LE TOUR EIFFEL

Comentarios

Transcripción

LE TOUR EIFFEL
LE TOUR EIFFEL
QU’EST-CE QUE NOUS ALLONS
APPRENDRE ?
¿QUIÉN SABE MÁS
SOBRE LA TORRE EIFFEL?
QUI EST-CE QUI SAIT
PLUS SUR LA TOUR
EIFFEL ?
1.-¿ QUÉ ES LA TORRE EIFFEL?
La Torre Eiffel es una gran estructura de hierro pudelado diseñada por el ingeniero
francés Gustavo Eiffel y sus colaboradores para la Exposición universal de 1889 en
París.
La Torre Eiffel es sin duda una de las maravillas del mundo moderno, y el símbolo
más representativo de París, la ciudad más visitada del mundo y una de las más bellas
del planeta. En efecto, resulta muy difícil, si no imposible, imaginarse París sin la Torre
Eiffel, o la Torre Eiffel sin París para ser contemplado desde lo alto de la misma.
2.- ¿DÓNDE SE ENCUENTRA LA TORRE EIFFEL?¿EN QUÉ
PARTE DE PARÍS?
La Torre Eiffel está en el VII Distrito de París (Francia). Ubicada en el Parc du Champde-Mars, en la orilla sur del río Sena, a la derecha de los Campos de Marte.
3.-¿QUIÉN CONSTRUYÓ LA TORRE EIFFEL?
Todo comenzó con la organización de la conmemoración del centenario de la
Revolución Francesa. Entre los muchos proyectos presentados, figuraba uno cuyos
primeros estudios databan de 1884 y estaban avalados por el célebre ingeniero Gustav
Eiffel, y el proyecto consistía en la construcción de una inmensa estructura metálica en
forma de torre que sería vista desde una enorme distancia. El proyecto, lejos de
enamorar a los parisinos, tuvo un enorme rechazo social, pese al cual finalmente la
Torre de Eiffel sería levantada e inaugurada el 31 de agosto de 1889, tras tres años de
obras y polémicas.
BIOGRAFÍA DEL CONSTRUCTOR
Gustavo, Gustave, o Gustav Eiffel (cada país tiene sus gustos) nació el 15 de diciembre
de 1832 en Dijon, Francia.
Podríamos decir que Eiffel fue un adelantado a su tiempo, ya que este ingeniero
químico (no pudo realizar la ingeniería que el quería al suspender el examen de acceso a
la Escuela Politécnica Francesa) aplicó novedosas soluciones en la construcción de
importantes obras públicas.
Tras graduarse en 1855, Gustavo Eiffel comenzó a trabajar para una empresa de
equipos de ferrocarriles franceses, antes de fundar su propia empresa, Eiffel et Cie, una
empresa que rápidamente alcanzó prestigio internacionalmente por su forma de trabajar
el hierro y su aplicación en grandes obras públicas.
Su primera gran obra fue en 1877 (antes había ya aportado notables soluciones
innovadoras en diferentes puentes y pasos elevados que en la época eran de una
construcción realmente compleja) fue un puente sobre el río Duero que unía (y une)
las localidades de Porto y Gaia, en Portugal, un impresionante viaducto de 160 metros
de longitud, aunque sin la menor duda su obra cumbre fue la Torre Eiffel de París.
Gustavo Eiffel fallecería el 27 de septiembre de 1923, a la edad de 91 años, y sería
enterrado en la localidad en la que residía, Levallois-Perret, localidad limítrofe con
París.
4.-¿CUÁLES SON LOS MATERIALES DE CONSTRUCCIÓN?
Construida al final del siglo XIX, la torre Eiffel es el desafío de un ingeniero a la
arquitectura tradicional. Por sus materiales: porque se utilizan el vidrio y el acero. Por
sus dimensiones: 300m de altura que sobrepasa con mucho al panteón. Durante mucho
tiempo, la torre fue la construcción más alta del mundo. Y por su concepción: los
cimientos son de hormigón, si bien la característica de los tres pisos es la ligereza. Su
peso de 700 toneladas es inferior al peso de la masa de aire que corta.
Como material básico se empleó hierro forjado y colado sin revestir. En función de la
naturaleza puramente estética de la torre, Eiffel la concibió como una estructura abierta,
elemento que le proporciona una mayor ligereza. Gracias al original entramado de las
vigas, incluso con viento huracanados, la torre nunca se inclina más de 12 cm. Para
anclar la estructura en el suelo, Eiffel colocó cuatro pilares utilizan un sistema de prensa
hidráulica que ya había experimentado en la construcción de algunos de sus puentes.
5.- ¿PARA QUÉ SIRVIÓ O SIRVE?
Llegó el año 1900 y todo parecía indicar que la Torre Eiffel sería demolida pese a los
intentos infructuosos de los que la admiraban por encontrarle un uso práctico para
justificar su conservación frente a sus detractores, y finalmente, sería la armada francesa
quien acabaría por salvar la vida de la Torre Eiffel, ya que tras unas pruebas del ejército
con equipos de transmisiones se llegó a la conclusión de que la Torre Eiffel era un lugar
privilegiado para la instalación de antenas y equipos de radio, con lo cual la Torre Eiffel
ya tenía un uso práctico que provocaría su amnistía y pararía los proyectos de
"ejecución".
En la primera plataforma a 57m hay un museo audio- visual que cuenta la historia de la
torre. En el 2do. Piso, a 115m del suelo, un restaurante recibe a los visitantes. Y cuando
hace muy buen tiempo, desde el tercer piso, a 274 m de altura, hay una vista
extraordinaria de aproximadamente 70kms. La galería acristalada ofrece los servicios de
un bar, un restaurante, una tienda de recuerdos y una estafeta de correos.
6.- ¿CUÁNTO MIDE?
En 1889 la Torre Eiffel contaba con una altura de 312 metros, si bien con las posteriores
instalaciones de antenas de radio la altura de la Torre Eiffel se sitúa hoy en día en 324
metros, siendo este el punto más alto de cualquier construcción presente en París.
CIMIENTOS
Altura de la base (sobre el nivel del mar)
Longitud de la divergencia interior entre los 2 pilares
Longitud de la divergencia exterior entre los 2 pilares
33,5 metros
74,24 metros
124,9 metros
1ª PLANTA
Altura de la primera planta sobre la base
Altura de la primera planta sobre el nivel del mar
Lado exterior (al nivel de la planta)
Superficie (al nivel de la planta)
57,63 metros
91,13 metros
70,69 metros
4.200 m²
2ª PLANTA
Altura de la segunda planta sobre la base
Altura de la segunda planta sobre el nivel del mar
Lado exterior (al nivel de la planta)
Superficie (al nivel de la planta)
115,73 m
149,23 m
40,96 m
1.650 m²
3ª PLANTA
Altura de la tercera planta sobre la base
Altura de la tercera planta sobre el nivel del mar
Lado exterior (al nivel de la planta)
Superficie (al nivel de la planta)
276,13 m
309,63 m
18,65 m
350 m²
FECHA
Altura total con antena (año 2000)
Altura total con antena (año 1994)
Altura total con antena (año 1991)
Altura total con antena (año 1989)
Altura total sin bandera (año 1889)
324 m
318,7 m
317,96 m
312,27 m
300 m
7.-¿LA GENTE PUEDE SUBIR A VERLA? ¿CÓMO?
