CAPÍTULO 3 LA ENERGÍA PSÍQUICA 3.1La energía psíquica para

Comentarios

Transcripción

CAPÍTULO 3 LA ENERGÍA PSÍQUICA 3.1La energía psíquica para
CAPÍTULO 3 LA ENERGÍA PSÍQUICA
3.1La energía psíquica para Jung
Jung nos habla de energía psíquica y fuerza psíquica. La fuerza psíquica es
la condición previa para que en el alma ocurra un proceso y para que llegue a
tener cierto grado de acción. La energía psíquica sería la posibilidad implícita en los
procesos mismos, de actualizar esa fuerza en si.
Jung asocia
la fuerza a las estructuras arquetípicas y la energía a la
expresión de las mismas a través de símbolos. La energía es un concepto que no
se encuentra objetivamente contenido en el fenómeno en sí, sino que únicamente
está dado en el material empírico específico. La experiencia nos da la energía como
movimiento . Sería lo que en Física Cuántica se habla de energía cinética . Lo que
se llama fuerza sería la situación o condición previa para que se manifieste la
energía .Sería la energía potencial.
Dice Jung que cuando es actual, la energía psíquica se manifiesta en los
fenómenos dinámicos específicos del alma, como instinto, deseo ,voluntad, afecto,
atención ,rendimientos. Cuando es potencial la energía aparece en las específicas
habilidades, capacidades ,posibilidades, disposiciones, actitudes, que son las
condiciones previas.
La energía es un concepto cuantitativo al cual se subordinan las fuerzas y
las condiciones. Sólo las condiciones se hallan cualitativamente determinadas,
pues se tratan de conceptos que expresan cualidades, las cuales alcanzan su
efectuación por medio de la energía.
Dice Jung que la concepción energetista debe tener valor en si misma, y no
represente una mera subordinación a un vago e incierto concepto general de la
energía. Sostenemos que los fenómenos energéticos tiene inteligencia y lógica. El
arquetipo se va a expresar a través de símbolos. Y para que eso suceda es
necesaria la estimulación de la energía psíquica que va a expresar la fuerza
energética arquetípica. Eso no sucede al azar sino que se va a expresar en cada ser
humano de una manera particular según su individualidad.
Plantea Jung el concepto psíquico como un proceso vital. Con ello amplía el
concepto estrecho de una energía psíquica al concepto más ampliado de la energía
vital, que lleva subordinada la denominada energía psíquica como una de sus
formas específicas. Dice : “creo concebible la interacción y no veo motivo alguno
para oponer la acción simultánea del cuerpo y alma, no veo motivo alguno para
oponerle la hipótesis de un paralelismo psicofísico, pues precisamente el
psicoterapeuta, cuyo campo de acción se halla justamente en esa esfera crítica de
la interacción entre cuerpo y alma, debe parecerle muy probable que lo psíquico y
lo corporal no sean dos procesos paralelos independientes sino que están ligados
por la interacción, aunque sus respectivas índoles esenciales aún se sustraigan
casi por completo a nuestra experiencia”
Dice Jung que si nos proponemos considerar energéticamente el proceso
vital psíquico, debemos comprometernos
asimismo a no conformarnos con el
mero concepto, sino a demostrar también su aplicabilidad al material empírico.
Jung se diferencia de Freud en cuanto al término libido. Este lo plantea como
la energía sexual; Jung plantea la libido como la energía vital para diferenciarla de
la energía universal , y de la energía vital que planteaban en la bioenergética de
REICH. Wilheim Reich fue un discípulo de Freud que investigó el psicoanálisis del
cuerpo. Habló de las corazas que el ser humano va depositando a nivel físico. Habló
de la energía orgonómica como manera también de diferenciarse de Freud.
Jung en el libro de energía psíquica y esencia del sueño plantea dos
principios psicoenergéticos .
