Proyecto GNL del Plata

Comentarios

Transcripción

Proyecto GNL del Plata
PROYECTO GNL DEL PLATA
TERMINAL DE RECEPCIÓN Y REGASIFICACIÓN
DE GAS NATURAL LICUADO
ÍNDICE:
Página 3 Editorial
Página 4 - 5
El gas natural en la política energética Uruguay 2030
Página 6 Propiedades del gas natural y proceso de regasifición
Página 7 Desarrollo del proyecto
Página 8 - 9 El proyecto y sus componentes
2 - GAS SAYAGO
Página 10 El gas natural y la generación de energía eléctrica
Página 11 Potencialidades del gas natural como combustible
Página 12 Cadena de valor del gas natural
Página 13 Relacionamiento con la comunidad // Equipo de trabajo Gas Sayago
Página 14 Protección del ambiente y seguridad
Página 15 Estudios de riesgo // Costos y beneficios econónimicos del proyecto
Página 16 Entrevista a Marta Jara - Gerente General de Gas Sayago
EDITORIAL
“Energía para el desarollo”
La economía uruguaya ha venido creciendo en los últimos 10 años a tasas desconocidas para nuestro
país. El modelo que hemos venido impulsando para generar este desarrollo busca una mayor
incorporación de agregado de valor a nuestros recursos naturales y la diversificación de nuestros
actuales productos, es decir, potenciar el contenido nacional de los productos que consumimos en
el país o que exportamos. Este camino redunda en la creación de puestos de trabajo, muchos de ellos
de alto nivel de capacitación, en la transferencia tecnológica hacia nuestro país, en la generación de
nuevas capacidades industriales, entre otros beneficios.
Este proceso de crecimiento demanda mayores y mejores servicios y exige al país el desarrollo de nuevas
capacidades de infraestructura, particularmente en materia de telecomunicaciones y de energía. En
relación a este último aspecto, la nueva industria manufacturera que se ha venido desarrollando es
fuertemente demandante de energía. Para muestra alcanza con señalar que, mientras que en 2006
sólo el 22% de la energía consumida en el país era requerida por el sector industrial, en 2012 este
porcentaje trepó al 35%, convirtiéndose en un claro indicador del crecimiento particular del sector.
Al mismo tiempo, esta expansión de la economía generó un aumento del poder adquisitivo de los
uruguayos, lo que produjo también una mayor demanda de energía, entre otros bienes.
Uruguay debió enfrentar este desafío sin contar con reservas propias comprobadas de ninguno de los
tres energéticos tradicionales en el mundo, petróleo, gas natural y carbón. El constante aumento del
precio del petróleo, que se quintuplicó en los últimos diez años, sumado a la ya histórica vulnerabilidad
de la generación hidroeléctrica nacional originada en la variabilidad de las lluvias, había colocado a
nuestro sistema energético nacional en una situación cada vez más compleja, tanto en relación al
abastecimiento de la creciente demanda como a sus costos.
En este contexto complejo, nuestro país definió una Política Energética para los siguientes veinte
años del país, la cual cuenta con un fuerte respaldo político y social. Como se explica en las páginas
siguientes, uno de los pilares de esta política energética es la introducción de las energías renovables
y, como complemento, el gas natural a partir de una terminal regasificadora de gas natural licuado
(GNL).
Además, el proyecto deja una importante infraestructura que sobrevivirá cerca de un siglo a este
proyecto particular, y que potenciará posteriores desarrollos logísticos para el crecimiento nacional.
Como podrá verse en esta publicación esta terminal representa una fuerte apuesta de nuestro país a
su futuro, garantizando el abastecimiento energético, el crecimiento de su economía, la disminución
de la dependencia climatática y la disminución de los costos globales.
Ing. Quim. Roberto Kreimerman
Ministro de Industria, Energía y Minería
GAS SAYAGO - 3
EL GAS NATURAL EN LA POLÍTICA ENERGÉTICA URUGUAY 2030
Por primera vez en su historia, nuestro país cuenta con una Política Energética
con una mirada de 20 años hacia el futuro, pero con metas a alcanzar en el
corto y el mediano plazo. Si bien esta política fue definida en el gobierno del Dr.
Tabaré Vázquez, en el año 2010 una Comisión Multipartidaria integrada por los
cuatro partidos con representación parlamentaria confirmó en su esencia dicha
política.
Esta visión estratégica de largo plazo, pero con los pies puestos en la realidad
actual, y con un amplio consenso, está permitiendo un alto nivel de inversiones
y, de esta forma, una rápida transformación de la situación energética del país:
en el período 2010-2015, las inversiones energéticas superarán los siete mil
millones de dólares; cada año, en promedio, las inversiones en el sector equivalen
al 3% del Producto Bruto uruguayo.
La Política Energética Uruguay 2030 integra una visión multidimensional de
la temática, incluyendo para su elaboración consideraciones tecnológicas y
económicas, pero también geopolíticas, ambientales, culturales, éticas y sociales.
