INFORME DE INSPECCION

Comentarios

Transcripción

INFORME DE INSPECCION
MUSEO NACIONAL DE COSTA RICA
Departamento de Antropología e Historia
Arqueología No. 043- 2015
Informe de Inspección por Denuncia
Inspección el Roble de Puntarenas, Finca Carrizal,
Ingenio El Palmar.
Elaborado por
Felipe Solís Del Vecchio
Julio César Sánchez
Junio de 2015
San José, Costa Rica
MUSEO NACIONAL DE COSTA RICA
DEPARTAMENTO DE ANTROPOLOGÍA E HISTORIA
INFORME DE INSPECCIÓN ARQUELÓGICA POR DENUNCIA
SITIO HACIENDA CARRIZAL (P-711 HC)
BARRANCA, PUNTARENAS
___________________________________________________________________
I. Introducción
El día 18 de junio del año 2015 se recibe en el Departamento de Antropología e Historia
(DAH) una denuncia vía telefónica; en la cual se hace referencia a la aparición de restos
arqueológicos cerámicos y líticos durante el arado de un terreno.
Según la información proporcionada por el señor Johnny Martín Arroyo (teléfono celular
8344-3480) durante un recorrido a pie de una zona cercana a su vivienda logró observar
que se había arado un campo para la siembra de caña en el cual había gran cantidad de
fragmentos cerámicos y de piedra.
Con el fin de atender dicha inspección la jefatura comisionó mediante el memorando
DAH-180-2015 (23-6-2015) a Felipe Solís para realizar el trabajo quien fue acompañado
por Julio César Sánchez.
II. Trabajo de inspección
Atendiendo la solicitud de inspección se viajó el día 24 de junio a las 7 de la mañana a la
comunidad de El Roble de Puntarenas con el fin de visitar el lugar. Desde el día anterior
se coordinó con el denunciante para ver la posibilidad de que nos acompañara al lugar y
esté estuvo de acuerdo.
A las 9 de la mañana se recogió al señor Martín Arroyo en su casa, y allí mismo tuvimos
oportunidad de observar algunos de los restos culturales que él había recogido de la
propiedad, se tomaron algunas fotos de los restos y de inmediato nos dirigimos al terreno
en cuestión (Figura 1).
Fig. 1. Fragmentos cerámicos y líticos procedentes del terreno a visitar, colectados por el
denunciante.
1
Las observaciones de campo constituyen la base del presente informe técnico.
III. Localización y estado de la propiedad
La propiedad objeto de la inspección se encuentra en la provincia de Puntarenas, cantón
Puntarenas, distrito de Barranca. Geográficamente, el terreno en cuestión se localiza en
las coordenadas 9º59’57,20” norte y 84º44’54,54” oeste. Las coordenadas oficiales
CRMT05 son 1104829,5832 norte y 417940,4765 este. La dirección y forma de acceder a
dicha propiedad es como sigue: aproximadamente 1,5 km. al noreste de la estación de
RITEVE que se encuentra en El Roble.
El lugar se ubica entre las hojas topográficas Golfo, Chapernal, Miramar y Barranca escala
1:50.000, segunda edición (1981) del Instituto Geográfico Nacional de Costa Rica (Figura
2). Las coordenadas Lambert del punto central del sector visitado son 219.387 norte y
454.268 oeste. La finca ha sido muy alterada debido a los muchos años que tiene de estar
siendo arada para la siembra de la caña.
El terreno en cuestión se encuentra entre el Río Naranjo que corre unos 900 m. al norte y
la quebrada Gata, la cual parece delimitar el área con evidencia arqueológica al sureste
(Figura 3). Se trata de una finca que presenta topografía bastante plana, con un rango
promedio de pendiente muy escaso 0-12º, y se halla a una altitud de unos 6 m.s.n.m.
2
Figura. 2. Ubicación del terreno inspeccionada en las hojas topográficas (en amarillo): A).
Ubicación del sitio Hacienda Carrizal (P-711 HC) según la base de sitios arqueológicos Orígenes.
B) Ubicación del terreno con evidencia arqueológica visitado. (Fuente IGNCR)
No fue posible determinar quién es el propietario del terreno, sin embargo se sabe que la
empresa Azucarera El Palmar S.A. alquila la finca, sus números telefónicos fueron
posibles de indagar, para las oficinas de San José son: 2291-1036 y fax 2520-1989, para
las oficinas en Puntarenas: 2639-3766 y fax 2639-3771.
