
Además, en este enunciado en concreto se apelan a los valores de sacrificio y honradez,
formando un argumento en el que advertimos un esquema o conclusión silogística: si A pide
sacrificios a B, B no puede dudar de la honradez de A (ya que el político posee un nivel de vida
más confortable que el ciudadano). Entonces, A le ha pedido sacrificios a B (en el contexto de
crisis económica y recorte de prestaciones), luego B no puede dudar de la honradez de A.
190 | P á g i n a
nº 5, por la que las partes no pueden negar premisas que ellas mismas han dejado
implícitas. A este hecho se refiere un ejemplo de Rajoy, quien en un primero momento
dice que «no hay nada más injusto que la generalización» (25/01), y más tarde (03/04),
alegará que: «España en un país […] en el que surgen casos de corrupción, como en
cualquier otro». Aunque este primer argumento de «generalización» esté orientado hacia
el Oponente, finalmente el segundo argumento más tardío se coorienta con el primero,
esto es, su dirección argumentativa es contraria. Considerar injusto generalizar sobre
España y después posicionarse a favor de categorizar la corrupción como fenómeno
sintomático de la mayoría de los estados, en nuestra opinión, es una grave contradicción.
Esta falacia secundum quid o generalización es cometida también por Gallardón cuando
le preguntan si un gobierno puede gobernar habiendo tenido a un «delincuente fiscal»
(09/04): «Si la respuesta […] fuese que no, le puedo asegurar que, evidentemente, no
habría nadie que estuviese en condiciones de gobernar. […] Eso ha ocurrido en todas las
formaciones políticas y en todas las responsabilidades». Estos últimos argumentos
también podríamos considerarlos enunciados construidos mediante un argumento ad
populum o falacia populista, ya que ambos presuponen un fuerte adhesión y aceptación
por parte de la totalidad de la audiencia.
Por último, solo nos quedaría hablar de otras tres reglas, cuyos incumplimientos
vuelven a tener relación con la violación del PC, las máximas y las heurísticas. La regla
nº 7 versa sobre la manera en la que deben defenderse las partes, considerando como no
defendido aquel punto de vista al que se le aplica un esquema argumentativo incorrecto:
la transgresión de esta norma puede verse en argumentos como «ya hemos dicho y hecho
todo lo que teníamos que hacer» o «poco más puede añadirse». Continuando hacia el final
del discurso argumentativo, la regla nº 9 indica que las partes deben retractarse de
aquellos puntos de vista defendidos fallidamente: si consideramos que un argumento
como «ya está todo dicho» no plantea un esquema retórico incorrecto, el Oponente estaría
incumpliendo esta última regla comentada, ya que considera válida su actuación por
haberse defendido de manera exitosa, tal y como demuestran enunciados posteriores
como «ya hemos todo lo que teníamos que hacer. Hemos actuado de manera ejemplar
como ningún otro partido». La vinculación, por tanto de estas formas con la heurística Q
es más que destacable, al igual que lo es con la última regla nº 10, que apela a la utilización
de expresiones suficientemente claras y carentes de ambigüedad. En definitiva, atributos
como vagos, indefinidos y oscuros son característicos de todos estos argumentos de no
compromiso, y como consecuencia de la violación constante de la máxima de modo y de
191 | P á g i n a
la heurística M, el significado de lo implícito y lo inferido a convertirse en un objeto de
atención mayor incluso que el de lo meramente dicho.
5.5. Análisis desde la perspectiva de la Nueva Retórica
Para dar por finalizada la caracterización de la falta de compromiso
argumentativo, faltaría revisar algunas de las ideas que arrojan las nuevas líneas de
estudio sobra la Retórica, como la Nueva Retórica (NR), en concreto la noción de premisa
o punto de partida del que el orador parte a la hora de defenderse. Según Perelman
(1958:119), una premisa se convertirá en objeto de acuerdo, es decir, será aceptada−,
cuando reciba la aprobación del auditorio; por tanto, si las premisas de nuestro discurso
son válidas para nuestro público, conseguiremos mayor adhesión de este a nuestra tesis.
Asimismo se explica, que para que nuestro discurso posea mayor fuerza persuasiva,
hemos de concebir a nuestros oyentes como un auditorio universal, esto es, como si
intentáramos convencer a todo el mundo, puesto que si lo logramos con la gran mayoría
de personas, nuestra propuesta será irrebatible.
Dos son los tipos de acuerdo descritos: dentro de la categoría de lo real,
encontramos los hechos, las verdades y las presunciones, que apelarían a la aceptación
por parte de ese oyente universal, ya que se consideran puntos de vista aceptados y no
rebatibles, mientras que los otros, los valores o los lugares de lo preferible, intentarían
convencer a un auditorio más delimitado a través de puntos de vista concretos. Hemos de
tener en cuenta esta distinción fundamental para comprender que el mecanismo
argumentativo del Oponente en este caso será el hacer pasar puntos de vista particulares
y concretos como objetos de acuerdo aceptados universalmente.
De esta manera se comprende que un argumento de no compromiso como
«generalizar es la mayor injustica de todas» esté presentando como punto de partida un
valor abstracto, la noción de lo injusto, que obtendrá el estatuto de hecho o verdad y
reforzará la defensa del sujeto. Además, detrás de la alusión a valores absolutos como lo
verdadero, lo bueno, lo bello o lo justo subyace la pretensión de convencer a un auditorio
universal, dado el carácter tan general del argumento y su contenido abstracto y no
específico (op. cit. 134). No obstante, con la misma facilidad con que el oyente acepta y
está de acuerdo con lo injusto que resulta generalizar, este mismo oyente puede que
rechace el argumento que planteaba el esquema «ciudadano-sacrificio» y «políticohonradez»; tras su apariencia de razonamiento lógico inductivo, se entrevé el uso de dos
valores, el sacrificio y la honradez, como puntos de partida implícitamente aceptados,
192 | P á g i n a
aunque el efecto persuasivo es mucho menor que en el caso anterior, dado que estos dos
valores, que se presentan como realidades abstractas, hacen referencia en realidad a
valores concretos, cuya aceptación, por tanto, depende de un auditorio mucho más
reducido. En otro caso, resumiendo, la audiencia rechazaría el argumento porque el
contexto socio-histórico del momento (crisis económica, crisis política y aumento de los
casos de corrupción) contribuye a disociar el valor «sacrificio», que tácitamente los
ciudadanos están haciendo, y el valor «honradez», que se presume como característica de
los políticos, pero que no coincidiría con la opinión de la mayoría de su auditorio.
Como punto y final en el análisis de estos argumentos, y en relación a lo antes
expuesto, haremos alusión a otro de los puntos de partida de la disputa, los lugares,
entendidos no tanto como τόποι de silogismos dialécticos o retóricos, según la concepción
de Aristóteles (1971:1358a), sino como «premisas más generales, sobreentendidas con
frecuencia, que intervienen para justificar la mayoría de nuestras elecciones» (Perelman,
1958:146). Dos de los más importantes τόποι son los lugares de la cantidad, que valoran
los objetos con criterios cuantitativos, y los lugares de la cualidad, que rechazan la
supremacía del mero recuento numérico. Sobre estos, la
NR
observa que su uso queda
determinado según el análisis de la situación argumentativa, i.e. el objeto perseguido, los
argumentos con los que habrá que enfrentarse y las mentalidades del auditorio (op. cit..
165); la conclusión de su estudio es que los lugares de la cantidad se relacionan con el
espíritu puramente clásico o conservador (lo tradicional, lo estable, la mayoría), frente a
los lugares de cualidad (lo único, lo nuevo, la élite), que serán utilizados más por el
espíritu romántico.
A este respecto es interesante descubrir cómo el sujeto-acusado también se servirá
de estos lugares para fundamentar y reforzar los valores a los que se refiere: del lado de
la cantidad, hemos visto que según el PP la corrupción es un fenómeno generalizado en
la «mayoría» de los países y gobiernos, así como que en cierto estadio de la
argumentación se dice que «hay que dejar a un lado los papeles de Bárcenas porque son
perjudiciales para la marca España» (12/04), esto es, también una mayoría, sabido que
hay que ocuparse de un tema mucho más importante, la crisis, mientras que «lo demás
(trama de corrupción) no importa» (09/03). Y al contrario, como fundamento para
considerar que la generalización es la mayor injusticia de todas, se hallaría el lugar de
cualidad, ya que el sujeto-acusado exige que se valore a cada individuo como único,
incomparable al resto; el Oponente se presenta como una víctima de esa acción,
asumiendo un valor abstracto (lo injusto) como si fuera un hecho totalmente admitido.
193 | P á g i n a
Vistos los puntos y acuerdos de partida argumentativos, finalmente solo queremos
añadir que una herramienta esencial para la NR a la hora de proferir un discurso es la
elección de los datos y sobre todo su presentación. En esta teoría se incide en que el factor
fundamental en esa selección es la presencia, es decir, la importancia de mostrar unos
argumentos y de dejar de mostrar otros, lo cual influiría directamente en la percepción
del auditorio de nuestras ideas a favor y en contra; esto se conseguiría a través de
verbalizar lo ausente y de hacer más presente y ofrecer más reales y verdaderos a la
conciencia aquellos elementos que concluyan o consigan una mayor adhesión a la tesis
del orador (op. cit. 194).
Antes de pasar a las conclusiones, la reflexión final a la que nos conduce todo este
análisis retórico-pragmático es que la argumentación constituye un proceso dialéctico
completamente selectivo, cuyo fin exclusivo será convencer al auditorio, presupuesto
como universal, para que se adhiera a las tesis propuestas y en última instancia, se mueva
hacia cierta acción. A lo largo de la búsqueda de este objeto persuasivo, a veces al orador
le interesará dejar de presentar unos argumentos que lo comprometan, que le obliguen a
defender un punto de vista del que quizá no esté del todo seguro, no comparta o incluso
rechace, mientras que sí encuentra a su favor enfatizar y lograr que el foco de atención
del auditorio se centre en esas expresiones en las que «se dice lo que no se da», y «lo que
no se da, no se dice».
6. CONCLUSIONES
A pesar de que se hayan analizado estos cinco primeros meses de 2013, en síntesis,
no podríamos utilizar nuestro enfoque inductivo como posterior deducción de un tipo de
discurso político actual generalizado. No obstante, sí que pueden aportarse como
conclusiones ciertos puntos claves de reflexión para entender la argumentación del
Partido Popular con respecto a este caso. El primero de todos sería el escenario de la
discusión argumentativa: dos actores sociales se enfrentarán en una disputa, iniciada por
el Proponente (medios de prensa) y que es respondida por el Oponente (Partido Popular).
A estos roles argumentativos se les añade la figura del Tercero, quien tendrá la función
de dudar de los puntos de vista presentados por las partes, y que estará formado por otros
actores: la ciudadanía y las estancias judiciales.
Tras haber comprobado cómo el inicio del escándalo de corrupción implica un
enfrentamiento discursivo entre los actores, destacaríamos la posible distinción de tipos
de argumentos en las intervenciones del PP, cada una con un objetivo particular, que a su
194 | P á g i n a
vez, se subordinan al fin último y exclusivo del discurso político: convencer y persuadir
al auditorio, para que la tesis expuesta sea aceptada. Esto nos muestra que detrás de esta
diversificación de tipos de estrategias se halla un esfuerzo de elaboración retórico muy
importante, cuyo análisis permite entrever cuál ha sido su modelo de defensa: frente al
discurso del Proponente, las interacciones del Oponente pueden clasificarse entre
argumentos de compromiso y argumentos de no compromiso, siendo mayor el número de
estos últimos en los que aquí nos hemos centrado.
Frente a argumentos como «todo es falso» o «Bárcenas NO PP», que manifiestan
un punto de vista explícito, negativo y que demuestran una colaboración y participación
en el debate, el PP utiliza una serie de estrategias, cuyo rasgo principal es el opuesto a esa
responsabilidad o compromiso discursivo: estos enunciados presentarán un punto de vista
cero (Eemeren y Grootendorst, 1992), y por tanto, la posibilidad de cuestionar esa
perspectiva y exigir que vuelva ser defendida queda anulada. Este conjunto de argumentos
carentes de compromiso son los que predominan, ya que suponen casi un 40% del total
de intervenciones producidas entre Proponente y Oponente; ejemplos como «no lo
recuerdo», «no desmiento», «no nombro a nadie», «lo desconozco», «aseguro que no lo
sé», «no voy a contestar a más preguntas», «ya está todo dicho», «ya hemos hecho
suficiente», «no vamos a darle más vueltas» o «no vamos a entrar en juegos».
Tras el análisis, la respuesta a la pregunta que nos hacíamos sobre el porqué del
uso predominante de estas estrategias es la que ya hemos apuntado antes: los enunciados
del PP no pueden entenderse a través de una mera descodificación del significado natural,
de «lo (estrictamente) dicho» por sus palabras, sino que la forma más compleja o no
prototípica en la que están construidos sus argumentos hace pensar que los miembros del
partido están queriendo decir más cosas de manera implícita que explícita; de esta manera,
el oyente, para reconstruir el significado del hablante (Grice, 1975), aquello que
verdaderamente quiere decir, tendrá ante sí un abanico infinito de posibles
interpretaciones: cuando alguien diga «no desmiento», el oyente puede pensar, tanto que
esa persona confirma la acusación recibida, como que la rechaza, pero no puede llegar a
saber cuál de las dos está queriendo comunicar el político.
Desde nuestro punto de vista, bajo esta estrategia subyace el motor de estos
argumentos de no compromiso, cuyo objetivo sería el de generar un mayor esfuerzo
cognitivo de procesamiento y comprensión, en comparación con el hecho de contestar
afirmativa o negativamente a una respuesta, o al menos de ser más cooperativo con el
objetivo del intercambio comunicativo. Estos argumentos implicarían una mayor
195 | P á g i n a
dificultad a la hora de extraer el significado implícito de los enunciados, debido a que el
número de inferencias puede ser amplísimo.
En conclusión, por medio de estos argumentos se rechaza comprometerse,
participar y esclarecer el punto de vista que se asevera, en favor de esa indeterminación,
de esa ambigüedad y de la evasión de responsabilidad, que en gran medida, no supondrían
una sanción tan grave, en caso de que, una vez resuelta la investigación judicial, se
descubriera que se ha mentido. La falta de compromiso, en suma, representa el eje
principal y la característica más visible de la actuación y defensa discursivas del Partido
Popular: argumentos ambiguos, imprecisos, confusos, demasiado breve en ocasiones y
excesivamente prolijos en otras, a lo largo de los primeros cinco meses iniciales
analizados del caso Bárcenas.
7. BIBLIOGRAFÍA
ARISTÓTELES (1971): Retórica, Madrid, Instituto de Estudios Políticos.
ARISTÓTELES (1997): Política, Alicante, Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes,
1999. [En línea]: <http://bib.cervantesvirtual.com/FichaObra.html?Ref=1811>
[Consulta: 01/06/2014]
CASAMIGLIA, Helena y Amparo TUSÓN (1999): Las cosas del decir, Barcelona, Ariel.
DIJK, Teun Adrianus van (1993): «Principles of Critical Discourse Analysis»,
Discourse & Society 4 (2), 249-283. [En línea]:<http://www.discourses.org
/OldArticles/Principles%20of%20critical%20discourse%20analysis.pdf>
[Consulta: 05/05/2014]
DIJK, Teun Adrianus van (1999): «El análisis crítico de discurso», Anthropos
(Barcelona),
186,
septiembre-octubre
1999,
pp.
23-36.
[En
línea]:
<http://www.discursos.org/oldarticles/El%20an1lisis%20cr%EDtico%20del%20
discurso.pdf> [Consulta 04/06/2014]
DIJK, Teun Adrianus van (2003): Ideología y discurso: una introducción
multidisciplinaria, Barcelona, Ariel.
DIJK, Teun Adrianus van (2004): «La retórica belicista de un aliado menor. Implicaturas
políticas y legitimación. De la guerra de Irak por parte de José Mª Aznar», Oralia,
Vol. 7, págs. 195-225. Trad. de Antonio M. Bañón Hernández. [En línea]:
<http://www.discursos.org/oldarticles/Retorica%20 belicista.pdf>
ESCANDELL, Mª Victoria (1999): Introducción a la pragmática, Barcelona, Ariel.
196 | P á g i n a
EEMEREN,
Frans
H.
van
y
Rob
GROOTENDORST
(1992):
Argumentation,
communication, and fallacies. A pragma-dialecticalperspective. Hillsdale NJ,
Erlbaum. Trad. al español de Celso López y Ana María Vicuña, Argumentación,
comunicación y falacias. Una perspectiva pragma-dialéctica, Ediciones Univ.
Católica de Chile, Santiago de Chile, 2002.
FAIRCLOUGH, Norman (2005): Blair’s contribution to elaborating a new ‘doctrine of
international community’. Journal of Language and Politics 4(1): pp. 41–63.
GRICE, Hebert Paul. (1975) «Lógica y conversación», en Luis Ml. Valdés Villanueva,
ed., La búsqueda del significado, Tecnos, Madrid 1991, págs. 511-530.
LAKOFF, George (2004): Don't think of an elephant!; know your values and frame
the debate; the essential guide for progressives.Chelsea Green Publishing. Trad.
al español de Magdalena Mora (2007): No pienses en un elefante: Lenguaje y
debate político, Madrid, Complutense.
LÓPEZ EIRE, Antonio y Javier de Santiago GUERVÓS (2002): Retórica y comunicación
política, Madrid, Cátedra.
LABORDA,
Xavier (2000): «La política como conversación: Análisis de un discurso de
legitimización»,
Círculo
de
lingüística
aplicada
a
la
comunicación,
(Univ.Autónoma de Madrid), Nº 2. [En línea]: http://pendientedemigracion.
ucm.es/info/circulono2/laborda.htm [Consulta: 30/05/2014]
LEVINSON, S. (2004): Significados presumibles: la teoría de la implicatura
generalizada, Gredos, Madrid. Trad. al español de Beatriz Expósito de la Torre y
Manuel Martí Sánchez
MARTÍN ROJO, Luisa & WHITTAKER, Rachel, eds. (1998), Poder-decir o el poder
de los discursos, Ediciones de la Universidad Autónoma de Madrid.
Traducción supervisada por Pedro Tena Junguit.
MAZID, Bahaa-Eddin M. (2007): Presuppositions and strategic functions in Bush’s
20/9/2001 speech. Journal of Language and Politics 6(3): pp. 351–375.
PERELMAN, Ch. y L. OLBRECHTS-TYTECA (1958): Traité de l'argumentation: La
nouvelle rhétorique. Paris: Presses Universitaires de France. Trad. al español
de Julia Sevilla Muñoz, Tratado de la argumentación: La nueva retórica,
Madrid, Gredos, 1989.
PINEDA, Alicia y Mariluz DOMÍNGUEZ (2010): «La guerra de Irak: análisis crítico de las
representaciones de la tecnología bélica», Opción (Univ. de Zulia, Venezuela),
197 | P á g i n a
vol. 26, núm. 61, enero-abril, 2010, pp. 50-64. [En línea]: http://www.redalyc.or
g /articulo.oa?id=31012506005# [Consulta: 15/05/2014].
PLANTIN, Christian, (1998): «La interacción argumentativa», Escrito 17/18. Revista del
Centro de Ciencias del Lenguaje, enero-diciembre, pp.23-48. Trad. de Silvia Coll
Vila. [En línea]: <icar.univlyon2.fr/membres/cplantin/documents/1999a.doc>
[Consulta: 18.06.2014]
PUJANTE, David (1998): «El discurso político como discurso retórico. Estado de la
cuestión», en Tomás ALBADALEJO, Francisco CHICO
SANZ,
RICO
y Emilio del RÍO
eds., Retórica hoy, Alicante: Seminario de Teoría de la Literatura y
Literatura Comparada, Univ. de Alicante, Teoría-Crítica (Univ. de Alicante); 5,
pp. 307-336. [En línea]: http://www.cervantesvirtual.com/nd/ark:/59851/bmct73
00 [Consulta:26/05/2014]
PUJANTE, David, y Esperanza MORALES (1996-97): «Discurso político en la actual
democracia española», Discurso (UNAM), México D.F., 21/22, págs. 3975. [En línea]: < http://hdl.handle.net/2183/628> [Consulta: 22.06.2014]
-
(2009): «Una actuación política contra la opinión de la ciudadanía: El último
discurso de Aznar en el Parlamento español justificando la guerra de Irak
(diciembre de 2003), Discurso & Sociedad, Vol.3, Nº4, págs. 769-806[En
línea]: <http://www.dissoc.org/ediciones/v03n04/DS3(4)Pujante&Morales.pdf>
[Consulta: 02/06/2014]
QUINTILIANO, M. Fabio (ca. 30 – ca. 95), Instituciones Oratorias [(1940). Traducción
directa del latín por los padres de las Escuelas Pías, Ignacio Rodríguez y Pedro
Sandier], Madrid, Librería y Casa Editorial Hernando.
SAHLANE, Ahmed (2012): Argumentation and Fallacy in the Justification of the 2003
War on Iraq, Argumentation (2012) 26: pp. 459-488.
198 | P á g i n a
10. Breve introducción al estudio de los aproximativos
ADRIÀ PARDO LLIBRER
UNIVERSITAT DE VALÈNCIA
Resumen: El presente trabajo se propone constituir una visión panorámica de las princi-pales
posturas teóricas que, desde la interfaz semántico-pragmática, han estudiado signifi-cado y
función de los adverbios aproximativos (esto es, elementos del tipo casi o apenas). Un estudio
que se disputan la semántica y la pragmática, y que ha propiciado toda una línea de investigación
(principalmente desarrollada en el ámbito anglosajón) centrada en explicar sus relaciones de
entrañamiento e inferencia. Así pues, a modo de primer acercamiento, abordaremos de forma
general la cuestión de los aproximativos (tratamiento gramatical, negación y componentes de
significado); para, seguida-mente, ocuparnos de los dos enfoques principales que han
protagonizado el debate lingüístico en torno a su descripción: las implicaturas contrafactuales y
la teoría de la inercia asertórica.
Palabras clave: Aproximativos, Pragmática, Semántica, Implicaturas contrafactuales, Inercia
asertórica, Polaridad negativa, Componentes próximo y polar
Abstract: We intend with this paper to deal a panoramic vision of the main approaches which
have studied, from the boundaries of semantics-pragmatics, the meaning and functioning of the
so-called approximative adverbs (i.e. words of kind casi or apenas, ‘almost’ and ‘barely’ in
English respectively). Their account, disputed by pragmatics and semantics, has developed a
whole research line (above all in English publications) focused in explaining the entailmentinference relations of these adverbs. In that way, as a first approach, we shall treat from a general
point of view the features of the approximative adverbs (grammatical treatment, negation and
meaning components), in order to introduce the both most relevant linguistic stances which are
nowadays starring the debate about the linguistic description of approxi-matives: the
counterfactual implicatures and the theory of assertoric inertia.
Keywords: Approximatives, Pragmatics, Semantics, Counterfactual implicatures, Assertoric
inertia, Negative polarity, Proximal and polar meaning
1. INTRODUCCIÓN: CASI Y OTROS ADVERBIOS
Hablar de las principales teorías desde las que se han estudiado los aproximativos
exigiría, previamente, una definición de los adverbios aproximativos como tal. Sin
embargo, resulta difícil ofrecer a un lector ajeno a este campo de la lingüística algo
199
parecido a una definición estándar sin tener en cuenta los puntos de vista que intervienen
en su descripción. Empecemos, entonces, con un ejemplo práctico:
(1)
Casi me mancho en la cena de gala.
(2)
Por poco suspendo el examen.
(3)
Apenas hablo inglés.
El uso de las palabras en cursiva no es gratuito: repercute, y mucho, en el sentido
del enunciado. Si preguntamos al hablante medio qué es lo que entiende al oír una oración
como la de (1) o (2), una respuesta más que esperable podría ser algo así como:
(1’)
Casi me mancho en la cena de gala, pero vamos, que al final no.
(2’)
Por poco suspendo el examen, aunque saqué un suficiente.
La verdad de una oración como «me mancho», respecto a otra como «casi me
mancho», cambia notablemente. La primera es un enunciado cualquiera, mientras que la
presen-cia de casi en la segunda la opone a la primera, que no lo tiene. Cabe preguntarse
por qué hablar de aproximativos cuando, vistos los ejemplos, casi o por poco podrían
pasar más bien por modificadores negativos que por otra cosa. Topamos, sin embargo,
con:
(3’)
Apenas hablo inglés, o sea, solo conversaciones muy simples.
Al reformular (3’) no se está negando lo enunciado, como parece ocurrir con
mancharse (1’) o suspender (2’). En efecto, nuestro hablante en (3’) se vale de apenas
precisamente porque sí habla inglés, aunque no se acerque a un nivel nativo del idioma.
Probemos a parafrasear los adverbios de los ejemplos anteriores:
(4)
Casi: Estuve cerca de mancharme en la cena de gala, pero al final no.
(5)
Por poco: Estuve cerca de suspender el examen, pero aprobé.
(6)
Apenas: No estoy cerca de hablar inglés perfectamente, pero lo hablo.
Este matiz, acercarse, es clave para entender los aproximativos. Las voces casi o
por poco son aproximativos, y hacen honor a su nombre porque con ellos, en (4’) y (5’),
200 | P á g i n a
nos aproximamos a mancharnos o a suspender, si bien ni nos manchamos ni
suspendemos:
 no me mancho.
(4’)
Casi me mancho
(5’)
Por poco suspendo el examen  no lo suspendo.
(6’)
Apenas hablo inglés
 sí hablo inglés.
Una aproximación, pero a la inversa, vendría a ocurrir con apenas (6’): nos
alejamos de hablar bien inglés pero sí que nos defendemos en esa lengua (aunque sea
chapurreando).
El adverbio aproximativo casi (así como otros términos emparentados) presenta,
como muestran los ejemplos, un juego entre proximidad y negación, con unos límites
un tanto difusos. Conscientes de este problema, tomaremos, de aquí en adelante, como
modelo de adverbio aproximativo el vocablo casi; en parte por ser el de mayor uso en
español, en parte porque su correlato en inglés almost ha centrado otros trabajos de esta
área de la pragmática teórica. Igualmente, como segundo aproximativo representativo,
nos serviremos de apenas para otros ejemplos en los que casi no nos sea provechoso.
Son varios los estudios que pueblan la bibliografía anglosajona sobre los
denominados aproximativos, pero escasas las publicaciones en lengua española, que
tratan básicamente aspectos gramaticales. Por ello, este trabajo recoge los principales
rasgos comunes a estos adverbios; así como una visión general de los dos acercamientos
que han estudiado su significado y función. En primer lugar (§ 2), trataremos la
problemática de nuestro objeto de estudio: la negación en relación a los aproximativos y
la explicación de sus componentes fundamentales relacionándolos con la polaridad
negativa. Seguidamente (§ 3), introduciremos los dos enfoques que aquí nos ocupan:
desde la pragmática, las implicaturas conversacionales y contrafactuales (Sadock 1977,
Ziegeler 2010); y, como propuesta alternativa (semántico-pragmática), la teoría de la
inercia asertórica para el entrañamiento (Horn 2002). Un conclusión (§ 4) cerrará el
artículo.
2. LOS APROXIMATIVOS: UN OBJETO DE ESTUDIO PROBLEMÁTICO
Retomando los ejemplos anteriores, la relación entre suspender y casi suspender
es, al menos en cierto sentido, opuesta. No pasa así con apenas, que se mueve en el terreno
de la cercanía o no cercanía a un punto. No pretendemos una primera explica-ción de
201 | P á g i n a
estos adverbios; bien al contrario, partimos de una base de trabajos anteriores con los que
poder sostener las nuevas aportaciones semántico-pragmáticas. Sí que aspiramos, no
obstante, a esquematizar estas ideas, perfilando así una definición más completa de la
aproximación. Cuatro son las cuestiones que de entrada nos plantea casi.
PRIMERA
CUESTIÓN–.
¿Qué niega casi? Como hemos visto en los ejemplos
anteriores, enunciar «casi me mancho la camisa» conlleva «no me he manchado la
camisa». El uso de casi muestra una especie de negación implícita al verbo del que se
predica (no-mancharse). Este fenómeno es lo que se llama inversión de la polaridad (o,
como veremos más adelante, componente polar):
Casi me mancho  (trae consigo) No me he manchado.
-
SEGUNDA CUESTIÓN–. ¿A qué se aproxima casi? Junto a esta negación implícita,
casi significa un acercamiento a esta polaridad opuesta: «casi me mancho», es decir «he
estado cerca de mancharme, pero no me he manchado». Esto es la proximidad (o
componente próximo):
-
TERCERA
Casi me mancho
CUESTIÓN–.
b. (significa)
c. (implica)
He estado cerca de mancharme.
No me he manchado.
¿Qué sabemos de casi? La caracterización de los
aproximativos presenta una serie de problemas que no encontramos en otros adverbios.
Ello queda reflejado en la falta de consenso en torno a su descripción morfosintáctica.
De entrada, el
definición
DRAE
(2001), identifica casi con los adverbios de cantidad y ofrece una
meramente
sinonímica del
término,
igualándolo
a por
poco
o
aproximadamente. Esta actitud tan prudente de la Academia ante los aproximativos se
debe a que sus propiedades requieren métodos de análisis que van más allá de la
gramática, si bien tradicionalmente se les ha encontrado un lugar en sus publicaciones.
a.
Ampliando el rastreo lexicográfico, la entrada para casi del DUE (Moliner 2007)
desvela una intuición muy acertada de lo que es y lo que implica el uso de este
adverbio: «Expresa que la cualidad, manera, estado o acción expresados por la
palabra a que afecta, existen, ocurren o se realizan no completamente, pero
faltando muy poco para ello». Advirtamos, además, que este diccionario, dentro
de los límites de la lematización, recoge un matiz de casi no correspondido con
202 | P á g i n a
su, en principio, negación implícita: «Casi que me voy porque aquí no tengo nada
que hacer». Minuciosidad que no econtramos en otras obras (Seco 1972), que
remiten a casi como un complemento adverbial.
b.
Esta úlitma postura, esencialmente descriptiva, va en línea con otros estudios
sobre la sintaxis de casi: su posición en la oración (Moreno Cabrera 1984) o su
categorización como adverbio prefijal que puede agruparse bien con adjetivos,
bien con sustantivos o bien con otros adverbios (Alcina y Blecua 1975). Kovacci
(1999) identifica casi con las estructuras cuantificadores de grado. En otras
palabras, casi sería un adverbio modal que incide sobre el grado de cercanía a la
total realización del predicado al que acompaña:
- Es casi seguro que había un elefante en el jardín.
(=a un punto de ser del todo seguro de que había un elefante en el jardín).
Otras definiciones toman casi como un adverbio de aspecto que actuaría como
adverbio de grado en predicados con el verbo estar (Fernández Leborans 1999).
Si tenemos en cuenta que un adverbio aspectual es compatible con la
perfectividad, «casi nos permite precisamente señalar, con los verbos
delimitados, que el evento no ha alcanzado su fase final» (De Miguel 1999:3026):
- Antonio casi habla en la reunión, pero no se decidió (=a un punto de hablar).
Y en esta cuasi-realización de evento perfectivo, ya con el verbo estar, casi sería
un cuantificador de grado que, a su vez, es adverbio de foco del adjetivo rubio:
- Mateo, después de tanto sol, casi está rubioFOCO (=a un punto de estar rubio).
c. En cuanto a la gramática, en la NGLE (2010) damos con una definición de lo que
en pragmática se denomina componente próximo: «estadio cercano al límite que
su significado comporta 1». Parámetro aspectual según el cual un aproximativo
comprende un alcance en función de su ubicación en la oración. Así, el ámbito de
1
«Los adverbios casi y prácticamente poseen, por otra parte, propiedades características de los
aspectuales, ya que modifican a verbos que denotan procesos que culminan (realizaciones o
logros)» (ngle § 40.9s). Se trata de una definición del componente próximo bastante acertada,
pero limitada; ya que no explica ni el uso epistémico ni el caso invertido o casi valenciano (vid.
Pons Bordería y Schwenter 2011).
203 | P á g i n a
casi, fuera de contexto, cancela dicha culminación restringiendo su colocación
con verbos no culminativos (ejemplo de Horn 2011:7):
- #Ella casi {corrió/se adormeció/se emocionó/habló con alguien}
d. En cuanto a su significado, García-Page (1995:169) considera que los
aproximativos «actúan como acotador semántico respecto de la palabra que
modifican». Por su parte, la definición que ofrece García-Medall (1993:168)
aborda las tres grandes características de estas palabras: «casi es un signo
variable,
generalmente
aproximativo,
que
afecta
a
la
modalidad
negativa/afirmativa, activador de inferencias en contrario y relacionado con otros
adverbios». Es decir:
-
Son generalmente aproximativos (esto es, su componente próximo),
-
afectan a la modalidad negativa/afirmativa (sus valores de verdad) y
-
activan inferencias en contrario (tienen componente polar).
e. En conclusión, el efecto de un aproximativo sobre los valores de verdad de su
proposición está relacionado con los diferentes niveles lingüísticos. Por un lado,
se organiza con los demás sintagmas de la oración. Gramaticalmente, elementos
como casi o apenas se mostrarían como modificadores de adjetivos graduables:
- Azul oscuro casi negro/Fulanito lleva tres años con la tesis, es casi doctor.
- #Mi esposa está casi embarazada/#es un tipo casi divertido.
Por otra parte, se relaciona con el valor léxico del adverbio en cuestión:
- Casi a tu lado/#Casi cerca
- Casi en la otra punta del mundo/#casi lejos.
Asimismo, es decisivo el contexto pragmático en el que se halla el hablante:
- [invierno en Siberia] Casi 0 ºC en diciembre, ¡qué calor!
- [invierno en Canarias] Casi 0 ºC en diciembre, ¡qué frío!
204 | P á g i n a
CUARTA
CUESTIÓN–.
¿Cómo estudiar casi? Hasta aquí contamos con los dos
rasgos clave de los aproximativos: el componente próximo y el polar, así como de un
grueso de referencias a casi en la morfosintaxis. La pregunta ahora no es tanto cómo
estudiar casi, sino desde dónde enfocar su proximidad y, sobre todo, el origen de su
inversión polar. Podemos dividir las diferentes explicaciones en tres grandes bloques:
las más favorables a la semántica, las más cercanas a la pragmática y las de carácter
transversal. Para ello, esquematizamos en el siguiente cuadro 2 las ideas lingüísticas a las
que, en mayor o menos medida, nos iremos refiriendo a lo largo del texto:
PRAGMÁTICA
TRANSVERSALES
SEMÁNTICA
Autor(es)
2
Base teórica
Solución
Comentarios
Ducrot 1973, Anscombre y Ducrot 1983
Teoría de la
argumentación
Casi conlleva una
presuposción negativa
Orienta hacia el
argumento contrario
Sevi 1998
Semántica
Casi entraña una polaridad pero asertada de
forma diferente
Aserción condicionada
(backgrounded)
Rapp y Von Stechow
1999
Semántica formal
Entrañamiento de la
polaridad
Explicación circular de
la proximidad
Penka 2006
Semántica formal
Forma lógica
«definitiva» para casi
Sin referencias a la
pragmática
Amaral 2008, Amaral y
Del Prete 2010
Escalaridad
semántica
Estructura escalar propia
de casi, no contextual.
Estándar de evaluación
Li 1976
Significado fijo
El aproximativo mandarín chā-yīdiar funciona
como casi
Puede funcionar como
casi no según el
contexto dado
Pons Bordería y
Schwenter 2011
Entrañamiento
semántico + usos
discursivos
Diferentes realizaciones
de casi
Casi como voz
polisémica
Horn, 2002, 2011
Inercia asertórica
Casi entraña polaridad,
es parte del significado
No es una aserción
completa
Sadock 1981
Lógica
conversacional
La polaridad es una implicatura conversacional
Implicatura conversacional generalizada
Atlas 1984, 1997
Lógica
conversacional
La polaridad es una
implicatura
Casi es un aproximativo
monotónico.
Ziegeler 2000, 2010
Contrafactualidad
La polaridad es una
implicatura contrafactual
Negación de casi fijada
en el uso (predictiva)
A imagen, si bien limitado y modificado, del que da Horn (2002:60).
205 | P á g i n a
2.1. Los aproximativos: entre la afirmación y la negación
2.1.1. A la hora de atribuirles un significado afirmativo o negativo, los
aproximativos se hallan en una tierra de nadie de la que dan cuenta otros fenómenos
lingüísticos relacionados con esta oscilación veritativa. A ello se refiere Sadock (1981) al
apuntar que, más que verdad o falsedad, una frase del tipo «casi me mancho» vendría a
ser «más o menos verdadera o falsa». Dicho de otra forma, una proposición del tipo casiP puede enunciarse tanto afirmativa como negativamente, independientemente de las
inferencias que dicho adverbio pueda desatar. Ilustrémoslo:
Casi me mancho la camisa
[no me la mancho]
INSTANCIA ENUNCIADA AFIRMATIVA
INSTANCIA NO ENUNCIADA NEGATIVA
Difícilmente podemos tomar por negativa una oración como (1a), en la cual no
encontramos, a diferencia de (1b), una negación léxica explícita (esto es, marcas formales
negativas); sino que únicamente se está afirmando la proximidad a mancharse:
(1)
a. Casi me mancho la camisa.
{=es verdad que he estado cerca de mancharme} – 1
b. No me mancho/nunca me mancho/para nada me mancho.
{=es falso que me mancho} – 0
Ahora bien, parece obvio que entre «casi me mancho» y «no me mancho» existe
algún tipo de conexión: lo aproximativo toca a la instancia enunciada, lo negativo a la no
enunciada. En este sentido, las oraciones tipo casi-P se reconocen como proposiciones
afirmativas, pero con un correlato oracional que niega el predicado al que acompañan:
(2) Casi me mancho la camisa (casi-P)  no me la mancho (~P).
Respectivamente, como vemos en (3), en los casos de doble negación el resultado
es el esperable de acuerdo con las leyes de la composicionalidad. Doble negación afirma:
(3) Casi no me mancho la camisa (casi-P)  me la mancho (~(~P)  P).
206 | P á g i n a
En resumidas cuentas, podríamos decir que estamos ante oraciones formalmente
afirmativas pero potencialmente negativas: la negación no se da en la proposición, sino
en la instancia presupuesta. La presencia de casi condiciona la predicación del verbo,
pero, quedándonos exclusivamente en lo semántico, formalmente dicha oración no es
más que la afirmación de la cercanía al acto de mancharse. El acto de mancharse cae
dentro del ámbito de casi, que denota una proximidad. Proximidad que desvela un acto
de mancharse incompleto, del que se infiere la irrealización del mismo. De este modo,
casi-P está aproximándose a la instancia negativa, pero sigue siendo afirmativa. Se trata
de entidades independientes: una está enunciada (casi-P) y la otra no (~P).
2.1.2. El significado próximo al que nos referimos es determinante para entender
la naturaleza de casi. Y es que la proximidad encuentra su explicación en uno de los rasgos distintivos de los adverbios de tipo casi o apenas: su estructura escalar (Aranovich
1995, Amaral 2006, 2007, Amaral y Del Prete 2010). Parece lógico que, en una progresión escalar, casi mancharse sea el escalafón inmediatamente anterior a mancharse:
mancharse
casi mancharse
no mancharse
(P)
(casi-P)
(~P)
Casi invierte la fuerza argumentativa del verbo al que acompaña, por lo que esta
sensibilidad a la escalaridad no solo condiciona las inferencias negativas, sino que
también determina sus restricciones combinatorias (Anscombre y Ducrot 1994):
(4)
a. La cena está casi lista, poned la mesa.
b. #La cena está casi lista, no pongáis la mesa.
Hay todo un abanico de características que dificultan establecer una forma lógica
(semántica) para casi, así como una gran variedad de inferencias (pragmática) derivadas
de su uso. Causas de una ambigüedad que no han de buscarse solamente en sus
propiedades estructurales, sino también en el contexto discursivo en que estos
desempeñan una función comunicativa (Li 1976; Pons Bordería y Schwenter 2005a).
207 | P á g i n a
2.2. Un binomio muy provechoso: componentes próximo y polar
2.2.1. Ciertos estudios (e.g. Sevi 1998, Pons Bordería y Schwenter 2011) han
propuesto una distinción bipartita de los dos componentes fundamentales que intervienen
en el significado de los aproximativos. Como venimos diciendo, disponemos de dos
rasgos funcionales distintivos mediante los cuales simplificar el significado de casi:
Casi me mancho
COMPONENTE PRÓXIMO
COMPONENTE POLAR
Estuve cerca de mancharme
(finalmente) NO me manché
|-C(P)
[(~P)]
El primer componente, el componente próximo (cuya representación formal es
|-C(P), donde |-C aserción de ‘cercanía’, del inglés closeness, Horn 2002:75), actúa sobre
el lexema verbal. Con el primer componente, casi expresa la cercanía a un punto, mientras
que con el segundo implica una inversión de la polaridad de la oración en que se inserta.
De ahí que reciba el nombre de componente polar, pues niega el valor de verdad del
enunciado. Podemos, a su vez, subdividir el componente próximo en dos categorías. Si la
proximidad expresa el acercamiento progresivo (pero inalcanzado) a un punto, estaremos
hablando de un componente próximo ascendente; cuando exprese un alejamiento de
dicho punto, se tratará de un componente próximo descendente (Ducrot 1982):
COMPONENTE PRÓXIMO
El franco vale casi un
dólar, está caro
El franco vale casi
un dólar, está barato
El franco se acerca al dólar (ascendente)
|-C(P) 
El franco se distancia del dólar (descendente)
|-C(P) 
COMPONENTE POLAR
El franco NO
vale un dólar
[(~P)]
2.2.2. Para Sadock (1981), el componente polar es de naturaleza inferencial y, a
diferencia del componente próximo, solo tiene una realización posible: invertir la
orientación argumentativa del enunciado. Existen, no obstante, ciertos fenómenos
aproximativos que no siempre implican negación. Algunas de estas excepciones son la
partícula mandarina chā-yīdiar (Li 1976), con una polaridad positiva o negativa según el
contexto; la construcción española por poco (no) (Pons Bordería y Schwenter 2005a,
2005b), con unas realizaciones u otras independientemente de la presencia del
modificador no en la misma construcción; o el fasch del dialecto suizo (Horn 2009),
variante no polar del fast (esto es, casi) respecto del Hochdeutsch o alemán estándar.
208 | P á g i n a
2.3. Aproximativos y polaridad negativa
2.3.1. Un inductor de polaridad negativa (en adelante, IPN) es aquel elemento cuya
presencia en la oración exige un término negativo (González Rodríguez 2008):
-
No (IPN) tengo nada (término negativo) de hambre/*No tengo algo de hambre.
En el caso de los aproximativos, un
IPN
sería el interruptor lingüístico cuya
extensión negativa tiene alcance no sobre otra palabra, sino sobre una inferencia
(inversión polar):
-
Casi (IPN) me rapo la melena (casi-P)
 [no me la rapo (~P)]
-
Casi (no IPN) que me rapo la melena (casi-P)
 [me la rapo (P)]
La concepción puramente discursiva (pragmática) de la inversión polar se ha visto,
en algunos estudios (Horn 2008, 2009), si no rebatida, sí revisada. La idea que sostienen
tales críticas parte de la necesidad de una base semántica adecuada desde la que se pueda
dar, en un segundo plano ya discursivo, una inferencia. Una representación gráfica:
Hay que tener en cuenta, sin embargo, que no todas las palabras aproximativas
que pueden ser IPN (o sea, no todos los casi) actúan siempre como tal (Carlson 1981, Horn
2005). Hay ocasiones en que los aproximativos no conllevan necesariamente una
negación. Tomemos, paralelos al cuadro anterior, los siguientes ejemplos:
COMPONENTE PRÓXIMO
COMPONENTE POLAR
Casi me bebo una
copa de cicuta
Estuve cerca de beberla
|-C(P) 
(finalmente) NO me la bebí
[(~P)]
Casi que me bebo
una copa de cicuta
Me distancio del hecho de beberla
|-C(P) 
(pero, finalmente) me la bebí
[(P)]
IPN
NO
IPN
209 | P á g i n a
Ambas modalidades de casi son aproximativas, pues manifiestan proximidad (una
ascendente, la otra atenuante); pero es claro que el uso de uno u otro casi es determinante
para la concreción de un sentido u otro (y, si no, que se lo digan a Sócrates).