POLÍTICA ENERGÉTICA 2008 - 2030
• Cuatro ejes estratégicos
• Metas de corto, mediano y largo plazo
• Más de 30 líneas de acción
2008 : Aprobada por Consejo de Ministros
2010: Ratificada por Gobierno actual
2010: Avalada por una Comisión Mutipartidaria de Energía
SOBERANÍA ENERGÉTICA
En este nuevo abordaje del tema a nivel nacional, uno de las definiciones
principales es que debe existir una política energética pública que rija la
globalidad del sector, definida y coordinada por el Poder Ejecutivo, siendo
ANCAP y UTE los principales instrumentos para la concreción de los objetivos
planteados, ya sea con inversiones propias o en asociaciones público-privadas.
En este marco, las empresas del Estado han realizado en los últimos años
inversiones sustancialmente superiores a las de los últimos 30 años, en un
esfuerzo fiscal muy relevante. Asimismo, decenas de empresas locales y
extranjeras están contribuyendo a este esfuerzo, en las áreas definidas por
el marco legal y siguiendo los lineamientos resueltos por el Poder Ejecutivo,
aportando miles de millones de dólares que se vuelcan a nuestra economía,
acercando conocimiento que el país no tenía, transfiriendo tecnología,
desarrollando capacidades industriales y creando miles de puestos de trabajo,
muchos de ellos de alto nivel de capacitación.
Uno de los pilares de la transformación en curso es el incremento de la soberanía
energética, con los objetivos de garantizar el suministro de todos los energéticos
y de reducir sus costos, aumentando así la competitividad del país y la calidad
de vida de su gente.
Esto se está logrando mediante una fuerte apuesta a las energías renovables. La
energía eólica, la solar térmica y fotovoltaica, la generación de electricidad y calor
4 - GAS SAYAGO
a partir de residuos agroindustriales de biomasa, así como los biocombustibles,
comienzan a formar parte del paisaje nacional, sumándose a la tradicional
energía hidroeléctrica, cuyo aprovechamiento en Uruguay ha llegado ya a su
techo.
Uno de los pilares de la transformación en curso es el incremento
de la soberanía energética, con los objetivos de garantizar el
suministro de todos los energéticos y de reducir sus costos,
aumentando así la competitividad del país y la calidad de vida de
su gente.
En el año 2016, una vez culminada la primera fase de esta transformación, más
del 50% de toda la energía que consuma el país, ya sea en hogares, comercios,
industrias, el agro, en el transporte, o para generar electricidad, será de origen
renovable.
Para poder valorar la importancia de este esfuerzo basta mencionar que en el
mundo, en la actualidad, las energías hidráulica, eólica, solar, el uso moderno de
biomasa y los biocombustibles, todos juntos, no superan el 7% de la energía
total consumida. Europa se ha planteado como meta ambiciosa llegar al 2020
con un 20% de su energía en base a fuentes renovables.
El impacto de la introducción de energías renovables en Uruguay es mucho más
significativo si nos referimos exclusivamente al sector eléctrico dado que, en
2016, más del 90% de la energía eléctrica consumida en el país será renovable.
En particular, la gran cantidad de parques eólicos que se están instalando
permitirá que, en algunas horas de ciertos días ventosos, casi la totalidad de
la electricidad consumida en el país sea generada por el viento. Esta situación,
que será inédita en el mundo, plantea importantes desafíos técnicos que están
siendo abordados por profesionales uruguayos, en estrecho contacto con los
mayores expertos europeos.
Uno de los elementos centrales de esta transformación es que las energías
renovables, en Uruguay, permitirán una fuerte reducción de los costos de
generación de electricidad. La transformación en curso impactará entonces de
manera directa en la economía de los hogares y en la competitividad de las
empresas.
Esto colocará a nuestro país en una situación privilegiada dado que, en el mundo,
más del 60% de la electricidad proviene de fuentes fósiles (carbón, gas natural
y petróleo) por lo que los costos de generación dependen de dichos energéticos
no renovables cuyos precios en el mercado internacional, en el largo plazo,
se espera que continúen creciendo, como ha ocurrido en los últimos años. En
cambio, el combustible de las energías renovables es gratuito (agua, viento, sol,
residuos) por lo que el costo de generación de energía se reduce esencialmente
al repago de la inversión inicial, quedando entonces estabilizado durante los 20
años de vida útil del parque.
Naturalmente, si nuestro país tendrá 50% de energías renovables en su matriz
energética global, precisará otro 50% que será no renovable. La elección de este
complemento es particularmente sensible en el sector eléctrico, en el que la alta
variabilidad de los recursos naturales hace que se requiera una fuente energética
gestionable por el hombre que permita complementar los momentos en que no
hay viento ni sol, particularmente durante los años de menos lluvias.
GAS NATURAL: el mejor complemento
En primer lugar, el gas natural es el combustible fósil de menor impacto
ambiental (tanto en relación al impacto local como a la emisión de gases de
efecto invernadero, causantes del cambio climático). En segundo término, en
los últimos años se han multiplicado las reservas mundiales de gas natural, lo
que permite esperar una abundancia del recurso para las próximas décadas.
