La Ley de Cabildos Insulares de 1912 y su Reglamento: Un paso

Comentarios

Transcripción

La Ley de Cabildos Insulares de 1912 y su Reglamento: Un paso
ISSN: 0211·2140
/Jolelill ,\filiares Cario
2004, 23: 75·89
La Ley de Cabildos Insulares de 1912
y su Reglamento:
un paso firme hacia la Division Provincial'
Manuel
RAMiREl.
MuÑOl,
Seminario de I-Iumanidad~
Agustin ~"illarcs Cario
l{csulIlcn
Como consecuencia del centralismo administrativo. el enfrentamiento entre Gran Canaria y la
Diputación provincial. radicada en Tenerife. ocupó gran pane del siglo XIX y primeros arIos del
XX. perfíb.ndose dos posturas antagónicas: el divisionismo a ultranza mantenido por Gran
Canaria. y la tinerferla que queria mantener la unidad provincial a toda costa. La Ley de
Cabi Idos Insulares y su posterior Reglamento. que en princ ipio pareció conjurar el peligro de la
división. significó para Gran Canaria un proceso de descentraliz~1ción administrativa que des·
embocaria en 1927 en el establecimiento de las dos provincias canarias.
l'alalJras c1a\'t': Réginh.,n Local. Cabildos Insulares. División I'rovincial.
INTRODUCCiÓN
El historiador grancanario José Miguel Pérez Garcia. uno de los analistas
más profundos de la historia politica canaria contemporánea. incluye en su
libro Cal/arias: de los Cabildos a la divisiól/ provil/cial-libro que debiera
constituir un catecismo obligatorio para comprender nuestra más reciente historia-. unas lineas que pueden servir de pórtico a esa necesaria reflexión
sobre el papel que en ella han jugado nuestras Corporac iones más representativas: los Cabi Idos Insulares. f-Iablando del Reglamento de Cabildos de 12 de
octubre de 1912. dice José Miguel Pérez que este seria
motivo de confrontación porque habría de tratar. entre otros aspectos,
sobre la disparidad de competencias entre los Cabildos y las restantes instancias de la administración local y provincial. Las esferas competencialcs del
Gobernador. de los delegados del Gobienlo, de las Diputaciones o de las
I Te~t'-' de la C\.>1It\;rtllcia pr,-,"u"ciada el 26 de II,-,,-iclllbre de 2002, cilla Casa·Musc,-, Lt'ÓlI y (¡blill,-,.
Teldc (Grall Callaria), C»II 1Il'-'liv,-, de celebrarse el VII Curs,-, (le l-liSI,-,ria C'-'"lelllp,-,r;\lIt:a, baj,-, el IClIla La
orgalli:aciólI poliuco adJJIlm.¡lralin/ de Callanas 1.'11 el siglo X\" Ca/uldos. I'rQnllulI)' COJJumidad
Alllólloma.
75
,I/wmel Ramíre: ,I/m/o:
La uy de Cabildos Insulares de 1912 y
Sil
Reglamemo: Un paso firme haCIa.
Comisiones Provinciales iban a quedar sujetas a variación. El ordenamiento
legal vigente se quedaba estrecho y. en parte. colisionaba con las intenciollCS
dc quienes. como O(llrrc con los divisionistas. trataban de buscar en los
Cabildos una vía práctica para ir ¡xlsibilitando la secesión provincial 2.
La Ley y el Reglamento de Cabildos Insulares fueron herramientas que
contribuyeron a solucionar un problema que para Gran Canaria suponia un
estrecho corsé que le impedia su propio desarrollo. y que de una manera ciertamente gráfica lo exponia Felipe Massieu y Falcón a su sobrino Leopoldo
Matos en vísperas de la publicación de aquella Ley:
y es que ocurre lo que te hc dicho muchas veces. quc el Gobierno no quierc darse cucnta del crccimicnto de este pueblo y Ic pasa lo que al padre que
ticlle un chico. que crece mucho y se empeña cn que ha de seguir con la
misma ropa y los mismos zapatos: llega el momento en que materialmentc no
se puede poner el pobre chico ni aquella ni éstos. y el padre se hace el tonto
yel chico se desespera y rabia y concluye () por meterse en la cama o escaparsc de la casa paterna3.
Carta que refleja el momento politico-social del momento. y cuya lectura
ha tenido vigencia en muchas ocasiones posteriores. y en el momento actual.
cuando el siglo XXI estrena su primer cuatrienio de vida. no seria aventurado
afirmar -aunque COI1 todas las reservas posibles-. que hoy estamos en una
ocasión parecida".
REGIONALISMO E INSULARIDAD
El hecho de la unidad insular en la organización administrativa del
Archipiélago canario desde el momento de su integración en la historia castellana. ha sido el más trascendental. y el que ha marcado de modo más profundo la peculiar forma de desarrollarse el sistema de relaciones intercanarias.
Al organ izarse por Islas. regidas cada una por su Cabi Ido. y no haber ex istido una capital unificadora de los intereses de aquellas. y que extendiera su
jurisdicción a todo el Archipiélago. la historia politica de éste. si en los siglos
XVI a XVIII fue la historia de siete reductos administrativos. durante los
2 I'én:z Gareia. José Miguel: Cananas: de los Cab¡ldos a la d¡nsión pro,·indal. Las 1'"llIlas de G.G..
C.I.E.S.. 1997.
; Cana dc 19·1·1912. I\rehi",) 1\II1011i0 dc Bélhellc0un Massicu (""131'.1). I\gmdczC0 al pr0!i:S0r
BelhénC0Url Massicu su gcncr0sidad al habermc pennilid0 ulilizar algun....s dalos oc la C0ITl'Sp0l1ocIlCÍa
illédil<lOC Fclipe 1\'la>siell.
4 l"id. l3elhelle0Url Massicll.t\1I10I1i....: ··Los Cabildos C1l la dial6:liea Isla-lkgiólI CII la his10ria dc
Callarias" (Pról....g0 allibr....: [{;lInin:z 1'.1111101_ M;llIucl· l/mona del Cab¡ldo Inslllar de Gran Callana (19131936). Las Palmas de G.c.. Cabild01l1sular. 1995. p.9·"7)
/Jo/elÍlI
Millares CarIo
2004. 23: 75-89
76
,I/Oil/"'¡ Ramin': ,1/",10:
La Ley de CalJlldos Imulan's de 1912Y m Reglomelllo: Un {X/SO firme haClII.
siglos X I X Y XX. In contradicción isln-región 1m Ilenndo por completo cl devenir histórico de In mismn. ni ncentunrse Ins tensioncs socinles. con mnyor rigor
quizás. que en otras pnrtes de In geografin espm'íoln.
