50 años Universidad EAFIT plantilla nueva ensayo.indd

Comentarios

Transcripción

50 años Universidad EAFIT plantilla nueva ensayo.indd
C
I E N C I A
Y
H U M A N I S M O
Q U E
S E Ñ A L A N
Juan Carlos López Díez
Grupo de Historia Empresarial EAFIT
E L
F U T U R O
50
A Ñ O S
C IENCIA
U N I V E R S I D A D
E A F I T
Y HUMANISMO QUE SEÑALAN EL FUTURO
Primera edición: mayo de 2010
© Juan Carlos López Díez
© Grupo de Historia Empresarial EAFIT
© Fondo Editorial Universidad EAFIT
Cra. 49 No. 7 sur - 50. Tel. 261 95 23
www.eafit.edu.co/fondoeditorial
Correo electrónico: [email protected]
ISBN: xxxxxxxxxxxxxxx
Diseño: Laura Durango
Diagramación: Alina Giraldo Yepes
Editado en Medellín, Colombia
Agradecimientos
Contenido
Presentación del rector ...............................................
13
Grupo de Historia Empresarial
de EAFIT .......................................................................................
15
Primera parte
Contexto y fundación
El legado de los fundadores:
contexto histórico...............................................................
19
El mundo de la posguerra (1945-1960):
panorama histórico ............................................
23
La ANDI y la industrialización de Antioquia:
impulsadores del nacimiento de EAFIT .........
26
Medio siglo al encuentro del futuro:
de la Escuela a la Universidad Parque ............
33
Nacimiento e inauguración de la Escuela
de Administración y Finanzas (EAF) .............
33
El reto de la primera década ...........................
40
Década del setenta y Plan quinquenal:
camino a la transformación de Escuela
en Universidad ....................................................
43
Décadas del ochenta y noventa:
la apuesta por un modelo ................................
46
Fundadores y rectores, 1960-2010 .........................
50
Fundadores de la Escuela de Administración
50
y Finanzas (EAF) ...................................................
Gabriel Ángel Escobar ........................................
50
Jesús María Mora Carrasquilla ...........................
50
Peter Santamaría Álvarez ...................................
51
José Ramón Gutiérrez Gómez.............................
52
Alberto Vásquez Lalinde ....................................
53
Hernán Echavarría Olózaga................................
53
Elkin Echavarría Olózaga ...................................
54
Luis Echavarría Villegas .....................................
54
Horacio Ramírez Gaviria ....................................
55
Diego Tobón Arbeláez ........................................
56
Rodrigo Uribe Echavarría ...................................
57
Alejandro Uribe Escobar ....................................
57
Luis Fernando Cano Olano .................................
58
Juan Gonzalo Restrepo Londoño........................
59
Jorge Iván Rodríguez Castaño ............................
60
Luis Fernando Echavarría Vélez ........................
61
Jorge Posada Greiffenstein ..................................
62
Juan Rafael Cárdenas Gutiérrez .........................
62
Rectores de la Escuela de Administración,
Finanzas y Tecnologías, Universidad EAFIT .....
64
Ernesto Satizábal Azcárate
(mayo - octubre de 1960)....................................
65
Javier Toro Martínez (1960-1961) ......................
66
Guillermo Ortega Arbeláez (1961-1962) ............
68
Alberto Mesa Prieto (1962-1964) .......................
70
Hernán Gómez González (1964-1970) ...............
71
Ricardo Botero Mejía (1971-1973) .....................
73
Darío Monsalve Uribe (1973-1975) ....................
77
Héctor Ochoa Díaz (975-1883) ...........................
78
Luis Guillermo Sanín Arango (1983-1995)........
80
Juan Felipe Gaviria Gutiérrez (1996-2003) ........
83
Juan Luis Mejía Arango (2004-) .........................
85
Segunda Parte
EAFIT, proyecto de conocimiento
Universidad EAFIT y su Escuela de
Administración: una historia compartida.....
89
Los inicios .............................................................
90
El Plan Máster.....................................................
94
El currículo en Administración .........................
95
de Administración: Contaduría, Negocios
Internacionales y Economía............................
96
Contaduría ..........................................................
97
Negocios Internacionales ...................................
98
Economía ............................................................
100
El nuevo camino que trazan las reformas ..
101
Ciencia y tecnología: Ingenierías
en EAFIT ......................................................................................
105
Los otros programas de la Escuela
La consolidación del Instituto Tecnológico:
se abre la puerta al ingenio en EAFIT ............. 105
Sistemas marca el camino ......................... 107
La Escuela de Ingenierías de EAFIT:
respuesta a las exigencias del medio ........... 111
Ingeniería de Producción ...................................
111
Ingeniería Civil ...................................................
114
Ingeniería Mecánica ...........................................
115
Geología ..............................................................
116
Ingeniería de Procesos ........................................
119
Ingeniería de Diseño de Producto ......................
120
La Escuela de Ciencias y Humanidades:
el rumbo a la consolidación de una universidad
humanista ................................................................................ 123
Humanidades:
la pregunta por el sujeto .................................
Las Rutas Disciplinarias y el Núcleo
de Formación Institucional .............................
Las Matemáticas y el legado del profesor
Bedoya ....................................................................
Los pregrados de la Escuela de Ciencias
y Humanidades ...................................................
Comunicación Social .........................................
125
128
130
133
133
Un modelo visionario ....................................
135
Ciencia Política ...................................................
135
Ingeniería Matemática ........................................
138
Ingeniería Física .................................................
140
La Escuela de Derecho: la proyección
de una carrera joven ........................................................
143
Pedagogía, didáctica y educación en armonía
con EAFIT ...................................................................................
147
La búsqueda de un modelo pedagógico ......
Pedagogía Abierta al mundo ...........................
149
151
Eafit: hacia una Universidad
con Investigación ...............................................................
154
El camino hacia el Sistema Institucional
de Investigaciones ..............................................
158
Revistas y patentes .............................................
162
Los semilleros: el cultivo del estudiante
investigador ..........................................................
163
Tercera Parte
Evolución Institucional
de la Universidad EAFIT
La planeación en EAFIT .................................................
169
Plan quinquenal de desarrollo
1979-1983..............................................................
Del Plan quinquenal
a los planes trienales .........................................
173
La Acreditación Institucional ................................
176
Renovación de la Acreditación, 2010.................
179
171
Declaraciones para un compromiso con
la sociedad: las misiones de la universidad
EAFIT
.......................................................................................
180
y sus sedes ..................................................
184
EAFIT Pereira ..........................................................
EAFIT Llanogrande ...............................................
EAFIT Bogotá ..........................................................
184
EAFIT
185
187
Cuarta Parte
Las Nuevas Realidades
El Centro Cultural Biblioteca Luis Echavarría
Villegas ...................................................................................... 191
La Biblioteca .........................................................
191
Un hito dentro de un hito: la Sala Patrimonial .......
195
El Carnero ...........................................................
196
Pilar Moreno de Ángel .......................................
197
Fundación Antioqueña para los Estudios Sociales
(FAES) ....................................................................
198
Archivos Históricos ............................................
199
Una desbordante apertura a la cultura ............
201
¡Qué suene la música! ......................................
EAFIT y la cultura .................................................
El desarrollo artístico en EAFIT ........................
202
207
Muchas lenguas ...................................................................
209
El Fondo Editorial y la Librería EAFIT.....
211
El Fondo Editorial: la punta de lanza
de EAFIT a la cultura ............................................
La Librería EAFIT ...............................................
211
204
213
Las Tecnologías de Información
y Comunicación (TIC) en EAFIT ................................
215
Un aporte especial:
el proyecto Conexiones ....................................
217
Una revolución desde adentro: la Universidad
de los Niños EAFIT ........................................................ 219
EAFIT Abierta al mundo ...............................................
223
Lo internacional es también motivo
de investigación ..................................................
Centro de Estudios Asia Pacífico...................
225
226
Los doctorados en EAFIT ................................................
229
El Doctorado en Administración ...................
El Doctorado en Ingeniería ..............................
230
Universidad Parque .........................................................
236
Un paseo por la Universidad Parque ...........
Un paseo entre orquídeas ................................
El nuevo edificio de Ingenierías ....................
237
234
242
243
Epílogo
Se fueron pero siguen con nosotros
En memoria de los personajes que también
construyeron la Universidad .........................
247
Don Luis Echavarría Villegas: la semblanza
de un espíritu liberal y tolerante .............................
247
En Memoria de Ana Cristina Mejía Molina, Tini ....
249
Carolina Llano Giraldo .............................................
250
Guillermo Vélez Vélez .............................................
251
Henry Dueñas Sánchez ............................................
253
Hernando Bedoya, el compañero y el amigo
emérito ......................................................................
254
Hugo Obando Cárdenas, siempre con nosotros ......
255
A León López Ortiz, un matemático de carácter .....
256
José María Puerta Toro, el servicio a flor de piel .....
257
Bibliografía .........................................................
259
Índice onomástico ...............................................
275
Presentación rector
Grupo de Historia
Empresarial de EAFIT
El Grupo de Historia Empresarial (
GHE) de EAFIT está
conformado por empresarios, profesores y estudiantes de pregrado,
maestría y doctorado –de múltiples disciplinas– vinculados a la
Universidad de Antioquia, a la Facultad de Minas de la Universidad
Nacional de Colombia sede Medellín y a la Universidad EAFIT. Posee
reconocimiento por Colciencias en la categoría más alta del escalafón
otorgada a grupos de investigación en materia de Ciencia y Tecnología.
El Grupo ha tenido entre sus temas y preocupaciones el estudio de la
industria y sus dirigentes en el entorno antioqueño y colombiano, y
el apoyo a la formación de investigadores y al desarrollo de proyectos
de investigación tanto individuales como colectivos, con la mirada
puesta en los estudios comparados. A lo largo de sus más de diez
años de existencia, estos intereses han convocado quincenalmente
sus reuniones los miércoles en la tarde.
Durante el primer año, cuyo carácter fue exploratorio, el Grupo se
consolidó con los proyectos iniciales investigativos, la elaboración y
presentación de reseñas, las primeras ponencias y la organización de
eventos nacionales e internacionales con universidades como las de
los Andes y la de Antioquia. En el transcurso de los últimos cuatro
años sus miembros han participado activamente en proyectos como
el denominado 100 Empresarios, 100 historias de vida, investigación
apadrinada por la Cámara de Comercio de Medellín, que derivó en
la elaboración de más de cien biografías de empresarios antioqueños
de los últimos dos siglos, llevadas a la radio en programas emitidos
semanalmente durante dos años. En la actualidad, dichas biografías sirven de insumo para pequeñas cápsulas de cinco minutos en
televisión.
Otros productos del esfuerzo individual y colectivo se han
materializado en obras de referencia que se translucen en algunos
capítulos de la historia empresarial de Antioquia, tales como la historia de Cristalería Peldar y la de sus fundadores; la de las Empresas
Públicas de Medellín (EPM), la trayectoria de una de las más emblemáticas empresas de servicios públicos de la región; la recopilación
de documentos afines al desarrollo empresarial; la historia del
Banco de Sonsón, entidad crediticia y de fomento significativa para
el desarrollo de la colonización en el sur de Antioquia; el libro de
los 50 años de Productos Familia; la obra conmemorativa de los 40
Años de los Premios Germán Saldarriaga del Valle 1969-2009; entre
otros libros, además de artículos que se han publicado en diferentes
revistas. El GHE, actualmente, hace parte del conjunto de grupos de
investigación que dan respaldo al macroproyecto denominado Expedición Antioquia 2013.
La presente publicación es una evidencia de los nuevos retos a
los que se ha comprometido el Grupo en los últimos años, entre los
cuales se destaca la continuación de la agenda investigativa, el apoyo
a tesis de maestría y doctorado, la organización de diplomados, la
participación en eventos académicos y la profundización en la línea
editorial con otros estudios sobre empresas y empresarios.
Sus integrantes activos en 2009 son: Víctor Álvarez Morales,
Carolina Barreto Bernal, Jairo Andrés Campuzano Hoyos, Natalia
González Salazar, Karim León Vargas, Diana Londoño Correa, Juan
Carlos López Díez, Ángela Marulanda Valencia, Rubi Consuelo
Mejía Quijano, Juan Fernando Molina Jaramillo y Sandra Patricia
Ramírez Patiño.
Equipo de Investigación
Con el apoyo integral y riguroso del GHE, del cual hacen parte las
personas mencionadas a excepción de los estudiantes de posgrado,
tuvieron responsabilidades específicas en el proyecto:
Coordinador del proyecto: Juan Carlos López Díez
Asistentes de investigación: Jairo Andrés Campuzano Hoyos,
Natalia González Salazar y Sandra Patricia Ramírez Patiño
Auxiliares de investigación: Juliana Valencia Giraldo, Laura López
Vallejo y Laura Lopera Ruiz
Estudiante del Doctorado en Administración de EAFIT: Miriam
Escobar Valencia
Estudiantes de MBA de EAFIT: Daniel Augusto Camacho Giraldo,
Liliana María Bustamante Orrego, Ana Marcela Mejía Benítez
I
PRIMERA PARTE
UNIVERSIDAD EAFIT 50 AÑOS
Contexto y fundación
El legado de los fundadores:
CONTEXTO HISTÓRICO
A las siete de la mañana del miércoles 17 de agosto de 1960, el profesor norteamericano Bernard J. Hargadon
Jr. empezó la presentación del programa de la cátedra Principios de Contabilidad. El escenario fue un salón prestado
del décimo piso de la sede del Banco Central Hipotecario
(ubicado en la Calle Colombia, en el centro de Medellín).
Con la puntualidad que lo caracterizaba y frente a los
estudiantes que cinco años después fueron los primeros
colombianos en recibir el título de administradores de
negocios, vio la luz la primera clase de la recién fundada
Primera sede de la Escuela
de Administración y Finanzas
en el Banco Central Hipotecario.
Fuente: fotografía de Gabriel
Carvajal, Archivo fotográfico
Biblioteca Pública Piloto
de Medellín para América Latina,
1960
Escuela de Administración y Finanzas (EAF).
El profesor Hargadon llegó unos años antes a Medellín para dictar
clases en la emblemática Facultad de Minas de la Universidad Nacional de Colombia desde el Drexel Institute de Filadelfia, y fue invitado
a dirigir una cátedra en la nueva
EAF.
El hecho de ser un extranjero
quien inaugurara las clases, fue el primer signo claro de la internacionalización que ha caracterizado durante medio siglo a la que más
tarde –en 1962, cuando se le anexó el Instituto Tecnológico– recibiría
el nombre de EAFIT.1
La clase inaugural estuvo precedida por una gran expectativa con
relación a la apertura de la nueva Escuela, que para entonces era un
colegio especializado en algo novedoso –la formación de administradores− más que una universidad. Desde el día anterior, la noticia
sobre el inicio de los cursos y la inauguración de la Institución fue
publicada por las principales cadenas de radio del país (Caracol y
RCN); por el primer noticiero de la televisión colombiana (Noticiero
Suramericana de Seguros); por los periódicos más influyentes de la
nación (El Colombiano, El Correo y El Diario de Medellín; El Tiempo,
El Espectador y El Siglo de Bogotá; y La Patria de Manizales); y por los
informativos cinematográficos que antecedían las proyecciones de las
películas en las salas de cine (Hechos y Gente y Cine Continental).
El nacimiento de la EAF comenzó tres meses atrás, el 4 de mayo de
1960, cuando 18 empresarios colombianos que dirigían las industrias
más importantes del país decidieron crear una institución para la
formación de administradores y directores de negocios.2
1
La internacionalización como objetivo de las labores académicas de
la Institución, cuyo lema hoy es,
precisamente, Universidad EAFIT.
Abierta al mundo, recibe un análisis
más detallado en la cuarta parte de
este libro.
2
De los 18 empresarios fundadores
de la Universidad EAFIT, en el momento de la celebración de los 50
años de labores de la Institución
aún viven Jorge Posada Greiffenstein, Jorge Iván Rodríguez Castaño,
Juan Rafael Cárdenas Gutiérrez ,
Alejandro Uribe Escobar y Luis
Fernando Echavarría Vélez. Bajo el
título “Fundadores de la Escuela de
Administración y Finanzas (EAF)”,
de esta Primera Parte, se ofrece
un breve perfil de cada uno de los
fundadores.
50 AÑOS U N I V E R S I D A D
20
E A F I T
CIENCIA Y HUMANISMO QUE SEÑALAN EL FUTURO
Tabla 1 Empresarios Fundadores de
La Escuela de Administración y Finanzas (EAF)
Gabriel Ángel Escobar
Directivo Caribú
Luis Fernando Cano
Olano
Director de Relaciones Industriales
de Coltejer
Juan Rafael Cárdenas
Gutiérrez
Director de Producción de Coltabaco
Hernán Echavarría
Olózaga
Ministro de Comunicaciones /
Presidente de la Organización Corona
Elkin Echavarría Olózaga
Gerente de Fábrica Locería
Colombiana, Organización Corona
Luis Echavarría Villegas
Gerente de Empresas Públicas
de Medellín
José Gutiérrez Gómez
Presidente de la Corporación
Financiera Nacional (cFN)
Jorge Posada
Greiffenstein
Vicepresidente de Producción
Fabricato
Horacio Ramírez Gaviria
Gerente de Pepalfa
Juan Gonzalo Restrepo Subgerente general Banco Industrial
Londoño
Colombiano
Jorge Iván Rodríguez
Castaño
Subgerente de la Organización Corona
en Medellín
Peter Santamaría Álvarez
Decano Facultad de Minas Universidad
Nacional de Colombia, sede Medellín
Ernesto Satizábal
Azcárate
Director de INCOLDA
Diego Tobón Arbeláez
Jefe del Departamento Jurídico
del Banco Comercial Antioqueño
Alejandro Uribe Escobar
Presidente de la ANDI
Rodrigo Uribe Echavarría
Vicepresidente de Coltejer (presidente
a partir de 1961)
Alberto Vásquez Lalinde
Director Corporación Educativa de la
Industria y empresario
Luis Fernando Echavarría
Vicepresidente Ejecutivo de Fabricato
Vélez
Fuente: Grupo de Historia Empresarial EAFIT, Medellín, octubre de 2009. La mayor parte de
esta información se recogió a través de comunicaciones orales.
U N I V E R S I D A D
E A F I T 50 AÑOS
CIENCIA Y HUMANISMO QUE SEÑALAN EL FUTURO
21
El primer Consejo Directivo de la Institución estuvo conformado
por algunos de sus miembros fundadores, por particulares y por
representantes de instituciones que le daban presencia nacional a la
nueva Escuela.
Tabla 2 Consejo Directivo de la Escuela
de Administración y Finanzas (EAF)
Nombre
Ciudad
Cargo
Luis Echavarría Villegas
Medellín
Presidente
Juan Gonzalo Restrepo
Londoño
Medellín
Vicepresidente
Jorge Iván Rodríguez Castaño
Medellín
Secretario
Alejandro Uribe Escobar
Medellín
José Gutiérrez Gómez
Medellín
Rodrigo Uribe Echavarría
Medellín
Alberto Vásquez Lalinde
Medellín
Diego Tobón Arbeláez
Medellín
Jesús Mora Carrasquilla
Medellín
Jorge Posada Greiffenstein
Medellín
Juan Rafael Cárdenas Gutiérrez
Medellín
Luis Prieto Ocampo
Manizales
Alberto José Carvajal
Cali
Cornelio Lourido
Cali
Mario Silva Valderrama
Bucaramanga
Hernán Echavarría Olózaga
Bogotá
Alberto Samper
Bogotá
George Severson
Bogotá
José María Cortés
Bogotá
Andrés Heilbrom
Barranquilla
Mario Cuellar
Pereira
3
Fuente: “Prospecto Informativo”, Centro de Administración Documental (CAD), caja 2 (18),
Medellín, EAFIT, marzo de 1961.3
En adelante, para referencias al Centro de Administración Documental
se usará la sigla CAD, al lado el número de la caja, entre paréntesis el
número de la carpeta y, por último,
la fecha.
50 AÑOS U N I V E R S I D A D
22
E A F I T
CIENCIA Y HUMANISMO QUE SEÑALAN EL FUTURO
Luis Echavarría Villegas, del grupo fundador y primer presidente
del Consejo Directivo, emitió un comunicado que explicaba las motivaciones de la creación de la Escuela y sus repercusiones:
El presidente de la EAF habla al país sobre la importancia
de la entidad que se inaugura en la capital de Antioquia el
martes 16 de agosto:
La iniciación de la EAF, además de ser un nuevo esfuerzo
que coopera en la labor educativa del país, señala un paso
decisivo que vincula directamente a la empresa privada
con las actividades docentes. La empresa privada debe
hacer todos los días mayores esfuerzos para ayudar en la
inmensa labor educativa que tiene que afrontar el país. Los
pequeños auxilios que acostumbran dar los empresarios
particulares, deben perder el carácter de beneficencia con
que se ha [sic] otorgado. No constituyen beneficencia,
sino el mejor negocio en que el empresario puede invertir.
Nuestro esfuerzo al vincularnos directamente a una institución educacional, no implica en forma alguna reducción
de las partidas que nuestras empresas particulares dan a
los colegios, escuelas y universidades. Por el contrario
creemos que con este paso se crea una más acendrada
conciencia en el empresario particular, de su obligación de
auxiliar la labor del estado y de los particulares en la labor
educativa. Nuestra industria, nuestro comercio, nuestra
banca y nuestros servicios públicos, han nacido, crecido
y fortalecido, precisamente porque han podido contar con
alumnos egresados de las universidades. Pero el número es
muy reducido todavía y es hora de que nos demos cuenta
que uno de los cuellos de botella en el progreso económico
del país, lo constituye la insuficiencia de instituciones para
la educación superior.4
4
“Colombia posee una Escuela para
formar hombres de acción”, El
Correo, Medellín, 16 de agosto de
1960, p. 9.
5
Este fenómeno se disparó en los
primeros años de la posguerra y en
la década del cincuenta de 1950,
cuando se registró una de las mayores tasas de crecimiento industrial:
por encima del 10% anual.
Los fundadores supieron leer la coyuntura y las exigencias del
momento: la imperiosa necesidad de formar cuadros directivos, administrativos y técnicos para afrontar la acelerada industrialización
que liderada por Antioquia vivía el país desde comienzos del siglo
XX.5Este auge de la industria antioqueña se reflejaba en el surgimiento y crecimiento de unidades productivas que ya no eran talleres
artesanales sino fábricas modernas, pequeñas para los estándares de
hoy, que requerían un manejo y dirección adecuados a su tamaño y
complejidad.
U N I V E R S I D A D
E A F I T 50 AÑOS
CIENCIA Y HUMANISMO QUE SEÑALAN EL FUTURO
Así mismo, fueron necesarias nuevas estrategias para hacerle
frente a las trasformaciones geopolíticas que había sufrido el planeta después de la Segunda Guerra Mundial. Era preciso, de acuerdo
con el discurso del Desarrollismo en boga por entonces, encontrar
salidas al subdesarrollo a través de una adecuada administración del
país y, por supuesto, de las empresas; era urgente la formación de un
nuevo profesional y, en consecuencia, la creación de un programa
educativo que no existía en Colombia y que la Asociación Nacional
de Industriales (ANDI), creada hacía pocos años, reclamaba.
El mundo de la posguerra
(1945-1960): panorama histórico
Al amparo de las condiciones de los triunfadores en la Segunda
Guerra Mundial (Roosevelt, Churchill y Stalin) y de la geopolítica
que se trazó en la Conferencia de Yalta durante los últimos meses
de la conflagración, se definió una nueva ecuación del mundo. Con
los cañones aún humeantes, emergió un planeta militar e ideológico
bipolar (comunismo vs. capitalismo) que de paso desplazó varios
siglos de dominio europeo. Lo cierto es que Estados Unidos se transformó en la potencia indiscutible en el ámbito industrial, económico,
político y también bélico. Sin su aparato productivo y su exuberante
logística de líneas de abastecimiento hubiera sido imposible derrotar
al enemigo fascista. Además, la nueva potencia contó con suerte: de
todas las grandes naciones involucradas, fue la única cuyo territorio
no sirvió de escenario de la guerra y, por lo tanto, no debía afrontar
las consecuencias en daños materiales y físicos que la guerra dejó
a su paso.
Los expertos en geopolítica denominan Guerra Fría al período que
va de la posguerra (1945) hasta la caída del Muro de Berlín (1989),
cuando se inició el derrumbamiento de la Unión Soviética y demás
países comunistas, con contadas excepciones: Cuba y Corea del Norte,
23
Fundadores de EAFIT que nos acompañan: (de izquierda a derecha)
Alejandro Uribe Escobar,
Jorge Posada Greiffenstein,
Juan Rafael Cárdenas Gutiérrez,
Jorge Iván Rodríguez Castaño y
Luis Fernando Echavarría Vélez.
Fuente: Archivo fotográfico CAD,
Universidad EAFIT, Medellín; y
Archivo fotográfico Peldar [foto
Luis Fernando Echavarría Vélez],
Medellín
50 AÑOS U N I V E R S I D A D
24
6
Gabriel Poveda Ramos, Historia
económica de Colombia en el siglo
XX, Medellín, UPB, 2005, p. 334 [datos
tomados de la tabla 10.7].
E A F I T
CIENCIA Y HUMANISMO QUE SEÑALAN EL FUTURO
para citar aquellos que siguieron aferrados al manual del marxismoleninismo. Países como China o Vietnam supieron reinventarse y es
difícil clasificarlos como comunistas en la ortodoxia del término.
De la Segunda Guerra Mundial surgió un nuevo orden económico
internacional que se afianzó sobre tres pilares: el Banco Mundial, el
Fondo Monetario Internacional y el Acuerdo General de Aranceles
y Aduanas (GATT, por sus siglas en inglés), hoy equivalente a la Organización Mundial de Comercio (OMC). El nuevo orden tuvo como
árbitro a Estados Unidos, que a través de estos organismos y de otros
de carácter no económico, como la Organización de los Estados Americanos (OEA) para América Latina y la Organización de las Naciones
Unidas (ONU), ejercían su influencia en la promulgación de líneas de
pensamiento y acción sobre desarrollo, comercio, inversión y política
en sus países satélites (fueran democracias o dictaduras), influencia
que incluía asesoría y penetración militares.
Por otro lado, en el “patio trasero” estaban los países latinoamericanos que, con excepción de Brasil, no habían participado activamente
en las hostilidades. Se imponía para ellos leer las nuevas realidades,
aquellas que daban cuenta de una potencia emergente ubicada en su
vecindad.
Se ha dicho y criticado hasta la saciedad que uno de los problemas estructurales de las economías tercermundistas desde el siglo
XIX radica en que dependen de un solo producto para su balanza
comercial: cobre, caña, pescado y azúcar. Para el caso colombiano,
el papel fundamental lo jugó el café. En los años que antecedieron a
la fundación de la Universidad EAFIT, por lo menos desde la década
de 1910, la economía colombiana era totalmente dependiente de la
caficultura, pues el papel que desempeñaban otras materias primas,
como petróleo, banano, cuero, platino y oro no alcanzaba aún a impactar la economía nacional.
Ni qué decir de las manufacturas, cuyo aparato productivo se
había establecido para abastecer el mercado interno. Además, cada
cierto tiempo, los precios de lo que hoy se llaman commodities (productos de exportación de escaso valor agregado) ofrecían alternativas
esperanzadoras por las bonanzas que hacían soñar con ríos de leche
y miel. Tal fenómeno sucedió en la década del cincuenta por una
recuperación de los precios del café (desplomados desde la Gran
Depresión de los años treinta y de la posguerra): la libra pasó de 16
centavos de dólar a 64, es decir que en el lapso de 12 años los precios
se cuadruplicaron.6
U N I V E R S I D A D
E A F I T 50 AÑOS
CIENCIA Y HUMANISMO QUE SEÑALAN EL FUTURO
25
Este flujo de divisas ayudó a alimentar la industrialización, modelo que encontró en el período de la posguerra la posibilidad de
importar equipos y materias primas extranjeras, y establecer nuevas
industrias. De esto da cuenta también la forma como se multiplicaron
las importaciones: un 370%, alcanzando la cifra de 482 millones de
dólares.7
Es necesario aclarar que el buen comportamiento de los precios
del café duró hasta mediados de los años cincuenta, cuando tuvieron
una nueva baja. Ello abonó el terreno para un largo período de pactos
mundiales de cuotas en plena Guerra Fría, estrategia que pretendía
que los países cafeteros no quedaran en manos de las guerrillas
comunistas o de movimientos radicales. Los pactos inaugurados en
1962 se extendieron hasta 1989 cuando cayó el Muro de Berlín y se
derrumbó el bloque de países dominados por la Unión de Repúblicas
Socialistas Soviéticas (URSS).
El capítulo para Latinoamérica de la Guerra Fría se llamó Alianza
para el Progreso. En este marco se firmó el Primer Pacto Mundial de
Cuotas, con el respaldo del presidente estadunidense John F. Kennedy
(un año antes de su asesinato en 1963).
En 1959 el presidente del Brasil, Juscelino Kubichek,
y el ex presidente de Colombia, Alfonso López Pumarejo
propusieron al Gobierno de Estados Unidos, presidido por
el general Dwight David Eisenhower, que ese poderoso
país lanzara para América Latina un programa de ayudas
e inversiones análogo al que Estados Unidos había lanzado
para la Europa destruida por la Segunda Guerra Mundial
con el nombre de Plan Marshall. Pero Eisenhower estaba
terminando su período y en febrero de 1960 asumió la
presidencia de ese país el demócrata John F. Kennedy.
Este último acogió, en parte, la propuesta de un gran plan
de ayuda a los países de América Latina, excepto a Cuba,
donde Fidel Castro estaba llevando a cabo una revolución
política y económica de corte marxista. Kennedy bautizó
su programa con el nombre de Alianza para el Progreso y
anunció la intención de hacer préstamos e inversiones, públicas y privadas, a América Latina, de diez mil millones de
dólares en el curso de los diez años siguientes. Recuérdese
que un dólar de entonces era mucho más grande que hoy:
compraba un 1/35 de onza de oro, mientras que hoy [2005]
sólo compra 1/300 de onza.8
7
Ibíd.
8
Ibíd., p. 475.
50 AÑOS U N I V E R S I D A D
26
E A F I T
CIENCIA Y HUMANISMO QUE SEÑALAN EL FUTURO
En la ciudad uruguaya de Punta del Este se firmó, en 1961, el
acuerdo que integró a la potencia con los países latinoamericanos
en un amplio programa de ayudas desde el norte; este documento se
conoce como La Carta de Punta del Este. Con el asesinato de Kennedy
y la llegada al poder del presidente sucesor, Lyndon Johnson, los programas de la Alianza sufrieron una desaceleración y al poco tiempo
Estados Unidos se vio envuelto en lo que fue una de sus mayores
heridas: la Guerra de Vietnam.
La Alianza para el Progreso de Kennedy y los acuerdos de Punta
del Este como estrategias de la Guerra Fría son importantes para
entender el origen de Escuelas de Administración como EAFIT. En la
década del cincuenta hizo carrera, dentro del discurso económico
del Desarrollismo, la idea de que no hay países subdesarrollados
sino subadministrados. Con una sentencia de esta índole no es difícil concluir que el terreno estaba abonado para el nacimiento de las
escuelas de negocios.
La potencia del norte reclamaba la formación de cuadros directivos
y esto contribuyó, en parte, a que se comenzara a pensar en los países
latinoamericanos en la creación de instituciones que cumplieran esta
labor. Surgieron entonces la Escuela Superior de Administración de
Negocios (ESAN, Lima), el Instituto de Estudios Superiores de Administración (IESA, Caracas), la Escuela de Negocios del Tecnológico de
Monterrey (México), el Instituto Centroamericano de Administración
de Empresas (INCAE, Nicaragua), el Centro de Estudios Superiores de
Administración (CESA, Bogotá), el Instituto Colombiano de Estudios
Superiores de INCOLDA (ICESI, Cali) y la EAF Medellín). Estados Unidos,
bajo cuya sombra –no sin tensiones o discrepancias– se cubrían los
países del subcontinente, presionaba por la necesidad de acometer
una agenda para la formación de técnicos, administradores y cuadros
directivos.
La ANDI y la industrialización
de Antioquia: impulsadores del
nacimiento de EAFIT
Dentro del contexto geopolítico bosquejado y con el activismo de una
élite que le había apostado sin miramientos a la yunta café-industria,
se movieron con inconfundible liderazgo los industriales que, en
diciembre de 1944, fundaron en Medellín la ANDI en alianza con una
U N I V E R S I D A D
E A F I T 50 AÑOS
CIENCIA Y HUMANISMO QUE SEÑALAN EL FUTURO
27
organización recientemente creada para la formación administrativa:
el Instituto Colombiano de Administración (INCOLDA) en 1959. La ANDI
no actuó en forma directa por no ser la educación su objeto central,
sino que creó un ente para tal propósito: la Corporación Educativa
de la Industria, constituida en 1959.
Con el objeto de reunir fondos para actividades educativas, dirigidas principalmente a la formación de técnicos
y administradores; los dineros provendrían de aportes
voluntarios y de los rubros que para tal fin destinará la
Asociación. Su objetivo inicial era apoyar la fundación
de la Escuela de Administración de Negocios y Finanzas
[sic] (mayo de 1960) y del Instituto Tecnológico (enero de
1962), auspiciados por el Punto IV,9 la Fundación Whirlpool,
INCOLDA y la ANDI, en cabeza de la Corporación Educativa de
la Industria. Ambas instituciones se fusionarían luego en
la Universidad EAFIT, pionera en el país en la formación
de administradores de empresas.10
La ANDI fue creada en la coyuntura de finales de la Segunda Guerra
Mundial –cuando el triunfo de los aliados era inminente– por iniciativa de los industriales antioqueños que hallaron eco en el presidente
Alfonso López Pumarejo, quien los instó a tener una vocería organizada para sus reclamos e interlocución con el Gobierno. Según el
historiador e ingeniero Gabriel Poveda Ramos:
Cuando el presidente Alfonso López Pumarejo inició
su segundo período en agosto de 1942, encontró un país
que si bien estaba enfrentado a las difíciles condiciones
de comercio exterior creadas por el conflicto mundial, se
encaminaba decididamente hacia el progreso industrial en
sus cuatro ciudades principales. Es indudable que en la
mente lúcida y espaciosa del presidente López Pumarejo,
este proceso constituyó uno de los factores esenciales de la
transformación que él buscó para nuestro país, hacia una
sociedad que superara anacrónicas formas económicas y
sociales y que alcanzara etapas de desarrollo más adecuadas al siglo XX, tanto en sus aspectos políticos, como en
los económicos, sociales y culturales. Fue esa clara visión
del papel fundamental que el progreso industrial debería
desempeñar en el progreso de Colombia y su convicción
de que tal progreso necesitaba formas de organización y
de expansión adecuadas a su complejidad creciente, lo
9
El Punto IV es parte del programa
de la Alianza para el Progreso,
dedicado a la ayuda de los países
latinoamericanos.
10
Fernando Botero Herrra, ANDI 19441994. Cincuenta años, Medellín,
ANDI, 1994, p. 71.
50 AÑOS U N I V E R S I D A D
28
E A F I T
CIENCIA Y HUMANISMO QUE SEÑALAN EL FUTURO
que llevó al presidente López Pumarejo, en 1944, a sugerir
en Medellín a un grupo de industriales que constituyeran
una asociación de alcance nacional, para que esa entidad
recogiera y expresara ante el Gobierno las opiniones y las
necesidades de la industria privada.
Al mismo tiempo varios fenómenos habían hecho sentir
a los industriales del país la necesidad de tener un organismo representativo y orientador. Entre tales fenómenos
estaban los problemas cambiarios y de comercio exterior
que había planteado la guerra; la aparición del intervencionismo de estado como disposición constitucional; la
agitación laboral y sindical en los medios obreros; las
crecientes necesidades de mejor protección arancelaria; y,
en general, las múltiples manifestaciones de un proceso
profundo e irreversible de transformación del país, que se
asomaba por fin a las verdaderas y amplias perspectivas
del pleno siglo XX, gracias a las sustanciales reformas de
los gobiernos de los años treinta en materias políticas,
económicas, educativas, sociales y laborales.
Fue, pues, en respuesta a la sugerencia presidencial y a
las muchas necesidades sentidas por los mismos industriales, como se constituyó en Medellín la Asociación Nacional
de Industriales, ANDI. Dicha ciudad era sin duda en aquel
momento la más importante dentro del cuadro fabril del
país, por encontrarse allí el mayor número de empresas
industriales, de productores fabriles y de empresarios del
sector. Era pues natural que, aun surgiendo con carácter
nacional y aspirando a congregar a todos los industriales
colombianos la asociación naciera allí.11
11
G. Poveda Ramos, Historia económica de Colombia en el siglo XX,
op. cit., pp. 13-14.
12
Gabriel Poveda Ramos, ANDI y la industria en Colombia 1944-1984, 40
años, Medellín, ANDI, 1984, p. 34.
La Asociación se adhirió a los principios democráticos y del Estado
de Derecho, pero al mismo tiempo dejó clara en su declaración “la
certidumbre de que el desarrollo industrial es plenamente compatible
con los mejores objetivos del adelanto económico y social del país, y
factor indispensable de su progreso en todos los órdenes”.12 Un grupo
de más de 20 empresas, en el que estaban las principales industrias
de Antioquia –por no decir todas–, se reunió para la conformación
del que se transformó en el gremio colombiano con más poder en la
segunda mitad del siglo XX.
La ANDI fue determinante en el nacimiento de la Universidad
EAFIT, tanto que si se traslapan las nóminas de fundadores del gremio
U N I V E R S I D A D
E A F I T 50 AÑOS
CIENCIA Y HUMANISMO QUE SEÑALAN EL FUTURO
y de la Universidad, se verá un alto nivel de coincidencia en quienes
16 años más tarde oficiarían la conformación de esta última.
Los estudiosos han determinado que la Guerra de los Mil Días
(1899-1902) representó el capítulo más grave en la larga sucesión de
conflictos fratricidas que han marcado la historia de Colombia. En
parte, debido a su profundidad y duración, y en parte por su consecuencia de mayor impacto: la pérdida de Panamá en 1903. La Guerra
de los Mil Días, prolongación de otras tantas del siglo XIX, confrontó a
las clases dirigentes con la necesidad de hacer un alto en el camino, lo
cual sirvió para fraguar el período más largo de paz en la historia del
país: el correspondiente a la primera mitad del siglo XX, y que concluyó con el llamado Bogotazo del 9 de abril de 1948, día del asesinato
del dirigente liberal Jorge Eliécer Gaitán. Este período, en relativa
paz, se corresponde con lo que los empresarios llamarían “el clima
de negocios” adecuado para el asentamiento de la industrialización
como uno de los principales modelos económicos del siglo XX.
Las primeras décadas de este siglo en Colombia se caracterizaron
por el despertar de una vocación industrial liderada desde la región
antioqueña y que encontró émulos en Bogotá y en el suroccidente del
país, con Cali a la cabeza. Así fuera clara la presencia de competidores
ilustres, el liderazgo indiscutido tuvo su epicentro en la región paisa,
con sus industrias de alimentos, tabacos, cervecerías, tipografías y
una poderosa industria textil que fue el símbolo de la región hasta la
década del setenta.
La industria que se asentó y desarrolló en Antioquia y en el resto
del país fue predominantemente de bienes de consumo, y sólo hasta
1940, con la creación del Instituto de Fomento Industrial (IFI) –una
entidad estatal que funcionaba como una especie de corporación
financiera o banco de segundo piso–, el Estado comenzó a sentar las
bases para una industrialización de carácter intermedio, caracterizada
por rubros como la industria química, de plásticos, llantas, caucho,
metalmecánica, es decir, aquella generadora de insumos para otras
industrias.
En asocio con el Estado, la industria colombiana se halló a sí misma
por el camino de consolidar un segundo nivel de industrialización,
más intensivo en capital que en mano de obra. Con este tipo de industrias y las que ya se habían consolidado de bienes de consumo y
textiles, las tasas de crecimiento tuvieron los mayores índices del siglo
XX: un promedio de 11,5% consolidado entre 1945 y 1959, “marca
que nunca después se ha recuperado en forma tan sostenida”.13 Valga
comentar que con estos indicadores de dos dígitos y con un progreso
29
13
Gabriel Poveda Ramos, “Historia de
la industria en Colombia”, Revista
ANDI, Medellín, Asociación Nacional
de Industriales, 1970, p. 66.
50 AÑOS U N I V E R S I D A D
30
Empresas Públicas de Medellín,
creada en la década del cincuenta.
Fuente: fotografía de Gabriel
Carvajal, Archivo fotográfico
Biblioteca Pública Piloto
de Medellín para América Latina,
s. f.
14
Víctor Álvarez Morales, Hitos empresariales y económicos del siglo
XX en Antioquia, Medellín, Cámara
de Comercio de Medellín, 1999.
15
Ibíd.
E A F I T
CIENCIA Y HUMANISMO QUE SEÑALAN EL FUTURO
sostenido de por lo menos dos décadas, los llamados tigrillos asiáticos (Corea del Sur, Singapur, Taiwán e Indonesia)
salieron del subdesarrollo en la segunda mitad del siglo
XX y se transformaron en economías emergentes, es decir,
aquel grupo que sigue a las naciones industrializadas.
De vuelta a los años cincuenta, el país y la región apostaban con decisión a su vocación industrial; tanto que, a
ratos, olvidaban los industriales la dependencia del café
como generador de divisas. Expresado de otra manera, la
industria portaba el amuleto de la modernización, el pasaporte al progreso y al bienestar, pero bajo un modelo de
desarrollo endogámico, sin vocación exportadora.
Después de la creación en 1944 de una de las mayores
empresas aseguradoras de Colombia, Suramericana de Seguros –hoy en día uno de los holding del Grupo Empresarial
Antioqueño conocido como El Sindicato–, nacen empresas
tan importantes como el Banco Industrial Colombiano
–Bancolombia– en 1945, conocido como el mayor banco
de la región andina; en el mismo año, la Sociedad Aeronáutica de Medellín (SAM); en 1946 Paños Vicuña Santafé;
en 1947 la empresa de confecciones Caribú; en 1948 UMCO
y RCN; y en 1949 Sonolux, al igual que una de las cadenas
de supermercados más importantes de la segunda mitad del siglo XX
en Colombia: Almacenes Exito.14
En la década del cincuenta las principales industrias que se crearon
fueron: Landers y Cía. (1951), Satexco (1952), Erecos y Estra (1953),
Gravetal y Pintuco (1955), Proleche (1957), Productos Familia (1958).
En otros sectores empresariales se debe contar las Empresas Públicas de Medellín (EPM), creadas en 1955, a la Empresa Antioqueña de
Energía (EADE, 1959), a la Gran Cadena de Almacenes Colombianos
Cadenalco, antes Almacenes Ley (hoy absorbida por Almacenes Exito,
cuyo origen es de 1949), y en 1959 se creó la Corporación Financiera
Nacional (CFN).15
Los entables industriales de las primeras décadas del siglo XX
contaban en su nómina con cientos de trabajadores y podían ser manejados por los mismos propietarios o ser encomendados, en tiempos
de paz, a los generales duchos en el manejo de personal. Difícilmente
se hubiera pensado que era necesario un profesional formado para
tal fin, a quien pudiera entregársele el manejo de las industrias. Esta
responsabilidad sólo vino a ser pensada de forma calculada por los
ingenieros de la Escuela de Minas, gracias a una reforma establecida
U N I V E R S I D A D
E A F I T 50 AÑOS
CIENCIA Y HUMANISMO QUE SEÑALAN EL FUTURO
31
en 1912 con la cual se asimilaron en dicha institución las teorías del
llamado “padre de la Administración” Frederick Taylor. Desde aquel
momento, hasta mediados del siglo XX, pocos pensaron que se necesitara un profesional ad hoc, una persona que de la academia pasara
a la administración y al mundo de los negocios.
La cátedra de Economía Industrial, dictada en la Escuela de Minas e instaurada en 1912 bajo la orientación del ingeniero civil y de
minas Alejandro López, puede tomarse como el inicio de los estudios
formales en Administración en Colombia, o la introducción al país
de la administración científica de Taylor, a un año de haber escrito
este su obra cumbre, Principios de administración científica (1911).
Este libro, al lado de Administración industrial y general (1916), del
ingeniero de minas francés Henri Fayol, sirvió para la formación de
varias generaciones de tecnócratas que sumaban a su idoneidad técnica la competencia gerencial para el manejo de empresas industriales
y de otro tipo.
No fue casual […] que el diseño de la nueva materia se
hiciera a poco tiempo de la publicación de Los principios
de la administración científica de Taylor en 1911, ni que
su profesor fuera Alejandro López, quien de acuerdo con
aquellos presupuestos arriba indicados prefirió denominarla Economía Industrial en vez de Administración Científica
o Manejo Científico, justamente por estar de acuerdo con
la orientación francesa que enfatizaba más los aspectos
psicológicos y sociológicos del trabajo.16
En la medida en que la formación del ingeniero requirió de mayor
profundidad y especialización, los tópicos comprendidos en la cátedra de Economía Industrial fueron desapareciendo y, como solución
alternativa, se propuso la creación de un nuevo tipo de ingeniería, la
Administrativa –en 1959–, que buscaba formar un profesional cercano
al ingeniero con formación gerencial concebido por Alejandro López
en 1912.
El nuevo programa de Ingeniería Administrativa fue la solución
propuesta por la Facultad de Minas de la Universidad Nacional. Así
se pensaba que sería posible satisfacer las necesidades de formación
en el manejo de las empresas. Pero otra cosa creía el grupo de empresarios agremiados en la ANDI, quienes veían en la distancia nuevos
horizontes para ese profesional, como los novedosos ámbitos de las
finanzas y del mercadeo y no sólo los relacionados con la cuestión
técnica. No se trataba únicamente de controlar y orientar el aparato
16
Alberto Mayor Mora, Ética, trabajo
y productividad en Antioquia, Bogotá, Tercer Mundo Editores, 1984,
pp. 62-63.
50 AÑOS U N I V E R S I D A D
32
E A F I T
CIENCIA Y HUMANISMO QUE SEÑALAN EL FUTURO
productivo de una empresa, sino de comprender otras dimensiones
estratégicas que iban emergiendo en el camino de la complejidad
organizacional.
El crecimiento demográfico en el área metropolitana de Medellín
fue otra circunstancia importante para el surgimiento de una institución de educación superior que respondiera a las exigencias del
momento. Para el año en que nació la EAF se estimaba una población
colombiana de 14.770.000 personas. Los datos para la región antioqueña en el censo de mitad de siglo arrojaron que el departamento
contaba con una población de 1.570.000 habitantes.17 El contexto
demográfico de la capital antioqueña en el momento de la fundación
de la EAF era bastante significativo, ya que:
Medellín alcanzó en esa época las más altas tasas de
crecimiento poblacional de toda su historia. Según el censo
realizado en 1951 la ciudad contaba 358.189 habitantes,
poco más del doble de las personas que albergaba 13 años
atrás. Para 1964 el aumento fue similar con respecto al
período anterior, duplicándose de nuevo su población;
contaba entonces 772.887 habitantes.18
17
Jaime Sierra García, Cronología de
Antioquia, Medellín, (s. e.), 1982.
18
Jairo Andrés Campuzano Hoyos,
60 años de Almacenes Flamingo,
Medellín, [en edición]
19
Peter Santamaría Álvarez, Origen
y realizaciones de la Escuela de
Minas de Medellín, t. I, Medellín,
Ediciones Diké, 1994, p. 322.
Este panorama fue el marco de la creación de la EAF en 1960.
Proyecto, marcado en su inicio por la participación del profesor Hargadon, a quien se le recuerda porque su “presencia […] en Colombia
fue tan importante que dividió las prácticas contables en antes y
después”,19 que con el paso de los años se convirtió en el legado del
empresariado colombiano a las nuevas generaciones de dirigentes;
el cual se materializó en una institución para la educación y la
profesionalización de cuadros directivos y, con el paso de los años,
dio lugar a EAFIT con pregrados y posgrados en las diferentes áreas
del conocimiento y, además, con doctorados en Administración e
Ingeniería. Medio siglo después puede decirse que el legado de los
fundadores ha dado rendimientos decenio tras decenio, y que sus
sucesores han caminado al encuentro del futuro.
Medio siglo al encuentro del futuro:
DE LA ESCUELA A LA UNIVERSIDAD PARQUE
Nacimiento e inauguración
de la Escuela de Administración
y Finanzas (EAF)
En la década del cincuenta del siglo
XX el país le había
apostado a un modelo de industrialización –entendido como el pasaporte a la modernización–, existía entonces la firme creencia en las
clases dirigentes de que mediante la apropiación de los elementos de
la ciencia y la técnica se abocaría la solución de muchos problemas
sociales, y se aprovecharían mejor los recursos naturales del país.
Los requerimientos de la industria y su amplio crecimiento en el
período de 1945 a 1960 pusieron en evidencia, por un lado, la necesidad de formación de técnicos para diferentes niveles en las industrias
y las obras públicas y, por otro, de profesionales para la conducción
de grupos humanos y atención a nuevos problemas organizacionales
ajenos a la cadena de producción, como el naciente mercadeo y el
manejo de las finanzas. ¿Existía ese profesional? Con esa orientación
clara, no.
La creación del INCOLDA en 1959, bajo la modalidad de cursos cortos
–lo que hoy se conoce como educación no formal–, apuntó a esta clara
necesidad. Uno de los funcionarios de la embajada estadunidense,
Howard L. Volgenau, le preguntó al señor Hernán Echavarría Olózaga,
fundador de dicho Instituto: “¿Cómo es que ustedes tienen toda esta
industria en Colombia y no tienen una organización administrativa
que enseñe la Administración de empresas?”.20 La respuesta a este
diagnóstico fue precisamente el Instituto fundado por Echavarría
Olózaga a instancias del diplomático estadounidense, según el empresario, “INCOLDA realmente se fundó con la idea de Volgenau”.21 Pero el
esfuerzo fue insuficiente, por la duración y enfoque de los cursos.
En el marco de la primera conferencia sobre dirección
científica, realizada en Bogotá y Medellín en 1958 y auspiciada por la ANDI, surgió la decisión de llenar el vacío
existente en el campo de la formación de personal directivo y con funciones administrativas. De esta forma, con la
20
Hernán Echavarría Olózaga, entrevista personal por Juan Fernando
Molina, noviembre de 2004.
21
Ibíd.
50 AÑOS U N I V E R S I D A D
34
E A F I T
CIENCIA Y HUMANISMO QUE SEÑALAN EL FUTURO
cooperación de la misión de Operaciones de los Estados
Unidos en Colombia (Punto IV), se constituyó el Instituto
Colombiano de Administración, INCOLDA, dirigido a la industria y los negocios en general, para adiestramiento de
personal directivo.22
Los industriales agrupados en la
preocupados por la educación
pero al mismo tiempo conscientes
de que centrar sus labores en esta
preocupación implicaba el riesgo de
desviarse del interés en los asuntos
propiamente gremiales, decidieron
crear una entidad que se focalizara en
la formación de cuadros directivos: la
Corporación Educativa de la Industria.
Para entonces, la llamada Administración científica comenzaba a dominar
el manejo de las empresas.
La prestigiosa Facultad de Minas
de la Universidad Nacional tenía una
trayectoria en este sentido. A través de
los cursos de Economía Industrial los ingenieros de minas y civiles de
la primera mitad del siglo XX egresaban con una especie de minor, al
estilo estadunidense –lo que hoy en EAFIT se entiende como un énfasis
dentro de su carrera–: fuera de su formación central como ingenieros,
recibían un acercamiento al mundo organizacional y a los problemas
de la gestión.
Los primeros ingenieros “con especialización en Administración”
fueron seguidos en esta novedosa línea por los abogados bogotanos
de la Universidad Javeriana, cuando el ingeniero Mariano Ospina
Pérez fue a Bogotá en 1930 a dirigir los destinos del gremio cafetero y
promovió en la Facultad de Derecho la formación en Administración
científica. En la década de 1940, el Gimnasio Moderno –que más tarde
sería asimilado por la Universidad de los Andes– empezó a formar
un “Economista-administrador”. A pesar de ello, aún no aparecía
un programa que se la jugara a fondo en la formación del nuevo
profesional, y que lograra que la palabra administrador no fuera un
adjetivo sino un sustantivo.
Estas preocupaciones acompañaban a un grupo de industriales y
dirigentes de Medellín, dentro de los que destacaban personajes como
Hernán Echavarría O. (desde Bogotá) –y varios de sus hermanos–,
ANDI,
Encuentro en la Escuela de
Administración y Finanzas (EAF).
De izquierda a derecha:
Javier Toro Martínez, director
de la EAF; un representante
de la Embajada de Estados Unidos
y Howard Volgemau, Director
del Punto IV.
Fuente: Archivo fotográfico CAD,
Universidad EAFIT, Medellín, s. f.
22
F. Botero Herrera, ANDI 1944- 1994.
Cincuenta años, op. cit., p. 71.
U N I V E R S I D A D
E A F I T 50 AÑOS
CIENCIA Y HUMANISMO QUE SEÑALAN EL FUTURO
35
Juan Gonzalo Restrepo Londoño, José Gutiérrez Gómez (Don Guti),
Luis Echavarría Villegas, Jorge Posada Greiffenstein, Jorge Iván Rodríguez Castaño y Juan Rafael Cárdenas Gutiérrez. Inicialmente estos
consideraron que, teniendo en cuenta la trayectoria de la Facultad
de Minas, se podía pensar en la formación de un nuevo profesional
administrador de empresas regentado por esa Institución, que ya
había inaugurado la enseñanza de la Administración moderna en
Colombia con el estudio de las teorías de Federico Taylor, Henri Fayol
y Henry Ford. Hubo un acuerdo inicial sobre el currículo básico que
debía seguir el programa, con el decano de la Facultad de Minas,
Luis de Greiff Bravo, convinieron en principio un currículo sobre el
que hubo pleno acuerdo y para el cual habían recibido la asesoría
estadunidense: “le fascinó, él consultó con su Junta Directiva y listo.
Entonces acordamos el currículo”, recuerda Jorge Iván Rodríguez,
presidente del Consejo Superior de la Universidad EAFIT en 2010 y
fundador de la Institución.23
Pero la idea inicial derivó en otra: la Facultad de Minas comenzó
la divulgación de la nueva carrera de Ingeniería Administrativa. Esto
no satisfizo al grupo de industriales porque no querían una nueva
especialidad de la Ingeniería sino un nuevo profesional. En palabras
de Jorge Iván Rodríguez:
Entonces ahí vino la observación nuestra: el soporte
de aquellos tres primeros años que tienen que ser iguales
en todo [Ingeniería]. Eso no es lo que queremos. Entonces
dijimos: “¡hacemos esto solos!, no tenemos a quien arrimarnos […] vamos a hacerlo solos”. Como todos éramos
gerentes de algo, dijimos: “hombre, comprometámonos
entre nosotros”.24
El profesor Hernando Bedoya Fernández cuenta, en El trébol de
cinco hojas, que Alonso Ramírez Jaramillo, uno de los primeros secretarios de EAFIT y que desempeñó ese mismo cargo en la Facultad
de Minas, le narró que cuando se dio la discrepancia entre los empresarios y la Facultad, “sus directivas no quisieron aceptar la creación
de otra carrera universitaria para la formación de administradores
de negocios profesionales que funcionara paralelamente con las
existentes en la misma”.25
La decisión de emprender solos el camino una vez descartada la
Facultad de Minas, los remitió a la pregunta sobre el modelo o tipo
de universidad que querían.
Uno de los elementos que sirve de base para juzgar el tipo de intenciones que acompañaba a los empresarios en su proceso formativo
23
Jorge Iván Rodríguez Castaño, entrevista personal por Jairo Andrés
Campuzano Hoyos, noviembre de
2008.
24
Ibíd.
25
Hernando Bedoya Fernández, El
trébol de cinco hojas [inédito. Informe de período sabático], Medellín,
1995, p. 1.
50 AÑOS U N I V E R S I D A D
36
E A F I T
CIENCIA Y HUMANISMO QUE SEÑALAN EL FUTURO
en esa época, es el primer plan de estudios que tuvo la carrera de
Administración que, como se solía decir por entonces, respondía no
sólo al nombre de “Administración de Negocios” sino también al de
“Administración y Finanzas”, dado que el área financiera ha sido desde los comienzos, y durante 50 años de existencia de la Universidad
EAFIT, un sello distintivo de sus profesionales y administradores.
Tabla 3 Currículo de la primera promoción
de la carrera de Administración de Negocios, 1960
Semestre
Primero
Curso
Créditos
Principios de Contabilidad 1
5
4
Principios de Economía 1
4
4
Matemáticas Superiores
5
5
Historia Política y Económica 1
3
3
Inglés 1
3
3
20
19
Principios de Contabilidad II
5
4
Principios de Economía II
4
4
Matemáticas y Finanzas,
Contabilidad y Estadística
5
5
Historia Política y Económica II
3
3
Inglés II
3
3
Total
Segundo
Horas
Dibujo Industrial
Total
2
1
22
20
Tercero
Industrial
Cuarto
Estadística I
4
4
Principios de Organización
Industrial I
3
3
Inglés Comercial
3
3
Contabilidad de Costos
4
3
Sociología y Psicología
5
5
19
18
Total
Quinto
Industria
Sexto
Estadística Industrial
3
3
Principios de Mercadeo
y Propaganda
5
5
Finanzas
5
5
U N I V E R S I D A D
E A F I T 50 AÑOS
CIENCIA Y HUMANISMO QUE SEÑALAN EL FUTURO
Semestre
Sexto
Curso
Horas
Créditos
Principios de Organización
Industrial II
3
3
Contabilidad Administrativa
4
3
20
19
Total
Séptimo
Industria
Octavo
Química Industrial
5
4
Relaciones Humanas
3
3
Inversiones
3
3
Relaciones Industriales
3
3
Economía Internacional
3
3
Técnicas de Conferencias
2
1
Total
Noveno
19
17
Física Industrial
5
4
Relaciones Laborales
3
3
Legislación Comercial
3
3
Problemas de Gerencia I
(Problemas de casos)
3
3
Política Fiscal
3
3
Opcional
3
3
20
19
3
3
3
3
Total
Décimo
Industrial
Undécimo Problemas de Gerencia
Seguros
Gobierno y Negocios
3
3
Legislación Laboral
2
2
Ingeniería Industrial
3
3
Auditorio
2
2
Opcional o Tesis
3
3
19
19
Total
Fuente: “Prospecto Informativo”, CAD, 2 (18), Medellín, EAFIT, marzo de 1961.
Este primer plan de estudios de una carrera nueva en Colombia
ofrece algunas líneas o atributos que pueden ser calificados como
novedosos:
1. Uno de los aspectos más llamativos de acuerdo con los intereses y
sueños del grupo fundador es el hecho de que en ocho asignaturas
37
50 AÑOS U N I V E R S I D A D
38
E A F I T
CIENCIA Y HUMANISMO QUE SEÑALAN EL FUTURO
aparece el adjetivo “industrial(es)”: desde las ciencias, como Física
y Química de orientación “industrial”, hasta asuntos más prácticos, como Ingeniería Industrial, Estadística Industrial, Dibujo
Industrial, Relaciones Industriales (hoy Gestión Humana) y dos
cursos de Principios de Organización Industrial. Lo industrial no
era un adjetivo sino algo sustantivo.
2. Precisamente, Organización Industrial era un curso dotado de
un inconfundible aroma tayloriano. Desde sus orígenes y hasta
mediados del siglo XX, los estudios de Taylor se conocieron como
“la ciencia del management” en dimensiones como: costos y presupuestos, tiempos y movimientos, productividad del trabajo y
de las operaciones, medición de tareas, organización y métodos.
Todo esto reunido bajo la idea de la eficiencia.
3. Lo anterior, sin contar que los semestres de práctica se llamaban
“Industria”: al menos hasta comienzos de la década del ochenta,
los estudiantes de EAFIT no hacían prácticas sino que “salían a
industria”. Se puede concluir sin apresuramientos que este plan
inicial (como los posteriores hasta cierta época) marcó una clara
vocación hacia ese sector de la economía, tan caro a los afectos
de la región de Antioquia en la mayor parte del siglo XX, y que
algunos autores asocian al mito empresarial antioqueño.
4. No sólo por los semestres de Industria, sino también por el contenido y orientación de un segmento de materias, se percibe la clara
orientación pragmática más que teórica. Uno de los fundamentos
de una pedagogía pragmática son los cursos que se sustentan en
el método de casos (Problemas de Gerencia), aquella estrategia de
enseñanza por la cual se volvió famosa en el mundo la Escuela de
Negocios de Harvard.
5. El plan es progresivo: desde unas condiciones elementales o
generales se aterriza en dimensiones más específicas de la Administración y del mundo de las organizaciones.
6. Sin renunciar a los postulados de una formación universitaria de
índole técnica, asoman tímidamente los primeros cursos de historia (que luego llegarán a ser una media docena), ya que este era
el papel que se le asignaba a los cursos de humanidades hasta la
década del ochenta. Aparecen, entonces, dos asignaturas de Historia Política y Económica. Si se suma a ellas el curso de Sociología
y Psicología, se nota la tendencia de formar un administrador con
una dimensión social y humana.
U N I V E R S I D A D
E A F I T 50 AÑOS
CIENCIA Y HUMANISMO QUE SEÑALAN EL FUTURO
Definido así el deslinde de la Facultad de Minas y con la idea de
formar un profesional claramente enfocado a la gestión, el grupo
de industriales fundadores se dio a la tarea de pensar cuál sería el
mejor encuadre organizacional para tal empeño formativo. Al mirar
las diferentes opciones, y sin declararse enemigo de ninguna de
ellas, rápidamente llegó a la decisión de que no quería un modelo de
universidad estatal, ni uno abiertamente confesional, ni tampoco de
orientación partidista, que eran las alternativas que la ciudad ofrecía.
Así que optó por “una entidad autónoma dedicada a la formación de
administradores”.26 Esta definición, en cuanto a
su credo o afiliación, llevó en un principio a una
institución tipo college o escuela especializada
en un campo del conocimiento.
Si bien el 4 de mayo de 1960 permanecerá en
la memoria como el día en que 18 empresarios
firmaron27 el documento de constitución de la
EAF, el martes 16 de agosto fue el día de la inauguración de actividades académicas. Así quedó
registrado en los medios locales y nacionales.
Ese día, luego de las palabras de inauguración
de los dignatarios de la Escuela, los casi 60 estudiantes que conformaban dos grupos recibieron
una conferencia inaugural. El miércoles 17 se
impartió formalmente la primera clase en la EAF
dictada por el profesor estadunidense Bernard J.
Hargadon –como ya se anotó–, y los medios de
comunicación se referirían a ella como “Contabilidad Industrial” aunque en el currículo se llamaba “Principios de
Contabilidad”.
Desde la primera semana de funcionamiento, la EAF se distinguió
por su penetración en los medios de comunicación, que para aquel
entonces eran precarios. De acuerdo con un informe preparado para
las directivas de la Institución y para el director de la Corporación
Educativa de la Industria –Alberto Vásquez Lalinde–, sobre el cubrimiento mediático de la inauguración, el resultado se consideró
sorprendente.
No se trataba de avisos pagados o de pauta publicitaria, sino del
cubrimiento noticioso que hicieron por su cuenta los medios de comunicación considerando la importancia del acontecimiento. Este
despliegue se hizo en cine, radio, televisión y prensa. La noticia fue
alimentada, se podría decir, por una incipiente oficina de relaciones
39
Primera piedra,
sede de La Aguacatala.
Fuente: Archivo CAD, Universidad
EAFIT, Medellín, 1962.
26
Juan Fernando Molina Jaramillo,
Universidad EAFIT, 30 años al
servicio de la educación superior,
Medellín, EAFIT, 1990, p. 30.
27
Unos pocos fundadores, por viajes
o estadías en otras ciudades, no
pudieron estar presentes para la
firma del documento.
50 AÑOS U N I V E R S I D A D
40
E A F I T
CIENCIA Y HUMANISMO QUE SEÑALAN EL FUTURO
públicas, sin embargo el número de reseñas, fue amplio; esto no
significó que todos los medios hubieran respondido a los mensajes
enviados.
Entre aquellos que dedicaron un espacio al nacimiento de la nueva
Escuela podemos mencionar los siguientes: en prensa, El Colombiano,
El Correo y El Diario de Medellín; El Tiempo, El Espectador y El Siglo
de Bogotá; y La Patria de Manizales. En radio Caracol transmitió la
noticia en varios de sus programas: “Última hora Caracol”, “Periódico de las diez” y “El Repórter Esso”; RCN pasó una grabación de 10
minutos, incluyendo declaraciones de Diego Tobón Arbeláez, en la
emisión de “Casa de éxito”; por la emisora Voz de Medellín se transmitieron resúmenes de los discursos de inauguración de la Escuela en
varios boletines noticiosos, tanto en Medellín como en Bogotá. Otras
emisoras que hicieron algún cubrimiento fueron: La voz de la Patria
en Barranquilla, La voz de Cali y La voz del río Cauca en Cali, Radio
Crónica y Radio Santander en Bucaramanga, y La voz de Cúcuta en
esta ciudad. En televisión, la noticia de la inauguración de la EAF fue
parte de las emisiones del miércoles 17 (primer día de clases) y del
jueves 18 de agosto del que fue probablemente el primer noticiero
de la televisión colombiana: el Noticiero Suramericana de Seguros.
Y en cine se publicó a través del noticiero Hechos y Gente: la noticia
fue transmitida en las salas de Cine Colombia, en las funciones del
viernes 19 de agosto y, a partir del sábado 20, en el noticiero Cine
Continental. En total, 69 órganos de información dieron cuenta pormenorizada de la inauguración de la EAF.
El reto de la primera década
Si bien las convicciones y los sentimientos que acompañaron a los
fundadores de la EAF eran claros, como cualquier institución que da
sus primeros pasos, llevar a la realidad lo planeado no fue fácil: sedes
prestadas, directores de tiempo compartido, traslados locativos, un
solo profesor de tiempo completo en el primer año, demandas por
mayor nivel académico de parte de los estudiantes y el traslado definitivo a lo que hoy es su sede en La Aguacatala, marcarían aquellos
tiempos difíciles.
U N I V E R S I D A D
E A F I T 50 AÑOS
CIENCIA Y HUMANISMO QUE SEÑALAN EL FUTURO
Tabla 4 Directores de la Escuela de Administración
y Finanzas (EAF), 1960-1964
Nombre
Período
Ernesto Satizábal Azcárate
27 de mayo de 1960 – 15 de octubre
de 1960
Javier Toro Martínez
17 de octubre de 1960 - 6 de julio de
1961
Guillermo Ortega Arbeláez 10 de julio de 1961 - 10 julio de 1962
Alberto Mesa Prieto
30 julio de 1962 - 1964
Fuente: Grupo de Historia Empresarial EAFIT, Medellín, 2009.
En 1964 asume la dirección de la EAF el ingeniero químico Hernán
Gómez González, quien estuvo a cargo de la Institución hasta 1970,
gestión que marcó el perfil de la Escuela durante el primer decenio de
actividades. Una de sus contribuciones más relevantes fue el apoyo
al primer grupo de profesores que emprendió el difícil camino para
doctorarse en Estados Unidos. Un tiempo después de su retiro de la
Institución, y a la par con sus intereses empresariales, siguió vinculado a asuntos relevantes: las primeras publicaciones, el manejo del
problema sindical de 1984 y el impulso a programas de posgrado.
Los logros más importantes de esa primera década en la esfera
académica fueron la creación y consolidación del programa de Administración de Negocios y del Instituto Tecnológico, que tuvo cuatro
tecnologías. Durante este primer período se construyó también una
estrecha relación con diferentes instituciones y programas extranjeros,
fundamentalmente de Estados Unidos: Drexel Institute; la Fundación
Whirlpool, que ayudó a la creación del Instituto Tecnológico; y la
Misión Syracuse, estrechamente ligada al programa de Administración. Parte del apoyo económico y académico se hizo al amparo del
llamado Punto IV de la Agencia Internacional para el Desarrollo (AID)
y la Alianza para el Progreso del presidente J. F. Kennedy.
Probablemente el acto de mayor osadía institucional y académica
en la primera década de existencia eafitense fue el viaje de cuatro
profesores –“grupo de los cuatro”– a realizar estudios de doctorado
en Estados Unidos. Como ya se anotó, fue el producto de la gestión
del rector Hernán Gómez G. Los futuros doctores emprendieron sus
estudios hacia 1970 y regresaron en los últimos meses de 1973, cuando
la Universidad estuvo sometida al paro estudiantil más importante
de su historia, que duró un poco más de un semestre.
41
50 AÑOS U N I V E R S I D A D
42
Visita de la Misión Syracuse,
Fuente: Archivo fotográfico CAD,
Universidad EAFIT,
Medellín, s. f.
E A F I T
CIENCIA Y HUMANISMO QUE SEÑALAN EL FUTURO
Dos profesores del “grupo de los cuatro” fueron posteriormente
rectores de la Universidad EAFIT en períodos sucesivos que comprenden dos décadas de esta historia: el economista Héctor Ochoa
Díaz, doctorado en Finanzas de Syracuse University, que desde su
regreso de Estados Unidos asumió la Dirección Académica (cargo
equivalente a la vicerrectoría de hoy) y luego, en abril de 1975, la
Rectoría; y el ingeniero químico Guillermo Sanín Arango, quien se
doctoró en Lowell University (Boston) en Física Nuclear. Antes de su
viaje al extranjero, Guillermo Sanín había sido uno de los mayores
entusiastas de la creación de los laboratorios en EAFIT y posteriormente,
en 1981, como decano de Ingenierías, fue el responsable directo de la
conformación del Centro de Laboratorios. Al llegar de sus estudios en
Boston asumió el cargo de Planeación Académica, luego fue el primer
decano de la Escuela de Ingenierías, después el primer vicerrector
académico y, por último, desde mediados de 1983 y hasta finales de
1995, desempeñó el cargo de rector.
Otro ingeniero químico, que había trabajado en la Universidad
de Antioquia y a quien el rector Hernán Gómez contrató para EAFIT,
Néstor González G., cursó dos maestrías en Estados Unidos y un doctorado en la prestigiosa Universidad de Stanford, en San Francisco.
U N I V E R S I D A D
E A F I T 50 AÑOS
CIENCIA Y HUMANISMO QUE SEÑALAN EL FUTURO
43
A su llegada, y no por mucho tiempo, fue uno de los primeros jefes
del Departamento que hasta 1996 se llamó Contraloría y Finanzas.
Después se retiró de la Universidad para trabajar en las Empresas
Públicas de Medellín (EPM) y, años más tarde, alcanzó las presidencias
de Inextra (hoy Procter & Gamble) y de Coca Cola para Colombia.
Por último, pero no menos importante en este grupo, figura uno
de los personajes más entrañables en los 50 años de historia de la
Universidad EAFIT: el profesor y matemático Hernando Bedoya Fernández, considerado con sobradas razones uno de los más valiosos
profesores en la historia de la Institución. El profesor Bedoya no fue la
excepción del “grupo de los cuatro”: asumió cargos de alta dirección
como la Secretaría General, pero a tiempo reformuló que su mundo
debía ser el de los teoremas y las ecuaciones y, como consecuencia de
tal decisión, dejó un legado de 23 publicaciones sobre matemáticas
que fueron, por lustros, textos guías de EAFIT y de otras universidades
del país, incluso se utilizaron en niveles de educación básica. Este
currículo editorial se inició con su obra Lecciones elementales de
geometría analítica y cálculo28 que publicó a mediados de los años
sesenta. Su sapiencia matemática estuvo siempre adornada por una
inconmensurable sencillez y don de gentes.
El profesor Bedoya, en el legado intelectual que dejó a EAFIT en su
último período sabático (1995), narró las vicisitudes vividas por él y
sus compañeros de aventura intelectual en su último año de doctorado
en Estados Unidos cuando dejaron de recibir los US$ 300 de mesada,
ya que se afirmaba por entonces: “EAFIT no necesita pichisdís”.29
Década del setenta y Plan
quinquenal de 1979: camino
a la transformación de Escuela
en Universidad
Estos nuevos doctores, al lado de otro grupo de profesores formados en
programas de Master in Bussines Administration (MBA) y en maestrías
en ciencias y en artes, le dieron cuerpo institucional, investigativo
y académico a la Universidad a partir de la crisis de 1973, crisis que
estuvo a punto de acabar con la continuidad de EAFIT. Así, y luego
de sortear tal dificultad, la entidad entró, en los años setenta, en un
período de gran estabilidad que sirvió de marco a la segunda fase de su
28
Hernando Bedoya Fernández, Lecciones elementales de geometría
analítica y cálculo, 2ª ed., Medellín,
Editorial Bedout, 1965.
