Conceptos y productores de lugar

Comentarios

Transcripción

Conceptos y productores de lugar
FACULTAD LATINOAMERICANA DE CIENCIAS SOCIALES
SEDE ACADÉMICA MÉXICO
MAESTRÍA EN CIENCIAS SOCIALES
XVII PROMOCIÓN
2008-2010
Conceptos y productores de lugar:
Un acercamiento etnográfico a La Condesa
en la Ciudad de México
Tesis para obtener el grado de Maestro en Ciencias Sociales
Presenta:
Daniel Hurtado Cano
Director de tesis:
Dr. Pablo Federico Semán
Lectores de tesis:
Dra. Maria Carolina Agoff y Dr. Genaro Aguirre Aguilar
Seminario de tesis: Sociología Cultural y Conceptual
México, D. F. Julio de 2010
Esta tesis corresponde a los estudios realizados con una beca otorgada por la Secretaría de
Relaciones Exteriores del Gobierno de México
i
RESUMEN
Esta investigación comprende cómo, a través de los conceptos que construyen los
productores de lugar, se expresan relaciones entre lo nacional y lo cosmopolita, lo
moderno y lo tradicional, lo exclusivo y lo excluido en La Condesa de la Ciudad de
México. El sustento teórico está construido a partir de la sociología cultural desarrollada
por Alexander, los marcos de referencia de Goffman y la noción de cultura descrita por
Geertz. La entrevista semi-estructurada y la descripción etnográfica fueron las
estrategias centrales de abordaje en campo: la primera permitió ahondar en criterios
claves como la zona, el lugar, la historia, el nombre, el negocio y la estética; la segunda,
facilitó presentar en detalle el registro realizado en los lugares caracterizados en la
Condesa. El tipo de muestreo utilizado, a partir del principio de selección gradual
desarrollado por Flick, es la estrategia de muestreo de variación máxima. Finalmente, el
escrito está estructurado en cuatro capítulos: 1) Conceptos y productores de lugar:
trasfondo desde la sociología cultural, 2) La Condesa, conceptos y productores: una
etnografía desde sus lugares, 3) La Condesa y las zonas de consumo, cultura y
entretenimiento en Ciudad de México: una lectura desde DF de Culto y, 4) conclusiones.
ii
ABSTRACT
This research is oriented, under the concepts developed by producers “of places”,
how the relations modern and traditional, excluded and exclusive, cosmopolitan and
national points of views are expressed at Condesa‟s neighborhood in Mexico City. The
theoretical framework is taken from the Alexander‟s cultural sociology perspective;
from Goffman‟s experiential frames notion, and the concept of culture adopted by
Geertz. The strategies used for field research were semi-structured interview and
ethnographic description: the first one emphasizes on concepts, notions or ideas such as
like zone, places, history, names, businesses and the esthetics of the place; the second
one allowed us making a detail description of Condesa‟s neighborhood. The sampling
method used was maximum variation sampling based on gradual selection principle
developed by Flick. This work is structured in four chapters: 1) Concepts and “producers
of place”: cultural sociology theoretical framework 2) Condesa‟s neighborhood,
ethnography from their places, 3) Condesa‟s neighborhood, and places of consumption,
culture and entertainment in Mexico City: an interpretation from “dF de Culto” and, 4)
Conclusions.
iii
ÍNDICE GENERAL
RESUMEN........................................................................................................................ ii
ABSTRACT ..................................................................................................................... iii
ÍNDICE DE TABLAS, GRÁFICAS Y FOTOGRAFÍAS ................................................vi
DEDICATORIA ............................................................................................................ viii
AGRADECIMIENTOS I ..................................................................................................ix
AGRADECIMIENTOS II.................................................................................................xi
INTRODUCCIÓN ........................................................................................................... 12
1. CONCEPTOS Y PRODUCTORES DE LUGAR: TRASFONDO DESDE LA
SOCIOLOGÍA CULTURAL ........................................................................................... 22
1.1.
¿Qué es la sociología cultural? .......................................................................... 23
1.1.1. Definición preliminar de la situación de investigación .............................. 26
1.1.2. Hacia la definición actual de la investigación ............................................ 26
1.2.
Viejas lecturas: el urbanita de Georg Simmel ................................................... 27
1.2.1. El individuo y la metrópolis ....................................................................... 28
1.3.
Nuevas lecturas: lo urbano, la relocalización de lo recreativo y la
reconstrucción de una zona .............................................................................................. 30
1.3.1. Lo urbano: un breve panorama mexicano .................................................. 31
1.3.2. Relocalización del consumo: de los salones de baile a los antros.............. 32
1.3.3. Reconstrucción del viejo Abasto: una política de lugar ............................. 35
1.4.
La Condesa y los productores del lugar ............................................................ 38
1.4.1. La Condesa y alrededores: antecedentes .................................................... 38
1.4.2. Problema .................................................................................................... 41
1.4.3. Objetivo ...................................................................................................... 42
1.4.4. Escenario (franja de actividad y definición de la situación) ...................... 42
1.4.5. Pregunta principal ...................................................................................... 45
1.4.5.1.
Preguntas secundarias ......................................................................... 45
1.4.6. Argumento principal de interpretación ...................................................... 45
1.4.7. Relaciones de interpretación ó unidades de análisis/observación .............. 46
1.5.
Reflexión metodológica..................................................................................... 47
1.5.1. Espacios de observación ............................................................................ 48
1.5.2. Estrategias de abordaje ............................................................................... 49
1.5.2.1.
La descripción etnográfica ................................................................. 50
1.5.2.2.
La entrevista I (Concepto) ................................................................. 51
1.5.2.3.
La entrevista II (Tipo de muestro e informantes) ............................... 52
1.5.2.4.
Análisis de textos ................................................................................ 53
INTERMEDIO I. Breve pincelazo: trabajo de campo ..................................................... 55
iv
2. LA CONDESA, CONCEPTOS Y PRODUCTORES: UNA ETNOGRAFÍA
DESDE SUS LUGARES ................................................................................................. 57
2.1.
La Condesa: el trasfondo de los nombres .......................................................... 57
2.2.
La recuperación de La Condesa y su resurgimiento como escenario de
consumo, entretenimiento y cultura ................................................................................. 62
2.3.
Conceptos e imágenes traducidos en textos ...................................................... 70
2.3.1. La zona de caos: estar adentro y afuera de la metrópoli ............................ 72
2.3.2. La turística y la de moda: entre lo exclusivo y lo desprevenido ................ 78
2.3.3. La de experimentación social: tierra de nómadas y de sedentarismo ........ 81
2.3.4. La Condesa y sus alrededores: la zona T de la Ciudad de México ............ 83
2.3.5. La mexicana y la señorial: entre el frenesí y la levedad ............................ 88
INTERMEDIO II. dF de Culto: 1000 formas de disfrutar la Ciudad de México ............ 93
3. LA CONDESA Y LAS ZONAS DE CONSUMO, CULTURA Y
ENTRETENIMIENTO EN CIUDAD DE MÉXICO: UNA LECTURA DESDE dF de
Culto ................................................................................................................................ 95
3.1.
“Revista dF” y “dF de Culto: 1000 formas de disfrutar la Ciudad de México” 95
3.2.
Texto y productor de lugar ................................................................................ 98
3.3.
dF de Culto: “Un toque casi religioso”............................................................ 101
3.3.1. Códigos: Restaurantes, cafés, cine, escena, museos, moda, quesos… .... 101
3.3.2. Narrativas: “Engrandecen el placer y disminuyen el peso de las
distancias” .............................................................................................................. 104
3.4.
Restaurantes: “Todas las aristas de los placeres del paladar” ......................... 108
3.4.1. Códigos… más cerca de las narrativas ................................................... 111
3.4.2. Narrativas ................................................................................................ 115
3.4.2.1.
Sobre el público ................................................................................ 115
3.4.2.2.
Sobre el lugar .................................................................................... 118
3.4.2.3.
Sobre el servicio y la comida ............................................................ 119
4.
CONSIDERACIONES FINALES ......................................................................... 122
5.
BIBLIOGRAFÍA ................................................................................................... 135
6. ANEXOS ............................................................................................................... 141
6.1.
Instrumentos de recolección de información ................................................... 141
6.1.1. Guía para la zonificación de los establecimientos ................................... 142
6.1.2. Ítems considerados para la descripción etnográfica de los lugares .......... 142
6.1.3. Guión de entrevista .................................................................................. 143
6.1.4. Códigos y narrativas considerados en el análisis del texto dF de Culto .. 144
6.2.
Términos claves ............................................................................................... 144
6.3.
dF de Culto: tabla de contenido ....................................................................... 146
v
ÍNDICE DE TABLAS, GRÁFICAS Y FOTOGRAFÍAS
Tabla 1 Códigos generales en dF de Culto _________________________________ 102
Tabla 2. Precio promedio para dos personas (Restaurantes por colonia) ___________ 110
Tabla 3. Códigos generales apartado “Restaurantes” en dF de Culto ______________ 111
Tabla 4. Detalle privilegiado en las fotografías de Restaurantes en dF de Culto _____ 114
Gráfica 1. Mapa de La Condesa ___________________________________________ 40
Gráfica 2. Fecha de apertura del negocio ____________________________________ 64
Gráfica 3. Tipo de negocios ______________________________________________ 65
Gráfica 4. Tipo de negocio inaugurado entre los años 2005 y 2009 ________________ 66
Gráfica 5. Tipo de carta del restaurante _____________________________________ 66
Gráfica 6. País de procedencia de la comida internacional del restaurante __________ 67
Gráfica 7. ¿El negocio hace parte de una cadena comercial? _____________________ 68
Gráfica 8. Jornada de servicio del negocio ___________________________________ 68
Gráfica 9. Día(s) de cierre de los negocios ___________________________________ 69
Gráfica 10. Colonias de ubicación de los restaurantes referidos en dF de Culto _____ 109
Fotografía 1 Parque México I _____________________________________________ 15
Fotografía 2 Metro de la Ciudad de México __________________________________ 18
Fotografía 3 Tienda de ropa SOHO ________________________________________ 20
Fotografía 4 Nomenclatura _______________________________________________ 22
Fotografía 5 Corredor Roma–Condesa ______________________________________ 24
Fotografía 6 Salón Pata Negra ____________________________________________ 26
Fotografía 7. Centro Comercial Perisur _____________________________________ 33
Fotografía 8. Mercado del Abasto__________________________________________ 36
Fotografía 9. Trajinera __________________________________________________ 42
Fotografía 10. Lo exclusivo, lo moderno y lo cosmopolita ______________________ 45
Fotografía 11. El Ocho __________________________________________________ 49
Fotografía 12 Avenida Ámsterdam (camellón)________________________________ 59
Fotografía 13 Juan Escutia _______________________________________________ 60
Fotografía 14 El hijo del Santo ____________________________________________ 61
Fotografía 15 Parque México II ___________________________________________ 63
Fotografía 16 Vespa Boutique ____________________________________________ 71
Fotografía 17 Coyoacán _________________________________________________ 73
Fotografía 18. NACO ___________________________________________________ 77
Fotografía 19 Ecobici ___________________________________________________ 81
Fotografía 20 Salón Malafama ____________________________________________ 82
Fotografía 21 Art Decó __________________________________________________ 86
Fotografía 22 Jacarandas _________________________________________________ 88
Fotografía 23 El Conejo Blanco ___________________________________________ 92
vi
Fotografía 24 dF de Culto, dF a la mano, dF de la gente ________________________ 94
Fotografía 25 El Ángel de la Independencia __________________________________ 96
Fotografía 26 Museo Nacional de Antropología_______________________________ 98
Fotografía 27 Café de Tacuba ____________________________________________ 100
Fotografía 28 Museo Nacional de Arte _____________________________________ 105
Fotografía 29 Recorridos en Condesa ______________________________________ 107
Fotografía 30 El Jarocho ________________________________________________ 112
Fotografía 31 Auditorio Nacional _________________________________________ 116
Fotografía 32 Coyoacán ________________________________________________ 117
Fotografía 33 Centro Histórico ___________________________________________ 120
Fotografía 34 El aventurero _____________________________________________ 126
Fotografía 35 Entretenimiento en la metrópoli _______________________________ 129
Fotografía 36 La no metrópolis ___________________________________________ 134
vii
DEDICATORIA
A la vida… Que sea leve
viii
AGRADECIMIENTOS I
A mi familia completa
A Aleyda Cano Gómez, mi belleza, mi madre, mi provocadora de tantos sueños
A Eduardo Hurtado Reyes, mi padre humanado, la mayor vitalidad cotidiana
A Angélica Hurtado Cano, la nena, mi correctora de estilo durante toda la Maestría,
mi compañera de vida
A Leonardo Hurtado Cano, el mayor de todos, mi hermano, al que tengo que llevar
por el camino del bien y el que me muestra posibilidades
A Carolina Salamanca Forero, mi cuñada, la mejor combinación para mi hermano
A la Tata por toda mi vida junto a sus arrumacos
A los abuelos y abuelas
A Iván Delgado Mejía, porque la distancia nos hizo cómplices
A Jefferson Jaramillo Marín, por tantas noches y conversaciones pausadas
A Fidelito Rocha por todo el tiempo y porque siempre nos reímos hermano
A Ivonne Solórzano por tanto que ni para qué te digo
A Fanny Peña por ser mi F siempre y en todo momento
A Juan Gabriel Buitrago Castro por ser mi amigo más entrañable y querido
A Jorge Andrés Giraldo, el Piola, porque la distancia es nada contigo
A Juan David Ramírez, por las buenas vibras en todo momento
A David Bernal, el morro, por tanto viaje hacia y desde la escuela
A Alberto Naranjo por tanta conversación siempre dirigida a volar más lejos
A Vanessa Sánchez Agudelo, por lo intemporal de nuestro encuentro y amistad
A Andrés Cardona Mejía, porque cada paseo siempre me sabe a los recuerdos
A Georgina Flores Ivich, a la letra del abecedario que me dio un punto de partida
A Alberto Castro, un defeño entrañable
A Nathaly Llanes, A José Franco Aguilar y A Ana Escoto por tanta Población
divertida en este mundo de Sociales
A Diego Iván Pulido Duque, por tantos recuerdos y presentes
A David Alberto Ospina y mi familia II, por tantas noches de dormir película y
cercanía en la distancia
A Rosario Guerrero por tanta platica interrumpida
A los 33
Al seminario de sociología cultural, una manera inesperada y extraña de avanzar
A Angélica Flowers y Sara Morales por tanta Argentina
A Gipsy Guilliani Paniagua, porque de subte en subte seguimos conociendo lo
urbano
A Andrea Nieto por leerme con sentido mexicano y acompañarme tanto por Condesa
con tu carita de que me entiendes
A Mariana Delgado Barón por su lectura constante y tantos chistes de bienvenida
A Francisco y Vanessa por una conversación inesperado en Migración
A Cristián, por tanto copias con sonrisa permanente
Y a todos mis demás amigos y amigas
ix
A mi director de tesis Pablo Federico Semán y a mis lectores Maria Carolina Agoff
y Genaro Aguirre Aguilar; son mucho más que eso.
A Miguel de Vespa Boutique
A Jorge Carrasco de Casa Merlín
A Jorge Pedro Uribe Llana de guías dF de Culto
A Pablo Posada del puesto de periódicos en Alfonso Reyes con Tamaulipas
A Raúl Trujillo de El Ocho, café recreativo
A Manuel Luna de Alto Tango
A los demás productores de lugar de La Condesa
A la Secretaría de Relaciones Exteriores de México por tremendo regalo
Al Icetex por empezar todo este cuento
A FLACSO, México, por ser el escenario de tantas vivencias
A la complicidad y pericia de todo el equipo de la biblioteca en FLACSO
A Álvaro Díaz Gómez
A Rocío Cifuentes
A Maria Cristina Palacio
Por ser mis tres profesores más queridos
A Alicia Puyana por tanta Economía
A María Carman por El Abasto
A Juan Carlos Florez Arcila por el Observatorio
A Lourdes Neri por la conversación en Coyoacán y la tesis
Al Ajusco
A Coyoacán
A la Nápoles
A La Condesa
A Ciudad de México, mi metrópolis de ensueño
A mi Chinchiná querida
A mi Manizales del alma
A mi querendona, trasnochadora y morena, mi Pereira
A mi Bogotá, 2600 metros más cerca de las estrellas
A mi Colombia
A lo urbano
A la aventura
Al habitante
A la ciudad
Al viajero
A los amigos del Eje Polanco – Condesa – Nápoles – Del Valle…
x
AGRADECIMIENTOS II
Buen vino “distensor”
Bicitekas
Oídos sordos
La banda
Jazz
El sofá incontable
Los vinos y las cervezas
La pulga
El cigarro
La caminata
La Conchita
El Jarocho
Hit the road Jack
El carnalito contento
Por todo lo innombrable y sí recordable
Lavinlujo
Canijo
A ti Lavín
Que te sea leve…
xi
INTRODUCCIÓN1
Esta tesis aborda, entre otras cuestiones, los conceptos a los cuales les están
apostando los productores de lugar en la zona de la Condesa en la Ciudad de México. Es
decir, trata sobre las características y usos que les impostan a los espacios quienes crean
negocios para que, a partir del tipo de apropiaciones y resignificaciones que hacen de
ellos los demás actores sociales, configuren posibilidades, estilos o concepciones que
devienen lugares. Tales conceptos, permiten identificar la forma cómo se nombra, se
categoriza, se visibiliza y se delimita un escenario local frente al resto de la metrópoli
que le cobija.
La pregunta inicial de investigación tenía un interés diferente: ¿Cómo las prácticas
amorosas se incorporan o representan en la experiencia de lo festivo en el marco del uso
y apropiación que de un antro2 en la Ciudad de México realizan sus usuarios? Sin
embargo, la pregunta escondía un supuesto: ¿Hasta dónde un antro, en sí mismo, es un
espacio constitutivo exclusivo de la experiencia festiva y de las prácticas amorosas? Un
antro es un espacio que, pese la común asociación hecha como escenario privilegiado
para la práctica del ligue3, sobrepasa esta sola característica.
No obstante, la dificultad de detallar el conjunto de características que pretendía esta
pregunta inicial, sobre todo, por la necesidad práctica de desarrollar una investigación
dentro de los parámetros temporales designados por la institución académica, fue el
motivo principal por el cual, después de un desvío en el interés de la investigación, La
Condesa empezó a dibujarse como un escenario ambivalente, cargado de alto contenido
simbólico, que permitió instalar una nueva pregunta. En primer lugar, por ser la colonia
1
Correo personal: [email protected]
“La concepción de antro se elaboró a partir de los usos comunes que los usuarios de la noche le dan a
esos espacios de diversión donde la música, el baile, las bebidas, conjugan marcadores identitarios de tales
sitios. El consumo cultural alrededor de estos lugares, muestra que el antro ha dejado de tener un cariz
marginal y de clandestinidad, tal como dan cuenta las concepciones de los diccionarios y las
representaciones que pudiéramos tener. Hoy lo light suple a lo rasposo y de mala reputación.” (Aguirre,
2004: 142-143)
3
“Ligue” es una palabra coloquial utilizada en México para referirse a cierto tipo de encuentros sexuales
pasajeros. Según la Real Academia de la Lengua Española (vigésima edición), ligue conlleva dos
significados particulares: “Acción y efecto de ligar (entablar relaciones amorosas o sexuales pasajeras”;
“Persona con quien se entablan estas relaciones”.
2
12
de ubicación del antro “Pata Negra” registrado en la primera parte del trabajo de campo
para, finalmente, empezar a ser auscultada como espacio construido y territorio de
lugares habitados desde el propósito de los productores de la zona. Este tipo de deslindes
son comunes en los estudios que, después de haber intentado abarcar la mayor realidad
posible del fenómeno estudiado, intentan visibilizar las relaciones que se dan entre el
objetivo particular definido y el mundo de relaciones en el cual se encuentra instalado.
Una evidencia de ello, el comentario de Margulis como resultado de las investigaciones
hechas por su equipo de trabajo en las noches del viejo Buenos Aires:
“Este recorte en el tiempo implica también localizaciones espaciales, ya que la
cultura de la noche se manifiesta en territorios específicos del espacio urbano,
elige lugares y propone itinerarios que se relacionan con aspectos históricos y
simbólicos de la ciudad y con la compleja trama de la diferenciación social y
cultural” (Margulis, 2005:7).
El trasfondo teórico inicial que fundamentó esta investigación fue la sociología
cultural y conceptual postulada por Alexander (2000) en su escrito “¿Sociología cultural
o sociología de la cultura? Hacia un programa fuerte”; se define una forma particular de
comprender la vida social y se establece una manera de interpretarla sin necesidad de
referirse a algo diferente al significado que otorgan los propios actores que hacen parte
de su escenario. En un comienzo esto no fue relevante, lo importante fue la comprensión
del objetivo general con el cual había sido presentado:
“Conocer y explicar las semánticas o significados de la acción social y las
modalidades de expresión ritualizadas de los diversos actores sociales, de forma
tal que dé lugar a la reconstrucción de la dramaturgia, la performatividad, los
conceptos y las narrativas, así como de las distintas formas o estilo de la acción
social, considerando sus contextos de producción, tradicionales y
temporalidades” (FLACSO, 2009).4
4
Entre tantos conceptos dispuestos en tan pocas líneas para ser comprendidos, existió una intuición de que
el marco conceptual sería útil y pertinente para llevar a un feliz término la investigación que nacía en
aquel entonces.
13
Este objetivo ilustra los principales conceptos que hacen parte de esta propuesta
teórica. Por tanto, retomando a Alexander (2000), la labor esencial de todo sociólogo
cultural es la de convertir en texto la vida social de los actores para que esta puede ser
comprendida. Esta tarea no la inicia el investigador, quienes lo hacen posible son los
propios actores a través de la expresión de sus códigos y narrativas; códigos y narrativas
que reflejan, además del sentido de la vida social que les condicionan, una comprensión
amplia de la cultura que se ve expresada a través de ambos. Se reconoce, por tanto, la
noción de cultura de Geertz (1989) en tanto entramado de significados y depósito
pluridimensional de sentido. Esta cultura no es meramente un instrumento, subyace en
ella un sentido más amplio, complejo y vital que permite, sobre todo, entender al actor
desde las múltiples posiciones en las cuales enuncia su acción social.
Este cambio refleja dos situaciones. Por un lado, da cuenta de la necesidad que se
tuvo de abandonar el deseo de realizar una investigación que avanzaba secuencialmente
entre sus diferentes fases de realización, hacia una que en un mismo periodo de tiempo
fundía la diversidad de etapas del proceso investigativo. ¿Para qué ir donde se sabe
destinado a llegar? ¿Qué pasaría si el camino metodológico se flexibiliza en su
realización y se fortalece en su consistencia? Quizás sea verdad de Perogrullo llamar la
atención sobre este punto, probablemente nadie hoy estaría dispuesto a afirmar que su
investigación fue desarrollada acorde con lo estipulado en el momento de su diseño.
Investigar se aprende investigando, ¿De qué otra forma podría ser posible? Se aprende
escuchando, se aprende leyendo, se aprende intentando. Y, por el otro, existe un interés
teórico, profesional y de vida, conducente a reflexionar sobre lo urbano: su ubicación
temática se sitúa en el espacio de estudios subjetivos sobre la ciudad.
Existió, a su vez, un mayor énfasis en la presencia en campo. Dejar de lado cualquier
referencia conceptual y teórica fue el primer reto para tener una mayor inmersión en el
campo de observación. No es una posición teórica ingenua ni mucho menos pretende
simular una tabula rasa en la comprensión del conocimiento: tener esta inmersión en el
campo “carente” de nociones fue una estrategia para dar espacio a lo eventual, a lo
inesperado, a lo imprevisto, a lo no buscado, a la seducción de lo cotidiano, al asombro
de lo diferente, a la perplejidad de la interacción constantemente puesta en descripción.
Ir al campo de manera espontánea fue también una actitud investigativa que pretendió, a
14
partir de ese supuesto actuar desprevenido, dar espacio para una mayor impresión e
inmersión.
Sin embargo, cabe preguntarse, ¿Es posible tematizar sobre algo que no está
previamente definido? La respuesta tendría que ser negativa, de lo contrario, ¿cómo
podría observarse aquello que no es posible de ser percibido? Reconocer esta posible
trampa en este abordaje investigativo no fue sinónimo de deslegitimar su
intencionalidad: describir la situación para que fuera posible construir categorías
sociales que permitieran nombrarla de una manera investigativa. Asumir una perspectiva
de interpretación desde un campo disciplinar, es reconocer ya la posición conceptual
(por tanto, histórica) en la cual está situada la investigación.
Si la mirada se centra en quien la realiza, la posición tendría que ser tematizada más
ampliamente. La condición de extranjería es clave en este
abordaje investigativo, la experiencia vivida en La Condesa de
la Ciudad de México está mediada por una particular distancia,
en este caso más cultural que histórica, entre quienes le habitan
y quien pretendió describirla. A través de esta distinción no se
está sobrevalorando la posición de quien investiga, por el
contario, nombrar esa distancia es caracterizar más a quien
investiga para tener una acercamiento a campo consciente de
sus limitaciones y de sus alcances. La distancia cultural permitió
Fotografía 1 Parque
México I
nombrar lo que se observa desde la acción misma de los actores,
desde la ubicación y distribución del espacio, desde el relato que
realizan sus productores. 5
Quien investiga está situado históricamente, es producto de un espacio y de un
tiempo específico que constituyen su contexto, es a la vez, constructor de vida que se
conoce por su trayectoria, que se descubre en su biografía. Describir implica ya estar
comprometido, todo dibujo hecho sobre la realidad social conlleva la utilización de
nociones conceptuales que se ponen en juego cada vez que vuelven a utilizarse.
5
La totalidad de fotografías son propiedad del tesista. Excepto, la fotografía no.8 facilitada por Iván Darío
Delgado Mejía desde la Ciudad de Buenos Aires, Argentina.
15
Sumergirse, entender el punto de vista del otro, no desde la generalidad, sino desde su
presentación en detalle, es describirlo en acción y comprenderlo.
El lugar donde se desarrolló esta investigación es la Ciudad de México; además de
ser el lugar actual de residencia, sus dimensiones espaciales, su oferta cultural, de
consumo y de entretenimiento, le dibujaron como un escenario atractivo para
comprender la realidad del momento: lo urbano ó, dicho de otro modo, la vida en una
metrópolis. Bien vale la pena recordar a Camus cuando en su texto El hombre rebelde se
pregunta por el asesinato en vez de hacerlo por el suicidio: “en la época de la negación
fue útil preguntarse por el problema del suicidio, en la época de las ideologías hay que
ponerse en regla con el asesinato” (Camus, 1998: 10). La condición coyuntural de residir
en una metrópolis es una razón útil para avanzar en el estudio subjetivo sobre la ciudad,
en este caso, desde la experiencia particular del modo de creación de una colonia; en
otras palabras: “lo importante no es, pues, tampoco, remontarnos a la raíz de las cosas,
sino, siendo el mundo lo que es, saber cómo conducirnos en él” (Camus, 1998:10). Esto
es la pregunta por lo actual; sin embargo, esta investigación necesita situarse, al menos
inicialmente, en el pasado; sobre todo, para reconocer algunos de los cambios que
experimentó la ciudad y sus habitantes desde la segunda mitad del siglo XX.
Durante la década de los años 50‟s surgieron grandes arterias viales en la Ciudad de
México: Av. Insurgentes y Viaducto Miguel Alemán, también empezaron a edificarse
grandes conjuntos habitacionales que ponían en entre dicho la forma común de
construcción en la ciudad, limitada inicialmente a pequeñas residencias barriales que
propiciaban una vida vecinal. Este crecimiento progresivo permitió que la Ciudad de
México, a partir de la integración de sus 34 localidades6, se constituyera en una de las
ciudades más grandes del mundo. Específicamente la delegación Cuauhtémoc, en la cual
se encuentra ubicada la zona de La Condesa, contaba, según datos del INEGI del año
2005, con un número de 488,677 habitantes, es decir, el 5,7 % del total de la población
6
Acolman, Atenco, Atizapán de Zaragoza, Coacalco de Berriozábal,, Cuautitlán, Cuautitlán Izcalli,
Chalco, Chiautla, Chicoloapan, Chiconcuac, Chimalhuacán, Ecatepec, Huixquilucan, Ixtapaluca, Jaltenco,
Melchor Ocampo, Naucalpan de Juárez, Nezahualcóyotl, Nextlalpa, Nicolás Romero, Papalotla, La Paz,
Tecámac, Teoloyucan, Teotihuacan, Tepetlaoxtoc, Tepotzotlán, Texcoco, Tezoyuca, Tlalnepantla de Baz,
Tultepec, Tultitlán, Zumpango y Valle de Chalco Solidaridad.” (Lourdes. 2009:22)
16
de la ciudad7.
La zona donde se desarrolló esta investigación es La Condesa, está constituida
básicamente por:
La colonia Hipódromo Condesa, según censo del año 2000, contaba con una
población de 3,753 habitantes, ubicada entre las calles Benjamín Franklin, José
Vasconcelos, Michoacán y Tamaulipas.
La colonia Condesa, situada entre las avenidas de Veracruz, circuito interior José
Vasconcelos, Michoacán y Tamaulipas, contaba para el año 2000 con una población de
9,508 habitantes, su construcción se dio en el año 1902 a partir del acuerdo realizado
entre el Ayuntamiento de la ciudad y la compañía Colonia Condesa S.A.
La colonia Hipódromo contaba para el año 2000 con una población de 13,248
habitantes. Está situada entre Avenidas Insurgentes, Yucatán, Oaxaca, Tamaulipas y
Baja California. Si un transeúnte despistado camina sobre su calle Ámsterdam,
fácilmente podrá sentir que camina en círculos sin tener muy claro el porqué; la
urbanización se construyó en 1925 sobre los predios donde, entre los años 1910 y 1913,
funcionó el hipódromo más cotizado de la ciudad. Predomina en ella uso de suelo
habitacional y un estilo neocolonial en su arquitectura. Al igual que otras colonias de la
ciudad, fue elegida por grupos extranjeros para residir en ella, sobre todo, integrantes de
la comunidad judía y del grupo español refugiado de la guerra civil.8
El sismo del año 1985 impactó directamente la identidad de la vida vecinal, la
demolición de viviendas y el surgimiento de unidades habitacionales, propició que, junto
a esta necesidad de anonimato que empezaba a instalarse en los individuos, surgiera
como estrategia de sobrevivencia ciertas actitudes de indiferencia entre los vecinos y los
transeúntes que usualmente le recorrían y le habitaban. Por ejemplo en la colonia Roma,
7
La delegación cuenta con 34 colonias. Conforma, a su vez, junto con las delegaciones Venustiano
Carranza, Miguel Hidalgo y Benito Juárez, la llamada Ciudad central en Ciudad de México.
8
Este proceso fue similar al experimentado en la colonia Roma (colonia vecina a la zona de la Condesa),
si bien en ella a partir de la década de los 50‟s y 60‟s se incrementó su función comercial (representada
sobre todo por la creación de tiendas y nuevos lugares de estacionamiento para coches) y el disfrute de
nuevas opciones culturales como las galerías de arte y de ciertos cafés destinados a públicos amantes de la
literatura; durante la década de los 70‟s y después del sismo del 85, empezó a generarse en la colonia una
migración de la mayoría de habitantes hacia otras zonas de la ciudad que no habían resultado tan afectadas
por el sismo o por la construcción de nuevas opciones de entretenimiento (casos, por ejemplo, de la
colonia Polanco al poniente o la zona de Coyoacán al sur de la ciudad).
17
según Hernández (2004), a partir de las transformaciones demográficas y urbanísticas
vividas durante esas décadas, empezó a construirse un contexto de identidad
fundamentada, específicamente, en relaciones determinadas por el anonimato y la
impersonalidad.
Es igualmente referido por Neri (2009) y Ortiz (2006), después de la caída de la
renta posterior al sismo del 85, poco a poco empezó a incrementarse de nuevo y con ello
se dio el regreso progresivo de nuevos y viejos habitantes de clase media. Con la
elaboración del Programa Parcial de Desarrollo Urbano se dio una modificación al uso
de suelo permitido en el lugar (de suelo exclusivamente habitacional en el año 1997 a
uno de dedicación mixta en el 2003).9 Se constituyeron desde la década de los 90‟s,
grupos sociales organizados que han velado por parte de los intereses de la zona, por
ejemplo, la Asociación de Amigos de los parques México y España de 1992, la
Asociación Centenario Condesa del 2002, La Unión de vecinos Hipódromo-Condesa”
del 2004.
Diversidad de calificativos se han utilizado para dar cuenta
de la cotidianidad en la zona, se hace énfasis reiterado en la
centralidad del lugar, el alto número de conexiones que se tiene
con grandes corredores viales, la posibilidad de realizar en ella
gran parte de actividades cotidianas sin la necesidad de hacer
uso de medios de transporte públicos o privados (coches, metro,
Fotografía 2 Metro de la
Ciudad de México
Metrobús, entre otros), la cantidad de espacios públicos para el disfrute, la conservación
del patrimonio arquitectónico. Inclusive, cuando se le comparara con otras colonias de la
ciudad, se estima en demasía la comodidad que se encuentra en el vestir y en la
disposición continua de grandes espacios públicos para transitar y habitar. Por el
contrario, cuando la comparación se realiza con el ánimo de encontrar semejanzas, se
asocia fácilmente con el aspecto cultural que rodea al centro de la delegación Coyoacán;
con la Del Valle por el tipo de ingresos económicos que manejan; con Santa Fe, Las
Lomas e Interlomas por el tipo de trayectos que pueden realizarse en ellas sin la
necesidad de recurrir, de nuevo, a otras opciones de transporte que no sean en bicicleta o
modo de caminata.
9
Es decir, ya podría confluir tanto uso de destinación habitacional como otro para servicios y oficinas.
18
Los actores sociales considerados fueron tan diversos como la cantidad de espacios
recorridos en esta investigación. Quienes participan en una noche de antro fueron la
puerta de entrada a la diversidad de sujetos urbanos que ocupan y recrean la escena de
La Condesa; poco a poco, a medida que hubo una mayor apropiación de sus lugares y de
sus recovecos, nuevos sujetos urbanos eran detallados a partir de los recorridos y de las
conversaciones, la mayoría casuales, que se tenían con quienes se encontraban en el
lugar. Toda esta diversidad de actores, si bien hacen parte de los registros del diario de
campo que da soporte a este escrito, fueron restringidos exclusivamente a uno: los
productores de lugar. No obstante, este nombre esconde una variedad que no pretende
ser invisibilizada. Es decir, este grupo está constituido por personas que crean,
administran o gerencian lugares en la Condesa, independiente del tipo de
establecimiento y de la actividad económica a la que se dediquen.10
La metodología desarrollada, como ruta elegida para reconstruir la forma cómo se
comportan los agentes en el mundo social, se estructuró a partir del acercamiento
etnográfico, la observación como estrategia de indagación y la entrevista como
herramienta central de un diálogo íntimo y formal.
La franja de actividad establecida se sitúa en La Condesa, el límite inicial es físico;
sin embargo, se expandió a la experiencia cultural existente en ella. Se abandonó el
espacio circunscrito del antro para darle cabida al movimiento existente fuera de él. Fue
necesario, por tanto, aceptar un cambio en la definición de situación.
La zona de la Condesa fue elegida por varias razones: debido a sus características
urbanas y de modernización se intuía que era un espacio donde, a partir de la diversidad
de conceptos de negocios instalados, el despliegue comercial continuo y masivo, la
presencia de bares y restaurantes, la realización de eventos culturales frecuentes, la
invitación constante a hacer uso del espacio púbico y la experimentación de nuevas
alternativas de transporte, expresaban tensiones que le convertían en un excelente campo
de experimentación social. La aproximación teórica está fundamentada, de manera
preliminar, en la sociología cultural y conceptual y, de manera más específica, en la serie
de estudios que profundizan en lo urbano.
10
Tienda de ropa, boutique, heladerías, cafés, restaurantes, librerías, entre otras.
19
Diversidad de estrategias y técnicas se utilizaron: se realizaron entrevistas a
productores, gerentes o encargados, indagando particularmente sobre la colonia, los
lugares que le constituyen, la historia que le condiciona, los nombres que le acompañan,
los negocios que le adornan, los conceptos que le construyen y la estética que le
imponen. Se elaboraron mapas de zonificación que permitieron ubicar en un plano los
lugares que le constituían. Se recolectó información sobre asuntos prácticos de parte de
los lugares que residen en ella para, finalmente, a partir de un
análisis detallado de la guía “dF de Culto: 1000 formas de
disfrutar la Ciudad de México”, dar cuenta de la forma cómo
se venden o promocionan estos lugares.
La tesis a sostener está articulada en torno a tres
relaciones de interpretación a través de las cuales se leen los
conceptos producidos en La Condesa. Esencialmente son: lo
moderno y lo tradicional, lo excluido y lo exclusivo, lo nacional
Fotografía 3 Tienda de
ropa SOHO
y lo cosmopolita. Son tres juegos de palabras que dan cuenta de la perspectiva que se
utiliza para interpretar La Condesa.
El texto está estructurado en cuatro capítulos y dos apartados finales. Está ordenado
de tal forma que la lectura que se haga de él sea fluida y se encuentre un ordenamiento
lógico e hilado entre cada una de sus partes.
En el capítulo I, CONCEPTOS Y PRODUCTORES DE LUGAR: TRASFONDO
DESDE LA SOCIOLOGÍA CULTURAL”, se establece el marco teórico-conceptual a
través del cual es interpretada La Condesa. Por tal razón, después de mostrar las
principales características de la sociología cultural, se enfatiza en la discusión sobre lo
urbano desde la sociología clásica de Simmel y desde los trabajos mexicanos realizados
sobre la temática, con un interés principal, sobre los estudios realizados en La Condesa.
Posteriormente se definen el problema, objetivo, escenario, pregunta de investigación y
unidades de análisis a través de los cuales se lee e interpreta La Condesa desde los
productores de lugar. Finalmente, se delimita el andamiaje metodológico desde el cual
se construyó esta investigación.
En el capítulo II, “LA CONDESA, CONCEPTOS Y PRODUCTORES: UNA
20
ETNOGRAFÍA DESDE SUS LUGARES”, se presenta la zona a partir de una descripción
detallada de su constitución, se realiza un reporte de la etnografía llevada a cabo a partir
tanto de los elementos arrojados en la construcción de los mapas de la zona como de los
lugares elegidos para una presentación en detalle. Se realizó desde una posición
descriptiva y analítica, evidenciando los principales hallazgos desde la interpretación de
los conceptos y lugares como textos y de los productores de lugar como actores
relevantes de la escena de La Condesa.
En el capítulo III, “LA CONDESA Y LAS ZONAS DE CONSUMO, CULTURA Y
ENTRETENIMIENTO EN CIUDAD DE MÉXICO: UNA LECTURA DESDE dF de
Culto ” se expone la forma cómo es nombrado y categorizado el consumo en la Ciudad
de México, particularmente a través del apartado de restaurantes, específicamente, en el
caso de la Condesa. Para lograr este propósito se identifican, por un lado, la forma como
está organizada la guía en general y el apartado de restaurantes en particular y, por el
otro, tanto el tipo de valor que se le concede al público asistente o esperados como la
serie de categorías utilizadas en la calificación y evaluación de los lugares existentes en
ella.
En el capítulo IV, “CONSIDERACIONES FINALES”, se realiza una síntesis de los
principales hallazgos encontrados en los capítulos II y III.
En “BIBLIOGRAFÍA” se hace referencia a la variedad de textos, revistas y libros
consultados durante la investigación.
Finalmente, en “ANEXOS”, se encuentran detallados elementos que complementan
la investigación. En primer lugar, se presentan los principales instrumentos de
recolección de información (guía para la zonificación de los establecimientos; ítems
considerados para la descripción etnográfica de los lugares, el guión de entrevista creado
para realizar con los productores de lugar y los códigos y narrativas considerados en el
análisis del texto dF de Culto). En segundo lugar, a manera de glosario, se presentan los
principales conceptos utilizados en la investigación. Finalmente, se muestra de manera
completa, la forma de ordenamiento total de la guía dF de Culto.
21
1. CONCEPTOS Y PRODUCTORES DE LUGAR: TRASFONDO DESDE
LA SOCIOLOGÍA CULTURAL
Para dar cuenta del tipo de prácticas que se expresan en La Condesa a partir del actuar
cotidiano de los productores de sus lugares, se realiza primero una caracterización de la
sociología cultural y conceptual que permita establecerle como marco conceptual y
subyacente a la interpretación que se da sobre la zona.
Luego, dado el énfasis que se realiza sobre lo urbano, se retoman elementos de la
sociología clásica, específicamente a partir de la interpretación hecha por Georg Simmel,
ilustrando con ello la discusión sobre la presencia e incidencia de la metrópolis en el
actor social.
Se enfatiza, posteriormente, en la discusión sobre lo urbano desde tres perspectivas
con el propósito de evidenciar el horizonte teórico en el cual se instala esta
investigación; se realiza, por tanto, un breve recorrido por estudios mexicanos sobre la
cuestión, una reflexión frente al cambio de localización de la fiesta en el Distrito Federal
y, finalmente, una interpretación sobre el proceso de
reconstrucción de una zona en la ciudad a partir del actuar
consciente y político de los productores de lugar. Estas tres
discusiones permiten, respectivamente, mencionar brevemente
parte del trabajo nacional en lo urbano, comprender el impacto
que sufre un espacio cuando éste empieza a construirse como
escenario privilegiado de consumo y, la transformación que
vive una zona dado el cambio del concepto central que le está
Fotografía 4 Nomenclatura
(Calles de La Condesa)
definiendo.
Luego, después de mencionar los antecedentes investigativos sobre la zona, se
definen el problema, el objetivo, el escenario y la pregunta de investigación. Se
construyen a partir del trasfondo conceptual propiciado por la sociología cultural y la
bibliografía referida a la zona de la Condesa, haciendo especial énfasis en los conceptos
de espacio y lugar y, de los actores encargados del ennoblecimiento de la colonia. Este
22
marco permite por un lado, señalar las unidades de análisis o núcleos temáticos desde los
cuales se interpretará La Condesa y, por el otro, evidenciar la pertinencia teóricaempírica del estudio realizado sobre La Condesa.
Finalmente, se realiza una descripción sucinta de los principales elementos
metodológicos considerados en la investigación, haciendo hincapié en el sentido que
tuvo el abordaje etnográfico en beneficio del estudio realizado.
1.1.
¿Qué es la sociología cultural?
La sociología cultural toma distancia radical de la sociología de la cultura. Esto se
entiende si previamente se ha definido la forma de comprenderla y el modo en que
puede ser aprehendida por parte de los científicos sociales.
La noción de cultura descrita por Geertz (1989), en tanto depósito pluridimensional