Plantea 1) el principio de equivalencia : que dice que para cada energía que
se consume en la producción de un estado , aparece en otra parte un QUANTUM
igual de la misma o de otra forma de energía y 2)el principio de constancia :
establece que la cantidad total de energía siempre permanece igual, sin aumentar ni
disminuir.( La ley de Abogadro dice que nada se crea ,nada se destruye , todo se
transforma)
En cuanto al principio de equivalencia, lo asocia al concepto de Freud en
relación
a las represiones y formaciones sustitutivas. También en Medicina
Vitalista se sostiene que cuando se suprime un síntoma , éste se va a manifestar de
otra manera diferente ,tanto a nivel físico como a nivel psíquico. Esto sucede en la
medida que no se elabora creativamente las estructuras arquetípicas puestas al
servicio de la defensa.
También dice Jung haciendo referencia al principio de equivalencia que
cuando una transferencia se atenúa ,o desaparece, se va a buscar al punto la
correspondiente formación sustitutiva, esperando ver surgir en alguna parte una
magnitud equivalente. Cuando la formación sustitutiva es un contenido de la
conciencia, no es difícil hallar dicho sucedáneo, pero a menudo se da el caso que
una cantidad de libido, desaparezca sin originar, aparentemente, una formación
sustitutiva, en tal caso el sucedáneo es inconsciente, como sucede a menudo, el
paciente no tiene conciencia que determinado hecho nuevo sea, precisamente
,dicha formación sustitutiva. Muchas veces sucede que esta formación sustitutiva
se va a depositar a nivel del cuerpo en la medida que no es elaborada
creativamente. Más también puede ocurrir que una considerable magnitud de libido
desaparezca en forma tan completa como si hubiera sido totalmente absorbida por
el inconsciente, sin que ello origine una nueva posición de valor. En tal caso
conviene atenerse estrictamente al principio de equivalencia, pues la detenida
observación del paciente no tardara en demostrar la aparición de signos de cierta
actividad inconsciente, ya consistan éstos en la exacerbación de determinados
síntomas. Ya sea en un nuevo síntoma; la aparición de sueños peculiares, o la
aparición de fantasías. Plantea Jung que si el análisis de tales síntomas consigue
llevar aquellos contenidos inconscientes a la conciencia , por lo común será fácil
demostrar que la cantidad de libido desaparecida de la conciencia previamente ha
producido en lo inconsciente una formación que , a pesar de todas sus diferencias,
tendrá no pocos rasgos comunes con dichos contenidos conscientes que había
perdido su energía. Con la Medicina Bioenergética buscamos la activación de la
energía vital perdida o puesta al servicio de lo defensivo. La energía cinética
psíquica queda en forma potencial o en forma cinética defensiva (lleva a la
patología psicofísica).
Como
si la libido hubiese arrastrado consigo, a lo
inconsciente ciertas cualidades , lo cual a menudo es tan claro, que estas solas
características permiten reconocer de dónde procede la libido que ha venido a
activar lo inconsciente.
La teoría de la energía no sólo opera con un factor de intensidad sino
también con un factor de extensidad, representando este último un agregado
prácticamente necesario del concepto puro de energía. En efecto ,gracias a él se
vincula el concepto de intensidad pura con el de cantidad. La cantidad o factor de
extensidad de la energía , es inseparable de determinada formación y no puede ser
transferido a otra sin transferir al mismo tiempo partes de esa formación. El factor
de intensidad ,en cambio , puede pasar de una formación a otra . Por consiguiente
el factor de extensidad suministra la característica dinámica de la energía que se
halla siempre en las manifestaciones de ésta. Existe también un factor de
extensidad psicológica , que no puede pasar a una nueva formación sin que se
transfieran partes o caracteres de la formación original a la cual perteneció. Una
expresión simbólica de determinado arquetipo se transformará en otras maneras
simbólicas que nos hablen de la misma estructura arquetípica no resuelta.