29
“Pichisdís” es una expresión sarcástica para referirse a los estudios
doctorales o Ph. D. que, en este
caso, estaban haciendo en Estados
Unidos el profesor Bedoya y tres
compañeros más.
50 AÑOS U N I V E R S I D A D
44
E A F I T
CIENCIA Y HUMANISMO QUE SEÑALAN EL FUTURO
historia: el nacimiento de las primeras ingenierías y la configuración
de una nueva Escuela. En ese tiempo (y aún hoy lo dicen los egresados
antiguos) era usual escuchar a los estudiantes expresándose así: “estudio en la Escuela” (de Administración y Finanzas). Pero al crearse la
Escuela de Ingenierías, comenzó a tomar el cuerpo de una Institución
en expansión, que ya se había convertido en Universidad.
A comienzos de la segunda década de existencia (1971), la Universidad EAFIT perfiló uno de sus rasgos más distintivos: la formación
avanzada. En 1972 se dio a conocer el Plan Máster, luego llamado
Programa Máster, con el cual se inició el primer programa de MBA en
el país, inaugurado en 1973. Simultáneamente con esta visión de
continuidad en la formación gerencial avanzada, la Universidad se
aprestaba a la construcción de nuevos futuros, lo que quedó plasmado en el primer documento estratégico, que originó una de las
dependencias más cruciales en la historia institucional: Planeación
Integral.
Uno de los documentos de mayor impacto producidos en medio
siglo de historia de la Universidad EAFIT fue el Plan quinquenal,
ejecutado entre 1979 y 1983. En él se plasmó como política estratégica
la firme voluntad de no depender de un solo programa profesional por
prestigioso que fuera. EAFIT, que tenía licencia de Universidad desde
1971, veía la necesidad de abandonar el “monoprograma” y abrirse
a otras ofertas de formación que respondieran a las demandas de la
sociedad. La decisión se inclinó por el ámbito de la Ingeniería:
EAFIT como Universidad no puede continuar enfatizando
una sola área del conocimiento. La supervivencia de la
Institución de esa manera podría estar constreñida hacia
el futuro debido, precisamente, al auge de los mismos
programas en otras instituciones locales y nacionales.30
30
Plan quinquenal de desarrollo
1979-1983, Dirección de Planeación
Integral, Medellín, EAFIT, octubre,
1978.
31
Ibíd.
En el Plan quinquenal se esbozaban las razones para querer dar el
paso a nuevas disciplinas profesionales de carácter tecnológico, porque la Universidad “desde su iniciación […] ha estado en permanente
relación y contacto con la empresa, a través –entre otros factores–,
del tipo de programas que ha ofrecido en el campo administrativo y
gerencial”.31
Con la formación exclusivamente gerencial, según el Plan quinquenal, la Universidad se quedaba corta en su vocación de estar al
servicio de la empresa: “estos programas aunque imprescindibles,
afectan sólo una parte de la empresa, la que tiene que ver con el cómo
de la producción y dejan desamparada la parte que es responsable
U N I V E R S I D A D
E A F I T 50 AÑOS
CIENCIA Y HUMANISMO QUE SEÑALAN EL FUTURO
45
del qué hacer de la misma. El qué de la producción va de la mano
con la Ingeniería”.32
Los primeros pasos en la nueva dirección estratégica se dieron
antes del Plan quinquenal. Dos años antes de su formulación, la
Universidad había creado la carrera de Ingeniería de Sistemas (1976).
Curiosamente, la Institución ofreció, a la par de esta Ingeniería, la
de Producción, que se concretó apenas en 1979, fruto de ingentes
negociaciones con la Agencia de Cooperación Alemana (GTZ, por
su sigla en alemán: Deutsche Gesellschaft für Technische Zusammenarbeit).
Con estos dos programas nació la Escuela de Ingeniería. Dentro del
amplio espectro de formación en esta disciplina, que ya por entonces
se ofrecía en Colombia, se confirmó la vocación por el campo de la
“Ingeniería de la Empresa”, en lugar de ingenierías cercanas al agro
o a los recursos naturales. A las dos en funcionamiento se sumaron
Ingeniería Civil y Mecánica. Una quinta Ingeniería proyectada, la
Energética, se cambió en 1982 por la carrera de Geología.
No hay por qué olvidar que el acelerado desarrollo de programas
de Ingeniería representó un rompimiento, pero también una continuación de los intereses desplegados en la creación del Instituto
Tecnológico en 1962. Este comenzó con dos tecnologías, la Industrial
y la Textil, y a ellas se sumó Tecnología Mecánica en 1966. La última
en ofrecerse fue Programación de Computadores en 1972, que se
convertiría en Ingeniería de Sistemas en 1976.
Podemos decir que, bajo el faro orientador del Plan quinquenal,
las décadas de los setenta y ochenta vieron nacer y consolidarse los
horizontes que amplió la original EAF. El documento que contenía el
direccionamiento estratégico de la época dejó testimonio de lo que
pretendía la organización:
Teniendo en cuenta la vocación o identidad de la Escuela
y habiendo decidido que el área de su ulterior desarrollo
en el quinquenio será precisamente la Ingeniería, dentro
de la natural división de esta, se ha optado por continuar
y ensanchar su función empresarial dedicando en el quinquenio parte de sus recursos físicos, financieros, humanos
y administrativos a la Ingeniería de la Empresa y muy
concretamente las de Producción, Sistemas, Mecánica y
Energética. Así, como base de las mismas, se recomienda
también acometer el campo de la Ingeniería Civil.33
Entre tanto, la Universidad había expandido sus servicios de investigación aplicada, de programas de especialización, de cursos de
32
Ibíd.
33
Dirección de Planeación Integral,
Plan quinquenal de desarrollo 19791983, op. cit., p. 60.
50 AÑOS U N I V E R S I D A D
46
E A F I T
CIENCIA Y HUMANISMO QUE SEÑALAN EL FUTURO
extensión o capacitación, de seminarios nacionales e internacionales
y de consultoría y asesoría. La investigación, que ha sido y será un
debate permanente en la Universidad, contaba ya con un registro en
el Centro de Investigaciones de 92 trabajos hechos desde su creación
en 1964 hasta el momento en que se hace el diagnóstico del Plan
quinquenal.
Décadas del ochenta y noventa:
la apuesta por un modelo
El tramo final de la década del ochenta y el comienzo de los años
noventa marcaron uno de los períodos más tormentosos del país, tras
cuatro décadas de violencia casi ininterrumpida desde el Bogotazo
(1948). Tres precandidatos presidenciales fueron asesinados; decenas
de bombas hicieron explosión en las grandes ciudades (en especial en
Bogotá y en Medellín); y el virus del narcotráfico se infiltró de forma
masiva en las instituciones y en la sociedad, lo que llevó a serios
replanteamientos en el devenir del pueblo colombiano. Como parte
de dicha catarsis, el nuevo Gobierno, a cargo de un inesperado candidato –César Gaviria Trujillo, lanzado en el sepelio de su jefe político
Luis Carlos Galán Sarmiento–, inauguró un período de esperanza
que podría simbolizarse en sus grandes programas: la apertura como
nuevo modelo económico; la política de sometimiento que buscaba
apaciguar el narcoterrorismo; y el proceso constituyente que derivaría
en la nueva Constitución de 1991.
En medio de los horrores de la guerra y de los procesos de paz
cuya finalidad era atemperarla, se inició una suerte de nueva etapa
política y gubernamental; el país buscó abrirse a nuevos caminos y
salir de un parroquialismo inveterado. Se empezó a escuchar, con
fuerza creciente, términos como “internacionalización” y “competitividad”.
La Universidad EAFIT en los años noventa le apostó a un modelo
de gestión a tono con los tiempos. Sin abandonar los temas de identidad que había construido por tres décadas y luego de superar la crisis
institucional que sufrió en el lapso de 1984-1985, se la jugó a fondo
con un nuevo modelo y filosofía de la Administración conocido como
Calidad Total (en inglés: Total Quality Management).
La administración total de la calidad como propuesta académica
y empresarial fue en sí una consecuencia del impresionante avance
de la cultura organizacional japonesa de la posguerra, la cual de al-
U N I V E R S I D A D
E A F I T 50 AÑOS
CIENCIA Y HUMANISMO QUE SEÑALAN EL FUTURO
47
guna forma puso en jaque el estilo estadunidense, y muchas de sus
grandes corporaciones. Fue la primera vez que la Universidad EAFIT
miró al Oriente. La nueva propuesta, entre otros atractivos, ofrecía la
posibilidad de integrar lo cuantitativo a través de estadísticas e indicadores, con lo cualitativo en el tratamiento de los grupos humanos.
Esto rompía la columna de la estructura organizacional heredada de
la Revolución Industrial, basada en el modelo militar de Command
and Control que tanto sirvió a la teoría de la organización surgida de
modelos como el del ejército prusiano.
Los numerosos atractivos de esta nueva filosofía permearon la
alta dirección de la Universidad EAFIT, las dos Escuelas existentes,
y algunas dependencias de apoyo como Planeación, dando origen
a nuevas áreas como el Centro de Calidad, amén de consultorías,
posgrados y trabajos de investigación.
Por lo menos una media docena de ediciones consecutivas de
la Revista Universidad EAFIT están copadas por artículos sobre la
calidad, algunos de ellos escritos por directivos de la Institución
relacionándola con planeación y estrategia, gestión de tecnología,
creatividad y hasta pedagogía. La edición 79 (julio a septiembre de
1990) proclama en su portada, con un aroma a declaración de política
corporativa, que la calidad total es “la estrategia gerencial colombiana
para la década de los noventa”. Esto, junto al sello del Gobierno recién
posesionado, dio indicios de una apuesta por un revolcón del estilo
imperante en muchas organizaciones.
La “Calidad Total”, revolucionario concepto de gestión
y uno de los principales hitos modernos del desarrollo
empresarial, tiene una dimensión social humana destacable
que puede expresarse en términos del mejoramiento de la
calidad de vida de la sociedad en general, como también del
desarrollo que logran las personas en las empresas […].34
y con la frase final del editorial quedaba sentenciada la noción de una
relación inextricable con los nuevos vientos gubernamentales: “Qué
gran ganancia social la que nos puede dejar la adopción de la calidad
total; si ha de ser estimulada por una apertura económica, que se logre
también la más importante de las aperturas, la humana”.35
Pasó así lentamente el boom de la calidad total, sin que significara que los principios y filosofía de la Institución dejaran de tener
vigencia. Aparecieron nuevas teorías administrativas y enfoques de
gestión, y llegó una administración con nuevos afanes y retos.
Probablemente sea difícil controvertir la afirmación de que la
cultura en su sentido clásico de “bellas artes” –que no antropológico–
34
“Editorial”, Revista Universidad
EAFIT, núm. 79, Medellín, EAFIT,
julio-septiembre de 1990.
35
Ibíd.
50 AÑOS U N I V E R S I D A D
48
36
Andrés Posada S., entrevista personal por Juan Carlos López, 2009.
37
Cuatro universidades públicas: Universidad Nacional, Universidad de
Antioquia, Universidad del Valle
y Universidad Industrial de Santander (UIS); y seis universidades
privadas: Universidad de los Andes
(UNIANDES), Pontificia Universidad
Javeriana, Universidad Externado,
Universidad Pontificia Bolivariana
(UPB) y Universidad EAFIT.
E A F I T
CIENCIA Y HUMANISMO QUE SEÑALAN EL FUTURO
había sido por décadas un invitado marginal en la cotidianidad de
la Universidad EAFIT. Pues bien, esto cambió de manera dramática
e inesperada para la comunidad universitaria y también, por qué no
decirlo, para el resto de la ciudad y su área metropolitana.
La idea de permitir “que las humanidades se tomen el campus”
–idea heredada de la principal universidad tecnológica de Estados
Unidos, Massachusetts Institute of Technology (MIT, Cambridge)–, es
el camino que asume el rector Juan Felipe Gaviria G. (quien dirigió
la Universidad en el período 1996-2003), para convertir a EAFIT en el
“referente cultural del sur del Valle de Aburrá”. Esta meta no sólo se
cumplió sino que fue superada: desde entonces EAFIT fue referente
cultural en la ciudad. Las referencias en la prensa a conciertos, exposiciones y edición de libros que tenían origen y se realizaban en
el campus de la Universidad EAFIT eran cada vez más frecuentes.
La nueva biblioteca pasó a llamarse Centro Cultural Luis Echavarría Villegas y se creó el Fondo Editorial Universidad EAFIT. Similar
a lo que aconteció con la Escuela de Ingeniería, el horizonte se vio
nuevamente ampliado con dos Escuelas: la Escuela de Ciencias y
Humanidades, y la Escuela de Derecho. Los programas académicos de
todas las carreras se remozaron y adquirieron una nueva dimensión
mediante la llamada “flexibilización curricular”: líneas de énfasis,
rutas disciplinarias y asignaturas de libre configuración o electivas.
La Universidad propuso una novedosa forma de diálogo y conexión
con la comunidad a través del pregrado en Música, la Orquesta
Sinfónica EAFIT y el bloque de aulas, moderno e insonorizado,
donde empezaron a impartirse las clases y las actividades del nuevo
programa. ¿Qué se pensó de una Universidad como EAFIT con una
carrera de Música y una Orquesta Sinfónica? “Fue como una señal
del cosmos”,36dice el compositor Andrés Posada, actual director de
la primera.
Con estas nuevas credenciales la Universidad asumió el proceso
de Acreditación Institucional que terminó exitosamente en 2003. EAFIT
se convirtió así en una de las primeras instituciones universitarias
colombianas que se sometieron a este largo y meticuloso proceso.
Iniciando el nuevo milenio, el que se conoció como “grupo de las
10” se encontraba en proceso de acreditación.37 Actualmente las
universidades acreditadas son 16.
En abril de 2004 se posesionó el actual rector de la Universidad,
Juan Luis Mejía A., quien había sido titular del Ministerio de Cultura
y venía de dirigir la Biblioteca Nacional en Bogotá y anteriormente
la Biblioteca Pública Piloto en Medellín, entre otras instituciones.
U N I V E R S I D A D
E A F I T 50 AÑOS
CIENCIA Y HUMANISMO QUE SEÑALAN EL FUTURO
Así encontró la Universidad en este último sexenio un activismo
que reafirma el direccionamiento humanístico que se le ha impreso
desde mediados de los años noventa.
Otra área que ha tomado vuelo durante la gestión del actual rector es la investigación. De una administración a otra, las presiones y
los estímulos de parte del Departamento Administrativo de Ciencia,
Tecnología e Innovación (COLCIENCIAS), hallaron eco en la Institución
para legitimar la investigación en logros como redes, publicación
de artículos en revistas conocidas por la comunidad académica y
creación de grupos de investigación. En junio de 2009 la Universidad
contaba con 45 grupos y la investigación se convirtió en la labor de
verdaderos pioneros.
El convenio realizado con la Escuela de Altos Estudios Comerciales
(HEC, por su sigla en francés: École des Hautes Études Commerciales)
de la Universidad de Montreal fue el sólido peldaño de una Maestría
en Ciencias (1999), que además impulsó el primer Doctorado en Administración que hubo en el país, inaugurado en mayo de 2005. De
este egresó el primer doctor en Administración graduado en Colombia:
el profesor Ernesto Barrera Duque de la Escuela de Administración
y Negocios (INALDE), de Bogotá.
Hoy la Universidad EAFIT, gracias a programas como la Universidad de los Niños y Saberes de Vida, cuenta con un público estudiantil
entre los 4 y los 80 años. A través de un nuevo modelo pedagógico,
basado en preguntas que invitan al asombro y estimulan la curiosidad.
La Universidad de los Niños cultiva el interés por el conocimiento y
la investigación en una futura generación de profesionales, científicos
y artistas; y Saberes de Vida acoge a adultos que encuentran en el
campus de la Universidad cursos de formación.
El rector Juan Luis Mejía Arango, desde abril de 2004, además
de impulsar todos los frentes expuestos, ha consolidado, ampliado y
divulgado la multiplicidad de proyectos culturales que están fundamentados en la propuesta de Universidad Parque, una transformación
paisajística y funcional para ofrecer a Medellín y al país una Universidad no sólo moderna sino atractiva y sensible a sus necesidades.
49
Fundadores y rectores, 1960-2010*
Fundadores de la Escuela
de Administración y Finanzas (EAF)
Gabriel Ángel Escobar
(Sonsón, 1886 - Medellín, 1973)
Por: Sandra Ramírez Patiño
Hijo de don Alejandro Ángel Londoño, el más importante empresario
del café durante la primera mitad del siglo XX, y doña María Escobar
Jaramillo. Don Gabriel realizó su bachillerato en el Seminario de
Medellín y una vez culminados viajó a Europa y Estados Unidos a
cursar estudios de Economía.
A sus 23 años trabajó en las oficinas de café que su padre tenía
en Nueva York. Allí adquirió la experiencia necesaria y a su regreso
a Colombia inició la fundación de varias empresas, entre ellas: Cervecería Continental, Compañía Nacional de Chocolates, Cervecería
La Libertad, Manufacturas Caribú, Talleres Apolo, Suramericana
de Seguros, Banco Industrial Colombiano, Corporación Financiera
Nacional (FCN) y Almacenes Ángel.
En 1961 fue miembro de la Corporación Educativa de la Industria.
En 1968, la Cámara de Comercio de Bogotá le otorgó la denominación
de Comerciante Emérito, como un reconocimiento a su trayectoria
empresarial. El doctor Gabriel Ángel Escobar participó en la creación
de la EAF, consciente de la necesidad de formar y capacitar personas
en administración, las cuales serían responsables de ocupar altos
cargos empresariales.
*
Estas versiones fueron integralmente revisadas por el profesor Juan
Fernando Molina Jaramillo, docente
y directivo de la Universidad EAFIT
entre 1969 y 2005, y autor del libro
conmemorativo por los 30 años
(1990). En la presente sección del
libro se encontrarán datos que ya
han sido y que serán narrados a lo
largo del libro, sin embargo incluidos aquí toda vez que la historia de
los rectores de la Universidad se
constituye casi que en su historia
misma.
Jesús María Mora Carrasquilla
(Angostura, 1889 - Medellín, 1965)
Por: Natalia González Salazar
Importante empresario antioqueño del siglo XX. Sus padres fueron
Federico Mora Toro y Ana Rosa Carrasquilla Trujillo. Fue autodidacta
y desde muy joven se dedicó a los negocios y al comercio; contrajo
matrimonio con Delia de la Hoz Trespalacios, de esta unión nacieron
seis hijos.
U N I V E R S I D A D
E A F I T 50 AÑOS
CIENCIA Y HUMANISMO QUE SEÑALAN EL FUTURO
En 1916 don Jesús Mora estableció la casa comercial Mora Hermanos & Cía.; fue cofundador de varias empresas como Arrocera
Central (1932), Tejidos El Cóndor, Imusa y Erecos (1934), Simesa
(1938), Landers & Cía. (en un principio: Landers Mora, 1951); fue
consejero económico de varias empresas comerciales e industriales
y miembro de numerosas juntas directivas de empresas, entidades
cívicas y de beneficencia. Obtuvo el título de Caballero Templario.
En 1936 contribuyó generosamente para la fundación de la Universidad Pontificia Bolivariana y en 1960 fue uno de los fundadores de
la EAF.
Peter Santamaría Álvarez
(Medellín, 1908 - Medellín, 2005)
Por: Sandra Ramírez Patiño
Nació en el seno de una reconocida familia de comerciantes antioqueños. Fueron sus padres Pedro Pablo (Peter) Santamaría Herrán,
fundador del Almacén Universal, y Matilde Álvarez Gallo. Don Peter
era además nieto por el lado paterno del importante hombre de negocios y político Alejo Santamaría Bermúdez y por el lado materno de
Pedro Alcántara Herrán Martínez, presidente de la República entre
1841 y 1845.
Santamaría Álvarez realizó sus estudios secundarios en el Colegio
San José de Medellín. Al año siguiente, luego de un viaje a Europa,
inició estudios de Ingeniería en la Escuela de Minas de Medellín,
en donde obtuvo el título de ingeniero civil y de minas. Combinó la
actividad comercial con la docente durante cuarenta años.
En 1934 fue designado superintendente de Rentas Departamentales. Y mientras ejercía este cargo contrajo matrimonio con María
Eugenia (Maruja) Botero Ospina. De esta unión nacieron cuatro
hijos.
Don Peter tuvo alguna incursión en la política y fue concejal de
Medellín en dos períodos: 1937-1938 y 1958-1959. Participó en la
creación del Instituto de Integración Cultural Quirama, la Escuela
de Ingeniería de Antioquia (EIA)y el Instituto para el Desarrollo de
Antioquia (IDEA).
Fue el autor de la historia en dos tomos de la Escuela de Minas:
Origen, desarrollo y realizaciones de la Escuela de Minas de Medellín. La Sociedad Colombiana de Ingenieros (SCI) le otorgó, en 1995,
el premio Diodoro Sánchez por este libro. También fue merecedor
de la condecoración al Mérito Comercial de la Federación Nacional
51
50 AÑOS U N I V E R S I D A D
52
E A F I T
CIENCIA Y HUMANISMO QUE SEÑALAN EL FUTURO
de Comerciantes (FENALCO), la condecoración Julio Garavito de la SCI
y la medalla al Mérito Universitario.
José Ramón Gutiérrez Gómez
(Medellín, 1909 - Medellín, 2006)
Por: Natalia González Salazar
38
Alfonso Mejía Robledo, Hombres y
empresas de Antioquia, Medellín,
Movifoto, 1971, p. 309.
39
Sobre este fundador, la Universidad
EAFIT publicó un libro conmemorativo por los cien años de su
nacimiento: Adolfo-León Gómez
(comp.), Don Guti, Medellín, Fondo Editorial Universidad EAFIT,
2009.
Fue uno de los promotores del crecimiento de las grandes empresas
antioqueñas. Don Guti, como lo llamaban cariñosamente sus amigos
y colaboradores, nació en el hogar del abogado José Jorge Gutiérrez
Peláez y de Ester Gómez Henao. José Gutiérrez Gómez obtuvo su título
de bachiller en el Colegio San Ignacio, en Medellín. Comenzó sus
estudios de Derecho y Ciencia Política en la Universidad de Antioquia
en donde se graduó de abogado a los 20 años.
Ejerció su profesión sólo durante dos años pues prefirió dedicarse
a los negocios. En 1932 fundó la Compañía Minera del Nus, en 1944
participó en la constitución de la ANDI y del Banco Industrial Colombiano ; diez años más tarde fue uno de los creadores de la Caja de
Compensación Familiar de Antioquia (COMFAMA).
Don Guti fue embajador de Colombia en Estados Unidos y presidente del Consejo de la OEA. Fue alcalde de Medellín, presidente de
la ANDI, entre 1946 y 1957; posteriormente fue gerente de la Caja de
Crédito Agrario, Industrial y Minero de Cali y gerente de Laboratorios
Uribe Ángel.38
Durante 20 años se desempeñó como presidente de la Corporación Financiera Nacional (FCN); fue miembro perpetuo de la Junta del
Banco de la República; fue también director del Banco de Bogotá en
sus oficinas de Bogotá y Nueva York; representó a Colombia ante las
Asambleas del Banco Mundial y del Fondo Monetario Internacional
así como ante la Asamblea General de la ONU.
Participó como delegado en varias conferencias económicas interamericanas y en numerosas juntas industriales, bancarias, cívicas y
de beneficencia. En 1959 fue condecorado por el Gobierno de Brasil
con la Gran Cruz del Sur.
Fue el gestor de entidades tales como el Hospital de la ANDI, génesis del actual Hospital Pablo Tobón Uribe, la Clínica Cardiovascular
Santa María, Medellín Cultural, el Teatro Metropolitano de Medellín
(que lleva su nombre), el Palacio de Exposiciones y Convenciones de
Medellín y la EAF.39
U N I V E R S I D A D
E A F I T 50 AÑOS
CIENCIA Y HUMANISMO QUE SEÑALAN EL FUTURO
Alberto Vásquez Lalinde
(Medellín, 1911 - Medellín, 1997)
Por: Natalia González Salazar
Julián Vásquez, su padre, era hijo de uno de los más importantes
empresarios de Antioquia en el siglo XIX, Julián Vásquez Jaramillo,
personaje vinculado al mundo del comercio, los negocios de minas,
las haciendas y los créditos. En medio de este ambiente creció Alberto
Vásquez Lalinde, dotado de visión, audacia y persistencia para los
negocios.
Hizo sus estudios en la Facultad Nacional de Minas, luego viajo
a Estados Unidos y fue un incansable promotor de empresas como
Javas y Avinal, integrante de muchas juntas directivas, entre ellas
algunas de la Organización Corona, a las que llegó gracias a la gran
amistad que sostuvo con los hermanos Echavarría Olózaga. Su labor
fue callada pero persistente. Fue uno de los más entusiastas fundadores de EAF y consejero sin tregua de sus directores y rectores.
Se distinguió por facilitar contactos con embajadas y organismos
internacionales para obtener becas para la formación profesoral y
auxilios diversos de dinero, libros y dotación; fue además un incansable promotor de los jardines, especialmente de los rosales. Fue
designado miembro honorario del Consejo Superior.
Hernán Echavarría Olózaga
(Medellín, 1911 - Bogotá, 2006)
Por: Natalia González Salazar
Nació en el seno de una familia que influyó en el desarrollo industrial
del país. Sus padres fueron Gabriel Echavarría Misas y Elena Olózaga Restrepo. Don Hernán se educó en el exterior; estudió Ingeniería
Mecánica en Victoria University (Manchester) e hizo estudios de
Economía en el London School of Economics, los cuales tuvo que
suspender debido a la crisis de la Gran Depesión.
A su regreso al país se ocupó inicialmente de los negocios familiares en textiles; así, participó como administrador de la Calcetería
Alfa, propiedad de su padre y estuvo como gerente de la Calcetería
Pepalfa; posteriormente ingresó a Coltejer, donde ocupó un alto
puesto directivo. En 1943 desempeñó el cargo de ministro de Obras
Públicas. Después de ejercer este cargo, en el Gobierno de Alfonso
López Pumarejo, asumió la gerencia de Locería Colombiana.
53
50 AÑOS U N I V E R S I D A D
54
E A F I T
CIENCIA Y HUMANISMO QUE SEÑALAN EL FUTURO
Hernán Echavarría combinó su labor en la industria privada y la
política con lo académico; en 1948 publicó su libro Pleno empleo y
otros temas, seguido por otros textos de tipo económico como El sentido común de la economía colombiana y El problema del cambio; se
destacó como director de la revista Semana, y también fue columnista
de El Tiempo.
En la década del cincuenta contribuyó a la creación de INCOLDA y
fue uno de los pioneros de la profesionalización de la Administración
de Empresas. Participó en la organización de la Sociedad Colombiana
de Economistas y en la creación de la Facultad de Economía de la
Universidad de los Andes. Fue impulsor de entidades educativas
como la Universidad del Norte en Barranquilla, el Colegio de Estudios Superiores de Administración (CESA) en Bogotá, la Universidad
Autónoma de Bucaramanga (UNAB) y la Universidad ICESI en Cali y
fundador de EAFIT. En los últimos años de su vida, Hernán Echavarría
Olózaga se dedicó a escribir un sinnúmero de ensayos periodísticos
y libros sobre temas de economía.
Elkin Echavarría Olózaga
(Medellín, 1913 -Bogotá, 1999)
Por: Juan Fernando Molina Jaramillo
Segundo de los hijos de Gabriel Echavarría Misas y Elena Olózaga
Restrepo. Se educó en el exterior, con énfasis en Administración,
Mercadeo y Ventas, áreas de las que fue orientador en las empresas
de cerámica y campos afines de su familia, cuyo conglomerado se
conoce hoy como Organización Corona. Fue un infatigable promotor
de la educación técnica y profesional, no solamente para las personas
vinculadas a sus empresas sino para amplios sectores de la población
colombiana.
Luis Echavarría Villegas
(Medellín, 1913 - Medellín, 1982)
Por: Sandra Ramírez Patiño
Miembro de una de las familias más reconocidas de la ciudad de
Medellín. Hijo de Jaime Echavarría y Alicia Villegas Ángel.
Cursó algunos años de bachillerato en el Liceo Antioqueño de la
Universidad de Antioquia y posteriormente viajó a Nueva Jersey para
culminar estudios secundarios en el Bordentown Military Institute;
luego se trasladó a Massachusetts para hacer estudios de Ingeniería
Textil en el Lowell Technological Institute.
U N I V E R S I D A D
E A F I T 50 AÑOS
CIENCIA Y HUMANISMO QUE SEÑALAN EL FUTURO
De regreso a Colombia contrajo matrimonio con Lía Ramírez
Gaviria, hija del gobernador de Antioquia, ministro de Gobierno,
procurador general de la Nación y rector de la Universidad de Antioquia Clodomiro Ramírez Botero y Rosa Gaviria Callejas. De dicha
unión nacieron cuatro hijos.
Entre 1948 y 1957 ocupó la Gerencia General de la Fábrica de
Hilados y Tejidos del Hato, Fabricato; en 1974 estuvo a cargo de la
Gerencia de Camacol y desempeñó el mismo cargo en EPM entre 1959
y 1963. Allí fue protagonista de dos decisiones trascendentales: los
estudios iniciales para el proyecto Rionegro-Nare, conocido también
como Guatapé-Peñol, el embalse más grande del país; y el inicio del
sistema de interconexión eléctrica con otras empresas del sector,
que en 1967 daría como resultado el nacimiento de Interconexión
Eléctrica S. A. (ISA).
Estuvo designado como embajador ante el Gobierno italiano.
Contribuyó con todo su entusiasmo a la creación de la EAF. Además de fundador fue un asiduo integrante del Consejo Directivo (del
cual fue presidente) y del Consejo Superior. Cinco años después de
fundada EAF, don Luis Echavarría ejercía como gerente de Droguerías
Aliadas. En 1971, El Consejo Superior de EAFIT le ofreció la Rectoría,
propuesta a la que se negó, dadas sus múltiples ocupaciones.
Don Luis fue uno de los hombres que más luchó por el posicionamiento de EAFIT como uno de los principales centros educativos de
la región y del país; asistía sin falta a las reuniones de los Consejos
y contribuyó a dar solución a muchos de los conflictos que enfrentó
la Universidad. La biblioteca de EAFIT lleva su nombre como reconocimiento y homenaje póstumo.
Horacio Ramírez Gaviria
(Medellín, 1913 - Medellín, 1982)
Por: Natalia González Salazar
Su padre fue Clodomiro Ramírez Botero, abogado de la Universidad
de Antioquia, ministro de Gobierno, procurador general de la Nación
y rector de la Universidad de Antioquia; y su madre fue Rosa Gaviria
Callejas.
Obtuvo su título de bachiller e ingresó a la Facultad de Minas de
Medellín, en donde se graduó como Ingeniero Civil. Desde su época
de estudiante se le conoció cariñosamente como El Míster.
Ejerció su profesión en varias entidades estatales y privadas y poco
a poco labró su prestigio como consejero hábil, confiable y versátil.
55
50 AÑOS U N I V E R S I D A D
56
E A F I T
CIENCIA Y HUMANISMO QUE SEÑALAN EL FUTURO
Participó en la promoción y fundación de numerosas empresas y
entidades cívicas. Fue gerente general de Pepalfa. Participó de manera activa con el grupo promotor de la fundación del periódico El
Mundo, en Medellín. En 1982 recibió de la Sociedad Antioqueña de
Ingenieros (SAI) y Arquitectos la medalla Juan de la Cruz Posada, por
sus valiosos aportes a la ingeniería en Antioquia y el país entero.
Diego Tobón Arbeláez
(Rionegro, 1916 - Medellín, 1986)
Por: Juan Carlos López D.
y Natalia González Salazar
Nació en el hogar formado por don Diego María Tobón Tobón y doña
María Josefa (Pepa) Arbeláez Pérez. Inició sus estudios en Rionegro
en donde adelantó la primaria y los primeros años de bachillerato. En
1930 viajó a Medellín y obtuvo su título de bachiller en el Colegio San
Ignacio. Cursó la carrera de Derecho en la Universidad de Antioquia
y se graduó como abogado.
Al terminar sus estudios, el doctor Tobón Arbeláez fue elegido
concejal de Rionegro en nombre del Partido Liberal. Entre 1941 y 1945
fue presidente de ese Concejo. En 1941 fue diputado de Antioquia
y, en septiembre de ese año, fue llamado por el gobernador Aurelio
Mejía para desempeñar el cargo de secretario de Hacienda del Departamento. Al año siguiente fue elegido concejal de Medellín para el
período 1943-1945 y luego fue representante a la Cámara entre 1945
y 1949.
En 1946, cuando se avecinaba el proceso electoral que habría de
culminar con el triunfo conservador de Mariano Ospina Pérez, el
doctor Tobón Arbeláez se hizo cargo de la dirección del periódico El
Correo que era el medio de expresión del Partido Liberal de Antioquia.
Cuando se retiró de la dirección de este diario había completado una
década de duro trasegar en la política.
Perteneció a la Junta Directiva de la Empresa de Energía Eléctrica
de Medellín, en donde fue el artífice del estatuto de autonomía que
ha sido la base para la formación y consolidación posterior de las
Empresas Públicas de Medellín. Su desempeño ejecutivo más recordado lo ejerció en el Banco Comercial Antioqueño.
A lo largo de su vida se distinguió por haber puesto sus profundos
conocimientos del derecho al servicio de importantes empresas del
Estado y del sector privado.
U N I V E R S I D A D
E A F I T 50 AÑOS
CIENCIA Y HUMANISMO QUE SEÑALAN EL FUTURO
Rodrigo Uribe Echavarría
(Medellín, 1918 - Medellín, 2001)
Por: Sandra Ramírez Patiño
Rodrigo Uribe Echavarría era hijo del médico Gustavo Uribe Escobar
y Rosa Echavarría Misas, hija del acaudalado empresario Alejandro
Echavarría Isaza, fundador de Coltejer. Realizó estudios secundarios
en el Colegio San Ignacio y una vez culminados viajó a adelantar estudios profesionales en Berlín y Bruselas; finalmente obtuvo su título
de Ingeniero Químico en el Massachusetts Institute of Technology
(MIT) en Estados Unidos.
En 1942 ingresó a trabajar en la fábrica de su familia, Coltejer, y en
el año de 1961 fue designado presidente de la empresa. El ingeniero
Rodrigo Uribe se desempeñó en política y ocupó cargos públicos como
concejal de Medellín (1958-1960 y 1968-1970), consejero presidencial
en 1974, gobernador de Antioquia entre 1978 y 1980 y senador de la
República. También se desempeñó como profesor en la Universidad
Pontificia Bolivariana de Medellín. Gracias a su excelente trayectoria profesional y empresarial, fue merecedor de la Orden al Mérito
Industrial y recibió el Doctorado Honoris Causa de la Universidad
Textil de Filadelfia en Estados Unidos.
Alejandro Uribe Escobar
(Medellín, 1919)
Por: Juan Carlos López D.
Ingeniero Civil y de Minas de la Facultad de Minas, graduado en
1942. Entre 1943 y 1945 realizó estudios de posgrado en Milwaukee,
Wisconsin. Al regresar al país comenzó una fulgurante carrera en los
sectores público y empresarial.
Luego de trabajar bajo la tutoría de otro de los fundadores de la
EAF, Peter Santamaría Álvarez, se desempeñó como vicepresidente de
Suramericana de Seguros entre 1948 y 1956, y como presidente de
la compañía entre 1956 y 1960. A mediados de 1960 saltó a la presidencia de la ANDI, como fórmula de conciliación entre antioqueños y
bogotanos.
Como presidente de este gremio, el más importante del país en ese
momento, se encontró con un grupo de empresarios que por medio
de la Corporación Educativa de la Industria lideraban la creación de
instituciones educativas orientadas a la formación en el novedoso
57
50 AÑOS U N I V E R S I D A D
58
E A F I T
CIENCIA Y HUMANISMO QUE SEÑALAN EL FUTURO
campo de la administración científica, hasta entonces inexistente en
el país.
En 1964 aceptó uno de los mayores retos de su carrera, la gerencia
de las Empresas Públicas de Medellín, posición en la cual reemplazó
a otra de las figuras entrañables en la fundación y consolidación de
la EAF, don Luis Echavarría Villegas.
Entre 1968 y 1970 fue representante a la Cámara por el Partido
Conservador; en 1970 aceptó la gerencia del Instituto de Fomento
Industrial, y luego se desempeñó durante dos años como embajador
de Colombia ante el Gobierno de la por entonces República Federal
Alemana (o Alemania Occidental hasta la caída del muro de Berlín).
Como fruto de su larga experiencia participó en juntas directivas, dentro de las cuales es de destacar la Compañía Colombiana
Automotriz (Mazda), Seguros Tequendama, Corporación Andina de
Fomento, Monómeros Colombo Venezolanos, Corficolombiana, Cine
Colombia y Empresa de Energía de Bogotá. El doctor Uribe Escobar
acompañó y apoyó desde la ANDI, con total entusiasmo, los planes que
redundarían en la fundación de la EAF y en los primeros pasos dados
por la naciente entidad.
Luis Fernando Cano Olano
(Medellín, 1921 - Medellín, 2004)
Por: Sandra Ramírez Patiño
Nació en el seno del hogar conformado por Joaquín Cano Villegas
y Sofía Olano Moreno. Cursó estudios secundarios en el Liceo Antioqueño de la Universidad de Antioquia y en el Gimnasio Moderno
de Bogotá. Estudió Ingeniería Civil y de Minas en la Universidad
Nacional, en la que obtuvo su título en 1945.
Una vez graduado se vinculó como director de mantenimiento en
la fábrica de textiles Coltejer. Años después fundó allí la dependencia
de Relaciones Humanas, y en 1962 fue nombrado vicepresidente del
área. En ejercicio de ese cargo contribuyó al bienestar de los empleados por medio de programas de vivienda, alimentación, cultura y
educación. Contrajo matrimonio con Beatriz Posada Soto, con quien
tuvo tres hijos.
Luis Fernando Cano Olano fue presidente y miembro de la Junta
Directiva de INCOLDA; como miembro de la ANDI participó del Consejo
Nacional de Salarios, una organización tripartita de empresarios,
obreros y gobierno.
U N I V E R S I D A D
E A F I T 50 AÑOS
CIENCIA Y HUMANISMO QUE SEÑALAN EL FUTURO
A comienzos de 1960 viajó a Estados Unidos para adelantar
estudios de especialización en Administración en la Universidad
de Drexel, Filadelfia. En ese mismo año participó como cofundador
de la EAF.
Juan Gonzalo Restrepo Londoño
(Medellín, 1922 - Medellín, 2006)
Por: Jairo Andrés Campuzano Hoyos
Descendiente de una línea familiar de gran significación para la historia económica, política y social de Colombia. Fue el primogénito del
hogar conformado por Gonzalo Restrepo Jaramillo y doña Enriqueta
Londoño Mesa. Algunos de sus antecesores se distinguieron como
negociantes, servidores públicos, maestros, políticos y sacerdotes.
Cursó el bachillerato en el Colegio San Ignacio de Medellín y
superiores en la Universidad Pontificia Bolivariana, donde obtuvo
el título de doctor en Derecho y Ciencia Política. En 1945 viajó a
Estados Unidos a realizar estudios de Sociología en la Universidad
de Carolina del Norte y luego una Maestría en Ciencias Económicas
en la Universidad de Minneapolis.
Desde su regreso a Colombia ocupó cargos directivos de importancia. Fue gerente de Olarte Vélez y Cía., empresa de la familia que ya sumaba una larga trayectoria al servicio del sector de la construcción.
Con su impulso se fortalecieron empresas y entidades dedicadas
a trabajar por la promoción, el desarrollo y el servicio social como la
Corporación Financiera Nacional (CFN), Fundación para el Progreso
de Antioquia (PROANTIOQUIA), Corporación Social De Desarrollo Y
Bienestar (CODESARROLLO), Fundación para la Educación Superior y el
Desarrollo (FEDESARROLLO), Fundación Antioqueña para los Estudios
Sociales (FAES), Corporación para Investigaciones Biológicas (CIB) y el
Grupo de Historia Empresarial EAFIT.
Además, fue senador por Antioquia (1970-1974), ministro de
Trabajo y Seguridad Social (1978) y “Gerente de Urabá” (1991), como
asesor presidencial durante el Gobierno de César Gaviria Trujillo.
Al momento de la fundación de EAFIT se desempeñaba como subgerente general del Banco Industrial Colombiano. Luego fue presidente
de la fábrica de galletas y confites Noel. Por su trayectoria, visión y
claridad para entender el mundo de los negocios fue llamado a orientar con su consejo más de medio centenar de juntas directivas.
Juan Gonzalo Restrepo perteneció al Consejo Superior de la Universidad hasta el último de sus días, siempre preocupado por prestar
sus servicios para el continuo fortalecimiento de la Institución.
59
50 AÑOS U N I V E R S I D A D
60
E A F I T
CIENCIA Y HUMANISMO QUE SEÑALAN EL FUTURO
Jorge Iván Rodríguez Castaño
(Jericó, 1925)
Por: Jairo Andrés Campuzano Hoyos
Hijo de Margarita Castaño Restrepo y Nicolás Rodríguez Villa. Cursó
primeras letras en el Colegio San José y pasó a estudiar a la Universidad Pontificia Bolivariana, de donde egresó como Ingeniero Químico
en 1947. Contrajo matrimonio con Mabel Jaramillo Vallejo en 1951,
con quien tuvo cuatro hijos.
Tan pronto consiguió su título profesional se vinculó con Fabricato en el área técnica de tintorería y estampación. Contribuyó en
el proceso de reestructuración de esta empresa junto a Jorge Posada
Greiffenstein, también fundador de EAFIT.
Cerca de siete años trabajó para Fabricato, hasta que en 1954 recibió el ofrecimiento del gerente de Tejidos Única de Manizales, su
amigo Luis Prieto Ocampo, para que lo acompañara como subgerente
de la compañía. Al año y medio de estar desempeñando dicho cargo
recibió la llamada de la organización Corona, empresa en la que se
iniciarían los mismos trabajos hoy conocidos como de “reingeniería”,
recientemente terminados en Fabricato. Allí comenzó como administrador de la planta ubicada en el municipio de Caldas (Locería
Colombiana) y a los pocos años ascendió a subgerente, y luego a
gerente de la misma fábrica, casa matriz de todo el grupo Corona. Por
doce años trabajó al servicio de este importante grupo empresarial, de
donde se retiró con el ánimo de dedicarse a sus negocios particulares,
especialmente de ganadería.
Ocupó la Presidencia de la Junta Directiva de Industria de Variedades Textiles (INVATEX), y al poco tiempo fue nombrado gerente de
la misma. Tras su retiro fue invitado a presidir la junta directiva de
Tierras y Ganados S. A., asumió la gerencia de dicha empresa hasta
mediados de la primera década del nuevo milenio.
Jorge Iván Rodríguez es uno de los hombres con mayor significación en la historia cincuentenaria de la Universidad EAFIT. Cuando se
desempeñaba como subgerente de la Locería Colombiana, a finales de
los años cincuenta, don Hernán Echavarría le transmitió la inquietud
sobre la necesidad de indagar cuántos administradores de academia
estaban al frente de las empresas. Luego de realizar una encuesta se
encontró que eran pocos, todos con formación en Estados Unidos.
Por esta razón comenzó a madurarse la idea de fundar en Medellín
una escuela de formación profesional en Administración de Em-
U N I V E R S I D A D
E A F I T 50 AÑOS
CIENCIA Y HUMANISMO QUE SEÑALAN EL FUTURO
presas, para ello, por impulso de don Hernán Echavarría, el doctor
Rodríguez comenzó a establecer contactos con diferentes empresarios
antioqueños y a poner en marcha la iniciativa que se cristalizaría con
la fundación de la EAF, hoy Universidad EAFIT. Desde entonces ha
integrado el cuerpo colegiado máximo de la Institución.
Hoy suma más de una década como Presidente del Consejo Superior.
Luis Fernando Echavarría Vélez
(Medellín, 1928)
Por: Juan Fernando Molina Jaramillo
Hijo de Rudesindo Echavarría Echavarría. Contrajo matrimonio con
Stella Uribe Echavarría, hija del banquero Vicente Uribe Rendón.
Se graduó como Ingeniero Químico en Brown University. A su
regreso al país se desempeñó inicialmente como técnico en el laboratorio de Peldar; en esta empresa ocupó otros cargos hasta llegar a ser
gerente de planta. Se vinculó luego a Cervunión, como subgerente,
y años más tarde fue llamado por Fabricato para la subgerencia de la
empresa. Luego fue designado presidente de Peldar, empresa que años
más tarde lo envió a participar al Advanced Management Program de
la Universidad de Harvard.
Después incursionó en el sector público: fue ministro de Hacienda y Crédito Público entre 1973 y 1974. En su gestión ministerial se
perfeccionó y reglamentó el sistema Unidad de Poder Adquisitivo
Constante (UPAC), entre otras ejecutorias.
Desde su posición en el alto Gobierno interpuso sus buenos oficios para obtener aportes del presupuesto nacional y del Banco de
la República, y apoyar así las labores de docencia e investigación de
la Universidad, y financiar la expansión física y la capacitación de
profesores.
Se le reconoce en los medios empresariales antioqueños y colombianos en general por su acertada capacidad para dar consejos y por
su visión futurista. EAFIT se benefició de sus invaluables dotes de hábil
negociador, fue clave en la solución de conflictos que afectaron a la
Institución.
Desde hace varios años se estableció con su familia en Estados
Unidos y en la actualidad está retirado de las actividades empresariales.
61
50 AÑOS U N I V E R S I D A D
62
E A F I T
CIENCIA Y HUMANISMO QUE SEÑALAN EL FUTURO
Jorge Posada Greiffenstein
(Medellín, 1929)
Por: Sandra Ramírez Patiño
Nació en el seno de la familia conformada por Juan de la Cruz Posada
González (hijo del ingeniero, profesor y empresario Juan de la Cruz
Posada Restrepo) e Isabel Greiffenstein Uribe. Posada Greiffenstein
realizó sus estudios secundarios en el Colegio San José; posteriormente viajó a Estados Unidos para adelantar estudios de Ingeniería Industrial en la Universidad de Clarkson, en el estado de Nueva York.
De regreso a Colombia, Posada ingresó a trabajar en el Departamento de Ingeniería Industrial de Fabricato; tiempo después fue designado
jefe de ese Departamento. En su carrera ascendente en Fabricato
ocupó el cargo de asistente de la presidencia, luego vicepresidente
y trece años después de su ingreso fue nombrado presidente de la
compañía.
Fue presidente de INCOLDA, miembro de las juntas directivas de la
Fundación Carla Cristina, el Instituto de Capacitación Social, Textiles
Panamericanos S. A., Pantex y Distribuidora de Algodón Nacional
Diagonal. Fue el primer gerente de Teleantioquia y asesor y consultor
empresarial hasta hace unos años.
Participó activamente en la fundación de la EAF y fue miembro
asiduo de los Consejos Directivo y Superior; ocupó la presidencia
de estos organismos en varias ocasiones.
En la actualidad disfruta de su retiro.
Juan Rafael Cárdenas Gutiérrez
(Medellín, 1931)
Por: Jairo Andrés Campuzano Hoyos
Nació en Medellín en el seno de la familia conformada por el ingeniero
Juan Rafael Cárdenas Villegas y Concha Gutiérrez Gómez, hermana
del destacado empresario antioqueño y cofundador de EAFIT, José
Gutiérrez Gómez (Don Guti).
Recibió formación lasallista en el Colegio San José y luego estudió
Ingeniería Civil en la Facultad de Minas de la Universidad Nacional
de Colombia, en Medellín. Al terminar su carrera fue beneficiario de
una de las dos becas que se otorgaron a los mejores estudiantes de su
promoción para adelantar estudios de posgrado en el extranjero. En
Penn State University (Pennsylvania) se especializó en Ingeniería
U N I V E R S I D A D
E A F I T 50 AÑOS
CIENCIA Y HUMANISMO QUE SEÑALAN EL FUTURO
Industrial durante dos años. En medio de sus estudios regresó temporalmente a Colombia para unirse en matrimonio con Julia Olarte
Echavarría, con quien volvió a Estados Unidos. De aquella unión se
cuentan siete hijos y trece nietos.
Radicado aún en Estados Unidos dirigió una comunicación a
Jorge Pérez Vásquez, presidente de la Compañía Colombiana de Tabaco, Coltabaco, informándole sobre los estudios por él realizados
y manifestando su interés de trabajar en esa empresa. Su solicitud
fue aceptada y se le ofreció ocupar el cargo de coordinador de fábricas, puesto que de inmediato aceptó y en el que le correspondió
la coordinación del manejo de sistemas, prácticas y políticas de las
siete fábricas que para entonces tenía la empresa tabacalera más
importante de Colombia. De esa manera se inició en esta compañía,
en la que más adelante pasó por otras posiciones, a saber: jefe de
compras, director de producción, vicepresidente de manufacturas,
vicepresidente administrativo y vicepresidente ejecutivo, cargo que
aún desempeña, medio siglo después de su vinculación a la empresa.
Por su importante trayectoria al servicio de la Colombiana de Tabaco,
en septiembre de 2008 la multinacional Philip Morris, ahora dueña de
Coltabaco, le rindió un homenaje al bautizar con su nombre el nuevo
edificio administrativo que se construyó en la planta de la Autopista
Sur de Medellín.
En programas de beneficio social ha estado vinculado con varias
organizaciones sin ánimo de lucro como Codesarrollo, Fundación
Carla Cristina, Club Rotario de Medellín y Medellín Cultural Teatro
Metropolitano.
El doctor Cárdenas también ha contribuido con esmero en el
campo educativo. Actualmente es el director de la asociación de ex
alumnos lasallistas, entidad con la que, en unión de los hermanos de
La Salle, fundó la Corporación Universitaria Lasallista en Medellín,
primera experiencia en el mundo en la que una institución universitaria de esa naturaleza es creada con el esfuerzo mancomunado
de ex alumnos y hermanos lasallistas. Participa igualmente en la
Sala de Dirección General de la Escuela de Ingeniería de Antioquia,
y contribuye con el desarrollo de la Facultad de Minas a través de
PRODEMINAS, entidad que sirve de intermediaria entre el sector privado
y la Facultad.
Participó activamente en la fundación de la Universidad EAFIT,
y hace parte del Consejo Superior desde su creación hasta nuestros
días.
63
50 AÑOS U N I V E R S I D A D
64
E A F I T
CIENCIA Y HUMANISMO QUE SEÑALAN EL FUTURO
Rectores de la Escuela
de Administración, Finanzas
y Tecnologías, Universidad EAFIT
Ernesto Satizabal Azcárate
(mayo-octubre de 1960).
Fuente: Archivo CAD,
Universidad EAFIT,
Medellín
Javier Toro Martínez
(1960-1961).
Fuente: Archivo CAD,
Universidad EAFIT,
Medellín
Guillermo Ortega
Arbeláez (1961-1962).
Fuente: Archivo CAD,
Universidad EAFIT,
Medellín
Alberto Mesa Prieto
(1962-1964).
Fuente: Archivo CAD,
Universidad EAFIT,
Medellín
Hernán Gómez González
(1964-1970).
Fuente: Archivo CAD,
Universidad EAFIT,
Medellín
Ricardo Botero Mejía
(1971-1973).
Fuente: Archivo CAD,
Universidad EAFIT,
Medellín
Darío Monsalve Uribe
(1973-1975).
Fuente: Archivo CAD,
Universidad EAFIT,
Medellín
Héctor Ochoa Díaz
(1975-1983).
Fuente: Archivo CAD,
Universidad EAFIT,
Medellín
Luis Guillermo Sanín
Arango (1983-1995).
Juan Felipe Gaviria
Gutiérrez (1996-2003).
Juan Luis Mejía Arango
(2004-)
Fuente: Archivo CAD,
Universidad EAFIT,
Medellín
Fuente: Archivo CAD,
Universidad EAFIT,
Medellín
Fuente: fotografía de
Daniel Agudelo, Archivo
fotográfico Departamento
Comunicación y Cultura,
Universidad EAFIT,
Medellín, 2009
U N I V E R S I D A D
E A F I T 50 AÑOS
CIENCIA Y HUMANISMO QUE SEÑALAN EL FUTURO
Ernesto Satizábal Azcárate
(mayo - octubre de 1960)
Por: Jairo Andrés Campuzano Hoyos
Ingeniero Industrial de la Universidad del Cauca. Durante algunos
años trabajó en el ingenio Pichichí y luego en Barrancabermeja, con
la empresa petrolera Shell. Llegó a Medellín en 1947, ya casado con
la payanesa Ena Campo Ledesma, con quien tuvo cinco hijos. En esta
ciudad se vinculó con Imusa y de ahí pasó al grupo empresarial Corona, donde rápidamente se ganó la confianza de Hernán Echavarría
Olózaga, presidente de la compañía.
Por las transformaciones de la economía y el mundo de los negocios en Colombia durante y después de la Segunda Guerra Mundial,
diferentes empresarios antioqueños advirtieron la necesidad de renovar el modelo de gestión empleado en sus empresas. En 1959, por
iniciativa de Hernán Echavarría y con el apoyo de la ANDI, la empresa
privada y algunas instituciones estadunidenses, se fundó el INCOLDA,
entidad para la que Ernesto Satizábal fue nombrado director. Durante
su gestión, INCOLDA ofreció diversidad de cursos cortos, seminarios de
actualidad empresarial y programas de alta gerencia para los ejecutivos y directores de empresas.
Para ese momento ya venían adelantándose las gestiones para la
fundación de una institución en la que se formaran profesionales en
Administración de Empresas, que el 4 de mayo de 1960 se convirtió en la EAF. Su primer director, Ernesto Satizábal, habilitó para su
funcionamiento las mismas instalaciones que ocupaba INCOLDA en el
edificio del Banco Central Hipotecario en el centro de Medellín. Con
60 estudiantes, divididos en dos grupos, el 17 de agosto de 1960 se
dio inicio a las actividades académicas de la EAF.
A partir de entonces, Ernesto Satizábal condujo simultáneamente
los rumbos de ambas instituciones, hasta que en octubre de 1960,
con el traslado de la Escuela a un local propio, la dirección de EAF
pasó a manos de Javier Toro Martínez. Al entregar la dirección, los
fundadores y miembros del Consejo Directivo de EAF, encabezado por
su presidente Luis Echavarría Villegas, ofrecieron a Ernesto Satizábal
las siguientes palabras de gratitud y reconocimiento:
Me complace presentar a usted, en nombre del Consejo
Directivo la expresión más viva de nuestro agradecimiento
por la acertada labor llevada a cabo durante la etapa de
iniciación. Gracias a su actividad infatigable, tino y diplo-
65
50 AÑOS U N I V E R S I D A D
66
E A F I T
CIENCIA Y HUMANISMO QUE SEÑALAN EL FUTURO
macia, logró usted superar todos los obstáculos y esto puso
a marchar la Escuela con toda su dotación, de acuerdo con
los planes previstos. Su actuación suscita en todos nosotros
la más cordial manifestación de felicitación. Igualmente
sabemos agradecer su deseo de continuar colaborando
con la Escuela desde su posición de director de INCOLDA.
Aceptamos su gentil ofrecimiento y queremos que en todo
momento se sienta usted como fundador vinculado estrechamente a ella en todas las actividades. Considero que
debe sentirse usted orgullosamente satisfecho de la labor
realizada.40
Cerca de dos años más estuvo el ingeniero Satizábal de director del
de donde pasó de nuevo a prestar sus servicios en la organización Corona. A comienzos de la década del setenta fue contratado
como asistente del gerente de Fruco en la ciudad de Cali, trabajo que
desempeñó por algunos años más hasta su regreso definitivo a Corona,
donde se pensionó. Más adelante creó su propia empresa, a la que
denominó Organización y Desarrollo de Empresas Ltda. (ORDELTA),
para prestar asesorías en el área de Ingeniería Administrativa. Una de
las pasiones de Ernesto Satizábal fue la “administración del tiempo”,
tema que estudió en Estados Unidos y al que se dedicó hasta el final
de sus días dictando conferencias y cursos con base en un texto guía
escrito por él mismo: Efectividad gerencial positiva por medio de la
administración del recurso del tiempo.
Para muchos que conocieron a Ernesto Satizábal Azcárate fue un
“maestro de maestros en asuntos administrativos”. Murió en Medellín
en 1987.
INCOLDA,
Javier Toro Martínez
(1960-1961)
Por: Natalia González Salazar
40
“Creación Universidad EAFIT”,
Correspondencia, CAD, cod. 04056,
Medellín, EAFIT, 1960.
41
Acta 6 [documento sistematizado], Consejo Directivo EAFIT, CAD,
Medellín, EAFIT, 3 de noviembre de
1960.
Se graduó como abogado en la Universidad de Antioquia en 1941 y
realizó estudios de Posgrado en Economía en la Universidad de Harvard. Fue uno de los fundadores y el primer director de la Escuela de
Ciencias Económicas de la Universidad de Antioquia, posteriormente
convertida en Facultad. Desempeñó esta posición y la gerencia de la
oficina Junín del Banco Comercial Antioqueño hasta el 17 de octubre de 1960, fecha en la que fue designado director de la EAF, por el
Consejo Directivo.41
U N I V E R S I D A D
E A F I T 50 AÑOS
CIENCIA Y HUMANISMO QUE SEÑALAN EL FUTURO
67
Durante los ocho meses de su administración –17 de octubre de
1960 a 6 de julio de 1961– el doctor Toro Martínez dio el primer paso
para que alumnos y profesores de la recién creada EAF se beneficiaran
con la puesta en funcionamiento de una biblioteca:
Con la generosa ayuda del Punto IV se inició la Biblioteca. Se convino en que los profesores sugieran los libros
correspondientes a las materias que enseñan para estudiar
la forma de adquirirlos. Se convino en solicitar de los organismos internacionales una amplia cooperación en esta
materia.42
Dicha biblioteca se inauguró en la sede del centro de Medellín y
la primera donación se recibió de la empresa Bavaria.
Uno de los objetivos del segundo director de la EAF fue la puesta
en marcha del “Plan estudio-trabajo”, cuya filosofía la expone Juan
Fernando Molina Jaramillo en su libro Universidad EAFIT, 30 años al
servicio de la educación superior:
Como se recordará, la alternación entre semestres completamente académicos y algunos otros de práctica […] se
conservó a lo largo de la historia, en todas las reformas de
pénsum, lo mismo que en las restantes carreras que EAFIT
crearía con posterioridad. La sección figuraba con toda
claridad en los bosquejos iniciales de la Escuela.43
Para marzo de 1961 el plan académico de la Escuela contemplaba
once semestres, de los cuales cuatro estaban dedicados a la práctica
industrial; que consistía en que el estudiante desarrollara asignaciones
de trabajo después del segundo semestre:
El trabajo en la industria o en el comercio da a los estudiantes la oportunidad de familiarizarse completamente
con las funciones diarias de una empresa, les enseña la manera de mantener relaciones armoniosas con otros empleados, y les permite aplicar eficientemente los conocimientos
adquiridos en la clase. La experiencia ha demostrado que si
los estudiantes aceptan estas asignaciones con entusiasmo,
y se dedican diligentemente a su trabajo, el beneficio que
obtienen es inmenso. Ello les permite probar y desarrollar
sus habilidades latentes; experimentar con distintos tipos
de trabajo para determinar cuál pueden realizar con mayor
provecho; descubrir oportunidades profesionales para el
futuro, y recibir compensación por su trabajo.44
42
Ibíd.
43
J. F. Molina Jaramillo, Universidad
EAFIT, 30 años al servicio de la
educación superior, op. cit.
44
“Prospecto Informativo”, CAD, 2 (18),
Medellín, EAFIT, marzo de 1961.
50 AÑOS U N I V E R S I D A D
68
E A F I T
CIENCIA Y HUMANISMO QUE SEÑALAN EL FUTURO
En unión con los integrantes del Consejo Directivo de la EAF, Toro
Martínez buscó convenios con empresas de diversos sectores de Medellín para que brindaran a los estudiantes trabajos que estuvieran
más acordes con la realidad laboral, actividades en las que los practicantes tuvieran cierta libertad para elegir. El “Plan estudio-trabajo”
buscaba puestos rotativos para que, a la vez que ponían en práctica
los conocimientos adquiridos, los estudiantes alcanzaran experiencia
en los distintos puestos de trabajo.
A sólo dos meses de terminar su gestión como director, Toro Martínez inició las actividades de extensión cultural en la EAF; en carta
al Consejo Directivo informó:
Como medidas complementarias a la educación académica, se iniciaron las proyecciones semanales de cine
educativo para los estudiantes, gracias a la cooperación
del Consulado Americano. Los estudiantes se encuentran
satisfechos con este nuevo servicio.45
Luego de su gestión como director, el doctor Javier Toro Martínez
desempeñó la gerencia de la Flota Mercante Grancolombiana en
Medellín, fue concejal de la ciudad, secretario de Obras Públicas de
Antioquia y activo consultor y asesor de empresas privadas. Formó
parte de las juntas directivas de Almacenes Exito, Didetexco, Contegral y Gameco, entre otras empresas, y de diversas entidades de
beneficencia y religiosas como Superarse y la Parroquia de San José
de El Poblado.
Guillermo Ortega Arbeláez
(1961-1962)
Por: Ángela Marulanda Valencia
45
Acta 9 [documento sistematizado],
Consejo Directivo EAFIT, CAD, Medellín, EAFIT, 7 de abril de 1961.
Ingresó a la Facultad de Minas de la Universidad Nacional al entonces programa de Ingeniería de Geología y Petróleos, en el que obtuvo
el título con la tesis “Avalúo de propiedades petrolíferas”. Después
de graduarse, y gracias a su buen desempeño académico, continuó
vinculado a las actividades académicas de la Universidad Nacional.
El 10 de julio de 1961 fue nombrado por el Consejo Directivo de la
EAF director de la misma. Para la época, la Escuela ya totalizaba 150
estudiantes, de los cuales 47 realizaban su práctica empresarial.
El ingeniero Ortega permaneció sólo un año como director, pero
sus gestiones fueron trascendentales para el futuro de la EAF. Durante
su período se decidió la compra del lote de La Aguacatala y se inició
U N I V E R S I D A D
E A F I T 50 AÑOS
CIENCIA Y HUMANISMO QUE SEÑALAN EL FUTURO
el plan de construcción de la nueva sede. Adelantó conversaciones
con el ministro de Educación y algunos miembros de la Agencia de
Ayuda Técnica al Exterior (AID, por su sigla en inglés: Agency for International Development. Más conocida hoy como USAID) de Estados
Unidos, con el fin de obtener un préstamo para financiar los desarrollos necesarios, que permitieran atender la creciente demanda de
estudiantes.
Desde el punto de vista académico, fue de gran importancia el
establecimiento de las bases para la creación del Instituto Tecnológico,
el primer plan de capacitación de los docentes y el establecimiento
de dos categorías de profesores de tiempo completo: profesores
asistentes y titulares, con base en criterios como experiencia, títulos
universitarios y preparación de los candidatos.
El número de aspirantes interesados en estudiar en la Escuela
iba en continuo aumento. Así, en reunión del Consejo Directivo de
febrero de 1962, el director informó que la cantidad de solicitudes de
ingreso a la EAF para el semestre en curso superó ampliamente al de
otros períodos, dado que se presentaron cuatro solicitudes por cada
cupo disponible. En cuanto al Instituto Tecnológico comunicó que
el local estaba presto y los profesores de las distintas cátedras listos
para iniciar actividades el 19 de febrero del mismo año.
En junio de 1962, un mes antes de su renuncia, Ortega Arbeláez
sometió a consideración del Consejo Directivo cuatro propuestas, cada
una de las cuales contemplaba un plan de crecimiento de la Escuela y
el Instituto Tecnológico, relacionado con el número de aspirantes que
debían ser admitidos a partir del segundo semestre de 1962. En cada
propuesta, que comprendía un período aproximado de una década,
se consideraba un número máximo de estudiantes, de graduandos y
de profesores que llegarían a tener ambas instituciones.
En reunión del Consejo Directivo, sus miembros analizaron las
propuestas del Plan de Desarrollo, y teniendo en cuenta criterios como
posibilidades de absorción de graduados por parte de la industria,
facilidades de ubicación de los estudiantes en el período de práctica,
y recursos económicos y humanos disponibles para realizar estos
planes, decidió acoger el primero de ellos, que establecía:
La admisión de 50 estudiantes para el segundo semestre
de 1962; 100 por semestre para 1963 y de ahí en adelante,
150 por semestre. En esta forma se estima que la Escuela
en 1969 estaría graduando 150 estudiantes por año. Según
este plan, se llegaría a tener un máximo de 1.035 estudiantes, incluyendo los que estén en período de industria. El
69
50 AÑOS U N I V E R S I D A D
70
E A F I T
CIENCIA Y HUMANISMO QUE SEÑALAN EL FUTURO
Instituto Tecnológico continuaría admitiendo de 60 a 85
estudiantes en cada una de las ramas, hasta llegar a un
máximo de 430 estudiantes en 1969. La Escuela requeriría
en su punto máximo de desarrollo 20 profesores de tiempo
completo, y el Instituto Tecnológico 5 en las distintas áreas
de especialización.46
El 10 de julio de 1962 se oficializó la renuncia del director Ortega.
Los miembros del Consejo Directivo lamentaron esta decisión y le
agradecieron los servicios prestados. El ingeniero Ortega continuó
como miembro del Consejo Directivo por algún tiempo. El 12 de septiembre de 1972 fundó en Medellín junto con tres socios la empresa
Colorprint Ltda., de la que fue gerente varios años. Desde hace algún
tiempo está retirado de las actividades empresariales formales.
Alberto Mesa Prieto
(1962-1964)
Por: Ángela Marulanda Valencia
46
Acta 19, [documento sistematizado], Consejo Directivo EAFIT, CAD,
Medellín, EAFIT , 19 de junio de
1962.
Estudió en la Facultad Nacional de Minas, en donde obtuvo el título
de ingeniero Civil en 1952, después de que le fuera aprobada su
tesis: “Ingeniería de irrigación”. Antes de llegar a la dirección de la
EAF, estuvo estrechamente vinculado con la Facultad de Minas. En
1962 fue nombrado director de la entonces sección de Ingeniería
Administrativa, en reemplazo de Francisco Vélez Arango. El 30
de julio de 1962 fue designado rector de la EAF, y se posesionó el
6 de agosto del mismo año.
Desde las primeras reuniones del Consejo Directivo, propuso un
cambio en el nombre de la Escuela, de tal forma que integrara el Instituto Tecnológico. Durante su dirección se concretaron las gestiones
para la construcción de los edificios y el traslado a la nueva sede,
situada en el sector de La Aguacatala.
Durante 1963, Mesa Prieto supervisó la construcción de la nueva
sede, inaugurada el 14 de agosto del mismo año. Al acto protocolario
asistieron representantes de la Iglesia, de los Gobiernos Nacional,
Departamental y Municipal y de algunas empresas con las cuales la
Escuela había establecido vínculos.
En diciembre de ese mismo año se graduó la primera cohorte del
Instituto Tecnológico. El Consejo recomendó al director tener sumo
cuidado para que los egresados se distribuyeran en el mayor número
posible de empresas, pues la acumulación de ellos en pocas daría
lugar a críticas desfavorables al Instituto.
U N I V E R S I D A D
E A F I T 50 AÑOS
CIENCIA Y HUMANISMO QUE SEÑALAN EL FUTURO
En 1964, la EAF enfrentó la primera huelga estudiantil, desatada
por un incidente entre un alumno y un profesor, del cual los estudiantes que cursaban una de las tres asignaturas que dictaba se habían
quejado por considerarlo “incompetente”. El Consejo de Profesores
había tomado la decisión de expulsar a este alumno de la Escuela. El
movimiento estudiantil fue tomando fuerza y los alumnos decidieron
no asistir a clases hasta que se cumplieran sus exigencias: destitución
del profesor, eliminación de la sanción al estudiante involucrado en
el incidente, creación de un consejo estudiantil y representación de
un estudiante ante el Consejo Directivo.
Mesa Prieto realizó algunas gestiones encomendadas por el Consejo Directivo y el 12 de junio de 1964 presentó su renuncia, con el fin
de dar libertad al organismo para tomar las decisiones que considerara
pertinentes. Los miembros del Consejo ponderaron las capacidades
docentes del profesor y consideraron pertinente otorgarle una beca
para que se especializara en una universidad de Estados Unidos.
En 1965 el ingeniero Mesa Prieto fue nombrado coordinador del
naciente programa de Ingeniería Industrial de la Facultad de Ingeniería de la Universidad de Antioquia. Durante algunos años estuvo
dedicado a su profesión en algunas empresas y en la actualidad está
retirado de toda actividad formal.
Hernán Gómez González
(1964-1970)
Por: Sandra Patricia Ramírez Patiño
Estudió Ingeniería Química en la Universidad de Antioquia, en
donde obtuvo el título en 1950. Dos años antes de obtener su diploma, Hernán Gómez González inició su carrera como catedrático
de Física y Geometría Analítica en la misma Universidad. Una vez
terminó su pregrado y por medio de una beca de honor que le otorgó
la Universidad de Antioquia, viajó a Brooklyn, Estados Unidos, para
adelantar estudios de especialización en Operaciones Unitarias en el
Instituto Politécnico de Brooklyn entre 1950 y 1952. Allí se desempeñó como profesor invitado del Departamento de Ingeniería entre
1951 y 1952.
A su regreso al país se vinculó como profesor interno de la Facultad
de Ingeniería de la Universidad de Antioquia entre 1952 y 1964; entre
sus cursos dictaba además la materia de inglés. En 1958 asumió el
cargo de decano de esta Facultad hasta 1964, sin abandonar su actividad docente. Fue rector encargado de la Universidad de Antioquia
71
50 AÑOS U N I V E R S I D A D
72
E A F I T
CIENCIA Y HUMANISMO QUE SEÑALAN EL FUTURO
en tres ocasiones, una en 1962 y dos en 1963. Fue profesor externo de
la Facultad de Minas de la Universidad Nacional y de la Universidad
Pontificia Bolivariana.
En junio de 1964, el Consejo Directivo de la EAF nombró como
nuevo director al ingeniero Hernán Gómez González; en su carta de
aceptación se lee:
Es evidente que he llegado a esta determinación por
estar convencido del interés que el consejo directivo tiene
en reorganizar y fortalecer la Escuela de Administración y
Finanzas, y el Instituto Tecnológico, anexo a la misma. Estoy
seguro de que todos, en un común esfuerzo de superación
y con el apoyo decidido de profesores y estudiantes, podremos adelantar una obra que nos llene de orgullo patrio
y de satisfacción académica. [..] Como mi vinculación con
la Universidad de Antioquia es de muchos años, es mi
deseo seguir sirviéndole como profesor de tiempo parcial
sin que ello menoscabe la dedicación a la Escuela y por el
contrario permita mantener el lazo de unión entre ambas
instituciones educativas.47
47
Acta 46 [documento sistematizado],
Consejo Directivo EAFIT, CAD, Medellín, EAFIT, 12 de junio de 1964.
48
Álvaro Pineda Botero, Los dilemas
del rector: el caso de la Universidad EAFIT, Medellín, EAFIT, 2003,
p. 61.
Una iniciativa del director Gómez González fue la creación de la
cooperativa de transporte, con el fin de dar los primeros pasos para la
solución al problema de movilización de los estudiantes. Esta iniciativa consistía en que cada estudiante debía comprar acciones por valor
de $100 para la creación de la cooperativa. Mientras se recaudaban
los fondos necesarios para la compra de vehículos, el Consejo aprobó
la inversión del dinero en bonos de desarrollo económico. Del mismo
modo, Gómez González impulsó la creación del Fondo del Libro, que
consistía en que del valor de la matrícula se aportara la suma de $20
para la compra de libros necesarios para el buen desarrollo de los
cursos.