Vistns desde una perspectiva lejnna.. Ins Cannrias se presentan como un bloque insulnr. pucs desde los primeros tiempos de su conquistn fueron consideradns como reino único. siendo los Reyes Cntólicos los primeros - y n pnrtir de
ellos todos los demás monnrcas-. que se titulnron reyes de Cmmrins s. Sin
embal'¿o. y también desde el comienzo de su historin. Ins islns se diferencinron
con In división entre islns renlcngas e islns de ser'íorio. ni tiempo quc se dotabnn
de un sistemn ndministrativo. que si procedin de un tronco común. el derecho
municipnl cnstellnno. en cndn isln se desenvolvió dentro de unns coordenndns si
no muy distintns. si con diferencins nprecinblcs. derivndns de In identificnción
entre municipio e isla.. con unos limites rigidos. precisos e innmovibles.
En cunlquier provincia peninsulnr existe unn nspiración común de intereses entre todos los pueblos que In formnn. o entre Ins distintns provincins que
componen In región. dcbido a una renta de situación que fncilitn la extensión
del dcsnrrollo cconómico de ellns n sus zonns limitrofes o de influencin.
En Canarias -di(c Manuel Vclázqucz C¡brcra-. por cl wntrario. dcbido a su mancra dc scr insular. la riqucza quc sc fomcntc cn una isla. no solamcntc no rcnuyc cn las otras islas. sino quc atraycndo a sí el Comcr(io. perjudica a las dcmás: a tal cxtrcmo csto cs vcrdad. quc si sc dicra el (aso dcsgra(iado dc dcsaparc(cr alguna o algunas dc cstas islas. JXH un fcnómcno sísmiw. cn nada altcraría la vida cnmómi(a y administrativa dc las dcmás6.
pucsto que cndn isla tiene una cultura populnr propin. con caracteristicns distintns de Ins demás. nunquc n menudo nntngónicns. ni responder n plnntcamientos diferentes. El hecho insulnr. y In dificultad histórica de encontrar Ins
clnves de un proyecto globalizndor. hnn sido y son Ins renlidndes esencinles
que hny quc tener en cuentn. n In hora de enfrentarse con nuestro más inmedinto deven ir.
LA LEY DE 1822 Y EL PROBLEMA PROVINCIAL
El mnrco insulnr. como ente juridico en el que se desarrollnbn el régimen
ndministrativo locnl. se vio profundamente nIterado con In Constitución de
Cádiz. que diluyó la nutoridnd de los nntiguos Cnbildos insulnres en un gran
5 Cil>rallcscu.t\lcj;llIdr,,: !lIS/onu del CalJlldo Insular de Te'wnjé. Sallla Crul. de TCllcrifc. Aula de
CUIIU'11 de TCllcrifc. 1988. p.IS.
ó Vdázqucl. Cabrcr;I.1'.'tallud: Resllme¡¡ hlS/ónco dowmelllado de la aUlOnomia de Cw¡¡ml/s. Las
I'almas. 1973. p.28.
77
UolelÍlI ,\fil/ores CarIo
2004.23: 7S..g9
,I/wmel Romíre: ,I/m/o:
La uy de Cabildos Insulares de /912 y
Sil
Reglamemo: Un paso firme haCIa.
número de Ayuntamientos de representación directa 7. introduciendo al
mismo tiempo la figura legal de la provincia -a semejanza de la división
administrativa realizada por la revolución francesa-. como escalón intermedio entre el poder central y el municipal. Todo el territorio del
Archipiélago quedó configurado en una Provincia y con una Diputación
Provincial. Este hecho uniformador. que no contemplaba la peculiaridad del
caso canario en su expresión insular. al confundir la provincia con la región.
sentó las bases de una contradicción. que el paso del tiempo no ha logrado
darle una solución adecuada.
La Constitución de 1812. que dio una nueva estructura politico administrativa al Estado creando la provincia. enlazó a Gran Canaria y a Tenerife en
una cadena inacabable de rivalidades en tomo al asentam iento de su capital. "a
la que reciprocamente creen tener derecho. fundamentadas en su particular y
opuesta interpretación de la historia"8.
Las Cortes de ClÍdiz. al formular una ley que fijara los limites de las nuevas provincias y la designación de sus respectivas capitales. se encontró para
la de Canarias con el problema de elegir entre la terna que se disputaba la capitalidad: La Laguna. Las Palmas de Gran Canaria y Santa Cruz de Tenerife.
siendo esta última la elegida por el Congreso como capital. gracias a las gestiones llevadas a cabo por el procurador sindico don José de l\1urphy. a quien
se le considera el verdadero artifice de ella?
La Ley se publicó el 27 de enero de 1822. y la nueva organización provincial. establecida con carlÍcter provisional. seria el inicio de una cadena de
incidencias cuyos eslabones mlÍs importantes. hasta el Real Decreto de 21 de
Septiembre de 1927 en que quedó Canarias dividida definitivamente en dos
provincias. fueron los proyectos de 1841 10 • 1847. 1848. 1852. 1854. 1856.
1858. Y 1873 11 •
Durante el periodo de la Restauración. el llamado "pleito insular" parece
perder fuerza. aunque no desaparece del todo. La aparic ión de una burguesia
en Gran Canaria. propiciada por el desarrollo del Puerto de La Luz. significó
un enfrentamiento con el centralismo administrativo vigente. puesto que los
ideales divisionistas surgian propiciados por el crecimiento económico del
7 Ci0rallcs<:u. ,\lcjalldr0: l/¡slOfla del Cabildo... op. cil.. p.22.
s Valle IkllilC7_ J0<\(luill: Los Cabildos Insulllres de Canllflas. S;1I1Ia Cnll. de La Palma. Universidad de
1-<1 Lagulla. 1?70. p.3?
9 Guimcrá I·era~a. 1\'larc0S: José ,I/",phy. Sallla Cnll. dc Tellcri!i:. Caja Gelleral de I\h0IT0S. 1974.
(l-liSI0ria: 1).
10 I'rl"Selllad0 al COlIgTl"S0 IX" Luis G0I1z;\ln.I311lv0. JI~1I1 l3aulisla 1\101150)' Fnlllei,w LlIjáll. delllr0 del
I'wyee10 de l-l'y de lIucva di"isi611 lerril0rial quc pIClclldia 11c,'<!f a cab0 el g0bielll0 prugn:sisla del Gl'TIel111
Espancr0.
11 Véa.>c. "La I{epllblica Fedcral' el C011lpr011li50 ESk'vallcz (1873 CII. GlIilllcrá I'eraza. Marws: El
I'lello IlIsldar (f8fJ8-/93ó). Sla.Cnll de Tellcrili:. C011Ii..dcr",;;iólI Esp;ul0la de Cajas dc ,\h0rr0. 1975. p.IIOII? Y 1{0S<1 Olivera. LC0p01d0 de la: ü'olllción del Régimen Local en las {slas Callar¡as. Madrid. IIISlilUl0
de ESlUdi0S de ,\dlllillislI1lCióll Local. 1946. p.120.
r
/Jo/elÍlI
Millares CarIo
2004. 23: 75-8?
