Proceedings - American Translators Association

Comentarios

Transcripción

Proceedings - American Translators Association
American Translators Association
The Voice of Interpreters and Translators
56 thAnnual
Conference
November 4–7 • 2015
Hyatt Regency • Miami, Florida
Proceedings
American Translators Association
The Voice of Interpreters and Translators
Proceedings of the 56th Annual Conference
of the American Translators Association
November 4-7, 2015 • Miami, Florida
Copyright©2015
American Translators Association
All Rights Reserved. No part of this publication may be reproduced
in any form without the written permission of the publisher.
No editorial intervention was undertaken unless absolutely necessary
and only if the production schedule allowed.
Table of Contents
Seminar
SEM-G: Teach Your Text to Strip: Take It Off, Take It (Almost) All Off, Marcia Riefer Johnston ..................................................................... 1
German
G-5: Ticken die Deutschen anders? Understanding the Idiosyncrasies of Doing Business in Germany, Tatjana Dujmic | Karen Rückert ................. 4
Independent Contractors
IC-11: Client Satisfaction Surveys for Freelance Translators, Michael Farrell ............................................................................................ 11
Korean
K-3: "Naturalizing English" Translations from Korean, Paul B. Gallagher | Sarah McWatters ....................................................................... 17
Language Services Companies
LSC-7: LSP Metrix: How to Map a Path to the Next Level of Organizational Maturity, Hélène Pielmeier ....................................................... 29
Language Technology
LT-5: Solving Terminology Problems More Quickly with IntelliWebSearch, Michael Farrell.......................................................................... 32
Portuguese
P-3: ANACpedia: Online Dictionaries for Aviation Terminology in Portuguese, English, and Spanish, Fernanda Alves e Silva ............................. 36
Spanish
S-3: Manual de dialectología hispánica: castellano versus español, Andre Moskowitz ............................................................................... 52
S-14: Issues in Recorded Media Translations of Colombian Spanish, Anthony Rivas ................................................................................ 177
Science & Technology
ST-5: Vaccines: Past, Present, and Future, Tapani Ronni..................................................................................................................... 197
Translation
T-3: Transcreation and Translation for Marketing, Gabriela Lemoine ..................................................................................................... 207
T&I Industry
TI-6: Translation and Language Skills: Giving You the Professional Edge, Kathleen Stein-Smith ................................................................ 216
TEACH YOUR TEXT TO STRIP: TAKE IT OFF, TAKE IT (ALMOST) ALL OFF
Marcia Riefer Johnson
Why I Talk about Tight Writing
We all use too many words. In and of itself, cutting unhelpful words (or sentences, or
paragraphs, or whole chapters or blog posts) doesn’t make writing good. But it always makes
writing better. One reason to care about conciseness is money. Extra words carry dollar signs—
especially if your company publishes in multiple languages. If you tighten before you translate,
you can save staggering amounts of money.
As Val Swisher, author of Global Content Strategy: A Primer, says, when you tighten your
sentences, you achieve “the ultimate trifecta: cheaper, better, faster translations.”
The “cheaper” part of that trifecta comes down to simple math. This spreadsheet example shows
how I tightened a sentence from the book Death in the Afternoon, written by Mr. Minimalism
himself, Ernest Hemingway. His sentence has 17 words:
“Write when there is something that you know; and not before; and not too damned much after.”
Remove four words, and you increase the sentence’s impact without losing any meaning or
sacrificing sonorousness. More impressively, at least from a business point of view, this kind of
edit reduces translation cost. At 25 cents per word per language (a common translation rate),
cutting these four words reduces the cost of translating this sentence into 25 languages by $25.
Not impressed? Scale up to 10,000 sentences. (That’s how many you’ll find in a typical Harry
Potter novel. Many websites contain far more.) Reduce each sentence’s word count by this same
percentage, and you save $250,000.
1
If your company delivers lots of translated content and tightens its text by even ten percent, it can
save millions—or tens of millions or hundreds of millions—every year. Whether you’re a writer
or a strategist who works with writers, imagine the raise you’ll justify when you routinely save
your employer or clients this kind of money.
Resources to Download
• Translation-savings spreadsheet (Numbers version)
https://www.dropbox.com/sh/z2fobxm0tdk0akh/P4ha4CGA3U
• Translation-savings spreadsheet (Excel version)
https://www.dropbox.com/s/0b408646pmuqeij/Marcias word-count-reduction exercise.xlsx
But Money Isn’t Everything
Even if you don’t care what it costs to produce and maintain unnecessary words, you care about
losing readers. Concise means readable. Concise means comprehensible. Concise means
efficient. No reader—no customer—abides bloat. In any language.
When you lose readers, when you lose customers, you lose.
My Favorite Tightening Technique
Want to know my favorite tightening technique? Dump these words—unless you need them.
That’s it. Simple and surprisingly powerful. If you’ve seen my “Write Tight(er)” presentation
(http://writing.rocks/write-tighter-presentation/), you’ll recognize this as my “Dump These
Words” list (https://www.dropbox.com/s/oga9mrrrmqrxf1n/Dump these
words%E2%80%94Marcia Riefer Johnston.pdf).
•
•
•
•
•
•
•
•
•
•
•
•
•
•
weak be-verbs (is, was, were, will be, have been, am, are)
-ly words (& other vapid adverbs)
very, such, so (& other empty intensifiers)
not, no (& other negative words)
the fact that
just
begin to, try to, tend to, in order to
period of time
in light of, in spite of, in terms of (& of in general)
proverbial
different (as in many different, 36 different)
particular
verbiage
any other verbiage* or unneeded words that you can pitch
*Verbiage includes redundancies of all kinds—and redundant phrases surround us. See my blog
post, “The Annals of Redundancy Annals” (http://writing.rocks/annals-of-redundancy-annals/)
which is now available in book form with illustrations: You Can Say That Again: 750 Redundant
Phrases to Think Twice About (http://writing.rocks/buy-book/).
2
Don’t Let It Be
You may have noticed that I bolded the top bullet in the list above. If you do nothing else,
eradicate most be-verbs, and you dramatically tighten and strengthen any English text. I’ve
developed a number of resources on this one tip—see my page “Be and Me”
(http://writing.rocks/be-verbs/).
Don’t miss the Be-Verb Song, sung with panache by Benjamin Kjos:
https://www.youtube.com/watch?v=ph9NYynxTkk.
Try it
Want to practice your concise-writing skills? Play a game with me. Every week, I post a
“Tighten This!” Challenge Sentence (http://writing.rocks/tighten-this-index-challengequestions/) and announce the previous week’s winners. Join us!
Meanwhile, watch for be-verbs in your English text before you translate. You may be … I mean,
the results are … I mean, you (and your translators) will love the results.
3
TICKEN DIE DEUTSCHEN ANDERS? IDIOSYNCRASIES OF DOING BUSINESS
IN GERMANY (FOR EXPERIENCED FREELANCERS)
Tatjana Dujmic
TD Translations
Karen Rückert
Karen Rückert Legal Translations
Abstract: Do you work with direct clients in Germany or do you envisage doing so in the
future? Are you familiar with the business and legal frameworks there? Did you know, for
instance, that it is illegal to send marketing emails to businesses in Germany without their
prior consent? This is a must-attend session for anyone thinking of marketing to German
businesses. The presenters will explain the implications of the EU Opt-In Directive, outline
best acquisition and business practices, and share their industry and freelance experience of
what German business clients expect to ensure that you hit the ground running.
1.
THE GERMAN MARKET
Why do Business in Germany?
As a translator working into or out of German, Germany is an obvious market of choice,
irrespective of where your freelance business is located. Germany has a strong economy,
there are many producers and manufacturers and the translation requirement is high.
However, the German market has a very particular make-up and in order to successfully do
business in Germany, it is important to understand how the market works.
Business Structure and Social Aspects
In contrast to the US, where businesses tend to be either large or small, in Germany the
Mittelstand is “the backbone of the economy” and very common. According to some
information found online at www.make-it-in-germany.com,“more than 99 percent of German
companies are SMEs. In absolute figures, that means more than 3.6 million companies,
providing more than 60 percent of all jobs in Germany”. By common definition, a typical
German Mittelstand company has a staff of up to 249 and a maximum sales volume of
EUR 50m (although some definitions state the staff figure at up to 500). The whole
Mittelstand concept also has social aspects, e.g. these companies also contribute to the
economy by training skilled workers (apprenticeships) in the German dual education system
for skilled workers/employees.
Management Structures and Business Processes
Usually Mittelstand companies are characterized by a very close relationship between the
company and the management, not lastly because these companies are predominantly familyowned. Mittelstand companies are consequently managed differently to corporations. This is
important information to keep in mind when contacting a potential client because company
structures have a direct effect on company processes. Since Mittelstand companies are
certainly large enough to have translation requirements but often not large enough to need or
to justify their own dedicated in-house translation departments, Mittelstand companies make
ideal target clients for freelance translators.
!
4
Whom to Contact
Contrary to what you may have heard before and which may apply to companies in other
countries, the person to contact at German companies, particularly Mittelstand companies,
will not be in purchasing. The purchasing department has one goal and one goal only and that
is to minimize costs. You may later have contact with the purchasing department if company
policy is to send out purchase orders to their service providers but the person to contact in the
first instance about your translation services will be the responsible person in the relevant
department and/or the secretaries or assistants. Never underestimate or be dismissive of
secretaries and assistants. They usually have a lot of power as they are the ones sorting out
offers, etc. for their bosses and your treatment of them will inevitably feed into how
positively they report back to their bosses about you. In many of the smaller companies, the
managing director is the one who makes all, or at least most, of the decisions, especially
regarding approved suppliers.
Client Education
Since most people in Germany speak a good or at least passable level of English, many short
communications as well as longer documents are often written by members of staff directly in
English or translated by secretaries in-house. When marketing to German companies, part of
your job will therefore also be to convince them of why it is a good idea to outsource
translation work to a professional translator. Also bear in mind when pointing out mistakes
on websites or in marketing materials that it may have been the GM’s wife or daughter who
translated it!
The Translation Market
The German translation market is made up of large agencies, small boutique agencies and
freelancers like anywhere else. In Germany a particular peculiarity is that there is no native
speaker principle. Translators trained in Germany translate and are trained to translate in both
directions. If, as is common standard practice in Anglo-American countries, you only
translate into your native language, be prepared to explain this to potential clients together
with the advantages which ensue from this unidirectional practice, and ensure that you have a
process in place for dealing with requests for translations in the other direction.
JVEG and Beeidigung
In Germany there is a piece of legislation called the JVEG which stands for the Gesetz über
die Vergütung von Sachverständigen, Dolmetscherinnen, Dolmetschern, Übersetzerinnen und
Übersetzern sowie die Entschädigung von ehrenamtlichen Richterinnen, ehrenamtlichen
Richtern, Zeuginnen, Zeugen und Dritten (Justizvergütungs- und -entschädigungsgesetz –
JVEG) and which sets out the rates applicable to translations commissioned by the courts and
certain authorities. The JVEG is available online and is a useful reference point for
information on rates.
In Germany documents which are translated for submission to court need to be certified by a
sworn translator (e.g. a translator who is beeidigt/vereidigt/ermächtigt). To become a sworn
translator you may have to pass an exam and/or go through an application procedure
depending on the federal state concerned and your qualifications and experience. If you
intend to look for translation work in these areas it will be useful to become a sworn
translator or work in partnership with a sworn translator based in Germany.
!
5
Once you have decided that the German market is for you, it is time to devise your marketing
strategy taking account of both mentality and expectations as well as legal aspects. In order to
ensure that your marketing does not fall on deaf ears, it is important to understand key
aspects of the mentality of your chosen market. Mentality gives rise to certain expectations
and it is these expectations that it is important to address when marketing to direct clients.
2.
MENTALITY AND EXPECTATIONS
The Importance of Qualifications
One of the most important things to note about Germany is the importance of training and
qualifications. This may sound obvious. However, since almost everyone in Germany has a
qualification of some description, even supermarket cashiers, if you do not have one, even if
you do have many many years of experience, which we translators know is just as good and
perhaps even better than a qualification on paper, you will struggle to prove your credibility
to German clients. Qualifications on paper are your best way in and the best way to pique
a potential client’s curiosity in the first instance. In Germany, you will be competing with
“Diplom-Übersetzer”, “staatlich geprüfte Übersetzer” and translators with MAs. However,
since many managers, company owners and lawyers did their MBAs and LL.Ms abroad,
foreign qualifications, far from being sneered upon, could give you the required edge and
make you stand out.
Risk Adversity and Credibility
In business, Germans are extremely risk adverse: it takes time to gain their trust. You will be
required to prove yourself. However, clients tend to be very loyal and “once you’re in,
you’re in”. They are interested in a long-term partnership where reliability is an absolute. It is
therefore important to make sure that you can keep any promises you make and that you do
not go over the top in your marketing. You will need to provide proof that you can do what
you say you can do. In addition to qualifications, clients will be looking for evidence of your
experience, testimonials from reliable sources, a professional website and a professional
image.
Quality über alles
Quality is extremely important in Germany. This is good news for highly specialized
freelancers because clients who demand but also appreciate quality are also generally
prepared to pay very good rates for careful and precise work. Offering low rates and trying
to undercut the competition is not a good marketing strategy in Germany as low rates suggest
that you are not good at what you do and make you look unprofessional. Remember that
German clients are looking for reliable and sustainable professional partnerships and not to
save money at every turn.
“I can English”
Since English is taught in German schools as a compulsory subject throughout education and
often beyond, it is true that the vast majority of businesspeople in Germany speak at least a
passable level of English – and they know it. They also often believe that their English skills
are better than they actually are. As such, you will need to be prepared to provide proof that
you can add value with your service. You will need to persuade and demonstrate to
!
6
potential clients that you are a qualified expert. Do not leave them thinking they could do it
themselves.
Formality, Respect and Efficiency
German business is marked by very formal behavior. This is a sign of respect for both sides.
You should expect to remain “per Sie” with the vast majority of your clients. Your business
communication should be restricted to business talk and should be formal, polite and to the
point. Say what you mean. There is no such thing as being “too direct” in Germany. Base
your marketing on facts and leave out anything flowery or intangible.
Punctuality is important in all areas of life in Germany. Germans are efficient and expect
efficiency. Make sure that you make it clear when you will be delivering your translation or
when you intend to contact a potential client and make sure that you do what you say you will
when you say you will.
Now we have an overview of the German market, company structures and mentality and
expectations you may be itching to start firing off e-mails to those potential clients. However,
we advise that you read on. In addition to understanding the market and client expectations, it
would be wise to consider a few legal aspects before devising your marketing strategy or
firing off those e-mails.
3.
LEGAL ASPECTS
E-mail may be the cheapest and easiest way of contacting potential clients in the twenty-first
century. However, cold e-mail prospecting is actually prohibited by law in the EU. Although
anyone based outside of the EU may not fall under the remit of the legislation, it is important
to bear EU law in mind when devising your marketing strategy. You may not need to worry
about being taken to court over cold e-mail marketing but since clients in the EU are aware of
their rights, firing unrequested e-mails off to all of your prospects is not going to make a good
first impression.
Legislation Comparison
US CAN SPAM Act and the EU Opt-In Directive
Under US law direct marketing e-mails can be sent to anyone without their consent until they
opt out. The only requirement is that each e-mail must contain opt-out instructions and a valid
sender address. Under the EU Opt-In Directive, by contrast, direct marketing e-mails may
only be sent to persons who have given their prior consent. They must have already opted in.
E-mail messages must also contain opt-out instructions and a valid address. They must also
contain the full name of the company, the place of registration of the company, the
registration number of the company, the address of the registered office and the VAT
number, where appropriate. The fundamental difference between the US and the EU therefore
is that in the EU e-mail marketing is prohibited apart from in highly specific cases.
The German Unfair Competition Act also prohibits advertising by e-mail where there is no
prior consent, i.e. where the client has actively signed up to your newsletter.
Consequently the following are not permitted in Germany:
a) Sending e-mails to a list of potential customers you have found on the internet
!
7
b) Sending e-mails to potential customers to find out whether they would like to receive such
e-mails in future
c) The “opt-out” procedure whereby newsletters are sent out without prior consent until the
recipient opts out.
Since cold e-mailing is out as a marketing strategy on the basis of the legal implications and
does not fit with the mentality and expectations discussed above either, it is necessary to
devise a different marketing strategy for the German market that takes everything we have
learned so far into consideration. In the final section of our presentation we will now share
some ideas and tips from our own experience of working in and marketing to the German
market which we hope will help you do business successfully with German clients.
4.
TIPS AND IDEAS FOR YOUR OWN MARKETING STRATEGY
Business Terms
Restrict the information in your quote to plain facts. Do not include irrelevant information.
This is not the place to blow your own trumpet. If you have been asked for a quote, you have
already won over the client. Make it professional and to the point.
Do not be afraid to ask for decent rates. Germany has set price tables for lawyers and tax
advisors and the JVEG sets out rates for services provided to the courts and certain
authorities. If any of these are relevant to your target industry, it is advisable to take a look at
these and to use them to help you decide your rates. Remember that it is best to compete on
quality and not on price.
In Germany, it is customary to charge for translations on the basis of a line rate (even the
JVEG uses it). A standard line usually contains 55 characters including spaces. However,
charging by the word, line, project, hour, ST/TT is equally possible. We advise that you adapt
to what is normal for clients in the industry you are targeting. Direct clients do not usually
care how you quote. They simply want to know what the bottom line is. Quoting a project
price or an hourly rate is therefore also possible. Clients will be used to the concept of
charging on the basis of the time spent from their graphic designers/marketing consultants,
tax advisors/accountants, etc..
Payment by bank transfer is what German companies are used to. Checks are not accepted
in Germany. If you regularly do business with German clients it may be worthwhile having
an account in Germany. When you are quoting, consider whether to quote in € or $ and the
implications of hedging. PayPal is not regarded as a professional mode of payment and your
client may take some convincing to use this method. It should not be a problem for US
nationals to open a bank account in Germany with the bigger banks as long as the account is
solely for business purposes. This will be the case especially when the bank has subsidiaries
in the US that can take care of the formalities. However, there may be different regulatory
and legal requirements, so be sure to look into these.
The EU Payment Directive provides for a payment term of 30 days unless otherwise agreed.
Using a payment term of 14 days rarely meets with objections and payment tends to be swift.
For cases of non-payment there is a collection procedure in Germany called the
Mahnverfahren. This is fairly straightforward but you may need to commission a German
lawyer.
!
8
Using T&C makes your business look professional and it allows you to provide quotes on an
ad hoc basis without having to include all of your terms in each individual quote. If you are
already using T&C it would be advisable to have them in German as well. Make sure you
send them with your quote and refer to them in your quote. In our experience they are usually
accepted. T&C are your opportunity to set out your payment terms, your procedure for
revisions and amendments as well as other aspects such as choice of law and payment terms.
Having T&C drawn up by a lawyer avoids legal problems further down the line.
Marketing
If you intend to do business with German clients, it is definitely advisable to have a German
version of your website. Although your potential clients may speak a passable level of
English, they will still look for a German version of your website. German websites must
include your name and contact details. As a US-based service provider, you may not need to
do this, but be aware that the first thing German clients will look for as a sign of credibility
will be these details so it is worth including them. In Germany the legal information page
(Impressum) is mandatory.
Information products which you offer to your customers to download from your website are
a great way to enhance your credibility. They act as evidence that you know your field and if
they contain information which is useful for your potential clients they will have a reason to
keep returning to your website or to print out your information product. This is excellent
advertising without you having to market yourself directly. Anything with real value is likely
to lie around on a potential client’s desk for much longer than a simple marketing flyer
would.
Since marketing by e-mail is out, marketing by post is a good strategy for Germany. It costs
more but it is worth the extra money and effort providing that you have already made contact
with the business you are interested in and already know that there is some interest in your
services. Ensure that your marketing materials are content-based and not full of marketing
speak only. Remember that in Germany hard facts are what matter. Marketing material
should be high-quality. The advantages of marketing by post include the fact that marketing
by post is legal, your letter will not get dismissed as spam, it will not get accidentally deleted
or lost and it is unlikely to be thrown away by the gatekeeper if it looks like it is relevant and
high quality. Information in paper form tends to lie around longer than e-mail attachments
which are quickly forgotten. It also shows that you have made an effort and are serious about
what you do.
Clients
A good place to find potential clients are the AHKs or German American Chambers of
Commerce: www.ahk-usa.com.
Xing is a social media platform similar to LinkedIn but Germany-based. The advantage of
Xing over LinkedIn is that you do not have to already know the person to connect with them.
However, you should always find a reason to connect with the person and use it in your
connect request message. Xing is useful because you can use the search function to search for
particular functions within particular industries. It is a good way of researching prospective
clients.
It is helpful to make contact with prospective clients to gauge their interest before sending off
marketing materials by post. If you have not been able to determine the best person to contact
!
9
at your prospective client by looking at their website or making contact via social media, the
best thing to do is to call the company in question. Remember not to be dismissive of
secretaries and assistants. They may have more influence than you think.
If you are a native speaker of English, it is a good idea to specifically target clients who place
value on the native speaker principle. Remember that in Germany translators translate in
both directions, being a native speaker of English could be your USP. Not every client will
want or need this service but those who do tend to be prepared to pay.
Be prepared to have to educate prospective clients, to justify yourself and to explain to the
client why they should be willing to invest in a top-quality translation into a language they
also speak a bit of. This is a particular problem with English in Germany where almost
everybody (thinks they) speak good English and thinks they could do the translation
themselves if only they had the time.
Miscellaneous
Becoming a specialist gives you the best opportunity to flaunt your qualifications and
experience and become a trusted expert in your field. It is much easier to market specialist
translations services because it is easier to identify your target clients if you serve a niche
market.
Consider professional association membership also in Germany (BDÜ). This will not only
enhance your credibility in Germany but also works as a great advertising tool. Clients
consult the BDÜ online database and BDÜ colleagues also consult the BDÜ database on
behalf of their clients if they are asked for the name of someone who translates into a
particular language or in a particular field. More information can be found at www.bdue.de.
Find colleagues in Germany who compliment your services to cooperate with. For instance,
if you translate from German into English, find a German native speaker who translates in the
other direction. Colleagues offering the same service as you but who are located in a different
time zone can also be helpful for rush jobs or high volume documents. You may also like to
form a working cooperation with a German colleague who is a sworn translator for the event
that you are asked to translate a document which needs to be certified and stamped. The BDÜ
database is a good place to research colleagues. This can be found at www.bdue.de.
We hope that in this presentation we have given you some insight into the German market
and what marketing to the German market entails as well as some useful tips which you will
be able to put into practice when devising your own marketing strategy. We wish you every
success in the German market.
!
10
CLIENT SATISFACTION SURVEYS FOR FREELANCE TRANSLATORS
Michael Farrell
Freelance technical translator and transcreator, untenured lecturer at the IULM University
(Milan, Italy), and qualified member of the Italian Association of Translators and Interpreters
(AITI)
Abstract: During an unusually slow period, the speaker sent out a satisfaction questionnaire with
the goal of bringing his services more in line with his clients' requirements. The research he
conducted on this type of survey to choose the right questions to ask gave him a totally new
perspective on how his clients perceive the quality of his services. The speaker will discuss the
kinds of questions typically asked and how appropriate they are to the translation industry. He
will then explain the purpose of each question he actually chose, the answers he received, and the
conclusions he drew from the survey results.
1.
INTRODUCTION
While wondering why my workflow had suddenly come to a halt during an unusually slack
period in October 2011, I hit on a way of finding out if my clients had been shopping around for
cheaper or better language service providers elsewhere without actually asking them the rather
embarrassing question straight out. With the declared aim of offering services more in line with
my clients' requirements, I became perhaps the first professional freelance translator in the world
to send my clients a satisfaction questionnaire. The research I did in order to understand the
thinking behind this kind of survey and choose the right questions to ask gave me a totally new
perspective on how my clients perceive the quality of the services I offer. Although most of the
replies to the survey questions were fairly predictable, some of the answers were perhaps a little
surprising.
2.
AIMS AND INCLUSION CRITERIA
2.1
UNDECLARED AIMS
What I was really aiming to do was to discover if my clients were still my clients, find out if they
had gone out of business, and remind them I was still on the market. It was also a way of giving
my working day a purpose, rather than just twiddling my thumbs until work arrived.
2.2
DECLARED AIMS
The true purpose of a client satisfaction survey is to see if your services are in line with your
clients' needs and identify priorities for improvement. Satisfied clients typically become loyal
clients. Therefore finding out what it is that satisfies them can help your business succeed.
2.3
INCLUSION CRITERIA
I decided to include all my Italian clients that had given me at least one translation job to do
since 1 January 2009. Translation is my core business amounting to 62% of my occupational
earnings in 2010. Italian clients accounted for about 93% of my professional income in the same
11
year. By excluding the non-Italian clients, the sample was more uniform and there was no need
to translate the questionnaire into English. Examining other client satisfaction surveys available
on the Internet, I was initially surprised to find that they are very often not anonymous. This is
probably so that certain critical issues regarding only particular clients may be tackled in a
specific way.
3.
RESEARCH
3.1
JUMP START
To save time I checked the Web to see if there were any model or existing surveys I could adapt.
I first looked for surveys performed by Italy-based freelance translators, but found none.
Consequently I widened my search to include freelance translators who had written their surveys
in English, and still found none. At that point, I opened up to include translation agencies and
came across a few surveys in Italian and several in English. However, on close analysis, the kind
of things asked by translation agencies were inappropriate for freelance translators. For instance,
many of the questions concerned the interaction between the client and the Project Manager.
Generally speaking, I found that the type of questions asked by freelancers working in other
professional fields were more appropriate to my situation.
3.2
SURVEY TECHNOLOGY
There are a lot of websites that give hints, tips and advice on designing client satisfaction
surveys. There are also several freely available articles and papers on the subject written by
experts. Many websites provide survey hosting services, some of them free of charge. However I
chose to set up my own form written in ASP with an underlying MS Access database.
4.
EXPERT APPROACH
Since I was unable to find a suitable model to base myself on, I had to start almost from scratch
by taking a basic theoretical approach, beginning from an analysis of the service lifecycle. With
this approach, the questions to ask emerge naturally from careful consideration of each stage of
the cycle.
4.1
SERVICE LIFECYCLE
Fig. 1 Service Lifecycle.
12
4.2
PRE-PURCHASE
The questions relating to the pre-purchase stage are not strictly satisfaction-related, and regard
how my clients found me and which of my services attracted them.
4.3
PURCHASE PROCESS
The purchase process questions concern the response time to requests for quotes and information
and the clarity of my replies.
4.4
USE
During service use, clients turn their attention to punctuality and the service provider’s ability to
respond to urgent requests.
4.5
PERCEIVED QUALITY
The perceived quality involves the service provider’s ability to understand and meet expectations
and find effective solutions, as well as the clients’ opinion of the price and whether they would
recommend the service provider to others.
4.6
STARTLING REALIZATION
As a consequence of this research, I began to realize that clients have a far more complex idea of
“quality” than I had previously imagined. Clients consider aspects such as response time and
clarity of quotes and information, punctuality and capacity to respond to urgent requests, ability
to understand and meet expectations, price, and skill in finding effective solutions. I had been
more concerned with the accuracy and linguistic quality of translations (which can be partially
equated to ability to find effective solutions) and – to some extent – punctuality. I began to
wonder if I had been neglecting certain aspects of quality that are important to my clients. One
way to find out was to perform a client satisfaction survey. So at this point my declared aims
began to become as important to me as my undeclared ones.
4.7
THE “FOOT-IN-IT” QUESTION - FAIR PRICE
I did not feel happy about asking the question about service price. It seemed fairly obvious to me
that my clients would be tempted to say I was too expensive in the hope I would drop my rates.
However, studying other questionnaires of this type, I discovered that some surveyors mitigate
this risk by emphasizing the relationship between price and service quality. In other words they
do not ask if the price is fair, but if the price-quality ratio is fair.
5.
QUESTIONS AND RESULTS
For full details of the results, please refer to the specific page on my website listed in the
webography. I will limit myself here to a general analysis. Fifteen clients took part (38.5%), who
together accounted for 73.2% of my translation income during the period covered by the survey.
The questionnaire asked for personal data (name of company, name of respondent and their role
or function within the company), general information (non-satisfaction-related questions) and my
clients’ level of satisfaction with my services (the satisfaction survey itself).
13
5.1
PERSONAL DATA
Although the survey was written in Italian and addressed to Italian clients, about half the
respondents gave their job titles wholly or partially in English. Two people wrote their last
names in the “role or function within the company” field, which shows that some people
automatically expect there to be separate fields for their first name and their family name, so
much so that they do not actually read the form.
5.2
GENERAL INFORMATION
5.2.1 HOW DID YOU FIND MICHAEL FARRELL?
When assessing the amount of work I had received in the various different ways, it became
immediately clear that not giving different weights to the responses according to how much work
each client had provided during the three-year survey period would lead to a distorted picture of
the importance of each channel. On the basis of this, I decided to calculate both weighted and
non-weighted results for all the other items too. The response to this question showed just how
important “word of mouth” and networking is in Italy (85.49% by workload). However due to
lack of foresight when wording the question, I was unable to establish how much work came
through client-to-client contacts and how much through colleague-to-colleague networking. The
only other channel of any importance was having a personal website (12.01% by workload).
5.2.2 WHAT SERVICES HAVE YOU ASKED MICHAEL FARRELL TO PROVIDE?
The fact all the respondents asked for translation was not surprising since it was one of the
inclusion criteria. The results also showed that clients tend to underestimate the creative aspect
of the work (transcreation = 1.48% by workload) and do not have a clear understanding of what
localization is. As a result of this, I have decided to emphasize the more creative services in my
range, including by registering the domain name “transcreate.it” and renewing my website.
5.2.3 WOULD YOU RECOMMEND MICHAEL FARRELL TO OTHER
COMPANIES/PEOPLE LOOKING FOR TRANSLATION AND LANGUAGE SERVICE
PROVIDERS?
This is actually a satisfaction-related question (perceived quality), but since it requires a yes/no
answer, rather than a score, it was tidier to include it in the general information section of the
questionnaire. All respondents answered yes.
5.3
LEVEL OF SATISFACTION
5.3.1 RESPONSE TIME TO REQUESTS FOR QUOTES/INFORMATION ABOUT
THE SERVICE
This was the first question with a response scale. The average was calculated by assigning a
score of five points to very satisfied, four to satisfied, three to fairly satisfied, two to not very
satisfied and one to dissatisfied. All respondents were satisfied with the response time to requests
for quotes/information, and the average was very close to “very satisfied” (4.83 by workload).
14
5.3.2 CLARITY/TRANSPARENCY OF QUOTES/INFORMATION
All respondents were satisfied with the clarity of offers and almost all were very satisfied (4.99 /
5 by workload). Complete clear information is an ethical obligation. e.g. see Article 22 of the
AITI (Italian Association of Translators and Interpreters) Code of Practice.
5.3.3 PUNCTUALITY OF TRANSLATION/SERVICE DELIVERY
All respondents were satisfied with the punctuality of the delivery of the finished job, and the
average was very close to “very satisfied” (4.96 / 5 by workload). Besides the accuracy and
linguistic quality of the translation, I have also concentrated on this aspect in the past.
5.3.4 ABILITY TO RESPOND TO URGENT REQUESTS
All 14 respondents who had sent urgent requests were satisfied. Eight of them (8 out of 14 =
57.14% of clients, 61.34% by workload) were very satisfied. There is not very much I can do to
improve this: I have a family and a life, and I cannot do miracles.
5.3.5 ABILITY TO UNDERSTAND AND MEET EXPECTATIONS
All respondents were satisfied, and more than half were very satisfied (62.58% by workload). In
any case, it is a good idea to find out exactly what clients expect, and this survey itself is
effectively a first step in that direction.
5.3.6 ABILITY TO FIND EFFECTIVE SOLUTIONS TO LANGUAGE PROBLEMS
All those who considered their jobs posed language problems were satisfied with the solutions I
found. I was rather upset to discover that 48.06% of my clients (by workload) do not believe the
jobs they give me pose particular problems.
5.3.7 USEFULNESS OF ANY TRANSLATOR'S NOTES PROVIDED
All respondents were satisfied. I consider the notes to be a fundamental part of the service I
provide and I am very pleased they are appreciated.
5.3.8 QUALITY/PRICE RATIO OF THE SERVICE
All respondents were satisfied. It is, of course, human nature to want to pay less and get the same
level of service.
6.
FINAL CONSIDERATIONS
There is no doubt the results are broadly positive. Although it was possible to leave specific
comments for almost every item, only two clients wrote something, making only general positive
remarks. It is natural to wonder whether not responding to the survey in itself is a statement of
dissatisfaction (56,3% of clients/less than 25% by workload). However, if natural client attrition
is taken into account, together with the fact that several clients who did not complete the form
sent new jobs after the close of the survey, this would not appear to be the case. No one chose to
complain when they received the questionnaire.
15
6.1
LESSONS LEARNT
I now have a totally new perspective on how my clients perceive the quality of my services.
From the clients’ point of view, the concept of quality is more complex than I had hitherto
realized. Luckily, despite all, I do not seem to have been doing such a bad job, but I am now
more aware of what I am doing and – hopefully – less likely to dissatisfy my clients. Shortly
after launching the survey, work picked up again.
6.2
HOW RELIABLE ARE THE RESULTS?
“There are three kinds of lies: lies, damned lies, and statistics” (Mark Twain).
The study population comprised 39 clients. The sample size was the number of replies I received
(15). When calculating the margin of error, the confidence level, which is a measure of how sure
we can be that the truth really lies within the confidence interval (the result ± margin of error), is
normally taken as 95% by convention. If we feed these data into the usual statistical formulae,
the margin of error for this survey turns out to be 20.11%. This is very large, but luckily the
responses leaned so heavily in one direction that - in most cases - this margin is unable to
transform a positive result into a negative one. As any statistician would confirm, you need a
proportionally very large number of responses to get a small margin of error when the study
population is so small (only 39 clients).
6.3
WHAT I WOULD DO DIFFERENTLY NEXT TIME
I sent the survey announcement out only once, with no reminder. If I had calculated the potential
margin of error before conducting the survey, I would have sent various reminders to increase
participation and improve the reliability of the results. I would also define the channels work
arrives through more precisely. I have recently done a lot of work on defining the different kinds
of service I offer more clearly (“simple” translation vs. transcreation). I am still not sure how to
make some clients understand that translation is not always a piece of cake.
6.4
CONCLUSION
Despite its defects, from which I hope the attendees will learn, I feel it was an entirely positive
experience from all points of view.
7.
WEBOGRAPHY
Farrell, M (2011). Client Satisfaction Survey. www.transcreate.it/satisfaction-survey/
16
“NATURALIZING” ENGLISH TRANSLATIONS FROM KOREAN
Paul B. Gallagher, pbg translations, inc.
Sarah McWatters, freelance
Abstract: Subtitlers of Korean dramas work quickly and are prone to SL (source-language)
interference, resulting in unnatural or incorrect English translations. Based on realistic examples,
the presentation will explore common translation traps, identifying patterns and appropriate
solutions in the lexical, syntactic, and pragmatic (cross-cultural) areas. Audience participation is
encouraged.
Note: This presentation is designed to be interactive. Accordingly, we cannot predict what
questions or comments will be received or precisely how we will respond. The text that follows
represents our prepared remarks.
“Naturalizing” English Translations from Korean
여러분 안녕하십니까. 저는 Paul B. Gallagher 입니다. 제 친구 박사라씨입니다.
Good afternoon. I’m Paul B. Gallagher, and my colleague is Sarah McWatters. [joint bow]
죄송하지만 전 한국말을 잘 못합니다. 영어로 하겠습니다. 한국말은 박사라씨가 도와
주겠습니다.
I’m sorry, I don’t speak Korean well. I will present in English. Sarah will help on the Korean
side.
We have assembled a presentation that we hope will be both enlightening and entertaining.
Everyone please make sure you have a copy of the handouts.
My expertise is in writing and editing English, which I have been doing for 30 years as a
professional translator, and also for many years before that as an undergraduate and graduate
student. My personal motto, and that of my company pbg translations, inc., is “Translations That
Read Like Originals.” In other words, I believe a translation can be both accurate and faithful to
the original without sounding like a translation. Our objective today is to explore the traps laid
by the Korean language for the unwary translator, and find ways to create natural-sounding
English without sacrificing accuracy or fidelity. We chose drama subtitles because the translators
who produce them work very fast and do not have the luxury of pondering their choices or doing
much research. Their English subtitles have proven a very fertile soil for the characteristic traps
we were seeking.
17
Popularity of K-Dramas
Moreover, K-dramas have become very popular around the world, because they’re well-written
and well-acted, and foreign viewers often need subtitles to fully grasp the content.
70000
60000
50000
40000
Imports($10k)
30000
# of Episodes
20000
10000
0
2002
2003
2004
2005
2006
2007
2008
Although I am very interested in the Korean language, I must still count myself as a beginner
(초보라고요). I have a masters’ degree in linguistics, and I know enough of the structure of the
language that I can recognize and understand the patterns that produce the characteristic
Korean>English translation errors. Although Sarah has been very helpful, it is possible that I
may not have learned very well, so any errors I might make in Korean are this poor student’s
fault.
I would like to be very clear that Sarah’s invaluable contribution made this presentation possible.
If not for her, I would have made so many errors transcribing and understanding the Korean
source texts that I would earn an “F.” She also deserves recognition for designing and organizing
the beautiful slides you are about to see.
Finally, I would like to thank you, our audience participants, for the help you are about to
provide. 잘 부탁드립니다.
Comparative Features of English and Korean
Like English, Korean is a rich and subtle language with a long history; this is why I fell in love
with it. But as you know, these two languages are very different in how they organize their
speakers’ thoughts into clauses and sentences. English puts the verb before the object and uses
prepositions, while Korean puts the verb after the object and uses postpositions. This
18
fundamental difference, more than anything else, causes problems for the translator. Other major
differences include the attention English pays to number and the attention Korean pays to levels
of respect, but these create far fewer problems for our subtitlers.
SVO vs. SOV
prepositions vs. postpositions
attention/indifference to number (sg./pl.)
indifference/attention to social hierarchy
modifying clauses/relative clauses
별에서 온 그대/My Love from the Stars
Another tricky feature is the way the two languages create modifying clauses and combine
clauses into sentences. When Korean says something like 별에서 온 그대, Star-from Coming
You (the title of a popular drama), the translator must first completely reorganize the constituents
into “you who came from star” before the polishing that we call “naturalizing.” Should we say a
star, or the star, or the stars? Star alone will not do.
Two Kinds of Beauty
Before we proceed, a quick note on value judgments. As I said a moment ago, both languages are
rich and beautiful in their own ways. But when we discuss our polishing strategies, I will often
say that this or that proposed technique or strategy or image is “wrong.” Please understand that I
mean it “doesn’t work in English.” Strategies that work fine in Korean, that may even be
considered beautiful or prestigious, may be “wrong” in English, but they are not wrong
objectively. Korean is not wrong to do things as it does.
English: Germanic roots, hybridized with French, heavy borrowing from Latin, Greek
Korean: Altaic(?) roots, heavy borrowing from Chinese (and recently from English)
Fox Rain/Sun Shower
For example, I may say that fox rain is wrong in English as a translation of 여우비 because no
English speaker will understand it. We naturally say sun shower. In the same way, 해소나기
would be wrong in Korean. To each its own.
Everyone please make sure you have a copy of the handouts.
In each section, there are a few “test cases” without answers that we will discuss, followed by
additional examples with answers supplied. You’re welcome to ask questions about those, of
course, but we want to focus on the best examples, the ones at the top of each section.
Konglish
Let’s begin with a quick warmup on Konglish. As you know, Korean has recently borrowed a lot
of English words, but the Koreans don’t always use them the way English speakers do. The
subtitler or translator must avoid these traps, substituting appropriate English equivalents rather
than the tempting English cognates.
19
핸드폰 (hand phone?) → cell phone (UK mobile)
아파트 (apart?) → apartment
오피스텔 (officetel?) → studio apartment
나이트 (night?) → nightclub
룸살롱 (room salon?) → gentleman’s club
피시방 (PC 방) (PC room?) → Internet café
노트 (note?) → laptop
베란다 (veranda?) → porch, balcony
스펙 (spec?) → qualifications, résumé
아이덜 (idol?) → celeb
스킨십 (skinship?) → physical contact, physical intimacy
쿨! (cool?) → OK, deal, all right
화이팅! (fighting?) → good luck, go for it, break a leg, go get ’em!
Now let’s turn to the major categories of errors that give our subtitlers the most trouble.
Misplaced Adverbs
The first one I’d like to look at is the misplaced adverb. Sometimes these are just awkward, and
sometimes they actually change the meaning. Occasionally, they’re incomprehensible.
English is happy to place adverbs at the end of the sentence, after the verb, and in such cases the
stacking order is SVO, manner, place, time. On the other hand, when we place them at the
beginning, the order is reversed: time, place, manner, SVO. The common thread is that adverbs
of manner like to be close to the verb, and adverbs of time are perfectly happy looking on from a
distance. One-word adverbs in cases like 공부 열심히 하다 = study hard don’t seem to create a
lot of trouble, but adverbial phrases and clauses do. Here are three examples:
1) 따님이 사라지고 난후 전화를 건 남자의 몽타주입니다.
After your daughter disappeared, this is the likeness rendering of the man who called.
→ This is the artist’s rendering of the man who called after your daughter disappeared.
2) 차에서 발견 됐을때, 그 사진을 꼭 쥐고 있더래요.
When he was found in the car, they said he was clenching that picture.
→ They said when he was found in the car, he was clutching that picture.
3) 첫날부터 늦게까지 고생 많으셨습니다.
From the first day, good job on the hard work till late at night.
→ Good job working hard till late at night right from your first day.
In number 1), the subordinate clause after your daughter disappeared has been separated from
the main verb called, so the English speaker naturally tries to attach it to the nearest verb, is, and
that makes no sense.
20
In number 2), the subordinate clause when he was found in the car has been separated from the
main verb was clutching, so the English speaker naturally tries to attach it to the nearest verb,
said, and that is misleading.
In number 3), the adverbial phrase from the first day has been separated from the verb working
hard, so the English speaker wonders whether it applies to the compliment overall (from the first
day, I thought you were doing a good job…). This one’s a bit tricky because there’s an implicit
main clause, I think….
The common trap here is that the subtitlers correctly reorder the constituents in the main clause,
but forget to relocate the adverbial or subordinate clause, thus allowing it to become separated
from its target.
혹시, 설마 Better as Modal Verbs
The next category of errors I’d like to look at is the sentence adverbs 혹시 and 설마, which are
often translated directly with words such as perhaps but usually work better in English as modal
verbs or with happen to.
4) 혹시 애들 연락처는 모르십니까?
Do you perhaps know the kids’ contact information?
→ Would you happen to know the kids’ contact information?
5) 혹시 베란다에서 뛰어 내린거예요?
Did he perhaps jump off his veranda?
→ Could he have jumped off his balcony?
6) 설마 류정국한테 그 주사를 놓게 한거야?
Did you perhaps have Ryu Jung Kuk inject the vaccine?
→ Could you have had Ryu Jung Kuk inject the vaccine?
→ You didn’t have Ryu Jung Kuk inject the vaccine, did you?
7) 그날 함께 근무했던 사람이, 혹시, 김석규씨였나요?
That day, was the person working with you perhaps Kim Seok Gyu?
→ Could the person working with you that day have been Kim Seok Gyu?
The first case, number 4), illustrates such a standard construction, would you happen to know…,
that I would call it a cliché.
Number 5) is a more typical translation with could conveying the sense of uncertainty. We could
also use might here. Note that 베란다 is usually not veranda in American English—it’s almost
always porch (at ground level) or balcony (on higher floors).
In number 6), we have several options for 설마. I’ve given two options: the straightforward
version with could, and a tag-question version. The straightforward version conveys uncertainty
about the accuracy of the guess, while the version with the tag question focuses more on the
speaker’s hope that he is wrong.
21
Number 7) illustrates both 혹시 and the misplaced adverbial that day, which has been separated
from working with you.
Negative in First Clause Carries Over to Second Clause
The next category of traps for the subtitler is compound Korean sentences where the first clause
is a negative (뭐뭐뭐말고) and the main clause is the positive alternative (뭐뭐뭐해라, 하자,
etc.). Unlike the Korean negative, which points backward only to the first clause, the English
don’t points forward, and can easily be extended to the second clause.
8) 당황하지 말고, 통화를 길게 끌어주세요.
Don’t be alarmed and draw out the call as long as possible.
→ Don’t be alarmed, draw out the call as long as possible.
9) 그건 불법이 아니라 편법.
That isn’t illegal, but expedient.
→ That’s not illegal, it’s expedient.
10) 자동차 관리법에 걸려가지고 괜히 세금 물지 말고, 교체해요.
Don’t get caught needlessly by the vehicle maintenance law and hurry up and change them.
→ Don’t get caught needlessly by the vehicle maintenance law, hurry up and change it.
In the first case, number 8), a police officer is giving advice to someone about to take a call from
a kidnapper. If we use and, the English listener extends the negative to the second clause,
hearing don’t be alarmed and don’t draw out the call….
There are several options that are more natural in English:
1) Omit the word and, as we have done here and in number 10);
2) Substitute the word instead, which doesn’t work in number 8) or 10) but does in number 9);
3) Rephrase the first clause to eliminate the word not: Remain calm, and draw out the call….
Sometimes it’s correct to extend the negative to both clauses:
Don’t tell me the answer and spoil the fun.
Don’t tell me the answer, or even give me a hint.
Don’t tell me the answer, (and) don’t even give me a hint.
[said by a puzzle fan who wants to find the answer himself]
Periphrastic Constructions with There Is/Are (1)
The next class of awkwardnesses [wink] is the overuse of there is/there are when it’s not needed.
Sometimes the subbers use it for possession (누구에게 있다 없다), and sometimes for
impersonal constructions where English would naturally find and use a person as subject.
English is very fond of active, personal constructions—we like people to make things happen.
Passive, impersonal constructions are possible [wink], and there are times when they are just
what the text needs, but in general they come across as bland, flaccid, and ineffective—like a
dish without spice.
22
11) 여기서는 남는게 시간이거든요. [in prison]
Because there is nothing but time in here.
→ Because I have nothing but time in here.
12) 영천구 가양로 34, 사무실 안에서 여성의 비명소리가 난다는 신고가 들어왔다.
From Yeongcheong District, address 34 Gayang Road, there was a report that there was a scream
by a woman.
→ From 34 Gayang Road, Yeongcheong District, we have a report of a woman screaming.
13) 불행히도, 세상에 영원히 감추어질 진실은 없더라고요.
Unfortunately, there aren’t any truths you can hide in this world.
→ Unfortunately, you can’t hide any truths in this world.
14) 저 하나 궁금한게 있는데요.
There is something I’m curious about.
→ I’m curious about something.
The first case, number 11), is a good example because logically the situation is one where the
speaker has no control, not even influence. But even so, English prefers the active, personal
construction. “It’s all about me.”
In number 12), the police investigating a case are central, so the speaker wants to describe things
from their perspective, not as outside observers. He and his colleagues are actively managing the
situation: collecting information, analyzing it, selecting strategies, etc.
In number 13), the speaker is quoting someone giving advice about how the world works. Here,
the adviser describes the world from the perspective of the person navigating it, and makes that
person the subject.
And finally, in number 14), the speaker is actively seeking information. Whether you use be
curious or wonder, the sentence must revolve around the speaker’s search.
If you look at textbooks on writing for English speakers, they are relentless in stressing the
importance of active, dynamic sentences. A person made something happen, it didn’t befall him.
We grab our readers by the lapels and force them to heed us. We don’t even say 내 말 잘 들어
(heed my words), we say 날 잘 들어 (heed me).
Periphrastic Constructions with There Is/Are (2)
Here are a few more examples, focusing on the personalization of possession. In these, we want
to make the person the active possessor, not a passive recipient.
15) 나같은 여자에게도 청순한 마음이라는게 있었구나 알게됐거든요.
I found out that for even a woman like me there is an innocent heart too.
→ I found out that even a woman like me has an innocent heart too.
23
16) 이정수에게 공범이 있다면 가능할 수도 있겠죠.
If there is an accomplice to Lee Jeong Su, that might be possible.
→ If Lee Jeong Su has an accomplice, that might be possible.
17) 상점마다 CCTV 가 없거나 있어도 삭제가 됐어.
The stores either don’t have any CCTV and if there were any, the footages were erased.
→ The stores either don’t have any security cameras, or if they did, the footage has been erased.
We can sometimes use the construction for someone + there is something:
There is a place for me in this company.
With reason: There’s no reason for me to go all the way to Taiwan when I can buy it here.
But these are not cases of possession, where have is strongly preferred. Even though Lee Jeong
Su doesn’t own his accomplice, the relationship is close enough to possession that we prefer have.
Streamlining (1)
Nonnative speakers, and natives who are rushing to do a lot of translation in a short time, will
often produce longwinded sentences that can be expressed better in more concise forms. Here are
a few examples.
18) 밤만되면 공장을 지켜야 된다고, 잠도 못자고 그랬대요.
When it became night they said that he was unable to sleep saying that he had to protect the
factory.
→ They said he couldn’t sleep at night because he had to protect the factory.
19) 조사해 본 결과, 용의자 이동우와 피해자들과의 연관성은 제로예요.
After investigating, the correlations between the culprit Lee Dong Woo and the victims are zero.
→ Investigation has revealed no correlation between the suspect Lee Dong Woo and the victims.
20) .. 부검은 불가능해 보이지만.
… that it seems like an autopsy is impossible.
→ … that an autopsy seems impossible.
21) 물 흐름성 익사가 분명하구요.
It’s definite that it’s water inhalation drowning.
→ It’s definitely water inhalation drowning.
In the first case, number 18), we have a misplaced adverb—the inability to sleep belongs with
the subject he, not with the speaker describing the situation.
In number 19), the draft translation captures the time sequence of events, but neglects the
causation that English speakers like so well.
In number 20), English prefers to integrate seems into the main clause as an auxiliary verb, rather
than create a nested clause.
In number 21), English converts it’s definite into an adverb, eliminating the need to nest clauses.
24
Streamlining (2)
22) 나 감기 아닐지도 몰라
It may not be that I have a cold.
→ I might not have a cold.
→ Maybe I don’t have a cold.
23) 이렇게까지 관심을 갖는 이유가 뭔가?
What’s the reason that you’re taking this much interest in it?
→ Why are you taking so much interest in it?
24) 대체 그림을 남기고 사라진 이유가 뭘까요?
What might the reason be for leaving the paintings and disappearing?
→ Why might she have left the paintings and disappeared?
In number 22, there are two ways to eliminate the nested clause.
Numbers 23) and 24) illustrate an especially common error: the reason that (Korean 이유)
instead of the simple why. We found a lot of these in the rough subtitles. Although this
construction is grammatical in English, it’s much rarer than the corresponding constructions in
Korean.
Miscellaneous (1)
Finally, here are a few miscellaneous corrections I thought noteworthy. How would you solve
them?
25) 여기가 어디라고 너 지금.
Do you know where this place is?
→ Do you know where we are?
26) 잔돈은 됐어.
I don’t need any change.
→ Keep the change.
27) 좋은 일에 쓰겠습니다.
I will use it for good things.
→ I will put it to good use.
Number 25) is another case of personalizing a situation.
Numbers 26 and 27) are just everyday clichés.
25
Miscellaneous (2)
28) a) 맞는거 같은데.
a) It seems like it is.
a) I think so.
b) 저도 그렇게 생각했어요.
b) I think the same as well.
b) I think so, too.
29) 나 저쯤에 세워줘.
Stop the car over there for me.
→ Drop me off over there.
30) 찜질방 갈 돈도 없어. 오늘도 굶었는데.
I don’t have money to go to the sauna. I had nothing to eat all day.
→ I can’t afford to go to the sauna. I had nothing to eat all day.
Number 28) (both examples) is another case of personalizing a situation.
Number 29) is an everyday cliché; we state the purpose more explicitly.
Number 30) is an everyday cliché.
Miscellaneous (3)
31) 설명해주세요. 그 약 왜 필요한건지.
Please explain. Why is it that you need that medicine?
→ Please explain. Why do you need that medicine?
32) 저기에 누구랑 있는거냐고요.
Who are you in there with?
→ Who do you have in there with you?
33) a) 한달 전부터 고장이라..
a) It’s been broken since a month ago…
a) It’s been broken for a month…
b) 비워둔지 꽤 됐는데.
b) It’s been quite a while since it’s been empty.
b) It’s been empty for quite a while.
Number 31) is just streamlining.
Number 32) is another case of personalizing a situation.
In both versions of number 33), English has several ways of expressing -부터 and -까지. For
example, we often want to say how long where Korean would say 언제부터 or 언제까지. The
subtitlers often translate these phrases too literally.
Miscellaneous (4)
34) 아무것도 모르는 눈치였어요.
It seemed as though she knew nothing.
→ She seemed to know nothing.
26
35) 아저씨, 사람 찾아주는 사람이지?
Ajusshi, you’re someone who finds people right?
→ Mister, you find people, right?
36) 애들한테 믿음을 줄려고 무슨 수작 부린거야?
Did she use some tricks to earn trust from the kids?
→ Did she use some tricks to gain the kids’ trust?
Number 34) is personalizing again. Also note the placement of seems to avoid nesting clauses.
Number 35) is streamlining.
Number 36) is a vocabulary issue—earn suggests that the trust was deserved, but gain does not.
In the context (as suggested by tricks), the speaker is discussing a woman who deceived the kids,
so she did not deserve their trust.
Miscellaneous (5)
37) 왜 그렇게 생각하지?
Why do you think that way?
→ Why do[n’t] you think so?
38) a) 너 왜 이래? [disheveled]
a) Why are you like this?
a) What happened to you?
b) 손은 왜이래? [bandaged]
b) Why is your hand like this?
b) What happened to your hand?
39) 그새끼 가만두지 않을꺼야.
I am not going to leave that bastard alone.
→ I will not leave that bastard alone.
In number 37), both the positive and negative are possible, depending on the preceding context.
For example:
He’s not coming.
Why don’t you think so?
vs.
He’s coming.
Why do you think so?
In number 38), the correct translation depends on the surrounding context. If the speaker is
complaining about the listener’s behavior, then of course Why are you being/acting like this? is
entirely appropriate, as in the T-Ara song 왜 이러니?
In number 39), will is more forceful, more determined.
Miscellaneous (6)
40) 야 잠깐. 너 지금 장난하냐?
Just a minute. Are you joking right now?
→ Just a minute. Are you kidding me?
27
41) 아까는 저 때문에 많이 속상하셨죠?
You were very upset because of me earlier, right?
I made you very upset earlier, didn’t I?
42) 아, 팔 아파 죽겠네.
Ah, my arms hurt to death.
Ah, my arms are killing me!
43) 뮤지컬은 다음에 보자.
Let’s watch the musical next time.
Let’s see a musical another time.
In number 40), 지금 doesn’t really contribute any temporal meaning; its main function is as an
intensifier. In this sense it is often shifted to the end of the sentence (뭐 하는 거야 지금!?). The
English progressive is present enough for our purpose, and right now is overkill.
Number 41) is another case of the explicit statement of causation. Then once we make I the
subject, the tag question flows naturally.
Number 42) illustrates everyday clichés in both languages. In addition to this one, English can
also say to be dying of something: I’m dying of thirst/curiosity/etc.
Number 43) illustrates the tricky see/watch distinction—although watch is usually appropriate
for intentional activities, see is more common when speaking of attendance at concerts and other
entertainment events. Also, next time is too specific in English; we would normally be vague
(나중에).
Conclusion
Well, I hope this has been fun. For me, this is easy because English is my native language and
I’ve been writing and editing for a long time. But if you’re Korean, I hope we’ve given you some
things to watch for that will be helpful.
Thank you very much to all our audience participants, without whom this would not have been
possible.
In the time remaining, are there any more questions or comments?
Our prepared remarks and handouts are available from the ATA website. You can also download
the PowerPoint presentation from http://tinyurl.com/Naturalizing1 or
http://tinyurl.com/Naturalizing2.
28
LSP METRIX: HOW TO MAP A PATH TO THE NEXT LEVEL OF
ORGANIZATIONAL MATURITY
Hélène Pielmeier
Common Sense Advisory, Inc.
Abstract: What makes a language service provider more evolved than another? To enable
suppliers with a culture of excellence to distinguish themselves, CSA Research developed a
model to assess the organizational maturity of LSPs. Instead of chanting “quality, service, and
price,” providers will learn how to make a more substantive statement about their evolved state.
They can learn to map out a practical path to progress to a more advanced maturity stage
characterized by fewer failures, predictable results, and higher profitability.
How do language service providers compare against each other? LSPs come in all shapes and
sizes, yet no single element determines how evolved companies are. Although revenue is
frequently used in comparisons, it alone is not enough of a metric to benchmark what a company
is capable of delivering. The resulting variability begs for structure and clear definition, so CSA
Research undertook the project of creating LSP MetrixTM, a capability maturity model for
language service providers. It describes the journey that LSPs go through as they move from one
stage of maturity to the next (see Figure 1).
Note: CSA Research defines LSPs as translation and interpreting vendors consisting of two or
more full-time employees. The LSP Metrix model does not address the maturity progression of
freelancers.
29
Understanding how LSPs actually work and learning what drives their growth goes beyond the
theoretical value of building a maturity model. Such a model enables all stakeholders within and
outside the language services industry to better understand the dynamics driving the language
service business and the ability to respond to fundamental issues such as price pressure or
technology usage. Thus, instead of chanting “quality, service, and price,” LSPs can leverage the
model to make a more informed and understandable statement about how evolved they are as
outsourcers of translation, interpreting, or localization. They can also map out a practical path to
progress to a more advanced maturity stage characterized by fewer failures, predictable results,
and higher profitability.
The CSA Research Metrix model comprises 70 factors grouped under five dimensions:
1) business model, 2) business direction, 3) business development, 4) service delivery, and
5) resources. LSPs assessing their performance will determine which stage they’re at for each of
the five dimensions, their average stage factoring all five dimensions, and their “baseline” stage.
Based on our years of research and many interactions with LSPs, we define the baseline or
operational stage of the company as the lowest stage level reached on any dimension. For
example, even if an LSP performs at a high level on four of the five dimensions, but very low on
the remaining dimension, that single low score defines the company’s baseline maturity stage.
Why? An imbalance in operations drags down an LSP’s operations even if it shows much more
advanced signs of maturity in other dimensions. We have found that the benefits of achieving a
higher Metrix stage in one area are usually erased when another area operates at a lower maturity
stage.
30
Let’s take an example of how to evaluate a sample factor from business development dimension:
the organizational model of the sales function. Who does the selling? Is it the owner, salespeople
with experience selling language services, career salespersons from another field, or even recent
graduates? How many people are on the team? What structure is in place in terms of team
management, role distribution, and territory distribution?
At LSPs at Stages 0 and 1, owners do all the selling, often with no more sales skills than a
passion for language and company knowledge. Hiring the first salesperson usually occurs at
Stage 2. Due to lack of experience with “hunting,” several false starts or outright failures are
common. As the sales team grows, it still reports to the owner who manages them directly. At
Stage 3, LSPs have the basic structure of a sales team with a dedicated manager. They begin to
clearly define territories and responsibilities. By Stage 4 and 5, LSPs have large sales teams with
several layers of management and clear roles.
However, exceptions exist. LSPs that do all their business through a retail translation or ondemand interpreting site do not need a big salesforce to support growth. Instead, they need to
show up very high on search engine rankings. What that means is that some LSP types have to
analyze and modify certain factors for their individual situations – rating themselves more
harshly on some to counterbalance rating themselves more softly on others. Either way, it is
important to note that no single factor brings down the maturity assessment of an LSP.
Another rating consideration is technology and standards adoption. The adoption of translation
management systems and of certifications such as ISO 9001 or ISO 17100 might elevate the
maturity of some LSPs whose business processes may otherwise may not be at the described
maturity stage. These precipitators can give a biased view of the true performance of the
organization. In those cases, an LSP benchmarking itself or a buy-side vendor manager should
review the rationale behind the element: Does the company strategically exhibits the behaviors
around that function or process or just uses it at a tactical level?
The reality of the fragmented LSP market is that the large majority of vendors fall in Stages 0
and 1. Not every LSP can, will, or should reach Stage 5. And from those that move ahead, many
choose to stay at Stage 3 – a phase characterized by the full control of operations and processes.
LSPs should determine the value of reaching that next stage against the effort needed to progress
to that next step. This includes reviewing elements such as profitability, growth, cash flow, or
client satisfaction.
Ultimately, the plan to move to the next stage and the ability to execute on that plan matters
more than the current stage. To do that, companies should conduct a baseline assessment of their
LSP Metrix stage by auditing the 70 factors in the model, looking at documented processes but
also talking to various staff members about actual practices.
They can then use the information to fix the areas that drag them down. LSPs should work on
filling these gaps and only then outline a plan to what needs to be done to reach the next stage.
Thereafter, they need to perform regular re-assessments of their maturity. Such reviews allow
stakeholders to validate progress as well as areas that regressed due to common causes such as
leadership changes, new service offerings, or drops in production capacity.
31
SOLVING TERMINOLOGY PROBLEMS MORE QUICKLY WITH
INTELLIWEBSEARCH
Michael Farrell
Freelance technical translator and transcreator, untenured lecturer at the IULM University
(Milan, Italy), and qualified member of the Italian Association of Translators and Interpreters
(AITI)
Abstract: Without a time-saving tool, checking terms entails copying words to your Windows
Clipboard repeatedly, opening your browser, opening the most appropriate online resources,
pasting terms into search boxes, setting search parameters, clicking search buttons, analysing
results, copying the best solutions back to the Clipboard, and then returning to your working
environment and pasting in the results. This session examines some typical search problems
translators face, looks at how they can be solved with a touch of "search engine theory", and
explains how IntelliWebSearch can be used to save settings and perform searches literally at the
press of a keyboard shortcut.
1.
HOW DID INTELLIWEBSEARCH COME ABOUT?
I wrote IntelliWebSearch for my own personal needs: I am a freelance translator and not a
professional software developer. I designed it to solve a specific problem I had. I was translating
a set of syllabuses for degree courses from Italian into English. The documents boiled down to a
few introductory paragraphs followed by a list of various laws and theories of physics and
mathematics. It was obviously extremely important to use the most standard name for each law
and theory. So I found myself doing literally hundreds of terminology checks per page, which is
of course extremely time-consuming. I quickly realized that I needed to find a way to semiautomate the terminology search process in order to complete the translation in a reasonable time
and for my own sanity. So I immediately started looking around for a tool, but surprisingly I
could not find anything similar to what I needed on the market.
2.
TERMINOLOGY RESEARCH BEFORE INTELLIWEBSEARCH
Without IntelliWebSearch, I had to select the term to look up in my translation environment and
copy it to my PC Clipboard. It was then necessary to launch my browser and open the search
engine, online dictionary or online encyclopaedia I wanted to use, sometimes a different one for
each term or even several for the same term, if I was cross-checking. After that I had to paste the
term into the search box in the web page, edit the search string if necessary, set the search
parameters, click on the “search button” and wait for the result page to load. Seeing all this, one
word comes immediately to mind: macro. However I could not write a MS Word macro because
I was using the translation environment tool Déjà Vu X. So I chose an application-independent
macro language that runs on Windows and compiled the script as a free-standing tool.
32
3.
TERMINOLOGY RESEARCH WITH INTELLIWEBSEARCH
With IntelliWebSearch, the term search process becomes much simpler. You need to start, as
before, by selecting some text in your favourite translation environment. Then you have to press
Ctrl+Alt+B. You can of course change this shortcut key to anything you like. This calls up the
IntelliWebSearch search window, where you can edit the search string if need be. For instance,
you may want to add another keyword or change a plural to a singular. You then have to click
the icon/button corresponding to the search you want to perform. If you do not want one of the
icons/buttons displayed, you can always change the group (searches may be organized into
groups). The icons/buttons may correspond to search engines, online encyclopaedias and online
dictionaries, or even local dictionaries and encyclopaedias on CD-ROM or your hard drive. They
may even correspond to the same search engine configured several times with different advanced
settings and parameters. After selecting an on-line resource, your browser is launched and your
chosen search engine, dictionary or encyclopaedia appears with your search results. If you
choose a local resource instead, your local dictionary or encyclopaedia result window opens.
4.
DIRECT SEARCH SHORTCUTS
A particular search can also be done even more rapidly using a direct shortcut key. You start in
the same way by selecting some text in your translation environment. However you then press a
previously assigned shortcut key to skip the IntelliWebSearch search window entirely and
display the results directly in your favourite search engine, online dictionary, online
encyclopaedia or local resource. Obviously, to do this, each search configuration must be
associated with a different shortcut key.
5.
RETURN SHORTCUT
The Return shortcut is a shortcut key used to copy any text selected in your browser or local
dictionary to the Clipboard and return to your translation environment. The text may then be
pasted into your translation environment using the usual Clipboard paste methods.
In Version 3, you may set an optional command (single keystroke) which is simulated
immediately before leaving the browser or local dictionary with the Return shortcut (e.g. Alt+F4
to close the application).
In Version 5, you can set this command to close the same number of browser tabs as
IntelliWebSearch has opened up to that moment, to close the browser or local dictionary entirely
or to send any series of keystrokes. In Version 5, you may also set an optional command (series
of keystrokes) which is simulated immediately after returning to your translation environment
(e.g. Paste).
33
6.
GROUPSEARCH/PLURISEARCH
6.1.
VERSION 3
PluriSearch is a set of any number of searches, freely chosen from all those saved in the program
(Search Settings Window), that may be launched almost simultaneously using a direct shortcut
key (Ctrl+Alt+Shift+B by default).
GroupSearch is a button on the Search Window that launches all the searches belonging to a
particular Group almost simultaneously. There is a maximum of ten searches in any given Group
and GroupSearch cannot be launched using a direct shortcut key. The number of Groups is also
limited to a maximum of five.
6.2.
VERSION 5
A Group is a set of any number of searches, freely chosen from all those saved in the program
(All Items Group), that may be launched almost simultaneously using a button on the Search
Window (GroupSearch) or a direct shortcut key. In other words, there is absolutely no difference
between GroupSearch and PluriSearch in version 5. In fact, when you upgrade from version 3, a
new Group is created in version 5 called Pluri, which contains all the searches you had
associated with PluriSearch in version 3. There is also no limit to the number of Groups and
GroupSearches you can set up.
7.
HOW DOES THE TOOL KNOW WHICH SEARCHES I WANT TO DO?
Version 3 comes with a New User’s Starter Pack of settings for over 80 search engines,
dictionaries and encyclopaedias in various languages. Hopefully there is something useful for
everyone.
When you install version 5, on the other hand, it will ask you if you want to convert your old
version 3 settings or download a New User’s Starter Pack, which will be different according to
the source and target languages you choose. So it will only include settings that might be useful
to you.
There is also a settings database on the IntelliWebSearch website with an even greater number of
search configurations and resources. Version 5 is able to load search configurations from the
website directly from inside the tool itself.
If you cannot find the settings you need, you have to write them yourself. It takes a few minutes,
but only needs doing once. In any case, there is also a Wizard to help you.
34
8.
STEP-BY-STEP WIZARD/QUICK WIZARD
The Wizard is designed to guide you in setting up new searches with on-line dictionaries,
encyclopaedias and search engines.
Version 5 features two Wizards: the Quick Wizard for simple sites, where all you have to do is
type in a keyword and hit the search button, and the Step-By-Step Wizard for complex sites,
where you have to set parameters before you launch the search (e.g. source and target
languages).
9.
LOCALIZE AS YOU GO
IntelliWebSearch Version 3 comes with user interfaces in English, Catalan, Czech, Dutch,
French, German, Italian, Russian and Spanish, thanks to the help of volunteer localizers.
IntelliWebSearch Version 5, on the other hand, is probably the first program in the world users
can localize into their own language as they use it. Just press F7 when one of the windows is
open and start localizing. Alternatively you can export/import all the interface messages in
XLIFF format and localize them in your favourite localization/translation environment tool.
10.
WHERE CAN I FIND INTELLIWEBSEARCH?
IntelliWebSearch has its own website (www.intelliwebsearch.com). You can also follow
IntelliWebSearch on Facebook, Twitter and other social media, and there is even a peer-to-peer
users’ group on Yahoo! Groups.
11.
ONLINE HELP
If you have any problems, online help is available: just press F1 when any IntelliWebSearch
window is active, or choose help from the tray icon menu.
12.
FREEWARE
IntelliWebSearch version 3 is freeware, but not open source. Version 5, released on 27 July
2015, is commercial software. The freeware version will continue to be available from the
website, although it is no longer developed.
13.
WEBOGRAPHY
Farrell, M. (2015): “Comparison between version 3 and version 5”, IntelliWebSearch,
www.intelliwebsearch.com/version-5/upgrade/
35
ANACPEDIA: ONLINE DICTIONARIES – AVIATION TERMINOLOGY IN
PORTUGUESE, ENGLISH AND SPANISH
Fernanda Alves e Silva
National Civil Aviation Agency – ANAC/Brazil
Abstract: The National Civil Aviation Agency – ANAC/Brazil is the aviation authority
responsible for aviation regulation and inspection in the country. English is the language of
aviation. Brazil speaks Portuguese as the official language, what leads aviation professionals to
use both English and Portuguese in their daily work, searching for translations and definitions to
develop their duties appropriately. Spanish is also very used in Brazil as the country is located in
South America where the majority of the states speak Spanish. A terminological resource
involving these three languages is then needed and useful for different students and
professionals, such as aviation personnel, translators and teachers, to name just a few. For this
reason, ANAC has developed a free source of research available at
http://www2.anac.gov.br/anacpedia/, composed of Portuguese, English and Spanish dictionaries,
first presented for the ATA public during the 52nd annual conference in 2011, when ANACpedia
was available for ANAC personnel only. In this paper, I intend to focus on the most recent
improvements, especially in what concerns the design of a unified corpus, the use of software for
concordance researches and frequency of occurrences of terms and the classification of terms in
subareas. I will also indicate future intentions for the establishment of conceptual relationships
between entries, selection of textual proofs, use in specialized discourse and publication of a
monolingual aviation dictionary in Portuguese, an English-Spanish/Spanish-English dictionary
and a list of aviation acronyms in Portuguese. Statistics of online accesses will be briefly
presented.
1.
INTRODUCTION
The subject of this article has to take into account the context in which it belongs, that is the
Brazilian civil aviation regulation and inspection, under ANAC’s responsibility. The Agency’s
mission and vision are to ensure all Brazilians safety and excellence in Civil Aviation and to be a
reference for Civil Aviation safety and development worldwide. Our values:
We seek to return the investment of our main shareholder: the society.
We reject the intervention of any interest other than the public interest.
We perform our duties with the highest level of ethics and transparency.
We value people and meritocracy.
We encourage innovation.
We are proud to work at the Brazilian Civil Aviation Agency.
Aviation is our passion.
ANAC deals with a variety of areas within aviation, the principal ones being Airport
Infrastructure, Operations, Air Services, Economic Regulation of Airports, Airworthiness and
International Relations.
36
The Linguistics Office of the Training Branch, under the Department of People Management, is
responsible for ANACpedia and it develops other activities involving languages as well, such as
aviation English courses and evaluations of proficiency in Spanish and English.
The Linguistics Office was presented with the challenge of developing a free, online terminology
resource, which could offer aviation terms and acronyms with equivalents in other languages,
definitions, synonyms and other linguistic information considering the needs of a variety of
different users within the aviation area and, statistics proved later on, from outside the aviation
world.
In this paper, I will focus on the most recent improvements developed by the staff in consonance
with the needs of ANACpedia users and on the enrichment of information available with the use
of a software for automatic extraction of linguistic and terminological data. Statistics of accesses
through the Internet will be briefly presented, especially with emphasis on the variety of users
from different regions of the world. In addition, I will present future intentions such as the
publication of monolingual and bilingual dictionaries and a list of acronyms in Portuguese.
2.
BACKGROUND
2.1
ANACpedia in 2011
ANACpedia was available on the Intranet of the Agency in 2011 and on the Internet in 2013.
During the 52nd American Translators Association Annual Conference, in Boston, 2011,
ANACpedia was presented and I talked about the staff involved, motivation, methodology of
work, linguistic information researched, intended technical cooperation agreements, dictionaries
and number of entries.
Staff was composed of language professionals and librarians. The main motivations in the
beginning were to standardize translations of aviation terms from English and Spanish into
Portuguese, for use in daily translation activities, and to standardize definitions. Relations
between terms, presence of contexts of use and the use of tools for carrying out corpus linguistics
research, for example, were not the focus. Information available at the time involved equivalent
terms in Portuguese, definitions and bibliographical sources. Arrangements for a technical
cooperation agreement with a Brazilian university were initiated, but not concluded. Dictionaries
and entries available in 2011: English-Portuguese/Portuguese-English: 1900 terms; SpanishPortuguese/Portuguese-Spanish: 1700 terms; Acronyms in English: 2370.
3.
ANACPEDIA IN 2015
ANACpedia has been available on the Internet since 2013. The staff managing the dictionaries
today is also composed of a language professional and a librarian, counting with three trainees
who study Languages and/or Translation at the university. Although chiefs of sectors within
ANAC have tried to expand the team, no professionals in the area of languages, linguistics or
translation were hired.
37
A partnership with the Brazilian Department of Airspace Control started in 2014. A great part of
recent researches and improvements has been developed due to the work performed by ANAC
and DECEA in partnership.
The difference regarding the method of researching terms, acronyms, definitions, equivalents and
other relevant information if we compare studies developed in 2011 and researches developed
nowadays is that we have structured a corpus for each language involved – Portuguese, English
and Spanish – and have been using them through a software for automatic extraction of
information.
We can say that we have been using a methodology subsidized by corpus linguistic research
emphasizing the search for relations between terms, between acronyms and between terms and
acronyms, proofs of use and classification of entries in subareas of the major aviation area.
The group is prioritizing researches for enrichment of dictionaries and list of acronyms available
in place of increases in the numbers of entries. Currently, the English-Portuguese/PortugueseEnglish dictionary has around 4000 entries; the list of aviation acronyms in English has around
4000 acronyms; and the Spanish-Portuguese/Portuguese-Spanish dictionary has around 2000
entries.
New dictionaries and a list of acronyms are also under development and the staff intends to
publish them this year: an English-Spanish/Spanish-English dictionary containing around 740
terms; a Portuguese dictionary with around 2900 terms; and a list of aviation acronyms in
Portuguese with around 380 entries.
4.
TECHNICAL COOPERATION AGREEMENT – DETAILS
In November 2013, the team was contacted by two Translators of the Brazilian Department of
Airspace Control who were highly interested in working together with the group for providing
terminological data related to air space control, area in which they are specialists. DECEA
Translators informed that similar initiatives were started within the Department, but interrupted
due to a variety of factors.
Professionals from ANAC and DECEA noticed that a partnership for developing terminological
researches and products would be very appropriate and useful. This way, the now called ANACDECEA working group for ANACpedia has started to meet on a regular basis since February
2014 and the parties intend to sign an official Technical Cooperation Agreement.
The aforementioned working group has been participating in very productive weekly meetings
during which professionals review terminological data available, research related (RT) and new
terms, discuss about technical matters as to solve doubts or to send them to specialists for
resolution and elaborate and discuss about adequate classification of terms in subareas, among
other things. All the information researched during meetings is gathered and recorded in
terminological records for future inclusion in ANACpedia products by ANAC.
38
5.
TERMINOLOGICAL RECORDS
ANAC-DECEA working group for ANACpedia structures the results of the weekly work in
documents in Word format called terminological records. They aim at recording information
discussed and validated during the meetings (or data to be researched in the future) in order to be
included in ANACpedia by ANAC personnel, who control the software for terminology
management.
Terminological records are precious sources of information as background on the discussions,
validations and doubts are registered. They are preferably structured in accordance with the order
in which information will be included in ANACpedia, considering the possibilities offered by the
terminology management software used by the team.
6.
CORPUS
ANACpedia team has structured three corpora, one for each language involved: Portuguese,
English and Spanish, composed by at around 27 million words. It is important to mention that,
especially for the English language, a great number of sources available on the market, such as
aviation dictionaries, glossaries, lists of terms and lists of acronyms have been used, but are not
included in the electronic English corpus for obvious reasons.
ANACpedia corpora is composed of a great variety of sources of research, in special
publications of: the Brazilian civil aviation authority (ANAC); the Brazilian aeronautical
authority; the International Civil Aviation Organization – ICAO (a specialized United Nations
Agency for aviation); international aviation authorities (FAA, JAA, EUROCONTROL,
JEPPESEN, Aviation Authority of Australia etc.); and the aeronautical products industry.
Technical documents used in daily activities, the Internet and interactions with specialists have
been largely used as sources of information.
ANAC and airspace control publications are available on the Internet, at
http://www2.anac.gov.br/biblioteca/biblioteca2.asp and http://publicacoes.decea.gov.br/, with the
exception of publications classified as restricted.
7.
SUBAREAS
Subareas can be briefly defined as specific areas hierarchically subordinated to a major area,
which, in our case, is aviation. Subareas have been researched, defined, listed, and included in
ANACpedia so we can classify terms and acronyms according to their frequency in the contexts
of use. The classification of entries in subareas of aviation enrich the dictionaries considerably
and improves the quality of results for users, helping them to understand definitions and concepts
better.
Subareas were not always present in ANACpedia. Although we had a kind of internal
classification since the beginning, we had not made subareas available for users until 2014, as it
39
is a very hard task to determine and define subareas for entry classification, especially
considering aviation as a complex field. The team found that, although this is a very complex
work, it was necessary to consolidate some subareas even to help the team to take decisions
about synonyms and contexts, for example. An entry may have different meanings according to
the subareas where they may occur. The statement of Bononno (2000, page 651) supported the
decision taken by the group: “Conventional technical dictionaries, at least the better ones, often
provide labels to indicate the field of application or domain for a headword.”
For a better development of our research, we have developed a list of subareas and a definition
for each of them. We understand that a definition for each subarea included and prepared based
on dictionaries and other sources, helps the work of classification of terms and acronyms.
8.
CORPUS LINGUISTICS RESEARCH
Since the first use of AntConc software (Concordance), it was possible to identify how useful
results the software would offer. It was noticed that immediate results would open up new
possibilities for researches on related, narrow (NT) and broader terms (BT), proofs of use and
subareas, to name just a few.
In this item, I will detail two examples: one showing the improvements on a term resulting from
the use of AntConc; and a term researched with the use of the automatic extraction tool since the
beginning. Terms used as examples in English and Portuguese are aerodrome/aeródromo and
cockpit voice recorder (CVR)/gravador de voz na cabine de comando.
8.1
Aerodrome/aeródromo
The term aerodrome is presented in the English-Portuguese dictionary with the following
information: definition, source, two additional notes, subarea and the equivalent term in
Portuguese – aeródromo, as can be seen below.
40
Picture 1 – aerodrome
Considering aerodrome a term widely used in aviation, we can affirm that there is a variety of
related terms linked to aerodrome, which are not listed in the term record available for users, as a
software for automatic research was not used at the time. Neither related terms nor proofs of use
in real contexts, broader terms or narrow terms, for example, were available.
If we look at picture 2, which shows part of the research using AntConc (Concordance), we
notice that the software offers a list of related and narrow terms for aerodrome, and this
considering only a small part of the results.
41
Picture 2 – AntConc (Concordance) results for aerodrome (RT, NT)
Picture 3 below shows proofs of use of the term aerodrome, in real contexts, offered by AntCon
(Concordance).
Picture 3 – AntConc (Concordance) results for aerodrome (proofs of use)
42
For aeródromo, equivalent in Portuguese for aerodrome, conclusions are the same. The original
research indicated a definition, a source, three additional notes, a subarea and the equivalent term
in English (aerodrome). However, neither related terms nor proofs of use in real contexts,
broader terms or narrow terms, for example, were available. If we consider aeródromo one of the
most used terms in aviation, the lack of information aforementioned does not enrich data
available for users. The next picture shows aeródromo available for users before the use of an
automatic tool for linguistic research.
Picture 4 – aeródromo
The following illustration shows the possibilities of related terms and narrow terms offered by
AntConc (Concordance) for aeródromo.
43
Picture 5 – AntConc (Concordance) results for aeródromo (RT, NT)
Picture 6 below shows proofs of use of the term aeródromo, in real contexts, offered by AntCon
(Concordance).