de sentido y entramado plural de significados, es el soporte a través del cual es posible
establecer la acción de los sujetos. Toda acción está enmarcada en un horizonte de
significados que da cabida a una serie de asideros simbólicos que hacen posible su
realización y comprensión; si la sociología cultural no dirige su mirada en este sentido,
la interpretación realizada será inacabada y no podrá entenderla nunca de manera
completa.
Si bien tanto la sociología de la cultura como la sociología cultural podrían coincidir
en esta forma de comprender la cultura, la diferencia básica entre ellas está en el tipo de
lugar al que se dirigen para explicarla, es decir, mientras que la sociología de la cultura
busca explicarla a través de algo que queda separado del dominio del significado, la
sociología cultural intenta comprenderla desde ahí mismo. En el primer caso, se estudian
sólo los contextos en que se produce una acción determinada; desde la segunda, además
de los contextos, se estudian los textos que evidencian las narrativas y los códigos que le
constituyen, sea dicho de otro modo, se indagan los modos de evaluar el mundo social y
de organizar la experiencia que tienen los actores. De esta forma, se objetiva la
dimensión semántica de la acción y se hace comprensible al estudio sociológico. Este es
el marco teórico que subyace en esta investigación.
El punto de partida para la sociología cultural, por tanto, es la acción social; el
interés esencial es conocer y explicar los significados que se expresan a través de ella; su
23
puerta de entrada son los actores sociales, son ellos mismos quienes expresan su actuar a
través de narrativas y códigos posibles de ser interpretados. Se deslinda, a su vez, de la
tradición investigativa que encuentra su criterio de validez en la posibilidad y necesidad
de ser generalizable; busca, por el contrario, comprender e interpretar la experiencia
particular de los actores sociales dando cuenta de la cultura en que se encuentra situados.
Si la cultura es el depósito pluridimensional de sentido y entramado plural de
significados, si los actores expresan a través de códigos y narrativas el significado que
subyace en sus acciones sin la necesidad de recurrir a algo diferente que se encuentra en
la misma cultura, cabe preguntarse: ¿Cuáles son los límites simbólico-espaciotemporales
en los cuales se manifiesta una acción social? Dicho de otro modo, ¿Cuáles son los
elementos que necesitan considerarse para definir una situación? La definición de la
situación escapa, gran parte de las veces, a la voluntad irrestricta de los actores. Existe el
hábito de creer que la situación en la cual participan los
actores está definida por ellos. No obstante, el inconveniente
está en que muchas veces no son exclusivamente ellos
quienes logran definirla.
Teóricamente, la definición de la situación, ha sido
entendida de diferentes maneras por teóricos culturales. Por
un lado, Schütz, la asume como la serie de condiciones que
se necesitan para crear un ámbito de la realidad y, por el
otro, Garfinkel, como la necesidad de explicar las reglas que
Fotografía 5 Corredor
Roma–Condesa
(Evento cultural y de consumo)
le dan sentido a una actividad cotidiana. No obstante,
reconociendo
el
aporte
de
ambos
teóricos,
esta
investigación asume como propio el sentido elaborado por
Goffman en su texto Frame Analysis.
Goffman (2006) comprende que la situación necesita ser definida, de lo contrario, no
podría crearse ese ámbito de realidad ni mucho menos explicarse las reglas que le dan
sentido si previamente no se delimita el terreno, tanto simbólico como espacio-temporal,
donde toma realidad la acción por parte de los sujetos sociales. El concepto de franja
logra este propósito: “corte o banda arbitraria de la corriente de actividad en curso,
incluyendo en este caso las secuencias de acontecimientos, reales o imaginarios, tal
24
como son vistos desde las perspectivas de aquellos subjetivamente implicados en
mantener algún interés en ellos” (Goffman, 2006:11). De esta forma, Goffman logra
delimitar la situación, más no definirla completamente, él mismo reconoce que este
propósito en ocasiones sobrepasa la misma actuación subjetiva de los actores; sin
embargo, también reconoce que, ya delimitada la situación, necesita aprehenderse el
marco de referencia que le da sentido a la acción que toma lugar dentro de este corte
arbitrario de realidad, es decir, necesitan nombrarse los principios de organización que
gobiernan los acontecimientos contemplados en esa franja de actividad así como los de
la participación subjetiva que se tiene en ellos.
El marco de referencia es un concepto abarcativo y traducible en cualquier situación
social, sin embargo, el concepto puede ser más específico en el momento en que se
quieren visibilizar los marcos de orientación que actúan en simultáneo en una misma
situación social. Los marcos de referencia primarios, según el autor, son “aquellos que
se consideran que convierten en algo que tiene sentido lo que de otra manera sería un
aspecto sin sentido de la escena” (2006:23); dicho de otra forma, son los esquemas de
orientación subyacentes desde los cuales puede pensarse la interpretación de la vida
social en tanto texto, de lo contrario, ¿Qué sentido tendría interpretar los códigos y las
narrativas de los actores si no se tiene explícito el marco de referencia primario desde el
cual se sientan las bases para forjar una interpretación más plausible de todo ese
depósito pluridimensional de sentido y entramado diverso de significados que es la
cultura? Necesita recordarse que toda esta urdimbre analítica siempre se ve sobrepasada
por la realidad que es objeto de su interpretación, por eso, no es extraño ni difícil
comprender que todo este juego entre marcos de referencia, franjas de actividad,
definición de situación, siempre se ve puesto en jaque, sobre todo, por la movilidad que
tienen los actores en el mundo social. Es más, este ponerse en jaque se complejiza aún
más cuando en un mismo corte de actividad, en una franja de actividad, en un espaciotiempo de realización, se dan cambios de clave que obligan a los actores a comprender
que la situación que se tenía como real, dejó de serlo y empezó a ser algo diferente de lo
que anteriormente era.
25
1.1.1. Definición preliminar de la situación de investigación
El proceso de investigación permitió comprender la acción social como un hecho ligado
a la experiencia viva y referida por parte los sujetos que le constituían, la acción no
dejaba de ser un drama social donde se ponían en evidencia la multiplicidad de sentidos
y de posiciones desde los cuales se podían establecer una relación social. Poco a poco, a
partir de los conceptos de marco de referencias primarios, de franjas de actividad, de
cambios claves, fue posible definir un espacio de investigación situado en la experiencia
festiva en los antros; en aquel momento, lo festivo se asumió como marco de referencia
primario que le daba soporte a la experiencia que en él se vive; cómodamente, la franja
de actividad se estableció en el espacio que genera el dejar de estar afuera (pasar la
puerta de entrada al antro) hasta el momento específico en que el encendido de las luces
daba por finalizada la situación creada en lo festivo; el antro se consideró en la
investigación como ese espacio denso y simbólico (dada
la cantidad de códigos y narrativas que se expresan en él
de manera simultánea), que daba soporte y condicionaba
el tipo de prácticas que en él se realizaban, donde cada
actor o usuario determinaba rituales, formas de consumo,
maneras de operar, de integrarse en ese adentro que se
tejía como promesa de lo festivo y el abandono de lo
mundano.
Fotografía 6 Salón Pata Negra
(Noche de Antro)
1.1.2. Hacia la definición actual de la investigación
Este tipo de lenguaje necesitó ser traducido para dar paso al nuevo momento de la
investigación, fue preciso acotarlo y darle un nuevo significado, dado que salió del
espacio circunscrito del antro, otrora deseado como espacio de reflexión que permitiera
lecturas desde lo urbano, para centrarse de lleno en la experiencia material y vivencial de
La Condesa.11
La Condesa necesita ser comprendida el día de hoy, más allá de cualquier
rememoración nostálgica frente a lo que fue; el interés está en el presente y en lo que
11
En la página 44 se establece el escenario real de investigación. Ver 1.4.4 Escenario (franja de actividad
y definición de la situación).
26
ahora es. Hay algo que necesita ser señalado. Y ese algo, se intuye, es la imagen que se
construye a partir del juego simultáneo de los conceptos a los cuales se apuesta desde los
productores de lugar. Sin embargo, para lograr este propósito, se recurrió a la serie de
trabajos escritos sobre lo urbano y sobre la Condesa, para establecer un marco mínimo
de orientación que guiara o precisara la intuición que acaba de ser insinuada. De esta
forma, junto con el trabajo de campo que se realizaba en simultáneo, fue posible definir
la situación de interés en esta investigación.
Lo urbano, cuando el tema central eran las prácticas amorosas en la experiencia
festiva en una noche de antro, tuvo un papel secundario en el tema de la investigación;
los conceptos y argumentos de interpretación creados estuvieron en relación con los tres
términos sobresalientes en su título: el texto eran las prácticas amorosas, el marco de
referencia primario la experiencia festiva, el escenario de interpretación era el mismo
antro. La investigación giró, el énfasis fue puesto en La Condesa como zona de
investigación social. Por tal razón, se considera oportuno ubicar la discusión conceptual
a partir de los estudios realizados sobre ella y, de manera previa, sobre lo urbano desde
la sociología clásica.
1.2.
Viejas lecturas: el urbanita de Georg Simmel
El estudio sobre lo urbano no es reciente, diversidad de autores han conceptualizado,
reflexionado, investigado sobre ello. Sin embargo, en la época clásica de la sociología,
no muchos dirigieron su atención a ese tema que algún tiempo después sería una de las
preocupaciones centrales por parte de los sociólogos actuales. Mientras pensadores
clásicos como Durkheim (2000) y Weber (2008) reflexionaban sobre las formas
elementales de la vida religiosa, sobre interpretaciones tentativas para explicar el
surgimiento del capitalismo o, desde otro ángulo, sobre la relación existente entre la
economía y la sociedad y los diferentes tipos de dominación (entre otros muchos temas),
Georg Simmel, nacido en la ciudad de Berlín el 1 de marzo de 1858, reflexiona sobre
temas tan variados como la historia, la psicología de los pueblos, la historia del arte,
entre otros.
27
Simmel fue un pensador diferente para su época, parafraseando a Habermas12, más
un incitador que un maestro que transmitió conocimiento, un intérprete (en clave de
ciencia social) dotado de una fina membrana para comprender el espíritu de su época (no
la actual). Asumió al individuo como un sujeto histórico y social creador del orden a
partir de las decisiones que toman los sujetos en la cotidianidad. Si bien los individuos
son el punto de partida y la interacción es la forma a través de la cual se encuentran en el
mundo social, reconoció abiertamente el poder que se materializa en el mundo objetivo.
En su época, éste, poco a poco, empezó a tomar la forma de la gran ciudad. Por tanto, no
es de extrañarse, que uno de los retos que tenía la sociología de la época, según el autor,
fuera “intentar resolver la ecuación que estructuras como la metrópolis plantean entre el
aspecto individual y el supraindividual de la vida y preguntar cómo se acomodó la
personalidad en los ajustes de las fuerzas exteriores” (Frisby, 1992:150).
1.2.1. El individuo y la metrópolis
La metrópolis es el punto de encuentro de la diversidad humana, de la multiplicidad de
ocupaciones como de las tantas formas en que es nombrada, una ciudad necesita
definirse en función de sus límites sociológicos, ¿Qué es, por tanto, una ciudad? Es una
entidad sociológica que está constituida espacialmente; ubicación de colectividades
indefinidas; reino del anonimato, de la necesidad de perderse y fugazmente encontrarse;
atrofia de la cultura individual e hipertrofia de la cultura objetiva; lugar de carácter
abierto y centro de transporte; objeto de odio; considerada por algunos escritores como
la perdición del individuo como sujeto personal; campo de resistencia del individuo a ser
nivelado y devorado por su inmensidad. El camino recorrido por un individuo en la
ciudad se asemeja al andar experimentado en un laberinto, completamente desorientado,
acelerado en su trasegar por el incremento inusitado de estímulos acechantes e
impertinentes para su tranquilidad, desalentado por la magnitud de las distancias
existentes entre su sitio de partida y su lugar de llegada. El ritmo vertiginoso de la
12
Habermas visibiliza la profunda influencia que tuvo Simmel en la tradición académica del siglo XIX y
XX. Afirma, a partir de las palabras que utilizó Gehlen sobre la ilustración, “sus premisas están muertas,
pero sus consecuencias conservan vigencia” (Simmel, 1988:284). ¿Qué pudo haber tomado de Simmel un
pensador como Weber? Según Habermas, “desarrolla la paradoja de la racionalización que se apoya en los
elementos neokantianos del diagnóstico simmeliano y, en concreto, en el potencial de conflicto inherente a
esferas de valor y órdenes de vida ajenos y distanciados” (1988:281).
28
metrópolis encuentra en la puntualidad una de sus características más sorprendentes y
necesarias, Simmel no ve en ella como Weber uno de los rasgos del naciente capitalismo
en las religiones protestantes, más bien sostiene que sin ella, el conjunto del mundo
social se vería descompuesto en un caos difícil de desenmarañar. Si la ciudad ya es en sí
misma un laberinto, ¿Qué sería del urbanita sin la precisión del tiempo para recorrerla?
Ser puntual conlleva su correlato natural: ser administrador para calcular; de lo
contrario, ¿Cómo podrían dominarse las distancias urbanas? Todo lo que en ella sucede
y se da necesita estar en sintonía con el sentido y estilo de vida que cada sujeto ha
decidido vivir por la influencia de la gran ciudad.
La gran ciudad ya no es ese pequeño conglomerado de casas con límites
expresamente definidos que establecían un espacio mínimo de movilidad, tampoco es
ese espacio de reuniones frecuentes, mucho menos el lugar donde todos se conocen entre
todos propiciando relaciones de intimidad; por el contrario, la metrópoli a partir del
crecimiento numérico de su población, es el espacio de reuniones breves e infrecuentes,
fugaces; donde la distancia espacial y temporal de los hechos están liberados de la carga
de los recuerdos que es frecuente encontrar en la pequeña ciudad; ante esta brevedad en
los contactos siempre está latente la invitación a los individuos para que se encuentren
de manera más acentuada; sus relaciones efímeras y volátiles están mediadas por el
entendimiento, es una estrategia para hacerle frente al desarraigo que se siente en la gran
ciudad, una relación que guarda profunda conexión con el tipo de economía monetaria
que se da: un comercio anónimo que pretende nivelar toda cualidad y toda peculiaridad
entre las personas (vistas como números), una producción para consumidores
completamente desconocidos, afortunadamente anónimos; esta magnitud de las
distancias y este ensanche frente al círculo cerrado de movilización permite que las
ciudades se caractericen por esa esencial independencia, inclusive, de las personalidades
más significativas del lugar.
El individuo en la gran ciudad es diferente, se encuentra afectado subjetivamente. El
aceleramiento de la vida moderna, la pérdida de referentes simbólicos estables en el
tiempo y cotidianos, el acercamiento gradual de la naturaleza humana, y el tipo de
existencia abstracta y no colorida que se desprende de la economía monetaria de la
época, propician en el sujeto, como rasgo representativo de la modernidad, una tensión
29
nerviosa.13
Ella
deviene
neurosis
desencadenando
comportamientos
sociales
caracterizados por una hipersensibilidad al contacto próximo.
Este sujeto moderno, este individuo nervioso y escindido, esta acentuación subjetiva
en oposición a la magnitud objetiva, encuentra una respuesta alentadora en otro terreno
diferente al recorrido por Simmel, la interpretación hecha por Heidegger a las preguntas
Kantianas: ¿Qué puedo saber? ¿Qué debo hacer? Y ¿qué me cabe esperar? Lo
importante de su respuesta es la interpretación que hace el sujeto de su propia finitud, de
la conciencia que adquiere más allá de su limitación y, por tanto, de su participación
decidida y posible en lo real, en síntesis: una subjetividad concreta consciente de su
actuación. Definitivamente, el tipo de actor que se desprende de la teoría simmeliana,
más allá de su vivencia neurótica de la metrópoli y de su aspecto moderno de
interpretación, es un actor racional que, consciente de su finitud, encuentra los
argumentos necesarios para colorear su existencia de la forma que desea, en constante
diálogo y negociación con su realidad objetiva; es un actor interpretativo de la pluralidad
de fuerzas que se sienten en la existencia, decidiendo, a partir de su voluntad y de la
modelación que realiza en él el orden social, la forma de conducirse en sociedad.
1.3.
Nuevas lecturas: lo urbano, la relocalización de lo recreativo y la
reconstrucción de una zona
Antes de centrarnos en el estudio sobre colonias, específicamente el caso La Condesa y
sus alrededores, es útil mencionar, a manera de complemento, una pequeña referencia a
la diversión nocturna vivida en la Ciudad de México. A través de ella, se identifican
rasgos que fundamentan el realce y afianzamiento de La Condesa como zona de
esparcimiento en la ciudad; cabe preguntarse, a modo de introducción, ¿Cambiar el lugar
de ubicación de la diversión condiciona el surgimiento de nuevas zonas de ocio como
territorios de esparcimiento?
“la seguridad interior del individuo se ve substituida por una tenue sensación de tensión y una vaga
añoranza, una desazón secreta, una urgencia irreprimible, que se originan en el apresuramiento y agitación
de la vida moderna” (Frisby, 1992:138).
13
30
1.3.1. Lo urbano: un breve panorama mexicano
En el caso de México, lo urbano se ha centrado en estudiar en los últimos años las
grandes ciudades existentes, casi siempre, desde una mirada que hace énfasis en sus
componentes físicos y materiales. Poco a poco, se ha despertado un interés mayor en
hacer hincapié y profundizar en la dimensión subjetiva e imaginativa de las ciudades a
través de sus lugares, sobre todo, a partir de la vivencia que se tienen de ellos. Los
espacios elegidos son tan diversos como variados son los gustos investigativos de
quienes les observan; se ha reflexionado sobre lugares que por su fecha de nacimiento y
por el peso que les ha otorgado la tradición se han vuelto espacios significativos para
entender lo urbano; se han tomado lugares otrora completamente desdeñados por la
tradición académica que repentinamente cobraron una intensidad peculiar para entender
la relación del habitante de la urbe con la zona que le circunscribe.
Hablar de lo urbano en México (y en otras latitudes) es referirse, en primer lugar, al
Dr. Néstor García Canclini; Culturas Híbridas es un texto fundamental de la
antropología urbana en el país, en él se reflexiona ampliamente sobre la relación
existente entre el fenómeno de la interpenetración de trazos culturales en la experiencia
urbana del día de hoy. De igual forma, autores como Daniel Hiernaux (2008, 2006,
2004), Armando Silva (2004, 2003, 1997), Alicia Lindón (1997), Miguel Ángel Aguilar
(2001), Abilio Vergara (2001), Eloy Méndez (2008), entre otros, han realizado sus
investigaciones sobre la ciudad desde esta perspectiva que ahonda en la vivencia
subjetiva de la ciudad.
Los lugares y temas elegidos para investigar también han sido diversos: desde el
estudio de los fraccionamientos cerrados y las formas como son vividas las ciudades
turísticas;14 pasando por las reflexiones sobre los centros históricos y la forma como las
personas imaginan sus propias ciudades;15 deteniéndose en la exploración de los
imaginarios urbanos que construyen espacios de miedo en las metrópolis;16 hasta llegar a
“Centro de Estudios sobre América del Norte” del Colegio de Sonora, coordinado por el Dr. Eloy
Méndez quien, junto a su grupo de investigación, se ubican dentro de aquellos que asumen el espacio
público como una de las dimensiones complejas de las ciudades contemporáneas
15
Por ejemplo, investigaciones del Dr. Armando Silva de Colombia o el Dr. Daniel Hiernaux en Ciudad
de México.
16
Trabajos realizados por la Dra. Alicia Lindón, coordinadora de la Licenciatura de Geografía Humana de
la Universidad Autónoma de México –UAM-, unidad Iztapalapa y por la Dra. Rossana Reguillo, Instituto
Tecnológico y de Estudios Superiores de Occidente (ITESO).
14
31
investigaciones sobre lugares particulares en la gran ciudad.17
No obstante, más que una enumeración de autores y del tipo de estudios realizados
sobre lo urbano, lo relevante en este apartado es exponer, con bastante precisión, los
problemas que se encuentran en sus estudios, describirlos de manera jerarquizada,
exponiendo posiciones, visibilizando lo común y lo diferente, o comprender el porqué la
existencia o la inexistencia de semejanzas entre ellos (si es que acaso las hubiere). Por
tal razón, se caracteriza con esta serie de detalle lo referido a las colonias,
específicamente sobre la zona de La Condesa.
1.3.2. Relocalización del consumo: de los salones de baile a los antros
Ir a “antrear” supone la búsqueda y apropiación de espacios extraordinarios de
sociabilidad donde se instala la lógica del deseo. El antro es mucho más que un nuevo
lugar de fiesta, retomando las palabras de Melgar, podría decirse:
“la semántica del «antro» forma parte de la dimensión mítica de la Ciudad de
México del siglo XX, también de la voluntad de carnavalización de la vida
cotidiana diurna; para ello apela a inevitables claves musicales. El antro en sus
añejas formas de cabaret, prostíbulo o cantina, como en sus nuevas modalidades
y consumos, sostiene una línea de continuidad en su semántica profunda”
(Melgar, 1999:3).
Las fiestas en Ciudad de México, 18 inclusive, recordando la trascendencia histórica
que han tenido los salones de baile en su constitución, han sufrido cambios abruptos en
su localización. Sobra decir que, por las condiciones de megápolis, por la cantidad de
población existente y por el tipo de distancias que se generan entre los diversos
continentes sociales, el espacio para una mimetización es cada vez mayor. Por tal razón,
la hoy llamada “Ciudad en movimiento”, da cuenta no sólo de su condición de gran
concentración urbana en la que se encuentran deslocalizadas las zonas de
entretenimiento y diversión, sino también del tipo de contacto que se establecen entre
quienes la habitan o, mejor dicho, entre quienes la recorren. Los salones tuvieron su
17
Por ejemplo, peluquerías, barberías, centros comerciales, billares, construcciones de vivienda
multifamiliar, entre otros
18
Por hacer mención a un caso particular de diversión nocturna en la ciudad.
32
época de oro en la ciudad a partir de la década de 1920 hasta finales de 1959. Las
razones de su declive, además de la presencia del Regente de Hierro,19 fueron la
aparición repentina de nuevos ritmos en la ciudad (por ejemplo, el mambo traído desde
Cuba por Pérez Prado o la irrupción del rock en la escena mundial). Esta aparición
cambió el estilo, ubicación y tipo de fiesta en la Ciudad de México, ya no eran los
grandes salones de baile dedicados a la ejecución de ritmos suaves como el danzón;
dejaron de estar repartidos por todo el centro de la ciudad y progresivamente se fueron
ubicando cerca de las colonias Cuauhtémoc y la llamada Zona Rosa. Por su parte, en la
década de los setentas, a partir del surgimiento de la música disco, la fiesta en la ciudad
también se transformó, dejó de ser ese ritual de baile donde el contacto físico era
permanente y donde usualmente existía alguien que llevaba al otro; empezaron, por
tanto, a constituirse nuevas formas de bailar donde, además del contacto con la pareja, la
libertad del movimiento individual comenzaba a imponerse. Por su
parte, a finales de la década de los noventas, los jóvenes fueron
cada vez más atraídos por lugares como Plaza Loreto y Plaza
Cuicuilco ubicadas en el sur de la ciudad, en espacios debidamente
cerrados y seguros cerca del centro comercial Perisur (Melgar,
1999).
No obstante, este desplazamiento de zonas y de ritmos
correspondió también con un cambio a nivel mundial en el estilo
de este tipo particular de diversión nocturna. Si la mirada se dirige
Fotografía 7. Centro
Comercial Perisur
hacia Argentina, a partir de los escritos de los diferentes
estudiantes que conformaron el grupo de investigación con Margulis (2005), es posible
afirmar que los desplazamientos de zonas y de ritmos correspondieron con este cambio.
Los años sesentas y setentas fueron las décadas de los “Light shows” procedentes de
Estados Unidos de Norteamérica, quienes llegaron a hacerle frente a los antiguos
“boites” de la ciudad de Buenos Aires. Se constituyeron como una de las primeras
19
Un hecho reiterativo en varios de los escritos consultados es la referencia hecha al regente Ernesto P.
Uruchurtu como aquel personaje que, a partir del nuevo posicionamiento de la “sociedad de las buenas
costumbres” en la Ciudad de México, se encargó de señalar, perseguir y estigmatizar la serie de prácticas
que usualmente estaban asociadas al baile (sobre todo en los salones de baile), generando con ello, una
actividad inusual en la ciudad de cierre de este tipo de establecimientos (Melgar, 1999; Sevilla, 2001a,
2001b, 2003).
33
formas de diversión masiva absorbidas por un ambiente psicodélico. Durante la década
de los ochentas, se generó una democratización fuerte de la disco propiciada por la
internacionalización de los medios masivos de comunicación, sugiriendo, quizás de
manera equivocada, un supuesto espacio de acceso para todos con el único fin de
reconducir a sus asistentes y no-asistentes al espacio que les correspondía en la
estructura social de clases. Finalmente, la fiesta en la disco durante la década de los
noventa, además de seguir siendo un espacio de exclusividad y prestigio social, empezó
a asociarse con la necesidad latente en las sociedad modernas de vivenciar una mayor
sensación de seguridad en el espacio que era habitado.
En esta serie de transformaciones sociales, la fiesta, la “rumba”20, empezó a
consolidarse cada vez más bajo la connotación de salir a “antrear”. Este giro en el
lenguaje no fue caprichoso, daba cuenta del tipo de fiesta que se empezaba a gestarse
cada vez más en la Ciudad de México (acorde con las tendencias mundiales) de avanzar
hacia algo más que la sola música disco. Ya no eran esos salones de baile de fuerte peso
de tradición donde no se venden bebidas alcohólicas, donde se baila con orquestas en
vivo donde se paga una módica suma para el ingreso y cuyos asistentes promedio son
personas mayores de 45 años. Por el contrario, empezaron a constituirse nuevos lugares
(antros) desde una lógica diferente a la de los salones de baile: negocios que obtienen
una alta ganancia económica por el servicio ofrecido, música consumida por los sujetos
urbanos de las grandes ciudades, ambientes basados en un fuerte despliegue tecnológico,
pistas de bailes inexistentes donde casi nunca se da presencia de música en vivo
orquestada antiguamente por grandes agrupaciones, sonidos altísimos que inhiben y
dificultan una plática entre sus asistentes.
Lo que se quiere visibilizar acá, además del cambio significativo que han tenido las
fiestas a través del tiempo, es la transformación que conlleva en su estilo el traslado
radical entre zonas que implican nuevas localizaciones. ¿Qué características tienen estas
nuevas ubicaciones? El breve recuento hecho sobre las fiestas da ciertas pistas, por
ejemplo, parece ser que los nuevos lugares deben propiciar en sus usuarios cierta
sensación de seguridad que se genera siempre y cuando exista un quiebre abrupto con el
sentirse afuera desprotegido, la mayor parte de las veces, como peligroso; o, podría
20
Forma colombiana de decirle a la fiesta en un antro.
34
pasar que, ese nueva ubicación, sería el reflejo de un acceso restringido que, a través de
su ilusoria exclusividad, recondujera y afianzará la escala social que supuestamente se
estaría cuestionando. En definitiva, el cambio en la localización de la diversión nocturna,
del consumo, del entretenimiento o de lo cultural, hace parte de una política de lugares
que, desde la acción gubernamental o de los establecimientos, iluminan o ensombrecen
espacios acorde con una lógica que determina sus acciones. No en vano, este escrito
profundiza en los conceptos y características de los espacios que constituyen La
Condesa con el fin, entre otros tantos, de establecer el sentido de lugar que actualmente
se construye en, desde y sobre la zona.
1.3.3. Reconstrucción del viejo Abasto: una política de lugar
El barrio Abasto de la ciudad de Buenos Aires Capital Federal, Argentina, es el lugar
donde María Carman (2006) desarrollo su tesis doctoral.21 Los intrusos, nombrados
mejor como habitantes de casas tomadas, son quienes habitaban los alrededores del
Antiguo Mercado, hoy desplazados por una política de lugar que hizo del Abasto un
barrio noble y digno de ser recorrido por nacionales y extranjeros.
El Abasto es un barrio sui generis en la ciudad de Buenos Aires: ubicación de
privilegio, vitalidad cultural significativa (cafés, garitas, presencia de actores y actrices),
epicentro cultural de toda la zona (tanto por su extraordinaria belleza como por el
intenso ritmo de vida que genera) y, sobre todo, el hecho histórico que fue allí donde el
cantante de Tangos, Carlos Gardel, dio sus primeros pasos como artista22. Se intuye que
“la “explosión de la cultura y la activación contemporánea del patrimonio del Abasto es
imposible de ser pensada fuera de la constante exaltación del tango y la figura de
Gardel” (Carman, 2006:90).
Estas características fueron esenciales para que, desde una política de lugares, la
mirada volviera a centrarse en el Abasto como lugar digno de ser recuperado e incluirlo
dentro del circuito de la Buenos Aires pintoresca. Nuevos lugares tuvieron que ser
“¿La cultura redime la pobreza o funciona, más bien, como una trampa? La pregunta sintetiza los
problemas que este libro se propone enfrentar mediante la construcción de la metamorfosis de un barrio
emblemático de Buenos Aires: El Abasto”
22
El “Morocho del Abasto”, uno de los nombres con los cuales fue conocido y es recordado Carlos Gardel
en la vox populi nacional.
21
35
iluminados, viejos tuvieron que ser ensombrecidos, sobre todo, con el propósito de
activar con mayor fuerza un turismo cultural que se impone actualmente en las grandes
capitales mundiales:
“La imposición de determinados proyectos urbanos pueden comprenderse no
solo fundados y anclados únicamente en lo físico, arquitectónico y urbanístico,
sino también a partir de la impostación de un relato que procura unir espacios y
prácticas espaciales, exaltando algunos puntos de la ciudad en detrimento de
otros, y legitimando ciertos recorridos en función de un proyecto escogido como
modelo de ciudad ideal” (Carman, 2006:138-139).
En la búsqueda de crear un determinado sentido de lugar para el
Abasto, se recurrió estratégicamente al pasado. Ese proceso no
significó eliminar todo lo que se relacionaba con él, por el contrario, lo
que se buscó fue una recodificación de la tradición: se activó el
patrimonio histórico del Mercado y de sus alrededores, se propició una
exaltación cultural de la zona y se incitó a “purificar” el territorio de
sus habitantes indeseables (en esta caso, los ocupantes de casas
tomadas en el Abasto); sin embargo, pese a su desconocimiento
inicial y su deseo de expulsión progresiva de la zona, también
eran actores que entraron en juego en el escenario de
Fotografía 8. Mercado
del Abasto
Estatua de Carlos Gardel
recuperación como parte relevante del sector turístico de la Ciudad de Buenos Aires, fue
preciso, por tanto, reconocer la presencia de esta serie de actores contrapuestos que
residían en el lugar; sin embargo, también era conocida su poca fuerza social al ser los
otros, los productores de lugar, quienes contaban con mayores probabilidades de
imponer su visión del mundo como la más legítima. Fueron ellos, quienes
progresivamente, propiciaron un “enroque automático de pobladores: consumidores en
lugar de cartoneros, turistas en vez de ilegales” (Carman, 2006:142).
El escrito realizado por Carman (2006) es clave para este abordaje investigativo, no
sólo por la serie de conceptos que fundamentan su abordaje en campo e interpretación de
la realidad del Mercado del Abasto, sino también por el estilo de escritura, organización
de argumentos y presentación de sus principales hallazgos de una manera amena y
36
directa para el lector.
El concepto de ennoblecimiento permitió situar la mirada con mayor detalle en la
cotidianidad de La Condesa, no sólo a través de todos sus códigos y narrativas, sino de
todo el tipo de aditamentos que hacen parte de la expresión de sus lugares y de sus
calles. Esta mirada incisiva permitió, teniendo presente el iluminar y el ensombrecer23 de
los espacios, ampliar una etnografía centrada en los lugares a una consciente también de
aquellas narrativas y códigos que no se expresan en su cotidianidad, dicho de otro modo,
empezar a jugar con las presencias y las ausencias en la zona con el fin de caracterizar su
apuesta como una estrategia consciente de creación de un sentido particular y
homogéneo de lugar.
Bien vale la pena en este momento realizar una precisión frente al sentido de lugar
que se asume en esta investigación y, sobre todo, la diferenciación y relación que se hace
con el espacio. De manera sencilla, el espacio está asociado a la noción de territorio en
tanto superficie física sobre la cual se construye una acción social; por el contrario, el
lugar sobrepasa la condición física/real de la experiencia y se instala en lo simbólico.
Vergara lo expresa de la siguiente manera: “los lugares, a su vez, no son mojones
aislados ni islas solitarias, son más bien, pequeños núcleos de redes, topográficas y
conceptuales, que coexisten desarrollando narrativas e imágenes que las complementan
u oponen, que ocupan una diferenciada conceptualización de la espacialidad y
temporalidad” (Vergara, 2001:9). El espacio deviene simbolizado, se convierte en
referencia de sentido para quienes le habitan y principio de inteligibilidad para quienes
observan, se llena de significados vinculados emocionalmente. Dicho de otro modo, el
espacio, como realidad física y concepto, se convierte en lugar a partir de la experiencia
que tienen de él los sujetos. Deja de ser sólo un espacio físico donde toma lugar la
vivencia y empieza a constituirse como escenario en el cual, los actores participantes y
el lugar en su misma constitución, le dotan de un especial sentido y significado a su
realidad.
23
Similares a las nociones de figura y fondo desarrollados por la psicología de la percepción o Gestalt.
37
1.4.
La Condesa y los productores del lugar
1.4.1. La Condesa y alrededores: antecedentes
El estudio sobre la zona de La Condesa es relativamente reciente, no sólo por la fecha de
construcción del lugar, sino por el tipo de interés que ha despertado en las últimas dos
décadas. El interés creciente sobre lo urbano permitió que la mirada se situara sobre La
Condesa, pese al poco tiempo de su edificación. No obstante, quienes han decido
estudiarla, lo han hecho básicamente desde la metodología cualitativa, el privilegio de la
etnografía como estrategia de abordaje y, se han centrado básicamente en dos grandes
temáticas: el estudio de su arquitectura y del tipo de relaciones sociales que se
construyen en ella.
La fuerte presencia del Art Decó y del Art Nouveau24 en la zona es el pretexto para
este primer tipo de abordaje, sin embargo, su caracterización no es el tópico principal en
los estudios realizados. Suárez (2000), a partir del estudio de sus edificaciones,
encuentra que en la zona se da la coexistencia de espacios residenciales modernos con
construcciones vecinales constituidas por edificios de departamentos económicos y
residencias unifamiliares, las cuales se caracterizan por ser viviendas antiguas
construidas en la segunda mitad del siglo XIX y primeras décadas del siglo XX; por su
parte, Romero (1991) encuentra que La Condesa es una de las primera zonas
urbanizadas en la Ciudad de México que contaba con todos los servicios públicos como
drenaje, agua potable, alumbrado público, entre otros; inclusive, los estilos
arquitectónicos referidos son una consecuencia directa del diseño urbanístico
previamente establecido que buscaba agrupar amplias avenidas con parques, plazas y
fuentes entre sus calles. Ambos estudios colocan en evidencia una característica central
de la zona para esta investigación: la confluencia intencionada de estilos arquitectónicos
en la construcción de sus edificaciones y de sus equipamientos físicos.
Más cerca de la Condesa, ya desde la temática de quienes han reflexionado sobre las
relaciones sociales, se encuentra Daniel Hernández (2004) con un estudio sobre la
colonia Roma.25 A partir del análisis que realiza sobre la transformación experimentada
24
No en vano, en la investigación realizada por Ortiz (2006), se asocia a La Condesa como la zona con
mayor estilo europeo en la Ciudad de México.
25
Colindante con la parte Este de la zona de La Condesa.
38
tras el sismo del 85 y de la modificación de quien solía ser el Santo Patrono de la
comunidad, concluye que la colonia no sólo se expresa un problema de exclusión social
a través de la nueva identidad vecinal configurada, sino también, a partir de las nuevas
formas de habitar basadas en la indiferencia y el anonimato: situaciones históricamente
ajenas a un barrio que se caracterizaba por sus altos niveles de cohesión social y de
organización vecinal. Por su parte, Janet Juanico (2008) reflexiona sobre la Zona Rosa
como lugar ambivalente en la Ciudad de México, encuentra que en ella se dan cita, no
sólo actores participantes de un tipo de identidad particular: la gay; también, se
configura como un espacio de resistencia cultural y poder gay, un espacio familiar y
libre, un espacio de concentración de establecimientos gays, un lugar donde los gays
pueden manifestar abiertamente su afecto y sus intereses. Sin embargo, pese al
reconocimiento de la colonia como lugar de identidad gay, no es posible nombrarlo
como lugar fundamental de un ghetto gay porque no existe una concentración
residencial; pese a que muchos trabajan ahí, no existe una habitación permanente, sino
una transferencia continua; no hay un explícito aislamiento social: su ubicación
geográfica proporciona distintos contactos sociales; no está separada del resto de la
ciudad, ya que es uno de los lugares turísticos más atractivos del centro histórico.
Ambos estudios ponen en evidencia el peso tan fuerte que tienen para la vida social de
una colonia la relación existente entre sus habitantes y las condiciones estructurales que
le constituyen, entendidas éstas no sólo desde un ámbito físico, sino, sobre todo, desde
una referencia social y cultural (otra aspecto vital para esta investigación). Por ejemplo,
la Zona Rosa no podría pensarse como espacio ambivalente de una identidad gay si ésta
no estuviera en relación directa con el tipo de prácticas que se dan en él.
Anna Ortiz (2006) y Lourdes Neri (2009) realizan sus investigaciones sobre La
Condesa. La primera muestra la forma cómo los sentidos de pertenencia al barrio se han
construido socialmente y de manera cambiante a partir de las experiencias individuales y
colectivas que se tienen en los espacios cotidianos; la segunda indaga sobre los factores
que se asocian a la integración social a partir de la caracterización que realiza sobre los
desafíos urbanísticos, políticos y socioculturales de La Condesa y de la Roma. La tesis
central de Ortiz (2006) señala que los residentes construyen sentidos de pertenencia
basándose en sus múltiples experiencias individuales y cotidianas y en relación con
39
aquello que, de una forma u otra, configura la identidad de las colonias (combinación de
viviendas, tipos de trabajo, lugares de comercio, espacios de encuentro, servicios
públicos existentes); por su parte Neri (2009) afirma que la alta integración social que
reconoce en las zonas se debe, sobre todo, a las características del espacio público que le
constituye.
26
Ambos estudios, al igual que los dos anteriores, realzan el valor que tiene
el espacio público para condicionar un tipo específico de relación social en una
comunidad determinada.
Gráfica 1. Mapa de La Condesa27
Sin embargo, esta investigación toma distancia de las investigaciones realizadas en
dos aspectos fundamentales. En primer lugar, el abordaje sociológico subyacente en la
26
Ambas zonas tienen una alta legibilidad urbanística, al parecer de la autora, dado el privilegio que se
hace de espacios que facilitan el contacto entre vecinos.
27
Tomada de (Jueves, 15 de julio de 2010):
http://mapas.guiaroji.com.mx/ubicacion.php?gv_mapa=1&gv_calle=&gv_colonia=CONDESA&gv_deleg
acion=CUAUHTEMOC&gv_cp=6140&gv_x=481770.098113313&gv_y=2146975.868495
40
investigación es el marco creado desde la sociología cultural y de la serie de estudios
que se han escrito sobre colonias en la ciudad o en otras latitudes, no es a través de las
nociones urbanas planteadas por la Escuela de Chicago como en el caso del estudio de
Hernández (2004), tampoco por los aportes de la micrografía urbana considerados en el
estudio desarrollado por Neri (2009), ni desde los conceptos desarrollados por la
geografía humanista en los que se valora por encima de todo las experiencias humanas y
se afirma categóricamente la creencia en la pluralidad de mundos.
En segundo lugar, el problema de investigación construido no ha sido contemplado
en las demás investigaciones hecha sobre La Condesa; cuando no enfatizan sobre el
estilo arquitectónico del lugar (Porras, 2000), enfatizan en el carácter social que se
esconde en las relaciones que se construyen en ella. No importa que la pregunta haya
sido por la relación existente entre el anonimato y la tradición (Hernández, 2004), por el
tipo de construcciones sociales creadas a partir del establecimiento de un lugar como
espacio de resistencia y de luchas de poder (Juanico, 2008), ni por los sentidos de
pertenencia que expresan sus habitantes (Ortiz, 2006) ni mucho menos, por el tipo de
relaciones que provocan en sus habitantes la apropiación de sus espacios (Neri, 2009).
Si bien con este grupo de investigaciones se comparte el realce hecho a la etnografía
como estrategia central de abordaje en la realidad de La Condesa, el rescate tanto de la
experiencia de los actores a través de un diario de campo como del registro de las voces
consignadas en entrevistas o conversaciones casuales en sus lugares o, finalmente, el
interés de ahonda en parte del pasado de la zona (sobre todo, el momento de su
construcción); el trasfondo teórico desde la sociología cultural y la pregunta sobre los
conceptos a los cuales les están apostando en la zona los productores de lugar,
configuran un modo particular de reflexión que no había sido considerado hasta ahora:
convertir la vida social de La Condesa en textos posibles de ser interpretados a través de
sus códigos y narrativas, es una oportunidad como tesista de contribuir a la comprensión
del actuar social desde sus mismos modos de organización y de calificaciones hechas
sobre sus propias experiencias.
1.4.2. Problema
Los modos de habitar ciudad están condicionados, reconociendo los aportes de las
41
investigaciones anteriores, por el tipo de relaciones que se tejen entre el equipamiento
urbano de un espacio, la interacción que se da entre sus actores cotidianos y la voluntad
consciente de generar un concepto particular desde el mismo comienzo de construcción
de un espacio.
El problema central de esta investigación está relacionado con el modo en que se
producen lugares a partir de espacios definidos por el actuar consciente de sus
productores y de la forma de apropiación que tienen de ellos sus usuarios.
1.4.3. Objetivo
Describir los conceptos a los cuales les están apostando los
productores de lugar en La Condesa a través de los cuales se
expresan relaciones entre lo moderno y lo tradicional, lo
nacional y lo cosmopolita y, lo exclusivo y lo excluido.
1.4.4. Escenario (franja de actividad y definición de
la situación)
Fotografía 9. Trajinera
Expresión de lo tradicional mexicano
Recordando, el sociólogo cultural tiene como labor principal comprender la vida social
desde la misma cultura que le constituye, recurriendo a su capacidad analítica para
convertir en texto el continuo flujo de la vida social de la cual es actor participante.
Necesita, por tanto, recurrir a herramientas analíticas que le permitan realizar un corte o
banda arbitraria de la corriente de actividad social con el propósito de delimitar el
terreno, tanto simbólico como espacio-temporal, donde toma realidad la acción social.
Así logra definir la situación que le sirve de trasfondo para comprender, a partir del
esclarecimiento de los múltiples marcos de referencia que le dan sentido a la acción que
toma lugar dentro de este corte arbitrario, las variadas formas en que los sujetos evalúan
el mundo social (o narrativas) y modos en que organizan sus propias experiencias (o
códigos).
Esta investigación analiza la vida social que se experimenta en La Condesa en la
Ciudad de México, la franja de actividad propuesta crea los siguientes límites:
42

