del socialismo - Universidad de Matehuala

Comentarios

Transcripción

del socialismo - Universidad de Matehuala
IAL DE LA ACADEMIA DE CIENCIAS DE LA URSS
PERESTROIKA
CLASIFICADA
POR UN MEXICANO
GERARDO SALAZAR ROJAS
MOSCÚ 1990
o Gerardo Salazar Rojas
Perestroika clasificada por un mexicano
o Introducción : Víctor Volsky
o Portada : Vasily Sobolev
o Redacción : Mijaíl Poliakov
o Gerardo Salazar Rojas
o Víctor Volsky (Introducción)
Derechos Reservados
Impreso en Talleres Gráficos del Instituto de América Latina de
la Academia de Ciencias de la URSS
B. Ordynka, 21, Moscú, URSS
Ediciones IAL
Nunca pasó por mi mente que alguien pudiera hacer un trabajo como
este.
Mijaíl Gorbachov
Los hombres pasan, pero las ideas permanecen.
Jesús Reyes Heroles
A Los padres de familia y especialmente a los que desempeñan un
cargo público.
Para bien o para mal, el ejemplo enseña más que las palabras.
Gerardo Salazar Rojas.
02 de Diciembre de 2014.
C.P. ALFONSO JUVENTINO NAVA DÍAZ
RECTOR DE LA UNIVERSIDAD DE MATEHUALA, S.C.
SAN LUIS POTOSI, MÉXICO
PRESENTE
El que suscribe, GERARDO SALAZAR ROJAS, declara bajo protesta
de decir verdad que otorga licencia no exclusiva y sin límite de
temporalidad para que la obra denominada “Perestroika Clasificada Por
Un Mexicano”, de mi autoría, se distribuya de manera electrónica
gratuitamente.
Por tanto, otorgo la autorización correspondiente para que la difusión
pueda efectuarse a través de medios electrónicos, tanto en red local
como por vía Internet.
ATENTAMENTE
GERARDO ISODORO SALAZAR ROJAS
PRÓLOGO
Gracias a la Perestroika, hoy el mundo es muy distinto, es un mundo de
búsqueda de consensos y equilibrios. Mijaíl Gorbachov –Premio Nobel
de la Paz- hizo un gran aporte en estos cambios históricos.
Esta obra “Perestroika clasificada por un Mexicano” fue una visión
anticipada de este nuevo liderazgo mundial que hoy asume Rusia.
Han pasado más de veinte años de profundas transformaciones, en
prospectiva analizadas en este libro: para los jóvenes acceso a la
educación, la ciencia, la tecnología y las artes. Se planteaba combatir
al alcoholismo histórico de una sociedad; de otorgarle a la mujer, que
son las más generosas y abnegadas campeonas de la idea de la paz
los mismos derechos y tipos de oportunidades para el trabajo, para
educarse, para participar en actividades sociales y políticas.
Por supuesto la transformación al campo, a los sistemas de trabajo y en
general al régimen político social y económico.
El lector podrá hacer una recreación puntual y precisa para comprender
las bases de la transformación de Rusia.
El autor Gerardo Salazar Rojas –un hombre de pensamiento universallogra hacernos sentir, al leer sus páginas una voz de paz, de fraternidad,
de deseo de construir una mejor calidad de vida y de ser mejores
ciudadanos del mundo.
Alfonso Nava Díaz
Rector de la Universidad de
Matehuala.
CONTENIDO
INTRODUCCION ............................................................................................................................ 19
COMENTARIOS DEL AUTOR ..................................................................................................... 34
DE LA PERESTROIKA .................................................................................................................. 36
DEL PUEBLO .................................................................................................................................. 43
DE LA MUJER ................................................................................................................................ 47
DE LA JUVENTUD ......................................................................................................................... 49
DEL ALCOHOLISMO ..................................................................................................................... 51
DE LA ECOLOGÍA ......................................................................................................................... 52
DE LA REVOLUCIÓN .................................................................................................................... 54
DEL SOCIALISMO ......................................................................................................................... 57
DEL PARTIDO ................................................................................................................................ 61
DE LOS REPRESENTANTES POPULARES ............................................................................ 64
DE LOS TRABAJADORES Y LOS SINDICATOS..................................................................... 67
DE LA DEMOCRACIA Y EL DERECHO .................................................................................... 70
DE LA POLITICA ............................................................................................................................ 74
DEL DIALOGO................................................................................................................................ 81
DE LA PRENSA O GLASNOST ................................................................................................... 84
DEL DESARROLLO ECONOMICO ............................................................................................ 89
DE LA EDUCACION, LA CIENCIA Y LA TECNOLOGIA ......................................................... 93
DE LA PLANEACION .................................................................................................................... 96
DE LAS EMPRESAS ..................................................................................................................... 98
DE LA BUROCRACIA ................................................................................................................. 101
DE LAS NACIONES..................................................................................................................... 104
DE LOS PAISES EUROPEOS ................................................................................................... 108
DE LOS PAISES EN DESARROLLO........................................................................................ 111
DEL MEDIO ORIENTE ................................................................................................................ 114
DE LATINOAMERICA ................................................................................................................. 116
DE LA DEUDA .............................................................................................................................. 118
DE LAS RELACIONES INTERNACIONALES ......................................................................... 120
DE LA ONU ................................................................................................................................... 128
DEL ARMAMENTISMO ............................................................................................................... 134
DE UNA GUERRA NUCLEAR ................................................................................................... 140
DE LA PAZ Y LA SEGURIDAD .................................................................................................. 143
DEL DESARME ............................................................................................................................ 149
DE LOS ESTADOS UNIDOS ..................................................................................................... 158
DE LA URSS ................................................................................................................................. 162
DE LA URSS Y LOS EE.UU. ...................................................................................................... 166
INTRODUCCION
PERESTROIKA ¿COMO COMPRENDERLA?
La palabra rusa Perestroika ha recorrido todo el mundo, ya es suya
en la prensa en cualquier idioma de los pueblos de nuestro planeta.
Literalmente significa “reestructuración”, pero quiere decir mucho más
que eso, tiene contenido económico, social, político, filosófico tan rico y
multifacético que es imposible definirla brevemente, a modo de un
diccionario enciclopédico. Para nosotros, los soviéticos, y ahora ya para
tantos y tantas mujeres y hombres de la Tierra, esta palabra comprende
muchas revoluciones del tipo nuevo – en la mentalidad humana, en la
percepción del mundo, en los criterios de la vida y de la sociedad, en
las bases económicas de la producción, en las relaciones
internacionales.
Antes tan común y ordinaria, la palabra perestroika se usaba cuando
se remodelaba, se renovaba una casa. La hizo mundialmente famosa y
lleno de un nuevo gran contenido el estadista más popular de nuestro
tiempo, Mijaíl Gorbachov. Al llegar al poder en la Unión Soviética en
abril de 1985, él no solo se dio cuenta de la necesidad de los cambios
radicales inaplazables que se maduraban en nuestro país durante
largos decenios, sino que diseño los principales rasgos de estos
cambios. Su libro “Perestroika para nuestro país y para el mundo”
produjo un enorme impacto en la URSS y en el resto del mundo y dio
sólidas bases teóricas, políticas, morales para toda cadena de reformas
y cambios tanto en la sociedad soviética como en otros países
socialistas, y en las relaciones internacionales en general. Pero, por
supuesto, este libro no es un nuevo catecismo del socialismo, un cambio
de un dogma envejecido por otro dogma. Más bien es una búsqueda de
lo dictado por la misma vida y por lo tanto contiene propuestas
dialécticas para solucionar con la creación colectiva las contradicciones
más fundamentales y más urgentes. En el curso de la Perestroika, que
ya cumplió cinco años, se han revelado otras contradicciones, surgieron
y siguen surgiendo nuevas ideas para nuevas transformaciones. La
gran capacidad de Gorbachov como líder político consiste exactamente
19
en saber escuchar a su pueblo, saber ser dialectico y flexible, saber
corregir sus propias fallas y malas comprensiones. Perestroika es un
proceso vivo y continuo, y el aporte de las ideas de Gorbachov en ella
sigue siendo decisivo.
No es tan fácil desde lejos, desde América Latina seguir y
comprender todas estás pericias de la nueva revolución soviética,
la evolución y desarrollo de las ideas que la inspiran. Es por eso
que me quede tan impresionado al conocer un gran y brillante
trabajo de un ilustre mexicano, Gerardo Salazar Rojas, que él hizo
para comprender lo que está ocurriendo en la URSS y en el mundo.
Reuniendo y analizando los trabajos de Gorbachov, él comenzó a
sistematizar sus puntos de vista sobre los problemas más
candentes de la humanidad. Poco a poco, en las hojas catalogadas
apareció toda la Perestroika clasificada, todo lo multifacético del
contenido de este nuevo fenómeno mundial. Me pareció que este
trabajo es digno de divulgación muy amplia, y por lo tanto propuse
al copilador de esta antología mi ayuda modesta para editarla.
En esta breve introducción no hay ninguna necesidad de explicar el
contenido del libro: “diccionario enciclopédico” de nueva mentalidad
propuesta por Gorbachov, habla por sí mismo. Quisiera tal vez tocar dos
puntos las raíces de nuestras fallas internas que corregimos con la
Perestroika, y las causas de los cambios en las relaciones
internacionales y terminar con la presentación al lector quien preparó
este libro.
Actualmente hay no poca gente en diferentes pases e incluso en la
propia Unión Soviética que habla, a veces con amargura y a veces con
malevolencia, del hundimiento del socialismo como la principal causa
del comienzo de la perestroika. En la realidad, el problema no es tan
primitivo, sino mucho más complejo.
En toda la historia de 70 años transcurridos después de la Revolución
de Octubre de 1917, la Unión Soviética alcanzo no pocos éxitos al
convertirse de un país mísero y analfabeto en una potencia industrial
que por su potencial económico y militar puede compararse con los
20
Estados Unidos. No solo la economía y la técnica creadas en la URSS
en los primeros veinte años, sino también su régimen político salieron
vencedores de la durísima prueba de la Segunda Guerra Mundial. Y
después de la guerra pasamos a ocupar el primer lugar en el mundo por
la extracción de carbón y petróleo, por la producción de acero y algodón,
por la formación de cuadros de ingenieros y médicos; fuimos los
primeros en construir la primera en el mundo central átomo eléctrica ,
el rompehielos atómico y el láser; fuimos los primeros en lanzar el
satélite espacial y en colocar al hombre en la órbita extraterrestre … Así
pues, en 1985 cuando decidimos comenzar el proceso de la perestroika,
los índices de nuestro desarrollo fueron un poco mejores que en el
occidente…
Sin embargo, el quid del problema no se radicaba en las cifras y los
adelantos. Al contrario, cuanto más profundo y exitoso fue nuestro
desarrollo a nivel nacional y más amplios fueron nuestros contactos con
los demás países del mundo, tanto más claramente comprendimos que
nuestros éxitos los pagamos a un precio muy alto, el precio que se paga
por menospreciar los intereses de cada individuo. Por otro lado, a
medida que cobraba fuerza nuestra economía, cada vez se volvía más
difícil dirigirla con métodos administrativos y crecía el peligro de errores
subjetivistas o la utilización aventurera de nuestro poderío tanto dentro
del país, como fuera de este. Precisamente estas fueron líneas por las
cuales maduraba la crisis del modelo del socialismo, crisis que, en
definitiva, afecto todas las esferas de nuestra sociedad.
¿En qué medida la crisis del primer modelo del socialismo nos
permite hablar del hundimiento de la idea misma de esta formación
social ?Creo que casi en la misma medida en que se podría hablar del
fracaso del capitalismo al ser derrotada la Gran Revolución Francesa,
restablecido el imperio y restaurado el régimen borbónico.
La Revolución de Octubre y decenios de existencia del socialismo en
nuestro país han hecho lo suyo al cambiar el mundo. Incluso el propio
capitalismo ha cambiado bajo el impacto de la existencia del socialismo.
Ya no se parece al que existía a principios de nuestro siglo. Ahora
21
cientos de partidos y organizaciones políticas en decenas de países del
mundo vinculan sus destinos a las ideas del socialismo, elaboran y
proponen los más diversos modelos que competirán buscando
variantes más eficaces para la sociedad y más atractivas para los
hombres. Solo esto puede ser garantía de invencibilidad de las ideas
del socialismo.
Otra garantía es la Perestroika en la URSS que evidencia la
capacidad de las fuerzas socialistas de autocrítica más severa, de
autopurificación y perfeccionamiento. En este caso lo principal es que
hemos encontrado las fuerzas y el valor para revisar de una manera
crítica y a fondo nuestra historia socialista, hallar y comprender las
fuentes y la esencia de nuestros errores. Esto quiere decir que también
hallaremos medios para superar los errores y cambiar radicalmente
nuestra sociedad.
A diferencia del capitalismo na nacía y se robustecía de manera
espontánea en las entrañas de la sociedad feudal, el socialismo vio la
luz como una atractiva idea en los libros de C. Marx y F. Engels, los
primeros teóricos del comunismo científico, buscando configurar los
rasgos más generales de la futura sociedad, solo podían buscar la
inspiración en el deseo de crear algo radicalmente opuesto al
capitalismo o en los cuadros idílicos pintados en épocas anteriores por
los socialistas utopistas Saint- Simon, Fourier, Owen y Chernishevski .
Por ejemplo, creían que el socialismo desaparecerán la producción
mercantil, el comercio y el dinero, y que el intercambio directo de
productos aseguraría la concepción del lema de la sociedad: “De cada
uno según el trabajo”. Creían que tampoco será necesario el Estado,
éste se sustituirá por la organización de la producción y la autogestión
social. Lo principal que debía realizar el socialismo fue abolir la
propiedad privada de los resultados del trabajo, convirtiendo a los
productores en propietarios. Tal socialización de la economía tuvo que
asegurar un brusco incremento del interés y la productividad del trabajo
en comparación con el capitalismo, garantizar un incremento
indeclinable del bienestar de todos los miembros de la sociedad y el
22
transito gradual a la formación del principio del comunismo: “De cada
uno según las capacidades, a cada uno según las necesidades”.
Una revolución real en una país concreto, en Rusia, extenuada por la
guerra y el desbarajuste económico impuso importantes cambios en
estos esquemas previos. Hubo que rechazar algunos principios debido
a la imposibilidad de aplicarlos en aquel contexto, mientras que los
demás se cambiaron subjetiva y políticamente.
Por ejemplo, no tuvo éxito el intento de implantar después de la
revolución el intercambio directo de mercancías dentro del marco del
llamado “comunismo de guerra” (continuaba la guerra civil): no solo los
recursos en extremo escasos de aquella época, sino también el propio
principio de “a cada uno según el trabajo “requerían una medida muy
rígida del trabajo y del consumo lo que no se podía asegurar aplicando
la ley del valor y la circulación mercantil-monetaria. Ya en 1921 V. I.
Lenin, líder de nuestra Revolución y fundador del Partido
Comunista, fue más allá al proponer que pasáramos a “nueva
política económica” que proclamará la libertad del comercio y la
libre empresa, previera la reforma y la estabilización del sistema
monetario e implantara el impuesto de utilidades.
Se chocó con muchas dificultades y, en definitiva, no dio los
resultados que se esperaban del principal lema de la Revolución de
Octubre: “Las fabricas a los obreros; la tierra a los campesinos, y el
poder a los Soviets “.
La industria, la energética y el trasporte pasaron a la propiedad del
Estado y no a manos de los obreros. Al parecer, en aquel contexto esta
acción fue justificada: V. I. Lenin decía que hubo que superar el
desorden, reforzar la disciplina y ajustar la producción, enseñar a los
obreros a dirigir la las empresas. Pero, al mismo tiempo, comprendía
muy bien que era una transición al capitalismo de Estado que no pudo
ser otra cosa sino la “víspera” del socialismo. Después del a muerte de
V.I. Lenin, toda la propiedad del Estado paso a denominarse “de todo
el pueblo “o “consecuentemente socialista”. A finales de la década del
20, Stalin abolió la “nueva política económica” y puso fin al desarrollo
23
de las relaciones de mercado entre las empresas. La producción, la
reformación de precios los vínculos industriales y el salario empezaron
a definirse por los órganos estatales arbitrariamente y fueron
supeditados a la planificación. En realidad, el poder del Estado se volvió
medio de enajenación de los trabajadores, de los instrumentos y medios
de producción. Cuanto más poderosa se hacia nuestra economía, tanto
menor proporción del producto final correspondía a la parte del salario
“bien suficiente “. La cuantía del salario perdió el vínculo directo con los
resultados del trabajo dejo de estimular el incremento de la
productividad del trabajo. En cambio, continuaba la acumulación, cada
vez más acelerada, de los medios financieros que se asignaba el
desarrollo, según la decisión del Estado.
En la primera etapa los campesinos tuvieron más suerte: la ley de la
socialización de la tierra fue uno de los primeros documentos de la
Revolución; las tierras de los terratenientes confiscados fueron
repartidas entre los que las labraban. El plan leninista consistía en
elevar el nivel cultural de los campesinos, darles más medios
agrotécnicos y, basándose en los ejemplos, conducir al campo de una
manera paulatina y cuidadosa a la cooperación sobre bases
estrictamente voluntarias. Stalin de un golpe decidió poner fin al
“arrastre” del campo al capitalismo y, paralelamente a la eliminación de
la “nueva política económica”, realizo en menos de dos años la
colectivización violenta del sector agropecuario. Como resultado, se
vieron victimas millones de campesinos más laboriosos y productivos.
Las granjas colectivas (koljoses) organizadas durante este proceso
fueron puestos bajo el control absoluto del Estado: no tenían que pagar
por ellos a los centros estatales de máquinas y tractores a precios altos,
establecidos por el Estado, suministrando obligatoriamente productos
estrictamente determinados a precios de compra muy bajos. De hecho,
los campesinos se quedaron absolutamente ajenos a su derecho de
poseer su propia tierra.
Los Soviets, parlamentos nuevos y muy democráticos creados por el
pueblo durante la revolución, también se vinieron en una situación
sumamente difícil. Inicialmente ellos en verdad tenían la plenitud del
24
poder y reflejaban el amplio espectro de intereses del pueblo y de
algunos partidos políticos que participaron en la revolución. El Segundo
Congreso de los Soviets eligió a Lenin, líder del Partido Bolchevique,
presidente del Gobierno, y un poco más tarde Stalin fue elegido
secretario general del Partido en el poder. Después de la muerte de
Lenin, él, eliminando uno a uno a sus rivales políticos y adversarios
potenciales, aplastando y previniendo la aparición de toda la disidencia
en el país, logró concentrar directamente en el aparato del Partido todo
el poder sobre el Estado y el pueblo. El papel de los Soviets de todos
los niveles y de los órganos del poder ejecutivo se redujo solo a simple
repetición de las decisiones del Partido, tomándose estas últimas solo
por indicación o con el consentimiento de Stalin. A ello debe agregarse
que el aparato del Partido concentraba todo el poder económico, hecho
que aumentaba aún más las tendencias centrípetas a medida que
crecía el poderío de la propiedad del Estado. El triunfo en la Segunda
Guerra Mundial, el uniforme del generalísimo y el puesto oficial del
presidente del Gobierno hicieron el poder Stalin absoluto e ilimitado,
hecho que estimulaba todos los abusos de este.
El control absoluto sobre el país y una fuerza enorme del aparato
ideológico y represivo permitieron que Stalin viviera como dictador hasta
su muerte. Posteriormente, este sistema no pudo continuar existiendo.
Contradecía horriblemente todos los ideales del socialismo y
comunismo en aras de los cuales el pueblo del gigantesco país realizo
la revolución y vivió tantos sufrimientos. Precisamente estos ideales y
el poderoso impulso de la Revolución de Octubre levantaron a la lucha
contra el nazismo a todo nuestro pueblo. Con la derrota del fascismo
lograda a un precio de victimas inauditas, el pueblo rechazo cualquier
totalitarismo y vivía con grandes esperanzas de que “los tiempos
difíciles” pronto pasaran y, en fin, comenzaremos a hacer realidad
nuestros sueños socialistas de una vida verdaderamente libre, rica y
bella.
En la realidad, con la muerte de Stalin y la llegada al poder de Nikita
Jruschov, comienza la historia de la Perestroika. Jruschov tuvo el valor
de intervenir, teniendo una mayoría insignificante creada por el CC del
25
PCUS, ante el XX congreso del PCUS al condenar abierta y
fuertemente la dictadura de Stalin. No solo fueron liberados y
rehabilitados los presos políticos, devueltas las normas democráticas y
el carácter colegial en la toma de decisiones, tanto en el Partido como
en el Gobierno, sino también se tomaron medidas más profundas y
básicas encaminadas a prevenir en el futuro la posibilidad de la
superconcentración del poder. Se redujo bruscamente el poder del
Gobierno de la URSS, fueron disueltos o reducidas en número de
empleados muchos ministerios que dirigían la economía nacional, y las
empresas, los koljoses de la republicas y las regiones (de los gobiernos
locales creados en ellas, los “sovnarjoses”). También se tomaron
medidas para concentrar el control del Partido: al partido que en realidad
fue devuelto absolutamente unitario se le devuelto el federalismo real,
mientras que todos los comités del partido, desde el CC, fueron
divididos por sectores iguales en derechos. El gobierno de Jruschov no
en retorica sino en hechos empezó a manifestar la atención y la
preocupación por el crecimiento del bienestar de los trabajadores, por
el desarrollo de las ramas que producían productos alimenticios y
artículos de consumo. Buscando medios necesarios para ello, Jruschov
emprendió una importante reducción unilateral del ejército y de los
armamentos.
Pero Jruschov cometió no pocos errores. En primer lugar, realizando
sus reformas objetivamente muy necesarias e importantes se basaba
poco en el apoyo de las masas, razón por la cual estas no siempre
comprendían lo que pasaba. Además, implantando sus reformas “desde
arriba”, por autoridad del dirigente Jruschov emprendía
involuntariamente el camino de la “escuela de Stalin”, aunque con otros
objetivos. Los verdaderos representantes de esta “escuela” que
rodeaban a Jruschov no tardaron en aprovecharse de ello: empezaron
a entregarle una tras otra las condecoraciones más altas del país
asegurándole Hipócritamente de su infalibilidad y empujándole a una
nueva variedad de poder personal. Por otro lado, las iniciativas de
Jruschov provocaron un gran disgusto también en el aparato del Partido
y en los medios partidistas en el ejército.
26
En octubre de 1964, como resultado de una conspiración preparada,
Jruschov fue apartado del poder. Casi todas sus reformas fueron
abolidas. El primer intento de la Perestroika fracaso. El aparato central
del Partido y del Estado, al recobrar la fuerza, hizo renacer
gradualmente el culto a la personalidad y estableció el poder personal
del nuevo “líder” Brézhnev. Comenzó una nueva ola, aunque
incomparable con la stalinista, de represalias por la disidencia. De
nuevo aparecieron “proyectos faraónicos”, aventuras políticas
exteriores y militares que causaban un gran daño al bienestar y la
seguridad del pueblo, pero afianzaban el poderío indiscutible del
Estado.
Sin embargo, la situación en el país ya es otra. La gente que aspiro
el aire del “deshielo” de Jruschov, ya no quería transigir sumisamente
con las recidivas del stalinismo, menos aun Brézhnev no tenía el mismo
prestigio, ni mucho menos, que el “georgiano de Kremlin”. Cada vez se
volvían más fuertes y amplias las protestas de los disidentes. La
expulsión del país de los más activos y de renombre, ni con las
represalias contra los demás debilitaba el movimiento disidente. Se
divulgo cada vez en forma más amplia el “samizdat”, con toda una serie
de publicaciones ilegales semiartesanales y surgieron las primeras
organizaciones de protección de los derechos humanos.
La muerte de Brézhnev y la llegada al poder de Yuri Andrópov,
hombre e inteligente de alto nivel cultural y, lo que es lo fundamental,
muy bien informado de las realidades del país (un tiempo fue presidente
del Comité de Seguridad Estatal) da un nuevo intento a la Perestroika,
aunque, naturalmente, en la vida política este término todavía no existía.
En la prensa aparecen artículos muy importantes y de contenido
profundo de Antropov que analizan los defectos en la construcción de
nuestro socialismo, en nuestro sistema político y económico, se tomaron
medidas cardinales para poner fin a la corrupción y para democratizar
el sistema político. Pero el destino dio muy poco tiempo a Andrópov: su
dirección duro meses contados. Sustituye al difunto el viejo y
gravemente enfermo Chernenko que tiene un solo deseo: ocupar el
lugar de Brezhnev siguiendo su rumbo.
27
La primavera de 1985 fue el punto de viaje para nuestro país. Para
el tiempo, la tensión en el pueblo aspiraba a cambios radicales, llego al
apogeo. Mijaíl Gorbachov que encabezó la dirección del país, está en
la flor de la vida, tiene un intelecto agudo, crítico y creador, se destaca
por una energía inaudita. Estando en la dirección del Partido desde
finales del 70, Gorbachov comprendía muy bien los defectos de nuestro
modo de producción estatal que desvió al pueblo de los ideales del
socialismo. La perspectiva de continuar la explotación del trabajo, a los
métodos extraeconómicos de su control, a la perdida de l libertad por la
sociedad, a un mayor descredito del “socialismo de Estado” tanto entre
su propio pueblo, como entre otros pueblos del mundo. Nuestras
relaciones internacionales que se agudizan en extremo, también
necesitan cambios radicales.
Gorbachov vino al Kremlin con un plan ya maduro de
reestructuración de la sociedad con propuestas que abrían grandes
perspectivas tanto para su propio pueblo como para la comunidad
internacional. Expuso los puntos cardinales de su plan inmediatamente
después de ser elegido al puesto del Secretario General del PCUS y
unos meses después escribió “ en un aliento “ su famoso libro
“Perestroika “ que decenas de veces fue editado en todo el mundo. Su
trabajo concreto encaminado a llevar a la práctica nuevas ideas y planes
no lo comenzó con las reformas desde “arriba”, como lo hizo Jruschov,
sino buscando el apoyo del pueblo. Me acuerdo de la impresión que
causaron en la gente sus primeras invocaciones televisadas directas al
pueblo; no fueron grabadas previamente ni con el texto escrito de
antemano, sino verdaderamente vivas, espontaneas que captaban las
simpatías con la sinceridad, la franqueza y la agudeza de los
planteamientos.
La Perestroika comenzó con la demanda de asegurar la Glasnost
y el carácter abierto de la política a todos los niveles que aplicaba la
dirección estatal y partidista, la libertad absoluta de los medios de
información masiva y de la libertad de expresión en ellos. Sobre esta
base comenzamos a revalorar el camino que hemos transcurrido y que
no nos ha llevado a la reforma del sistema político. El Partido
28
Comunista rechazo su monopolio control ideológico y político de la
sociedad, comenzó la transición a un modelo pluripartidista y
competitivo. Por primera vez en la historia de nuestro país se celebraron
las elecciones verdaderamente democráticas a los órganos del poder
cuando el pueblo nombraba a sus propios candidatos como alternativa
a los oficiales y cuando los electores podían hacer valer todas las
posibilidades y la fuerza de la votación secreta.
