galeria fotografica - INSN Instituto Nacional de Salud del Niño

Comentarios

Transcripción

galeria fotografica - INSN Instituto Nacional de Salud del Niño
GALERIA
FOTOGRAFICA
2003
Rev Peru Med Exp Salud Publica 2003; 20 (2)
GALERÍA FOTOGRÁFICA
UNA NUEVA VISIÓN DE Blastocystis hominis
Rito Zerpa Larrauri1,2, Alfredo Guillén Oneeglio3,4, Roberto Rojas León2,3
1
2
3
4
Profesor Principal, Departamento Académico de Medicina, Facultad de Medicina, UNMSM. Lima, Perú.
Servicio de Microbiología, Instituto Especializado de Salud del Niño, Ministerio de Salud. Lima, Perú.
Facultad de Tecnología Médica, Universidad Nacional Federico Villarreal. Lima, Perú.
Clínica San Borja. Lima, Perú.
Blastocystis hominis es un parásito intestinal descrito en 1911 como Blastocystis enterocola y desde 1912 se conoce con el nombre
actual1. Es uno de los parásitos que se encuentra con mayor frecuencia, en especial en países en vías de desarrollo.
Dado que el diagnóstico microbiológico se basa principalmente en la forma vacuolada o de cuerpo central, cuya figura se puede
encontrar en los manuales y atlas de microbiología y parasitología; este parásito puede presentar además, formas: ameboide, granular,
multivacuolar, avacuolar, granulosa, quística y otras formas2; incluso se puede observar con cápsula1-3.
El objetivo de la presente galería es mostrar al parásito en una nueva visión, a través de imágenes bi y tridimensionales, en sus diferentes
formas y tamaños así como algunas formas de reproducción, con una aplicación potencial en el diagnóstico microbiológico, docencia e
investigación.
1. Zierdt CH. Blastocystis hominis-past and future. Clin Microbiol Rev 1991; 4(1): 61-79.
2. Stenzel DJ, Boreham PF. Blastocystis hominis revisited. Clin Microbiol Rev 1996; 9(4): 563-84.
3. Zerpa R, Huicho L. Tinta china modificada para la detección de formas encapsuladas de Blastocystis hominis. Rev Mex Patol Clín, 1999; 46(3):184-6.
Figura Nº 1. Forma vacuolada o de cuerpo
central, en imagen tridimensional.
Figura Nº 2. En la izquierda se observa
una forma gemante y a la derecha una
forma esférica que corresponde a la
forma vacuolada.
Figura Nº 3. Esta es una forma compleja,
presenta un cuerpo central pero además
hay estructuras en la periferia que dan la
apariencia de núcleos y vacuolas de
diferente tamaño.
Figura Nº 4. Blastocystis hominis
capsulado, con la técnica de tinta china
modificada3. Se aprecia en la parte superior
una cápsula amplia, transparente y en la
parte inferior se observan diplococos
capsulados mostrando el tamaño relativo
del parásito frente a las bacterias.
Figura Nº 5. Blastocystis hominis a partir
de cultivo, se observan formas esféricas
de diferente tamaño y una de ellas en
división por fisión binaria.
Figura Nº 6. Forma ameboide.
Figura Nº 7. Formas ameboide y esféricas
de diferente tamaño.
Figura Nº 8. Formas ameboides y formas
esféricas de diferente tamaño,
observándose hacia la izquierda una de
ellas en división por fisión binaria.
Figura Nº 9. Formas variadas de
Blastocystis.
Figura Nº 10. Blastocystis hominis en
reproducción por gemación.
Figura Nº 11. Parásito de figura anterior,
a mayor aumento.
Figura Nº 12. Se observa al parásito con
la técnica de tinta china modificada,
fagocitando bacterias y levaduras. Se
observan: un bacilo en la parte superior
(flecha), estreptococos y levaduras en la
parte inferior.
116
173
174
2004
2004


 

  
     





         


     

       

     




       

       

         



         












      
        
     