Picture 6 – AntConc (Concordance) results for aeródromo (proofs of use)
44
8.2 Cockpit voice recorder (CVR)/gravador de voz na cabine de comando
Cockpit voice recorder (CVR) was researched in the English and Portuguese corpora for
inclusion in ANACpedia and so the automatic research made it possible the gathering of
important terminological information: definition, sources, two additional notes, proof of use,
subarea, related term and the equivalent in Portuguese – gravador de voz na cabine de comando,
as below.
Picture 7 – AntConc (Concordance) results for cockpit voice recorder (CVR)
The term flight data recorder was found as related to cockpit voice recorder (CVR) in the
corpora, and so the staff proceeded to researches on the RT.
45
Picture 8 – AntConc (Concordance) results for flight data recorder (RT)
When searching for information about the RT flight data recorder, we found two synonyms:
black box and data recorder, which originated the information shown in the next two pictures.
Picture 9 – AntConc (Concordance) synonym for RT flight data recorder
46
Picture 10 – AntConc (Concordance) synonym for RT flight data recorder
For gravador de dados de voo, equivalent in Portuguese for cockpit voice recorder (CVR), the
richness of information resulting from the search using AntConc (Concordance) can be listed as
well: synonym, definitions, sources, subarea and related term.
Picture 11 – AntConc (Concordance) results for gravador de dados de voo
47
The same way that happened during researches on cockpit voice recorder (CVR), the term
gravador de voz na cabine de comando was presented in the Portuguese corpus as RT of
gravador de dados de voo, this way leading to another semantic relation, improving information
available.
Picture 12 – AntConc (Concordance) results for gravador de voz na cabine de comando (RT)
It can be concluded that researches with the use of a software for automatic extraction of data
proved to be richer, more efficient and effective, as they do not only provide information
promptly, but also lead the researcher to establish linguistic and semantic relations between
terms, between acronyms and between terms and acronyms. The mentioned relations improve
the quality of the terminological product in consonance with its main objective: to offer users the
most comprehensible information as possible.
9.
STATISTICS
Since January 2014, statistics of accesses have been monitored as we aim at verifying access
rates in different periods. In addition, we would like to know the origin of accesses, that is, from
which countries users have been accessing ANACpedia. Other specifications such as
geographical regions in Brazil and Internet browsers used may also be monitored.
Based on the statistics available, we are positively surprised as the number of accesses surpassed
the expected. The variety of countries accessing the dictionaries and list of acronyms was also a
good surprise as it corroborates that ANACpedia is an useful tool for a varied audience,
especially aviation professionals and translators in many countries, not only in Brazil.
48
Picture 13 shows the total number of accesses (13.752) from April 29 to August 12, 2015, access
per page and time spent on each specific web link.
Picture 13 – number of accesses from April 29 to August 12, 2015
The next pictures show part of the Google Analytics statistical search for countries that accessed
ANACpedia from March to April 2015. It is important to mention that in only one month, users
from twenty different countries accessed the dictionaries and list of acronyms.
49
Picture 14 – countries that accessed ANACpedia from March to April 2015
Picture 15 – countries that accessed ANACpedia from March to April 2015
50
10.
FINAL REMARKS
ANACpedia allows endless possibilities for the development of actions, activities, works, new
dictionaries and databases, ontologies, classification systems, domain trees, etc., not to mention
academic studies on the project.
Therefore, given the numerous possibilities, it is important to plan actions in order to set
priorities, while considering results in the medium and long term.
As next steps, the team intends to develop a monolingual dictionary in Portuguese, a list of
aviation acronyms in Portuguese, and two bilingual dictionaries: an English-Spanish/SpanishEnglish and a French-Portuguese/Portuguese-French dictionary. In addition, continuous review
and improvement of dictionaries and list of acronyms available is constant in our daily activities
for quality assurance. The celebration of Technical Cooperation Agreements is also desired.
11.
REFERENCES
1. ANAC’s Training Web Page https://sistemas.anac.gov.br/capacitacao/ in August 6th, 2013.
2. ANAC’s Web Page http://www2.anac.gov.br/portal/cgi/cgilua.exe/sys/start.htm?sid=330 in
August 5th, 2013.
3. ANTHONY, Laurence. AntConc (Windows, Macintosh OS X, and Linux): build 3.4.3.
Tokyo: Waseda University, september, 17th, 2014. Available in:
http://www.laurenceanthony.net/software/antconc/releases/AntConc343/help.pdf
Acess on: July 24th, 2015.
4. BONONNO, R. Terminology for translators: an implementation of ISO 12620. Meta, XLV, 4,
2000.
5. BRASIL. Agência Nacional de Aviação Civil. ANACpédia. Available in:
http://www2.anac.gov.br/anacpedia.
51
MANUAL DE DIALECTOLOGÍA HISPÁNICA: CASTELLANO VERSUS
ESPAÑOL
Andre Moskowitz*
Palabras clave: Variación lingüística, dialectología hispánica, sociolingüística, castellano,
español.
Citas emblemáticas a modo de epígrafes esotéricos o prolegómeno
La lengua Castellana que, por usarse en la mayor y mejor parte de España, suelen
comúnmente llamar Española los extranjeros, en nada cede a las más cultivadas con los
afanes del arte y del estudio.
Real Academia Española, 1739, Diccionario de la lengua castellana (Diccionario de
autoridades).
Se llama lengua castellana (y con menos propiedad española) la que se habla en Castilla y
que con las armas y las leyes de los castellanos pasó a la América, y es hoy el idioma común
de los estados hispanoamericanos.
Andrés Bello, 1847, Gramática de la lengua castellana destinada al uso de los americanos.
A nuestra lengua, la más elegante y sonora, la más armoniosa de las modernas, le ha tocado
su época de infortunio bajo la influencia de la irrupción neológica; y es el galicismo la plaga
que, desfigurando el moderno castellano, ha marcado la peor de sus decadencias.
Marco Fidel Suárez, 1874, Anuario, Tomo I, Academia Colombiana de la Lengua.
No queráis llamar lengua española a la lengua castellana, frase malsonante y rara vez
usada por nuestros clásicos, que siempre se preciaron de escribir en castellano. Tan lengua
española es la castellana como la catalana y la portuguesa.
Marcelino Menéndez Pelayo, 1880, La ciencia española.
1
52
Pero hay muchos que nos combaten por razones de patriotismo, y es preciso decirles que los
galleguistas no queremos más que una cosa: que el gallego, sino en lo oficial, sea, por lo
menos, tan español como el castellano. Y con esto ya queda dicho que no somos separatistas,
porque si separatismo viene de separar, separatista será el que no quiera que el gallego sea
también un idioma español.
Alfonso Daniel Rodríguez Castelao, 1931, Sobre la lengua gallega (Intervención en las
Cortes Constituyentes, p. 47).
La expresión, repetida desde antiguo, “español, o más propiamente castellano”, y sobre
todo, el que durante doscientos años la Academia haya dado al idioma en los títulos de sus
libros el nombre exclusivo de castellano ha llevado al ánimo de muchos profesores y gente
de pluma la idea de que el uso de estos nombres se tiene que decidir desde los conceptos de
lo correcto y lo incorrecto. Y no son pocos los que, alternando ambos nombres en la
conversación, tienen el cuidado de escribir sólo castellano por más propio. En unos esta
disposición es no más que sentida; en otros llega a ser razonada. Desde que la Academia ha
dejado castellano por español algunos maestros y profesores enseñan a sus alumnos que
español es lo más correcto; otros, ultraacademicistas, piensan que la Academia se ha salido
en esto de la ortodoxia, y siguen prefiriendo castellano como lo más propio.
Amado Alonso, 1943, Castellano, español, idioma nacional.
Unas enmiendas proponen este despojo inmediato: son las que piden que se suprima
netamente el término «castellano» y sea sustituido simplemente por el término «español».
Otras enmiendas proponen el despojo más lentamente: son las que piden que al término
«castellano» se una el término «española». Pero no nos engañemos; si se declaran
sinónimos en la Constitución ambos términos, la desaparición, más o menos próxima, del
término «lengua castellana» será un hecho.
Los argumentos en favor de despojar al pueblo castellano de la denominación que es
su orgullo, a nuestro entender, no justifican tal despojo.
Es cierto que en la creación de la lengua castellana han intervenido aportaciones de
todas las lenguas habladas en la Península, y, por tanto, también del portugués, como lo es
que también ha recibido aportaciones del árabe, del francés, del italiano e incluso de las
lenguas precolombinas de América. Pero, ¿es que un fenómeno parecido no se da en todas
las demás lenguas que se hablan en España y que se hablan en el mundo?
Es cierto que la lengua castellana se habla hoy en toda España, pero este no es
argumento suficiente para modificar su denominación, porque no olvidemos que se habla por
muchos millones más de personas, en territorios que un día fueron de España. Los
ciudadanos españoles que hablan castellano van en camino de ser muy pronto sólo el 10 por
ciento de los ciudadanos de todo el mundo que hablarán castellano, especialmente en
América; no lo olvidemos. Entonces, ¿por qué no llamar a la lengua castellana, ya desde
ahora, lengua hispano-americana? La solución que se propone es la solución mediocre, es
quedarse a la mitad del camino. […]
Pero, ¿es que alguien pretende, por ejemplo, que la lengua inglesa se denomine
lengua británica porque se habla en toda la Gran Bretaña?
2
53
Es cierto que en muchos departamentos de filología del extranjero se la denomina
lengua española, pero mucho más cierto es que aquí, en el territorio de España, la inmensa
mayoría de los ciudadanos la denominamos lengua castellana desde hace siglos. ¿No
sabemos, por tanto, atenernos aquí al uso continuado y general del término castellano, y no
al que puedan utilizar los departamentos de filología del extranjero? ¿Debemos, pues, en la
Constitución subordinarnos a lo que hacen las universidades extranjeras?
Se han presentado textos históricos del ayer en favor de la supresión del término
castellano, pero todos sabemos, no vamos a olvidarlo, que pueden presentarse aquí tantos o
más que dicen lo contrario.
Finalmente, esta enmienda, tal como hizo ya observar en las Cortes Constituyentes de
1931 el escritor mallorquín Gabriel Alomar, es una enmienda fomentadora del separatismo.
Por esto su aprobación será aplaudida por los separatistas de Cataluña, como creo que lo
será por los de Euskadi y de Galicia. Esta enmienda propone oficializar lo que desde siempre
han hecho los separatistas de Cataluña al denominar a la lengua castellana lengua
española, oponiéndola así a la lengua catalana, como oponen España a Cataluña.
Senador Josep Benet i Morell, 1978, Cortes / Diario de Sesiones del Senado / Comisión de
Constitución, Sesión número 3, celebrada en Madrid, el martes, 22 de agosto de 1978.
En la discusión de la Constitución republicana de los días 17 y 18 de septiembre de
hace unos cuarenta y siete años, un grupo de intelectuales quiso sustituir «castellano» por
«español», pero, tras las votaciones, se mantuvo en el texto de la Constitución republicana la
expresión «lengua castellana».
Todos nos esforzamos para hacer una Constitución que en el referéndum puedan
votar afirmativamente todos los pueblos que integran el Estado español, y esto porque en
ella vean reconocidos sus legítimos derechos. Y han de saber Sus Señorías que, respecto al
problema de las lenguas nacionales, no castellanas, todos somos extremadamente sensibles,
debido a la represión a que estas lenguas y culturas han estado sometidas durante estos
largos años de la Dictadura franquista.
La expresión «el español es la lengua oficial del Estado» no ayuda, sino todo lo
contrario, al respeto y convivencia entre los pueblos de distintas lenguas y culturas del
Estado. En una Constitución española, en la que quepamos todos, han de tener cabida todas
las lenguas y culturas, y no puede una de ellas, aunque sea numéricamente la más hablada y
goce de los privilegios del poder y de los medios de comunicación social, dominar por
extensión y confundir su ámbito con todas las demás.
Reconocemos que el castellano es una lengua hablada por más de 300 millones de
personas, con una indiscutible incidencia, importantísima, en la cultura universal, pero
pedimos que reconozcan Sus Señorías que, pese a todas estas características que nos
enorgullecen, no es nuestra lengua.
La presencia de los Senadores catalanes en esta Cámara no tendría sentido si no
fuera integradora, en busca de una armonía entre los pueblos del Estado. La modificación
emprendida por la Comisión e incorporada al dictamen rompe esta armonía y puede tener
graves efectos desintegradores en el futuro.
Senadora Maria Rúbies i Garrofé, 1978, Cortes / Diario de Sesiones del Senado / Sesión
Plenaria número 33, celebrada en Madrid, el martes, 26 de septiembre de 1978.
3
54
Para todos los hombres y mujeres de nuestra lengua, la experiencia de pertenecer a
una comunidad lingüística está unida a otra: esa comunidad se extiende más allá de las
fronteras nacionales. Trátese de un argentino o de un español; de un chileno o de un
mexicano, todos sabemos, desde nuestra niñez, que nuestra lengua nacional es también la de
otras naciones; y hay algo más y no menos decisivo: nuestra lengua nació en otro continente,
en España, hace muchos siglos. El castellano no sólo trasciende las fronteras geográficas
sino las históricas, se hablaba antes de que nosotros, los hispanoamericanos, tuviésemos
existencia histórica definida. En cierto modo, la lengua nos fundó o al menos hizo posible
nuestro nacimiento como nación. Sin ella, nuestros pueblos no existirían o serían algo muy
distinto a lo que son. El español nació en una región de la península ibérica y su historia,
desde la Edad Media hasta el siglo XVI, fue la de una nación europea. Todo cambió con la
aparición de América en el horizonte de España. El español del siglo XX no sería lo que es
sin la influencia creadora de los pueblos americanos con sus diversas historias, psicologías y
culturas. El castellano fue trasplantado a tierras americanas hace ya cinco siglos, y se ha
convertido en la lengua de millones de personas. Ha experimentado cambios inmensos y, sin
embargo, sustancialmente sigue siendo el mismo. El español del siglo XX, el que se habla y se
escribe en Hispanoamérica y en España es muchos españoles, cada uno distinto y único, con
su genio propio; no obstante, es el mismo en Sevilla, Santiago, La Habana. No es muchos
árboles, es un solo árbol pero inmenso, con un follaje rico y variado, bajo el que verdean y
florecen muchas ramas y ramajes. Cada uno de nosotros, los que hablamos español, es una
hoja de ese árbol. ¿Pero realmente hablamos nuestra lengua? Más exacto sería decir que
ella habla a través de nosotros. Los que hoy hablamos castellano somos una palpitación en
el fluir milenario de nuestra lengua. […]
La lengua es más vasta que la literatura. Es su origen, su manantial y su condición
misma de existencia; sin lengua no habría literatura. El castellano contiene a todas las obras
que se han escrito en nuestro idioma, desde las canciones de gesta y los romances, a las
novelas y poemas contemporáneos; también a las que mañana escribirán unos autores que
aún no nacen. Muchas naciones hablan el idioma castellano y lo identifican como su lengua
maternal; sin embargo, ninguno de esos pueblos tiene derechos de exclusividad, y menos aún
de propiedad. La lengua es de todos y es de nadie, ¿Y las normas que la rigen? Sí, nuestra
lengua, como todas, posee un conjunto de reglas, pero esas reglas son flexibles y están
sujetas a los usos y a las costumbres: el idioma que hablan los argentinos no es menos
legítimo que el de los españoles, los peruanos, los venezolanos o los cubanos. Aunque todas
esas hablas tienen características propias, sus singularidades y sus modismos se resuelven al
fin en unidad. El idioma vive en perpetuo cambio y movimiento; esos cambios aseguran su
continuidad, y ese movimiento, su permanencia. Gracias a sus variaciones, el español sigue
siendo una lengua universal, capaz de albergar muchas singularidades y el genio de muchos
pueblos. […]
El lenguaje está abierto al universo y es uno de sus productos prodigiosos, pero
igualmente por sí mismo es un universo. Si queremos pensar, vislumbrar siquiera el
universo, tenemos que hacerlo a través del lenguaje, en nuestro caso, a través del español.
La palabra es nuestra morada, en ella nacimos y en ella moriremos; ella nos reúne y nos da
conciencia de lo que somos y de nuestra historia; acorta las distancias que nos separan y
atenúa las diferencias que nos oponen. Nos junta pero no nos aísla, sus muros son
transparentes y a través de esas paredes diáfanas vemos al mundo y conocemos a los
hombres que hablan en otras lenguas. A veces logramos entendernos con ellos y así nos
enriquecemos espiritualmente. Nos reconocemos, incluso, en lo que nos separa del resto de
los hombres. Estas diferencias nos muestran la increíble diversidad de la especie humana y
simultáneamente su unidad esencial. Descubrimos así una verdad simple y doble: primero,
somos una comunidad de pueblos que habla la misma lengua y segundo, hablarla es una
4
55
manera, entre otras, de ser hombre. La lengua es un signo, el signo mayor de nuestra
condición humana.
Octavio Paz, 1997, Primer Congreso Internacional de la Lengua Española, celebrado en
Zacatecas (México) del 7 al 11 de abril de 1997.
Los lingüistas también preferimos aplicar castellano a la modalidad del español de Castilla.
Sin embargo, hay quien prefiere llamar castellano a la lengua general, por razones muy
distintas: en Castilla, sin ir más lejos, lo prefieren porque es la denominación histórica y
tradicional; en las áreas bilingües de España prefieren también castellano porque provenía
del vecino Reino de Castilla, ya que, una vez constituida España como nación, las demás
variedades también pudieron considerarse como españolas; en América del Sur se usa
castellano por tradición y porque español se identifica exclusivamente con España. En fin,
existen muchas razones que explican una y otra preferencia. Los andaluces […] consideran
que su modo de hablar no es “castellano” —es decir, de Castilla— sino una modalidad del
español. En cualquier caso, español y castellano pueden utilizarse como sinónimos.
Francisco Moreno Fernández, 2009, La lengua española en su geografía.
El español, o con mayor certeza, el castellano pese a la necia postura de la RAE, como las
otras lenguas romances, es la consecuencia del desarrollo independiente del latín hablado, o
latín vulgar, que desde el siglo III, tras el desmembramiento del Imperio romano fue
divergiendo de las otras variantes del latín que se hablaban en las distintas provincias del
antiguo Imperio, dando lugar mediante una lenta evolución a las distintas lenguas
neolatinas.
Rodolfo Marcial Cerrón-Palomino, 2010, <http://bajotumirada.blogspot.com/2010/02/cuzcoo-cusco-error-de-espana.HTML.
5
56
INTRODUCCIÓN
Los dos nombres de nuestra lengua —castellano y español— son conocidos en todo el
ámbito hispánico, pero existen preferencias regionales hacia uno u otro término motivadas
por aspectos históricos e ideológicos, así como por la costumbre de los hablantes. En algunas
zonas, incluso, el uso de una u otra denominación puede ocasionar controversia y tirantez.
Partiendo de una perspectiva dialectológica, el presente trabajo pretende abordar temas
relacionados con los dos nombres del idioma al plantear e intentar contestar las siguientes
cuatro preguntas:
(1) ¿Cómo (en dónde) se llama nuestro idioma, castellano, español, o de ambas maneras?
(2) ¿Cómo se llama la materia escolar correspondiente, es decir, en dónde se denomina
Castellano, Español, Gramática, Idioma Español, Idioma Nacional, Lengua, Lengua
Castellana, Lengua Española, Lengua y Literatura, Lenguaje, Comunicación y
Lenguaje, etc.?
(3) ¿Quiénes están de acuerdo con lo que afirma la Real Academia Española (RAE) en el
Diccionario panhispánico de dudas (DPD) sobre las palabras castellano y español, y
quiénes están en desacuerdo o tienen una reacción ambivalente?
(4) ¿Qué cambios diacrónicos ha habido en el uso de los términos en cuestión?
Además de tratar estos cuatro temas dialectológicos, el presente trabajo pondrá en tela de
juicio una serie de declaraciones lingüísticas hechas por la Real Academia Española en sus
diccionarios y su Ortografía. Dichas afirmaciones suelen ser aceptadas por la población
hispanohablante en general —e incluso por la mayoría de las personas especializadas en la
lengua castellana o española— pero en esta obra no nos las tomaremos como el Evangelio,
sino que las analizaremos con miras a determinar hasta qué punto son ciertas o no.
El formato de los capítulos
Los capítulos están divididos en seis secciones a las que se hará referencia con el símbolo “§”
en la parte principal del trabajo:
(1)
(2)
(3)
(4)
(5)
(6)
El tema
Lo mayoritario y lo minoritario
Resumen
Tabla dialectal
Observaciones de los encuestados
Observaciones y preguntas del autor
En general, los propósitos y formatos de estas secciones quedan claros en el cuerpo principal,
pero conviene aclarar aquí algunos puntos.
Las tablas dialectales
Las tablas dialectales tienen los siguientes componentes y características:
6
57
Columna izquierda
En la columna izquierda están los países/zonas de habla hispana, dispuestos en un orden
geográfico para que se puedan apreciar las similitudes y diferencias lingüísticas y
territoriales: España, México, América Central, las Antillas, América del Sur. (En las
“Observaciones de los encuestados” los países se presentan en el mismo orden geográfico).
Las personas encuestadas de España están divididas en dos grupos: Los encuestados bilingües
(“ESPAÑA-BILINGÜE”, en las tablas dialectales) se refieren a los que se han criado o han
crecido en zonas bilingües como Cataluña/Catalunya, Galicia, o el País
Vasco/Euskadi/Vascongadas, y que generalmente aprendieron en la niñez su respectiva
lengua autóctona (catalán/català, gallego/galego, vascuence/euskera). Con la etiqueta de
españoles monolingües (“ESPAÑA-MONOLINGÜE”, en las tablas dialectales), en cambio, nos
referimos a los que no son de las mencionadas zonas bilingües sino de aquellas en donde las
personas suelen criarse hablando mayormente el castellano/español, sin estar expuestas de
forma intensa a las lenguas históricas de España.
Columna derecha
En la columna derecha figuran los usos que ofrecieron los encuestados originarios de cada
país/zona y, después de cada uso o variante, se dispone una fracción. En esta expresión
matemática, el numerador representa el número de personas interpeladas de cada país/zona
que dieron determinada respuesta y el denominador representa el total de informantes de ese
mismo país/zona que contestaron la pregunta correspondiente.
Letra pequeña
Cualquier variante ofrecida por el 25%, o menos, de los interpelados de un país/zona se
considerará “poco representativa” de dicho país/zona y aparecerá con letra más pequeña (de
9½ puntos) en vez de letra normal (de 12 puntos).
Resaltados
Los resaltados, resaltes o resaltos tipográficos —negrita y bastardilla— destacan los usos
menos frecuentes de cada tabla para ayudar al lector a apreciar a grandes rasgos y a simple
vista la variación dialectal existente.
Las observaciones de los encuestados, la forma de escribirlas y la norma académica
La información ofrecida por las personas interpeladas fue obtenida por medio de una
encuesta que se realizó entre mayo del 2014 y agosto del 2015. En la mayoría de los casos las
respuestas llegaron al autor por correo electrónico, aunque algunas se obtuvieron mediante
entrevistas orales. Hubo respuestas largas y cortas: algunos encuestados se limitaban a
contestar las preguntas del cuestionario en la forma más escueta posible, aportando solamente
la información básica (por ejemplo “castellano”, “español” o “de ambas formas”; y “estoy de
acuerdo” o “estoy en desacuerdo”), mientras que otros dieron extensas explicaciones
razonadas.
Todas las respuestas de los interpelados están divididas por país, pero en las de los españoles
se indica, además, la comunidad autónoma o zona de España de la que procede cada persona
7
58
encuestada. Para los hispanoamericanos, en cambio, la información recogida en este estudio
sugiere que su región dentro del país no afecta su uso de las palabras castellano y español ni
su opinión respecto de ellas y, por lo tanto, la información específica sobre su procedencia se
ha suprimido: sólo se indica su país de origen, no su departamento, estado, provincia o
región.
He citado sus observaciones lingüísticas y culturales casi al pie de la letra, tal como las
expresaron, sin censura ni profilaxis, aunque les hice las siguientes modificaciones,
fundamentalmente tipográficas:
(1) Siendo las palabras castellano y español el objeto principal de este estudio, cuando se
refieran al idioma o a los nombres de cursos, las he destacado en negrita y
bastardilla. Ejemplo: «Yo digo hablo español; castellano es como muy “ibérico”, los
de Castilla hablan castellano, yo hablo español.» (Declaración de un mexicano). En
cambio, cuando se utilizan con otros significados, por ejemplo “Estado español” o
“sopa castellana”, aparecen en letra normal.
(2) Destaqué en bastardilla los siguientes tipos de texto:
(a) Los nombres de cursos, a excepción de las palabras Castellana/o y Español(a)
(que se escriben en negrita y bastardilla). Ejemplo: «Aquí en el centro de España
hablamos de la asignatura de Lengua Española, o popularmente Lengua.
Desconozco cómo le llaman a esta asignatura en las regiones en que la educación
se imparte en otra lengua (vasco, catalán o gallego), pero en las zonas 100%
castellanoparlantes del país (que suponen el 70% de la población) se dice Lengua
Española o Lengua, no sólo en las escuelas sino también en la universidad.»
(Declaración de una madrileña).
(b) Las citas dentro de cada cita: «Hablo español / La traducción al español.
Ejemplo: —¿Qué idioma hablás vos? —Español. Podría decir que los españoles
hablan castellano. El nacido en España tiene ese acento pero igual habla
español.» (Declaración de un nicaragüense).
(c) Regionalismos y términos que implican variación dialectal que surgieron en las
respuestas y que no eran objeto de este estudio: «Como digo, la “polémica”, si hay
quien insista en pelearse por esta tontería, me parece inútil. Por estos pagos
decimos castellano y damasco, en España dicen español y albaricoque, y todos
tan contentos.» (Pagos = ‘lugar o región natal’; declaración de un argentino).
(d) Neologismos como traductorado.
(e) Extranjerismos que surgen en las declaraciones: «Lengua Española, en el nivel
básico; Lengua Castellana, en high school». (High school = los últimos cuatro
años de bachillerato o colegio secundario, es decir, del noveno al décimo segundo
grado en el sistema académico estadounidense; declaración de un dominicano).
Sin embargo, otros extranjerismos que son ampliamente conocidos como “mail” o
“email” (‘mensaje de correo electrónico’), los he dejado sin resalte tipográfico.
(3) Cuando las personas encuestadas indicaron no utilizar una palabra o secuencia por
considerarla poco usual o inadecuada, la he marcado con un asterisco (*): «De ambas
formas en Venezuela. El uso de castellano o español para designar al idioma hablado
es casi indistinto, pero en los últimos años se ha venido incrementando el uso de la
palabra español. Por ejemplo, […] decimos la traducción al español, o la película
8
59
tiene subtítulos en español, casi nunca nos referimos a que la película tiene subtítulos
en *castellano.» (Declaración de una venezolana).
(4) La gran mayoría escribió los nombres de las asignaturas con las primeras letras de
cada palabra en minúscula (por ejemplo, español, castellano, lengua y comunicación,
etc.). Sin embargo, a fin de estandarizar las grafías —y para recalcar que se refieren al
nombre de una materia— decidí escribir todos los nombres de cursos con mayúsculas
iniciales, a excepción de las palabras “menores” o “no significativas” tales como y, en
y de: Español, Lengua Castellana, Lengua y Literatura, Lenguaje y Comunicación,
etc. En la última Ortografía de la RAE, se recomienda escribir con mayúscula inicial
los nombres de materias que forman parte de un plan de estudios (RAE 2010: 493494).
(5) De modo similar al punto anterior, muchos encuestados escribieron los nombres de las
lenguas con las primeras letras de cada palabra en mayúscula (por ejemplo, Español,
Castellano, Gallego, Inglés, Mam, Guaraní, etc.), pero a fin de estandarizar las
grafías —y para dejar ver que se refieren al nombre de una lengua— decidí escribir
todos los nombres de los idiomas con minúsculas iniciales (español, castellano,
gallego, inglés, mam, guaraní, etc.). En la Ortografía (RAE 2010: 509), se
recomienda escribir con minúscula inicial los nombres de las lenguas por
considerarlos “nombres comunes”, mas no se explica en qué sentido el nombre de una
lengua como el japonés es, efectivamente, un nombre común como la manzana o la
naranja. Parece ser, más bien, que la definición académica de este concepto
gramatical desmiente que las denominaciones de los idiomas sean nombres comunes.
He aquí la entrada correspondiente a nombre común de la vigésima tercera (o
“vigesimotercera”) edición del diccionario académico, el Diccionario de la Lengua
Española o DLE:
nombre común. 1. Gram. nombre que se aplica a personas, animales o cosas
que pertenecen a una misma clase, especie o familia, y cuyo significado
expresa su naturaleza o sus cualidades. El sustantivo naranja es un nombre
común. (RAE 2014, 1543).
Como sabemos, el mundo tiene un sinnúmero de naranjas y gatos, pero, aunque
puedan existir diferentes variedades de un idioma, hay una sola lengua japonesa.
Estamos ante un argumento academista de lógica retorcida y chueca. Si no existe
razón lógica por la que los nombres de los idiomas se deban escribir con minúscula
inicial, a la Academia no le conviene intentar inventarla con el cuento de que las
denominaciones de los idiomas son “nombres comunes”. ¡Mentira! ¡Son nombres
propios!
(6) En ocasiones, he agregado a las declaraciones de las personas interpeladas una
aclaración entre corchetes: «Español (utilizado en primaria y secundaria); Lengua
Española (utilizado en las universidades). El área de Letras de la UCR [Universidad de
Costa Rica] utiliza denominaciones como Curso de Redacción Española, Gramática
Española y Morfosintaxis de la Lengua Española.» (Declaración de un
costarricense). Todo texto que figura entre corchetes constituye una añadidura mía
que no estaba en la declaración original. Cabe recalcar que, dentro de las citas, las
frases que aparecen entre paréntesis como “(utilizado en primaria y secundaria)”, del
ejemplo anterior, pertenecen a la persona encuestada, mientras que las secuencias que
9
60
figuran entre corchetes como “[Universidad de Costa Rica]” son añadidos míos. Ahora
bien, puede ser que el lector no esté de acuerdo con alguna interpretación o glosa que
figura entre corchetes, pero en ese caso podrá prescindir de ella e interpretar la
afirmación del encuestado según su propio criterio.
Con respecto a las comillas y paréntesis cuando ocurren en combinación con los puntos
seguidos o puntos y seguido (como muchos los nombran), la regla que he aplicado es colocar
el punto después de la comilla o del paréntesis de cierre si la secuencia entrecomillada o entre
paréntesis consta de una sola oración, o de una sola frase o palabra. Pero si consta de dos o
más oraciones se ha dispuesto el punto seguido antes de la comilla o del paréntesis de cierre.
Ejemplo:
«Hablo español / La traducción al español. Yo hablo español meridional, es mi
lengua materna. No me identifico con los hablantes de español de la España
continental. Me siento más cerca de los “hispanos” americanos.» (Declaración de una
canaria).
Soy consciente de que mi práctica infringe la regla académica —tomada por muchos por
inviolable— de que toda puntuación siempre tiene que colocarse por fuera de los paréntesis y
de las comillas de cierre, independientemente de cuán larga sea la secuencia entrecomillada o
entre paréntesis. Sin embargo, me parece más estético puntuarla de la manera anterior que de
la siguiente, con el último punto guindando por ahí y separado de la oración que debería
cerrar:
«Hablo español / La traducción al español. Yo hablo español meridional, es mi
lengua materna. No me identifico con los hablantes de español de la España
continental. Me siento más cerca de los “hispanos” americanos».
Las bases sobre las que tomé esa decisión las expliqué en otro estudio, Manual de
dialectología hispánica: verbos variables II (Moskowitz 2013: 312-313), pero el meollo del
argumento es el siguiente: los académicos arguyen que el punto no puede ir antes de los
paréntesis y las comillas de cierre porque en una oración el punto debe ser el último signo de
puntuación, lo que cierra la secuencia; por ejemplo, (No entendía el problema). Según ellos,
una secuencia como (No entendía el problema.) es incorrecta porque es necesario que la
oración termine en punto y no en cierre de paréntesis. Pero eso es fácil de refutar. En el
ejemplo anterior que contraviene la regla académica, el punto es efectivamente el signo que
cierra la oración. Los paréntesis no son parte de la oración, son signos que aíslan y enmarcan
la oración. La oración es: No entendía el problema. Igual sucede con los enunciados
entrecomillados.
Respecto de este tema, existen dos tradiciones de los escritores y editoriales y la que ha
escogido la RAE, suprimiendo y borrando la otra sin miramientos, no es ni la más antigua ni
las más auténtica pero, a pesar de ello, hoy en día pocas editoriales están dispuestas a desafiar
el decreto académico, sino que este casi se ha impuesto como ley. La cuestión de dónde
colocar el punto final en las secuencias entrecomilladas e intraparentéticas me ha quitado no
poco sueño, pero a la postre decidí buscar un término medio, un compromise, entre la regla
académica y la práctica que me parece más lógica.
La palabra solo o sólo (‘solamente’) figura en las declaraciones con o sin acento, tal como
cada encuestado la ha escrito; por eso aparecen las variaciones. De hecho, entre hablantes
10
61
cultos, ambas grafías son frecuentes, ya que muchas personas no acatan la “recomendación”
de la RAE. En las secciones del estudio de mi propia autoría, he escrito la voz con acento,
sólo, para que se distinga de solo (‘a solas’), pese a que la Academia (RAE 2010: 269)
recomienda escribir ambas (en función adjetival y adverbial) sin acento gráfico de carácter
diacrítico. El motivo por el cual tomé esta decisión también lo expliqué en otro estudio,
Manual de dialectología hispánica: verbos variables (Moskowitz 2011: 107-108).
Igualmente, he optado por no cambiar en las respuestas otras grafías en donde se nota
variación entre personas instruidas, tales como las siguientes:
•
•
•
•
•
•
•
•
ex alumna – exalumna (y otros prefijos que, debido a lo reciente de la nueva “regla”
al respecto, algunas personas aglutinan a las palabras base y otras, no)
master – máster
super – súper
pensum (de estudios) – pénsum (de estudios)
record – récord
este – éste (cuando es pronombre)
aun – aún (‘todavía’)
EE.UU. – EE. UU. – EUA – E.U.A. (‘Estados Unidos de América’)
En las partes del estudio de mi propia autoría, uso las grafías sudamericano y suramericano
indistintamente, sin decantarme por una de ellas, pues prefiero alternarlas en reconocimiento
de la variación que existe en los textos de nuestra lengua.
Para secuencias como me crié/me crie, se crió/se crio, cuyas grafías también varían,
dependiendo de qué opine el hablante culto sobre las grafías sin tilde propuestas por la RAE o
si se ha enterado o no de la propuesta, apliqué el mismo criterio de respetar la grafía que usa
cada encuestado. Algunos hispanohablantes aceptan las grafías me crie y se crio, ya sea con
entusiasmo o con desgano (o desgana, como suele decirse en España), pero otros las
rechazan considerándolas espurias e impropias, negándose a escribir me crie y se crio e
insistiendo en escribirlas con tilde, me crié y se crió. Yo prefiero escribir me crié y se crió,
infringiendo abierta y descaradamente las órdenes supuestamente sacrosantas de la RAE,
pero cada loco con su tema y sobre esto he decidido no intentar imponer ni las grafías que
prefiero ni tampoco las que prefiere la RAE.
Los autores de la Ortografía alegan que “para una parte de los hispanohablantes” voces como
guión, truhán y crié son “bisílabas en su pronunciación” (RAE 2010: 231), pero en realidad
considero que en el fondo no nos diferenciamos en el número de sílabas con que
pronunciamos estas voces, sino que todos articulamos estas secuencias vocálicas con una sola
sílaba (un diptongo) en el habla rápida y espontánea —guion, truhan y crie— y con dos
sílabas (un hiato) en el habla pausada y esmerada —guión, truhán y crié. Donde nos
diferenciamos es en el lenguaje intermedio, en nuestra habla “normal”, la que no es ni muy
muy ni tan tan. Allí sí es probable que los españoles suelan pronunciar guion y los
hispanoamericanos, guión.
Lo que conviene tener presente con estas reducciones fonéticas es que se trata de un
fenómeno universal: ocurre en todas las lenguas y en diferentes variedades de la nuestra. Por
ejemplo, en el habla espontánea los españoles tienden a pronunciar la palabra luego de forma
tal que suene similar a luogo o a logo. Los mexicanos suelen convertir sus ahora y ahorita en
ora y orita, respectivamente, y sus cohetes en cuetes; esta última grafía incluso se considera
11
62
legítima en México para ciertas acepciones de la palabra (por ejemplo, ‘trenza’, ‘borrachera’
y ‘problema’). Los rioplatenses no se quedan atrás, pues en vez de dedicarse a leer a menudo
se ponen a ler.
Pero este tipo de trochas o atajos fonéticos y aún gráficos como logo, ler, orita, cuete, crie,
guion y truhan no eliminan ni borran el camino real o vía Apia de luego, leer, ahorita,
cohete, crié, guión y truhán. ¡Nuestra memoria colectiva no lo va a permitir! La RAE,
respaldada por la Telefónica y otras empresas poderosas, puede proponérselo pero ni con su
Ortografía ni con su DLE ni con todas sus pinches pesetas y euros del mundo podrá
imponérnoslo. ¡Olvídense, eso no va a pasar!
Dejando de lado ya la forma de las declaraciones de los encuestados para centrarnos ahora en
su contenido, es posible que algunas afirmaciones de los partícipes nos resulten
contradictorias, incoherentes, simplistas, “incorrectas” en cuanto a hechos históricos o
dialectales, de dudosa lógica, con errores estilísticos o gramaticales, y que se salgan por las
ramas sin ir al grano. Sin embargo, también es cierto que cada una contiene información
cultural, semántica y/o sociolingüística que atañe específicamente a los temas tratados. Desde
luego, las afirmaciones de los interpelados se hicieron, a veces, a la carrera, sin mucha
reflexión, y sin prever que algún día iban a imprimirse en una publicación sobre el idioma. Es
posible que ante las afirmaciones variopintas de los encuestados, algunos lectores expresen,
para sus adentros, pareceres como el siguiente:
«Las opiniones de las personas que no saben de lengua están menos fundamentadas y
tales individuos son capaces de decir cualquier cosa, cualquier disparate. ¡A mí qué
me importan los dimes, diretes, bobadas, babosadas, güevadas, mamadas, mensadas,
pavadas y pendejadas que dicen, aderezadas, a veces, con sus boludeces-pelotudeces
o peladeces!»
Pero, por otro lado, podemos preguntarnos lo siguiente: ¿quiénes son los que “saben” y qué
es lo que “saben”? Como veremos, no hay quienes sepamos en un sentido absoluto, sino que
todos sabemos lo que sabemos y creemos lo que creemos, ora con más convicción, ora con
más vacilación, pero la verdad absoluta sobre los temas de este estudio nadie la tiene y menos
que menos los que más creen tenerla. Por otra parte, el presente trabajo demostrará que
muchas de las “verdades” mayormente aceptadas en lugar X discrepan, en forma sustancial,
de las “verdades” que suelen aceptarse en lugar Y. De ahí que sea casi imposible que nos
pongamos de acuerdo, por lo que lo más conveniente es que aceptemos estar en desacuerdo y
reconozcamos nuestras desavenencias y diversas perspectivas.
Así las cosas, la recopilación y presentación de las declaraciones de encuestados no pretende
plantear verdades absolutas, sino perspectivas y pareceres parciales, incompletos,
preconcebidos, pero a la vez “verdaderos” en el sentido de que reflejan lo que las personas
efectivamente piensan, tengan “razón” o no. Y cabe señalar que en los estudios
sociolingüísticos puede ser tan interesante averiguar lo que las personas creen que es verdad
como determinar cuál es la verdad estricta en un sentido fáctico o histórico, porque si una
persona (o una comunidad) llega a creer algo, para ella dicha creencia representa “la verdad”,
por más que otras tal vez “prueben” lo contrario y “demuestren” que su idea está equivocada:
se crea aquello en lo que se cree.
12
63
Lenguaje sexista
Para terminar esta Introducción, cabe hacer un breve comentario sobre el lenguaje sexista, o
el que puede interpretarse como tal. En las partes del trabajo que son de mi propia autoría he
intentado no siempre usar la forma en masculino de los gentilicios: por ejemplo, de vez en
cuando salpico las secuencias con encuestados, españoles, etc. con expresiones más neutras
como personas encuestadas (o interpeladas) y personas españolas. Al variar un poco la
terminología en este aspecto, espero no dar origen a reclamos por parte de las lectoras y de
algunos lectores que resienten el uso mayoritario de las formas en masculino. Sin embargo,
debo confesar de antemano que no llego al extremo de escribir encuestados y encuestadas,
guatemaltecas y guatemaltecos, lectores y lectoras, etc., práctica que, por más que tenga la
virtud de resaltar la presencia de la mujer, me resulta pesada y engorrosa.
13
64
1
EL IDIOMA, LA LENGUA
1.1
El tema
Pregunta del cuestionario: Cuando se refiere a la lengua que hablan 500 millones de personas
en diecinueve países hispanoamericanos y España, ¿cómo lo expresa?
Por ejemplo, ¿dice usted…?
a) Hablo castellano / La traducción al castellano
b) Hablo español / La traducción al español
c) De ambas formas
Si respondió “de ambas formas”, por favor indique de qué depende la preferencia por una u
otra manera.
Se agradece cualquier otro comentario sobre el tema del nombre del idioma que considere de
interés.
Nota: La pregunta inicial que se les hizo a los encuestados fue “cerrada” en el sentido de que
sólo se les dieron tres opciones básicas: castellano, español o de ambas formas. Pero después
tuvieron la oportunidad de agregar cualquier otra aclaración u observación.
1.2
Lo mayoritario y lo minoritario
Uso mayoritario: español (uso dominante en 14 países).
Usos minoritarios: castellano o “de ambas formas” (es decir, sólo castellano o bien
castellano y español, usos dominantes o competidores en 6 países).
1.3
Resumen
¿El presente trabajo está escrito en español o en castellano? Con respecto a las
denominaciones castellano y español, se puede decir que el mundo de habla hispana está
dividido en dos grandes zonas. En la primera, que consta de 14 países —México, Guatemala,
El Salvador, Honduras, Nicaragua, Costa Rica, Panamá, Cuba, la República Dominicana,
Puerto Rico, Venezuela, Colombia, Ecuador y Uruguay—, la lengua suele llamarse español
(aunque, por supuesto, también lengua española e idioma español), y en dichos países la
frecuencia de uso de la palabra castellano para referirse al idioma es muy baja. En la segunda
zona, en la que se incluyen España, Perú, Bolivia, Paraguay, Argentina y Chile, el uso de la
palabra castellano para referirse al idioma es de frecuencia alta: o bien hay competencia recia
entre los términos castellano y español, o bien castellano se usa más frecuentemente que
español.
En las zonas bilingües de España como Cataluña (Catalunya), País Vasco (Euskadi) y
Galicia, muchas personas prefieren el término castellano y rechazan español por razones
culturales, identitarias y geopolíticas. Resulta pertinente tener en cuenta que en España, Perú,
y en la mayor parte del Cono Sur, el uso de uno u otro término puede incitar controversias,
recelos, resquemores o juicios de valor, mientras que en la primera zona, donde el uso de la
14
65
palabra castellano para referirse al idioma es raro o inexistente en el lenguaje cotidiano, la
“polémica” suele brillar por su ausencia o pasar generalmente inadvertida.
Otra diferencia importante es que en la primera zona el término castellano tiende a asociarse
con un registro más elevado, mientras que en Perú y la mayor parte del Cono Sur castellano
es un término “neutro” en el sentido de que pertenece al uso cotidiano y no conlleva
necesariamente connotaciones de corrección, pureza, erudición y fineza, etc. Es decir, en
México, Centroamérica y el Caribe castellano suele ser una palabra “marcada” (puede
considerarse “fina”, erudita o hasta “esnob”) y la voz habitual es español, mientras que en
países como Argentina, Chile y Perú es al revés: allí español es la palabra marcada (muchos
la consideran más “formal”), y castellano es la habitual y la que se usa en el lenguaje “llano”.
Los españoles que se oponen al uso del término español (‘lengua’) suelen atribuir su uso
general al autoritarismo e imperialismo del gobierno central español y prefieren la palabra
castellano para que las lenguas gallega, euskera y catalana estén en pie de igualdad con la
lengua dominante de la Península. En cambio, los suramericanos que resienten el uso cada
vez más frecuente de español en sus países suelen achacarlo a la influencia del inglés, y
prefieren castellano para preservar sus valores culturales y librarse de la “contaminación” del
inglés. En fin, no carece de cierta ironía notar que en América del Sur se percibe que la
“ofensa” proviene del imperialismo anglosajón, mientras que en España la fuente del mismo
agravio es el imperialismo español.
1.4
Tabla dialectal
Nota: En la Tabla dialectal 1.4, los términos castellano y español se refieren a que los
encuestados indicaron que suelen utilizar uno u otro para referirse al nombre del idioma, y la
frase ambas formas significa que señalaron que utilizan a menudo ambos términos
(castellano y español) para referirse al idioma. En esta tabla (y en todas), los países están
dispuestos en un orden geográfico para que se puedan apreciar las similitudes y diferencias
lingüísticas y territoriales.
ESPAÑA-MONOLINGÜE
ESPAÑA-BILINGÜE
MÉXICO
GUATEMALA
EL SALVADOR
HONDURAS
NICARAGUA
COSTA RICA
PANAMÁ
CUBA
REP. DOMIN.
PUERTO RICO
VENEZUELA
COLOMBIA
ECUADOR
PERÚ
BOLIVIA
PARAGUAY
URUGUAY
español (16/28), ambas formas (12/28)
ambas formas (10/20), español (6/20), castellano (4/20)
español (17/17)
español (18/21), ambas formas (3/21)
español (15/18), ambas formas (3/18)
español (16/17), ambas formas (1/17)
español (16/17), ambas formas (1/17)
español (17/17)
español (12/12)
español (16/18), ambas formas (2/18)
español (16/18), ambas formas (1/18)
español (18/19), ambas formas (1/19)
español (15/21), ambas formas (5/21), castellano (1/21)
español (17/20), ambas formas (3/20)
español (13/17), ambas formas (3/17), castellano (1/17)
castellano (12/24), ambas formas (10/24), español (2/24)
ambas formas (8/18), español (6/18), castellano (4/18)
castellano (12/18), ambas formas (4/18), español (2/18)
español (15/21), ambas formas (6/21)
15
66
ARGENTINA
CHILE
1.5
ambas formas (12/28), castellano (11/28), español (5/28)
castellano (10/19), ambas formas (6/19), español (3/19)
Observaciones de los encuestados
Nota: En la § 1.5, se indican las cantidades de los encuestados de cada país/región que
indicaron que dicen/escriben a) hablo castellano / la traducción al castellano; b) hablo
español / la traducción al español; o c) “de ambas formas”. Sólo se citan a continuación los
comentarios en donde se ofreciera una descripción o explicación; es decir, si la persona
interpelada únicamente contestó “castellano”, “español” o “de ambas formas”, no se incluye
su respuesta en las “Observaciones de los encuestados”, pero esta sí se cuenta en las
estadísticas presentadas en la Tabla dialectal 1.4. Recuérdese que, dentro de las declaraciones
de las personas interpeladas, las frases que aparecen entre paréntesis, (…), pertenecen a la
persona encuestada, mientras que las secuencias que figuran entre corchetes, […], son
añadidos míos.
Españoles de zonas monolingües – hablo castellano / la traducción al castellano (0 en
total): (En este estudio no hubo personas españolas de zonas monolingües que indicaran que
usaban exclusivamente hablo castellano / la traducción al castellano).
Españoles de zonas monolingües – hablo español / la traducción al español (16 en total):
«Hablo español / la traducción al español. La mayoría de los españoles dicen hablo español.
Hablo castellano es muy poco frecuente, excepto en las comunidades bilingües, donde se usa
para diferenciarlo de la lengua regional. Como el gallego, el euskera y el catalán son lenguas
cooficiales del Estado español, hay quien defiende que español englobaría también las
lenguas regionales y por eso prefieren usar castellano frente a gallego/euskera/catalán. En
Cataluña, además, los términos español y “España” están muy cargados políticamente y se
evitan en muchas situaciones (se prefieren los términos castellano y “Estado español”). En el
resto de España, a veces también se usa castellano para remarcar que se está haciendo
referencia al español de España frente al español latinoamericano, pero no hay una norma
clara. Como apunte, hay gente en España que también se refiere al español de México, por
ejemplo, como “mexicano” (habla mexicano), al español de Venezuela como “venezolano”
(habla venezolano), etc. Aunque no es correcto en sentido estricto, es más sintético que habla
español de México/Venezuela, etc., por lo que a veces se emplea en contextos informales,
sobre todo en la lengua oral.» (Murciana que vive en Cataluña desde hace más de veinte
años). || «Generalmente, se acostumbra a usar la denominación castellano cuando se alude o
se hace referencia al origen de la lengua. También cuando se hace referencia a ella como
integrante del grupo de lenguas que se hablan en España [pero, por lo general] Hablo español /
La traducción al español.» (Encuestada de padres leoneses que se crió en Vizcaya, Álava, y
La Rioja). || «Hablo español / La traducción al español. No se dice Do you speak
*Castilian?.» (Madrileño). || «Hablo español / La traducción al español. Yo hablo español
meridional, es mi lengua materna. No me identifico con los hablantes de español de la
España continental. Me siento más cerca de los “hispanos” americanos.» (Canaria). || «Hablo
español / La traducción al español. Si hablo con colegas sudamericanos, a veces digo
castellano, pero es más la excepción que la regla. Normalmente no hago autocensura del
término, y de manera natural me sale español, pero si no te cuento esto, no te estaría dando
información fidedigna. En España usamos castellano con los hablantes de otras lenguas
españolas. Por ejemplo, si un catalán se dirige a mí en catalán y no le entiendo, seguramente
le pediré que me hable en castellano.» (Madrileña).
16
67
Españoles de zonas monolingües – “de ambas formas” (12 en total): «De ambas formas.
También aquí hay diferencia entre las zonas castellanoparlantes y aquellas en las que se
hablan también otras lenguas. En Cataluña, País Vasco o Galicia dirían hablo castellano,
pero los que sólo hablamos español decimos hablo español. Para ser políticamente correctos
y no molestar a los que se sienten nacionalistas en esas regiones, muchos organismos
oficiales de ámbito nacional ponen castellano como una de las lenguas a elegir de sus
páginas web, aunque decimos hablo español simplemente. Decir hablo castellano responde a
motivos principalmente ideológicos: muchas personas de las regiones que mencioné tienen
sentimientos nacionalistas y desearían que sus regiones fueran países independientes, de
modo que les cuesta mucho trabajo decir que hablan español o que son españoles además de
catalanes, vascos o gallegos. Toda esta cuestión del nacionalismo es compleja y requiere una
explicación larga. Me la reservo para cuando visites España y comamos juntos. :-)»
(Madrileña; comer = almorzar = ‘tomar el alimento de las primeras horas de la tarde’). || «De
ambas formas. Yo uso español por oposición a las lenguas extranjeras y castellano por
oposición a las otras lenguas oficiales de España. Viví unos años en Cataluña y en aquellos
tiempos lo políticamente correcto era decir hablo castellano.» (Leonesa). || «Castellano vs.
catalán, gallego, vasco. Español vs. inglés, alemán, etc.» (Madrileña). || «De ambas formas.
Castellano se utiliza más en relación con el catalán, gallego y vasco. [Si no, español].»
(Madrileña). || «De ambas formas. Depende de con quién esté hablando. Cuando hablo con
españoles digo castellano. Cuando hablo con hispanos digo español.» (Madrileña). || «De
ambas formas. Si estoy hablando con otra persona española utilizo ambos términos
indistintamente: hablo castellano, traducción al español, etc. Sin embargo, si estoy hablando
con extranjeros, de cualquier otra nacionalidad, suelo decir hablo español. Considero que
castellano es un término poco conocido fuera de España.» (Riojana). || «De ambas formas.
En general, solo uso castellano cuando lo contrasto explícita o implícitamente con otras
lenguas habladas en España (catalán, vasco, asturiano, etc.).» (Madrileño). || «Es que cuando
estamos en España decimos hablo castellano, pero si estamos fuera de España decimos hablo
español porque nadie entiende castellano. Pero, vamos, se puede decir de las dos maneras,
castellano y español.» (Extremeña; vamos = interjección usada como elemento de apoyo en
el discurso oral espontáneo a modo de muletilla con significado equivalente a las formas
“bueno” o “en fin”, dependiendo de los contextos, y que proporciona matices enfáticos y
expresivos a las secuencias en las que se inserta). || «De ambas formas, aunque muy
mayoritariamente digo que hablo español o la traducción al español, mucho más que
castellano. En Galicia, es habitual utilizar castellano por contraposición a[l] gallego tanto
para referirse a la lengua como a las personas. Pero también es habitual referirse a la lengua
como español, tanto en círculos que sustentan ideologías españolistas (y que preferirían un
uso menos extendido del gallego, apoyándose en el implícito “en España todo el mundo habla
o debe hablar español”) como en círculos nacionalistas gallegos (utilizando la implicatura
“como en Galicia se habla gallego entonces Galicia no es España”). También hay quien
utiliza el término español sin pretender hacer ninguna de las dos implicaciones anteriores.»
(Manchego que vive en Galicia desde hace 15 años).
Españoles de zonas bilingües – hablo castellano / la traducción al castellano (4 en total):
«Hablo castellano / La traducción al castellano. Una inmensa mayoría de catalanohablantes
(no sólo de Cataluña) decimos habla castellano. Este es el uso tradicional.» (Catalana). ||
«Hablo castellano / La traducción al castellano. En Cataluña y, en general, en los territorios
no hispanohablantes de España (País Valenciano, Islas Baleares, País Vasco, Navarra,
Galicia...), la forma español está muy connotada (negativamente): la usan solo los
ultranacionalistas españoles, los independentistas más reticentes al castellano... y los
17
68
departamentos universitarios. Es fácil de entender: catalanes, vascos, gallegos, etc., eran
vecinos de los castellanos y su lengua antes de que se inventara España, y todos ellos
compartían la Península. Reservar el nombre de español a un colectivo implica considerar
extranjero en su propia tierra a los otros. Y en el fondo es divertido: cuanto más se empeñan
los nacionalistas españoles en llamarle español al castellano, más catalanes hay que hablan
de “España, ese país hermano con el que queremos tener buena vecindad”.» (Catalán). ||
«Hablo castellano / La traducción al castellano. En general se evita el uso del término
español.» (Vascuence).
Españoles de zonas bilingües – hablo español / la traducción al español (6 en total): «Hablo
español / La traducción al español. Creo que en general se prefiere lengua española o
español y que la denominación castellano se usa como segunda opción (por ejemplo, para no
repetir).» (Gallega). || «Hablo español / La traducción al español. En los documentos
oficiales de la Generalitat de Cataluña se habla siempre de castellano; es una guerra que
tengo siempre con mis compatriotas catalanes.» (Catalana). || «Hablo español / La traducción
al español. Uso este término aunque soy consciente de que el español carece de referencia.
Es decir, la denominación español la uso para referirme a la variedad del castellano usada en
Galicia, en Cataluña, en Extremadura, en Lima, en La Habana o en Los Ángeles, por
ejemplo. Pero, en rigor, sería defensor de autoglotónimos para esas variedades locales de un
invento que se denomina español.» (Gallego). || «[Digo] Hablo español y la traducción al
español, [pero] llevo más de dos décadas en EE.UU. y se me considera profesora de español.
No sé hasta qué punto estoy influida por esa expectativa en mi preferencia por el vocablo
español. Mi ubicación hispanounidense hace que me incline hacia el término español, pero
compañeros y amigos de España suelen precisar en su lugar el vocablo castellano (sobre todo
si se trata de catalanes).» (Encuestada que nació en Zamora, se crió en Bellvitge, un barrio
obrero de las afueras de Barcelona, y vive en EE.UU. desde hace 20 años.) || «A mí me gusta
más la lengua española (que se ha formado y pertenece no sólo a todos los españoles sino
también a todos los países que han acogido esta lengua como propia) que no la lengua
“castellana” que parece pertenecer a “una región”. Ya te comentaré por qué en España, la
lengua que siempre se llamó española (como la Real Academia de la Lengua Española),
pasó a llamarse castellana por influencia de algunos políticos que creían que de esta forma le
daban más categoría a otras pequeñas lenguas regionales como el gallego, el catalán, el
vascuence, que así aparecerían en un “supuesto plano de igualdad” con la lengua principal de
España. A mí esos politiqueos no me gustaron nunca. Es más la lengua española, no sólo es
algo más que una evolución de la lengua castellana antigua, sino que incluso en sus orígenes
es más bien riojana que castellana. La pequeña región de la Rioja, con influencia vasca, fue la
cuna donde nacieron las primeras expresiones en la lengua española.» (Gallega). || «Yo
utilizo la opción hablo español / la traducción al español. Muchos españoles usamos la
opción lengua española en general y sólo utilizamos la opción de llamarle castellano cuando
se está hablando de dos opciones lingüísticas internas de España, para distinguir la lengua
común (español-castellano) de lenguas regionales como el gallego u otras: por ejemplo ¿está
escrito en gallego o castellano?.» (Gallega).
Españoles de zonas bilingües – “de ambas formas” (10 en total): «Digo tanto hablo
castellano como hablo español. Los gallegohablantes prefieren usar castellano (castelán).
Pero fuera de Galicia es más habitual hablo español. Incluso los gallegohablantes, si están
hablando con un extranjero o de viaje, lo normal es que se refieran a la lengua como
español.» (Gallega). || «De ambas formas. Depende de mi interlocutor; es decir, en España
usaría castellano y fuera de España, español.» (Valenciana). || «De ambas formas. El término
castellano lo uso rara vez fuera de España. En España se usan ambos en medida similar. El
18
69
uso de castellano es frecuente sobre todo en contextos donde se esté contrastando algo en
relación a otras lenguas habladas en España. Por ejemplo: En esta familia los padres hablan
siempre en gallego pero los niños les contestan en castellano. O bien: En esta escuela, las
matemáticas se enseñan en castellano. En esos casos, sería más bien raro que alguien dijese
español. Si miras el blog de Gloria Lago (defensora de los derechos de los
castellanohablantes en Galicia), verás que usa siempre castellano. En otros contextos, para
mí son términos intercambiables en España. En mi experiencia, el uso de la palabra
castellano fuera de España es muy poco frecuente (pero no inexistente). Algunas agencias de
traducción usan el término Castilian Spanish para referirse al español hablado en España. En
resumen, castellano en España significa lo mismo que español, pero fuera de España puede
dar lugar a otras interpretaciones. Entre las personas que rechazan la imposición obligatoria
de las lenguas regionales en las escuelas y ámbitos oficiales, existen algunas que rechazan
también el uso de la palabra castellano aduciendo que hace ya siglos que dejó de referirse
solamente a la lengua hablada en Castilla. Pero son pocos los que así piensan, y el argumento
que ofrecen es bastante tonto, puesto que sería aplicable también a español, inglés y un
montón de otras lenguas. En general ambos términos, castellano y español, coexisten
pacíficamente en España y para mí son intercambiables excepto en los contextos específicos
que he mencionado antes, donde se usa sobre todo castellano. Por otro lado, algunas personas
defensoras de las lenguas locales rechazan a veces el uso de la palabra español con el
argumento de que el castellano no es la única lengua autóctona y viva en España. No me
parece un razonamiento completamente descabellado.» (Gallego). || «De ambas formas.
Como he sido profesora en el extranjero, me he acostumbrado a llamarlo español, por
ejemplo: Soy profesora de español para extranjeros, doy clases de español. Creo que
castellano se usa más cuando nos referimos a nuestra propia lengua, sin relación a la
enseñanza como lengua extranjera. Se puede decir que mi uso ha evolucionado de castellano,
que es la palabra que he utilizado más tradicionalmente, a español en los últimos años debido
a mi profesión. Yo creo que en el País Vasco, a pesar de ese uso más reciente del nombre
español por el auge del aprendizaje del idioma en los últimos años, el término sigue estando
un poco estigmatizado por razones políticas. Entre la población nacionalista, todo lo que tiene
que ver con español o “España” está mal visto y por eso se trata de evitar: Fulanita es
profesora de Castellano; al menos, esa es mi impresión, aunque he viajado tanto fuera de
Euskadi que no tengo ahora mismo una certeza de lo que estoy exponiendo. A mí ese uso no
me suena bien, tal vez por la influencia de la traducción directa del inglés Spanish 101 por
Español 101. Nadie diría, por ejemplo, en la Universidad de Idaho: Soy profesora de
Castellano 101. Así, se me ocurre que tal vez español lo usaríamos viviendo en otro país
donde damos clases que en el mismo Euskadi, sobre todo ciertas personas más nacionalistas,
como he indicado.» (Vascuence). || «De ambas formas. Prefiero la forma castellano porque
es más inclusiva de todas las variantes, mientras que la de español se ciñe más a la variante
hablada en España y/o promovida por las instituciones de la lengua como variante correcta y
culta. No obstante, a menudo uso español (cuando debería, a mi modo de ver, usar
castellano) porque en el sector de la traducción y de la lexicografía (del cual provengo) es la
forma más usada.» (Catalana). || «De ambas formas. Intentando interiorizar una cuestión
inconsciente, creo que me refiero a castellano cuando hablo con otras personas de mi país y
español cuando hablo con extranjeros.» (Catalán). || «De ambas formas. Si estoy entre
españoles hablo de castellano. Si estoy con extranjeros digo español.» (Después le pregunté
si con “extranjeros” se refería a cualquier persona que no fuera española, o si se refería a
extranjeros cuya lengua nativa no es el castellano/español, y me contestó lo siguiente:
«Cuando hablaba de extranjeros me estaba refiriendo a extranjeros de habla no hispana. Es
con los que trabajo y es a los que me refería. Creo que nunca me he visto en la situación de
utilizar esa nomenclatura con hablantes de habla hispana de otros lugares de fuera de
19
70
España.») (Gallega). || «De ambas formas. Muy mayoritariamente utilizo la forma Hablo
castellano / La traducción al castellano, pero en un entorno independentista catalán me
acomodo a la forma Hablo español / La traducción al español, que es la que siento que
prefieren mis interlocutores. Estos interlocutores prefieren indicar con el uso del término
español que ellos no son españoles porque su lengua no es el español.» (Catalán). || «Hablo
español, cuando lo digo fuera de España y en contraste con otras lenguas, aunque lo uso de
modo indiferente. Cuando me refiero a la variedad de la lengua documentada en Castilla en
oposición a leonés, aragonés... uso castellano. [El término] español se identifica con el Estado
español como institución y eso implica muchas connotaciones negativas de represión a la
diferencia lingüística y de supremacía del concepto del español. Esto probablemente tenga
raíces en la época de la dictadura española franquista en la que, por ejemplo, se prohibía
hablar gallego, catalán o vasco.» (Gallega).
Mexicanos – hablo castellano / la traducción al castellano (0 en total): (En este estudio no
hubo personas encuestadas de México que indicaran que usaban exclusivamente hablo
castellano / la traducción al castellano).
Mexicanos – hablo español / la traducción al español (17 en total): «Yo digo hablo español;
castellano es como muy “ibérico”, los de Castilla hablan castellano, yo hablo español.» ||
«Hablo español / La traducción al español. En el centro de México (y en la mayor parte de
México, de hecho) se considera que el hablar de castellano es muy pretencioso y que sugiere
un sentimiento de superioridad por parte de los que lo utilizan, ya que implica desdén por la
lengua que hablan todos los demás que no son de la región de Castilla (es decir, los hablantes
de países latinoamericanos y de parte de España).» || «Hablo español / La traducción al
español. Hay en México más que especificar, una costumbre de decir, por ejemplo: Yo hablo
español, español castellano. Lo anterior es casi un pleonasmo, si no fuese que efectivamente
en España existen más idiomas además del español. También hay cierta aclaración cuando se
dice Yo hablo español, en castellano. Es decir, se sabe que habla el español, pero también es
entendible que es el castellano.» || «Hablo español / La traducción al español. Esto es lo que
yo digo. Nunca me refiero a mi idioma como *castellano.» || «Castellano es la raíz de la
lengua, pero nunca decimos que Fulano habla *castellano. Sería muy raro que alguien lo
dijera, pero creo que en España lo dicen así.» || «En México decimos hablo español / la
traducción al español, pero cuando fui a una hermosa sesión de museos en Lugo, Galicia, en
todos los videos para elegir la narrativa, decía: gallego, castellano, inglés... no español.»
Mexicanos – “de ambas formas” (0 en total): (En este estudio no hubo personas encuestadas
de México que indicaran que usaban tanto hablo castellano / la traducción al castellano
como hablo español / la traducción al español).
Guatemaltecos – hablo castellano / la traducción al castellano (0 en total): (En este estudio
no hubo personas encuestadas de Guatemala que indicaran que usaban exclusivamente hablo
castellano / la traducción al castellano).
Guatemaltecos – hablo español / la traducción al español (18 en total): «Hablo español / La
traducción al español. Son pocos los que dicen hablo castellano. El idioma oficial de
Guatemala es español.» || «Más usual para mí es español. No es muy común que la gente
hable de “castellano”.» || «Hablo español / La traducción al español. Castellano casi no se
usa. Español es el término que se usa.» || «Hablo español / La traducción al español. El
término castellano es más utilizado por los extranjeros.» || «Yo digo: Hablo español. Sé que
ambas formas son correctas, pero tomo en cuenta que el DPD recomienda usar el término
20
71
español. Prefiero utilizar el término español porque pienso que tiene menos connotaciones
políticas. Además, la Constitución política de Guatemala señala al español como idioma
oficial.» || «Hablo español / La traducción al español. Se usa castellano, pero no es muy
común.» (Este encuestado dio su respuesta oralmente, en una entrevista, y su entonación y
tono de voz me dieron a entender que para él decir hablo castellano no es nada común). ||
«Hablo español / La traducción al español. Esa otra palabra [castellano], no se ocupa.»
(Ocuparse = ‘usarse’). || «Hablo español / La traducción al español. El idioma oficial de
Guatemala es el español. Entiendo que el término castellano es más político. En mi
experiencia castellano solo se usa en España y Argentina.» || «Si la persona habla sólo
español digo español, pero si hablan mi dialecto, kanjobal, diría castilla. Por ejemplo, Chi uj
alon Q’anjobal? significa ‘¿habla kanjobal?’ y Chi uj alon Castilla? significa ‘¿habla
español?’.» (Hablante nativo de kanjobal, bilingüe en ambos idiomas, y oriundo del
departamento de Huehuetenango). || «Soy de Xela. Mi familia y yo hablamos quiché. En
nuestro dialecto, A catchao pa caxlán? significa ‘¿habla usted español?’.» (Xela, apócope de
Xelajú, que se pronuncian Shela y Shelajú, respectivamente = Quetzaltenango, capital del
departamento del mismo nombre. Hablante nativo de quiché o k’iché, bilingüe en ambos
idiomas, y oriundo del departamento de Quetzaltenango).
Guatemalteco – “de ambas formas” (3 en total): «De ambas formas, depende de si estoy en
España o en Latinoamérica. En Guate, español; en España, castellano.» || «De ambas formas.
En la población de habla mam se dice más castellano que español. ¿Cutioloné taj Castiy?
(‘¿habla en castellano?’).» (Hablante nativo de mam, bilingüe en ambos idiomas, y oriundo
del departamento de San Marcos). || «Bueno en Guatemala la frase común es: hablo español;
y hablo castellano se usa en pueblos indígenas. Para preguntar ¿Habla español?, se dice en
mam: B’ampa yolani español? o B’ampa yolani castilla?.» (Hablante nativo de mam,
bilingüe en ambos idiomas, y oriundo del departamento de Huehuetenango).
Salvadoreños – hablo castellano / la traducción al castellano (0 en total): (En este estudio
no hubo personas encuestadas de El Salvador que indicaran que usaban exclusivamente hablo
castellano / la traducción al castellano).
Salvadoreños – hablo español / la traducción al español (15 en total): «Hablo español / La
traducción al español. Castellano a veces, pero más en círculos de personas que tienen algún
nivel educativo, pero popularmente [es] conocido como español.» || «Español, aunque
castellano es el nombre oficial». || «Si usted le pregunta a cualquier salvadoreño, le va a decir
que habla español». || «En la escuela, en la casa, en los medios nos dicen que es español». ||
«Quisiera mencionar que muy rara vez alguien [de El Salvador] se va a referir al idioma como
castellano. Pero si alguien pregunta a alguien ¿usted habla castellano?, va a contestar Sí y
luego corrige, español.» || «No, hablo español, porque castellano es algo muy diferente, pero
no sé qué es». || «Hablo español / La traducción al español. Castellano es la pronunciación
española.» || «Hablo español / La traducción al español. Lo correcto es castellano, lo
correcto, pero se maneja más español.»
Salvadoreños – “de ambas formas” (3 en total): «De ambas formas. En general se usa, casi
siempre, el término español para referirse al lenguaje que hablamos y cuando se usa
castellano es, normalmente, para diferenciarlo de las otras lenguas ibéricas.» || «De ambas
formas. Lo más común tradicionalmente es español, pero lo correcto es castellano».
21
72
Hondureños – hablo castellano / la traducción al castellano (0 en total): (En este estudio no
hubo personas encuestadas de Honduras que indicaran que usaban exclusivamente hablo
castellano / la traducción al castellano).
Hondureños – hablo español / la traducción al español (16 en total): «Español. Castellano
es un término muy de diccionario; yo no he escuchado que digan: ¿habla castellano? ¿usted
habla castellano? Siempre, en todos lados, dicen: ¿usted habla español? *Castellano, no.» ||
«Hablo español / la traducción al español. Español mucho más que castellano.» || «Hablo
español / la traducción al español. Normalmente castellano no se usa.»
Hondureño – “de ambas formas” (1 en total): «Español o castellano. [Lo mismo da].»
Nicaragüenses – hablo castellano / la traducción al castellano (0 en total): (En este estudio
no hubo personas encuestadas de Nicaragua que indicaran que usaban exclusivamente hablo
castellano / la traducción al castellano).
Nicaragüenses – hablo español / la traducción al español (16 en total): «Hablo español / La
traducción al español. Para el centroamericano el decir hablo castellano es un poco artificial
(“yo soy superior”, “yo aprendí el español de España”).» || «Hablo español / La traducción al
español. Para nosotros se utiliza muy poco “castellano”.» || «Hablo español / La traducción
al español. Ejemplo: —¿Qué idioma hablás vos? —Español. Podría decir que los españoles
hablan castellano. El nacido en España tiene ese acento pero igual habla español.» ||
«Decimos generalmente español porque nos damos cuenta que nuestras expresiones y
términos muchas veces son diferentes al castellano. Uso siempre el término español para
identificar el idioma que hablo así como [para referirme a la] materia de estudio en todas las
fases escolásticas.» || «Usualmente decimos: hablo español». || «Fíjese que en Nicaragua se
dice hablo español».
Nicaragüense – “de ambas formas” (1 en total): «De ambas formas. Yo prefiero usar español
en mi vida diaria, pero si estoy haciendo una traducción y es más formal entonces yo quizás
usaría el castellano... también depende si estoy hablando con gente europea o
centroamericana. Con los centroamericanos, yo usaría español.»
Costarricenses – hablo castellano / la traducción al castellano (0 en total): (En este estudio
no hubo personas encuestadas de Costa Rica que indicaran que usaban exclusivamente hablo
castellano / la traducción al castellano).
Costarricenses – hablo español / la traducción al español (17 en total): «Solamente algunas
personas, que quieren darse de puristas, dicen que hablamos castellano. Pero eso suena cursi
y pasado de moda.» || «En general en Costa Rica si alguien dice que habla castellano es
porque no es tico, debe ser de nacionalidad española o de otra». (Tico = ‘costarricense’). ||
«Hablo español / La traducción al español. Por lo general, si se llega a utilizar el término
castellano acá, la persona se estaría refiriendo específicamente al español de España.» ||
«Hablo español / La traducción al español. Es más comúnmente utilizado español en Costa
Rica. Usualmente se relaciona el castellano con el acento español, castellano se asocia con
España; también con el manejo correcto del idioma e incluso para sobresalir. Español es más
común entre las personas y no realiza distinciones entre países.» || «Hablo español / La
traducción al español. Nunca se utiliza el término castellano para referirse a la materia y rara
vez para la lengua; el término estándar y más utilizado es español. En Costa Rica los
consideramos sinónimos y la palabra castellano se le atribuye generalmente al español
22
73
hablado propiamente en España.» || «Hablo español / La traducción al español. Se dice
castellano cuando se quiere ser más explícito, técnico, o preciso, pero lo general es hablar del
español.» || «Solamente las personas muy cultas dicen “castellano”. En términos generales
las personas que han ido a la universidad saben que lo correcto es decir “castellano” pero por
uso la mayoría dice español.» || «Hablo español / La traducción al español. El término
castellano – únicamente se usa para referirse al español que hablan en España; el término
español – lo usamos para referirnos a la asignatura, y para diferenciar nuestra lengua de la de
España.»
Costarricenses – “de ambas formas” (0 en total): (En este estudio no hubo personas
encuestadas de Costa Rica que indicaran que usaban tanto hablo castellano / la traducción al
castellano como hablo español / la traducción al español).
Panameños – hablo castellano / la traducción al castellano (0 en total): (En este estudio no
hubo personas encuestadas de Panamá que indicaran que usaban exclusivamente hablo
castellano / la traducción al castellano).
Panameños – hablo español / la traducción al español (12 en total): «Hablo español / La
traducción al español. La gente de España son los que hablan de “castellano”.» || «[En
Panamá] castellano muy poco se usa. Siempre se usa el español.» || «Digo hablo español. Los
dos [términos] se usan, pero la gente común dice hablo español. La gente sumamente educada
quizás dice hablo castellano. [Si me preguntan] —Jeannette, ¿cuál es tu primer idioma?
[contesto] —El español. Lo popular es español. Hablo español e inglés.»
Panameños – “de ambas formas” (0 en total): (En este estudio no hubo personas encuestadas
de Panamá que indicaran que usaban tanto hablo castellano / la traducción al castellano
como hablo español / la traducción al español).
Cubanos – hablo castellano / la traducción al castellano (0 en total): (En este estudio no
hubo personas encuestadas de Cuba que indicaran que usaban exclusivamente hablo
castellano / la traducción al castellano).
Cubanos – hablo español / la traducción al español (16 en total): «Hablo español / La
traducción al español. Siempre he considerado castellano como la lengua de la provincia de
Castilla en España.» || «Hablo español / La traducción al español. Desde pequeña aprendí
que hablaba español y lo he seguido hablando toda la vida. :-)» || «Hablo español / La
traducción al español. Castellano se utiliza cuando uno quiere poner énfasis en la pureza del
idioma que utiliza.» || «Usamos el término español. Castellano es usado en un ámbito formal
o profesional. Español es usado en el día a día.»
Cubanos – “de ambas formas” (2 en total): «De ambas formas. Entre cubanos digo español.
En el Perú y en España digo castellano. Hace unos años publiqué tres libros en el Perú para
la enseñanza de la materia con el título Castellano I, II, III. Cuando llegué a Estados Unidos
desde el Perú en 1970 alguien de mi familia comentó al oír hablar a uno de mis hijos (de unos
6 años) qué bien habla español. El niño nacido y criado en el Perú respondió clarificando yo
no hablo español, yo hablo castellano. Esto hizo tanta gracia en la familia que por mucho
tiempo al niño lo apodaron “el castellano”.» (Encuestada que vivió en el Perú).
23
74
Dominicanos – hablo castellano / la traducción al castellano (0 en total): (En este estudio
no hubo personas encuestadas de la República Dominicana que indicaran que usaban
exclusivamente hablo castellano / la traducción al castellano).
Dominicanos – hablo español / la traducción al español (17 en total): «Hablo español / la
traducción al español. Aquí no usamos mucho el término castellano.» || «No, el español
porque el castellano se habla en España». || «Lengua castellana se habla en España. ¿Por
qué? Porque cuando Colón llegó a América la mayoría eran de Castilla.» || «Hay personas
que le dicen castellano, sí, pero normalmente se le dice español. Depende mucho del grado
de la persona en cuanto a nivel educativo. Aquella persona estudiada podría usar esa palabra
[castellano], pero no es algo tan común entre nosotros usarla.» || «Generalmente en la
República Dominicana no se conoce el [término] castellano como idioma, sino el [término]
español en sí. Hablamos del español, siempre, no *castellano.» || «Casi no se usa el término
castellano». || «El dominicano conoce el español como el idioma español desde la enseñanza
elemental hasta que termine el nivel universitario». || «[Se dice] lengua española pero el
origen del idioma es el castellano». || «Se dice español. Eso de castellano es en España que
se usa ese término más corrientemente. En América Latina se usa español.»
Dominicana – “de ambas formas” (1 en total): «Castellano o español, pero más español».
Puertorriqueños – hablo castellano / la traducción al castellano (0 en total): (En este
estudio no hubo personas encuestadas de Puerto Rico que indicaran que usaban
exclusivamente hablo castellano / la traducción al castellano).
Puertorriqueños – hablo español / la traducción al español (18 en total): «Nos referimos a
la lengua como español: Hablo español y hago traducciones del inglés al español.» || «Hablo
español / la traducción al español. La palabra castellano me parece de mayor registro.» ||
«Hablo español / la traducción al español. [El término español] se utiliza para ambos
contextos, para expresar el idioma que se habla y la asignatura que se toma.» ||
«Hablo español / La traducción al español. En Puerto Rico no utilizamos la palabra
castellano para referirnos al idioma que se habla aquí, en Latinoamérica ni en España. Nota
curiosa: En Puerto Rico utilizamos la frase en buen castellano cuando se va a incluir un
vocablo en inglés en la frase que vamos a decir. Ejemplo: “El mercadeo utiliza todas esas
herramientas para lograr lo que en buen castellano llamamos branding”. Recalco que esto
ocurre mayormente en expresiones verbales, no escritas.» (Branding = ‘promover un
producto o servicio al identificarlo con determinada marca’). || «Se dice español. Solo
algunas que otras personas como del grupo pre-boomers o con alguna influencia extranjera
de haber vivido en España o en algún otro sitio hispanoparlante dicen castellano. También
alguno que otro profesor universitario dice castellano de vez en cuando. Así que, aunque
entendemos que el castellano sí existe, le llamamos mayormente español. Tal vez just
following the crowd [siguiendo al montón], tratando de no usar palabras rimbombantes que
llamen mucho la atención o que le suenen cursi a otros.» (En Estados Unidos, los babyboomers son personas que nacieron entre aproximadamente 1946 y 1964; los pre-boomers
serían los que nacieron antes del final de la Segunda Guerra Mundial). || «Hablo español / la
traducción al español. En PR [Puerto Rico], castellano lo usan los lingüistas a nivel
universitario pero comúnmente se dice español. Castellano no es común. Español es la
palabra de uso corriente a todos los niveles educativos.» || «Hablo español / la traducción al
español. Me atrevo a afirmar que el 100% de los hablantes del español en Puerto Rico
llamamos a esta lengua español. Expresado en otras palabras, es inexistente la denominación
de “castellano” por parte de un puertorriqueño para referirse a su lengua vernácula.» ||
24
75
«Hablo español / la traducción al español. Considero que castellano no es correcto, y mi
libro de gramática de Puerto Rico hace muchos años, se titula Gramática española. No me
gusta usar castellano porque lo considero un localismo o regionalismo de Castilla y no es
correcto cuando implica tantos millones de hispanohablantes. Es una batalla que me
encuentro casi a diario. Llamar castellano al español es considerarlo un dialecto regional, en
mi opinión. Castellano [se usa] en España casi totalmente. Español [se utiliza] en Puerto Rico
totalmente.» || «En Puerto Rico a nivel político y cultural y social se usa español». ||
«Español se usa para nombrar la lengua. En Puerto Rico, donde la lengua de la cultura
dominante es el inglés, se defiende el español (lo cual no quiere decir que todo el mundo se
preocupe por hablarlo y escribirlo correctamente, siempre hay interferencias del inglés en el
español de Puerto Rico).»
Puertorriqueña – “de ambas formas” (1 en total): «De ambas formas. En España digo
castellano. En el resto del mundo digo español. En Puerto Rico, la cuestión del idioma
(español versus inglés) es política. Por eso en España considero la dimensión política del
nombre de las distintas lenguas que se hablan en el país y la causa que reivindica, sobre todo,
el catalán.» (Encuestada que vivió cuatro años en España).
