mcarticle_files/Musique concrete Cecilia Arditto SPA 3small

Comentarios

Transcripción

mcarticle_files/Musique concrete Cecilia Arditto SPA 3small
Anotaciones sobre imagen, sonido y espacio arquitectónico
Musique concrète
siete piezas-instalaciones
por Cecilia Arditto
http://www.ceciliaarditto.com
© Cecilia Arditto 2016
bajo la licencia Creative Commons Attribution-No Derivatives 4.0 International License
1
Prefacio
Estos dos últimos años estuve trabajando en un proyecto que llamé Musique concrète . Es un
ciclo de 7 piezas-instalaciones escritas para dos percusionistas y parafernalia low-tech. A medida
que fui componiendo las piezas fui escribiendo estos textos, a manera de comentario, siendo
ambos la reflexión y la creación parte de un mismo proceso.
Musique concrète es una música hecha con elementos simples: hilos, tocadiscos, latas, casetes,
una máquina de coser, papelitos, etc. Me gusta pensar que los objetos cotidianos ponen al
desnudo los procesos de composición y la relación entre las distintas cosas que forman parte de las
obras es más evidente. Generalmente los materiales sencillos demandan procesos laboriosos y
cuanto más concretas y genéricas son las cosas, más abstracto resulta el entramado. Es por eso que
prefiero llamar a los objetos “cotidianos” en vez de “simples”, ya que todos los que trabajamos con
ellos, sabemos que de simple no tienen nada.
Musique concrète intenta construir un pequeño mundo personal, hecho de objetos
primeramente encontrados, luego apropiados y finalmente organizados en una partitura que a la
manera de un manual de instrucciones incluye la notación del sonido, la de la luz y la del espacio.
Las distintas disciplinas son organizadas en una línea temporal única, interactuando en forma
sincronizada con el propósito de ser ejecutadas en vivo. Esta experiencia interdisciplinaria, al ser
presentada en tiempo real, se convierte en una situación performática a la manera de la música de
cámara, que en este caso no sólo se ocupa del sonido, sino también de la imagen y del espacio
arquitectónico.
Siempre el análisis musical me ha parecido un acto narrativo de naturaleza fantasiosa con una vida
propia que va mas allá de la obra que comenta. Por eso he decidido abandonarme desde el
principio a la ficción de estas palabras. Tengo la sospecha de que estos textos, si bien me ayudaron
a pensar y dar entidad a este proyecto, tienen vida propia, un tanto independiente de las piezas,
despertando un tipo de expectativa tal vez más literaria.
Aquí se los dejo, y si despiertan su curiosidad, los podrán complementar con las partituras y el
audio disponible online1.
A sido un largo camino llegar a este prefacio. Me despido con mucho placer y un poco de nostalgia
por el cierre necesario. Buenas noches.
Cecilia Arditto
Dusseldorf, octubre de 2015
1
Partituras y audio para descargar en http://www.ceciliaarditto.com, enlace “projects”, enlace “musique concrete”
2
Índice
0. Prefacio
1. Le son concrète, l'image concrète
• Objetos simples
2. Partitura como story board: cine en tiempo real
• Les moments trouvé
3. El espacio como pantalla: sitio específico
• Las secciones en el tiempo: habitaciones en el plano de una casa
• Inventario
• Escenas individuales: las partes de la casa:
…la escalera
…la columna
…el techo
…el picaporte
…el ángulo de la pared
…la puerta
4. Distintos armados de “Musique concrète”
• Sucesión
• Fragmentación
• Repetición
• Sinestesias
5. Sinestesias – confusiones
• Espejos acústicos
• Espejos visuales
• La traducción de la traducción.
• Sincronía fugaz
• Doble concreto
• Música para ver
• Sinestesias
• Música táctil
• Mundos adyacentes: la asociación de la asociación de la asociación
• Consecuencia-causa
• Lógica recursiva
• Desplazamientos
6. Et vive la liberté!
7. Bibliografía
3
1. Le son concrète, l'im age concrète
Los sonidos salen de las grabaciones y encuentran sus fuentes sonoras en los objetos
reales; la música concreta se vuelve así “doblemente concreta”.
Este proyecto se llama Musique concrète porque está inspirado
en el trabajo de Pierre Schaeffer, compositor francés quien a partir de
la década del 40 se dedica a componer música haciendo grabaciones
de objetos sonoros y procesando posteriormente los sonidos en el
estudio. Schaeffer amplia el repertorio de sonidos utilizados en la
música académica hasta ese momento incorporando grabaciones de
sonidos cotidianos a la paleta orquestal. Más allá de una revolución
tímbrica, la música de Schaeffer cambiaría la manera de pensar la
música expandiendo los límites entre lo que es y no es música.
La naturaleza del sonido grabado en contraposición al sonido en vivo,
es una temática que fascinó a los pioneros de la música concreta,
quienes descubrieron las posibilidades técnicas y estéticas de la
reproducción mecánica. La grabación es una herramienta poderosa
que nos acerca los sonidos “a través de un microscopio”
desenterrando sus particularidades en una nueva escala inusual, hasta
el punto tal que las grabaciones se vuelven independientes de su
fuentes; los sonidos adquieren entonces nuevas posibilidades
tímbricas y expresivas al ser atravesados por su soporte mecánico en
contraposición a las cualidades del sonido en vivo.
