El Arcángel púrpura - Orden Sufi Nematollahi

Comentarios

Transcripción

El Arcángel púrpura - Orden Sufi Nematollahi
SUFI
26
El Arcángel púrpura
Nº 4
SUFI
Carlos Diego y Mahmud Piruz
El Arcángel púrpura
(‘Aql-­e sorj)
de Sohrawardi
7UDGXFLGRGHORULJLQDO
persa e interpretado por &DUORV'LHJR\0DKPXG3LUX]
INTRODUCCIÓN
S
-­ al-­Din Yahy a -­ Sohrawardi nació en un pueblo hih ab ^ -­
llamado Sohraward cerca de la ciudad de Zan y an, en el oeste de Irán, en el año 548/1153. Sohrawardi HVXQRGHORV¿OyVRIRVPiVLPSRUWDQWHVGHOPXQGR LVOiPLFRIXQGDGRUGHODHVFXHODGHOD©WHRVRItDGH
-­
la iluminación» (hekmat-­e eshr aq). Se trata de una escuela tanto especulativa e intelectual como interior y práctica, ba-­
VDGDSULQFLSDOPHQWHHQODWHRVRItDGHORVDQWLJXRVSHUVDVOD
-­
©WHRVRItDGHORVUH\HVªhekmat-­e josraw aniLQÀXLGDSRUXQ
-­
ODGRSRUOD¿ORVRItDmash a’iGHRWURJUDQ¿OyVRIR\PpGLFR
-­
persa, Abu ‘Ali Sin a (370/980) (más conocido como Avicena HQ2FFLGHQWH\HQORVSDtVHViUDEHV\SRUHOVX¿VPR\SRU
RWURODGRSRUORVSHQVDPLHQWRVGHORVDQWLJXRV¿OyVRIRVGH
*UHFLD\(JLSWR
/RTXHVHFRQRFHGHVXYLGDSURFHGHGHXQDFRUWDELRJUDItD
escrita por un admirador suyo, Shams al-­Din Shahrazuri (m. &RPR VXFHGH FRQ OD PD\RUtD GH ODV ELRJUDItDV
clásicas islámicas, la de Shahrazuri se ocupa esencialmente del linaje del sheij\GHVXVYLDMHV\HQWUHWHMHEDVWDQWHVDQpFGRWDV
con el mero relato de los acontecimientos. Nos cuenta que -­
-­
-­ y ^ -­
Sohrawardi empezó sus estudios en Mar aqa, en Azarb aye an, -­
^
con Ma \GDO'LQ*XLOL/XHJRVHGHVSOD]yD(VIDKan, donde FRPHQ]yHOHVWXGLRGHOD¿ORVRItDHQHVSHFLDOODVREUDVGH$EX
-­
-­
-­
‘Ali Sin a, bajo la dirección de Z ahir al-­Din Q ari, empezando entonces a escribir el primero de sus libros.
/XHJR WUDV KDEHU FRPSOHWDGR VX HGXFDFLyQ UHJODGD \
VLJXLHQGRHQHVWRODFRVWXPEUHGHORVHVWXGLRVRVPXVXOPDQHV
inicia un periodo de viajes por otros centros importantes de HVWXGLR GH VX WLHPSR (V HQ HVWD PLVPD pSRFD FXDQGR 6R-­
KUDZDUGLVHGHGLFDDVXSXUL¿FDFLyQLQWHULRUHQUHWLUR\SDVD
JUDQSDUWHGHVXWLHPSRHQFRPSDxtDGHVXItHV0iVDGHODQWH
-­
vive en Diy DU%DNUFRQVXJUDQDPLJR)DMUDO'LQ0DUGLQL
EL VUELO DEL SIMORQ, CORTESÍA DE M. JAVAD PUR
Año 2002
27
SUFI
antes de desplazarse hacia el sur, a Alepo, GRQGHHVKXpVSHGGHODFRUWHGHOMRYHQ
-­
SUtQFLSHDO0DOLNDO=ahir, hijo de Salh al-­Din ibn Ayyub (Saladino).
6KDKUD]XUL HVFULEH HQ UHIHUHQFLD D
la relación entre Sohrawardi y el joven SUtQFLSH ©(O SUtQFLSH VHQWtD HVSHFLDO
DIHFWR\UHVSHWRKDFLDHOsheij, y el sheij le TXHUtDWDPELpQ/RVGRFWRUHVGHOD/H\\
ODVDXWRULGDGHVUHOLJLRVDVGH6LULDVHUHX-­
QtDQHQWRUQRDOsheij\YDORUDEDQHQJUDQ
medida sus palabras. El sheij interpretaba y explicaba los temas que los doctores de la Ley le consultaban, demostrando la va-­
OLGH]GHVXVLQWHUSUHWDFLRQHVIUHQWHDODV
de aquellos [doctores] que le criticaban ^
con injurias». (Ibn Taqarbordi, al-­no yum ¿..., VI, p.114)
/D SURIXQGLGDG GH OD H[SHULHQFLD
interior y el elevado conocimiento de 6RKUDZDUGLDFHUFDGHORV©PLVWHULRVGL-­
vinos» y las realidades interiores, acom-­
pañada de una extraordinaria capacidad intelectual, y expresada muchas veces GH IRUPD GLUHFWD RULJLQy OD HQHPLVWDG
\ HO HQIUHQWDPLHQWR GH DOJXQDV GH ODV
DXWRULGDGHV UHOLJLRVDV ,EQ 7DTDUERUGL
UH¿ULpQGRVHDODIRUPDGLUHFWDHQTXHVH
H[SUHVDED 6RKUDZDUGL HVFULEH ©(V XQ
hombre con un vasto conocimiento, pero con poco sentido». (Ibid, p.114).
Finalmente, los doctores de la Ley dictaron una sentencia (fatua), acusando D 6RKUDZDUGL GH VDFULOHJLR H LQMXULD \
SLGLHURQ DO SUtQFLSH VX HMHFXFLyQ (O
MRYHQSUtQFLSHVLQHPEDUJRVHQHJy\
ODV DXWRULGDGHV UHOLJLRVDV VH GLULJLHURQ
directamente a su padre, Salh al-­Din ibn Ayyub, el cual, teniendo en cuenta la VLWXDFLyQ SROtWLFD GHO PRPHQWR REOLJy
a su hijo a acceder a la petición de las DXWRULGDGHV UHOLJLRVDV 6RKUDZDUGL IXH
HQFDUFHODGR\¿QDOPHQWHHMHFXWDGRDOD
edad de 38 años, el 5 de rayab de 587/ 29 de julio de 1191, en unas circunstancias TXHSUREDEOHPHQWHQRVHOOHJXHQQXQFD
DDFODUDUVDWLVIDFWRULDPHQWH/RVUHODWRV
TXHQRVKDQOOHJDGRVHFRQWUDGLFHQXQRVD
RWURV\QRGHMDQFODURVLIXHHVWUDQJXODGR
o si se dejó morir de hambre en la cár-­
cel. Fue por ello por lo que Sohrawardi UHFLELyHQWUHRWURVDSRGRVHOGH©sheij mártir».
Con tan pocos datos sobre su per-­
sona se ha interpretado a Sohrawardi de PXFKDV IRUPDV GLVWLQWDV 3DUD DOJXQRV
HVWXGLRVRVVHWUDWDGHXQVXItSDUDRWURV
GHXQ¿OyVRIRDQDOtWLFRHLQFOXVRVHOH
28
El Arcángel púrpura
FDOL¿FDFRPRFULSWR]RURDVWULDQR'HED-­
jo de cada una de esas opiniones se halla una lectura distinta del conjunto de la obra que escribió;; en verdad, probable-­
PHQWHIXHWRGRHOORDODYH]
El Arcángel púrpura (‘aql-­e sorj)
L
a alabanza a Dios, el Clemente, el Mi-­ sericordioso.
1. La alabanza sea para el Rey en cuyo dominio está el reino de ambos mundos. Todo ser que ha sido, ha sido por Su Ser, y la existencia de todo cuanto es, es por Su Existencia, y el ser de todo cuanto pudiera existir, existirá por Su Ser. eOHVHO3ULPHUR\HOÒOWLPRHO5HYHODGR
y el Oculto;; es el Vidente [conocedor] de todas las cosas. La paz y la bendición de Dios descienda sobre sus enviados, \ VREUH 0RKDPPDG HO HOHJLGR FRQ
TXLHQODSURIHFtDDOFDQ]yVX¿Q\VREUH
sus compañeros y sobre los sabios de la UHOLJLyQ £4Xp 'LRV HVWp FRQWHQWR FRQ
todos ellos!).
8QRGHPLVDPLJRVPiVTXHULGRV
PHSUHJXQWyVLODVDYHVHQWHQGtDQHQWUH
VtVXV>[email protected]/HFRQWHVWp
©6tTXHORVHQWLHQGHQª
©¢&yPR KDV FRQVHJXLGR VDEHU
HVR"ªSUHJXQWy
&RQWHVWp©(QHOSULQFLSLRFXDQGR
el Creador quiso convertir mi no-­ser en H[LVWHQFLDPHFUHyEDMRODIRUPDGHXQ
KDOFyQ<HQHOOXJDUGRQGHHVWDED\R
estaban todos los demás halcones. Nos hablábamos y escuchábamos los unos D ORV RWURV \ HQWHQGtDPRV OR TXH QRV
GHFtDPRVHQWUHQRVRWURVª
©¢<TXpRFXUULySDUDTXHDEDQ-­
GRQDUDV DTXHO HVWDGR \ OOHJDUDV D HVWD
morada en que te encuentras?», inquirió.
5HSOLTXp
8Q GtD ORV FD]DGRUHV 'HFUHWR \
'HVWLQR WHQGLHURQ OD UHG GH OD 3UHGHV-­
tinación;; pusieron en ella como cebo la VHPLOODGHODYROXQWDG\GHHVWDIRUPD
PHKLFLHURQSULVLRQHUR/XHJRGHOUHLQR
GRQGHKDEtDHVWDGRQXHVWURQLGRPHOOH-­
YDURQDRWUROXJDU0HFHUUDURQDPERV
ojos [cosiendo mis párpados], me ataron con cuatro cadenas distintas y pusieron SDUDYLJLODUPHDGLH]JXDUGLDQHVFLQFR
PLUDQGRKDFLDPtFRQVXHVSDOGDYXHOWD
hacia el exterior, y cinco dándome la espalda. Aquellos cinco que estaban IUHQWHDPtFRQODVHVSDOGDVYXHOWDVKDFLD
IXHUD PH PDQWXYLHURQ HQ HO PXQGR GH
ODFRQIXVLyQGHWDOPRGRTXHPLSURSLR
nido, y aquel reino, y todo aquello que VDEtDORROYLGp\OOHJXpDSHQVDUTXH\R
VLHPSUHKDEtDVLGRWDOFRPRPHYHtDHQ
ese momento.
'HVSXpVGHGHMDUPHDVtFLHUWRWLHP-­
SRDEULHURQXQSRFRPLVRMRV0LUpSRU
esa rendija y vi cosas que nunca antes KDEtDYLVWR(VWDEDPDUDYLOODGR\FDGD
GtDLEDQDEULHQGRODUHQGLMDGHPLVRMRV
XQSRFRPiV\YHtDFRVDVTXHPHPDQ-­
WHQtDQVRUSUHQGLGR)LQDOPHQWHDEULHURQ
por completo mis ojos y me mostraron entonces el mundo tal como es. Miraba ODVFDGHQDVTXHPHDWDEDQ\DORVJXDU-­
GLDQHV>[email protected]
©¢3RGUpYHUPHOLEUHDOJ~QGtDGHHVWDV
FDGHQDV\DSDUWDUiQDHVWRVJXDUGLDQHV
GH PL FXVWRGLD" ¢3RGUiQ TXHGDU OLEUHV
mis alas para que pueda, por un instante, volar y quedar libre de ataduras?»
3DVpDVtDOJ~QWLHPSRKDVWDTXHXQ
GtDYLDPLVFDUFHOHURVGHVDWHQWRVGHPt
©1RKDOODUpPHMRURFDVLyQªPHGLMHPH
GHVOLFpKDFLDXQULQFyQ\WUDVWDELOODQGR
FRQODVFDGHQDVVDOtDOGHVLHUWR(QHVH
desierto vi a una persona acercarse hacia Pt0HGLULJtKDFLDHOOD\ODVDOXGp&RQ
FRUWHVtD\SHUIHFWDGHOLFDGH]DPHGHYRO-­
YLyHOVDOXGR&XDQGRPLUpKDFLDHOODYL
TXHVXURVWUR\VXFDEHOOHUDHUDQS~USXUD
©(VMRYHQªSHQVp\OHGLMH©MRYHQ¢GH
dónde vienes?»