Bajo su dirección se inauguró la biblioteca y se inició un proceso
de intercambio de profesores con la Universidad de Antioquia. El
doctor Gómez sometió a revisión el plan de estudio, de acuerdo con
las recomendaciones de la American Assembly of Collegiate Schools
of Business (AACSB), y uno de los semestres de práctica fue cambiado
por uno de estudio.48
La departamentalización del área académica fue otro de sus
proyectos exitosos; en ese sentido, EAF estuvo a la vanguardia en el
país. Lo más notable y significativo de la gestión de Gómez González
fue el envío masivo de profesores a especializarse en universidades
de Estados Unidos y Europa; el impacto positivo y duradero de este
U N I V E R S I D A D
E A F I T 50 AÑOS
CIENCIA Y HUMANISMO QUE SEÑALAN EL FUTURO
plan se advierte con claridad en la vida universitaria de EAFIT en los
últimos años de su gestión y en las décadas del setenta y ochenta.
Otras iniciativas de gran alcance de Gómez fueron la instauración
de los programas de extensión y de los primeros programas de graduados, y el proyecto tendiente a obtener el reconocimiento como
Universidad, realidad que se plasmaría en el período siguiente al
suyo.
En 1970, seis años después de iniciada su gestión en la EAF, Hernán
Gómez González presentó al Consejo Directivo su carta de renuncia.
Luego de su retiro de la dirección, el doctor Gómez asumió, entre
1971 y 1972, el cargo de jefe de sistematización y director del Plan
Barbosa para la empresa Tejicóndor. Posteriormente, asumió el cargo
de gerente de Textiles Prisma y seis meses después renunció para
asumir la presidencia de Manufacturas Vanidad; más tarde asumió
la gerencia general de Tintas S. A.
Su vinculación con EAFIT no culminó con su renuncia a la dirección, pues en 1983 se incorporó al Consejo Superior y fue presidente
del mismo en dos oportunidades: 1984-1986 y 1989-1991. Durante
estos años desempeñó la coordinación de los programas de becas de
la ANDI y del Gobierno suizo para estudiantes de EAFIT.
Como fruto de su afición a las letras y de su conocimiento de la
Institución, el ingeniero Gómez asumió en 1988 la tarea de escribir
la letra del himno de la misma, cuya música estuvo a cargo del compositor manizalita Guillermo González Arenas.
Entre otras distinciones otorgadas, Hernán Gómez González recibió la Medalla al Mérito Educativo de la Federación Colombiana
de Ingenieros Químicos, y fue designado miembro honorario de la
Asociación Colombiana de Administradores de Negocios (ACAN) y de
la Sociedad Antioqueña de Ingenieros (SAI). Fue miembro numerario
del Centro de Historia de Jericó, concejal de este municipio natal y
presidente del Concejo entre 1958 y 1962.
Ricardo Botero Mejía
(1971-1973)
Por: Juan Carlos López Díez
y Natalia González Salazar
Graduado en Derecho en la Universidad de Antioquia en 1962, el
doctor Ricardo Botero Mejía se desempeñó como abogado de los pobres en el municipio de Medellín (posición que fue una de las que le
deparó toda la vida grandes satisfacciones), abogado de prestaciones
73
50 AÑOS U N I V E R S I D A D
74
E A F I T
CIENCIA Y HUMANISMO QUE SEÑALAN EL FUTURO
sociales en el departamento de Antioquia, juez laboral, abogado de
Cine Colombia, contralor de Medellín, director de la regional Antioquia-Chocó del Servicio Nacional de Aprendizaje (SENA) y secretario
general de Siderúrgica de Medellín (Simesa). Desde 1966 se vinculó
como miembro del Consejo Directivo de la Escuela de Administración
y Finanzas e Instituto Tecnológico. Durante su período en la dirección
del SENA se estableció el Centro de la Construcción, cuya biblioteca
central en Medellín lleva su nombre.
En 1971 fue nombrado nuevo rector de la Universidad EAFIT –es
importante anotar que a partir de esta ocasión se empleó la palabra
“rector” en lugar de “director”–. También en este año empezó a funcionar el cuerpo colegiado denominado Consejo Superior, que asumió
las funciones del antiguo Consejo Directivo; este último nombre se
le asignó a otro organismo colegiado, integrado en su mayoría por
representantes del Consejo Superior y por sendos delegados de profesores, estudiantes y egresados.
La administración de Botero estuvo antecedida por un paro que
manejó el anterior rector, y su administración terminó con otra
interrupción de las actividades académicas de más de seis meses
de duración. Entre uno y otro cese de actividades, el problema más
delicado fue el conjunto de hechos que originaron el cierre de las
residencias estudiantiles, cuyos ocupantes además tenían a su cargo
el manejo de la única cafetería existente.
El actual Bloque 3, uno de los más antiguos de la Universidad, fue
en sus orígenes el “Bloque de residencias”, construido con la finalidad
de albergar estudiantes que venían de otras regiones del país como el
eje cafetero y el Caribe. Fue necesario cerrarlo y cancelar el propósito
para el que había sido construido, a causa de los desórdenes que se
presentaban con frecuencia y, especialmente, por el sonado caso del
cultivo de marihuana en el tejado del edificio que hoy anecdóticamente recuerda cualquier eafitense de esa época.
El 6 de mayo de 1971 se oficializó, por parte del Ministerio de
Educación Nacional y el Instituto Colombiano para el Fomento de la
Educación Superior (ICFES), el reconocimiento de EAFIT como Universidad, hecho sobresaliente en la historia institucional y culminación de
los esfuerzos realizados en el período del director Gómez González.
El mismo día se decretó un cese de actividades de 48 horas por
parte de los estudiantes; el Consejo Superior ordenó el cierre temporal
de EAFIT, decisión que formó parte de un largo tire y afloje con los estudiantes y su representante en el Consejo Directivo. En el Acta 4 del
21 de abril de 1971, el rector Botero se vio precisado a informar:
U N I V E R S I D A D
E A F I T 50 AÑOS
CIENCIA Y HUMANISMO QUE SEÑALAN EL FUTURO
75
[…] de los serios y delicados problemas que se vienen
presentando en las residencias estudiantiles y en los servicios de cafetería […]
[El rector] explicó el caso grave del cultivo de marihuana
y consumo de la misma. Por investigaciones y declaraciones
de los implicados en éstos [sic] hechos, se confirmaron
plenamente los nombres de los directamente implicados
[se dan los nombres de tres estudiantes]. Así mismo el
rector informó sobre las irregularidades en el manejo de
la cafetería por parte de la Junta de Residentes (pagos con
cheques sin fondos, intervención de las autoridades penales
en varios de estos problemas, etc.).49
Luego de escuchar el informe del doctor Botero, el Consejo Directivo decidió derogar el reglamento de 1965, que asignaba a estudiantes
el manejo de las residencias y de la cafetería, y dejar en manos del
rector la resolución del problema. Fue así como la dirección de la
Universidad finalmente tomó la decisión, en septiembre del mismo
año, (Acta 11)50 de reorganizar el bloque de residencias: el primer piso
se dedicaría a aulas, que funcionaron hasta la década del ochenta
para posteriormente ser dedicadas a oficinas, el segundo se dedicaría
a oficinas y el tercero a gimnasio y al laboratorio de algodones.
En octubre los estudiantes llevaron a cabo otro cese de actividades, lo que obligó a un nuevo cambio en el calendario académico.
Las actividades programadas para el segundo semestre de 1971
sólo se terminaron a comienzos de 1972. Para finales de este año, la
Universidad recibió la resolución favorable del ICFES para la creación
de la carrera de Tecnología en Programación de Computadores y se
adoptó como nombre oficial Escuela de Administración y Finanzas
y Tecnologías, Universidad EAFIT.
En 1973 el ambiente universitario no había tenido variaciones,
los paros seguían y el Consejo Estudiantil cambió su nombre por el
de Comité de Base, o Comité Central de Base. Los profesores protestaron por la configuración de la Junta del Escalafón. Además, la
situación financiera de la entidad era tan delicada que el 22 de mayo
el Consejo Directivo propuso un incremento del 30% en el valor de
las matrículas; como reacción, el 24 de mayo la Asamblea Estudiantil
decretó el cese de actividades. Una comisión nombrada por el Consejo
Directivo presentó un informe de 22 puntos para garantizar el futuro
de la Institución.
El 12 de junio los estudiantes hicieron nueva Asamblea
General y exigieron entre otras cosas aumento del aporte de
49
Acta 4 [documento sistematizado],
Consejo Directivo EAFIT, CAD, Medellín, EAFIT, 21 de abril de 1971.
50
Acta 11 [documento sistematizado], Consejo Directivo EAFIT, CAD,
Medellín, EAFIT, 30 de septiembre
de 1971.
50 AÑOS U N I V E R S I D A D
76
E A F I T
CIENCIA Y HUMANISMO QUE SEÑALAN EL FUTURO
la Corporación Educativa de la Industria, y una rebaja de la
matrícula mínima, pero aceptaron el incremento de la que
corresponde a los estudiantes de alto ingreso y exigieron
que se entregaran respuestas concretas a todos estos puntos,
en un término máximo de ocho días, condicionando a ello
la referida alza en las matrículas. En la misma asamblea
y a pesar de las exigencias anotadas, se decretó un nuevo
paro por 72 horas.51
51
Acta 22 [documento sistematizado],
Consejo Superior EAFIT, CAD, Medellín, EAFIT, 17 de junio de 1973.
52
Acta 27 [documento sistematizado], Consejo Superior EAFIT, CAD,
Medellín, EAFIT, 4 de septiembre de
1973.
53
Ibíd.
Durante los meses de junio y julio se hicieron varias asambleas
estudiantiles que sólo decretaron paro; se realizaron por parte de la
dirección de la Universidad grandes esfuerzos para reanudar las actividades académicas pero sin éxito, lo que llevó al Consejo Directivo
a decretar el cierre indefinido de la Institución.
El 4 de septiembre de 1973, los señores Humberto Luján, Juan
Gonzalo Restrepo Londoño, Fabio Rico Calle, Juan Rafael Cárdenas
Gutiérrez, Helmut Kurk Rippe y Darío Monsalve Uribe, quienes habían
sido nombrados por el Consejo Superior para resolver las diferencias
que existían con los estudiantes y la dirección de EAFIT, informaron
detalladamente sobre los resultados de sus gestiones, con perspectivas
poco alentadoras, que llevaron a aprobar un plebiscito obligatorio con
votación secreta de la totalidad de estudiantes, del cual dependería
el cierre definitivo o la reapertura de la Universidad.52
El rector Botero Mejía presentó en varias ocasiones su renuncia,
la cual no fue aceptada, en virtud de la gran labor realizada por él
en la búsqueda de soluciones para mantener en pie la Institución.
Finalizando 1973, presentó de nuevo su renuncia. El Consejo Superior
la aceptó y destacó la excelente labor adelantada durante dos años
y medio; de manera especial, enfatizó su brillante trabajo al asumir
la Rectoría en situación de grave crisis. Así mismo, dejó constancia
de la obra adelantada por el doctor Botero con la cooperación de la
Universidad de Georgia, para impulsar y coordinar todos los detalles
necesarios para el establecimiento del Programa Máster, estrategia
que dio origen a la Maestría en Administración de Negocios.53
Luego de su retiro de la Rectoría, el abogado Botero Mejía ocupó la
dirección ejecutiva de las Granjas Infantiles de Jesús Obrero durante
tres años y luego se dedicó a su oficina particular de abogado litigante
y consultor de empresas.
U N I V E R S I D A D
E A F I T 50 AÑOS
CIENCIA Y HUMANISMO QUE SEÑALAN EL FUTURO
77
Darío Monsalve Uribe
(1973-1975)
Por: Sandra Patricia Ramírez Patiño
El Consejo Superior de la Universidad EAFIT dispuso, como consta
en el Acta 27 del 4 de septiembre de 1973, el nombramiento de un
rector encargado. Para tal efecto se designó al administrador de negocios Darío Monsalve Uribe, egresado en 1967. Al momento de su
nombramiento como rector tenía 31 años. Es el rector más joven que
ha tenido la Universidad en sus 50 años y es el único egresado de la
Escuela de Administración, Finanzas y Tecnologías de la Universidad
EAFIT, en ocupar tan alta distinción.
El administrador Monsalve Uribe asumió la Rectoría en medio de
una de las mayores crisis de la Universidad, desatada por estudiantes
que exigían rebajas en las matrículas y se negaban a recibir clases y
a presentar los exámenes correspondientes para dar por finalizado
el semestre en curso.
En 1973, y en una sede diferente a la de La Aguacatala, se dio
inicio a las actividades académicas del MBA, programa diseñado con
asesoría de la Universidad de Georgia que envió en los primeros años
de funcionamiento algunos profesores visitantes.
Bajo la dirección de Monsalve Uribe y tras el paro estudiantil de
1974, se analizaron aspectos tales como el costo del Simultáneo (programa especial de estudios en horas extremas, para personas activas
en el mundo laboral), número máximo de estudiantes de la Escuela
y composición del profesorado, entre otros aspectos cruciales.
Luego de superada la crisis, y tras nueve meses como rector encargado, el Consejo Superior decidió, según se lee en el Acta 32 del
4 de junio de 1974, designarlo rector titular:
La evolución de los resultados de la labor del Dr. Darío
Monsalve Uribe, tanto académica como administrativa,
ha sido positiva y ha recibido amplio reconocimiento por
parte de todos los estamentos de la Escuela. La imagen
del Dr. Monsalve Uribe se la ha dado su obra, la cual lo
hace merecedor de la confirmación como rector de EAFIT y
por unanimidad se aprueba su confirmación como rector
titular.54
Su gran aporte fue solucionar la crisis estudiantil y reestructurar el
Plan Máster, que se incorporó totalmente a las estructuras académica
y administrativa de la Universidad, lo que significó cambios positivos
54
Acta 32 [documento sistematizado],
Consejo Directivo EAFIT, CAD, Medellín, EAFIT, 4 de junio de 1974.
50 AÑOS U N I V E R S I D A D
78
E A F I T
CIENCIA Y HUMANISMO QUE SEÑALAN EL FUTURO
en cuanto a la composición del profesorado en los niveles superiores
del área académica, y se consolidó el proceso de proyección futura
de EAFIT.
El 8 de abril de 1975, Monsalve Uribe envió una carta al presidente
del Consejo Superior de la Universidad, Luis Echavarría Villegas, en la
cual expresaba: “Confirmando nuestra conversación de días pasados,
me permito formalmente presentar renuncia de la Rectoría de EAFIT
a partir del 10 de mayo del presente año”, a lo cual el ente colegiado
respondió:
[...] el Consejo Superior por unanimidad desea manifestarle sus más sinceros agradecimientos y a la vez lo felicita
por la correcta gestión administrativa y académica en bien
de la Universidad. Permitió su labor la recuperación de la
positiva imagen de la EAFIT, deteriorada a raíz del estado
de anormalidad que existía al momento de usted aceptar
la responsabilidad que la comisión del Consejo Superior
le encomendara.55
En el momento de su retiro de la Rectoría, en 1975, Darío Monsalve Uribe se reintegró al cargo de gerente de Fahilos, la empresa
de su familia, y desempeñó la presidencia local y luego la nacional
de la Asociación Colombiana de Pequeños Industriales (ACOPI); años
más tarde asumió el cargo de gerente de Terpel, gerente de la almacenadora del Banco de Occidente y en 1983 ejerció como gerente
de una distribuidora de Coltejer en Bogotá. Continuó vinculado a
EAFIT como miembro del Consejo Superior durante algunos años. En
Bogotá se vinculó a la Escuela Superior de Administración Pública y
en esta época escribió libros de Contabilidad. Luego estuvo al frente
de algunos negocios propios y posteriormente viajó a California,
región donde ejerció labores de administración docente en algunas
entidades educativas y de consultoría empresarial, combinadas con
labores de promoción de fundaciones dedicadas a apoyar a colombianos inmigrantes en Estados Unidos. Actualmente está radicado
en los Ángeles.
Héctor Ochoa Díaz
(1975-1983)
Por: Natalia González Salazar
55
Acta 37 [documento sistematizado],
Consejo Directivo EAFIT, CAD, Medellín, EAFIT, 30 de julio de 1975.
A lo largo de su vida desempeñó importantes cargos tanto en los
sectores privado y público como en el ámbito académico. Obtuvo
su título de economista en 1964 en la Universidad de Antioquia. Se
U N I V E R S I D A D
E A F I T 50 AÑOS
CIENCIA Y HUMANISMO QUE SEÑALAN EL FUTURO
vinculó a EAFIT en 1965 en cátedras de Contabilidad, Presupuestos y
Finanzas. Obtuvo el MBA en 1969 en la Universidad de Syracuse y el
Ph. D. en Economía en la misma Universidad en 1974. Entre otros
proyectos que lideró en estos primeros años de vinculación, está el
realizado por el grupo conformado por EAFIT, Universidad de Antioquia, INCOLDA y el Centro de Estudios Especializados (CESDE) para el
establecimiento de un programa de Maestría en Administración en
Medellín; de allí nació en 1973 el esquema fundamental del Programa
Máster de EAFIT.
Poco después, Héctor Ochoa fue designado director académico,
posición en la que desplegó una intensa actividad de reorientación
de las actividades académicas de la Universidad, proyecto en el que
cooperaron otros tres profesores recientemente reincorporados a la
entidad después de culminar sus programas de doctorado en Estados
Unidos.
El Consejo Superior designó al doctor Ochoa en 1975 para la
Rectoría en reemplazo de Darío Monsalve Uribe. La consecuente
continuidad permitió que el progreso de la entidad siguiera sin
sobresaltos.
Uno de los grandes retos derivados del reconocimiento estatal
como Universidad consistía en la imperiosa necesidad de abrir programas de tipo profesional en áreas diferentes a la Administración.
Luego de detalladas reflexiones, EAFIT decidió desmontar gradualmente
los programas de las cuatro tecnologías existentes, ante el surgimiento
en Medellín y otras ciudades de entidades que se dedicaron a tareas
de ese tipo. Se tomó entonces la decisión de incursionar en el campo
de las ingenierías, con la impronta del carácter empresarial de los
planes de estudio respectivos. Empezó a funcionar en 1976 la carrera
de Ingeniería de Sistemas, la primera de su género en el occidente
colombiano.
Durante la administración del doctor Ochoa se crearon varios
programas de especialización, se fortaleció la actividad de posgrado
y extensión en otras ciudades, se iniciaron los programas de Contaduría Pública (1977), Ingeniería de Producción (1979), Ingeniería
Civil (1980), Ingeniería Mécanica (1982) y Geología (1983), todos
resultados concretos del Plan quinquenal de desarrollo 1979-1983,
que sin lugar a dudas marcó la vocación inquebrantable de EAFIT de
planificar con sumo cuidado y alta responsabilidad su rumbo futuro. El programa de Ingeniería de Producción surgió de un convenio
fructífero firmado con el Gobierno de Alemania Federal, a través de
la Agencia de Cooperación Alemana (GTZ), e implementado con las
universidades de Aachen y Böchum.
79
50 AÑOS U N I V E R S I D A D
80
E A F I T
CIENCIA Y HUMANISMO QUE SEÑALAN EL FUTURO
Se crearon en esta Rectoría la Maestría en Matemáticas Aplicadas
en 1975 y el Centro de Laboratorios en 1982 y se fortalecieron las
actividades de investigación, de formación de profesores en el exterior
y de asesorías y consultorías para los sectores público y privado.
Se fortalecieron también los convenios y las afiliaciones, lo que le
permitió a EAFIT empezar a sobresalir en el ámbito nacional. El rector
Ochoa llevó la presencia de la Universidad a entidades nacionales
como la Asociación Colombiana de Universidades (ASCUN) y a organismos internacionales como el Consejo Latinoamericano de Escuelas de
Administración (CLADEA), característica que no sólo se ha conservado
sino que se ha incrementado en las administraciones posteriores.
En 1983 Héctor Ochoa renunció a la Rectoría para asumir nuevos
retos profesionales; aceptó entonces la designación que le hizo el presidente Belisario Betancur para la presidencia del Consejo Nacional
de Informática; meses después renunció a esta posición para ejercer
la presidencia de Pilas Varta, en Manizales, y luego una alta posición
ejecutiva en Colseguros. Años más tarde se vinculó de nuevo a EAFIT
como profesor, jefe del Departamento de Economía y coordinador
de la Maestría en Administración. Con posterioridad fue designado
decano de Ciencias Administrativas y Económicas de la Universidad
ICESI, en Cali, posición que ocupa en la actualidad.
Luis Guillermo Sanín Arango
(1983-1995)
Por: Sandra Ramírez Patiño
Graduado de la Facultad de Ingeniería de la Universidad de Antioquia,
en donde obtuvo el título de Ingeniero Químico en 1963. Allí y en
ese mismo año debutó como profesor con las cátedras de Química
General y Física; al año siguiente fue vinculado como profesor de
tiempo completo y entre 1965 y 1967 su labor docente la desempeñó
por horas. En 1964 se vinculó a la Universidad EAFIT como profesor
de tiempo completo para que se hiciera cargo de las cátedras de Física,
Química y Dinámica.
Con la idea de capacitar a los docentes, en 1970 la Universidad
EAFIT envió un grupo de profesores a Estados Unidos para adelantar
estudios de doctorado. Entre el grupo se encontraba el profesor Sanín
Arango, quien viajó a Massachusetts e inició una Maestría en Física
y, posteriormente, el doctorado con énfasis en Física Nuclear en el
Lowell Technological Institute.
U N I V E R S I D A D
E A F I T 50 AÑOS
CIENCIA Y HUMANISMO QUE SEÑALAN EL FUTURO
81
A su regreso a Medellín se vinculó nuevamente como profesor en
y en 1974 fue nombrado director de Planeación Académica; su
principal cometido fue aumentar la eficiencia del trabajo académico
interno, y elaborar y desarrollar propuestas sobre nuevas opciones
educativas.
Entre 1975 y 1981, y sin desvincularse de la Universidad EAFIT,
se desempeñó como profesor de cátedra en la Facultad Nacional de
Minas. En 1977 fue designado para ocupar la jefatura del Departamento de Sistematización de EAFIT, donde estuvo encargado de dirigir
la carrera de Ingeniería de Sistemas y coordinar el área de Física para
los estudiantes de esa carrera. Uno de sus valiosos aportes fue la sistematización de las matrículas que hasta ese momento se realizaba
de forma manual, la carnetización y la asignación de códigos a los
estudiantes.
Dos años más tarde fue creada la Escuela de Ingeniería y el ingeniero Sanín Arango fue designado como su primer decano; uno de
sus principales logros fue la creación del Centro de Laboratorios,
dependencia responsable de centralizar la administración de todos
los laboratorios, y apoyar las actividades docentes y estudiantiles en
lo referente a la investigación experimental.
En 1983 fue designado vicerrector académico por el Consejo
Directivo, cargo que ejerció simultáneamente con el de decano de
Ingeniería. Pocos meses después, y tras la renuncia del rector Héctor
Ochoa Díaz, el doctor Guillermo Sanín Arango fue la persona elegida
para sucederlo. Mediante la reunión que consta en el Acta 65 del
Consejo Superior,
EAFIT
[En vista de] la excelente trayectoria del ingeniero
Sanín a través de 19 años de vinculación con EAFIT, sus
características personales, académicas, administrativas
y de aceptación entre la comunidad universitaria, entre
otras, aceptó la proposición de la comisión y, en conclusión
nombró como rector de EAFIT al ingeniero Guillermo Sanín
Arango.56
Durante su administración, Sanín Arango debió enfrentar una de
las mayores crisis que ha tenido EAFIT: un paro profesoral desatado a
causa de la difícil situación financiera de la Universidad. El Consejo
Superior, después de consultar el aspecto legal y laboral relativo a la
obligatoriedad de la aplicación del escalafón docente, aprobó:
[…] suspender para 1984 y durante todo el año la vigencia de todas las disposiciones del escalafón docente
56
Acta 65 [documento sistematizado],
Consejo Directivo EAFIT, CAD, Medellín, EAFIT, 25 de julio de 1983.
50 AÑOS U N I V E R S I D A D
82
E A F I T
CIENCIA Y HUMANISMO QUE SEÑALAN EL FUTURO
relativo a incrementos de puntajes por publicaciones, investigaciones, experiencia, méritos docentes, valor del punto
etc., para todo el personal amparado por dicho reglamento.
En consecuencia continuarán vigentes para el año 1984
los puntajes sin modificación alguna y se suspende todo
aumento de salarios hasta tanto no se encuentren fuentes
para subsanar el déficit de la Universidad.57
Esta decisión desató la inconformidad de los profesores, quienes
manifestaron total desacuerdo con las reformas al reglamento docente y al escalafón, pues afectaba considerablemente sus finanzas.
En diciembre de 1984, el rector y los decanos y demás directores de
la Universidad EAFIT enviaron una carta al Consejo Superior en la
cual hacían un pequeño aporte con la intención de ayudar a superar
la crisis:
Durante los últimos días hemos tenido ocasión de estudiar el análisis presupuestal para 1984 y en general proyectar la situación financiera de EAFIT a corto y mediano plazo
[…] Con esta idea en mente y como un gesto espontáneo y
sincero de solidaridad con EAFIT y la educación les manifestamos que condonamos a favor de nuestra universidad
cualquier aumento salarial que se llegue a decretar para el
año de 1984.
57
Acta 68 [documento sistematizado],
Consejo Directivo EAFIT, CAD, Medellín, EAFIT, 30 de enero de 1984.
Este conflicto condujo al despido de un número apreciable de
profesores sindicalizados, los cuales instauraron demandas que terminaron con su reintegro a la Institución.
A pesar del clima de inestabilidad durante la etapa inicial de la
Rectoría del doctor Sanín, se crearon las carreras de Negocios Internacionales, Economía e Ingeniería de Procesos; se sentaron las bases
para la de Ingeniería de Diseño de Producto; se fundó el Instituto de
Investigación y Capacitación del Plástico y del Caucho (proyecto
conjunto con la empresa Formacol y con Acoplásticos), llevado a
cabo en cooperación con la Agencia de Cooperación Alemana (GTZ);
se creó la sede de EAFIT en Bogotá; se decidió dotar a la biblioteca de
una nueva edificación; se consolidó el Centro de Laboratorios; y se
inició el proceso de Autoevaluación Institucional, sólo por mencionar
algunos de los avances obtenidos durante su gestión.
Su período rectoral ha sido el más prolongado en la historia de
EAFIT. Tras su retiro ocupó la dirección de la sede en Llanogrande y
también se desempeñó como profesor en la carrera de Ingeniería de
Procesos. Desde hace algunos años está alejado de las actividades
universitarias.
U N I V E R S I D A D
E A F I T 50 AÑOS
CIENCIA Y HUMANISMO QUE SEÑALAN EL FUTURO
Juan Felipe Gaviria Gutiérrez
(1996-2003)
Por: Natalia González y Flor Ángela Marulanda
Obtuvo el título de Ingeniero Civil en la Facultad de Minas de la
Universidad Nacional, en 1963. En 1966 terminó una especialización
en Estadística Matemática en el Centro Interamericano de Enseñanza
de Estadística en Santiago de Chile, y entre 1967 y 1968 realizó su
posgrado en Matemáticas Aplicadas en la Universidad Nacional,
sede Medellín.
Como buen ingeniero egresado de la Escuela de Minas, su desempeño profesional ha sido amplio y variado, en el que ha recorrido
la empresa privada, el sector público y, por supuesto, la academia.
Ha ocupado puestos en la ANDI, el Centro de Investigaciones Económicas de la Universidad de Antioquia, Integral, Enka de Colombia y
ConConcreto.
Durante algunos meses, en 1983 y 1984, desempeñó la Alcaldía
de Medellín. Regresó a la empresa privada como presidente de Inversiones Aliadas, gerente de Inversiones La Merced y presidente
de Acerías Paz del Río. En 1990 fue nombrado ministro de Obras
Públicas y permaneció en el cargo hasta julio de 1992. Fue asesor de
varias empresas y luego presidente de Unión de Bananeros de Urabá
(UNIBAN) entre 1993 y 1995.
En 1996, Juan Felipe Gaviria Gutiérrez fue nombrado rector por el
Consejo Superior de la Universidad EAFIT rector. Desde su llegada
propuso realizar una serie de transformaciones en todos los niveles
de la Institución, empezando por la gestión para la aprobación de
nuevos estatutos por parte del Consejo Superior.
Otro de sus logros fue la ampliación de la oferta académica, no
sólo en número de programas sino en la incursión en nuevas áreas del
conocimiento, como se evidencia con la creación de los pregrados en
Música, Derecho, Ingeniería Matemática, Ingeniería Física, Comunicación Social y Ciencia Política. Esta diversificación se trasladó también
al área de posgrados, como lo demuestra la firma del convenio con la
Escuela de Altos Estudios Comerciales de la Universidad de Montreal
de Montreal (HEC) para el ofrecimiento de la Maestría en Ciencias de
la Administración, proyecto que, a su vez, fue el preámbulo para la
creación del Doctorado en Administración.
Otro logro de gran impacto de la Rectoría de Juan Felipe Gaviria son
las nuevas instalaciones de la biblioteca de la entidad, denominada
desde entonces Centro Cultural Biblioteca Luis Echavarría Villegas y
83
50 AÑOS U N I V E R S I D A D
84
E A F I T
CIENCIA Y HUMANISMO QUE SEÑALAN EL FUTURO
que, además de su imponencia arquitectónica, que hizo merecedores
a sus diseñadores de premios nacionales de Arquitectura, alberga las
colecciones generales de libros, revistas y otros documentos, la sala
patrimonial y la sala de artes. A lo anterior se suma la creación de la
Escuela de Ciencias y Humanidades y la edificación para albergarla,
novedosa también en su diseño.
Dio continuidad a los procesos iniciados por su antecesor, como
sucedió con la consolidación de la política de autoevaluación de
programas, proceso que llevaría a la Universidad a obtener la Acreditación de sus pregrados y la institucional en 2003. También dio un
importante impulso a las labores investigativas mediante la inclusión
de los grupos existentes de la Universidad en el escalafón creado por
COLCIENCIAS y la organización de nuevos grupos de investigación.
Con la premisa de que las dependencias administrativas tienen
por objeto darle soporte eficiente a la academia, Gaviria se empeñó
en fortalecer el sistema de planeación, de tal forma que, con el compromiso de todas las dependencias de la Institución, se pudo orientar
el quehacer cotidiano, con perspectivas de mediano y largo plazo en
la totalidad de las áreas académicas y administrativas.
Coherente con su propósito de convertir la Institución en una gran
“universidad pública”, hecho que en sus propias palabras se expresa
no desde el punto de vista jurídico sino de “una Universidad de todos:
una Universidad que encuentra su razón de ser en la comunidad”,
continuó las acciones de sus antecesores que permitieran la creación
de becas para estudiantes de bajos recursos económicos.
En el ámbito del desarrollo cultural, otras de sus gestiones de
mayor impacto fueron la Orquesta Sinfónica y el Fondo Editorial.
El rector Gaviria fue el promotor de la idea de abrir todavía más las
puertas de la Universidad a la comunidad y convertir el campus en
un espacio propicio para la manifestación de diversas posiciones
ideológicas y culturales, con acciones concretas como extensión de
los horarios de la biblioteca a los domingos para favorecer el acceso
de quienes trabajan, el ofrecimiento periódico de conciertos, exposiciones, conferencias, representaciones teatrales y publicaciones
diversas.
Su visión de mediano y largo plazo le permitió a EAFIT afianzar su
posicionamiento como una de las universidades de mayor calidad
académica, con una amplia oferta de programas en educación formal
y no formal, diversidad cultural y de gran apertura hacia las comunidades local, nacional e internacional.
U N I V E R S I D A D
E A F I T 50 AÑOS
CIENCIA Y HUMANISMO QUE SEÑALAN EL FUTURO
85
En lo personal considera su período como rector de EAFIT
los mejores años de mi vida adulta, porque tuvieron
unas características absolutamente envidiables. Uno se
rejuvenece, las discusiones son buenísimas, las angustias
del tiempo no funcionan, uno encuentra gente que usted
no va a encontrar en otro sitio.58
En el 2003 se retiró de la Rectoría para ocupar la gerencia de las
Empresas Públicas de Medellín (EPM), en donde permaneció hasta
2008. En la actualidad se dedica a asesorías y consultorías, a participar
en algunas juntas directivas y a disfrutar de sus aficiones.
Juan Luis Mejía Arango
(2004-)
Por: Sandra Ramírez Patiño
Se graduó como abogado de la Universidad Pontificia Bolivariana en
1977. Realizó estudios de posgrado en la Fundación Getulio Vargas
de Río de Janeiro, Brasil, en el campo de la gestión de proyectos culturales. Su larga trayectoria en el campo de la educación y la cultura
le han permitido al rector Mejía Arango comprender la naturaleza
actual de la Universidad EAFIT, “abierta al mundo” y dirigir sus
destinos con la mira puesta en la consolidación de la Institución en
diferentes frentes de actividad.
Por más de 25 años ha desempeñado cargos en las esferas de
la cultura colombiana, así: director de la Biblioteca Pública Piloto
de Medellín, director de la Biblioteca Nacional en Bogotá, director
de la Cámara Colombiana del Libro y gestor de las Ferias del Libro
de Bogotá, director de Colcultura, artífice de la ley de creación del
Ministerio de la Cultura, alto ejecutivo de importantes editoriales,
secretario de Educación de Medellín, ministro de la Cultura, cónsul
de Colombia en Sevilla, ministro plenipotenciario de Colombia en
España, fundador y rector del Colegio Horizontes y defensor del
lector en El Colombiano. Fuera de lo anterior, ha sido y es integrante
de juntas directivas de importantes entidades de la ciudad y el país.
Ha escrito varios libros sobre temas culturales e históricos, y en 2007
fue designado miembro correspondiente de la Academia Colombiana
de la Lengua.
En el 2004 fue designado rector de la Universidad EAFIT, cargo
que desempeña en la actualidad. A tan solo un mes de posesionado
58
El Eafitense, núm. 68, Medellín,
EAFIT, marzo de 2004, pp. 14-16.
50 AÑOS U N I V E R S I D A D
86
E A F I T
CIENCIA Y HUMANISMO QUE SEÑALAN EL FUTURO
en el cargo, en una entrevista realizada para el periódico Nexos, responde:
[…] De una manera cercana a los estudiantes, ¿quién
es Juan Luis Mejía y por qué considera que su perfil aplica
para la Rectoría de EAFIT?”.
Juan Luis Mejía: Soy un antioqueño de 52 años, abogado de la Universidad Bolivariana con algunos estudios
en Brasil. Me considero un eterno estudiante. Una de las
frases más tristes que escucho en Colombia es que la gente
termina de estudiar y creo que uno nunca lo hace, aspiro a
terminar de estudiar el día que me muera. La vida en este
momento me ha dado la posibilidad de estar en muchos
cargos, pero en ninguno de ellos dejaré de ser un estudiante,
por eso terminé mi discurso de posesión citando una frase
de Germán Arciniegas que mencionó el día que se retiró de
la Universidad de los Andes, después de haber dado clase
por más de 50 años: “me voy con el orgullo de haber sido
el más aplicado de mis estudiantes”.59
59
Catalina Pacheco G., “EAFIT ‘estrena’
Rector”, Catalina Pacheco G., sitio
web: Nexos, núm. 118, abril de 2004,
disponible en: http://www1.eafit.
edu.co/nexos/articulo/142/67009,
consulta: junio de 2009.
El impulso incansable a las actividades culturales en la Universidad, el montaje de la emisora digital Acústica, el perfeccionamiento
del profesorado con el consecuente incremento sustancial en los índices de docentes con títulos de doctorado y maestría, la importancia
concedida a la librería universitaria, la adecuación paisajística del
campus de La Aguacatala, el proyecto de la “Universidad Parque”, la
remodelación del edificio de la Escuela de Administración, la dotación
de gimnasio, el apoyo incesante a las actividades de investigación,
al proyecto “Universidad de los Niños” y los semilleros de investigación, el replanteamiento de la misión, la visión, los valores y los
principios estratégicos de la entidad, el trabajo arduo para obtener la
reacreditación institucional, la construcción de nuevos edificios para
la Escuela de Ingeniería y el Centro de Laboratorios, la ampliación
de los terrenos de la Universidad y la preparación de los 50 años de
EAFIT, entre otros, son una muestra de las realizaciones de este período
rectoral.
II
SEGUNDA PARTE
UNIVERSIDAD EAFIT 50 AÑOS
EAFIT, proyecto de conocimiento
Universidad EAFIT y su Escuela
de Administración:
UNA HISTORIA COMPARTIDA
Las diferentes razones sociales de la Universidad EAFIT
en sus 50 años de existencia han coincidido con el nombre de su
Escuela de Administración (ver Tabla 5). Pero más que coincidencia,
se trata de un espectro de denominaciones que delata la historia de
su constitución durante ya medio siglo. En ésta, la Administración
ha estado siempre presente como disciplina, como práctica y como
programa universitario. El programa de Administración de Negocios,
creado por la naciente Escuela de Administración y Finanzas (EAF)
en 1960 significa –como una verdad de Perogrullo– que los 50 años
de la Universidad EAFIT son los mismos del programa o el pregrado
de Administración de Negocios.
La historia de la EAF se escribe con acontecimientos que van desde
la consolidación del programa, de su profundización con el nacimiento de los primeros posgrados y el primer máster; hasta las sucesivas
reformas que le han permitido responder a los retos del entorno y de
una creciente sociedad de organizaciones, como lo señaló el nuevo
mundo del siglo XX, por medio de la voz de autores como Peter Drucker
y los primeros sociólogos de la organización.
Tabla 1 Cambios de razón social de EAFIT
Fecha
Razón social
4 de mayo de 1960
Escuela de Administración y Finanzas (EAF)
23 de agosto de
1966
Escuela de Administración y Finanzas
e Instituto Tecnológico
6 de mayo de 1971
Recibe el título de Universidad por el
Presidente de la República
30 de julio de 1973
Escuela de Administración y Finanzas
y Tecnológicas
18 de septiembre
de 1975
Universidad Escuela de Administración y
Finanzas y Tecnología (Universidad EAFIT)
50 AÑOS U N I V E R S I D A D
90
E A F I T
CIENCIA Y HUMANISMO QUE SEÑALAN EL FUTURO
Fecha
29 de septiembre
de 1985
Razón social
Fundación Universidad Escuela de Administración y Finanzas y Tecnologías (Universidad
Escuela de Administración de Finanzas y
Tecnologías)1
Fuente: Grupo de Historia Empresarial EAFIT, Medellín, octubre de 2009.
Los inicios
En la década del sesenta, la Escuela aportó la novedad de un programa
que tuvo en estos primeros diez años un especial acompañamiento de
la Universidad Syracuse, en el estado de Nueva York, además del de
otras entidades –así como lo fue en un primer momento el profesor
Bernard J. Hargadon del Instituto Drexel de Filadelfia–. Aquella fue
la que estuvo vinculada de manera más directa con la formación de
los primeros administradores, de ahí su importancia para escribir la
historia de la Escuela.
Los diferentes profesores de dicha Universidad encontraron
casi sin excepción su correlato, es decir, el estudiante o profesor
que internamente recogió sus banderas y prosiguió el cuidado para
el crecimiento de la planta que delicadamente fue sembrada (ver
Tabla 2).
La carrera de Administración se expandió en los primeros años
de la mano de dos parientes que nacieron de la idea originaria de la
de Administración: el programa de Administración Textil (1970) y el
que se conoció como Simultáneo. El primero tuvo una permanencia
fugaz, en parte debido a que en la década del setenta comenzó el lento
e inexorable declive de las grandes textileras antioqueñas, elemento
central de la crisis industrial que vivieron la región y el país.
El otro programa expansivo de la carrera de Administración, el
recordado Simultáneo, a partir de 1969 buscó ofrecer la formación
gerencial para un segmento de personas que por su situación económica y laboral no podían estudiar en horario diurno: se trató de una
Administración nocturna, acogida por aspirantes con experiencia
laboral. El “Plan de Estudio Simultáneo” pretendía:
1
La razón social de EAFIT cambia en
esa fecha anteponiendo la palabra
Fundación, pero la Institución la suprime y el nombre posicionado es:
Universidad Escuela de Administración de Finanzas y Tecnologías.
Abrir sus puertas a personas de altas capacidades intelectuales, muchas de ellas profesionales en otras ramas del
saber, que interesadas en el estudio científico regular de
Administración de Negocios, no pueden hacerlo en horas
U N I V E R S I D A D
E A F I T 50 AÑOS
CIENCIA Y HUMANISMO QUE SEÑALAN EL FUTURO
91
hábiles normales, dados sus
compromisos de trabajo.
Considera la Institución
que con ello ayuda a satisfacer la poderosa necesidad
que tienen las sociedades
contemporáneas de administradores idóneos y de
ampliar su radio inmediato
de acción a más dilatados
campos sociales.2
No obstante,
EAFIT
al formular
su primer Plan se definió como una
Universidad con vocación diurna,
dirección estratégica que se observó
claramente con la apertura del programa de Contaduría Pública en 1977,
Clase magistral,
Escuela de Administración
Fuente: fotografía de Gabriel
Carvajal, Archivo fotográfico
Biblioteca Pública Piloto
de Medellín para América Latina,
1964
en contravía de la inmensa mayoría de universidades del país que
tenían este pregrado como baluarte de los horarios nocturnos. Fue
así como en marzo de 1974 el Consejo Directivo decidió suspender
las inscripciones al Simultáneo, y continuar las clases nocturnas sólo
con los estudiantes ya matriculados en el programa, para no afectar
sus estudios.3
Tabla 2 Profesores extranjeros y quienes heredaron
sus puestos en la década del sesenta
Área
Contabilidad
Finanzas
Profesor titular
Bernard J.
Hargadon
Profesor suplente
Armando Múnera C.
John Ritchie
Álvaro Estrada
Andrew Barta
Bernardo Pérez M.
Sociología IndustrialAdministración de
Personal
Estadística y Métodos
Cuantitativos
Luc Marcelis
Fuente: “Base de datos”, 1960-2009, CAD, Medellín, EAFIT.
2
“Información general”,
Medellín, EAFIT, 1969.
3
Juan Fernando Molina Jaramillo,
Universidad EAFIT, 30 años al
servicio de la educación superior,
Medellín, EAFIT, 1990, p. 117.
Juan Fernando
Molina J.
CAD,
2 (8),
50 AÑOS U N I V E R S I D A D
92
E A F I T
CIENCIA Y HUMANISMO QUE SEÑALAN EL FUTURO
Tabla 3 Crecimiento semestral del profesorado, 1960-1978
Año
Semestre
Tiempo
completo
Medio tiempo /
Cátedra
Total
1960
I
s. d.
s. d.
s. d.
II
1
4
5
I
4
2
6
II
3
9
12
I
4
9
13
II
8
12
20
1961
1962
1963
1964
1965
1966
1967
1968
1969
1970
1971
1972
1973
1974
1975
I
13
17
30
II
10
11
21
I
12
13
25
II
14
16
30
I
15
32
47
II
19
29
48
I
21
33
54
II
23
22
45
I
23
27
50
II
25
18
43
I
26
30
56
II
27
27
54
I
29
34
63
II
31
33
64
I
33
40
73
II
35
43
78
I
37
58
95
II
38
54
92
I
48
56
104
II
48
56
104
I
43
68
111
II
38
74
112
I
35
75
110
II
37
84
121
I
30
94
124
II
24
100
124
U N I V E R S I D A D
E A F I T 50 AÑOS
CIENCIA Y HUMANISMO QUE SEÑALAN EL FUTURO
Año
Semestre
Tiempo
completo
Medio tiempo /
Cátedra
Total
1976
I
30
108
138
II
32
117
149
I
34
115
149
II
41
102
143
I
49
91
140
II
44
113
157
1977
1978
Fuente: Plan quinquenal de desarrollo 1979-1983, Dirección de Planeación Integral, Medellín,
EAFIT, octubre de 1978, p.8.
Tabla 4 Crecimiento del número de estudiantes
por semestre en las diferentes carreras, 1960-1978
Año
1960
1961
1962
1963
1964
1965
1966
1967
1968
1969
Adminis- Ingenie- TecSetración de
ría de
nolomestre
Negocios Sistemas gías
Contaduría
Pública
Total
I
II
60
60
I
96
96
II
249
249
I
211
II
I
48
259
244
42
286
311
187
498
II
402
98
500
I
476
98
574
II
458
62
520
I
509
102
611
II
554
72
626
I
585
133
718
II
583
105
688
I
590
160
750
II
643
151
794
I
759
225
984
II
755
200
955
I
887
275
1.162
II
882
219
1.101
93
50 AÑOS U N I V E R S I D A D
94
E A F I T
CIENCIA Y HUMANISMO QUE SEÑALAN EL FUTURO
Adminis- Ingenie- TecSetración de
ría de
nolomestre
Negocios Sistemas gías
Año
1970
1971
1972
1973
1974
1975
1976
1977
1978
Contaduría
Pública
Total
I
1.050
294
1.344
II
1.010
244
1.254
I
1.088
308
1.396
II
1.097
251
1.348
I
1.201
221
1.422
II
1.269
307
1.576
I
1.272
375
1.647
II
1.085
283
1.368
I
1.227
447
1.674
II
1.189
365
1.554
I
1.356
407
1.763
II
1.330
381
1.711
I
1.325
37
260
1.622
II
1.337
52
227
1.616
I
1.160
106
168
21
1.455
II
1.284
109
100
35
1.528
I
1.330
186
44
64
1.624
II
1.271
184
10
68
1.533
Fuente: Plan quinquenal de desarrollo 1979-1983, Dirección de Planeación Integral, Medellín,
EAFIT, octubre de 1978, p.7.
El Plan Máster
Uno de los pasos más importantes que dio la Universidad con miras
a su ampliación fue la apertura del primer Máster en Administración
–conocido en la actualidad como Master in Bussines Administration
(MBA)–. Incluso, y sin miedo a exagerar, este hecho sobrepasa la constitución de la Escuela de Ingenierías (1979), que contaba ya con el
programa de Ingeniería de Sistemas. En 1973 se crea el máster que
tuvo su sede fuera del campus universitario, en una casa ubicada en
la que hoy se conoce como la Loma de los Benedictinos.
El
MBA
se cumplió en acuerdo con la Universidad de Georgia de la
cual se recibió una visita (Misión Georgia) y la asesoría de profesores
conocedores del medio y de eafit, como el célebre Allen B. Dickerman,
vinculado en ese momento con la anterior universidad pero que venía
desde la Misión Syracuse. Fue así como:
U N I V E R S I D A D
E A F I T 50 AÑOS
CIENCIA Y HUMANISMO QUE SEÑALAN EL FUTURO
95
A principios de agosto de 1972 se hizo una
presentación ante el Consejo Superior sobre la
estructura que tendría el programa de Magíster
en Administración. El Consejo Superior decidió
constituir un Comité Ejecutivo del Plan Máster y
responsabilizó al profesor Bernardo Pérez Mejía
de la organización de tal programa. Dadas las
características de ese proyecto, decidió el Consejo
Superior adscribir el Plan Máster directamente a
la Rectoría.4
El currículo en Administración
Hasta la década del ochenta, el tipo de currículo en Administración se caracterizó por su carácter fayoliano. Esto responde al nombre de uno de los padres de la Administración,
el francés Henri Fayol, quien con su obra Administración
industrial y general (1916) inscribió su nombre entre los
clásicos de la Administración con la sistematización de las funciones de una organización y sus famosas “funciones administrativas”:
previsión, organización, integración, dirección y evaluación.
Sobre esta línea navegaron muchos currículos del programa a lo
largo de cinco años, lo cuales respondían a las funciones administrativas enunciadas en el párrafo anterior: un curso sobre procesos
administrativos, integrador de la propuesta de Fayol; cursos de planeación de organizaciones (entendida la organización, de un lado
como proceso y del otro como entidad); de dirección y liderazgo; y,
finalmente, asignaturas de control y auditoría. Tal fue la influencia
del modelo de Fayol que los tópicos con el correr del tiempo depuraron y ampliaron sus perspectivas, pero conservaron como columna
vertebral la propuesta del ingeniero francés.
Esta estructura soportó la formación en Administración general:
la que prepararía al estudiante para llegar a ser un directivo o cabeza
máxima de una organización. Para esto, la columna fayoliana decantaría cursos más sofisticados como Política de Empresas, Planeación
Estratégica, Direccionamiento Estratégico, Habilidades de Dirección
y Liderazgo o Control Gerencial.
Con las reformas que de manera general se implementaron a partir
de los noventa, no se trataba de echar por la borda esa estructura –de
hecho esta ha permanecido–, sino de refinarla y ampliar sus horizontes. La propuesta fayoliana es quizás más conocida por las funciones
Visita de la Misión Georgia
Fuente: Archivo fotográfico CAD,
Universidad EAFIT, Medellín, s. f.
4
Ibíd., p. 107.
50 AÑOS U N I V E R S I D A D
96
E A F I T
CIENCIA Y HUMANISMO QUE SEÑALAN EL FUTURO
del administrador. Pero en su famosa obra también habló de otras
funciones que podríamos entender como organizacionales: contables,
financieras, técnicas, comerciales y de seguridad. Estas también
encontraron cabida en el currículo de la Escuela, como respuesta al
prototipo de una organización industrial que se vio compuesta –hasta
la década del ochenta– por una gerencia financiera, de mercadeo,
de producción o planta y de personal o relaciones humanas. EAFIT,
particularmente, ha marcado un liderazgo en los campos financiero
y de mercadeo, liderazgo que ha pasado por fases diferentes y que,
por supuesto, ha tenido altas y bajas.
Los otros programas de la Escuela
de Administración: Contaduría,
Negocios Internacionales
y Economía
Contaduría
La permanente búsqueda de la Universidad de nuevos programas, una
vez consolidado el éxito de Administración de Negocios, llevó a considerar una de las alternativas más cercanas a la formación gerencial:
el pregrado en Contaduría, que tiene el apellido de “pública”.
La creación de este programa obedeció a la necesidad de complementar la formación de los administradores y la ampliación de su
5
Como cualquier profesión liberal, es
decir aquella que se pueda ejercer
de manera independiente, la Contaduría está arropada a su vez de una
función social cuando se entiende
como una auditoría externa; en el
caso colombiano está reglamentada
la figura de la Revisoría Fiscal, la
cual debe ejercerse con la norma
sagrada de “la independencia de
criterio”: “la posibilidad de hacer
una investigación financiera y
emitir un dictamen o certificación
sobre la validez de la información
que una organización le presenta a
una sociedad: propietarios que no
intervienen en la administración,
gobierno, proveedores, clientes y
público en general”. En: Walter B.
Meigs, Principios de auditoría, México, Editorial Diana, 1971, p. 38.
horizonte profesional. En 1975 se emprendieron los trámites para
su autorización, y su objetivo fue facilitar la doble titulación de los
futuros administradores. La Universidad inicialmente solicitó una
suerte de especialización que permitiera a los administradores acceder
al título de Contador, pero el Estado exigió la apertura de la carrera
completa.
Así pues, la Universidad le quiso dar un tono diferente a la Contaduría y, con la perspectiva de un cuarto de siglo, puede decirse
sin ambages que lo logró. Pero esto no significó en ningún momento
renunciar al sentido clásico de esta profesión que en alguna medida
se relaciona con el apelativo de “pública”.5 Sin embargo, la Contaduría
es también función clave en una empresa y EAFIT quiso propiciar que
este profesional fuera la mano derecha del gerente.
U N I V E R S I D A D
E A F I T 50 AÑOS
CIENCIA Y HUMANISMO QUE SEÑALAN EL FUTURO
97
La carrera de Contaduría Pública fue aprobada mediante el Acta
39 del Consejo Superior, del 10 de marzo de 1976. El 11 de junio del
mismo año, el Instituto Colombiano para el Fomento de la Educación
(ICFES), mediante el Acuerdo 91, otorgó el registro oficial, y las clases
se iniciaron en el primer semestre de 1977. La primera promoción se
graduó en junio de 1982, la que contribuiría a darle un sentido a esta
profesión más allá de su enfoque tradicional contable y tributario.
Contrario a lo observado en otras universidades del país, y siguiendo las orientaciones de quienes concibieron el programa, Contaduría
de EAFIT se ofreció desde un principio a bachilleres que estaban a
punto de egresar. Indudablemente, esta fue una de las etiquetas: jóvenes que quisieron formarse en la disciplina, y no experimentados
funcionarios en las artes contables, que por su carácter de empíricos
aprovechaban para validar su título académico.
Así, el programa tiene el reconocimiento no sólo del medio, sino
de las autoridades reguladoras de la profesión, como la Junta Central
de Contadores (órgano disciplinario) y el Consejo Técnico de la Contaduría Pública. Tanto, que el actual director del programa, Leonardo
Sánchez Garrido, es el presidente de la Junta.
Clase magistral de Contabilidad
Fuente: fotografía de Gabriel
Carvajal, Archivo fotográfico,
Biblioteca Pública Piloto
de Medellín para América Latina,
1964.
50 AÑOS U N I V E R S I D A D
98
E A F I T
CIENCIA Y HUMANISMO QUE SEÑALAN EL FUTURO
El sello diferenciador del programa, que se ha mantenido desde
su creación, se fundamenta en la sólida formación financiera y en el
enfoque gerencial al replicar esta fortaleza por década y media. Contaduría ha tenido desde sus inicios el propósito de formar gerentes
financieros pero también contralores y auditores, en el mejor sentido
de estas plazas en la corporación estadunidense –el controllership–.
Más allá de las funciones clásicas como tributaria, contabilidad
y auditoría, EAFIT concibió y logró formar un contador con fortalezas
gerenciales. Estos propósitos se han complementado de acuerdo con
los cambios del mercado y las nuevas tecnologías de la información.
El perfil ocupacional que hoy se ofrece cuenta con un conjunto de
competencias y habilidades en las áreas de costos, control organizacional y gerencia del riesgo.
Por ser una unidad compartida con la Escuela de Administración,
la lucha de los estudiantes por una mayor identidad y una dependencia focalizada en la profesión llevó a la creación del cargo de jefe
de carrera de Contaduría, quien dependía de Contraloría y Finanzas.
La Rectoría accedió en la década del ochenta a que se hablara de la
Escuela de Administración y Contaduría. Con la creación de dos
nuevos programas en la década del noventa la Escuela retomó su
nombre original.
Negocios Internacionales
6
Juan Carlos López Díez, Escuela de
Administración EAFIT 1990-2003:
entre humanismo y tecnocracia,
Medellín, EAFIT, 2003, pp. 44-45.
La carrera de Negocios Internacionales nació en 1993 y fue el tercer
programa universitario de la Escuela, luego del inicio de Contaduría
Pública en 1977: después de 16 años la Escuela estrenó pregrado. El
proyecto de aprobación del programa fue antecedido por una visita del
rector Guillermo Sanín al Instituto Tecnológico de Monterrey, única
Universidad en Latinoamérica en esa época con ese programa.6
La idea y el perfil de un nuevo tipo de egresado con el título de
negociador se fue consolidando de a pocos por oposición al de administrador. Pues en un principio se percibió la carrera de Negocios
como un apéndice de Administración: se suponía el perfil de un
administrador bilingüe y con visión de mundo.
Desde finales de la década del noventa, los egresados de Negocios
Internacionales llevan alta la bandera de EAFIT en empresas locales e
internacionales, en los departamentos de comercio exterior y de relaciones internacionales. La carrera ha dado paso al desarrollo de estudiantes y egresados que descuellan en organismos como el Ministerio
de Comercio Exterior, Proexport, el Sistema Comercial de Naciones
Unidas y la Agencia de Cooperación Internacional (ACI). La carrera,
U N I V E R S I D A D
E A F I T 50 AÑOS
CIENCIA Y HUMANISMO QUE SEÑALAN EL FUTURO
99
además, es la representante de Colombia ante la Conferencia de las
Naciones Unidas sobre comercio y desarroollo (UNCTAD, por su sigla
en inglés: United Nations Conference on Trade and Development). El
programa fue protagonista en las negociaciones del llamado “cuarto
de al lado” (los empresarios) en la discusión del Tratado de Libre
Comercio (TLC), entre los Gobiernos de Colombia y Estados Unidos.
Las relaciones internacionales tienen línea de énfasis y grupo de
investigación y su programa con el Centro de Estudios Asia Pacífico
es una de las mayores apuestas de la Universidad en cumplimiento
de su lema “Abierta al mundo”.7
Con esta perspectiva de investigación y ejecución del plan de estudios de Negocios Internacionales, se puede concluir que la carrera
ha contribuido a superar aquel imaginario provincial que ha cubierto
a Medellín y a la región antioqueña. Y no sólo por el ejercicio de sus
estudiantes y profesionales, a ello han apostado también sus profesores a través de los trabajos de investigación en la línea de relaciones
internacionales que comienzan a dejar su huella para cambiar la
imagen de la ciudad.
Para aterrizar el carácter de la carrera, incluimos el testimonio
de Ana Mercedes Mejía B., egresada de las primeras promociones.
Su decisión de seguir el camino de Negocios Internacionales nació
en una conferencia divulgativa del jefe de carrera en la que se expusieron algunas de sus materias: compras internacionales, economía
internacional, contabilidad internacional y mercadeo internacional.
Su testimonio:
Siempre enfocados en que hay que actuar local pero
pensar global, recorrimos en asignaturas todas las áreas de
una empresa, en la búsqueda de un profesional que tome
en cuenta la organización como un todo, pero que además
tenga el complemento de una visión internacional que
no tienen el resto de profesionales, que entiende que no
estamos solos, que hay un mundo gigante para explorar
y que la organización tiene que entenderlo, proyectarse y
acomodarse a este nuevo orden mundial ya imperante.
Profesionales con la mente muy abierta, con la capacidad
de entender lo que pasa en el resto del mundo y sus implicaciones para el país y para los negocios. Con la capacidad
de interactuar con personas del resto del mundo, y que
entienden que somos diferentes, pensamos diferente y que
esas diferencias hay que estudiarlas, conocerlas, y en lugar
de ser barreras, que su entendimiento permita diálogos en
los que se pueden desarrollar alianzas.8
7
Juan Luis Mejía Arango, Carta al
CNA , comentarios al Informe de
Evaluación Externa [documento
sistematizado], CAD, Medellín, EAFIT,
11 de diciembre de 2006.
8
Ana Marcela Mejía B. [estudiante
de Negocios Internacionales], entrevista personal por Juan Carlos
López Díez, noviembre de 2009.
50 AÑOS U N I V E R S I D A D
100
E A F I T
CIENCIA Y HUMANISMO QUE SEÑALAN EL FUTURO
Economía
Economía fue el cuarto y último programa de la Escuela de Administración. Con su nacimiento en 1995 se conformó un esquema similar
al de una Facultad de Ciencias Económicas (Economía, Administración y Contaduría), más Negocios Internacionales. Cuenta sobre su
fundación Humberto Franco González, uno de sus directores:
El primer macro currículo fue una especie de híbrido
donde había no sólo materias de Economía sino también
de Finanzas y Mercadeo, allí se encontraba una formación
potencial del economista que buscaba aprovechar la ventaja
competitiva de la Universidad en el ámbito regional, que era
tener fortalezas en el ámbito de las finanzas y el mercadeo.
El matiz nace como una carrera de Economía en la que el
economista tendría fortalezas en la parte de mercadeo y
en la parte financiera, dada la ventaja competitiva de la
Institución en esos dos aspectos.9
Las fortalezas de la Universidad y su énfasis administrativo no
implicaron renunciar a la búsqueda de un economista en el sentido
clásico del término, según el perfil concebido que la Universidad
pretendía:
Economía en EAFIT tiene como propósito formar profesionales capaces de liderar los procesos de transformación
social y económica que requieren el país en particular y
América Latina en general.
Adicionalmente, forma profesionales en Economía que
poseen una sólida formación científica y humanística,
centrada en la comprensión y análisis histórico de los
sistemas socioeconómicos y culturales. De igual manera,
sus conocimientos académicos le permiten desarrollar
estudios económicos y financieros de carácter sectorial y
empresarial, diseñar y ejecutar proyectos de planeación
tanto públicos como privados.10
9
Humberto Franco González, entrevista personal por Leidy Correa
Monsalve, octubre de 2009.
10
Autoevaluación institucional 2008
con fines de renovación de la acreditación. Informe final, Medellín,
EAFIT, noviembre de 2008, p. 10.
El núcleo de conocimiento formativo o columna vertebral de la
Economía permitió que el pregrado contara desde su nacimiento con
un serio compromiso hacia la investigación, que le permitió formar
su primer grupo de investigación llamado Economía y Empresa e,
incluso, establecer convenios con organizaciones reconocidas en
este campo. Tal fue el acuerdo firmado con la Corporación para el
Desarrollo de la Investigación y la Docencia Económica (CIDE). Este
U N I V E R S I D A D
E A F I T 50 AÑOS
CIENCIA Y HUMANISMO QUE SEÑALAN EL FUTURO
compromiso está ligado al hecho de ser la primera carrera en tener
una revista de publicación científica llamada Ecos de Economía, hoy
reconocida por el Departamento Administrativo de Ciencia, Tecnología e Innovación (COLCIENCIAS).
El proceso de autoevaluación que realizaron los profesores comenzó en el año 2002, después de tener sus primeras promociones de
egresados, lo que condujo a una exitosa acreditación en 2003 como
el programa más joven en recibir este reconocimiento en el país. En
el 2008 se revalidó exitosamente la acreditación.
El nuevo camino que trazan
las reformas
La Escuela de Administración y, especialmente, el programa del
mismo nombre sufrieron una reforma curricular al comienzo de la
década del noventa yal finalizar la misma otra reforma, una de las
más profundas y acaso controversiales que haya tenido la Universidad y sus programas académicos a lo largo de cinco décadas. Para
la comprensión de este proceso es importante considerar algunos
antecedentes.
Para ser breves, se puede decir que la Administración históricamente ha estado influenciada por dos megacorrientes. Una que surge
de las mal llamadas “ciencias duras”, que tiene su origen en la Física
y la Química. Estas Ciencias Naturales, a las que hay que sumar las
Matemáticas, hallaron el vehículo profesional en las ingenierías, que
en el caso de Antioquia fueron definitivas para el advenimiento y la
consolidación de la Administración profesional en la región, mediante
la introducción de las teorías administrativas de Taylor, Fayol, Ford
y los primeros enfoques psicosociales pensados para el manejo del
personal en las empresas.
Un indicador actual, que permite vislumbrar el interés de los ingenieros en la gestión, lo arroja el alto porcentaje de ellos con posgrado
en Administración, como se ve por ejemplo en los programas de MBA
de la Universidad.
Por fuera del dominio de las ingenierías, está la influencia de las
Ciencias Sociales y Humanas a partir de disciplinas como antropología, sociología, historia y psicología. La década que nos ocupa en EAFIT
estuvo marcada por una fuerte influencia de las Ciencias Sociales en
la Administración, como se reflejó en las dos importantes reformas
de esos años.
101
50 AÑOS U N I V E R S I D A D
102
Profesora de Finanzas
Diana Piedrahita Carvajal, Magister.
Fuente: fotografía de Ramiro Isaza,
Archivo Departamento
Comunicación y Cultura,
Universidad EAFIT, 2010
11
Juan Felipe Gaviria Gutiérrez, entrevista personal por Juan Carlos López
Díez, 2009.
E A F I T
CIENCIA Y HUMANISMO QUE SEÑALAN EL FUTURO
La reforma emprendida en 1994, liderada por el decano Carlos
Loaiza Cortés, tuvo un matiz hacia las llamadas “habilidades”; fue
así como aparecieó una serie de materias con esa orientación: Desarrollo de Habilidades de Dirección, Desarrollo de Habilidades de
Negociación, Desarrollo de Habilidades de Comunicación, Análisis
y Solución de Problemas, Creatividad –este último como curso de
primer semestre–. Se puso el acento en un administrador y negociador
internacional fuertemente dotado con un modelo de competencias:
aptitudes orientadas a potenciar las capacidades de los grupos humanos en las organizaciones. Al calor de la apertura económica del
noventa, la competitividad y el trabajo de consultores como Michael
Porter, de la firma Monitor y su cadena de valor, se volvieron un signo
de los tiempos; y esto, por supuesto, afectó el currículo.
Esta reforma no alcanzaba aún a consolidarse cuando comenzaron
a soplar los vientos de una nueva Rectoría con el doctor Juan Felipe
Gaviria Gutiérrez (1996-2003), que se conoció con la etiqueta de “La
flexibilización”. Una de sus banderas fue la apertura de una serie de
materias que los estudiantes podían escoger: eran las electivas de
otras épocas. El doctor Gaviria recordó en una entrevista11 cómo al
final de su carrera de Ingeniería Civil en la Facultad de Minas, bajo
la reforma del decano Peter Santamaría Álvarez, la introducción de
materias electivas lo salvó de ver materias como Centrales II, y tuvo
la posibilidad de ver materias de su gusto.
U N I V E R S I D A D
E A F I T 50 AÑOS
CIENCIA Y HUMANISMO QUE SEÑALAN EL FUTURO
103
Las electivas en EAFIT recibieron el nombre de Asignaturas de Libre
Configuración. Además hubo dos fuertes elementos de flexibilidad:
las Rutas Disciplinarias, que ofrecía el Departamento de Humanidades, una suerte de especialización humanística desde el pregrado
que reforzó el Proyecto Valores y Cultura,12 existente desde 1992; y
las Líneas de Énfasis que mostraron su importancia en lo que hoy
conocemos como la “línea metro”, es decir, que el estudiante desde
su pregrado tiene la posibilidad de conectarse con una red progresiva
de formación, que encuentra su realización en un doctorado.
Para el caso de la Escuela de Administración y para su programa
más antiguo la agenda de la flexibilización estuvo marcada por una
orientación de carácter epistemológico que surgió de la disertación
doctoral en la Escuela Superior de Administración de Empresas (ESADE,
Barcelona), del actual decano de la Escuela Francisco López Gallego,
quien desarrolló su investigación con el título “La fundamentación
del conocimiento administrativo en Colombia” (1999). Este trabajo,
en pocas palabras, pretendió poner al desnudo la ausencia de un
pensamiento crítico en las personas que estaban alrededor de la Administración frente al alud de modas o herramientas administrativas
que sistemáticamente se ofrecen en el mercado editorial.
El vasto trabajo investigativo, que comprendió entrevistas con una
decena de ejecutivos de grandes corporaciones y de amplia experiencia, se publicó en un conjunto de artículos para efectos de consulta
en la Revista Universidad EAFIT y en otras publicaciones. En uno de
ellos se definen las modas en administración como:
Las prescripciones administrativas en boga, son propuestas teóricas de carácter normativo que se ofrecen a sí
mismas como la última “gran solución” a los problemas gerenciales. Cuentan con un sistema de divulgación mediante
un gran despliegue editorial (o best seller), que hace mucho
énfasis en el “reconocimiento” de autores muy connotados
en los temas tratados y rodeados de una cierta atmósfera
que les hace merecedores del calificativo “gurús”, lo cual
les permite a estos últimos, recurrir a enunciados ex cátedra
para dictaminar los procedimientos gerenciales.13
Bajo la idea de la flexibilización se configuró uno de los programas
más controversiales y de mayor avanzada en la carrera de Administración de Negocios, con la bandera de un grupo de profesores que al
decir de este decano “vivieron su última revolución de juventud”.
Con la dirección de esta reforma nacieron, inspiradas en las
Ciencias Sociales, las asignaturas de Pensamiento Administrativo,
12
Nombre acuñado por Guillermo
Vélez, vicerrector, y Jairo Gómez,
director de Planeación Integral.
13
Francisco López, “Prescripciones
administrativas en boga, ¿cantos
de sirena?”, Revista Universidad
EAFIT, núm. 115, Medellín, EAFIT,
julio-septiembre de 1999, p. 12.
50 AÑOS U N I V E R S I D A D
104
E A F I T
CIENCIA Y HUMANISMO QUE SEÑALAN EL FUTURO
una Arqueología del Saber y Práctica Administrativos; Historia Empresarial Colombiana, el estudio de nuestras empresas y empresarios;
y Organizaciones, que hallaron fundamentos en las reflexiones de la
Antropología, la Psicología, la Historia y la Sociología. También, en
el enfoque físico-técnico, encontraron un espacio importante asignaturas sobre gestión de procesos y líneas como el mejoramiento de
empresas.
De forma simétrica a las reformas registradas, aparecieron los
convenios que condujeron a inaugurar la primera Maestría en Ciencias de la Universidad en el campo administrativo. Los convenios
se dieron con la Escuela de Altos Estudios Comerciales (HEC, por
su sigla en francés: École des Hautes Études Commerciales) de la
Universidad de Montreal en Canadá. Los acuerdos, liderados por los
profesores Alain Chanlat desde Montreal y Rodrigo Muñoz Grisales
desde EAFIT, permitieron inaugurar en el segundo semestre de 1999
la primera cohorte de aspirantes a graduarse como investigadores en
Administración. La mayoría de los estudiantes y egresados, de las dos
primeras promociones, son profesores en el campo de la gestión o áreas
afines que quisieron cualificarse específicamente en investigación, un
campo que ha pecado por precario. Este paso serviría para que seis
años después, en mayo de 2005, amparado en el mismo convenio, se
inaugurara el primer Doctorado en Administración, Ph. D., que hubo
en Colombia.
Ciencia y tecnología:
INGENIERÍAS EN EAFIT
Con el apoyo de funcionarios, científicos y profesores
alemanes nació la Escuela de Ingenierías de EAFIT en abril de 1979. El
inicio se bosquejó con la unión de la naciente Ingeniería de Producción y la ya existente Ingeniería de Sistemas, enlace en el que cooperaron funcionarios, científicos y profesores alemanes que ayudaron
a establecer, ya desde aquel tiempo, un nuevo canal de relaciones
internacionales. La Escuela siguió nutriéndose en los tres años siguientes (1980-1982) con un programa anual, que en la tercera década
(1980) de vida institucional consolidarían una segunda Escuela, la
de Ingenierías. La creación de la nueva Escuela se convirtió en una
pieza central del propósito de construir un gran centro de estudios de
posgrado, según el Plan quinquenal de desarrollo 1979-1983.14
La consolidación del Instituto
Tecnológico: se abre la puerta
al ingenio en EAFIT
Ingeniería es la profesión que concreta los sueños y
construye los ingenios de todo tipo, desde la rueda hasta
los cyborgs, entendiendo por ingenio un artefacto que se
fabrica con el entendimiento y que facilita una labor humana que de otra manera demandaría grandes esfuerzos.
En realidad, la palabra ingeniero apareció en la Edad Media
para designar a los constructores de ingenios. Junto con el
sacerdocio y la milicia, la Ingeniería fue una de las primeras
profesiones.15
Con esta definición, EAFIT abanderó la formación de ingenieros
con la creación del Instituto Tecnológico, primer antecedente que
tiene la Universidad en su largo compromiso con la Ingeniería; tan
sólo dos años después de funcionar la Escuela de Administración y
Finanzas.
La decisión de crear el Instituto Tecnológico en 1961, que se materializó en 1962, hace que la historia de las Ingenierías tenga una
perspectiva de casi 50 años.
14
Plan quinquenal de desarrollo
1979-1983, Dirección de Planeación
Integral, Medellín, EAFIT, octubre,
1978.
15
Álvaro Gaviria y Asdrúbal Valencia,
“Facultad de Ingeniería. Vicisitudes
y logros”, en: Crónicas universitarias, Medellín, Universidad de
Antioquia, 2003, p. 252.
50 AÑOS U N I V E R S I D A D
106
E A F I T
CIENCIA Y HUMANISMO QUE SEÑALAN EL FUTURO
Al igual que la Escuela de Administración, el
Instituto contó con el apoyo de la Corporación
Educativa de la Industria en representación de
la Asociación Nacional de Industriales (ANDI).16
Para el despegue del Instituto fue vital además el
respaldo y la asesoría de la Fundación Whirlpool
de Benton Harbor, Michigan, que aportó en los
primeros años la suma de US$ 75.000. A esta
entidad se unieron otras como Burlington Industries, con un aporte de US$ 20.000, y Tools for
Freedom. Esta última hizo su aporte en especie:
instrumentos y máquinas para los talleres.
Se puede concluir que eran muchas las organizaciones internacionales interesadas en
patrocinar la capacitación tecnológica, aunque
Dos de los decanos
del Instituto Tecnológico.