Venezolano – hablo castellano / la traducción al castellano (1 en total):
«Hablo castellano / La traducción al castellano. La Constitución venezolana dice que el
idioma oficial es el castellano.»
Venezolanos – hablo español / la traducción al español (15 en total): «En ese caso [al
referirnos al nombre de la lengua] decimos hablo español, nunca castellano». || «Español se
utiliza para referirse a nuestro lenguaje en Venezuela». || «Hablo español. En el medio
educativo (los textos escolares, etc.) se usa Castellano o Castellano y Literatura, por
ejemplo. Sin embargo, se dice que se ve, por ejemplo, CNN en español o que la película está
doblada al español. Entonces, pareciera que es el espacio escolar el que mantiene el término
castellano en el congelador.» || «Hablo español / La traducción al español. Español es el
término aceptado para designar nuestro idioma de manera coloquial y la nacionalidad de las
personas nacidas en España.» || «Hablo español / La traducción al español. Considero los
[dos] términos [castellano y español] como sinónimos, pero prefiero la denominación de
español por tener un carácter más internacional.» || «Hablo español / La traducción al
español. Uso preferentemente español: siempre que me refiero a la profesión hablo de
traducción del inglés al español (no diría espontáneamente traducción del inglés al
*castellano). Sin embargo, sé que en documentos oficiales se usa castellano: en la
Constitución de la República Bolivariana de Venezuela se dice que el idioma oficial es el
castellano:
http://gebolivar.e-bolivar.gov.ve/gebolivar/documentosGenerales/DocumentacionRequerida.pdf (Artículo 9). Además, mientras que en una de las universidades que dicta
la carrera de Traducción se registró el cambio de Castellano a Lengua Española, en la
universidad donde doy clases de traducción (en la unidad de extensión) se usa Traducción
Castellano-Inglés: https://cendecoblog.wordpress.com/idiomas-y-traduccion.»
Venezolanos – “de ambas formas” (5 en total): «De ambas formas en Venezuela. El uso de
castellano o español para designar al idioma hablado es casi indistinto, pero en los últimos
años se ha venido incrementando el uso de la palabra español. Por ejemplo, decimos la
traducción al español, o la película tiene subtítulos en español, casi nunca nos referimos a
que la película tiene subtítulos en *castellano. Usamos el término español cuando
contraponemos nuestro idioma con otros idiomas como el francés, inglés, italiano, etc. Por
ejemplo decimos: Yo hablo inglés, francés y español. Casi nunca decimos: Yo hablo inglés,
25
76
italiano y *castellano.» || «De ambas formas. No estoy segura. Creo que en los contextos más
formales, como el universitario, se hace referencia al castellano, mientras que informalmente,
se hace referencia al español.» || «Ambas formas, con leve predominio de hablo español / la
traducción al español. Considero que el término castellano es de un registro más alto.» || «De
ambas formas. Depende de las personas a las que me dirija.» (Esta encuestada no precisó con
qué personas emplearía el término castellano ni con cuáles, español). || «Mi tendencia natural
es [decir/escribir] hablo castellano / la traducción al castellano, aunque cada vez más se habla
de español posiblemente por la influencia del inglés. Siempre aprendí y como tal he
considerado que el nombre del idioma es específicamente castellano, pero entiendo que
como es el idioma de España es de esperarse que mucha gente hable de que habla español.
Pero la influencia del inglés es tal que por ejemplo para diferenciar el español (aquí vamos)
de América y el español de España en inglés hablan muchas veces de Castilian Spanish. Yo
uso castellano con más frecuencia, más que el término español, pero como trabajo en un
ambiente bilingüe (trabajo con estadounidenses) muchas veces cuando no hablamos en inglés
me encuentro diciendo español cuando hablo con ellos.»
Colombianos – hablo castellano / la traducción al castellano (0 en total): (En este estudio
no hubo personas encuestadas de Colombia que indicaran que usaban exclusivamente hablo
castellano / la traducción al castellano).
Colombianos – hablo español / la traducción al español (17 en total): «Aquí se habla
español o hablo español». || «Hablo español / la traducción al español. Español – lengua
que se habla en España, y luego [en] países hispanos. Castellano – hablado en Castilla.» ||
«Hablo español / la traducción al español. Cuando estoy en España, digo siempre hablo
castellano, entiendo gallego y leo algo de catalán. Me parece que dentro de mi círculo social
de amigos españoles se usa el término castellano, cuando se citan otros idiomas de la
Península Ibérica.» || «Hablo español / La traducción al español. Pero también se dice la
traducción al castellano. Castellano es más formal.» || «Hablo español / la traducción al
español. A veces se tiene la noción, en especial en contextos políticos, de que la palabra
castellano es más formal; no es cierto.» || «Hoy en día, debido a la norma impuesta por el
uso, en universidades y colegios, se habla de español. Por ejemplo, cada trimestre recibo los
informes del colegio de mis nietos quienes estudian en el Liceo Francés y es obvio que ahora
el término correcto es español. El uso de castellano es muy poco frecuente y se le oye a las
personas muy mayores y de un nivel más o menos elevado de educación.» || «Hablo español /
La traducción al español. Castellano [se refiere al] idioma español con raíces en Castilla;
español [es la] manera de referirse en general en el mundo hispano al idioma heredado de la
madre patria, España.» || «Hablo español / La traducción al español. Fernando Ávila en su
sección indica que “Todavía en el siglo XIX, Cuervo llama castellano nuestro idioma. Su obra
monumental, que el Instituto Caro y Cuervo terminó siglo y medio después, se titula
Diccionario de construcción y régimen de la lengua castellana. Sin embargo, hoy se dice
español al mencionar las lenguas oficiales de la ONU; al dar opciones de idioma en los
videos; en la camiseta de Juanes; en las guías turísticas; en los diccionarios comerciales y en
los libros normativos de la Academia, Ortografía de la lengua española, Nueva gramática de
la lengua española y Diccionario de la lengua española. En este nuevo contexto, la palabra
castellano queda como una precisión, que permite indicar que la lengua que se habla no es
euskera, catalán, valenciano, asturiano, mallorquín o gallego (lenguas españolas), sino
específicamente castellano. Cuando se escribió el artículo 10 de la Constitución (‘El
castellano es el idioma oficial de Colombia…’), no se tuvo en cuenta ese contexto del que
acabo de hablar. Y cuando los lingüistas del Caro y Cuervo revisaron el texto para su
corrección, se abstuvieron de enmendar este artículo, por su devoción a Cuervo, que siempre
26
77
llamó castellano a nuestro idioma.” Véase la siguiente página: http://www.ambitojuridico.com/Banco-Conocimiento/N/noti-120922-03%28castellano_o_es-panol%29/noti120922-03%28-castellano_o_espa-nol%29.asp.» || «Hablo español / La traducción al
español. No se me ocurre asociar el español con el término castellano. No sé si sea porque
soy colombiana y Castilla o castellano es un término bastante alejado de mi realidad
inmediata. Supongo que los españoles dirán castellano por no imponer el término español
asociado con la nación española e intentar respetar todas las lenguas “españolas” de España.»
|| «Hablo español / La traducción al español. Nosotros sí hablamos un buen español, el
mejor del mundo. Pronunciamos todas las palabras, no tenemos acento. Es más rico escuchar
a un colombiano que a un argentino, un venezolano, o un mexicano.» (El comentario de este
bogotano fue dado oralmente; y, en la opinión del presente investigador que lo escuchó, el
encuestado tenía un acento bogotano muy marcado). || «Yo digo hablo español. Lo que me
gusta de la palabra español es que tiene ñ, y creo que cuando en un diccionario o en una
gramática dice Español en la portada, es un recordatorio de que la ñ es nuestra, y es parte de
la identidad de nuestra lengua. Lo que me gusta de la palabra castellano es la letra elle [ll],
aunque ya no se le llame así. Creo que es un recorderis de nuestra identidad. Claro que me
duele cuando veo que ahora la gente no sabe ni separar sílabas, ni los nombres de las letras.
Muchos no saben la diferencia entre elle y ye [y], o no saben que la ye se llama ye. Al
encontrarse con una elle a final de renglón, la separan dejando una l en un renglón, y otra en
otro renglón, como si no se tratara de una sola letra (sí, ya sé que en los nuevos diccionarios
ya no se le trata como una sola letra, pero el sonido es uno solo). Discúlpame que me
extienda, pero cada vez que veo un estropicio más contra nuestra lengua, siento que se me
encoge el corazón un poquito.»
Colombianos – “de ambas formas” (3 en total): «De ambas formas. Mi preferencia depende
de qué forma le sea más familiar a la persona con quien hable. [Pero] mi preferencia continúa
siendo castellano.» || «De ambas formas. Parece que en Colombia el término castellano
tiende a desaparecer.» || «De ambas formas. Para mí es más lógico que se llame castellano, y
siempre recuerdo lo que me enseñaron en el colegio. Por esa razón, cada vez que puedo, uso
la palabra castellano, pero como ahora vivo en los EE.UU., se me ha pegado lo de español,
cosa que no me gusta, pero se me sale. A mí me parece que el uso de un término u otro
obedece a un elemento generacional. Los mayores decimos castellano, mientras que los más
jóvenes dicen español. Claro que no he hecho un estudio al respecto, y no puedo afirmarlo
con plena certeza.»
Ecuatoriano – hablo castellano / la traducción al castellano (1 en total): «Hablo castellano
/ La traducción al castellano. En USA decimos español.» (Encuestado que vive en Estados
Unidos).
Ecuatorianos – hablo español / la traducción al español (13 en total): «Hablo español / la
traducción al español. Nosotros lo llamamos español, pero he oído que en otros lugares le
dicen castellano.» || «Hablo español / la traducción al español. El castellano es donde se da
la normativa, los gerundios, los verbos, todas las normas; la norma viene de España.» ||
«Español. En algunas personas (incluyéndome [a mí]) hay la tendencia al uso político en
relación con el autonomismo e independentismo regional en España. Español es más bien de
derecha y castellano es de izquierda. Claro que esto se da solo entre una minoría con
inclinación a la política. No es general. Me refiero a que estos términos han sido politizados
en Ecuador debido a que el gobierno ecuatoriano de izquierda ha politizado mucho todas las
expresiones de la sociedad. Se basa precisamente en esa situación de España y en el rechazo a
la herencia colonial española. Y casualmente tiene asesores españoles de izquierda que
27
78
incluso elaboraron la Constitución de la República. Es una politización impuesta desde el
gobierno y que poco a poco se extiende. Por eso los libros de texto y la materia ya no
mencionan nunca el término español. Incluso se cambió el himno de la capital eliminando las
referencias a España y al período colonial, se prohibieron las corridas de toros en Quito, se
eliminó la recordación del descubrimiento de América, etc. Entonces, cuando es necesario, se
habla de lengua castellana y se evita el término español.» (Tras este comentario le pregunté
“¿Por qué cambiaron el nombre de la materia de Castellano a Lengua y Literatura si se
supone que castellano es un término que se adecua al lineamiento
político del gobierno actual?” y me contestó lo que figura a continuación: «Porque más a la
izquierda que castellano se encuentra lenguas en el sentido de dar igual prioridad a las
lenguas aborígenes que al castellano. Tan es así que ahora toda comunicación del gobierno
en los medios se hace en tres idiomas: castellano, quechua y shuar. Quechua es el idioma de
la población indígena aunque la verdad es que el 99% de la misma es bilingüe en quechua y
español/castellano. Y el shuar es hablado por apenas el 0,25% de la población, la cual
además es también bilingüe en español. Es el uso político de lo lingüístico. Cabe mencionar
también el uso del lenguaje políticamente correcto impuesto por el gobierno. Por ejemplo,
está prohibido oficialmente usar la palabra preso(s). Ahora se debe decir PPLs [personas
privadas de la libertad] que se hallan en un CRS [Centro de Rehabilitación Social]. En el mismo
tema, nunca se debe mencionar el apellido de un PPL, solo el nombre y la inicial. También,
toda persona afín al gobierno lo demuestra en el lenguaje al decir: ciudadanos y ciudadanas,
profesores y profesoras, niños y niñas. No fallan nunca. Otro que recién aparece es el de
compañero de vida en lugar de marido y mujer. Este es ahora un campo fértil de
investigación.») || «Yo siempre he escuchado que se hacen traducciones al español, nunca al
castellano. Tal vez los españoles digan que hablan castellano (español de Castilla), pero yo
siempre he dicho que hablo español (aunque las clases en el colegio eran de Castellano).»
Ecuatorianos – “de ambas formas” (3 en total): «Para referirnos al idioma que hablamos,
decimos castellano o español. Decimos castellano, por ejemplo, cuando queremos referirnos
a ciertos detalles de nuestro idioma, en buen castellano esa palabra debe decirse... o
significa...» || «De ambas formas. Nuestros abuelos usaban castellano más que nosotros. Hoy
usamos español con más frecuencia. Sin embargo, hasta donde puedo comprender usamos
cualquiera de las dos de manera casi indistinta. Castellano lo usan más personas mayores y
sobre todo cuando se habla formalmente. Español se usa más y más cada vez, sobre todo
entre los jóvenes. Creo que en los primeros tiempos de la colonia española en América,
muchas veces tanto nativos como colonos españoles usaban la ambigua denominación de
cristiano para referirse a nuestro idioma. Más allá de eso, reflexionando sobre este tema estoy
recordando varias cosas que antes se me pasaron bastante inadvertidas. Un viejo profesor mío
una vez dijo —más o menos— la siguiente frase aparentemente contradictoria, sobre todo por
tratarse de mi profesor de Lengua Española. Dijo: “Que no me oigan los hermanos maristas,
pero es aquí en América que se llama español a nuestro idioma; en España, sobre todo antes
de Franco se lo llamaba castellano. Ese es el nombre correcto de nuestro idioma.” Los
hermanos maristas (fundadores del Opus Dei, organización católica mundial nacida en plena
España franquista y con total beneplácito de aquel dictador) eran los religiosos españoles que
dirigían la escuela primaria y la secundaria en donde me eduqué en Quito-Ecuador. Varias
veces los hermanos maristas nos hablaron sobre la importancia de llamar español y no
castellano a nuestro idioma, por más que nuestra lengua haya nacido en Castilla. Decían que
“esto es muy importante sobre todo hoy que abundan los ‘separatistas traidores’ que quieren
despedazar a ‘la gran España’ en sus antiguas regiones (Galicia, Castilla, Burgos, Navarra,
Aragón, Cataluña, etc.)”. Años después me enteré de los bombardeos, las persecuciones y las
masacres de que fue víctima de manera muy especial Cataluña por parte de Franco. Eso me
28
79
ayudó a entender un poco mejor que en Cataluña hayan quienes quieran separarse de España.
Finalmente, un amigo que vive hace varios años en Barcelona me contaba que al principio él
decía yo hablo español y aprendo catalán pero alguien que no está por la separación de
Cataluña le dijo que llamar español al castellano es desconocer que hay otros idiomas
españoles, así que ahora él dice yo hablo castellano y aprendo catalán.»
Peruanos – hablo castellano / la traducción al castellano (12 en total): «Hablo castellano /
la traducción al castellano. Nos enseñaron en el colegio que el dialecto que llegó aquí es el
dialecto de Castilla. Por eso hablamos castellano. Yo personalmente digo que hablo
castellano. Hay muchos de mi generación que también dicen que hablan castellano.
Castellano nos enseñaron en el colegio. Muchos opinan que a nosotros no nos enseñaron
español porque eso es el idioma que se habla en España. Nuestro español, o sea castellano,
es diferente. Muchos peruanos identifican español con España y no somos “españoles”, ni
hablamos el idioma español de España. Hay muchos jóvenes ahora que dicen que hablan
español. Hay profesores que dicen que enseñan español, especialmente los relacionados con
la enseñanza del idioma o con la traducción. Debe ser por su oficio que dicen así. No sé si
depende del uso más continuo de la computadora hoy en día pero pueda ser que eso influya
ya que cuando uno revisa el documento con el corrector de ortografía salen opciones como
Español (Perú), Español (Argentina), Español (Ecuador), etc. Quizá por este uso se está
propagando más.» || «Hablo castellano / la traducción al castellano. Castellano es el nombre
del idioma que hablamos, [pero] depende de dónde estoy y con quién hablo. En Perú y España
uso castellano. En EE.UU. y otros países latinoamericanos → español. Yo prefiero usar
castellano porque lo aprendí así desde pequeña, y porque soy consciente que esta variante
ibérica que hablamos (< Castilla) [viene de Castilla]. Español me parece artificial aunque es la
forma neutral geográficamente hablando. Uso castellano en mi país y cuando hablo con
peruanos. Con no-peruanos, uso español como la forma neutral para asegurarme de que la
comunicación es efectiva. Castellano se asocia con “Castilla” y, para el que no sabe la
historia lingüística de España, suena a un dialecto local, lo cual fue cierto en la Edad Media,
pero en la Edad Moderna, se expande con el imperio y deja de ser una lengua local para
convertirse en una lengua dominante y oficial.» || «No le llaman español en mi país». || «En
Perú decimos siempre que hablamos castellano. Nunca español, se considera español al que
es de España y difiere en pronunciación de todos los países latinoamericanos. Me enseñaron
en la escuela que hablamos un dialecto que nació en Castilla. Nunca investigué al respecto.» ||
«Hablo castellano / la traducción al castellano. En el Perú hay también bastante polémica
respecto al uso de español o castellano para referirnos al idioma. Sin embargo, en ámbitos
educativos y académicos se utiliza la palabra castellano preferentemente. Se considera en
general que el español no existe como idioma puesto que en dicho país coexisten varias
lenguas, de las cuales utilizamos una: el castellano. Los documentos oficiales de la república
utilizan el término castellano, entre ellas la Ley de Lenguas que declara los idiomas oficiales
del país: castellano y quechua. En general, la gente de a pie (ciudadano común y corriente)
tiende a utilizar los términos indistintamente, pero a nivel académico se utiliza castellano. Lo
digo en mi condición de docente de la Facultad de Lenguas Modernas de la Universidad
Ricardo Palma de Lima, Perú.»
Peruanos – hablo español / la traducción al español (2 en total): «Hablo español / La
traducción al español. Cuando me preguntan qué idioma hablo, contesto español. Un hombre
nacido en España, es español. La manera como hablan el español las personas que viven en
el Caribe yo diría que es muy distinta al español que nosotros conocemos y hablamos. :-)
Existe todavía una minoría que utiliza la palabra castellano en vez de español, pero la última
29
80
es más usual.» || «Hablo español / La traducción al español. Nosotros hablamos más de
español que de castellano.»
Peruanos – “de ambas formas” (10 en total): «De ambas formas. Se usa más castellano en el
ámbito educativo [en los demás ámbitos, más español].» || «De ambas formas. Hablo castellano
es en familia.» || «De ambas formas. Uso la palabra español sobre todo en un ambiente
académico, en la lengua coloquial empleo, generalmente, castellano. Generalmente las
personas que tienen reparos en usar la palabra español son de poca cultura.» || «Ambas
formas. Me imagino que será por la formación académica. Cuando yo estuve en el colegio y
en la universidad decía castellano (porque así se decía) y continué utilizando el término hasta
que comencé a trabajar como traductora, donde “aprendí” que no se decía *castellano, sino
español. Ahora me parece raro decir castellano. Podría decir que en general se utiliza más
español que castellano.» || «Español y castellano es igual». || «De ambas formas. Pienso que
no se trata de preferencia; depende de mi interlocutor. Me he dado cuenta que me refiero al
término español cuando me comunico en castellano con personas de otras nacionalidades
que no tienen al castellano como idioma materno.» || «Yo digo hablo castellano y la
traducción al castellano. Pero digo 400 millones de personas hablan español, si bien en
realidad opino que son unos 50 millones de hispanohablantes en Europa y el resto habla en
realidad castellano, no el español de España.» || «De ambas formas. La gente joven usa muy
poco el término castellano, me parece que se está perdiendo como denominación de lengua
en el Perú.» || «De ambas formas, porque depende quién elabore la pregunta, y de la
percepción de la misma; si quien pregunta no es un hispanohablante lo más seguro es que
pregunte en su lengua si habla español y la respuesta será afirmativa, ejemplo, en inglés la
pregunta es Do you speak Spanish?, pero si la pregunta es de un latinoamericano lo más
probable es que hablemos de hablar castellano y no español.» || «De ambas formas. El 90%
del tiempo utilizo la palabra español y [el] 10% cuando trabajo con colegas de Perú o
Argentina [uso el término castellano].»
Bolivianos – hablo castellano / la traducción al castellano (4 en total): «Hablo castellano /
la traducción al castellano. El lenguaje oficial es el castellano.» || «Hay confusión. A veces
es por desconocimiento. En el diario vivir uno va confundiendo, es español, español,
español. Muchos dicen español, pero yo digo castellano. A mis hijos les digo tú no hablas
*español, hablas castellano. Español es con el acento de España. Castellano es con los
modismos, las palabras de cada nación. Si [usted] entra a los websites del gobierno boliviano
[dice]: idioma oficial – castellano y [denominar la lengua así] es lo que se enseña en los
colegios. A la gente que dice que habla español se le hace saber que está incurriendo en un
error. En la Universidad Mayor de San Simón se enseña que el castellano es propio del país
[Bolivia] y que el español es propio de España.»
Bolivianos – hablo español / la traducción al español (6 en total): «Hablo español / La
traducción al español. Siempre dicen hablo español; algunas personas dicen hablo
castellano.» || «Hablo español / La traducción al español. Siempre estamos pendientes de
que no puedan entender otras personas, y castellano es una palabra medio rara, más como de
personas que han estudiado, profesores, profesionales, una especie de élite.» || «Yo digo
hablo español / la traducción al español. La gente mayor dice hablo castellano.» || «Hablo
español. Cuando yo era niño se decía más castellano. En mi casa se decía más castellano,
castellano, castellano. Pero cuando entré a la secundaria se empezó a decir más español, en
los años 80.» || «Pienso que es más español. Hablo español, la traducción al español.
Legalmente pienso que muchas personas asimilan que es lo mismo, pero me parece que lo
correcto es indicar que es español.»
30
81
Bolivianos – “de ambas formas” (8 en total): «De ambas formas. En el ámbito profesional
(educación) nos referimos al castellano como la lengua que se habla pero en todos los demás
ámbitos se dice hablo español.» || «La palabra correcta es castellano. A veces digo hablo
español, a veces digo yo hablo castellano. Pero español es perfectamente aceptable.» || «El
pueblo está acostumbrado a decir español, pero cuando vamos a la escuela nos enseñan
castellano y después cuando ya no estamos en la escuela otra vez decimos español». || «De
ambas formas. Cuando uno está molesto, a veces dice: ¿En qué idioma te estoy hablando?,
¿en castellano? [Si uno no está irritado, español].» || «De ambas formas. Usan la palabra
castellano, pero más la gente de élite. [El pueblo mucho menos].» || «De ambas formas. En
términos generales es hablo español, aunque teóricamente es castellano. Es indistinto en
realidad. Pero en formularios se ha ido generalizando el término español.»
Paraguayos – hablo castellano / la traducción al castellano (12 en total): «Hablo castellano
/ La traducción al castellano. En Paraguay se usa más castellano y en Estados Unidos se usa
más español.» || «Tanto la lengua como la materia son castellano». || «España ne’ẽ. Che a
ñe’e España ñe’ẽ significa ‘hablo castellano’. Ñe’e Guaranimẽ no se usa el término español
(‘en idioma guaraní no se usa el término español’).» || «En guaraní se dice oñe’é
castellánope. Esto significa ‘[Fulano] habla castellano’. La frase eñe’é castellano significa
‘hablá en castellano’ y peñe’é castellano, ‘hablen en castellano’. Para construir el imperativo
en singular y plural, respectivamente las partículas e y pe se colocan al inicio de la oración.
Sin querer complicar más el tema... otra alternativa para decir castellano en guaraní es:
España ñe’eme. Yo diría que dentro del guaraní, el uso de la palabra castellano es reciente y
quizás dentro de un contexto más urbano/capitalino. La expresión España ñe’eme es la más
tradicional, la que se encuentra en los libros de texto (escuela, colegio), discursos académicos
y oficiales, y la más usada por los periodistas y folcloristas (de generaciones previas) en la
radio y la televisión. Sospecho que hasta hoy en día la gente del interior del país prefiere
España ñe’eme antes que castellano.»
Paraguayos – hablo español / la traducción al español (2 en total): «Hablo español / La
traducción al español. Se dice hablo español pero hacer una redacción en castellano.»
Paraguayos – “de ambas formas” (4 en total): «Se dice de las dos maneras, pero más
castellano». || «De ambas formas. Antes de aprender inglés jamás se me ocurriría decir hablo
español porque suena a extranjero, foráneo. Pero en mi caso particular, que paso [la] mayor
parte de mi tiempo en ambientes académicos y en lengua inglesa, cuando hablo en castellano
digo español y no me suena raro.» || «Español, castellano, de ambas formas. Diría más hablo
español que hablo castellano.»
Uruguayo – hablo castellano / la traducción al castellano (0 en total): (En este estudio no
hubo personas encuestadas de Uruguay que indicaran que usaban exclusivamente hablo
castellano / la traducción al castellano).
Uruguayos – hablo español / la traducción al español (15 en total): «Hablo español / La
traducción al español. Español es más usado [que castellano], probablemente debido a la
preferencia mostrada por la RAE, aunque nunca verbalizada, en sus trabajos sobre le lengua.
Como dije más arriba, entiendo que la preferencia por español o castellano es irrelevante en
América. En la Argentina entiendo que se menciona castellano en la Constitución. En el
Uruguay la Constitución no habla de lenguas, pero la ley de Educación de 2009 establece:
“español del Uruguay”, “portugués del Uruguay” (lengua de frontera) y “lengua de señas del
31
82
Uruguay”. El nombre de mi web es elcastellano.org, pero tal vez haya sido por la dificultad
para emplear la ñ en un sitio web. Al mismo tiempo, se llama La Página del Idioma
Español.» || «Hablo español. La respuesta anterior no implica que considere que el término
castellano no sea sinónimo de español. Como hecho singular y algo anecdótico, los
habitantes de Río Grande del Sur en Brasil se refieren a “castellanos” cuando hablan de los
habitantes de nuestro país; denominación que se encuentra en escritos e historias desde los
tiempos coloniales.» || «Yo me refiero al idioma como español. En el Uruguay existe una
gran descendencia española e italiana, y quizás una cierta tendencia a generalizar ha hecho
que siempre se haya referido al idioma como español, a secas. Igualmente reconocemos que
nuestro español (junto al de los argentinos de Buenos Aires, o “porteños”) difiere también en
gran medida del hablado en el resto de América Latina. Tanto es así que a esta altura también
se puede escuchar a quienes lo defienden como español rioplatense (con una gran influencia
italiana, tanto en el acento como en la terminología).» || «Hablo español / La traducción al
español. En mis épocas de escolar (década de 1970), las personas mayores usaban el término
castellano, pero ha entrado en desuso.»
Uruguayos – “de ambas formas” (6 en total): «De ambas formas. En un contexto
uruguayo/sudamericano no técnico, creo que uso español, mientras que uso castellano
cuando hablo con especialistas o cuando estoy en Europa por miedo a herir sensibilidades
políticas.» || «De ambas formas. Quizá se podría decir que es más “culto” decir castellano
que español.» || «De ambas formas. Ambas formas pero con gran predominio de español.
Hace algunos años se utilizaba bastante la palabra castellano en Argentina.» || «De ambas
formas. Cuando me enojo digo, en castellano, en el original. Esta es la leyenda que aparece
en traducciones de texto para marcar que esa palabra fue escrita en castellano, justamente.
Yo la empleo en lugar de decir en buen romance, por ejemplo.» || «Tal vez parece más formal
decir castellano, que al menos en Uruguay suele considerarse que es la forma más correcta al
referirse al idioma. En mi caso, depende más de lo que crea que es el nivel educativo de mi
interlocutor (digo español cuando el nivel es más bajo).» || «En general, en Uruguay se usan
ambas formas y el uso de castellano suele asimilarse a gente más educada, más culta y de
más edad. Los chicos jóvenes suelen usar español casi exclusivamente y la gente menos
instruida no suele usar castellano.»
Argentinos – hablo castellano / la traducción al castellano (11 en total): «Para referirnos a
la lengua en sí, utilizamos hablo castellano». || «[Decimos] hablo castellano. Generalmente
usamos castellano, lo mismo para las películas, decimos está hablada en castellano. No quita
que no usemos español, pero el común es decir castellano.» || «Yo uso castellano, me resulta
difícil utilizar el término español». || «Hablo castellano / La traducción al castellano. Uso
español ante no rioplatenses, cuando me desenvuelvo profesionalmente. Me parece que decir
castellano ofrece cierto rechazo. Yo lo uso porque reafirma mi cultura. En Argentina, todo es
castellano. Decimos español para referirnos a España.» || «Hablo castellano / La traducción
al castellano es lo que siempre he dicho». || «Hablo castellano / La traducción al castellano.
Castellano: eminentemente proviene del área de Castilla (España).» || «Hablo castellano / La
traducción al castellano. Por motivos profesionales, cuando me dirijo a un público que
mayoritariamente prefiere español (v. gr., alumnos de mis cursos a distancia que viven en
EE.UU. o Europa), uso ese término para adaptarme a lo que les resulta más corriente.» || «Yo
prefiero usar castellano. Considero que español se relaciona con España, y que idioma
español abarca no solo al castellano sino también a otros idiomas regionales, tales como el
catalán. Creo que español se usa como transferencia directa del Spanish inglés. Desconozco
como lo sienten los españoles, que sin duda tendrán una carga de historia pesando sobre este
32
83
tema.» || «Castellano. En la Argentina casi no usamos español para referirnos al idioma que
hablamos.»
Argentinos – hablo español / la traducción al español (5 en total): «Hablo español y la
traducción al español. En la Argentina, en la comunidad de traductores usamos traducción al
español y hablo español. Cuestión de usos y costumbres.» || «Hablo español / La traducción
al español. En realidad, creo que me volví consciente de la diferencia cuando me mudé a
Estados Unidos [a los 31 años] y tuve que especificar mi lengua madre. Castellano no
identifica a la lengua que hablo o a la que traduzco y dejé de usarlo. Le he preguntado a
familiares y amigos [en la Argentina] y la respuesta fue contundente: se habla castellano.»
(Traductora que vive en Estados Unidos desde hace varios años).
Argentinos – “de ambas formas” (12 en total): «De ambas formas. Ahora tengo mayor
tendencia a decir español porque es lo que se considera correcto pero antes, se usaba más
castellano.» || «De ambas formas. Digo español cuando hablo con no argentinos. En
estrictísimo rigor, no hay lengua española, ya que en España se hablan cuatro idiomas:
castellano, catalán, gallego y euskera, pero no es por eso que los argentinos decimos
castellano, por supuesto.» || «De ambas formas. A veces, en el contexto de mi trabajo como
traductor freelance para agencias, uso al español, porque trabajo para contextos de lengua
hispana en Estados Unidos, Latinoamérica y España. Cuando uso la expresión en mi país,
utilizo castellano.» || «De ambas formas. Hablo castellano porque es el uso más corriente en
el lenguaje cotidiano. Hablo español cuando el intercambio es con un extranjero o estoy en
un país extranjero y busco a alguien que hable mi idioma. Traducción al español porque esa
es la opción usual con la que siempre nos referimos a la lengua materna tanto en el
traductorado como entre los colegas traductores y, en general, coincide con el concepto de
lengua estándar o general. En la vida cotidiana, se habla de castellano y no de español.
Podríamos decir que se diferencia entre castellano para designar el idioma y español para
referirse a todo lo que esté relacionado con España (costumbres, origen, nacionalidad,
etcétera).» || «Hablo español / la traducción al español – 1; Hablo castellano / la traducción
al castellano – 2. Español es más generalizado; castellano más específico y culto, se alternan
en prensa.» || «De ambas formas. En realidad, de vez en cuando me encuentro diciendo
traducción al castellano, supongo que como una cuestión mecánica o inconsciente, pero si
tengo que elegir, prefiero español ya que obviamente es más identificable [más reconocible].»
|| «De ambas formas. En general, diría que hablo castellano, salvo que estuviera hablando
con un extranjero; en ese caso quizá diría que hablo español. Recuerdo que cuando estuve en
España, donde tengo parientes, ellos decían castellano. En contexto de traducción,
normalmente se habla de traducción al español, quizá por influencia de otras variantes.» ||
«De ambas formas. No hay una razón específica que pueda apuntar.» || «De ambas formas.
Durante muchos años decíamos todos castellano. En los años ochenta empezamos a cambiar
por español dado que la Academia Argentina de Letras, a pesar de insistir en que los dos
términos se referían a la misma lengua, delineó la diferencia entre el castellano (de la región
de Castilla) y el español, la lengua que compartimos. Muchos siguen llamándola castellano.
Podría decir que es una cuestión generacional y también de nivel de educación. Mirá, creo
que lo que pasa es que poca gente sabe que la Academia de Letras sugiere español en vez de
castellano. Entonces depende del tipo o nivel de educación si se enteraron o no. La influencia
de la informática ha hecho más por el cambio de castellano a español que la Academia, ya
que en Windows aparece español y no castellano, y en particular español de Argentina. Pero
el uso de castellano está muy arraigado. Por ejemplo, hasta alumnos míos dicen castellano
(yo dejé de dar clases en el 89, después empecé a enseñar inglés, música y literatura, entonces
no usé más ni castellano ni español ni nada). Tienen entre 30 y 40 años (¡qué vieja estoy!).
33
84
Una exalumna (40 años) me dijo: Yo digo que hablo castellano, pero si tengo que llenar un
formulario, por ejemplo, y me preguntan mi idioma, pongo español. O sea que, a pesar de
saber que es más aceptable decir español, el uso de castellano está tan arraigado que no lo
cambian. Solo usan español en situaciones formales. Creo que profesionales de la lengua o de
la educación, como manejan este tipo de información, usan español. A mí me llevó varios
años que la palabra español saliera naturalmente. Otra exalumna (33 años) me dijo que para
ella es más natural decir castellano, pero cuando empezó a enseñar Español para
Extranjeros, empezó a decir español, porque así se llamaba el curso. Para ella español es una
palabra que inventaron los extranjeros. Y de verdad parece así. Lo que está pasando ahora es
que, como los profesores y maestros ya llevan años acostumbrándose a decir español, están
enseñando a los chicos eso. Los nietos de mis primas, que están ahora en la secundaria, dicen
español. En el currículo se habla de Español... la palabra castellano está quedando relegada a
los “viejos” (mi tía, de 90 años, ni oyó hablar de español: es castellano, me dijo, con la
certeza de una maestra de 1940) y a los que no se dedican a la educación o a las letras. Según
una amiga mía, profesora de Letras y escritora, cuando la Academia salió con esto, cambió al
mismo tiempo el nombre de la materia, de Castellano a Lengua. Pero, evidentemente, el
cambio en el uso se fue dando muy lentamente y todavía hay un gran porcentaje que se
refiere a nuestro idioma como castellano. Creo, además, que existe la idea de que “castellano
está mal y español está bien” y muchos necesitaron justificar su respuesta “castellano” (y eso
que les dije “No hay una respuesta correcta, las dos palabras están bien”) diciendo que “a
ellos les enseñaron así”. Bueno, espero que te quede un panorama más claro de lo que pasa.
Es cierto también que la gente a la que le pregunté son la mayoría porteños... no sé qué pasa
en el interior.» (Encuestada que se tomó la molestia de hacer su propia miniencuesta,
haciendo preguntas a amigos, familiares y colegas de ella). || «De ambas formas. En esta zona
[el Chaco], no depende de nada; se los usa como sinónimos.»
Chilenos – hablo castellano / la traducción al castellano (10 en total): «Hablo castellano /
La traducción al castellano. Yo siempre hablo de castellano, pero si me hablan de español,
entiendo perfectamente de lo que se trata y no me provoca ningún problema.» || «Hablo
castellano / La traducción al castellano. Se puede decir español, pero es muy muy formal,
casi propio del ámbito académico, también si alguien dice que habla español uno supone que
es extranjero o que vivió mucho tiempo en el extranjero.» || «Hablo castellano / La
traducción al castellano. Se entiende si alguien dice que habla español, pero lo usual en
Chile es hablar castellano.» || «Hablo castellano / La traducción al castellano. [El uso del
término] español [es] muy común en las nuevas generaciones que ven películas traducidas del
inglés en donde se dice español y no castellano. También cuando he dicho que yo hablo
castellano, me han dicho que soy “snob”.» || «Castellano – Como substantivo, es el idioma
que hablan esos 400 millones de personas... y como adjetivo denota algo que ver con Castilla.
Español – Son los habitantes de España y lo que viene de allá.» || «Hablo castellano / La
traducción al castellano. Se usan ambas expresiones, pero yo personalmente uso la expresión
castellano.» || «Hablo castellano / La traducción al castellano; y la materia, Castellano. Yo
uso castellano en todos los contextos.»
Chilenos – hablo español / la traducción al español (3 en total): «Yo creo que español
porque el castellano se asocia a España, entonces el español es más dinámico, más
actualizado. Bueno, en el colegio nos dijeron que estudiábamos castellano, pero al conocer
otra gente bajo el mismo idioma, supe que era español o lengua española.»
Chilenos – “de ambas formas” (6 en total): «De ambas formas. Generalmente se adopta la
forma internacional o “mexicana” al referirse al resto de los países hispanoamericanos, por lo
34
85
tanto se dice se habla español en x cantidad de países. Pero también se dice se habla
castellano. Por ejemplo si un extranjero está en Chile y pregunta, se le responde hablo
castellano.» || «De ambas formas. Depende del interlocutor. Si es chileno, digo castellano, si
es extranjero, sin importar su nacionalidad, uso la palabra español.» || «De ambas formas. A
mi parecer cualquier persona puede decirlo de cualquier manera. En el colegio nos enseñaban
que lo correcto era decir castellano, pero se usan indistintamente ambas. Creo que por la
traducción desde otros idiomas (Spanish, espagnol, etc.) se diga “español”, pero para uno que
es de habla hispana, considero que lo correcto es decir castellano.» || «De ambas formas. Se
usa indistintamente. Las personas entienden ambas palabras, por lo que uno las va alternando.
Cuando uno conoce a un español, sobre todo cuando no es de Castilla, generalmente corrigen
el uso no adecuado de español, y señalan que es la lengua castellana. Y agregan que en
España hay muchas lenguas.»
1.6
Observaciones y preguntas del autor
Una pregunta interesante que se puede plantear en relación con el tema dialectológico del
nombre de la lengua —castellano versus español— es el porqué de su actual distribución
geográfica. Entender por qué castellano es preferido en las zonas bilingües de España más
que en sus zonas monolingües no es un gran misterio: en todas las comunidades históricas se
suele rechazar el uso del término español por las connotaciones centralistas e imperialistas
que parecen convertir a las lenguas gallega, euskera y catalana en subordinadas o, como
mínimo, crear la sensación de que están comprendidas bajo el marbete del “español”,
negando así su autonomía y oficialidad. A través de las declaraciones de las personas
encuestadas en este estudio, hemos visto que una de las principales razones por las cuales se
emplea el término castellano en la Península, y sobre todo en las zonas de España donde se
hablan otras lenguas, es para que no se insinúe que el gallego, el vascuence y el catalán no
son lenguas al mismo nivel o con la misma consideración que la española/castellana dentro
de España. Al emplear castellano en España, se hace un intento de colocar esta lengua en pie
de igualdad con las lenguas cooficiales de las respectivas comunidades autónomas, en vez de
poner el castellano/español en posición superior. Así, también se indica que los gallegos,
vascuences, y catalanes, etc., son tan españoles como los de las zonas monolingües de
España. En el caso de los españoles bilingües, su identidad juega un papel primordial en la
elección de las palabras castellano y español.
¿Pero cómo se explica la actual distribución de los términos español y castellano en las
Américas? Dentro del Nuevo Mundo, ¿por qué el uso de castellano está tan concentrado en
América del Sur, sobre todo en las partes central y sureña de Sudamérica, y prácticamente
nulo y ausente en México, América Central y las Antillas? Esta es una cuestión que se yergue
más imponente, escarpada y espinosa que el porqué de la preferencia por castellano en
Galicia, Catalunya y Euskadi; y no sólo en apariencia, pues efectivamente constituye una
montaña más difícil de escalar, un hueso más duro de roer.
Para intentar resolverlo, quizás no baste considerar la situación actual de Hispanoamérica,
sino que hace falta ahondar en sus raíces históricas para determinar de qué modo y en qué
momento el término castellano se implantó —o prácticamente desapareció— en las
diferentes zonas americanas. Ahora bien, existen dos posibilidades generales.
La primera posibilidad es que el término castellano antes era el nombre predominante en
todas las Américas de habla hispana y que luego dejó de serlo, siendo desplazado por
español, en todos los países menos en Perú, Bolivia, Paraguay, Argentina y Chile. Existe,
35
86
efectivamente, una gran cantidad de hispanoamericanos que creen que hace apenas 50 años el
término castellano primaba, o al menos era mucho más frecuente que español, en toda
Hispanoamérica (incluidos México, Centroamérica y las Antillas), y que fue en época
relativamente reciente que dejó de usarse en la mayoría de los países hispanoamericanos,
conservándose principalmente en los del centro y sur de Suramérica. Siguiendo con las
creencias, no son pocos los suramericanos que atribuyen este supuesto cambio a la influencia
del inglés, alegando que este idioma ha afectado más a los países que están más cerca de los
Estados Unidos que a países más alejados como Perú, Chile y Argentina.
Pero la otra posibilidad es que en el Nuevo Mundo la palabra castellano nunca haya sido muy
popular como nombre del idioma fuera de América del Sur, pero logró implantarse y
mantenerse en buena parte de dicho continente austral. De ser así, podemos preguntarnos si
será posible que su uso en buena parte de Suramérica obedezca a la preferencia de una sola
persona cuya influencia al parecer fue grande en dicho continente y, quizás, no tan grande en
México, Centroamérica y las Antillas. ¿A quién me referiré? Al lingüista, político y jurista
Andrés Bello.
Para apoyar esta tesis, el primer paso podría ser averiguar si Andrés Bello efectivamente
insistía en el término castellano o al menos lo prefería. Si no, ahí moriría la hipótesis.
Salvado ese escollo inicial de demostrar la preferencia de Bello por la palabra castellano,
habría que tratar de probar que no hubo ningún otro factor en América del Sur que
favoreciera el término castellano y que a Bello le habría sido posible imponérselo a
Sudamérica (o al menos lograr que allí se prefiriera), pero no a México, Centroamérica y las
Antillas. Toda esta cadena, claro está, descansa sobre el supuesto de que, a mediados del
siglo XIX, la palabra castellano no fuese frecuente en el lenguaje cotidiano de toda
Hispanoamérica y de que no haya sido recién en época reciente que castellano desapareciera
del lenguaje cotidiano de México, Centroamérica y las Antillas.
Establecer el nexo de la preferencia de Bello por el término castellano no cuesta mucho
trabajo. Al leer el capítulo cuatro, “Bello Gramático”, de la Antología de Andrés Bello
(Grases, 1964: 139-166), sobre todo las dos secciones tituladas “Gramática de la lengua
castellana, Prólogo” y “Advertencias sobre el uso de la lengua castellana, dirigidas a los
padres de familia, profesores de los colegios y maestros de escuela”, el lector se topa con
decenas de secuencias con la palabra castellano, referida a la lengua, y no hay ni un solo
ejemplo de español empleado con este significado. El siguiente texto de Bello se presenta
meramente a modo de ejemplo:
«No se crea que recomendando la conservación del castellano sea mi ánimo tachar de
vicioso y espurio todo lo que es peculiar de los americanos. Hay locuciones castizas
que en la Península pasan hoy por anticuadas, y que subsisten tradicionalmente en
Hispanoamérica: ¿por qué proscribirlas? Si según la práctica general de los
americanos es más analógica la conjugación de algún verbo, ¿por qué razón hemos de
preferir la que caprichosamente haya prevalecido en Castilla? Si de raíces castellanas
hemos formado vocablos nuevos según los procederes ordinarios de derivación que el
castellano reconoce, y de que se ha servido y se sirve continuamente para aumentar su
caudal, ¿qué motivos hay para que nos avergoncemos de usarlos? Chile y Venezuela
tienen tanto derecho como Aragón y Andalucía para que se toleren sus accidentales
divergencias, cuando las patrocina la costumbre uniforme y auténtica de la gente
educada. En ellas se peca mucho menos contra la pureza y corrección del lenguaje que
36
87
en las locuciones afrancesadas, de que no dejan de estar salpicadas hoy día aun las
obras más estimadas de los escritores peninsulares.» (Grases: 146)
Los demás eslabones de la cadena arriba esbozada que serían necesarios interconectar para
probar el origen bellista de la preferencia por la palabra castellano en América del Sur
resultan más difíciles de vincular. Sin embargo, una de las más importantes obras jurídicas de
Bello, Principios de Derecho de Gentes, fue acogida por un número considerable de
gobiernos suramericanos —los de Chile, Venezuela, Colombia, Bolivia, Perú, Argentina y
Uruguay—, pero al parecer ningún país fuera de América del Sur la utilizó (Jaksić: 105).
Ecuador, a su vez, incorporó el Código Civil de Bello en su integridad, sin cambiar un ápice
del texto, y los códigos civiles de Uruguay, Argentina y Paraguay tuvieron una “influencia
sustancial” del código de Bello; otros países hispanoamericanos, en cambio, incluyendo
algunos de América Central, sólo tomaron en cuenta el código de Bello, pero sin incorporarlo
directamente a sus leyes (Jaksić: 175-176).
Pero cabe preguntar: ¿Puede una sola persona, por más importante que sea su cargo, o
influyente su posición, afectar el curso de una lengua o, en este caso, la trayectoria de varias
de sus variedades? En caso positivo, ¿habría sido posible que la preferencia de Bello por
castellano hubiera hecho que ese término, y no español, se usara en las constituciones y en
los edictos de los ministerios de educación de las jóvenes repúblicas sudamericanas de habla
hispana, pero que esa preferencia no hubiera tenido ningún impacto en los usos mexicanos,
centroamericanos y antillanos?
Otras interrogantes que surgen a raíz de los hechos dialectales son las siguientes: ¿Por qué el
término castellano está tan arraigado en la Argentina pero prácticamente ausente en el país
rioplatense vecino, Uruguay? ¿A qué fecha se remonta esta diferencia? ¿Surge sólo en los
últimos 50 años, o acaso data del mismo nacimiento de Uruguay como país independiente? Si
la preferencia hacia español en Uruguay ha sido de larga trayectoria, ¿habrá sido una
decisión tomada adrede, al poco tiempo de formarse el país, con el fin de diferenciarse del
uso en la Argentina y así reafirmar la independencia política de Uruguay? Estas son algunas
de las muchas conjeturas y preguntas histórico-dialectológicas que se pueden plantear en
torno al uso de las dos denominaciones en las Américas.
37
88
2
LA MATERIA, LA ASIGNATURA, EL CURSO
2.1
El tema
Pregunta del cuestionario: En su país, para referirse a la materia o asignatura que se dicta o
imparte en la primaria, la secundaria (colegio o bachillerato), y en la universidad, ¿qué
términos se usan con más frecuencia?
Si existen diferencias terminológicas según el nivel, por favor especifíquelo para los
diferentes niveles de estudios.
Nota: Esta pregunta fue “abierta”, es decir, se les dio a los encuestados la libertad de ofrecer
cualquier nombre para designar a la materia que les pareciera adecuado.
2.2
Lo mayoritario y lo minoritario
Uso mayoritario: Español (uso dominante o competidor en 13 países).
Usos minoritarios: Castellano (uso competidor en 9 países); Lengua Española, Lengua y
Literatura, Lenguaje (usos competidores en 4 países cada uno); Gramática, Idioma
Español, Idioma Nacional, Lengua (usos dominantes o competidores en 2 países cada
uno); Comunicación, Lengua Castellana, Literatura, Literatura Española, Redacción
y Estilo (usos competidores en 1 país cada uno).
2.3
Resumen
Existe bastante variedad en los nombres de estos cursos, según la época (porque los
gobiernos a veces les cambian los nombres), según el país y, en el caso de España, dentro del
país. Es decir, hay variación diacrónica y diatópica. Las denominaciones también cambian
según el nivel de estudios a que se refiera (primaria, secundaria, universidad), y de un
instituto a otro. Pero resumiendo, destilando y centrándonos en sus rasgos más destacados,
los nombres de estas materias pueden dividirse en las siguientes tres categorías generales:
(a) Nombres que incluyen la palabra español: los tres más frecuentes son Español,
Lengua Española e Idioma Español; uno o varios de estos nombres son comunes en
la mayor parte del mundo de habla hispana (unos 14 países en total), a excepción de
varios países suramericanos y, tal vez, en las zonas bilingües de España (donde la
palabra español suele ser rechazada, prefiriéndose castellano).
(b) Nombres que incluyen la palabra castellano: estos suelen ser Castellano y Lengua
Castellana y uno o ambos son frecuentes en la mayor parte de América del Sur y en
España, especialmente en la España bilingüe (9 países en total).
(c) Nombres que no contienen ni la palabra español ni la palabra castellano: Ejemplos
son Lengua (en España y Argentina), Idioma Nacional (en Guatemala y El Salvador),
Gramática (en la República Dominicana y Puerto Rico), Lenguaje (en El Salvador,
Perú, Bolivia y Chile), Comunicación (en Perú) y Literatura (en Bolivia).
Nota: Si los términos del párrafo (c) se consideran elipsis de Lengua Castellana / Lengua
Española, Gramática del Español / Gramática del Castellano, Lenguaje Castellano /
38
89
Lenguaje Español y Comunicación en Español / Comunicación en Castellano,
respectivamente, las formas cortas también podrían pertenecer a una de las anteriores
categorías (a) y (b).
2.4
Tabla dialectal
Nota: Ya que las personas encuestadas con frecuencia ofrecían más de un nombre de curso
para este tema, la suma de los quebrados que pertenecen a una zona geográfica de la siguiente
tabla dialectal es siempre mayor a la unidad.
ESPAÑA-MONOLINGÜE
ESPAÑA-BILINGÜE
MÉXICO
GUATEMALA
EL SALVADOR
HONDURAS
NICARAGUA
COSTA RICA
PANAMÁ
CUBA
REP. DOMIN.
Lengua Española (18/28), Lengua (12/28), Español (11/28),
Lengua Castellana (7/28), Castellano (4/28), Lenguaje (2/28)
Lengua Española (13/19), Lengua Castellana (10/19),
Castellano (6/19), Lengua y Literatura (5/19), Español (4/19),
Lengua Castellana y Literatura (4/19), Lengua (2/19), Lenguaje (2/19), Español
Conversacional (1/19), Español Hablado (1/19)
Español (16/16), Lengua Nacional (3/16), Comunicación (2/16), Lengua
Española (2/16), Gramática (2/16), Literatura (2/16), Castellano (1/16), Lengua
y Comunicación (1/16), Lengua y Literatura (1/16), Lenguaje (1/16), Literatura
del Español (1/16), Literatura Española e Iberoamericana (1/16)
Idioma Nacional (10/21), Español (9/21), Idioma Español
(9/21), Comunicación y Lenguaje (4/21), Idioma (3/21), Lenguaje (3/21),
Lengua y Literatura (3/21), Lenguaje y Comunicación (2/21), Literatura
Universal (2/21), Literatura de Hispanoamérica (2/21), Castellano (1/21),
Comunicación (1/21), Gramática (1/21), Lengua Castellana (1/21), Lengua y
Comunicación (1/21), Lenguaje y Escritura (1/21)
Idioma Nacional (13/18), Lenguaje (5/18), Español (4/18), Idioma
(4/18), Lenguaje y Literatura (3/18), Castellano (1/18), Gramática (1/18), Idioma
Español (1/18), Lengua Española (1/18), Letras (1/18), Literatura (1/18)
Español (13/17), Español e Idioma (3/17), Idioma Español (1/17), Lengua
Española (1/17), Lenguaje Español (1/17), Ortografía (1/17)
Español (11/16), Gramática (4/16), Lengua y Literatura (2/16), Lenguaje
(2/16), Lenguaje y Comunicación (2/16), Español y Lenguaje (1/16), Idioma
Español (1/16), Lenguaje Español (1/16), Lenguaje y Escritura (1/16), Literatura
(1/16), Redacción Avanzada (1/16)
Español (16/16), Gramática (4/16), Idioma Español (3/16), Lengua Española
(3/16), Comunicación (2/16), Comunicación y Lenguaje (2/16), Castellano
(1/16), Idioma (1/16), Lengua y Literatura (1/16), Lenguaje (1/16), Lenguaje y
Comunicación (1/16), Literatura (1/16), Literatura Española (1/16)
Español (13/14), Literatura (2/14), Castellano (1/14), Lengua (1/14)
Español (14/17), Lengua Española (7/17), Gramática (4/17), Lengua
y Literatura (3/17), Castellano (1/17), Español-Literatura (1/17), Idioma Español
(1/17), Lenguaje (1/17), Lenguaje y Escritura (1/17), Literatura (1/17)
Lengua Española (18/28), Español (12/28), Gramática (9/28),
Lenguaje (2/28), Lengua (1/28), Lengua Castellana (1/28), Literatura (1/28),
Literatura Dominicana (1/28), Literatura Universal (1/28)
PUERTO RICO
VENEZUELA
COLOMBIA
Español (17/18), Literatura Española (8/18), Gramática (7/18),
Redacción y Estilo (7/18), Lenguaje y Escritura (4/18), Lenguaje (3/18),
Lenguaje y Comunicación (3/18), Comunicación (3/18), Géneros Literarios
(2/18), Literatura Hispanoamericana (2/18)
Castellano (20/22), Lengua y Literatura (7/22), Lengua (5/22),
Castellano y Literatura (4/22), Lenguaje y Comunicación (4/22), Lenguaje
(2/22), Lenguaje y Escritura (2/22), Lengua Española (2/22), El Español en
América (1/22)
Español (16/20), Castellano (11/20), Lengua Castellana (5/20),
Lengua Española (4/20), Lenguaje (4/20), Castellano y Literatura (2/20),
39
90
Español y Literatura (2/20), Castellano y Preceptiva (1/20), Comunicación
(1/20), Español y Colombia (1/20), Gramática (1/20), Humanidades (1/20),
Lengua Materna (1/20), Lengua y Comunicación (1/20), Lengua y Literatura
(1/20), Lenguaje y Comunicación (1/20), Lenguaje y Ortografía (1/20),
Literatura Española (1/20), Redacción y Estilo (1/20)
ECUADOR
Castellano (12/17), Español (8/17), Lengua y Literatura
(5/17), Gramática (4/17), Lenguaje (4/17), Lenguaje y Comunicación (4/17),
Literatura (4/17), Idioma Castellano (3/17), Idioma Nacional (3/17), Lengua y
Comunicación (3/17), Lengua (2/17), Lenguaje Castellano (2/17), Comunicación
(2/17), Expresión Oral y Escrita (1/17), Lengua Castellana (1/17), Lengua
Española (2/17), Lenguaje y Castellano (1/17)
Castellano (15/20), Lenguaje (8/20), Comunicación (7/20),
Lengua y Literatura (6/20), Gramática (3/20), Lengua (3/20), Lengua
PERÚ
BOLIVIA
PARAGUAY
URUGUAY
ARGENTINA
CHILE
2.5
Castellana (3/20), Español (1/20), Idioma (1/20), Idioma Castellano (1/20),
Idioma Español (1/20), Lengua Española (1/20), Lengua y Comunicación (1/20),
Lengua y Literatura (1/20), Lenguaje y Comunicación (1/20), Lenguaje y
Escritura (1/20)
Lenguaje (10/15), Castellano (5/15), Literatura (4/15), Lenguaje
y Literatura (3/15), Gramática (1/15)
Castellano (15/15), Lenguaje (3/15), Comunicación (2/15), Lengua
Castellana (2/15), Español (1/15), Gramática (1/15), Lenguaje y Escritura (1/15),
Literatura (1/15)
Idioma Español (19/21), Español (10/21), Lenguaje (5/21), Lengua
(3/21), Lengua Española (1/21), Lengua y Literatura (1/21)
Castellano (21/28), Lengua (20/28), Lengua Española (10/28),
Lengua Castellana (4/28), Lengua y Literatura (3/28), Lenguaje (2/28), Prácticas
del Lenguaje (2/28), Eje de Lengua (1/28), Español (1/28), Gramática Española
(1/28), Letras (1/28), Literatura (1/28), Literatura Española (1/28)
Castellano (18/19), Lenguaje (8/19), Lenguaje y Comunicación
(3/19), Idioma Castellano (1/19), Lengua Castellana (1/19), Lengua Española
(1/19)
Observaciones de los encuestados
Españoles de zonas monolingües: «Aquí en el centro de España hablamos de la asignatura
de Lengua Española, o popularmente Lengua. Desconozco cómo le llaman a esta asignatura
en las regiones en que la educación se imparte en otra lengua (vasco, catalán o gallego), pero
en las zonas 100% castellanoparlantes del país (que suponen el 70% de la población) se dice
Lengua Española o Lengua, no sólo en las escuelas sino también en la universidad.»
(Madrileña). || «Con respecto a tu pregunta, en España nos referimos generalmente a esa clase
como Lengua o, a veces, también como Lengua Española. Es posible que en las
comunidades bilingües (Galicia, Cataluña, País Vasco, etc.) empleen la frase clase de
Castellano o clase de Español, pero tendrías que comprobarlo con hablantes nativos de esas
regiones (yo procedo de una comunidad monolingüe). En cualquier caso, para la mayoría de
los españoles, se trata de dos términos que emplearía alguien para quien el español no es su
lengua materna. Por ejemplo, los estadounidenses que vienen a estudiar a España suelen
tomar clases de Español o de Castellano (según la denominación que emplee la escuela),
aunque algunos estudiantes extranjeros también afirmarían que toman clases de Lengua
Española (Lengua Castellana es muy poco frecuente). Con respecto a la enseñanza de otros
idiomas, en España normalmente se denomina por el nombre genérico del idioma: clase de
Inglés, de Francés, de Chino, etc. Me comenta un amigo gallego que, cuando él estudiaba, al
principio se referían a la clase de Gallego como Gallego (en castellano) o Galego (en
gallego). Sin embargo, con el paso de los años se impuso Lingua (‘lengua’, en gallego),
imagino que para equipararlo al uso del término Lengua que se usa en castellano y que tiene
la connotación de “lengua propia”. Ten en cuenta que en las comunidades bilingües el
40
91
lenguaje funciona (más aún) como herramienta política, así que los usos suelen estar
distorsionados por cuestiones ajenas a lo puramente lingüístico.» (Murciana que vive en
Cataluña desde hace más de veinte años). || «Lengua Española. Conviven los dos términos
para referirse a la lengua (tanto española como castellana) aunque sí que en la Universidad
hacían bastante hincapié en utilizar lengua española porque castellano era la lengua de
Castilla, que ya no existe.» (Granadina) || «El nombre oficial es Lengua Española, pero
coloquialmente se dice Lengua. Cuando yo era niña decíamos Lenguaje.» (Leonesa). ||
«Lengua Española y Lengua Castellana pero Lengua Castellana se usaba hace más de
veinte años, lo mismo con el término Lenguaje. Esto ha cambiado hace unos diez años, desde
entonces se usa Lengua Española.» (Madrileña). || «Lengua – primaria. Lengua Española –
secundaria.» (Madrileño). || «Lengua Castellana, [pero] cuando era niña en los 70, se llamaba
Lengua Española». (Madrileña). || «Lengua y Lengua Española. Las clases de Lengua se
referían a ‘lengua española’, pero el libro de texto se titulaba Lengua española.»
(Madrileña). || «Lengua Española y Lengua Castellana». (Encuestada de Vizcaya, Álava y
La Rioja). || «Español y Lengua Española. Quiero hacer nota que desde 1985 defiendo que
no fue el castellano el que se volvió español sino al revés: fue el español quien en el siglo
XIII se hizo castellano.» (Aragonés). || «Castellano y Español, indistintamente». (Madrileño).
|| «Cuando yo estudiaba bachillerato se decía Lengua y Literatura Española». (Madrileña). ||
«Español – todos los niveles. Lengua Castellana – primaria.» (Toledana). || «Lengua –
colegio/instituto. Lengua Castellana – universidad.» (Aragonesa). || «Español, Lengua
Española». (Canaria). || «Lengua (en secundaria) y Lenguaje (en primaria). Los términos más
habituales son Lengua y Lenguaje. Lengua Castellana también se usa pero con menos
frecuencia. Además, coloquialmente siempre se abrevia y se acaba hablando de la asignatura
de Lengua.» (Riojana). || «Lengua. En mi caso personal (estudié en un colegio alemán en
España), llamábamos a la asignatura Español, pero lo habitual en el entorno es Lengua. Si no
recuerdo mal, el nombre oficial de la asignatura, al menos en los cursos superiores de
bachillerato (hacia el año 85), era Lengua y Literatura Españolas.» (Madrileño). || «El
nombre oficial suele ser Lengua Española y la mayoría de la gente le llama simplemente
Lengua. En Galicia, donde la Lengua Gallega es obligatoria en enseñanza primaria y
secundaria los niños como mi hijo dicen tener una asignatura de Lengua (española) y otra de
Lingua (galega).» (Manchego que vive en Galicia desde hace 15 años).
Españoles de zonas bilingües: «En Cataluña, donde se dan dos horas semanales de Lengua
Española, este es el uso: a) la clase de Castellano, en Enseñanza Primaria y Secundaria; b) la
clase de Lengua Española o de Castellano, en Bachillerato de Humanidades (dos cursos
previos a la universidad); y c) la clase de Lengua Española en las facultades de Filología,
Periodismo o Traducción, pues en el resto no se enseñan lenguas.» (Catalana). || «Castellano,
Español, Lengua Castellana y Lengua Española. Se usan todos esos términos, menos
Lengua, que sería ambigua. En la educación primaria y secundaria se utiliza más Castellano
y Lengua Castellana. En el ámbito universitario se emplea más Español y Lengua Española.
Pero los gallegohablantes prefieren utilizar, en general, Castelán (la forma gallega de
castellano).» (Gallega). || «Creo que se llamaba Lengua Española, aunque no estoy
completamente segura. Hay que indicar también que nací en 1965, o sea, que tenía 10 años
cuando murió Franco, y probablemente después de su muerte se modificaron estos títulos, en
particular en la región catalana.» (Encuestada que nació en Zamora pero se crió en Bellvitge,
en las afueras de Barcelona). || «Lengua Española. Nunca he usado Castellano para
denominar la asignatura, solo la lengua y normalmente en España por cuestiones de política
lingüística interna.» (Valenciana). || «Castellano y Lengua Castellana». (Catalán). || «Lengua
Española». (Gallego). || «Lengua y Lengua Española. Cuando yo estudié primaria creo
recordar que lo llamábamos Lenguaje, pero por lo que he podido averiguar en una búsqueda
41
92
rápida en Internet, ahora se denomina Lengua o Lengua Española, igual que en secundaria,
bachillerato y universidad.» (Vascuence). || «Lengua Española es la denominación que siento
como más general. Es la que se usa en la universidad. Lengua también se usa en la escuela.
Lengua y Literatura es el nombre de alguna asignatura que he cursado (creo que en el
bachillerato).» (Gallega). || «Castellano – denominación coloquial. Lengua Castellana y
Literatura – título oficial según el currículo vigente para esta materia obligatoria en primaria,
secundaria y bachillerato: http://www.xtec.cat/web/curriculum/batxillerat/curriculum.»
(Catalán). || «Castellano, Español, Lengua Castellana, Lengua Española». (Catalana). ||
«Lengua Castellana y Lengua Española. Dudo entre los dos términos. Tengo 51 años y
recibí la escolarización básica hace ya bastante tiempo. Viendo los libros ahora de mis hijos,
creo que la mayoría de manuales se refieren a Lengua Castellana o Española.» (Catalán). ||
«Castellano y Lengua Castellana – en la calle y en primaria y secundaria. Español
y Lengua Española – en la universidad. También [se usa] Español Hablado. En mi
universidad hay asignaturas de Español Conversacional y un máster sobre Enseñanza de
E/LE (Español como Lengua Extranjera).» (Catalana). || «Lengua Española, Lengua y
Literatura, Lenguaje». (Gallega). || «Lengua Castellana. El nombre oficial de la materia es
Lengua Castellana y Literatura.» (Gallego). || «Creo que Español o Lengua Castellana son
las más extendidas en primaria y secundaria». (Gallega). || «Lengua Castellana. Debe tenerse
en cuenta que en el sistema de educación en Cataluña el idioma preponderante es el catalán.
De alguna manera, puede ser, por lo tanto, un calco del catalán (sería más chocante encontrar:
Llengua Castellana / Lengua Española que Llengua Castellana / Lengua Castellana).»
(Catalán). || «Lengua y Literatura». (Vascuence). || «Lengua Castellana y Lengua Castellana
y Literatura». (Vascuence). || «[Se usan] Lengua, Lengua Castellana, Lengua Española,
Lengua Castellana y Literatura y Lengua y Literatura. En España durante muchos años del
siglo XX el nombre de Lengua Española o Lengua y Literatura Española se usaron de forma
general. A partir de la Constitución Española de 1978, varios políticos promovieron la
sustitución de la palabra española por castellana, al referirse a la lengua, en un supuesto
intento integrador de otras lenguas habladas por parte de la población en algunas regiones
españolas, ya que según ellos todas son españolas. Pienso que es desacertado haberle quitado
el nombre de “española” a la lengua común de todas las regiones españolas, y haberlo
sustituido por un adjetivo que sólo se refiere a una parte de España (castellana). En la
actualidad los programas oficiales hablan de lengua castellana, pero en el lenguaje se utiliza
indistintamente la palabra “castellana” y la palabra “española”, para referirse a la lengua, y
también se le llama Lengua y Literatura.» (Gallega).
Mexicanos: «En primaria solo se dice tener clases, pues el tiempo lo lleva un solo maestro y,
marginalmente, el de deportes. En secundaria solo se dice llevar materias, de química,
matemáticas, etc. La clase de *Castellano no lo usamos nunca; la clase de Español,
siempre.» (El sistema educativo de México está dividido de la manera como se indica a
continuación; nótese que el término secundaria tiene un significado diferente al que tiene en
el castellano/español general: preprimaria (kínder), no es obligatoria; primaria, 6 años – de
primero a sexto; secundaria, 3 años – primero, segundo y tercero de secundaria;
preparatoria o prepa – 3 años – primero, segundo y tercero de preparatoria o se cuenta por
semestres, de primero a sexto; profesional, según la carrera, de 3 a 5 años, por ejemplo,
derecho, 3 años, medicina, 5 años, etc. Es decir, la secundaria en México no es toda la
“secundaria” en la nomenclatura de la mayoría de los países de habla hispana, sino sólo la
primera mitad, y luego viene la prepa, la que, se supone, estaría “preparando” al alumno para
la universidad.) || «En la secundaria y la preparatoria, Español. En la primaria, Lenguaje.» ||
«Se usa Español. En la preparatoria donde estudié tuvimos también la materia Literatura
Española e Iberoamericana.» || «Durante mis primeros años, hasta quinto de primaria-1973
42
93
viví en la ciudad de México y la materia se llamaba Español, luego (en agosto de 1973-para
ingresar a sexto de primaria) me mudé a Puebla y la materia se llamaba Castellano (lo cual se
me hizo rarísimo). Cuando pasé a secundaria (séptimo año escolar) se empezó a llamar
Español y, posteriormente, a partir de 3ero de secundaria (noveno grado escolar), se llamó
Literatura; con mis hijos (en los ochentas y noventas), siempre se llamó Español y después
Literatura.» || «Español y Lengua y Literatura. En la primaria se usa Español como el
nombre de la asignatura y se enfoca básicamente a la gramática, ortografía y escritura. En
secundaria y preparatoria se usa más Lengua y Literatura y se enfoca principalmente en
repaso de gramática y escritura y estudio de la literatura mexicana, latinoamericana e
ibérica.» || «Español, Lengua Nacional. En la primaria se usaba Lengua Nacional (en los
libros de texto gratuitos); en el bachillerato solamente se conocía como Español.» || «Lengua
Nacional en primaria. Español en secundaria.» || «En la primaria (elementary): Lengua
Nacional. La gramática era una parte de la Lengua Nacional, así como la sintaxis, prosodia,
ortografía y algunas otras que ya no recuerdo. En la secundaria (middle school) la materia se
llamaba Español y ésta incluía la gramática y literatura hasta el tercer grado, en el cual la
materia se llamaba Literatura del Español. En la preparatoria (high school) la materia se
llamaba Literatura simplemente. Pero yo estudié la preparatoria de Físico-matemáticas. En
aquel tiempo (los setentas), la preparatoria se dividía en especialidades y en la de
Humanidades había varias materias referentes al español, pero siempre era Español. Yo
nunca oí nada de referencia al idioma como *castellano, en el tiempo que viví en México.
Hasta que vine a estudiar a los Estados Unidos, oí a los sudamericanos referirse a nuestra
lengua como castellano.» (Mexicana que vive en EE.UU. Nótese que secundaria no es
exactamente equivalente de middle school ya que este término, en EE.UU., suele referirse a
sexto, séptimo y octavo grados o, a veces, a sólo séptimo y octavo grados; véase descripción
anterior del sistema educativo mexicano).
Guatemaltecos: «Español – abreviado. Idioma Español – el nombre oficial.» || «Idioma
Español y Lengua y Literatura (primaria y secundaria). Comunicación y Lenguaje
(bachillerato). Comunicación Lingüística (universidad).» || «Idioma Español se utiliza en los
niveles de primaria y secundaria. Esto dependerá del tipo de establecimiento, ya que en
Guatemala existe la educación privada y la pública; el sistema educativo reporta al Ministerio
de Educación de Guatemala. De esta forma [español] se le llama a nuestro idioma, en todos
los niveles de educación, tanto en instituciones privadas como públicas.» || «Idioma Español.
En nivel primario se utilizaba el término Idioma Español; en nivel secundario se utilizaba
Literatura Universal o Literatura de Hispanoamérica, según la temática del pensum. Ello era
en la época de mis estudios, de 1966 a 1977.» || «Español, Lenguaje. No recibí Lengua en el
colegio porque estudié en la capital. En Guatemala el término lengua tiende a referirse a las
lenguas indígenas o autóctonas como mam, quiché, kekchí, cachiquel, etc.» || «Idioma
Español – niveles primario y secundario. Lengua y Literatura – nivel universitario.» ||
«Depende del nivel en que el estudiante esté. En la primaria, Comunicación y Lenguaje. En la
secundaria o en la universidad, hay cursos de Literatura Hispanoamericana, de Literatura
Universal.» || «Se dice Idioma Español, pero también Comunicación y Lenguaje, este último
sobre todo en la secundaria. Es un curso obligatorio si la persona va a estudiar periodismo, o
va a incursionar en la radio o la televisión, pero en la primaria, hasta el sexto grado, sigue
siendo Idioma Español.»
Salvadoreños: «En el tercer ciclo recibíamos Idioma Nacional; ya en el bachillerato,
Lenguaje». (El sistema salvadoreño de educación está dividido en cuatro etapas: parvulario =
kínder y preparatoria; primer ciclo = primero, segundo y tercer grado de primaria; segundo
ciclo = cuarto, quinto y sexto de primaria, o sea que la primaria consta de primer ciclo +
43
94
segundo ciclo; tercer ciclo = séptimo, octavo y noveno, que son los tres años de estudio antes
del bachillerato; y luego bachillerato, que consta de tres años, primero, segundo y tercero. Y
ahí terminan los “ciclos”, pues no hay *cuarto ciclo.) || «Le dicen Idioma Nacional hasta el
tercer ciclo. Después en bachillerato tiene otros nombres más especializados como
Literatura, etc.»
Hondureños: «Idioma Español. Así aparece en la cartilla escolar.» (Cartilla escolar =
‘libreta de calificaciones’). || «Dentro de esa clase que se llama Español enseñan a hablar y a
escribir correctamente, los pronombres, los verbos, los sustantivos...».
Nicaragüenses: «Español. Diría: Saqué 95 en Español, la clase de Español, o pasado
mañana tengo examen de Español.» || «Español, Gramática, Lenguaje y Comunicación.
Creo que en mis tiempos (hace ya un par de décadas) era más común usar Castellano, pero
ahora ya dicen clases de Español.» || «Español y Lengua y Literatura. He indicado dos
nombres porque el primero —aquí en Nicaragua— hace referencia al Español en cuanto a la
asignatura que estudia la lengua y la otra indica el estudio (asignatura) de la literatura de
habla hispana en general. En algunos casos se especifica; en el caso de Lengua y Literatura si
es hispanoamericana, nicaragüense, o española.» || «Español es lo que enseñan como tema de
estudio, y es lo que hablamos los hispanoparlantes». || «Español (en secundaria y en la
universidad). Lenguaje (en primaria). Redacción Avanzada (en la universidad, como parte del
plan de estudios de la ahora extinta carrera de traducción con mención en inglés).» ||
«Español. Por lo general, en Nicaragua, utilizamos la palabra Español, pero algunas veces,
hay materias específicas como la gramática dentro de la misma asignatura, la cual se refiere a
reglas específicas, como por ejemplo puntuaciones, etc.» || «Cuando yo estudié era Lenguaje
en primaria y Español en secundaria. Ahora creo que le dicen Español en ambos niveles.» ||
«Español en secundaria. En la universidad hay otros nombres; dependiendo de cada carrera
le dan un nombre diferente, por ejemplo Lenguaje y Comunicación (carrera de Periodismo), o
Lenguaje y Literatura (carrera de Letras y Ciencias).»
Costarricenses: «Aquí usamos la clase de Español. Desde que tengo memoria (ya más de
cuarenta años) he oído hablar de clases de Español. Tal vez en el tiempo de mi mamá, allá
por los años 40, se acostumbraba hablar del idioma castellano; pero nunca de clases de
*Castellano, sino de clases de Español.» || «Español. Hasta hace como unos 20 años se le
llamaba Castellano.» || «Español, Gramática, Literatura. En el caso de primaria y secundaria
se le llama Español y en el curso se estudia gramática, literatura y, un poco, expresión oral.
En la universidad los cursos son más específicos, entonces en el que solamente se estudia la
gramática se le llama Gramática, en uno en que se estudie literatura se le llama Literatura.
Por otro lado, un curso de Idioma Español es aquel en que se enseña el español como
segunda lengua.» || «Español (utilizado en primaria y secundaria); Lengua Española
(utilizado en las universidades). El área de Letras de la UCR [Universidad de Costa Rica], por
ejemplo, utiliza denominaciones como Curso de Redacción Española, Gramática Española
y Morfosintaxis de la Lengua Española. En primaria y secundaria es muy extraño escuchar
dicho término. Cuando hay presencia de estudiantes extranjeros que utilizan otros términos
como castellano, la presión grupal y social hace que el estudiante deje esa palabra en desuso
[deje de usar castellano] y se adapte a español para evitar ser señalado como el raro(a) del
grupo.» || «Español. Se utiliza para referirse a la materia y la lengua, siempre. En
universidades, dependiendo del enfoque del curso, se denomina curso de Gramática,
Filología o Literatura Española, etc., pero sin desviarse del uso de la palabra español.» ||
«Español, Gramática, Idioma, Idioma Español, Lengua Española. Me parece que no hay
diferencia terminológica según el nivel.» || «Español. Tanto en primaria como en secundaria,
44
95
el nombre que recibe esta asignatura es Español. Ya a nivel de universidad, y dependiendo de
la universidad, ya que en las de carácter privado no se imparte, se conoce como
Comunicación y Lenguaje y los temas tratados no se refieren ni a literatura ni a gramática
como en los dos primeros grados.» || «Español. Pero recuerdo que cuando yo estaba en
primer grado (hace algunos añitos ya, ja ja ja… en 1978, aproximadamente), el libro que
usábamos se llamaba Silabario castellano. Lo cual indicaría que en algún momento sí se le
dio otro uso al término más que referirse solo al español hablado por los españoles y que sí
ha evolucionado con el tiempo.» || «Cuando yo estaba en primaria, se le llamaba Lenguaje y
en la secundaria Español». || «Español, Lengua Española, Lengua y Literatura, Lenguaje y
Comunicación. El término Español es más común para referirse a la materia en primaria y
secundaria. Por el contrario, a nivel universitario, yo he escuchado los términos Lenguaje y
Comunicación, Lengua Española y Lengua y Literatura.» || «Aunque los libros que se
utilizaban en primaria, en la década de los años 80, utilizaban la palabra castellano (Silabario
castellano, por ejemplo), en general, el nombre del curso que se estudia en primaria y en
secundaria es Español. Sin embargo, a nivel de secundaria se realizan las pruebas de
bachillerato donde el examen de Español se compone de tres partes: 30% corresponde a la
prueba de redacción y ortografía, 30% es para la prueba de gramática y literatura, y el 40%
restante se asigna a la nota de presentación. A nivel de universidades públicas existen las
Escuelas de Estudios Generales que “tienen a su cargo la Formación Humanística por medio
de cursos obligatorios para todo estudiante en su primer año universitario”. Esos cursos
incluyen Comunicación y Lenguaje en sus planes de estudio. Además, algunas universidades
privadas y los planes de estudios de ciertas carreras tienen como requisito cursos de
Comunicación.» || «Castellano, Español, Idioma Español. En realidad, el término castellano
se usa cada vez menos, pero “el castellano” siempre aparece en los libros de escuela. No
obstante, si comparamos los títulos de los libros de hace 60 años (de mis padres) con los que
se usan ahora, el de mi madre llevaba el título de Enseñanza del castellano y los nuevos
dicen solamente español. En algunas escuelas y colegios más conservadores, la tendencia
será usar la palabra castellano con mayor frecuencia.»
Panameña: «Hoy en día, Español. En mi época era Castellano.» (Encuestada de unos 65
años).
Cubanos: «En Cuba, en la educación secundaria y universitaria, se dice Español. En la
primaria, Lengua Española.» || «Lengua Española – en nivel de primaria. EspañolLiteratura en niveles secundarios (secundaria básica y preuniversitario).» || «Español.
También se usaba Castellano.» || «Español y Lengua Española. Lengua Castellana se leía en
manuales y libros de texto.» || «Lengua y Literatura y Lenguaje y Escritura. Lengua y
Literatura sería la más usada en bachillerato y la universidad y Lenguaje y Escritura la más
usada en los primeros grados.»
Dominicanos: «Español (en secundaria y universidad); Lengua Española (en primaria). En
la primaria también se le llama Lenguaje.» || «Lengua Española, en el nivel básico. Lengua
Castellana, en high school.» (High school = los últimos cuatro años de bachillerato o colegio
secundario; es decir, del noveno al décimo segundo grado en el sistema académico
estadounidense). || «Gramática – nivel básico. Español – secundario. Español – universidad
(Español 1, Español 2, Español 3, etc.).» || «Gramática, en el nivel básico». || «Lengua
Española. Los aspectos de la lengua española [que se enseñan son]: gramática, ortografía,
composición, lectura comprensiva y expresiva, etc.» || «En bachillerato – Lengua Española
en primero y segundo. En el tercero de bachillerato – Literatura Universal; y en el cuarto de
bachillerato – Literatura Dominicana.» || «Gramática en primaria. Literatura en bachillerato.
45
96
Lengua Española en la universidad.» || «Gramática, Lengua Española y Lenguaje.
Regularmente el nombre de Gramática se usa en la primaria pero no es completamente
estricto ese uso, más bien se usa indistintamente. Se usan con la misma frecuencia:
Gramática, Lengua Española o Lenguaje, es una clase o materia de primaria y secundaria,
los tres términos significan lo mismo.» || «Español (nivel universitario); Lengua Española
(colegios). Cada universidad nombra sus asignaturas de manera distinta.» || «Español,
Lengua Española. En mi colegio se entendía que Lengua Española era el nombre más formal
de la asignatura. Sin embargo, nos referíamos a la clase de Español.»