En los siete decenios del “socialismo del Estado” se acumularon no
pocos problemas en las relaciones internacionales. En un enorme
país multinacional (¡más de 100 naciones!) se aplicaba el stalinismo una
política artificialmente unificadora y asimiladora, política de una fusión
forzada de las naciones en “el pueblo soviético único”. No cabe duda
que el futuro de los pueblos de la tierra radica en su unión cada vez más
fuerte. Lo testimonia, en particular, la cada vez mayor integración de
Europa. Es un problema muy delicado que no permite violencia alguna,
que no deja incluso a las sospechas en cuanto a la preferencia de una
de las naciones. La libertad ilimitada puso al desnudo rápida y a veces
violentamente las pretensiones y protestas nacionales que ardían sin
fuego sin tener escape alguno, lo que condujo en algunos lugares a las
explosiones del nacionalismo. Todo ello puso en el orden del día la
necesidad de reorganizar todo el sistema de las relaciones entre las
nacionalidades dentro del marco de la Unión Soviética. Los Soviets
Supremos de la Unión y de todas las repúblicas nacionales recién
elegidos elaboran intensamente un nuevo proyecto del tratado de la
unión entre las repúblicas.
Además, por todas partes se realizaban las reformas económicas.
Su esencia consiste en garantizar el derecho de propiedad de los
instrumentos y medios de producción directamente a los productores al
hacer estrictamente voluntaria toda asociación de propietarios
productores. Comenzó el proceso de transferir las empresas estatales
a la propiedad de las colectividades laborales sobre bases cooperativas,
accionistas o de arriendo. Se opera la transición del monopolio estatal
del comercio exterior a la salida directa de decenas de miles de
empresas al mercado mundial. También han obtenido base legislativa
29
la privatización, es decir, la salida de campesinos de los koljoses y
sovjoses para convertirse en granjeros; la adquisición o la creación de
pequeñas empresas, talleres o tiendas familiares. Se abrió la entrada a
la economía de la URSS para el capital extranjero.
Otra tarea difícil de turno que afronta la Perestroika consiste en
pasar de la economía planificada dirigida con métodos “de ordeno y
mando “a un mercado regulado, lo que supone la dirección de la
producción y del consumo sobre la base de la ley del valor. El mercado
socialista debe diferenciarse del capitalismo no solo por los
participantes sino también por la protección en medio de este de las
capas menos pudientes de la población, así como por las medidas
eficaces contra su posible monopolización y obtención de las ganancias
especulativas.
El pueblo soviético cifra grandes esperanzas en la Perestroika que
se opera en el país. Esta debe abrir camino a la creación de la sociedad
del futuro, sociedad de la justicia, la abundancia y al florecimiento
espiritual.
La Perestroika en materia de relaciones internacionales fue mucho
más necesaria que la de los asuntos internos de nuestro país, ya que el
desarrollo de los acontecimientos que unas veces se frenaba y otras se
aceleraban – empujaba invariablemente al mundo a una monstruosa e
irreversible hecatombe nuclear. Naturalmente no solo nosotros tuvimos
la culpa de esto. Ya desde la época de la Revolución de octubre de 1917
la ideologización confrontacionista de las relaciones internacionales se
extendió a ambas partes del mundo: el capitalismo y el socialismo. Se
hizo más aguda después de la Segunda Guerra Mundial cuando en el
ámbito internacional paso a ser fundamental y decisiva la rivalidad de
los dos “superpotencias” vencedoras, EE.UU. y la URSS. La carrera
armamentista que comenzó con la bomba nuclear norteamericana
devoraba cada vez más fuerzas y medios financieros, generando una
amenaza cada vez mayor.
Las “superpotencias”, al fabricar material bélico cada vez más
sofisticado y tratar de asegurarse la superioridad con la ayuda de este,
30
han llegado al nivel de “la guerra de las galaxias” al convertirse ellos
mismos en rehenes de sus propias invenciones. Los cohetes
norteamericanos “Pershing-2” podrían alcanzar Moscú en unos 5
minutos de las orillas del Rin, donde estaban instalados. Por esta razón
la técnica soviética fue diseñada teniendo en cuenta la defensa y la
respuesta en dos minutos desde el momento de localización del
lanzamiento de los cohetes. La humanidad se hallaba ante la
perspectiva de una guerra de autómatas hasta su propia aniquilación
total. Esta horrible perspectiva se hace más terrible al pensar en la
posibilidad de que la técnica más moderna puede escapar del control
del hombre. ¿Acaso no hubo avería en la atomoeléctrica
norteamericana “Three Miles”? ¿Acaso no nos enorgullecíamos del
sistema de “seguridad triple” en nuestras atomoeléctricas hasta la
catástrofe en Chernóbil? Esta catástrofe con una evacuación no muy
grande del material radioactivo, en comparación con la explosión
potencial de una sola bomba moderna, nos empujó fuertemente, y no
solamente a nosotros, a una nueva mentalidad en las relaciones
internacionales, a la única conclusión correcta: la guerra entre EE.UU.
y la URSS, entre la OTAN y el Tratado de Varsovia seria el suicidio del
a humanidad; hay que incluirla costara lo que costara.
La misma perspectiva puede tener cualquiera de los llamados
conflictos regionales o locales que estallan hora en una, ora en otra
parte del planeta. Estos conflictos, como regla general, son resultado de
la injerencia ideologizada en extremo de las dos “superpotencias” en los
asuntos locales. Si en un lugar sucede algo parecido a una revolución
liberada, EE.UU. toman todas las medidas inmediatas para cortar en su
comienzo “la expansión del comunismo” (incluso cuando el
“comunismo” está absolutamente ausente o incluso cuando está en
contra de la revolución, como en el caso de Nicaragua). Nosotros, por
nuestra parte, con igual fanatismo consideramos nuestro “deber
internacional” apoyar por todos los medios las revoluciones, tanto más
cuanto les amenazan las sanciones de EE.UU. Así comienza la
escalada de “dos ayudas”, cada paso de la cual puede transformarse
en confrontación directa d EE.UU. y la URSS. Así fue, durante la Crisis
31
del Caribe en octubre de 1962, cuando el mundo se vio al borde de la
catástrofe nuclear. Solo en el último instante a Jruschov y Kennedy no
les falto la sabiduría y la voluntad para parar antes de dar el paso fatal.
Jruschov fue el primero en intentar realizar la Perestroika en nuestra
política exterior y en las relaciones internacionales. Después de Stalin,
ese “Ermitaño de Kremlin” quien tomaba todas las preocupaciones para
aislar al máximo a nuestro país del mundo exterior, Jruschov salió
amplia y valientemente él mismo y llevo al país a la arena de las
relaciones internacionales. Fue el primero en proponer el dialogo a
EE.UU. al manifestar en los hechos su aspiración a la paz: logro realizar
una importante reducción unilateral del ejército y de los armamentos,
así como planteo el problema de sustituir la carrera armamentista por la
competencia pacifica de los dos sistemas. Naturalmente, no podemos
dejar de reconocer que en aquella época semejantes propuestas de
Jruschov fueron un poco ingenuas y utópicas: al suponer que de
improviso el socialismo empezará a ganar en aquella competencia con
el capitalismo, sería difícil esperar que la actitud EE.UU. hacia tal
desarrollo de acontecimientos fuese benévola.
Las ideas de Gorbachov se basan en un enfoque completamente
nuevo que se basa en evaluación de los factores y alternativas que
ofrecen las relaciones internacionales contemporáneos, en una estricta
consideración de todas las realidades.
- Si el contexto actual la guerra no puede tener vencedoras, a
ambos países y campos o les hace falta en absoluto continuar
haciendo gastos insoportables que convirtieron incluso en EE.UU.
en el deudor más grande del mundo; hay que reducir
considerablemente , destruir y declarar fuera de la ley las armas
de exterminio masivo de los hombres;
- Si el camino a este objetivo está cortado por la tradicional
desconfianza, hay que optar por desideologizar la política exterior,
hacerla absolutamente abierta y aprobar todas las formas de
control reciproco;
32
- Si en el contexto contemporáneo del equilibrio de las fuerzas, la
escalda de la confrontación militar en los conflictos regionales no
puede conducir a la solución que invoca, y al mismo tiempo está
preñada de una confrontación global con consecuencias
predecibles, la única posibilidad de arreglar estos conflictos es la
apaciguación nacional y la opción política sobre la base de la
expresión libre de la voluntad del pueblo, bajo un control neutral
internacional;
- Si en nuestro siglo de la creciente interdependencia de los pueblos
aparecieron problemas globales que amenazan cada vez más a
la existencia misma de la humanidad, la prioridad en la solución
de estos problemas y del establecimiento de los valores humanos
generales frente al interés de algunos países o algunas clases,
debe basarse en los crecientes prestigios y fuerza de las Naciones
Unidas, en la creación de un sistema de seguridad internacional y
de cooperación.
Podríamos continuar, concretizar y desarrollar esta lista. Pero creo
que sería mejor que el lector vea las obras y las intervenciones del
propio Gorbachov. Para mí, lo principal consiste en que las ideas de
Gorbachov no permanecen en el aire, no son simples buenas
intenciones sino que se materializan en hechos reales.
Gracias a la Perestroika, hoy el mundo es muy distinto, es un mundo
de búsqueda de consenso, un mundo en que se toman solo los primeros
pasos hacia una civilización humana universal. Mijaíl Gorbachov hizo
un gran aporte personal en estos cambios históricos.
El Premio Nobel de la Paz concedido a él en octubre de 1990 es el
reconocimiento de sus méritos ante la humanidad
Dr. Victor Volsky
(Academia de Ciencias del URSS)
33
COMENTARIOS DEL AUTOR
Indiscutiblemente que Mijaíl Gorbachov es un gran estadista a la
altura de nuestro tiempo. Surge al liderazgo político mundial en los
momentos en que nuestro planeta requiere más de la carrera para el
desarrollo, que de la armamentista; más de la cooperación y el
entendimiento, que de la fuerza bruta y destructora de las armas
nucleares o convencionales. Cuando el atraso y la pobreza en la mayor
parte del planeta representan la vergüenza más profunda para los que
presumen de desarrollados o de primera clase; cuando el subdesarrollo
conduce a la pobreza, la pobreza a la desventaja, la desventaja al
engaño, el engaño a la violencia y la violencia a la perdida de los valores
morales de la sociedad.
El trabajo de Mijaíl Gorbachov, como él lo llama, es “un sistema
abarcador de la seguridad internacional”, porque no solo comprende la
esfera militar sino también la política, la económica, la humanitaria, la
ecológica y la moral; es por ello que me quede muy gratamente
impresionado al leer el libro “perestroika” y otros documentos,
especialmente el de su informe del 29 de noviembre de 1988 y su
intervención en las Naciones Unidas del 7 de diciembre del mismo año,
en los que destaca la evidencia de un hombre político de verdad,
entregado a servir objetivamente a su pueblo y a la humanidad entera.
La influencia de la U.R.S.S y de E.E.U.U. en el ámbito mundial es real,
indiscutible, de ahí la necesidad impostergable de que las dos naciones
trabajen juntas en objetivos comunes para lograr la confianza, la paz, el
desarrollo económico y social, especialmente de nuestro mal llamado
tercer mundo, que no requiere de auxilios piadosos, sino de que nos
tratemos en forma honorable y equitativa.
Después de leer la “perestroika” no hay lugar para ignorar el torrente
de ideas contundentes y objetivos políticos verdaderos de Gorbachov
para lograr la paz y el desarrollo de todas las naciones, lo que viene a
constituir una competencia sana para el otro líder mundial, el presidente
Bush, y un reto para aquellas mujeres y hombres que tenemos una
34
responsabilidad pública o privada, por modesta que sea, para que
también hagamos un esfuerzo en la misma dirección al lado del líder
soviético ; éste es el propósito que me animó a hacer una selección de
las ideas políticas universales contenidas en su libro “la perestroika”, las
que nos deben servir de guía y reclamo a los seres humanos de buena
voluntad, convencidos de que no hay nada fácil en la vida, que todo lo
positivo requiere de un gran esfuerzo personal y de grupo para
realizarse.
Gerardo Salazar Rojas
35
DE LA PERESTROIKA
La reestructuración es un imperativo para un mundo inundado con
armas nucleares, para un mundo dominado por serios problemas
económicos y ecológicos, para un mundo abrumado por la pobreza, el
atraso y la enfermedad, para una raza humana que enfrenta ahora la
urgente necesidad de asegurar su propia supervivencia.
Somos todos estudiantes y nuestro profesor es la vida y el tiempo.
Creo que más y más gente va a darse cuenta de que a través de
reestructurar, en el amplio sentido de la palabra, la totalidad del mundo,
mejorara. Si obtenemos buenas notas de nuestra principal maestra- la
vida – entraremos en el siglo XXI bien preparado y seguro de que habrá
posteriores progresos.
Queremos que la libertad reine finalmente en todas partes del mundo
en el próximo siglo. Queremos competencia pacífica entre diferentes
sistemas sociales para desarrollar y alentar la cooperación mutua, antes
de que las confrontaciones y la carrera armamentista. Queremos que
los pueblos de cada país disfruten de la prosperidad, la salud y la
felicidad.
Y si la palabra rusa “perestroika” ha sido fácilmente asimilada en el
léxico internacional, se debe a algo mas que interés por lo que sucede
en la Unión Soviética. El mundo entero necesita reestructuración, es
decir, desarrollo progresivo, un cambio fundamental.
Nos hemos embarcado resueltamente en una carrera destinada a
apoyar a la gente con recursos, pensante y dinámica, capaz de evaluar
una situación en forma autocritica, de dejar de lado el formalismo y los
enfoques dogmáticos, en el trabajo y de encontrar soluciones nuevas y
no ortodoxas. Gente que pueda y quiera ir resueltamente hacia adelante
y sepa cómo alcanzar el éxito.
La “perestroika” ha ofrecido a esa gente muchas posibilidades de
desarrollar su actividad recreativa.
36
Una demora en comenzar la “perestroika “podría haber llevado, en
un futuro cercano, a una situación interna exasperante, la cual, para
decidirlo sin vueltas, se habría recargado con una muy seria crisis
social, económica y política.
Creo que una cosa debe ser tenida en cuenta al estudiar los orígenes
y la presencia de la “perestroika” en la URSS. La “perestroika” no es un
capricho por parte de algunos individuos ambiciosos o de un grupo de
líderes. Si fuera así, ni exhortaciones, ni reuniones plenarias, ni siquiera
un congreso del partido hubiera podido reunir al pueblo para el trabajo
que estamos haciendo ahora y que involucra cada día más y más al
pueblo soviético.
En Occidente, incluyendo los Estados Unidos, hay diferentes
interpretaciones. Sobre la “perestroika”. Existe la opinión de que fue
necesaria por el estado desastroso de la economía soviética y que
significa desilusión del socialismo y una crisis de sus ideales y fines
últimos. Nada puede ser
más lejos de la verdad que esas
interpretaciones, cualesquiera que sean los motivos que hay detrás de
ellas.
Se han acumulado muchos problemas y no va a ser fácil resolverlos,
pero los cambios han comenzado y ahora en la sociedad no puede
echarse atrás.
El Partido Comunista hizo un análisis crítico de la situación que se
había desarrollado a mediados de los años ochenta y formulo esta
política de “perestroika” o reestructuración; una política de aceleración
del progreso social y económico del país y de renovación de todas las
esferas de la vida.
Si hoy consolidamos con una reforma política los procesos que se
operan en la economía, en los campos social y cultural, si no logramos
crear un correspondiente sistema de gestión, si no renovamos
radicalmente la labor de los Soviets y la de nuestro personal
administrativo, los procesos de la perestroika empezaran,
inevitablemente, a patinar.
37
Nuestro país atraviesa por un momento verdaderamente
revolucionario. El proceso renovador va cobrando fuerza. Hemos
comenzado por elaborar una concepción teórica de la “perestroika”.
Había que valorar el carácter y la envergadura de los problemas,
analizar las enseñanzas del pasado y expresarlo todo en forma de
conclusiones y programas políticos, y así lo hemos hecho.
Para incorporar a la sociedad a la realización de los planes
reformadores se hace necesitado, de hecho, democratizarla. Al calor de
la democratización, la perestroika se ha extendido a la política, la
economía, la vida cultural y la ideología.
Es esencial el mirar hacia adelante, debemos tener suficiente
experiencia política, percepción teórica y valor cívico para alcanzar el
éxito, para asegurarnos de que la perestroika alcance las pautas de
elevar moralmente el socialismo.
La perestroika significa superar el proceso de estacionamiento,
quebrar el mecanismo confiable y efectivo para la aceleración del
progreso, crear un mecanismo confiable y efectivo para la aceleración
del progreso social y económico, y darle un mayor dinamismo. La
perestroika significa iniciativa para las masas. Es el amplio desarrollo
de la democracia, la autonomía socialista, el impulso de la iniciativa y el
esfuerzo creativo, mejoramiento del orden y la disciplina, más
trasparencia en la información (glasnost), critica y autocritica en todas
las esferas de nuestra sociedad. Es el respeto máximo por el individuo
y la mayor consideración por su dignidad personal. La perestroika es la
completa intensificación de la economía soviética, el renacimiento y
desarrollo de los principios del centralismo democrático en el manejo de
la economía nacional, la introducción general de los métodos
económicos, la renuncia a la gestión a base de órdenes y por métodos
administrativos, el estímulo total a la innovación y a la iniciativa
socialista.
La perestroika significa un cambio firme hacia los métodos científicos,
la capacidad de proveer una sólida base científica para cada una de la
38
iniciativa. Significa la combinación de los logros de la revolución
científica y tecnológica con una economía planeada.
La Perestroika quiere decir desarrollo prioritario de la esfera social,
dirigido a satisfacer mejor los requerimientos del pueblo soviético:
mejores condiciones de vida y trabajo, descanso y recreación,
educación y cuidado de la salud. Significa una preocupación incesante
por la riqueza espiritual y cultural, por la cultura de cada individuo y de
la sociedad en su conjunto.
39
La perestroika se propone eliminar de la sociedad las deformaciones
de la ética socialista, la firme implementación de los principios de la
justicia social. Significa la unión de las palabras y hechos, derechos y
deberes. Es la elevación del trabajo honesto, altamente calificado, la
superación de las tendencias a equiparar la remuneración y el
consumismo.
Como la revolución, la perestroika no es algo con lo que se pueda
jugar. Se deben llevar las cosas hasta el fin de hacer progresos cada
día, para que las masas puedan sentir sus resultados y el proceso
pueda seguir ganando ímpetu, tanto material como espiritualmente.
Perestroika es una revolución, una decisiva aceleración del desarrollo
socio-económico y cultural de la sociedad soviética que involucra
40
cambios radicales, camino a un estado cualitativamente nuevo, es
indudablemente una tarea revolucionaria.
La perestroika es un proceso revolucionario porque es un salto hacia
adelante en el desarrollo del socialismo, en la realización de sus
características esenciales.
No tenemos oposición política, pero eso no significa que no haya
confrontación con aquellos que, por diversas razones, no aceptan la
perestroika.
Es probable que todos tengan que hacer sacrificios en la primera
etapa de la perestroika, pero algunos deberán dejar para siempre los
privilegios y las prerrogativas que no merecían y que adquirieron
ilegítimamente, y los derechos que impidieron nuestro progreso.
La perestroika no hubiera sido verdaderamente un compromiso
revolucionario, ni hubiera adquirido su alcance actual, ni hubiera tenido
ninguna oportunidad segura de éxito, sino hubiera surgido la iniciativa
desde “arriba” con el movimiento unido de las masas. Si no hubiera
expresado los intereses fundamentales, a largo plazo, de todo el pueblo
trabajador; si las masas no la hubieran considerado como su programa,
una respuesta a sus propias ideas y un reconocimiento de sus propias
demandas y si el pueblo no la hubiera apoyado tan efectiva y
vehementemente.
La misma naturaleza de la reestructuración implica que debe llegar
a cada lugar de trabajo, a cada colectividad de trabajo, a todo el sistema
de gestión, al Partido y a los cuerpos del Estado, incluyendo el Politburó
y el Gobierno. La reestructuración concierne a todos, desde la tropa
comunista hasta el secretario del Comité Central, desde un limpia pisos
a un ministro, desde un ingeniero a un académico.
En mis conversaciones con la gente en la calle o en sus lugares de
trabajo he oído decir constantemente; “todos apoyamos aquí a la
perestroika”. Estoy convencido de la sinceridad y equidad de esas
palabras, sin embargo, siempre respondo que lo más importante ahora
es hablar menos de la perestroika y hacer más en favor de ella.
41
La perestroika requiere competencia y un alto grado de
profesionalismo. No podemos alcanzar sus fines sin una formación
moderna y polivalente, sin buenos conocimientos en materia de
producción, economía, organización del trabajo e incentivos al mismo,
sociología y psicología, resumiendo, tenemos que poner en juego, en lo
posible, todo el potencial intelectual del país e incrementar en gran
medida su eficiencia creativa.
El mundo espera mucho de nuestra perestroika y confía en que
influirá en forma positiva sobre el curso de los acontecimientos
mundiales y de las relaciones internacionales en general.
Cuando nuestras reformas produzcan los resultados esperados,
entonces los críticos del socialismo también tendrán que aguantar una
perestroika
Es un error sin embargo, pensar que de ahora en adelante
marcharemos sobre ruedas. Por lo contrario, seguimos trepando cuesta
arriba, tenemos un largo camino que recorrer antes de que la
perestroika cobre impulso.
42
DEL PUEBLO
Es esencial el aprender a ajustar las políticas de conformidad con
la forma en que son recibidas por las masas, y asegurarse una
respuesta, asimilar las ideas, opiniones y consejos que vengan del
pueblo.
Las masas sugieren una cantidad de cosas útiles e interesantes,
que no son siempre claramente captadas “desde la cúspide”.
Debemos tratar tenazmente de asegurar que las masas “pueblo
de abajo”, obtengan todos sus derechos democráticos y aprendan a
utilizarlos de forma habitual, competente y responsable.
Las consultas y reuniones con la gente son realmente
indispensables. No se puede lograr mucho con prohibiciones. Lo más
importante para el éxito de la “perestroika” es la actitud del pueblo hacia
ella.
Las más diversas asociaciones de ciudadanía en las diferentes
regiones de la URSS se han volcado a la protección del patrimonio
histórico y natural, a la asistencia a niños y minusválidos. Millones de
personas se incorporan al autogobierno, y es esto precisamente, lo que
nos hace falta.
La gente, los seres humanos, con todas sus diversidades
creativas, son los que hacen la historia.
Lo más apropiado que puede hacer un estado para conmemorar
el aniversario de la Declaración Universal de los Derechos Humanos,
es mejorar las condiciones para la observancia y la protección de los
derechos de sus ciudadanos.
43
44
Hemos llegado a la conclusión de que a menos que activemos al
factor humano, esto es, a no ser que tomemos en consideración los
diversos intereses del pueblo, trabajo colectivo, cuerpos públicos, y los
diversos grupos sociales, a menos que confiemos en ellos y los
arrastremos a la actividad, al esfuerzo constructivo, nos resultará
imposible cumplir con ninguna de las tareas propuestas a cambiar la
situación del país.
La vida confirma convincentemente que en los cambios bruscos
de la historia, en situaciones revolucionarias, el pueblo demuestra una
notable habilidad para escuchar, comprender y responder, si se le dice
la verdad. Así es exactamente como actuó Lenin, hasta en los más
difíciles momentos después de la revolución de Octubre y durante la
guerra civil, cuando se dirigió al pueblo y le habló con franqueza. Es por
eso que es tan importante que la perestroika mantenga un alto nivel de
energía política y laboral entre las masas.
Si las autoridades no abordan los problemas específicos de
preocupación común, la gente tratará de hacerlo por sí misma.
45
No hay sugerencias, recomendaciones y avisos más valiosos que
aquellos que uno recibe directamente de la gente.
Los fanfarrones de alguna manera se han callado y son
cautelosos al mezclarse en conversaciones serias y constructivas. Cada
vez que lo hacen la gente los interrumpe.
La gente debe saber que es bueno y también que es malo, para
poder multiplicar lo bueno y compartir lo malo.
Lo que se necesita es un mayor orden, una mayor honestidad,
deberíamos seguir los dictados de nuestra conciencia. Es necesario
que la gente entienda esto, y lo que es más, que lo acepte con la cabeza
y con el corazón.
Nos mantendremos firmemente comprometidos con nuestros
principios. Los sentimientos nacionales de la gente deben ser
respetados y no pueden ser ignorados.
Debería tenerse en cuenta la idiosincrasia de nuestro pueblo. Si
ha sido herido en lo vivo, por así decirlo, si sus sentimientos patrióticos
se han visto afectados, no escatimará esfuerzo alguno para lograr sus
objetivos y hará maravillas a fin de conseguirlo.
46
DE LA MUJER
Es imperativo para el país que las mujeres participen en forma
más activa en el manejo de nuestra economía, en el desarrollo cultural
y en la vida pública.
Promover el acceso de mayor cantidad de mujeres a cargos
administrativos, especialmente desde que millones de mujeres trabajan
en cuestiones vinculadas con la salud, educación, cultura y ciencia.
El nivel alcanzado en la emancipación de la mujer es tomado a
menudo como un criterio para juzgar el nivel social y político de la
sociedad.
El estado soviético puso fin a la discriminación contra las mujeres,
tan típica de la Rusia de los zares, decididamente y sin concesiones.
Las mujeres obtuvieron un estatus social legalmente garantizado
igual al de los hombres.
Nos enorgullecemos por lo que el gobierno soviético otorgó a la
mujer: el mismo derecho a trabajar que los hombres; igual salario por
igual trabajo y seguridad social. Se dio a las mujeres todo tipo de
oportunidades para educarse, para tener una carrera y participar en
actividades sociales y políticas.
Sin las contribuciones y el trabajo desinteresado de la mujer, no
hubiéramos construido una nueva sociedad, ni triunfado en la guerra
contra el fascismo.
No es posible avanzar en la democratización de la sociedad, que
es eje y garantía de la Perestroika, sin realizar el papel de la mujer, sin
su contribución en todos los esfuerzos de reforma.
Estoy convencido de que la mujer desempeña un papel cada vez
más importante dentro de la sociedad.
47
Las mujeres, cuya misión natural es preservar y continuar con la
raza humana, son las más generosas y abnegadas campeonas de la
idea de la paz.
48
DE LA JUVENTUD
Hemos descubierto que muchos de nuestros problemas en la
conducta de los niños y de los jóvenes, en nuestra moral, cultura y
producción, en cierta forma derivan del debilitamiento de los vínculos
familiares y de una actitud indolente hacia las responsabilidades
familiares.