En tercer lugar, como consecuencia de lo anterior, el precio del gas natural
es notoriamente inferior al del petróleo y se espera que esta tendencia se
consolide o incluso que el gas baje de precio. Más aún, a diferencia del petróleo,
es posible firmar contratos de compra de gas de largo plazo y de esta forma
estabilizar su precio. En cuarto término, en el sector eléctrico el gas natural es el
mejor complemento para la variabilidad de las fuentes renovables dado que las
turbinas a gas se encienden en unos pocos minutos y la vida útil de las máquinas
es muy superior que cuando se utilizan con otros combustibles. Por último, es
un combustible muy dúctil: puede ser utilizado tanto para generar electricidad
como directamente a nivel industrial, en el hogar (para cocinar, calentar agua y
calefacción) e incluso en el transporte.
La Política Energética Uruguay 2030 integra una visión
multidimensional de la temática, incluyendo para su elaboración
consideraciones tecnológicas y económicas, pero también
geopolíticas, ambientales, culturales, éticas y sociales.
Sin embargo, la dificultad que se planteaba hasta ahora nuestro país era que
dependíamos de un único proveedor de gas natural, Argentina, quien está
teniendo dificultades para abastecer su demanda interna por lo que no está en
condiciones de exportar gas. De todas formas, aunque Argentina consiga revertir
esta situación en menos de una década, continuar dependiendo de un único
proveedor le colocaría demasiada incertidumbre a la nueva matriz energética
que estamos construyendo.
En este contexto, la alternativa más viable es la de importar gas natural en
estado líquido (GNL) de fuera de la región. Esta tecnología, que se ha extendido
particularmente durante los últimos años, permite vender gas natural en barco,
trasladándolo a grandes distancias. Existen más de 20 proveedores mundiales
de GNL lo que nos asegura el abastecimiento ante cualquier circunstancia y
nos permite obtener precios más bajos, gracias a la competencia entre varios
posibles proveedores.
La terminal regasificadora de Punta Sayago nos permitirá almacenar gas natural
licuado durante meses y regasificarlo (es decir, volver a transformarlo al estado
gaseoso e inyectarlo a nuestras redes de gasoductos) a medida que la demanda
nacional o regional lo requiera.
Esta terminal se transformará entonces en un instrumento central de la
transformación energética, apuntalando la introducción de energías renovables,
contribuyendo a la reducción de la dependencia climática y disminuyendo los
costos del gas natural para industrias y hogares, así como los de la electricidad.
Asimismo, gracias a las interconexiones eléctricas con Argentina y Brasil (esta
última en construcción) y el gasoducto que nos conecta con Argentina, la
terminal regasificadora, en conjunto con el resto de la transformación energética,
permitirá a Uruguay jugar un rol relevante en la integración energética regional,
convirtiéndose en un centro de distribución de diferentes energéticos.
Ramón Méndez
Director Nacional de Energía – Ministerio de Industria, Energía y Minería
TRANSFORMACIÓN DE LA MATRIZ ENERGÉTICA URUGUAYA
MATRIZ DE ABASTECIMIENTO GLOBAL (2001 - 2006)
2001 - 2006
17%
1,7%
2%
56%
20%
ABASTECIMIENTO DE ENERGÍA
2011 POR FUENTE
Petróleo
Hidroelectricidad
Leña
Gas natural
Electricidad importada
1,0%
0,7%
17,7%
12,3%
13,1%
53,3%
0,2%
5%
Petróleo
Hidroelectricidad
Eólica
Leña
Residuos de bioamasa
Electricidad importada
Gas natural
Otras primarias
FUENTES PARA LA GENERACIÓN
DE ELECTRICIDAD EN 2015
PROYECTADA 2015
7%
10%
28%
55%
Hidroelectricidad
Eólica
Residuos de biomasa
Gas natural
+ 90 % RENOVABLE
GAS SAYAGO - 5
Gas Natural Licuado
PROPIEDADES DEL GAS NATURAL LICUADO
La composición del gas natural liquado (GNL) varía según su origen. Típicamente,
el GNL es aproximadamente 95 a 97 por ciento de metano (gas natural) en
forma líquida, y el resto consiste en otros hidrocarburos, como etano y propano,
entre otros gases. Cuando el gas natural es enfriado a -162º C, disminuye su
volumen 600 veces y se vuelve un líquido transparente e inodoro. El GNL es
transportado y almacenado a presión ligeramente superior a la del ambiente
(presión atmosférica). El GNL dentro del tanque de almacenamiento aislado
térmicamente no necesita refrigeración. El aislamiento reduce la transferencia
de calor del ambiente externo al GNL. En la Terminal regasificadora el GNL es
llevado nuevamente a su estado gaseoso por medio de intercambiadores de
calor.
Las propiedades físicas
del GNL relevantes son:
Incoloro
Inodoro
El vapor de GNL no es tóxico
El GNL a la temperatura a la que
se encuentra (-162ºC) no es inflamable
¿EN QUÉ CONSISTE EL PROCESO DE REGASIFICACIÓN?
