Coincidiendo con la festividad de San Jorge, el día 23 de Abril

Comentarios

Transcripción

Coincidiendo con la festividad de San Jorge, el día 23 de Abril
Coincidiendo con
la festividad de San Jorge,
el día 23 de Abril,
conforme al programa
presentado, partimos a las
6 horas de la sede de
nuestras
oficinas
en
Zaragoza (Paseo María
Agustín,
4-6
(Pasaje
Ebrosa)), con dirección a
Salamanca,
ciudad
universitaria
por
excelencia, conocida en
todo el mundo por ello y
por su riqueza artística en
monumentos y diferentes
estilos
arquitectónicos
entre los que destacan el
románico,
gótico,
plateresco y barroco. En 1988, fue declara por la Unesco, Ciudad Patrimonio de la
Humanidad.
Tras el alojamiento y almuerzo en el Hotel Catalonia de Salamanca, realizamos una
visita guiada por los puntos más emblemáticos del centro de la ciudad, citaremos alguno de
ellos. Iniciamos la visita en la Plaza mayor, prototipo de la plaza barroca del XVIII, se edifica
entre 1729 y 1755. De planta casi cuadrada, cuenta con 88 arcos, es cerrada y porticada en
la que se ven
grandes
arcadas
sobre las puertas
que dan salida a las
distintas calles que
confluyen en ella. La
plaza fue levantada
sobre la antigua
plaza de San Martín,
alrededor de la que
se articulaba la vida
mercantil, social y
lúdica de la ciudad.
Pasamos por
la Plaza del Corrillo,
es una pequeña
plaza junto a la
Plaza Mayor en la
que encontramos a
su
izquierda
la
Iglesia
de
San
Martín de estilo románico y a su derecha una serie de casas con soportales formados por
columnas de piedra que representan los siete días de la semana. La mayoría de su
superficie está ocupada por cafeterías y locales de comidas.
Visitamos la Casa de las Conchas, edificio de estilo gótico y elementos platerescos.
El edificio se construye con motivo del enlace matrimonial de don Rodrigo Arias Maldonado
y doña María de Pimentel. Conchas y flores de lis, símbolos de ambas familias, aparecen
por todo el edificio. Ha sufrido varias modificaciones, actualmente se ha convertido en una
biblioteca pública para disfrute de todos los ciudadanos.
Estuvimos delante de la casa de doña María la Brava, ubicada en la Plaza de los
Bandos, es una mansión de construcción gótica, típica de los nobles de la época. María de
Monroy, encabezo uno de los bandos en los que se dividió la ciudad en el s. XV y cortó la
cabeza de los asesinos de sus hijos.
Visitamos
las
Catedrales, Salamanca
cuenta
con
dos
catedrales. La Vieja, del
siglo
XII
y
estilo
románico y la Nueva de
estilo gótico culminada
en una girola. A lo largo
del siglo XV la ciudad de
Salamanca experimentó
un
importante
crecimiento demográfico
que, entre otras cosas,
motivó que la catedral
románica no pudiese
albergar a tanta gente. El
cabildo
considera
la
construcción
de
un
nuevo
templo,
pero
mientras tanto, deciden mantener la vieja catedral para no interrumpir los oficios religiosos,
durante el tiempo que durasen las obras de construcción de la nueva. El lugar donde se
juntas las dos construcciones se llama el Patio Chico y es un lugar con un encanto especial.
También visitamos el conjunto de edificios que componían la antigua Universidad de
Salamanca. Las Escuelas Mayores y Menores y el Hospital de Estudio, donde se encuentra
el rectorado actual. Estos edificios se sitúan entorno a la plaza llamada Patio de Escuelas.
Todas las tardes disponíamos de tiempo libre en el que podíamos seguir admirando
la belleza en encierran la mayoría de las calles de esta ciudad, llenas de palacetes, iglesias
y edificios que ponen de manifiesto la riqueza de su diferentes estilos arquitectónicos.
El segundo día (24 de Abril), tras desayunar salimos del hotel con dirección a la
localidad portuguesa de Miranda do Douro, allí realizamos el crucero programado por el
Parque Natural Arribes del Duero Internacional, este es un espacio natural protegido situado
a orillas del río Duero en el tramo fronterizo entre España y Portugal. Forma parte de la red
de Parques Naturales de Portugal y en el lado español se corresponde con el Parque
Natural de Arribes del Duero.
La característica más destacada de este espacio natural es la grandiosidad
paisajística de sus escarpados valles. Un espectacular escenario natural parcialmente
labrado por el curso del agua.
La flora y la fauna de este espacio destacan por la variedad de especies que las
componen. La singularidad del clima, junto con la peculiar disposición del valle, favorece la
existencia de un ecosistema natural de singular belleza. Entre las especies vegetales que
existen en el parque, destacamos encinas centenarias, enebros, fresnos y el dragón de
Arribes, especie que solo se encuentra en este parque.
