El servicio social en la Casa del Sol

Comentarios

Transcripción

El servicio social en la Casa del Sol
Vol 5, no. 2, May/mayo de 2005
Trabajar con niños en Puebla, México
El servicio social en la
Casa del Sol
In this issue En este número
Por Brian Wonch
La fiesta del “sexo más seguro” ...……………2
L
Brujas, altares y muertos ………..…………….3
a Casa del Sol en Puebla, México, da
hospedaje para hasta setenta niños, desde
infantes hasta la edad de la educación
primaria. Cuida a huérfanos y a niños que o bien
fueron abandonados, o bien viven con familias
provisionales. Los niños duermen, comen, y juegan
en el mismo edificio, y los más mayores de ellos
asisten además al jardín de niños. La mayoría del
equipo allá consta de estudiantes universitarios,
cuyas instituciones les obligan a donar un periodo
determinado de su tiempo a su comunidad
mediante el servicio social, generalmente un
semestre.
Siendo estudiante en el Programa de Cultura y
Sociedad Mexicanas en Puebla (PMCSP), contraje el
modesto compromiso de pasar una tarde cada
semana haciendo servicio social con los niños de
edad preescolar. Esto significaba ayudarles con sus
tareas de escuela, buscar sus zapatos olvidados,
darles viajes de caballito, y hacer cualquier otra
cosa que me pidieran.
Continued on p. 15
VOCES
PHOTO ESSAY
BY
Rebecca
Lammons
۞
Puebla, Mexico
Casa del sol……………………………………..... 1
La Casa de los Espíritus…………..……………..4
Suplemento Literario
Cuento: La gran caída…….………..…..5
Poesía …………………….………………..6
Cuento: Cada día………………………...7
María de Zayas …………………………………….8
Photo Essay: Puebla, Mexico ………..……….10
Voces de Guadalajara ………………………….12
Sociología en México……………………………16
Romper el ciclo de la pobreza
…………….19
Speaking Basque in the Basque Country …20
Reuniones Literarias ………………….……….23
Written in Mexico ….……………………………24
Voces, Oberlin’s Bilingual Paper (Vol. 5, no. 2)
La fiesta del “sexo
más seguro”
Por Vincent Galland
C
ada año en Oberlin, antes de HALLOWEEN,
los estudiantes y la administración de la
Universidad
organizan una fiesta
para la prevención de
las prácticas sexuales
riesgosas. De hecho,
este acontecimiento es
un gran curso educativo
sexual, el cual es,
pienso, necesario para
todos los estudiantes
por lo menos una vez.
Hay dos tipos de
diversión durante esta
noche: una fiesta
donde toda la gente
está totalmente
desnuda o medio
desnuda, para
divertirse; también hay
una fiesta "más bien
gentil", con juegos, y
pequeños concursos
para ganar
preservativos... más
para aquellos que se sienten menos
cómodos en la fiesta desnuda. Siendo
un periodista de origen francés,
puedo decirles que este género de
fiesta sería mal visto por la inmensa
mayoría de la gente de la
administración, y sobre todo en el
caso de los estudiantes musulmanes.
Algunos días antes del
acontecimiento, les pregunté a varios
de mis amigos que llevan más tiempo
que yo aquí en Oberlin, cómo tal
fiesta podía pasar sin escándalos;
también les pregunté si yo podría
traer mi cámara fotográfica. Uno me
respondió que aunque tenía menos
de 18 años, podría ir a esta fiesta con
mi cámara. Pero mi vecino en la
residencia, que está en su segundo
año, tenía una visión totalmente
diferente que mi amigo: Me afirmó que no podría
asistir a la fiesta si no tenía 18 años, y ¡todavía
menos con mi cámara! Por otra parte, él piensa no
ir este año, porque las reglas son más estrictas que
en los años precedentes, y porque, según él, así la
fiesta es menos divertida. Pienso que de hecho, el
centro deportivo acogía a los más miedosos de los
estudiantes, que todavía no tienen nada de qué
protegerse (les recuerdo que la administración de
Oberlin, generosa, a todos nos había dado
preservativos y otros métodos de contracepción a
principios del año...), y que la
discoteca de Wilder acogía a los
estudiantes más locos.
Si la fiesta no fue un éxito,
no fue a causa de los
estudiantes voluntarios que
aportaron su interés a esta
celebración, haciéndola un poco
más atractiva, si puedo decirlo
así, sino más bien la culpa de la
administración, que mostró su
cara más conservadora: si los
estudiantes encuentran esta
fiesta y estas informaciones
menos interesantes que en
otros años, si la fiesta es cada
vez menos atractiva, sería
mejor abolir este tipo de
acontecimiento (a menos que
quieran contratar al nuevo
estudiante francés Vincent
Galland como nuevo director de
eventos culturales; en
ese caso, ustedes
podrían redescubrir
por fin el placer de
bailar sin vergüenza, y
sin ropa, en cueros
como Adán o Eva...).
Pero si la gente se
divierte mucho y si
puedo entrar en la
fiesta, habremos
pasado una buena
fiesta
"administrativamente
correcta".
En español alguien que
arruina el placer de los
otros se llama un
«aguafiestas».
Esperamos que la
administración no se
conozca como el
Aguafiestas del Sexo Más Seguro. «
Ilustraciones: “Póntelo”—campañas españolas para promover el
uso de preservativos
__________________________________________________________________________________
2 — May 2005
Voces, Oberlin’s Bilingual Paper
El Día de Muertos en Oberlin
Brujas, altares y
muertos, "Oh My!"
Por Gabbie Nirenburg
E
l miércoles 20 de octubre fue el primer día de
"Brujas, Altares y los Muertos," una serie de
charlas en La Casa Hispánica de Oberlin. Era
un buen comienzo para las charlas, y muchas
personas asistieron. La profesora que la dio eligió
una tema muy única: la situación política,
cosas nuevas. Por ejemplo, una bruja que quiere
más clientes puede utilizar un teléfono celular. O, si
no puede encontrar las cosas que necesita para sus
hechizos, puede usar cosas equivalentes, como una
cinta en vez de una cuerda. Lo que es más
importante para ellas es Dios, y los trabajos para
Él. Su capacidad de hacer magia no depende de
objetos específicos – es un don de Dios. Todo lo
que hacen obedece las leyes espirituales y las leyes
de amor, y no les importa en qué manera lo hagan.
Todo esto significa que la brujería y la
modernidad pueden trabajar juntas. Romberg dijo
que el capitalismo del consumo se aplica a la
brujería tanto como el resto de la población.
Las brujas tienen una cultura material, y
valoran el éxito financiero. Para ellas, la
innovación causa la prosperidad, y como
sabemos, ¡La prosperidad no puede ser
mala! Por eso, abrazan los desarrollos
tecnológicos, porque todo lo que aumentará
su éxito es bueno para su cultura y su
estación en la vida religiosa.
Por lo tanto, el trabajo de las brujas no es
subversivo de la modernidad, como la
mayoría de las historias nos cuentan. La
brujería es un tipo de "materialismo
económica y social de la brujería en Puerto Rico.
La conferenciante se llama Raquel Romberg y ha
estudiado en todo el mundo. Es de Argentina, y
recibió sus grados en Tel Aviv y en la Universidad
de Pennsylvania. Su especialización primaria es la
antropología, especialmente el folklore. Pasó mucho
tiempo en Puerto Rico, donde aprendió mucho
sobre la cultura de las brujas.
Después de hablar sobre la historia de las brujas
en general, y la situación de las brujas y la brujería
en Puerto Rico durante los siglos pasados, ella
empezó a exponer su argumento principial, y esto
fue lo más interesante de su conferencia. Dijo que,
a pesar de la concepción tradicional que las brujas
(y, de hecho, todos los grupos que no siguen
caminos típicos) odian todo lo que es "moderno," la
verdad es que ellas trabajan con los avances
tecnológicos, no contra ellos.
Romberg explicó que la mayoría de las brujas son
tan avanzadas como nosotros. No están
preocupadas con mantener sus tradiciones en la
misma manera cada vez que las practican. Hoy en
día, observan estas tradiciones con la ayuda de
espiritualizado," y no disputa el orden social. De
hecho, los dos pueden convivir sin problemas, uno
apoyando a otro.
Romberg presentó esta información en una
manera muy interesante y muy persuasiva. La
mayoría de las charlas de Oberlin que tienen temas
tan fascinantes son, en realidad, aburridos. Pero
Romberg tenía un agradable estilo de hablar, una
inteligencia muy obvia y un acento simpático que
capturó la atención de la gente que vino. Fue una
de las mejores charlas que este escritor ha visto.«
El altar en la Casa Hispánica. (Fotos: Manuel Rebollar Barro)
___________________________________________________________________________________________
marzo de 2005 — 3
Voces, Oberlin’s Bilingual Paper (Vol. 5, no. 2)
La Casa de los Espíritus
Perdido en la traducción
Por Jasmin Roberts
L
a Casa de Los Espíritus es uno de los mejores
libros que he leído en mi vida. Me encantaron
la magia de Clara, el misterio de la casa, los
detalles de la lengua y de las palabras. Isabel
Allende tiene un verdadero talento para el
desarrollo de los personajes. Los describe tan bien
que parecen gente
de la vida real. Te
obliga a
identificarte con
ellos y antes de que
te des cuenta,
estás riendo y
llorando con las
mujeres de la
familia del Valle.
El idioma en que
uno lee un libro
importa más de lo
que suele creerse.
Cuando tenía unos
quince años, leí
esta novela en
inglés. Me divertí
mucho con la
historia, y me gustó
mucho Clara, la
clarividente. Pero
cuando volví a leer
el libro, esta vez en
español, la
experiencia fue
muy diferente.
Quizás es en parte
porque soy muy
diferente ahora, a
los veinte años, que
en mis años adolescentes. Pero también me di
cuenta cuánto se pierde al intentar retransmitir a
otra lengua las imágenes elegantes, los símbolos, y
las emociones de la obra de Isabel Allende. Muchas
cosas se pierden en la traducción.