De izquierda a derecha:
Juan Ignacio Londoño Mesa
y Luis Bernardo Upegui Acevedo
Fuente: Archivo fotográfico CAD,
Universidad EAFIT, Medellín, s. f.
los recursos se valoraran aún como insuficientes,
en especial para la dotación de los laboratorios necesarios para los
primeros programas: los de Física, Química y Mecánica. El programa
Massachusetts Antioquia contribuyó a nutrir con obras técnicas la
biblioteca.17 Y no hay que olvidar el papel que cumplió la Agencia
Internacional para el Desarrollo (AID) y su Punto IV en el contexto de
la Guerra Fría.
El Instituto Tecnológico nació como una especie de complemento
a la carrera de Administración en el contexto que vivía el país, pues
respondía a la necesidad de los industriales de formar mandos medios
para apoyar el proceso de industrialización acelerado que vivía la
región. Para hacerle compañía al pregrado, que cumplía dos años de
exitoso funcionamiento, la Escuela abrió sus dos primeros programas
técnicos en 1962: las tecnologías Industrial y Textil. Las tecnologías
no contaban, a diferencia de Administración, con los semestres de
práctica o Industria.
Antes de que otras entidades de formación media se apropiaran
del nicho de formación técnica, el programa de Tecnología Industrial
lucía una necesidad sin discusión, no sólo por la acelerada industrialización que se experimentaba desde los años anteriores, sino porque
se había vendido como el modelo de desarrollo por excelencia para
16
“Base de datos”, CAD, 2 (4), Medellín,
EAFIT, 1962.
17
“Memorándum, Instituto Tecnológico”, CAD, 4 (52-53), Medellín, EAFIT,
1965.
lograr la sustitución de importaciones. Es un lugar común que el liderazgo nato ejercido por la región antioqueña estaba en el sector textil,
por lo que un programa de Tecnología Textil podría convertirse en el
complemento ideal para la formación general que tenía el primero.
U N I V E R S I D A D
E A F I T 50 AÑOS
CIENCIA Y HUMANISMO QUE SEÑALAN EL FUTURO
107
Además, la participación de las textileras era clara no sólo en la
contratación de los nuevos técnicos textiles sino también en el soporte
a otras necesidades vitales, como las prácticas de tipo pedagógico y en
especial los laboratorios que, con la Escuela de Ingenierías, se fortalecieron gracias a la creación del centro de laboratorios a comienzos
de los ochenta. Así, por ejemplo, la empresa líder del sector, Coltejer,
“colaboró con el préstamo a los estudiantes de sus laboratorios en
el ramo textil, para llevar a cabo las prácticas y complementar la
instrucción teórica”.18 Esta misma empresa junto con Fabricato –su
gran competidora– y Locería Colombiana, ayudaron a financiar la
construcción de los laboratorios.19
El apoyo que prestaron estas empresas a la creación del Instituto
les da el carácter de fundadoras al lado de la Fundación Whirlpool.
Así lo destaca su primer director, Luis Bernardo Upegui Acevedo en
informe de actividades del semestre inicial de funcionamiento del
Instituto: “Merece especial mención la colaboración prestada a este
particular por las empresas Coltejer y Fabricato en el ramo de Textiles
y por Locería Colombiana en el ramo de Tecnología Industrial”.20
Así como en la ejecución del Plan quinquenal se quedó una carrera
encapsulada (Ingeniería Energética), a mediados de los años sesenta
se tenía proyectado el programa de Tecnología Eléctrica y Electrónica,
que finalmente no se abrió. La última tecnología que se inauguró fue
la de Programación de Computadores en 1972; curiosamente la última
tecnología fue la primera en convertirse en un programa de formación
universitaria: Ingeniería de Sistemas, en 1976. Desde el año anterior
se había iniciado negociaciones con los alemanes occidentales para
la Ingeniería de Producción, la primera promoción de ingenieros tuvo
la expectativa de los dos programas, pero la de Producción tuvo que
esperar hasta 1979 para su apertura oficial.
Sistemas marca el camino
El lanzamiento de dos programas de Sistemas –uno técnico en 1972
y el otro profesional en 1976– por primera vez en el occidente del
país representó, guardadas las proporciones, una novedad similar a
la aparición de la carrera de Administración en 1960. Esto reflejó una
de las características que marcaron la Universidad: ser una Institución de punta en tecnología informática. Esto se resaltó con el hecho
de no haber heredado o adquirido un computador desechado por
alguna de las industrias, sino defender la posición firme de estrenar
18
“Estatutos y reformas de 1961 a
1997”, CAD, cod. 04072, Medellín,
EAFIT, 1961.
19
“Memorándum, Instituto Tecnológico”, CAD, op. cit. [firmado por el
Director Hernán Gómez G.].
20
“Instituto Tecnológico. Primer semestre de 1962”, Informe general,
CAD, 2(4), Medellín, EAFIT, 1962.
50 AÑOS U N I V E R S I D A D
108
E A F I T
CIENCIA Y HUMANISMO QUE SEÑALAN EL FUTURO
el equipo más moderno y apropiado existente en el mercado: el IBM
300, adquirido en 1977.21
La introducción de la informática en EAFIT tiene una connotación
que trasciende la mera creación de dos programas que expandieron
el horizonte de la Universidad. Como es bien sabido, el mundo informático es coyuntural actualmente en nuestras vidas, en el trabajo,
en los hogares y en las relaciones cotidianas; y es este el sentido que
se le da a la trayectoria del programa de Ingeniería de Sistemas y las
derivaciones que éste ha permitido a los organismos administrativos
y pedagógicos de la Universidad.
El mundo de los sistemas informáticos será, con toda probabilidad,
uno de los mayores capítulos del siglo XX en lo que se conoce como
“la historia social de la técnica”, que estudia el impacto de esta en el
comportamiento del hombre, de las comunidades y de la sociedad
en general. Por ejemplo, cuál ha sido el impacto social y cultural de
avances científicos y tecnológicos como la electricidad, el transistor,
el cuarzo, el láser, el computador personal, el celular, las tecnologías
móviles, el mundo digital e internet, por sólo citar algunos.
Para bosquejar de alguna manera la historia del avance tecnológico, se puede empezar por citar el año 1946, reconocido oficialmente
como el año en el que se construyó la primera máquina de cálculo
electrónico que ocupó varios pisos de la Universidad de Pensilvania,
en Filadelfia, la Electronic Numerical Integrator and Automatic Calculator (ENIAC). Su sólo encendido implicó un conato de suspensión
en los servicios de electricidad de la ciudad. De esta manera se dio
el hito fundacional en una familia de aparatos que en cuestión de
años se aprestarían a:
21
22
Héctor Ochoa D. [ex rector Universidad EAFIT (1975-1983)], entrevista
personal por Juan Carlos López
Díez, julio de 2009.
Jaime Andrés Peralta, La sociedad
de la información en Colombia,
Medellín, Asociación de Usuarios de
Computadores - AUC, (s. f.), p. 14.
[…] almacenar todo el conocimiento adquirido en siglos para utilizarlo en la forma más racional posible, una
herramienta que nos liberará de pesadas y tediosas tareas
de cálculo y que nos brindará la oportunidad de despejar
nuestro cerebro para que así, más descansado, busque
otros horizontes, otros límites más allá de los impuestos
por nuestra propia naturaleza. Y esta “prótesis” que causa
en unos terrible temor o sumisión total en otros, no es otra
cosa que el computador.22
El desarrollo tecnológico de la posguerra hablaba en inglés; y en
el caso de los computadores su acento predominante era el estadunidense. La mayoría de invenciones computacionales que permitieron
dar el salto hacia adelante venía de profesores, científicos y, cada vez
más, estos agrupados en las divisiones de investigación y desarrollo
U N I V E R S I D A D
E A F I T 50 AÑOS
CIENCIA Y HUMANISMO QUE SEÑALAN EL FUTURO
109
de grandes firmas como Texas Instruments, Intel, IBM o National Cash
Register (NCR). Los tubos al vacío del ENIAC fueron reemplazados por
el transistor, cuyo auge se dio en la primera mitad de la década del
sesenta; al transistor lo reemplazaron el chip y el microchip, inventos que propiciaron una acelerada e inexorable miniaturización de
los equipos: de uno que ocupaba un edificio de tres pisos se pasó a
mini computadores del tamaño de una libreta, con gran velocidad y
capacidad de almacenamiento.
En suma, la revolución tecnológica de la segunda mitad del siglo
tocó las puertas en EAFIT a comienzos de los años setenta, lo cual
se reflejó en la última carrera que abrió el Instituto. Por entonces,
algunos de los profesores y directivos estaban altamente comprometidos con el nuevo dispositivo que en forma abrumadora acechaba a
la humanidad. Entre estos pioneros eafitenses estuvieron Guillermo
Sanín Arango, Juan Fernando Molina Jaramillo, Alberto Restrepo
Velásquez, Sergio Montoya Arango y Eduardo Zuluaga Ruiz en la
parte académica, y el primer jefe del centro de cómputo, Juan Camilo
Arango Londoño.
XX
Primer computador
de la Universidad EAFIT
Fuente: fotografía Gabriel
Carvajal, Archivo fotográfico
Biblioteca Pública Piloto
de Medellín para América Latina,
1977
50 AÑOS U N I V E R S I D A D
110
E A F I T
CIENCIA Y HUMANISMO QUE SEÑALAN EL FUTURO
Este grupo encontró respuesta y apoyo en ejecutivos que en las empresas antioqueñas hacían huella. No es gratuito que sean las grandes
textileras de la época, Fabricato y Coltejer, las primeras en contar con
sus propios computadores; además otra empresa del sector, Enka de
Colombia, líder en una de las disciplinas de los sistemas: la investigación de operaciones. Dentro de este grupo de pioneros externos se
cuentan Iván Restrepo Lince, José Miguel López Ferrer y Darío Escobar
Cadavid. Este último nos dejó un testimonio de cómo fue su ingreso
al mundo de la informática mientras estudiaba en Estados Unidos:
Estaba haciendo estudios de especialización en la Universidad de Oklahoma, Estado Unidos, cuando me enteré
que en los talleres de la Facultad de Electrónica un grupo
de profesores iba a hacer un experimento novedoso para la
época: construir un computador digital de gran capacidad
de memoria con tubos al vacío.
Yo era monitor en el centro de informática de esta institución y por ende el equipo de científicos que lo estaban
diseñando me permitió entrar a curiosear. Para esa época ya
se estaba experimentando con los transistores y me llamó
la atención ver que el salón estaba dividido en dos áreas
de trabajo, al fondo de cada una se podían ver una serie de
anaqueles en donde se ubicaban los componentes.
En la primera había gran cantidad de estas estanterías,
varias, llenas de tubos y tubos, en la otra apenas había una y
ni siquiera estaba copada. Allí se ubicaban los transistores,
y alguno de los participantes del proyecto me explicó que
todos los anaqueles anteriores estaban resumidos allí, que
todo ese andamiaje de tubos al vacío se podía reemplazar
por los poquitos transistores que estaban a la vista. Y eso
que no eran como los que vemos hoy, tenían el tamaño de
un botón, pero la relación en tiempo y espacio ocupado
por estos dos sistemas era de 1 a 100.23
23
Ibíd., p. 61.
24
Peter Santamaría Álvarez, Origen, desarrollo y realizaciones de la Escuela
de Minas de Medellín, t. I, Medellín,
Ediciones Diké, 1994, p. 323.
A su llegada al país, el profesor Escobar fue uno de los pioneros
en la enseñanza de la sistematización con el curso de Computadores
en la Facultad de Minas en el momento en que estaba naciendo la
EAF.24 En la década siguiente, sería también uno de los iniciadores del
primer programa de Ingeniería de Sistemas de la ciudad y de todo el
occidente colombiano.
U N I V E R S I D A D
E A F I T 50 AÑOS
CIENCIA Y HUMANISMO QUE SEÑALAN EL FUTURO
111
La Escuela de Ingenierías de EAFIT:
respuesta a las exigencias del medio
Con el nombramiento de los primeros decanos el 18 de abril de 1979
y la desaparición de la antigua Dirección Académica, que hasta ese
momento agrupaba los programas académicos, fruto del Plan quinquenal, comienzan a funcionar las dos Escuelas que fungirían a partir
de entonces como el motor o razón de ser de EAFIT durante casi dos
décadas (1979-1997).25
Tabla 5 Programas de la Escuela de Ingeniería, 1979-2009
Año de apertura
Programa
1976
Ingeniería de Sistemas
1979
Ingeniería de Producción
1980
Ingeniería Civil
1982
Ingeniería Mecánica
1983
Geología
1996
Ingeniería de Procesos
1999
Ingeniería de Diseño de Producto
Fuente: Grupo de Historia Empresarial EAFIT, Medellín, octubre de 2009.
Ingeniería de Producción
La segunda carrera universitaria de Ingeniería con la que contó la
Universidad fue Ingeniería de Producción, programa que nació bajo
el poderoso patrocinio y monitoreo de la por entonces República
Federal Alemana. Diálogos que se habían iniciado años atrás y tenían la aprobación de las autoridades educativas colombianas, ante
quienes había acudido la dirección de EAFIT en búsqueda de apoyo,
en una época donde el Estado intentó impulsar la formación técnica
en todos los niveles. Fue así como el ICFES “calificó positivamente esta
petición, desde el punto de vista económico y de política educacional
y solicitó oficialmente ayuda a la República Federal de Alemania en
enero de 1976”.26
Lo que representó la Misión Syracuse y la universidad del mismo
nombre en la década del sesenta para la carrera de Administración,
25
J. F. Molina Jaramillo, Universidad
EAFIT, 30 años al servicio de la
educación superior, op. cit., pp. 150151. Se alude al año 1997 porque es
cuando nace la Escuela de Ciencias
y Humanidades. Poco después nacería la cuarta y última Escuela en
50 años, la de Derecho.
26
“Ingeniería de Producción: un proyecto exitoso de cooperación entre
GTZ y EAFIT ”, Revista Universidad
EAFIT, núm. 58, Medellín, EAFIT,
abril-junio de 1985, p. 70.
50 AÑOS U N I V E R S I D A D
112
E A F I T
CIENCIA Y HUMANISMO QUE SEÑALAN EL FUTURO
puede decirse que se asemeja con la participación de las universidades alemanas Aachen y Bochum en la articulación de este novedoso
programa. Fueron cruciales para el apoyo técnico, la capacitación de
profesores en posgrados, el montaje de laboratorios, las visitas, etc. Sin
rodeos, se esperaba replicar el éxito de la Escuela de Administración
en la formación de administradores, al decir de los alemanes, una
vez definida la alianza para sacar adelante este nuevo proyecto: “Los
gestores alemanes están convencidos de que la Universidad EAFIT
proyectará al área de Ingeniería de Producción, el prestigio del que
goza en las áreas de Administración y Finanzas”.27
El Gobierno germano canalizó la ayuda por medio de la Agencia
de Cooperación Alemana (GTZ, por su sigla en alemán: Deutsche
Gesellschaft für Technische Zusammenarbeit), que envió a evaluar
el proyecto a los profesores Walter Everscheim de la RheinischWestfaelische Technisque Hochschule y Wolfang Massberg de la
Universidad de Bochum, en la famosa región acerera del Ruhr, al sur
de Alemania.
La comisión argumentó que la Universidad EAFIT, con
sede en Medellín, uno de los centros industriales más desarrollados de Colombia, es especialmente indicada para
la realización de este proyecto, con miras a generar efecto
multiplicador favorable. La Universidad gozaba (y goza
aún) del aprecio de amplios sectores de la industria, gracias
a la educación con orientación práctica, comprobada por
largos años en los campos de Administración y, también,
Finanzas. También las oficinas del Gobierno confirmaron
la calificación de EAFIT […]
Se favoreció entre otras a EAFIT por su estrecho contacto
con la industria y por la garantía que ofrece este contacto
para la investigación de tecnologías y educación de expertos
de producción.28
Y como si lo anterior no fuera suficientemente claro en términos
del vínculo de EAFIT con el sector productivo manufacturero, lo siguiente adquiere visos de una manifestación perentoria en cuanto
al sello con el cual nació la Escuela de Administración, y luego la de
Ingenierías, con un crédito por su pasado pragmático y de relación
estrecha con el sector productivo:
27
Ibíd., p. 72.
28
Ibíd., p. 71.
La motivación de la industria para ayudar a EAFIT en la
implementación de esta nueva carrera, tanto con medios
financieros como por ofrecimiento de lugares para prácti-
U N I V E R S I D A D
E A F I T 50 AÑOS
CIENCIA Y HUMANISMO QUE SEÑALAN EL FUTURO
113
cas, fue muy alta desde un principio.
Con respecto a otras universidades,
se mostró una fuerte reserva, ya que
estas universidades en el pasado no
se preocuparon suficientemente de las
necesidades reales de la industria.29
Los contactos y las conversaciones iniciales
se remontan a 1973, aunque la planeación en sí
comenzó en 1975, pero el convenio fue protocolizado el 18 de enero de 1978, un año antes
de iniciar la primera promoción de ingenieros
de producción. Puestas así las cosas, ¿cómo se
concebía de parte del convenio con los alemanes
el “perfil” de este nuevo profesional enfocado en
las necesidades más avanzadas de la industria,
con una clara consideración de las condiciones
locales?:
Laboratorio de Máquinasherramienta
Fuente: Archivo CAD, Universidad
EAFIT, Medellín, 1981
La tarea principal del ingeniero de producción consiste
en la elaboración industrial de bienes de inversión y bienes
de uso. Estos productos deben ser desarrollados y producidos con métodos y procesos apropiados al nivel técnico
colombiano. Para esto debe buscarse una coordinación
óptima, desde el punto de vista económico, de los factores
de producción hombre-máquina, materia prima, energía y
capital […]
La educación calificada de un ingeniero de producción
debe transferir, entonces, las siguientes capacidades:
conocimiento técnico fundamentado, aptitud de negociación, cualidades directivas, aptitudes de organización,
disposición de cooperación, raciocinio económico y responsabilidad.30
Fuera de los aspectos mencionados de lo que significó el apoyo
alemán en la arquitectura de la carrera, es importante resaltar otras dos
dimensiones de beneficio neto para EAFIT. La primera, la posibilidad
que tuvo un grupo de profesores de la naciente Escuela de Ingeniería
de realizar posgrados en Alemania, quienes se convirtieron, más allá
de gestores del proyecto, en los encargados de imprimirle su sello al
inicio del programa.
La segunda dimensión se sitúa en el marco de la participación
alemana en la constitución de la Escuela de Ingeniería: casi en simultánea con el nacimiento del Centro de Laboratorios, los alemanes
29
Ibíd.
30
Ibíd., p. 70.
50 AÑOS U N I V E R S I D A D
114
E A F I T
CIENCIA Y HUMANISMO QUE SEÑALAN EL FUTURO
se encargarían de la dotación absoluta del Laboratorio de Máquinasherramienta. Este aporte fue fundamental en la formación de los
nuevos ingenieros, junto con las otras contribuciones que tuvieron
los laboratorios como el de regulación y medición.
Es preciso agregar que las dotaciones de este y otros laboratorios
fueron de beneficio, no sólo para el proceso formativo de estudiantes
y profesores sino también por las asesorías a múltiples empresas, en
su mayoría medianas y pequeñas del sector manufacturero, es decir
una contribución importante a las llamadas PYME.
Ingeniería Civil
31
Á. Gaviria y A. Valencia, “Facultad
de Ingeniería. Vicisitudes y logros”,
op. cit., p. 252.
Aquella denominación que entendía la Ingeniería como la llave maestra para dominar las fuerzas de la naturaleza al servicio del hombre
y alcanzar el ideal decimonónico del progreso, fue la que derivó del
período napoleónico y dio, incluso, origen a un modelo de universidad que se consagró a la formación de profesionales de orientación
técnica, comprometidos en la solución de problemas sociales: los
famosos ideales tecnocráticos.
Este es el ideal contemplado por la Ingeniería Civil, por oposición
a la Ingeniería Militar que ya venía de una tradición milenaria soportada en las grandes empresas de conquista, como las campañas de
Alejandro en Oriente o las de Julio César en Europa; hay que recordar
la competencia de los ingenieros romanos en la construcción de acueductos, puentes y carreteras: “Todos los caminos conducen a Roma”.
No es casualidad entonces que la Ingeniería Civil estuviera asociada
al problema del transporte y la facilitación de la movilidad. De ahí
que la primera facultad de Ingeniería fuera “la Escuela de Puentes y
Caminos de Francia, establecida en 1747”.31
El Plan quinquenal tuvo en cuenta este aspecto, y con la prospección del programa de Ingeniería Civil, sembró el tronco del que
se desprendieron las otras Ingenierías. Así, simultáneamente con
la apertura de Ingeniería de Producción, se iniciaron los estudios y
procedimientos legales ante el ICFES con el fin de alcanzar los registros
oficiales para la apertura de la carrera, que se materializó a comienzos de 1980; es decir, al año subsiguiente de la apertura de la de
Producción. Así se cumplía al pie de la letra el cronograma del Plan
quinquenal: la Escuela de Ingeniería sumaba su tercer programa.
La coordinación de los estudios y diligencias le fue encomendada al profesor Hernán Gutiérrez Isaza, quien a la postre vendría a
ser el primer director del programa. El Dr. Guillermo Sanín, primer
U N I V E R S I D A D
E A F I T 50 AÑOS
CIENCIA Y HUMANISMO QUE SEÑALAN EL FUTURO
115
decano de la Escuela, recordó cómo la inauguración del programa
de Ingeniería Civil se hizo con una visita al proyecto hidroeléctrico
multipropósito Guatapé-Peñol, la mayor obra de Ingeniería que se
construyó en el país entre 1970 y 1980.
Ingeniería Mecánica
La Mecánica y la Ingeniería Mecánica son hijos aventajados de la
Revolución Industrial. La Mecánica “estudia el movimiento de los
cuerpos y las causas y fuerzas que lo producen […] así como el efecto
que producen en las máquinas”.32 Esta sencilla definición encuentra
en Isaac Newton a uno de los grandes inspiradores del mecanicismo.
Según René Descartes, “todos los fenómenos físicos son explicables
a partir de principios mecánicos”.33 Esta concepción del mundo dejó
a la Ingeniería como parte de sus legados.
El gran científico británico formuló, a través de sus estudios, las
Leyes de la Dinámica, entre las que se cuentan la inercia y el principio
de acción-reacción. Estas leyes, que hacen parte del legado newtoniano junto a su famosa ley de la gravitación universal, sirvieron de
fundamento al nacimiento de la Física Mecánica, que hoy estudia
cualquier ingeniero en asignaturas como Dinámica y Estática, y que
serían el soporte científico para el origen y auge de la Revolución
Industrial Inglesa del siglo XVIII.
Leonel Castañeda Heredia, Ph. D.,
profesor de Ingeniería Mecánica
Fuente: fotografía de Ramiro Isaza,
Archivo fotográfico Departamento
Comunicación y Cultura,
Universidad EAFIT, Medellín,
2010
32
Gran Enciclopedia Espasa, t. 13,
Barcelona, Espasa Calpe, 2005,
p. 7.639.
33
Ibíd.
50 AÑOS U N I V E R S I D A D
116
E A F I T
CIENCIA Y HUMANISMO QUE SEÑALAN EL FUTURO
En la consolidación de esta Revolución, dicho siglo fue definitivo
por la convergencia de cuatro fuerzas tecnológicas. La primera, símbolo del progreso del siglo XVIII, fue la máquina de vapor de James
Watt. A esta nueva fuente de energía se sumarían las otras tres: el
desarrollo de la industria textil, la siderurgia y el diseño mecánico,
fuerzas de progreso que como una orquesta impulsaron la revolución
tecnológica nacida en suelo inglés, perfilándolo como el país más
poderoso en los siglos XVIII y el XIX, hasta ser desplazado por Estados
Unidos en el siglo XX.
Todos aquellos vectores fueron importantes en la evolución del
conocimiento mecánico, pero uno de ellos en particular: la producción de hierro en volumen y su transformación en acero. Este proceso
posibilitó, entre muchas cosas, el desarrollo acelerado del transporte:
los cascos de madera de los barcos junto con los rieles del ferrocarril
y los puentes metálicos se transformaron con el uso del acero. Cada
uno de estos nuevos productos significó diseño mecánico.
De manera más específica, el desarrollo acelerado de los metales y su papel como insumo en la construcción de equipos fue
definitivo a partir del siglo XIX en el despliegue de la mecánica,
especialmente en la construcción de máquinas y herramientas:
tornos, remachadoras, calibradoras, perforadoras, cepilladoras y
laminadoras. Estas y las máquinas de las siguientes generaciones
convierten al ingeniero mecánico, desde entonces, en protagonista
de la Revolución Industrial.34
Con este contexto, era fácil comprender que la carrera de Ingeniería Mecánica era parte obligatoria en el guión de una Universidad
con vocación empresarial. Así se convirtió en la cuarta Ingeniería de
la Escuela a partir de 1982: “La licencia de iniciación de labores se
recibió en noviembre de ese año. De manera inmediata se procedió
a la inscripción de candidatos para el primer semestre”.35
Geología
34
Maurice Daumas, Las grandes etapas del progreso técnico, México,
Fondo de Cultura Económica, 1996,
p. 110.
35
J. F. Molina Jaramillo, Universidad
EAFIT, 30 años al servicio de la educación superior, op. cit., p. 167.
36
Gran Enciclopedia Espasa, t. 9,
op. cit., p. 5.359.
En su acepción más amplia, la Geología estudia las formas externas
e internas de la Tierra. Comprende tantos campos de estudio que
puede elevarse con total propiedad a una de las mayores Ciencias
Naturales. Hacen parte de los intereses de un geólogo asuntos como
la geología ambiental y económica, la geofísica, “geodinámica, tectónica, vulcanología, sismología, geología histórica o estratigrafía y
paleontología (historia de la vida en el planeta)”.36 A este maravilloso
universo científico le apuntó la Universidad al considerar, en 1983,
U N I V E R S I D A D
E A F I T 50 AÑOS
CIENCIA Y HUMANISMO QUE SEÑALAN EL FUTURO
la apertura del programa de Geología, primera disciplina de carácter
fundamentalmente científico con la que contó EAFIT.
Al igual que numerosas disciplinas científicas y campos del conocimiento, la Geología no fue la excepción en el sentido del tributo
que debe rendirse a los extranjeros y primeros científicos que dejaron
fijadas en el país las bases para el lento florecimiento de una disciplina
que hoy enorgullece a la Universidad.
Desde el punto de vista económico e histórico de la región antioqueña, la minería es un tema importante, por lo que no se puede pasar
por alto el trabajo primigenio de Vicente Restrepo, Estudio sobre las
minas de oro y plata de Colombia (1883). Hubo quienes nos dejaron
un legado inicial y no por casualidad: el de la conocida Escuela de
Minas de Medellín. Las obras pioneras de autores colombianos en
el campo de la Geología fueron las de Tulio Ospina, fundador de la
Escuela de Minas, Reseña de la Geología de Colombia (1911); y la
de otro ingeniero de Minas que terminó sus estudios en California,
Juan de la Cruz Posada, quien escribió Bosquejo geológico de Antioquia (1936). Otro de los estudios geológicos fue el del científico Emil
Gross, trabajador del Ferrocarril de Antioquia en la década de 1920
y autor de la obra, no superada hasta ahora, El terciario carbonífero
de Antioquia.
Los primeros entes oficiales que se preocuparon por los estudios
geológicos fueron el Ministerio de Industrias, que produjo en 1929
la primera publicación oficial de que se tenga noticia, el Boletín de
Minas y Petróleos, y hacia 1930 fundó el Servicio Geológico. Hasta la
creación del Ministerio de Minas y Petróleos (hoy Minas y Energía),
funcionó en el Ministerio de Industrias la Comisión Científica Nacional, primer organismo de investigación nutrido principalmente por
científicos europeos por escasez de geólogos colombianos. El estudio
geológico de esta cartera es reemplazado, en el nuevo Ministerio, por
el Servicio Geológico Nacional.
Por otra parte, la década de 1940 fue importante para un ramo de
la Geología económica: la petrolífera. Apareció el Ministerio de Minas
(Minminas) y nació la Empresa Colombiana de Petróleos (ECOPETROL),
como reversión de una concesión extranjera. Igualmente para la
mineralogía y la industrialización fue definitivo el nacimiento del
Instituto de Fomento Industrial (IFI), en 1940, por el patrocinio de
empresas mineras como la Planta de Soda de Zipaquirá, Cementos
Boyacá y la Siderúrgica Paz del Río. Por último, el hecho institucional
más importante fue la creación de Instituto Colombiano de Geología
y Minería (INGEOMINAS), resultante de la fusión de la dependencia en-
117
50 AÑOS U N I V E R S I D A D
118
E A F I T
CIENCIA Y HUMANISMO QUE SEÑALAN EL FUTURO
cargada del ramo en Minminas, el Inventario Minero y el Laboratorio
Químico Nacional; con lo cual se consolida la investigación geológica
en el país.
Inmersa en este contexto, EAFIT decidió variar una pieza de su Plan
quinquenal: posponer la proyectada carrera de Ingeniería Energética
por el programa de Geología. Según el rector de la época, Héctor Ochoa
Díaz, la inquietud surgió con la visita del ministro de Educación para
inaugurar el Centro de Laboratorios, oportunidad en la que expresó
el gran prospecto que ofrecería este programa, debido a que el país
contaba con la ínfima suma de cien geólogos ante unas riquezas y
posibilidades enormes.
En este contexto, el rector solicitó al Consejo Superior:
Una modificación del Plan quinquenal vigente en el
sentido de que en lugar de Ingeniería Energética se estableciera en la Escuela la Ingeniería Geológica: basó su solicitud
en la escasez de Geólogos que hay en el país, ya que en la
actualidad se dispone apenas de unos cien. Esta profesión
se ha vuelto muy necesaria hoy debido a la importancia
que para el país tiene la explotación técnica de la minería
(casos Cerrejón y Cerromatoso); es tal el déficit actual, que
en este momento se publican avisos en México y España
para enganche, pues en pocos años se necesitarán alrededor
de quinientos (500) ingenieros geólogos. En la fecha hay
contactos muy avanzados con el doctor Michel Hermelin,
doctorado en la Universidad de Colorado quien sería la
persona indicada para manejar dicha facultad.37
En efecto, el Dr. Hermelin fue uno de los profesores fundadores
de la carrera inaugurada en 1983. El proyecto que le dio justificación académica se conoce en los medios de la Escuela de Ingeniería
como “El libro azul de 1982”, en el que se explican las razones para
considerar un programa que podía verse extraño ante la trayectoria
de una Institución como EAFIT:
37
Acta 61 [documento sistematizado],
Consejo Directivo EAFIT, CAD, Medellín, EAFIT, 3 de noviembre de 1960,
pp. 4-5.
38
Jorge López Rendón y Michel Hermelin, “Proyecto/propuesta para la
fundación de la carrera de geología
en la Universidad EAFIT”, Medellín, EAFIT, 1982. pp. 14-17.
La importancia de la geología en un país como Colombia
ha ido creciendo en forma acelerada durante los últimos
tiempos. Tanto las condiciones geográficas del país como su
porvenir en el campo de los recursos energéticos y mineros,
permiten predecir un aumento en la futura demanda de
geólogos. Más aún, si el país no logra producir profesionales de la geología en una cantidad y con nivel adecuado,
varios programas prioritarios de desarrollo podrían verse
seriamente afectados.38
U N I V E R S I D A D
E A F I T 50 AÑOS
CIENCIA Y HUMANISMO QUE SEÑALAN EL FUTURO
119
Así, la propia Universidad definió lo que sería el perfil del geólogo
eafitense como aquel profesional que:
A partir del conocimiento de la naturaleza, de la composición y de los procesos físicos y químicos de la tierra,
se dedica a prospectar recursos minerales y energéticos; a
evaluar su magnitud y calidad y a participar en su explotación; a establecer las restricciones geológicas para el uso
de ciertas áreas en los procesos de planeación regional,
urbanización y obras civiles; a formular soluciones para
reducir o resolver problemas que afectan la superficie de
la tierra.39
Como una de las particularidades que posee el programa, los
estudiantes no inician clases en el sentido tradicional del aula sin
haber experimentado una semana de campo donde se busca una
aproximación a la naturaleza. “El geólogo eafitense es un investigador
sobre las ciencias de la tierra, estudia los fenómenos de erosión y sedimentación en cuencas grandes y pequeñas, analiza los cambios de
temperatura que se han dado a lo largo de milenios y utiliza métodos
de datación de las capas de la tierra”.40
Ingeniería de Procesos
EAFIT diseñó un novedoso programa que guarda un parentesco con la
Química como disciplina central: la Ingeniería de Procesos. A falta
de la tradicional Ingeniería Química, que se abrió camino en el país
durante la primera mitad del siglo XX, EAFIT le apostó a esta nueva
Ingeniería que se inició en 1996, y que fue concebida como:
Una rama de la Ingeniería que forma profesionales creativos con conocimientos suficientes en ciencia y tecnología,
para aplicarlas en el diseño, simulación, optimización,
innovación, logística y gestión de los procesos, con base
en el estudio de aquellos de naturaleza fisicoquímica y
biotecnológica, y una ética empresarial que promueva la
protección del ambiente y la seguridad industrial.41
La necesidad de un nuevo profesional, que sólo era conocido en
Europa (Alemania y Francia), con un profundo gusto por la Química
y las Ciencias Naturales, fue argumentada desde la perspectiva de
los pioneros del programa así:
Como resultado de la investigación que a comienzos de la
década del noventa inició la Universidad EAFIT en el ámbito
Informe General”, sitio web: Universidad EAFIT/Ingenierías/Pegrados/Geología, disponible en: http://
www.eafit.edu.co/EafitCn/Ingenieria/Pregrados/Geologia/Index.htm,
consulta: octubre de 2009.
39 “
40
Michel Hermelin, “La Geología:
¿ciencia del pasado o del futuro?”,
El Eafitense, núm. 69, Medellín,
EAFIT, abril de 2004, pp. 8-9.
41
“Informe general”, sitio web: Universidad EAFIT. Ingeniería de Procesos, disponible en: http://www.eafit.
edu.co/eafitcn/ingenieria/pregrados/
ingenieria procesos/index.shtm,
consulta: noviembre de 2009.
50 AÑOS U N I V E R S I D A D
120
E A F I T
CIENCIA Y HUMANISMO QUE SEÑALAN EL FUTURO
industrial, para identificar las necesidades de formación que
tenían sus ingenieros, se detectó la falta de un profesional
que, además de su formación en ciencia y tecnología, estuviera capacitado para diseñar, optimizar y operar procesos
industriales (especialmente en empresas de los sectores
fisicoquímico y bioquímico). Así que mediante el enfoque
sistémico, pudiera manejar la adquisición de materias primas, pasando por los procesos de transformación hasta llegar
al producto final, participara en su diseño de manera que
su ciclo de vida se cerrara sin crear impactos ambientales y
optimizara el uso de los materiales y la energía, –mediante
el aprovechamiento de los desechos y subproductos– para
generar otros productos y negocios con costos competitivos
en el mercado.42
El programa adoptó la noción de procesos como conjunto de tareas
interrelacionadas, con el enfoque de la teoría de sistemas en el sentido
de formar un profesional con un foco fuerte de especialización, pero
con una clara noción de la interdependencia de todos los procesos
productivos de carácter físico, químico y biotecnológico. De ahí que
se pueda alcanzar a hacer la crítica de un profesional con cierto toque
generalista, cuya justificación descansa en la mirada holística de los
procesos de producción. La revista que crearon los estudiantes de
este programa lo dice en tono metafórico:
Los ingenieros de procesos son vistos como lagos profundos, es decir, profesionales bien preparados que pueden
desempeñarse adecuadamente en áreas específicas, pero
especialmente previstas en el programa en el momento de
su creación o tras su reforma, sin embargo existe otro criterio bajo el cual somos vistos como mares poco profundos,
que a pesar de tener conocimiento en diversas áreas de
estudio o aplicación, sus conocimientos no son tan amplios
para responder a las necesidades exigentes que tiene el
mercado.43
Ingeniería de Diseño de Producto
42
Ibíd.
43
Revista Procesos, núm. o1, Medellín,
EAFIT, mayo de 2008, pp. 1-16.
Desde unos años atrás la comunidad universitaria se acostumbró,
al final del semestre, a observar un paisaje nuevo en el campus:
decenas de estudiantes en una feria rodante en la que muestran
sus productos hechos con ingenio como parte de un performance
de la carrera de Ingeniería de Diseño de Producto. Las exhibiciones
U N I V E R S I D A D
E A F I T 50 AÑOS
CIENCIA Y HUMANISMO QUE SEÑALAN EL FUTURO
121
van desde un sicodélico puesto de comidas rápidas hasta vehículos
eléctricos y de tracción humana, e incluso máquinas diseñadas para
el Parque Explora.
Esta es la imagen que el eafitense común tiene de una carrera
que surgió con el ánimo de integrar la racionalidad cartesiana del
ingeniero con la creatividad e ingenio del artista. Así fue como se
pensó, inspirada en universidades europeas que concibieron este
tipo de ingeniero en los años sesenta muy a tono con la irreverencia
de la época, cuando nacen los primeros programas. En nuestra Universidad, Ingeniería de Diseño abrió sus puertas en enero de 1999.
En esta celebración de las Bodas de Oro de EAFIT, Ingeniería de
Diseño de Producto es una adolescente de 11 años. Una joven cuya
hiperactividad se manifiesta en las demostraciones propias de cómo
fue mentalizado el programa:
La Ingeniería de Diseño de Producto es el término
empleado para definir la profesión de aquellas personas
que diseñan y desarrollan productos desde el punto de
vista del usuario final y la producción industrial. Fuera
del rendimiento técnico y económico de los productos,
estos deben ser novedosos, fáciles de entender, de operar
y capaces de generar una atracción visual y estética para
competir en el mercado exitosamente. En la Ingeniería de
Entrega Final del Proyecto de
Ingeniería de Producto.
Fuente: Archivo Departamento
de Comunicación y Cultura,
Universidad EAFIT, Medellín,
2009.
50 AÑOS U N I V E R S I D A D
122
E A F I T
CIENCIA Y HUMANISMO QUE SEÑALAN EL FUTURO
Diseño de Producto se relacionan los elementos estéticos,
visuales, funcionales y de Ingeniería de un producto así
como los requerimientos de los procesos de manufactura,
los materiales, los costos y las necesidades del usuario y
del mercado.44
44
Informe de Autoevaluación, Ingeniería de Diseño de Producto,
Medellín, EAFIT, 2008, p. 9.
Las consideraciones económicas y comerciales han sido centrales en el actuar de cualquier ingeniero eafitense. No se trata sólo de
propender por una racionalidad técnica o productiva, sino también
de buscar, a un tiempo, la viabilidad financiera y la conexión con el
mundo de los consumidores en toda suerte de productos plásticos,
metalmecánicos, eléctricos, cerámicos y en madera.
El pionero e inspirador de esta Ingeniería fue el actual decano de
Ingenierías, Alberto Rodríguez García, después de hacer un recorrido
por universidades europeas en 1994: el Instituto Europeo de Diseño
en Milán, la Escuela Elissava en Barcelona y el programa de Ingeniería de Diseño Industrial en la Universidad de Delft, en Holanda. El
proyecto tuvo un largo curso de seis años en la decanatura y en las
instancias académicas de la Universidad, ya que se estaban considerando los retos para poder ofrecer una gama de productos a tono con
la competitividad y la globalización.
La Escuela de Ciencias
y Humanidades:
EL RUMBO A LA CONSOLIDACIÓN
DE UNA UNIVERSIDAD HUMANISTA
Creo que habrá una creciente fusión
entre arte y ciencia. Los científicos
ya están estudiando el proceso creativo
y creo que desaparecerá toda distancia
entre arte y ciencia, y esos científicos, espero,
se harán más creativos y los escritores más científicos.
William Burroughs
La Escuela de Ciencias y Humanidades (
ECH) fue
creada en 1997 como parte de las reformas emprendidas por la Rectoría de Juan Felipe Gaviria Gutiérrez (1996-2003). Luego de la creación
de la Escuela de Ingenierías en 1979, esta nueva Escuela representó
la transformación más importante a la estructura académica que ha
vivido la Universidad en sus 50 años. Dos años después (1999) nació
la Escuela de Derecho, para completar las cuatro unidades académicas
claves con las que hoy cuenta la Institución y, con este espectro del
conocimiento, alcanzar “la conversión de EAFIT en un centro cultural
que facilita y propicia el desarrollo académico y espiritual de la comunidad medellinense”.45
Con la ECH, la Universidad dio el salto definitivo que la llevó a
una comprensión de la amplitud de saberes y, especialmente, una
base filosófica y científica representada en los dos departamentos con
los que se creó la facultad: Humanidades y Ciencias Básicas. Estos
departamentos no eran propiamente nuevos, por el contrario, existían
casi desde los orígenes de la Universidad, pero estaban incrustados,
respectivamente, en la Escuela de Administración y en la Escuela de
Ingenierías. El problema estaba en el hecho de quedar reducidos a la
categoría de “Departamentos de servicios”, con todo el prestigio que
pudieran presentar sus académicos e investigadores, pero sin poder
incidir en la espina dorsal formativa de un pregrado. En otras palabras,
la ECH nació con dos departamentos de servicio y la novedosa carrera
de Música.
45
Juan Felipe Gaviria Gutiérrez,
“Nuestro compromiso social”, El
Eafitense, núm. 31, Medellín, EAFIT,
noviembre de 1999, p. 1.
50 AÑOS U N I V E R S I D A D
124
Nuevo edificio de la Escuela
de Ciencias y Humanidades.
Fuente: fotografía de Ramiro Isaza,
Archivo fotográfico Departamento
Comunicación y Cultura,
Universidad EAFIT, Medellín,
2010
E A F I T
CIENCIA Y HUMANISMO QUE SEÑALAN EL FUTURO
La “apertura humanística” de
EAFIT
–algo quizás extraño para el
observador estándar del medio local y nacional– no se dio sólo con
la creación de una nueva Escuela, sino que, como complemento
aparecieron junto a la carrera de Música y la Orquesta Sinfónica
EAFIT
(2000) otros proyectos como la nueva biblioteca, convertida en
centro cultural; el Fondo Editorial; la reforma académica conocida
como la flexibilización curricular, que convirtieron a EAFIT –como lo
manifestó el rector del momento– en el referente cultural del sur de
Valle de Aburrá.
Esta universidad comparativamente hoy frente a lo
que era a mediados de la década de 1990 [sic], creo que es
U N I V E R S I D A D
E A F I T 50 AÑOS
CIENCIA Y HUMANISMO QUE SEÑALAN EL FUTURO
125
una cosa completamente distinta, […] yo creo que todo el
mundo reconocía que en EAFIT había una escuela de administración y que esa escuela de administración […] estaba
entregando los profesionales que el medio necesitaba,
uno no oía por fuera ninguna crítica sobre la capacidad
de los egresados para ejercer sus funciones […] y uno las
críticas que oía tenían que ver más con el carácter de los
egresados, porque “eran unos muchachitos riquitos”, para
decirlo entre comillas, que no pensaban en nada distinto a
aquellas cosas; tenían las orejeras del caballo, caminaban
para donde les habían dicho que caminaran y punto, nada
más, entonces de verdad que era muy fácil pensar uno en
cuáles son las modificaciones que usted tiene que hacer
para que esas cosas se puedan corregir y qué es lo que el
entorno estaba percibiendo de los egresados.46
Cuando en marzo de 2004 Juan Luis Mejía Arango, actual rector,
hizo un balance a propósito de la Universidad que él encontró y
de su compromiso con el medio, manifestó que se había dado una
transición al ver a la Universidad “como una Institución pluralista y
más integrada a las realidades sociales”.47
La ECH, en palabras de su decano actual Jorge Giraldo, compromete
y articula la atrevida y retadora misión de integrar los tres lenguajes
fundamentales del ser humano: el lenguaje articulado o verbal, el
lenguaje matemático y de las ciencias, y el lenguaje artístico. Según el
ex jefe de Humanidades Raúl Gómez M., con la Escuela se pretendía
alcanzar “el trenzado entre las ciencias y las humanidades”.48
Humanidades:
la pregunta por el sujeto
La historia de las Humanidades en una Escuela de Administración
como lo fue EAFIT en sus orígenes, pasa por diferentes capítulos y
momentos. Se inicia desde el propio agosto de 1960 cuando los
estudiantes de Administración vieron la asignatura Historia política
y económica de Colombia. Con el paso de los años, lo que genéricamente se llegó a llamar “las humanidades”, alcanzó la no despreciable
cifra de seis asignaturas, desde Humanidades I hasta Humanidades
VI. Estos cursos respondían a un modelo que fue vigente por tres
décadas: un paquete de asignaturas focalizado en la enseñanza de la
46
Juan Felipe Gaviria Gutiérrez [ex
rector Universidad EAFIT, 19962003], entrevista personal por Juan
Carlos López Díez, 2009.
47
Diego Guerrero, “EAFIT fortalece el
humanismo”, sitio web: El Tiempo,
14 de marzo de 2004, disponible en:
http://www.eltiempo.com/archivo/
documento/MAM-1526366, consulta: junio de 2009.
48
Raúl Gómez M., entrevista personal
por Juan Carlos López Díez, 2009.
50 AÑOS U N I V E R S I D A D
126
49
Gloria María Uribe [directora de
la Academia Cultural Yurupary, ex
profesora de EAFIT], entrevista personal por Juan Carlos López Díez,
2009.
50
Gildardo Lotero, La Pontificia Bolivariana. Medio siglo de historia
universitaria, 1946-1986, t. II,
Medellín, UPB, 1996, p. 58.
51
Sobre el Sindicato de profesores,
ver: J. F. Molina Jaramillo, Universidad EAFIT, 30 años al servicio de
la educación superior, op. cit.
E A F I T
CIENCIA Y HUMANISMO QUE SEÑALAN EL FUTURO
historia, desde los orígenes de la cultura occidental en Grecia hasta
los orígenes del capitalismo y la historia de Colombia. El área cerraba
con un curso que se volvió emblemático para el profesional que estaba
a un paso de su grado: Geopolítica.
Desde 1960 hasta 1990, los cursos de humanidades o de historia respondieron a la dinámica anterior, hasta las reformas de los
tempranos años noventa. Sin embargo, en esta síntesis es relevante
tener a la vista que cuando se logró conformar un cuerpo profesoral
en el ámbito de las humanidades, el papel de una Universidad con
mayores pergaminos humanísticos fue importante para el propósito de no entregar al medio, como diría José Ortega y Gasset, aquel
producto típico de la profesionalización en el siglo XX: “un bárbaro
ilustrado”.
Este mérito recayó en gran medida sobre algunos egresados de la
Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad Pontificia Bolivariana
(UPB). Durante los años setenta y principios de los ochenta todos los
profesores de EAFIT, con excepción de uno, habían egresado de aquella
facultad, según el testimonio de una profesora de la época.49
La Facultad de Filosofía y Letras de la UPB fue creada en 1951 y su
primer decano fue el propio rector, quizás el más famoso que haya
tenido esa Universidad, monseñor Félix Henao Botero.50 Entre sus
decanos hubo tres que estuvieron estrechamente ligados a EAFIT en
roles muy diferentes a través del tiempo. El conocido abogado y humanista René Uribe Ferrer fue decano de dicha facultad en 1967, y por
esa época se convirtió en Secretario General de EAFIT hasta su muerte
en 1984. Otra gran profesora y humanista, Beatriz Restrepo Gallego,
sucesora de Uribe Ferrer, en los últimos años ha sido convocada a
aportar sus luces como miembro del Consejo Superior de la Universidad, dada su trayectoria filosófica y su profunda preocupación por
la educación. También fue decano de esta Facultad el licenciado en
Filosofía y Literatura y Máster en Administración Educativa Ignacio
Arango Isaza, quien llegó a ser jefe del Departamento de Humanidades
de EAFIT.
Si se puede hablar de una impronta por esa época, ese fue el sello
que tuvieron las Humanidades en EAFIT por espacio de dos décadas.
La circunstancia del paro y la conformación de un sindicato de profesores en 1984 ocasionaron que el Departamento de Humanidades,
en términos relativos, fuera el más afectado, dado que no quedó sino
un profesor que vendría a oficiar luego como jefe del Departamento y,
por así decirlo, iniciar la reconstrucción de esta área hacia finales de
los años ochenta, luego del vacío que perduró durante un lustro.51
U N I V E R S I D A D
E A F I T 50 AÑOS
CIENCIA Y HUMANISMO QUE SEÑALAN EL FUTURO
127
El esquema clásico de las Humanidades,
centradas en un recorrido por la historia, tuvo
un profundo remezón a comienzos de los años
noventa cuando se comenzó a reconstruir el
Departamento de Humanidades. La llegada del
profesor Pablo Jaramillo Estrada, inicialmente
jefe del Centro de Servicios Formativos (antiguo
Bienestar Universitario) y su vinculación a los
cursos de Historia, propició una metamorfosis
en la orientación de las materias humanísticas
que derivó en lo que desde entonces se llama
Proyecto Valores y Cultura.
Según su gestor, el profesor Jaramillo, el
Proyecto surgió entre 1990 y 1992, fruto de una
suerte de desgarramiento interior ante la apatía
manifiesta del grueso de los estudiantes por este
tipo de programas, que históricamente se han
considerado “relleno”, según el lenguaje estudiantil. Para los estudiantes “Humanidades era
una pérdida de tiempo e incluso le decían a uno
de frente: esto es un atraco, esto para qué”.52
En términos menos coloquiales, la reforma buscó que el estudiante
se construyera “como sujeto de cultura y no de ideología”, lo que
posibilitó instalar la noción de sujeto en el discurso humanístico,
pensado a partir de un universo estudiantil de futuros profesionales
o tecnócratas.
Según el decano de la Escuela de Ingeniería, el Proyecto Valores
y Cultura respondía a la dimensión social y humanística:
Imagen del Proyecto Valores
y Cultura.
Fuente: “Valores y Cultura”
[carpeta], Departamento
de Humanidades y Lenguas,
Centro de Servicios Formativos
y Desarrollo Estudiantil,
Universidad EAFIT, Medellín,
1994
[…] Cuyo objeto ha sido y seguirá siendo ofrecerle al
estudiante una formación humanística básica, seguir como
complemento de los programas técnico-científicos y, sobre
todo, motivar una reflexión crítica y ética sobre los problemas centrales de la comunicación humana, el individuo,
la sociedad, la convivencia, los derechos humanos, los
valores, el poder, la identidad, la diversidad, el amor, los
sentimientos, la realidad y la utopía.53
Desde el plan trienal 1989-1991, se definió que debía propenderse
por la consolidación y desarrollo de las áreas fuertes de la Universidad, al tiempo que se debía buscar el crecimiento de
sus áreas relativamente débiles recogidas en las siguientes unidades estratégicas: administración curricular,
52
Pablo Jaramillo, entrevista personal
por Juan Carlos López Díez, 2009.
53
Alberto Rodríguez, “La Ingeniería,
su sentido universitario”, El Eafitense, núm. 31, Medellín, EAFIT ,
noviembre de 1999, p. 10.
50 AÑOS U N I V E R S I D A D
128
E A F I T
CIENCIA Y HUMANISMO QUE SEÑALAN EL FUTURO
docencia-aprendizaje, medios educativos, investigación
institucional, cultura, desarrollo organizacional, bienestar
institucional y planta física.54
Para el aspecto cultural se buscaba la “integración de la cultura
a la docencia, la investigación, los servicios y las unidades de organización académicas y administrativas”.55 La pretensión era que la
cultura inundara el campus y la vida universitaria.
Para dar una idea curricular de la nueva estructura de Humanidades, hay que comenzar por decir que esta área comprendía también
las asignaturas de lenguaje, con las cuales se iniciaba un estudiante
de EAFIT: dos cursos de Cultura Lingüística que hoy se llaman Hombre
y Lenguaje y Hombre y Cultura. A esta línea, orientada al desarrollo
de competencias en lectoescritura, le seguían: Procesos histórico culturales, Psicología e Historia de las culturas, Antropología e Historia
de las culturas, Historia de Colombia y Geopolítica.
Las Rutas Disciplinarias y el Núcleo
de Formación Institucional
La nueva Ruta en la concepción y enseñanza de las Humanidades en
EAFIT fue la base de las Rutas Disciplinarias, fruto de las reformas que
se conocen como la flexibilización curricular en 1998. Precisamente
el Proyecto Valores y Cultura, que incluía un amplio espectro de las
Ciencias Sociales, se convirtió en una de las Rutas para cualquier
estudiante que quisiera tener una visión amplia de las Humanidades,
y no profundizar en un campo específico como era el propósito de
las Rutas Disciplinarias siguientes.
54
Guillermo Vélez Vélez et al., “Plan
estratégico de desarrollo, 19891991” Dirección de Planeación
Integral, Medellín, Universidad
EAFIT, 1989.
55
Ibíd.
56
“Una visión humanística para la
ciudad desde la pregunta por lo
humano”, El Eafitense, núm. 53,
Medellín, EAFIT , mayo de 2002,
p. 22.
Las Rutas Humanísticas son un espacio académico
de reflexión plural, sobre las diversas y complejas problemáticas humanas (el lenguaje, el hecho histórico, el
sujeto, el poder, la alteridad, el hecho político nacional
e internacional), sopesadas y consideradas al amparo de
campos disciplinarios tales como la lingüística, la filosofía,
la historia, la psicología, el psicoanálisis, la sociología, la
antropología y la geopolítica. De igual forma, tienen como
objetivo posibilitar en el estudiante la emergencia de una
visión amplia del mundo animada por la interacción de lo
ético-estético-filosófico y racional.56
Raúl Gómez Marín, uno de los profesores que apoyó al profesor
Pablo Jaramillo en el nacimiento del proyecto, y que lo sucedió en
U N I V E R S I D A D
E A F I T 50 AÑOS
CIENCIA Y HUMANISMO QUE SEÑALAN EL FUTURO
129
la Jefatura del Departamento, fue el encargado de coordinar la construcción y el ofrecimiento de la más amplia gama de posibilidades
humanísticas que jamás se haya concebido para el estudiante eafitense. Estas surgieron de los grupos de interés y estudio que Gómez
denominó células: Filosofía, Lógica Política, Literatura, Estudios Culturales, Técnicas de Lectoescritura y Estudios Estéticos.57 Cada una de
estas áreas se convirtió en una Ruta Disciplinaria compuesta de cinco
asignaturas que los estudiantes debían tomar, lo que en cierta forma
los conducía a egresar con una especialización en humanidades.
Las Rutas, de fuerte resonancia interna, se convertirían en fuente de
siete especializaciones con las que el área de humanidades se dio a
conocer en el medio.
El giro que tuvieron las Humanidades, a partir del año 2006, fue
tan significativo que traspasó sus propias fronteras. Se trató de la
reforma curricular, tipo campus (para toda la comunidad estudiantil),
de tomar un grupo de cinco materias, que en adelante se conoció como
la impronta eafitense. Este sello indeleble no se limita a las nuevas
materias, por el contrario se complementa y se refleja en la Misión,
la Visión, los Principios y el Proyecto Educativo Institucional (PEI).
La suma de todos ello contiene la impronta eafitense:
Se define aquel elemento intangible que permite distinguir a un egresado de EAFIT de otro que haya cursado un
programa análogo en otra institución de educación superior.
Esta impronta se expresa en la manera de ver el mundo, de
afrontar los problemas y de proponer soluciones en la vida
laboral; pero también en las actitudes frente a los estudios
de orden social y ciudadano. Los eafitenses deben distinguirse, además, por su sensibilidad por el arte, la cultura
y demás manifestaciones sociales.58
Estas son las asignaturas:
1. Análisis textual: busca mejorar la expresión del pensamiento
en la lengua materna.
2. Constitución y ciudadanía: pretende hacer del estudiante un
hijo de la Constitución de 1991.
3. Colombia política contemporánea: como diría el filósofo Jean
Francois Revel, hacer de cada estudiante eafitense un ciudadano del mundo.
4. Iniciativa y cultura empresarial: poner sobre el tapete las competencias de la creatividad e innovación en pro de acciones
de emprendimiento.
57
Raúl Gómez M., “La investigación
en el Departamento de Humanidades”, El Eafitense, núm. 52, Medellín, EAFIT, abril de 2002, p. 3.
58
“Revisión curricular en EAFIT: estamos tocando el alma de la Universidad” [Editorial], El Eafitense, núm.
85, Medellín, EAFIT, mayo de 2006,
pp. 2-4.
50 AÑOS U N I V E R S I D A D
130
E A F I T
CIENCIA Y HUMANISMO QUE SEÑALAN EL FUTURO
5. Ciclo electivo: un amplio panorama del que el estudiante podrá escoger, entre arte y cultura, historia y política, música y
sociedad, técnica y sociedad, filosofía y letras.
Esta estructura curricular va rotando hasta ampliar cada vez más
sus posibilidades y reafirmar el principio de la flexibilización curricular. En suma, los mayores propósitos se encauzan en la dirección de
posibilitar en cualquier estudiante de EAFIT “una conciencia lingüística
o discursiva, histórica, estético-literaria, crítica y ciudadana”.59
Acaso el espíritu más importante del Núcleo de Formación Institucional (NFI) sea la universalidad, pues a partir del sentido latino de
Universitas (“comunidad o corporación en su aspecto colectivo”),60
el sello humanista de las asignaturas ha caracterizado a partir de ese
momento a cualquier estudiante que esté matriculado en un pregrado
de EAFIT.
Las Matemáticas y el legado
del profesor Bedoya
59
“Núcleo de Formación Institucional”, sitio web: Universidad
EAFIT, Departamento de Humanidades [2006], disponible en:
h t t p : / / w w w. e a f i t . e d u . c o / N R /
rdonlyres/17282D19-6A43-4D5EB1F5-30E3A7CD65A5/0/DOCUME
NTONUCLEODEFORMACI%C3%
93ONALOSPRIM%C3%8DPAROS.
doc, consulta: mayo de 2009.
60
Gran Enciclopedia Espasa, t. 19, op.
cit., p. 11.656.
61
El autor accedió a este documento
gracias a la gestión del profesor
Juan Fernando Molina J., director
del sabático, y del profesor Andrés
Sicard, de Ciencias Básicas, quien
tenía una copia.
62
Jairo Toro, profesor de Contaduría,
vinculado desde 1973 como auxiliar
de contabilidad en su primer cargo
en la Dirección Administrativa.
El área de Matemáticas es uno de los ejes transversales que ha afectado, formado y confrontado a la inmensa mayoría de estudiantes
eafitenses en medio siglo; no sólo a los técnicos e ingenieros, sino
también a los administradores e, incluso desde la última década, a
los abogados de EAFIT.
La historia del área de Matemáticas en EAFIT hasta la década del
noventa tiene nombre propio: el profesor Hernando Bedoya Fernández, doctorado en su campo por la Universidad de Syracuse en 1973.
Su herencia ha sido recogida por muchos profesores que hoy prestan
sus servicios en el Departamento de Ciencias Básicas, algunos fueron
sus discípulos o en gran medida recibieron su influencia. Otros, especialmente de la última generación, al menos han escuchado hablar
de él con relativa intensidad. El doctor Bedoya falleció en Medellín
en el 2004.
Nos legó en su último período sabático “El trébol de cinco
hojas”,61informe que recoge sus memorias, en el que consignó de manera muy particular la historia de las Matemáticas en EAFIT. Como dice
el profesor Jairo Toro62 de Contaduría, el profesor Bedoya es “quizás
el mejor profesor que ha tenido EAFIT a lo largo de su historia”.
En el estilo desenfadado y anecdótico que utiliza en su informe,
el doctor Bedoya dice que al llegar a EAFIT en 1964 no existía en sí el
U N I V E R S I D A D
E A F I T 50 AÑOS
CIENCIA Y HUMANISMO QUE SEÑALAN EL FUTURO
131
Departamento de Matemáticas. Aunque él no recuerda exactamente
en qué momento se conformó, un documento del director de EAFIT de
esa época, Hernán Gómez, habla ya del Departamento de Matemáticas
como uno de los “departamentos generales” para el servicio de todos
los programas de la Institución.
Antes de viajar por primera vez –entre 1965 y 1966– para su maestría, dejó la estructura básica del Departamento de Matemáticas que
funcionó hasta que esta dependencia operó como una de las “áreas
fundadoras” de la naciente Escuela de Ciencias y Humanidades. Sin
figurar en los listados de “elegibles” como área estratégica de la Universidad, don Hernando se las arregló para ser uno de los primeros
beneficiarios de las becas de la Misión Syracuse y adelantar estudios
en esta Universidad del estado de Nueva York:
Yo no era un buen candidato, porque no era Economista ni Administrador y mi área, Matemáticas, no figuraba
entre las candidatizables por los miembros de la Misión;
además, estaba casado con dos niños de cuatro y seis años,
respectivamente. Contaba también mi esposa Amparo y
mis compromisos con mi familia numerosa en Fredonia,
mi pueblo natal, todos en edad escolar y que los ingresos
de mi padre tenían que ser subsidiados por mí.
Estos obstáculos fueron solucionados por el doctor
Gómez quien se encargó, no solamente de que se me diera la beca sin ser profesional en Economía y afines, sino
que también logró que el Consejo Directivo aprobara una
partida mensual equivalente a un alto porcentaje de mi
sueldo regular para completar mi exigua beca, además
para cubrir mis compromisos contraídos en Colombia. Lo
propio ocurrió con todos los otros candidatos, analizando
caso por caso.63
Este primer viaje al exterior del profesor Bedoya comprendió
desde el verano de 1965 hasta diciembre de 1966, en el que hizo un
Máster en Matemáticas en la modalidad M.A. A su regreso y reintegro
a labores, en enero de 1967, el doctor Bedoya se consagró al servicio
de EAFIT con la única interrupción de sus estudios doctorales (19711973). A partir de entonces emprendió un apostolado orientado a
la formación de buenos profesores de Matemáticas, licenciados en
este campo e “ingenieros-maestros”. Este camino lo llevaría a erigir
el Máster en Matemáticas, primer programa de esa naturaleza en la
Universidad, adelantándose al Máster en Administración con el cual
se quiso ampliar el ámbito gerencial.
63
Hernando Bedoya Fernández, El trébol de cinco hojas [informe sabático.
Inédito], 1995, pp. 36-37.
50 AÑOS U N I V E R S I D A D
132
Hernando Bedoya, profesor
de Matemáticas, celebración
25 años EAFIT
Fuente: Archivo familiar, 1985
E A F I T
CIENCIA Y HUMANISMO QUE SEÑALAN EL FUTURO
Como EAFIT no tenía aún el título de Universidad –que le sería
otorgado a comienzos de 1971–, el doctor Bedoya se las ingenió para
hacer un convenio con el Departamento de Estudios Generales de la
Universidad de Antioquia, mediante el cual se inició la formación
investigativa y pedagógica del primer segmento de profesores en
Matemáticas, impulso que se frustró por los desórdenes académicos
que se presentaron en 1970. Pero con este programa, si se quiere
algo ajeno a la filosofía y objeto de EAFIT, se sentaron las bases para la
que fue la bandera de los posgrados de la Escuela de Ingenierías por
mucho tiempo: la Maestría Investigativa en Matemáticas Aplicadas,
es decir, con orientación en Ciencias (M.Sc.).
Una vez constituido el Departamento de Matemáticas, como uno
de los más sólidos y reconocidos en la historia de la Universidad, se
logró, de la mano de su fundador, la orientación del área hacia las
matemáticas aplicadas, que no sólo está representada por la maestría
del mismo nombre, sino por la asimilación de una serie de campos
novedosos para la época como la investigación de operaciones, la
programación lineal, las cadenas de Markov, la teoría de inventarios
y la teoría de colas.
Estas nuevas áreas de estudios hacían parte de desarrollos en la
Segunda Guerra Mundial, capitalizados para fines de paz, que fueron
el fruto, sumariamente, del trabajo de científicos anglo estadunidenses que pusieron la ciencia y sus aplicaciones al servicio de los
Aliados. En esta línea de las ciencias de la posguerra, es de resaltar
otros dos conocidos campos como la Cibernética y la Teoría General
de Sistemas.
U N I V E R S I D A D
E A F I T 50 AÑOS
CIENCIA Y HUMANISMO QUE SEÑALAN EL FUTURO
133
La asimilación entusiasta de esos nuevos contenidos, mediante
seminarios de profesores formados en el exterior, posibilitó la concreción de cursos de Matemáticas Modernas, Algebra, Teoría de Conjuntos, entre otros. El grueso de los campos señalados integró la masa
crítica para que a Matemáticas le naciera un nuevo hijo académico:
“Para mediados del año 1974, la Dirección Académica, conjuntamente
con la Rectoría, acordaron dividir el Departamento de Matemáticas en
dos departamentos. El primero se llamaría simplemente con el nombre
que tenía y Departamento de Métodos Cuantitativos, el segundo”.64
Acaso el mayor legado del doctor Bedoya para
EAFIT
y el mundo
de la academia haya sido su abundante producción editorial: 23
libros escritos desde su Lecciones elementales de geometría analítica y cálculo en marzo de 1964, publicado en varias ediciones por
Editorial Bedout, fruto de su experiencia en el bachillerato del Liceo
Antioqueño, institución anexa la Universidad de Antioquia.65
En 1968,
EAFIT
vio la aparición de sus primeros productos edi-
toriales, las obras Matemáticas generales I, en el primer semestre,
y Matemáticas generales II, a finales de año, de Hernando Bedoya
Fernández. Este hito en la historia de EAFIT fue celebrado por el director Hernán Gómez G. en el restaurante La Aguacatala, antiguo bien
patrimonial y hoy sólo un recuerdo sobre el cual se erige el Centro
Comercial Santa Fe. Se siguieron las publicaciones de Matemáticas
en sus niveles III y IV, y en 1975 vio la luz el tomo Álgebra lineal. Con
esta serie ininterrumpida de cinco libros nos educamos, entre las
décadas del setenta y ochenta, generaciones de administradores y
contadores.
Los pregrados de la Escuela
de Ciencias y Humanidades
64
Ibíd., p. 66.
65
Juan Fernando Molina Jaramillo.,
“Hernando Bedoya Fernández,
profesor de profesores en nuestra
Universidad”, El Eafitense, núm.
31, Medellín, EAFIT, noviembre de
1999, p. 5.
*
Este apartado está basado esencialmente en el documento inédito
“El desafío de relatar el mundo”,
preparado especialmente para el
presente libro conmemorativo por
un colectivo de ocho profesores de
Comunicación Social coordinados
por Sonia López, directora del programa, y el profesor Juan Gonzalo
Betancur.
Comunicación Social*
Un grupo de jóvenes, en su mayoría integrado por mujeres, cuyas
edades no superaban los 18 años, comenzó a levantarse en las
madrugadas del primer semestre del año 2004 para asistir en la
Universidad EAFIT a las clases de una carrera nueva: Comunicación
Social. Un pregrado exótico en una Institución caracterizada por su
trayectoria en la enseñanza de disciplinas de la Administración y la
Ingeniería y, más extraño aún, en una época en la que a los oficios
50 AÑOS U N I V E R S I D A D
134
E A F I T
CIENCIA Y HUMANISMO QUE SEÑALAN EL FUTURO
del comunicador, entre ellos el de periodista, se le anunciaba un
porvenir azaroso por los cambios que estaban introduciendo las
nuevas tecnologías, en particular la Internet.
En esta coyuntura estaba la pertinencia del programa académico
por el que optaron: el nuevo escenario de la Comunicación Social
retaba a una formación de nuevos profesionales en todos sus
medios, masivos y alternativos, públicos y privados. Y
EAFIT,
una
Universidad moderna y a la vanguardia de la tecnología, con un
proyecto institucional comprometido en fortalecer la enseñanza de
las Ciencias Sociales y Humanísticas, es decir, Abierta al mundo,
surgió como el escenario apropiado para la enseñanza de la Comunicación Social.
Los egresados de este programa ahora trabajan en la televisión
como periodistas, presentadores, productores o gestores de
contenidos; otros están dedicados a la creación, administración y
sostenimiento de medios digitales; y otros hacen parte importante
de equipos de comunicación de empresas y de instituciones
locales, nacionales e internacionales. Egresaron listos para afrontar
el trabajo profesional con muchas horas de vuelo acumuladas en
un doble taller: el de la teoría y el de la práctica. Muchas de esas
horas las recibieron en la jornada anual de Práctica Informativa:
Periodistas en la Carrera, un proyecto pedagógico exclusivo de
EAFIT
que refuerza la formación de los comunicadores en una
primera etapa como reporteros a través del conocimiento de las
problemáticas individuales y colectivas de su entorno geográfico
y social, propiciado por el contacto con fuentes testimoniales y
documentales reales a las que acuden a solicitar información.
Así mismo, pasados algunos semestres, nuestros estudiantes
empezaron a “aparecer” trabajando en los medios de comunicación
tradicionales y en los de vanguardia y, lo más significativo, ganando
premios: por dos años consecutivos, 2008 y 2009, alumnos de este
pregrado obtuvieron el Premio al Mejor Trabajo de Periodismo
Digital, otorgado por el Círculo de Periodistas y Comunicadores
de Antioquia (CIPA); han ganado premios a mejores realizaciones
audiovisuales en concursos propuestos por otras universidades; han
sido destacados en las prácticas profesionales como los mejores, tal
como fue el caso de una estudiante que hizo su práctica en el canal
internacional Discovery Kids, y del trabajo realizado por otra en su
pasantía profesional en el programa El mundo según Pirry, del canal
RCN,
que mereció el Premio Nacional de Periodismo Simón Bolívar.
U N I V E R S I D A D
E A F I T 50 AÑOS
CIENCIA Y HUMANISMO QUE SEÑALAN EL FUTURO
135
Un modelo visionario
Este es un pregrado pionero en Colombia por su enfoque centrado
en preparar comunicadores sociales y periodistas especializados
en nuevas tecnologías de la comunicación y la información, fundamentado en el campo de la interacción comunicativa, y que ofrece
una formación profesional y científica orientada a la solución de
problemas concretos surgidos de la aplicación y el desarrollo de las
nuevas tecnologías.
EAFIT le apostó con tres énfasis a este programa: Cibermedios, que
se enfoca en el ecosistema de los medios digitales; Comunicación Política, con una visión de las estrategias comunicativas en la política,
sector público y las ONG; y Periodismo Digital, que busca analizar y
poner en práctica los diferentes criterios de selección y jerarquización
informativa, interés público, relevancia y manejo de la información
por parte de los periodistas y los editores de medios periodísticos
digitales.
Las nuevas realidades de un mundo cada vez más tecnotrónico,
consumista y mediático, pusieron a EAFIT ante el reto de posibilitar
un nuevo comunicador social que la Directora del programa
problematiza en estos términos:
¿Puede un comunicador despolitizado, con una noción
más cercana al técnico que al mediador social y cultural,
hacer alguna transformación? ¿O será que la Comunicación
Social nace como una profesión que se ajusta con toda
claridad a las leyes del mercado, con periodistas que trabajan
para los monopolios informativos, publicistas al servicio
de la economía global, comunicadores organizacionales
que educan para las reglas de la comunicación interna y
la buena voluntad de las relaciones públicas, realizadores
de televisión o de multimedia que sobrevaloran la forma
sobre el contenido?66
Ciencia Política
Casi desde sus inicios, la ciudad y la región han forjado una suerte
de imaginario según el cual EAFIT fue configurada como una entidad
apolítica que ha estado exclusivamente al servicio de los sectores
privado y empresarial. Nada más alejado de la realidad. Como se ve
en el capítulo dedicado a la Investigación, desde sus primero trabajos
en 1964 el Centro de Investigaciones realizó estudios en entidades
66
Sonia López. “Comunicación Social: un comunicador que piense
e intervenga la comunicación”, El
Eafitense, núm. 62, Medellín, EAFIT,
mayo de 2003, p. 14.
50 AÑOS U N I V E R S I D A D
136
E A F I T
CIENCIA Y HUMANISMO QUE SEÑALAN EL FUTURO
como el Municipio de Medellín. Pero especialmente en las últimas
dos décadas, los alcances de
EAFIT
entre lo público y lo privado se
han ampliado.
Es apenas lógico que por sus énfasis en finanzas, mercadeo y tecnología se percibiera una orientación hacia el desarrollo empresarial.