Lo temporal en lo actual: octubre 2009 – junio 2010 (tiempo de experiencia
de campo)

Lo simbólico en los conceptos construidos por los productores de los lugares.

Lo espacial entre cuatro grandes vialidades: Av. Insurgentes al este, Av. Baja
California al sur, Circuito interior José Vasconcelos al oeste y al norte tanto
la calle Veracruz como la calle Oaxaca).
Esto implica que la experiencia vivida en la Condesa se ve completamente
influenciada por el espacio que le circunscribe y define. Tiene sentido traer al texto una
discusión que se desprende de la forma de comprender el espacio y el lugar desde dos
teóricos diferentes: DaMatta (2002) y Vergara (2001). El lugar en sí mismo es un
elemento fundante en la constitución de la experimentación que tengan los actores
sociales en una noche de antro, de restaurante, de cafetería, de bar, de galería o de
parque. Por el contrario, DaMatta (2002) considera que, en el caso específico de los
carnavales brasileros, no está determinada por el tipo de espacio o lugar en el cual tome
lugar su realización: lo relevante es el tipo de clima que genera en un grupo social
específico. El autor afirma que la diferenciación entre espacios abiertos y cerrados como
categorías sociológicas (en su caso entre la calle y la casa) es una organización
conceptual que se realiza en forma de oposición binaria para sustentar la serie de
gradaciones que se dan en el continuum que establece la experiencia festiva. Por tanto,
el hecho de que el lugar de observación asumido fuera el antro, el café, la cafetería, el
restaurante, la galería, es algo no tan relevante en tanto siempre será posible encontrar, a
partir de la serie de metáforas que define para visibilizar la experiencia de lo festivo, los
espacios o símbolos necesarios para dar cuenta de ese continuo en su realización.
Sin embargo, además de las semejanzas que acercan a autores como DaMatta (2002)
y Vergara (2001), por ejemplo, siempre la fiesta es una ruptura con lo cotidiano; siempre
se crea un espacio especial de manera previa, se instituye un espacio diverso donde
toman lugar múltiples dramatizaciones, la diferencia conceptual entre ambos es aquí
aprovechada. Es decir, dado que, uno de los supuestos centrales de esta investigación
está en asumir la zona de La Condesa como un espacio simbólico en sí mismo
(diferenciado radicalmente del estar afuera, es decir, de aquello que está fuera de las
43
cuatro avenidas que le limitan), es pertinente asumir como criterio fundamental el
expuesto por Vergara: el lugar se construye a partir de su relación indisoluble con el
espacio y la actuación social.
Ya delimitada la situación, es preciso definirla. Reconociendo la imposibilidad de
realizar completamente el propósito (en tanto las definiciones de las situaciones no
siempre son definidas por los mismos actores participantes ni por el investigador que
analíticamente intenta establecerla), puede ser definida como:

La situación definida u objeto de investigación es el concepto que están
construyendo los productores del lugar en La Condesa, a través de los cuales
se expresan relaciones entre lo nacional, lo extranjero, lo naco, lo high, lo
moderno y lo tradicional. Este tipo de conceptos son explorados a través de
las formas cómo categorizan y se expresan sobre sus propios negocios.
La situación ha sido definida. Necesita responderse la pregunta por los actores,
¿Cuáles son los actores participantes? La escena de La Condesa involucra
multiplicidad de actores en su desenvolvimiento, sin embargo, dado el tipo de situación
definida y franja de actividad estipulada, es posible postular como actores relevantes de
esta investigación los productores de los lugares.
Establecidos ya la franja de actividad, la situación y los actores participantes, es
posible avanzar hacia el tercer paso de la interpretación sociológica cultural: señalar la
serie de principios de organización que subyacen al establecimiento tanto de la franja de
la actividad como de la definición de la situación realizada, es decir, nombrar el marco
de referencia correspondiente.
Este paso no se detalla en este momento, se encuentra de manera tácita en los
análisis realizados en los capítulos 2 y 3 que dan soporte a la tesis que se sustenta. Sin
embargo, dado el tipo de objetivo y de objeto que persigue la investigación, es posible
indicar, así sea expresada en forma de pregunta en el próximo apartado, los principales
elementos que permiten interpretar los códigos y narrativas que utilizan los productores
en la construcción de sus lugares.
44
1.4.5. Pregunta principal

¿Cómo se expresan relaciones entre lo moderno y lo tradicional, lo exclusivo y lo
excluido, lo nacional y lo cosmopolita, a través de los conceptos a los cuales les
apuestan los productores de lugar en La Condesa en la Ciudad de México?
1.4.5.1.
Preguntas secundarias

¿Constituye la zona de La Condesa un lugar?

¿Qué tipo de códigos y narrativas expresan los productores de lugar?