Sin embargo, hay dos cosas que se quedan
constantes en ambas versiones de la historia: el
simbolismo y los temas principales—por ejemplo, la
representación de las mujeres y su fuerza. Las
protagonistas de la historia todas son mujeres, y
ellas demuestran una resistencia y un vigor
extraordinarios durante toda la novela. Sin perderse
un detalle, Allende describe los nacimientos, las
muertes, y la brutalidad que sufren las mujeres. Se
consideró como un acto audaz cuando ella publicó
su novela en 1982, y mucha gente pensó que ella la
publicó en respuesta a Cien años de soledad de
Gabriel García Marquez, porque en su novela los
personajes principales son hombres y las mujeres
están solamente en el fondo.
El símbolo más prominente en la historia es la
casa, o “la casa grande en la esquina.” Es el centro
de la atención. La casa fue construida por Esteban,
el esposo de Clara, y es el sitio de los fantasmas y
espíritus que dan su
nombre al libro. Es “la casa
de los espíritus.” A medida
que avanza la historia, la
casa, con sus muchos
recovecos, llega a ser
simbólica de las vidas
complicadas de Clara,
Esteban, y los del Valle, y
de las torceduras del
argumento de la historia.
Sin embargo, para mí la
parte más intrigante de la
historia es la juventud de
Clara. En el primer capítulo
nosotros conocemos a
Barrabás, un perro que
llega a la casa de los del
Valle con el cadáver del tío
Marcos, el hermano de
Nivea, madre de Clara. En
el tercer capítulo,
aprendemos sobre los
poderes mágicos de Clara y
su ataque de silencio.
Allende nos habla de Nana
y sus tentativas de obligar
a Clara a hablar. Tuve la
impresión de que la
peculiaridad de la familia se
comunicó de forma
diferente en la versión española, y que había un
aire de comedia no presente en la inglesa.
Esta novela es una historia de misterio, encanto,
y comedia que deberían leer todos. Isabel Allende
es una novelista de mucho talento cuyo estilo
asciende al nivel del arte, y que le deja al lector con
la sensación que está en otro mundo. Allende sigue
escribiendo y creando obras de arte magníficas. Les
recomiendo que lean el libro en español, porque si
no, se pierde algo de la historia. «
Foto: Isabel Allende
__________________________________________________________________________________
4 — May 2005
Voces, Oberlin’s Bilingual Paper
SSSSSSSSuplemento Literarioooooooo
Cuento
La gran caída
Por Illeana Font-Soloway
“¡V
en a la mesa! ¡Tu comida ya está fría!”
“¡Ya vengo, Mamá!” grité fuera de mi
cuarto. ‘Nunca puedo estar quieta en
esta casa cuando estoy haciendo mi tarea; ¡qué
ruidoso y molesto!’ pensaba cuando cerré mis libros
y apagué la luz sobre mi escritorio. Cuando abrí la
puerta, mi madre estaba gritando a mi hermana
porque su radio estaba muy fuerte y ella no podía
oírla. Añadí a la confusión mis gritos fuertes,
“¡Todos cállense las bocas!” pero nadie me oyó, y
yo murmuré otra vez sobre lo molesto que era esta
casa.
Cuando estaba bajando
las escaleras, tropecé
sobre mi gato gordo y
volé en el aire. Cerré los
ojos porque tenía mucho
miedo, pero después de
mucho tiempo, me di
cuenta de que no iba a
golpearme. Abrí un ojo
para ver ¡que estaba
volando sobre mi casa en
las nubes! El primer
pensamiento fue que iba
a morir, pero comprendí
pronto que volar era muy
fácil y no tenía nada de
qué preocuparme. ¡Que
linda mi casa, parece del
cielo! No podía oír gritos
ni ninguna música…pues,
no había ningún sonido
excepto el del viento en los oídos. ¡Finalmente,
encontré la paz!
Después de volar sobre mi casa por mucho
tiempo, encontré el valor para volar por otras
partes del mundo. ¡Cuántas opciones tenía! ¿A
dónde debo volar después? Por toda mi vida, quería
ver la celebración de Mardi Gras en New Orleans,
pero nunca había tenido la oportunidad. “¿Puedo
volar esta distancia?” me pregunté. “Además, no sé
nada sobre las direcciones. ¿Qué debo hacer?”
En este momento, vi una bandada de ocas. He
aprendido que las ocas vuelan al sur durante esta
parte del año, porque les gustan los lugares
calientes. “Es posible que si sigo a las ocas, pueda
encontrar la fiesta,” me dije. Entonces, escuché un
grito de horror. Me llevé la sorpresa cuando una de
las ocas dijo en español, “!Ahhh! ¡Un humano
volando!” Al mismo tiempo, yo dije, “!Ahhh! ¡Una
oca hablando!” Por un minuto nos miramos y
entonces nos reíamos juntos.
La oca me digo que su nombre era Pablo y me
presentó a su bandada, mientras todos nosotros
volábamos en forma de un “V.” Despues de conocer
a toda la bandada, recordé que quería ver la fiesta
de Mardi Gras. “Antes de que me olvide, ¿sabes
coómo puedo ir a New Orleans en poco tiempo
porque quiero ver…” “¿El Mardi Gras?” respondió
Pablo. “¡Sí! ¿Cómo lo supiste?” “¡Jajajaja!” Todas
las ocas se rieron. Otra oca, que se llamaba Jorge,
respondió a mi pregunta. “Antes de ir al sur de
Florida, paramos en New Orleans para recoger
nuestros amigos, que
viven allí. Cuando estemos
allá, asistiremos a las
festividades por unos días.
Podemos llevarte con
nosotros si quieres.” ¡Qué
suerte tenía! “¡Por
supuesto, me encantaría
venir con vosotros si está
bien!”
Después de volar toda
la tarde, llegamos a la
fiesta. ¡Qué bonito y
divertido era todo! Las
luces, las disfraces, los
cuerpos desnudos, las
canciones, la comida, la
bebida, el baile, los
juegos, y el arte…un
espectáculo que nunca
había visto antes. Las ocas
y yo bailamos, bebimos y comimos en los tejados
de los edificios toda la noche. Después de mucho
tiempo, me dormí en un tejado, con algunas de las
ocas como mi cama y almohada de plumón.
Cuando desperté por la mañana, estaba en mi
cama en mi casa. ¿Fue todo solamente un sueño?
Puse la mano debajo de mi almohada y encontré
una pluma de una oca. “Gracias por una noche
fantástica,” le dije a Pablo y me dormí otra vez.«
Illustration: Icarus, by Hendrik Goltzius (1558-1617). Engraving,
1588.
___________________________________________________________________________________________
marzo de 2005 — 5
Voces, Oberlin’s Bilingual Paper (Vol. 5, no. 2)
Qué pesadilla
Por Kt Rowland
Anoche, una pesadilla me vino,
una pesadilla en que tú, querido,
me decían-ya encontraste a otra chica,
Pero mi querido me llamará,
creo, inmediatamente después
de que yo decida dejarlo.
una chica bonita y llena
de deseo por ti. Me dijiste
que ella estaba enamorada
de ti, y la pareja de pendientes
que tú le diste.
**
**
**
¡Te dejo, querido! ¿me escuchas?
Estoy gritando con tanta fuerza
que los pulmones me molestan
del dolor de dejarte.
¿Me oyes?
¡Te estoy dejando!
*
*
*
Ah, ¿quién eres? con el pelo
cubriéndote los ojos-el chicle en la boca
me reiría sin parar
si no estuviera pensando
en lo que no puedo tener
pero, ¿te puedo tener?
Qué hermoso sería!
tu pelo besando mi pecho, mis manos
y dedos acariciando tus
orejas.
***
***
***
*
*
*
Me desperté
y descubrí tu cara
a la izquierda la mía
y me di cuenta
que el amor
me había dejado.
Qué pesadilla, querido.
Sin Título
Por Mari Kempton
Ojalá que hubiera nacido como un árbol, creciendo en tres direcciones, con un
destino simple: para conocer un trozo de tierra infinitamente y nunca dejarlo.
Ojalá que fuera una abeja, haciendo el amor sólo a las flores, claro en
propósito, zumbando útilmente. Ojalá que fuera una montaña, demasiado
grande para sentir el dolor, congelada en el cielo. Ojalá que fuera una taza de
plástico, irrompible, y que pudiera tocar tus labios sin cambiar nada. Ojalá que
fuera un buitre, mirando desde arriba, haciéndome fuerte con la tristeza. Ojalá
que fuera una puerta, y no te notara cuando pasaras, y siempre llegaría otro a
llenar tu ausencia.
__________________________________________________________________________________
6 — May 2005
Voces, Oberlin’s Bilingual Paper
Un cuento fantástico
Cada día
Por Jessica Greenberg
C
gris y empecé a pensar, “Maria tenía razón, habrá
lluvia pronto.” Saqué la pelota y corrí alrededor del
campo, demostrando mis talentos de fútbol.
Todavía, no había nadie allí, y entonces metí un
gol. Cuando metí la pelota, la pelota voló en el
aire, haciendo círculos en el cielo. Asustada y
confusa, no sabía nada, no tenía ni idea de lo que
pasaba. Segundos después de que la pelota había
caído del cielo, llovía a cantaros. No había nadie a
la vista, todo estaba mojado y silencioso. Había
jugado muchos partidos de fútbol lloviendo, pero
ése era loco e intenso. Metí un golpe más y
después de un paso, las gotas de agua
desaparecieron enseguida. “¡Que loco!” yo piensé.
Yo grité a través de los campos atléticos, “¿Hola?
¿Alguien?” pero no hubo respuesta y no sabía qué
hora era. Como resultado, di otro paseo cuando
empezó a llover otra vez. Esa vez, las pelotas, las
que estaban cayendo del cielo, rebotaron del
suelo al aire alrededor de mi cuerpo.
