Plan Lector 2007-2008 - Colegio Privado San Luis Gonzaga

Comentarios

Transcripción

Plan Lector 2007-2008 - Colegio Privado San Luis Gonzaga
NUESTRO
LIBRO
25 Años en Majadahonda
NUESTRO LIBRO
25 Años en Majadahonda
Directora: Eliecer Cólliga
Jefa de Estudios: Mª Flor Diez
Equipo docente: Tutoras de E. Primaria
Alumnos de 1º a 6º de E. Primaria
Colegio San Luis Gonzaga
Plan Lector 2007/2008
Índice
1.
2.
3.
La Graduación. 1.º A Primaria . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 5
Recuerdos de Infantil. 1.º A Primaria . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 7
Nuestro Cocinero. 1.º B Primaria . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 11
4.
La Fiesta preferida de nuestro Colegio. 1.º B Primaria . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 13
6.
El Patio Grande. 1.º C Primaria . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 19
5.
El Belén de nuestro Ciclo. 1.º C Primaria . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 17
7.
Mis mejores amigos del Colegio. 2.º A Primaria . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 23
9.
Semana Cultural. 2.º B Primaria . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 29
8.
Nuestro primer día de Colegio en Primaria. 2.º A Primaria . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 25
10. Fiesta de Navidad para nuestras familias. 2.º B Primaria . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 31
11. Los Juegos en el Recreo. 2.º C Primaria . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 35
12. Vamos al teatro. 2.º C Primaria . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 37
13. El Día más feliz en el Colegio. 3.º A Primaria . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 41
14. Fiesta de Carnaval. 3.º A Primaria . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 43
15. Lo que más nos gusta del Colegio. 3.º B Primaria . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 47
16. El Patio de Infantil. 3.º B Primaria . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 49
17. Aprendimos a Leer. 3.º C Primaria . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 53
18. Las Bandejas en el comedor. 3.º C Primaria . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 55
19. Fiesta de Fin de Curso. 4.º A Primaria . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 59
20. Recordando a nuestros profesores. 4.º A Primaria . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 61
21. Viaje a la Granja Escuela. 4.º B Primaria . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 65
22. El Campamento de Verano del Colegio. 4.º B Primaria . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 67
23. Animación a la Lectura. 4.º C Primaria . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 71
24. El Palacio Real y El Retiro. 4.º C Primaria . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 73
25. Recuerdos de nuestra Primera Comunión. 5.º A Primaria . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 77
26. Salida al Safari Park. 5.º A Primaria . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 79
27. Días de lluvia en el Colegio. 5.º B Primaria . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 83
28. Una semana en la nieve. 5.º B Primaria . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 85
29. Los Deberes. 5.º C Primaria . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 89
30. El Anuario. 5.º C Primaria . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 91
31. Subimos al Taller de Plástica. 6.º A Primaria . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 95
32. Viaje a Doñana. 6.º A Primaria . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 97
33. Salidas a la Casa de la Cultura. 6.º B Primaria . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 101
34. Salidas a algunos Museos. 6.º B Primaria . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 103
35. Halloween. 6.º C Primaria . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 107
36. El Laboratorio de Inglés. 6.º C Primaria . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 109
SOMOS 1º A
LA GRADUACIÓN
5
LA GRADUACIÓN
Estábamos todos muy nerviosos porque además de tener que actuar
delante de nuestras familias, también suponía un cambio en nuestra
vida escolar. Dejábamos nuestras aulas de infantil, a nuestras profesoras que estaban siempre pendientes y nos cuidaban a todos, pero
además, ! iríamos al patio de los mayores !
Siempre lo veíamos desde la terraza, allí, desde lo alto, parecía
inmenso. ! Nosotros ya en ese patio tan grande !
1
1.º A Primaria TUTORA Mª Ángeles Mayordomo Mayorga
Autora: Camino Viudez Pérez
6
LA GRADUACIÓN
Era una mañana de principios de junio, un poco fresca, pero soleada.
Belén, nuestra profesora, nos colocaba el birrete, que no estuviera
torcido. A Marta se lo dejó su amigo Nicolás, a Pablo se lo dejó Jorge,
a María su vecina Carlota y a Alfredo su hermana Anabel.
Bajábamos la escalera hacia el patio, despacio para no descolocarnos.
Ya abajo, esperamos nuestro turno para entrar por ambos lados. Y
por fin, empezó a sonar la música de Indiana Jones. Ésa, era la nuestra. Así que comenzamos a desfilar, como dice Eduardo, como si fuésemos soldados saludando con nuestros brazos. Al llegar a nuestros
puestos nos sentamos en una silla y esperamos, ya un poco más tranquilos, mientras veíamos la actuación de los más pequeños.
Los niños de 3 y 4 años bailaron disfrazados canciones de las profesiones. Había bomberos, médicos, camareros, policías, peluqueras,
toreros, etc.
Cuando finalizaron los pequeños, llegó nuestro momento. Nos volvimos
a colocar la toga y sonó una música muy solemne para hacer nuestro
desfile y situarnos en dos filas cada clase. Una vez bien colocados,
nos fueron nombrando uno a uno y nuestras profesoras nos entregaron un diploma y nos dieron, con mucho cariño, un beso.
RECUERDOS DE INFANTIL
7
RECUERDOS DE INFANTIL
Parece que hace un montón de tiempo, al menos eso nos parece a nosotros, aunque dicen los mayores que sólo han pasado dos o tres años
y que eso no es mucho. Pero bien pensado, es casi la mitad de nuestra vida.
Cuando nos ponemos a pensar en esa época, nos vienen a la memoria
sólo cosas divertidas, los amigos y compañeros jugando en el patio a
la pelota, o con la arena, que nuestras madres decían que nos la traíamos en el uniforme cada día. Y cuando hacía calor, las profesoras de
infantil nos refrescaban salpicándonos con un poco de agua.
Leímos un poema y cantamos juntos la canción de la graduación. ! Lo
habíamos conseguido ! ! Qué ilusión ! Y además nos habíamos divertido.
Nuestros padres estaban muy contentos, nos aplaudían y nos hacían
fotos.
! Qué recuerdo más bonito el día de nuestra graduación !
Autores
Eduardo Ferreiro Aragonés, María López de Ocariz Sáenz, Francisco Monte
Martínez, Pablo Pezo Ortíz, Alfredo Rodríguez Sanfrutos, Gonzalo Ruiz-Fornells
Ruano, Marta Sáez Turrero, Pablo Sanjurjo Sánchez, María Uribarri San Juan,
Marta Vera Quijada, Enrique Villaverde Alarcón, Camino Viudez Pérez, Ignacio
Zurita Hernández.
Autor: Santiago Prada Fernández-Roca
8
RECUERDOS DE INFANTIL
También recordamos cuando llegábamos a la clase y nuestra profesora nos reunía en el corro a comentar cosas que nos gustaban a todos.
Hasta trabajar era divertido porque aprendimos a leer y a escribir,
y a hacer sumas y restas. Aunque ahora hacemos cosas más difíciles.
Y después del trabajo podíamos jugar con un montón de juguetes, las
construcciones, los disfraces, la pista de coches, y también montamos una frutería en la clase y pagábamos con dinero que habíamos
hecho nosotros.
A nuestra profesora le gustaba enseñarnos muchas adivinanzas y
cuando nos portábamos bien, hacíamos concursos por grupos y era
muy divertido.
Nos encantaba también el libro de las poesías que habíamos elaborado en la clase. Muchas veces lo cogíamos y nos entretenía mucho
repasarlas y ver los dibujos.
Por las tardes, Belén nos contaba cuentos y todos permanecíamos en
silencio, escuchando muy atentos.
RECUERDOS DE INFANTIL
el agua que parecían ríos.
En el Museo del Ferrocarril montamos en un minitren que era muy
chulo y vimos locomotoras antiguas.
A veces salíamos del colegio a recoger hojas en otoño o a ver las flores cuando llegaba la primavera.
Hemos ido creciendo y nuestras mesas también. Antes eran pequeñas
como nosotros, ahora son más grandes y tienen cajoneras para guardar nuestros libros.
Ah! se nos olvidaba Manolo, el esqueleto del laboratorio que nos enseñó nuestra profesora cuando éramos más pequeños. A todos nos hacía
mucha gracia darle la mano.
Nos gusta recordar todas estas aventuras divertidas que hemos vivido en "nuestro cole".
También pintábamos con la pintura de dedos, !qué divertido ! A veces
colocábamos en el pasillo del "cole" nuestros trabajos. En la Semana
Santa hicimos un nazareno.
Además bailábamos y cantábamos en la clase y preparábamos fiestas
para nuestros padres. Un año en Navidad a Sofía se le olvidó el disfraz de Niño Jesús y la profesora le tuvo que dejar una tela blanca
para la actuación.
Bueno, y !cómo nos gustaba ir de excursión! Fuimos a la Granja
Escuela y montamos en poni. Recogimos uvas y nos pusieron unas
botas blancas y las pisamos en una especie de pila muy grande.
Después hicimos pan de uvas.
También fuimos a la Cañada Real y comimos allí en unas casitas de
madera. Estábamos rodeados de piedras enormes y también había
una fuente que nos sirvió para hacer unos caminitos por donde corría
9
Autores
Diego Álvarez Gil, Irene Calvo Manso, Paula del Castillo Ventura, Pablo Cortés
Casado, Luis Gallardo Martín, Luis García Carvajal, Sofía Gil Manso, Patricio
González Antiga, Inés González de Mendoza, Javier Gutiérrez Aguilera, Hugo
Hernández Martín, Antonio Lotti, Santiago Prada Fernández-Roca.
SOMOS 1º B
NUESTRO COCINERO
11
NUESTRO COCINERO
¡Quién no conoce a nuestro cocinero! Todos enseguida lo nombraron,
"Lorenzo", claro.Todos, los de comedor y los de casa, como ellos mismos se suelen llamar, lo conocen. Y no sólo por comer en el colegio,
sino porque no es un cocinero cualquiera. Veréis porqué.
Nos enseña a cocinar, hemos hecho torrijas, pizza, pan, canapés de
salchichas...
2
1.º B Primaria TUTORA Carmen Candela González
Autor: Carlos Peraza García
12
NUESTRO COCINERO
Nos ayuda a realizar manualidades, como en una ocasión en que tostó
miles de estrellitas de sopa con las que hicimos collares y pulseras
para el Día de la Madre.
En otra ocasión hicimos unas barritas de pan para realizar imanes
también para regalar a las mamás.
Además, nos deja su cocina para hacer la "Chocolatada Cultural" y nos
tomamos el mejor chocolate con churros del mundo. Incluso, cuando
estamos "malitos de la tripa", también podemos comer tranquilos porque nos prepara una comida especial para esos días.
Cualquiera de los platos que prepara nos encanta. - ¡Su comida está
riquísima! - como dicen Carlos, Ana, Mateo M. y Javier U. El arroz y
el pollo con patatas es lo que más le gusta a Sonsoles, los macarrones
y el pescado son los platos preferidos de María. El chocolate con churros le gusta muchísimo a Javier M y a Mario, y a Elena V., los espaguetis.
LA FIESTA PREFERIDA DE NUESTRO COLEGIO
13
LA FIESTA PREFERIDA DE
NUESTRO COLEGIO
En el colegio hacemos magia todos los años cuando representamos la
fiesta de fin de curso. Somos capaces de viajar en el espacio y en el
tiempo en un solo día y de convertirnos en solemnes estudiantes
cuando nos graduamos.
Y es que Lorenzo cocina muy bien, dicen Sergio y Elena S. Y, en lo que
todos estamos de acuerdo, es en lo que opinan Paula y Hugo: - "¡Es el
mejor cocinero!". Y gracias a eso y a la ayuda de sus pinches, estamos
creciendo muy sanos.
Pero lo más importante de todo, es que sentimos que nuestro cocinero hace todo esto por nosotros, porque aprecia mucho a los niños,
tiene mucha paciencia y es muy buena persona.
¿Es o no, NUESTRO COCINERO el mejor del mundo?
Autores
Mateo Mestre Jiménez de Muñana, Sergio Miguez Aparicio, Sonsoles Molina
Abad, Javier Montes Gutiérrez, Mario Muñoz Olmeda, Hugo Muñoz Suárez,
Carlos Peraza García, Paula Sanabria Gavín, Ana Sandes Pueyo, Elena Suay
Piqué, María Rosalía Tamayo Sánchez, Javier Uribarri San Juan, Elena de la Vega
Sánchez
Autora: Andrea Martínez Oyarzun
14
LA FIESTA PREFERIDA DE NUESTRO COLEGIO
Viajamos por España cuando bailamos nuestro querido pasodoble y
cuando apoyamos a Madrid 2012 con unos chulapos irresistibles.
También llegamos hasta la inmensa China, a la histórica Grecia, a la
Arabia misteriosa, a la colorida India, al bello y alegre Caribe y a la
maravillosa África.
Nos hemos trasladado a la época del Descubrimiento y charlamos con
Cristóbal Colón y con la reina Isabel la Católica.
LA FIESTA PREFERIDA DE NUESTRO COLEGIO
15
La preferida de Andrea , Vicky y Sofía es la de “los chulapos”.
La de Halloween es la que más les ha gustado a Candela, Álvaro,
Alberto y Álex. Luis ha elegido la fiesta de Carnaval; Pablo, la de
Navidad y Sara, la Graduación.
Seguro que vosotros también tenéis vuestra fiesta preferida.
Disfrutamos con la música inigualable de Mozart en uno de sus famosos Bailes de Salón.
Conseguimos emocionar a nuestros abuelos cuando recordamos sus
entrañables juegos: la peonza, el aro, los zancos, el diábolo, la rayuela.
También conquistamos a todos con nuestra particular “Conquista del
Oeste” y ganamos Eurovisión por tercera vez.
Hemos sido actores de la televisión y del cine de ayer y de hoy.
Homenajeamos a los autores de los cuentos clásicos que permanecen
y permanecerán, como Peter Pan, El soldadito de plomo, El libro de la
selva, Aladino, La reina de las nieves...
No debemos olvidar esas otras fiestas que aunque no son las típicas
de fin de curso, son también entrañables y divertidas: Carnaval,
Navidad y Halloween.
Todo este despliegue de alegría e imaginación requiere mucho
esfuerzo de los profesores, de los padres y de los alumnos y sin saber
porqué, siempre surge la fiesta preferida.
Unos eligen su fiesta preferida por la música, otros por los trajes,
otros porque recibieron un diploma o unos caramelos y otros por los
juegos en los que participaron.
Y así resulta que la fiesta preferida de Mateo A., Lorenzo y Jaime es
la de “los negritos”.
Autores
Mateo Ansoleaga Franco, Pablo Bejarano Galeano, Alejandro de Carlos Avia, Luis
Espinosa Criado, Sofía Gallego Romero, Sara González Peregrina, Victoria
Hernández Martín, Lorenzo Largacha Sanz, Jaime Latasa Jiménez, Candela
López Sánchez, Álvaro Martín Charola, Alberto Martínez de la Riva Muinelo,
Andrea Martínez Oyarzun.
SOMOS 1º C
EL BELÉN DE NUESTRO CICLO
17
EL BELÉN DE NUESTRO CICLO
La Navidad es mágica. Todo se llena de luces, adornos, regalos, turrones, mazapanes, abetos y belenes. Es un tiempo de ilusiones y también de impaciencia. ¿Qué nos traerán los Reyes Magos? ¿Nos habremos portado bien durante el año?
Pero mientras llegan con sus camellos cargados de juguetes, nosotros
en el colegio, vamos a montar "El Belén". Cada uno hará una figurita
en casa. Carmen, la profe, nos dice que pueden ayudarnos papá y
mamá. Eso es estupendo porque ellos tienen ideas fenomenales y
manos grandotas que les funcionan muy bien.
3
1.º C Primaria TUTORA Carmen del Olmo Damián
Autor: Fernando Peña Fiallega
18
EL BELÉN DE NUESTRO CICLO
A nuestro grupo, nos ha tocado hacer pastores y pastoras acompañadas de sus ovejas. Tenemos tres semanas para ir fabricándolas aunque algunos a los tres días ya la tienen terminada. Los nervios son los
nervios.
Todo vale para confeccionarlas. Marcos utiliza plastilina, Jorge arcilla y pintura, Ángela cartulinas y papel dorado, Fernando cartón y ...
Así, poquito a poco, van tomando cuerpo.
Por fin llega el día señalado y qué ilusión nos hace sacarlas de las
cajas que con todo cuidado las mamás nos han colocado para que no
se rompan en el traslado. Luego, vamos explicando cómo las hemos
hecho cada uno. Carla Monge nos cuenta que le ha costado mucho porque llevaba mucha pintura y Miguel nos explica que para la cabeza ha
utilizado una bola de golf. ¡Qué original! David también dice que se
esforzó mucho y Alba estaba encantada porque su mamá le había ayudado.
EL PATIO GRANDE
19
EL PATIO GRANDE
No hay una parte en el "cole" más observada y deseada que " el patio
grande". Desde que venimos con tres años hasta que casi cumplimos
los seis, miramos desde lo alto de una terraza la vida que allí abajo se
desarrolla sin parar: chicos y chicas jugando al fútbol, a las peonzas,
al pilla- pilla, al escondite... No paran de moverse y de gritar.
Carmen las ha ido poniendo sobre las mesas del pasillo que María, la
profe de plástica, había adornado con un paisaje precioso. La sorpresa ha sido grande cuando hemos visto que allí no sólo estaban nuestras figuritas, ¡Había muchísimas! Y es que hemos participado todos
los niños y niñas del Primer Ciclo de Primaria.
-¡Qué divertido! - dice María Morel.
-Me siento cómo si estuviera en el cielo.- Comenta Carla Perea.
Para María Suárez y Adriana lo emocionante será cuando sus padres
lo vean. Y nosotros felices porque entre todos hemos conseguido que
"El niño Jesús" esté muy acompañado el día de su Nacimiento.
Autores
Adriana García Gómez, Alba Gómez Piquero, Jorge Manuel González Romero,
Ángela Granizo Aparicio, Miguel Arne Loma-Osorio Andrés, Marcos Martín
Sandeogracias, Carla Monge García, María Victoria Morel Comas, Fernando
Peña Fiallega, Carla Perea Santamaría, María Suárez Toledano, David Viilar Nieto.
Autora: Marta Caparrós Rodríguez
20
EL PATIO GRANDE
Sobre todo, gritar. En algunos momentos del día también los vemos
hacer deporte con sus profesores. Eso es fenomenal porque hacen
cosas difíciles que sólo pueden hacer ellos, los mayores.