78
,I/Oil/",I Ramin': ,1/",10:
La Ley de Cabildos Imulan's de 1912Y m Reglomelllo: Un {X/SO firme haClI/.
Puerto de La Luz de finales del siglo XI X. Es precisamente el Puerto el que
determinará e impulsará la linea del auge económico de Gran Canaria. formándose alrededor de los negocios portuarios una poderosa burguesia. que en
el caso de la grancanaria abanderó el divisionismo provincial. manifestando
sus anhelos politicos en el Partido Local Canario. creado en 1903 y cuyo ideario defendia la autonomia administrativa. reforzado posterionllente por la
adhesión del Partido Liberal. que al considerar también suya esa bandera. "Ie
incorporó las grandes influencias de In personalidnd y del pnrtido de León y
Castillo. hnciendo más posible su consecuciÓn"12.
ASPIRACIONES CANARIAS Y EL INFORME DE 1910
Siendo jefe del Gobierno don Segismundo Moret se decidió que el rey
Alfonso XIII visitnra In provincin de Carmrins en 1906. nctunndo como notnrio del vinje el conde de ROlllnnones. quien dejó constnncin del mismo en su
Memorin lJ • exponiendo los principnles problemns plnntendos entre Gran
Cannria y Tenerife. y nunque "aperms apuntnbn nlgurm solución. sin tornar
pnrtido por ningunn"14. Gran Cnnnrinln ncogió corno tesis divisionistn lS .
Después del desgaste sufrido por el pnrtido liberal. en su etnpn de gobiemo
de 1905 n 1907. In Ilegndn de los conservadores ni poder dio lugnr ni lIanmdo
"gobierno Inrgo" de Maura. entre enero de 1907 y octubre de 1909. Maura. dentro del gran proyecto regeneracionistn. surgido n raíz de In crisis de 1898. hizo
suyo el idenrio de Silveln de llevar n cabo urm "revolución desde arribn". que
equivalin a llevar a cnbo una serie de refonnns pnra evitnr que In revolución se
hiciera "desde nbajo" 1(j.
Entre los muchos proyectos corno In Ley de Coloniznción Interior y In Ley
Electoral que introdujo nlgunos Illecnnismos de movilidad en el sistema politico. el que tuvo I1wyor tmscendencin fue el proyecto de Ley de Administración
Local. que prevein In creación de MnnCOlllunidndes de Municipios con arnplins
fncultndes de autogobiemo. y que ten in como uno de los principnles objetivos
resolver el prob lenm c<llnlán. A consccuenc in del deb<lle de este proyecto In cuestión insulnr se nbrió paso en Ins Cortes cunndo el 5 de junio de 1907. el conde
de Casa- Valencia expuso en el Senado "Ia situación de Canarias y la conveniencia de evitar contiendas desagradables. otorgando de una vez la división de la
. . "17 .
provIllCIa...
12 N<I\'arr0 y I{ui/_ Carlos: f'ágllll/s Ihslónws de Gran Canonl/. La" Palmas. Tip. ·Diario". 1933. p.I98.
u ItO. dc 16 Abril (Gacela. 11." 111. dc 21.,1.19(6).
l. Guimcrá I'c«I7.<I. Marcos: El Piel/o... op. el! . p.241.
15 N<I\'arr0 y I{ui/_ Carlos.l'áglllas. .. op. el/. p.214-2IS).
11> i\ró"ll'gui Sállcho_ Julio: "La E"p;lIla de los rc,'i"i0I1i"1II0"". l"l IhSlOr¡¡¡ de ES{XII/o. Madrid. l-li,,10ria
16. 1990. p.92S.
17 Guimcrá l'er;l7.a. Marl'0S: El PIel/o... op. ni. p. 247.
79
UolelÍlI Mil/ores CarIo
2004.23: 7S..g9
,I/wmel Romire: ,I/m/o:
La
uy de Cabildos
Insulares de 1912 y
Sil
Reglamemo: Un paso firme haCIa.
La prensa madriler'ía empezó a ocuparse del problema insular. y El
Imparcial. publicó un articulo abogando por la división de la provincia l8 . creándose un clima de enfrentamientos y de ¡:Klsturas intransigentes tanto en
Tenerife como en Gran Canaria. Mientras esta última sostenia a ultranza el
principio divisionista. Tenerife "buscó el a¡:KlYo de las restantes islas. recogiendo las incipientes ideas de autonolllia, a cuyo fin se rememoran los antiguos Cabildos. al tielll¡:Kl que se opone abiertamente. a la divisiÓn"19.
M.a Teresa Norer'ía 20 escribe que. "como consecuencia de la movilización
de la opinión pública y de la agudización progresiva del enfrentamiento entre
Tenerife y Gran Canaria el Gobierno decide afrontar el problema canario.
buscando las bases de una solución definitiva y aceptable para los bandos
antagónicos".
Esta vendria de la mano de José Canalejas y Méndez. que el dia 9 de febrero de 1910 fünnó el primer y único gobierno de su vida pública. Canalejas
coincidió con Maura en el "convencimiento de que no habia posible supervivencia del régimen parlamentario de la Restauración sin una renovación a
fondo del mismo"21. y más im¡:Klrtante que su programa politico. füe el matiz
de progreso que imprimió a su labor y la voluntad refünnista con que se
enfrentó a las dos cuestiones más im¡:Klrtantes de su gobiemo. la ley de asociaciones religiosas y las Mancomunidades Provinciales. En ambas. por sus
extraordinarias implicaciones. no se debatia la derrota o el triunfo de una
determinada ¡:Kllitica. sino "una concepción del Estado. y. en este sentido. su
independencia frente a ¡:Klderes fácticos"n.
Durante el gobierno de Moret hubo un primer intento de encontrar una
solución. que fuera satisf~1ctoria para el Archipiélago Canario. firmando una
Rea I Orden 23 . con ten iendo una serie de medidas sobre la Administración local.
y estableciendo unas disposiciones que afectaban a Canarias y a Baleares. que
aunque conservaba la unidad provincial. contentaba las aspiraciones del partido liberal canario. aI equiparar en categoria a los dos capitales canarias 24 . Esta
dis¡:Klsición provocó tal oleada de protestas en Santa Cruz. que ante el recrudecimiento de los antagonismos entre las dos capitales. el Presidente del
Consejo de Ministros suspendió la disposición. poniéndose en marcha el proyecto de una amp Iia infortnac ión sobre una fut ura organ ización poi it ico-adlll inistrativa del Archipiélago.
18 Navarro y I~ui~. Carlos: Páginlls... op cl! p,220.
¡q I~osa Olivcra. Ll'Opoldo dc la: ["oluClon del régimen. op. CII., p. 123.
