malas doctrinas". El autor de la carta concluye asi: Los que educan

Comentarios

Transcripción

malas doctrinas". El autor de la carta concluye asi: Los que educan
tenidas cada ocho dfas en los domingos. Cincuenta y dos
dias al aio seria lo menos que pudiera dedicarse, para
quc los ninos ya crecidos, marrtuvieran y adelantaran las
ideas adquiridas en la edad primera.
A prop6sito de escuelas domi nicales, no queremos omitir
lo que trae nucstro compatriota el seior Dr. Mariano
Felipe Paz Soldin, en el apendice de su escrito sobre las
penitenciar[as, copiando la carta que le escribi6 Mr.
Dwight: "Dichas escuelas tienen por principal objeto la
enseianza gratuita de las Santas Escrituras. La primera
escuela dominical en Nueva York fue establecida por una
negra que no sabfa leer, y busc6 maestros que ensenaran
a los ninos pobres que ella reuni6. Cada secta religiosa
tiene distintas escuelas dominicales, y son ellas un refugio contra Ia ociosidad: se fortalece en gran parte el
afecto mutuo y la estimaci6n sincera. Un marinero, que
despu6s se hizo propietario, form6 una escuela dominical
en un pueblo del interior, y el juez le ofreci6 sus servicios como maestro, y se someti6 a la superintendencia
del marinero: un senador tambi6n ensenaba en las escuelas dominicales. Tales escuelas cngendran relaciones y
afectos mutuos entre ricos y pobres, instruidos e ignorantes,
y
todas las clases se ligan contra los que ensenan
El autor de la carta concluye asi:
"creo c;ue este sistema produciria inmejorable y poderomalas doctrinas".
sa influencia en el adelanto de las rep0blicas sudamericanas. La sociedad de escuelas dominicales prestar6 cuan-
tos auxilios necesiten otras naciones remitiendo los libros que publica, o imprimiendo las obras que contribu-
yan a difundir la ilustraci6n en las masas".
xvlr
34. lmportantes resultados de la educaci6n del pueblo,
Los que educan al pueblo, tendrin la ocupaci6n m6s
social y humanitaria que pudiera darse; y sus trabajos
serin fructuosos en cada generaci6n, hasta que el pueblo
entero est6 educado;
y
entonces la sociedad de educa85

Documentos relacionados