¿Cómo se construyen los conceptos e imágenes que identifican a La Condesa?
1.4.6. Argumento principal de interpretación
Esta investigación intuye que los actores sociales y productores de lugar evalúan el
mundo social y organizan sus experiencias a partir de la primacía de uno de los dos
elementos de cada dupla, en este caso, se privilegia lo moderno sobre lo tradicional, lo
cosmopolita sobre lo nacional y lo exclusivo sobre lo excluido (muy cercano de los
calificativos popular y lo naco). Esta primacía no supone una
ausencia de su contraparte, sólo que, a partir de la imagen de
Condesa que se está construyendo, toma mayor fuerza que la
otra.
Esta primacía expresa una transformación urbano-cultural
implicada en el proceso de renovación y legitimación de la
Condesa como territorio digno de ser recorrido por turistas y
nacionales. Al igual que en el Abasto en la ciudad de Buenos
Aires, la incidencia del sector privado reactualiza las
Fotografía 10. Lo exclusivo,
lo moderno y lo cosmopolita
dispuestas por el patrimonio local, a partir del cual, como
nuevo campo de confrontación simbólica entre los diversos
conceptos que se producen al respecto, legitiman un barrio noble creado desde el mismo
momento de su fundación a comienzos del siglo pasado. Esta política de lugares,
recordando las primacías sugeridas, combinan en su misma realización, parafraseando la
45
interpretación de Carman, una dialéctica de creación y destrucción, memoria y olvido,
reificación y ocultamiento, a la vez que articula tránsitos del patrimonio tangible al
intangible y viceversa.
1.4.7. Relaciones de interpretación ó unidades de análisis/observación
Pensar lo nacional y lo cosmopolita partió de un supuesto común existente entre los
habitantes promedios de la Ciudad de México: “La Condesa es zona de extranjeros”,
usualmente es contrapuesta al centro de Coyoacán, considerado como uno de los lugares
culturales, históricos y tradicionales de la ciudad; un caminar continúo en La Condesa
reafirmó este supuesto y desmitificó lo que en él había de falso, ¡También hay
Mexicanos y Mexicanas por doquier! Suena extraño, pero este supuesto puesto a prueba,
fue dirigiendo una manera de ver la realidad de la Condesa.
Lo moderno y lo tradicional también llegó a la investigación de manera inesperada.
No lo fue tanto por el contraste de la arquitectura decó con el estilo de las nuevas
construcciones en la zona; tampoco lo fue por el tipo de lugares que es posible encontrar
en la Condesa, con cierto aire de complicidad rayando en lo casual y en lo estilizado.
Todos estos fueron elementos que el acercamiento al campo fue evidenciando, sin
embargo, lo que propició pensar esta relación de conceptos fueron, precisamente, los
nombres utilizados en la inmensa mayoría de los establecimientos explorados: ni Pancho
Villa, ni el Presidente Álvaro Obregón, ni la presencia divina de la Virgen de
Guadalupe, ni las insignias de las batallas ganadas en confrontación, hacen presencia en
el lugar, ¿Qué se propicia en la zona que nombres como “El ocho”, “Alto Tango”,
“Frankfurt”, “Moshi Moshi” sobresalgan más que nombres tan conocidos en la ciudad
como la Guadalupana, la Coyoacana?
Finalmente, la relación entre lo exclusivo y lo excluido, nace de recorridos nocturnos
en la zona donde a partir de la experiencia festiva en el antro, fue posible retomar unos
de los juegos analíticos desarrollados por el equipo de Margulis (2004) para analizar el
ingreso y estadía en los boliches de la noche porteña. Si bien La Condesa es un espacio
de libre acceso y no existe ningún tipo de control para deambular en ella, permanecer es
posible siempre y cuando se compartan los códigos que en ella son necesarios. La
Condesa, un espacio ennoblecido en los últimos años, se teje como uno de los lugares
46
paradigmáticos de la ciudad, de esos lugares que hay que ir a conocer y que se
encuentran insertos ya en los recorridos turísticos y dignos de mostrar de la ciudad. Lo
exclusivo y lo excluido es un juego de palabras que permiten analizar, entre otros
términos, lo “naco” y lo “high” que es posible encontrar en.
1.5.
Reflexión metodológica
El camino metodológico recorrido es común a muchas investigaciones sociales de corte
cualitativo que se han hecho desde la sociología, inclusive, comparte con las demás
trabajos realizados sobre la Condesa o colonias alrededores, su abordaje etnográfico, el
privilegio de la entrevista y del uso cotidiano de un diario de campo como herramientas
y estrategias de abordaje de la problemática de interés.
Además de los caminos comunes, existieron también ciertas divergencias o desvíos.
El cambio más radical, no tanto por el estilo personal de asumir los procesos sociales,
sino, más bien, por el tipo de requerimientos institucionales solicitados, fue asumir un
proceso de campo que constantemente iba transformando los propósitos iniciales de la
investigación. Se insiste, quizás hoy, nadie sustente que la investigación sigue un curso
sin desviaciones, sin embargo, las experimentadas en este trabajo no fueron pequeños
deslindes o mínimos ajustes, en algunos casos, fueron cambios completamente radicales,
fundamentados, eso sí, en lo que el trabajo investigativo iba mostrando mientras
avanzaba. Retomando la pregunta hecha en la introducción: ¿Cómo entender que
inicialmente la preocupación estuvo centrada a partir de las prácticas amorosas en la
experiencia festiva en un antro, para centrarse, ahora, en las relaciones entre cuestiones,
tales como lo nacional y lo extranjero, a partir de los conceptos a los cuales se les está
apostando desde los lugares? Las transformaciones generaban una falsa realidad: creer
que se está empezando de nuevo. ¿Acaso es posible esto? La respuesta es negativa y
enfática; pese a que este marco conceptual ha variado y avanzado acorde con los
requerimientos del campo, el escudriñamiento inicial sobre lo urbano, sobre las prácticas
amorosas, sobre lo festivo, sobre los antros, están presentes también en esta nueva
discusión.
47
1.5.1. Espacios de observación
El acercamiento al campo dio información pertinente para caracterizar La Condesa como
un lugar. Se indagó permanentemente entre el tipo de diferencias y semejanzas
existentes entre los heterogéneos espacios considerados. Por otra parte, tomando
diferentes zonas por separado y expresado en forma de pregunta, ¿Qué tipo de
diferencias existen entre los negocios que están cerca del Parque México y aquellos que
se extienden por toda la Calle Michoacán cerca del cruce con Av. Tamaulipas? Se
insistió, también, en la necesidad de caracterizar los negocios de la zona, desde la
descripción del mismo espacio hasta del tipo de aditamentos que les constituían. Se
respondieron preguntas como: ¿Cómo describen la Condesa? ¿Cómo se diferencian de
los demás negocios? ¿Qué motivó a decorar este lugar de esa forma y no de otra?
Cada estrategia de abordaje supuso una o varias unidades de observación
particulares. Es decir, cuando la estrategia fue la realización de los mapas de la zona, los
lugares considerados para su realización fueron los que se encuentran ubicados sobre
Av. Tamaulipas, Av. Michoacán, Av. Ámsterdam y Av. México. Sin embargo, cuando
la estrategia buscó construir imágenes más detalladas de los lugares y de la zona, los
lugares elegidos fueron tan diversos y variados que hacer una lista de ellos sería
improcedente, no obstante, espacios como “El Ocho: café recreativo”, “Casa Merlín”,
“Heladería Alto Tango”, “SOHO”, “Librería Rosario Castellanos: Fondo de Cultura
Económica”, “Salón, bar y restaurante Pata Negra”, “La Nueva Tierra”, “Vespa
Boutique”, “El 10”, “The Green Corner”, “El Conejo Blanco”, “Karma Bagels”, “Salón
Malafama”, “Naco”, “Moshi moshi”, “Teavana”, “El Hijo del Santo”, “Krispy Kreme”,
cobraron una vital importancia para la investigación, tanto por los conceptos que
lograban percibirse en ellos como por el tipo de pláticas que se dieron en varios de ellos.
Dado que la investigación partió de la realidad de un antro en La Condesa para
ubicarse finalmente en la zona, es oportuno, en este punto, dar cuenta del porqué de esa
elección inicial y así visibilizar el punto de partida que se tuvo para recorrerla. El antro
seleccionado en aquel momento fue el “Salón Pata Negra” ubicado entre calles
Tamaulipas y Juan Escutia; el acercamiento, además de estar recomendado en “dF de
48
Culto”, fue realizado a través de una exploración28 y de las conversaciones intencionadas
con personas en la Flacso y fuera de ella a mediados del año 2009. Los motivos fueron
tan variados como la cantidad de personas esperando entrar en él en una noche de antro,
su ubicación en uno de los extremos de la zona -si bien con buen flujo vehicular, casi
nadie estaría deambulando por ahí si no fuera precisamente para el lugar-, su concepto
de negocio al articular no sólo una propuesta de restaurante-bar, sino también al tener un
espacio destinado exclusivamente al baile.
1.5.2. Estrategias de abordaje
Dado que el objeto se fue perfilando a la medida que la investigación fue avanzado,
diversidad de estrategias de abordaje fueron creadas. Estar en el antro permitió afinar la
mirada etnográfica para presentar al sujeto urbano en acción, visibilizar su acción en
detalle. Este momento previo permitió ahondar más en lo descriptivo, sin necesidad de
recurrir a categorías sociológicas para describir lo que pasaba en la escena.
Sin embargo, cuando se da el paso fuera del antro, lo real en La Condesa empezó a
ser caracterizado en diversas formas. En primer lugar, la etnografía, firme en su
propósito, cambio el lugar de observación, ya no sería sólo un lugar cerrado,29 a partir de
ello, empezaron a ser cuantos lugares cerrados (y también abiertos) se encontraran en los
recorridos realizados. El trabajo etnográfico permitió realizar
una clave zonificación sobre La Condesa, a partir de ella,
sobre todo, del consumo concentrado sobre Av. Tamaulipas,
Av. Michoacán, Av. Ámsterdam. Esta zonificación, a la par
que fueron visitados y recorridos muchos de sus negocios,
junto con la observación detallada en varios de ellos,
permitió platicas, algunas casuales, otras preparadas, más
siempre sujetas al guión de entrevista creado para la
Fotografía 11. El Ocho
investigación, siempre puesto a prueba a restricciones o amplitudes según la
conversación lo fuera ameritando. La zonificación, más una observación detallada, junto
Recorrido nocturno realizado por La Condensa, Polanco, La Roma, San Ángel y Av. Insurgentes –
desde el Paseo de la Reforma hasta la Av. Miguel Ángel de Quevedo.
29
Sitios con un límite definido, casi siempre, negocios privados. En contraposición con los lugares
abiertos, casi siempre públicos (entiéndase parques, glorietas, calles, camellones, etc.)
28
49
con una serie de entrevista, además del análisis realizado sobre la guía “DF de Culto:
1000 formas de disfrutar la Ciudad de México”, permitió comprender más la realidad de
La Condesa.
1.5.2.1.
La descripción etnográfica
30
¿Cuáles son las tres características esenciales de la descripción etnográfica según
Geertz?
“Es interpretativa…” (Geertz, 1989:32). Por tanto, esta investigación comprende que
cualquier discurso u acción descrita, reconoce la interpretación de quien le registra, de
quien le observa y de quienes participan en ella. Los diarios de campo se propusieron
llegar a lo más fino de la acción que estaba en curso, presentar en detalle su realización.
La investigación no avanzó hacia límites deconstructivos ni hermenéuticos, sin embargo,
compartió con ellos la necesidad de deshacerse de la pretensión de intentar develar o
reconstruir el sentido originario del texto interpretado, en este caso, de los códigos y
narrativas que dieron vida a La Condesa como zona de esparcimiento cultural y de
entretenimiento. Este sentido no interesa en esta ocasión, por el contrario, está limitada
al momento actual en el deseo irrestricto de discernir aquello que quieren decir los
productores de los lugares con sus actuaciones: “…Lo que interpreta es el flujo del
discurso social…” (Geertz, 1989:32). La descripción etnográfica implica, al haber ya
establecido las franjas de actividad y la definición de la situación de la escena
investigativa, comprender la acción en movimiento, presentándole en detalle para
rescatar de ella, como tercer rasgo esencial de la descripción etnográfica, “…lo dicho en
ese discurso de sus ocasiones perecederas y fijarlas en términos susceptibles de
consulta” (Geertz, 1989:33).
A través de la descripción etnográfica se fueron delimitando los intereses que
guiaron la observación. En primer lugar, además de la escritura espontánea y
generalizada sobre la zona de la Condesa, el interés central estuvo en construir una
Ver 6.1.1. “Guía para la zonificación de los establecimientos” y 6.1.2. “Ítems considerados para la
descripción etnográfica de los lugares” para conocer tanto las preguntas básicas creadas para la
realizar la zonificación de establecimientos como los ítems considerados para la descripción etnográfica
de los lugares.
30
50
imagen general de la oferta de consumo a partir de la exploración de los
establecimientos y lugares que se encontraban ubicados en las zonas de mayor
concentración y densidad en el lugar31. Segundo, además de la caracterización inicial
hecha, fue posible entrar a detallar con mayor énfasis varios de los lugares recorridos en
el momento de la zonificación.32 Ambas acciones, delimitadas en la estrategia de
abordaje de una descripción etnográfica, fundamentaron la elección final de los gerentes
o productores de lugar con los cuales se tuvo una plática más precisa sobre los conceptos
que están creando desde sus negocios.
1.5.2.2.
La entrevista I (Concepto)
33
La entrevista, en ocasiones más cerca de una plática espontanea e informal (siempre
sujeta, eso sí, al guión creado ya interiorizado como guía de conversación), permitió
conocer los conceptos a los cuales les están apostando los productores de lugar desde sus
mismas palabras. Esta es la virtud esencial de la entrevista, abrirse a los mundos
cotidianos de quienes conversan, Aguirre lo expresa de la siguiente manera:
“En tanto técnica cualitativa, la entrevista tiene como virtud abrir las puertas de
la vida ordinaria del entrevistado quien, a través de un diálogo confidencial
construye un discurso que comparte y organiza mediado por el entrevistador,
quien procura un estado de intimidad para detonar la reflexión y el discurso sobre
los modos en que los informantes se ven a sí mismos y a su mundo” (Aguirre,
2008: 33)
El tomar como trasfondo la experiencia de un espacio permitió ubicar la mirada
investigativa, de manera analítica, en tres criterios esenciales para descubrir los
conceptos que se encuentran expresados y manifestados a través de ellos: la zona y
lugar, la historia y el nombre, el negocio y la estética. Son cuatro elementos que puestos
Lo primero fue posible a partir de la construcción de una “guía de zonificación de establecimientos”.
Elaborados a partir de la aplicación de la siguiente Ficha de registro general de la Zona de la Condesa:
nombre de la colonia; nombre del lugar; tipo de lugar (restaurante, bar, tienda, boutique, etc.,
especificando si son cadenas comerciales o no; fecha de apertura del lugar (mes y año); rango de edad de
los clientes o usuarios del lugar y; días y horarios de funcionamiento.
32
Posible a partir de la “guía para una descripción etnográfica de los lugares”.
33
Ver 6.1.3 “Guión de entrevista” para conocer las preguntas realizadas a los productores de lugar.
31
51
en conversación y detallados en un descripción, manifiestan aspectos relevantes de los
conceptos visibles en cada lugar considerado; la zona y el lugar arrojaron características
sobre el espacio de ubicación y del porqué de su utilidad para expresar un tipo de
significado especial que quería proyectarse desde las tiendas; la historia y el nombre
exploran la diversidad de estrategias utilizadas para crear los espacios en su constitución
y desarrollo inicial del concepto y, sobre todo, el nombre, como código palpable de un
significado dispuesto a ser apreciado y comprendido por sus usuarios, como marca
palpable de identificación y de segmentación social; el negocio y la estética ahondan en
las formas concretas en que se materializa el concepto que pretende expresarse, no sólo a
través de sus aditamentos, sino también a partir de los actores que trabajan y asisten a
ellos.
1.5.2.3.
La entrevista II (Tipo de muestro e informantes)
La entrevista necesitó ajustarse a las características del campo, el guión constantemente
se vio adaptado según el espacio, el tiempo concedido, donde tomaba lugar la
conversación. Fue necesario ser flexible para llevar a un feliz término esta investigación;
la serie de encuentros pactados no realizados por incumplimiento de la otra parte, los
tiempos de espera para tener una conversación a veces pasajera, obligó a flexibilizar en
un alto grado la entrevista y estar completamente abierto a las conversaciones
espontaneas y efímeras que surgieron.34
El tipo de muestreo para la selección de los participantes fue el principio de
selección gradual35 que abrió las posibilidades para concebir como opción la estrategia
de muestreo de variación máxima (Patton, 1990) en tanto, a partir de una serie de casos
de muestra bien diferenciados entre sí, pudo encontrarse la serie de códigos y narrativas
comunes/diferentes en los conceptos construidos por parte de los productores de lugares.
Los informantes de esta investigación fueron múltiples, desde todos los
administradores de lugar que fueron consultados para la elaboración de la localización
34
Por tanto, y siendo consecuente con el modo de hacer de esta tesis, mientras este borrador es evaluado,
se tienen previstas otra serie de entrevistas que fortalezcan más el soporte empírico de la tesis que hoy se
sustenta.
35
“Seleccionar casos o grupos de casos según criterios concretos acerca de su contenido en lugar de
utilizar criterios metodológicamente abstractos” (FLICK, 2007:80).
52
del consumo en la Condesa, hasta las conversaciones esporádicas y espontaneas
(aparentemente) con usuarios de los diferentes lugares en los cuales se pudo participar,
haya sido de manera solitaria o en ocasiones acompañados por grupos de amigos y
amigas para propiciar otro tipo de relación con el lugar. Sin embargo, dado que este
punto trata sobre la entrevista en sí, es importante manifestar que realizaron 8 entrevistas
a gerentes de lugares en la Condesa. Cabe mencionar el nombre de algunos de los
lugares de los cuales son fieles representantes: Casa Merlín, Vespa Boutique, El Ocho,
Alto Tango, dF de Culto, entre otros.
1.5.2.4.
Análisis de textos
Puede que la escritura siga siendo la reproducción del pensamiento que le crea y no
tenga vida propia fuera de los autores que le instituyen, no obstante, realzando la labor
de sociólogos culturales desde Alexander, encuentro una gran utilidad en asumir otro
camino para la interpretación de la vida social como texto. ¿Qué pasa cuando la vida
social ya está escrita en texto? La Guía “DF de Culto: 1000 formas de disfrutar la
Ciudad de México es el documento elegido para comprender una de las formas como
está siendo categorizado el consumo en la ciudad por algunos de sus expertos, es decir,
por parte de algunos ciudadanos que se han encargado de recorrerla y habitarla.
El texto es texto siempre y cuando exista un lector que la lea y le interprete. No es
posible acceder al texto en sí mismo, sin embargo, dada la definición de descripción
etnográfica realizada, el camino está marcado para interpretar los códigos y las
narrativas expresadas en él. Es decir, en cuanto a códigos, entendidos como los modos
en que se evalúa el mundo social, se alude al tipo de categorías de descripción utilizadas
para calificar el consumo de y en la zona; en cuanto a las narrativas, entendidas como las
formas de organizar la experiencia por parte de los productores, se hace referencia a la
variedad de precios utilizados en la zona, así como el tipo de categorías utilizadas para la
organización de la comida y del valor del público que se busca atraer.
Finalmente, a manera de síntesis del capítulo 1, este trabajo investigativo considera,
desde la sociología cultural y la etnografía, los conceptos que construyen los productores
de lugar para comprender las relaciones que se tejen entre lo moderno y lo tradicional, lo
53
nacional y lo cosmopolita y, lo exclusivo y lo excluido en La Condesa en Ciudad de
México. La referencia hecha a Simmel, a lo urbano, al cambio de localización de la
diversión nocturna y a la reconstrucción del Abasto, permitió visibilizar el trasfondo
sobre el cual se sustenta la investigación, siempre en aras de reconocer y evidenciar las
dinámicas que se gestan en zonas llenas de pluralidades. Es momento, por tanto, de dar
paso al capítulo 2 donde se realiza un reporte y análisis etnográfico del acercamiento a
campo realizado. Sin embargo, primero, un pequeño intermedio.
54
INTERMEDIO I. Breve pincelazo: trabajo de campo
“La Condesa, conceptos y productores: una etnografía desde sus lugares” y “La
Condesa y las zonas de consumo, cultura y entretenimiento en Ciudad de México: una
lectura desde dF de Culto” son producto de un acercamiento a campo prolongado,
variado y entusiasta. La investigación, como ya se ha mencionado, se situó inicialmente
en la experiencia festiva en el antro y, poco a poco, fue desplazándose del espacio
cerrado del lugar y se situó finalmente en La Condesa como zona de esparcimiento,
cultura y entretenimiento.
El trabajo de campo inició a mediados del mes de julio del año 2009, a partir de un
recorrido nocturno hecho sobre las zonas de consumo de la ciudad se eligió el salón bar
Pata Negra para realizar la investigación que se preguntaba sobre lo amoroso y lo festivo
en una noche de antro; dado que, después de varias semanas de haber habitado este
espacio, la pregunta por La Condesa empezó a ser la inquietud rectora en esta
investigación: las prácticas amorosas y la experiencia festiva restringían el actuar a un
espacio definido y, a partir de las preguntas por las formas de habitar ciudad, la
investigación cambió de espacio de indagación.
El acercamiento al Salón bar Pata Negra estuvo por un marcado interés en develar,
desde la experiencia in situ, las principales características de la expresión amorosa en
una noche de antro. Empezar a pensar en La Condesa fue cambiar el modo en que se
estaba realizando el acercamiento al campo: si bien la experiencia se continuó
presentando en detalle, la mirada fue más amplia al contemplar no sólo lo que era
posible observar en ella, sino, sobre todo, el tipo de narrativas y de códigos que se tejían
sobre ella y se expresaban desde ella.
El acercamiento al campo, por tanto, continúo realizando constantemente en la zona,
los horarios no importaron mucho, es decir, en ocasiones se privilegió la noche, en otras
ocasiones el día y, por qué no, en ocasiones la madrugada para reconocer la zona en sus
55
disímiles tiempos. En otros momentos era la semana lo que importaba, en otras
ocasiones fue el fin de semana, una que otra vez los festivos, en diversos momentos
durante la jornada laboral.
En ocasiones se fue transeúnte, a veces usuario y finalmente: un consumidor. Este
fue el papel clave para entrar de lleno en la escena de consumo en La Condesa: la mejor
forma de caracterizar, de ganar un lugar, de propiciar diálogos desprevenidos y de
realizar una presentación en detalle de la acción del otro en el lugar.
Siendo consumidor, en ocasiones investigador, se realizó una caracterización, estilo
censo poblacional, de los establecimientos ubicados sobre las Avenidas Tamaulipas y
Michoacán. Este movimiento, además de conocer de manera particular aspectos
generales de La Condesa como fecha de apertura, tipo de servicio, público esperado,
permitió definir con mayor precisión el guión que sirvió de ruta para las entrevistas que
se realizaron a los productores de lugar seleccionados de todos los lugares y espacios
recorridos durante los meses de trabajo en La Condesa.
Enhorabuena por La Condesa, por sus calles, por sus personas, por sus usuarios, por
sus fotografías, por sus historias, por su variedad, por sus productores de lugar, por sus
consumidores, por sus habitantes, por sus transeúntes, por lo institucional, por lo lúdico
por lo histórico y por lo estético.
56
2. LA CONDESA, CONCEPTOS Y PRODUCTORES: UNA ETNOGRAFÍA
DESDE SUS LUGARES
La Condesa, conceptos y productores; una etnografía desde sus lugares: el pretexto para
reflexionar sobre lo urbano o, el punto de partida para describir los conceptos que
construyen los productores de lugar o, el texto para interpretar las relaciones existentes
entre lo nacional y lo extranjero, lo moderno y lo tradicional, lo exclusivo y lo excluido
en la vida social que se teje cotidianamente en la escena de La Condesa.
Inicialmente, después de realizar una reflexión sobre los nombres comunes en la
zona y de mencionar la recuperación y resurgimiento que tuvo La Condesa como
escenario de consumo, entretenimiento y cultura, se realiza un reporte etnográfico de los
conceptos encontrados y lugares visitados a partir del establecimiento de cinco textos
que les sirven de interpretación.
Finalmente se sientan las bases de interpretación y de argumentación que sirven de
sustento al trabajo realizado en el próximo capítulo: “La Condesa y las zonas de
consumo, cultura y entretenimiento en Ciudad de México: una lectura desde dF de
Culto”.
2.1.
La Condesa: el trasfondo de los nombres36
Hacia la primera mitad del siglo XVIII, Doña María Magdalena Dávalos de
Bracamontes y Orozco, tercera Condesa de Miravalle, a partir del regalo hecho por su
marido el conde de Miravalle, se convirtió en la dueña de la hacienda de Santa Catarina
del Arenal. La Condesa de Miravalle nació en la Ciudad de México en el año 1701,
contaba con, además de una gran belleza, buena educación y un talento poético especial.
En más de una ocasión ganó concursos literarios donde tuvo la oportunidad de mostrar
gran parte de sus poemas y escritos. Tuvo fama de ser una de las damas más importantes
36
Este apartado se construye a partir de la lectura detenida de los escritos de Neri (2009), Ortiz (2996),
Editorial Mapas (2007) y la página web oficial de la Embajada de Rusia en México
(http://www.embrumex.com.mx/sp_intro.html).
57
y significativas de la corte del Virrey de la época.
Los predios de la hacienda se extendían a lo largo
y ancho del antiguo pueblo de Tacubaya; en aquel
tiempo, las familias nobles de México construían sus
fincas sin escatimar en los precios que implican
edificar lujosas casas, llenas de jardines y parques
elegantes. Además de la hacienda de Santa Catarina,
también
sobresalían
las
haciendas
Barrón
y
Escandón.
La hacienda de Santa Catarina del Arenal desde la
misma época de su construcción en el año 1610, pasó
por numerosos propietarios hasta que en el año de
1873 cayó en manos del latifundista Vicente
Escandón. Después de su muerte, los extensos
territorios de la hacienda fuera repartidos entre sus
herederos (inicialmente pasó a manos de Dolores
Escandón y Arango de Rubín, hija de la viuda de
Escandón).
En el año de 1911, el arquitecto Mauricio
Campos a partir de la solicitud hecha por J. Gómez
de Parada, reconstruyó la casa principal de la
hacienda con fuerte influencia del estilo inglés. Sin
embargo,
debido
a
la
situación
del
México
revolucionario de comienzos del siglo XX, sus
antiguos dueños, los Gómez de Parada, decidieron
emigrar hacia Europa dejando la hacienda durante un
tiempo completamente cerrada. No obstante, antes de
Los Héroes de Chapultepec
“Cuando se produjo el ataque al
Castillo de Chapultepec, Santa Anna
dispuso que los alumnos más
aventajados fueran enviados al ejército
como oficiales y que los demás
abandonaran el plantel; sin embargo,
ellos solicitaron permanecer en el
edificio y defenderlo con su propia
vida.
Ese día, 13 de septiembre, cadetes, jefes
y oficiales defendieron el punto
confiado a su custodia.
Entre los muchos héroes del Castillo
destaca la figura del coronel Felipe
Santiago Xicoténcatl, jefe del Batallón
de San Blas, que defendió la puerta de
entrada al bosque, pero fue gravemente
herido y falleció. Su cuerpo fue
amortajado con la bandera de ese
batallón.
También murieron en la acción y
cumpliendo con su deber los alumnos:
Juan de la Barrera (19 años), quien
falleció en su puesto defensivo al
oriente del cerro; Vicente Suárez (15
años), herido en el Vigía del Mirador y
que murió al día siguiente; Agustín
Melgar (18 años), hecho prisionero y
que, herido de gravedad, falleció pocas
horas después; Juan Escutia (20 años),
desempeñaba el puesto de centinela en
el edificio del Colegio, el cual según
cuenta la tradición, murió en los riscos
del cerro al arrojarse al vacío, llevando
consigo la bandera nacional; así como
Fernando Montes de Oca (18 años) y
Francisco Márquez (13 años), que
posiblemente murieron en la Plaza de
Armas”.
convertirse en dueños de la casa la Embajada de la
Federación Rusa37 en el año de 1942, estuvo
37
Castillo de Chapultepec. Exposición:
diciembre de 2008
En aquel entonces llamada Unión Soviética y posteriormente nombrada como Unión de Repúblicas
Socialistas Soviéticas.
58
alquilada a la Embajada de Brasil durante 8 años previo al regreso de 11 años de sus
antiguos moradores.
La casa de la hacienda de la Condesa de Miravalle, hoy propiedad de la Embajada de
Rusia, está ubicada en lo que solía llamarse Avenida Tacubaya,
hoy circuito interior José Vasconcelos. Esta calle, junto con
Avenida Insurgentes al este, Avenida Baja California al sur, y
calle Veracruz y Avenida Álvaro Obregón al norte, delimitan el
contorno de las tres colonias que hacen parte de La Condesa. Este
pequeño rombo que se crea a partir de la intersección de estas
calles en sus respectivos ejes, condicionan un ordenamiento
particular que le da vida a la zona, le da cabida la existencia de
una cartografía irregular en la cual, a través de sus senderos, se
Fotografía 12 Avenida
Ámsterdam (camellón)
interconectan calles que fácilmente atraviesan la zona en más de un solo sentido
cruzándose reiteradamente con la Avenida Ámsterdam donde, como fue señalado en la
introducción, solía tomar lugar el antiguo hipódromo de la ciudad a comienzos del siglo
pasado.
Esta demarcación física genera una especie de encapsulamiento en la zona, es como
estar adentro y afuera de la metrópoli en simultáneo, es frecuente sentirse en una especie
de refugio urbano, un espacio delimitado por grandes vías que alejan y acercan con el
ritmo intempestivo de una megalópolis; esta circunstancia no es banal, no sólo se ve
delimitada la zona en cuanto espacio físico, también, la zona en cuanto espacio
simbólico, encierra una expresión particular de vivir, de ordenar y experimentar la
mexicanidad en la gran ciudad (detallada en las próximas páginas). Esta cartografía,
unida a una fuerte presencia de transeúntes, crean uno de los atractivos más altos que
tiene la zona para los productores de lugar: La Condesa es una zona con un alto tráfico
de personas:
“Todos los negocios venden, sea cual sea el concepto eh, sea cual sea el concepto los
negocios venden, ¿Por qué? Hay un alto tráfico de gente”
59
“Si este concepto que tenemos ahorita aquí de Alto Tango lo pones en otra calle o en
otra colonia, seguramente no tendría el mismo impacto. Cada uno de esos negocios
tiene un concepto específico, en servicio, en receta, en fórmula, en música, en bebidas,
en atención al cliente, sí, pues la calle es un éxito”
Manuel, Alto Tango: heladería argentina
Las calles de La Condesa son llamadas tomando dos referencias: por un lado, los
nombres de los Estados, ciudades y pueblos Mexicanos y, por el otro, los nombres de los
niños que defendieron el Castillo de Chapultepec cuando fue atacado por el ejército
estadounidense a finales del siglo XIX.
Esta nomenclatura, probablemente no contemplada cuando fue determinada por la
oficina del planeación en el Distrito Federal, crea una forma particular de referirse al
espacio y de hacer mención a un modo específico de
movilizarse a través de él. Estos nombres denominan el
sustento espacial que identifica a La Condesa; sin
embargo, esta referencia hecha a la mexicanidad desde su
nomenclatura, no refleja ni concuerda con el tipo de
apuesta que se construye en ella al ser hoy, una de las
Fotografía 13 Juan Escutia
(Mural Castillo de Chapultepec)
zonas de moda de la Ciudad de México con un peculiar
estilo que no hace gala, precisamente, de su apego a la
historia nacional o al realce del ser mexicano tradicionalmente conocido.
Extranjeros y extraños, son los nombres comúnmente utilizados en los negocios de la
zona. Pocos nombres hacen gala de cierto mexicanismo, a no ser que, como en el caso
de la tienda de ropa “Naco”, pretenda con el uso del nombre y del tipo de concepto al
cual le apuesta como tienda, enfatizar el significado del término para que, después de
invertirlo en su connotación social, se convierta en una forma exclusiva y no popular de
lucir cierto tipo de estilo de ropa.
Los nombres que más adornan La Condesa desde sus lugares, son tan variados como
creatividad tienen sus productores. Sin embargo, a partir de los recorridos realizados, es
posible afirmar que la inmensa mayoría, muchísimos de ellos en otros idiomas (sobre
todo, en inglés), aluden a algo que poco o nada tiene que ver con el país. Esta situación
no es perjudicial ni tampoco es valorada negativamente, por el contrario, da cuenta de
60
una forma particular como se nombra el consumo, el entretenimiento y la cultura en la
zona.
Nombres como Tashi, Wings Factory, Nieman High Design, Thaigardens, Hannan
(fushion food & drinks), Controne, Kerbel‟s pastelería, Mission brand, Les Sentieren‟s,
Village coffee, Kerbel‟s pastelería, SOHO, Canneo, Botanicus, El Japonez, Neve Gelato
(il dolce capriccio), Alto Tango, Smokey Joe‟s, Chai, Converse, Teavana, Krispy
Kreme, Just peaches, Fonda la Garufa, Dayaks, Carbonvino, Pizza Amore, El Ocho,
Vespa boutique, Moshi Moshi, Coffee max, Geisha, entre muchos otros, sobresalen con
mucha más fuerza y frecuencia que aquellos que hacen referencia a lo nacional:
pareciera que, para comprender su terminología necesita comprenderse, al menos,
además del idioma español, el inglés. El hijo del Santo, Charro, El
tizoncito, son algunas referencias
mexicanas que tienen
participación en la escena de La Condesa, así no le apuesten, al
menos desde el nombre, a una identificación con lo cosmopolita o
lo extranjero.
El inglés es uno de los idiomas que es frecuente escuchar al
caminar por sus calles, comiendo pausadamente en alguno de sus
restaurantes, o porqué no, asistiendo a cualquiera de las galerías
de arte o cafés culturales que le adornan entre sus calles.
Fotografía 14 El hijo
del Santo
Existe un equívoco generalizado, un evento iluminado funcionalmente, de nombrar a
La Condesa como territorio de extranjeros: es un equívoco en tanto gran parte de las
personas que residen en ella y la mayoría de quienes participan en sus lugares son
mexicanas; es una iluminación funcional en cuanto, a partir del grupo de extranjeros que
residen en la zona (en mayor medida, Argentinos) y del número que se ve moverse,
usualmente con sus cámaras fotográficas a cuestas asumiendo la pose de turistas
culturales, entre sus calles y negocios. La Condesa es territorio de mexicanos, sin
embargo, se postula más como territorio cosmopolita que da cabida a lo nacional en
conversación directa con lo internacional, más que como sólo territorio extranjero:
“Aquí en La Condesa es como más libre, yo quiero viajar, yo quiero hacer, yo quiero
visitar, yo quiero conocer, y vienen aquí y comparten esos viajes, esas experiencias que
61
han tenido. O sea, no sólo se limita a vivir en La Condesa, sino, conocer varios puntos
de la ciudad, del país o del mundo, y venir a expresarlos aquí”.
Miguel, Vespa Boutique
Lo nacional o mexicano, trasladando la asociación entre los nombres de las calles y
de los lugares de la zona, está presente como fondo de referencia espacial en la escena
de consumo, entretenimiento y cultura en La Condesa. En ocasiones, sobresale como
figura a partir de ciertos nombres como del ya referido El hijo del Santo, inclusive, se
convierte en ese pequeño islote comunicado y distanciado de esa gran metrópolis que es
la Ciudad de México.
2.2.
La recuperación de La Condesa y su resurgimiento como escenario de
consumo, entretenimiento y cultura
Este pasado noble de la zona no evitó que La Condesa cayera en una especie de olvido y
deterioro en la segunda mitad del siglo XX y que, solamente después del sismo que
afectó a la Ciudad de México en el año 1985, entrara en un periodo de recuperación
gracias a las estrategias gubernamentales de reparación y de incentivo social para que la
zona céntrica de la ciudad empezará otra vez a habitarse con nuevos y viejos residentes.
Después del sismo, empezó a retomar el prestigio que otrora le había pertenecido como
territorio bello y culto:
“Empezaron a darse cuenta que la Condesa era bien bonita, no, en realidad, que sí le
rascabas poquito, podrías darte cuenta de… La Roma, un poco igual, pero la Roma
siempre permaneció como ni tan elegante ni tan devastada”
Jorge, dF de Culto
A comienzos de la década de los noventa, el uso de suelo permitido en la zona varió,
de ser exclusivamente habitacional pasó a compartir un uso comercial. Esta
característica, estipulada desde el plan de ordenamiento territorial de la ciudad, fue el
sustento legal que le posibilitó, poco a poco, convertirse en lo que actualmente es hoy:
una zona dedica al consumo en la ciudad. Esta condición propició que, además de la no
prohibición para la construcción y puesta en funcionamiento de locales comerciales,
62
empezara a especularse con el futuro inmediato y mediato de la zona. El cambio en el
plan de ordenamiento territorial generó, al menos en el ambiente donde se mueven los
productores de lugares, condiciones reales para que su interés se viera puesto en la zona
como uno de los espacios en la ciudad que en un corto plazo empezaría a concentrar la
escena del consumo, entretenimiento y cultura de la ciudad.
Pese a que la cultura de tomar café no era tan fuerte en México, empezaron a
instalarse en La Condesa negocios a los cuales las personas podían ir a degustar una
buena taza. Poco a poco las personas empezaron a percatarse del cambio que estaba
experimentando la zona, sobre todo, en inmediaciones del Parque México y del Parque
España. Este cambio, no sólo atrajo la atención de los productores de lugar, sino también
sus mismos consumidores; existía cierto recelo para ir a La Condesa: su oferta era
limitada y poco o nada podría hacerse en ella. Inclusive, nuevos residentes llegaron,
quizás los más audaces, los que avizoraron el futuro que tendría La Condesa en la
ciudad, sin embargo, poco a poco se juntaron muchísimas personas que, junto con la
implementación de las políticas del gobierno de la ciudad sobre la zona, fueron
elementos centrales para que el espacio volviera a
resurgir: la Condesa como nuevo escenario en la Ciudad
de México para el consumo, el entretenimiento y la
cultura.
Fotografía 15 Parque
México II
“Yo creo que es un buen punto para venir a, es algo que no
debes dejar de visitar, está muy padre el concepto. Y yo creo
que cada día, tanto los vecinos como, en el caso de
gobernación, se están esforzando en darle ese toque distintivo
a la Condesa”
Miguel, Vespa boutique
“La colonia empezó a resurgir, siempre fue elegante, siempre fue fina, pero ahí estaba
desempolvándose, ya estaba otra vez retomando, ya estaba saliendo el sol otra vez sobre
La Condesa”.
“La Condesa se volvió a poner bonita. Nunca como al principio, pero sí se volvió a
poner limpia, desempolvada, soleada, padre”.
Jorge, dF de Culto
63
Ese cambió en el énfasis de la zona en la ciudad, permitió, además de la nueva
puesta en escena en el consumo de la ciudad como ya fue referido, fijar de nuevo la
atención en ella para redescubrirla a partir de su vieja y nueva constitución. La forma de
ordenamiento de La Condesa, limitada por cuatro grandes corredores viales en la ciudad,
generó en ella cierto tipo de encapsulamiento que fue propicio para el tipo de actividades
que, promocionadas también desde el gobierno federal, empezaban a identificar el
territorio recuperado. 38
Basta con observar la siguiente gráfica 39 para ver que este cambió en las políticas de
ordenamiento territorial en la ciudad, propiciaron el marco de juego a través del cual los
productores de lugares tuvieron vía libre para empezar a construir y consolidar una de
las nuevas zonas de consumo en la ciudad.
Gráfica 2. Fecha de apertura del negocio
38
Los parques México y España a comienzos el año 2008, fueron beneficiados por la acción
gubernamental a través del subprograma “manos a la obra” del programa general llamado “Nuevo orden
urbano”: ambos parques experimentaron un fuerte proceso de rehabilitación con inversiones superiores a
varios millones de pesos por parte de la delegación.
39
La totalidad de gráficas fueron construidas a partir del ejercicio de zonificación hecho sobre la mayoría
de establecimientos ubicados sobre las calles Tamaulipas y Michoacán en La Condesa. El ejercicio hizo
las veces de muestra más que un ejercicio de censo. Sin embargo, sin pretender realizar una generalización
poco confiable, las gráficas construidas dibujan tendencias que se reflejan a lo largo y ancho de sus
espacios.
64
El 75,3% de los negocios abrieron sus puertas al público durante la presente década,
con un énfasis mayor, a partir del año 2005 (62,3%). Este incremento en el número de
negocios, también se vio reflejado en la creciente variedad de establecimientos que
empezaron a instalarse en la escena de La Condesa.
Gráfica 3. Tipo de negocios
Inmediatamente llama la atención que, de los 77 lugares consultados, el 41,5% está
referido exclusivamente a restaurantes bares. Ni siquiera, los cafés, estando en el
segundo lugar de primacía, representan el 12% de la cantidad de negocios existentes
sobre este par de calles. Por tanto, de manera tentativa, puede afirmarse que, si bien
existe variedad de conceptos y tipos de lugares que ofrece la zona, la inmensa mayoría
está dedicada al negocio de la comida y de las bebidas, indicando con ello una
predisposición de la zona a cobijar a un público que gusta más de platicas amenas en
restaurantes o bares que de uno que está dedicado a turismo cultural. Por ello, tampoco
genera mayor sorpresa constatar que, desde el año 2005 a la fecha, es precisamente este
tipo de negocio que ha sido inaugurado con mayor frecuencia en la zona.
65
Gráfica 4. Tipo de negocio inaugurado entre los años 2005 y 2009
El 73,33% de los restaurantes40 consultados manejan carta internacional y tan sólo el
26,6% restante maneja carta nacional. La Condesa, por tanto, se instala cada vez con
mayor fuerza como una zona territorio para disfrutar de lo internacional, no
necesariamente desde la plática, sino, sobre todo, desde el paladar. Tener un rincón en la
Ciudad donde se puede encontrar el mundo entero es parte del papel de la zona en el
juego de lo urbano; La Condesa, por tanto, puede ser un espacio creado para comensales
que gustan del buen comer (fuera de lo nacional) y que les cautiva probar propuestas que
no se encuentran en los restaurantes tradicionales.
Gráfica 5. Tipo de carta del restaurante
40
No se manejan los 32 restaurantes de la muestra porque 2 restaurantes de los consultados no
permitieron conocer
66
Basta observar con mayor detalle la procedencia de la comida que se ofrece en ellos
para determinar, por un lado, que la comida argentina, italiana y japonesa son las que
mayor número de oferta tienen en la zona y que, por el otro, no se maneja ningún tipo de
combinación de comidas en sus respectivas cartas. El gusto mexicano por la comida
argentina es palpable a lo largo y ancho de todo la Ciudad de México, es frecuente
encontrar restaurantes por sus calles y por la mayoría de las zonas que conforman la
zona T referida en este escrito. Un suceso que explicaría la alta presencia de este tipo de
carta en la ciudad, podría estar asociado al fuerte arribo de argentinos exiliados que hubo
durante las décadas de los 70 y 80‟s (sin embargo, es tan sólo una hipótesis que no ha
sido puesta a comprobación).
Gráfica 6. País de procedencia de la comida internacional del restaurante
Sin embargo, si bien la oferta de consumo en La Condesa enfatiza más en la
presencia de restaurantes, la mayoría son abiertos por productores locales o nacionales
sin ser parte de algún tipo de cadena comercial. Parece, por tanto, que la inmensa
mayoría de los negocios puestos en la Condesa (67,5%), surgen más de la apuesta
comercial de pequeñas empresas de trabajo que de grandes franquicias internacionales,
esto pareciera indicar que la zona, pese a su aparente predisposición por la comida
internacional, se configura como un espacio donde los productores mexicanos y o
residentes en la Ciudad de México instalan sus negocios particulares con el ánimo de ir
67
aportando en la construcción de una zona tendiente hacia lo internacional, pero con un
toque y comienzo netamente nacional.
Gráfica 7. ¿El negocio hace parte de una cadena comercial?
Pareciera que La Condesa nunca duerme o, al menos se desvela. La mayor parte de
los negocios consultados trabajan mañana, tarde y noche (50,6%) y los restantes
(48,1%), excepto un negocio que ofrece servicio las 24 horas del día, trabajan en dos de
las tres jornadas del día.
Gráfica 8. Jornada de servicio del negocio
Tampoco descansa, la máxima religiosa de que el séptimo día es para descansar
parece no tener cabida en La Condesa, tan sólo el 21,5% la respetan y, quizás de manera
un poco más libertina, el 2,5% se toma dos días para recargar energías. Este no
descansar, este estar despierto y disponible para residentes de la Ciudad de México, es
68
una característica más que dibuja la escena de consumo, de entretenimiento y de cultura
en La Condesa. El estar despiertos y dispuestos como negocios, desde el concepto de los
productores de lugar, propicia que el defeño o el extranjero, además de encontrar el
mundo entero en un espacio particular de la ciudad, pueda hallarlo en cualquier
momento que su deseo lo requiera.
Gráfica 9. Día(s) de cierre de los negocios
A manera de síntesis, La Condesa como espacio de consumo, de entretenimiento y
de cultura, es construida desde un actuar consciente que pretende creerla como una zona
dispuesta para el consumo nacional de cara a lo internacional, con un carta y selección
de bebidas que bien gustan de lo mexicano, pero, sobre todo, enfatizan en lo extranjero
como patrón esencial de consumo; es una zona que está abierta y en funcionamiento la
mayor parte del día y de la totalidad de días de la semana, su participación es exclusiva,
más no excluyente, todos quienes quieran pueden participar en ella, sin embargo,
necesita tener las condiciones socio-económicas que le auguren una prolongada estadía
en la zona, es decir, si no se tiene el ingreso suficiente para poder permanecer
consumiendo en sus lugares, probablemente su tiempo de permanencia en ellos sea más
corto de lo que podría haber sido si se tuviera lo suficiente para asegurarse un poco más
de tiempo: se es exclusivo, más no se es excluyente. La Condesa moderna, la de
restaurantes y bares, la que toma su arquitectura decó y le saca provecho a través de los
69
negocios que le instala, es el elemento faltante que completa la ecuación de La Condesa
como lugar moderno, cosmopolita y exclusivo.
2.3.
Conceptos e imágenes traducidos en textos
Caminar por la Avenida Sonora rumbo a la Avenida Insurgentes, recorrer los amplios
camellones de la calle Mazatlán en sentido Reforma, tomar una eco-bici en renta
después de haber descendido del metro Chapultepec o Metrobús Escandón para llegar a
la reunión que está sobre la calle Amatlán; andar desprevenidamente entre la calle
Alfonso Reyes esquivando constantemente quienes pasan sobre ella en bicicleta, correr o
trotar entre los grandes árboles mientras otros practican yoga o se dedican a ver jugar un
partido de fútbol en inmediaciones del Foro Lindbergh del parque México, recorrer
despacio en coche Nuevo León en búsqueda de la avenida División del Norte rumbo al
sur de la ciudad son maneras de entrar en contacto directo con la multiplicidad de
imágenes que La Condesa tiene para presentar.
La interpretación sobre La Condesa está mediada por la perspectiva que se asuma
para hacerlo, en este caso, dado que la pregunta está sobre ella misma, su relación con el
afuera pierde fuerza al pretender encontrar una identidad desde las mismas calles,
lugares, historias y tradiciones que le constituyen. En este caso, La Condesa sí es
territorio donde se privilegia la imagen del mundo entero, donde es posible encontrar, a
muy pocos pasos de camino, la más variada selección de cartas y sabores entre sus
diferentes restaurantes:
“Aquí te encuentras de todo y todo está riquísimo”
Miguel, Vespa boutique
Sin embargo, cuando es interpretada en relación con los espacios que constituyen la
zona T41 de la Ciudad de México, si bien también limitada en su caracterización, La
A partir del análisis hecho a “dF de Culto” se reconoció que Polanco, La Condesa, La Roma, San
Ángel, Coyoacán y Centro Histórico, son las diferentes colonias que constituyen la zona donde fue posible
dibujar una zona (nombrada “T” por su semejanza con la letra en su ubicación espacial) donde se ubica la
mayor oferta de consumo, cultura y entretenimiento de la ciudad.
41
70
Condesa se postula como un elemento más en la ecuación de producción de lugar que le
apuesta a un concepto de conversación directa con lo internacional, a partir del ejercicio
cotidiano de recodificación de la tradición y de la inventiva de la ciudad desde su noción
de ennoblecimiento: La Condesa es, junto con las zonas de La Roma, Polanco, el Centro
Histórico, Coyoacán, San Ángel, Xochimilco y Santa Fe, parte del entramado que
constituye la identidad ennoblecida de la ciudad; concepto actual que se devuelve al
pasado, más no a la tradición, para fijar el fundamento de su legitimidad42.
En La Condesa se respira una onda retro, un concepto
clásico está volviéndose a instalar en su cotidianidad, desde la
misma forma de vestir, hasta en el tipo de artículos que
utilizan. Es un deseo de regresar al pasado, más no a lo
tradicional como aquí se sustenta, para darle, a partir de un
ejercicio de inversión del significado o de reactualización del
Fotografía 16 Vespa
Boutique
sentido otrora asignado, un toque cultural de mayor
diversidad de entretenimiento y consumo.
La tendencia está marcada: a la moda, a lo retro. La zona se configura como un lugar
en el cual es posible transitar de manera sosegada43, un ambiente donde la comodidad en
el vestir prima más que la necesidad que se tienen, en otros rumbos de la ciudad, de estar
bien vestido, algo no tan elite, pero tampoco tan popular:
“La Condesa es la zona donde la gente que tiene mucho quiere venir a aparentar ser
más relajada y quienes no tienen tanto dinero para simular que sí lo tienen”.
Dulce, SOHO
Según Ortiz (2006), desde aproximadamente una década, la colonia está de moda, la
llegada de personas estrechamente vinculadas a los medios de comunicación ha sido una
de las razones para adjudicarle esta calificativo: “no sólo está de moda disfrutar de una
comida al aire libre, sino también mudarse a vivir a ella” (Ortiz, 2006:52). Inclusive,
42
Ibíd.
Probablemente esta frase esté completamente fuera de lugar en una noche en Condesa: ¿Estarían de
acuerdo las personas que buscan insistentemente encontrar un lugar para estacionarse sin necesidad de
recurrir a un estacionamiento privado o usar el servicio de los valet parking?
43
71
dada las características de la zona y del prestigio que tiene en la Ciudad de México, ha
sido utilizada, en más de un ocasión, para servir de escenarios de filmación tanto de
películas nacionales como extranjeras al igual que en la promoción de series televisas de
corte internacional44.
La Condesa no siempre ha estado de moda, sólo basta recordar la relocalización del
consumo, particularmente en los establecimientos dedicados al baile, otrora salones de
baile, hoy con mayor intensidad y cantidad los llamados antros o sitios de fiesta o rumba
en la Ciudad de México. La Condesa fue realizada en diferentes tiempos a comienzos
del siglo pasado, la colonia Condesa fue construida a comienzos del año 1902 mientras
que las colonias Hipódromo Condesa e Hipódromo fueron en año de 1925. Las tres
colonias, desde su construcción, estuvieron condicionadas por el estilo que preferían
quienes solían ser los residentes en aquellos tiempos. Basta recordar el comentario hecho
sobre la Condesa de Miravalle para tener presente que la zona, desde antes de la época
de su construcción, era sitio preferido por los nobles de la Ciudad de México. Esta
circunstancia, junto el afrancesamiento que experimentaba México en el gobierno del
Presidente Porfirio Díaz, provocó que gran parte del estilo arquitectónico en la zona
empezara a mirar con mucho interés las propuestas del art decó y el art Nouveau45
procedente del viejo continente.
2.3.1. La zona de caos: estar adentro y afuera de la metrópoli
La Condesa es, como otros lugares de la ciudad, una zona de caos. No tanto por el
bullicio que generan los establecimientos puestos en funcionamiento desde la mañana
hasta altas horas de la noche, tampoco lo es por la dificultad existente en la búsqueda de
44
Tres ejemplos de ello, las filmaciones de las escenas:
… centrales de la cinta Amores Perros del director mexicano Alejandro González Iñárritu, entre las
calles Juan Escutia y Atlixco (año 2000).
 … del secuestro de Pita (representada por Dakota Fanning) en la película Man on fire (Hombre en
llamas), saliendo de la residencia donde funciona actualmente el Centro de estudios musicales México
A.C. en inmediaciones del Parque México (año 2004).
 … de promoción de la serie “FlashForward” de la cadena ABC transmitida por AXN para toda
Latinoamérica. Cruce entre calles Michoacán y Vicente Suárez, en inmediaciones del Mercado
Michoacán (año 2010).
45
“El art decó se caracteriza por la presencia de placas cuadradas con relieves, cuyos motivos pueden ser:
florales, vegetales, geométricos y ocasionalmente humanos. Este estilo no sólo abarcaba la arquitectura,
sino también el diseño de mobiliario urbano y casa habitación. El art Nouveau se inspira en la naturaleza y
los detalles femeninos, así como motivos exóticos” (Neri, 2009:99)