Era increíble; no podía creer el
fenómeno.
En ese momento, estaba
empapada y decidí que el
día no podía ser más loco
y no podía tener ninguna
sorpresa más. Tenía
que tener tiempo para la
práctica, pero mi equipo
todavía no había llegado
al campo. Volví al
gimnasio, y mientras
estaba caminando, la
lluvia terminó finalmente.
Todas las pelotas
desaparecieron en el aire
excepto mi pelota del pie. El
sol salió lentamente y era muy
fantástico y raro. Cuando llegué al
gimnasio, noté que un grupo de chicas
estaban sentadas en el vestíbulo del gimnasio,
esperando algo. Sin embargo, era muy extraño
porque estaban vestidas de sus uniformes de
fútbol. “¡Dios mió!”, me preocupé, “¡Tenemos un
partido hoy, contra la universidad de Wooster y no
estoy lista!”. Sin darse cuenta de mi aparición, ya
estaba vestida de mi uniforme. No tenía ninguna
idea cómo me había vestido, pero cuando miré
arriba, mi entrenador, que se llama Andy, se
marchaba por el vestíbulo. Andy dijo, “Jésica, es
bueno verte. Es tiempo a jugar, el tiempo es bueno
y perfecto.” Me puse en la cola con mi equipo y
nos marchamos afuera hacia el campo, con orgullo
y energía. Era el momento de ganar y no de jugar
con las pelotas volantes. «
ada día, a las cuatro y media, tengo que ir a
la práctica de fútbol. Soy una jugadora del
equipo de la universidad de Oberlin.
Normalmente, camino al gimnasio, cojo mi vestido,
y voy a la médica-entrenadora. Ese día fui a ella
porque me dolía el tobillo desde hacía dos años y la
cinta que provee su seguridad es muy débil. Nunca
me he roto un hueso o un dedo, pero el tobillo está
muy frágil ahora. La médica entrenadora siempre
está contenta de verme, y de ponerme la cinta
medica en el tobillo derecho. Después de ir al
cuarto de la médica entrenadora, llevo la bolsa de
las pelotas, ya que a las estudiantes de primer año
se nos asigna ese trabajo cada día.
Ayer, fui al campo de fútbol un
poco temprano. Cuando estaba
caminando por la calle del
gimnasio, noté que no había
nadie del equipo alrededor
del gimnasio. Decidí ir y
jugar sola. Primero,
después de vestirme,
paré por el cuarto de la
médica entrenadora,
que se llama Maria.
Tan pronto como
caminé hacia el cuarto,
Maria gritó con
confusión, “¿Qué estás
haciendo aquí tan
temprano? ¿Estabas aburrida
en tu dormitorio? Entonces, te
pondré la cinta médica en el tobillo
ahora, si lo quieres. ¿Cómo eres tan
estúpida?” Como ella me decía, no tenía ni
idea de la razón de llegar tan temprano. Era sólo
las tres y media de la tarde. Siempre llego al
gimnasio y pongo el pie en el cuarto del entrenador
médico a las cuatro y cuarto de la tarde. Era muy
excepcional y difícil de comprender. Justo en el
momento que salía, ella dijo, “¡Tenga cuidado,
Jésica, oí que va a llover mucho esta tarde y habrá
una tormenta peligrosa! Será como pelotas cayendo
del cielo.” Sin pensar demasiado en sus palabras,
salí del gimnasio hacía el campo con una pelota al
pie.
Miré alrededor de los campos y estaban muy
vacíos, pero el sol estaba brillando con orgullo y
felicidad, un día ideal para el fútbol; el tiempo era
perfecto. Continué andando, pero justo cuando
estaba a punto de dar una patada, el cielo se hizo
___________________________________________________________________________________________
marzo de 2005 — 7
Voces, Oberlin’s Bilingual Paper (Vol. 5, no. 2)
María de Zayas
Una escritora feminista
en un mundo de hombres
Por Halie Morris
C
omo autora prolífica durante una época en
que existían muchas así, María de Zayas se
destaca con su voz de mujer y su realismo
literario. Hoy en día, aun se podría comparar su
estilo de realismo con el de García Márquez, en
cuanto su idea estética común del “realismo
mágico”. Sin embargo, como el de Márquez, el
mundo de Zayas está lleno de elementos
fantásticos que, para su sociedad, no son
digresiones sobre el mundo real, sino
amplificaciones de este mundo. Este concepto
fundamental, no sólo sirve para explicar la obra de
María de Zayas, sino también para ayudar a
comprender mejor la sociedad de su época. Aunque
haya elementos “mágicos” como tales, éste no es el
enfoque literario, sino un rasgo característico del
mundo, y como la ciencia para
nosotros hoy, servía como
explicación básica para las
ocurrencias del mundo.
No se sabe mucho de la vida
de doña María de Zayas. Nació
en Madrid en 1590 de familia
noble. Su padre, que trabajaba
para el ejército, llevó a su
familia a varias ciudades y es
así como conoció Zayas Sevilla,
Nápoles, Madrid, y varios otros
lugares que se convertirían en
futuros escenarios de sus
novelas. Además, se puede
añadir que la vida de María de
Zayas es un tanto oscura; se
puede seguir su vida literaria a
través de diferentes críticas y alabanzas de su
escritura de la época, por lo que se puede deducir
que vivía en la competitiva cuidad artística de
Madrid del siglo diecisiete. No obstante, después
de publicar sus Novelas amorosas y ejemplares en
1637, hay un período de diez años aun más
interesantemente oscuro, porque es durante este
tiempo en el que se cree que algo ocurrió en la vida
de María de Zayas para hacerla odiar
completamente a los hombres y que la llenó de una
amargura nueva y distinta de la que tenía antes.
Se propone esta idea viendo que, diez años
después de la publicación de Novelas amorosas y
ejemplares, se publicó la segunda mitad del
“sarao”, Desengaños amorosos. En esta obra
vemos un cambio, desde la primitiva insistencia
tranquila de desengañar a las mujeres (en Novelas
amorosas) hasta un fuerte grito llamativo y amargo
que regaña a las mujeres por no haberse
desengañado. La teoría que existe es que ella
probablemente tuvo algún encuentro amoroso
durante estos diez años (no se sabe si se casó o
no), pero el problema con la teoría es que ella tenía
cincuenta años durante este período – quizás no la
edad que se espera para tener ningún encuentro
amoroso apasionado y descorazonador. Así que
esta etapa de su vida sigue siendo un misterio. Sin
embargo, la realidad del cambio todavía existe y se
ve; Desengaños amorosos es un libro más macabro
y grotesco que Novelas amorosas. Incluso han
desaparecido los narradores varones de la segunda
mitad de la obra. En vez de casarse como estaba
escrito que iba a ser, la protagonista Lisis entra un
convento. Los hombres “buenos” de la primera
parte también han desaparecido.
Es esta amargura la que define la personalidad
de María de Zayas más que otra cosa – las
descripciones de las muertes y torturas que se ven
en Desengaños amorosos son
chocantes, no sólo por su contenido
sino también por el estilo como son
presentados. La escritura de María
de Zayas es, a menudo, directa y
toma un tono, no de urgencia, sino
más bien de rapidez. Las obras están
escritas como fábulas, siempre
recordándose de que la historia es
narrada por alguien del sarao,
mientras que las descripciones son
realístas hasta el punto de serlo
demasiado. A través de esta
amargura, también se relaciona su
feminismo. En las introducciones a
las Novelas amorosas y Desengaños
amorosos, María de Zayas pide de las
mujeres que se desengañen, y
explica cómo los padres deben, en vez de enseñar
la costura a la niñas, darles un libro y ver lo que
pasa. Declama que será evidente que las mujeres
tienen el mismo nivel mental que los hombres y
defiende que, aun a veces, serán mejores. Para su
época, este tipo de declamación era muy
trascendente – tan increíble que sus palabras no
iban a tener mucho efecto hasta siglos más tarde.
Sin embargo, escribir un mensaje así durante un
período donde la cultura era cada vez más
conservadora es muy atrevido.
Los elementos importantes e interesantes de la
obra de María de Zayas son su tratamiento del
Ilustración: María de Zayas
__________________________________________________________________________________
8 — May 2005
Voces, Oberlin’s Bilingual Paper
honor y las opciones que otorga a sus mujeres
Bibliografía
protagonistas. En cuanto al honor, la impresión
Álvarez Rodríguez, Juan. Técnicas literarias y
que nos da María de Zayas es que le importa, tanto
costumbrismo en la obra de María de Zayas y
en su singularidad de manera de decirlo como, en
Sotomayor. Los Angeles: University of Southern
cierto modo, en su mensaje. Aunque otros autores
California, Ph.D., 1972.
han criticado el sistema de honor en que todos se
Couliano, Ioan P. Eros and Magic in the
encontraban en esta época, nadie lo hacía de la
Renaissance. Trans. Margaret Cook. Chicago:
manera tan directa que lo hacía María de Zayas. Se
University of Chicago Press, 1987.
han comparado a Lope de Vega y a María de Zayas
por sus críticas del sistema de honor, pero Lope de
Mújica, Bárbara. Texto y Vida: Introducción a la
Vega, en obras como El Caballero de Olmedo, toma
literatura española. Fort Worth: Harcourt Bryce
un tono de burla en el que aunque nos presenta el
College Publishers, 1990.
mensaje claramente, falta la urgencia y deliberación
Vasileski, Irma V. La creacíon novelística de doña
que tiene la escritura de María de Zayas. No
María de Zayas y Sotomayor. Tallahassee: Florida
obstante, porque Zayas parece muy dedicada a sus
State University, Ph. D., 1972.
ideas de crítica social, se supondría que ella
también tendría mejor respuesta para las mujeres
Vasileski, Irma V. María de Zayas y Sotomayor:
de sus cuentos, pero sus heroínas se encuentran
su época y su obra. New York: Plaza Mayor, 1972.
viviendo en conventos sin el hombre con quien se
Zayas y Sotomayor, María. Tres novelas amorosas
querían casar. Esto no ayuda mucho a la situación
y tres desengaños amorosos. Ed. con introducción
de la mujer, pero tal vez es parte de su intención
por Alicia Redondo Goicoechea. Madrid: Editorial
de mostrar sus historia de un modo en el que el
Castalia, 1989.«
futuro femenino es tan pesimista, que aún las
mujeres que tienen la razón de su lado, no se
pueden escapar. Tal vez esto crea más urgencia
para cambiar las acciones del hombre que las han
conducido a este fin.