&RQWHVWy ©+LMR WH HTXLYRFDV FRQ
HVD H[SUHVLyQ 6R\ HO SULPRJpQLWR GHO
&UHDGRU¢\W~PHOODPDVMRYHQ"ª
'LMHHQWRQFHV©¢<FyPRHVTXHQR
se ha vuelto blanca tu cabellera?» A lo TXHPHFRQWHVWy©0LFDEHOORUHDOPHQWH
es blanco, pues soy un Anciano cuya HVHQFLDHVOX]6LQHPEDUJRDTXHOTXHWH
capturó en el cepo, que puso esas cade-­
nas que te aprisionan, y que puso a esos JXDUGLDQHVSDUDYLJLODUWHDPtWDPELpQ
hace mucho tiempo, me tiró al pozo os-­
FXUR'HDKtYLHQHTXHPHYHDVEDMRHVWH
FRORUS~USXUDSXHVVLQR\RVR\EODQFR
y brillante. Toda aquella blancura que SURFHGHGHVXSURSLDOX]DSDUHFHS~USXUD
FXDQGRVHODPH]FODFRQORQHJURFRPR
HOUHVSODQGRUGHOFUHS~VFXOR\GHODOED
que es blanco porque la luz del sol lo LOXPLQD8QRGHVXVODGRVHVWiHQIRFDGR
a la luz y es blanco, mientras el otro lado, HQODGLUHFFLyQGHODQRFKHHVQHJUR\SRU
Nº 4
SUFI
Carlos Diego y Mahmud Piruz
HVRVHPXHVWUDS~USXUD&XDQGRVHHOHYD
la luna llena, aunque su luz es prestada, HVVLQHPEDUJROXPLQRVD<FRPRXQRGH
VXVODGRVHVWiKDFLDHOGtD\RWURKDFLD
ODQRFKHSDUHFHS~USXUD/DOODPDWLHQH
la misma propiedad, por abajo es blanca \DUULEDHVWiHOKXPRQHJUR\HQWUHOD
OODPD \ HO KXPR VH YH S~USXUD +D\
multitud de ejemplos que ilustran esto.»
'LMH HQWRQFHV ©$QFLDQR ¢GH
dónde vienes?»
&RQWHVWy ©'H PiV DOOi GHO PRQWH
-­
Q DIDOOtVHHQFXHQWUDPLPRUDGD\DOOt
VHKDOODEDWDPELpQWXQLGRSHURORKDV
olvidado.»
3UHJXQWp HQWRQFHV ©¢< TXp HVWiV
KDFLHQGRDTXt"ª
5HVSRQGLy ©6R\ XQ YLDMHUR TXH
va por el Mundo de acá para allá con-­
tinuamente, contemplando maravillas.» ©¢&XiOHVVRQODVPDUDYLOODVTXHKDVYLVWR
HQHVWHPXQGR"ªSUHJXQWp
5HSOLFy ©6LHWH FRVDV 3ULPHUR HO
monte QDITXHHVQXHVWUDSDWULDVHJXQ-­
-­
do, la Joya que ilumina la noche;; tercero, -­
el árbol Tub a;; cuarto, los doce talleres;; quinto, la cota de malla de David;; sexto, -­
la espada de Bal DUDN\VpSWLPROD)XHQ-­
te de la Vida.»
©+iEODPHGHHOODVªGLMH
&RQWHVWy ©/D SULPHUD HO PRQWH
-­
Q DIVHDO]DFLUFXQYDODQGRDOPXQGR\
tiene once montañas. Allá es donde irás cuando te liberes de tus cadenas, pues GHDOOtHVGHGRQGHWHWUDMHURQ\SRUTXH
WRGRORTXHH[LVWHDO¿QDOUHJUHVDDVX
IRUPDLQLFLDOª
/HSUHJXQWpFyPROOHJDUKDVWDDOOt
y me respondió,
©(O FDPLQR HV GXUR (Q SULPHU
OXJDUKDOODUiVDQWHWLGRV>[email protected]
montañas del monte QDI8QDHVGHFOLPD
-­
FiOLGR \ OD RWUD GH FOLPD IUtR \ WDQWR
HOFDORUFRPRHOIUtRGHDTXHOOXJDUQR
FRQRFHQOtPLWHVª
©(VVHQFLOORªGLMH©FUX]DUpODPRQ-­
taña de clima cálido en invierno, y la otra, ODGHFOLPDIUtRHQYHUDQRª
5HSOLFy ©(VWiV HTXLYRFDGR (O
FOLPDGHHVDUHJLyQQRFDPELDFRQODV
estaciones.»
3UHJXQWpDTXpGLVWDQFLDVHKDOODED
ese monte.
'LMR©9D\DVKDFLDGRQGHYD\DVVyOR
SRGUiVOOHJDUDOSXQWRGHSDUWLGD&RPR
un compás con una punta en el centro GHOFtUFXOR\ODRWUDHQHOSHUtPHWURSRU
PXFKR TXH JLUD VLHPSUH YXHOYH GRQGH
Año 2002
estaba antes.»
©<HQHVDVPRQWDxDVªGLMH©¢SXH-­
GHXQRFDYDUXQW~QHO\FUX]DUSRUpO"ª
©7DPELpQ HV LPSRVLEOH FDYDU XQ
W~QHOª UHSOLFy ©SHUR WRGR DTXHO TXH
posee la aptitud para ello puede cruzar la montaña en un instante, sin necesidad GHW~QHOFRPRKDFHHOEiOVDPRVLSR-­
nes la palma de tu mano al sol para que VHFDOLHQWH\SRQHVHQHOODXQDJRWDGH
EiOVDPRpVWHSDVDUiGHODSDOPDDOGRUVR
de tu mano. Y eso se debe a su cualidad. 7~WDPELpQVLGHVDUUROODVHQWLODFDSD-­
cidad natural de cruzar esas montañas, ODVIUDQTXHDUiVDPEDVHQXQLQVWDQWHª
/H SUHJXQWp FyPR VH DGTXLUtD HVD
capacidad.
&RQWHVWy©(QPLVSDODEUDVHVWDUiOD
respuesta, si eres capaz de entenderlo.»
©&XiQGR KD\D FUX]DGR HVDV GRV
PRQWDxDV¢VHUiIiFLOSDVDUODVRWUDV"ª
dije.
5HVSRQGLy ©3XHGH VHU IiFLO SHUR
VyORVLXQRVDEH>[email protected]$OJXQRV
se quedan por siempre prisioneros de HVDVGRVPRQWDxDV$OJXQRVDOFDQ]DQOD
WHUFHUD\VHGHWLHQHQDKtRWURVORKDFHQ
HQODFXDUWDRHQODTXLQWD\DVtVXFHVL-­
YDPHQWHKDVWDODXQGpFLPD&XDQWRPiV
listo es el pájaro, más avanza.»
/HGLMH©'HVSXpVGHKDEODUPHGHO
monte QDIKiEODPHDKRUDGHOD-R\DTXH
-­
ilumina la noche.»
&RQWHVWy ©/D -R\D TXH LOXPLQD OD
QRFKHVHHQFXHQWUDWDPELpQHQHOPRQWH
-­
Q DI\HVWiHQODWHUFHUDPRQWDxD*UDFLDV
a que existe, la oscura noche se ilumi-­
na, pero no permanece siempre en un mismo estado. Su luminosidad proviene -­
del árbol Tub DVLHPSUHTXHVHKDOODHQ
-­
oposición con el árbol Tub a, el lado en el que te encuentras aparece con un brillo SHUIHFWRFRPRXQJORERUHGRQGR\OX-­
minoso. Cuando una parte de ella está en -­
la dirección del árbol Tub DXQDIUDFFLyQ
de su disco se muestra oscura, y el resto brillante. Y, a medida que se aproxima -­
al árbol Tub DXQDQXHYDIUDFFLyQGHVX
disco aparece oscura en el lado en el que WHKDOODVSHURODPLWDGTXHHVWiGLULJLGD
-­ permanece brillante. hacia el árbol Tub a &XDQGR WRGD HOOD TXHGD IUHQWH DO iUERO
-­
Tub a, todo el lado que se halla hacia ti aparece oscuro, y brillante el orientado -­
hacia el árbol Tub D/XHJRDODOHMDUVH
GHO iUERO XQD IUDFFLyQ YXHOYH D PRV-­
WUDUVHEULOODQWHHQHOODGRHQTXHW~HVWiV
IUDFFLyQTXHYDFUHFLHQGRDPHGLGDTXH
crece la distancia con el árbol. No es que ODOX]DXPHQWHVLQRTXHXQDVXSHU¿FLH
mayor de la Joya va recibiendo luz y la RVFXULGDGYDKDFLpQGRVHPHQRU\HVWR
SURVLJXHKDVWDTXHYXHOYHDHQFRQWUDUVH
en oposición, y entonces toda ella recibe luz.
©7HORYR\DH[SOLFDUFRQXQHMHP-­
SOR +D] XQ DJXMHUR TXH WUDVSDVH XQD
SHORWD\KD]SDVDUDOJRSRUpO$FRQWL-­
QXDFLyQOOHQDXQWD]yQFRQDJXD\SRQOD
pelota en el tazón de modo que la mitad GHODSHORWDHVWpVXPHUJLGDHQHODJXD
$OFDERGHXQUDWRHODJXDKDEUiFXELHU-­
to las diez partes de esa pelota, pero si DOJXLHQKXELHUDHVWDGRPLUiQGRODGHVGH
GHEDMRGHODJXDKDEUtDYLVWRXQDPLWDG
FRQWLQXDPHQWHEDMRHODJXD<WDPELpQ
si este observador, que estaba mirando desde abajo, justo desde el centro del WD]yQ VH GHVSOD]D DOJR KDFLD XQ ODGR
ya no podrá ver la totalidad de la mitad TXHHVWiEDMRHODJXDSXHVDPHGLGDTXH
se desplaza del centro del tazón hacia un lado, la parte de la pelota que ya no queda MXVWR HQ IUHQWH GHO RMR GHO REVHUYDGRU
GHMD GH VHU YLVWD SRU pVWH (Q VX OXJDU
verá una porción de la parte que está IXHUDGHODJXD\FXDQWRPiVVHGHVSODFH
hacia el borde del tazón, menor será la SDUWHVXPHUJLGDTXHYH\PD\RUODTXH
YHIXHUDGHODJXD6LPLUDH[DFWDPHQWH
desde el borde de la taza, verá una mitad HQHODJXD\ODRWUDIXHUD&RQIRUPHYD
elevándose el punto desde el que mira, respecto del borde del tazón, irá viendo PHQRVSDUWHHQHODJXD\PiVIXHUDGH
HOODKDVWDTXHVHVLW~HMXVWRHQFLPDGHO
centro del tazón, momento en que verá ODWRWDOLGDGGHODSHORWDOLEUHGHDJXD
©6LDOJXLHQGLMHUDTXHQRVHSXHGH
YHUQLHODJXDQLODSHORWDGHVGHGHEDMR
GHOWD]yQOHGLUtDTXHVtHVSRVLEOHVLHP-­
SUH TXH pVWH VHD GH FULVWDO R GH DOJ~Q
material incluso más transparente. En el caso de la pelota y el tazón, el observador VHGHVSOD]D\DVtSXHGHYHUORTXHKHGHV-­
FULWR(VDHVODIRUPDTXHWLHQHQOD-R\D
-­
que ilumina la noche y el árbol Tub a de desplazarse alrededor del observador.»
/H SUHJXQWp HQWRQFHV DO$QFLD-­
-­
QR©¢4XpHVHOiUERO7XEa, y dónde se halla?»
-­ es un árbol &RQWHVWy©(OiUERO7XEa inmenso, y todo aquel que es celestial, FXDQGR YD\D DO SDUDtVR YHUi HVH iUERO
DOOt(QHOFHQWURGHODVRQFHPRQWDxDV
29
SUFI
&RPHQWpHQWRQFHVDO$QFLDQRTXH
KDEtDRtGRTXHHO6LPRUTKDEtDFULDGRD
-­
Z DO\TXH5RVWDPKDEtDPDWDGRD(VIDQ-­
-­
diy ar con la ayuda del Simorq.
(O $QFLDQR FRQWHVWy ©6t HV OD
verdad.»
©¢<FyPRIXH"ªSUHJXQWp
-­
&RQWy©&XDQGR=al alcanzó el ser desde el seno de su madre, el color de su SHORDVtFRPRHOGHVXFDUDHUDEODQFR
-­
Su padre, S am, ordenó entonces que lo arrojaran al desierto, y su madre, que KDEtD VXIULGR PXFKR HQ HO SDUWR WDP-­
ELpQGLRVXDSUREDFLyQDOYHUHOWHUULEOH
aspecto de su hijo;; ZDOIXHSXHVDUURMDGR
-­
DOGHVLHUWR(UDHOIUtRLQYLHUQR\QDGLH
SHQVDED TXH SXGLHUD VREUHYLYLU DOJ~Q
WLHPSR8QRVGtDVGHVSXpVVXPDGUHVH
repuso de su dolor, y la compasión por su hijo alcanzó su corazón. Dijo entonces, ³,UpDOGHVLHUWRSDUDYHUHQTXpFRQGL-­
ciones se halla mi hijo”.