20 Norclla Sallo. M.' Tncsa. Cimllrias: PolMea y Sock'dad durwl!<' la Res/(wraClolI. Las Palmas.
Cabildo III>ular de Grall Callari". 1977. p.1 05.
21 MÓ:>lcgui Sálleho_ Julio: "La Esp;ula de los revisiOlli>l1los :'. op. cit., p.?28.
22 l/Jid.
23 Gacela. 11." 320 de 16 No,'icmbrc 1909.
24 {/Jid.
/Jo/elÍlI
Millares CarIo
2004. 23: 75·89
80
,I/Oil/"'¡ Ramin': ,l/mIo:
La Ley de CaDlldos Imulan's de 1912Y m Reglomell/o: Un {X/SO firme haClII.
La infonllación. destinada a recoger las opiniones razonadas de la
Diputación provincial. Ayuntamientos de las Islas. Cámaras de Comercio y
Agricolas. Sociedades Económicas. industriales y mercantiles. Ligas de productores. Asociaciones. Sindicatos y cuantas entidades desearan concurrir a la
misma. se abrió por un periodo de tres meses y habria de referirse y ajustarse
a un cuestionario sobre las ventajas e inconvenientes del régimen actual en
Canarias en lo referente a su organización administrativa y electoral. y las
modificaciones que debian hacerse en ellas.
Al cuestionario respondieron el Presidente de la Diputación provincial. los
Ayuntamientos de las siete Islas. Colegios de Abogados de Tenerife y Las
Palmas. y Sociedad Económ ica de Amigos de País de Tenerife. rem itidos por el
Gobemador civil de la provincia 2S • Además de las exposiciones de los
Ayuntam ientos y Entidades del Archipiélago. que salvo ligeras excepciones son
las mismas que las de las Corporaciones de las dos mayores ciudades del
Archipiélago. el Infortlle de 1910 constituye un buen documento. que refleja el
estado de opinión de algunos sectores de la sociedad canaria de la época y de
la polit ica del momento y cont iene varios folletos 2(j de gran interés sobre el partindar. En el informe del Ayuntamiento de Santa Cruz de Tenerife domina
cl santo horror a la división provim:ial o agrupa(ión dc las Islas cn los dos
artili(iosalllcntc ncados dc Islas Orientales c Islas o((idcntalcs que
prctcndc Gran Canaria. pero cn él sc rc(ogcn (Olll0 cra dc esperar por lo quc
(OnO(ClllOS dc lasAsalllblcas tinerfei'las. y de la opinión de Gil Roldán. el sentido rcgionalista y la idea dc la illlplantaóón de los Cabildos Insularcs27 .
grul~)S
La contestación al cuestionario del Ayuntamiento de Santa Cruz de La
Palma está impregnada totalmente de las ideas de Pedro Pérez Diaz. Oficial
Letrado del Consejo de Estado. residente en Madrid. y autor de un folleto. El
problema Cal/ario 28 • de contenido claramente autonomista y de excepcional
importancia en el establecimiento de los Cabildos Insulares. Otro documento.
25 "Ooelllllclll0S relaeiullad"s CUII el pwycelu de ley prcscllmdo al CUlIgrcS0 de la GuocmaciólI S0brc
urgallilaciólI admilliSlrmiva l' rcprl'SClll<tción CII Curtes de las islas Callarias. que se imprimclI a pClieióll de
10S STl'S. Dipulad0S D. I'cdro I'uggiu. D. Luis Murule. D. Fralleisw l3arocr y D. Fnlllciscul'i y Arsl~Ig¡I'
ell D¡¡IrIO de las SeslOlles de Cones. Congreso de los Dlplflados. Apélldiec So al 11°41. dc 23 Mayu 1911.
26 L0S fullcl0S que illduye el eUl'Sliunar;'" SUII:
• Simesls de lo Clwmón canaria. SolllClón del problema. Madrid. Imp. dc AIIIUII;'" ,'I"arc7_ 1910.
- ODser\'oelO'~'s re/a/iw/s a ¡¡na nue\YJ orgom:aClón de la prOWIIClI/ de Canl/rll/s. Madrid.
- ESlablcólllicHl" Tip0gráf,w S/¡I [19101.
"I'T0blcll~IS de Call;lrias'·. de la Sociedad El\.>Iiómiea de Amig0S dcll'ais dc Sallla Cnll de Tellt;rifc.
("pélldice So al n041. op ell.. p.139 a 1%).
- "I'lesbieilu quc 10S hij0S de las islas mellurl'S del Arehipiélagu eallari". LUll<lrulc. Gumera.
FucncvClllUra y Hicrru elevall a las Cámaras de la NaciólI·'. (VclálqucZ Cabrcl1l. 1\'lallud: Resumen
I/¡slór¡eo ... op el/ p.2S·41).
27 Valle I3cllilcz. J0<lquin: Los CaDlldos Insulml's. .. op. cil. p.74.
28 I'ércz Dia?_ I'edr,,: El problema Callarlo. op cil.
81
/Jole/in Mil/ores CarIo
2004.23: 7S.-89
,I/wmel Romíre: ,I/m/o:
La uy de Cabildos Insulares de 1912 y
Sil
Reglamemo: Un paso firme haCIa.
el citado "Plebiscito"29 de Manuel Velázquez Cabrera. autonom ista a ultranza.
fue fundamental por su contribución a la creación de los Cabildos Jo .
LA LEY DE CABILDOS INSULARES DE 11 DEJULlO DE 1912
A raiz del cuestionario solicitado por el Ministerio de la Gobernación. la
tensión entre Las Palmas y Santa Cruz de Tenerife aumentó de tal modo. que
amenazó con perturbar el orden público. situándose su punto álgido en las
asambleas de 19 de febrero de 1911. Bajo la presidencia del Alcalde de Las
Palmas. don Felipe Massieu y Falcón y con la asistencia de los Alcaldes de
Arrecife y Puerto de Cabras. don Ruperto Gonzá lez y don José Castar'íeyra respectivamente. se celebró la del grupo oriental, en cuyas conclusiones se pidió:
la. Llevar a las Cortes un proyecto de Ley dividiendo el Archipiélago
canario en dos provincias.
2a. Otorgar dentro de esa di visión. la mayor descent ra Iizac ión adm in istrativa a todas y a cada una de las Islas.
Y. Creación del distrito electoral de Lanzarote-Fuerteventura.
4a • Creación de un Juzgado de Primera Instancia e Instrucción en
Fuerteventura.
El mismo dia se constituyó en Santa Cruz la Asamblea tiner/erla. bajo la
presidencia del Alcalde de Santa Cruz don Juan Marti. que tuvo un carácter de
protesta frente a la postura divisionista de Gran Canaria. a la que se acusaba
"de defender los intereses concretos del partido liberal canario y la influencia
omnimoda de León y Castillo en la politica 10cal"JI.