En contradicción con lo que varios críticos han
comentado sobre el elemento de lo fantástico en la
obra de Zayas, es importante considerar la estética
de la época. Los elementos que hoy en día parecen
fantásticos eran parte de la vida diaria de María de
Zayas; no se puede juzgar si se creían o no, pero la
hechicería que aparece en sus novelas debe
considerarse, no como fuera de contexto o
elemento yuxtapuesto, sino integral y casi tan
“real” como las descripciones de la ciudad y de los
que la habitan.
El estilo de María de Zayas fue singular en su
época. Junto a Cervantes, Lope de Vega, Tirso de
Molina, y otros, su escritura se destaca en su
sencillez y mensaje intenso e insistente. Mientras
las obras de teatro de estos otros escritores de la
época a veces también mostraban un tipo de crítica
social, lo hacían frecuentemente con burla y sátira.
No obstante, el estilo de Zayas es distinto. Ella no
intenta burlarse de nadie, sólo quiere penetrar el
corazón de lectores con imágenes de una vida
www.oberlin.edu/faculty/sfaber/voces
diaria analizada hasta el último detalle para mostrar
la vida en una luz clara y poco impresionante. Aún
los personajes de sus obras son más realistas que
los que se encuentran en los entremeses de Lope
de Rueda o en El burlador de Sevilla de Tirso de
Molina. Zayas no intenta estereotipar a los
personajes de sus cuentos, sino presentar la verdad
de la vida y esperar que cambie.
___________________________________________________________________________________________
Archivo de Voces
en línea: 2001-2005
¡todos los 11 números!
marzo de 2005 — 9
Voces, Oberlin’s Bilingual Paper (Vol. 5, no. 2)
__________________________________________________________________________________
10 — May 2005
Voces, Oberlin’s Bilingual Paper
Puebla, Mexico
By Rebecca Lammons
___________________________________________________________________________________________
marzo de 2005 — 11
Voces, Oberlin’s Bilingual Paper (Vol. 5, no. 2)
Voces de Guadalajara
Winter Term 2005
Intensive Spanish In Mexico
M
y trip to Guadalajara was better than I ever could have
hoped for. The first night in Guadalajara was probably
the strangest night of my entire life. I arrived at the
home of my host family at about 6:30 in the evening,
and after an incredibly nervous and awkward interaction, I was
shown my room, to which I retreated for the rest of the night. I
unpacked, wrote in my journal, and called home and tried to
sound like I was doing really well. I was incredibly homesick for
the first three or four days of the trip. I felt like I would never
have a way to see the city or make friends; I thought I would go
to school and go home and sit in my room every day for the
entire month. I had no idea how I was going to last the entire
month. I made a chart to count down the days until I went
home.
On about the fourth day, though, everything changed. One of
my friends met three Mexicans in conversation class, and after
class brought them over to introduce us. They seemed nice,
and that night a bunch of Oberlin students walked around
downtown historical Guadalajara with three Mexican teenagers
as the best tour guides we could have ever asked for.
Throughout the month, these three Mexicans became my
closest friends, and I cannot even begin to imagine how
different my trip would have been without them. I feel closer to
Saulo, Gabriel, and Betina than I do to most of my friends at
Oberlin. We spent almost every day together, and because of
them I not only learned about the city and the country, but
about Guadalajara slang, ways of thinking, customs, and above
all, how fundamentally alike we all are. I still talk to all three of
them almost every day.
The Spanish classes I took at IMAC, the institute for learning
Spanish and English, were excellent, My class consisted of
four people, the perfect size, and my teacher was absolutely
amazing, His lesson plans were always inventive and
interesting, and he allowed our discussions to go wherever
they happened to go, never restricting us to certain topics, as
long as we were speaking in Spanish. We talked about
everything, and many times had interesting off-topic
discussions about cultural aspects and public opinions in
Mexico. I felt that in addition to learning grammar and vocab,
my class also learned an invaluable amount about the people
of Guadalajara, which is equally if not more important.
In addition to four hours of class in the morning, and
conversation class at night, the Oberlin group also took many
day excursions to surrounding towns. These trips, although
they very unpleasantly forced us to be intensely touristy for
entire days at a time, were nice in that they allowed us to
escape from the city see many diverse parts of Mexico, instead
of staying isolated in one location.
All in all, I had a perfect time in Guadalajara. I made amazing
friends, my Spanish improved exponentially, and I got to
experience living with a wonderful host family in an incredibly
beautiful city. With the money that I will save from the grant
money given to our group by the Minneapolis Foundation,
which we all greatly appreciate, I hope to return to Guadalajara
this coming summer and learn even more.
Adriaan Follansbee
Agradecemos a la Fundación de Minneapolis por permitirnos
pasar tiempo in Guadalajara. Nuestra experiencia fue
increíble.
El instituto IMAC nos dio un ambiente perfecto para aprender
español. Nuestro profesor, Salvador, dio mucha información
sobre la cultura mexicana y el idioma español. También la
escuela nos llevó a muchas excurciones bonitas. Hicimos un
viaje por la ciudad y vimos muchos edificios viejos e
importantes. La arquitectura es increíble allí. También
visitamos la playa, Tlaquepaque, Tequila, Tonalá, y Chapala.
Los lugares que visitamos eran muy bonitos e interesantes.
__________________________________________________________________________________
12 — May 2005
Voces, Oberlin’s Bilingual Paper
El viaje también nos dio la oportunidad de conocer a muchas
personas mexicanas, que nos dieron una experiencia
mexicana auténtica.
Muchas gracias; nunca olvidaremos nuestra experiencia.
Barrie Newberger, Lindsay Rothenberg y Jenn Sargrad
۞
Durante el mes de enero viví con una familia mexicana en la
colonia Providencia en Guadalajara, México. Estudiaba con 21
otros estudiantes de Oberlin que vivían con familias mexicanas
también. Asistíamos a IMAC, una escuela que enseña inglés a
los hispanohablantes. La familia con que vivía yo era muy
simpática. Dos días antes de salir de Nueva York se me
rompió la mano. Tuve que ponerme un yeso allí en
Guadalajara. Tuve un buen experiencía con un médico
mexicano. Además, el precio del servicio era mucho más
barato que en los Estados Unidos.
El grupo de los estudiantes de Oberlin viajó mucho durante
nuestra estancia en Guadalajara. Fuimos a un lago a una hora
de la ciudad, llamado Chapala. Fuimos a algunos pueblos o
partes de la ciudad que tenían muchas cosas para comprar.
En Tlaquepaque había mucha arcilla. Tonalá era muy similar
pero había muchas artesanías de plata y de vidrio. Fuimos a
Tequila, origen de la bebida alcohólica del mismo nombre.
Muchos estudiantes (y maestros también) se emborracharon
en la fábrica de tequila. El tercer fin de semana en México
fuimos a Manzanillo, un pueblo en la playa, fuera de la ciudad.
El agua a la playa allí era muy caliente y maravillosa. Había
mucha humedad y hacía mucho calor pero nos divertimos
muchísimo.
La ciudad de Guadalajara es conocida como la ciudad de
flores. Hay aves de paraíso por todos lados y naranjos en cada
calle. Hay muchos edificios muy antiguos en el centro de la
ciudad y hay mucha vida allí. La gente de México es muy
agradable y cariñosa. Los mexicanos pueden ser un poco más
agresivos que los estadounidenses. Fue interesante ver las
diferencias entre las dos culturas. Hay muchas. Un noventa y
cuatro por ciento de la gente de Guadalajara es católica y
muchas personas son homofóbicas. Aunque tenía diferencias
de opinión con la gente de Guadalajara, a mí, me encantó. No
puedo esperar hasta mi próxima visita.
Elsie White
۞
At first, I applied to Oberlin's program in Mexico because I was
attracted to the "other worldliness" idea of it. I enjoyed playing
with the the image of myself in a Hispanic country without
understanding a single word of Spanish. It would be an
undepictable journey. But, as the departure date encroached
upon me, my excitement of the unknown metamorphized into
utter fear. I was paralyzed when I visualized myself meeting my
host family; the daily function of my voice coming to a standstill
while it was expected to produce a foreign tongue. When, in a
flustered state, I met my host mother for the first time at the
house gates and left their house gift in the taxi, I splurted out
the Spanish I learned on the airplane and began my adventure
in Mexico.
The four-hour classes a day contributed exorbitantly, if you
can imagine, to my speaking skills, and the Mexican food
matched my already proficient eating skills. After classes
ensued daily explorations of Guadalajara, and the holes that
were created from the language barrier were thickly filled with
the colors of the city. I found myself consumed with Mexican art
and the lime green walls of restaurants.
Mexico provided me with an exclusive experience: I'm not
only speaking of a window into a Hispanic culture, but an
experience of having a younger sister. My host sister, Ana, and
my host mother were the brightest colors of Mexico; it was
every day I spent with them that my connection with the
language and culture grew stronger and deeper. We watched
American movies dubbed over in Spanish, and bonded over
quesadillas, pollo, y muchos muchos frijoles. It was a great
privilege to become a part of their family.