Ahora, 80 años mas tarde, en nuestro pequeño escenario, en
Musique concrète , los sonidos salen de las grabaciones y
encuentran nuevamente sus fuentes originales en los objetos reales.
Oiremos como la grabación de una tijera virtual juega en contrapunto
con el sonido de una tijera en vivo y veremos como un par de
ventiladores salen del ruido grabado en una cinta para inundar el
espacio de música cinética producida por el movimiento rítmico de
sus carcazas. La música concreta, se vuelve así, “doblemente
concreta”.
Pero no sólo la relación entre original y grabación plantea
interesantes cuestiones tímbricas, sino que también abre
posibilidades escénicas. En nuestro pequeño teatro, la exploración
acústica también está atravesada por una búsqueda de naturaleza
teatral: el objeto sonoro original que dio vida a la grabación
se presenta aquí en escena de forma “corpórea” en
contrapunto con su “alter ego” grabado abriendo el
fascinante tema del original y su duplicado.
4
… y nos detenemos en
el medio de las cosas,
en ese mismo instante
en que ya fueron
lanzadas al mundo,
pero que todavía no
lo han tocado
completamente,
situándonos en el
punto de esperanza
inicial.
Objetos simples
En “Musique concrète ” los objetos cotidianos salen de la
cocina, de los desvanes y de los armarios, y olvidando su
naturaleza práctica saltan al escenario construyendo una nueva
ficción de índole poética.
Ventiladores, radios, latas, lámparas, tocadiscos, una máquina de
coser y un par de tijeras serán nuestra orquesta de objetos
encontrados; hilos, papeles, cartoncitos, telas y linternas
construirán el espacio visual. El escenario recreará un espacio
también cotidiano conformado por las partes de una casa: una
puerta, una ventana, una escalera y una columna serán la
escenografía.
La simpleza de los materiales y los procesos que se usan en este
proyecto crean una sensación de familiaridad con la escena que
borronea el límite conceptual entre la ficción y la realidad. Lo real
se filtra en la escena y, en el mejor de los casos, en un acto de
reciprocidad, el arte irrumpe en nuestras vidas diarias.
Dos intérpretes, uno a cargo de un set de proyectores de
diapositivas, y el otro, tocando diversos objetos sonoros, son los
encargados de construir este mundo audiovisual mixto. Los
materiales sonoros y visuales son manipulados en vivo en
contrapunto con las grabaciones pre-hechas.
A la manera de un cine performático, música e imágenes
interactúan en forma pautada conformando escenas audiovisuales
en vivo y en directo. Los procesos de realización de la obra están a
la vista de forma completamente explícita, ya que los intérpretes, a
la manera de titiriteros, muestran “la cocina del proyecto”: la caja
negra del producto audiovisual se vuelve totalmente transparente.
5
Cuando lo real entra
en escena, es siempre
una ficción. Yo
desarrolle UMF,
umbral mínimo de
ficción, es una
medida de ficción,
como los kilos, los
litros… ¿cuantos UMF
hay ahora en esta
sala?
Vivi Tellas
Si refinamos la escucha veremos que cada tocadiscos, radio,
máquina de coser, proyector de diapositivas, linterna mágica,
tiene sus características únicas e irrepetibles. Nuestros “objets
trouvés”, serán inevitablemente, en menor o mayor medida,
distintos en cada versión de estas piezas. Sus características
particulares, zumbidos, estática, clics y los sonidos residuales
conformarán una envolvente fantasma que constituye no una
característica de color sino el corazón invisible de este proyecto.
Este submundo de sonidos
sutiles, se encuentran en la
música grabada, que los
magnifica y los elabora,
pero además, los
encontraremos en sus
dobles en vivo de manera
más espontánea: los objetos
escénicos serán fuentes de
nuevos sonidos y sorpresas
acústicas.
En la vida cotidiana
los objetos son
accesorios y cumplen
funciones prácticas:
porque son familiares
son invisibles, porque
son omnipresentes
están ausentes,
porque están en
todas partes no
están en ningún lado.
En el mundo escénico
estos objetos se
vuelven protagonistas
y cumplen además de
su función práctica,
una función poética.
“Le ventilador” (detalle de la partitura). Dos ventiladores antiguos, con carcaza giratoria y distintas
velocidades, producen distintos sonidos en contraposición a un set de ventiladores previamente
grabados. Es interesante constatar como incluso aparatos idénticos, de la misma marca, producen
sonidos diferentes.
6
2. Partitura com o story board: cine en tiem po real
Musique concrète es un manual de instrucciones para la recreación de una
película que sólo existe de forma virtual en la partitura.
En Musique concrète el sonido, la imagen y la utilización del
espacio están pautados en una partitura que sincroniza los
distintos eventos en una única línea de tiempo. La partitura, a la
manera de un story board, incluye indicaciones precisas para la
ejecución de los objetos sonoros y lumínicos que son tratados
como instrumentos musicales. También hay instrucciones para la
composición de la escena y la sincronización de todos estos
parámetros -sonido, luz y espacio- en tiempo real.