Este enfoque, hay que decirlo, ha expandido sus límites de forma
dramática y, por decir lo menos, lo empresarial se concibe sobre una
perspectiva pública que la ciudad había estado perdiendo. La filósofa
Beatriz Restrepo Gallego hace un balance de cómo ve el compromiso
político de EAFIT hoy: “Me parece que de las universidades privadas tal
vez es la que más está trabajando en un compromiso de los estudiantes
hacia fuera […], uno lo ve en muchos de los proyectos y de los programas que tiene y eso no lo hubiera podido hacer si antes no hubiera
habido esa apertura en las humanidades en sentido amplio”.67
Y no sólo los estudiantes. Si miramos otro ejemplo, el actual
director del pregrado en Ciencia Política, Adolfo Eslava Gómez, ha
oficiado como coordinador técnico de uno de los experimentos de
gran avanzada en el espíritu de la llamada democracia participativa,
el programa “Medellín: cómo vamos”, creado en 2006 y que se inspiró en el exitoso experimento del programa “Bogotá: cómo vamos”
inaugurado en 1998.68
Los expertos en participación política afirman que el Frente Nacional (1958-1974) anestesió a las nuevas generaciones y produjo un
marcado desinterés por la política y los asuntos públicos. La lucha
partidista degeneró en el último medio siglo en mera confrontación
burocrática de puestos y contratos. Esta situación de conciencia juvenil afortunadamente comenzó a cambiar en la década de los años
noventa, como se pudo comprobar en EAFIT con la demanda atronadora
que tuvo la Ruta de Estudios Políticos, orientada como una de las especializaciones humanísticas de los estudiantes que la eligieron para
“una formación seria y rigurosa acerca de los fenómenos y procesos
67
Beatriz Restrepo Gallego, entrevista
personal por Juan Carlos López
Díez, 2009.
políticos”.69 En el informe anual del rector correspondiente al año
2002, se muestra cómo de ocho rutas disciplinarias que más 3.100
Lucas Velásquez Peláez, “Medellín:
¿Cómo vamos?”, El Eafitense, núm.
90, Medellín, EAFIT, octubre de 2006,
pp. 18-19.
estudiantes tenían para escoger, casi la mitad (47%) tomaron la Ruta
69
Adolfo Eslava G., “Pregrado en
Ciencia Política”, 2009. [Documento
inédito preparado para este libro].
al medio un paquete de seis especializaciones, casi todas antecedidas
70
“Informe de Actividades 2002”,
Medellín, Universidad EAFIT, 2003,
p. 34.
ticos y Estudios Literarios, esta última recién convertida en Maestría
68
de Estudios Políticos, más del doble que cualquier otra.70
Cimentados en el éxito de esta y otras rutas, la Universidad ofreció
de la palabra Estudios, de las cuales sobrevivieron dos: Estudios Políen Hermenéutica Literaria.
U N I V E R S I D A D
E A F I T 50 AÑOS
CIENCIA Y HUMANISMO QUE SEÑALAN EL FUTURO
137
Liliana López Lopera, Magíster,
profesora de Ciencia Política
Fuente: Fotografía Ramiro Isaza,
Archivo Departamento
Comunicación y Cultura,
Universidad EAFIT, Medellín,
2010
El rápido desarrollo de los estudios políticos en EAFIT, que no pasaban de alguna asignatura perdida en el currículo, trajo de la mano
la creación del pregrado en Ciencia Política como consecuencia del
acertado diagnóstico de que la ciudad requería de un nuevo tipo de
profesional en política.
Las aristas que fortalecen el perfil de este programa son así de
diversos: la Teoría y la Filosofía Políticas se convierten en su columna vertebral; uno de sus énfasis, Comunicación Política, le permite
desarrollar sinergias y vasos comunicantes con su pregrado hermano
Comunicación Social; la trayectoria de 50 años de prácticas de la
Universidad propicia ofrecer al medio un estudiante apto para participar en toda suerte de retos como: diseño de estrategias políticas,
formulación de políticas públicas, apoyo a organizaciones del llamado
“tercer sector”, marketing electoral, análisis político e investigación
en Ciencia Política.71 Finalmente, la globalización política que nos
asiste se encara desde la perspectiva regional.
Las Ciencia Política se convierten en un eje articulador que aprovecha la larga tradición de interdisciplinariedad con que cuenta
la Universidad desde sus cursos de Teoría de Sistemas en los años
setenta, o lo que hoy llaman “transversalidad”. Estos nuevos profesionales se hacen representantes de una novedosa concepción del
71
María Fernanda Ramírez, “Ciencias
políticas: de la complejidad del poder, entre lo público y lo privado”,
El Eafitense, núm. 62, Medellín,
EAFIT, mayo de 2003, p. 15.
72
Ibíd.
poder político, “en la que intervienen y dialogan, desde lo público
y lo privado, diversos campos del saber, tales como el Derecho, la
Economía, la Comunicación, la Historia y la Antropología”.72
50 AÑOS U N I V E R S I D A D
138
E A F I T
CIENCIA Y HUMANISMO QUE SEÑALAN EL FUTURO
El pregrado en Ciencia Política termina su primer lustro de
existencia con buenas noticias. A punto de celebrar la Universidad
sus 50 años, el pregrado inauguró en noviembre de 2009 el Centro
de Análisis Político como unidad investigativa y orientadora de los
problemas políticos y de la función pública.
Ingeniería Matemática
Varios de los programas abiertos por la Universidad en su historia
han roto paradigmas en el país en el sentido de no contar con émulos,
tal como fue Administración de Negocios en 1960 o Ingeniería de
Sistemas en 1976. Y como sabemos todos quienes hemos tenido el
privilegio de acceder al sistema universitario, al momento de elegir
surgen las tensiones sociales y familiares frente a lo que hipotéticamente un muchacho “quiere ser” o, al mejor estilo de la cultura
paisa, “del qué va a vivir”. Estas tensiones por supuesto se vuelven
críticas si el programa es totalmente nuevo, como sucedió con las dos
Ingenierías que abrió EAFIT para saludar el nuevo milenio, con una
sólida formación en ciencias.
Cuando les dijeron a sus familias y amigos que querían
estudiar Ingeniería Matemática, los bombardearon con
preguntas. ¿Y eso qué es? ¿Y para qué sirve? ¿Quieres ser
profesor de matemáticas o qué? A pesar de tantos cuestionamientos siguieron adelante en su empeño y se atrevieron
a ser los primeros en un campo totalmente nuevo en el
país.73
73
“El grupo de los nueve”, El Eafitense, núm. 50, Medellín, EAFIT, febrero
de 2002, p. 14.
74
Ibíd.
75
Ibíd.
Pero los muchachos lo tenían bastante claro. ¿Matemático o ingeniero? Así lo vieron los primeros candidatos. Un grupo de estudiantes,
“el grupo de los nueve”, fue el pionero que se sometió al proceso de
admisión y le apostó a una nueva propuesta para el desarrollo del
país: vincular la Ingeniería a la generación de conocimiento propio y
provocar sinergia entre dos campos que son amigos, pero que también
puede sentirse que trabajan por caminos diferentes. Algunos de esos
pioneros dejaron, al comienzo de sus carreras, un testimonio de su
temeridad académica.
Andrés Mauricio Villegas manifestó: “siempre me he interesado por
las matemáticas, pero en especial por su aplicación en otros campos, y
este programa hace énfasis hacia la industria y la investigación”.74Por
su parte, Mauricio Restrepo expresó: “en el transcurso del bachillerato me di cuenta de que las matemáticas son aplicables a muchos
aspectos de la vida y de la sociedad”.75
U N I V E R S I D A D
E A F I T 50 AÑOS
CIENCIA Y HUMANISMO QUE SEÑALAN EL FUTURO
139
Entonces, ¿qué significa esta nueva Ingeniería? “La Ingeniería Matemática es una carrera cuyos objetos de estudio son la modelación,
la simulación y la solución heurística de problemas que se presentan
frecuentemente en las empresas y que se pueden representar mediante un sistema”.76 Este programa sólo contaba, en su inicio, con
antecedentes en países europeos como Francia, Inglaterra o Hungría,
y sólo Chile en Latinoamérica, para el que ha sido una palanca impulsadora en el proceso de convertirse en el país más competitivo de
Iberoamérica, según el Foro Económico Mundial.
Pedro Vicente Esteban Duarte,
Ph. D., profesor de Ciencias Básicas
Fuente: Fotografía Ramiro Isaza,
Archivo Departamento
Comunicación y Cultura,
Universidad EAFIT, Medellín,
2010
Lo que llaman perfil profesional, en el caso del Ingeniero Matemático se manifiesta
por su disposición y capacidad para el trabajo interdisciplinario, el conocimiento sólido de las matemáticas, su
inquietud científica, su capacidad para asimilar y modelar
problemas, su actitud de compromiso con los planteamientos estratégicos propios del ambiente empresarial y
su formación humanística.77
Podríamos sintetizar esta novedosa propuesta como el ofrecimiento
que ha hecho la Universidad EAFIT para formar un profesional con
capacidad de llevar a modelos matemáticos problemas complejos de
las empresas, tales como predicciones de mercado, control de inven-
76
“Ingeniería Matemática: única en el
país”, El Eafitense, núm. 62, Medellín, EAFIT, mayo de 2003, p. 13.
77
Ibíd.
50 AÑOS U N I V E R S I D A D
140
E A F I T
CIENCIA Y HUMANISMO QUE SEÑALAN EL FUTURO
tarios, gestión de proyectos, obras de infraestructura u optimización
de procesos.
Aunque hoy apreciamos este programa como futurista, es posible
encontrar al primer ingeniero matemático en la Antigüedad. Se trata
nada menos que de Arquímedes. Lo dice Stephen Hawking: “Arquímedes fue un hombre en muchos siglos avanzado a su tiempo, tanto
como matemático como ingeniero. De hecho, nuestro autor era sobre
todo conocido en la antigua Grecia por sus logros en Ingeniería para
la casa real de Siracusa”.78
El principio de la palanca puede ser tomado como el primer
producto generado por un Ingeniero Matemático en la historia de
Occidente.
En cierta ocasión el rey Hierón le retó a mover un gran
peso con una fuerza pequeña. Entonces Arquímedes concibió la idea de la polea compuesta y mostró cómo podía
(fácilmente) arrastrar a la costa un barco de tres mástiles
de 100 hombres que apenas podían mover con dificultad.
Según Plutarco, fue esta historia la que originó que Arquímedes pronunciara una de sus famosas sentencias: “Dadme
un punto de apoyo y moveré el mundo”.79
Ingeniería Física
Es un hecho que, de un tiempo para acá, EAFIT decidió sumarle a su
tradición empresarial el sueño de utopías. Por ejemplo, el desafío de
considerar sin perder el centro de gravitación que ingenieros físicos
y matemáticos lleguen a ser protagonistas de primer orden en el
desarrollo de industrias avanzadas, sectores estratégicos de nuestra
sociedad o empresas de base tecnológica; sectores como la aeronáutica, la mecatrónica, la telemática, la fotónica o la biotecnológica. Es el
rompimiento del paradigma, al considerar que nuestra larga tradición
de Ingeniería debe pasar a hablar de tú a tú con los desarrollos en
la frontera del conocimiento como la Física y la Química. Esta es la
idea elemental de la Ingeniería Física, primer programa en el país en
obtener el registro calificado.
78
Stephen Hawking, Dios creó los
números. Los descubrimientos matemáticos que cambiaron la historia,
Barcelona, Crítica, 2006, p. 77.
79
Ibíd., pp. 77-78.
La Ingeniería Física es una fusión entre ingenierías y
Física, que pretende dotar al Ingeniero de las herramientas
analíticas y la fundamentación de los principios físicos, o
mirado de otra forma, el programa pretende dotar al físico
aplicado de la visión compleja para abordar la solución de
U N I V E R S I D A D
E A F I T 50 AÑOS
CIENCIA Y HUMANISMO QUE SEÑALAN EL FUTURO
141
un amplio rango de problemas de tipo práctico. Esto hace
que el programa resulte muy atractivo para quienes gustan
de la formación científica que proporciona el conocimiento
de la Física y en general de la ciencia básica, pero que a la
vez reconocen en la Ingeniería un campo de estudio en el
cual se propicia la inventiva, la creatividad y el ingenio,
con fines prácticos.80
Laboratorio de Óptica.
Fuente: Fotografía de Robinson
Henao, Archivo Departamento
Comunicación y Cultura,
Universidad EAFIT, Medellín,
2009
La Ingeniería Física fue concebida en Estados Unidos en 1924,
y a partir de ahí son pocos los países que la han considerado en su
oferta formativa. Fuera de varios países europeos, Canadá y Estados
Unidos, y sólo México en Latinoamérica contaban con el programa
hasta el 2004. En EAFIT la construcción de este estuvo a cargo del
cuerpo de profesores de Física, del Departamento del Ciencias Básicas. Uno de los catedráticos de física y gestor del nuevo programa
contó cómo fue el proceso:
Vimos una cierta brecha entre la formación que recibe un físico y la formación de un ingeniero, entonces si
nosotros tenemos una Universidad donde la Ingeniería es
una buena fortaleza, por qué no montar un programa que
forme personas con eso que es bueno de los ingenieros y
con eso que es bueno de los físicos, que no sea ni lo uno
ni lo otro.81
80
Daniel Velásquez, “Nuevo pregrado
en EAFIT: Ingeniería Física”, El Eafitense, núm. 61, Medellín, EAFIT, abril
de 2003, p. 8.
81
“El caso de Ingeniería física”, El
Eafitense, núm. 53, Medellín, EAFIT,
mayo de 2002, p. 7.
50 AÑOS U N I V E R S I D A D
142
82
Ibíd.
E A F I T
CIENCIA Y HUMANISMO QUE SEÑALAN EL FUTURO
La noción de que las empresas locales contaran con científicos
en sus plantas de personal no hace parte de nuestra larga tradición
empresarial. Podemos manifestar que este ingeniero es una suerte de
físico capaz de enfrentarse a complejos problemas emanados de las
organizaciones, con soluciones de carácter novedoso. “Una persona
con mucha formación Física, […] un profesional que podría ser muy
útil y podía insertarse dentro del sistema productivo del país”.82
A pesar de sonar como un desafío futurista, Ingeniería Física no
es un salto al vacío, pues se advierte por parte de los científicos el
papel que llegarán a cumplir en el siglo XXI: enfrentarse a problemas
empresariales que surgen con respecto a tecnologías y conocimientos
desarrollados autóctonamente. Y no se trata solamente de intenciones
y firmes propósitos. Ya nos lo mostró uno de los primeros egresados
del programa, el ingeniero Rodrigo Gómez, quien lideró el equipo que
desarrolló los tableros digitales para la Universidad, que con mejor
tecnología quebró el costo de los disponibles en el mercado.
La Escuela de Derecho:
LA PROYECCIÓN DE UNA CARRERA JOVEN
El derecho es una inusual combinación
de lo académico y lo profesional. La enseñanza
del derecho requiere de un profundo conocimiento
de la sociología, la historia, la filosofía,
la economía y otras materias […]
Owen Fiss*
EAFIT partió de un prolijo estudio en el cual se preguntó cuál sería su aporte a la sociedad con la formación de un nuevo
abogado, una profesión que ha sido a través de la historia de Colombia
de las más masificadas en la oferta universitaria y, en cuanto tal, ha
arrastrado muchos de los vicios de la educación tradicional: uso excesivo de la clase magistral como modelo de enseñanza, aprendizaje
memorístico, idea de que es una carrera que se puede combinar con un
trabajo de tiempo completo, bajo nivel de investigación, entre otros.
Pues bien, la Universidad le apostó desde 1999 a un tipo de abogado
que, a riesgo de sonar exagerado, se acercara más a un jurisconsulto
que al profesional tradicional.
La razón fue –como se discutió en el Consejo Superior en el momento en que se aprobó el programa– que el país necesitaría hacia
el futuro más juristas que abogados, de acuerdo con estudiosos del
Derecho. De ahí surgió la idea de construir un modelo pedagógico
para la Escuela, que forme un abogado con pensamiento jurídico y
crítico. En el ejercicio de autoevaluación de la Escuela, se hizo un
diagnóstico descarnado del deterioro que se ha producido en la formación de los abogados:
La época en que el modelo de formación de los abogados pretendía producir eminentes juristas, humanistas
con conocimientos universales, había sido en gran medida
desplazada por la pretensión persistente de los tecnócratas
del derecho; en la medida en que el derecho pretendía
convertirse en una teoría pura, rígida, una técnica formal,
un juego de procedimientos preestablecidos y operados por
expertos. Los abogados formados en el primer modelo se
*
Citado en: Autoevaluación institucional 2008 con fines de renovación
de la acreditación, op. cit.
50 AÑOS U N I V E R S I D A D
144
E A F I T
CIENCIA Y HUMANISMO QUE SEÑALAN EL FUTURO
vieron arrinconados e incluso peyorativamente observados
como piezas de museo. Esta situación parece estar nuevamente cambiando y quienes manejan un conocimiento
excluyente de carácter técnico y casi esotérico han venido
siendo crecientemente cuestionados por las transformaciones mundiales y locales de todo tipo.83
En el recinto directivo de la Universidad, en 1998, se citó una
conferencia del profesor Humberto Vélez R. dictada en algunas facultades de Derecho del país y titulada “Juristas, nación y mercado”:
Dados los drásticos cambios que se vienen operando
en el mundo, así como las transformaciones que aquellos
empujarán sobre las estructuras internas del país, lo que
el mercado va a comenzar a demandar a corto y mediano
plazo va a ser juristas. Es decir, abogados dotados de pensamiento jurídico y que, aunque se desempeñen en áreas
muy especializadas del derecho van a requerir el enfoque
interdisciplinario, es decir, de la ayuda imprescindible de
otros saberes, disciplinas y destrezas para poder responder
con responsabilidad y eficacia a los problemas del ejercicio
profesional.84
Un sólido fundamento en la teoría general del Derecho como
soporte epistemológico para este jurista, que no abogado; con cuyo
marco teórico
se busca superar la equivocada idea de que la enseñanza
del Derecho consiste en la enseñanza de las normas que
integran un ordenamiento jurídico específico. El conocimiento de la Teoría General del Derecho evita que un
cambio de normatividad –tan común en nuestro medio–
desvertebre la estructura del abogado.85
A la sólida formación teórica y jurídica, se sumaron otros dos
rasgos, según lo expresó el primer decano de la Escuela, Juan Diego
83
Ibíd.
84
Citado en: Acta 143 [documento
sistematizado], Consejo Directivo
EAFIT, CAD, Medellín, EAFIT, 17 de
junio de 1998.
85
Ibíd., p. 3.
86
Juan Diego Vélez Maya, “Un nuevo
pregrado en Derecho”, El Eafitense,
núm. 31, Medellín, EAFIT, noviembre
de 1999, p. 7.
Vélez Maya:
Un trabajo intenso en lógica, hermenéutica y argumentación, como herramientas para construir e interpretar los
sistemas jurídicos objeto de estudio; y un conocimiento
amplio del entorno económico, que le permitiese al abogado contextualizar adecuadamente los problemas que en
el ejercicio de su profesión se someten a su estudio.86
U N I V E R S I D A D
E A F I T 50 AÑOS
CIENCIA Y HUMANISMO QUE SEÑALAN EL FUTURO
Al valerse de las competencias en ciencias económicas que EAFIT
ha acumulado desde sus orígenes, la Escuela de Derecho ha podido
cristalizar una visión que respeta la formación tradicional del abogado
(derecho público y privado, constitucional, procesal, civil, penal y
laboral), enfoque amarrado a unos nuevos atributos que permitieron
ofrecer al medio una ventaja competitiva de este nuevo abogado con
pensamiento crítico: la formación económica.
No es usual ver a un abogado con fortalezas cuantitativas, a un
estudiante de la carrera de Derecho tomando asignaturas de Cálculo
y acercándose a las finanzas y a las disciplinas económicas. Ello ha
sido posible por el desarrollo de un enfoque interdisciplinario y de
una selección rigurosa de los estudiantes, quienes deben aplicarse a
trabajar en dirección a los nuevos lineamientos.
Incluso, se puede hablar de una revolución pedagógica en la manera de abocar el conocimiento jurídico y sus disciplinas auxiliares;
en las formas de enseñanza y aprendizaje radicalmente alejadas de las
tradicionales, centradas en el profesor. A lo que se suma el compromiso con la investigación como fuente de conocimientos jurídicos, la
experiencia en el consultorio jurídico y en los semestres de prácticas.
Son, en definitiva, doce años de desarrollo de la nueva visión del
Derecho para los nuevos y viejos problemas y necesidades del país.
Al término del primer año de actividades de la Escuela, el estudiante de la primera promoción Juan Camilo Vélez, cuenta acerca
de lo que significó para él ser parte del primer grupo de abogados
formados en EAFIT:
145
Gloria María Gallego García,
Ph. D., profesora de Derecho
Fuente: fotografía Ramiro Isaza,
Archivo Departamento
Comunicación y Cultura,
Universidad EAFIT, Medellín,
2010
50 AÑOS U N I V E R S I D A D
146
E A F I T
CIENCIA Y HUMANISMO QUE SEÑALAN EL FUTURO
Pese al escepticismo inicial de algunos frente al salto
dado por la Universidad hacia áreas de formación diferentes
de las ciencias administrativas, la Escuela de Derecho de
EAFIT, con apenas un año de vida, vuelve a demostrar que
cuando hay trabajo, visión de futuro, planeación y deseos
de hacer las cosas bien, no hay lugar a equívocos: “Lo que
empieza bien termina bien”, dice el dicho.
A decir verdad, muchos estudiantes (incluyéndonos los
más veteranos) sentíamos al comienzo una gran expectativa
por nuestra doble condición de primíparos de Universidad
y de carrera. Sí, nos sentíamos como ratones de laboratorio.
Sin embargo, esa incertidumbre –lógica si se quiere–, desapareció de forma casi inmediata: la confianza y el apoyo
de los profesores y el decanato, la unidad de criterios en
torno al proyecto de Escuela, la calidad de los docentes,
la alta exigencia académica y, en fin, la certeza de ir en la
dirección correcta, nos dan hoy la tranquilidad de haber
tomado la mejor decisión profesional y personal. Porque
aunque la ciencia del Derecho es una nueva área de formación en EAFIT, lo cierto del caso es que nuestra Escuela
entró pisando fuerte. Llegó para quedarse y codearse con
las mejores facultades del país.87
Sería exagerado desconocer que la ciudad cuenta con buenas facultades de Derecho; pero, de acuerdo con la concepción que ilustró
a los creadores de la carrera, fue posible construir un modelo innovador Además, como en el fondo el Derecho es una Ciencia Social y
Humanística, no es de poca monta considerar que el crecimiento que
en estos ámbitos ha tenido la Universidad en más de una década, le
permitió a la Escuela beneficiarse de lo que los economistas denominan “externalidades positivas”. De esto da testimonio la estudiante
de VI semestre al terminar el 2009, Ana María Quintero Gil:
87
Juan Camilo Vélez, “La Escuela de
Derecho, una joven bien preparada”, El Eafitense, núm. 31, Medellín,
EAFIT, noviembre de 1999, p. 18.
88
Ana María Quintero Gil, entrevista
personal por Juan Carlos López
Díez, 2009.
Inicialmente debo decir que EAFIT no fue mi primera
elección, pero creo que sí fue la mejor. Cuando decidí cambiarme de Universidad, no lo hice por la carrera, porque
sigo estudiando la misma, sino porque entendí que EAFIT
me ofrecía ciertos beneficios que en la otra institución no
encontré […] Y a un nivel no académico, he sentido que
el ambiente de la Universidad es bueno, no sólo por las
estructuras sino también por las personas. Me parece que
el estrato económico social no genera ninguna presión
dentro de la Institución, teniendo en cuenta que es una de
las pocas Universidades que sí ofrece becas.88
Pedagogía, didáctica y educación
EN ARMONÍA CON EAFIT
Nunca he visto a un educador cambiar
de método de educación. Un educador
no conoce el sentido del fracaso,
precisamente porque se cree Maestro.
Quien enseña manda; de ahí una oleada
de instintos.
Gastón Bachelard
El oficio profesoral en
EAFIT está marcado de un cierto
empirismo. En pocas palabras, en el ejercicio docente ha sido más
importante encarnar un saber reconocido por una Institución, una
comunidad y los alumnos que la pedagogía del mismo. Este asunto
es de paso un problema de la educación colombiana, y como tal no es
ajeno a EAFIT. El hecho de ver la Pedagogía como disciplina o campo
del conocimiento, difícilmente pudo expresarlo mejor alguien distinto
al filósofo y psicólogo Jean Piaget:
El problema general es el de comprender por qué la
inmensa cohorte de educadores que trabajan en todo el
mundo con tanto ardor y, en general, competencia, no
engendra una élite de investigadores que hagan de la Pedagogía una disciplina científica y viva de la misma manera
que todas las disciplinas aplicadas participan a la vez del
arte y de la ciencia.
¿Hay que buscar la causa de este hecho en la naturaleza
de la Pedagogía, en el sentido de que sus lagunas se deben
a la imposibilidad de encontrar un equilibrio entre los datos
científicos y las aplicaciones sociales? […] en cualquier caso,
el desarrollo de una ciencia está en función de sus necesidades y las incitaciones de un medio social. En el caso que
tratamos, estas incitaciones faltan en parte y el medio no es
siempre propicio.89
Se parte de este diagnóstico de déficit –quizás de talante radical–,
con el ánimo de mostrar cómo a lo largo de 50 años se dio un crecimiento lento por estas preocupaciones a las que muchos docentes
89
Jean Piaget, Psicología y Pedagogía,
Buenos Aires, Ariel, 1988, p. 17.
50 AÑOS U N I V E R S I D A D
148
E A F I T
CIENCIA Y HUMANISMO QUE SEÑALAN EL FUTURO
no dan, por regla general, el valor que deberían tener. Crecimiento
lento pero encomiable para una entidad que por su índole no cuenta
la Pedagogía entre sus objetos centrales de estudio.
Una de las estrategias de enseñanza que emergió con un sello
diferenciador fue el conocido “método de casos”, popularizado por
la Universidad de Harvard y su Escuela de Administración (Harvard
Business School), presentada por no pocos como la más famosa del
mundo en su ramo. Este método, desde su concepción, estuvo orientado al desarrollo de habilidades de gestión mediante el análisis y la
discusión de situaciones hipotéticas que alientan el debate. El caso,
si está bien diseñado pedagógicamente, no ofrece una única solución
ni menos la óptima y no comprende toda la información del problema
empresarial que se expone. Se puede concluir que, al menos desde el
pragmatismo, se ofrece como una herramienta valiosa en la enseñanza
de la Administración.
Es difícil aspirar a la aplicación de un método como este en todo
el currículo, pues sólo parece extensivo a algunas materias, como fue
la declaración explícita para el caso de los cursos de Problemas de la
Gerencia, donde fue el método adoptado.
El espíritu de la crítica de Piaget fue reconocido en el Plan quinquenal de 1978, cuando se diagnosticó para el cuerpo profesoral una
excelente idoneidad en el dominio del conocimiento, pero muchas
limitaciones pedagógicas:
EAFIT ha canalizado sus esfuerzos a mejorar los contenidos profesionales requeridos para la función de instrucción, pero muy poco ha podido acometer en el campo de
la tecnología, metodología y psicología de la educación; en
otras palabras, en los aspectos cruciales para la formación
integral de los educandos.90
90
Plan quinquenal de desarrollo 19791983, op. cit., p. 119.
91
Ibíd., p. 126.
La Universidad EAFIT comenzó con una lenta preocupación en
el nivel directivo por estos asuntos en la década de 1970 cuando, a
raíz de la formulación del Plan quinquenal, se crearon los Centros de
Ayuda para la Instrucción (CAI) “para mejorar la docencia universitaria
y realizar investigación en nuevas metodologías”.91Aún estábamos
lejos de pensar que instrumentos como el computador pudieran ser
parte activa de una clase o de las relaciones de comunicación con el
estudiante.
A partir de la creación de los Centros de Ayuda para la Instrucción
(CAI), la Universidad continuó perfeccionando un permanente apoyo
a la docencia, que los expertos pueden ubicar en el campo de la tec-
U N I V E R S I D A D
E A F I T 50 AÑOS
CIENCIA Y HUMANISMO QUE SEÑALAN EL FUTURO
149
nología educativa y que con tal espíritu no fue extraña a la tradición
de actualización tecnológica de la Universidad. Es significativo que
en un momento como aquel, una de las funciones del CAI fuera la de
“explorar más y nuevas posibilidades de utilizar el computador en
la enseñanza, con la coordinación con el Centro de Cómputo”.92
La función de apoyo pedagógico de los Centros de Ayuda para
la Instrucción (CAI) se amplió a una especie de centro de desarrollo
profesoral. A este le sucedieron en años posteriores el Centro de
Recursos Educativos (CRE); el Centro de Medios Didácticos (CMD); y
el Centro de Asesorías y Servicios Educativos (CASE). Como síntesis
de la continuidad de estas dependencias, es posible afirmar que su
gran fortaleza se consistió en las tecnologías educativas para apoyar
la labor dentro y fuera de clase.
Como punto de llegada parcial en la evolución mediática de la
Universidad en su trayectoria, en el 2009 pudo decir con orgullo que
todas las aulas cuentan con un equipo básico de apoyo compuesto
por televisor, video beam y computador. Y vienen en camino las
aulas virtuales multimedia y los tableros inteligentes –que ya tienen
algunas aulas–.
La búsqueda de un modelo
pedagógico
Hacia finales del ochenta y comienzos del noventa, EAFIT buscó el
camino para adoptar un modelo pedagógico, según lo consignado en
el Plan de desarrollo trienal 1989-1991.
Un artículo publicado en la Revista Universidad EAFIT,93por uno de
los directivos de la época –el director de Planeación Integral–, ofrece
una síntesis de un problema que se había resumido como el anhelo
pedagógico de aprender a aprender. Muy a tono con la revolución
cultural de los sesenta –nos referimos a la crisis con la autoridad que
se deriva de este período–, en la que el profesor perdió el control del
conocimiento, del aula y el estatuto de ser el personero del saber, reivindicando que a este último puede accederse por el papel autónomo
del estudiante.
La Universidad se lanzó en pro de ese anhelo que replanteaba
el conocido eje enseñanza-aprendizaje, en la búsqueda de que el
estudiante tuviera mayor protagonismo. El nuevo paradigma de la
enseñanza, o mejor del aprendizaje, quedó consignado en el Plan
como un nuevo modelo pedagógico que propiciara:
92
Ibíd., p. 128.
93
Jairo Gómez Montoya, “Hacia un
modelo pedagógico sustentador
de la calidad de la docencia en la
Universidad EAFIT”, Revista Universidad EAFIT, núm. 85, Medellín,
EAFIT, enero-marzo de 1992.
50 AÑOS U N I V E R S I D A D
150
E A F I T
CIENCIA Y HUMANISMO QUE SEÑALAN EL FUTURO
1. Experimentación en estrategias y medios de enseñanza apropiados al logro de aprendizajes adecuados a la
población estudiantil universitaria.
2. Acciones tendientes a estimular la utilización de
formas de evaluación encaminadas a lograr un verdadero
mejoramiento en los procesos de enseñanza, de un lado,
y de otro, en el rendimiento académico de los estudiantes
mediante una acertada “motivación para el logro”.
3. Estudios relacionados con la aplicación de instrumentos para el desarrollo de habilidades básicas de pensamiento, con el fin de lograr que el alumno eafitense supere
los aprendizajes exclusivamente repetitivos y memorísticos
con la anhelada capacidad de “aprender a aprender”.94
Estas razones, según el artículo, daban pleno fundamento para
que se hablara de “un modelo pedagógico orientador de la docencia
en la Universidad EAFIT”.
Tabla 6 Modelos pedagógicos
Elementos
94
Ibíd., p. 14.
Modelos
Pedagógico tradicional
Pedagógico moderno
Alumno
Elemento pasivo, receptor del saber transmitido
por el profesor, bajo un
régimen de disciplina
centrada en la autoridad
del docente. Su función:
escuchar, ver, memorizar,
repetir y obedecer servilmente
Elemento activo y emprendedor. Para él se diseña y
administra el currículo.
Se constituye en el centro
del proceso enseñanzaaprendizaje, para que alcance un alto desarrollo
de su inteligencia y una
excelente personalidad
Profesor
Desempeña papel protagónico, de déspota
ar bitrario. Dictador de
clase, transmisor de conocimientos, sin mayor
preocupación por las necesidades, intereses, problemas de sus alumnos
Actúa como elemento que
estimula, orienta, anima,
facilita el aprendizaje de
sus alumnos, de acuerdo
con sus características,
necesidades e intereses de
cada período evolutivo
U N I V E R S I D A D
E A F I T 50 AÑOS
CIENCIA Y HUMANISMO QUE SEÑALAN EL FUTURO
Elementos
Método
Objetivos
151
Modelos
Pedagógico tradicional
Pedagógico moderno
Importa sólo para el profesor que es quien enseña la materia (transmite
contenidos). No hay preocupación por la manera
cómo el alumno puede
aprender
Se relacionan directamente con el alumno en cuanto
a la mejor manera de lograr
sus aprendizajes. Esto es,
que logre la estrategia cognoscitiva de "Aprender a
aprender".
Decisivos en la dinamización del trabajo educativo,
Teóricos y lejanos cuando
dándole sentido, dirección
son reconocidos, sin iny valor. En función de ellos
fluencia alguna sobre la
se lleva a cabo la acción
situación de aprendizaje
coparticipativa del docente y el alumno
Fuente: Jairo Gómez Montoya, “Hacia un modelo pedagógico sustentador de la calidad de la
docencia en la Universidad EAFIT”, Revista Universidad EAFIT, núm. 85, Medellín, EAFIT,
enero-marzo de 1992, p. 15.
Con el correr de los noventa el debate por el modelo pedagógico
bajó en interés; mas no la continua preocupación por los asuntos de
la enseñanza y la educación. Una de las tantas etapas en las que se
manifestó una preocupación pedagógica en la Universidad fue cuando
El Eafitense dedicó una de sus ediciones a debatir el problema de la
enseñanza desde cuatro puntos de vista: la de las Escuelas que al
2010 conforman la Universidad EAFIT.95
Pedagogía Abierta al mundo
Una Universidad como EAFIT, tecnocrática en el grueso de su plan de
vuelo, pasó en menos de una década de la pedagogía a la filosofía de
la educación. En el año 2004, el rector de la Universidad Nacional de
Colombia, Marco Palacios Rozo, agitó el devenir universitario con el
planteamiento de las fuertes responsabilidades que se le avecinaban
al alma mater nacional: innovación, investigación y sistemas de enseñanza, y aprendizaje como apoyo de los dos anteriores. Estas agudas
críticas del rector tuvieron un eco mayor en nuestra Universidad.
95
Ver: El Eafitense, núm. 71, Medellín,
EAFIT, julio de 2004.
50 AÑOS U N I V E R S I D A D
152
Helmuth Trefftz, Ph. D.,
profesor de Ingeniería de Sistemas
Fuente: fotografía de Robinson
Henao, Archivo Departamento
Comunicación y Cultura,
Universidad EAFIT, Medellín,
2010
96
Sobre el replanteamiento del Núcleo
de Formación Institucional, ver: “La
Escuela de Ciencias y Humanidades: el rumbo a la consolidación
de una Universidad Humanista”,
ver p. 123 donde el autor amplía el
tema.
E A F I T
CIENCIA Y HUMANISMO QUE SEÑALAN EL FUTURO
EAFIT recogió el guante, y comenzó un proceso de reflexión acerca
de los cambios educativos y curriculares que debían emprenderse. En
un trabajo colectivo que comprendió todo el año 2006, de alcances
similares a lo que fue la flexibilización curricular en 1998, se fraguó
un replanteamiento académico sobre tres ejes fundamentales: 1. el
Núcleo de Formación Institucional;96 2. un nuevo tipo de estructura
curricular como definición institucional para todos los programas,
cuyo efecto más visible fue el adelgazamiento de la mayoría de los
pregrados a cuatro años y medio, de acuerdo con tendencias europeas; y, 3. un espacio para las propuestas específicas de las unidades
académicas.
En un editorial de El Eafitense de ese año (2006) se expresó que:
La redefinición de los currículos de los programas
de pregrado de la Universidad EAFIT debe estar sujeta,
en primera instancia, a la declaración institucional que
U N I V E R S I D A D
E A F I T 50 AÑOS
CIENCIA Y HUMANISMO QUE SEÑALAN EL FUTURO
153
la formación universitaria es ante todo un proceso de
aprendizaje, cuya responsabilidad nuclear corresponde al
alumno y en donde el docente juega un papel de orientador
en aspectos metodológicos, disciplinares, profesionales y
epistemológicos. En segundo lugar, la redefinición de los
currículos de pregrado debe aprovechar las posibilidades
de la sociedad de la información y del conocimiento, que
propician el desarrollo de un proceso de formación personal a lo largo de toda la vida y, en consecuencia, ofrecer un
proyecto académico que motive la realización de estudios
de posgrado, entre quienes deseen dar continuidad a su
proceso de formación universitaria.97
Este mismo documento instituyó los valores que el proyecto educativo de la Universidad debía alumbrar como compromiso indeleble:
el pluralismo y la tolerancia, el compromiso frente a la comunidad,
el pragmatismo frente a la solución de problemas y una visión de
apertura al mundo en concordancia con el lema de la Universidad:
“EAFIT Abierta al mundo”.
97
“Revisión curricular en EAFIT: estamos tocando el alma de la Universidad” [Editorial], El Eafitense, núm.
85, Medellín, EAFIT, mayo de 2006,
pp. 2-4.
Eafit:
HACIA UNA UNIVERSIDAD CON INVESTIGACIÓN
Desde su origen,
EAFIT se comprometió con la práctica y los problemas del mundo empresarial, en línea con una vocación de servicio
al sector productivo y manufacturero al que se debía la razón de su
constitución. La investigación no fue la excepción a la regla tal como
lo muestran los documentos que dan testimonio de los orígenes de
esta actividad. Uno de los antecedentes más remotos en los que la
Universidad iniciaba la formalización de la investigación fue la creación, casi desde sus orígenes, del Consejo de Investigación, el cual:
Está formado por aquellos profesores que desean llevar
a cabo labores de investigación o prestar servicios de consulta de esta manera, los conocimientos y la experiencia del
profesorado estarán a disposición de la industria y de los
negocios, para estudiar problemas de administración que
afectan a una empresa en particular o problemas comunes
de ellas.98
Con el propósito de complementar su estructura académica y
aprovechar al máximo la asistencia técnica que le daba a la Escuela
la Universidad de Syracuse, se formalizó la creación del Centro de
Investigaciones Económicas (CEIE), el cual nació como Institución
Académica en septiembre de 1964, según el Acta 49 del Consejo Superior. Los objetivos del CEIE según Dalia M. de la Cuesta –su directora
en 1969– se pueden sintetizar de la siguiente forma:
98
99
“Escuela de Administración y
Finanzas. Prospecto informativo”,
CAD, 2 (18), Medellín, EAFIT, [1961].
[Este documento no tiene fecha,
pero por su contenido se hizo una
aproximación, ya que realiza un
informe general en el que indica
que “iniciada con 60 estudiantes en
agosto de 1960, luego, en febrero de
1961, ingresaron 60 alumnos y seguirán aumentando sus matrículas
tan pronto lo permitan”].
“Escuela de Finanzas elabora estudios sobre mercadeo. Habla la
Directora del Centro de Investigaciones, Dalia M. de la Cuesta”, El
Colombiano, Medellín, 15 de abril
de 1969, p. 6.
1. Enfocar la investigación hacia los problemas económicos, técnicos
y administrativos de la empresa, en concordancia con las necesidades y urgencias de la industria nacional.
2. Dar oportunidad al personal docente y al estudiantado de la
Institución para realizar investigaciones con el fin de entrar en
contacto con los problemas de la empresa privada y del país en
general.
3. Ofrecer programas, conferencias y seminarios y discutir los problemas económicos del país.
4. Mantener relaciones y estrecha colaboración con entidades similares tanto nacionales como extranjeras.99
Según el mismo testimonio, los principales campos de estudio o
asesoría del Centro de Investigaciones abarcaban diferentes áreas de
U N I V E R S I D A D
E A F I T 50 AÑOS
CIENCIA Y HUMANISMO QUE SEÑALAN EL FUTURO
155
la Administración de Empresas como el Mercadeo, la Administración,
la Contraloría y la Ingeniería Industrial.100
En sus primeros años, el Centro de Investigaciones se destacó por
trabajos contratados por empresas, como lo muestra Tabla 7 en uno
de los primeros balances realizados del Centro.
Tabla 7 Primeros trabajos del Centro
de Investigaciones Económicas (CEIE)
Año
Estudio
Empresa
1966
Historia financiera de una compañía,
Corporación
proyecciones para su crecimiento
Financiera
futuro
1968
Curso de capacitación sobre investigaFabricato
ción de operaciones
Aspectos básicos de la supervisión
Sun Oil Company
Curso intensivo sobre Administración
Extensión
Educativa
Empadronamiento de la ciudad de
Municipio
Medellín para actualizar el avalúo
de Medellín
catastral del municipio
Encuesta de algunos de los productos
de la compañía ya en el mercado, a
escala nacional, con la posibilidad de Manufacturas
introducir productos similares; pe- Vanidad S. A.
queña revisión de la efectividad de la
propaganda usada por dicha empresa
Estudio motivacional, a escala nacioBeneficencia
nal, sobre la lotería de Medellín, y otras
de Antioquia
loterías del país y juegos similares
Encuesta completa, a escala nacional,
sobre el vidrio plano; sus usos, tipo de
consumidores; y revisión de los siste- Cristalería Peldar
mas de distribución utilizados por la
compañía
Estudio de mercado nacional de vestidos para hombre. Factores que inciden
Everfit
directamente en ese mercado y situación competitiva de la empresa
100
Ibíd.
50 AÑOS U N I V E R S I D A D
156
E A F I T
CIENCIA Y HUMANISMO QUE SEÑALAN EL FUTURO
Año
1968
Estudio
Empresa
Estudio sobre la reestructuración administrativa de la fábrica con el fin de Fábrica de Licores
lograr mayor eficiencia. Análisis de sus de Antioquia
diversas dependencias
Estudio que comprende el análisis de
métodos y evaluación de oficios en algunas dependencias del Hospital, con
el fin de obtener un mejor empleo de
los recurso físicos y humanos con que
cuenta esa dependencia
Hospital
Universitario
San Vicente
de Paúl
Estudio parcial de la eficiencia de los
recursos humanos de la industria minera (oro, carbón, hierro). El informe
formó parte del estudio final sobre
Incoplan
el sector minero, presentado al señor
presidente de la República doctor.
Carlos Lleras Restrepo, por el Instituto
Colombiano de Planeación Integral
Estudio de investigación sobre la preferencia de un producto por parte del Laboratorio
consumidor final. Encuesta sobre el uso Simpi S. A.
de productos similares
Estudio de investigación de mercadeo
en la ciudades de Bogotá, Medellín y Manufacturas
Cali, con el fin de determinar la deman- Vanidad S. A.
da de un nuevo producto
Estudio de mercadeo acerca de la aceptación de los consumidores de ciertos
Milanesa S. A.
productos y la revisión de su sistema
de distribución en Medellín
Estudio de la actual organización administrativa y del funcionamiento de las Municipio
diversas dependencias del Municipio de Medellín
de Medellín
Estudio de mercadeo a escala nacional
en Bogotá, Medellín, Cali y Barranquilla, incluyendo el análisis de las Pintuco
características de los consumidores,
distribución y propaganda
U N I V E R S I D A D
E A F I T 50 AÑOS
CIENCIA Y HUMANISMO QUE SEÑALAN EL FUTURO
Año
Estudio
1968
Estudio de la organización interna con
157
Empresa
el fin de lograr una departamentalización más integrada que agilice su flujo
de operaciones. Se busca también controles más efectivos de presupuestos y
Valorización
Municipal
ejecución de obras que equilibren su
actividad financiera
Fuente: “Folleto EAFIT”, núm. 16, CAD, Medellín, EAFIT, 1968.
Los estudios que más se destacan son aquellos que involucran
el área de Mercadeo, con seis estudios contratados. Hay trabajos en
finanzas, uno de Historia Empresarial en relaciones humanas y de
enfoque tayloriano (análisis de productividad del trabajo). También
es relevante el hecho de que EAFIT dio sus primeros pasos en el campo
de la gestión pública.
Por ello es importante destacar dos trabajos contratados por el
municipio de Medellín, uno de los cuales fue publicado en la revista
Temas Administrativos. En este informe101 se resalta que es el primer
trabajo de ese tipo en administración municipal de Medellín, un análisis exhaustivo de la estructura organizacional que es diagnosticada
ineficiente, pesada e improcedente para el desempeño adecuado del
alcalde de la época. El estudio fue dirigido por uno de los profesores
de la Misión Syracuse, Andrew Barta, y en él participaron varios
profesores de la EAF.
Las reformas que propuso la Universidad hacen recordar el
principio del fundador de la Escuela de Minas, don Tulio Ospina:
“tanto lo público como lo privado son objeto de gestión”, puesto que
las mismas herramientas que probablemente se aplicaban al sector
privado fueron utilizadas para la administración pública.
101
Centro de investigación de la EAF,
“Reorganización administrativa
del Municipio de Medellín”, Temas
Administrativos, núm. 5, año III,
Medellín, EAF, pp. 91-107.
102
Plan quinquenal de desarrollo 19791983, op. cit.
Diez años después de este balance, el Centro dio cuenta de 92 investigaciones realizadas hasta 1978 “en áreas tales como el mercadeo,
personal, contabilidad, auditoría, producción, organización y métodos, economía, administración pública [y] difusión tecnológica”.102
50 AÑOS U N I V E R S I D A D
158
E A F I T
CIENCIA Y HUMANISMO QUE SEÑALAN EL FUTURO
El camino hacia
el Sistema
Institucional
de Investigaciones
PLaboratorio de Biotecnología,
investigación sobre la sigatoka negra.
Fuente: Archivo Departamento
Comunicación y Cultura,
Universidad EAFIT, Medellín,
2009
103
J. F. Molina Jaramillo, Universidad
EAFIT, 30 años al servicio de la educación superior, op. cit., p. 182.
104
“25 años del Centro de Investigaciones Universidad EAFIT”,
Revista Universidad EAFIT , núm.
73, Medellín, EAFIT, enero-marzo
de 1989, p. 133.
En 1989, el CEIE celebró sus Bodas de
Oro y fue la oportunidad de hacer
un balance de sus realizaciones. Para
utilizar un término de marketing, se
puede decir que el Centro estaba debidamente posicionado en el medio,
como lo prueba el hecho de recibir
el 24 de mayo de 1984 el galardón
El Mundo de Oro en la categoría de Investigación, otorgado por el
periódico El Mundo.103
Si bien la figura del “profesor-investigador”, algo extraña aún en
el medio y para una universidad privada, era reivindicada por la
Institución que consideraba desde entonces su beneficio docente en
las aulas y en la interacción de los estudiantes con el profesor, dado
que enriquecía su ejercicio pedagógico.
Sin embargo, era claro para entonces que la gran fortaleza del CEIE,
atributo incorporado del ethos eafitense, radicaba en su relación con
el mundo empresarial (ya no se mencionaba “industria” de manera
tan abrumadora), y que sus relaciones desbordaban el mero sector
manufacturero.104
Una de las preocupaciones constantes de la Universidad como
Institución privada era el sostenimiento financiero de la investigación;
de un lado, como generador de recursos obtenidos de la industria;
y del otro, la posibilidad de acceder a formas de financiación que
apoyaran la muy incipiente investigación básica.
La creación de una unidad dedicada exclusivamente a la investigación fue primordial para su desarrollo. Pues en los años ochenta
y principios de los noventa, hacía parte de la dirección de Servicios
Educativos que agrupaba diferentes dependencias de servicio: biblioteca, centro de informática, medios didácticos, telecomunicaciones,
como se llamaban por entonces. Es de entenderse que era el primer
esfuerzo de la Universidad por dar un lugar propio a la investigación
de carácter básico, orientada a la generación de conocimiento para
la sociedad y no para una empresa en particular.
U N I V E R S I D A D
E A F I T 50 AÑOS
CIENCIA Y HUMANISMO QUE SEÑALAN EL FUTURO
159
La primera unidad para ello fue el Centro de Asesorías y Consultorías EAFIT (CEACE) que funcionó hasta le reforma de 1997, cuando este
tipo de trabajos quedaron adscritos a los departamentos académicos.
Desde finales de los años noventa fueron varios los direccionamientos
que asumió la Universidad, para apuntalar un compromiso fuerte
con la investigación; uno de los más claros, la percepción del conocimiento generado como clave para la supervivencia de organizaciones
educativas. “En la sociedad del conocimiento es reconocido que la
investigación constituye el basamento esencial sobre el que se fundan
las diversas estructuras de producción de conocimiento”.105
De la mano de este objetivo, la relación con el sector productivo no se debilitó sino que, por el contrario, se puede decir que se
profundizó a partir de nuevas condiciones que aparecieron en el
escenario: “Con el apoyo de los grupos de investigación, se vienen
estableciendo relaciones de tipo sectorial con empresas del medio
buscando incrementar el número de proyectos de grado en los que
los problemas que se acometen, sean del interés para dichas empresas
o sectores”.106
Una de aquellas condiciones fue la de comenzar a asignar una
nueva responsabilidad o reto a los actores conocidos como “grupos de
investigación”, a quienes el Comité rectoral entregó el papel “de ofrecer asesoría y consultoría, de acuerdo con sus áreas de conocimiento,
sus intereses académicos y su disponibilidad de recursos”.107
Una nueva posibilidad, que surgió con las reformas de 1997, se dio
con el manejo del semestre de práctica, que de la modalidad clásica
de trabajar en un área profesional durante seis meses se abrió a media
docena de alternativas, entre ellas la de un semestre investigativo:
Considerada la fortaleza que la Universidad tiene con su
programa de prácticas profesionales, la cual contempla la
modalidad investigativa, también se han iniciado acciones
que posibilitan el que de manera conjunta se acuerde, entre
los grupos de investigación y algunas empresas, el patrocinio de algunos estudiantes de práctica en esta modalidad
de práctica investigativa.108
Quizás hasta la década del noventa, ante la pregunta de cuál sería
el eje de la investigación, la respuesta hubiera recaído en la figura
del profesor universitario: el profesor-investigador. En especial aquel
que ha hecho del compromiso con la investigación un factor no sólo
de estatus sino de supervivencia en su desarrollo profesional. A
partir del nuevo milenio no se habla ya del profesor como tal, sino
del grupo de investigación, elemento orgánico que le da legitimidad
105
Félix Londoño, “De algunas formas
de relación universidad-empresa en
torno a la investigación” [Editorial],
El Eafitense, núm. 82, Medellín,
EAFIT, octubre-noviembre de 2005,
p. 2.
106
Ibíd., p. 3.
107
“Descentralizadas actividades de
asesoría y consultoría”, El Eafitense,
núm. 28, Medellín, EAFIT, agosto de
1999, p. 8.
108
F. Londoño, “De algunas formas de
relación universidad-empresa en
torno a la investigación” [Editorial],
op. cit.
50 AÑOS U N I V E R S I D A D
160
E A F I T
CIENCIA Y HUMANISMO QUE SEÑALAN EL FUTURO
a esta actividad y tarjeta de presentación a sus miembros, profesores
pero también estudiantes, directivos y, en algunos casos, a los grupos
eafitenses de empresarios.
Sin que llegue a significar que los profesores comprometieran
sus inclinaciones e intereses investigativos, presentaban y debatían
sus propuestas en una especie de seminario permanente o agenda
investigativa coordinada por un grupo. Por supuesto, se ha desarrollado una forma de actuar particular: ¿Cómo se entiende un grupo
de investigación en EAFIT?
El director de Investigaciones de EAFIT lo describió a partir de la
autopoiesis, haciendo uso de un poderoso símil con el cerebro humano, descripción que expresa cierta resonancia de aquel seminario
impartido en EAFIT (1997) por el biólogo Humberto Maturana y su
Árbol del Conocimiento.
Los grupos de investigación se proyectan como sistemas
dotados de una gran flexibilidad y potencia de acción.
Una manera de observarlos es desde la perspectiva celular neuronal, de suerte que ellos puedan ser asimilados,
en su conjunto, a complejos sistemas nerviosos. A semejanza de unidades celulares, los grupos de investigación
tienden a configurar sus propios procesos de crecimiento
y de transformación, y en este sentido se perfilan como
organizaciones autopoiéticas, las cuales, a la manera del
denominado metabolismo celular, definen, de modo peculiar, su participación en una continua red de interacciones
dentro de las estructuras académico-investigativas que los
acogen y con sus pares dentro de las llamadas comunidades
académicas […]
Insertos en el sistema social, más que simples unidades
celulares, los grupos de investigación tienen la potencia
de acción de los sistemas neuronales distribuidos. Como
unidades especializadas, además de generar mecanismos
autopoiéticos que los hacen perdurables, desarrollan la
función vital de producir conocimiento; y a través de sus
interfaces, en las redes de interacción social en que participan, ese conocimiento se hace visible, pertinente y útil,
no solamente en los entornos locales, sino además, para el
potencial beneficio de la humanidad en su conjunto.109
109
Félix Londoño, El Eafitense, núm.
74, Medellín, EAFIT, octubre de 2004,
pp. 2-3.
No es exagerado decir que la Universidad EAFIT en el camino
de su medio centenario puede manifestar sin timidez que posee un
sistema de investigación, es decir, un conjunto de elementos armóni-
U N I V E R S I D A D
E A F I T 50 AÑOS
CIENCIA Y HUMANISMO QUE SEÑALAN EL FUTURO
161
cos y dinámicos que sustentan con solvencia el Sistema Institucional
de Investigación: dirección de alto nivel, políticas y reglamentos,
músculo financiero del 10% del presupuesto corporativo, sistema de
estímulos para el investigador y sus producciones, grupos de investigación cada vez más robustos, comprometidos y visibles, comités
de investigaciones repartidos por las Escuelas, un sistema de publicaciones, y la consolidación de las maestrías y los doctorados que se
convierten en el panorama por excelencia de los investigadores.
Las autoridades académicas colombianas han definido, en tiempos
recientes, tres modelos de universidad: profesionalizante (centrada
en la docencia), de investigación y un nivel intermedio entre las dos:
universidad de docencia con investigación, que llamaremos simplemente con investigación. A este último modelo se ha adscrito EAFIT
en su Plan de desarrollo estratégico 2006-2012.
Pero, ¿qué es una universidad con investigación? El Consejo Nacional de Acreditación (CNA) la describe en los siguientes términos:
Es aquella que le asigna una alta importancia a la investigación y a su papel en la generación de conocimiento,
pero considera que debe concentrar más recursos en lograr
una docencia de alta calidad, apoyada evidentemente en
una investigación y extensión de calidad. Tiene un nivel
importante de inversión en investigación, número de investigadores y publicaciones científicas (reflejado en bases
de datos como el ISI y SCOPUS), pero sin alcanzar los niveles
que caracterizan al primer grupo de universidades. Esta
universidad le asigna una gran importancia a preparar
los profesionales que su entorno requiere. Su escuela de
posgrado tiene varios doctorados, pero en muchos casos
puede considerar que por su Misión y por el papel que desempeña en su entorno y en su región debe poner un mayor
énfasis en las maestrías que responden a requerimientos
que confronta en su entorno. La proporción de estudiantes
que están en maestría y doctorado es importante, con un
mayor énfasis en la primera. Por lo tanto, se aproxima a lo
que la Carnegie Foundation denomina Master’s Colleges and
Universities. Generalmente le asigna un papel importante a
su papel en el Sistema Regional de Innovación y a proyectarse en su entorno por medio de investigación aplicada y
de sus actividades de extensión.110
Si tomáramos la anterior definición o tipología de la universidad
con investigación, quizás podríamos concluir que este vestido le
110
Autoevaluación institucional 2008
con fines de renovación de la acreditación, op. cit., pp. 4-5.
50 AÑOS U N I V E R S I D A D
162
E A F I T
CIENCIA Y HUMANISMO QUE SEÑALAN EL FUTURO
sienta bien a EAFIT en su recorrido histórico y en su proyección actual.
Nadie, que se sepa, ha pensado en renunciar a la docencia y a que
se ejerza cada vez con parámetros de mayor calidad. La investigación no ha pensado dejarse de lado, pero cada vez gana más terreno
la básica e incluso la formativa con su componente pedagógico de
los semilleros; la extensión ha sido uno de los mayores sellos de la
Universidad. Hay claridad en los doctorados, que son recientes, pero
apalancados en una gran trayectoria de maestrías desde 1972.
Revistas y patentes
Tabla 8 Revistas y Publicaciones
de Resultados de Investigación
Fecha de
Creación
Título
Indexación
Colciencias
Otros índices
1965
Revista
Universidad
EAFIT
Categoría C
Latindex, RedAlyc,
DOAJ, DoTec
1978
Revista NueNo aplica
vo Foro Penal
No aplica
1996
Revista Ecos
de Economía
Latindex
2002
Cuadernos de
No aplica
Investigación
DOAJ, DoTec
2002
Revista
Ad-minister
Categoría C
Latindex, Clase
Categoría B
Biblioteca Saavedra Fajardo, CIBERA, Clase,
CREDI, CSA, DOAJ, Fuente académica (EBSCO),
GOOGLE Académico,
LatAm-Estudios, Latindex, Publindex, Redalyc,
Ulrich’s International
Periodicals Directory,
Vlex, Worldwide Political
Science Abstracts Database (ProQuest, USA),
SCielo
2004
Revista
Co-Herencia
Categoría C
U N I V E R S I D A D
E A F I T 50 AÑOS
CIENCIA Y HUMANISMO QUE SEÑALAN EL FUTURO
Fecha de
Creación
2005
Título
Revista
Ingeniería
y Ciencia
Indexación
Colciencias
Otros índices
Categoría B
Latindex, Informe Académico, Periódica Thomson
Gale, Fuente Académica,
Dialnet, RedAlyc, Inspec, Chemical Abstracts
Service (CAS), Biblioteca Digital, Universidad
EAFIT
Fuente: Dirección de Investigación y Docencia EAFIT, Medellín, marzo de 2010
Tabla 9 Patentes y otros registros
de propiedad intelectual, 2010
Patentes de Invención
3
Patentes Modelo de Utilidad
4
Patentes en proceso
6
Obras literarias ante la Oficina de Derechos de Autor
8
Software Registrado ante la Oficina de Derechos
de Autor
14
Contratos y demás actos ante la Oficina de Derechos
de Autor
18
Fuente: Dirección de Investigación y Docencia EAFIT, Medellín, marzo de 2010
Los semilleros: el cultivo
del estudiante investigador
Más allá de los grupos de investigación como tales, existe otro elemento del sistema que hace parte del paisaje reciente y le apuesta a
un futuro promisorio, sostenido y fructífero: los semilleros de investigación, que han traído de la mano una vinculación cada vez más
decidida de los estudiantes a los grupos de investigación.
Dentro de la estructura del pregrado de la Universidad se fue
abriendo paso, lentamente, la posibilidad de encontrar estudiantes
dedicados a apoyar a profesores en sus investigaciones. En principio,
fue con la figura de los monitores, la mayoría de ellos en función de
163
50 AÑOS U N I V E R S I D A D
164
E A F I T
CIENCIA Y HUMANISMO QUE SEÑALAN EL FUTURO
ayuda docente; posteriormente fueron apoyo en los procesos investigativos, incluso desde los años ochenta: “Es importante destacar
la participación de estudiantes en las Líneas como monitores de
investigación o a través de sus proyectos de grado”.111
Una vez que los docentes se organizaron como grupos, los estudiantes encontraron su camino en los semilleros adscritos a los grupos, y comenzaron a hacerse sentir, incluso con alcance internacional.
Aunque suene a frase de cajón, es este el futuro de la investigación.
Que sean algunos de los estudiantes destacados (entre otras razones, porque se atrevieron a escribir y publicar sobre su experiencia)
quienes nos cuenten qué ha sido lo interesante de haber fundado o
pertenecido a algún semillero.
Las estudiantes de economía Andrea Pineda M. y Elizabeth
Tobón A., miembros del Semillero de Investigación en Economía
de EAFIT (SIEDE), cuentan sobre este grupo:
Investigamos voluntariamente, y este grato esfuerzo nos
es indiscutiblemente reconocido, no con una nota más,
sino con el orgullo de saber que estamos asumiendo el
papel de líderes, al presentar nuestros proyectos en foros y
ponencias, no sólo dentro de EAFIT, sino también en eventos
nacionales e internacionales, como los realizados por la
Red Colombiana de Semilleros de Investigación”.112
El estudiante del semillero de Ingeniería de Producción Sebastián
Salazar Botero, nos entrega otro testimonio:
111
“25 años Centro de Investigaciones Universidad EAFIT”, op. cit.,
p. 134.
112
Andrea Pineda M. y Elizabeth Tobón A., “SIEDE: por la pasión de
investigar”, El Eafitense, núm. 86,
Medellín, EAFIT, junio de 2006, p.
10.
113
Sebastián Salazar Botero, “Semillero de investigación, una excelente
manera de completar los estudios”,
El Eafitense, núm. 75, Medellín,
EAFIT, noviembre de 2004, p. 6.
Nuestro semillero está convencido que de esta forma se
traerán beneficios tanto para el estado como para el sector
industrial, lo mismo que para los estudiantes […] Los más
beneficiados somos los estudiantes, pues esto nos brinda
una formación basada en la investigación; nos acerca a la
industria para ser capaces de dar soluciones precisas de
mejoramiento; nos ayuda a ubicarnos en empresas que
proporcionen conocimientos y aprendizaje y que puedan
servir de apoyo para la Universidad y, lo más importante,
es que el semillero llena muchos vacíos que anteriormente
se tenían.113
Pero quizás lo más importante de este modelo pedagógico basado
más en la investigación que en la cátedra, es el esquema de valores
que se genera alrededor de las redes sociales que construyen los estudiantes, y estos con sus profesores: “la libertad de expresar opiniones”,
la “confianza y solidaridad” y “una visión formada bajo principios
U N I V E R S I D A D
E A F I T 50 AÑOS
CIENCIA Y HUMANISMO QUE SEÑALAN EL FUTURO
165
éticos”. Los semilleros fortalecen la formación del estudiante en varios
planos: el liderazgo, pues un estudiante-investigador alcanza un valor
extra por encima del estudiante promedio que le permite, desde las
propias aulas, ejercer un nivel de influencia sobre los compañeros;
desarrolla competencias de comunicación escrita y oral, ya que se
entrena colaborando en la elaboración de textos a los profesores que
los orientan, e incluso prepara y presenta sus propias ponencias.
Esto se convierte en una estrategia efectiva frente a las quejas sobre
los problemas de lectoescritura con los que llegan los estudiantes a
la Universidad.
Otra de las ventajas de la participación de los estudiantes en los
semilleros y en los grupos de investigación es la proyección nacional
e internacional: cada vez se consolidan más redes y encuentros de
semilleros que, incluso, trascienden las fronteras de la Universidad.
El trabajo en equipo es otra fortaleza que se afina en los estudiantes,
pues tienen la oportunidad de desarrollar un sentido de pertenencia
al grupo.
Quizás un aspecto no mencionado por todos los estudiantes, pero
tal vez el más relevante, es el hecho de que los semilleros han permitido dar el mayor salto en firme hacia la integración entre docencia e
investigación. En conexión con la docencia, “se viene consolidando la
formación de un nuevo tipo de profesional que durante su formación
Muestra oceanográfica, Grupo
de Investigación Ciencias del Mar.
Fuente: Archivo fotográfico Grupo
de Investigación Ciencias del Mar,
2009
50 AÑOS U N I V E R S I D A D
166
114
F. Londoño, “De algunas formas de
relación universidad-empresa en
torno a la investigación”, [Editorial],
op. cit.
E A F I T
CIENCIA Y HUMANISMO QUE SEÑALAN EL FUTURO
participa en las actividades de investigación, y de paso se apropia
del denominado espíritu investigativo y de por lo menos algunas
competencias protoinvestigativas”.114
Los estudiantes que acceden y se comprometen a partir de su mayor activo, el deseo o las ganas, han definido su modelo de formación
en un aspecto central de su carrera basado más en la investigación que
en la docencia, acaso sin ser del todo conscientes. Esto representará
lo que llamaría Jean Piaget un “‘aprendizaje significativo’”, aquél que
lo acompañará por el resto de su vida.
III
TERCERA PARTE
UNIVERSIDAD EAFIT 50 AÑOS
Evolución Institucional
de la Universidad EAFIT
La planeación en EAFIT
El primer camino que se sigue cuando se trata de hacer
las memorias de una Institución académica es, precisamente, centrarse en lo académico, por ser su razón de ser, motor y espíritu. Aunque
en el camino deben tomarse atajos que permitan oxigenar y dejar otras
constancias que lo estrictamente académico, pedagógico, investigativo
o editorial. Es este el propósito de este apartado. De hecho, el nivel de
complejidad al que ha llegado lo académico requiere de un soporte
en procesos y procedimientos, tareas, consecución y apropiación de
recursos, esquemas organizacionales, sistemas de seguridad y prevención de riesgos, políticas de personal, entre muchos otros.
La Universidad EAFIT, al cumplir sus 50 años de vida, ha consolidado un importante conjunto de sistemas de apoyo administrativo,
que significan el soporte vital de las funciones clásicas de una Institución de Educación Superior: docencia, investigación y extensión o,
como la llama uno de los planes estratégicos (1989-1991), “servicios a
la comunidad”. EAFIT, se ha visto obligada, como se mostrará en este
recuento, a la sofisticación de métodos y procesos de apoyo que la
han llevado en los últimos tiempos a recibir acreditaciones por parte
de entes autorizados para tal fin.
Como cualquier institución que conserve tras de sí cinco décadas
de construcción, es corriente que se lleguen a presentar vicisitudes
de diferente orden, como las administrativas y financieras. En cada
una de estos sucesos la Universidad ha contado con el respaldo
administrativo y financiero de aquellos que han tomado a su cargo
estas dos importantes responsabilidades, que hoy se conoce como
la Dirección Administrativa y Financiera, en la mayoría de los casos
ocupada por sus propios egresados. Asimismo se ha modernizado
en sus sistemas contables, de costos, de cartera y presupuestales, lo
que ha llevado a que la hoy Dirección tenga certificados sus procesos
básicos por organismos externos, como se muestra en la tabla 1.
Otro sistema que es preciso destacar es Admisiones y Registro,
una dependencia que podríamos entender como la función notarial
en una sociedad. En este caso, reemplazada por una organización
académica, en su función de registro. Admisiones desde sus orígenes ha acompañado la Universidad, ha sido testigo del crecimiento
acelerado y garante de un sistema de registro académico que ha
permitido a EAFIT asegurar la transparencia, la salvaguardia de las
50 AÑOS U N I V E R S I D A D
170
E A F I T
CIENCIA Y HUMANISMO QUE SEÑALAN EL FUTURO
notas y la confiabilidad de los certificados emitidos a estudiantes y
egresados, una vez que el sistema de docencia confía en Admisiones
los resultados evaluativos de los cursos formales.
No es gratuito, entonces, que en buena medida los sistemas administrativos hayan respondido a una concepción de planeación que
se estructuró desde la segunda década de vida universitaria. Acerca
de esta concepción nos proponemos pasar revista.
Desarrollo Humano, que cumple con excelencia las funciones de
administración del personal a la altura de lo que hoy se llama gestión
del talento humano, integra además el desarrollo artístico, los programas de salud ocupacional, capellanía, servicio médico y odontológico
y todo el apoyo deportivo a los estudiantes. El vasto sistema de becas
es administrado por esta Dirección. No en vano todos sus procesos
están certificados como lo muestra la Tabla 1.
Uno de los sistemas administrativos que ha construido la Institución a lo largo de sus 50 años de existencia es el de Planeación,
por el papel incuestionable que ha fijado en el devenir institucional,
y los hitos que ha marcado en diferentes momentos en los que la
Universidad ha realizado el ejercicio de otear el futuro y, lo más
importante, construirlo. En la actualidad, cuando la planeación está
presente en todas las dependencias de la entidad por vía de planes
a largo plazo y operativos, es fácil que se pierda la perspectiva del
largo camino recorrido y, sobre todo, los efectos que tuvieron estos
en transformaciones que los eafitenses tenemos hoy asumidas.
Habrá que decir que en los primeros 15 años de vida institucional,
la planeación no gozó de un sistema formal en el sentido de la teoría
administrativa. A comienzos de la segunda década de existencia se
creó la unidad de Planeación Académica, muy relacionada con los
procesos de registro de estudiantes –Admisiones–, y con las primeras
acciones de esta función administrativa.
Pero cuando EAFIT superó una de las mayores crisis (1972-1973),
con medio año de anormalidad académica, las fibras de los directivos
y de la comunidad se removieron y se transformaron en el germen
de un conjunto de cambios que iluminarían el camino por varios
lustros.
Así al momento de nacer el segundo programa académico de
pregrado, Ingeniería de Sistemas en 1976, se comenzaron a fraguar
decisiones que se reunirían en el primer plan formal con el que contó
EAFIT, el Plan quinquenal de desarrollo 1979-1983, y que marcaron un
nuevo rumbo institucional.
U N I V E R S I D A D
E A F I T 50 AÑOS
CIENCIA Y HUMANISMO QUE SEÑALAN EL FUTURO
171
Plan quinquenal de desarrollo
1979-1983
La planeación en EAFIT surge como el fruto de encuentros de fin de
semana en la finca de uno de los directivos, José Alonso González
López, jefe del Departamento de Prácticas, por entonces llamado Plan
Estudio-Trabajo (PET), y luego director académico.1
Fue en estas reuniones en las que se llegó a ciertas claridades
sobre los nuevos lineamientos que debían implementarse luego de
la crisis de 1973. Esto es, las decisiones de carácter estratégico que
debía ejecutar EAFIT, y que en efecto se tomaron: eliminación progresiva del Instituto Tecnológico y sus carreras técnicas y del programa
conocido como El simultáneo, o carrera de Administración en horario
nocturno. En contrapartida, frente a la eliminación de carreras, ponía
la mira en el nuevo tipo de programas para ofrecer, algo que llegaría a
ser la nuez del Plan quinquenal para finales de la década: la Escuela
de Ingenierías. El primer paso fue el nacimiento de la carrera de Ingeniería de Sistemas, la que inicialmente se pensó en compañía de
la de Producción. Según el testimonio de un egresado de la primera
promoción, Pedro Juan González Carvajal, los estudiantes del primer
semestre de Ingeniería que tuvo EAFIT ingresaron a estudiar, unos
Sistemas y otros Producción, pero luego, los de la última tuvieron
que resolverse por la primera si querían continuar en la Universidad.
Producción tuvo que esperar otros tres años antes de ser una realidad,
en 1979.2
Los elementos constitutivos, de lo que hoy se acostumbra llamar
“direccionamiento estratégico”, encontraron su esqueleto de formalización con la creación de una nueva dependencia, la Dirección de
Planeación Integral a principios de 1977 por decisión del Consejo
Directivo.
Para orientar y facilitar el cumplimiento de las metas del Plan, la
Universidad dispuso la creación de una nueva Unidad Administrativa
que en el futuro fue la que dirigió los lineamientos estratégicos de
EAFIT. Sobre el surgimiento de la Escuela de Ingenierías, la Universidad
entendió que debía abandonar el monoprograma y que su supervivencia en el largo plazo se vería seriamente afectada dependiendo
de un solo pregrado.
Pero la apuesta por las ingenierías se dio con un matiz claro dentro
del amplio espectro que representa este tipo de carreras: la decisión
por el tipo de programas que el plan llama “Ingeniería empresarial”.
1
José Alonso González L., entrevista
personal por Juan Carlos López
Díez, 2009.
2
Pedro Juan González Carvajal [ingeniero de sistemas egresado de la
promoción 1976-1901], entrevista
personal por Juan Carlos López
Díez, 2009.
50 AÑOS U N I V E R S I D A D
172
E A F I T
CIENCIA Y HUMANISMO QUE SEÑALAN EL FUTURO
La idea era darle una continuidad a la trayectoria de EAFIT, crear una
Escuela de Ingenierías
directamente relacionada con los procesos para la transformación de materia prima y para la producción de bienes
y servicios. Dentro de esta rama se cuentan principalmente
las ingenierías de Producción, Industrial, Administrativa,
Sistemas, Mecánica, Eléctrica y Química.3
3
Plan quinquenal de desarrollo 19791983, Medellín, EAFIT, octubre, 1978,
pp. 57-58.
4
Héctor Ochoa Díaz, entrevista personal por Juan Carlos López Díez,
2009.