Existen diferentes modalidades de ascenso a la Torre Eiffel, ya que existen tres plantas
distintas a las que podemos acceder, y dos modalidades distintas, en ascensor, la más
cómoda, o bien subir andando, sin duda la forma más deportiva y sana (también la más
económica) de subir a la Torre Eiffel.
Si subimos en ascensor podemos ir desde la base de la Torre Eiffel hasta su segunda
planta, situada a "sólo" 115 metros de altura, y si somos lo suficientemente valientes
podemos coger allí otro ascensor que nos llevará a la cima de la Torre Eiffel, a 276
metros de altura ni más ni menos (existen instalaciones un poco más arriba de donde
puede subir el público, pero lógicamente el acceso a estas instalaciones está cerrado a
los visitantes).
Si subimos a pie tan sólo podremos subir hasta la segunda planta, aunque lo más
probable es que, a menos que tengamos una forma física excelente, nos quedemos en el
primer piso, donde la vista de Paris es ya impresionante.
Al existir diferentes modalidades los precios para subir a la Torre Eiffel oscilan
según la que elijamos.
Hay que decir que además de estos precios existen descuentos para grupos de menos de
10 personas (si nos aproximamos a este número es mejor hablar con alguien para formar
un grupo, ya que aparte de ahorrarnos algo de dinero ahorraremos bastante tiempo si
hay mucha cola, al acceder a distintas taquillas que el resto de la gente), así como tarifas
especiales a personas con movilidad reducida y sus acompañantes.
8.- ¿CUÁNTAS LUCES LA ILUMINAN?
Además de la iluminación de la Torre Eiffel normal, y de los potentísimos focos que
"pululan" por el cielo parisino durante todas las noches y que, si el cielo está claro, son
visibles a 80 kilómetros de distancia, la Torre Eiffel exhibe una iluminación
especialmente llamativa y brillante cuando, tras caer la noche, durante los 10 primeros
minutos de cada hora (hasta las 2 AM normalmente, y hasta la 1 AM en invierno) se
iluminan miles de bombillas centelleantes que le dan a la Torre Eiffel un aspecto más
mágico aún si cabe del que tiene de por sí.
Desde su creación, la Torre Eiffel siempre ha iluminado de manera deslumbrante toda la
estructura, ya sea a través de fuegos artificiales o a través de luces de neón o sodio de
alta presión.
Hoy en día, y desde 1888 antes de su finalización, cada 14 de julio se disparan los
fuegos artificiales desde el segundo piso de la torre. Siendo por excelencia el lugar
preferidos por los parisinos para celebrar el día nacional de Francia.
En 1889, cuando se realizó su primera iluminación. Esta constaba de 10.000 luces de
gas, pero para la exposición universal de 1900, celebrada en París, las luces de gas
fueron reemplazados por luces eléctricas.
En 1925, André Citroën realizó una gran iluminación publicitaria que constaba con más
de 250.000 bombillas de distintos colores. Estas luces se mantuvieron hasta 1933,
cuando ya la ciudad se había sextuplicado.
En 1937 para la Exposición Internacional de Artes Aplicadas, André Granet diseñó una
nueva iluminación de relieve para la estructura de encaje de la torre, la cual hacía un
excelente juego con los de los jardines de Trocadero.
En 1985, el SNTE (Société Nouvelle d'exploitation de la Tour Eiffel), decidió realizar
una instalación de luces amarillas y naranjas que se situaban en el interior de la torre y
reflejaba los colores a través de un proyector de sodio 352.
Después, la torre fue equipada con un símbolo que la haría notable desde muchos
kilómetros de distancia. Dos haces de luz fueron instalados en la punta de la torre, de tal
forma que estas pudieran ser vistas a una distancia de 80 km. Estos mecanismo está
compuesto de cuatro proyectores de tipo motor (marca "Marine") con lamparas de
xenón de 6000 W que duran 1200 horas. Todos los proyectores reciben órdenes de un
micro-procesador que los mantiene sincronizados para formar una cruz doble que gira a
los 360° de la torre Eiffel.
Para la entrada del año 2000, la torre Eiffel fue adornada con 20.000 flash que
parpadean en la torre. Los flashes parpadean durante 10 minutos dos veces al día, la
primera vez lo hace al mediodía y la segunda vez parpadea a la 1 de la mañana.
Además, cada hora la torre parpadea con sus miles de flashes durante 5 minutos, siendo
la última a la 1 de la mañana durante 10 minutos, pero sin su iluminación habitual.
9.-¿CUÁNTOS VISITANTES RECIBE AL AÑO?
Luego del gran éxito obtenido durante la Exposición Universal de 1889 y el no tan
grande éxito de la Exposición Universal de 1900, el número de visitantes sólo será
importante después del final de la Segunda Guerra Mundial.
Así, entre 1901 y 1914, entre 120.000 y 260.000 personas suben a ella cada año, entre
1915 y 1918 incluidos, ella se cierra debido a la Primera Guerra Mundial, entre 1919 y
1939, la torre atrae en promedio 480.000 visitantes por año con picos de hasta 800.000
entradas durante la Exposición colonial de 1931 y la Exposición especializada de 1937,
entre 1940 y 1945, la torre es nuevamente cerrada debido a la Segunda Guerra Mundial.
Una vez pasado este período, el número de visitantes anuales aumentará
progresivamente: 1.300.000 en promedio entre 1946 y 1962, pero es a partir de 1963
que el número de visitantes crece, gracias al auge del turismo internacional.
Efectivamente, en 1963, el número de visitantes de la torre sobrepasa los dos millones
por primera vez, desde el año de su inauguración setenta y cuatro años antes, con la
diferencia que a partir de ese año el número de visitantes aumenta desde entonces cada
año. En 1972 se alcanzó el nivel de los tres millones de visitantes, en 1984 el de cuatro
millones, en 1989 el de 5 millones y en 1998 el de los 6 millones de visitantes.
En la actualidad, son más de 236 millones los visitantes de la torre. Al ritmo actual, se
alcanzarán los 300 millones de visitas hacia 2017 o antes, dado el fuerte crecimiento del
número de visitantes que cada año se presentan.
OTRAS CUESTIONES:
CONOCEMOS MÁS COSAS SOBRE LA TORRE EIFFEL
Pese a los millones de turistas que la visitan cada año, la Torre Eiffel tiene secretos que
han permanecido celosamente guardados durante años, si bien ahora todos estos
secretos salen a la luz y es posible visitar salas hasta ahora reservadas para el personal
de la Torre Eiffel, como son la impresionante sala de máquinas (desde donde hoy en día
se siguen controlando los ascensores), el bunker construido durante la Segunda Guerra
Mundial bajo los Campos de Marte o la “galería técnica” situada en el primer piso.
Por motivos de seguridad, para visitar estas estancias “secretas” es obligado realizar esta
visita con un guía autorizado, a diferencia de la visita normal a la Torre Eiffel, que se
realiza con total libertad (dentro del piso al que nuestra entrada de derecho, claro). Pese
a que esto haga que la visita sea más cara que subir a la Torre Eiffel, el hecho de que la
visita sea guiada nos permitirá conocer anécdotas, detalles y curiosidades que de otra
forma no tendríamos forma de conocer.