En verdad, uno solamente puede preguntarse cómo esta cultura
europea, profundamente inteligente e intrínsecamente humana,
retrocede ante el torrente primitivo de la violencia y pornografía, de
sentimiento de baratos pensamientos inferiores.
Se han convertido en una prioridad la organización del trabajo,
estudios y esparcimiento para la juventud. La generación joven está
buscando su lugar en el mundo.
Es un período difícil de la vida de una persona. Es un periodo
formativo en lo que respecta a su familia, aptitudes profesionales y
opiniones políticas y cívicas. El joven se está formando como individuo.
No hay nada que produzca un impacto tan efectivo en la formación
de la generación más joven y en su capacidad de tomar entre sus manos
el presente y el futuro del país, como la participación de la juventud en
el verdadero proceso económico y político.
No se obtendrán los resultados perseguidos dando palmaditas a
los jóvenes en la espalda, charlando o jugando con ellos.
Cada joven debe sentir que tiene intervención en todo lo que
sucede en el país.
La gente joven debe hacer frente a complejos problemas sociales.
Muchos funcionarios recurren a ellos por ir a trabajar, digamos, en obras
de construcción, pero inmediatamente los olvidan cuando se trata de
cuestiones sociales. Esta no es la manera de actuar.
49
Tenemos todos los motivos para creer que nuestra juventud
recibió con entusiasmo los cambios revolucionarios que se iniciaron en
el país y que está dispuesta a promoverlos con energía juvenil y
dedicación apasionada.
Es la generación más joven la que vivirá y trabajará en la sociedad
transformada.
50
DEL ALCOHOLISMO
El abuso del alcohol, en especial en las últimas dos décadas, ha
aumentado en una alarmante proporción y amenaza al propio futuro de
la nación.
Si usted quiere, establezca la prohibición en su familia, área o
distrito. En miles de pueblos y colonias, los trabajadores han decidido
en reuniones generales, terminar con la venta y consumo de las bebidas
alcohólicas.
La forma más segura de liberarse de una lacra como el
alcoholismo, es desarrollar la esfera de la recreación, la aptitud física,
los deportes y actividades culturales masivas y apoyar a la
democratización de la vida de la sociedad en su totalidad.
Uno de los trabajos sociales más urgentes que nos toca realizar
(la campaña contra el alcoholismo es también una terea importante), es
mejorar la salud de la familia y destacar su papel dentro de la sociedad.
Continuaremos con firmeza de lucha contra la bebida y el
alcoholismo. Este mal social está profundamente enraizado desde hace
siglos y se ha convertido en un mal hábito.
51
DE LA ECOLOGÍA
El paso más importante que debemos dar ahora es poner en
movimiento el mecanismo de auto preservación de la humanidad y
reforzar el potencial de la paz, la razón y la buena voluntad.
Europa es una de las regiones más industrializadas del mundo.
Sus industrias y transportes se han desarrollado a tal punto que su
peligro para el medio ambiente está llegando al punto crítico. Se trata
de un problema que ha traspasado las fronteras y ahora es compartido
por toda Europa.
Abril de 1986 nos enseñó una seria lección de los que seria sobre
lo que es capaz de hacer una átomo fuera de control, aún un átomo
usado para fines pacíficos.
Fue un accidente que involucraba solamente a un reactor,
Chernobyl nos recuerda desesperadamente, lo que sufriríamos todos
si se desatara una tormenta nuclear.
Y la protección del medio ambiente. Las repúblicas en pleno
derecho y obligación deben resolver estas cuestiones en su territorio.
Mas esto atañe también a los órganos federales, no puede ser de otra
manera, pues en nuestra época los problemas ecológicos requieren una
solución íntegra y no solo en él marco de cada país, sino de continente
e incluso, del mundo entero.
El desarrollo de la economía mundial pone al desnudo sus
contradicciones y los límites de la industrialización de tipo tradicional.
Su proporción “horizontal y vertical” conduce a la catástrofe ecológica.
La seguridad económica internacional es inconcebible sin el
desarme, sin definir el peligro ecológico mundial. En algunas regiones,
el estado del medio ambiente es espeluznante.
Otra realidad no menos obvia, de nuestro tiempo es la aparición y
empeoramiento de los llamados problemas mundiales, que también se
52
han vuelto vitales para los destinos de la civilización. Me refiero a la
conservación de la naturaleza, la condición crítica del medio ambiente,
de la atmósfera y de los océanos y de los tradicionales recursos
naturales de nuestro planeta, que han resultado no ser ilimitados.
No nos avergonzamos de repetirlo. Al pedir la cooperación
internacional decimos, con total responsabilidad dejando a un lado las
falsas consideraciones de “prestigio”, que todos nosotros en el mundo
actual vamos a depender unos de otros cada vez más, y nos volveremos
cada vez más necesarios los unos a los otros. Y ya que tal realidad
existe en general, unidos ahora por el mismo destino, que vivimos en el
mismo planeta, usamos sus recursos y sabemos que no son ilimitados
y que deben ser conservados, y que la naturaleza y el medio ambiente
necesitan ser respetados, entonces esa realidad nos abarca a todos.
Deberíamos pensar, además en la posibilidad de crear en la ONU
un centro de socorro ecológico, que pueda enviar con urgencia grupos
de expertos internacionales en el caso de grave deterioro de la situación
medioambiental en cualquier región.
53
DE LA REVOLUCIÓN
La revolución requiere demoler todo lo que es obsoleto,
paralizante y obstaculiza el progreso rápido.
“las revoluciones”, decía Lenin, “Maduran cuando millones de
personas se dan cuenta de que ya no pueden vivir en el sistema
antiguo”.
Cualquier intento de hacer una revolución “a la medida” o ponerle
fecha, fue condenado por Lenin como “Charlatanería”.
Los movimientos revolucionarios y de liberación emergen del
suelo nacional. Y surgen cuando la pobreza y la opresión de las masas
se vuelven intolerables, cuando la dignidad nacional es humillada y
cuando a una nación se le niega el derecho de decidir por sí misma su
destino.
Si las masas se levantan para luchar, significa que sus derechos
vitales han sido suprimidos. Y las ambiciones de algún otro o “la mano
de Moscú” no tienen nada que ver con ello. En resumen, este mito es
una maliciosa mentira.
Es difícil decir cuándo debe prevalecer el realismo en nuestras
evaluaciones. Pero ese día llegará, tal vez inesperadamente, porque la
vida nos hace más sabios. La historia está llena de ejemplos que
demuestran que una situación puede cambiar abruptamente.
El problema del poder en toda sociedad es fundamental. Pero
cobra particular significación en los periodos revolucionarios, cuando se
destruye el viejo sistema político y se forma uno nuevo, se afirman las
normas y las reglas según las cuales la sociedad debe vivir y desarrollar
a lo largo de toda la época histórica.
Los más grandes filosóficos procuraron descubrir las leyes de
evolución de la sociedad, hallar respuesta a la interrogante clave:
¿Cómo hacer feliz, justa y segura la vida del hombre? Las dos grandes
54
revoluciones – la Francesa de 1789 y la Rusa de 1917- dejaron una
poderosa impronta en el carácter mismo del proceso histórico,
cambiaron radicalmente la marcha de los acontecimientos mundiales.
Cae de su peso que los cambios radicales y revolucionarios se
seguirán operando en algunos países y estructuras sociales. Así ha sido
y así será siempre.
Ningún movimiento revolucionario es posible sin una teoría
revolucionaria; este precepto marxista es hoy más relevante que nunca.
Perestroika es una revolución. Una decisiva aceleración del
desarrollo socio-económico y cultural de la sociedad soviética que
involucra cambios radicales, camino a un estado cualitativamente
nuevo, es indudablemente, una tarea revolucionaria.
Y son precisamente las medidas de carácter revolucionario las
que son necesarias para vencer una situación de crisis o pre crisis.
La perestroika es un proceso revolucionario porque es un salto
hacia adelante en el desarrollo del socialismo, en la realización de sus
características esenciales.
Una revolución debe ser constantemente desarrollada. No debe
marcar el paso. Nuestro propio pasado ilustra esto. Todavía sentimos
los efectos del retraso. Por consiguiente, ahora necesitamos redoblar el
coraje y la osadía. Si volvemos a detenernos, nos veremos en
problemas. Por lo tanto: ¡solamente hacia adelante!
Una revolución es gobernada por las leyes de la política, por el
arte de lo posible. No se debe pasar por alto sus etapas y adelantarnos
nosotros mismos.
Ahora la tarea principal es crear una base para avanzar hacia
fronteras relativamente nuevas. De otro modo se puede crear una
confusión y un descrédito por la gran causa.
Cuando llamamos revolucionarias a nuestras medidas, queremos
decir que son de largo alcance, radicales e inflexibles, y afectan a toda
55
la sociedad o disfrazar sus heridas, sino que involucra su recuperación
y renovación completas.
La situación revolucionaria requiere entusiasmo, dedicación y
renunciamiento. Eso se aplica especialmente a los líderes. Demasiada
gente está todavía en estado “evolución”, o para decirlo sencillamente,
han adoptado una actitud de esperar y ver.
Ahora la tarea principal es crear una base para avanzar hacia
fronteras relativamente nuevas. De otro modo se puede crear una
confusión y un descrédito para la gran causa. Otorgamos prioridad a las
medidas políticas, un amplía y genuina democratización, la lucha
decidida contra los trámite burocráticos y las violaciones a la ley y el
activo compromiso de las masas en la conducción de los asuntos del
país. Todo está directamente ligado con la cuestión del poder.
“Revolución desde arriba” lo que significa profundos y esenciales
cambios revolucionarios puestos en ejecución por iniciativas de las
mismas autoridades pero debido a necesarios cambios objetivos en la
situación y los estados de ánimo sociales.
La debilidad y la consistencia de todas las “revoluciones desde
arriba” conocidas se explican, precisamente, por la falta de apoyo desde
abajo, por la ausencia de una acción acertada y de acuerdo con las
masas. Y, como todas esas cosas faltan, se necesita un grado mayor o
menor de presión coercitiva desde arriba. Eso conduce a deformidades
en el curso de los cambios y de allí su alto “costo” socio-político y moral.
Por supuesto, actuar de manera revolucionaria no implica
lanzarse de cabeza. Los ataques de caballería no son siempre lo más
adecuado
56
DEL SOCIALISMO
Dar al socialismo las formas más progresivas de organización social
es la exposición más completa de la naturaleza humanista de nuestro
sistema social en sus aspectos cruciales: económico, social, político y
moral.
La esencia de la perestroika se encuentra en el hecho de que une
socialismo con democracia y revive el concepto leninista de la
construcción socialista, tanto en la teoría, como en la práctica. La meta
vale el esfuerzo.
Trabajo entre el pueblo, trabajo para el pueblo, trabajo en nombre del
pueblo.
“De cada uno de acuerdo con su habilidad, a cada uno de acuerdo
con sus necesidades”. Eso será bajo el comunismo. El socialismo tiene
un criterio diferente para la distribución de los beneficios sociales: de
cada uno de acuerdo con su habilidad, a cada uno de acuerdo con su
trabajo.
Aquí no hay explotación del hombre por el hombre, ni división entre
ricos y pobres, ni entre millonarios e indigentes; cada nación es igual
entre iguales; toda la gente tiene garantizado el trabajo; tenemos
educación secundaria y terciaria gratis y servicios médicos gratuitos, los
ciudadanos están bien protegidos en su ancianidad. Esta es la
personificación de la justicia social en el socialismo.
Podemos proponer las políticas correctas y los mecanismos
efectivos, pero nada obtendremos si la sociedad no mejora a través de
la consolidación de los valores morales del socialismo, ante todo la
justicia social: la distribución de acuerdo con el aporte de trabajo; una
disciplina, leyes, reglamentación y exigencias uniformes para todos.
El futuro pertenece a una sociedad gobernada por los principios de la
justicia social, la libertad y el desarrollo armonioso del individuo.
57
La misión del socialismo consiste en acabar con el aislamiento social
del hombre, propio de la sociedad explotadora, su aislamiento de los
órganos de poder, de los medios de producción, de los frutos de su
trabajo y de los valores espirituales.
Apoyamos y seguiremos apoyando, todo cuanto favorezca al
socialismo, rechazamos y seguiremos rechazando, todo cuanto
perjudique a los intereses del pueblo.
Se puede decir que estamos creando nuestro propio sistema
socialista de “frenos y contrapesos”, orientado a proteger a la sociedad
frente a toda violación de la justicia social en el más alto nivel estatal. Al
plantearnos la tarea de conjugar el socialismo con la democracia y,
sobre esta base, revelar todo el potencial de nuestro régimen, ni por un
momento debemos olvidar que el democratismo socialista y otras
formas de democratismo en general nada tienen en común con la
indisciplina, la arbitrariedad y la reglamentación. El ofrecer todas las
posibilidades para la libre autoexpresión en el trabajo y en la creación,
para que participen activamente en la solución de los asuntos sociales,
presupone asimismo elevar la responsabilidad personal de cada uno
por la situación en el país, por su presente y futuro.
Siempre he valorado una notable expresión de Lenin: el socialismo
es la creatividad viviente de las masas. El socialismo no es un esquema
teórico a priori, de conformidad con el cual la sociedad está dividida en
dos grupos: aquellos que dan las instrucciones y aquellos que las
cumplen. Estoy en contra de esa interpretación simplificada y mecánica
del socialismo.
El cuidado de la salud es gratuito y lo mismo la educación. La gente
está protegida de las vicisitudes de la vida, y estamos orgullosos de
esos. Pero también vemos que la gente deshonesta trata de explotar
esas ventajas del socialismo, conoce solamente sus derechos pero no
quiere saber sus deberes: trabajan poco, evitan el trabajo y beben
mucho.
58
Estamos restaurando completamente el principio del socialismo: “de
cada cual de acuerdo con su habilidad, a cada cual de acuerdo con su
trabajo” y buscamos afirmar la justicia social para todos, una ley para
todos, una clase de disciplina para todos y elevadas responsabilidad
para cada uno.
Los conceptos del socialismo siguen desarrollándose; han sido
constantemente enriquecidos porque la experiencia histórica y las
condiciones objetivas se tienen en cuenta.
Siempre aprendimos y continuaremos aprendiendo, de la creativa
aproximación de Lenin a la teoría y a la práctica de la construcción del
socialismo. Usamos sus métodos científicos y conocemos a fondo su
arte de analizar las situaciones concretas.
¿Por qué entonces el socialismo, llamado a llevar a cabo cambios
socio-políticos y culturales en el desarrollo de la sociedad aún más
profundos que el capitalismo, no ha de pasar por varias etapas a fin de
dar a conocer todo su potencial y cristalizar finalmente como una
formación radicalmente nueva?
El original significado del concepto “socialismo”, sobre todo como un
movimiento ideológico y político de las masas, un movimiento de origen
popular, cuya fuerza yace primordialmente en la conciencia y actividad
del hombre, ha vuelto a tener vigencia.
Por otro lado, el valor, la iniciativa, el alto nivel ideológico y la pureza
moral, el deseo constante de discutir temas con la gente y la habilidad
para elevar firmemente los valores humanos del socialismo son
grandemente valorados.
Por supuesto, no vamos a cambiar el poder soviético o a abandonar
sus principios fundamentales, pero reconocemos la necesidad de
cambios que fortalecerán el socialismo y lo harán más dinámico y
políticamente significativo.
Hay cierta gente, incluso en las más altas jerarquías, que hablan
sobre la moral socialista para todos y tienen para ellos una ética
59
diferente, es decir, algo que convenga a sus fines egoístas. Eso no
puede ser.
Debemos discutir pacientemente con esos luchadores por el
socialismo “puro”, ideal e inmaculado en su forma abstracta, para
demostrarles que eso no tiene nada que ver con la vida real.
Lenin nuca creyó que la senda del socialismo debía de ser recta. Él
sabía cómo cambiar los eslóganes cundo la vida lo requería así. Y
nunca fue un esclavo de las resoluciones una vez que eran adoptadas.
No tenía miedo de estimular la actividad laboral individual, cuando el
Estado y el sector público eran débiles.
Algunos observadores escribirán que lamentablemente Gorbachov
tiene muy pocos conocimientos de la democracia occidental. Bueno,
conozco una o dos cosas, suficientemente sin embargo, como para
sentir una firme confianza en la democracia y el humanismo socialista.
El éxito de la perestroika será el argumento definitivo en el conflicto
histórico respecto del sistema que es más compatible con los intereses
del pueblo. Libre de las características que aparecen en condiciones
extremas, la imagen de la Unión Soviética adquirirá un nuevo atractivo
y se convertirá en la encarnación viva de las ventajas inherentes al
socialismo.
Todos partimos de la premisa de que en esta etapa crucial del
desarrollo mundial, el socialismo puede mostrar en su medida exacta el
dinamismo de un sistema político y económico: una forma humana de
vida.
Si el socialismo es, en verdad, totalmente incompatible con la
democracia y el rendimiento económico, como dicen sus adversarios,
estos no tendrían entonces por qué preocuparse sobre el futuro y sus
beneficios.
Cuando más democracia socialista, mayor socialismo tendremos. Es
nuestra firme convicción y no la abandonaremos.
60
DEL PARTIDO
El impulso de la perestroika no ha servido más que para consolidar
la posición del partido, y agregar una nueva dimensión a su papel moral
y político dentro de la sociedad y del estado.
El papel de las ciencias sociales y las fuerzas creadoras del Partido
no puede limitarse a un comentario sobre las decisiones o discursos de
individuos que ocupan una alta posición.
El Comité Central del PCUS está invitando a todas las fuerzas
creativas del Partido y de la sociedad a participar en esta empresa. Si
permitimos que todo emane de un centro o, peor aún, de una sola
persona o grupo de personas, probablemente caeríamos en el
pensamiento fosilizado.
En el Partido no puede haber gente que se considera que está por
encima de las críticas o que nadie tiene derecho a criticar.
El objetivo del Partido es analizar teóricamente los procesos, percibir
los puntos críticos allí donde existen contradicciones, introducir
correcciones en la estrategia y tácticas, elaborar una política y definir
los métodos y formas de aplicación, seleccionar y ubicar al personal y
apoyar la perestroika, tanto en materia de organización como
ideológica. Únicamente el Partido podría hacer todo esto.
Todo aquel que sea imparcial deberá reconocer el hecho de nuestro
Partido ha desarrollado una tarea de gran magnitud y ha trasformado la
situación. Sus resultados enriquecieron a la sociedad soviética y a la
civilización mundial en general.
La verdad es lo principal. Lenin dijo: “¡Mas luz!” ¡Dejen que el Partido
sepa todo! Como nunca antes, necesitamos que no haya rincones
oscuros, donde el moho pueda reaparecer y en donde todo aquello
contra lo que hemos iniciado una resuelta lucha pueda empezar a
acumularse. Es por eso que debe de haber más luz.
61
Es importante estar informado de todo lo que es positivo y
constructivo, para utilizarlo, para ponerlo en posesión de todo el pueblo,
de todo el Partido, para que los retoños de esas nuevas actitudes
puedan ser usados en la perestroika.
La perestroika requiere líderes del Partido que estén muy cerca del
ideal de Lenin del revolucionario bolchevique. La función pública, el
papeleo burocrático, las actitudes condescendientes y el afán
desmedido por ascender son incompatibles con ese ideal.
El elemento más importante en las actividades de las organizaciones
del Partido y el personal del Partido del trabajo político entre las masas,
la educación política del pueblo trabajador y el aumento del nivel de la
actividad política del pueblo.
Los principios de igualdad entre los miembros del Partido eran
violados frecuentemente. Muchos miembros del Partido permanecieron
en cargos importantes más allá del control y la crítica, lo cual condujo a
fallas en el trabajo y a serios actos de incompetencia.
Muchas organizaciones regionales del Partido fueron incapaces de
mantener los principios o de atacar con determinación las malas
tendencias, las actitudes negligentes, la práctica de disimularse unos a
otros y la disciplina relajada.
Se proclamó una política de apertura. Aquellos que sostenían que el
Partido, el Gobierno y los cuerpos económicos y las organizaciones
públicas debían manejar sus actividades abiertamente, tuvieron
permiso para expresarse, y se suprimieron las restricciones
injustificadas y las prohibiciones.
En resumen, el esfuerzo de reestructuración comenzó con el Partido
y sus líderes. Comenzamos por la punta de la pirámide y bajamos hasta
la base.
Las opiniones opuestas son un buen incentivo. Estamos seguros de
que en este quehacer nos acompañara el éxito. Contamos con la teoría,
la política y la fuerza motriz del proceso de renovación, el Partido que
62
se renueva en función de las nuevas tareas y trasformaciones radicales
en toda la sociedad.
63
DE LOS REPRESENTANTES POPULARES
Los políticos siendo elegidos por el pueblo, deben recoger lo que este
piensa y materializarlo en una política concreta. El cargo de diputado
supone una constante labor legislativa, administrativa y de control.
Nuestro deber ante la historia en la presente etapa de las
transformaciones revolucionarias, es crear garantías que descarten la
posibilidad de que algún eslabón del mecanismo estatal escape al
control del pueblo o de sus representantes.
La máxima instancia del control será el congreso de los diputados
populares que elegirá o aprobara el nombramiento de los máximos
dirigentes: presidente del Soviet supremo, Presidente del Gobierno y de
otros.
En los debates se han propuesto autorizar al congreso para que
revoque a los dirigentes que haya elegido o nombrado, si ellos no
cumplen con sus obligaciones, esto se ha incluido en el proyecto.
El congreso será el máximo árbitro en caso de discrepancias entre
las cámaras del Soviet Supremo. Los legisladores deben preverlo y, por
tanto, se reserva al congreso en el derecho a derogar actas legislativas,
aprobadas por el Soviet Supremo de la URSS.
El propio Soviet Supremo asumirá en plena medida las funciones de
control. Será el control presupuestario, la fiscalización de la labor de los
ministerios y los departamentos, especialmente en los casos de queja,
y el derecho de los diputados a la interpelación.
El proyecto concede al Soviet Supremo de la URSS el derecho a
derogar decretos y disposiciones aprobadas por el presídium, y
disposiciones del Presidente del Soviet Supremo, y establece que el
Gobierno ha de rendir cuenta ante el Soviet Supremo, como mínimo,
una vez al año.
64
Un Soviet fuerte estará interesado en que funcionarios bien
seleccionados, competentes y activos le ayuden a materializar sus
decisiones.
Lo principal para fortalecer el poder de los Soviets es sentar una
fuerte base material y financiera de su gestión; hacer que se
desenvuelva a plenitud su energía de auténtico dueño del respectivo
territorio; aumentar su responsabilidad por la importante tarea de
satisfacer las necesidades de la población.
Debemos abandonar la práctica viciosa de financiar a los Soviets
mediante una redistribución mecánica de los recursos presupuestarios.
Como lo demuestra la experiencia, en vez de resolver el problema, este
procedimiento agrava la ya de por si complicada situación financiera del
estado.
La solución es posible solo sobre una base económica.
Consideramos necesario supeditar a los Soviets empresas de
importancia local, infraestructuras del complejo agroindustrial, servicios
comunales y afines, así como las infraestructuras que determinan el
desarrollo económico del respectivo territorio.
Quisiera hacer hincapié en la necesidad de abrir paso al
autogobierno local, en el cual se combinan bajo la egida de los Soviets
locales, todas las formas de la democracia representativa y directa. Me
refiero a los referéndums, asambleas y reuniones de ciudadanos,
quienes resuelvan juntos los problemas que les preocupan.
Toda colectividad procurará promover a sus representantes, y si no
elaboramos un mecanismo de regulación de este proceso, en vez de
elección consciente tendremos un caos. Por esta razón el proyecto
contempla organizar debates previos en torno a las candidaturas en la
reunión de electores a nivel de la circunscripción e investir a esta
reunión del derecho a promover candidatos para ser registrados en la
respectiva comisión electoral. Por lo visto, no podremos prescindir de
este eslabón del sistema electoral.
65
Es válido para cualquier diputado, pues debe ser necesariamente
interpretar la voluntad de quienes lo han elegido al órgano del poder. En
otras palabras, la representación de grupos concretos de la población y
la defensa de sus intereses específicos son algo natural y legal. Sin ello,
el sistema representativo perdería todo sentido.
Cada diputado participa en la solución de problemas de interés
nacional y, por consiguiente, es responsable no solo ante sus electores,
sino también ante todo el pueblo. Representante quien represente una
república o un sindicato, una comarca territorial o una asociación de
intelectuales funge como diputado popular, y en los órganos del poder
no actúa como obrero, campesino o científico sino como político.
66
DE LOS TRABAJADORES Y LOS SINDICATOS
El individuo en nuestra sociedad quiere participar en todo y eso está
bien. No le gusta vivir en una situación en la que su opinión no es
solicitada, en donde él es considerado simplemente como mano de obra
y sus cualidades humanas y cívicas no son valoradas.
Suceden cosas sorprendentes cuando la gente se hace responsable
de todo. Los resultados son bien diferentes, y al tiempo esa gente se
vuelve irreconocible. El trabajo cambia y las actitudes hacia él, también.
El contrato colectivo y la democracia, que está ligada a él, son
precisamente lo que apoya el sentido de la persona de ser ciudadano y
dueño.
Ellos quieren, no solamente ganar más, lo cual es totalmente
comprensible, quieren hacerlo honestamente, quieren ganar, no
mendigar al Estado.
Ahora bien, es de suma importancia poder explicar la situación. La
gente aceptará tener que esperar si se les explica porque sus
requerimientos no pueden ser satisfechos inmediatamente.
Todas las cuestiones de la alta política, el lugar y la misión del Partido,
del Estado soviético, de los sindicatos, del komsomol y de otras
organizaciones sociales, la forma de relaciones entre ellas, los
principios y las normas que regulan las actividades de los organismos
administrativos y el curso de vida del Estado, las relaciones entre este
y el ciudadano, repito , todas las cuestiones políticas pueden resolverse
en las condiciones del socialismo, partiendo de lo fundamental, que son
los intereses del trabajador.
Si usted ve esa meta excelsa- un templo brillante en una colina
verde-, las piedras más pesadas serán livianas, el trabajo más agotador,
un placer.
67
Cualquier trabajo que uno tome debe ser tomado y sentido con alma,
mente y corazón; solamente así uno trabajara un poco más duro.
Un individuo debe saber y sentir que se necesita su contribución, que
su dignidad no va ser violada, que será tratado con confianza y respeto.
Cuando una persona comprende todo eso, es capaz de lograr mucho.
La gente debe conocer la vida con todas sus contradicciones y
complejidades. El pueblo trabajador debe de tener una información
completa y confiable de los logros e inconvenientes, cuales son los
obstáculos en el camino del progreso.
Es una gran cosa cuando un escritor profesional define su posición.
Sin embargo, es mucho más interesante leer conversaciones y
entrevistas con trabajadores, secretarios de comités de distrito del
Partido, directores de granjas colectivas y personalidades de la ciencia
y la cultura. Ellos son los mensajeros de las ideas vivas.