72
lugares para estacionamiento de coches que encuentran su espacio al lado y lado de las
banquetas, mucho menos por el tipo de cruces que se dan entre sus calles, espacios que,
sin percatarse rápidamente, podría llevar a caminar sobre un mismo círculo si el trayecto
fuera sobre Av. Ámsterdam. No, estas son condiciones que propician este caos, sin
embargo, en esta interpretación, lo es más por el choque que se da entre diversas
tendencias que ponen en tensión la dinámica de la zona con ella misma y con otras zonas
de la ciudad. Tensión bienvenida, deseable, rechazada y olvidada por sus habitantes, sus
usuarios, sus trabajadores y sus transeúntes. Tensión leída en términos de lucha por un
lugar.
La Condesa construye su concepto en tensión consigo misma cuando reconoce la
multiplicidad de conceptos que se encuentran en su cotidianidad, no sólo desde los
productores de lugar, sino desde el tipo de actores sociales y de dinámicas que se dan
entre sus calles y sus parques. La identidad de la zona se construye, pese al actuar
consciente desde una política de lugares, desde la mutua afectación de todas las
instituciones y actores que hacen parte de la escena del lugar. Probablemente La
Condesa encuentra un pretexto para anclarse en su historia y en su pasado hidalgo en su
construcción, sin embargo, La Condesa, a partir del juego entre lo moderno y lo
tradicional, de lo exclusivo y lo excluido y, de lo nacional y lo cosmopolita va
encontrando su identidad.
La Condesa se define en tensión con otras zonas de
la ciudad, ¿Qué sería de ella si no existiera un Coyoacán
del cual diferenciarse, de un Polanco del cuál sentirse
más cercano? La zona crea su lugar en la ciudad a partir
de esta aparente tensión que se da en la Ciudad de
México. A diferencia de la identidad de La Condesa a
Fotografía 17 Coyoacán
través de ella misma, la construida a partir de la cercanía
y lejanía de las demás zonas (aquellas que se encuentran situadas en la zona T), se da en
un juego mutuamente complaciente de diferenciación que posibilita crear una zona más
amplia donde el mundo entero, no sólo desde la experiencia de lo internacional, sino
también donde lo nacional y las diferentes ámbitos de la vida social (lo cultural, lo
artístico, lo de moda, la historia, entre otras) encuentran sus espacios para expresarse. La
73
lucha de La Condesa por un lugar en la Ciudad de México, cuando encuentran entre sus
pares colonias tan relevantes como Polanco, Santa Fe, Coyoacán, La Roma, Centro
Histórico, San Ángel, entre otros, encuentra el pretexto para profundizar y realzar su
particularidad en comunicación directa con sus semejantes, así el contenido del concepto
sea precisamente el que cambie y no la forma que le da su posibilidad.
Por ejemplo, esta identidad que construye La Condesa en relación con los demás,
encuentra en la caracterización de Ciudad Satélite uno de los atributos que se están
utilizando para dar cuenta de ese deterioro que se avisara para la zona:
“La Condesa es cuestión de tiempo para que en 2, 3 años se convierta en lo que hoy es
la Zona Rosa, un sitio ya como segundón, que va a ser igual de bonito que siempre,
igual de elegante, pero ya, sateluquizado”.
Jorge, dF de Culto
"Al otro día cuando llegas, pues aquí están vasos, llegan haber, perdón por la palabra,
vomitadas, llegan a haber condones, todo eso, dices tú qué onda, botellas de refresco,
de licor y antes no lo veías"
"Fumando afuera, no se puede pasar. O sea, llegan a, y no digo que esté mal, pero,
pero, para este tipo de colonia yo siento que se ve mal, o sea, se ve mal"
Jorge, Casa Merlín
La construcción de una zona de consumo, cultura y entretenimiento por parte de los
productores de lugar, tiene aparejado consecuencias que se escapan al control y
planeación de quienes les han constituido. La explosión en La Condesa ha traído consigo
la aparición de nuevos sujetos urbanos, no sólo de quienes asumen el papel de
consumidores, sino de todos aquellos que empiezan a hacer parte de la escena en la
zona, entiéndase boleros46, mendigos, valet parkings, policía federal; todos ellos
condicionan un tipo de escenario en la ciudad que, pese al marcado enojo, aparente
repulsión o sosegada aprobación de este tipo de prácticas, son actores que constituyen
también la escena de consumo de la zona. Son los extranjeros de la zona, son aquellos
que hacen parte de su escena de consumo, pero que no necesariamente son reconocidos
como tal, son extranjeros no por su falta de nacionalidad mexicana, sino, por esa
46
También conocido como lustra-botas.
74
desaprobación o reconocimiento como esos otros que no hacen parte de su actuación
central y sólo toman parte en los papeles tras bastidores.
“¿Y qué onda con todos los Valet Parkings, estacionamiento, coches en tercera fila,
vendedores ambulantes? Eso ya está horrible. Eso no, esa no era la idea original,
sabes… Ya déjenme en paz. Yo no quiero vivir entre Valet Parkings y entre gente
vendiendo dulces… Yo por eso salí corriendo del Parque España”
Jorge, dF de Culto
Ya no es tan fácil ver jugar en la calle a niños que otrora construían sus mayores
referentes de identidad en relación con el espacio donde se formaban. Los nuevos
sujetos urbanos han contribuido para que los códigos de relación habituales hubieran
cambiado drásticamente en la zona. Así como existen sujetos que aprueban la
transformación urbana que se ha tenido en ella, también existen quienes se quejan y se
revelan frente a ella, al sentir y recordar que la vida era mejor antes que lo que se aprecia
en su actualidad.
"Mucha gente, se dejaron venir los músicos, los vendedores, los que piden limosna, los
boleros… esto no lo veíamos, los niñitos acá llegando a pedir limosna, músicos en la
calle"
Jorge, dF de Culto
Sin embargo, esta investigación asume estas tensiones de manera necesaria y no sólo
contingentes en la configuración de una zona como espacio social. Esta situación
continúa entre los sujetos urbanos que participan en La Condesa, unos en calidad de
residentes, otros asumiendo la pose de turistas; unos recorriéndola de paso, otras
deambulándola entre sus lugares; unos consumiendo sus ofertas, otros intentando crear
nuevos conceptos que les atraigan. Las relaciones que se dan son correlato esperado del
cambio de estilo en una zona en particular; no sólo cambian sus consumidores, también
cambian sus productores, sin embargo, son los productores de lugar quienes con mayor
entusiasmo intentan descubrir los giros que va teniendo el consumo de parte de sus
usuarios a través de la interpretación tanto de los códigos que utilizan para ordenar su
experiencia como de las narrativas que usan para evaluarla.
75
Aquí se encuentra otra paradoja. Los productores de lugar no sólo interpretan
situaciones47, también las construyen, se necesita recordar que en esta investigación es
entendido como “el actor que construye espacios de tal forma que, a partir de las
características y del uso que le imposta, configura una posibilidad que deviene lugar a
través de la apropiación y resignificación que tienen de ellos los demás actores
sociales”
El productor de lugar reconoce una mezcla variada de estilos, de nacionalidades de
visitantes y de restaurantes, también está consciente de cuál es su propósito de negocio.
Este sujeto urbano necesita reconocer el papel que juega en la escena dramatúrgica que
se vive en la Condesa, quizás, podría pensar que es quien realmente determina la
realidad de la zona, sin embargo, cabe recordar que la definición de la situación,
parafraseando a Goffman, no siempre se encuentran entre los sujetos que participan en
ella. El productor de lugar necesita reconocer que quienes participan en su escena, pese a
la variedad aparente que expresan en sus comportamientos, se mueven exclusivamente
dentro del espacio permitido que propicia la zona a través de las narrativas y los códigos
que les constituyen48 y sobrepasa la actuación particular de los actores que se asumen
como consumidores o se consideran productores de lugar. Reconocer esta situación, es
entender que ambos sujetos urbanos conforman entre sí el escenario que les sirve de
trasfondo para sus actuaciones y que, de caso de no respetar cabalmente el tipo de reglas
y de acuerdos que se dan tácitos en el espacio, probablemente serán excluidos de su
participación. El sujeto urbano que supera esta condición, donde la capacidad actoral es
puesta en juego y el estar a la moda es la fachada a través de la cual se presenta la
persona en su vida cotidiana, es precisamente el habitante de ciudad. 49
El caso se expresa también en los conceptos a los cuales les apuestan los productores
de lugar en La Condesa. Si bien, los conceptos muestran cierta concordancia con la zona
en cuanto el ambiente cosmopolita, extranjero y exclusivo que se le adjudica, también se
encuentran en tensión las formas que tienen de expresarlo:
47
Si así fuera, el nombre utilizado no haría justicia a la labor que realizan.
Este punto se detalla exclusivamente en el siguiente capítulo.
49
Se desarrolla más adelante.
48
76
“El concepto aquí en La Condesa es como el de todos: mesas a nivel de cancha o a nivel
de banqueta, a la gente le gusta eso porque disfrutamos poder comer viendo el
atardecer, el aire, el poder fumar, no olvidemos que hay aquí una ley para los no
fumadores, y, eso es un atractivo principal para la gente que viene aquí”.
Manuel, Alto Tango: heladería argentina
Es oportuno recordar el nombre de la tienda “Naco”
referido unas páginas atrás. Este nombre es adecuado para
exponer el argumento que aquí se sustenta. Si bien el
significado común de la palabra “naco” en México es utilizado
para referirse usualmente a la gente con “mal gusto” o de “baja
categoría” en su vestir y en su actuar, la utilización de este
Fotografía 18. NACO
término como nombre de una tienda de ropa y, sobre todo,
ubicada en La Condesa, indica un ejercicio de inversión en su significado: se juega con
la asociación inicial del sentido para, a partir del estilo y calidad de la ropa que se vende
en ella, se vea deslegitimado y puesto en cuestión como referente inicial de identidad.
Este juego, aparentemente reaccionario frente al sentido común del término, lo único
que termina realizando es un afianzamiento del estilo de consumo que se proyecta en la
zona. He aquí que se subleva contra lo establecido y sólo consigue reafirmar y
profundizar el estilo exclusivo de la zona.
“Jugamos con el significado del término, eh, no somos nacos ni nada por estilo, y si lo
fuéramos, lo seríamos con estilo”.
Sofía, Naco
Extranjeros y extraños, son los nombres comúnmente utilizados en los negocios de la
zona. Pocos nombres hacen gala de cierto mexicanismo, a no ser que, como en el caso
de la tienda de ropa “Naco”, pretenda con el uso del nombre y del tipo de concepto al
cual le apuesta como tienda, enfatizar el significado del término para que, después de
invertirlo en su connotación social, se convierta en una forma exclusiva y no popular de
lucir un estilo de ropa que no utilizan, usualmente, a quienes se les nombra de tal forma
despectiva.
Se reitera, La Condesa puede ser interpretada, al igual que las demás zonas de
consumo, entretenimiento y cultura de la Ciudad de México, como la expresión
77
particular de un desorden lleno de conceptos que encuentran justificación y permiso en
ese fondo común que les ordena y les condiciona su existencia. Finalmente, cabe
preguntarse, a manera de reflexión sobre lo moderno, lo cosmopolita y lo exclusivo.
¿Cómo ser exclusivo si no hay algo que pueda ser excluido? ¿Cómo ser cosmopolita si
no existiera ese algo que pudiera ser asociado con lo nacional?
Sobre el vestir… Salón Pata
Negra
“En la entrada no hay ningún
documento que exija algún tipo
de código de vestir para entrar.
El lugar abiertamente expresa
en uno de sus carteles que,
inclusive sin cobrar cover, no
se realizará ningún tipo de
práctica discriminatoria,
aunque sí, por supuesto,
continúan reservándose el
derecho de admisión.
El tipo de ropa utilizada es
variada, es posible encontrar
todo tipo de estilos (excepto un
estilo formal), pasando de algo
sport como un jean y una
camiseta, a otros un poco más
casuales con pantalón habano y
una camisa de manga
remangada metida por dentro,
en el caso de las mujeres era
igual, vestimentas donde
imperaba un jean, eso sí, casi
todas con un buen par de botas,
de zapatos (casi ninguna
llevaba puesto tennis, como si,
gran parte de los hombres
presentes)”
Diario de Campo
Noviembre de 2009
¿Cómo ser moderno si no existiera un tradicional del cual se
toma distancia? Este tipo de conceptos necesitan de su
correlato, es la trampa de interpretar y de asumir la vida social
desde categorías binarias: existe un visible rechazo entre los
términos y una tácita necesidad de relacionarse.
2.3.2. La turística y la de moda: entre lo exclusivo y lo
desprevenido
El parque México, la avenida Mazatlán, la calle
Michoacán, son sitios obligados en cuanto recorrido turístico
se realiza en la zona. No es gratuito, entonces, que ofertas de
productos en movimiento como el “Turibus”,
50
tenga como
lugar obligado en su recorrido La Condesa: es un hecho,
actualmente, la zona hace parte del circuito turístico y
pintoresco de la Ciudad de México.
La Condesa toma distancia de otras zonas, si bien todas
dentro del circuito turístico de la Ciudad de México51, lo cual
hace que sus diferenciaciones sean de contenido, más no de la
política de lugares que les constituyen, en diferentes aspectos.
Si bien es cierto que en el Distrito Federal existen zonas de
alto poder adquisitivo (caso Interlomas, Santa Fe, San Ángel,
“Empresa dedicada al servicio turístico en México, a través de sus circuitos turísticos. Turibus forma
parte del grupo ADO, empresa mexicana con más de 70 años de experiencia en el país” Ver:
www.turibus.com.mx
51
Esta discusión sirve de sustento a lo desarrollado en el capítulo 3.
50
78
Pedregal de San Ángel, Linda Vista), es común observar en La Condesa una mezcla en
la diversidad de actores sociales que conforman su público habitual:
“Aquí te puedes encontrar a gente de poder adquisitivo medio pero buscándole a la
moda, como te puedes encontrar BMWs, Audis en las calles, de gente de alto poder
adquisitivo, entonces, eh, hay tal vez un mercado muy importante definitivamente, es un
mercado muy importante; el de moda”
Manuel, Alto Tango: heladería argentina
“Está lleno de gente rara... La Condesa está rarísima… Veo pasar tanta gente tan
diferente, como la modelo, como la más fashosa, como la guapa fashosa, como la fea
glamurosa, como la, que les encanta los animales, aquí la Condesa está infestada de,
hablando de los que habitan la Condesa, de gente que tiene perros”
Raúl, El ocho: café recreativo
A la Condesa, al hacer parte de la política de lugares de ennoblecimiento desde el
sector gubernamental, están intentándole por todos los medios darle ese toque de
“vengan aquí, es un lugar seguro, es un lugar amistoso, es un lugar que te va a recibir
bien, en donde puedes encontrar prácticamente de todo”. La seguridad se ha
incrementado, el pie de fuerza es mayor, los vecinos buscan en todo momento que la
calle se encuentre siempre limpia, que las banquetas estén en buenas condiciones, bien
cuidadas: necesita tenerse el escenario en perfecto estado para atraer con mayor fuerza
nuevos actores participantes de su escena de consumo:
“¿A dónde vas? Voy a la Condesa, me voy a tomar un café a la Condesa" Es el lugar de
moda. Sí, y, eso hace del lugar de moda, está aquí. Entonces, eso es lo más importante
por lo menos ahorita. (Alto tango)”
Manuel, Alto Tango: heladería argentina
“Michoacán, una calle principal, una calle que si vienes a México no puedes dejar de
visitar; Yo creo que si es una calle que hay que visitar, vale la pena por los cafés, los
helados”
Miguel, Vespa boutique
La presencia en la zona necesita hacerse con estilo: un estilo relajado, casual que, sin
perder de vista su gusto por lo exclusivo, ostenta una mayor libertad en su movimiento y
79
en su presentación. Sin embargo, toda actitud necesita expresarse de una forma que,
directa o inversamente (en el caso de la tienda “Naco”), materialice la apuesta general
del estilo:
“Al final de un día es una moto. Vespa te da ese toque de presencia. No es lo mismo que
llegues a tu junta en una Vespa, de traje, porque inclusive te subes a una Vespa de traje
y te ves bien”
Miguel, Vespa boutique
Esta disminución en el tiempo y diferenciación entre los turistas y quienes suelen
residir en ella, se expresa también geográficamente. Los negocios en inmediaciones del
Parque México se diferencian de los que están cerca del cruce entre calles Tamaulipas y
Michoacán, en ese aspecto básicamente:
“La Condesa como que, en cierto momento se dividía, de lo que es de Tamaulipas a ese
lado (poniente) era La Condesa, o sea, llena de restaurantes, de todo eso, de gente que
viene de otros lados, de la del Valle, de Villa Coapa, o sea, de otros lados, a la Condesa
a consumir. De este lado de la Condesa, hablando de (calle) Nuevo León para este lado,
Ámsterdam, la gente que vive en La Condesa, viene más a los Restaurantes de este
lado… antes estaba más aislado de todos los demás restaurantes”
“Ese lado era el lado comercial de la Condesa y este lado, era como más para la gente
que vive en Condesa”
Raúl, El ocho: café recreativo
Es decir, en un momento, el consumo en la zona, si bien público en todo sentido,
estuvo dirigido en dos frentes específicos: para los residentes de las colonias,
inmediaciones o cercanías del parque México; para los turistas o visitantes de otros
rumbos de la ciudad, las concentraciones en las calles Tamaulipas y Michoacán.
Sin embargo, independiente del lugar elegido para ubicar el establecimiento
comercial, existe cierta tendencia entre ellos a elegir un tipo de concepto que favorezca
la experimentación de una disminución en el ritmo del tiempo agobiante asociado
usualmente a la gran ciudad:
“La idea es que nos identifiquen con, en el 8 me siento como en mi casa, por el trato que
dan, por el servicio que se dan y por el concepto que se da, entonces, es eso, que nos
identifiquen como el lugar en donde se pueden sentir como en su casa”
80
“Divertirte aquí, o sea, puedes hacer lo que quieras, el concepto es, poder Llegar,
sentarte en tu mesa, levantarte ir al librero, tomar el periódico, una revista, un juego,
llevártelo a tu mesa, divertirte, darle rinda a eso”
Raúl, El ocho: café recreativo
Es oportuno, por tanto, dado el tipo de reflexión que se ha realizado, sugerir en este
momento un personaje que da cuenta de este tipo de expresión que se da en La Condesa:
el que está a la moda.
2.3.3. La de experimentación social: tierra de nómadas y de sedentarismo
Existe un cambio en la forma de vivir el día y la noche, expresada en el tipo de tensiones
que se juegan entre los diferentes actores que constituyen su cotidianidad. Es una zona
que es percibida como espacio preferido de experimentación social, un lugar donde gran
parte de las políticas gubernamentales de innovación en la ciudad toman lugar; se
experimenta en la comida, se legitima un estilo lo internacional
con toque mexicano; se crean nuevas formas de apropiación de
los parques públicos, lugares donde el movimiento es la clave
para participar en ellos; nuevas formas de permanecer, nuevas
formas de transitar. Sus grandes camellones, sus amplias
banquetas, sus zonas verdes y parques públicos, han sido
condiciones claves para la aplicación de proyectos tan diversos
como las ECO BICIS.
52
Fotografía 19
Ecobici
Este tipo de experimentación se ve reforzado por la facilidad existente en México
para encontrar motivos desde los cuales configurar nuevos conceptos que se tornen
realidad en una zona en particular. Crear un concepto, en opinión de varios de los
productores consultados, es algo fácil de lograr en México, dado que el país cuenta con
un sinnúmero de referentes a los cuales se puede aducir para intentar mostrar una
¿Qué son las ECO-BICIS? “Es el nuevo sistema de transporte urbano individual que puedes utilizar
como complemento a la red de transporte público de la Ciudad de México; con él podrás desplazarte de
manera cómoda, divertida y ecológica en trayectos cortos; da servicio a las colonias Cuauhtémoc, Juárez,
Roma Norte, Hipódromo Condesa y Condesa a través de 85 ciclo-estaciones”. Construida a partir de la
información publicada en la página https://www.ecobici.df.gob.mx (Fecha de consulta: Viernes, 2 de julio
de 2010)
52
81
identidad de establecimiento; es decir, se pueden crear conceptos que referencien la
época de oro del cine Mexicano, la época de la conquista española, los años
revolucionarios de comienzos del siglo XX, el tiempo de los muralistas y de los pintores,
entre otros.
Este tipo de experimentación, no sólo está en referencia de la Condesa como zona:
“Mejor cierren la calle, y todos caminemos. Eso está muy bueno, ese concepto está muy
padre. Por ejemplo, yo lo he visto en la calle de Madero (Centro Histórico), en el
centro, y está delicioso, poder ir caminando, viendo los edificios, o sea, vas con mucha
tranquilidad por la calle”
Miguel, Vespa boutique
También, cuando es desde la apuesta del concepto de un lugar, es llamada
usualmente creatividad:
“Muchas cosas tuvieron que modificar porque los clientes nos decían, a
unos sí se les hacía gracioso a otros no, entonces, se tuvo que
modificar”
Raúl, El ocho: café recreativo
Fotografía 20 Salón
Malafama
“Aquí tenemos un coctel Mojito, pero en lugar de llevar todo eso, lleva
helado. Lleva ron, sí, lleva helado de limón, de frambuesa”
Manuel, Alto Tango: heladería argentina
“Hacer la presentación divertida, en sí, otras son muy normales, muy naturales, pero sí
va inclinado junto con el concepto. Todo lo relacionado aquí, va con el concepto. Te
digo, desde la presentación de los platillos”.
Raúl, El ocho: café recreativo
Sin embargo, el tipo de concepto que se experimenta en La Condesa va de la mano
del concepto que poco a poco se le ha adjudicado a través de estas páginas: un concepto
moderno, cosmopolita y exclusivo. El pasear a los perros, el caminar sobre sus amplios
camellones, la alta presencia de nacionales y extranjeros, la ubicación de privilegio y la
diversidad de medios de transporte público para llegar y salir de ella, el estar siempre a
82
la moda no estilo Polanco sino estilo precisamente Condesa. Este tipo de características
físicas, sociales y simbólicas de la zona, propician que, desde un actuar consciente del
gobierno de la ciudad53 y de gran parte de los productores de lugar de la zona, se permita
experimentar constantemente entre sus calles con nuevos productos posibles de, si
funcionan a nivel local, expandirse a otras latitudes más distantes de la zona T en la
ciudad o fuera del Distrito Federal.
2.3.4. La Condesa y sus alrededores: la zona T de la Ciudad de México
La Condesa toma distancia de otras zonas, si bien todas dentro del circuito turístico de la
Ciudad de México, lo cual hace que sus diferenciaciones sean de contenido, más no de la
política de lugares que les constituyen, en diferentes aspectos. Si bien es cierto que en el
Distrito Federal existen zonas de alto poder adquisitivo (caso Interlomas, Santa Fe, San
Ángel, Pedregal de San Ángel), es común observar en La Condesa una mezcla en la
diversidad de actores sociales que conforman su público habitual.
Por otra parte, se diferencian en el contenido de su apuesta de consumo,
entretenimiento y cultura. La comparación inmediata que surge es comúnmente con el
centro de Coyoacán, se asume que las personas que frecuenten esa colonia “no salen de
un mismo tema de conversación”, por el contrario, en La Condesa se privilegia la
conversación sobre lo nacional y lo extranjero, siempre de cara a lo cosmopolita. Esta
afirmación debe tomarse con beneficio de inventario, probablemente es una exageración
que pretende visibilizar un aspecto: La Condesa como espacio de encuentro cosmopolita
e internacional. Al igual que en Coyoacán la presencia de extranjeros también es
altísima, sin embargo, lo es más en calidad de turistas que de residentes en la colonia.
Esto sólo quiere decir que, en comparación con Coyoacán, La Condesa es territorio de
extranjeros porque residen en ella mucho más que los que lo hacen en el sur de la
ciudad. Esta circunstancia, junto con la presencia cotidiana de nacionales, favorece este
tipo de narrativa en la zona, el tema está en platicar con el otro con el ánimo de conocer
sobre lo nacional y sobre lo extranjero para estar inmerso dentro de la dinámica
53
Neri (2009) relata con bastante profundidad este aspecto. Ver: Capítulo V. Desafío político: políticas de
producción de ciudad.
83
cosmopolita o internacional. Es decir, parece ser que las personas que frecuentan La
Condesa les anima más un espíritu de conocer lo internacional, lo nacional también, sólo
que en menor medida, sobre todo, con el propósito de tener pláticas sobre las cuales se
pueda estar en comunicación con el mundo entero.
Espacios públicos, espacios
privados
“Resultaba tan importante
quienes quedaban dentro como
quienes quedaban fuera: en la
medida en que centenares de
personas tuvieron vedado el
acceso al “recinto sagrado” del
shopping, más valor y prestigio
asumieron los que sí lograron
entrar” (2006:179)
“El límite real de la fiesta no se
constituyó entre el público
general y el selecto –porque
ambos participaban, cada uno a
su modo, del evento, sino
entre quienes festejaban y
quienes no” (2006:180)
“Fisura en la eficacia simbólica
de la inauguración… los
“intrusos” denegaban
simbólicamente el festejo y los
sentidos asociados a este: el
pretendido ennoblecimiento del
barrio, la estetización de lo
exótico, la búsqueda de la
alteración de la naturaleza
social de consumidores y
residentes” (2006:180)
Las trampas de la cultura
María Carman
“En Coyoacán está más la onda como hippie, más este, más, yo soy
arte, yo soy, así, y aquí, si bien se presentan esos temas, de, la gente
es diferente, o sea, lo notas como en, por ejemplo, no sé sabría darte
un ejemplo, no sé, el aire que respiras es distinto”
Miguel, Vespa boutique
“Es que el ambiente del centro histórico es muy diferente, el ambiente
del Coyoacán es muy diferente, es más hippie, más, como para ir a
echar la chela, entonces no, no, no lo veo ahí. Que podría ser cerca
de Coyoacán en algún lugar, sí, pero justo en Coyoacán no veo al
Ocho.”
Raúl, El ocho: café recreativo
Sin embargo, la Condesa no sólo se está en relación directa
con Coyoacán, en mayor o menor medida, se pone también en
relación con la Zona Rosa, el Centro Histórico y Polanco. En
ocasiones, se vislumbra cierto tipo de desgaste, pese al auge de
restaurantes y de consumo en La Condesa, cierto tipo de
deterioro que es mal visto tanto por sus residentes habituales
como por aquellos que solían vivir por esos rumbos. Algunos
sujetos urbanos asemejaron la transformación de La Condesa
con el experimentado por la Zona Rosa a comienzos de los años
ochenta, probablemente si los entrevistados hubieran sido
actores residentes del lugar su percepción habría sido otra, sin
embargo, cuando se realiza esa comparación, sobre todo se le
hace por el tipo de deterioro que tuvo aquella colonia por efecto
de la nueva habitación que empezaron a hacer de ellos el
comercio y el sector oficinista de la zona, convirtiendo la zona en un espacio descuidado
84
que ya no quedaba rastro de la elegancia que solía tener sus espacios unos cuantos años
atrás.
“¿En qué momento la Condesa se está convirtiendo en la Zona Rosa otra vez? ¿En qué
momento la Zona Rosa se convirtió en la "Zona Rosa"? O sea, ¿Por qué, por qué, por
qué la ciudad se va deteriorando, afeando, «anacando», haciéndose fea?”.
Jorge, dF de Culto
El despliegue experimentado por el Centro Histórico en esta última década, sobre
todo a partir de las últimas ediciones del Festival de México54, permiten recordar en más
de una ocasión, el tipo de oferta que vivió La Condesa cuando a comienzos de la década
de los noventa estaba empezando a constituirse como uno de los nuevos escenarios de
consumo en la ciudad. La calle Regina, espacio de culto en la ciudad, las ocasiones en
que ha sido cerrada para vivir este tipo de eventos (en promedio una vez al año), permite
recordar lo que solía ser La Condesa hace quince años atrás.
“La misma vibra, escritores, artistas, grupos de rock, gente en la calle, esto era la
Condesa hace 15 años, y yo, ¿Será que el Centro Histórico se va a convertir en una
nueva Condesa? Ay, no por favor”
Jorge, dF de Culto
"A mí la verdad me da, qué te puedo decir, como yo vivía aquí, como yo estoy aquí, a mí
me da tristeza ver este, como han hecho de La Condesa una Zona Rosa"
Jorge, Casa Merlín
La Condesa en tanto zona cumple con gran parte de su contenido: entrar en
conversación con lo cosmopolita y lo nacional, lo nacional no aferrado a la tradición
histórica de la nación, sino, la conversación que se tiene con ello a partir de la plática
sobre el exterior: Oaxaca, Chiapas, Yucatán, hacen parte de las pláticas que se dan entre
comensales, con el ánimo de comparar su propio lugar en referencia a lo internacional.
Sin embargo, el estilo que se asume en La Condesa (bien vale la pena aquí recordar el
comentario hecho por Dulce de la tienda SOHO), no es precisamente el más exclusivo
de la ciudad; este, tiende a asociarse usualmente, en mayor medida, con la colonia
Polanco al poniente de la ciudad. Se estima que, si bien en La Condesa existe gran oferta
comercial para todo tipo de gusto:
54
Hasta el año 2009 llamado Festival del Centro Histórico.
85
“Encuentras desde el bar tranquilo para irte a tomar una cerveza, platicar, o lugar
para, un poquito más de, este, de reventón, encuentras el café, encuentras muchas cosas
con las que te puedes sentir a gusto y la gente te acepta bien”
“Un lugar seguro, que es un lugar en el que puedes disfrutar el fin de semana, puedes
disfrutar entre semana, que hay centros culturales, que hay, encuentras conferencias,
hay talleres, hay escuelas, hay bastantes cosas cerca.”
Miguel, Vespa boutique
No necesariamente, es la apuesta más cara, fina y variada de la ciudad:
“Yo creo que los mejores restaurantes, los mejores bares,
las mejores cafeterías y las mejores tiendas de ropa, y los
mejores museos de la ciudad, no están en la Condesa”
“Los mejores museos no están acá. Tiendas de ropa, es
que, hay colonias que le ganan el mandado a La Condesa,
Polanco!, La Roma tiene mucho más estilo que La
Condesa, mucho”
Jorge, dF de Culto
Esta situación pone en entredicho la exclusividad
adjudicada hasta el momento a La Condesa. Si se lee su
cotidianidad a partir de ella, sobre todo por el tipo de
condicionamiento que genera su ordenamiento espacial y
Fotografía 21 Art Decó
(Av. Ámsterdam y Av. Sonora)
el estilo arquitectónico que sobresale, lo excluido salta a
la vista: lo que es considerado naco, lo que está fuera del espacio circunscrito de sus
calles, lo que está fuera del estilo de conversación nacional mirando de cara a lo
internacional. No obstante, esta plática tiene un contexto: población de clase media alta
que concurre a sus lugares. Quienes superan estas características o están muy por debajo
de ella, no frecuentan necesariamente este tipo de rumbos: unos, por no compartir los
códigos y narrativas55 que se necesitan para estar en ella y, otros, por contar con otra
serie de condiciones sociales y económicas que hacen ver a la Condesa como una zona,
si bien exclusiva, no tanto como otras de la ciudad (entiéndase Santa Fe y Polanco), ni
qué decir, de las zonas que se encuentran fuera de ella en otras latitudes internacionales.
55
Analizados con detalle en el próximo capítulo.
86
Por tanto, la relación entre lo exclusivo y lo excluido está en función,
necesariamente, del con quién te estás comparando. El consumo más fino de la ciudad
no está en La Condesa, podría interpretarse desde un residente de Polanco; sin embargo,
un residente de la colonia Chalco en Iztapalapa, probablemente dirá lo mismo, sólo que
en sentido contrario: podría ser el consumo no más fino de la ciudad, pero, consumo fino
al final de cuentas. Bien vale la pena recordar el comentario hecho páginas atrás sobre la
construcción de la identidad de la zona de La Condesa, la realizan tanto quienes le están
Avenida Ámsterdam
produciendo y disfrutando como quienes le están observando y
referenciando. La percepción creada sobre La Condesa está
“Su construcción se dio
sobre los antiguos
predios donde funcionaba
el hipódromo de la
ciudad a comienzos del
siglo pasado; su forma
asume el círculo que
retrata, por obvias
razones, el recorrido que
tomaban los equinos para
participar en sus carreras.
Caminar por sus
banquetas y amplios
camellones, adornados a
lado y lado por grandes
cultivos de flores,
recuerdan la intención
con la cual fue creada la
zona en su construcción:
una zona de aire
señorial”
Diario de campo
referenciada también, no sólo por lo que la zona es o proyecto por
sí misma, sino por el tipo de posición social que asumen quienes la
están reconociendo. La escala de ubicación social, sea por
condiciones económicas, de trayectoria cultural, de acceso a
servicios, de calidad educativa, marca una posición desde la cual se
interpreta la vida social que al convertida en texto da cuenta de una
forma particular de códigos y de narrativas. Los códigos y
narrativas de La Condesa necesitan también de aquellos que están
fuera de su campo de acción y de interpretación, todos ellos hacen
parte (así no lo hagan de manera presencial en La Condesa) del
entramado que da cuenta de su apuesta de consumo; dicho en otras
palabras, tanto quienes están dentro como quienes están afuera
configuran la escena social en La Condesa, ambos hacen parte del
juego que permite definir quiénes son sus actores principales y
secundarios. 56
El con quién te estás comparando es un elemento de análisis
que permite reinterpretar, o mejor dicho, precisar la conclusión central desarrollada por
Neri (2009) al momento de preguntarse por el tipo de integración social que se vive
actualmente en los vecindarios de La Roma y de La Condesa. Es decir, parafraseando a
56
Una manera de reforzar este argumento es traer a la discusión el comentario hecho por María Carman
sobre el día de la inauguración del mercado del Abasto en la Ciudad de Buenos Aires: “el límite real de la
fiesta no se constituyó entre el público general y el selecto –porque ambos participaban, cada uno a su
modo, del evento-, sino entre quienes festejaban y quienes no” (Carman, 2006:180).
87
la autora, si bien ambas zonas cuentan con altos grados de legibilidad urbanística que
junta a la existencia de lugares privilegiados para el contacto, posibilitan un mayor tipo
de integración social, ¿Qué tipo de integración vivencian sus habitantes con la
metrópolis? Dicho de otro modo, ¿Será acaso que la integración que se vive en el
espacio inmediato fortalece y se ve reforzado por el tipo de desintegración que se
experimenta con el espacio lejano?
Recordando la reflexión hecha sobre el nombre de las calles y el estilo de consumo,
entretenimiento y cultura que se vivencia en el espacio, fácilmente puede trasladarse la
interpretación realizada hasta este momento entre la zona T y la
Condesa en sí misma para, a partir del análisis que se realice sobre
su arquitectura, nombrarla también como mexicana y señorial.
2.3.5. La mexicana y la señorial: entre el frenesí y la levedad
La presencia del art Decó y art Nouveau en la zona es innegable, se
ha hecho en más de una ocasión una referencia a su estilo
Fotografía 22 Jacarandas
arquitectónico. Sin embargo, lo que se quiere hacer notar es
que este tipo arquitectónico de construcción tuvo un modo particular de realizarse en La
Condesa:
“A mi México, arquitectónicamente me parece Chilpancingo esquina Av. México, Plaza
Popocatépetl. Son sitios muy mexicanos, en ningún otro sitio del mundo vas a ver eso,
esa arquitectura de la Plaza Popocatépetl, con casa azul, con la fuente en medio, eso es
muy, no es tan latinoamericano, pero tampoco es tan Europeo, no es gringo, es una cosa
muy mexicana, todos los árboles, y el tipo de árboles”
Jorge, dF de Culto
Las grandes plazas, los recurrentes puntos de encuentro, la presencia constante de
enorme Jacarandas, son características que le dan ese toque mexicano a una construcción
inspirada en estilos europeos. Recordará el lector que en la época de construcción de la
zona, el Porfiriato en México asumía con gran ahínco una fuerte influencia del estilo
francés, no en broma se nombra a este periodo de tiempo como la época donde México
resultó afrancesado. “Afrancesarse” no es sinónimo de trasladar la experiencia Francesa
88
y reproducirla simétricamente en México, “Afrancesarse” se asemeja más a ese deseo de
