La puesta en tiro para larga distancia

Comentarios

Transcripción

La puesta en tiro para larga distancia
EL ARMERO
POR ROQUE ARMADA
LA PUESTA EN TIRO PARA
CAZA A DISTANCIA (1)
ALGUNOS SISTEMAS CLÁSICOS
Y TRADICIONALES
(ARMADA EXPEDICIONES)
Vamos a profundizar en las diversas maneras que hay para puestas en tiro,
siempre con munición comercial, para caza a larga distancia. Será en dos artículos.
En el primero explicaremos, brevemente y sin complicaciones matemáticas, el
comportamiento y trayectoria de una bala, desde que sale del cañón hasta que llega
al trofeo que buscamos. Revisaremos algunos criterios clásicos para puestas en tiro
a distancias concretas. Veremos algunos de los sistemas modernos basados en las
tablas de tiro comerciales, generalmente insuficientes para larga distancia. También
explicaremos el sistema rápido y sencillo que he utilizado durante años para cacerías
complicadas que puedan exigir tiros muy largos.
En el siguiente número estudiaremos un sistema para conseguir nuestro trofeo
a distancias muy largas de tiro sin hacer correcciones en nuestra puntería. Este
concepto, desarrollado por tiradores norteamericanos, se conoce en inglés como
Point Blank Range y que podemos traducir un poco arbitrariamente como “distancia
máxima de tiro sin corrección”.
A
q
Tres bonitos carneros de Dall abatidos en las montañas Wrangler de Alaska por uno de los grupos de cazadores de Armada Expediciones. Los tres fueron tiros
largos y complicados, además fueron los únicos carneros que pudieron tirar en nueve duros días de caza. Cualquier fallo hubiera significado volverse bolo a España
después de muchísimo esfuerzo, tiempo y dinero empleados en esta expedición. Hacer una correcta puesta en tiro para larga distancia y a la vez entenderla y
dominarla, será un factor determinante para volver con éxito de una de estas dificilísimas cacerías.
82 / HUNTERS
quellos lectores que sean
fieles a esta revista tal vez
recordarán los dos artículos
que hace ya casi un año escribí sobre armas, municiones y
tiro para caza en montaña. En ellos revisamos los calibres más adecuados para caza
en montaña, los rifles, gatillos, culatas y
anteojos que a mi juicio son más razonables para caza en montaña por el mundo.
Vimos también aunque sin profundizar
mucho, algo sobre el entrenamiento, la
puesta en tiro y trayectorias para caza
en montaña. He de decir que sobre lo
escrito en aquel momento –que fueron
mis primeros artículos en esta magnífica
revista–, he recibido bastantes comentarios y debo darles las gracias a ustedes,
pues todos has sido muy positivos y muy
amables. Repasando dichos comentarios y de otras muchas conversaciones
que mantengo con mis clientes cuando les mando a cazar a cualquier rincón
del mundo, el aspecto sobre el que más
preguntas y dudas he creído percibir ha
sido en la puesta en tiro especifica para
tiros a larga distancia.
En un principio pienso que en aquellos dos primeros capítulos sobre caza
en montaña ya hablamos bastante sobre
calibres, rifles y anteojos. Por ello hoy los
vamos a dejar de lado y vamos a profundizar algo más en los diversos aspectos
y las formas que existen para poner un
rifle en tiro, específicamente para una
cacería que exija tiros a larga distancia.
Entender y dominar la puesta en tiro,
junto con el entrenamiento y el correcto
apoyo en el campo son los trucos para
alcanzar blancos en cacerías que exijan
tiros a larga distancia. El tema del entrenamiento también se tocó en aquella
ocasión. Cómo conseguir un apoyo rápido y eficaz en campo lo vimos de pasada
sin profundizar demasiado. Pero dada
la importancia del tema, si este artículo
tiene buena acogida entre ustedes volveremos próximamente. Por tanto, hoy nos
concentraremos en las diversas opciones
que tiene un cazador para poner su rifle
en tiro a larga distancia.
No cabe duda de que por muy importante que sea lo que vamos a ver, la
puesta en tiro siempre se la podrá hacer
un armero competente o un amigo que
entienda del tema. Yo mismo he ayudado
y asesorado en poner en tiro sus rifles a
muchos clientes, que he enviado a cacerías complicadas por el mundo. Pero a la
hora de la verdad en una cordillera perdida del mundo, por muy bien puesto en
tiro que esté su rifle, si usted mediante un
buen entrenamiento no entiende cómo
tira su rifle, no conoce su trayectoria y no
sabe cómo conseguir un rápido y firme
apoyo en el campo… ¿quién va a estar a
su lado para ayudarle?
En este número vamos a concentrarnos sobre puestas en tiro para caza a
larga distancia y trayectorias. Tocaremos
en esta primera entrega algunos de los
sistemas clásicos y tradicionales. En el
siguiente número veremos el sistema
que yo más utilizo últimamente y que se
desarrolló como casi todo lo relacionado
con balística exterior, en Estados Unidos.
Quiero decir que este tema es uno de los
más ignorados por el cazador español y
creo que no se le da ni remotamente la
importancia que tiene.