©&XDQGROOHJyDOGHVLHUWRYLRTXH
VXKLMRHVWDEDYLYRDEULJDGREDMRHODOD
del Simorq. Cuando la mirada del niño se posó sobre su madre, sonrió, y su madre ORWRPyHQEUD]RV\ORDPDPDQWy4XHUtD
OOHYiUVHORDFDVDSHURGLMR©+DVWDTXH
-­ en PHHQWHUHGHTXpOHKDVXFHGLGRD=al HVWRVGtDV\GHFyPRKDVREUHYLYLGRQR
YROYHUpDFDVD
-­ en su sitio, bajo ©9ROYLyDGHMDUD=al el ala del Simorq, y se escondió en las FHUFDQtDV &XDQGR FD\y OD QRFKH \ HO
6LPRUTVHDOHMyGHOGHVLHUWRXQDJDFHOD
-­
se acercó a Z al, y posó su ubre sobre la -­
-­
boca de Z al. Cuando Z al hubo bebido la OHFKHODJDFHODVHWXPEyMXQWRDpOSDUD
GRUPLU HYLWDQGR DVt TXH QDGD PDOR OH
ocurriera. Su madre se levantó entonces, \ DOHMDQGR D OD JDFHOD GH VX KLMR VH OR
30
llevó a casa.»
'LMH DO$QFLDQR ©¢4Xp VHFUHWR VH
esconde en esto?»
©(VWRPLVPROHSUHJXQWpDO6LPRUTª
-­
UHVSRQGLy©\PHGLMR³=DOKDEtDQDFLGR
-­
bajo la mirada de Tub a, y no le hemos GHMDGRSHUHFHU(QWUHJDPRVDOFD]DGRUOD
FUtDGHODJDFHOD\SXVLPRVHQHOFRUD-­
-­
]yQGHODJDFHODFRPSDVLyQSRU=al, de PRGRTXHOHSURWHJLHUDSRUODQRFKH\OH
DPDPDQWDUD'XUDQWHHOGtD\RPLVPROR
WRPpEDMRPLDOD´ª
/HSUHJXQWpDFHUFDGH5RVWDP\
-­
GH(VIDQGL\ar.
©2FXUULyTXH5RVWDPHUDLQFDSD]GH
-­
YHQFHUD(VIDQGL\ar y se retiró cansado -­
a su casa. Su padre, Z DOIXHDVXSOLFDU
al Simorq;; [resulta que] el Simorq tiene ODFDUDFWHUtVWLFDGHTXHVLVHSRQHQHV-­
SHMRVXRWURVREMHWRVVHPHMDQWHVDQWHpO
todo ojo que mire a dicho espejo queda -­
deslumbrado. Z DOIDEULFyXQDFRUD]DGH
KLHUURSHUIHFWDPHQWHSXOLGR9LVWLyFRQ
ella a Rostam, puso en su cabeza un casco WDPELpQSXOLGR\¿MyVREUHVXFDEDOOR
brillantes espejos. Mandó entonces a 5RVWDP D VLWXDUVH HQ OD SDOHVWUD IUHQWH
-­ GHEtD SRQHUVH
DO 6LPRUT (VIDQGL\DU
IUHQWH D 5RVWDP \ FXDQGR VH DFHUFy D
pOORVUD\RVGHO6LPRUTLQFLGLHURQVREUH
OD FRUD]D \ ORV HVSHMRV 6X UHÀHMR HQ
-­ que HOORVDOFDQ]yORVRMRVGH(VIDQGL\ar, quedaron deslumbrados con lo cual no SRGtDYHUQDGD6HLPDJLQy\FUH\yTXH
KDEtD VLGR KHULGR HQ DPERV RMRV SXHV
QRSRGtDYHUQDGDFD\yGHVXFDEDOOR\
SHUHFLyDPDQRVGH5RVWDP/DÀHFKDGH
dos puntas, sobre la que se han contado cuentos, eran las dos alas del Simorq.»
3UHJXQWpDO$QFLDQRVLSHQVDED
TXHVyORH[LVWtDXQ6LPRUTHQHOPXQGR
'LMR ©7RGR DTXHO TXH QR WLHQH
FRQRFLPLHQWR SLHQVD DVt SHUR HQ FDGD
instante baja un Simorq a la tierra desde -­ mientras simultáneamente el árbol Tub a, GHVDSDUHFHHOTXHOHSUHFHGtDHQODWLHUUD
Si no viniera continuamente un nuevo 6LPRUTQDGDGHORTXHDTXtH[LVWHVXE-­
VLVWLUtD<HQVXYLDMHKDFLDODWLHUUDHO
-­ y pasa Simorq viene desde el árbol Tub a por los doce talleres.»
3UHJXQWp©2K$QFLDQR¢\TXp
son esos doce talleres?»
'LMR©(QSULPHUOXJDUGHEHVVDEHU
que cuando nuestro Rey quiso hacer prosperar sus dominios, empezó primero SRU GHVDUUROODU QXHVWUR UHLQR \ OXHJR
nos puso a trabajar y ordenó la creación de los doce talleres. En cada taller puso a varios aprendices. A estos aprendices los puso a trabajar;; de modo que bajo los doce talleres apareció un nuevo taller, \ SXVR XQ PDHVWUR HQ HVH WDOOHU 3XVR
entonces a ese maestro a trabajar, hasta que apareció, bajo ese primer taller, un QXHYRWDOOHU>3XVRDXQVHJXQGRPDHVWUR
en ese taller,] y lo puso a trabajar, de PRGRTXHDSDUHFLyEDMRHOVHJXQGRWDOOHU
un nuevo taller con un nuevo maestro;; \ SURVLJXLy DVt KDVWD TXH VH IRUPDURQ
VLHWHWDOOHUHV\DVLJQyXQPDHVWURDFDGD
WDOOHU(QWUHJyOXHJRXQPDQWRGHKRQRU
a cada uno de los aprendices en los doce talleres. A continuación dio un manto al primer maestro, y puso bajo su mando dos de los doce talleres, y dio, del mismo PRGR XQ PDQWR DO VHJXQGR PDHVWUR \
le encomendó otros dos talleres;; hizo lo mismo con el tercer maestro, y al cuarto PDHVWUROHHQWUHJyXQPDQWRGHEURFDGR
más hermoso que los demás, puso uno de los doce talleres bajo su mando, y le encomendó además que supervisara los doce talleres. Al quinto y al sexto les dio ORPLVPRTXHKDEtDHQWUHJDGRDOSULPHUR
DOVHJXQGR\DOWHUFHUR&XDQGROHOOHJy
HOWXUQRDOVpSWLPRVyORTXHGDEDXQRGH
los doce talleres. Se lo encomendó, pero Nº 4
facsímile del manuscrito persa del que fue traducido este artículo (Biblioteca nacional de Irán, 1253)
GHODVTXHWHKDEOpDQWHVVHHQFXHQWUDXQD
-­
GHHOODV\HQpVWDVHKDOODHOiUERO7XEa.»
'LMH©¢'DDOJXQDIUXWD"ª
0H UHVSRQGLy ©7RGDV ODV IUXWDV
que ves en el mundo están en ese árbol, \HVDVIUXWDVTXHHVWiQDQWHWLWDPELpQ
SURFHGHQGHpO6LQRIXHUDSRUHVHiUERO
QXQFDKDEUtDIUXWDDQWHWLQLiUEROHVQL
hierbas, ni plantas.»
3UHJXQWp©¢4XpUHODFLyQWLHQHQFRQ
pOODVIUXWDVORViUEROHV\ODVKLHUEDV"ª
0HGLMR©(O6LPRUTWLHQHVXQLGRHQ
-­ Al amanecer, el la cima del árbol Tub a. 6LPRUTVDOHGHVXQLGR\GHVSOLHJDVXV
DODVVREUHODWLHUUD3RUHIHFWRGHVXVDODV
DSDUHFHQIUXWDVHQORViUEROHV\SODQWDV
sobre la tierra.»
El Arcángel púrpura
SUFI
Carlos Diego y Mahmud Piruz
QROHHQWUHJyPDQWRGHKRQRU
©(OVpSWLPRPDHVWURSURWHVWyDLUDGD-­
mente, “Todos los maestros han recibido GRVWDOOHUHV\DPtVyOR>[email protected]
uno, y han dado un manto de honor a WRGRVPHQRVDPt´
©>(O5H\@RUGHQyTXHEDMRVXWDOOHU
se establecieran dos nuevos talleres, y que quedara en sus manos el control de ambos. Y bajo el conjunto de todos los talleres se estableció un campo, y la labor GHHVHFDPSRIXHWDPELpQHQFRPHQGD-­
GD DO VpSWLPR PDHVWUR 6H HVWDEOHFLy
además, que del bello manto del cuarto PDHVWURXQMLUyQVHOHHQWUHJDUtDFRQWL-­
QXDPHQWHFRPRPDQWRDOVpSWLPR\TXH
DVtHQFDGDPRPHQWRHOPDQWRGHOXQR
VHUtDGHOPLVPRPDWHULDOTXHHOPDQWRGHO
otro, ocurriendo estas cosas como te lo H[SOLTXpDQWHVDSURSyVLWRGHO6LPRUTª
©2K$QFLDQRªGLMH©¢TXpWHMHQHQ
esos talleres?»
©7HMHQ VREUHWRGR WHODª FRQWHVWy
©SHURWDPELpQWRGRDTXHOORDORTXHSXH-­
GHDOFDQ]DUODLPDJLQDFLyQGHODJHQWH\
WDPELpQWHMHQODFRWDGHPDOODGH'DYLG
en esos talleres.»
©2K$QFLDQRªGLMH©¢TXpHVOD
cota de malla de David?»
&RQWHVWy ©/D FRWD GH PDOOD GH
David son todas estas cadenas que te aprisionan.»
3UHJXQWp©¢&yPRVHIDEULFD"ª
©(Q FDGD JUXSR GH WUHV WDOOHUHV GH
HQWUHORVGRFHIDEULFDQXQDURGHPRGR
TXHORVGRFHWDOOHUHVIDEULFDQGHPRGR
LQFRPSOHWR FXDWUR DURV 8QD YH] IRU-­
jados, esos cuatro aros se le presentan DO VpSWLPR PDHVWUR SDUD TXH UHDOLFH
determinada obra sobre cada uno de ellos. Cuando van a parar a las manos GHOVpSWLPRPDHVWURpVWHORVPDQGDDO
FDPSR\SRUDOJ~QWLHPSRSHUPDQHFHQ
LQFRPSOHWRV /XHJR VH HQJDU]DQ ORV
FXDWURDURV\VXFRQMXQWRIRUPDXQ~QLFR
DUR HQ IRUPD GH FROODU UtJLGR \ ¿UPH
A continuación hacen prisionero a un KDOFyQFRPRW~OHSRQHQDOUHGHGRUGHO
FXHOORHVHFROODUSDUDTXHDKtVHFRPSOHWH
[el desarrollo de la cota de malla].»
/HSUHJXQWpDO$QFLDQRFXDQWRVDURV
WHQtDFDGDFRWDGHPDOOD
&RQWHVWy ©6L VH SXGLHUD GHFLU
FXDQWDVJRWDVKD\HQHOPDUGH2PiQVH
SRGUtDQFRQWDUORVDURVTXHKD\HQFDGD
cota de malla.»
'LMH©<HVDFRWDGHPDOOD¢FyPRVH
puede quitar?»
Año 2002
-­
5HSOLFy©&RQODHVSDGDGH%DOarak.»
3UHJXQWp©¢'yQGHSXHGHHQFRQWUDU-­
-­
se la espada de Bal arak?»
&RQWHVWy©(QQXHVWURUHLQRKD\XQ
YHUGXJR\HVDHVSDGDHVWiHQVXVPDQRV
Está determinado el tiempo durante el FXDOHV~WLOFDGDFRWD\FXDQGRHVWHSH-­
ULRGROOHJDDVX¿QHOYHUGXJRODJROSHD
-­
con la espada de Bal arak y todos los aros se separan y caen.»
/H SUHJXQWp DO$QFLDQR VL KDEtD
GLIHUHQFLDVHQORVGDxRVTXHOHSURGXFtD
al que llevaba la cota de malla.
'LMR©+D\GLIHUHQFLDV3DUDDOJXQRV
HO GRORU HV WDQ JUDQGH TXH VL KXELHUDQ
vivido cien años, y durante toda su vida hubieran estado pensando continuamente HQFXDOSXHGHVHUHOPD\RUVXIULPLHQWR
GHHQWUHWRGRVORVVXIULPLHQWRVSRVLEOHV
QXQFDKXELHUDQSRGLGRLPDJLQDUHOTXH
-­
les produce la espada de Bal DUDN3DUD
RWURVVLQHPEDUJRHVPiVIiFLOª
©2K$QFLDQRªGLMH©¢TXpSXHGR
KDFHUSDUDTXHHVHVXIULPLHQWRPHUHVXOWH
llevadero?»