Todos los congresos apoyaron sinceramente la perestroika. Los
participantes se criticaron severamente
a sí mismos. Muchos
exfuncionarios con altos cargos en el sindicato no fueron elegidos, ni
tampoco los turbulentos. En lugar de ellos, se eligió gente eminente y
con autoridad para ocupar los cargos dirigentes de los sindicatos.
Nuestra sociedad es actualmente, económica y políticamente fuerte.
Lenin nunca perdió de vista la condición real de los problemas; se
guiaba por los intereses del pueblo trabajador.
La gente trabajadora esta justamente indignada ante el abuso del
poder, la supresión de la crítica, las fortunas mal habidas.
Los niveles de vida deben aumentar, y debe aliviarse la situación de
la vivienda; deben producirse más alimentos y mejorar la calidad de los
productos, la salud y los servicios públicos deben desarrollarse más:
debe llevarse a cabo la reforma en la educación secundaria y terciaria
y también deben resolverse muchos otros problemas sociales.
El socialismo es un sistema dirigido a la clase trabajadora.
68
Toda la sociedad soviética esta vitalmente interesada en que la parte
sindical desarrolle una labor más enérgica.
Las nociones humanitarias fueron consideradas como una función y
como el resultado final de la lucha de la clase trabajadora, la última clase
que, al liberarse ella misma, libera a toda la sociedad de los
antagonismos de clase.
69
DE LA DEMOCRACIA Y EL DERECHO
Promover la democracia en la economía, en la política y dentro del
Partido mismo. La creatividad de las masas es la fuerza decisiva en la
perestroika. No hay otra fuerza más poderosa.
La democratización es la piedra angular en el esfuerzo de
reestructuración.
No vamos a poder avanzar si no controlamos como responde
nuestra política a la crítica, en especial a la crítica desde abajo, si no
combatimos los desarrollos negativos, no los preventivos y no
reaccionamos ante la información que viene de abajo. No puedo
imaginar a la democracia sin todo esto.
La observancia de la ley es una cuestión de principios para nosotros
y hemos adoptado un enfoque amplio y fundamental sobre ese
problema. No puede haber observancia de la ley sin democracia. Al
mismo tiempo, la democracia no puede existir y desarrollarse fuera del
imperio de la ley, ya que esta última está destinada a proteger a la
sociedad de los abusos de poder y de garantizar a los ciudadanos y a
sus organizaciones y colectividades de trabajo sus derechos y
libertades.
Nosotros atesoramos esa confianza y haremos todo lo posible para
justificarla con nuestras acciones, tanto en los asuntos internos como
en los internacionales.
La reestructuración no resulta fácil para nosotros, evaluamos
críticamente cada paso que damos, ponderamos los resultados
prácticos y nos damos cuenta con agudeza que, lo que parece
aceptable y suficiente para hoy, puede ser obsoleto mañana.
Siempre supimos que nada cambiaría por sí mismo y que se requería
mucha iniciativa para continuar lo que ya logramos.
70
Acabamos de emprender la vía de reformas radicales en cuanto a los
sistemas económico y político y a la renovación moral y cultural,
permanentemente buscamos y encontramos nuevas facetas de los
problemas que abordamos, siempre nos vemos obligados a corregirnos,
concretarnos y rectificarnos a nosotros mismos. Por tanto, lo que se
propone ahora es introducir en la ley fundamental únicamente aquellas
enmiendas sin las cuales resulta imposible pasar a formar una nueva
estructura de los Soviets e impulsar la reforma política.
La más importante particularidad de la nueva ley electoral estriba en
que esa estipula promover, en vez de uno, varios candidatos. De este
modo surge la auténtica posibilidad de elegir.
Los tribunales se formarán a base de dos principios: los jurados
populares serán elegidos directamente por la población, y los jueces,
por los órganos del poder representativito. Tal combinación es racional
y, evidentemente, contribuirá a elevar la autoridad de los tribunales.
La llave para resolver los problemas económicos y demás problemas
relacionados con el desarrollo social consiste en democratizar toda la
vida estatal y social, en crear todas las posibilidades para que se
manifieste la iniciativa, a actividad y la creatividad del pueblo.
En los amplios movimientos populares, a veces tempestuosos, se
manifiesta en toda su dimensión y con toda su contradicción la
aspiración a la independencia, a la democracia y a la justicia social. La
idea de democratizar todo el orden mundial se ha convertido en una
poderosa fuerza política-social.
Nuestro ideal es una comunidad de Estados de derecho que también
en su política exterior hagan primar el derecho.
Junto con la creciente concientización de la comunidad objetiva del
destino, ello haría que cada Estado se sintiera movido a auto limitarse
mediante el derecho internacional.
71
La reforma democrática en profundidad de todo el sistema de poder
y administración es garantía segura de que el proceso general de
renovaciones ira avanzando y ganando fuerza.
En nuestras prisiones no hay reclusos condenados por sus credos
políticos o religiosos. Se piensa incluir en los proyectos de nuevas leyes
más garantías para evitar cualquier persecución por esos motivos. Ello
no se aplica, desde luego, a quienes hayan cometido delitos comunes
o crimines contra el Estado (espionaje, actos de sabotaje, terrorismo,
etc.), sin importar los criterios políticos o ideológicos que sustenten. En
resumen, necesitamos una amplia democratización de todos los
aspectos de la sociedad .Esa democratización es también la garantía
principal de que los procesos actuales son irreversibles.
Hoy sabemos que habríamos podido evitar muchas de las dificultades
si el proceso democrático se hubiera desarrollado normalmente en
nuestro país.
Ahora estamos firmemente convencidos de que solamente a través
del desarrollo constante de formas democráticas intrínsecas al
socialismo y a través de la expansión del autogobierno, podemos hacer
progresos en la producción, la ciencia y la tecnología, la cultura y el arte
y en todas las esferas sociales.
La perestroika misma solo puede alcanzarse a través de la
democracia.
De acuerdo a Lenin, el socialismo y la democracia son indivisibles. Al
obtener libertades democráticas, las masas trabajadoras llegan al
poder. Y solo en condiciones de una democracia en expansión ellas
pueden consolidar y hacer real ese poder.
Si nos hemos propuesto una reestructuración radical y completa,
también debemos desarrollar el potencial total de la democracia.
No tenemos oposición política, pero eso no significa que no haya
confrontación con aquellos que, por diversas razones, no aceptan la
perestroika.
72
La democracia es incompatible con la excesiva reglamentaria
burocrática de la vida social.
La democracia también implica ley y orden y el estricto cumplimiento
de la ley por las autoridades y las organizaciones.
La democratización ocurre en todas partes, adquiriendo formas
críticas en algunos casos. Alguien hizo la objeción de que iba a ser difícil
trabajar en un ambiente en donde cada individuo es su propio filósofo,
su propia autoridad suprema y cree que es el único que tiene razón.
Contesté que mucho peor es tratar con una intelligentsia pasiva, y con
la indiferencia y el cinismo.
La ley debería proteger decididamente los intereses de la sociedad y
prohibir aquello que pueda perjudicar los intereses nacionales. Este es
un axioma. Pero, al establecer este marco rígido, la ley tendrá también
que dejar sitio a la iniciativa de los ciudadanos, colectividades de trabajo
y sus organizaciones. También habrá que prestar apoyo y alentar a la
actividad y la iniciativa que se desarrolle dentro del marco del derecho.
La experiencia ha demostrado que lo que necesitamos no es una
reglamentación legislativa total de los fenómenos diversificados de la
vida social, sino una racionalidad profunda y un aliento y apoyo
constantes a la iniciativa de los trabajadores y a la mano de obra en
general y a todo tipo de iniciativa popular. Observemos estrictamente
este principio: todo lo que no está prohibido por la ley, está permitido.
El derecho y la legalidad no son solamente concomitantes en la
profundización de nuestra democracia y aceleración del progreso social.
Son herramientas de la reestructuración y una garantía segura de que
esto es irreversible.
73
DE LA POLITICA
La política es el arte de lo posible. Más allá de los límites de lo posible
comienza la improvisación.
Tratamos de enfocar las cosas en forma sensata y realista. Solo de
esa manera podemos presentar una política al pueblo y proponerle
objetivos que pueda entender y que los haga progresar.
El futuro nos pertenece. En cuanto a los errores, nadie tiene garantía
contra ellos. Somos los precursores, no tenemos de quien aprender, así
que aprendemos de nuestros propios errores.
La colectividad de trabajo determina la atmosfera social y política de
todo el país.
Es mejor rectificar los errores que sentarse y esperar.
El aspecto moral es de enorme importancia.
Que las personas elegidas para ocupar altos cargos sean modestas,
decentes, honestas y reacias al halago y la adulación. Los actos
rutinarios no pueden ser borrados de un trazo. Los hábitos psicológicos
inculcados durante años no pueden abolirse mediante ningún decreto,
incluso el más tremendo.
Cualquier tentativa de encender los ánimos respecto de cuestiones
étnicas, solo complicara la búsqueda de soluciones razonables.
Los políticos actuales deben tener conciencia del potencial
intelectual de otros países y otros pueblos, porque de otra forma sus
actividades estarán condenadas al provincialismo y a una perspectiva
nacional estrecha, si no a algo peor.
La política que no demuestra preocupación por el futuro de la
humanidad es inmoral y no merece respeto.
Las potencias intelectuales y morales de la cultura del mundo deben
de ser puestas al servicio de la política.
74
Nuestro compromiso político es honesto y abierto, queremos decir
honestidad, decencia y sinceridad, y seguimos esos principios en
nuestras acciones.
Estoy a favor de una política abierta, realmente operativa, no debe
de haber una política de doble cara, porque el que una política sea
pronosticable es una condición indispensable para la estabilidad
internacional.
Ya nadie puede engañar al otro. Se requieren políticos serios, en
lugar de los que juegan a los políticos o los politiqueros.
Nuestros socios capitalistas del extranjero no son siempre dignos de
confianza, algunas veces usan el comercio para chantaje político e
intimidación.
Un joven observo: “De manera que todo se reduce a esto: decir la
verdad, amar la verdad y desear la verdad a los otros”. Yo agregue: “Y
actuar de conformidad con la verdad. Esta es la más difícil de las
ciencias”.
Y continúe diciendo: “La vida es más dura que cualquier escuela;
nada se consigue con facilidad. A veces uno tiene que retroceder, y
luego avanza. Resulta agotador pensar, analizar y volver a analizar,
pero no deben temerle a esto”.
75
76
Los contactos económicos crean intereses mutuos beneficios en la
política.
En los debates directos no se puede ocultar la verdad. No hay
intereses creados que puedan impulsarnos a esconder la verdad.
Y dejemos de dividir la lista de políticos en favoritos y no favoritos,
en respetados y no respetados. Hay realidades que hay que tener en
cuenta. De otra forma, la política se convertiría en improvisación, en
movimientos pendulares impredecibles. Serian un error actuar así en
política, en particular en las relaciones entre Estados como Estados
Unidos y la Unión Soviética. Es un asunto muy serio.
Una nueva forma de pensar no es una improvisación ni un ejercicio
mental. Es el resultado de reflexiones serias sobre las realidades del
mundo actual, de la comprensión de que una actitud responsable en
política exige una comprobación científica, y que algunos de los
postulados que parecían inconmovibles antes, deberán abandonarse.
Propuestas prejuiciosas, decisiones ad hoc por el bien de metas
transitorias y desviaciones de un análisis estrictamente científico nos
costaron muy caro.
Yo creo que la nueva mentalidad política se abrirá camino, porque
ha nacido de las realidades de nuestro tiempo.
Cuanto más dependamos el uno del otro económicamente, tanto
más predecibles seremos en el plano político.
Sacamos buenas experiencias de los intentos fracasados de mejorar
la situación económica sin cambiar nada en la política, sin efectuar
amplias transformaciones democráticas.
La reforma política viene a ser el oxígeno necesario paras el
funcionamiento de nuestro organismo social. Su objetivo consiste en
democratizar todos los aspectos de la vida social, conjugar los intereses
del individuo y los del a colectividad, de toda la sociedad, hacer que el
trabajador se convierta en autentico dueño de la empresa y el Estado,
ponerlo en el centro del proceso político.
77
Tanto la nueva ley como todo el ambiente actual de la vida política
del país garantizan la realización de las normas que hasta hoy se
proclamaban oficialmente, pero que a menudo no se observaban en la
práctica.
El trabajo teórico, la reconsideración de lo que está ocurriendo, el
desarrollo y la corrección de las posturas políticas, lejos de haber
acabado, continúan.
Era muy importante empezar por una concepción general, la cual,
como demuestra la experiencia de los últimos años, es acertada en lo
fundamental y no tiene alternativa.
En lo general, nuestro criterio es el siguiente: resolver los problemas
políticos solo por medios políticos, y los problemas humanos, por
métodos humanos.
Otorgamos prioridad a las medidas políticas, una amplia y genuina
democratización, la lucha decidida contra los trámites burocráticos y las
violaciones a la ley y el activo compromiso de las masas en la
conducción de los asuntos del país. Todo eso está directamente ligado
con la cuestión principal de cualquier revolución, la cuestión del poder.
El elemento más importante en las actividades de las organizaciones
del Partido y el personal del Partido es el trabajo político entre las
masas, la educación política del pueblo trabajador y el aumento del nivel
de la actividad política del pueblo.
No existe garantía alguna contra los errores, el peor de los cuales
seria no hacer nada por temor de cometerlos.
No basta con saber y decir la verdad. Actuar con el conocimiento de
la verdad y con discernimiento es el asunto principal.
Hay gente que aparentemente está de acuerdo con todas las
innovaciones, pero cuando se trata de la acción, ponen toda clase de
condiciones y reservas para el desarrollo de la democracia, la crítica y
la glasnost.
78
Intentamos actuar resueltamente, pero también de manera
equilibrada, sin innecesario alboroto.
Estamos preparando a las masas para cambios radicales. Esto
implica que deben procurarse las necesarias condiciones económicas y
psicológicas porque no es fácil romper con las viejas costumbres y
prescindir de conceptos de moldes sociales, que se han establecido en
condiciones históricas determinadas.
El sentido común siempre triunfa.
Nuestro pueblo no necesita conductores débiles. Necesita gente de
talento, considerada y hasta razonablemente exigente.
Optamos por una forma de hablar y práctica. Y a mi criterio sacamos
mayor provecho de una evaluación crítica y sincera de nuestros pasos
e iniciativas, que de un ruidoso aplauso por todo lo que hacemos. No
pretendemos ser los únicos dueños de la verdad. La verdad surge de
una búsqueda y esfuerzo conjunto.
La política debe apoyarse sobre realidades, y en la comprensión de
que cada pueblo tiene el derecho a elegir independientemente su forma
de vida y su propio sistema de gobierno.
79
80
DEL DIALOGO
La comunicación directa entre la gente es una gran cosa. Sin
comunicación a gran escala y mutua comprensión entre los pueblos los
políticos pueden hacer muy poco.
No hay forma de desentenderse uno del otro. Son necesarios los
contactos y el dialogo. Debemos buscar caminos que mejoren nuestras
relaciones.
Asistir a una nueva reunión cumbre solamente para estrecharse las
manos y mantener las relaciones amistosas, seria frívolo y sin sentido.
El desarrollo de un nuevo modo de pensar, requiere diálogos, no
solamente con gente que comparte los mismos puntos de vista, sino
también con aquellos que piensan en forma diferente y representan un
sistema filosófico y político distinto del nuestro.
La dirigencia soviética está luchando por manejar asuntos exteriores
de una manera nueva. Dialogo es la primera cuestión que debo
mencionar en este contexto. Difícilmente puede hablarse de lograr un
entendimiento mutuo sin el dialogo.
Estamos lejos de considerar nuestra propuesta como la única
correcta.
No tenemos soluciones universales, pero estamos preparados para
cooperar sincera y honestamente con los Estados Unidos y otros países
en la búsqueda de soluciones para todos los problemas, incluso los más
difíciles.
Nosotros estimulamos los contactos con exponentes de diferentes
puntos de vista y distintas convicciones políticas. De esa forma
expresamos nuestra comprensión de que estas prácticas ayudan a
lograr un mundo recíprocamente aceptable.
Hoy se necesita de un dialogo constructivo y de gran amplitud. Es
por eso que tratamos de conseguir que haya vinculación entre la
81
televisión de ciudades soviéticas y norteamericanas; entre políticos y
figuras públicas soviéticos y norteamericanos; entre ciudadanos
comunes soviéticos y norteamericanos.
Es muy bueno que haya diversidad. Sirve para hacer
comparaciones, es un impulso para reflexionar, para opinar. Podemos
seguir siendo nosotros mismos, viviendo de forma normal, en un mundo
civilizado.
El dialogo político, más intenso y abierto, que busca resolver el
problema a fondo, en vez de la confrontación, intercambiar criterios
constructivos en vez de acusaciones reciprocas. El proceso negociador
no avanzara sin dialogo político.
Soy partidario de dinamizar el dialogo político, de darle un contenido
más sustancial, de robustecer las premisas políticas, indispensables
para mejorar el clima internacional. Entonces será más fácil dar solución
a muchos problemas. La tarea es muy ardua pero es indispensable
acometerla. Todos deben participar en el avance hacia una mayor
unidad del mundo.
El valor, la iniciativa, el alto nivel ideológico y la pureza moral, el
deseo constante de discutir temas con la gente y habilidad para elevar
firmemente los valores humanos del socialismo son grandemente
valorados.
Vivimos la época en la que la ciencia y el intelecto humano están
descifrando los más oscuros misterios de la naturaleza y la vida y
determinando virtualmente el curso de la historia. Por lo tanto, debo
decir que es imperativo el dialogo informal y vivificante de los políticos,
científicos y personalidades de la cultura. Las reuniones con esa gente,
no solamente enriquecen la teoría y la filosofía, sino que también
influyen en los movimientos y las decisiones políticas que se han
tomado en los últimos años.
Debo decir que se ha vuelto imperativo para los políticos y
representantes de la ciencia y la cultura con el fin de mantener un
82
intercambio de opiniones: esto debería convertirse en algo naturalmente
aceptado, dadas las actuales circunstancias.
Las realidades del día de hoy son tales que un dialogo que asegure
la marcha normal y constructiva del proceso internacional requiere una
participación constante, activa de todos los países de primera magnitud
como la India, China, Japón, Brasil, como de otros muchos, grandes,
medianos y pequeños.
83
DE LA PRENSA O GLASNOST
Necesitamos la glasnost como necesitamos el aire.
La crítica es primera y principal responsabilidad, y mientras más
afilada sea la crítica, mayor será la responsabilidad, porque cada
artículo sobre un tema social no es solamente la manifestación de una
persona determinada o el reflejo de los complejos o ambiciones de
alguien, sino un asunto de importancia pública.
La democratización introduce correcciones sustanciales en las
relaciones de aquellos que critican y aquellos que son criticados. Estas
deberían ser relaciones de compañerismo surgido por interés mutuo. En
tales circunstancias lo más apropiado es el dialogo, mientras que toda
clase de sermones didácticos y condescendientes, y de lenguaje de
tribunales, resultan totalmente inadmisibles. Y esto último puede
encontrarse en artículos escritos por buenos y respetables autores.
Nadie tiene el derecho de hacer un juicio final.
Una cosa es obvia, la crítica siempre debe de estar basada en la
verdad, y eso depende de la conciencia del autor y del editor, de su
sentido de responsabilidad con el pueblo.
La prensa debe volverse aún más efectiva. No debe dejar en paz a
los holgazanes, a los aprovechadores, a los oportunistas, a los que
reprimen la crítica, y a los demagogos; debe ayudar más activamente a
aquellos que abnegadamente trabajan para la perestroika.
84
Quiero remarcar que la prensa deberá unir y movilizar a la gente,
antes que desunirla y generar ofensas y falta de confianza.
La renovación de nuestra sociedad también significa esforzarse en
afirmar la dignidad del hombre, su elevación y su honor.
La crítica puede ser un efectivo instrumento de la perestroika
solamente si está basada en la verdad y en una escrupulosa
preocupación de justicia.
Glasnost, critica y autocritica, no son solamente una nueva campaña,
han sido programadas deben convertirse en una norma, en el estilo de
vida soviético, ningún cambio radical es posible sin esto.
85
No hay democracia, ni puede haberla, sin la glasnost. Y no podría
haber un socialismo actual sin democracia.
Dicen que en el Occidente están ansiosos por oír nuestras
autocriticas, para volverlas contra nosotros, para desacreditar la forma
de vida socialista. No puedo decir nada preciso respecto a los demás,
pero en cuanto a mí, no temo la crítica.
Nuestros medios de comunicación presentan el espectro total de las
opiniones del Occidente, incluyendo las más conservadoras de ellas.
Nuestra sociedad socialista, que resueltamente se ha embarcado en
la ruta de la renovación democrática, tiene un interés vital en la activa
participación de cada ciudadano cada obrero, cada agricultor, cada
científico y cada profesional – tanto en la discusión de nuestros planes,
como en su ejecución. Y los medios de comunicación representan y
continuaran representando un tremendo papel en esto. Por supuesto,
no son el único medio para expresar la voluntad del pueblo, para reflejar
sus puntos de vista y disposición. Pero son la más representativa y
masiva tribuna de la glasnost.
Una revisión crítica de nuestra propia experiencia es una señal de
fuerza, no de debilidad. Una política que está de acuerdo con los
principios de la ideología socialista.
La crítica es una medicina amarga, pero las enfermedades la vuelven
necesaria. Cuando uno toma un remedio amargo, frunce la cara, pero
lo toma.
Aquellos que creen que la crítica debe dosificarse a intervalos, están
equivocados.
Difunden noticias falsas desde la URSS citando a la prensa soviética
como su fuente original. Pero rápidamente se evidencia que nunca se
imprimió nada en este sentido en publicaciones soviéticas. Al hacer eso
pretenden obligarnos a restringir y contener la apertura y a abandonar
la democratización, a hacer que nos pongamos en contra de nuestros
medios de comunicación.
86
Persiguen el objetivo de desbaratar los procesos inherentes a la
perestroika, que no se conciben sin transparencia informativa y
democratización.
Resulta imposible deja de rendir un homenaje a los ejecutivos de la
propaganda occidental que han jugado, en forma tan hábil. Un partido
verbal de democracia. Pero creeremos en la naturaleza democrática de
las sociedades occidentales, cuando los obreros y empleados de
oficina empiecen a elegir a los propietarios de plantas y fábricas, a los
presidentes de los bancos, etc., cuando los medios de comunicación
bombardeen a las compañías, a los bancos y a sus jefes con críticas
permanentes y empiecen a discutir los verdaderos procesos inherentes
a los países occidentales, en lugar de limitarse a una argumentación
interminable e inútil con los políticos.
Si nos criticamos a nosotros mismos como nadie nunca nos ha
criticado, en occidente, oriente, ni en ninguna otra parte es solo porque
somos fuertes no tememos por nuestro futuro, soportaremos esas
críticas, el pueblo y el partido las soportaran.
Los dirigentes norteamericanos por ejemplo, comienzan a publicitar
sus intenciones de propuestas internacionales mucho antes de
anunciarlas oficialmente y siempre las presentan como “grandiosas” ,
“históricas”, “cruciales”, etc. , pero después de todo, lo que importa es
el verdadero carácter y propósito de las propuestas verdaderamente en
práctica, si son realistas, si toman en cuenta los intereses de todas las
partes a las que conciernen, o si son solamente propaganda para
provocar conmoción.
No nos comunicamos suficientemente los unos con los otros, no nos
comprendemos lo suficiente e incluso no nos respetamos lo suficiente.
Determinadas fuerzas han hecho mucho para que se llegue a este
estado de cosas. Se han dado a publicidad muchas malas
interpretaciones para impedir la cooperación y obstaculizar el camino
de su desarrollo.
87
Una prensa más incisiva, que critique los tabúes, que publique una
rica variedad de opiniones y conduzcan una polémica abierta sobre
todos los problemas vitales relativos a nuestro progreso y al a
perestroika.
88
DEL DESARROLLO ECONOMICO
Hemos entrado en una época en la que el interés universal constituirá
la base del progreso.
¿Cuál es la falla principal de la antigua maquinaria económica?
La falta de estímulo interno para el autodesarrollo.
Todas nuestras republicas y todos nuestros pueblos deben sentir que
son colocados en condiciones iguales y tienen iguales oportunidades de
desarrollo. En esto reside la garantía de la estabilidad de la sociedad
soviética.
Es una paradoja que tantos logros de los científicos soviéticos fueron
introducidos mucho más rápidamente en el occidente que en nuestro
propio país.
Si los intereses de este último campo son descuidados en beneficio
de los índices de desarrollo económico, se pierde el interés por los
resultados del trabajo. Esto afecta la productividad de la mano de obra
y debilita la economía.
La confianza llega como resultado de la acción práctica, incluyendo
los esfuerzos comunes para desarrollar los lazos comerciales,
económicos, científicos, tecnológicos y culturales.
Acostumbrados a dar prioridad al crecimiento cuantitativo en la
producción, tratamos de controlar la caída de la tasa de crecimiento,
pero lo hicimos principalmente por un continuo aumento del gasto:
construimos las industrias de combustible y energía y aumentamos el
uso de los recursos naturales en la producción.
La venta de grandes cantidades de petróleo y otros recursos de
combustible y energía y materias primas, en el mercado mundial, no
ayudó. Solamente agravo la situación. Las ganancias en moneda
corriente hechas de ese modo fueron usadas primordialmente para
89
atacar los problemas de momento, en lugar de utilizarse para
modernizar la economía o para ponerse al día tecnológicamente.
Es cierto que necesitamos condiciones internacionales normales
para nuestro progreso interno. Pero queremos un mundo libre de
guerras, sin carreras armamentistas, armas nucleares y violencia, no
solamente porque sea una condición óptima para nuestro desarrollo
interno. Este es, objetivamente, un requisito global que proviene de las
realidades actuales.
Solo combinando la reforma económica con las transformaciones
políticas, la democratización y la trasparencia se pueden cumplir las
tareas que nos hemos fijado para una perspectiva a corto y a largo
plazo.
Debemos acelerar el paso a la autofinanciación de los territorios, a la
autogestión y al empleo de normativas económicamente
fundamentadas. Así, los economistas consideran posible e introducir el
pago por los recursos naturales y laborales.
La economía mundial se convierte en organismo único, a cuyo
margen no puede desarrollarse ningún Estado, independientemente de
su sistema social y nivel económico.
La concepción del desarrollo “en detrimento de otro” se está haciendo
anticuada. A la luz de las realidades actuales, es imposible lograr un
verdadero progreso en detrimento de la naturaleza.
Es muy importante el no permanecer demasiado tiempo en línea de
partida, superar el atraso, salir del pantano del conservadurismo y
romper la inercia del estancamiento. Esto no puede hacerse en forma
evolutiva, por medio de reformas tímidas y lentas.
La desaparición de algo acostumbrado provoca protestas. La
tendencia conservadora no quiere dar paso, pero todo eso puede y debe
ser superado, si queremos satisfacer los intereses a largo plazo de la
sociedad y de cada individuo.