Para reservar su visita a estas estancias secretas puede hacerlo desde el siguiente enlace,
en el que se ofrece la visita a las estancias secretas de la Torre Eiffel, un crucero por el
Sena y una visita panorámica por París en autobús, un completo pack que nos permitirá
ver la ciudad de París cómodamente (nos puede ayudar para luego ver qué nos merece o
no la pena para ver en profundidad), tener una de las visiones más románticas de París
(desde el Sena) y por supuesto descubrir los secretos mejor guardados de la Torre Eiffel
de París:
DESCUBRIR LOS SECRETOS
DE LA TORRE EIFFEL
(Nota: la visita para descubrir los secretos de la Torre Eiffel de momento se realiza en
inglés y francés y no en español.)
62 CURIOSIDADES SOBRE LA TORRE EIFFEL
1. La Torre Eiffel mide 324 metros con la antena de radio (que mide 24 metros)
2. La Torre pesaba alrededor de 7.300 toneladas, si bien hoy en día se calcula su peso en
más de 10.000. Esas 2.700 toneladas se deben a los restaurantes, museo y tiendas que se
han añadido posteriormente.
3. En un principio iba a medir 350 metros, pero los vecinos de París se opusieron a ello.
4. Por dilatación térmica la Torre puede llegar a medir hasta 18 cm. Más en verano que
en invierno.
5. La oscilación lateral de la Torre como máximo es de 7 cm.
6. Para llegar arriba del todo habría que subir 1662 escalones. Para llegar al primer nivel
es necesario subir 360. El primer y el segundo nivel están separados por 359 escalones.
Los 979 restantes unen el segundo nivel y la cima. No están abiertos al público, por lo
que debe usarse el ascensor obligatoriamente.
7. Cada cinco años se le aplican 50 toneladas de pintura para evitar la corrosión del
material.
8. La Torre ha tenido varios colores, estando pintada al principio de amarillo. En 2005
se pintó de color marrón grisáceo.
9. El color del que está pintada la Torre no es homogéneo (más oscuro cuanto más
arriba está), pero parece homogéneo por el efecto del contraste con el fondo .
10. Es posible votar (en el primer piso de la Torre) el color con el que se pintará la Torre
la siguiente vez que se haga.
11. Tiene 2,5 millones de remaches.
12. La mitad de los remaches de la Torre son de seguridad.
13. Al construirse la Torre se temía que pudiera caerse, y se decidió incluir los remaches
de seguridad.
14. La torre se inauguró el 31 de marzo de 1889 y fue abierta al público el 6 de mayo de
ese año.
15. Los cimientos tienen una profundidad máxima de 30 metros.
16. Trabajaron en su construcción casi 200 obreros, que ensamblaron 18.000 piezas de
hierro.
17. Un obrero falleció en la construcción de la Torre. Se ocupaba de la instalación de los
ascensores.
18. Gustave Eiffel presentó su proyecto a otras ciudades antes que a París. Fue
rechazado. Una de estas ciudades fue Barcelona.
19. Inicialmente, la Torre iba a estar en pie solamente mientras durara la Exposición
Universal de París y unos pocos años más (hasta 1909).
20. Gustave Eiffel, uno de los ingenieros más famosos de la historia, fue rechazado en la
Escuela Politécnica, por lo que estudió ingeniería química.
21. La familia Eiffel era de origen alemán, y cambiaron su apellido (Bonickhausen) por
el de Eiffel a principios del Siglo XVIII.
22. Antes de construir la Torre Eiffel, Gustave Eiffel realizó numerosas obras civiles
por medio mundo. Entre ellas se encuentra el Puente de Triana en Sevilla, o el Puente
sobre el Duero en Oporto, además de varias obras en Sudamérica.
23. También es responsable de la construcción del “esqueleto” de la Estatua de la
Libertad.
24. Eiffel estuvo implicado en un escándalo financiero del que salió finalmente
absuelto. Fue el “Caso Lesseps”.
25. En sus últimos años, Eiffel se dedicó a la aerodinámica.
26. Hay quien dice que Gustave Eiffel era masón.
27. La construcción de la Torre duró 26 meses.
28. La Torre se salvó de ser destruida después de la Exposición universal de 1900 al
instalar la Armada Francesa una antena de radio en su punto más alto.
29. Gustave Eiffel fue asistido en la construcción por los ingenieros Maurice Koechlin y
Emile Nouguier y por el arquitecto Stephen Sauvestre.
30. La Torre es propiedad del Ayuntamiento de París, y lo explota una sociedad mixta,
la “Société Nouvelle de l’Exploitation de la Tour Eiffel”.
31. La Torre está iluminada con 352 proyectores, de 1 KW cada uno, y para conseguir
la actual iluminación con luces centelleantes, tiene 20.000 ampollas, de las que
parpadean 800.
32. En la cumbre de la Torre hay 4 reflectores giratorios de xenón, de 6 KW cada uno.
33. Es la estructura más alta de París (la segunda es el Tour Montparnasse), y la quinta
más alta de Francia.
34. Fue la edificación más alta del mundo hasta la construcción del Edificio Chrysler,
Nueva ote, en 1930. Curiosamente, ahora la Torre es más alta que el Chrysler (por la
antena de 24 metros que se añadió a la Torre en 1900).
35. Es el monumento más visitado del mundo, con 6.428.441 visitas en el año 2005.
36. Desde su construcción más de 200 millones de personas la han visitado. Esta cifra se
alcanzó en el año 2002.
37. Un rayo cayó sobre la Torre en 1902, y causó numerosos daños materiales.
38. Los coarquitectos de la Torre Eiffel fueron Emile Naugier, Maurice Koechlin y
Stephen Sauvestre.
39. Guy de Maupassant era uno de los más acérrimos detractores de la Torre. Sin
embargo, comía todos los días en el restaurante de la Torre (o eso dice la leyenda)
porque “es el único sitio de París desde donde no se ve la Torre”.
40. Las medidas de seguridad adoptadas por Gustave Eiffel eran especialmente
rigurosas (y no sólo para su época). La peligrosidad de la Torre era que, a diferencia de
la mayoría de rascacielos, sólo tiene dos plantas intermedias.
41. En noviembre de 1913 el Observatorio de París logró establecer (y mantener durante
un tiempo) un enlace radio con el Observatorio Naval de los Estados Unidos de
América, en Arlington, Virginia.
42. Durante la ocupación nazi de París (1940-44) la Torre se utilizó para la difusión de
la televisión alemana.
43. Poco antes de la toma de París por los nazis alguien cortó los cables de los
ascensores, de manera que si Hitler quería subir al punto más alto de la Torre, tuviera
que hacerlo andando. No fue posible encontrar un recambio para dichos cables debido a
la guerra. Hitler no intentó subir en las escasas seis horas que pasó en París.
44. Prácticamente nada más llegar a París, unos soldados alemanes subieron una
esvástica y la pusieron en la cima de la Torre. Por culpa de su excesivo tamaño, el
viento se la llevó al poco tiempo. Fue sustituida por una más pequeña.