En el cine, las películas una vez acabadas, son factibles de ser
reproducidas de forma mecánica en forma idéntica una y otra vez.
Musique concrète es un manual de instrucciones para la
recreación de una película que sólo existe de forma virtual en la
partitura.
El concepto de versión, tan afín a la música clásica, se aplica aquí
también al mundo visual y al diseño del espacio. La creación de las
distintas escenas y la producción del material visual se realizan
desde cero siguiendo las instrucciones de una notación precisa.
No sólo se leerán “las notas” como disparador del mundo sonoro,
sino que se leerán líneas y gráficos, en tiempo y forma, (¡nunca
mejor dicho!) para poder “versionar” el mundo visual.
Las instrucciones para las diapositivas y filmes no sólo abarcan la
reproducción en escena sino que también se ocupan de su
fabricación: se construirán diapositivas y filmes utilizando
materiales sencillos como hilos, cintas transparentes, marcadores,
máquina de escribir, tijeras, etc. El proceso es simple pero
laborioso y pone necesariamente al intérprete en “la cocina de la
obra” al tener que fabricar sus propios objetos audiovisuales.
7
El tiempo gira 360°,
como el volumen de
las cosas en una
habitación; es un
tiempo extenso, lleno
de cosas, de gestos y
de lugar. El antes y el
después, el arriba y el
abajo flotan en esta
bola de minutos y de
lugar.
“La radio” (detalle de la partitura). En la línea inferior se puede ver las indicaciones de una película
casera, dibujada sobre un papel transparente (live film, hand-crank projector). La película será
reproducida manualmente en sincronía con una cinta grabada y la manipulación de una radio en
vivo. Para fabricar la película, no es necesario calcar la película ni reproducir la tipografía propuesta
en la partitura, basta con interpretar los dibujos de una manera personal siguiendo la idea general
“en tiempo y forma”.
Este proyecto, inspirado en el cine pero con su corazón en la
música, tendrá tantas versiones como interpretaciones de la
partitura haya. Los dibujos serán siempre originales, los aparatos
serán diferentes, el espacio de la representación siempre
cambiante, pero idealmente, el corazón de la obra se mantendrá
intacto.
La decodificación de una partitura permite interpretaciones de una
misma idea de formas diferentes. No es lo mismo “diferentes
versiones” de lo mismo que “muchas copias” ya que las versiones
siempre serán similares entre sí (por eso distintas) y las copias
idénticas.
Valga este proyecto como una forma de reflexión sobre lo que
prevalece y lo que cambia en las artes performativas.
8
Les moments trouvé
En nuestras vidas cotidianas las cosas simples producen
constantemente efectos complejos y poéticos. Musique
concrète recupera ese instante fugaz donde la sombra del
ventilador dibuja una trama en el ángulo del techo, ese minimomento plástico digno de figurar en una galería de arte. Estos
momentos espontáneos son librados aquí de su fugacidad y se
organizan en una partitura: lo efímero se perpetúa gracias a la
notación y es destinado a la repetición “ad eternum”. Los “objets
trouvés” se convierten entonces en “moments trouvé” ya que
nuestra escena no sólo tiene una entidad visual sino también
temporal: un ventilador o una simple linterna son capaces de
proporcionarnos representaciones audiovisuales completas,
conformando escenas con audio y sonido a la manera de una
película.
Algo queda, algo se
pierde, algo nuevo se
incorpora en la
dinámica efímera de
la reconstrucción de
la música a partir de
un papel, que intenta
construir la obra
nuevamente, desde
cero cada vez. Los
sonidos tan pronto
como nacen, mueren,
siendo por eso la
música esencialmente
un arte del presente,
un museo efímero del
ahora.
Y así vamos… percibiendo esos momentos que nos conectan con un hecho brevísimo de naturaleza poética,
esas minúsculas fracturas de nuestra atención que suceden generalmente cuando estamos ocupados con
otra cosa. Nos ocurre todo el tiempo y a la vez casi nunca, debido a la fugacidad de los eventos y a su
naturaleza caprichosa.
9
3. El espacio com o pantalla: sitio específico
Cuando sonido e imagen dialogan entre sí en un espacio arquitectónico la pantalla plana se vuelve
tridimensional: techo, piso, pared, columna, rincón, escalera son el nuevo escenario para las
proyecciones de las linternas mágicas. El espacio si bien escénico, reproducirá un lugar familiar
habitado por personas, muebles e invenciones audiovisuales.
En nuestro teatro, nuestro paisaje no será un atardecer en la playa o un cielo estrellado, sino una
columna, una ventana y la reja de la ventilación (Musique concrete, boceto de la página web,
posible disposición escénica para todo el ciclo)2
2
http://www.ceciliaarditto.com, enlace “projects”, enlace “musique concrete”
10
En Musique concrète el espacio no es un contenedor de
objetos y actores a la manera de un decorado: es un espacio
sensible a la dramaturgia de la luz, al lenguaje de los ángulos y de
las formas y sobre todo, es un espacio dinámico que se mueve en
el tiempo. La música imprime sus formas temporales en las formas
físicas de la habitación: primero la luz inventa la columna pero es la
música la que le da vida en el tiempo.