Puertorriqueños: «Se usa Español en todos los niveles». || «Español. Se utiliza en todos los
niveles K-12 y al nivel universitario (UPR).» (UPR = Universidad de Puerto Rico; K-12 se
refiere a la educación primaria y secundaria, o sea, del kínder hasta el grado doce). || «En sí,
es Castellano, la palabra oficial, pero ya le dicen Español. Más que todo dicen: materia –
Español.» || «En todos los niveles académicos, le llamamos Español a la asignatura». ||
«Español. A nivel escolar, decimos: la Sra. Fernández es mi maestra de Español. La
asignatura Español incluye lecciones de gramática, literatura, etc. No es usual tener varias
clases/cursos de Español con denominaciones específicas. No es usual que haya una
clase/curso que se llame Gramática y otra que se llame Escritura, por ejemplo. No importa
qué grado curses, siempre habrá una clase/curso de Español en tu currículo, sea en escuela
elemental, intermedia o superior. A nivel universitario continuamos refiriéndonos a la clase
de Español. Se oye decir: mañana tengo el examen de Español. Entre estudiantes
universitarios, es posible que incluyan el número del curso (mañana tengo examen de
Español 101). También pueden optar por una alternativa más específica: el nombre que tenga
el curso en su institución. Te veo luego, voy tarde para Literatura Española o me colgué en
el examen de Lite 302.» (Currículo, en este caso, significa ‘plan o pensum/pénsum de
estudios’. Colgarse = ‘reprobar’.) || «Nos referimos a la materia como Español en primaria y
secundaria. También se ofrecen cursos titulados Español Básico y Español de Honor (se
refiere a que es un curso avanzado) en el primer año de universidad. En las universidades se
imparten cursos titulados Gramática, Literatura Española, Literatura Hispanoamericana,
Géneros Literarios y Redacción y Estilo, pero, como sus nombres lo indican, en estos cursos
se tratan temas específicos.» || «Español se usa en la escuela primaria y en la secundaria. En
la universidad hay cursos llamados Comunicación, Gramática, Literatura Española y
Redacción y Estilo.»
Venezolanos: «Pues en Venezuela generalmente se dice Castellano para esta materia. Hace
mucho que pasé por el liceo, pero le pregunté a mi sobrina y me confirmó que todavía se dice
igual.» (Liceo = ‘colegio, establecimiento de enseñanza secundaria’). || «Castellano en todos
los niveles». || «Castellano – la materia en secundaria. Lenguaje – la materia en primaria.» ||
«Castellano y Literatura en bachillerato y Lenguaje y Comunicación en la universidad.
Castellano es la materia y algunas veces se usa sola.» || «Castellano, [en] primaria y
secundaria. Lengua y Literatura, [en] nivel universitario. Castellano se utiliza para referirse a
la materia, cuando se estudian las normas del idioma.» || «Castellano en primaria (gramática
es una parte del estudio del castellano). Lengua y Literatura en secundaria.» || «Castellano,
Lengua, Lengua y Literatura y Lenguaje. En la escuela primaria la asignatura se llamaba
Lenguaje. En bachillerato, si mal no recuerdo, algunos años se llamaba Lengua y en otros,
Lengua y Literatura. En la universidad (estudié Idiomas Modernos) era Castellano.» ||
«Castellano – en bachillerato (escuela secundaria). Lengua – en la escuela primaria.
Lenguaje y Comunicación y Lenguaje y Escritura – en la universidad.» || «Castellano.
Cuando estaba en primaria le llamaban Lengua.» || «La respuesta sería tal vez Lengua y
Literatura que es como indican las calificaciones de Bachillerato emitidas por los colegios a
46
97
los estudiantes. Sin embargo en la universidad hablan de por ejemplo El Español en América
(tengo un hijo graduado en la carrera que aquí se conoce como “Letras”). Cuando yo estudié
los libros de primaria eran libros de Castellano.» || «Lengua y Literatura en los libros de
texto para la primaria y la secundaria, aunque también se usa Castellano y Literatura en
primaria y bachillerato; Lenguaje y Comunicación se usa en algunas universidades; Lengua
Española en la Escuela de Idiomas de la Universidad Central de Venezuela. No existe un
criterio único para la denominación sobre todo en la educación superior.» || «Castellano,
Lengua y Literatura, Lenguaje y Comunicación, Castellano y Literatura, y Lengua
Española. Cuando estudié bachillerato, la asignatura correspondiente se llamaba Castellano y
Literatura; este era el libro de mi generación: http://www.distribuidoraescolar.com/paginacion/verlibro.php?codigo=32. Luego, cuando comencé a estudiar la carrera de
Idiomas Modernos en la universidad (aquí, en Venezuela) vi una materia que se llamaba
Castellano; esa materia, luego de un cambio en el pénsum de estudios, pasó a llamarse
Lengua Española.»
Colombianos: «Que sepa yo, usar Castellano para referirse a la materia que se enseña en
bachillerato o en la universidad es un arcaísmo. Desde los años 60 se emplea Español, y
sencillamente Español en bachillerato.» || «Español y Lengua Española. Castellano [se usa]
en algunos casos. En algunos documentos oficiales aparece Castellano.» || «Castellano →
primaria, bachillerato, algunas universidades; Español → algunas universidades; Lengua
Española → Instituto Caro y Cuervo. Por legislación del Ministerio de Educación de
Colombia se le llama Lengua Castellana.» || «Castellano. En algunas poesías que nos
enseñaban en el colegio se utilizaba lengua castellana. Ejemplo: “Hablemos bien la lengua
castellana, la lengua de Isabela y del Manchego, la lengua sol con el latín y el griego, por
bella, por profunda, por cristiana”. Poeta: José Joaquín Casas.» || «Castellano y Lengua
Castellana – cuando yo estudié la primaria y el bachillerato». || «Cuando era estudiante, la
asignatura se llamaba Castellano. Años más tarde, cuando enseñé en el Colegio Americano
de Bogotá, la llamábamos Español, pero los locales teníamos presente que era una anomalía
por la influencia del inglés.» || Comunicación, Gramática, Lengua y Comunicación, y Lengua
y Literatura. No entiendo la pregunta. Aparentemente se trata de diferentes asignaturas. Pero
si la asignatura solo atañe al idioma, sería Español.» || «Castellano y Español. Español (cada
vez más) o Castellano (cada vez menos)». || «Español, Lengua Española, Lenguaje y
Ortografía. Voy a cumplir 70 años (Oscar Wilde decía que todo se puede esperar de una
mujer que confiesa la edad); cuando entré al colegio, hace 62 años, recuerdo que se hablaba
de Castellano. Después ya en los primeros años de bachillerato se hablaba de Castellano y
Preceptiva tanto para la asignatura como para el “nombre” o la “lengua”. Creo que puede ser
importante que sepa que asistí a un colegio de “señoritas bien” que dirigían unas viejitas
elitistas, cultísimas, puristas, ultra conservadoras y exigentes. No era un colegio bilingüe. Por
lo tanto, hablar bien castellano era una de las metas de la educación normativa. Y siempre se
hablaba de castellano.» || «Castellano. En mi colegio se decía castellano (obligatoriamente),
y la asignatura se llamaba así. Veo que ahora se usa más Español.» || «Español, Lengua
Castellana, y Lenguaje. A nivel oral se prefiere el término Español, por ejemplo: voy a clase
de Español, pero en cuanto a los documentos oficiales se oscila entre Lenguaje (por ejemplo:
“Estándares Curriculares para el área de Lenguaje”) y Lengua Castellana (por ejemplo:
“Lineamientos curriculares de Lengua Castellana”).» || «Castellano, Español, Lengua
Castellana, Lenguaje, Humanidades, Español y Literatura, Lengua Materna, Castellano y
Literatura. Traigo a colación la Ley General de Educación 115 de 1994, en su artículo 23
indica: “Artículo 23 ~ Áreas obligatorias y fundamentales. Para el logro de los objetivos
de la educación básica se establecen áreas obligatorias y fundamentales del conocimiento y
de la formación que necesariamente se tendrán que ofrecer de acuerdo con el currículo y el
47
98
Proyecto Educativo Institucional. Los grupos de áreas obligatorias y fundamentales que
comprenderán un mínimo del 80% del plan de estudios, son los siguientes: Ciencias naturales
y educación ambiental; Ciencias sociales, historia, geografía, constitución política y
democracia; Educación artística; Educación ética y en valores humanos; Educación física,
recreación y deportes; Educación religiosa; Humanidades, lengua castellana e idiomas
extranjeros; Matemáticas; Tecnología e informática”.» || «Castellano, Español, Lengua
Castellana, Lenguaje y Comunicación. Lengua Castellana generalmente se usa para los
cursos de gramática en primaria y algunos cursos universitarios. Lenguaje y Comunicación se
usa para cursos de lectura y escritura en niveles universitarios.» || «Español es el término que
se usa en bachillerato que es del periodo de mi escolaridad obligatoria que recuerdo; también
Español y Literatura. Lengua castellana era el nombre del libro de texto que usábamos en la
clase de Español en bachillerato en el colegio del que me gradué. Yo estudié en un colegio
monolingüe, así que toda mi escolaridad la hice en español. Sin embargo, cuando empecé mi
carrera profesional, como docente de preescolar en colegios bilingües privados (inglés era la
segunda lengua), el término predominante para designar la clase de Español en estos colegios
es Español. Ahora bien, en el último colegio, español en preescolar y primaria baja estaba
asociado directamente con la clase de ciencias sociales, así que se llama Español y
Colombia.» || «La enseñanza de nuestra lengua para no nativos, se le denomina Español
Lengua Extranjera». || «Cuando estábamos en la primaria nos referíamos a la clase de
Lenguaje o de Español. A partir de segundo de bachillerato, nos referíamos a Castellano o
Castellano y Literatura.» || «A la enseñanza de nuestra lengua para no nativos, se le
denomina Español Lengua Extranjera». || «Castellano [se usa] solo en algunos documentos
del Ministerio de Educación y en algunas escuelas y colegios». || «Lenguaje, en la primaria.
Español, en la secundaria.»
Ecuatorianos: «En el colegio, Castellano. En la universidad, Español.» || «Castellano o
Idioma Nacional. La lengua es español, ya la materia es Castellano o Idioma Nacional.» ||
«Para la lengua diría español, pero para la materia, Castellano». || «Lenguaje Castellano –
primaria. Literatura en la secundaria.» || «Antes se decía Castellano; ahora, Lenguaje
Castellano». || «Español, Gramática, Lengua, y Lengua y Comunicación. En realidad, pienso
que todos los términos se usan en todos los niveles educativos y no se limitan a ciertos
niveles.» || «Lengua y Literatura es el nombre que el gobierno ha estandarizado en todos los
niveles. Castellano es la forma en que las generaciones adultas se refieren a la materia.» ||
«En Ecuador usamos la palabra Castellano o Lenguaje para referirnos a las asignaturas de
nuestro idioma». || «Castellano, Español, Lengua Castellana, Lengua Española, y Lenguaje
y Comunicación. En la secundaria estudiábamos Literatura. En el jardín de infantes, mis
sobrinos estudiaban Lenguaje y Comunicación.» || «Castellano e Idioma Castellano –
secundaria y universidad. Español y Gramática – primaria.» || «Cuando estaba en el colegio
(secundaria) se llamaba Castellano». || «Yo tenía clases de Castellano en el ciclo básico del
Colegio Americano. Este término [Castellano] no se utilizaba para las clases de primaria. En
el colegio no teníamos clase de *Español, seguramente porque todos hablamos ese idioma.
Me parece que el término Castellano apunta más al estudio de la estructura del idioma
español. Me parece que Castellano es la asignatura, español es el idioma. Estudiábamos
clases de Literatura en el ciclo diversificado. Esta clase era literalmente una clase de
literatura de autores españoles.» (El ciclo básico se refería a los primeros tres años del
colegio, o escuela secundaria, a los grados 7, 8 y 9; el ciclo diversificado se refería a los
grados 10, 11 y 12). || «[Las clases se llaman] Castellano, Español, Gramática, Idioma
Castellano, Lengua y Lengua y Literatura (en primaria y secundaria). Literatura (en
secundaria y la universidad); y Comunicación (en la universidad).» || «Voy a responder por
mi experiencia: algo recuerdo cuando era muy niña que se decía: Idioma Nacional, pero era
48
99
como algo que decía mi abuela, después, Lenguaje, Lenguaje y Comunicación y finalmente
en el cole Literatura o Lengua y Literatura. Ahora en la U., me dieron una materia básica con
el nombre de Expresión Oral y Escrita.» || «Comunicación y Español (universidad); Lengua
Española y Literatura (secundaria); y Lenguaje y Comunicación (primaria).»
Peruanos: «En el colegio – Lenguaje y Literatura; en la universidad – Lengua y Literatura.
Al utilizar estos términos se obvia la parte de utilizar las palabras Español o Castellano. El
libro que utilizábamos de gramática en el colegio se llamaba Castellano 1, Castellano 2,
Castellano 3, etc. Nos enseñaron también en el colegio que el dialecto que llegó aquí es el
dialecto de Castilla. Por eso hablamos castellano.» || «Castellano y Lenguaje [para la]
primaria, secundaria y universidad, y Lengua Castellana [para la] universidad». ||
«Castellano. Me parece que se usa Español sobre todo en la enseñanza de español como
segunda lengua a extranjeros.» || «Castellano es el término con el cual se denominan a los
cursos de gramática en mi país, desde la escuela primaria». || «Comunicación. El término
cambió a Comunicación [hace] ya más de 20 años. Antes se usaba el término Lenguaje.
Nunca *Idioma Español.» || «Castellano, en la universidad; Lenguaje, en la escuela. En la
universidad llevaba cursos de Castellano, ejemplo: Castellano I, Castellano II, Castellano
III. Era estudiar la gramática en sí.» || «En Perú [se usa] Castellano para referirnos a la
materia que en México se conoce como Español». (Peruano que vive en México). ||
«Castellano y Comunicación en el nivel escolar. Lengua y Lengua Castellana en la
universidad.» || «Cuando estudié en la universidad (desde el 81 hasta el 85), se denominaba
Castellano (no sé si habrá variado). Los formularios de los certificados de notas de educación
primaria y secundaria actualmente tienen el término Comunicación. Lenguaje se utilizaba en
mi época de colegio (primaria y secundaria, 1969 a 1980).» || «Comunicación: en el colegio.
Lengua: en la universidad. El Diseño Curricular Nacional (DCN) es un documento normativo
y de dirección válida para todo el país que resume los aprendizajes previstos. El DCN da los
fundamentos de qué, para qué y cómo se debe enseñar y aprender. Entre los propósitos de la
Educación Básica Regular que figura en el DCN vigente está especificado textualmente como
segundo punto “Dominio del castellano para promover la comunicación en todos los
peruanos”. El primer punto se refiere al desarrollo de una identidad personal en el educando.
Como ves, el propio MINEDU [Ministerio de Educación] habla en el DCN de castellano, no de
“español”.» || «Hay un hecho curioso. En el Perú se prefieren los colegios particulares puesto
que se considera que la educación es mejor. He notado que si el colegio es bilingüe, el curso
se llama Castellano. Sin embargo, en colegios monolingües se habla de Lengua y Literatura,
porque es obvio y evidente que nos estamos refiriendo a la lengua oficial del país. He visto
también que en la educación primaria utilizan el nombre Comunicación para el curso de
lengua materna.» || «Comunicación en primaria. Lengua y Literatura en secundaria y en la
universidad. Ten en cuenta que estos son términos usados de manera genérica y alguna
institución privada podría cambiarlos a voluntad.»
Bolivianos: «Lenguaje en el nivel primario. En Bolivia, en la zona rural, se dicta la materia
de Castellano como segunda lengua. Así que los niños tienen clases de Castellano en
aquellos lugares donde se habla algún idioma originario.» || «Lenguaje [es el curso donde se
enseña] cómo se utilizan los verbos, cómo se arman los párrafos, como language arts. En
Lenguaje se aprende lectura, redacción, todo eso.» || «Revisando los cuadernos de mi madre,
antes se llamaba Castellano. Yo con el término Castellano no lo llevé en ningún momento.
[Nunca me tocó llevar una materia que se llamara Castellano]. Siempre fue Lenguaje. Bueno, en
nivel secundario fue Lenguaje y Lenguaje y Literatura. Cursé la secundaria entre 1978 y
1983.» || «En mi época el sistema estaba dividido en: nivel básico (primero a quinto) y ahí la
materia se llamaba Lenguaje; nivel intermedio (primero a tercero) y también se llamaba
49
100
Lenguaje; y luego nivel medio (primero a cuarto) y ahí se llamaba Literatura. Luego
cambiaron el sistema dividiéndolo en primaria (primero a sexto) y secundaria (primero a
sexto), aparte de la guardería, el prekínder y el kínder, [que se cursan] antes de la primaria.» ||
«En básico yo llevaba Lenguaje. En intermedio ya era Literatura; también en medio era
Literatura.»
Paraguayos: «Castellano. Se dice hacer una redacción en castellano.» || «Cuando yo iba a
la escuela en los 70, se le denominaba Lenguaje, luego en la secundaria se denominó
Castellano. En la actualidad, algunos colegios lo llaman Comunicación y otros Español.» ||
«Castellano (primaria); Literatura (secundaria).» || «Castellano. Ahora le llaman también
Lengua Castellana.» || «La materia es Castellano». || «La materia se llama Castellano, no
Español. Se dice vamos a estudiar castellano, rendí Castellano.» (Rendir una materia =
‘examinarse en esa materia, sobre todo cuando se trata del examen final’). || «Tenemos la
materia Castellano, no tenemos *Español. En el colegio (high school) la materia era
Castellano: sacar un 10 en Castellano era lo máximo, la nota superior.» || «Castellano,
Lenguaje y Gramática. OBS: Lenguaje (a veces Lenguaje y Escritura) o Gramática eran/son
usados en la primaria; Castellano en la secundaria.»
Uruguayos: «Español. También Idioma Español a todos los niveles de la enseñanza
primaria, secundaria, etc.» || «Lenguaje e Idioma Español. La materia se llama Lenguaje en
primaria e Idioma Español en secundaria. No existe, que yo sepa, a nivel terciario.» ||
«Idioma Español, Lengua, Lenguaje. En la primaria se decía, por lo general, Lenguaje, pero a
veces también Lengua. En la secundaria se decía, y se dice todavía, Idioma Español.
Lamentablemente en la universidad la asignatura no existe en la mayoría de las carreras. Yo
la hice porque estudié traductorado y lingüística, se llamaba Español a secas. Quizás tendrías
que hablar con gente de otra formación, por ejemplo periodistas. Sé que ellos tienen una
asignatura parecida, pero desconozco el nombre. Si querés le pregunto a mi hermana que
estudió comunicación. O te paso su mail.» || «Idioma Español y Lenguaje. En mi época (hace
30 años), en la enseñanza primaria se llamaba Lenguaje. En secundaria y la universidad
siempre se llamó, y aún se llama, Idioma Español.» || «Español – Así nos referíamos los
estudiantes a la materia Idioma español, tanto en primaria como en secundaria: hoy tenemos
Español. Idioma español es el nombre oficial de la materia en educación secundaria.
Lenguaje es el nombre que se le daba a la asignatura en los primeros años de primaria cuando
yo cursaba; creo que en la actualidad se denomina Lengua. Aquí puedes descargar más
información sobre la educación en lenguas que se imparte en primaria en el Uruguay:
http://uruguayeduca.edu.uy/Portal.Base/Web/VerContenido.aspx?ID=209542. Si bien no está
directamente relacionado con tu estudio acerca del nombre de la asignatura en cuestión, en
Uruguay nos referimos a la primaria como escuela (cuando es pública o estatal) o colegio
(cuando se trata de enseñanza privada). La secundaria se conoce generalmente como liceo,
sea público o privado.» || «Español en la universidad; Idioma Español en secundaria;
Lenguaje en primaria.» || «Enseñanza primaria: Idioma Español. Enseñanza secundaria:
Idioma Español. Enseñanza terciaria: no hay cursos para eso, salvo que específicamente se
estudie profesorado, habría que buscar en los programas publicados en Internet.» || «Español
– informal. Idioma Español – formal.» (Sin embargo, en referencia a la lengua, este
encuestado indicó que idioma español le suena más infantil y que lengua española es más
formal). || «Idioma Español. En los tres ámbitos (primaria, secundaria, universidad) se usa
Idioma Español para la materia. Coloquialmente, se dice Español (¿Cómo te fue en
Español?, por ejemplo), Lengua o Lengua Española se usa en otros contextos, como en
nombres específicos de materias (Historia de la Lengua Española), o de áreas (Lengua y
Literatura) o con respecto a otras lenguas (lengua extranjera, lengua charrúa, etc.). Pero no
50
101
se usa *Castellano. Por cierto, desde 2011 tenemos nuestro propio diccionario y se llama
Diccionario del español del Uruguay.»
Argentinos: «En Argentina usamos más Castellano que Español sin lugar a dudas. De todos
modos, tanto los estudiantes como los profesores no usan ninguna de las dos, sino que se
refieren a la asignatura como Lengua (a veces Lengua y Literatura, según el plan de
estudios).» || «En respuesta a su consulta, aquí en la escuela primaria el término que
utilizamos es Lengua. En la escuela secundaria también. En los institutos terciarios se utiliza
Lengua Española. Se usa así hace años. Exacto, para referirse a la materia utilizamos frases
como la clase de Lengua o la clase de Lengua Española. De hecho, las materias Lengua y
Matemáticas son las dos materias más importantes en la escuela primaria.» || «La materia, en
nuestro país, es Lengua». || «Desconozco cómo se llama [la materia] en la actualidad. En mis
épocas de primaria: Castellano. En la secundaria, Lengua. En la facultad y en los
profesorados (por esos tiempos), Lengua.» || «Castellano (1° a 3° año, 1976-1980), en la
actualidad solo en muy pocas se llama así esta materia. En la actualidad, en la ciudad de
Buenos Aires, la materia se llama Lengua (1° a 3° año) o Lengua y Literatura (1° a 5°).» ||
«En primaria y secundaria, Lengua; [en la] universidad y los institutos terciarios, Lengua
Española. Creo recordar que para la generación de mis padres, el nombre de la asignatura se
conocía como Castellano o Español.» || «Castellano y Lengua Castellana [en] todos los
niveles y modalidades educativas. Lenguaje, nivel primario.» || «Español – 1 [ocupa el primer
puesto], Castellano – 2 [segundo lugar]. Se alternan, pero Español es el más usado.» ||
«Castellano – primaria, secundaria, universidad. Castellano es la lengua de Castilla. Español
es incorrecto porque no es la lengua de España.» || «Castellano – antes, hace varios años.
Lengua – primaria, secundaria. Lengua Española – Universidad.» || «Castellano, en la
primaria y secundaria». || «Castellano y Lengua. Tengo 59 años. Cuando era pequeña se
decía Castellano, pero ahora dicen Lengua.» || «Castellano se usaba para indicar la
asignatura del secundario. Lengua se usaba para indicar la asignatura del primario.» ||
«Castellano, Lengua y Lengua Castellana. En la primaria se dice Lengua, en la secundaria
Castellano, o Lengua Castellana. No se dice *Español.» || «Castellano dejó de usarse hace
muchos años en los planes de estudio de primaria o secundaria. Si bien en los documentos
oficiales no se usa esa denominación, la gente adulta muchas veces sí sigue llamando así la
asignatura cuando recuerda algún episodio de su adolescencia. Español, por lo general, figura
como Español para Extranjeros o Español como Segunda Lengua en las instituciones
oficiales y privadas donde se trabaja con una población plurilingüe que no tiene el español
como lengua materna. Lengua también dejó de figurar en los lineamientos curriculares del
nivel primario y secundario como nombre de la asignatura. Como asignatura, solamente
registro el Eje de Lengua en el curso de ingreso de la Universidad de Quilmes. Lengua
Española, como materia en traductorados y profesorados, por ejemplo, el Instituto Superior
en Lenguas Vivas “Juan Ramón Fernández” y el Instituto Superior del Profesorado
Secundario “Joaquín V. González”. Otro nombre: Prácticas del Lenguaje. Así figura en los
diseños curriculares tanto nacionales como provinciales actuales. La justificación es que es
una denominación más amplia que abarca la oralidad, la escritura, la comprensión de textos e
incluye todas las variedades lingüísticas, la rioplatense y las regionales. En líneas generales,
podríamos decir que los cambios de nombre han seguido los vaivenes de las políticas
educativas que se han ido implementando en distintas etapas de nuestro desarrollo como país,
algunas veces condicionados por cierto esnobismo pedagógico que copia teorías o posturas y,
en otros casos, por una necesidad de establecer la variedad rioplatense con jerarquía propia
frente al español peninsular.» || «Escuela primaria: Castellano. Escuela secundaria: Lengua
(castellana) y Literatura Española (nunca *Español). Universidad: depende del curso de
estudio, pero siempre se denomina Castellano.» || «Castellano – primaria y secundaria hasta
51
102
más o menos los 80. Lengua – primaria y secundaria en la actualidad. Lengua Española –
universitario.» || «En la primaria y secundaria, Castellano o Lengua. En las escuelas de
traducción, Lengua Española por oposición a Lengua Inglesa; ambas son materias que
abarcan varios años. En otros lugares, no sé.» || «Creo que depende del nivel de enseñanza.
En la escuela primaria, cuando la cursé yo, la materia se llamaba Lenguaje; en la secundaria,
Castellano (creo que ahora se llama Lengua en ambos niveles), y en el traductorado (nivel
terciario/universitario) se llamaba Lengua Española o Gramática Española.» || «Lengua –
primaria y secundaria; Lengua Española – universidad.» || «Lengua. El estudio de gramática
se llama Lengua. En primaria y los primeros años de la secundaria se estudia Lengua, en
cuarto y quinto años de la secundaria se estudia Literatura y consecuentemente se estudian
los diversos estilos literarios, análisis literarios, etc. Si se agrega un adjetivo a Lengua en todo
caso es Lengua Española.» || «Lengua y Lengua y Literatura. Lengua es lo que más se utiliza
en la escuela primaria; en la secundaria: Lengua y Literatura. En los estudios superiores
tienden a llamarla Letras.»
Chilenos: «En Chile decimos la clase de Castellano». || «Castellano, [en] primaria y
secundaria. Lengua Española, [en] la universidad.» || «Castellano. Siempre que a uno le
preguntan dice hablo español pero en el colegio se enseña Castellano.» || «Castellano era la
[palabra] que se usaba siempre cuando estaba en el colegio. Ojo, nací en 1941 y hace mucho
tiempo que dejé el colegio. Consulté con mis nietos de 12 y 13 años y ellos me dicen que
hablan de Lenguaje por los cursos en el colegio. Todo evoluciona.» || «Castellano, Lenguaje.
Inicialmente, en las escuelas se usaba Castellano para referirse a la asignatura escolar.
Después de 1995 (creo), la asignatura pasó a llamarse Lenguaje.» || «Castellano. En Chile
sólo se usa Castellano. Es el título del libro de estudios, el que aparece en la libreta de notas
y lo que habla la población. Los diccionarios son de Castellano o de Inglés-Castellano.
Español se usa apenas como adjetivo para denotar algo que venga de España. Pero... por la
influencia de la internet, hoy en día ya empieza a aparecer español como idioma en algunos
escritos.» || «Castellano. Sólo esta alternativa es correcta. En Chile el nombre de la asignatura
o curso en todos los niveles de la educación (básica, media, superior) es siempre Castellano.»
|| «Castellano. Hace algunos años atrás (no sé exacto cuántos), se cambiaron y reorganizaron
las asignaturas en la enseñanza básica, ahora se llama Lenguaje o algo así, pero para las
personas adultas es Castellano.» || «En mi época era Castellano, pero [a partir] de la década
de los noventa, con el retorno de la democracia, cambió a Lenguaje y Comunicación». ||
«Castellano y Lenguaje. Hasta hace algunos años se hablaba comúnmente de Castellano. De
hecho, mi generación aún se refiere así a la asignatura y al idioma, en general en el país se
habla de castellano como la lengua que usamos, pero de a poco la denominación de la
asignatura se ha ido asentando como Lenguaje.» (De a poco = ‘poco a poco,
paulatinamente’). || «Castellano [se llamaba] mientras yo estudiaba (hasta el 94). Luego, en el
2000, el nombre cambió a Lenguaje y Comunicación. No sé cómo se llama ahora el curso.
Estoy casi segura que volvieron a cambiarle el nombre.» || «Hace unos años atrás se hizo una
reforma educacional y las materias cambiaron de nombre. La asignatura se llamaba
Castellano y pasó a llamarse Lenguaje ahora.» || «La asignatura se llamaba tradicionalmente
Castellano, pero hace unos diez años se cambió por Lenguaje». || «Castellano y Lenguaje y
Comunicación». || «Castellano y Lenguaje». || «Solo Castellano en mi época». || «Lenguaje.
Cuando yo estaba en el colegio, se le llamaba Castellano, pero hoy se le está llamando
Lenguaje. Muchas veces, cuando hablo con mi hijo y le pregunto cómo le ha ido en
Castellano, él me responde ¿A qué te refieres?.»
52
103
2.6
Observaciones y preguntas del autor
Al parecer existe una tendencia general, en varios países, de dejar de usar los términos
Español o Castellano para los nombres de estos cursos y de emplear, en su lugar, nombres
como Lenguaje, Comunicación, o Idioma Nacional. De existir tal movimiento, ¿por qué
habrá tenido arraigo en ciertos países y no en otros? ¿Cuáles son los factores políticos y
sociales que ocasionaron estos cambios en aquellos países donde se han producido?
En la España bilingüe, la preferencia por castellano en los planes de estudio y etapas
formativas enlaza con las cuestiones ideológicas e identitarias apuntadas anteriormente. Esto
se refleja en el hecho de que casi todos los diccionarios bilingües que se utilizan en la
educación primaria, secundaria y universitaria llevan la denominación galego-castelán,
català-castellà, etc., en vez de emplear el cognado que corresponde a español en el nombre
del diccionario, por ejemplo, català-*espanyol. De modo similar, las materias en estas
comunidades suelen tener denominaciones como Lingua Castelá e Literatura; véase, por
ejemplo,
el
siguiente
enlace
de
un
plan
de
estudios:
http://ciug.cesga.es/PDF/PlanEstudiosLOEcurso2008-2009.pdf
53
104
3
LA CIUDADANÍA ANTE LA REAL ACADEMIA ESPAÑOLA
3.1
El tema
Imagínese que alguien le dijera lo siguiente:
La polémica sobre cuál de estas denominaciones (castellano o español) resulta más
apropiada está hoy superada. El término español resulta más recomendable por carecer de
ambigüedad, ya que se refiere de modo unívoco a la lengua que hablan hoy cerca de
cuatrocientos millones de personas.
Preguntas del cuestionario:
¿Cuál es su reacción ante esta afirmación?
¿Está de acuerdo con ella o no?
¿Por qué sí o por qué no?
¿Por qué piensa que algunos hispanohablantes están de acuerdo con esta afirmación, pero
otros, no?
Por favor, precise las discrepancias políticas, sociales, culturales, etc. que considere que
llevan a las personas a tener diferentes opiniones al respecto.
Nota: A las personas interpeladas se les presentó el texto en letra cursiva de la § 3.1 y se les
pidió su opinión al respecto, pero no se les informó cuál era la fuente de la cita. Es decir, a
menos que algún encuestado reconociera que la afirmación citada provenía de la entrada
sobre castellano/español del Diccionario panhispánico de dudas (RAE 2005), no sabría que
se le estaba pidiendo su opinión sobre lo declarado por la Real Academia Española /
Asociación de Academias de la Lengua Española.
3.2
Lo mayoritario y lo minoritario
Opinión mayoritaria: Estoy de acuerdo con la afirmación en cuestión (opinión dominante en
14 o 15 países).
Opiniones minoritarias: Estoy en desacuerdo con la afirmación en cuestión o tengo dudas
respecto de ella (opiniones dominantes en 5 o 6 países).
3.3
Resumen
En Hispanoamérica la afirmación anterior es aceptada sin mayores reservas en la mayor parte
del territorio: México, América Central, las Antillas y, en medida un poco menor, en
Venezuela, Colombia, Ecuador y Uruguay. Pero en Perú, Bolivia, Paraguay, Argentina y
Chile dicha afirmación a menudo suscita fuertes resquemores, reacciones negativas, o,
cuando menos, respuestas ambiguas. En España la cuestión va por zonas: en las áreas
bilingües como Galicia, el País Vasco y Cataluña, la afirmación suele ser rotundamente
negada y, a veces, hasta vilipendiada, en tanto que en las zonas monolingües más personas la
aceptan o, por lo menos, la toleran.
54
105
Nota: En la Tabla dialectal 3.4, cuando en un país determinado el número de las respuestas
afirmativas es menor que la suma de las negativas y ambiguas, estas aparecen resaltadas. Se
resaltan porque existen indicios de que hay una situación “diferente” en dicho país, la
excepción a la regla general o situación mayoritaria en donde lo declarado por la RAE sobre
el tema es mayormente aceptado.
3.4
Tabla dialectal
ESPAÑA-MONOLINGÜE
ESPAÑA-BILINGÜE
MÉXICO
GUATEMALA
EL SALVADOR
HONDURAS
NICARAGUA
COSTA RICA
PANAMÁ
CUBA
REP. DOMIN.
PUERTO RICO
VENEZUELA
COLOMBIA
ECUADOR
PERÚ
BOLIVIA
PARAGUAY
URUGUAY
ARGENTINA
CHILE
3.5
de acuerdo (13/26), reacción ambigua (11/26), en desacuerdo (2/26)
en desacuerdo (8/20), reacción ambigua (8/20), de acuerdo (4/20)
de acuerdo (12/14), reacción ambigua (2/14)
de acuerdo (12/16), reacción ambigua (4/16)
de acuerdo (7/12), reacción ambigua (4/12), en desacuerdo (1/12)
de acuerdo (6/8), reacción ambigua (2/8)
de acuerdo (14/17), reacción ambigua (2/17), en desacuerdo (1/17)
de acuerdo (11/16), reacción ambigua (4/16), en desacuerdo (1/16)
de acuerdo (7/10), reacción ambigua (2/10), en desacuerdo (1/10)
de acuerdo (12/16), en desacuerdo (2/16), reacción ambigua (2/16)
de acuerdo (10/13), reacción ambigua (3/13)
de acuerdo (11/17), en desacuerdo (4/17), reacción ambigua (2/17)
de acuerdo (11/20), reacción ambigua (6/20), en desacuerdo (3/20)
de acuerdo (12/20), reacción ambigua (5/20), en desacuerdo (3/20)
de acuerdo (10/17), reacción ambigua (4/17), en desacuerdo (3/17)
en desacuerdo (9/20), reacción ambigua (7/20), de acuerdo (4/20)
reacción ambigua (6/13), de acuerdo (6/13), en desacuerdo (1/13)
reacción ambigua (6/13), de acuerdo (4/13), en desacuerdo (3/13)
de acuerdo (11/19), reacción ambigua (7/19), en desacuerdo (1/19)
de acuerdo (10/23), en desacuerdo (7/23), reacción ambigua
(6/23)
de acuerdo (10/18), en desacuerdo (6/18), reacción ambigua (2/18)
Observaciones de los encuestados
Nota: Las observaciones de esta sección están separadas por país (y en dos zonas en el caso
de España), y, dentro de cada país/zona, se dividen en tres categorías:
(a) Respuestas que indican consentimiento y aceptación de la afirmación del DPD sobre
el uso de los dos términos castellano y español (“están de acuerdo”).
(b) Las que indican disconformidad y divergencia con la afirmación (“están en
desacuerdo”).
(c) Las que no dejan vislumbrar claramente una posición a favor o en contra (“la
respuesta a la pregunta fue ambivalente, ambigua o matizada”).
Si la persona interpelada marcó o, en una entrevista oral, dijo “estoy de acuerdo”, por lo
general categoricé su respuesta como “de acuerdo”, a menos que después se haya desdicho
parcialmente. Del mismo modo, en el caso de una respuesta, escrita u oral, de “no estoy de
acuerdo”, la categoría asignada fue la de “en desacuerdo”. Si no marcó ninguna de las dos
55
106
respuestas, sino que sólo ofreció una respuesta narrativa, la analicé lo mejor que pude y
decidí a cuál de las tres categorías pertenecía. En el caso de una proporción relativamente
pequeña de las respuestas, me costó trabajo decidir a cuál de estas tres categorías pertenecía y
posiblemente el lector no esté de acuerdo con la asignación en todos los casos. Sin embargo,
se considera que estos detalles no alteran en forma sustancial el peso de las evidencias ni las
conclusiones generales que se han sacado. Las respuestas que afirman a secas que la
polémica en cuestión no existe se han catalogado como respuestas ambivalentes. Se han
suprimido de la § 3.5, “Observaciones de los encuestados”, todas las respuestas que no
ofrecieran “sustancia” más allá de expresar una opinión a favor, en contra o ambigua, tales
como «estoy de acuerdo», «no estoy de acuerdo» o «no tengo opinión al respecto», pero este
tipo de respuestas sí se cuentan y están consignadas en las estadísticas de la Tabla dialectal
3.4.
Españoles de zonas monolingües que están de acuerdo (13 en total): «Estoy de acuerdo con
ella. El término español es más “global”, más universal, me encanta.» (Murciana). || «[Mi
reacción] es positiva. Estoy de acuerdo con ella porque el término español me parece más
inclusivo (engloba todos, o casi todos, los tipos de español hablados fuera de España),
además creo que se evitan connotaciones.» (Madrileña). || «Sí, estoy de acuerdo [porque] es
lógico». (Madrileño). || «¡Sí estoy de acuerdo! Porque [el término español] es más universal, se
refiere a la lengua que hablan los hispanohablantes en todo el mundo.» (Madrileña). || «Estoy
de acuerdo: tengo dos libros y varios artículos sobre ese tema». (Aragonés). || «Estoy de
acuerdo. [Utilizar el término español] conviene más a la realidad multinacional de esta lengua.»
(Madrileño). || «Creo que se utiliza siempre el término español cuando se habla de la lengua
que hablan tantos millones de personas en el mundo». (Madrileña). || «Mi reacción [ante esta
afirmación] es positiva. Estoy de acuerdo porque dejó de ser castellano hace tiempo para
convertirse en español.» (Madrileño). || «Sí estoy de acuerdo, pero no creo que haya mucha
polémica. Creo que se trata más bien de un uso dialectal.» (Toledana). || «Estoy totalmente de
acuerdo con esta afirmación. El término español me hace pensar en el idioma no en mi país
exclusivamente. El término castellano me parece extremadamente “español-céntrico”. Para
mí Castilla-La Mancha no es sino una de las comunidades autónomas de España. Para mí
español es el idioma hablado por todos nosotros. No me sugiere ninguna idea negativa, en
cambio castellano, sí.» (Canaria). || «[Mi reacción es] muy positiva. Estoy de acuerdo porque
[el término español] recoge todo el ámbito de los países que la hablan [que hablan la lengua
española].» (Madrileño). || «Totalmente de acuerdo, siempre que hable con personas normales,
cultas, inteligentes y apolíticas. De lo contrario, o las ignoro (lo más habitual) o me cago en
su P. Madre. El castellano no existe, salvo en los manuales “políticamente correctos” de
España (o lo que aún queda de ella). En el castellano real, no caben los neologismos,
barbarismos, etc., que existen en español, como los derivados del vasco, francés, inglés,
árabe, amerindios y demás, que conforman el español moderno y universal. Español es la
única forma verdadera y lógica de denominar nuestro idioma y/o lengua actualmente.»
(Madrileño).
Españoles de zonas monolingües que están en desacuerdo (2 en total): «No estoy de acuerdo
porque en España se hablan más lenguas que el castellano». (Madrileña). || «En realidad
nunca he sido consciente de que un término fuera más recomendable que el otro. Supongo
que si le vinculamos connotaciones geopolíticas, etc., un término podría ser más
recomendable que el otro, pero me choca la afirmación porque ambos términos son válidos y
entiendo que están tan interiorizados que sería difícil ofender a nadie con uno u otro (salvo si
queremos darle esa connotación geopolítica que todo lo fastidia). No sé si mi opinión es muy
56
107
rigurosa, porque confieso que esta “polémica” que mencionas me resulta poco familiar.»
(Madrileña).
Españoles de zonas monolingües cuya respuesta a la pregunta fue ambivalente, ambigua o
matizada (11 en total): «No sé si la polémica está superada, pero yo opino que el término más
adecuado es español. No tengo elementos de juicio para saber cómo se usa el término
castellano fuera de España.» (Leonesa). || «Respeto distintos modos de referirse a la lengua,
entiendo que hay sensibilidades locales». (Almeriense). || «Como el español es también la
lengua de Castilla, ambos términos son compatibles. La denominación oficial de la lengua
que hablan 400 millones debiera ser español, para darle precisión al nombre, pero al referirse
de manera genérica a esa lengua, ambos términos son apropiados, compatibles y correctos.»
(Madrileño). || «No creo que esté superada pero me parece recomendable usar español porque
a) España (los reinos unificados) llevaron la lengua a América, Filipinas y b) el nombre de la
lengua en otros idiomas traduce el término español». (Madrileña). || «Las Academias de la
lengua española han superado la polémica. Ahora bien, formando parte del grueso de la
población hispanohablante, todavía hay personas que continúan viendo un conflicto en el uso
de uno u otro término.» (Encuestada de Vizcaya, Álava y La Rioja, de padres leoneses). ||
«Desgraciadamente, la polémica no está superada. El conflicto entre el español y otras
lenguas (utilizadas identitariamente) hace que el término español sea evitado por ciertos
interlocutores.» (Madrileño). || «No, en parte. [No estoy completamente de acuerdo, sólo en
parte.] Existen preferencias en algunas zonas por castellano.» (Aragonés). || «Estoy de
acuerdo con ella pero debido a que me relaciono con mucha gente “latina” en Alemania, por
respeto hacia ellos. (Yo digo español pero por ellos, digo castellano). He observado que en
Alemania, que es donde vivo, los “latinos” utilizan el término castellano. Sin embargo, en los
EE.UU. con los que he tratado en la calle, hoteles y restaurantes utilizan español. Quiero
decir que la gente que no ha viajado al extranjero, la gente que no tiene una formación
académica y en concreto la gente conservadora, siguen utilizando el término español porque
siguen relacionando la lengua con tiempos gloriosos y desde la perspectiva de la madre
“patria”. Por eso español de España. Sin embargo los que viajan más, los que han finalizado
unos estudios universitarios e incluso, como yo, vivimos en un país extranjero en el que
convivimos con hispanohablantes de diferentes países, nos hemos acostumbrado a utilizar el
término castellano porque ellos hacen referencia a la Castilla de entonces y no a la España de
hoy día. Entonces, por respeto, yo utilizo con ellos el término castellano para referirme a la
lengua que hablamos. ;-)» (Aragonesa que vive y enseña español/castellano en Alemania). ||
«Estoy totalmente de acuerdo con que el término español es menos ambiguo ya que es la
denominación más utilizada en todo el mundo. Sin embargo, creo que dentro de España
todavía levanta susceptibilidades y hay gente a la que le puede molestar que se hable del
“idioma español” porque en España existen otras lenguas cooficiales además del castellano.
Por otro lado, también ocurre que los sectores más nacionalistas de algunas regiones prefieren
la denominación español para establecer así una mayor diferenciación respecto a sus
orígenes, ya que no se sienten parte de España. Es por tanto en las comunidades autónomas
donde se hablan otras lenguas además del español donde la polémica es más palpable y
donde el uso de uno u otro término tiene más implicaciones. Personalmente es un tema que
me parece tedioso, pero no creo que la polémica esté superada, al menos no en todas las
regiones. En mi caso particular, los considero términos sinónimos y los uso casi
indistintamente, aunque para facilitar la comunicación, siempre me refiero al español cuando
hablo con personas de otros países.» (Riojana). || «Nunca me ha parecido una polémica muy
profunda, pero para quienes quieren verla como tal no creo que esté superada. Personalmente,
creo que español es efectivamente preferible en la mayoría de los contextos y que, desde el
punto de vista estrictamente lingüístico, sería más preciso utilizar castellano únicamente para
57
108
referirse a la variedad de español hablado en la meseta castellana (no al idioma mayoritario
de México o Argentina, pero tampoco a la(s) variedad(es) lingüística(s) andaluza(s), por
ejemplo). Sin embargo, me parece perfectamente razonable que, en España, se use castellano
para el idioma español en muchos contextos para no transmitir la impresión de que el gallego
o el aranés son menos “españoles” (en el sentido político) que el idioma mayoritario de
España. Entiendo menos la supuesta oposición de algunos latinoamericanos a usar español
por motivos, digamos, anticolonialistas, sobre todo porque de hecho la potencia colonial
original fue la Corona de Castilla y no “España”, no incorporándose los territorios
americanos de habla hispana al “Reino de las Españas” precisamente hasta 1812, esto es, a
las puertas de su independencia.» (Madrileño). || «[¿Cuál es mi reacción ante esta afirmación?]
Recomienda más o menos el uso que yo hago. [¿Si estoy de acuerdo con ella o no?] En general,
sí. [¿Por qué?] Aunque se corresponde con el uso que yo hago, no me atrevería a calificarlo de
“recomendable” para los demás. Entiendo que los hablantes pueden tener razones diversas
para utilizar uno u otro término y no veo ningún problema especial en el término castellano.
Para mí, el término lengua española carece de connotaciones específicas. Pero algunos le
atribuyen ciertas connotaciones que no comparto y que, en mi opinión, justifican algunas de
las reticencias que suscita el término. Tales connotaciones derivan del empeño de identificar
lengua española con España. Si a la lengua en la que esto está escrito le llamamos español
debería quedar claro: a) que no todos los españoles hablan español. Muchos hablan otras
lenguas y tienen derecho a usarlas en todos los ámbitos de su vida; y b) que no todos los que
hablan español son españoles. La inmensa mayoría no lo son. Se trata de una lengua
pluricéntrica y el “mejor” español no necesariamente es el que se habla en algún sitio de
España.» (Manchego que vive en Galicia desde hace 15 años).
Españoles de zonas bilingües – de acuerdo (4 en total): «Estoy de acuerdo, [español] es un
término más genérico, que deriva de un país, cierto, pero globalmente no me parece que
tenga/transmita connotaciones de grado de poder, o que marque relaciones de poder. Me
resulta curioso y entrañable cuando mis amigos hispanoamericanos (de Perú, Argentina,
Colombia) se inclinan por este término [castellano] y yo no tanto. [El término] español [es]
rechazado por individuos con ideologías nacionalistas/separatistas.» (Valenciana). || «[Estoy]
de acuerdo [porque] el castellano es una de las muchas variantes del español, es el que se
habla (y hablaba) en Castilla y el que se normativizó por Nebrija. Los catalanes hablamos la
variante catalana del español (que algunos llaman “catañol”) igual que los cubanos hablan la
variante cubana y los argentinos la argentina. Solamente conozco la versión catalana y está
fundada en la opción de la Generalitat, que no he podido nunca comprender. Si trasladamos
su opción al catalán, la lengua tendría que llamarse “barcelonés central” porque Pompeu
Fabra hizo su normativa basándose en el catalán hablado en la provincia de Barcelona (no en
Barcelona ciudad) porque era la zona más densamente poblada. Por lo mismo, no podríamos
hablar de que un habitante de Lérida habla “barcelonés central” porque su lengua dista tanto
de ésta como el argentino del castellano de Castilla. [Refiriéndose a las discrepancias políticas,
sociales, culturales que llevan a las personas a tener diferentes opiniones al respecto] Nunca las he
entendido, por una parte dicen que español es muy general y que el vasco, el catalán y el
gallego son idiomas españoles, cuando esas mismas personas no quieren saber nada de
España, en general, en cambio aceptan decir que hablan el idioma de Castilla, ¿no es una
contradicción? [Sobre el término español] Consideran que quien dice español es un
“españolista”, y eso está mal visto por ciertos sectores nacionalistas españoles. Ocurre lo
mismo en Valencia con el problema de llamar a su lengua catalán; ellos dicen que hablan
valenciano, cuando no es más que una variante (más arcaica, y más pura en ocasiones) del
llamado “catalán”. Un gran escritor valenciano, Joan Fuster, escribió un pequeño libro
Qüestió de mots, en que decía que si el idioma catalán tuviera otro nombre menos
58
109
identificado con Cataluña (por ejemplo, él decía “lemosino”, el nombre antiguo de lo que se
hablaba en esa parte de Occitania) los valencianos y los mallorquines no tendrían ningún
problema en llamar así su lengua, junto con los catalanes, si estos aceptaban (cosa que
dudo).» (Catalana). || «Estoy de acuerdo porque creo que el término castellano es más
restrictivo. Imagino que [el motivo de las discrepancias] será por un afán nacionalista, más
político que otra cosa. Quizá [esto les lleva a algunos] a pensar que el español auténtico es el de
Castilla y de ahí el término castellano.» (Gallega). || «Sí estoy de acuerdo que el término
español es más amplio y representativo que el término castellano. Si los hispanohablantes
prefiriesen un nombre más amplio, como lengua “hispana”, también lo aceptaría. La lengua
es, por su origen, española, no sólo castellana, ya que fueron muchas las aportaciones que se
hicieron desde diversas regiones de España a su desarrollo inicial, tanto desde el punto de
vista literario como técnico y de otros ámbitos. Su evolución posterior, en todos los países de
habla hispana, le ha dado una dimensión internacional muy importante. El nombre debe
recoger su origen español o su proyección hispana, pero no limitarse al nombre de
“castellana”. [¿Por qué pienso que algunos hispanohablantes están de acuerdo con la afirmación, en
tanto que otros, no?] Supongo que los hispanohablantes prefieren el nombre de español en vez
de castellano. Pienso que los programas oficiales españoles de estudio de la lengua deben
respetar el sentir de la mayoría de los hablantes de la lengua, y de la tradición histórica, y
llamarle lengua española y no lengua castellana.» (Gallega).
Españoles de zonas bilingües – en desacuerdo (8 en total): «La polémica sobre las
denominaciones castellano y español no está en absoluto superada, al menos no lo está ni
dentro de las comunidades históricas de España ni desde la perspectiva del español de
América. Creo que el término español puede ser el más adecuado en lo que se refiere a la
denominación de esta lengua en España. Sin embargo, es posible que para el español de
América debiera utilizarse justamente esa denominación (español de América) o, incluso
mejor, las denominaciones relativas a sus Estados. Es decir, tendríamos así un “mexicano”,
“argentino”, “venezolano”, etc. Estas denominaciones permitirían visibilizar más la
singularidad de la lengua empleada en esos países.» (Gallega). || «Me parece una afirmación
cuando menos aventurada, que no se corresponde con la realidad. [No estoy] nada de acuerdo.
El nombre del idioma depende de la tradición de uso que exista en cada lugar, y ni siquiera
dentro de España la denominación es única ni unívoca para la lengua. Además, castellano y
español son términos ideológicamente muy connotados, y, por estas razones, existe incluso
una actitud de rechazo consciente de uno u otro entre sus propias comunidades de hablantes.
Considero, además, que la idea de que existe un término más recomendable que el otro es
exclusivamente política y responde al interés que suscita para el nacionalismo español y
panhispánico la identificación del nombre del idioma con el país donde tuvo origen, una
forma de evocar antiguos predominios y de mantenerlos bien vivos y presentes en el
imaginario de los castellanohablantes.» (Catalana). || «[¿Cuál es mi reacción ante esta
afirmación?] No me parece acertada. No estoy de acuerdo. Creo que la denominación de la
lengua puede variar en función de los contextos sociales y políticos, ya que tiene
connotaciones culturales e identitarias. Tiendo a identificar afirmaciones de este tipo en
relación a actitudes de imperialismo lingüístico, es decir, a personas que defienden una
posición ficticia de unidad y grandeza de la lengua española.» (Gallega). || «[¿Cuál es mi
reacción ante esta afirmación?] Por un lado, constatar que es empíricamente errónea. En la
mayoría de países hispanohablantes (en toda Sudamérica y en España) siguen refiriéndose a
su lengua con el término castellano (incluso “castilla”). En España basta con saber que el
único nombre constitucionalmente sancionado es castellano (art. 3). Hasta donde sé, el
término español solo es hegemónico en México y en el Caribe. Por otro lado, reconocer que
desde determinadas instituciones españolas sigue ejerciéndose presión institucional para
59
110
substituir el nombre histórico de la lengua por otro fundado en el nacionalismo imperialista y
asimilacionista español. Las consecuencias de ese empeño están a la vista: si solo lo
castellano es español, los otros pueblos de la actual España no son, por mera lógica,
españoles. Tiene lógica, por lo tanto, que se creen sus propios Estados nación independientes.
La cosa se complicó cuando en México se inventaron la curiosa solución de llamarle español
a la lengua para diferenciarla de los dialectos de Castilla, con lo que introdujeron una
oposición innecesaria. Basta con ver lo que sucedió en EUA: ¡a nadie se le ocurrió llamarle
“británico” a la lengua! [¿Si estoy de acuerdo con la afirmación?] Evidentemente, no. Ya en el
siglo XVI un conocido autor catalán se quejaba de que los castellanos se empeñaban en
identificar a España con Castilla, prescindiendo de todos los demás. En esas estamos. [¿Por
qué pienso que algunos hispanohablantes están de acuerdo con la afirmación, en tanto que otros, no?]
En España, por puro nacionalismo asimilacionista y, en el caso de las universidades, por
confusión mental. En México y Caribe ya por inercia una vez triunfó la forma innovadora.»
(Catalán). || «[¿Cuál es mi reacción ante esta afirmación?] Que no es cierta, sino muy discutible.
No estoy de acuerdo con ella porque ni está superada la polémica, ni el término español
resulta más recomendable porque no es cierto que sea unívoco. Muchos hablantes,
especialmente de Hispanoamérica, refieren su “disgusto” ante tal término, precisamente por
no considerarlo inclusivo de sus variantes, sino representativo de una imposición procedente
de España (promovida fundamentalmente por la Real Academia Española) cuyos fines
aglutinadores y homogeneizantes rechazan.» (Catalana). || «[¿Cuál es mi reacción ante esta
afirmación?] De contrariedad. No estoy de acuerdo porque teóricamente vivo en un estado
plurilingüe y deberían considerarse patrimonio español también el catalán, el gallego, el
vasco, el astur-leonés o el aragonés, que también deberían ser tratadas de lenguas españolas.»
(Catalán). || «La polémica está lejos de haberse superado, pero para mí es una polémica
estéril. Desde luego, hay argumentos para defender una preferencia u otra; en muchos casos
es una cuestión ideológica explícita; en otros tantos, tradición. No estoy de acuerdo con la
afirmación porque en absoluto [la polémica] está superada. Pero, ¡ojo! Yo no creo que sea un
motivo polémico para la mayoría de la población; bien al contrario: es una polémica elitista.
Desde posiciones nacionalistas periféricas, la palabra español es controvertida porque remite
a un eje de jerarquías de lenguas; desde el nacionalismo español, esa misma denominación es
un argumento a favor de una comunidad imaginada alrededor de una lengua “común”, un
estándar que carece de usuarios nativos.» (Gallego). || «[¿Cuál es mi reacción ante esta
afirmación?] No es cierta. [¿Estoy de acuerdo con ella?] No. No estoy seguro que sea una
polémica, más allá, a lo mejor, de un pequeño número de personas muy politizadas, en
determinadas comunidades autónomas de España, con un fuerte sentimiento identitario y que
quieren subrayarlo, y, al revés, personas con un fuerte sentimiento nacionalista español y que
pretenden que su lengua debe ser hegemónica en el Estado. En general, acepto las dos formas
[castellano y español] como normales, como variedades que se utilizan habitualmente en
distintas regiones o Estados. Yo me atengo a mis costumbres lingüísticas, que considero muy
razonables. En España, creo preferible el término castellano, mientras que asocio español a
estas ideologías supremacistas (fuera de Cataluña) o independentistas (en Cataluña, Euskadi,
etc.). Acepto el uso coloquial del término español en España, aunque en Cataluña siento que
está políticamente marcado. Me parece extraño que alguien diga que el tema sea polémico. Si
lo es, efectivamente, está superado por los hechos, pero no en favor de uno de los dos
términos, sino por la coexistencia de los dos (aunque tengo la sensación que uno y otro
preponderan dependiendo del estado/región y del registro lingüístico). Si resulta polémico,
sólo lo debe ser en cenáculos intelectuales y/o politizados (personajes, por ejemplo, como
Vargas Llosa). Las dos formas evidentemente coexisten en el uso coloquial. En el aspecto
jurídico-formal, en España está fijado en la constitución. Si alguien pretende imponer la
forma español en España, yo lo asociaría a una ideología supremacista de la lengua
60
111
castellana: la pretensión que la única lengua legítimamente ligada a España es el español,
mientras que las otras lenguas son idiomas regionales, entrañables, pero de segunda
categoría. La lengua se originó en Castilla y se expandió. Que fuera de España, ya sea en
países de habla (mayoritaria) hispana u otros, se le llame español es bastante lógico y no hay
que darle más vueltas.» (Catalán).
Españoles de zonas bilingües – respuesta ambivalente, ambigua o matizada (8 en total):
«Me resulta indiferente. Suelo ser tolerante con las preferencias y sensible a sus
condicionamientos políticos. Mi uso habitual es español por las razones expuestas, pero no
descarto utilizar castellano si hay que responder a tal expectativa, sobre todo si existe un
sentimiento imperialista asociado al término español. Me adapto. Evito las generalizaciones y
posicionamientos absolutos.» (Encuestada que nació en Zamora pero se crió en Bellvitge, en
las afueras de Barcelona). || «Mi reacción es positiva, estoy conforme con la afirmación,
aunque en realidad parece que en muchos lugares todavía la polémica existe. Yo, con el
tiempo, comienzo a usar los dos términos de forma indistinta, veo que está cambiando. Me
gusta llamar a las lenguas por su lugar de origen, pero creo que es una polémica que debemos
parar. No [es] necesaria. Ambas denominaciones [son] correctas. Preferencia quizás por
tradición al castellano.» (Catalán). || «Estoy de acuerdo en términos generales, sobre todo
para el uso fuera de España, donde la palabra castellano podría (supongo) tener significados
diferentes en algunas mentes y dar lugar a malentendidos: ¿castellano = ‘español’?
¿castellano = ‘español de España’? ¿castellano = ‘español de Castilla’? ¿castellano =
‘castizo’? Todos esos peligros de interpretación se evitan usando simplemente español. Para
el uso dentro de España, castellano funciona igual de bien que español, y en algunos
contextos probablemente mejor, como he mencionado arriba.» (Gallego). || «No lo sé.
Recomendable no es la palabra que utilizaría. Cada cual que utilice la que prefiera, ¿no?
¿Creo que la polémica se refiere a si en los países latinoamericanos a alguien le puede no
gustar si decimos castellano? No estoy segura de cuál es la polémica.» (Vascuence). ||
«Podría estar de acuerdo porque fuera de España y cuando lo digo en otros idiomas la
traducción es Spanish, Spagnolo... [¿Si estoy de acuerdo con la afirmación?] Sí, en cierto modo
sí, aunque entiendo que haya polémica debido a que la raíz léxica se puede identificar con
España y, con ello, existe una relación histórica de sentimiento de supremacía desde la
Península que para otros tiene reminiscencias de la colonización, imposición, etc. [¿Por qué
pienso que algunos hispanohablantes están de acuerdo con la afirmación, en tanto que otros, no?] Lo
acabo de explicar. Creo que los factores sociales históricos pesan en la elección.» (Gallega). ||
«[La afirmación en cuestión] puede ser adecuada en otros contextos, pero como ya he dicho, el
término español tiene connotaciones ideológicas relacionadas con la identidad española, lo
que hace que mucha gente no lo utilice. Utilizar español en el País Vasco está muy marcado
socialmente.» (Vascuence). || «En mi percepción no existe tal polémica. [¿Que si estoy de
acuerdo o no?] Me es indiferente, concibo y entiendo las dos expresiones en cualquier
contexto, no veo que tenga que prevalecer una sobre otra, creo que con la diversidad se
enriquece un idioma. [¿Por qué pienso que algunos hispanohablantes están de acuerdo con la
afirmación, en tanto que otros, no?] Supongo que es una cuestión que viene de la historia de
dominación de la colonización española (reino de Castilla) y por cuestiones ideológicas
quieran alejarse de todo lo que se refiera a ella.» (Vascuence). || «En el caso de Galicia es un
contexto particular. Los no gallegohablantes convivimos con la defensa del gallego y la
utilización del término castellano frente de español. Hemos vivido años en los que hasta se
trató de fomentar el uso del gallego valorándolo como un indicador de calidad en la docencia
universitaria.» (Gallega).
61
112
Mexicanos – de acuerdo (12 en total): «Estoy de acuerdo con la afirmación, especialmente en
la labor de traducción del inglés, donde incluso frecuentemente se habla de Spanish for Spain
o Latin American Spanish y con muy poca frecuencia de Castilian Spanish, ciertamente
nunca de *Castilian. Pero comprendo que en muchos países de Sudamérica se defiende el
término castellano, así que puede seguir siendo un tema en discusión.» || «Estoy de acuerdo
porque, reitero, español es un término más abarcador que la variante nortecentro peninsular o
septentrional castellano que, además, fonéticamente es la única que distingue /s, norma
minoritaria y única no internacional». || «[¿Que cuál es mi reacción?] Que es lo correcto,
exactamente, así es. [¿Que si estoy de acuerdo?] Por supuesto. [¿Por qué?] Vaya, nunca me he
puesto a pensar en ello, pero supongo que tiene que ver con lo que dije arriba: castellano es
de Castilla y nosotros hablamos la lengua de los que nos conquistaron: los españoles (nunca
decimos nos conquistaron los andaluces o los catalanes...). Yo más bien creo que es una
costumbre, Puebla está a 120 km de la ciudad de México y la materia se llamaba Castellano
en los setentas y en la ciudad de México ya era Español, realmente no sé si tenga que ver con
los planes de estudio de la Secretaría de Educación Pública de cada Estado. Por otra parte,
Puebla tenía una gran colonia española (igual que libanesa y alemana). Porcentualmente esta
colonia española era más grande que en la ciudad de México, es decir, aquí en Puebla hay
muchísima gente cuyos abuelos salieron por la guerra civil, y supongo que era más “propio”
o “elegante” decir castellano.» || «Sí, totalmente de acuerdo por el motivo que expliqué.»
(Había indicado en su respuesta a la pregunta del Capítulo 1 que en México se considera que
el hablar de castellano es muy pretencioso y sugiere un sentimiento de superioridad por parte
de los que lo utilizan). || «Estoy totalmente de acuerdo con la anterior afirmación porque es la
forma más entendible y usada entre el pueblo de México. Creo que entre la población popular
es el término que más se entiende, pero entre la población con más estudios se sabe que la
denominación más correcta es la de castellano siendo que este idioma tuvo sus orígenes en
Castilla. En todo caso el catalán, el vascuence, el asturiano, el aragonés, el gallego también
podrían denominarse como español siendo de España. [En resumen:] castellano – se entiende
ampliamente que se trata del idioma español; español – indiscutiblemente la denominación
más entendible.» || «Por lo que yo recuerdo en México siempre se ha hablado el español y
nunca ha habido polémica al respecto. Estoy de acuerdo porque es lo que he sabido desde
pequeña. Yo nunca he tenido discusión al respecto por lo que pienso que es cuestión de
cultura y de definición en los diferentes países hispanohablantes.» || «[¿Cuál es mi reacción ante
esta afirmación?] Me gusta. [¿Que si estoy de acuerdo con ella?] Yo sí... estoy seguro que a los
originarios de España les daría un infarto con ella. [¿Por qué estoy de acuerdo] Porque me
parece correcta. Como bien señalas [como se señala en la afirmación en bastardilla, la del DPD],
no tiene ambigüedad y todos los que hablamos este idioma lo entenderíamos a la primera.
Creo que la discrepancia [de pareceres al respecto] se daría por origen geográfico y por
“purismo”. En el primer caso, los españoles que conozco no dudan en decir castellano, en
tanto que los latinoamericanos dicen español. En el segundo, he escuchado a varios
traductores latinoamericanos defender el término castellano porque es el “que debe ser”, dan
explicaciones lingüísticas y teóricas, etc.» || «[¿Cuál es mi reacción ante esta afirmación?]
Ninguna. [¿Que si estoy de acuerdo?] Sí, porque supongo que castellano me suena como un
término arcaico. Quizás [la razón de las discrepancias] sea porque en España (supongo) está
más marcada la diferencia y más presentes las divergencias culturales entre las diferentes
provincias y regiones.» || «Estoy completamente de acuerdo, porque aunque en España se
hablan otros idiomas, el idioma oficial es el castellano, o sea el que yo conozco como idioma
español. Sí, definitivamente, estoy de acuerdo por las razones que ya dije. Creo que solo es
una cuestión de costumbre. En México yo siempre he oído en referencia al idioma que
hablamos como español, mientras que a los sudamericanos en general los he oído referirse al
62
113
idioma como castellano. Curiosamente, en los pueblos del sur de México, donde la gente es
eminentemente indígena, ellos afirman que hablan “castilla”. Por lo que deduzco que durante
la época colonial, los españoles que venían y que normalmente eran los que detentaban el
poder llamaban a su idioma castellano y, probablemente para los pobladores indígenas era
más sencillo decir “castilla”.» || «Si en otros países quieren seguir diciendo castellano, no me
molesta. No veo por qué ciertas personas deban verse obligadas a cambiar su forma de
hablar. Sí, estoy de acuerdo con la afirmación.» || «Si estoy de acuerdo en general. Al menos
que a alguien de España no le parezca. [¿Por qué? Porque] es un término que es entendido por
la mayoría.» (Al menos que = ‘a menos que’). || «Estoy de acuerdo con la afirmación, es
totalmente correcta. Porque así es ahora. [¿Por qué las personas tienen diferentes opiniones al
respecto?] A lo mejor depende de lo que es más común en su país de origen.»
Mexicanos – en desacuerdo (0 en total): (En este estudio no hubo personas encuestadas de
México que estuvieran en desacuerdo).
Mexicanos – respuesta ambivalente, ambigua o matizada (2 en total): «Para mí no hay
diferencia [entre español y castellano], pero algunas personas mayores consideran que el
castellano se trata de una lengua distinta». || «Creo que la polémica continuará y que siempre
van a existir quienes defiendan una denominación y otros, la otra. Definitivamente está más
extendido el término español o lengua española, pero aun así, quienes prefieren castellano o
lengua castellana, quizás mantienen una tradición histórica, independientemente de la
realidad y las tendencias actuales. Por ejemplo, tengo entendido que los argentinos prefieren
castellano. Personalmente consideraría esto como una simple preferencia o tal vez, hasta “un
gusto”.»
Guatemaltecos – de acuerdo (12 en total): «Me parece acertada, por lo menos en mi país y
Centroamérica. Estoy de acuerdo porque es lo que usamos en Guatemala. Raras veces he
escuchado: ¿habla usted castellano? En cambio siempre se escucha: ¿habla usted español?
Considero que ambos términos son correctos, pero castellano es antiguo y español es más
moderno. Castellano se usa más en América del Sur, mientras que español es más típico de
México y Centroamérica.» || «Estoy de acuerdo con ella. Creo que la mayoría de los países
hispanohablantes aceptan que se le llame español a su lengua. Español indica que proviene
de España y el castellano de Castilla.» || «Me alegra porque comprendo perfectamente que el
nombre castellano se le daba anteriormente debido al origen del idioma en Castilla y durante
años solamente creó confusión. Por supuesto que estoy de acuerdo porque desde que inicié
los estudios de mi idioma natal, el español, he notado las variaciones que se han dado con los
años, dada la influencia española en mi país. En Guatemala hubo mucha represión, tuvimos
36 años de conflicto armado interno. Durante esos años a mi parecer había una clara
influencia española en el sistema educativo privado. Luego, a partir de finales de la década de
los años 80 hasta hoy, con la tecnología (internet, educación a distancia, surgimiento de
nuevos establecimientos educativos a nivel primario, secundario, bachillerato, universitario,
etc.) tenemos una mayor influencia del sistema americano. Incluso en los “colegios” (así se le
llama a las escuelas) porque se rigen por el sistema privado, tienen influencia del sistema
educativo americano, sus asignaturas, la enseñanza del idioma inglés, tienen profesores de
nacionalidad americana, etc.» || «Es cierto. Sí, estoy de acuerdo porque [el término español]
carece de ambigüedad.» || «Sí [estoy de acuerdo], porque se refiere al idioma que se habla en
España». || «[¿Cuál es mi reacción ante esta afirmación?] Ninguna en particular. Sí estoy de
acuerdo. El término español abarca muchas palabras propias de cada uno de los diversos
países que hablan el idioma cuyo origen es el castellano. Castellano es el origen, español es
el conjunto de términos locales unidos a palabras castellanas. Considero que las personas con
63
114
mayor gusto, conocimiento e instrucción en el tema de lengua española es la que más
reaccionaría a la afirmación mencionada. La mayoría de la población en Guatemala no tiene
cultura de lector y tampoco maneja la capacidad de análisis de situaciones de este tipo. Existe
también el punto utilitario: ¿para qué se pierde tiempo en estos temas que no son relevantes
en la vida diaria?» || «Estoy de acuerdo porque la denominación español me parece
etimológicamente apropiada (Hispaniŏlus, de Hispania o España) para referirse al idioma
utilizado por los hispanohablantes. Pienso que la controversia debe de ser más fuerte en
España por razones políticas. [Considero que] debe llegarse a un consenso para utilizar una
misma denominación en todos los países donde se habla español.» || «Estaría de acuerdo
porque pienso que [el término español] es lo más común. El idioma se conoce
internacionalmente como español.» || «Así es, estoy de acuerdo, porque adonde quiera que
vaya siempre le van a preguntar si uno habla español». || «Totalmente de acuerdo. Como dice
la afirmación, la palabra castellano es ambigua. Usar la palabra castellano sería como
regresar a la época medieval en que el castellano solo pertenecía al reino de Castilla.» || «Yo
estoy de acuerdo con esa afirmación porque creo, sin duda a equivocarme, que [el español] es
el segundo o tercer idioma mundial. Tal vez [sea así] por tradición y porque castellano, en mi
opinión personal, viene específicamente de regiones de España, de Castilla. Usar esa palabra
[castellano] tiene un tinte político o geopolítico.» || «Sí, de acuerdo porque comúnmente se
dice español; castellano casi no lo van a entender.»
Guatemaltecos – en desacuerdo (0 en total): (En este estudio no hubo personas encuestadas
de Guatemala que estuvieran en desacuerdo).
Guatemaltecos – respuesta ambivalente, ambigua o matizada (4 en total): «Para nosotros no
hay polémica porque sólo se habla en términos de español». || «Yo uso español. No tengo
inconveniente en usar ambas, pero siempre digo español. Creo que [la diferencia de opiniones
al respecto] es por la costumbre, por nivel académico, estudios en el extranjero, contacto con
personas de otros países.» || «Me es igual. No tengo preferencia por uno o el otro.» || «Para
nosotros nos da igual. Porque el que hablamos no es el verdadero español, como hablan los
españoles. Por eso hablamos castellano.» (Hablante nativo de mam, bilingüe en ambos
idiomas, y oriundo del departamento de San Marcos).
Salvadoreños – de acuerdo (7 en total): «Estoy de acuerdo porque el castellano puede dar
parte a la ambigüedad. En cambio el español es determinante. Todo el mundo sabe que el
español es un idioma, uno de los más hablados del mundo.» || «Yo creo que es correcta [la
afirmación] porque, igual, por costumbre, por familiaridad y porque identifica al país del cual
proviene». || «Estoy de acuerdo, hasta la academia se llama la “Real Academia de la Lengua
Española”». || «El español es la lengua de unidad de España y de los 20 países de habla
hispana de América Latina. (Incluye Puerto Rico, pese a su situación de dependencia de
Estados Unidos).» (Este encuestado parece estar de acuerdo con la afirmación, pero su
respuesta quizás podría catalogarse como ambivalente). || «Yo estaría de acuerdo porque
popularmente se dice así, como la costumbre se hace ley. Popularmente, todos decimos
español, pero el término usado en documentos legales es castellano. Por ejemplo, cuando se
suscribe un convenio entre dos instituciones y se firma una copia en cada idioma… “Se
suscribe el presente convenio en dos idiomas, en inglés y en castellano”, no [reza] “…en
inglés y en *español”.» || «Estoy de acuerdo. Sí, porque el español es el que se utiliza en toda
Latinoamérica; castellano es la pronunciación que utilizan los españoles.» || «De acuerdo.
Porque el término castellano corresponde más a España. Es más puro realmente el que
hablan ellos.»
64
115
Salvadoreño – en desacuerdo (1 en total): «A mí me parece más preciso el término
castellano, porque en España se hablan varias lenguas: vasco, catalán». (Este encuestado
había indicado solamente castellano tanto para la materia como para la lengua y aquí lo
mantiene).
Salvadoreños – respuesta ambivalente, ambigua o matizada (4 en total): «Me parece que la
expresión “carecer de ambigüedad” no es la más afortunada porque, precisamente es lo que
puede acusarse al español, ya que no es unívoco. En general, hay algunos puristas a los
cuales el uso de español les molesta y prefieren la palabra castellano; empero cualquiera
comprende que el idioma que hablamos todos no puede estar regulado en base a una relación
dialectal tan estrecha.» || «El castellano es el mejor, [el] más original. Se me hace a mí más
fácil y mejor hablar en español, no un español original, de España [es decir, “castellano”].» ||
«El castellano es como un idioma más perfeccionado, de España, pero el que se usa en toda
Hispanoamérica, en Centroamérica, es el español.» || «La verdad, nunca había pensado en
eso».
Hondureños – de acuerdo (6 en total): «Sí, estoy de acuerdo. Porque nomás la tradición, todo
el tiempo nos hemos educado con eso [con el término español], por eso [español] es más
aceptable.» || «Yo diría que el español, para mí sería la [palabra] más apropiada». || «Sí,
porque español es la más hablada y la más escuchada». || «Sí, porque nuestro español se
deriva del castellano, porque nos conquistaron los españoles. Si habláramos castellano,
hablaríamos diferente, no hablaríamos con este acento [refiriéndose a su propio acento, de
Honduras].» || «Estoy de acuerdo porque el término español es el más usado. Incluso cuando
uno entra en cualquier sistema [informático] y ve el idioma dice español, no dice *castellano.
Y así debería ser.» || «De acuerdo. Es más reconocido y aceptado el término español. Hay
algunos que entienden que el castellano es el español, pero no mucha gente asocia el término
castellano con el español, no todo el mundo sabe que castellano se puede usar en vez de
español.»
Hondureños – en desacuerdo (0 en total): (En este estudio no hubo personas encuestadas de
Honduras que estuvieran en desacuerdo).
Hondureños – respuesta ambivalente, ambigua o matizada (2 en total): «Realmente para mí
no hay problema con cualquiera de los dos». || «Español porque es lo más común que
nosotros mencionamos. Claro que algunas personas dicen castellano.»
Nicaragüenses – de acuerdo (14 en total): «Sí, porque castellano es una palabra asociada con
España y español es el lenguaje que usamos todos (América y España)». || «De acuerdo. El
término español es el más común, pertenece al uso común, castellano es más técnico.» ||
«Estoy de acuerdo. El castellano tiende a confundir. No le voy a decir ¿tú hablas castellano?
No.» || «La pregunta está complicadita, ¿verdad? Estoy de acuerdo con que se refiera al
español porque… ¿quiénes conquistaron estas tierras? ¡Los españoles! Esto es historia, no
solo costumbre.» || «No estoy segura si esta polémica esté superada en el ambiente
lingüístico. [Pero, a pesar de ello] estoy de acuerdo. Es posible que exista ambigüedad al
referirse al castellano, podría crearse la duda de que se trata del idioma que se habla en
Castilla... o quizás en España, pero cuando decimos español no hay duda alguna que es el
idioma que hablan hoy cerca de cuatrocientos millones de personas. Considerando el aspecto
sociopolítico de mi país, Nicaragua, el uso de la palabra castellano podría identificarse con el
lenguaje que usa la “clase social alta” —o como comúnmente se les dice, en forma
derogatoria, “los burgueses”. Podría considerarse anticuado también. Esto es solamente mi
65
116
opinión personal.» || «[Mi reacción ante esta afirmación es] positiva. Estoy de acuerdo porque el
término español es el más aceptado en Nicaragua para referirse a la lengua (y la cultura
amplia que lleva implícita donde Hispanoamérica va incluida) y no genera problemas en su
significado y alcance. Tal vez el vocablo español hace alusión a toda España y no a una
región en específico, como es Castilla. Digo esto, porque existe la creencia —como en verdad
lo es— que el idioma español en las Américas es diverso, o tiene sus particularidades,
dependiendo de la región. Todavía muchas personas en Nicaragua y otros países de América
Latina que he visitado hacen énfasis en la particularidad del “español nicaragüense” y así
sucesivamente.» || «Sí, estoy de acuerdo con la afirmación; es lo que realmente se asume.
Nadie piensa en hablar castellano, aunque eso signifique lo mismo. Creo que ni siquiera nos
dimos cuenta cuándo se dio esa transición, fue un asunto de hacerlo costumbre y lo habitual
se asumió como correcto. Hablando específicamente de los hispanos, nunca he encontrado a
alguien en desacuerdo con esa afirmación. Tengo la impresión de que a nivel de
Centroamérica la palabra español es corriente para definir la lengua. Probablemente a nivel
de América del Sur sea un tanto diferente, y por supuesto, en España. Es posible que a nivel
académico los maestros que enseñan la lengua para enseñar, hayan momentos en que se haga
la diferenciación en cuándo se debe usar la palabra castellano. Nunca lo he observado en
alguien como una discrepancia política.» || «Mi reacción es de aceptación porque el término
español es mucho más abarcador e incluyente que castellano, el que en nuestros países suele
usarse en alusión al español de España. Sin embargo, afirmar “que el término español se
refiere de modo unívoco a la lengua que hablan hoy cerca de cuatrocientos millones de
personas” también podría ser excluyente si consideramos que tanto en Latinoamérica como
en España existen otras lenguas (catalán, gallego, vasco) y que hay variantes regionales
dentro del mismo español. Posiblemente, quienes están de acuerdo (aunque con objeciones)
piensan que el término castellano se refiere más al español de España. Quienes desaprueban
la afirmación seguramente están considerando las variantes regionales del español según el
país donde se hable. Por ejemplo, hay quienes en broma afirman que en Nicaragua se habla
“nicañol”. El rechazo a la conquista y colonización de América podría ser una de las razones
que motive opiniones encontradas en torno al uso de los términos castellano o español.» ||
«En realidad, no hay tal polémica en Nicaragua, estoy segura que no utilizamos en lo
absoluto el término castellano, lo utilizan los estudiosos del tema y muchas veces, nos lo
aclaran que nuestro idioma es el castellano, pero lo vemos solo como aclaración. [¿Si estoy de
acuerdo con ella o no?] De acuerdo. Algunos hispanohablantes están de acuerdo, pero no en
nuestro país, ya que es algo cultural, no nos inculcaron tal afirmación, nos lo dijeron como
afirmación para que tuviéramos conocimiento, pero nada más.» || «Sí, estoy de acuerdo
porque español es la palabra más común, al alcance de todos. Si usted dice castellano a lo
mejor la persona se va a confundir, pero si dice español todo el mundo lo va a entender.» ||
«Estoy de acuerdo. Español es el nombre más adecuado. Pienso que todo es relaciones
públicas. Ya cuando la gente adapta algo [adopta algo], no hay cómo cambiarlo.» || «Estoy de
acuerdo porque si voy a otro país lo primero que pienso y lo que voy a preguntar a la otra
persona es si habla español. No le voy a preguntar si habla “castellano”. Español es más
comprensible. Se comprende más cuando uno usa la palabra español, pero no todo el mundo
comprende fácilmente la palabra castellano; español, sí.» || «Estoy de acuerdo porque
castellano es un término erróneo, se refiere al español antiguo».
Nicaragüense – en desacuerdo (1 en total): «No, la polémica sigue viva».