45. En los años de la ocupación, un resistente francés escaló hasta la cima (se supone
que desde el nivel superior) para colocar la bandera tricolor francesa.
46. En 1910, a partir de medidas tomadas en la cumbre y el pie de la Torre, Theodor
ote descubrió la radiación cósmica.
47. En 1925 Victor Lustig vendió la Torre Eiffel a un empresario metalúrgico. Luego,
se fugó a Austria. Posteriormente, Lustig llevaría a cabo numerosas estafas, entre ellas
una al famosísimo Al Capone. Lustig acabaría sus días en la prisión californiana de
Alcatraz.
48. En el período 1925-1934 en la Torre estuvo instalado un anuncio luminoso de
Citroen en cada una de las cuatro caras de la torre. Fue el anuncio luminoso más grande
de su tiempo.(Ver foto)
49. En agosto de 1944, poco antes de la liberación de París, Hitler ordenó a su
gobernador militar Dietrich von Choltitz (alemán, pero con antepasados franceses)
demoler la Torre (así como arrasar el resto de la ciudad). Choltitz desobedeció a Hitler.
50. En 1956 un fuego dañó la parte superior de la Torre.
51. La actual antena se añadió en 1959.
52. El antiguo restaurante que había en la Torre se desmanteló en 1980, y fue montado
de nuevo en Nueva Orleáns. Ahora se le conoce como el “Red Room Restaurant”
(desconozco si sobrevivió al Huracán Katrina)
53. En la película de James Bond “Panorama para matar” el personaje de la actriz Grace
Jones (luego “choferesa” de Camilo J. Cela en su ultimo viaje a la Alcarria) salta (y
planea) desde una altura de más de 200 m.
54. En julio de 2003 hubo un fuego en el nivel superior de la Torre. Fue evacuada la
Torre y extinguido el fuego en menos de 40 minutos. No hubo víctimas.
55. En 2005 se instaló en el primer nivel una pista de patinaje sobre hielo. Los patines
se pueden alquilar ahí.
56. En 2003 se instaló un reflector que proyecta una imagen que (al parecer) tiene
copyright. Por lo tanto, no se pueden publicar fotos de la Torre Eiffel de noche en
bastantes países. (Esto suena un poco leyenda urbana. Si alguien lo puede confirmar o
refutar, estaría muy agradecido)
57. Hay al menos 17 reproducciones de la Torre por el mundo. La más grande mide 165
metros (está en Las Vegas) y la más pequeña 3 metros (Paris, Michigan).
58. Cerca del extremo de la Torre se conservan unas habitaciones en las que vivió el
propio Gustave Eiffel.
59. En 1980 la concesión de la Torre expiró y su titularidad volvió al Ayuntamiento de
París. Se aprovechó la circunstancia para hacer una limpieza de objetos que habían sido
añadidos a lo largo del tiempo. Se quitaron 1300 toneladas. También se cambiaron los
ascensores entre el segundo nivel y la cima.
60. En 1889 se instalaron en la Torre varios instrumentos de medición, como
barómetros, termómetros, y en 1909 un pequeño tunel del viento al pie de la torre.
61. La presión que ejerce sobre el terreno la Torre es de 4.5 kg/cm2. Lo que la convierte
en una Torre bastante ligera.
62. Hay grabados en la Torre los nombres de 72 ilustres científicos franceses. Entre
ellos Fresnel, Fourier, Ampere, Coulomb y Cauchy.
CONOCEMOS MÁS COSAS SOBRE PARÍS
París, una de las ciudades más bellas del mundo, la más visitada, y probablemente la
más romántica de las que pueblan el planeta, hace honor a su fama y no defrauda a
nadie que acude a visitarla, sin que más bien, a la hora de partir el viajero siente tener
que partir, y lamente no disponer de más tiempo (o dinero) para volver en seguida o
quedarse más tiempo en una ciudad mágica, con un encanto especial que se percibe en
cada esquina, cada plaza, o simplemente en cada uno de sus cafés.
A diferencia de otras grandes ciudades europeas, París no tiene un “centro” definido
alrededor del cual se expande la ciudad, más bien todo París es “centro”, y esto es
debido a que París no ha ido absorbiendo las pequeñas ciudades que se encontraban a
sus afueras, sino que estas han mantenido su independencia administrativa pese a que el
límite entre una de estas pequeñas ciudades y la gran ciudad de París es tan solo un
paso de peatones. Este hecho de permanecer “encerrada” desde hace tiempo hace que
todo París tenga un aspecto antiguo y clásico, y que un paseo por París sea un paseo por
un lugar donde el tiempo no parece existir, donde pese al bullicio y al movimiento
propio de una de las ciudades más importantes del mundo el visitante tendrá la
sensación de encontrarse en un lugar que no ha cambiado durante décadas o incluso
siglos.
El sobrenombre de “Ciudad de la Luz” se debe a que Paris fue la primera ciudad en
dotar a sus calles y edificios importantes de luz eléctrica, lo que causó admiración en
todo el mundo, aunque este nombre también podría deberse perfectamente a que
Francia, y en concreto París, ha sido también la luz del mundo y ciudad adelantada a
su tiempo como muestra el hecho de que aquí se fraguaron los derechos del hombre, y
los principios de libertad, igualdad y fraternidad, principios que aún hoy no están
presentes en muchos lugares del mundo.
Si hay una ciudad en el mundo que merece ser llamada la capital mundial del turismo
esta es sin duda París, ya que no solo es con diferencia la más visitada, sino que encima
propone tantos monumentos, tantos museos y tantas cosas que ver, que París provoca
que todo aquel que lo visite parta con la idea de volver lo antes posible.
¿QUÉ VER EN PARIS?
Esta es la típica pregunta que muchos se hacen antes de visitar París, y es que más allá
de la Torre Eiffel, del Sena y de los Campos Elíseos mucha gente desconoce cuáles son
los encantos que podrán descubrir en París. Lo cierto es que París sin la Torre Eiffel no
sería desde luego lo mismo, pero París sin la Torre Eiffel, sin el Sena y sin los Campos
Elíseos seguiría siendo una referencia mundial en lo referente al turismo, y es que el
encanto de París no es la suma de los encantos de cada uno de sus museos y
monumentos, sino que el encanto de París reside en sí mismo, en sus monumentales
avenidas, en sus imponentes edificios de piedra, en sus pequeñas y románticas callecitas
que nos hacen sentirnos fuera de una gran urbe moderna, en cada uno de sus típicos
cafés… en definitiva, París es una ciudad única donde siempre habrá cosas que ver y
disfrutar al margen de sus grandes monumentos y reclamos únicos en el mundo.
MUSEOS DE PARIS
Para los amantes del arte y los museos París será sin duda un paraíso que les dejará
impresionados por la cantidad y calidad de sus museos, ya que aunque la presencia de
uno de los principales museos del mundo como es el Louvre, ya justifica por si sola una
visita a París, la oferta museística de la capital francesa dista mucho de acabarse ahí.