Vaya por delante que mis sugerencias
de hoy como siempre digo son personales y como tal se deben tomar, pues soy
consciente que habrá gente con muchos
más conocimientos de este tema que yo
y no quisiera entrar en polémicas. Por ello
con estas humildes líneas solo pretendo
orientar y tal vez ayudar a aquellos cazadores que puedan tener menos experiencia que yo, que también los habrá. Solo
espero que les puedan ser de alguna utilidad cuando se enfrenten a algunas de sus
primeras cacerías que exijan tiros largos
HUNTERS / 83
q
Para una buena puesta en tiro lo primero que
necesitamos es unos buenos blancos. Suelo
tirar a 100 y 200 metros. Si puedo, porque el
tamaño del campo de tiro de la finca en que tiro
lo permite, tiro también a 300 y 350 metros. En
esta foto estoy preparando una serie de blancos
a 100 metros, pues las tiradas a larga distancia
las estudiaremos en el siguiente número. Estos
blancos los he diseñado por ordenador y son de
color naranja, pues los tiros se ven mucho mejor
que en los clásicos negros. Están divididos en
cuadrados de 25 milímetros, lo cual me permite
ver las caídas a distancia con un anteojo sin
necesidad de acercarme. El método más efectivo
que he encontrado de colocarlos es graparlos a un
palé que siempre hay por las fincas, dura mucho,
es barato y caben varios blancos.
q
Es importantísimo y nada fácil tener una buena mesa de tiro. Esta me la hizo a medida mi amigo el doctor
Ángel Prado, gran aficionado al bricolage. Debe tener esta forma tan peculiar, pues el la única que permite
apoyar los dos codos. Debe ser pesada y las patas deben ser desmontables fácilmente, de modo que se
pueda meter en el maletero de un coche. Pero a la vez debe ser muy firme y eso solo se consigue con
tableros de 4 o 5 centímetros de anchura y unos 20 kilos de peso de la mesa. El mejor apoyo que he
encontrado para rifle son los sacos rellenos de arena, que coloco según me pide la altura del rifle para
que apunte al blanco sin necesidad casi de tocarlo. Con estos sacos consigo mejores agrupaciones que con
torretas de tiro de bench rest. El apoyo es importantísimo pues no olvide que lo que estamos viendo es
como tira su rifle y no como tira usted.
84 / HUNTERS
en algún recóndito lugar del mundo y se
puedan sentir algo desconcertados en el
complicado tema del tiro a distancia.
Muchas veces hablamos horas sobre
rifles, anteojos, calibres, cartuchos y tipo
de bala para estas cacerías. Sin embargo de la puesta en tiro, salvo muy pocos
especialistas, se habla poco, se sabe
menos y con perdón, no se entiende casi
nada. Por ello solo pretendo poder dar
algunas ideas a cualquier principiante
quien tenga prevista una complicada
cacería de ibex, rebecos o carneros por el
mundo y tenga la amabilidad y paciencia
de leer estas líneas.
Como siempre suelo hacer en mis
artículos diré que vamos a omitir todo
lo posible cálculos y fórmulas matemáticos complejos, aunque en este tema
q
Para poner un rifle en tiro es vital que no se mueva
lo más mínimo. El mejor apoyo que he encontrado
son los sacos rellenos de arena. Estos sacos son los
que utilizan en América en una modalidad de tiro de
alta precisión que se llama Bench Rest, pero buscando
un poco también se pueden conseguir en España.
Aquí les muestro el saco trasero que se adapta
perfectamente a la culata. Acercándolo o alejándolo
hace que suba o baje la boca del cañón hasta dejar el
rifle prácticamente apuntado sin necesidad de mover
ni sujetar usted el rifle. Solo tendrá que meter en
hombro y disparar muy, pero que muy suavemente.
Es importante que el arma pueda retroceder de forma
natural hacia atrás como en una situación real de
caza. Por ello nunca utilizo bancos de tiro de los que
sujetan el rifle buscando disminuir el retroceso, pues
estas presiones pueden suponer variaciones al tirar de
verdad en la caza.
algún número tendremos que poner.
Los complicados cálculos y fórmulas físicas son ajenos a la mayoría de nuestros
lectores y nos vamos a concentrar en los
sistemas prácticos, sencillos y eficaces
de poner un rifle en tiro. Este tema siempre será un poco más árido y difícil de
explicar que otros que hemos visto con
anterioridad y por ello pido disculpas si
no soy lo suficientemente claro en algún
competo.
Siempre me referiré a munición comercial, es decir de la que usted compra en
cualquier armería española sin problemas, pues entiendo que la mayoría de
los lectores no son recargadores. Si estas
líneas le interesan, las entiende y sobre
todo practica sobre ello, creo que le serán
de utilidad, como a mi me han sido, para
cualquier situación de caza en el mundo
que requiera tiros a larga distancia.
Trayectoria de la bala en el aire
Vamos a revisar sin grandes complicaciones la trayectoria que mantiene una
Cuanto más pequeño es el trofeo que buscamos más
difícil es conseguir su blanco a distancia. Esta gacela
de cola negra del desierto del Gobi de Mongolia de
apenas 40 kilos de peso, será mucho más difícil de
acertar a la misma distancia que un argali también
de Mongolia que puede rondar los 200 kilos de peso.
Por ello las mejores puestas en tiro y mayor práctica
se deben hacer con animales como éste, que exigen
tiros largos y presentan blancos pequeños. Esta
pequeña gacela, junto con un proghorn o berrendo
americano, un vaal reebok sudafricano, o un pequeño
carnero rojo iraní, serán blancos extraordinariamente
difíciles que exigirán gran conocimiento de tiro a
distancia. También son dificilísimos los sarrios del
Pirineo y por ello siempre digo que son la mejor
escuela de tiro a distancia que conozco y a muchos
principiantes les cuesta tanto cobrarlos y lo pasan
tan mal, en sus primeros recechos tras los elusivos
sarrios. Probablemente los mejores tiradores a
distancia del mundo son los cazadores de perrillos
de las praderas del oeste de Estados Unidos, pues
apenas son como un conejo y a veces les tiran a 300
y más metros de distancia.
bala desde su salida del cañón hasta su
llegada al blanco. Lo primero que debemos entender es que la línea óptica que
vemos a través de la cruz de un visor y la
longitudinal del eje del cañón, aunque
ambas son rectas, no son paralelas. Ambas
líneas convergen ligeramente en un ángulo que puede ser –dependiendo del tipo
de antejo y de la altura de las monturas–
de unos 0,3 grados. Por ello la trayectoria
de la bala también convergerá, pero dado
que su vuelo no es recto sino que hace
una parábola, cruzará dos veces la línea
óptica, a la subida y a la bajada. El primer
corte entre estas dos líneas no es muy
importante en principio. Pero el conocimiento de donde se produce el segundo
corte, será absolutamente fundamental
para nuestra puesta en tiro, pues suele
ser la distancia a la que decimos que un
rifle está “puesto en 0”.