2.3.2. Podemos señalar dos repercusiones de lo dicho en este apartado:
EN LO SEMÁNTICO–. Respecto a los dos componentes, parece que el componente
próximo constituye el significado idiosincrásico de casi: es intrínseco en todas las
posiciones y todos los contextos de esta forma (sea o no IPN siempre hay una proximidad
u otra). La inversión de la polaridad sería, entonces, una implicatura (material discursivo)
y, por extensión, un objeto de análisis de la disciplina pragmática (Ziegeler 2010).
EN LO PRAGMÁTICO–. Ahora bien, la separación entre adverbios aproximativos del
tipo casi y su respectiva asociación negativa (como en el ejemplo de Sócrates) separa la
inversión polar (¿algo pragmático o algo semántico?) de la proximidad (que siempre se
da). Punto del cual parte la discusión que exponemos a continuación.
3. DEBATE EN TORNO A LOS APROXIMATIVOS: ENTRE SEMÁNTICA Y
PRAGMÁTICA
La discusión lingüística sobre los aproximativos está planteada en términos de
nivel de análisis. Se trata de una pugna entre la semántica y la pragmática: la primera,
mostrando una postura más transversal, en la que intervienen ambas disciplinas; la segunda, rechazando las propuestas no discursivas. En § 3.1 trataremos la relación entre
entrañamiento e implicatura conversacional generalizada (en adelante,
ICG),
punto de
inflexión a partir del cual se inicia el debate. En segundo lugar (§ 3.2), definiremos el
concepto de implicatura contrafactual, qué es y cómo funciona. A esta tesis pragmática
sumaremos (§ 3.3) la teoría de la inercia asertórica, idea más formal de la aproximación.
3.1. Punto de partida: entrañamiento e implicatura conversacional
3.1.1. La semántica ha identificado la negación del enunciado con una relación de
entrañamiento propia de casi, es decir, la consecuencia necesaria de su empleo:
- Casi me mancho (|-C(P) => ~P (=‘cercano a P’ y no-P)), luego => no me mancho (~P).
Si consideramos que, en tanto que entrañamiento, todo aproximativo actúa en
función de una forma lógica determinada, una descripción formal y completa de estos
210 | P á g i n a
debería garantizarnos su aislabilidad, así como su independencia del contexto dado. La
bibliografía formalista a este respecto (Penka 2006, Sauerland y Stateva 2007, Kennedy
2007) ha insistido en el hecho de que los adverbios aproximativos modifiquen
cuantificadores universales, pero no existenciales (1); así como en la propuesta de un
parámetro de granularidad (2), i. e. la preferencia combinatoria de casi con números
redondos:
(1)
Casi todos los años, casi cada país/#casi algunos años, #casi algún país.
(2)
Caminaron casi cien kilómetros/#caminaron casi ciento veintitrés kilómetros.
Tales estudios son buenas descripciones computacionales pero, aun siendo
relativamente recientes, no son de mayor utilidad para los enfoques que aquí vamos a
desarrollar
3.1.2. El primer paso para distanciarse de la tesis del entrañamiento lo da, en 1981,
la corriente de la radical pragmatics con la publicación de un artículo de Jerrold Sadock
titulado, precisamente, Almost (1981). Sadock intuye que, al servirnos de casi-P en un
sintagma verbal, estamos significando, entre otras cosas, no-P (hasta aquí, nada que no
supiéramos). Lo innovador de su planteamiento consiste en preguntarse por la naturaleza
de la conexión entre casi y la lectura negativa que se sigue. Para ello, este autor desgranará
tres análisis, que aquí resumimos, decantándose por el último:
a) PRIMERA
EXPLICACIÓN–.
Casi-P significa ~P. En este caso, una frase como
«Casi me mancho la camisa», entraña, como parte de su significado, la negación de la
ora-ción. Visto así, la proposición sería sencillamente falsa si finalmente no me manchara.
b) SEGUNDA EXPLICACIÓN–. Casi-P presupone ~P. De ser así, la oración anterior
no estaría sujeta a valores de verdad si finalmente sí me mancho: ~P es parte de la
potencia convencional de casi-P, pero no de su contenido semántico. Sadock se vale de
esta teoría en favor de la implicatura convencional. Y es que, si casi-P (por fijación de
uso) implica convencionalmente ~P, «Casi me mancho la camisa» sería estrictamente
verdad incluso si al final me manchara. Se nos plantea a este respecto un problema
pragmático: ese mismo enunciado, siendo en cualquier contexto estrictamente verdadero,
resultaría inapropiado en un contexto conversacional en el que sí me hubiera manchado.
c) TERCERA EXPLICACIÓN–. Casi-P implica conversacionalmente ~P. Desde esta
perspectiva, emplear el enunciado «Casi me mancho la camisa», incluso si no me mancho,
211 | P á g i n a
sería verdadero, aunque incooperativo. Una violación del principio de cooperación que
quedaría solventado por la máxima de cantidad (Grice 1975).
Apostar por esta última teoría nos obliga entonces a considerar que
necesariamente existe una secuencia quasi-lógica con que calcular la implicatura
conversacional. Para ello, hemos de servirnos de la teoría de los mundos posibles. Según
esto, casi-P sería verdad sólo en caso de haber una realidad posible en la cual P fuera una
verdad no demasiado diferente de la del mundo real. Una explicación de base
circunstancial por la que el oyente recupera la inferencia al presumir que se está violando
la máxima de cantidad. El éxito de esta ICG no dependería de las variables contextuales
en que el enunciado tiene lugar, sino de los principios generales del comportamiento
conversacional: cerca de mancharme > contribución poco informativa +> no
mancharme. Una solución pragmática que se apoya en la no separabilidad de lo
implicado (3), así como en la no redundancia al reforzar escalarmente la inferencia
negativa (4):
(3)
#Casi me mancho, pero me manché. (no se atiene a las condiciones de felicidad)
(4)
Casi me mancho, pero no del todo. (sí se atiene a las condiciones de felicidad)
Con todo, Sadock es consciente de que el análisis conversacional no es
plenamente cancelable: ~P no forma parte del significado de casi-P, luego debería ser
posible enunciar casi al tiempo que, por otra parte, afirmáramos que P es verdadero, mas
es muy raro:
(5)
#No solo casi me manché la camisa, me la manché.
Esto se debe a que, con casi, la implicatura libre de todo contexto es tan fuerte que
una cancelación explícita siempre es difícil. Sadock concluye que casi resulta complicado
de analizar desde el punto de vista de aquello que expresa, pero es efectivamente simple
en términos de contenido convencional. Este último aspecto nos remite a una última
pregunta: ¿por qué no podríamos, en tal caso, hablar de una implicatura convencional?
3.2. Extendiendo las ICG: Implicatura contrafactual
La propuesta de la contrafactualidad para los aproximativos es, en línea con
Sadock (1977, 1981), un enfoque fundamentado en las implicaturas conversacionales.
212 | P á g i n a
Una corriente explicativa que vuelve sobre la máxima de cantidad griceana y bebe de
estudios sobre relaciones aspectuales (Hitzeman 1992, Heine 1994, Quirk et álii 1985).
3.2.1. De condicionales contrafactuales a implicaturas contrafactuales
Un enunciado contrafactual es aquel que implica, grosso modo, hipótesis
contrarias a la realidad. Un caso arquetípico son las condicionales contrafácticas (o
irreales):
(1) Si hubiera estudiado más, habría aprobado (hecho: suspenso  hipótesis: aprobar).
Así, la implicatura contrafactual (en adelante,
ICF)
no consiste en una nueva
categoría pragmática añadida a las que ya esbozó en su momento Grice (1975), sino en
una manera concreta que tienen estas de realizarse. Las
ICF,
pues, serían aquellas que
tienen lugar en los llamados enunciados contrafactuales (Ziegeler 2000:1744):
Un enunciado contrafactual puede ser utilizado sólo en los casos en que el hablante
tiene un conocimiento completo de los hechos contrario a la proposición hipotetizada [en
el original, hypothesised]; en el resto de casos el significado es meramente hipotético.
Ocasionalmente, la premisa factual será expresada en el contexto del discurso por un
enunciado contrafactual, e. g., en las condicionales: «P… (porque) si no P, no Q».
Esto significa que el conocimiento de los hechos opuestos a la realidad del
hablante no forma parte del enunciado, sino que está en el discurso. Desglosemos un
ejemplo:
(2)
Si tuvieras hijos, entenderías lo que te quiero decir (P [tener hijos] porque si no P, no Q [entender])
CONOCIMIENTO FACTUAL
HIPÓTESIS
CONTRAFACTUALIDAD
Ausencia de hijos (no hijos)
entenderlo
sí hijos > no lo entiendes
Lo contrafactual es un estado pragmático, ya que no tiene lugar en el plano del
contenido, sino en el de la presuposición. Esa es la diferencia entre hipótesis e hipótesis
contrafactual: la primera es una presuposición que se atiene a las leyes de la lógica
213 | P á g i n a
inferencial, la segunda implica una hipótesis contraria. De acuerdo con el esquema
anterior, una oración que contiene casi iría de la mano de una enunciación contrafactual:
¡Madre mía, casi marcan un gol y nos desclasifican! (P[marcar] porque si no P, no Q [clasificarse])
(3)
CONOCIMIENTO FACTUAL
HIPÓTESIS
CONTRAFACTUALIDAD
(casi) nos marcan un gol
desclasificarse
casi-marcar-gol > clasificarse
Con casi-marcar se está significando que no se ha marcado, de modo que nuestro
equipo sigue en la liga, aunque la hipótesis que maneja el enunciado (3) sea la contraria
(«nos desclasifican»). Para Ziegeler (2000), si aplicamos las relaciones contrafactuales
sobre los adverbios de tipo almost (‘casi’) o nearly (‘por poco’), podemos dilucidar:
a.
Que el componente polar no es un entrañamiento (~P es una hipótesis
contraria al conocimiento factual del mundo, no una relación lógica fuera de
contexto).
b.
Que casi funciona como un marcador predictivo (anticipa la negación).
c.
Que se gramaticalizan términos con similar función (la lectura
contrafactual de casi en predicados afirmativos acaba fijando la lectura
negativa del mismo).
Todo ello vendría a verificar un desarrollo pragmático del que, semánticamente,
sería el único componente de casi: el próximo, pues es éste el que desencadena la
implicatura.
3.2.2. Principio de Implicatura Contrafactual
La hipótesis contrafáctica es resultado del mecanismo pragmático que ahora nos
ocupa. Dos son las restricciones que afectan al tiempo que identifican las ICF. A saber:
a.
Dada la dependencia del contexto, un conocimiento completo de los hechos.
b.
Instrucciones gramaticales y morfológicas que ayuden al oyente en su
evaluación del soporte factual (por ejemplo, en (1), el subjuntivo de la
condicional).
Aplicándolo a casi, Ziegeler (2000) señala, respecto a a), que este conocimiento
del mundo revela una función predictiva, por la que pueden darse, como en otras lenguas,
casos de gramaticalización. De ser así, la polaridad en casi se debería al uso; un desarrollo pragmático que invalida el entrañamiento negativo contenido en el significado:
214 | P á g i n a
(4) Casi muere |-C(P) cercano a morir [ICF+> hipótesis contrafactual: NO muere (~P)]
En cuanto a b), el entorno gramatical afectaría a la interpretación (contrafactual)
de casi, si no fuera porque que esta concurrencia de condiciones anticipa la ICF:
(5) a. (gramática: casi funciona en negativo en enunciaciones presentes en 1º persona)
b. Casi muero {=es verdad que muero} – 1
[evaluación del soporte factual]
c. Casi muero {=es falso que muero} – 0
[lectura contrafáctica ( NO muero)]
Definidas sus limitaciones, las
ICF
se adaptan a los adverbios aproximativos a
través del llamado Principio de Implicatura Contrafactual (PIC), que se enuncia como
sigue:
Principio de Implicatura Contrafactual (PIC): La especificidad del soporte factual para
un enunciado contrafactual está relacionada directamente con la fuerza de su propia
implicatura, así como con una mayor dificultad de cancelar ésta.
En base al
PIC
podemos concluir que las inferencias (o sea, la inversión de la
polaridad) que suelen tomarse por parte del significado de los aproximativos son en
realidad
ICF
fuertes; tan fuertes que sus marcas lingüísticas actúan como interruptores
automáticos de la lectura negativa de casi en nuestro mundo conocido (mundo del
hablante).
3.2.3. Tipos de implicatura contrafactual
La contrafactualidad deriva de la interacción entre los dos principios de la
máxima de cantidad de Grice (1975), una forma de proceder de la lógica conversacional
que se manifiesta en el papel lingüístico que desempeñan los aproximativos. La
ICF
es
producto de dicha interacción, de la que se derivan dos tipos:
- Implicaturas contrafactuales de base R (R-based), relacionadas con el segundo
principio: «No haga su contribución más informativa de lo requerido».
Constituyen una relación escalar de inclusión: la hipótesis más débil (weaker) de
una escala implica siempre la más fuerte (stronger). Las ICF de base R responden,
así, a la ecuación WS.
215 | P á g i n a
- Implicaturas contrafactuales de base Q (Q-based), relacionadas con el primer
principio: «Haga su contribución tan informativa como se requiera». Si las
ICF
de base R determinan que, diciendo P, el hablante implica más que P; la base Q
presenta una exclusión. La expresión del argumento más débil conlleva la
negación del más fuerte, y viceversa. Su ecuación se dibujaría de la siguiente
forma: W~S, ~SW.
3.3. Inercia asertórica: ¿un nuevo modelo para lo aproximativos?
Si bien es cierto que una posición completamente semántica sería inviable para
acometer el estudio de la aproximación, hay que tener en cuenta las propuestas que, lejos
de ignorar los aciertos de la pragmática, encuentran en los aproximativos una explicación
más transversal (en la que la semántica es tanto o más relevante que la pragmática). Esto
es, el significado de casi es anterior al uso pragmático. En este sentido, la inercia
asertórica (en adelante,
IA)
propone analizar los adverbios escalares desde un juego de
niveles esencialmente semántico. Niveles que se distribuyen como sigue:
DOMINIO
DISCIPLINAS
DISCURSO
Pragmática
Semántica
SIGNIFICADO
La
IA
ESTRATOS
No enunciado
Presuposición
Aserción inerte
Aserción común
Enunciado
es un concepto propuesto por Lawrence Horn en diferentes estudios (2002, 2009,
2011), a través del cual retoma la discusión entre los componentes próximo y polar,
concretamente, el origen de este último:
Componentes según la tesis pragmática
PRÓXIMO: único significado
POLAR: inferido
Componentes según la tesis semántica
PRÓXIMO: significado
POLAR: entrañamiento
Si Ziegeler (2000) concibe la polaridad como una inferencia fruto de una ICF fuerte, desde
la IA se plantea la posibilidad de que el componente polar no sea una ICG desen-cadenada
por el componente próximo y su consiguiente valor de irrealización, sino un
entrañamiento semántico. Si la inversión de polaridad es un entrañamiento, los
IPN
(recordemos: elementos cuya base semántica permitiría el paso de casi-P a ~P) forman
un grupo de palabras que comparten la dualidad próximo-polar. Este funcionamiento,
que simplificamos en el paso |-C(P)=>~P, sería, en términos lógicos, algorítmico:
216 | P á g i n a
- Casi me muero |-C(morir)=>~morir (aserta proximidad a P y entraña la negación (~P)).
Un proceder que hace que la polaridad siempre se imponga. Así es, al menos
teóricamente, en lo semántico, si bien puede participar a posteriori de fenómenos
pragmáticos:
Componentes según la tesis semántica
PRÓXIMO |-C(P)
Plano del discurso
POLAR  (~P)
fenómenos pragmáticos
A la viabilidad de este esquema |-C(P)=>~P en palabras de tipo casi, Horn se
refiere como autorización o licencia de los IPN (NPI licensing, en los originales), siendo
una operación de orden semántico. El adverbio casi es un
IPN
y, al sostener que la
polaridad es un entrañamiento, está situándose este componente en el nivel semántico; de
ahí que se rechace el análisis pragmático de los adverbios aproximativos.
3.3.1. A vueltas con la polaridad negativa
Para rebatir la explicación pragmática de las
ICF,
Horn se vale de un ejemplo
bastante recurrente (2002:63, 2009:3) sobre el cual hemos de volver nosotros también. Si
atendemos a una oración como «Qué mal que casi murieras en el accidente», debemos
deducir que esta alberga un contenido próximo: «Qué mal que hayas estado cerca de
morir». Según las ICF, de la expresión de cercanía a un punto se infiere que este no se ha
realizado, y esta violación de la máxima de cantidad es lo que nos lleva a construir una
implicatura que denominamos componente polar: próximo-a-P > no-todo-P (no
completamente realizado) +> no-P’. Ahora bien, considerar que con la
ICG
se erige un
puente entre lo próximo (semántico) y lo polar (pragmático), en función de que se
implique acto incompleto, no casa discursivamente al parafrasear el ejemplo:
(1) Qué mal que casi murieras
[=> no moriste] +>
(So bad that you almost died)
(2) Qué mal que no murieras del todo [=> no moriste] +>
(So bad that you didn’t quite die)
Ahora tienes que hacer
rehabilitación.
Ahora me toca a mí
acabar el trabajo.
Ambas oraciones significan un acto incompleto y suponen la negación del
predicado en que se hallan; sin embargo, en cada caso, hay implicaturas diferentes. Esta
distinción ya había sido previamente identificada, pero no se había reconsiderado desde
la
IA.
En opinión de Sadock (1981) y Ziegeler (2000) se trata de dos formas
217 | P á g i n a
semánticamente
equivalentes,
pero
que
en
ciertas
estructuras
pueden
ser
informativamente redundantes:
(3) David casi cruzó, pero no del todo, el estrecho de Gibraltar.
(conmutación: David no cruzó del todo, pero casi, el estrecho de Gibraltar).
A lo que Horn apunta (2002:59): «si el material semánticamente inferido
(entrañado) se ve felizmente reforzado, la aceptabilidad de (3) no puede servir como
diagnóstico para el estado del componente polar asociado al significado de casi».
Vayamos por partes. Aunque terminológicamente, fuera de la cita, semánticamente e
inferido juntos pueda sonar contradictorio, hemos de entenderlo como ese
entrañamiento negativo no común (~P) que apuntábamos más arriba. Por su parte,
significado de casi se refiere aquí al componente próximo (su base léxica). ¿Cómo
podemos afirmar, pues, que casi no es semánticamente idéntico a no del todo? La razones
son las siguientes:
-
No ha de tratarse de una estructura tan redundante si la información (i) de casi y
no del todo se combina felizmente, mientras que (ii) no parece tan compatible con
otros adverbios:
(i) David casi cruzó, pero no del todo, el estrecho.
(ii) #David casi cruzo, pero por poco, el estrecho.
-
Ambos conservan su lectura negativa, pero con implicaturas muy diferentes.
No puede resolverse la asimetría entre los contenidos próximo y polar en tanto
que el primero origine, por acto incompleto, el segundo. No del todo carece de polaridad,
pero implica ~P. Casi entraña ~P, orientado en el discurso hacia argumentos distintos
(en este caso, (1) hacer rehabilitación frente a (2) ser rematado).
3.3.2. ¿Dos tipos de aproximativos?
En esta distinción entre casi y no del todo interviene también la naturaleza del
predicado dado; según un lexema u otro, cabe refuerzo o no, por ejemplo (Horn 2002):
(4) ¿Está casi lista la cena?
(5) #¿Está David casi muerto?
Sí, {(de hecho) está del todo lista}
Sí, {(de hecho) está del todo muerto}
Hay casos como (5) en los que las condiciones de felicidad del aproximativo casi
(reforzado) no se cumplen: no del todo no se combina con cualquier casi. Según Horn
(2002), esta diferencia se debe a que aquello que denota el lexema morir es
218 | P á g i n a
considerablemente más significativo (posee mayor fuerza ilocutiva) que el de cenar. Por
ello, ejemplos como (4) y (5) responderían a un hecho argumental, por el que
ocasionalmente casi-P es incompatible con no-del-todo-P. Pero no siempre la fuerza
argumentativa sirve de respuesta para los casos en que estos adverbios son incompatibles.
La pragmática radical se valdrá de estas evidencias para tratar de explicar discursivamente
casi.
PRIMER INTENTO–. Atlas (1984) insiste en una lectura pragmática y contrapone, a
la compatibilidad que vemos en (4), enunciados con ambos adverbios no conmutados:
(6)
a. Fulanito está casi listo, si no (incluso) completamente listo.
(He’s almost ready, if not completely)
b. #Fulanito está completamente listo, si no (incluso) casi listo.
Este ejemplo quedará rebatido al constatarse que la suspensión de casi en (6b), en
lugar de a una inferencia pragmática, responde a las propiedades de las oraciones
condicionales (Klein 1992, apud Horn 2002). A partir de ahí, desde los estudios
pragmáticos (Atlas 1997), se reconsiderará la tesis del entrañamiento, pero
replanteada.
SEGUNDO INTENTO–. La no conmutación parece excepcional a ciertos argumentos
(5) y a las condicionales (6b), mientras que la polaridad se mantiene pero con diferentes
inferencias (compárense los ejemplos (1) y (2)). Surgen entonces, desde este nuevo filtro
pragmático con concesiones a la semántica, dos tipos de adverbios aproximativos. Para
diferenciarlos, se toma como modelo el adverbio apenas (Horn 2002:61):
(7) a. Apenas nadie fue a su entierro, de hecho no fue nadie (barely anyone = casi nadie).
b. #Apenas (=casi no) ha nevado este invierno y (de hecho) no ha nevado.
El primero (7a), de carácter monotónico, se definiría como un apenas
cuantificacional, y supone un entrañamiento descendente (DE-ness, Downward
Entailment); el segundo (7b), que acompaña predicados verbales, sería no-monotónico.
El rasgo DE-ness parte de la base según la cual muchos hablantes dan por verdadero un
enunciado como «Apenas acudieron 100 personas», aun cuando el número exacto de
asistentes al evento fuera 97; por lo que (7a) es semánticamente válido. Contrariamente,
la solución del
DE-ness
no funciona en casos como (7b), por lo que no es una solución
definitiva; y hace más problemática la explicación de la licencia de los
IPN
(y de sus
comportamientos negativos).
219 | P á g i n a
3.3.3. La inercia asertórica como lugar de los aproximativos
Como punto de partida, para entender qué es lo asertóricamente inerte, hay que
remitirse antes a la idea de aserción (Stalnaker 1979). Dentro de un contexto dado, la
aserción sería bien el propósito de cambiar este, un paso potencialmente controvertido
mediante el cual reducir el conjunto de contextos; o bien la propuesta de añadir el
contenido de lo asertado al fundamento común (base compartida). Es esta actuación
directa sobre lo común lo que la diferencia de la presuposición. La presuposición se
relaciona con el contexto pero no pretende interferir en él. La presuposición es una
proposición que el hablante trata como no polémica, ya que la sobrentiende. Véase el
diagrama:
Frente a esta dicotomía de planos, Horn (2002:62) propone que «el material
semánticamente entrañado pero que escapa al ámbito de lo asertado (y, por ende, al
aspecto potencialmente controvertido del significado) cuente como asertóricamente
inerte». La base semántica de casi, que desata inferencias en contrario, contendría dicho
material:
La
IA,
paralela a la aserción plena o simplemente aserción, determina la licencia
de los IPN y se relaciona, de modo distinto al DE-ness, con la orientación escalar. La idea
última es que el sentido negativo de oraciones como (1) o (7a), que contienen casi, está
entrañado, pero es asertóricamente inerte, de ahí su comportamiento no-monotónico:
220 | P á g i n a
Ambos casos escapan a la pragmática: como ya hemos apuntado solo el apenas
de (7a) se ajusta al DE-ness, al tiempo que (1) no es equivalente a (2) en sus implicaturas.
En los dos últimos casos, la negación es algo inherente tanto a casi como a no del todo,
con una diferencia: en los enunciados con casi, lo negado se entraña de una base
semántica formalmente afirmativa (B=>~B), mientras que con no del todo lo negado se
entraña de un predicado ya negado (no-del-todo-C=>~C). Se trata de entrañamientos
diferentes, es más, como vemos en el cuadro anterior, (~B) y (~C) deben permanecer en
la aserción; pues el material que le corresponde al dominio de la presuposición son las
inferencias. La semántica determina el correlato negativo y, ya en el discurso
(pragmática), tendremos una inferencia (B’) u otra (C’) según el fundamento común
asertado sea o no inerte. Disparidad que hace más notoria la imposibilidad de que (1) y
(2) sean sinónimos:
Así pues, casi y no del todo son coincidentes al nivel de lo que entrañan, mientras
que difieren a nivel de lo que asertan. Compárense sus dos compontes (Schwenter 2002):
221 | P á g i n a
casi (almost)
Entrañado
Asertado
no del todo (not quite)
Entrañado
Asertado
PRÓXIMO
+
+
PRÓXIMO
+
–
POLAR
+
–
POLAR
+
+
En conclusión, (1) y (2) no pueden ser equivalentes. Es cierto que ambos entrañan
un predicado irrealizado pero, si no del todo está asertado, casi, en tanto que
IPN,
es
asertóricamente inerte. Señalemos algunas problemáticas con estos adverbios:
NO DEL TODO–. Al no ser un aproximativo, está asertado; es decir, su significado,
como el de cualquier otro adverbio es pleno por sí solo: tiene sustancia semántica
(de ahí que, como en (6) caiga dentro del ámbito del DE-ness).
CASI–. En tanto que IPN, está asertado; pero carece de sustancia semántica.
APENAS–. Únicamente el apenas monotónico se orienta a la polaridad discursiva.
Solo en base a la aserción funciona la IA, pero sin que la aserción monopolice el
plano semántico (pues serían idénticos) ni determine las realizaciones pragmáticas.
La necesidad teórica de la IA radica en el hecho de que el DE-ness no constituye
un rasgo distintivo para todos los aproximativos (véanse las dos clases de apenas), al
tiempo que estas variaciones no pueden atribuirse al territorio de las implicaturas (puesto
que estas inferencias se mueven en el terreno de lo presupuesto, y toda presuposición es
por definición un contenido no asertado). De esta falta de estructuración se requiere un
nuevo (sub)nivel semántico donde poder ubicar, independientemente de que se
produzcan o no fenómenos de polaridad en el discurso, la base semántica por la que los
adverbios aproximativos son susceptibles de actuar o no como IPN:
Una especie de plano eclipsado por la aserción plena que activara
automáticamente el entrañamiento polar, independientemente de que en el uso
pragmático se puedan dar lecturas invertidas (que significan lo contrario) o expletivas
(desactivadas). Con esta nueva distribución, adverbios como los de (1) o (7a) pasan a
estar en un mismo nivel de entrañamiento; por lo que ambos significan de forma
222 | P á g i n a
descendente, pero no albergan
DE-ness,
precisamente por ser asertóricamente inertes
(rasgo al que, sin embargo, no del todo siempre se ajusta). El
en la aserción y no en la en
IA.
DE-ness
solo puede darse
Con esta clasificación se explica, más allá de la función
descendente compartida entre aproximativos (casi) y otros adverbios (no del todo), que
en unos casos sean significativamente plenos (semánticamente sustanciales), como (2); y
en otros casos (1) inertes:
No obstante, pese a casos como (6) o (7b), que desacreditan el
DE-ness,
es
innegable que existe una similitud entre este matiz y los elementos plenamente
descendentes. Lo aser-tóricamente inerte no es sustancial, pero está relacionado con el
plano paralelo asertado, con que comparte nivel de significado y en el que sí se da un
entrañamiento. Para Horn (2002:63), lo realmente relevante para la licencia de los IPN es
la aserción descendente (Downward Assertion, abreviado con
DA)
más que el
entrañamiento descendente per se:
Se trata de una relación simbiótica: al no poder darse un
DE-ness
en la
IA,
es la
aserción inerte en sí misma la que activa y desempeña esta función. La importancia de
esta imagen refleja es caudal, pues los IPN son sensibles al DA, no al DE-ness como tal. En
ejemplos como (1) y (7a) el componente próximo (cercanía |-C(P)) está en ambos casos
entrañado y asertado, mientras que el componente polar (=>~P) está entrañado pero no
está asertado (no plenamente). Si aplicamos a casi al reparto arriba esquematizado:
223 | P á g i n a
NIVELES
SUST. SEMÁNTICA
RELACIÓN LÓGICA
+
(semántica)
Inercia
asertórica
No asertado
ICG
–
–
(pragmática)
Entrañamiento
Aserción
Asertado
Downward
Entailment
(DE-ness)
Donward
Assertion
(DA)
Presuposición
casi
Componente próximo
(closeness)
Componente polar
inerte (o entrañado):
IPN (Horn, 2002)
Contenido polar
(realizaciones pragmáticas de los IPN):
tipos de casi 3
diríamos que casi y no del todo entrañan lo mismo (proximidad) en el primer nivel
asertado; mientras que, en el nivel de la IA, el DA facilita la aparición de los IPN. Lo que
aquí se produce es un fenómeno inherente al adverbio más complejo que una ICG: tanto
casi como no del todo son contenidos asertados (enunciados y con función descendente)
y, por consiguiente, entrañan lo mismo: proximidad (a partir de aquí empieza la
pragmática). Esta equivalencia en lo asertado explica la conmutabilidad existente entre:
-
Fulanito está casi listo, pero no del todo.
-
=Fulanito no está del todo listo, pero casi.
{casi(|-C(listo) & IA=>~(listo))} pero {no del todo(|-C(listo) & asertado=>~(listo))}
{no del todo(|-C(listo) & asertado=>~(listo))} pero {casi(|-C(listo) & IA=>~(listo))}
No obstante, las condiciones de felicidad se ven frustradas en casos como los
siguientes:
-
Casi listo, si no del todo
#No listo del todo, si no casi.
{Casi listo, si no (incluso) completamente}
{#No complentamente listo, si no (incluso) casi}
Esto es así porque el aproximativo casi, además de un contenido asertado que
responde al
DE-ness
(aquí se queda el análisis de no del todo), posee un contenido
3
Algunas de estas realizaciones vendrían a ser coincidentes en el significado y el discurso (las
más de las veces); pero también hay casos en que, sin dejar de asertar inertemente, el significado
del hablante (prag-mática) genera una inferencia opuesta en el contexto. Remitimos al trabajo de
Pons Bordería y Schwenter (2011:184), quienes enumeran cuatro clases de casi en español:
1.
2.
3.
4.
casi canónico: base semántica en IA (|-C(P)=>[(~P)]) – discurso (|-C(P)[(~P)])
casi pseudocanónico: base semántica en IA (|-C(P)=>[ (~P)]) – discurso (|-C(P)[(~P)])
casi «expletivo»: base semántica en IA (|-C(P)=>[(~P)]) – discurso (|-C(P)[(P)])
casi invertido «valenciano»: base semántica IA (|-C(P)=>[(~P)]) – discurso (|-C(P)[(P)])
224 | P á g i n a
asertóricamente interte: el que lo vuelve un IPN. Los IPN no están propiamente entrañados,
sino que se activan a través de la DA (emparentada con el DE-ness):
-
Casi listo (DA => no lo está), si no del todo listo (DE-ness).
{Casi listo (DA => no lo esta), si no (incluso) completamente listo (DA ∈ DE-ness)}
#No listo del todo (DE-ness), si no (incluso) casi listo (DE-ness ∉ DA).
La aserción inerte es descendente (DA) porque la aserción plena funciona como un
entrañamiento descendente (DE-ness). El ejemplo de arriba muestra como la aserción
inerte se incluye dentro de la aserción plena, por lo que el DE-ness no puede estar recogido
en la DA, sino al revés (como muestra la no combinación con el adverbio de foco incluso).
Creemos oportuno servirnos de la notación lógica de símbolo de pertenencia a clase
(«∈»), puesto que la inercia asertórica se inserta dentro de la aserción, nunca al revés; y,
en consecuencia, sus respectivos entrañamientos descendientes también:
Al compartir sustancialidad, la DA de los
IPN
pues es una aserción descendente (paralela al
facilita los entrañamientos (=>~P),
DE-ness)
y aleja el predicado de su
culminación.
3.3.4. Inercia asertórica: consideraciones finales
UNA NUEVA PROPUESTA–. Frente al Principio de Implicatura Contrafactual,
la inversión de la polaridad en un adverbio aproximativo como casi se hallaría en
su base semántica. Su realización es un proceso pragmático, pero el entrañamiento
negativo en sí no es el corolario de una ICG por acto irrealizado.
ABSTRACCIÓN
TEÓRICA–.
El interplano añadido de la
IA
puede parecer
innecesario, pero nos es útil al dar con imágenes especulares del tipo casi/no del
todo. Al carecer no del todo de un interés mayor para el estudio pragmático (pues
es de la definición de los aproximativos frente a la explicación contrafactual lo que
aquí se trata), este par de adverbios requiere ser descrito desde el estamento que
ambos comparten: la semántica.
UN NUEVO BINOMIO–. La IA se presenta como el funcionamiento intermedio
de un contenido asertado pero que, aislado, es inerte. Está asertado: se adecúa a
225 | P á g i n a
unas condiciones combinatorias, es decir, no es completamente libre ni meramente
accesorio (su ausencia genera enunciados pragmáticamente inadecuados). Es
inerte: su significado se completa con el de otro elemento que sí contiene sustancia
semántica.
DOS
ENTRAÑAMIENTOS–.
Los
IPN
son asertóricamente inertes pero
sensibles al DA en tanto en cuanto este se ve activado por su convivencia con el DEness del nivel de la aserción. Lo asertado está activando el significado de la IA, al
tiempo que las aserciones inertes funcionarían evocando la sustancia semántica de
la cual carecen.
4. CONCLUSIONES
El fin de este trabajo ha sido exponer las principales líneas de investigación en
torno al estudio de los adverbios aproximativos. Hemos partido de la premisa de que el
presente texto habría de servir a un lector especializado como primera toma de contacto,
ya no con los estudios sobre aproximación, sino, como mínimo, con los trabajos que han
girado alrededor de casi. Se ha pretendido confeccionar un estado de la cuestión lo más
completo posible que pudiera constituir una introducción a esta temática. Igualmente, se
ha tratado la descripción lingüística de la polémica semántico-pragmática entre las ICF y
la IA (argumentos y ejemplos de los autores involucrados).
5. REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS
ALCINA, Juan y José Manuel BLECUA (1975). Gramática española, Ariel, Barcelona.
AMARAL, Patrícia (2006). “On the semantics of Almost”, en Annual Meeting, LSA
AMARAL, Patrícia (2007). The meaning of approximative adverbs: Evidences frim
European Portuguese, Tesis Doctoral, Universidad Estatal de Ohio.
ANSCOMBRE, Jean-Claude y Oswald DUCROT (1994). La argumentación en la lengua,
Gredos, Madrid.
ARANOVICH, Raul (1995). “Spanish Casi as Scalar Operator”, en Proceedings of the
Twenty-First Annual Meeting of the Berkeley Linguistics Society, págs. 12-23.
ATLAS, Jay David (1997). “Negative adverbials, prototypical negation, and the De
Morgan taxonomy”, en Journal of Semantics, nº 14, págs. 349-398.
ATLAS, Jay David (1984). “Comparative adjectives and adverbial of degree: an
introduction to radically radical pragmatics”, en Linguistics and Philosophy, nº 7,
págs 347-377.
226 | P á g i n a
BOSQUE, Ignacio y Violeta DEMONTE (1999). Gramática descriptiva de la lengua
española, Espasa, Madrid.
CARLSON, Gregory (1981). “Distribution of free choice any”, en CLS, 17.
DE MIGUEL, Elena (1999). “El aspecto léxico”, en Ignacio BOSQUE y Violeta DEMONTE
(eds.), Gramática descriptiva de la lengua española, Vol.
II,
Espasa-Calpe,
Madrid.
DEL PRETE, Fabio y Patrícia AMARAL (2010). “Approximating the limit: the interaction
between quasi ‘almost’ and some temporal connectives in Italian”, en Linguist
and Philos, nº 33, págs. 51-115.
DUCROT, OSWALD (1982). Decir y no decir, Librería Hachette, Buenos Aires.
FERNÁNDEZ LEBORANS, Mª Jesús (1999). “La predicación: las oraciones copulativas”, en
Ignacio BOSQUE y Violeta DEMONTE (eds.), Gramática descriptiva de la lengua
española, Vol. II, Espasa-Calpe, Madrid.
GARCÍA-MEDALL, Joaquín (1993). “Sobre casi y otros aproximativos”, en
DICENDA.
Cuadernos de Filología Hispánica, nº 11, págs. 153-170, Madrid.
GARCÍA-PAGE, Mario (1995). “El adverbio de exactitud y aproximación”, en Anuario de
Lingüística Hispánica, nº 11, págs. 169-181.
GONZÁLEZ RODRÍGUEZ, Raquel (2008). La polaridad positiva en español. Tesis Doctoral,
Universidad Complutense de Madrid.
GRICE, Herbert Paul (1975). “Logic and conversation”, en Peter COLE y Jerry MORGAN
(eds.) Syntax and Semantics, Vol. III (Speech acts), págs. 41-58. Nueva York.
HEINE, Bernd (1994). “on the génesis of aspect in African languages: the proximative”,
en Proceedings of the Berkeley Linguistic Society, Vol. 20, págs. 3-46.
HITZEMANN, Janet (1992). “The selectional properties and entailments of almost”, en
Proceedings of the Chicago Linguistic Society, Vol. 28, págs. 225-238.
HORN, Laurence (2011). “Almost forever”, en Pragmatics and autolexical grammar,
págs. 1-21, Philadelphia.
HORN, Laurence (2009). «Almost et al.: scalar adverbs revisited», en Current issues in
unity and diversity of languages.
HORN, Laurence (2008). «On F-implicature: Myth-analysis and rehabilitation», en
Linguistics and Philosophy.
HORN, Laurence (2005). «Airport ’86 Revisited: Toward a unified indefinite any»
Reference & quantification, CSLI, 179-203.
227 | P á g i n a
HORN, Laurence (2002). «Assertoric inertia and NPI licensing», en Procedings of the CLS,
nº 38-2.
KENNEDY, Christopher (2007). «Vagueness and Grammar: the Semantics of Relative and
Absolute Gradable Adjectives», en Linguistics and Philosophy, nº 30, Vol. I, págs.
1-45.
KOVACCI, Ofelia (1999). «El adverbio», en Ignacio BOSQUE y Violeta DEMONTE (eds.),
Gramática descriptiva de la lengua española, Vol. I, Espasa-Calpe, Madrid.
LI, Charles (1976). «A functional Explanation for an Unexpected Case of Ambiguity (S
or ~S)», en linguistics Studies offered to Joseph Greenberg, Vol. III (Sintax).
MORENO CABRERA, Juan Carlos (1984). «Observaciones sobre la sintaxis de casi», en
DICENDA.Cuadernos
de Filología Hipsánica, nº 3, págs.239-245, Madrid.
PENKA, Doris (2006). «Almost there: The Meaning of Almost», en Christian EBERT y
Cornelia ENDRISS (eds.), Procedings of Sinn und Bedeutung 2005, ZAS Papers in
Linguistics nº 44, págs. 329-345.
PONS BORDERÍA, Salvador y Scott SCHWENTER (2011). «Los significados próximo y polar
de casi», en Ramón GONZÁLEZ y Carmen LLAMAS (eds.) Gramática y discurso,
págs. 159-188, Pamplona.
PONS BORDERÍA, Salvador y Scott SCHWENTER (2005a). «Por poco no: explicación
sincrónica y diacrónica de sus componentes de significado», en Lingüística
Española, nº 27.
PONS BORDERÍA, Salvador y Scott SCHWENTER (2005b). «Polar Meaning and Expletive
Negation in Approximative Adverbs: Spanish por poco (no)», en Journal of
Pragmatics, nº 6, Vol. II, págs. 268-262.
QUIRK, Randolph, Sidney GREENBAUM, Geoffrey LEECH y Jan SVARTVIK (1985). A
comprehensive grammar of the English language, Longman, Londres.
RAPP, Irene y Arnim
VON
STECHOW (1999). «Fast ‘almost’ and the visibility parameter
for functional adverbs» en Journal of Semantics, nº 16, págs. 149-204.
REAL ACADEMIA ESPAÑOLA (2010). Nueva gramática de la lengua española (NGLE),
Espasa-Calpe, Madrid.
REAL ACADEMIA ESPAÑOLA (2001). Diccionario de la lengua española (DRAE), EspasaCalpe, Madrid.
SADOCK, Jerrold (1981). «Almost», en Peter COLE (ed.) Radical Pragmatics, New York
Academic Press.
228 | P á g i n a
SADOCK, Jerrold (1977). «Truth and approximations», en Kenneth WHITLER et alli (eds.)
Proceedings of the 3rd Annual Meeting of the BKLS, págs. 430-439.
SAUERLAND, Uli y Penka STATEVA (2007). «Scalar vs. Epsitemic Vagueness: Evidence
from Aproximators», en Masayuki GIBSON y Tova FRIEDMAN (eds.) Proceding of
SALT,17.
Ithaca: CLC Publications.
SCHWENTER, Scott (2002). «Discourse context and polysemy: Spanish casi», en Romance
Philology and Variation: Selected Papers from the 30th Linguistic Symposium on
Romance Languages, págs. 161-175. John Benjamins, Ámsterdam.
SEVI, Aldo (1998). A semantics for Barely and Almost, Tesis, Universidad de Tel-Aviv.
STALNAKER, Robert (1978). «Assertion», en Peter COLE y Jerry MORGAN (eds.) Syntax a
Semantics, Vol. IX (Pragmatics), págs. 315-332. Nueva York.
ZIEGELER, Debra (2010). «Running the gauntlet on the approximatives debate: A
response to recent challenges», en Journal of Pragmatics, nº 42, págs. 681-704.
ZIEGELER, Debra (2000). «What can almost reveal about counterfactual inferences», en
Journal of Pragmatics, nº 32, págs. 1743-1776.
229 | P á g i n a
11. El uso estratégico del silencio en conversaciones de mujeres:
¿reafirmación o transgresión del feminolecto?
BEATRIZ MÉNDEZ GUERRERO
UNIVERSITAT DE LES ILLES BALEARS
Resumen: Desde un enfoque constructivista, se ha considerado que el sexolecto o estilo
comunicativo de mujeres y hombres responde a normas socioculturales que se reafirman o
transgreden en la interacción, dependiendo de si se cumplen o no las reglascomunicativas que
rigen lo “femenino” y “masculino” (Calero, 2007; Serrano, 2008; Acuña, 2009). Es por esa razón
que la sociolingüística actual aboga por analizar las identidades sociales de los hablantes en las
actuaciones verbales y no verbales cotidianas. Este trabajo analiza los actos silenciosos de un
grupo de mujeres en conversaciones coloquiales. Los resultados de la investigación sugieren que
los silencios analizados responden unas veces a “prácticas de identidad negativa”, que transgreden
las actuaciones pragmáticas esperables en ellas, y otras veces a “prácticas de identidad positiva”,
que reafirman los comportamientos comunicativos propios del feminolecto (Bucholtz, 1999).
También indican que las identidades sociales se negocian mediante la práctica conversacional en
cada encuentro comunicativo.
Palabras clave: Silencio, Funciones pragmáticas, Feminolecto, Conversación española,
Sociolingüística
Abstract: The constructivist studies have considered the communication style of women and men
is due to sociocultural norms that reaffirm or transgress in the interaction. This depends on
whether or not respect the male and female communication rules (Calero, 2007; Serrano, 2008;
Acuña, 2009). For that reason the current sociolinguistic prefer to analyze the social identities of
the speakers in verbal and nonverbal actions daily. This paper analyzes the silence of a group of
women in colloquial conversations. The research results suggest that silences analyzed can be
"negative identity practices" which transgress pragmatic expected performances in them, and
"positive identity practices" which reaffirm their own communicative behaviors of women
(Bucholtz, 1999). They also indicate that social identities are negotiated through conversational
practice in each communicative act.