90
La economía ha sido, por supuesto, y seguirá siendo, nuestra
preocupación principal, pero, al mismo tiempo, hemos comenzado a
cambiar la situación moral y psicológica de la sociedad.
La gente que se inclina a creer que el estancamiento está totalmente
superado, y que es tiempo de tomar las cosas con tranquilidad, también
está equivocada.
La idea de Lenin de encontrar las formas más efectivas y modernas
de combinar la propiedad pública y el interés personal, es el fundamento
para todas nuestras búsquedas, y de todo nuestro concepto de
transformar radicalmente la gestión de la economía.
Ninguna sociedad ha tenido jamás un sistema de gestión económica
que fuera reemplazado de la noche a la mañana, incluso por uno más
avanzado, como si fuera especie de invento mecánico.
Algunos individuos temen a las medidas que se ejecutan para
desarrollar cooperativas y promover la actividad laboral individual, los
contratos y la autofinanciación; están preocupados porque estamos
debilitando los “cimientos” y engendrando pequeños propietarios.
Ellos sienten que al introducir diversas formas de contratos
podríamos destruir las granjas colectivas. Pero ¿qué pasa con el hecho
de que los negocios carecen de muchos productos? Sobre eso
debemos hacer sonar la alarma, y no gritar aterrados: “¡Auxilio, el
socialismo está en peligro!”
Si los intereses personales se descuidan, no surgirá nada del
esfuerzo y la sociedad solamente deberá esperar perdidas. Por esa
razón, es imperativo encontrar un equilibrio de intereses y lo vamos a
hacer a través del nuevo mecanismo económico, a través de una mayor
democracia, a través de una atmosfera de apertura y a través del
compromiso público en todos los aspectos de la reestructuración.
La necesidad de procedimientos y mecanismos internacionales,
efectivos y justos, que aseguren la utilización racional de los recursos
91
de nuestro planeta, como propiedad de toda la humanidad, se vuelve
aún más apremiante.
Oriente, especialmente Asia y la región del pacífico, es el lugar donde
la civilización actualmente está aumentando su ritmo de crecimiento.
La Unión Soviética es un país tanto asiático como europeo y desea
que esa enorme región del Pacífico asiático, la zona hacía la que
probablemente estará enfocada la política mundial en el siglo próximo,
disponga de todo lo necesario como para mejorar su situación, tomando
debidamente en cuenta todos los intereses de todos los Estados y la
necesidad de un equilibrio entre ellos.
Nos oponemos a que esta región sea un dominio de alguien.
Queremos que una genuina igualdad, cooperación y seguridad existan
entre todos los países.
Mucho depende de la posición de los Estados Unidos y de todo el
Occidente. Por encima de todo, depende de ellos si vamos a ser
capaces de solucionar los problemas del mundo moderno y hacer uso
de las oportunidades de desarrollo existentes.
92
DE LA EDUCACION, LA CIENCIA Y LA TECNOLOGIA
En las ciencias sociales, la teorización escolástica fue impulsada y
predominó. A veces, apreciaciones y juicios superficiales e inadecuados
se convirtieron en verdades inmutables. Los pensamientos creativos
fueron abandonados en las ciencias sociales. Las teorizaciones y otras
discusiones cayeron en desgracia, aunque el desarrollo sin el
pensamiento científico fuera imposible.
El fenómeno de estancamiento en nuestra sociedad también afecto
a nuestro sistema educativo: también en la educación hubo
manifestaciones de complacencia por los resultados logrados, lo cual
inmediatamente influyó en todo lo demás.
Que los maestros alcancen un nuevo nivel en su trabajo. Aquellos
que mejoren su pericia deberán ser alentados materialmente. Los
programas tienen el apoyo financiero necesario y su realización está en
marcha.
Intentamos hacer que todo el potencial intelectual de la sociedad y
todas las potencialidades de la cultura trabajen para moldear una
persona socialmente activa, rica espiritualmente, justa y responsable.
La dirección principal de los esfuerzos es preparar a la gente joven
para trabajos futuros, con vistas a satisfacer los requerimientos del
progreso científico y tecnológico y librarse de todo lo de importancia
secundaria, que aporta muy poco a la gente.
El éxito de la “perestroika” demostrará que el socialismo no solo es
capaz de hacer frente a la tarea histórica de alcanzar las cimas del
progreso científico y tecnológico, sino que puede manejarlo con la
máxima eficacia social y moral, con métodos democráticos para el
pueblo y gracias a sus propios esfuerzos, intelecto, aptitudes, talento,
conciencia y conocimiento de su responsabilidad hacia los demás
pueblos.
93
El nuevo pensamiento político puede y debe asimilar la experiencia
de todos los pueblos y asegurar el enriquecimiento mutuo y la
confluencia de las distintas tradiciones culturales.
El concentrarse en tecnología anticuada no lleva a una apreciable
intensificación de la producción; simplemente consolida el periodo de
retraso.
La conclusión surgió por si misma: más que preservar nuestra
tecnología atrasada durante años, sería mejor que afrontáramos ahora
las dificultades de desarrollar equipamiento nuevo, y entonces, a través
de los avances en la construcción de maquinaria, progresar hacia las
más nuevas tecnologías.
Suspendimos algunas de nuestras investigaciones y desarrollos
tecnológicos, confiando en la división internacional del trabajo y
pensando que sería más ventajoso comprar algunas máquinas que
hacerlas en la casa. ¿Pero qué sucedió en realidad? Fuimos seriamente
castigados por nuestra ingenuidad. Tuvimos un periodo de embargos,
boicots, prohibiciones, restricciones, intimidaciones a los que
comerciaban con nosotros.
En conjunto, las diversas “sanciones” y “embargos” norteamericanos
y otras prohibiciones ayudaron a una gran clarificación. Como se dice,
detrás de cada nube siempre sale el sol. Aprendimos una lección de las
decisiones que tomaron los Estados Unidos y algunos otros países
occidentales de no vender a la Unión Soviética tecnología avanzada.
Una orientación hacia el progreso científico y tecnológico, el esfuerzo
creativo del pueblo y el desarrollo de la democracia son la garantía de
que en el próximo periodo el socialismo, contrariamente a las profecías
de los que nos desean mal, ofrecerá pruebas aún más cabales de su
verdadero potencial.
En cuanto a la cooperación en la utilización de energía termonuclear,
se ha creado una base científica, con especialistas de numerosos
países que trabajan sobre ideas sugeridas por sus colegas soviéticos.
Los científicos norteamericanos pueden unirse a esta investigación.
94
También existen posibilidades tales como la exploración conjunta del
espacio exterior y su uso, y de los planetas del sistema solar; e
investigaciones en el campo de la superconductividad y la
biotecnología.
Por cierto, de ese modo aumentara la interdependencia entre los
Estados de Europa, lo que podrá convertirse en ventaja para todos y
provocar una mayor responsabilidad y moderación.
Me refiero a terribles problemas antiguos y nuevos, y a la
preocupación común de la humanidad: ¿Cómo vamos a hacer para
poner fin a la inanición y a la pobreza en vastas zonas de la tierra? Me
refiero al inteligente trabajo conjunto para explorar el espacio exterior y
los océanos del mundo, y al uso del conocimiento adquirido para
beneficio de la humanidad.
95
DE LA PLANEACION
Lanzamos una reforma seria y radical en planeamiento, formación
de los precios, mecanismos financieros y de crédito, sistema de
suministros de material y producción tecnológica, y gestión del progreso
científico y tecnológico, el trabajo y la esfera social.
La preparación del plan no formal, sino real, deberá comenzar dentro
de las empresas y las colectividades de trabajo. Son ellas las que
deberán planear la fabricación de su producción, en base a las
necesidades sociales expresadas en cálculos estimados y contratos de
gobierno y en contratos económicos directos con los consumidores.
Los organismos centrales controlarán las empresas en un número
limitado de áreas, en el cumplimiento de las órdenes estatales,
ganancias, productividad laboral, e indicadores generales de los
procesos científicos y tecnológicos y la esfera social.
No queremos debilitar el papel del centro, porque de otra manera
podríamos perder las ventajas de una economía planificada.
El peligro principal aquí es detenerse en la creencia de que una vez
que se tomaron las decisiones, siempre serán aplicables en su forma
actual.
No podemos dejar de ver que las autoridades centrales están
agobiadas con trabajos menores. Debemos aliviarlas de los deberes
actuales, porque, por ocuparse de ellos, pierden de visa los asuntos
estratégicos.
Haciendo hincapié especialmente en el valor social en todos
nuestros planes.
Estamos esforzándonos por lograr un equilibrio entre dos aspectos:
el económico y el social.
Pero esperar que el Comité de planificación estatal sea capaz de
señalar todas las conexiones intersectoriales y elegir la variante optima,
96
es albergar una ilusión. Los ministerios están en una posición aun peor
para hacerlo.
Se introducirá el principio de variabilidad en el sistema de
planificación.
97
DE LAS EMPRESAS
Liberaremos la dirección central de funciones operativas en el
manejo de las empresas.
La inacción, indiferencia, pereza, irresponsabilidad
administración también significan resistencia.
y
mala
Cada empresa debe partir de demandas sociales reales para
determinar su producción y sus planes de venta. Esos planes deben
estar basados no en numerosas tareas detalladas, fijadas por los
cuerpos superiores, sino en los pedidos directos de las organizaciones
del Gobierno, las empresas autocontabilizadas y las firmas comerciales,
de productos específicos en la cantidad y calidad apropiadas. Las
empresas deben colocarse en condiciones tales como para impulsar la
competencia económica para la mejor satisfacción de las demandas del
consumidor y los ingresos de los empleados deben depender
estrictamente de los resultados finales de la producción y de las
ganancias.
En el anteproyecto de la ley de la empresa estatal, el pueblo sintió
que su opinión era necesaria. Un grupo especial de funcionarios del
gobierno, científicos y representantes de varias agencias del Estado
consideraron las propuestas, enmiendas y agregados que se
propusieron. Todo lo que era racional y razonable fue incluido y mejoro
considerablemente el proyecto de ley.
El hecho de que debemos de tener una completa contabilidad de
costos, es algo totalmente claro para los dirigentes soviéticos.
Las actividades de las empresas (fondos salariales, distribución de
utilidades, pagos dentro del presupuesto, etc.), serán reguladas por
normas económicas a largo plazo: esto será, en efecto una
autorregulación.
98
Cuando hayamos adquirido la experiencia necesaria, colocaremos
los pedidos del Estado sobre una base competitiva, aplicando el
principio de la emulación o competencia socialista.
La contabilidad de costos está vinculada con la autoadministración,
con la autonomía de las colectividades de trabajo.
El pueblo espera una pauta moral y la espera es especial de sus
superiores. Existen muchos ejemplos de esto. Donde hay un buen
directivo todo anda bien. Se ocupa de la gente. Todos conversan con
él, no necesita levantar la voz para dar órdenes. Puede aparentar estar
en otra cosa, pero ve todo y puede explicarlo todo.
Al haber oído interminables instrucciones dadas por otros, llegamos
a la conclusión de que es pasatiempo inútil.
“Moscú no fue construida en un día”. Si hubiéramos decidido todo de
una vez, tendríamos que modernizar la producción usando equipo
anticuado, obsoleto. Sería como marchar sin avanzar.
Debíamos empezar con las empresas y fábricas, el eslabón principal
en la cadena económica. Debíamos empezar buscando el modelo
económico más efectivo para ellas, luego crear las condiciones
económicas óptimas, aumentar y consolidar sus derechos, y solamente
sobre esa base, introducir cambios fundamentales en la actividad de
todas las altas esferas de la gestión económica.
En todas las áreas de la reestructuración, debemos combinar lo que
viene de arriba con el movimiento que viene de abajo, es decir, dar al
esfuerzo de reestructuración una naturaleza profundamente
democrática.
Tendremos que ajustar un mecanismo dinámico y flexible, sensible
a los cambios en la producción y capaz de ser constantemente
modernizado, aceptando lo que es avanzado y rechazando lo
anticuado.
99
Estoy convencido de que las formas más efectivas de organizar la
producción en base a una completa contabilidad de costos echaran
raíces rápidamente en el complejo agroindustrial.
La intensificación de la producción social sugiere una nueva actitud
para el empleo eficiente y requiere que las fuerzas laborales sean
reagrupadas.
La difundida practica de igualar ha sido una de las principales
distorsiones en las últimas décadas, dando por resultado el desarrollo
de actitudes de dependencia, consumismo y una filosofía de mente
estrecha del tipo de “eso no es asunto nuestro, dejen que los jefes
tengan el dolor de cabeza”.
En una colectividad de trabajo se desarrolló naturalmente un deseo
reciproco de tener derecho a administrar su empresa y métodos de
trabajo, cuyos resultados determinaran los ingresos y vida del conjunto.
No se lograran progresos a menos que los trabajadores participen
en la administración a través de los mecanismos correspondientes, en
los niveles de equipo de trabajo, taller, fábrica, planta y obras
integradas. Más aun, una colectividad de trabajo debe tener derecho a
elegir a alguien para que la dirija. Y este último tendrá derecho a decidir
individualmente en nombre del grupo, uniendo a todos sus miembros
por su voluntad.
Las elecciones de directivos económicos son decididamente actos
de democracia.
Consideramos que los vínculos directos entre las compañías y
empresas y la especialización, constituyen la reserva y medio más
importante de intensificar nuestra integración.
100
DE LA BUROCRACIA
Debemos luchar contra cada manifestación de las odiadas prácticas
antiguas, tales como el papeleo burocrático, la corrupción, el
conformismo, la obsecuencia y el temor a las autoridades establecidas.
Aquí es necesario librar una lucha prolongada, intensa, una lucha
contra el papeleo burocrático, el esplendor injustificado, los eslóganes
abstractos y una ostentación pomposa reiterada.
Lo importante es no ceder a las ilusiones de bienestar, no permitir
que la burocracia y el formalismo ahoguen las fuentes vitales de la
iniciativa popular.
La vieja maquinaria debe abandonarse, es por eso que estamos
cambiando tan drásticamente nuestras políticas estructurales y de
inversión.
En otro caso, elegimos agrandar algunos ministerios, fusionándolos.
Es así como queremos proceder en el futuro, tomando cada caso con
sus características individuales.
Ellos se dan cuenta de que esta acción beneficia a la causa pero, a
pesar de eso, los estrechos intereses departamentales y de grupos se
colocan por encima de los intereses de la sociedad y el pueblo.
El mecanismo de freno en la economía, con todas sus consecuencias
sociales e ideológicas, condujo al dominio de la burocracia en las
estructuras públicas y a la expansión de la burocracia en todos los
niveles. Y esa burocracia adquirió también demasiada influencia en
todos los asuntos del Estado, administrativos e incluso públicos.
Es probable que todos tengan que hacer sacrificios en la primera
etapa de la perestroika, pero algunos deberán dejar para siempre los
privilegios y las prerrogativas que no merecían y que adquirieron
ilegalmente, y los derechos que impidieron nuestro progreso.
101
Se hicieron intentos de disimular todo con campañas pomposas y
promesas y celebraciones de numerosos aniversarios centrales y
locales.
Surgió una atmósfera de “vale todo” con cada vez menos exigencias
de disciplina y responsabilidad.
El flirteo político y la distribución masiva de premios, nombramientos
y bonificaciones, a menudo remplazaban la genuina preocupación por
el pueblo, por sus condiciones de vida y de trabajo, por una atmósfera
social favorable.
La gente trabajadora está justamente indignada ante el abuso de
poder, la supresión de la crítica, las fortunas mal habidas, y en algunos
casos, incluso, se hizo cómplice – o fue organizadora – de actos
criminales.
El mundo de las realidades cotidianas y el mundo de la prosperidad
ficticia fueron divergiendo más y más.
En ciertos niveles administrativos surgió un desacato a la ley y se
fomentó la adulación y el soborno, el servilismo y la glorificación.
En rigor de verdad, debe decirse que durante esos años muchos
asuntos de vital importancia también fueron resueltos de una manera u
otra. Pero, primero, eran sólo una pequeña parte de los problemas que
hacía tiempo requerían atención y, segundo, incluso, aunque se
tomaran decisiones, éstas eran sólo ejecutadas parcialmente o
simplemente no se llevaban a cabo.
Y lo más significativo, ninguna de esas medidas era completa:
afectaban únicamente algunos aspectos de la visa de la sociedad,
mientras dejaban intacto el mecanismo que frenaba el desarrollo.
Gente nueva ocupó posiciones de mando, gente que comprendía
bien la situación y tenía ideas de lo que había que hacer y cómo hacerlo.
El cuidado de la salud es gratuito y lo mismo la educación. La gente
está protegida de las vicisitudes de la vida, y estamos orgullosos de ello.
102
Pero también vemos que la gente deshonesta trata de explotar esas
ventajas del socialismo, conoce solamente sus derechos pero no quiere
saber sus deberes: trabajan poco, evitan el trabajo, y beben mucho.
En principio, partimos de la suposición de que la mayoría de los
miembros del personal superior es capaz de resolver los problemas
planteados por la perestroika y de cualquier manera no podemos
continuar con una situación donde todo sigue haciéndose al antiguo
estilo, sin aceleración, es decir sin apretar el pedal a fondo.
103
DE LAS NACIONES
Toda nuestra experiencia nos muestra que las actitudes
nacionalistas pueden ser contrarrestadas eficazmente mediante un
internacionalismo coherente, a través de la educación internacionalista.
Seguiremos afianzando la unión y fraternidad de naciones libres en
un país libre.
Las naciones del mundo se parecen hoy a un grupo de alpinistas
sujetos todos por una misma cuerda. Solo pueden, o bien trepar juntos
hasta la cima de la montaña, o bien caer juntos al abismo.
La Unión Soviética y los Estados Unidos podrían realizar extensos
programas conjuntos, combinando recursos y potenciales científicos e
intelectuales para resolver los más diversos problemas en beneficio de
la humanidad.
Una nación puede elegir entre el capitalismo o el socialismo. Ese es
su derecho soberano. Las naciones no pueden ni deben moldear sus
vidas de acuerdo con los Estados Unidos o la Unión Soviética. Por lo
tanto, las posiciones políticas deben despojarse de la intolerancia
ideológica.
Dejemos que cada sistema demuestre su habilidad para satisfacer
los intereses y necesidades para satisfacer los intereses y necesidades
del hombre. Los Estados y los pueblos de la tierra son muy diferentes,
y en realidad es bueno que así sea. Es un incentivo para la competencia.
Hay ahora un mundo enorme y diverso con grandes intereses y
difíciles problemas. Comprendemos que el futuro de la civilización
depende de la forma en que se desarrolle ese mundo.
Cada país tiene derecho a elegir su propia forma de desarrollo, a
disponer de su destino, su territorio y sus recursos humanos y naturales.
La raza humana ha entrado en una etapa en la que todos
dependemos de los demás.
104
Ninguna nación o país debe ser considerado en forma aislada de los
otros, ni mucho menos enfrentado al otro.
Esto sería incompatible con el objetivo principal de nuestra política
exterior: promover una paz estable y duradera, construida sobre la
cooperación y la confianza mutua entre las naciones.
Porque el destino del mundo, el de la civilización mundial, realmente
depende de nuestras relaciones .Estamos preparados para trabajar en
esa dirección.
En la política real no puede haber ilusiones. En política exterior,
todos los países, incluso los más pequeños, tienen sus propios
intereses.
Hoy ante nuestros ojos está naciendo un mundo nuevo, para la cual
debemos buscar nuevas vías hacia el porvenir. Buscar, desde luego,
apoyándonos sobre la experiencia acumulada, pero viendo al propio
tiempo las diferencias cardinales entre aquello que hubo ayer y aquello
que sucede hoy.
Se trata de la unidad dentro de la diversidad. Si lo constatamos en el
plano político, si confirmamos nuestro apego a la liberta de opción,
entonces desaparecerán las ideas de que una nación se encuentra en
la tierra por la “voluntad divina” y otra se vio aquí por pura casualidad.
Tampoco tenemos la intención de encerrarnos dentro de nuestros
valores, lo que supondría una degeneración espiritual, pues significaría
renunciar al potente agente de desarrollo que es el intercambio de todo
lo original que crea cada nación.
Que en el curso de tal intercambio cada nación pruebe las ventajas
de su régimen, de su modo de vida y de sus valores, pero que lo haga
no ya mediante palabras y la propaganda, sino con hechos reales. Así
concebimos la lucha ideológica honesta. Pero esta no debe ser
extendida a las relaciones entre los Estados, de lo contrario no seriamos
capaces de resolver ninguno de los problemas mundiales, ni promover
una amplia colaboración entre los pueblos en pie de igualdad y beneficio
105
o reciproco; ni aprovechar racionalmente los adelantos de la revolución
científico-técnica ; ni superar el subdesarrollo, acabar con el hambre,
las enfermedades , el analfabetismo y con otros males de igual
magnitud; y, por supuesto, no conseguiremos liquidar la amenaza
nuclear y el militarismo. Así vemos las leyes de desarrollo mundial en el
umbral del siglo XXI.
Cada cultura nacional es un tesoro que no debe perderse. Pero un
firme interés en los valores que puede ofrecernos cada cultura nacional
no debe degenerar en intentos de aislarlos de los procesos
complementarios de interacción y acercamiento.
No basta proclamar la igualdad de las naciones. Es necesario
asegurar a todos los grupos étnicos un estilo de vida que tenga sentido.
No puede negarse, ni siquiera a la más pequeña de las etnias, el
derecho a hablar su lengua materna. De todas maneras, forman parte
de la cultura humana en su actual diversidad, con sus numerosos
lenguajes, vestimenta, rituales y manifestaciones, constituyen nuestra
riqueza común.
¿Cómo podemos ignorarlo? ¿Cómo podemos permitir que se le
subestime?
Todos necesitan poseer este idioma y la historia misma ha
establecido que el proceso objetivo de comunicación se desarrolla sobre
la base del idioma del país más grande.
Hay una cosa clara: cuando convergen los intereses fundamentales
de las naciones, cuando el principio de igualdad en todas las esferas
constituyen la columna vertebral de las relaciones entre los pueblos (y
eso es exactamente lo que sucede en la sociedad soviética), entonces
cualesquiera que sean los problemas y malentendidos que surjan,
pueden ser solucionados, aun en situaciones difíciles.
Cada pueblo y cada país tienen su vida propia, sus propios ideales.
Esa diversidad maravillosa necesita ser desarrollada y no sofocada.
106
Hemos visto el problema principal: la creciente tendencia a la
interdependencia de los Estados de la comunidad mundial. Tal es la
dialéctica del desarrollo actual. El mundo contradictorio, social y
políticamente diverso, pero no obstante interconectado y ampliamente
integral- se va configurando con grandes dificultades, como si anduviera
a tientas a través de un conflicto de opuestos.
Tenemos sistemas sociales diferentes, pero esto no impide que el
tipo de cooperación entre nosotros enriquezca a una amplia
coincidencia de puntos de vista sobre cuestiones de actualidad. Cada
país ha llegado, a su modo y por sus propios motivos, a los conceptos
que compartimos.
107
DE LOS PAISES EUROPEOS
Examinado el panorama de esa tierra resignada y meditando sobre
las raíces comunes de la civilización europea, multiforme pero común
en esencia, sentí con creciente agudeza la superficialidad y lo efímero
de la confrontación entre bloques, y la naturaleza arcaica de la “cortina
de hierro”.
Europa es verdaderamente un hogar común en donde la geografía y
la historia han entrelazado apretadamente los destinos de docenas de
países y naciones. Por supuesto, cada uno de ellos tiene sus propios
problemas y cada uno desea vivir su propia vida, seguir sus propias
tradiciones.
Si el mundo necesita nuevas relaciones, Europa las necesita por
sobre todo. Se podría decir que las naciones de Europa las han
concebido en el sufrimiento y que las merecen.
Actualmente, no sería suficiente llamarla “un barril de pólvora”. El
poderío de los grupos militares, equipados con armas actualizadas, no
al día, sino al minuto, se confronta entre sí. Miles de armas nucleares
están concentradas allí, cuando simplemente varias docenas serian
suficientemente para convertir el suelo europeo en un infierno.
Si el destino de las naciones en los países desarrollados se descuida
y se ignora el muy agudo problema de como cruzar la brecha entre
países en desarrollo y países industrializados, este puede traer
consecuencias desastrosas para Europa y para el resto del mundo.
Los imperativos de una política paneuropea están determinados por
los intereses y requerimientos integrales de Europa.
Las naciones de Europa tienen la más penosa y amarga experiencia
de las dos guerras mundiales. La conciencia de que sería inadmisible
una nueva guerra ha quedado profundamente grabada en su memoria
histórica. No es una coincidencia el hecho de que Europa tenga el
108
movimiento antibélico más grande y de mayor importancia que abarca
todos los estratos sociales.
La tradición política europea, a juzgar por el nivel de conducción de
los asuntos internacionales, es la más rica del mundo.
La noción que los Estados europeos tienen de sus vecinos es más
realista que en ninguna otra región del mundo. Su mutuo
“conocimientos” político es más amplio, más grande y en consecuencia,
más cercano.
Ningún otro continente, considerado como una totalidad, tiene tal
sistema ramificado de negociaciones bilaterales y multilaterales,
consultas, tratados y contactos, virtualmente en cada nivel.
Tiene el mérito de un logro único en la historia de las relaciones
internacionales como es el proceso de Helsinki. La conferencia de
Estocolmo produjo resultados promisorios. Entonces, la antorcha fue
recogida, por Viena, en donde, confiamos, se dará de nuevo paso en el
desarrollo del proceso de Helsinki. Así el programa para la construcción
de un hogar común europeo estará casi listo.
El potencial económico, científico y técnico de Europa es tremendo
pero está disperso, y la fuerza de repulsión en el continente, entre el
Este y el Oeste, es más grande que de la atracción.
El estado actual de los asuntos económicos, tanto en el Oeste como
en el Este y las intangibles perspectivas son tales que permiten buscar
algún procedimiento de combinación de los procesos económicos, en
ambas partes de Europa, para el beneficio de todos.
Existe un tremendo potencial inherente a la herencia cultural
europea para una política de paz y buena vecindad. En general en
Europa, la nueva perspectiva encuentra tierra mucho más fértil que en
ninguna otra región donde dos sistemas sociales entran en contacto.
El conocimiento de la interconexión y de la interdependencia, de los
destinos de todos los países del continente y la necesidad vital de
109
cooperación entre ellos, todavía no se ha perdido en la comunidad de
la cultura europea.
El semanario francés L´Express, el 6 de marzo de 1987, nos
atribuyó el deseo de establecer la dominación sobre Europa. Un artículo
publicado con el deslumbrante título de “Gorbachov y Europa” parece
moldeado sobre Caperucita Roja y el Lobo feroz.
Yo me pregunto: ¿es posible que los lectores europeos, las
naciones europeas, sean tan ingenuos como para creer tales tonterías?