implementar un concepto extranjero que, para su realización, necesita acomodarse y
habituarse a las condiciones mexicanas que le reciben.
“A mí, la Conde, a mí las Jacarandas me parece un árbol muy Mexicano, o sea, si yo
cierro los ojos y pienso en México, pienso en calle tapizada de Jacarandas, las calles de
la Condesa, se me hace un rumbo muy mexicano, no se me hace tan Europeo. Europa es
otra cosa, Europa es otra cosa. No se parece en nada. Tal cual, además, Europa es muy
vasto”
Jorge, dF de Culto
Si dF de Culto considera que su apuesta es más boutique que la revista Chilango, es
posible entender que La Condesa, al menos desde su construcción, estaba más cerca de
lo señorial que de lo excluido; en este caso lo señorial, asociado más con el gusto noble
que tenían sus habitantes más ancestrales, tradujo el estilo extranjero al gusto nacional,
un gusto marcado desde la posición exclusiva: una nobleza culta y cosmopolita.
Esta traducción permite entender el porqué del estilo existente en La Condesa: esta
colonia desde su origen fue muy fina, muy hidalga; algo se estaba gestando en la Ciudad
de México a comienzos del siglo XX, sólo basta hacer un breve recorrido por las fotos
antiguas de la zona que están en posesión del Archivo Carassola:57 son fotos
impresionantes, elegantes, bonitas, ¿Qué tal el Foro Lindbergh en el parque México? ¿Y
los bulevares al estilo francés? La señorial, la elegante, la hermosa, la que es digna de
exhibición, la que todos quieren tener, la que todos quieren vivir, en la que todos
quisieran pasar sus días, la que implica mucho dinero para acceder a ella, donde se
encuentra historia, donde los árboles, las avenidas, las calles y construcciones recuerdan
que aún se está en México, a pesar de estar en medio de una zona que comienza a
mostrar gran cantidad de lo extranjero en su constitución.
En La Condesa ha empezado a respirarse un estilo retro entre sus consumidores, esa
fusión entre lo señorial y lo mexicano ha creado todas las características que hasta el
momento han sido expresadas. Muchos de los productores de lugar asocian esta
sensación de respiro, de retorno a la onda retro, más que con un regreso a épocas
57
Ubicado en la ciudad de Pachuca, Estado de Hidalgo.
89
pasadas en la Ciudad de México, a la disminución en la rigidez y nerviosismo que
experimentan los urbanos simmelianos: es tiempo de volverse más “suelto”. Volverse
suelto, “alivianado”, se asocia en más de una ocasión con la experiencia del juego, de la
fiesta y del paseo: “Qué te sea leve” es una frase que resume gran parte de la apuesta,
más que del consumo y la cultura, del entretenimiento en La Condesa:
“La moto se presta mucho para la zona… el concepto retro que traemos está adecuado
para el mercado de aquí de La Condesa”.
“Vespa se ha caracterizado mucho por el diseño, el diseño de Vespa es algo especial,
muchos de mis clientes son arquitectos, diseñadores, fotógrafos, periodistas, eh,
carreras más de humanidades y se encuentran identificados con la marca”
Miguel, Vespa boutique
Esta combinación entre lo señorial y lo mexicano, aunada a la disminución del
tiempo mencionado, provoca un interés esencial de conducir la zona hacia lo lúdico, de
un modo particular, a lo deportivo. La presencia del parque México, también la del
parque España, propician en la zona otro tipo de ofertas que, junto a las de consumo y
entretenimiento en espacios cerrados provocados por la inmensa mayoría de productores
de lugar, espacios y ritmos que le dan a la Condesa un toque de multiplicidad en las
opciones de vivirlo.
Son dos de los atractivos más importantes de la zona de la Condesa, no sólo por ser
grandes espacios públicos verdes para el disfrute de sus vecinos, sino porque le da
también cierto ambiente campestre a la zona que se penetra entre sus calles, sobre todo,
en aquellas que con grandes camellones dividen el tráfico que deambula lentamente por
las colonias. Ambos parques, en mayor medida el Parque México, son utilizados para
actividades deportivas y de esparcimiento cultural financiado, la mayor parte de las
veces, por el gobierno de la ciudad.
El parque México está dentro de los límites de la Avenida Ámsterdam en la colonia
hipódromo condesa, es preciso recordar que esta calle fue construida sobre el predio
donde funcionó el hipódromo de la ciudad a comienzos de la década de 1910, de allí que
la Avenida que le circunda, también llamada México, tiene la forma de un gran círculo
irregular. Es frecuente ver a personas que, si no están dentro de los establecimientos que
90
rodean sus inmediaciones, se encuentran realizando ejercicio, trotando, caminando,
realizando yoga, montando en bicicleta o, en ocasiones, sólo platicando mientras sus
perros se divierten en varias de las fuentes que se encuentran dentro de él.
Sin embargo, este invitación a la levedad, a “tomársela suave”, contrasta con el ritmo
frenético que detona el actuar de los productores de lugar: ya muchas páginas atrás se
sugirió que la zona nunca duerme o, al menos siempre se desvela y nunca descansa
realmente. Ambos ritmos contrastan y son el complemento el uno del otro. A algunos
sujetos urbanos les gustaría que la noche fuera más larga en la zona, sobre todo, por la
circunstancia de encapsulamiento que tiene la zona; otros, por el contrario, quisieran que
la zona se acostara más temprano y regresará a su época donde solía ser un vecindario
completamente residencial; algunos querían vivir a gusto, tranquilos entre Jacarandas y
grandes camellones y, terminaron viviendo en una de las zonas de mayor concentración
del consumo, entretenimiento y cultura en la ciudad. En síntesis, a pesar de que en La
Condesa sólo un lugar ofrece servicio las 24 horas y en su mayoría trabajan las 3
jornadas del día, La condesa no parece dormir, dado que siempre hay personas
recorriéndola, consumiéndola, viviéndola, sintiéndola, inmersos en ese sueño aparente
que se llama lo cosmopolita, lo moderno y lo exclusivo.
A manera de síntesis del capítulo 2, después de haber realizado una caracterización
de la zona en tanto trasfondo simbólico de las calles y del estilo del consumo que se
desarrolla en la zona, fue posible afirmar que, a partir del ejercicio de zonificación hecho
a través de sus establecimientos, La Condesa se constituye como una zona de consumo
con énfasis en la variedad extranjera, abierta la mayor parte del día y de los días, donde
sus actores asiduos son exclusivos más no excluyentes, desde un ambiente moderno y
cosmopolita. Esta caracterización, sumada a la experiencia en campo y de conversación
en modo de entrevista, permitió definir como texto cinco conceptos e imágenes que se
extrapolaron de la vida social cotidiana en La Condesa: la zona de caos, la turística y la
de moda, la de experimentación social, la zona T, la mexicana y la señorial. Finalmente,
se postularon el actor de teatro y el que está a la moda como aquellos sujetos que se
configuran a partir de la escena de consumo, entretenimiento y cultura en La Condesa.
Acaba de realizarse el análisis de los conceptos creados por los productores de lugar
91
a través del acercamiento etnográfico a la zona de la Condesa en la Ciudad de México.
Es tiempo, entonces, de dar paso al segundo momento del análisis: “La Condesa y las
zonas de consumo, cultura y entretenimiento en Ciudad de México: una lectura desde dF
de Culto”. Sin embargo, de manera previa a modo de presentación, un pequeño
intermedio:
Fotografía 23 El Conejo Blanco
(Moda cultural)
92
INTERMEDIO II. dF de Culto: 1000 formas de disfrutar la Ciudad de México
“LO QUE EL LECTOR TIENE EN SUS MANOS es el resultado de un cruce
afortunado: la experiencia de publicar por tres años 56 números de la revista dF y el
encuentro con Sara Brito, una periodista española cuya curiosidad y amor por la ciudad
la convirtieron en una excelente intérprete de la misma. Fue Sara quien, después de
varias juntas de trabajo, llegó con la idea de enfocar esta guía hacia todo aquello que
fuera "de culto" para los que aquí habitamos. Así, este libro tiene un toque casi religioso,
de devoción por todo lo que esta ciudad es. Tiene también ingredientes secretos, porque
compartimos aquí tips y datos de lugares poco conocidos, secretos guardados
celosamente por varios chilangos. Está hecha, finalmente, para los habitantes de la
ciudad, para que la redescubran, y la gocen. En la elaboración de la guía intervinieron
luego varios autores, pero fue gracias a Sara que adquirió la forma que tiene ahora.
Reproducimos aquí muchas de las cosas que nos obsesionaban en la revista dF: una
buena lista de restaurantes, que lo mismo se ocupa de las grandes mesas que de los
pequeños rincones para probar la comida popular; tips para la noche; lo más reciente en
materia de música, moda o arte, entre otras cosas. En algunas de las secciones como libros, teatro o cine nos fijamos no sólo en las librerías, los talleres literarios o los festivales, sino también en los protagonistas de la escena cultural.
Son cerca de mil lugares los que aquí consignamos. Curiosamente la lista no sólo re-
93
sulta un buen material de consulta, sino también de lectura. Pusimos énfasis en que las
descripciones tuvieran color para que vistas en conjunto reflejaran una vivida imagen de
la ciudad. Intercalamos además algunas crónicas que complementan las descripciones y
agregan cuerpo a la narración general de este libro.
Con esta dF de Culto cumplimos la promesa de regresar que hicimos en el último
número de la revista dF de diciembre de 2006. Se lo debíamos a nuestros lectores que de
distintas formas nos hicieron saber su pesar por la desaparición de la revista, porque con
ella se iba una manera de ver la ciudad. Ahora volvemos con esta guía que esperamos
sea la primera de muchas otras publicaciones que tendrán el mismo sello y la misma
metrópolis para reinterpretar”
“Prólogo”
dF de Culto: 1000 formas de disfrutar la Ciudad de México
Fotografía 24 dF de Culto, dF a la mano, dF de la gente
94
3. LA CONDESA Y LAS ZONAS DE CONSUMO, CULTURA Y
ENTRETENIMIENTO EN CIUDAD DE MÉXICO: UNA LECTURA DESDE
dF de Culto 58
Para dar cuenta de la forma como es nombrado y categorizado el consumo en el Distrito
Federal, particularmente en el caso de La Condesa a partir de dF de Culto: 1000 formas
de disfrutar la Ciudad de México, se presenta en primer lugar la guía con el fin de ubicar
al lector que la desconoce; por tal razón, se privilegian en la exposición aspectos tales
como la historia de su creación, del porqué de su aparición como promesa cumplida en
el último número de la Revista dF que le antecedió en su publicación, de los lugares que
les llama la atención a partir del registro detallado que hacen del consumo, de la cultura
y del entretenimiento existente en la ciudad.
Posteriormente, a partir del establecimiento de la guía como vida social convertido
en texto y productora de lugar, se describen y se analizan los diversos códigos59 y
narrativas60 que se expresan a través de sus páginas, constituyendo con ello, un concepto
que configura un modo particular de comprender la relación entre lo moderno y lo
tradicional, lo exclusivo y lo excluido, lo nacional y lo cosmopolita. En primer lugar, se
presenta la guía en general para dar cuenta de la forma como, por un lado, está
organizada la experiencia de la metrópoli a partir de los códigos que le constituyen y,
por el otro, está calificada a través de las narrativas que utilizan para adjetivarla. En
segundo lugar, de manera complementaria al punto anterior, se detallan las principales
narrativas y códigos utilizados en el apartado de restaurantes en la guía.
“Revista dF” y “dF de Culto: 1000 formas de disfrutar la Ciudad de
3.1.
México”
58
Este capítulo y el vocabulario utilizado, además de una revisión detallada de la guía propiamente dicha,
está fundamentada en la entrevista realizada al Sr. Jorge Pedro Uribe Llamas, editor de Guías dF en
Editorial Mapas.
59
Formas como está organizada dF de Culto en general y el apartado de restaurantes en particular.
60
Fueron considerados cuatro modos particulares de evaluar la guía: a través del valor concedido al
público, al lugar, al tipo de servicio ofrecido en el restaurante y, finalmente, a lo referida a la comida en sí.
95
“dF de Culto: 1000 formas de disfrutar la Ciudad de México”61 es vida social convertida
en texto. Parafraseando a Guillermo Osorno, Editor de la Editorial Mapas, la guía está
dedicada a todo aquello que es de culto en la ciudad, aquello que está señalado con un
toque casi religioso y de devoción, aquello que no es conocido por todo Chilango62 por
el celo tan fuerte con el cual ha sido guardado por quienes hacen parte de sus travesías.
Se ocupa tanto de lo general como de los detalles, de las grandes mesas como de las
pequeñas. La apuesta de la guía: reflejar una vívida imagen de la ciudad, propiciar
nuevas reinterpretaciones sobre esta metrópolis e incitar al habitante hacia nuevas
formas de redescubrirla.
dF de Culto63 es la promesa cumplida que realizó la revista dF para entrar de nuevo
en la escena de consumo, entretenimiento y cultura en la
Ciudad de México. Nació en otoño del año 2003, justo un mes
antes que la revista “Chilango” hiciera presencia en la ciudad.
Ambas revistas, junto con “Dónde ir” (un poco más antigua que
las mencionadas), son tres de las referencias obligadas para
aquellos que quieren estar enterados de gran parte de la oferta
de consumo en la ciudad. En un comienzo, sobre todo entre
la Revista dF y Chilango, intercambiaban colaboradores
con el propósito de alimentar una sana competencia; sin
Fotografía 25 El Ángel de la
Independencia
(Paseo de la Reforma)
embargo, la revista dF empezó a considerar que su apuesta era más fina, más cerca de lo
boutique que su competencia; mientras que la revista Chilango estaba dirigida más a
consumo, al estilo de vida que se vive en Lomas y en Polanco; la revista dF profundiza
en el amor por la ciudad, recorre los lugares perdidos más allá de zonas limitadas,
entusiasmados por las sorpresas que depara el Centro Histórico, atraídos por la realidad
y los secretos que esconden las cantinas que se encuentran perdidas entre sus calles y,
sobre todo, amantes del saborcito que se logra encontrar a través de sus recovecos.
Al desaparecer la revista, el grupo editorial pensó que podría funcionar, en términos
A partir de este momento, será referida como “dF de culto”.
Forma coloquial de referirse a quienes nacieron en la Ciudad de México.
63
Es la primera guía coleccionable que la Editorial Mapas publicó en el año 2008. Seguidamente, en el
año 2009, entró en escena “dF a la mano” y, finalmente, en el año 2010, “dF de la gente” fue la última en
hacer su aparición. Actualmente la editorial trabaja en la construcción en “dF con historia” (profundiza en
los aspectos históricos de la Ciudad de México).
61
62
96
editoriales y comerciales, la creación de una guía, más cerca de un libro que de una
revista, que profundizará y entregará anualmente una reseña apretada de la ciudad. La
guía haría las veces de coffee table, intentado ser un libro de bolsillo, tal vez una guía
coleccionable o un documento de consulta digno de ser ubicado en la sala de estar de
cualquier casa, en definitiva, una guía coleccionable, una guía clásica que se convertiría
en testimonio de la época, un best off de la revista, póstuma, colorida y bonita. Sin
saberlo, y expresado por otros lectores de la guía, lo que se está haciendo va a tener
repercusiones en el futuro, quizás los creadores no lo pensaron al momento de hacerlo;
sin embargo, cuando una persona quiera saber, quizás de otra latitud o de otro tiempo,
cómo era el dF en el 2008, la guía como documento histórico de una época, podría
convertirse en una referencia obligada para entenderlo, como una estrategia de conocer
la imagen de ciudad que alguna vez fue.
El Distrito Federal es mucho más que unas pocas zonas de interés, dF de Culto sabe
que es mucho más que el eje Condesa – Roma – Polanco, gustan tanto de las buenas
taquerías ubicadas en Tlalpan, así como de las que están en la delegación Azcapotzalco,
aprovechan las pruebas artísticas tanto de la más fina galería de arte en la colonia Roma
como de las expuestas en la que está en Tepito cerca de la colonia Guerrero. Saben que
la ciudad es mucho más que esas tres colonias, sin embargo, también asumen que, pese a
que la Ciudad de México es muy grande en dimensiones espaciales, en términos de
consumo, cultura y entretenimiento, es pequeña: La Ciudad de México son las zonas de
la Roma, la Condesa, Del valle, Coyoacán, Tlalpan, Xochimilco, Zona Rosa, Polanco,
Centro Histórico y Satélite. ¡Está es la Ciudad de México que les interesa! Afirman que
podrían hacer guías sobre Tláhuac y Chalco, sin embargo, reconocen su imposibilidad
en términos comerciales: necesitan ser secciones patrocinables, rentables, para que la
guía pueda tornarse en realidad.
Muchos de quienes trabajan en ella viven por esos rumbos, han vivido en el área, de
allí que gran parte de las referencias hechas sobre La Condesa y sus alrededores existan,
precisamente, porque son las zonas que más conocen de la ciudad. Una de las razones
para esta aparente coincidencia es el gusto que se tiene por la zona, el pulso y la vida que
se expresa en ella, es “este islote que hay en la Ciudad de México, como el Manhattan de
la ciudad” afirma reiteradamente el editor de la guía; Pulso es una forma de decir que
97
estas zonas son donde más se concentra la actividad de consumo, de cultura y
entretenimiento en la ciudad. Hay mucho de marca, de secciones patrocinables, de
escritores, de cineastas, de bares, de antros, de restaurantes: ¡Salta a la vista! Basta sólo
con dar recorridos por estas zonas.
La Condesa es una de las zonas que más concentra este tipo de pulso en la ciudad, al
menos, desde la década de los 90‟s, sobre todo, en estos años del 2000, la actividad se ha
intensificado. A manera de experimento podría abrirse dF de Culto y, en cualquiera de
sus páginas, encontrar una referencia a la zona; La Condesa está en todos lados, siempre
hay algo de ella en la guía, está en todas las secciones, ¿A qué se debe esto? La
respuesta es concreta: La Condesa concentra gran parte del consumo en la ciudad. Sin
embargo, en ningún momento sus creadores pretendieron ser,
bien lo expresa el editor de la guía de diversas formas,
“Condesofílicos”, “Condesólogos”, “Tan Condeseos”, “Tan
Condechi”: ¡No! Les encanta La Condesa, pero saben que la
ciudad es más rica y más vasta que solamente este rumbo.
La guía categoriza su apuesta a través de tres conceptos:
consumo, cultura y entretenimiento. No es casual, por tanto, las
zonas incluidas en la Ciudad de México de interés. Categorizar la
Fotografía 26 Museo
Nacional de Antropología
(Paseo de la Reforma)
ciudad a partir de estos términos les ha resultado tanto
editorial como comercialmente. Se sienten orgullosos de saber
que dominan su ejercicio; la ciudad es comida, bebida, moda,
muebles y decoración, lugares culturales como las salas de cine, teatro y de música,
escapadas de fin de semana; si la ciudad fuera solo restaurantes, antros y tiendas de ropa,
sería una tergiversación imperdonable de lo que se encuentra en ella: la ciudad es mucho
más que todo esto reunido.
3.2.
Texto y productor de lugar
Elegir dF de Culto no fue un accidente, fue una sugerencia hecha por un gran amigo de
la maestría, Jorge Lavín García. El texto se prestaba agradable para la vista y fácil de ser
digerido en una lectura pausada o atractivo para una ojeada rápida de la serie de
fotografías y leyendas que se encuentran entre sus páginas. Su elección se fundamento,
98
básicamente, en las siguientes razones: En primer lugar, el reconocimiento que tuvo la
revista dF en la Ciudad de México durante sus años de publicación, un secreto guardado
a voces entre sus habitantes; en segundo lugar, el hecho que fuera una guía, más no una
revista, le impregnaba de un matiz que le hacía desear permanecer en el tiempo y no
quedarse atrapado en la publicación mensual de otro tipo de publicaciones; en tercer
lugar, la guía ordenaba su contenido a partir de una serie de categorías que reflejaban de
manera casi idéntica el tipo de opciones de consumo, entretenimiento y cultura que era
posible encontrar en La Condesa; en cuarto lugar, si bien La Condesa está referida en la
guía de manera frecuente entre sus páginas, el abanico considerado por sus editores no
sólo se limitaba a este espacio, por el contrario, tiene cabida una Ciudad más vasta, pese
al reconocimiento que se hace del tipo de ciudad que se detalla en dicho documento; sin
embargo, esta delimitación también es útil en esta investigación, permite generar diálogo
con otras zonas de la ciudad que, si bien distantes unas de otras, comparten una serie de
características con La Condesa, lo cual, de buen agrado, permite realizar una
interpretación de la zona, no en referencia consigo mismo, sino con otras dentro de la
dinámica de la ciudad.
dF de Culto es texto que expresa una forma particular de organizar y evaluar el
consumo, la cultura y el entretenimiento en la Ciudad de México, a través de sus páginas
se encuentran códigos y narrativas que transmiten una forma específica de comprender
la ciudad: el modo del grupo Travesías. Entre las páginas del texto Simmel (1988) se
hace presente insistentemente, no porque se encuentra citado por sus autores ni mucho
menos, sino que, parten de la concepción que asume sobre la ciudad el teórico: la
ciudad, finalmente, es una entidad física definida sociológicamente. La ciudad
caracterizada está limitada física y temporalmente (año 2008), su extensión empieza en
Ciudad Satélite, se alarga por toda Avenida Insurgentes hasta llegar a la parte más sur de
Xochimilco.64 Esta ciudad está definida sociológicamente, tanto por su consumo como
por el entretenimiento y la cultura; las 17 dimensiones consideradas no son gratuitas.
64
Especialmente las zonas constituidas por La Roma, La Condesa, Del Valle, Coyoacán, Tlalpan,
Xochimilco, Zona Rosa, Polanco, Centro Histórico y Satélite.
99
¿Hasta dónde refleja el sentir y el pensar de un habitante promedio del Distrito
Federal? No importa, al menos para esta investigación, no interesa que no sea
generalizable ni sea posible encontrar una media en su constitución, al fin y al cabo,
¿Acaso a la etnografía le interesa la generalización de la acción social? No, presenta en
detalle el devenir de la acción. En este caso, asume como un todo el
contenido de la guía y le comprende a través de ella. La guía necesita
de un lector que le interprete, que le dé sentido a lo que se expresa a
través de su forma y contenido; el intérprete, en esta ocasión, está
situado desde la sociología cultural.65 Las imágenes que muestran,
los lugares que presentan, las formas como describen, los criterios
que utilizan para clasificar, las maneras como organizan el contenido
que presentan, son herramientas a través de las cuales se
expresan los códigos y narrativas que constituyen su concepto y
apuesta.66
Fotografía 27 Café de
Tacuba
(Centro Histórico)
De manera intensiva (más no extensiva) este ejercicio se enfocó en el apartado
referido a Restaurantes, se eligió por ser el que más lugares concentraba en su
contenido. Los códigos analizados surgen de la forma como está organizada dF de Culto
en general y el apartado de restaurantes en particular; las narrativas contempladas
nacen del valor que se le da al público asiduo de los lugares, de las referencias hechas a
las comidas y al tipo de servicio que ofrecen en sus lugares.
El producto que presentan es una forma de categorizar la ciudad: la de sus intereses,
la que expresa el tipo de oferta cultural, de entretenimiento y de consumo que les llama
la atención. Como ejemplo adecuado de una política de lugares, similar a la acontecida
en el Abasto de Buenos Aires o a través del City Marketing elaborado en la ciudad de
Barcelona en España, dF de Culto ilumina lugares y ordena espacios en detrimento de
otros que quedan fuera del campo de su visión y del sentido de ennoblecimiento que
65
Probablemente la lectura hecha desde otra posición teórica, arrojaría otra serie de significados:
reconocer esta variedad permite asumir con cautela y perspectiva lo que aquí se sustenta.
66
Necesita realizarle una delimitación justa. ¿Tendría sentido evaluar a la guía por aquello que no
pretendió ser ni mucho menos reflejar? Está dirigida a todo lo que es de culto en la ciudad, a todo aquello
que raya con un toque casi religioso de devoción. Analizar la guía desde aquello que está fuera de ella
podría ser relevante, sin embargo, dado que el propósito es interpretarla a través de ella misma, el análisis
realizado se sitúa en su portada y finaliza en la última página de sus hojas. Es la diferencia entre hacer un
análisis desde los límites del escrito y no desde fuera de ellos.
100
construyen. Elegir es renunciar, se participa de manera particular en todo aquello que es
posible de forma general, sería insensato e improductivo realizar un juicio de valor sobre
sus elecciones, no se trata de determinar si la apuesta que realizan es mejor que otras en
la ciudad, por el contrario, de lo que se trata, es de desentrañar las formas como, a partir
de la construcción y de las expresiones de conceptos que proyectan sobre la Ciudad de
México, se tejen relaciones entre lo moderno y lo tradicional, lo exclusivo y lo excluido
y, lo nacional y lo cosmopolita. Por tanto, dF de Culto también es asumido como
productor de lugar: construye una forma particular de recorrer y nombrar la Ciudad de
México (será detallada a continuación).
3.3.
dF de Culto: “Un toque casi religioso”
3.3.1. Códigos: Restaurantes, cafés, cine, escena, museos, moda, quesos…
La ciudad reseñada es la Ciudad de México del año 2008, sobre todo, las zonas que
iluminan en su caracterización. Ya se ha expresado, para dF de Culto la ciudad es vasta
en extensión, pero, sumamente pequeña en cuanto a la oferta de consumo, cultura y
entretenimiento. La Ciudad de México que promocionan, estudian y categorizan está
limitada a las zonas de La Condesa, La Roma, Polanco, Santa Fe, Coyoacán, Del Valle,
San Ángel, Xochimilco y Satélite. Existe, por tanto, un ciudad que no se explora al no
ser atractiva para sus propósitos, convirtiéndose, poco a poco, en ese fondo no
diferenciado de la metrópoli que permite hacer más colorido y visible las zonas de su
interés; es cierto, en algunas páginas de la obra se realizan deslindes que reconocen
pequeños sitios, historias, lugares, o personajes de ese fondo que constituye la Ciudad de
México, sin embargo, ese reconocimiento es episódico y funcional, sirve como una
especie de “acto de contrición” (dada la terminología religiosa que utilizan para referirse
a gran parte de la ciudad este término es adecuado),67 que le permite recordar que hay
algo más de lo que visibilizan, pero que, en última instancia, está fuera de su campo de
interés.
67
Por ejemplo, en otros apartados de la guía utilizan palabras o frases tales como: el templo de, de culto
para, podrás recuperar la fe, es como besar el cielo, ¡Oh bendición!, con absoluta devoción, entre otros.
101
Este reconocimiento temporal se asemeja al concepto de iluminación funcional68
desarrollado por Carman (2006) para analizar el Mercado del Abasto. También
encuentra cierta cercanía con la común narrativa sobre La Condesa: territorio público,
territorio de todos. Inclusive, recordando la interpretación hecha sobre el acceso a la
experiencia festiva en los antros en la Ciudad de México, esta “aparente” accesibilidad
se ve puesta en entredicho si no se comparten los códigos y narrativas que en este escrito
se visibilizan. Este fenómeno no es exclusivo de la zona de La Condesa, mucho menos
de la actitud asumida por dF de Culto, ya se ha expresado: elegir, es renunciar. Sin
embargo, esta elección es meditada y sopesada. No es asunto de azar.
dF de Culto organiza la experiencia de la metrópolis en 17 apartados, visibiliza los
aspectos que les interesa de la ciudad, exhiben las dimensiones que consideran dignas de
ser explicadas y recorridas por quienes, según ellos, le profesan culto. La lista es
variada, se ocupan tanto de los restaurantes como de los trayectos de la noche que se
realizan después de una tarde sosegada de teatro o de visita incansable de los museos.
He aquí los apartados:
Códigos generales en dF de Culto
1. Restaurantes
9. Cines
2. Quesos, vinos y cosas ricas
10. Escena
3. Cafés y tés
11. Libros
12. Arquitectura
4. Cantinas, mezcalerías y
pulquerías
13. Moda
5. La noche
14. Diseño y decoración
6. Música
15. Hoteles en la ciudad
7. Galerías de arte
16. Escapadas de fin de semana
8. Museos
17. Mapas de zonas
Tabla 1 Códigos generales en dF de Culto
69
“Si bien este proceso, esté efectivamente ocurriendo, no creo que dicha expulsión traiga aparejada más
que una visibilización temporaria, justificada por la expulsión misma, que denomino iluminación
funcional. El desborde se visibiliza para la condena social y como preludio de un desalojo pedagógico
Una vez que se logra el objetivo de la expulsión, luego de algún momento de auge de la problemática, ésta
vuelve a sumirse en la más profunda oscuridad de la trama urbana” (Carman, 2006:64)
69
La totalidad de tablas se construyeron a partir de la guía “dF de Culto: 1000 formas de disfrutar la
Ciudad de México”.
68
102
dF de Culto no ahonda en lo institucional que hay en la Ciudad de México, no habla
de sus rutas más comunes para movilizarse, ni mucho menos del sistema de transporte
que existe en la ciudad, no se pronuncia sobre los partidos políticos que le constituyen ni
por el tipo de relaciones que se dan entre sus vecindarios y diferentes Delegaciones. En
ocasiones, cuando se menciona algo puntual sobre la localización de un bar o de un
restaurante, se hace mención a las calles donde se encuentran ubicadas, de resto, en la
guía no aparece ningún tipo de referencia de este tipo. Las formas de organizar la
experiencia también se ponen en evidencia, no sólo por lo que sí incluye, sino también
por aquello que no se está visibilizando, aquello que no está siendo nombrado: la ciudad
institucional, política y de servicios no le interesa a este productor de lugar.
Las zonas caracterizadas por dF de Culto, además de ser los espacios donde se
condensan las mayores ofertas de entretenimiento, consumo y cultura, hacen parte de los
circuitos turísticos de la ciudad, creados especialmente para extranjeros y nacionales que
pretenden recorrerla por la mayor parte de sus atractivos más esenciales. 70 El habitante
común de la Ciudad de México asume también, con cierta distancia y recelo en algunas
ocasiones, estas zonas como parte de los lugares más representativos de la ciudad.
Probablemente no son zonas para todos, no todo el mundo puede participar, mucho
menos asumir el estilo de consumo que se vive en ellas. Sin embargo, la primacía de
estas zonas expresan una transformación urbano-cultural, similar a la vivida en el
Mercado del Abasto en la ciudad de Buenos Aires en Argentina, a través de la cual se
instala el concepto de variedad y multiplicidad que refleja la vida de la ciudad. Ciudad
de México es ciudad en movimiento, de confluencia de estilos de vida y de multiplicidad
de formas de habitar el mundo.
Lo que se dice de la ciudad está organizado en 17 apartados, el último de ellos es una
apretada cartografía del espacio físico donde toma lugar esta experiencia: La CondesaRoma, Santa Fe, Centro Histórico, Polanco y San Ángel. El DF de interés está
acompañado de los mapas que le visibilizan, de los espacios donde se instalan los
lugares que califican con sus narrativas, que visibilizan con sus fotografías y que
ordenan con sus códigos de interpretación.
70
El concepto creado por dF de culto visibiliza estas zonas de la ciudad, metafóricamente (y de manera
ajustada) dibuja una “T” que se desplaza a lo largo del entrecruzamiento entre Av. Insurgentes (centro-sur)
y Av. Reforma (este-oeste).
103
3.3.2. Narrativas: “Engrandecen el placer y disminuyen el peso de las distancias”
dF de Culto se ocupa del buen comer, del buen tomar, de la noche desenfrenada, de lo
diurno y nocturno culto, de la lectura, del oído, de la vista, del viaje para redescubrir la
propia ciudad y lo que está cercano a ella. Cada apartado visibiliza un código particular
en construcción, implica una forma específica de calificar lo que es posible encontrar en
ella. Por tanto, la manera de dar cuenta de las narrativas utilizadas en la guía, de manera
general, es recurrir a las mismas leyendas que presentan cada uno de los 16 apartados de
la guía (sin contar el de mapas):
 Restaurantes
"En las siguientes páginas se encuentran los restaurantes que no necesariamente son los
más populares, los más caros o los más nuevos. Simplemente presentamos a los más
venerados por los habitantes de la capital del país: estos conforman la escena más
candente y de culto de nuestra ciudad. Por eso el DF tiene su encanto, por abarcar todas
las aristas de los placeres del paladar" (Editorial Mapas-Travesías, 2007:12)
 Quesos, vinos y cosas ricas
"Son los pequeños detalles los que hacen la diferencia entre una buena comida y una
extraordinaria. Abran espacio a la glotonería porque lo que encontrarán aquí no es
cualquier cosa: encontrar las perfectas sectas silvestres y darse a la tarea de ir por un
jamón jabugo bien valdrá la pena una travesía por toda la ciudad. Aquí se encuentran
listados los lugares con aquellas cosas que nos hacen sonreír. Resistirse será imposible"
(Editorial Mapas-Travesías, 2007:54).
 Cafés y tés
"La ciudad puede tener una cafetería en cada esquina, pero si se agudiza la mirada existe
algo más excitante: una robusta comunidad de casas de café y té locales (y algunas que
otras extranjeras) que tiran por la borda todo lo que una cadena cortada con la misma
tijera o un café de maquinita puedan ofrecer. Son como para quitar el sueño"(Editorial
Mapas-Travesías, 2007:72).
 Cantinas, mezcalerías y pulquerías
"Templos del desahogo y el disfrute entre amigos. Lugares a los que hay que presumir
haber ido… pero lo que pasa en estos recintos, se queda ahí. Elementos legendarios
como los trajes de luces o memorabilia personal de sus dueños le ponen el acento final a
estos lugares donde ser cliente sí es negocio: cualquier que pueda pagar un trago comerá
a sus anchas, contará sus penas y hará nuevos amigos. Buen trabajo, ¿no?" (Editorial
Mapas-Travesías, 2007:88).
104
 La noche
"Aquí no necesariamente todos los gatos son pardos. Lo que viene a continuación es una
mezcla tan heterogénea como lo son los gustos del defeño: pistas de culto y las del
mainstream, clubes de altura y uno que otro para caer muy bajo. Hetero, homo y metro:
todos tienen cabida en la noche del DF"(Editorial Mapas-Travesías, 2007:108).
 Música
"Sonideros, aquí están. Djs, también. Clásicos, incluidos. Jazz y otras propuestas, las
tenemos. La escena musical del DF es infinita, variada y no pasa desapercibida. Para
clavados y neófitos, aquí está lo que le rendimos culto"(Editorial Mapas-Travesías,
2007:132).
 Galerías de arte
"Unos reconocidos y otros emergentes pero eso sí, todos interesantes. Los creadores que
protagonizan la escena de arte en México ya no se encuentran sólo para los ojos de unos
cuantos, sino que las galerías que los enmarcan les dan el impulso que requieren tanto
para el conocedor, como para los iniciados. A continuación aquellos que están trazando
el camino del arte de la ciudad"(Editorial Mapas-Travesías, 2007:158).
 Museos
"Es momento de revistar los clásicos, descubrir las nuevas
propuestas y gozar con las colecciones de otros. Interactivos,
vanguardistas y bizarros, hay para todos los gustos"(Editorial
Mapas-Travesías, 2007:172).
 Cines
"Eimbcke, Contreras, Gajá, Zabe y los Rovzar. Tanto talento
local nos deja con ansia de más. La reinvención del cine no sólo
está en el brillo de sus autores y estrellas, sino en los
Fotografía 28 Museo Nacional
recintos y festivales que lo enmarcan. No hay día en el que
de Arte
no se pueda descubrir algo diferente. Sólo hay que
(Centro Histórico)
atreverse"(Editorial Mapas-Travesías, 2007:196).
 Escena
"No se necesitan tres llamadas para descubrir y disfrutar de lo que la ciudad ofrece sobre
los escenarios. Pequeños y grandes, vanguardistas, clásicos y comerciales, todos tienen
cabida en el gusto del espectador. Trayectorias y recintos que poco le tienen que envidiar
a Nueva York, Londres o Moscú"(Editorial Mapas-Travesías, 2007:222).
 Libros
"El arte y don de escribir es para unos pocos. Los que más se atreven aquí están. Y para
los que quieren atreverse, aunque sea a leer, tenemos propuestas que los dejarán
queriendo más. Hoja tras hoja la oferta es infinita. Lo que faltará será tiempo para
dedicarle"(Editorial Mapas-Travesías, 2007:242).