Nicaragüenses – respuesta ambivalente, ambigua o matizada (2 en total): «[¿Si estoy de
acuerdo con la afirmación o no?] En parte sí y en parte no. Se tiene que reconocer que nuestro
español deriva del castellano aunque con el tiempo ha sufrido muchas modificaciones.» ||
66
117
«[¿Si estoy de acuerdo con la afirmación?] No tengo respuesta categórica. Existe un trasfondo de
dominación geopolítica a lo interno de España que no hace tan sencillo ignorar la importancia
del uso de la denominación castellano para los ciudadanos de la Península. Decir que [la
polémica] está “superada” sería un poco extremo, todavía hay posiciones de autonomía
regional en España que resienten la imposición histórica del castellano. Por un lado, no es
cierto que el castellano es el idioma único de España; por otro, es el idioma común a través
del cual se comunican los españoles incluyendo catalanes, vascos... al momento de la
invasión de América, este fue el idioma impuesto sin distingo de origen. Me preocupa más la
fehaciente desaparición de los idiomas indígenas que la selección de esta denominación, ya
tan instalada en los hispanohablantes. Es decir, es más para mí una prioridad la
discriminación económica, cultural y social de los pueblos nativos, que esta precisión
lingüística que se origina en la propia situación geopolítica de los colonizadores. Imagino que
por razones similares a las anotadas, muchos prefieren la denominación castellano.»
Costarricenses – de acuerdo (11 en total): «Sí estoy de acuerdo porque creo que actualmente
se ha impuesto el término español». || «¿Cuál es mi reacción? Ninguna en particular,
seguramente porque personalmente prefiero el término español. Sí estoy de acuerdo porque,
aunque en Latinoamérica se hablan variantes del mismo idioma, al final se habla español y el
término castellano se asocia con Castilla de España. Definitivamente hay personas en contra
y personas a favor. En mi opinión, existe una tendencia a relacionar el término castellano con
España y el término español a las variantes de Latinoamérica, por lo que quienes usan el
término castellano sienten un nexo a su herencia española.» || «Me parece interesante, ya que
sería bueno llegar a una forma neutra de referirse al idioma, pero creo que la polémica no
dejaría de existir por las diferencias geográficas. Sí, estoy de acuerdo porque español es un
poco más universal acá. Porque es a lo que más están acostumbrados. Con las tecnologías de
comunicación y la globalización, el término español se ha vuelto muy usado, al menos a
nivel americano. Es característico que una gran parte de las personas del continente
americano entiendan y se refieran al idioma como español. También el ámbito cultural
influye porque de una u otra forma las personas se sienten culturalmente ligadas al idioma ya
que está dentro del conjunto de factores que hacen de un poblado único y diferente a otro. Por
otro lado, las personas del continente europeo puede que estén más acostumbradas al término
castellano por razones geográficas y los parámetros culturales que rigen en la región. Sin
embargo, esta última es una suposición dado que no tengo relación directa con esta zona.» ||
«Me parece una conclusión adecuada; estoy de acuerdo. Como mencioné anteriormente, en
Costa Rica se utiliza más la palabra español. Y cuando se realiza una diferenciación
comúnmente se refiere específicamente a las variaciones encontradas en España.» || «La
apruebo definitivamente. Sí, estoy de acuerdo porque [el uso del término español] evita
confusiones y es más usual escuchar a los españoles referirse a la lengua como castellano, tal
vez por creer que ellos hablan un mejor español y hacer una distinción. En América Latina,
simplemente decimos que hablamos español. De hecho, erróneamente hay gente que no sabe
que hablar castellano es lo mismo que hablar español. Pienso que la mayoría de los
latinoamericanos estarían de acuerdo, como comenté, pero los españoles hacen una distinción
tal vez por el acento, vocablos, el uso del pronombre vosotros y la forma refinada de hablar
español, por eso lo llaman castellano. Se podría decir sin generalizar que es una posibilidad
que muchos españoles consideren que ellos hablan castellano y en Latinoamérica se habla
español. El ser países colonizados, ya que los españoles pueden considerar que la lengua
madre la hablan ellos y en los demás países se ha devaluado su uso o se habla un español
inferior. Por ejemplo, como sucede con los ingleses cuando comparan su inglés con el de los
estadounidenses y lo consideran más elevado. Siempre los cambios en el lenguaje y la
aprobación de nuevas palabras es aprobada por la RAE (un organismo español).» || «Me
67
118
parece correcta, ya que en mi caso yo utilizo el término español. Estoy de acuerdo porque en
mi país utilizamos más el término español que el castellano. Si la afirmación expuesta
anteriormente fuera contraria probablemente estaría en desacuerdo porque no es lo usual en
mi país. Me parece que la discrepancia [la diferencia de opinión entre hispanohablantes] radica en
el hecho [de] que se descarta en cierta forma el uso del término castellano. El traductor por lo
general a la hora de traducir tiende a utilizar el término de más uso, por tanto se descartaría el
término castellano en varios escenarios. Sin embargo, la palabra castellano existe y se utiliza
en otros países, entonces más bien diría que el uso de cualquiera de los dos términos variaría
según el país o cultura para la cual se está traduciendo y no lo aplicaría como una regla
general.» || «Estoy de acuerdo. Creo que castellano es como muy específico de Castilla,
¿cierto? En realidad nunca ha habido polémica aquí sobre el tema. Los ticos se refieren a su
idioma como español y punto. Quizá en otras latitudes o personas ya mayores involucradas
con el lenguaje todavía insistan en que hay que diferenciar, pero yo no lo veo así.» (Ticos =
‘costarricenses’). || «Estoy de acuerdo con esta afirmación. Siento que ciertamente respalda el
uso que le doy al término español siendo una palabra para describir la lengua que utilizan
estas 400 millones de personas. Me parece que es cierto que no existe un término más
apropiado que el otro, todo depende de la región y características del hablante para que utilice
más castellano que español o viceversa. No siento que el término español sea más
recomendable o no pero sí estoy de acuerdo que es más general y objetivo para referirse a la
lengua. Casi siempre se tiende a pensar que existen términos más apropiados o correctos que
otros, como a la misma vez se cree que existe un español más correcto que el otro. Esto solo
demuestra las diferencias entre países y culturas afirmando que una es mejor que otra basado
también en las diferencias sociales y económicas.» || «[¿Cuál es mi reacción ante la afirmación?]
Asombro porque no estaba enterada de que la polémica había sido superada. Sí, estoy de
acuerdo porque facilita el uso correcto de un término específico y definitivo en varios
idiomas y en varias regiones (Spanish vs. Castilian). Supongo que [las discrepancias sobre el
tema] se debe[n] a que en España se hablan varios idiomas y algunos pueden considerar
incorrecto seleccionar el castellano como el idioma español por excelencia.» || «No sé, creo
que a grandes rasgos sí está correcta esta afirmación, pero a un nivel más técnico tal vez no.
Estoy de acuerdo porque yo ya estoy acostumbrada a utilizar la palabra español en lugar de
castellano. Además, me parece que la mayoría de las personas que hablan esta lengua
también se refieren a ella como español. Creo que es simplemente por el uso de la palabra.
En cuanto a Costa Rica, me parece que la mayoría de las personas le llama español, y las que
hacen la distinción entre castellano y español, la hacen para mostrar su conocimiento.» ||
«Estoy de acuerdo. Antes se consideraba que los idiomas que se hablan en España (catalán,
gallego, castellano, aranés, asturleonés, etc.) son todos español por ser de España y, por
ende, lo correcto es hablar de castellano. Hoy en día, se habla de español, no de castellano
en Latinoamérica e incluso en España, y se interpreta como castellano, no como ninguno de
los otros idiomas (a los que se refiere con su nombre, según el caso). Incluso en la ONU, la
iniciativa de los países de habla hispana de emitir todas sus declaraciones en español es en
defensa del idioma español. En realidad no he conversado mucho al respecto. Me parece que
la gente que defiende el uso del castellano es por un apego al uso “correcto”, en el que el
término español describe un gentilicio más que el nombre de un idioma, y como tal, es una
imprecisión, ya que hay muchos españoles que no hablan castellano. Sí he escuchado
comentarios de que el uso generalizado del término español obedece a una imposición del
mundo globalizado; en inglés muy rara vez se usa el término Castilian, sino Spanish y por
eso el término castellano ha caído en desuso.»
Costarricense – en desacuerdo (1 en total): «Sé que no es verdadera, pero me gustaría que lo
fuera ya que en definitiva elimina la ambigüedad. No estoy de acuerdo porque al menos en
68
119
mi país esto no aplica. Considero que los principales factores que intervienen son de carácter
social y cultural, que las personas consideran al español como a una lengua menos pura que
el castellano, y limitan la segunda a la región de España.»
Costarricenses – respuesta ambivalente, ambigua o matizada (4 en total): «Me queda la duda
con respecto al uso que le dan las personas de nacionalidad española. El motivo principal [de
las diferencias de opinión al respecto] me parece que es cuestión de uso.» || «No creo que exista
ninguna polémica, sencillamente es español el idioma, la lengua o la asignatura. Pues hay
gente que conoce más sobre la evolución de la lengua y defiende la posición de que es
castellano lo que hablamos y aprendemos. Por ejemplo, en Costa Rica, el idioma oficial es el
español, se enseña español en escuelas y colegios, hablamos español. Es un asunto de
educación, político, cultural. Creo que muy rara vez la gente expresa el término castellano,
está muy arraigado el español dentro de nuestro vocabulario.» || «Nunca he sentido que haya
una polémica entre los dos términos. No creo que sea un asunto importante de conversación
entre las personas. Como mencioné arriba, las personas más relacionadas/cercanas al español
por su formación académica saben que es más certero decir “castellano” que español, pero
en términos generales las personas no crean discusiones al respecto.»
Panameños – de acuerdo (7 en total): «Sí estoy de acuerdo porque nunca me he referido a la
palabra castellano. Para mí castellano se refiere a un español más antiguo.» || «Sí estoy de
acuerdo porque la mayoría de las personas que conozco usan siempre la palabra español». ||
«Estoy de acuerdo porque [español] es la que más se usa». || «Yo considero también que
español resulta más apropiado. Castellano muy poco se usa. Claro que se ha escuchado o se
ha mencionado en una conversación, pero se usa más el yo hablo español o hay que mejorar
el español.» || «Estoy de acuerdo porque en realidad yo considero que esa palabra, castellano,
viene de Castilla, de gente europea. Me imagino que será por costumbre, por cómo le
educaron. Si uno está viajando, siempre le preguntan ¿inglés o español?. O incluso en
formularios, español, inglés, francés, pero nunca dice la palabra *castellano.» || «Sí estoy de
acuerdo porque castellano podría entenderse como el español usado en Castilla en los siglos
XV y XVI». || «Pienso que debemos avanzar, debemos ir a tono con los cambios y con la
juventud, con lo moderno, con el mundo moderno. Debemos actualizarnos, ponernos al día.
Y para nuestros tiempos deberíamos llamarlo español. Castellano para la juventud es arcaico.
Me parece.»
Panameña – en desacuerdo (1 en total): «No estoy de acuerdo. El castellano debería ser la
manera correcta porque se refiere a la lengua. Español es más ambiguo.» (Encuestada que
había indicado que usa solamente español tanto para la lengua como para la materia).
Panameños – respuesta ambivalente, ambigua o matizada (2 en total): «[No existe] ninguna
polémica». || «Que yo sepa, nunca la hubo [nunca hubo tal polémica]».
Cubanos – de acuerdo (12 en total): «Mi reacción es de aceptación, pues las dos formas son
correctas, en los nuevos tiempos que corren el español, por la cantidad de países que lo
hablan es más adecuado, pues es más fácil de entender su procedencia con solo limitarnos a
decir que proviene de España como país, de lo contrario decir castellano debemos
remontarnos más a la historia sobre la región de Castilla y la influencia de la Corona». ||
«Estoy de acuerdo porque se refiere a la lengua en su contexto global». || «Estoy de acuerdo
con esta afirmación. Las guerras de independencia de España en América Latina quedaron
atrás en la historia, así como las secuelas de rechazo hacia el término español por idénticas
razones.» || «Estoy de acuerdo con llamar español a nuestra lengua. Castellano es lo que han
69
120
hablado los castellanos “amigos del Cid Campeador”.» || «De acuerdo. Lo considero acertado
ya que el castellano se referiría más al español antiguo o etimologías de muchos términos
usados hoy por el español. [¿Este último “español” se refiere al idioma o a una persona?] Si se
tiene en cuenta el proceso de colonización y conquista el español toma la bandera al
denominar a este idioma. Realmente no conozco discrepancias profundas al respecto,
solamente diferentes usos para referirse al mismo término en diferentes contextos
(culturales).» || «Yo muy particularmente creo que está muy bien, pues actualmente creo que
ningún país salvo España como país original de la lengua española es el único que se refiere
a este como castellano. Sí estoy de acuerdo, aunque insisto [en] que se debe de mantener el
uso ya sea mucho o poco que se le dé a la palabra. Creo asegurar, aunque yo no soy la
investigadora en este caso, que todos los países latinoamericanos que hablamos español nos
referimos al idioma por ese nombre, es decir que si hubiera alguna discrepancia entre algún
que otro país, diría que sería entre España y nosotros, y sí, hasta pudiera entenderlos porque
ellos son, los que diría yo, los fundadores del idioma. Pero es como todo, ojalá nuestros hijos
hicieran textualmente lo que decimos que hagan, pero no, eso solo ocurriría en el mundo
ideal. Espero que me haya entendido mi punto.» || «Estoy de acuerdo. Es una afirmación
equilibrada y descriptiva de la realidad y conveniencia del término. Unos utilizan el término
[castellano] por hacerse pasar por puristas de la lengua y otros por las razones históricas de
diferenciación.» || «Estoy plenamente de acuerdo con esa afirmación. En realidad no sé por
qué razón en algunos países (creo que Argentina es uno de ellos) se usa más el término
castellano.» || «Es acertada [la afirmación]. Estoy de acuerdo porque están en lo cierto,
español es lo que hablamos todos. Castellano sería solo el idioma de Castilla. En España
tienen catalán, euskera, gallego, por eso me imagino que a veces usen castellano para
diferenciarlo. No tengo la menor idea [por qué algunos hispanohablantes no están de acuerdo con
la afirmación] ya que las únicas personas que conozco que usan castellano son mis amigas
argentinas. A mí me suena un poco anticuado. Solo pienso que es el uso acostumbrado en el
país y que, por lo tanto, lo enseñan en las escuelas. Quizás sea algo más que eso pero nunca le
he prestado mucha atención al tema.» || «Estoy de acuerdo porque español me es el término
más conocido y porque creo que es el más usado en general. Supongo que alguna gente
supone que el uso del término castellano es más correcto y denota un nivel cultural más alto
de la persona que lo usa.» || «Mi reacción ante esta afirmación es positiva y estoy totalmente
de acuerdo con ella. ¿Por qué? Porque entiendo que la lengua debe llamarse español porque
castellano es el nombre que recibe el dialecto de Castilla y aunque en muchos países de habla
hispana en América Latina como Colombia, Argentina y Uruguay se le denomina Castellano
a la asignatura que se imparte en las escuelas, la lengua debe llamarse español por ser un
término mucho más abarcador que el primero. Para muchas academias de la lengua, ambos
términos coexisten; sin embargo, incluso la RAE es del criterio que debe llamársele español
en lugar de castellano.» || «Me parece bien. El uso de la palabra español también tiene una
connotación política, la cual de hecho implica la universalidad de la lengua que hablamos. El
castellano rebasó las fronteras de Castilla y se convirtió en español gracias a la expansión
política de España en la época posterior al descubrimiento del Nuevo Mundo. He ahí otra
connotación importante para el uso de español. Estoy de acuerdo por la razón anteriormente
citada. Español es más universal, no provinciano como castellano. Pienso que hay razones
políticas inconscientes o no. Hay gente que todavía tiene resquemores contra España. Incluso
dentro de España hay gente que prefiere el término castellano porque son miembros de
grupos independentistas; gente inclinada al independentismo que quieren conservar lo
castellano frente a lo español porque piensan que España les impone lo español y con ello
pierden su identidad.»
70
121
Cubanos – en desacuerdo (2 en total): «No. A menudo es menos ambiguo decir castellano.»
|| «No estoy de acuerdo. Culturalmente puede usarse y darse a conocer. Es una pérdida de
conciencia cultural porque no se enseña en las escuelas.»
Cubanos – respuesta ambivalente, ambigua o matizada (2 en total): «Es un tema geopolítico.
En España donde coinciden varios idiomas resulta lógico usar castellano. Lo que me parece
problemático es que algunos crean que castellano es el “español de España” y español
“español de Hispanoamérica”.» || «No he reparado mucho sobre el tema. Aunque siempre
utilizo el término español para referirme a la asignatura o al idioma, considero que ambas son
aceptables. No tengo detalles acerca de la referida polémica. Considero que es más por
razones históricas que políticas. Me parece que esta llamada polémica se da más en España
que en otros países hispanoparlantes.»
Dominicanos – de acuerdo (10 en total): «Estoy de acuerdo porque en realidad el castellano
casi no se usa porque en la escuela nos hacen mucho énfasis en esa palabra, siempre se le
dice español, español. No se usa castellano, no se usa mucho, pero no sé cómo establecer la
diferencia entre ambas.» || «Estoy de acuerdo porque [el español] es el idioma que yo hablo».
|| «Yo estoy de acuerdo de que el término, bueno, la forma correcta es decir español en vez de
castellano porque el término español es más globalizado, o sería mejor decir “más
globalizante”. Si nos referimos al castellano, es más limitativo, estaríamos
circunscribiéndonos a los orígenes del idioma.» || «Totalmente de acuerdo con esta
afirmación porque, total, el idioma es español, es la lengua». || «En sí, yo coincido con esto.
Se ha perdido mucho el término castellano; es algo arcaico, viejo. La lengua se conocía en
aquellos años, hace mucho tiempo atrás, como castellano. En realidad, todo el mundo está
claro cuando se habla de español. Nunca he encontrado una persona que deniega que se dice
español, siempre coincide con que el idioma hablado es el español, que el nombre del idioma
es el español.» || «Sí, así mismo es. Bueno, yo diría que estoy de acuerdo que se siga
llamando español porque el término español está más generalizado. Cuando se usa la palabra
español, a cualquiera que le hablen de español, entiende que se está refiriendo a una lengua,
la española, pero el castellano… ¿dónde se habla el “castellano”? ¿qué es el “castellano”?
[El] castellano viene de Castilla, es un lugar de España.» || «Estoy de acuerdo. Tal vez
razones válidas no tenga, simplemente desde que nací sé que mi idioma madre es el español.
De verdad no sé de nadie que en vez de decir que habla español diga que habla castellano.» ||
«Estoy de acuerdo con esta afirmación porque es el término que siempre he utilizado y que
los grupos en los que me he desenvuelto han utilizado siempre para referirse a nuestro
idioma. [Estar en desacuerdo con la afirmación] no corresponde, ya que no se usa la palabra
castellano en los grupos en los que me desenvuelvo.» || «Estoy de acuerdo porque cuando
decimos que hablamos español no da lugar a dudas, [pero] pienso que depende de la cultura
de cada país y los términos utilizados al expresarse».
Dominicanos – en desacuerdo (0 en total): (En este estudio no hubo personas encuestadas de
la República Dominicana que estuvieran en desacuerdo).
Dominicanos – respuesta ambivalente, ambigua o matizada (3 en total): «No estoy de
acuerdo con la primera afirmación [La polémica sobre cuál de estas denominaciones (castellano o
español) resulta más apropiada está hoy superada], pero sí con la segunda [El término español
resulta más recomendable por carecer de ambigüedad]. No está superada porque en España es un
tema que sigue teniendo vigencia. Pero sí creo que la palabra español es más recomendable
por carecer de ambigüedad.» || «Nunca ha habido esa polémica». || «Mi reacción es querer
retar la manera absoluta en que se ha construido el párrafo de arriba. [¿Si estoy de acuerdo con
71
122
la afirmación?] No me convence del todo; sin embargo, me parece que el término español es,
de alguna forma, bien general. [No estoy muy de acuerdo porque] puede ser que el término
español para mí carezca de ambigüedad, pero tal vez en otros lugares no. Es posible que
algunos estén de acuerdo porque tal vez piensan, igual que yo, que el castellano se refiere
más específicamente a la versión de español utilizado en España.»
Puertorriqueños – de acuerdo (11 en total): «Hasta ahora me entero de que había una
polémica sobre el uso de estas dos palabras [español y castellano]. En verdad, siempre he
utilizado la palabra español y si me dijeran que es más recomendable [que castellano] me
sentiría contenta simplemente por el hecho de que la estoy utilizando correctamente. Me
siento muy identificada, completamente, con mi idioma. Me encantaría poder hablarlo,
siempre, correcto. Siempre escribirlo bien. Creo que la palabra español nos identifica como
grupo.» || «Estoy de acuerdo. Castellano es la lengua de la región de Castilla, español el que
se habla en todos los países de habla hispana.» || «Estoy de acuerdo porque [el uso del término
español en vez de castellano] evita confusión y división entre las percepciones de los
hispanohablantes. Entiendo que utilizar el término castellano hace una referencia inmediata
al español que se habla en la región de Castilla en España o al español o castellano que es la
lengua oficial de España. En ocasiones, inclusive el término se confunde con el idioma
catalán creando confusiones no solo en los estudiantes principiantes de la lengua, inclusive a
otros en un nivel experto. Entiendo que utilizar el término español crea una generalización
del idioma ya que intentamos enseñar una lengua standard [estándar] que evite divisiones o
enseñanzas particulares de una lengua. El término castellano tiende a ser comprendido como
mayor especificidad de una región, creando divisiones no sólo lingüísticas sino culturales que
intentamos evitar. Cada idioma tiene sus particularidades, y queda [a criterio] del hablante
decidir cuáles desea incorporar dentro de su aprendizaje. Por esta razón, entiendo que utilizar
el término castellano puede crear divisiones dentro de la lengua.» || «Estoy de acuerdo, al
menos acá en PR. Sé que en lugares como Barcelona (Cataluña) posiblemente no podamos
decir que la polémica está superada. En Cataluña existe un movimiento independentista muy
arraigado. El decir que hablan catalán y castellano (en lugar de catalán y español)
posiblemente responda a motivos políticos y sociales. Tal vez se pueda comparar con el uso
de llamar “americanos” a los estadounidenses. Hay muchos americanos (nacidos en América)
que no nos sentimos estadounidenses y que pensamos que los EE.UU. no deben adueñarse
del título, porque América es mucho más que ese país.» || «Mi reacción ante esta afirmación
es favorable. Estoy de acuerdo. Aunque entiendo que la palabra castellano está correcta, la
otra denominación me parece muy práctica y más acertada ya que la palabra castellano,
dentro de los países que no tienen raíz española (de España), podría sí resultar ambigua o
confusa especialmente cuando se podría entender que el castellano es de Castilla o [una]
variación de una lengua de España exclusivamente. Yo diría que la palabra español es más
genérica y, por lo tanto, más abarcadora. Lo único que se me puede ocurrir es que los
“puristas” se inclinen más en mantener la palabra castellano ya que entiendo que el español
tiene sus raíces en España, y por consiguiente tanto cultural como socialmente quieran
mantener ese privilegio de ser originadores (espero me haya explicado bien), y no diluir el
término.» || «[Mi reacción ante esta afirmación es de sentirme] complacida, reafirmada. [Y estoy]
completamente [de acuerdo con ella]. ¿Por qué? Porque español es la denominación que
siempre he usado y la que con mayor frecuencia ha escuchado en el Caribe y Latinoamérica.
También porque es un término “neutro” que no refleja ni exporta los conflictos políticoculturales de España. Opino que como colonias de “España”, en el Caribe y Latinoamérica
estuvimos al margen de los conflictos y pugnas habidas con los diferentes sectores étnicos
que residían en dicho país (vascos, gallegos, catalanes, etc.) y por ello el referirnos al idioma
como español no denotaba preferencia ni partidismo sino procedencia geográfica de la
72
123
lengua. No sé… es solo una opinión.» || «Sí, muy de acuerdo. Creo [que] es muy correcta y
acertada ya que debe ser lo que prevalece hoy en día pues casi todo el mundo habla del
español y raras veces habla del “castellano” a menos que la persona hablando sea un
profesor o un literato. De haber alguien en contra de su afirmación es muy posible que sean
los de España que están acostumbrados a usar la palabra castellano para su idioma en vez de
español, pero están comenzando a usar la palabra español. La diferencia creo [que] surge por
costumbre del país más que de lo correcto o incorrecto que esté el usuario al usar la palabra y
creo que con el advenimiento de la juventud se dirá español en vez de castellano porque no
quieren ni desean tener dos vocablos para lo mismo.» || «Estoy de acuerdo. Castellano para
algunos se entiende como el español que se habla en España.» || «Estoy de acuerdo. Para mí
el término castellano se refiere a la lengua que hablaban en el reino de Castilla y que
evolucionó a lo que es hoy el español. Tal vez los hispanohablantes de la Península Ibérica
prefieren decir castellano para distinguirlo de otras lenguas que se hablan allí como el vasco
y el catalán, pero no estoy segura de que eso sea así. Tampoco sé por qué hay
hispanoamericanos que le llaman al idioma castellano.»
Puertorriqueños – en desacuerdo (4 en total): «Me parece que no es tan fácil la respuesta.
Hay otros asuntos que hay que plantearse. No estoy de acuerdo porque debería ser al revés.
Tengo entendido que en España se prefiere hablar de castellano porque el término español es
problemático, debido a que hay otras lenguas que se hablan en la Península Ibérica que no
son el castellano, entonces se habla de lenguas españolas, como el castellano, el catalán o el
gallego. Además, tal vez el término castellano resulte más apropiado también para
Hispanoamérica. En realidad la distinción nunca me había parecido polémica. Lo entendía
como dos opciones igualmente aceptables. En mi opinión, el término castellano me resulta
menos polémico, ya que se refiere a la verdadera cuna de ese idioma, mientras que español
puede ser muy ambiguo o parecer imperialista.» || «No estoy de acuerdo. Creo que en España
no está superada. En el resto del mundo hispanohablante puede que sí. No estoy de acuerdo
porque ignora la reivindicación del catalán que se hace en Catalunya. Para los catalanes es
una cuestión política, razón por la cual les enseñan a sus hijos el catalán y lo hablan entre sí.
La lengua es sagrada.» (Encuestada que vivió cuatro años en España). || «Creo que en Puerto
Rico la gente ni siquiera se plantea esta polémica. Sin embargo, no estoy de acuerdo con la
afirmación dado que, como parte de mis estudios universitarios y mis investigaciones, leí
textos recientes que sí se plantean esta polémica. Por otro lado, entiendo que en España
también existe esta polémica dado que en dicho país se hablan otros idiomas y en cierta
forma es excluyente llamar español a solo una de las lenguas de España. Como indicaba
antes, en Puerto Rico, por ejemplo, no se plantea esta polémica; desde la infancia nos hablan
del español, nunca del *castellano. Ciertamente, sí hay otros debates en torno al idioma, pero
por lo general se relacionan con nuestra relación con Estados Unidos y el inglés. En España
se da la polémica español-castellano por razones políticas, puesto que en España hay varias
lenguas españolas y el castellano es solo una de ellas. Por desconocimiento, no podría hablar
sobre si existe esta polémica en otros países de habla hispana.» (Encuestada que vivió dos
años en España). || «Diría que ambas son apropiadas, que es más bien cuestión de uso y
costumbre o preferencia. No veo la ambigüedad en cuanto al uso de la palabra castellano.»
Puertorriqueños – respuesta ambivalente, ambigua o matizada (2 en total): «Ya que mi
entendimiento era de que el uso del castellano era la forma particular de hablar en España,
especialmente “de Madrid al norte” y de que el andaluz era la forma más comúnmente
hablada en el Nuevo Mundo, no me inquieta esta aseveración. Sin embargo, nunca fui de la
opinión de que estas distinciones eran una polémica sino más bien regionalismos.» || «No sé
si el término de “superado” sea el término pertinente en este debate. Quizás esto es así porque
73
124
me he criado en Puerto Rico, y no en ningún otro país de habla hispana. En mi contacto con
los medios de comunicación, o en lecturas que haya hecho —fuera del entorno académico—
tampoco recuerdo que este debate haya sido uno prominente. Solamente recuerdo la
discusión de este asunto en España y en el mundo académico. En la universidad, advine en
contacto con el tema por su pertinencia en el campo de su estudio. La razón para encontrarme
con el tema en medios de comunicación de España creo que se debe a la realidad del choque
cultural y de identidad de las distintas regiones autónomas de la nación peninsular. Y, claro,
la otra razón es porque allá es donde se encuentra la región de Castilla, lugar donde se originó
el español. En conclusión, opino que el debate no ha sido uno mayúsculo en el mundo de
habla española. Creo que ha habido bastante acuerdo por parte de los hispanohablantes en
usar el término español en lugar de castellano para referirse a su lengua. El segundo aspecto
del planteamiento, de si el término español carece de ambigüedad, tampoco creo que sea una
polémica destacada, por lo menos en América. De ser esto así, sería en España por
encontrarse allá la provincia de Castilla. Algunas personas pueden pensar que el término
castellano sea el apropiado porque Castilla fue el lugar de origen de la lengua. Otros pueden
pensar que el correcto sea español, porque el castellano se extendió por el resto de la
Península Ibérica, y de allá nos llegó a América. Otros pueden pensar que el término
castellano sea el correcto porque piensan que el español de la Península es “el correcto”. Esta
noción es la más deplorable porque revela una idea de imperialismo lingüístico. Si lo piensan
los latinoamericanos, sería un caso de mentalidad de colonialismo lingüístico; si lo piensan
los peninsulares, es un caso de, como dije, imperialismo lingüístico. En cuanto al aspecto de
la ambigüedad, estaría en gran manera de acuerdo con la aseveración porque si escucho la
expresión, Fulano habla castellano, voy a pensar en un español que habla con rasgos
lingüísticos de Castilla. Si escucho la expresión Fulano habla español, voy a pensar en
cualquier hablante de esa lengua, sea de América o España, incluyendo al hablante oriundo
de Castilla.»
Venezolanos – de acuerdo (11 en total): «Estoy de acuerdo porque [la palabra español] resulta
incluyente y unificadora». || «Estoy de acuerdo, indicar español es una forma de reconocer el
gentilicio del idioma». (¿Habrá querido decir el “origen del idioma” o quizás el “genio del
idioma”?). || «Yo estoy de acuerdo. Preferimos decirle español, es más usual, es más sencillo.
Yo lo identifico más como español.» || «Estoy de acuerdo. Hablamos el idioma español
debido a la conquista por parte de España. Aunque el idioma que prevaleció en España fue el
castellano (y no el gallego o el catalán, por ejemplo), que proviene de Castilla, una provincia
de España que contribuyó y logró la unificación de lo que hoy conocemos como España, nos
consideramos conquistados por toda España (y no por Castilla solamente). Después de la
unificación de varias provincias, Castilla estableció el castellano como el idioma de toda
España. El diccionario más prestigioso de nuestro idioma se llama Diccionario de la Real
Academia de la Lengua Española. El idioma español originalmente era el castellano, la
lengua de Castilla. Considero que la discrepancia [que lleva a las personas a tener diferentes
opiniones al respecto] actualmente ya no es política o social, simplemente una cuestión de
costumbre.» || «Me parece correcto. Estoy de acuerdo porque evita confusión. Pienso que [las
discrepancias sobre el tema son] por costumbre más que nada. Otros pensarán que castellano se
refiere al idioma hablado en una región de España.» || «Tiendo a estar de acuerdo. Me parece
que quienes se aferran al término castellano y lo defienden a ultranza pecan de puristas y a
veces hasta de majaderos.» || «Estoy de acuerdo. Me parece acertada [la afirmación]. Para
muchos es confuso el término castellano, pues lo consideran el español de Castilla, más
pomposo y pretencioso. Creo que ahora depende de la edad y del lugar en el que se viva.
Cuando se hace referencia al castellano, generalmente el nivel de lengua es superior.» ||
«Decir castellano es decir que se habla español y punto. Aprendemos en la escuela que
74
125
castellano viene de Castilla, de la antigua España. Hoy en día, en mi opinión, no hay
necesidad de esta distinción. Es sencillamente que algunas personas siguen aferradas a
polémicas que ya no son vigentes. Es más claro usar la denominación de español. Peruanos,
venezolanos, españoles, todos entenderán que se trata de la lengua común.» || «Me parece
lógica y aceptable. Incluso la RAE trata ambos vocablos en estos términos. Sí [estoy de
acuerdo con ella], hoy en día la gente usa en modo polifuncional la palabra castellano y
español para referirse a la lengua que se habla en España y en Hispanoamérica. Hay
hispanohablantes que demuestran cierta incomodidad en aceptar el término español, el cual
circunscriben al ámbito de la nacionalidad, como término unívoco para designar la lengua
que se habla en Hispanoamérica.» || «De acuerdo. No sabría decir si la polémica está
superada; desconozco la situación en otros países. Me parece además que no puede decirse
que el término español se refiere unívocamente a la lengua (también está la nacionalidad).
[¿Por qué estoy de acuerdo?] Sí me parece que, cuando menos en Venezuela, ya se usa
ampliamente el término español.»
Venezolanos en desacuerdo (3 en total): «No estoy de acuerdo porque los dos términos
[castellano y español] son equivalentes, en mi opinión. En Venezuela, por ejemplo, escuchas a
una madre decirle al hijo, “español es lo que hablan los españoles, nosotros no”. En
traducciones oficiales es obligatorio decir castellano.» || «No estoy de acuerdo. Realmente la
denominación español es más ambigua por ser de carácter mucho más general. La palabra
castellano es mucho más específica, pues señala que hablamos el español de Castilla y no de
otra región de España. El español sería una designación más genérica del idioma. Las
personas que están de acuerdo con la afirmación anterior, no están tomando en cuenta que la
designación español es más genérica y castellano contiene información más específica, pues
señala de qué región de España proviene el idioma.» || «No estoy de acuerdo. El término que
carece de ambigüedad en realidad es el término castellano. [¿Por qué no estoy de acuerdo?] Por
lo que explico arriba, me parece que castellano es más preciso que decir español, aunque
posiblemente a nivel internacional se escuche más el término español que castellano. Creo
que muchas veces al traducir es muy fácil tender a decir español, y posiblemente en los
doblajes y subtítulos de películas de habla inglesa nos hemos acostumbrado a escuchar
español en vez de castellano. También creo yo que depende mucho de cómo enseñen en el
colegio y en bachillerato lo que tiene que ver con la lengua.»
Venezolanos – respuesta ambivalente, ambigua o matizada (6 en total): «Realmente
considero que lo apropiado debería ser castellano porque este término expresa el origen y
denominación del idioma mientras que español es más un gentilicio. No obstante, en los
actuales momentos me resulta indiferente.» || «Para mí no hay necesidad de distinguir entre
castellano y español porque es lo mismo. Algunos hispanohablantes, o más concretamente,
algunos venezolanos, prefieren indicar que hablan castellano para enfatizar que no son
españoles (de España). Pero, para mí, esto es innecesario.» || «Usar castellano o español para
referirse al idioma es algo que atañe a cada país. Por ejemplo, en Venezuela, es común que la
gente diga yo hablo español. Es posible que en España u otros países de habla hispana se
prefiera usar castellano, es mi hipótesis. Pero aquí, en Venezuela, decimos, por ejemplo, yo
hablo español; no hablo inglés, o francés, etc. En Venezuela, repito, no nos ocupamos de
distinguir entre castellano o español. Sencillamente decimos hablo español y estudio
castellano. Para mí no tiene sentido hacer distinciones donde no las hay ni son necesarias.
Quien quiera distinguir entre una y otra denominación, para mí, lo hace porque es su
preferencia, pero no sabría decir por qué.» || «Gracias por la pregunta. Nunca me había
planteado esta interrogante. Creo que como instructora de español, en los Estados Unidos, y
por la cercanía con el Spanish del inglés, hablar/enseñar español es mucho más claro.
75
126
Primero que nada, mi respuesta es totalmente hipotética. Presumo que la preferencia en usar
castellano como rótulo de la lengua tiene que ver con el deseo de ligarla con la que aún hoy
en día se llama “la Madre Patria”. Respeto una u otra denominación, en todo caso.» || «La
polémica existe. [¿Si estoy de acuerdo con la afirmación o no?] Sustentaría su existencia con el
argumento de la sinonimia, pero como no hay sinónimos absolutos, argumentaría la
semántica de cada término, haría un poco de historia y señalaría mi preferencia por el uso de
español. [¿Por qué sí o por qué no?] Yo acepto con normalidad que se diga castellano al
mencionar nuestra lengua, de acuerdo con la Constitución; sin embargo, prefiero hablar de
español, como dice el académico Luis Barrera Linares: “por ser este el nombre más universal
de nuestra lengua” (2013: 46). [Se refiere a La duda melódica. Crónicas malhumoradas. Caracas:
Academia Venezolana de la Lengua.] En mis clases dilucido la polémica. [¿Por qué pienso que
algunos hispanohablantes están de acuerdo con la afirmación, en tanto que otros, no?] Unos, por la
condición conservadora del que habla una lengua, lo establecido en la Constitución de la
República Bolivariana de Venezuela, el nombre de la asignatura en los programas de primaria
y secundaria; otros, por estar más al día en cuanto al uso del término español como lengua
suprarregional, no supeditada a su etimología.» || «[¿Cuál es mi reacción ante la afirmación?]
Pensaría que es absurdo. Ni español ni castellano carece de ambigüedad. Sin embargo, ni
español ni castellano representa a una población tan grande. Si esa cantidad de hablantes
incluye a los americanos que hablan la lengua que trajeron los españoles a América a partir
de la llegada de Cristóbal Colón (que no hay manera de que no los incluya), español no es
mejor que castellano, y si incluye a la población de nacionalidad española, que no hay
manera de que no la incluya, ninguno de los dos términos es adecuado. Tampoco lo será en
otros lugares donde se habla esta lengua. Pensaría después de esto que aun así, ni siquiera
hace falta ponerse a pensar en eso, mucho menos responder. [Que si estoy de acuerdo con ella o
no?] No estoy de acuerdo con que exista la discusión. Sin embargo, esa lengua, que es mi
lengua materna, la única que amo entre las que hablo, se llama español. Y también se llama
castellano. [¿Por qué sí o por qué no?] Caramba, creo que mi respuesta a esta pregunta está en
la respuesta a la primera. De todas maneras, no se trata, en mi caso, de estar de acuerdo o en
desacuerdo con la afirmación, sino, como dije en la segunda respuesta, de que no tiene
sentido esa discusión. [¿Por qué pienso que algunos hispanohablantes están de acuerdo con esta
afirmación, pero otros, no?] Bien podría ser porque en las primeras etapas de la educación
formal se llama castellano a la lengua que hablamos mayoritariamente en América. Existe
una asignatura que se llama Castellano y Literatura, que llega hasta el final de la educación
secundaria. Los maestros de primaria, las personas mayores, muchísima gente que no ha
estudiado mucho insisten muchísimo en corregir a los niños cuando dicen algo diferente a lo
que ellos creen que tiene que decirse. A los maestros, a las personas mayores, a muchísima
gente que no ha estudiado mucho les encanta decir castellano. Todos sabemos que eso no
tiene sentido, pero puede haber otras causas. Es más, las hay, pero a mí no me parece que
sean importantes.»
Colombianos – de acuerdo (12 en total): «Sí estoy de acuerdo con ella. En la práctica nunca
he tenido problemas al usar la voz español para referirme tanto a la lengua como a la
asignatura ni en Colombia ni en los E.U. [Sin embargo,] a veces para indicar que un escrito
está bien hecho y de acuerdo con las normas, se dice que: está en castellano puro, o en
español de Castilla.» || «Estoy de acuerdo. Me baso en el hecho de que las Naciones Unidas,
el Parlamento Europeo, las organizaciones panamericanas, la prensa internacional y otras
instituciones reconocidas citan el español como una de sus lenguas oficiales.» || «Mi reacción
es positiva y estoy de acuerdo, porque la lengua ya se estableció como tal y se reconoce a
nivel internacional; se deslocaliza y trasciende razones históricas». || «Mi reacción [ante esta
afirmación] es de satisfacción. Sí, estoy de acuerdo porque caracteriza a una lengua de España
76
127
y de América, no solo de Castilla. Español tiene traducción en inglés. Castellano no la
tiene.» || «Estoy de acuerdo. No sé cuál es la razón, pero en mi entorno ya casi nunca se
escucha el término castellano. Yo mismo hace 40 años utilizaba el término castellano, hoy
en día digo español y no tengo la menor idea del porqué. Simplemente, en mi entorno, la
palabra castellano tiende a desaparecer y, por la razón que sea, es reemplazada más y más
por español.» || «Está correcto. Sí, estoy de acuerdo porque español es usado en general y
castellano indica el idioma que se habla en una área específica en España (Castilla). Siempre
ha sido, es y será un tema con muchas discrepancias. Socialmente creo que depende del
español que hablaban los inmigrantes que poblaron los diversos países de la América Latina
y obviamente las diferentes maneras en que los habitantes de cada país o región dentro del
mismo país han aceptado como la manera correcta de utilizar el idioma.» || «Lo aceptaría
porque es la forma que uso. Sí, estoy de acuerdo. Aunque vale la pena decir que por tratarse
de una lengua hablada también en Latinoamérica por un número mayor de hablantes debería
pensarse en cambiar su nombre a uno que se identifique más con los latinoamericanos.
Hablar de castellano resulta confuso en la explicación de su origen, mientras que español
refiere al país colonizador. Quizás algunos conservan el nombre castellano para mantener
una tradición y prolongar ideas de pureza y prestigio de la lengua que hablan. Particularmente
en Colombia la incidencia de la Academia Colombiana de la Lengua ha sido decisiva en la
conservación de la pureza del castellano desde el momento en que fue creada (1871).» ||
«Creo que es cierto. Hace varios años me explicaron que castellano se refería a la lengua del
reino de Castilla, de cuando colonizaron América. Ahora todo el territorio es España así que
es normal que se le llame español. Nunca he tenido problemas o confusión con llamarle de
una u otra forma, siempre le llamo español y sólo en España he escuchado que le llaman
castellano.» || «La verdad creo que esa discusión solo tiene relevancia en España continental.
Ni siquiera creo que sería un problema en las islas españolas. Toda esta cuestión de poder
político, lucha por la independencia e identidad de las autonomías cuya lengua materna no es
el español se presta para que esta discusión no se resuelva en España ya que siempre parece
relevante y las posiciones extremas parecen nunca llegar a hacer concesiones que concilien
algo respecto de la lengua y la cultura. Esa problemática es netamente española y no nos
incumbe a los latinoamericanos directamente, así que creo que nosotros no tenemos ningún
problema al respecto. De hecho considero que hacer esa distinción en muchas ocasiones es
totalmente inútil.» (Después le pregunté a esta encuestada a qué se refería con “las islas
españolas”, que si a las Canarias o a todas, incluidas las Baleares. Lo siguiente fue lo que me
contestó.) «Me refiero tanto a las Islas Baleares como a las Islas Canarias. Y aunque solo
visité las Islas Canarias (específicamente Lanzarote) también conocí a una mallorquina. Y
claro, seguramente nos entendimos muy bien porque estábamos haciendo voluntariado y
éramos un grupo de estudiantes idealistas y pacifistas... Y de todas formas lo que sentí (eran
mujeres españolas de todas partes de España, todas haciendo un master en cooperación
internacional) era que en las islas se respira un ambiente más internacional por la influencia
de los “guiris” [turistas extranjeros] que visitan tanto a ambos grupos de islas. Así que sus
habitantes se definen más como isleños con una gran influencia exterior y entonces esos
debates no los escuché mucho la verdad. Pero claro, yo ando con gente que no es de mente
cerrada, así que los amigos que hice no le daban importancia a esas insignificancias. Una
buena amiga valenciana por ejemplo, me decía, Sandra, nosotros hablamos catalán, pueden
decir que es valenciano, pero es el mismo catalán, así que ella misma aceptaba que era el
mismo idioma. Ahora, los radicales te dirán que cada autonomía tiene su idioma, bla bla
bla. En resumen, en mi humilde opinión es un debate continental. En las islas se desarrolla
otra cultura paralela a la continental. Hablo particularmente de Lanzarote que fue donde pasé
un mes. Fui a la biblioteca, leí, caminé conocí a los locales y latinoamericanos (en agosto
2008 estaba inundada de latinoamericanos en su mayoría que estaban quedando
77
128
desempleados). Se produce literatura y manifestaciones culturales muy importantes (había un
poeta en Lanzarote super conocido que no recuerdo su nombre ahora mismo), pero esos
movimientos no se mencionan mucho en la península. Pues al menos yo no los escuché. Es
que las Islas Canarias están geográficamente tan alejadas de Europa, que es entendible de
alguna manera y por eso mismo yo creo que no se consideran españoles. Espero que quede
más claro lo que quise decir. Ahora bien, todo esto es mi percepción como colombiana que
observaba la situación española sin entender muy bien toda la historia pero buscando puntos
en común como latinoamericana.» || «Si, estoy de acuerdo. Tal vez sea una noción demasiado
simplista pero el español lo hablamos en Colombia porque fuimos colonizados por los
españoles, hayan venido de la región de Castilla o no. Porque lo que hablamos en Colombia
es español. No hablamos como los españoles en España, (no pronunciamos la cedilla [¿habrá
querido decir la zeta?], no utilizamos los pronombres personales vosotros, os, etc.) y más bien
es un español con sus propios regionalismos como en todo país.» || [¿Si estoy de acuerdo?]
«¡Completamente!»
Colombianos – en desacuerdo (3 en total): «No estoy de acuerdo [con la afirmación]. No se
trata de lo apropiado o no apropiado ni de ambigüedad. Nadie que yo sepa pensará que
castellano solo se habla en Castilla. Es un término culto para el español. El uso de las dos
denominaciones corresponde a diferentes registros estilísticos. Castellano pertenece más al
lenguaje culto, literario, científico etc., pero no exclusivamente. Sin embargo, no creo que
nadie en Colombia pregunte ¿habla usted castellano?. Español es la denominación neutra,
no marcada (en la terminología de los formalistas rusos).» || «No estoy de acuerdo con ella.
Le diría que no creo que esta denominación [español] sea correcta, ya que en España se
hablan otras lenguas. El castellano no abarca la totalidad de España. Si yo fuera catalana, no
me gustaría que no se tuviera en cuenta mi lengua.» || «No estoy de acuerdo. Creo que se
debe respetar el uso predominante en cada lugar. En distintos países, y en distintas regiones
dentro de cada país, se hablan versiones del mismo idioma que tienen distintos grados de
variación en relación con las demás que existen. Estas variaciones son manifestaciones de la
historia de cada entorno. La preferencia por el uso de español y castellano es un ejemplo de
esto y no veo razón alguna para decidir que una u otra forma es más aceptable que la otra.
Evidentemente el término tiene una carga emocional diferente para distintas personas. El
tema de la identidad de grupo o nacional (y el deseo de diferenciarse de otros grupos) parece
estar detrás de algunas preferencias sobre el uso de uno u otro término. Puede haber también
rezagos de autoritarismo en el deseo de imponer el uso de un término sobre el otro.»
Colombianos – respuesta ambivalente, ambigua o matizada (5 en total): «Cada idioma es un
fenómeno en constante fluctuación por razones culturales, económicas, y muchas otras.
Mantengo mis preferencias pero también estoy alerta a los cambios que noto. Además, a
veces los adopto como propios.» || «Esas polémicas en realidad nunca terminan. Sin embargo,
el uso de español es el común. No [estoy de acuerdo con la afirmación] en un 100%. Siempre se
discutirá, en los círculos lingüísticos, por qué se aplica el genérico español a un
idioma/dialecto de España, tales como el catalán o el vasco, u otros dialectos regionales. Se
puede decir que el vasco es un dialecto español y en algunos círculos se considera que el
español hispanoamericano, el andaluz y el canario, entre otros, son variantes del idioma
castellano. Creo que entre más se trate de profundizar en el asunto, más vericuetos se
encuentran y, por lo tanto, personalmente me atengo a que la norma la impone el uso y, en
Argentina, Colombia, Venezuela y muchos países más, hablamos español ¡debido a que es el
idioma originario de España! Castellano, el cual poco se usa hoy, se refiere a la región de
Castilla. Quisiera acordarme de más detalles, pero hace mucho que estudié este aspecto de la
lengua/lingüística. En el caso de Colombia y un poco en Argentina y Venezuela, hasta donde
78
129
lo puedo afirmar dadas mis visitas frecuentes a estos países, el uso de castellano es frecuente
entre la gente mayor porque, creo, tienden a ser puristas y tradicionalistas. En cualquier caso
estoy de acuerdo en que el término español no presenta una ambigüedad considerable, al
menos en su uso cotidiano.» || «Creo que es un punto de vista válido, aunque refutable, pues,
como lo he indicado anteriormente, la explicación respecto al uso de castellano también está
justificado. Creo que [la afirmación] es válida y prefiero la denominación español. Aunque
creo que es válida, también considero que existen argumentos igual de válidos para el uso de
castellano. Creo que la diferencia básica es la que he enunciado: en algunas comunidades
autónomas de España se prefiere el uso de castellano para establecer una “igualdad” en
cuanto a otra lengua minoritaria, por ejemplo el catalán y/o el gallego.» || «Todavía se genera
polémica para algunos docentes con las denominaciones en el uso de Castellano y Español
como asignatura, siempre se hace la aclaración del uso como la plantea el Diccionario
panhispánico de dudas (2005). El uso del término viene desde la educación de los abuelos
que denominaban en algunas instituciones la asignatura. Superada no creo que esté, para
algunos puristas seguirá existiendo la polémica, sin embargo el uso de cada uno de los
términos en Colombia se hace en contextos específicos. Existen discrepancias por cuestiones
históricas y lingüísticas, y de hecho hay investigaciones donde se muestran esas polémicas
existentes como Julio Borrego Nieto, Cuestiones de actualidad en lengua española (2000),
Irma Chumaceiro y Alexandra Álvarez Muro, El español, lengua de América (2004).»
Ecuatorianos – de acuerdo (10 en total): «Estoy de acuerdo porque es la denominación dada
al nacimiento y se crece con el español desde la cuna». || «Estoy de acuerdo. [Español] es lo
que más se usa, incluso en otros países, cuando clientes se comunican conmigo.» || «Sí estoy
de acuerdo. La afirmación es correcta y seguramente la hace alguien que no tiene la tendencia
ideológica del gobierno. [Se refiere a la presidencia de Rafael Vicente Correa Delgado]. Estoy de
acuerdo porque español es aplicable y entendible a nivel internacional.» || «Estoy de acuerdo
en que es apropiado usar la palabra español, ya que universalmente es definido como el
idioma que usamos más de 400 millones de personas. Ya que el castellano se lo relaciona
más con un territorio determinado de España donde se originó el idioma español.» || «Exacto,
sí. Estoy de acuerdo porque nos han inculcado que sea de esa forma, español. Castellano
deberíamos usarlo. Nosotros siempre nos referimos como español, mas no castellano.» || «Sí
realmente. Efectivamente, hoy el español es el término más usado para referirse a la lengua.
Porque no hay un idioma castellano, hay un idioma español. Estoy de acuerdo con ello.» ||
«Sí, estoy de acuerdo. Es acertado y apropiado este comentario porque la palabra español es
más fácil y rápida identificarla en muchos idiomas, por ejemplo cuando le preguntan a una
persona, reina de belleza, etc., ¿qué idioma habla Ud.? dice español y no *castellano. [¿Por
qué pienso que algunos hispanohablantes están de acuerdo con la afirmación, en tanto que otros, no?]
Porque se descubrió un nuevo Continente y se fue expandiendo y a la vez nutriendo de otros
como el quichua, guaraní, y se fue enriqueciendo y a la vez evolucionando.» || «[Mi reacción
es] positiva, pues a mi parecer el español reúne o incluye los diferentes dialectos que se
derivan. Estoy de acuerdo. [¿Por qué pienso que algunos hispanohablantes están de acuerdo con la
afirmación, en tanto que otros, no?] Puede ser que algunos utilicen un dialecto específico como
el castellano y no conciben generalizarlo como español.» || «Estoy de acuerdo. Es verdad
porque sabemos que el español se originó en Castilla (castellano) pero luego se habló en toda
España para luego llegar a América con los colonizadores. Estoy de acuerdo porque el idioma
evoluciona y se difunde, en la antigüedad se llamó castellano porque solo se hablaba en
Castilla, luego español porque se convirtió en la lengua oficial de España y ahora... [¿Por qué
pienso que algunos hispanohablantes están de acuerdo con la afirmación, en tanto que otros, no?]
Porque unos no saben la historia del origen y difusión de la lengua y otros sí.» || «Sí, estoy de
acuerdo. [La afirmación] es correcta porque en los últimos años los hispanos usan más la
79
130
palabra español. [¿Por qué estoy de acuerdo?] Porque en la actualidad se dice sólo español no
*castellano. Porque yo pienso que castellano era utilizado más hace muchos años atrás. [¿Por
qué pienso que algunos hispanohablantes están de acuerdo con la afirmación, en tanto que otros, no?]
Yo pienso [que los] hispanos están de acuerdo de decir [en decir] español porque siempre se lo
ha utilizado de esa manera. Hay hispanos que utilizan castellano porque en su país fue
enseñado así.»
Ecuatorianos – en desacuerdo (3 en total): «Estoy en desacuerdo con la afirmación. En el
Ecuador se dice, o se decía, Castellano a la asignatura en el colegio y la universidad.» || «No
estoy de acuerdo, porque a mi parecer el nombre español resulta mucho más ambiguo que
castellano. Creo que en España, además de castellano (llamado español) se habla también
catalán, gallego, vasco y no sé si algún otro idioma, dependiendo de las regiones.» || «No
estoy de acuerdo. Pienso que la afirmación no está superada. [Habrá querido decir la “polémica”
en vez de la “afirmación”]. Creo que la forma correcta sería usar castellano pero el término más
común que sigo oyendo y que uso es español.»
Ecuatorianos – respuesta ambivalente, ambigua o matizada (4 en total): «Creo que los
hispanos debemos saber las dos denominaciones [español y castellano] para poder transmitir a
los demás nombres, orígenes, culturas, no tienen que extinguirse». || «Estoy de acuerdo que
se use español, aunque no creo que esta polémica esté resuelta y tal vez nunca se resuelva.
Por otro lado, me sonaría extraño decir que voy a estudiar español (cuando ya lo sé), pero
para estudiar la parte técnica del español, tal vez porque me crié escuchando que tenía clase
de Castellano. De igual modo, me suena raro cuando mi hijo (que es hablante nativo de
inglés) tiene clase de Inglés (si ya lo sabe), pero estudia todo lo que conforma la lengua
inglesa. En cambio, me suena bien cuando alguien que estudia el inglés como lengua
extranjera dice que va a su clase de Inglés, pues no lo sabe.» (Encuestada que vive en
EE.UU.). || «En Ecuador se utilizan ambos términos todavía. De cualquier manera, el español
que hablamos es el español de Castilla, razón por la cual llamamos castellano al idioma. En
el contexto latinoamericano, creo que la mayoría conocemos estas diferencias. En el contexto
de Estados Unidos se desconoce el término castellano, así que solo se utiliza español.» ||
«[Estoy un] 80% de acuerdo. Español es un término común, aunque se puede confundir con la
procedencia de una persona (España). La palabra español, para referirse al idioma, se ha
hecho muy popular y es la más usada, incluso en otros idiomas se lo denomina Spanish. La
palabra castellano (proveniente de Castilla) ha perdido fuerza en la jerga diaria.»
Peruanos – de acuerdo (4 en total): «La acepto. Porque a nivel mundial se conoce más el
término de lengua española que lengua castellana.» (Había indicado español como nombre
de la lengua, hablo español, pero Castellano, Lengua Castellana y Lenguaje como nombres
de la materia). || «Prefiero español y estoy de acuerdo. El español se usa más frecuentemente.
El castellano parece más restringido a una región de España. Además, se usa el español en
casi todos los contextos.» || «Sí, estoy de acuerdo. Aunque nosotros utilicemos más el término
castellano, esta afirmación me parece correcta. [Estoy de acuerdo] porque así sería una manera
de uniformizar el nombre del idioma. Se me ocurre que tal vez podría haber discrepancia por
la forma en que se aprendió el idioma (¿discrepancia cultural?).» || «Sí, estoy de acuerdo.
Todos los latinoamericanos somos hispanohablantes desde la perspectiva de la procedencia
de la lengua, aunque creo que la confusión nace a partir del origen de quienes llegaron a
nuestras tierras y la forma de hablar de los mismos, y la relevancia que le dieron al origen
castellano o castizo de su procedencia española. Al fin y al cabo si nos remontamos más
atrás, somos latinos de raíz por ser el latín la lengua madre de nuestra lengua e
hispanoparlantes por ser el origen geográfico e idioma del mismo, siendo la misma lengua.»
80
131
Peruanos – en desacuerdo (9 en total): «No estoy de acuerdo con ella [con la afirmación
citada]. La polémica – en mi opinión no está superada. No sé quién ha dicho eso, pero no creo
que sea así, porque si es así estaríamos diciendo todos español y no se utilizaría castellano.»
|| «No estoy de acuerdo porque es una falacia. Los 400 millones aludidos hablan castellano.
Español es una macro-categoría neutral que se traduce a otros idiomas.» || «No me gusta
porque utilicé castellano durante 28 años y lo sigo utilizando fuera de EE.UU. Pero aquí trato
de hablar para que me entiendan.» (Encuestada que vive en Estados Unidos). || «No la
compartiría porque he crecido reconociendo esta distinción. El castellano en Latinoamérica,
el castellano en Perú. Asociaría el español a la pronunciación de la z y c, que es propia de los
habitantes de España y totalmente ausente en mi país.» || «No estoy de acuerdo, porque tengo
clientes y escucho personas que dicen castellano, quizá por falta de información». || «Estoy
en desacuerdo ya que más gente habla el idioma en los países latinos que en España. En
España se hablan otros idiomas aparte del castellano, está el gallego, vasco y catalán
hablados por personas que tienen nacionalidad española pero cuyo idioma preferido no es el
llamado español. Creo que depende del país donde uno se educó.» || «No estoy de acuerdo.
Me parece que lo más recomendable es utilizar el término castellano pues el español se
refiere a todas las lenguas que se hablan en España, incluyendo el castellano, el catalán, entre
otras. En mi caso, estoy en desacuerdo porque manejo la información que precisé gracias a
que conversé con una amiga española; sin embargo, soy consciente que la mayoría de
personas usa ambos términos por igual. Si esta “igualdad” es socialmente aceptada, es muy
probable que termine siendo correcta.» || «Diría que es exagerado hablar de polémica.
Solamente hay dos formas de expresión en distintas regiones del mundo. [¿Que si estoy de
acuerdo con la afirmación?] No. Estoy de acuerdo en que la palabra español se usa más, pero
eso no descarta que un gran número de personas utilice la palabra castellano. En Estados
Unidos, por ejemplo, millones de individuos utilizan la palabra español puesto que el
gobierno norteamericano se refiere al idioma como Spanish, not Castilian.» || «En lo personal
no estoy de acuerdo. No veo necesidad de polemizar respecto a semántica. La palabra
español es un término genérico que hace referencia al idioma que se habla en España, y por
ende en otros países. Lo que suele usarse en América Latina es castellano, debido a que el
idioma tiene sus raíces en Castilla, así lo aprendimos desde la escuela primaria y así lo hemos
usado siempre.»
Peruanos – respuesta ambivalente, ambigua o matizada (7 en total): «No creo que esté
superado pero observo que las instituciones educativas, los artículos académicos, las
traducciones del inglés al español, y los medios optan por el término español. Lo más
probable es que se siga extendiendo.» || «Indiferente. Me eduqué en castellano. Hoy hablo
español. No es importante.» || «Estoy de acuerdo con una salvedad: no creo que el término
castellano sea ambiguo, sin embargo, es cierto que para la mayor parte de personas la
polémica está superada, por lo menos en el Perú». || «Pienso, como ya lo mencioné antes, que
español se habla en Europa, que es el idioma de la Península Ibérica. Castellano es el idioma
que se habla en el resto del mundo. Yo opino que mucha gente podría considerar que el
término español es el adecuado, pues indicaría una mayor “cultura” proveniente de España, o
algo así. Y considero que vox populi est vox dei; no podemos taparnos los oídos al desarrollo
del idioma castellano 400 años después de la Conquista. Nadie habla de las diferencias del
español hablado en Colombia, en Panamá o en Argentina. Hablamos del castellano en
Latinoamérica. Cuando uno quiere aclarar las cosas en una discusión, se dice dicho en buen
castellano, nunca he oído la frase dicho en buen *español. Al menos no en Perú. He oído la
misma frase aplicada a otros idiomas (alemán, portugués) en el mismo contexto. En mi breve
estancia en España no la he oído.» || «[¿Cuál es mi reacción?] No me afecta. [¿Si estoy de
81
132
acuerdo con ella o no?] Me es indiferente. La verdad, no me he detenido a pensar en esto. No
creo que sea causal de discrepancia profunda.» || «Considero que en Perú la denominación
castellano es la que está más fuertemente extendida en todos los sectores a nivel país. [¿Si
estoy de acuerdo con ella o no?] Depende del lugar donde se esté. Considero que si hablamos a
nivel de países hispanohablantes la palabra español es la que más se ajusta, pero a nivel Perú
el término castellano sigue siendo el más usado. Considero que las diferencias
sociolingüísticas de cada región o país le dan a la lengua hablada rasgos (sobretodo fonéticos)
que hacen que las personas lo identifiquen como español o castellano.» || «Pienso que el
término castellano es el más adecuado, bueno… español y castellano es lo mismo».
Bolivianos – de acuerdo (6 en total): «Estoy de acuerdo. Tenemos más costumbre de decir
español que castellano. Aunque en la escuela nos enseñaron que como se debería decir es
castellano, pero nosotros asociamos más el español como fueron los españoles los que nos
conquistaron. Yo creo que se volvió universal decir español y no castellano.» || «Sí estoy de
acuerdo. Porque digamos que [español] es un término que utilizamos internacionalmente; en
diferentes países se usa ese término, español. Claro que se entiende castellano, pero es más
usual español» || «Estoy de acuerdo. Normalmente la mayoría dice español. [Pero se dice]
aprenda a hablar bien el castellano. No se dice aprenda a hablar *español.» || «Estoy de
acuerdo en que debe llamarse español porque tiene una identificación con un área territorial.
Español generaliza más y castellano particulariza. Pienso que castellano es un español más
particularizado en cuanto al área geográfica de la cual proviene. Estoy especulando. Hay
personas mayores en Bolivia que prefieren el término castellano, y hay algunos profesores o
maestros que prefieren decir castellano. En esta nueva etapa [se refiere a la presidencia de Juan
Evo Morales Ayma] se está recuperando los idiomas originarios, sobre todo aimara (en el
Altiplano), quechua (en los valles) y guaraní (en las tierras bajas), y en las escuelas se
enseñan las lenguas autóctonas.» || «Me parece que el español es todo el universo (de
España). El castellano es un elemento del universo; español se debería decir.» || «Estoy de
acuerdo porque el término español es más moderno.»
Boliviano – en desacuerdo (1 en total): «No. [Refiriéndose a la palabra castellano] Ambigua va
a ser para las personas que no conocen, que no saben. Cuando uno ha leído un poco, sabe que
el español es propio de los españoles y que castellano es propio de los países
latinoamericanos, cada uno con sus modismos, cada uno con sus acentos. No estoy de
acuerdo. Yo siempre corrijo. Cuando escucho [que alguien dice español] y me doy cuenta, lo
corrijo. Pero no he entrado en discusión porque tal vez no es relevante para ellos. Pero mi
opinión personal es que se debería decir castellano. Yo estudié en el colegio lasallista, de La
Salle, y luego en la Universidad Mayor de San Simón. Lo que hablamos [en Bolivia] no es
español puro, ya es cambiado.»
Bolivianos – respuesta ambivalente, ambigua o matizada (6 en total): «La ambigüedad solo
se da en España. En nuestro país el término castellano responde más a la historia de Bolivia.
Por ejemplo, la palabra castellanización (referida al aprendizaje del castellano por los
hablantes de lenguas indígenas) no podría reemplazarse por *españolización.» || «La verdad,
no es un tema que me moleste. Me da igual que se diga español o castellano pero sé de
mucha gente vinculada a las letras que se empecina en aclarar que la lengua es el castellano
porque español es lo que hablan los españoles.» || «En el Cono Sur se usa más el término
castellano. Pero ya del centro del continente para el norte se usa español. Estaría de acuerdo
que se use español, no tengo ningún impedimento, a mí me da igual, no veo diferencias. A mí
en lo personal mi preferencia es castellano.» || «Está mal la pregunta para mí. Es una
polémica pero es más la costumbre de decir español porque había mucho analfabetismo y
82
133
muchos no han entrado a la escuela; y se supone que no han escuchado la palabra castellano.
Bueno, eso era antes, pero aun así no usan la palabra castellano.» || «No tengo opinión al
respecto.» || «No sé, yo uso los dos.»
Paraguayos – de acuerdo (4 en total): «[Estoy de acuerdo] porque me parece que utilizaría
más la palabra castellano para referirme al lenguaje que hablan las personas que viven en
España». || «De acuerdo. La palabra castellano puede referirse a la variedad de español que
se habla en Castilla.» || «Estaría de acuerdo. Quizás sería una forma de unificar a todos los
países que utilizamos la misma lengua. ¡Aunque los académicos entrarían a debatir si es que
en realidad existió (o existe) o no el español como tal! ☺.» || «Yo estoy de acuerdo con que
así debería ser, debería ser español nada más. Con esto se logra terminar con la ambigüedad.
Se elimina una de las palabras, prevaleciendo la que yo creo debería ser [español].»
Paraguayos – en desacuerdo (3 en total): «No creo que esté superada. No creo que exista una
ambigüedad desde el punto de vista del hablante nativo. Sabemos que castellano se refiere al
idioma español. Es simplemente el nombre que le damos aquí en Paraguay. La mayoría de
los paraguayos no sabe que se refería a la variedad/dialecto del español que se hablaba en
Castilla.» || «Estoy en desacuerdo. Nosotros usamos más castellano.»
Paraguayos – respuesta ambivalente, ambigua o matizada (6 en total): «Mire, yo soy de la
escuela antigua. Por eso uso castellano.» || «Ambas palabras [castellano y español] tienen el
mismo resultado». || «Un paraguayo entiende español y castellano, son sinónimos». || «Si
bien no estoy del todo de acuerdo por aquello de que no siempre hay que bajar el registro [de
castellano a español], tendería a no cuestionar el asunto. Por lo general, se trata de la
traducción literal de Spanish, el clásico uso de la palabra más parecida al inglés. Y por eso se
oye más donde hay más contaminación del inglés o exposición al mismo. Suelo recordar a la
gente que la RAE no es la *Real Academia de la Lengua Española sino la Real Academia
Española de la Lengua. También está el argumento de que hay varias lenguas españolas:
castellano, catalán, gallego, euskera... Pero para algunos esto es anticuado. Y con el tiempo,
como suele suceder, prevalecerá el uso de la mayoría. La lengua es dinámica, está en
constante evolución.» || «Ahora no sé. Me quedo con dudas ahora, no sé si estoy de acuerdo o
en desacuerdo.» || «Yo creo que los dos se usan».
Uruguayos – de acuerdo (11 en total): «Lo considero correcto. Ya que hoy por hoy este
idioma ya no solo se habla en Castilla sino que se ha difundido alrededor del mundo; incluso
es el segundo dialecto más hablado en la actualidad.» || «Sí, estoy de acuerdo. Además,
siempre se recuerda a la Real Academia de la Lengua Española.» || «Estoy de acuerdo.
Entiendo al castellano como un paso más entre el latín y el idioma usado actualmente. Muy
importante pero un paso al fin, ya que la expansión del Reino de Castilla debió haber incluido
nuevas palabras, términos y expresiones.» || «Estoy de acuerdo por la misma razón que
expresa esta afirmación, además de que castellano se refiere a una región específica de
España». || «Considero que el más adecuado es el término español o al menos es el que
siempre utilizo al referirme a mi lengua materna». || «Estoy de acuerdo porque castellano me
remite a la lengua de Castilla. Creo que español es, efectivamente, un término más abarcador
y claro.» || «Totalmente de acuerdo, en Uruguay se usa así. Dentro del español, se hacen
divisiones regionales (español de España, español de Latinoamérica, español de Uruguay,
etc.) y a nivel de estudios lingüísticos esta división se subdivide en regiones más acotadas
(español de Montevideo, español de frontera o portuñol, etc.) o de acuerdo a otros grupos
lingüísticos (sociales, etc.), pero globalmente todas las variantes lingüísticas se consideran
español.» || «En Uruguay sin duda. Si bien no hay una reacción negativa al uso de la palabra
83
134
castellano, es infrecuente. La población de Uruguay viene de diversas zonas de España,
emigrantes que dejaron su país de origen durante el período de unificación de España y si
bien muchos podrían no haber estado de acuerdo con esa unificación de haber continuado en
España, el español se volvió seguramente un elemento identificador y unificador en el nuevo
país (en contraste con el italiano u otros idiomas de otros grupos de inmigrantes).» || «En
principio estoy de acuerdo, más allá de que sé que el catalán, el vasco, el gallego se
autodefinen como idiomas españoles». || «[Mi reacción ante esta afirmación es] buena. Sí [estoy
de acuerdo con ella]. ¿Por qué? Porque el nombre de la lengua no queda restringido a la lengua
de Castilla.» || «Sí. La denominación de castellano trae a la mente el trasfondo histórico del
reino de Castilla (y León) y pienso que en una era poscolonial y en territorio americano (y
otros de población predominantemente hispanoparlante) no tiene mayor razón de ser.»
Uruguayo – en desacuerdo (1 en total): «No estoy de acuerdo. El idioma impuesto por la
Corona en la época medieval fue el hablado en Castilla, por lo cual deberíamos referirnos al
idioma como castellano.»
Uruguayos – respuesta ambivalente, ambigua o matizada (7 en total): «No estoy del todo de
acuerdo aunque obviamente cualquier denominación es convencional, depende de los
acuerdos y los usos. Sin embargo, español a priori se refiere a España, algo que pertenece a
España en algún sentido, y en España se hablan otros idiomas (o dialectos) que no son el
español como el catalán, el vasco, el gallego, etc.» || «No creo que exista tal polémica». ||
«Creo que no está superada, pero adoptaría completamente el término español por un tema de
practicidad, más que nada. Lo que tiene el término castellano, que es más fiel al surgimiento
del idioma, es que no es transparente para hablantes de otros idiomas.» || «Me parece que una
denominación diferencial tiene en cuenta las particularidades que enriquecen la lengua, pero
si esto fuera cierto, deberíamos especificar de qué tipo de español o castellano se trata, cada
vez que nos referimos a una cierta región (español rioplatense, español mexicano, etc.).
Igualmente, para las regiones que prefieren castellano, estoy segura que también existirán
diferencias entre ellas, por lo tanto no creo que pueda hablarse de denominación unificadora
para definir una lengua tan rica y variada.» || «Personalmente, castellano me suena a
“europeo”, es decir, no como lo diríamos aquí. Aquí decimos que hablamos español. No sé si
es más “recomendable” usar español. Creo que es tan solo una cuestión de costumbre, no de
algo “mejor”. En cuanto al argumento de la “ambigüedad”, tampoco sé si es el mejor.
Español proviene de “España”, así como castellano de “Castilla”. Desde una perspectiva
etimológica, en ninguno de los términos se toma en cuenta a Hispanoamérica. Si hilamos
fino, para evitar “ambigüedades” habría que decir que en América del Sur hablamos
“hispanoamericano”, a excepción de Brasil. Y ellos, tendrían que hablar “brasilero” en vez de
portugués. Pero nadie dice eso. Creo que la cuestión es simplemente de preferencias, y como
generalmente ocurre en todas las lenguas, esas preferencias están enraizadas en factores
extra-lingüísticos (es decir, factores históricos, económicos, de conquistados y
conquistadores, etc.).» || «No creo que esté superada la polémica con respecto al nombre de la
lengua, y el término español no carece de ambigüedad (lengua / proveniente de España). La
denominación en cada lugar depende más que nada de las políticas lingüísticas que se hayan
adoptado, en gran medida, el término preferido por el hablante sea el que haya interiorizado
en los años de escuela (todos los niveles). El nombre de la lengua tiene mucho “peso”
cultural, está muy arraigado en la sociedad, tanto como el tipo de escritura que esa lengua
utilice, y forma parte de la identidad de la sociedad que la habla. Para muchos, el término
español será el correcto para nombrar a esa lengua, y para otros será el castellano.» || «No
estoy segura de si la polémica está superada en todo el mundo y en los ámbitos académicos.
84
135
Estoy de acuerdo con ella porque castellano sería lo que hablan en Castilla o, por extensión,
en la Península Ibérica.»
Argentinos – de acuerdo (10 en total): «Sí, [estoy de acuerdo] en realidad no encuentro
polémica alguna por decir español en lugar de castellano, a pesar de que si se nombran otras
lenguas de España, se prefiere decir castellano. Además, en el ámbito internacional, en
Naciones Unidas, por ejemplo, cuando nombran los idiomas oficiales, se refieren al español.»
|| «Estoy de acuerdo, español es más generalizado y nos identifica mejor como [en el caso de]
francés, inglés, polaco. No es una región, es España.» || «Estoy de acuerdo, aun cuando me
cuesta cambiar mi costumbre de usar castellano». || «De acuerdo, porque es la moneda
cultural actual». || «Es correcta la razón que proponen». || «Sí, estoy de acuerdo. Me importa
mucho más ver cómo hacer para mejorar el español o castellano que se habla, ampliar el
vocabulario de las generaciones más jóvenes. Se habla y se escribe cada vez peor. Aquí, en
Argentina, se ha dejado de dar importancia a la ortografía. Es terrible. Recibo textos de
profesionales muy pero muy mal redactados y con faltas de ortografía horribles. La
denominación del idioma no me parece un tema trascendental.» || «Considero que la
afirmación es correcta y que la palabra español identifica la lengua sin dejar lugar a dudas.
Sin embargo, fuera del ambiente de traducción, al menos en Argentina, el lenguaje sigue
siendo castellano.» || «De acuerdo. Castellano parece ser un uso regional en Argentina.» ||
«Sí, estoy de acuerdo con ella porque el término español es mucho más abarcador y permite
incorporar las variedades lingüísticas panhispánicas. De lo contrario, parecería que solamente
el español peninsular, el castellano, fuera la norma monocéntrica para señalar qué es correcto
y qué no en el uso de la lengua.» || «Creo que es una afirmación bastante actual y acertada.
Una vez me enseñaron que es más apropiado decir que en Latinoamérica se habla castellano
porque fue la variante del español que llegó con los conquistadores. Ahora bien, de allí en
adelante seguramente tuvimos la influencia de distintas variantes, sobre todo con la
inmigración masiva de españoles e italianos a fines del siglo XIX y principios del XX (de
hecho, el español que se habla en la Argentina, sobre todo en Buenos Aires, tiene mucha
influencia del italiano). Es obvio que no hablamos el mismo español que se habla en España
sino que de allí fueron derivando distintas variantes propias de este continente, al punto de
que ni siquiera se puede hablar de español de Latinoamérica porque hay tantas variantes
como países, es decir que aquello de que el castellano fue la variante que nos llegó es ya algo
casi anecdótico.»
Argentinos – en desacuerdo (7 en total): «Están equivocados. En España también se habla
gallego, catalán, vasco, etc.» || «No, porque es una de las lenguas de España». (Puso énfasis
en la palabra una). || «No estoy de acuerdo. En España se dice que el verdadero nombre de la
lengua nacional es el castellano. En España hay otras lenguas o dialectos: catalán, vascuence,
asturiano, gallego, etc.» || «No estoy de acuerdo. Si 40 millones de argentinos y cinco de
uruguayos seguimos diciendo castellano la cosa no está resuelta, aunque la “polémica” me
parece totalmente inútil. Pero es un hecho que el resto de los hispanohablantes y del mundo
dicen español. Como digo, la “polémica”, si hay quien insista en pelearse por esta tontería,
me parece inútil. Por estos pagos decimos castellano y damasco, en España dicen español y
albaricoque, y todos tan contentos.» (Pagos = ‘lugar o región natal’). || «El castellano es la
variante que usamos en mi país, por lo que no estoy de acuerdo con tal afirmación que apunta
hacia la pérdida de riquezas lingüísticas». || «No estoy de acuerdo. Pienso que la verdad es
todo lo contrario: 1) La polémica se planteó en otra época histórica, cuando el término
español tenía otro contenido, ya que aludía a la lengua de la nación española, mientras que el
término castellano aludía a la lengua de Castilla (ver, v. gr., Amado Alonso, Castellano,
español, idioma nacional). En aquel momento quizá tuvo sentido proponer español como
85
136
designación más amplia. 2) Hoy las cosas han cambiado y el término español es, a mi juicio,
mucho más ambiguo que castellano, por los motivos expuestos en la pregunta sobre cuándo
uso la palabra español. Además, en mi opinión, lo que ha contribuido a decidir el predominio
de español es la influencia del calco del inglés Spanish.» (En la pregunta referida, este
encuestado manifestó lo siguiente: «Uso español para referirme a la variedad regional
utilizada en España. O sea, para mí el término general (y lo propongo como tal) es castellano,
porque en la actualidad ya no alude a país alguno, mientras que español debería reservarse
para el castellano español.» Véase el Anexo II.)
Argentinos – respuesta ambivalente, ambigua o matizada (6 en total): «Aceptable pero
dependiendo del contexto, países o circunstancias en las cuales me encuentre adopto
indistintamente lo que resulta mejor a nivel comunicacional tanto en funciones diplomáticas,
académicas o coloquiales». || «Sigue dependiendo del país en cuestión». || «Bueno, en la
práctica (o para el común de la gente) creo que no solo está superada sino que no llega a ser
ni siquiera un cuestionamiento. Si vamos a hilar fino, si el español se origina en el nombre de
uno de los países en el que esa lengua se habla, entonces también deberíamos hablar del
“venezolano”, el “argentino”, etc., etc. Creo que este nivel de puntillosidad, por decirlo de
algún modo, solo se corresponde con determinadas elites que tratan el tema. Por mi parte, y
hasta la fecha, me conformo con español agregando “de España”, “de México”, etc. para
poder diferenciar cada regionalismo.» || «Castellano refiere más a una zona particular de
España (Castilla), por lo tanto acuerdo con que español indica una variedad más inclusiva,
menos regional que la primera». || «Estoy de acuerdo. Pero también pienso que los dos
términos pueden usarse como sinónimos y que el uso de la palabra español es una
recomendación de las Academias… sinceramente, no considero incorrecto el uso de
castellano. En realidad, para mí no genera ninguna confusión.» || «Sí, estaría de acuerdo, pero
también estaría de acuerdo si la afirmación se hiciera en torno al castellano. En la zona donde
vivo [el Chaco], se utilizan indiferentemente los dos términos.»
Chilenos – de acuerdo (10 en total): «Estoy de acuerdo con esta afirmación. Sin embargo, en
la escuela así se usaba: Castellano.» || «Estoy de acuerdo porque efectivamente español es un
término más claro y sin ambigüedad». || «Si esto es leído por mí o cualquier chileno, creo que
estarían de acuerdo. Parece ser que el término español es más general, universal e
inmediatamente aprehensible que el castellano, puesto que en las lenguas más globales, ya
sea inglés o francés la traducción corresponde a español y no a castellano para el nombre de
la lengua.» || «Estoy de acuerdo. Sobre todo viviendo acá, es más adecuado el español como
concepto. Castellano suena antiguo, medieval.» (Este encuestado era un diplomático que dijo
llevar cinco años viviendo en Estados Unidos). || «De acuerdo, busca estandarizar con el resto
del mundo, supongo». || «De acuerdo, porque la mayoría usa la palabra español, no
castellano. Solamente en Chile usan castellano. La afirmación es correcta por lo que dicen,
que es la unificación.» || «Estoy de acuerdo. Como crecí usando castellano y a pesar de que
ahora vivo en USA y uso frecuentemente la palabra español, ésta sigue siendo foránea en mi
lenguaje. [¿Por qué estoy de acuerdo?] Porque en mi experiencia, son muchos más los países
que utilizan la palabra español y eso la hace más universal. [¿Por qué pienso que algunos
hispanohablantes están de acuerdo con la afirmación, en tanto que otros, no?] Sólo por costumbre.»
|| «Estoy de acuerdo. Expresa lo que siento y los avances en sociolingüística que ha visto la
conveniencia de estudiar las variaciones en cualquier idioma. Me siento culturalmente
identificado con el término español y totalmente ajeno al castellano que nunca fue mi idioma
ni mi cultura, ni mi arte, ni mis chistes, ni mis gestos, ni mi forma de ver la vida. Los
hablantes del castellano que yo conozco son mis amigos y colegas pero no me identifico con
ellos como comunidad lingüística. [¿Que por qué estoy de acuerdo?] Sí, porque pertenezco a
86
137
una comunidad distinta de hablantes que acepta el paraguas de español para identificarnos.