Keywords: Silence, Pragmatic functions, Communicative style of women, Spanish conversation,
Sociolinguistics
230
1. INTRODUCCIÓN. EL SILENCIO EN LA CONVERSACIÓN COLOQUIAL
Los estudios lingüísticos han definido el silencio como la ausencia de habla igual
o superior a 1 segundo que aparece en la interacción (Poyatos, 1994; Cestero, 1999;
Méndez, 2013b). Se sabe que el silencio forma parte de la conversación cotidiana porque
aparece en el decurso fónico; y, además, se considera que tiene significación en la cadena
hablada porque, de acuerdo con la teoría de la comunicación planteada por la Escuela de
Palo Alto, todo lo que existe en la lengua tiene significado (Firth, 1957; Conde y Macías,
1978; Ellis y Beattie, 1986) 1. Por tanto, los actos silenciosos tienen siempre una función
comunicativa como mínimo en la conversación, cuyo grado de consciencia puede variar,
pero cuyo significado pragmático será potencialmente reconocido e interpretado por los
destinatarios (Mateu, 2001; Escandell, 2006; Camargo y Méndez, 2013c; Méndez y
Camargo, en prensa).Las funciones y valores asignados a estos signos no verbales son
muchas y variadas. Todas ellas tienen una alta carga sociocultural, de modo que no
podremos analizar sus usos sin adscribirlos a una cultura o a un grupo de hablantes
determinado. Recientemente, se ha establecido una clasificación pragmática del silencio
en la conversación coloquial española (Camargo y Méndez, 2014). Dicha clasificación
establece los siguientes tipos de silencios:
1
Según esta perspectiva, “actividad o inactividad, palabras o silencio tienen siempre valor de
mensaje; o sea, influyen sobre los demás, quienes a su vez, no pueden dejar de responder a tales
comunicaciones y, por ende, también comunican” (Girbau-Massana, 2002: 13). Esta creencia
responde a un axioma metacomunicacional de la pragmática según el cual, en la conversación, es
imposible no comunicar (Bateson, Jackson, Haley y Weakland, 1956).
231 | P á g i n a
FUNCIONES
COMUNICATIVAS
DEL SILENCIO
Silencios discursivos
⇒ Se usan para expresar, indicar o reforzar nuestras intenciones
enunciativas:
- Mostrar acuerdo y desacuerdo.
- Intensificar o atenuar.
- Engañar o enmascarar.
- Introducir argumentaciones o reformulaciones.
- Con valor humorístico e irónico.
Silencios estructuradores
⇒ Responden a aspectos estructurales de la conversación y a su
organización interna:
- distribuir de turno de palabra
- indicar respuesta despreferida
- por errores de coordinación
- cambiar de tema
- pedir atención o apoyo
Silencios epistémicos y psicológicos
⇒ Indican el estado psicológico o emocional de los hablantes en
la interacción:
- reflexionar
- mostrar cautela o prudencia
- indicar emociones
- transgredir (indicar resistencia o subversión pasiva)
Silencios normativos
⇒ Se basan en un sistema de reglas, normas y rituales vigentes
en la sociedad española:
- por convenciones situacionales
- por convenciones sociales
- por convenciones culturales
Fig. 1: Taxonomía de las funciones comunicativas del silencio en la cultura española
(Camargo y Méndez, 2014)
Además de distintas funciones pragmáticas, al silencio en la cultura española se
le han asignado tradicionalmente otros valores sociales como la descortesía y se ha dicho
de élque es poco frecuente en los intercambios comunicativos (Haverkate, 1994; Cestero,
2000; Contreras, 2004). Sin embargo, estudios recientes han demostrado que, entre los
jóvenes españoles, el silencio no tiene efectos descorteses necesariamente y que, en
ocasiones, está más relacionado con “actos de identidad” (Le Page, 1968) de carácter
identitario y afiliador (Méndez, 2013a). Siguiendo estos estudios, actualmente, se
232 | P á g i n a
considera que las ausencias de habla forman parte del estilo comunicativo de los jóvenes:
(1) pertenecen a su identidad social y grupal, (2) los usan con un carácter “antinormativo”
y anticortés y (3) su función es la de identificarlos y estrechar lazos entre los miembros
del grupo (Camargo y Méndez,2013a).Ahora bien, la diversidad cultural, social y
lingüística presente en todas las sociedades no permite generalizaciones en el uso e
interpretación del silencio pragmático y requiere de un análisis pormenorizado de cada
grupo de hablantes. Eso incluyetambién analizar las particularidades de mujeres y
hombres en sus actuaciones conversacionales (como emisores ycomo destinatarios de la
enunciación).
En este trabajo, se presentarán los resultados de un estudio empírico basado en las
conversaciones coloquiales de un grupo de mujeres jóvenes universitarias españolascon
amigos/as muy cercanos. A partir de este grupo de mujeres, se analizará dos cuestiones
principalmente: (1) con qué funciones comunicativas utilizan las mujeres el silencio, esto
es, qué usos estratégicos hacen las informantes de él; y (2) qué relación guardan estos
aspectos con la identidad social de los participantes, es decir, si los silencios forman parte
de los actos de identidad que utilizan los hablantes para reafirmar y/o transgredir su propio
sociolecto. Con este fin, dedicaremos el siguiente apartado a explicar los conceptos de
“feminolecto” e “identidad social”. A partir de ese momento, se presentará el estudio
empírico basado en 9 horas de conversaciones cotidianas que permitirá describir las
frecuencias de aparición de los silencios y analizar las prácticas de identidad que realizan
los hablantes, así como sus reafirmaciones y posibles transgresiones.
2. EL FEMINOLECTO Y LOS ACTOS DE IDENTIDAD
La sociolingüística y, más concretamente, los estudios de género llevan décadas
explicando las actuaciones comunicativas de mujeres y hombres. Estas investigaciones
han evidenciado las múltiples diferencias comunicativas existentes entre unas y otros y
han observadolas actitudes ante el habla femenina y las restricciones que esta encuentra
en cada sociedad (Bengoechea, 2003: 315).El avance y la evolución de los estudios de
este tipo han generado que la concepción delgénerohaya ido cambiando a lo largo del
tiempo. En los últimos años,la idea de género ha adquirido una serie de connotaciones
adicionales con las que no se la relacionaba en sus inicios. Hoy día, se interpreta como
“el conjunto de conductas aprendidas que la propia cultura asocia con el hecho de ser un
hombre o una mujer” (Pearson, 1993: 27). A esas conductas o identidades se las clasifica
como “masculinas” o “femeninas”.
233 | P á g i n a
2.1. Los estudios sobre el estilo comunicativo de las mujeres
Durante décadas, los estudios de género han presentado enfoques basados en la
teoría de la dominación y la teoría de la diferencia. La teoría de la dominación entendía
el lenguaje como un conjunto de estructuras que sustentan el poder masculino y
representaba el reflejo de una visión fruto del orden patriarcal establecido que interpretaba
lo masculino como lo normativo (Lakoff, 1975; Zimmermann y West, 1975; O’Barr y
Atkins, 1980; Spender, 1980; Fishman, 1983). Por su parte, la teoría de la diferencia
proclamaba que mujeres y hombres aprenden diferentes comportamientos como parte de
su proceso de socialización y, como resultado, las mujeres tienen un estilo conversacional
distinto al de los hombres (Tannen, 1990, 1996; Gray, 1992).
Desde la visión actual, las diferencias comunicativas entre sexos se consideran un
constructo social complejo y fluido que se localiza en la interacción. Así, no habría una
sola forma de expresión (femenina o masculina), sino una serie de estilos más o menos
indicativos de diferentes identidades que los hablantes eligen. Estas elecciones se realizan
dentro de ciertas posibilidades –dependiendo del contexto sociosituacional– para
representar la identidad que desean trasmitir (Bengoechea, 2003; Etxebarria, 2007;
Serrano, 2008; Acuña, 2009, Camargo y Méndez, 2013b). Este enfoque de corte
construccionista se ha denominado enfoque interactivo o dinámico. Autoras como
Tannen (1993), Coates (2009), Eckert y McConell-Ginet (2003), Serrano (2008) y Acuña
(2009) han dejado atrás las ideas de dominio y diferencia y han preferido adoptar un
modelo dinámico basado en factores sociolingüísticos, discursivos y antropológicoetnográficos para referirse a las diferencias de género. Este enfoque sugiere que: (1) los
roles lingüísticos de los sexos no están dados de antemano, se crean durante la interacción;
(2) el contexto tampoco está determinado, se construye en el habla y en el transcurso de
la interacción; y (3) todo lo que sucede en la interacción es el producto de una acción
conjunta, es decir, el resultado de la interacción de los modos de hablar de cada sexo
individualmente (Serrano, 2008: 10).
El cambio de perspectiva adoptado en los estudios de género –muy alejados ya de
las generalizaciones sobre el lenguaje de las mujeres y más centrados en los usos
comunicativos de mujeres específicas en situaciones concretas– ha generado la aparición
de numerosos microestudios basados en hablantes de comunidades pequeñas y locales
(Eckert y McConnell-Ginet, 1992). En estos estudios, se observan las prácticas
discursivas de grupos de mujeres y hombres miembros de diversas comunidades sociales
que se solapan entre sí (como adolescentes escolares, vecinas de barrio, clientas de un
234 | P á g i n a
gimnasio o una discoteca, jugadores amateurs, aficionados al deporte, etc.). Uno de los
objetivos generales de dichos estudios es probar cómo la noción de género va
inexorablemente unida a otros atributos sociales y personales (además del sexo) y está
enraizada en la cultura (Méndez, 2014: 204). En varios de estos estudios, se ha sugerido
que mujeres y hombres usan los mismos rasgos lingüísticos, pero lo hacen con estrategias
comunicativas diferentes. Si aplicamos esta afirmación al tema que nos ocupa, podríamos
decir que tanto mujeres como hombres utilizan el silencio en la conversación, pero que
lo hacen de distinta forma, es decir, con intenciones y funciones diferentes. De ahí que,
como decimos, los rasgos caracterizadores del habla no tengan un significado propio en
sí mismo, sino que estén directamente ligados a la identidad social de quienes los usan,
de quienes los reciben y del lugar en el que se producen (Almeida, 2000; Coates, 2009).
No obstante, esto no quita que, culturalmente, desde un enfoque occidental
(principalmente desde una visión anglosajona), se haya establecido una división en el
trabajo lingüístico que desempeñan mujeres (plano afectivo) y hombres (plano
instrumental). Se dice que los hombres parecen más interesados en reafirmar o imponer
sus conceptos, en trasmitir un mensaje, es decir, sus actos comunicativos tienen un
carácter monologado (Lozano, 1995: 177), de ahí que tiendan a callar y reflexionar más
su mensaje para que este sea claro y se entienda. Las mujeres, en cambio, tratan en mayor
medida de llenar el hueco y evitar el silencio, utilizando algún otro elemento mientras
reflexionan sobre lo que van a decir. Por tanto, podría decirse –siguiendo la idea del
enfoque dinámico que acabamos de explicar– que existen distintos aspectos
comunicativos que emergen en la propia interacción, que son indicativos de las
identidades de los hablantes y que pueden darse o no en cada contexto dependiendo de la
identidad que se desee trasmitir.
2.2. La identidad social de los hablantes y su relación con la variable sexo
La identidad social ha sido definida por Tajfel et al. (1986) como una
representación interna de uno mismo como miembro de un grupo social que implica
componentes cognitivos y afectivos. La teoría de la identidad social explica que las
personas necesitan pertenecer a grupos que les den una identidad social positiva y que,
por esa razón, crean o adoptan reglas lingüísticas para parecerse o formar parte de
aquellos grupos con los que se identifican (Blas Arroyo, 1999: 50). La identidad de un
grupo de hablantes está formada por sus “imaginarios sociales”, esto es, por todo lo que
comparten los miembros del grupo: sus creencias, sus opiniones, sus valores y sus gustos.
235 | P á g i n a
Tal y como explica Charaudeau,“en este proceso de construcción identitaria, el lenguaje
ocupa una posición central, pues es gracias a él y a través de él que se construyen y
circulan las visiones del mundo que caracterizan a los grupos sociales” (Charaudeau,
2012: 23).Así pues, no es de extrañar que los hablantes que comparten la misma identidad
social negocien el significado de forma similar y dispongan de un repertorio compartido
de fuentes conjuntas para hacerlo (Wenger, 1998: 85). De este modo, cualquier forma
lingüística que produzcan puede señalar una relación de pertenencia o exclusión de un
grupo social y así reflejar, mediante el lenguaje, ideologías, puntos de vista, actitudes y
prácticas asociadas a grupos concretos (De Fina et al., 2006: 15).
Dentro de la sociolingüística, el sexo de los hablantes se ha considerado un rasgo
social marcador de identidad que incide claramente en los aspectos discursivos de la
interacción, ya que condiciona las elecciones verbales y no verbales de los individuos y
determina cuál será su significado o interpretación (Calero, 2007; Serrano, 2008; Acuña,
2009; Méndez, en prensa). Como ya se ha dicho, los hablantes cuando conversan tienen
metas de identidad que se rigen, entre otras cosas, por los comportamientos “femenino”
y “masculino”. Es decir, las actividades verbales y no verbales que realizan están
destinadas a construir su identidad (también la de género) y a respetar (al menos en
principio) la identidad del interlocutor o interlocutores. Pero no hay que perder de vista
que la identidad es un producto mutable, pues se construye y desarrolla en la interacción,
yno depende exclusivamente del individuo, sino que se negocia en cada contexto de
forma conjunta (De Fina et al., 2006; Santaemilia, 2011). Atendiendo los estudios
actuales que niegan la existencia rasgos naturales, predeterminados, que definan a la
persona o la esencia de un individuo por su mera pertenencia a una categoría o grupo
social determinado (Weatherall, 2002; Bou, 2011), en este trabajo, partimos de la idea de
que las identidades se realizan, se crean y se recrean en contextos locales de interacción
(Butler, 1990; Bucholtz, 1999; Méndez, en prensa).
Las identidades no solo las forja un individuo mediante una serie de rasgos que
reivindica para sí en su discurso, sino que también derivan de los rasgos que otros
individuos le asignan o atribuyen (Sunderland y Litosseliti, 2002). En consecuencia, “la
identidad que un individuo desea construir para sí en un momento dado interactúa de
diferentes maneras (reforzándose, cuestionándose, complementándose, etc.) con la
identidad que otros individuos le atribuyen” (Bou, 2011: 165). Por este motivo,“las
relaciones que un individuo establece con otras personas se encuentran en el centro de la
construcción discursiva de la identidad, que es siempre de carácter social, fruto de una
236 | P á g i n a
producción conjunta” (Chouliaraki y Fairclough, 1999apud Bou, 2011: 165). Es por esa
razón que en la investigación que presentamos en las siguientes páginas no solo
atenderemos el sexo del emisor del silencio, sino también el sexo del destinatario. A esto
hay que añadir que la construcción conjunta de la identidad se lleva a cabo dentro de un
contexto social e histórico determinado, cuyas prácticas e ideologías dominantes,
hegemónicas, condicionarán todo el proceso constructivo de ahí que no puedan
establecerse generalizaciones y deban plantearse estudios centrados en grupos de
hablantes concretos (Butler, 1990; Ehrlich, 2008).
Además, en el estudio que sigue, se atenderá también la clasificación que propone
Bucholtz (1999) para las prácticas de identidad. Este concepto que presenta la autora está
muy relacionado con todo lo anterior y se resume en que todos los individuos cuando
interactuamos estamos realizando prácticas de identidad. Tras sus análisis, Bucholtz
concluye que dichas prácticas o actuaciones pueden dividirse en prácticas de identidad
positivas,orientadas a reafirmar la identidad elegida en ese intercambio comunicativo y
prácticas de identidad negativas, que emplean para distanciarse de su identidad y
aproximarse más a otras (como, por ejemplo, a la identidad del interlocutor) 2.Como se
verá a continuación, las informantes del estudio tienen en común que son mujeres
universitarias españolas de entre 22 y 25 años, originarias de Palma, con el español como
lengua materna y que pertenecen todas al mismo grupo social (constituyen una pandilla
de amigos).
3. EL ESTUDIO EMPÍRICO: METODOLOGÍA Y RESULTADOS
Para llevar a cabo el estudio se ha contado con 9 horas de grabación que
pertenecen a conversaciones cotidianas de 6 jóvenes mallorquinas. Las informantes
conversan con amigos y amigas a los que les unen lazos muy estrechos (son familiares y
amigos/as desde hace más de 10 años). Las conversaciones tienen un tono coloquial y
distendido y, además, se han producido en contextos altamente informales y muy
frecuentados por ellos. Concretamente, se ha dispuesto de 6 conversaciones de 90 minutos
2
En los casos en los que las prácticas de identidad son negativas e intentan acercase al modelo
comunicativo del interlocutor se produce un fenómeno similar al de la “acomodación lingüística”.
En palabras de Molina, con frecuencia, los hablantes buscan la convergencia con su interlocutor
aunque este no forme parte de su mismo grupo social. En estos casos se produce un fenómeno de
acomodación lingüística.Las razones por las que los hablantes deciden mantener una conducta
convergente con sus interlocutores son variadas. Según explica la autora, pueden deberse a un
intento de mejorar la eficacia de la comunicación, obtener la aprobación social del oyente o
mantener las identidades sociales positivas (Molina, 2010: 30).
237 | P á g i n a
cada una en las que 3 de las informantes conversan con mujeres y las otras 3 informantes
interactúan con hombres. El muestreo se realizó de forma intencionada, descartando así
el factor azar. Estas mujeres forman parte de una red social compacta y muy concreta:
son jóvenes universitarias menores de 25 años que mantienen una relación de amistad
muy estrecha con sus interlocutores.
Las grabaciones se realizaron en Palma durante la primavera de 2011 mediante la
técnica de la grabación secreta y la observación participante. Al finalizar el encuentro
se informó a todos los participantes de que habían sido grabados y se les pidió su
consentimiento para que las muestras pudieran formar parte de este trabajo. El objetivo
de seleccionar hablantes con una relación social tan próxima es el de obtener intercambios
lo más informales, naturales y espontáneos posibles. Los datos fueron recogidos en
lugares frecuentados habitualmente por los hablantes (cafeterías, domicilios y vehículos
particulares). Todos los encuentros se desarrollaron de manera totalmente libre, natural y
espontánea, sin que existiera en ningún momento la intención de organizar los encuentros
ni de dirigir la conversación. La finalidad de las participantes, como tantas otras veces,
era reunirse en torno a una charla amigable, de modo que los temas que se han registrado
en las muestras están relacionados con diferentes cuestiones personales (laborales,
familiares, académicas…) o temas de actualidad (política, sexismo, economía,
sociedad…).
3.1. La incidencia de los actos silenciosos en el habla de las mujeres
El primer dato reseñable del estudio es que se han localizado un total de 220
silencios pertenecientes a las 6 informantes objeto de análisis. Como se aprecia en la
gráfica, algunas de las funciones comunicativas presentan índices de producción más
altos (como los intensificadores o atenuadores, por petición de atención o apoyo,
reflexivos, reformuladores o por cambio de tema) que otras que aparecen en menor
medida (cautela, desconocimiento, humor e ironía…):
238 | P á g i n a
F RECUENCIAS
DE LAS FUNCIONES COMUNICATIVAS DEL SILECIO
102
Casos
50%
40%
30%
20%
10%
0%
21
Casos
37
Casos
9
Casos
11
Casos
9
Casos
17
Casos
12
Casos
Pet.
Descon
Reflexiv
Intensi/ Humor/ Reform Cambio
Apoyo/ Cautela ocimien
os
Atenua Ironía ulación tema
Aten
to
Datos 9,50%
16,92%
4,17%
4,17%
46,43%
5,00%
7,71%
5,52%
Fig. 2. Resultados generales de las funciones comunicativas del silencio producidas por
las 6 mujeres del estudio
De forma más específica, cabe destacar que las mujeres del estudio utilizan el
silencio mayoritariamente con un valor discursivo de intensificar o atenuar sus mensajes
(46,4%, esto es, 102 casos de 220). En segundo lugar, lo usan como estructurador y
regulador de las peticiones de atención y apoyo (16,9%, esto es, 37 casos de 220). Por
último, recurren al silencio frecuentemente con un valor epistémico de reflexión (9,5%,
esto es, 21 casos de 220). Entre las funciones que han registrado menor representación se
encuentran las de carácter psicológico: silencios por cautela y por desconocimiento(4,1%,
esto es, 9 casos de 220), silencios humorísticos e irónicos (5%, esto es, 11 casos de 220)
y silencios por cambio de tema(5,5%, esto es, 12 casos de 220).
Si nos centramos ahora en los datos obtenidos de las informantes que conversan
con otras mujeres observamos que, en estas situaciones, las mujeres del estudio producen
muchos menos silencios que cuando conversan con hombres. Más concretamente, las
mujeres en conversaciones con personas de su mismo sexo solo producen el 26,8% del
total de silencios (59 casos de 220). Véase la siguiente tabla:
239 | P á g i n a
F RECUENCIAS
DE LAS MUJERES QUE CONVERSAN CON OTRAS
MUJERES
50%
40%
30%
20%
10%
0%
59
Casos
13
Casos
1
Caso
4
Casos
4
Casos
27
Casos
4
Casos
4
Casos
2
Casos
Pet.
Descon Intensi
Refor
Frecue Reflexi
Cautel
Humor
Cambi
Apoyo
ocimie /Atenu
mulaci
ncia
vos
a
/Ironía
o tema
/Aten
nto
a
ón
Datos 26,80% 0,84% 20,33% 6,77% 6,77% 44,06% 6,77% 6,77% 3,38%
Fig. 3. Resultados de las mujeres en conversaciones con mujeres
Además, también se aprecian diferencias en las frecuencias de aparición de cada
una de las funciones comunicativas del silencio. Se ha observado que las mujeres del
estudio que conversan con mujeres recurren al silencio con frecuencias mayores a la
media general (datos presentados en la figura 2) en las funciones de silencio por cautela
(6,7%, esto es, 4 casos de 59), desconocimiento (6,7%, esto es, 4 casos de 59),
reformulación (6,7%, esto es, 4 casos de 59) y humor e ironía (6,7%, esto es, 4 casos de
59). Y que, en cambio, presentan frecuencias más bajas en otras funciones como cambio
de tema (3,3%, esto es, 2 casos de 59) y reflexión (0,8%, esto es 1 caso de 59). Por su
parte, las funciones intensificación o atenuación (44%, esto es, 27 casos de 59) y petición
de atención o apoyo (20,3%, esto es, 13 casos de 59) siguen siendo las funciones más
habituales, aunque también sufren alguna variación: los silencios por intensificación o
atenuación disminuyen respecto a los resultados generales presentados previamente y la
función por petición de atención y apoyo aumenta.
En relación a los datos obtenidos de las informantes que conversan con hombres
observamos que las mujeres del estudio, en estos casos, presentan una producción de
silencios mucho mayor que las mujeres que conversan con mujeres, concretamente, el
73,2% del total de silencios (161 casos de 220). Estos datos pueden comprobarse en la
tabla que sigue:
240 | P á g i n a
80%
161
Casos
F RECUENCIAS
DE LAS MUJERES QUE CONVERSAN CON HOMBRES
76
Casos
60%
40%
20
Casos
20%
0%
25
Casos
5
Casos
5
Casos
7
Casos
13
Casos
10
Casos
Pet.
Descon Intensi
Refor
Frecue Reflexi
Cautel
Humor
Cambi
Apoyo
ocimie /Atenu
mulaci
ncia
vos
a
/Ironía
o tema
/Aten
nto
a
ón
Datos 73,20% 12,42% 15,52% 3,10% 3,10% 47,20% 4,34% 8,07% 6,21%
Fig. 4.Resultados de las mujeres en conversaciones con hombres
Además, las frecuencias de las funciones indican que existen diferencias en las
actuaciones de estas mujeres que conversan con hombres respecto a las que conversaban
con mujeres. En este caso, aparte de las funciones de intensificación o atenuación (47,2%,
esto es, 76 casos de 161) y petición de atención y apoyo (15,5%, esto es, 25 casos de 161)
que son las predominantes en todos los casos, puede observarse cómo ganan un mayor
protagonismo las funciones de reflexión (12,4%, esto es, 20 casos de 161), reformulación
(8%, esto es,13 casos de 161) y cambio de tema (6,2%, esto es, 10 casos de 161). Por
tanto, la principal conclusión a la que llegamos en esta parte del análisis es que existen
diferencias en los silencios que producen las mujeres, dependiendo del sexo de su
interlocutor.
En vista de que la variable “sexo del interlocutor” es portadora de variación, en
las páginas que siguen, se van a comparar los resultados del presente estudio con los de
una investigación previa para determinar si las prácticas del silencio aquí observadas se
corresponden o no con lo que se ha descrito sobre las mujeres en la conversación
española. La intención última de esta segunda parte del estudio es analizar si los
comportamientos de las informantes del estudio coinciden con lo registrado previamente
en otros estudios sobre la conversación española, puesto que, en ese caso, se podría hablar
de los actos silenciosos como prácticas de identidad positiva que reafirman el
feminolecto. Si lo que ocurre, en cambio, es que no coinciden con lo observado en otros
241 | P á g i n a
grupos de mujeres españolas, en ese caso, podríamos hablar de las ausencias de habla
como prácticas de identidad negativas que transgreden el sexolecto 3.
3.1.1. Prácticas identidad positiva en conversaciones entre mujeres: reafirmación del
feminolecto
Al comparar los resultados del estudio aquí presentado con los del estudio previo
comentado, se observa que las frecuencias de producción de silencios y los porcentajes
de las funciones son similares entre las mujeres que conversan con mujeres y el otro grupo
de mujeres del estudio anterior. Es decir, las mujeres de ambos estudios presentan índices
similares de producción de silencios y, además, los usan con las mismas funciones. Este
hecho puede comprobarse en la gráfica:
C OMPARATIVA
CON OTRO ESTUDIO DE MUJERES QUE CONVERSAN
CON MUJERES
50%
45,4%
44,1%
40%
26,8%
18,0%
24,5%
30%
20,3%
6,8%
6,8%
20%
6,8%
6,8%
7,7% 5,5%
0,8%
5,0% 5,0%
5,0%
10%
3,4%
1,0%
0%
Pet.
Desco Intens Humo Refor Cambi
Frecu Reflex
Cautel
Apoyo
nocim i/Aten r/Ironí mulac
o
encia ivos
a
/Aten
iento
ua
a
ión
tema
Datos
26,80% 0,84% 20,33% 6,77% 6,77% 44,06% 6,77% 6,77% 3,38%
Est. Prev. 24,50% 1,00% 18,00% 5,00% 5,00% 45,40% 5,00% 7,70% 5,50%
Fig. 5. Comparativa de los resultados “mujeres que conversan con mujeres” en el estudio
actual y en otro estudio previo
Como se aprecia en los datos de la figura 5, las diferencias en las frecuencias de
producción de silencios y en las funciones pragmáticas registradas en los grupos de
mujeres de ambos estudios no superan el 2% en ninguno de los casos. Este dato indica
que, al menos en los dos estudios comparados, las mujeres muestran comportamientos
3
Los datos con los que se va a realizar la comparación forman parte de un estudio basado en un
corpus más amplio de conversaciones coloquiales (en total 20 horas de grabación). En este corpus,
10 informantes (5 mujeres y 5 hombres) con el mismo perfil que los informantes del estudio
realizado aquí conversan informalmente con amigos. Para más información sobre el estudio
referido, véase Méndez (2014).
242 | P á g i n a
similares y que cuando conversan con otras mujeres, las informantes utilizan el silencio
como actos de identidad que reafirman su propio sociolecto. Esta reafirmación de la
identidad social propia del grupo de mujeres se extrae, como decimos, de la similitud que
existe en el uso del silencio entre las mujeres de este estudio con las actuaciones
observadas en otros estudios sobre los silencios de las mujeres jóvenes universitarias
españolas. Así pues, en estos casos podría hablarse del silencio como prácticas de
identidad positivas, es decir, como actuaciones que responden a lo que las informantes
son y al grupo social al que pertenecen, que permiten ver los aspectos propios e
identitarios del grupo del que forman parte y que responden a la manera que tiene dicho
grupo de comunicarse.
3.2.2. Prácticas de identidad negativa en conversaciones mixtas: transgresión del
feminolecto
También se ha hecho una comparativa entre las actuaciones de las mujeres que
conversan con mujeres y de las mujeres que conversan con hombres en este estudio.
Como ya se ha ido comentando a lo largo de todo el trabajo, se han observado diferencias
entre las mujeres en conversaciones mixtas y las conversaciones de solo mujeres, tanto
en la producción del silencio como en las funciones comunicativas que desempeña. Una
de las diferencias más pronunciadas es la que se da en la cantidad de silencios que
producen las mujeres que conversan con mujeres (26,8%) y las mujeres que interactúan
con hombres (73,2%). Estos datos pueden observase en la gráfica que aparece a
continuación. También hay diferencias pronunciadas en varias funciones pragmáticas. En
algunos casos se vislumbra un aumento de frecuencia de ciertas funciones por parte de
las mujeres que conversan con hombres como, por ejemplo, en el caso de los silencios
reflexivos (conversaciones mixtas un 12,4% y conversaciones femeninas tan solo un
0,8%) y silencios por reformulación (conversaciones mixtas un 8% y conversaciones
femeninas un 6,7%). En cambio, en otros casos, lo que se ha producido es una
disminución en algunas funciones en las mujeres que conversan con hombres. Este es el
caso de los silencios por petición de atención y apoyo (conversaciones mixtas un 15,5%
y conversaciones femeninas un 20,3%), en la función por cautela (conversaciones mixtas
un 3,1% y conversaciones femeninas un 20,3%) y en la función humor e ironía
(conversaciones mixtas un 4,3% y conversaciones femeninas un 6,7%).
243 | P á g i n a
C OMPARATIVA
↑ 75,5%*
80%
60%
40%
20%
0%
Mixtas
73,2%
ENTRE MUJERES QUE CONVERSAN CON MUJERES Y
MUJERES QUE CONVERSAN CON HOMBRES
↑ 19,5%*
↓ 9,8%*
↓ 2,1%*
↓ 2,5%*
47,2% 44,1%
26,8%
20,3%
3,1%
12,4% 15,5%
6,8%
6,8%
0,8%
3,1%
↑ 18,7%*
6,2%
4,3% 8,1%
6,8% 6,8% 3,4%
Pet.
Desco Intens Humo Refor Cambi
Frecu Reflex
Cautel
Apoyo
nocim i/Aten r/Iron mulac
o
encia ivos
a
/Aten
iento
ua
ía
ión
tema
73,20% 12,42% 15,52% 3,10% 3,10% 47,20% 4,34% 8,07% 6,21%
Solo Muj. 26,80% 0,84% 20,33% 6,77% 6,77% 44,06% 6,77% 6,77% 3,38%
Fig. 6.Comparativa de los resultados “mujeres que conversan con mujeres”, “mujeres
que conversan con hombres” y hombres (estos últimos datos pertenecen a otro estudio
(Méndez, 2014) y aparecen arriba con *)
En el segundo punto de este trabajo, nos hemos referido a las prácticas de
identidad negativas como aquellas que emplean los hablantes para distanciarse de la
identidad social que caracteriza a la comunidad de práctica a la que pertenecen (en este
caso: mujeres jóvenes universitarias). Dicho de otro modo, son una transgresión de su
identidad social y grupal y de los rasgos lingüísticos que caracterizan a su grupo. En este
estudio se ha podido comprobar que las mujeres recurren al silencio con unas frecuencias
y funciones determinadas y que esas frecuencias y funciones se reafirman en sus
conversaciones con otras mujeres. Asimismo, esas frecuencias han podido contrastarse
con otros estudios anteriores. Por tanto, todas aquellas actuaciones –señaladas en las
líneas anteriores –que no coinciden con los comportamientos considerados identificativos
de las mujeres pueden considerarse transgresiones del feminolecto o de la identidad social
de estas mujeres. Además, si vamos un paso más allá y comparamos las actuaciones de
las mujeres que conversan con hombres con los comportamientos que se han descrito para
los hombres en otros estudios, podemos encontrar ciertas similitudes. Las mujeres del
estudio cuando conversan con hombres presentan comportamientos que se asemejan a los
de estos. Es decir, se observa una tendencia a la acomodación lingüística por parte de las
mujeres a la manera de comunicarse que presentan sus interlocutores masculinos. En
relación a esto, cabe señalar en primer lugar que, según los datos del estudio previo con
el que contamos, los hombres producen el 75,5% del total de los silencios que aparecen
244 | P á g i n a
en la interacción. En el estudio que aquí presentamos solo analizamos el silencio de las
mujeres, pero se ha observado que las que conversan con ellos son las que producen la
mayor parte de silencios (el 73,20%). Además, se ha observado un aumento en el uso de
ciertas funciones en el caso de las mujeres que conversan con hombres que también
coincide con un mayor uso de estos tipos de silencios por parte de los hombres (este
fenómeno se aprecia en los silencios reflexivos y en los reformuladores). Y, por otra parte,
también se aprecia el descenso en la producción de otras funciones del silencio en estas
mujeres, una vez más, en consonancia con las actuaciones de los hombres (eso se aprecia
en el caso de los silencios por petición de atención o apoyo, cautela y humor o ironía).
Como decimos, todos estos casos responden a prácticas de identidad negativa (similares
a procesos de acomodación) que producen las mujeres que conversan con hombres y que
transgreden su sociolecto para aproximarse al de su interlocutor masculino.
Por tanto, del análisis podemos concluir que el hecho de que las mujeres del
estudio conversen con hombres o con mujeres incide en la frecuencia de aparición del
silencio, en las funciones pragmáticas de los mismos y en tipo de prácticas de identidad
que realizan. También puede deducirse que existe una acomodación por parte de las
mujeres que conversan con hombres, pues –en un afán de salvar distancias y aproximarse
a su interlocutor–, se adaptan a las estrategias comunicativas de sus interlocutores e,
incluso, modifican o “adaptan” su estilo comunicativo propio. Todo lo anterior, por
último, nos lleva a entender que las identidades sociales de los hablantes se crean,
negocian, reafirman y transgreden en cada encuentro comunicativo mediante la práctica
conversacional.
4. CONCLUSIONES
A lo largo del trabajo, se ha explicado que las identidades sociales de los hablantes
quedan al descubierto en la práctica interaccional y que los usos estratégicos que hacen
los hablantes de los signos verbales y no verbales pueden responder a reafirmaciones y
transgresiones de su propio sociolecto. En las páginas anteriores, se ha presentado un
estudio empírico, basado en las conversaciones coloquiales de 6 mujeres jóvenes con
estudios superiores. El análisis se ha centrado en los 220 actos silenciosos producidos por
el grupo de mujeres del estudio en 9 horas de conversaciones mantenidas con amigos y
amigas muy cercanos. Los datos obtenidos han permitido describir las frecuencias de
producción de silencios de estas mujeres, analizar las funciones pragmáticas más
245 | P á g i n a
habituales en sus prácticas comunicativas diarias y presentar un estudio contrastivo entre
las mujeres que conversan con mujeres y las mujeres que conversan con hombres.
Del estudio se deduce quetanto mujeres como hombres utilizan el silencio en la
conversación, pero que lo hacen de distinta forma, es decir, con intenciones y frecuencias
diferentes. De ahí que, como decimos, estos elementos estén directamente ligados a la
identidad social de quienes los usan, de quienes los reciben y del lugar en el que se
producen. Uno de los datos más interesantes que revela la investigación es que las mujeres
producen silencios como prácticas de identidad positivas, es decir, prácticas que
reafirman la identidad social del grupo de informantes y prácticas de identidad negativas,
esto es, que los emplean de tal forma que puedan distanciarse de su identidad y
aproximarse más a la de otro como, por ejemplo, la identidad del interlocutor.Dicho de
otro modo, a partir de los 4 tipos de silencios explicados (discursivos, estructuradores,
psicológicos y epistémicos y normativos), se ha determinado que las mujeres producen a
través del silencio estrategias cooperativas o “actos de involucración” (Cestero, 2007)
con otras mujeres que les permiten reforzar lazos identitarios y de afiliación. Además,
también se ha comprobado que las mujeres del estudio buscan la convergencia con sus
interlocutores masculinos y acomodan su discurso al de sus interlocutores con el fin de
“mejorar la eficacia comunicativa” u “obtener la aprobación social del oyente” (Molina,
2010).
5. BIBLIOGRAFÍA
ACUÑA FERREIRA, Virginia Antonia (2009): Género y discurso. Las mujeres y los
hombres en la interacción conversacional. Munich: Lincom.
ALMEIDA, Manuel (2000): Sociolingüística. La Laguna: Universidad de La Laguna.
BATESON, Gregory,JACKSON, Donald, HALEY, Jay y John WEAKLAND (1956): “Toward
a theory of schizophrenia”. Behavioral Science, 1, 4, 251-254.
BENGOECHEA BARTOLOMÉ, Mercedes (2003): “La comunicación femenina. Claves desde
la perspectiva de género, para entender qué pasa cuando hablamos”.Emakunde, 1,
1-33.
BLAS ARROYO, José Luis (1999): “Las actitudes hacia la variación intradialectal en la
sociolingüística hispánica”. Estudios Filológicos, 34, 47-72.
BOU FRANCH, Patricia (2011): “Contrucción y traducción de la identidad femenina en
Revolutionary Road de Richard Yates”, en María AmparoOlivares Pardo; Sopeña
Balordi, Emma.; Navarro Domínguez, Fernando y Mercedes Tricás Preckler
246 | P á g i n a
(eds):Discurso y Mente: de los textos especializados a los traducidos. Granada:
Comares,163-181.
BUCHOLTZ, Mary (1999): “‘Why be normal?’: Language and identity practices in a
community of nerd girls”.Language in Society,28, 203–223.
BUTLER, Judith (1990):Gender trouble: feminism and the subversion of identity. New
York: Routledge.
CALERO FERNÁNDEZ, María de los Ángeles (2007): Percepción social de los sexolectos,
Cádiz: Servicio de Publicaciones de la Universidad de Cádiz.
CAMARGO FERNÁNDEZ, Laura y BeatrizMÉNDEZ GUERRERO(2013a): “Los actos
silenciosos en la conversación de los jóvenes españoles: ¿(des)cortesía o
“anticortesía”?”. ELUA, 27, 89-120.
CAMARGO FERNÁNDEZ, Laura y Beatriz MÉNDEZ GUERRERO (2013b): “Los actos
silenciosos en la conversación de las jóvenes españolas. Estudio sociolingüístico”.
LinRed, 11, 1-23.
CAMARGO FERNÁNDEZ, Laura y Beatriz MÉNDEZ GUERRERO (2013c): “Silencio y
prototipos: la construcción del significado pragmático de los actos silenciosos en
la conversación española”. Diálogo de la Lengua, 5,33-53.
CAMARGO FERNÁNDEZ, Laura y Beatriz MÉNDEZ GUERRERO (2014): “La pragmática del
silencio en la conversación en español. Propuesta taxonómica a partir de
conversaciones coloquiales”.Sintagma, 26, 103-118.
CESTERO MANCERA, Ana María (1999): Comunicación no verbal y enseñanza de lenguas
extranjeras. Madrid: Arco/Libros.
CESTERO MANCERA, Ana María (2000): El intercambio de turnos de habla en la
conversación. Alcalá de Henares: Servicio de Publicaciones de la Universidad de
Alcalá.
CESTERO MANCERA, Ana María (2007): “Cooperación en la conversación: estrategias
estructurales características de las mujeres”.LinRed, 5, 1-17.
CHARAUDEAU, Patrick (2012): “Problemas teóricos y metodológicos en los estudios de la
oralidad aplicados a la cortesía: aspectos lingüísticos, pragmáticos y discursivos”,
en Julio Escamilla Morales, y Gandfrield Henry Vega (eds.): Miradas
multidisciplinares alos fenómenos de cortesía y descortesía en el mundo
hispánico. Barranquilla: Universidad del Atlántico-Programa EDICE, 13-33.
CHOULIARAKI, Lilie y NormanFAIRCLOUGH (1999):Discourse in late modernity:
rethinking critical discourse analysis. Edinburgh: Edinburgh University Press.
247 | P á g i n a
COATES, Jennifer (2009): Mujeres, hombres y lenguaje: un acercamiento sociolingüístico
a las diferencias de género. México: Fondo de Cultura Económica.
CONDE FALCÓN, Antonio y BalbinoMACÍAS LÓPEZ(1978): “Esbozo sobre la naturaleza
del silencio-signo”. Cauce, 1, 55-78.
CONTRERAS FERNÁNDEZ, Josefa (2004): El uso de la cortesía y las sobreposiciones en las
conversaciones. Un análisis contrastivo alemán-español. Valencia: Universitat
deValència.
DE FINA, Anna, SCHIFFRIN, Deborah y Michael BAMBERG (eds.) (2006): Discourseand
identity. Cambridge: Cambridge University Press.
ECKERT, Penelope y Sally MCCONNELL-GINET (1992): “Think practically and look
locally: language and gender as community-based practice”. Annual review of
anthropology, 21, 461-490.
ECKERT, Penelope y Sally MCCONNELL-GINET (2003): Language and gender. London:
Cambridge University Press.
EHRLICH, Susan (2008): “Sexual assault trials, discursive identities and institutional
change”, en Rosana Dolón y Júlia Todolí (eds.): Analysing identities in discourse.
Amsterdam/Philadelphia: John Benjamins, 159-177.
ELLIS, Andrew y Geoffrey BEATTIE (1986): The Psychology of Language and
Communication. London: Weidenfield and Nicolsen.
ESCANDELL VIDAL, María Victoria (2006): Introducción a la pragmática. Barcelona:
Ariel.
ETXEBARRIA AROSTEGUI, Maitena (2007): “Mujeres lingüistas en el ámbito de los
estudios sociolingüísticos”.Revista de Investigación Lingüística, 10, 41-54.
FIRTH, John Rupert (1957): Papers in Linguistics, 1934-51. Oxford: Oxford University
Press.
FISHMAN, Pamela (1983): “Interaction: The work women do”, en Thorne Barrie y Nancy
Henley (eds.): Language and sex: difference and dominance. Cambridge:
Cambridge Mass,Newbury House, 88-105.
GIRBAU MASSANA, Maria Dolors (2002): Psicología de la comunicación. Barcelona:
Ariel.
GRAY, John (1992): Men are from Mars, women are from Venus: a practical guide for
improving communication and getting what you want in your relationships.
NewYork: Harper Collins.
248 | P á g i n a
HAVERKATE, Henk (1994): La cortesía verbal. Estudio pragmalingüístico. Madrid:
Gredos.
LAKOFF, Robbin (1975): Language and Woman’s place. New York: Colophon Books.
LE PAGE, Robert (1968): “Problems of description in multilingual communities”.
Transactions of the Philological Society, 67, 1, 189-212.
LOZANO DOMINGO, Irene (1995): Lenguaje femenino, lenguaje masculino. ¿Condiciona
nuestro sexo la forma de hablar?. Madrid: Minerva.
MATEU SERRA, Rosa Maria (2001): El lugar del silencio en la comunicación. Lleida:
Universitat de Lleida.
MÉNDEZ GUERRERO, Beatriz (2013a): “El silencio a examen: ¿son descorteses o
“anticorteses” nuestros silencios?”, en Marina GONZÁLEZ SANZET al.
(eds.):Jóvenes aportaciones ala investigación lingüística. Sevilla: Alvar.
MÉNDEZ GUERRERO, Beatriz (2013b): "El silencio en la conversación española.
Reflexiones teórico-metodológicas". Estudios Interlingüísticos, 1, 67-86.
MÉNDEZ GUERRERO, Beatriz(2014): Los actos silenciosos en la conversación en español.
Estudio pragmático y sociolingüístico. Palma: Universitat de les Illes Balears.
MÉNDEZ GUERRERO, Beatriz(en prensa): “Silencio, género e identidad: actitudes de los
jóvenes españoles ante los actos silenciosos en la conversación”.
MÉNDEZ GUERRERO, Beatrizy Laura CAMARGO FERNÁNDEZ (en prensa): “Los actos
silenciosos en la conversación española: condicionantes, realizaciones y efectos”.
MOLINA MARTOS, Isabel (2010): “Procesos de acomodación lingüística de la inmigración
latinoamericana en Madrid”. Lengua y Migración, 2, 2, 27-48.
O‘BARR, Williamy BowmanATKINS (1980): “Women‘s Language' or 'powerless
language'?”, en Sally MCCONNELL-GINET et al. (eds.): Women and languages in
Literature andSociety. New York: Praeger, 93-110.
PEARSON, Ruth (1993): “Gender and new technology in the Caribbean: New Work for
Women?”, en Janet MOMSEN (ed.):Women and change in the Caribbean.Londres:
James Currey, 287-295.
POYATOS, Fernando (1994): La comunicación no verbal (vol. I: “Cultura, lenguaje y
conversación”). Madrid: Istmo.
SANTAEMILIA, José (2011): “Mujer y traducción: geografía, voces, identidades”.MonTI,
3, 29-50.
249 | P á g i n a
SERRANO MONTESINOS, María José (2008): “El rol de la variable sexo o género en
sociolingüística: ¿diferencia, dominio o interacción?”. Boletín de Filología, 43,
175-192.
SPENDER, Dale (1980): Man Made Language. London: Routledge.
