Técnicas de Inyección

Comentarios

Transcripción

Técnicas de Inyección
6 6 .prevención
de la salud
Técnicas de Inyección
Los medicamentos deben ser
administrados por una vía determinada para
que ejerzan su acción. Existen varias vías de
administración, en este artículo hablaremos de
la vía parenteral
7
El término parenteral hace referencia a una vía de administración de los fármacos en la que es necesario atravesar una o más capas de piel con una inyección. El propósito del procedimiento es suministrar una sustancia o
medicación.
En general, independientemente de la vía de administración que se escoja, deberemos:
• Preparar material.
• Preparar la medicación.
• Preparar y sujetar al paciente.
Preparación del material necesario
para la administración inyectable de los
medicamentos
Para empezar necesitaremos tener un antiséptico para
desinfectar la zona a pinchar, jeringuillas, agujas, gasas,
guantes y, si la vía es la intravenosa, usaremos también
una peladora, un compresor o torniquete, un catéter y
esparadrapo.
El antiséptico recomendado es el alcohol etílico al 70%.
Su eficacia es del 90% si se deja dos minutos, mientras
que si se hace una friega rápida es del 75%. En caso de
no disponer de alcohol se puede usar otro antiséptico
(povidona yodada o clorhexidina, por ejemplo), aunque
siempre es mejor utilizar un antiséptico incoloro, ya que
ello nos permite observar con mayor facilidad cualquier
posible complicación (eritemas –enrojecimiento de la
piel-, sangrado, etc.). La limpieza del sitio de inyección
con alcohol favorece además una mejor identificación
de la vena.
TIPOS DE AGUJAS MÁS EMPLEADAS
Longitud
Calibre
Color del cono
0.50 x 16 mm
25 G
Naranja
0.60 x 25 mm
23 G
Azul
21 G
Verde
0.90 x 25 mm
20 G
Amarilla
1.2 x 40 mm
18 G
Rosa
8
ños y gatos, el calibre más adecuado es el 22 o 25. El calibre seleccionado también depende a veces de lo oleosa
o fluida que sea la sustancia a inyectar.
Preparación del medicamento inyectable a
administrar
A continuación seleccionaremos la jeringa y aguja apropiadas. Existen jeringas de diferentes capacidades: 1, 2,
5, 10, 20 y 50 ml. El tamaño de la jeringa que elijamos
dependerá del volumen del material a inyectar.
El calibre de la aguja se determina según el tamaño del
animal y el volumen del material a ser inyectado. El calibre
se refiere al diámetro de la aguja, el cual viene medido en
“números G”: a mayor calibre, menor “número G”. En un
perro grande, por ejemplo, una aguja calibre 20 se puede
emplear en la mayoría de las venas periféricas y para inyecciones intramuscular y subcutánea. En perros peque-
En la inyección intravenosa, la
limpieza del sitio de inyección
con alcohol favorece una mejor
identificación de la vena
Antes de suministrar cualquier medicación hay que confirmar siempre y asegurarse de que la posología, ruta de
administración e intervalo de tiempo son los correctos. El
animal debe estar también identificado de forma adecuada
para que no haya errores de administración de la medicación de un animal a otro. Siempre se debe anotar el tratamiento en la ficha o historia clínica del paciente.
Se empleará una técnica estéril para acoplar la aguja y
la jeringa seleccionadas. Se tomará el frasco de la medicación, se invertirá y se insertará la aguja en el tapón de
goma y se extraerá con lentitud la cantidad deseada.
prevención de la salud.9
Preparación y sujeción del paciente
El paciente debe ser sujetado según necesidad para lograr
una administración segura de la medicación. El asistente
o ayudante debe mantener al paciente con el sitio de inyección expuesto y la cabeza alejada de quien aplica la
inyección.
Inyección subcutánea
Se realiza inyectando el líquido debajo de la piel. Con una
mano se toma un pellizco de piel entre el pulgar y los dedos, levantándola para formar un pliegue. Se inserta la aguja en la piel, ventral al pliegue, después de pinchar se retrae
el émbolo de la aguja para ver que no haya penetración
de sangre y después se inyecta la medicación a velocidad
moderada.
Inyección intradérmica
Esta técnica se emplea básicamente para las intradermorreacciones o la infiltración intradérmica de anestesia para
procedimientos menores. Una intradermorreacción o reacción cutánea intradérmica consiste en la aplicación de una