Arquitectura
105
"Una lista elaborada a través de una consulta con Javier Sánchez, del estudio de
arquitectura Higuera + Sánchez; Miguel Adriá, director de la revista especializada
Arquine; Wonne Ickx, Abel Perles, Carlos Bedoya y Víctor Jaime del estudio de
arquitectura Productora, y el arquitecto Bernando Gómez Pimienta"(Editorial MapasTravesías, 2007:258).
 Moda
"Haciendo caso a la máxima que dicta "de la moda lo que te acomoda", he aquí nuestra
selección de los templos de la vestimenta. Desde las grandes marcas que han
revolucionado la alta costura, hasta los pequeños locales con personalidad y encanto
propios, descubrirá que en el cosmopolita DF la expresión "vámonos de shopping"
nunca tuvo más sentido, ya sea que quiera elegir un exclusivo modelo, o darse el gusto
sin lastimar demasiado el monedero"(Editorial Mapas-Travesías, 2007:274).
 Diseño y decoración
"Pasillos llenos de inspiración. Formas, texturas, líneas, colores y materiales. Para los
apasionados (y hasta los iniciados) una sola tienda no basta. ¿Showrooms o galerías?
Los lugares que aquí presentamos traspasan una y otra vez la delgada línea entre arte
decorativo y objeto funcional... ¿O será arte funcional y objeto decorativo?" (Editorial
Mapas-Travesías, 2007:296).
 Hoteles en la ciudad
"Por una noche o semanas enteras. Para bajos fondos y el lujo más excitante. Las vistas
de la ciudad siempre serán mejores desde la ventana de algún hotel y lo que ahora se
ofrece no es para desperdiciar el tiempo… turisteando en la calle"(Editorial MapasTravesías, 2007:314).
 Escapadas de fin de semana
"Dicen que alejarse unos pasos ayuda a ver mejor el cuadro completo. Si la ciudad te
asfixia, es momento de perderte en un lugar cercano por un par de días y regresar a ella
para amarla, disfrutarla… y volverla a odiar"(Editorial Mapas-Travesías, 2007:328)
Las narrativas abundan en estas cortas leyendas, una constante empieza a marcarse
en ella: calificativos que nacen de lo religioso o pretender asociarse con ello: ¿De qué
otra forma ese dF de Culto podría hacerse visible para sus habitantes? Existe cierta
satisfacción en quienes escriben, quienes detallan la ciudad, son quienes están
realizando, desde una perspectiva en particular (la de ellos), la descripción de su Ciudad
de México. En dF de Culto están los lugares más venerados de la pequeña ciudad que
reseñan, le visibilizan de tal forma que la imagen creada se encuentre cerca de lo
paradisiaco y exclusivo; se hallan los espacios donde se forman las escenas que más les
interesan: aquellas que definen como más candentes y de culto. Sin embargo, utilizan
106
reiteradamente frases que, si bien fácilmente puede comprenderse el significado con el
cual están siendo dichas, nunca se expresa cuál es el sentido concreto con el cual están
siendo expresadas, de allí que gran parte de las leyendas que utilizan tengan cierto nivel
de ambigüedad que no les hacen no del todo claras. Entre sus reseñas se esconden los
pequeños lugares que engrandecen el placer y hacen que la longitud de los trayectos a
recorrer sean irrelevantes, poco a poco, se convierten en templos los lugares que por sus
decoraciones legendarias crean escenarios cambiantes dignos del gusto del defeño, se
olvidan las preocupaciones y se tiran por la borda los problemas que acongojan por el
mero placer de haber bebido gran parte de los tragos que se encuentran entre sus barras,
mezclas tan heterogéneas, infinitas, variadas.
También están los sitios a los cuales hay que haber ido para presumir de ellos, se
presentan los artistas que están trazando el camino del arte en la ciudad, se proponen
itinerarios para recorrer lo clásico, se descubren nuevas propuestas y se goza de las
colecciones que se encuentran en los museos más protegidos en la ciudad. dF de Culto
ilumina la variedad constante que se experimenta en la ciudad,
no hay día en el que no se puede descubrir algo nuevo, algo
diferente; todo tiene cabida en el gusto del espectador defeño.
Hoja tras hoja, la oferta es infinita en Ciudad de México, se
ocupa tanto de los templos de la buena vestimenta como de los
bajo fondos? y el lujo más excitante que se encuentra en el
gusto cosmopolita de sus habitantes. Necesitan perderse un
momento de ella, para regresar tal cuales sujetos renovados
y prodigios de la ciudad que les abraza en cuanto tal.
Fotografía 29 Recorridos en
Condesa
Necesita tomarse con precaución lo dicho anteriormente. Si bien es importante
aquello que dice la guía sobre sí misma, necesita tomarse con cautela leer entre líneas lo
que afirman sin hacerlo de una modo explícito. La editorial instala la posición desde la
cual escriben y desde la cual necesitan ser interpretados, no tendría mucho sentido
juzgarla desde un lugar diferente al que pensaron para hacer sus enunciados. Sin
embargo, cabe preguntarse, ¿Hasta dónde se refleja la variedad constante? ¿Hasta qué
punto se encuentra el gusto del espectador defeño? ¿No será, acaso, preferible pensar
que es un tipo específico de “espectador” y no incluir a toda la variedad existente de la
107
Ciudad de México? ¿La oferta que se encuentra es infinita? ¿Realmente sí se recorren
los bajos fondos o tan sólo son lugares que, pese a su ubicación y apariencia física,
simulan ser lugares más cerca de los antros en su connotación antigua?
La variedad es constante, más no es infinita, está limitada por el tipo de ciudad que
caracterizan: la de consumo, la de entretenimiento y la de cultura. Necesita recordarse el
argumento expresado sobre el ingreso de acceso a los antros: se permite variedad
siempre y cuando se haya superado la puerta de entrada que iguala y homologa a sus
asistentes; en este caso, la variedad constante no es cierta, tampoco es una falta, lo
errado es pretender que la Ciudad de México es la que precisamente cabe dentro de estos
parámetros. La gradación infinita está determinada por el tipo de ámbito que define la
guía y, sobra decirlo ya en este momento, es tan sólo uno de los tantos desde los cuales
puede ser interpretada el Distrito Federal; la misma reflexión aplica para el espectador
defeño; la guía se ubica en un espectador particular: esta tesis le nombra como el
aventurero.71
Concluyendo, ordena a la Ciudad de México a través de sus apartados y la califica a
través de sus narrativas. Le ha ordenado a través de sus 17 dimensiones y le ha
calificado a través de su expertiz y gusto por lo admirado y necesario de ser recorrido en
las travesías que la descubren. Su ordenamiento visibiliza los puntos más sobresalientes
y deseables de una ciudad, visibilizan lugares comerciales y turísticos, se sienten
orgullosos de conocer esos otros recovecos que, dentro de la ciudad de interés definida,
no necesariamente conocen todos quienes pasan desapercibidamente ante ellos.
3.4.
Restaurantes: “Todas las aristas de los placeres del paladar”72
Se reseñan 169 restaurantes. La zona con mayor número de restaurantes reseñados es
Polanco (37 restaurantes, representan el 22%), de la mano de establecimientos o cadenas
que tienen oferta en más de un sitio de la ciudad, están aquellos que están ubicados en la
zona del Centro Histórico (19 restaurantes, representan el 11,24%), en la zona de La
71
La referencia está hecha al final del capítulo.
Este capítulo se centra en la guía de manera general y en restaurantes de manera particular, sin embargo,
al final del escrito en el 6.3 dF de Culto: tabla de contenido, página 146.Se nombran con mayor detalle
cada apartado en general con sus contenidos en particular.
72
108
Condesa (18 restaurantes, representan el 10,6%), no muy lejanos de las demás zonas
restantes, por ejemplo, la Roma (8 restaurantes, representan el 4,7%), Del Valle (6
restaurantes, representan el 3,5%) y San Ángel (5 restaurantes, representan el 3%). En
esta ocasión se da prioridad al eje superior de la zona “T” propuesto, en este caso
representado por el Paseo de La Reforma, para mostrar con mayor fuerza la oferta de
restaurantes en la ciudad.
Gráfica 10. Colonias de ubicación de los restaurantes referidos en dF de Culto
De manera complementaria, al pensar los restaurantes en función del precio73 que le
implica a dos personas consumir en ellos, el rango promedio se encuentra entre los 350 y
700 pesos, representando en ello, el 36% de la oferta de restaurantes reseñados. Sin
embargo, es posible encontrar en menor medida, restaurantes que superan los 750 pesos
por pareja (10%) o están por debajo de los 350 ya referidos (tan sólo el 20%, sobre todo,
al ser lugares de comida rápida estilo taquería). Sin embargo, dado las colonias que
mayor fuerza tienen en este estudio, se presenta la siguiente tabla que muestra de manera
apretada, los principales resultados arrojados desde esta particular inquietud. En ella es
posible observar que el rango promedio de precios esperados en la zona de La Condesa
(colonias de interés en este estudio), se encuentra entre los 100 y los 450 pesos, con una
leve tendencia hacia el valor más alto de este rango. Es posible afirmar que la oferta de
73
En pesos mexicanos y a partir de la serie de restaurantes en los cuales sí se detalla el valor promedio de
consumo.
109
consumo, particularmente desde el apartado de restaurantes, se focaliza en la zona T que
hemos postulado en una página anterior, teniendo un mayor peso la zona de Polanco por
encima de zonas tan importantes en la ciudad como San Ángel y Coyoacán. Además de
lo anterior, el consumo en La Condesa está dirigido a parejas que, al menos, de manera
promedio, por una comida, desayuno o cena (platos a 3 tiempos y bebida), estén
dispuestos a pagar por un valor aproximado de 400 pesos mexicanos.
Colonia
Centro
Coyoacán
La Condesa
Polanco
Roma
San Ángel
Zona Rosa
Total
general
50 100 200
1 3
1
1
4
1
1 2
1
1
4
9
3
300 350 400 450 500 550 600 700 750 800 900 1000 Total
1
1
4
11
1
1
4
5
2
1
18
2
1
5
1
4
4
4
2
4
30
1
1
1
1
1
6
1
1
1
1
1
1
6
1
1
3
4
6
7
4
11
2
6
6
1
5
2
5
75
Tabla 2. Precio promedio para dos personas (Restaurantes por colonia)
Estas cifras dan soporte a uno de los puntos que se está sustentando en esta
investigación, es decir, si bien La Condesa es un territorio público, un lugar para todos,
su estadía o permanencia no es tan simple como parece, una de las acciones que
promueve la zona es el consumo, estar en ella de tránsito es una opción, pero el
detenerse en ella es lo que más está siendo privilegiando. Quedarse, permanecer,
detenerse, es el pretexto necesario para asegurarse un momento de consumo,
entretenimiento o cultura. Quienes pueden permanecer en La Condesa necesitan, además
de compartir los códigos y narrativas que se vienen explorando, un nivel medio de
ingreso económico para acceder al tipo de bienes y servicios que se ofrecen en la zona.
Por tanto, la zona como espacio de consumo en la Ciudad de México, está dirigido a
personas que pueden pagar una cantidad de dinero (expresada en la tabla 2) que les
permite comprar una cantidad “X” de tiempo en los lugares que se frecuentan.
110
3.4.1. Códigos… más cerca de las narrativas
A través de las páginas del apartado Restaurantes es posible encontrar, dentro de la zona
de interés ya insistentemente enfatizada, esa buena lista de restaurantes que lo mismo se
ocupa de las grandes mesas que de los pequeños rincones para probar la comida
popular. Lo pequeño inmediatamente asociado con lo popular, lo bueno y exclusivo con
las grandes mesas en la ciudad.
La experiencia en restaurantes está organizada a través de 12 características.74 El
modo utilizado no es excluyente, fácilmente un restaurante podría haber cabido en otra
de las categorías creadas; acaso, cabe preguntarse, ¿No sería mejor ubicar al Café de
Tacuba en la categoría de los 20 restaurantes de culto y no en la referida a los clásicos?
La clasificación utilizada crea una forma particular de ordenar el consumo de la ciudad,
en ocasiones, permite recordar el cuento de Borges sobre cierta enciclopedia china75 que
dividía los animales en categorías no necesariamente excluyentes entre sí ni mucho
menos fácilmente definible de lo que era posible ubicar en cada una de ellas. dF de
Culto clasifica según su criterio; dado que sus ejes de interpretación y de ordenamiento
son el consumo, el entretenimiento y lo cultural, no sorprende tanto el hecho que la
forma de mencionar, en este caso, el apartado de restaurantes, sea la siguiente:
Restaurantes
1. Grandes mesas
2. 20 restaurantes de culto
3. Los clásicos
4. Pequeños secretos bien guardados
5. El sueño de los crudos elegantes
6. Delivers extraordinarios
7. Comida popular vitamina T
8. Cadenas extraordinarias
9. "24" horas hungry people
10. "4" fondas peculiares
11. Hoy se me antoja
12. El país sin salir de la
ciudad
Campeche
Guerrero
Jalisco
Oaxaca
Puebla
Sinaloa
Veracruz
Yucatán
Nuevo León
Tabla 3. Códigos generales apartado “Restaurantes” en dF de Culto
74
Pese a que en cada una de ellas, es probable encontrar referencias a la procedencia de la comida que es
servida en sus mesas.
75
Citado por: Foucault, Michel (1968). Las palabras y las cosas, Argentina, Siglo XXI, pp. 1.
111
Los restaurantes se organizan en 12 códigos particulares. Si se enfatiza en lo fino, lo
elegante y el valor de sus platillos, si hacen alarde tanto de la “perfecta combinación de
texturas” en la preparación de sus alimentos como del “paso adelante en la cocina de la
ciudad”, si invitan a “refugiarse del mundanal ruido y saborear con tranquilidad y
reposo” el plato que les ha sido servido, si el lugar sirve “como tranquilizador del
mundanal ruido”, te está hablando de las grandes mesas.
Si se hace hincapié en la devoción que se les profesa por el tipo de estilo, sentido y
significado para los habitantes de la Ciudad, si se hace referencia al ambiente del lugar a
través de frases tales como: “es como el gusano al mezcal”, “si no has ido… no podrás
morir tranquilo” o, “no viva sin probarlo”, les hablan de los que son de culto en la
ciudad.
Si hacen mofa de la distancia y del tiempo de travesía que implica
llegar a ellos: “una vez lo hayas probado querrás volver una y otra vez,
así vivas en Indios Verdes"; si asumen el paso del tiempo con suma
picardía y de referencia a otras épocas “da la sensación de un lugar de
otro tiempo”, “un ambiente donde parece no haber pasado el tiempo”,
sobre todo por el tipo de experiencia que se tiene en el lugar, están
configurando los clásicos.
Si el adjetivo a través del cual se califica el lugar hace
referencia a “un oasis en medio del caos”, hacen fuerza de lo
Fotografía 30 El Jarocho
(Coyoacán)
exclusivo en su conocimiento y les llaman pequeños secretos
bien guardados.
Si frases como “llegar allí después de un día de insolación antropológica es besar el
cielo”, “podrás recuperar la fe y si quieres hasta echarte unas lagrimitas” están hablando
de lugares en los cuales puede darse esa comunión con lo mexicano sin perder el estilo
que les caracteriza. Por tanto, les llaman los sueños de los crudos elegantes.
Si se hace hincapié en la variedad de la comida mexicana, en los secretos que se
esconden tras sus platillos, si frases como “se siente más cerca del relajo del puerto de
Veracruz” o, en sentido contrario, “seriedad y estudio de la cocina mexicana”, están
categorizando El país sin salir de la ciudad.
112
Si el detalle que sobresale está en la posibilidad de llevar rápidamente una deliciosa
cena o comida a domicilio, si el calificativo que sobresale es el “arranque perfecto”, si
algo que nunca podrán decirse es “alimentos tratados despacio, con esmero y sin prisa”,
están hablando de los restaurantes del grupo delivers extraordinarios.
Si lo que sobresale es su horario de funcionamiento, en los cuales no importan ni la
hora ni el día que sean, les han clasificado con el nombre de “24” horas hungry people.
Si estás en búsqueda de platillos pequeños, mexicanos, si buscas una “experiencia
gastronómica insólita”, algo “para chuparse los dedos”, sutiles cantidades “para comer
como los dioses”, te hablan desde el deseo y del capricho, te mencionan lo que Hoy se
me antoja.
Si estás nostálgico, buscando algo barato y relajado, si buscas imaginación en los
menús que te ofrecen, si crees que “comer es igual a tener una experiencia en la que
cada plato te echa un guiño de complicidad”, no hay espacio para confundirte, te hablan
de las 4 fondas peculiares que se encuentran en el DF.
Si buscas mirar en la cultura mexicana, no esa que se encuentran en las grandes
mesas, mucho menos en los lugares clásicos ni en el país sin salir de la ciudad, si se
pretende degustar lugares que “causan devoción entusiasta” entre sus comensales, si te
han conquistado los corazones y los estómagos, probablemente, te están hablando de la
comida popular vitamina T. 76
Si buscas lo tradicional de la nación, si se tiene variedad para “gustos más refinados
pero igual de reventados”, si buscas “alquimia a la mexicana”, te están hablando,
finalmente, de las cadenas extraordinarias dispuestas a través de todo lo largo y ancho
de la república Mexicana.
A través de esos 12 códigos, se expresan también otras formas de ordenamiento. En
primer lugar, la procedencia de la comida. Pese a que tan sólo en “el país sin salir de la
ciudad” se hace referencia desde la misma leyenda a los lugares de los cuales son
oriundos los platos, entre las demás páginas del apartado es frecuente observar una
referencia directa al origen de la comida, en ocasiones, al ser ella misma de origen
76
Expresión mexicana, usualmente se refiere a la serie de alimentos que se consumen en la nación y
empiezan por “T” (Por ejemplo: tactos, tortas tamales, etc.).
113
mexicano (“cocina de Michoacán, Veracruz, Puebla y Oaxaca”; “comida prehispánica
de la ciudad”). Sobresalen las comidas árabes, argentinas, españolas, francesas, griegas,
hindúes, italianas, japonesas, mediterráneas, uruguayas, inclusive, se expresan
combinaciones que le dan ese toque de “internacionalidad” a la comida mexicana
(“comida fusión entre oriente y occidente”).
En segundo lugar, las 38 fotografías que acompañan son piezas decorativas y
expresivas en la descripción de los restaurantes, las imágenes que se presentan no
exponen la generalidad, escatiman y profundizan en el detalle de la escena que pretende
visibilizar. Las tomas abarcan más de un ángulo, en ocasiones, se privilegia el ambiente
del espacio donde está ubicado el comedor del restaurante, en otras, sobresale el tipo de
cubiertos y la forma en que son ubicados sobre el mantel, sin embargo, en mayor medida
y con mayor intensidad, la imagen privilegiada es la misma mesa donde toman lugar
quienes asisten a ellos.
Detalle de la foto
Barra
Cartas y silla
Cielo raso
Lámparas y cubiertos
Logo del negocio
Mesa
Preparando la comida
Salón
Salsas taqueras
Sillas
Umbral de la puerta
Total general
Cantidad
2
1
2
1
2
20
2
3
1
2
1
38
Tabla 4. Detalle privilegiado en las fotografías de Restaurantes en dF de Culto
Las leyendas o eslóganes que acompañan las fotografías están también cargadas de
calificativos y adjetivos, si se retrata la mesa abundan descripciones como “lo que hace a
ésta una gran mesa es su inventiva, siempre sorprendente”, inclusive, “la innovación es
aquella que puede bocetearse y que no excluye una buena dosis de locura”. No obstante,
en ocasiones las leyendas no profundizan en la imagen que presentan del lugar, por
ejemplo, al retratar una de las mesas clásicas, la leyenda que puede detallarse es la
114
siguiente: “Sus mariscos, simplemente sublimes, su ambiente bullicioso es lo que causa
verdadera adicción”. Aparentemente la leyenda no respalda la imagen que se presenta,
sin embargo, el propósito puede ser interpretado de otra forma: incluir características del
restaurante que no necesariamente se ven expresadas en ella.
3.4.2. Narrativas
Las narrativas son las formas como los actores sociales califican su experiencia de la
vida social, dicho de otro modo, son los juicios que emiten sobre su cotidianidad. Podría
pensarse, de manera quizás un poco ingenua, que es posible encontrar juicios puros en
los comentarios que se realizan sobre el mundo social, sin embargo, el acercamiento al
campo, en este caso, al texto, permite evidenciar que esta aparente transparencia no es
del todo cierta: pocas veces se encuentran expresiones que sean sólo juicios y no den
cuenta, entre otros, de un modo particular de organizar la experiencia social.
Evidencia de ello, la mezcla y entrecruce existente entre diversidad de modos de
organizar y de calificar la experiencia a través de sus páginas, sus textos, sus leyendas y
sus fotografías. Se ha mencionado la relación existente entre la forma de ordenar la
experiencia en restaurantes y el tipo de calificativos que utilizan para nombrarlos; en
esta ocasión, la descripción y el análisis se centra en las narrativas que les constituyen.
Narrativas sobre el público, sobre el lugar, sobre el servicio y sobre la comida, son los
énfasis que se realizan para dar cuenta del tipo de concepto que se crea a partir de la
experiencia en restaurantes.
3.4.2.1.
Sobre el público
Las narrativas sobre el público son variadas, por mencionar tres situaciones particulares,
son pensados a partir del precio que están dispuestos a pagar por poder consumir en los
restaurantes, por el tipo de imagen que irradiarían si les habitan frecuentemente o por la
posibilidad de estar cerca de quienes socialmente son valorados positivamente.
El público no se piensa a secas, se dibuja un posible público en función de las
características del lugar que pretende realzarse. Si el precio es lo que sobresale en el
lugar, siempre la comparación con otros lugares, algunos más caros, otros más baratos,
115
es lo que está a pedir de boca: “solamente para bolsillos holgados” o, dicho de otro
modo, “para despreocupados de su cartera”.
Si el público es pensando, sobre todo cuando son personas de negocios o
profesionistas77, el énfasis está puesto sobre las características del lugar que podrían
serles útiles como espacios para trabajar: “para aquellos que viven o trabajan, para
quienes no tienen tiempo de salir a comer”, “perfecto para los solitarios adictos al
trabajo y al buen comer”.
En otras ocasiones, cuando se pretende “aparentar que no hay nadie más cool que
tú”, cuando sólo es posible encontrar “gente diversa y de corte qué-guapa-soy”, cuando
el imperativo es “ser cool” y “participar en lo IN”, el público es pensando a través de la
imagen que irradian quienes frecuentan ese tipo de restaurantes, en definitiva, “enclaves
para dejarse ver… aunque se sea un don nadie”.
Quienes están permitidos es otra de las formas cómo se piensa al público, no todo el
mundo es bienvenidos en todos lugares, hay públicos que son pensados según sean
grupos familiares o personas solitarias. Hay “espacios dignos de ser disfrutados en
familia”, otros, por el contrario, “frecuentados por gente
joven y moderna”. El permiso lo dictamina el restaurante y
la zona donde está ubicado: hay “lugares para los
conocedores”, hay espacios “para todo tipo de público”, en
definitiva, “ambientes familiares, juveniles, para ir en
familia, solo o de «peda»”.78 Quienes están permitidos son
Fotografía 31 Auditorio
Nacional
(Paseo de la Reforma)
quienes hacen parte del grupo exclusivo que participa en la
escena del lugar: “ambientes familiares y no estirados
aunque, desde luego, no populacheros”.
El público también se piensa y se califica según el tipo de trascendencia o valor
social que tengan en los espacios que están visitando; en ocasiones, si los lugares
privilegiados son frecuentados por un tipo de clase social, narrativas como “dejarse ver
por la clase política y periodística” de la ciudad, “lugar indisoluble del sur de la ciudad y
de su élite más clasicona”, “uno de los restaurantes donde se codeaba lo más granado de
77
78
Profesionales (mexicanismo).
Forma coloquial mexicana para referirse a irse a tomar bebidas alcohólicas.
116
la sociedad mexicana”, son fáciles de encontrar entre sus líneas. En ocasiones, el valor
del público está en función del peso o función histórica que alguna vez cumplieron
quienes pasaron por ellos: “visitó Fidel Castro, causó fervor entre varios ex Presidentes
de la República”, “por allí pasaron todos los que fueron alguien en la radio de los años
40 y ulteriores".
Si el valor del público está en el tipo de fidelidad esperada, frases o narrativas como
“aquí concurre una clientela fiel”, “es pequeñísimo, no caben más de cuatro personas de
pie, y siempre está atascado”, “es uno de los lugares más concurridos por la comunidad
antrera”, “hay filas de carros vacíos esperando que sus dueños terminen con los célebres
tacos o quesadillas”, son fáciles de encontrar entre sus páginas.
En ocasiones, el valor del público está referido a su nacionalidad o condición de
turista, los lugares se promocionan de muchísimas maneras, una de ellas permite “atraer
turistas y a familias por igual”, en ocasiones, sin ser mexicano, se hace énfasis en la
posibilidad que tendrían de sentirse de tal forma si el lugar sigue siendo visitados por
ellos “Desde luego es preferido de turistas y familias de
larga duración que se sienten más mexicanos”. La
nacionalidad en ocasiones sirve como pivote central para
el
empuje
del
restaurante
elegido;
cuando
son
restaurantes mexicanos, “perfecto para que lleves esos
amigos extranjeros con ganas de saber qué es eso”,
cuando son de otras nacionalidades, la condición de
extranjería, “el ambiente muy frecuentado por argentinos”,
Fotografía 32 Coyoacán
puede servir de garantía.
En síntesis, el valor del público es pensando y calificado a partir de las siguientes
características: por el tipo de precios que están dispuestos a pagar, por las características
para el trabajo que les ofrece los lugares, por el tipo de imagen que proyectarían ante los
demás si se encuentran entre sus espacios, por el grado de estima y valoración que tienen
los asistentes exclusivos; en otras ocasiones, el valor del público está pensando en
función del grado de lealtad que tienen con los lugares que visitan, inclusive, la lealtad
puede ponerse en entre dicho si lo que importa realzar es la nacionalidad de las cual
hacen parte los usuarios de un lugar.
117
3.4.2.2.
Sobre el lugar
Podrían mencionarse frases que reflejaran las narrativas usuales sobre el valor dado al
lugar tal cual como se hizo con el público, sin embargo, es oportuno tomar otro camino.
Los adjetivos, tanto positivos como negativos, son adecuadas formas de describir los
modos en que se evalúa el mundo social, en este caso, las formas como se promociona
lugares con cierto estilo de consumo y entretenimiento. La lista de calificativos es
extensa, hay tantos positivos como negativos, inclusive, se juega combinándolos para
generar sensaciones que hablen de esos lugares que se prefieren y aquellos que no son
deseables.
Si el restaurante es entendido como espacio físico, lo positivo frecuentemente es
nombrado con los siguientes términos: acogedor, adictivo, muy caché, coqueto, de
cuidada presentación, decoración sobria, delicioso, desenfadado, elegante, con un estilo
personal, familiar, con iluminación perfecta, innovador, íntimo, joya deliciosamente
minúscula, nada sofisticado, opulento escenario, pequeño, pintoresco. Por el contrario, si
es calificado negativamente, los adjetivos o nombres más usuales son los siguientes:
barriobajero, cochambroso, cursi, decoración loca, excesiva, demasiado bullicioso,
deprimente, excesivos recargamientos, hueco, insulso, traiciona. Inclusive, en ocasiones
se juegan con las palabras para combinar términos que, de manera independiente,
mostrarían algo diferente de lo que quieren decir de manera conjunta: poco innovadores,
poco conocido, mezcla extraña entre la ficción y la realidad.
El mismo razonamiento aplica cuando el interés está en resaltar el ambiente que se
vive en el restaurante. Las narrativas o términos utilizados se asemejan a los ya
descritos, poco a poco van configurando un ramillete de opciones que dan cuenta de los
posibles valores que pueden tomar las apreciaciones de quienes crean el concepto de la
Ciudad de México desde el dF de Culto. No es de extrañarse, entonces, la repetición de
varios de ellos. De manera positiva, el ambiente es descrito como: acogedor, amigable,
animado, cálido, casero, casual, chic, de moda, elegante, folclórico, informal,
mediterráneo, moderno, minimalista, no pasa de moda, onda zen-chic, relajado,
sofisticado, vanguardista. Llama la atención el hecho que no se hacen referencia al
ambiente de manera negativa, pese a que, sí es posible encontrar en el juego de palabras
118
las combinaciones de adjetivos positivos y negativos para dar cuenta de ello: cero
estirado, nada estirado, ni pretencioso y no demasiado formal.
Finalmente, si el restaurante es entendido como lugar y este a su vez como negocio,
términos tan variados como "¡oh bendición!, con absoluta devoción", absoluto rey,
agradable, alta cocina, barato, bonito, bravo, buena mesa, bueno, celebrado, clásico de
clásicos, de fiar, imperdible, para comer bien, concurrido, cool, coqueto, creativo, un
deber culinario, devoción, embajada oficial, entre los mejores en su especie, es dios, su
fama no para de crecer, imprescindible, inicio de un estilo, institución, joya, escondida
por descubrir, mejores opciones, modesto, no sienta mal al menos de vez en cuando,
nuevo, obligado, opción por calidad, pequeños detalles, pocos tan míticos, populares,
razonable nocturnidad, sencillo, siempre ¡de moda!, templo a baco, del coctel, del
marisco; son términos que reflejan lo valorado en la escena del consumo de la ciudad.
Sobre todo, al alejarse radicalmente de lugares demodé y de espacios donde el “mito del
México oloroso” nunca se hace realidad.
3.4.2.3.
Sobre el servicio y la comida
El servicio se adora, es familia, es impecable, de los mejores que tiene la ciudad, clásico
en todo sentido; en ocasiones, cuando el servicio no gusta, se enfatiza en la cantidad de
gente que se encuentra en el lugar dificultando una atención rápida y oportuna:
“ajetreado” y, en ocasiones, “se detestan tantos ademanes operísticos”. Sin embargo,
pese a estos adjetivos de consentimiento o de baja estima, el servicio mejor calificado,
en gran parte de la guía, se resume en las siguientes dos frases: “Todo es un espectáculo”
y “Los meseros saben de lo que hablan”.
Si se habla de la comida en sí, las narrativas más frecuentes para hablar de ellas son:
adictiva, arriesgada, de aspiraciones exóticas, auténtica, avalada, conocida, para buen
paladar, de calidad impecable, casera, contundente, cool, de cortes debidos, cuidada, de
agradecer, deliciosa, imperdible, delirante, desafiante, genera devoción, difícil de
olvidar, digna, espectacular, te acerca a la salvación, exigente, exquisita, fina,
fresquísima, imperdible, ingeniosa, con ingredientes de primera, de maestría, manjar,
original, un pecado sano, de primera calidad, relajada, un sabor aromático, profunda,
perfecta, oportuna, sabrosa, el secreto mejor guardado, sorprendente, tranquila,
119
triunfadora, verdadera joya. Lo único negativo: “precisamente, no es un delirio”.
La carta de comidas es otro de los puntos donde se ponen en evidencia las narrativas
más sobresalientes en los restaurantes. En esta ocasión, no sobresalen términos
individuales para dar cuenta de ello, aparece cuando se califica de manera negativa el
tipo de menús que se ofrecen: escuetos. Por el contrario, los calificativos vienen en
frases con sentido completo. Si los calificativos son de aprobación, se habla
reiteradamente de “cenas antológicas y elaboradísimas” en referencia a la cantidad de
opciones que permite la carta, en otras ocasiones, si lo que se valora más es el modo de
preparación de los alimentos que se ven expuestos en la carta, frase como “desayunos
creativos, imaginativos y antológicos” está siempre dando vuelta entre sus páginas. En
ocasiones, cuando el énfasis es puesto sobre el estilo de la carta, los términos
aprobatorios más comunes para referirse son “limpias y
sobrias”, de una manera u otra, a veces se acerca más a
los significados de lo sencillo en contraposición a los
menús demasiado elaborados. Finalmente, cuando es
puesto en la expertiz que se traduce a través del
contenido de la carta, tres frases resumen los
calificativos más comunes utilizados para referirse a
ello: “ejemplo de raíces revolucionadas”, “menú de
respetables decisiones”, “mapa gastronómico del país”.
Fotografía 33 Centro
Histórico
A manera de síntesis del capítulo 3, sobre dF de Culto es importante recordar dos
puntos: por un lado, organiza la experiencia en restaurantes a través de 12 códigos. Se
ocupa tanto de las grandes mesas como de las clásicas, de la comida popular vitamina T
como de las cuatro fondas peculiares posibles de ser acercadas a través de delivers
extraordinarios; no escatima detalle para presentar el sueño de los crudos elegantes ni
mucho menos para referirse a las que son de culto para toda la ciudad; comparten
pequeños secretos bien guardados para disfrutar del país sin salir de la ciudad, donde
todo lo que hoy se te antoja pueda ser satisfecho, todo está dispuesto para aquellos que
son 24 horas hungry people.
Por el otro, califica la experiencia en restaurantes a través de 4 dimensiones: las
120
narrativas sobre el público son variadas, por mencionar tres situaciones particulares, son
pensados a partir del precio que están dispuestos a pagar por poder consumir en ellos,
por el tipo de imagen que irradiarían si les habitan frecuentemente o por la posibilidad
de estar cerca de quienes socialmente son valorados positivamente. Las narrativas sobre
el lugar también son diversas, hacen hincapié a partir de su composición como espacio,
por el tipo de ambiente que se respira cuando se está en él, por el tipo de sensaciones que
irradia a quienes están dispuestos de esperar en ellos más que sólo el momento
disponible para disfrutar de una buena comida. Las narrativas sobre el servicio son
menos frecuentes que las existentes sobre el público que les visita: hablan sobre los
modos en que se es atendido y sobre el tipo de variaciones que se dan a partir de la
cantidad de personas presentes en el local. Las narrativas sobre la comida en sí son
diversas e intensas, en ocasiones se dedican únicamente a hablar de ella sin necesidad de
recurrir a nada diferente que esté fuera del platillo que se esté degustando, en otras,
asume su valor a partir de la cantidad que se sirve y del tipo de precio que hay que pagar
para poder consumirlo.
Finalmente, después de haber interpretado la guía dF de Culto: 1000 formas de
disfrutar la Ciudad de México tanto como texto y como productora de lugar, es posible
avanzar hacia el siguiente capítulo de la tesis: aquel referido a la conclusiones de la
investigación.
121
4. CONSIDERACIONES FINALES
A. La expresión de lo moderno, lo exclusivo y lo cosmopolita en La Condesa
Situar lo moderno, lo exclusivo y lo cosmopolita en La Condesa de la Ciudad de
México, es algo que se realiza después de haber escudriñado en la diversidad de
narrativas y códigos que se expresan, se relacionan, se superponen, se niegan, se
contradicen y se complementan en la escena de consumo, entretenimiento y cultura que
se encuentra entre sus calles, sus espacios, sus historias y sus lugares. Esta investigación
profundizó en la apuesta que realizan los productores de lugar para construir un sentido
particular de lugar que los acerca más a estas características que a sus respectivos
complementos, es decir, a lo tradicional, a lo excluido y a lo nacional.
El acercamiento al campo permitió definir como texto cinco conceptos e imágenes
que se expresan de manera simultánea en La Condesa: la zona de caos, la turística y la
de moda, la de experimentación social, la zona T, la mexicana y la señorial. Como
espacio de consumo, de entretenimiento y de cultura, es construida desde un actuar
consciente que pretende creerla como una zona dispuesta para el consumo nacional de
cara a lo internacional, con un carta y selección de bebidas que bien gustan de lo
mexicano, pero, sobre todo, enfatizan en lo extranjero como patrón esencial de consumo;
es una zona que está abierta y en funcionamiento la mayor parte del día y de la totalidad
de días de la semana, su participación es exclusiva, más no excluyente, todos quienes
quieran pueden participar en ella, sin embargo, necesita tener las condiciones socioeconómicas que le auguren una prolongada estadía en la zona, es decir, si no se tiene el
ingreso suficiente para poder estar consumiendo en sus lugares, probablemente su
permanencia en ellos sea más corto de lo que podría haber sido si se tuviera lo suficiente
para asegurarse un poco más de tiempo: se es exclusivo, más no se es excluyente. La
Condesa moderna, la de restaurantes y bares, la que toma su arquitectura decó y le saca
provecho a través de los negocios que le instala, es el elemento faltante que completa la
ecuación de La Condesa como lugar moderno, cosmopolita y exclusivo.
122
La identidad de La Condesa se construye en relación consigo misma, con la Ciudad
de México y, de manera particular, con aquellas colonias que hacen parte del eje que
aquí se ha denominado la zona T del Distrito Federal. Cuando fue interpretada en
relación con estas zonas que hacen parte de la Ciudad de México que define dF de
Culto, permitió comprender que La Condesa es tan sólo una de las zonas que hacen parte
de la escena de consumo, cultura y entrenamiento de la Ciudad, en la cual, si bien se
pone en conversación con el mundo entero, no podría encontrar su identidad particular si
no es diferenciándose y distanciándose de zonas tan culturales y adheridas al pasado
como son las zonas de Coyoacán y del Centro Histórico. No obstante, también fue
puesto de manifiesta que esta diferenciación es, además de aparente, necesaria para
construir una identidad de zona y una de Ciudad.
La Condesa construye su concepto en tensión consigo misma cuando reconoce la
multiplicidad de conceptos que se encuentran en su cotidianidad, no sólo desde los
productores de lugar, sino desde el tipo de actores sociales y de dinámicas que se dan
entre sus calles y sus parques. La identidad de la zona se construye, pese al actuar
consciente desde una política de lugares, desde la mutua afectación de todas las
instituciones y actores que hacen parte de la escena del lugar. Probablemente La
Condesa encuentra un pretexto para anclarse en su historia y en su pasado hidalgo en su
construcción, sin embargo, La Condesa, a partir del juego entre lo moderno y lo
tradicional, de lo exclusivo y lo excluido y, de lo nacional y lo cosmopolita va
encontrando su identidad.
La Condesa se define en tensión con otras zonas de la ciudad, ¿Qué sería de ella si
no existiera un Coyoacán del cual diferenciarse, de un Polanco del cuál sentirse más
cercano? La zona crea su lugar en la ciudad a partir de esta aparente tensión que se da en
la Ciudad de México. A diferencia de la identidad de La Condesa a través de ella misma,
la construida a partir de la cercanía y lejanía de las demás zonas (aquellas que se
encuentran situadas en la zona T), se da en un juego mutuamente complaciente de
diferenciación que posibilita crear una zona más amplia donde el mundo entero, no sólo
desde la experiencia de lo internacional, sino también donde lo nacional y las diferentes
ámbitos de la vida social (lo cultural, lo artístico, lo de moda, la historia, entre otras)
encuentran sus espacios para expresarse. La lucha de La Condesa por un lugar en la
123
Ciudad de México, cuando encuentran entre sus pares colonias tan relevantes como
Polanco, Santa Fe, Coyoacán, La Roma, Centro Histórico, San Ángel, entre otros,
encuentra el pretexto para profundizar y realzar su particularidad en comunicación
directa con sus semejantes, así el contenido del concepto sea precisamente el que cambie
y no la forma que le da su posibilidad.
A.A. Enfatizando en lo exclusivo y lo excluido
Pese a ser un lugar público, no es un lugar para todos. Es cierto, toda persona puede
transitar sobre ella, caminar no tiene riesgo alguno. Sin embargo, ¿Es posible participar
abiertamente en todos en sus lugares?
La experiencia permite recordar la reflexión que adelanta Margulis (2005) en
relación con el ingreso a los antros. Existe una primer exclusión que necesita ser
superada, el paso del estar afuera al adentro a través del traspaso de la entrada, ¿Se tiene
el dinero suficiente para comprar el acceso? ¿Se viste acorde con el código del lugar?
Sorteada esta primera exclusión comienza una segunda: “la lucha entre individualidades
que tratan de diferenciarse y sobresalir allí” (En Margulis 2005:173). Esta lucha supone
una lógica personalizante con el fin de manifestar el mayor grado de diferenciación
posible en el pequeño espectro de variación que está permitido por el sistema de
igualación inicial. ¿Acaso no sucede lo mismo al momento de entrar a la zona de la
Condesa?
Otro de los criterios para interpretar la experiencia en la zona de la Condesa es la
dupla exclusión y exclusividad. Entrar ella supone por un lado, un cambio en la
definición de la situación que se da en la acción social y, por el otro, el establecimiento
de un nuevo marco de referencia primario que condiciona la forma de experimentar el
tiempo en la zona. Este cambio de situación y de marco de referencia implica un quiebre
con la situación precedente, sin embargo, está investigación asume que esta fractura se
da de manera gradual, se recuperó el planteamiento de DaMatta (2002) sobre la
existencia de un continuum en el tránsito de un espacio abierto a uno cerrado. Esta
fractura gradual en el tránsito y esta diferenciación insistente entre el estar afuera y el
estar adentro, permiten recuperar que los conceptos de exclusividad y de exclusión que
han sido sugeridos.
124
La experiencia en La Condesa puede ser interpretada también como una serie
sucesiva e interminable de experiencias de exclusión que permiten reforzar la sensación
de exclusividad que se tiene en ella. Existe una interpretación que podría trasladarse de
la vivencia de una noche de antro. Chmiel asume como primera exclusión el paso del
estar afuera al adentro a través de la puerta donde se encuentran presentes los porteros
del lugar; sorteada este primera exclusión, afirma, “comienza una nueva lucha entre
individualidades que tratan de diferenciarse y sobresalir” (en Margulis 2005:173) dentro
del antro, sin embargo –continúa-, “superar la primera exclusión no garantiza ser
aceptado como par entre los pares; ser mirado y admirado en el interior es una segunda
traba¸ aún más difícil de sortear” (en Margulis, 2005:177). De manera complementaria,
tanto Urresti como Gutiérrez (en Margulis, 2005) enfatizan en la cualidad de la
experiencia festiva en el marco de un antro, donde entrar en él está condicionado por una
lógica uniformante, la cual, al ser traspasada la entrada, da paso una lógica
personalizante con el fin de manifestar el mayor grado de diferenciación posible en el
pequeño espectro de variación que está permitido por el sistema de igualación inicial,
constituyendo, por tanto, un espacio de armonía preestablecida que refuerza los grandes
determinantes sociales.
B. La aparente variabilidad de un espacio limitado: la profundidad de la
experiencia desde dF de Culto
Actúa como texto y como productor de lugar. Es texto en tanto expresa vida social a
través de sus páginas, es productor de lugar en tanto configura una manera particular de
ordenar y calificar la experiencia que se tiene de la Ciudad de México.
Organiza su experiencia a partir de 17 apartados que se ocupan tanto de los grandes
como de los pequeños detalles, de la escena cultural que se pone en marcha a través de
sus mejores protagonistas de teatro o de las exposiciones que se encuentran por doquier
entre sus variadas galerías de arte. Su interés está en la ciudad física, en su arquitectura;
está en la ciudad de consumo, en el realce de zonas tan nombradas como La Condesa y
Polanco.
Su concepto raya en lo boutique, su propuesta es vívida en imágenes, es pintoresca;
125
se aleja de lo no comercial, de lo que no es redituable para la seguridad de una nueva
edición. Define una forma particular de vivir la Ciudad de México: aquella que,
consciente de su extensión, focaliza su atención en un zona delimitada y le recorre desde
su multiplicidad. Es cierto: La Ciudad de México es demasiado vasta, sin embargo, en
términos de consumo, cultura y entretenimiento es pequeñísima, dado que su mayor
oferta se encuentra ubicada en las zonas o colonias de Polanco, La Roma, La Condesa,
Del Valle, Coyoacán, Xochimilco, Tlalpan, Santa Fe y Ciudad Satélite. Sin embargo,
esta ciudad pequeñísima es descubierta y explorada hasta en sus
más mínimos detalles y recovecos. La Ciudad de México
creada se mueve dentro de una limitada extensión, sin embargo,
le redescubre y le nomina en una mayor profundidad.
Reconoce la intensa variedad que tiene cabida en el gusto
del defeño, engrandece el placer de sus entrañas y disminuye
con ahínco el peso en sus distancias. Cuando piensa en su
selección, hace un acto de contrición que le permite estar
en calma con todo aquello que está por fuera de su
Fotografía 34 El aventurero
(Paseo de la Reforma)
misticismo y de su profesión. Lo de culto está más cercano
de lo sagrado que de lo profano relacionado con lo cotidiano. Una característica central
del concepto al cual le apuesta es acercar lo sagrado a lo cotidiano, no hacerlo parte de
una actividad diferente a la travesía cotidiana del habitante de la Ciudad de México:
profana lo sagrado, no a modo de blasfemia, sino a manera de encontrarlo y esparcirlo
en lo cotidiano.
Se constituye, a su vez, en un nuevo productor de lugar, ordena y califica su
producto de forma tal que, a partir de los contenidos reales en los que fundamenta su
mirada y su juicio, crea una imagen que asemeja las veces de culto para los habitantes
que están dispuestos a redescubrirla. La Ciudad de México deviene ciudad de culto
cuando invitan a sus lectores a recorrerla tanto por los lugares de suma trascendencia
histórica como de los espacios conocidos por unos pocos. Su concepto se define
moderno, más cerca de lo fino, presenta la tradicional desde el gusto actual de tener un
sentido de apreciación por el pasado; su concepto se define exclusivo, en detrimento de
las apuestas que están fuera del sector de interés, una zona de clase media en la Ciudad
126
de México; su concepto se define cosmopolita y nacional, se ocupa tanto de lo que
irradia extranjerismo como de lo que se aboca sobre el país: aterriza su apuesta en la
Ciudad de México y recorre en ella lo que es propio y lo que acerca con el mundo
entero.
C. Sobre la sociología cultural y productores de lugar: el sentido de la acción
La sociología cultural interpreta la vida social convertida en texto sin recurrir a nada
diferente que lo instituido por la propia cultura desde la cual hace parte; los códigos y las
narrativas son el principal camino que se tiene para realizar este propósito sin desviarse
en ningún momento de su sentido; sin embargo, a partir de esta investigación, fue
posible comprender que esta diferenciación, si bien analítica, pocas veces es posible
encontrar en un estado puro en el mundo social. Esto es una verdad evidente en este
mundo de hoy, fácilmente se reconoce este tipo de límite que se constituye por ordenar
el mundo a través de conceptos y de juicios calificativos.
La sociología cultural asegura que al hacerlo desde este lugar se está logrando
comprenderla sin recurrir a nada diferente que lo que se encuentra expresado en el
sentido y en el significado. Sin embargo, a partir del ejercicio realizado en La Condesa y
en la interpretación hecha desde dF de Culto, pareciera que esta afirmación necesita ser
matizada. El significado expresado en códigos y narrativas, si bien hace parte inmanente
de la voluntad de los sujetos sociales, pueden esconder, en ocasiones, sentidos que se
escapan a su actuar individual, inclusive social; es justo en este momento donde el
significado de la acción actúa a su vez como significante para cierto tipo de orden social
que se desprende lógicamente de los propósitos que expresan sus sentidos comunes y
fácilmente detectables. Este juego de palabras recuerda la discusión sobre la acción del
sentido y el sentido de la acción existente en las ciencias sociales desde hace ya un
tiempo atrás: el sentido de la acción recae en los actores que participan en la interacción
de la vida social; la acción del sentido, ajeno a todo actuar subjetivo con una finalidad
práctica, permite acentuar la necesidad y utilidad de seguir re-actualizando/reconstruyendo las estructuras que posibilitan las condiciones para que la vida social
pueda seguir existiendo como telón de fondo a-problemático para todo sujeto
participante en la interacción. Pareciera, por tanto, que este tipo de juego se ve recreado
127
en el juego que se instituye entre los productores de lugar y aquellos usuarios que hacen
uso del escenario creado en la zona de La Condesa. Es decir, los productores de lugar,
aquellos actores que construyen espacios de tal forma que, a partir de las características
y del uso que les impostan, sólo así, configuran posibilidades que devienen lugares a
través de las apropiaciones y resignificaciones que tienen de ellos los demás actores
sociales. Por tanto, tendría que indagarse con mayor profundidad en qué momento los
productores de lugar participan desde un sentido definido y de la acción y en qué
momento se expresa a través ellos la acción del sentido de la vida social. La vida social
convertida en texto, accesible sólo a través de la comprensión de los códigos y de las
narrativas expresadas por los actores sociales, es realizable en tanto se regrese a ella para
ser matizada como la expresión de una posibilidad que ya ha devenido lugar como
escenario de la acción social.
D. Actores configurados desde La Condesa como escenario
El actor, sujeto o urbanita que se configura a partir de la lectura de Simmel y de la
experiencia vivida en La Condesa está lleno de contenido experencial, de vitalidad
urbanita o citadina, no es el de Parsons (1968) que se dirige a fines influido por las
normas orientadoras que le determinan los medios y condiciones que tiene para
lograrlos, tampoco es el de Durkheim (2000) que realiza acciones morales determinadas
por los imperativos sociales de su contexto con el ánimo de reproducir a la sociedad en
sí misma; ni el de Weber (2008), pese a encontrar en él un mayor grado de semejanza en
tanto el orden se construye en la interacción y en el sentido mentado que los sujetos le
atribuyen a sus comportamientos. Quizás, el actor simmeliano esté más cerca de los
actores de los teóricos considerados microsociólogos, al fin y al cabo, fue considerado
dentro de los individualistas metodológicos que consideran que individuos racionales
crean la sociedad a través de actos contingentes de libertad. El actor simmeliano está
imbuido de realidad social, consciente de su época, inmerso en la maraña de diversidad
que sugiere su vida cotidiana, indiferente ante el contacto con el otro y la necesidad de
una fugaz aparición social.
128
El actor de La Condesa está libre de las nimiedades y prejuicios que constriñen al
habitante de la pequeña ciudad, su soledad está terriblemente acentuada, su aislamiento
social es provocado conscientemente, su carencia de vínculos está influida notablemente
por el incremento vertiginoso del ritmo de su cotidianidad. El sujeto profundiza en su
subjetividad como estrategia de rebeldía frente al mundo objetivado que se cierne ante
él, el citadino evocado se asemeja al único habitante del mundo descrito por Papini
(1969) cuando se pregunta en su soledad: ¿Lograré sobrevivir durante mucho tiempo?
¿Me sentiré feliz por mi libertad? O tal vez, ¿Me sentiré desesperado por mi soledad? El
actor no se miente, sabe que libertad no es sinónimo de un mejor bienestar, libertad es
libertad, su consciencia le impide lamentarse. Su continuo trasegar hacia la
profundización de su subjetividad le confiere, cada vez que se retrotrae como estrategia
de defensa ante el mundo objetivo que pretende
imponérsele como tal, una mayor cercanía con su propia
conciencia.
Si el nerviosismo que le impone la metrópolis al
urbanita simmeliano puede devenir en neurosis, cabe
preguntarse: ¿cómo puede el actor de La Condesa
contrarrestar esta tendencia negativa? La respuesta es
múltiple, sin embargo, para fines de la investigación
que aquí se trata, mencionaré básicamente una: el actor
Fotografía 35 Entretenimiento en
la metrópoli
(Concierto de Café Tacuba)
puede ser un actor indiferente, hacerse el de oídos sordos y el de ojos ciegos ante los
estímulos cambiantes que se dan en su realidad o jugar precisamente a vivenciar este
cambio continuo; puede ser un actor anónimo, un actor perdido en el laberinto de
cemento de la ciudad sin portar ningún tipo de rostro social, siendo uno más del fondo
de la ciudad que recorre y sólo encuentra cierta presencia en los lugares que frecuenta;
puede, por ese mismo anonimato, desear lo contrario, desear poner su rostro en la figura
social, desear ponerse un sitio en su realidad; puede sentir una ligera aversión y una
fuerte reserva exterior hacia los demás; si no fuera a través de esto, ¿cómo podría
reaccionar ante esa desconfianza continua frente a los elementos que le rozan
efímeramente en un ligero contacto? ¿Cómo desprenderse de ese ligero aletargamiento
que le impone el hábito creado de haber nacido ya en una gran ciudad? Puede ser
129
cómplice del extraño, de ese que pasa fugazmente en su existencia, ese al cual no se le
necesita presentarse de manera acentuada; puede sentirse hastiado de su realidad,
emprendiendo un inteligente, cree él, retraimiento; puede llegar a ser la persona más
antipática en el trato con los demás, de lo contrario, ¿Cómo se protegería del desorden y
de la falta de acuerdo recíproco en la interacción? Puede ser indolente, semejante a su
disposición a ser indiferente, sufrir una especie de embotamiento frente a la diversidad,
vivir una desvalorización continua del mundo objetivo, una decoloración del mundo en
el que habita; puede llegar a ser turista si redescubre la zona con una mirada nueva en
cada ocasión que le visita, si intenta recorrer la variedad que le ofrece la zona en su
constante de zona como moderna, cosmopolita y exclusiva; en ocasiones, podría llegar a
ser un actor desprevenido, si sólo le interesa recorrerla y encontrar entre sus parques y
sus calles pretextos para encontrarse con el lujo y lo señorial, fácilmente el actor cae en
el juego de lo frenético desordenado. En definitiva, el actor social puede ser indiferente,
anónimo, repulsivo, cómplice, amable, antipático, reservado, indolente, hastiado,
retraído, nómada, turista, de moda, desprevenido, frenético y señorial.
El urbanita simmeliano, neurótico ante la opresión del mundo objetivo que pretende
nivelarle y quitarle la coloración de y a su existencia, está siempre condicionado,
llevando a las últimas consecuencias el neurasténico a convertirse en un psicótico feliz si
no encuentra en la opresión objetiva un medio para liberarse de la tensión que ha
empezado a brotar, quizás sin darse cuenta, de su propia subjetividad. Su nerviosismo se
incrementaría notablemente si en su necesidad de colorear su existencia y en el
alejamiento de su retraimiento adoptará la actitud, de nuevo presente Papini con su Libro
negro, al personaje muerto de amor: “estoy consumido y muerto por mi sensibilidad
jamás adormecida, por mi obstinado entusiasmo, por mi irrefrenable erotismo
intelectual, por mi infinito amor hacia todos los seres, hacia todas las cosas” (1969:453454). Su libertad interior puede, sin darse cuenta, conducirlo hacia su nueva esclavitud:
la ilusión de estar construyendo su subjetividad alejada de toda realidad humana. El
actor de la Condesa, de cara al resto de la metrópoli, reconoce que esta variedad
existente en el espacios limitados por sus cuatro grandes corredores viales, configura una
espacio que le permite llevar al límite y acentuar esa faceta de su personalidad y de su
actuación social que le permite la zona: la moda, su capacidad de transformación y aquel
130
que se dispone a la variación constante.
La vida cotidiana del sujeto urbano transcurre en la maraña de su territorio, en la
gran ciudad que, desde el punto de vista simmeliano, le hace afrenta en cada momento.
El actor simmeliano está cargado de filosofía y de psicología urbana. El actor
simmeliano vivencia su soledad como psicología, ¿De qué otro modo se podría
comprender la vida del urbanita de la gran ciudad si no es a partir del vasto análisis
social que hace de la misma? ¿Cómo no encontrar en su análisis la materialización
precisa de los rasgos sociales en personalidades individuales? Pretender que la teoría
simmeliana se limitará al análisis social sería contraproducente para ella, bajo ese
esquema no fue ideada.
Al vivir la urbe como psicología y sociología, ya no desde el urbanita de Simmel, al
ya no ser ese actor social que veía nacer ante sí la gran ciudad y que debía acostumbrarse
al cambio repentino y desprevenido de tanto nuevo estímulo social, se sugieren cuatro 79
personajes que dan cuenta de la complejidad real que supone el urbanita moderno,
expresado particularmente para La Condesa de la Ciudad de México: el actor de teatro,
el aventurero y el que está “a la moda”. Cada uno de ellos permite, sobrepasando la
tendencia urbanita hacia la neurastenia, una posibilidad infinita de creación y de
coloración que tienen estos sujetos que, al haber nacido ya dentro de la metrópolis y
estar habituados al mundo globalizado e intercomunicado del día de hoy, encuentran en
sus espacios la posibilidad de condicionar lugares que les hagan afrenta a esa tendencia
progresiva que tiene la gran ciudad de reconducir a cada quien a un escenario limitado
de actuación y de interpretación.
El actor de teatro: Traslada a la tridimensionalidad la sensorialidad plena que vive
en su cotidianidad; estiliza la variedad de impresionabilidades sensoriales en una unidad;
convierte la realidad en obra de arte teatral; la realidad anímicamente vivida se convierte
en imagen; configura teatralmente los elementos de la vida; toda persona lleva consigo
una actitud teatral como su unitario ser-aquí sobre el mundo y que le hace acreedor de
una forma absolutamente unívoca; todas aquellas multiplicidades a partir de las cuales
79
Los cuatros sujetos urbanos que se postulan en este escrito están influenciado básicamente por la lectura
de dos autores: Simmel (1998, 1988, 1946) y Camus (2006, 1998).
131
puede componerse la impresión teatral, son, en realidad, los desenvolvimientos de aquel
único motivo que les hace común. Acaso, entendiéndolo de otro modo, ¿no es la
participación real de lo infinito que hay por participar?
El que está a la moda: Tiende naturalmente a la imitación, aquel comportamiento
que le llena de seguridad con firmes cimientos en cada uno de sus actos; satisface con
ello la necesidad de apoyarse constantemente en la sociedad; traslada a los demás la
responsabilidad por la acción que realiza; siempre atento a actuar de la manera adecuada
en su interacción; imita un modelo establecido; encuentra en el camino recorrido por
todos la ruta para su tranquilidad; satisface en él su necesidad de distinguirse
constantemente del anonimato social a partir de la variación de sus contenidos
presentándose individualmente. La moda siempre es de clase, una tendencia hacia la
igualación social que siempre entra en lucha con la necesidad de diferenciación y
variación individual.
El aventurero: ¿Qué es la aventura? Es esa parte de la existencia que se vincula y al
mismo tiempo discurre al margen de la continuidad que le es propia; es algo aislado y
accidental que puede responder a una necesidad y abrigar un sentido; “una vivencia de
tonalidad incomparable que sólo cabe interpretar como un envolvimiento peculiar de lo
accidental-exterior por lo necesario-interior” (Simmel, 1998:15); la vida, en su conjunto,
puede ser percibida e interpretada como una aventura. ¿Cuál es la figura del aventurero?
Es el ejemplo más rotundo del hombre a-histórico, del ser que se conduce en el presente
como si fuera su momento exclusivo de existencia; un ser consciente de sus destrezas y
de sus limitaciones, fiado de sus propias facultades y de su propia suerte; opuesto al
viejo que sin el afán del momento interpreta el pasado ya vivido; un ser que entre lo
casual y lo lleno de sentido encuentra multiplicidad de opciones mezcladas en una
gradación infinita de posibilidades. Al fin y al cabo, ¿Quiénes somos nosotros? “Somos
los aventureros de la tierra; nuestra vida está penetrada de un extremo a otro por las
tensiones que caracterizan la aventura” (Simmel, 1998:26); ¿Qué pasa cuando éstas se
hacen tan poderosas que dominan la materia en cuyo seno se desenvuelven? Se produce,
por supuesto, la aventura.
132
Cada personaje sugerido asume características generales y particulares que se
expresan y se viven la zona de La Condesa cotidianamente; sin embargo, aquel que,
siendo actor asiduo de La Condesa, pero que tiene presente los demás espacios restantes
de la zona T de la Ciudad de México, no sólo está a la moda, tampoco disfruta
únicamente de la aventura, ni tampoco se limita a actuar como si la escena fuera un
teatro continuo. Este personaje más abarcativo y menos particular es el habitante urbano
de la zona T:
Un habitante, un sujeto volitivo y consciente de su espacio social de
desenvolvimiento y de esparcimiento, un ser público que desentraña su realidad y
descubre-vive las posibilidades de su ciudad cercana y la ciudad lejana, que labora para
aportar, un sujeto que labora para disfrutar, un sujeto vida antónimo de sólo trabajo, un
sujeto baile, un sujeto educado, un sujeto cívico, un sujeto de Teatro y de Museo, un
sujeto de juego de barrio, de espacio de casa y de parque, de familia, de encuentro
íntimo y de estudio, un sujeto que aporta a la construcción de una realidad más cercana e
inclusive, viviendo y soñando en la utopía como marco de posibilidad, arrojado al
encuentro con el otro en la cotidianidad, sujeto que discute y negocia. Habitante de la
calle y de la ciudad, desentrañando sus historias, su pasado, conversando con el lejano y
pensando en el desconocido, un sujeto que se ejercita, que lee el mundo a través de un
libro y con su vida, un sujeto que se moviliza en Metro y en camión, un sujeto que pasea
y que se alimenta, un sujeto que experimenta y explora, un sujeto que se informa, un
sujeto que sueña y propone soluciones, un sujeto que vivencia cada día, un sujeto que
recorre el olor de una ciudad, un sujeto que viaja (a la calle del lado, fuera de su ciudad),
un sujeto que corre en su ciudad, un sujeto que se actualiza y pone en ejecución lo que
sabe y ha aprendido en su trasegar, un sujeto que se moviliza plenamente en el rincón de
su intimidad, de su privacidad familiar y del terreno de lo público, un sujeto que baila y
conversa, un sujeto que corre y se divierte, un sujeto que piensa, un sujeto que siente, un
sujeto que sueña, un sujeto que ha matado sus ídolos y no ha puesto allí nuevas formas
de lo mismo. Un sujeto que está en el aquí y en el ahora, ubicado espacio temporalmente
con el ser puesto en el presente, su mirada en el futuro y dialogando con un pasado que
le fundamenta.
133
E. Un camino a seguir: investigación sobre la zona T de la Ciudad de México
Las relaciones entre lo moderno y lo tradicional, lo exclusivo y lo excluido, lo
nacional y lo cosmopolita se expresan en los conceptos que hacen los productores de
lugar en la escena de consumo, cultura y entretenimiento de la Ciudad de México. Por
tal razón, esta investigación decidió llegar a la zona sin una definición previa de lo que
serían este tipo de relaciones para que, después de una prolongada inmersión en La
Condesa, pudiera visibilizarse el significado que les atribuyen los productores de lugar a
través de sus conceptos. Esta investigación apostó por este tipo de camino y encontró en
la descripción de la acción de los actores el punto de partida en el acercamiento al
campo. Haber esclarecido cuáles son las narrativas y los códigos que constituyen La
Condesa fue el primer momento de una investigación que puede complejizarse si
posteriormente se realiza un trabajo similar con las demás zonas caracterizadas por dF
de Culto en la escena de consumo, entretenimiento y cultura en la Ciudad de México.
Este ejercicio permitiría tener una imagen más completa de sus zonas y entender el
porqué de su identidad como una ciudad atractiva y digna de ser recorridas por
extranjeros y nacionales dentro del marco de los circuitos turísticos en el mundo entero.
Fotografía 36 La no metrópolis
(Chipre, Manizales, Colombia)
134
5. BIBLIOGRAFÍA