La arquitectura, tanto como la música, saben de orden y de plan;
ambas comparten la necesidad de la construcción, el cálculo y la
predeterminación. La arquitectura construye un espacio finito
inmerso en un tiempo ambiguo, y la música, casi de manera
inversa, imprime su tiempo metronómico en el espacio flotante.
Música y arquitectura, pertenecen a dimensiones diferentes pero
familiares, estableciéndose entonces un diálogo de
sobreentendidos “en el medio de las cosas”.
A la manera de una ópera
tradicional, estas piezas permiten
distintas puestas de escena en el
sentido literal de la palabra. El
espacio, si bien especifico, es
susceptible de ser organizado de
diferentes maneras, dependiendo
del lugar con el que se cuente
para la performance. Las
nociones temporales de sucesión,
fragmentación, yuxtaposición y
repetición son conceptos que la música conoce bien, y que serán
aplicados aquí en relación con la organización del espacio para la
puesta en escena de estas piezas.
Los objetos, los intérpretes, el lugar físico y al público, todos ellos
son entes móviles que dependen unos de los otros y establecen
un diálogo flexible donde a veces se mueven los intérpretes, otras
el público y otras, el mismísimo espacio.
Que sería de la casa,
la nube y el árbol sin
el “aire alrededor” que
les dan forma de
afuera hacia adentro;
y como un tejido
invisible mueve las
cosas silenciosamente
segundo a segundo. A
veces los cambios
son rápidos, como
una hoja que vuela,
otras más lentos,
como una roca que
se vuelve arena.
El espacio de la
arquitectura está
definido por planos y
ángulos, llenos y
vacíos: pared, techo,
ventana, puerta,
columna …
El espacio de lo
cotidiano está
definido por los
objetos que lo habitan:
mesa, silla, biombo…
El espacio de la
música está definido
por el tiempo: antes,
después, junto,
separado.
11
Las secciones en el tiempo: habitaciones en el plano de una casa
El espacio arquitectónico no es ajeno a la dimensión temporal,
pero su tiempo es de una naturaleza diferente al de la música.
Tomemos como ejemplo una escalera. A la vista, una escalera es
una sola entidad de percepción instantánea; pero su misma
esencia de escalera propone un recorrido de índole temporal: hay
que transitarla -real o imaginariamente- escalón tras escalón. Toda
escalera contiene en sí misma la duración de su recorrido: hay
escaleras largas, cortas, infinitas, enredadas, incompletas, etc.
Transitar una escalera puede llevar un minuto o mil años, pero la
unidad de medida siempre será el tiempo, un tiempo sin tiempo.
Cuando la música entra en escena, este tiempo sin tiempo de la
arquitectura se vuelve musical: es un tiempo finito, que empieza y
que termina; el tiempo de la música es un tiempo ordenado, una
nota sigue a la otra bajo el pulso de un metrónomo siempre en
movimiento. También el silencio y la espera, a diferencia de los
descansos de una escalera, tienen en la música una duración
determinada.
Musique concrète es un ciclo de 7 piezas individuales donde
cada pieza corresponde a un objeto diferente -tocadiscos,
ventilador, máquina de coser, máquina de escribir, etc- que a la
vez se relaciona con un lugar específico -techo, piso, columna,
escalera-. Cada pieza con su respectivo objeto ocupará un lugar
diferente de esta casa virtual conformándose así, mini-escenas
que se organizarán sucesivamente en el tiempo en función a la
arquitectura del lugar, creándose un recorrido en el espacio a la
manera de una visita guiada.
12
El dibujo de nuestra
casa será temporal:
primero el techo y
más tarde el piso, la
columna será lenta y
el pasillo lleno de
puertas veloces y
simultáneas.
Inventario
Cada pieza con su respectivo objeto ocupará un lugar diferente de esta casa virtual conformándose
así, mini-instalaciones que se organizarán sucesivamente en el tiempo develando la arquitectura
del lugar. Así como abandonamos la pompa de los instrumentos sofisticados y nos ocupamos de
los objetos sonoros cotidianos, también abandonamos los espacios arquitectónicos magníficos y
nos ocupamos de la arquitectura sencilla de los rincones y las paredes un tanto descascaradas.
El arte visual se reducirá a líneas, puntos y sombras en blanco y negro.
Nombre de la pieza
Objeto sonoro
Parte de la casa
1.
2.
3.
4.
5.
6.
7.
Tocadiscos
Máquina de coser
Ventilador
Radio
Teléfono de lata
Máquina de escribir
Linterna
Puertas y ventanas
Columna
Techos
Pared
Rincón
Escalera
Todo el espacio
La table tournante (el tocadiscos)
Machine a codre (la máquina de coser)
Ventilateur (ventilador)
Radio
Électricité (electricidad)
Solfège (solfeo)
Vinyle (vinilo)
Musique concrete, boceto de la página web. Posible disposición escénica y distribución de objetos.3
3
http://www.ceciliaarditto.com, enlace “projects”, enlace “musique concrete”, enlace “home”
13
Escenas individuales: las partes de la casa
En cada una de estas escenas, la música y las proyecciones dialogan con los distintos elementos
arquitectónicos del lugar. Cada parte de la casa funcionará como un tipo diferente de pantalla:
pantalla-escalera, pantalla-columna, pantalla-puerta que se abre, pantalla-ángulo de la pared, etc,
conformando todas ellas pantallas con volumen en un espacio 3D. La escenografía y el espacio de
proyección son indivisibles creando la imagen proyectada y su pantalla una sola cosa.