After embarking on a one-month quest to study Spanish, I
gained so much more. I feel enormous gratitude to the
department of Hispanic Studies at Oberlin and the Minneapolis
Foundation for this opportunity. I left Mexico with overweight
luggage and a heavy heart, but also with a lot of great stuff and
an unforgettable experience.
Jarema Osofsky
Foto: Todos los Obies en el programa de Guadalajara
___________________________________________________________________________________________
marzo de 2005 — 13
Voces, Oberlin’s Bilingual Paper (Vol. 5, no. 2)
Estuve en Guadalara por Winter Term. Yo vivía con una familia
mexicana. Al principio tenía problemas con mi familia porque
ellos solamente hablaban español. Yo no hablaba español
antes de Guadalara, pero con las clases en el IMAC y al no
hablar inglés con mi familia, mi español fue mejorando. Me
divertí mucho también. Con nuestro grupo de Oberlin visitamos
muchos lugares en Guadalajara y en otras partes de México
también. Visitamos Tlaquepaque, Tonalá, Chapala, Ajijic, San
Juan Cosala, y el pueblo de Tequila, donde fuimos a la fábrica
de tequila. Un fin de semana mis amigos y yo visitamos la
playa de Manzanillo. Me divertí mucho y aprendí palabras y
gramática basicas.
Linda Jagge
۞
This year over Winter Term I went to Guadalajara with a group
of Oberlin students to study grammar at the local institute. I
lived in the city with a Mexican family (the family GarcíaGarcía), and found this to be an incredible immersion
experience: I was eating
traditional Mexican foods,
listening to and singing
along with traditional
Mexican folk music, and
engaging in conversations
(in my broken Spanish)
about local events and
happenings. Although my
grammar course at the
institute was wonderful, I
felt that the greatest
learning, at least for me,
took place outside of the
classroom in the streets, in
the market places, in the
“naturaleza,” and at home
with my Mexican family.
This is a cultural
experience that is
impossible to obtain at my small liberal arts school in northern
Ohio: I had to go to Mexico to learn what I learned. The
program is wonderful—I could not have done a better thing with
my Winter Term.
Lucia Graves
۞
For my winter term I went with a group of Oberlin students to
Guadalajara, Mexico. The trip was expensive but a donation
from the Minneapolis Foundation help to diminish the economic
burden. I left from Boston and flew through Chicago to get to
Guadalajara. I arrived in Mexico an hour late due to
turbulence. After I had passed through customs I looked for
my taxi. I could not find it and had to call Mario the director of
the program in Mexico. He called the taxi company and verified
that they were indeed still waiting for me. After a few more
minutes I found my taxi driver. He brought me to a huge van, I
was the only student coming in so late and so I was by myself.
I remember driving through the city wondering what my next
month would be like.
Before I went to Mexico I spoke very little Spanish. Upon
arriving at the house of my host family I realized that I could
interpret a lot of what was being said by the body language .
There were eight other people who lived in my new home.
There was the two parents and their two sons. There was a
grandmother from the mother’s side of the family and a cousin.
The last two people who lived in the house were Mexicans but
where not related to the family. With myself included there
were nine people living in the house.
At first I was very confused about who was who and who
actually lived in the house. But after a week it became clear.
IMAC the school where I studied Spanish was in the center of
Guadalajara, about a one hour bus ride from my home. It was
located near the historical section of the city. There were only
four other students in my class. The classroom was small and
white with no windows, classes were long, four hours with one
fifteen minute break.
However, they seemed
to go by quickly.
After class I often
times would explore the
city with my friends.
About a ten minute walk
from the school there
was San Juan De Dios,
an indoor marketplace; it
was very fun to walk
through the market and
look at all the things for
sale.
At first the long bus
rides and classes got to
me. The grind of the city,
being away from my new
home for eight,
sometimes even twelve,
hours a day began to wear down on me. It was not until the
third week that I really felt comfortable in Mexico. I remember
one night sitting down with my host mother and having my first
real conversation in Spanish, we talked for maybe an hour and
I was able to express my thoughts and ideas in Spanish. Once
I had gained a better control of the language the experience
became wonderful.
The trip overall was wonderful, we went on many fun
excursions and I learned a lot of Spanish. I only wish that I had
had more time in Spanish before I went. Mexico is a wonderful
country and I hope to return soon.
Noah Kalos
۞
Como nuestros compañeros estaban aquí en Oberlin o en un
lugar que hace mucho frío en el mes de enero, nosotros fuimos
__________________________________________________________________________________
14 — May 2005
Voces, Oberlin’s Bilingual Paper
a Guadalajara, un lugar donde hace mucho calor, para estudiar
español de forma intensiva. El español es la lengua más
popular en el mundo ahora, al lado del inglés. Por eso, esta
experiencia era necesaria.
Cada estudiante vivía con una familia anfitriona. Fuimos a
IMAC por cuatro días cada semana. Había ocho personas de
Oberlin en nuestra clase y nuestro profesor no hablaba inglés.
A veces era difícil comprender sus lecciones pero nosotros nos
ayudábamos el uno al otro. Teníamos que levantarnos muy
temprano y asistir a las clases a las nueve de la mañana hasta
la una de la tarde.
Durante la semana, fuimos de excursión a lugares diferentes
como Tlaquepaque, Tonalá, Chapala, Ajijic, y el pueblo de
Tequila.
La cuidad de Guadalajara era muy moderna, bonita y
divertida. Había muchos clubes por todas partes. La comida en
la casa y en el restaurante era muy deliciosa. Hablar español
por un mes era a veces muy difícil porque nosotros estamos
acostumbrados a hablar inglés todos los días. Pero
aprendimos mucho practicando con nuestra familia y la gente
de Guadalajara.
Para nosotros, fue la primera vez que fuimos a un país
extranjero. Aprendimos mucho de la cultura, las personas
mexicanas, y de la vida mexicana. Ahora nosotros tenemos
una familia que nos gusta y que podemos visitar un día en el
futuro. Muchas gracias a La Minneapolis Foundation, por la
oportunidad de estudiar, vivir y divertirnos en un país
magnífico.
Vanessa Flowers y Laura Gilman
----------------------------------------------------------
La Casa del Sol
Continued from p. 1
Era agotador el tener que instruirlos sobre el
vocabulario de su propio idioma, con el cual yo
apenas lograba a sobrevivir los discursos
cotidianos, pero tenían compasión de mí. Uno
pronto se da cuenta de que lo más importante para
ellos es que alguien les preste atención, de la forma
que sea, cargándolos, o previniendo que se lancen
de un andén en el patio de recreo. El pasar tiempo
en la Casa del Sol fue la experiencia más
satisfactoria de mi estancia en México, pero
también la que más me reveló sobre la disparidad
de riqueza y los problemas a los cuales se
enfrentan las instituciones benéficas en México.
Aquella institución a menudo tiene el problema
bastante serio de hallarse gravemente falta de
personal. Esto conduce a una carencia de atención
a los niños que impide su desarrollo normal
sicológico y significa, además, que los guardianes
no pueden vigilar siempre para que los niños no se
encuentren en situaciones potencialmente
peligrosas. Una vez en el patio de recreo, por
ejemplo, observé que varios de los niños se habían
congregado alrededor del bote de basura con pirulís
en la boca. Por alguna razón, el bote se había
destapado y un grupo de ellos lo había derribado.
Entonces iban hurgando la basura en búsqueda de
dulces o lo que se encontrara, jugando con ella y
metiéndola en la boca. El decirles que no debían
comer o jugar con la basura fomentaba
precisamente eso, puesto que su rebelión había
logrado que se les prestara atención. Sólo había
una voluntaria más en el patio y todavía no se
había dado cuenta de que lo que estaba pasando.
Como hay pocos voluntarios en comparación al
número de residentes de la Casa de Sol, no es
sorprendente que el proceso de reclutamiento y
selección de nuevos voluntarios para la Casa sea
tan poco severo. Aunque los dirigentes de la Casa
no sabían nada de los voluntarios de mi programa
aparte de que estábamos allá de intercambio y que
trabajaríamos para la Casa a través de nuestra
asociación con la universidad pública, no fuimos
entrevistados en absoluto sobre nuestra experiencia
con niños. Tampoco éramos vigilados para nada,
aunque teníamos acceso efectivamente sin
restricciones a las facilidades. Aunque sólo fuera
para la mayor seguridad de los niños, creo que
valdría la pena hacer entrevistas más extensas con
los voluntarios, pero esto exigiría más voluntarios
de los que que actualmente hay.
Dado el bajo número de voluntarios, la Casa no
les imparte ninguna capacitación. Uno aprende
rápido dónde están los sanitarios, las vendas, o el
borrador que se parece a una pelota de fútbol; pero
hay cosas más importantes (cómo, por ejemplo,
debe tratarse el concepto de “la familia” con
huérfanos) que tal vez merezcan más énfasis en la
preparación de los voluntarios. A diferencia de la
situación económica de su vecino del norte, la
agobiada economía mexicana no ha permitido que
una organización como la Casa del Sol tenga
suficiente equipo pagado, ni que haya gente cuya
situación económica y laboral les permite ofrecerse
como voluntario. Por lo tanto, en su situación
actual, la Casa se ve forzada a escoger entre la
mayor capacitación de sus nuevos voluntarios y la
distribución entre los niños de los voluntarios que
tienen. Claro que el cuidado que ofrece una
institución como la Casa del Sol ofrece una
existencia infinitamente mejor que el seguir
viviendo en la calle o en una situación abusiva, pero
a menos que la economía mexicana se mejore
drásticamente, o que instituciones como ésta
reciban una inundación de donaciones, o que más
personas se ofrezcan como voluntarios, sus
problemas no parecen tener una solución
evidente.«
___________________________________________________________________________________________
marzo de 2005 — 15
Voces, Oberlin’s Bilingual Paper (Vol. 5, no. 2)
Estudiar en la Universidad de Puebla
Sociología en México
Por Kathryn Johnson
U
na de mis clases este semestre pasado en
Puebla tuvo lugar en la licenciatura de
Sociología. Aunque no puedo decir que
aprendí mucho de mi clase, aprendí un montón
afuera de esta clase. Creo que aprendí tanto por el
hecho de que yo era la única extranjera en una
clase de estudiantes que no estaban
acostumbrados a tener clases con norteamericanos.