Plantea Jung que el desarrollo anímico no puede efectuarse únicamente
merced al propósito y a la voluntad, sino que necesita un símbolo atractivo, cuyo
QUANTUM de valor supere al de la causa. Además , el símbolo no puede llegar a
formarse mientras el alma no se haya detenido suficientemente en los hechos
elementales, es decir, mientras la necesidad interior o exterior del proceso vital no
haya llevado a una transformación de la energía. Acá estamos hablando de la
capacidad de elaboración de los símbolos
También es necesario para que la energía fluya en el ser humano la
presencia del principio de oposición. Existe en el acontecer psíquico una fuerza de
luchas antagónicas, una antítesis psíquica preexistente sin la cual no existiría la
tensión que lleva al desarrollo (tensión de opuestos ); según la terminología china
el Yin y el Yang.
Del conflicto intrapsíquico preontológico viene el desarrollo
de la
conciencia. Sin el conflicto polar intrapsíquico no habría desarrollo de la
conciencia.
Jung habla de progresión y regresión de la libido, siendo uno de los
fenómenos energéticos más importantes de la vida psíquica. (funciones creativas y
funciones defensivas). La progresión se entiende como el avance cotidiano en el
proceso de adaptación psicológico ,Jung llamaría la progresión de la libido a la
continua satisfacción de las exigencias planteadas por las condiciones ambientales
. Aquí la energía psíquica avanza en forma de creatividad, en armonía . Se produce
un avance cotidiano en el proceso de adaptación psicológico sintiendo vitalidad.
Cuando queda acumulada la libido y bloqueada la progresión al no poder
manifestarse los pares de opuestos, la tensión generada lleva al conflicto. El
conflicto lleva a intentos de represión mutua, y si fracasa la represión de la parte
contraria se produce la disociación, la escisión de la personalidad, la oposición a si
mismo, creándose con ello una posibilidad de neurosis . Los actos emanados de
ese estado son patológicos. Representa el conflicto reprimido, el cual a diferencia
del suceder progresivo no actúa como factor de equilibrio. Puede estar
representado por la sombra patológica ,así como la expresión de la enfermedad
física. Cuando la pugna de los contrarios no logra trascender y se paraliza ,
comienza el camino de regresión,
o la evolución retrógrada de la libido. La
regresión, al activar una situación inconsciente, confronta a la conciencia con el
problema del alma frente a la adaptación exterior. Es natural que la conciencia se
resista a aceptar los contenidos regresivos, pero la imposibilidad de la progresión
concluye por forzarla a someterse a dichos valores regresivos, lo cual significa , en
otros términos, que la regresión lleva a la ineludible adaptación del alma, al mundo
psíquico interior.
Cuando la acumulación de la libido se ha producido por el fracaso de la
actitud adaptativa frente al mundo, y la regresión ha venido a activar la función
sensible inconsciente, lo único que se alcanzará al principio será una empatía del
mundo interior, resultado que bien puede ser suficiente como comienzo.
Es decir que la función de regresión determina
la incapacidad de la
adaptación del sujeto al medio, la falta de armonía, y el pasaje de lo consciente a
los estratos inconscientes. (Jung. 1997)
3.2ENERGÍA PSÍQUICA Y SÍMBOLO
La energía psíquica es concebida como una variante de la Energía Cósmica.
Es la fuerza motora de todos los procesos del individuo.
( Byington. 1996)
La acción de la energía vital va a ser de fundamental importancia en el
proceso curativo de las enfermedades tanto físicas como psíquicas, ya que es el
motor de la elaboración
simbólica. Desde el punto de vista de la medicina –
sicología simbólica , la estimulación de la energía arquetípica
( energía potencial
que se transforma en cinética) va a manifestar los símbolos que están en la base
del proceso terapéutico.
La psique se predispone a la enfermedad o comienza a agotar su vitalidad y
a enfermar en el momento en que sus fuerzas estructurantes creativas pasan a
actuar defensivamente .
La energía psíquica al estimularse, va a ayudar a la expresión de lo
inconsciente en la conciencia a través de los símbolos con sus polaridades.
Toda la actividad psíquica se centraliza en el proceso de elaboración
simbólica que ocurre en el eje Ego –self. Una vez que un símbolo es vivenciado
pasa al proceso de elaboración simbólica y a partir de ahí amplia la conciencia con
nuevos significados.