A continuación un catálogo-recorrido de las partes de nuestra casa y las distintos tipos de
“pantallas encontradas”.
… la escalera
En “La machine a écrire” el percusionista se sienta en
una escalera y escribe en su xilofón portátil a la manera
de una máquina de escribir. Un texto en blanco y negro
se proyecta simultáneamente sobre el intérprete y sobre
la escalera, que pretende ser el gran papel plegado de la
máquina de escribir.
Nadie habrá dejado de observar que con frecuencia el suelo se pliega de
manera tal que una parte sube en ángulo recto con el plano del suelo, y luego
la parte siguiente se coloca paralela a este plano, para dar paso a una nueva
perpendicular, conducta que se repite en espiral o en línea quebrada hasta
alturas sumamente variables.
Julio Cortázar, Instrucciones para subir una escalera.
… la columna
En “La machine a coudre” una delgada película conformada por puntitos es
proyectada en una columna. Los puntitos caen continuamente, y a veces,
desafiando la gravedad, suben. El fondo negro y por lo tanto infinito, crea la
ilusión de que los puntos blancos vienen de la nada y se van a la nada… o que la
columna donde son proyectados es eterna.
(Dice) Brâncusi: El cielo. Voy a hacer que sea de verdad. ¡Si levanto la columna
como yo sé, como aprendí hace poco que debe ser erigida, el cielo también se
hará! ¡Sí, les digo que es infinita! ¡Que atravesará el cielo y más allá!
Mircea Eliade, La columna infinita
14
… el techo
En “Le ventilateur” dos ventiladores de cabeza móvil con linternas adosadas detrás, proyectan
figuras geométricas danzantes en el techo de la habitación.
Lo único extraño viene a la noche?
pues se presume que un sereno ha de dormir serenamente?
pero yo paso horas y horas mirando el techo.
Hombre que mira el techo, Mario Benedetti
… el picaporte
Las proyecciones en blanco y negro de imágenes simples hechas con líneas y puntos redibujan
pequeños eventos arquitectónicos e imperfecciones del lugar: interruptores de luz, caños externos,
grietas, molduras, picaportes…
-¡Dios mío!-dijo el hombre. Me parece que no tiene picaporte del lado de adentro. ¡Cómo, nos
ha encerrado a los dos!
-A los dos no. A uno solo -dijo la muchacha. Pasó a través de la puerta y desapareció.
Cuentos breves y extraordinarios Jorge Luis Borges & Adolfo Bioy Casares
… el ángulo de la pared
En “Electricité” hilos proyectados en los ángulos de la pared crean sombras dobladas para cuerdas
derechas.
…dijo que para terminar el poema le era indispensable la casa, pues en un ángulo
del sótano había un Aleph. Aclaró que un Aleph es uno de los puntos del espacio
que contienen todos los puntos.
El Aleph, Jorge Luis Borges
15
… la puerta
Imágenes simples son proyectadas en una puerta que lentamente se cierra y se abre; nuestra
puerta, ni abierta ni cerrada, encuentra su bienestar en el vaivén. Lo curioso es que la puerta
(pantalla) se mueve, pero las proyecciones, gracias a un interesante fenómeno óptico, quedan fijas
en el aire. Si bien el proceso está a la vista, no deja de engañar a los sentidos.
“La table tournante”. Proyección en un vestíbulo que tiene una arcada y puertas. Se utilizan cuatro
proyectores de diapositivas enfocando distintas secciones del espacio. Las sucesivas puertas y
corredores fracturan la imagen en varias pantallas naturales. Algunas puertas se mueven
suavemente.
¿Entonces no podemos simplemente abrir una puerta y mirar?
Descubrimientos, Clarice Lispector
16
4. Distintos arm ados de “M usique concrète”
1. Sucesión
Si el espacio de representación es fijo, con una audiencia fija,
como en el caso de un escenario tradicional de caja tipo italiana,
los distintos bloques/partes de la casa se presentarán en sucesión,
uno detrás de otro a la manera de piezas en un concierto. Como
vimos anteriormente, cada sección de este proyecto invoca un
espacio-elemento arquitectónico diferente por lo que iremos
viendo las distintas partes de la casa de forma desplegada:
primero la columna, luego el rincón, mas tarde el techo;
construyéndose el espacio progresivamente ante nuestros ojos,
sector por sector. No será la audiencia la que se moverá a través
de la casa, sino que será la casa la que “caminará” en frente de la
audiencia fija en su silla, con la ayuda de las linternas mágicas, que
a la manera de reflectores serán las encargadas de develar
organizadamente el espacio.
Este formato de las siete piezas en sucesión es en realidad
simplemente una presentación del ciclo en forma de concierto
tradicional.