Nosotros, durante esos años, bajamos en ocasiones muy señaladas al
patio grande. Son esos días especiales en que los papás vienen a vernos actuar y se sientan en las gradas cargados de máquinas fotográficas para tratar de congelar el tiempo unos momentos. Algunos
hasta lloran un poquito.
Y de repente, sin saber cómo, nos encontramos un buen día formando parte de los niños mayores del " patio grande".
EL PATIO GRANDE
21
en los botes de batidos que esconden en las arizónicas, porque
Carmen, la profe, no deja subirlos a clase.
En el patio de nuestro colegio hay muchos pajaritos que comparten
con nosotros las galletas del desayuno: nosotros nos las zampamos y
ellos se comen las migas. Pero como necesitan silencio, lo hacen cuando nosotros nos dedicamos a otra actividad también divertida.
Aprender a escribir.
De esta manera, más o menos, transcurre la vida en "el patio grande".
Ese primer día es muy importante: profe nueva, chándal nuevo,
libros nuevos y ... patio nuevo. ¡Cuántas filas, profesores y mochila! ¡Qué nervios!
Como dicen Sandra y Ester: desde aquí abajo es más grande y más
"chulo.. Tiene un arenero con columpios, una fuente para beber
cuando queramos, dos campos de fútbol con porterías enormes y un
montón de gradas para sentarnos y jugar con los cromos.
Así que no es de extrañar que Eduardo, Juan Carlos y Laura se sintieran perdidos en el recreo. Empezaron jugando al escondite y
terminaron sin encontrarse hasta que llamaron a filas. Para
Alejandra, Beatriz y Paula lo más divertido fueron los columpios,
aunque había muchos niños que querían montar y tuvieron que esperar.
Para Javier, sin embargo, lo más importante fue encontrarse con
su hermano y sus amigos mayorzotes.
Y para los futbolistas (Álvaro y Pablo) de la clase..."LA GUERRA DE
LOS BALONES".
Pero el patio grande es mucho patio y sus posibilidades no se conocen
todas en un día. Y poco a poco descubrimos cosas nuevas.
¿Sabéis que en los pinos que lo rodean hay ardillas? A Ángela y a
Marta les gusta jugar a buscarlas y a meter bichitos junto a Carlos
Autores
Sandra Achaerandio Carrasco, Alejandra Aldecoa Molina, Ángela Arbás Sánchez,
Ester Berrocal de Castro, Paula Cabezas Torres, Marta Caparrós Rodríguez,
Laura Cobo Arranz, Carlos Collado Capell, Juan Carlos Díaz Álvarez, Álvaro Díaz
Gutiérrez, Beatriz Díaz Nameth, Javier Fernández-Rubíes Martorell, Eduardo
Figueiras Santa Teresa, Pablo Fúster Martínez-Almeida.
SOMOS 2º A
MIS MEJORES AMIGOS DEL COLEGIO
23
MIS MEJORES AMIGOS DEL COLEGIO
En nuestra clase todos somos muy buenos amigos. Casi todos nos conocimos cuando teníamos 3 años, aunque algunos vinieron un poco después.
Aunque todos tenemos un mejor o mejores amigos, muchas veces nos
gusta jugar todos juntos en el patio con los pedruscos, a comprar cosas
con piñones, al caracol y ahora estamos con la peonza....
Hay algunos compañeros de clase que incluso se conocen antes de llegar al Colegio San Luis Gonzaga, como Raquel y Carlota que viven en la
misma urbanización y han ido juntas a la guardería: “Nosotras somos
amigas desde los 0 años, cuando empezamos el colegio ya sabíamos que
volveríamos a estar juntas. Somos muy amigas, nos ayudamos siempre,
jugamos juntas y nos perdonamos cuando nos enfadamos”.
Ignacio y Jorge L. también están juntos desde la guardería: “Siempre
jugamos juntos y nos ayudamos. Fuera del colegio también quedamos
para jugar y divertirnos juntos”.
Cuando pensamos en los años que llevamos juntos y en cómo nos hicimos
amigos, a muchos de nosotros nos vienen muchos recuerdos a la cabeza:
4
2.º A Primaria TUTORA Beatriz Romero Santa Escolástica
Autora: María Ochandiano Ferreira
24
MIS MEJORES AMIGOS DEL COLEGIO
Miguel: “ Cuando llegué nuevo el año pasado no conocía a nadie, pero en
el recreo Mario me dijo que no me preocupara que él iba a jugar conmigo. Álvaro H. me dejó su peonza y me enseñó a jugar con ella.”·
Anabel: “ Cuando llegué nueva a la clase de 4 años, Ane y yo nos sentíamos muy solas, entonces empezamos a tomarnos la merienda y a jugar
juntas. Desde ese día siempre jugamos juntas y vamos a clase de gimnasia rítmica”.
Ane: “Anabel y yo nos conocimos en infantil, ella siempre me deja sus
cosas y jugamos juntas. A veces nos regalamos cosas y nos ayudamos”.
Carlos: “Yo cuando llegué la primera vez, fui a clase y me puse a llorar,
pero cuando pasaron unos minutos me puse muy contento y conocí a
Juan y a Álvaro S. Desde entonces hemos jugado mucho todos juntos”.
Juan: “Jorge M. y yo nos conocimos un día que me caí en el patio de los
pequeños y Jorge me ayudó a levantarme y la profe me curó”.
NUESTRO PRIMER DÍA DE COLEGIO EN PRIMARIA
25
NUESTRO PRIMER DÍA DE
COLEGIO EN PRIMARIA
Después de las vacaciones de verano teníamos muchas ganas de volver de nuevo al Colegio para empezar 1º de Primaria.
Cuando pasamos a Primaria, nos encontramos con muchos cambios:
clase nueva, mesas para nosotros solos y con cajonera, cuadernos de
otro color con cuadritos más pequeños y un patio gigante donde están
Jorge O.: “Cuando llegué al colegio el año pasado, al principio nadie me
hablaba, pero entonces David y Álvaro me invitaron a jugar con ellos al
fútbol y ahora son mis mejores amigos”.
David: “Jorge O. vino al cole muy solo, no tenía amigos y de repente me
habló de Bola de Dragón y nos hicimos muy amigos. Desde entonces
jugamos a la serie”.
María O.: “Cuando Carlos vino al cole me hice su amiga y empecé a
hablar con él. Cuando no me traigo merienda, me da de sus galletas de
pepitas de chocolate”.
Jorge M-A.: “Álvaro S. y yo somos amigos desde infantil. Un día que él
no trajo galletas, le di un trozo de la mía”.
Autores
Raquel de los Reyes Bastardés Gragera, Carlota Sánchez Retortillo, Ignacio
Eguiluz Arroyo, Jorge Lasheras Martín, Miguel de Juan Gómez, Anabel Rodríguez
Sanfrutos, Ane de la Calle Santiago, Carlos Argos Rivero, Juan Iglesias Martín,
Jorge Ortiz Romero, David Viguera Gómez, María Ochandiano Ferreira y Jorge
Martínez-Almeida Ramos.
Autora: Raquel de los Reyes Bastardés Gragera
26
NUESTRO PRIMER DÍA DE COLEGIO EN PRIMARIA
NUESTRO PRIMER DÍA DE COLEGIO EN PRIMARIA
27
los mayores, pero.... ¡Nos quedamos sin juguetes y con menos tiempo
para jugar en el patio!.
pañeros, los vi un poco diferentes y pensaba que me iba a divertir
mucho en ese nuevo curso”.
Ruth: “Cuando llegué a 1º de Primaria, sentí que era más mayor porque iba a aprender muchas cosas nuevas. La clase era muy grande
pero no había ni un juguete”.
Javier S.: “Al pasar a Primaria estaba muy impresionado al ver que
salíamos al patio solos después de comer, teníamos mesas para nosotros solos y diccionarios”.
Algunos recordamos muy bien los nervios que teníamos y las ganas de
ver nuestra nueva clase.
Álvaro H.: “Cuando llegué a la clase nueva estaba todo cambiado ¡El
nuevo patio era guay! Habían llegado niños nuevos y aunque todavía no
los conocíamos, parecían majos”.
Paula: “Cuando llegué a Primaria, todas las cosas eran más difíciles
porque había muchas cosas nuevas. Todo era muy bonito y grande,
hasta los columpios del patio. ¡Qué patio más gigante!
Mario:“Cuando vine a Primero estaba un poco impaciente por conocer
a los nuevos compañeros, a la profesora, a la clase ...”.
Javier M.: “Cuando pasé a Primero, me gustó mucho el patio y la clase.
Al principio en infantil me lo pasaba bien, pero cuando pasé al patio
de los mayores, me gustó más estar en Primaria”.
Todos tenemos muy buenos recuerdos de esos momentos que pasamos juntos y siempre los recordamos con cariño.
Pablo: “Cuando vi nuestra clase por primera vez me quedé impresionado de cómo había cambiado: mesas para nosotros solos, estuches...¡Íbamos solos al patio cuando terminábamos de comer!
Jorge C.: “Yo tenía muchas ganas de empezar Primaria para aprender
muchas cosas nuevas y me quedé sorprendido de lo que había en la
clase (muchos libros, diccionarios y estuches para nosotros solos)”.
Álvaro S.:”Cuando llegué a Primaria nosotros éramos más mayores y
la clase más grande. Teníamos una cajonera, una carpeta para guardar nuestros trabajos y todo era muy bonito, sobre todo el patio que
era muy grande”.
María M.:”Cuando fui a Primero lo único que hacía era mirar y mirar
la clase. Había muchos cambios, yo me apunté a comedor y estaba muy
asustada, pero luego la gente se acercó a mí”.
María O.: “Me acuerdo de cuando entré en clase de Primero, estaba
un poco nerviosa y como hacía bastante tiempo que no veía a mis com-
Autores
Ruth Jiménez Martín, Álvaro Hormiga Candela, Paula Cáceres García, Pablo
Querejeta Apalategui, María Matilla de Diego, Álvaro Serrano Pérez, María
Ochandiano Ferreira, Jorge Carballo Zamora, Mario Casillas Garrido, Javier Sánchez
González y Javier Martínez Royo.
SOMOS 2º B
SEMANA CULTURAL
29
SEMANA CULTURAL
Desde que dejamos Infantil y pasamos a Primaria nos vamos sintiendo cada vez más mayores. Cada día aprendemos algo nuevo y vamos
de sorpresa en sorpresa. Cuando estábamos en Primero, un día, trabajando en clase, nos dijo nuestra profesora que si aprendíamos
mucho y aprovechábamos el tiempo tendríamos una semana fantástica en la que íbamos a aprender muchas cosas sin tener que hacer ni
libros ni cuadernos.
Llegó el momento y justo era la semana anterior a las vacaciones de
Semana Santa. Veíamos mucho movimiento por parte de las profesoras. Preparaban dibujos y nosotros los coloreábamos. Era divertido,
porque salíamos al pasillo a pintar ya que los dibujos eran enormes.
5
2.º B Primaria TUTORA Encarnación Jiménez García
Autora: Ana García Ruiz
30
SEMANA CULTURAL
¡Ya nos iba gustando el ambientillo que se estaba preparando! Cuando
entramos en clase, la seño nos dijo: ¿Sabéis chicos de quién eran esos
dibujos? María Abejón dijo sí: “yo sé que es Juan sin miedo; me he
leído el libro y es muy bonito”. Entonces lo leímos en clase otra vez y
lo estuvimos comentando. Todos estábamos interesados porque era
un chico que quería conocer el miedo, y nosotros, a veces, somos un
poco "miedicas" por la noche. Iker dice que por las noches lo pasa muy
mal y le vino muy bien leer ese cuento. Desde entonces quisimos parecernos a él.
En clase preparamos un cuento cada uno inventado y se colgaron en el
pasillo con nuestra foto. La gente venía y se paraba a leerlos.
También se llenó todo el pasillo de juguetes fabricados en casa por
nosotros con la ayuda de nuestros padres. Comentaban lo bien que lo
habían pasado en casa construyendo sus propios juguetes.
Lo que no sabíamos es que aún nos quedaba por ver el cine del Colegio.
Las profes prepararon una peli divertida y nos fuimos todos a verla.
El cole nos volvió a invitar a coca-cola y a palomitas. Los que no querían coca-cola, tomaban agua. La verdad es que nos sentíamos como
en un cine. Era muy gracioso ver a todas las profes con sus coca-colas
y con su bolsa de palomitas. Incluso alguna repetía. También ellas se
lo pasaron muy bien.
FIESTA DE NAVIDAD PARA NUESTRAS FAMILIAS
31
FIESTA DE NAVIDAD PARA
NUESTRAS FAMILIAS
Con cuánto cariño recordamos la fiesta que organizamos con ayuda de
nuestra profesora para despedir a los padres antes de Navidad. Nos
hacía mucha ilusión darles una sorpresa.
Empezamos a ensayar mucho tiempo antes, como hace el Corte Inglés
cuando empieza a colocar todos los adornos y a poner los turrones.
Un día en clase estuvimos dando ideas. Unos decían que podíamos
recitar poesías, porque algunas que habíamos aprendido, o estábamos
aprendiendo esos días, eran muy bonitas. Otros decían que era mejor
Así fue el final de una gran semana que nunca olvidaremos.
¡Por cierto! También nos dieron las notas de la segunda evaluación, y
fueron fantásticas.
Es que nosotros somos fantásticoooooooooooooooos.
Autores
María Abejón Fuentes, José Antonio de Arroquia Pérez, Claudia Bastos Megías,
Marta Bejarano Jiménez, Víctor Boada Sandín, Javier Collado Acuña, Álvaro
Córdoba Crespo, María Corral Bellón, Iker Crespo Fernández, Felipe Espantaleón
Herranz, Álvaro García Duro, Guillermo García García.
Autora: Rocío Hevia-Aza Moscardó
32
FIESTA DE NAVIDAD PARA NUESTRAS FAMILIAS
cantar villancicos, porque en la clase de música ya habíamos cantado
algunos que eran alegres y tenían mucho ritmo. En clase hacemos
muchos ritmos y bailamos bastante porque nuestra profesora es muy
bailona.
Un día dijo Encarni que habia encontrado una obra de teatro, pero
que le parecía muy difícil para representarla, aunque era preciosa.
Todos quisimos que nos la leyera para ver cómo era. Cuando lo hizo
nos encantó, y dijimos que nosotros ya éramos mayores y que la podíamos hacer. Así que nos pusimos manos a la obra. Encarni dijo que
confiaba en nosotros y que saldría fenomenal.
Lo primero que hizo fue preguntar qué disfraces teníamos de
Navidad. Todos íbamos recordando lo que tenían nuestras madres en
casa, guardado en el baúl de los recuerdos.
Lo más importante era el disfraz de María y José. Lucía dijo que
tenía el de María, y Alejandro el de José; así que a los padres de
Jesús ya los teníamos arreglados.
Luego pensamos en el niño porque, como dice Encarni, si no hay niño
no hay Navidad, ya que lo más importante es Jesús. Marta B. comentó que en casa tenía un muñeco gordito y grande, y que podría servir.
Luego Claudia B. dijo que tenía la cuna y la manta.
FIESTA DE NAVIDAD PARA NUESTRAS FAMILIAS
33
¡Cómo olvidar a los Reyes Magos! Se encargaron de los papeles
Alberto, Álvaro C. y David. Los tres lo hicieron muy bien. Vinieron muy
guapos con sus trajes largos y, cada uno, con su cajita para regalársela al Niño.
El que tuvo el papel más difícil fue Pablo R., que era el narrador y tuvo
que memorizar mucho.
Llegó el momento y a Encarni se le notaba nerviosa, porque quería que
la representación saliera muy bien. La verdad es que a ella le gusta
que siempre salga todo perfecto.Todos hablamos muy alto, despacio
y clarito, para que los padres nos oyeran bien.
Al acabar, nos aplaudieron mucho y tuvimos que juntarnos en grupo
para que nos hicieran fotos, como los jugadores de fútbol antes de
empezar un partido.
Parecíamos gente importante pero, en realidad, como dice la seño,
somos lo más importante para nuestros padres.
Dos de los personajes que aparecían en la obra eran el vecino y el
posadero, y se presentaron voluntarios Iker y Javier.
No se podía olvidar a los ángeles cantores. Entre ellos estaban Sara,
Claudia, Marta y María C. Ésta, como es una experta en violín, se
encargó de interpretar “Campanitas del lugar” para anunciar a los
pastores el nacimiento del Niño Jesús.
Por supuesto que los pastores éramos también algunos de nosotros.
Tocábamos instrumentos, algo que nos gusta mucho. Rocío tocaba
maracas y también Magdalena. Cándido, Felipe, Ana, Álvaro G., Jose
y Pablo tocaban claves. Jorge M. también tocaba maracas, y el pandero le tocó a Iago.
Autores
Rocío Hevia-Aza Moscardó, Cándido Rincón Sánchez, Alberto Vicente Valencia,
Jorge Molina Pazos, Iago Sanchez-Girón Hernández, Alejandro Gómez GarcíaTapial, David Rodríguez Tallón, Lucía García García-Peñuela, Ana García Ruiz,
Sara Pasquel Veiga, Pablo Real Baeza, Magdalena Silveira Iribarren.
SOMOS 2º C
LOS JUEGOS EN EL RECREO
35
LOS JUEGOS EN EL RECREO
¡Qué "chupi"! ¡Vamos al recreo!
Para ir al recreo cogemos la merienda y nos ponemos en fila. Si hace
frío llevamos abrigo, si no, no llevamos. Cuando éramos pequeños
jugábamos en la arena, después, cuando nos hicimos mayores, empezamos a jugar en el patio de los mayores a otras cosas. Hay veces que
nos enfadamos, pero siempre nos perdonamos. Hacemos bailes en el
recreo y nos gusta jugar con los demás, con nuestros amigos.
Antes, en Primero, jugábamos a Shrek, Superhéroes y a más cosas.
Este año en el recreo todos los de la clase de 2º C somos amigos
¡Claro!
6
2.º C Primaria TUTORA Pilar Nieto Laguna
Autora: Ana Cuellas Cora
36
LOS JUEGOS EN EL RECREO
En el recreo de mayores jugamos a cosas de mayores, nos gusta
correr y saltar por las gradas. Cuando estábamos en Infantil excavábamos en la arena y jugábamos al pilla-pilla y al escondite. Ahora
jugamos al fútbol, a polis y cacos y a otros juegos en que nos lo pasamos muy bien.
El primer recreo que tenemos a las 11 dura muy poco y el segundo
recreo después de comer dura lo suficiente.