&RQWHVWy ©+DOOD OD )XHQWH GH OD
9LGD\YLHUWHVXDJXDVREUHWXFDEH]D
Tu cota de malla resbalará entonces de tu FXHUSR\HVWDUiVDVDOYRGHOJROSHGHOD
HVSDGDSRUTXHHVDDJXDDEODQGDODFRWD
de malla, y cuando la cota está blanda, el JROSHGHODHVSDGDHVVRSRUWDEOHª
©2K $QFLDQRª GLMH ©¢GyQGH VH
halla la Fuente de la Vida?»
©(VWiHQODVWLQLHEODVªFRQWHVWy©6L
te propones buscarla, calza como Jezr tus VDQGDOLDV\SURJUHVDHQHOFDPLQRGHOD
FRQ¿DQ]D HQ 'LRV KDVWD TXH DOFDQFHV
las tinieblas.»
©¢<HQTXpGLUHFFLyQHVWiHOFDPL-­
QR"ªSUHJXQWp
'LMR ©(Q FXDOTXLHU GLUHFFLyQ HQ
TXHHQFDPLQHVWXVSDVRVVLWHSRQHVHQ
FDPLQR OOHJDUiVª 'LMH ©¢&XiO HV HO
VLJQRGHODVWLQLHEODV"ª
©/D QHJUXUDª GLMR ©< W~ PLVPR
estás en las tinieblas, pero sin saberlo. Todo aquel que, dándose cuenta que está en la oscuridad se pone en marcha, sabe que ha estado anteriormente en tinieblas, y que sus ojos nunca han vislumbrado la FODULGDG'HDKtTXHpVWHVHDHOSULPHU
paso para el caminante, y sólo a partir GHpOSXHGHSURJUHVDU2VHDVyORFXDQGR
uno alcanza este estado, será capaz de avanzar. El buscador de la Fuente de la Vida estará errando un buen trecho en la RVFXULGDG3HURVLSHUWHQHFHDODJHQWH
GH OD )XHQWH FRQWHPSODUi ¿QDOPHQWH
ODFODULGDGGHVSXpVGHODRVFXULGDG1R
debe por tanto preocuparse de buscar el rastro de aquella claridad, pues esta claridad es una Luz que desde lo alto del Cielo desciende sobre la Fuente de OD9LGD6LYLDMDKDVWDHOOD\VHVXPHUJH
en la Fuente, estará a salvo de los daños -­
de la espada de Bal arak.
Déjate matar por la espada del amor
y hallarás la vida eterna,
pues matado por la espada
del Ángel de la Muerte
nadie dio nunca signos de resurrección.
©7RGRDTXHOTXHVHEDxDHQOD)XHQWH
de la Vida nunca más será manchado. Todo aquel que halla esta Realidad ha HQFRQWUDGROD)XHQWH\FXDQGRHPHUJH
de ella, ha alcanzado la misma capacidad que tiene el bálsamo;; cuando se pone a calentar la palma de la mano al sol, y una JRWDGHEiOVDPRHQHOODODJRWDDWUDYLHVD
hasta el dorso de la mano.
©6L WH FRQYLHUWHV HQ -H]U SRGUiV
-­
cruzar el monte Q DIIiFLOPHQWHª
Cuando hube relatado esta aventura DPLEXHQDPLJRPHGLMR©7~HUHVDTXHO
halcón que está en el cepo, y que [a la vez] caza;; átame pues a tu silla de montar, que no soy una mala presa.»
Soy ese halcón que
los cazadores de este mundo
a cada instante andan necesitando.
Mi presa son las gacelas
de ojos negros,
que derraman sabiduría
como lágrimas los ojos.
Para mí, éstas están lejos
de lo literal de las palabras,
y cincelan su sentido [interior].
INTERPRETACIÓN
3iUUDIR
L
D FUHHQFLD GH ORV VXItHV HV TXH HQ WRGDOD([LVWHQFLDQRKD\VLQRXQ~QL-­
FR6HUYHUGDGHUR\TXHpVWHHV'LRVWRGR
amor y misericordia. Y todo lo existente no son sino Sus determinaciones y Sus PDQLIHVWDFLRQHV(QSDODEUDVGHOPDHVWUR -­
-­
Sh ah Nematoll ah Wali
31
SUFI
De un extremo a otro la Creación,
y todo lo existente en ella,
UHÀHMRHVGHXQVRORUD\RGHOX]
surgido de la faz del Amado.
/RV VXItHV GLFHQ ©La existencia subsiste gracias a la Existencia de Dios, WRGRORTXHH[LVWHHVUHÀHMRGHVX6HUVLQ
Él todo se reduce a la nada».
3iUUDIR
U
QRGHORVHOHPHQWRVRVtPERORVPiV QRWDEOHVGHODWHRVRItDGHORVDQWL-­
JXRV VDELRV GH 3HUVLD FRQRFLGD FRPR
-­
©hekmat-­e josraw aniª
OD WHRVRItD GH
ORV 5H\HV HV HO DYH RWURV VtPERORV
LPSRUWDQWHVVRQODOX]HOVROHOIXHJR
la montaña). En toda la literatura persa, tanto pre-­islámica, como post-­islámica, existen innumerables relatos y tratados PtVWLFRVVREUHODVDYHV/DPiVDQWLJXD
de ellas es el Simorq, del cual se hablará ampliamente en el presente relato.
6HJ~Q OD WUDGLFLyQ GH ORV DQWLJXRV
SHUVDV HO 6LPRUT HUD XQ DYH PtWLFD
SDUHFLGD DO KDOFyQ TXH YLYtD VROLWDULD
en el monte Alborz(QODWHUPLQRORJtD
VXItSRVHHYDULRVVLJQL¿FDGRVVLPEyOLFRV
que son muy importantes para entender el sentido de este relato iniciático.
(QSULPHUOXJDUHO6LPRUTVLPEROL]D
el Ser Absoluto, la Ipseidad divina Ab-­
VROXWD'HRWURODGRHOWpUPLQR6LPRUT
KDFHUHIHUHQFLDDFDGDXQRGHORVQLYHOHV
universales de lo Invisible, y representa HORULJHQODUHDOLGDG\ODPHWDEXVFDGD
GHVGHHOQLYHOLQPHGLDWDPHQWHLQIHULRU
(O ©VLª WUHLQWD HQ SHUVD GHO QRPEUH
Simorq es el producto de tres por diez;; el tres representa los tres niveles de la Uni-­
-­
cidad (Ahadiyat), la Unidad (W ahediyat) \HOUHLQR$QJpOLFRMalakut), y el diez HVVtPERORGHWRWDOLGDG7DPELpQVHKD
FRQVLGHUDGRDO6LPRUTFRPRVtPERORGH
-­
ODVXEVLVWHQFLDDWUDYpVGH'LRVbaq a), -­
al monte Alborz o Q DIFRPRVtPERORGH
-­
la no-­existencia esencial en Dios (fan a-­e -­
z at\DOQLGRFRPRVtPERORGHOYDFtR
primordial. Es, asimismo, una alusión a Dios desde el punto de vista de que es el Señor de los señores y la Causa pri-­
PRUGLDOGHWRGDFDXVD7DPELpQDOXGHDO
KRPEUHSHUIHFWRHOYLDMHURTXHKDDOFDQ-­
]DGRVXPHWD\DOJQyVWLFRSRVHHGRUGHOD
*QRVLVGHOD(VHQFLDVDJUDGDGH'LRV(Q
RFDVLRQHVWDPELpQVLPEROL]DDO(VStULWX
y al Amor. (Dr. Javad Nurbakhsh, Sim-­
bolismo de la terminología sufí, vol. IV).
De los numerosos tratados sobre 32
El Arcángel púrpura
el sentido espiritual asociado a las aves podemos recordar El relato del pájaro de -­ (Avicena), Historia de las Abu ‘Ali Sin a -­
aves de Ahmad Qaz ali, y el más conoci-­
do de ellos El lenguaje de las aves, una FpOHEUHHSRSH\DPtVWLFDHVFULWDSRURWUR
-­ (s. XII), JUDQVXItSHUVD)DULGRGGLQµ$WWar TXHFXOPLQDHQHOVtPERORGHOSimorq.
&RPR DQRWD +HQU\ &RUELQ HQ VX
estudio sobre esta obra, L‘Archange empourpré
©(OVLPEROLVPRGHODYHWDPELpQQRV
remite a la procesión celeste de las almas HQHOVpTXLWRGHORV'LRVHV\DODFDtGD
GHDOJXQDGHHOODV&I3ODWyQFedra, y WDPELpQQXHVWUROLEURVREUHAvicenne et le Récit visionnaire). Se menciona en el 4RUiQHO³OHQJXDMHGHODVDYHV´
(Mantiq al-­tayr OHQJXD TXH 6DORPyQ
FRPRSURIHWDKDEtDUHFLELGRHOSULYLOH-­
JLR GH HQWHQGHU (Q UHVXPHQ HQWHQGHU
HO³OHQJXDMHGHODVDYHV´HVHQWHQGHUHO
OHQJXDMHVHFUHWRTXHFDGDVHUKDEODSRU
ser ese mismo ser. Es poseer la clave de ORV VtPERORV \ HVWH SULYLOHJLR VH SRQH
DTXtHQUHODFLyQFRQHOHVWDGRGHODOPD
SUHH[LVWHQWHDVXFDtGDHQHVWHPXQGRª
(QFXDQWRDODIUDVH©OOHYDUPHGHO
QRVHU D OD H[LVWHQFLDª WH[WXDOPHQWH
PDQLIHVWDU >GDU H[LVWHQFLD [email protected] PL QR
H[LVWHQFLDKDFHUHIHUHQFLDDTXHVHJ~Q
ORVVXItHVWRGDODFUHDFLyQWRGRFXDQWR
H[LVWH H[LVWtD HQ OD SUHHWHUQLGDG EDMR
OD IRUPD GH SRWHQFLDV QRDFWLYDV HQ OD
(VHQFLDVDJUDGDGH'LRV(ODFWRGHOD
FUHDFLyQ VLJQL¿FD TXH HVWDV SRWHQFLDV
son llevadas al estado activo. Ejemplo de ello es la semilla, en la cual, antes de ser SODQWDGDH[LVWHQGHIRUPDSDVLYDWRGDV
las partes de un árbol (tronco, ramas, hojas, etc...). Al ser plantada, todas estas potencias serán activadas, y tomarán el DVSHFWR\ODIRUPDGHODVGLIHUHQWHVSDUWHV
de un árbol.
(QUHVXPHQWRGRHVWHSiUUDIRHVXQD
DOXVLyQDODFUHHQFLDGHORVVXItHVHQOD
preexistencia del alma en un estado de bienaventuranza anterior a su venida a HVWHPXQGR\HQHOHVIXHU]RGHOPtVWLFR
SDUD©UHWRUQDUªDDTXHOHVWDGRXQUHWRUQR
TXHFRPLHQ]DFRPRYHUHPRVDO¿QDOGHO
relato, con la conciencia de que uno está en la oscuridad.
3iUUDIR
L
DIUDVH©WHQGLHURQODUHGGHOD3UH GHVWLQDFLyQªVHJ~Q+&RUELQKDFH
SHQVDUHQ3URFOR©/RVFD]DGRUHVFRQORV
daimonesTXHSHUVLJXHQDODVDOPDV\ODV
encierran en los cuerpos… los daimones que encierran al alma en el cuerpo como en una jaula…» (Commentaire sur le Timée7UDG$-)HVWXJLqUH
(VWHDXWRUVHxDODWDPELpQTXHSRGH-­
mos encontrar una explicación semejante -­
en El relato del pájaro de Abu ‘Ali Sin a, HQHOTXHHVFULEH©&XDQGRQRVYLHURQORV
cazadores, hicieron sonar, para atraernos, XQVLOELGRWDQDJUDGDEOHTXHVHPEUDURQ
HQQRVRWURVODGXGD«\GHSURQWRFDtPRV
en las redes.»
(O ©QLGRª FRPR KHPRV GLFKR
DQWHULRUPHQWH HV HO VtPEROR GHO YDFtR
primordial (ver la interpretación del SiUUDIR
/DV ©FXDWUR FDGHQDVª VLPEROL]DQ
los cuatro elementos constituyentes del FXHUSRGHFDUQHSHUHFHGHUD\ORV©GLH]
JXDUGLDQHVªORVFLQFRVHQWLGRVH[WHUQRV
y los cinco internos.