El proyecto GNL del Plata permitirá la recepción, almacenamiento y
regasificación de GNL.
Una vez que el barco metanero llega a la terminal de regasificación, el GNL
es transferido mediante bombeo a la unidad flotante de almacenamiento
y regasificación.
Esta terminal cuenta con una unidad de regasificación, que cuando lo
demande el mercado, operará para volver a convertir el GNL a su estado
gaseoso original. Para regasificar el GNL (proceso que requiere una fuente
de calor) se emplea agua del Río de la Plata, dada la gran diferencia de
temperaturas entre el GNL (-162ºC) y el río, aún en las condiciones más
frías del clima invernal. El proceso de intercambio de calor nunca pone en
contacto el gas con el agua de mar. El agua, que se enfría en el proceso
de regasificación, es retornada donde a escasa distancia de la zona de
vertido recupera rápidamente la temperatura normal del Río de la Plata.
Ese GNL transformado en gas natural es introducido en el gasoducto
a construirse (tramos subacuático y terrestre) que se unirá con el
gasoducto existente, donde será distribuido y empleado de acuerdo a las
necesidades del mercado.
Se espera que en un escenario de alta demanda arribe un barco metanero
una vez al mes aproximadamente, que permanecerá amarrado en el
muelle para las actividades de descarga por 24 horas.
La tecnología de regasificación ha sido seleccionada considerando, entre
otros, los siguientes factores: temperatura del agua de mar, turbidez
y salinidad del mar, normas y regulaciones, consumo de energía y
combustible, y eficiencia global.
BARCO REGASIFICADOR
CORTE ESQUEMÁTICO DEL INTERCAMBIADOR DE CALOR
Gas Natural
Gas Natural
GNL
agua de mar
agua de mar
6 - GAS SAYAGO
DESARROLLO DEL PROYECTO
2007 - 2011
ESTUDIOS DE VIABILIDAD
En 2007, se firmó con la República Argentina un “Convenio de Cooperación
en Materia Energética” con el objetivo de analizar la construcción de una
Planta Regasificadora en Uruguay, fundamentado en el crecimiento de la
demanda de gas natural de ambos países.
En 2010 se firma un nuevo acuerdo para el desarrollo conjunto de la
terminal regasificadora. Como contraparte de ENARSA (Energía Argentina
S.A.), se creó Gas Sayago, empresa propiedad de UTE y ANCAP socias en
este emprendimiento.
En esta etapa se encararon los primeros estudios de viabilidad técnica,
comercial y legal. Se seleccionaron las consultoras Foster Wheeler Iberia
y King & Spalding/Galway, para definir las opciones tecnológicas, analizar
alternativas de localización y el modelo de negocio para conformar un
proyecto viable. El estudio técnico analizó seis alternativas de localización
destacando la conveniencia de profundizar en el desarrollo de un sitio
costa afuera al sur de la Isla de Flores por su ventaja derivada de contar
con profundidades naturales y por lo tanto no requerir dragado. Al intentar
desarrollar esta iniciativa, se identificaron problemas relacionados con la
seguridad operacional, que llevaron a descartarla. En primer lugar, esa
localización no era viable por dificultar la operativa de circulación de los
buques antes de su ingreso al Puerto de Montevideo. En segundo lugar, la
operación en aguas no protegidas (es decir, sin escollera) con transferencia
de GNL directamente entre barcos no era aceptable para las compañías
que operan en la venta de gas natural licuado.
A su vez, al tener un bajo nivel de operación por razones climáticas, esta
alternativa no garantizaba la continuidad del abastecimiento en lo que
será el único punto de suministro de gas natural al país.
2012
DEFINICIÓN DEL PROYECTO GNL DEL PLATA
En 2012, Uruguay inicia el desarrollo independiente del Proyecto GNL
del Plata. Se identifica como sitio viable y de mayor conveniencia -por la
posibilidad de entronque al Gasoducto Cruz del Sur y de la implantación
de obras de abrigo en el mar- el de Punta Sayago. Como pasos indispensables
para confirmar la viabilidad del sitio elegido se llevan a cabo numerosos
estudios técnicos, modelos marítimos y estudio de tráfico de buques (a
cargo de las consultoras holandesa Marin y Arcadis), relevamientos de
profundidad, relevamientos de calidad del suelo, estudios de riesgo (a
cargo de ABS), y de viabilidad ambiental (a cargo de CSI Ingenieros y EIA).
Con esta información se tramitó la Viabilidad Ambiental de Localización
ante DINAMA la cual fue otorgada en febrero de 2013.
Agosto 2012
PROCESO DE LICITACIÓN
En agosto de 2012 se realizó un llamado internacional para convocar
empresas interesadas en participar en una licitación privada. Se
presentaron 12 empresas o consorcios, quienes debieron demostrar
capacidades técnicas en el desarrollo de obras civiles en mar y en la
industria del Gas NaturalLicuado y capacidades financieras. Cuatro
grupos fueron calificados para participar: FCC-Enagás (español), GDFSuez (franco-belga), Hoegh-Belfi (noruego-chileno) y Samsung/Itochu/
Kogas/NYK (coreano-japonés).