Jugamos mucho en los columpios, los que más nos gustan son la ruleta, los escalones y la barra... bueno, todos.
Cuando éramos pequeños jugábamos al escondite y ahora también.
Nuestros juegos son la Brujita de Colores y Marco Polo. De pequeños
jugábamos a papás y mamás, ahora a Princesas, a Tupilán y a Winch.
Algunas veces, jugamos a hadas y brujas que nos dan miedo, pero ¡es
igual!, nos lo pasamos muy bien.
VAMOS AL TEATRO
37
VAMOS AL TEATRO
¡ BIEN! ¡AL TEATRO! Nos gustan mucho los teatros.
Es bonito y divertido ir al teatro porque aprendemos muchas
cosas. Nosotros de mayores, iremos a ver muchos teatros. Son
muy "chulos".
Jugamos también a hacer "pedruscos" que es cavar en la tierra con
un palo hasta que sale el trozo. Es muy difícil hacer "pedruscos".
Una vez, cuando tenían tres años, Sergio, Antonio y Jorge encontraron un hormiguero muy grande junto a la valla. Le daban con un palito
y salían todas las hormigas en fila, eran muchas.
Siempre nos gusta jugar al fútbol.
Hay veces que en el patio nos caemos o nos chocamos, o pasa algo,
entonces avisamos a las profesoras. Si nos caemos de un columpio, los
amigos nos ayudan a levantarnos.
El recreo está muy bien.
Autores
Carlos Arévalo Fernández, Sergio Caballero García, Antonio Calzada Moreno,
Paula Capsir Velázquez, Manuel Carbayo Martín, Ana Cuellas Cora, Mercedes
Fariña Salguero, Gonzalo Giménez de Lucas, Patricia López Valdizán, Jorge
Maroto Guardiola, Marina Martín Acebo.
Autor: Ignacio Navarrete Arce
38
VAMOS AL TEATRO
Vamos siempre en autobús con las profesoras que nos dicen todo
el tiempo que nos portemos bien.
En los teatros hay butacas muy cómodas que son amarillas y negras
y la parte blandita es roja; también hay luces de colores y cuando
va a empezar la función, se apagan.
Todos los teatros a los que hemos ido, nos han gustado, pero el que
más, ha sido cuando fuimos a ver EL CONCIERTAZO: tocaban el
violín, la flauta, la trompeta, la trompa y los tambores.
Además salieron brujas, trolls, zombis y vampiros porque se celebraba Halloween.
¡Qué risa! Trompa y su abuelo se comieron un flan de mocos...
VAMOS AL TEATRO
39
En Infantil, que éramos más pequeños, fuimos al teatro con la profesora María y nos reímos mucho porque los actores eran simpáticos y hacían gracias en el escenario.
Algunos se sentaban con la profesora para estar a su lado.
¡El teatro nos apasiona! Un día fuimos a la Casa de la Cultura, no
cogimos el autobús porque estaba cerquita y fuimos andando, los
actores eran graciosos y se vestían con ropas muy coloridas. En el
teatro salen muchos personajes.
En todos los teatros a los que hemos ido con nuestros compañeros
del "cole", nos lo hemos pasado muy bien.
Nos grabaron con cámaras y salimos después en la tele. Nuestras
familias nos vieron. ¡Fue chulísimo y genial!
Nos dió un poco de miedo y nos tapábamos los ojos, pero no nos
importó. Seguiremos yendo al teatro de pequeños o de mayores, da
igual.
Cuando estábamos en Primero fuimos a ver JUAN SIN MIEDO y
nos gustó mucho porque hacía mucha gracia y cuando éramos más
pequeños fuimos a ver DON QUIJOTE DE LA MANCHA y LOS
TRES CERDITOS que fueron muy bonitas.
Una vez fuimos a ver un teatro de la LUNA y el SOL y nos gustó
mucho. ¿Por qué? Porque para subir a coger la Luna los actores usaban muñecos.
El último teatro al que hemos ido ha sido a ver La Bella y la Bestia.
Lo que más nos ha gustado han sido los decorados, la música, los
bailes, los trajes de los actores...
Y lo que más nos soprendió fue cuando la Bestia se convierte en hombre. También nos gustó mucho que la Bella no fuese egoísta.
Autores
Vicente Martínez Santa Cruz, Carlota Montecelos Álvarez-Viersou, Ignacio
Navarrete Arce, Ignacio Ortíz Sánchez, Iván Ruíz Navarro, Isabel Sánchez HeviaAza, Jorge Serrano Pérez, Irene Serrano Vaquero, Marta Simón Revuelta,
Carmen Van der Meulen Gómez, Pablo Veronese Jiménez.
SOMOS 3º A
EL DÍA MÁS FELIZ EN EL COLEGIO
41
EL DÍA MÁS FELIZ EN EL COLEGIO
Cuando escribimos sobre el día más feliz en el Colegio, intentamos recordar
esos días en los cuales hemos estado más contentos, más alegres por algún
motivo especial. Son días que no se nos olvidan fácilmente, los seguimos
guardando en nuestra memoria y nos resistimos a perderlos.
Entre todos pensamos que lo primero que deberíamos hacer es escribir de
forma individual el día que a cada uno de nosotros nos resultó más grato,
más entrañable y que nos marcó de una manera especial. Aunque para la
mayoría, el tiempo que ha transcurrido desde entonces es largo, seguimos
recordando cada detalle, cada momento, como si hubiese sido ayer y continuamos viviéndolo con la misma intensidad y emoción.
A la profesora le ha gustado escuchar que días felices en el colegio ha habido muchos, no solamente uno. Pero teníamos que elegir entre todos el más
7
3.º A Primaria TUTORA Antonia Ruiz Agudo
Autora: Elena Castro Vico
42
EL DÍA MÁS FELIZ EN EL COLEGIO
importante, el que más haya significado para nosotros y nos hemos puesto
a redactarlo.
FIESTA DE CARNAVAL
43
Para la mayoría de la clase, el día más feliz fue el de final del curso 2007.
Lo pasamos genial montando en los castillos hinchables, cantando en el
karaoke, montando en los karts, jugando al voleibol hinchable, a los toros
locos y por último nos subimos a un tobogán enorme y nos fuimos tirando
unos detrás de otros. Fue de lo más guay.
FIESTA DE CARNAVAL
Al llegar al patio por la mañana, nos quedamos sorprendidos de ver tanto
colorido y diversión, parecía un parque de atracciones.Todos pensábamos:
¡Qué bien lo vamos a pasar! Reíamos, jugábamos y sin darnos cuenta el tiempo pasaba rápidamente.
Un mundo de color, magia y diversión se nos presenta en estas fechas.
Todos, niños y niñas, damos rienda suelta a nuestra imiginación.
Al comenzar el día, nos dieron una camiseta y una gorra del colegio y al finalizar, la profesora nos entregó una bolsa de chuches. Fue fantástico.
Y por fin, llegó el final y quizás lo peor del día, la despedida de nuestros
compañeros. Eso nos producía una gran tristeza, pero nos dijimos: el tiempo pasa rápido y cuando menos lo esperemos, estaremos en el próximo
curso, llenos de nuevas ilusiones y alegrías.
Todos los años cuando llega el mes de febrero y con él los carnavales, en
nuestro colegio lo celebramos y lo pasamos en grande. Estamos impacientes
porque llegue este mes y poder celebrar esta fiesta.
Aunque el día grande y más importante del carnaval es el martes, nuestra
clase, 2º A, y todas las demás clases de Infantil y Primer Ciclo de Primaria,
lo celebramos el viernes anterior por la tarde.
Para otros compañeros, su mejor día en el colegio ha sido el último día de la
Semana Cultural. Disfrutaron de una semana diferente haciendo actividades muy entretenidas, y algunos recibieron su primer premio por algo que
habían realizado, y eso les alegró enormemente y no se les olvida.
El resto de niños recuerdan entrañablemente el día de su graduación o el primer día de clase en Educación Primaria, relatan cómo vivieron esos momentos.
Esperamos que estos días nunca se nos olviden. Son bonitos los recuerdos,
sobre todo, si han sido felices.
Todos coincidimos en que estos días relatados han sido los que realmente
merece la pena conservar en nuestra memoria. Esperamos que no sean lo
únicos y que haya muchos más. Pero lo más importante, es que podamos
seguir todos juntos para vivirlos con alegría y amistad.
Autores
Tiknon Andreev, María Anglada Núñez, Isabel Aparicio González, Jaime Berzal
Higuera, Mariano Bonilla Molina, Ignacio Canitrot González, Lucía del Castillo
Rey, Elena Castro Vico, Paco Fariña Salguero, Alejandro Fariñas Nubla, Manuel
Gómez Núñez, Álex Górriz Rodríguez.
Autora: Rebeca Herranz Gómez
44
FIESTA DE CARNAVAL
Cada uno de nosotros éramos los protagonistas de esta fiesta popular e íbamos vestidos con los trajes más ingeniosos y coquetos para luego participar
en nuestro concurso de disfraces. Siempre se elige el mejor disfraz de
cada clase y se entrega un premio al niño o niña mejor disfrazado.
Lo mejor de esta fiesta es que elegimos de qué queremos ir vestidos y cómo
iremos pintados o maquillados.
Para poder hacer todo esto, contamos con la ayuda de nuestros padres, son
ellos los que con nuestra opinión elaboran nuestros disfraces, los cortan, los
cosen y les colocan todos los abalorios y adornos necesarios para que queden espectaculares.
Al principio, estábamos un poco nerviosos por ver cómo iban vestidos nuestros compañeros. Fueron llegando a la clase, unos de piratas, otros de bandidos, de indios, hadas, arlequines, bailarinas, brujas, guerreros... Todos llevábamos unos trajes chulísimos, eran unos disfraces graciosos y originales.
Nos gusta este día porque jugamos, vemos a nuestros compañeros vestidos
con sus trajes favoritos, nos reímos de las caras que pone la gente cuando
nos ve, bailamos, cantamos canciones infantiles y de paso perdemos algunas
horitas de clase divirtiéndonos.
FIESTA DE CARNAVAL
45
él y su madre le ayudó a confeccionarlo. Le colocó una camiseta grande de
su padre de color amarillo y negro, unos pantalones negros muy anchos,
gafas de sol negras, zapatillas deportivas, una gorra de color negro, cadenas enrolladas al cuello y un tatuaje de pendiente en la oreja.
Y por último, el reconocimiento al mejor disfraz para el curso 2ºC, fue para
un niño llamado Sergio que iba vestido de pirata de los mares del Caribe. Su
traje era muy bonito. Llevaba una camiseta negra con calaveras negras
dibujadas, pantalones negros, zapatillas deportivas, en la cabeza un pañuelo rojo con calaveras negras, un pendiente en la oreja en forma de espada,
el ojo tapado con un parche y en la cara una gran cicatriz, Parecía un auténtico pirata que surca los mares buscando tesoros valiosos.
Siempre recordaremos este día como muy especial, es una fiesta "superdivertida" porque te puedes vestir como quieras y sin darte nada de vergüenza, ya que en muchas ocasiones llevamos la cara oculta, escondida, tras
una máscara o antifaz.
¡ Cuánto nos gusta el carnaval ! ¡ Cuánto nos gusta disfrazarnos !
Lo primero que hicimos fue un gran desfile por todo el patio grande del
colegio, y a continuación, nos dividieron por clases para hacer una ronda de
juegos. Todos participábamos en las actividades, jugamos a saltar los aros,
a la zapatilla por detrás, carreras de sacos, la cinta transportadora, al
pañuelo y a llevar una manzana colocada entre la frente de dos niños a una
determinada distancia y para ganar, la manzana no se puede caer hasta que
lleguemos a la meta.
El concurso de disfraces lo ganó una niña muy simpática de nuestra clase
llamada Rebeca. Iba vestida de bruja de las Nieves de la película: " Las crónicas de Narnia ".
Recordamos que su disfraz era impresionante, llamaba la atención por lo
bien hecho que estaba. Llevaba un vestido largo de color blanco imitando a
la piel de un oso, el pelo suelto y lleno de trenzas, como la negritas, con una
corona plateada encima, y la cara maquillada con ojeras profundas y unos
coloretes sonrosados muy marcados.
Otro disfraz que también salió clasificado entre los primeros, fue el de un
niño de 2ºB llamado Darío que iba vestido de rapero. Se le ocurrió la idea a
Autores
Javier Herradón Peláez, Rebeca Herranz Gómez, Alba Huerga Arribas, Alberto
López Jerez, Marina López Osorio, Álvaro Maroto Yepes, Celia Martínez García,
Roberto Munoz Palmero, Claudia Navarrete Arce, Javier Sáez de Montagut
Quijada, Daniel Tapia Vacas, Marta Velasco Segarra.
SOMOS 3º B
LO QUE MÁS NOS GUSTA DEL COLEGIO
47
LO QUE MÁS NOS GUSTA DEL COLEGIO
Tenemos ocho años, y pasamos en el colegio gran parte del día. El colegio tiene
cosas que nos gustan mucho y otras que nos gustan menos, como cuando tenemos controles, o más deberes que otros días. Pero afortunadamente, son más
las cosas que nos gustan, y nos hemos divertido mucho recordando algunas.
Por ejemplo, todos nos acordamos con cariño, en Infantil, de nuestras mascotas “Lina” y “Oto”. Lina era una osa y Oto, un perro. Eran los personajes
de nuestro libro. Pero lo que más nos gustaba era que cada día nos las llevábamos uno de nosotros a casa, y ese era un día especial.
Después, cuando pasamos a Primaria, una de las cosas que más disfrutamos
fue la Semana Cultural: cine, teatro, museos, cuentos, juguetes... Pero
bueno, nosotros este año iremos a la Granja Escuela cuatro días, y eso sí
que debe molar. Estamos muy nerviosos.
Nos gusta ir de excursión y celebrar fiestas en el colegio: Halloween, que
nos disfrazamos de monstruos y comemos caramelos que nos dejan la lengua verde y, sobre todo, el “Pasaje del terror” que ponen en el patio. Es muy
divertido ver la cara con la que salen los niños.
8
3.º B Primaria TUTORA Gema Caro Fernández
Autora: Marta María de Cossío Olarte
48
LO QUE MÁS NOS GUSTA DEL COLEGIO
Navidad, cuando vienen nuestros padres a ver la función y los Villancicos
que hemos preparado. Y luego hacemos una merendola en clase.
EL PATIO DE INFANTIL
49
También nos gusta el Carnaval. Y nos gusta mucho, mucho, el último día de
curso cuando llenan el patio de hinchables y podemos subirnos un montón de
veces. Eso es divertidísimo.
EL PATIO DE INFANTIL
Nos gusta mucho el material. Cuando nos dan todo nuevo, las pinturas, los rotuladores, los cuadernos sin estrenar y los libros que huelen a nuevo... Nos encanta. Y hablando del material, una de las cosas que más nos gusta del cole es, ¡la
clase de Plástica! Es gigante, y está llena de cosas preciosas que te apetece
tocar y... ¡el olor! El olor es... una mezcla entre dulce y más dulce. Nos encanta
ir allí y sentarnos en esas mesas grandes, para trabajar con todo ese material.
En Infantil, teníamos un patio sólo para nosotros, con toboganes, laberintos, juegos, y mucha arena. Nuestra imaginación no tenía límites. Por ejemplo, ¿quién no ha jugado a los “polvis”? Sentados en la arena, retirábamos
con las manos las piedrecitas más grandes, y lo que quedaba debajo era
arena finita, como polvo del desierto. Con esa arena hacíamos muchas cosas:
meterla en los botes de “Actimel” vacíos, o construir una casa para las hormigas, cuando había hormigas, o sacudir las manos para formar nubes, incluso a veces, llevábamos los “polvis” a la clase escondidos en los bolsillos.
De las cosas que más nos gustan es, que vengan nuestros padres al colegio,
para ver nuestra clase, nuestros trabajos... y lo que más, cuando en
Primavera preparamos una representación en el patio para ellos. Cuando se
llenan las gradas de gente, nos ponemos muy nerviosos, pero luego salimos
a actuar y se nos pasa. Es muy emocionante cuando nos aplauden tanto.
Otra cosa que nos gustó mucho fue cuando, en Segundo, pasamos de escribir
con lápiz a bolígrafo. Al principio nos daba miedo equivocarnos porque no se
podía borrar, pero después nos dimos cuenta de que no era tan difícil.
Hace ya tres años que dejamos Infantil. Estamos muy contentos de estar
en Primaria. Hemos crecido, pero... todavía nos acordamos de esos primeros
años de colegio, los primeros amigos y nuestras primeras profesoras. Y
donde realmente hemos pasado ratos estupendos ha sido, en el patio.
Cuando pasamos a Tercero, nos gustó cambiar de piso, ¡al tercer piso! Y coger
nosotros mismos la bandeja en el comedor. Los primeros días íbamos despacio
y encogidos, pero ahora tenemos mucha práctica y lo hacemos muy bien.
Este año, una de las cosas que más nos gusta, es hacerle dibujos a la profe
para que los ponga en la pared. ¡Tiene la pared empapelada! Y cuando llueve.
Cuando llueve nos quedamos en clase jugando con los juegos que tenemos en
la estantería, y eso, nos encanta.
Pero sin duda, lo que más nos gusta del cole es habernos conocido. Nuestros
compañeros. Nuestros amigos. Aunque a veces discutamos o nos peleemos, no
nos gustaría separarnos. Nos gusta estar juntos, y eso es... ¡lo mejor del cole!
Autores
Álvaro Ansaldo Ferrando, Javier Arias Mosquera, Silvia Azorín de las Heras, Rodrigo
Busto Cuenca, Guillermo Calvo Arenaza, Marta María de Cossío Olarte, Carlos
Espejo Pérez, Rubén Gallego Rodríguez, Leonardo García Delgado, Silvia Gil
Manso, Julián Giménez de Lucas, Alberto Herrezuelo Calleja, Darío López
Salamanca.
Autor: Roberto Molina Abad
50
EL PATIO DE INFANTIL
También nos gustaba excavar en la arena y hacer grandes hoyos o montañas. Luego, con un poquito de agua, fabricábamos bolas con la arena, y quedaban perfectas: duras y redondas. Lo malo era cómo quedaban después
nuestras manos. Teníamos que lavárnoslas muy bien antes de entrar en
clase, porque si no, lo manchábamos todo.
Cuando teníamos tres años sacaban cubos y palas, y eso sí que nos gustaba.
Había un caballo negro que todos queríamos.