Por otra parte. la presencia de don Juan Sol y OrtegaJ2• desplazado desde
Madrid para asistir expresamente a la Asamblea. es para la profesora Norer'ía
Salto. indicio evidente de la nacionalización del conflicto planteado en las
Islas.
Ante el problema canario. visto desde Madrid con alguna indiferenc ia. se
reaccionó con cierta lentitud "por causa del desconocimiento de los intereses en juego y también por la falta de interés por rirlas caseras que parecian
más bien llamar la sonrisa. como por la precariedad de los gobiernos que se
sucedian"JJ.
CII su Resumen Il¡s/arico Docllmelllado... op. cl!
Diario de las Sesiones... op. CI/. p.I99.
JI Norclla Sallo. 1\'1.' 'lhl'sa: Cimanas: Poli/ka... op. CI/.. 1.11. p.129.
2'l COIII~lIido
.lO
J2 0011 Juall Sol y arlcga. rt:sulló clcgido Dipul<ldo por T~lIniti:. por 'U"iólI
II,:S (1<; 8 dc Mayo 1910.
Jj Ciorallcscll. t\lcjalldro: ll¡slOna del Cabildo. . op. ci/. p.32.
/Jo/elÍlI
Millares CarIo
2004. 23: 75·89
82
1';lIrióli~a··.
CII las c1cl.'Cio·
,I/Oil/",I Ramin': ,1/",10:
La Ley de Cabildos Imulan's de 1912Y m Reglomelllo: Un {X/SO firme haClII.
Fue Canalejas. cuando ocupó la Presidencia del Consejo de Ministros. el
que intentó conocer cada uno de los detalles que integraban el conflicto canario. con objeto de darle una solución distinta a las que se habian dado a lo largo
del siglo XIX. Para Canalejas. Canarias necesitaba por parte del Estado. del
Gobiemo y sobre todo del Parlamento. "una atención muy cuidadosa. no la
atención vulgar.."J4. y para Canarias. don José Canalejas tiene "el mérito de
haber sido uno de los pocos politicos que han intentado comprender los problemas insulares antes de buscarles una solución y. antes que todo. escuchar la
voz de la razÓn'·J5.
El Informe de 1910 sirvió de base para el estudio y redacción de un proyecto de Ley. elaborado por don Femando Merin036 . conde de Sagasta. como
presidente de la Comisión Parlamentaria elegida por el Congreso de los
DiputadosJ 7. y cuyos trabajos estuvieron orientados a buscar una fórmula de
concordia entre las distintas tendencias que ofrecian soluciones a la organización para el Archipiélago. Este proyecto. claramente divisionista. después
de sufrir algunas modificaciones fue presentado por el Ministro de la
Gobernación. don Trinitario Ruiz de Valarino. en la sesión de 8 de mayo
1911 y dictaminado por la Comisión Parlamentaria. en el sentido de dividir
la provincia aunque manteniendo la unidad en el orden militar y en el juridico. Ante la campar'ía de protestas que tuvo lugar en Tenerife. el diputado
por dicha Isla y miembro de la Comisión Parlamentaria don Antonio
Dominguez Alfonso. presentó en un voto particular las reformas que a sujuicio se debian introducir en Canarias. entre las que destacaban el mantenimiento de la unidad provincial. y la creación de los Cabildos Insulares.
exceptuando a la isla de El Hierro hasta que hubiera pluralidad de
Ayuntam ientos.
Próximo a finalizar el periodo de sesiones de las Cortes. se leyó una proposición incidental de Sol y Ortega. que pedia un referéndum para conocer la
opinión del pueblo sobre la división y los Cabildos durante el interrregno parlamentario. y a fi na les de jun io 19 lilas Cortes suspendieron las sesiones. quedando sin debatir el tema de Canarias. Se produjeron protestas en Las Palmas
expresadas a través de mitines. asambleas y articulos periodisticos. al tiempo
que se observaba una tranquilidad en la sociedad tinerfer'ía. en claro contraste
con el ar'ío anterior. en el que "Tenerife marcó las pautas fundamentales del
acontecer politico regional'·J8.
34 Discurs0 dc Clllakjas. ··E.\1I1IC10 Ofíeial del C0I1gn'50". ,,0 127. de JI MaY0 1912. (cil. p0r Vallc
BClliICl_ JO<l(lui,,: Los Cabl/dos. .. Op. cit.. p.71).
3S Cil>rallcscu. ,\lcjalldr0: l/¡slOl"Ia del Cabildo... Op. el/.. p.J4.
J6 Guimcrá I'era~", Marw:;: El "Iello... Op. CIt. p.J08·J09
37 La C0l1lisió1l. presidi(~l p0r doll Fcmalld0 Merill0. cslaNI f0nlla(~1 p0r l3aldolllcT0 Argelllc. Luis
1\10r0Ie. Luis dc ArmillAII y '\1I1011iu 00millgucl. 1\11"011S0.
38 N0rClla Sa1l0. M.' Teresa: Cammas: "o/iIlCIJ..• op. CII.. 1.11. p.152.
83
UolelÍlI Mil/ores CarIo
2004. 2J: 75..g9
,I/wmel Romíre: ,I/m/o:
La uy de Cabildos Insulares de 1912 y su Reglamemo: Un paso firme haCIa.
Dicc la profesora Noret'ía Salto que sc notó
un (ambio de al:\itud tanto en Tcnerife (omo en Las Palmas. A prin(ipios
de 1911 tanto divisionistas ((lmo unionistas soli(itaban al gobierno que se
abordase el problema (anario a la mayor brevedad. Sin embargo, tras la suspensión de las reuniones, ambos bandos coin(iden esta demora como altamente bcncli(iosa39 .
Las Cortes se abrieron el 18 de enero de [912, pero la cuest ión canaria no
entró cn vías de solución hasta que Canalejas leyó cn la sesión de 25 de mayo su
proyecto de Ley sobre Mancomunidades provinciales. Debido a que cl primer
dictamen fue objeto de una durísima oposición, se emitió un segundo dictamen
ratificando la unidad provincial y la creación de un Cabildo en cada isla, quedando aprobado después de intensos dcbates, el 28 dc junio 1912, y pasando
inmediatamente al Scnado para su ratificación definitiva4o . De csta mancra,
el proye(to fueallin la Ley de Cabildos Insulares de 11 dejuliode 1912.
Toman materias propias de los muni(ipios y de las provin(ias. Su historia en
Canarias a(redita el a(ierto de su rcinstauT<l(ión, porque son renejo de la realidad físi(a, geográli(a fundamental. que es la Isla. Son entidades naturales,
verdaderos (uerpos intermedios en el tejido so(ial del Ar(hipiélago..'i1.