SPERBER Dan y Deirdre WILSON (1986): Relevance: Communication and cognition.
Harvard: Harvard University Press / Blackwell.
SUNDERLAND, Jane y Lia LITOSSELITI (2002). “Gender identity and discourse analysis:
theoretical and empirical considerations”, en Lia Litosseliti y Jane Sunderland
(eds.): Gender identity and discourse analysis. Amsterdam/Philadephia: John
Benjamins, 3-39.
TAJFEL, Henri y John TURNER (1986): “The social identity theory of inter-group
behaviour”, en Worchel, Stephen y William Austin (eds.): Psychology of
Intergroup Relations. Chigago: Nelson-Hall, 7-24.
TANNEN, Deborah (1990): You Just don't understand. Women and men in conversation.
New York: Morrow.
TANNEN, Deborah (1993): “The relativity of linguistic strategies: Rethinking power and
solidarity in gender and dominance”, en Deborah Tannen (ed.):Gender and
conversational interaction. Oxford: Oxford University Press, 165-188.
TANNEN, Deborah(1996): Gender and Discourse. New York: OUP.
WEATHERALL, Ann (2002):Gender, language and discourse. East Sussex: Routledge.
WENGER, Etienne (1998): Communities of practice. Cambridge: Cambridge University
Press.
ZIMMERMAN, Don y Candace WEST (1975): “Sex roles, interruptions and silences in
conversation”, en Thorne Barrie y Nancy Henley (eds.): Language and sex:
differenceand dominance. Newbury House: Cambridge Mass, 105-129.
250 | P á g i n a
II. TRADUCCIÓN
251
12. Problems of Technical translation in Business. The analysis of
safety data sheets in Polish and English
ALEKSANDRA BEATA MAKOWSKA
UNIVERSITY OF ŁÓDŹ, POLAND
Abstract: In business, the flow of information facilitates the functioning of companies on the
market. Production companies are particularly dependent on the technical support from their
suppliers due to the use of chemical substances in the process of production. In the case of material
safety data sheets (SDS), clear information is indispensable, as it ensures safety as well as
provides details concerning the use of the substance on the production line in the production
company. Moreover, Registration, Evaluation and Authorisation of Chemicals (REACH) and
Classification, Labelling and Packaging (CLP) regulations, parts of Globally Harmonized System
of Classification and Labelling of Chemicals (GHS) implemented in 2003 in 60 countries, provide
instructions on how they should be prepared, and national controlling bodies, such as the Bureau
for Chemical Substances in Poland, ensure how these regulations should be implemented. On the
other hand, the European Standard for Translation Services EN-15038 provides quality
requirements for specialised translators. However, the analysis of safety documents reveals that
the performance does not reflect the ideal. For the purpose of this study the author analyzed a
selection of material safety data sheets in the Polish, English and German language for the
respective products in order to spot the potential areas of problems and to provide possible
solutions to problems. It remains to be seen whether it is possible to produce a set of guidelines
for the successful translation that would serve its purpose and be useful for the target reader.
Keywords: Specialised translation, Safety regulation language, Safety data sheets, Equivalence,
Relevance, Skopos, Terminology
Resumen: En los negocios el flujo de información facilita el funcionamiento de las empresas en
el mercado. Las empresas de producción son particularmente dependientes de la asistencia técnica
de los proveedores debido a la utilización de sustancias químicas en el proceso de producción. En
el caso de las hojas de datos de seguridad de los materiales, la información clara es indispensable,
ya que garantiza la seguridad, así como proporciona detalles sobre el uso de la sustancia en la
línea de producción en la empresa de producción. Por otra parte, Registro, Evaluación y
Autorización de Sustancias Químicas (del inglés REACH) y la Clasificación, Etiquetado y
Envasado (del inglés CLP) los reglamentos, de una parte del Sistema Globalmente Armonizado
de Clasificación y Etiquetado de Productos Químicos (del inglés GHS) implantado en 2003 en 60
países, introducen instrucciones de cómo deberían estar preparados, y los organismos de control
nacionales, tales como la Oficina de Sustancias Químicas en Polonia, aseguran cómo deberían
252 | P á g i n a
aplicarse estas normas. Por otra parte, la norma europea para servicios de traducción EN-15038
proporciona requisitos de calidad para los traductores especializados. Sin embargo, el análisis de
los documentos de seguridad revela que el rendimiento no refleja el ideal. Para el propósito de
este estudio el autor analiza una selección de fichas de seguridad en polaco, inglés y alemán para
los respectivos productos con el fin de detectar las posibles áreas de problemas y aportar posibles
soluciones a los problemas. Queda por ver si es posible producir un conjunto de directrices para
el éxito de la traducción que cumple su objetivo y ser útil para el lector de destino.
Palabras clave: Traducción especializada, Regulación segura del lenguaje, Equivalencia,
Relevancia, Skopos, Terminología
INTRODUCTION
Every business activity necessitates information spread in order to function
effectively. Information must be provided in time to make a decision. In the case of safety
data sheets, clear information is indispensable as it ensures or facilitates safety on the
production line in the production company.
DOCUMENTS REQUIRED BY LAW
The article presents an analysis of safety data sheets (SDS), official documents,
which provide guidelines on handling, storing and using chemicals in industry. Moreover,
as a part of requirements, manufacturers need to provide labels on packaging which are
an abbreviated form of safety data sheets and often supply technical data sheets that serve
as ‘instruction manuals’. GHS 1 implemented in 2003 in 60 countries, a legal base for the
issue of documents, regulates the safe use of chemical substances worldwide. The
European Union regulated the free circulation and registration of chemicals by REACH 2
1
Globally Harmonized System of Classification and Labelling of Chemicals (GHS) is a system
of classification of chemicals based on the criterion of types of hazard the chemical involves and
introduces a harmonized system of hazard communication via packaging labels and safety data
sheets in order to protect human health and the environment while handling, transporting and
using chemical substances. The system introduces regulations regarding the safe use of chemicals
at
a
regional,
national
and
worldwide
level.
Retrieved
from:
http://www.unece.org/trans/danger/publi/ghs/ghs_welcome_e.html, 01.12.2014
2 Regulation on Registration, Evaluation, Authorisation and Restriction of Chemicals (REACH)
came into force in 2007 and aims at protecting human health and the environment from the
hazards involved by chemicals. The legislation ‘makes industry responsible for assessing and
managing the risks posed by chemicals and providing appropriate safety information to their
users’. Retrieved from: http://ec.europa.eu/enterprise/sectors/chemicals/reach/index_en.htm,
01.12.2014
253 | P á g i n a
and the issue of safety data sheets and labelling CLP 3 Regulation. According to them,
every substance has to have a safety data sheet and a label on the packaging, meeting the
EU requirements. In EU, special bodies were established. Since 2007 ECHA in the EU
and the Bureau for Chemical Substances in Poland since 2011, have ensured that the
legislations are implemented. Moreover, there are Polish controlling authorities visiting
production sites, namely National Labour Inspectorate (Państwowa Inspekcja Pracy) and
Sanitary-Epidemiological Station (SANEPID), which require that there is a copy of the
EU documentation for each chemical substance available to workers and that each can is
labelled according to the regulations.
SAFETY DATA SHEETS
Safety data sheets are documents that provide guidelines on how to deal in the
case of emergency as well as they give thorough instructions concerning handling,
storing, using, transporting and disposing of the chemical substance. They consist of 16
sections, which include the name of the producer or producer’s representative, the
substance ingredients, hazards (with the use of pictograms) which may arise when the
product is used as well as instructions concerning transport, handling and storing. These
sections are identified and listed in the Annex 4 of the GHS (discussed later) in order to
create one harmonized system of safety documents worldwide. The format allows for the
quick identification of potential hazards and application of the proper treatment in case
of an emergency situation, even if the SDS is written in a foreign language.
As mentioned before, these documents should be available to everyone interested
in the contents on the production site on demand: workers on the production site using
the product, warehouse workers that store the chemical substance, and emergency crew
that comes and rescues members of any of the previous groups after an accident. The
target readers are specialists. Furthermore, safety data sheets are created for every single
substance or product, e.g. every colour (as each colour contains different pigments which
might be harmful to a different degree). These documents are updated every time when
there is a change in the product or in the legislation.
3
Regulation on classification, labelling and packaging of substances and mixtures (CLP) is a part
of the GHS in the EU and undertakes to enable international trade in chemicals on the one hand
and ensure the protection of human health and environment. Retrieved from:
http://ec.europa.eu/enterprise/sectors/chemicals/classification/index_en.htm, 01.12.2014
254 | P á g i n a
THE IMPORTANCE OF THE TOPIC FOR TRANSLATORS
The issue of safety data sheets is important for translators as the documents need
to be translated into the target language. On the one hand, the volume of international
cooperation and the information exchange has been constantly increasing (Cabre,
1998:4). The GHS implemented in 60 countries worldwide imposes the harmonization of
the international trade of chemicals. Moreover, in the EU level there are 24 official
languages and documents have to be translated into every language. Furthermore, safety
data sheets are created for each product – even every colour, solvent or thinner and they
are updated after each change in the product or in the regulations. However, the access to
safety data sheets can be difficult for buyers. Problems derive either from poor access to
Polish versions of safety data sheets or from the questionable quality or usability of their
translations, which violate translation standards as Byrne (2006) puts it translating is not
simply transmitting information (2006:10)’. When translating a specialized text, the
translator needs to ‘ensure that all of the relevant information is indeed conveyed but also
that it is conveyed in such a way that the readers can use the information easily, properly
and effectively (Byrne, 2006:10)’. Moreover, technical translation is recognised legally,
as there appeared the European standard of translation EN 15038: 2006 4, which states
that terms need to be applied appropriately in the proper context and the EAFT: European
Association for Terminology 5 principles as well as ISO 6 standards for translation and
terminology.
THE DIVISION OF TRANSLATION CHALLENGES IN THE SDS
Translation of the safety data sheets can pose a challenge to translators for a
number of factors which can be divided into two main categories: linguistic challenges
due to the transfer from the source language/source culture into the target language/target
culture and legal requirements imposed by the GHS.
Among linguistic challenges there are lexical and syntactic challenges, register
and layout. The division is parallel to Źrałka’s (2007) characteristics of a codified text
4
European quality standard EN-15038:2006 is a standard for translation services whose aim is to
ensure the quality of the process and provides ‘a set of procedures and requirements to meet
market needs’. Retrieved from: http://qualitystandard.bs.en-15038.com/ , 01.12.2014.
5 The European Association for Terminology ‘is a non-profit professional organisation for the
terminology sector in Europe’ and aims at research in terminology and building awareness of the
terminology. Retrieved from: http://www.eaft-aet.net/en/home/, 01.12.2014
6 ISO TC/37 - Terminology and other language and content resources introduced in 1952 and
currently ISO 12616 - Translation-oriented terminography.
255 | P á g i n a
(which will be discussed below), namely:
•
layout (text division, content of information, formulas),
•
vocabulary
(terminology,
morphological
features
of
typical
vocabulary),
•
grammar (typical grammatical structures, syntax),
•
register
(vocabulary
and
grammatical
constructions
used,
communication strategies, overall – the stylistic features) (Źrałka’s
2007:77)’.
As for the lexical challenges, there is a mixture of legal, technical, medical,
chemical and technological jargons. There are terms from all of these domains because
they intertwine.
The next kind of challenges are syntactic challenges. SDSs contain safety
regulation language that is supposed to give clear and precise instructions. Contrary to a
belief concerning the language of official documents, it consists mainly of imperatives.
Another syntactic characteristic is the use of nominalization and nominal phrases which
the discussed documents share with other types of official writings.
The register of the language is formal with the use of the impersonal mood.
The last criterion of the official documents is the layout which is defined by the
GHS and is either a list or a table.
Apart from linguistic criteria, there are legal requirements that are identified in the
Annex 4 of the GHS 7. The first requirement is the language used which should be ‘simple,
clear, and precise (Annex 4 of the GHS, 2013:410)’. The authors and translators of the
SDS should avoid ‘jargons, acronyms and abbreviations’ as well as vague and misleading
expressions (Annex 4 of the GHS, 2013:410)’. According to the GHS, ‘phrases such as
“may be dangerous”, “no health effects”, “safe under most conditions of use”, or
“harmless” are also not recommended (Annex 4 of the GHS, 2013:410)’.
The second GHS requirement is the contents which are 16 sections with the
following headings:
7 The full text of the Annex 4 of the GHS available at and retrieved from:
http://www.unece.org/fileadmin/DAM/trans/danger/publi/ghs/ghs_rev01/English/08e_annex4.p
df, 01.12.2014
256 | P á g i n a
1. Identification
2. Hazard identification
3. Composition/information on ingredients
4. First-aid measures
5. Fire-fighting measures
6. Accidental release measures
7. Handling and storage
8. Exposure controls/personal protection
9. Physical and chemical properties
10. Stability and reactivity
11. Toxicological information
12. Ecological information
13. Disposal considerations
14. Transport information
15. Regulatory information
16. Other information (Annex 4 of the GHS, 2013:378)
LINGUISTIC CHALLENGES
As mentioned before, in the SDS there is a mixture of jargons. The terminological
complexity depends on the combination of the symbols, terms and instructions. Some of
them are either translated or omitted. In the lexical challenges one can find GHS hazard
statements of components, R-phrases and S-phrases and acronyms representing other
standards.
Among them. there are GHS hazard symbols and their levels of toxicity, e.g.
(1)
Eye Dam. 1 H318;
Acute Tox. 4, H302;
Skin Irrit. 2, H315
They identify the hazard and provide information about its detrimental effect on
living creatures and environment. GHS hazard symbols are treated as standards and they
remain in English. They give clear information for the emergency crew about what to
expect even if the SDS is written in a foreign language. The accompanying instruction is
provided in the target language. However, such justification of the omission strategy in
the levels of toxicity can be questioned due to the fact that not everyone speaks English.
Safety data sheets also contain R phrases and R numbers and S phrases and S
numbers, e.g (2a, 2b respectively).
257 | P á g i n a
(2a)
R66 Repeated exposure may cause skin dryness or cracking.
R66 Wiederholter Kontakt kann zu spröder oder rissiger Haut führen.
/ Repeated contact can lead to cracking and drying of skin/
R 66 Powtarzające się narażenie może powodować wysuszanie lub pękanie
skóry.
/Repeated exposure may cause the dryness or cracking of skin/
(2b)
S24 Avoid contact with skin.
S24 Unikać zanieczyszczenia skóry.
/Avoid contaminating the skin/
S24 24 Berührung mit der Haut vermeiden.
/To avoid the touch with the skin/
Together with their numbers, the first bit provides the risks of hazardous chemical
substances, whereas the latter is related to the safe handling of dangerous chemical
preparations. In this case (2a, 2b), the instruction needs to be transferred into the target
language. However, the example above (2b) proves that in each language the messages
differ slightly due to the re-conceptualization of the message in the translation process
(Lewandowska-Tomaszczyk, 2010:108). In the English language, the instruction warns
against the contact of the chemical with skin, in German the message is more literal and
contains the noun Berührung /touch/ instead of contact, whereas in Polish it advises not
to contaminate the skin.
Moreover, there are other standards with their symbols, abbreviations or numberinstruction combinations. CAS is an abbreviation for Chemical Abstract Service, the
organization that collects data on chemical substances. When followed with a number, it
identifies the chemical substance to avoid confusion. Each chemical substance can have
a few names, reflecting Newmark’s (1988:155) division of terms into popular,
professional and academic. According to GHS, names of chemicals should be the most
familiar or popular, not necessarily professional or academic. As a supplement, the GHS
advises to use the CAS number to prevent mistakes from arising.
Another set of standards concerns transportation of hazardous substances among
which ADR (European Agreement concerning the International Carriage of Dangerous
Goods by Road) is regulating international transport of hazardous substances. The ADR
number is used together with the instruction and the pictogram only for the substances
258 | P á g i n a
that require special transport conditions. The instruction written in English may be clear
for specialists but confusing for people not acquainted with the language.
SYNTACTIC CHALLENGES
Apart from lexical challenges, there are also syntactic challenges that stem from
differences across languages and different conceptualization of reality (Langacker,
1986:1-2), despite the fact that all analyzed languages belong to the Indo-European
family. English and German are among North-Germanic languages, whereas Polish is a
West Slavic language. The English language is an analytic language, characterised by
simplified and limited inflections. German is an inflected language with four cases for
nouns, pronouns, and adjectives, three genders, and strong and weak verbs. The Polish
language is ‘an inflectional language with a high degree of syncretism in the nominal
inflection and some suppletion (Dziubalska-Kołaczyk & Walczak, 2011:821)’.
Contrary to Źrałka’s results (2007) in terms of syntactic structures, in the SDSs
there is mainly the language of instructions which is highly regulated with the
predominant number of imperative forms. In Polish and German, the imperative forms
can be replaced by the use of the infinitive in order to maintain a formal register, and they
are treated as polite and familiar forms of avoiding a direct address (Swan, 2003;
Donaldson, 2007). In Polish, the impersonal form należy /it is supposed to/ is used as a
way of giving formal instructions (Swan, 2003).
Differences between the languages can also be observed in terms of phrase
building and compounding. In SDSs, these structures prevail over finite clauses.
Examples (3), (4), (5) from each language version illustrate their specificity. In the
English language (3), phrases consists of an adjective followed by a noun in plural or are
formed by two nouns one of which functioning as an adjective, e.g.
(3)
environmental precautions, product information
The German language is characterized by big compound nouns, where words
(nouns) are puts together in ‘ridiculously long words (Donaldson, 2007:47)’. The
compound adopts the gender and number from the final noun, for instance (4):
(4)
Umweltschutzmaßnahmen where Umwelt means environment,
Schutz is protection, and finally Maßnahmen are measures.
In the Polish version (5) there is a complex descriptive phrase, yet the most
detailed which comprises information from the other analyzed language versions (3) and
(4), i.e.
259 | P á g i n a
(5)
środki ostrożności w zakresie ochrony środowiska naturalnego
/precautionary
measures in terms of the protection of the natural environment/ .
TYPES OF TRANSLATION
In safety data sheets information is provided in an intersemiotic way, i.e.
linguistically and visually. Jakobson’s (1959) free types of translation, interlingual,
intralingual and intersemiotic, can be found in the analyzed documents.
The first and the most frequent in the SDS is interlingual translation or translation
proper which is ‘an interpretation of verbal signs by means of some other language
Jakobson’s (1959:114)’. The name of the document serves as an example (6):
(6)
in English:
(material )safety data sheet
in Polish:
karta charakterystyki /sheet of characteristics/
in German: Sicherheitsdatenblatt
Sicherheit – safety Daten – data
Blatt – sheet
In English and German, the terms are word-for-word translations, whereas the
Polish term has a different level of equivalence and granularity. The English version may
contain one additional word, the adjective material which was used until 2012. The Polish
term consists of a noun phrase with a second noun in the genitive – karta charakterystyki
/sheet of characteristics/ which is followed by adjectives niebezpieczny /dangerous/ and
chemiczny /chemical/ separated with a slash sign that suggests that the adjectives can be
used interchangeably. The noun charakterystyka /characteristics/ is more general than its
equivalents in English and German and is defined by the PWN Dictionary of the Polish
Language Online 8 as ‘the description of characteristic features of a person or thing’ thus
does not suggest that the document deals with safety. The term also demonstrates how the
analyzed languages differ.
Intralingual translation or rewording can also be found in safety data sheets. It is
defined by Jakobson as ‘an interpretation of verbal signs by means of other signs of the
same language (1959:114)’. The analysed documents contain R-phrases and S-phrases,
which were discussed above. The information given by a symbol followed by the verbal
instruction is synonymous. An expert will look at the symbol, a non-expert will read the
instruction. The message might be clear even though the SDS is written in a foreign
8
PWN Dictionary of the Polish Language. Retrieved from: http://sjp.pwn.pl/, 15.11.2013
260 | P á g i n a
language, e.g.
(7)
R38 irritating to skin
S2 keep out of the reach of children
R38 działa drażniąco na skórę
S2 chronić przed dziećmi
/Works irritatingly to skin/
/to protect from children/
R38: Reizt die Haut
S2 Darf nicht in die Hände von Kindern
/irritates the skin/
gelangen.
/must not fall into the hands of children/
Even though the symbols are the same in the example above (7), the message in
each language is expressed differently. In the case of the R-phrase, in the English version,
there is a gerund followed by a prepositional phrase, whereas in the Polish and in German
language the message is expressed by a finite clause. In Polish, the clause does not require
the subject, but in German the subject is omitted. However, the instructions in S2-phrases
are expressed more prototypically in two languages, i.e. in English and in Polish there is
an imperative and the infinitive phrase functioning as an imperative respectively. The
German original again contains a clause with a modal verb dürfen /must/ without a
subject.
The last type of translation identified by Jakobson (1959) is intersemiotic
translation or transmutation which is ‘an interpretation of verbal signs by means of signs
of nonverbal sign systems (1959:114)’. SDSs contain pictograms introduced by the GHS
that represent hazards and inform about the damage the chemical substance can cause.
Because are standardized across countries and clear to interpret, the GHS imposed using
them in all SDSs. Figure 1. presents GHS pictograms representing hazards:
Figure 1. The new (left) and old (right) GHS pictogram representing an irritant substance or
mixture.
EQUIVALENCE
Translation of safety data sheets focuses more on the meaning of the message, less
on the form in order to achieve the equivalent effect. For this reason, Nida & Taber’s
dynamic equivalence is applied because the focus is on the transfer of meaning into the
target language, not on the grammatical form (1969:22-23). The following example
261 | P á g i n a
illustrates how the specificities of the three analyzed documents affect the form:
(8)
in English: Never give anything by mouth to an unconscious person.
in Polish: W przypadku utraty przytomności nie podawać niczego doustnie.
/In the case of lost unconsciousness not to give anything by mouth/
in German: Bei Bewußtlosigkeit keine Verabreichung über den Mund.
/In case of unconsciousness no application by mouth/
The example (8) shows that the grammatical form is irrelevant, the most important
is to maintain the meaning. In all language versions the most important is information
that an unconscious person should not be fed, however in each language version the
grammatical form is different. In English there is an imperative, in the Polish version the
message is provided in an impersonal form and in German the instruction is given by
means of a noun phrase.
PROBLEMS WITH THE TERMINOLOGY
Terminological complexity of safety data sheets proves to pose a challenge for the
translators and specialists because the translations are not free from errors. In one set of
the documents, specialists preparing the SDS confused the term primer with varnish and
it concerns all analyzed language versions. Primer is the first, preparatory layer of varnish
or ink printed on the surface for further printing and is defined by the Longman Dictionary
of Contemporary English as ‘paint that you put on the surface of wood, metal etc before
you put on the main layer of paint’ 9. In German, the term Primer is also used and has a
similar definition, i.e. ‘Grundierung, Grundanstrich, Haftgrundmittel’ (Wörterbuch
Duden online) 10 /the first layer, the first adhesive layer/, which points out that it is a
borrowing from English. The other term, varnish, functions only in the English language
and is defined by LDCE as ‘a clear liquid that is painted onto things, especially things
made of wood, to protect them, or the hard shiny surface produced by this’ 11, so it is the
end layer of printing. By using the word primer for the sense of varnish, the Terminology
Translation Theory is violated as well as the technological process in the printing house.
9
http://www.ldoceonline.com/dictionary/primer, 01.09.2014
http://www.duden.de/rechtschreibung/Primer, 01.09.2014
11
http://www.ldoceonline.com/dictionary/varnish_1, 01.09.2014.
10
262 | P á g i n a
It also contradicts Thelen’s studies (2010) that terms should be applied in their proper
contexts. The term primer used in the SDS refers to the glossy varnish, which is never
applied as the preparatory layer but at the end of printing process to make the colours
more vivid and to add the finishing touch to the printouts.
SKOPOS-DRIVEN DOCUMENTS
Safety data sheets are examples of codified texts that ‘are characterised by an
officially stated and organised structure of their components (Źrałka, 2007:76)’ where
each element is obligatory. These texts serve informational purposes and should contain
relevant information. The function of the text is of overriding importance regardless the
language and the culture and the same information should be provided (Vermeer,
1989:222). However, the study reveals that the theoretical assumptions concerning
translation are not obeyed. As an example of violations of the Skopos Theory may serve
trade names (9):
(9)
in the German original: Allzwecklazur / all purpose stain /
in the English version: All Purpose Stain
in the Polish version: Aidol Allzwecklasur numer artykułu: 2350-2367
/Aidol all purpose stain article number 2350-2367/
The original document was written in the German language. There is no function
rendering from the German language to the Polish language, because the noun describing
the product was not translated into Polish and remains in German. Moreover, the German
and English trade names give the impression that the corresponding safety data sheets
pertain to different products. The Polish trade name is the most descriptive and contains
the name of the company’s product range and the product number (referred to as article
number) which are omitted in the original and in the English version. The omission
strategy in the translation of the product name in the Polish language can be interpreted
twofold: either as a translation error or purposeful action. The translator decided to treat
the product name as an established brand name, which in this case is unjustified because
it might lead to confusion. Proper translation, providing the same function in the Polish
version, would be the following (10):
(10)
Aidol lazura ogólnego zastosowania
/Aidol stain for all purposes/.
263 | P á g i n a
It would be advisable to add the name of the product range Aidol in the German
original and in the English translation to improve the impression that the safety data sheets
pertain to the same product.
Translation of trade names is important and difficult at the same time. On the one
hand, from the marketing perspective, brands should remain in a foreign language to
maintain global brand identity and give the impression of the unity of the product range.
On the other hand, in industrial applications, products need to be identified quickly and
their names should give hints of their use. It can be inferred from the analyzed material
that companies and translators cannot reach the consensus on this matter.
PROBLEMS WITH RELEVANCE
Relevance in the safety data sheets can be understood twofold and these issues
intertwine. On the one hand, the documents should provide relevant information, i.e. that
is ‘directly relating to the subject or problem being discussed or considered’, according
to the Longman Dictionary of Contemporary English 12. On the other, SDSs need to be
analyzed from the perspective of the Relevance Theory which states that the
communication aims at achieving optimally relevant messages (Sperber & Wilson, 2012).
An utterance is considered as optimally relevant:
•
when the addressees are able to comprehend the message without
unnecessary effort
•
when the information is beneficiary for the receivers (Sperber & Wilson,
2012).
In the translation process, the product (the SDS) should be written in such a way
that it is clear to understand, which goes in alliance with the GHS requirements, as well
as provides its readers with necessary information concerning hazards entailed with the
contact with the chemical. It all should be achieved within the constraints of the codified
text and highly regulated language. The translations of SDSs deal with the problem in
question to a different degree. In the following example (11), the document lists hazardous
substances:
12
http://www.ldoceonline.com/dictionary/relevant, 03.12.2014.
264 | P á g i n a
(11)
In English (section 3):
Dangerous components:
CAS: 111-76-2
2-butoxyethanol
Acute Tox. 4, H302; Acute Tox.4, H312; Acute Tox. 4, H332; Skin Irrit. 2, H315;
Eye Irrit. 2. H319
In German (section 3):
Gefahrliche Inhaltsstoffe:
CAS: 111-76-2
Butylglykol
Acute Tox. 4, H302; Acute Tox.4, H312; Acute Tox. 4, H332; Skin Irrit. 2, H315;
Eye Irrit. 2. H319
In Polish (section 2):
Składniki niebezpieczne: / Dangerous ingredients/
2-butoksyetanol /2-butoxyethanol/
CAS: 111-76-2
Klasyfikacja: Xn; R 20/21/22-36/38 /classification Xn; R 20/21/22-36/38 /
(section 3):
Opis rodzaju zagrożenia: /the description of the kind of jeopardy/
Produkt nie jest klasyfikowany jako preparat niebezpieczny
/product is not classified as a dangerous preparation/
Both, Polish and English versions give the same name of the chemical substance
however in English and German there is the CAS number, whereas in Polish there are Rphrases. The English and German versions contain additionally GHS hazard statements
with their levels of toxicity and skin irritation. This information is not provided in the
Polish version. Moreover, the terms for the name of the substance are different: in the
English and Polish versions the author used a more technical term, whereas in German
there is a more popular/colloquial term. The CAS number added to the name of the
substance prevents from confusion. The German original follows the GHS guidelines and
makes the language adjusted to the end user. Furthermore, the Polish SDS gives the
impression that it concerns a different substance, since in the section pertaining to the
description of dangerous ingredients (section 3) contains information that the substance
is not hazardous and the dangerous component is mentioned in a different section of the
document (section 2). This example (11) illustrates how authors and translators provide
quasi relevant information. The lack of consistency in the description of dangerous
265 | P á g i n a
chemicals as well as including different information in the same section and
compensating the data concerning the preparation in another violate the Relevance
Theory in terms of content.
The violation may also appear in terms of syntactic structures. The following
example (12) shows that it is natural in the German language to express the instruction in
the infinitive form. In the English language, it is acceptable to address the receivers
directly by using the imperative, whereas in Polish this form of address is used in informal
contexts. For this reason, the translation of the following instruction (12) is not optimally
relevant because it is unnatural in this context and does not provide the same information,
i.e.
(12)
First aid measures:
In all cases of doubt, or when symptoms persist, seek medical advice:
Środki pierwszej pomocy: /first aid measures/
W przypadku wystąpienia zaburzeń lub jeżeli źle się poczujesz zasięgnij porady
lekarza.
/In the case of doubt, or if you feel badly, seek doctor’s advice/
Beschreibung der Erste-Hilfe-Maßnahmen
/description of first aid measures/
Bei Auftreten von Symptomen oder in Zweifelsfällen ärztlichen Rat einholen.
/By occurrence of symptoms or in cases of doubt, seek medical advice/
Instead of the imperative form, the translator should opt either for the infinitive or
for the impersonal construction należy /it is supposed to/. The additional phrase jeżeli źle
się poczujesz / if you feel badly / should not be included.
SOURCES OF PROBLEMS IN SAFETY DATA SHEETS
The analysis of the documents allows for identifying a few areas of problems:
Different versions of the same safety data sheet
There are different versions of the same safety data sheet in different languages
available at the same time. Each safety data sheet contains a version number and the issue
date. The numbers and dates do not correspond and therefore some of contents is obsolete.
266 | P á g i n a
Problems with adjusting the language
The language of the original version is not adjusted to the end user, the team of
specialists write the content without considering the degree of its difficulty. However, the
documents contain highly regulated language which may be an obstacle in their attempts.
Different regulations valid for different countries:
There are different regulations valid for different countries, and thus different
information appears on the safety data sheet for the same product in different languages.
For this reason, there will never be the full standardization of the documents possible.
Carelessness of translators
The documents contain translation errors, as if they were not proof-read.
Moreover, producers or their local subsidiaries commission translations with only one
criterion: the price, not quality. Preparation and translation of safety documents generates
costs which every company wants to minimize.
Lack of full coordination on the EU level
Even though there are institutions, like ECHA on the EU-level and Bureau for
Chemical Substances in Poland, the coordination over the standardization of the release
of the documents either on the national or EU-level is limited. Until now, obsolete
documents are available and are distributed to buyers.
CONCLUSION
Translation of functional documents is a responsible task and should be done with
the utmost care. SDSs are safety documents that provide guidance for the safe storing,
handling and using chemical substances in industry, therefore they need to be treated with
a lot of attention. However, the practice is far from being ideal for a number of reasons.
The subject is important for translators as it provides them with a lot of work. On
the one hand, there are constant improvements on products which result in the changes in
documents. On the other hand, there are amendments in the regulations that impose new
document formats. Both reasons require preparation of updates and therefore translation
into other languages.
The documents need to contain relevant information, written in accordance with
the current regulations in the proper form and format. An SDS should contain appropriate
267 | P á g i n a
and up-to-date information necessary for the user and should be provided in a digestible
form since safety documents have specific purpose: to warn the user against potential
dangers connected with the chemical substance.
According to the GHS regulations, the language of the SDS has to be clear for
people who are obliged to be acquainted with them. The target audience are mostly
workers in the production line and in warehouses, therefore the language of instructions
should be adjusted to their level of education. Moreover, these documents are read by
emergency crews in an emergency situation, where time plays an important role. For this
reason, the language needs to be clear and precise to enable them to act quickly. However,
terminological complexity makes it difficult as the analyzed documents contain
terminology from different domains, i.e. chemistry, physics, medicine, law, etc.
From the linguistic perspective, the most important factor is to transfer the
message across languages and to maintain the same function of the text, regardless the
differences. The analyzed examples show that information is presented in different forms,
either lists or tables. Moreover, differences across all three analyzed language versions
result from different language systems. Therefore, dynamic equivalence facilitates the
naturalness of the message in the target language, and thus diminishes the effort needed
to understand it even though the original and the translation will never be the same.
Therefore, standardization imposed by the GHS will never be fully attained. The only
information that can be transferred across languages without distortions is technical data,
symbols and figures, but the instructions expressed verbally will differ.
DISCUSSION
The issue and translation of safety data sheets pose a challenge both to
manufacturers of the chemicals and to translators. In order to reduce the number of
inconsistencies across languages, the issue of the documents should be synchronized, at
least on the European level. Moreover, translators would benefit if there were translation
templates that provide fixed phrases for the instructions in order to limit the number of
translation errors. Furthermore, the process of adapting the SDS to the target language
would improve if the ECHA workers and authors of these documents cooperated closely
with translators on this matter.
268 | P á g i n a
BIBLIOGRAPHY
BYRNE, J. (2006). Technical Translation Usability Strategies for Translating Technical
Documentation. Dordrecht: Springer.
CABRE, T., SAGER, J.C. (Ed.). (1998). Terminology. Theory, Methods and Applications.
Amsterdam/Philadelphia: John Benjamins Publishing Company.
DONALSON, B. (2007). German. An Essential Grammar. New York: Routlegde.
DZIUBALSKA-KOLACZK K, WALCZAK B. (2011). Polish. In: DELCOURT, C. & VAN
STERKENBURG, P. (eds.). The languages of the 27. Bruxelles: Fondation
Universitaire de Belgique, pp. 817-840.
JAKOBSON, R. (1959). On Linguistic Aspects of Translation. In: R.A. BROWER (ed.), On
Translation. Cambridge, Mass.: Harvard University Press, p. 234.
LANGACKER, R. (1986). An Introduction to Cognitive Grammar. In: Cognitive Science.
Vol. 10, pp. l-40.
LEWANDOWSKA-TOMASZCCZYK, B. & THELEN, M. (eds.) (2010). Meaning in Translation.
Frankfurt am Main: Peter Lang.
NEWMARK, P. (1988). A Textbook of Translation. Hempstead: Prentice Hall.
NIDA, E.A. & TABER, R.C. (1969). The Theory and Practice of Translation. Leiden: EJ.
Bril.
SWAN, O. E. (2003). Polish Grammar in a Nutshell. University of Pittsburgh.
VERMEER, H.J. (1989). Skopos and Commission in Translational Action. In: Venuti, L.
(ed.). (2000). The Translation Studies Reader. London & New York: Routlegde.
VINAY, J.P. & DARBERLNET, J. (1995). Comparative Stylistics of French and English: a
Methodology for Translation, translated by Sager, J. C. & Hamel, M. J.
Amsterdam & Philadelphia: John Benjamins.
WILSON D. & SPERBER, D. (2012). Meaning and Relevance. Cambridge: CUP.
ŹRALKA, E. (2007) Teaching specialised translation through official documents. In: The
Journal of Specialised Translation. Issue 7, pp. 74-91.
PWN Dictionary of the Polish Language. Retrieved from: http://sjp.pwn.pl/, 15.11.2013
REGULATION (EC) No 1272/2008 of the European Parliament and of the Council of 16
December 2008. In: Official Journal of the European Union 353/1 of 31 December
2008. Retrieved from: http://eur-lex.europa.eu/LexUriServ/LexUriServ.do?uri=
OJ:L:2008:353:0001:1355:en:PDF, 22.02.2014.
REGULATION (EC) No 1907/2006 of the European Parliament and of the Council of 18
December 2006. In: Official Journal of the European Union L 396 of 30 December
269 | P á g i n a
2006. Retrieved from: http://eur-lex.europa.eu/LexUriServ/LexUriServ.do?uri
=OJ:L:2007:136:0003:0280:en:PDF, 22.02.2014.
http://clp.gov.pl/oznakowanie, 15.11.2013
http://www.duden.de/rechtschreibung/Primer, 01.09.2014
http://www.eaft-aet.net/en/home/, 01.12.2014
http://ec.europa.eu/enterprise/sectors/chemicals/reach/index_en.htm, 01.12.2014
http://ec.europa.eu/enterprise/sectors/chemicals/classification/index_en.htm, 01.12.2014
http://www.ldoceonline.com/dictionary/primer, 01.09.2014
http://www.ldoceonline.com/dictionary/relevant, 03.12.2014
http://www.ldoceonline.com/dictionary/varnish_1, 01.09.2014
http://qualitystandard.bs.en-15038.com/ , 01.12.2014.
http://www.unece.org/fileadmin/DAM/trans/danger/publi/ghs/ghs_rev01/English/08e_a
nnex4.pdf , 01.12.2014
http://www.unece.org/trans/danger/publi/ghs/ghs_welcome_e.html, 01.12.2014
http://www.wsse.gda.pl/index.php?id=443 , 15.11.2013
http://ec.europa.eu/enterprise/sectors/chemicals/documents/classification/#h2-1,
15.11.2013
BIOGRAPHICAL NOTE
Aleksandra Beata Makowska is a Ph.D. student at the University of Łódź. She
holds an MA in Specialised Translation from the University of Łódź, an MA in Marketing
and Management from Wyższa Szkoła Kupiecka in Łódź and MBA from Wyższa Szkoła
Kupiecka and IFAM in Paris, France. She worked as a manager in the printing industry
for a number of years. Currently, she teaches English and German on specialized courses
and her research interests include ESP, teaching business and technical jargons,
specialized translation, and business communication.
270 | P á g i n a
13. Análisis de los estudios de variación diatópica en traducción
audiovisual
GLORIA UCLÉS RAMADA
UNIVERSITAT DE VALÈNCIA
Resumen: La presente contribución estudia el tratamiento que ha recibido la variedad lingüística
durante el doblaje de una producción audiovisual. Nos centraremos en casos donde el acento
original es relevante para la trama o es objeto de mención. Se ha recopilado un corpus del
fenómeno estudiado; seguidamente, se han analizado las publicaciones que estudian la relación
entre traducción y variación diatópica. El análisis bibliográfico revela que las modalidades de
traducción con mayor presencia dialectal son la traducción literaria y la audiovisual. Encontramos
propuestas para salvar el problema dialectal; sin embargo, la gran mayoría no vienen respaldadas
empíricamente y, en los escasos estudios basados en casos reales, el corpus suele ser muy
reducido, lo que produce conclusiones no concluyentes. Por ello, es necesario el estudio mediante
corpus basado en ejemplos reales, así como tratar la explicitación de la variación diatópica, un
fenómeno que, pese a su frecuente incidencia, no ha sido analizado.
Palabras clave: Dialecto, Variación diatópica, Traducción audiovisual, Doblaje
Abstract: This paper studies the approaches on linguistic variation for dubbed audiovisual
products. The main focus will be put on the cases where the original accent is significant for the
plot or has been made explicit. A corpus about this phenomenon has been compiled and
afterwards publications on translation and dialect have been analysed. The literature review
reveals that the translation modalities in which dialects appear more often are literary and
audiovisual translation. There are some proposals to solve the problem; however, most of them
lack empiric validation and in the few existing case studies the corpus is very limited and therefore
the conclusions that may be drawn are not conclusive. It is thus necessary to carry out a corpusbased approach as well as studying the direct allusions to dialects, which is a phenomenon that,
despite being frequent, has not been analysed.
Keywords: Dialect, Diatopic variation, Audiovisual translation, Dubbing
1. INTRODUCCIÓN
La variación es un factor que ineludiblemente se ha de tener en cuenta a la hora
de traducir un texto. El traductor debe ser consciente del uso que se hace no solo de la
diatópica, sino de todas las demás variedades en el texto origen para poder trasladarlo de
forma eficaz en el texto meta. Cuando aparece una variedad geográfica en un texto, el
271 | P á g i n a
traductor se encuentra ante un problema, puesto que no se puede pretender que las
variedades diatópicas del texto origen tengan correspondencia con las del texto meta.
Los textos de películas y series, junto a los literarios, son las obras de ficción que
más se acercan al habla espontánea de una época y lugar determinado. Por tanto, a
diferencia de los textos especializados, que se ajustan a una forma y estilo concretos, más
o menos estándar, encontraremos en las intervenciones de los personajes un notable
espectro de variación lingüística. Este hecho condicionará enormemente la praxis
traductora, que habrá de tener en cuenta para la nueva versión no solo la plasmación de
significados en la lengua meta (LM), sino también la adecuación a los niveles de la
lengua de una forma coherente. Para ello, muchas son las estrategias que se
pueden tomar y se carece de una norma rígida que dicte la manera de proceder, pues ante
todo es el contexto lo que marcará qué es posible y qué no lo es.
Específicamente, analizaremos los procedimientos empleados en series y
películas cuando es la variación diatópica la que supone un problema de traducción para
el doblaje. A continuación se muestra, mediante un ejemplo de nuestro corpus, lo que
hemos considerado como elementos problemático en nuestro estudio:
(1)
Forgetting Sarah Marshall
Aldous: Can you get some towels for me, please, I'm really losing
blood.
Chuck: You sound like you are from London
Aldous: Yeah, I'm from London.
Como se ve en el ejemplo, se hace una referencia directa a la variedad diatópica
de uno de los personajes. Esto supone un problema traductológico puesto que los
diferentes acentos de la lengua origen (LO) se suelen neutralizar en el doblaje al español
de España. Sin embargo, ante casos en los que se hace una referencia explícita al geolecto
de un personaje, la neutralización de la variedad dialectal no será suficiente, pues la
alusión al dialecto se debe trasladar de alguna manera al texto meta.
El ámbito audiovisual ofrece la ventaja de que, además de la propia traducción del
texto, se pueda emplear una serie de procedimientos que serían inviables en otro tipo de
modalidad donde haya casos de variación dialectal (como la subtitulación o la traducción
literaria). En el caso del doblaje, recursos paralingüísticos —como, por ejemplo, el
cambio en la tonalidad de la voz— pueden usarse en beneficio de la traducción de la
variación.
272 | P á g i n a
Es necesario también hacer un repaso extensivo por la bibliografía que trata la
traducción y la variación diatópica, puesto que constituye la base teórica de nuestro
estudio. En primer lugar nos muestra cómo la tradición de estudiar el dialecto en la
traducción literaria es más amplia que en traducción audiovisual y, en segundo lugar, que
en muchos casos el estudio de la variación diatópica se desliga del análisis empírico y
solo ofrece soluciones basadas en ideas e intuiciones que no han sido contrastadas con la
realidad (ni cuantitativa ni cualitativamente). A través de la revisión bibliográfica,
podemos saber en qué estado se encuentra la traducción de los dialectos y así se nos
permite diseñar un estudio que sea relevante y que presente conclusiones innovadoras en
cuanto a fenómenos que apenas han sido tratados (la explicitación del dialecto en
traducción audiovisual) y a problemas traductológicos que necesitan un nuevo enfoque
(necesidad de estudios empíricos que describan y valoren críticamente la traducción de la
variedad diatópica).
2. EL ESTUDIO
Se cuenta con un corpus de trabajo con 109 escenas de películas y capítulos series
de televisión en versión original en lengua inglesa, y sus respectivos doblajes al español
de España. En todas ellas, el dialecto geográfico de uno o varios personajes es relevante
para el desarrollo la trama o aparece mencionado de forma explícita, como parte del
guion. Como en diversas escenas se utilizan varias estrategias de traducción al mismo
tiempo, el número de estas no coincide con el número de escenas, sino que se eleva a 124.
Mediante un análisis del corpus se han podido extraer una serie de mecanismos que se
repiten con diferente incidencia pero que constituyen una compilación de los mecanismos
que se utilizan para salvar el problema dialectal en el doblaje de productos audiovisuales
de ficción.
Concretamente, se han identificado 14 estrategias diferentes: estandarización,
sociolecto, cambio de tono de voz, referencia a la voz, cambio de nacionalidad, español
con acento inglés, español con acento indio, referencia a la trama, referencia a un rasgo
del personaje, cambios léxicos, uso de elementos culturales neutralizadores, uso de
elementos culturales adaptados a la cultura meta, referencia a la procedencia de un
personaje y referencia de similitud.