Los cinco sentidos externos son DTXHOORVGHWRGRVFRQRFLGRVRtGRYLVWD
ROIDWRJXVWR\WDFWRHQFXDQWRDORVFLQFR
internos, se corresponden con las capaci-­
GDGHVGHSHUFHSFLyQLQWHUQDGHOHVStULWX
\QRVUHIHULUHPRVSDUDGHVFULELUORVDOD
GH¿QLFLyQTXHGDGHHOORVHOPDHVWURVXIt
SHUVD$]L]RGGLQ 1DVD¿ V ;,,, HQ VX
obra El libro del hombre perfecto
©([LVWHQFLQFRVHQWLGRVLQWHUQRVHO
sensus communis R VHQWLGR FRP~Q OD
-­
LPDJLQDFLyQjiy al), la phantasiaR³ID-­
cultad estimatoria” (wham), la memoria \ODLPDJLQDFLyQFUHDWLYDmotasarrefa). /D LPDJLQDFLyQ HV OD WHVRUHUD GHO VHQ-­
sorio;; la memoria, la de la phantasia. (OVHQVRULRDSUHKHQGHODVIRUPDVGHODV
cosas sensibles;; la phantasia, su sentido. 'LFKRGHRWUDIRUPDHOVHQWLGRFRP~Q
FDSWDDODYH]ORYLVLEOH\ORLQYLVLEOH
todo lo que los sentidos externos per-­
FLEHQpOORSHUFLEHORUH~QHGHQWURGH
Vt²GHDKtVXGHQRPLQDFLyQ/DIDFXOWDG
estimatoria (wham) percibe el sentido de ODDPLVWDGHQHODPLJR\HOGHODHQHPLV-­
WDGHQHOHQHPLJR/DLPDJLQDFLyQDFWLYD
GLVSRQH GH ODV LPiJHQHV DWHVRUDGDV HQ
ODLPDJLQDFLyQODVDQDOL]D\VLQWHWL]Dª
&RPRVHYHHQHVWHSiUUDIRVHH[-­
SOLFDFRPROOHJDHODOPDGHOVHUKXPDQR
desde su estado de preexistencia, a su existencia actual en el estado corporal.
3iUUDIR
+
HQU\&RUELQDQRWD©(VWDFDOL¿FD FLyQ GHO$UFiQJHO S~USXUD GHEH
Nº 4
SUFI
Carlos Diego y Mahmud Piruz
relacionarse con el simbolismo de los FRORUHVHQODWHRVRItDLVOiPLFD(OWHPD
VH RUJDQL]D LQLFLDOPHQWH DOUHGHGRU GHO
VtPERORGHO7URQRTXHVHFRUUHVSRQGH
con el de la MerkabaHQODPtVWLFDKH-­
brea). A las cuatro columnas del Trono TXH WLSL¿FDQ ORV IXQGDPHQWRV GHO VHU
FRUUHVSRQGHQ ODV ¿JXUDV GH OD WpWUDGD
DUFDQJpOLFD6HUD¿HO0LFKDHO*DEULHO
Azrael), señalándose cada una de ellas por su respectivo color. Existe multitud -­
de comentarios sobre este tema. Q azi Sa’id Qommi lo ha desarrollado espe-­
FLDOPHQWH &RQYLHQH UHIHULUVH DTXt DO
sentido del color rojo en el simbolismo de las visiones de las luces de colores HQ ORV JUDQGHV PDHVWURV VXItHV SHUVDV
-­ \ VX GLVFt-­
^
como Na ymoddin Kobr D
-­
pulo Semn DQL DVt FRPR D
la preponderancia del color rojo en las -­ Baqli YLVLRQHV GHO PtVWLFR 5X]EHKan -­
Shir D]L3LpQVHVHWDPELpQHQ
el sentido de la armadura roja de cierto caballero de nuestro ciclo del Grial.) Finalmente analizamos detalladamente por otra parte el Libro del jacinto rojo de -­
-­
Sheij Mohammad Karim-­J an Kerm ani P VHJXQGR VXFHVRU GH 6KHLM
-­ Este tratado considera Ahmad Ahs a’i. HOFRORUURMRGHVGHHOIHQyPHQRySWLFR
VHQVLEOH OXHJR HQ VX HVHQFLD KDVWD ORV
mundos supra sensibles, y deduce de ello mediante un ta’wil de varios niveles VXV VLJQL¿FDGRVVLPEyOLFRV\PtVWLFRV
7DPELpQVHSXHGHFRPSDUDUHQODOLWH-­
UDWXUDWDOP~GLFD\PLGUiVLFDHQTXHORV
DUFiQJHOHV0LFKDHO\*DEULHOUHSUHVHQWDQ
los dos aspectos de la divinidad (mise-­
ULFRUGLD\ULJRU\VRQUHVSHFWLYDPHQWH
los arcontes de la nieve (color blanco) \ GHO IXHJR FRORU URMRª L’Archange empourpré)
3DUDORVVXItHVHQJHQHUDOHOFRORU
S~USXUD WH[WXDOPHQWH URMR sorj) es el resultado de la mezcla de la luz blanca GHOHVStULWXGHO0XQGR,QYLVLEOHFRQOD
oscuridad de la materia, de lo material.
En el mismo contexto, como explica -­
^
Na ymoddin Kobr a, la visión del color URMRSRUSDUWHGHOGLVFtSXORVXUJHFXDQGR
en las etapas iniciales de la Senda y a WUDYpVGHODSXUL¿FDFLyQGHVXVHUVHUH-­
duce poco a poco la oscuridad de su nafs HJR\EULOODHQpOODOX]GHO(VStULWX
'HDKtODH[SUHVLyQ©WUDVWDELOODQGRFRQ
sus cadenas...».
/DIUDVH©PLVFDUFHOHURVVHKDEtDQ
GHVHQWHQGLGRGHPtªUHSUHVHQWDODOLEH-­
Año 2002
ración del viajero del dominio del mundo de la percepción sensible. (O ©GHVLHUWRª VLPEROL]D HO OXJDU
donde el viajero inicia su alejamiento del tumulto de los sentidos y de su percep-­
ción del mundo exterior. Es el inicio del caminar en la senda espiritual.
(QODWHUPLQRORJtDVXItVHKDQXWLOL-­
]DGRYDULRVWpUPLQRVSDUDUHIHULUVHDHVWR
como por ejemplo, el desierto, el yermo o la estepa, el valle, etc... El yermo es el VtPERORGHODSHUSOHMLGDG\GHOGHVFRQ-­
cierto (El espejo de los enamorados). -­
‘Er DTLPORDQRWDWDPELpQFRPR
HOVtPERORGHORVHYHQWRVHQODVHQGDHV-­
SLULWXDO'HODPLVPDIRUPDHOYDOOHVLP-­
EROL]DODVGLIHUHQWHVPRUDGDVGHOD6HQGD
-­
que el viajero debe atravesar. ‘Att ar, por ejemplo, nombra siete valles del amor TXHHOGLVFtSXORGHEHUHFRUUHU\TXHVRQ
-­
9DOOHGHODE~VTXHGDw adi-­ye talab)
-­
* Valle del amor (w adi-­ye ‘eshq)
-­
* Valle de la Gnosis (w adi-­ye ma’refat)
-­
* Valle de la independencia (w adi-­ye
-­
esteqn a’)
-­
* Valle de la Unicidad divina (w adi-­ye Tawhid)
-­
* Valle de la perplejidad (w adi-­ye heyrat)
* Valle de la pobreza y del anonadamien-­
-­
-­
to (w adi-­ye faqr wa fan a)
El Dr Javad Nurbakhsh, en su libro El simbolismo de la terminología sufí H[SOLFD FyPR FDGD PDHVWUR VXIt VH KD
UHIHULGRDXQQ~PHURGLIHUHQWHGHYDOOHV
HQIXQFLyQGHVXSURSLRHVWDGR\PRUDGD
-­ enume-­
HVSLULWXDOHV3RUHMHPSOR$QVari UDGLH]YDOOHV6LQHPEDUJRWHQLHQGRHQ
FXHQWDTXHFRPRKDQGLFKRORVVXItHV
©KD\ WDQWRV FDPLQRV KDFLD 'LRV FRPR
almas humanas», debemos decir que SDUDOOHJDUDODXQLyQFRQHO6HUDEVR-­
luto cada uno atraviesa un camino que HVHVSHFL¿FRSDUDpOPLVPR'HDKtTXH
podemos esperarnos a que existan tantas FODVL¿FDFLRQHVSDUDODVHWDSDVRYDOOHVHQ
ODVHQGDFRPRPDHVWURVTXHKDQORJUDGR
recorrerla. 8QHMHPSORGHHVWDVWUDYHVtDVGHOGH-­
sierto, en las tradiciones abrahámicas, es ODUHDOL]DGDSRU0RLVpVKDVWDVXOOHJDGDD
la presencia de la zarza ardiente.
$ SURSyVLWR GH OD IUDVH ©(V MRYHQ
SHQVpª+&RUELQHQHOOLEURFLWDGR
UHDOL]DHOVLJXLHQWHFRPHQWDULR
©&RPSiUHVHHVWHHSLVRGLRFRQHOTXH
se encuentra al inicio del relato de este -­ -­
^
-­
a’il mismo autor, Aw az-­e parr-­e Yabr (El UXPRUGHODVDODVGH*DEULHO$OTXHDTXt
VHGHVLJQDFRPRHO$UFiQJHOS~USXUDVH
le llama en aquel relato con su nombre GH*DEULHOTXHHVHOGHOÈQJHO(VStULWX
6DQWR\TXHSDUDORV¿OyVRIRVHVOD,QWH-­
OLJHQFLDDJHQWHODGpFLPDHQODMHUDUTXtD
GHODV,QWHOLJHQFLDVTXHU~ELFDV&RPRVH
D¿UPDHQDTXHOUHODWRHVHOKHUPHQHXWD
GHORVPXQGRVVXSHULRUHVHOLQWpUSUHWH
GHODV,QWHOLJHQFLDVTXHU~ELFDVVXSHULR-­
res que no tienen relación directa con el hombre. La individuación de su relación FRQ FDGD DOPD TXH HPDQD GH pO SXHGH
SUHVHQWDUVHEDMRODIRUPDGHOD1DWXUD-­
OH]D 3HUIHFWD HO ©ÈQJHO GHO ¿OyVRIRª
'HDKtODLQWHUSUHWDFLyQTXHSURSRQHPRV
GH LGHQWL¿FDFLyQ FRQ HO 3DUiFOLWR SDUD
Sohrawardi, en nuestros comentarios a -­
-­
su obra Kit ab Hay akil al-­Nur (El libro de los Templos de la luz).»
(QFXDQWRDODIUDVH©VR\HOSULPR-­
JpQLWRGHO&UHDGRUªHO$UFiQJHO*DEULHO
R ÈQJHO (VStULWX6DQWR FRPR OR OODPD
+HQU\&RUELQUHSUHVHQWDHO©ÈQJHOGH
la humanidad» y podemos llamarlo el ©SULPRJpQLWRªGHORVKLMRVGHO&UHDGRU
(OTXHpOWDPELpQKD\DVLGRODQ]DGRDO
3R]RRVFXURFRPRORD¿UPDUiXQDVOt-­
neas más abajo, es lo que causa su color -­
S~USXUD(QRWURGHVXVUHODWRV Aw az-­e -­
parr-­e Ūabr a’il (El rumor de las alas de Gabriel), Shorawardi dice que de las dos alas de Gabriel una era de luz y la otra GHWLQLHEODV(QRWUDVSDODEUDVHVS~USXUD
porque está entre la luz del mundo Invi-­
sible y la oscuridad del mundo material.
©6R\ XQ$QFLDQR FX\D HVHQFLD HV
OX]ªFRPRKHPRVGLFKRDQWHULRUPHQWH
uno de los conceptos más importantes de OD©WHRVRItDGHORV5H\HVªHVODOX]YHUHO
SULPHUSiUUDIR6HJ~QHVWDWHRVRItDTXH
HVODIXHQWHGHODVWUDGLFLRQHVDSDUHFLGDV
HQODDQWLJXD3HUVLDFRPRHOPLWUDLVPR
HO ]RURDVWULVPR \ HO PDQLTXHtVPR \
que constituye asimismo la base del VX¿VPR SHUVD WRGD OD FUHDFLyQ HV UH-­
ÀHMR GH OD HPDQDFLyQ GH /X] GHO 6HU
DEVROXWR6HJ~QHVWDWUDGLFLyQ©'HVGH
-­
el seno de la Ipseidad divina de Ahur a -­
Mazd a (Dios) emana una luz. Esa luz es XQDVXVWDQFLDOXPLQRVDTXHRWRUJDYLGD
y determina la naturaleza y el destino -­
GH FDGD FULDWXUDª< FRQWLQ~D ©Ahur a -­
Maz d DFUHyFRQHVWDOX]D6XVLQ¿QLWDV
criaturas, bellas y maravillosas, llenas de vida y luminosas» (Avesta, Yesht $ HVWD OX] VH OD FRQRFtD HQ HO
idioma PahlaviGHODDQWLJXD3HUVLDFRQ
33
SUFI
3iUUDIR
C
omo hemos dicho anteriormente, en OD WHUPLQRORJtD GH ORV VXItHV OD
-­ VLPEROL]D OD
[cumbre] del monte Q DI
no-­existencia esencial [de la criatura] en Dios.