No, los hablantes del castellano, que son pocos en realidad, no son mi comunidad, ni mi
cultura. [¿Por qué pienso que algunos hispanohablantes están de acuerdo con la afirmación, en tanto
que otros, no?] Porque es un tema con carga política, con oprimidos y opresores, con poder y
otros sin poder sino el conquistado y el que defienden a todo honor. Desde el punto de vista
lingüístico hace muchos años que encontramos las herramientas para dirimir la controversia.
Los españoles de nacimiento hablan muchas variaciones incluyendo el castellano, el que a su
vez ha cambiado y ya no es para nada lo que trajeron a América. Estas armas dicen [que]
solamente hay variedades y eso es bueno. Ahora vamos a estudiarlas, describirlas. Decir cuál
es mejor o peor no es papel del cientista del lenguaje. [Cientista = ‘científico’]. Es de discusión
de bares y licor y también se estudia como fenómeno lingüístico en términos de actitudes,
percepciones sobre una variedad. El respeto a toda la cultura y la diversidad no da lugar a
buenos y malos. Esas armas llegaron después de varios años de trabajo en teoría y práctica en
terreno lingüístico. Hoy la tendencia es poner bajo el microscopio los fenómenos de las
variedades incluyendo hablantes de diferentes sexos, edad y educación. La conversación de la
casa y peleas con la educación que todavía no acepta los cambios que se producen en
lingüística-ciencia seguirán porque los hablantes tenemos la tendencia a ver las cosas en dos
polos y no acostumbramos a ver las zonas grises entre blanco y negro.» || «Tiendo a estar de
acuerdo. Yo uso castellano por costumbre y como los orígenes familiares vienen de La Rioja
(antes de ser comunidad autónoma era parte del reino de Castilla) existe un cierto orgullo en
ser descendiente de quienes dieron origen al idioma. Pese a lo anterior, no creo haber
participado nunca en una discusión acerca de invalidar el uso del nombre idioma español en
vez de castellano. Políticamente, me parece conveniente el uso de español a fin de contribuir
a terminar con los separatismos en la Península, dejando al castellano al mismo nivel del
catalán o del euskara. [¿Por qué pienso que algunos hispanohablantes están de acuerdo con la
afirmación, en tanto que otros, no?] Los regionalismos ancestrales nos hacen ser más proclives
al uso o no dependiendo de dónde sean los orígenes familiares, en mi caso de la región cuna
del idioma español conocido como castellano generalmente.»
Chilenos – en desacuerdo (6 en total): «No estoy de acuerdo ya que pienso que el “idioma
español” no existe y lo que hablamos es el dialecto de Castilla, el castellano». || «Incorrecto.
Decir español es incorrecto ya que en España no se habla un solo idioma sino que múltiples
idiomas como vasco, catalán, gallego, etc. El idioma es el castellano porque la conquista de
América fue hecha por el reino de Castilla y Aragón, de ahí viene el idioma de Castilla.» ||
«¿Cuál es mi reacción ante esta afirmación? Sigue siendo ambiguo porque español es
adjetivo, denota los idiomas que hablan en España, pues los idiomas que se hablan en España
son el catalán, el castellano y el vasco. [¿Que si estoy de acuerdo con ella?] Never, nunca,
jamás. [¿Por qué no?] Porque yo hablo castellano, el idioma originario de Castilla.» || «Me
enseñaron que en España se hablan distintos idiomas (dialectos) donde uno es el castellano
que es lo que hablamos en América, por lo tanto no me parece correcta esa afirmación. [¿Por
qué pienso que algunos hispanohablantes están de acuerdo con la afirmación, en tanto que otros, no?]
Quizás por considerar que el idioma oficial o predominante en España es el castellano, por
ende español y castellano se vuelven sinónimos.» || «No estoy de acuerdo. Porque en España
se hablan muchas lenguas que tienen una raíz común, pero tienen sus matices y diferencias.
Hablar del idioma español implica una postura oficial, impuesta desde arriba, que trata de
uniformar la diversidad idiomática que hay en España. Es una postura personal y puedo estar
completamente equivocado. [¿Por qué pienso que algunos hispanohablantes están de acuerdo con la
afirmación, en tanto que otros, no?] La mayoría de los hispanohablantes no son españoles y
desconocen la variedad idiomática que hay en España.» || «No estoy de acuerdo. [¿Cuál es mi
reacción ante la afirmación?] Aclararía que es una lengua que se habla por una parte de las
87
138
personas de España, y que en realidad debiéramos hablar de castellano. El uso de español no
es adecuado porque en España hay muchas lenguas. [El término adecuado es] lengua
castellana. [¿Por qué pienso que algunos hispanohablantes están de acuerdo con la afirmación
anterior en cursiva, en tanto que otros, no?] Pienso que hay personas que piensan que, por el
hecho de que ya se ha masificado el uso de la palabra español para referirse a la lengua
castellana, prefieren no hacer más problemas y quedarse con ese nombre.»
Chilenos – respuesta ambivalente, ambigua o matizada (2 en total): «[¿Cuál es mi reacción ante
esta afirmación?] No sé si eso sea suficiente para dar por superada una eventual polémica.
[¿Qué si estoy de acuerdo con ella?] Parcialmente, pareciera ser razonable que [el término
español] es menos ambiguo, pero no sé si eso baste para dar por superada una polémica ni
menos que sea suficiente con “decretar” que una determinada palabra no es apropiada o que
otra es más recomendable para que cambie su uso en una comunidad. [¿Por qué estoy
parcialmente de acuerdo?] Porque el término castellano, siendo bien estricto, se podría entender
como el idioma de una región específica exclusivamente. Español es más amplio
efectivamente.» || «Por lo que me parece la primera frase [la polémica sobre cuál de estas
denominaciones (castellano o español) resulta más apropiada está hoy superada], yo no haría
comentario. Supondría que quien la hace sabe de lo que habla.»
3.6
Observaciones y preguntas del autor
Las entradas completas de los términos castellano y español que aparecen en el Diccionario
panhispánico de dudas (RAE 2005) están a continuación; el uso de mayúsculas en los lemas
de las entradas no es mío, sino que aparece así en la versión digital del DPD porque sus
autores las consideran entradas temáticas.
CASTELLANO.
→ ESPAÑOL.
ESPAÑOL.
Para designar la lengua común de España y de muchas naciones de América, y que
también se habla como propia en otras partes del mundo, son válidos los términos castellano
y español. La polémica sobre cuál de estas denominaciones resulta más apropiada está
hoy superada. El término español resulta más recomendable por carecer de
ambigüedad, ya que se refiere de modo unívoco a la lengua que hablan hoy cerca de
cuatrocientos millones de personas. Asimismo, es la denominación que se utiliza
internacionalmente (Spanish, espagnol, Spanisch, spagnolo, etc.). Aun siendo también
sinónimo de español, resulta preferible reservar el término castellano para referirse al
dialecto románico nacido en el Reino de Castilla durante la Edad Media, o al dialecto del
español que se habla actualmente en esta región. En España, se usa asimismo el nombre
castellano cuando se alude a la lengua común del Estado en relación con las otras lenguas
cooficiales en sus respectivos territorios autónomos, como el catalán, el gallego o el vasco.
(Es mío el resaltado en negrita de la oración que empieza “La polémica…” e indica la parte
de esta entrada que se les citó a los encuestados del estudio en la pregunta de este capítulo,
véase la § 3.1).
Son muchas las observaciones que se podrían hacer sobre el contenido de estas dos entradas
del DPD y la posición institucional de la RAE al respecto, pero a fin de no extenderme
demasiado me limitaré sólo a unas cuantas:
Al remitir al lector o usuario del DPD que busca la palabra castellano a la entrada de
español, sus autores están economizando espacio y evitando la repetición de información en
88
139
dos entradas separadas. Sin embargo, es igualmente cierto que al hacer esta remisión también
están restándole importancia al término castellano, dado que una remisión siempre indica la
preferencia normativa del término al que se remite. De este modo, pretenden establecer una
clara jerarquía en la que el vocablo castellano ocupa un peldaño o rango inferior al del
español. Esta jerarquía se ve reforzada con la recomendación y afirmación, en la entrada de
español, de que «[e]l término español resulta más recomendable por carecer de ambigüedad,
ya que se refiere de modo unívoco a la lengua que hablan hoy cerca de cuatrocientos millones
de personas». Como hemos visto, sobre todo en este tercer capítulo (aunque también en los
capítulos 1 y 2), existen un sinnúmero de hispanohablantes que están plenamente de acuerdo
con lo afirmado por el DPD sobre el tema, en parte debido al hecho de que rara vez emplean
—o quizás no usen nunca— la palabra castellano. Pero también hemos comprobado, sin
lugar a dudas, que hay un gran número de hispanohablantes, especialmente de España, Perú y
de la mayor parte del Cono Sur, que desmienten la afirmación y prefieren la denominación
castellano por una serie de motivos tanto lógicamente razonados como hondamente sentidos.
La entrada del DPD hace un claro intento de callar estas voces e imponer su visión
monolítica e imperialista sobre la cuestión, perspectiva que difícilmente puede considerarse
equilibrada y representativa de la extensa gama de posiciones al respecto.
También es contradictorio que, por un lado, la entrada del DPD indique que «[…] resulta
preferible reservar el término castellano para referirse al dialecto románico nacido en el
Reino de Castilla durante la Edad Media, o al dialecto del español que se habla actualmente
en esta región», pero, por otro, reconozca que «[…] se usa […] el nombre castellano cuando
se alude a la lengua común del Estado en relación con las otras lenguas cooficiales en sus
respectivos territorios autónomos, como el catalán, el gallego o el vasco». Con ello, lo que
efectivamente están diciendo los académicos que escribieron la entrada es que el uso que se
da —sobre todo en Cataluña, País Vasco y Galicia— del término castellano en el sentido de
la lengua general está equivocado, o al menos es poco recomendable, dado que lo
“preferible” es reservar el uso de castellano para la variedad que se habla actualmente en
Castilla y para el dialecto histórico que nació en el Reino de Castilla durante el Medioevo. Al
describir y prescribir al mismo tiempo, quieren tener gallina en cazuela y en corral. Porque
por un lado reconocen un hecho, el uso de castellano (‘español, lengua’) en los territorios
autónomos, pero, por otro, indican que ese mismo uso no es recomendado, con lo cual tildan
de equivocado al uso de la mayoría de los catalanes, vascuences y gallegos, y también el de
los españoles monolingües que, por deferencia a las sensibilidades de los bilingües o por
otros motivos, suelen emplear castellano en sentido general o contrastivo. La descripción del
DPD constituye igualmente una crítica solapada del uso de los suramericanos que emplean
castellano en sentido general.
De ahí que podamos preguntarnos lo siguiente: ¿Los académicos que redactaron la entrada
citada hicieron un intento deliberado de cabrear, calentar, encabronar, encachimbar o
encojonar a un gran número de hispanohablantes, o será que son mayormente inconscientes
del talento especial que tienen para embarrarla, regarla o meter la pata? Sea como fuere, está
claro que la Academia necesita con urgencia recibir asesoramiento y capacitación de parte de
una buena empresa de relaciones públicas para que no le caiga tan gorda —tan chancha— a
tanta gente.
En cuanto a su declaración de que “[l]a polémica sobre cuál de estas denominaciones resulta
más apropiada está hoy superada”, hemos visto a las claras que dicha polémica está casi
ausente en muchas partes del mundo de habla hispana, pero que en aquellas donde surge se
encuentra viva, candente, y lejos de estar resuelta. Además, se nota a leguas —o a la legua—
89
140
que, en lugar de querer abordar el tema de esta controversia, lo que han pretendido hacer los
académicos a cargo del DPD es barrer la polémica bajo la alfombra y tratar de conseguir (por
arte de magia o por decreto real) que la controversia se borre, se suprima y desaparezca de
nuestra conciencia. Por supuesto que ello no es posible y probablemente su atentado contra la
diversidad de pareceres tenga el efecto contrario, el de hacer que la gente se ajuste aún más la
casaca, siga en sus trece, y se dé cuenta una vez más de que la Docta Casa es una corporación
cuando menos insensible y, en el peor de los casos, alevosa y perniciosa, que no representa ni
toma en cuenta la pluralidad ni la diversidad de la comunidad hispanohablante. Dado que es
sabido que más puede la miel que la hiel, cuesta entender por qué los académicos han optado
por valerse de la bilis en vez del jarabe, cuando podrían granjearse muchos más adeptos
mostrando respeto y consideración por todos y refrenando su autoritarismo. Pero si así
procediera la Real Academia Española, sería otra, menos regia y mayestática y más realista,
ilustrada y democrática.
90
141
4
CAMBIOS DIACRÓNICOS
4.1
El tema
Pregunta del cuestionario: En los dos contextos señalados —el nombre de la asignatura o
materia, por un lado, y la denominación del idioma, por otro— ¿considera que las
preferencias terminológicas en su país o región han cambiado en los últimos veinte años, o,
en su experiencia, siguen siendo las mismas?
a) Las preferencias han cambiado.
b) Siguen siendo las mismas.
Por favor, indique cualquier cambio diacrónico referente al tema que haya observado en su
país o región en los últimos veinte años.
4.2
Lo mayoritario y lo minoritario
Opinión mayoritaria: Las preferencias siguen siendo las mismas (opinión dominante en 12 o
13 países).
Opinión minoritaria: Las preferencias han cambiado (opinión dominante o competidor en 7 u
8 países).
4.3
Resumen
Con respecto al nombre del idioma, de la mayoría de los países los encuestados que
participaron en este estudio indicaron que no ha habido cambios en los últimos 20 años ni
desde que tienen uso de la razón: decían español y siguen diciendo español. Las excepciones
a esta percepción general las constituyen España, Perú, Bolivia, Paraguay, Argentina y Chile,
países en donde una proporción significativa piensa que sí ha cambiado la terminología con
respecto a español/castellano, generalmente a favor de aquel y con menoscabo de este. Y es
precisamente en los países en donde la mayoría tiene la sensación de que ha habido cambios
donde más se usa el término castellano. Sin embargo, en cada uno de esos países
“castellanonombrantes” hay personas que resisten recia y tenazmente dicho cambio y siguen
en sus trece con su uso de castellano.
En cuanto a los nombres de los cursos de lengua castellana o española, las personas
encuestadas han comentado los siguientes cambios: Lengua Española → Lengua Castellana
(España); Castellano → Español (Colombia); Castellano → Lengua y Literatura (Ecuador);
Lenguaje → Comunicación (Perú); Castellano → Lengua (Argentina); Castellano →
Lenguaje o Lenguaje y Comunicación (Chile). Es decir, parece existir cierta tendencia en
varios países sudamericanos a dejar de lado el término Castellano y usar nombres que
incluyen las palabras Lengua, Lenguaje o Comunicación.
4.4
Tabla dialectal
ESPAÑA-MONOLINGÜE
ESPAÑA-BILINGÜE
MÉXICO
GUATEMALA
preferencias han cambiado (14/25), siguen iguales (11/25)
siguen iguales (9/18), preferencias han cambiado (9/18)
siguen iguales (13/13)
siguen iguales (13/16), preferencias han cambiado (3/16)
91
142
EL SALVADOR
HONDURAS
NICARAGUA
COSTA RICA
PANAMÁ
CUBA
REP. DOMIN.
PUERTO RICO
VENEZUELA
COLOMBIA
ECUADOR
PERÚ
BOLIVIA
PARAGUAY
URUGUAY
ARGENTINA
CHILE
4.5
siguen iguales (11/12), preferencias han cambiado (1/12)
siguen iguales (8/8)
siguen iguales (10/13), preferencias han cambiado (3/13)
siguen iguales (15/17), preferencias han cambiado (2/17)
siguen iguales (8/9), preferencias han cambiado (1/9)
siguen iguales (11/12), preferencias han cambiado (1/12)
siguen iguales (9/9)
siguen iguales (15/15)
siguen iguales (10/19), preferencias han cambiado (9/19)
siguen iguales (12/19), preferencias han cambiado (7/19)
siguen iguales (9/15), preferencias han cambiado (6/15)
preferencias han cambiado (9/13), siguen iguales (4/13)
siguen iguales (6/11), preferencias han cambiado (5/11)
siguen iguales (6/8), preferencias han cambiado (2/8)
siguen iguales (17/19), preferencias han cambiado (2/19)
preferencias han cambiado (18/27), siguen iguales (9/27)
preferencias han cambiado (13/17), siguen iguales (4/17)
Observaciones de los encuestados
Nota: En la § 4.5, se indican las cantidades de las personas interpeladas de cada país/región
que opinaron que las preferencias siguen siendo las mismas frente a las que indicaron que
estas han cambiado. En unos pocos casos, las personas aluden a cambios que ocurrieron hace
más de 20 años, pero estas respuestas generalmente se han agrupado con las de “las
preferencias han cambiado”. Sólo se citan a continuación los comentarios en donde se ofreció
una descripción o explicación; es decir, si nada más contestaron “las preferencias han
cambiado” o “siguen siendo las mismas”, no se incluye la respuesta en las “Observaciones de
los encuestados”, § 4.5, pero sí se cuenta en las estadísticas presentadas en la Tabla dialectal
4.4.
Españoles de zonas monolingües que opinan que las preferencias han cambiado (14 en
total): «Las preferencias han cambiado. Creo que cada vez se usa más lengua española. En
Cataluña suelen utilizar más lengua castellana para no hacer referencia a España.»
(Granadina) || «Las preferencias han cambiado. Por un lado, ha cambiado el matiz político del
que hablé más arriba, al reconocerse otros idiomas oficiales en España. Además, me parece
que la generación de mis abuelos usaba más la palabra castellano para referirse al español.
(Leonesa).» || «Las preferencias han cambiado en los últimos veinte años, en mi opinión,
debido a políticas lingüísticas. En mi opinión, la expansión del español como lengua
extranjera y su enseñanza también ha influido mucho en las políticas lingüísticas en general,
y creo que eso ha llevado a que el castellano fuera contemplado a un nivel más amplio, es
decir, no solo una lengua peninsular sino también exportable. Eso, y sobre todo el empezar a
considerar las academias de los países de Latinoamérica, donde también se habla español,
junto con la RAE (Real Academia Española de la Lengua). Es decir, ahora no solo hay una
Real Academia de la Lengua sino que cada país también tiene la suya. Este hecho tuvo, por
ejemplo, como una de sus muchas consecuencias que se editara el Diccionario panhispánico
de dudas y que, en general, las políticas lingüísticas cambiasen, es decir, se ampliasen de lo
particular (que para mí sería el castellano) a lo general (en español). Siempre teniendo en
cuenta también las exigencias del mercado, que actúa como mediación en estos procesos.»
(Madrileña). || «Las preferencias han cambiado: castellano → español». (Madrileño). || «Las
preferencias han cambiado. Ahora se dice Lengua Castellana a la materia, pero cuando era
92
143
niña, en los 70, se llamaba Lengua Española.» (Madrileña). || «Del 1975 para el presente, sí
[han cambiado las preferencias], pero no en los últimos veinte años. Franco murió en 1975.
[Según] la Nueva Constitución, se aceptan otras lenguas [y] se habla menos de español porque
en España se hablan cuatro lenguas. Habla castellano implica que también se hablan otras
tres lenguas en el país.» || «Las preferencias han cambiado: [ahora] se evita el uso de la
palabra español». (Madrileño). || «Las preferencias han cambiado. Se utiliza más ahora
castellano. Antes no se usaba casi nada.» (Madrileño). || «Las preferencias han cambiado:
lengua castellana a español.» (Toledana). || «Las preferencias han cambiado. Debido a los
regionalismos que ahora imperan en España no se puede llamar español.» (Madrileña). ||
«Las preferencias han cambiado. En algunas autonomías (Cataluña, País Vasco, Galicia),
para diferenciarse del resto llaman castellano a la lengua española.» (Madrileño). || «Las
preferencias han cambiado – entre la gente que lee y viaja. Siguen siendo las mismas – entre
el “pueblo llano”.» (Aragonesa que vive y enseña español/castellano en Alemania. Ante la
pregunta del Capítulo 3, esta encuestada había indicado: «[…] la gente que no ha viajado al
extranjero […] que no tiene una formación académica y […] la gente conservadora, siguen
utilizando el término español porque siguen relacionando la lengua con tiempos gloriosos y
desde la perspectiva de la madre “patria” […] pero los que viajan más, los que han finalizado
estudios universitarios y los que, como yo, vivimos en un país extranjero con
hispanohablantes de diferentes países, nos hemos acostumbrado a utilizar el término
castellano porque ellos hacen referencia a la Castilla de entonces y no a la España de hoy día.
Entonces, por respeto, yo utilizo con ellos el término castellano para referirme a la lengua
que hablamos.»)
Españoles de zonas monolingües que opinan que las preferencias siguen siendo las mismas
(11 en total): «Para mí sigue siendo lengua española». (Murciana).
Españoles de zonas bilingües – las preferencias han cambiado (9 en total): «Las preferencias
han cambiado: En Galicia, hace veinte años existía un rechazo importante hacia el término
español y se usaba mayoritariamente castellano. En la actualidad ese rechazo sigue
existiendo, pero es algo menor (no así en Cataluña, que el rechazo se ha reforzado). Por
ejemplo, en el ámbito universitario está más generalizado y se ve como forma más apropiada
el término español. De hecho, el grado en el que imparto clase se llama Grado en Estudios
de Gallego y Español. [Aquí grado = ‘carrera o programa de estudios’]. No obstante, el término
español sigue teniendo en Galicia poco éxito entre la población gallegohablante. En Galicia y
Cataluña hay un rechazo importante al término español entre los hablantes de gallego y
catalán y entre las personas con sensibilidad independentista, porque entienden que los
vincula más con un Estado con el que no se sienten identificados. Por ejemplo, los
diccionarios bilingües en Galicia son todos castelán/galego – galego/castelán, pero nunca
recurren a la denominación español. Pero, con todo, en la universidad todas las materias
utilizan en sus títulos y descriptores el término español.» (Gallega). || «Mis preferencias han
cambiado de castellano a español, hasta el punto de que casi no utilizo castellano. Estoy
pensando en, por ejemplo, cuando nos referimos a la historia de la lengua, por ejemplo: el
origen del castellano en los monasterios de Yuso y Suso, entonces sí. En los demás casos,
español.» (Vascuence). || «Se oye un poquito más espanyol en discursos en catalán porque el
independentismo ha crecido exponencialmente». (Catalán). || «Las preferencias han
cambiado. Yo creo que cuando era pequeña se utilizaba más el término castellano y ahora se
utiliza más el de español.» (Gallega). || «Creo que ha habido un proceso de sensibilización
por el que se dice lengua castellana para oponerla a otras lenguas peninsulares como lengua
gallega». (Gallega). || «Mi sensación es que se ha incrementado la forma español en
Cataluña. Mi sensación es que español se utilizaba poco en los años setenta y principios de la
93
144
ochenta, más allá de los libros de texto escolares que teníamos, en que sí estaba escrito
lengua española. Hasta qué punto ahora el uso de español es mayor en Cataluña que a
mediados de los años noventa o principios de la primera década de los 2000, no estoy seguro.
(Cabe decir que desde 2009 vivo en el extranjero).» (Catalán). || «Se utiliza más el término
castellano. Por avances, en la utilización del gallego. En gallego se dice: galego y castelán.
Eso ha llevado a que sea más extendido al hablar en español decir castellano en lugar de
español. Por la influencia de cómo se dice en gallego. Que delimita el uso del gallego frente
al castellano, y no incluyendo al gallego como una lengua supeditada al español.» (Gallega).
|| «No es exactamente que hayan cambiado las preferencias, sino que la imposición del
criterio político, que hemos mencionado en la pregunta sobre los nombres de los cursos, hace
que el nombre de la asignatura se denomine oficialmente como Lengua Castellana y la
población repite ese nombre. La mayoría de la población gallega (85%) no tiene problemas
de identidad, ya que se siente española y gallega al mismo tiempo. La población es bilingüe,
bien de forma activa (habla la lengua española y la gallega indistintamente, según las
circunstancias), o de forma pasiva (habla la lengua española pero lee y escribe en gallego en
los ámbitos burocráticos y políticos donde se protege la lengua regional gallega para que se
desarrolle y no desaparezca). La población también usa el término castellano cuando se habla
de dos opciones entre la lengua común (español-castellano) y la lengua regional (gallego u
otra).» (Gallega).
Españoles de zonas bilingües – siguen siendo las mismas (9 en total): «Se dice la clase de
Castellano en enseñanza primaria y secundaria, la clase de Lengua Española o Castellano en
Bachillerato de Humanidades, y la clase de Lengua Española en las facultades de Filología,
Periodismo o Traducción. Estas son las preferencias de los últimos dos decenios, que yo sepa.
No puedo decirte cuál es el uso en otras zonas, porque lo desconozco.» (Catalana). || «Siguen
siendo las mismas. No se me ocurre ningún cambio específico, pero [aparte de] la
radicalización de la política lingüística en detrimento de la lengua oficial del Estado español.»
(Valenciana). || «Siguen siendo las mismas. No ha cambiado. Cataluña sigue empecinada en
hablar de castellano, lengua castellana, etc.» (Catalana).
Mexicanos – las preferencias han cambiado (0 en total): (En este estudio no hubo personas
encuestadas de México que opinaran que las preferencias han cambiado).
Mexicanos – las preferencias siguen siendo las mismas (13 en total): «Esta preferencia [la
clase de Español] no ha cambiado en los últimos decenios sino que sigue siendo la misma:
materia de Español o clase de Español. Tengo muchísimos años sin tratar con niños o
adolescentes (aborrecentes), por lo cual dejo un margen de error; mas lo dudo porque en los
programas de TV siguen diciendo cosas como reprobó la materia de Español.» || «Siguen
siendo las mismas. Es más usado materia, esto te lo digo como maestro impartiendo
prácticamente en todos los niveles, aunque se entiende perfectamente asignatura. Por otra
parte, cuando se designa el puesto de dentro de una escuela es la norma indicar “Profesor de
Asignatura” como una designación formal.»
Guatemaltecos – las preferencias han cambiado (3 en total): «Hace más de veinte años se
utilizaba con mayor frecuencia la palabra castellano para referirse al idioma y a la materia.
Pienso que se debía a que muchos de los textos escolares para la enseñanza del idioma
español venían de España.» || «Antes del 2012 se decía Idioma Español pero en ese año hubo
una Reforma de Educación. Bueno, la Reforma fue un proceso que empezó en el 2008 y
terminó en el 2012, y ahí murió completamente el término Idioma Español. Ahora se le llama
Comunicación y Lenguaje. En parte fue para no ponerle tanto énfasis al español y reconocer
94
145
que se tienen que dignificar los otros idiomas de Guatemala, las 24 lenguas indígenas de
Guatemala. También es para sentir que el idioma es propio y no viene de otro lugar.» (Esta
encuestada me explicó, además, que con la Reforma de Educación en Guatemala del 2012,
los planes de estudios cambiaron hacia un pénsum menos extranjerizante y más nacionalista,
que ahora se enseña más la historia de Guatemala, las diferentes costumbres y prácticas de la
vida guatemalteca y, sobre todo en las zonas rurales, que la educación ahora está orientada
hacia el dominio de conocimientos más prácticos, menos teóricos, con la idea de que lo que el
alumno aprende sea relevante para su entorno, lo conecte a él y lo haga sentir parte de él.
También me indicó que con este proceso se espera conseguir que los guatemaltecos rurales y
pobres no huyan de sus comarcas y se abalancen sobre las ciudades ni emigren a EE.UU.,
sino que se queden en sus propias comunidades y las fortalezcan. De ser esta última una de
las metas de la medida, queda por verse en qué grado se vaya a lograr.)
Guatemaltecos – las preferencias siguen siendo las mismas (13 en total): «Siguen siendo las
mismas. Desde que yo estudiaba en nivel primario, secundario, bachillerato (años 1975 hasta
1985) se le llamaba de igual forma a la asignatura de Idioma Español y durante los años de
estudio de mis hijos (años 1998 hasta 2012), tanto en nivel primario como el secundario y
bachillerato, se ha llamado de igual forma a la asignatura.»
Salvadoreño – las preferencias han cambiado (1 en total): «Cuando yo estudié bachillerato le
decían Letras a la materia. Ahora le dicen Idioma Nacional.»
Salvadoreños – las preferencias siguen siendo las mismas (11 en total): (Los salvadoreños
que indicaron que las preferencias siguen siendo las mismas no ofrecieron comentarios
adicionales).
Hondureños – las preferencias han cambiado (0 en total): (En este estudio no hubo personas
encuestadas de Honduras que opinaran que las preferencias han cambiado).
Hondureños – las preferencias siguen siendo las mismas (8 en total): «Más o menos no ha
cambiado. Se usa castellano algunas veces en la escuela cuando se estudia historia o algo
así.»
Nicaragüenses – las preferencias han cambiado (3 en total): «Las preferencias han cambiado.
Antes era más formal, antes se usaría más el castellano, ahora definitivamente es español.» ||
«El uso del término español no ha cambiado en los últimos años, tal vez algunos matices, por
ejemplo para hacer referencia exclusiva a lo de España, pero en cuanto al idioma sea ibérico
o de América Latina, se usa el mismo vocablo para designarlo (español). En los últimos
veinte o treinta años, la palabra castellano sí ha desparecido en el uso cotidiano. Pienso que
se debe al avance en materia cultural en Nicaragua. Hace un tiempo (cuando era pequeño,
años 70), los profesores de primaria y secundaria usaban el término castellano para referirse
a nuestra lengua, incluso se habían editado unos libros sobre castellano básico.»
Nicaragüenses – siguen siendo las mismas (10 en total): «Considero que siguen siendo las
mismas desde hace diez años. En mi tiempo de estudiante de primaria, finales de los años 60s
y hasta 1975, nos decían que teníamos clase de Castellano. No se usaba la palabra Español.»
|| «Sigue igual ni cambiará».
Costarricenses – las preferencias han cambiado (2 en total): «Las preferencias han
cambiado. Hasta hace como unos 20 años se le llamaba castellano.» || «Las preferencias han
95
146
cambiado. Antes se usaba algunas veces castellano. La gente mayor se refiere al castellano
algunas veces, pero los jóvenes prácticamente no usan este vocablo. Le menciono un
ejemplo: mi papá estudió Castellano en la escuela en 1932 y mi mamá, por esa misma época.
Para 1960, yo estudié Español. Ahí se evidencia cómo culturalmente este vocablo se ha
arraigado a nuestro diario vivir. Le adjunto lo que dice la Constitución de la República en
relación al idioma, la cual data de 1949: “Artículo 76.- El español es el idioma oficial de la
Nación. No obstante, el Estado velará por el mantenimiento y cultivo de las lenguas indígenas
nacionales. (Reformado por Ley No. 5667 de 17 de marzo de 1975 y por Ley No. 7878 de 27
de mayo de 1999. LG# [Ley General Número] 118 de 18 de junio de 1999).”»
Costarricenses – siguen siendo las mismas (15 en total): «Desde que tengo memoria (ya más
de cuarenta años) he oído hablar de clases de Español. Tal vez en el tiempo de mi mamá, allá
por los años 40, se acostumbraba hablar del idioma castellano; pero nunca de clases de
Castellano, sino de clases de Español.» || «Siguen siendo las mismas. No sé si se debe a mi
edad, pero no he notado cambios en cuanto a su uso. En el sentido de que por ser joven no
haya visto el cambio tan marcadamente como otras personas con más edad lo notarían.» ||
«Siguen siendo las mismas [en los últimos veinte años, pero parece que hubo cambios en algún
momento anterior porque] cuando yo estaba en el primer grado el libro que usábamos se
llamaba Silabario castellano. Lo cual indicaría que en algún momento sí se le dio otro uso al
término más que referirse solo al español hablado por los españoles y que sí ha evolucionado
con el tiempo.» || «Siguen siendo las mismas. Siento que para referirse a la materia Español,
en algunas ocasiones se le tiende a dividir con términos como literatura y gramática por
separado pero siempre se entiende [que] las dos forman parte de la misma materia. Además,
me parece haber escuchado que en ciertas instituciones privadas se refieren a la materia como
Comunicación, Lengua o Lenguaje. Referente al idioma, no veo ningún cambio en las
preferencias.»
Panameña – las preferencias han cambiado (1 en total): «Hoy en día [la materia se llama]
Español. En mi época era Castellano.» (Encuestada de unos 65 años).
Panameños – las preferencias siguen siendo las mismas (8 en total): (Los panameños que
indicaron que las preferencias siguen siendo las mismas no ofrecieron comentarios
adicionales).
Cubana – las preferencias han cambiado (1 en total): «Las preferencias han cambiado.
Cuando era niña mis mayores podían decir frecuentemente castellano. Las generaciones
jóvenes nunca usan castellano.»
Cubanos – las preferencias siguen siendo las mismas (11 en total): «En Cuba, ha caído en
desuso el término castellano. Antiguamente, en la primera mitad del siglo XX sí se empleaba
indistintamente. Aunque se prefería lengua española, idioma español, versión en español
(actualmente, para un texto, una canción etc.).» || «Siguen siendo las mismas. En lo que
respecta a mi país, dudo mucho que cambie para el uso de castellano, por lo que pienso que
sigue usándose el término español.»
Dominicanos – las preferencias han cambiado (0 en total): (En este estudio no hubo personas
encuestadas de la República Dominicana que opinaran que las preferencias han cambiado).
96
147
Dominicanos – las preferencias siguen siendo las mismas (9 en total): (Los dominicanos que
indicaron que las preferencias siguen siendo las mismas no ofrecieron comentarios
adicionales).
Puertorriqueños – las preferencias han cambiado (0 en total): (En este estudio no hubo
personas encuestadas de Puerto Rico que opinaran que las preferencias han cambiado).
Puertorriqueños – las preferencias siguen siendo las mismas (15 en total): «Sigue siendo la
misma, español. Creo que no se ha registrado ningún cambio.» || «Siguen siendo las mismas.
No he notado ningún cambio en cuanto a este tema. Todo el mundo aquí en Puerto Rico se
refiere al idioma como el español.»
Venezolanos – las preferencias han cambiado (9 en total): «Opino que ha cambiado. El
término español, en el sentido de idioma, ha desplazado al de castellano. Me parece que en la
nomenclatura escolar sigue predominando el término Castellano.» || «Hace veinte años,
cuando estudié bachillerato, se utilizaba mayormente la palabra castellano, pero en los
últimos diez años con la globalización se ha venido usando cada vez más la palabra español.
Aunque todavía en los liceos (instituto de educación secundaria) la materia sigue llamándose
Castellano. En Venezuela, aún se sigue empleando la palabra castellano para designar el
idioma hablado, pero cada vez con menos frecuencia.» || «Las preferencias han cambiado.
Tengo la impresión de que ahora es más común referirse a la lengua como español y no
castellano. Castellano parece estar reservado para el área académica; Castellano en el
ámbito académico; español en términos generales.» || «Creo que sí ha cambiado de lo que en
mi época era castellano hacia español. La influencia de la televisión por cable, el uso de
Internet y las redes sociales apuntan a que cada vez más se hable de español, aunque no deja
de haber quien puntualice que habla castellano.» || «Las preferencias han cambiado. En el
pensum anterior de la escuela de Idiomas Modernos la asignatura se llamaba Castellano, pero
al hacer cambios curriculares en la década de los 90 del siglo pasado, la asignatura pasó a
llamarse Lengua Española.» || «Ha cambiado hacia castellano porque el gobierno insiste en
su uso por la Constitución en escuelas y liceos. Pero la mayoría de la gente todavía dice
español en la calle cuando se refiere al idioma; siempre Castellano cuando se refieren a la
materia.» (Liceo = ‘establecimiento de educación secundaria; colegio, instituto’). || «Las
preferencias han cambiado. Veo al responder este cuestionario que antes se usaba más
castellano que ahora, cuando menos en los contextos académicos, donde parece estar
creciendo la aceptación del término español.»
Venezolanos – las preferencias siguen siendo las mismas (10 en total): (Los venezolanos que
indicaron que las preferencias siguen siendo las mismas no ofrecieron comentarios
adicionales).
Colombianos – las preferencias han cambiado (7 en total): «En los últimos 30 años,
definitivamente ha habido mayor tendencia a llamar a la asignatura y al idioma español». ||
«Las preferencias han cambiado. Cuando yo estaba en secundaria, la denominación de la
materia se distribuía tal vez 50%-50% entre Español y Castellano. Hoy en día casi todos los
colegios la denominan Español. Es interesante que nunca fui realmente consciente del
cambio de terminología. Hace 40 años yo estudiaba Castellano en el colegio y 20 años más
tarde, ya mis hijos tomaban Español ¡y apenas ahora me vengo a dar cuenta!» || «Las
preferencias han cambiado. Se me hace que las nuevas generaciones prefieren usar español.»
(Encuestada que dijo preferir usar el término castellano). || «Las preferencias han cambiado.
Diría que ha habido un cambio de Castellano a Español al menos en Bogotá en los últimos
97
148
20 años.» || «Las preferencias han cambiado. Me inclino por esta opción. Creo que en la
oralidad y en las clases/asignaturas antes (hace por los menos unos 40 años o más) se usaba el
término castellano. Mi papá, quien tiene 87 años, alguna vez me habló de la clase de
Castellano o de que hablamos castellano para referirse a la lengua. Pero él es una generación
muy vieja y vivió en otra época en la que el término castellano estaba más generalizado en
Colombia, específicamente en el sur de Colombia (Pasto, Popayán), que fueron las últimas
regiones en independizarse de España. Mi papá hizo sus únicos dos años de primaria con los
hermanos maristas (que supongo venían de España) así que de ahí también la predilección
por el uso del término castellano.»
Colombianos – siguen siendo las mismas (12 en total): «Siguen siendo las mismas. El uso de
Castellano sigue invariable en las calificaciones expedidas por los colegios en Bogotá, que
han llegado a mis manos.» || «Siguen siendo las mismas. Se usa español. El uso del
castellano es casi perdido.» || «Siguen siendo las mismas. En mi experiencia, considero que
no han cambiado en los últimos 40 años. Pese a la tremenda contaminación del lenguaje,
especialmente en el dialecto tecnológico (el CD, “sofwer”, “hardisk” “laptop”, así “como
suena”), español sigue siendo el término que impera.» || «Siguen siendo las mismas. De
pronto con los nombres de los libros de textos que se usan en las instituciones, por ejemplo
los textos de mis padres que aun conservamos vienen algunos con el título de castellano, por
ejemplo Lecciones de lengua castellana (1949), cuando yo estudié los textos se titulaban por
ejemplo Español sin fronteras (1985), Español dinámico (1991), Talento 7 castellano (1992)
y Literatura serie código castellano (2009).» || «Siguen siendo las mismas. Desde la primaria
he escuchado que se llama Español.» || «Yo pienso que la edad, el nivel de educación de la
persona, el medio en el cual la persona se desenvuelve son factores que influyen. Sin
embargo, en general, español sigue siendo la norma.»
Ecuatorianos – las preferencias han cambiado (6 en total): «Las preferencias han cambiado.
Por lo general se está perdiendo el origen del idioma castellano. En los últimos diez años es
más conocido el nombre español. Castellano se está extinguiendo, está desapareciendo.
Español [es] la más denominada y conocida en general.» || «Las preferencias han cambiado.
Sí ha habido un cambio con el actual gobierno de izquierda (desde hace ocho años). [Se refiere
a la presidencia de Rafael Vicente Correa Delgado]. Antes la materia se llamaba Castellano.
Ahora es Lengua y Literatura, como más incluyente con otras lenguas aborígenes. En el
mismo período de tiempo se ve la tendencia oficial a llamar castellano al idioma.» || «Yo
recuerdo que en la época que yo era estudiante, se usaba más la palabra castellano para
referirse a nuestro idioma. Ahora se usa tanto español como castellano por igual.» || «Las
preferencias han cambiado. Creo que en general cada vez se prefiere usar español.» || «Las
preferencias han cambiado. Antes se empleaba más el término castellano.»
Ecuatorianos – siguen siendo las mismas (9 en total): «Siguen siendo las mismas. Siempre
nos enseñaron que [se dice] el español, ha seguido igual.»
Peruanos – las preferencias han cambiado (9 en total): «Considero que en los últimos años
ha cambiado y ya se refiere más a hablar español por la presencia e importancia del
aprendizaje del idioma de forma más globalizada. Me refiero a hablar castellano cuando se
ironiza o se bromea. Ejemplo: No te entiendo, háblame en castellano por favor.» || «Las
preferencias han cambiado. Antes era más común decir castellano que español.» || «Las
preferencias han cambiado. Cuando yo estuve en el colegio y en la universidad decía
castellano (porque así se decía) y continué utilizando el término hasta que comencé a trabajar
como traductora, donde “aprendí” que no se decía *castellano, sino español. Ahora me
98
149
parece raro decir castellano.» || «Las preferencias han cambiado. Ahora también dicen hablo
español.» || «Antiguamente el término usado era solamente habla español, a partir de los 80s,
el término cambió a hablamos castellano». || «El nombre de la materia cambió de Lenguaje a
Comunicación hace 20 años». || «El cambio más drástico se dio en primaria, de Lenguaje a
Comunicación y se dio por mandato del gobierno. Secundaria no sufrió cambios. En el Perú,
sigue prefiriéndose el término castellano; no ha habido cambio en este aspecto.» || «Las
preferencias han cambiado. En Perú siempre se ha usado el término castellano, si bien el
MINEDU (Ministerio de Educación) ha ido variando la denominación de la asignatura en los
colegios. El término Castellano se usa en los colegios desde hace más de 50 años para hablar
de la asignatura, si bien en esos tiempos se estudiaba con libros españoles y se conjugaba a la
española (tenemos, tenéis) al recitar los verbos. Se aprendía así en el aula, pero no se usaba
jamás. Luego se introdujeron libros escolares hechos en Perú. El MINEDU cambia las
denominaciones de todos los cursos en el sistema educativo peruano de acuerdo con el
Diseño Curricular vigente. El Perú tiene una educación estatal muy deficiente, según lo
indica el último informe del PISA (Programme for International Student Assessment).
[Estudio que coteja el rendimiento de alumnos en diferentes países]. Tendría que indagar más a
fondo para saber qué cambios específicos se han producido por el MINEDU. Personalmente,
opino que siempre es la misma chola con otra pollera. [‘El mismo perro con distinto collar, el
mismo perro con distinta guasca, el mismo indio con otro poncho, o la misma miércoles en otro
estuche’; chola = ‘mujer de clase social baja’, a veces ‘empleada’, a veces ‘concubina’; pollera =
‘tipo de falda usada por campesinas y mujeres de clase popular’]. En el papel se cambian los
nombres, los objetivos, las metas, las normas de enseñanza, pero en la realidad se avanza
muy poco en lecto-escritura, comprensión y redacción de textos en los niños a nivel primaria
y esto lo arrastran los estudiantes a lo largo de toda su vida en el uso de la lengua castellana.
El MINEDU puede dar una denominación al curso, en el DCN [Diseño Curricular Nacional]
actual se llama Comunicación, en el DCN anterior se llamaba Comunicación Integral, pero el
colegio puede desglosar el curso a su vez en Lenguaje, Lengua, Literatura, etc. Cuáles son
los criterios de decisión para el MINEDU al momento de cambiar en DCN es algo que
desconozco totalmente. Me imagino que desafortunadamente deben de ser en mayor
porcentaje ciertos intereses creados y no estudios profundos y reales sobre lo que necesita el
educando peruano.» || «A mi parecer, los cursos siguen llevando el mismo nombre. El uso del
idioma que uno habla ha cambiado ya que hay más que dicen que hablan español. Y si hablas
con gente de traducción / interpretación te van a dar una explicación teórica de por qué habría
que decir español en vez de castellano. A mí me pasó esto con una colega que enseña
traducción / interpretación en la universidad aquí en el Perú. Yo le porfiaba que hablaba
castellano y ella me porfiaba que eso era incorrecto, que es español. También creo que los
que están en el mundo de la traducción / interpretación a la hora de llenar el formato de qué
idioma hablas y hablas español/castellano ponen español de Perú en mi caso, porque así se
habla. Igual como dicen English (USA). Se está diferenciando más los dialectos. En realidad
debería de decir que hablo “peruano” o el argentino debería decir que habla “argentino”. Pero
todavía esto no se dice. Como mencioné anteriormente… cierta(s) generación(es) prefieren
decir que hablan castellano. Creo que también tiene que ver con la identidad de uno. Cuando
se utiliza español pueda ser que lo identifiquen con España. Si uno no lo quiere hacer, como
en mi caso que no me quiero identificar con España, se utiliza castellano.»
Peruanos – siguen siendo las mismas (4 en total): «Siguen siendo las mismas. En las
escuelas se usa Castellano aún. Y creo que en la vida diaria, aunque se alterna con español
en algunas situaciones (por ej., cuando se habla con audiencias que hablan otros idiomas).»
99
150
Bolivianos – las preferencias han cambiado (5 en total): «Más o menos en los últimos diez
años alguna gente ha empezado a usar el término español, especialmente en el registro oral
informal». || «Español ahora. Antes se decía más castellano.». || «Antes se hablaba más de la
lengua castellana más que del español. Ahora se habla más del español. Me parece. Es una
apreciación mía.» || «En los colegios los profesores ya se refieren a castellano. Castellano se
dice más que español. Cuando yo era niño se decía más español.»
Bolivianos – siguen siendo las mismas (6 en total): «Yo digo que desde que yo tengo uso de
la razón, hace unos 20 o 25 años atrás, se ha usado español». || «Desde que yo recuerdo dicen
español».
Paraguayos – las preferencias han cambiado (2 en total): «En Paraguay ambas palabras
[castellano y español se usan] por igual, pero últimamente el uso de español ha aumentado».
Paraguayos – las preferencias siguen siendo las mismas (6 en total): (Los paraguayos que
indicaron que las preferencias siguen siendo las mismas no ofrecieron comentarios
adicionales).
Uruguayos – las preferencias han cambiado (2 en total): «Quizá se use más hoy español que
castellano.» || «Las preferencias han cambiado. Creo que cada vez se usa más español.»
Uruguayos – siguen siendo las mismas (17 en total): «Siguen siendo las mismas. Se habla
más de español que de castellano.» || «Siguen siendo las mismas (en los últimos 20 años). El
término castellano se usaba antiguamente ([hace] más de 20 años) para hacer referencia al
“español correcto”. Debido a que en Uruguay se usa el voseo, durante mucho tiempo se hacía
una distinción entre el español que hablamos los uruguayos (que en mi infancia se
consideraba “incorrecto”) y el español “correcto” (tuteo). De hecho, en la escuela se
enseñaba la conjugación de verbos con tú y vosotros, aunque en el habla común se usaba el
vos y el ustedes. Una vez que la RAE aceptó el voseo, esta distinción entró en desuso.» ||
«Siguen siendo las mismas. Si bien la influencia del habla de la Argentina es indudable, esta
situación no ha cambiado.» || «Siguen siendo las mismas. Es posible que en alguna de las
provincias se use castellano (estoy pensando en Rocha y Maldonado, que usan un idioma
más “correcto” o “antiguo”).»
Argentinos – las preferencias han cambiado (18 en total): «Creo que, desde que tengo
registro, siempre fue que en Argentina generalmente usamos castellano, hablo castellano,
aunque a la materia se le llama Lengua. Quizás la palabra español se esté usando un poco
más en los últimos tiempos. Español: en los aparatos electrónicos siempre aparece español
como opción de idioma y no *castellano.» || «No lo puedo asegurar con datos concretos, pero
creo que se usaba más la palabra castellano antes, pero ahora se usa más la palabra español.
Quizás tenga que ver la Internet (traducción de Spanish >>> no es castellano, sino español).»
|| «Creo que las preferencias han cambiado mucho en estos últimos 15 años, en consonancia
con la globalización. Me parece que el uso de español es importado, personalmente me
resisto a usarlo.» || «En primaria y secundaria – Lengua; en la universidad y los institutos
terciarios – Lengua Española. Creo que para nombre de la asignatura las preferencias han
cambiado. Creo recordar que para la generación de mis padres, el nombre de la asignatura se
conocía como Castellano o Español. Para el nombre del idioma [en cambio] las preferencias
siguen siendo las mismas.» || «Las preferencias han cambiado: como resultado de la
globalización y procesos migratorios existe una tendencia en el habla a referirse como
español, mientras que en ámbitos socioeducativos y culturales se mantiene en el Cono Sur
100
151
castellano». || «Se prefiere decir español, término considerado más internacional que el de
castellano. Cuando estaba en la escuela primaria y secundaria, se usaban los dos términos,
aunque luego se empezó a preferir el español. Les pregunté a mis hijos, por ejemplo, y ellos
también se refieren al idioma como español, no castellano.» || «En mi primaria y secundaria,
se decía Castellano. Mis hijos, ya cursaron Lengua.» || «Las preferencias han cambiado. Hace
30 años la asignatura era Castellano. Ahora se llama Lengua.» || «No sé – me parece que
español se usa un poco más [ahora]. Se ha estado empezando a introducir español,
posiblemente por el hecho de enseñar español como lengua extranjera.» || «Las preferencias
han cambiado. Yo recuerdo que en mi infancia se hablaba castellano, pero últimamente se
prefiere decir español. Tal vez sea influencia de la globalización, se usa mucho lo que se
escucha en la televisión y allí hay mucha influencia de otros países y de traducciones. Por
otro lado, entre profesionales, me parece una discusión académica. Como la abreviatura de
número, que ahora lleva un espacio n. °, como si ese espacio fuera muy importante.» || «Es
probable que [las preferencias] estén cambiando [debido] al influjo de la TV, pero no me
consta. En todo caso, sigue diciéndose castellano.» || «No podría aseverarlo con certeza, pero
tengo la sensación de que, debido a la globalización, utilizamos más el término español aun
en Argentina». || «Las preferencias han cambiado cuando el contexto es la asignatura o
materia. Siguen siendo las mismas cuando el contexto corresponde a la vida cotidiana. Tal
como consigné más arriba, los cambios en el contexto educativo o de formación profesional
se pueden reconocer a través de los lineamientos curriculares tanto del Ministerio de
Educación de la Nación como de la Dirección General de Escuelas de la Provincia de Buenos
Aires. Esos documentos luego son adoptados por las provincias y terminan de instalarse a
través de los textos didácticos (manuales, antologías, guías para el aula, etc.) que publican las
editoriales especializadas y que siguen a pie juntillas esas directivas ya que, de lo contrario,
pierden el mercado escolar.» || «Las preferencias han cambiado. A partir de la globalización,
el término español vino a suplantar con mucha más frecuencia al término castellano en el
lenguaje cotidiano y no tanto. [El fenómeno ocurre hasta en el lenguaje algo formal]. (No solo la
gente común ha cambiado el término sino también los círculos que manejan el idioma de
manera más profesional: estudiosos de la lengua, literatos y demás). Se escucha el término
castellano en personas de edades avanzadas, ya que antes era el término que se utilizaba.» ||
«He observado que, posiblemente por influencia del inglés, se usa cada vez más español y
cada vez menos castellano». || «Siguen siendo las mismas. No podría afirmarlo
categóricamente, pero si bien se sigue hablando de castellano, me parece que de un tiempo a
esta parte, sobre todo en Buenos Aires, está aumentando el uso de español. Me inclino a
pensar que es porque cada vez más gente habla inglés y tiende a usar calcos de ese idioma;
por ejemplo, “escenario” por scenario, “bizarro” con el sentido de bizarre, y tantos otros.» ||
«Bueno... Hice una encuesta a mis amigos y familiares de Argentina, porque yo cambié de
castellano a español hace unos 25 años. La encuesta confirma lo que dije antes, un 70%
cambió a español y un 30% sigue diciendo castellano. La diferencia se ve sobre todo en la
orientación de la educación y en la edad (aunque muchos adolescentes me dijeron castellano,
¡me sorprendió!). Los profesionales de la lengua o de la educación, todos dicen español.
Muchos otros dicen español por la influencia de la computación: como dice Windows:
español de Argentina. En la secundaria, hoy, hablan de español.»
Argentinos – siguen siendo las mismas (9 en total): «De tus propuestas, en Argentina usamos
más castellano que español sin lugar a dudas. De todos modos, tanto los estudiantes como
los profesores no usan ninguna de las dos, sino que se refieren a la asignatura como Lengua
(a veces Lengua y Literatura, según el plan de estudios). No creo que haya cambiado este
uso.»
101
152
Chilenos – las preferencias han cambiado (13 en total): «Las preferencias han cambiado. Se
observa que idioma español gana terreno, en especial por la televisión internacional.
Castellano es el término más utilizado; español va ganando terreno.» || «Las preferencias han
cambiado (a Lenguaje).» || «El cambio que empieza a detectarse es por influencia de la
internet, pues daría la impresión que el nombre más común en el mundo es español, ya que
en páginas de internet de los EE.UU. dicen español. Pero aún esto se aprecia apenas en
internet, no en asignaturas, libros o idioma hablado.» || «Las preferencias han cambiado. Me
inclino más por esta alternativa. Si ha habido un cambio en los últimos años, es muy leve,
pero me inclino a pensar que se está más abiertos en Chile a entender y utilizar además la
forma español cuando se utiliza el lenguaje formal, por ejemplo en los noticieros de la TV.
Sin embargo, parece ser predominante la forma castellano para el nombre de la lengua.» ||
«El nombre de la materia sí ha cambiado de Castellano a Lenguaje y Comunicación, cuando
terminó la dictadura. Se ha ampliado [con el término] Lenguaje, los ramos se han ampliado
más en general.» (Ramo = ‘curso, materia’). || «Las preferencias han cambiado. Lo
comentado antes, se intenta cambiar en los colegios y escuelas, para usar Lenguaje en vez de
Castellano, pero no se usa *Español.» || «Las preferencias han cambiado. Ahora se usa más
español para la lengua, antes más castellano. Que yo sepa, la materia sigue siendo
Castellano.» || «Las preferencias han cambiado. Han habido varios intentos de reforma
educacional desde que dejé el colegio. Y recuerdo que mi hermana con quien tenemos 10
años de diferencia tuvo un nombre diferente para la asignatura.» (Esta encuestada había
indicado, en su respuesta a la pregunta del Capítulo 2, que cuando terminó el colegio en el 94,
el curso se llamaba Castellano pero después, en el 2000, pasó a llamarse Lenguaje y
Comunicación). || «Ha habido un cambio en el nombre de la materia. Se llamaba Castellano y
con la reforma educacional hace unos años pasó a llamarse Lenguaje.» || «Ha habido una
tendencia a favor de usar el término español [en vez de castellano] para referirse al idioma.
Además, la asignatura se llamaba tradicionalmente Castellano, pero hace unos diez años se
cambió por Lenguaje.» || «Ha cambiado y se ha empezado a hablar de español». || «Las
preferencias han cambiado. Cada vez hay más conciencia de las diversas autonomías (con sus
respectivos lenguajes) que hay en España. Es por esto que se está usando más el concepto [de]
castellano.» (Este encuestado también mencionó, al contestar la pregunta sobre los nombres
de las materias, el cambio diacrónico de Castellano → Lenguaje).
Chilenos – siguen siendo las mismas (4 en total): «No he notado, con respecto a esto, ningún
cambio diacrónico en particular. En Chile decimos la clase de Castellano y también hablo
castellano. En otros países de Latinoamérica he visto más usado español que castellano.»
4.6
Observaciones y preguntas del autor
Si este tipo de estudio se hubiera realizado hace 100 años, en 1914-1915, ¿qué resultados
habría arrojado? ¿En aquel entonces los encuestados de México, Centroamérica, las Antillas
de habla hispana, Venezuela, Colombia, Ecuador y Uruguay habrían contestado de igual
manera que en el presente estudio, a saber, que dicen y escriben en forma abrumadoramente
mayoritaria hablo español / la traducción al español? ¿O sus respuestas habrían sido muy
distintas, con muchas más respuestas de hablo castellano / la traducción al castellano?
¿Habría sido tan alta la incidencia de encuestados de España, Perú y el Cono Sur (a
excepción de Uruguay) que hubieran contestado al revés, o sea, que dicen y escriben hablo
castellano / la traducción al castellano o “de ambas formas”? Se pueden plantear preguntas
similares en cuanto a los nombres de las materias que se enseñan en los diferentes niveles de
estudios.
102
153
¿Y qué del futuro? De aquí a 100 años, en 2115, ¿cómo será el panorama lingüístico en
cuanto al uso de los términos castellano y español? ¿La palabra español, en el sentido de
nuestra lengua, tendrá todavía más adeptos que ahora, incluso en las zonas como la España
bilingüe, Perú y la mayor parte del Cono Sur, donde la presencia de castellano es
actualmente considerable? ¿O dichas zonas se mantendrán firmes en su empleo de castellano,
o hasta lo incrementarán, ya sea por razones políticas, en el caso de España, o por promover y
aferrarse a su propia cultura, en el caso de los países suramericanos correspondientes?
Otra pregunta hipotética es la siguiente: ¿Qué ocurriría si Cataluña y las otras comunidades
bilingües de España se hicieran Estados independientes y soberanos? En ese caso,
¿continuarían las personas catalanas, vascuences, gallegas, etc. prefiriendo mayormente el
término castellano? ¿O una vez constituido estos nuevos Estados ya la palabra español
podría referirse en ellos a la lengua principal del Estado español sin causar resquemores? O
sea, catalán, idioma y Estado, allí; gallego, idioma y Estado, allá; y español, idioma y Estado,
acullá; cada cual por su lado. Juntos —en la Península— pero no revueltos.
103
154
ANEXO I
El uso del término castellano en otros contextos
El tema
Pregunta del cuestionario: Si ha indicado que no usa o rara vez usa el término castellano ni
para la asignatura ni tampoco para la lengua de los 500 millones de hablantes, ¿existe algún
contexto en el que utilice la palabra castellano? Si lo hay, por favor indique en cuál.
Observaciones de los encuestados
Nota: En el caso de las personas interpeladas de la España bilingüe, y de las de Venezuela,
Perú, Bolivia, Paraguay, Argentina y Chile, relativamente pocas contestaron esta pregunta
debido a que la gran mayoría indicó que usa el término castellano/Castellano para referirse a
la lengua y/o a la materia. Por lo tanto, procedía que no respondieran a esta pregunta.
Españoles de zonas monolingües: «Usaría la palabra castellano cuando me refiero a algún
hecho histórico o a alguien de Castilla y León o Castilla La Mancha». (Granadina) || «Sí, uso
el término castellano para denominar a la persona que habita en Castilla o algo típico de la
región o también cuando me refiero a la lengua española en su sentido histórico».
(Madrileña). || «En Cataluña dicen castellano, no español. Quizá en Galicia también. Cuando
viajo allí o hablo con amigos de esa zona, digo castellano.» (Almeriense que había indicado
que usa el término Lengua para la materia y español para la lengua). || «No uso castellano en
ningún contexto». (Madrileño). || «[Uso la palabra castellano] solo como gentilicio de Castilla o
en referencias al castellano antiguo». (Madrileña). || «Claro, [podría usarlo] en las
comunidades bilingües españolas y en los países del Cono Sur donde la gente dice
castellano». (Aragonés). || «[Refiriéndose al término castellano] no lo uso habitualmente, pero
tampoco lo evito radicalmente». (Madrileño). || «A veces cuando estoy en Cataluña [uso la
palabra castellano]». (Madrileño). || «[Refiriéndose al término castellano] No, a veces lo habré
usado. Pero generalmente solo uso español.» (Toledana). || «No, tengo especial cuidado en no
usar castellano, español es más universal». (Madrileño). || «Como te comentaba antes, si
converso con colegas sudamericanos y me parece que alguien se va a ofender si uso español,
hago autocensura y uso castellano, pero no es un término que me salga con naturalidad».
(Madrileña). || «Sí suelo utilizar la palabra castellano para referirme a lo relacionado con
Castilla, pero raramente para la lengua. Por otro lado, aprecié al llegar a Galicia un uso de
castellano para referirse a todo ‘lo que no es gallego’, donde yo veía castellanos, asturianos,
extremeños, andaluces, etc. A mí me decían que era “castellano”, cuando yo más bien me
reconocía como manchego.» (Manchego que vive en Galicia desde hace 15 años). || «[Usaría
la palabra castellano] cuando no me queda más remedio que hablar con algún gilipollas
socialista, catalanista o imbéciles en general. Siento infinito que las peculiaridades regionales,
históricas y políticas de mi país, le estén dificultando el correcto entendimiento de la
situación “literario-escolástico” de sus estudios. No puedo contestarle brevemente, ni siquiera
con un conocimiento completo, a sus últimas preguntas. En realidad, hoy en día existe un
galimatías de leyes, reglamentos, y competencias en los (¡fíjese que digo los!) ámbitos
educacionales, dependiendo de la región o autonomía y sus respectivos encargados políticos,
que varios cursos de la “Política educacional en España en los últimos cincuenta años”, no
serían suficientes. De verdad, no sé cómo ayudarle a entender la supina imbecilidad de
nuestros políticos y sus adláteres pseudo-intelectuales, pero quizá si se imagina un país
dividido en diecisiete comunidades autónomas, más dos ciudades independientes, y de ellas
104
155
cinco “históricas” desde el punto de vista cultural (Cataluña, Valencia, Baleares,
Vascongadas y Galicia), aliñadas [alineadas] con siete partidos políticos dominantes y
diversas entidades culturales de derechas, izquierdas, ultras de ambos bandos y progres,
empezará a vislumbrar la dificultad de contestar a sus preguntas de una manera racional y
honesta. Creo que, en amor de una opinión subjetiva, yo definiría la situación del español
(para mí el nombre más correcto) como una mezcla de cultura de tercera división con
políticos corruptos y gente a la que le importa todo un bledo.» (Madrileño; gilipollas, voz
malsonante, vulgar y despectivo = ‘tonto, de poco valor o de poca importancia’; se usa como
insulto; progre = ‘progresista’ en lenguaje coloquial).
Españoles de zonas bilingües: «Poquísimas veces uso el término castellano. Quizás sólo
preciso el término en contextos referidos a las distintas lenguas españolas, para diferenciarlo
del gallego, catalán, euskera, etc...» (Encuestada que nació en Zamora pero se crió en
Bellvitge, en las afueras de Barcelona). || «En contextos históricos, por ejemplo, [se usa el
término castellano], o cuando decimos en castellano tenemos muchos tiempos verbales,
cuando estamos hablando entre hispanohablantes, no hablando con extranjeros, aunque
también se puede dar el caso, pero menos». (Vascuence). || «Uso el término castellano para
explicar la cuestión del nombre de las lenguas a mis estudiantes de lingüística. [En otros
contextos, uso el término español].» (Gallega). || «[Refiriéndose a la palabra castellano] no, nunca
la uso, a no ser cuando hablo con mis nietos de su asignatura, porque si digo Lengua
Española no lo reconocen. [Uso el término español] en todos [los contextos], en general.»
(Catalana). || «Nunca uso castellano, salvo si hablo en gallego. En ese caso, a veces me
refiero a ese idioma como castelán.» (Gallego). || «Sólo utilizo el término español para
referirme a la lengua o asignatura en presencia de personas que vivan en EE.UU., y no
siempre, porque es el término que ellos utilizan más habitualmente». (Vascuence). || «[Uso el
término español] para referirme a los ciudadanos del Estado español». (Vascuence). || «En
contextos académicos. En la USC [Universidad de Santiago de Compostela] el idioma oficial es
el gallego. Para indicar cuando no damos la clase en esa lengua se ha tendido, en los últimos
años, a utilizar castellano más que el término español. Es una cuestión de “políticamente
correcto”.» (Gallega). || «Como he indicado, habitualmente uso la palabra español, o incluso
lengua hispana (para referirme a la lengua común de los países de habla hispana). Sólo
utilizo castellano para distinguir dentro de España la lengua española común de otras
lenguas españolas de ámbito territorial regional (como por ejemplo la lengua gallega u
otras).» (Gallega).
Mexicanos: «Sólo usaría [el término] castellano para algo o alguien de Castilla». || «En el
habla común, a veces se utiliza esta palabra para hacer énfasis, por ejemplo: Esta gente no
entiende castellano, pero es en casos muy particulares y poco frecuente.» || «[Solamente uso el
término castellano] cuando explico la diferencia [entre español y castellano]». (Encuestado que
había dicho que “el castellano es una variante del español.”). || «Nunca [uso el término
castellano]». || «[Podría usar el término castellano] cuando tengo que especificar que me refiero
al español que se habla en España y no al de América Latina, aunque también puedo decir
español peninsular ya que, en rigor, castellano sólo se referiría a uno de los “acentos” que se
escuchan en España». || «[Refiriéndose al término castellano] No. Lo usaría únicamente para el
dialecto de la región de Castilla. Únicamente algunas personas de ascendencia española o
españolas de nacimiento utilizan este término en la parte del centro de México.» || «Ninguna.
[No hay ninguna situación en la que yo use el término castellano]. Español es el término más
usado y entendible.» || «Únicamente [usaría el término castellano] para referirme al español
antiguo, el que se hablaba antiguamente en España. Siempre que me refiero al idioma o a la
enseñanza del mismo utilizo la palabra español.» || «Diría que solo al referirme a un
105
156
originario de Castilla, España. Pero eso no ocurre con mucha frecuencia...» || «Quizás
hablando con un español peninsular [usaría el término castellano]. Cuando era un niño, una
maestra (muy anciana) se refería a hablar en castellano cuando nos pillaba usando palabras
de la calle o slang de “la onda”. Mi madre también nos reñía si nos oía usando ese tipo de
lenguaje (vulgar). Nos decía no hables como un patán.» || «Castellano casi no se usa en
referencia al idioma; español es la forma que usamos para referirnos a nuestro idioma. En
México existe el apellido Castellano y Castellanos y en el contexto de la literatura, se habla
de la castellana de esta mansión, en referencia a una persona terrateniente y rica. Y sobre
todo, lo he visto así, en femenino pero nunca en masculino.» || «No lo utilizo, pero si lo
hiciera haría referencia al español antiguo, el que hablaban los españoles antes de la
conquista de América». || «No. [No uso el término castellano en ningún contexto].»
Guatemaltecos: «Realmente casi no se escucha el vocablo castellano. La asignatura en la
escuela primaria es Idioma Español. Cuando se traduce, decimos: Traducir del inglés al
español. La palabra [castellano] sí es conocida, pero poco usada.» || «Castellano, originario
de Castilla». || «Durante mi etapa de estudios universitarios, escuché a algunos profesores (a
quienes llamamos catedráticos universitarios) llamarle castellano al idioma español. Cabe
mencionar que ellos eran catedráticos extranjeros, de origen cubano, colombiano y algunos
de origen español que me impartieron cátedra. Cuando se estudia Lingüística y Filología se
hace la aclaración que antes se le llamaba castellano a lo que hoy llamamos español.» || «No
hay [ningún contexto en que use el término castellano]». || «[Refiriéndose al término castellano]
algunas veces lo he escuchado para referirse a una asignatura, por ejemplo, Idioma
Castellano, [pero] raras veces se utiliza. Creo que las personas que leen más o se relacionan
con otros países lo usan. En los países latinoamericanos, considero que se usa más español.»
|| «[Refiriéndose a la palabra castellano] No la utilizo. Mi concepto es que se usa para
denominar el lugar de origen de Castilla.» || «Lo he utilizado rara vez en un contexto
universitario». || «No, no la usaría nunca». || «No, no se ocupa esa palabra». (Ocuparse =
‘usarse’). || «Cuando se dirige a un indígena se le preguntaría ¿hablas castellano? Porque no
entienden la palabra español.» || [La siguiente observación fue en respuesta a mi pregunta sobre si
la anterior descripción era cierta o no]. «No, de ninguna manera. En nuestra cultura sería una
falta de educación preguntarle a un guatemalteco indígena si habla español. Y, además, si se
le pregunta si habla castellano, se va a quedar en las nubes.» || «Personalmente, casi nunca
[usaría el término castellano] porque nosotros lo reconocemos como [refiriéndose a] los
originarios de España, entonces implica los del reino de Castilla, o de Castilla y Aragón.
Ellos son los que hablan castellano.»
Salvadoreños: «[Usaría el término castellano] para referirme a los habitantes y nacidos en
Castilla». || «[No uso el término castellano] para nada». || «[Usaría la palabra castellano] haciendo
referencia al lenguaje que hablan en Castilla, en España». || «Es entendible [castellano] pero
es extraño». || «No, siempre se usa el español». || «Casi nunca [utilizo el término castellano],
excepto que quisiera hacer algo bien diferenciado de España, o para evitar repetir la misma
palabra». || «El castellano es el español original».
Hondureños: «Castellano… no se usa mucho esa palabra». || «[Refiriéndose a la palabra
castellano] Pues para mí no es común usarla. La usarán tal vez… que la usan la usan, pero no
es común.» || «Nunca usamos el término castellano, no sabemos, ¿cómo lo vamos a usar?
¿Castellano y español no es lo mismo?» || «No, nunca la he usado yo, castellano. Esa palabra
no se usa en Honduras.» || «No, casi no la usamos». || «No, castellano no se usa». || «No,
nunca». || «Castellano es el idioma más correcto que hay, el español más perfecto. Por
ejemplo, aquí en Honduras tenemos muchos nombres para el machete: corvo, colín,
106
157
guarizama, guapota, según el tamaño y la forma. Pero la mera palabra castellana es
machete.» (La mera palabra = ‘la verdadera palabra, la palabra misma, la palabra en sí’).
Nicaragüenses: «Por castellano entiendo el idioma o lengua originado en Castilla, España».
|| «[Usaría el término castellano en un] ambiente más formal». || «[El término castellano] lo uso
solo para indicar el idioma del cual deriva nuestro español. Generalmente el término
castellano es usado poco a mi criterio personal.» || «Castellano únicamente se utiliza cuando
se hace referencia al origen de la lengua. No lo he escuchado en otro contexto, ni yo lo
utilizo. Algunas personas suelen asociar al castellano (en referencia a la persona o la cultura)
con el español, eso sí lo he escuchado. Es un vocablo poco usado por no decir en desuso.» ||
«Cuando hablamos del castellano de los españoles establecemos esa diferencia. También
cuando nos referimos a la pureza o puristas de la lengua en el contexto académico, se habla
de los puristas del castellano, o el origen del castellano. Cuando queremos sonar muy cultos,
decimos: estoy hablando en castellano, y usamos las palabras más escogidas para expresar
algo.» || «[Se usa el término castellano] solamente para la enseñanza del origen de los idiomas
en mi experiencia». || «Creo que en el único contexto en que la utilizaría es para referirme a
las personas oriundas de Castilla». || «[Castellano es un término que] no lo utilizamos en lo
absoluto; es un término no utilizado pero sabemos que es nuestro idioma. Español es nuestro
idioma.» || «Castellano es el viejo español que se hablaba en España en el siglo XV». || «Para
mí el castellano es algo como más antiguo, más especializado, como más de raíz, como la
derivación o el origen de las palabras. El castellano es como así, fijo, donde se originó todo,
como un punto de partida. Es mi sentir.» || «Castellano, ay, pues, fíjese que usualmente no lo
uso». || «Para nosotros, castellano se refiere al español de España». || «Lo adecuado, lo
correcto sería castellano, pero lo común es español. Castellano, no lo usaría.»
Costarricenses: «Actualmente, castellano quizá aparezca esporádicamente en el discurso
escrito». || «Prefiero utilizar el término español latino para hacer la diferencia entre el
español de España y el nuestro. Solamente si aún así la otra persona no entiende, utilizo el
término castellano.» || «[De usar el término castellano, sería] para diferenciar el español
latinoamericano del europeo». || «Me parece que en ninguno [en ningún contexto usaría el
término castellano]. Castellano [se usa] principalmente para referirse al uso del idioma español
en España.» || «No lo utilizo realmente. Desde mi punto de vista solo he escuchado a los
españoles referirse a la lengua como castellano.» || «En lo personal yo no utilizo el término
castellano para referirme en ningún contexto. Pero seguramente se debe utilizar ya que es
una palabra que personas en un ámbito profesional utilizarían.» || «Únicamente [utilizo el
término castellano] para referirme a la forma de español que usan en España». || «Me parece
que [no utilizaría el término castellano] en ninguno [en ningún contexto]. [Pero el término
castellano se usaría] principalmente para referirse al uso del idioma español en España.» || «Es
peculiar, pero a veces tiendo a usar el término castellano para referirme al idioma que hablan
en España que aunque es español, el concepto castellano también incluye su distintivo
acento». || «En Costa Rica el uso normal y común de la palabra castellano es casi nulo. Creo
que [se usa el término castellano] para diferenciarlo en el contexto específico donde se hace
referencia a personas que hablan catalán, por ejemplo.» || «Hmmm… tal vez [se usaría el
término castellano] si se está hablando de las lenguas propias de España». || «Casi nunca [uso el
término castellano]. Solo al conversar con otros lingüistas.»
Panameños: «Casi nunca utilizo la palabra castellano a menos que esté hablando con alguien
de Europa». || «[Refiriéndose al término castellano] yo no lo uso en ningún contexto». || «Con la
gente que no es de mi país usan a veces castellano». || «No sé en qué contexto lo usaría». ||
«Muy poco. No sé en qué [contexto lo usaría].» || «No sé ni qué es castellano». || «En ninguna
107
158
situación. Español se usa más, español.» || «Nosotros no usamos esa palabra [castellano]». ||
«[Refiriéndose al término castellano] no lo he usado». || «No estoy consciente de ninguno [de
ningún contexto en que usaría el término castellano]».
Cubanos: «Uso castellano cuando me interesa que alguien sepa que es correcto este término
para denominar nuestro idioma. Pienso que es bueno utilizarlo indistintamente con el de
español, que se conozca éste.» || «[Usaría la palabra castellano para referirme a un] natural de
Castilla». || «[Se usa castellano] para definir la lengua; [se usa español] para definir la
ciudadanía». || «Solamente [usaría castellano] cuando estoy hablando en un contexto histórico.
Castellano casi no se utiliza; español es lo común.» || «Solo [usaría castellano] para explicar
por qué se puede usar. Actualmente ni alumnos ni maestros usan castellano.» || «Sopa
castellana». || «Solo [se usaría el término castellano] al referirse en temas de historia medieval a
Castilla como origen de la lengua o haciendo referencia a Cervantes únicamente. Castellano
es la antigua forma de referirse al idioma español.» || «[Refiriéndose al término castellano] Si lo
usáramos sería en algún contexto muy formal para expresarnos culturalmente al lenguaje
como tal, pero, como le digo, sería en un ambiente muy profesional. Español es la palabra
que usamos generalmente.» || «[Se usa el término castellano] cuando se quiere poner énfasis en
el origen del idioma, o porque el interlocutor así lo pide para ser más exactos o nacionalistas
(debido a las diversas nacionalidades históricas en España)». || «[No hay] ningún contexto que
recuerde en estos momentos [en donde utilizaría el término castellano] con la excepción de
decirle a Andre Moskowitz si lo uso o no. :-)» || «En ninguno. [En ningún contexto usaría el
término castellano].» || «[Utilizo castellano] cuando quiero señalar la pureza, la normativa de
algo dicho o escrito. Es algo así como decir en inglés que algo es kosher.» (Kosher, en este
contexto = ‘propio, ortodoxo’). || «[Existen] muchos [contextos en que usaría la palabra
castellano], por ejemplo, los entresijos del castellano. Si dijera “del español” pudiera
interpretarse “de un ciudadano español”; por tanto, no procede.» (Este encuestado había
indicado que usa el término español tanto para la materia como para la lengua y aquí dijo que
existen “muchos [contextos]” en que usaría castellano, pero solamente dio un ejemplo, los
entresijos del castellano).
Dominicanos: «No uso [el término] castellano, pero cuando una persona no entiende [le digo]:
¿En qué idioma tú quieres que yo te hable?, ¿en castellano? (como un español más
profundo).» || «[Usaría castellano] si hablo con catalanes». || «Yo no ocupo esa palabra, [bueno,
quizás] para hablar de la historia, del origen del idioma… Lo siento así como una expresión
rancia. Pero ya lo que nosotros hablamos aquí en América es muy distinto.» (Ocupar una
palabra = ‘usarla’). || «Normalmente nosotros los dominicanos usamos [el término] español.
Pero se puede decir háblame en castellano, o sea, háblame claro, sin rodeos, sin palabrería,
sin hablar de muchas cosas.» || «[Refiriéndose a la palabra castellano] No la ocupamos, quizás
para referirnos a donde proviene. [También en el caso de] háblame en castellano que significa
‘háblame claro’.» || «El término castellano como que no es muy frecuente, a menos que se
trate de una historia de España o algo semejante, como en un curso de historia de la lengua
española, se puede usar el término castellano». || «Usaría el término castellano en una frase
como: ¿Tú me estás hablando en qué idioma? ¿en castellano? Es un ejemplo.» || «[Uso la
palabra castellano] cuando me refiero al que es de Castilla». || «[Utilizo el término castellano]
para hacer referencia al español ibérico». || «Aunque tal vez no sea muy consistente, por lo
general considero castellano al español de España».
Puertorriqueños: «Tal vez [usaría la palabra castellano] cuando hablara de dónde se origina,
pero rapidísimo cambiaría la palabra a español». || «A veces [uso la palabra castellano] con la
familia chilena por parte de mi esposo o cuando voy a Chile». (Puertorriqueña casada con
108
159
chileno). || «Cuando lo diferencia del castellano, de Castilla, o cuando lo confundía con el
catalán». || «Reconozco la palabra castellano como sinónimo de la palabra español, solo que
aquí en Puerto Rico no es común usarla». || «Solo [usaría el término castellano] como variante
de español para evitar la repetición». || «[Refiriéndose al término castellano] Habrá uno que otro
que lo use, pero por lo general no». || «Pocas personas (quizás en círculos más eruditos o
literarios) utilizan dicha palabra [castellano] para denominar el idioma que se habla en
España, no necesariamente el que hablamos a nivel regional o latinoamericano. Están
tratando de ser puristas en ese aspecto. Es probable que los individuos que utilicen la palabra
castellano para referirse al idioma sean percibidos como esnobistas por una persona común y
corriente. Quizás no venga al caso, pero en Puerto Rico tenemos personas cuyo apellido es
Castellano o Castellanos.» || Solo usaría la palabra castellano para referirme a trabajos
efectuados por otros países y solo cuando se habla de documentos escritos. Es raro oírlo en
cuanto a la lengua hablada.» || «En España utilizo castellano [en otros países de habla hispana
uso el término español]». (Encuestada que vivió cuatro años en España). || «Mi experiencia es
que es muy poco común que alguien diga castellano. Tal vez en un caso en que alguien diga
algo difícil de comprender y su interlocutor le responda con la expresión Háblame en
castellano.» || «Claro, [usaría el término castellano] para referirme al dialecto hablado en la
zona de Castilla. También, en sentido lato, para referirme al español de la Península porque
esta fue la variante que se impuso en esta zona de España.» || «[El término castellano] solo [se
usa] como adjetivo refiriéndose a las provincias de Castilla la Vieja y Castilla la Nueva». ||
«No [no existe ningún contexto en que use el término castellano]». (Hubo dos encuestados
puertorriqueños que dieron esta misma respuesta: “No”).
Venezolanos: «Hablo de castellano cuando tengo la fortuna de hablar acerca del origen y
evolución del español». || «El término castellano es poco usado para referirse al idioma, al
menos que no se trate de la asignatura de la escuela primaria y secundaria». (Al menos que =
‘a menos que’). || «Cuando estoy en clase puede que utilice los términos como sinónimos ya
que los alumnos que inician sus estudios superiores en la UCV [Universidad Central de
Venezuela] tienden a usar más el término castellano». (Encuestada que había indicado que
prefiere la denominación español).
Colombianos: «La voz castellano solo se ve como gentilicio de la región de Castilla en
España o el habla de esa región, también como referencia cuando se enseñaba Castellano (es
decir antes de los 60)». || «En la universidad donde trabajo, le llaman Lengua Castellana y
allí debo llamarla así». || «No utilizo castellano en ningún contexto, dado que el uso de
español es más comprendido en contextos internacionales». || «Rara vez [se utiliza el término
castellano], en algún estudio de literatura medieval o del Siglo de Oro». || «No lo utilizo,
aunque entiendo que en España se prefiere esta denominación, castellano, para resaltar la
existencia de las otras lenguas en ese país, como el catalán y el gallego, por ejemplo». || «Casi
siempre uso la palabra español [pero] cuando hablo de cursos de Español en el contexto
escolar del siglo XIX hablo de castellano porque era lo que se encontraba registrado en los
documentos». || «Solo he visto que escriben la palabra castellano cuando mencionan el
idioma en las películas. Yo no uso la palabra castellano. Según yo, ni se usa la palabra
castellano o si se usa es como el equivalente al español. Español se usa tanto para hablar de
la lengua como para las asignaturas en colegios.» || «Casi nunca uso el término castellano.