175
2006
Rev Peru Med Exp Salud Publica 23(3), 2006
GALeRíA FotoGRÁFiCA
BARtoneLoSiS en UnA nUeVA ViSiÓn
Rito Zerpa L1,2, Abelardo Tejada V2, Alfredo Guillén O3,4
La Bartonelosis o enfermedad de Carrión es producida
por la Bartonella bacilliformis, que se presenta en forma endémica en el Perú; el hombre al invadir el hábitat
puede ser infectado y luego desarrollar la enfermedad.
El antecedente epidemiológico de haber visitado una
zona verrucosa es un dato importante en la historia clínica, pues nos puede orientar hacia la sospecha clínica; sin embargo, el periodo largo de incubación, el
olvido del paciente de este antecedente o el no darle
la importancia necesaria hace que el médico no piense
en esta patología y se pueda demorar el diagnóstico y
poner en peligro la vida del paciente, como ha sucedido
recientemente en un caso que ha producido preocupación en la población.
Estagaleríafotográficapretendedarunanuevavisión
al diagnóstico microscópico de la Bartonelosis, comparamos el diagnóstico usual con microfotografías a gran
aumento del agente, el vector y la enfermedad.
AGRAdeCiMientoS
Al Dr. Humberto Guerra y a la Blga. Jenny Merello del
Instituto de Medicina Tropical Alexander von Humboldt, Universidad Peruana Cayetano Heredia, por proporcionar el cultivo de Bartonella bacilliformis para el
examen.
ReFeRenCiAS BiBLioGRÁFiCAS
La sospecha clínica debe ser necesariamente corroborada por el diagnóstico de laboratorio, existen pruebas
muy sensibles como la reacción en cadena de la polimerasa (PCR) que está disponible en los laboratorios
del Instituto Nacional de Salud, pero en un establecimiento de salud, muchas veces en corto tiempo, deben establecer el diagnóstico probable para empezar
un tratamiento y como un cultivo lleva mucho tiempo
entonces este diagnóstico depende del examen de un
frotis sanguíneo coloreado con Giemsa1.
1. Ventura G, Padilla C. Diagnóstico bacteriológico de la Bartonelosis humana o enfermedad de Carrión. Lima: Instituto
Nacional de Salud; 2006.
Figura 1. Bartonella bacilliformis, formas bacilares en los hematíes en
frotis de sangre con tinción de Giemsa. 5000x aprox.
Figura 2. Bartonella bacilliformis, formas cocoides y cocobacilares en
los hematíes en frotis de sangre con tinción de Giemsa. 4000x aprox.
1
2
3
4
Correspondencia: Dr. Rito Zerpa Larrauri. Servicio de Microbiología, Instituto Especializado de Salud del Niño. Lima,
Perú.
Dirección: Av. Brasil 600. Lima 5. Perú
Correo electrónico: [email protected]
Servicio de Microbiología, Instituto Nacional de Salud del Niño. Lima, Perú.
Instituto de Medicina Tropical Daniel A. Carrión, Universidad Nacional Mayor de San Marcos. Lima, Perú.
Facultad de Tecnología Médica, Universidad Nacional Federico Villarreal. Lima, Perú.
Clínica San Borja, Lima Perú.
230
176
2007
Rev Peru Med Exp Salud Publica. 2007; 24(4): 437-39.
GALeRÍA FoToGRÁFICA
MICRoFILARIA Mansonella ozzardi
Rito Zerpa1,2,a, Alberto Chuquicaña3,4,b
La filariosis producida por el nemátodo Mansonella
ozzardi se presenta sólo en el continente americano,
en las selvas tropicales como la cuenca del Amazonas
afectando diversos países como Bolivia, Brasil Colombia,
islas del Caribe, México, Panamá, Perú y Venezuela1.
ReFeReNCIAS bIbLIoGRÁFICAS
En el Perú, se describe por primera vez en el Hospital
de Iquitos en 19582, y se ha publicado escasos reportes
hasta la actualidad3-6.
2. Gonzales-Mugaburu L. Hallazgo de Mansonella ozzardi en
la selva peruana: nota preliminar. Rev Med Exp. 1958; 12(12): 87-89.
1. botero o, Restrepo M. Mansonellosis. En: Botero O,
Restrepo M, Parasitología Humana. 4ª ed. Medellín:
Corporación para Investigaciones Biológicas; 2003. p. 31517.
3. Acosta M. Presencia de Mansonella Ozzardi en el Perú. En:
