Corales duros

Comentarios

Transcripción

Corales duros
Sara Melo Merino y Horacio Pérez España
Los arrecifes coralinos son uno de los ecosistemas
más antiguos, diversos, complejos, valiosos y
espectaculares del planeta. Brindan un hábitat y dan
refugio a un gran número de especies.
Corales duros
Ancestrales refugios
Coral Cerebro
La mayoría de las
35 especies de coral
reportadas en el SAV
presenta alta tolerancia
a condiciones adversas
como la pesca y la
contaminación.
Anteriormente confundidos con simples rocas o plantas, los corales son pequeños animales de
seis tentáculos llamados pólipos, capaces de formar un esqueleto hecho de carbonato de calcio, el
cual les confiere la apariencia dura que presentan. Algunos suelen ser solitarios, aunque la mayoría
forma colonias donde los nuevos pólipos crecen sobre los viejos y forman su propio esqueleto,
construyendo así lo que se conoce como arrecifes coralinos, que llegan a formar estructuras de
miles de kilómetros.
La forma que pueden presentar estos organismos es variada: los hay ramificados como árboles;
masivos como rocas, algunos de ellos redondeados en forma de cerebro; laminares, pues forman
pequeñas láminas delgadas; columnares, con crecimiento vertical, que forman precisamente columnas, e incrustantes, que crecen como finas capas cubriendo el fondo.
Dentro de los pólipos viven pequeñas algas llamadas zooxantelas. Durante la noche, los pólipos
de la colonia extienden sus tentáculos para capturar zooplancton, su alimento. La digestión del
zooplancton provee energía al pólipo y libera bióxido de carbono (CO2), el cual es utilizado por las
zooxantelas durante el día en la fotosíntesis, en la cual a su vez se obtiene oxígeno y carbohidratos,
que son utilizados por los pólipos. Además las zooxantelas confieren a los corales tonalidades que
van desde café, verde o azul, a naranja y rojo. A pesar de esta simbiosis que les permite obtener
alimento extra, los corales tienen un crecimiento lento, de sólo algunos milímetros por año.
Hace tres décadas, la abundancia de corales en el Sistema Arrecifal Veracruzano (SAV) era mayor; sin embargo, en los 80 ocurrió una gran mortalidad, dejando del lado del arrecife que está
expuesto al oleaje (barlovento), sólo un cementerio. Actualmente se desarrollan programas para
recuperar las especies, pero existe una tendencia general de disminución de estas áreas en Veracruz. Ahora existen alrededor de la mitad de espacios cubiertos por coral en comparación con
los registrados en la década de los 70 y esa pérdida continúa, pues en investigaciones llevadas a
cabo por el Instituto de Ciencias Marinas y Pesquerías, hemos visto que de 2006 a 2008 existió una
disminución de la cobertura coralina en todos los arrecifes estudiados.