Supongo que lo usaría como gentilicio para los que son de Castilla, pero aún así, creo que me
inclinaría más por decir, esa persona es de Castilla... Castellano es la lengua considerada
oficial en la constitución política de Colombia. Y seguramente [es el] término usado para
denominar la asignatura de lengua española en los colegios hispanoamericanos de Colombia.
Los colegios hispanoamericanos son los lycée français españoles en Colombia.» ||
109
160
«¿Castellano? Ya nunca… bueno, cuando se ve la historia de Castilla y la historia del
español.» || «En la actualidad, en ninguno. [No uso el término castellano en ningún contexto
actualmente].» (No indicó si en el pasado lo había usado). || «Ninguno. [No usaría el término
castellano en ningún contexto].»
Ecuatorianos: «Castellano, no, no lo usamos». || «Para mí el castellano sería la
estructuración de una oración, cómo se estructura una oración larga o corta, y el español es lo
que estamos hablando, cómo se habla. Castellano [es] como materia, estructuración o forma.
Español [se refiere] a la manera de hablar y comprenderse.» || «No usaría el término
castellano». || «En muy raras ocasiones uso la palabra castellano para remarcar el carácter
castizo de alguna palabra o expresión, en contraposición de influencias de otros idiomas». ||
«Sobre todo uso castellano y no español cuando me voy a referir a las distintas lenguas de
España (que —hasta donde conozco— son castellano, catalán, gallego y vasco), o si quiero
resaltar que me refiero a mi idioma hablado o escrito de manera más correcta o más formal».
|| «Se dice háblame en castellano cuando se quiere hacer un énfasis. Necesita que la persona
hable algo de lo que usted tiene conocimiento, o usando palabras más simples para
comprender lo que dice. [De lo contrario, se utiliza el término español para referirse a la lengua].»
(Encuestada que había indicado que en su país se usa el término Castellano para referirse a la
materia, pero que castellano para referirse a la lengua, poco). || «Actualmente en Ecuador las
personas mayores de 55 o 60 años utilizan Castellano para referirse al lenguaje o asignatura».
(Encuestado que había indicado que usa español para la lengua y Lenguaje o Lenguaje y
Castellano para la materia). || «[Uso el término castellano] para identificar a las personas que
viven en Castilla pues allí nació nuestro idioma». || «No recuerdo [que exista ningún contexto en
que usaría el término castellano]».
Peruanos: (En este estudio, ni una sola de las personas encuestadas del Perú contestó esta
pregunta porque prácticamente todas usan el término castellano, ‘lengua’, y/o Castellano,
‘materia’).
Bolivianos: «En las escuelas nos enseñan a decir castellano». || «Yo utilizo [el término]
castellano muy poco porque siempre [uso] español, pero [castellano] es otra forma de decir el
idioma». || «Casi no digo hablar castellano. Se puede usar español también.»
Paraguayos: «Depende de la persona con quien esté hablando. Si la persona usa castellano,
yo también lo hago. [Si no, uso español para referirme a la lengua].» (Encuestada que había
indicado que usa el término Castellano para referirse a la materia).
Uruguayos: «Como decía antes, [uso castellano] en entornos de más formalidad». ||
«Únicamente [uso castellano] como gentilicio del ciudadano de la Provincia de Castilla». ||
«No recuerdo emplear esa palabra [castellano]. Me hace recordar a Castilla y Castilla la Vieja,
pero esto es un conocimiento adquirido por haber estudiado lingüística.» || «Prácticamente no
utilizo la palabra castellano». || «No, nunca lo uso. [Nunca uso el término castellano].» || «En
conversaciones con alguien de España lo he utilizado. Estuve seis meses en Barcelona y
recuerdo que no caía muy simpático que hablara de español refiriéndome a lo que ellos se
referían como castellano.» || «Hoy [castellano] se usa para hacer referencia al español de
España, o más específicamente al español de Castilla que en algún momento se consideró el
español “más puro”. Algunas veces se usa el término castellano en un sentido más amplio en
documentos oficiales en los que de todos modos se usa un lenguaje más arcaico que no
necesariamente refleja el uso cotidiano de la población. También se usa para describir el
idioma oficial del Uruguay, en cuyo caso hace referencia a sus orígenes de colonia española,
110
161
si bien la Constitución del Uruguay no hace indicación de una lengua oficial. En una
legislación reciente se establece que la lengua oficial del Uruguay es el español, el portugués
de Uruguay y la lengua de señas, con el fin de integrar las últimas dos a la educación en un
futuro.» || «No puedo pensar en ningún contexto en que [castellano] se use en materiales
originarios de mi país». || «No, nunca uso castellano, en ningún contexto». || «No,
generalmente no uso el término castellano, ni tampoco lo usan las personas de mi entorno.
Siempre uso el término español.» || «Nunca la uso, en ningún contexto. Si quiero elevar el
nivel de lengua de algún trabajo escrito puedo llegar a usar lengua española en vez de idioma
español (que me suena como más infantil, porque así le llaman en la escuela), pero nunca uso
palabras de la familia de castellano.» || «A veces se puede escuchar castellano, como en la
traducción al castellano, por ejemplo, en medios de prensa, lo que en mi opinión personal
puede responder a la voluntad de ese hablante (no especialista en cuestiones de lengua) de
querer demostrar que sabe de lo que habla, que utiliza los términos que supone “correctos”,
emplea cultismos, etc. La mayoría de las veces que se usa castellano me parece que se debe a
la influencia del uso habitual en Argentina, pues allí sí se usa castellano para la materia y
para la lengua. Además, de los tres grandes mercados editoriales de traducciones (España,
México, Argentina), en los libros traducidos que provienen de Argentina se lee traducido del
castellano por…, lo cual influye en el habla del periodista que, por ejemplo, comenta esa
obra en periódicos, radios, etc. Dado que entre Montevideo y Buenos Aires existe mucho
flujo de personas que va y viene, es posible que muchos uruguayos empleen castellano por
ser lo que se escucha en la Argentina.» || «[Se usa el término castellano] como chiste, cuando
alguien dice algo que no se entiende y uno contesta: hablame en castellano». (Nótese el uso
del voseo). || «No. [No existe ningún contexto en el que utilice la palabra castellano].»
Argentinos: «Cuando alguien se refiere a alguna forma correcta de dirigirse en nuestra
lengua, se dice en buen castellano, tal cosa significa tal otra, o bien para mencionar otras
lenguas españolas como el gallego, catalán, euskera. En todo lo que se refiera a referencias de
épocas antiguas, más bien tendemos a decir castellano y no español. No diríamos nunca, por
ejemplo, que los latinoamericanos hablan *castellano. Mucho menos identificaríamos a los
diferentes idiomas latinoamericanos como castellano de México, por ejemplo. Además,
castellano nos remonta a la región de Castilla, y el deficiente nivel de historia impartido en
las escuelas hace que las nuevas generaciones ni se enteren, y hablen simplemente de español
por referencia a España.» || «Yo particularmente no uso castellano en ningún contexto (¡rara
vez tengo que referirme al idioma que se usa en Castilla!)». || «[Refiriéndose a castellano] lo
uso pero en determinadas ocasiones». || «Ninguno [en ningún contexto], salvo para hablar de la
lengua de Castilla».
Chilenos: (En este estudio, ni una sola de las personas encuestadas de Chile contestó esta
pregunta porque prácticamente todas usan el término castellano, ‘lengua’, y/o Castellano,
‘materia’).
111
162
ANEXO II
El uso del término español en otros contextos
El tema
Pregunta del cuestionario: Si ha indicado que no usa o rara vez usa el término español ni para
la asignatura ni tampoco para la lengua de los 500 millones de hablantes, ¿en qué contexto(s)
utiliza la palabra español?
Observaciones de los encuestados
Nota: En general hubo pocas personas interpeladas que contestaron esta pregunta porque de
la mayoría de los países la gente sí emplea español y/o Español en el contexto de la lengua y
la asignatura, respectivamente. Por esta misma razón, no la contestó ninguna persona
encuestada de México, Guatemala, Honduras, Costa Rica, Panamá, Cuba, la República
Dominicana, Puerto Rico, y Uruguay, y relativamente pocas de la mayoría de los demás
países, a excepción de Perú, Paraguay, Argentina y Chile.
Español de zona monolingüe: «[Uso español] en EE.UU. o América Latina, en el contexto de
la globalización». (Madrileño).
Españoles de zonas bilingües: «[Uso el término español] en contexto docente, en mis clases,
aquí en los Estados Unidos, traducción de Spanish cuando converso y hablo con mis
estudiantes de español». (Catalán). || «Nunca uso el término español». (Catalán).
Salvadoreño: «Solo uso el término español en el contexto de nacionalidad, de España».
Venezolana: «[Uso el término español] para referirme al idioma que hablan en otros países,
especialmente en Estados Unidos (el español de Estados Unidos). [No diría el *castellano de
Estados Unidos].»
Colombiana: «Me crié entendiendo que español era el gentilicio de los habitantes de
España». (Esta persona había indicado que, para referirse a la lengua, prefiere usar el término
castellano al de español).
Ecuatorianos: «En Ecuador decimos castellano, en USA español». || «[Uso español] sobre
todo cuando me refiero a mi idioma aquí en Estados Unidos. En Ecuador uso español o
castellano prácticamente como sinónimos.»
Peruanos: «[Sobre cuándo usaría la palabra español] Cuando quieres identificar a una persona
de España. Es español / española. Cuando hablas sobre un producto: este producto viene de
España o es español.» || «[Usamos español] cuando hablamos con otros hispanos, no
peruanos». || «En academias donde se imparte lenguas se dice idioma español, igualmente
para referirse al lenguaje empleado por los españoles». || «Considero y reafirmo que el
término español ha tomado más auge en la forma de referirse al idioma, e identificar de
mejor manera la lengua. Esto considero [que] también va quedando atrás cuando en un mundo
globalizado por internet prolifera más el término español que castellano. Por ejemplo, si
estando frente a un dispositivo móvil, o una computadora, se trata de elegir el idioma, para
configurar o ver una página web las opciones dicen traducir a: español, no dice al
112
163
*castellano, y eso va quedando como un lenguaje de uso.» || «[Refiriéndose al término español]
lo uso principalmente para designar a los ciudadanos del Reino de España». || «[Utilizo el
término español] cuando hablo con algún extranjero [con alguien que no es peruano]». ||
«[Uso/usaría el término español] para referirme a lo que hablan los pobladores de España, o
cuando me refiero a alguna obra clásica de la literatura española. Lo uso rara vez cuando hay
que determinar sobre todo fuera del país en un lugar no hispanohablante. Me refiero a evitar
la confusión que podría existir en una persona no hispanohablante, que no usa normalmente o
desconoce el término castellano, la pregunta natural de un no hispanohablante es si hablas
español y si a esa respuesta se contesta sí, yo hablo castellano, merecería una explicación,
que podría llevarnos al contexto de otro idioma o lengua, no siendo esto cierto por todo lo
anteriormente expuesto. En cambio, si por ejemplo aquí en mi país, Perú, le preguntas a un
quechuahablante (lengua nativa) si aprendió a hablar la lengua general, lo más probable es
que diga que sí, ellos hablan castellano. Del mismo modo, se ha generalizado el contexto en
la comunicación virtual, como la que en este momento tenemos tú y yo, a través del correo
electrónico, si buscamos el indicador de idioma de la pantalla, lo más probable es que
encontremos como opción, español de España, y español de las Américas. Aunque esto
suene redundante, se refiere al hecho específico del origen de la lengua, y a los cambios y
transformaciones que recibe en cada lugar donde se ejecuta como lengua viva.»
Bolivianos: «Más que todo se usa español cuando uno está fuera de ese ámbito; [en ese caso]
decimos español y más que todo cuando estamos aquí entre otros latinos». (Boliviano que
vive en Estados Unidos). || «[Utilizo el término español en un contexto] oral».
Paraguayos: «Si le digo a un americano que traduzca al castellano, quizás se confunde, por
eso depende con quién uno esté hablando; diría español para que le quede más claro». ||
«Para referirse al idioma que hablan en España [se utilizaría el término español]». || «Casi no se
usa la denominación español, muy poco». || «Cuando es de España la persona [yo usaría
español]». || «Da lo mismo pero, como le digo, se usa más castellano». || «[Uso español] en los
Estados Unidos, cuando hablo con personas de América Central, el Caribe o con personas
que aprendieron el idioma en los Estados Unidos». || «[Utilizo el término español] cuando se
debe dar una explicación acerca del idioma/lenguaje a una persona extranjera o fuera de la
región (Cono Sur: Argentina, Uruguay, Chile, Paraguay). Español en general y en su forma
literal se usa como gentilicio.»
Argentinos: «Como dije antes, cuando me desempeño como profesional de la lengua
(traductora, intérprete), uso español, porque español es el término más usado». || «[Uso
español] para designar la nacionalidad de un hombre o como adjetivo: una novela española,
un abogado español». || «Como decía, frente a hablantes no argentinos, sobre todo en el
extranjero y siempre con los colegas de la cabina “española”». (Encuestado que es
intérprete). || «[Uso español] cuando algo se refiere al país España (habitantes, comidas,
arquitectura, etc.)». || «Uso español para referirme a la variedad regional utilizada en España.
O sea, para mí el término general (y lo propongo como tal) es castellano, porque en la
actualidad ya no alude a país alguno, mientras que español debería reservarse para el
castellano español.» || «[Uso el término español] en EE. UU.».
Chilenos: «Desde que vivo en los Estados Unidos prefiero usar español porque es el término
que se usa aquí». (Encuestado que había indicado que usa el término castellano/Castellano
tanto para la lengua como para la materia). || «[Uso el término español] cuando me refiero a
subtítulos de films o traducciones de libros. [Si no, uso castellano].» || «[Usaría el término
español] para diferenciarlo del inglés en Estados Unidos, [y] para darme a entender con
113
164
inmigrantes de otras naciones como México y Centroamérica». || «Usaría el término español
en conversación o escrito en caso de que mi interlocutor no fuera de mi país y notara que ese
es el término de su preferencia para referirse al idioma. En comunicación con otros chilenos,
sonaría un poco extraño, aunque sería comprensible.» || «[Uso español] como adjetivo, para
referirme a lo proveniente de España». || «[La palabra español se usa] en términos muy
formales u oficiales, sólo al referir el lenguaje usado por toda Hispanoamérica o tal vez en
algunos institutos de idioma con avisos para extranjeros, por ej. se habla español o aprenda
español». || «[Se usaría el término español] para referirse a algo o alguien de esa procedencia,
también lo uso cuando le digo a un extranjero (estando yo fuera de Chile) qué idioma hablo
yo, porque muchas veces no entienden cuando uno dice castellano; también en el ámbito
laboral solo en situaciones formales. Ejemplo: ...Ud. debe presentar traducción al español de
los documentos...» || «Se usa español pocas veces para referirse al idioma, pero por ejemplo
hablando con un extranjero... español. Entre chilenos se refiere más bien a una persona de
España, o lo que habla esa persona (¡que es un acento bastante diferente al chileno!).»
114
165
COLOFÓN
La Real Academia Española: ¿una necesidad o una necedad?
Hay quienes defienden a la Real Academia Española (RAE) y a su hija, la Asociación de
Academias de la Lengua Española (ASALE), afirmando que no sólo es conveniente sino
imprescindible contar con esta autoridad lingüística porque sería peligroso y
contraproducente para el futuro de la lengua que existieran diferentes normas, y que si cada
cual escribiera como le diera la real gana, como se le pegara la regalada gana, o como le
roncara, sería como volver al feudalismo. Pero, a pesar de estar bien difundida esta noción, o
más bien, precisamente por estarlo, aquí voy a esgrimir varios argumentos, tanto endógenos
como exógenos, que la pondrán en tela de juicio.
Al considerar la cuestión de si la RAE es necesaria o superflua, nos centraremos
específicamente en temas ortográficos. ¿Por qué la ortografía y no el léxico o la gramática?
Primero, porque muchas de las deficiencias de los diccionarios académicos ya han sido
ampliamente expuestas, especialmente las del Diccionario panhispánico de dudas o DPD
(RAE 2005) y del Diccionario de la Real Academia Española o DRAE (llamado ahora, en su
vigésima tercera o vigesimotercera edición, la del 2014, el Diccionario de la lengua
española o DLE). Segundo, porque la sintaxis del español culto apenas varía dialectalmente y
porque relativamente pocas personas leen la Nueva gramática de la lengua española (RAE
2009), un armatroste, armastrote, armatoste, armatostre o mamotreto que consta de 4000
páginas. Y, tercero, porque no quiero que este ensayo sea muy extenso.
La RAE nunca ha sido capaz de imponernos el léxico que hemos de usar ni tampoco los
significados que les atribuimos a las palabras que empleamos —son demasiado variados y
rebeldes como para que alguien los sujete— y apenas tiene caso intentar imponernos la
sintaxis del lenguaje culto y formal, porque sobre ella ya estamos todos fundamentalmente de
acuerdo. Pero donde la Academia se ha obstinado en fijar un límite, en pintar su raya (como
dicen en México), es con la ortografía: la RAE siempre ha considerado que su manera de
escribir las palabras en determinado momento es la única correcta y aceptable y nunca ha
tolerado desacato alguno, aun cuando, de la noche a la mañana, cambia su norma ortográfica
desdiciendo la anterior. Así, sólo (‘solamente’) fue durante siglos la grafía “correcta”, pero a
partir del DPD (RAE 2005), y luego reafirmada con la Ortografía (RAE 2010), la Academia
la tildó de “incorrecta” y sólo quiso aceptar solo. Después, con la publicación del DLE, se
amilanaron y se retractaron un poco, pero sin dar su brazo a torcer completamente, indicando
que “Cuando hay riesgo de ambigüedad con el adj. solo, puede escribirse sólo” (RAE 2014:
2034).
La RAE insiste, además, en que haya una estricta concordancia entre grafía y pronunciación
y, en caso de ser imposible tal correspondencia, porfían en que la palabra se escriba en
bastardilla. Por consiguiente, suelen rechazar o desaconsejar palabras como whisky, gin,
jeans, marketing, smoking y diesel, y aceptar o preferir güisqui, ginebra, tejanos/vaqueros,
mercadotecnia, esmoquin y diésel. Con respecto a este último vocablo, cabe notar que los
académicos incluso tienen el descaro, la concha, de insistir en que sólo usemos la grafía con
tilde del combustible, diésel, aun en el caso de aquellos que lo pronunciamos dísel y lo
escribimos diesel. No está claro si han tomado esta postura porque quieren imponer su
variante, la minoritaria, y aplastar la otra, la mayoritaria, o porque viviendo allá arriba en su
torre de marfil ignoran la existencia de la forma mayoritaria, diesel. Pero cualquiera que sea
el motivo, sea por prepotencia o por ignorancia, su proceder es netamente vergonzoso dado
115
166
que desmiente y desacata el uso de centenares de millones de hispanohablantes que ni
decimos ni escribimos diésel. ¿Qué quieren que hagamos? ¿Que nos “rectifiquemos”? Al
parecer simplemente quieren que nos freguemos, nos amolemos o nos jorobemos. En todo
caso, se supone que lexicógrafo que se ufana o se duerme se lo lleva la corriente, pero se
sospecha que estos camarones académicos seguirán haciendo estas marrufias, muy
campantes, por otros 300 años más, a menos que les llamemos la atención, les exijamos un
mejor trato y reclamemos un rendimiento de mayor calidad en sus obras de consulta.
Son muchísimas personas hispanohablantes cultas a quienes les importa un comino, un
cacahuate, un cinco, un corno o un pito que a veces falte dicha bendita concordancia entre
grafía y pronunciación y no sienten necesidad alguna de escribir siempre en letra cursiva
palabras como las siguientes:
•
•
•
•
•
•
•
•
•
•
•
ballet. La propuesta de la RAE de fomentar el uso de la grafía balé fue un fracaso
total. ¡Qué paliza —qué vergueada— se llevaron ahí los académicos!
blazer. Si los académicos creen que toda la gente culta lo va a escribir bléiser están
delirando.
boom. ¿Acaso vamos a escribirla bum o bun? ¡Qué va!
boutique. Casi todo el mundo sabe que esta palabra se pronuncia como si se escribiera
butíc.
brandy. Si con tal de no tomar o beber una botella de brandy los académicos se
empeñan en emborracharse con brandi o coñac es asunto suyo.
cabaret y carnet. ¿Quién dijo que hay que escribirlas cabaré y carné? ¿Los de la
RAE? Well, to heck with them! If I’m going to use a gallicism, I want it to look and
taste like one! It should be clean, clear, natural, organic and algae fed. Why should I
have to use genetically modified gallicisms like cabaré, carné, balé, buqué, duvé and
Chevrolé? Because some curmudgeons in Madrid and their Latin American lackeys
say so? What’s the point? What if what I want in these cases is the real McCoy? What
if I’m not in the market for some cheap knock-off like balé that anyone who’s ever
gone to the ballet (and maybe plenty who haven’t) knows full well is a phony?
Whatever happened to “Tradition, tradition!” as Zero Mostel would say? Y si de
veras se quiere que viva la tradición, esto exige el uso de ballet y cabaret, no de *balé
y *cabaré. (El lector quizás se pregunte por qué me he pasado al inglés en este
apartado y la respuesta es sencilla: a la postre me dio por expresar algo en mi lengua
materna, aunque fuera una sola cosita).
collage y cottage. ¿Colaje y cotaje? No, por favor, obligarnos a esto sería un castigo
cruel y poco usual.
cookie. Que la RAE se atreva nomás a proponer galleta para el uso informático, a ver
cómo le va.
cover (‘suma que hay que pagar para entrar a un cabaret, discoteca, club, restaurante,
etc., aparte de lo que se cobra por la comida o la bebida’; se pronuncia como si se
escribiera cóver).
elite. La grafía élite está bien para los que la pronuncian [E-li-te], perfecto, pero…
¿aun a los que la pronuncian con dos sílabas en vez de tres, [e-LIT], les vamos a
exigir que la escriban élite? ¡Qué absurdo!
fan. Si todo el mundo dice fans y pins, ¿por qué tratar de obligarnos a escribir fanes y
pines? ¡Estas formas en plural terminadas en -es son un invento académico y los
académicos lo saben! ¿A quién engañan? ¿Quién dijo que el hecho de que se diga
flanes y crines significa que es necesario decir fanes y pines? ¡Pura paja!
116
167
•
•
•
•
•
•
•
•
•
•
•
•
•
•
•
•
•
•
film. La forma preferida por la Academia, filme, apenas ha pegado. Dejemos que
película y film convivan en paz sin que nos compliquemos la vida.
flash. Flas ha tenido tan poco éxito como balé.
jacuzzi. Difícilmente yacusi, bañera de hidromasaje, bañadera de hidromasaje o tina
de hidromasaje le quitarán el puesto a jacuzzi. No friegue.
jumper. El DPD aconseja “adaptar siempre la grafía a la pronunciación”, y como
ejemplo pone y afirma que “quien pronuncie [jerséi] escriba jersey, quien pronuncie
[yérsei] escriba yérsey y quien pronuncie [yérsi] escriba yersi”, pero hasta la fecha la
corporación no se ha atrevido a recomendar que quien pronuncie [JUM-per] escriba
júmper, quien pronuncie [YAM-per] escriba yámper, y quien pronuncie [YOM-per]
escriba yómper. Quizás en un futuro no lejano a la RAE se le ocurra salir con esta
joya y nos diga que de ahora en adelante así debe ser, o, quién sabe, a lo mejor opta
por no convertirse en el hazmerreír de las que usan jumper.
kung fu. No, momentito, muchas personas cultas la escriben sin guión. La Docta Casa
insiste en que se escriba kung-fu, pero, total, a cada vez más personas les vale lo que
piense y pontifique la RAE. De insistir en una grafía fonética o castellanizada también
podríamos escribirla kunfú.
lager (‘tipo de cerveza’, se pronuncia como si se escribiera láguer).
mail. Aunque pertenecen a diferentes registros, las palabras mail, email, y (mensaje
de) correo electrónico conviven; emilio y correl, propuestas por algunos, al parecer
ya murieron, si es que de veras habían nacido. Sospecho que estas últimas dos voces
eran, en términos relativos, más bien inventos o fantasías de apenas unos cuantos.
mall o shopping (‘centro comercial’). Parece que en algunas partes también le llaman
shopping center. Como gringo que soy, me hago bolas con todo esto porque para mí
un shopping center no es lo mismo que un shopping mall.
manicure. Sí, también manicura, pero los que usan esta forma en vez de aquella son
una minoría de los 500 millones.
mouse. Ver a continuación.
nylon. Quien crea que toda persona instruida escribe nailon o nilón se equivoca.
paparazzi. Es prácticamente el mismo caso de jacuzzi, ver arriba.
ping-pong. La existencia de las formas pimpón y tenis de mesa no han erradicado
ping-pong y difícilmente la eliminarán.
ring. Esta grafía es válida tanto para el sonido como para el cuadrilátero, mal que a los
académicos les pese. También existen otras voces onomatopéyicas similares como
cling, clong y clang. ¿Acaso las vamos a obligar a convertirse en clines, clones y
clanes? No, ¿cómo van a creer? No conviene.
rock. La RAE propone rocanrol, la gente de a pie sigue usando rock (pero es lógico
que la grafía del derivado roquero se haya castellanizado).
sexy. Aunque quizás no quieran admitirlo, hasta los académicos se dan cabal cuenta
de que sexy es más sexy que sexi.
shock. Es chocante que el DPD afirme que la “existencia de la voz española choque
hace innecesario el uso del anglicismo shock” dado que choque no siempre capta la
idea de shock, ni corrientazo tampoco.
show. La definición del DPD en donde esta voz se tilda de “anglicismo innecesario”
es todo un show. ¿Por qué la riqueza de nuestra lengua se ve amenazada si al acervo
de las palabras espectáculo, función, gala y exhibición, etc. se le agrega show? No
entiendo. ¡Que convivan y las usemos todas! Así la riqueza y el repertorio
incrementan, no disminuyen.
117
168
•
•
•
•
•
spray. ¿Atomizador, pulverizador, rociador? Si estas palabras alguna vez tuvieron de
verdad pegue, han sido completamente “pulverizadas” por spray. También sabemos
que aerosol, palabra propuesta por la RAE para evitar el anglicismo, no es lo mismo
dado que hay muchos sprays que no son aerosoles y el aerosol es una clase específica
de spray. En algunas variedades del idioma se usa también la voz chisguete en el
sentido de spray. Podemos mortificarnos, contorsionarnos y ponernos de cabeza a fin
de evitar el anglicismo en cuestión, pero… ¿para qué? ¡Dejémonos de tonterías! Ya a
estas alturas la mera palabra es spray (aunque se pronuncie [es-PRAY]).
tablet. Se pronuncia [TA-blet]. El DLE no consigna tablet, pero sí incluye la siguiente
acepción de tableta: “4. Dispositivo electrónico portátil con pantalla táctil y con
múltiples prestaciones”. Parece que los académicos quieren tapar el sol con un dedo,
pues para muchos hispanohablantes esto se llama tablet: Voy a regalarle una tablet a
mi hijo, para su cumpleaños. En fin, el uso se impone y no creo que vaya a triunfar
tableta. La tableta suena a pastilla que uno tiene que tomar. Como que no suena bien
decir: Voy a regalarle una tableta a mi hijo, para su cumpleaños. (¡Qué clase de
regalo! ¡una pastilla!).
telemarketing. ¿Si se llamara mercadotecnia telefónica acaso nos cabrearía,
calentaría, encabronaría encachimbaría o encojonaría menos?
whisky. Ver a continuación.
ying-yang. A la forma yinyan como que le falta sazón. ¿De veras queremos quitarle
las g a ying-yang y, de paso, despojarlo de su exotismo? ¡No, no lo creo!
¿Por qué los hispanohablantes porfían en escribir este tipo de voces en letra normal a pesar de
las censuras y condenas ardientes y vehementes de la RAE? No le hacen caso porque no las
consideran palabras “extranjeras”, sino parte integral del lenguaje, o de su lenguaje, lo que
viene a ser lo mismo. Si para los académicos las palabras anteriores son odiosos
extranjerismos crudos y no adaptados (al grito de «¡no son español, carajo!»), allá ellos,
porque quienes los emplean, suelen usarlos sin ningún remordimiento ni tampoco ningún
afán de “adaptarlos”. ¿Para qué —pensarán— si ya son parte de la lengua? Más vale que los
miembros de la Academia se acostumbren a semejante “conducta impropia” porque no parece
que vaya a desaparecer.
También cabe preguntar por qué es necesario separar y señalar a las palabras que lucen o
actúan de manera diferente, que no se portan exactamente como el dios castellano
supuestamente manda. ¿Para ayudar a los hispanohablantes a pronunciarlas? No, no es eso,
porque ya todo el mundo sabe cómo pronunciar flash, mouse y marketing y los que se hacen
el manicure saben muy bien que esta voz se pronuncia con tres sílabas, como si se escribiera
maniquiur. De todos modos, escribir este tipo de voces en letra itálica tampoco nos ayuda a
decirlas correctamente. ¿Por qué las palabras —al igual que las personas— no pueden
convivir en paz, sea cual fuere su origen, aspecto, raza, etnia, religión y orientación o
identidad sexual? ¿Por qué tanto temor a lo foráneo, por qué tanto afán por marcar la
otredad? Al fin y al cabo, todos somos personas y todas son palabras. Me doy cuenta de que
sería ingenuo afirmar que todas las voces han sido creadas iguales, pero por lo menos no
deberíamos dividirlas en dos categorías: las “castizas” y “autóctonas”, por un lado, y las
ajenas e indocumentadas, por otro, porque la verdad es que los idiomas, al igual que nosotros,
son inherentemente mestizos e híbridos y no tiene caso hacer distinciones de este tipo. El
español no es un idioma 100% fonético por más que a los académicos les gustaría que así
fuera, y no es posible deportar a todos los extranjeros y extranjerismos que se niegan a usar
ropa criolla; lo queramos o no, forman parte de nuestro paisaje desde hace siglos.
118
169
Mirando hacia adentro, es decir, dentro del español, vemos que aun teniendo a la RAE al
mando, hay mucha variación y normas diferentes y la misma Academia ha renunciado a la
idea de imponer, en todos los aspectos, una norma única, siendo la de Castilla y la parte
norte-central de España la que siempre había pretendido imponernos. Por otra parte, la
variación que existe a veces es arbitraria, abigarrada y caótica —algunos escriben y dicen
remolacha, y otros betabel, betarraga, beterraga o veteraba— y en otros casos es más
sencilla, ordenada y acatadora de pautas: por ejemplo, el que algunos escriban whisky y otros
güisqui, algunos gin and tonic y otros yin y tónic, y hasta puede haber por ahí personas que
salgan con la puntada de llamarlo ginebra y tónica… ¡cosa que a la RAE probablemente le
encantaría si no fuera tan tirada o jalada de los pelos! Tampoco es probable que, sin la
existencia de la RAE, nuestra lengua degenere en dialectos completamente incomprensibles
entre ellos, ni es cierto que con la RAE los países compartan una misma norma. Antes bien,
son 20 normas nacionales, algunas bastante divergentes frente a otras.
Si miramos hacia afuera, porque también conviene tomar nota de lo que sucede en otras
lenguas y no enfrascarnos únicamente en la castellana, vemos que en portugués e inglés
tampoco hay una sola manera de escribir las palabras: algunos hablantes de aquel escriben
ação, contato y ótimo, y otros acção, contacto y óptimo; de modo similar, algunos
angloparlantes escriben honour, analyse, centre y cheque, y otros honor, analyze, center y
check. A veces este tipo de variaciones gráficas existe porque las palabras se pronuncian de
distinta manera en las diferentes variedades del respectivo idioma, y a veces no responde a
distintas pronunciaciones sino a tradiciones diversas. Surjan las variaciones en inglés y
portugués por los motivos que sean, lo cierto es que en estas dos lenguas internacionales no
hay una sola norma y la ausencia de academias que las rijan no ha resultado en situaciones de
caos. Muy al contrario. Al igual que nosotros, los de habla portuguesa e inglesa tienen su
diversidad dentro de la unidad, pero sin que les haga falta ninguna bendita academia.
Se ha dicho que las comparaciones son odiosas, pero a veces son igualmente ineluctables. Al
contemplar los países donde se hablan las tres lenguas en cuestión, se observa una importante
diferencia psicológica entre naciones como Brasil, Australia y Estados Unidos, por un lado, y
Cuba, Colombia y Perú, por otro: a las personas de aquel grupo de países jamás se les
ocurriría aceptar que su ex amo colonial —perdón, ¿ahora debo escribir examo?— les dictara
sus prácticas y usos lingüísticos. Y no lo tolerarían independientemente de que el mandato
viniera directamente de una “real academia” del antiguo poder colonial, o bajo capa de una
“asociación de academias” armada para encubrir la verdadera situación asimétrica, a fin de
hacer de cuenta, por medio de una supuesta cámara de representantes, que existe democracia
en vez de dictadura. En este aspecto fundamental, la mayoría de los países
hispanoamericanos, al faltar a su deber de elaborar sus propios diccionarios integrales,
ortografías, gramáticas, guías de estilo, etc., reconocen tácitamente la hegemonía de la RAE
y, a los casi 200 años de su independencia geopolítica, no han logrado establecer su
independencia lingüística.
Considerando ahora un par de ejemplos concretos en español, vemos que la tradición en
Hispanoamérica es escribir/decir mouse y whisky, mientras que la tendencia en España —una
quizás un tanto forzada y moldeada por la RAE— es escribir ratón y güisqui (esta última tal
vez no tanto). Las formas “castizas” o “fonéticas” no sólo resultan raras a la mayoría de los
hispanoamericanos (y también a algunos españoles), sino, además, algo cómicas. ¿Decirle
ratón al mouse? ¿Escribir whisky con gü, güisqui? Está bien que así lo digan o lo escriban los
españoles, desde luego ellos (y todos) tienen un derecho inalienable de hacerlo, pero ¿cómo
119
170
se le ocurrió a la RAE intentar imponer a los americanos las formas peninsulares con entradas
malolientes como las siguientes del DPD?
ratón. Calco semántico del término inglés mouse, que se usa, en informática, para designar el
pequeño dispositivo mediante el cual se maneja el cursor de la pantalla de la computadora
u ordenador: «Basta con tocar una tecla o, mejor aún, mover el ratón, para que el
ordenador vuelva a su situación de trabajo» (Mundo [Esp.] 26.1.97). La existencia de
este calco hace innecesario el uso en español del término inglés.
güisqui. Adaptación gráfica de la voz inglesa whisky (o whiskey, en su denominación
irlandesa y americana), ‘licor obtenido por destilación de ciertos cereales fermentados’:
«Encendió un cigarrillo mientras esperaba un café y un segundo güisqui» (Rossetti
Alevosías [Esp. 1991]). […] Aunque sigue siendo mayoritario el uso del extranjerismo
crudo —que debe escribirse siempre con resalte tipográfico—, la adaptación güisqui ha
ganado terreno y resulta preferible, pues permite evitar los errores frecuentes que se
cometen al intentar reproducir la grafía inglesa.
¿Preferible la adaptación güisqui? Para los que estamos acostumbrados a escribirla con w, la
grafía con g de preferible no tiene nada. ¿Innecesario el término mouse? Lo que sobra aquí es
una entidad que pretende indicarnos cómo debemos expresarnos. ¡Innecesaria será la RAE!
¡Que nos ahorre sus consejos, su pedantería y sus pretensiones de superioridad moral y de
supuesta lógica lingüística! Para la gran mayoría de los hispanohablantes el mouse es el
aparatito y el ratón, el animalito. Bien puede ser que ambos compartan aspectos de forma o
apariencia, pero para los hispanoamericanos siguen siendo dos cosas bien distintas, e intentar
imponer el uso de ratón (‘mouse’) no va a lograr ni que las dos se confundan ni que el
anglicismo quede desterrado. A los académicos que así lo piensan se les zafó un tornillo o se
les corrió una teja. La grafía güisqui no parece haber ganado mucho terreno y, fuera de
España, casi ningún terreno; y si alguno ganó se debe sin duda a la campaña para imponerla
realizada por la RAE y no a causas naturales de evolución lingüística.
También molesta sobremanera que en las dos entradas citadas anteriormente las únicas
oraciones que se presentan, «Basta con […] mover el ratón» y «[…] mientras esperaba […]
un segundo güisqui», sean, en ambos casos, de fuentes peninsulares y de aquellos ejemplos
que respalden la preferencia académica por ratón y güisqui. Así, en vez de ser honestos y
plantearnos una visión equilibrada de los temas, los académicos recurren a la alevosía al
intentar callar y enterrar los millones de ejemplos de mouse y whisky que son tan legítimos y
dignos de tener en cuenta como los con ratón y güisqui de Mundo y Alevosías de Rossetti,
respectivamente. ¡Qué manera de tergiversar los hechos y desvirtuar la realidad! Con esto los
de la Docta Casa demuestran que son capaces de valerse de cualquier ardid a fin de promover
su campaña lingüística, pisoteando y ninguneando a los usos lingüísticos de quienes sean. El
intento de engaño es vergonzoso, pero más penoso aún es que en lugar de aventarle o
zumbarle tomatazos podridos a la Academia por este sainete chapurreado y mal montado, la
gente le haya prodigado laureles y vítores aclamándola como si fuese el mismo Salvador.
¡Cómo duele!
Al igual que ocurre en nuestro idioma, en las otras lenguas policéntricas (como francés,
inglés, alemán, etc.) los hablantes que son parte de una misma comunidad lingüística suelen
entenderse a la perfección y, los que no, a menudo tienen que esforzarse por aprender el otro
código, lograr comprenderlo y hacerse entender. Imaginarse que tal esfuerzo no es necesario,
o que una academia —o “asociación” de ellas— puede lograr la unidad lingüística a nivel
120
171
panhispánico (“diversidad dentro de la unidad”), aunque esta sea sólo superficial, y creer que
dicha organización es imprescindible para mantenerla es un espejismo, una ilusión óptica,
una quimera, que ya a estas alturas a nadie debería engañar. ¿Acaso —o a poco— hemos
olvidado en qué siglo estamos? Aunque Andrés Bello y Rufino José Cuervo quizás lo hayan
creído en el XIX no significa que tengamos que seguir tragándonos el cuento ahora en el XXI.
¡Desechemos esa superchería, esa rémora, y deshagámonos de ella de una buena vez!
Parte del problema estriba en que los caballeros andantes de la Docta Casa y de sus
sucursales americanas suelen ser muy tercos y se han atrincherado tanto tras sus gruesas
murallas, profundos fosos, y tajante autoridad que derrumbar las primeras, drenar los
segundos y tragarse la tercera les va a costar trabajo. Tienen tanta fe en el brillo de sus
armaduras y yelmos, en el filo de sus espadas y en la enjundia de sus mazas, que retractarse y
reintegrarse a la sociedad civil les va a resultar difícil, aunque en ello pusieran el empeño y de
veras quisieran rehabilitarse. Pero es sólo un lado de la moneda. El problema mayor está en
que los hemos malacostumbrado haciéndoles la venia —o la caravana— y tolerando su
altivez con todo y rabietas, cuando lo que tendríamos que haber hecho, cada uno a su manera,
era ¡mandarlos a la fregada, a bañar, a moler agua o a pastar chirotes, o bien a freír
buñuelos, espárragos, mondongo, monos, niguas, papas o tusas!
El que no lo hayamos hecho desde el inicio, ya en el siglo XVIII, cuando los primeros
académicos se reunieron a crear la RAE, o por lo menos en el XIX al nacer las naciones
independientes de Hispanoamérica, tampoco justifica que continuemos aguantándolos hasta
el día de hoy. ¡Basta! Los miembros de número de la RAE se consideran imprescindibles y
harán todo lo posible por tener la sartén —nosotros— por el mango, pero no debemos
dejarnos llevar dócilmente, como ovejas de la grey. Desde luego, el buen pastor de la
Academia no desea pasar a la historia como un estadista magnánimo que supo ceder el timón
a estudiosos de la lengua más ilustrados, flexibles, científicos, de mente abierta y de criterios
independientes. Su actitud es más bien la de un dictador que se niega a embolsarse o
embolsillarse de un totazo la mayor parte del erario público y dejar el país en quiebra justo
antes de embarcarse y replegarse a Mónaco, para vivir con tranquilidad sus años dorados en
la Costa Azul, sino que declara, desafiante, “a mí sólo me sacarán muerto”.
Si nadie reclama, si nadie se subleva, el poderío y las campañas de publicidad de la Academia
son más que suficientes para asegurar que continúe detentando el cetro y vistiendo la corona.
Lo que hace falta, para no tener que seguir aguantándola y acatando sus decretos, es que
surjan editoriales que sean capaces de elaborar diccionarios integrales independientes que se
muestren claramente superiores a los de la RAE para, de esta forma, comerle el mandado a la
Docta Casa y vencerla en su propia cancha. Imaginémonos un mundo de habla hispana en
donde cada país, incluida España, lograra publicar diccionarios, gramáticas y ortografías de
primera línea, de manera tal que cada nación pudiera hacer el siguiente tipo de
proclamaciones al mundo:
«Miren, señoras y señores, aquí en estas obras se plasma nuestro estándar nacional,
con las variaciones más frecuentes que existen en nuestro país; estas obras describen
el lenguaje que las personas consideradas razonablemente cultas en nuestro país
suelen usar y aceptar. (Por supuesto, el diccionario también consigna nuestros usos
populares más frecuentes). Se trata de un estándar esbozado por nuestros estudiosos
nacionales independientes. Tómenlo, déjenlo, estúdienlo y apréndanlo, si gustan y les
conviene, pero no nos vengan con el cuento de que nuestro estándar es incorrecto
121
172
porque la Real Academia Española indique tal o cual cosa, porque bajo ningún
concepto lo vamos a aceptar. ¡Eso se acabó!»
Si eso ocurriera, si los pueblos declararan su emancipación lingüística, destituyendo y
despojando de autoridad, en sus respectivas tierras, a la Real Academia Española, así como a
sus compinches o contlapaches de la “Asociación”, y si respaldaran este pronunciamiento
con obras de consulta originales y de alta calidad, muy pronto la RAE se tornaría tan obsoleta
e irrelevante como hace siglos se volvieron las academias de las lenguas italiana y francesa,
academias cuya influencia sobre el uso en esas dos lenguas hoy día es casi nula. Y así se
rompería el yugo y pasaría a mejor vida una tiranía que con mano férrea se ha ejercido sobre
los hispanos desde hace tres siglos y cuyo mandato tendría que haber sido desplazado ya en
los 1820, con la independencia de la mayoría de las colonias de Hispanoamérica. Una vez
que esto se logre, que la Docta Casa quede, a los ojos del público, como una gran mansión
deteriorada y venida a menos allá arriba en el Montecalvo y que apenas tenga relevancia para
los hispanohablantes, ya no habrá vuelta de hoja, pues en lugar de recurrir a las obras de la
RAE, el público preferirá consultar y tener en cuenta lo aportado por nuevas guías sobre el
idioma, fuentes más realistas, sutiles, científicas y descriptivas que las académicas.
122
173
NOTAS
*Andre Moskowitz trabaja como traductor e intérprete de inglés y español desde 1985 y
forma parte del plantel de intérpretes del Tribunal de Inmigración de San Francisco,
California (Estados Unidos) desde 1997. Es traductor certificado por la American Translators
Association en tres combinaciones lingüísticas: español-inglés, inglés-español y portuguésinglés. También es intérprete de español/inglés certificado por los tribunales federales de los
EE.UU. y por los estatales de California. En 1988 recibió el título de maestría en traducción
(español e inglés) del Graduate Center de la City University of New York (Nueva York,
EE.UU.) y en 1995 obtuvo su segunda maestría, en español (rama de lingüística), de la
University of Florida (Gainesville, Florida, EE.UU.). Sus áreas de interés son la lexicografía
hispánica, la dialectología léxica del español, así como la relación entre estas y la traducción
y la interpretación del español. Sobre estos campos versan la mayoría de sus publicaciones.
Esta más reciente sale en línea en los Proceedings of the 56th Annual Conference of the
American Translators Association, congreso celebrado en Miami, Florida, EE.UU. del 4 al 7
de noviembre de 2015.
1
Quiero dar las gracias a todas las personas encuestadas que con paciencia y gentileza me
brindaron su tiempo y conocimientos sobre la lengua. Deseo agradecer, especialmente, a
Patricia Aguilar de Malpartida (peruana), Laura Marcela Castiblanco y Rafael Saavedra
(colombianos), Rosalía Susana Lastra Barrios (mexicana), Clary Loisel (estadounidense),
Carlos Mora Campos (costarricense), Libushe Moskowitz (ecuatoriana), Susana Rodríguez
Barcia (española), y Débora Simcovich (argentina), por haber leído y comentado borradores
de este trabajo, o partes de él. Cada una de estas personas aportó su propia visión y
perspectiva sobre la lengua y de sus observaciones, anotaciones, correcciones y sugerencias
he aprendido muchísimo. Sus ideas mejoraron el texto, enriquecieron su contenido e hicieron
que el trabajo quedara más pulido, coherente y completo. Desde luego, soy el único
responsable de cualquier error, imprecisión, exageración, indiscreción, chabacanería o
ramplonería que esta obra contenga.
123
174
BIBLIOGRAFÍA
ACADEMIA COLOMBIANA DE LA LENGUA (1935): Anuario. Tomo I. (1874-1910). Bogotá
(Colombia): Imprenta Nacional.
ALONSO, AMADO (1943): Castellano, español, idioma nacional / Historia espiritual de tres
nombres. Buenos Aires (Argentina): Editorial Losada.
ÁVILA MARTEL, ALAMIRO DE (1981): Andrés Bello / Breve ensayo sobre su vida y su obra.
Santiago (Chile): Editorial Universitaria.
BELLO, ANDRÉS (1847): Gramática de la lengua castellana destinada al uso de los
americanos. Santiago (Chile): Imprenta del Progreso.
BENET
MORELL, JOSEP (1978): Cortes, Diario de Sesiones del Senado, Comisión de
Constitución, Sesión número 3, celebrada en Madrid, el martes, 22 de agosto de
1978.
Páginas
16-17
(1660-1661
de
la
publicación
original):
<http://www.congreso.es/public_oficiales/L0/SEN/DS/S_1978_041.PDF>.
I
CERRÓN-PALOMINO, RODOLFO MARCIAL (2010): 17 de febrero de 2010. Lima (Perú):
<http://bajotumirada.blogspot.com/2010/02/cuzco-o-cusco-error-de-espana.HTML>.
GRASES, PEDRO (1964): Antología de Andrés Bello. Caracas (Venezuela): Editorial Kapelusz.
JAKSIĆ, IVÁN (2001): Andrés Bello / Scholarship and Nation-Building in Nineteenth-Century
Latin America. Cambridge (Reino Unido): Cambridge University Press.
MENÉNDEZ Y PELAYO, MARCELINO (1880): La ciencia española. Algunas de sus mejores
frases: <http://trianarts.com/marcelino-menendez-y-pelayo-el-casticista>.
MORENO FERNÁNDEZ, FRANCISCO (2009): La lengua española en su geografía. Madrid
(España): Arco / Libros.
MOSKOWITZ, ANDRE (2011): «Manual de dialectología hispánica: verbos variables» en
Proceedings of the 52nd American Translators Association Annual Conference. CDROM. Del 26 al 29 de octubre del 2011. Boston, Massachusetts (Estados Unidos):
American Translators Association.
— (2013): «Manual de dialectología hispánica: verbos variables II» en Proceedings of the
54th American Translators Association Annual Conference. CD-ROM. Del 6 al 9 de
noviembre del 2013. San Antonio, Tejas/Texas (Estados Unidos): American
Translators Association.
PAZ, OCTAVIO (1997): Primer Congreso Internacional de la Lengua Española, celebrado en
Zacatecas (México) del 7 al 11 de abril de 1997: <http://congresosdelalengua.es/zacatecas/inauguracion/paz.htm>
REAL ACADEMIA ESPAÑOLA (2005): Diccionario panhispánico de dudas (DPD). 1a edición.
Madrid (España): Santillana Ediciones; en línea: <http://buscon.rae.es/dpdI>.
124
175
— (2009): Nueva gramática de la lengua española. Madrid (España): Espasa Libros.
— (2010): Ortografía de la lengua española. Madrid (España): Espasa Libros.
— (2014): Diccionario de la lengua española (DLE). México (México): Espasa Libros –
Editorial Planeta Mexicana.
RODRÍGUEZ CASTELAO, ALFONSO DANIEL (1931): Sobre la lengua gallega (Intervención en
las Cortes Constituyentes, p. 47):
<https://books.google.es/books?id=VEmyVzILIdcC&printsec=frontcover&dq=obras
+de+castelao+monteagudo&hl=es&sa=X&ei=OoA2VZTDMoXAPPzAgLAC&ved=
0CCwQ6AEwAQ#v=onepage&q=obras%20de%20castelao%20monteagudo&f=false
>.
RÚBIES I GARROFÉ, MARIA (1978): Cortes, Diario de Sesiones del Senado, Sesión Plenaria
número 33, celebrada en Madrid, el martes, 26 de septiembre de 1978. Página 10
(2924 de la publicación original): <http://www.congreso.es/public_oficiales/L0/SEN/DS/S_1978-_059.PDF>.
125
176
ISSUES IN RECORDED MEDIA TRANSLATIONS OF COLOMBIAN SPANISH
Professor Anthony T. Rivas
Curriculum Development and Language Specialist, National Center for Interpretation,
University of Arizona/Tucson
Abstract: “Issues in Recorded Media Translations of Colombian Spanish” seeks to review some
dialectal features of what we can generally describe as Colombian Spanish that may be difficult
to either translate or interpret, as the case may be, for professionals who are not familiar or have
little familiarity with the Spanish spoken in this Northern South American country. This paper
does not examine technical aspects of recorded media, since this area is beyond the author’s
expertise, but rather, it focuses on the semantic issues inherent to the aforesaid variety of the
Spanish language that may come up either on recorded media or in conversational speech.
1.
ABOUT THE AUTHOR
Tony Rivas has been a presenter at different professional translator/interpreter conferences for
many years. He is certified by both The American Translators Association (ATA) and The
National Translator Certification Service, holding certifications to work as an interpreter in the
United States, California and Florida courts. Mr. Rivas is also a member of The International
Association of Conference Interpreters (AIIC), holding classifications of A in the Spanish and
English languages respectively. Tony is staff at the University of Arizona’s National Center for
Interpretation, teaching both webinars and classroom workshops for his institution, being core
faculty at the annual summer institute of court and medical interpretation held by the National
Center for Interpretation at the University of Arizona/Tucson.
In addition to being a full ATA member, Rivas also belongs to The American Association of
Language Specialists (TAALS) and the National Association of Judiciary Interpreters and
Translators.
Tony has authored and co-authored several publications for the University of Arizona, including
but not limited to Interpretapes–Medical Edition, 2nd Edition: Five Doctor-Patient Medical
Consultations, Medical Interpretapes, and The Spanish Talking Manual. Anthony has also written
and presented at ATA, NAJIT and CFI conferences on legal translation and dialectal speech
involving the English and Spanish languages.
The author has traveled extensively throughout Colombia, having visited and stayed temporarily
in Cali, Palmira, Cartagena, Medellín, Bogotá, Barranquilla, Bucaramanga, and Cúcuta. His
former wife of five-years is a native of Palmira, a city just a few kilometers away from Cali.
Mr. Rivas was born in Camagüey, Cuba, and he is a citizen of both Spain and his native country.
177
2.
ON COLOMBIAN DIALECTAL REGIONS
Colombia is the one given Hispanic American nation enjoying the highest number of dialectal
regions. These are not necessarily listed in order of importance. Linguistic technical terms are
avoided as much as possible, since this glossary is targeted to translation and interpretation
professionals, being especially beneficial to court interpreters.
The Andean Dialect
The Pastuso or Andean Dialect is spoken in the Southwest Area of Colombia, bordering with
Ecuador and sharing many of its speech sounds and words with the northern varieties of
Ecuadorean Spanish. Speakers of the Andean Dialect usually pronounce differently the “ll” in
“calló” (“calió”) and the “y” in “cayó” (“cayó”,) as traditionally done in Castilian Spanish. In
some locations, the “strong /r/,” as that in “carro,” is pronounced like an /s/, the speaker´s vocal
chords´ sounding while the tip of his/her tongue points upwards towards the front of the palate,
similar to Costa Rican Spanish.
The Atlantic Coast/Caribbean Dialect
The Atlantic Coast or Caribbean (“costeño”) Dialect is spoken on Colombia´s Atlantic Coast.
Many of its features, such as those of the Spanish spoken mainly in City of Cartagena
(Department of Bolívar) as well as in the City of Montería (Department of Córdoba), and to a
lesser extent, that spoken in the City of Barranquilla (Department of Atlántico,) match those of
Caribbean Spanish, specifically Cuban Spanish. The /s/ sound in syllable-final position is
pronounced similar to a US English /h/ sound at the beginning of a syllable (such as the the /h/
sound in “home.”) In “El vallenato es música de la Costa,” the /s/ in “es” and that in “Costa”
would sound something like a US English “h” (es = eh/Costa = Cohta.) The “golpea’o” feature is
the gemmination or consonant-sound assimilation (becoming phonetically like or speech
soundwise) of (liquid consonants) [r] and [l], in syllable final position, to the speech sound that
starts the next syllable, for instance, “caldo” [kál-do] is the so-called standard Spanish, [kád-do]
is “golpea’o;” “calco” [kál-ko] is the so-called standard Spanish, [kák-ko] is “golpea’o,” “gordo”
[gór-do] is the so-called standard Spanish, [gód-do] is “golpea’o.” Gemmination or assimilation
of speech sounds [r] and [l] is distinctive of some geographical areas of Western Cuban Spanish
(City of Havana, Province of Havana, and Matanzas), and since many Cuban immigrants are
native speakers from these three parenthetical locations, this speech-sound feature is attributed
by non-Cuban Spanish speakers outside of Cuba to all speakers of Cuban Spanish. Nothing could
be further from the truth. However, some Colombian Atlantic Coast speakers sound “more
Cuban like” than their other “costeño” counterparts. The “golpea ´o” phenomenon is heard from
Sabanalarga down south to the Department of Cordova, covering the southern half of the
Department of Atlantico, the northwestern area of the Department of Bolivar, the western area of
the Department of Magdalena, the northern coastal areas of the Departments of Chocó and
Antioquia (the stress is on the “ó” not on the “i”,) and the Departments of Sucre and Cordoba in
their entirety. It does not manifest itself in the Departments of Guajira, Cesar (the stress is on the
“á”,) on the North and East ends of the Department of Magdalena or the northern half of the
Department of Atlantico. While some authors claim that the “golpea´o” feature is also heard in
Puerto Rico, this is not actually the case, as Puerto Ricans can easily detect Cuban speech on the
basis of [r] and [l] assimilation or gemmination to the speech sound that begins the following
syllable because this speech-sound feature is not indigenous to Puerto Rican Spanish. One of the
178
phonological features distinctive of Puerto Rican Spanish is the conversion of speech sound [r]
into [l] in syllable final position, for instance, “perdón,” [per-dón], standard, [pel-dón], Puerto
Rican Spanish; “Carmen” [kár-men], standard, [kál-men], Puerto Rican Spanish; “carta” [kár-ta],
standard, [kál-ta] Puerto Rican Spanish.
The Cundiboyacense Dialect
The Cundiboyacense Dialect mostly prevails in the Departments of Cundinamarca and Boyacá.
Either “sumercé” or “su merced” (some of the historical predecessors of “usted,” see Cervantes´s
Don Quixote ) is used as the formal second-person singular pronoun. The "ustedeo" is
widespread in this area, meaning that “usted” is used in informal speech, the way “tú” and “vos”
are used in other dialects of Colombia and other countries. Except for Panama, in which the “tú”
form of informal address is used, “vos” is used at least in Nicaragua, Honduras and other Central
American nations, as well as in the Departments of Valle del Cauca, Antioquia, Risaralda,
Caldas, and Quindío, together with Argentina. In the rest of Hispanic American nations and
Spain “tú” is used as the informal form of address. It should be noted that some older speakers in
the Cuban Provinces of Camaguey and Ciego de Ávila may use “vos” in informal speech, but as
a result of the political change in 1959 and interprovincial population changes, the “voseo” has
practically become lost in Cuba.
The Chocó or Pacific Coast Dialect
Allegedly influenced by African languages brought by slaves to the New World, this dialect is
spoken in both the Department of Chocó and throughout Colombia´s Pacific Coast. Typically, /s/
in syllable-final position is often pronounced as [h] or omitted. The pronunciation of /s/ as [h] in
syllable-final position is also prevalent in Colombia's Atlantic Coast Dialect, Panama, Caribbean
Spanish, the Canary Islands, and some areas of Andalusia. The complete omission of /s/ in
syllable-final position is also heard in Dominican Spanish and in some dialects of easternmost
Cuba. In Colombia´s Pacific Coast Dialect, word-final /n/ is rendered as an “n” pronounced with
the back of the tongue touching the back of the roof of the mouth (the velum,) as it mostly
happens in Cuban Spanish. The /d/ is replaced by /r/ in some words, and syllable-final /l/ and /r/
are often merged with or assimilated to the following consonant (“Carmen” would be
“Cammen”) in a way similar to the speech in some areas of Western Cuban Spanish, as
discussed above.
The Eastern Plains or Llanero Dialect
This dialect is spoken on the eastern plains of the country from the Cordillera Oriental (Eastern
Andes) up to and into Venezuela. It is notably influenced by indigenous languages with specific
different intonations on the Colombian and Venezuelan sides.
The Opita Dialect
In general, the Opita Dialect is spoken in the Departments of Tolima and Huila, mostly in the
central and southern areas of the Magdalena River Valley. This dialect is presumed to manifest a
heavy influence from indigenous languages. Noted for its slow cadence and singular intonation,
the “zeta” (z) and the “ese” (s) are pronounced like an (ese), thus, speakers would pronounce
“caza” and “casa” in the same manner, as it happens in all Hispanic American and Canary Island
dialects as well as in certain Andalusian dialects. “Usted” is applicable to friends, family and
strangers (or “vusted,” a historic predecessor of “usted,” in some rural areas.) This generalized
use of the “usted” form of address is referred to as “ustedeo,” and it is also used in Venezuela´s
179
State of Táchira. “Tú” is becoming the norm in many young people, and the use of “vos” is
either minimal or non-existent in this dialect.
The Paisa Dialect
Spoken in the Colombian Coffee Belt (the “Eje Cafetero”), the Paisa Dialect became spread in
the early 19th Century from Antioquia to other nearby areas as settlers from the preceding region
moved to and became established in the now Departments of Quindío, Risaralda, and Caldas.
From a culinary standpoint, these three departments and the current Department of Antioquia
share the same dishes which are the hallmark of this area, one of them being the well-known
“bandeja paisa” (Paisa Tray), usually comprised of white rice, big red kidney beans, pork rinds, a
steak or finely ground beef, a fried egg, an “arepa” (a type of Indian corn bread) and at times a
piece of avocado. All of these departments are collectively referred to as The Old Caldas (“El
Viejo Caldas). The people who speak the Paisa Dialect pronounce speech sound /s/ as Northern
and Central Spaniards do, it being referred to as a “thick” /s/ (“`ese´ espesa”.) Paisa Dialect
speakers use “vos” instead of “tú” in informal speech. This dialect has a reputation for having
quite a number of clever sayings (“¡Ave María, pues!” – Holy Mother of God! etc.)
The Island Dialect
Spoken in the Islands of San Andrés, Providencia and Santa Catalina, all located in Colombia´s
Caribbean Area, this dialect is comprised of Caribbean Spanish mixed with English language
intonation.
The Rolo or Bogotá Dialect
The Colombian dialect spoken in the capital city of Bogotá is referred to as the Cachaco or Rolo
Dialect. Bogotanian Spanish is the “standard prestigious” regional variety probably because of
its “traditional Spanish” speech sounds, such as conservation of syllable final /s/, preservation of
speech sound /d/ in the “–ado” suffix, and maintenance of the traditional distinction between the
/y/ “cayó” and the “ll” (“eye”) in “calló,” pronounced “calió” in Bogotanian Spanish. It is worthy
of note that in practically every dialect of Spanish, “cayó” and “calló” are pronounced the same
/”cayó.”) This last trait is also present in the Pastuso or Andean Dialect.
The Santanderean Dialect
By and large, this dialect is spoken in Northeastern Colombia, in the Departments of Santander
and Norte de Santander, bordering with Venezuela. As noted for the neighboring
Cundiboyacense High Plateau and Venezuelan State of Táchira, the “ustedeo” (see the preceding
explanation) is used extensively.
The Valluno Dialect
The Valluno Dialect is spoken in the Valley of the Cauca River between the Western and Central
Highlands. The “voseo” (“vos” instead of “tú,” together with its applicable verb forms) is used in
Cali, the capital city of the Department of Valle del Cauca. Valluno has many of its own words
and expressions alien to all other Colombia Dialects. A typical Valluno greeting is "¿Q'hubo vé,
bien o qué?" Also, as it happens in Medellín, "¿sí o no?" is usual when seeking agreement or as a
crutch term. In Valluno, thong sandals are “chanclas,” and a bag (“bolsa” in the rest of
Colombia) is called “chuspa,” a Quechua-language word. By the way, one of the meanings of
180
“bolsa” is “dummy” or “stupid” in the Valluno Dialect. Its standard Spanish-language meaning
of “bag” coexists with “chuspa” in this Colombian dialect.
Parlache (Colombian Youth Slang)
Parlache is urban slum youth slang originally from Medellín, Department of Antioquia. It sprang
forth from Medellin slum neighborhood (“comunas”) youth slang, and then it became augmented
by suburban youth slang from the cities of Bogotá, Cali, Barranquilla, Pereira, and Bucaramanga,
whose individual dialectal regional speech varies from one to another. Initially, it was a type of
underworld slang. Nonetheless, Parlache has spread to high and middle class urban youths. It has
also influenced informal speech of other areas of Colombia as a result of its inclusion on the
media.
Peculiarities of Colombian Dialects
As strange as it may sound, amongst lower and mid socioeconomic level speakers, husband and
wife could refer to each other as “mijo” ( my dear boy) and “mijita” (my dear girl) respectively.
On the other hand, sons may be called “papito” (daddy) and daughters “mamita” (mom), all of
the preceding being terms of endearment.
Colombian Spanish shares a distinctive feature of Cuban Spanish, also heard in Costa Rican
Spanish, this being the usage of diminutive suffixes “ico-“ and “-ica“, instead of the most
frequent “–ito” and “–ita,” with stems ending in “t” (patico.) This diminutive suffix can also be
applied to adjectives and verb gerunds, for instance, “corriendo” ("running,") “corriendito”
("scurrying"); it is additionally applicable to adverbs—for instance, “ahora” ("now,") “ahorita”
("right now"), and prepositions, “cerca a” ("next to",) “cerquita a” ("right next to"). Note the
usage in Colombia of dialectal prepositional variant “cerca a” instead of the standard “cerca de.”
Diminutive endings can be used in both a noun and an adjective within the same phrase.
Compare “un tinto caliente” ("a cup of hot coffee,") with “un tintico calientico” ("a nice cup of
hot coffee.") The suffix –ío enhances the amount meant; for instance, carro (car), carrerío
(row/line/bunch of cars.)
The following is a short glossary of Colombian Spanish that might be helpful when encountering
the colloquial speech and slang used in recorded media or by some witnesses in legal
proceedings.
3.
SHORT GLOSSARY OF COLOMBIAN REGIONAL/DIALECTAL SPEECH
A
a carga montón - messy, half-baked, sloppy
a la lata - a lot, a ton
a medias cañas - tipsy
abrirse - to split (to leave)
adelantar - to perform, carry out, conduct, effect; to undergo
afán - hurry
afanarse - to worry; to hurry
aguacate - cop, pig (police officer)
181
ahorita - now, this minute
ají - grease (bribe); hot sauce
ala - dude, guy, pal, girl etc. [variant of ola, vocative usage]
alentarse - to get back on your feet ( to recover from an illness)
alistar - to get ready
alita - (see ala)
amá - mom
amañador - cozy
amañarse - to get used to, to feel at home
andén - sidewalk
antejardín - front lawn, front yard, front area (of a house or building)
antibala - bulletproof
apá - dad
aparato - ki, key [kilogram, drug slang]
apartado aéreo - post office box
aporrear - to slip (accidental fall).
arepa - arepa (roll made with ground corn)
arepa - dull
arepa - lezzie, lez, lesbo
arepear - to engage in lesbian sex
argolla - wedding band, wedding ring; ring
argollerismo - one-sided deal; opportunism
argollero - opportunist
arma de dotación - service weapon (law enforcement)
aromatizar - to season
arrecharse - to go beserk
arrecho- horny (desirous of sex); tough (difficult); spicy, hot (in reference to food)
arrimarse - to come over, to drop by
asadero - chicken bar-b-que grill (eatery)
aseador - cleaning or maintenance person
atropellado - victim (noun), abused (adjective)
AUC - paramilitary forces (Autodefensas Unidas de Colombia - United Self-Defense Forces)
automotor - motor vehicle
autoparte - spare part (car)
azarar - to worry
azaro - worry, concern
azul - traffic cop
azul bruma - dark blue
B
bacán, bacano, bacana - someone or something cool, kind, friendly.
bala - "bala" plantain (plantain seasoned with oil and garlic)
baldado - bucketful
balina - ball bearing (car)
bandera - (see “boleta”)
bareto - joint (marijuana cigarette)
182
barra - a grand (one thousand Colombian pesos)
basuco - cocaine paste [akin to crack cocaine, but not the same thing, it is also smoked, then,
Colombian crack.]
boleta (depending on the region, but mostly the following)- tacky, ordinary, cheap, nasty, corny.
bomba - gas station; balloon (children´s type)
botadero - garbage dump
botar corriente - to piss in the wind
brazalete - arm band (used by the paramilitary forces as well as the FARC and ELN guerrillas.)
brilladora - floor-polishing machine
brutal- super cool, really awesome
buitrón - stack
burgomaestre - mayor
burundanga - scope (scopolamine, a synthetic version of a naturally occuring deliriant found in
Belladona and Datura plants. It is given by criminals to their victims to rob them, etc.)
buscapersonas - beeper
busero - bus driver, jitney driver
buseta - jitney
buso - turtle neck sweater
C
cachaco - Bogotanian; person from Bogota and nearby areas; good-mannered; snappy dresser;
Bogotanian speech (Bogotanian Spanish)
cacharrería - novelty shop
caer - to drop in on somebody, to pop in
cagar or joder to tease, to mess with something or someone, to cause damage.
caja - coffin
cajita - pager (beeper)
caleta - stash
caliente - dangerous.
calza - tooth filling
calzar - to fill a tooth
cambiarse - to move (from one dwelling to another)
camello - gig (employment)
camioneta - pickup truck (usually); it could be an SUV too, out of context, go with pickup truck
campero - jeep
caneca - waste basket; drum (in coke labs)
cansón - pest
capo - kingpin (generalmente en el narcotráfico)
cara de mondá - prick face
cara de mondonga - gut face (euphemism of cara de mondá)
caramelear - to sweet-talk
careo - witness confrontation hearing (legal)
carreta - fib, whopper (jerga para referirse a la mentira)
carro de aseo - garbage truck
carro de doble - four wheel drive car
casa coche - motor home, recreational vehicle
183
casa de inquilinato - guest house, rooming house
casco urbano - urban area
caspa/calilla- a pain (a badly-behaved person)
catorce - a favor
cauchar - to mess up
cauchito - rubber band
caucho - rain coat; rubber (condom)
ceba - (see “boleta”)
cédula - identity card
cedular - to issue an identity card
centro asistencial - health care facility
citófono - intercom
closet - closet (anglicism)
cobijar - to include
cocacolerío - bunch of teens
cocacolo - teen (old slang)
cocineta - kitchenette
cochinarse - to be dirty (to be incriminated)
cojo - weak or lacking sense.
colaborar - to help
colectivo de abogados - legal team, law office
colombina - "colombina" (round piece of candy or chocolate)
color champaña - light yellow
¿cómo se le ocurre? - How dare you? How can you even think of it?
comando de policía - police headquarters
comedero - feeding trough (farming term)
comer más que hijo de sirvienta - to pig out
comerse a alguien - to bang, to ball (to have sex)
computador - computer (mostly masculine in Colombia)
con pelos y señales - down to the tee (in fine detail)
conceptuar - to issue an opinion (legalese)
conejo - hoodwinking (double cross)
contabilista - bookkeeper, accountant's aide
contendor - contender (anglicism)
contestar a lista - to answer a roll call
contraevidencia - verdict notwithstanding the evidence (legal ruling)
coquero - coke dealer
coquetín - Mr. Flirt (a guy that flirts with many women, lacking a serious relationship)
corbata - cushy job
coronar - 1. to wrap up (a deal) successfully 2. to score big (as per context)
corregimiento - rural township (goes back to the times of the Spanish "corregidor")
correo de las brujas - (See enterarse/traer por el correo de las brujas)
correr pliego de cargos - to file or bring charges (legalese)
corroncho - riffraff; slowpoke (stupid); super tacky or low class, disparaging term applied to
people from Colombia´s Caribbean Area/Coast; like a child with a new toy (someone who has
184
something new, and he/she is eager to use it because he/she have never had anything like that
before.)
corroñoso - (see corroncho)
coso - key (drug slang)
cuál, cuáles - (In questions, it´s usually translated as “what,” for instance, “¿cuál plata?” –what
money?)
cuadro - guy, dude, buddy (vocative usage, Colombia´s Caribbean Seaboard)
cuchi-barbie- cougar (a female oldie who dresses and acts much younger than her age.)
cuchito, cuchita - old timer
cucho, cucha - old timer; also, el cucho - my old man (father); la cucha - my old lady (mother),
context is important here.
Curramba - Barranquilla
currambero - person from Barranquilla
curuba - Andean passion fruit
curul - seat (as regards those in the Colombian Senate or House)
CH
chanfa - government cushy job, sinecure (formal equivalent)
chanfaina - (see chanfa)
chanclas - thong sandals (Valle del Cauca)
chapa - door lock; denture
cheque chimbo - bad check
chévere- cool, nice, admirable.
chicharrón - hot potato (meaning “trouble”)
chichigua - nickel and dime, peanuts (an insignificant amount)
chimba - prick (male sexual organ); bogus, false. When used as an item of comparison it denotes
an extreme attraction to something, such as “¡Eso es una chimba de carro!” ("That car is cool!”).
It´s deemed vulgar, but it´s commonplace in Medellín and other places. It can be intensified by
the prefix re—“¡Qué rechimba!” - "How awesome/cool!"
chimbo - false, bogus; cock, prick; bullshit!
chino - kid (especially in the Bogota area.)
chiva - “chiva” bus (an artisan rural bus or artisan musical bus, as the case may be); scoop
(news); loaded dice, paddy wagon (last two are infrequent)
chivato (infrequent) - snitch, rat, stoolie, “sapo” is the usual word for the preceding slang
chocha- pussy (female sex organ); hard headed; opossum (Valle del Cauca); slut, prostie callgirl
chuchada - dirty trick
chuchar - to ball, to bang (to have sex)
chuchear - to snack
chuchero - street vendor
chusco - cute
chuspa - bag, especially plastic bag (Valle del Cauca)
chutear- to kick.
D
dar carga - to be a pain, to give a hard time
dar de baja - to waste (kill) (other standard Spanish meanings are also applicable)
185
dar papaya - to ask for it (such as flashing money in criminal areas, etc.)
dar plomo - to shoot, to spray with bullets
dar soroche - to pass out
darle fuego a la gente - to lead people on
de la verrionda - awful, humongous
¡de más! - really!
de pronto - maybe, perhaps
decolar - to take off (aircraft)
demasiado - very, real
desmembrada - broken
detención precautelativa - pre-trial detention (legalese)
dinero a rédito - money earning interest
división de la policía antinarcóticos - Colombian drug enforcement police
doctor - counsel, attorney; “doctor” is also in Colombia used to address big shots or to flatter
someone, the equivalent would be “sir” said in a very respectful tone of voice. The saying goes:
“En Colombia, todo el mundo es doctor.”
droga - medication, drug; narcotics, drugs
droguería - pharmacy (it isn´t a "drug store," since it sells medication exclusively)
E
echar cañas - to tell fibs (lies)
¡eche! - hey!
edicto emplazatorio - summons (legalese)
edil - councilman, city commissioner, freeholder (NY and NJ)
eleno - ELN member
ELN - National Liberation Army
embarrar- to mess up, to get in trouble.
embolado - last
embolador - shoe shine boy
embolar - to shine shoes
embolatar - to misplace, to two-time (less frequent)
embolatarse - to misplace; to be tied up; to get mixed up
embluyinarse - to dress in blue jeans
empiyamar - to dress in pajamas
emputado- super upset, ballistic
encaletar - to stash
encaletarse - to stash oneself (to hide)
encanar - to place in the slammer (same as in Cuban Spanish)
encartarse - to be stuck [with something]
encochinar - to stitch somebody up (incriminate)
encomienda - (postal) package
enguayabarse - to get a hangover; to get the blues
enterarse por el correo de las brujas - to hear it through the grapevine
entucar- to make out.
enverracarse - to lose one's cool
escogencia - selection
186
escogimiento - selection
escuadra - pistol
esculcar - to search
esculcón(a) - nosy
esfero - ballpoint pen (especially in Bogota and the Department of Cundinamarca.)
estadero - roadside/highway bar
estanco - liquor store
estanco (de agua) (farm setting) - well
estanquillo - Government Liquor Store
estar caleto - to be loaded with money
estar cauchito - to be okay, ready or fine
estar cogido de la noche- to be late for something; to be overdue for something
estar en la olla - to be flat broke
estar en la orina - to be in a crummy mood
estar en mora de - to be overdue for
estar galleta- to be top-notch
estar mama´o - to be beat, to be dead tired
estar más enfermo que un verriondo - to be as sick as a dog
estar tragado de - to have a crush on (to be in love with)
estar verraco - to be mad (angry)
¡está verraquísimo! - it's super!; he lost his cool!
estrato - urban tier (Colombian big cities are divided into “estratos,” the higher the “estrato,” the
more expensive the tier)
experticio - expert testimony (legalese)
extracto - statement (with reference to bank statements)
F
faltón - heel (thief)
FARC - Revolutionary Armed Forces of Colombia
fariano - FARC member
filo - hunger
flojo - lazy; chicken, scaredy cat
fondo ganadero - rancher's fund
foto tamaño cédula - a photo 1 1/4" X 2 1/4"
franela - t-shirt
fregar - to pester, to bug; to mess up
frenillos - braces (teeth)
fresco - what-me-worry attitude; as an exclamation (“¡Fresco! - Cool it!)
fuerza pública - armed forces and police
fufa - slut, prostie
fufurufa - (see “fufa”)
fumigar - to waste (kill)
furgón - van; trailer
furgoneta - van
187
G
gallada - crowd, bunch
galleta . poop (human feces, see also “pasárselo por la galleta.”)
gallinacear - to womanize
gallinazo - womanizer
galpón - chicken coop
gamin - street child; ill-mannered
ganado de levante - cattle for raising
ganar la arepa - to bring home the bacon
ganarse una maraña - to make some extra bread (money)
garra- (see “boleta”)
gas - tacky, nasty.
gasolinera or gasolinero- a "gold digger".
góndola - dumpster
gonorrea - evil, loathsome.
goteras - outskirts (of a city)
gripa - the sniffles (common cold)
guandoca - slammer, can
guaricha- (applied to women) vulgar: bitch (such as- ¡India guaricha! — You ho'!)
guaro - rifraff
guayabo - hangover; blues
H
hablar paja - to talk nonsense; to tell lies
hacer arepas - (see arepear)
hacer mercado - to go grocery shopping
hacer unas vueltas - to run some errands
hacienda - cattle ranch
¡hágale! - go for it!, get down to it!, get cracking!
hembro (amongst females or gays)- hot-looking
hidrante - hydrant (anglicism)
hijo de puente - SOB
hoja de vida - résumé
huevón - dumb ass, lazy bones; used amongst men jokingly- ¡Ay huevón! — Oh, man!
huevos perico - (See “perico”.)
I
iguazo - (see “boleta”)
impedimento - motion to withdraw for cause (legalese)
incriminado - defendant (legalese)
indagatoria - unsworn statement proceeding (legalese)
inmovilizar - to impound (legalese)
instalar - to open up, to begin
interiores - underwear
188
J
jalador - heel (thief); hard-working
jarto - sick and tired of something (“¡estoy jarto de esto!” I´m sick of this!)
jartera - drag (“¡qué jartera!” - what a drag!)
jefe de patios - bay supervisor
jeta - trap (mouth)
joder - to pester or annoy (not as obscene as in Spain or other countries)
judicializar (legalese) - to prosecute
juez de instrucción - magistrate, police judge (legalese)
jurado de conciencia - trial jury (legalese) [juries were done away with in Colombia.]
jurado popular - (see jurado de conciencia)
juzgado de instrucción criminal - criminal magistrate court
juzgado de reparto - case-assignment court (legalese)
juzgado promiscuo - civil and criminal court (legalese)
juzgado superior - trial court (legalese)
K
kárdex - multiple-tray cabinet
L
La Heróica - Cartagena (City on Colombia´s Caribbean coast.)
la tomba - the cops
lady - lady (cocaine)
latonero - body and fender man
levantamiento de cadáver - inquest (legalese)
levantamiento de demanda - abandonment of claim (legalese)
levantar - to raise (person or animals - "criar")
levantar- to score with a woman or a man (such as- Me levanté una vieja anoche — "I picked up
a broad last night"); to beat someone up.
levita - priest
ligar - to give money, to bribe.
línea - bus
línea - line (drugs; from the English “line of cocaine”)
listo - O.K., fine (used often in phone conversations)
LL
llanta - tire (as in most of Latin America)
llave - main man, good buddy
loco - guy, dude
lote de engorde - land for fattening cattle
lulo - naranjilla, green orange
M
machetero - half-baked (as in a "half-baked job"), sloppy
madrazo - insult to someone's mother
mágico - (drug) dealer
189
magistrado - justice (appellate and supreme court levels)
mal puesto - spell, witchcraft
¡maldinga! - darnn it!
malparido - (vulgar) bastard
maluquera - sickness (illness)
mamadera de gallo - (see mamar gallo)
mamar gallo - to pull one's leg
mamarse - to put up with
mamita - my dear girl/child, honey (term of endearment)
mamola- no way
mansarda - attic
mañé - low class, rifraff
mañé- low-class, nasty
maracuyá - passion fruit
maraña - extra bucks (additional money)
marica (literally "faggot")- dude, good buddy, my man (term of endearment used amongst
friends, depending on the tone of voice, it can be understood as an insult. )
mariconadas- joke around (Deje las mariconadas. - Stop joking around)
marimba - grass (marijuana)
marimbero - grass dealer (marijuana dealer)
marrano - victim (“hit men call their victim “marrano”)
masato - "masato" (fermented sweet drink made with rice or corn)
matamaleza - weed killer (substance)
matrero - double-crosser
mechas - hat (hair); rags (“clothing,” is another possible meaning applicable to the Department
of Valle del Cauca.)
mechero - messy hat (messy hair)
Medallo - Medellin (city in the Department of Antioquia)
mediasnueves - mid-morning snack
medicina prepagada - HMO-type health insurance
menajes - furniture
mercado - groceries (See also “hacer mercado”)
mercadotecnista - marketing major; marketing specialist
merced - (See “su merced.”)
meter la pesuña - to goof up
meterse en la grande - to get into deep water (over your head)
mierda - super mean
mi´jo, mi´ja - honey /between husband and wife); my good friend (between friends)
minar - to eat pussy
miquingo - short, small
mondá - (vulgar) prick, cock, dick
mono(a) - blond or red haired; fair-skinned; American guy
mosca - quick, fast, alert, on your toes
motocleta - motorbike
movilizarse - to travel, to go, to move
mula - tractor (front portion of tractor-trailer)
190
N
narco - drugdealer
necropsia - autopsy
negrear - to blackball, to blacklist
nerdo(a)- nerd, geek.
neumático - tube (tire)
nieve - snow (cocaine)
no pararle - Elliptical term for the following entry
no pararle bolas a algo/alguien - to not worry about something/someone; to not pay attention to
something/someone
noche de brujas - Halloween
nonas - nope
nones - nope
Ñ
ñero - low-class, nasty
O
ola - dude, guy, buddy, pal, girl etc. (variant of ala)
once - late morning snack (usually after 11:00 A.M.)