La Ley. que consta de doce artículos, trcs disposiciones transitorias y dos
artículos adicionales 42 • proclamó en su artículo primero la unidad provincial,
aunque la implantación en Las Palmas de varios organismos, con objcto dc
descent ra Iizar la adm in istrac ión, aten uó el rigor un itario de aquella. Por el art ículo quinto se crearon los Cabildos Insulares, que al decir de Manuel
Velázquez Cabrera "destruyeron mutuamente la unidad y la división; y resplandeció, como no podía ser menos, el principio autonómico plebiscitario. Su
bondad no necesitaba defensa"43.
La principal innovación de la Ley y quc interesa destacar, es la creación en
las siete islas de un Cabildo con el carácter de corporación intcnllcdia entre el
Ayuntamiento y la Diputación,
lo que signilin'l, por tanto, el lla(imiento jurídi((l, o si se quiere, el re((llHx:imiento legal de la Isla ((lmo auténti(a Entidad lo(al. situada, segllll queda
didlO, en plano de interferencia, a la manera de oP',;anismo de COmlllli(,l(iÓn
Ibld.. p.151.
Blanco. J0<I(IU;n: 8r<'\,<, ¡\'ollcia hmonca de las Islas Canarias. Las l'alm<lS. Cabildo IlIsular dc Grall
Callaria. 1976. p.373.
~I Guimcrá P~r;wl. 1\'lar~'0$: "E" cl ~illCUCIIICllario dc la "'ucnc d~ M;\ur;I". ~II EI.I/useo Canano. Las
Palmas. XXXVI·XXXVII: 1975·1976. p.129.
.;2 Publicada CII la Gacela de 13 Julio 1912.
';j
Vclá'l.qucl. Cabrcra. Mallucl: Resumen Il¡slonco... op. cl! p.47.
Jq
.¡()
/JolelÍlI ,\filiares Cario
2004. 23: 75·89
84
,I/ail/",I Ramin': ,l/mIo:
La Ley de Cab¡/dos Imu/an's de /9/2Y m Reg/amell/o: Un {X/SO firme haClII.
de los MUlli(ipioS ((11l la Provil1(ia y de impulsión respe(to de las <l(tividades
puramente muni(ipales44 .
Aunque In nprobnción de In Ley dc Cnbildos fue ncogidn positivnmentc por
todos los grupos politicos isler'íos. ni considernrse como In únicn solución posible en el momento. ni problemn cmmrio. hubo distintns rencciones. Los divisionistns grnncmmrios In considernron incomplcta. pero In nceptnron nunque en su
progmmn quedó finlle el idenl de conseguir In futurn división provincinl. En
Tenerife. nunque con protestns inicinles. se ncogió fnvornblemente In Ley "cn
primer lugnr porque n su juicio nlejnn cl cspectro de In división provincinl. y.
ndemás. porque In crención de los Cnbildos y In representnción en Cortes de Ins
islns menores emn puntos conten idos en su progrnll1n de refonllns" 45 .
Los divisionistns grnncnnnrios In considernron incompletn. pero In nceptnron nunquc en su progrnmn quedó firme cl idcnl divisionistn. En este sentido. Ins pnlnbrns de Junn Melián Alvnmdo en cnrtn n Fernnndo León y
Cnstillo: "no hemos dividido In provincin. pero In hemos destripndo....46 .
expresnn de unn mnnern bnstnnte clnrn el fondo del problemn. Grnn Cmmrin.
yn quc no consiguió un Ley divisionistn n medidn de sus deseos. nceptó In
refonlln ndministrntivn C0l110 mnl menor47 y como bnse pnm nrrnncnr en el
futuro nuevns concesiones. luchn que nhorn estnrin gnrnntizndn en cierto por
modo por un instrumento legnl. que pnrndójicmllente se lo hnbin proporcionndo Tenerifc. yn que en In Asmllblcn dc 1908 nnció -'In primern propuestn
públicn que conocemos de In resurrección de los Cnbildos Insulnres. Se recogin nsi unn nspirnción que estnbn en el aire y que. al propio tiempo. servín a
quienes querinn mnntener Inunidnd provincinl"48.
Los mnyores nplnusos nln Ley dc II julio se elevnron nntumlmentc desde
Ins islns menores. qu ienes resultnron benefic indns. sobre todo por el nrt iculo 9.
que preveinln crención de un distrito electoml en cndnuna de ellns. eligiéndose un Diputado por cndn distrito. n excepción de Ln Pnlma. que en cnso de
44 Ikrlllcjo GirOllés. Jl~lll l.: Los Cab¡ldos Insu/ares de Canarws. Malloolllullidadt:s I'rovillcialcs
IIIIlTinsula'l:S de Las I'allllas y Sallla Cruz OC TCllcrifc. 1952. p.35-36.
4~ Norclla Sallo. M.' Te'l:S<I. Camlrlas: Po/illca... Op. el/.. 1.11. p.161.
4ó Carla dc Juall Meli;\1I ,\¡"aradoa Fcrualldo Ll'ÓlI y Caslillo. dc 6 Julio 1912: "A rOrlUlladalllclllc hClllos
dado UII paso de gig;ullc. Lus dc Tellcrili: no saoclI lo quc hall fXTdido. No hCllIllS dividido la pr0"illcia. pcro
la 1tt:l11us OCSlrip;ldo y dl'S<:lIlrallado úlIlIO a pájaro dt:slillado a UII 1\'tusco. I-Iall goz,1lÍL> COII Il0Solros COIItillldiC"dollos ell el 1Il01llóll allÓllil110 dc las delllás islas. ¡x ro a pedazus "erelllus dcsprcllder los Icjidus dc
la ullidad pro"illcial el~lI si al ,'iolarlos iL's hubiéralllus pegado ho"orusa sífilis".
(A.I-I.I'. OC U'., FOlldo F. Ll'ÓlI Y Caslillo, Lcg. 16, 1'.1918).
~7 "Tu"illlus I0dus quc aceplar la SL>lucióll da(~l pLlr el Gobicnro, y aUllquc algulll1s scguíalllus lTCYClldo
quc IIUCSlro plcilo no cslaba ¡¡diado hasla quc sc IIUS olorg¡U11 la división, 001110 II0S lo ocllluslraríall las IIUCvas CUCSlioncs quc habí,11I dc surgir elllrc las islas, no lT,UI pLloos los quc oollsiderab;ul S<lIisli:chas lodas
IIUCSlr<.S aSpir<lcioncs··.
(Nava"o y I~uiz, Carlus: Págll/as I¡¡Slóncas..,Op. el/., p.286).
48 Guilllcrá I'cr;\i:a, Marcos: Phe: Armas y los Cabildos Insu/ares, Sallla Cruz dc TelllTifc, "Liocr<IiL'S
dc TCItt:rili:", 1987. p. 16.