+HQU\&RUELQH[SOLFD
-­
©(OPRQWH4DIHVHOPRQWHFyVPLFR
en el nivel de la interiorización, el monte SVLFRFyVPLFR(QHOVHQWLGRPtWLFRHVOD
cadena montañosa que rodea el mundo, DODTXHHO$YHVWDOODPD+DUDLWL%DUH]D
en persa Alborz (OEXU] *HRJUi¿FD-­
PHQWH VHUtD OD FDGHQD PRQWDxRVD TXH
VH H[WLHQGH DO QRUWH GH ,UiQ 3HUR DTXt
QR VH WUDWD GH RURJUDItD WHUUHVWUH VLQR
GHJHRJUDItDYLVLRQDULD&RPRPRQWDxD
FyVPLFDHOÈQJHOGHVFULEHDTXtHOPRQWH
34
-­
Q DIFRPSUHQGLHQGRXQFRQMXQWRGHRQFH
PRQWDxDV (Q HO VHQWLGR FRVPROyJLFR
OLWHUDOVHWUDWDGHODVQXHYH(VIHUDVFHOHV-­
WHV\GHGRV(VIHUDVHOHPHQWDOHVUHJLyQ
FiOLGDGHO$LUH\GHO)XHJRUHJLyQIUtD
GHO$JXD 3HUR QR VH WUDWD DTXt QL GH
DVWURQRPtD QL GH ItVLFD FHOHVWH QL GH
ItVLFDGHORV(OHPHQWRV/RHVRWpULFRGH
cada una de esas montañas es lo que con-­
IRUPDDFDGDYH]ODHWDSDGHODDVFHQVLyQ
PtVWLFD<HVRHVWDQVyORORTXHMXVWL¿FD
ODLQTXLHWXGGHOPtVWLFR¢&yPRVDOLUGH
DKt" ¢&yPR IUDQTXHDU HVDV PRQWDxDV
para alcanzar la cumbre del monte QDI"ª
-­
(L’Archange empourpré) al estado preeterno en Dios. Es el retorno GH OD JRWD DO 0DU GHO TXH SURFHGH<D
hemos visto, en la interpretación del SiUUDIR FyPR FDGD QLYHO LQIHULRU GH
luz viaja hasta volver al nivel superior, \ DVt VXFHVLYDPHQWH KDVWD DOFDQ]DU HO
~OWLPRDOTXHVHFRQRFHFRPR©OD/X]
GH ODV OXFHVª 5HFXpUGHVH ODV SDODEUDV
GH-HV~V©6DOtGHO3DGUH\KHYHQLGRDO
mundo. Ahora dejo otra vez el mundo y YR\DO3DGUHª-XDQ\WDPELpQ
HOYHUVtFXORFRUiQLFR©6RPRVGH'LRV\
a Él volvemos» (2;;156).
/DV GRV SULPHUDV PRQWDxDV IUtD
y caliente) representan la condición terrenal del hombre, sometido a los Ele-­
mentos, y el modo de percepción relativa TXHHVWDFRQGLFLyQLPSRQH/DPD\RUtD
QR FRQVHJXLUi VDOLU QXQFD GH HVWDV GRV
montañas [es decir de su condición re-­
ODWLYDH[WHUQDGHHVWDGXDOLGDGGHOIUtR
\HOFDORUGHOELHQ\GHOPDOGHO©\Rª
\ GHO ©W~ª HWF«@ 2WURV DOFDQ]DUiQ OD
tercera, la cuarta, la quinta, sin poder ir PiVDOOi(VODJUDQDYHQWXUDGHVFULWDSRU
-­
‘Att DUHQVXHSRSH\DPtVWLFDEl lenguaje de las aves.
3iUUDIR
E
(Q UHIHUHQFLD D OD IUDVH ©6R\ XQ
YLDMHURª LQGLTXHPRV TXH +D\\ LEQ
-­
Yaqz DQRWUDWLSL¿FDFLyQGHOD,QWHOLJHQ-­
FLDDJHQWHHQ$YLFHQDGHFODUDWDPELpQ
©0LSURIHVLyQHVODGHHVWDUVLHPSUHGH
viaje;; viajar alrededor del universo hasta conocer todas sus condiciones». Cada HPDQDFLyQGHODOX]>VHJ~QOD©WHRVRItD
GHORV5H\HVª@\FDGDLQWHOHFWR>VHJ~Q
ORV¿[email protected]
La naturaleza de las siete maravillas, cuya descripción va a ser la trama del relato de iniciación, ilustrará aquello a ORTXHHOÈQJHOVHUH¿HUHFRQHVHYLDMH
SHUSHWXRWHQLHQGRHQFXHQWDTXH©+D\
tantos caminos hacia Dios como almas humanas».
/DIUDVH©\SRUTXHWRGRORTXH
H[LVWH DO ¿QDO UHJUHVD D VX IRUPD LQL-­
cial», es una alusión a nuestro retorno stas dos montañas no pueden atra-­ YHVDUVH PHGLDQWH XQ W~QHO (V GH-­
cir, el viajero no puede librarse de esta GXDOLGDGSURIXQGL]DQGRHQHOODSRUTXH
LQGDJDQGR HQ XQ DVSHFWR VH WHUPLQD
QHFHVDULDPHQWHHQHORWURUHFXpUGHVHHO
VtPERORGHO7DRVLQRTXHGHEHYROYHUVH
WDQOLJHUR\VLQFRORUFRPRHOEiOVDPR
LQWHUPHGLRHQWUHORVyOLGR\OROtTXLGR
y calentado por el sol del amor naciente en su corazón (lo que motiva el inicio de ODE~VTXHGDDWUDYHVDUiHVWDGXDOLGDG
3iUUDIR
+
enry Corbin, en el libro citado, ex-­ SOLFD
©/D ³-R\D TXH LOXPLQD OD QRFKH´
HVOD/XQDRPiVELHQORHVRWpULFRGHO
cielo de la Luna. En otro de los relatos -­ ^
-­
iniciáticos del autor, Ruzi b a yam a’at-­e -­
6X¿\an 8Q GtD FRQ XQ JUXSR GH su-­
ItHV«WUDWDGHWUHVIRUPDVDO&LHORWUHV
IRUPDVTXHFRQVWLWX\HQUHVSHFWLYDPHQWH
DVWURQRPtDVGHQLYHOHVGLIHUHQWHV(VWR
FRQFXHUGD SHUIHFWDPHQWH FRQ HO PRGR
HQHOTXH3URFORH[SOLFDSRUTXp7LPHR
se presenta como “el más astrónomo” GH ORV WUHV LQWHUORFXWRUHV GHO GLiORJR
Nº 4
Simorq lleva a Za-l a la cumbre del monte Alborz, Sha-h-­na-mah (Tabriz, 1370)
el nombre de Joréh;; en el Avesta, el li-­
EURVDJUDGRGHORV]RURDVWULDQRVFRQHO
nombre de Jornah;; en el farsi actual de -­
Irán con el nombre de Farr-­e Yazd ani, o halo divino, y con el nombre de Sakinah en la tradición islámica. Es esta misma luz la que vemos como un nimbo lumi-­
noso dibujado alrededor de la cabeza de ORVDQWLJXRVUH\HV\VDELRVGH3HUVLD\
WDPELpQGHODGH%XGD6HJ~QHOSURIHVRU
+HQU\&RUELQHVHVWDPLVPDJornah, o luz de la Gloria, la que en la Kabbalah se conoce con el nombre de Shekhina o OD PLVWHULRVD ©3UHVHQFLD GLYLQDª \ TXH
WDPELpQHVUHSUHVHQWDGDDOUHGHGRUGHORV
santos en las pinturas del Cristianismo y el Islam. (Cuerpo espiritual y Tierra Celeste, Siruela. Madrid 1996).
3DUDHVWRVVDELRVHVHVWDOX]ODTXH
constituye y ordena directamente los LQ¿QLWRVJUDGRVGHODH[LVWHQFLD>IUHQWHD
ODWHVLVGHODV,QWHOLJHQFLDVTXHU~ELFDVGH
ORV¿OyVRIRVPHQFLRQDGDDQWHULRUPHQ-­
[email protected]&XDQWRPiVHOHYDGRVVRQORVJUDGRV
HVGHFLUFXDQWRPiVFHUFDGHO2ULJHQVH
encuentran, mayor es su intensidad, su luminosidad y, a medida que se alejan GHO2ULJHQHVGHFLUHQORVJUDGRVLQIH-­
ULRUHV VX LQWHQVLGDG VH UHGXFH 6HJ~Q
estos sabios la relación existente entre los GLIHUHQWHVQLYHOHVGHO6HUHVXQDUHODFLyQ
amorosa, es decir, el nivel superior, el PiVOXPLQRVR\HOHYDGRSURWHJH\GR-­
PLQDDOQLYHOLQIHULRU\pVWHDVXYH]
EXVFD\DQKHODXQLUVHDOJUDGRVXSHULRU
o más luminoso;; y es, precisamente, HVWH GHVHR GH SHUIHFFLyQ GH YROYHU DO
2ULJHQODFDXVDGHWRGRDUGRUDPRU\
movimiento en el universo.
El Arcángel púrpura
SUFI
Carlos Diego y Mahmud Piruz
SODWyQLFRFX\RWtWXORHVVXQRPEUH(V
“porque estudia los astros por encima GHOPLVPRFLHORVHJ~QHOFRULIHRGHOTXH
habla el Theeteta, y contempla las causas invisibles que son los astros en sentido propio.” (Commentaire sur le Timée, -­
7UDG$ - )HVWXJLqUH (O iUERO7XEa, FX\DOX]LOXPLQDOD/XQDDTXtVHUH¿HUH
D OD SHUVRQD HVSLULWXDO GHO PtVWLFR HV
XQDWLSL¿FDFLyQGHOVROHO6ROHVSLULWXDOª
(QHOVX¿VPRSHUVDHOiUEROUHSUH-­
VHQWD OD UHDOLGDG LQWHULRU GHO +RPEUH
SHUIHFWR GHO HMH HVSLULWXDO qotb). En RWUDV SDODEUDV HO 0DHVWUR HO +RPEUH
SHUIHFWRHVODIRUPDHSLIiQLFDTXHRWRUJD
DVXVGLVFtSXORVOD/X]PDQLIHVWDGDHQpO
'HDKtODVH[SUHVLRQHVWHRSiWLFDVGH©\R
-­
soy el Sol» (an a’l-­Shams\©\RVR\OD
-­
Verdad» (an a’l-­Haqq).
A continuación se describe la re-­
ODFLyQHQWUHHO6ROHVSLULWXDOWLSL¿FDGR
-­
por el árbol Tub DHO0DHVWURHO+RPEUH
SHUIHFWR\ODSHUVRQDHVSLULWXDOGHOYLD-­
MHURPtVWLFRFRPR©OXQDHQHOFLHORGH
la Unidad divina». Es decir, se explica FyPR HO GLVFtSXOR UHFLEH /X] \ D\XGD
HVSLULWXDO GH VX 0DHVWUR FRPR IUXWR
GHVXGHYRFLyQ\DUPRQL]DFLyQFRQpO
KHFKR DO TXH ORV VXItHV FRQRFHQ FRPR
©DQRQDGDPLHQWR HQ HO 0DHVWURª \ DO
mismo tiempo cómo, una vez alejado de esa luz, vuelve a tornarse oscuro.
3DUDDFODUDUHVWHFRQFHSWRHVLQWH-­
resante recordar las palabras de Shams-­
e Tabrizi (sol de Tabriz) acerca de su -­ D
-­ 5XPL ©¢/R UHYHOR
GLVFtSXOR 0ROan -­ a -­ es como abiertamente o no? Este Mol an la luna llena. Las miradas no alcanzan al “sol de mi ser”, sino que sólo pueden FRQWHPSODUODOXQD3RUVXUHVSODQGRU\
su extrema luminosidad, las miradas no pueden soportar mirar el sol. Y la reali-­
dad [luz] de la luna no alcanza al sol, sino TXHHVODGHOVROODTXHOOHJDHLQXQGDOD
luna. Si el sol se pone no quedará luz, SRUHOORXQRGHEHYROYHUVHLGpQWLFRDO
sol, para que desaparezca el temor a la separación».