273 | P á g i n a
3. VARIACIÓN
En palabras de Halliday (1978: 2) «[v]ariation in language is in a quite direct sense
the expression of attributes of the social system». Es decir, la variación refleja las
construcciones sociales. En este sentido se pueden explicar los diferentes tipos de
variación que conforman la clasificación principal de este concepto: la variación
diastrática da cuenta de las diferencias lingüísticas entre grupos sociales; la diafásica, el
condicionamiento del contexto en las interacciones sociales, y la diatópica estudia las
diferencias causadas por el lugar de procedencia del hablante.
Los estudios de variación constituyen un campo muy prolífico dentro de la
lingüística. En este sentido encontramos trabajos que profundizan en los diferentes tipos
de variación más allá de la división fundamental anteriormente comentada (en relación al
sexo, la ideología, las lenguas de especialidad, etc.). Además de profundizar en la materia,
también se analiza el papel de la variación lingüística en relación con otras disciplinas
como pueden ser la estilística, la traducción o la enseñanza de lenguas. Como se puede
intuir, los estudios son abundantes y de muy diversa índole. No es nuestro objetivo
embarcarnos en una revisión bibliográfica de los estudios sobre variación, puesto que
pretendemos básicamente establecer la existencia de patrones de traducción a la hora de
traducir la variación diatópica. Nos limitaremos, por consiguiente, a exponer algunas de
las publicaciones relevantes que se centran en los aspectos que se tratan en el trabajo, a
saber, las que traten la variación diatópica en la traducción.
4. VARIACIÓN DIATÓPICA Y TRADUCCIÓN
Los trabajos de variación diatópica y traducción están generalmente ligados a la
traducción literaria, aunque también existen obras que tratan el tema de la variación
diatópica de forma muy general. Tal es el caso de López y Minett (1997: 62-65), donde
se hace una referencia a la existencia de dialectos en la lengua y a la necesidad del
traductor de conocerlos. En ocasiones, también aparece este aspecto como parte de un
compendio teórico en el que se intenta recoger todas las referencias sobre variación y
traducción (Mayoral, 1999).
Realizando una revisión bibliográfica, encontramos una cantidad de publicaciones
en relación a esta modalidad relativamente grande, si se confrontan con los estudios de la
variedad geográfica en traducción audiovisual (a la que nos referiremos como TAV de
ahora en adelante). De hecho, Newmark(1988: 171) incluye la traducción de los dialectos
como uno de los problemas “evidentes” de la traducción de novelas. Hay que señalar, no
274 | P á g i n a
obstante, que los estudios en TAV cuentan con una trayectoria temporal menor que los
de traducción literaria.
A continuación ofrecemos un repaso de las principales obras que tratan la
variación diatópica, principalmente en textos literarios. Los autores se han organizado
según el punto de vista que adoptan ante este problema traductológico en tres categorías:
enfoque funcionalista, dialectos en la lengua meta y propuestas múltiples.
4.1. Enfoque funcionalista
Bajo esta etiqueta se recoge a aquellos autores que apoyan la idea de que es
conveniente que el traductor conozca la finalidad detrás del uso del dialecto para poder
trasladar con éxito el dialecto de una lengua a otra, pues dependerá más de la reproducción
de un efecto en otra lengua que de utilizar determinadas estrategias lingüísticas.
El propio Newmark (1988: 195) apunta que, ante la traducción de un dialecto, la
tarea del traductor es determinar la función del dialecto en el texto. Las funciones
fundamentales de los geolectos para este autor son:
(a) to show a slang use of language;
(b) to stress social class contrasts; and more rarely
(c) to indicate local cultural features
En todo caso, no es partidario de una traducción a un dialecto de la LM y aconseja
dar pinceladas en el texto meta que apunten a un dialecto real que en la medida de lo
posible no se adscriba a ninguna clase social.
Desde una perspectiva funcionalista también podemos ver a Ainaud et al. (2003:
112-115), quienes cuestionan la idoneidad de traducir un dialecto por otro en la LM y
señalan la importancia de conocer la función del dialecto en el texto origen para así poder
reproducir el mismo efecto en el texto meta.
En esta importancia de la función del dialecto incide también Pym (2000).
Respecto a las cuestiones dialectales en traducción, el autor reflexiona en primer lugar
sobre la necesidad de identificar la función que la variación diatópica cumple en un texto:
“in order to say anything remotely intelligent about the translation of variety, we would
have to know what varieties are doing in cultural products in the first place”. Así, los
dialectos se utilizan o bien para dar autenticidad a un texto o bien para crear una parodia.
La parodia tiene unas características especiales que permiten reconocerla rápidamente
275 | P á g i n a
dentro de un texto: “We know parody is at work when we are made to believe we are
receiving only reduced and extreme markers of a truer variety”. Cuando se está buscando
autenticidad, por el contrario, la variedad geográfica se presenta de manera muy precisa
y detallada. Una vez analizada la variación en el texto origen, Pym (2000) concluye que
los traductores se deben centrar en reproducir el efecto que el dialecto produce en el
original:
When translators are confronted with the markers of a variety, the thing to be
rendered is not the source-text variety […]. The thing to be rendered is the
variation, the syntagmatic alteration of distance, the relative deviation from a
textual or generic norm.
En el extremo contrario, Rabadán (1991: 97) considera inaceptable que se utilicen
equivalentes funcionales para traducir la variedad diatópica y, según afirma, se suele
resolver el problema mediante el uso de la forma estándar de la LM o bien traducir a las
formas estándar y explicitar que se ha expresado en dialecto. Este último método,
obviamente, no se puede aplicar a la TAV puesto que una coletilla como “añadió en
dialecto” resultaría imposible de emplear en el doblaje y carecería de sentido en esta
modalidad de traducción, puesto que el receptor podrá juzgar mediante el canal auditivo
si está oyendo un dialecto o no.
4.2. Dialectos en lengua meta
Otra solución ante la variación dialectal es la sustitución del dialecto de la LO por
otro dialecto equivalente en la LM. Para Catford (1965: 87), la noción de equivalencia se
debe considerar no tanto a una correspondencia geográfica (usar un dialecto del norte de
Francia para un dialecto del norte de Inglaterra, por ejemplo) como al hecho de que el
dialecto de la LM cumpla las mismas funciones que tenía el original.
Julià (1997: 561) critica el conservadurismo y la falta de imaginación tanto en los
postulados teóricos como en las soluciones que se emplean para traducir la variedad
geográfica. Por su parte, propone como alternativa usar los dialectos de la LM para
traducir los de la LO, a pesar de la oposición generalizada que existe hacia esta estrategia.
Esta propuesta de traducir dialecto por dialecto no se ha de entender en el mismo sentido
que defiende Pym (2000). Este último habla de una equivalencia más bien funcional que
no tiene necesariamente que identificarse con el uso de la variedad geográfica en la LM.
276 | P á g i n a
Esto es, estas propuestas apuestan por el uso de formas lingüísticas en la LM que
mantengan la misma función que el dialecto original, mientras que Julià propone que la
variación diatópica de la LO se traslade como variación diatópica en la LM. El rechazo a
esta idea está arraigado en la falta de tradición y de aceptabilidad.
Esta posición no solo es compartida por este autor; encontramos también, en el
ámbito catalanohablante, a Joan Casas, que usó el dialecto xava 1 en la traducción de
Ragazzi di vita de Pasolini realizada en 1993; o a Pau Vidal, quien en 2004 traduce cada
dialecto del italiano por uno del catalán en Il birraio di Preston de Camilleri; asimismo,
el propio Josep Julià aplica esta misma estrategia por él defendida en Quer pasticciaccio
brutto de via Merulana de Gadda traducida en 1995 (Briguglia, 2011).
4.3. Propuestas múltiples
Algunos autores ofrecen una serie de estrategias diferentes para poder tratar la
traducción de dialectos. En estos casos no abogan por una postura o estrategia concreta,
sino que presentan un repertorio relativamente amplio de posibilidades que tiene el
traductor para responder ante la aparición de geolectos en un texto. Algunos presentan
una clasificación sin valorar las opciones (Marco, 2002), otros validan las propuestas
contrastándolas con un corpus de control (Tello, 2011) o extrayendo las estrategias de
traducción de novelas con presencia de dialectos (Birguglia, 2011) o, como Mayoral
(1990), ofrecen una descripción crítica de los procedimientos que no se apoya
empíricamente en ninguna obra.
La propuesta de Mayoral (1990) en relación a las soluciones que el traductor
puede tomar ante el problema de la variación geográfica parece ser una de las más
completas. Se expone una lista en la que se contabilizan siete estrategias traductológicas
que se pueden seguir ante la aparición de dialectos en el texto origen (Mayoral 1990: 4042):
a)
Traducción a la lengua de término estándar (no marcada positivamente
según el dialecto): sistema que produce una gran pérdida de significado y tono
pero sin efectos no deseados sobe el lector.
1
La Enciclopèdia Catalana recoge bajo xava: «dicho del habla propia de algunos sectores de Barcelona
con una clara influencia del castellano, caracterizada por la neutralización de las oposiciones sorda-sonora
en la sorda correspondiente y que elimina la diferencia entre vocales abiertas, cerradas y neutras,
produciendo una pronunciación de abertura mediana a la manera castellana» (traducción del catalán
propia).
277 | P á g i n a
b)
Traducción a otro dialecto de la lengua término considerado
equivalente. […] Este podría ser el caso de la traducción del inglés negro
norteamericano por el español andaluz o gitano. O el caso, ya dado en la
realidad, de la traducción del cockney de Pigmalión por la lengua barriobajera
bonaerense o la lengua de los chulos madrileños.
En nuestra opinión, aunque con este recurso se puede mantener el tono, la
incompatibilidad entre la información marcada culturalmente, presente en el
resto del texto, y la aportada por el nuevo dialecto produce efectos cómicos y
la incredulidad en el lector. Nadie lo seguiría en condiciones normales.
d)
Traducción a variedades subestándares de la lengua término. Sirve para
mantener el tono (variedad estilística marcada positivamente) y puede resultar
más aceptable que el recurso anterior debido a la asimilación que vulgarmente
se da entre dialecto y variedad subestándar. Además de producirse pérdida de
contenido, puede chocar fuertemente el uso de la lengua subestándar en
personajes cultos o en situaciones formales. No es recomendable.
e)
Traducción a variedades idiomáticas. Es el método más inofensivo
desde el punto de vista de la coherencia cultural; permite mantener el tono
aunque se sigue produciendo pérdida de información y de la caracterización
de los personajes.
f)
Uso de elementos fonéticos que el lector de la lengua término identifica
con el origen que marca el texto original […]. Aparte de ser necesario un gran
oído para que el producto sea verosímil, este recurso utiliza elementos que son
descarados clichés; pueden funcionar sólo con lectores de poca capacidad de
discriminación y, muy probablemente, provocan imágenes derogatorias
asociadas con los hablantes de esos dialectos o produce efectos no incluidos
en el original. […]
g)
Uso de elementos léxicos que el lector de la lengua de término identifica
con el origen que marca el texto original. Se le pueden aplicar las mismas
reflexiones que en caso anterior: el uso de «manito», «ándela» y «chingada»
para reflejar el español de Méjico en un texto traducido al inglés es tan
estereotipado y está tan asociado con imágenes cómicas como el de: Oh, la,
la! Para identificar a un hablante francés. […]
h)
Uso de elementos sintácticos que el lector de la lengua de término
identifica con el origen que marca el texto original. Por ejemplo, hablar como
los indios, con todos los verbos en infinitivo y sin uso de determinantes o la
imitación del orden sintáctico del alemán. Son recursos usados
278 | P á g i n a
tradicionalmente con fines cómicos y que, en general, no constituirán
procedimientos válidos de traducción para refleja variedades de origen.
No obstante, solo en una de las siete propuestas (la estrategia b) hay constancia de
que la estrategia haya sido verdaderamente usada en alguna traducción. La
ejemplificación de estas soluciones se aplica a casos hipotéticos, de modo que la posterior
valoración de estos se produce, por tanto, sin tener en cuenta su uso real.
Marco (2002, 80-81) presenta una serie de posibles traducciones del dialecto
basadas en tres dicotomías. En primer lugar se pueden adoptar soluciones con marcas o
sin marcas, es decir, o bien se neutraliza la variedad geográfica o se intenta dar alguna
equivalencia en el texto meta. Dentro de las estrategias con marcas se encuentran las que
implican algún tipo de transgresión de la norma (en cualquiera de los niveles lingüísticos)
y las que no transgreden. A su vez, dentro del subgrupo con transgresión puede haber
soluciones naturales (usar dialectos reales de la LM) o convencionales (crear una variedad
artificial).
Briguglia (2009) estudia las traducciones de obras de Pasolini, Gadda y Camilleri
principalmente al catalán, aunque también acude a las traducciones a otras lenguas
(español, francés, inglés y alemán). En su análisis concluye que las opciones más
utilizadas para traducir el dialecto son las siguientes:
-
Traducir a una lengua estándar
-
Salpicar el estándar de formas propias del oral
-
Salpicar el estándar de vocablos de la lengua original
-
Desviar el lenguaje a través de artificios creativos ideados por el traductor
-
Reproducir dialectos autóctonos
A diferencia de Birguglia, Tello (2011) realiza en primer lugar una propuesta de
posibles traducciones del dialecto en novelas que posteriormente contrasta con diez obras
en las que aparece el dialecto y sus traducciones. Se observa que la estrategia mayoritaria
es la neutralización, seguida de la traducción coloquial.
-
Neutralización o traducción hacia la lengua estándar
-
Compensación
-
Traducción coloquial
-
Violación de la norma lingüística
-
Traducción dialectal
279 | P á g i n a
Los estudios previamente presentados o bien tratan con la variación diatópica de
una forma muy vaga o bien están centrados en la traducción literaria. Se observa también
la prevalencia del prescriptivismo, puesto que, a excepción de Birguglia y Tello, los
demás autores presentan sus propuestas sin apoyarlas en ningún estudio empírico, sino
más bien en opiniones. No obstante, parte de las soluciones que se presentan podrían
usarse para traducir el dialecto en TAV y, de hecho, se utilizan (la neutralización es una
estrategia muy recurrente en estos casos). Cabe esperar, sin embargo, resultados más
precisos de los estudios centrados exclusivamente en variación en los textos
audiovisuales.
5. LOS ESTUDIOS DE VARIACIÓN DIATÓPICA Y TAV
La traducción audiovisual tiene una serie de características diferentes de otros
textos que hacen que el tratamiento de la variedad geográfica sea, en ocasiones, diferente
que en los textos escritos. Por lo tanto, también las estrategias que se sigan al traducir el
dialecto en una u otra modalidad divergirán parcialmente.
La principal diferencia entre la TAV y la traducción escrita es que en la primera,
el receptor obtiene la información por dos canales: el visual y el auditivo. Las imágenes
que se proyectan restringen el marco de actuación del traductor, que no podrá contradecir
con el texto lo que el espectador ve en la pantalla. Por otro lado, en el canal auditivo, las
marcas dialectales se hacen más patentes que si se reproduce el habla en un texto escrito.
En definitiva, aspectos como una pronunciación y una entonación concreta (además de
las marcas sintácticas y léxicas que sí se pueden reproducir fácilmente en el escrito) hacen
que el espectador reconozca inmediatamente la variedad que está utilizando el usuario.
En consecuencia, no solo la actuación del traductor audiovisual, sino también la
del actor de doblaje desempeñan un papel fundamental. Habrá casos en los que la
variación se neutralice, pero en los ejemplos en que se sustituya por otro dialecto, por un
sociolecto o en los que se solucione de cualquier otra manera en que la voz tenga un papel
fundamental, el actor de doblaje será tanto o más importante que el traductor para que la
solución resulte exitosa.
Desafortunadamente, la variación diatópica en la traducción para el doblaje no es
un fenómeno que haya sido estudiado prolijamente dentro de la investigación en
traducción audiovisual. Se cuenta con pocas referencias que analizan esta cuestión,
siempre desde perspectivas diferentes y, en muchas ocasiones, solo se registran
referencias muy generales. De esta manera global se trata en Mayoral (2001: 36), donde
280 | P á g i n a
se expone que el grupo de investigación de traducción audiovisual de la Universitat Jaume
I se centra en estudiar la variación en dicha modalidad para determinar los diferentes
géneros que se dan dentro de ella. Deja, sin embargo, la puerta abierta a investigaciones
en variación de diferente índole, entre las que se menciona la traducción del dialecto.
En Zabalbeascoa (2001: 52) se expone que, a diferencia de lo que comúnmente se
piensa, el problema de la variedad geográfica no es exclusivo de la TAV y, de hecho,
aparece muy anteriormente en textos literarios, aunque no se cita ninguna referencia que
lo ejemplifique. Esta opinión contrasta con lo que se ha visto, que indica precisamente lo
contrario, tal vez motivada por el alto grado de aparición de la variedad diatópica en TAV.
Como se ha podido observar, existen muchas más referencias bibliográficas sobre el
tratamiento de la variación diatópica en traducción literaria que en TAV.
Centrándonos en las referencias que analizan esta cuestión con más profundidad
encontramos a Agost (1999: 129), quien señala la dificultad que representan los dialectos:
“Los problemas relacionados con las diferencias lingüísticas que se observan desde una
perspectiva dialectal en una misma lengua son difíciles de resolver y, en muchas
ocasiones, esta diversidad desaparece en el doblaje.”
Cuando aparece este problema, la autora afirma que en las versiones dobladas es
común oír a los indios hablar con infinitivos, que los negros del Harlem utilicen el pasota
o cheli, o incluso que los dialectos del inglés se traduzcan al catalán otorgándole a cada
personaje una variante geográfica de esta lengua (Agost, 1999: 63). Sin embargo, a
continuación añade que adoptar estas soluciones es desaconsejable (Agost, 1999: 63):
“Muchos profesionales de la traducción consideran que ésta no es la mejor
solución y son partidarios de dar unas pinceladas para caracterizar a cada personaje, con
lo cual el espectador ya puede saber que hay una diferencia respecto de otros personajes.”
5.1. Casos de estudio
Tal como sucede con la bibliografía sobre este problema traductológico, también
se han podido encontrar muy pocos casos de estudio dedicados al estudio de la variación
diatópica en textos audiovisuales. En gran parte de las referencias donde el dialecto se
tiene en cuenta, este fenómeno no pasa de ser un mero componente al que no se da apenas
relevancia y que forma parte de un análisis más amplio relacionado con cuestiones de
doblaje (Inigo y Wastall, 1997; Hernández y Tirado, 1998; Baños, 2009; Lomeña 2009).
Dentro del análisis de la variación lingüística, la variación diatópica asume un papel más
281 | P á g i n a
importante, aunque también nos encontramos con muy pocas referencias (Carreras, 2009;
Lomeña, 2009; Mantarro, 2010; y Caparara y Sisti, 2011).
Todos estos trabajos, sin embargo, coinciden en dos aspectos. En primer lugar, el
objeto de estudio es muy reducido: se analiza el tratamiento del dialecto solamente en una
película, por lo que los resultados no pueden determinar una tendencia general. En
segundo lugar, todos ellos individualmente alcanzan la misma conclusión: la variación
diatópica tiende a neutralizarse en el doblaje.
Escasos son los ejemplos en los que la traducción de la variación en TAV es la
verdadera protagonista de la investigación. Uno de ellos, con la combinación de lenguas
de italiano y alemán, es el de Heiss y Sofritti (2009). Estos autores se centran en analizar
cómo se traduce para el doblaje al alemán e italiano respectivamente un fenómeno
concreto dialectal (la partícula temporal mo’ en un dialecto del sur de Italia y la partícula
modal eh del dialecto austríaco y del sur de Alemania). Partiendo de la base teórica
anteriormente mencionada de Pym (2000), analizan cuál es la función del dialecto, o más
bien de los fenómenos dialectales concretos escogidos, y cómo se traslada esta función a
la LM. Por otra parte, proponen una lista de soluciones para compensar la pérdida de los
rasgos dialectales de las producciones originales (se expone a continuación la traducción
propia del original en alemán), aunque, en la línea de lo que se mencionaba más arriba,
estas no parecen provenir de la experiencia empírica previamente expuesta:
Las posibilidades de compensación se pueden dar en diferentes niveles:
A nivel sintáctico por medio de interrupciones, anacolutos, pausas, alteración
del orden de los elementos, etc.
A nivel léxico por medio de la atípica elección de léxico, neologismos,
vocabulario específico de una clase social o de un grupo de edad, etc.
A nivel pragmático a través de marcadores del discurso, partículas modales,
falsos comienzos, etc.
A nivel fonético por medio de la imitación de los acentos típicos.
A nivel del doblaje se debería evitar una pronunciación demasiado clara a
favor de una expresión espontánea y natural (arrastrando las palabras, con
rasgos idiosincráticos, etc.)
Otro ejemplo que también se basa en un corpus de trabajo, pero en el que los
resultados sí se fundamentan en el análisis de los datos recopilados, es la tesis doctoral de
Christos Arampatzis (2011). Se trata de un trabajo que aborda la traducción de la
282 | P á g i n a
variación lingüística en TAV de ficción humorística. En ella se analizan principalmente
las escenas donde aparece variación diatópica de las series norteamericanas Friends y
Will y Grace en sus doblajes al español. Sin embargo, también se incluyen ejemplos de
acentos extranjeros (es decir, de personajes que no tienen el inglés como lengua materna,
no de variedades geográficas del inglés), así como de variación diastrática y de variedad
mediática (el habla de los piratas). A partir del análisis de las mencionadas variedades, se
propone una clasificación de las estrategias de traducción usadas. También incluye, y
diferencia del resto de ejemplos, las referencias metalingüísticas al acento que, según
Arampitzis (2011: 82-83), siguen estrategias diferentes:
Grupo A: Estrategias para los dialectos codificados
1. Estandarización: utilización de la lengua estándar en la traducción cuando en un
enunciado del original aparecen elementos fonéticos propios de una variedad no
estándar del inglés.
2. Conservación del tipo de variación: utilización de una variedad de la lengua meta
que pertenece al mismo tipo de variación que el dialecto del original. Por ejemplo,
español mexicano donde en el original suena inglés jamaicano (ambos dialectos
geográficos).
3. Transposición dialectal: cambio del tipo de variación. Por ejemplo, de dialecto
geográfico a acento extranjero.
4. Compensación paralingüística (tono y timbre): cambio del timbre o del tono de voz
para producir un efecto humorístico parecido al que se pretende producir en el original
mediante el empleo de cierta variedad.
5. Compensación paralingüística y léxica: cambio del timbre o tono de voz, como en
el caso anterior, acompañado por la introducción de elementos léxicos que marcan el
enunciado, por resultar imprevisibles dentro del idiolecto del personaje que los
emplea.
6. Creación discursiva: asignación de cierto significado a un vocablo, imprevisible
fuera de contexto.
Grupo B: Estrategias para las referencias a variedades
7. Conservación de la referencia: en casos de referencias a variedades lingüísticas
(mediante pistas de contextualización no codificadas), traducción literal de dicha
referencia.
8. Explicitación: en casos de pistas de contextualización no codificadas (cuando se
hace referencia a cierta variedad), sustitución de la referencia por el estereotipo al que
ella remite.
283 | P á g i n a
9. Generalización: en casos de pistas de contextualización no codificadas, sustitución
de una referencia a un tipo concreto de variación por una referencia a la existencia
general de variación, sin precisar el tipo.
10. Modulación: cambio del punto de vista (del dialecto otra característica del
hablante).
Lo más remarcable de esta propuesta de clasificación es que, a diferencia de la de
Mayoral (1999), esta viene respaldada por los datos de un corpus de trabajo, si bien en el
corpus solo se contemplan dos series (por lo que cabe esperar que sea el mismo estudio
de doblaje y traductor los que hayan participado respectivamente en el doblaje de ambas),
además circunscritas al mismo género. Otro punto que se debe mencionar es la división
en estrategias aplicadas a los dialectos y aplicadas a su mención metalingüística. Este
último aspecto, frecuente en TAV cuando aparecen dialectos, no había recibido atención,
puesto que, como se ha visto, los estudios de caso no abundan y los que existen toman un
corpus muy restringido.
A pesar de que la explicación del proceso de doblaje está presente en la tesis
(Arampatzis, 2011: 44-54), en repetidas ocasiones parece atribuirse directa y
exclusivamente al traductor la responsabilidad sobre las decisiones tomadas en cuanto a
la traducción del dialecto, sin reparar en todas las fases que componen el proceso de
doblaje. De hecho, Rosa Agost (1999: 63) expone que la cuestión de los dialectos es algo
que preocupa a los «estudios de doblaje», puesto que el canal auditivo de un texto
audiovisual depende tanto de lo que el traductor traduzca como de la interpretación que
haga el actor de doblaje. Los traductores, en última instancia, están condicionados a las
exigencias de los estudios de doblaje, que son quienes encargan las traducciones y
quienes, mediante la figura del director de doblaje, tendrán la última palabra en las
decisiones que se haya de tomar respecto al texto meta. En la metodología se pone de
manifiesto que solo se ha trabajado con el producto final, esto es, los capítulos en inglés
y en español de las series (Arampatzis, 2011: 98-100), por lo que es difícil saber con estos
medios qué es lo que verdaderamente ha sucedido en el proceso de doblaje y es todavía
más arriesgado determinar si las decisiones han sido tomadas por el traductor, el ajustador
o el director de doblaje.
No obstante, se acusa directamente al traductor en dos ocasiones de ser el artífice
de haber omitido la variedad (Arampatzis, 2011: 181 y Arampatzis, 2011: 185) y en
284 | P á g i n a
segundo lugar se achaca al traductor la falta de coherencia a la hora de tomar decisiones
en cuanto a la variación diatópica:
«[N]o parece haber un criterio concreto y constante que guíe las decisiones
del traductor frente a la variación dialectal en el plano del uso. Cabría suponer
que, en los enunciados traducidos con estandarización, el traductor ha
considerado el papel del dialecto como secundario o sin la suficiente carga
humorística como para intentar reflejarlo de alguna forma o compensar su
pérdida.» (Aramptarzis, 2011: 240)
Además de las referencias que estudian el dialecto en un producto acabado,
encontramos la propuesta de doblaje de Alemán (2005) que atiende a esta cuestión
centrándose en ofrecer una solución diferente a la usada en un doblaje oficial. Para ello
utiliza la película británica Billy Elliot en la que el acento Geordie de los personajes de
clase obrera se solapa con su condición social (variación diatópica y diastrática se
interrelacionan en este ejemplo). En el doblaje para el cine y la distribución comercial de
la película, la variedad diatópica de los personajes de clase obrera se neutraliza y,
lingüísticamente, no hay tanta diferencia entre estos y los personajes de una clase social
más elevada.
Para aliviar esta pérdida, Alemán (2005) propone un doblaje en el que los
personajes de la clase trabajadora se distingan por el uso de un castellano vulgar que, si
bien no los enmarca en la variedad diatópica, sí da cuenta de la diferencia social. Esta
propuesta contrasta con la tendencia neutralizadora que existe en los casos en los que
predomina el dialecto. El peligro de esta propuesta es que el espectador meta tenga la
impresión de que los personajes emplean un registro más bajo que en la versión inglesa,
ya que el contexto social y lingüístico del original se pierde y puede que no se llegue a
entender el uso de un castellano vulgar en las circunstancias en las que se da la película.
En resumen, tras haber analizado el estado de la cuestión se pueden dilucidar una
serie de hechos respecto a la traducción de la variedad geográfica en los textos
audiovisuales. En primer lugar, como se puede observar, las referencias son muy escasas
y, a excepción de las publicaciones de Agost (1999) y de Hernández y Tirado (1998),
todas las demás se inscriben dentro de los últimos nueve años. Por tanto, se trata de un
área de estudios incipiente en la que aún prevalecen las referencias a la traducción literaria
como marco teórico sobre el que se basan muchos estudios dedicados a la TAV.
285 | P á g i n a
En segundo lugar se observa que, en general, el análisis de la traducción de
dialectos tiene un papel secundario en la mayoría de los casos. Dentro de los estudios
relacionados con el doblaje de TAV, su mención se podría considerar prácticamente
anecdótica y, pese a que en los análisis de la variación adquiere un papel algo más
significativo, dista de tener la relevancia necesaria para poder obtener una aproximación
más pormenorizada que conduzca a obtener datos relevantes. Es decir, existe una falta de
análisis con datos representativos que puedan indicar tendencias generales. A excepción
de la propuesta de Arampatzis (2011), encontramos clasificaciones de estrategias no
sustentadas sobre ejemplos reales de traducción. Este hecho resulta problemático puesto
que, no habiendo probado las soluciones propuestas, no se puede rendir cuenta de la
frecuencia de uso y de los factores contextuales en los que se utiliza una determinada
solución. Las propuestas que se ofrecen están basadas en suposiciones que no pueden
llevar a trazar patrones de uso de las estrategias traductoras. Por tanto, son clasificaciones
a priori, irreales, que no pueden aportar información real que sirva de guía a los
traductores.
En conclusión, en estas publicaciones se refleja lo que ya se viene proclamando
desde distintos frentes: la variación diatópica en TAV no suele tener reflejo en la versión
doblada. Sea por los motivos que a los se haya querido adscribir este hecho y sean cuales
sean las recomendaciones de los académicos respecto a los dialectos, no se puede dejar
de obviar la realidad presentada: en el doblaje se tiende a omitir la variedad diatópica de
la versión original. El problema surge cuando en el original se hace una referencia
explícita del acento, a la que el traductor no puede dejar de aludir: desde un comentario
que evidencie la variedad a la imitación de acentos, pasando por la escena cómica en el
que el acento de uno de los personajes servirá para crear el efecto humorístico o punch
line. Cuando nos encontremos ante un caso en el que el dialecto es relevante para la trama
o se explicita de forma que no se puede ignorar en doblaje, se deben tomar una serie de
decisiones para trasladar este fenómeno a la versión doblada.
6. CONCLUSIONES
Muchos son los autores que se han pronunciado sobre la traducción y la variación
diatópica, ya sea de forma general o centrándose cuando esta aparece en textos literarios
o audiovisuales. Como ya se ha podido observar, algunos optan por un enfoque
funcionalista, otros por utilizar un dialecto de la lengua meta, mientras que otros
proporcionan un catálogo de opciones posibles para hacer frente a este problema
286 | P á g i n a
traductológico. Entre estos últimos autores vemos cómo las posibles estrategias que
presentan se repiten, por lo que se puede concluir que, aunque haya diferentes corrientes
a la hora de afrontar la traducción del dialecto, hay una serie de estrategias y posiciones
(estandarización, dialecto equivalente, enfoque funcionalista, etc.) que se perpetúan.
En cuanto al contraste de la traducción literaria con la TAV, se puede afirmar que
la TAV cuenta con estrategias propias dada su idiosincrasia (cuenta con dos canales frente
al único canal de la traducción literaria), lo cual permite que se apoye en las posibilidades
que ofrece medio acústico para traducir la variedad diatópica (imitar acentos, modificar
el tono de voz). Sin embargo, este hecho no imposibilita que tanto la TAV como la
traducción literaria compartan gran parte de los mecanismos que se han expuesto para
traducir el dialecto, como bien se puede comprobar en la clasificación que presenta
Arampitzis (2012) o la que nosotros mismos hemos elaborado.
La revisión bibliográfica revela, asimismo, que la mayoría de postulados teóricos
provienen de ideas e intuiciones de los autores, más que de una observación empírica
extensiva de los datos. Pocos son los casos que se respaldan en un corpus con la suficiente
extensión como para ser representativo y que, por tanto, permita un contraste con la
realidad traductora. En los últimos años parece haber crecido el número de estudios que
buscan analizar el dialecto en productos audiovisuales concretos. Sin embargo, al tener
un ámbito de actuación tan limitado (mayoritariamente solo tienen en cuenta un solo
producto audiovisual) no permiten trazar conclusiones que resulten representativas por sí
mismas y, muchos menos, que permitan determinar tendencias generales.
Es, pues, evidente la necesidad realizar estudios empíricos que cuenten con un
corpus de trabajo lo suficientemente amplio para poder ser representativo. Solo de esta
forma se podrá describir la realidad así como ir un paso más allá y realizar valoraciones
sobre las soluciones aportadas por ejemplos verídicos. El análisis, ya no solo cuantitativo
sino cualitativo, será fundamental para despegarse del descriptivismo y poder aportar,
además de una radiografía de la situación de la traducción de dialectos, una propuesta o
propuestas sólidas de traducción que permitan una mejor praxis traductora ante problemas
de esta naturaleza.
7. BIBLIOGRAFÍA
AGOST, Rosa (1999): Traducción y doblaje: palabras, voces e imágenes. Barcelona: Ariel.
AINAUD, Jordi, Anna ESPUNYA y Dídac PUJOL (2003): Manual de traducció anglés-català.
Vic: Eumo.
287 | P á g i n a
ALEMÁN BAÑÓN, José (2005): “Propuesta de doblaje de un dialecto regional: Billy
Elliot”. Puentes, 6, 69-76.
ARAMPATZIS, Christos (2011): La traducción de la variación lingüística en textos
audiovisuales de ficción humorística: dialectos y acentos en la comedia de
situación estadounidense doblada al castellano. Tesis doctoral. Universidad de Las
Palmas de Gran Canaria.
BAÑOS PIÑERO, Rocío (2009): La oralidad prefabricada en la traducción para el doblaje:
Estudio descriptivo-contrastivo del español de dos comedias de situación. Siete
vidas y Friends. Tesis doctoral. Universidad de Granada.
BRIGUGLIA, Caterina (2009): La traducción de la variación lingüística en el catalán
literario contemporáneo. Las traducciones de Pasolini, Gadda y Camilleri. Tesis
doctoral. Universitat Pompeu Fabra.
BRIGUGLIA, Caterina (2011): “Traduir el dialecte: entrevista a Joan Casas, Josep Julià i
Pau Vidal”. Quaderns. Revista de Traducció, 18, 267-278.
CAPRARA, Giovanni y Alessia SISTI (2011): “Variación lingüística y traducción
audiovisual (el doblaje y subtitulado en Gomorra)”. AdVersuS, 21, 150-169.
CARRERAS I GOICOECHEA, Maria (2009): “Il peso del dialetto nella (s)fortuna di Toto in
Spagnolo”.
InTRAlinea,
número
especial,
[en
línea],
disponible
en:
<http://www.intralinea.org/specials/article/Il_peso_del_dialetto_nella_sfortuna_
di_Toto_in_Spagnolo> [consultado en julio de 2014].
CATFORD, John (1965): A Linguistic Theory of Translation. Londres: Oxofrd University
Press.
CHAUME, Frederic (2004): Cine y traducción. Madrid: Cátedra.
HALLIDAY, Michael Alexander Kirkwood (1978) Language as Social Semiotic: The
Social Interpretation of Language and Meaning. Londres: Edward Arnold.
HEISS, Christine y Marcello SOFFRITTI (2009): “Wie viel Dialekt für welches
Zielpublikum? Dialekt in italienischen und deutschen Spielfilmen und den
entsprechenden Synchronversionen”. InTRAlinea, número especial, [en línea],
disponible en: <http://www.intralinea.org/specials/article/Wie_viel_Dialekt_fuer
_ welches_Zielpublikum> [consultado en marzo de 2014].
HERNÁNDEZ, Manuel, y Carlos TIRADO (1998): “Doblaje y subtitulación de Pulp Fiction”.
Terceres Jornades de Foment de la Investigació. Universitat Jaume I. Disponible
en: <http://repositori.uji.es/xmlui/bitstream/handle/10234/80366/forum_1997_5.
pdf?sequence=1> [consultado en marzo de 2014].
288 | P á g i n a
INIGO ROS, Marta y Debra WESTALL (1997): “Los realia lingüísticos y la traducción
cinematográfica”, en Briz et al. (eds.): Sobre l’oral i l’escrit. Valencia: Universitat
de València, 125-136.
JULIÀ BALLBÈ, Josep (1997): “Dialectes y traducció: reticències y aberrancions”. Actes
del II Congrés sobre Traducció, 561-574.
LOMEÑA GALIANO, María (2009): “Variación lingüística y traducción para el doblaje:
Mujeres al borde de un ataque de nervios”. Entreculturas, 1, 275-283.
LÓPEZ GUIX, Juan Gabriel, y Jacqueline MINETT WILKINSON (1997): Manual de
traducción: inglés-castellano: teoría y práctica. Barcelona: Gedisa.
MARCO, Josep (2002): El fil d'Ariadna: anàlisi estilística i traducció literària. Vic: Eumo.
MANTARRO, Chiara (2010): “Traducir el cine, traducir el dialecto: estudio lingüístico de
la película Romanzo criminale”. Entreculturas, 2, 157-178.
MAYORAL ASENSIO, Roberto (1990): “Comentario a la traducción de algunas variedades
de la lengua”. Sendebar, 1, 35-46.
MAYORAL ASENSIO, Roberto (1999): La traducción de la variación lingüística. Tesis
doctoral. Universidad de Granada.
MAYORAL ASENSIO, Roberto (2001): “Campos de estudio y trabajo en traducción
audiovisual”. En Miguel Duro (coord.) La traducción para el doblaje y la
subtitulación. Madrid: Cátedra, 19-45.
NEWMARK, Peter (1988): A Textbook of Translation. Nueva York: Prentice Hall.
PYM, Anthony (2000): “Translating Linguistic Variation: Parody and the Creation of
Authenticity”. [en línea], disponible en: <http://www.tinet.org/~apym/online/translation/authenticity.html> [consultado en marzo de 2014].
RABADÁN, Rosa (1991): Equivalencia y traducción: problemática de la equivalencia
translémica inglés-español. León: Universidad de León.
TELLO FONS, Isabel (2011): La traducción del dialecto: análisis descriptivo del dialecto
geográfico y social en un corpus de novelas en lengua inglesa y su traducción al
español. Tesis doctoral. Universitat Jaume I.
ZABALBEASCOA, Patrick (2001): “La traducción de textos audiovisuales y la investigación
traductológica”. En Rosa Agost y Frederic Chaume (eds.), La traducción en los
medios audiovisuales. Castellón: Universitat Jaume I, 49-56.
289 | P á g i n a
14. Prosodia e interpretación: evaluación de la calidad de las
interpretaciones simultáneas en medios de comunicación mediante
análisis prosódico
HELENA FIGUEROA LÓPEZ
UNIVERSITAT DE VALÈNCIA
Resumen: El objetivo de la presente comunicación es analizar la prosodia de los intérpretes en la
modalidad simultánea, con el fin de establecer si existen patrones prosódicos equiparables a los
del habla ordinaria o si tienen especificidades derivadas del tipo de interpretación. Para ello,
hemos recopilado un corpus de interpretaciones simultáneas del inglés al español emitidas por
televisión. Los datos de audio han sido analizados atendiendo a los parámetros de frecuencia
fundamental (F0), velocidad de elocución e intensidad. Posteriormente, se han mostrado estos
audios a un segmento de la población para que evalúen su calidad. Se espera tipificar los errores
y fallos prosódicos que restan naturalidad a las interpretaciones. A grandes rasgos, se registran
anomalías significativas en cuanto a las irregularidades en la velocidad elocutiva y a la entonación
empleada. Las muestras de audio que presentan una mayor profusión de estas irregularidades han
sido valoradas más negativamente que las demás.
Palabras claves: Interpretación simultánea, Calidad, Prosodia, Géneros discursivos, Retórica
Abstract: This dissertation examines the interpreters’ prosody in simultaneous interpreting in
order to establish whether it shares similarities with the prosody of the colloquial speech or it has
defining features arising from the interpreting modality. We have collected a corpus of
simultaneous interpretations (EN>SP) broadcasted on television. Audio data has been analyzed
taking into account parameters of fundamental frequency (F0), speech rate and intensity.
Subsequently, we have conducted a population survey in which we have presented these audios
in order to assess their quality. It has been noted a wide range of prosodic alterations that have
downplay speech naturalness in the interpretations. The most significant anomalies detected have
been irregular speech rate and intonation. Audio samples showing a greater amount of these
irregularities have been rated more negatively than others.
Key words: Simultaneous interpreting, Quality, Prosody, Speech genres, Rhetoric
1. INTRODUCCIÓN
En su labor profesional, los intérpretes ofrecen un servicio a terceros, por lo que
de su saber hacer depende mantener y aumentar el número de clientes. No es de extrañar,
por tanto, que los intérpretes estén enormemente preocupados por la calidad de las
290 | P á g i n a
interpretaciones. De hecho, tal es la preocupación que, desde los años ochenta (época en
la que se inicia la aproximación teórica y empírica a la interpretación), se han sucedido
múltiples estudios que buscan determinar cuáles son los elementos que influyen en la
valoración de una interpretación.
Se han realizado trabajos tanto en el ámbito de la interpretación simultánea como
en el de la interpretación consecutiva. En el presente estudio, sin embargo, solo
reseñaremos los estudios relativos a la primera modalidad, que ha constituido el objeto
de análisis. Con todo, muchas de las conclusiones extraídas a lo largo de la bibliografía
sobre interpretación simultánea pueden aplicarse a la modalidad consecutiva y viceversa.
El primer estudio sobre calidad en modalidad simultánea es el de Bühler (1986):
elaboró una lista de 16 criterios que presentó a un total de 47 intérpretes profesionales
para que los puntuasen. Su objetivo era inferir, a partir de ellos, la opinión de los usuarios.
Los criterios que fueron reseñados como más importantes fueron (en este orden):
correspondencia con el sentido del mensaje original, cohesión lógica de la versión,
corrección del uso terminológico, interpretación completa, fluidez de la prestación,
corrección gramatical, acento nativo y voz agradable.
Dos años después, Kurz (1989), quiso comprobar empíricamente la correlación
directa anunciada por Bühler entre las expectativas de los intérpretes y las exigencias de
los usuarios. Para ello, realizó una encuesta similar, utilizando los criterios de este autor,
pero esta vez preguntando a usuarios. Así pues, concluyó que los criterios puntuados
como más importantes coincidían, aunque con un porcentaje inferior.
Ahora bien, estos estudios se centraron únicamente en valoraciones previas a la
actuación de un intérprete, por lo que se desconocía cómo eran las evaluaciones de los
usuarios tras una interpretación. Con el objetivo de dar respuesta a esta incógnita, Miriam
Shlesinger (1994) y Franz Pöchhacker (1994) publicaron sendos trabajos pioneros de los
que se infiere, principalmente, el papel esencial que desempeñan los aspectos prosódicos
en la comprensión del mensaje emitido y en la satisfacción del usuario.
Consecuentemente, se concluye también que las expectativas de los usuarios y su
posterior valoración no coinciden.
Es evidente que el usuario de una interpretación espera que el intérprete dé cuenta
del sentido total de lo que el orador está diciendo en su lengua original. Sin embargo, el
usuario no puede verificar esta correspondencia, ya que, en la mayoría de las ocasiones,
no posee el conocimiento lingüístico suficiente. De este modo, la fidelidad es un factor
que el usuario da por supuesto, aunque escape a su comprobación. Con todo, el usuario
291 | P á g i n a
continúa valorando la actuación del intérprete, solo que centra su atención en otro factor:
la producción. El usuario valora al intérprete como orador y, por ende, la prosodia es uno
de los parámetros que mayor atención recibe.
Cuando una persona habla no se limita a emitir sonidos aislados, sino que imprime
una serie de ‘huellas’ en sus emisiones. Estas huellas son los llamados elementos o rasgos
suprasegmentales y, sin ellos, nuestras emisiones carecerían de valor comunicativo
efectivo (Hidalgo, 2006: 11). Además, contribuyen a añadir matices que no podrían
deducirse únicamente de la descomposición léxica y sintáctica de los enunciados (Prieto
2012: 15).
Los rasgos suprasegmentales han sido tradicionalmente estudiados por la
Prosodia, por lo que también se les conoce como rasgos prosódicos e incluyen el acento,
el ritmo, la velocidad de elocución, el tono y la entonación.
En nuestro estudio, nos hemos centrado principalmente en la entonación, definida
por Prieto (2002: 15) como el conjunto «[d’]inflexions melòdiques de la veu [és a dir] la
línia melòdica amb què els parlants pronunciem els enunciats». Para una definición más
teórica, acudimos a Quilis (1997: 77): «función lingüísticamente significativa,
socialmente representativa e individualmente expresiva de la frecuencia del fundamental
en el nivel de la oración». Con todo, también la intensidad (amplitud de la onda) está
estrechamente relacionada con la entonación.
Así pues, la prosodia (o entonación) desempeña una serie de funciones esenciales
en el proceso comunicativo (Prieto, 2002). De un lado, tenemos la función demarcativa,
que permite fijar límites entre bloques de información y que dota al discurso de cohesión.