Tenemos fe en el sentido común de los europeos y nos damos cuenta
de que, tarde o temprano, distinguirán la verdad de la mentira. A juzgar
por los resultados sobre encuestas de la opinión pública, la mayoría del
pueblo en Europa occidental parece apreciar la apertura de la Unión
Soviética a la política europea, dirigida a poner fin a las constantes
disputas en ese continente.
Ya es tiempo de poner fin a las mentiras sobre la agresividad de la
Unión Soviética. ¡Nunca, bajo ninguna circunstancia, nuestro país
llevara a cabo operaciones militares con Europa Occidental a menos
que nosotros y nuestros aliados seamos atacados por la OTAN! ¡Lo
repito: nunca!
Europa, con sus vastas posibilidades y experiencia, es
irremplazable tanto en la política del mundo como en su desarrollo.
Europa puede y debe representar un papel constructivo, innovador y
positivo.
110
DE LOS PAISES EN DESARROLLO
La política independiente de la mayoría de los países del tercer
mundo, que se basa en la consecución de una dignidad nacional, influye
cada vez más en los asuntos internacionales en general.
Mientras Occidente continúe considerando al tercer mundo dentro
de su esfera de influencia y siga ejerciendo allí su dominio, persistirán
las tensiones y aparecerán otras nuevas al tiempo que aumentara la
resistencia antimperialista.
Es hora de reconocer que los países del tercer mundo tienen
derecho a la autodeterminación, a ser sus propios patrones. Quieren
ser también económicamente independientes.
El estilo de relaciones heredado del pasado con la metrópoli de un
lado y las colonias del otro parece perdurar. Debe dar paso a un nuevo
tipo de relaciones.
Pero nuestras simpatías siempre están con los países que luchan
por su libertad e independencia. Que no se interprete mal esto.
Se requieren condiciones en las que los países en desarrollo puedan
ser dueños de sus propios recursos naturales y humanos y puedan
usarlos para su propio bien, antes que para él de los demás.
El éxito de la perestroika contribuirá a que los países en desarrollo
encuentren la manera de llegar a una modernización económica y social
sin concesiones al neocolonialismo o arrojándose al caldero del
capitalismo.
Cuando me reuní con Oliver Tambo, Presidente del Congreso
Nacional Africano, le dije: “Estamos de su parte en la lucha contra el
régimen del apartheid y sus secuaces, a favor de un Estado democrático
y un desarrollo independiente, de la igualdad de todas las razas y
grupos étnicos”.
111
Todos los países tienen sus problemas. Pero los países en desarrollo
los tienen cien veces más que los otros Estados y eso debe de ser
tomado en consideración. Esos países tienen sus propios intereses
nacionales. Durante décadas fueron colonias, lucharon obstinadamente
por su liberación, consiguieron la independencia y quieren mejorar la
vida de sus pueblos, usar sus recursos como ellos quieran y construir
una cultura y una economía independientes.
¿Hay
acaso esperanzas para las relaciones internacionales
normales y justas, que procedan, digamos, de la Unión Soviética o de
los Estados Unidos, Gran Bretaña y Japón solamente ?¡No! Se necesita
un equilibrio de intereses. Por ahora, ese equilibrio no existe. Por ahora,
el rico se vuelve más rico y el pobre más pobre. Sin embargo, procesos
que pueden sacudir el sistema entero de relaciones internacionales se
están llevando a cabo en el tercer mundo.
Nadie puede eliminar el mundo del socialismo, ni el mundo en
desarrollo, ni el mundo del capitalismo desarrollado. Pero existe la
opinión de que el socialismo es un accidente de la historia y está
condenado a ser un montón de cenizas. Entonces, el tercer mundo se
volverá sumiso y todo cumplirá otra vez su ciclo y la prosperidad será
posible otra vez a expensas de los otros. Una huida al pasado no es la
respuesta a los desafíos del futuro, es simplemente improvisación,
basada en el miedo y la timidez.
Aunque no aprobamos el carácter de las actuales relaciones entre
Occidente y los países en desarrollo, no presionamos para que se
interrumpan. Creemos que esas relaciones deben ser transformadas,
privándolas del neocolonialismo, el cual difiere del antiguo colonialismo
solamente por sus mecanismos de explotación.
La opinión de un hombre como García Márquez vale muchísimo. Y
es precisamente porque refleja los pensamientos, preocupaciones y
sentimientos de millones-blancos, negros, amarillos, todos los pueblos
de la tierra,- que su opinión es estimulante. Esto significa que lo que
comenzamos a hacer en nuestro ambiente, puede derivar también en
beneficio de otros pueblos.
112
La aparición en la escena internacional de más de cien países
asiáticos, africanos y latinoamericanos, que han emprendido el camino
del desarrollo económico, es una de las grandes realidades del mundo
actual.
La responsabilidad por esas decenas de países con una población
global de muchos millones y la tarea de aprovechar su enorme potencial
en beneficio del progreso mundial no recae solo en ellos.
Los dirigentes de los países occidentales subestiman el peligro: se
niegan a considerar la seriedad de los trastornos económicos que
pueden producirse. Por ese motivo proponen medidas disparatadas e
intentan remediar la situación con paliativos. Demuestran una total
renuencia a tomar medidas reales, importantes, para normalizar la
cooperación económica con los países en desarrollo.
Hablando con el Presidente Reagan en nuestra reunión de Ginebra,
le dije que lo primero que hay que entender es de donde provienen los
conflictos regionales. La verdad es que, pese a que son diferentes en
esencia y en el tipo de las fuerzas en conflicto, generalmente aparecen
en el suelo local, como herederos del pasado colonial, de nuevas
transformaciones sociales o de la reaparición de políticas depredadoras
o de las tres cosas juntas.
Los problemas explosivos no pueden ser desatendidos, no
desaparecerán por si solos.
Los círculos de poder en Occidente tendrán que tomar en cuenta,
finalmente, los intereses de las naciones del tercer mundo.
Instamos al Gobierno de los Estados Unidos a asociarse con
nosotros en la búsqueda de soluciones para los problemas del tercer
mundo. Además de la compulsión, hay otros caminos para hacerlo.
113
DEL MEDIO ORIENTE
En el Medio Oriente hace muchos años que existe un conflicto entre
Israel y sus vecinos. Se ha responsabilizado de esto a Moscú, ya que
mantiene invariablemente una posición opuesta a la expansión israelí y
sale en defensa de los derechos soberanos de los pueblos árabes,
inclusive la población árabe de Palestina.
Se atribuyen a la Unión Soviética prejuicios inexistentes contra los
israelíes, aunque nuestro país fue uno de los primeros que fomento la
formación del Estado de Israel.
Pero hay algo indiscutible: para arrancar de raíz el terrorismo es
indispensable eliminar las razones que engendran conflictos y
terrorismo. A menudo comprobé que importantes políticos occidentales
consideran que los conflictos regionales son el producto de la “actividad
conspiratoria del Kremlin”. ¿Cómo se presentan realmente las cosas?.
Los asuntos importantes deben ser examinados con seriedad. El
Medio Oriente es una maraña complicada donde están entremezclados
los intereses de muchos países. La situación será importante para
Oriente y Occidente que desenredemos esa maraña; es importante para
todo el mundo. Pero también existe la opinión de que los problemas de
Medio Oriente en conjunto son imposibles de resolver. Resulta muy
difícil comprender esta posición e imposible aceptarla por
consideraciones políticas y morales.
No tenemos la intención de sacar de un codazo a los Estados Unidos
de Medio Oriente; eso es directamente poco realista. Pero los Estados
Unidos no deberían comprometerse tampoco en metas poco realistas.
¿No sería preferible tomar una posición activa y apoyar los esfuerzos
de los que están buscando la forma de poner término al estancamiento
en que se halla Medio Oriente, mediante una solución política justa?
Es esencial que las negociaciones despeguen. Si la conferencia
demuestra que no es una cobertura para tratos y medidas separadas,
114
si está dirigida a lograr un genuino acuerdo en Medio Oriente que tenga
debidamente en cuenta los intereses de los países árabes, inclusive los
de los palestinos y de Israel, entonces estaremos dispuestos a
presentar todo tipo de asistencia y a participar en todas las etapas de la
conferencia. Y a hacerlo en forma constructiva.
115
DE LATINOAMERICA
Nos vamos a explotar actitudes antinorteamericanas y aún menos
echar leña al fuego, ni trataremos de socavar los tradicionales vínculos
entre América Latina y los Estados Unidos. Eso sería una improvisación
temeraria y no una política sana y somos realistas, no aventureros
imprudentes.
Partimos de los mismos principios generales en nuestras relaciones
con los países latinoamericanos. Esa parte del mundo tiene tradiciones
únicas en su género y un vasto potencial. Sus naciones muestran la
voluntad de hacer todo lo que este a su alcance para lograr un futuro
mejor. Quisiera ver cristalizadas sus esperanzas pese a todos los
obstáculos.
El camino de la libertad es siempre difícil, pero estamos seguros de
que el movimiento latinoamericano hacia el progreso adquirirá impulso.
Las fuerzas y la propaganda de derecha estadounidense describen
nuestro interés por América Latina como un intento de generar una serie
de revoluciones socialistas en ese lugar. ¡Es insensato! Nuestra
conducta durante años y años demuestra que no planteamos nada de
este tipo. Esos planes contradicen nuestra teoría, nuestros principios y
nuestra concepción de la política exterior.
Apreciamos mucho la enérgica política exterior de México y
Argentina, su posición responsable respecto del desarme y la seguridad
internacional y su contribución a las iniciativas del Grupo de los seis.
Apoyamos los esfuerzos en pro de la paz del Grupo Contadora, las
iniciativas de los Jefes de Estado centroamericanos y el Acuerdo de
Guatemala. Nos alegran los cambios democráticos en muchos países
latinoamericanos y apreciamos la creciente consolidación de los países
del continente a fin de preservar y fortalecer su soberanía.
116
Al mismo tiempo, me gustaría insistir una vez más en el hecho de
que no buscamos ningún provecho en América Latina. No queremos ni
sus materias primas ni su mano de obra barata.
117
DE LA DEUDA
A principios de la década de 1980 el ingreso per cápita en los países
del tercer mundo era once veces más bajo que en los países capitalistas
industrializados. Esta brecha está ampliándose en lugar de estrecharse.
Solo en la década pasada, los beneficios que las compañías
estadounidenses obtuvieron de los países en desarrollo se
cuadriplicaron.
Sus recursos son explotados por los países desarrollados e
incorporados en los ingresos nacionales de estos últimos a través de un
intercambio no equivalente. Los países en desarrollo no podrán soportar
durante mucho más tiempo esta situación.
Le dije al Presidente Reagan: “Durante décadas han considerado a
América Latina como puerta de servicio y la han tratado en forma
correspondiente. Los países están hartos de esto. Si cumplen sus
aspiraciones por medios pacíficos o militares es asunto de ellos. Fueron
ustedes quienes colocaron una bomba en América Latina bajo la forma
de su descomunal deuda externa. Realmente deberían pensar en esto”.
Estos países no podrían, por supuesto, pagar sus deudas bajo las
actuales condiciones. Si no se encuentra una solución justa, puede
suceder cualquier cosa. La deuda de los países en desarrollo se ha
convertido en una especie de bomba de tiempo. Su detonación podría
producir graves resultados. Está gestándose una explosión social de
tremenda fuerza destructiva.
Los países en desarrollo soportan la carga de una enorme deuda
externa. Cuando se la compara con el volumen de los beneficios que se
obtienen cada año, esa deuda en aumento representa una perspectiva
poco prometedora de desarrollo y la inevitable agravación de los
problemas sociales, económicos y otros que ya son sumamente serios.
El capitalismo ha llevado sus relaciones económicas con Asia, África
y América Latina a un punto tal que todos los países están condenados
118
al estancamiento económico por no poder satisfacer sus propias
necesidades esenciales y estar empantanados en deudas monstruosas.
Si somos realistas, debemos reconocer que la deuda es impagable
e incobrable bajo las condiciones en que se contrajo.
El problema más espinoso es la deuda externa. No olvidemos que la
prosperidad para buena parte de la comunidad internacional fue
financiada a costa de enormes pérdidas y sacrificios por los países
tercermundistas. Ha llegado la hora de compensar las privaciones que
supuso para ellos esta trascendental y dramática aportación al progreso
material del mundo.
La Unión Soviética está dispuesta a declarar una moratoria a largo
plazo, hasta 100 años, sobre el pago de la deuda de los países menos
desarrollados, y en algunos casos, a condonarla.
En lo que se refiere a otros países en vías de desarrollo, proponemos
considerar lo siguiente:
o Restringir el pago de la deuda oficial, de acuerdo con los
indicadores de desarrollo económico de cada país deudor o
prorrogar a largo plazo el pago de buena parte de la deuda.
o Apoyar a la UNCTAD que llama a reducir la deuda contraída
con los bancos comerciales.
o Garantizar el apoyo gubernamental a los mecanismos de
mercado para el arreglo de la deuda, incluida la fundación
de una organización, internacional especializada que se
encargue de comprar los títulos de la deuda a precios
rebajados.
o La URSS se pronuncia por una discusión constructiva de
vías hacia el arreglo de la crisis de la deuda en diferentes
foros pluripartidistas, incluidas las consultas que se celebran
bajo los auspicios de la ONU entre los Jefes de Gobierno de
países acreedores y deudores.
119
DE LAS RELACIONES INTERNACIONALES
- No
intentamos
comprometernos
en
maquinaciones
diplomáticas y no deseamos provocar el caos en las relaciones
internacionales.
- Las relaciones internacionales no pueden normalizarse si esto
no es comprendido por todos los países. Porque las diferencias
ideológicas y sociales y las de los sistemas políticos son el
resultado de la elección hecha por el pueblo.
- Por primera vez en la historia, el basar, la política internacional
en normas morales y éticas comunes a todo el género humano
y el humanizar las relaciones interestatales se ha convertido en
un requerimiento vital.
- La normalización de las relaciones internacionales en las áreas
económicas, de información y ecología, deberían basarse en
una amplia internacionalización.
- No tendremos relaciones internacionales adecuadas, si
actuamos considerando solamente los intereses de la URSS y
EE.UU. Tiene que haber un equilibrio.
- Ni la Unión Soviética, ni los Estados Unidos, ni ningún otro país
pueden considerar al mundo o cualquier parte de él, como un
objeto de explotación, ni siquiera bajo el pretexto de los
intereses nacionales.
- Los intentos de establecer relaciones con prácticas
dictatoriales, violencia y dominación, difícilmente tiene éxito.
120
- Es necesario aprender a escucharnos unos a otros, y a
comprendernos.
- Vi un documental sobre turistas norteamericanos en el Volga.
Había muchos de nuestros ciudadanos junto con los
norteamericanos, no era fácil distinguirlos. La gente hablaba y
uno sentía que lo hacían amistosamente, comprendiéndose
unos a otros. Eso es lo que los políticos no logramos hacer.
- Es deseable que no solamente los políticos hablen unos con
otros, sino que también lo hagan los ciudadanos comunes. Eso
es muy importante. Es algo que apruebo. Dejemos que el
pueblo soviético y norteamericano se encuentre más a menudo
y dejemos que formen sus propias impresiones unos de otros.
- Si basáramos nuestra política bilateral con el resto del mundo
en premisas equivocadas, la situación podría alcanzar un
punto extremo de confrontación, cargado con las más trágicas
consecuencias para la URSS, EE.UU. y el mundo entero.
- Para mejor o para peor, no hay modo subjuntivo en política. La
historia se hace sin ensayos. No puede haber repeticiones. Eso
hace doblemente importante el hecho de percibir su curso y
sus enseñanzas.
- Es esencial alzarse por encima de las diferencias ideológicas.
Dejemos que cada uno realice su propia elección, y
permitamos que todos respeten esa elección.
- Sin con el discernimiento que da el nuevo pensamiento
alcanzamos un entendimiento, llegaremos a decisiones validas
en los temas globales. Si los dirigentes políticos se dan cuenta
de este punto y lo ponen en práctica, será una victoria máxima
para la razón.
121
- Incitar a la confianza es un largo proceso. Su grado siempre
depende de las relaciones prácticas, de la cooperación en
muchos campos.
- Cada país tiene el derecho de elegir su camino al desarrollo, el
sistema y los amigos. Si no reconocemos eso, nunca seremos
capaces de adoptar relaciones internacionales normales.
- En los más difíciles periodos de la historia, los momentos de
verdad se necesitan como el aire.
- Todo eso puede considerarse retórica, pero, como ya dije, la
retórica hostil también deteriora las relaciones. Tiene el efecto
de una bola de nieve.
- Una elección nacional no debería ser utilizada en las relaciones
internacionales de manera de suscitar tendencias y
acontecimientos que pueden desencadenar conflictos y
confrontaciones nacionales.
- Debemos sacar enseñanzas del pasado, incluyendo la crónica
de nuestras relaciones. Eso es ciencia, seria y responsable
ciencia, si uno se atiene a la verdad.
- Alguna gente puede decir que el nuevo pensamiento político
todavía está recorriendo su camino con dificultad en el mundo
de la política. Alguien puede decir que la inercia de la antigua
forma de pensar es todavía más fuerte que las nuevas sendas.
- Y eso también, es verdad. Y sin embargo la cuestión principal
es que el difícil trabajo de asentar el terreno para reformar las
relaciones internacionales ya se ha hecho. Y nosotros creemos
que el mundo cambiara para mejor. Ya está cambiando.
122
- La política debe basarse en realidades. Y hoy, la más
formidable realidad mundial son los vastos arsenales militares,
tanto convencionales como nucleares, de los Estados Unidos
y de la Unión Soviética. Eso otorga una responsabilidad
especial a nuestros dos países frente a todo el mundo.
Conscientes de este hecho, buscamos genuinamente mejorar
las relaciones soviéticos-norteamericanas, y alcanzar por lo
menos el mínimo de entendimiento mutuo necesario para
resolver problemas que serán cruciales para el futuro del
mundo.
- La nueva etapa de desarrollo reclama desideologizar las
relaciones entre Estados. No renunciemos a nuestras
convicciones, a nuestra filosofía y tradiciones ni exhortamos a
que otros abandonen las suyas.
- Mensaje a los dirigentes de las potencias occidentales: que no
les alarme la perestroika, no la conviertan en tema de una
guerra psicológica, que promuévanla en cambio, a través del
mecanismo de vínculos económicos y del intercambios
culturales y humanitarios: tomen en serio las iniciativas del
Soviet sobre desarme y sobre una mejoría de la situación
internacional y busquen acuerdos sobre estas cuestiones.
- El vínculo orgánico que une las políticas exteriores e interna de
cada Estado extranjero se vuelve particularmente estrecho y
especialmente significativo en momentos cruciales. Un cambio
en la política interna conduce inevitablemente a cambios de
actitud hacia los problemas internacionales.
- Es posible suprimir, obligar, sobornar, doblegar o destruir, pero
solamente por un cierto periodo de tiempo. Desde el punto de
vista de una política de largo plazo nadie será capaz de
123
someter a los demás. Es por eso que solamente las relaciones
de igualdad pueden subsistir.
- Sin duda las diferencias perduraran, ¿pero debemos batirnos
a duelo por ellas? ¿No sería más correcto pasar por encima de
las cosas que nos dividen, por el bien de los intereses de toda
la humanidad, por el bien de la vida en la tierra? Hemos hecho
nuestra elección, sosteniendo una nueva actitud política,
mediante declaraciones que nos comprometen, y con acciones
y realizaciones concretas.
- Ya no resulta posible planear una política con las premisas del
año 1947, la doctrina de Truman y el discurso de Churchill en
Fulton. Es necesario pensar y actuar de una forma distinta. Y
más aún, la historia no espera y la gente no puede permitirse
perder el tiempo. Mañana podría ser demasiado tarde, y
pasado mañana quizá no llegue nunca.
- Si nosotros en la Unión Soviética juzgaremos la política de otro
Estado por las declaraciones individuales hechas por sus
dirigentes, hace rato que habríamos empezado a disparar
proyectiles.
- Una diplomacia pública, ciudadana, una forma de dirigirse a los
pueblos directamente, se ha vuelto un medio habitual de
contacto interestatal.
- Estamos también firmemente convencidos de que la
comunidad socialista solo saldrá adelante si cada Gobierno y
Estado se preocupan por sus intereses propios y comunes, si
respetan a sus amigos y aliados, tienen en cuenta sus
intereses y prestan atención a la experiencia de los demás.
- En principio, todos los países socialistas, de una forma u otra
están atravesando por el proceso de búsqueda de renovación
124
y de transformaciones profundas. Pero cada país, es decir sus
dirigentes y su pueblo, decide en forma independiente cual
será la forma, escala, alcance, índice y métodos de esas
transformaciones.
- Mencione esto en una conversación que mantuve con Jimmy
Carter.
125
- El movimiento de países no alineados personifica el deseo de las
naciones que alcanzaron recién su libertad de cooperar con otras
sobre bases de igualdad y de suprimir en las relaciones
internacionales los intentos dictatoriales y hegemónicos.
- La declaración de Delhi no tiene precedentes. Presenta un
enfoque filosófico y político totalmente nuevo de las relaciones
entre Estados. El reconocimiento de la prioridad de los valores
humanos universales en este espacio y en la era nuclear
constituye sus fundamentos filosóficos y éticos. Aunque el
documento fue elaborado por los dos países, su importancia va
mucho más allá de los límites bilaterales y regionales.
- Las relaciones soviético-indias son ejemplares en muchos
aspectos: en su diverso contenido político, económico, científico,
126
técnico y cultural, en el profundo respeto y afinidad que cada
nación siente por la otra y en el tono general de nuestros vínculos
que refleja nuestra confianza mutua y el sincero deseo de
conservar nuestra amistad.
- ¿Cómo es posible que India y la Unión Soviética, dos Estados con
sistemas políticos y sociales diferentes, hayan conseguido
establecer relaciones de tan alta calidad? Porque ambos basan
su política (no solo de palabra, sino de acción) sobre los principios
de soberanía, igualdad, no interferencia en los asuntos internos
de los demás y cooperación. Ambos reconocen los derechos de
todos los países a elegir su propio sistema político y sus propias
pautas de desarrollo social.
- De manera que nos asiste toda la razón para decir con legítimo
orgullo que la Unión Soviética y la India constituyen un ejemplo
que los demás tendrían que emular. En nuestras relaciones
vemos un orden mundial en cierne, donde serán las normas
universales la coexistencia pacífica y la cooperación beneficiosa
basadas en la buena voluntad.
- Únicamente una soberanía política inviolable y la independencia
económica pueden proporcionar una base sana para las
relaciones internacionales en el mundo actual.
- Ha llegado el momento de hacer una elección. Todos tenemos
que comenzar la prueba de buena voluntad, coraje y sentido
común.
127
DE LA ONU
- Estamos aquí para expresar nuestro respeto a la Organización de
las Naciones Unidas que muestra cada vez más su capacidad de
ser un centro internacional, único en su género, al servicio de la
paz y la seguridad.
- Estamos aquí para expresar nuestro respeto a la dignidad de esta
organización que acumula la razón colectiva y la voluntad del
género humano.
- Estamos aquí, para poder, dentro de las paredes de la más
prestigiosa organización universal, compartir con ella nuestras
reflexiones e informarla sobre nuestras decisiones importantes.
- Al activar su gestión pacificadora, la ONU ha demostrado
últimamente su capacidad de ayudar a los Estados miembros a
contrarrestar las amenazas de la época, a humanizar las
relaciones internacionales.
- Los políticos hoy debemos tomar en consideración las lecciones
de esa etapa de la historia de las Naciones Unidas que entro en
contradicción con la propia naturaleza y la misión de la ONU. Una
de las lecciones más amargadas e importantes es la lista
interminable de oportunidades desaprovechadas. Y, por ende, la
disminución, en cierta etapa, del prestigio de la ONU y la
frustración de muchas de sus iniciativas.
- Las Naciones Unidas acumulan los intereses de diversos países
y es la única organización capaz de hacer converger todos los
intereses: bilaterales, regionales y globales.
- Actualmente, en todas las esferas que incumben a la ONUpolítica, militar, económica, tecno científica, ecológica y
128
humanitaria, se presentan nuevas oportunidades. Tomemos como
ejemplo el problema del desarrollo, que tiene carácter global. Las
condiciones infrahumanas en que viven decenas de millones de
hombres en algunos países del tercer mundo constituyen una
amenaza para toda la humanidad. Ninguna entidad cerrada, bien
sea una importancia que tiene, podrá quitar los nudos que se han
formado en las líneas principales del sistema económico mundial:
Norte-Sur, Este-Oeste, Sur- Sur, Sur- Este, Este-Este. Es
necesario mancomunar esfuerzos, tomar en consideración los
intereses de todos, y sola la ONU es capaz de realizar esta labor.
- La democratización de las relaciones internacionales requiere no
solo la máxima internacionalización de las soluciones de los
problemas que conciernen a todos los miembros de la comunidad
mundial; significa también la humanización de tales relaciones.
- Este encuentro se produce en las postrimerías de un año que ha
significado mucho para las Naciones Unidas, y en vísperas de un
año nuevo en el que ponemos muchas esperanzas. Es de creer
que esas esperanzas nuestras serán correspondidas por nuestros
esfuerzos conjuntos para acabar con la era de las guerras,
confrontación y conflictos regionales, con la agresión contra la
naturaleza, con el terror del hambre y la miseria, con el terrorismo
político. Tal es nuestro objetivo común y solo con esfuerzos
comunes podremos conseguirlo.
129
130
- Todo indica que Occidente querría mantener las cosas en
familia, por así decirlo, dentro de los siete, los cinco u otros
similares. Esto probablemente explique los intentos para
desacreditar a las Naciones Unidas.
- Se ha argumentado, por ejemplo, que la ONU está perdiendo
su significado y eso es simplemente una insensatez. Y eso se
dice ahora, cuando hay tantos cambios en un mundo saturado
por los diversos intereses de numerosos Estados, y cuando
encontrar un equilibrio de esos intereses es prioritario.
131
- El papel de las Naciones Unidas, con su experiencia de agilizar la
cooperación internacional, es más importante que nunca.
- Es cierto que los esfuerzos de las Naciones Unidas no siempre
han sido exitosos. Pero, en mi opinión, esta organización es el foro
más apropiado para buscar un equilibrio en los intereses para la
estabilidad del mundo.
- Las crisis y los conflictos son el campo fecundado para el
terrorismo internacional. La Unión Soviética rechaza por principio
el terrorismo y está dispuesta a cooperar enérgicamente con los
otros países, a fin de erradicar ese mal. Es conveniente concentrar
esa tarea en las Naciones Unidas.
132
- Discutí con Pérez de Cuéllar la relación que existe entre desarme
y desarrollo. Convenimos que esta cuestión merece ser estudiado
cuidadosamente en las Naciones Unidas.
- En la unidad esta nuestra fuerza y de la unidad sacamos nuestra
confianza de que podremos hacer frente a los desafíos planteados
por nuestra época.