Libro de resúmenes del III Congreso Nacional de Biología
y III Symposium de Biología Tropical Amazónica. Iquitos:
Sociedad Peruana de Biología; 1972.
Los parásitos adultos miden entre 3 y 7 cm de largo x 0,21
a 0,25 mm de diámetro, la hembra tiene mayor tamaño;
y la microfilaria mide 200 µm de largo. Es transmitida por
la picadura de mosquitos de los generos Culicoides y
Simulium. La mayoría de individuos son asintomáticos y
en otros la infección por Mansonella se puede presentar
con cefalea, artralgias, prurito, sinovitis, efusión pleural,
pápulas eritematosas y pruriginosas5.
4. Marín M. Filariasis asintomática en Loreto. [Tesis de
Bachiller] Lima: Facultad de Medicina, Universidad Nacional
Mayor de San Marcos; 1959.
5. Loja D, Necochea Y, Vilca M, Avilés R. Filariasis en el
Perú: perfil clínico-epidemiológico. Folia Dermatol Peru
1999; 10(2-3): 27-30.
6. Chuquicaña A, Zerpa R, Verano L, huicho L. Asociación
de filariasis nativa y malaria en un paciente de Loreto.
En: Libro de Resúmenes del IV Congreso Peruano de
Parasitología. Lima: Sociedad Peruana de Parasitología;
2000.
Las microfilarias circulan en sangre periférica sin
periodicidad, con frecuencia cursan con eosinofilia
elevada, también se han encontrado en biopsias de piel,
se conocen descripciones de casos con adenopatías y
algunos con linfoedemas y linfadenitis1,7. El diagnóstico
se establece por la detección de microfilarias en la
sangre periférica.
7. Comité de expertos de la oMS en Filariasis. La filariasis
linfática: diagnóstico y patogenia. Bol Of Sanit Panam 1994;
116(3): 217-225.
El objetivo de la galería es presentar a microfilarias de
Mansonella ozzardi, obtenida de pacientes de Iquitos,
con sus características morfológicas microscópicas en
muestras de sangre, en una nueva visión, a través de
imágenes bi y tridimensionales, con posible aplicación
para el diagnóstico, docencia e investigación.
1
2
3
4
a
Correspondencia: Dr. Rito Zerpa Larrauri, Departamento
de Investigación, Docencia y Atención en Patología, Instituto
Especializado de Salud del Niño.
Dirección: Av. Brasil 600. Lima 5, Perú.
Correo electrónico: [email protected]
Instituto de Medicina Tropical “Daniel A. Carrión”, Facultad de Medicina, Universidad Nacional Mayor de San Marcos. Lima, Perú.
Departamento de Investigación, Docencia y Atención en Patología, Instituto Nacional de Salud del Niño. Lima, Perú.
Departamento de Patología Clínica, Hospital Regional de Loreto. Iquitos, Perú.
Facultad de Medicina, Universidad Nacional de la Amazonía Peruana. Iquitos, Perú.
Médico microbiólogo; b Médico patólogo.
437
177
2007
Rev Peru Med Exp Salud Publica 2007; 24(2): 190-92.
GaLeRÍa FoToGRÁFICa
UNa NUeVa VISIÓN De Entamoeba histolytica
A NEW VISION OF Entamoeba histolytica
Rito Zerpa L1,2a, César Náquira V1,3a, Yrma Espinoza B1b
través de ensayos inmunoserológicos, como el ELISA
o por análisis del ADN específico por PCR o análisis de
isoenzimas4.
Entamoeba histolytica, protozoo del Orden Amoebida,
Familia Endamoebidae, puede ocasionar enfermedad
en el hombre. La E. histolytica existe en dos formas:
trofozoito de 20 a 40 µm de diámetro y quiste de 10 a
20 µm de diámetro. La infección parasitaria denominada
“amebiosis” (amebiasis) puede ser agrupada como:
asintomática, sintomática sin evidencia de invasión
tisular y sintomática con evidencia de invasión tisular1.
El objetivo de la presente galería es mostrar al
parásito en una nueva visión, a través de imágenes
bi y tridimensionales, en sus diferentes formas, con
aplicación potencial en el diagnóstico microbiológico,
docencia e investigación.
Se localiza principalmente en el intestino grueso y
eventualmente en el hígado, pulmón y cerebro. El hombre
es el único hospedero del parásito. En el intestino grueso