De este modo, el interlocutor puede segmentar el discurso de su interlocutor para
comprenderlo. Por otra parte, la entonación también cumple una función social
representativa: cada lengua posee unos patrones entonativos propios y diferentes a las
otras. Los hablantes de una lengua los emplean y los reconocen en otros hablantes de su
misma lengua. Por último, la entonación también desempeña una función expresiva: el
hablante se sirve de ella para expresar sus sentimientos y estado de ánimo. En este sentido,
además, la entonación se utiliza para focalizar ciertos elementos de un enunciado.
La entonación, por tanto, también desempeña un papel preeminente en una
interpretación simultánea; no solo porque el ponente original habrá empleado una
entonación determinada, sino porque el intérprete también debe modular la suya mientras
se comunica con sus interlocutores: los clientes. De hecho, en la tradición investigadora
del ámbito de la interpretación simultánea, se han analizado tanto los efectos de la
292 | P á g i n a
entonación del emisor en el intérprete, como los efectos de la entonación de los intérpretes
en los usuarios, sobre todo desde el punto de vista de la calidad. Es en esta última línea
de investigación donde se enclava el presente estudio.
Dentro de esta rama, se han realizado múltiples estudios desde los de Shlesinger
y Pöchhacker de 1994 hasta la actualidad. Destacan, entre otros, los trabajos de Giuliana
Garzone (2003), Palkowska y Wolańska (2008) y Elisabeth Holub (2010). Asimismo,
para el español, no podemos olvidar la contribución de Ángela Collados (1998).
Shlesinger (1994) preparó un experimento en el que tomó 10 interpretaciones
simultáneas (6 hebreo-inglés y 3 inglés-hebrero) realizadas por 8 intérpretes de
conferencias profesionales, las transcribió y pidió a los propios intérpretes que las
rehablasen. Las grabaciones fueron mostradas a dos grupos de sujetos formados por
individuos que no eran profesionales de la interpretación. El grupo A se encargó de la
versión interpretada y el grupo B de los rehablados. Dado que el texto, el emisor y el
formato de presentación eran los mismos, se asumió que el único elemento diferente era
la entonación. Tras las escuchas, se pasó a cada participante un cuestionario que tenía el
propósito de determinar cuáles eran las diferencias de comprensión y retención de la
información entre un grupo y otro. De este modo, Shlesinger pudo comprobar que los
niveles de comprensión y retención de la información de los oyentes eran inferiores en el
grupo que había escuchado las interpretaciones que en el que había escuchado los
rehablados.
Ángela Collados (1998), por su parte, buscaba establecer la relación entre las
expectativas y los juicios reales de valor. En primer lugar, solicitó a 42 usuarios de
interpretación especialistas y a 15 intérpretes profesionales que determinasen y puntuasen
los criterios de calidad que debe poseer una buena interpretación. A continuación, les
pidió que evaluasen una serie de simulaciones de interpretaciones simultáneas (inglésespañol), entre las que había tanto interpretaciones con entonación monótona, como con
entonación viva; además, en algunas había correspondencia total de sentido, mientras que
en otras se había faltado a la fidelidad del original. Collados descubrió que los sujetos
que, en la primera fase, habían valorado como “poco importantes” los rasgos de
producción, puntuaban después negativamente las interpretaciones con entonación
monótona. A su vez, las interpretaciones con entonación melodiosa y errores recibieron
puntuaciones más altas que las versiones monótonas con correspondencia total del sentido
con el texto original.
293 | P á g i n a
En esta misma línea, Giuliana Garzone (2003) pidió a 16 participantes que
puntuasen sus expectativas de lo que es para ellos una buena interpretación;
posteriormente, comparó las expectativas con juicios de valor de interpretaciones reales
(al italiano), las cuales presentaban o no prosodia irregular. Garzone constató que las
interpretaciones anómalas recibieron una puntación más baja, no solo en cuanto a las
características de la producción, sino también la calidad de la voz, la fidelidad y la
coherencia.
Por su parte, Palkowska y Wolańska (2008) también comenzaron con
cuestionarios de expectativas de calidad, presentados a 15 participantes. A continuación,
tomaron un texto de Derecho en italiano que se declamó para que pudiese ser interpretado
al polaco. De la interpretación polaca, se confeccionaron tres videos distintos: uno con
entonación monótona pero correspondencia total con el discurso original; un segundo con
entonación viva, pero sin correspondencia total con el original; y un tercero con
entonación viva y correspondencia total con el discurso original. El segundo vídeo fue
manipulado en el laboratorio y se le introdujeron errores en cifras, omisiones, cambios de
gradación, incoherencias, adiciones y tergiversaciones del significado. Estas
interpretaciones fueron presentadas a los 15 participantes, expertos legales, repartidos en
tres grupos de cinco cada uno, junto con unos cuestionarios de evaluación. El discurso
original fue pronunciado en cada vídeo con una entonación monótona, para que los
sujetos del estudio no percibieran el discurso como excelente y eso empañara su
valoración de las interpretaciones.
Las autoras destacaron en sus conclusiones que los usuarios no detectaron los
errores de contenido en la versión 2 de las interpretaciones y que los juicios de valor de
los usuarios estaban claramente influenciados por las diferencias en la entonación. En
cambio, la falta de correspondencia con el sentido del texto original no afectaba a la
valoración, puesto que los usuarios no podían evaluarla.
Por último, no podemos acabar este repaso bibliográfico sin mencionar el trabajo
de Elisabeth Holub (2010), desarrollado en el seno de la Universidad de Viena y resultado
de un proyecto sobre el concepto de calidad en interpretación simultánea. Holub se
encargaba del subproyecto Entonación. Pretendía verificar la hipótesis de que, como
apunta Shlesinger (1994), la entonación monótona afecta negativamente a la comprensión
del mensaje por parte de la audiencia. Holub grabó en condiciones de laboratorio una
interpretación al alemán con entonación viva a partir de un vídeo de una ponencia en
inglés. A continuación, esta pista de audio fue modificada mediante el programa de
294 | P á g i n a
análisis fonético del habla Praat 1 para que su entonación fuese monótona. Un total de 63
expertos en la materia de la interpretación (marketing postmoderno) fueron divididos en
dos grupos y cada uno de ellos escuchó una de las interpretaciones. En ambos casos, se
simuló que la interpretación estaba siendo en directo. Seguidamente, se pasó un
cuestionario a los participantes con el objetivo, por un lado, de medir su grado de
comprensión y, por otro lado, de obtener información de cómo habían percibido la
entonación y la calidad de las interpretaciones. Holub concluyó que, efectivamente, la
monotonía afecta negativamente al entendimiento del mensaje por parte de los usuarios.
Asimismo, también tiene un impacto negativo sobre la valoración total de la praxis
profesional del intérprete, lo cual significa que los intérpretes son a veces percibidos como
menos profesionales cuando hablan monótonamente, hayan o no transmitido
correctamente el contenido del mensaje original.
Gracias a todo este trabajo de campo, se han podido llegar principalmente a dos
conclusiones. Por un lado, La correspondencia total con el sentido original se valora muy
positivamente en las encuestas previas a la actuación del intérprete. Sin embargo, en las
encuestas posteriores a la actuación del intérprete, se ha demostrado que un oyente
prefiere una interpretación con pérdidas informativas, pero clara e inteligible, frente a una
totalmente fiel al mensaje, pero confusa e incomprensible.
Como hemos visto a lo largo de la revisión sobre el estado de la cuestión, todos
estos trabajos se apoyan principalmente en encuestas, tanto de corpus reales como de
muestras creadas ad hoc. El presente estudio, en cambio, pretende ofrecer un enfoque
distinto: primero, describir prosódicamente el habla de los intérpretes y, después, realizar
las encuestas de valoración.
Todo lo referido a la descripción prosódica puede encontrarse en Figueroa (2014).
No obstante, recuperamos aquí la información necesaria para comprender el diseño de las
encuestas y los resultados obtenidos de ellas.
El estudio de la descripción se realizó con un corpus real de interpretaciones
simultáneas emitidas por televisión. De este modo, se buscaba caracterizar la prosodia de
los intérpretes en su ámbito laboral habitual. En segundo lugar, y dada la función social
representativa de la entonación, las interpretaciones escogidas tenían como lengua meta
únicamente el español, y eran traducciones del inglés.
1
Praat es una herramienta de análisis fonético del habla desarrollada por Paul Boersma y David
Weenink en el Instituto de Ciencias Fonéticas de la Universidad de Ámsterdam.
295 | P á g i n a
Por último, es importante señalar que los valores medios obtenidos tras el análisis
prosódico de las muestras de los intérpretes fueron comparados con valores medios que
caracterizan el español coloquial. En este sentido, este estudio también fue pionero. Se
partió de la idea de que la interpretación se caracteriza por su inmediatez (Pöchhacker,
2004: 11), huyendo así de la concepción tradicional que definía a la interpretación como
traducción oral, en oposición a la traducción propiamente dicha que se consideraba
escrita.
Así pues, asumimos que las marcas prosódicas ideales de una interpretación
simultánea deberían asemejarse a las del registro coloquial que, como bien apunta Briz
(1996: 32), se caracteriza especialmente por la “ausencia de preparación”. En otras
palabras, en ambos registros hay poco control sobre la producción y el discurso no está
planificado.
Se analizaron 9 intérpretes (5 masculinos y 4 femeninas) y, de cada uno de ellos,
se extrajeron 20 muestras. Cada muestra constituía un grupo fónico, es decir, una
secuencia melódica situada entre pausas de más de 0,2 segundos (Cabedo 2010). Las 180
muestras resultantes fueron analizadas prosódicamente mediante el programa de análisis
fónico Praat, que permite obtener de manera clara y sencilla los valores relativos a los
parámetros que aquí interesan: la intensidad, la velocidad de habla y la frecuencia
fundamental (F0).
Praat es una herramienta de código abierto que permite analizar, sintetizar y
manipular muestras de habla. Entre las opciones que permite el programa, destaca el
análisis espectrográfico, de la frecuencia fundamental, de los formantes, de la intensidad
y de la curva de entonación. Asimismo, genera múltiples y variados gráficos de alta
calidad para representar los distintos análisis (en el Apartado 3.3. se pueden observar
algunos ejemplos).
A grandes rasgos, concluimos que podría hablarse de una entonación propia o
extraña de los intérpretes, tal y como apuntaba Shlesinger (1994). En nuestro caso, esta
extrañeza vendría dada por comparación respecto a las características del español
coloquial. Así pues, la prosodia de los intérpretes posee:
1) Intensidad media-baja.
2) Velocidad de elocución media-baja o baja.
3) F0 variable: se observan contrastes entonativos significativos dentro de la
reformulación de un mismo intérprete.
296 | P á g i n a
Tras la descripción prosódica, se prestó atención a las posibles causas que
suscitaran estos resultados. Se marcó como causas más importantes: el coste del
procesamiento mental, la presión del tiempo, la inmediatez de la producción discursiva y
la falta de conocimientos.
Como el objetivo inicial de todo este estudio es contribuir a la línea de
investigación sobre qué factores afectan a la calidad de una interpretación y,
consecuentemente, resaltar el papel preeminente de la prosodia, tras finalizar la
descripción prosódica, consideramos que era necesario completarla con una encuesta, que
nos permitiese inferir qué características prosódicas son valoradas como positivas y
cuáles como negativas.
Tras la presentación del marco teórico, pasamos a continuación a explicitar la
metodología utilizada para llevar a cabo la encuesta.
2. METODOLOGÍA
Para realizar la encuesta de calidad, se utilizó el corpus recopilado para el estudio
de Figueroa (2014): 9 intérpretes simultáneos, 5 masculinos y 4 femeninas, cuyas
interpretaciones fueron extraídas de emisiones en abierto de televisión. De cada
intérprete, se tomaron 20 muestras, coincidentes con grupos fónicos. La lengua de llegada
fue únicamente el español y los parámetros descritos fueron: intensidad, velocidad de
elocución y F0.
El objetivo de la encuesta era doble. En primer lugar, reflejar la correspondencia
o no entre las expectativas del usuario sobre una interpretación y la valoración que
posteriormente realiza tras haber escuchado un ejemplo. En segundo lugar, establecer
relaciones entre estos parámetros prosódicos y las valoraciones de los encuestados. Por
ello, la encuesta se divide en cuatro secciones: (a) un cuestionario para conocer el perfil
del hablante, (b) una pregunta sobre las expectativas del encuestado, (c) una valoración
de muestras de interpretaciones simultáneas y (d) una comparación entre pares de
intérpretes.
El cuestionario consta de 3 preguntas: nombre completo, edad y nivel de estudios.
El campo de nombre es libre, mientras que el de edad y nivel de estudios está acotado;
los grupos de edad se distribuyen entre 18 y 35 años, entre 35 y 55 años y más de 55;
respecto a los estudios, encontramos siete niveles: (1) estudios primarios sin realizar, (2)
estudios primarios, (3) estudios secundarios (ESO o equivalentes), (4) Bachillerato, BUP,
297 | P á g i n a
COU o equivalentes, (5) Ciclo formativo de grado medio, (6) Ciclo formativo de grado
superior y (7) Grado, Diplomatura o Licenciatura.
Para establecer las expectativas de los encuestados, se replicó el estudio de Kurz
(1989). Se ofrecía una lista (de orden aleatorio, es decir, que cada encuestado veía un
orden diferente) con ocho criterios que pueden estar presentes en una interpretación
simultánea (vid. Fig. 1), concretamente los ocho factores resaltados por Bühler (1986)
como más importantes según sus encuestas. Los encuestados tenían que ordenar estos
criterios según su importancia, de mayor (1) a menor (8), teniendo en mente lo que para
ellos constituye una interpretación simultánea de óptima calidad.
Fig. 1: Sección 2 - Expectativas de los usuarios
En las secciones 3 y 4, se busca establecer relaciones entre los parámetros
prosódicos analizados en Figueroa (2014) y las valoraciones de los usuarios. Para ello, se
ha separado la evaluación de la intensidad y la velocidad de elocución de la referida a la
F0. Esta decisión se debe a que los resultados del estudio previo dieron valores concretos
de intensidad y velocidad de elocución pero, como se indica más arriba, para la F0 se
obtuvieron resultados variables tanto interlocutor como intralocutor. Es por eso por lo que
en la sección 3 se presenta una muestra de audio de cada uno de los nueve intérpretes
descritos por Figueroa (2014) y se solicita su puntuación, mientras que en la sección 4 se
muestran dos pares de intérpretes para que el usuario escoja el que más le gusta.
En la sección 3, en lugar de mostrar grupos fónicos (medida utilizada para el
análisis prosódico en el estudio de Figueroa [2014], vid. Introducción), se optó por tomar
fragmentos de las interpretaciones de entre 40 y 60 segundos, con el objeto de facilitar la
valoración gracias a una mayor duración de la muestra. Los encuestados debían pulsar
para escuchar la interpretación y debían puntuarla del 1 (pésima) al 5 (excelente).
298 | P á g i n a
Después, de manera opcional, podían justificar su respuesta en un cuadro de texto. Por
último, debían indicar del 1 (muy lenta) al 5 (muy rápida) la velocidad de habla del
intérprete. Como muestra de esta sección, puede consultarse la Figura 2.
Fig. 2: Sección 3 - Valoraciones
Las muestras de las 9 interpretaciones fueron escogidas según su representatividad
respecto a los valores característicos de cada intérprete (Figueroa, 2014), a saber:
intensidad y/o velocidad de elocución alta, media o baja.
Se decidió incluir el valor medio 3 porque hay ocasiones en las que una
interpretación puede ser valorada como positiva dados ciertos aspectos, pero se le resta
puntuación por otros. Mediante el cuadro de texto, se pretendía extraer los motivos que
conducen a una valoración buena o mala de una interpretación y/o intérprete. Sin
embargo, dada la considerable extensión de la encuesta, se decidió incluir como opcional
para evitar que el encuestado abandonase la encuesta por hastío. Respecto a la velocidad
de habla, no se incluyó justificación porque la pregunta era más concreta que la de
valoración general.
Por último, en la sección 4, referida a la valoración de F0, se decidió, en cambio,
mantener los grupos fónicos, puesto que en tan breve duración es posible percibir los
patrones melódicos de un hablante. Además, y teniendo en cuenta que en el análisis
prosódico se observaron grandes variaciones intralocutor e interlocutor en lo que a la
melodía se refiere, la oposición de dos grupos fónicos que ilustrasen este fenómeno
resulta ideal para establecer relaciones entre valoración y rasgo prosódico.
Se presentaron únicamente dos pares de interpretaciones, escogiendo en ambos
casos una interpretación con una entonación dinámica opuesta a una interpretación
299 | P á g i n a
monótona. Se trataba de comparaciones intralocutor, lo cual permitió escoger aquellos
intérpretes que, en líneas generales, habían sido menos y más monótonos,
respectivamente. Sirva la Figura 3 como ejemplo de esta sección.
Fig. 3: Sección 4 – Comparaciones
Las encuestas se realizaron vía Internet por medio del servicio gratuito que ofrece
e-encuesta 2, puesto que es de las pocas plataformas gratuitas que permiten subir audios.
Asimismo, una plataforma virtual de estas características permite una mayor difusión de
la encuesta y el acceso, por tanto, a un mayor número de encuestados. Por último, eencuesta realiza automáticamente el análisis estadístico y la consiguiente obtención de
porcentajes.
La encuesta permaneció abierta aproximadamente un mes y respondieron un total
de 38 personas. Solo tres de ellas pertenecían al grupo de edad de entre 35 y 55 años y
dos al grupo de mayores de 55 años; así pues, con el objetivo de obtener una muestra lo
más homogénea posible, se optó por eliminar a estos cinco encuestados. De este modo,
se analizaron las respuesta de 33 encuestados de entre 18 y 35 años. El 93,94% han
realizado estudios de Grado, Diplomatura o Licenciatura y un 6,06% de ciclo formativo
de grado superior, lo cual también ofrece un nivel de estudios equilibrado. Ahora bien,
cabe señalar que tres de estos encuestados solo completaron la encuesta hasta la segunda
sección y no prosiguieron con las valoraciones. No obstante, sus apreciaciones sobre las
expectativas se han tenido en cuenta, ya que son reflejo del sentir general sobre lo que
debe constituir una interpretación simultánea de óptima calidad y, gracias a la estadística,
podía contabilizarse sin afectar a los resultados.
2
Para más información: http://e-encuesta.com/.
300 | P á g i n a
A continuación, se presentan los resultados que se obtuvieron siguiendo esta
metodología de trabajo.
3. RESULTADOS
3.1. Expectativas de los usuarios
Los ocho criterios que debían ordenarse de más a menos importante, quedaron
jerarquizados de la siguiente forma (vid. Tabla 1):
1.
Correspondencia con el sentido del mensaje original
2.
Cohesión lógica de la versión
3.
Fluidez del discurso
4.
Interpretación completa
5.
Corrección gramatical
6.
Corrección del uso terminológico
7.
Voz agradable
8.
Acento nativo
Tabla 1: Sección 2 - Orden de las expectativas
Si se compara con los resultados obtenidos por Bühler (1986) y Kurz (1989), se
observa que las valoraciones son prácticamente idénticas (vid. Tabla 2 y Tabla 3).
1.
Correspondencia con el sentido del mensaje original
2.
Cohesión lógica de la versión
3.
Corrección del uso terminológico
4.
Fluidez del discurso
5.
Corrección gramatical
6.
Interpretación completa
7.
Voz agradable
8.
Acento nativo
Tabla 2: Expectativas para intérpretes - Bühler (1986)
301 | P á g i n a
1.
Correspondencia con el sentido del mensaje original
2.
Cohesión lógica de la versión
3.
Corrección del uso terminológico
4.
Interpretación completa
5.
Fluidez del discurso
6.
Voz agradable
7.
Acento nativo
8.
Corrección gramatical
Tabla 3: Expectativas de los usuarios - Kurz (1989)
Centrándonos en el aspecto que más nos interesa en el presente estudio, es decir,
la prosodia, observamos que el criterio voz agradable también queda relegado en nuestra
encuesta a los puestos más inferiores. Aunque hay encuestados que lo han tenido en
cuenta como criterio importante (vid. Fig. 4), la mayoría la ha situado de la mitad hacia
abajo de la lista.
Fig. 4: Sección 2 - Valoración de la voz agradable
3.2. Valoraciones
3.2.1. Intensidad y velocidad de elocución
Los intérpretes mejor y peor valorados, junto con sus puntuaciones, se presentan
por orden en las Tablas 4 y 5, respectivamente. Se reflejan únicamente los porcentajes de
la puntuación en la que más votos han obtenido, aunque para el orden que aquí se presenta
se han tenido en cuenta todas las puntuaciones obtenidas. Así pues, se han clasificado
según si recibían, en total, más puntos cercanos al 5 (excelente) o al 1 (pésima).
302 | P á g i n a
Intérprete 8
70% en puntuación excelente (5)
Intérprete 1
36,7% en puntuación excelente (5)
Intérprete 9
60% en puntuación buena (4)
Intérprete 5
50% en puntuación buena (4)
Intérprete 10
50% en puntuación buena (4)
Tabla 4: Sección 3 - Intérpretes mejor valorados
Intérprete 7 53,3% en puntuación mala (2)
Intérprete 4 33,3% en puntuación mala (2)
Tabla 5: Sección 3 - Intérpretes peor valorados
Con estas valoraciones, hemos acudido al análisis prosódico obtenido por
Figueroa (2014) con el objetivo de establecer relaciones entre puntuación y aspecto
prosódico.
En lo que se refiere a la intensidad, los valores medios obtenidos por Figueroa
(2014) y su comparación con los valores medios descritos para el español coloquial,
extraídos de Cabedo (2007), se pueden observar en la Tabla 6. El desglose para cada
intérprete puede observarse en la Tabla 7. En verde están marcados los intérpretes que
han recibido una mejor puntuación y en rojo los que han recibido una peor puntuación; a
su vez, subrayados (ya sea de verde o de rojo) aparecen los que han sido valorados como
excelentes y el que ha sido valorado como pésimo.
Intensidad máxima (dB) Intensidad media (dB)
Media del intérprete 77,144
66,35
Media conversación 82,946
77,50
Tabla 6: Valores medios generales de intensidad (Figueroa, 2014)
303 | P á g i n a
Intérprete 1
Intérprete 2
Intérprete 4
Intérprete 5
Intérprete 6
Intérprete 7
Intérprete 8
Intérprete 9
Intérprete 10
Intensidad máxima (dB)
75,336
76,290
81,238
77,061
74,009
79,764
75,942
76,491
78,166
Intensidad media (dB)
66,08
70,00
70,83
66,07
61,01
65,89
64,61
63,97
68,67
Tabla 7: Valores medios de intensidad de cada intérprete 3
Contrariamente a lo que cabría esperar, las intensidades más alejadas de la media
del intérprete y, a su vez, más alejadas de la media de la conversación (para más
información, vid. Figueroa, 2014), han sido las correspondientes a interpretaciones mejor
valoradas. En cambio, aquellas interpretaciones cuya intensidad se asemeja más a la
esperada en una interpretación simultánea, si partimos de la base de que estas deben
asemejarse prosódicamente al registro coloquial (Figueroa, 2014), son las que peor
puntuación han recibido.
Con el objetivo de saber si estas valoraciones estaban o no influenciadas por la
acción de la velocidad de elocución, también observamos la relación entre los valores
obtenidos por Figueroa (2014) así como las respuestas referidas a la evaluación de la
velocidad dadas en las encuestas. En la Tabla 8 se pueden consultar las medias obtenidas
por Figueroa (2014) para los intérpretes simultáneos y las de Cabedo (2007) para el
español coloquial, ambas dadas en sílabas/s. Por su parte, en la Tabla 9 se presenta el
desglose para cada intérprete. De nuevo, en verde los intérpretes que mejor valoración
recibieron y, en rojo, los que peor.
sílabas/s
Media del intérprete 5,67
Media conversación 6,53
Tabla 8: Valores medios de velocidad de elocución
3
El intérprete 3, una intérprete no nativa, ha sido eliminado de esta tabla porque su análisis ha
quedado fuera de este estudio.
304 | P á g i n a
sílabas/s
Intérprete 1 5,69
Intérprete 2 5,60
Intérprete 4 6,17
Intérprete 5 5,33
Intérprete 6 5,26
Velocidad baja (2)  63,3%
Intérprete 7 4,49
Intérprete 8 7,18
Intérprete 9 5,58
Intérprete 10 5,71
Tabla 9: Valores medios de velocidad de elocución de cada intérprete
Se puede observar que el intérprete mejor valorado (8) y el peor valorado (7)
coinciden, respectivamente, con la mayor y menor velocidad registradas. De hecho, el
intérprete 7 es el que recibe la categorización como más lenta según los usuarios de la
encuesta (vid. Tabla 9): el 63,3% lo puntúan como velocidad baja (2). Sin embargo, esta
extrapolación de mejor valoración/más rapidez y peor valoración/más lentitud no se
cumple en los siguientes intérpretes mejor (1) y peor (4) valorados en la pregunta general.
Asimismo, tampoco se establecen relaciones con las valoraciones sobre la
velocidad. El intérprete 8 recibe una media de 4,63 (cercano al 5 –muy rápido–) y el
intérprete 7 de 2,07 (cercano al 1 –muy lento–). Sin embargo, el intérprete 4 está más
próximo al 8 con un 3,8, mientras que el 1 recibe una media de 3. Así pues, a priori, no
podemos extraer una relación clara entre valoración y velocidad de habla.
Acudimos, pues, a los comentarios incluidos en la caja de texto en busca de una
justificación que explique las valoraciones positivas o negativas. Llama la atención que
las valoraciones positivas y negativas vienen dadas en la mayoría de los casos por cómo
percibe la voz el encuestado. En relación a los dos intérpretes mejor valorados (el
intérprete 8 y el 1), encontramos comentarios como los que siguen: “suena natural”,
“muestra sensación de control”, “el tono de voz es agradable” o “[posee] una voz muy
convincente”. Por lo que respecta a los dos intérpretes peor valorados (el intérprete 7 y el
4), se pueden leer justificaciones como: “no parece segura de lo que está diciendo”, “no
transmite seguridad”, “el discurso no suena natural” o “la voz es bastante apagada”.
305 | P á g i n a
3.3. Comparaciones
3.3.1. Frecuencia fundamental
En la sección 4, como ya adelantábamos, los encuestados debían escoger entre
uno de los dos grupos fónicos que se les presentaban, respondiendo a la pregunta: “¿Qué
intérprete le gusta más?”. En ambos casos, uno de los grupos fónicos mostraba una
entonación monótona, mientras que el otro mostraba una entonación dinámica. Los
encuestados escogieron en los dos bloques la opción más dinámica.
A continuación se muestran los pares de grupos fónicos tal y como se representan
mediante Praat, tras la estilización de la curva y su codificación mediante INTSINT.
INTSINT es un sistema de transcripción que representa los cambios de tonalidad en una
curva melódica, desarrollado en el marco teórico del modelo de análisis entonativo de
Aix-en Provence, cuyos máximos representantes son D. J. Hirst, A. Di Cristo y R.
Espesser (Hidalgo, 2006: 64). Las Figuras 5 y 6 corresponden al primer bloque y las
Figuras 7 y 8, al segundo bloque.
La curva melódica, representada en azul, muestra las variaciones que cada
hablante realiza de su frecuencia fundamental. En las Figuras 5 y 7 podemos observar que
la curva no varía en exceso e, incluso, hay segmentos en los que es casi plana. Esto refleja
una entonación monótona. Asimismo, la transcripción INTSINT que aparece debajo, la
cual marca los cambios de F0, nos demuestra que efectivamente los cambios no son
significativos (muchas S de “same”, en la Figura 5, y pocas marcas de cambio en la Figura
7). En cambio, las Figuras 6 y 8 muestran una curva mucho más dinámica con cambios
de F0 notables, lo cual se recibe perceptivamente como una entonación viva.
306 | P á g i n a
Fig. 5: Sección 4 - Bloque 1 - Intérprete 4
Fig. 6: Sección 4 - Bloque 1 - Intérprete 6
307 | P á g i n a
Fig. 7: Sección 4 - Bloque 2 - Intérprete 7
Fig. 8: Sección 4 - Bloque 2 - Intérprete 8
En el primer bloque, el grupo fónico del intérprete 4 (vid. Fig. 5) fue elegido por
un 30% de los encuestados y el del intérprete 6 (vid. Fig. 6), por un 70%. En el segundo
bloque, la intervención del intérprete 7 (vid. Fig. 7) únicamente fue escogida por un
encuestado (3,3%), mientras que el grupo fónico del intérprete 8 (vid. Fig. 8) fue elegido
por la inmensa mayoría (96,7%). De este modo, queda patente la preferencia por una
entonación más viva.
308 | P á g i n a
4. CONCLUSIONES
Recordemos que el objetivo del presente estudio era establecer relaciones entre
las valoraciones de los usuarios tras la escucha de un conjunto de interpretaciones
simultáneas y la descripción prosódica de estas, tratando así de inferir qué características
prosódicas son valoradas como positivas y cuáles como negativas. De este modo,
pretendíamos realizar una contribución a la línea de investigación sobre la prosodia en el
campo de la interpretación, concretamente en la modalidad simultánea, con el fin de
arrojar algo más de luz en torno a la cuestión de qué factores afectan a la calidad de una
interpretación.
Asimismo, también buscábamos revalidar la observación hecha por Shlesinger
(1994) y Pöchhacker (1994) en relación a la ausencia de correspondencia entre las
expectativas de los usuarios ante una interpretación simultánea y las valoraciones que
realizan a posteriori. La sección 2, junto con los comentarios de los encuestados respecto
a sus puntaciones (sección 3), ilustra claramente que la voz, es decir, la prosodia, juega
un papel esencial a la hora de considerar una interpretación simultánea como excelente.
De nuevo, como ya comentaba Figueroa (2014), ante la imposibilidad de comprobar la
correspondencia con el sentido del mensaje original, este criterio se presupone y, por
tanto, se pasa a valorar al intérprete como orador. Por ello, y dada la importancia de la
entonación en el proceso comunicativo, la voz es determinante en la valoración de los
usuarios.
Tras el análisis de las encuestas y su comparación con la descripción prosódica
establecida en Figueroa (2014), hemos observado que no se puede establecer relación
alguna entre valoración positiva y velocidad de elocución alta o baja. Sin embargo, parece
que los encuestados sí prefieren una intensidad baja, a una intensidad alta. Dado que en
el estudio de Figueroa (2014) se afirmaba que el habla de los intérpretes simultáneos
debería asemejarse prosódicamente al registro coloquial para considerarse de óptima
calidad, concluimos aquí que o bien este enfoque es erróneo y, por tanto, hay que buscar
un nuevo registro de la lengua con el que comparar el habla de los intérpretes; o bien, tal
y como afirmaba Shlesinger (1994), los intérpretes poseen una entonación propia y
diferente a la observada en cualquier otro registro.
Ahora bien, sí que podríamos aventurar que existe una relación directa entre
valoración positiva y entonación viva. Los resultados obtenidos en la sección 4 muestran
claramente que se premian las interpretaciones moduladas y las voces con cadencia. Por
tanto, es posible que sea la curva melódica el elemento más relevante en el procesamiento
309 | P á g i n a
de la voz del intérprete. De hecho, en el último bloque de la sección 4, se comparaban
precisamente las entonaciones de los dos intérpretes que mejor y peor valoración habían
recibido, y todos los encuestados (a excepción de uno) escogieron al intérprete mejor
valorado.
Por supuesto, somos conscientes de las limitaciones de este trabajo y de la
necesidad de ampliar el presente estudio. En primer lugar, para poder concluir que es la
entonación o curva melódica el factor determinante en las valoraciones, cabría estudiar el
efecto de cada uno de los factores prosódicos de manera aislada, por ejemplo,
manipulando las muestras de audio en un laboratorio.
Asimismo, también sería interesante dilucidar qué factores prosódicos concretos
son los que llevan a catalogar una voz como segura o insegura, dado que este aspecto ha
sido resaltado continuamente tanto en los comentarios de las valoraciones positivas como
en los de las valoraciones negativas.
Por último, resultaría enriquecedor incluir el estudio prosódico de las pausas ya
que, junto con la intensidad, la velocidad de elocución y la F0, es un parámetro de mucha
relevancia a la hora de describir los patrones prosódicos de un determinado registro.
Con todo, consideramos vital para un intérprete controlar la prosodia: si el usuario
no se siente cómodo con el discurso que escucha, valorará negativamente la
interpretación. Además, dominar la prosodia puede funcionar como mecanismo de
compensación que aumente la credibilidad del intérprete, aunque haya cometido una falta
de correspondencia con el sentido original. A falta de confirmación por parte de una
encuesta, con una entonación melódica, el intérprete puede dar la sensación de seguridad
ante el discurso emitido. Consecuentemente, el oyente se siente identificado con él, por
lo que su confianza y valoración aumentarán. Por tanto, si como profesional el intérprete
quiere garantizar la calidad de su trabajo, también debe ejercitar la voz.
5. BIBLIOGRAFÍA
BRIZ, Antonio (1996): El español coloquial: situación y uso. Madrid: Arco Libros.
CABEDO, Adrián (2007): “Marcas prosódicas del registro coloquial”. CAUCE, 30, 41-56.
[en línea], disponible en <http://cvc.cervantes.es/literatura/cauce/pdf/cauce30
/cauce30_03.pdf> [consultado en abril de 2014].
CABEDO, Adrián (2010): La segmentación prosódica en español coloquial. Valencia:
Quaderns de filologia.
310 | P á g i n a
COLLADOS, Ángela (1998): “Quality assessment in simultaneous interpreting: The
importance of nonverbal communication”, en Franz PÖCHHACKER y Miriam
SHLESINGER (eds.): The Interpreting Studies Reader. London/New York:
Routledge, 327-336.
FIGUEROA, Helena: “Prosodia e interpretación: análisis prosódico de interpretaciones
simultáneas en medios de comunicación”, en Actas del XI Congreso Internacional
de Lingüística General. Pamplona: Servicio de Publicaciones de la Universidad
de Navarra. Pendiente de publicación [fecha aceptación: 2014].
GARZONE, Giuliana (2003): “Reliability of quality criteria evaluation in survey research”,
en Ángela COLLADOS, María Manuela FERNÁNDEZ y Daniel GILE (eds.): La
evaluación de la calidad en interpretación. Granada: Comares, 23-30.
HIDALGO, Antonio (2006): Aspectos de la entonación española: viejos y nuevos enfoques.
Madrid: Arco Libros.
HOLUB, Elisabeth (2010): “Does Intonation Matter? The impact of monotony on listener
comprehension”. The Interpreters' Newsletter, 15, 117-126. [en línea], disponible
en <http://www.openstarts.units.it/dspace/bitstream/10077/4753/1/HolubIN15.p
df> [consultado en marzo de 2014].
PALKOWSKA, Klaudia y WOLANSKA, Malgorzata (2008): “Importance of nonverbal
communication in simultaneous interpreting”. Scientific Bulletin of “Politehnica”
University of Timisoara – Transactions on Modern Languages. 7/1-2; 37-40. [en
línea], disponible en <http://www.cls.upt.ro/files/buletin/2008/palkowska_wo
lanska.pdf> [consultado en marzo de 2014].
PÖCHHADER, Franz (1994): “Quality assurance in simultaneous interpreting”, en Cay
DOLLERUP y Annette LINDEGAARD (eds.): Teaching Translation and Interpreting
2: Insights, aims and visions. Papers from the Second Languages International
Conference Elsinore, 1993. 8, 233.
PÖCHHADER, Franz (2004): Introducing Interpreting Studies. London-New York:
Routledge.
PRIETO, Pilar (2002): Entonació: Models, teoria, mètodes. Barcelona: Ariel.
QUILIS, Antonio (1997): Principios de fonología y fonética españolas. Madrid: Arco
Libros.
SHLEINGER, Miriam (1994): “Intonation in the production and perception of simultaneous
interpretation”, en Sylvie LAMBERT y Barbara MOSER-MERCER (eds.): Bridging
the Gap: Empirical research in simultaneous interpretation. Amsterdam: John
311 | P á g i n a
Benjamins
Publishing
Company,
225-236.
[en
línea],
disponible
en
<http://interpreters.free.fr/simultaneous/schlesinger.htm> [consultado en marzo
de 2014].
312 | P á g i n a
15. Los estadounidismos: un estudio sobre el español hablado en
Estados Unidos desde una perspectiva traductológica
MARÍA DOLORES GARCÍA PLANELLES
UNIVERSITAT DE VALÈNCIA-ESTUDI GENERAL
Resumen: En Estados Unidos, el contacto continuo entre el español y el inglés es inevitable.
Debido a este hecho, actualmente podemos hablar del fenómeno de los estadounidismos, palabras
del español general que los hispanounidenses utilizan con una acepción que deriva del inglés y
que no existe en el español general de otros países. Este fenómeno se ha visto fomentado por la
influencia que ejercen las traducciones al español con las que los hispanohablantes entran en
contacto. El estudio descriptivo de un glosario de estadounidismos elaborado a partir de un corpus
formado por textos procedentes de los registros escritos de difusión en español en Estados Unidos
será el núcleo de esta investigación, cuya finalidad es determinar la posible existencia de una
geovariante del español de Estados Unidos. Asimismo, este glosario formará parte de un corpus
que empleará la Academia Norteamericana de la Lengua Española (ANLE) para la
normativización del español de estadounidense.
Palabras clave: Estadounidismo, Español, Traducción, Hispanohablante, Normativización
Abstract: The continuous contact between English and Spanish in the United States is
unavoidable. Due to this fact, nowadays we are witnessing of the phenomenon of the
estadounidismos, words belonging to general Spanish which are used by Hispanic American
people with a meaning coming from English and which does not exist in Spanish. The influence
exerted by the translations into Spanish with which Spanish-speakers come into contact has
encouraged this phenomenon. By analyzing in detail a glossary of estadounidismos elaborated on
the bases of a corpus composed by texts coming from the media and written in Spanish, we will
try to determine the possible existence of a new variety of Spanish in the United States.
Furthermore, this glossary will be part of a wide corpus which will be used by the Academia
Norteamericana de la Lengua Española (ANLE) with the aim of standardising this emerging
Spanish variety in the United States
Keywords: Estadounidismo, Spanish, Translation, Spanish-speaker, Standardising
1. INTRODUCCIÓN
Estados Unidos cuenta con una comunidad de 35,4 millones de hispanohablantes,
lo que lo convierte en el quinto país de habla hispana, siendo la población latina el grupo
minoritario más grande del país. El aumento demográfico de la población hispana se debe
313 | P á g i n a
fundamentalmente a la llegada de inmigrantes y a sus descendientes (Jenkins, 2013: 31).
Pero no solamente ha crecido el número de hispanohablantes, sino que la población
hispanounidense también se está extendiendo a otros estados que no se caracterizaban
tradicionalmente por la presencia de una comunidad de estas características (Jenkins,
2013: 31-32).
El creciente interés de los hispanos por su cultura y su lengua, y la
internacionalización del español son otros de los factores reveladores de este aumento
demográfico. Pero sin lugar a dudas, el gran cambio de actitud que se ha producido hacia
la variedad o variedades idiomáticas de esta lengua manejadas por los hispanounidenses
ha sido uno de los factores detonantes del reconocimiento del español hablado en Estados
Unidos (Dumitrescu, 2013: 16).
Sin embargo, el futuro del español en Estados Unidos es incierto. Por un lado, la
estigmatización social que sufre el español al tratarse de una lengua minoritaria ha
provocado que se produzca una adquisición parcial del idioma, hecho que se ve agravado
en gran medida por el sistema educativo del país (Lynch, 2013: 78). Si bien la población
hispanohablante necesita programas de educación bilingüe que unifiquen la sociedad
multilingüe en la que viven, y para mantener su lengua y su cultura de herencia, y aunque
estos fueron apoyados en el pasado, en la actualidad, la escasez de recursos económicos
y la oposición al desarrollo del español (ejemplo de ello son el movimiento English-Only,
que nació para promover el uso exclusivo del inglés, y la derogación de la ley Bilingual
Education Act of 1968) han fomentado la intolerancia hacia este tipo de programas. Por
lo tanto, a pesar de que un número importante de la población estadounidense habla
español, la discriminación y las actitudes prejuiciosas contra los hispanos aún perduran
en algunos casos. Los programas de educación bilingüe deben enfrentarse continuamente
a este rechazo social, que ha provocado que el español quede relegado al ámbito familiar
y a los registros más informales y, por consiguiente, que los hispanohablantes no dominen
el español formal, ni el escrito ni el oral (Nuessel, 2013: 275-283).
Por otro lado, sin embargo, el español en Estados Unidos disfruta en estos
momentos de una mayor presencia mediática. Además, al tratarse de un idioma que tiene
una gran importancia en los procesos de globalización, es vinculante en la economía del
país (Lynch, 2013: 78). Asimismo, el constante crecimiento de las comunidades hispanas
en Estados Unidos y los contextos profesionales que requieren del conocimiento no solo
del inglés, sino también del español hacen cada vez más necesario el desarrollo de cursos
de lengua española para conseguir una bialfabetización avanzada en español que les
314 | P á g i n a
permita adquirir nuevos registros lingüísticos, en especial registros académicos. Estos
nuevos registros, cuya adquisición solo puede lograrse en ámbitos académicos,
proporcionaran a los hispanohablantes la oportunidad de integrarse en contextos sociales
y profesionales en los que se necesitan habilidades lingüísticas avanzadas en español
(Colombi y Magaña, 2013: 343-345).
De la misma manera, y a pesar de que con cada generación posterior que nace en
los Estados Unidos se nota una reducción en la transmisión de la lengua materna, son
muchos los universitarios, en su mayoría estudiantes de herencia, los que deciden incluir
el español en sus estudios para evitar perder su competencia lingüística en español, entre
otras cosas, porque manifiestan tener un gran vínculo con esta lengua, pero sobre todo
con la cultura a la que esta se asocia, la de sus antepasados. Aunque no hace falta saltar
al plano de lo universitario para observar el auge de la lengua española, pues esta es
también la lengua extranjera más popular en los programas de educación primaria y
secundaria (Lipski, 2002 citado en Lipski, 2013: 121).
2. MARCO TEÓRICO
Como hemos podido observar hasta ahora, Estados Unidos es una nación que no
habla solo en inglés, sino que también lo hace, y mucho, en español. Por este motivo se
cree necesario considerar el español hablado en Estados Unidos como un dialecto más de
este idioma. Sin embargo, a pesar de la ingente cantidad de hablantes de español que
habitan en este país, los estudios lingüísticos siempre han utilizado un “guión”–tanto
físico como metafórico– para dejar claro el origen de las comunidades hispánicas del país,
lo que ha impedido reconocer su habla como un fenómeno integral dentro de este. (Lipski,
2013: 117-122).
Según Lynch (2013: 71-78) no existe un grupo uniforme sociolingüísticamente
hablando, sino un agregado de grupos que ni comparten las mismas reglas lingüísticas ni
las mismas restricciones que determinan los usos variables, lo que hace que se produzca
una discontinuidad lingüística. Este hecho, añadido a la adquisición parcial o incompleta
del español por parte de los hispanohablantes, hace que Lynch se resista a aceptar la idea
de que exista en los Estados Unidos una “comunidad hispanoparlante” y se cuestiona si
se puede hablar o bien del “español de Estados Unidos” o bien del “español en Estados
Unidos”: el primero le parece incorrecto desde el punto de vista de la lingüística
tradicional y el segundo lo encuentra inadecuado al sugerir “un objeto de estudio
aparentemente trasplantado o aislado dentro del contexto nacional”.
315 | P á g i n a
Sin embargo, no todos son tan escépticos a la hora de aceptar que el español sigue
una clara tendencia: la de convertirse en una variedad propia de Estados Unidos. Lipski
(2013: 121-122) opina que ha llegado la hora de dejar de hablar de comunidades hispanas
segregadas por motivo de su origen y cuyo único vínculo con el país que las acoge es un
“guión” y de asignarle “a Estados Unidos una casilla propia dentro de la dialectología
hispánica” ya que, desde su perspectiva, “la lengua española en Estados Unidos ha
logrado una autonomía lingüística tanto en términos de una masa crítica de hablantes
como en su propia naturaleza dialectal”. Por su lado, Otheguy (2013: 133-134) opta por
hablar del español de Estados Unidos, por conveniencia más bien, pues indica que la
apelación no es muy coherente si con ella se quiere hacer referencia a hablas uniformes
sujetas a normas tácitas o explícitas, puesto que estas se caracterizan por su
heterogeneidad y por los rasgos divergentes asignados a cada uno de los distintos países
de los que proceden los hispanounidenses. No obstante, este autor no niega el desarrollo
de una comunidad lingüística estadounidense ya que existen elementos cohesionadores
compartidos por todos, como por ejemplo el uso de préstamos léxicos de origen inglés.