Abril 2013
ADJUDICACIÓN
En abril de 2013 se recibieron las ofertas por parte de los cuatro calificados
ante escribano público y se instaló un equipo multidisciplinario e
interinstitucional para evaluarlas, conformado por unos 40 técnicos de
Gas Sayago, UTE, ANCAP, DNE-MIEM, ANP, DNH-MTOP y UDELAR.
Este equipo contó además con el asesoramiento de consultores
especializados, SECO de Bélgica para evaluar la propuesta de obra civil,
RINA de Italia para evaluar la oferta del artefacto naval y Fircroft de
Canadá para la evaluación de las interfaces y riesgos de ejecución de las
propuestas. El equipo trabajó bajo la dirección de un Comité Directivo
formado por autoridades de UTE, ANCAP y DNE. Al cabo de un intenso
proceso evaluatorio se resolvió adjudicar a la oferta que reunía la mejor
combinación en factores técnicos, económicos, legales y financieros. El 17
de mayo de 2013 los directorios de UTE, ANCAP y luego el de Gas Sayago
tomaron la recomendación del equipo técnico de adjudicar a GDF-Suez.
Todo el proceso fue auditado de forma independiente por el estudio
Posadas, Posadas & Vecino quién certificó sobre la integridad del proceso.
Octubre 2013
CONTRATACIÓN
El 1° de Octubre en presencia del Presidente de la República, Don José
Mujica, se firmó el Contrato por parte del Presidente de Gas Sayago, Ing.
César Briozzo y el CEO de GNLS (subsidiaria de GDF-Suez) Ing. Carlos
Gothe. El documento también fue firmado por el Ministro de Industria,
Energía y Minería Roberto Kreimerman y por uno de los principales
directivos de la casa matriz de e GDF Energy International, Willem Van
Twembeke, quien vino especialmente de Bélgica para atestiguar el respaldo
de la empresa al proyecto. En el acto se intercambiaron las garantías
de ambas partes. GDF-Suez otorgó una garantía de cumplimiento de
contrato por 20 millones de dólares, para avalar sus obligaciones hasta la
obtención de la Autorización Ambiental Previa (AAP). Ante la obtención
de la AAP esta garantía será reemplazada por otra equivalente a 100
millones de dólares. Esta garantía permite cobrar, sin intervención judicial
ni arbitral, daños y montos asociados a penalidades o incumplimientos.
No se exigen mayores garantías porque GDF Suez no recibe ningún tipo
de adelanto de dineros para ejecutar las obras, sino que éstas se pagan a
través de un canon mensual (por 15 años) una vez realizada la totalidad
de la inversión y alcanzada la fecha de operación.
Por su parte el Estado uruguayo se comprometió a pagar dicho canon
mensual lo cual fue garantizado en el acto por la firma del Ministro de
Economía y Finanzas, Fernando Lorenzo.
GAS SAYAGO - 7
Punta Tigre
Punta Sayago
2.500 metros
Gasoducto subacuático
hasta costa Punta Yeguas
Unidad Flotante de Almacenamiento
y Regasificación (FSRU)
Punta Lobos
Escala real
Unidad Flotante de Almacenamiento y Regasificación
Capacidad de almacenamiento
263.000 metros cúbicos
Capacidad de regasificación
10 millones de metros cúbicos por día
Eslora
345 metros
Manga 55 metros
Calado
12 metros
Escollera (rompeolas)
Escollera
Extensión
Material
Largo del muelle principal
Largo del muelle de cabotaje
1.550 metros
Piedra, arena y piezas prefabricadas de hormigón
465 metros
155 metros
Distancia de la escollera a Punta Sayago
Frigorífico Nacional
2.500 metros
Largo del gasoducto subacuático
3 kilómetros
Largo del gasoducto terrestre
13 kilómetros
EL GAS NATURAL Y LA GENERACIÓN DE ENERGÍA ELÉCTRICA
El gas natural está llamado a jugar un papel clave en el sistema eléctrico uruguayo como combustible para la generación de energía eléctrica y se
prevé que esta aplicación demandará la mayor parte de la producción de la planta regasificadora. El motivo -quizás una aparente paradoja- no es otro
que la gran apuesta que está haciendo la UTE a las fuentes renovables no convencionales de energía, como el sol, el viento y la biomasa, convirtiéndolas en la base de la expansión de la producción de electricidad, expansión imprescindible en un país en desarrollo sostenido como el Uruguay de
hoy y del futuro.
El gas natural será un componente básico del nuevo sistema eléctrico uruguayo, un sistema eléctrico robusto, diversificado en sus fuentes de energía
y con capacidad para respaldar y hacer posible el desarrollo económico del Uruguay.