133
DEL ARMAMENTISMO
- La clase dirigente privilegia sus propios intereses sobre los de la
humanidad, incluso sobre los de su propio pueblo.
- Los intentos de lograr una superioridad militar son ridículos. Ahora
se están haciendo esos intentos en el espacio.
- Desde el punto de vista de la seguridad, la carrera armamentista
se ha vuelto absurda porque su propia lógica conduce a la
desestabilidad de las relaciones y, eventualmente a un conflicto
nuclear.
- Cada puesto de trabajo en el complejo industrial-militar cuesta dos
o tres veces más que en una industria civil.
- Las armas convencionales son varias veces más destructivas,
que lo que fueron durante la segunda guerra mundial, también
porque hay plantas de energía nuclear compuestas por un total de
200 grupos de reactores nucleares y un gran número de fábricas
de productos químicos especializados.
- La destrucción de esos medios en el curso de las hostilidades
convencionales convertiría al continente en inhabitable.
- Los acuerdos más importantes en temas tales como armas anti
satélites, el comercio de armas, reducción y la actividad militar en
el Océano Indico y conciliación en el Medio Oriente estaban al
alcance de la mano. ¡Han pasado diez años! ¡Cuánto tiempo y
cuantos recursos se han gastado en la carrera armamentista y
cuántas vidas humanas se han perdido!
- Es necesario detener la carrera armamentista, abordar el
desarme, normalizar las relaciones soviético-norteamericano.
134
Francamente, es hora de hacer que las relaciones entre los cinco
grandes pueblos sean merecedoras de su papel histórico.
- Vemos en particular, la diferencia entre las ideas del secretario de
defensa, un civil, y le ejército profesional norteamericano. Para el
primero, fabricación y venta de armas significan un gran negocio,
mientras que los profesionales realistas son conscientes de lo que
tiene entre manos de lo que puede traer eso al mundo.
- Tal comprensión de testimonio del despliegue entre los militares
de un sentido de realismo y responsabilidad.
- Se necesita un enemigo, imaginario o real, únicamente si uno está
dispuesto a mantener la tensión, la confrontación de largo alcance
y, debo agregar, de imprescindibles consecuencias. La nuestra es
una orientación diferente.
- La mayor parte de las armas nucleares están concentradas en la
Unión Soviética y los Estados Unidos. Solo el 10%, incluso un 1%
de su potencial es suficiente para causar daños irreparables en
nuestro planeta y en la civilización humana.
- Justificamos nuestra firme convicción de que la carrera
armamentista no debía expandirse en el espacio, sometiendo a
consideración el proyecto de una amplia cooperación
internacional en la exploración y uso específico del espacio.
135
136
- Fueron esas intenciones políticas, esos designios ilusoriosdominar a la URSS a través de la iniciativa de defensa estratégica
– los que no permitieron que Reykjavik fuera coronado con
decisiones de significado histórico.
- La existencia de armas nucleares está cargada con el riesgo
permanente de la impredecibilidad.
- La defensa no puede ser asegurada por medios militares, ni por
el uso de las armas, ni por la disuasión, ni por el
perfeccionamiento continuo de la “espada”, ni por el del “escudo”.
- Tenemos la impresión de que los Estados Unidos necesitan que
existan conflictos regionales para tener la posibilidad de seguir
maniobrando con el nivel de confrontación y echando mano de
una política de fuerza y de la propaganda antisoviética.
- Hoy ya está claro que ningún Estado pueda ser omnipotente
incrementado su fuerza militar. Es más. Haciendo hincapié en la
fuerza militar, se debilitan, en definitiva, otros componentes de la
seguridad nacional.
- La carrera de los armamentos y la militarización de la mentalidad,
han formado el desarrollo internacional y la comunicación.
- Los que tratan de amedrentar al público occidental con la
perestroika, temen realmente que triunfe, aunque solo sea porque
frustra la oportunidad de recurrir al fantasma de la “amenaza
soviética”, empañando la imagen real de nuestro país con una
grotesca y horrible “imagen del enemigo”. De esta manera
continua la insensata carrera armamentista bajo lemas y
discursos demagógicos.
- Los que quieren presionar a la Unión Soviética, parecen
demasiado seguros de su propio bienestar económico. No importa
137
las riquezas que posea los Estados Unidos, difícilmente podrá
permitirse malgastar un billón de dólares por año en armamentos.
- Un incremento del gasto de armas aumenta el déficit
presupuestario. Los Estados Unidos toman actualmente en
préstamo dos tercios de lo que gasta en armamentos.
- La deuda federal de los Estados Unidos es en realidad una deuda
del Pentágono y tendrá que ser reembolsada por muchas
generaciones de estadounidenses. De alguna manera se debe
poner término a esta amenaza. Pero de todas formas, es el
problema de los norteamericanos.
- El éxito de la perestroika podrá al descubierto la estrechez de
miras y el egoísmo de las fuerzas que actualmente están
gobernando en Occidente, fuerzas comprometidas en el
militarismo y la carrera armamentista y que están buscando
enemigos por todas partes.
- Al distraer enormes recursos de otras prioridades, la carrera
armamentista está disminuyendo el nivel de seguridad,
perjudicándola. Es, en sí misma, una enemiga de la paz.
- Si tenemos éxito en establecer nuevas relaciones basadas en la
igualdad y el debido respeto por los intereses de cada uno, ¿para
que necesitemos la maquinaria militar existente que fue diseñada
como instrumento de la política exterior expansionista?
- Europa Occidental no avanzara tecnológicamente por la vía
militarista de la guerra de las galaxias. Tampoco la militarización
del espacio abrirá un camino al progreso tecnológico. Eso es pura
demagogia condimentada con imperialismo tecnológico.
- Las fábricas de armas ya desbordadas, continuaron llenándose
con nuevos tipos de armas sofisticadas y se están desarrollando
138
nuevas áreas de tecnología miliar. Estados Unidos marca el ritmo
en esta peligrosa, si no fatal, carrera.
- Si las conversaciones se usan como un telón para poder continuar
con todos los programas militares y aumentar el presupuesto para
la defensa, entonces estamos en contra de las conversaciones,
resueltamente en contra. Porque ese enfoque es inaceptable.
- En el muro de recelos y enemistad, al parecer infranqueable, se
ha abierto una inmensa brecha. Ante nuestros ojos surge una
nueva realidad histórica: el viraje del principio de los
superarmamentos al principio de una suficiencia razonable para
la defensa.
- Ya es tiempo de que las dos alianzas militares corrijan sus
conceptos de estrategias para movilizarlos hacia los fines de la
defensa.
- La carrera armamentista, igual que la guerra nuclear, es imposible
de ganar.
139
DE UNA GUERRA NUCLEAR
- La guerra nuclear no puede ser un medio para lograr fines
políticos, económicos, ideológicos o de cualquier otra índole. La
función política de la guerra ha sido siempre su justificación, su
explicación “racional”. La guerra nuclear es una insensatez, es
irracional.
- En un conflicto nuclear global no habrá ni ganadores, ni
perdedores: la civilización del mundo perecerá inevitablemente.
Es mucho más un suicidio que una guerra en el sentido
convencional de la palabra.
- Las diferencias ideológicas no debieran transferirse a la esfera de
las relaciones interestatales, ni la política exterior debiera
subordinarse a ellas, porque las ideologías pueden ser polos
opuestos, mientras que el interés de la supervivencia y la
prevención de la guerra permanecen como algo universal y
supremo.
- Incluso una guerra convencional seria actualmente desastrosa
para Europa
- La responsabilidad de todos aumenta de forma inconmensurable
en nuestra era nuclear.
- El más débil puede simplemente estallar todas sus cargas
nucleares, incluso en su propio territorio y eso significara suicidio
para ellos y muerte lenta para el enemigo.
- Es por eso que cualquier competencia por la superioridad militar
significa morderse la propia cola. Es impensable en la política
verdadera.
140
- Comprobamos que debíamos dar lo que considero que es un
amplio giro para trabajar mejor hacia las relaciones soviéticonorteamericanas. Esto fue aceptar que en la guerra nuclear no
hay vencedores y que nunca deberá librarse.
- Un gran trabajo de magnitud histórica está esperando a nuestros
países. Ninguno de los dos puede hacer solo ese trabajo. Me
refiero al tema actual de nuestros días: prevenir la amenaza de la
destrucción de la humanidad por una guerra nuclear.
- Por primera vez surge un real interés común, ni especulativo ni
remoto, el de salvar a la humanidad del desastre.
- Al entrar en la era nuclear, en la que la energía del átomo se usa
con propósitos militares, la humanidad ha perdido su inmortalidad.
En el pasado hubo grandes guerras, aterradoras guerras que se
llevaron millones y millones de vidas, convirtieron las ciudades y
los pueblos en ruinas y cenizas y destruyeron culturas y naciones
enteras. Pero la continuidad de la humanidad no se veía
amenazada. Ahora, por el contrario, si estalla una guerra nuclear
toda cosa vigente será borrada de la faz de la tierra.
- Lo que es lógicamente imposible, o sea, que la humanidad pueda
ser aniquilada por completo, ahora se ha vuelto técnicamente
posible.
- Los arsenales nucleares existen, son tan grandes que para cada
habitante de la tierra hay una carga capaz de incinerar una zona
amplia. Actualmente, tan solo un submarino estratégico lleva un
potencial destructor comparable a varias contiendas como la
segunda guerra mundial. ¡Hay docenas de esos submarinos!
- Es cierto que el mundo ya no es lo que solía ser y sus nuevos
problemas no pueden abordarse sobre las bases de
pensamientos formulados en siglos anteriores. ¿Podemos todavía
141
persistir en la opinión de que la guerra es una continuación de la
política por otros medios?
- Pese a que la perspectiva de muerte por una guerra nuclear es
indudablemente el argumento que causa mayor consternación, la
cuestión es aún más amplia. La espiral armamentista, aparejada
con las realidades militares y políticas del mundo, y las
persistentes tradiciones del pensamiento político pre nuclear
obstruyen la cooperación entre los países y pueblos, que es –
oriente y occidente están de acuerdo – indispensable, si las
naciones del mundo quieren preservar intacta la naturaleza,
asegurar su uso racional y la renovación de sus recursos, y por
ende la conveniente supervivencia de los seres humanos.
- Todos los países son ahora mucho más interdependientes que
nunca y la acumulación de armas, en especial los misiles
nucleares, hace que el estallido de una guerra mundial, no
declarada o accidental, sea cada vez más probable, debido
simplemente a una falla técnica o a la falibilidad humana, y lo
sufrirán todos los seres vivientes de la tierra.
- De continuar tal carrera en la tierra y si se extiende en el espacio,
se acelerara la acumulación y la modernización de las armas
nucleares, en una carrera que es ya febril.
- El único resultado de una guerra seria la destrucción universal, de
manera que sacamos una conclusión sobre la desaparición de la
relación causa-y-efecto entre la guerra y la revolución. Las
perspectivas de progreso social “coinciden” con las de prevención
de la guerra nuclear.
- Todos parecen estar de acuerdo en que en esa guerra no habrá
ni vencedores ni vencidos. Es que no habrá sobrevivientes. Es
una amenaza mortal para todos.
142
DE LA PAZ Y LA SEGURIDAD
- El único camino hacia la seguridad es a través de las decisiones
políticas y el desarme.
- La seguridad es indivisible. O hay igual seguridad para todos o no
hay seguridad para nadie. La única base sólida para la seguridad
es el reconocimiento de los intereses de todos los pueblos y
países y de su igualdad en los asuntos internacionales.
- La seguridad de cada nación corre pareja con la seguridad de
todos los miembros de la comunidad mundial.
- No debe buscarse la seguridad propia a expensas de la de los
otros.
- La seguridad universal estriba, en nuestro tiempo, es el
reconocimiento del derecho de cada nación para elegir su propio
camino de desarrollo social, en la renuncia a interferir en los
asuntos internos de otros Estados, en el respeto por los otros,
combinando con una visión objetiva y autocritica de nuestra
sociedad.
- Debemos cambiar, uniendo los esfuerzos, de una confrontación y
rivalidad militar hacia una coexistencia pacífica y una cooperación.
Solo por medio de esa comprensión, nuestro continente podrá
unirse.
- La casa es común, eso es cierto, pero cada familia tiene su propio
departamento y también hay diferentes entradas. Pero es
solamente juntos, colectivamente y siguiendo sensatas normas de
la coexistencia, que los europeos pueden salvar su casa,
protegerla contra una conflagración y otras calamidades, hacerla
mejor y más segura y mantenerla en un orden adecuado.
143
- El concepto de un “hogar común europeo” sugiere, por encima de
todo, un grado de integridad, aun si sus Estados pertenecen a
diferentes sistemas sociales y a opuestas alianzas políticomilitares. Combina necesidad con oportunidad.
- Cada departamento en la “casa europea” tiene el derecho de
protegerse contra los ladrones, pero debe de hacerlo sin destruir
la propiedad de los vecinos.
- Cuando un país ve a otro como un demonio encarnado y a sí
mismo como la corporación del bien, las relaciones entre ellos
conducen a un callejón sin salida.
- La seguridad es un tema político, no una función de la
confrontación militar. Fracasar en su comprensión solo puede
ocasionar una guerra con todas sus consecuencias catastróficas.
Si la enorme acumulación de armas nucleares, químicas y otras,
se activará, no quedaría nada en el mundo. De lo que estamos
hablando es de la supervivencia de la humanidad. Para nosotros
el concepto de un mundo libre de armas nucleares es una
convicción a la que hemos llegado a través de un gran sufrimiento.
- Todos los Estados, y, sobre todo, los más fuertes, han de saber
auto limitarse a excluir totalmente el empleo de la fuerza con
respecto a otros. Este es el primer y más importante elemento del
mundo sin violencia como el ideal proclamado por la URSS y la
India en la Declaración de Nueva Delhi, ideal al que invitamos a
atenerse a los demás.
- En este nuestro siglo nuclear, el derecho internacional no debe
basarse en un cumplimiento coercitivo, sino en unas normas que
reflejen el equilibrio de intereses de los Estados.
- Los verdaderos intereses de los pueblos servirán con fidelidad a
la causa de la seguridad universal siempre y cuando el hombre,
144
sus preocupaciones, derechos y libertades sean la medida de
todo.
- En el curso de las negociaciones sentimos siempre la presencia
de otros Estados importantes, nucleares y no nucleares.
Asimismo, otros muchos países medianos y pequeños,
comprendidos, naturalmente en el movimiento de no alineados, y
el grupo de los seis, vienen desempeñando en ello un papel
sumamente importante.
- La formación de un mundo pacifico tendrá por marco la existencia
y la rivalidad de los distintos sistemas socioeconómicos y
políticos.
- Hay que imprimir a esa rivalidad el carácter de emulación
razonable en términos de respeto por la libertad de opción y el
equilibrio de intereses. En este caso ella será útil y productiva
desde el punto de vista del desarrollo mundial. De lo contrario, si
la carrera armamentista sigue siendo su principal componente, la
rivalidad puede llegar a ser fatal.
- El marco y alcance de los programas económicos y sociales
iniciados por la Unión Soviética evidencian su política exterior
pacífica y ofrecen garantías materiales al respecto.
- En nuestro mundo complicado y perturbado es imposible medir
todo con nuestra propia vara. Los intentos de imponer
determinada visión bajo presión militar, moral, política y
económica, están hoy pasados de moda. Más aun, esos intentos
son peligrosos; irritan al público mundial y, por lo tanto,
obstaculizan el progreso hacia la paz y cooperación.
- La verdad sobre la perestroika está en armonía con los intereses
de la paz y la seguridad internacionales.
145
- Necesitamos una paz duradera a fin de concentrarnos en el
desarrollo de nuestra sociedad y hacer frente a las tareas
destinadas a mejorar la vida del pueblo soviético. Nuestros planes
son fundamentales y a largo plazo.
- Todos, inclusive nuestros asociados-rivales occidentales, deben
comprender que nuestra política internacional dirigida a construir
un mundo libre de armas nucleares y no violento, y a asegurar
niveles civilizados en las relaciones entre Estados, es igualmente
importante y digno de crédito en sus principios fundamentales.
- Vemos nuestra interdependencia, la integridad del mundo, la
imperativa necesidad de aunar los esfuerzos de la humanidad por
el bien de su auto preservación.
- La situación del mundo puede llegar a un punto en que no
dependa ya de los políticos, sino de la casualidad. Todos
enfrentamos la necesidad de aprender a vivir en paz en este
mundo, de encontrar una nueva manera de pensar, porque las
condiciones actuales son bien diferentes de las que existían tres
o cuatro décadas atrás.
- Junto con las realidades ya mencionadas de las armas nucleares,
la ecología, la revolución científica y tecnológica y la informática,
esto también nos obliga a respetarnos el uno al otro y a todos.
- Tal es nuestro mundo, complejo, pero no condenado. Nosotros
sostenemos la opinión de que todo puede resolverse, pero cada
uno debe reimplantarse su papel en este mundo y actuar con
responsabilidad.
- La gente quiere vivir en un mundo más justo y más seguro. La
humanidad merece un destino mejor que el de ser rehén del terror
nuclear y la desesperación. Es necesario cambiar la actual
146
situación del mundo y constituir un mundo libre de armas
nucleares, libre de violencia y de odio, de miedo y de sospechas.
- La columna vertebral de esa nueva forma de pensar es el
reconocimiento de la prioridad de los valores humanos o para ser
más precisos, de la supervivencia de la humanidad.
- En Asia los problemas de la paz son tan agudos y dolorosos como
en otras regiones del mundo.
- Nuestro enfoque sobre esta inmensa parte del mundo, donde hay
tantos países y culturas diferentes, está basado en el
reconocimiento y la comprensión de sus realidades. Nuestros
conceptos sobre las formas de garantizar la seguridad
internacional y la cooperación pacifican en Asia y el Océano
Pacifico se funda en esas realidades y surgen de nuestro genuino
deseo de establecer juntos nuevas y justas relaciones en esa
región.
- La India, uno de nuestros vecinos meridionales, con una población
de 800 millones, es una gran potencia. Goza de gran influencia
dentro del movimiento de los no alineados y en todo el mundo y
es un factor decisivo para la paz asiática y mundial.
- Muchos partidos socialistas y social-demócratas de Europa
Occidental están adoptando nuevas actitudes respecto de la
política de defensa y seguridad. Están conducidos por políticos
maduros, con una amplia visión de los problemas del mundo.
- Lamento mucho no haber podido conocer a Olof Palme, cuya
trágica muerte fue un gran golpe para nosotros. La idea de
“seguridad para todos”, que fue propuesta por el y elaborada más
tarde por la Comisión internacional de Palme, tiene mucha
semejanza con nuestro concepto de seguridad completa.
147
- Creo que la contribución de Europa a la causa de la paz y la
seguridad podría ser mayor. Muchos dirigentes de Europa
Occidental carecen de voluntad política y, tal vez, de
oportunidades en adoptar una estimación realista de lo que está
sucediendo.
- No voy a descubrir ningún secreto si digo que la Unión Soviética
está haciendo todo lo necesario para mantener al día sus
defensas actualizadas y confiables. Ese es nuestro deber para
nuestro propio pueblo y nuestros aliados .Al mismo tiempo quiero
decir que esa no es nuestra elección. Nos lo han impuesto.
148
DEL DESARME
- Frente a un peligro todavía peor, Estados pertenecientes a
diferentes sistemas sociales pueden y deben cooperar unos con
otros, en nombre de la paz y en el nombre de una misma
humanidad.
- Para prevenir el desastre, los líderes políticos deberán superar
sus estrechos intereses y darse cuenda de la dramática situación.
- ¿No sería más correcto pasar por encima de las cosas que nos
dividen, para el bien de los intereses de toda la humanidad, para
el bien de la vida en la tierra?
- El pensar en un nuevo camino significa también ver una directa
conexión entre el desarme y el desarrollo.
- Nosotros abogamos por la internacionalización de los esfuerzos
para convertir el desarme en un factor de desarrollo.
- Ese camino tiene su origen en un mundo no violento, libre de
armas nucleares. Nos hemos lanzado por ese camino y llamamos
a otros países y naciones, para que sigan el ejemplo.
- La implementación del principio básico de “desarme para el
desarrollo”, puede y debe reunir al género humano y facilitar la
formación de una conciencia mundial.
- Los esfuerzos para la seguridad a través del desarme deberán ser
combinados con los esfuerzos para garantizar las condiciones de
existencia decentes para el hombre. Hoy se necesita más valor
para salvaguardar la paz que para prepararse para la guerra.
149
- Usar los métodos de la diplomacia ciudadana o es un truco.
Simplemente procedemos así, por habernos dado cuenta de que
todo el peso de la carrera armamentista, para no mencionar las
posibles consecuencias de conflictos internacionales, gravita
sobre el pueblo. Queremos que la posición de la Unión Soviética
pueda ser llevada a los hogares de los pueblos del mundo.
- Ambas partes deben trabajar para detener la carrera
armamentista y marchar hacia el desarme. Si trabajamos juntos
para resolver los conflictos regionales, nuestra mutua confianza
también se incrementara.
- En el curso de un importante “inventario” de nuestros asuntos
internos y de la situación internacional, después de la reunión
plenaria del Comité Central de PCUS de abril de 1985, la
conducción soviética llego a la conclusión de que la situación en
el mundo era demasiado peligrosa como para permitirnos perder
la más leve posibilidad para mejorar y conseguir una paz más
duradera.
- La gravedad de la situación nos convenció de que era necesaria
una reunión personal con el Presidente de los Estados Unidos
aunque solo fuera para el intercambio más profundo de opiniones
y para una mejor comprensión de los enfoques de cada uno.
- La prohibición de pruebas nucleares es la piedra de toque. Si
alguien desea sinceramente eliminar las armas nucleares estará
de acuerdo en prohibir las pruebas, porque tal prohibición
conducirá a la reducción de los arsenales existentes y a terminar
con su modernización. Si alguien no quiere que eso suceda, hará
todo lo necesario para asegurarse de que las pruebas continúen.
- No se necesitaban juegos políticos o artimañas, sino
responsabilidad política y una clara comprensión de que nadie va
150
a engañar al otro, cuando el tema es tan delicado para la
seguridad del Estado.
- En el XXVII congreso del PCUS, probamos desde todos los
ángulos la idea de construir un sistema abarcador de la seguridad
internacional. Lo presentamos al mundo entero, a los gobiernos,
partidos, organizaciones públicas y movimientos que están
genuinamente preocupados por la paz en la tierra.
- Nuestro último programa para el desarme nuclear es simple y
comprensible para todos. Esta reducido a cuatro puntos
expresados en una página y media, todo el mundo puede
comprenderlo. Esa era nuestra meta deliberada, hacer que la
opinión pública mundial fuera testigo de nuestras conversaciones.
- Para nosotros el concepto de un mundo libre de armas nucleares
es una convicción a que hemos llegado a raves de un gran
sufrimiento, consideramos la seguridad como un concepto
abarcador, que incorpora no solamente los aspectos políticomilitares, sino también los económicos, ecológicos y humanitarios.
- Consideramos que los principios fundamentales de este sistema
son:
1.- En la esfera militar
- Renuncia, por parte de las potencias nucleares, a la guerra – tanto
nuclear como convencional – entre sí o contra terceros.
- Prevención de la carrera armamentista en el espacio exterior,
suspensión de todas las pruebas de armas nucleares y la
destrucción total de tales armas, una prohibición y la destrucción
de las armas químicas y la renuncia al desarrollo de otras armas
de aniquilación masiva.
151
- Un control estricto sobre la disminución del nivel es potencial
militar de los países hasta los límites de una razonable eficiencia.
- Elaboración de una serie de medidas dirigidas a erigir la confianza
entre Estados y la creación de garantías efectivas contra ataques
desde afuera y para la inviolabilidad de sus fronteras
- Equilibrio y reducción proporcionada del presupuesto militar.
2.- En la esfera política
- Respeto estricto en la práctica internacional por el derecho de
cada pueblo para elegir sus caminos y sus formas de desarrollo
independiente
- Establecer una política justa para las crisis internacionales y los
conflictos regionales.
- Elaboración de una serie de medidas dirigidas a erigir la confianza
entre Estados y la creación de garantías efectivas contra ataques
desde afuera y para la inviolabilidad de sus fronteras.
- Elaboración de métodos efectivos para prevenir el terrorismo
internacional, incluyendo aquellos que garanticen la seguridad de
las comunicaciones internacionales por tierra, aire y mar.
3.- En la esfera económica
- Exclusión de todas las formas de discriminación en la práctica
internacional, renuncia a la política del bloqueo económico y a las
sanciones, si esto no es directamente considerado dentro de las
recomendaciones de la comunidad mundial.
152
- Unificación de propuestas para un justo arreglo del problema de
la deuda.
- Establecimiento de un nuevo orden económico mundial,
garantizando igual seguridad económica para todos los países.
- Elaboración de principios para utilizar parte de los fondos
liberados por la reducción de los presupuestos militares, para el
bien de la comunidad mundial y para el desarrollo de las naciones
en primer lugar.
- Reunión de esfuerzos para explorar y hacer uso pacífico del
espacio exterior y para resolver los problemas globales de los que
depende el destino de la civilización.
4.- En la esfera humanitaria
- Cooperación en la propagación de ideas de la paz, desarme y
seguridad internacional; mayor fluidez en la información general
objetiva y contactos más amplios entre los pueblos con el
propósito de aprender unos a otros, refuerzo del espíritu de mutuo
entendimiento y concordia en las relaciones entre ellos.
- Erradicación del genocidio, apartheid, defensa del fascismo y toda
otra forma de racismo, exclusivismo nacional o religioso y también
de segregación.
- Extensión – mientras se respeten las leyes de cada país- de la
cooperación internacional en la implementación de los derechos
políticos, sociales y personales de los pueblos.
- Solución con un espíritu humano y positivo de las cuestiones
relacionadas con el restablecimiento de familias, matrimonios y la
promoción de contactos entre los pueblos y las organizaciones.
153
- Fortalecimiento y búsqueda de nuevas formas de cooperación en
cultura, arte, ciencia, educación y medicina.
- Las soluciones a problemas dramáticos deben buscarse en todas
las discusiones y foros y, por sobre todo, en las conversaciones
en Ginebra.
- Deseamos ir de una situación de sospecha y hostilidad a la
confianza; de un “equilibrio de miedos” a un equilibrio de razón y
buena voluntad; de un nacionalismo egoísta y estrecho a la
cooperación. Esta es la meta de nuestras iniciativas de paz y por
eso continuaremos trabajando, sin descanso.
- Abogando por la desmilitarización de las relaciones
internacionales, queremos ver los métodos políticos y jurídicos
primando en la solución de los problemas que surgen. Es cierto
que la tendencia al desarme ha recibido un fuerte impulso y que
este proceso va cobrando una fuerza por la inercia propia. Pero
todavía no se ha hecho irreversible. Es cierto que la voluntad de
renunciar a la confrontación en favor del dialogo y la cooperación
se ha manifestado con vigor. Pero esa voluntad todavía no se ha
consolidado definitivamente en la práctica de las relaciones
internacionales.