Aguilar, Miguel Ángel et al (2001). La ciudad desde sus lugares: trece ventanas
etnográficas par una metrópoli, México, Miguel Ángel Porrúa.

Aguirre, Genaro (2008), Texturas del amor contemporáneo. Imaginarios juveniles y
prácticas amorosas urbanas, Tesis doctoral. Departamento de Antropología Social.
Universidad de Granada. España.

_____ (2004). “Vivencias nocturnas. Los antros jarochos a la luz de la
comunicación”, Revista Comunicación y Sociedad. Universidad de Guadalajara,
núm. 1, enero-junio, pp. 139-162.

_____ (2000). “Los usos del espacio nocturno en el puerto de Veracruz”, Estudio
sobre las culturas contemporáneas, año/vol. VI, núm. 012, diciembre, pp. 53-83.

Alexander, Jeffrey (2000). “¿Sociología cultural o sociología de la cultura? Hacia un
programa fuerte” y “¿Sociología cultural o sociología de la cultura? Hacia un
programa fuerte para la segunda tentativa de la sociología”, en Sociología cultural,
México, Flacso-México y Anthropos.

Bajtin, Mijail (1988). La cultura popular en la Edad Media y en el Renacimiento: el
contexto de Francois Rabelais, España, Alianza Universidad.

Bourdiue, Pierrre (1988). La distinción: criterios y bases sociales del gusto. España,
Taurus.

Caillois, Roger (1942). El hombre y lo sagrado, México, Fondo de Cultura
Económica.

Camus, Albert (2006). El mito de Sísifo, México, Losada.

_______ (1998). El hombre rebelde, Argentina, Losada.

Carman, María (2006). Las trampas de la cultura. Los intrusos y los nuevos usos del
barrio de Gardel, Argentina, Paidós.

Chmiel, Silvina E (2005). “La disco: vivir el presente”, en: Margulis, Mario, La
cultura de la noche: la vida nocturna de los jóvenes en Buenos Aires, Argentina,
Biblos.
135

DaMatta, Roberto (2002). Carnavales, malandros y héroes. Hacia una sociología
del dilema brasileño, México, Fondo de Cultura Económica.

Durkheim, Émile (2000). Las formas elementales de la vida religiosa, México,
Colofón

Editorial Mapas-Travesías (2007). DF de Culto: 1000 formas de disfrutar la Ciudad
de México, México DF, Editorial Mapas.

Fernández, Anna M (2001). “Reseña Matthew Gutmann. Ser hombre de verdad en la
Ciudad de México. Ni macho ni mandilón”, Desacatos: Revista de Antropología
Social, núm. 6, primavera–verano, pp. 189-193

Farrer, Jame (1999). “Disco „super-culture‟: consuming foreign sex in the Chinese
disco”, Sexualities, vol. 2, num. 2, pp. 147-165.

Flick, Uwe (2007). Introducción a la investigación cualitativa, Madrid, Educación
Crítica y Fundación Paideia.

Foucault, Michel (1995). Nietzsche, Freud, Marx, Buenos Aires, Ediciones El cielo
por asalto, pp. 31-62.

_____ (1999). “Prefacio” y “Las ciencias humanas”, en Las palabras y las cosas,
México, Siglo XXI, pp. 1-10; 334-375.

Frisby, David (1992). Fragmentos de la modernidad, España, Visor.

Flacso (2009). Programas de seminarios de tesis, México, Flacso.

Geertz, Clifford (1989). La interpretación de las culturas, Barcelona, Gedisa.

Giglia, Ángela. Emilio, Duhau (2007). “Nuevas centralidades y prácticas de
consumo en la Ciudad de México: del microcomercio al hipermercado”, en: Eure,
año/vol. 33, núm. 098, mayo, pp. 77-95.

_____ (2000). “Sociabilidad y megaciudades”, En: Estudios sociológicos XIX,
septiembre-diciembre.

Glaser, B.G. A. L, Strauss (1967). “Theoretical sampling”, en The discovery of
grounded theory: strategies for qualitative research, New York, Aldine de Gruyter,
pp. 45-77.

Goffman, Erving. (2006). Frame analysis. Los marcos de la experiencia, Madrid,
Centro de Investigaciones Sociológicas -CIS-.
136

_____ (1971). La presentación de la persona en la vida cotidiana, Buenos Aires,
Amorrortu.

Gutiérrez, Ileana (2005). “La discoteca en Buenos Aires”, en: Margulis, Mario. La
cultura de la noche: la vida nocturna de los jóvenes en Buenos Aires, Argentina,
Biblos.

Hernández, Daniel (2004). “Entre la tradición y el anonimato. Etnografía de la
identidad urbana en un barrio de la colonia Roma”, en: Antropología, vol. 75, pp. 2635

Hiernaux, Daniel (2008). “Ponencia: habitar un mundo globalizado”, en: X
encuentro de la Red de Investigadores sobre Globalización y Territorio, México,
mayo.

_____ (2006). “Repensar la ciudad: la dimensión ontológica de lo urbano”, en
Revista Liminar, año/vol. IV, núm. 002, diciembre.

_____,
Alicia,
Lindón
(2004).
“Desterritorialización
y
reterritorialización
metropolitana: la Ciudad de México”, en: Documents d'anàlisi geográfica, vol. 44,
pp. 71-78

Jauss, Hans Robert (1994). “La historia de la literatura como provocación de la
ciencia literaria”, en Mendiola, Alfonso, Introducción al análisis de fuentes, México,
Universidad Iberoamericana, pp. 180-232.

Juanico Cruz, Janet Flor (2008). “La Zona Rosa como espacio constitutivo de poder
y resistencia gay”, Ponencia presentada en: “De inclusiones, exclusiones y otros
olvidos Carlos Monsiváis, 70 años”, Universidad Autónoma de la Ciudad de
México, Mayo.

Laguarda Ruiz, Rodrigo (2003). Construcción de identidades: un bar gay en la
ciudad de México (Tesis para optar al grado de maestro en Antropología Social),
México, Centro de Investigaciones y Estudios Superiores en Antropología Social.

López Santillán, Ricardo (2007). “Lo bonito, limpio y seguro: usos del espacio de la
Ciudad de México por una fracción de clase media”, en: Alteridades, Universidad
Autónoma Metropolitana – Iztapalapa, México, vol. 17, núm. 34, julio-diciembre,
pp. 9-25.
137

Malinowski, Bronisław (1995). Los argonautas del pacífico occidental, España,
Península.

Margulis, Mario (2005). La cultura de la noche: la vida nocturna de los jóvenes en
Buenos Aires, Argentina, Biblos.

Martín-Barbero, Jesús (2006). “Los laberintos urbanos del miedo”, en: Pereira, José
Miguel. Mirla, Villadiego. Entre miedos y goces: comunicación, vida pública y
ciudadanías, Bogotá, Pontificia Universidad Javeriana, pp. 149-163.

Melgar, Ricardo (1999). “Tocando la noche: los jóvenes urbanitas en México
privado”, en: Última década, núm. 010, mayo.

Méndez, Eloy (2008). “Imaginario de lugar”, en: Topofilia, Revista de Arquitectura,
urbanismo y ciencias sociales, vol. 1, núm 1, México, pp. 1-20.

Neri, Lourdes (2009). El espacio público urbano como generador de la integración
social en los vecindarios Roma y Condesa de la Ciudad de México (1985-2008).
Tesis de Maestría en Ciencias Sociales (Promoción XVI), Facultad Latinoamericana
de Ciencias Sociales, México.

Nuñez, Guillermo (2001) “Reconociendo los placeres, deconstruyendo las
identidades. Antropología, patriarcado y homoerotismo en México”, en: Desacatos,
revista de Antropología Social, núm. 6, primavera–verano, pp.15-34.

Ortiz Guitart, Anna (2006). “Regeneración urbana, espacio público y sentido de
lugar. Un caso de estudio en la Ciudad de México”, en: Provincia, núm. 015, enerojulio, pp. 41-63.

Papini, Giovanni (1969). “El único habitante del mundo” y “Muerto de amor”, en:
El libro negro. España. Editorial Círculo de Lectores S.S

Parsons, Talcott (1968), La estructura de la acción social, Madrid, Guadarrama.

Patton, M.Q (1990). Qualitative Evaluation and Research Methods, London, Sage.

Pilcher, Jeffrey (2001). ¡Vivan los tamales!, México, De la Reina Roja.

Pujol, Adria (2006). “Ciudad, fiesta y poder en el mundo contemporáneo”, en:
Revista LiminaR. Estudios sociales y humanísticos, año 4, vol. IV, núm. 2,
diciembre, México, pp: 36-49.
138

Ramírez Velásquez, Blanca Rebeca (2004). “Lefebvre y la producción del espacio:
sus aportaciones a los debates contemporáneos”, en: Veredas, revista del
pensamiento sociológico, año. 5, núm. 8, México, pp. 61-73.

Ricoeur, Paul (2000). “2. Explicación / Comprensión”, en: Paul Ricoeur, La
memoria, la historia y el olvido, México, Fondo de Cultura Económica, pp. 237-305.

Rodríguez, Gabriela (2001) “Perdiendo los estribos. Emociones y relaciones de
poder en el cortejo”, en: Desacatos, revista de Antropología Social, núm. 6,
primavera–verano, pp. 35-62

Rosas Mantecón, Ana (2002). “Los estudios sobre consumo cultural en México”, en:
Daniel Mato: Estudios y Otras Prácticas Intelectuales Latinoamericanas en Cultura
y Poder. Caracas, Consejo Latinoamericano de Ciencias Sociales (CLACSO) y
CEAP, FACES, Universidad Central de Venezuela.

Sennett, Richard (1997). Carne y piedra: el cuerpo y la ciudad en la civilización
occidental, Madrid, Alianza.

Sevilla, Amparo (2003). Los templos del buen bailar, México, Consejo Nacional
para las Culturas y las Artes

_____ (2001a). “Quién no conoce Los Ángeles, no conoce México”, en: Aguilar,
Miguel Ángel et al. La ciudad desde sus lugares: trece ventanas etnográficas par
una metrópoli, México, Miguel Ángel Porrúa, pp. 37-63.

____ (2001b). “Aditec: un lugar para adictos al baile”, en: Aguilar, Miguel Ángel et
al, La ciudad desde sus lugares: trece ventanas etnográficas par una metrópoli,
México, Miguel Ángel Porrúa, pp. 65-95.

_____ (2000). “El baile y la cultural global”, en: Nueva antropología, año/vol XVII,
núm. 057, agosto, pp. 89-107,

_____ (1996). “Aquí se siente uno como en su casa: los salones de baile popular de
la ciudad de México”. En revista: Alteridades, Vol. 6, Núm. 11, sin mes, pp. 33-41.

Silva, Armando (2004). Imaginarios urbanos: hacia el desarrollo de un urbanismo
desde los ciudadanos. Metodología de trabajo, Bogotá, Convenio Andrés Bello,
Universidad Nacional de Colombia.

_____ (2003). Bogotá Imaginada, Colombia, Tercer mundo.

_____ (1997). Imaginarios urbanos, Colombia, Tercer mundo.
139

Simmel, Georg (1998). El individuo y la libertad: ensayos de crítica de la cultura,
España, Península.

______ (1988). Sobre la aventura, España, Península.

_____ (1946). Filosofía de la moda. En: Cultura Femenina y otros ensayos,
Argentina, Colección Austral.

Thornton, Sarah (1996). Club cultures: music, media and subcultural capital, Great
Britain, University Press of New England.

Urresti, Marcelo (2005). “La discoteca como sistema de exclusión”, en: Margulis,
Mario. La cultura de la noche: la vida nocturna de los jóvenes en Buenos Aires,
Argentina, Biblos.

Vergara, Abilio, (2001). “Introducción: el lugar antropológico”, En: Aguilar, Miguel
Ángel et al. La ciudad desde sus lugares: trece ventanas etnográficas par una
metrópoli, México, Miguel Ángel Porrúa.

Weber, Max (2008). Economía y sociedad, México, Fondo de Cultura Económica
140
6. ANEXOS
6.1.
Instrumentos de recolección de información
Cuatro instrumentos de recolección de información, además del diario de campo, fueron
construidos en esta investigación:
En primer lugar, la guía para la zonificación de los establecimientos se elaboró con
la intención de conocer, a través de una muestra de la zona, las principales
características de los negocios o lugares que hacen parte de la escena en La Condesa.
Fue aplicada en la inmensa mayoría de establecimientos ubicados entre las calles
Tamaulipas y Michoacán, al ser dos de las calles más transitados y con mayor oferta de
consumo en la zona de La Condesa.
En segundo lugar, los ítems considerados para la descripción etnográfica de los
lugares, a partir de la información recogida con la aplicación del primer instrumento,
profundizaron en las características de los establecimientos y espacios que permitieron
crear una imagen de lugar más cerca del sentido atribuido en esta investigación a través
del planteamiento de Vergara (2001).
En tercer lugar, el guión de entrevista, profundizó en aspectos que la descripción y la
presencia constante en la zona no podría detallar. Hizo las veces más de guía de
orientación que de un formato rígido de pregunta/respuesta, de allí que el énfasis puesto
en cada entrevista giró en torno al tipo de plática que se desarrollo con cada productor de
lugar. Quizás, se perdió en confiabilidad (al no tener los mismos ítems para todos los
entrevistados), pero se ganó en validez (al ajustarse de manera más precisa a la
conversación que se fue dando en cada encuentro).
Finalmente, los códigos y narrativas considerados en el análisis del texto dF de
Culto, dado el significado atribuido a los dos términos en esta investigación, desglosan
la experiencia organizada y calificada por la guía a través de cuatro criterios esenciales:
el precio, el tipo de comida, las categorías de descripción utilizadas y el valor atribuido
al público considerado en sus zonas. Esta investigación asumió que, precisamente estos
141
cuatros criterios, serían un camino pertinente para comprender lo que la sociología
cultural llama como vida social convertida en texto.
6.1.1. Guía para la zonificación de los establecimientos
Edad promedio
usuarios
¿Fecha de
apertura?
Origen bebida /
alimentos
¿Es cadena
comercial?
Dirección
Nombre del
Lugar
Colonia
No
Tipo de Lugar
Guía para la zonificación de establecimientos
Día de Registro:
Funcionamiento
Días
Horario
1
2
6.1.2. Ítems considerados para la descripción etnográfica de los lugares
142
Grafía
Lugar
Nombre
Tipo de
cercanía
Meseros, bartenders y
usuarios
Formas de
vestir
Nivel de
volumen
Tipo de
música
Estilo musical
Colores
utilizados
Tipo de
amueblado
Ubicación de
las mesas
Escenificación
Decoración
Bebidas
Comidas
Nombre
Menús
6.1.3. Guión de entrevista
Encabezado general: Como les he platicado, estoy realizando una investigación sobre la zona de la
Condesa, quiero saber más sobre ella, saber cómo es recorrido el lugar, qué tipo de negocios es posible
encontrar por ahí, quiénes frecuentan la zona, qué idea tienen sus habitantes/turistas/trabajadores sobre
la zona... Quiero conocer más sobre la Condesa. Por eso, a la par que realizo una caracterización de toda
la zona tomando fotografías, platicando con la gente, me gustaría preguntarle, ya de manera particular lo
siguiente:
Dimensiones
Encabezado
Preguntas
Me gustaría iniciar platicando sobre la ¿Cómo describirían La Condesa?
Sobre la zona zona y el lugar, me llama mucho la
atención La Condesa, me gustaría mucho ¿Qué es lo que más les gusta de la zona?
y el lugar
Sobre la
historia y el
nombre
que habláramos sobre…
Perfecto. Veo cómo describen la
Condesa, fueron entonces varias de las
razones por las cuales quisieron poner el
lugar aquí en la Zona… ¿Qué podrían
decirme del nombre? ¿Cuál es la historia
de este negocio?
Quisiera que
avanzáramos por ahí… por la historia del
lugar
¿Qué idea de negocio tenían al poner el lugar?
¿A quiénes querían atraer?
¿Qué hizo que pusieran el negocio aquí ?
¿Cómo querían que los vieran en la zona?
¿Qué relación tiene el nombre con La Condesa?
Recapitulo… "Esto" (diría someramente parte de lo que me han dicho para sintetizar o propiciar nueva
información) es lo que me han dicho sobre la zona, la historia y el nombre del lugar. ¿Existe algo más por
agregar? ¿Algo que se me haya escapado?...
¿Cómo nació la idea de negocio?
Sobre el
negocio
(creadores)
Sobre la
estética
Hablemos ahora del negocio en sí
mismo… ¿Cómo fue creado? ¿Cómo
nació la idea? ¿Cómo ha sido la
experiencia de manejarlo? Me gustaría
que hablaremos sobre el negocio, no es
necesario hablar de cifras, de contabilidad
o de números, sobre todo, quiero saber
más de las experiencia de haberlo puesto
a funcionar
Finalmente, para ir cerrando, me gustaría
saber más sobre la forma cómo está
organizado el lugar, ¿Cómo les gusta
decorar el lugar? ¿Qué tipo de música
suena usualmente cuando está en
funcionamiento? ¿Cuál son los platos de
la casa?... Sería hablar, por tanto, más del
día a día del lugar... cómo va
funcionando.
¿Qué hizo que pusieran un negocio particular?
¿Cómo ha sido la experiencia de manejarlo?
Dejando de lado toda referencia a gasto fiscal, ¿Qué
esperaban que les diera el negocio a través del
tiempo?
¿Cómo se diferencian de los demás?
¿Cómo les gusta que sean sus trabajadores?
¿Les ofrecen algún tipo de capacitación o prefieren
que tengan experiencia previa?
¿Qué tipo de música se escucha aquí?
¿Cómo decoran el lugar?
¿Se asesoraron para decorarlo? ¿Son ideas propias?
¿Cuáles son los colores que utilizan más en el lugar
¿Hay sintonía entre la música, el nombre, los colores
y la decoración de lugar?
Si la hay, ¿Qué pretenden con ella?
143
6.1.4. Códigos y narrativas considerados en el análisis del texto dF de Culto
dF de Culto
Precio
Tipo de comida
¿Cuál es el precio promedio
de los lugares que
¿Cuáles son las categorías
recomiendan para tener una
de clasificación de la
idea a cuál público le están
comida?
apuntando?
6.2.












Categorías de
descripción
Valor del público
¿Qué tipo de calificativos
utilizan? ¿Cuáles son sus
categorías de acusación y de
elogio?
¿Cómo los tipos piensan el
valor del público que
asiste a esos lugares?
Términos claves
Códigos: Modos de organizar la experiencia que tienen los actores.
Colonias de La Condesa: Hipódromo Condesa, La Condesa e Hipódromo
Cultura: Depósito pluridimensional de sentido y entramado plural de significados
(Geertz, 1989).
Entrevista (dimensiones): zona y el lugar, historia y el nombre, negocio y estética.
Escenario de investigación: Terreno, tanto simbólico como espacio-temporal,
donde toma realidad la acción social
Espacios de observación: Abiertos y cerrados.
Estrategias de abordaje: La descripción etnográfica, la entrevista.
Franja de actividad creada: Lo temporal en lo actual: octubre 2009 – junio 2010
(tiempo de experiencia de campo); Lo espacial entre cuatro grandes vialidades: Av.
Insurgentes al este, Av. Baja California al sur, Circuito interior José Vasconcelos al
oeste y al norte tanto la calle Veracruz como la calle Oaxaca); Lo simbólico en los
conceptos construidos por los productores de los lugares.
Franja: “Corte o banda arbitraria de la corriente de actividad en curso, incluyendo
en este caso las secuencias de acontecimientos, reales o imaginarios, tal como son
vistos desde las perspectivas de aquellos subjetivamente implicados en mantener
algún interés en ellos” (Goffman, 2006:11).
Hipótesis de investigación: Primacía de lo moderno sobre lo tradicional, lo
cosmopolita sobre lo nacional y lo exclusivo sobre lo excluido en la zona de La
Condesa en la Ciudad de México.
Labor del sociólogo cultural: convertir en texto la vida social.
Marco de referencia: Principios de organización que gobiernan los acontecimientos
144
















contemplados en una franja de actividad específica así como la participación
subjetiva que tienen en ellos los actores.
Marcos de referencia primarios: “Aquellos que se consideran que convierten en
algo que tiene sentido lo que de otra manera sería un aspecto sin sentido de la
escena” (2006:23).
Narrativas: Modos de evaluar el mundo social.
Pregunta de investigación: ¿Cómo se tejen relaciones entre lo moderno y lo
tradicional, lo exclusivo y lo excluido, lo nacional y lo cosmopolita, a través de los
conceptos a los cuales les apuestan los productores de lugares en La Condesa en la
Ciudad de México?
Problema de investigación: Está relacionado con el modo en que se producen
lugares a partir de espacios definidos por el actuar consciente de sus productores y
de la forma de apropiación que tienen de ellos sus usuarios.
Productores de los lugares: Actor que construye espacios de tal forma que, a partir
de las características y del uso que le imposta, configura una posibilidad que deviene
lugar a través de la apropiación y resignificación que tienen de ellos los demás
actores sociales.
Punto de partida de la sociología cultura: La interpretación de los actores.
Rasgo representativo de la modernidad según Simmel: Tensión nerviosa.
Retos de la sociología clásica según Simmel: “intentar resolver la ecuación que
estructuras como la metrópolis plantean entre el aspecto individual y el
supraindividual de la vida y preguntar cómo se acomodó la personalidad en los
ajustes de las fuerzas exteriores” (Frisby, 1992:150).
Sentido de lugar: Impresión dada a un espacio a partir de la experiencia cotidiana y
acciones que tienen en él los sujetos. Atributo a través del cual se ilustran los
contenidos y significados humanizados que le han dado los actores.
Situación definida: los conceptos que están construyendo los productores del lugar.
Sociología cultural: Explica la cultura a través de algo que está en el dominio del
significado.
Sociología de la cultura: Explicar la cultura a través de algo que queda separado del
dominio del significado.
Tipo de muestreo: principio de selección gradual, estrategia de muestreo de
variación máxima (Patton, 1990)
Urbanita (rasgos): Indiferente, anónimo, repulsivo, cómplice, amable, antipático,
reservado, indolente, hastiado y retraído.
Urbanita: Forma de nombrar al actor social desde Simmel.
Zona de investigación: La Condesa.
145
6.3.
dF de Culto: tabla de contenido
Apartado
Contenido
1. Grandes mesas
2. 20 restaurantes de culto
3. Los clásicos
4. Pequeños secretos bien guardados
5. El sueño de los crudos elegantes
6. Delivers extraordinarios
7. Comida popular vitamina T
Campeche
Guerrero
Jalisco
Oaxaca
Restaurantes
8. El país sin salir de la
Puebla
ciudad
Sinaloa
Veracruz
Yucatán
Nuevo León
9. Cadenas extraordinarias
10. "24" horas hungry people
11. "4" fondas peculiares
12. Hoy se me antoja
13. Un recién llegado
Carnes y embutidos
Pescados y mariscos
1. Mercados
Abarrotes
Quesos,
Frutas, verduras y especias
vinos y cosas
2. Tiendas delicatessen
ricas
3. Panaderías
4. Heladerías
5. Dulces y chocolates
1. Cafés tradicionales
2. Cafés encopetados
3. Café librería
Cafés y tés
4. Pequeños y grandes … La Roma
cafés para pasar la tarde … La Condesa
en…
… Tlalpan
146
… San Ángel
… Coyoacán
5. Lugares para tomar té
1. Cantinas de culto
Cantinas, 2. Mezcales
mezcalerías 3. Donde el mezcal nos
Maridajes mezcaleros
y pulquerías encuentre
4. Pulquerías
1. Para empezar la noche
2. Cervezas y vino
3. Eletrónico
4. Gays y lesbianas
La noche 5. Bares con variedad
6. Karaoke
7. La noche cara
8. Los guapachosos
9. Antropología
1. Música: de la cumbia a la clásica
2. Los grupos
3. Electrónica
4. Los Djs
5. Rock
6. Las disqueras que todos quieren
7. Los antros
Música
8. Festivales
9. Dónde comprar
10. Jazz
11. Los compositores
12. Los solistas
13. Los espacios
1. Cinco artistas rumbo a la cima
2. Galerías jóvenes y valientes
Galerías de
3. Los pesos pesados
Arte
4. Directorio de adquisiciones
5. Arte moderno y contemporáneo
1. Mejor nuevo museo
2. Mejor upgrade
Museos
3. La colección privada de la que queremos ver más
147
4. Mejores proyectos
5. Un museo de culto
6. Museos por circuito
Prehispánico
Colonial
De culto nacional
Muralistas
Moderno
Rivera - Kahlo
Contemporáneo
Otros espacios de arte contemporáneo
Para asombrar niños
Aperturas recientes o el norte se anima
7. Centros culturales
8. Museos curiosos
1. Cineastas defeños para mirar con lupa
2. Cine clubes
3. Otros sitios para ver cine
Cines
4. Festivales de cine
5. Escuelas de cine
6. Video clubes
Cinco directores teatrales que no te puedes
perder
Salas y teatros (Propositivos e INBA y teatro
universitario)
1. Teatro
Teatros populares
Escena
Salsa de teatro comercial
Festivales
Cinco creadores atrapados por el movimiento
2. Danza
Santuarios para el baile
1. Autores defeños contemporáneos
2. Talleres literarios
Para ver y dejarse ver
Libros
Para expertos
3. Librerías
Para clavados
Librerías de viejo
Arquitectura 1. Los 10 edificios básicos del DF
1. Grandes marcas
Moda
2. Grandes marcas en Primera fila de la pasarela
Mazaryk
Para las joyas
148
Y afuera de la pasarela
Para novias y futuras esposas
3. The (almost) new mall on the block
4. Centros comerciales y corredores de siempre
La nueva frontera del lujo
5. Creadores locales
Y para las joyas y accesorios
6. A medida. Abraham Pérez: casi medio siglo de tradición
7. Oskar's: el uniforme que llevas dentro
8. 10 diseñadoras de ropa con futuro (!Y mucho presente!)
9. Vintage
1. Interiorismo y muebles
2. Para despertar la inspiración
3. Objetos y caprichos
Diseño y
decoración 4. Mercados de pulgas y bazares
Los más nuevos
5. Artesanías
Los clásicos
1. Pequeños y de diseño
2. Mínimos y con encanto
Hoteles en la 3. Los grandes
ciudad
4. Un recién llegado
5. Bueno, bonito y barato
6. Nuestra selección de moteles y hoteles de paso… con onda
1. Cuernavaca: la verdadera historia
Escapadas 2. Las playas olvidadas de Oaxaca
3. Música, arte y mucha calma en San Miguel de Allende
de fin de
semana
4. Tlaxcala de las verdes matas
5. Xalapa de parque en parque
1. Centro
2. Condesa-Roma
Mapas de
3. Polanco
zonas
4. San Ángel
5. Santa Fe
149

Documentos relacionados