El sistema actual
El papel del gas natural
Actualmente, el sistema de generación de Uruguay se compone
esencialmente de centrales hidroeléctricas, con 593 MW (megawatts) en el Río Negro y 945 MW en Salto Grande, centrales
térmicas con turbinas de vapor que funcionan con fueloil, con
255 MW en Central Batlle, centrales térmicas con turbinas de
gas que requieren gasoil, con 240 MW en la Tablada y 300 MW
en Punta del Tigre, y 80 MW en motores que funcionan con fueloil. Completan el parque generador plantas térmicas a biomasa
-leña y residuos de diversas actividades agroindustriales- que en
promedio aportan aproximadamente 70 MW, y tres parques
eólicos que suman una potencia instalada de 50 MW.
Diversos factores, entre los que se destaca la enorme variabilidad del recurso hidráulico, hacen que sólo una parte de esos
2500 MW totales de potencia esté disponible todo el tiempo.
A su vez, la demanda crece: el máximo consumo en el año pasó
de poco menos de 1700 MW en 2010 a cerca de 2000 MW en
2013. Para garantizar el abastecimiento se ha debido recurrir
entonces a compras de energía en la región y, recientemente,
a alquilar unidades de generación térmica a gasoil, que aportan
provisoriamente 350 MW adicionales. Cabe señalar que en los
últimos años el aumento de la demanda ha estado asociado al
sector productivo; la capacidad de abastecerlo tiene entonces
repercusiones directas sobre el desarrollo, el empleo y la calidad
de vida.
Tenemos pues un sistema que depende del agua en represas
-recurso renovable de disponibilidad muy variable que ya no
permite expansiónes de gran porte-, de derivados del petróleo
importado y de la compra de energía, conjunto que apenas satisface la demanda actual de energía eléctrica y a un costo que
puede llegar a ser muy alto.
Y aquí viene el desafío: la energía eólica va a suministrar una
potencia media anual de alrededor del 40% de la potencia instalada, pero su producción –la potencia instantánea- tendrá la
variabilidad del viento. La distribución geográfica de los parques
eólicos puede atenuar este efecto pero no eliminarlo. La potencia de las plantas fotovoltaicas seguirá la variación diaria, estacional y climática de la luz solar. La energía a partir de biomasa
dependerá de la disponibilidad de los residuos de la actividad
agroforestal que en parte la sustentan. El sistema eléctrico debe
ser entonces capaz de suministrar e incluso absorber en cada
momento la diferencia entre lo que suministran estas fuentes y
lo que demanda el consumo. Para esto debe disponer de plantas
de generación capaces de entrar en servicio en cualquier situación y regular su aporte rápidamente.
Las centrales hidráulicas pueden cumplir este rol, pero no son
suficientes y están sujetas a la disponibilidad fuertemente variable de agua.
Las otras centrales generadoras aptas para la función son las basadas en turbinas de gas. UTE dispone ya de máquinas de este
tipo alimentadas con gasoil. Sin embargo, para hacer frente a los
requerimientos del nuevo sistema de generación en desarrollo
ya descrito es necesario resolver dos problemas. En primer lugar,
por razones económicas el aumento de capacidad de generación
de este tipo debe basarse en unidades de alto rendimiento. En
ese sentido está en marcha la incorporación de una planta de
540 MW de ciclo combinado. Esta planta consiste en 2 turbinas
de gas que convierten parte del calor generado por el combustible en electricidad. Parte del calor restante se emplea para generar vapor con el cual se impulsa una tercera turbina, que genera
electricidad sin aporte adicional de combustible. Se obtiene un
mayor rendimiento, es decir más energía eléctrica para la misma cantidad de combustible. En segundo lugar se debe elegir el
combustible adecuado. Es aquí que el gas natural entra en escena: es un combustible fósil pero no es un derivado del petróleo
como el gasoil, su explotación en el mundo está en expansión,
su precio por unidad de calor producido es sustancialmente más
bajo que el del gasoil y las máquinas que lo emplean tienen menos desgaste que al emplear gasoil. Además, por su composición
química, su quema produce mucho menos dióxido de carbono
–uno de los gases responsables del efecto invernadero- que todos los derivados del petróleo, por lo tanto es el combustible de
menor impacto ambiental. La planta regasificadora, además de
producirlo, juega un papel fundamental para poder tener el gas
cuando se necesite: posibilita obtenerlo de distintos orígenes sin
estar atado a un proveedor, y su capacidad de almacenamiento,
comparable en energía al lago del Rincón del Bonete lleno, oficia
de seguro para el abastecimiento de la demanda.
El sistema en desarrollo
UTE ha encarado entonces el aumento de la capacidad de generación con dos consignas alineadas con la política energética nacional: el uso masivo de recursos autóctonos y la diversificación
de las fuentes. Es así que se están instalando parques eólicos
para alcanzar en 2015 una potencia instalada superior a 1000
MW; se espera contar con por lo menos 200 MW de generación
en base a biomasa y se ha decidido promover la instalación de al
menos 200 MW de generación a partir de energía solar mediante paneles fotovoltaicos. Sumado a la hidráulica existente vemos que el sistema verá fuertemente aumentada su capacidad
de generación a partir de fuentes renovables. Las ventajas son
múltiples; se destacan la mayor soberanía e independencia energética, el mejor cuidado del medio ambiente y los menores costos de generación con el correspondiente efecto en las tarifas.