- Es cierto que el avance hacia un mundo desnuclearizado y no
violento es capaz de transformar radicalmente la fisionomía
política y cultural del planeta. Pero se han dado solo los primeros
pasos, por los demás acogidos con desconfianza en
determinados círculos influyentes, y estos pasos encuentran
resistencia.
- La herencia y la inercia del pasado siguen pesando. Las
profundidades contradicciones y las raíces de muchos conflictos
no han desaparecido.
154
- En nuestra época, una seguridad genuina y pareja puede ser
garantizada disminuyendo constantemente el nivel del equilibrio
estratégico, del cual las armas nucleares y demás armas de
destrucción masiva debieran ser completamente eliminadas.
- Nosotros – toda la humanidad – estamos en el mismo bote, y
podemos hundirnos o nadar, pero todos. Es por eso que las
conversaciones sobre el desarme no son un juego que puede ser
ganado por una de las partes. Todos pueden ganar, de otra
manera, todos empezamos a perder.
- A pesar de la complejidad y de lo abigarrado del diseño del mapa
de Asia y el Pacifico y de la distribución desigual de colores
brillantes y oscuros, es evidente la naturaleza esencialmente
antinuclear del cuadro general. Y ya puede empezarse a avanzar
hacia la eliminación de las armas nucleares en Asia.
- El desarme debe llevarse a cabo bajo estricto control
internacional, inclusive inspecciones en el lugar. Instamos a los
Estados Unidos a que inicien conversaciones sobre armamentos
nucleares en la región de Asia- Pacifico y resuelvan ese problema
sobre bases reciprocas, respetando estrictamente los intereses de
todos con respecto a la seguridad.
- En Occidente hablan de desigualdades y desequilibrios. Es
verdad, hay desequilibrios y asimetrías en cierta clase de
armamentos y ejércitos en ambos lados de Europa, causados por
factores históricos, geográficos y algunos otros. Apoyamos la
eliminación de las desigualdades existentes en ciertas áreas, pero
no a través de desarrollar los que están retrasados, sino a través
de una reducción de aquellos que están a la cabeza. Los
armamentos deben ser reducidos a un nivel razonablemente
suficiente, es decir, el necesario para propósitos estrictamente
defensivos.
155
- La moratoria soviética sobre explosiones nucleares, confirma la
seriedad y la sinceridad de nuestro programa de desarme nuclear
y nuestros llamados para una nueva política, de realismo, paz y
cooperación.
- No creo que nuestra moratoria fuera improductiva. La opinión
pública mundial comprendió que las pruebas nucleares debían
terminar y supo quienes se oponían a ello.
- Durante los años de negociaciones, numerosas propuestas de
ambas partes convirtieron los temas del desarme en algo
absolutamente incomprensible, incluso para los dirigentes
políticos, ni hablar para el público en general.
- El mundo está enfermo y cansado de la tensión. La gente ha
esperado impaciente la posibilidad de que la situación mejore y se
reduzca el peligro de la guerra. La Unión Soviética ha hecho
concesiones sin precedentes para que surja esa posibilidad. Si se
la pierde, dejara una impronta en toda la política del mundo.
- También oímos las siguientes declaraciones: Occidente dará
crédito a las propuestas de la Unión Soviética sobre reducción de
armas, si la URSS cambia de sistema político y acepta la sociedad
occidental como modelo. Eso es simplemente ridículo.
- Amintore Fanfani en una oportunidad discutía la difícil situación
internacional con Eduardo de Filippo, conocido cineasta italiano.
“¿Qué haremos entonces?”, le pregunto de Filippo. “Poner
nuestra confianza en Dios”, dijo Fanfani. “Entonces hagamos que
la gente no ponga obstáculos a Dios”, contesto de Filippo.
- Es especialmente importante y valioso para nuestra época y darse
cuenta de que somos responsables por el futuro del mundo.
156
- Somos todos pasajeros a bordo de un barco, la tierra, y no
debemos permitir que naufrague. No habrá una segunda arca de
Noé.
157
DE LOS ESTADOS UNIDOS
- Los Estados Unidos pueden hacer mucho para establecer nuevas
relaciones interestatales, sin perder económicamente nada en el
proceso. Por el contrario, Norteamérica tiene mucho que ganar
con eso. ¿Por qué los Estados Unidos rechazan esa oportunidad,
como si no vieran cual lado del pan tiene marca?
- Los Estados Unidos de hoy tienen también agudos problemas
sociales y de otro tipo, para los cuales no solamente la sociedad
norteamericana no ha encontrado una respuesta, aun peor, busca
la respuesta en sitios equivocados y de manera tal que sean otros
los que tengan que pagar por ello.
- Los Estados Unidos tienen un gran potencial de producción y
millones de personas desdichadas. Eso es algo para tener en
cuenta.
- Tienen una pasión casi de misioneros para predicar sobre los
derechos humanos y la libertad y desaprensión para asegurar
esos mismos derechos elementales en su propio hogar. Eso da
que pensar.
- Con las interminables charlas sobre la libertad del hombre
intentan imponer su forma de vida a los demás y hacen una
propaganda en gran escala del culto a la fuerza y la violencia.
¿Cómo debemos entender eso? Arrogancia del poder,
especialmente el poder militar, constante crecimiento en el gasto
de armas, recortes en el presupuesto, una deuda interna y ahora
también externa.
- ¿Para qué? ¿Qué motiva a EE.UU.? Nos hemos hecho esas
preguntas y muchas otras, tratando de comprender la realidad
158
norteamericana y de ver los móviles principales detrás de su
política.
- Debo admitir con franqueza, que lo que sabemos no coincide con
la idea de los Estados Unidos como “una brillante ciudad en la
cima de una colina”. Con igual decisión puedo decir que tampoco
consideramos a EE.UU. como el “imperio del mal”.
- Como todos los países, la realidad norteamericana reparte luces
y sombras. Vemos a los Estados Unidos tal como efectivamente
son, diversos en sus opiniones acerca de su propia sociedad
norteamericana.
- Creemos que el sistema político y el orden social de los Estados
Unidos es asunto del pueblo norteamericano. Ellos deben decidir
cómo gobernar su país y como elegir a sus dirigentes y su
gobierno. Respetamos su derecho soberano.
- A causa de la naturaleza contradictoria de nuestras relaciones es
evidente que no podemos hacer nada, en términos de asegurar la
paz, sin EE.UU. y sin nosotros EE.UU. tampoco lograra nada.
- Nosotros seguiremos manteniendo relaciones con el Gobierno
que este en el poder. Dejemos que los asuntos norteamericanos
sigan siendo norteamericanos y nuestros asuntos nuestros. Esa
es la postura básica.
- A la luz de los resultados de los meses post-Ginebra, queremos
decir a Occidente, a los Estados Unidos y a la OTAN, que no hay
forma de que abandonemos nuestra política de paz, pese a que
tomamos en cuenta la verdadera política occidental. No vamos a
mendigar por la paz. Hemos respondido más de una vez a los
desafíos y volveremos a hacerlo.
159
- Los Estados Unidos hubieran debido responder a nuestras
iniciativas y movimientos después de la reunión de Ginebra,
buscando una solución intermedia que contemplara las
aspiraciones de los pueblos.
- Ronald Reagan y yo hablamos muchos sobre eso, y nuestras
discusiones fueron bastante acaloradas. Fui sincero cuando le dije
que nuestra reunión no tendría un ganador: ambos ganaríamos o
perderíamos juntos.
- No tenemos ninguna intención malévola hacia el pueblo
norteamericano. Estamos listos y deseosos de cooperar en todas
las áreas posibles.
- Conocemos y tenemos en cuenta el gran papel representado por
los Estados Unidos en el mundo moderno; valoramos la
contribución de los norteamericanos a la civilización, teniendo en
cuenta los intereses legítimos de esa nación, y nos damos cuenta
de que sin los Estados Unidos es imposible erradicar la amenaza
de una catástrofe nuclear y asegurar una paz duradera.
- Respetamos el derecho del pueblo de los Estados Unidos, tanto
como el de cualquier otro país, a vivir de acuerdo con sus propias
reglas y leyes, costumbres y gustos.
- Decidimos abiertamente que rechazamos las aspiraciones de
hegemonía por parte de los Estados Unidos. No nos gustan
ciertos aspectos de la política y la forma de vida norteamericana.
- A nuestro modo de ver, existen perspectivas felices para un futuro
inmediato y más lejano. Ver el cambio que ha experimentado
nuestras relaciones con EE.UU. Poco a poco hemos venido
logrando el entendimiento, han surgido elementos de confianza
mutua, sin lo cual es imposible avanzar en política.
160
- Reconocemos y apreciamos el aporte hecho por el presidente
Reagan y los miembros de su administración, sobre todo, por el
señor George Shultz. Todo ello es un capital invertido
conjuntamente en una empresa de importancia histórica, éste
capital no debe ser mal gastado ni dejado fuera de la circulación.
- La nueva administración de EE.UU., encabezada por el
presidente George Bush, encontrará en nosotros a un socio
dispuesto a continuar, sin pausas largas ni marchas atrás, el
dialogo en base al realismo, apertura y buena voluntad, el deseo
de obtener resultados concretos, y con una agenda que abarque
los problemas clave de las relaciones, soviético-norteamericanas
y de la política internacional.
- Lo que nosotros proponemos es totalmente realista. Los Estados
Unidos deberían encontrar una forma de desviar su poderío, su
capital – todo lo que ahora es derrochado en propósitos militares
– para satisfacer otras necesidades, para resolver los problemas
sociales y económicos del mundo moderno. Estoy seguro de que
esto es enteramente posible. Más aún, Estados Unidos puede
coordinar la ayuda de otros países occidentales. Y repito: todo eso
sólo traerá beneficios.
161
DE LA URSS
- Y decimos que ya es tiempo de liberarnos de nuestro complejo de
inferioridad. El nuestro es un vasto país con inmensos recursos y
un tremendo potencial científico.
- El mayor productor del mundo de acero, materias primas,
combustibles y energía, tiene déficit de ellos, debido al derroche
o a la ineficiente utilización.
- Uno de los mayores productores de granos para alimentos tiene
que comprar millones de toneladas de cereales por año, para
forraje.
- Tenemos la más grande cantidad de médicos y camas en
hospitales por millar de habitantes y, al mismo tiempo, hay
notorias deficiencias en nuestros servicios de salud.
- Con sorprendente exactitud, nuestros cohetes pueden encontrar
el cometa Halley y volar a Venus, pero codo a codo con esos
triunfos científicos y tecnológicos, hay una evidente falta de
eficiencia en el uso de los logros científicos para las necesidades
económicas, y muchos de los artefactos domésticos soviéticos
son de mala calidad.
- Los grandes sentimientos de solidaridad con los demás, que se
forjaron durante los tiempos heroicos de la revolución, los
primeros planes quinquenales, la gran guerra patriótica y la
rehabilitación de la posguerra, se debilitan; el alcoholismo, la
drogadicción y el crimen crecían, como así también la penetración
de los estereotipos de la cultura popular extraña a nosotros, lo que
produjo vulgaridad, gustos viles y condujo a ideologías estériles.
162
- En la economía soviética todo esta tan entrelazado y tan
interrelacionado que el paro de una o dos empresas implica toda
una serie de infracciones del ritmo de la producción y provoca
enormes pérdidas a toda la economía.
- La Unión Soviética es un país muy vasto, rico en conocimientos
científicos. De manera que no hay porque tirarnos “al crematorio
de la historia”, la sola idea hacer reí al pueblo soviético.
- La riqueza de nuestro país, en términos de recursos naturales y
mano de obra, nos ha echado a perder; incluso podría decirse que
nos ha corrompido. Esa es, de hecho, la principal razón por la cual
fue posible para nuestra economía desarrollarse extensamente
durante décadas.
- Tenemos cimientos hechos de solido material, valiosa experiencia
y una perspectiva amplia del mundo, con lo cual podremos
perfeccionar nuestra sociedad, con un fin determinado y contante,
buscando conseguir aún más grandes utilidades en términos de
cantidad y calidad en todas nuestras actividades.
- En Moscú observamos con satisfacción el hecho de que estén
dispuestos a asumir el peso de la responsabilidad común un
número cada vez mayor de estadistas, políticos, dirigentes de
partido, personalidades sociales y lo que para mí es
especialmente significativo científico, hombres de la cultura,
movimientos sociales, iglesias y activistas de la denominada
diplomacia popular.
- El entusiasmo y auto sacrificio revolucionario, que en forma
creciente caracterizan el estado de ánimo político del pueblo
soviético, son aún más válidos y fructíferos.
- Vivimos en un país multinacional. Este es un factor de poderío y
no de debilidad o desintegración. La revolución y el socialismo han
163
suprimido la opresión y desigualdad nacional y asegurada el
progreso económico, intelectual y cultural para todas las naciones
y nacionalidades.
- Todas las naciones y nacionalidades que habitan nuestro país,
realizaron una contribución a la formación y desarrollo de nuestra
patria socialista. Juntas defendieron su libertad, su independencia
y sus conquistas revolucionarias contra la invasión de sus
enemigos.
- Si la cuestión nacional no hubiera sido resuelta desde el principio,
la Unión Soviética nunca tuviera el potencial social, cultural,
económico y de defensa con que ahora cuenta.
- Nuestro Estado no hubiera sobrevivido de no formar las repúblicas
una comunidad basada en la fraternidad y cooperación, respeto y
asistencia mutuos.
- Mas importantes aún son los cambios que se producen en una
sociedad donde una generación es reemplazada por otras y cada
uno de sus componentes debe aprender a vivir en un estado
multiétnico.
- En nuestro vasto país constituido por múltiples etnias no podemos
hacer nada sin un medio común de comunicación.
- La experiencia indica que aparte de un idioma extranjero debían
estudiarse dos idiomas más para poder comunicarse con los
demás: la lengua materna de cada uno y el ruso.
- Me veo obligado a comunicar a mis opositores algo desalentador:
nunca los miembros del Comité Central y del Politburó han estado
tan de acuerdo entre ellos como lo están hoy y no hay nada que
pueda llegar a hacer tambalear ese consenso. Tanto dentro del
Ejército como en el Comité Estatal de seguridad y en los demás
164
departamentos del Gobierno, goza de la mayor autoridad y
políticamente tiene una voz decisiva.
- Nuestros planes de renovación no planeaban ningún problema
político, económico, ni de cualquier otra índole al pueblo
norteamericano o a cualquier otro país. Repetí lo mismo en el
Kremlin cuando hable ante los representantes del foro para lograr
un mundo libre de armas nucleares, en pro de la supervivencia de
la humanidad: queremos que se nos entienda, esperamos que la
comunidad mundial admita que no es necesario que haya un
perdedor y que todo el mundo saldrá ganando con nuestra
intención de mejorar nuestro país.
- Ni la Unión Soviética, ni la perestroika constituyen ninguna
amenaza para nadie, excepto quizá la de dar un ejemplo, si
alguien lo encuentra aceptable.
- Nuestras ideas conciliadoras proporcionan
oportunidad para encontrar soluciones.
una
buena
165
DE LA URSS Y LOS EE.UU.
- La economía soviética, como la norteamericana, ha perdido
muchas oportunidades brillantes. Hemos fracasado en realizar
muchas cosas buenas juntas, a causa de la suspicacia y la falta
de confianza.
- Norteamérica se las arregla sin la Unión Soviética y nosotros
también nos arreglamos sin Norteamérica, en lo que al comercio
se refiere. Pero tan pronto como comenzamos a pensar en lo
mucho que depende el mundo de nuestros dos países y de la
comprensión entre ellos, nos damos cuenta de que debe
desarrollarse un mutuo entendimiento.
- Cuando
presentamos
nuestras
propuestas
para
las
negociaciones, por ejemplo en las conversaciones de Ginebra o
en cualquier otra reunión, partimos de la idea de que si tomamos
en cuenta solamente los intereses de la Unión Soviética, e
ignoramos los intereses de nuestro socio, no se llegara a ningún
acuerdo.
- Los puntos esenciales del consenso respecto de las relaciones
soviético-norteamericanas, pueden expresarse en unas pocas
palabras: vivimos en un mismo planeta y no vamos a poder
preservar la paz sin los Estados Unidos.
- La Unión Soviética ha dado muchos pasos para crear una nueva
situación y nuevas oportunidades para mejorar las relaciones
soviético- norteamericanas y volverlas más dinámicas. Ninguno
de los anteriores gobiernos de EE.UU. en las últimas décadas ha
tenido tales oportunidades como para mejorar las relaciones con
la URSS. ¿Entonces? ¡No hay nada de que jactarse! No hemos
avanzado ni un milímetro.
166
- Y el tiempo sigue transcurriendo. Estamos convencidos de que, o
llegamos a alcanzar esos acuerdos o ya no quedara nada para
nosotros, excepto arrojar ramas secas en los fuegos humeantes y
sin llamas de las relaciones soviético-norteamericanas, para
impedir que se apaguen al mismo tiempo.
- Al lado norteamericano le corresponde hacer lo mismo, tratarnos
de la misma forma, porque nunca toleraremos la superioridad de
la otra parte ni ninguna transgresión de nuestra seguridad de
EE.UU. Si ambas partes desarrollan un esquema así, será posible
el más poderoso avance en el campo de la cooperación soviéticonorteamericana.
- Queremos cooperar sobre la base de igualdad, mutua
comprensión y reciprocidad. Algunas veces nos hemos sentido no
solamente desilusionados, sino con serias dudas y riesgos,
cuando en los Estados Unidos nuestro país es tratado como un
agresor, un “imperio del mal”, y toda clase de increíbles historias
y falsedades se han difundido sobre nosotros. Se ha mostrado
hacia nuestro pueblo desconfianza y hostilidad, se ha impuesto
toda clase de limitaciones y se han adoptado actitudes
simplemente incivilizadas hacia nosotros. Esta actitud es de una
miopía intolerable.
- Por ejemplo, ¿sería del interés de los Estados Unidos que la Unión
Soviética se encontrara en una situación por la cual se
considerara menos segura que Norteamérica? ¿En que nos
beneficiaria a nosotros la situación inversa? Puedo afirmar que a
nosotros no nos gustaría. Por eso, los adversarios deben
convertirse en socios y comenzar a buscar juntos la forma de
lograr la seguridad universal.
- El progreso de la alta tecnología y la informática actual ha
acercado más a los pueblos. Esos procesos pueden ser usados
para promover un entendimiento mutuo mucho mayor. También
167
puede usarse para dividir a los pueblos. Ya se han producido
inmensas pérdidas a causa de eso. Pero el mundo ha alcanzado
un punto en el que – me refiero a EE.UU. y la URSS- tenemos que
pensar en cómo vamos a continuar viviendo en él. Si no
cambiamos nada, es difícil pronosticar donde estaremos dentro
de diez, quince o veinte años. Me parece que la preocupación por
nuestros países y por el futuro de toda la civilización esta
aumentado. Está creciendo dentro de la nación soviética, tanto
como dentro de la norteamericana.
- Nunca aceptare el reclamo-quienquiera que lo haga – de que el
pueblo norteamericano es agresivo con la Unión Soviética. No
puedo creerlo. Hay, tal vez, algunos individuos que están
contentos con la tensión, confrontación o intensa rivalidad entre
nuestros países. Quizás, algunas personas ganan algo con esto.
. Pero tal estado no se combina con los enormes intereses de
nuestros pueblos.
- La conducción soviética no percibe a los Estados Unidos
solamente en una dimensión, sino que distingue claramente todas
las facetas de la sociedad norteamericana, la masa trabajadora
que realiza sus tareas diarias generalmente con disposición
pacifica, los políticos realistas, los conversadores influyentes. Y
por otro lado grupos reaccionarios estrechamente relacionados
con el sector industrial militar y que lucran con la fabricación de
armas. Vemos coexistir un interés saludable por nosotros y
también
un
ciego
anticomunismo
y
antisovietismo
considerablemente extendido.
- Debemos librarnos de cualquier apariencia de chauvinismo en
nuestros países, en especial considerando el poder que ambos
poseen. El chauvinismo puede llevar a la política elementos que
son inadmisibles.
168
- Comprendimos las dificultades del Presidente y sabíamos que no
era libre para decidir. Tampoco quitamos importancia al hecho de
que el problema de ambos impidió que Reykjavik fuera un éxito
total. Decidimos: dejemos que el presidente piense en todo lo
sucedido, dejemos que consulte con su Congreso. Será necesario
un nuevo intento para superar lo que nos divide. Podemos
esperar. No abandonaremos los propósitos que llevamos a
Reykjvik.
- ¡Pero cuantas barreras se levantaron y se seguirán colocando en
el camino del acuerdo! ¡Que vallas habrá que remover por medio
de la razón y el sentido común para curarse de la manía nuclear!
- Por supuesto, no es fácil cambiar los enfoques sobre los que se
edificaron las relaciones Este- Oeste durante cincuenta años.
- Pero lo nuevo golpea literalmente en cada puerta. La actual
generación de líderes políticos debe prestar atención a eso .
Desgraciadamente muchos políticos todavía están hipnotizados
por viejos complejos y estereotipos.
- Propuse a George Shultz un “Nuevo concepto “: que él y
Shevardnadze eran los espías principales. Y nuestros
embajadores en Moscú y Washington también eras espías.
Mantienen sus cargos precisamente para informar a sus países
sobre el estado de los asuntos e intenciones del otro país. Todo
ese alboroto por la manía de los espías en las embajadas es una
tontería. Nosotros sabemos todo lo importante sobre EE.UU. y
ellos lo saben de nosotros. Esta vez la locura de los espías fue
puesta en marcha porque se ha vuelto una costumbre: cuando se
hacen visibles los contornos definitivos, cuando parece posible
que se resuelva algo en nuestras relaciones, de inmediato usan
un truco o una maniobra para desbaratarlo.
169
- Rompimos con los viejos moldes de las conversaciones y libramos
el dialogo soviético- norteamericano de la niebla política y la
demagogia.
- No podemos aceptar el “no” de Estados Unidos a nuestros
esfuerzos para lograr un acercamiento de las posiciones y llegar
a plasmar un compromiso razonable.
- Las metas políticas son aquí más importantes que las
económicas. Debemos recordar siempre nuestra meta principal
que es la normalización de las relaciones soviéticonorteamericanas.
- En la era nuclear es necesario un nuevo punto de vista. Los
Estados Unidos y la Unión Soviética lo necesitan sobre todo en
sus relaciones bilaterales.
- Hoy, como nunca antes, la Unión Soviética y los Estados Unidos
necesitan políticas responsables. Ambos países tienen sus
problemas políticos, sociales y económicos, un vasto campo para
sus actividades.
- Ahora, tanto la Unión Soviética, como los Estados Unidos tienen
capacidad para destruirse no una, sino varias veces.
- Estoy convencido de que tenemos todas las posibilidades para
ratificar la situación y parece que las cosas se orientan en ese
sentido. Estamos dispuestos a hacer todo lo necesario a fin de
mejorarla.
- Es lamentable, trágico, reconocer que las relaciones soviéticonorteamericanas rodaban colina abajo tanto tiempo. Breves
periodos de mejoramiento dieron paso a prolongados intervalos
de tensión y un aumento de la hostilidad.
170
- Toda política científica debe edificarse sobre una estricta
estimación de la realidad. Es imposible avanzar hacia relaciones
más armónicas entre los EE.UU. y la URSS mientras estamos
hipnotizados por mitos ideológicos.
- Estoy convencido de que los Estados Unidos y la Unión Soviética
pueden contribuir mucho en la búsqueda de caminos para
establecer nuevas relaciones mundiales.
- El tiempo está maduro para abandonar los enfoques imperialistas
en política exterior. Ni la Unión Soviética ni los Estados Unidos
serán capaces de imponer su voluntad a los demás.
- Quizá la cúpula dirigente norteamericana lo comprende pero no la
admitirá, porque tendría que cambiar su política y todos verían que
eso de la “mano de Moscú”, es una gran mentira.
- Convencidos de eso, nos hemos consagrado a mejorar las
relaciones con los Estados Unidos y esperamos reciprocidad.
- Miramos al mundo, incluida Norteamérica, desde una posición
políticamente realista. Y procedemos de acuerdo al hecho
fundamental de que ni el pueblo norteamericano ni el soviético
quieren la autodestrucción.
- Lo más importante en las relaciones soviético-norteamericanas es
no perseguir mitos, sino ver los hechos como son.
- Si el trabajo se realiza exitosamente, habrá terreno para un
previsible
florecimiento
en
las
relaciones
soviéticonorteamericanas, una “edad dorada” que beneficiara a la URSS y
EE.UU., y a toda la comunidad mundial.
- Pienso que nosotros y los norteamericanos, merced a nuestros
logros
históricos, tendremos la sabiduría, habilidad,
171
responsabilidad y respeto por el otro que son necesarios para
abordar la realidad y evitar la catástrofe.
- Es muy importante que tanto la Unión Soviética, como Estados
Unidos actúen con la convicción de que deben llegar a
entenderse, que tenemos el deber de aprender a vivir en paz.
- Dejemos que los norteamericanos vivan en su país como les guste
y nosotros viviremos en la Unión Soviética como lo deseamos.
- Las generaciones actuales heredaron la confrontación soviéticonorteamericana del pasado. Pero ¿estamos condenados a llevar
adelante la enemistad?
172
CONTRA PORTADA
La palabra rusa PERESTROIKA ha recorrido todo el mundo. La hizo
famosa y la lleno de contenido Mijaíl Gorbachov, estadista más popular
de nuestro tiempo. No es fácil de lejos, desde América Latina, seguir el
desarrollo de la nueva revolución soviética. Un observador mexicano,
deseando comprender lo que ocurre en la URSS y el impacto universal
de estos acontecimientos, clasifico la PERESTROIKA a través de la
presente selección de ideas políticas de Gorbachov.
El profesor Gerardo Salazar Rojas nació en 1936 en San José,
Santiago, Nuevo León, México. Después de egresar de la Escuela
Bancaria y Comercial de la Ciudad de México, estudió en las
Universidades de Sonora y Arizona (EE.UU.).
173
En 1996 le fue otorgado el título de Profesor en Teoría Económica y
Prácticas Comerciales, fue Secretario Auxiliar de la Rectoría de la
Universidad de Tamaulipas; Delegado de la Secretaria de Industria y
Comercio en los Estados de Oaxaca, Sonora y Coahuila; Asesor del
Secretario de Comercio. Desde 1980 desempeña altos cargos
ejecutivos en CONASUPO y en 1989 también fue nombrado Consultor
de las Naciones Unidas para problemas de Comercialización y
Agropecuarias en Haití, Colombia y Venezuela. Es autor de varios
estudios económicos y proyectos de leyes. Tiene numerosos
reconocimientos de Instituciones Públicas y Privadas que lo distinguen
por su eficiente participación en la solución de problemas económicos y
sociales en su país.
174

Documentos relacionados