2. Fragmentación
Si el lugar de representación es un espacio grande con distintas
habitaciones, las secciones de Musique concrète se
presentarán en diferentes lugares. El público y los intérpretes se
moverán a través de las habitaciones construyendo un recorrido.
Las piezas se representaran sucesivamente en distintos lugares. Si
se cuenta con mas cantidad de interpretes, las secciones pueden
sonar simultáneamente en las distintas habitaciones,
yuxtaponiéndose, estando los intérpretes fijos en los lugares.
3. Repetición
Una sola pieza se repite constantemente, en forma de loop, a la
manera de una instalación. El espacio y el tiempo están
congelados gracias a la repetición. El público entra y sale del
lugar, entrando y saliendo de la obra.
17
El lugar conocido, a la
manera de una
restauración holística,
será redibujado por la
luz y el sonido. Los
pasos del oyente, que
van de un lugar a
otro, seguirán el
trazado de la línea del
tiempo, que no se ve
pero se oye.
5. Sinestesias-confusiones
Musique concrète como todo proyecto interdisciplinario,
propone distintos tipos de relación entre las cosas: hay conexiones
entre los objetos grabados y sus originales, entre la imagen y el
sonido, entre los objetos proyectados y los objetos corpóreos.
Idealmente, las distintas disciplinas tienen lógicas diferentes y
dialogan sobre diversos asuntos sin explicarse a si mismas. Este
diálogo entre dimensiones que se rozan entre sí, no es más que
una conversación de sobreentendidos y traducciones instantáneas,
un intercambio de perceptivas cruzadas y de felices confusiones
entre categorías distintas.
En algunas piezas las relaciones entre las cosas son más obvias,
como en el caso de “La radio”, donde una película se ve en
sincronía con su banda de sonido, traduciéndose imagen y sonido
en mimesis. Otras veces, las conexiones son mas indirectas, que es
cuando una cosa lleva a la otra... y esa a otra... y así
sucesivamente... siendo la relación entre la primera cosa y la última
borrosa.
Me gusta llamar estas relaciones diferidas y más lejanas
“sinestesias”, que es cuando un elemento toma una cualidad de
otro que pertenece a un orden de cosas distinto.
Los mundos se van
expandiendo unos en
otros: el libro se
conecta a la lámpara
que lo ilumina y la
lámpara a su vez, a la
electricidad … mas allá
esperan las antenas,
la tormenta y los ríos.
18
Catálogo discontinuo de relación entre las cosas – ejemplos no ejemplares.
Espejos acústicos
La grabación encuentra su fuente sonora en la realidad. El sonido pregrabado juega en contrapunto
con el sonido en vivo en un juego de dobles acústicos. ¿Cuál es la copia y cuál es el original?
Una máquina de coser grabada en contrapunto con una máquina de coser en vivo. “La machine a
coudre” detalle de la partitura
Espejos visuales
Las artes visuales bien han sabido apropiarse de los objetos concretos bajo la forma del “ready
made”, objetos encontrados que puestos en un contextos de exhibición, se convierten en obra de
arte. En Musique concrète , en un gesto híper-realista, los objetos se revelan desde las entrañas
de las grabaciones y se vuelven corpóreos en el escenario. Todos nuestros “ready made” son
objetos plásticos, a la manera de esculturas cotidianas, pero sobre todo, ellos son instrumentos
musicales.
Electrónica hecha en casa. “La machine a coudre” para máquina de coser, tijeras, alfileres y cinta
grabada.
19
La traducción de la traducción.
“La table tournante” se basa en una entrevista histórica entre Marshall McLuhan y Pierre Schaeffer
realizada por la televisión francesa en 1973. Una mujer traduce la conversación del inglés al francés,
casi en susurros muy cerca del micrófono, por lo que si bien su voz es muy suave, está en primer
plano, a diferencia de la discusión principal, que en la grabación se escucha distante. Las palabras
traducidas son proyectadas simultáneamente en varias pantallas y puertas en forma de letras
fragmentadas.
Las palabras de la grabación, filtradas a
la manera de un colador, se reflejan
parcialmente en el texto proyectado. No
sólo se traduce el sonido a la imagen en
forma de letras, sino también su
ausencia: con el uso de filtros se
compone tanto el silencio de la imagen
como el vacío de la escucha. Lo
ausente, como un dibujo en negativo en
forma de sonidos filtrados y letras
borradas, define lo que queda. La
conversación entre Pierre Schaeffer y
Marshall Mac Luhan nos llega a través
de la traductora, del vinilo degradado,
pero principalmente a través de la erosión de la historia. “La table tournante”, proyección de textos
superpuestos en distintas capas.
Un tocadiscos, proyectores de diapositivas, un reproductor de casete y un fundamental Bach
electrónico a cargo de Wendy Carlos recrearan a la manera de un museo viviente, un posible
escenario donde Schaeffer y McLuhan, discutían temas como la Musique concrète , la mass
media, el espacio virtual y la electricidad, tópicos candentes en la década del 70. En otro orden de
traducción, de cualidad más “ambient”, las cosas a las que se refiere el texto se corporeizan en los
objetos de la sala.