En Primavera, íbamos a buscar hormigas voladoras, y un día, encontramos un
hormiguero, y ¡mariquitas! Jugábamos con ellas, pero luego las dejábamos en
las plantas.
En Primavera también, hicimos una actividad que nos encantó: salimos a
plantar flores. Plantamos margaritas, tulipanes, rosas... ¡quedó precioso! Y
luego teníamos que regarlas, claro, y cuidarlas mucho para que creciesen.
EL PATIO DE INFANTIL
También nos acordamos de las fiestas: Carnaval, Halloween, Navidad...
todos disfrazados en el patio y, sobre todo, el último día de curso, cuando
llenan el patio de castillos hinchables, y estamos jugando toda la mañana. Lo
malo es que después vienen las despedidas. Hasta el próximo curso.
Ahora somos más mayores, y estamos en un patio más grande, que también
nos gusta mucho, pero siempre recordaremos con cariño, ese patio donde
pasamos nuestros primeros años de cole, y donde conocimos a los que todavía son nuestros amigos.
Ahora vemos jugar en él a los pequeños y nos acordamos de cuando estábamos allí, incluso a veces, nos da un poquito de envidia. Pero ellos también se
asoman a la verja para vernos a nosotros y seguro que les gustaría pasar a
nuestro patio. Entonces es, cuando nos sentimos mayores. ¡Ya les tocará!
Hay algo, que cuando lo recordamos nos entra mucha risa, y es, los atascos
que se formaban en el tubo. Ibas a tirarte y, de repente, te encontrabas
con un montón de niños parados y amontonados, y hasta que no se quitaba
el primero, no caíamos los demás. Era muy divertido.
A veces, también hacíamos “surfing” por encima de los toboganes pequeños.
Un día, que hizo mucho frío, los toboganes tenían hielo. Nos hubiese encantado tirarnos, para resbalar como en una pista, pero claro, no nos dejaron.
Cuando había llovido y el suelo estaba mojado, metíamos juguetes en los
charcos para ver si flotaban. También queríamos meternos nosotros dentro
y la profe se enfadaba. Pero es que... ¡mola pisar los charcos! En realidad,
teníamos que jugar en el porche para no mojarnos, pero los charcos nos
decían: “veeen...” y al final, la profe, tenía que llevarnos a clase.
Un día nevó, y el patio estaba precioso. Parecía algodón. Salimos a jugar con
la nieve. Ese día fue de los mejores.
En el patio inventábamos muchos juegos: juegos de aventuras, los “Power
Rangers”, “Marco-Polo”, “Peter Pan”, al toro, o a “polis y cacos”, y el laberinto era la cárcel de los malos.
A las niñas nos gustaba más jugar a la comba, papás y mamás, a las palmas
(incluso boca abajo), o perseguíamos a algún chico para chincharle.
Algunas tardes nos gustaban mucho, porque jugábamos con las profes a “la
gallinita ciega”, al escondite, y eso molaba, porque jugábamos todos juntos.
51
Autores
Juan Carlos Manzano Ayuso, Rodrigo Mateos Michavila, Jaime Mittelbrunn
Salmerón, Roberto Molina Abad, Álvaro Morales Ruíz-Morón, Sara Moroño
Molina-Campuzano, Gonzalo Navarro Corral, Lucía Navarro Trinidad, Arturo
Ortega Álvarez, David Puelles Sánchez, Ainhoa Rodríguez Trigo, Gonzalo Teba
del Sol, Eva de la Vega Servio.
SOMOS 3º C
APRENDIMOS A LEER
53
APRENDIMOS A LEER
Vamos a contar nuestra historia de cuando aprendimos a leer y a escribir.
Todo comenzó cuando llegamos a la clase de infantil 5 años C y nuestra profesora, Belén Vadillo, nos dio un libro para aprender a leer. El libro se llamaba “Micho” y los principales personajes eran: Papá Micho, Mamá Gata y
los hijos, Morito, Canelo y Michín.
Estos personajes nos enseñaron las vocales y los signos que había que hacer
para nombrarlas. De este modo, comenzamos a leer y a escribir la o, i, a, u, e.
Después, Belén y los personajes del Micho, nos enseñaron las consonantes,
por ejemplo la “m”, que en el libro de Micho aparecía una imagen en la que
Morito estaba soñando que era un vaquero y salía una vaca diciendo
9
3.º C Primaria TUTORA Ruth Adrada López
Autora: Cristina Zurita Hernández
54
APRENDIMOS A LEER
“mmmm”. Ese era el sonido que tendríamos que aprender y relacionar con la
“m”. Además nos ocurrieron varias anécdotas:
LAS BANDEJAS EN EL COMEDOR
55
Una de ellas fue que, cuando estábamos aprendiendo la “ch”, Belén nos enseñó que su sonido era como un estornudo. Así que, un día, Carmen A. quiso
repetir ese sonido y ...¡chas!, salió de su boca un diente volando.
LAS BANDEJAS EN EL COMEDOR
Igualmente, estudiando el sonido de la letra “r”, Sergio S. se levantó de la
silla e hizo como si estuviera montando en una moto, porque en el dibujo del
“Micho” salía Papá Micho montando en moto y su ruido era “rrrrrrr”. Así que
Sergio lo imitó.
Uno de ellos fue el del comedor. La primera vez que nos quedamos al
comedor en Tercero, nos dimos cuenta de que era muy diferente a lo
que conocíamos hasta ahora. Había que usar bandeja, elegir la comida, enseñar la bandeja para ver si te lo has comido todo, etc. También
descubrimos que se podía elegir la comida, es decir, puré o guisantes,
lasaña o judías, ya que hay dos primeros platos a elegir.
Todos relacionábamos las letras con cualquier objeto o gesto que veíamos.
Como fue en casa de Miguel Ángel, que estaba un día jugando al fútbol y
dijo: - ¡Mirad, la pelota es una “o”!
Belén nos marcaba en el cuaderno unos puntos para que pudiéramos unirlos
y formar las letras. Después dibujábamos un objeto y escribíamos lo que
representaba. El nombre del dibujo siempre debía empezar por la letra que
acabábamos de estudiar. Al principio, nos salían bastante mal, pero después
de comenzar a escribir las primeras letras, ya se notaba más la diferencia
entre las primeras y las últimas letras escritas.
Primer día de “cole”, muchos nervios y muchas novedades porque
pasábamos a Tercero de Primaria. A partir de ahora, habría muchos
cambios.
Después de escribir solamente letras, continuamos escribiendo sílabas, y
ya, por último, comenzamos a escribir palabras completas.
Igual que habíamos hecho con las letras, hacíamos con las palabras. Es
decir, cada vez que escribíamos un grupo de palabras, alrededor de tres o
cuatro, realizábamos un dibujo que correspondía a una de las palabras.
Siempre nos ayudaba Belén a leer y a escribir porque nos costaba mucho al
principio.
Cuando ya supimos todas las letras muy bien leídas y escritas, escribíamos
frases y las leíamos. Así, poco a poco, íbamos escribiendo frases más largas
y leyendo cada vez con un poco más de velocidad y entonación.
Autores
Sara Palomares Rodea, Rafael Panadero Gálvez, Cristina París Cuesta, Loreto
Peláez Rodríguez, Lucía de los Ríos García, Sergio Sallent Pedroche, Gonzalo
Sánchez Martín, Fernando Sanz Gómez, José Suay Piqué, Cristina Val Garrido, Juan
Manuel Villaverde Alarcón, Cristina Zurita Hernández.
Autora: Sonia Baquero González
56
LAS BANDEJAS EN EL COMEDOR
Desde que comenzamos en Infantil, siempre nos habían puesto el
plato en la mesa y todo estaba en su sitio. Sabíamos que a partir de
Tercero, comíamos en el comedor de los mayores, pero no sabíamos
muy bien todo lo que había que hacer.
Así es que el primer día, cuando entramos por la puerta, había una
especie de armario con unas cestas arriba y, abajo, unas bandejas.
Cogimos las bandejas y anduvimos un poco; allí estaban los vasos y las
servilletas, a continuación, el pan. Lo cogimos y anduvimos un poco
más, ahí estaban los platos. Cogimos el primero que era puré de patata y zanahoria, el segundo plato que era lenguado, y el postre, donde
había variedad de fruta y...¡ya está! Ya habíamos acabado la primera
parte del proceso.
Ahora venía uno de los peores momentos en los primeros días, ¡conseguir llevar la bandeja hasta la mesa, sin tirar nada y sin caerte tú!
Recordamos muy bien que cuando cogimos las bandejas, pesaban
muchísimo y nos temblaban las manos. Un paso, otro paso y así, muy
despacito, llegamos a la mesa, donde apoyamos la bandeja y ya sólo
había que arrastrarla hasta donde nos tuviésemos que sentar.
Los primeros días que pusieron sopa para comer, a más de uno, se nos
cayó un poco en la bandeja. Los platos estaban muy llenos y todavía
no controlábamos el peso de la bandeja con los platos llenos, los
cubiertos, el postre y el vaso.
Debido a esto entorpecíamos un poco la fila porque, claro, íbamos muy
lentos. Estábamos pendientes de coger todo lo necesario, de que la
bandeja no se soltara de nuestras manos, que los fideos no nadaran
fuera del plato o que la mandarina no rodara por el suelo.
Una vez colocados en las mesas, hubo algunos que dijeron: -¡Anda, no
hemos cogido los cubiertos! Entonces tuvieron que volver por donde
habían pasado antes y buscar los cubiertos, pero ¿dónde? en la zona
de los platos, en los postres, en los vasos o dónde... Y, al mirar hacia
las bandejas, estaban allí, en las cestas.
En el comedor nos han ocurrido varias anécdotas. Una de ellas fue
LAS BANDEJAS EN EL COMEDOR
57
cuando se quedó a comer Álvaro M., que suele comer en casa. Se sintió muy agobiado porque todos le querían explicar lo que debía hacer:
- El cuchillo se coge aquí.
-Mira Álvaro, que cojas esto.- le decía otro.
-No, no, eso no, lo otro.
Otro le dijo: -Álvaro, ¿te sientas a mi lado?
Pensamos que no podría llegar a superar ese momento, pero sí, lo consiguió.
Otra anécdota fue cuando, un día, Lucía terminó de comer y salió
corriendo hacia el patio, que era lo que había hecho hasta ahora en el
comedor, y se olvidó de dejar la bandeja en su sitio. Entonces,
Cristina V. tuvo que salir a buscarla para recordarle que tenía que
colocar la bandeja. Así, Lucía tuvo que entrar de nuevo y dejar la bandeja en su sitio.
La verdad es que los ratos en que estamos en el comedor, nos lo pasamos muy bien. Todos los días le pasa algo a alguien, es decir, se le cae
el agua, la lechuga acaba en el puré, etc. Además, son buenos momentos que pasamos hablando con nuestros amigos y compañeros e, incluso, con los alumnos de otras clases y otros cursos.
Poco a poco nos hemos ido acostumbrando a este nuevo cambio y
ahora ya nos organizamos muy bien.
Autores
Blanca Aguiar López, Sonia Baquero González, Cristina Cabanas Álvarez, Álvaro
Cejudo Ruiz, Fernando Contreras Ferrer, Pablo Corral Saborido, Almudena
Cristóbal García, José Luis de Francia González, Fernando Gasós Cavestany,
Íñigo Lorente Artola, Álvaro Monge García.
SOMOS 4º A
FIESTA DE FIN DE CURSO
59
FIESTA DE FIN DE CURSO
Cada año esperamos con mucha ilusión el último día de curso porque se hace una
fiesta muy especial.
Por la mañana, muy temprano, entran unos camiones en el patio y unos señores
del País de las Maravillas comienzan a montar las atracciones. El patio se llena
de hinchables y de otros juegos y ¡todo gratis! Desde las filas observamos cómo
van tomando forma y nos ponemos nerviosos esperando el momento de poder
montar en ellos.
La profesora nos da una prenda con el logotipo del colegio; el año pasado fue
una camiseta y el anterior una gorra. También nos dice el recorrido que tenemos que hacer para no coincidir todos en la misma atracción. Ella lleva una hoja
con el itinerario y cada media hora cambiamos de juego.
Hay bastantes diferencias entre la fiesta de Infantil y la de Primaria. En
Infantil un payaso muy gracioso nos hacía reír y nos sacaba para hacer algún
juego. Hacíamos carreras de sacos y, como hacía mucho calor, nos tiraban
cubos de agua, así nos refrescábamos. En la terraza nos pintaban la cara. El
patio estaba lleno de globos y daban un premio al que más cogiese. Había un hinchable de Pokémon y una piscina de bolas.
En Primaria hay muchos más hinchables y juegos. Siempre traen alguno nuevo y
estamos deseando estrenarlo. Jugamos al ratón y al gato, dos niños se escon-
10
4.º A Primaria TUTORA Alicia Molina Soto
Autor: José Antonio Cobo Arranz
60
FIESTA DE FIN DE CURSO
den debajo de una tela, los demás la mueven y el que hace de gato pasa por encima y tiene que conseguir cazar a uno de ellos. La ratonera es un laberinto con
huecos y pinchos de goma, tienes que seguir el camino y al final hay un tobogán
gigante.
Hacemos relevos siguiendo un circuito. Jugamos con un escalextric muy grande
que montan en la clase de Plástica. También cantamos en el Karaoke. El año
pasado decoraron la clase como una discoteca y parecíamos cantantes de verdad. Otro año trajeron consolas de Nintendo.
Colocan muchísimos hinchables como el futbolín humano, el de voleibol y el
cocodrilo al que se le abre la boca y te tienes que tirar por ella, a veces, se te
queda enganchado el pie. En otro hinchable hay un toro o un delfín en el centro, te montas encima y se empieza a mover, al momento te tira, y caes sobre
la colchoneta.
Hace dos años trajeron un trineo que se deslizaba por una montaña de rodillos,
cuando llegabas al final parecía que te ibas a chocar contra la pared, pero frenaba muy bien. También trajeron un puente que se movía mucho, te hacía perder el equilibrio y caías sobre la colchoneta. El año pasado trajeron un triciclo
sin manillar, lo tenías que manejar con los pies y era muy difícil porque algunos
no llegaban a los pedales.
Todas las atracciones son muy divertidas, lo peor de todo son las colas que
tenemos que hacer hasta que nos toca.
RECORDANDO A NUESTROS PROFESORES
61
RECORDANDO A NUESTROS PROFESORES
Para la mayoría de nosotros éste es nuestro séptimo curso en el colegio, algunos se han incorporado más tarde e incluso hay compañeros nuevos este curso.
Durante estos años nuestros profesores y profesoras nos han enseñado y educado y ahora queremos recordarlos.
Mª del Mar fue nuestra primera profesora. No era muy alta, tenía el pelo rubio
y no era muy joven. Daba mucha caña, como tiene que ser, pero nos divertíamos
mucho con ella. Era muy buena y en los ratos libres nos dejaba jugar con puzzles y juegos.
Los lunes, cuando volvíamos al cole, nos preguntaba lo que habíamos hecho el fin
de semana. Si te portabas mal siempre te perdonaba. También nos decía que
nos iba a quitar la nariz si no decíamos la verdad. Tenía una lista con nuestras
fotografías y según te portaras te ponía una pegatina verde, amarilla o roja.
A las doce y media ya tenemos que dejar de montar y no dirigimos hacia el lugar
donde hacemos las filas, el campo cubierto. Allí lanzan unos globos gigantes que
nos tenemos que pasar unos a otros sin que toque el suelo. Un año desde las gradas nos lanzaron globos pequeños y los teníamos que explotar con los pies, parecía una guerra con tantas explosiones. Otro año inflaron los globos con helio,
nos dieron uno a cada uno, pensamos un deseo y lo soltamos. Fue muy bonito ver
el cielo lleno de colores.
Ya en la fila, los profesores nos dan una bolsa de chucherías, bailamos un poco
y nos despedimos hasta el curso que viene. Después la mayoría nos vamos a
comer al McDonald´s.
Trabajamos mucho durante todo el año, pero sabemos que al final nos espera
una gran recompensa: ¡LA FIESTA DE FIN DE CURSO!
Autores
Jesús Ducay Rico, Patricia Latasa Jiménez, Íñigo Erik Loma-Osorio Andrés, Cristina
Martín Charola, Diego Martínez Rodríguez, Marta Navarro Asua, Manuel Prada
Fernández-Roca, Paula de los Ríos García, Íñigo San Martín Huarte, Paula Villagra
Luna.
Autora: Cristina Martín Charola
62
RECORDANDO A NUESTROS PROFESORES
En su clase había un rincón con unas cortinas muy largas y azules y dentro había
una cocinita, allí jugábamos a las casitas. Hacíamos fichas con las manos. Una
vez por la tarde nos preparó pan con nocilla.
Seguimos creciendo, cumplimos los cuatro años y aprendimos a leer con Mª
Jesús, letra por letra con el libro de Micho, utilizando gestos.
Era alta y con el pelo rizado. Cada vez que te portabas bien te daba un regalo
y te ponías muy contento. Era muy simpática y amable. Nos leía cuentos y, a
veces, bailábamos por la mañana. Después de comer nos daba leche, leche Lauki
y, a veces, brindábamos con algún compañero entrelazando los brazos. Los fines
de semana, por turnos, nos podíamos llevar a casa a nuestra mascota Lina, una
osita de peluche muy blandita que teníamos que cuidar muy bien, para que no
estuviera sola en clase.
Nos enseñó a sumar y a restar y a ponernos los abrigos solos. Cuando acabábamos el trabajo nos dejaba jugar con las bolas locas, era muy divertido y podíamos disfrazarnos, teníamos un baúl lleno de disfraces.
Con cinco años ya estábamos preparados para graduarnos y pasar a Primaria.
Llegó Primaria y cambiamos de profesores. Nuestra tutora en 1º y 2º fue
Encarnita. Nos enseñó a multiplicar y a dividir y con ella también hacíamos Plástica.
En los ratos libres, nos dejaba leer de la Biblioteca y todos nos peleábamos por
coger libros de “Draculín”, eran muy divertidos. Cuando se enfadaba, se ponía
muy roja y hablaba en alemán, aunque no sabía; un día un niño entendió lo que
dijo. La verdad es que éramos muy inquietos y traviesos, siempre nos decía que
cuando queríamos sabíamos portarnos muy bien.
Con ella preparábamos bailes para los padres y era muy divertido. Hacíamos
concursos de sumas y de restas. No le gustaba que tuviésemos juguetitos encima de la mesa porque nos distraíamos con ellos.
Un día en un cambio de clase nos escondimos por toda la clase y algunos se
metieron debajo de su mesa; menos mal que se lo tomó a broma. Pero la segunda vez que lo hicimos ya no le gustó tanto.