Hagamos un esfuerzo de imaginación
intentando ver el vuelo de una bala cuando sale del cañón. Una bala cuando deja
el cañón está, más o menos, a unos cuatro
o cinco centímetros por debajo de la línea
óptica del anteojo, que es una línea recta.
Desde su momento de salir al aire la bala,
por esa convergencia antes comentada,
sube buscando esta línea óptica hasta
que la cruza en un momento dado hacia
arriba. Aquí tendremos lo que se suele
denominar primer corte, o primer 0 de
la trayectoria. Dependiendo de la altura
del montaje del anteojo sobre el eje del
cañón y la altura de las montura, este
primer 0 se suele producir a unos 20 o 25
metros de la boca del cañón. En principio
no es muy importante y por ello no es
necesario tenerlo mucho en cuenta para
el objeto que buscamos.
A partir de aquí la bala en su vuelo parabólico sigue subiendo por encima de la
línea de miras o línea óptica hasta que
alcanza la máxima altura sobre esta línea
óptica recta. Esta máxima altura se suele
alcanzar entre unos 130 y 150 metros de
la boca del cañón. El conocimiento de esta
altura máxima que alcanza la bala, sobre
la línea óptica también será fundamental
t
HUNTERS / 85
En este gráfico vemos la trayectoria de una bala en el aire para una puesta en tiro clásica con una tabla de tiro comercial de RWS con un 0 a 180 metros para un
270 Winchester con bala KS de 150 grains.
Debido a la altura de las monturas y del visor la bala sale unos 4 centímetros por debajo del anteojo. El eje longitudinal del cañón converge con la línea recta de
la óptica, efecto que se ha exagerado en el gráfico para su mejor comprensión. Por esa convergencia y solo por ella la bala en su vuelo sube buscando esa línea,
pero como el vuelo de la bala sí es una parábola, cruza dos veces la línea óptica, al subir y al bajar. Es un error frecuente creer que la bala sube por encima del eje
longitudinal del cañón. Eso es imposible, pues desde que sale del cañón la fuerza de la gravedad actúa sobe ella y la hace bajar. Si se producen los dos cortes con
la línea óptica que ahora veremos, es por la convergencia que hemos explicado.
En torno a 20/25 metros de la boca del cañón la bala corta por primera vez la línea óptica, punto que se conoce como primer 0 que representa la primera flecha
azul y no es muy significativo. Luego la bala sigue ascendiendo en su trayectoria parabólica y a 100 metros pasa a unos 4 centímetros por encima del 0. El punto
más alto de su trayectoria lo alcanza a unos 130 o 140 metros de la boca del cañón, que se indica en el gráfico con una flecha verde gruesa vertical.
A partir de ahí la bala empieza a descender por al fuerza de la gravedad, hasta que encuentra otra vez la línea óptica. Ese punto, indicado por la segunda flecha
azul es importantísimo, pues es la distancia a la que decimos que el rifle está puesto en 0. A partir de aquí la bala cae de manera cada vez más acentuada por la
acción combinada de la fuerza de la gravedad y el rozamiento del aire.
Vemos que esta puesta en tiro de acuerdo a tablas de tiro comerciales de las cajas de RWS, es totalmente insuficiente para tiro a larga distancia. Dado que a 250
metros la bala ha caído 22,5 centímetros bajo el 0 es ya insuficiente para un tiro a 250 y no digamos a 300 o 350 metros. Sin embargo este gráfico sí es útil
para entender según estamos viendo en estas líneas, la trayectoria de una bala desde que deja el cañón, hasta que llega a un blanco.
y básico para las diversas puestas en tiro
que luego explicaremos.
A partir de ese punto de máxima altura la bala empieza a caer por al fuerza de
la gravedad y su trayectoria parabólica
empieza a descender buscando de nuevo
línea recta de la óptica. Es importante
entender que en esta parte de la trayectoria, la bala siempre impactará un poco por
encima del punto donde hemos puesto la
cruz del anteojo.
En un momento dado, debido a la caída
de la bala antes mencionada, se produce
un segundo corte de la línea óptica que se
suele conocer como “distancia de puesta
en tiro”. Es decir, cuando decimos que un
rifle está “puesto en 0 a 200 metros” nos
referimos a que a 200 metros y solo a esa
distancia, se produce este segundo corte
de la bala con la línea óptica. Es decir
justo a esa distancia y solo en esa distancia la bala impactará exactamente donde
hemos puesto la cruz del anteojo.
A partir de aquí la bala sigue cayendo
por debajo de la recta línea óptica de una
forma progresiva y cada vez más acusada,
debido a su trayectoria parabólica y la fuerza cada vez más acusada de la gravedad.
En toda esa parte final de su vuelo, la bala
impactará siempre por debajo del punto
donde hemos puesto la cruz del anteojo.
Las puestas en tiro varían mucho
u
86 / HUNTERS
dependiendo del tipo de caza que vayamos a realizar y no tienen nada que ver
unas con otras, según sea el objeto de la
cacería que busquemos. Para montería
se suele poner un 0 a 150 o 180 metros
pues difícilmente se va a tirar más largo
que a esa distancia. Para un aguardo a
un guarro yo tengo mi rifle puesto para
hacer un 0 a 50 metros, que es una buena
distancia media para estos tiros. Para un
leopardo con cebo buscaremos antes de
colocarnos en el blind un 0 a la distancia
exacta del blind al cebo.