Sincronía fugaz
El texto grabado y el texto proyectado comparten momentos fugaces de sincronía. Sonido e
imagen fluyen en líneas simultáneas, de naturaleza flotante, totalmente independientes que
esporádicamente se tocan en un instante de correspondencia brevísima pero absoluta. Estas
casualidades efímeras construyen una estructura a lo largo del tiempo, mínima pero sólida, que
como un andamiaje, sostienen la naturaleza gaseosa de la pieza.
Sincronías parciales entre el texto proyectado y el texto grabado en “La
table tournante”. Fotografía de una de las diapositivas utilizadas para las
proyecciones. Los textos proyectados coinciden incidentalmente con la
grabación a lo largo de toda la obra. Como se ve en la diapositiva las
palabras están fragmentados, nunca mostradas en su totalidad.
20
“La table tournante” detalle de la partitura. Los mismos textos aparecen en la voz de la traductora
(Translator en la partitura) y en los textos proyectados en brevísima sincronía. Esta relación está
expresada en la partitura con una línea de puntos (véase por ejemplo la palabra “le monde
medieval” en la línea del tape y de los proyectores al comienzo de la obra).
Doble concreto
En “La machine a coudre” podemos ver una película que esta hecha sólo de puntitos blancos sobre
fondo negro, reproducida caseramente con un proyector a manivela. La película de 35 mm, tiene
20 metros de largo, y progresivamente, a medida que transcurre el tiempo, va ocupando el espacio
alrededor del proyector. “La película en si”, no solo es soporte de la imagen proyectada sino que
se vuelve un objeto plástico en si misma.
Un filme hecho de agujeros ha sido perforado
por la misma máquina de coser que nos brinda
el concierto. “La machine a coudre”, detalle
del filme
21
Música para ver.
En “La machine a coudre”, una película casera se reproduce con un proyector manual a distintas
velocidades. Las variaciones de rápido y lento producen diferentes ritmos de índole visual
ejecutados en contrapunto con la música grabada.
A veces los puntos de luz desaparecen en el negro total de la habitación representando el silencio
de la imagen en analogía al silencio de la música.
En “La machine a coudre” pequeños puntos de luz proyectados en la pared a distintas velocidades
producen sencillos y fascinantes fenómenos ópticos. Cuando los puntos se reproducen a gran
velocidad se convierten en la pantalla en una línea continua de luz. Detalle de la partitura.
Sinestesias
“Es de oro el silencio. La tarde es de cristales”.
Juan Ramón Jiménez, Hora inmensa
La sinestesia es la figura retórica que consiste en la atribución de una sensación a un sentido que no
le corresponde: silencio de oro, tarde de cristales, hora inmensa…
Inspirada en la poesía, en nuestro pequeño teatro la sinestesia se vuelve “concreta” y las metáforas
se convierten en instrucciones en una partitura.
En “La machine a coudre” explicado en ejemplos anteriores, a la manera de Juan Ramón Jiménez,
la máquina de coser, “cose el sonido con su aguja” y el proyector “cose la tela con su luz”.
22
Música táctil
En “Le ventilateur” dos ventiladores, en contrapunto con una cinta grabada juegan con sus distintas
velocidades refrescando la habitación con su vaivén pautado.
Dice la teoría que la percepción del sonido se origina por la diferencia de presión en el aire
registrada por nuestros oídos. En esta obra, nuestro cuerpo, como un gran tímpano, es el que
recibe el aire en movimiento: la música concreta está hecha literalmente de aire.
“Le ventilateur”, disposición del espacio. Detalle de la partitura.
23
Mundos adyacentes: la asociación de la asociación de la asociación
“Électricité” es la historia de un cable proyectado en un circulo de luz. Tres instancias de este cable
se ven reflejados en la pantalla simultáneamente: un cable proyectado, otro real que cruza el
espacio y la sombra del cable real. Hay tres tipos de representación visual para el fenómeno de la
electricidad, que paradójicamente, si bien es audible pero invisible. La música de “Électricité” está
compuesta por zumbidos, frecuencias puras y ruidos de interruptores.
En “Electricité” los cables cumplen
funciones distintas, transmisor de la
electricidad, teléfono de cuerda y a la
vez es un dibujo de las frecuencias que
transmiten. Un pequeño homenaje a la
electricidad en sus múltiples facetas
sonoras y visuales.
Consecuencia-causa
Un vinilo es pregrabado con sonidos del mismo tocadiscos que lo reproduce: ruidos de la púa,
scratches, zumbidos, frituras y ruidos del motor harán las delicias de nuestros oídos. Nuestro
tocadiscos vintage en vivo inevitablemente agregará sonidos similares a los grabados en el
momento de la reproducción creando cierta confusión del tipo causa-consecuencia.
En “Vinyle” un tocadiscos con parlantes incorporados y sistema
de válvulas funciona no sólo como reproductor vintage, sino como
un instrumento musical en si mismo, fuente de nuevos sonidos.
24
Lógica recursiva
En “La machine a écrire” el percusionista, sentado en una escalera, tipea un fragmento del texto
“Solfège de l'objet sonore” de P. Schaeffer. El mismo texto que está escribiendo se proyecta
simultáneamente sobre si mismo: letras blancas iluminan al interprete y también las escaleras donde
está sentado.