sustancia por vía intradérmica buscando una respuesta inmunitaria positiva o negativa, con fines de diagnóstico, tratamiento, pronóstico o los tres. El sitio elegido para la inyección debe ser rasurado para favorecer la visualización de la
colocación de la aguja. Con el bisel de la aguja hacia arriba,
se coloca la jeringa casi en paralelo a la piel. Con la mano
libre, se estira la piel entre el pulgar e índice. Se inserta la
aguja dentro de la piel hasta una profundidad suficiente para
cubrir el bisel. Se inyecta la sustancia (en general entre 0,05
a 0,1 ml) y se debe observar o palpar una ampolla de líquido
dentro de la piel si se ha aplicado correctamente.
Inyección intramuscular
En los perros para este tipo de inyección se usan a menudo
los grupos musculares semimembranoso y semitendinoso
situados en la zona del muslo. También se usan los músculos paraespinales lumbares y el músculo cuadriceps y tríceps. En los gatos se suelen usar más los músculos lumbares y tríceps, pero puede usarse cualquier músculo. Cuando
se deban usar inyecciones múltiples o frecuentes se debe
rotar entre los lados izquierdo y derecho y entre diferentes
sitios para evitar problemas y dolor.
Cuando se elige el muslo y se aplica la inyección en el
músculo semimembranoso o semitendinoso, hay que sostener los vientres musculares entre el índice y pulgar de
una mano. A continuación se penetra en el músculo por el
lateral, dirigiéndose en posición algo caudal para evitar el
nervio ciático.
10
Cuando se aplica la inyección intramuscular en la zona
paraespinal lumbar, se penetra en el músculo en la zona
mediolumbar, aproximadamente entre 1-2 cm lateralmente
a las apófisis espinosas.
Cuando se aplica la inyección en el cuadriceps de la extremidad posterior o en el tríceps de la anterior, se sujetan los
paquetes musculares, independizándolos entre los dedos.
En el caso de la extremidad posterior para poner una inyección en el cuadriceps se penetra el músculo en un ángulo
perpendicular al fémur y en el caso de la extremidad anterior,
en un ángulo perpendicular al húmero. En cualquiera de los
casos, después de pinchar, se retrae el émbolo de la aguja
para ver que no haya penetración de sangre y después se
inyecta la medicación a velocidad moderada.
Inyección intravenosa
Las venas cefálica y safena son las de mayor utilización en
los animales de compañía para la inyección endovenosa.
La vena yugular se usa frecuentemente en cachorros y gatos pero se puede usar en cualquier animal si es necesario.
Para realizar la venipuntura cefálica se coloca al paciente
en decúbito esternal. Con una mano una persona sujeta
la cabeza agarrando el hocico y lo aleja del miembro que
se va a utilizar. Con la otra mano se toma y estabiliza el
codo desde el lateral, comprimiendo la vena para su mejor visualización o poniendo un compresor. La persona
que va a realizar la venipunción estabiliza la pata y la
piel sobre la vena con una mano e inserta la aguja de la
inyección con la otra. Para realizar la venipunción en la
vena safena se coloca al animal en decúbito lateral con
los miembros hacia la persona que va poner la inyección.
El lomo queda hacia el ayudante que sujeta los miembros
anteriores con la mano, sujetando los carpos mientras se
estabiliza el cuello con el antebrazo de la misma mano. El
ayudante que sujeta al animal asirá el miembro posterior
a nivel de la rodilla para estabilizar la pata y distender la
vena para la inyección.
En ambos casos, se inserta la aguja en la vena con un
ángulo de 20-30 º con la piel. Se avanza un poco en
la vena, entre 0,5 – 1 cm según el tamaño del animal,
para asegurar la estabilidad. Se controla que estamos
dentro de la vena mediante el aspirado de sangre, una
vez que hemos comprobado que se rellena de sangre,
el asistente debe liberar la presión que mantiene sobre
la vena. Se estabiliza la jeringa manteniendo el cono de
la aguja entre el pulgar y el índice, con los dedos rodeando el miembro o aplicando encima el pulgar y se
inyecta la medicación a una velocidad moderada. Si se
observa una zona abultada o de tumefacción en el sitio
de la inyección, significa que ha habido una extravasación del líquido fuera de la vena. Después de aplicar la
medicación y retirar la aguja, se aplica presión con una
gasa o algodón sobre el punto de inyección para evitar
el sangrado.

Documentos relacionados