Desde el principio se me acercaban y me
preguntaban muchas cosas relacionadas a mi
educación en los Estados Unidos. Después, me
decían más de la BUAP (Benemérita Universidad
Autónoma de Puebla), y me explicaban la situación
actual y verdadera, la cual era un poco
diferente de lo que había pensado.
Las conversaciones en que
participé a lo mejor me
asombraron pero también me
despertaron a otra realidad.
La licenciatura de Sociología
La licenciatura de Sociología en
la BUAP es parte de la facultad
de Derecho y Ciencias Sociales.
Es una licenciatura bastante
nueva en la BUAP. La carrera
consiste en un plan de estudio
que tiene tres niveles: nivel
básico, nivel formativo, y áreas
de profundización. De las áreas
de profundización, que se llaman
terminales, hay cuatro opciones:
Sociología Criminal, Sociología
Laboral, Sociología de la Población y
Salud, y Sociología de la Educación.
Hay aproximadamente 400 créditos
requeridos para cumplir la carrera. El plan es
bastante rígido, y se puede cumplir en 4 a 7
años. Se tiene que tomar las clases en un orden
específico. También todos los estudiantes de la
BUAP tienen lo que dicen tronco común: clases que
todos tienen que tomar, como clases de Inglés,
Computación, Historia de México y Derechos
Humanos. Superficialmente, este plan de estudio
suena bien. Desgraciadamente, la mayoría de los
estudiantes en esta carrera no están satisfechos
con el programa educativo de sus propias
facultades en la BUAP. De los estudiantes de
Sociología que tomaron mi encuesta, todos
respondieron con un “poco” o “no” como respuesta
a la pregunta “Como estudiante, ¿estás satisfecho
con el programa de la BUAP?”. Esta desilusión con
la educación es un aspecto de la situación real que
todos tienen que aceptar y qie nosotros los
norteamericanos podemos tratar de entender.
Para mi proyecto quería recordar mi experiencia y
también hablar con mis compañeros mexicanos
para saber mejor sus opiniones de la educación y
su futuro. Este proyecto lo hice con la intención de
mostrarles a los próximos estudiantes de Program
for Mexican Culture and Society in Puebla (PMCSP)
para que ellos conozcan un poco más el sistema
educativo en que van a estar y para que ellos estén
más preparados que yo.
Mi experiencia
Mi clase de Sociología se llamaba Economía
Política de México y América Latina. Tenía mucho
miedo al entrar en la clase. Tenía miedo
porque iba a tener que escuchar
solamente español y esto contaba
para una calificación. Las clases
consistían en lecturas que nos
daba el maestro para tarea. Cada
día en clase las leíamos otra vez en voz
alta. Si no leíamos las lecturas,
copiábamos apuntes del maestro. La
mayoría de los apuntes eran
citas directas de las lecturas.
Empezamos con teoría de
economía política de Marx.
Al principio, estaba muy
agradecida de que se tratara de
un tema que por lo menos ya
había estudiado un poco.
También estaba agradecida por
las repeticiones de las lecturas en
clase y los apuntes. Sin embargo,
después de tres semanas, llegué a
estar segura de que no estábamos
avanzando mucho en la teoría. También
me di cuenta de que yo no necesitaba toda
esta repetición, y menos la necesitaban mis
compañeros, pero no había nada que se podía
hacer.
Durante el mes de octubre, no tuvimos clase. El
maestro tuvo que ir a una conferencia en España y
Venezuela, y no iba a poder llegar. Durante ese
mes que no llegaba el maestro, los alumnos
teníamos que asistir a la clase simplemente por
puntos de asistencia. Llegaba en vez de nuestro
maestro un estudiante de Administración quien nos
daba “talleres” o ejercicios en que teníamos que
calcular cifras económicas de la economía de
México como el salario real y el PIB (Producto
__________________________________________________________________________________
16 — May 2005
Voces, Oberlin’s Bilingual Paper
Interno Bruto) real. Teníamos que terminar las
no la entendí y era mi primer encuentro personal
talleres en la hora en que teníamos clase y venir el
con este tipo de injusticia y desigualdad en el
día siguiente para hacer el mismo ejercicio pero con
sistema educativo. Al principio no podía dejar de
números diferentes. Un día estaba harta y cansada
pensar en mis compañeros de Oberlin, que estaban
de hacer esos ejercicios que me parecían no
aprendiendo mucho más allí que yo en México. Por
enseñarme nada más sobre la economía de México.
fin, dejé de pensar en mí misma y me di cuenta de
Como no me convenía a mí ni a los otros
que todos mis compañeros en mi clase de
estudiantes estar en clase cada día para hacer
Sociología no tenían otra opción para sus educación
ejercicios para los cuales no se necesitaba ayuda y
ni a lo mejor tenían otra idea de cómo pudiera ser
bajo la dirección de una persona que a lo mejor no
la educación. Bueno, estaba equivocada cuando
podía ayudarnos si teníamos dudas, le mandé un
pensé que ellos no tenían ninguna otra idea. Pero
correo electrónico al maestro para pedir permiso de
mi experiencia en esta clase de sociología me
no asistir todos los días de cada semana. Una vez
permitió hablar con estudiantes exactamente sobre
cada semana entregábamos todos nuestros
estas injusticias que no podía yo entender. Conduje
ejercicios. El me respondió y cambió sus órdenes y
algunas entrevistas con estudiantes de Sociología
no teníamos que asistir todos los días por las
para formarme una idea de qué pensaban de esta
últimas dos semanas en que él no iba a llegar.
clase y de la educación de la BUAP en general.
Cuando volvió a enseñarnos, nos dijo que había
conseguido trabajo en España y que iba a dejar su
Entrevista con estudiantes de Sociología
puesto en la BUAP para el próximo semestre. No
Yerson Rojas tiene 20 años y está en su quinto
íbamos a
semestre de
tener dos
Sociología en la
exámenes al
BUAP. Siempre
fin del año
estaba leyendo
como nos
algo cuando le
había avisado
veía. Escribe
antes. Sí
para una revista
íbamos a
de la BUAP y
tener un
por eso conoce
examen y nos
a más
iba a dar
estudiantes de
unos
otras carreras
reactivos
que la mayoría
para revisar
de los
para el
estudiantes de
examen. El
la BUAP. No
examen era
tiene miedo de
de opción
hablar y habla
múltiple
Foto: Yerson, Yolanda, Kathryn y Leonardo,
(multiple choice) y de preguntas de verdaderootro estudiante de Sociología.
falso. Era fácil. También el maestro nos dio un
proyecto de grupos que empezó como un video de
muy bien. Una de sus críticas más fuertes de las
20 minutos y cambió a un video de 12 minutos y
clases en la licenciatura es que “no fomentan el
por fin un reportaje del grupo sobre una
debate” o no generan discusión de los temas. La
comparación de dos sexenios de presidentes y sus
falta de debate en las clases es una crítica muy
políticas económicas. En total, esta clase no me
grave para Yerson, quien cree que el debate es una
hizo trabajar mucho y no estaba satisfecha con ella.
de las mejores maneras en que se puede aprender
Es importante decir que esta clase sólo fue una
y entender un concepto. Pero ésta solo es una
clase y que no todas las clases en la BUAP son así.
crítica del programa de estudios.
Yo sé que algunos de mis compañeros de
La oferta de clases en la licenciatura también es
intercambio tenían mucha tarea pero para mí las
muy
limitada y faltan algunas materias que deben
clases no eran muy exigentes. Siempre me estaba
ser
materias
claves a la disciplina. Yerson explicó:
enojando por la falta de enseñanza buena en mis
“Como
el
programa
de aprendizaje está creado a
clases y por la falta de responsabilidad que tenían
partir
de
un
programa
francés, no ofrece materias
mis maestros. Me refiero a sus ausencias de clase,
que
enseñen
teoría
sociológica
latinoamericana ni
las cuales ocurrieron con frecuencia. Esta situación
___________________________________________________________________________________________
marzo de 2005 — 17
Voces, Oberlin’s Bilingual Paper (Vol. 5, no. 2)
mexicana.” Aunque hay muchos teóricos
importantes de América Latina, y modelos
sociológicos muy importantes que originaron en
América Latina, los alumnos de la BUAP no tienen
la oportunidad de estudiarlos.
También acerca de la organización del programa
(el mapa curricular) dice que “la organización
carece de control en la formación de los
sociólogos.” ¿Que quiere decir cuando dice la
formación de sociólogos? A lo mejor se refiere a la
diferencia entre un sociólogo que estudia teoría
sociológica y un sociólogo que se capacita para
hacer investigaciones y ser científico cuando se
gradúe. Los sociólogos en la
BUAP casi no hacen trabajo de
campo aunque lo van a tener
que hacer, si siguen con sus
carreras como sociólogos.
Esta preocupación también la
tiene Yolanda, otra estudiante
de Sociología. Ella tiene 21
años y viene de Tlaxcala, un
estado cercano. Callada y
estudiosa pero muy simpática,
Yolanda se me acercó un día
antes de clase porque quería
practicar su inglés conmigo.
“Quiero enfocarme en mi
comunidad” dice ella sobre sus
planes futuros después de que
termine su carrera. Esta meta
se pone más difícil cuando no
ha hecho trabajo de campo
muchas veces en los dos años
pasados. Acerca de la calidad
de educación en la BUAP, ella
afirmó: “hay facultades buenísimas, pero la
licenciatura de sociología. . .” Aunque Yolanda suele
ser optimtisa, también mencionó algunas cosas que
dificultan el progreso para los estudiantes de
Sociología. “La licenciatura de Sociología está junto
con Derecho, una de las licenciaturas más grandes
en la BUAP y como Sociología es una nueva
licenciatura los sociólogos no tienen tantos
privilegios como los estudiantes de Derecho.” Estos
privilegios a que se refiere ella son recursos como
libros y profesores.