En la elaboración simbólica actúan funciones estructurantes creativas y
defensivas que son de naturaleza arquetípica. Las funciones creativas mantienen la
elaboración simbólica fundamentalmente en la conciencia, en cambio las
defensivas impiden su acceso a la conciencia y se mantienen fundamentalmente
inconscientes.
Poder captar en qué etapa del proceso de la elaboración simbólica se encuentra
fijada la persona
es fundamental para la comprensión
de toda la psicopatología
simbólica. Muchas veces existen símbolos defensivos circunstanciales ,que no acceden
a la conciencia en un determinado momento, pero que en otro se transforman en
creativos. Sería la sombra normal .Cuando las estructuras psíquicas no pueden
expresarse creativamente y los símbolos defensivos se expresan sin pasar por la
conciencia, En este caso estaríamos hablando de la sombra patológica. En estos casos
el símbolo queda fijado en la defensa y el individuo no puede salir de él, los símbolos
no han sido elaborados adecuadamente en el proceso de elaboración simbólica.
Las estructuras defensivas mantienen
los símbolos en la sombra, no
permitiendo que accedan a la conciencia, por lo que estos símbolos son actuados,
expresados inadecuadamente por la persona como puede ser
a través de
trastornos psicológicos o a través de enfermedades físicas .La persona no es
conciente de su perturbación existencial. Las esencias bioenergéticas van a
estimular la energía vital ,la energía psíquica ,y la estimulación de la conciencia
psíquica y física.
Los símbolos pueden estar fijados en un determinado dinamismo, por
ejemplo, símbolos que nos hablan de una fijación en el arquetipo materno .La
persona pueden funcionar en el resto de la vida en forma normal, pero bloqueado
por algún mecanismo inconsciente en este u otro dinamismo.
EL factor ordenador , organizador de la individuación , Jung lo llamó el
arquetipo central. Sostenía que frente a la multiplicidad ,a las contradicciones
internas y fragmentarias, confiere unidad a la diversidad, direccionalidad a la
totalidad, sentido unificador a las partes y a los opuestos .(Byngton, 1990)
3.3ENERGÍA PSÍQUICA Y ESENCIA DEL SUEÑO.
Jung también nos habla de energía de conservación y energía de
transformación como dos antagonismos energéticos. La energía de conservación
es la libido puesta al servicio del mantenimiento del estado de cosas tal como se
encuentra en el sujeto, y la renuncia al crecimiento y a la transformación. Por otro
lado, opuesta a esta energía de conservación, existe una fuerza de transformación.
La energía actúa en esta instancia como condición de evolución, de creatividad y de
productividad. Se experimenta lo nuevo, se aprende ,se modifica. Estas dos
energías interactúan ,se relacionan y se compensan. Son los mecanismos de
compensación psíquicas.
Todas las funciones esenciales del cuerpo se rigen por el principio de
oposición dinámica .Están organizadas en sistemas opuestos que cuando el
individuo goza de buena salud, se mantiene en equilibrio merced a un proceso de
retroalimentación positiva y negativa. Hambre y saciedad, deseo sexual y
gratificación , sed y retención de fluidos , sueño y vigilia.
Por otro lado la psiquis , también es un sistema homeostático autorregulado
que se esfuerza por mantenerse en equilibrio entre fuerzas opuestas .Al mismo
tiempo a partir de esas pujas entre los opuestos, se va dando luz al camino de
autorrealización personal. La psiquis se guía por las leyes de la termodinamia.
Existe una polaridad dinámica entre el yo y el si mismo, entre la persona y la sombra, entre
la conciencia masculina y el ánima , entre la conciencia femenina y el ánimus, entre la
actitud extrovertida e introvertida, entre las funciones de pensamiento y el sentimiento ,
entre la sensación y la intuición, entre las fuerzas creativas y las fuerzas defensivas. (
stevens.1993)

Documentos relacionados