Las escaleras simulan ser el papel gigante plegado de una maquina de escribir, ilusoriamente el
mismo papel que el intérprete está usando para escribir. El interprete está contenido dentro del
mismo papel que en teoría esta utilizando en su máquina portátil, creando un problema de escalas.
Esta escena sigue la lógica de las acciones recursivas, que es cuando un elemento incluye una
versión mas pequeña de si mismo
Texto proyectado, texto tocado, texto hablado en “La machine a écrire“. Detalle de la partitura
Desplazamientos
En los sueños podemos hablar naturalmente con un ser querido que en vez de su cara, tiene la cara
de un animal o una hortaliza, pero sabemos claramente quien es esa persona a pesar de su
fisonomía cambiada. Este fenómeno se llama desplazamiento. En “La machine a écrire” el
percusionista tipea un texto en un xilofón portátil con un set de dedales que amplifican el sonido,
simulando una máquina de escribir. Todos imaginamos una máquina de escribir y jamás
pensaríamos que se trata de un concierto para xilofón. El verosímil del arte, entonces, sería similar
al verosímil de los sueños.
“La machine à écrire”. Detalle de la partitura
25
6. Et vive la liberté!
En “Musique concrète ” si bien hay parámetros fijos basados en una escritura detallada, hay
otros parámetros abiertos que tendrán que ser resueltos por los intérpretes y las condiciones de
representación de las piezas.
La notación de los parámetros es la herramienta básica para crear el universo de este proyecto, sus
limites, su entidad y su funcionamiento. Lo interesante de la notación musical, es que siempre
demanda una interpretación de las instrucciones, una descodificación que plantea un delicado
equilibrio entre factores fijos y cambiantes. Este fenómeno no es nuevo y ha permitido a la música
académica permanecer viva y actual por ya más de mil años.
En este proyecto, al ampliarse las variables de la escritura al mundo visual, y al sitio específico, la
relación entre determinado e indeterminado se exponencia. Las instrucciones no sólo alcanzan a los
instrumentos y a los objetos musicales, sino que comprometen también el mundo visual, pautando
no sólo su ejecución sino también su construcción desde cero.
Los objetos son simples, y por ser tan básicos, su naturaleza concreta se vuelve más conceptual. No
hay mucha diferencia si se utiliza un tipo de hilo u otro para proyectar en la pared, o que la forma
de los ventiladores sea redonda o cuadrada. Siempre habrá una decisión estética y un compromiso
en cada decisión a cargo del intérprete, resolviendo (y disfrutando) lo imprevisto, tanto en los
“objetos encontrados” como en los “momentos encontrados” en relación con el lugar disponible y
las posibilidades de producción.
Es mi deseo que esta dinámica de la interpretación de los parámetros permita llevar este proyecto a
situaciones fuera del circuito académico y también a diferentes situaciones sociales.
“Musique concrète ” intenta crear no solo un producto artístico terminado, sino una plataforma
de distintas piezas-opciones con múltiples aplicaciones, un mini-mundo de ideas y objetos, flexible
y adaptable a distintos tipos de escenas, dramáticas y sociales. “Musique concrète ” es un
conglomerado de cosas: columnas, escaleras, techos pisos; ventiladores, tocadiscos, radios;
proyectores, papeles, hilos, todos ellos irrepetibles tanto como las historias que conllevan, y tan
únicos como los intérpretes que los animan y como cada miembro de la audiencia que los recibe.
Miramos y escuchamos objetos que a la vez nos miran desde sus historias modestas y particulares
en un intercambio de emociones donde lo cotidiano se vuelve especial.
26
7. B ibliografía
Pierre Schaeffer (1966) Tratado de los objetos musicales. Seuil: París
Gastón Bachelard (1957) Poética del espacio P.U.F:Paris
Tosticarelli, Martina (2007) Light and Sound in Contemporary Space. Universitat Autònoma De
Barcelona: Barcelona.
Nicolás Bourriaud (2002), Estética relacional. Adriana Hidalgo Editora: Buenos Aires
Joan Calduch Cervera, Temas de composición arquitectónica
Walter Benjamin (1936) La obra de arte en la época de su reproductibilidad técnica. Zeitschrift für
Sozialforschung: Frankfurt
Citas literarias:
Mario Benedetti (1990), “Hombre que mira al techo” en Poesía completa (1950-1985). Madrid: Visor
Jorge Luis Borges (1957) El Aleph. Emecé Editores: Buenos Aires
Jorge Luis Borges & Adolfo Bioy Casares (1955) Cuentos breves y extraordinarios. Santiago Rueda:
Buenos Aires.
Julio Cortázar (1962). “Instrucciones para subir una escalera” en Historia de Cronopios y de famas.
Buenos Aires: Alfaguara
Mircea Eliade (1967), La columna infinita (versión electrónica). http://cnqzu.com/library/
Philosophy/neoreaction/_extra%20authors/Eliade,%20Mircea/79949883-Mircea-Eliade-La-columnainfinita.pdf
Clarice Lispector (2010). Descubrimientos. Buenos Aires: Adriana Hidalgo Editora
27

Documentos relacionados