Otro problema mencionado por Yerson y Yolanda
fue la falta de maestros de tiempo completo que
enseñan en Sociología. Además, a veces los
maestros no son sociólogos sino antropólogos o
politólogos, pero no investigadores. “La mayoría
son de tiempo medio que dan clases en otras
facultades y los que están son apenas maestros.
Sólo hay dos profesores que son doctores y que
son investigadores,” dice Yerson.
Aunque los estudiantes no están muy satisfechos
con la educación que reciben, hay cosas buenas
que no dejaron de mencionar durante nuestras
entrevistas, como un profesor muy bueno en
Sociología que mencionó Yerson. Yerson apenas
decidió que iba a quedarse en la BUAP y seguir su
carrera allí en vez de empezar de nuevo en la
Universidad Autónoma Metropolitana en Xochimilco
(UAM), donde dice que el ambiente intelectual es
mejor primariamente por la participación de los
estudiantes y los métodos de enseñanza. Una de
las razones importantes que influyó
su decisión de quedarse fue su
profesor favorito en la Licenciatura,
Fernando Matamoros Ponce.
Recordó Yerson un día en que
Matamoros le dijo a su estudiante
“Yo soy tu maestro y tú eres mi
alumno, pero somos amigos.” Su
entusiasmo en la clase y su deseo
de que todos participen en la
discusión en sus clases es lo que le
gusta Yerson. Para él esta relación
entre estudiante y maestro ha sido
una de las mejores experiencias
educativas de su vida. Yerson tiene
planes de estudiar otra carrera en la
UNAM (Universidad Nacional
Autónoma de México) en Filosofía;
después, desea poder estudiar en
Francia o España donde se ofrece la
maestría de Sociología de Religión,
que hizo su profesor Matamoros
cuando estudió en la Sorbonne.
Yolanda también piensa seguir con su maestría
en la UNAM, una meta considerada por algunos
como demasiado difícil, pero ella no les hace caso.
Cree ella que “hay un conformismo” entre sus
compañeros según el cual “no podemos estar al
mismo nivel del UNAM”, una de las mejores
universidades en todo México. “A lo mejor ellos
tienen miedo de que cuando salgan de la carrera no
van a encontrar trabajo.” Ella no quiere formar
parte de este conformismo. Tiene confianza en sí
misma y exige mucho de sí. Esta confianza la tiene
porque desde que era pequeña su mamá le decía:
“va a haber problemas, pero los vas a poder
superar.” Ella piensa en no solamente superar
problemas en su vida personal sino también en su
comunidad de Tenancingo, Tlaxcala. “Hay muchos
problemas allí, y como socióloga, será un gran
triunfo si pudiera ayudar a cambiar la situación en
mi comunidad.” «
Foto: La Catedral de Puebla
__________________________________________________________________________________
18 — May 2005
Voces, Oberlin’s Bilingual Paper
“Even Start” en Massachusetts
Romper el ciclo de la
pobreza
Por Rachel Benson
P
edificios de cubos de madera, y cantábamos
canciones diferentes. Aunque me encantaba
trabajar con los niños, me sentía más comoda y
contenta cuando estaba trabajando con los padres.
En la clase de Inglés trabajaba con la profesora y
le ayudaba a enseñar inglés. Practicábamos la
gramática, la pronunciación, la ortografia, la
puntuación, la estructura de las frases, y la
comprensión. Leíamos libros fáciles y hablábamos
de diferentes temas. Era muy interesante para mí
aprender de las culturas de otros paises: las
celebraciones de Turquía y Rusia, las costumbres
de Nicaragua y Guatemala, y la comida de la China.
En la clase, no pude hablar español con las mujeres
de América Central, porque era una clase en que
sólo se hablaba inglés, pero después de las clases
hablábamos y bebíamos café de Nicaragua muy
muy fuerte y delicioso. También ayudaba a las
mujeres de América Central con las computadores,
y era muy útil para
mí hablar español e
inglés con ellas.
Encontré muchos
programas en el
internet para mis
amigas latinas que
les permitían
aprender inglés, y
tambien muchos
sitios para
ayudarme a mí con
mi español.
Durante cuatro
días de mi proyecto,
trabajé con dos
personas de la
China. Sabían hablar
muy poco inglés, y
era casi imposible
para mí entender su
lengua. Esta pareja
vino a los Estados Unidos hace dos años, pero
tenían setenta anos y para ellos el inglés era muy
difícil de entender. Habría preferido trabajar con
personas hispanohablantes, pero la pareja de la
China necesitaba mi ayuda más.
Este proyecto no fue fácil para mi. Es muy difícil y
a veces muy frustrante enseñar mi propio idioma a
otras personas. Pero también hay recompensas y
me divertí mucho. Aprendí cómo trabajar con la
profesora y comunicarme con personas que no
hablan mi idioma. También, mejoré mi español,
tuve un impacto en la vida de los estudiantes y sus
padres, e hice amigos nuevos.«
ara mi proyecto del este invierno, trabajé en
un programa llamado "Even Start", en una
escuela de mi pueblo de Watertown,
Massachusetts. Watertown es un pueblo cerca de
Boston con una población de inmigrantes muy
grande. Hay gente de Armenia, China, Rusia,
América Central, Turquía, Paquistán, la India, y
muchos otros países. Entonces, porque hay muchos
inmigrantes nuevos, en las escuelas hay muchos
niños que no saben hablar o escribir inglés, y sus
padres tampoco.
Even Start es un programa que trabaja con los
niños y sus padres
después de las clases.
Su misión es "Ayudar
a romper el ciclo de la
pobreza y del
analfabetismo, y
mejorar las
oportunidades
educativas de familias
de bajos ingresos,
mediante la
integración de la
educación preescolar
y primaria, la
capacidad de leer y
escribir, y la
educación adulta
básica para
estudiantes del inglés
como segunda
lengua." Para este
proyecto, iba a la
escuela cada día, un lugar importante para mí,
porque yo misma fui alumna allí. Tengo muchos
buenos recuerdos de esa época. Y ahora, ocho
años despues, hay un nueva generación de niños
vibrantes, listos, y adorables. Lo que me encantó
de Even Start era que no sólo podía interactuar con
estos niños, sino que me reunía y trabajaba con sus
padres, todos recién inmigrados a Estados Unidos.
Unos dias trabajaba con los niños, y los otros dias
trabajaba con sus padres. Con los niños, jugábamos
en su aula de clase. En la clase hay libros,
materiales para dibujar y pintar, disfraces, y juegos.
Mis estudiantes y yo leíamos libros (en inglés o
lenguas diferentes) hacíamos dibujos y
practicábamos palabras nuevas, construíamos
___________________________________________________________________________________________
marzo de 2005 — 19
Voces, Oberlin’s Bilingual Paper (Vol. 5, no. 2)
Speaking Basque in the Basque Country
Euskera Euskadian
By John Shaw
I
had been hearing things about the Basque
country from my friend Jono since coming to
college. He had been an exchange student
there and had countless stories about his friends,
his family, and the country in general. When we
and another friend decided to go to Europe
together, visiting his town was
first on the agenda. Growing up
in Southern California I had
learned a few words of Spanish,
but was taken aback when Jono
told me that it would be useless
because there they spoke
Basque, a language that
predated Latin. I decided to go
there and with no language or
cultural background, discover as
much as I could about the
Basque Country, or Euskal
Herria.
With the help of EasyJet, it
took us 3 hours to fly from the
secure surroundings of snowy,
green Berlin and my host family
to Madrid, which was flat and
brown. There at the gate was
Jono's father (he had ceased
adding “host” to the front of his family's names
long ago). He greeted Jono with a hug and a wall
of the most incomprehensible sounds- complete
gibberish to someone desperately listening for
Spanish. Then came the long drive north to the
mountainous Basque country. Ian and I sat quietly
in the back while Jono and his dad caught up on
old times.
We arrived in Azkoitia, Jono's little town, late at
night but were joyously greeted by Jono's mother
and three sisters. Tired from the ride, we were
subjected to a dinner of potato omelet, big hunks
of steak, fascinating desserts, and the excited
chatter of a family reunited. Often throughout the
evening and all the rest of the meals, the father
would yell, “Choch” and we would all hurry down to
the basement where a barrel was set up to shoot
out a 5 meter stream of hard cider. We were
instructed to hold our glasses in front of the stream
for a second or two and drink the cider while it was
still bubbly. These effervescent sips added to the
air of celebration. We ate until we were full, and
then choked down the third and fourth helpings
which were forced on us. Little did we know that
this was common practice at all meals. I had
memorized one phrase on the plane that day,
“ezkerrik asko,” which meant thank you, and when
I said it, they gave a loud cheer and Jono
translated that they thought I could learn Basque
very quickly.
I tried my best to learn Basque and by the end
had many useful phrases down. A problem,
however, was that I couldn't roll the 'r' in the
Basque way, right at the front of the mouth.
Everyone thought it was hilarious that I couldn't say
“txakurra” (meaning dog). They were impressed
that I tried, though. Every time I would reply with
anything Basque, they would pat me on the back,
genuinely moved by my effort. Many Spanish
__________________________________________________________________________________
20 — May 2005
Voces, Oberlin’s Bilingual Paper
people that live in the cities say that Basque is too
hard to learn, so an American trying to understand
and be understood was a big deal. Near the end of
Jono's year, the Basque TV station interviewed him.
The next day we went down into the next town,
Azpeitia. On the 5 minute drive, we passed three
farmhouses. It was then explained to me that these
farmhouses were the “village” of Loiola, and
birthplace of Saint Ignatius of Loyola, the founder
of the Jesuits. It seemed funny to me that if Saint
Ignatius' mother had gone to her mother's house to
give birth to her child, Loyola University would be
named Azkoitia U or U Azpeitia.
