El uso continuado del portátil sobre las rodillas provoca

Comentarios

Transcripción

El uso continuado del portátil sobre las rodillas provoca
Pág. 12
DE SALUD
El uso continuado del portátil sobre las rodillas
provoca el Síndrome De La Piel Tostada
Por José Antonio Ledesma Rubio
El uso de los portátiles obliga a forzar la postura.
De tiempo atrás ya sabíamos que el uso prolongado de ordenadores portátiles provoca dolor de espalda y de
cuello, jaquecas y hormigueo en los dedos. A este tipo de dolencias se las conocía como “El síndrome de las
nuevas tecnologías”. En EE UU han bautizado al nuevo síndrome que están experimentando, sobre todo los
estudiantes, como ‘laptop-itis’. Traducido, sería algo así como ‘portátil-itis’ y se refiere, como su propio nombre
indica, a las molestias causadas por el uso y abuso de los ordenadores portátiles.
Pues bien, por si lo anterior fuera poco, ahora nos sorprenden los investigadores con el anuncio de una nueva
patología producida por el uso inadecuado de este tipo de ordenadores el Síndrome de Piel Tostada.
¿En qué consiste este síndrome?
La exposición al calor que desprende un ordenador, durante largos periodos de tiempo, provoca la
aparición de manchas en la piel.
Es una enfermedad que antes atacaba sobre todo a las abuelitas que se quedaban dormidas con los pies cerca
del brasero, o a los señores feudales que se adormecían siempre dando el mismo lado a la chimenea. Algunas
veces se observa también en personas de edad avanzada que utilizan bolsas de agua para calentase. Su nombre
completo es “AB igne ERITMA” y suele ser común en las personas expuestas al calor durante su trabajo, como
los panaderos y los orfebres.
Ahora, les ocurre a los trabajadores nómadas que pasan demasiadas horas con el ordenador encendido sobre
las rodillas. Aunque este es el caso más típico, tampoco hay que olvidar a los estudiantes y a los jóvenes que
utilizan el ordenador portátil, durante horas, como herramienta de juegos.
¿Con que sintomatología se manifiesta y qué consecuencias puede producir?
El síndrome consiste en que la piel toma una apariencia inusual y moteada. Se trata de un enrojecimiento de la
piel similar al que se produce al tomar el sol. El calor generado por la parte inferior de un portátil es suficiente
para causar una erupción cutánea desagradable, especialmente si se utiliza en contacto directo con la piel
durante varias horas. Y es que en este tipo de ordenadores hay piezas internas que pueden llegar a generar
temperaturas superiores a los 50 grados centígrados, por lo que, si el portátil tiene contacto directo con la piel,
puede dejar algunas manchas que no desaparecerán rápidamente.
En los casos más graves de eritema, la piel puede quedar bastante oscura, aunque no suele ser permanente. El
estudio, que fue realizado por investigadores del Hospital Universitario de Basilea no es el primero en detectar
este problema.
El doctor Bav Shergill, del hospital universitario de Brighton, en el Reino
Unido, dijo a la BBC que las personas que desarrollen este tipo la erupción no se deberían preocupar demasiado. «Yo esperaría que esta condición cutánea se resuelva con bastante rapidez, sin consecuencias a largo
plazo».
Aunque según aclararon investigadores del Hospital Universitario de
Basilea, esas lesiones desaparecen con el tiempo al dejarse de colocar el
ordenador sobre la piel, los dermatólogos avisan que si esta costumbre
se mantiene durante muchos años, podría acabar provocando cáncer
de piel.
PÁGINA WEB
Pág. 13
En el caso de los usuarios varones, además, estudios anteriores habían
alertado de posibles efectos en su fertilidad al tener los ordenadores en
sus piernas, ya que la alta temperatura podía afectar al escroto y por
ende la producción de espermatozoides, aspecto este último del que se
ha hecho eco la pagina ‘debate.com.mx’ tras un estudio aparecido recientemente.
Otro estudio, que ha sido realizado por un grupo de investigadores argentinos, asegura que dicha práctica dañaría el ADN de los
espermatozoides, afectando la movilidad y fragmentación del ADN, causado por la cercanía de los dispositivos portátiles, los cuales son muy
comunes en los jóvenes. Dicho estudio se realizó colocando semen de
personas en dos habitaciones separadas con una temperatura normal, siendo una de estas muestras incubada
bajo ordenador portátil conectado a internet.
Entre los casos estudiados destaca el que presentó hace poco la revista Pediatrics (www.pediatrics.org) de un
menor de 12 años en cuyo muslo izquierdo sufrió quemaduras similares a la textura de una esponja, la
cual, quedo llena de una especie de manchas, que, según los especialistas, representan un grave riesgo de
cáncer. Todo esto, como consecuencia de largas jornadas jugando con el ordenador sobre sus piernas, el cual
no cambió de posición pese a sentir el calentamiento en una de ellas.
Un caso similar fue el de un estudiante de leyes del estado de Virginia que sufrió lesiones del mismo tipo. La
doctora Kimberley Salkey, quien atendió al joven, estaba perpleja con el caso hasta que se enteró que el estudiante pasaba cerca de seis horas diarias trabajando con su equipo apoyado sobre sus rodillas.
Al menos diez casos similares de oscurecimiento de la piel por la exposición al calor de un ordenador portátil se
han estudiado en los últimos tres años. Aunque el calor no sea suficiente como para provocar quemadura, si
puede causar manchas en la piel.
Para que se produzca este síndrome no basta una exposición ocasional. Se produce en personas que colocan el ordenador sobre las rodillas muchas horas al día durante meses e incluso años.
Aunque no todos los ordenadores portátiles del mercado se calientan igual. Hay algunos fríos mientras que otros
se calientan tanto que casi se podría freír un huevo encima de ellos.
Desde Jubiceca os aconsejamos informarse bien sobre la temperatura que alcanza el ordenador en funcionamiento continuado, antes de adquirirlo ,y leer sus especificaciones técnicas.
Es una pena que la mayoría de los usuarios no lea nunca el
manual de sus ordenadores portátiles. Si lo hicieran, encontrarían que prácticamente todos los fabricantes, como
Apple, Hewlett Packard y Dell, por consejo de sus abogados, recomiendan encarecidamente no utilizar el ordenador sobre las rodillas, porque se pueden calentar el exceso.
Este tipo de fenómenos puede ser causado por cualquier
otro tipo de aparato electrónico que alcance altas temperaturas, por lo que es recomendable utilizar algún tipo de aislamiento térmico, si se le quiere apoyar sobre el cuerpo.

Documentos relacionados