85
UolelÍlI Mil/ores CarIo
2004,23: 75-89
,I/wmel Romíre: ,I/m/o:
La
uy de Cabildos Insulares de 1912 y su Reglamemo: Un paso firme haCIa.
superar los 50.000 habitantes se elegirían dos Diputados. uno por el distrito de
Santa Cruz de La Palma y otro por el distrito de Los Llanos. Por otra parte. la
Ley se basó en el pensamiento politico de dos fervientes autonomistas. Pedro
Pérez Diaz y Manuel Velázquez Cabrera para quien la jomada en la que se
aprobó dicha Ley fue.
la mayor quc rcgistra la Historia dc Canarias. cn la quc todos Iw;haron
(omo bucnos: porquc todos tcrminaron por dcfcndcr la peña cn quc n'l(iCHm.
sin miras cgoístas de absor(ión dc las dcmás islas. sc dcstiló gota a gota el
mctal purísimo. mil vc(es más valioso quc cloro y el radium. dc la autonomía insular plebiscitaria dc Canarias 49 .
Como todas las medidas que surgen para resolver una situación en extremo compleja. que no es posible que contemplen todos y cada uno de de los
aspectos que constituyen la real idad poi itica. soc ial o económ ica de un pueblo.
los Cabildos no se vieron libres de dificultades sobre todo en los momentos
iniciales de su puesta en marcha. en buena parte. porque la Ley se consideró
como punto de partida para un programa de refonnas más amplias.
EL REGLAMENTO "PROVISIONAL" DE 12 DE OCTUBRE DE 1912
El mayor problema que presentaba la nueva Ley y el que más acaparó la
atención del Congreso durante los debates. tlte el de la inserción del Cabildo
entre el Municipio y la Provincia. cómo compaginar en un sólo organismo dos
naturalezas distintas. la de su carácter municipal y la que se identificaba con la
administración provincial 50• y que hizo inútil la existencia de la Diputación.
Las islas adquirian independencia administrativa. pero al conservarse la existencia de la Diputación provincial de Canarias. se cuestionaron las funciones
y con ten ido de esta Corporac ión:
parcda quc dcbicran scrlo. aparlc dc scr la rcprcsentativa dc los intcrcscs unifi(ados dc la provin(ia. la dc sostencr aqucllos scrvi(ios y dcscmpcñar las fun(ioncs (uyo fin abar(asc a más dc una dc las Istas. dcntro dc la
quc qucdaba limitada la jurisdi((ión dc su Cabildo: pcro fuc pre(isamcntc
cstc punto nuevo dc ludla: micntras la Diputaóón prctcndc nlllscrvar (U,Illtas (ucstioncs (Onsideraba reunir tal (ará(tcr. los Cabildos. cspe(ialmentc el
dc Gran Canaria. intcrcsan su total traspaso a los dc la isla cn quc cstuvicscn cstable(idos 51 .
.¡q Vclá7.qucl. Cabrl.,-a, MallucI: Resumen Il¡slónco... op. cil . p.47.
so E.O.e. 11.° 148 dc 1912 (cil p0r Vallc Ikllilcl.. J0<l(luil1: Los Cab¡ldos. .. op
~I 1{0S<1 Olivcra. 1-l"0p0Id0 dc 1,,: ü'olllClón del Reégimen. . op. cil. p.126.
/JolelÍlI Millares Cario
2004. 23: 75·89
86
CIJ..
p.IOI).
,I/ail/"'¡ Ramin': ,1/",10:
La Ley de Cabl/dos Imu/an's de /9/2 Y m Reg/amelllo: Un {X/SO firme !IaClII.
La solución al problema se dejaba en cierto modo a merced de un reglamento orgánico. que suscitó grandes recelos en las filas tinerfeñas desde el
momento en que empezó a elaborarse52 . y que se aprobaria justamente tres
meses después. Dicha nonna se publicó mediante Real Orden de 12 octubre
1912 53• con el titulo de Reglamel/lo provisiol/al para el régimel/ de los
Cabildos JI/sulares de Cal/arias y sin oir al Consejo de Estado. no llegando a
aprobarse nunca el reglamento definitiv0 54 . De este Reglamento provisional
pero de hecho pennanente -dice Carlos Navarro-. debian felicitarse todos
los grancanarios. temerosos de que cualquier refonlla que se hubiera intentado a raiz de su publicación. pudiera ser pe~judiciaI55. Para las islas menores el
Reglamento significó un aumento de la autonomia administrativa. siendo
aplaudido en Gran Canaria ya que el hundimiento de la Diputación compensaba en parte el mantenimiento de la unidad provincial. En cambio en Tenerife
fue recibido con unánimes protestas 56 . siendo combatido con dureza y entablándose un recurso contencioso-administrativo 57 contra el Reglamento. que
según Cioranescu. "habia sido fruto de un parto anómalo"58.
Hay quien piensa -según Cioranescll-. que fue una suerte la relativa
indetenn inación del fundamento juridico de los Cabildos. y del Reglamento de
los mismos. puesto que esa misma indeterminación posibilitó una libertad de
interpretación.
Elmar<,,;cn quc ésta daba a las ini(iativas y a la a((ión dc los Cabildos. Ics
ha pennitido cmprcndcr a((ioncs no programadas dc antcmano. cnsandJar
lltilmcntc cl (ampo dc sus ¡\(tividadcs y dcfinir su propia personalidad. no por
mandato dc la Superioridad. sino forjándoscla librc y naturalmcntc. al nx:c
(On las rcalidadcs y las nc(csidadcs insularcs 59 .
52 Carla d, 1';lIrióo ESlévallcza Luis 1\'tarlOllc. dc9·10-1912· "Qucri<:k> Lui,' [... 1 No sé lo quc darád, sí
l'SIC Lázaro quc IIOS ha dep;lrado Callalcja, WII su, ,xigclKias c illlposióollcs. Aquí IIq;all 1l1l1l0rl'S de quc
el [kglalllclllo dc los Cabildos IIOS divide y si es así. hcmos hedlO 1111 P;UI como llllas hoslias... " (ESlb';1I1<:7_
I'alrióo: Carlas a Luis MarlOl". Sallla Cruz de TCllcrifi:. ,'ula de CullUra de TCll<:rife. 1976. p. 260.)
lJ El [{,glalllclllo va ti"'~l<:k> IX" el Milli>llo dc la Golx"'aeióll <:k>1I "'IIOllio 13arroso y del Cblillo.
(GIICl'IiI.de 14CklUbre 1912.)
54 [{osa Olivera. Leo[JOl<:k> de 1<1: [\"O/ucion del RéglJJwII. .• op. ÓI. p.126. 110m 7.
jI Navarro y l{ui7_ Carlos: Págmas lus/onms. .. op. eil . p.284.
ló lbid.. p.284.
57 Navarro y I~uiz. Carlos: Páginlls !IIS/oncas... op. ci/.. p.285 Y Es1evalle7_ I'alri,io: Cllrlils 11 Luis
:I/afioue. op ÓI.. p.260.