-­
En otro de sus relatos, Loq at-­e -­
mur-­ an (O OHQJXDMH GH ODV KRUPLJDV
Shorawardi expresa la misma idea cuan-­
do comenta acerca del Grial de Key Josro XQRGHORV(PSHUDGRUHVGHODDQWLJXD
3HUVLD &XDQGR HO 5H\ GHVSUHQGH DO
*ULDOGHVXHQYROWXUDpVWHVHYXHOYHLQYL-­
VLEOHSDUDODJHQWH<FXDQGRORGHYXHOYH
DVXIXQGDFRPSXHVWDSRUGLH]MXQWXUDV
se hace visible para todos. En otras Año 2002
SDODEUDV HO VHU HVSLULWXDO GHO PtVWLFR
[simbolizado por el Grial], al producirse el rapto extático y salirse de la envoltura de su condición humana, queda oculto a VXSURSLR©\RªDVXLQGLYLGXDOLGDG<VH
torna nuevamente visible cuando vuelve HQVtHVGHFLUFXDQGRORDWDQORVGLH]
carceleros, que son los cinco sentidos externos y los cinco sentidos internos.
3iUUDIR
D
esde este momento, es decir, desde el instante en que el viajero deja atrás su condición individual, su yo WHUUHQDO ORJUD FRQRFHU VX GLPHQVLyQ
HVSLULWXDO>LQGLFDGDSRU©FXDQGRYD\D
DOSDUDtVRª@RFRPRORGH¿QH6RKUDZDU-­
GL HQ RWUR OXJDU FRQVLJXH DWUDYHVDU OD
©/XPLQDULD6XEOLPHªTXHHVHOXPEUDO
GHWRGRVORVJUDQGHVp[WDVLVHVGHFLUHO
OXJDU GRQGH FRPLHQ]D D H[SHULPHQWDU
verdaderas experiencias interiores.
(Q FXDQWR DO ~OWLPR SiUUDIR ©(O
Simorq tiene su nido...», recordemos que como hemos dicho anteriormente, el 6LPRUTHVHQWUHRWURVVLJQL¿FDGRVVLP-­
EyOLFRVHO6HU$EVROXWRHO2ULJHQ\OD
Causa primordial de todo cuanto existe. Al mismo tiempo, el nido representa el YDFtRSULPRUGLDOHVGHFLUODFRQGLFLyQ
QRPDQLIHVWDGDGHOD,SVHLGDGGLYLQD$Vt
SXHVHOPDHVWURVHUH¿HUHDODFUHHQFLDHQ
ODFRQWLQXDWHRIDQtD>UHSUHVHQWDGDSRUOD
salida del nido, que es al mismo tiempo el amanecer de la creación], la perpetua PDQLIHVWDFLyQGH'LRVEDMRODLPDJHQGH
WRGRFXDQWRH[LVWH(VWRHQGH¿QLWLYDHV
WDQVyORODLPDJHQGH6XVSURSLDVGHWHU-­
PLQDFLRQHVFRPRODJRWDODHVSXPDHO
hielo, la nube, etc…, son en realidad las PDQLIHVWDFLRQHVGHODPLVPDDJXD9pDVH
ODLQWHUSUHWDFLyQGHOSiUUDIR
3iUUDIR
+
enry Corbin, en sus notas en la obra FLWDGDDSXQWD
©/DLQWHUYHQFLyQGHO6LPRUTLQWUR-­
GXFHDTXtODHYRFDFLyQ\ODKHUPHQpXWLFD
-­
espiritual de dos episodios del Sh ah-­ -­
n amah. El nombre de esta misteriosa DYH¿JXUDHQHO$YHVWDEDMRODIRUPDGH
Saena mereqaTXHOOHYDDODIRUPDSHUVD
Simorq. Todas las indicaciones que da Sohrawardi en su obra 6D¿UH6LPRUT(El encantamiento del Simorq), que hacen GHODYH 6LPRUT XQ VtPERORGHOÈQJHO
(VStULWX 6DQWR VH KDOODQ H[SUHVDGDV
OLWHUDOPHQWHHQXQDREUDGHOJUDQWHyORJR
PRQRILVLWD %DU+HEUDHXV P UHIHULGDVHQHVWHFDVRDODSDORPDFRPR
VtPEROR PtVWLFR GHO (VStULWX 6DQWR FI
The Book of the Dove, trad. Wensinck, Leiden 1919, pp 3-­4.»
El hecho de que el niño nace con la cabellera blanca [que simboliza su pertenencia al mundo espiritual, su con-­
GLFLyQGH/X]@VXFXLGDGRGXUDQWHHOGtD
>VtPERORGHODOX]@SRUHOPLVPR6LPRUT
\FyPRIXHDEDQGRQDGRHQHO©GHVLHUWRª
VRQ HOHPHQWRV TXH GDQ XQ VLJQL¿FDGR
-­
PtVWLFRDOHYHQWRGHOQDFLPLHQWRGH=al, HVGHFLUODOOHJDGDGHODOPDDHVWHPXQGR
y su retorno. 3iUUDIR
A
TXt6RKUDZDUGLH[SOLFDDOHJyULFD-­
PHQWHHOSURFHVRGHSXUL¿FDFLyQ\
GHPXHUWHHVSLULWXDOGHOYLDMHURPtVWLFR
PHGLDQWH XQD JHVWD KHURLFD QDUUDGD HQ
-­
-­
el libro Sh ah-­n amah (la carta del Rey) que relata la lucha de dos caballeros -­
^
( yaw anmard, textualmente hombre joven >[email protected]
5RVWDPHOYLDMHURPtVWLFRVHPXHV-­
-­ (el WUD LQFDSD] GH YHQFHU D (VIDQGL\ar nafsHO\RGRPLQDQWHHOHJR\DEDWLGR
-­ (el maestro pide ayuda a su padre Z al espiritual), el cual reviste a Rostam con una coraza pulida como un espejo (le SXUL¿FD\DVtSRUODJUDFLDGHOUHÀHMR
luminoso del Simorq (lo Divino, el Ser -­
DEVROXWRHQHOOD(VIDQGL\ar es deslum-­
EUDGR&I/DLQWHUSUHWDFLyQGHOSiUUDIR
-­
\ ¿QDOPHQWH PXHUWR fan a o ano-­
nadamiento del yo relativo de Rostam).
'LFKRGHRWUDIRUPDVHJ~QORVVX-­
ItHVHOEXVFDGRUQXQFDSXHGHSXUL¿FDUVH
\DOFDQ]DUODPXHUWHGHVX©\RUHODWLYRª
por propia iniciativa, mediante la lucha DVFpWLFD\ODVPRUWL¿FDFLRQHV(QSDOD-­
-­
EUDVGH+DIH]
No deis un paso en la vecindad del amor
sin un guía para el camino, yo lo intenté cientos de veces
y sin embargo fracasé.
'HDKtTXHGHEHSHGLUODD\XGD\OD
dirección de un maestro espiritual, unido a Dios, para que le desnude de sus atri-­
EXWRVQHJDWLYRV>GHVXHJRGHVX\[email protected]\
OHYLVWDFRQODYHVWLGXUDGHODpWLFDGLYLQD
DHVWRVHUH¿HUHXQDWUDGLFLyQVDJUDGD
FRPR©DGRUQDUVHFRQODpWLFDGLYLQDª
En este concepto el maestro Nur-­
35
SUFI
EDNKVK HVFULEH ©(O VX¿VPR HV OD HV-­
cuela para la realización de un modo GHFRPSRUWDPLHQWRpWLFRTXHVHRFXSD
con la iluminación interior, y no con el razonamiento;; y que incluye el desvela-­
miento (kashf ) y la contemplación divina (shohud\QRODOyJLFD&XDQGRKDEOD-­
PRVGHFRPSRUWDPLHQWRpWLFRHVSUHFLVR
HQWHQGHUTXHQRVHWUDWDGHODpWLFDQLGH
la moral convencionales de la sociedad, VLQR TXH QRV UHIHULPRV D ORV$WULEXWRV
GLYLQRVTXHQRJXDUGDQUHODFLyQDOJXQD
FRQODPRUDO\ORVtGRORVSUHIDEULFDGRV\
convencionales de una sociedad...» (En la taberna, paraíso del sufí, p.11).
Este estado de perplejidad y el anonadamiento que le sucede es bella-­
-­
mente explicado por ‘Att ar en su obra, El lenguaje de las aves, donde treinta (si) pájaros (morqGHVSXpVGHDWUDYHVDU
ORV©VLHWHYDOOHVGHODPRUªOOHJDQDOD
cumbre del monte QDIDODSUHVHQFLDGHO
-­
6LPRUT \ DOOt VXPHUJLGRV HQ OD YLVLyQ
GHO6LPRUTGHVFXEUHQTXHODLPDJHQGHO
6LPRUT HV VX SURSLD LPDJHQ si-­morq) -­ termina su historia y viceversa. ‘Att ar KDFLHQGRUHFLWDUHVWRVYHUVRVDO6LPRUT
«Todos estos valles que
habéis atravesado,
toda esta valentía que
habéis demostrado,
realmente viajabais en Mí,
las hazañas fueron mías;;
vosotros dormíais en lo más profundo de Mi Esencia.
Vosotros, los treinta pájaros [si-­
morq], estáis perplejos,
habéis perdido el corazón,
la paciencia, y el alma;;
Yo fui Simorq mucho antes
que vosotros [si-­morq] existierais,
Yo soy el Simorq, la última joya
de la Verdad.
Perdeos en Mí, con gozo y grandeza,
para que, en Mí, encontréis
de nuevo vuestra realidad».
Entonces, avanzando hacia Él
en tanto escuchaban Sus palabras
[en un instante] todos fueron disueltos por completo en Él,
ODVRPEUDOOHJy¿QDOPHQWH
a perderse en el Sol.
Al llegar a Él, todos perdieron
su cabeza, su raíz.
Viajeros y guía desaparecieron,
HOFDPLQROOHJyDVX¿Q
[El Simorq] dejó de hablar
y reinó el silencio.
36
El Arcángel púrpura
Al alcanzar la no-­existencia, los treinta pájaros (si-­morq) descubren que ellos mismos son el Simorq.
3iUUDIR
C
omo antes hemos mencionado, el 6LPRUT VLPEROL]D HQWUH RWURV VLJ-­
QL¿FDGRVORVWUHVQLYHOHVGHOD8QLFLGDG
-­
(Ahadiyat), la Unidad (W ahediyat) y el UHLQR$QJpOLFRMalakut\HVWDPELpQ
una alusión a cada uno de los niveles universales de lo Invisible. Desde este punto de vista, es decir, en cuanto a sus HSLIDQtDV \ PDQLIHVWDFLRQHV HO 6LPRUT
HV P~OWLSOH H LQ¿QLWR \ VLQ HPEDUJR
HV ~QLFR HQ HVHQFLD \D TXH HVWRV WUHV
QLYHOHV\HQJHQHUDOWRGRVORVQLYHOHV
RQWROyJLFRVGHO6HUVRQODVPDQLIHVWD-­
ciones externas de una misma Realidad absoluta y subyacente. Desde esta misma SHUVSHFWLYDHO6LPRUTWDPELpQVLPEROL]D
HO6HU$EVROXWRHO2ULJHQSULPRUGLDOGH
WRGRFXDQWRH[LVWH\WLSL¿FDDOD,SVHLGDG
divina absoluta y no divisible. Esto lo H[SUHVDDVtHO$YHVWD¡Por tu Ipseidad, -­
-­
Ahur a Mazd a, que es siempre la misma, inalterable [como al principio]! (Yasna 31,7). Este concepto se relata bellamente -­ sobre en la ya mencionada obra de ‘Att ar la relación de los pájaros con el Simorq.
En otras palabras, el Ser absoluto HV 8QR HQ (VHQFLD \ P~OWLSOH HQ 6XV
PDQLIHVWDFLRQHV \ GHWHUPLQDFLRQHV
PDQLIHVWDFLRQHV\GHWHUPLQDFLRQHVTXH
son continuas, perpetuas, eternas, pero QXQFDUHSHWLGDV'HODPLVPDIRUPDHO
PDUHVXQRHQHVHQFLDDJXD\P~OWLSOH
HQ ODV IRUPDV TXH HO DJXD DGRSWD ROD
JRWD HVSXPD QXEH KLHOR HWF« \ OD
VHPLOODHVXQDHQHVHQFLDSHURP~OWLSOH
HQVXPDQLIHVWDFLyQFRPRiUEROWURQFR
ramas, hojas, etc…)
Al mismo tiempo el Simorq es WDPELpQ VtPEROR GHO KRPEUH SHUIHFWR
del viajero que ha alcanzado su meta, \ GHO JQyVWLFR SRVHHGRU GH OD *QRVLV
GHOD(VHQFLDVDJUDGDGH'LRVGHFX\D
continua presencia, mediante la sucesión GHVXVHSLIDQtDVHQHOPXQGRGHSHQGHOD
subsistencia del mundo humano, pues es HOYtQFXORSRUHOTXHODJUDFLDGLYLQDVH
transmite a todo lo existente.