El problema es que mayoría de las
tablas de tiro tradicionales que dan las
grandes casas comerciales, nos suelen
dar la trayectoria y puesta en 0 para 180
metros que coinciden con las 200 yardas
americanas, que suelen ser los que han
desarrollado la mayoría de estos estudios,
y poco más. Para un rececho sencillo de
un rebeco o un corzo español se suele
poner los rifles para hacer un 0 a 200 o
Roque Armada observa mientras uno de sus clientes
prueba distintos tipos de balas en un rifle, buscando
una munición que agrupe perfectamente para una
próxima e inminente cacería en Alaska. Es muy
importante apuntar uno a uno los tiros que impactan
en el blanco con un esquema, sobre todo si probamos
varios tipos de balas y diferentes rifles. Si no se
apuntase cada tiro, al final sería imposible acordarse
de cuáles fueron hechos con cada arma y tipo de
munición. Obsérvese varios útiles importantes en
estas sesiones, como protector de hombro, protector
de oído, dinamómetro para medir presiones de
gatillos, una torreta de apoyo delantera de precisión,
unos buenos blancos y un medidor de distancia láser.
Cuando se tira a 100 y 200 metros es práctico
utilizar dos telescopios, uno enfocado para cada
distancia concreta.
u
Así se tira con sacos de arena para probar la
máxima precisión y agrupación de un rifle. No se
deben apoyar la manos sobre el anteojo pues esta
presión puede hacer variar el punto de impacto si
luego no apoyamos igual cuando llega la hora del
tiro real a la caza. La mano izquierda debajo de la
barbilla está regulando al apoyo del saco trasero
adelantándolo o retrasándolo. Dada la forma de
la culata este movimiento hace que la punta del
cañón, y por ello el tiro, suba o baje. Nótese que
llevo protector de hombro y auriculares y además
debajo de ellos tapones, pues ya he perdido
demasiado oído. Lo ideal sería llevar también gafas
de protección, por si se produjese una sobrepresión
o agujerado de un pistón, pero nunca me he podido
acostumbrar a tirar con ellas.
Mario Miguelañez nos muestra el precioso carnero
de Dall que cobró el verano de 2010 en Alaska
en las montañas Wrangler. Antes de ese viaje
probamos intensamente, en varios días diferentes,
su rifle Blaser R93 del 300 Winchester Magnum
con balas Nosler Partition de 180 grains tirando
hasta 350 metros. Según las teorías que veremos
en el siguiente capítulo, lo dejamos para hacer
un 0 a 250 metros, con un máximo “Point Blank
Range” de 293 metros, para una ventana vital
de 20 centímetros. Esta puesta en tiro es mucho
más eficaz para situaciones de caza real que las
generalmente insuficientes hasta 180 o 200 metros
que nos dan las tablas de tiro comerciales. Con
esta magnífica puesta en tiro, Mario pudo hacer
un rapidísimo disparo sin necesidad de corrección
a 280 metros reales. El intenso entrenamiento, el
conocimiento íntimo de su arma y su trayectoria, su
perfecta puesta en tiro y la confianza que todo esto
le suponía, ayudó a lograr ese rapidísimo y difícil
tiro que le produjo el éxito de este carnerazo.
220 metros. Pero cuando nos vamos a
alguna cordillera lejana del mundo con
algún trofeo dificilísimo y a veces escasísimo es cuando empezamos a pensar en
puestas en tiro más lejanas, pues pueden
ser la clave del éxito o el fracaso de una de
estas difíciles, duras y carísimas cacerías.
p
Puestas en tiro clásicas y tradicionales
Si hemos entendido el concepto anterior de trayectoria, ahora nos enfrentamos a una puesta en tiro para esa difícil
cacería en cualquier lugar del mundo. La
mayoría de las puestas de tiro se suelen
hacer a 100 metros. No es por nada especial, sino que simplemente la mayoría de
los cazadores españoles solo tenemos
acceso a un campo de tiro de 100 metros.
Lo primero que supongo que los lectores tendrán ya claro, es que si queremos
poner un rifle a 0 a 200 metros, la bala a
100 no debe impactar en el 0 del blanco, sino bastante más arriba del mismo.
Luego por su caída parabólica buscará
ese 0 a 200 o 250 metros, que es el que
queremos encontrar. Hay varias maneras
de poner un rifle en un campo de tiro de
100 metros para hacer un 0 a 200, 250
HUNTERS / 87
o 300, metros aunque no podamos tirar
realmente a esa distancia.
q
Uno de los pioneros en el estudio de balística y las puestas en tiro fue el americano Jack O’ Connor.
Además como fue un magnífico escritor, dejó innumerables artículos de prensa y varios libros con sus
estudios. Simplemente ponía el rifle para que diera a tres pulgadas (7,5 centímetros) sobre el 0 a 100
yardas (90 metros). Con esta puesta en tiro consiguió innumerables éxitos en al caza, que le llevaron a
ser el segundo ganador del famoso premio Weatherby en 1957. Entrenaba intensamente probando armas
y recargas y decía que solía tirar más de 5.000 tiros al año en campos de tiro. Casi siempre tiraba con el
270 Winchester como en esta foto con su rifle Winchester con acción pre-64 y culata hecha a medida. Esto
le valió una increíble colección de carneros, como este magnífico Stone sheep cobrado en British Columbia
en 1971. La fotografía está tomada de su libro Hunting in the Rockies.