Sin duda el Louvre es la joya de la corona de los museos parisinos, un lugar donde se
pueden pasar días enteros descubriendo y admirando maravillosos lienzos, esculturas u
objetos herencia de civilizaciones pasadas. Si la idea es simplemente “ver lo principal”
por falta de tiempo, el visitante lo tendrá difícil para elegir qué es “lo principal”, aunque
desde luego imprescindibles deben ser sin duda la visita a La Gioconda o Mona Lisa, la
contemplación de la Batalla de Samotracia y el Código de Hammurabi si se quere
ver al menos una muestra de pintura, escultura y de elemento histórico de gran
influencia para la historia de la humanidad.
Al margen del Louvre, el segundo museo en importancia es el Museo d´Orsay.
Situado enfrente del Louvre, en una antigua estación de tren, al otro lado del siempre
presente Sena, el Museo d´Orsay recoge una extensa e importante colección de arte
moderno, siendo uno de los principales referentes del mundo en este sentido.
La tabla siguiente muestra algunos de los principales museos de París con sus
direcciones y sus sitios web:
Museo del Louvre
Rue de Rivoli
www.visitarparis.com/louvre.htm
Museo de Orsay
Rue de la otel
d´Honneur 1
www.musee-orsay.fr
Museo Rodin
77 Rue de Varenne
www.musee-rodin.fr/
Museo de
l´Orangerie
Jardin des tuileries
www.paris.org/Musees/Orange/
Museo Grévin
Boulevard
Montmartre 10
www.visitarparis.com/museo_grevin.htm
Museo de Historia
Natural
Rue cuvier, 57 (en el
Jardín de Plantas)
http://www.mnhn.fr/
Museo del erotismo
Boulevard de otel , www.musee-erotisme.com/
72
Museo Marmottan
www.marmottan.com/
Monet
Rue louis Boilly 2
Museo
otel mo s
(historia de París)
Rue de Sévigné, 23
http://www.paris.org/Musees/ otel mo s/info.html
MONTMARTRE Y EL SAGRADO
CORAZÓN DE PARIS
En lo alto de la Colina de Montmartre, coronando la ciudad de París, se encuentra la
Basílica del Sagrado Corazón de Montmartre, blanca y resplandeciente, que parece
vigilar y controlarlo todo.
Si bien es Notre-Dame la iglesia (Catedral en este caso), que ostenta (con
merecimiento) el título oficioso de monumento religioso más importante de París, para
el visitante puede ser una sorpresa descubrir la belleza del Sagrado Corazón, Sacre
Coeur para los franceses, y de todo su entorno, belleza que hace muchos de los turistas
que visitan Paris busquen su hotel en Montmartre.
Montmartre
Montmartre se encuentra en el 18 arrondisment, es decir, el distrito número 18 de
Paris, en la zona norte de la ciudad, y es uno de los barrios con mayor encanto, si no el
que más, de la ciudad. Sus calles en cuesta, sus escaleras, y sus inconfundibles y
acogedores cafés, hacen de Montmartre una cita inexcusable para el turista. Si bien
todo el barrio es realmente bonito, la guinda nos la encontramos al llegar a la parte alta
de la colina, a donde podemos acceder, bien dando un paseo por sus bonitos jardines y
escaleras, o bien utilizando el funicular de Montmartre, que nos dejará a los mismos
pies de la Basílica del Sagrado Corazón. También es posible subir por la parte de atrás
de la colina, por sus empinadas y curvadas calles, llegando a la Place du Tertre.
Place du Tertre
Situada detrás de la Basílica de Montmartre, la Plaza es un lugar siempre concurrido,
principalmente por los turistas, aunque también por los parisinos, atraídos por esta Plaza
mágica y sus animadas terrazas y su gran ambiente.
Tanto la plaza como sus calles adyacentes están llenas de tiendas de recuerdos y
restaurantes tradicionales para todos los bolsillos, todo enfocado para recibir y ofrecer al
visitante todo lo que necesita.
Aparte de la singular composición de la plaza, con restaurantes y terrazas por todos
lados, destaca la presencia masivas de pintores, artistas urbanos que acuden allí a pintar
la plaza, hacer retratos a todo aquel que lo desee o vender sus pinturas en plena calle.
Precisamente esta afluencia de artistas hace que a Montmartre se le llame a menudo el
“Barrio de los Pintores”.
La Basílica del Sagrado Corazón
La Basílica está en pleno alto de la colina, desde donde la vista es realmente
espectacular.
Sus orígenes datan de 1870; en aquel año Francia, en guerra con Alemania, no vivía
su mejor momento, ya que parte de su territorio se hallaba ocupado por el enemigo y
además las relaciones con el Vaticano no pasaban por su mejor momento.
Entonces se empiezan a achacar las desgracias del país más a un castigo de Dios que a
una errónea política exterior, lo que se tradujo en la idea generalizada de que era
necesario construir un templo para redimirse ante Dios y suplicar el perdón por las faltas
cometidas.
De este modo, en 1872 el Cardenal Guibert aprueba la construcción de una iglesia, y
elige Montmartre como lugar más apropiado para ellos. En 1873 la Asamblea
Nacional aprueba el proyecto, y con ello se da luz verde de forma definitiva a la
construcción
de
la
iglesia.
En 1919, la iglesia se consagra como Basílica, lo que la convierte en lugar de
peregrinaje, un santuario que atrae cada año a miles de peregrinos de toda Francia y el
mundo entero.
Como curiosidad, destacar que la construcción se realizó con dinero obtenidos con
colectas en toda Francia, estando los nombres de los donantes, muchos de ellos
modestos, inscritos en la piedra de la Basílica.
EL ARCO DE TRIUNFO Y LOS
CAMPOS ELISEOS
El Arco del Triunfo es, después de la Torre Eiffel, el monumento más representativo
de la ciudad de París, y al igual que la Torre, impresiona bastante más al verlo en
realidad que al verlo en una fotografía.
El Arco está situado en la Plaza de la Estrella, Place de l´étoile, punto de partida de
varias avenidas importantes de París, entre ellas la más célebre de la ciudad y quizás
también la más célebre del mundo, la avenida de los Campos Elíseos.
La avenida es un lugar siempre concurrido y abarrotado de gente, y es el lugar favorito
de los parisinos para comprar, ir al cine o tomar algo en una de sus terrazas, siempre
completas de turistas. Aquí está el famoso Lido de París, un gran número de cines y un
sinfín de galerías comerciales, restaurantes y hoteles.
En los Campos Elíseos todo está enfocado al visitante y el ocio, e incluso una visita a
uno de sus concesionarios de coches es interesante, ya que todos los que se encuentran
están siempre atestados de curiosos admirando los distintos prototipos o coches de
época y de diseño que se exponen allí.
Las terrazas están siempre completas y es difícil encontrar sitio, y si se encuentra hay
que tener cuidado con lo que se pide y mirar la carta antes, ya que por ejemplo el precio
de una cerveza ronda o supera (dependiendo de la marca) los 6 €, con lo cual sobretodo
si se va con niños es como para pensárselo dos veces antes de sentarse.
Por la noche, como no podía ser de otra forma, en los Campos Elíseos y alrededores es
posible encontrar discotecas, y además los cines suelen abrir hasta tarde, por lo que
también es un lugar animado cuando se pone el sol.