Ella ha sido una de las mejores profesoras que hemos tenido.
Ahora ya estamos en 4º y Alicia es nuestra tutora, igual que el año pasado. Es
buena, tiene el pelo negro con las puntas hacia arriba, lleva gafas, tiene los ojos
marrones y es buena profesora. Es muy paciente, aunque tiene un límite, graciosa y simpática. Cuando está de los nervios dice: “¡Dios mío dame paciencia!”
o “Madre mía del amor hermoso”.
RECORDANDO A NUESTROS PROFESORES
63
Le gusta mucho cantar, si decimos una palabra o una frase ella siempre se sabe
una canción en la que aparecen esas palabras. Inventa rimas cuando nos quiere
decir algo. Le gusta mucho bailar y tiene mucha marcha.
Le decimos que por qué no se disfraza para halloween y ella nos contesta que
no hace falta, se coloca el pelo por delante de la cara todo revuelto, pone una
cara muy rara y la verdad es que da miedo.
Con ella rezamos todas las mañanas y nos ha enseñado a dividir por más cifras.
En los ratos libres nos deja leer y, a veces, pintar. Nos enseña muchas cosas.
Deja que traigamos cosas interesantes de casa para poder enseñárselas a los
compañeros. Nos cuenta muchas historias de su vida.
El curso que viene pasaremos a quinto y ya no estaremos con ella.
Además de nuestras tutoras hemos tenido otros profesores.
En música tuvimos a Gema en Infantil; nos enseñó a hacer volteretas, hacíamos
juegos y circuitos en las colchonetas y, a veces, nos pintaba la cara de oso
panda.
Pepe nos dio en Primaria; era un poco serio, pero el último día nos dejaba jugar
con sus diábolos. Nos llamaba por nuestro apellido.
Las clases de Educación física con Nacho eran muy divertidas y con Guillermo
aprendemos muchos juegos y deportes nuevos.
En Inglés hemos tenido muchas profesoras. En Infantil con Teresa veíamos
películas. Tuvimos a Sofía los tres primeros años de Primaria, era muy buena
persona y profesora. Arrate nos da este año, con ella hacemos proyectos y juegos. Nick ha sido nuestro profesor de laboratorio en primaria, es bueno y muy
paciente.
Las clases de Toñi nos encantan porque hacemos muchos trabajos manuales.
A todos les damos las gracias por enseñarnos, por su paciencia y dedicación.
Autores
Diego Cabadas Ruiz, José Antonio Cobo Arranz, Cristina Cubas Sánchez-Beato,
Lucía Eguíluz Arroyo, Fátima Fernández Lozano, Helena García Escriche,
Fernándo González-Sabariegos Hernández, Ana Izquierdo Solana, Moisés
Martínez Vázquez, Javier Torres Solís.
SOMOS 4º B
VIAJE A LA GRANJA- ESCUELA
65
VIAJE A LA GRANJA- ESCUELA
Esta historia comienza en un Colegio llamado San Luis Gonzaga de Majadahonda,
que organizó una visita a una Granja -Escuela situada no lejos de allí, cerca de El
Escorial. Todo empezó cuando los niños de 3º de Primaria, nerviosos y contentos,
esperaban el autobús, con sus maletas, despidiéndose de sus padres.
Cuando por fin llegaron a su destino, después de canciones, mareos y algunos
chistes, los monitores, simpáticos y alegres, les esperaban para indicarles sus
habitaciones donde debían dejar su equipaje. Estas eran grandes y espaciosas,
con un montón de literas a los lados de la pared y aseos al final de cada una.
En la granja había muchos animales, todos en sus correspondientes recintos.
Había patos, conejos, ovejas con sus corderitos, un burrito llamado Platero,
vacas, caballos, cabras, cerdos, gallinas, gallos, gatos, cisnes, cobayas, un pavo
real, perros y hasta un mapache.
11
4.º B Primaria TUTORA Purificación Pérez de Siles Hervias
Autora: Ana Dorado Domínguez
66
VIAJE A LA GRANJA- ESCUELA
Tenía también un pequeño bosquecito con grandes pinos y piedras donde nos
sentábamos a merendar tranquilamente y un campo muy extenso para jugar a
diferentes deportes.
También había un comedor, un pequeño parque infantil con columpios y toboganes, una piscina que aún seguía cerrada porque era primavera, un salón de actos
y hasta una discoteca. Pero lo más interesante para nosotros fueron los talleres, los juegos y las veladas nocturnas.
Antes de empezar a trabajar, los monitores nos distribuían en grupos con diferentes nombres muy llamativos. Tenían un grito en común al que todos debíamos contestar a la vez.
Los talleres eran muy variados y divertidos; podíamos hacer bizcochos, fabricar colonias y muñecos con serrín, dar de comer a los animales, pasear en burro
y en tractor, plantar nuevas semillas, etc.
Los juegos fueron divertidísimos, como el tiro con arco o el de dar galletas mojadas en chocolate al amigo de enfrente con los ojos vendados. Aquí nos reímos
mucho y todos terminamos con las caras sucísimas y sin comer nada.
EL CAMPAMENTO DE VERANO DEL COLEGIO
67
EL CAMPAMENTO DE VERANO
DEL COLEGIO
Como siempre, finalizamos el curso con nuestra gran fiesta de hinchables y juegos. Estábamos felices porque ya nos daban las vacaciones y las notas, que por
cierto, fueron muy buenas, ya que nos habíamos esforzado durante todo el
curso. Habíamos estudiado mucho con nuestra profesora.
Algunos de nuestros compañeros se iban de vacaciones con sus padres a la
playa, a la montaña, al pueblo de sus padres o al extranjero y otros, se iban al
campamento de verano del colegio con sus compañeros.
Nos lo pasamos muy bien en las veladas nocturnas porque en los juegos necesitábamos las linternas y estábamos con todos nuestros amigos. A veces, daba un poco
de miedo. En estas veladas pudimos observar el cielo y aprendimos a distinguir
algunas estrellas en las que nunca nos habíamos fijado. ¡Qué cielo tan bonito!
También aprendimos simpáticas canciones, hicimos una excursión para conocer
" El Monasterio de El Escorial " con sus fantásticas habitaciones y pasillos.
¡Cuántos libros y cuadros antiguos había! Algunos casi se pierden.
La última noche todos bailamos y bailamos (hasta las profesoras) en una discoteca infantil con muchas luces y música.
Los cuatro días de Granja-Escuela se nos pasaron volando y sin darnos cuenta.
Volvimos a casa cansados, alegres y felices, porque vivimos una nueva experiencia, conectamos con la naturaleza pero, sobre todo, porque hicimos nuevos
e infinitos amigos.
Autores
Patricia Achaerandio Carrasco, Rodrigo Antón González, Rocío Argos Rivero,
Paula Bermejo Álvarez, Ana Córdoba Crespo, Paula Cuena Urzay, Ana Dorado
Domínguez, José Manuel Hevia-Aza Moscardó, Carlos Iglesias Martín, Ana Íñiguez Oramas, Beatriz Jalvo Lorente.
Autora: Marta Perea Santamaría
68
EL CAMPAMENTO DE VERANO DEL COLEGIO
Estábamos nerviosos y entusiasmados sobre todo, los que íbamos por primera
vez porque viviríamos nuevas y maravillosas aventuras. Los compañeros que ya
habían ido otras veces, nos contaron que se divirtieron mucho y que se lo pasaron fenomenal.
El campamento estaba en el pueblo de Boadilla del Monte. Era muy grande,
extenso y con muchas encinas, por eso se llamaba así “Club Las Encinas”.
Tenía dos piscinas, un gran campo de golf, un establo con muchos caballos para
aprender a montarlos, pistas de tenis, campos de fútbol, un comedor, muchas
salas, servicios y un estanque donde nadaban algunos patos y ranas.
Tenía una gran variedad de actividades, como por ejemplo: piragüismo, hípica,
jockey, tiro con arco, clases de inglés y tenis. También había muchos talleres:
taller de manualidades, de pulseras, de pastelería etc.
Cuando llegamos, lo primero que hicimos fue dividirnos en grupos, elegir un
capitán y poner un nombre al grupo.
Aprendimos a montar en piragua (aunque al principio nos caíamos muchas
veces), a manejar la dirección de la vela para saber girarla, a hacer difíciles
nudos marinos etc.
EL CAMPAMENTO DE VERANO DEL COLEGIO
69
Aunque dábamos clases de inglés, no penséis que nos aburríamos porque cantábamos, dibujábamos y hacíamos obras de teatro en las que nos reíamos mucho.
Bueno, también aprendimos cosas nuevas.
La comida nos gustaba bastante, sobre todo los espaguetis.
Algunos niños se trasladaban al campamento en ruta y otros los llevaban sus
padres en coche. Todos, grandes y pequeños, éramos amigos y nos llevábamos
genial.
Cuando llegaba la noche, realmente estábamos muy cansados de todo lo que
habíamos hecho durante el día. Nos acostábamos pronto, ya que al día siguiente había que madrugar.
Sin darnos cuenta llegó el final de la quincena y con ella el final del campamento.
Aquella experiencia que habíamos vivido fue maravillosa y estábamos dispuestos a repetirla otro año más.
Cuando entramos al establo, los monitores nos advirtieron de las normas para
montar a caballo. Nos dijeron, por ejemplo, que siempre debíamos ponernos casco
y nunca colocarnos detrás de ellos. ¡Qué grandes y bonitos eran! Había uno que
se llamaba Kika , como los libros que habíamos leído de la biblioteca de clase.
También había ponis para que pudiesen montar los niños pequeños. Eran muy
dóciles y buenos.
En tiro con arco nos divertimos mucho porque practicamos nuestra puntería,
aunque no era muy buena. La mayoría de las flechas daban fuera de la diana. Era
un deporte que parecía fácil pero no lo era.
Los talleres fueron muy entretenidos e interesantes. Los que más nos gustaron
fueron los de pastelería y manualidades.
Nos enseñaron a hacer bizcocho y magdalenas; salieron riquísimas, así que, sin
dudarlo, nos las comimos para merendar. Las pulseras eran de bolas muy bonitas y coloridas. Algunos se las regalaron a sus madres o hermanas.
Como estábamos en verano, el tiempo era muy agradable, pasábamos muchos
ratos al aire libre jugando debajo de las encinas o en la piscina refrescándonos
y echando carreras en el agua con los monitores.
Autores
María de Jesús Climent, Itzíar Marín Gómez, Jaime Meirás Martín, Marta Perea
Santamaría, Daniel Pérez Díaz del Campo, Marcos Prida Barreiro, Jaime Soto
Cunillera, Marta Urbano Urbasos, Laura de Vega Martínez, Andrea VicenteArche Fuentes, Sandra Vigil Robledo.
SOMOS 4º C
ANIMACIÓN A LA LECTURA
71
ANIMACIÓN A LA LECTURA
La primera vez que escuchamos “Animación a la lectura” pensamos. ¿Qué será
esto tan raro? ¿ Nos llevarán de fiesta? ¿O es que en la biblioteca nos han
hecho una discoteca? Cuando nos explicaron lo que era casi nos desmayamos, a
nosotros que no nos gusta leer, ahora van y nos hacen leer y encima animando.
Pero no era nada de lo que nos imaginábamos, era mucho más divertido y lo pudimos comprobar el día que vino al colegio el tío de una niña de 4º B. Se llama Don
José Mª Heras. Cuando llegamos al Salón de Actos, allí estaba él muy serio,
creíamos que nos iba a examinar, llevaba una maleta llena de libros. De pronto
sacó a su compañero que era un osito de peluche, se puso unas gafas y sacó
otras para su osito. Lo más divertido fue que cuando él leía un cuento, le daba
12
4.º C Primaria TUTORA Concepción Alcaraz Esteban
Autora: Lucía Díaz Campanero
72
ANIMACIÓN A LA LECTURA
otro igual al osito pero más pequeño. Aquello nos empezaba a gustar.
Además, ¡qué bien leía! ( el señor, no el oso). A medida que él iba leyendo,
nos íbamos metiendo en un mundo de fantasía. Nos imaginábamos que éramos los protagonistas del cuento, pasando sus aventuras y disfrutando
mucho con sus peripecias.
En la clase hemos leído libros y luego hemos hecho dibujos, fichas, teatro...
como en el del “Mío Cid”.
También hacíamos resúmenes de las historias y cuando los libros nos gustaban
mucho, los cogíamos de la biblioteca para volver a leerlos.Todos eran libros de
aventuras, ¡ la cantidad de cosas que les pasaban antes a las personas!
Con el Cid, aprendimos mucha Historia. Con “ El Lazarillo de Tormes”, vivimos
las travesuras de aquel niño que para poder comer se las tenía que ingeniar y
hacer trampas.
También aprendímos que el río Tormes pasa por Salamanca, que pícaro significa travieso y que Lazarillo era un niño que trabajaba con un ciego. Con “Viaje al
Centro de la Tierra”, además de aprender Geografía, disfrutamos imaginándonos a nosotros mismos haciendo el viaje, ya nos gustaría poder hacer una excursión al centro de la Tierra.
EL PALACIO REAL Y EL RETIRO
73
EL PALACIO REAL Y EL RETIRO
En octubre de este curso, teníamos previsto una excursión al Palacio Real y
al Retiro. Antes, en clase, habíamos preparado esta visita sacando libros de
la biblioteca y buscando toda la información necesaria en los diccionarios, en
internet y preguntando a nuestros padres y profesores.
Al mismo tiempo, estuvimos leyendo el libro "El Príncipe perdido".
Así, fuimos sabiendo que al Palacio Real se le conoce con el nombre de
Oriente por su situación, que al principio no era un palacio sino un alcázar y
que una noche de Nochebuena se quemó pues entonces no estaba construi-
Hace pocos días vino al colegio otro señor que también contaba cuentos, decía
que se llamaba “Pingüi”. Creemos que ese no era su nombre, pero era muy divertido. Lo que nos pudimos reír con las historias que contaba, pasamos una tarde
muy divertida.
Además aprendímos que leer es muy divertido, que aprendes muchas cosas y
que además puedes viajar sin gastar nada de dinero. Sólo con la imaginación
puedes volar a cualquier parte del mundo.
Si, definitivamente leer está muy bien. Ya sabemos por qué lo llaman “animación”. Cuando éramos pequeños no nos gustaba leer pero ahora que somos mayores, es lo que más nos gusta, después de jugar con nuestros amigos.
Autores
Javier Arcenegui Alonso, Lucía Carbayo Martín, Lucía Díaz Campanero, Ignacio
Freire Margullón, Jaime Gil Merino, Patricia González Iza, Íñigo Llano Sánchez,
Lucía Perdiguero Outeda, Enrique Rendón Díaz, Íñigo Riveira Díaz de Cerio, Luis
Sánchez Hevia-Aza.
Autora: Blanca de Oro-Pulido Vázquez
74
EL PALACIO REAL Y EL RETIRO
do en piedra sino en madera. Y que el rey Felipe V lo mandó construir, pero
esta vez en piedra y ladrillo.
El día de la salida y con todo lo que habíamos aprendido en el colegio fue muy
emocionante, hacía un día precioso y lo íbamos a pasar enterito en Madrid.
Una Guía del Palacio nos fue enseñando y explicando cada una de las dependencias de aquella casa tan grande donde el príncipe Baltasar Carlos, hijo de
Felipe IV y de la reina Isabel, había pasado su infancia. Como ya habíamos
leído el libro, sabíamos además, que al príncipe le asustaba mucho la figura
del Primer Ministro Don Gaspar de Guzmán el Conde-Duque.
Las habitaciones, los salones, las salas, el comedor... estaba todo muy limpio
y amueblado. Nos contaron que, aunque allí no viven los reyes actuales Don
Juan Carlos I y Doña Sofía, cuando tienen que recibir a gente importante
visten "la casa" con flores y encienden "las arañas" que son unas lámparas de
cristal grandísimas. En el comedor caben 200 personas sentadas.
Cuando terminamos de ver todas las salas, nos fuimos a la capilla donde estaban tocando el órgano, pues iba a haber un concierto.
A continuación, quisimos ver en la sala de música los instrumentos y sobre
todo un violín que se llama Stradivarius pero no estaba, se lo habían llevado
para el concierto.
Salimos al patio de armas y fuimos a la armería y a la botica que era la farmacia de los reyes. Estaba lleno de botes y alambiques y de diferentes hierbas que servían para curar todas las enfermedades que se conocían.
Cuando terminamos la visita, cogimos otra vez el autobús para ir al Retiro.
Este parque es el pulmón verde de Madrid, Se lo regaló el Conde-Duque al
rey para que fuera a cazar. A los reyes les gustaba mucho la caza y antes El
Retiro no era un parque sino un bosque. El parque es muy bonito. Nada más
bajarnos del autobús, nos fuimos a comer y allí estuvimos un ratito jugando.
Si llegamos a saber la caminata que nos esperaba, hubiéramos descansado un
poco más.
Nuestra profe Conchi, nos llevó por todo el Retiro. Pudimos ver las fuentes:
"los galápagos", la de "la alcachofa", la de "El ángel caído" , ésta era la más
esperada, pues habíamos aprendido que era una de las pocas estatuas que
existen en el mundo de la imagen del demonio.
Vimos también el monumento al rey Alfonso XII, que fue bisabuelo del
actual, el estanque, el paseo de las estatuas (esas que tenían que estar en el
EL PALACIO REAL Y EL RETIRO
75
palacio), la casa de Vacas, el Palacio de Cristal (que es todo de cristal aunque por dentro no había nada, sólo unos troncos) pasamos por un pasadizo y
vimos un jardín que según nos explicó Conchi, imita a los jardines japoneses.
Estuvimos en "la rosaleda" aunque no tenía rosas.
Todos estábamos expectantes pues Conchi nos aseguró que había un duende
en el Retiro. Pero por más que mirábamos, no encontrábamos nada. Ella decía
que teníamos que mirar muy bien, de esa manera vimos en el "paseo de
coches" a los dos lados el arbusto que está en el escudo de Madrid, el
madroño, que tenía frutos y Conchi nos dijo que se podían comer. El sabor
era un poco raro pero no estaba mal. Sabemos que con ese fruto hacen una
bebida para mayores porque tiene alcohol.
Caminando, caminando llegamos al antiguo zoo de Madrid. La entrada es muy
bonita y aún se conservan las jaulas de los leones y de los osos y el foso de
los monos.