3
Figura 3. Área aproximada del terreno inspeccionado donde se reportó el hallazgo de vestigios
arqueológicos (polígono rojo). Imagen Google Earth.
Al momento de la visita hacía pocos días que los tractores habían arado el terreno, de
forma que la visibilidad del suelo fue muy buena. Los terrenos adyacentes, se encuentran
con caña en un estado medio de desarrollo, lo que impidió una mejor observación del
suelo.
No se encontraron grandes excavaciones con maquinaria pesada ni tampoco evidencia de
que el lugar este siendo objeto de actividades ilegales de huaquerismo (Figura 4).
4
Figura 4. Panorámica hacía el noreste del terreno visitado.
IV. Metodología de la inspección.
Debido a que se trata de una inspección por denuncia de aparición de restos
arqueológicos, la metodología fue sencilla, una vez en el lugar y en compañía del señor
Martin; se procedió a realizar un recorrido asistemático, revisando el terreno. De esta
forma se realizaron recorridos para tratar de determinar la zona central de los restos
culturales y tener también una idea de la dispersión y el alcance de los mismos.
Como parte del proceso de inspección se procedió a tomar fotografías y también a realizar
registros para determinar la ubicación cartográfica del terreno visitado. Aunque se trató de
averiguar a quien pertenece la propiedad con alguna gente trabajadora de la finca eso no
fue posible, aunque en general obtuvimos la versión de que la misma es alquilada por el
ingenio El Palmar para la siembra de caña.
V. Resultados de la Inspección
Prácticamente después de pasar la quebrada Gata se comienzan a observar algunos
restos cerámicos en superficie, conforme nos acercamos al sector donde el señor Martín
encontró la mayoría de restos, el volumen de materiales comenzó a crecer
exponencialmente.
Al estar cercar de lo que parece haber sido la zona central del sitio arqueológico se
observó una abundancia importante de restos cerámicos y algunos líticos, los cuales
5
están asociados a la presencia de cantos rodados. La densidad de los restos en superficie
da la impresión de ser muy alta, con más de 75 fragmentos por m².
Aunque las actividades mecanizadas han perturbado mucho el área, se observaron restos
de cantos rodados en tres lugares diferentes que podrían coincidir con antiguas
plataformas elevadas. De hecho hay un par de zonas en las que todavía se puede
apreciar cierta elevación con respecto al resto del terreno circundante.
En una de estas zonas más elevadas se encontró la mayor cantidad de restos, tanto
cantos rodados como cerámica y lítica en superficie, con una dispersión que puede rondar
los 5625 m² y que podría haber ocupado un lugar central dentro del sitio, viendo el patrón
de dispersión de los restos (Figura 5).
Figura 5. Panorámica de una de las zonas con elevación sobre el terreno circundante que podría
ser parte de una plataforma elevada con cantos rodados.
Algunos de los cantos rodados y otra evidencia se encuentran a escasos 25 m. del
margen derecho de la quebrada Gata (Figura 6A). Aunque no fue posible realizar un
croquis debido a que no se llevó el equipo necesario (GPS y otros materiales), es claro
que el área con dispersión de materiales es bastante amplia y podría perfectamente ser
mayor a las 3 Ha. (30000 m²). Hay que tener en cuenta en este cálculo dos puntos, el
primero es la acción de dispersión que tantos años de arar debe haber ocasionado a los
restos culturales, y en segundo lugar, que no fue posible inspeccionar otras zonas
cercanas debido a que allí la caña ya está de un tamaño mayor que impide el transitar y la
observación adecuada del suelo, lo que podría incrementar el área.
6
Aunque no se pretendió la recolección de restos culturales, se colectaron unos cuantos
instrumentos y fragmentos líticos interesantes, así como unos fragmentos cerámicos.
A
B.
Figura 6. Cantos rodados dispersos, probablemente desplazados de plataformas debido a la
mecanización del terreno y el huaquerismo.
7
VI. Temporalidad estimada.
De acuerdo a los restos cerámicos observados en campo, el sitio parece tener un
componente cerámico que puede ser ligado a las tradiciones cerámicas presentes en la
Gran Nicoya. A juzgar por la evidencia, una mayoría de los restos podría corresponder al
Período Bagaces (300-800d.C). La identificación de dicho material como prehispánico se
basó en los siguientes criterios técnicos y comparativos: correlaciones estilísticas con
materiales arqueológicos de zonas cercanas, características de la pasta de los fragmentos
arqueológicos y un amplio bagaje arqueológico, según experiencias desarrolladas en el
Departamento de Antropología e Historia del Museo Nacional.