H
H
La persona encargada
de acompañarnos en el
trayecto, nos advirtió de que
no se trataba de un
zoológico, por lo que los
avistamientos de fauna en un
Parque Natural, dependen en
gran parte de la suerte y
verdaderamente
nosotros
tuvimos
poca,
pudimos
observar a gran altura al
águila real y alguna que otra
choba piquiroja. El ánade real
también
sobrevolaba
y
surcaba las aguas del Duero
junto a la embarcación con la
que nos desplazábamos.
Existe
una
gran
variedad ornitológica en esta zona, se debe a que el profundo y escabroso cañón del río
Duero es un perfecto cobijo para cualquier tipo de ave. Entre ellas, la más emblemática es
la tímida y escasa cigüeña negra que en las zonas más inaccesibles ha encontrado un lugar
idóneo para anidar e intentar pasar inadvertida.
H
H
H
H
Nos
comentan que las
grandes
rapaces
también tienen su
espacio,
siendo
entre
ellos
la
silueta del buitre
leonado la más
frecuente
de
reconocer, además
de las especies
anteriores, también
pueden verse el
alimoche, el águila
perdicera, el milano
negro, el cernícalo,
el vencejo real, el
cormorán y el avión
roquero.
H
H
Durante la noche, sin embargo, es frecuente el cárabo , el autillo , el búho chico y el
chotacabras gris . En una zona determinada del recorrido instalaron un micrófono de
H
H
H
H
H
H
H
H
ambiente con el que captaron perfectamente los trinos de muchos pequeños pájaros que
viven en las riveras.
En cuanto a mamíferos uno de los más curiosos habitantes de este lugar son las
nutrias.
De regreso a la estación biológica, degustamos unos vinos de oporto y nos
ofrecieron una exhibición didáctica con un búho real, donde nuestro compañero Manuel
Ramirez, participó activamente.
Tras el almuerzo en un
restaurante típico de Miranda do
Douro, visitamos la catedral de la
localidad y paseamos por la zona
comercial donde parecía que la
mayorías de las señoras se
encontraban en su hábitat
natural.
Posteriormente
regresamos a Salamanca. El tercer día (25 de Abril)
desayunamos en el hotel y
pusimos
rumbo
a
Ciudad
Rodrigo, auténtico paraíso de
piedra situado entre los parques naturales de la Sierra de Francia y de las Arribes del Duero,
muy cerca de la frontera portuguesa. Las calles medievales de Ciudad Rodrigo están
repletas de palacios y casas señoriales, frisos, escudos, etc, en su centro se ubica la Plaza
Mayor. La población incluida dentro del recinto amurallado fue declarada conjunto histórico
artístico en 1944.
En todo
el recorrido por
la ciudad nos
acompañó una
guía
muy
peculiar (María
José), creo que
tardaremos en
olvidar su forma
especial de dar
conocer
la
historia de la
población, nos
hizo pasar unos
buenos ratos y
en el mismo precio incluyó unas sesiones de risoterapia que tan saludables resultan.
Accedimos al recinto fortificado por la Puerta del Sol, que fue construida durante el
reinado de Enrique II de Trastamara. La fortaleza tiene más puertas de acceso, todas ellas
equidistantes de la Plaza Mayor, la Puerta de Santiago, la Puerta del Conde, la Puerta de la
Colada, la Puerta de Amayuelas y la Puerta de Santa Cruz.
Paseamos por la Muralla que fue construida por orden del rey Fernando II de León.
Tiene un perímetro de más de dos kilómetros que se conserva íntegro.
A lo largo del recorrido por la ciudad, vimos una gran cantidad de templos,
conventos, casas y palacios señoriales que desgraciadamente pertenecen, en su mayoría, a
particulares o son edificios oficiales que no están abiertos para visitas públicas, por lo que su
observación se efectuó por el exterior de cada uno de ellos.
Es muy difícil recoger cada una de las edificaciones que vimos, por lo que
recodaremos brevemente las características y utilidades de alguno de ellos:
El ayuntamiento. En su interior alberga un valioso Archivo Municipal.
El Castillo de Enrique II de Trastámara, construido sobre otro anterior en 1372.
Verraco prerromano, en la actualidad se encuentra frente al Castillo de Enrique II de
Trastamara, en el lugar donde posiblemente se asentó la primera población que con el
tiempo daría origen a Ciudad Rodrigo.
Palacio de los Ávila y
Tiedra, también conocido como
Palacio de los Castro. Es de estilo
gótico-plateresco, y una de las
joyas arquitectónicas de Ciudad
Rodrigo.
Palacio de los Águila,
perteneció a la poderosa familia de
los Águila. Es uno de los palacios
más grandes y espectaculares de
Ciudad Rodrigo.
Casa del Marqués de
Cerralbo, situada en la Plaza
Mayor, destaca por un interesantísimo friso en la fachada. También conocida como Casa de
los Cueto.
Casa de los Vázquez, palacio construido a finales del siglo XV que tiene una curiosa
forma, como si se tratase de un barco de piedra. En su exterior destaca la portada y la
rejería, y en su interior el artesonado, la escalera y la azulejería (Actualmente es la Oficina
de Correos).