Diversos factores como la llegada masiva en menos de un siglo de las
comunidades hispanas a los Estados Unidos, la llegada del idioma como una nueva lengua
a un país en el que ya existe una lengua nacional establecida, las comunidades de habla
divididas entre personas nacidas dentro del país y personas nacidas en el extranjero, las
comunidades separadas geográficamente o la regionalización de la lengua podrían
impedir a primera vista la inclusión de Estados Unidos dentro de la dialectología
hispánica. No obstante, todos estos hechos están lejos de imposibilitar la postulación de
la viabilidad de una dialectología hispanounidense en una sociedad formada por millones
de hispanohablantes, además ninguno de estos factores ha supuesto un obstáculo en otras
comunidades de habla que se han visto en la misma situación y que cuentan con un perfil
dialectológico aceptado. Estas condiciones descubren que a priori no existen criterios
científicos que justifiquen el rechazo de un español estadounidense (Lipski, 2013: 111118).
La falta de apoyo a una dialectología propia del español estadounidense se debe
principalmente a la ignorancia de la verdadera situación lingüística del idioma. A menudo,
se utiliza el vocablo ‘espanglish’ para hacer referencia al habla de los bilingües
estadounidenses, cuando en realidad este término se refiere a la alternancia de códigos
entre el inglés y el español (Fairclough, 2003; Lipski, 2007; Otheguy y Stern, 2011 citado
en Lipski, 2013: 114). Por lo tanto, en base a estas observaciones y teniendo en cuenta
316 | P á g i n a
que el espanglish no es una lengua, Lipski (2013: 118) contempla la posibilidad de una
dialectología hispanounidense en el caso de que se dejasen a un lado consideraciones de
este tipo.
Este contacto al que se encuentran sometidos el español y el inglés va aún más
allá al conformar la base de una de las grandes preocupaciones que asalta a los estudiosos
que se interesan por el español en Estados Unidos: la influencia del inglés en el léxico
español y, más aún, la posibilidad de que el sistema lingüístico empleado por los
hispanohablantes de Estados Unidos esté marcado por estructuras sintácticas y
fonológicas de origen inglés. Este interés no es nada extraño en una sociedad en la que
gran parte de su población es bilingüe, una población que se mueve continuamente entre
dos lenguas que inevitablemente dejan sus huellas la una en la otra, principalmente en la
dirección inglés-español al ser esta última la más susceptible a la variación. Este hablante
permite que palabras como apoinmen, bil, bildin, cash, lonc y jaíscul (Otheguy, 2013:
129), de influencia indiscutiblemente anglófona (appointment, bill, building, cash, lunch
y high school), pasen a formar parte de su vocabulario. Pero este no solamente deja entrar
en su repertorio lingüístico elementos léxicos, sino que también abre la puerta a elementos
fonológicos y gramaticales cuando le dice a otro te llamaré para atrás o él se enamoró
conmigo en lugar de decir te devolveré la llamada o él se enamoró de mí. Estas oraciones
son, en definitiva, “traducciones” de I’ll call you back y he felt in love with me,
respectivamente (Otheguy, 2013: 129-132). Lo más curioso de estos ejemplos es
averiguar si estas oraciones se han forjado utilizando herramientas sintácticas y
fonológicas procedentes del inglés, pero debido a los límites de espacio de este trabajo no
podemos profundizar en esta cuestión (véase Otheguy (2013) para una explicación
completa de estos conceptos).
El acervo lingüístico de los hispanounidenses presenta numerosos elementos
procedentes del inglés, tales como los citados más arriba, muchos de los cuales están ya
muy generalizados. Es muy común en Estados Unidos escuchar a alguien decir que ha de
hacer una aplicación para tal puesto de trabajo y que necesita coger el sobbuey para llegar
a tal sitio, cuando probablemente en casi toda Latinoamérica o España se hablaría de una
solicitud o del metro. Pero no solamente encontramos este tipo de términos que parecen
copiados directamente del inglés y expresados “a la española”, sino que son muchas las
ocasiones en las que, debido al desfase entre la lengua española y la cultura
estadounidense (los hispanohablantes hablan español pero su cultura más inmediata es
innegablemente la estadounidense), estos recurren a la convergencia conceptual, es decir,
317 | P á g i n a
expresan los aspectos culturales norteamericanos por medio de significados y estructuras
lingüísticas españolas. Un hispanounidense diría Presidente de la Reserva Federal antes
que Presidente del Banco Central, o último nombre en lugar de apellido, pues lo que hace
es acercarse a las conceptualizaciones de la cultura anglohablante bajo cuya influencia
vive y alejarse de las conceptualizaciones tradicionales de la comunidad hispanoparlante,
de la cual conserva prácticamente solo el idioma (Otheguy, 2013: 138-146).
Es debido a este tipo de conceptualizaciones propias de los Estados Unidos que
los observadores foráneos, los latinoamericanos y aquellos que viven en España,
contemplan con tanta extrañeza el español hablado en este país, sobre todo cuando lo
viven en primera persona. Y es tal la extrañeza que incluso se ven tentados a llamarlo
espanglish cuando en realidad es algo bien diferente. El hispanohablante estadounidense
no utiliza una lengua distinta a la del resto de hablantes de español ni tampoco estructuras
disímiles, sino que en lo que difiere con estos es en cómo conceptualiza los referentes, en
lo que dice y en cómo lo dice (Otheguy, 2013: 143).
Como hemos podido observar, el contacto continuo con el inglés es inevitable,
sobre todo al encontrarnos ante una sociedad en la que millones de hablantes son
indiscutiblemente bilingües. Siendo tales estas circunstancias, parece ser que la forma de
comunicación de los hispanos que viven en Estados Unidos, es decir, la forma en cómo
se expresan, se va alejando poco a poco y cada vez más de la manera en que nos
expresamos el resto de hispanohablantes del mundo. Y es que parece que se estila usar
conceptos y términos extraídos del inglés para convertirlos en elementos propios de la
lengua de Cervantes. Es en este momento en el que surgen los llamados estadounidismos,
que constituyen el eje central de nuestro trabajo. Por este motivo, desde el año 2012
podemos consultar en el Diccionario de la Real Academia Española de la Lengua
(DRAE) los términos espanglish y estadounidismo, pero debemos andar con cautela
porque, como ya hemos adelantado, el espanglish es una cosa y lo que hablan los
hispanohablantes de Estados Unidos es otra muy diferente, por lo que hay que saber
distinguirlos.
El DRAE (2001: s.v. espanglish) define el espanglish como la “modalidad del
habla de algunos grupos hispanos de los Estados Unidos, en la que se mezclan,
deformaciones, elementos léxicos y gramaticales del español y del inglés”. Sin embargo,
los estadounidismos son “términos léxicos procedentes del inglés que se emplean
abundantemente en el español de EEUU sin que se sientan propiamente préstamos y sin
que se pueda hablar de Spanglish, ni mucho menos, dado que dicho español es una
318 | P á g i n a
variedad culta que practican los hispanounidenses (López García, 2013)”. Es decir, los
estadounidismos son palabras del español general que adoptan una nueva acepción
derivada del inglés y que no existe en el español general del resto de países
hispanohablantes, sino que es exclusiva del español de Estados Unidos pues son su
hablantes los que les atribuyen estas nuevas acepciones. Esto sucede básicamente porque
a los hispanoparlantes les resulta más fácil asociar las palabras de ambos idiomas que más
se asemejan entre sí. También son considerados estadounidismos ciertos préstamos
directos del inglés. Veamos el siguiente texto del Nuevo Herald (22/07/2012) (López
García, 2013), un periódico de Miami en español que ilustra perfectamente lo que se
entiende por estadounidismo:
(1)
El aguacero del domingo ha hecho mella en un edificio de apartamentos
en Lauderhill, donde el techo se derrumbó en seis unidades. En virtud
de las fuertes lluvias, el colapso del techo ha obligado a la reubicación
de algunos residentes en el edificio en el 1700 NW 46th Ave, dijo el
capitán Stanley Constanza del departamento de policía de Lauderhill.
El derrumbe del techo se reportó a las 3 pm. No se han reportado
heridos. El Servicio Meteorológico Nacional dijo el domingo que las
fuertes lluvias sobre Miami-Dade y Broward continuarán por la mayor
parte del día y la mañana del lunes.
Es fácil percatarnos de que esta noticia es la traducción del texto en inglés que
aparece en el Miami Herald (López García, 2013):
(2)
Sunday’s downpour has taken a toll on an apartment building in
Lauderhill where the roof caved in on six units. Under heavy rains, the
3 p.m. roof collapse has forced the relocation of some residents at the
building at 1700 NW 46th Ave., said Capt. Constance Stanley of
Lauderhill police department. No injuries have been reported. The
National Weather Service on Sunday said heavy rains will linger over
Miami-Dade and Broward counties for most of the day and through
Monday morning rush-hour.
Como podemos observar, a los hispanohablantes de Estados Unidos les resulta
más fácil establecer la relación de la palabra en español con la entidad en inglés, no ya
solo por razones de proximidad lingüística entre los términos implicados, sino también, e
incidimos en la idea, por razones sociales y culturales. Sin lugar a dudas, el texto 1 está
escrito correctamente, pero en el español estándar el techo no se derrumba en seis
319 | P á g i n a
unidades, sino que lo hace en seis partes, y tampoco se habla de colapso sino de
derrumbe.
Esta realidad es fruto de la influencia que ejercen las traducciones al español con
las que los hispanohablantes entran en contacto día tras día, pues como bien advierte
Leticia Molinero (2011 citado en López García, 2013: 12) “el traductor cumple una
función de comunicación clave para la evolución del español de Estados Unidos”. Sin
embargo, no conviene confundir malas traducciones con norma lingüística, ya que
debemos saber identificar qué palabras son verdaderos estadounidismos (y con
“verdaderos” nos referimos a “normativos”) y cuáles no. Traducir poissoning por
envenenamiento cuando en realidad la traducción legítima es intoxicación no sería nada
descabellado, de hecho sería correcto y la población lo comprendería sin ningún tipo de
problema. Esto ocurre desde el momento en el que esta traducción ha conseguido filtrarse
en la terminología de las ciencias de la salud pública y se utiliza en un ámbito en el que
el registro de la lengua es formal. Por el contrario, no sucede lo mismo cuando empleamos
el verbo aplicar (del inglés to apply) con el sentido de solicitar, pues solamente lo
encontraremos en registros informales y utilizarlo en textos formales sería un error
injustificable.
A propósito del gran papel que juega la traducción en el español estadounidense y
en relación con lo que apuntábamos anteriormente sobre la convergencia conceptual,
Leticia Molinero (2011: 8) nos habla así de las circunstancias que rodean a la traducción
en los Estados Unidos:
La traducción dirigida al gran público hispanounidense presenta dos
características únicas y exclusivas respecto de los países hispanohablantes.
Por un lado, la heterogeneidad resultante de la variedad de procedencias de
los hispanohablantes, y por otro el contacto constante con el idioma inglés y
con la cultura estadounidense. Frente a estas realidades, el español general no
es suficiente. Una y otra vez nos vemos en la necesidad de aceptar las palabras
que entiende la gente aunque no sean las normales en los países monolingües.
Es decir que, en el esfuerzo por establecer una verdadera comunicación entre
las dos lenguas y las dos culturas, es preciso a veces hacer salvedades. Y en
muchos casos, la mejor solución es la que más se parece al inglés.
El hispanohablante que habita en los Estados Unidos tiene acceso a la información
en su propio idioma, pero no toda la información de que dispone está redactada
directamente en español, sino que gran parte de esta es producto de la traducción. La
320 | P á g i n a
literatura hispanounidense se correspondería con el primero de los casos, mientras que la
información relativa a los ámbitos de la educación, la salud, la economía o el turismo, por
enumerar solo unos cuantos, son fundamentalmente traducciones del inglés. Todo este
volumen de información llega a todos los hispanounidenses a través de los medios de
comunicación en todos sus formatos. El español de estas traducciones conforma la lengua
culta nacional debido a sus características de información formalizada y consensuada
(Molinero, 2011).
Las normas del español de Estados Unidos las proporciona la Academia
Norteamericana de la Lengua Española (ANLE), fundada en 1973 y cuya sede está
ubicada en Nueva York. Nuestra labor se une a la de la Academia en su afán de
normativizar el español de los Estados Unidos, es decir, lo que se quiere conseguir con
este trabajo es establecer aquello que es correcto en español a la vez que se mantiene la
unidad de la lengua y se reconocen las características que se van dando en el español
hablado en este país. Para alcanzar dicho fin, en este estudio analizaremos los registros
escritos de difusión en español en los Estados Unidos mediante la selección de los
estadounidismos pertinentes. Una vez identificados y recopilados en un corpus,
estudiaremos si son normativos o no bajo el criterio de su pertenencia a la lengua culta.
Toda esta labor nos permitirá descubrir si verdaderamente podemos hablar del español de
Estados Unidos o si por el contrario aún debemos seguir refiriéndonos a él como el
español que se habla en Estados Unidos.
3. HIPÓTESIS, ANTECEDENTES, OBJETIVOS Y METODOLOGÍA
Este trabajo surge como un proyecto de colaboración voluntaria destinado al
estudio de la geovariante estadounidense del español. Así, este estudio tiene dos
finalidades distintas. Por un lado, su objetivo es aportar datos al proyecto de investigación
emprendido por la Academia Norteamericana de la Lengua Española dirigido por Leticia
Molinero. El propósito de la Academia es estudiar la norma lingüística del español
hablado en los Estados Unidos así como sus características de reconocimiento,
distribución y estabilidad propias de este español que las distinguen del español general
del resto de países hispanohablantes. Este estudio se desarrolla de acuerdo con los
criterios de la Comisión para el estudio de la norma lingüística del español de los Estados
Unidos. Dicha investigación permitirá asimismo normativizar el español estadounidense.
Por otro lado, el fin de este proyecto, al margen del estudio que lleva a cabo la Academia,
es corroborar la hipótesis de que existe el español de los Estados Unidos pues sus rasgos
321 | P á g i n a
propios lo distinguen notablemente del español hablado en cualquier otro lugar del
mundo. Esta hipótesis se apoya en la concepción misma de la ANLE según la cual el
español estadounidense debería tener la misma consideración que el español de
Latinoamérica o de España debido a sus rasgos propios y diferenciadores. El vasto corpus
de textos escritos en español, ya sean textos redactados originalmente en esta lengua, ya
sean traducciones del inglés, es razón suficiente como para reflexionar sobre la
normativización de las características propias de este español.
Para lograr la estandarización de esta variedad del español, el primer paso es reunir
una muestra significativa de textos formales escritos en español procedentes del corpus
que acabamos de mencionar. A partir de esta muestra, se creará el Corpus del Español de
los Estados Unidos (CEEU) que recogerá los rasgos léxicos y morfosintácticos
característicos del español hablado en los Estados Unidos, el cual será utilizado
posteriormente para iniciar la normativización del idioma. Los textos serán seleccionados
a partir de un amplio y representativo espectro de documentos publicados en Internet,
tanto del sector público como del privado. Ahora bien, si este es el propósito del proyecto
de investigación de la ANLE, el nuestro propio es el de ayudar a la Academia en la
recopilación de textos para contribuir a la elaboración de la muestra anteriormente
descrita y la subsiguiente creación del Corpus del español de los Estados Unidos. Este
trabajo trata de describir la tarea que un grupo de estudiantes voluntarios de primer curso
del Grado de Traducción y Mediación Interlingüística de la Universitat de València, bajo
la coordinación de la autora del presente trabajo, ha aportado al proyecto impulsado por
la ANLE.
La labor de este grupo ha sido la de elaborar un glosario de posibles
estadounidismos a partir de los textos que componen el corpus. Los textos que forman la
muestra proceden de un amplio abanico de documentos relacionados con diferentes
sectores de la sociedad. Los textos recopilados provienen fundamentalmente de tres
fuentes: el gobierno, el sector privado y los medios de difusión. Los sectores que tratamos
son arte y entretenimiento, deporte, educación, finanzas, informática, inmigración, sector
judicial, salud, trabajo y turismo. Los investigadores trabajan solamente con páginas web
de los Estados Unidos y Puerto Rico, y exclusivamente con artículos sobre noticias
nacionales de los Estados Unidos (incluidas noticas sobre Puerto Rico). Para recopilar los
estadounidismos, empleamos las planillas que la ANLE pone a nuestra disposición,
utilizando una planilla por sector. Cada planilla está compuesta por cinco columnas en las
que, respectivamente, se introduce la palabra que se considera estadounidismo, se indica
322 | P á g i n a
la fecha, la fuente, se destaca (en negrita) el término en su contexto y se propone la nueva
acepción. Esta última columna tiene especial importancia pues es aquí donde se incluye
el significado con el que se usa el estadounidismo, ya sea porque es una nueva acepción
no recogida en el DRAE o porque la palabra misma no aparece en el diccionario.
Tras esta labor de recopilación de datos y de elaboración del glosario, la Comisión
para el estudio de la norma lingüística del español de los Estados Unidos de la ANLE
seleccionará y analizará los términos que conforman el glosario para elaborar el Corpus
del Español de los Estados Unidos. Estos términos serán enviados al Diccionario de la
Real Academia Española de la lengua para su inclusión con la marca EU.
Con motivo de las restricciones de espacio que supone esta publicación, solamente
presentamos aquí una parte del glosario, que se corresponde con el sector judicial. No
obstante, a modo de ejemplo, se presenta una entrada de cada uno de los siguientes
sectores: arte y entretenimiento, educación, inmigración, finanzas, salud y trabajo. El
glosario se encuentra adjunto a modo de anexo.
4. CONCLUSIONES
En esta última sección del presente trabajo nos gustaría destacar las ideas más
relevantes que subyacen a esta investigación. Estas conclusiones 1 son fruto de un estudio
que sienta sus bases en rigurosos estudios multidisciplinarios firmados por prestigiosos
autores expertos en el español de Estados Unidos como Devin Jenkins, John M. Lipski,
Andrew Lynch o Ricardo Otheguy, entre otros, y un posterior análisis de una base de
datos en forma de glosario.
Con esta investigación hemos podido constatar que las posturas adoptadas ante la
situación del español en Estados Unidos son muy diversas. La vasta población
hispanohablante que vive en el país es una realidad que se convierte en una razón más
que suficiente como para no permitir que el español pase desapercibido. A pesar de su uso
restringido y de la situación de desprestigio que sufre, el interés por la lengua española es
cada vez mayor, a la par que su presencia social. Pero sobre todo es cada vez mayor la
concienciación de los hablantes de que existe una variedad idiomática propia del español
que pertenece exclusivamente a los Estados Unidos al tratarse de un fenómeno integral
dentro del país. El glosario de este proyecto no podría ser una mejor muestra de ello, pues
1
Estas conclusiones son personales y no necesariamente compartidas con las conclusiones que
llegue a presentar la ANLE en su momento.
323 | P á g i n a
hemos podido observar a partir de este que efectivamente el español estadounidense tiene
unos rasgos propios que no tienen el resto de variedades y unas características particulares
que permiten hablar de una variedad única.
Por lo que respecta a los estadounidismos que conforman el glosario, en primer
lugar, el análisis minucioso de estos nos ha permitido constatar que la gran mayoría de
los estadounidismos registrados proceden de calcos del inglés, fundamentalmente debido
a que la asociación del estadounidismo con la palabra correspondiente en lengua inglesa
resulta más sencilla, a pesar de que la palabra ya exista en español. El empleo constante
de estos vocablos conlleva la asignación de una nueva acepción al ser utilizados en
contextos diferentes a los originales. Asimismo, nos hemos encontrado con numerosos
casos de convergencia conceptual al registrar estructuras lingüísticas españolas
empleadas para expresar conceptos de la cultura norteamericana, sin dejar de ser calcos.
También se han dado casos de préstamos directos del inglés. Los neologismos han sido,
sin embargo, poco numerosos. En segundo lugar, cabe destacar que muchos de los
estadounidismos se repiten con frecuencia, lo cual no es algo casual. El hecho de que se
haya registrado un número de vocablos y conceptos tan significativo nos lleva a pensar
que ciertamente estamos ante un fenómeno lingüístico que tarde o temprano se
consolidará y tendrá nombre propio.
No obstante, no todos los expertos en el español estadounidense contemplan la
misma postura ante la situación de esta lengua. Para algunos autores no existe un grupo
uniforme de hablantes de español en los Estados Unidos, sino más bien un agregado de
grupos dispares lingüísticamente hablando. Sin embargo, otros muchos abogan por la idea
de que sí que existe una comunidad hispanohablante, pues es indiscutible que el español
de este gran grupo de hispanos, a pesar de su heterogeneidad, tiene características y rasgos
que no tienen el resto de dialectos del español.
Aunque estos autores se muestren divergentes, lo que tienen claro es que debería
existir un español de Estados Unidos, lo que no está tan claro es que exista ya. Nuestro
estudio, apoyándose en el corpus de estadounidismos, se une a la idea de que el español
de Estados Unidos pronto pasará a formar parte de la dialectología hispánica, de modo
que en un futuro no muy lejano podremos hablar de una nueva variedad culta de la lengua
española que gracias al trabajo de las academias de la lengua gozará de unas normas
lingüísticas que regularán su uso, culmen de todo sistema lingüístico.
324 | P á g i n a
5. BIBLIOGRAFÍA
COLOMBI, María Cecilia y Dalia MAGAÑA (2013): “Alfabetización avanzada en español
en los Estados Unidos en el siglo XXI”, en Dumitrescu, Domnita y Piña-Rosales,
Gerardo (eds.): El español en los EEUU: E pluribus unum? Enfoques
multidisciplinarios. Nueva York: Academia Norteamericana de la Lengua
Española, 343-345.
DUMITRESCU, Domnita y Gerardo, PIÑA-ROSALES (2013): El español en los EEUU: E
pluribus unum?
Enfoques multidisciplinarios. Nueva York: Academia
Norteamericana de la Lengua Española.
JENKINS, Devin (2013): “El suroeste creciente: un breve análisis sociodemográfico de la
población hispanohablante de los Estados Unidos, en Dumitrescu, Domnita y
Piña-Rosales, Gerardo (eds.): El español en los EEUU: E pluribus unum?
Enfoques multidisciplinarios. Nueva York: Academia Norteamericana de la
Lengua Española, 31-32.
LIPSKI, John (2013): “Hacia una dialectología del español estadounidense, en Dumitrescu,
Domnita y Piña-Rosales, Gerardo (eds.): El español en los EEUU: E pluribus
unum? Enfoques multidisciplinarios. Nueva York: Academia Norteamericana de
la Lengua Española, 111-122.
LÓPEZ GARCÍA, Ángel (2013): Glosas. Estadounidismos de contacto. Universidad de
Valencia y Academia Norteamericana de la Lengua Española. Volumen 8, número
2.
LYNCH, Andrew (2013): “Observaciones sobre comunidad y (dis)continuidad en el
estudio sociolingüístico del español en Estados Unidos, en Dumitrescu, Domnita
y Piña-Rosales, Gerardo (eds.): El español en los EEUU: E pluribus unum?
Enfoques multidisciplinarios. Nueva York: Academia Norteamericana de la
Lengua Española, 71-78.
MOLINERO, Leticia (2011): El español de los EEUU, un nuevo punto de partida. Discurso
leído el 13-10-2011. Nueva York: Hunter College [en línea], disponible en
<http://www.anle.us/usr/docs/el-espanol-de-eeuu.pdf> [consultado en marzo de
2014].
NUESSEL, Frank (2013): “La política de la educación bilingüe en los Estados Unidos: una
introducción, en Dumitrescu, Domnita y Piña-Rosales, Gerardo (eds.): El español
en los EEUU: E pluribus unum? Enfoques multidisciplinarios. Nueva York:
Academia Norteamericana de la Lengua Española, 275-283.
325 | P á g i n a
OTHEGUY, Ricardo (2013): “Convergencia conceptual y las sobrestimación de la
presencia de elementos estructurales ingleses en el español estadounidense, en
Dumitrescu, Domnita y Piña-Rosales, Gerardo (eds.): El español en los EEUU: E
pluribus unum?
Enfoques multidisciplinarios. Nueva York: Academia
Norteamericana de la Lengua Española, 129-146.
REAL ACADEMIA ESPAÑOLA (2001): Diccionario de la lengua española (DRAE) 22.ª ed.
[en línea], disponible en <http://www.rae.es/> [consultado en marzo de 2014].
326 | P á g i n a
Anexo: Glosario
1.1. Sector judicial
A
accidente
accidente vehicular
ESTADOUNIDISMO accidente vehicular
FUENTE: http://bit.ly/1MvyYbd
FECHA: 03/14/2014
CITA: “Criaco & Associates proporciona abogados de accidentes vehiculares”.
NUEVA ACEPCIÓN: accidentes de tráfico [del inglés: car accident]. Se trata de un
calco.
adicionalmente
ESTADOUNIDISMO adicionalmente
FUENTE: Abogados en Houston
FECHA: 02/23/2014
CITA: “Adicionalmente, los pagos de manutención de hijos pueden ser enforzados
reportando la falta de pago a la agencias de crédito”.
NUEVA ACEPCIÓN: además [del inglés: additionally]. Se trata de un calco.
apariencia
ESTADOUNIDISMO apariencia
FUENTE: http://bit.ly/19e4Wuh
FECHA: 03/03/2014
CITA: “La primera audiencia de la apariencia no es una audiencia preliminar”.
NUEVA ACEPCIÓN: comparecencia [del inglés: appearance]. Se trata de un calco.
aplicación
ESTADOUNIDISMO aplicación
327 | P á g i n a
FUENTE: Arlingtonva
FECHA: 02/22/2014
CITA: “El propietario debe firmar una aplicación”.
NUEVA ACEPCIÓN: solicitud [del inglés: application]. Se trata de un calco.
aplicante
ESTADOUNIDISMO aplicante
FUENTE: La Nota Digital
FECHA: 02/27/2014
CITA: “solo en algunos estados se le pregunta a los aplicantes a qué minoría pertenece”.
NUEVA ACEPCIÓN: solicitante [del inglés: applicant]. Se trata de un calco.
C
calificar
ESTADOUNIDISMO calificar
FUENTE: http://bit.ly/1AouQkB
FECHA: 02/20/2014
CITA: “quiere saber si su pariente califica para fianza? “.
NUEVA ACEPCIÓN: cumplir los requisitos [del inglés: to qualify for]. Se trata de un
calco.
certificado
ESTADOUNIDISMO certificado
FUENTE: http://bit.ly/1GInosI
FECHA: 02/20/2014
CITA: “Tenemos varios mediadores certificados en la empresa”.
NUEVA ACEPCIÓN: titulado, cualificado [del inglés: certified]
cita
hacer una cita
328 | P á g i n a
ESTADOUNIDISMO hacer una cita
FUENTE: http://bit.ly/18DamxS
FECHA: 02/22/2014
CITA: “Hable al teléfono 956-796-0335 […] para hacer una cita”.
NUEVA ACEPCIÓN: pedir cita [del inglés: to make an appointment]
criminal
ESTADOUNIDISMO criminal
FUENTE: http://bit.ly/1Mu46px
FECHA: 03/03/2014
CITA: “García fue acusado de dos cargos de contacto sexual criminal de una menor”.
NUEVA ACEPCIÓN: ilícito [del inglés: criminal]. Se trata de un calco.
corte
ESTADOUNIDISMO corte
FUENTE: http://bit.ly/1Aowjr4
FECHA: 03/03/2014
CITA: “La corte del Tercer Distrito también prohíbe que los acusados usen más de 12
páginas para resumir los hecho del caso”.
NUEVA ACEPCIÓN: juzgado [del inglés: court]. Se trata de un calco.
D
departamento
Departamento de Probación
ESTADOUNIDISMO Departamento de Probación
FUENTE: http://bit.ly/1EejjZV
FECHA: 03/03/2014
CITA: “El Departamento de Probación del Condado de Kern lleva a cabo una redada
de pandillas en el área de Delano”.
NUEVA ACEPCIÓN: Departamento de Libertad Condicional [del inglés: Probation
329 | P á g i n a
Department]. Se trata de un calco.
E
ejercer
ESTADOUNIDISMO ejercer
FUENTE: http://1.usa.gov/1Bzbpcz
FECHA: 02/22/2014
CITA: “Cada Fiscal Federal ejerce amplio criterio en el uso de sus recursos”.
NUEVA ACEPCIÓN: tener [del inglés: to exercise]. Se trata de un calco.
enforzar
ESTADOUNIDISMO enforzar
FUENTE: Abogados en Houston
FECHA: 02/23/2014
CITA: “el pago puede ser enforzado por los siguientes métodos”.
NUEVA ACEPCIÓN: imponer [del inglés: to enforce]. Se trata de un calco.
escape
ESTADOUNIDISMO escape
FUENTE: http://bit.ly/1C8ApZW
FECHA: 02/23/2014
CITA: “Nuevo escape de presos”.
NUEVA ACEPCIÓN: fuga [del inglés: escape]. Se trata de un calco”.
estación
estación de policía
ESTADOUNIDISMO estación de policía
FUENTE: http://bit.ly/1wy6Ccj
FECHA: 02/27/2014
330 | P á g i n a
CITA: “el agente cree que el conductor está ebrio, entonces puede arrestarlo y llevarlo a
la estación de policía”.
NUEVA ACEPCIÓN: comisaría [del inglés: station]. Se trata de un calco.
evicción
ESTADOUNIDISMO evicción
FUENTE: Arlingtonva
FECHA: 02/22/2014
CITA: “Evicción por no pagar la renta”.
NUEVA ACEPCIÓN: desahucio [del inglés: eviction]. Se trata de un calco.
evidencia
ESTADOUNIDISMO evidencia
FUENTE: http://bit.ly/1wy6Ccj
FECHA: 03/03/2014
CITA: “Así estará listo el objeto de evidencia para ser identificado y admitido por medio
del testigo apropiado”.
NUEVA ACEPCIÓN: prueba [del inglés: evidence]. Se trata de un calco.
examinador
examinador médico
ESTADOUNIDISMO examinador médico
FUENTE: Cip Americas
FECHA: 02/27/2014
CITA: “fueron analizados por la oficina del examinador médico del condado de Pima”.
NUEVA ACEPCIÓN: forense, médico forense [del inglés: medical examiner]. Se trata
de un calco.
331 | P á g i n a
I
injuria
injuria personal
ESTADOUNIDISMO injuria personal
FUENTE: Phillips Law
FECHA: 02/27/2014
CITA: “El Departamento de Accidentes e Injuria Personal trabaja con devoción”.
NUEVA ACEPCIÓN: Departamento de Tráfico y Daños Personales (traducción nuestra)
[del inglés: Accident and Personal Injury Department]. Se trata de un calco.
intoxicado
J
juzgamiento
satisfacer el juzgamiento
ESTADOUNIDISMO satisfacer el juzgamiento
FUENTE: http://bit.ly/1HJplCS
FECHA: 02/13/2014
CITA: “su residencia no será vendida para satisfacer el juzgamiento”.
NUEVA ACEPCIÓN: liquidar un fallo [del inglés: satisfy a judgment]. Se trata de un
calco.
L
lesión
lesión personal
ESTADOUNIDISMO lesión personal
FUENTE: http://bit.ly/1MvAk5B
FECHA: 02/20/2014
332 | P á g i n a
CITA: “Nuestras áreas de práctica incluyen [...] lesión personal”.
NUEVA ACEPCIÓN: daño personal [del inglés: personal injury]. Se trata de un calco.
ley
practicar la ley
ESTADOUNIDISMO practicar la ley
FUENTE: http://bit.ly/1Aoxw1y
FECHA: 02/20/2014
CITA: “Nosotros hemos estado practicando la ley para más de 10 años”.
NUEVA ACEPCIÓN: ejercer el derecho [del inglés: to practice law]. Se trata de un calco.
litigación
ESTADOUNIDISMO litigación
FUENTE: Ehow
FECHA: 02/23/201
CITA: “Etapas del proceso de litigación”.
NUEVA ACEPCIÓN: litigio [del inglés: litigation]
O
ofensa
ofensa criminal
ESTADOUNIDISMO ofensa
FUENTE: InterAmerican USA
FECHA: 02/27/2014
CITA: “Impedir una auditoría se considera ofensa criminal”.
NUEVA ACEPCIÓN: delito penal [del inglés: criminal offense]. Se trata de un calco.
333 | P á g i n a
P
porción
ESTADOUNIDISMO porción
FUENTE: http://bit.ly/1MvAk5B
FECHA: 02/20/2014
CITA: “Avallone Law Associates sirve a personas, familias y pequeñas empresas en la
porción noreste y sureste de Pennsylvania”.
NUEVA ACEPCIÓN: sector [del inglés: portion]. Se trata de un calco.
posición
ESTADOUNIDISMO posición
FUENTE: http://bit.ly/1D9CXbQ
FECHA: 02/20/2014
CITA: “Más de 80 de nuestros socios han servido en posiciones en el Gobierno”.
NUEVA ACEPCIÓN: puesto [del inglés: position]. Se trata de un calco.
practicar
ESTADOUNIDISMO practicar
FUENTE: http://bit.ly/1BzbWv3
FECHA: 02/22/2014
CITA: “Comenzó a practicar como abogada en 1983 en Argentina”.
NUEVA ACEPCIÓN: ejercer, trabajar [del inglés: to practice]. Se trata de un calco.
presumir
ESTADOUNIDISMO presumir
FUENTE: Abogados en Houston
FECHA: 02/22/2014
CITA: “Toda la propiedad y los ingresos adquiridos durante el matrimonio se presumen
como propiedad común”.
334 | P á g i n a
NUEVA ACEPCIÓN: considerar [del inglés: to presume]. Se trata de un calco.
procedimiento
procedimiento médico
ESTADOUNIDISMO procedimiento médico
FUENTE: http://bit.ly/1BuZC01
FECHA: 02/20/2014
CITA: “Si usted resulta herido en un accidente de auto, durante un procedimiento
médico”.
NUEVA ACEPCIÓN: intervención médica [del inglés: medical procedure]. Se trata de
un calco.
R
Registro
registro criminal
ESTADOUNIDISMO registro criminal
FUENTE: el Nuevo Herald
FECHA: 02/27/2014
CITA: “La mitad de los indocumentados detenidos en EEUU no tiene registros
criminales”.
NUEVA ACEPCIÓN: antecedentes penales [del inglés: criminal register]. Se trata de un
calco.
reportar
ESTADOUNIDISMO reportar
FUENTE: Abogados en Houston
FECHA: 02/23/2014
CITA: “pueden ser enforzados reportando la falta de pago a la agencias de crédito”.
NUEVA ACEPCIÓN: alegar [del inglés: to report]. Se trata de un calco.
335 | P á g i n a
reporte
Reporte del Acta de Crédito Justo
ESTADOUNIDISMO Reporte del Acta de Crédito Justo
FUENTE: http://bit.ly/1Bzc2mj
FECHA: 03/03/2014
CITA: “El Reporte del Acta de Crédito Justo (“FCRA”) es una ley federal que establece
los derechos para el consumidor”.
NUEVA ACEPCIÓN: Ley de Información Crediticia Imparcial [del inglés: Fair Credit
Reporting Act]. Se trata de un calco.
respondente
ESTADOUNIDISMO respondente
FUENTE: http://bit.ly/1L1pAPf
FECHA: 03/03/2014
CITA: “El participante quien está respondiendo a la petición (el respondente) “.
NUEVA ACEPCIÓN: demandado [del inglés: respondent]. Se trata de un calco.
S
soporte
ESTADOUNIDISMO soporte
FUENTE: Abogados en Houston
FECHA: 02/23/2014
CITA: “Soporte económico de hijos”.
NUEVA ACEPCIÓN: manutención [del inglés: support]. Se trata de un calco.
T
testamento
ESTADOUNIDISMO testamento
336 | P á g i n a
FUENTE: http://bit.ly/1D9Ddra
FECHA: 02/20/2014
CITA: “Como testamento al compromiso de la empresa en esta área siete socios de
minoría han sido con la firma de más de 20 años”.
NUEVA ACEPCIÓN: testimonio [del inglés: testament]. Se trata de un calco.
violación
violación al tránsito
ESTADOUNIDISMO violación al tránsito
FUENTE: Lawinfo
FECHA: 02/27/2014
CITA: “Las violaciones al tránsito son una mezcla de ofensas a las reglamentaciones”.
NUEVA ACEPCIÓN: infracción de tránsito [del inglés: traffic violation]. Se trata de un
calco.
1.2. Arte y entretenimiento
acomodar
ESTADOUNIDISMO acomodar
FUENTE: http://americanhistory.si.edu/visit/espanol
FECHA: 02/18/2014
CITA: «Stars and Stripes puede acomodar 600 personas y ofrece descuentos para grupos
con más de diez personas».
NUEVA ACEPCIÓN: alojar, tener capacidad para [del inglés: to accommodate]. Se
trata de un calco.
1.3. Educación
accesar
ESTADOUNIDISMO accesar
FUENTE: http://bit.ly/1EGsAwq FECHA: 03/04/2014
CITA: « [...] una publicación que explica en detalle cómo accesar el sistema en su estado
y qué puede anticipar, paso por paso».
337 | P á g i n a
NUEVA ACEPCIÓN: acceder [del inglés: to access]. Se trata de un calco.
1.4. Inmigración
abandono
ESTADOUNIDISMO abandono
FUENTE: http://1.usa.gov/1GMsXGK
FECHA: 03/26/2014
CITA: «Si usted no envía los documentos dentro de los tiempos establecidos,
denegaremos su solicitud o petición por abandono».
NUEVA ACEPCIÓN: renuncia [del inglés: abandon]. Se trata de un calco.
1.5. Finanzas
balance
ESTADOUNIDISMO balance
FUENTE: http://bit.ly/1Aupx30
FECHA: 03/06/2014
CITA: « […] algo tan rutinario como hacer el balance de la chequera».
NUEVA ACEPCIÓN: saldo [del inglés: balance]. Se trata de un calco.
1.6. Salud
balanceada
ESTADOUNIDISMO balanceada
FUENTE: http://bit.ly/1Aupx30
FECHA: 03/06/2014
CITA: «Coma una dieta balanceada pero evite pescado contaminado con altos niveles
de mercurio».
NUEVA ACEPCIÓN: equilibrada [del inglés: balanced]. Se trata de un calco.
1.7. Trabajo
retiro
338 | P á g i n a
ESTADOUNIDISMO retiro
FUENTE: http://bit.ly/1Aupx30
FECHA: 07/06/2014
CITA: «Es ilícito discriminar en cualquier aspecto del empleo, incluyendo contratación,
despido, salario […], planes de retiro, licencia, o cualquier otro beneficio o condición en
el empleo».
NUEVA ACEPCIÓN: jubilación [del inglés: retirement]. Se trata de un calco.
339 | P á g i n a
16. La traducción del lenguaje políticamente correcto en Politically
Correct Bedtime Stories, de James Finn Garner
PAULA ALBERT GANDÍA
UNIVERSITAT DE VALÈNCIA
Resumen: En el marco del movimiento políticamente correcto y, concretamente, como parodia
del lenguaje que lo caracteriza, podemos englobar la obra Politically Correct Beditme Stories,
objeto de estudio de este trabajo y versión políticamente correcta de cuentos infantiles
tradicionales. Este trabajo identifica las estrategias que utiliza Finn Garner para parodiar el
lenguaje políticamente correcto y cómo estas se han traducido al catalán, tomando como objeto
de estudio el libro en su totalidad, y al castellano, en este caso limitándonos a un único cuento.
Con la finalidad de determinar los procedimientos de traducción utilizados, revisamos dos
propuestas y exponemos la que, como síntesis y adaptación, usamos en nuestro posterior análisis.
Esta clasificación y el posterior análisis nos permiten observar la gran diferencia de soluciones
adoptadas por los traductores al catalán y al castellano para transmitir los elementos políticamente
correctos en lenguas con una gran cantidad de marcas de género.
Palabras Clave: Lenguaje políticamente correcto, Movimiento políticamente correcto,
Estrategias de traducción, Sexismo, Lenguaje no sexista
Abstract: When examining how the language of the movement of political correctness is
parodied, within the framework of said movement, we can consider the work Politically Correct
Bedtime Stories, which contains politically correct versions of traditional bed time stories and
fairytales. This paper looks at the strategies used by the author, Finn Garner, to parody politically
correct language and looks at how these elements have been translated into Catalan, taking into
account the book in its entirety, then looking at how it has been translated into Spanish, focusing
on just one story. In order to classify the translation processes used, we have reviewed two
translation proposals in order to create a new one adapted to our analysis. This classification and
subsequent analysis allows us to observe the very different translation solutions adopted by the
translators of both versions in order to communicate the politically correct elements in languages
with many gender markers.
Keywords: Politically correct language, Movement of political correctness, Translation
strategies, Sexism, Non-sexist language
340 | P á g i n a
1. INTRODUCCIÓN
La polémica cuestión
del movimiento políticamente correcto (movimiento PC) ha
sido objeto de estudio de muchos autores. La extensión de este movimiento desde los
Estados Unidos, donde nació, sensibilizó a la gente ante usos discriminatorios del
lenguaje. Sin embargo, dicho movimiento también ha contado con detractores, quienes
han manifestado su exceso de palabrería y han parodiado los elementos característicos
del lenguaje políticamente correcto (de ahora en adelante, lenguaje PC). Una buena
muestra de esta parodia es Politically Correct Bedtime Stories de James Finn Garner, obra
que une magistralmente los cuentos tradicionales infantiles con la parodia humorística de
los elementos PC.
En este estudio analizamos los mecanismos que utiliza el autor del original en la
parodia de los elementos PC y las estrategias usadas en la traducción catalana. Además,
como elemento de comparación, también estudiamos la traducción de uno de los cuentos
del castellano 1. Con el objetivo de definir las técnicas utilizadas, repasamos dos
clasificaciones de procedimientos de traducción. Por un lado, la de Ainaud et al. (2003)
y, por otro, la de Hurtado (2008) para terminar proponiendo una clasificación adaptada al
posterior análisis.
Para facilitar el análisis traductológico, los elementos PC se han clasificado en tres
grandes temas (sexismo, discriminación y compromiso cívico y valores progresistas) y,
además, hemos diferenciado algunos subtemas que nos facilitan la agrupación de los
casos PC identificados. Por otra parte, los ejemplos que aparecen en cada uno de los temas
han sido agrupados a partir de dos criterios: la estrategia que se utilizaba en el original y
el procedimiento de traducción utilizado por los traductores del catalán y el traductor al
castellano.
Este artículo cuenta con cuatro apartados dedicados respectivamente al contexto
de traducción, los procedimientos de traducción, el análisis de las traducciones del cuento
The Frog Prince al catalán y al español y, finalmente, el análisis de la traducción catalana
de todo el libro, núcleo principal de nuestro estudio.
1
Se analizan los procedimientos de un único cuento de la traducción al castellano como
consecuencia de la restricción de espacio a la que se veía sujeto el trabajo, aunque estos se pueden
hacer extensivos a la obra en su totalidad.
341 | P á g i n a
La traducción al catalán corrió a cargo de Quim Monzó y Maria Roura 2, quienes
optaron por una traducción-adaptación de la original obra americana con el fin de
transmitir al público meta la misma sensación que Finn Garner intentaba crear en los
lectores del original. Cabe destacar que Quim Monzó, además de traductor, es un escritor
de cuentos de ficción y uno de los columnistas más importantes de Cataluña. En sus obras
demuestra que su escritura es muy personal, pues ha conseguido a lo largo de los años
una escritura original, la cual le ha permitido convertirse en un auténtico referente de la
creación literaria. Hecho que se deja ver en la traducción de la obra.
La traducción al español fue realizada por Gian Castelli Gair 3, quien, al contrario
que los traductores al catalán, optó por una neutralización de la obra original a partir de
técnicas más literales. Estas técnicas son un indicador de la subordinación que existe por
parte del traductor a la obra original y las soluciones poco naturales y bastante artificiales
por las que opta en la obra meta.
El análisis llevado a cabo nos ha permitido observar, por un lado, cómo Finn
Garner modifica los cuentos tradicionales para parodiar el movimiento y el lenguaje PC
y, por otro lado, cuáles son las tendencias traductológicas en la traducción al catalán,
donde prima la traducción dinámica, y al castellano, donde con frecuencia se aplican
estrategias más literales.