Espectacular vista de los Campos Elíseos con la
iluminación navideña, con una noria instalada
en Concorde al fondo
El Arco del Triunfo
Cuando se ve el Arco del Triunfo en foto uno piensa automáticamente en La Puerta de
Alcalá de Madrid, o en diferentes arcos de triunfo de origen romano, pero cuando uno
se va acercando al Arco del Triunfo de París rápidamente se va percatando de que este
no tiene igual.
En efecto, sus dimensiones superan o duplican las de cualquier arco de triunfo
“normal”, tanto en anchura como en altura, siendo esta su característica más destacable,
que se hace más patente aún si se sube a lo alto del arco, y es que desde allí se puede ver
la que es probablemente la vista más bonita de Paris, ya que pese a estar a una altura
evidentemente inferior a la de la Torre Eiffel y a la de la Torre Montparnasse (el
edificio más alto de la ciudad), desde el Arco del Triunfo se contempla perfectamente
el perfecto dibujo de la estrella que da nombre a la plaza, plaza que es origen de 12
grandes avenidas que parten desde allí. Además, por sus costados la vista es
impresionante, teniendo por un lado una vista espectacular de los Campos Elíseos, otra
de la Avenida de la Grande Armée con el Arco de la Defense al fondo “haciendo la
competencia”, la Torre Eiffel por un lado y por otro lado el resplandeciente Sagrado
Corazón de Montmartre. Como no, lo único malo de tener que subir es el previo pago
por taquilla, que como casi siempre en París, resulta algo excesivo, pero bueno, hay que
tener en cuenta que si todo aquel que visita París sube a la Torre Eiffel lo mismo
debería hacer con el Arco del Triunfo, más aún cuando la vista es más espectacular si
cabe.
Vista del Arco de Triunfo, imponente,
en medio de la “Place de l’Etoile”
En cuanto a sus orígenes, tienen lugar en 1806, cuando el entonces emperador
Napoleón Bonaparte decidió construir un Arco de Triunfo como homenaje a sus
ejércitos y en honor de sus victorias. El arco tiene una altura de 50 metros, y la anchura
es de 45 metros. En las paredes inferiores del Arco, que se pueden observar cruzando al
centro de la plaza por unos accesos subterráneos, están grabados los nombres de muchos
generales y batallas en los que participaron tropas francesas. También se construyó allí
la Tumba del Soldado Desconocido al acabar la I Guerra Mundial en 1919, y no es
difícil encontrar a veteranos de la Segunda Guerra Mundial con sus uniformes y
banderas acudiendo allí no se sabe bien si a homenajear y recordar a sus compañeros
caídos o a recibir el homenaje y reconocimiento general.
Vista nocturna del Arco del Triunfo
de París iluminado
LA IGLESIA DE LA MADELEINE
Situada muy cerca de la Plaza de la Concordia (Concorde), en una zona muy
comercial de alto standing (al lado de la calle Faubourgs Saint-Honoré, una de las
calles más comerciales y otel mo s de París), la Iglesia de la Madeleine llama
muchísimo la atención por su arquitectura en forma de templo clásico griego.
La construcción comenzó allá por 1764 por Contant d´Ivry, siendo luego reconstruida
con planos de Guillaume Couture (1777), aunque a causa de la Revolución Francesa
las obras se interrumpieron de 1790 a 1805 y en 1806 La Madeleine se transformó en
Templo homenaje a la Gran Armada, función que tuvo hasta que se acabó de construir
el
Arco
del
Triunfo,
que
la
relevó
en
esa
función.
En 1842 volvió a ser iglesia católica, función que continúa representando en la
actualidad.
La Madeleine se sale de todos los tópicos de iglesia occidental, ya que cuando alguien
pasea y la encuentra por azar, no descubre que es una iglesia hasta que no accede a su
interior, debido a su arquitectura griega.
El interior de La Madeleine de Paris no es tan interesante como el exterior, pero
merece la pena como mínimo subir sus escaleras para contemplar desde allí la Rue
Royal, con Concorde y el Obelisco al fondo, teniendo ante nosotros una de las
imágenes más bellas que automáticamente retendremos para siempre en nuestra
memoria.
NOTRE-DAME DE PARIS
La Catedral de Notre-Dame es la iglesia más conocida de París sin duda alguna,
siendo la obra por excelencia representativa del estilo gótico a nivel mundial.
Su privilegiada situación, bordeada por el Sena y con jardines por delante y por detrás,
hacen que la catedral pueda ser observada en su totalidad con total comodidad para el
visitante, que podrá inmortalizar su visita con bellas fotografías desde cualquiera de los
puentes que cruzan el río, desde su jardín delantero, con las dos torres principales
presidiendo la imagen, desde un lateral, pudiendo destacar la expresividad de sus
célebres gárgolas, o desde la parte de atrás, donde destacan las altas agujas que coronan
su “tejado”.
La construcción de la catedral de Notre-Dame se llevó a cabo entre los siglos 12 y 14
(de 1163 a 1345 concretamente), y el proyecto es de Maurice de Sully.
El interior sin duda no es tan impresionante como el exterior para el inexperto en arte,
pero resulta ciertamente impresionante entrar a la catedral y ponerse en el pasillo central
de la iglesia cara al altar, observando toda su grandeza e inmensidad.
Existe un museo con un tesoro en su sacristía, al que se accede desde el interior de la
iglesia.
La Catedral de Notre-Dame
está situada en un marco
incomparable, con el Sena
acompañando el perfil de la iglesia
Si podemos elegir día y hora para efectuar nuestra visita a Notre-Dame, puede resultar
interesante hacerla el sábado a las 14 :30, ya que en ese momento se efectúa una visita
guiada totalmente gratuita en lengua española.
La catedral tiene planta de cruz latina, una fachada de 40 metros de ancha, una longitud
de 130 metros, y una altura máxima de 69 metros
Para los amantes de la estadística, decir que la catedral contiene 5 naves, 37 capillas, 3
rosetones con 13,5 metros de diámetro cada uno y un total de 113 vidrieras.
Imagen lateral de Notre-Dame
PIGALLE
Aunque se puede visitar de día, y la visita puede resultar curiosa, a Pigalle hay que ir
de noche, que es cuando el barrio está de verdad animado, y aunque no estemos atraídos
por la cantidad de establecimientos que ofrecen espectáculos eróticos y similares, el
espectáculo de luces al más puro estilo “Las Vegas” resulta llamativo.
Pigalle se encuentra al norte de París, muy cerca de Montmartre, así que una buena
opción puede ser visitar el Sagrado Corazón de Montmartre por la tarde aún con
buena luz, disfrutar del atardecer en lo alto de la colina, cenar en la Place du Tertre
disfrutando de un ambiente sin igual y luego bajar dando un paseo hasta Pigalle, donde
podemos tomar algo en cualquiera de sus pubs o discotecas, o por qué no, hacer como
miles de turistas hacen todos los años, entrar al archifamoso Moulin Rouge y disfrutar
del famoso “French Cancan” y de un espectáculo único en el mundo.
Moulin Rouge aparte, la visita al barrio de Pigalle de noche es casi obligada, siendo
sin duda la zona más transitada de Paris cuando se pone el sol, más incluso que los
Campos Elíseos, y si vamos en coche o taxi no debería extrañarnos quedar atrapados en
mitad de un atasco rodeados por coches de parisinos en busca de diversión y de
autocares repletos de turistas venidos de todos los lugares del mundo.