Se reconocieron tipos como Guinea Inciso, Lavanderos de Reborde Lateral, Tola Bicromo
y Congo Punteado. Sin embargo, también se observaron algunos fragmentos de tipos
como Mojica Impresión de concha (más temprano) y Mora Policromo (más tardío)
dispersos en el área.
VII. Revisión de la base de datos Orígenes.
En la base de datos de sitios arqueológicos Orígenes del Museo Nacional, existe un
reporte de un yacimiento cercano. Dicha información indica que se trata del sitio Hacienda
Carrizal, excavado y descrito por Carl Hartman en 1897 y registrado en la base de datos
según las referencias obtenidas de la literatura (ver Fig. 2).
Aunque hay una diferencia de más de 1,5 km. entre la ubicación establecida para el sitio
Hacienda Carrizal de Hartman y la evidencia que observamos en la inspección, no se
puede descartar que se trate del mismo sitio (ver Fig. 2). Sobre todo si se tiene en cuenta
que Hartman menciona plataformas elevadas con cantos rodados en la descripción que
realiza del mismo.
En su descripción del sitio, Hartman menciona la existencia de cuatro grandes montículos
de tierra que formaban un rectángulo y muy cerca de estos varios círculos pequeños de
piedras. La excavación de una trinchera y algunos pozos de prueba en uno de los
montículos, teniendo como resultado el hallazgo de una tierra muy dura y solo algunos
tiestos; hicieron a Hartman proponer que se trataba de plataformas para vivienda. Otros
montículos de tierra más pequeños que estaban tapados con cantos rodados contuvieron
cantidades de cerámica fragmentada, artefactos cerámicos y líticos y restos óseos
humanos dispersos (Harman, 1991). A juzgar por la descripción de Hartman estos
contextos parecen corresponder con rodelas y cementerios de montículos de piedra
típicos de la Fase Bagaces.
Según Hartman los otros montículos ya habían sido destruidos debido a las actividades de
huaquerismo.
8
VIII. Conclusiones y recomendaciones.
De acuerdo a la evidencia observada en la inspección se considera:
1. No parece haber afectación de huaquerismo y/o destrucción reciente por
maquinaria pesada del sitio arqueológico visitado.
2. Es claro, por la información recopilada y lo visto en el campo, que el terreno tiene
muchas décadas de ser empleado para la siembra de caña de azúcar y el
constante arado de la superficie ha ocasionado, desde hace mucho tiempo, la
alteración y probable destrucción de algunas estructuras con cantos rodados.
3. De acuerdo al registro de sitios cercanos, aunque la ubicación no coincide
plenamente, la evidencia encontrada podría corresponder al sitio Hacienda Carrizal,
excavado por Carl Hartman en 1897. Se debe recordar que esta ubicación se
obtuvo de la literatura y aunque se han realizado visitas nunca se ha corroborado la
misma con un GPS.
4. Si el hallazgo corresponde con el sitio Hacienda Carrizal de Hartman, se debe tener
en cuenta que ya desde su visita en 1897 se menciona la destrucción de algunos
de los montículos y rodelas de piedras por las excavaciones de huaqueros previas.
5. Se recomienda efectuar una nueva visita al sitio lo más pronto posible antes de que
la caña de azúcar y otras malezas impidan una adecuada observación del suelo.
Los objetivos de esta visita serían:
- visitar el área señalada en la base de datos orígenes como el punto de
ubicación del sitio Carrizal con el fin de verificar su ubicación y de esa forma
poder dilucidar si la evidencia encontrada en nuestra visita es el mismo sitio
que estaba mal ubicado o se trata de un sector y/u otro sitio cercano.
- tratar de ubicar al dueño de la propiedad en que se encuentran los depósitos
observados en la visita de inspección para tener la información actualizada y
solicitar permiso para realizar algunos trabajos de ubicación rápidos.
- realizar un levantamiento con GPS de la evidencia encontrada en superficie
que permita tener un polígono preliminar del área de dispersión de los restos
culturales. Dentro de ese mismo levantamiento se podrán deslindar también
las zonas que parecen haber sido plataformas elevadas.
______________________________________________________________________
Ultima línea.
Se extiende el presente informe con fecha 30 de junio del año 2015.
____________________
Felipe Solís Del Vecchio
____________________
Julio César Sánchez Herrera
9

Documentos relacionados