Ya desistíamos de encontrar al duende, o se había ido o Conchi nos había
engañado para que estuviéramos atentos a todo lo que veíamos. Cada vez que
le preguntábamos, ella decía "chicos hay que mirar bien, entre los árboles,
los arbustos...
Por fin alguien de otra clase gritó: ¡He visto el duende! está encima de ese
árbol. Efectivamente, en un árbol subido había un duende inmenso que estaba tocando una especie de flauta, era de color verde.
Creíamos que el duende era pequeño y nos llevamos un chasco. Comprobamos
que la profe no nos había engañado y que con la ilusión del duende, nos había
enseñado todo aquel parque tan bonito donde los madrileños y todos los
turistas que visitan Madrid van a pasear los domingos.
Cansados pero contentos, cogimos otra vez el autobús para volver al colegio
y contar a nuestros padres aquel día tan bonito que habíamos pasado.
Autores
Miguel Collado Acuña, Carlota Garcia Lerma, Paula Lestón Tejero, Sergio Moreda
del Águila, Ángel Moro García, Blanca de Oro- Pulido Vázquez, Joaquín Rebollo
Teso, Guillermo Rodelgo Salas, Alejandro Ugena de Mesa, Juan Manuel de la Vega
Sánchez.
SOMOS 5º A
RECUERDOS DE NUESTRA PRIMERA COMUNIÓN
77
RECUERDOS DE NUESTRA PRIMERA
COMUNIÓN
El día 19 de mayo fue un día inolvidable para nosotros, la noche anterior casi no
pudimos dormir. Todos estábamos impacientes esperando a nuestros familiares
que venían de fuera.
En nuestras casas casi todo estaba ya preparado.
Por la mañana nos levantamos muy pronto y despertamos a toda la familia. La ceremonia de la Comunión no sería hasta las cinco, pero ¡había tantas cosas que hacer!
Los niños, Víctor, Roberto y Javier Crespo, jugaban un partido de fútbol contra el
Colegio Benito Pérez Galdós y no podían faltar a esa cita. Por cierto, ganaron siete
a dos. Javier Marco y Juan jugaban otro partido contra el Sagrado Corazón y
empataron a tres. Las niñas fuimos a la peluquería con nuestras mamás.
Se acercaba la hora de la ceremonia, teníamos que estar en la iglesia tres cuartos de hora antes del comienzo. Era la hora de vestirnos. Teresa y Belén al
ponerse el traje se despeinaron y a Ángel, su madre, no hacía más que colocarle la ropa muchas veces. Las niñas íbamos muy guapas con vestidos largos de
color blanco. Los niños, de marineros, menos Javier Marco y Joaquín, que iban
con chaqueta y corbata. Víctor y Roberto de almirantes.
13
5.º A Primaria TUTORA Mª Flor Diez Pardo
Autora: María Gasós Cavestany
78
RECUERDOS DE NUESTRA PRIMERA COMUNIÓN
Llegó la hora de ir a la Iglesia. Todos estábamos muy nerviosos: el tío de Víctor
no encontraba la batería de la cámara, a Juan le tuvieron que acostar porque
se mareaba y Patricia decía que le quedaban un poco grandes los zapatos.
Salimos de nuestras casas deprisa y corriendo. Era fácil perderse, porque
todas las calles de la urbanización Las Lomas parecen iguales, menos mal que
nuestros padres estaban bien orientados.
La iglesia era muy bonita, redonda con una torre en medio que se ve desde lejos.
Está en Boadilla del Monte y se llama parroquia de los Santos Apóstoles en la
Urbanización Las Lomas. El párroco es el Padre Lage, pero la ceremonia la ofició D. José Mª, que estuvo muy amable y cariñoso con nosotros.
Al llegar, fuimos primero a hacernos las fotos y después nos quedamos en una
capilla cantando y esperando con nuestra profesora Ruth y con Toñi, que es la
profesora que nos había preparado la catequesis.
Llegó por fin la hora. Todos los familiares estaban en los bancos y el sacerdote avisó que iban a comenzar. Salimos de dos en dos, emocionados y con cara de
buenos. Joaquín acababa de llegar.
La ceremonia fue muy emotiva. Estábamos colocados alrededor del altar, que
está en alto y es redondo. Algunos niños, cuando nos mandaron sentar, estábamos aplastados por los trajes de las niñas y tuvimos que recolocarnos. De vez
en cuando nos mirábamos, sonreíamos, y esperábamos haciéndonos señas, el
momento en que nos tocara decir nuestras peticiones; fuimos leyéndolas de uno
en uno y lo hicimos muy bien.
SALIDA AL SAFARI PARK
79
SALIDA AL SAFARI PARK
Cuando nos dijeron que íbamos a ir al Safari Park, nos pusimos muy contentos. Algunos pensamos que sería una visita a un zoológico normal donde veríamos a los animales en jaulas o en sitios pequeños y pasearíamos para verlos.
Nuestra profesora nos avisó que no sería así, que los animales estaban sueltos y nosotros iríamos viéndolos desde el autobús e incluso que los monos se
nos subirían a éste.
El viaje duró una hora aproximadamente y cada uno se sentó con quien quiso,
aunque nos peleábamos por sentarnos atrás.
Comulgamos la Forma mojada en vino y en ese momento todos rezamos y pedimos nuestros deseos. Cuando nos tocó dar la Paz bajamos del altar y buscamos
a nuestros familiares para desearles la Paz y darles un beso.
Nuestras mamás y abuelas parecían muy emocionadas.
El coro acabó la misa cantando la Salve Rociera a la Virgen. Todo el mundo se
emocionó especialmente con esta canción. El sacerdote nos despidió deseándonos lo mejor para nuestras vidas y añadió: “Podéis ir en Paz”.
Nos hicieron la foto de grupo y nos pudimos ir con nuestros familiares a recibir besos y más besos, fotos y más fotos ... y al restaurante.
En ese momento, llegaba la abuela de Roberto que se había perdido.
Autores
Teresa Anglada Núñez, Víctor Córdoba Crespo, Javier Crespo Carrasco, Javier
Marco Lage, Roberto Martín-Cuevas Redondo, Ángel Migallón García, Joaquín
Osma Borrás, Patricia Rebollo Teso, Belén Sánchez Galindo, Juan Sandes Pueyo.
Autora: Sara Nebreda Pérez
80
SALIDA AL SAFARI PARK
Por fin, llegamos a Aldea del Fresno que es el pueblo donde está el Safari Park.
En la entrada había un cartel grande que anunciaba: “Grandes espacios verdes
donde pastan los herbívoros y juguetean los felinos".
Leímos el cartel con precipitación, sin entenderlo del todo, y continuamos preguntando a Flor por los animales que íbamos a ver. De repente, alguien gritó:
¡Elefantes! Y así empezó nuestra visita.
El autobús comenzó su recorrido dentro del recinto, nos agolpábamos en las
ventanas para ir viendo los distintos animales. En el primer tramo vimos gacelas, cabras y algún ñu. Seguimos el recorrido hasta ver los camellos, jirafas,
hipopótamos, cabras, rinocerontes, llamas y por último, un oso pardo subido a
un árbol y con el que gastamos la mayoría del carrete.
Estábamos impacientes por ver el espectáculo de los monos y preguntábamos
continuamente por ellos, esperábamos que se subieran al autobús. Pero no tuvimos suerte, les acababan de echar la comida y estaban tan hambrientos que ni
nos miraron cuando pasamos a su lado y eso que golpeábamos las ventanas para
llamar su atención.
SALIDA AL SAFARI PARK
81
convirtió, como por arte de magia, en un neumático viejo. ¡Qué decepción!
No pudimos seguir investigando porque las profes nos llamaron. Teníamos que
seguir la visita. Sara y María se quedaron viendo al puma que las seguía desde
su jaula; se reían porque las imitaba.
También eran muy divertidos los mandriles que cogían y se llevaban a la boca
todo lo que les dábamos. Carlos y Pablo hacían ruidos y los loros repetían.
En ese momento Paloma vio la tienda de recuerdos; a partir de ese descubrimiento todos nos fuimos corriendo a comprar.
El regalo que más éxito tuvo fueron las plumas de pavo real; por un euro nos
daban cuatro plumas de colores. Como éramos tantos comprando y haciendo
alboroto, la señora de la tienda se cansó y nos regaló las plumas que sobraban
para que nos fuéramos.
El tiempo había pasado muy rápido; los autobuses nos esperaban y tuvimos que
volver.
A la mitad del recorrido bajamos a visitar el insectario y después el reptilario,
desde allí hicimos el resto del camino andando y comenzó lo más divertido.
Primero, nos fuimos a comer. El comedor tenía bancos y en lugar de utilizarlos
para sentarnos, nos sirvieron para saltar y jugar mientras comíamos.
Después de comer, fuimos andando hasta la exhibición de aves. Por el camino
íbamos cogiendo bellotas de las encinas y se las echábamos a los animales, que
se agolpaban para comérselas, mientras nosotros gritábamos de alegría.
La exhibición de aves rapaces fue impresionante. Había dos cetreros, un hombre y una mujer con guantes de cuero, y otra persona que soltaba a las aves
desde una torre alta y lejana; nos asombramos de ver cómo eran capaces de
hacer llegar las aves desde un lugar tan alejado hasta las manos de sus cuidadores, que solamente con darles un grito y enseñarles un cebo con carne, conseguían que volaran con precisión. Soltaron halcones, buitres leonados, águilas
reales, un cóndor de los Andes y algunas aves más. Un águila real, al bajar el
vuelo, pasó por encima de las cabezas de Paloma y María que se dieron un buen
susto.
Al acabar la exhibición nos fuimos al “Mini Zoo”. Alejandro, Pablo, Rafa, Miguel
y Gonzalo fueron juntos a una gran charca y vieron algo que se movía y algunos
pensaron que era un cocodrilo y empezaron a gritar y a hacer fotos. Tiraron
piedras y con palos querían moverlo hasta que llegó la sorpresa. El cocodrilo se
Autores
Paloma Álvarez de Felipe, Pablo Arcenegui Alonso, Gonzalo Colmenarejo Ventura,
María Gasós Cavestany, Miguel Molina Abad, Carlos Moro García, Sara Nebreda
Pérez, Alejandro Oliveros Ordás, Rafael A. Pimentel Alcántara.
SOMOS 5º B
DÍAS DE LLUVIA EN EL COLEGIO
83
DÍAS DE LLUVIA EN EL COLEGIO
Para los adultos, la lluvia es una precipitación de agua en forma de gotas que se
distribuyen irregularmente: una parte se aprovecha para las plantas, otra parte
hará que los caudales de los ríos se incrementen, otra se infiltrará a través del
suelo, y la última parte o se evapora antes de llegar a la superficie por acción
del calor o cae en el patio de nuestro colegio.
Para nosotros, la lluvia es nuestra amiga inseparable, nos adora. ¿Lo dudas?
Piensa: El día amenaza chaparrón. Todos salimos de casa pertrechados para no
mojarnos; pero... las nubes están guardando millones de gotas que soltar sobre
nuestras cabezas justo para cuando estemos entrando por la puerta del patio.
Y... ¡allá que te va!, de la puerta del patio al campo cubierto, nos ponemos como
sopas. ¡Ah!, y lo mismo sucede cuando vamos a salir.
14
5.º B Primaria TUTORA Mª Isabel Hernández Robledo
Autor: Raúl de la Vega Servio
84
DÍAS DE LLUVIA EN EL COLEGIO
Los días de lluvia en el colegio son una fuente inagotable de sucesos. Luis dice
que siempre hay algún graciosillo que se dedica a doblar los tubos azules, esos
que hacen de canaleta para desaguar el tejado de las gradas, y luego los suelta para que el agua acumulada caiga de golpe salpicando a todo el que se encuentre pululando por allí.
Y quién no recuerda aquella fiesta de Colón en la que estábamos todos disfrazados y dispuestos a representar nuestro papel: la Directora nos preguntó si queríamos seguir con la función y, como ya era la tercera vez que lo intentábamos, gritamos todos que sí. Aquel mismo día, a los pobres compañeros de quinto y sexto se
les mojaron todos los trabajos que tenían expuestos para su feria del libro de
intercambio y que tantas horas les había llevado hacer. ¡Fue una hecatombe!
Pero no siempre la lluvia nos ha perjudicado: Sandra recuerda que una vez iban
a escenificar la canción “Bailando bajo la lluvia”. Unas enormes nubes panzonas
se acercaban por el horizonte y justo fueron a descargar cuando ellos estaban
bailando; así es que, aquel día, la lluvia les hizo el favor del siglo y realmente
bailaron todos bajo la lluvia.
Blanca recuerda que una vez Paula Izquierdo resbaló y cayó de espaldas en ese
charco que se forma entre el campo cubierto y el porche empapándose enterita; aunque Paula dice que no se acuerda, por lo que suponemos que no se hizo
ningún daño.
UNA SEMANA EN LA NIEVE
85
UNA SEMANA EN LA NIEVE
Amaneció nublado el 17 de febrero de 2008. Era domingo y todos estábamos
muy nerviosos. Nuestro conductor dio la señal. Las seños nos contaron: éramos
32 niños y cuatro madres que no eran capaces de bajarse del autobús y dejarnos marchar.
El viaje se nos hizo corto. Cuando llegamos al hotel, ya sabíamos hasta el número de nuestra habitación, así es que todo fue muy sencillo. La primera noche
costó dormir: era demasiado bonito estar todos juntos para perdérselo durmiendo. Las chicas estábamos guapísimas con nuestros pijamas y los chicos no
paraban de llamar a nuestras puertas. Aquella noche, entre mantas, sábanas y
camas extrañas, dormimos inquietos.
El lunes nos amanecieron a las 6:45. El señor de recepción iba abriendo las
puertas con una llave maestra y nuestra tutora entraba, como un auténtico
Los recreos con lluvia son bastante aburridos, dicen algunos, porque las profesoras prefieren dejarnos arriba, en las clases, ya que nuestros juegos suelen
preocuparles y ven el peligro en todo lo que nos gusta hacer, sobre todo si lo
que hacemos es intentar patinar dentro del patio cubierto; pero si bajamos y
jugamos al pilla-pilla, puede que suceda como aquella vez en la que Fernando
estaba con una escayola y Sofía, por intentar pillarle, resbaló y salió como los
coches, derrapando.
Y a pesar de que hay gente que odia la lluvia, a nosotros nos encanta que llueva: nos gusta su olor fresco, el sonido acompasado de las gotas en los cristales,
la claridad metálica que deja en el aire... ¡ah! y el reflejo del cielo azul de
Majadahonda en los pequeños charcos que quedan en algunas zonas del patio de
nuestro colegio.
Autores
Francisco José Andreoli Encinas, Sandra Boada Sandín, Sofía Capmany Fernández,
Blanca de Carlos Avia, Martín Díez-Picazo Somoza, Javier Esteban Fernández, Luis
Fernández de Valderrama Moreno, Paula Izquierdo Martínez, Fernando Ranz Pérez,
Beatriz Sallent Pedroche, Raúl de la Vega Servio, Ignacio Yordi Martínez.
Autora: Beatriz Sallent Pedroche
86
UNA SEMANA EN LA NIEVE
terremoto, y nos despertaba a base de cosquillas, besos, achuchones... Nos
pusimos la ropa de esquiar y bajamos a desayunar.
Nos encantaba cenar y desayunar en el hotel porque la comida era muy buena¡había hasta churros!-. Creo que muchos de nosotros desayunábamos demasiado: huevos, bacon, salchichas, arroz… Después de una hora, llegamos a Pueblo
Llano.
Los monitores nos llevaron a alquilar el material y el jefe de monitores nos dijo
que subiríamos a las pistas en un huevo. Resultó que el famoso huevo eran las
telecabinas, que se llamaban Al Ándalus, ¡qué gracia! Nos despedimos de las
tutoras y salimos rumbo a la aventura. Estuvimos esquiando hasta las cinco de
la tarde: no os podéis imaginar lo que duelen los pies y las espinillas, al final de
la jornada, dentro de las enormes botas.
Las profes se partían de la risa viendo las caras que teníamos: algunas eran un
poema. Luego, en el bus, nos dieron unos consejos para que la ropa de esquí se
secase por la noche y para que mantuviésemos la habitación ordenada. Al llegar, llevamos nuestras botas a la habitación, nos duchamos y, a las ocho en
punto, bajamos a cenar: teníamos más hambre que los lobos. La noche del lunes
fue muy distinta: el cansancio acumulado era demasiado y muchos de nosotros
nos quedamos fritos antes de las once.
El martes amaneció nublado, la tutora de 5º B y uno de nuestros compis se quedaron en el hotel. Cuando llegamos arriba, estaba lloviendo. El jefe de los monitores nos mantuvo dentro del bus hasta que dejó de llover y nos fue recordando el número de nuestras botas. ¡Menos mal!, porque algunos lo habíamos
olvidado por completo.
Luego la tutora llamó para decirnos que nuestro compañero estaba bien, que
solo era cansancio lo que tenía.
Aquel día tuvimos que subir en tele-silla porque las cabinas no funcionaban; además, nos vimos obligados a volver a comer al hotel porque el tiempo empeoró y
la estación se paralizó. Comimos los bocatas en una antesala que había delante
del comedor.
Luego nos dieron tiempo libre en la habitación hasta las seis, hora en la que salimos de las habitaciones para jugar. Después de cenar, muchos de nosotros
decidimos ver el partido del Real Madrid contra La Roma.
Una excursión de un colegio de Sevilla llegó aquella noche y nuestras seños
tuvieron que montar guardia hasta muy tarde porque no paraban de llamar a
nuestras puertas y ventanas.
UNA SEMANA EN LA NIEVE
87
Y llegó el miércoles. Todos queríamos subir al autobús para seguir viendo la tercera parte de El Señor de los Anillos, que estaba muy interesante- para entonces, Mario, el conductor, ya nos empezaba a llamar Frodoritos-.
Esquiamos mañana y tarde. Y las profes, por fin, subieron aquella tarde en el
huevo para intentar vernos. Cuatro alumnos se fueron con ellas a sentarse en
una terracita porque ya no podían más. Ese día nos dieron casi tres cuartos de
hora para comprar algún recuerdo para nuestros familiares.
Si algo recordamos del jueves con mayor intensidad es el accidente que sufrió
una compañera después de la cena: su dedo meñique parecía una calcomanía de
lo aplastado que estaba.
Cuando la seño vio aquel dedo, voló en busca de hielo y, sin perder mucho tiempo, se la llevó, a ella y a la compi que le había pillado el dedo, al hospital. De
vuelta al hotel, sus compañeras ya les habían hecho el equipaje, o por lo menos
lo habían intentado: ¡Qué bueno es tener compañeras así!