5
Juan Fernando Molina Jaramillo,
Universidad EAFIT, 30 años al
servicio de la educación superior,
Medellín, EAFIT, 1990, p. 165.
6
Ibíd., p. 169.
De acuerdo con las entrevistas a dos de los principales protagonistas del Plan quinquenal –el rector Héctor Ochoa Díaz a quien
correspondió la ejecución durante su mandato (1975-1983) y el primer director de Planeación Integral, Gonzalo Arboleda Palacio–, el
objetivo final del Plan era el de incluir a EAFIT en las ligas doctorales
de la disciplina administrativa, algo quizás avanzado y ambicioso
para la época. Héctor Ochoa manifestó: “si usted lee entre líneas el
Plan quinquenal, verá que todo estaba en función del doctorado”.4
Con este objetivo claro, en julio de 1981 el director de posgrado y el rector hicieron una gira por Estados Unidos que los llevó
a visitar universidades como las de New York y Columbia; Pace,
Northeastern e Illinois en Chicago; Stanford en San Francisco,
Buffalo; y Georgetown en Washington “para el posible montaje del
doctorado en Administración y la correspondiente asesoría”.5En
abril de 1982 estaban adelantados los contactos para que una de las
Escuelas de Administración más prestigiosas, la Wharton School en
Filadelfia, aceptara hacer de socia y tutora de EAFIT para adelantar
el doctorado.6
Este cometido se paralizó con el cambio de administración y con
las dificultades financieras que vivió la Universidad hacia mediados
de la década de 1980, agravadas por la crisis que provocó la creación
de un sindicato por parte de una treintena de profesores. Sólo dos
décadas después se reviviría el sueño doctoral con la apertura en EAFIT,
en mayo de 2005, del primer programa de Ph. D. en Administración
que hubo en el país, en convenio con la Escuela de Altos Estudios
Comerciales de la Universidad de Montreal.
En el mejor sentido de una apuesta a fondo por el desarrollo del
conocimiento, los artífices del Plan eran conscientes de que una
universidad con doctorados era sinónimo de jugársela al todo por el
tema de la investigación, por lo cual varias páginas del mismo están
dedicadas a este tópico. No obstante, el Plan partía de un diagnóstico
descarnado y quizás demoledor del estado de la investigación luego
de década y media de existencia de un centro de investigaciones:
U N I V E R S I D A D
E A F I T 50 AÑOS
CIENCIA Y HUMANISMO QUE SEÑALAN EL FUTURO
173
Tanto los jefes de departamento como los profesores,
según las encuestas realizadas para el diagnóstico, perciben
la investigación como básica e ideal en el desarrollo de la
Universidad. No obstante, a pesar de este consenso, la investigación como disciplina y como recurso metodológico
es la gran ausente de la infraestructura educativa de EAFIT.
Hay esfuerzos esporádicos que no alcanzan a permear toda
la vida académica y patentizan aún más la necesidad de
investigar para lograr la madurez de la Escuela.7
A renglón seguido de este diagnóstico, el Plan quinquenal ponía el
dedo en la llaga acerca de la reforma profunda que requería el centro
de investigaciones para integrarlo a la vida académica de EAFIT, ya que
en sus 15 años de existencia había concentrado todos sus esfuerzos
en lo que hoy se diferencia claramente como “investigación aplicada”, constituida en parte por asesorías y consultorías que surgen
de la contratación con entidades y que, en consecuencia, tienen el
atractivo de ser poderosas generadoras de ingresos. Según se plasmó
en el documento:
Se requiere la reestructuración del Centro de Investigaciones de EAFIT (CEIE), del tal manera que involucre dos
elementos o divisiones fundamentales: por un lado los
proyectos externos, esto es, los trabajos solicitados bajo
contrato por personas naturales o jurídicas del medio y
por otro, las investigaciones y acciones internas de apoyo
en este campo para poder adelantar, con mejor éxito tanto
la formación profesional a todos los niveles como la función directiva dentro del marco actual y prospectivo de la
Universidad.8
Del Plan quinquenal
a los planes trienales
Una vez la Universidad se recuperó de los impactos más inmediatos
y dolorosos del problema del sindicato (sin mucho tiempo de pensar
en planes de largo plazo e incluso de celebrar sus bodas de plata),
emprendió nuevamente la elaboración de los planes. En esta oportunidad pasaron a realizarse sendos documentos trienales con los
períodos 1986-1988, 1989-1991 y 1992-1994. Estos documentos permitieron consolidar la actividad de la planeación y fueron el vehículo
7
Plan quinquenal de desarrollo 19791983, op. cit., p. 129.
8
Ibíd., p. 134.
50 AÑOS U N I V E R S I D A D
174
E A F I T
CIENCIA Y HUMANISMO QUE SEÑALAN EL FUTURO
preparatorio en los años noventa para lo que se convirtió en uno de
los ejercicios más relevantes y necesarios, distintivo de la década: la
autoevaluación, pre requisito para emprender los beneficios de las
acreditaciones institucionales, de programas y procesos que comenzaron a construirse en la década del noventa.
Valdría reseñar que para mediados de la década del ochenta, la
Institución hizo el primer intento de autoevaluación, del que no se
conoce documento escrito. Al Plan quinquenal le sucedieron, en
discontinuidad, una serie de planes trienales que consolidaron el
ejercicio de la planificación.
El primer atributo que podría señalarse en dichos planes fue lo
que se entendió como la metodología a seguir, a tono con uno de los
enfoques que se había tomado por asalto a las organizaciones en la
década de los años ochenta: la Planeación Estratégica. Se volvieron del
diario discurrir expresiones como “mentalidad estratégica”, “enfoque
estratégico”, la famosa “matriz DOFA de oportunidades”, “amenazas”,
“fortalezas” y “debilidades”, no sólo en los recintos directivos sino en
los niveles medios de muchas corporaciones. Obras como La mente
del estratega de Kenichi Ohmae y varias del consultor Jean Paul
Sallenave, asiduo visitante del país, fueron las biblias empresariales
por entonces. La Universidad no fue ajena a esa tarea de prospectiva
gerencial, y en uno de sus planes estatuyó que:
La Universidad EAFIT ha decidido formular su plan de
desarrollo con la metodología de la Planeación Estratégica
porque esta fuerza y además facilita el proceso de pensamiento hacia el futuro de la Universidad. Es por esencia
dinámica y participativa, comprometiendo a todas las instancias universitarias con la filosofía, misión, estrategias y
proyectos de la institución.9
9
Guillermo Vélez Vélez et al., “Plan
estratégico de desarrollo, 19891991”, Dirección de Planeación
Integral, Medellín, Universidad
EAFIT, 1989.
Pero no era la Planeación Estratégica el único enfoque o teoría
que acompañaba los esfuerzos directivos de entonces; de un poco
más atrás de la década del ochenta venía una de las concepciones
más influyentes y comprensivas que se haya producido en el siglo
XX, la Teoría General de Sistemas (o en administración llamada simplemente Teoría de Sistemas) que también se tomó en un momento
concreto, no sólo los ejercicios de gestión, sino casi que los de cualquier orden: culturales, científicos, deportivos y, por supuesto, los
académicos. Asumiendo el riesgo de lo que significa generalizar, se
propagó la idea de que todo era un sistema, todo había que analizarlo
bajo la metodología de los sistemas y el énfasis en las interrelaciones. Y como parte de las personas que dirigían la Institución por
U N I V E R S I D A D
E A F I T 50 AÑOS
CIENCIA Y HUMANISMO QUE SEÑALAN EL FUTURO
175
entonces, hubo importantes funcionarios y directivos que supieron
transmitirle su sello sistémico a los planes, objetivos y estrategias.
De ahí que en los planes trienales, EAFIT declarara:
[…] la integración e interacción de los procesos administrativos, financieros, de formación en la cultura,
desarrollo organizacional, imagen corporativa y bienestar
institucional, alrededor de la misión de EAFIT.10
El plan decenal, que sucedió a los planes trienales, se entiende
como el hecho de mayor horizonte de planeación de la Universidad: diez años, de 1998 a 2007. Las dimensiones estratégicas que
contempló fueron la flexibilización curricular, la investigación, la
ampliación de los posgrados, la proyección social, la visibilidad del
impacto social, la internacionalización y la acreditación.11
Como es apenas lógico, un horizonte tan amplio debe mover a
ajustes, y en el año 2005 el Plan de desarrollo tuvo una revisión que
llevó a la formulación de un Plan 2006-2012.
El tema de la acreditación ha sido uno de los retos que la Planeación Integral ha encarado desde la segunda mitad de los años
noventa. Los resultados son tangibles: lo demuestran la acreditación
de los programas y la acreditación institucional, que se proyectan
como un legado de las políticas y filosofía de la calidad, asimilado
en los ochenta.
10
Ibíd., p. 12.
11
Ver: G. Vélez Vélez et al., Plan estratégico de desarrollo, 1989-1991,
op. cit.
La Acreditación Institucional
A partir de la reforma a la Educación Superior que consagró la
Ley 30 de 1992, cuando una institución quiere someterse al veredicto
de ciertos auditores externos especializados –que en la academia se
les nombra “pares”–, lo primero que debe hacerse seriamente es un
proceso muy complejo y dispendioso llamado “autoevaluación”, que
consiste en el examen de sí mismo por parte de los propios miembros
de la comunidad universitaria organizados en grupos.
De acuerdo con una metodología que incluye encuestas, focus
groups y talleres, evalúan exhaustivamente todos los procesos
de la Universidad: académicos, directivos, administrativos y de
apoyo y, como resultado final, de forma ampliamente colegiada,
se emite una calificación cuantitativa que es el producto final de
la autoevaluación.
La Universidad, desde la década del noventa, está “profundamente
comprometida con los procesos de autorregulación, de autoevaluación, de planeación y de calidad”.12 Es preciso decir que se trata de
algo costoso y dispendioso, por lo cual debe acometerse con mística,
organización y disciplina:
Como una forma de concreción de nuestra visión, de
tiempo atrás, hemos asumido el compromiso de evidenciar
ante la sociedad, la comunidad académica y las instancias
oficiales, la alta calidad de todos y cada uno de los programas de formación que ofrecemos y de las actividades
de investigación que realizamos. Por ello, fuimos de las
primeras universidades en inscribirnos en el Sistema
Nacional de Acreditación, creado por la Ley 30 de 1992, y
en someter todas nuestras carreras al examen riguroso de
propios y extraños.13
12
Autoevaluación institucional 2008
con fines de renovación de la acreditación, Medellín, EAFIT, noviembre
de 2008, p. 1.
13
Alberto Jaramillo J., “La Acreditación Institucional: tarea de todos”
[Editorial], El Eafitense, núm. 54,
Medellín, EAFIT, julio de 2002, p. 1.
La autoevaluación, al menos en teoría, es un proceso que se puede
hacer autónomamente, sin perseguir un fin ulterior. Una institución
cualquiera puede tener la disciplina y la cultura de hacerlo sin que
necesariamente conduzca a una acreditación, resultado de una validación externa.
Cuando EAFIT comenzó un proceso sistemático en esa dirección,
la idea ya estaba propuesta e impulsada por Herbert Kells, experto
mundial sobre el tema, que en 1995 impartió en la Universidad
U N I V E R S I D A D
E A F I T 50 AÑOS
CIENCIA Y HUMANISMO QUE SEÑALAN EL FUTURO
177
Javeriana de Bogotá un seminario-taller de varios días a un grupo
de representantes de varias universidades, quienes ya trabajaban
en pos del objetivo. El profesor Kells también visitó nuestra Universidad ese mismo año para orientar los primeros pasos hacia la
autoevaluación.
Aunque parezca que sobra anotarlo, no es posible entender que
una institución como un todo esté acreditada y sus programas no.
Por ello, cuando la Universidad decidió volcarse a buscar la anhelada
Acreditación Institucional, era porque todos sus programas susceptibles de ser acreditados por su alta calidad ya gozaban de tal condición;
al cierre del 2009, la Institución alcanzó la acreditación de 15 de sus
17 pregrados. Este ha sido uno de los fundamentos sólidos hacia el
reconocimiento externo de EAFIT como un todo.14
La Universidad hizo en el segundo semestre de 2002 su primera
Autoevaluación Institucional con el ojo puesto en la acreditación de
alta calidad, y en el primer semestre de 2003 recibió una calificada
comisión compuesta de seis pares, dos de ellos de nacionalidad
extranjera.
Uno de los momentos de mayor felicidad en el campus fue cuando,
promediando el segundo semestre de ese año, se tuvo conocimiento
efectivo de que EAFIT había entrado a ese selecto grupo de universidades que podían certificar una calidad excelsa a la comunidad, a
todos sus estudiantes y usuarios, por haber recibido una Acreditación
Institucional por seis años. Al 2010, sólo 16 universidades en el país
han logrado la acreditación.
No está por demás recordar que como reconocimiento a toda
la comunidad participante y a quienes orientaron el proceso (la
Dirección de Planeación), la Universidad decidió regalarle a todo
su personal una fiesta en un cálido viernes de octubre de 2003; celebración similar a aquellas con las que se despiden las actividades
en diciembre cada año.
Pero, ¿qué significa estar acreditados?
La acreditación es un proceso voluntario orientado
por pares a través de agencias no gubernamentales para
lograr al menos dos cosas; una, revisar periódicamente el
cumplimiento de determinados objetivos apropiados para
la institución o el programa; y dos, calificar en qué medida
la institución o el programa cumplen con unos estándares
establecidos.15
De una manera más detallada, se alcanza la Acreditación Institucional
cuando una entidad de educación superior:
14
Ministerio de Educación, “Los mejores en educación 2009”, El Tiempo,
Bogotá, 6 de diciembre de 2009.
15
H. R. Kells, Self-Study Processes,
Phoenix, Oryx Press, 1994, p. 9.
50 AÑOS U N I V E R S I D A D
178
E A F I T
CIENCIA Y HUMANISMO QUE SEÑALAN EL FUTURO
1. Ha establecido claramente propósitos y metas.
2. Hay indicadores de estarlas logrando en gran medida.
3. Estudia constantemente el logro de las metas, los procesos y
los problemas, e intenta usar los resultados en pos del mejoramiento.
4. Muestra que conoce, en esencia, los estándares de calidad de las
agencias acreditadoras.
5. Dispone de los recursos humanos, financieros y físicos que le
permitan buscar los estándares por un período de tiempo.16
La Universidad emprendió su segundo proceso de Autoevaluación
Institucional en el 2008, y al año siguiente recibió nuevamente la visita de una comisión internacional de pares. La calificación otorgada
por esta comisión fue de 4,4, lo que traduce según el Consejo Nacional
de Acreditación (CNA) que la Institución alcanza “en alto grado” las
expectativas de calidad. Nos encontramos a tan sólo una décima de
poder decir que “se cumple totalmente”, motivo que servirá de acicate
en el futuro cercano para redoblar esfuerzos.
16
Ibíd., p. 12.
Entidad
Proceso certificado
Desarrollo
Humano
Año
Servicio Médico y Salud Ocupacional
Desarrollo de Empleados
Beneficios y Compensación
Desarrollo Artístico
Desarrollo Estudiantil
Deportes
Dirección Administrativa
y Financiera
Tabla 1 Certificaciones de Calidad ISO 9000
a procesos administrativos en EAFIT
Contabilidad
Tesorería y Cartera
Compras y Almacenamiento
Costos y Presupuestos
Contratos y Convenios
Servicios Generales
Centro de Administración Documental
Fuente: Informe de gestión 2009, Departamento de Comunicación y Cultura, Medellín, Universidad EAFIT, diciembre de 2009
U N I V E R S I D A D
E A F I T 50 AÑOS
CIENCIA Y HUMANISMO QUE SEÑALAN EL FUTURO
179
Renovación de la Acreditación, 2010
Al alcanzar las Bodas de Oro son variados los motivos de celebración
que tiene EAFIT y de motivación para continuar adelante en su línea
de progreso. Uno de los más potentes es la revalidación de la Acreditación Institucional de Alta Calidad,17 en marzo de 2010, la cual
se recibió por primera vez en septiembre de 2003 y que, al filo de la
conmemoración cincuentenaria, EAFIT revalida por ocho años, dos
más que en la primera ocasión, hasta el 2018.
En reunión de rectores de diferentes universidades del país, celebrada el 17 de marzo de 2010 en EAFIT, la ministra de Educación
en los últimos ocho años (2002-2010) Cecilia María Vélez White,
exaltó las cualidades de la Universidad, las mismas que quedaron
oficializadas en los considerandos de la Resolución: la disposición
al mejoramiento continuo, la formación integral que transmiten los
planes de estudio, las estrategias orientadas a combatir la deserción
estudiantil, los 44 grupos de investigación registrados ante Colciencias, la apertura al mundo, la adopción de Tecnologías Informáticas
y Comunicación (TIC), la biblioteca, las relaciones con el sector productivo y empresarial (que son parte de su ADN) y las alianzas con
centros de innovación. Y, para terminar, el nivel de formación de su
profesorado, 77% de este con títulos de maestría y de doctorado.
El mismo día en que el rector recibió la Resolución de manos
de la ministra compartió la noticia, por vía de la intranet, como un
logro de toda la comunidad universitaria por su compromiso con la
autoevaluación, cuyo informe posibilitó la exitosa visita de los pares
académicos en el año 2009.
17
Colombia, Ministerio de Educación,
Resolución 1680 por medio de la cual
se otorga la renovación de la acreditación institucional de alta calidad a
la Universidad EAFIT de Medellín,
Bogotá, 16 de marzo de 2010.
Declaraciones para un compromiso
con la sociedad:
LAS MISIONES DE LA UNIVERSIDAD EAFIT
Por: Olga Lucía Garcés Uribe*
En los términos técnicos de la Administración, la misión
de una organización expresa, en última instancia, su razón de ser.
Puede afirmarse que la formulación de la misión define el rol social
de dicha organización. Más allá de los procedimientos y de las estructuras administrativas, la misión da cuenta de la institucionalidad,
es decir, denota la manera como la organización se inscribe en su
contexto social y se convierte en punto de referencia para quienes
forman parte de dicho contexto.
La reflexión acerca de las formulaciones de la Misión de la Universidad EAFIT, conlleva la contemplación de su naturaleza dual
como organización e Institución. Una somera revisión de dichas
formulaciones da algunas luces acerca de diversos procesos de transformación organizacional ocurridos a lo largo de sus primeros 50 años.
La misma revisión conduce a la consideración de su afianzamiento
como institución universitaria en la sociedad.
En el editorial de la revista institucional Temas Administrativos
del año 1975, el doctor Darío Monsalve Uribe, quien en ese momento
fuera el rector de la Universidad EAFIT, invocaba las intenciones de
los fundadores y escribía así acerca de lo que podría asumirse como
la primera misión de la Institución:
*
Administradora de Negocios y
Docente de la Escuela de Administración.
Al mirar los estatutos de fundación poco importa si
el objeto está descrito en términos bastante limitados, lo
esencial, en palabras honestas e inteligentes, es el sentido
de formar noble, altruista y nacionalmente las personas que
requería y requiere el país para sus niveles de dirección y
ejecución tanto en el sector público como en el privado.
Importa en esos objetivos que las personas que se irían
a formar, fueran capaces de vivir e influir vitalmente en
el proceso cultural según la altura del tiempo en el cual
les tocaría desempeñarse como profesionales en su especialidad. Era pues una formación integral e ineludible la
U N I V E R S I D A D
E A F I T 50 AÑOS
CIENCIA Y HUMANISMO QUE SEÑALAN EL FUTURO
181
enseñanza de técnicas y el desarrollo de la personalidad
de los líderes del mañana.18
Y más adelante agrega como una definición de la misión de la
Universidad en su momento:
Nos movemos dentro de la cultura y la disciplina de
unos programas que admiten todas las tendencias y que por
esencia deben ser los más universales dentro de la cultura
contemporánea. ¿Qué sería de un administrador o un tecnólogo si no tuviera elementos amplios de humanidades? ¿Si
no es un hombre culto en el sentido estricto de la palabra?
¿Si no entienden la sabiduría de las matemáticas? ¿Si no
sabe siquiera un poco el rigor científico aprendido a través
de la práctica de la investigación?19
Pensada inicialmente como una Escuela para la formación profesional en la Administración y en distintas tecnologías, EAFIT admitía
como sus pilares fundamentales la formación integral de sus estudiantes y el compromiso ineludible de sus egresados con la sociedad.
Tales intenciones orientaron el quehacer de la Institución por cerca
de 30 años, durante los cuales se emprendieron sucesivos procesos
de transformación y ampliación de su oferta de programas académicos hasta dejar atrás el Instituto Tecnológico que se indicaba en la
sigla EAFIT para declararse Universidad, con programas de formación
profesional de ciclo completo.
Hacia comienzos de los años noventa y como consecuencia de la
implementación de la Planeación Estratégica para el direccionamiento
organizacional, la Misión de la que, para entonces, ya se había declarado Universidad, fue definida como sigue:
La Universidad EAFIT es una fundación privada de carácter educativo que tiene como misión formar líderes para
el desarrollo integral del país y de América Latina, quienes
a través de un trabajo honesto, libre, creativo y científico
y bajo una orientación de libre iniciativa contribuyen al
desarrollo social, económico y tecnológico respetando los
principios democráticos y los valores cristianos del sistema
social colombiano.20
En esta nueva enunciación, la Universidad definía su rol social
como Institución formadora de líderes para el desarrollo integral del
país y de la región latinoamericana, con lo cual, no sólo se obligaba
a ampliar su alcance en términos geográficos, sino que se atribuía
la responsabilidad de contribuir de manera efectiva al desarrollo
18
Darío Monsalve Uribe, “La misión
de la universidad”, Temas Administrativos, núm. 23, Medellín,
Universidad EAFIT, 1975, pp. 7-8.
19
Ibíd.
20
Autoevaluación institucional 2008
con fines de renovación de la acreditación, op. cit., p. VII.
50 AÑOS U N I V E R S I D A D
182
E A F I T
CIENCIA Y HUMANISMO QUE SEÑALAN EL FUTURO
de la región con su influencia, soportada en una clara orientación
ideológica y política, que daba cuenta de su intención de afianzarse
como Institución en la sociedad latinoamericana.
Aires de tradición y conservadurismo fuertemente arraigados,
definidos desde la fundación de EAFIT, se entremezclaban con ánimos
de crecimiento, renovación permanente e internacionalización. Tal
como se entreveía en las primeras declaraciones de sus fundadores,
la Universidad EAFIT declaraba, treinta años después de su creación,
el firme compromiso con la formación en la academia para el servicio de la sociedad. Tales fueron los trazos que definieron, en aquel
entonces, la identidad de la Universidad en cuanto Institución.
Una nueva transformación organizacional promovida hacia el
año de 1996, llevó a una reformulación de la Misión en el año 1997.
Esta vez, el foco de atención en cuanto a la formación impartida por
EAFIT, fue la persona, en quien recaía el compromiso con el desarrollo
integral de la comunidad en la cual impactara profesionalmente.
El pluralismo apareció de manera explícita en la misión como
pilar ideológico de la Institución, con lo cual, desde la Dirección se
manifestaba el compromiso con la consolidación de una formación
integral que abriera paso a la formación humanística como parte de
la impronta eafitense. Nuevos pregrados, como el de Música, nuevas
escuelas como la de Derecho y la de Ciencias y Humanidades, entre
otros acontecimientos, materializaron dichas intenciones y fortalecieron a EAFIT como Institución de cara al mundo.
En ese orden de ideas, la Misión de 1997, fue formulada como
sigue:
La Universidad EAFIT tiene la Misión de formar personas comprometidas con el desarrollo integral de su
comunidad, por medio de programas de pregrado y de
posgrado, dentro de un ambiente de pluralismo ideológico y
de excelencia académica, competentes internacionalmente
en sus áreas de conocimiento.21
21
Ibíd.
Recientemente, como resultado de la revisión del plan estratégico
para el período 2006-2012 y en el marco del proceso de Autoevaluación Institucional con miras a la Acreditación desarrollado en el año
2008, la Dirección de la Universidad propuso el replanteamiento de la
declaración de la Misión, con el ánimo de consolidar el compromiso
de la Institución, de sus estudiantes y egresados con el desarrollo del
país, conservando el pluralismo como cimiento ideológico, la excelencia académica como constante en la formación y la integración de
U N I V E R S I D A D
E A F I T 50 AÑOS
CIENCIA Y HUMANISMO QUE SEÑALAN EL FUTURO
183
empresa-gobierno y universidad como estrategia fundamental para
desarrollar su función social en tanto Institución.
Con estas intenciones, la Misión que actualmente orienta las
acciones de todos los miembros de la comunidad universitaria de
EAFIT, se ha formulado como sigue:
La Universidad EAFIT tiene la Misión de contribuir al
progreso social, económico, científico y cultural del país, mediante el desarrollo de programas de pregrado y de posgrado
–en un ambiente de pluralismo ideológico y de excelencia
académica– para la formación de personas competentes internacionalmente; y con la realización de procesos de investigación científica y aplicada, en interacción permanente con
los sectores empresarial, gubernamental y académico.22
Como en una especie de eterno retorno, la Misión actual de la
Universidad EAFIT, enriquecida con medio siglo de búsquedas,
experiencias, avances, retrocesos, cambios y tradiciones, conserva
algunos de los elementos esenciales que el doctor Monsalve Uribe
rescató en su editorial de 1975: el compromiso con el país, el impacto
social y cultural de los egresados de la Universidad, el pluralismo y
la firme vocación por ofrecer una formación integral en la academia
y en la investigación.
El desarrollo de la Misión en una Institución como EAFIT es un
proceso que convoca a todos los estamentos de la Universidad a
definir sus acciones a partir de un ejercicio reflexivo acerca de su
quehacer particular y del rol que la Institución cumple en la sociedad.
Al leer estas formulaciones una cosa resulta clara y contundente en
la forma como EAFIT se entiende frente a la sociedad: un universo de
conocimiento, un agente de transformación que trabaja por la sociedad, para ella y con ella. Una Institución nacida de cara al país, que
durante 50 años ha se ha ocupado incansablemente de atender las
necesidades de la sociedad, mediante la formación íntegra e idónea
de profesionales con tenacidad, responsabilidad e iniciativa, que
avanza en su consolidación como institución para la generación de
conocimiento a través de la investigación.
22
Ibíd.
EAFIT
y sus sedes
La Universidad EAFIT fue desde sus orígenes una Universidad
nacional. A pocos años de haber inaugurado sus primeros posgrados,
empezó un lento y efectivo proceso de exportación de los mismos a
diferentes ciudades, que hoy superan la decena. Programas como las
especializaciones en Finanzas o la de Mercadeo, para citar dos casos,
se han ofrecido de manera continua en la capital del país, en ciudades
de la costa como Cartagena, también en Bucaramanga, en Ibagué, Cali
y en las tres ciudades del eje cafetero.
Una vez dados los primeros pasos en algunas de estas plazas, la
Universidad tomó la decisión de abrir sedes permanentes sin depender de convenios con otras entidades en los aspectos locativos
de salones y apoyo docente. Ese fue el caso del eje cafetero, donde
se cimentaron las raíces para iniciar una larga historia de formación
de graduados y de relaciones empresariales y gremiales.
EAFIT Pereira
En su carácter nacional, a lo largo de sus 50 años, la Universidad ha
tenido estudiantes de casi todas las regiones del país. Pero es justo
destacar que ha habido dos regiones que han aportado el mayor
número de estudiantes venidos de fuera: el eje cafetero (Caldas,
Quindío y Risaralda) y el Caribe colombiano. En el momento de abrir
programas en ciertas ciudades, EAFIT contaba ya con un núcleo de
egresados de sus carreras de pregrado. Por ello, no es extraño que la
Institución se haya proyectado con sus programas, por primera vez,
a una de estas regiones.
En 1978, con tan sólo un año de funcionamiento de la especialización en Finanzas en Medellín, se decidió abrir este programa en
Pereira. El director de la sede –desde su segunda etapa en 1995 hasta
su fallecimiento en 2007–, el egresado Jaime Giraldo Cardona, fue
uno de los impulsores de la iniciativa. Según el balance que hizo de
su gestión en el año 2004:
En el año 1977 un grupo de colegas y amigos de EAFIT,
la mayoría socios de ACAN (Asociación Colombiana de Administradores de Negocios) coincidimos en la necesidad
de cursar la especialización en Finanzas ya que en nuestra
U N I V E R S I D A D
E A F I T 50 AÑOS
CIENCIA Y HUMANISMO QUE SEÑALAN EL FUTURO
185
ciudad de Pereira no teníamos oportunidad de adelantar
estudios avanzados en este tema.
Acordamos entonces solicitarle a nuestra Universidad
que nos ofreciera la oportunidad de tener la Especialización
en Pereira, para lo cual recibimos la aprobación, muy rápida
por cierto. La Universidad abre la primera especialización
de Finanzas de EAFIT en Pereira a principios del año 1978 en
un salón de la Cámara de Comercio de Pereira en la carrera
7 con calle 17 con [unos] 20 estudiantes.23
En la década del ochenta, EAFIT Pereira tuvo su primera sede formal
en un piso de la Hostería Los Frailes. Como su nombre lo sugiere, un
sitio de ambiente monacal para desarrollar actividades académicas.
La sede estaba ubicada a media cuadra de la por entonces sede de
la Universidad Católica Popular de Risaralda (UCPR), entidad con la
que se ha desarrollado por décadas una de las mayores alianzas,
que hoy cuenta con las primeras promociones de especialistas en
Administración con continuidad hacia el MBA, alternativa que toman
los estudiantes con un trabajo intensivo de investigación de varias
semanas en el campus de Medellín.
Luego de un receso de varios años en los que EAFIT consideró que
había agotado el mercado, nuevamente Jaime, quien tantos años de
su vida le dedicó a proyectar la Universidad en el eje cafetero, lideró
en 1995 los estudios que convencieron a la Dirección de volver a
tener una sede propia, en este caso en la avenida Circunvalar. En la
actualidad, ofrece las especializaciones en Administración, Mercadeo
y Finanzas, Proyectos, y el programa de Riesgos y Seguros. Algunos
como Finanzas se ofrecen en las tres ciudades del eje cafetero; otros
se brindan en Pereira y Manizales, o en Pereira y Armenia.
Como si fuera poco, al cumplir 50 años la Universidad, EAFIT Pereira estrenará en febrero de 2010 nueva sede,24 donde actualmente
está una cuarta parte de los más de dos mil estudiantes de posgrado
de EAFIT.25
EAFIT Llanogrande
Por lo menos desde la década del ochenta, Rionegro es reconocida
por ser una ciudad pujante, y centro del desarrollo empresarial del
Oriente Antioqueño y una prolongación del progreso industrial y
crecimiento urbano del Valle de Aburrá. Asimismo, es un destino
obligado para turistas y hombres de negocios, no sólo porque allí se
23
Jaime Giraldo Ángel, Historia de la
sede EAFIT Pereira tal como la viví y la
recuerdo [inédito], Pereira, 2004.
24
Juan Luis Mejía Arango, “Un año
de buenas noticias antes de los
50”, Somos, núm. 104, Medellín,
EAFIT , noviembre-diciembre de
2009, pp. 1-2.
25
Roberto Arenas, “En Pereira se
apagaron 49 velitas”, Somos, núm.
100, junio de 2009, pp. 25-27.
50 AÑOS U N I V E R S I D A D
186
E A F I T
CIENCIA Y HUMANISMO QUE SEÑALAN EL FUTURO
encuentra el Aeropuerto Internacional José María Córdova, sino porque también cuenta con construcciones antiguas de valor histórico,
como la Casa de la Convención que se reunió en 1863 para escribir
la famosa Constitución de Rionegro, parques recreativos y grandes
zonas dedicadas a fincas de recreo, restaurantes y centros comerciales
en el sector de Llanogrande.
Aunque no exista esa denominación oficial, es indiscutible que
Rionegro es la capital del oriente; la ciudad es el epicentro de una zona
con una gran penetración turística, deportiva, ambiental y productiva.
Por mencionar un solo rasgo, en los casi 30 municipios del departamento se halla el complejo energético más importante del país con la
producción y transmisión de más del 30% de la electricidad que se
genera en Colombia, y la dependencia del sistema de interconexión
nacional. Esta es la zona con la que la Universidad decidió construir
vínculos imperecederos.
Desde 1996, la Universidad inició servicios en la sede con cursos
de inglés del Centro de Idiomas, complementados luego con otros
programas de educación continua, constituyéndose en la primera
línea ofrecida allí. Luego se aventuró con los primeros pregrados
ofrecidos: Administración de Negocios, Ingeniería Civil e Ingeniería
de Sistemas.
Una particularidad de la sede Llanogrande, en relación con las
otras, es que es la que más servicios ofrece, con un amplio catálogo
de posibilidades, empezando por los ya mencionados de extensión y
pregrado. Una tercera línea se encuentra representada en los posgrados o especializaciones en Desarrollo Humano, Gerencia de Proyectos,
Finanzas, Administración y Desarrollo Social.
La consultoría con un fuerte acento social en la subregión representa una cuarta línea de presencia institucional. A través del Centro
para la Innovación, Consultoría y Empresarismo (CICE) y Corporación
Programa Desarrollo para la Paz (PRODEPAZ), la Universidad ha apoyado
iniciativas de emprendimiento social en zonas rurales y empresas
sostenibles, no solo del oriente y del nordeste antioqueño, sino del
Magdalena Medio.
26
Mario Vargas Sáenz, “EAFIT Llanogrande y el II Laboratorio de paz
en Colombia”, El Eafitense, núm.
88, Medellín, EAFIT, agosto de 2006,
pp. 14-15.
La Corporación Programa Desarrollo para la Paz (PRODEPAZ), nace en 1999 por iniciativa de la Diócesis de SonsónRionegro; Interconexión Eléctrica S. A. (ISA); Isagén; la
Fundación Proantioquia; la Corporación Vida, Justicia y Paz;
la Diócesis de Barrancabermeja y el Centro de Investigación
para la Educación Popular (CINEP).26
U N I V E R S I D A D
E A F I T 50 AÑOS
CIENCIA Y HUMANISMO QUE SEÑALAN EL FUTURO
187
La proyección de la sede Llanogrande es incluso internacional,
ya que por gestión de su actual director, Mario Vargas Sáenz, en los
últimos años se han fortalecido convenios con tres universidades
italianas: la de Verona, Milán y Siena. Con base en un modelo de
gestión cooperativa que estas universidades manejan, EAFIT Llanogrande ha apoyado su gestión social en los municipios del oriente
antioqueño, y ha reafirmado así su compromiso social e institucional
en esta zona.
No sólo con el compromiso social anotado evidencia EAFIT su
compromiso de trascender las fronteras de lo académico, nuestra
Universidad hace presencia cultural permanente en la zona con los
conciertos de la Orquesta Sinfónica EAFIT y con el programa Encuentro Musical Escolar, en el que coros, grupos y solistas convocan
la participación de por lo menos 30 instituciones.
Este espectro de múltiples actividades llevadas a cabo en Llanogrande, se ve favorecido por la cercanía con el campus de La
Aguacatala. Desde su comienzo, en 1996, se han fortalecido vasos
comunicantes y se han aprovechado las sinergias, lo que permite
concluir que el compromiso de la Universidad frente a una zona tan
importante es para el largo plazo.
EAFIT Bogotá
Quienes pensaron por primera vez que EAFIT tuviera una sede en la
capital fueron unos verdaderos visionarios. En noviembre de 1989,
EAFIT inauguró su primera sede en Bogotá, después de decidir que
era estratégico, dadas las variadas necesidades que por esa época
comenzaban a presentarse:
Atender los numerosos asuntos que necesariamente
deben tramitarse en la capital del país ante entidades
estatales del orden nacional; mantener presencia cercana
frente a las posibilidades de interés para la Universidad que
tienen ocurrencia en Bogotá; ofrecer seminarios y cursos
de educación continuada; mantener estrecho contacto con
el nutrido grupo de egresados que residen en esa ciudad,
y otros puntos relacionados.27
A partir de 1998 se comenzó a hablar oficialmente de EAFIT Bogotá.
En el mercado más grande y la zona más competida de todo el país,
EAFIT ha encontrado gran eco o demanda que le ha permitido competir
con soltura frente a las grandes universidades del país. Fuera de su
27
J. F. Molina Jaramillo, Universidad
EAFIT, 30 años al servicio de la educación superior, op. cit., p. 206.
50 AÑOS U N I V E R S I D A D
188
E A F I T
CIENCIA Y HUMANISMO QUE SEÑALAN EL FUTURO
sede propia, donde se atienden varios grupos de posgrado los fines
de semana, la Universidad ha impartido cursos de largo alcance en
instalaciones del Hotel Cosmos 100, el Club Rincón y el Hotel Grand
House. También, por espacio de ocho años tuvo EAFIT una alianza, ya
finalizada, con la Universidad de la Sabana para utilizar sus instalaciones en el hermoso campus de Chía, al norte de la capital, en donde
se dictaron por mucho tiempo fundamentalmente los programas
Finanzas y Mercadeo, bajo la responsabilidad académica de EAFIT.
Gracias a la gran demanda que año a año presentan los programas
ofrecidos, es posible contabilizar al año 2009 una población superior
a los 300 estudiantes de posgrado. Más significativo aún es que el
85% de estos estudiantes sean nacidos en la capital, egresados de
universidades bogotanas.
IV
CUARTA PARTE
UNIVERSIDAD EAFIT 50 AÑOS
Las Nuevas Realidades
El Centro Cultural Biblioteca
Luis Echavarría Villegas
Un mediodía oyó decir a su madre que iba a hacer
una biblioteca para instalar allí los numerosos
libros que tenía y que no había causa y que no
había razón para que ellos continuaran como
nómadas sin un territorio y sin un dominio.
La biblioteca lo escandalizaba y ahora
le tranquilizaba, ya lo sabía: también él era Otro.
Cedió entonces a la tentación e hizo la biblioteca
como Dios creó el mundo.
Óscar González, “Borges, del libro y de la biblioteca”
Hablar del Centro Cultural
Biblioteca Luis Echavarría
Villegas es convocar el núcleo y alma de la Institución. Se trata de un
Centro Cultural respaldado por una edificación que se convierte en el
símbolo que complementa su centralidad libresca y de conocimiento
con otros servicios inéditos: la Sala de Patrimonio Documental es su
apéndice más importante y apoyo mayor para la investigación; el
Centro de Artes, que le ofreció a la ciudad una nueva posibilidad de
exhibición para artistas nacionales e internacionales; la Sala de Audición Musical; la Torre o Edificio Técnico, que no sólo es el centro del
soporte tecnológico del edificio, sino también un sitio para eventos
especiales; y los cubículos para investigadores y sus grupos.
La Biblioteca
En los años noventa, con las puertas de la Internet de par en par, la nueva
biblioteca de EAFIT se irguió como si dijera con orgullo que la muerte del
libro se encontraba aún lejos. Nunca antes la Biblioteca llegó a tener
tanta importancia como desde el momento en que se construyó en su
nuevo espacio, sobre la antigua cancha de fútbol, cuyas obras se hicieron
a lo largo de 1998 hasta inaugurarse en los primeros meses de 1999. El
balance: una imponente edificación de 6.500 metros cuadrados, de varias
plantas y con un diseño de la más fina sensibilidad arquitectónica.
50 AÑOS U N I V E R S I D A D
192
Centro Cultural Biblioteca
Luis Echavarría Villegas.
Fuente: fotografía Ramiro Isaza,
Archivo Departamento
Comunicación y Cultura,
Universidad EAFIT, Medellín,
2009
E A F I T
CIENCIA Y HUMANISMO QUE SEÑALAN EL FUTURO
Una rápida retrospectiva del itinerario de la biblioteca antes de
1998 nos permite apreciar que, antes de la sede actual, la biblioteca
ocupaba lo que hoy es la Dirección Administrativa y Financiera y el
Centro de Educación Continua (Bloque 29), Su sede durante más de
dos décadas. Es comprensible que la biblioteca de una Universidad
como EAFIT, centrada en la Ingeniería y en las Ciencias Económicas,
tuviera hasta entonces un carácter especializado y que su fuerte no
fueran propiamente las áreas humanísticas, como tampoco los documentos y archivos de prensa. La primera biblioteca con que contó
la Universidad en el sector de La Aguacatala, en el sentido locativo
del término, fue el antiguo auditorio José Antonio Galán, demolido
para construir lo que hoy es el Bloque 18, sede de la Rectoría, el
U N I V E R S I D A D
E A F I T 50 AÑOS
CIENCIA Y HUMANISMO QUE SEÑALAN EL FUTURO
193
Centro de Informática y otras dependencias de la alta dirección. El
José A. Galán, aula máxima hasta 1986, pasó a ser el actual Auditorio
Fundadores.
En nuestra ruta hacia el pasado, los registros muestran que una
primera biblioteca fue armada con el fruto de unas cuantas decenas
de libros donados por empresas como Bavaria, o facilitados con ayuda
de la Agencia Internacional para el Desarrollo (AID). El primer rector
en propiedad nombrado por la entonces EAF, Javier Toro Martínez,
cuenta en su haber con la dotación de la primera biblioteca.
Los primeros libros para la naciente biblioteca se
obtuvieron mediante un aporte especial del Punto IV. Se
realizó una intensa campaña entre empresas de todo el
país para lograr disponer de una biblioteca apropiada para
la atención paulatina de los diferentes cursos. La primera
contribución colombiana de libros se recibió de la empresa
Bavaria.1
Acorde con lo que representó el fuerte apoyo estadunidense en
los orígenes de la Universidad, sumado a la precariedad nacional
de una industria editorial –especialmente en obras académicas– la
biblioteca original se componía de un grueso número de obras en
inglés traídas de Estados Unidos, en algunos casos que aportaron los
profesores que venían de este país, lo que imponía una barrera en la
consulta para una inmensa mayoría de estudiantes: el idioma.2
Pero algo salido de lo normal sucedió a finales del siglo XX:
A finales de la década de los noventa, el entonces rector de la Universidad EAFIT, doctor Juan Felipe Gaviria,
concibió la idea de construir un verdadero campus que
reflejara la expansión intelectual de la Universidad hacia
otras áreas del saber como la Música y las Humanidades.
La Biblioteca sería el elemento guía, ordenador, rematando una gran plazoleta central que serviría de espacio
socializador para profesores y estudiantes. Se hizo una
convocatoria donde concursaron los más prestigiosos
arquitectos de la ciudad. Los ganadores fueron Carlos
Julio Calle y Juan Fernando Forero. Ambos concibieron la
Biblioteca como un gran templo dedicado al conocimiento.
La escalera que inicia su ascenso en la plazoleta central, y
que culmina de manera monumental en el tercer piso, al
interior del edificio, simboliza el ascenso de la conciencia a través del conocimiento. La metáfora se multiplica
1
Juan Fernando Molina Jaramillo,
Universidad EAFIT, 30 años al
servicio de la educación superior,
Medellín, EAFIT, 1990, p. 38.
2
Jorge Escobar Bolívar [estudiante de
Administración de Negocios, 19691974 y 1999], entrevista personal
por Juan Carlos López Díez, 2009.
50 AÑOS U N I V E R S I D A D
194
E A F I T
CIENCIA Y HUMANISMO QUE SEÑALAN EL FUTURO
en la distribución espacial del edificio, una serie de cajas
dentro de otras, iluminadas desde la parte superior por un
chorro de luz, y rodeado en la parte exterior por un espejo
de agua. Al ser consultados, los libros emergen de los espacios interiores de la Biblioteca en el segundo y tercer piso,
hacia la luz que rodea el edificio por sus cuatro costados.
El cuarto piso está dedicado exclusivamente a conferencias
y a las labores de los investigadores y en el primero hay
un gran Centro de Artes donde se expone lo mejor del arte
contemporáneo del país.3
No se trataba sólo de tener una biblioteca con las especificaciones
más modernas y los ojos puestos a futuro en una biblioteca informática y digital. El cambio era más dramático, puesto que se imponía
transformar ese imaginario urbano de que EAFIT era “un parqueadero
con Universidad”. En esto fue crucial la nueva edificación, porque a
partir de este nuevo eje, los parqueaderos comenzaron a desplazarse
hacia los extremos norte y sur.
Para conformar ese espacio era necesario trabajar en
el tráfico vehicular dentro de la institución, pues hasta el
momento EAFIT había sido tomada casi totalmente por el
automóvil. Se desplazaron entonces los parqueaderos hacia
la periferia y se conformó una espina dorsal de movimiento
peatonal –uniendo todos los elementos constitutivos del
campus– que se convirtió, al llegar al sitio donde se pensaba
construir la biblioteca, en una plaza muy importante para
la colectividad universitaria.4
3
“Breve historia de la Biblioteca Luis
Echavarría Villegas”, sitio web de
la Universidad EAFIT, Biblioteca/
Generalidades, disponible en: http:
//www.eafit.edu.co/eafitcn/biblioteca/generalidades/, consulta: mayo
de 2009.
4
Clara Elena Botero M., “La nueva
biblioteca, un edificio noble con
identidad”, El Eafitense, edición
extraordinaria, Medellín, EAFIT, p. 5.
La inauguración oficial fue en mayo de 1999: uno de los acontecimientos más fastuosos que haya vivido la Universidad a través de
su historia. Justo es decir que la Institución ofrecía a su entorno, por
primera vez, un símbolo cultural como punto de contacto con los
usuarios internos y externos, y logró así consolidar un vínculo más
estrecho con la ciudad.
En el transcurso de varias semanas la nueva edificación, a partir
de ese momento la más importante en términos físicos y espirituales
de todo el campus universitario, recibió diversas visitas, tales como
los estudiantes de arquitectura de la UPB, quienes fueron guiados por
los arquitectos artífices. En días posteriores, como símbolo de que la
alegría era de la ciudad, fueron programadas visitas para los gestores
culturales, periodistas culturales y bibliotecólogos de la ciudad.
Los estudiantes de diferentes programas, ante la pregunta: “¿Cómo
definiría el nuevo edificio?”, se expresaron con adjetivos simples
U N I V E R S I D A D
E A F I T 50 AÑOS
CIENCIA Y HUMANISMO QUE SEÑALAN EL FUTURO
195
como “espectacular”, “moderno”, “impactante”, hasta
expresiones como: “el hermano del Edificio Inteligente”,
“conocimiento para el nuevo milenio” y “un edificio con
visión futurista”.5
Para sumarse al nuevo banquete de la cultura, el Centro
de Artes hizo su primera exposición con el maestro Juan
Antonio Roda, titulada “La lógica del trópico”, presentada
por primera vez en Colombia y que había sido expuesta
en Washington, y un año antes (1998) en Expo Lisboa. La
obra del maestro Roda estuvo expuesta por espacio de un
mes.6
El despliegue artístico no fue sólo de puertas adentro,
como parte de los festejos se dio al servicio la escultura
El Ágora en un sector aledaño a la entrada principal de
la biblioteca y anexo al nuevo parque llamado Plaza del
Estudiante, el cual hace las veces de antesala a la escalera
de ingreso. Y en la noche del 27 de mayo se presentó el
Concierto para Flauta y Arpa de Mozart;7interpretado por
una orquesta que se conformó para la ocasión con intérpretes del Departamento de Música de EAFIT y de la ciudad, y
por los solistas búlgaros invitados Kiril Grosdanov (flauta)
y María Grosdanova (arpa).
Estudiantes en la Biblioteca.
Fuente: fotografía Robinson
Henao, Archivo Departamento
Comunicación y Cultura,
Universidad EAFIT, Medellín,
2010
El concepto de la edificación está basado en la idea de ofrecer a la
comunidad universitaria y a la ciudad una biblioteca que pareciera
una biblioteca. “Los arquitectos se basaron en un aspecto fundamental: rescatar la identidad de la construcción en su carácter de edificio
tipológico”.8 El arquitecto Carlos Julio Calle lo explicó en los siguientes
términos:
Una de las cosas más graves que ha sucedido en la arquitectura es la falta de identidad de los edificios, los cuales
se han vuelto absolutamente ambiguos. En este momento
es fácil ver un parqueadero que se parece a un edificio de
apartamentos, o una iglesia que se parece a un hangar, o
un conjunto habitacional que se parece a una fábrica.9
Un hito dentro de un hito:
la Sala Patrimonial
En una entrevista a la prensa local, la directora de la Biblioteca
Pública Piloto, Gloria Inés Palomino defendió la existencia de la
Sala Antioquia de esa biblioteca, en apariencia de baja consulta,
5
“Los estudiantes dicen que… acerca
de la nueva biblioteca”, El Eafitense,
edición extraordinaria, Medellín,
EAFIT, pp. 12-13.
6
María del Rosario Escobar P., “La
Lógica del Trópico y el espíritu
de EAFIT ”, El Eafitense, edición
extraordinaria, Medellín, EAFIT ,
s. f., pp. 14-15.
7
“Llegó visita”, El Eafitense, edición
extraordinaria, Medellín, EAFIT.
8
C. E. Botero M., “La nueva biblioteca,
un edificio noble con identidad”,
op. cit., p. 5.
9
Citado en: C. E. Botero M., “La
nueva biblioteca, un edificio noble
con identidad”, op. cit. p. 5.
50 AÑOS U N I V E R S I D A D
196
E A F I T
CIENCIA Y HUMANISMO QUE SEÑALAN EL FUTURO
frente a la sala general de acceso amplio. “Mientras en esta hay 200
personas haciendo tareas, en la Sala hay una persona, pero escribiendo un libro”.10
Algo similar se comenzó a fraguar en EAFIT a partir de 2002 como
uno de los apoyos más decididos a la investigación. Si la apertura
del Centro Cultural Biblioteca Luis Echavarría Villegas fue un hito
para el nuevo milenio, los primeros pasos para dar al servicio una
Sala Patrimonial, sin antecedentes en la Institución, representaron
otro pilar dentro de la historia de una década larga de este Centro.
A comienzos de 2002, por iniciativa de la nueva directora del
Centro, María Cristina Restrepo López (2002-2008), la comunidad eafitense se vio sorprendida por un elemento que muchos no alcanzaron
a dimensionar en una Institución ya volcada hacia la investigación
y con proyección internacional. Se trataba de contar con un acervo
documental y bibliográfico al que pudiera dársele, por su antigüedad
y valor histórico, el rótulo de patrimonial, es decir, destinado para
investigadores en un sitio especial, para su organización y conservación. También en la dirección de convertir a todo el Centro Cultural
en una biblioteca abierta al público.
Con una idea clara sobre la responsabilidad que una
biblioteca tiene en torno al cuidado y recolección de libros
incunables, María Cristina tomó como una de sus principales puntales de acción la creación de una Sala Patrimonial
que recogiera aquellos textos de gran valor histórico que
hacían parte de colecciones de EAFIT, de empresas locales
que tenían en sus archivos verdaderas joyas que hablan de
nuestra historia.11
Todas las colecciones que hicieron posible contar con un patrimonio documental marcaron momentos significativos. Pero quizás
vale destacar los tres más relevantes desde la existencia de la Sala.
El primero, la compra se su primera colección: El Carnero en 2003.
El segundo, la compra de una parte de la biblioteca de doña Pilar
Moreno de Ángel en 2006. Y, por último, el traslado de la Fundación
Antioqueña para los Estudios Sociales (FAES) en 2009.
10
11
No fue posible ubicar la noticia, fue
verificada con Gloria I. Palomino, en
conversación telefónica, diciembre
de 2009.
María del Rosario Escobar P., “El Centro Cultural Biblioteca Luis Echavarría Villegas: un espacio público”, El
Eafitense, núm. 62, Medellín, EAFIT,
mayo de 2003, p. 34.
El Carnero
Había un problema. Las obras patrimoniales eran más bien pocas
para el inicio de la Sala, tomadas de las colecciones Joaquín Vallejo
Arbeláez y Fabio Botero Gómez. Conformar así algo respetable podría
tomar más de una década, así que se imponían medidas atrevidas
U N I V E R S I D A D
E A F I T 50 AÑOS
CIENCIA Y HUMANISMO QUE SEÑALAN EL FUTURO
197
en función de una oportunidad. Y se presentó pronto con la oferta
bibliográfica de la librería anticuaria El Carnero de Bogotá, propiedad del columnista Mauricio Pombo y de Andrés Hoyos, fundador
de la revista El Malpensante, quienes “se dedicaron durante quince
años a perseguir rarezas bibliográficas en el país y en subastas en el
exterior. De esta manera fueron formando una completa colección y
una clientela de bibliófilos apasionados”.12
Así describió la directora del Centro, el dramático arribo de un
volumen de libros que casi duplicaba el existente:
El pasado lunes 10 de febrero [de 2003] a las siete y
treinta de la mañana, entró a la Universidad el primero de
los tres camiones de una empresa comercial de transporte
que llegaba desde Bogotá con la totalidad de libros de la
librería El Carnero. Durante varias horas los empleados
de Servicios Generales ayudaron, con la buena voluntad
y la excelente coordinación que los caracteriza, a bajar las
657 cajas de libros que entraban por la torre técnica hasta
el tercer piso del Centro Cultural. Veintidós de las cajas,
debidamente marcadas para que no se confundieran con las
otras, iban de una vez a la Sala de Patrimonio Documental,
situada en el segundo piso.13
Entre las joyas más especiales que arrojó la apertura de cajas estuvieron: “el primer diccionario publicado en lengua española, una
carta facsimilar de Cristóbal Colón, diferentes ediciones de la Historia
de México de Solís”.14 Con las colecciones bibliográficas obtenidas
de El Carnero, es posible afirmar que la Sala Patrimonial adquirió un
renombre especial entre los investigadores locales.
Pilar Moreno de Ángel
En adquisición conjunta con el Banco de la República, la Universidad pudo acceder a uno de los fondos bibliográficos personales más
cuidadosa y estéticamente construidos, el de la célebre historiadora
doña Pilar Moreno de Ángel:
Durante más de cincuenta años, doña Pilar Moreno de
Ángel se dedicó de manera minuciosa a conformar una
biblioteca rica en historia de Colombia y América Latina,
historia de Antioquia, arte, antropología, literatura, filosofía, sociología, derecho, geografía. La adquisición de
más de seis mil libros de su colección debe enorgullecer a
nuestra Universidad, que en este caso cumple además con
12
María Cristina Restrepo, “Una librería a puerta cerrada”, El Eafitense,
núm. 60, Medellín, EAFIT, marzo de
2003, p. 21.
13
Ibíd.
14
Ibíd.
50 AÑOS U N I V E R S I D A D
198
E A F I T
CIENCIA Y HUMANISMO QUE SEÑALAN EL FUTURO
el compromiso de velar por la permanencia en el país de
una de sus más valiosas colecciones privadas. Ellas forman
parte de nuestro patrimonio intelectual y por eso mismo
deben pasar a las bibliotecas académicas o públicas, donde
adquieren su verdadera dimensión social. Allí se preservan en el tiempo y se difunden entre un número cada vez
creciente de investigadores y lectores.15
Legado Pilar Moreno,
Sala Patrimonial.
Fuente: Archivo Departamento
Comunicación y Cultura,
Universidad EAFIT, Medellín,
2006
15
María Cristina Restrepo, “Un nuevo
fondo bibliográfico para la Biblioteca Luis Echavarría Villegas”, El
Eafitense, núm. 85, Medellín, EAFIT,
mayo de 2006, pp. 18-19.
Fundación Antioqueña para los Estudios Sociales (FAES)
Al término de su primer medio siglo de existencia, el Centro Cultural
habrá de regocijarse con el hecho largamente acariciado de disponer,
fruto de una donación, de la biblioteca y los fondos documentales
del FAES: el archivo privado más importante de la región y cerrado al
público desde hace varios años. El inventario de documentos y volúmenes (otros 35.000) impuso una lenta catalogación que alcanzará a
estar lista para la celebración de los 50 años, que posee implicaciones
no sólo locales y nacionales sino también internacionales, dado que
ya cuenta con solicitudes del extranjero para visitar esta colección y
aprovechar la Sala en su totalidad.
Justo es rendir un homenaje a quien fue su fundador e inspirador,
uno de los más importantes referentes nacionales en historia social
y regional, y fundador de la disciplina Historia Económica:
La Fundación Antioqueña para los Estudios Sociales
(FAES) fue una entidad sin ánimo de lucro creada por ini-
U N I V E R S I D A D
E A F I T 50 AÑOS
CIENCIA Y HUMANISMO QUE SEÑALAN EL FUTURO
199
ciativa del economista y abogado Luis Ospina Vásquez,
quien se reunió el 4 de marzo de 1976 con personalidades
del sector privado y con intelectuales antioqueños, con el
propósito de fundar una entidad destinada a la investigación en las Ciencias Sociales del hombre, con un enfoque
regional. Fue así como crearon un espacio de conservación
para la producción bibliográfica de los antioqueños y sobre
la región escrita por autores de otros lugares.16
Es de suma importancia rescatar que el espíritu de su fundador será
un legado sagrado para la Universidad EAFIT, puesto que don Luis,
como se le conoció, estableció claramente al momento de su creación
el objeto del archivo constituido con el acumulado documental de
toda una vida: “Se trata de fundar una entidad básica en el campo de
las ciencias del hombre, considerado en toda su extensión: el estudio
del hombre dentro de su medio social y físico; el estudio de ese medio
físico en cuanto estrechamente relacionado con el hombre”.17Todo
ello con epicentro en Antioquia, con la idea de una región Abierta al
mundo.
Archivos Históricos
Archivo Botero Arango (1839-1988). Casas comerciales Botero Arango
e Hijos, Boteros y Cía., y Comunidad La Botero, Compañía Minera de
Antioquia, el Puente de Occidente.
Organización del Legado
Fundación Antioqueña para
los Estudios Sociales (FAES), Sala
Patrimonial. Arriba: María Isabel
Duarte, abajo: Ruth Moncada
Fuente: fotografía Robinson Henao,
Archivo Departamento
Comunicación y Cultura,
Universidad EAFIT, Medellín, 2010
16
Juan Carlos Restrepo A., “Unos
35.000 libros enriquecen la Sala de
Patrimonio Documental”, Somos,
núm. 102, Medellín, EAFIT, septiembre de 2009, pp. 27-28.
17
Luis Ospina Vásquez, “Discurso
pronunciado por el señor fundador
con ocasión de la reunión constitutiva el día 6 de febrero de 1976 en la
sede de la Institución”, Archivo FAES,
Sala Patrimonial, Centro Cultural
Biblioteca Luis Echavarría Villegas,
Medellín, EAFIT, 1976, p. 3.
50 AÑOS U N I V E R S I D A D
200
E A F I T
CIENCIA Y HUMANISMO QUE SEÑALAN EL FUTURO
Archivo Familia Bravo (1846-1917). Minas del nordeste antioqueño.
Archivo Familia Escobar (1920-1988). Haciendas ganaderas.
Archivo José María Uribe Uribe (1848-1918). Casas comerciales
de la familia en Rionegro y Manizales.
Archivo Juan Gonzalo Restrepo Londoño (1950-2006). Actividades empresariales y producción intelectual en economía, cultura y
política.
Archivo Noticiero Económico de Antioquia de J. Enrique Ríos
(1975-2007).
Archivo Salinas de Zipaquirá (1860-1906). Explotación y comercialización de las minas de Zipaquirá, Nemocón, Tausa y Sesquilé.
La Sala Patrimonial posee, además, una valiosa colección musical, muy apropiada para estudiantes de música e investigadores,
compuesta por documentos donados por compositores colombianos,
músicos y sus descencientes, musicólogos, críticos y libreros de la
ciudad, y el archivo del concurso Fabricato de música colombiana.
Una desbordante apertura
a la cultura
La cultura se ancla en la vida colectiva
de un grupo. Es un acto de creación
que se transmite como una carga energética,
de manera que las huellas dejadas
por el acto cultural de los unos, despiertan
en los otros una facultad creadora y potencial.
Brigitte Remer
Decir que Medellín ha ampliado de manera considerable su oferta cultural desde que se inició el nuevo milenio no es
un lema de alguna campaña publicitaria. Entre las décadas finales
del siglo XX y la primera del XXI existe un fuerte contraste a favor del
período reciente. No obstante, con el advenimiento del nuevo milenio,
y luego de superar quizás la mayor crisis de su historia, causada por el
narcoterrorismo, la ciudad gradualmente fue ofreciendo posibilidades
que antes cabían en la mente de muy pocos. Fue el caso, por ejemplo,
hacia finales del año 2000, de la reapertura a gran escala del Museo
de Antioquia, con las colecciones de pintura donadas por el maestro
Fernando Botero y las esculturas que rodean el museo; actualmente
es lugar de visitas de turistas nacionales e internacionales.
Al cabo de una década, es satisfactorio afirmar que una buena
oferta cultural no es exclusiva de la capital colombiana o de Cartagena: “Esto es […] un asunto de responsabilidad social, de que
otras ciudades pueden tener la oferta cultural de Bogotá y de que los
empresarios y administradores locales son importantes para llevar
estas muestras tan costosas a sus ciudades”, dice el gestor cultural
Ricardo Leyva, citado en el periódico El Tiempo.18
La Universidad EAFIT puede decir hoy, con inmenso orgullo, que
no ha sido una convidada de piedra en las nuevas responsabilidades
que ha querido asumir la ciudad, en otro tiempo mirada sólo como
epicentro comercial e industrial o centro de negocios y poco más. Así
fue como la Institución se fue comprometiendo en el ofrecimiento de
alternativas para la ciudad, que comenzaron con el saludo musical
con que se recibió el nuevo milenio.
18
“Medellín sueña ser el eje cultural
del país”, El Tiempo, Bogotá, 20 de
diciembre de 2009, pp. 1-9.
50 AÑOS U N I V E R S I D A D
202
E A F I T
CIENCIA Y HUMANISMO QUE SEÑALAN EL FUTURO
Qué suene la música!
Si las personas se dejaran tocar
quitarían el miedo, vencerían el temor
de acercarse a la música.
Cecilia Espinosa
Fue una eclosión, un instante único
en el tiempo y en el espacio. Sólo
en un momento así pudieron ligarse
y potenciarse todas las congruencias
para que Medellín viera nacer
este maravilloso programa de Música.
Andrés Posada
Quizá el factor que mayor relieve y proyección cultural le haya dado
a la Universidad recientemente ha sido la creación y aprobación del
programa de Música en 1997 y su apertura en 1998; la consecuente
construcción de un nuevo edificio, diseñado y acondicionado para esa
carrera en ese mismo año, y la inauguración de la Orquesta Sinfónica
EAFIT en el año 2000. Todo esto sirvió, en su momento, para que la
ciudad pusiera otra mirada sobre la Universidad.
Al calor de la naciente Escuela de Ciencias y Humanidades, EAFIT
pensó que podría, al lado de profesionales como administradores e
ingenieros, ofrecer a la sociedad músicos con sello propio, que fueran
“intérpretes, compositores, directores, docentes e investigadores musicales capaces de enfrentar repertorios universales y de multiplicar
la labor artística y cultural en pro del desarrollo musical de la ciudad,
el departamento y la nación”.19 De esta forma EAFIT rompió paradigmas al abrir espacios en los que la juventud encontrara un ambiente
propicio para desarrollar su sensibilidad musical y artística.
Así lo testifica, con un sentir muy propio, uno de los estudiantes
del programa en su segundo año de funcionamiento, al dejar registro
de cómo pudo modificar de manera sustancial la idea arraigada en
el ethos antioqueño de estudiar algo con lo cual se garantice ganarse
la vida. En buena hora esa concepción cambió, como expresa el estudiante José Taborda:
Informe de Actividades” 1998
[versión digital], Medellín, Departamento de Música, EAFIT, 1998.
19 “
Escogí la carrera de música única y exclusivamente por
convicción. [Y agrega] Revaluada y en desuso se encuentra
para siempre la vieja y absurda e irracional idea de que la
U N I V E R S I D A D
E A F I T 50 AÑOS
CIENCIA Y HUMANISMO QUE SEÑALAN EL FUTURO
203
música en Colombia era oficio intrascendente, exclusivo
de personas que aterrizaban en ella para disfrazar la holgazanería o el desafecto por la realidad. Tesis producto del
pragmatismo mercantilista que sólo veía de recibo lo que
produjera utilidades inmediatas. ¿Y el espíritu qué?20
El sueño de unos pocos, luego compartido por muchos, vio emerger
sus primeros frutos en diciembre del año 2002, cuando un grupo de
siete músicos, entre compositores, directores de orquesta e intérpretes,
se constituyó en la primera promoción de músicos graduados por
EAFIT.21 Estos primeros egresados, en su mayoría, aplicaron el lema de
una Universidad Abierta al mundo y no pararon su proceso de formación; cinco de los nuevos graduandos recibieron becas para estudiar
en el exterior en Estados Unidos y Austria.22No puede encontrarse
una mejor referencia de la calidad del programa.
La Orquesta Sinfónica EAFIT fue creada a comienzos del 2000
para llenar un vacío existente en la ciudad desde que desapareció
la Orquesta Sinfónica de Antioquia (OSDA). En su segundo año de
funcionamiento (2001), la Orquesta recibió el premio de Colombiano
Ejemplar, otorgado por el periódico El Colombiano de Medellín, en
la categoría de Cultura.
Concierto 45 años de la
Universidad, Orquesta Sinfónica
EAFIT, dirige Cecilia Espinosa
Fuente: fotografía de Robinson
Henao, Archivo Departamento
Comunicación y Cultura,
Universidad EAFIT, Medellín,
2005
20
José Taborda, “El músico trascendiendo con sus notas”, El Eafitense,
núm. 31, Medellín, EAFIT, noviembre
de 1999, p. 18.
21
“ EAFIT gradúa sus primeros músicos”, El Eafitense, núm. 58,
Medellín, EAFIT , noviembre de
2002, p. 16.
22
Luciano Toro Ángel, “Música: 5
años después” [Editorial], El Eafitense, núm. 58, Medellín, EAFIT ,
noviembre de 2002.
50 AÑOS U N I V E R S I D A D
204
E A F I T
CIENCIA Y HUMANISMO QUE SEÑALAN EL FUTURO
Bajo la dirección de la maestra Cecilia Espinosa Arango y el manejo
administrativo de Hilda María Olaya Estefan, la Orquesta ha desarrollado una febril y variada programación en los últimos años que
comprende, como eje central, la agenda de conciertos de temporada,
a la que se suman los conciertos didácticos, los de Semana Santa y
el ya tradicional de Navidad al aire libre, que se ofrece a la ciudad
en la primera semana de diciembre en la Plazoleta del Estudiante
de EAFIT. A esta programación se suma la Primavera Musical, con el
apoyo del Banco de la República, que permite financiar la visita de
músicos nacionales e internacionales; en esta línea se organizan no
sólo conciertos sinfónicos sino también recitales de solistas y grupos
de cámara.
La orquesta ha incursionado con éxito en el complejo mundo de
la ópera, en el cual ha dejado mojones de honda significación como
el montaje musical y escénico de la Flauta Mágica, de Wolfgang Amadeus Mozart, y Jesucristo Superestrella, del británico Andrew Lloyd
Webber.23 Del genio austríaco, la orquesta participó en el montaje de
las Bodas de Fígaro. En el año 2007, bajo la responsabilidad de la
Sinfónica EAFIT, se presentó por primera vez en Colombia la ópera
Gianni Schicchi, de Giacomo Puccini.
La maestra Cecilia, como cariñosamente se le conoce en el campus universitario, ha conformado con el tiempo otras agrupaciones
musicales que han beneficiado el ámbito musical y cultural de la
Universidad. Es de destacar dos: los coros Tonos Humanos, creado
en 1984, y Arcadia, conformado en su mayoría por profesores y estudiantes de EAFIT. Con este grupo, la maestra ha ganado varios premios
en representación de la Universidad y del país, de los cuales vale la
pena destacar la medalla de oro obtenida en Grecia en el IV Concurso
Internacional de Coros, en la categoría coros de cámara.24
EAFIT y la cultura
23
Hilda María Olaya, “Orquesta Sinfónica Universidad EAFIT: Historia
y Proyectos”, El Eafitense, núm. 54,
Medellín, EAFIT, julio de 2002, p. 9.
24
Clara Elena Botero M., “Música en
EAFIT”, El Eafitense, núm. 54, Medellín, EAFIT, julio de 2002, p. 8.
Si bien la música ha constituido un sello de la Universidad en los
últimos doce años como símbolo de la cultura, la Institución había
dado sus primeros pasos para una política cultural a comienzos de
los años noventa cuando, para ello, fue creada la unidad de Promoción y Desarrollo Artístico bajo la dirección de la profesora Imelda
Ramírez González.
De esta dependencia podría decirse que era un oasis en el desierto, pues los modelos mentales permitían anticipar que la tradición
U N I V E R S I D A D
E A F I T 50 AÑOS
CIENCIA Y HUMANISMO QUE SEÑALAN EL FUTURO
205
de la Universidad no ayudaba a cometidos en pro de la cultura; sin
embargo, Imelda llegó para cambiarla y, especialmente, para enseñar
que los tecnócratas necesitan las manifestaciones culturales como
todo profesional o ser humano, que son un complemento tan efectivo
como indispensable para la formación.
EAFIT era una Institución donde la administración y la
Ingeniería dejaban poco espacio para el arte […] Al comienzo, la comunidad universitaria miraba con recelo su
propósito de darles a los espectáculos culturales la misma
importancia que a las conferencias o clases magistrales
sobre temas técnicos propios de los saberes impartidos en
las escuelas [Administración e Ingenierías].25
Conviene reconocer que desde la administración de Héctor Ochoa
Díaz hubo pasos en dirección a fomentar actividades culturales, como
el coro de estudiantes y el grupo musical dirigido por el ingeniero Luis
Uribe Espitia. También por esa época se acostumbraba disfrutar de un
concierto de la Orquesta Sinfónica de Antioquia, que en ocasiones
se presentaba en la cafetería central.
Una vez conformado Promoción y Desarrollo Artístico, las primeras realizaciones concretas fueron el arribo del piano al Auditorio, la
organización y el patrocinio del primer festival de jazz por parte de
EAFIT y el auspicio institucional brindado a la Orquesta de Cámara de
Antioquia, en su segunda época histórica, con la dirección del maestro
Harold Martina vaticinio de lo que se podría venir muy pronto en
materia musical. Esta programación cultural se vio complementada
con conciertos, exposiciones y ciclos de cine.
La profesora Imelda dejó las semillas en su punto de germinación
y continuó su proceso de formación con un Doctorado en Artes. La
gestión cultural iniciada por ella en 1999, requería dos frentes que
podrían llamarse el interno y el externo; el primero, de desarrollo
cultural para la comunidad universitaria; el segundo, de labores de
extensión y de proyección cultural al medio.
La Universidad entendió la promoción cultural como parte vital
de su estrategia de comunicaciones, “porque todo acto cultural es
también comunicacional”, de modo que creó dentro del Departamento de Comunicaciones la dependencia Extensión Cultural, bajo
la responsabilidad de María del Rosario Escobar Pareja; y se creó paralelamente Desarrollo Artístico, inscrita a la dirección de Desarrollo
Humano, a cargo de Elsa Ifigenia Vásquez Rodríguez. Esquema que
ha funcionado de esta manera por espacio de un decenio.
25
Santiago Gutiérrez J., “Imelda Ramírez González”, El Eafitense. Cien
rostros eafitenses [edición especial],
núm. 100, agosto-octubre de 2009,
p. 29.
Exposición Marta Elena Vélez. Fuente: fotografía de Robinson Henao, Archivo
Departamento Comunicación y Cultura, Universidad EAFIT, Medellín, 2008
Exposición Ethel Gilmour. Fuente: Archivo Departamento Comunicación
y Cultura, Universidad EAFIT, Medellín, 2008
U N I V E R S I D A D
E A F I T 50 AÑOS
CIENCIA Y HUMANISMO QUE SEÑALAN EL FUTURO
207
Rosarito, como se conoce a la primera de ellas, tomó la batuta y
amplió el radio de acción de los programas culturales, no sólo a la
población interna de la Universidad sino también a la comunidad. Entre las múltiples actividades desplegadas a partir de la nueva política
cultural, vale la pena resaltar los nuevos espacios para exhibiciones
artísticas de todo tipo, con su epicentro en las instalaciones del Centro
Cultural Biblioteca Luis Echavarría Villegas y sus alrededores.