Este es el mejor apoyo que he encontrado para la parte delantera del rifle, sacos rellenos de arena. Tengo
varias torretas delanteras regulables micrométricamente, pero con ellas no he conseguido sacar mejores
agrupaciones que con estos simples sacos de arena. Tampoco me gusta cualquier tipo de potro que abrace
el rifle apretándolo, pues creo que esas presiones pueden afectar a la puesta en tiro. Estoy tirando en
una finca en Cáceres en la que tenemos un campo de tiro doméstico a 100, 200, 300 y 350 metros. Una
maravilla poder tirar a esas distancias para conocer como tira un rifle y su munición, aunque un poco lejos
de Madrid para ir con la frecuencia que sería deseable.
p
88 / HUNTERS
Las enseñanzas del maestro
Jack O‘ Connor
Una de las personas que desarrolló la
técnica de la caza en montaña, la puesta en tiro y además, seguramente por
el hecho de ser un magnífico y prolífico
escritor, dejó constancia escrita de ello,
fue un americano que se llamó Jack O’
Connor. JOC, pues así se hacia llamar,
nació en Nogales, Arizona, Estados
Unidos, en 1902. Tras una niñez cazando
con su familia en los desiertos vírgenes
del suroeste Estados Unidos, O’ Connor
se licenció en inglés y se dedicó a la enseñanza de su propio idioma en al universidad de Tucson, Arizona, entonces un
salvaje estado y un absoluto terreno de
caza.
Pronto y dada su educación humanística
y su increíble pasión por al caza, empezó a
escribir varios artículos sobre armas y caza
en varias revistas americanas. Sus artículos tuvieron tal éxito y tal aceptación por
el público americano, que pronto dejó la
enseñanza y pasó a trabajar en varias revistas ocupando durante muchísimos años
el cargo de director de armas de la prestigiosa y mítica revista americana Outdoor
life. Sus escritos se hicieron tan populares
que la revista llegó a pagarle cacerías en
cualquier lado del mundo, con tal de que
luego escribiese artículos sobre las mismas.
Como decían muchos de sus críticos JOC
no te contaba una cacería, es como si estuvieses a su lado cazando con el.
O’ Connor cazó innumerables veces
en Alaska y el Yukón, entonces absolutamente vírgenes a la caza deportiva, cazó
en Irán, en África en muchos países, en
al India consiguió cazar varios tigres y
conoció y visitó todos los cazaderos que
en aquellos años había abiertos para un
americano. Pero sobre todo, lo que más
cazó O’ Connor fue carneros, en una época
sin límites ni restricciones y con unos
precios ridículos para lo que se considera
hoy. Cazó y varias veces todos los carneros que componían el Slam America-
En esta curiosa foto estoy a punto de tirar en el
primer día de caza, a un carnero de Dall en las
montañas Wrangler de Alaska, justo encima del
alucinante glaciar Howkins. Si se fija bien, verá
los dos carneros blancos en el círculo negro, en un
colladito justo a la izquierda de mi trasero. Están
apenas a 200 metros y el profundo entrenamiento
y la perfecta puesta en tiro que hice con mi rifle en
Madrid tirando intensamente hasta 350 metros, me
hace tener la absoluta seguridad de que le voy a
acertar sin problemas. Solo queda juzgarlos con el
telescopio para asegurarme de que son legales, lo
que en Alaska se da cuando la cuerna tiene vuelta
completa o full curl. Luego solo faltaría poner la
mochila, apoyar muy bien el rifle, apoyar los dos
codos perfectamente y una vez estabilizado el rifle,
cobrarlo. Por desgracia al juzgarlos vimos que les
faltaba una pulgada para ser legales. Así son estas
dura cacerías y no hubo más remedio que seguir y
seguir cazando.
no. Fue el segundo ganador del premio
Weatherby en fecha tan temprana como
1957, solo después del petrolero tejano
Herb Klein, que fue su primer ganador.
Dada su amistad con Roy Weatherby y
su extraordinario peso en el mundo de la
caza durante los 22 años siguientes, formó
parte del jurado y del comité de selección
del mismo. Poco antes de su muerte en
1977 recibió el premio de Winchester
Outdoorsman of the year.
Pero sobre todo Jack O’ Connor escribió. Escribió miles de artículos en revistas y muchos maravillosos libros sobre
caza en todo el mundo, que desafortunadamente casi nada se han traducido a
español. Y JOC escribió mucho de armas,
municiones y de tiro. Fue un apasionado
del calibre 270 Winchester pues empezó a
trabajar y por ello a ganar dinero y poder
permitirse cazar intensamente en 1925, el
año en que Winchester presentó ese calibre. Sin duda sus escritos contribuyeron
a la enorme popularización que tuvo ese
calibre en el mundo, creando millones de
defensores del mismo, entre los cuales me
encuentro yo mismo.
t
Casi siempre cazaba con su familiar 270
Winchester, pero también utilizó el 30.06,
el suave 257 Roberts y el venerable 7x57.
Siempre prefirió calibres suaves pues era
un gran defensor de la colocación del
tiro, más que de la potencia. Al final de
su vida y tal vez por su amistad y por ser
el ganador de su famoso premio, utilizó
los rápidos Weatherby, aunque siempre
sintió desagrado por su seco retroceso.
Pues bien, volviendo el tema principal
de este artículo, cuando JOC se enfrentaba a una de sus dificilísimas cacerías en las
Montañas Rocosas, utilizaba el siguiente
sistema de puesta en tiro. Elegía en general un calibre rápido y con rasante con una
velocidad en boca de unos 900 metros por
segundo, generalmente su talismán, el
270 Winchester. De una manera un tanto
intuitiva, pues en aquellos años apenas
había cronógrafos, menos ordenadores y
por tanto muy pocas tablas de tiro y por
ello seguía los siguientes pasos. Ponía su
rifle en tiro para que diera tres pulgadas,
que son 7,5 centímetros por encima del
blanco a 100 yardas, que son 90 metros.
Después comprobaba dónde agrupaba
u
su rifle a 200, 300, 350 y 400 yardas. Estas
distancias corresponden a 180, 270, 305 y
360 metros, pues una yarda son casi exactamente 90 centímetros.