2. CONTEXTO DE TRADUCCIÓN
La obra objeto de estudio de este trabajo es el primer libro que Finn Garner
publica. Nace a raíz de una serie de historias que narraba durante una de las obras de
teatro en la que actuaba. En este corto pero intenso libro, el autor parodia trece de los
cuentos infantiles más conocidos, reescribiéndolos en clave políticamente correcta en
cuanto a su forma y a su contenido. Los cuentos de los que se compone el libro son: Little
Red Riding Hood, The Emperor’s New Clothes, The Three Little Pigs, Rumpelstilltskin,
The Three Codependent Goats Gruff, Rapunzel, Cinderella, Goldilocks, Snow White,
Chicken Little, The Frog Prince, Jack and the Beanstalk, The Pied Piper of Hamelin.
2
Aun habiendo realizado las gestiones necesarias con las editoriales correspondientes y una
búsqueda exhaustiva por Internet, no se ha podido conseguir información sobre la cotraductora
del libro.
3 A pesar de haber realizado la búsqueda pertinente y la consulta a la editorial, ha resultado una
tarea bien complicada encontrar información sobre este traductor, del que tan solo conocemos
que fue traductor de muchos libros y que participó como traductor en la extracción de los restos
arqueológicos de Atapuerca.
342 | P á g i n a
Cada uno de estos cuentos trata temas que hacen visibles las ideas defendidas por
el movimiento PC en los Estados Unidos y que, en general, pueden relacionarse con el
ecofeminismo 4. Con la finalidad de incluir temas como el cambio de la familia nuclear,
la problemática de género o la preocupación por el medio ambiente, siempre con cierta
dosis de ironía, el libro está repleto de circunloquios y eufemismos que evitan las
discriminaciones por razón de sexo, raza o especie que caracterizan a los cuentos
tradicionales infantiles. A menudo, para poder incluir esta temática paródica y
políticamente correcta, las historias presentan un giro de la trama original, lo que provoca
que se inviertan las funciones típicas de los personajes, es decir, que el bueno acabe siendo
malvado y viceversa. Con esta escritura ingeniosa, Finn Garner parece estar a favor del
movimiento PC, pero en el fondo acaba satirizando lo que parecía defender en un primer
momento.
Los orígenes del movimiento PC y su lenguaje característico han generado una
gran controversia. Si bien es cierto que este movimiento fue impulsado por los estudiantes
revolucionarios de los años sesenta como crítica a la situación previa a los radical
sixties 5 y a las medidas de la Nueva Derecha los años posteriores, también es cierto que
estos no inventaron el término, ni sus connotaciones, sino que este ya había aparecido
previamente.
Los radical sixties fueron años marcados por la convulsión y el cambio ya que se
necesitaba “acompasar el orden político y simbólico a las palpitaciones de un tejido social
disconforme y desasosegado” (Martín 2001: 88). Así es como los gobiernos de izquierdas
introdujeron el concepto de melting pot, basado en la supremacía de la diferencia y la
disparidad, así como gran parte de las medidas que se relacionan directamente con el
movimiento 6.
No obstante, el ascenso al poder de la Nueva Derecha en los 80 consigue erradicar
el lema progresista para implantar uno que potenciara la homogeneidad, pluribus umum.
Para los conservadores, la multidiversidad americana no era más que un rasgo superficial
del que se podía prescindir (Martín 2001: 93). Bajo esta premisa, crearon toda una política
de identidad y reconocimiento que plasmaba los temas privados de los individuos como
4
Sobre el ecofeminismo, se pueden consultar las obras de Warren, K.J (1997) o Ruether (2005),
entre otras.
5 Para más información, véase Hall (1994: 164) y Aguilar (2001: 28).
6 Véase Martín (2001: 88).
343 | P á g i n a
materia política con el fin de hacer renacer una identidad cultural colectiva (Hall 1994:
168; Martín 2001: 91-93; Fairclough 2003: 20).
Como medio para avanzar en la no discriminación, otorgaron una posición
privilegiada al lenguaje, tal como lo concebía la filosofía postmoderna: como el único
medio de acceso al mundo. Para algunos el lenguaje era el arma que permitía la corrección
de los desequilibrios sociales y, por lo tanto, ayudaba a los marginados sociales a disponer
de una mayor igualdad de condiciones, o, desde otro punto de vista más acorde a la visión
de la Nueva Derecha, era la forma de esconder los desequilibrios sociales a partir del
cambio de designación. Por lo tanto, el movimiento relaciona poder y lenguaje y adopta
una visión controladora sobre este último, como medio para tener bajo control cualquier
forma de discurso que perjudique a las minorías sociales.
Si a este cambio político y discursivo se le suma el que se estaba produciendo en
el sistema universitario, esto es, un mayor número de personas de raza negra y de mujeres
que accedían a las plazas universitarias, es evidente que se dificulta la implantación de
una política hegemónica ante tal diversidad 7. Esta situación da pie a un replanteamiento
de las relaciones de poder y de los discursos instaurados durante los años anteriores, con
lo que germina así el movimiento PC en las aulas, aquel que nos interesa y en el que nace
el lenguaje que trata nuestra obra objeto de estudio.
Como consecuencia de la repercusión que el movimiento PC tenía dentro de la
sociedad norteamericana no es de extrañar que rápidamente la corrección política llegara
a España 8. En este punto, en el traspaso del discurso original, es donde la traducción se
posiciona como un elemento de extrema importancia, como transmisora de la realidad
políticamente correcta. La cultura española percibió dicha realidad de forma diferente a
la original, pues en ese traspaso se homogeneizaron diversos discursos (feminismo,
racismo, machismo, etc.) como si de uno solo se tratase, y jugó un papel importante el
cambio de una lengua con pocas marcas de género, como es el inglés, a una lengua con
muchas marcas de género como es el catalán o el castellano.
3. PROCEDIMIENTOS DE TRADUCCIÓN
Hay diferentes clasificaciones de los procedimientos de traducción, si bien casi
todas se remontan a la clasificación de Vinay y Darbelnet (1958), para nuestro análisis
7
Véase Martín (2001: 102-103) y Lind, William S. (2004).
Las primeras referencias al movimiento datan del 1992, y el siguiente año empieza a tratarse el
tema en la prensa general. Véase Casals (1992: 332) y Gallego Díaz, (1993: 2-3).
8
344 | P á g i n a
nos hemos basado en dos propuestas; la de Ainaud et al. (2003) y la de Hurtado (2008:
266-271).
Ainaud et al. (2003) incluyen los nueve procedimientos de traducción propuestos
por Vinay y Darbelnet (1958) y añaden dos más: la condensación y la omisión 9.
Hurtado (2008: 266-271), por su parte, diferencia dieciocho técnicas de traducción
distintas, once de las cuales (adaptación, ampliación, condensación, elisión, calco,
compensación, modulación, préstamo, traducción literal, transposición y equivalente
acuñado) encajan con las nombradas anteriormente. Esta autora añade la amplificación,
la substitución, la creación discursiva, la descripción, la generalización, la
particularización y la variación.
Teniendo en cuenta estas clasificaciones y el texto objeto de estudio, hemos
considerado en nuestro análisis nueve procedimientos de traducción.
Como métodos de traducción más literal, distinguimos la traducción literal y el
calco; como métodos de traducción dinámica, diferenciamos transposición, modulación,
adaptación, compensación, sobremarcaje (variante de la ampliación), neutralización y
omisión. Explicaremos brevemente cada uno de los procedimientos y los
ejemplificaremos con casos del libro de Finn Garner 10.
a. La traducción literal implica transferir el original de la manera más directa
posible. Esta técnica se utiliza cuando las convenciones de la lengua meta
permiten la plena comprensión de una traducción directa y, sobre todo,
mantienen la naturalidad de la unidad traducida. Así sucede en to liberate their
homeland, traducido por alliberar la seva patria (‘liberar su patria’).
b. El calco es una expresión del texto meta que mantiene la estructura o el
significado de otra expresión del texto origen. En nuestro caso se ve como un
defecto del texto traducido, ya que, no solo obliga al lector a descodificar el
texto con unas normas gramaticales ajenas, sino que también le resulta difícil
entender lo que se explica. Así se ejemplifica en […] a deal on a contingency
basis? que se traduce por un pacte a partir d’una base contingent? (‘un pacto
a partir de una base contingente’), expresión que puede resultar difícil de
entender al lector.
9
Como consecuencia de la limitada extensión del artículo, no ofrecemos la definición de cada
uno de los procedimientos que aparecen en ambas clasificaciones.
10 Proporcionamos la traducción al castellano de los ejemplos procedentes de la obra escrita en
catalán.
345 | P á g i n a
c. La transposición consiste en remplazar una parte del discurso del texto origen
por otra diferente en el texto meta, lo que produce una nueva categoría
gramatical. Así ocurre con el verbo triumphed que pasa a ser el sustantivo
victòria (‘victoria’).
d. La modulación se basa en la alteración del contenido literal de un fragmento
del texto origen sin que eso cambie su sentido, para poder adaptar la traducción
a las preferencias de la lengua meta. Así, socially disfunctional se traduce de
una forma más natural a partir de de manera socialment poc correcta (‘de
forma socialmente poco correcta’), ya que una traducción literal del elemento
hubiese resultado extraña en la lengua meta (socialment disfuncional
‘disfuncional socialmente’).
e. La adaptación es la sustitución de uno o más elementos por otro que no se
relaciona literalmente con el original pero que mantiene el efecto pretendido
en la obra original. De esta forma, la revista Glamour ha sido sustituida por
Cosmopolitan, más conocida por el público catalán.
f. La compensación se usa cuando en una parte del texto se ha producido una
pérdida del significado o el efecto y se trata de compensarla en otro lugar
diferente. Así se puede interpretar la sustitución de him en but his connections
to the earth and seasons had made him a kind soul […] por company
llenyataire (‘compañero leñador’) en la vida amb contacte amb la Natura i els
seus cicles havia fet del company llenyataire una persona de sentiments nobles
[...], que remite al lenguaje PC.
Sin embargo, en nuestro caso no queda suficientemente claro si la aparición
de marcas de lenguaje PC son una compensación, ya que los traductores no
desaprovechan ninguna oportunidad para potenciar ese efecto PC del original.
g. El sobremarcaje es una variante de la ampliación que, más que añadir un
elemento léxico, implica añadir un rasgo que no tenía el original 11. Así pues,
el ejemplo anterior se podría clasificar como sobremarcaje, si tenemos en
cuenta que la traducción company llenyataire no responde necesariamente a
una pérdida anterior en la traducción. Otro ejemplo ilustrativo sería el uso de
tothom i totdon (‘todo hombre y toda mujer’), que incluye una palabra
11
Ribera y Cuenca (2013) acuñan este término para explicar la aparición en textos traducidos de
demostrativos en contextos donde el original no contenía un deíctico.
346 | P á g i n a
inventada por analogía (totdon de “tota dona” sobre la base de tothom ‘todo
el mundo’ forma fosilizada procedente de “tot home” ‘todos’).
h. La amplificación puede implicar añadir elementos inexistentes en el original
o mantener una unidad equivalente y añadir explicaciones o comentarios de
algún elemento.
Por ejemplo observamos que no one had ever thought of car-sharing se
traduce por una frase más larga a partir de ningú no havia pensat en el
transport públic ni en la possibilitat de compartir cotxe per contribuir així a
la fluïdesa del transit, [...] (‘nadie había pensado en el transporte público ni
en la posibilidad de compartir coche para contribuir a la fluidez del tráfico
[...]’).
i. La omisión es la eliminación consciente de alguna de las palabras que
aparecían en el texto original. Así encontramos cómo la palabra man
desaparece en la traducción: […] the keys to the man of enhanced strangeness
por […] les claus al destacada singularitat (‘le dieron las llaves a la
singularidad destacada’).
j. La neutralización es una técnica que proponen de nuevo Ribera y Cuenca
(2013: 28). Se puede considerar una variante de la omisión que implica que se
elimine un matiz del original que el traductor hubiese podido mantener, pero
perdiendo cierta naturalidad. Un buen ejemplo sería la eliminación del
elemento PC womyn en I am going to dedicate my life to healing the rift
between womyn’s souls and their bodies y su sustitución en la traducción por
un pronombre que hace referencia a las mujeres: Els ensenyaré a acceptar la
seva forma natural i a ser integres una altra vegada (‘Les enseñaré a aceptar
su forma natural y a ser integras de nuevo’). Por lo tanto, los traductores han
neutralizado este elemento clave de la obra y han perdido la ocasión de incluir
una marca de lenguaje PC.
4. ANÁLISIS CONTRASTIVO INGLÉS-CATALÁN-CASTELLANO DE THE
FROG PRINCE
El cuento The Frog Prince (1994) nos permite observar la remodelación de forma
y contenido que Finn Garner lleva a cabo para introducir los temas del movimiento PC,
además de las diferencias en las estrategias de traducción adoptadas por los traductores
al catalán en comparación con las del traductor al castellano.
347 | P á g i n a
Por lo que al ámbito del contenido se refiere y a modo de contextualización, el
cuento original narra la historia de una princesa a quien le regalan una pelota de oro.
Cierto día, mientras la princesa jugaba con la bolita, se le cae dentro de un pozo de donde
aparece un sapo. El sapo le propone recuperar la pelota a cambio de que le deje ir al
castillo con ella. La princesita acepta el trato y recupera su preciada bola; sin embargo,
incumple el pacto y vuelve al castillo sin el amable sapo. Días más tarde, el sapo se
presenta en el castillo con el fin de que ella cumpla el trato. Finalmente, la princesa,
obligada por su padre, acepta y el sapo, después de darle un beso a su amada, se convierte
en un atractivo príncipe y viven felices por siempre.
Finn Garner modifica este argumento original con la finalidad de eliminar
cualquier cuestión discriminatoria que no encaje con los ideales del movimiento PC. En
este nuevo cuento, la princesa no se preocupa por su bolita de oro, sino por la estructura
machista de poder dominante en la sociedad. El embrujado, en este caso, no es un
príncipe, sino un promotor inmobiliario que, después de besar a la princesa que lo ayudará
a convertirse de nuevo en humano, será lanzado de nuevo al pozo porque sus ideas son
demasiado capitalistas y expansionistas. Como observamos, Garner introduce en este
cuento los temas del sexismo, la discriminación y el compromiso cívico y valores
progresistas.
Con el fin de introducir cada uno de estos temas y eliminar el componente sexista,
Finn Garner también modifica la forma de escritura. Así pues, ya no hay personas bajas
o calvas, sino que serán vertically challenged y loosing a little bit of hair on top. Elimina,
además, la carga semántica masculina de algunas palabras, mecanismo que emula la
creación de nuevos vocablos por parte del movimiento PC. De esta forma, la palabra
women se convertirá en el elemento PC womyn. A estos cambios en el original, se añade
la problemática del género gramatical de las lenguas de estudio, hecho que hará de los
traductores unos reescritores para evitar que incurran, en las traducciones, en un lenguaje
políticamente incorrecto. De hecho, los circunloquios, los neologismos y los eufemismos
no solo se apoderan del original inglés, sino que reclaman la adaptación en la traducción,
como observaremos en algunos ejemplos a continuación.
En el inicio del cuento se incluye una referencia que trata el tema del feminismo
a partir de un circunloquio que hace alusión a la sociedad patriarcal:
(1)
348 | P á g i n a
Once there was a young
princess who, when she grew
tired of beating her head
against the male power
structure at her castle, […].
Doncs vet aquí que una
vegada
hi
havia
una
princeseta
que,
quan
s’atipava de donar-se cops de
cap
contra
l’estructura
masclista de poder del seu
palau, […].
Érase una vez una joven
princesa de la que cuentan
que, cada vez que se cansaba
de partirse la cabeza contra la
estructura masculina de
poder reinante en su castillo,
[…].
Los traductores de ambas versiones han interpretado y ofrecido opciones
totalmente diferentes. Por un lado, la traducción catalana ha optado por una transposición
a partir del cambio de male (sustantivo) por masclista (adjetivo que significa ‘machista’),
de esta forma se ha mantenido el mismo sentido que trasmitía el original. Por otro lado,
la traducción castellana ha “calcado” al original, lo que ha provocado que se modifique
la idea que la obra americana quería transmitir. No es, pues, lo mismo una ‘estructura
masculina’, que una ‘estructura machista’, donde claramente dominan los hombres.
A continuación, encontramos otra referencia feminista a través de la expresión
sexual harassment, ampliamente utilizada por los grupos reivindicativos que forman parte
del movimiento PC.
(2)
The princess thought for a
moment about weather sexual
harassment could take place
between species […].
La princesa va dubtar per un
moment si podia donar-se la
persecució sexual entre
espècies
zoològiques
diferents [...].
La princesa reflexionó un
momento acerca de las
posibilidades de acoso sexual
entre especies distintas […].
En este caso, la versión catalana traduce mediante una ligera modulación. La
traducción literal en la lengua catalana hubiese sido assetjament sexual (‘acoso sexual’)
y, sin embargo, los traductores prefieren cambiarlo por otra combinación de palabras
existente en catalán: persecució sexual (‘persecución sexual’). Por el contrario, el
traductor al castellano ha optado por acoso sexual, traducción literal del original.
El siguiente de los ejemplos alude al sexismo. Para eliminar la carga sexista de
kingdom, el autor del original crea el neologismo queendom, ejemplo similar a lo que
ocurre con womyn proveniente de women, que veremos más adelante.
(3)
One day, while she was
dreaming of the utopia that
her queendom could become
if womyn were in the
Un dia, mentre s’imaginava
la utopia que seria el seu
reinalme si les persones
femenines tinguessin el
Un día, mientras se recreaba
imaginando la utopía en que
podría convertirse su reino
de ocupar las mujeres los
349 | P á g i n a
positions of power, she
dropped the ball [...].
poder, li va caure la pilota
[...].
círculos de poder, dejó caer
la pelota, [...].
Esta palabra hace referencia a una sociedad patriarcal y, por lo tanto, debe ser
eliminada del texto. Garner cambia king por queen e inventa queendom, muy coherente
con las modificaciones que sufren las palabras en el marco del movimiento PC 12. En
catalán, los traductores han optado por una adaptación a partir de un neologismo,
reinalme, que proviene de regne (‘reino’), con el fin de crear un efecto paralelo al que
transmite el original e intentar seguir con la tónica por la que había optado en casos
anteriores. Así pues, Monzó y Roura han aprovechado la oportunidad que la lengua
catalana les brindaba para incluir una palabra totalmente comprensible para los lectores
meta, reinalme, y así ser fieles al espíritu del original. Sin embargo, bien diferente es el
caso del castellano, donde se produce una neutralización del efecto original, ya que se
traduce por la palabra tradicional castellana reino. En consecuencia, se pierde el efecto
de la obra americana. Aunque conviene destacar que en la lengua castellana hubiese sido
imposible la creación de una palabra parecida a la invención catalana, Castelli Gair
hubiese podido compensar la pérdida con un circunloquio en esa misma parte del texto o
en otro fragmento próximo, oportunidad que acaba siendo desaprovechada por el autor.
Un caso bastante similar es el que se observa en (4) que, además, también trata el
tema del sexismo. Finn Garner incorpora la palabra womyn creada por los grupos
feministas del movimiento PC para eliminar la referencia masculina men que contiene
women:
(4)
One day, while she was
dreaming of the utopia that
her queendom could become
if womyn were in the
positions of power, she
dropped the ball [...].
Un dia, mentre s’imaginava la
utopia que seria el seu
reinalme si les persones
femenines
tinguessin
el
poder, li va caure la pilota
[...].
Un día, mientras se recreaba
imaginando la utopía en que
podría convertirse su reino de
ocupar las mujeres los
círculos de poder, dejó caer la
pelota, [...].
La versión catalana ha optado por una adaptación a partir de un genérico, persones
(‘personas’), determinado por el adjetivo femenines (‘femeninas’); de esta forma,
12
Véase como ejemplo el cambio history por herstory, porque los grupos reivindicativos del
movimiento creen que his hace referencia al pronombre posesivo masculino y, por tanto, es
machista.
350 | P á g i n a
consigue transmitir exactamente el mismo efecto que el original. Aún este cambio, no
hubiese sido necesario porque la palabra normativa equivalente dones (‘mujeres`) no
contiene ninguna referencia al hombre. Sin embargo, parece ser que los traductores
aprovechan todas las ocasiones posibles para recrear los cambios que sufren los vocablos
en el marco del movimiento políticamente correcto. Por el contrario, la versión castellana
traduce nuevamente el original a partir de una neutralización y, por consiguiente, no
trasmite el espíritu PC del original.
A continuación, haciendo referencia al tema de la discriminación por limitación
física, encontramos los eufemismos vertically challenged y losing a little bit of hair on
top.
(5)
And there, […], was a man in
a golf shirt and loud plaid
trousersmiddle-ages,
vertically challenged, and
losing a little bit of hair on
top.
I allà, [...] hi havia una
persona masculina amb polo
de golf i pantalons de quadres
estridents, de mitja edat,
verticalment discret i amb
pocs cabells.
Y allí mismo, […] apareció
ante sus ojos un hombre
ataviado con una camisa de
golf y unos pantalones a
cuadros
francamente
chillones: se trataba de un
individuo de mediana edad,
verticalmente limitado y
ligeramente escaso de cabello
en su zona superior.
El primer sintagma, vertically challenged, se ha traducido al catalán mediante una
adaptación a partir de verticalment discret (‘verticalmente discreto’) que no juzga a la
persona a la que se refiere, sino que, más bien, actúa como un eufemismo que elimina
cualquier matiz negativo. En cambio, la traducción castellana ofrece de nuevo una frase
traducida de forma literal. Por lo que al segundo de los sintagmas se refiere, tanto los
traductores al catalán como el del castellano han escogido el mismo procedimiento de
traducción: la modulación. Este procedimiento de traducción da lugar a que en catalán
nos encontremos ante una frase bastante más sintética que disuelve el circunloquio
original, mientras que la frase castellana resultante recrea mejor la creación de
circunloquios propia del lenguaje PC.
El último de los ejemplos que aportamos es de especial importancia porque en el
fragmento original no aparece ninguna referencia al lenguaje PC:
(6)
The frog continued, ‘You
see, I am not really a frog at
Mira, de fet no sóc cap
gripau. En realitat, sóc una
Veréis… lo cierto es que no
soy ni mucho menos una rana.
351 | P á g i n a
all. I’m really a man, but an
evil sorcerer has cast a spell
on me.’
persona masculina, però
un bruixot malvat em va
encantar.
En realidad, soy un hombre, al
que un malvado brujo hizo
víctima de un hechizo.
Los traductores del catalán sobremarcan el texto y traducen man a partir del
genérico persona y el adjetivo masculina. A pesar de que la palabra man no connote
sexismo en sentido estricto, los traductores han preferido cambiarlo y seguir con el
espíritu que transmite el original. En la versión castellana, la traducción ha sido literal y,
aunque es totalmente correcta, el traductor hubiese podido compensar la gran cantidad de
pérdidas que se hacen evidentes durante la lectura, y aprovechar la oportunidad del género
de las lenguas románicas para ofrecer una traducción similar a la catalana.
Los ejemplos de este cuento nos han servido como modelo para ilustrar algunos
de los procedimientos que utiliza Finn Garner a la hora de plasmar el lenguaje PC, y cómo
este ha sido trasladado a las traducciones. Mientras que el catalán adapta el original a las
preferencias de la lengua meta y aprovecha cualquier ocasión para incluir referencias al
lenguaje PC 13; el castellano proporciona una traducción tan literal que acaba traicionando
la intención del original y desdibujando el efecto humorístico buscado por Finn Garner.
5. ANÁLISIS DE LA TRADUCCIÓN AL CATALÁN
5.1. Sexismo
Con el fin de introducirnos en el lenguaje no igualitario, nos basamos en la guía
de Cuenca et al. (2011) donde se ponen de manifiesto no solo los problemas que nos
llevan a un uso sexista del lenguaje, sino también las estrategias básicas para poder
evitarlo. Estas autoras identifican seis problemas básicos y cuatro alternativas para el caso
del catalán. Las alternativas que permiten no incurrir en este tipo de lenguaje son 14:
13
Tal y como afirma Quim Monzó, uno de los traductores de la obra catalana: “Vam haver de ferne una versió nova, de trair-la, perquè en català hi ha molts detalls políticament incorrectes que
no existeixen en anglès i que havíem d’incloure. Com és el cas dels articles [...]. En anglès no hi
ha diferenciació de gènere, i aquí em vaig adonar que n’hi ha […]”. (http://www.visat.cat/espaitraductors/cat/traductor/229/quim-monzo.html).
14
Los problemas que identifican Cuenca et al. (2011) son: a) uso del masculino genérico; b) uso
del sustantivo home (‘hombre’) con valor genérico e inclusivo para referirse a hombres y a
mujeres sin distinción; c) duales aparentes y vacios léxicos, es decir, palabras con significado
distinto dependiendo del género gramatical (Cuenca et al. 2011:47); d) fórmulas de tratamiento y
relación de dependencia que explican que se trate de forma distinta a los hombres y a las mujeres,
hecho que no se justifica gramaticalmente o por economía del lenguaje; e) trato asimétrico de
mujeres y hombres, en cuestiones como identificar a la mujer por su condición femenina y al
hombre por su profesión; f) salto semántico, eso es, uso del masculino plural que puede ser
interpretado como un genérico.
352 | P á g i n a
a)
Uso de formas dobles
b)
Uso de formas reducidas y marcadas con barras
c)
Uso de colectivos y genéricos, que hacen referencia a los dos sexos
d)
Pronombres como tothom (‘todo hombre’) o el tratamiento de vos 15.
En Politically Correct Bedtime Stories (1994) y la traducción catalana
identificamos algunas de las estrategias que acabamos de nombrar como respuesta a la
discriminación por razón de sexo, biológico y gramatical.
En primer lugar, encontramos el sustantivo wommon (singular) y womyn (plural)
que sustituyen respectivamente a woman y women. Ambas palabras haciendo referencia
al hombre a partir de men. Así se observa en (3) y (4):
(3)
There once lived a young wommon named
Cinderella, [...].
Això era una vegada una persona femenina
que es deia Ventafocs.
(4)
With her gold, Esmeralda moved to
California to open a birth- control clinic,
where she showed other womyn how not to
be enslaved [...].
Amb l’or, la Maragda se’n va anar a
Califòrnia i hi va obrir una clínica de
planificació familiar, on va ensenyar a altres
persones femenines com no deixar-se
esclavitzar[...].
Aunque la traducción hubiese podido ser dona (‘mujer’), ya que no tiene una
referencia directa al sexismo, los traductores optan por una traducción sistemática a partir
de una adaptación: el genérico persona/ persones (‘persona/ personas’) y el adjetivo
femenina/ femeninas (femenina/ femeninas).
Finn Garner también modifica compuestos o circunloquios que tienen, o pueden
implicar, una referencia a man o men como masculinos genéricos, mediante palabras
inventadas, como es el caso de (5).
(5)
A few months later, and after agonizing
pain that a man will never really be able to
Al cap d’uns mesos, amb un dolor atroç
que cap persona masculina no serà mai
realment capaç d’avaluar, la muller del
15
Cuenca et al. (2011) incluyen cuatro estrategias más para lidiar con el lenguaje no igualitario:
a) artículos que permiten desdoblar el género y hacer un uso totalmente igualitario del lenguaje;
b) adjetivos y participios de dos terminaciones, así como sustantivos que permitan el
desdoblamiento en femenino y masculino; c) concordancia entre las dos partes de una
comparación o de un superlativo; d) un orden de las palabras que no subordine a la mujer.
353 | P á g i n a
appreciate, the tinker’s wife gave birth to a
beautiful, healthy prewommon.
recollidor de cartrons va donar a llum una
preadulta femenina, bonica i sana.
Los traductores catalanes optan por una estrategia a medio camino entre la
transposición y la adaptación, utilizando una palabra genérica preadulta y un adjetivo
femenina. De esta forma, no se pierde el efecto del original en la traducción.
Otra estrategia ampliamente utilizada por el autor del original es el uso de una
palabra genérica, normalmente con person/ people:
(6)
‘[...] clucked the spokesperson, ‘so be it’.
[…]- va dir amb superioritat el company
portaveu-, vostè mateix.
(7)
[...] and telling unenlightened stories about
tinkers, dung-gathers and other
tradespeople.
[...]explicant històries plenes de prejudicis:
sobre recollidors de cartons, netejaparabrises i
altres treballadors i treballadores no
especialitzats [...].
Los traductores optan en ambos casos por una adaptación, aunque ligeramente
diferente. Adaptan spokespeople a partir del genérico company (‘compañero’) y un
adjetivo portaveu (‘portavoz’) que lo determina; mientras que tradespeople se traduce
con el desdoblamiento en forma completa de las palabras, treballadors i treballadores
(‘trabajadores y trabajadoras’).
Por último, hay que señalar que la traducción incluye marcas discriminatorias que
no aparecen en el original. Así ocurre en los siguientes casos:
(8)
As their children began
to form tax protest
groups and shooting
clubs,
the
town
councillors
sadly
realized that all their
years of careful social
planning would soon
come to nothing.
Quan els/les seus/ves fills/es van començar a
formar grups d’objecció fiscal i clubs
d’armes, els/ les regidors/ res es van adonar
amb tristesa que tots els anys que havien
dedicat a fer una acurada planificació social,
aviat es convertiren en no res.
(9)
A cheer went up from the crowd, and the
throngs stripped off their clothes and
danced in the sun, as Nature had intended.
De la gentada va sorgir un «bravo!» I tothom i
totdon va començar a treure’s la roba i a ballar
al sol, tal com hauria volgut la mare Natura.
354 | P á g i n a
Los traductores recurren a una adaptación porque en catalán sí que se puede
producir una forma machista como consecuencia del mayor número de marcas de género.
En (8) adaptan a partir del desdoblamiento de formas gráficas con barras, procedimiento
típico del lenguaje igualitario. En (9) modifican el pronombre tothom (‘todo hombre’),
que es etimológicamente sexista por el componente hom, e inventan el femenino totdon
(‘toda mujer’). Clasificaríamos, pues, este último ejemplo como una suma de adaptación
y sobremarcaje.
5.2. Discriminación
La discriminación afecta a diferentes temas que el movimiento PC trata de
suavizar principalmente mediante el uso de eufemismos y paráfrasis. Los subtemas
identificados son el feminismo, el estado físico y psíquico, las profesiones, la desigualdad
social, la discriminación animal y la discriminación positiva 16.
En (10) observamos en a) un eufemismo que se relaciona con el estado físico,
mientras que en b) un circunloquio que hace referencia al estado psíquico.
(10)
Once there was a young princess who was
(a) not at all unpleasant to look at and (b)
had a temperament that many found to be
more pleasant than most other people’s.
Vet aquí que una vegada hi havia una princeseta
(a) gens desatractiva a la vista (‘nada
desatractiva a la vista’) i amb (b) un temperament
que molts trobaven més agradable que el de la
majoria de persones (‘un temperamento que
muchos encontraban más agradable que el de la
mayoría de personas’).
El circunloquio (a) se utiliza para no decir guapa. En este caso, se ha optado por
la modulación, ya que han pasado de una expresión negativa not at all a una positiva gens
(‘nada’) y, además, inventan la palabra desatractiva que sobremarca el original. El
segundo elemento, (b), se utiliza como paráfrasis que evita decir que se tiene un carácter
agradable. Los traductores han optado por traducir literalmente el circunloquio.
Por otra parte, para tratar las profesiones, Finn Garner utiliza, sobre todo, la
modificación de palabras de la lengua inglesa mediante –person. Esto lo observamos en
16
Como consecuencia de la restricción de espacio ofrecemos únicamente algunos de los ejemplos
más representativos del tema de la discriminación.
355 | P á g i n a
(11), donde woodsperson sustituye a woodsman y se ha traducido a partir del genérico
company (‘compañero’) y el adjetivo llenyataire (‘leñador’).
(11)
Instead, the queen indulged in an adopted
masculine powertrip and ordered the royal
woodsperson to take Snow White into the
forest and kill her.
Per això, la reina es va permetre una actitud
masculina d’abús de poder, i va manar al
company llenyataire reial que portés la
Blancaneu al bosc i la matés.
El autor emplea un neologismo en (12) para tratar la discriminación animal 17.
17
Este tema ha sido totalmente inventado por el autor para llevar al extremo paródico las
preocupaciones del lenguaje PC.
356 | P á g i n a
(12)
They gathered together a band of other
pigs who had been forced off their lands.
This new brigade of porcinistas attacked
the resort complex […].
Van aplegar una colla d’altres porcs que
també havien estat expulsats de les seves
terres. Aquests brigadistes porcinistes van
atacar el bloc de xalets adossat [...].
Concretamente utiliza el neologismo porcinistas para hacer referencia a los tres
cerditos. Los traductores del catalán modulan el original a partir de la conversión de
‘brigada’ en brigadistes (‘brigadistas’) y el plural porcinistas para crear una rima en la
traducción inexistente en la obra inglesa.
5.3. Compromiso cívico y valores progresistas
Dentro del tema del comportamiento cívico se ilustran valores vinculados al
pensamiento progresista y al movimiento ecofeminista. En este apartado diferenciamos
tres temas complementarios: la política, la economía y el medio ambiente 18.
En el ámbito de la política, Finn Garner trata temas políticos y controvertidos. El
“malvado” capitalismo que domina la sociedad y la necesidad de una democracia
modélica son los más recurrentes.
Este aspecto destaca sobre todo en The Three Little Pigs. Como podemos observar
en (13) el autor subraya una de las características del capitalismo, esta es, el
expansionismo:
(13)
But their idyll was soon shattered. One day,
along came a big, bad wolf with
expansionist ideas.
Però el seu idil·li aviat es va malmetre. Un dia
va aparèixer un llop gros i dolent, amb
intencions expansionistes.
Finn Garner crea un paralelismo entre el lobo y el capitalismo, ya que los lobos
siempre se han presentado como seres malvados y egoístas, atributos que encajan
perfectamente con el capitalismo. Para establecer este paralelismo introduce adjetivos
despectivos (subrayados), técnica que no suele utilizar en el resto de la obra. Los
traductores catalanes, aunque mantienen la adjetivación, optan por traducir el fragmento
18 En este caso, ofreceremos el ejemplo más representativo, en cuanto a la estrategia utilizada por
parte del autor del original y de los traductores, de cada uno de los subtemas por haber menos que
en el anterior subapartado.
357 | P á g i n a
a partir de una modulación, pues cambian ideas, una palabra más abstracta, por intencions
(‘intenciones’), mucho más concreto en este contexto.
En el ámbito de la economía la estrategia más utilizada es el eufemismo y la
paráfrasis eufemística. Dentro de los eufemismos un buen ejemplo es (14), en el que se
evita decir la palabra tabú ‘pobre’.
(14)
Long ago in a kingdom far away, there
lived a miller who was very economically
disadvantaged.
Fa molt de temps, en un reialme llunyà vivia, en
condicions econòmiques francament precàries
(‘condiciones económicas francamente
precarias’), un moliner.
Los traductores catalanes optan por una modulación con la finalidad de adaptarse
a las preferencias de la lengua meta, técnica que produce, al mismo tiempo, una
transposición, ya que el adverbio economically pasa a ser el adjetivo econòmiques
(‘económicas’).
Para finalizar, dentro de la temática del medio ambiente encontramos, sobre todo,
sintagmas complejos que conllevan la necesidad implícita o explícita de ser más
ecológicos. Así se observa en (15):
(15)
The picturesque little town of Hamelin had
everything a community could wish for—
non-polluting industries, effective public
transport, and a well-balanced ethnoreligious diversity.
El petit i pintoresc poblet d’Hamelín tenia
tot el que una comunitat humana pot
desitjar: indústries no contaminants, un
transport públic eficaç (‘industrias no
contaminantes, un transporte público
eficaz’), i una diversitat ètnica i religiosa
ben equilibrada.
En este caso, los traductores optan por una traducción literal del original.
Sin embargo, también encontramos expresiones generales de la lengua inglesa que
se modifican y se adaptan en la traducción. En (16) observamos land sakes:
(16)
‘Land sakes!’ ‘Why are you two carrying
on so?’
Per l’amor del reciclatge! ¿Què crideu
d’aquesta manera?
Expresión que se utiliza originalmente para marcar sorpresa, equivalente a Déu
meu! (‘¡Dios mío!’), se adapta a partir del juego de palabras políticamente correcto per
l’amor del reciclatge (‘por el amor del reciclaje’) que sigue con la tónica del original.
358 | P á g i n a
6. CONCLUSIONES
A partir de este análisis hemos podido observar cuál era la intención principal de
Finn Garner: parodiar el lenguaje PC y poner de manifiesto el carácter discriminatorio de
los cuentos tradicionales. El objetivo general ha sido identificar las estrategias de
traducción con las que se trasmitía el lenguaje PC a la versión catalana y, aunque en menor
medida, también a la castellana.
El análisis nos ha mostrado como Finn Garner ha modificado el argumento de los
cuentos tradicionales con el fin de introducir los temas básicos que trata el movimiento
PC. Sin embargo, para introducir estos temas, también ha modificado la forma de
escritura, sobre todo a partir de eufemismos, paráfrasis eufemísticas, neologismos y
modificación de palabras. Por esta razón, «la expresión es tan o más importante que lo
expresado, lo que por otra parte ilustra a la perfección la actitud contemporánea hacia el
lenguaje, escéptica, cínica y suspicaz» (Martín 2001: 386).
Esta intención debería ser el eje de reescritura de cualquier traducción de la obra;
pero, como hemos podido comprobar a través del cuento The Frog Prince, la traducción
catalana y la castellana difieren ampliamente en cuanto a los procedimientos de
traducción empleados. El traductor del castellano se subordina a la literalidad de las
estructuras originales y, por lo tanto, utiliza técnicas más literales, que aunque son
totalmente correctas, acaban neutralizando el efecto pretendido en la obra original. En
otras palabras, la traducción castellana trasmite el contenido del original, pero no permite
al lector reconstruir el efecto paródico que resulta de contrastar los cuentos tradicionales
y la versión políticamente correcta. Como afirma Martín (2001: 390), la traducción al
castellano se convierte, más bien, en una transmisión de información que en una
mediación entre dos culturas. En cambio, bien diferente es el caso de la traducción
catalana, en la que los traductores adaptan la obra original a partir de técnicas más
oblicuas, necesarias al pasar del inglés al catalán (o al castellano), lenguas con muchas
marcas de género. Este hecho ayuda a que no solo se mantenga el objetivo de Finn Garner,
sino que, además, quede potenciado en algunos casos.
Centrándonos más detenidamente en la versión catalana podemos corroborar que
el eje de la traducción gira en torno al lenguaje PC. Dicho de otra manera, los traductores
han sabido distanciarse del original cuando ha sido necesario para aumentar la naturalidad
en la lengua meta, con lo que han acabado ofreciendo un libro de cuentos que parece
originalmente escrito en catalán.
359 | P á g i n a
Así pues, allí donde Finn Garner utiliza genéricos inclusivos como people,
palabras de sexo femenino que evitan hacer referencia al campo de los hombres como
womyn; Monzó y Roura ofrecen, en su gran mayoría, traducciones oblicuas y adaptadas,
como tothom i totdon (‘todo hombre y toda mujer’) y persona femenina. No solo adaptan
ciertos elementos, sino que, en muchas ocasiones, también sobremarcan el original con
la inclusión de referencias al lenguaje PC que no aparecían en la obra escrita en inglés.
Este efecto es especialmente visible y marcado en el caso del lenguaje igualitario
y del sexismo, el más importante de la obra, por el problema añadido del desdoblamiento
de género característico de las lenguas de estudio. Ante esta diferencia gramatical los
traductores no solo han adaptado el original a partir del desdoblamiento de género, ya sea
con la escritura completa de palabras o con barras, a partir de genéricos inventados
acompañados de un adjetivo o paráfrasis eufemísticas, sino que además lo han
sobremarcado con elementos PC ausentes en el original. Aunque en el resto de temas las
técnicas de traducción ya son más diversas, pues encontramos tanto técnicas oblicuas
como literales, parece ser que los traductores han tenido siempre en mente no dejar de
trasmitir esos matices del lenguaje PC que aportaba el original.
Cabe además destacar que los traductores catalanes han sido muy coherentes en
la reescritura, ya que siempre que la lengua catalana se lo permitía han incluido las
mismas opciones a lo largo de todo el libro. Un ejemplo bien claro de este hecho es la
repetición constate de persona i un adjetivo femenina, masculina, adulta, allí donde el
original no tenia referencia alguna al lenguaje PC o aparecía una palabra inventada. De
esta forma, han ofrecido al lector una visión de conjunto del lenguaje PC que, aunque a
veces exagerada, remite en todo momento a los típicos eufemismos o circunloquios que
lo caracterizan.
En síntesis, Monzó i Roura no han dudado en distanciarse del original para crear
tantas referencias al movimiento PC como fuesen posibles, con el fin de ofrecer una
reescritura ingeniosa y coherente, que trasmitirá al lector catalán el mismo dinamismo y
efecto que Finn Garner transmitió a sus lectores.
7. BIBLIOGRAFÍA
AGUILAR RÓDENAS, Consol (2001) “Los cuentos y el lenguaje políticamente correcto”,
Cuadernos de Literatura Infantil y Juvenil (134): 26-36.
AINAUD, JORDI, Anna Espunya i Dídac Pujol (2003) Manual de traducció anglès-català.
Vic: Eumo.
360 | P á g i n a
CASALS, Montserrat (1992) “Lo ‘políticamente correcto’”, Anuario de los temas 1991,
Barcelona: Difusora Internacional, 332.
CUENCA, M. Josep et al. (2011) Guia d’us per a un llenguatge igualitari (valencià)
València: Universitat de València / Tecnolingüística S.L.
FAIRCLOUGH, Norman (2003) “’Political Correctness': The Politics of Culture and
Language”. Discourse & Society, 14(1): 17-28. Trad. cast. d’Elsa Ghio:
“Políticamente correcto’: la política de la lengua y la cultura”. Discurso &
Sociedad 3(3): 495-512, 2009.
FINN GARNER, James (1994) Politically Correct Bedtime Stories. Nova York:
Macmillian.
FINN GARNER, James (1995) Contes per a nens i nenes políticament correctes. Barcelona:
Quaderns Crema. Trad. de Quim Monzó i Maria Roura.
FINN GARNER, James (1995) Cuentos infantiles políticamente correctos. Barcelona:
Circe. Trad. de Gian Castelli Gair.
GALLEGO-DÍAZ, Soledad (1993) “Lo que se debe decir”, El País (edición de Barcelona),
2-3.
HALL, Stuart. (1994) “Some ‘Politically Incorrect’ Pathways trough PC”, en Sarah
Dunant (ed.) The War of the Words: Political Correctness Debate. Londres:
Virago, 164–84.
HURTADO, Amparo (2008) “Un enfoque discursivo y funcional de las técnicas de
traducción: Propuesta de clasificación”, en Traducción y traductología.
Introducción a la traductología. Madrid: Cátedra, 266-271.
LIND, William S., (2004) The new Conservatism. [en línea], Disponible en:
<http://www.restoringamerica.org/what_is_political_correctness.htm>
[Consultado en: 20/12/1013].
MARTÍN RUANO, Mª Rosario (2001) Traducción y corrección política: interrelaciones
teóricas, reescrituras ideológicas, trasvases interculturales, Salamanca:
Ediciones
Universidad
de
Salamanca.
[en
línea],
Disponible
en:
<
http://hdl.handle.net/10366/22656> [consultado en 15/11/2013].
RIBERA, Josep y María Josep CUENCA, (2013) “Use and translation of demonstratives in
fiction: a contrastive approach (English-Catalan)”, en Catalan Review XXVII: 2749.
RUETHER, Rosemary. (2005) Integrating Ecofeminism, Globalization, and World
Religions. Lanham: Rowman & Littlefield Publishers, Inc.
361 | P á g i n a
VINAY, Jean-Paul y Jean DARBELNET (1958/1977) Stylistique comprareé du français et
de l’anglais: methode de traduction. París: Didier, 1990. [Trad. inglesa:
Comparative Styistics of French and English: A methodology. Trad. i ed. de Juan
C. Sager I M.-J. Hamel. Amsterdam: John Benjamins, 1995].
VON CAMPEN, Jordi (2006) Quim Monzó, el traductor traduït [en línia]: Visat: La revista
digital de literatura i traducció del PEN català. [Data de consulta 25/03/2014].
Disponible
en
<http://www.visat.cat/espai-traductors/cat/traductor/229/quim-
monzo.html>.
WARREN, Karen. (ed.). (1997) Ecofeminism-Women, Culture, Nature. Indianapolis:
Indiana University Press.
362 | P á g i n a

Documentos relacionados