El espacio por excelencia para las artes del Centro Cultural ha sido
el Centro de Artes, con dos salas de exposición y un hall. El Centro
es el referente artístico dentro de la Biblioteca desde 1999 para “la
consolidación de un hermoso espacio de exposición en donde se darán cita las vanguardias y la historia de las artes plásticas”.26 En él se
han realizado exposiciones de pintura, fotografía, cerámica y objetos
arqueológicos; también, conciertos organizados por el Departamento
de Música y festivales de danza. Pero hay manifestaciones culturales,
según sea su espíritu y posibilidades de organización, que se realizan
aprovechando escenarios abiertos, como la Plazoleta del Estudiante
o, adyacente a esta, la escultura Ágora del artista Hugo Zapata.
El desarrollo artístico en EAFIT
Sólo con verle el rostro a Elsa Ifigenia Vásquez, directora del Departamento de Desarrollo Artístico, se concluye que es difícil encontrar
una persona más competente para el trabajo que hasta hace unos
años hubiera sido tomado como algo exótico en nuestra Institución:
atender las necesidades de expresión artística de los estudiantes y
demás miembros de la comunidad universitaria, incluyendo a sus
familiares. Todos en potencia pueden ser artistas, puesto que no es
asunto exclusivo de quienes se han dedicado profesionalmente a las
artes. Iniciativa que muestra sus frutos en las muestras semestrales
establecidas, que se complementan con las presentaciones de alguno
de los grupos de expresión artística.
Mediante esta labor de más de una década han nacido diez
grupos de expresión artística: grupos de literatura, danza, música,
teatro, entre otros, cuyo objetivo es el de reunir intereses comunes e
inquietudes similares, con miras a presentaciones dentro y fuera de
la Universidad, así como la participación en festivales, certámenes
diversos e invitaciones especiales. El grupo Contradanza, de danza
folclórica, se ha mantenido por más de 20 años y se destaca por su
longevidad. En sus presentaciones ha gozado del acompañamiento
de otro grupo musical, La Colombiana, creado en 2002. Los grupos
26
María del Rosario Escobar P., “Sin
alma de caracol: Extensión cultural,
un apéndice cerca del corazón”, El
Eafitense, núm. 24, Medellín, EAFIT,
marzo de 1999, p. 15.
50 AÑOS U N I V E R S I D A D
208
Taller de Joyería [arriba],
Clase de baile [abajo],
Desarrollo Artístico.
Fuente: fotografías de Robinson
Henao, Archivo Departamento
Comunicación y Cultura,
Universidad EAFIT, Medellín,
2009
27
Informe de gestión, 2009, Departamento de Comunicación y Cultura,
Medellín, Universidad EAFIT,
diciembre de 2009.
E A F I T
CIENCIA Y HUMANISMO QUE SEÑALAN EL FUTURO
de expresión artística participan en
eventos con agrupaciones similares de
la ciudad y de otras regiones.
Una de las actividades organizadas
por Desarrollo Artístico que mayor
entusiasmo produce en la comunidad universitaria es el Festival de la
Canción, que alcanzó en 2009 la XXIV
versión. En la última década, los ganadores internos han obtenido los primeros lugares en el Festival Regional de la
Canción organizado por Ascuncultura.
En el año 2008 se obtuvo un honroso
segundo lugar en el XXVIII Festival Nacional de la Canción.
Puesto que la mayoría de las actividades de Desarrollo Artístico se encontraban dispersas por la Universidad
y sujetas a la disponibilidad de aulas
que asignara la Oficina de Admisiones
y Registro, responsable de esta tarea,
el año 2009 trajo una gran noticia para
Desarrollo Artístico, una de las tres hermosas casas adquiridas por EAFIT en el
sector de La Aguacatala, en el perímetro
sur de la Institución, fue destinada a
ser su sede, con lo cual el variado y
sorprendente trabajo desplegado puede
ahora desarrollarse en un mismo lugar;
en él se realizan sus talleres de joyería,
carpintería, fotografía, apreciación cinematográfica, clases de porro, pintura,
origami decorativo y cerámica. Además de estos servicios, la sede
cuenta con una Casa Galería para exposiciones y una sala de descanso
“en donde está absolutamente prohibido estudiar”.27
Muchas lenguas
EAFIT cuenta hoy con numerosos
reflectores que buscan auscultar y
difundir hacia fuera lo que está ocurriendo en su interior. Hasta hace unos
años se tenían pocas plataformas de
visibilidad más allá de los programas
de educación formal en pregrado y
posgrado. Al lado de los programas
de Educación Continua, el Centro de
Idiomas fue una de las dependencias
que rompió ese monopolio, a partir de
su creación en 1991.
Estudiantes del Centro de Idiomas
de diferentes nacionalidades.
De izquierda a derecha: coreano,
alemana, francesa, alemana,
sueca y china.
Fuente: Archivo fotográfico
Departamento Comunicación
y Cultura, Universidad EAFIT,
Medellín, 2009
Los cursos de inglés hacían parte de los currículos académicos, y
eran obligatorios, con un balance bastante precario, del cual pueden dar
testimonio las generaciones de estudiantes de las tres primeras décadas.
En los años noventa se implementó la estrategia, largamente acariciada, de que cada estudiante se hiciera responsable de acreditar por su
propia cuenta el inglés u otra segunda lengua. EAFIT dio la libertad a los
estudiantes de que lo certificaran dentro o fuera de la Universidad. Este
rompimiento, que tuvo implicaciones internas en los planes de estudio,
produjo una significativa respuesta al nuevo ofrecimiento de cursos de
idiomas por parte del Centro.
El novedoso servicio de lenguas pronto se vio a colmado. El primer director que tuvo el Centro, Hugo Alberto Restrepo Ruiz, fue
testigo de cómo las secretarias se quedaron cortas en la atención de
los primeros aspirantes. “Un día, a la hora del almuerzo, Restrepo
le respondió a un participante que llamaba desde el teléfono de un
avión de SAM pidiendo que por favor lo inscribiera porque llevaba
tres días insistiendo sin poder comunicarse”.28
Este inicio exitoso se ve hoy consolidado en algunos indicadores:
más de 180 profesores, una decena de lenguas incluido el español
para extranjeros, el programa que permite administrar la enseñanza
del inglés en colegios y normales creado en 2008, Sislenguas, y las
significativas acreditaciones del Instituto Confucio, para ofrecer el
mandarín, y del Instituto Cervantes, para la enseñanza del español,
concedidas recientemente.
28
Sandra Gaviria Monsalve, “Un
sueño inadvertido”, El Eafitense,
núm. 87, Medellín, EAFIT, julio de
2006, p. 16.
50 AÑOS U N I V E R S I D A D
210
29
“El Centro de Idiomas con representación en el Ministerio de
Educación Nacional”, El Eafitense,
núm. 78, Medellín, EAFIT, junio de
2005, p. 16.
30
Sandra Gaviria Monsalve, entrevista
personal por Juan Carlos López
Díez, 2010.
E A F I T
CIENCIA Y HUMANISMO QUE SEÑALAN EL FUTURO
Durante las últimas dos décadas, la comunidad universitaria se
acostumbró a ver como parte de su paisaje sabatino, monopolizado
hasta entonces por los rostros adustos de los estudiantes de posgrado,
una suerte de guardería eafitense compuesta de cientos de niños que
estudian inglés y otras lenguas, y preparan un futuro bilingüe. Tal
panorama infantil llevó a la conformación en el Centro de Idiomas
del primer Club de Niños, antecedente lejano de lo que hoy es la
Universidad de los Niños EAFIT. Aunque los sábados es arrolladora
la presencia de chiquillos, se advierte también, en los días de semana.
Se trata de los primeros pasos hacia el bilingüismo.
Los programas del Centro de Idiomas se ofrecen hoy por hoy en
una variedad de sedes. En el Bloque 27 del campus universitario, en
una residencia del barrio La Aguacatala orientada a profesionales y
ejecutivos, en Los Balsos, en el sector de El Estadio y en la sede de
Llanogrande.
La trayectoria del Centro ha conducido a las certificaciones referidas y a la aplicación de exámenes de italiano e inglés (Toefl Ibt e
Ielts) para candidatos a hacer posgrados en países donde se hablan
dichas lenguas. Su reconocimiento ha trascendido al Ministerio de
Educación Nacional al seleccionar a una de sus profesoras, Gloria
Moreno, a participar en el año 2005 en el comité encargado de “la
formulación de los estándares nacionales de inglés para la educación
básica y media”.29Igualmente, las profesoras Sandra Gaviria Monsalve
y Ana Patricia Muñoz, invitadas por el Instituto Colombiano para el
Fomento de la Educación Superior (ICFES) a participar en el diseño de
las pruebas de Estado y los Exámenes de la Calidad de la Educación
Superior (ECAES).30
El centro de Idiomas no sólo ha cumplido a cabalidad su función
de extensión sino que se ha comprometido con la generación de
conocimiento en la enseñanza de lenguas extranjeras al constituir el
Grupo de Investigación Centro de Idiomas (GICI), que ya ha visto sus
realizaciones en revistas internacionales como la británica Language
Testing o el Journal of Asia.
Al filo de los 50 años de la Universidad, el Centro de Idiomas
alcanzó su independencia, después de funcionar durante 20 años
como unidad adscrita a los programas de Educación Continua; hoy
es un Centro independiente que a sus programas iniciales robustecidos ha añadido las unidades de Sislenguas, el Programa Ejecutivo en
Lenguas Extranjeras, la participación en el Instituto Confucio para la
enseñanza del mandarín en el Centro Asia /Pacífico y el programa de
español para extranjeros.
El Fondo Editorial
y la Librería EAFIT
El Fondo Editorial: la punta de lanza
de EAFIT a la cultura
Creo que todas las facetas del libro,
desde la más material hasta la más inmaterial,
que es el sueño o la creación de un libro,
son valiosas. La mayor dicha es poder trabajar
en lo que a uno más le gusta, lo que a mí más me gusta
son los libros en todas sus manifestaciones, por eso hacer
y escribir libros es para mí una felicidad muy parecida.
Héctor Abad Faciolince
El Fondo Editorial Universidad EAFIT se creó en
1997 y comenzó a mostrar sus primeros resultados en 1998, año en
el que ya contaba con cinco colecciones, algunas de ellas con varios
títulos. En sus primeros años Leticia Bernal Villegas asumió la dirección, luego la desempeñarían Juan Carlos Restrepo Rivas, Héctor
Abad Faciolince y, en la actualidad, Ana María Cano Posada. Desde
su origen, el Fondo Editorial definió su misión académica así:
La edición de textos de alto valor, resultado de la
producción intelectual e investigativa de los profesores y
estudiantes de la Universidad; la recuperación de aquellos
acontecimientos de relevancia intelectual programados
por las unidades académicas y culturales; la edición y
divulgación de obras –de autores internos o externos a la
universidad– susceptibles de transformarse en referentes
–históricos, sociológicos, filosóficos, simbólicos y estéticos– para otras reflexiones, otras actitudes, otros procesos
creadores inmanentes a nuestros devenires.31
En menos de una década el catálogo del Fondo Editorial creció
para nutrir el devenir académico y cultural de la Institución con
colecciones como: Letra x Letra (lliteratura, ensayo, cuento, novela,
crítica); Ediciones Musicales; Acanto (poesía); Arena (historia); No-
31
Leticia Bernal Villegas, “Un esfuerzo
de todos”, El Eafitense, núm. 24, Medellín, EAFIT, marzo de 1999, p. 10.
50 AÑOS U N I V E R S I D A D
212
E A F I T
CIENCIA Y HUMANISMO QUE SEÑALAN EL FUTURO
mos (jurídica); Biblioteca Fernando González (obras del filósofo); El
arte en Antioquia ayer y hoy; entre otras. También hay que contar
las Ediciones Universidad EAFIT, que corresponden a publicaciones
especiales, y la Colección Académica que se nutre permanentemente
de las producciones de los profesores, se trata de libros que no sólo
son el producto de la formalización de años de enseñanza e investigación, sino que pasan a integrar y apoyar la labor docente. A este
amplio catálogo se adicionan las coediciones, entre las que se destacan
las que se han realizado con el Banco de la República. En el 2006, el
Fondo sobrepasó la decena de líneas editoriales con la aparición de
la Colección Rescates, enfocada a recuperar textos impresos de difícil
consecución.
El lanzamiento en sociedad de los tres primeros títulos de esta
última colección se hizo en la Feria Internacional del Libro en Bogotá,
cuya presentación estuvo marcada por un aroma nadaísta con la presencia de los escritores y poetas Jotamario Arbeláez, Elmo Valencia y
Eduardo Escobar, compañeros de viaje del fundador del movimiento,
una de cuyas obras era protagonista de la noche: Cartas a Aguirre,
de Gonzalo Arango. Los otros títulos fueron: El payaso interior, de
Fernando González, y Cuaderno de materia prima, de Efe Gómez.32
En la misma feria se hizo el lanzamiento de la obra trágicamente
póstuma del ex ministro Gilberto Echeverri Mejía, Bitácora desde el
cautiverio (Colección Letra x Letra). Este cuaderno fue escrito durante
su secuestro, junto con el gobernador Guillermo Gaviria Correa, por
las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC). La memoria
de este importante dirigente nacional se cruza en varias coordenadas con la historia de
EAFIT,
Echeverri Mejía acudió a
más allá de la noticia de su libro, pues
EAFIT
cada vez que se le convocó: ofreció
la “Lección de despedida” del primer contingente de Ingenieros de
Sistemas en diciembre de 1980, fue miembro activo del Consejo Superior, participó de otros eventos como la Semana del Administrador
en 1999 y estuvo presente en la inauguración de la sede de EAFIT en
Llanogrande.
Hasta el 2009 el Fondo Editorial EAFIT había publicado 307 títulos.
Lleva una presencia de más de diez años en la Feria Internacional
del Libro de Bogotá; acompañada de presentaciones de nuevas obras
académicas y literarias, como en el caso de la colección Rescates;
participación en conferencias y foros que adornan esta cita con el
32
“Nuevos títulos del Fondo Editorial”, El Eafitense, núm. 84, Medellín, EAFIT, abril de 2006, pp. 18-19.
conocimiento. La Feria representa una inmejorable vitrina ante el país
y el mundo, pues por medio de las adquisiciones que realizan los
U N I V E R S I D A D
E A F I T 50 AÑOS
CIENCIA Y HUMANISMO QUE SEÑALAN EL FUTURO
213
distribuidores, los libros del Fondo han llegado a países de la Región
Andina, Estados Unidos y Europa.
El principal promotor comercial de la labor del Fondo, Rubén
Darío Vasco Mejía, ofrece una síntesis:
Yo creo que la gente va teniendo muy claro el trabajo
serio y riguroso que viene desarrollando el Fondo Editorial
con sus publicaciones, lo que sirve de respaldo a la labor
académica en el campo del humanismo en que se encuentra
empeñada la Universidad.33
La Librería EAFIT
Hay, sin duda, un factor contra el hábito de la lectura,
y es que los últimos libreros bien orientados se murieron
hace tiempo, y las librerías son cada vez menos lugares
de tertulias vespertinas. Uno tenía su librero personal,
como tenía su médico de familia y su cepillo de dientes.
Ese librero profesional, que atendía en persona su negocio
como el dentista atiende su gabinete, sabía con sólo leer
los catálogos qué libros le interesaban a cada uno
de sus clientes, y muy pocas veces se equivocaba.
Gabriel García Márquez, “¿Qué libro estás leyendo?”
La figura del librero, que como anota García Márquez, ha desaparecido, riñe con el caso de la Librería de la Universidad EAFIT: Wilson
Mendoza, su responsable desde la fundación, tiene siempre el tino
para ofrecer títulos a su visitante.
La apertura a la comunidad universitaria de la Librería EAFIT en
el 2004 completó el círculo que se había abierto con la creación del
Fondo Editorial en 1998. Antes, la Universidad tenía una librería externa –se trataba de una sucursal de una de las librerías de la ciudad–,
así como en épocas pretéritas contó con otro tipo de concesiones,
claramente focalizadas a los textos guías de las materias del plan de
estudios, es decir, aquellos que garantizan alta circulación. Hoy, no
queda duda alguna de que la posibilidad de contar con una librería
propia que amplíe sus perspectivas le ha dado un sello espiritual a
la Institución.
La Librería es un sitio de encuentro en el que convergen con frecuencia el rector, directivos y empleados, estudiantes y profesores
y aquellos pequeños protagonistas dueños del nuevo conocimiento
33
“El Fondo Editorial, de nuevo en
Bogotá”, El Eafitense, núm. 63, Medellín, EAFIT, junio de 2003, p. 20.
50 AÑOS U N I V E R S I D A D
214
E A F I T
CIENCIA Y HUMANISMO QUE SEÑALAN EL FUTURO
inscritos en la Universidad de los Niños EAFIT. Es un foro imprevisto e
impredecible, al que nadie convoca, en el que se advierte la diversidad
de intereses y gustos, lugar donde se tiene noticia de las novedades
bibliográficas, revistas, música y otros productos culturales.
Nuestro librero eafitense la concibe como una parte integral del
nuevo ambiente que se construye en la Universidad. A tono con lo
que muestra EAFIT en sus últimos años, sus mayores exuberancias,
nuestro librero nos regala en sus reflexiones una hermosa parábola
de la librería conforme al nuevo paisaje que se ha construido:
34
Wilson Mendoza Jaramillo, [director
de la Librería EAFIT], entrevista
personal por Juan Carlos López
Díez, 2009.
Haciendo una analogía, con el proyecto de Universidad
Parque, o sea con la intención de relacionar el estudio con
el estudio de la naturaleza y de nosotros mismos, pienso
que la Librería, al igual que los árboles del campus, que
se plantan ya con sus tallos gruesos y hasta con sus flores;
veo que en menos de lo que uno piensa, ya sus frutos están maduros; asimismo la Librería se ha afianzado como
aquellos árboles y ha dado frutos, que son los lectores de
ella. Las ramas del árbol, son los lectores que cada vez son
más frondosos y van alcanzando más espacio dentro y fuera
de la Universidad. La historia misma de la Universidad,
en la formación tanto de sus estudiantes y desarrollo de
su personal académico y administrativo, y su evolución
y transformación constante han propiciado y abonado
también este terreno, el de la lectura y por ello mismo de
la necesidad de la existencia y desarrollo de la Librería. La
Librería no existiría sin los lectores, y esos lectores, muchos
de ellos, han crecido aquí, en este campus.34
Las Tecnologías de Información
y Comunicación (TIC) en EAFIT
Con trasladar los contenidos de los programas presenciales,
tal cual son, a un formato electrónico / digital y comunicarlos
a los estudiantes a través de una plataforma tecnológica
que provee un campus virtual no se llega a la educación virtual.
Para ello se requieren cambios tecnológicos, asociados
con la no presencia y acompañamiento físico del docente
en el proceso de aprendizaje del alumno.
Ana Cristina Mejía
La tecnología ha sido parte vital de la historia de
EAFIT.
No sólo las tecnologías administrativas y de negocios con las que la
Institución se anunció al país en los años sesenta, sino también las
tecnologías asociadas a las carreras medias y luego a las diferentes Ingenierías, profesión que se halla íntimamente ligada a la techné griega,
o maneras racionales de hacer las cosas aplicando el conocimiento.
Con el programa de tecnología en Programación de Computadores
(1972) y con la carrera de Ingeniería de Sistemas (1976), la Universidad se inscribió en una larga y aún inacabada carrera por la tecnología
informática en un principio, que se sumó a la de telecomunicaciones,
y que hoy la pone a la vanguardia de las universidades colombianas
y del sector educativo en general.
La popularización de la microelectrónica en la década de los
ochenta y la lenta masificación de los computadores personales llevaron al desarrollo de un tipo de nuevas tecnologías amparadas en el
invento más importante de la última década del siglo XX: la Internet.
EAFIT fue una de las tres entidades pioneras en la asimilación de la
llamada red de redes en 1993, en compañía de las Universidades de
los Andes en Bogotá y del Valle en Cali. A partir de ese momento ha
estado a la vanguardia de la informática al servicio de la educación:
desde 1995 la Universidad está matriculada en el tema de la educación
virtual.35
En la actualidad, estas nuevas formas de tecnología se conocen
como las Tecnologías de Información y Comunicación (TIC). El director
del Centro de Informática de la Universidad, Carlos Hernando Montoya Medina, afirma la importancia de estas nuevas tecnologías:
35
“Proyecto. Ambientes virtuales colaborativos aplicados a la educación
superior: hacia su segunda etapa”,
El Eafitense, núm. 31, Medellín,
EAFIT, noviembre de 1999, p. 16.
50 AÑOS U N I V E R S I D A D
216
E A F I T
CIENCIA Y HUMANISMO QUE SEÑALAN EL FUTURO
Para la Dirección de la Universidad las TIC fueron y son
consideradas como un apoyo estratégico a los procesos
nucleares de la Institución –Docencia, Investigación y
Extensión– y como tal se convirtieron rápidamente en
aliadas de las diferentes dependencias para el logro de
sus objetivos institucionales y en actores principales del
plan de desarrollo de EAFIT. Esta política llevó a un apoyo
al más alto nivel y a la incorporación de bases de datos
corporativas conectadas a una red local de datos, a su vez
conectada a Internet.36
Las TIC encuentran un ambiente de mayor flexibilidad cuando
ingresa al país en 1994 el servicio de telefonía celular y con él la
movilidad. De aquí surge el uso de la plataforma de la tecnología
inalámbrica, Wi Fi (wireless fidelity): hacia el 2009 el campus inalámbrico de la Universidad alcanza 130.000 m2.37
Mediante las tecnologías inalámbricas,
la flexibilidad de movimiento, la exigencia de los usuarios por estar conectados en todo momento y lugar a sus
datos y el gran auge y desarrollo de los sistemas computacionales portátiles, hace necesario facilitar un medio ágil
y efectivo para acceder a las redes corporativas.38
36
Carlos Hernando Montoya M., “Sistema de Información Organizacional
(SIO): la información institucional al
alcance de su mano”, El Eafitense,
núm. 70, Medellín, EAFIT, mayo de
2004, pp. 20-21.
37
Carlos Hernando Montoya M.,
entrevista personal por Juan Carlos
López Díez, 2009.
38
Jorge Alonso Cañón H., “Internet
móvil, una realidad en el campus de
la Universidad EAFIT”, El Eafitense,
núm. 69, Medellín, EAFIT, abril de
2004, p. 19.
39
Jorge Alonso Cañón H., “Conectividad inalámbrica en la red del campus de EAFIT”, El Eafitense, núm. 82,
Medellín, EAFIT, octubre-noviembre
de 2005, p. 18.
La fusión y sinergia entre la informática y las telecomunicaciones propició uno de los mayores milagros de la técnica en tiempos recientes,
del cual EAFIT ha sido protagonista de primer orden.
La red local inalámbrica de la Universidad, que llevaba un proceso
acelerado desde comienzos de la década, alcanzaba ya para 2005 un
cubrimiento del 65%.39 Al cumplir sus 50 años la cobertura alcanzada
será del 100%, y abarcará tanto las aulas, los auditorios, los espacios
cerrados como las cafeterías, las plazoletas, los corredores, los patios
y los espacios de reunión, que son el entramado de la Universidad
Parque.
Aunque las TIC hacen parte de la cultura universitaria y la atraviesan desde múltiples perspectivas –videoconferencias, red de alta
velocidad, computación móvil o transmisiones directas vía Internet
(en vivo)–, también sirven de apoyo a los procesos educativos dentro
del campus y como aporte a la educación nacional. Este aserto se
resume en dos acciones: la aparición de EAFIT Interactiva y la aplicación de una estrategia de aprendizaje conocida como el Campus
Bimodal, que se está desarrollando desde que la Universidad adquirió
de la Universidad Autónoma de Barcelona la plataforma Autónoma
Interactiva, en el 2000.
U N I V E R S I D A D
E A F I T 50 AÑOS
CIENCIA Y HUMANISMO QUE SEÑALAN EL FUTURO
217
El apoyo a la educación virtual en EAFIT no se entiende
como una simple disyuntiva a la educación presencial y al
contacto entre alumnos y profesores, sino como una manera
de potenciar y complementar los medios tradicionales de
enseñanza y aprendizaje. Por consiguiente, la plataforma
tecnológica de EAFIT Interactiva ofrece conexión informática como complemento a las relaciones presenciales entre
profesores y estudiantes.
Nuestro Campus Bimodal se enmarca en la
propuesta pedagógica centrada en el estudiante,
en la que el alumno es la persona activa y emprendedora y el profesor actúa como persona
que estimula, orienta, dirige, anima y facilita el
aprendizaje de sus alumnos de acuerdo con las
características. Necesidades, expectativas e intereses específicos, atendiendo así las diferencias
individuales.40
Las Tecnologías de Información
y Comunicación -TabletFuente: fotografía Robinson
Henao, Archivo Departamento
Comunicación y Cultura,
Universidad EAFIT, Medellín,
2010
Un aporte especial:
el proyecto Conexiones
La línea de Informática Educativa fue uno de los primeros grupos de
investigación que tuvo la Universidad. Antes de que se hablara en tono
mayor de la representatividad ante el Departamento Administrativo
de Ciencia, Tecnología e Innovación (COLCIENCIAS), este grupo ya era
reconocido y registrado en el Sistema de Información de Ciencia y
Tecnología (SCIENTI). Del trabajo que realizó este grupo durante más
de una década surgieron entonces las plataformas EAFIT Interactiva y
el Campus Bimodal. El proyecto Conexiones fue su primer hijo: una
red interescolar de apoyo a la educación básica por medio de las TIC.
No por azar, la directora de la línea y del proyecto, Claudia María
Zea Restrepo “fue nominada a los Premios Mundiales de Tecnología
2004 en la categoría de Educación”.41
Pero, ¿cuál es el objetivo del proyecto Conexiones?
El aporte de Conexiones a la educación colombiana tiene lugar mediante la innovación que se propone, relación
dada con la incorporación de tecnologías informáticas y de
comunicaciones a la labor de aula, con sentido pedagógico.
Aunque su acción directa se concentra en el ambiente de
40
Carlos Hernando Montoya, “Universidad EAFIT – Avances Tecnológicos”, El Eafitense, núm. 68,
Medellín, EAFIT, marzo de 2004, pp.
17-19.
41
“Claudia María Zea, en los Premios
Mundiales de Tecnología 2004”, El
Eafitense, núm. 74, Medellín, EAFIT,
octubre de 2004.
50 AÑOS U N I V E R S I D A D
218
42
43
Claudia María Zea Restrepo et
al., Experiencias en la expansión
nacional del proyecto Conexiones,
Medellín, s. l., Universidad EAFIT,
Universidad del Norte, Universidad
Autónoma de Bucaramanga, s. f.,
p. 1.
Ángela Sánchez [funcionaria de
la Dirección de Investigación y
Docencia], entrevista personal por
Juan Carlos López Díez, 2009.
E A F I T
CIENCIA Y HUMANISMO QUE SEÑALAN EL FUTURO
aprendizaje, constituido en esencia por el profesor y su
grupo de alumnos, entendemos que la complejidad de
este ambiente ha de entenderse más allá de las actividades
que en él suceden abarcando el contexto institucional y
comunitario; la infraestructura con que cuenta, en especial
la informática y telemática; las formas en que están organizadas las personas que intervienen de alguna manera en el
ambiente de aprendizaje y las funciones que se les asignan,
y el clima en que suceden las actividades de enseñanzaaprendizaje y la vida institucional en general.42
A partir de 1998, los resultados de Conexiones llegaron al Departamento de Santander y luego a otras regiones, de tal modo que hoy
es utilizado por el Ministerio de Educación como un modelo nacional
de formación de docentes en la incorporación de las TIC en el ámbito
educativo.43
Una revolución desde adentro:
LA UNIVERSIDAD DE LOS NIÑOS EAFIT
La ignorancia no es un estado
de carencia; la ignorancia
es un estado de llenura.
Platón
En las aulas de las universidades y en sus campus
hay actividades para fomentar la curiosidad infantil,
engrandecerla y encaminarla para que sus inquietudes
se conviertan a la vez en otros interrogantes
que generen una espiral de conocimiento.
Juan Luis Mejía Arango, “Abierta al mundo… y a los niños”
La Universidad EAFIT se ha puesto a sí misma en los últimos
años una carga de profundidad, que consiste en la filosofía, la metodología y el programa conocido desde el 2005 como la Universidad
de los Niños EAFIT. Chicos desde los siete años se están preparando
para una manera de abordar el conocimiento que es la antítesis de
los métodos con los que ha sido formada una inmensa mayoría: métodos basados en respuestas, memorización y verdades sabidas que
encarna el profesor.
¿Y cómo esto se puede llamar “revolución pedagógica”? A riesgo
de simplificar, se puede resumir en una sola palabra: preguntar. Se
trata de una pedagogía de la pregunta, en la que están prohibidas
las respuestas con cara de verdades absolutas. La Universidad de
los Niños, sin olvidar el componente lúdico propio de la naturaleza
infantil, o mejor incorporándolo a sus propósitos, se construye mediante el estímulo a la formulación de las preguntas que se han hecho
los niños, desde 2005, año de inicio del programa, y a partir de ahí
construir nuevos caminos del conocimiento.
Para tener una idea de qué se preguntan los niños, veamos un
mosaico de las interrogantes que se han hecho en sus encuentros
mensuales de un día (primera etapa del proyecto) y en los pre semilleros (segunda), durante los años 2008 y 2009: ¿Por qué existen los
colores? ¿Por qué hay olas en el mar? ¿Qué determina la creación de
50 AÑOS U N I V E R S I D A D
220
E A F I T
CIENCIA Y HUMANISMO QUE SEÑALAN EL FUTURO
una moneda? ¿Cómo limpiar el agua de nuestro planeta? ¿Cuáles son
las principales características de las culturas israelí, japonesa e india?
¿Por qué inventaron el colegio? ¿Cómo puede afectar a Colombia la
crisis económica mundial? ¿Por qué las personas trabajan? ¿Cómo se
crearon los números? ¿Cómo llegaron las leyes a Colombia? ¿Cómo
reutilizar las aguas residuales de mi casa? ¿Cómo se crea la realidad
virtual?44
Son tan importantes las preguntas en esta metodología que ya tienen ventana en el sitio web de EAFIT: www.eafit.edu.co/ninos, el cual
“puede compararse con una alcancía, que multiplica las preguntas;
o con una red que tiene como fin acercar a los niños al conocimiento
desde un cuestionamiento y no desde una respuesta”.45
Este modelo pretende encaminar los niños en la ruta de la investigación, algo que hasta hace poco era inconcebible para nuestros
modelos educativos tradicionales. Ahora es posible tener la noción
de un niño en su papel de investigador. Un niño investigador, según
el director de Investigación y Docencia de EAFIT:
Es inquieto, sobre todo con las preguntas y el conocimiento. Es una persona que está explorando el mundo, que
está mirando con sorpresa, que quiere conocer y entender
la realidad, también que se le ha dado la oportunidad de
hacer preguntas, de entrar en diálogo.46
44
Sacado de: “¿Cómo y por qué?”,
Catalejo. Revista Universidad de
los Niños EAFIT, núm. 2, Medellín,
Universidad de los Niños EAFIT,
2009, pp. 15-16; y “Paso a paso por
los pre semilleros”, Catalejo. Revista
Universidad de los Niños EAFIT,
núm. 2, Medellín, EAFIT, pp. 26-28.
45
“Un banco para las curiosidades”,
Catalejo. Revista Universidad de
los Niños EAFIT, núm. 2, Medellín,
EAFIT, 2009, p. 13.
46
“Entrevista a Félix Londoño González”, Catalejo. Revista Universidad
de los Niños EAFIT, núm. 2, Medellín, EAFIT, 2009, p. 25.
47
Ana Cristina Abad Restrepo, “EAFIT
Chil dren’s University: Weaving
Questions, Building Thinking,
Applying Knowledge” [conferencia
en: “Beyond the Boundaries”, Viena. Inédita], diciembre de 2009.
El filósofo Hans-Georg Gadamer, a partir de la Filosofía, refuerza
la necesidad de construir nuevas pedagogías; este filósofo es en el
siglo XX una especie de Sócrates, aquel filósofo ateniense que se pasó
su vida preguntándole cosas a todo aquel con quien se encontrara.
Según una de las conferencias con las que se presentó la Universidad
de los Niños EAFIT:
Gadamer puntualiza que hacer(se) preguntas significa
tener mente amplia y considera que las preguntas deben
construirse. Ello implica de un lado apertura tanto como
restricción para que las preguntas tengan sentido. Para Gadamer, “el arte de hacer preguntas es el arte de mantenerse
haciendo preguntas y ello significa el arte de pensar […],
el arte de llevar a cabo una auténtica conversación”.47
La quintaesencia del modelo pedagógico de la Universidad de los
Niños, dice la orientadora del programa Ana Cristina Abad Restrepo,
es el juego y la exploración, precisamente capitalizando la edad en
la que mejor dispuestos se encuentran para esas actividades y para
potenciar la sinergia entre la lúdica y la indagación. El juego es algo
U N I V E R S I D A D
E A F I T 50 AÑOS
CIENCIA Y HUMANISMO QUE SEÑALAN EL FUTURO
221
tan serio, que los orientadores de los encuentros y de los talleres lo
entrenan mediante lo que llaman “simulacros”, en los que desempeñan el papel de los niños.48
¿Qué es, cómo es, quiénes habitan
los colegios? Universidad
de los Niños EAFIT.
Fuente: fotografía Robinson
Henao, Archivo Departamento
Comunicación y Cultura,
Universidad EAFIT, Medellín,
2010
La Universidad de los Niños se basa en un conjunto de principios
pedagógicos que se resumen en los siguientes aspectos.49
1. Los seres humanos aprenden e interiorizan el conocimiento cuando hay una auténtica motivación e interés.
2. El centro de la dinámica son las preguntas; en las reuniones no se
entregan respuestas sino que éstas son construidas por los niños. El
objeto de las preguntas es hacerse consciente y desarrollar interés
hacia algo que pueda ser considerado obvio, probar o desvirtuar
teorías o nociones preconcebidas. Las dos preguntas básicas son:
por qué y cómo. El porqué nos lleva a considerar la causa o motivo
de un hecho. El cómo nos lleva a resolver el modo como funcionan
las cosas.
3. La diversidad proviene de las amplias posibilidades. Los niños de
orígenes y condiciones sociales variados, de escuelas públicas y
privadas, y de diferentes sitios y culturas disfrutan esta Universidad y la ciudad. La diversidad cultural y la integración social
son el tema central del propósito de la Universidad de los Niños.
Esta confluencia hace en gran medida que el trabajo valga la pena.
48
Verónica Suárez Restrepo, “De niña
a tallerista”, Catalejo. Revista Universidad de los Niños EAFIT, núm.
2, Medellín, EAFIT, 2009, p. 19.
49
A . C . A b a d Re s t r e p o , “ E A F I T
Children’s University: Weaving
Questions, Building Thinking,
Applying Knowledge”, op. cit.
50 AÑOS U N I V E R S I D A D
222
E A F I T
CIENCIA Y HUMANISMO QUE SEÑALAN EL FUTURO
En la Universidad de los Niños el trabajo siempre se realiza en
círculo ya que este es un símbolo de unidad y creación.
4. Debemos hacer que los niños se vuelvan guardianes del asombro,
de la creatividad, del tiempo, de la diversidad, de las palabras, del
conocimiento y de nuestro planeta.
Concierto didáctico,
Orquesta Sinfónica EAFIT,
Universidad de los Niños
Fuente: fotografía Robinson Henao,
Archivo Departamento
Comunicación y Cultura,
Universidad EAFIT, Medellín,
2009
Cada año pasan por el programa un promedio de 200 niños, lo
que indica que 1.000 chicos se han nutrido de la Universidad de los
Niños EAFIT; dentro de esta cifra se incluyen 45 colegios tanto públicos como privados. Hasta el momento, con énfasis en muchachos
de Medellín y su Área Metropolitana, pero también de municipios
como Rionegro y El Retiro y de diferentes condiciones sociales.
Las dos etapas que se han mencionado, encuentros y pre semilleros, hallan su continuidad cuando los niños superan la edad
de los 13 años, en la Universidad de los Jóvenes, que se apresta a
prepararlos para el mundo universitario. Un mundo en el que ellos
llegarán como una bocanada de aire fresco a derrumbar estructuras
y a contribuir a que la investigación se transforme en el núcleo de la
EAFIT del futuro.
EAFIT Abierta al mundo
La presencia de la Misión Syracuse, Industrias
Burlington y la Fundación Whirlpool en la primera década de vida
institucional da cuenta de la internacionalización de EAFIT desde los
años sesenta: organizaciones internacionales, profesores extranjeros,
ayudas financieras, dotación de la primera biblioteca y becas para
profesores, entre otros hechos.
En los años setenta, y en especial con la carrera de Ingeniería
de Producción, EAFIT puso sus ojos en Alemania, para construir un
conjunto de beneficios tangibles como la formación de profesores en
ese país, la asesoría para la mencionada carrera y la conformación
de una unidad centralizada de laboratorios, algunos de los cuales
ya existían, pero que empezaron a funcionar bajo la denominación
Centro de Laboratorios, en 1981, de manera que se integraran los ya
existentes con los nuevos como el de Máquinas-herramienta.
En los años ochenta y noventa, con el auge de la filosofía japonesa de la gestión, que puso en jaque un siglo de dominio gerencial
estadounidense, EAFIT se nutrió de nuevas teorías y enfoques administrativos que no llevaban el exclusivo sello de lo estadunidense y, en
particular, del fordismo y el taylorismo como principales improntas
industriales del siglo XX, de suerte que, a modo de ejemplo, emergió
la teoría administrativa de la Calidad Total. Una vez pasó esta moda,
se destiló en lo que hoy son los planes de desarrollo y los procesos
de acreditación.
Pero no sólo se abrió hacia el archipiélago nipón la dirección de
la Institución, sino también a otros destinos como los europeos.
Es precisamente en esta época cuando, según Amalia Urrea, ex
jefa de la Oficina de Relaciones Internacionales, EAFIT pone uno de
sus primeros mojones en el camino hacia una Universidad Abierta
al mundo con uno de los programas que señalarían un revolcón
en el camino de mirar al mundo, y que dio origen a esa nueva
dependencia.
Corrían los primeros años de la década de 1990, y la
Unión Europea lanzaba un programa destinado a establecer
redes académicas entre universidades europeas y latinoamericanas: las redes ALFA. Esto dio pie a que se formalizara
una oficina de la Universidad encargada de manejar estas
relaciones como proyectos nuevos, que llevarían el con-
50 AÑOS U N I V E R S I D A D
224
E A F I T
CIENCIA Y HUMANISMO QUE SEÑALAN EL FUTURO
cepto de internacionalización, más allá de la movilidad de
docentes que venían de los países del norte. El programa
ALFA exigía el concurso de universidades de ambos continentes y la presentación de proyectos que competían por
los recursos de la Unión Europea. Los primeros proyectos
contemplaban la formación de estudiantes de pregrado
y posgrado en Europa, abriendo con ello la oportunidad
para los profesores jóvenes que respiraban en sus clases
los aprendizajes frescos de los textos, sobre todo norteamericanos y traducidos en México.50
Uno de los resultados más tangibles y duraderos de este convenio
con los europeos fue la posibilidad que tuvo la Escuela de Ingeniería
de formar 24 profesores con título de doctorado en la Universidad
Politécnica de Valencia, España, en Matemáticas y en diversas ramas
de la Ingeniería.
Se haría interminable enumerar la cantidad de frentes que ha
abierto la Universidad en las últimas dos décadas, desde el momento
mismo de la creación de la oficina de Relaciones Internacionales, con
lo cual progresivamente la Universidad se enrutó hacia el camino
sin retorno de la internacionalización, contribuyendo así a conjurar,
de paso, el mito del provincialismo paisa. Los logros se pueden resumir en convenios (se habían firmado 95 en 31 países hasta 2009),
programas de Doctorado con asesoría de universidades extranjeras,
intercambio de profesores y estudiantes, proyectos con la cancillería
colombiana, conferencias y seminarios internacionales, entre muchas
otras acciones.
La Universidad no definió lo internacional sólo con una perspectiva geográfica. El lema que se ha abrazado de Abierta al mundo es
tanto territorial como de significado histórico.
50
Amalia Urrea C., “La internacionalización en EAFIT: ayer y hoy”, El
Eafitense, núm. 80, Medellín, EAFIT,
agosto de 2005, p. 4.
51
“Eso de… Abierta al mundo”, El
Eafitense, Edición especial conmemorativa de los 45 años, Medellín,
EAFIT, mayo de 2005, p. 18.
EAFIT: Abierta al mundo significa que EAFIT como universidad se juega institucionalmente su existencia en
anudamientos que se tejen entre el pasado y el devenir
(garante de una tradición que se define por la custodia y
divulgación de los conocimientos o saberes acuñados por
la humanidad a lo largo de los siglos y de una eventual
tradición venidera, gestada en intenciones y acciones que
procurarán generar nuevos conocimientos).51
U N I V E R S I D A D
E A F I T 50 AÑOS
CIENCIA Y HUMANISMO QUE SEÑALAN EL FUTURO
225
Lo internacional es también
motivo de investigación
Desde el 2004 existe el grupo de investigación en Estudios Internacionales de la Universidad EAFIT, que de dedica a la negociación,
la interculturalidad y las relaciones internacionales. Como los estudiantes de las generaciones actuales son muy outgoing,52 ellos no se
quedaron atrás en la conformación de un semillero anexo al grupo,
denominado Semillero en Negociación Internacional e Intercultural,
cuyo primer trabajo de investigación fue abordar la elaboración de
un estado del arte en el ámbito de las negociaciones internacionales.
Cualquier observador de los procesos de globalización vividos en las
últimas décadas dará cuenta de la importancia estratégica que tienen
esos temas hoy para el país y hacia el futuro.
Este grupo, igualmente, se ha anotado logros como la publicación
de una edición especial de Ad-Minister, dedicada al tema de los negocios y las relaciones internacionales, en 2008. Los artículos divulgados en esta edición responden a tres ejes temáticos: Desarrollo y
Globalización, Cultura y Negocios Internacionales, y Regionalismo.
Es importante anotar que:
[…] a pesar del rápido desarrollo de los Negocios Internacionales a nivel mundial, esta no es aún una disciplina
considerada con carácter científico, como sí lo es la Economía. Por tal motivo, su devenir como ciencia depende
del desarrollo de la investigación que se realice a partir
de los problemas reales de la internacionalización de las
organizaciones. En tal sentido, el compromiso recae en lo
que se denominó una investigación con rigor y relevancia.
Rigor que se asume tanto en lo teórico como en lo metodológico, investigando fenómenos del mundo real que sean
de importancia, a la vez, para la comunidad académica y la
comunidad empresarial, así como para su entorno social,
económico y político.53
El grupo se ha convertido en un foco importante de investigación,
sobre el que se articulan relaciones internacionales tanto de actores
públicos como privados en distintos países del mundo, con el objetivo
de contribuir al desarrollo de nuestro país.
Otra iniciativa fue la de la profesora de Negocios Internacionales
Anne Marie Zwerg Villegas, quien ideó una competencia para estu-
52
“Por la expresión outgoing se quiere
decir: siempre en plan de excursión
o de viaje”. Amalia Urrea Cortavarría [ex jefa de la Oficina de Relaciones Internacionales], entrevista
personal por Juan Carlos López,
2009.
53
Sascha Furst y María Alejandra
González Pérez, “Presentación”,
Ad-Minister, Universidad Eafit, Medellín, Número 13 julio-diciembre
de 2008, p. 7.
50 AÑOS U N I V E R S I D A D
226
E A F I T
CIENCIA Y HUMANISMO QUE SEÑALAN EL FUTURO
diantes de negocios internacionales llamada Global View Challenge,
en la cual los jóvenes hacen una especie de juego gerencial o concurso
en equipos, similar a El Aprendiz de Donald Trump en Estados Unidos. Este programa funcionó con cobertura nacional hasta 2008, y se
proyectó en el ámbito internacional en 2009 con la participación de
equipos de EAFIT en concursos similares, como Manitoba International
Management Competition en Canadá, o Peak Time en Riga, Letonia, la
competencia en su tipo más grande en el mundo, según Anne Marie.
De 524 equipos que concursaron en la fase virtual, clasificaron 20
para realizar la fase presencial en el país báltico, uno de los cuales
estaba integrado por estudiantes de EAFIT.54
Centro de Estudios Asia Pacífico
“Quiero convertir esta Universidad en un punto de reflexión de esta
sociedad sobre Asia”.55 Para seguir esta línea propuesta por el actual
rector Juan Luis Mejía, la Institución se ha concentrado en configurar
nuevos rumbos, sobre todo cuando la tradición orientaba especialmente hacia Estados Unidos; por supuesto, sin quitar los ojos del
principal socio comercial del país, sino más bien con el ánimo de
ampliar el portafolio de intereses hasta hoy focalizado hacia el norte
del continente. Uno de esos resultados tangibles es el Centro de Estudios Asia Pacífico, en funcionamiento desde febrero de 2006.
Asia Pacífico, aquel territorio que muchos asocian con
gente de ojos rasgados y tez amarilla, pero que alberga
diversidades culturales desconocidas en gran parte de
Occidente, se vuelve cada día más atractivo ante el mundo,
por la posición política que ha ganado y por su vertiginoso
crecimiento económico.56
54
Anne Marie Zwerg V., entrevista
personal por Juan Carlos López
Díez, 2010.
55
Juan Luis Mejía Arango, citado en:
Amalia Urrea Cortavarría, entrevista personal con Juan Carlos López
Díez, 2009.
56
Magda Páez T., “APEC: en busca del
tiempo perdido”, UN periódico,
Bogotá, 13 de diciembre de 2009,
p. 5.
Luego de algunos titubeos y de ponerse en evidencia que una de
las mayores falencias de Colombia ha sido la ausencia de una visión
nacional en conexión con el mundo, el país cada vez es más consciente de que debe ampliar sus miras en términos no sólo económicos y
empresariales sino también culturales. De ahí que la mirada se ha dirigido hacia el lejano Oriente, aquel Pacific Grim (cuenca del Pacífico)
señalado por la popular obra de finales del siglo XX, Megatendencias
de John Naisbitt y Patricia Aburdene; el país se ha salido en la última
década de la exclusiva órbita geopolítica estadunidense. Algunos tratadistas han sostenido que Colombia es país de “tres mares” (Caribe,
Pacífico y Amazonas), pero sin vocación por ninguno. Frente a este
U N I V E R S I D A D
E A F I T 50 AÑOS
CIENCIA Y HUMANISMO QUE SEÑALAN EL FUTURO
problema de visión estratégica, el rector Mejía Arango expresó a un
medio de otra universidad: “cometimos errores muy grandes como
haber cerrado embajadas, sobre todo en Australia, cuando tenía la
secretaría del Asia-Pacific Economic Cooperation (APEC)”.57La investigadora del Centro de Estudios Asia Pacífico, Adriana Roldán, señala la
ausencia de representantes diplomáticos y comerciales colombianos
en capitales tan importantes como Yakarta, Manila o Bangkok: “La
presencia institucional de los otros países de América Latina dobla
a Colombia, principalmente en embajadas que son las que tienen
mayor representatividad”.58
El plan de vuelo hacia esta nueva dirección lo ha puesto EAFIT
con la apertura del Centro de Estudios Asia Pacífico y del Instituto
Confucio, este último, en convenio con la Universidad de Antioquia
y el Municipio de Medellín; su propósito es la enseñanza del mandarín y la difusión de la cultura china, que se constituye en uno de
los regalos de la Institución a la ciudad en la celebración de los 50
años en 2010.
Aunque ya varias universidades colombianas, en buena hora, han
advertido que el extremo oriente debe ser motivo serio de estudio,
EAFIT se muestra a la vanguardia. Por resolución del Ministerio de
Relaciones Exteriores, la Universidad fue designada coordinadora
del Nodo Académico del Consejo Colombiano de Cooperación Económica del Pacífico (COLPECC), y representante del sector académico
ante este importante Foro; y la ANDI fue designada para coordinar las
relaciones empresariales, en el mismo proyecto. Adicionalmente, el
rector de EAFIT y el Centro de Estudios Asia Pacífico han acompañado
al Ministerio de Relaciones Exteriores en la estructuración de una
estrategia hacia esa región.59
El Centro de Estudios Asia Pacífico fue creado gracias al hecho
de contar con uno de los principales sinólogos que hay en el país, el
ingeniero Pablo Echavarría Toro, quien se desempeñó como embajador
de Colombia ante el Gobierno de China durante el mandato de Andrés
Pastrana. Una vez pasada la experiencia diplomática, el ingeniero
Echavarría se convirtió en un estudioso de la cultura de ese lejano
país, lo que lo llevó a ofrecer el primer curso sobre el Lejano Oriente
con énfasis en China en el Departamento de Negocios Internacionales,
el cual se ha extendido a otros programas de pregrado.
La perspectiva experimentada de su fundador se vio enriquecida
con la visión de la negociadora internacional Adriana Roldán Pérez,
experta en la cultura nipona, con publicaciones en las que se establecen análisis comparativos entre la cultura y la economía colombianas
227
57
Juan Luis Mejía Arango, citado
en: M. Páez T., “APEC: en busca del
tiempo perdido”, op. cit. El APEC es
un foro de más de 20 países que
acumulan el 56 % de la producción
mundial, según la investigadora
Diana Andrea Gómez del Observatorio Asia Pacífico de la Universidad
Nacional.
58
Adriana Roldán P., “Los ‘miedos’ de
Colombia para llegar a Asia”, UN
Periódico, Bogotá, 8 de noviembre
de 2009, p. 2.
59
Adriana Roldán P., entrevista personal por Juan Carlos López Díez,
2010.
50 AÑOS U N I V E R S I D A D
228
60
Ibíd.
61
“El campus es ahora más grande”,
Somos, núm. 103, Medellín, Universidad EAFIT, octubre de 2009,
pp. 34-35.
E A F I T
CIENCIA Y HUMANISMO QUE SEÑALAN EL FUTURO
frente a las japonesas, especialmente desde la perspectiva del café.
Estas dos personas, que dirigen el Centro, están apoyadas por un grupo
de profesores e investigadores internos y externos y por estudiantes
del programa de Negocios Internacionales.
El Centro de Estudios Asia Pacífico, entre sus actividades fundamentales, lleva a cabo las siguientes: docencia, como la cátedra Asia
Pacífico; eventos especiales, como la Semana del Asia en EAFIT, en
la cual anualmente se convoca a un país o grupo de países de ese
continente para un acercamiento cultural y económico; programas
de extensión y consultoría, en los que se trabaja de la mano con las
embajadas de los países asiáticos, ya que, como dice la coordinadora
académica del Centro, “hay una nueva tendencia y es la diplomacia
académica, por medio de la cual las embajadas y las universidades
interactúan de manera permanente mejorando el vínculo entre Colombia y Asia Pacífico”.60
Y, por supuesto, no podría quedar por fuera la investigación. Dentro de varios proyectos realizados y los que comienzan a delinearse,
es importante destacar el que efectuó “un análisis comparativo de la
industria de café de Colombia y Vietnam”, el cual será publicado en
inglés y ruso.61
En 50 años, la Universidad ha cambiado en forma significativa
su perspectiva regional. Nació a instancias de una ciudad y región
líderes en el proceso de industrialización, y hoy le apunta a insertarse
en un mundo que, más que un lugar común, se vuelve día a día más
globalizado.
Los doctorados en EAFIT
En la economía del conocimiento, que es la expresión
de la sociedad del conocimiento en la que estamos inmersos,
la mayoría de los países ha reconocido que invertir en educación
reviste una importancia estratégica al aumentar la competitividad
y hacer más atractiva la inversión extranjera directa. No hay duda,
la educación de calidad y la inversión en ciencia y tecnología
mejoran las condiciones laborales y el desarrollo de los países.
Juan Ramón de la Fuente, rector de la Universidad Autónoma de México
No es un secreto que la trayectoria
de los programas de doctorado en el
país era, hasta hace muy poco, verdaderamente precaria. “El desarrollo
de los programas de doctorado en
Colombia es muy reciente. En 1986 se
creó el primer programa de doctorado
en la Universidad Nacional del cual
no egresaría su primer graduado sino
hasta 1994”.62
El propósito de tener doctorado no
se quedó sobre el papel, los directivos
de la Universidad, encabezados por el
rector Héctor Ochoa Díaz y el director
de Planeación Integral, emprendieron
una gira por una media docena de
universidades norteamericanas. Era de esperarse que los resultados
no fueran los mismos en todas partes ni la receptividad frente a una
Institución que podía ser vista más como College o Facultad.
A pesar de ello, los resultados con una de las universidades
visitadas, la Wharton School de la Universidad de Pennsylvania
en Filadelfia –la escuela de administración más antigua de Estados
Unidos–, fueron muy prometedores; se llegó a firmar incluso una
carta de intención e intercambio de visitas en el año 1982. Infortunadamente, el cambio de administración en 1983 y la acumulación
de problemas financieros, que derivaron en el conflicto con los
profesores al año siguiente, hicieron que el gran sueño tuviera que
aplazarse por dos décadas.
Primer Encuentro de Doctorados
Latinos en Administración y Estudios Organizacionales, Medellín.
Fuente: Archivo personal, 2008
62
Ana Cristina Abad Restrepo,
“Doctores en Colombia: muchos
con el rótulo social, pocos con el
título académico”, El Eafitense,
núm. 91, Medellín, EAFIT , mayojulio de 2007, p. 7.
50 AÑOS U N I V E R S I D A D
230
E A F I T
CIENCIA Y HUMANISMO QUE SEÑALAN EL FUTURO
El Doctorado en Administración
63
Alain Chanlat, teleconferencia, 16 de
julio de 2009.
Para una universidad colombiana es difícil contar autónomamente
con un doctorado si no se apoya en una prestigiosa entidad internacional. Esta es la larga historia del Doctorado en Administración, que
comenzó con el convenio firmado en 1998 con la Escuela de Altos
Estudios Comerciales (HEC, por su sigla en francés: École des Hautes
Études Commerciales) de la Universidad de Montreal, para llevar a
cabo una Maestría en Ciencias de la Administración (M. Sc.), la cual
arrancó con la primera promoción en el segundo semestre de 1999.
Unos años antes, dos docentes de EAFIT habían tenido la oportunidad de estudiar en la HEC de aquella universidad canadiense: los
profesores Rodrigo Muñoz Grisales, quien hizo un MBA, y Alberto
Jaramillo Jaramillo, quien realizó una pasantía. Ambos tuvieron la
oportunidad de establecer y solidificar relaciones que con el correr
del tiempo fructificaron en la maestría y el doctorado.
El profesor Jaramillo había iniciado conversaciones para montar
una Maestría en Economía Aplicada. Para ello se firmó un acuerdo
marco de cooperación en septiembre de 1996. Este convenio dio inicio a una larga relación con el Centro de Estudios en Administración
Internacional (CETAI, por sus siglas en francés: Centre d’Études en
Administration Internationale). En él se contemplaba la posibilidad
de emprender proyectos específicos de cooperación en varios campos, para cada uno de los cuales se firmaría un acuerdo particular o
específico entre la Escuela de Administración, por parte de EAFIT, el
CETAI y la HEC.
La ayuda del profesor canadiense de origen francés Alain Chanlat
fue definitiva para que EAFIT alcanzara la meta del doctorado. Este
profesor fue director por muchos años del CETAI, y ya había desarrollado múltiples proyectos de cooperación en varios países de América
Latina (Brasil, Perú, Venezuela, México y Colombia, específicamente
con la Universidad del Valle (UNIVALLE), entre otros) y de África. El
día de la primera defensa doctoral, en su particular estilo, el profesor
Chanlat manifestó por teleconferencia desde Montreal: “Tengo una
relación incestuosa con EAFIT desde el inicio de los programas de
maestría en ciencias y doctorado”.63
El primer desarrollo de este convenio fue la creación en 1999 de
la Maestría en Ciencias de la Administración, el primer programa
investigativo de la Escuela y el segundo de la Universidad EAFIT (el
primero había sido la Maestría en Matemáticas Aplicadas), dirigido
U N I V E R S I D A D
E A F I T 50 AÑOS
CIENCIA Y HUMANISMO QUE SEÑALAN EL FUTURO
231
exclusivamente a la formación de profesores e investigadores. A
comienzos de la década del 2000 recibió la aprobación de la Comisión Nacional de Maestrías y Doctorados (CNMD). Este programa fue
el segundo en Colombia en su género, en 1996 se había creado en
la Universidad del Valle la Maestría en Ciencias de la Organización,
también con la cooperación de la HEC.
La Maestría en Ciencias de la Administración se diseñó con la
intención de que se constituyera en una fase de fundamentación
científica o investigativa del doctorado (lo que en otras partes llaman
la “suficiencia investigadora”). De hecho, la mayoría de materias de
esta Maestría hacía parte del doctorado de la HEC y sólo una de ellas
(Economía y Organización) provenía de la Maestría en Ciencias de la
Administración. El componente contextual, metodológico y epistemológico fue ideado por profesores de EAFIT para darle el toque propio y,
además, para formar los investigadores requeridos por la Universidad,
teniendo en mente que los estudiantes provendrían todos de una
educación casi exclusivamente funcional o profesional.
En el 2002 se iniciaron las conversaciones en firme con la HEC para
la creación del doctorado. Una vez acordado finalmente un diseño,
el Consejo Superior autorizó la creación del programa. En 2003 se
presentó a la CNMD. Según uno de los artífices:
Doctor Ernesto Barrera Duque,
primer doctorado en Administración, Universidad EAFIT
Fuente: fotografía Robinson
Henao, Archivo Departamento
Comunicación y Cultura,
Universidad EAFIT, Medellín,
2009
50 AÑOS U N I V E R S I D A D
232
E A F I T
CIENCIA Y HUMANISMO QUE SEÑALAN EL FUTURO
Se inició el calvario, pues no existía un antecedente de
doctorado en Colombia y quienes tenían a su cargo el estudio de la propuesta lo hacían bajo criterios de las ciencias
duras (Física) en los que la infraestructura de laboratorios
y experimentación era lo fundamental. También existía la
idea de que las estadías largas en países desarrollados eran
necesarias.64
64
Testimonio de Rodrigo Muñoz Grisales, coordinador de la Maestría y
el Doctorado, 2009.
El Gobierno del presidente Álvaro Uribe cambió radicalmente
la institucionalidad y la normatividad para la aprobación de programas. Acabó con la CNMD y creó un nuevo sistema fundamentado
en políticas de calidad, el Consejo Nacional de Aseguramiento de
la Calidad en Educación Superior (CONACES), compuesto por salas
disciplinares, como es el caso de la sala de Ciencias Económicas,
Administrativas y afines.
Este nuevo organismo, bastante congestionado por el retraso que
sufrió el sistema durante la puesta en funcionamiento del nuevo
esquema, negó en primera instancia el registro del programa. Los
argumentos desconocían el reconocimiento que los pares habían
hecho a las políticas alineadas con las del Ministerio de Educación
Nacional (MEN) para la creación de programas, tanto como el apoyo
de universidades extranjeras reconocidas y el antecedente de una
sólida maestría científica.
Esta decisión se apeló aprovechando la presencia del viceministro de Educación Javier Botero en un congreso sobre las nuevas
políticas de incentivación de doctorados nacionales, promovido por
el Ministerio del ramo y el CONACES, celebrado en junio de 2004. En
noviembre de ese año se firmó la resolución del MEN que daba vía
libre al programa.
A finales de mismo año se empezaron la promoción y el proceso de selección, y el lunes 2 de mayo de 2005, en la semana de las
celebraciones de los 45 años de la fundación de EAFIT, se iniciaron
formalmente las clases con ocho estudiantes.
Curiosamente, el mismo sueño de contar con estudiantes de diferentes regiones que ha acompañado a la Universidad se cumplió
a la perfección con los primeros convocados a esta experiencia. De
ocho estudiantes de la primera promoción del Doctorado, seis eran de
regiones diferentes a la antioqueña: una manizalita, un pastuso, un
barranquillero, dos vallunos y un bogotano. Dos de ellos eran profesores de EAFIT; los restantes de universidades como la del Magdalena,
la del Valle y La Escuela de Dirección y Negocios Universidad de la
Sabana (INALDE) en Bogotá.
U N I V E R S I D A D
E A F I T 50 AÑOS
CIENCIA Y HUMANISMO QUE SEÑALAN EL FUTURO
El convenio con la HEC contemplaba la posibilidad de pasantías
de los estudiantes de EAFIT pero también la realización del Doctorado
completo en Montreal, el cual, para 2009, ha sido realizado por dos
profesores: Sergio Castrillón Orrego, del Departamento de Negocios
Internacionales y Yaromir Muñoz Molina, del Departamento de
Mercadeo.
En 2007 se creó otro frente de cooperación con la Universidad
Autónoma de Barcelona (UAB), específicamente con el programa de
Doctorado en Creación y Gestión de Empresas, adscrito al Departamento de Economía de la Empresa de esa universidad catalana. Con
la UAB se abrió un nuevo énfasis, Economía de la Empresa, el cual a
la fecha ha sido seleccionado por dos estudiantes.
En agosto de 2008 se realizó en Medellín el primer Encuentro de
Doctorados Latinos en Administración y Estudios Organizacionales,
con asistencia de universidades de México, Canadá, Brasil y Colombia. Allí se creó la Red Pilares, de posgrados investigativos latinos en
el campo de la administración. Un resultado tangible para EAFIT fue
la creación del énfasis en Estudios Organizacionales con participación del Doctorado en Estudios Organizacionales de la Universidad
Autónoma de México en Iztapalapa. En enero de 2010 un estudiante,
el profesor peruano Diego Gonzales Miranda, tomó esa opción.
El 16 de julio de 2009, en el auditorio 125 de la Escuela de Ciencias y Humanidades, a las 9:10 de la mañana, comenzó la defensa
de la primera tesis doctoral en Administración que se ha hecho en
Colombia. El 4 de septiembre del mismo año se graduó el primer
doctor en Administración en una universidad colombiana, otorgado
por EAFIT.65
El profesor del INALDE en Bogotá, Ernesto Barrera Duque, uno de
aquellos doctorandos que inició en mayo de 2005, es quien lleva la
antorcha inaugural de un nuevo hito en la historia de EAFIT: “Fue el
final de un viaje transformador que cambió muchas maneras de cómo
yo veía la Administración”.66
Su tesis doctoral, que versó sobre el tema del microcrédito en
Colombia, lo llevó a realizar un vasto trabajo de campo en Cali,
Popayán, Yopal y Bucaramanga. La redacción la elaboró en Montreal, bajo la asesoría y dirección de la profesora chilena de la HEC,
Silvia Ponce.
233
65
Elisa Arboleda Toscano, “El primer
doctor con sello eafitense”, Somos,
núm. 102, Medellín, EAFIT, septiembre de 2009, pp. 6-8.
66
Ernesto Barrera Duque, entrevista
personal por Juan Carlos López
Díez, 2009 [realizada horas después
de defender su tesis].
50 AÑOS U N I V E R S I D A D
234
E A F I T
CIENCIA Y HUMANISMO QUE SEÑALAN EL FUTURO
El Doctorado en Ingeniería
67
CIDE, “Formación de recursos humanos para la innovación y el desarrollo tecnológico en ingeniería”,
Bogotá, Universidad de los Andes,
Facultad de Ingeniería, Colciencias y Departamento Nacional de
Planeación, 1998. Citado en: “Documento propuesta Doctorado en
Ingeniería”, Medellín, Universidad
EAFIT, 2005.
El mismo año que comenzaron las actividades del Doctorado en Administración recibió su aprobación del Consejo Superior y de las autoridades académicas de la Universidad el Doctorado en Ingeniería.
Este Doctorado resultó de un juicioso estudio elaborado en la
Escuela de Ingenierías, en el que se destacó la larga trayectoria acumulada desde el primer programa de Maestría en Ciencias que tuvo
la Universidad, el de Matemáticas a finales de los años sesenta, y que
se consolidaría como la Maestría en Matemáticas Aplicadas. A esta
se sumaron otras dos Maestrías en Ciencias, en Geología e Ingeniería,
y más de diez especializaciones administradas por la Escuela, todas
ellas fundamento del anhelado Doctorado.
Un estudio realizado por la Corporación para el Desarrollo de la
Investigación y la Docencia Económica (CIDE), de la Universidad de
los Andes,67sirvió de plataforma conceptual para auscultar las necesidades y posibilidades de un doctorado en el ámbito de la región
antioqueña.
El documento presentaba un balance del estado de las compañías
tecnológicas colombianas, que arrojó como resultado que se encontraban en un buen nivel de actualización e incorporación frecuente
de nuevas tecnologías, pero eran extranjeras. El reconocimiento de
esta oportunidad permitiría un nicho para aplicar la ciencia en el
campo de la ingeniería.
Para ello se consideró vital fortalecer la relación de la Universidad
con la empresa y alcanzar alianzas en las que el sector empresarial
valorara y apoyara la existencia de doctorados. Pero esta alianza, según el estudio, no podría operar como rueda suelta sino como parte
de un “sistema nacional de innovación”.
Finalmente, el reto por doctorados propios debería comprender las
realidades palmarias de un mundo globalizado y competitivo, y de
un contexto donde se hacen imperativas las redes internacionales del
conocimiento. Esta realidad llevó a reconocer las competencias que un
investigador debe manejar con solvencia. Estas líneas deberían, por
consiguiente, registrar cambios radicales en las formas de enseñanza,
aprendizaje e investigación, incluso desde antes del doctorado. Por
ejemplo, en la maestría con orientación científica.
La Escuela de Ingenierías, por recomendación de la desaparecida
Comisión Nacional de Maestrías y Doctorados, integró las Maestrías
en Ingeniería Sismo-resistente y la Ingeniería en Procesamiento de
U N I V E R S I D A D
E A F I T 50 AÑOS
CIENCIA Y HUMANISMO QUE SEÑALAN EL FUTURO
235
Polímeros para ofrecer, a partir de 2003, una Maestría en Ingeniería
Genérica con sus correspondientes énfasis: los de las maestrías existentes más otros en Informática y en Mecánica.
Estas orientaciones fueron asimiladas y valoradas por la Escuela de
Ingeniería de la Universidad EAFIT para dar el paso de una maestría
a un doctorado. En el estudio para la aprobación del programa, se
consideraron agudas observaciones de carácter psicológico y social
sobre el papel de los doctorados en la transformación de la mentalidad de dependencia o subdesarrollo que ha acompañado a la región
y al país:
Un programa doctoral es pertinente como la medida de
la autoestima de una sociedad que cree que lo que piensan sus miembros vale la pena de ser analizado, guiado,
conservado, publicado y aplicado a su estructura social.
Sociedades sin autoestima no necesitan conservar sus
procesos cognoscitivos, objetos, desarrollos, obras, al no
asignarles el valor mínimo […].68
Si sólo nos comparáramos con nuestros vecinos latinoamericanos,
sin caer en la tentación de establecer parangones con regiones del
mundo desarrollado como Estados Unidos o Europa, se puede advertir
claramente que algunos de los principales países han tomado muy
en serio la dinámica de la ciencia y la tecnología.
Países como Brasil, Argentina, Chile o Venezuela comienzan a tomar una política deliberada de protección
a su tejido de científicos y una aproximación propia a la
producción de conocimiento. Estos países [incluido México] ofrecen doctorados en diversas áreas, desde Ciencias
Sociales, pasando por Ingeniería y cubriendo Ciencias
Básicas, que un número no despreciable de profesionales
colombianos han adoptado.69
El paso más significativo que dio la Escuela fue la formación de
24 doctores en convenio con la Universidad Politécnica de Valencia
de España. De este grupo, 13 fueron en Matemáticas y los restantes
en diferentes campos de la Ingeniería como Telecomunicaciones,
Gestión Industrial, Automática e Ingeniería de la Programación.70
68
“Documento propuesta Doctorado
en Ingeniería”, op. cit., p. 10.
69
Ibíd.
70
“24 docentes eafitenses con Doctorado de la Universidad Politécnica
de Valencia”, El Eafitense, núm. 82,
Medellín, EAFIT, octubre- noviembre
de 2005.
Universidad Parque
Nuestro campus en Medellín se ha desarrollado
en absoluta armonía con la naturaleza,
siendo EAFIT la primera Universidad Parque
del país donde se pretende hacer de lo ambiental
un elemento constitutivo de lo académico.
Juan Luis Mejía Arango
La Universidad Parque es un modelo de Institución educativa
71
Las citas y datos de este apartado
hacen parte de: Juan Luis Mejía
Arango [actual rector de EAFIT ],
entrevista personal por Juan Carlos
López Díez, 2009.
en la cual conviven en armonía lo académico, cultural y ambiental,
y pone en otra dimensión las nociones de movilidad y estadía, de
caminar y hacer una pausa.
También la población de la Universidad EAFIT se mueve hoy, y
desde hace un buen tiempo, en un rango que oscila entre los 4 años
(vacaciones creativas, Universidad de los Niños EAFIT) hasta la
población sexagenaria, septuagenaria y octogenaria en el programa
Saberes de Vida. Por regla general, estos programas son de educación
no formal, es decir, que en ellos no se obtienen títulos académicos.
La idea de transformar el ambiente y el campus universitario en
un lugar en que conviven la academia y la naturaleza, vino del actual
rector Juan Luis Mejía que, como una influencia especial, hace algunos
años leyó una biografía del filósofo chino Li-Po en la que se contaba
esta anécdota: “En el pueblo de donde era Li-Po, en el proceso de
selección de los gobernantes, a los candidatos se les daba un puñado
de arroz y a aquel a quien se le arrimaran más rápido los animales
era el elegido, porque si las aves tenían confianza en él, los hombres
podían confiar en su gobernante”.71
Por otro lado, durante la experiencia del rector en la Universidad
Getulio Vargas –donde cursó sus estudios de posgrado en el campo
de la gestión cultural–, en el sector turístico de Copacabana, la disposición de la Rua (avenida) Aires de Saldanha se convirtió en un
referente, por la impresión que le causó.
A estas experiencias se suma la de la Universidad Central de Caracas, Venezuela, con la inspiración del arquitecto Raúl Villanueva, que
constituye uno de los pocos campus educativos que ha desarrollado
la idea de parque universitario; y la experiencia diplomática en Sevilla, España, con toda la arquitectura y urbanismo moriscos: patios,
aromas y agua purificadora en las entradas de las edificaciones.
U N I V E R S I D A D
E A F I T 50 AÑOS
CIENCIA Y HUMANISMO QUE SEÑALAN EL FUTURO
237
Un paseo por la Universidad Parque
Patios (pimientos y carboneros)
Plazoleta del estudiante
Sendero que cruza la Universidad de sur a norte
Jardines, plantas, árboles y pájaros (flores, romeros, gualandayes,
acacias, etc.)
Grupo de Observación de Pájaros, en Desarrollo Artístico.
Lagos y peces
Cebaderos
Escultura de los propileos
El “mar del conocimiento” (parqueaderos adoquinados), como los
llaman en la fábrica de adoquines.
Universidad Parque. Jardín de la Plazoleta del Estudiante.
Fuente: fotografía de Ramiro Isaza, Archivo Departamento
Comunicación y Cultura, Universidad EAFIT, Medellín, 2010
Universidad Parque. Espacio de estudio en el jardín, cerca al Bloque de Relaciones Internacionales.
Fuente: fotografía de Ramiro Isaza, Archivo Departamento Comunicación y Cultura, Universidad EAFIT, Medellín, 2010
Universidad Parque. Patio de los Pimientos, premio Lápiz de Acero, 2009, de la Revista Proyecto Diseño.
Fuente: fotografía de Ramiro Isaza, Archivo Departamento Comunicación y Cultura, Universidad EAFIT, Medellín, 2010
Universidad Parque. Camino y zona de descanso. Fuente: fotografía Carlos Tobón,
Archivo Departamento Comunicación y Cultura, Universidad EAFIT, Medellín, 2007
Universidad Parque. Jardín de la ceiba y la fuente. Fuente: fotografía Ramiro Isaza, Archivo Departamento
Comunicación y Cultura, Universidad EAFIT, Medellín, 2010
Universidad Parque. Escultura El Ágora, de Hugo Zapata.
Fuente: fotografía Ramiro Isaza, Archivo Departamento Comunicación y Cultura, Universidad EAFIT, Medellín, 2010
Universidad Parque. Jardín frontal de la Escuela de Administración.
Fuente: fotografía Ramiro Isaza, Archivo Departamento Comunicación y Cultura, Universidad EAFIT, Medellín, 2010
Universidad Parque. Vista de los estudiantes frente al Laboratorio Financiero.
Fuente: fotografía Ramiro Isaza, Archivo Departamento Comunicación y Cultura, Universidad EAFIT, Medellín, 2010
Universidad Parque. Imagen del lago antes de su traslado al lote de Los Guayabos.