10 - GAS SAYAGO
POTENCIALIDADES DEL GNL COMO COMBUSTIBLE
El arribo del gas natural licuado al Uruguay, abre un importante abanico de
posibilidades de desarrollo. Disponer de una fuente confiable de gas natural,
además de tener un precio acorde al mercado internacional levanta muchas de
las barreras que han hecho difícil la introducción del gas natural en la matriz
energética de Uruguay.
Debido a la combustión limpia del gas natural, este se ha desarrollado en
muchas ciudades en el mundo que han logrado mejorar la calidad del aire que
se respira en ella. Siguiendo estas tendencias se incrementará el consumo de
gas natural, a medida que aumente la demanda de los ciudadanos por mejorar
la calidad del aire.
El gas natural puede ser utilizado en numerosas aplicaciones industriales,
como generación de vapor, cocción de productos cerámicos, secado directo,
tratamientos térmicos, calefacción, industria alimenticia, etc.
Otro mercado de fuerte crecimiento a nivel mundial es el del gas como
combustible vehicular. Es conocido el desarrollo que este uso ha tenido en
Argentina y el que está teniendo en Bolivia y Perú. El uso del gas como combustible
para las flotas de
transporte colectivo y
taxis, que actualmente
operan con gas oil, es
muy conveniente y
recomendable dado las
bondades ambientales
que
presenta
el
gas frente a otros
combustibles
fósiles
como el gas oil que
genera problemas de
particulado de CO2 en
la atmósfera.
Desde el punto de vista
ambiental, produciendo
la misma cantidad de
energía la emisión de
dióxido de carbono
(CO2) de la combustión
del gas natural es 25%
menor a la del fuel oil y
45% menos que la del
carbón. Adicionalmente
el Gas Natural
no
contiene azufre ni
otros contaminantes
por lo cual es un
combustible
muy
conveniente
cuando
se trata de minimizar
el impacto ambiental
que puede generar. Esta
característica de sus
gases de combustión
facilita la recuperación
de calor residual de los
mismos aumentando la
eficiencia energética.
Desde el punto de
vista operativo ofrece
mejoras en la calidad
del producto obtenido
en aplicaciones de
combustión
directa,
mejores rendimientos
energéticos ya sea mediante su utilización en cogeneración o calderas de
condensación e importantes ahorros de costos de mantenimiento por la
simplicidad del equipamiento.
En principio el gas natural va ser utilizado por consumidores residenciales,
pequeños comercios, pequeñas y grandes industrias. Hay un gran potencial
de crecimiento del consumo de gas natural en todo el país. En primer lugar se
desarrollará su utilización en las áreas actualmente abastecidas por gasoductos
y a continuación podrá utilizarse para el suministro a departamentos hoy no
abastecidos en función de la demanda que se pueda desarrollar.
En
el
caso
de
transportes de largo
recorrido, se
puede
desarrollar lo que se
denomina “corredores”,
o sea estaciones de
servicio distribuidas a
lo largo de un recorrido
de gran tránsito, lo que
permite el transporte
de cargas o pasajeros
fuera del límite de las
ciudades. Esto ya se
ha implementado por
ejemplo de Córdoba a
Buenos Aires.
En Estados Unidos se
está
desarrollando
el mercado del trasporte de carga con gas natural licuado, ya que el precio
equivalente del gas natural respecto al gas oil es la mitad. Si bien es prematuro
considerar este servicio en el país, es una muestra de la diversificación de
opciones que se dan en el mercado automotriz.
Otro novedoso uso del gas natural, que se concretará a la brevedad, es como
combustible para el transporte marítimo. Un claro ejemplo es el nuevo fast
ferry de la empresa Buquebus. Este catamarán de 99 metros que opera con
gas natural licuado, fue construido por el astillero australiano Incat, está
actualmente en servicio y es uno de los más rápidos del mundo.
GAS SAYAGO - 11
CADENA INTEGRADA DE GAS NATURAL LICUADO
Un proyecto de introducción de GNL en la
matriz energética implica un proceso complejo
tanto desde el punto de vista técnico así como
del comercial. El proyecto debe tener en cuenta
todos los aspectos de la cadena: provisión del
GNL por un productor, el transporte marítimo de
la carga de GNL a las unidades de regasificación
y, finalmente, la venta, distribución y uso del gas,
ya sea como gas natural o bajo alguna forma de
energía (fundamentalmente electricidad).
En el Uruguay, la introducción de gas natural
está pensada principalmente para robustecer la
generación de electricidad, en la operación de las
unidades térmicas existentes y en construcción,
en situaciones en que la producción de
energías renovables no tiene lugar por aspectos
climáticos (falta de agua en las represas, falta de
viento, etc.) y para garantizar el abastecimiento
de gas con mejores tarifas a consumidores
residenciales, comerciales e industriales.