P
pachanguero - party animal (Valle del Cauca)
¡paila! - No dice! (nothing happened!)
paja - nonsense; lie
panel publicitario - billboard
panela - brown sugar loaf
panocha - box, cunt, pussy
pantaloncillos - men underwear
pantalonetas - shorts
papayazo - stroke of luck
papayera - combo (small musical group)
papito - my dear boy/child, honey (term of endearment)
paquete - a mill (a million in money of any denomination)
paraco -paramilitary force member
paracos - paramilitary forces
paramilitar - paramilitary force member
paramilitares - paramilitary forces
parce - see “parcero”
parcero- buddy: it originally "partner in crime"
parlache - Medellin local slang
parqueadero - parking lot
parrilla - motorbike passenger seat
parrillero - motorbike rider (as opposed to its driver)
partir - to fine (for a traffic violation)
pase - driver's license (official name: pase del DATT); line (of cocaine)
191
pastel - cheat sheet
pastelear - to fence straddle (politics); to make cheat sheets
pastelero - cheater (on tests)
patas de catre - bowlegged
patente - driver's license
pat'eperro - free-spirit; street wanderer
patio - bay (gas station)
patota - crowd, bunch
paz y salvo - tax payment certificate (legalese)
peatonalizar - to close off a street to vehicle traffic
pechi - smoke (slang for cigarette)
pela'o - kid
pelarse - to love, to like (me pela bailar = I love to dance)
pelea de toche y guayaba madura - a no-win situation
pelota - dummy, cluck
peluqueada - haircut
peluquearse - to get a haircut
pena - buddy, pal
pena moral - pain and suffering
pendejada - dumb thing; nonsense
pendejear - to act foolishly; to talk nonsense
pendejo - dummy
pepa - pellet (in airport cocaine swallower-type cases)
perder días - to miss days (from work, etc.)
perder el año- to flunk for the year; to kick the bucket (to die)
perder el examen - to flunk the exam
perder exámenes - to fail tests
pereza - bummer (“¡qué pereza!” - what a bummer!)
perico - scrambled eggs with tomato and onions; snow, blow (cocaine); small cup of coffee
perica - snow, blow, lady, nose candy (cocaine)
peritazgo - expert's opinion (legalese)
picapulmón - smoke (cigarette)
pichar- to bang (to have sex) (2) to down pop (“drink beer.”)
pieza probatoria - exhibit (legalese)
¡pilas! - on your toes, get on the stick
piloso - eager beaver
pillar - to get the idea of something
pisacorbata - tiepin
pisarse - to split (to leave)
pito - horn (vehicle); prick, cock
placa - license plate; badge
placas - license tag
plagiario - kidnapper, abductor
plagio - kidnapping, abduction
pliego de cargos - charging document
plomo - bullets
192
ponencia - justice's opinion (in a legal context)
poner al pelo - to hone up, to sharpen up
poner conejo - to double cross
ponerse las pilas - to get on the stick, to get in gear
ponerse titino - to get spruced up
ponina - money pool (same as in Cuban Spanish)
porfa - please.
potrero - barn
prendido - tipsy
proferir - to issue (legalese)
Programas de Justicia y Paz - Justice and Peace Programs
público - pay phone
puente - long weekend
Q
que… (the Colombian use of “que” can be confusing at times because it is devoid of meaning in
certain cases; one may ask “¿Cuándo regresan tus hermanos?” and the answer could be “Que
vienen pronto”. The answer would be literally rendered as “They say they are coming soon.”
However, in this case, “que” is there just to occupy space because the person that answered
meant “They are coming back soon.” Furthermore, “que” is devoid of meaning in expressions of
gratitude, such as “Que gracias.” It merely means “thanks.”)
quebrar - to waste (to kill)
quedar bien - convenient (cuando te quede bien - whenever it's convenient)
¿qué hubo? - what´s new? what´s up?
¿Q'hubo vé, bien o qué? - What´s up? Everything okay? (heard in Valle del Cauca)
quemar - to backstab
¿qué más? (greeting) - what´s new? what´s up?
R
radiopatrulla - patrol car
rallar el cuaderno - to screw to bang (have sex with) someone else´s man or woman
rancho - shack; house; food preserves
raponar - to snatch
raponazo - snatching
raponero - snatcher
rasca - tipsiness (high on alcohol), “coger una rasca” - to get loaded (boozed up)
rebuscador - go-getter (an aggressively enterprising person)
rebuscar - to hustle (along the meaning of urban slang, “anything you do to make money”)
rebuscarse - (see “rebuscar”)
recomendado - package [more common]; certified package
Red de Solidaridad - (stays the same) or Solidarity Network
redesbanco - commercial bank loans rediscounted by the Central
registraduría - vital records office
registro civil - vital records office
relleno sanitario - garbage dump
rendir - to cut (drugs)
193
repicado - abrasive
requisar - to frisk
reserva sumarial - pre-trial privileged information (legalese)
resguardo - indian reservation
retén - checkpoint; tollbooth; roadblock
retén móvil - mobile police station
retroexcavadora - backhoe
revisor fiscal - tax auditor (legalese)
riata - scum (applicable to males)
rin - rim (of a tire)
Rolo(a)- Bogotanian; Bogotanian speech (Bogotanian Spanish)
ropa informal - informal attire (anglicism)
rumbear- to go partying: to make out
S
sacar el guayabo - to get over the hangover; to get over the blues
sacar la chispa - to fly off the handle
sacar la piedra - (see “sacar la chispa”)
saldo en rojo - overdraft; "balance in the red"
saludes - regards (“Dale saludes a tu amá” - Give my regards to your mom.)
salsamentaria - deli (Colombian-style)
sanitario - toilet
sapear - to snitch, to rat on
sapo - snitch, rat, stoolie
sardino (a) - kid
sector - area, district
sentar a manteles - to sit at the table (for a meal)
ser uña y mugre con - to be real tight (close) with
ser verraco - to be a whiz (at something)
¿sí o no? - right or wrong? (Used when seeking agreement from the other speaker; Valle del
Cauca, Antioquia)
servidor público - public servant
sindicación - charge (legalese)
sindicado - defendant (legalese)
sindicar - to charge (legalese)
siquiera - fortunately
sisas- yeap
su merced - you (singular or plural respectful form)
soroche- see “dar soroche”
T
taco - traffic jam
taladro - kiddie-fiddler (pedophile)
tamaño cédula - 4" X 2 1/4"
tapadito - stashed
tapar - to stash
194
taponar - to seal off; to barricade
tarro - can
tegua - witchdoctor; herb doctor
tele - "tele" (a card game)
tenaz - rough, difficult, hard (“Ese examen estaba tenaz. - That was a hard test.)
teso- whiz (someone who is very good at doing something).
tetear - to sweet-talk
tiquete - ticket (train/airline); stub, claim check
tirar - to bang, to ball (to have sex.)
toche - turkey; mad, upset
todero- handyman; jack of all trades
tomba - see “la tomba”
tope - meeting
torcer - to corrupt someone (by bribing, etc.)
trabajar con las uñas - to work like a dog
tractocamión - tractor-trailer
tractomula - tractor-trailer
traer por el correo de las brujas - to sneak into the country
tragado - see “estar tragado de”)
trancón - traffic jam
traquetear - to deal (drugs)
traquetero - dealer (drugs)
traqueto - dealer (drugs)
trastear - to move [from one dwelling to another]
tribunal - court of appeals (legalese)
tribunal superior - court of appeals (legalese)
trillar - to make out
tula - duffel bag
tuso - pockmarked; skinhead
U
un AUC - a paramilitary force member
unión libre - domestic partnership, live-in relationship
urna - coffin
usted - you (In some areas of Colombia, there is a strong use of the “ustedeo.” This means that
formal “you” (usted) is used even between husband and wife as well as close friends. This usage
is pervasive in Santander and Norte de Santander. As a result, the “ustedeo” form of address is
used by the people who were raised and live in the Venezuelan State of Tachira, which borders
on Norte de Santander, especially in the cities of San Antonio and San Cristóbal.
V
vaca - money pool
vacuna - “protection” fee
vaina - thing; gizmo; issue (problem)
varar - to break down (“se me varó el carro” - my car broke down)
varillo - joint (marijuana cigarette)
195
veeduría - watchdog commission; supervisor's office
vergajo –(vulgar) prick (as in US English, on the one hand, this word refers to man´s penis and
on the other, to a despicable person, usually a man.)
verraco - guy, dude
verraco(a)- ballistic (angry); awesome (worthy of admiration); el Verraco - the Man, the Guy to
Go to; tough (hard to deal with) (Important Note: “Verraco” is one of these words linguists call
“polysemic,” meaning that the word may have different meanings as per its context, so care
should be taken when selecting its context-based meaning.)
verraquera - gasser, blast; anger (“coger tremenda verraquera - to fly off the handle); “¡Ese man
es la verraquera!” (That guy is it! That guy is the greatest of them all!)
verrionda - bummer (¡qué verriondera! - what a bummer!)
verriondez - (see “verriondera”)
versión libre - unofficial, freestyle; unsworn statement
vicha - cap
video- lie; overreaction; a beef (an issue or problem.)
vieja- broad, chic, gal; mom (less frequent)
viejito - see “viejo”
viejo - guy, dude, buddy; dad (less frequent).
¿Vientos o maletines? (greeting when joking around)- What´s cookin´?
vincular - to join
volqueta - dump truck
volquetero - dump truck driver
vos - you (familiar singular, it´s never used to address strangers; heard in Antioquia and Valle
del Cauca)
Y
yeyo- on-the-edge (very scared or worried); lightheadedness, sick-like feeling
¿y de la guayaba qué? - where´s the beef?
Z
zanahorio - square, prim and proper , straitlaced (conventional people who neither drink nor
smoke, etc.)
zona verde - green area (grass)
196
VACCINES: PAST, PRESENT, AND FUTURE
Tapani Ronni, PhD
Abstract: This brief review of vaccines is aimed at medical and scientific translators. A
vaccine is any biological preparation that enhances immune response in order to either
prevent or treat a disease. Historically vaccines have been manufactured using killed or
weakened (attenuated) microbes, and combinations thereof. Recent advances in biochemistry
and molecular biology have made it possible to generate vaccines from protein subunits,
nucleic acids (DNA and RNA), and genetically engineered virus particles. While vaccines
have had an enormous positive impact on public health, many challenges remain, due to the
high variability of some pathogens and the fact that some microbes don’t have obvious
antigenic structures suitable for vaccine development. Genomic data should allow for more
efficient and targeted vaccine development in the future.
1.
HISTORY OF VACCINATION
Vaccination is based on the knowledge that infectious diseases are caused by microbes (germ
theory). Nonetheless, the concept of acquired immunity against disease has existed for
thousands of years, dating back to ancient Greece. Thucydides wrote about a plague in
Athens in the 5th century BC, and noted that those who survived it did not fall ill twice.
Indeed, the recovered individuals were considered “exempt” from the disease−they became
“immune.” This was an important observation but did not lead to any known practical
applications.
The earliest known attempts at vaccination come from 10th century China, where smallpox
was endemic. Chinese used skin material derived from smallpox patients to vaccinate healthy
persons against infection. This approach, called “variolation” was quite dangerous since the
doses of skin used were not standardized, and sometimes the vaccination itself caused fullblown smallpox. However, variolation was popular and was used in the Ottoman Empire in
the 17th century.
The concept of variolation became known in England and after some standardization of the
dose variolation became common practice in the 18th century in England and also in the
American Colonies.
Edward Jenner (1749-1823) was an English physician and scientist who developed the first
safe smallpox vaccine. It was commonly known in his day that milkmaids, who often
contracted cowpox from cattle, were immune to smallpox. Jenner inoculated an 8-year boy
called James Phipps with pus from cowpox blisters of a milkmaid Sarah Nelmes. Later he
gave him variolation material twice, but the boy did not show any signs of smallpox. With
this and other results Jenner was able to show that the cowpox vaccine was effective and
safer than variolation. However, the reasons why his vaccination worked remained obscure.1
The germ theory of disease, which stated that minuscule beings were responsible for
infectious disease, was first proposed in 16th century Italy but no one took it seriously until
the latter half of the 19th century. Two giants of microbiology, a French chemist Louis
Pasteur (1822-1895) and a German physician Robert Koch (1843-1910) independently
197
isolated and studied pathogenic micro-organisms, and their work laid a firm foundation for
germ theory.
Pasteur is most famous for developing vaccines against anthrax in cattle and rabies in
humans. He and his coworkers found ways to propagate and progressively weaken rabies
virus (extracted from dog saliva) in rabbits. He became world famous after he saved the life
of a bitten 9-year old boy Joseph Meister in 1885 by giving him his attenuated rabies
preparations. He subsequently treated 350 more patients, proving that his rabies vaccine was
safe and effective.2
Robert Koch became famous for isolating many disease-causing bacteria, such as
tuberculosis bacillus (Mycobacterium tuberculosis), cholera-causing Vibrio cholerae and the
causative agent of lethal cattle disease anthrax, Bacillus anthracis. He also laid the
groundwork for medical microbiology with his Koch’s postulates, which are still used to
determine whether a given microbe causes a given disease.1
Pasteur learned of Koch’s work on anthrax and found out that heat treatment of anthrax
bacilli would weaken their pathogenicity (ability to cause disease). Subsequently he and his
colleagues inoculated a flock of 25 sheep, a goat and several cows with his new vaccine. A
similar control flock was left unvaccinated. Later both groups were given a dose of live
anthrax bacilli. All the animals in the control group died, while all the vaccinated animals
survived. This was an instant sensation and generated scientific and public interest in
vaccines.
Later research on attenuated and inactivated (killed) pathogens and on inactivated toxins led
to the first golden age of vaccines. Vaccines were now available to protect against rabies,
diphteria, tetanus, pertussis, and tuberculosis in infants.3
The second major advancement was invention of cell culture technology in the middle of the
20th century. Pure mammalian cell cultures grown in flasks and dishes allowed propagation of
pathogenic viruses in controlled laboratory conditions. A lot of work led to development of
vaccines against polio (the attenuated polio Sabin vaccine and the inactivated polio Salk
vaccine), mumps, rubella, measles, and others.
Perhaps the greatest public health victory came in 1980 when decades of work against
smallpox led to complete worldwide eradication of this terrible viral disease. Smallpox has no
animal host, so eradication was possible. An extensive and thorough vaccination program, led
by World Health Organization (WHO) brought a victory against this ancient scourge of
mankind. A similar worldwide eradication program against deadly cattle disease, rinderpest,
was successfully concluded in Africa in 2001.4
A third worldwide eradication program, against polio, has been successfully going on for
decades. However there are still some pockets of polio left, mainly in Pakistan, where
vaccination programs have met political resistance.
2.
IMMUNOLOGICAL MEMORY
The concept of immune response is too large to discuss in detail here. Suffice it to say that it
consists of the innate response (macrophages and other innate immune cells), which forms
198
the rapid first line of defense against invading microbes, and the acquired response (B and T
lymphocytes), which develops next and is able to adapt itself based on the structure of the
invading microbe. Microbe-specific B and T lymphocytes divide rapidly and eventually stop
the microbe infection by inactivating the microbe and killing infected host cells.5
Response'
The beauty of acquired response is that it has a memory. After the initial infection has been
cleared from the body, some of the specific B cells (the cells that make antibodies) and T
cells (which are involved in cell mediated immune response) remain as long-lived memory
cells. They can live on for years and are on alert for subsequent invasion by the same
microbe. If it is encountered again the memory cells are able to divide and activate so fast
that the host does not develop the disease second time around. See Figure 1.
Time'
First'
challenge'
Second'
challenge'
Figure 1. Immunological memory
Vaccination is based on immunological memory. If the recipient’s body is given a harmless
version of the pathogenic micro-organism, or an antigenic part of it, a protective, specific
immune response will form, provided that the vaccine is immunogenic enough. Then, should
the real microbe enter the body, this immunological memory helps ward off the infection
before it has a chance to cause real harm.
It is essential that the vaccine in question has sufficient immunogenicity - ability to generate a
strong and specific immune response. This helps with efficacy of the vaccine.
Immunogenicity is often enhanced by adding an adjuvant to the vaccine preparation. An
adjuvant is any substance that enhances, extends or accelerates antigen-specific immune
responses to the vaccine. Commonly used adjuvants are aluminum compounds. Not all
human vaccines contain adjuvants. Some vaccines containing weakened or inactivated
viruses are immunogenic enough that no adjuvant is needed.6
Some vaccines are so efficient that only one dose is required (the prime dose). In many cases,
however, the prime dose is followed a few weeks or months later by at least one booster dose
to enhance the immune response.
199
3.
CLASSIFICATION OF VACCINES
Live, attenuated vaccines contain viruses or bacteria that have been weakened by repeated
growth cycles (passages) in host cell culture (in the case of viruses) or by chemical methods
(in the case of bacteria, such as Bacillus Calmette-Guerin [BCG] vaccine against
tuberculosis). It is easier to attenuate viruses as they are structurally simpler and better
understood. Attenuating bacteria is harder as bacteria have thousands of genes and are thus
harder to control.7
Attenuated vaccines can provide a long lasting challenge to the immune system and therefore
a robust immunity. However, in rare cases the living microbe can revert back to a more
virulent (pathogenic) form and cause harm. This has happened, although rarely, with the oral
Sabin vaccine, which contains live, attenuated polio viruses. Also the recipient has to have a
healthy immune system. If the person (for example, an HIV patient) has a weakened immune
system, live vaccines cannot be safely administered.
Inactivated vaccines contain microbes that have been rendered noninfectious by chemical or
thermal treatment, or by radiation. They are safer as no reversion to pathogenic form is
possible. Inactivation has to be tightly controlled to make sure no live microbes are left. They
are also more stable in storage as they can be transported in freeze-dried form.7 On the other
hand, inactivated vaccines can be less immunogenic than live vaccines and require more
doses. This can be a challenge in the field in developing world. An example of an inactivated
vaccine is the Salk polio vaccine, which is currently used in worldwide polio eradication
project, along with the live, oral Sabin vaccine.
Toxoid vaccines contain bacterial toxins that have been treated with formalin (a mix of
formaldehyde and water) and thus rendered harmless. However their structure is still
antigenic and able to generate a protective immune response when given as a vaccine.
Vaccines against diphteria and tetanus are examples of toxoid vaccines.
Subunit vaccines contain only one or several subunits of the pathogenic micro-organism.
These can be safe and effective, if the subunits are highly immunogenic. Using subunits as
vaccines can mean that there are fewer adverse effects (vaccine reactions) in the recipient.
Adverse effects generated by vaccination are usually mild and more severe effects are rare.
Subunit vaccines can be generated by either breaking up the microbe and purifying individual
components, or by genetic engineering. In the latter case microbial subunits that have been
identified in the laboratory as immunogenic are produced by biotechnology in a different host
(such as yeast cell). This kind of vaccine is called a recombinant subunit vaccine. An
example of this is the hepatitis B virus vaccine currently in use in the clinic.8
Subunits are often proteins, but some bacterial pathogens have antigenic polysaccharides
(sugars) that can be used as antigens in vaccines. They are not very immunogenic in purified
form, but when they are chemically combined with carrier protein derived from bacteria, this
so-called glycoconjugate vaccine can generate an efficient immune response. An example of
this is the Hib vaccine, which protects against Haemophilus influenza infection in children.
Since its introduction into pediatric vaccination programs, incidence of this disease has
decreased 99%.9
200
Nucleic acid vaccines (NAV) are still experimental but they are being actively investigated.
The concept is appealing: instead of administering heat labile and complex formulations as
vaccines, the recipient is given DNA or RNA constructs in the muscle that encode for desired
antigen(s). With suitable adjuvants, these DNA vaccines have been shown to confer
protective immunity in laboratory animals3. An example is a vaccine against West Nile Virus.
DNA vaccines are relatively cheap to make and deliver. Safety is optimized as only the
genetic material of micro-organism is being used. Administration to muscle leads to uptake of
the genetic material into the muscle cells and production of the encoded protein in the
muscle. This in turn generates an immune response against foreign proteins displayed on the
muscle cell. However, DNA vaccines don’t always confer strong protective immunity.3
The potential drawback of DNA vaccination is the possibility that the immune system could
start to make antibodies against DNA itself. This would be very harmful as anti-DNA
antibodies could in turn lead to autoimmune disease, such as lupus erythematosus. As the
DNA vector has to be transported into the nucleus for it to work, there is also the concern of
DNA integration into the host genome and associated risk of cancer.
RNA vaccines are another kind of NAV. The concept here is to introduce ribonucleic acid
(RNA) into recipient cells. RNA can then be directly translated into protein by the host cells.
Recent advances with self-replicating RNA constructs have made this avenue of research
very exciting.3,10
The efficacy of RNA vaccines is probably enhanced by the fact that RNA is active in the
cytoplasm and doesn’t need to be transported into the nucleus. Intracellular non-host derived
RNA is very immunogenic to the host and generates so called innate immune response
through Toll like receptors of the cell. Innate immune response in turn helps in generating a
robust adaptive immune response (B and T lymphocytes). Also, there is no concern of
generating anti-DNA antibodies, or integration into the host genome, as with DNA vaccines.
Recombinant vector vaccines are a subject of intense interest in the field. These are hybrid
viruses (or bacteria) that combine a harmless microbe (vector) with antigens of interest. One
good example is a cow virus, Vesicular stomatitis virus (VSV), that doesn’t infect people.
Using genetic engineering it is easy to edit the VSV genome, to delete undesired segments
and to add desired new segments. Recombinant viruses can easily be grown in the laboratory
to high quantities, purified and used as live recombinant viruses for vaccination purposes.11
Recombinant vectors have their advantages: their structure is well understood and therefore
they are safer than many older vaccine types. As live microbes they give a long lived
challenge to the immune system, activating both innate and adaptive immune responses.
With current advances in genomics (studying whole genomes of organisms), it is easy to read
through the entire genome of a pathogenic microbe of interest. Using computer modeling and
laboratory experimentation the most important antigens can then be identified and tested in
laboratory animals using recombinant vectors as carriers. The most promising candidates are
then advanced into clinical trials.
Some of the most important diseases, for which good protective vaccination is urgently
needed, are HIV/AIDS, tuberculosis (TB), malaria, and hepatitis C. In the following chapter I
present briefly three cases for vaccine development: HIV/AIDS, tuberculosis, and Ebola.
201
4.
CASE STUDIES IN VACCINE DEVELOPMENT
HIV/AIDS
HIV (human immunodeficiency virus) is a complex retrovirus that causes acquired
immunodeficiency syndrome (AIDS). The HIV virus particle (virion) has a cone-shaped
protein shell underneath a lipid envelope. Inside the protein shell is an RNA genome.
HIV has a complex replication cycle. The cell receptor for HIV is CD4, a surface molecule
found in several immune cell types such as helper T cells and macrophages. After gaining
entry to the host cell, HIV uses an unusual enzyme called reverse transcriptase to generate
DNA copies of its RNA genome, and then this DNA can integrate itself into the host cell
chromosome as provirus. HIV can be latent as provirus for years and emerge again as an
active virus in the right circumstances. This latency makes HIV very hard to eradicate from
HIV positive patients. HIV is also highly variable and generates novel versions of itself
constantly, which presents another challenge. Generating an efficient HIV vaccine has proved
to be very difficult task because suitable targets on the virus are very elusive.12
Despite these challenges, basic vaccine development, preclinical animal trials, and clinical
trials in the field are continuing. The goal is to identify antigenic structures on the HIV
surface that would provide broad immunity against different HIV strains when used as
vaccines. Many aforementioned vaccine designs are being used (DNA vaccines, subunit
vaccines, live recombinant vectors) in HIV vaccine research.12
The results of the so-called Thailand HIV vaccine study were published in 2009.13 The
combination of recombinant vector (prime) and subunit vaccine (booster) generated
protective efficacy against HIV-1 infection of around 26% in the 3 years of the study. This is
not enough for licensing, but a novel study with improved vector design has been launched in
South Africa. Due to inherent difficulties with acquiring fully protective immunity against
HIV, an efficacy of 50% might be considered adequate for licensing. Unfortunately, HIV
clinical vaccine studies take years, so we will not know the efficacy results of the South
Africa study for at least five more years.
Tuberculosis
Tuberculosis (TB) is a major public health problem in developing countries. It is caused by a
bacterium called Mycobacterium tuberculosis. It’s predominantly a lung disease, but TB can
develop in any other organ of the body. Most infected people can block TB from developing
into active disease (thus they have a latent infection), but some develop active disease soon
after infection or later in life, especially if their immunity is weak. People with active disease
spread the disease by coughing. However, it is not easy to catch TB. TB is treated with drugs,
but drug-resistant TB is a concern in developing countries.
Since 1921, infants have been immunized with the BCG vaccine mentioned earlier in this
review. BCG can prevent serious TB infection in infants, but doesn’t confer life-long
immunity. One can only prime children with BCG, booster BCG is not recommended, and
the booster doesn’t work well in people over 16. BCG isn’t part of the routine vaccination
program in United States.
202
Multiple improved TB vaccines are being developed, including improved BCG vaccines and
recombinant virus vectors.3 The main problem with TB vaccine development is measuring
efficacy. There are no appropriate human challenge models that could be used in preclinical
studies for selecting the best vaccine candidates for the field studies.14
Ebola
Ebola is a deadly viral disease caused by ebolavirus (which is a string shaped filovirus).
Humans are not natural hosts of ebolavirus. Ebolavirus is thought to persist in bats and
occasionally jump into non-human primates. Blood contact of humans with these primates
then allows ebolavirus to jump into human populations, where it readily spreads through
infected bodily fluids. It doesn’t spread through air.
Ebola is a dangerous hemorrhagic fever, with an average mortality of 50%.15
A recent outbreak of Ebola in West Africa has renewed interest in vaccine development.
Thanks to recent advances in biotechnology multiple vaccine candidates were rapidly taken
from laboratory to field testing. The fatality rate of the disease caused difficult ethical
dilemmas in vaccine trial design - it would have been unethical not to offer the vaccine to
every participant in the trial.
A recent paper showed that a recombinant VSV vector expressing Ebola virus glycoprotein
was highly effective against Ebola in Guinea, West Africa.16 In this randomized open-label
trial with approximately 7,500 participants, the first group got immediate vaccination and the
second one got delayed vaccination 21 days afterwards. There were no Ebola cases in the first
group and 16 cases in the second group. Vaccine efficacy was thus calculated to be 100%.
This study is highly promising and might result in a licensed, efficacious Ebola vaccine in the
future.
5.
REGULATORY AFFAIRS AND VACCINE SAFETY
In the United States, vaccine products are regulated by the Food and Drug Administration
(FDA), Center for Biologics Evaluation and Research (CBER). As for all products regulated
by FDA, vaccines have to undergo rigorous laboratory and clinical testing before they are
approved for marketing. FDA is looking for efficacy, safety, purity, and potency in vaccine
products. It has legal authority to regulate vaccine products based on the Public Health
Service Act and the Federal Food, Drug, and Cosmetics Act.17
Vaccine clinical development follows the same pathway as drugs and other biologics. To start
clinical trials in humans, one has to file an Investigational New Product (IND) application
with supporting preclinical data. Clinical trials usually consist of three phases: I (small,
safety), II (bigger, dose ranging, efficacy) and III (large scale, safety and efficacy).
If all three phases have been successful, the manufacturer can submit a Biologics License
Application (BLA). FDA review team will consider safety and efficacy data and perform a
risk/benefit assessment. If the review is positive, licensure is granted, and the marketing of
the vaccine product can start.
203
FDA expects that during postmarketing phase any adverse events noted in the field are put
into the Vaccine Adverse Event Reporting System (VAERS) database. Thus the safety of the
vaccine can be monitored during its marketing period.
In Europe, vaccines are regulated by the European Medicines Agency (EMA), specifically
the Committee for Medicinal Products for Human Use (CHMP). If EMA grants the vaccine
product a marketing approval, it is valid in all European Union member states.18
6.
VACCINE SAFETY AND HERD IMMUNITY
The benefit/risk balance of current vaccines is good (otherwise they wouldn’t be approved for
marketing). However, some vaccines can be unsuitable for certain persons. For example,
immunocompromised persons (AIDS patients, recipients of immunosuppressant drugs etc.)
should not be given live vaccines due to the risk of serious adverse effects caused by the
weakened micro-organisms in the vaccine. Likewise, some influenza vaccines are prepared in
fertilized chicken eggs and are not suitable for people who are allergic to eggs.
The claimed link between vaccinations and increased prevalence of autism has been
decisively disproven and does not need to be dealt with here.19,20
What would happen if we stopped vaccinations altogether? All the infectious diseases
prevalent in history would come roaring back (with the exception of smallpox, which has
been eradicated). Most people nowadays are too young to remember, for example, what polio
epidemics were like in America, before polio vaccines became available.
It is not necessary to be able to vaccinate 100% of the target population to stop infectious
diseases. A concept called herd immunity protects the unvaccinated individuals in the target
population as long as the vaccine coverage is adequate (WHO recommends coverage of
95%).
Future challenges with vaccines
This brief review is meant to only provide an outline for the reader - more comprehensive
information is available in the list of References.
Vaccines are under intense investigation for novel uses such as cancer therapy. In addition,
there is much room for improvement with current vaccines. One problem in the developing
world is the need for a “cold chain” - the need to keep the vaccine doses in refrigerated
temperature all the way from the manufacturer to the field where vaccine is administered. A
cold chain is expensive and not always easy to maintain in developing countries. Other ways
to stabilize vaccines are being sought.
Highly variable microbes cause major problems in vaccine development. In addition to HIV,
influenza virus is a famous example. It would be a major public health victory if a broadly
effective influenza vaccine were available that would protect against all the different
circulating strains (and possible future strains) out there. Structural studies of influenza
viruses may be helpful in this quest.
204
Last but not least, many pediatric vaccines are not available or are underused in poorest
countries of the world, due to lack of resources. The Global Vaccine Alliance is a nonprofit
organization that aims to address this problem.21
7.
REFERENCES
1.
2.
de Kruif P. Microbe Hunters. 3th ed. Mariner Books; 2002
Pearce JMS. Louis Pasteur and Rabies: a brief note. Neurol Neurosurg Psychiatry.
2002 Jul;73(1):82
Delany I, Rappuoli R, De Gregorio E. Vaccines for the 21st Century. EMBO Mol
Med. 2014 May 6;6(6):708-20
Carter, JB and Saunders VA. Virology: Principles and applications. 2nd ed. Wiley;
2013
Delves PJ, Martin SJ, Burton DR, Roitt IM. Roitt’s Essential Immunology, 12th ed.
Blackwell Publishing Ltd; 2011
Centers for Disease Control and Prevention. Vaccine Adjuvants.
http://www.cdc.gov/vaccinesafety/concerns/adjuvants.html. Accessed September 11,
2015
Vaccine.gov. Types of Vaccines. http://www.vaccines.gov/more_info/types/.
Accessed September 11, 2015
Centers for Disease Control and Prevention. Hepatitis B vaccination.
http://www.cdc.gov/vaccines/vpd-vac/hepb/. Accessed September 15, 2015
Centers for Disease Control and Prevention. Haemophilus Influenzae Type b (Hib)
VIS. http://www.cdc.gov/vaccines/hcp/vis/vis-statements/hib.html. Accessed
September 15, 2015
Weiner DB. RNA-based vaccination: sending a strong message. Mol Ther. 2013
Mar;21(3):506-8
Tober R, Banki Z, Egerer L, et al. VSV-GP: a potent viral vaccine vector that boosts
the immune response upon repeated applications. J Virol. 2014 May;88(9):4897-907
National Institute of Allergy and Infectious Diseases. HIV Vaccine Research.
http://www.niaid.nih.gov/topics/HIVAIDS/Research/vaccines/Pages/discovery.aspx.
Accessed September 15, 2015
Rerks-Ngarm S, Pitisuttithum P, Nitayaphan S, et al. Vaccination with ALVAC and
AIDSVAX to prevent HIV-1 infection in Thailand. N Engl J Med. 2009 Dec
3;361(23):2209-20
World Health Organization. Tuberculosis vaccine development.
http://www.who.int/immunization/research/development/tuberculosis/en/. Accessed
September 15, 2015
World Health Organization. Ebola virus disease.
http://www.who.int/mediacentre/factsheets/fs103/en/. Accessed September 15, 2015
Henao-Restrepo AM, Longini IM, Egger M, et al. Efficacy and effectiveness of an
rVSV-vectored vaccine expressing Ebola surface glycoprotein: interim results from
the Guinea ring vaccination cluster-randomised trial. Lancet. 2015 Aug
29;386(9996):857-66
U.S. Food and Drug Administration. Vaccine Product Approval Process.
http://www.fda.gov/BiologicsBloodVaccines/DevelopmentApprovalProcess/Biologic
sLicenseApplicationsBLAProcess/ucm133096.htm. Accessed September 15, 2015
3.
4.
5.
6.
7.
8.
9.
10.
11.
12.
13.
14.
15.
16.
17.
205
18.
19.
20.
21.
European Medicines Agency. Vaccines Working Party.
http://www.ema.europa.eu/ema/index.jsp?curl=pages/contacts/CHMP/people_listing_
000023.jsp. Accessed September 15, 2015
Godlee F, Smith J, Marcovitch H. Wakefield's article linking MMR vaccine and
autism was fraudulent. BMJ. 2011 Jan 5;342:c7452
Centers for Disease Control and Prevention. Vaccines do not cause autism.
http://www.cdc.gov/vaccinesafety/concerns/autism.html. Accessed September 15,
2015
Global Vaccine Alliance. www.gavi.org. Accessed September 15, 2015
206
TRANSCREATION AND TRANSLATION FOR MARKETING
Gabriela Lemoine
Hispano Language Advisory (Umbrella S.A.)
Abstract: In this paper, we will introduce ourselves into the world of transcreation. This
relatively new term, visibly coined from “translation” and “creation,” is being heard more and
more often. But what exactly are we, linguists, supposed to do when this is requested? What do
our clients expect? And what about their clients? In this paper, we will define transcreation from
both the point of view of the clients and the translators. We will cover the scope analysis of a
transcreation project, including important considerations regarding the marketing mix and the
transcreation brief, and all the questions that need to be asked before starting in order to ensure
success. We will also suggest a process to approach transcreation, and review the related
terminology generally used to refer to it. After that, we will discuss practical steps to complete a
transcreation project, as well as ideas about how to charge for it. Finally, we will take a look at
the potential risks we will face when accepting a transcreation project, and how to mitigate them.
After reading this paper, readers will have gained insight into transcreation as a language service
and as a process, and will be able to feel more confident with it.
1.
WHAT IS TRANSCREATION
There are a variety of transcreation definitions. Some start with something as basic as “delivering
content in another language in a culturally appropriate way…” which is surprisingly similar to
just plain old translation. Many definitions include ideas such as “the translation should read as if
the text had been written in the reader’s mother tongue.”
This term was first used to refer to translation of marketing content, such as ads, in the 60’s and
70’s, also known as “creative translation.” The “creative” part goes as far as changing images,
characters or places mentioned in the copy in order to make it culturally appropriate. A good
example of this is the Indian version of Spiderman, called Paviitr Prabhakar. Since transcreation
is mostly used for marketing purposes, it involves a good deal of knowledge about marketing and
about the target culture, as well as copywriting skills. Therefore, a good transcreator needs to
have expertise in these disciplines too. With globalization and multinational brands came global
marketing campaigns, and transcreation.
But… What is the purpose of marketing copy in general? Let’s take an ad, for example. All ads
contain a call to action, which is the expected reaction from the target audience. The call to
action may be explicit, such as “call now”, or it may be expressed indirectly, such as showing the
benefit –and happy faces of users– for choosing a specific product. In order to do this, marketers
address emotion rather than reason. To engage emotion, the content needs to resonate with the
target audience, and this is why cultural adaptation becomes a necessity. Good marketing copy
elicits trust and empathy. It is about how the message is received. There are countless examples
of both well and poorly adapted marketing copy. One such bad example is a Puma line of
trainers they launched in the United Arab Emirates to celebrate the country’s 40th National Day
in 2011, inspired in the colors of the flag. The product had to be withdrawn from the market
207
because in this country it was not acceptable to use the flag colors in this way, for a product that
touches both the feet and the ground, which are considered dirty. I also remember the Mitsubishi
Pajero SUV, which in Argentina had to be renamed Montero, as the original name is a vulgar
sexual insult. Examples of successful cases include Coca-Cola and McDonald’s. Coca-Cola
created the campaign Share a Coke by using people’s names instead of the company name in the
bottles. This started out in Australia in 2013, and it easily caught on in many other places. In
China, for example, they used common nicknames rather than names. McDonald’s even
localizes the menus to cater local preferences, so we can enjoy McFalafel, McBaguette,
McNífica, McVeggie, and many others. “Think global - act local” is a good description of this
strategy.
One important aspect of transcreation is that for marketers it is less costly and more effective
than to reach out to local copywriters and start a whole new campaign. With transcreation, it is
easier to go “glocal” without losing the original intent stemming from the global marketing
communication strategy, which is expressed in the original language. Transcreation helps
achieve the desired marketing goal of global recognition by addressing any cultural subtleties
within the local perception of the product. An example of different local perceptions is wine. In
Argentina, you will find exceptionally good wines on any supermarket shelf for less than 10
dollars, but the same kind of wine would be considered a pricey, luxury product in other
countries. Along the same lines, any product labeled “Made in Germany” is perceived as of
higher quality than products labeled “Made in China.” In fact, in Argentina, anything made in
China is perceived as low quality. This is called the country-of-origin effect, and it is related to
perception: nobody would say that Apple products, such as the iPhone, also produced in China,
are low quality.
What kinds of texts would need transcreation rather than translation, then? Ads, taglines,
slogans, websites, and any related branding content may need transcreation. The term
transcreation has been used outside the marketing world as well. There is a definition of
transcreation applied to the legal field: clarification of terms that do not exist in the legal system
of the target culture. This kind of transcreation may also be called adaptation, and it is often
solved using clarifications in the body of the text, or even footnotes or translator notes. Still, this
use of transcreation is outside the scope of this work.
A little marketing theory
In the past years, there have been 2 main schools of thought regarding what is the best way to
sell internationally: a standardized approach or a localized approach. To understand the decisions
involved, in a standardized approach, the marketing mix stays the same, but in a localized
approach, not just the promotion may change, but also other elements in the mix, including the
product itself.
Originally developed by Philip Kotler as the “4 Ps” of marketing, the marketing mix is now an
expanded list of 7 variables that are used to define how something will be marketed. The
variables are the following:
1. Product: Product development
2. Price: Pricing model
208
3.
4.
5.
6.
7.
Place: Distribution options
Promotion: Communication, branding
People: Culture, who are we
Physical evidence: Packaging, experience
Processes: Sales
Let’s look now at an example of a marketing mix for a software product. This illustrates how
much information we as communicators need to understand and then communicate effectively in
order to produce the desired outcome.
1.
2.
3.
4.
5.
6.
7.
Product: Integrated tool for SEO, blogging, social media, website, and email
Price: Subscription-based, monthly
Place: Online
Promotion: Event presentations, webinars, social media advertising
People: Investment in online services
Physical evidence: Consistent branding across communications
Processes: Sales staff is involved in conversion
Any marketing campaign will have information for each of these variables, and the transcreator
needs to know and understand this. Most of the text we will translate or transcreate will fall
under promotion, but we still need to understand the other elements in the mix in order to
transcreate properly. The standardization approach was very popular in the 80’s, and it was
attractive in terms of reduced costs, but huge fails proved it wrong. If people cannot recognize
themselves in the message, and there has been little attention to detail, such as accents or colors,
and the message does not resonate with that specific culture, the result will not be as expected.
So, what is transcreation for a client? We define it as a culturally appropriate translation that
triggers the same expected behavior in the target audience as the original text. Not just the words
change –maybe the concept changes too. Transcreation goes beyond the written text. Sometimes,
the only thing that is kept is the expected reaction. A successful transcreation project will ensure
the reaction is the one expected by the client. You may even need different photos, colors, or
messages. For example, in a project many years ago we had to change all the pictures showing
how to use the product so that the skin color would match the ethnical origin of the target
audience. In another recent project for the Spanish version of the Viagra website, our client had
to change the photos and some of the concepts for their Latin American audience in the US
because the original campaign in English would have caused embarrassment. In another project
last year, we suggested changing the color palette in an informative brochure about SIDS to
match what in Latin America are considered “baby” colors.
And what is transcreation for a translator? We believe it is translation as it was before
computer-assisted translation (CAT) tools were introduced. CAT tools force us to translate
sentence-by-sentence, and “quality” checks, especially the automated ones, make sure the
translation fits pre-determined metrics, such as number of sentences, consistency, and even
punctuation. We believe it is translation as it was before clients started engaging reviewers who
are not linguists –sometimes, not even language speakers– who want the translation to mimic the
original text (capitalization, punctuation, numbers, etc.). As it was before client-approved
209
glossaries and tight deadlines were imposed on us, frequently without the translator having a say
in these decisions. Transcreation is about being a talented writer in your own language. For
example, take the name of Coca-Cola in China. When it was officially introduced in 1928, it was
re-created with characters meaning “pleasure in the mouth” and also sound similar to the original
name (Kokou-Kolay). Using a simple sound representation resulted in characters whose meaning
made no sense.
If we give it serious thought, selling is the main reason for translating anything, even a safety
manual. But advertising has a call for action, and intends to pull a reaction from the reader. That
is when transcreation may be needed, depending on the distance between cultures. Also, it may
be needed in varying degrees.
For individual translators, transcreation involves at least one additional review step after
translation, or an initial review step to assess the actual need for transcreation, and it’s scope.
Usually, the analysis is performed by the translation company hiring the translator. This is when
understanding the marketing mix comes into play. The difference with “regular” translation,
then, is that translation has become a sentence-by-sentence process of saying something in
another language. With many sophisticated translation buyers, that is, large companies with
control over to style guides, translation memory content, and terminology management,
translators are not free to be creative. If a translator becomes used to this, when a project calls for
creative or a “freer” translation, the requester will need to ask for that specifically in the
instructions.
2.
THE TRANSCREATION BRIEF
A transcreation brief derives from the typical “creative brief” used by copywriters. A
transcreation brief should, at least, include the following information:
•
•
•
•
•
•
•
•
•
•
•
•
Requirement: What kind of content are we producing? A brochure, a letter, an ad…
Purpose: What is the client’s marketing/communications goal? Details such as short-term or
long-term are important.
Deliverables: What does the client expect to receive?
A translation with the same number of sentences? A list of key glossary terms?
A translation with the same number of paragraphs?
Something completely original? (copywriting, artwork, etc.)
Target audience: Who will be reading/viewing this copy? Again… details, please.
Positioning: What is the current positioning in the market, actual and perceived?
Response: What reaction should this elicit from the audience? Brand awareness, customer
loyalty, the first purchase…
Tone: formal, casual…
Distribution: Will this be sent over mail, email…?
Timeframe: By when is the final version needed? How many client review rounds there will
be?
210
There are many other elements in a complete copywriting brief, but these are the ones relevant
for a transcreation project, at a minimum. Even when some of them, such as tone, may be clearly
understood from the copy in the original language, it is always safe to check this with the client
instead of assuming the risk of making incorrect assumptions. This means that if the assumptions
were incorrect, the translator will need to start from scratch again after having displeased a
client.
The transcreation project should ideally begin with the marketing communication plan. This is a
strategic process starting before the original copy is even written. A client that is not aware of
cultural differences might demand that transcreation is done in no time, even if the original copy
took months to create. In these cases, translators may explain that transcreation is no less,
because you need to repeat the process in another language. In these unfortunate cases, we need
to make sure the client knows this is the last link before reaching the consumer, and it would not
be wise to risk all that has been invested at this point.
It is important to notice that sometimes clients do not ask for transcreation, but that is what they
actually need. Translators need to ask all the relevant questions about the items above as soon as
the source text is reviewed, before actually starting the project, as soon as it is determined that a
regular translation will not be enough to achieve the desired result. Based on our experience, I
suggest that the brief is shared across all levels of the organization, including the client, client
reviewers, and all of the translation team members.
3.
SUGGESTED PROCESS FOR A TRANSCREATION PROJECT
The actual stages in a production process should be negotiated and agreed upon with the client
through the translation company (if there is one). One thing is certain: there will be more review
and feedback stages than in a regular translation project. Below are the main processes specific
to transcreation:
Pre-production:
• Client interview: This is when the creative brief or transcreation brief is completed or
discussed. It is important to confirm with the client that we have understood what is in the
brief. This could be a phone call or an email conversation. A good brief does not need to be
very long.
• Brief creation: Every requirement or agreement should be recorded in writing. The briefing
process may take a while with unresponsive clients, and even details from a phone call 2
months ago can become instructions for a transcreation project.
• Clarification: Do not make any assumptions. Translators should ask any and all questions,
especially if the client did not provide sufficient details during the briefing. Any missing
information from the brief or the marketing mix should be promptly requested.
• Project instructions and style guide: Create appropriate sets of instructions from the brief. A
style guide will be the most helpful tool after the brief is compiled, because it translates to
rules and instructions the requirements in the brief. When translation starts, a style guide with
sets of instructions and decision-making criteria is much easier to follow than just a brief.
211
Production:
• Translation
• Revision
• Transcreation
• Review/proofreading
Post-production:
• Client review: After delivery, plan for a checking step after client feedback has been
received. The translator should be prepared to justify any decisions and choices made, and to
reject and justify any client requests that go against the expected outcome. Be prepared for
more than 1 round of feedback, but try to limit this to no more than 3 rounds.
• Change implementation: After all the preferences have been included and all the rejections
have been justified, the final version is produced, the brief and style guide are subsequently
updated, if needed, and the project is closed.
For the production process, I am using process names and definitions per ISO 17100, except for
transcreation, which should be completed as an additional step in the process. It consists,
therefore, in adapting the text or other content in order to suit the expected outcomes per the
transcreation brief. Proofreading of the monolingual text in the target language should be
completed at the end of the production stage as an additional quality control action.
As it can be seen, the most important part in the process of a transcreation project is preproduction. It is the only way to ensure client expectations will be completely and thoroughly
understood and met, and this is because they have been well defined and mutually agreed.
Likewise, post-production plays a very important role in wrapping up the project and making
sure any new requirements resulting from client preferences will be included in the instructions
for the next project, thus ensuring consistent criteria.
4.
RELATED TERMINOLOGY
There are many similar terms in the translation industry, and it could be confusing because
sometimes, different terms are used to refer to the same process. Also, at times, one term may be
used to refer to completely different tasks. A good example is the term “proofing,” which has
been used to refer to both monolingual and bilingual processes. Regarding transcreation projects,
the terms used to refer to regular translation services are basically the same, and this is why we
refer the reader to ISO 17100 for consistency. For transcreation, even when new, fancy terms
may be coined to create differentiation between service providers, I encourage translators to
make sure the transcreation terms they use are different from regular translation terms. For
example, let us not use “proofreading” to refer to a step involving cultural adaptation. Clearly
naming and defining transcreation will facilitate client awareness.
In addition to this, it is a good idea to always define in writing the tasks to be completed, and not
just use an industry term, so client expectations are clear, especially as regards quality control or
adaptation steps in the process. These definitions ensure that both the client and the translator are
on the same page, and expectations are aligned. This applies to regular translation terms too,
212
such as proofing, proofreading, after-format proofing, spot-checking, in-country review,
mechanical review, and so on.
If a potential client has been doing some research about transcreation, they will have come across
terms such as creative translation, cross-market copywriting, international copy adaptation,
marketing translation, internationalization, localization, cultural adaptation, copy adaptation,
marketization, multilingual copywriting, creative international marketing, and other terms,
including incorrect ones (transliteration). For each of these words and phrases, the concept is
similar: taking the essence of a message involving a desired outcome and re-creating it in another
language.
5.
CHARGES
Ideally, a full transcreation project should be billed by the hour, especially due to the extensive
pre-production –and sometimes post-production– stage. However, when translators are working
with a translation company in a transcreation project, the usual situation is that the preproduction stage has been completed by the company, and not by the individual translator.
Therefore, it is possible to have a per-word rate, just as with regular translation, at a premium.
This is applicable when the translator is provided with all the information from the brief, the
style guide, and instructions. The reader is warned that even a per-word rate should include the
stages of client review and change implementation, which are part of the transcreation –and
many translation– projects. For experienced translators, per-word rates allow them to increase
productivity easily, as no time is wasted in making language decisions, thanks to expertise.
Confident, experienced translators will be able to make more money with rates linked to a
production unit instead of a time unit.
Nevertheless, there will always be more challenging projects which will require a compensation
for time. A per-hour rate is most suitable when a linguist needs to deliver reports or comments,
or there are several client review rounds that are very time consuming due to client input which
is preferential, but still needs to be reviewed, sorted out, and reported about. With per-hour
projects, it should be noted that clients in general request a quotation and time estimation that is
approved before starting the project. Every project has a limited budget, and the translator should
be aware of it in order to keep the project time within the budget. No client accepts being billed
for 100 hours if the supplier had originally estimated 10 hours.
As we have seen, transcreation is a trans-cultural service. Therefore, it would be safe to assume
that not all language pairs will have the same rates.
6.
RISKS
What are the worst problems that we could have in a transcreation project? Top of the list is
failing at meeting client expectations. Everyone involved in the project needs to understand what
is needed. This is achieved by asking, at the very least, questions about the purpose, the target
audience, and the deliverable –if it is not possible to obtain a full brief. Client expectations may
213
be shaped by offering input and suggestions during the quotation and pre-production stages.
Please remember that clients sometimes do not know what they need, and they ask for something
else. As language experts, we should be able to anticipate the clients’ real needs, raise their
awareness, and offer the suitable solution (a.k.a. “educate the client”).
The second risk is lack of internal communication. Think of the brief: everyone in the team
should have it and understand it, including the linguist implementing client changes received 2
months after delivering the project. This avoids the issue of “the account manager promised
something that cannot be done” or “the translators are giving me something that is not what I
promised to the client.” Translators should make sure they tell everything to the project
manager, and project managers and coordinators should do so with all the linguists involved.
This brief should be treated like any marketing or advertising brief.
Last but not least, another risk is the past experience in translation of a client: they may be used
to informative or technical translation, or have non-expert language reviewers they trust for
marketing copy. They all may need to learn what transcreation is and why they need it.
7.
CONCLUSION
The main take-aways for translators are the following:
! Transcreation is more similar to copywriting than to translation.
! Transcreators should know about marketing and the target culture, in addition to being
talented writers.
! The transcreation brief is critical.
! Transcreation means more pre- and post-production activities, which are more important than
the production process itself.
! Transcreation requires a team with no internal communication issues –the client being part of
the team.
! Being inherently human and cultural, there is little room for machine translation in
transcreation projects.
“If you talk to a man in a language he understands, that goes to his head.
If you talk to him in his own language, that goes to his heart”. – Nelson Mandela
8.
SOURCES
1)
2)
3)
4)
http://en.wikipedia.org/wiki/Transcreation (Actually, surprisingly good article)
http://marvel.wikia.com/wiki/Paviitr_Prabhakar_(Earth-50101)
http://transcreation.org.uk/
http://unic.academia.edu/DemetrisVrontis/Papers/359731/Adaptation_Vs._Standardizatio
n_In_International_Marketing-The_Country-of-Origin_Effect
http://www.amazon.co.uk/Kotler-Marketing-Philip/dp/0684860473
http://www.amazon.co.uk/The-Little-Book-Transcreation-1/dp/095689240X
http://www.articulatemarketing.com/translation-vs-transcreation
5)
6)
7)
214
8)
9)
10)
11)
12)
13)
14)
15)
16)
17)
18)
http://www.commonsenseadvisory.com/Portals/_default/Knowledgebase/ArticleImages/1
00331_R_Transcreation_Preview.pdf
http://www.iso.org/iso/catalogue_detail.htm?csnumber=59149
http://www.lionbridge.com/solutions/transcreation/
http://www.marketingdonut.co.uk/tools/writing-a-brief-a-template-for-briefingcopywriters-and-designers
http://www.transcreation.com/transcreation-services/#.VeiE9tNViko
http://www.verbalizeit.com/what-is-transcreation-a-definition-and-explanation/
http://www.vividmeaning.com/services/transcreation/
http://www.welocalize.com/examples-transcreation/
https://pbtranslations.wordpress.com/2010/07/14/transcreation-translating-and-recreating/
https://www.linkedin.com/pulse/why-global-marketing-campaigns-fail-richardbrooks?trk=prof-post
https://www.smartling.com/2014/07/21/six-ways-transcreation-differs-translation/
215
TRANSLATION AND LANGUAGE SKILLS: GIVING YOU THE PROFESSIONAL
EDGE
Kathleen Stein-Smith, PhD
Fairleigh Dickinson University, Metropolitan Campus
Abstract: Career opportunities are available, in language services and beyond, for those with
foreign language skills. However, the vast majority of U.S. students do not study foreign
languages, and most Americans do not possess the ability to hold a conversation in a language
other than English, resulting in a U.S. foreign language deficit. Career opportunities are available
in the language services sector, in education, and in a variety of careers enhanced by the
knowledge of other languages and cultures, and opportunities exist in the U.S., EU, and beyond,
in a global language services sector with annual revenue estimated at $50B. Challenges to the
development of foreign language skills include the lack of awareness among U.S. workers and
students as to the career opportunities available to those who possess foreign language skills and
lack of motivation among English-speakers to learn another language. Encouraging signs include
the increase in immersion programs like New York's "revolution bilingue" and in programs for
heritage language speakers. Advocacy is of critical importance, including activity of professional
associations and high profile events such as "Many Languages One World." Future directions
include an increase in the number of partnerships, referred to as the "language enterprise," and
recent initiatives have included Languages for All? in 2013 and the American Academy of Arts
and Sciences Commission on Language Learning, announced in July 2015. The lack of foreign
language skills also needs to be examined in the context of international education and global
citizenship and languages for specific purposes/business language studies.
1.
JOB OPPORTUNITIES FOR THOSE WITH FOREIGN LANGUAGE SKILLS
Job opportunities for those with foreign language skills may be found many areas, including
education, language services, import-export, and a wide range of positions within U.S. doing
business overseas and foreign-owned companies operating in the U.S.
According to the Bureau of Labor Statistics Occupational Outlook Handbook, job opportunities
for translators and interpreters are predicted to increase by 46% during the 10-year period 20122022, much faster than average, with 29,300 additional positions predicted. The language sector
offers a wide range of career and employment opportunities, from language services and
education, to the government, military, business, and the private sector. In addition, many
seemingly unrelated careers can be enhanced by proficiency a locally important language or a
language related to your specialty, and these include real estate, journalism, and careers in
publishing, museums, libraries, etc.
In terms of the language services sector, according to Rivers, foreign language represents a $25B
sector in the U.S. alone and is growing at a rate of 8% per year. According to
CommonSenseAdvisory's The Top 100 Language Service Providers: 2013, 3 of the top 5
language services firms are U.S.- based (Lionbridge Technologies,
TransPerfect/Translations.com, and LanguageLine Solutions).
216
However, careers using foreign languages and enhanced by foreign language skills include
careers in sales and other areas within companies or organizations purchasing materials and
services from abroad or selling goods and services to overseas customers. Exports are an
important component of the economy, and the importance of foreign language skills in
international business has been most famously stated in the quote attributed to Willy Brandt, "If
I’m selling to you, I speak your language. If I’m buying, dann müssen Sie Deutsch sprechen!"
This well-known principle certainly points for a need for workers at all levels with skills in the
languages of purchasers of U.S. products. According to the U.S. Census, the top 5 countries to
which the United States has exported goods in 2015 are: Canada; Mexico; China; Japan; and the
United Kingdom. According to Trade.gov, in 2014, 11.7 million U.S. jobs were directly or
indirectly supported by exports of goods and services, up 1.8 million since 2009, and the highest
number ever, and the number of jobs supported by exports of goods and services reflects our
most important purchasers: Canada; Mexico; China; Japan; and the United Kingdom. Our top
trading partners have been Canada, China, Mexico, Japan, and Germany. According to the
Chamber of Commerce's Imports Work, 16 million American jobs are supported by imports.
Many multinational or foreign-owned companies also operate in the U.S., and local staff who
have knowledge of their language and of other languages needed by the company may be
employed in many areas, including sales, corporate communications, government relations, law,
accounting, tax, etc. According to the Bureau of Economic Analysis, foreign-owned companies
in the U.S. account for almost 6 million jobs, or 3.5% of all employment, and are present across
the country. Leading employers are the United Kingdom, Japan, Germany, Canada, and France.
States with the largest number of workers employed by foreign-owned companies are:
California, Texas, New York, Pennsylvania, Illinois, Florida, New Jersey, Ohio, and North
Carolina -- all with over 200,000 workers employed by foreign-owned companies. Some of the
foreign-owned companies that employ the largest number of U.S. workers include EADS North
America (Netherlands), Sodexo (France), BAE Systems (UK), Nestle USA (Switzerland), and TMobile USA (Germany).
Another area in which foreign language skills are useful is the transnational, or global, career.
Although Americans have traditionally been among the most reluctant to move abroad for a job,
that may have changed since the recession. According to Business Insider, 59% of millennials
would be willing to move abroad, but the majority prefer an English-speaking location.
Promoting greater language skills among our students would offer this growing population a
wider range of potential job opportunities. According to the HSBC Expat Survey, the top 5
countries for expats are: Switzerland; Singapore; China; Germany; and Bahrain. It is estimated
that 6 million Americans live abroad, and that an additional 1 million are deployed abroad in the
U.S. military.
Government departments and agencies at the federal, state, and local level have a wide range of
foreign language needs, ranging from diplomats to courtroom interpreters. According to the
Interagency Language Roundtable, federal government job opportunities include positions in the
Department of Defense, Central Intelligence Agency, Department of Stated, Federal Bureau of
Investigation, National Security Agency, Defense Intelligence Agency, Bureau of Labor
Statistics, National Virtual Translation Center, Peace Corps, and others.
217
The decision as to which language to study is an important one, as it takes time and effort to
reach business proficiency and fluency, even if the learner has some knowledge of the language
at the outset, and this decision can be made for reasons including cultural affinity, the local or
regional importance of a specific language, or its importance within one's professional area.
Different career paths will, therefore, tend to encourage or to reward the specific foreign
language skills needed. Business, government, and education are broad fields encompassing
many different types of professionals, and the terms "languages for specific purposes" and
"business language studies" can include languages learned in order to work in those areas, or in a
specific area such as STEM, or within a particular STEM discipline like health sciences, or
Italian for art and museum related careers, French for film or culinary-related careers, etc. These
same concepts can be applied to any language studied, including English as it is studied globally
in order to prepare for study abroad in an English-speaking country, for advanced study and
career in a discipline whose research is published primarily in English, or for a transnational
career.
The Bloomberg organization created a list of the most useful languages for international
business, with English followed by Mandarin Chinese and French as the top three, and Centers
for International Business Education and Research (CIBERs) have been created at universities
across the country. Language Flagship programs offer education and training in language and
culture for future global professionals. The Harvard Business Review recently discussed the
importance of "language strategy" within the business enterprise. Government departments and
agencies have developed lists of "critical languages," a term widely used since 2005, which have
varied over time, and from agency to agency, depending on the specific foreign language skills
needed.
For those in search of a career in international government, the United Nations has six official
languages: Arabic; Chinese; English; French; Russian, and Spanish (in alphabetical order), and
the European Union has over 20 official languages, with French, English, and -- increasingly -German as working languages. Careers in international relations span a wide range of
organizations -- government entities, NGO's, etc. -- and professions -- international law,
diplomacy, and communication, as well as subject and language specialists. An example of this
would be the implementation of the post-2015 global sustainable development goals by the UN,
which will necessitate collaboration of international multidisciplinary teams of specialists.
Careers in education for those with foreign language skills include careers from early childhood
education through graduate and pre-professional study. In addition to careers as foreign language
educators, career options include teaching English as a second language in the U.S. and around
the world at all levels, and a wide range of positions in international education and international
student services, primarily within higher education. English is most widely studied foreign
language around the world, with opportunities here in the U.S. and around the world for teachers
of English as a Second Language (ESL). According to the British Council, over 1 billion people
around the world are learning English. For those considering a career as an ESL teacher,
language skills in the local language(s), regional languages, and other international languages in
addition to English, broaden potential employment opportunities.
Within higher education, opportunities for those with foreign language skills go far beyond
teaching foreign languages and literatures. International education serves a significant number of
218
students who come from all over the world to pursue their college and university studies at the
undergraduate and graduate levels in the U.S. According to the Open Doors report, the leading
countries of origin for international students in the U.S. are: China; India; South Korea; Saudi
Arabia; Canada; and Taiwan. In addition, many U.S. students study abroad. According to the
Open Doors report, the leading destinations for U.S. students studying abroad are: the United
Kingdom; Spain; Italy; France; and China. International educators involved in the recruitment
and retention of international students who have a knowledge of the home languages and cultures
of the students have a significant advantage, as do international educators involved in planning,
curriculum, assessment, and international student services.
According to O'Net, employment opportunities for postsecondary teachers of foreign language
teachers ( predicted to increase 15% to 21%), and anthropologists and archeologists (predicted to
increase 19%) are predicted to increase faster than average.
However, career opportunities involving foreign language skills are not limited to language
services. They include careers as language specialists, careers enhanced by foreign language
skills, careers requiring cultural intelligence (CQ) and in international business, and other
careers. It is not difficult to imagine the need for realtors in locally important languages,
interpreters for international athletic stars, etc.
For those eligible for employment within the European Union (EU), the prospects for
employment are bright. According to Statista, Europe accounts for over 51% of the global
language services market, compared to the U.S. at 37%, with a estimated revenue of over $16B
in 2014.
2.
FOREIGN LANGUAGE SKILLS IN THE UNITED STATES: THE U.S.
FOREIGN LANGUAGE DEFICIT
Despite the opportunities available, the vast majority of U.S. students do not study foreign
languages. According to the American Council on the Teaching of Foreign Language (ACTFL),
only 18.5% of K-12 public school students in the U.S. study a foreign language, and according to
the Modern Language Association (MLA), only 8.1% of college and university students are
enrolled in a course in a language other than English. This contrasts sharply with the status of
foreign language learning in the European Union (EU) and in many areas around the world. In
the EU, for example, almost all students study a foreign language. According to a July 2015 Pew
Research report, "Learning a foreign language a ‘must’ in Europe, not so in America," and
Americans trail Europeans in terms of foreign language learning.
Beyond the classroom, only 25% of Americans consider themselves able to hold a conversation
in a language other than English, and if recent immigrants and other heritage language speakers
are deducted, the true number stands at around 10%. On the other hand, in the EU, 56% of adults
consider themselves able to hold a conversation in a second language, 28% to hold a
conversation in an additional second language, and 11% to hold a conversation in two additional
languages.
219
The reasons for this U.S. foreign language deficit include the reluctance of English-speakers to
learn a foreign language which is often caused by the mistaken belief that -- as English is the
global lingua franca -- there is no need to learn another language. While English is, indeed,
useful and widely studied and spoken, 75% of the world's population does not speak English.
Another reason is that nearly half the states do not have a foreign language requirement for high
school graduation, and that many colleges and universities may not enforce the existing foreign
language requirements.
Despite numerous celebrities and public figures who speak one or more languages other than
English -- Bradley Cooper, Sandra Bullock, Gwyneth Paltrow, Mila Kunis, Joseph GordonLevitt, Natalie Portman, Charlize Theron, Ben Affleck, Johnny Depp, not to mention Jacqueline
Kennedy, John Kerry, etc., enrollment in foreign languages continues to decline, according to the
MLA.
The need for foreign language skills in the U.S. in order to maintain our national and economic
security has been demonstrated and confirmed by numerous articles, books, and research reports.
Business and government need workers with foreign language skills, but the majority of
Americans do not speak other languages, and U.S. students are not studying foreign languages.
3.
THE TRIPLE CHALLENGE -- AWARENESS, MOTIVATION, AND SKILLS:
THE MINDSET AND THE SKILL SET
U.S. workers and students tend to be unaware of the need for foreign languages in the workplace,
and most do not learn another language. English-speakers lack motivation to learn another
language, erroneously believing it to be unnecessary. U.S. students face little in the way of
opportunity to begin the study of a foreign language at an early age, or foreign language
graduation requirements to encourage continued study. U.S. students who study abroad often
study in English, and even those who study international/global studies have minimal foreign
language requirements. Many states do not have a foreign language requirement for high school
graduation, or even an official language, and the United States itself does not have an official
language.
On so many levels, the mindset for language learning is clearly not present, which makes foreign
languages skills at the proficiency or fluency level a commodity in limited supply and high
demand. A three-step approach is needed to increase awareness, increase motivation, and to
increase skills. Continued education and advocacy on the part of foreign language professionals
and supporters to increase awareness of the importance of knowledge of other languages and
cultures are clearly needed.
While increased awareness may awaken interest in foreign language study, learning another
language to the level necessary for use in the workplace requires considerable time and effort.
Developing sustainable motivation includes developing the initial motivation to begin a language
and sustainable motivation so that the learner will persevere and develop communicative
competency or business proficiency. Motivation is generally considered the best overall predictor
of successful foreign language learning outcomes.
220
As immersion is generally considered the most effective methodology in developing foreign
language skills, existing immersion programs must be strengthened, and expanded to additional
levels, upward through the grade levels, and additional languages. In the absence of an
immersion program, conventional programs at all levels should work to provide immersive
experiences on site or through media and technology.
The importance of continued study cannot be over-stated, as it is necessary in order to reach the
level of language skill needed for effective use in the workplace. This is highlighted by the
purpose of "Many Languages One World" Essay Contest and Global Youth Forum, which has
been created to promote multilingualism and the continued study of the six official languages of
the UN.
There is a critical need to increase awareness of the opportunities foreign language skills can
offer and to increase motivation to learn foreign languages through the implementation and
enforcement of more robust foreign language requirements and a strategic social marketing
campaign, and if a language-learning mindset can be fostered and encourage, improved foreign
language skills are likely, as demonstrated by the success of the EU policy of plurilingualism.
4.
ENCOURAGING SIGNS -- ADVOCACY, IMMERSION, HERITAGE
LANGUAGES, AND PARTNERSHIPS
There are, however, encouraging signs, including advocacy for foreign languages, programs for
heritage language speakers, immersion programs, and partnerships.
Education as to the benefits of foreign language study and advocacy for foreign languages are
essential in order to increase awareness of and awaken interest in foreign languages. At the
international level, advocacy has included the "Many Languages One World" (MLOW) program,
now in its second year, sponsored by ELS Educational Services, Inc. and the United Nations
Academic Impact, intended to promote multilingualism and to encourage the continued study of
the six official languages of the UN. In the United Kingdom (UK), the British Academy for the
Humanities and Social Sciences launched a 4-year program to increase awareness of the
importance of foreign languages. The EU has observed a European Day of Languages on
September 26th each year since 2001.
In the U.S., advocacy for foreign languages has included the Languages for All? initiative,
launched in 2013, and the Commission on Language Learning sponsored by the American
Academy of Arts and Sciences (AAAS), announced in July 2015, as well as long-term programs
sustained by professional association such as the American Association of Teachers of French
(AATF) (full disclosure -- this presenter/author is Chair of the AATF Commission on
Advocacy), with its Commission on Advocacy, National French Week, the Grand Concours, etc.,
the ACTFL with its Year of Languages in 2005, followed by Discover Languages Month every
year, and our own ATA, with its school outreach program.
221
Heritage language speakers possess a wide range of skills, ranging from conversation or few
skills, to fluency. However, all things being equal heritage language speakers may have a greater
potential to achieve business proficiency than monolingual English speakers. Programs serving
heritage language speakers need to take into account this wide range of skills, linguistic variation
depending on country or region of origin, motivation, etc. Heritage language programs may be
classroom or immersion programs, and may enjoy strong community support.
Heritage language programs can include immersion programs such as New York City's
"revolution bilingue," a public school program including more than 10 schools and more than
1,000 students, the Louisiana and New Orleans NOLA immersion programs, including
approximately 30 schools. Other noteworthy heritage language programs include the Puerta al
Futuro, Mirae Ro, Cheng Gong, and Latino Promise programs at Fairleigh Dickinson University
in New Jersey (the presenter's home institution). The first three stress empowerment for English
language learners from local communities, Spanish-, Korean-, and Chinese-speaking,
respectively through mastery of their new language, English, combined with a U.S. college
degree, while the Latino Promise program stresses support for the needs of traditional age
students, usually first generation Americans, or children of recent immigrants.
However, effective immersion programs are not limited to the presence of heritage language
speakers and can serve a language learning population. Concordia's Language Villages program
and the historic Middlebury College Language Schools, observing their centennial in 2015,
provide immersive learning for individuals and families (Concordia). Internationally, the Centre
linguistique du College de Jonquiere, in Quebec's historic Saguenay Lac St.-Jean region and
observing its 45th anniversary in 2015, offers a French language immersion program with
flexible homestay and seasonal options (full disclosure -- this author visited the Centre
linguistique as part of the 2015 AATF annual convention).
In alignment with stakeholder theory, foreign language skills and foreign language education are
made stronger by strategic alliances, the "language enterprise" partnership of education,
government, and business, as defined by Rivers. These "language enterprise" partnerships
include high-profile partnerships such as the "Many Languages One World" Essay Contest and
Global Youth Forum, with corporate sponsor, ELS Educational Services, Inc., international
government sponsor, the UN Academic Impact, and host institution, Adelphi University.
Another example of the "language enterprise" partnership includes the "revolution bilingue"
partnership of parents, teachers and school administrators, and the French government, in New
York City, and -- potentially -- the private sector. NAFSA: The Association of International
Educators has global partners and affiliates, and the Joint National Committee for Languages and
the National Council for Languages and International Studies (JNCL-NCLIS), the national
advocacy organization for foreign languages, has both educational and corporate members.
5.
FUTURE DIRECTIONS -- OVERCOMING THE DISCONNECT BETWEEN
SUPPLY AND DEMAND
Future directions include a continued emphasis on advocacy for foreign languages, a concerted
effort to learn from best practices both here and abroad, a strategic social marketing campaign
222
for foreign languages, and the "language enterprise" partnership. Getting the word out to the
general public, to educators at all levels, and to career development professionals about the
career advantages that accompany knowledge of foreign languages is essential. Programs for
heritage language speakers and immersion programs need to be expanded, and foreign language
would do well to transcend the traditional concept of foreign languages to embrace intercultural
competence and to focus on the globalized world.
There are many wonderful advocacy programs and initiatives for foreign languages, but much
remains to be done if the needed paradigm shift is to be effected. Foreign language educators can
bring the workplace, and the world, into the classroom, seeking and developing partnerships with
the local community and with local heritage language communities, and developing community
events to increase awareness of and achievement in foreign languages. Education and advocacy
for foreign languages can build on existing efforts to include a high-visibility strategic marketing
campaign for foreign languages, which would embrace the methods of marketing and public
relations practice and theory in support of the social good. An effective campaign would be
framed in current theory and practice of change management to broaden buy-in and would take
inspiration from "blue ocean" strategy to expand interest in foreign language beyond the
traditional learners and stakeholders. The recent British Academy campaign for languages and
the long-term European Union policy of multilingualism and practice of plurilingualism are
wonderful examples.
It is necessary to continue to build bridges to career development and employment professionals
to increase their awareness of the importance of foreign languages skills so that this awareness
can frame the advice they give to students and job seekers. The interconnectedness of foreign
language education that focuses on languages for specific purposes and business language
studies and career preparation could well be emphasized.
From a pragmatic perspective, as heritage language speakers are the Americans most likely to be
able to develop proficiency and fluency in another language, more programs designed to meet
their specific language learning needs are needed. Programs mentioned above, including Latino
Promise, Puerta al Futuro, and the "revolution bilingue" are among the examples. The
"revolution bilingue," in New York, offers an example of a dual language immersion program
which both responds to and meets the needs of heritage language speakers and transcends the
concept of heritage/foreign language to begin to address foreign language as a global
competency in the world's global city.
Foreign languages and international education would seem to be natural partners, but much more
could be done to highlight the importance of knowledge of other languages and cultures for U.S.
students planning on study abroad, studying international relations or international/global
studies, planning transnational careers, or effectively navigating the globalized world and our
multicultural society. The role of the foreign language teacher as intercultural competence
teacher, always implicit, could play a leading role in strengthening this partnership, as could the
importance of the English as a second language teacher in the transitions faced by international
students and local bilingual learners in the U.S.
223
The announcement of the Commission on Language Learning sponsored by the American
Academy of Arts and Sciences (AAAS) announced in July 2015 is an example of the "language
enterprise," with an academic and former NYC administrator as Chair, and members from
foreign language education and government.
6.
CONCLUDING THOUGHTS -- THE PARADIGM, THE PARTNERSHIPS, AND
THE "RESUME DIFFERENTIATOR"
The much-needed paradigm shift in attitudes toward, and achievement in, foreign language
education in the U.S. would be characterized by a mindset informed by awareness of the
importance of knowledge of other languages and other cultures, by motivation to learn one or
more additional languages, and by the opportunities needed to achieve these skills.
While high-profile events like "Many Languages One World" highlight the importance of
foreign language skills on the global stage, local immersion programs like the "revolution
bilingue" and Puerta al Futuro, advocacy efforts, and heritage language programs are the
building blocks of the needed "sea change," or paradigm shift, in how Americans view foreign
languages and foreign language learning.
Partnerships are key, as in the "language enterprise" partnership of education, government, and
business, or in a partnership of foreign language educators, international educators, English as a
second language educators, and career counselors.
After all, as Vanides wrote, "global fluency is the new resume differentiator."
7.
REFERENCES
American Council on the Teaching of Foreign Languages. Foreign Language Enrollments in k12 Public Schools: Are Students Ready for a Global Society?
http://www.actfl.org/news/reports/foreign-language-enrollments-k-12-public-schools-arestudents-ready-global-society n.d. Web. 2 Aug. 2015.
Bureau of Labor Statistics. Occupational Outlook Handbook. http://www.bls.gov/ooh/mediaand-communication/interpreters-and-translators.htm n.d. Web. 2 Aug. 2015.
Christensen, Clayton M., et al. Disrupting Class: How Disruptive Innovation Will Change the
Way the World Learns. 2ed. New York: McGraw-Hill. 2010. Print.
Crouse, Douglass. "Languages for Specific Purposes in the 21st Century." The Language
Educator Apr 2013. 32-35.
https://www.actfl.org/sites/default/files/pdfs/TLE_pdf/TLE_Apr13_Article.pdf Web. 20
Aug. 2015.
De Palma, Brian, and Vijayalaxmi Hegde. The Top 100 language Service Providers: 2013. 31
May 2013. https://www.commonsenseadvisory.com/AbstractView.aspx?ArticleID=5505
Web. 2 Aug. 2015
European Commission. Eurobarometer. "Europeans and Their Languages." 2006.
http://ec.europa.eu/public_opinion/archives/ebs/ebs_243_sum_en.pdf Web. 2 Aug. 2015.
224
Graddol, David. The Future of English? 2000.
https://www.teachingenglish.org.uk/sites/teacheng/files/learning-elt-future.pdf Web. 20
Aug. 2015.
HSBC Expat Survey. n.d. https://www.expatexplorer.hsbc.com/survey/ Web. 2 Aug. 2015.
Institute for International Education. Open Doors 2014. Nov. 2014.
http://www.iie.org/en/Research-and-Publications/Open-Doors/Data Web. 2 Aug. 2015.
Interagency Language Roundtable. n.d. http://www.govtilr.org/ILR_career.htm. Web. 2 Aug.
2015.
International Trade Administration. Jobs Supported by Exports 2014: An Update. 4 Mar. 2015.
http://www.trade.gov/mas/ian/build/groups/public/@tg_ian/documents/webcontent/tg_ia
n_005406.pdf Web. 2 Aug. 2015.
Jaumont, Fabrice. "The French Bilingual Revolution." New York in French 22 Mar. 2012.
http://www.newyorkinfrench.net/profiles/blogs/two-nyc-schools-offering-a-frenchbilingual-program-to-receive-of#.VdYqA_lVhHw Web. 20 Aug. 2015.
Kim, W. Chan, and Renee Mauborgne. Blue Ocean Strategy: How to Create Uncontested
Market Space and Make Competition Irrelevant. Boston: Harvard Business Review
Press, 2005. Print.
Kotter, John. Our Iceberg Is Melting: Changing and Succeeding under Any Conditions. New
York: St. Martin's, 2006. Print.
Lee, Nancy R., and Philip Kotler. Social Marketing: Influencing Behaviors for Good. 4ed.
Thousand Oaks, CA: SAGE, 2011. Print.
Livermore, David. Leading with Cultural Intelligence: The Real Secret to Success. 2ed. New
York: AMACOM, 2015. Print.
Martin, Emmie. "59% of Millennials in the US Would Move to Another Country for a Job."
Business Insider 7 Oct. 2014. http://www.businessinsider.com/millennials-movingabroad-for-jobs-2014-10 Web. 2 August. 2015.
McComb, Chris. "About One in Four Americans Can Hold a Conversation in a Second
Language." Gallup. 6 Apr. 2001. http://www.gallup.com/poll/1825/about-one-fouramericans-can-hold-conversation-second-language.aspx Web 20 Aug. 2015.
Modern Language Association. Enrollments in Languages Other Than English in United States
Institutions of Higher Education. https://www.mla.org/enrollments_surveys Web. 20
Aug. 2015.
Neeley, Tsedal, and Robert Steven Kaplan. "What's Your Language Strategy?" Harvard
Business Review Sept. 2014. https://hbr.org/2014/09/whats-your-language-strategy Web.
2 Aug. 2015.
Risner, Mary. Are We Prepared for the Jobs of the Future? 2012.
https://www.youtube.com/watch?v=IwCEkleilNQ Web. 20 Aug. 2015.
Rivers, William R. The Language Enterprise in the US: The View from Washington. 19 Apr.
2013.
http://www.govtilr.org/Training%20Committee/Minutes/JNCLNCLIS%20ILR%20April
%2019%202013.pdf Web. 2 Aug. 2015.
Ross, Jane F., and Fabrice Jaumont. "Building Bilingual Communities: New York's French
Bilingual Revolution." in Garcia, Ofelia, et al, eds. Bilingual Education and
Multilingualism: Beyond Heritage Languages in a Global City. Bristol, UK:
Multilingual Matters, 2013. Print.
225
Statista. Projected market size of the global language services market from 2010 to 2014, by
region (in million U.S. dollars) http://www.statista.com/statistics/257658/size-of-theglobal-language-services-market-by-region/ Web. 2 Aug. 2015.
U.S. Chamber of Commerce. Imports Work for America. 30 Apr. 2013.
https://www.uschamber.com/report/imports-work-america. Web. 2 Aug. 2015.
U.S. Department of Commerce. Bureau of Economic Analysis. Foreign Direct Investment in
the United States (FDIUS). n.d. Employment of Majority-Owned U.S. Affiliates, State
by Country of UBO, 2012. http://www.bea.gov/international/di1fdiop.htm Web. 2 Aug.
2015.
U.S. Department of the Census. Foreign Trade. "Top Trading Partners." n.d.
https://www.census.gov/foreign-trade/statistics/highlights/top/index.html Web. 2 Aug.
2015.
Vanides, Jim. 4 Reasons Why “Global Fluency” Matters – an open letter to 6th graders
everywhere. n.d.
http://dev2.guide2digitallearning.com/blog_jim_vanides/4_reasons_why_%E2%80%9Cg
lobal_fluency%E2%80%9D_matters_%E2%80%93_open_letter_6th_graders_everywher
e 20 Aug. 2015.
"What Foreign Companies Insource the Most American Workers?" Staffing Talk 11 Apr. 2011.
http://staffingtalk.com/foreign-companies-insource-american-workers Web 20 Aug.
2015.
226

Documentos relacionados