puede invadir la mucosa y pared intestinal; en ocasiones
se disemina a otros órganos (localización extraintestinal).
Este parásito ha sido redescrito reconociéndose dos
especies: la patógena (E. histolytica) y la no patógena (E.
dispar), morfológicamente idénticas pero genéticamente
diferentes.
ReFeReNCIaS bIbLIoGRÁFICaS
1. ortiz L. Amebiasis. In: Kierszenbaum F, (ed). Parasitic
infections and the immune system. San Diego: Academic
Press; 1993. p. 145-162
2. Stanley SL. Amoebiasis. Lancet. 2003; 361: 1025-34.
3. Cornejo W, espinoza Y, Huiza a, alva P, Suárez R,
Sevilla C, et al. Prevalencia de E. histolytica y E. dispar por
microscopía y ELISA en muestras fecales de una población
urbano marginal de Lima. An Fac Med. 1999; 60(2): 124-28.
La amebiosis es una infección de distribución mundial2;
en el Perú está distribuida en todo el país y la mayor
prevalencia se ha encontrado en los departamentos de
Arequipa y Piura así como Junín, Cuzco y Puno3.
4. Tanyuksel M, Petri Wa. Laboratory diagnosis of amebiasis.
Clin Microbiol Rev. 2003; 16(4): 713-29.
El diagnóstico se realiza mediante el examen directo,
pero esta metodología no permite diferenciar entre
E. histolytica y E. dispar, a menos que se observe
la presencia de eritrocitos en el citoplasma de los
trofozoitos, en este caso se trata de E. histolytica. La
identificación en la actualidad, se puede realizar a
Correspondencia: Dr. Rito Zerpa Larrauri. Departamento
de Investigación, Docencia y Atención en Patología, Instituto
Nacional de Salud del Niño. Lima, Perú.
Dirección: Av. Brasil N° 600, Lima 5 - Perú.
Teléfono: (511) 331-1070
Correo electrónico: [email protected]
1
2
3
a
Instituto de Medicina Tropical “Daniel A. Carrión”, Facultad de Medicina, Universidad Nacional Mayor de San Marcos. Lima,
Perú.
Departamento de Investigación, Docencia y Atención en Patología, Instituto Nacional de Salud del Niño. Lima, Perú.
Instituto Nacional de Salud. Lima, Perú.
Médico microbiólogo; b Bióloga microbióloga
190
178
2010
Rev Peru Med Exp Salud Publica. 2010; 27(4): 645-48.
GALERÍA FOTOGRÁFICA
IMÁGENES DE PARÁSITOS CAUSANTES DE FASCIOLOSIS,
CISTICERCOSIS, HIDATIDOSIS Y TOXOCAROSIS
[PICTURES OF PARASITES CAUSING FASCIOLIASIS, CYSTICERCOSIS,
HYDATID DISEASE AND TOXOCAROSIS]
Rito Zerpa1,2,a, yrma A. Espinoza2,b, Alina Huiza2,b, Elsa Ore1,c, William H. Roldán2,c
Las zoonosis son enfermedades infecciosas transmisibles en condiciones naturales entre los animales y el
hombre, que son importantes no solo para la salud humana y animal, sino también por sus repercusiones económicas en la actividad ganadera.
Los países subdesarrollados son afectados frecuentemente por las zoonosis parasitarias y el Perú en particular es uno de los países endémicos con mayores
tasas de estas enfermedades. En este número de la
Revista se presentan cuatro de las principales zoonosis que afectan a nuestra población: fasciolosis, hidatidosis, cisticercosis y toxocariosis (1).
En esta galería fotográfica se presenta en imágenes la
experiencia del Instituto Nacional de Salud del Niño y
Figura 1. Adulto de Fasciola hepatica emergiendo del canalículo biliar.
1
2
a
Figura 2. Estadio adulto de Fasciola hepatica (2 a 4 cm) obtenido de canalículo biliar de ganado vacuno.
Figura 3. Huevo con miracidio (in vivo) de Fasciola hepatica,
que mide 110 µm.
Servicio de Microbiología, Instituto Nacional de Salud del Niño, Lima, Perú.
Instituto de Medicina Tropical “Daniel A. Carrión”, Universidad Nacional Mayor de San Marcos, Lima, Perú.
Médico Patólogo Clínico; b Bióloga, c Tecnólogo Médico.
Recibido: 15-11-10
Aprobado: 01-12-10
645
179
2010
www.medigraphic.org.mx
Imágenes especiales
de microorganismos
obtenidas con microscopia
convencional
Palabras clave: Microscopia,
fotomicrografía.