The valley of the Urola river in which Azkoitia,
Azpeitia, and Loiola lie seemed to be all that the
people there needed. All three towns together have
perhaps 30,000 inhabitants. It seems as if everyone
knows everybody else. The whole extended family
lived in one of the three towns, and though Maite,
one of Jono's sisters, was studying in Bilbao, she
planned on moving back directly after graduation.
All through the week the feeding continued. The
breakfast was always light, bread from the bakery,
milk and biscuits. Lunch began at 2 and always had
at least two courses. It usually started with some
bread and “tortilla de patata”, the potato omlette
which I had mentioned before. Then came the
meat dish. It was usually fried steaks and Jono's
mother always made at least three for each of us.
With an unwavering face she told us that while we
resided in her house we were to gain 1 kilogram a
day. If there was any room left there were fresh
apples oranges and pears for desert. One
afternoon, she asked us (through Jono) whether we
had ever eaten oranges topped with sugar. She
only laughed at my distraught face and prepared a
platter of oranges, opaque with cane-sugar soaking
up their juices. I will never be able to look at an
orange the same way again. After lunches we were
always so full that we had to take a siesta because
sleeping was the only thing we were capable of.
Maite and a few of Jono's friends spoke English,
so I learned bits and pieces about Euskal Herria
each day. The Basque people have been living in
the mountains of northern Spain and southern
France since the before he beginning of recorded
history. The Romans couldn't penetrate into the
mountainous region, so the Basque culture grew
and flourished, developing its own culture, quite
different from that of the Romans and Spain. In
recent history, Franco, the dictatorial leader of
Spain through much of the twentieth century
forbade the use of the Basque language and
brutally tried to snuff out the Basque spirit. Since
the death of Franco in 1975, the Basque people
were allowed to revert to their own language and
customs and actually have representation in the
Spanish parliament. The Basque people maintain a
fierce pride for their country and some have even
taken responsibility for many bombings in Madrid.
___________________________________________________________________________________________
marzo de 2005 — 21
Voces, Oberlin’s Bilingual Paper (Vol. 5, no. 2)
When I raised my eyebrows at
this, some of Jono's friends said it
was the only way to command any
power there. They also claimed
that all of their bombings were
phoned in just before they occur
so as to decrease the potential
loss of life.
The Basque Country is gorgeous
and I was quickly told and shown
all of the things it is famous for.
Although it isn't in the Pyrenees, it
is very mountainous right up to
the cliffs on the Bay of Biscay. The
mountains rarely top 1500 meters,
but they have bred four of the
first ten men to climb all of the
peaks exceeding 8000 meters in
the world. The Basque country
has also fielded some of the best
cyclists in the world, including
Iban Mayo and Miguel Indurain,
the five-time winner of the Tour
de France in the early '90s. The major cities are
also splendid. Bilbao is a vibrant city with many
flavorful nooks and crannies. It also is the site of
the famous Guggenheim Museum designed by
Frank Gehry. The other major city is Donostia, or
San Sebastian in Spanish. Even though we were
there in late January, it was clear that this was a
summer paradise. The three spacious beaches and
its picturesque hills and cove were enough for the
king of Spain to build a summer palace there.
Friends took us around each of the cities so we
were able to see the cities the way they should be
seen, as much in the tiny bars as in the expansive
cathedrals.
The bar culture in the Basque County is
ingenious. The beer is served about 3 ounces at a
time, called a zurito. This is sipped on as you help
yourself to a pintxo or two. These tiny buns are
piled high with patata, salami, cheese, or anything
else tasty. These are stacked on platters at the bar
and are the perfect complement to your zurito and
conversation. Since nothing served is substantial,
you are free to drift through the winding streets to
the next bar and begin the process again. We did
this almost every day, sometimes to our
comeuppance. In Azkoitia, everyone was so happy
to see Jono that even the bartenders chipped in
with free drinks.
Jono's friends were a rough but friendly bunch.
They were so loyal to each other that one of them
commuted 40 minutes into Bilbao every day to go
to university just so he could remain at home and
be with his friends, totally uninterested in new
social lives. They could always be found in Dean,
the bar in the ancient town square, any time of the
day, with coffee, beer or juice, doing nothing. At
first this came off as laziness. In the high-input,
high-output life that I lead at Oberlin College, I
could never imagine devoting large fractions of
every day sitting in the back of a bar, talking idly
about nothing. However, towards the end of my
visit I began to understand how their life approach
differed from mine. While I dream and work toward
doing something fantastic and unimaginable with
my life, they aspire to getting jobs, marrying and
settling down in the Urola Valley, and come back to
Dean for a drink every evening until they are buried
in the cemetery at the top of the hill, surrounded by
the same life from beginning to end.
On the last day we were there they showed us a
Basque sport called pelota. It is similar to squash
although the only racket that you are equipped with
is the palm of your hand and the ball is made of
bone and lightly covered in rubber. I was appalled
as I watched these rock hard balls being struck with
speed and accuracy from 15 meters out. After an
hour I learned to hit the ball while minimizing the
amount of pain in my throbbing hand. As we left
that night on a bus I thought about how intricate
and unique this nation of people is, and it can't
even govern itself. I asked one of Jono's friends,
Zuleika, whether he thought Euskal Herria would
ever become a country. He said that he hoped so.«
__________________________________________________________________________________
22 — May 2005
Voces, Oberlin’s Bilingual Paper
Efemérides y Cuentos de Horror en la
Casa Hispánica
muchos cuentos de horror, algunos personales y
otros de ficción escritos por autores más o menos
famosos, en que nos presentaron una serie de
hombres lobos, manos que andan por voluntad
propia, fantasmas, muertos, y otras cosas
Por Kathy McCardwell
sobrenaturales. Algunos tenían un final chistoso, o
eran completamente de comedia oscura o negra,
ra una noche oscura y tempestuosa cuando se
pero la mayoría eran de suspense y terror. El
reunieron los estudiantes de español y
último cuento era una lectura del grupo de cuatro
algunos residentes de la Casa Hispánica. No
estudiantes de “La Mascarada de la Muerte Roja”,
sabíamos que el terror nos estaba esperando…
también escrito por E. A. Poe. Este cuento era muy
Pues, no. Era una tarde más o menos soleada, y
conmovedor, como siempre lo es, porque es uno de
todos los estudiantes sabíamos que todos nos
los mejores cuentos, y más conocidos, de todos los
habíamos reunido para leer y escuchar algunos
cuentos de horror.
cuentos de horror para
Cuando terminó, todos
Halloween.
teníamos una sensación
Con las cortinas
rica y espectral..
cerradas para prohibir
Después de los
que la Luz de la Razón
cuentos,
como siempre,
entrara, los estudiantes
hubo
un
descanso
para
estábamos reunidos en
comer
un
poco:
tamales,
una sala oscura, en
chocolate caliente, y
medio de la cual estaba
tostadas. El chocolate
el altar de los muertos,
caliente, que tomamos
que habíamos
con “pan de muertos”, es
construido en honor del
la bebida tradicional del
día feriado, El Día de
Día de los Muertos.
los Muertos. En el altar
Cuando todos habíamos
había muchas velas,
comido, vimos
calaveras de azúcar y
selecciones de películas
chocolate, figuras de
españoles de horror. El
esqueletos, fotos de los
salón estaba a oscuras—
muertos, y comida y
sin luz excepto de la
bebida para los
emitida por la máquina de
espíritus de todos los
proyección—y hacía frío,
muertos que visitaran
lo cual intensificó la
nuestro altar. Del techo
atmósfera de miedo.
colgaban papeles
Creo que todos teníamos
picados de colores
escalofríos, o por las
distintos, con diseños
películas o por el frío.
de esqueletos y
Fue una noche muy
calaveras bailando,
divertida y satisfactoria.
cocinando, y más. Todo
Quizás esas reuniones
esto, con música
literarias
puedan ser una
terrorífica y luces
tradición
nueva de la
débiles, creaba una atmósfera muy apropiada para
Casa.
El
mes
pasado,
tuvimos
una
sesión de
contar cuentos de horror. Y, claro, era el día de
Efemérides,
en
que
leímos
todos
cuentos
o poemas
Halloween, el día de todo el año en que la
de
autores
hispanohablantes
que
murieron
o
distinción entre lo real y lo sobrenatural es más
nacieron
en
el
mes
de
septiembre.
Esta
reunión
tenue, y en que se dicen que los espíritus tristes y
también atrajo a mucha gente que leímos y
perdidos andan por la tierra.
escuchamos los cuentos, de Cervantes a Iriarte a
La sesión literaria empezó con una lectura, en
canciones de Víctor Jara.
inglés, de “Annabel Lee” de Edgar Allan Poe,
Si las sesiones de lecturas continúan, y creo que
después de que escuchamos una canción española
continuarán,
recomiendo que todos que hablen un
del mismo título que era una traducción literal del
poco
de
español
vengan a la Casa y participen en
poema. Siguiendo esta presentación se contaron
nuestra tradición nueva. ¡Espero verles allí! «
___________________________________________________________________________________________
Reuniones Literarias
E
marzo de 2005 — 23
Voces, Oberlin’s Bilingual Paper (Vol. 5, no. 2)
Written in Mexico
Por Mari Kempton
Chilaquiles a la Silvia
a breakfasting thing
consist of
cut-up tortillas left out overnight to dry
are fried in hot oil in a pot to which is added
no, separately heated are
water with chunks of tomato, onion, whole dried
chiles de arbol and minced garlic
Back to the tortillas
which are fried in batches
removing the crispies before putting in more.
When the tomato stuff is hot, put it in the blender,
or whenever you are done frying the tortillas.
Combine and serve.
Photos: Rebecca Lammons
__________________________________________________________________________________
24 — May 2005

Documentos relacionados