El viernes algunos valientes bajaron por el río hasta Pueblo Llano, donde les
esperaban las seños dispuestas a hacerles muchas fotos. Después, todos fuimos a devolver el material de esquí y regresamos al hotel para disfrutar por
última vez de la estupenda comida.
Antes de subir nuestras maletas al autobús, algunos compraron latas de pistachos. Allí se encontraron con el conductor, quien les dijo: ”¡Zumbis, no me llenéis el bus de Pitachos, eh!
Finalmente, cuando estábamos entrando en Majadahonda, a las nueve de la
noche, y vimos el colegio, nos entró tal emoción que comenzamos a gritar ¡llegamos, llegamos, llegamos, llegamos...! Fue muy extraño: sentíamos pena porque
se acababa la excursión; pero el corazón nos estallaba de alegría abrazados a
nuestros padres.
Autores
Patricia Barbero Rodríguez, Paula Bonilla Carranceja, Carla Figueiras Santa Teresa,
Victor Forouhar Moreno, Andrea González de Francisco, María Martínez Hurtado
de Mendoza, Raquel Martínez lópez, Gabriela Penedo Culebras, Íñigo del Río
Veiga, Óscar Rodríguez Valero, Eva Ruiz Rico.
SOMOS 5º C
LOS DEBERES
89
LOS DEBERES
Todos sabemos que los deberes es el trabajo que el profesor manda a sus alumnos para que lo hagan en casa. Si echamos la vista atrás, nos damos cuenta que
según han ido pasando los cursos, esta tarea ha ido aumentando y, como es lógico, también su dificultad.
Cuando estábamos en Educación Infantil nuestra principal tarea era jugar.
Luego pasamos a Educación Primaria y entonces todo empezó a cambiar; dispusimos de menos tiempo para jugar ya que había que compartir ese tiempo con
algo de tarea: teníamos que mejorar nuestra lectura y, como no, también el cálculo; al principio eran sumas y restas, después llegaron las tablas de multiplicar, después las divisiones…
Podemos decir que, realmente, los primeros deberes empezaron en Tercero de
Primaria, y aunque se nos hace un poco cuesta arriba eso de quitar tiempo al
juego para dedicarlo a los deberes, entendemos que es algo que hay que hacer;
15
5.º C Primaria TUTORA Mª José Rodríguez Polo
Autora: Patricia Medina Anglada
90
LOS DEBERES
EL ANUARIO
91
además su cantidad y dificultad van en función del curso en el que estemos.
Cuando empezamos con los deberes sólo teníamos de lunes a jueves. Los viernes y, por tanto, el fin de semana nos dejaban descansar; pero eso este curso,
ya se ha terminado; estamos en Quinto, y debemos prepararnos para lo que nos
espera en Secundaria. Cada vez somos más mayores y los cursos se van complicando más y eso requiere más trabajo aunque no nos guste.
EL ANUARIO
Para que la tarea que tenemos que hacer no se nos olvide, en clase apuntamos
en una pizarra todo los deberes para el día siguiente y nosotros lo hacemos en
la agenda. Pero, a veces, aún apuntándolo en la agenda, se nos pasa algo.
Al empezar a hojearlo, nos encontramos en las primeras páginas con las fotos
de todos los alumnos y alumnas del colegio por cursos y sus tutores, empezando por Educación Infantil, Eucación Primaria, Secundaria y Bachillerato; como
final de esta parte del Anuario está la orla con los alumnos y alumnas que terminan sus estudios ese curso.
No todos los días tenemos los mismos deberes. Casi siempre los deberes son de
Matemáticas, Lengua, Conocimiento del Medio e Inglés. También nos mandan
estudiar en Música las canciones que tenemos que tocar con la flauta. Pero esto
no significa que todos los días tengamos de todas las asignaturas.
Nuestra tutora nos insiste que, cuando nos ponemos a trabajar, debemos centrarnos en lo que estamos haciendo, no debemos distraernos, tenemos que
hacerlo en una habitación bien iluminada y sin cosas que nos distraigan como
juegos, muñecos, televisión... Pero si somos realistas, ¡qué difícil es eso!; la
mayoría creemos que los deberes se hacen porque es una obligación y que nunca
se harán por gusto. Por muy mayores que nos hagamos, por muy complicado que
sea el curso, los seguiremos haciendo, pero no por gusto.
Cuando hablamos de un Anuario estamos refiriéndonos a una publicación que se
realiza de forma anual. En nuestro colegio elaboramos uno cada curso. No es
una publicación cualquiera, es como mirar un álbum de fotos en el que estamos
todos.
Como es lógico, en todos los colegios no se trabaja de la misma forma. Los compañeros que han estado en otros colegios nos cuentan su experiencia, unos
dicen que ellos empezaron a tener deberes incluso ya en Infantil, otros que
tenían menos...
Este curso hemos tenido una novedad en el colegio; los martes y los jueves disponemos de una hora, al finalizar las clases, para hacer los deberes con nuestra tutora; aunque lo que más nos gusta de esa hora es el ratito anterior en el
que nos dejan descansar antes de continuar. Esa hora nos viene genial porque
si la aprovechamos, cuando llegamos a casa, ya casi no nos queda nada por
hacer, sólo repasar o preparar algún examen. Ha sido una buena idea.
Autores
Javier Balairón García, Arancha Gallego Barranco, Miguel Herrero Marco, Ricardo
Lalanda de la Viña, Miguel Llorente Vigil-Escalera, Raúl Lucas Rodríguez, Patricia
Medina Anglada, Mónica Molina González, Natalia Montes Gutiérrez, Belén
Moroño Molina-Campuzano, Álvaro Vidal San Pedro.
Autora: Eva Molina Berzal
92
EL ANUARIO
Es muy interesante ver, a través de las fotos, todas las actividades que hacemos a lo largo del curso: concursos en los que participamos, nuestros trabajos,
funciones de teatro, fiestas, excursiones, eventos deportivos, las comuniones
de los alumnos y alumnas de 4º de Primaria, talleres, campamentos de verano... Nos ayuda a recordar todo lo que hicimos el curso pasado y, además, nos
hacemos una idea de lo que haremos los próximos cursos.
Todos pensamos que es una buena manera de presentar el colegio a las personas que no lo conocen; en él no sólo podemos ver las actividades que hacemos,
sino que también se ve el uniforme que llevamos, el número de alumnos que
somos en cada clase...
Al finalizar el Anuario nos dejan unas páginas en blanco que todos aprovechamos para recoger las firmas de nuestros compañeros y compañeras, así como
de los profesores.
A todos nos gusta, pero cuando hablamos de lo que cambiaríamos o mejoraríamos no nos ponemos de acuerdo. Algunos no cambiarían nada; sin embargo,
Diego y Luis lo preferirían más pequeño (tipo libro) aunque eso implique que sea
más gordo; por otro lado Daniel y Natalia le pondrían las pastas duras imitando
las de un álbum de fotos. Laura y Paula añadirían más fotos del recinto escolar,
por ejemplo, del comedor, las aulas... Pablo y Andrea proponen añadir una orla
como la de los alumnos y alumnas de Bachillerato pero de todos los profesores
y profesoras del colegio. Begoña e Iñaki proponen añadir la poesía de Navidad.
EL ANUARIO
93
pañeros, recordando anécdotas de las excursiones, lo bien que lo pasamos cuando ganamos tal o cual premio...
Cuando llegamos a casa, se lo enseñamos a nuestros padres, les contamos de qué
excursión es cada foto, qué actividad estábamos haciendo en ese momento, por
qué tiene la cara tan rara ese compañero...; Entonces nos acordamos de algo y
vamos rápidamente a la estantería donde tenemos guardados los Anuarios de
cursos anteriores, los sacamos y comparamos.
Al principio sacamos sólo uno, el anterior, pero luego nos vamos animando y terminamos sacando todos y nos reímos cuando vemos el primero ¡Qué pequeñitos
éramos!, ¡qué caritas teníamos! -Claro estábais en Infantil- nos dicen nuestras
madres, -ya han pasado seis años-.
Es cierto, ya han pasado seis años estupendos donde hemos conocido profesores y profesoras, compañeros y compañeras que, aunque ya no estén en el
“cole”, siempre los recordaremos y el Anuario nos ayudará a no olvidar nada de
nuestro paso por “el San Luis Gonzaga”.
Eva nos dice que cuando mira el Anuario ve fotos que no recuerda cuando se las
hicieron, que la pillaron desprevenida; a ella le gustaría hacer también de fotógrafa y añadir fotos de los profesores en las que también se les pillara así.
La realidad es que a todos nos gusta salir en el Anuario y todos nos quejamos
de lo poco que nos vemos en él. Nos parece que siempre salen los demás y nosotros no.
Otro cambio que se nos ha ocurrido es pasar el Anuario a formato digital; es
decir, hacer un montaje con las fotos (con música o sin música) y en vez de
pasarlo a papel hacerlo en un CD o en DVD.
Sería una forma de ahorrar papel. Y, aprovechando la era de la informática y
de Internet, ¿porqué no ponerlo en la página Web?, de esta manera todo el
mundo puede verlo y también descargárselo si le interesa.
En este curso como en los anteriores, cuando estábamos a punto de irnos de
vacaciones de Navidad nos han dado el Anuario del curso 2006 - 2007, ¡ya llevamos 6!, si no hemos contado mal. Como siempre, nos gustó verlo con los com-
Autores
Laura Arbás Sánchez, Begoña Aristondo del Valle, Diego Fuerte Jiménez, Iñaki
Gallego Barranco, Natalia Hernández Bielza, Eva Molina Berzal, Daniel Navarro
Calzada, Luis Pérez Lorenzo, Andrea Rodríguez Matellán, Paula Sánchez
González, Pablo de Tomás Caballero.
SOMOS 6º A
SUBIMOS AL TALLER DE PLÁSTICA
95
SUBIMOS AL TALLER DE PLÁSTICA
¡Qué suerte hemos tenido al llevar dos años trabajando la asignatura de
Plástica en un aula dedicada exclusivamente a dicha asignatura!
Esto lo decimos porque a lo largo de los 25 años que lleva funcionando el colegio, no siempre ha existido como tal un aula de Plástica. Recordamos que en 3º
y 4º de Primaria realizábamos los trabajos de dibujo y manualidades en la propia clase. Y cual fue nuestra sorpresa cuando en 5º de Primaria nos presentaron a la actual profesora de Plástica, señorita Toñi, quién nos mostró un lugar
preparado para pintar, dibujar, recortar, pegar, barnizar ...
Al entrar por primera vez, vimos una habitación grande, espaciosa y muy agradable. Está situada en la quinta planta del edificio, en lo que es la buhardilla del
colegio. Tiene bastantes mesas, unas en las que trabajamos habitualmente,
otras en las utilizamos pinturas y materiales que pueden manchar, algunas para
dejar trabajos ya terminados, y cuatro mesas de uso más específico para la
profesora. Estanterías de madera parecidas a taquillas, en las que guardamos
16
6.º A Primaria TUTORA Carolina Conde Correas
Autora: Elena Hormiga Candela
96
SUBIMOS AL TALLER DE PLÁSTICA
material personal, una pila con grifo para lavarnos, una guillotina pequeña para
cortar cartulina, cartón, papel ..., un pequeño horno, una plancha, una pizarra
con ruedas, un espejo muy grande, trabajos hechos por la profesora que nos
sirven para darnos ideas, esculturas de yeso, etc.
Al final de la clase, hay una puerta muy misteriosa que conduce a un laaaaargo
pasillo al que llamamos “el cementerio de sillas”. Ahí es donde se colocan sillas
y mesas del colegio que se encuentran en estado defectuoso y algunos decorados de las funciones que se van utilizando cada año.
En estos dos años hemos hecho muchos trabajos, ¡demasiados! Algunos han sido
muy pringosos y divertidos, pero otros un poco aburridos: recordamos que tuvimos que decorar una caja de zapatos que resultó muy pesado de hacer, pues
todo el tiempo era pegar, pegar y pegar papel. En cambio, uno de los trabajos
que más nos ha entretenido ha sido el Tricotín, pues es una forma distinta de
coser, que permite hacer bolas de lana, llaveros, monederos...
El haber estado trabajando tantas horas juntos en el aula de Plástica, en un
ambiente distendido y relajado, nos ha permitido tener muchas anécdotas que
contar. Así, un compañero haciendo un trabajo se clavó una aguja pensando que
no pinchaba, y cuando intentó quitársela no podía, ¡imaginaros qué dolor! Otras
veces, entre trabajo y trabajo, cuando se hace el silencio en la clase, siempre
tenemos a algún compañero que nos deleita con una “cancioncilla particular”,
haciéndonos reir y pasar el rato más agradable. Recordamos a un joven profesor de prácticas que nos enseñó a dibujar esculturas.
VIAJE A DOÑANA
97
VIAJE A DOÑANA
Nuestro colegio todos los años organiza con los alumnos de 6º de Primaria un
viaje de cinco días al Parque Nacional de Doñana (Huelva). ¡¡Y este año por fin
nos ha tocado a nosotros!!
La mañana del 4 de Febrero de 2008 esperábamos ansiosos la salida de los
autocares que nos llevarían a Doñana. El viaje fue largo e intenso, pues son
muchos kilómetros que recorrer. No nos importó, porque estábamos entretenidos con nuestros juegos, nuestra música, nuestras charlas, nuestras chuches...
Llegamos a parar dos veces para estirar las piernas, ir al baño, comer, e incluso comprar más existencias para reponer lo gastado.
Y para terminar, hacer una referencia a nuestra profesora, que en algunas ocasiones se enfada y nos riñe ¡con razón! Cuando nos desplazamos al taller debemos ir en silencio y en fila de dos en dos. Si no lo hacemos bien, nos quedamos
en nuestra clase haciendo “trabajos extras”. Además, como en este aula trabajamos varios compañeros en una misma mesa, ocurre que cuando uno de nosotros se alborota demasiado repetidas veces, nos contagia y podemos llegar a
sufrir la “regañina” todos. Pero también es verdad que todo esto lo olvidamos
pronto, pues sabemos que tenemos una profesora que nos ha enseñado muchas
y variadas manualidades con mucho arte y cariño durante todo el curso anterior, durante este año, y esperemos que así siga en los siguientes.
Autores
Sofía Corral Bellón, Paloma Esteban Barahona, Ignacio Fernández-Rubíes
Martorell, Guillermo Ferrater Caro, Jose Gómez Carbonell, Daniel Hernández
Delgado, Elena Hormiga Candela, Javier Pajarón Valero, Diego Requena Heras,
Jorge Riveira Díaz de Cerio, Carlos Valentín Rodríguez Diez, Leyre San Martín
Huarte.
Autora: Beatriz Sánchez-Girón Martínez
98
VIAJE A DOÑANA
VIAJE A DOÑANA
99
Nos acercábamos al Rocío, aldea en la que nos alojábamos. La emoción iba en
aumento. Un grupo de monitores y los responsables de la casa rociera nos dieron una calurosa bienvenida.
casas más antiguas y tradicionales del lugar. Y de las marismas, ¿qué os podemos decir? Una de las cosas más bonitas y hermosas que hemos visto, con los
flamencos, caballos, patos y mucha más diversidad de aves.
Todos los días, tras la tanda de duchas, tocaba revisión de habitación. Era como
en el colegio, ¡¡ponían nota!!, aunque lo bueno era que si sacabas mala nota no
tenían que verlo ni firmarlo tus padres.
Tras llegar a la casa y realizar las últimas compras, nos empezamos a arreglar
para la GRAN FIESTA de despedida: ¡¡inolvidable!! Se supone que después de
tanta marcha y diversión nos tocaba IR A DORMIR.
El reparto de habitaciones y el deshacer maletas, mientras observábamos y
curioseábamos nuestra propia habitación, fue uno de los momentos más divertidos. ¡¡Y qué os vamos a contar del trabajo que teníamos todas las tardes antes
de cenar, cuando las cuatro o cinco personas que componían cada habitación se
tenían que duchar!! Se inundaba el baño y la habitación. Luego tocaba fregar y
recoger agua. Como nadie quería, lo echábamos a suertes. Siempre le tocaba al
mismo.
Como nuestro primer día fue agotador, fuimos a cenar rápidamente, ¡¡incluso sin
protestar por la comida!! Teníamos mucha hambre. A pesar de lo cansados que
estábamos, la primera noche tardamos en quedarnos dormidos, por la emoción,
por imaginar la cantidad de cosas que nos quedaban por pasar, por lo fría que
se quedó la habitación según avanzaba la noche, ¡¡necesitábamos más mantas o
no haber apagado el radiador antes de tiempo!!
El día siguiente comenzó a las siete de la mañana, a ritmo de trompeta; iba a
ser un día muy largo. Cogimos los todoterreno y nos dispusimos a ver los distintos ecosistemas de Doñana. El viaje fue muy divertido, entre derrapes,
trombos y batallitas de nuestros amigos los conductores de los 4x4. Otra de
las cosas emocionantes de ese día fue el tirarnos por las dunas. ¡¡Genial!!
Terminamos todos rebozados como croquetas.
El día antes de marcharnos fue también largo e intenso, pero nos lo pasamos
GENIAL. Por la mañana, comenzamos escalando la Gran Duna Fósil, que nos llegó
a parecer interminable. Cuando conseguimos llegar a la cima de la duna, la vista
era IMPRESIONANTE: la playa y un poquito del Océano Atlántico frente a
nosotros. Tuvimos tiempo para jugar, tomar el sol y comer. Para regresar a los
autocares, nos esperaba otra larga caminata por la orilla del mar, a las cuatro
de la tarde y con un sol abrasador sobre nuestras cabezas.
Último día, llegó la hora de irnos. Ese día nos despertaron de una forma diferente, poniendo muy alta la música. Con mucho sueño y con una pena muy grande por tenernos que marchar, nos despedimos de los monitores, y partimos
hacia Madrid, dejando atrás la “marisma madre”, y llevándonos un recuerdo
para no olvidar de todo lo vivido en esos cinco días.
Al llegar a Majadahonda, nuestros familiares estaban impacientes por vernos.
Nosotros no tanto, pues nos hubiera gustado saludarlos, que vieran con sus propios ojos que estábamos bien, y nos hubiéramos marchado de nuevo a Doñana.
Tenemos que reconocer que fue un viaje FANTÁSTICO.
¡¡OS LO RECOMENDAMOS!!
Después de quitarnos la arena, el barro, y de ducharnos, llegaba la hora de los
juegos nocturnos. Este era uno de los momentos más divertidos, pues participábamos todos, junto a los monitores. Los hacíamos en la calle, cerca de las
marismas, con el frescor de la noche y a la luz de la luna.