58 "Había sido di,mdo y publi"KIo COII el carilcl" de pro\'isiollal y WlIl'S1e "U1telerSe qu,dó. sill qtl<: le
su;;1ÍlUyCTa eI1e.\10 ddíllili\'o que l'S<l calificacióll p;lrcóa prOl1lcln. Se había claoor<ldo ell los d'SP;ld10S de
Gobc"'<leióll, sill halxr si<:k> somc1Í<:k> al di,l;ullell (kl COlIscjo de ESlado. 1-l1S fnlllceSl'S suelell dcór quc sólo
lo prO\'i;;iollal dura IIlUd,O: l'Sla \'e7_ el dicho SC l"olltinllaría [JOr los hedlos. I'or esle l{cglalllclllo 111\'0 quc
ú",;;¡iluirsc el Cabil<:k> de Tellt:rifi:, l'SlrtKlurar sus scrvi,ios y guiar ;;u;; primcros pasos [JOlílicos, [JOr C<lIlli1I0S vaó[;ullcs y 110 del lodo coillód,;lIles l'OlI el quc, por su pane, scguía el Cabil(1o dc Gnul Callaria'"
(CiOI1lIK'SW, i'kjalldro: IhslOr/a dd Cabildo... op. el/., 40).
19 El dl'Sarrollo de la Corpol1Kióll acabó dáll<:k>le la razóll a Callakj¡b: al prcgulllárscle qué ilxlll aser los
Cabil(los, él había l'OlIll'Smdo qll<: scríall lo {[tI<: los hOlllbreas harí;11I de ellos. Los hOlllbrl'S hiócrOIl d, los
87
/Jole/ill ,l/il/ores CarIo
2004,23: 75..g9
,I/wmel Romíre: ,I/m/o:
La uy de Cabildos Insulares de 1912 y
Sil
Reglamemo: Un paso firme haCIa.
LEOPOLDO MATOS Y FELIPE MASSIEU:
LA REDACCiÓN DE UN REGLAMENTO
El hecho de que el texto del Reglamento se redactara durante el tórrido verano madriler'ío. cuando la actividad politica y burocrática se reduce al minimo
posible. y que Leopoldo Matos no dudara en sacrificar su fresco veraneo en San
Sebastián para prepararlo junto a su amigo el Director General de
Administración Local. don José León y Albareda. permitió llevar a cabo los
trabajos sin demasiadas ingerencias. y con un pequer'ío margen de libertad que
dieron como resultado un instrumento eficaz para la descentralización administrativa de Gran Canaria. Dice Carlos Navarro que el Reglamento la benefició
algo más que la Ley gracias a los trabajos que llevaron a cabo los anteriores.
junto a León y Castillo y a la intervención constante de Luis Morote.
En ese Reglamento y en mw;hos de sus detalles se ve la mano de quien
nmoda bien cr país y estaba penetrado de los puntos a tocar para que existiera
la autonomía pedida. y apoyada por los tinerfeños al principio. aunque con otl\J
carácter. y que como arma de dos filos para ellos les resultó luego dal10sa. viendo que se les escapaba de sus manos la administración de las demás islas60.
Pero Leopoldo Matos contó con una ayuda excepcional: la de Felipe
Massieu y Falcón el cual. en las cartas que diariamente le escribia. fue desgranando toda su experiencia politica y el conocimiento de la realidad canaria.
con objeto de que el Reglamento dijera lo que la Ley no habia dicho. En el
riquisimo epistolario que don Antonio de Bcthencourt Massieu conserva de su
tio Felipe pueden seguirse. paso a paso. además de los entresijos de la politica
local. la complicada redacción del Reglamento y los comentarios cruzados
entre el Alcalde de Las Palmas y su sobrino Leopoldo. para que aquél apareciera en la Gacela de la forma más beneficiosa para las aspiraciones grancanarias. Por ello. en carta de 17 de octubre de 1912 Felipe Massieu le escribe
diciendo que creia firmemente
que si esto se consolida y los Cabildos marchan cual es de desear. esto es
infinitamente mejor que la división; porque he creído siempre que Gran
Canaria se basta y sobra a sí misma para vivir indepcndiente... 61 .
Cuando se votó la Ley de Cabildos en el Congreso. decia Felipe Massieu a
Leopoldo Matos: "¡qué soledad la tuya; qué desamparo; cómo se derrumbaron
Cabild010 que c110S IIloccsiwball. 'Si \'0S0Ir0S lelléis ti: e1l eSI0S Cabild0s III>ularl'S -<kcia Callalejas-.
lelléis l\.'SUdl0 el pr0blcllla". 1'0r 1"0<11111;1. la illSlilUÓÓII era. lI~ís que 1111 ellle de rad)ll. 1111 acl0 de fe"".
(Ci0J1llll'Seu. ,\lcjalldr0; IlislOria del Cabildo... op. cil. pAO).
óO Na\'arr0 y nuiz. Carl0S; Pág¡¡¡a~·llIslór¡caS... op. el/.. p.285.
ól A,\131\'I. l\)ITl'Sp0l1dellóa de Felipe Ma>sieu.
/JolelÍlI ,\filiares Cario
2004. 23: 75·89
88
,I/Oil/"'¡ Ramin': ,1/",10:
La Ley de Cabl/dos Imu/an's de /9/2 Y m Reg/omelllo: Un {X/SO firme haClII.
todas tus esperanzas al considerar completamente perdida la batalla y ver a los
de Tenerife ebrios de gozo complaciéndose en la derrota!".
A pesar de esa sensación pesimista que invadió el ánimo de los diputados
por Gran Canaria. Felipe Massieu estuvo constantemente alentando y diciéndoles que estaban en un error. que con aquella Ley. en ver de haber perdido la
batalla. la habian ganado con ventajas inapreciables. pues si se curnplia sinceramente. "seria para nosotros más beneficiosa que la división; que sólo de los
reglamentos y presupuestos dependia eltriunfo"62.
Triunfo que para Felipe Massieu suponia una visión optimista. cuando en
un futuro próximo viera a los enemigos de Gran Canaria "corridos y humillados. cuando se implanten los nuevos organismos y comience todo a funcionar.
Ese será el dia. si Dios quiere. en que quedaremos completamente satisfechos
y completamente vengados"63.
En esta ocasión. y a la vista de las consecuencias que para Gran Canaria
tuvo el Reglamento que cambió la situación administrativa del Archipiélago.
hay que estarde acuerdo con el profesor Bethencourt Massieu cuando dice que
dicha norma. la obra personal de Leopoldo Matos. fue posible gracias a que
éste llevó a la práctica el pensamiento de Romanones:
"que otros hagan las Leyes. mientras yo haga los Reglamentos".
89
UolelÍlI ,\fil/ores CarIo
2004.23: 7S..g9

Documentos relacionados