Fuente: fotografía Ramiro Isaza, Archivo Departamento Comunicación y Cultura, Universidad EAFIT, Medellín, 2010
50 AÑOS U N I V E R S I D A D
242
E A F I T
CIENCIA Y HUMANISMO QUE SEÑALAN EL FUTURO
Un paseo entre orquídeas
La universidad cuenta actualmente con 16.000 orquídeas. La mayor
parte de ellas fueron donadas en el último año por el floricultor Mario
Posada Ochoa; algunas están en estado de recuperación, por lo que
uno de los jardineros de la Universidad, Mauricio Ortega Vergara, se
ideó una clínica detrás del Instituto del Plástico, en la que oficia de
“‘médico orquideólogo” en los ratos que se lo permiten sus tareas.
Antes de terminar el año 2012, la Universidad EAFIT estará inundada
de orquídeas.
Universidad Parque. Una de las dieciséis mil orquídeas
plantadas en la Universidad.
Fuente: fotografía Daniel Agudelo, Archivo Departamento
Comunicación y Cultura, Universidad EAFIT, Medellín, 2009
U N I V E R S I D A D
E A F I T 50 AÑOS
CIENCIA Y HUMANISMO QUE SEÑALAN EL FUTURO
El nuevo edificio de Ingenierías
EAFIT se prepara para realizar el proyecto de cubrir de verde toda la
fachada occidental del nuevo edificio de la Escuela de Ingenierías
(16 x 115 m), lo que dará a quien circule por las avenidas contiguas
una visión probablemente original e incomparable, y una especie de
“saludo hacia fuera” de parte de EAFIT.
Cualquier persona que pase por estas avenidas a la altura de La
Aguacatala, así sea a una velocidad autorizada de 80 kilómetros por
hora, verá y sentirá algo agradable: un gigante mural vegetal.
243
E
P
Í
L
O
G
O
UNIVERSIDAD EAFIT 50 AÑOS
Se fueron pero siguen con nosotros
En memoria de los personajes
que también construyeron
la Universidad
Don Luis Echavarría Villegas:
la semblanza de un espíritu liberal y tolerante
Por: Héctor Ochoa Díaz
La mañana de marzo de 1982, cuando recibí la inesperada noticia
de la muerte de Luis Echavarría Villegas, Lúi –como animaba a sus
amigos a que lo llamaran–, fue tan triste como cuando me anunciaron
la muerte de mi padre unos años antes.
Luis se distinguió por su liderazgo empresarial en Antioquia. En
el sector público, desde la gerencia de Empresas Públicas de Medellín (EPM), fue un visionario de la infraestructura eléctrica que hoy
posee el país. Sus últimos años de vida los dedicó admirablemente
al desarrollo de la Universidad EAFIT. Allí tuvo la oportunidad de
hacer valer sus ideas liberales, dar valiosos ejemplos de tolerancia y
ser partícipe en la promoción de grandes innovaciones.
Al asumir la presidencia del Consejo Superior en 1974, se convirtió
en parte integral del equipo de dirección de la Universidad. No era
la persona que sólo aparecía para presidir las sesiones del Consejo.
Varias veces a la semana llegaba con su entusiasmo y sus acertadas
recomendaciones, a compartir las experiencias de la transformación
de EAFIT en Universidad y la adopción de la estructura que soportaría su futuro. Su frase: “¿Rector: Cómo vamos?”, era el comienzo
de conversaciones en las que se reflejaba su compromiso por el engrandecimiento de EAFIT, la mejor formación de sus estudiantes y el
bienestar de sus profesores.
Siempre tuvo el tiempo para que visitáramos, en los primeros
meses de cada año, las empresas de Medellín que hacían aportes económicos para la financiación de la Universidad, y varias de Bogotá y
Cali. En estas reuniones, Luis presentaba un pormenorizado informe
de los planes que estábamos desarrollando y de los resultados. En
especial, recuerdo su entusiasmo cuando nos comprometimos con
la apertura de la Escuela de Ingenierías, y en particular de la carrera
50 AÑOS U N I V E R S I D A D
248
E A F I T
CIENCIA Y HUMANISMO QUE SEÑALAN EL FUTURO
de Ingeniería de Producción, para lo que debíamos acometer un
ambicioso plan de inversiones en laboratorios, edificios y formación
de profesores en el exterior. Su liderazgo entre los empresarios y el
respeto que merecían sus juicios fueron decisivos para lograr un
apoyo financiero en Antioquia, y algo que parecía imposible: la vinculación de empresas como Avianca, Tecnoquímicas y Colmotores,
no obstante que nuestro proyecto competía con iniciativas propias
de sus regiones.
El pensamiento liberal de Luis y el valor que le daba a la tolerancia
se pusieron a prueba cuando le correspondió actuar en pro del reconocimiento en EAFIT de dos importantes hitos en las universidades: el
derecho de los integrantes de la comunidad académica a participar
en las decisiones de la Universidad y la libertad de cátedra. Fue un
abanderado del respeto por estos dos principios. No era fácil, si se
tiene en cuenta que en 1973 EAFIT había sufrido la peor crisis de su
existencia, como consecuencia de los desacuerdos entre sus directivas
y estudiantes, cuando estos últimos pedían participar en los procesos
de dirección. Además, en algunos casos se presentaba malestar en el
Consejo porque en los cursos de humanidades los profesores incluían
temas sociales y económicos que, en los años setenta, se consideraba
que podían afectar el juicio de los jóvenes.
El pensamiento de Luis y sus argumentos fueron decisivos para
lograr transmitir al Consejo la importancia de contar con la presencia
de profesores y estudiantes en las decisiones de los Consejos Directivo
y Académico; reconocer la necesidad de que los jóvenes conocieran
las diferentes teorías sociales y económicas; y respetar el buen juicio
de la comunidad académica en la adopción de los contenidos de los
programas. Así se logró el reconocimiento de estos derechos en EAFIT,
los cuales, desde entonces, hacen parte de su ideario.
La preocupación de Luis por los estudiantes quedó plasmada en
los numerosos discursos que tuvo la oportunidad de pronunciar en
los actos de graduación. Era una hermosa tradición en EAFIT que el
presidente del Consejo Superior presentara la última lección a quienes se iban de las aulas. Muchas de sus frases no pierden validez y
ameritarían estar recogidas en algún sitio de la biblioteca que lleva
su nombre. “Vosotros los jóvenes sois mejores que nosotros los de
la vieja guardia. No estoy de acuerdo con la práctica muy común de
elogiar el pasado y afirmar que los tiempos anteriores eran mejores
que el presente. Esta filosofía conduce al estancamiento”, afirmó
en uno de sus discursos. Una muestra de humildad y grandeza al
mismo tiempo, frente a unos jóvenes que acababan de recibir su
U N I V E R S I D A D
E A F I T 50 AÑOS
CIENCIA Y HUMANISMO QUE SEÑALAN EL FUTURO
grado y comenzaban su vida profesional, en una época en la cual el
dogmatismo era prevalente.
La Universidad y quienes tuvimos el privilegio de trabajar con Luis
le debemos un eterno agradecimiento, por la oportunidad que nos
brindó de contar con su apoyo. Me pareció que la mejor forma de conservar su memoria, para las futuras generaciones de la Universidad,
era proponiendo al Consejo darle su nombre a la biblioteca. Al fin y
al cabo es la más perdurable de las unidades de una Universidad.
En Memoria de Ana Cristina Mejía Molina,
Tini
Por: Carlos Hernando Montoya Medina
Conocí a Ana Cristina cuando era estudiante de Ingeniería de Sistemas y yo profesor de Ingeniería de Software. En esos momentos,
Ana se destacaba entre sus compañeros de clase por ser una persona
dedicada al estudio, cumplidora de los deberes que le asignaban, con
una inteligencia rápida, clara y precisa; una mente de ingeniera que
hacía ver fácil lo difícil. Terminó Ingeniería de Sistemas y continúo
su formación profesional con la Especialización en Gerencia de Proyectos, y la Maestría en Administración.
Compartí con Ana Cristina varios momentos de su actividad docente, durante muchos semestres dictamos las materias Ingeniería de
Software, Taller de Software y Bases de Datos. Como docente, Tini se
ganaba el cariño y respeto de sus alumnos por el conocimiento que
tenía de los temas, por la pasión que mostraba al impartir sus clases,
pero sobre todo, por su entrega sin límites a los estudiantes. Los
matriculados en sus clases rápidamente pasaban de ser sus alumnos
a ser sus amigos.
Tuve el honor de haber sido jefe de Ana Cristina, quien ingresó
al Centro de Informática como Programadora de Aplicaciones y rápidamente pasó a Analista, a Administradora de Bases de datos; para
luego ser Coordinadora de varias áreas: Salas de Micros, Soporte a
Usuarios, Unidad de Gestión de Datos y últimamente se desempeñaba
como Coordinadora de Desarrollo de Aplicaciones y Coordinadora
de la Plataforma EAFIT Interactiva.
Su liderazgo, carisma y ejemplo nos contagiaba a todos. Asumía,
sin dudar, los proyectos más difíciles y los culminaba con éxito, resolvía los problemas más complicados que se presentaban con una
alta dosis de profesionalismo y un manejo exquisito de los usuarios.
249
50 AÑOS U N I V E R S I D A D
250
E A F I T
CIENCIA Y HUMANISMO QUE SEÑALAN EL FUTURO
Sus colaboradores le tenían una admiración especial y la seguían
incondicionalmente en sus proyectos.
Disfruté y gocé con Ana Cristina como compañera de oficina. Tini
era una cajita de música en empaque de mujer que llenó con su alegría, espontaneidad y entusiasmo hasta el último rincón de la oficina,
proporcionándonos verdaderos ratos de felicidad. Tenía, como toda
persona iluminada y especial, el don del tiempo, para todos tenía un
ratico y siempre estaba disponible, era incansable.
Poseía, además, una gracia especial para convertir los hechos que
ocurrían en su vida en historias amenas y divertidas, que contadas
con su estilo alegre y despreocupado, cautivaban inmediatamente la
atención de todos nosotros.
Los designios, a veces incomprensibles de nuestro Señor, nos quitaron una profesional preparada y experta, una eficiente colaboradora,
una entusiasta y alegre compañera, pero sobre todo, irremplazable
amiga, y a cambio nos ha dado un ángel, que desde el cielo guiará a
su familia. Sólo espero que en algún momento, por pequeño que este
sea, se acuerde también de sus compañeros de trabajo y nos oriente.
Estoy seguro que así será porque esa fue siempre la forma de vivir
de Ana Cristina Mejía Molina, Tini.
Carolina Llano Giraldo
Por: María Rocío Arango Restrepo
Sus cuadernos eran una explosión de color y de orden: tomaba atenta
nota, preguntaba sin reservas, disfrutaba estudiar. Entró al Departamento de Mercadeo, su compañero de oficina y su maestro en estas
lides de la docencia fue Jaime Baby quien siempre estuvo atento para
escucharla, aconsejarla y reír con ella. Le gustaba enseñar, compartir
con los alumnos y lo hacía bien.
En un tiempo en que las principales ciudades de Colombia se
veían inundadas por nuevos negocios, a Carolina le llamó la atención
que esos negocios no entraran a Medellín, y si lo hacían no tuvieran
el éxito esperado. Quería estudiar nuestra cultura desde la perspectiva del comportamiento del consumidor. Quería saber por qué
preferíamos una hamburguesa de Primos o de El Corral en lugar de
una de MacDonalds, de dónde venía nuestra fidelidad a Piccolo en
lugar de probar con Pizza Hut. Le parecía extraño que supermercados
famosos en la capital como Pomona y Carulla, no hubieran entrado
al mercado antioqueño. En fin, quería entender cómo los forjadores
U N I V E R S I D A D
E A F I T 50 AÑOS
CIENCIA Y HUMANISMO QUE SEÑALAN EL FUTURO
de la industrialización del país se negaban sistemáticamente a lo
extranjero y preferían conservar sus patrones de consumo.
Ahora que veo nuestra ciudad inundada por esas franquicias, no
puedo dejar de pensar en esa investigación que quedó apenas formulada y que ahora reposa, tal vez ya no, en una caja de cartón. ¿Qué
transformaciones hubo en el perfil del consumidor antioqueño para
que en tan poco tiempo, 10 o 12 años quizás, cambiáramos nuestras
preferencias de consumo y empezáramos a privilegiar lo novedoso y
lo extranjero en lugar de lo propio?
Una noche de mayo tuvimos noticia de un atentado terrorista en
la ciudad. El Parque Lleras había sido destruido por un carro bomba
repleto de dinamita que mató a varias personas y dejó heridas a otras
tantas. Ahí estaba Caro, quedó muy herida. La mañana siguiente, la
recuerdo como en cámara lenta, quienes éramos más cercanos a ella
nos reunimos en silencio, no sabíamos qué hacer. Fuimos a donar
sangre a la Clínica Medellín, era lo único que podíamos hacer por
ella, pero fue tarde. Caro no había resistido los impactos y la vida
se le fue por cada herida. Quedamos estupefactos, nos devolvimos
a la Universidad, caminábamos despacio, apenas hablábamos, no
entendíamos, no queríamos entender.
No hay placas conmemorativas ni celebraciones anuales, pero cada
mayo, desde ese entonces, la ceiba del Bloque 26 se viste de flores.
Los que todavía la recordamos sabemos que ahí están las cenizas de
Carolina y que fiel a sus deseos ella todavía vive en la Universidad.
Guillermo Vélez Vélez
Por: María Rocío Arango Restrepo
Han pasado más de 10 años de su muerte y no sé cuántos desde que lo
conocí, sin embargo todavía parece que lo veo asomándose, a las cinco
en punto de la tarde, por la ventana del sexto piso donde quedaba su
oficina. Tampoco sé cuántos cigarrillos, acompañados de buen tinto,
alcanzamos a tomarnos en nuestras conversaciones de todos los días,
fueron muchos, de eso no me cabe la menor duda.
Llegaba a la Universidad entre las 7:00 y 7:30 a. m., parqueaba
su carro al frente del Bloque 18 y siempre había alguien esperándolo
para hablar con él. Profesores, en su mayoría, que tenían proyectos,
ideas o problemas que él les podría ayudar a resolver. Los saludaba
dándoles una palmada en la espalda, siempre llamándolos por su
nombre y algún dicho o palabrota paisa. Escuchaba atento sus peticiones y, no importa lo que dijera, la mayoría de las veces la gente lo
251
50 AÑOS U N I V E R S I D A D
252
E A F I T
CIENCIA Y HUMANISMO QUE SEÑALAN EL FUTURO
dejaba con una sonrisa y una solución. Era claro en sus respuestas,
no le tenía miedo a decir no cuando había que decirlo, ni le temblaba
la mano para llamarle la atención a quien, por cualquier motivo, se
lo mereciera.
Una cosa tengo clara, le gustaba conversar cara a cara con las
personas. No le gustaba hablar por teléfono y se dejó instalar un
computador sólo por no quedar mal con las innovaciones tecnológicas. Lo suyo era la gente. No importaba quién fuera, atendía con
igual celeridad y cortesía a profesores, al personal administrativo o a
los industriales y empresarios que lo visitaban. No le hacía el juego
al protocolo y con astucia y elegancia picarona se escabullía de los
pocos eventos a los que debía asistir. No cambiaba el almuerzo con
Rocío, su mujer, y con sus hijos por nada del mundo, no había mejor
comida que la de su casa ni mejor compañía que la de su familia.
De sus años como decano de Educación de la Universidad de
Antioquia y como vicerrector de la misma institución, aprendió que
cada quien tiene un lugar y un papel que jugar, que no todos tenemos
la apremiante necesidad de ser excelentes, “es mejor ser cabeza de
ratón que cola de león”, decía frecuentemente.
Nació en Carolina del Príncipe y se hizo a pulso, como muchos
de los de su generación. De vez en cuando volvía a su pueblo y le
mostraba a sus hijos y nietos dónde había nacido, con el pretexto de
que no se les olvidara el origen de su familia y no se tomaran tan en
serio la condición de clase, ni los privilegios que su actual situación
económica y social le traían a su familia.
Los últimos días lo vi cansado, caminaba lento y hablaba poco. En
esos días nuestro tema central no fue la Universidad o los problemas
de las reformas académicas. Más bien conversamos sobre los hijos,
los nietos, la familia; compartimos largos momentos de silencio
asomados a esa ventana que tanto le gustaba. Tuvo la muerte que
quiso, un infarto fulminante lo pilló dormido, no sufrió ni sometió a
su familia a dolorosos cuidados.
Es difícil hablar de alguien a quien se ha querido con un amor
entrañable. Las palabras se quedan cortas y se torna imposible hacer
una semblanza de un hombre al mismo tiempo tan complejo y tan
sencillo. Una cosa tengo clara, aunque muchos no hayan oído hablar
de él, ni se recuerden sus logros administrativos, el doctor Vélez hizo
de EAFIT un lugar donde la excelencia académica podía andar de la
mano de la pluralidad, el afecto y la sinceridad.
U N I V E R S I D A D
E A F I T 50 AÑOS
CIENCIA Y HUMANISMO QUE SEÑALAN EL FUTURO
Henry Dueñas Sánchez
Por: María Pía Arango Fonnegra
El profesor Dueñas se desempeñó como docente de tiempo completo
desde el año 2002, inicialmente en el Departamento de Mercadeo y
luego en el de Organización y Gerencia, desde donde participó en
diversas investigaciones relacionadas con la gestión tecnológica en las
organizaciones. En el 2006 obtuvo su doctorado con mención de honor
en Proyectos de Innovación Tecnológica en la Universidad Politécnica
de Cataluña en Barcelona, España, institución donde era catedrático
invitado desde que realizó una Maestría en Innovación y Tecnología
en la Empresa.
Profesional de Comercio Exterior de la Universidad Católica de
Oriente, más adelante realizó una especialización en tecnologías aeronáuticas, AFB Albrooks, USA, FAC. Miembro activo de la Asociación
Colombiana para el Avance de la Ciencia (ACAC), de Innovation NetWork©, y del Project Management Institute PMI de Estados Unidos.
Un desafortunado accidente en moto (o afortunado, según desde
dónde se mire), le hizo cambiar su gran pasión por los aviones, por
su pasión por la innovación y el conocimiento. Así, a partir la línea
de investigación Gestión de Tecnología e Innovación (GTI), creada
en 2002 como parte del Grupo de Investigación Gerencia en Colombia del Departamento de Organización y Gerencia y clasificado en
categoría A por Colciencias en el año 2006, se comprometió con el
diagnóstico de las asignaturas relacionadas con el tema de Gestión
de Tecnología y su redireccionamiento temático y estratégico para
impulsar la creatividad y el aporte significativo en innovación.
Posteriormente, ayudó a fortalecer las asignaturas de posgrado:
Gerencia de Nuevos Productos y Gestión por Proyectos, para cada
una de las cuales desarrolló módulos de trabajo que lo llevaron por
distintas ciudades del país. También apoyó labores del Programa de
Empresarismo en el tema de transferencia de tecnología y protección
de la innovación.
Sus habilidades para la formulación y ejecución de proyectos
competitivos y colaborativos, lo motivaron a liderar investigaciones
en áreas tales como Plan Estratégico Tecnológico, Vigilancia Tecnológica, Gestión del Conocimiento, Modelos de Innovación Tecnológica,
Gerencia y Negociación de Tecnología, Gerencia de Nuevos Productos,
Proyectos de Innovación. Entre sus últimas actividades, se tiene la
coordinación del panel de expertos “Cómo hacer de la información,
conocimiento para las organizaciones”, dentro del Seminario Pensar
253
50 AÑOS U N I V E R S I D A D
254
E A F I T
CIENCIA Y HUMANISMO QUE SEÑALAN EL FUTURO
en la Gestión del Conocimiento, en diciembre de 2006. Al momento
de su muerte estaba comprometido con encontrar un modelo de gestión competitivo para las empresas del sector de telecomunicaciones
del país.
Inolvidable y siempre recordado amigo, y excelente compañero,
después de una penosa semana entre la vida y la muerte, murió el
viernes 16 de febrero de 2007. En Google, 10 de junio de 2009, aparecen 69.600 registros bajo el nombre de Henry Dueñas Sánchez, señal
inconfundible de su prolija producción intelectual.
Hernando Bedoya, el compañero
y el amigo emérito
Por: Guillermo Sanín Arango
Conocí a Hernando Bedoya en 1960, recién graduado de la Facultad
de Ciencias de la Educación de la Universidad de Antioquia. Ingresó
como profesor de Matemáticas a la Facultad de Ingeniería Química de
la misma Universidad, donde muy pronto se ganó la fama de excelente
profesor. En 1963 comenzó nuestra amistad al ser profesores de la
Facultad de Ingeniería Química, de donde nos retiramos en 1964 para
ingresar a la entonces naciente Escuela de Administración y Finanzas
e Instituto Tecnológico (EAFIT).
Hernando Bedoya ingresó a la Universidad EAFIT como profesor
y jefe del Departamento de Matemáticas. Hizo estudios de Máster y
Ph. D. en la Universidad de Syracuse, Estados Unidos. Se distinguió
por su interés en mejorar el nivel de enseñanza de las matemáticas
en la universidad y en la secundaria. Esto lo llevó a escribir la serie
de Matemáticas generales para los diferentes niveles en EAFIT, y la
serie de Matemáticas progresiva para el bachillerato. También fue
su interés primordial vincular a los mejores profesores del medio a
su Departamento y buscar su excelente preparación. Para ello concibió la creación de un programa de maestría conjuntamente con la
Universidad de Antioquia, que fue la semilla del programa de EAFIT.
El Departamento de Matemáticas, durante su gestión, se distinguió
por su cohesión, y fue modelo para los demás departamentos académicos de la Universidad. Como compañeros y colegas, aprendimos
de su generosidad, sus conocimientos y de su pasión por el trabajo
que desempeñaba.
Hernando fue más que un excelente profesor: fue un maestro
que proyectaba su instinto paternal sobre sus alumnos, a quienes
aconsejaba y guiaba con el mismo amor con que lo hacía con sus tres
U N I V E R S I D A D
E A F I T 50 AÑOS
CIENCIA Y HUMANISMO QUE SEÑALAN EL FUTURO
hijos. Por ello fue bien merecido el título que el Comité Central de
Base (organismo estudiantil de la época) le concedió de Compañero
Emérito. Título que apreció tanto o más que su doctorado, o el de
Profesor Emérito con el cual fue distinguido en la Universidad.
Hernando era una de esas personas tranquilas, sinceras, sencillas,
bondadosas, transparentes y honestas, que saben tanto dar como
recibir. Una persona con quien se podía entablar una amistad sin
que hubiera otros intereses de por medio. Durante nuestra amistad,
que duró cuarenta años, nunca hubo un conflicto. Hernando Bedoya
fue mi amigo emérito.
Hugo Obando Cárdenas,
siempre con nosotros
Por: Hugo Uribe Piedrahita
Al profesor, colega y compañero de trabajo Hugo Obando Cárdenas no
es necesario recordarlo porque siempre ha estado con nosotros en los
distintos espacios de la vida universitaria, profesional y personal.
Sus virtudes profesionales y académicas como profesor y jefe del
Departamento de Contaduría Pública dejaron una huella permanente,
por fortalecer la formación de los estudiantes en el pregrado, impulsar
las perspectivas económica, financiera, gerencial, científica y humana
de la contabilidad; además de motivar de manera consciente y efectiva
la investigación contable teórica y aplicada.
También fue profesor de tiempo completo en la Universidad de
Medellín y de cátedra en las Universidades de Antioquia y Autónoma.
Fue miembro del Consejo Técnico de la Contaduría Pública EAFIT,
y profesor visitante en Castilla, España en intercambio profesoral.
Fue docente en los pregrados de Contaduría y Administración, en la
Especialización de Finanzas en todo el país y en educación continua;
además coautor de tres investigaciones en los temas de costos, análisis
económico y estados financieros.
Honestidad, capacidad crítica y habilidad para realizar propuestas en pro del progreso del pensamiento contable y fortalecimiento
de la profesión en el contexto económico y social, son atributos que
siempre acompañaron al profesor Obando. Imposible no mencionar
su gusto por el estudio teórico y epistemológico de las Ciencias Sociales y empresariales. Así identificó obstáculos al desarrollo de la
disciplina y la profesión, como también temas de investigación para
superarlos.
255
50 AÑOS U N I V E R S I D A D
256
E A F I T
CIENCIA Y HUMANISMO QUE SEÑALAN EL FUTURO
Estas razones justifican con creces la afirmación inicial. A Hugo
Obando no es necesario recordarlo porque siempre ha seguido en
la Institución. Sus enseñanzas, valores y comportamiento, son un
ejemplo para profesores, colegas y estudiantes, estimulando el
desarrollo académico, educativo, profesional. Por lo tanto estarán
siempre con nosotros.
León López Ortiz,
un matemático de carácter
Por: Raúl Gómez Marín
León López fue uno de nuestros más grandes matemáticos, alguien
de quien estar orgulloso. Inteligente, perspicaz, inquieto, sumamente
crítico y, por encima de todo, dotado de una personalidad fuerte y
avasalladora.
No son pocas las veces que los profesores del Departamento de
Ciencias conversamos alrededor de un tinto en los corredores del Bloque 38 y que, al imitar una y otra vez su particular manera de decir y
juzgar las cosas, recreamos la presencia, el humor y el sentido crítico
que siempre caracterizó a nuestro recordado colega y compañero.
También reconocemos que cuando fue jefe del Departamento
de Ciencias Básicas de la Universidad, se desarrollaron diversos
proyectos que hicieron posible que el Departamento se posicionara
y se proyectara académicamente dentro de la Universidad, y en el
país. Lo cierto es que no olvidamos que algunas de las semillas que
contribuyeron a que tengamos hoy la calidad académica que tenemos en el Departamento de Ciencias Básicas las sembró el profesor
León López.
Es indudable que tanto León López como el doctor Hernando Bedoya se empeñaron, durante su travesía por la Universidad EAFIT, sin
escatimar esfuerzos y sin ninguna mezquindad, en plantar las bases
de los pilares que sólidamente soportan hoy nuestro Departamento
de Ciencias Básicas. Y todos los que acompañamos y secundamos a
León en aquellos años de trabajo esmerado distinguimos las puntas
de esos pilares. Sentimos hacia él un profundo agradecimiento,
pues sabemos que todo eso que la Visión de la Universidad nos ha
posibilitado para convertirnos en lo que somos hoy, en buena parte
ya estaba en los ideales hacia donde León López miraba.
U N I V E R S I D A D
E A F I T 50 AÑOS
CIENCIA Y HUMANISMO QUE SEÑALAN EL FUTURO
José María Puerta Toro,
el servicio a flor de piel
Por: Sandra Janeth Valencia y Celina Bolívar
Don José, como muchos lo llamaban, murió a los 68 de edad, el 25 de
septiembre de 2007. Este hombre, considerado por su familia y amigos
excelente relator de historias, con sus narraciones hizo que su esposa
y sus hijos participaran y fueran cómplices de la experiencia de vida
y de la construcción del camino que recorrió en la Universidad.
Y es que, ¿cómo olvidar el recorrido de la famosa camioneta verde,
mejor conocida como el “carro de las monjas”, en el que cada pasajero tenía como quien dice silla propia, y en el que para los nuevos
viajeros tenía unos banquitos adicionales? ¿Cómo no recordar que
fue él, el conductor elegido para manejar el primer carro que adquirió
la Universidad para la Rectoría? Imposible olvidar el número 083,
distintivo que pertenecía al bus que durante tantos años recorrió una
y otra vez la misma ruta en la ciudad, a veces en compañía de sus
hijos, y que con el Club de Caminantes y los estudiantes de Geología
que realizaban sus salidas de campo, visitó tantos lugares de nuestra
geografía.
Poco a poco y con el transcurrir de los años, las palabras de
sus relatos fueron tomando fuerza, y se convirtieron en la puerta
de acceso para que su familia pudiera ingresar, conocer, disfrutar
y sentir a EAFIT. Esperaban la natilla y los regalos con los que don
José llegaba el día de la fiesta de fin de año, fecha en la que lo escuchaban decir siempre: “este año tampoco gané nada en las rifas”.
Distinguían claramente, sin conocerlos por sí mismos, quién era don
Lázaro, el dueño del caspete en donde don José antes de iniciar su
jornada laboral disfrutaba de un cigarrillo, un tinto y, por supuesto,
uno que otro chistecito; Toñito, el señor de Servicios Generales que
compró un carro viejo y nunca lo manejó, sino que lo dejó debajo de
un árbol cerca a la portería de las Vegas; Cuadrito quien era todo un
personaje, según afirma la familia de don José, y que en ese entonces
se encargaba de manejar la correspondencia interna; y, Arquímedes,
la llama que fue por mucho tiempo una mascota de la Universidad,
a la que don José con gran entusiasmo le trajo zanahorias y ella en
agradecimiento lo escupió.
La coherencia entre sus actos y sus principios fue lo que le permitió a don José ganarse el reconocimiento y el respeto de las personas
que tuvieron la oportunidad de conocerlo. Luis Fernando González
Orozco, asistente de la Decanatura de Humanidades, y ex pasajero
257
50 AÑOS U N I V E R S I D A D
258
E A F I T
CIENCIA Y HUMANISMO QUE SEÑALAN EL FUTURO
de aquella famosa camioneta verde, describe cómo don José fue
siempre una persona sencilla y fácil de tratar. Lo consideraba además
un compañero leal, portador del comentario oportuno, “uno de esos
amigos con el que se podía hablar tranquilamente sin estar pendiente
del reloj”.
Después de la venta de los buses de la Universidad, y luego de
dedicar 35 años de su vida al oficio de conductor, 20 de los cuales
transcurrieron en EAFIT, don José pasó de recorrer las calles de la
ciudad a patinar por los pasillos y caminos de la Universidad.
A partir de 1993, empezó a formar parte del equipo de trabajo de
lo que hoy conocemos como Centro de Administración Documental.
Zulma Alejandra Arias, coordinadora de esta área, recuerda cómo en
poco tiempo se hizo a su nuevo cargo como mensajero interno, preocupándose siempre por llevar con delicadeza, amabilidad y sobre todo
con responsabilidad la correspondencia de cada departamento.
Para Bibiana Mejía, auxiliar del Centro de Administración Documental fue un placer tener como compañero de trabajo a don José, ya
que además de compartir el buen ambiente laboral que él propiciaba
con su seriedad, pero al mismo tiempo con su refinado sentido del
humor, disfrutaba de su risa contagiosa y de sus historias que acudían
a los recuerdos de cuando él empezó a trabajar en la Universidad:
esta tenía unos cuantos bloques y algunos de los estudiantes llegaban
a caballo, asegurándolos con cuerdas amarradas de los árboles, para
poder ingresar a sus clases.
Fue allí donde don José recibió después de 26 años de servicio a
la Universidad la notificación de su jubilación. De don José guardamos el recuerdo de una persona con una extraordinaria voluntad de
servicio, un buen compañero, su obsesiva puntualidad y orden, un
ser que siempre y en todo momento dio lo mejor de sí, aportando con
su trabajo a la construcción de la historia de la Universidad que hoy
vivimos y, sin lugar a dudas, disfrutamos.
Bibliografía
Archivos
Archivo Centro de Administración Documental (CAD), Universidad
EAFIT, Medellín.
Archivo Histórico, Centro de Administración Documental, Universidad de Antioquia, Medellín.
Archivo fotográfico Centro de Administración Documental (CAD),
Universidad EAFIT, Medellín.
Archivo fotográfico Biblioteca Pública Piloto de Medellín para América Latina,
Archivo fotográfico Departamento Comunicación y Cultura, Universidad EAFIT, Medellín.
Archivo fotográfico Grupo de Investigación Ciencias del Mar, Universidad EAFIT, Medellín.
Archivo fotográfico Peldar, Medellín.
Libros y artículos
Abad Restrepo, Ana Cristina, “Doctores en Colombia: muchos con el
rótulo social, pocos con el título académico”, El Eafitense, núm. 91,
Medellín, EAFIT, mayo-julio de 2007.
, “EAFIT Children’s University: Weaving Questions,
Building Thinking, Applying Knowledge” [conferencia en: “Beyond
the Boundaries”, Viena. Inédita], diciembre de 2009.
Álvarez Morales, Víctor, Hitos empresariales y económicos del siglo XX
en Antioquia, Medellín, Cámara de Comercio de Medellín, 1999.
Arboleda Toscano, Elisa, “El primer doctor con sello eafitense”, Somos,
núm. 102, Medellín, EAFIT, septiembre de 2009.
Arenas, Roberto, “En Pereira se apagaron 49 velitas”, Somos, núm.
100, junio de 2009.
50 AÑOS U N I V E R S I D A D
260
E A F I T
CIENCIA Y HUMANISMO QUE SEÑALAN EL FUTURO
Autoevaluación institucional 2008 con fines de renovación de la acreditación. Informe final. Medellín, EAFIT, noviembre de 2008.
Bedoya Fernández, Hernando, Lecciones elementales de geometría
analítica y cálculo, 2ª ed., Medellín, Bedout, 1965.
, El trébol de cinco hojas, [informe de período
sabático. Inédito], Medellín, 1995.
Bernal Villegas, Leticia, “Un esfuerzo de todos”, El Eafitense, núm.
24, Medellín, EAFIT, marzo de 1999.
Botero Herrera, Fernando, ANDI 1944-1994. Cincuenta años. Medellín,
1994.
ANDI,
Botero M., Clara Elena, “La nueva biblioteca, un edificio noble
con identidad”, El Eafitense, edición extraordinaria, s. f., Medellín,
EAFIT.
Botero, Clara Elena, “Música en EAFIT”, El Eafitense, núm. 54, Medellín, EAFIT, julio de 2002.
“Breve Historia de la Biblioteca Luis Echavarría Villegas”, sitio web:
Universidad EAFIT / Biblioteca / Generalidades, disponible en: http://
www.eafit.edu.co/eafitcn/biblioteca/generalidades/ consulta: mayo
de 2009.
Campuzano Hoyos, Jairo Andrés, “Juan Gonzalo Restrepo Londoño.
Semblanzas de un empresario”, en: Ad-Minister, núm. 12, Medellín,
Universidad EAFIT, enero-junio de 2008,.
, Jairo Andrés, Libro conmemorativo de los 60 años
de Almacenes Flamingo S.A. [en edición].
Cañón H., Jorge Alonso, “Internet móvil, una realidad en el campus
de la Universidad EAFIT”, El Eafitense, núm. 69, Medellín, EAFIT,
abril de 2004.
, “Conectividad inalámbrica en la red del campus
de EAFIT”, El Eafitense, núm. 82, Medellín, EAFIT, octubre-noviembre
de 2005.
Centro de investigación de la EAF, “Reorganización administrativa
del Municipio de Medellín”, Temas Administrativos, núm. 5, año III,
Medellín, EAF.
U N I V E R S I D A D
E A F I T 50 AÑOS
CIENCIA Y HUMANISMO QUE SEÑALAN EL FUTURO
Chanlat, Alain, teleconferencia, 16 de julio de 2009.
CIDE,
“Formación de Recursos Humanos para la Innovación y el
Desarrollo Tecnológico en Ingeniería”, Bogotá, Universidad de los
Andes, Facultad de Ingeniería, Colciencias y Departamento Nacional
de Planeación, 1998. Citado en “Documento propuesta doctorado en
ingeniería”, EAFIT, 2005.
“Claudia María Zea, en los Premios Mundiales de Tecnología 2004”,
El Eafitense, núm. 74, Medellín, EAFIT, octubre de 2004.
Colombia, Ministerio de Educación, Resolución 1680 por medio de
la cual se otorga la renovación de la acreditación institucional de alta
calidad a la Universidad EAFIT de Medellín, Bogotá, 16 de marzo
de 2010.
“Colombia posee una Escuela para formar hombres de acción”, El
Correo, Medellín, 16 de agosto de 1960.
“¿Cómo y por qué?”, Catalejo. Revista Universidad de los Niños EAFIT,
núm. 2, Medellín, Universidad de los Niños EAFIT, 2009.
Daumas, Maurice, Las grandes etapas del progreso técnico, México,
Fondo de Cultura Económica, 1996.
“Descentralizadas actividades de asesoría y consultoría”, El Eafitense,
núm. 28, Medellín, EAFIT, agosto de 1999.
“EAFIT gradúa sus primeros músicos”, El Eafitense, núm. 58, Medellín,
EAFIT, noviembre de 2002.
“EAFIT quiso perpetuar la memoria de uno de sus fundadores”, sitio
web: Centro Virtual de Noticias (CVN), Ministerio de Educación Nacional, disponible en: http://www.mineducacion.gov.co/cvn/1665/
article-197342.html, consulta: mayo de 2009.
Eastman Barona, Carlos Patricio, “Las instituciones de Educación
Superior le apuestan a la gestión”, sitio web: Colombia aprende.
Ministerio de Educación Nacional, disponible en: http://www.colombiaaprende.edu.co/html/home/1592/article-134149.html, consulta:
julio de 2009.
“Editorial”, Revista Universidad EAFIT, núm. 79, Medellín,
julio-septiembre de 1990.
EAFIT,
“El campus es ahora más grande”, Somos, núm. 103, Medellín, Universidad EAFIT, octubre de 2009.
261
50 AÑOS U N I V E R S I D A D
262
E A F I T
CIENCIA Y HUMANISMO QUE SEÑALAN EL FUTURO
“El caso de Ingeniería física”, El Eafitense, núm. 53, Medellín, EAFIT,
mayo de 2002.
“El Centro de Idiomas con representación en el Ministerio de Educación Nacional”, El Eafitense, núm. 78, Medellín,
EAFIT,
junio de
2005.
“El Fondo Editorial, de nuevo en Bogotá”, El Eafitense, núm. 63,
Medellín, EAFIT, junio de 2003.
El Eafitense, núm. 68, Medellín, EAFIT, marzo de 2004.
El Eafitense, núm. 71, Medellín, EAFIT, julio de 2004.
“El grupo de los nueve”, El Eafitense, núm. 50, Medellín, EAFIT, febrero
de 2002.
“Entrevista a Félix Londoño González”, Catalejo. Revista Universidad
de los Niños EAFIT, núm. 2, Medellín, EAFIT, 2009.
Escobar P., María del Rosario, “La Lógica del Trópico y el espíritu de
EAFIT”,
El Eafitense, edición extraordinaria, Medellín, s. f., EAFIT.
, “Sin alma de caracol: Extensión cultural, un apén-
dice cerca del corazón”, El Eafitense, núm. 24, Medellín, EAFIT, marzo
de 1999.
, “El Centro Cultural Biblioteca Luis Echavarría
Villegas: un espacio público”, El Eafitense, núm. 62, Medellín, EAFIT,
mayo de 2003.
“Escuela de Finanzas elabora estudios sobre mercadeo. Habla la
Directora del Centro de Investigaciones, Dalia M. de la Cuesta”, El
Colombiano, Medellín, 15 de abril de 1969.
Eslava G., Adolfo, “Pregrado en ciencias políticas”, 2009. [Documento
inédito preparado para este libro].
“Eso de… Abierta al mundo”, El Eafitense, Edición especial conmemorativa de los 45 años, Medellín, EAFIT, mayo de 2005.
Espinosa Baquero, Armando, “Panorama histórico de la geología colombiana entre 1880 y 1980”, sitio web: Gonzalo Duque - Escobar.
Blog de Godues, disponible en: http://gduquees.blogspot.com/2009/06/
panorama-historic0-de-la-geologia.html, consulta: junio de 2009.
U N I V E R S I D A D
E A F I T 50 AÑOS
CIENCIA Y HUMANISMO QUE SEÑALAN EL FUTURO
“Este semestre llegarán a EAFIT 38 extranjeros”, sitio web: Universia
Colombia, [4 de agosto de 2009], disponible en: http://becas.universia.
net/CO/noticia/1501/este-semestre-llegaran-eafit-38-extranjeros.html,
consulta: mayo de 2009.
Furst, Sascha y María Alejandra González Pérez, “Presentación”, AdMinister, Universidad Eafit, Medellín, Número 13 julio-diciembre
de 2008.
García Márquez, Gabriel, “¿Qué libro estás leyendo?”, en: Notas de
prensa, Bogotá, Norma, 1995.
Gaviria, Álvaro y Asdrúbal Valencia, “Facultad de Ingeniería. Vicisitudes y logros”, en: Crónicas universitarias, Medellín, Universidad
de Antioquia, 2003.
Gaviria Gutiérrez, Juan Felipe “Nuestro compromiso social”, El Eafitense, núm. 31, Medellín, EAFIT, noviembre de 1999.
, “Una generación incansable”, sitio web: Diners, disponible en: http://www.revistadiners.com.co/noticia.php3?nt=25271,
consulta: junio de 2009.
Gaviria Monsalve, Sandra, “Un sueño inadvertido”, El Eafitense, núm.
87, Medellín, EAFIT, julio de 2006.
Giraldo Ángel, Jaime, Historia de la sede EAFIT Pereira tal como la viví
y la recuerdo [inédito], Pereira, 2004.
Gómez M., Raúl, “La investigación en el Departamento de Humanidades”, El Eafitense, núm. 52, Medellín, EAFIT, abril de 2002,.
Gómez Montoya, Jairo, “Hacia un modelo pedagógico sustentador de
la calidad de la docencia en la Universidad EAFIT”, Revista Universidad EAFIT, núm. 85, Medellín, EAFIT, enero-marzo de 1992.
Gómez, Adolfo-León (comp.), Don Guti, Medellín, Fondo Editorial
Universidad EAFIT, 2009.
González, Bernardo, 40 años de la fundación Corona, Bogotá, Ed.
Offset Gráfico editores Ltda., 2004.
Gran Enciclopedia Espasa, Barcelona, Espasa-Calpe, 2005.
Guerrero, Diego, “EAFIT fortalece el humanismo”, sitio web: El Tiempo [14 de marzo de 2004], disponible en: http://www.eltiempo.com/
archivo/documento/MAM-1526366, consulta: junio de 2009.
263
50 AÑOS U N I V E R S I D A D
264
E A F I T
CIENCIA Y HUMANISMO QUE SEÑALAN EL FUTURO
Gutiérrez J., Santiago, “Imelda Ramírez González”, El Eafitense.
Cien rostros eafitenses [edición especial], núm. 100, agosto-octubre
de 2009.
Hawking, Stephen, Dios creó los números. Los descubrimientos matemáticos que cambiaron la historia, Barcelona, Crítica, 2006.
Hermelin, Michel, “La Geología: ¿ciencia del pasado o del futuro?”,
El Eafitense, núm. 69, Medellín, EAFIT, abril de 2004.
Hettner, Alfred, Viajes por los Andes Colombianos (1882-1884), Bogotá,
Banco de la República, 1976.
“Informe de Actividades 2002”, Departamento de Comunicación y
Cultura, Medellín, EAFIT, 2003.
“Informe de Actividades 1998” [versión digital], Medellín, Departamento de Música, Medellín, EAFIT, 1998.
“Informe de Autoevaluación”, Ingeniería de Diseño de Producto,
Medellín, EAFIT, 2008.
Informe de gestión 2007, Departamento Comunicación y Cultura,
Medellín, Universidad EAFIT, diciembre de 2007.
Informe de gestión 2008, Departamento Comunicación y Cultura,
Medellín, Universidad EAFIT, diciembre de 2008.
Informe de gestión 2009, Departamento Comunicación y Cultura,
Universidad EAFIT, Medellín, diciembre de 2009.
“Informe general”, sitio web: Universidad EAFIT / Ingeniería de
Procesos, disponible en: http://www.eafit.edu.co/eafitcn/ingenieria/
pregrados/ingenieria procesos/index.shtm, consulta: noviembre de
2009.
“Informe general”, sitio web: Universidad EAFIT / Ingenierías / Pregrados / Geología, disponible en: http://www.eafit.edu.co/EafitCn/
Ingenieria/Pregrados/Geologia/Index.htm, consulta: mayo de 2009.
“Ingeniería de Producción: un proyecto exitoso de cooperación entre
GTZ y EAFIT”, Revista Universidad EAFIT, núm. 58, Medellín, EAFIT,
abril-junio de 1985.
“Ingeniería Matemática: única en el país”, El Eafitense, núm. 62,
Medellín, EAFIT, mayo de 2003.
U N I V E R S I D A D
E A F I T 50 AÑOS
CIENCIA Y HUMANISMO QUE SEÑALAN EL FUTURO
Jaramillo Escobar, Jaime. Método fácil y rápido para ser poeta, Medellín, Fondo Editorial Universidad EAFIT, 2005.
Jaramillo J., Alberto “La Acreditación Institucional: tarea de todos”
[Editorial], El Eafitense, núm. 54, Medellín, EAFIT, julio de 2002.
Kells, H. R., Self-Study Processes, Phoenix, Oryx Press, 1994.
“Llegó visita”, El Eafitense, edición extraordinaria, Medellín, EAFIT.
Londoño, Félix “Editorial”, El Eafitense, núm. 74, Medellín,
octubre de 2004.
EAFIT,
, “De algunas formas de relación universidad-empresa en torno a la investigación” [Editorial], El Eafitense, núm. 82,
Medellín, EAFIT, octubre-noviembre de 2005.
López, Francisco, “Prescripciones administrativas en boga, ¿cantos
de sirena?”, Revista Universidad EAFIT, núm. 115, Medellín, EAFIT,
julio-septiembre de 1999.
López, Sonia, “Comunicación Social: un comunicador que piense e
intervenga la comunicación”, El Eafitense, núm. 62, Medellín, EAFIT,
mayo de 2003.
López Sonia et al., “El desafío de relatar el mundo”, 2009. [Documento
inédito preparado para este libro].
López Díez, Juan Carlos, Escuela de Administración EAFIT 1990-2003:
entre humanismo y tecnocracia, Medellín, EAFIT, 2003.
López Rendón, Jorge y Michel Hermelin, “Proyecto/propuesta para
la fundación de la carrera de geología en la Universidad EAFIT”,
Medellín, EAFIT, 1982.
“Los estudiantes dicen que… acerca de la nueva biblioteca”, El Eafitense, edición extraordinaria, Medellín, EAFIT.
Lotero, Gildardo, La Pontificia Bolivariana. Medio siglo de historia
universitaria, 1946-1986, t. II, Medellín, UPB, 1996.
Mayor Mora, Alberto, Ética, trabajo y productividad en Antioquia,
Bogotá, Tercer Mundo, 1984.
“Medellín sueña ser el eje cultural del país”, El Tiempo, Bogotá, 20
de diciembre de 2009.
265
50 AÑOS U N I V E R S I D A D
266
E A F I T
CIENCIA Y HUMANISMO QUE SEÑALAN EL FUTURO
Mejía Arango, Juan Luis, Carta al CNA, comentarios al Informe de
Evaluación Externa [documento sistematizado], CAD, Medellín, EAFIT,
11 de diciembre de 2006.
, “Un año de buenas noticias antes de los 50”, Somos,
núm. 104, Medellín, EAFIT, noviembre-diciembre de 2009.
Mejía Robledo, Alfonso, Hombres y empresas de Antioquia, Medellín,
Movifoto, 1971.
Ministerio de Educación, “Los mejores en educación 2009”, El Tiempo,
Bogotá, 6 de diciembre de 2009.
Molina Jaramillo, Juan Fernando, “Hernando Bedoya Fernández,
profesor de profesores en nuestra Universidad”, El Eafitense, núm.
31, Medellín, EAFIT, noviembre de 1999.
, Universidad EAFIT, 30 años al servicio de la educación superior en Colombia, Medellín, EAFIT, 1990.
Monsalve Uribe, Darío, “La misión de la universidad”, Temas Administrativos, núm. 23, Medellín, Universidad EAFIT, 1975.
Montoya M., Carlos Hernando, “Universidad EAFIT – Avances Tecnológicos”, El Eafitense, núm. 68, Medellín, EAFIT, marzo de 2004.
, “Sistema de Información Organizacional (SIO): la
información institucional al alcance de su mano”, El Eafitense, núm.
70, Medellín, EAFIT, mayo de 2004.
“Núcleo de Formación Institucional”, sitio wed: Universidad
EAFIT, Departamento de Humanidades [2006], disponible en: http://
www.eafit.edu.co/NR/rdonlyres/17282D19-6A43-4D5E-B1F5-30E3A7CD65A5/0/DOCUMENTONUCLEODEFORMACI%C3%93ONA
LOSPRIM%C3%8DPAROS.doc, consulta: mayo de 2009.
“Nuevos títulos del Fondo Editorial”, El Eafitense, núm. 84, Medellín,
abril de 2006.
EAFIT,
Olaya, Hilda María, “Orquesta Sinfónica Universidad EAFIT: Historia
y Proyectos”, El Eafitense, núm. 54, Medellín, EAFIT, julio de 2002.
Ospina Vásquez, Luis, “Discurso pronunciado por el señor fundador
con ocasión de la reunión constitutiva el día 6 de febrero de 1976
en la sede de la Institución”, Archivo FAES, Sala Patrimonial, Centro
Cultural Biblioteca Luis Echavarría Villegas, Medellín, EAFIT, 1976.
U N I V E R S I D A D
E A F I T 50 AÑOS
CIENCIA Y HUMANISMO QUE SEÑALAN EL FUTURO
Pacheco G., Catalina, “EAFIT ‘estrena’ Rector”, sitio web: Nexos, [núm.
118, abril de 2004], disponible en: http://www1.eafit.edu.co/nexos/
articulo/142/67009, consulta: junio de 2009.
Páez T., Magda, “APEC: en busca del tiempo perdido”, UN periódico,
Bogotá, 13 de diciembre de 2009.
“Palabras del presidente Uribe en 45 años de EAFIT”, sitio web: Casa
de Nariño. Presidencia de la República de Colombia [4 de mayo
de 2005], disponible en: http://www.presidencia.gov.co/sne/2005/
mayo/04/09042005.htm, consulta: mayo de 2009.
“Paso a paso por los pre semilleros”, Catalejo. Revista Universidad de
los Niños EAFIT, núm. 2, Medellín, EAFIT.
Peralta, Jaime Andrés, La sociedad de la información en Colombia,
Medellín, Asociación de Usuarios de Computadores, AUC, s. f.
Piaget, Jean, Psicología y pedagogía, Buenos Aires, Ariel, 1988.
Pineda Botero, Álvaro, Los Dilemas del Rector: el caso de la Universidad EAFIT, Medellín, EAFIT, 2003.
Pineda M., Andrea y Elizabeth Tobón A., “SIEDE: por la pasión de
investigar”, El Eafitense, núm. 86, Medellín, EAFIT, junio de 2006.
Plan estratégico de desarrollo 2006-2012, Dirección de Planeación
Integral, Medellín, Universidad EAFIT, 2005.
Plan estratégico de desarrollo, 1992-1994, Dirección de Planeación
Integral, Medellín, Universidad EAFIT, 1991.
Plan quinquenal de desarrollo 1979-1983, Dirección de Planeación
Integral, Medellín, EAFIT, octubre, 1978.
Plan trienal de desarrollo, 1986-1988, Dirección de Planeación Integral, Medellín, Universidad EAFIT, 1985.
“Por la expresión outgoing se quiere decir: siempre en plan de excursión o de viaje”. Amalia Urrea Cortavarría [ex jefa de la Oficina
de Relaciones Internacionales], entrevista personal por Juan Carlos
López, 2009.
Poveda Ramos, Gabriel, “Historia de la industria en Colombia”, Revista
ANDI, Medellín, Asociación Nacional de Industriales, 1970.
267
50 AÑOS U N I V E R S I D A D
268
E A F I T
CIENCIA Y HUMANISMO QUE SEÑALAN EL FUTURO
,
ANDI y la industria en Colombia 1944-1984, 40 años,
Medellín, ANDI, 1984.
, Historia económica de Colombia en el siglo
Medellín, UPB, 2005.
XX,
Proceso de Autoevaluación con fines de Acreditación: Derecho, EAFIT,
junio, 2008.
“Proyecto. Ambientes virtuales colaborativos aplicados a la educación
superior: hacia su segunda etapa”, El Eafitense, núm. 31, Medellín,
EAFIT, noviembre de 1999.
Ramírez, María Fernanda, “Ciencias políticas: de la complejidad del
poder, entre lo público y lo privado”, El Eafitense, núm. 62, Medellín,
EAFIT, mayo de 2003.
Restrepo A., Juan Carlos, “Unos 35.000 libros enriquecen la Sala de
Patrimonio Documental”, Somos, núm. 102, Medellín, EAFIT, septiembre de 2009.
Restrepo, María Cristina, “Una librería a puerta cerrada”, El Eafitense,
núm. 60, Medellín, EAFIT, marzo de 2003.
, “Un nuevo fondo bibliográfico para la Biblioteca
Luis Echavarría Villegas”, El Eafitense, núm. 85, Medellín, EAFIT,
mayo de 2006.
“Revisión curricular en EAFIT: estamos tocando el alma de la Universidad” [Editorial], El Eafitense, núm. 85, Medellín, EAFIT, mayo
de 2006.
Revista Procesos, núm. o1, Medellín, EAFIT, mayo de 2008.
Rodríguez, Alberto, “La Ingeniería, su sentido universitario”, El Eafitense, núm. 31, Medellín, EAFIT, noviembre de 1999.
Roldán P., Adriana, “Los ‘miedos’ de Colombia para llegar a Asia”,
UN Periódico, Bogotá, 8 de noviembre de 2009.
Salazar Botero, Sebastián, “Semillero de investigación, una excelente
manera de completar los estudios”, El Eafitense, núm. 75, Medellín,
EAFIT, noviembre de 2004.
Santamaría Álvarez, Peter, Origen y realizaciones de la Escuela de
Minas de Medellín, Medellín, Diké, 1994.
U N I V E R S I D A D
E A F I T 50 AÑOS
CIENCIA Y HUMANISMO QUE SEÑALAN EL FUTURO
Santiago Gutiérrez J., “Imelda Ramírez González”, El Eafitense. Cien
rostros eafitenses [edición especial], núm. 100, agosto-octubre de
2009.
Sierra García, Jaime, Cronología de Antioquia, Medellín, s. e., 1982.
Suárez Restrepo, Verónica, “De niña a tallerista”, Catalejo. Revista
Universidad de los Niños EAFIT, núm. 2, Medellín, EAFIT, 2009.
Taborda, José, “El músico trascendiendo con sus notas”, El Eafitense,
núm. 31, Medellín, EAFIT, noviembre de 1999.
Toro Ángel, Luciano, “Música: 5 años después” [Editorial], El Eafitense, núm. 58, Medellín, EAFIT, noviembre de 2002.
“Un banco para las curiosidades”, Catalejo. Revista Universidad de
los Niños EAFIT, núm. 2, Medellín, EAFIT, 2009.
“Una visión humanística para la ciudad desde la pregunta por lo
humano”, El Eafitense, núm. 53, Medellín, EAFIT, mayo de 2002.
Urrea C., Amalia, “La internacionalización en
EAFIT:
ayer y hoy”, El
Eafitense, núm. 80, Medellín, EAFIT, agosto de 2005.
Vargas Sáenz, Mario, “EAFIT Llanogrande y el II Laboratorio de paz en
Colombia”, El Eafitense, núm. 88, Medellín, EAFIT, agosto de 2006.
“24 docentes eafitenses con Doctorado de la Universidad Politécnica
de Valencia”, El Eafitense, núm. 82, Medellín, EAFIT, octubre- noviembre de 2005.
“25 años del Centro de Investigaciones Universidad EAFIT”, Revista
Universidad EAFIT, núm. 73, Medellín, EAFIT, enero-marzo de 1989.
Velásquez Peláez, Lucas, “Medellín: ¿Cómo vamos?”, El Eafitense,
núm. 90, Medellín, EAFIT, octubre de 2006.
Velásquez, Daniel, “Nuevo pregrado en
EAFIT:
Ingeniería Física”, El
Eafitense, núm. 61, Medellín, EAFIT, abril de 2003.
Vélez, Juan Camilo “La Escuela de Derecho, una joven bien preparada”, El Eafitense, núm. 31, Medellín, EAFIT, noviembre de 1999.
Vélez Maya, Juan Diego, “Un nuevo pregrado en Derecho”, El Eafitense, núm. 31, Medellín, EAFIT, noviembre de 1999.
269
50 AÑOS U N I V E R S I D A D
270
E A F I T
CIENCIA Y HUMANISMO QUE SEÑALAN EL FUTURO
Vélez Vélez, Guillermo et al., “Plan estratégico de desarrollo, 19891991”, Dirección de Planeación Integral, Medellín, Universidad
EAFIT, 1989.
Zea Restrepo, Claudia María et al., Experiencia en la expansión nacional del proyecto conexiones, s. l., Universidad EAFIT, Universidad
del Norte, Universidad Autónoma de Bucaramanga, s. f.
Entrevistas
Acosta Arango, Julio, entrevista personal realizada por Jairo Andrés
Campuzano Hoyos y Juan Carlos López Díez, 2009.
Acosta Toro, Alberto, entrevista personal por Jairo Andrés Campuzano
Hoyos, 2009.
Ángela Echeverri Restrepo, entrevista personal por Juan Carlos López
Díez, 2009.
Arango Vásquez, Juan Guillermo, entrevista por Juan Carlos López
Díez, 2009.
Arboleda Palacio, Gonzalo, entrevista personal por Juan Carlos López
Díez, 2009.
Barrera Duque, Ernesto, entrevista personal por Juan Carlos López
Díez, 2009.
Bedoya Sanmiguel, Geovany, entrevistas personal por Natalia González Salazar, 2009.
Bernal Villegas, Leticia, entrevista personal por Juan Carlos López
Díez, 2009.
Cabrejos Doig, Belisario, entrevista por Juan Carlos López Díez,
2009.
Cárdenas Gutiérrez, Juan Rafael, entrevista personal por Jairo Andrés
Campuzano Hoyos, 2009.
Devia Pineda Jorge Enrique, entrevista por Juan Carlos López Díez,
2009.
Echavarría Olózaga, Hernán, entrevista personal por Juan Fernando
Molina, noviembre de 2004.
U N I V E R S I D A D
E A F I T 50 AÑOS
CIENCIA Y HUMANISMO QUE SEÑALAN EL FUTURO
Franco González, Humberto, entrevistas personal por Leidy Johana
Correa Monsalve, 2009.
Franco Vargas, Marielena, entrevista personal por Juan Carlos López
Díez, 2009.
Gamboa Velásquez, Ramiro, entrevista personal por Juan Carlos
López Díez, 2009.
Gaviria Gutiérrez, Juan Felipe, entrevista personal por Juan Carlos
López Díez, 2009.
Gaviria Restrepo, Jorge, entrevista personal por Juan Carlos López
Díez, 2009.
Giraldo Ramírez, Jorge, entrevista personal por Juan Carlos López
Díez, 2009.
Gómez C., Luis Eduardo, entrevista personal por Juan Carlos López
Díez, 2009.
Gómez Marín, Raúl, entrevista personal por Juan Carlos López Díez,
2009.
Gómez Montoya, Jairo, entrevista personal por Juan Carlos López
Díez, 2009.
González Carvajal, Pedro Juan, entrevista personal por Juan Carlos
López Díez, 2009.
González López, José Alonso, entrevista personal por Juan Carlos
López Díez, 2009.
Jaramillo Estrada, Pablo, entrevista personal por Juan Carlos López
Díez, 2009.
Jaramillo Jaramillo, Alberto, entrevista personal por Juan Carlos
López Díez, 2009.
Jorge Escobar Bolívar, entrevista personal por Juan Carlos López
Díez, 2009.
Lalinde Pulido, Juan Guillermo, entrevista personal por Juan Carlos
López Díez, 2009.
Londoño Mesa, Juan Ignacio, entrevista personal por Juan Carlos
López Díez, 2009.
271
50 AÑOS U N I V E R S I D A D
272
E A F I T
CIENCIA Y HUMANISMO QUE SEÑALAN EL FUTURO
Londoño Saldarriaga, Jorge, entrevista personal por Juan Carlos López
Díez, 2009.
Londoño Vélez, Santiago, entrevista personal por Juan Carlos López
Díez, 2009.
López Franco, Sonia, entrevista personal por Juan Carlos López Díez,
2009.
López Gallego, Francisco, entrevista personal por Juan Carlos López
Díez, 2009.
Mejía Arango, Juan Luis, entrevista personal por Juan Carlos López
Díez, 2009.
Mesa Prieto, Alberto, entrevista personal por Juan Carlos López Díez,
2009.
Montoya Medina, Carlos Hernando, entrevista personal por Juan
Carlos López Díez, 2009.
Múnera Cárdenas, Armando, entrevista personal realizada por Jairo
Andrés Campuzano Hoyos y Juan Carlos López Díez, 2009.
Ochoa Díaz, Héctor, entrevista por Juan Carlos López Díez, 2009.
Ospina Ospina, Patricia, entrevistas personal por Natalia González
Salazar, 2009.
Parra Ramírez, Rubén Darío, entrevista personal por Juan Carlos
López Díez, 2009.
Posada Saldarriaga, Andrés, entrevista personal por Juan Carlos
López Díez, 2009.
Rendón Cortés, Luis Fernando, entrevista por Juan Carlos López
Díez, 2010.
Restrepo Gallego, Beatriz, entrevista personal por Juan Carlos López
Díez, 2009.
Restrepo López, María Cristina, entrevista personal por Juan Carlos
López Díez, 2009.
Restrepo Velásquez, Alberto, entrevista personal por Juan Carlos
López Díez, 2009
U N I V E R S I D A D
E A F I T 50 AÑOS
CIENCIA Y HUMANISMO QUE SEÑALAN EL FUTURO
Rodríguez Castaño, Jorge Iván, entrevista personal por Jairo Andrés
Campuzano Hoyos, 2009.
Rodríguez Sarmiento, Carlos Manuel, entrevista personal por Juan
Carlos López Díez, 2009.
Roldán Pérez, Adriana, entrevista personal por Juan Carlos López
Díez, 2009.
Sanín Arango, Guillermo, entrevista personal por Juan Carlos López
Díez, 2009.
Santamaría, Sandra, entrevistas personal por Patricia Ramírez Patiño
y Natalia González Salazar, 2009
Satizábal Campo, Libardo y Francisco Villegas Avenia, entrevista
personal realizada por Jairo Andrés Campuzano Hoyos y Juan Carlos
López Díez, 2009.
Solórzano Chacón, Berta Alicia, entrevistas personal por Natalia
González Salazar, 2009.
Stephens Durán, Angelina, entrevistas personal por Juliana Valencia
Giraldo, 2009.
Trujillo Zea, Carmen Lucía, entrevistas personal por Juliana Valencia
Giraldo, 2009.
Uribe Escobar, Alejandro, entrevista personal realizada por Jairo
Andrés Campuzano Hoyos y Juan Carlos López Díez, 2009.
Uribe López, Gloria María, entrevista personal por Juan Carlos López
Díez, 2009.
Uribe Mejía, Carlos, entrevista personal por Juan Carlos López Díez,
2010.
Urrea Cortavarría, Amalia, entrevista personal por Juan Carlos López
Díez, 2009.
Vélez Upegui, Mauricio, entrevista personal por Juan Carlos López
Díez, 2009.
Zwerg Villegas, Anne Marie, entrevista personal por Juan Carlos
López Díez, 2010.
273
Índice onomástico
A
Abad Faciolince, Héctor 211
Abad Restrepo, Ana Cristina 220
Aburdene, Patricia 226
Arango, Gonzalo 212
Arango Isaza, Ignacio 126
Arango Londoño, Juan Camilo 109
Arbeláez, Jotamario 212
Arboleda Palacio, Gonzalo 172
Arias, Zulma Alejandra 258
Arquímedes 140
B
Baby, Jaime 250
Barrera Duque, Ernesto 49, 233
Barta, Andrew 91, 157
Bedoya Fernández, Hernando 35, 43, 130, 131,
132, 133, 254, 255, 256
Bernal Villegas, Leticia 211
Botero, Fernando 201
Botero, Javier 232
Botero Mejía, Ricardo 73, 74, 75, 76
Cruz Posada, Juan de la 62, 117
Cuellar, Mario 21
Cuesta, Dalia M. de la 154
D
Drucker, Peter 89
Dueñas Sánchez, Henry 253
E
Echavarría Olózaga, Elkin 20, 54
Echavarría Olózaga, Hernán 20, 21, 33, 34, 53,
54, 65
Echavarría Toro, Pablo 227
Echavarría Vélez, Luis Fernando 19, 20, 61
Echavarría Villegas, Luis 20, 21, 22, 35, 54, 58,
65, 78, 247
Echeverri Mejía, Gilberto 212
Efe Gómez 212
Eisenhower, Dwight David 25
Escobar Cadavid, Darío 110
Escobar, Eduardo 212
Escobar, Gabriel Ángel 20, 50
Escobar Pareja, María del Rosario 205, 207
C
Calle, Carlos Julio 193, 195
Cano Olano, Luis Fernando 20, 58
Cano Posada, Ana María 211
Cárdenas Gutiérrez, Juan Rafael 19, 20, 21, 35,
62, 76
Castañeda Heredia, Leonel 115
Castrillón Orrego, Sergio 233
Castro, Fidel 25
Chanlat, Alain 104, 230
Cortés, José María 21
Eslava Gómez, Adolfo 136
Espinosa Arango, Cecilia 203, 204
Esteban Duarte, Pedro Vicente 139
Estrada, Álvaro 91
Everscheim, Walter 112
F
Fayol, Henri 31, 35, 95, 101
Ford, Henry 35, 101
Forero, Juan Fernando 193
Franco González, Humberto 100
50 AÑOS U N I V E R S I D A D
276
E A F I T
CIENCIA Y HUMANISMO QUE SEÑALAN EL FUTURO
G
Gadamer, Hans-Georg 220
Gallego García, Gloria María 145
García Márquez, Gabriel 213
Gaviria Correa, Guillermo 212
Gaviria Gutiérrez, Juan Felipe 48, 83, 102, 123,
193
Gaviria Trujillo, César 46, 59
Gilmour, Ethel 206
Giraldo Cardona, Jaime 184
Giraldo, Jorge 125
Gómez Agudelo, Francisco v. Efe Gómez 212
Gómez González, Hernán 41, 42, 71, 72, 73, 74,
131, 133
Gómez Marín, Raúl 125, 128
Gómez, Rodrigo 142
Gonzales Miranda, Diego 233
González Arenas, Guillermo 73
González Carvajal, Pedro Juan 171
González, Fernando 212
González G., Néstor 42
González López, José Alonso 171
González Orozco, Luis Fernando 257
Greiff Bravo, Luis de 35
Gross, Emil 117
Gutiérrez Gómez, José Ramón 20, 21, 35, 52, 62
Gutiérrez Isaza, Hernán 114
H
Hargadon Jr., Bernard J. 19, 32, 39, 90, 91
Heilbrom, Andrés 21
Henao Botero, Félix 126
Hermelin, Michel 118
Hoyos, Andrés 197
J
Jaramillo Estrada, Pablo 127, 128
Jaramillo Jaramillo, Alberto 230
Johnson, Lyndon Baines 26
José Carvajal, Alberto 21
K
Kells, Herbert 176
Kennedy, John F. 25, 26, 41
Kubichek, Juscelino 25
Kurk Rippe, Helmut 76
L
Li-Po 236
Llano Giraldo, Carolina 250
Loaiza Cortés, Carlos 102
Londoño Mesa, Juan Ignacio 106
López, Alejandro 31
López Ferrer, José Miguel 110
López Gallego, Francisco 103
López Lopera, Liliana 137
López Ortiz, León 256
López Pumarejo, Alfonso 25, 27, 53
Lourido, Cornelio 21
Luján, Humberto 76
M
Marcelis, Luc 91
Martina, Harold 205
Massberg, Wolfang 112
Mejía Arango, Juan Luis 48, 49, 85, 86, 125,
226, 227, 236
Mejía B., Ana Mercedes 99
Mejía, Bibiana 258
Mejía Molina, Ana Cristina 249, 250
Mendoza Jaramillo, Wilson 213
Mesa Prieto, Alberto 41, 70, 71
Molina Jaramillo, Juan Fernando 50, 67, 91, 109
Moncada, Ruth 199
Monsalve Uribe, Darío 76, 77, 78, 79, 180, 183
Montoya Arango, Sergio 109
Montoya Medina, Carlos Hernando 215
Mora Carrasquilla, Jesús María 21, 50
Moreno de Ángel, Pilar 196, 197
Múnera C., Armando 91
U N I V E R S I D A D
E A F I T 50 AÑOS
CIENCIA Y HUMANISMO QUE SEÑALAN EL FUTURO
Muñoz Grisales, Rodrigo 104, 230
Muñoz Molina, Yaromir 233
277
Ramírez Jaramillo, Alonso 35
Restrepo Gallego, Beatriz 126, 136
Restrepo Lince, Iván 110
N
Naisbitt, John 226
Newton, Isaac 115
Restrepo Londoño, Juan Gonzalo 20, 21, 35,
59, 76
Restrepo López, María Cristina 196
Restrepo, Mauricio 138
O
Obando Cárdenas, Hugo 255
Ochoa Díaz, Héctor 42, 78, 79, 80, 81, 118, 172,
205, 229
Ohmae, Kenichi 174
Olaya Estefan, Hilda María 204
Ortega Arbeláez, Guillermo 41, 68, 69
Ortega Vergara, Mauricio 242
Ospina Pérez, Mariano 34, 56
Ospina, Tulio 117, 157
Ospina Vásquez, Luis 199
P
Palacios Rozo, Marco 151
Palomino, Gloria Inés 195
Pastrana, Andrés 227
Pérez Mejía, Bernardo 91, 95
Pineda M., Andrea 164
Pombo, Mauricio 197
Porter, Michael 102
Posada, Andrés 48
Posada Greiffenstein, Jorge 19, 20, 21, 23, 35,
60, 62
Posada Ochoa, Mario 242
Prieto Ocampo, Luis 21, 60
Puerta Toro, José María 257
Q
Quintero Gil, Ana María 146
Restrepo Rivas, Juan Carlos 211
Restrepo Ruiz, Hugo Alberto 209
Restrepo Velásquez, Alberto 109
Restrepo, Vicente 117
Rico Calle, Fabio 76
Ritchie, John 91
Roda, Juan Antonio 195
Rodríguez Castaño, Jorge Iván 19, 20, 21, 23,
35, 60
Rodríguez García, Alberto 122
Roldán Pérez, Adriana 227
S
Salazar Botero, Sebastián 164
Sallenave, Jean Paul 174
Samper, Alberto 21
Sánchez Garrido, Leonardo 97
Sanín Arango, Luis Guillermo 42, 80, 81, 98,
109, 114
Santamaría Álvarez, Peter 20, 51, 57, 102
Satizábal Azcárate, Ernesto 20, 41, 65, 66
Severson, George 21
T
Taborda, José 202
Taylor, Frederick 31, 35, 38, 101
Tobón A., Elizabeth 164
Tobón Arbeláez, Diego 20, 21, 40, 56
Toro, Jairo 130
R
Ramírez Gaviria, Horacio 20, 55
Ramírez González, Imelda 204
Toro Martínez, Javier 34, 41, 65, 66, 67, 68,
193
Trefftz, Helmuth 152
50 AÑOS U N I V E R S I D A D
278
E A F I T
CIENCIA Y HUMANISMO QUE SEÑALAN EL FUTURO
U
Upegui Acevedo, Luis Bernardo 106, 107
Uribe Echavarría, Rodrigo 20, 21, 57
Uribe Escobar, Alejandro 19, 20, 21, 57
Uribe Espitia, Luis 205
Uribe Ferrer, René 126
Uribe Vélez, Álvaro 232
Urrea Cortavarría, Amalia 223
V
Valderrama, Mario Silva 21
Valencia, Elmo 212
Vargas Sáenz, Mario 187
Vasco Mejía, Rubén Darío 213
Vásquez Lalinde, Alberto 20, 21, 39, 53
Vásquez Rodríguez, Elsa Ifigenia 205, 207
Vélez, Juan Camilo 145
Vélez, Marta Elena 206
Vélez Maya, Juan Diego 144
Vélez R., Humberto 144
Vélez Vélez, Guillermo 251
Vélez White, Cecilia María 179
Villegas, Andrés Mauricio 138
Volgenau, Howard L. 33
W
Watt, James 116
Z
Zapata, Hugo 207
Zea Restrepo, Claudia María 217
Zuluaga Ruiz, Eduardo 109
Zwerg Villegas, Anne Marie 225

Documentos relacionados