Key words: Microscopy,
photomicrography.
Rito Zerpa Larrauri*
*
Instituto de Medicina Tropical «Daniel A. Carrión»
Universidad Nacional Mayor de San Marcos, Lima, Perú.
Instituto Nacional de Salud del Niño, Lima, Perú.
Recibido: 5/01/2010
Aceptado: 12/01/2010
Este artículo puede ser consultado en versión
completa en: http://www.medigraphic.com/
patologiaclinica
Correspondencia:
Dr. Rito Zerpa Larrauri
E-mail: [email protected]
170
Resumen
Abstract
Se presentan microfotografías de bacterias, parásitos y hongos
obtenidas con adaptaciones especiales de tecnología microscópica y fotográfica convencional que permiten obtener imágenes
bi y tridimensionales con más de 1,000 aumentos.
I present bacteria, parasites and fungi microphotographies got
by special adaptations to microscopic and photographic conventional technology which allow get three-dimensional images,
some of them with more than one thousand magnifications.
Introducción
L
as observaciones microscópicas de los microorganismos como bacterias, hongos y algunos
parásitos, suelen hacerse con objetivos de mayor
aumento y de inmersión; sus fotomicrografías se
obtienen con microscopios que llevan incorporada
cámara fotográfica, lo que usualmente permite
visualizarlos en dos planos y por lo general a
1,000 aumentos. Para obtener imágenes con más
de 1,000 aumentos se requiere el uso de microscopios electrónicos de transmisión o de barrido
www.medigraphic.org.mx
Figura 1. Cryptococcus neoformans con pseudohifa, con la
técnica de tinta china modificada.
Rev Mex Patol Clin, Vol. 57, Núm. 4, pp 170-174 • Octubre - Diciembre, 2010
180
2011
Rev Peru Med Exp Salud Publica. 2011; 28(1): 152-5.
GALERíA FOTOGRÁFICA
AGENTES ETIOLÓGICOS DE DIARREA: BACTERIAS Y PARÁSITOS
IMPORTANTES EN NIÑOS Y ADULTOS
[ETIOLOGIC AGENTS OF DIARRHEA: BACTERIA AND PARASITES OF
IMPORTANCE IN CHILDREN AND ADULTS]
Rito Zerpa L.1
En las siguientes microfotografías se presenta bacterias
y parásitos importantes (no se incluye algunas bacterias
enteropatógenas ni virus) que son agentes etiológicos
de diarrea en pacientes inmunocompetentes e inmunocomprometidos, niños y adultos, en especial de Vibrio
cholerae, causante de la epidemia de cólera en el Perú y
otros países en la década de 1990 y que en la actualidad
afecta a países como Haití, El Salvador y Venezuela.
Las imágenes especiales, algunas a más de 1000
aumentos, bi- y tridimensionales, han sido obtenidas sin
Las imágenes pueden ser de utilidad para el diagnóstico
microbiológico y parasitológico en el laboratorio clínico,
en la docencia y en la investigación.
5 mm
4 μm
Figura 1. Vibrio cholerae, agente etiológico del cólera, en
frotis de cultivo puro, con la tinción de Gram. Se observan
bacilos curvados Gram negativos.
Figura 3. Vibrio cholerae, foto obtenida a partir de cultivo en
medio TCBS; se aprecia el crecimiento de colonias, de color
amarillo.
4 μm
3 μm
Figura 2. Vibrio cholerae, en frotis de cultivo puro, con la
tinción de Kodaka para visualizar flagelos. Se observa al
bacilo curvado con un flagelo polar.
1
necesidad del microscopio electrónico de transmisión o
de barrido (scanning); estos agentes etiológicos fueron
hallados en muestras de pacientes con enfermedad
diarreica, que acudieron para su atención al Instituto
Nacional de Salud del Niño y al Instituto de Medicina
Tropical Daniel A. Carrión (UNMSM).
Figura 4. Vibrio parahaemolyticus, agente causal de diarrea,
en frotis de cultivo puro, con la tinción de Gram. Se visualizan
bacilos Gram negativos.
Médico Patólogo Clínico, Servicio de Microbiología, Instituto Nacional de Salud del Niño, Instituto de Medicina Tropical “Daniel A. Carrión”, Universidad
Nacional Mayor de San Marcos, Lima, Perú.
152
181
182
2011

Documentos relacionados