Comprobaba cuánto caían las balas a
esas distancias, lo apuntaba y lo memorizaba. Comprobó que con los calibres que
tiraba la bala impactaba de 5 a 10 centímetros sobre el 0 a 180 metros, hacía el 0
entre los 230 y 270 metros y bajaba de 20
a 35 centímetros a 360 metros. Esta sencilla puesta en tiro de +7,5 centímetros (tres
pulgadas) a 90 metros, le permitió cobrar
muchísimos carneros simplemente con
esa sencilla puesta en tiro y apuntando un
poco a la alto de al cruz cuando calculaba que estaba a 350 metros. Desde luego
es una manera inteligente de actuar y
que le valió sus increíbles éxitos en estos
tiempos anteriores a los cronógrafos y los
ordenadores.
Si por algo le he contado la vida de
este magnífico escritor y tirador que
fue O’ Connor es para que tengan claro
de una vez que tirando a 100 metros, si
usted busca un 0 a 200 y no digamos a
250 metros, la bala no debe impactar en
Cuando ponemos varios rifles en tiro suelo apuntar
dónde va cada impacto, y siempre tiro a una diana
diferente con cada rifle. Luego en el propio blanco
apunto con qué balas hago cada agrupación, la
distancia de tiro y cómo quiero poner el rifle. Si
usted no toma estas notas, al final de una sesión
de tiro a varias distancias y con tres o cuatro rifles,
le será absolutamente imposible recordar con que
tiró a cada blanco. Además guardo y archivo cada
diana apuntando en ellas los tiros, fecha, distancia
y tipo de bala y así tengo un historial de cómo tira
cada uno de mis rifles, con cada tipo de munición.
Mientras hago todo esto me voy preparando física y
mentalmente para situaciones de caza real. Además
con esta práctica consigo una familiaridad y un
profundo conocimiento de mis rifles, gatillos, culatas,
encares, anteojos y trayectorias que luego me son
muy útiles en la caza real.
HUNTERS / 89
Cuando voy a probar rifles o balas siempre llevo
un mínimo de tres o cuatro rifles míos o de mis
clientes. Nunca tiro más de tres tiros seguidos con
el mismo rifle, pues si el cañón se calienta se dilata
y por ello suele agrupar mucho peor. Simplemente
voy cambiando cada tres tiros de rifle y de blanco
y cuando vuelvo al primero, ya esta totalmente
frío. Siempre tiro a una diana diferente con cada
rifle y apunto en un esquema, bala a bala, donde
impactaron. En verano un rifle casi necesita 15 e
incluso 20 minutos para enfriarse. En inverno es
mucho más rápido y en 5 minutos puede tirar de
nuevo. Si no lleva varios rifles siempre acabará
tirando demasiado rápido, sin dejarlo enfriarse del
todo y así nunca podrá ver la precisión real que le
puede dar un arma ni una munición. No olvide que
el primer tiro en situaciones de caza real siempre se
hace con el cañón totalmente frío.
q
Cuando esté probando munición para una cacería
importante y difícil, es muy conveniente poner
el rifle con munición no solo de la misma marca,
peso en grains y tipo de punta, sino que además
le aconsejo que sea del mismo lote que va a llevar
a la cacería. El número de lote se ve en un largo
número que está escrito en la solapa izquierda de
las cajas de munición, y que aunque mal pintado
señalamos con un rotulador en la foto adjunta.
Indica que se recargó toda la munición del mismo
lote con componentes tipo casquillo, pistón, tipo
y marca de pólvora, del mismo proveedor, en
misma fecha y con igual procedencia. En lotes
diferentes, el origen y proveedores de estos
componentes que se usan en la recarga del
cartucho puede variar y por ello también puede
variar la agrupación de una caja de balas a otra.
Cuando esté buscando la máxima precisión en la
puesta en tiro de su rifle, para un rececho que
pueda exigir tiros a muy larga distancia y sobre
blancos pequeños, y más aun si es un complicado
y caro destino internacional, hágame caso y use
balas del mismo lote de fabricación.
90 / HUNTERS
t
el blanco, sino bastante más arriba del
centro al que usted apunta a 100 metros.
Estoy harto de ver en campos de tiro
cómo muchos cazadores ponen sus rifles
centrados en el 0 a 100 metros. Con esta
puesta en tiro totalmente incorrecta se
van tan contentos a recechar un corzo o
un rebeco. Y claro, así les va.
Por ello nos podemos preguntar: ¿cuánto es ese más arriba sobre el 0 que debe
impactar la bala a 100 metros? Sobre esto
es lo que vamos a reflexionar en estos dos
artículos.
Tablas de tiro informatizadas y algunas
comerciales
Ahora gracias a los ordenadores es algo
más sencillo las puestas en tiro. El problema es que en España no disponemos de
muchos programas utilizables y como casi
siempre tenemos que recurrir al mercado
americano. Aconsejo mucho el increíble
CD de nombre Load from a disk que usted
puede pedir a EE UU, pagándolo contra
una Visa, a Wayne Blackwell escribiéndole al e-mail: [email protected] Contiene utilísima información sobre todo tipo
de puestas en tiro para munición comer-
cial. Sin embargo el problema es que todo
está en inglés y usted se debe defender
bien en ese idioma, para que le sea útil.
Se puede recurrir a las tablas de tiro que
suministran las casas comerciales como
Norma, RWS o Remington. El problema es
que en toda su munición nos da los datos
para una puesta en tiro con un 0 demasiado cercano. Si son cartuchos de origen
americano, increíblemente suelen hacer
sus tablas para puestas en tiro con un 0 a
200 yardas, que son 180 metros. Si son de
origen europeo, casi siempre a 200 metros
y muchas veces a menos. Simplemente las
tablas de tiro comerciales nos indican que
pongamos el rifle a 100 metros agrupando los tiros a unos cuatro centímetros por
encima del 0, para hacer un cero a esos
insuficientes 180 metros y poco más. Tal
vez dan alguna indicación de las caídas
de su bala a 300 yardas o 300 metros y lo
demás se lo tiene usted que imaginar.