En el Moulin Rouge se cuida al máximo
hasta el más mínimo detalle del vestuario
de las bailarinas.
CENTRO POMPIDOU
El Centro Nacional de Arte y Cultura Georges Pompidou, más conocido como
“Centro Pompidou”, fué inaugurado en 1977, y aunque concebido cuando el
presidente era en Francia George Pompidou, este falleció antes de poder verlo
terminado, siendo su sucesor, Giscard D´Estaing quien lo inauguró.
El Centro es un enorme museo de arte contemporáneo, y en su anterior se realizan
multitud de exposiciones de todo tipo, representaciones teatrales, y está dotado con una
enorme biblioteca pública con capacidad para más de 2000 personas.
Lo más llamativo del Centro Pompidou no es la gran cantidad de obras de arte
modernas que alberga ni todas las actividades que se pueden encontrar en su interior,
sino que el gran interés del centro, sobretodo para los visitantes, es el edificio en sí, un
edificio moderno diseñado por los arquitectos Renzo Piano y Richard Rogers, que
destaca por su apariencia semi-industrial y el hecho de que sus elementos funcionales,
como escaleras, conductos de agua, de aire, etc… están situados en el exterior del
edificio, dejando un interior diáfano donde se puede aprovechar cada metro cuadrado
del interior. Este hecho es el que le da su apariencia característica, con una fachada
principal donde destacan las escaleras mecánicas que cruzan la fachada de un lado a
otro, y la parte posterior, donde están todos los tubos de diferentes conducciones y
suministros, que están pintados de vivos colores.
Precisamente este aspecto, tan innovador y chocante en los años 70, hizo que fuese
muy criticado al chocar enormemente con la estética clásica y romántica de las calles y
edificios parisinos, pero a día de hoy es de los edificios más queridos por los parisinos,
y de los más visitados por los turistas.
En la fachada principal del Centro Pompidou
destacan las escaleras mecánicas,
que cruzan la fachada de un extremo a otro
EL BARRIO LATINO
El Barrio Latino de Paris, situado a escasos metros de Notre Dame, cruzando el
Sena, es uno de los lugares más animados sobre todo en la tarde-noche parisina. Lo
forman una serie de pequeñas calles y callejuelas donde no hay más que bares y
restaurantes de todos los lugares del mundo y para todos los bolsillos, pudiendo tener en
pocos metros distintos restaurantes griegos, italianos, chinos o japoneses, y pubs
irlandeses junto a típicos pubs al más típico estilo fashion parisino. Sin la menor duda,
el Barrio latino es uno de los pocos lugares donde se puede comer barato en Paris,
aunque hay que decir que la calidad casi siempre es acorde con el precio, así que si lo
que queremos es probar las exquisiteces de la comida francesa mejor es probar en otro
sitio, ya que en el Barrio Latino la mayoría de restaurantes ofrece comida sin más para
que el turista se quite el hambre, y aunque la mayoría ofrecen una calidad aceptable hay
otros restaurantes donde aspectos básicos como la atención al cliente e incluso la
higiene simplemente no están presentes; por fortuna estos son los menos, así que nohay
que asustarse, pero si se puede conviene echar un vistazo a los platos de los clientes
antes de sentarse, y no mirar solo la carta y los precios.
El Barrio Latino es un lugar donde es muy agradable pasear, y donde el no
conocer la lengua francesa no suele ser un gran inconveniente, ya que está
atestado de turistas que, caso de que en el restaurante en cuestión no nos
entiendan, nos pueden siempre echar una mano (en los lugares turísticos como
es lógico aunque no sepan español la carta sí suele estar en español, así que
nos podemos comunicar con el camarero en un perfecto “francés por gestos”, que todos
dominamos).
Visita imprescindible que se puede hacer aprovechando una jornada con visita a Notre
Dame, que podría estar otel mo precedida de un paseo por Bouburg (barrio donde
se encuentra el moderno Centro de Arte Pompidou), muy cercano así mismo al
espectacular Ayuntamiento de Paris (no hay más que seguir los carteles de “ otel de
Ville” para encontrarlo) y a la explanada de Châtelet.
LA OPERA DE PARIS
La Opera de Paris (conocida como Opera Garnier, o como “La Opera Antigua”, ya
que existe una nueva en la histórica Plaza de la Bastilla) es uno de los edificios más
bellos y representativos de París, resultando impresionante su vista desde la isleta
central de la Plaza de la Opera, siempre llena de turistas y aficionados (también
profesionales) a la fotografía, donde se encuentran los accesos al metro.
La Opera de Paris es uno de los edificios
más bellos de Paris
La Opera se sitúa como elemento central en la Plaza de la Opera, a la que da nombre,
y se encuentra muy cercana al Museo del Louvre, que está a tan solo 10 minutos de
paseo por la Avenida de la Opera, una de las pocas de Paris que no tiene ningún árbol
plantado por expreso deseo de Napoleón III, quien temía ser disparado desde las
ventanas de los edificios laterales, ocultas por las ramas y hojas.
El edificio de la Opera fue construido por el arquitecto Charles Garnier entre 1861 y
1874 por orden de Napoleón III, quien por ironías del destino no llegaría a ver la
inauguración del teatro-ópera en 1876, con la ópera Jeanne D´Arc, de Mermet, aunque
las iniciales N-E (Napoleón – Eugène, su mujer) presiden la fachada principal.
Más que un lugar para disfrutar de la ópera, el edificio era un lugar de prestigio, un
círculo elitista donde burguesía y aristocracia acudían a lucirse, y es que aún hoy en día
la Opera de Paris sigue impresionando por su monumentalidad, su espléndida escalera
de entrada y su suntuosa decoración sobrecargada de dorados y candelabros. También,
aparte de la magnífica escalera, la escena es digna de destacar, sobretodo su
sorprendente cúpula decorada con unas magníficas pinturas obra de Chagall. La
impresionante galería que da a los balcones orientados a la Plaza de la Opera no es
menos impresionante que el resto, y en la actualidad allí se celebran importantes fiestas,
actos sociales y recepciones.
Hoy en día, el Palacio de la Opera de Garnier alberga sobretodo espectáculos de
ballet, y solo en ocasiones especiales se representa allí alguna ópera clásica, ya que
normalmente estas representaciones se efectúan en la nueva ópera, en Bastille, más
práctica pero mucho menos espectacular. Para hacerse una idea de su monumentalidad,
baste decir que su superficie es de 11.237 metros cuadrados.
PARIS DE NOCHE
La noche es el momento perfecto para hacer muchas cosas imprescindibles en París:
una cena romántica, un crucero por el Sena contemplando las iluminaciones de la
Ciudad de la Luz, asistir a un espectáculo único en el mundo como pueda ser el del
Moulin Rouge, o simplemente darse un paseo por lugares siempre animados como el
Barrio Latino o los Campos Eliseos.