Conocer la historia de la aldea de El Rocío ha sido apasionante, pues nos contaron que el suelo de esta aldea es de arena porque El Rocío antes era todo mar,
luego poco a poco, se fue retirando y se quedó arena. Los lugareños no han querido cambiarlo, para que, entre otras cosas, los caballos, que allí abundan, no se
hagan daño. ¡¡Imaginaros!! Hay una época del año (mes de Mayo) que llegan a
concentrarse cientos y cientos de caballos.
¡¡Ah, se nos olvidaba!!, nos enseñaron un árbol que tenía más de 1200 años, por
lo que le llaman en la aldea “el abuelo de El Rocío”, situado junto a una de las
Autores
Andrea Álvarez Nufrio, Marta Birlanga Rodríguez, Bruno Corchado Cano, Carmen
Cortés Hevia-Aza, Jaime Fernández Barquín, Laura Fernández de Valderrama
Moreno, Luis de la Fuente Botella, Julián Jiménez de los Galanes Doctor, Mónica
Marín Gómez, David Martínez García, Juan Pablo Navarro Corral, Beatriz SánchezGirón Martínez.
SOMOS 6º B
SALIDAS A LA CASA DE LA CULTURA
101
SALIDAS A LA CASA DE LA CULTURA
¡Qué nerviosa estoy! - dijo Ana antes de comenzar la actuación en la Casa de la
Cultura.
¿Por qué estas tan nerviosa? -Le preguntó Pablo-.
Porque esta es nuestra última visita a la Casa de la Cultura.
¿Os acordáis de la primera vez que vinimos? -Preguntó Lucía-.
La verdad es que hace mucho tiempo de ello; recuerdo que la primera vez fue
para ir a un cuenta-cuentos, cantaron una canción y luego nos contaron el cuento de “El lobito bueno”. Fue muy divertido y lo pasamos muy bien.
La siguiente vez que fuimos nos explicaron muchas cosas sobre las aves. Uno de
los nombres que más nos gustó porque nos llamó la atención, fue el de “quebrantahuesos”.
Sí, pero en Cuarto también nos llevaron allí para ver una obra de teatro llamada “El mago Merlín” y en ella pudimos ver una pequeña representación de la historia del Rey Arturo.
17
6.º B Primaria TUTORA Rocío Cabello Rivero
Autora: Ana de Tomás Caballero
102
SALIDAS A LA CASA DE LA CULTURA
Yo, de lo que más me acuerdo, es de los cuenta-cuentos, como cuando sacaron
a Luis, a Andrea y a Julio a representar los distintos personajes que nos iban
narrando, o como cuando nos contaron la historia del “por qué de las cosas”, ¿no
os acordáis?
Es cierto, ese día nos contaron varios cuentos. En uno representaron con gestos y sonidos el cuento del “Ángel y el demonio”. En él nos explicaron que el
hueco que tenemos en la planta del pie se debe a que el demonio le arrancó a
San Pedro un trozo de pie con su mano, por eso si ponemos el puño en el hueco
del pie encaja perfectamente.
En otro, nos contaron que había una pequeña princesa que estaba muy triste, porque Britney Spears se había rapado el pelo, y ahora ya no sabía qué hacerse con el
suyo ya que siempre imitaba los peinados que se hacía su cantante favorita.
¿No fue ese el día que nos encontramos con el alcalde?
¡Sí! Y estuvimos un rato hablando con él. Nos dijo que quería poner un carril
bici desde Majadahonda hasta Boadilla; que el hospital nuevo de Puerta de
Hierro iba a estar terminado a finales de año y que el metro ligero pronto llegaría hasta aquí.
SALIDAS A ALGUNOS MUSEOS
103
SALIDAS A ALGUNOS MUSEOS
A lo largo de nuestra pequeña pero divertida vida escolar, hemos realizado
diferentes salidas a los museos que tenemos en nuestra Comunidad.
Éramos pequeños y revoltosos pero eso no impidió que nuestra primera excursión fuera inolvidable. Nuestras profesoras nos llevaron al Museo del
Ferrocarril y durante la visita pudimos ver la evolución de este medio de transporte, ¡hasta nos dejaron subir en uno! y las profesoras nos enseñaron la canción del trenecito, ¡fue una visita muy divertida!
Es ya la tercera Navidad que venimos, porque en cuarto los ganadores del concurso de música estuvimos cantando, junto con los de quinto, el villancico, ¡y
tocamos la pandereta y el xilófono!- dijo Andrea Merino.
Tienes razón, el año pasado estábamos mucho más nerviosos pensando que nos
iba a salir todo mal, pero al final todo salió bastante bien y nuestros familiares
nos aplaudieron con entusiasmo.
Ana, ¡ves cómo todo ha salido muy bien!
Si, este año nos lo hemos pasado muy bien durante la función de Navidad. Una
vez que nos hemos tranquilizado, nos ha salido todo como en los ensayos.
Además, ¡dejaron que nos pusiéramos nuestro gorrito navideño y nos permitieron sentarnos como queríamos!
Espero que volvamos algún día porque todas estas experiencias han sido muy
divertidas.
Autores
Lucía Canitrot González, Marta Carro García de Saldaña, José María del Castillo
Rey, Julio Fúster Martínez-Almeida, Javier Jaén Gómez, Pablo López González,
Javier Martínez Sánchez, Andrea Merino Heredia, Almudena Roger Sevilla, Javier
San Primitivo Rodríguez, Ángel Suárez Quiroga, Francisco Teba del Sol, Ana de
Tomás Caballero
Autora: Esther Cortés Casado
104
SALIDAS A ALGUNOS MUSEOS
Nuestra siguiente salida fue al Museo Sorolla cuando estábamos en 2º de
Primaria. Este museo nos hizo recordar las vacaciones de verano ya que la
mayoría de las pinturas eran de paisajes del mar y de mujeres que estaban
mirando al mar.
En 4º de Primaria realizamos tres salidas a museos, pudimos ver el Museo del
Prado, Cosmocaixa y la exposición de “La Mujer Gigante”.
En el Museo del Prado, nada más entrar, saltó la alarma, ya que uno de nuestros compañeros se había llevado la PSP y el MP4 para entretenerse por el
camino. Una vez dentro, empezamos a buscar la sala por la que comenzaría
nuestra visita, pero nos perdimos y estuvimos subiendo y bajando las escaleras del museo unas cuantas veces. Por fin encontramos la sala de Goya, en
la que iniciamos nuestra visita al museo, para terminar viendo las obras de
Velázquez.
SALIDAS A ALGUNOS MUSEOS
105
fono. Aprendimos que las primeras palabras que se escucharon a través del
teléfono fueron unas cuantas palabras que los adultos no quieren que digamos,
y si lo hacemos, nos castigan, ¡sobre todo en el colegio! Para terminar la visita,
nos enseñaron diferentes tipos de cables por los que hoy en día se transmiten
los datos y el sonido.
Otra excursión que hicimos ese año fue ir con Pepe a un Concierto Pedagógico
donde primero nos mostraron los distintos instrumentos musicales de la Edad
Media para más tarde, escuchar como sonaban.
Estamos seguros que hemos hecho muchas más salidas pero somos niños y no
nos acordamos de todas ellas.
La siguiente salida que hicimos fue a CosmoCaixa. Cuando llegamos, nos pusieron una película en 3D sobre cuerpos geométricos y cuando finalizó, nos pusimos como locos a ver todos los experimentos que teníamos a nuestro alcance,
por lo que Conchi, tuvo que regañarnos. Cuando por fin nos calmamos, continuamos viendo los distintos experimentos que allí había, entre ellos cómo se forman los tornados, el tipo de comida que tienen los astronautas en el espacio,
etc... Al concluir la visita, todos coincidimos en que esta salida era una de las
que más nos había gustado hasta ese momento.
La última salida que hicimos ese año fue ir a ver la exposición de La Mujer
Gigante. Al llegar, nos pusieron un vídeo mostrándonos lo que íbamos a ver a lo
largo de esa mañana. Comenzamos la visita por la boca, que se abría y cerraba
constantemente.
Poco a poco nos fuimos adentrando en el cuerpo, escuchamos los latidos del
corazón y nos mojamos con los jugos gástricos, ¡éramos una buena comida para
la mujer! Durante la visita pudimos observar cómo eran las contracciones de un
feto en el vientre de su madre durante el parto y el nacimiento de un bebé.
Al salir nos hicimos una foto delante de la mujer y luego nos fuimos a un parque cercano a comer y a jugar un rato al fútbol.
En 5º nos llevaron al Museo de las Telecomunicaciones. Allí vimos la evolución
que han tenido los diferentes medios de comunicación hasta llegar a lo que hoy
conocemos. Nos mostraron una sala que tenía unas máquinas enormes y nos dijeron que en esas máquinas trabajaban las operadoras. También nos explicaron el
funcionamiento del código Morse. Durante la visita, sacaron a uno de nuestros
compañeros para hacer una pequeña representación de cómo se inventó el telé-
Autores
Andrea Bermúdez de Castro Aguado, Esther Cortés Casado, Miriam García Lerma,
Jesús López Navarro, Emily Martínez Blackburn, Rafael Muñoz de la Espada GarcíaLomas, Miguel Romero Rata, Ana Sáez de Montagut Quijada, Gonzalo Sánchez
García, Laura Tamayo Pozo, Diego Viudez Pérez
SOMOS 6º C
HALLOWEEN
107
HALLOWEEN
Cada año en el Colegio San Luis Gonzaga se celebra un acontecimiento muy
importante para nosotros: Halloween. En esa fecha, el 31 de octubre, todos nos
reunimos para disfrazarnos y así celebrar este hecho tan significativo en la
cultura inglesa. A todos los niños nos encanta este día y lo esperamos con
mucha ilusión.
Los preparativos empiezan una semana antes del día grande. En inglés laboratorio aprendemos canciones (antes íbamos a cantar a las diferentes clases para
que nos dieran caramelos... pero eso era cuando éramos pequeños) y también
hacemos dibujos típicos de estas fechas para decorar el colegio. Hacemos brujas, fantasmas, arañas, esqueletos, calabazas... éstas últimas nos sirven para
participar en un concurso que se celebra cada año. Los profesores premian a la
calabaza más creativa valorando nuestro esfuerzo e imaginación.
18
6.º C Primaria TUTORA Silvia Hernández Calderón
Autora: Sofía Castro Lacambra
108
HALLOWEEN
¡Se ven modelos muy originales! Paloma, por ejemplo, una vez hizo una calabaza
esquiando que era muy graciosa; Víctor convirtió la suya en un pirata igualito al
de la peli “Piratas del Caribe” ¡y ya ni os contamos la calabaza-ninja que hicieron David y Raúl! ¡Nos lo pasamos pipa!
Normalmente, cuando el gran día se acerca, nos ponemos muy nerviosos por
conocer los juegos que preparan cada año los profesores. También estamos
inquietos pensando en el disfraz que vamos a llevar. ¿Nos quedará bien? ¿Vamos
a dar miedo? ¿Nos conocerán?... Y lo más divertido: ¿Ganaremos este año el
concurso de disfraces? Son muchas incógnitas que todavía no se pueden resolver.
Cuando llega esa fecha tenemos clase normal por la mañana. Pero, en realidad,
nada es normal ese día. ¡No es un día cualquiera! Se percibe algo especial en el
ambiente porque vemos cómo se realizan los preparativos para la fiesta de la
tarde. Después de comer, los que se quedan en el cole se ponen el disfraz en
los baños. Los que se van a casa, vienen ya disfrazados. A muchos nos ayudan
nuestras madres a maquillarnos o con retoques de última hora. Es un día especial y hay que tener todo calculado.
EL LABORATORIO DE INGLÉS
109
EL LABORATORIO DE INGLÉS
¡Hola a todos! Somos los alumnos de 6º C y os queremos hablar de la clase más
divertida que hemos tenido nunca: Inglés laboratorio. En esta clase hemos
aprendido mucho inglés a la vez que ha supuesto un descanso del duro día en el
colegio.
Alma fue nuestra primera profesora en Infantil. ¡Qué tiempos aquellos! Al ser
americana, nos costaba entenderla al principio. Sin embargo, era tan simpática
que nos ayudó a comprenderla mejor y nos fuimos adaptando poco a poco. Era
una clase llena de sorpresas, siempre teníamos curiosidad por lo que íbamos a
hacer ese día. ¡Cuántos recuerdos se nos vienen a la cabeza! Ana se acuerda de
la "varita mágica" que nos ayudaba a aprender el abecedario en inglés. ¡Cómo
Y ya empieza la fiesta... ¡Hay tantos recuerdos! Podemos contar miles de anécdotas. Por ejemplo, Pablo Gris no puede evitar reírse al acordarse de cuando la
profesora de "Conocimiento", Sonia, nos contaba historias de miedo. Había
gente a la que le asustaba oírlas y había otros a los que les parecían graciosas.
¡Hasta Tomás se animó a contar una que le enseñaron sus primos! Adrián y Sofía
se acuerdan de cuando nos caíamos en la carrera de sacos porque nos tropezábamos con los disfraces (nos hacíamos daño pero a la vez no podíamos parar de
reírnos) o cuando hacíamos pequeñas trampas en el juego de la pizarra al levantarnos la venda, nos recuerda Cristina. Después de cada juego, los profesores
nos daban caramelos (Pablo Santos, el muy pillo, se ponía varias veces en la fila
con la capucha para recibir más). ¿Y el castillo del terror? José Antonio y
Marcos se ríen recordando como nos metíamos en el túnel oscuro donde varias
personas disfrazadas estaban escondidas para asustarnos, pellizcarnos la
espalda o perseguirnos. ¡Eso sí era pasar miedo!
Es sin duda una fecha especial y este año ha sido aún más si cabe, quizás por
ser el último. Recordaremos este día con mucho cariño.
Autores
Marcos Bau López, Adrián Calvo Manso, José Tomás Calvo Martín, Sofía Castro
Lacambra, Raúl Espinosa Criado, David García Fernández, Pablo Gris Sánchez,
José Antonio López-Monís, Víctor Manzano Olmedilla, Paloma Pina Noguera,
Pablo Santos Marzol, Cristina Vicente- Arche Fuentes.
Autora: Berta López Salamanca
110
EL LABORATORIO DE INGLÉS
nos costaba memorizarlo! (Jorge nos canta la canción que tanto les ayudó).
Cristina nos habla del elfo del día de San Patricio y Blanca se ríe recordando
cómo se lo pasaron buscando los huevos de Pascua escondidos en la clase... ¿Y
Halloween? ¡Cómo nos gustaban las calabazas!
Esta clase fue nuestro primer contacto con el inglés y fue sin duda una experiencia inolvidable que nos ayudó a descubrir un mundo totalmente desconocido hasta entonces.
Ahora tenemos otro profesor: Seamus. Llevamos con él desde Tercero de
Primaria, así que nuestra relación viene de largo. Es un profesor muy divertido.
Nació en Irlanda y sabe tocar la gaita. Al principio, su clase supuso un gran cambio porque estábamos acostumbrados a Alma y a su acento americano. Además,
Seamus nos parecía una persona seria y estricta. Sin embargo, a lo largo de los
años hemos ido conociéndolo más y más, hasta convertirse en uno de nuestros
profesores favoritos.
EL LABORATORIO DE INGLÉS
111
ta, ¿no?
Estos últimos días hemos estado recordando diferentes anécdotas que hemos
vivido a lo largo de los cursos. Podemos llenar páginas enteras porque todo el
mundo tiene muchos momentos para compartir. Sin embargo todos nos quedamos, sin ninguna duda, con aquel día en el que Seamus nos enseñó un baile típico irlandés. Era muy gracioso porque nos tropezábamos cada dos por tres.
Mireia era la que mejor bailaba, al menos eso decía el profesor.
A lo largo del tiempo y gracias a esta clase, hemos aprendido a hacernos entender en la lengua inglesa. Además, todas estas actividades que hemos comentado nos han enseñado no sólo a comunicar nuestras ideas mejor sino que nos han
ayudado también a relacionarnos con los demás compañeros. El año que viene,
ya en Secundaria, también tendremos laboratorio pero seguro que no será igual.
¡Lo echaremos de menos!
En laboratorio, hacemos diferentes actividades para practicar lo que estudiamos en la clase de Silvia, nuestra otra profesora de inglés. Por ejemplo, hacemos muchos juegos. A Fran le gusta jugar al Jeopardy, un juego de preguntas
y respuestas (Diego es nuestro “elfo de la suerte” cuando jugamos porque es
muy bueno); a Eduardo le gusta el Bingo (con este juego practicamos los números); el juego favorito de Silvana es el Ahorcado, el de Berta el juego del Stop
(ambos para practicar vocabulario) y el de Irene el Tabú (con el que Seamus
nos hace definir algo en inglés).
También vemos alguna película. Normalmente Seamus nos pone una por trimestre. Siempre las vemos en versión original y después realizamos diferentes
tareas para ver si hemos entendido el argumento. A veces, las películas son
difíciles de comprender pero poco a poco nos está costando menos.
¿Y cantar? ¡Cómo nos gusta cantar! Hemos aprendido muchas canciones en
inglés. Nos los pasamos muy bien aunque preferimos cantarlas en nuestras
casas cuando estamos solos. En clase, a las chicas les da más vergüenza y se les
oye menos. Los chicos, sin embargo, son más decididos y no les importa que se
les oiga. Entre ellos destacan, Antonio y Carlos, el primero porque canta muy
alto y el segundo ¡porque hace “playback”! Es muy divertido verlos.
A parte de todo esto, también hacemos diferentes proyectos (para Halloween,
Navidades, el Día de San Patricio, el Día del Padre, etc) y trabajos (como el de
los animales que nos gustó tanto). A veces, Seamus nos pone exámenes pero,
sobre todo, lo que siempre hacemos es tener conversaciones en inglés. A unos
les cuesta más, a otros menos, pero nos hacemos entender. Eso es lo que impor-
Autores
Cristina Boal Hernández, Francisco Jesús Díaz Álvarez, Eduardo Espinosa Martín,
Ana Gil Merino, Mireia González Antiga, Berta López Salamanca, Antonio Magro
Marroig, Jorge Minué Cid, Carlos Panadero Gálvez, Silvana Margarita Prego
Fiorito, Irene Sancho Fernández, Diego Ugena de Mesa, Blanca Valcázar HernánGomez.
Colegio San Luis Gonzaga
Plan Lector 2007/2008

Documentos relacionados