Un método personal rápido y sencillo
para larga distancia
Esta distancia de puesta en tiro con un
0 a 180 o 200 metros, es correcta para un
rifle que utilicemos en montería, o para un
Con el magnífico guarda Christian en una reciente
cacería de rebecos en la que acompañé a uno de
mis grupos a Austria y donde además yo cobré dos
rebecos. Durante muchos años para rebecos y corzo y
siguiendo las enseñanzas del maestro Jack O’ Connor,
he puesto mis rifles para pegar siete centímetros
alto sobre el 0 a 100 metros. Durante mucho tiempo
cacé así sin profundizar mucho más en las técnicas
de tiro a larga distancia. Con esta sencilla puesta en
tiro, apuntando al centro del hombro no he tenido
problemas para cobrar estos pequeños animales
regularmente hasta 250 metros de distancia. Si tenía
que forzar un tiro hasta 300 metros, solo tenía que
apuntar al rape del lomo y corregía la caída de la
bala sin problemas. Con el tiempo conocí y aprendí el
concepto del máximo point blank range desarrollado
por magníficos tiradores americanos, que veremos en
el siguiente número de la revista. Esto me permitió
mejorar y optimizar mis puestas en tiro y conseguir
blancos incluso a distancias más largas y además sin
necesidad de corrección en la puntería.
q
En la ecuación de un buen tirador a distancia
bajo condiciones reales de caza influyen tres
factores. Mucha práctica tirando al blanco, mucha
experiencia de tiro real de caza, y comprender,
conocer y dominar la teoría del tiro a distancia.
Yo prácticamente leo todo lo que se ha publicado
en Estados Unidos, que es el país que cuenta
con los tiradores que más han desarrollado los
conocimientos del tiro a distancia. En la foto vemos
diversos libros y revistas especilizadas en precisión,
sacados sin rebuscar mucho de mi biblioteca. Por
desgracia sobre este tema casi nada de lo escrito
se ha traducido al español, por lo que usted debe
dominar el inglés para poderse documentar. Si lo
domina, está interesado en el tema le puedo dar
algunas direcciones en las que conseguir muchas de
estas publicaciones.
t
rececho sencillito en España en terreno y
especie conocida. Pero un 0 a 180 metros,
es absolutamente insuficiente para una
cacería de algún carnero o íbice asiático a
americano en terreno al que no estemos
acostumbrados, con pocas oportunidades y con animal de tamaño y costumbres
desconocidas. Tanto en Asia como en
Norteamérica es muy fácil que no podamos acercarnos a menos de 250, 300 e
incluso más metros de uno de estos elusivos íbices, cabras o carneros. Por ello si no
sabemos poner en tiro y tirar con nuestro
rifle a esas distancias, podemos volvernos
bolos de una carísima y durísima cacería.
Por ello voy a darles unas indicaciones
de como solía poner mis rifles para cacerías
complicadas por el mundo de una manera
rápida y sencilla, antes de conocer el sistema que veremos en el próximo número.
Entonces, cuando profundicemos en el
concepto del Point Blank Range, verán que
aunque intuitivamente este sistema está
totalmente fundamentado en el mismo y
llega a conclusiones muy parecidas.
Lo que sigue es una pauta rápida y fácil
de recordar, con solo tres tipos de puesta en tiro –más bien dos maneras, pues
la tercera será muy excepcional– que
cubre casi cualquier especie que vayamos a cazar en el mundo. Es utilizable en
la mayoría de calibres con buena rasante
comunes en España, como un 6x62 Freres,
un 270 Winchester o Weatherby, 7 mm
RM, cualquier 300 magnum o ultramagnum o short magnum, o un 8x68.
• Supongamos que usted va a tirar
a rebecos, corzos, una gacela del Gobi
mongol, un pequeño carnero rojo iraní
o un proghorn o antílope berrendo del
oeste de Estados Unidos y otros animales
más bien pequeños y que ronden los 50
kilos de peso y espera tiros muy largos.
Ponga su rifle en tiro de modo que sus
tiros agrupen 7 centímetros por encima
del blanco a 100 metros. Apunte al centro
de su hombro o shoulder, que es como lo
llaman los ingleses, hasta 250 metros.
Si tiene que forzar un tiro a 300 metros
apunte a la parte alta del lomo, justo a la
cruz de ese animal
• Supongamos que usted va a tirar cualquier Íbice, carnero de tamaño medio o
cualquier cabra del mundo de un peso de
90 a 150 kilos y con bastante más cuerpo
que los anteriores. Ponga su rifle en tiro
de modo que sus tiros agrupen 9 centímetros por encima del blanco a 100 metros.
Apunte al centro del hombro, que hemos
comentado hasta 300 metros. Si tiene
que forzar un tiro a 350 metros apunte a
la parte alta del lomo, justo al rape de la
cruz de ese animal.
• Supongamos que llega el momento,
que siempre será excepcional, en que
usted va a cazar cualquier carnero enorme del mundo como un argali del Altai
o un marco polo, que se acercan a los
200 kilos y con mucho tamaño corporal. Ponga su rifle en tiro de modo que
sus tiros agrupen 11 centímetros por
encima del blanco a 100 metros. Así es
HUNTERS / 91
q
En esta cacería obtuvimos dos extraordinarios marco polos de 61 y 58 pulgadas además de cuatro
bonitos íbex en la zona de Hot Springs en el Pamir de Tajikistán, probablemente la cacería que más
largo se tira del mundo. Los cazadores hicieron un intenso entrenamiento en España antes de ir al Pamir
con una perfecta puesta en tiro de 11 centímetros sobre el 0 a 100 metros, buscando un 0 a 300
metros específicamente para esta difícil y exigente cacería. Además tiraron a 350, 400 y 450 metros y
observaron y apuntaron las caídas de sus balas. Esta perfecta puesta en tiro, el intenso entrenamiento
y el profundo conocimiento de sus armas y sus trayectorias, les permitió conseguir estos descomunales
trofeos a más de 400 metros de distancia.
q
Cuando ponga rifles en tiro es ideal que un amigo le haga de observador. Ve los impactos, incluso
utilizando un telescopio distinto para cada distancia, apunta agrupaciones, toma nota de todo y le dice al
tirador dónde coloca cada una de las balas. Así el tirador se puede concentrar en tirar y no se descoloca
de su perfecta posición del banco de tiro, más que cuando ha acabado una serie de tres o cinco disparos.