Como la oferta de Paris de noche es demasiado amplia, lo mejor es separar las
diferentes opciones:
-
Cruceros nocturnos por el Sena
-
Espectáculos típicos parisinos – cabarets Paris
-
Paseos nocturnos por París
-
París de marcha – para los quieras disfrutar de la marcha parisina. Bares, pubs,
discotecas…
-
Cenar en París
Paris Iluminado
Cuando cae la noche París no es para nada una ciudad oscura, sino que, lejos de eso, la
ciudad mantiene su encanto, y sus principales edificios y monumentos adquieren otros
tonos no menos espectaculares gracias a sus cuidadas iluminaciones.
Si se suele decir que hacer un crucero por el Sena es algo obligado, debería decirse que
lo obligado es en realidad hacer dos cruceros por el Sena, uno de día y otro de noche
para ver dos versiones magníficas del mismo espectáculo, y es que realmente decidir
cual de las dos opciones es mejor es tarea harto complicada y se reduce a una mera
cuestión de gustos, aunque a buen seguro que a nadie le defraudará ninguna de las dos
versiones.
MOVERSE POR PARIS: EL
TRANSPORTE PÚBLICO
Como gran ciudad que es, París está dotada de suficientes medios de transporte (de
día) como para decir que las comunicaciones en general son buenas en la ciudad,
aunque hay que matizar según el medio de transporte del que estemos hablando.
Lo que es evidente es que la mejor forma de ver París es a pie, y si estamos en un hotel
bien situado cerca de la Ópera o los Campos Elíseos la tarea será mucho más sencilla,
ya que podremos ver gran parte de los atractivos de París sin tener que perder el tiempo
en el metro o sin correr el riesgo de que nos pille un atasco en un autobús. Por
supuesto París es una ciudad enorme, y tiene puntos de interés a lo largo de toda la
ciudad, por lo que será inevitable utilizar el transporte público.
En cualquier caso lo que no es una buena idea es alquilar un coche, ya que será
complicado aparcar, será caro, corremos el riesgo de pasarnos el día en un atasco, aparte
de que al no conocer la ciudad bien no será difícil perderse y dar vueltas a lo tonto.
CONOCEMOS MÁS COSAS SOBRE FRANCIA
Francia
Año de entrada en la UE: miembro fundador (1952)
Miembro del espacio Schengen: Sí
Sistema político: república
Capital: París
Superficie total: 550 000 km²
Número de habitantes: 64,3 millones
Moneda: euro
Lengua oficial de la UE hablada en el país: francés
Francia es el país con mayor superficie de Europa. Se extiende desde el Mar del Norte
hasta el Mediterráneo. Su paisaje es muy variado. El este y el sur son montañosos,
destacando en los Alpes el Mont Blanc (4 810 m), pico más alto de Europa occidental.
La Francia llana comprende cuatro cuencas fluviales: el Sena, el Loira y el Garona
fluyen hacia el oeste. El Ródano, procedente del Lago Lemán, desemboca en el
Mediterráneo.
El Presidente de la República tiene un importante papel político. Preside las reuniones
del Consejo de Ministros y es el máximo responsable en los ámbitos de asuntos
exteriores y defensa. La administración cotidiana del país incumbe al Primer Ministro.
El Presidente es elegido por sufragio directo para un periodo de cinco años. El
Parlamento comprende una Asamblea Nacional, que se elige directamente cada cinco
años, y un Senado, cuyos miembros son nombrados por un colegio electoral.
Francia posee una economía industrial avanzada y un sector agrario eficiente. Las
actividades principales son las industrias automovilística, aeroespacial, química,
farmacéutica y electrónica, las tecnologías de la información y la moda.
Francia es cuna de algunos de los escritores y pensadores más influyentes del
continente: Descartes y Pascal en el siglo XVII, Rousseau y Voltaire en el XVIII,
Balzac, Baudelaire y Flaubert en el XIX, o Sartre y Camus en el XX. Durante los
últimos dos siglos ha dado al mundo del arte las obras de Renoir, Monet, Cézanne,
Gauguin, Matisse y Braque, entre otros.
La gastronomía francesa es una de las más refinadas de Europa. La cocina y la buena
mesa forman parte de la cultura y del estilo de vida de los franceses.
Cultura de Francia
De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Francia es un país de muy rica y diversa cultura que ha hecho en Europa y el mundo
entero. Sus valores de libertad, igualdad y fraternidad y su Declaración de los Derechos
del Hombre y del Ciudadano, son herencias que la humanidad entera recoge.
Francia tiene destacadísimos aportes a la Humanidad en los campos de las ciencias, las
letras, las artes y todos los saberes.
Caracterizada por el Protocolo y Buenos Modales, tiene valiosas tradiciones, entre ellas
la exquisita gastronomía, en la que destacan sus quesos y vinos; también, la Alta
costura, y su tradición de excelencia en todos los campos.
La cultura de Francia es un factor presente en el desarrollo de la cultura de países
relativamente nuevos, como Canadá y Estados Unidos.
Existe la costumbre de la comida en familia, que se respeta a pesar del acelerado ritmo
de sus ciudades. Otra costumbre francesa es no comer entre comidas ni beber aperitivos
que estropeen el gusto por los alimentos. Si una familia le invitase a comer, la
puntualidad es básica y es recomendable que el arreglo personal sea formal. En el hogar,
es costumbre repetir varias veces el plato que más agrada, sin que por ello se descuide a
los otros platillos del día.
Entre las costumbres más importantes de los habitantes del país está la asistencia a
espectáculos teatrales, musicales y cinematográficos. Siendo Francia la cuna del cine,
sus pobladores devoran con asiduidad lo que la industria produce, especialmente la
cinematografía nacional, porque, un rasgo muy propio de los galos es el amor a las
producciones de su patria.
La gente en Francia tiene una sola costumbre común, la de sorprender por su seguridad,
por su variedad y por su facilidad para mezclarse con lo nuevo sin perder lo que han
conservado por años. Por la misma razón, para conocer a los franceses hay que
trasladarse a las regiones más alejadas de las grandes ciudades. En ellas se conservan
costumbres más antiguas, más sencillas, especialmente en cuanto a la alimentación y la
diversión, lo que produce un agradable contraste con la vida urbana. La vida religiosa es
más activa en estas áreas, en donde se celebran incontables festividades de carácter
religioso cada año.
A pesar de todo, el principal rasgo del galo moderno es su apego a la libertad individual,
apego que se fortaleció con el gobierno socialista y que les hace afortunados aunque
solitarios. Posiblemente por esa soledad y el agobio económico que viven, actualmente
estén buscando con ansiedad las atenciones de adivinos y curanderos, poniendo de
manifiesto que no han perdido su carácter mágico, de herencia celta.
La vida familiar sigue siendo un núcleo social importante, aunque cada vez existen más
familias sin hijos.
Tradicionalmente Francia ha sido uno de los impulsores de la tolerancia racial y
cultural, eje de muchas asociaciones internacionales en favor de los derechos humanos.
Este aprecio a la diversidad se refleja en su territorio. En él conviven, en buena medida,
minorías africanas, judías y de Europa del Este que conforman una población de casi 4
millones. Todo ello produce un espectacular mosaico de colores, ideas y razas. A los
franceses les agrada que los visitantes hagan esfuerzos por hablar en su lengua, aunque
sea con un pésimo acento. Rara vez responden en otro idioma aunque lo conozcan muy
bien.
IMÁGENES DE MI VISITA FAMILIAR A PARÍS

Documentos relacionados