Palacio Episcopal, actual residencia del obispo de Ciudad Rodrigo es un edificio del
siglo XVIII. En su capilla hay pinturas del siglo XVI.
Finalizamos la visita guiada en la Catedral de Santa María, el rey Fernando II de
León ordena su construcción. Es de estilo románico de transición al gótico. La torre
neoclásica es del siglo XVIII, en su interior destacan el claustro y el extraordinario coro.
Seguidamente nos trasladamos hasta
La Alberca, bello pueblo con una arquitectura
popular levantada a base de piedras y
entramados de madera perfectamente
conservados. Sus estrechas y empedradas
calles, sus pequeñas plazas y sus curiosas
casas, hacen de él un bonito lugar.
Almorzamos en un restaurante de
esta localidad y posteriormente paseamos
por sus calles. Todas sus casas tradicionales
están hechas de granito y de piedra, con sus
vigas de madera vista y tienen como máximo
3 pisos de altura. Muchas de las casas tienen
grandes balcones
Uno de los principales atractivos de
esta zona, es la diversidad y la belleza de
sus alrededores. Por un lado se puede ver
granito, pizarra y cuarcita mezclados con una
variada vegetación salvaje y por otro lado los
bellos y frondosos bosques de robles,
castaños, pinos, nogales, manzanos y
almendros.
Después del paseo regresamos a
Salamanca.
El cuarto y último día (26 de Abril).
Abandonamos el hotel para regresar al punto
de origen. Antes realizamos una parada en Peñafiel para visitar su castillo y otra en Soria
para efectuar el almuerzo.
El Castillo
de Peñafiel está
situado
en
un
cerro estratégico,
que domina los
valles Duratón y
Botijas,
en
su
confluencia con el
río Duero. Fue
declarado
Monumento
Nacional en 1917,
y es considerado
como una de las
más
bellas
fortificaciones del
Medievo.
Tiene
forma
de
un
inmenso barco.
Desde sus
almenas puede verse perfectamente todo el pueblo de Peñafiel y distinguimos, ayudados
por nuestra guía, la Plaza del Coso, lugar de Fiestas y Tradiciones donde se vienen
celebrando los festejos taurinos desde la Edad Media. Se trata de un espacio rectangular
rodeado de viviendas de 2 o 3 pisos de altura, en sus balcones lucen vistosas decoraciones
de madera que sirven de palcos para los festejos taurinos.
También
distinguimos la Iglesia y
convento de San Pablo
que en su origen fue un
alcázar, que mandó
construir el rey Alfonso
X, el Sabio y algunas
más con las que cuenta
la población como la de
San Miguel (parroquia).
A parte de los
monumentos
arquitectónicos,
se
distinguen un número
importante
de
chimeneas
que
aparecen en el suelo y
cuya finalidad no es
otra que la de dar
ventilación a las numerosas bodegas familiares con las que cuenta la zona.
Finalizada la visita y ante la falta de tiempo para visitas El Burgo de Osma, nos
dirigimos directamente a Soria para efectuar el almuerzo y conocer la población.
Soria es la ciudad del románico, de monumental arquitectura civil, ciudad donde se
enamoran los poetas y donde los versos anidan entre sus calles y paisajes, ciudad de
maestros restauradores por su cualificada gastronomía...
Esta ciudad cuenta con un catálogo de monumentos religiosos cuajado de
ejemplares de estilo románico. Entre ellos relacionamos los siguientes:
Iglesia de San Juan de Rabanera, Iglesia de Santo Domingo, Concatedral de San
Pedro, Arcos de San Juan de Duero, Iglesia de San Polo, Iglesia de San Nicolás…
También
pueden
verse
monumentos
religiosos de otros estilos:
Ermita
de
San
Saturio, Iglesia de Nuestra
Señora
del
Espino,
Convento
de
Nuestra
Señora de la Merced,
Ermita de Nuestra Señora
de la Soledad, Convento
de San Francisco, Iglesia
de
San
Salvador,
Convento de Santa Clara,
Ermita de Santa Bárbara…
Entre
Monumentos
destacan:
los
Civiles
Palacio
de
los
Condes de Gómara de
Soria, Plaza Mayor de Soria, Plaza de San Clemente, Plaza de San Esteban - Plaza del
Olivo, Alameda de Cervantes…
En el tiempo libre que dedicamos a conocer la ciudad, las 48 personas que
participaron en este
viaje
cultural
se
organizaron
en
diferentes
grupos
y
eligieron la dirección
que consideraron más
conveniente, al final,
cada uno de ellos
comento su experiencia.
Finalizada
la
visita,
continuamos
hasta Zaragoza donde
dimos por terminado
nuestro
viaje.
La
comisión de Asuntos
Sociales quiere desde
aquí
agradecer
la
colaboración de todos
los asistentes y los invita
a participar en cada una de las propuestas futuras.

Documentos relacionados