Cuando el tirador lleva 20 o 25 tiros seguidos se cambian los papeles y así descansa. A partir de este
número de disparos a veces he empezado a ver doble y no poder fijar la vista y si es un rifle de un calibre
potente y de retroceso seco, a veces antes. En esta sesión de tiro Mario Migueláñez y yo pusimos su rifle
Blaser R93 del 300 Winchester Magnum perfectamente, para una cacería de carnero de Dall en Alaska.
Mario Migueláñez nos muestra un precioso íbex
que cobró en Turquía con su Weatherby del 270
Winchester, sí, he dicho Winchester, pues el
retroceso del Weatherby le resulta al igual que a
mi muy incómodo. Cuando empecé a cazar mucho en
el extranjero y me enfrentaba a una cacería difícil
que podía exigir tiros muy largos y para animales
relativamente grandes como este íbex, ponía mis
rifles para pegar nueve centímetros alto a 100
metros. Esta puesta en tiro era intuitiva, pues pocas
tablas de tiro comerciales dan datos para esas
distancias, pero me permitía tirar hasta 300 metros
sin corregir apuntando al centro del hombro de un
animal del tamaño de un íbex. Si tenía que forzar un
tiro a 350 metros simplemente apuntaba al rape del
lomo y lo solía cobrar. Esta puesta en tiro intuitiva,
está muy próxima a la teoría del máximo point
blank range que estudiaremos y desarrollaremos
ampliamente en el próximo número.
92 / HUNTERS
t
como poníamos los rifles en el Pamir de
Tajikistán buscando un 0 a 300 metros,
lo cual nos proporcionó dos increíbles
carneros de 58 y 61 pulgadas. También
le será útil para un larguísimo tiro de
último día o volver bolo, en un alce o
un enorme wapiti. Apunte al centro del
hombro, que antes hemos descrito hasta
350 metros. Si tiene que forzar un tiro
hasta 400 metros apunte a la parte alta
del lomo, justo al rape de la cruz de ese
animal.
Conclusión de la primera parte
En el próximo número veremos una
manera más técnica de optimizar la
trayectoria de su rifle, para una puesta
en tiro que no necesite correcciones de
puntería para larga distancia. Esta teoría
que ha sido recientemente desarrollada
por tiradores norteamericanos, permite
conseguir blancos hasta 350 y más metros,
sin necesidad de corregir hacia arriba o
hacia abajo en nuestra puntería. Se conoce en inglés con el complicado nombre
de máximo Point Blank Range, que burdamente podemos traducir como “máxima
distancia de tiro sin corrección“. Mientras
tanto, solo quiero darles las gracias si han
tenido la paciencia de leer hasta aquí y
recordarles que estoy como siempre a su
disposición para cualquier consulta, duda
o aclaración que me quieran hacer.
Un abrazo y buena caza. H
SUSCRÍBASE A:
HUNTERS
CAZADORES SIN FRONTERAS
PARA 1 AÑO
(12 NÚMEROS CON 25% DTO.)
POR 48,60 €
25%
25
%
Según la ley 15/1999 de protección de datos personales, los datos que Vd. nos facilita serán incluídos en el fichero de MC Ediciones, S.A.
para la gestión de la relación comercial con Vd. Los datos facilitados son estrictamente necesarios, por lo que su cumplimentación es
obligatoria. Asimismo, Vd. consiente expresamente a MC Ediciones, S.A. para recibir comunicaciones comerciales de sus productos y
servicios, así como de productos y servicios de terceros que puedan resultar de su interés. Vd. tiene derecho de acceso, rectificación,
oposición y cancelación, que podrá ejercitar comunicándolo por carta a:
MC EDICIONES, S.A: (Paseo San Gervasio, 16-20, 08022, Barcelona).
RELLENE ESTE CUPÓN Y ENVÍELO A HUNTERS,Y RECIBIRÁ EN SU DOMICILIO LA REVISTA SEGÚN LA OPCIÓN ELEGIDA
MC EDICIONES, S.A. PASEO SAN GERVASIO 16-20/08022 BARCELONA/TEL. 93 254 12 58/FAX: 93 254 12 59/E-MAIL: [email protected]
Nombre y apellidos: . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
CIF/NIF: . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Domicilio: . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Población: . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . C.P.: . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Provincia: . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Tel.: . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
E-mail: . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Modalidad escogida:
❑ 1 año con 25% de descuento*
Europa 84,60 € - Resto del Mundo 120,60 €
* Gastos de envío incluidos.
FORMA DE PAGO
Adjunto talón a nombre de M.C. Ediciones, S.A.
Tarjeta de crédito
Visa (16
American
Domiciliación bancaria
Banco/Caja
Nº Sucursal
dígitos)
Express (15 dígitos)
D.C.
Nº Cuenta
Titular:. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Nº:
Firma titular
Caducidad:
/
Titular:. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Firma
PUEDE SUSCRIBIRSE A TRAVÉS DE NUESTRA WEB
O VIA MAIL [email protected]
Ahora más fácil: www.mcediciones.com

Documentos relacionados