Un largo andar por la astronomía (A Long Walk Through Astronomy

Comentarios

Transcripción

Un largo andar por la astronomía (A Long Walk Through Astronomy
Un largo andar por la astronomía (A Long Walk Through Astronomy)
Por: César Arteaga
Fotos: Gorgonio Cerón
Huatulco, Oaxaca a 17 de octubre de 2008.- Con el título “Un largo andar por la
astronomía (A Long Walk Trough Astronomy) se celebró el congreso para festejar
los sesenta años del Dr. Luis Carrasco Bazúa, durante tres días de conferencias,
pláticas y exposiciones en el bello Huatulco, Oaxaca, estado que vio lo nacer. La
organización de las celebraciones se la tenemos que agradecer primordialmente a
la Dra. Elsa Recillas y al Dr. José Ramón Valdés, entre otros.
El Dr. Carrasco, durante el homenaje
Más de cincuenta asistentes de diversos países e instituciones se dieron cita en
Huatulco para celebrar el largo andar de Luis Carrasco por la astronomía, y
presentar estudios e investigaciones realizadas con él o de alguna manera
relacionadas con su “largo andar” por la astronomía.
Las pláticas y conferencias estuvieron salpicadas de anécdotas, recuerdos,
reconocimientos y hasta de simpáticas bromas. Entre muchas podemos
mencionar cuando Giuseppe Galvazzi, además de adornar su plática con
magníficas acuarelas de su propia autoría en las que representó varios
observatorios incluyendo el de Cananea y el de San Pedro Mártir, relató pasajes
llenos de humorismo vividos con el Dr. Carrasco.
Lia Athanassoula, platicó cómo ella y Luis Carrasco tomaron importantes
decisiones de estudio al cruzarse por el camino y platicando de coche a coche con
los motores sin apagar; Albert Bosma reconoció cómo el astrofísico homenajeado
facilitó sus estudios usando la cámara del Observatorio Guillermo Haro, y Mark
Heyer mostró un ingenioso fotomontaje de una famosa fotografía en la que lo hizo
aparecer como protagonista.
Por su parte, Daniel Rosa, siendo joven, al felicitarlo ofreció los resultados de lo
que él mismo llamó su todavía “corto andar por la astronomía”, mientras que
Alberto Buzzoni habló en español para precisar que Luis era su “carnal” más que
su amigo, y José Miguel Rodríguez Espinosa recordó no sólo los trabajos de Luis,
sino las ricas paellas que juntos disfrutaron y lo sorprendido que estaba al saber
que en las paredes de la casa de la familia Carrasco colgaban pinturas del propio
Diego Rivera.
El Dr. Djorgovski está tan involucrado con la cultura mexicana que hasta presentó
“la calaverita” o el esqueleto de Luis Carrasco; Matt Malkan comparó el largo
andar por la astronomía de Luis, con el libro de Rawicz titulado The Long Walk y
dijo que él mismo había emprendido un largo andar a San Pedro Mártir para
trabajar con Luis; Miguel Roth recordó los días en San Pedro cuando Carrasco “le
hacía hasta de plomero”; Allan Chelli recordó cómo el festejado lo aguantó tanto a
pesar de ser, como buen francés, “muy sangrón” pero convino en que siempre fue
un privilegio trabajar con él.
Ómar López Cruz admitió que tantas historias célebres sobre Luis eran difíciles de
creer y que por eso quiso comprobar algunas, como la de los cuadros de Diego
Rivera, y pudo comprobar la veracidad de la anécdota con la propia madre del Dr.
Carrasco, de quien dijo “dudaba de su existencia.“ El Dr. Alfonso Serrano comentó
que así como con Guillermo Haro, la astronomía mexicana está relacionada
inevitablemente con Luis Carrasco. En general todos los oradores se refirieron a
Luis como el gran científico que es y como el hombre que ha hecho crecer tanto a
la astronomía en México.
En una cena de gala en su honor y con la presencia de las autoridades civiles y
navales del lugar, se presentó La Guelaguetza. Luis Carrasco abrazó y agradeció
personalmente a todos los presentes y dijo que, para él, la astronomía tiene que
ser divertida ante todo. Más tarde la música y el baile se prolongaron hasta
entrada la noche.
Una nota muy especial fue la presencia de la Sra. Norma Bazúa, madre del Dr.
Carrasco, ingeniera, matemática y escritora, de quien la propia hermana de Luis
leyó un par de poemas, pero no sólo eso, sino que la Sra. Norma llena de energía
a todos nos dio lecciones de cómo bailar los sones de la región. Además de
autografiar su libro para casi todos los asistentes.
El merecido homenaje a Luis Carrasco y a su largo andar por la astronomía fue
una celebración espontánea de reconocimiento, admiración y cariño de parte de
todos los colegas, amigos, compañeros y familiares de Luis… ¡Larga vida al Dr.
Luis Carrasco!

Documentos relacionados