A este respecto escribe Rumi en el Masnawi
Los maestros,
sea cual sea su tierra natal,
son en cuerpo y en alma
del linaje del Profeta. &UH]FDGRQGHFUH]FDODÀRU
VHUiVLHPSUHXQDÀRU
dondequiera que fermenten las uvas se convertirán en vino.
Si el sol se levantase por el
Occidente, seguiría siendo el sol.
Todo misterio del cielo y
de la tierra que el maestro posea, ORFRQ¿DUiDRWURYHQLGHUR
Por eso en cada era surge
un amigo de Dios, y seguirá siendo así
hasta el Juicio Final.
3iUUDIR
L
os doce talleres representan los doce VLJQRV GHO ]RGLDFR GHO FLHOR HVSL-­
ritual.
$xDGH+&RUELQHQODREUDFLWDGD
©/RV RWURV VLHWH WDOOHUHV VRQ ORV
VLHWHFLHORVSODQHWDULRVFRQORViQJHOHV
TXHORVJRELHUQDQ/DUHODFLyQHQWUHORV
GRFH\ORVVLHWHVHH[SUHVDSRUHOQ~PHUR
de casas de que dispone cada uno en el zodiaco (una sola para el sol y una sola para la luna, dos para cada uno de los GHPiV SODQHWDV 3DUD DSUHFLDU ELHQ OD
intención secreta de Sohrawardi convie-­
QHHVWDUDWHQWRDORVWpUPLQRVgremiales TXHXWLOL]DDTXtDOGHVDUUROODUHVWHVLPER-­
OLVPRDVWURQyPLFR(VWRWDPELpQ¿JXUD
-­
-­
en su obra Aw az-­e parr-­e Ūabr a’il (El rumor de las alas de Gabriel), en donde FDGD6DELR,QWHOLJHQFLDMHUiUTXLFDHVHO
maestro y el educador de los “alumnos” TXH LQVFULEH HQ VX UHJLVWUR /DV OtQHDV
¿QDOHVKDFHQDTXtDOXVLyQDOVLPEROLVPR
de las “Lunas en el cielo del tawhid”.»
En resumen, Shorawardi explica DTXtDOHJyULFDPHQWHORVGLIHUHQWHVQLYH-­
OHVGHODFUHDFLyQORVQLYHOHVRQWROyJLFRV
del ser, y su aparición desde el primer QLYHOHOGHORVHVStULWXVSXURVROX]SXUD
>FRQRFLGR HQ HO VX¿VPR FRQ QRPEUHV
como el Reino del Imperativo divino, el reino de las realidades inmutables, la primera determinación, etc…], hasta el ~OWLPRQLYHOGHODPDWHULDDOTXHFRP-­
para con un pozo oscuro.
3iUUDIR
L
a quinta maravilla es lo que el Ancia-­ QR OODPD OD ©FRWD GH PDOOD GH 'D-­
YLGªHOSURIHWDDOTXHVHJ~QHO4RUiQ
OHIXHHQVHxDGRFyPRIDEULFDU
XQDFRWDGHPDOOD>DXQTXHHVWHR¿FLRVyOR
se le atribuye a David en el Islam, y no en las otras dos tradiciones abrahámicas].
Nº 4
SUFI
Carlos Diego y Mahmud Piruz
Shorawardi utiliza esta expresión co-­
UiQLFDSDUDKDFHUDOXVLyQDOFXHUSRItVLFR
elemental. Y explica cómo y dónde los cuatro aros [elementos] son preparados \IRUPDGRV\FyPRFDGDDOPDHVYHVWLGD
FRQVXFRWDGHPDOOD([LVWHQRWURVVtP-­
ERORVHQODOLWHUDWXUD¿ORVy¿FD\PtVWLFD
GH ,UiQ WDQWR GHO SHUtRGR SUHLVOiPLFR
como del post-­islámico, que hacen alu-­
sión a esta vestidura elemental del alma. 5HFXpUGHVH SRU HMHPSOR OD IXQGD GHO
JULDOGHOUH\.H\-RVURSiUUDIR
A continuación se habla de la sexta -­
PDUDYLOOD©ODHVSDGDGH%DOarak», como VtPERORGHOiQJHOGHODPXHUWH6HKDEOD
de lo dolorosa que es la experiencia de OD PXHUWH ItVLFD SDUD TXLHQHV QR KDQ
experimentado, previamente, la muerte HVSLULWXDO >R FRPR GLFH HQ HO VLJXLHQWH
SiUUDIR QR KDQ YHUWLGR HO DJXD GH OD
Fuente de la vida sobre su cota], y de lo VRSRUWDEOH TXH UHVXOWD HVWH JROSH SDUD
quienes han experimentado la muerte es-­
-­
SLULWXDOSUHYLDDVXPXHUWHItVLFD$QVari P PiV FRQRFLGR FRPR 3LUH
+DUĆW GHFtD ©7RGR HO PXQGR DPD OD
vida y para todos es dolorosa la muerte;; HOVXItVLQHPEDUJRVHDSUHVXUDKDFLDOD
muerte con la esperanza de contemplar la Faz del Bienamado».
3iUUDIR
L
DVpSWLPDPDUDYLOODHVOD)XHQWHGHOD Vida en las tinieblas. En los relatos PLWROyJLFRVHODJXDGHOD9LGDVHUHSUH-­
senta como la Fuente de la Vida.
(ORULJHQGHODKLVWRULDGHOD)XHQWH
de la Vida en las tinieblas se encuentra HQODWUDGLFLyQGHORVDQWLJXRVSHUVDV(Q
-­
-­
el Sh ah-­n amah (Carta del rey), Ferdosi relata la historia de un caballero zoroas-­
WULDQRTXHIXHHQEXVFDGHODIXHQWHGHOD
Vida, y tras encontrarla en las tinieblas, se bañó en ella.
3RVWHULRUPHQWHHQODWUDGLFLyQLVOi-­
PLFDVHKDEODWDPELpQGHXQD)XHQWHGH
la Vida situada en las tinieblas a la que OOHJDURQHOPLVWHULRVRSURIHWD-H]U\HO
SURIHWD(OtDV$OHMDQGURSRUVXSDUWHOD
buscó pero no la encontró.
Obviamente las tinieblas y la Fuente de la Vida de las que se habla no tienen XQDH[LVWHQFLDJHRJUi¿FDVLQRTXHVRQ
VtPERORVGHGHWHUPLQDGRVHVWDGRVHQOD
Senda.
(QODWHUPLQRORJtDVXItSHUVDHODJXD
GHOD9LGDVLPEROL]DODIXHQWHGHO$PRU
y quien bebe de ella jamás morirá. En el Año 2002
libro El Espejo de los enamorados, se FRQVLGHUDHODJXDGHOD9LGDFRPRXQD
alusión al Ser absoluto y a la primera GHWHUPLQDFLyQ GHO 6HU 7DPELpQ VH KD
FRQVLGHUDGRFRPRHOOXJDUGHODPDQL-­
IHVWDFLyQGHOD'LYLQLGDG
1RVRWURVVRPRVHODJXDTXHÀX\H
y Tú, el mar de la Vida,
te buscamos a Ti
en todas las direcciones,
\YDPRVÀX\HQGRKDFLD7L
-­
3RURWUDSDUWH7DKanawi (m. 1745) HVFULEH©/D)XHQWHGHOD9LGDHVVtPEROR
de la realidad interior del Nombre “El 9LYLHQWH´XQRGHORVQRPEUHVVDJUDGRV
GH'LRV4XLHQORJUDUHDOL]DUVHHQHVWH
1RPEUHEHEHUiGHHVWDDJXD\\DQXQFD
PiVVXIULUiODPXHUWHª'U-DYDG1XU-­
bakhsh, Simbolismo de la terminología sufí, vol. II).
En cuanto a las tinieblas, existen HQ OD WHUPLQRORJtD VXIt SULQFLSDOPHQWH
FXDWURWpUPLQRVVLQyQLPRVSDUDUHIHULUVH
DHVWHHVWDGRODVWLQLHEODVODRVFXULGDG
ODQHJUXUD\ODQRFKHTXHGHSHQGLHQGR
de que aludan a Dios y al reino de la Di-­
vinidad, o al viajero y al mundo, tienen GLIHUHQWHV VLJQL¿FDGRV VLPEyOLFRV TXH
explicamos brevemente a continuación.
-­ yi ^
Lahi
(s. XV), en su obra La in-­
terpretación del jardín del misterio, HVFULEH©/RVWpUPLQRVFRPRODQHJUXUD
\ OD RVFXULGDG >FXDQGR VH UHILHUHQ D
'[email protected] KDFHQ UHIHUHQFLD D OD /X] GH OD
Esencia que percibe la visión intuitiva de los señores del desvelamiento y de la contemplación divina, una Luz que, SRUVXH[WUHPDOXPLQRVLGDG\FHUFDQtD
DSDUHFHFRPRRVFXULGDG\QHJUXUD<HQ
el seno de esta oscuridad de la Luz de la (VHQFLD²TXHRULJLQDHODQRQDGDPLHQWR
GHOVHUGHOYLDMHUR²HVWiRFXOWDHODJXD
de la Vida de la subsistencia [del viajero] en Dios, por la que recibe la vida eterna».
©'H RWUR ODGR HV WDPELpQ XQD DOX-­
sión al mundo de la multiplicidad y a lo accidental [las cosas materiales], ya que lo accidental es en esencia oscuridad y QRH[LVWHQWH\VXVHUHVHOUHÀHMRGHOD
PDQLIHVWDFLyQGHOD(VHQFLDVDJUDGDGH
Dios…» (Dr. Javad Nurbakhsh, op. cit.)
En cuanto a la noche (shab), repre-­
VHQWD XQD DPSOLD JDPD GH VtPERORV \
alude entre otros al Mundo Invisible -­
(‘ Alam-­e qeyb), al Mundo del Imperativo -­
^
Divino (‘ Alam-­e yabarut);; y representa ^
ODIURQWHUDHQWUHHO6HUWo yud) y el no-­
ser (‘adamRFRPRDOJXQRVORGH¿QHQ
HQWUHHO5HLQRGHO3RGHU\HOGHODFUHD-­
FLyQRHQWUHHO5HLQRGHO6HxRUtR\HO
-­
de la servidumbre. (‘Er aqi). El maestro -­
Ruzbah DQPHVFULEH©/DQRFKH
VLPEROL]D HO OXJDU GHO YLDMH LQWHULRU
el retiro, la morada de la intimidad, el desvela miento, las oraciones amorosas \ OD DVFHQVLyQ 1R HV IiFLO SDUD QDGLH
PDQWHQHU OD YLJLOLD GXUDQWH OD QRFKH
VDOYRSDUDDTXHOTXHKD\DGLVIUXWDGRGH
estas moradas». Otro de los conceptos simbolizados SRUHOWpUPLQR©WLQLHEODVªVRQODVGL¿FXO-­
tades y las pruebas divinas que el viajero debe pasar. (Dr. Javad Nurbakhsh, op. cit.)
(QODVWLQLHEODVGHODVDÀLFFLRQHV
y pruebas, sé paciente, porque Jezr llegó a beber el agua
de la Vida en las tinieblas.
Rumi
7DPELpQ SXHGH KDFHU UHIHUHQFLD D
la oscuridad y a la pobreza espiritual de XQRPLVPR+DVWDTXHXQRQROOHJXHDO
conocimiento de esta pobreza y de esta oscuridad de su ser relativo, no se pondrá en camino en busca de la Luz y de la Riqueza del Ser absoluto.
(Q HO ~OWLPR SiUUDIR 6RKUDZDUGL
UHFXHUGDHOWHPDLQLFLDOFRPRWHPD¿QDO
GHOUHODWRSDUDKDFHUHVSHFLDOKLQFDSLp
HQpO&XDQGRXQRVHOLEUDGHODRVFXULGDG
de su condición relativa, de su dualismo, ORJUDVXPHUJLUVHHQHO0DUGHOD8QLGDG
divina, en la Fuente de la Vida, en la Fuente del Amor, donde el enamorado, el Amado y el Amor se vuelven uno y lo mismo.
5HIHUHQFLDV
Dr. Javad Nurbakhsh, 6X¿V\PEROLVP, vol, I y II, Londres.
——En la taberna, paraíso del sufí. Editorial Nur. Madrid 2001.
+HQU\ &RUELQ L’Archange empourpré. Fa-­
\DUG3DULV
-­
^
Ibn Taqarbordi, al-­No yum al-­z aherah fi -­
moluk-­ol Mesar wa al-­Q aheraYRO(JLSWR
1936.
-­
Shahrazuri, introducción al Mosanaf at-­e Sohrawardi6H\\HG+RVVHLQ1DVU,QVWLWXWR
IUDQFpV GH LQYHVWLJDFLyQ FLHQWt¿FD HQ ,UiQ
1970..
37

Documentos relacionados