GAS NATURAL
GAS NATURAL
Tratamiento
Extracción
del gas natural
Planta de
licuefacción
GAS NATURAL
LICUADO
GAS NATURAL
LICUADO
Terminal
regasificadora
Transporte
ENERGIA
GAS NATURAL
Gas natural
Estación
generadora
de energía
Pequeñas
industrias
Centros
comerciales
ENERGIA
Industrias
12 - GAS SAYAGO
Hogares
RELACIONAMIENTO CON LA COMUNIDAD LOCAL
Gas Sayago es una empresa de propiedad pública, que por su carácter de emprendimiento gubernamental nace con firmes convicciones en cuanto a la
maximización de los beneficios del proyecto para la sociedad, y de enmarcar al
proyecto dentro de principios de gestión ambiental sustentable, desarrollo productivo local, desarrollo de cadena de valor, y responsabilidad social. Gas Sayago
ha realizado un profundo diagnóstico social del área de influencia, identificando
los temas de interés y preocupación en relación con el proyecto, para definir
políticas y acciones de gestión que orienten a la terminal regasificadora como
un actor perteneciente a la zona y potenciador del desarrollo local.
El proyecto ha desarrollado numerosas instancias de comunicación y diálogo
con las comunidades involucradas, en línea con una política de la más amplia
transparencia y rendición de cuentas.
Entre abril y setiembre del corriente año Gas Sayago desarrolló talleres de información del Proyecto GNL del Plata, con diferentes grupos de vecinos, organizados o no, autoridades vecinales y en todo lugar que se solicitó la presentación
del proyecto. En estas diversas instancias se recogieron una gran cantidad de
consultas que fueron contestadas y además tomadas en cuenta para tomar decisiones respecto a determinados aspectos del proyecto.
El proyecto se compromete a desarrollar una actitud proactiva en conocer las
inquietudes y dudas de la ciudadanía y de los actores sociales interesados, y a
brindar respuestas y definir medidas de gestión a las inquietudes y planteos que
tengan vinculación directa con sus operaciones.
Gas Sayago es una empresa de propiedad pública, que por su
carácter de emprendimiento gubernamental nace con firmes
convicciones en cuanto a la maximización de los beneficios del
proyecto para la sociedad, y de enmarcar al proyecto dentro
de principios de gestión ambiental sustentable, desarrollo
productivo local, desarrollo de cadena de valor, y responsabilidad
social.
Las obras para la escollera, en la etapa de construcción, generarán un pico de
empleo de aproximadamente unos 400 operarios, la duración estimada de
la obra es de 19 meses. Además debe considerarse unos 150 empleos para la
construcción de los gasoductos subacuático y terrestre que deben crearse para
conectar la terminal con el gasoducto existente. Gas Sayago ha requerido al
adjudicatario de las obras de construcción de la escollera la priorización de la
contratación de mano de obra local, y lo mismo hará con el adjudicatario de la
construcción del gasoducto, cuando el mismo esté definido.
Gas Sayago articula con instituciones públicas y privadas la generación de alternativas de desarrollo local, a partir de la implementación de servicios ofrecidos
por microempresas con mano de obra local. Además, se prevé que se desarrollen
alternativas de generación de puestos de trabajo adicionales en rubros existentes como seguridad, transporte, limpieza, etc.
Consciente de su responsabilidad de velar para que sus actividades no afecten
a las comunidades en su área de influencia, el proyecto ha instalado una oficina
de atención ciudadana, la Casa de Gas Sayago, localizada inicialmente en Víctor
Hugo 3525, Santa Catalina, para atender todas las consultas y planteos que
las distintas actividades del proyecto puedan motivar. Esta oficina comenzará
a operar formalmente en el mes de noviembre. En sintonía con la política de
buen vecino que el proyecto se plantea, Gas Sayago ha estado respondiendo a
solicitudes de apoyo de instituciones y organizaciones con anclaje local, para la
mejora de infraestructura social orientada a la implementación de programas
juveniles.
El proyecto ha desarrollado numerosas instancias de comunicación y diálogo con las comunidades involucradas, en línea con una
política de la más amplia transparencia y rendición de cuentas.
Además de la recepción de consultas y planteos individuales o grupales, también se participará en instancias de coordinación territorial con organismos e
instituciones que operan en la zona dentro del marco de Responsabilidad Social
Empresarial, con el fin de contribuir al desarrollo social de la comunidad local.
En esta línea, Gas Sayago desde el comienzo del proyecto, se encuentra trabajando en el desarrollo de un plan de gestión social, en articulación con actores
institucionales y sociales relevantes, para agendar los temas emergentes a nivel
local, como por ejemplo Instituto del Niño y el Adolescente del Uruguay (INAU)
para la prevención de la violencia sexual infantil, el Ministerio de Desarrollo
social (MIDES) para identificar y promover alternativas de desarrollo productivo local, y la Intendencia de Montevideo, con el fin de contribuir a realzar el
desarrollo de los espacios costeros de recreación. Esta gestión social se verá
fortalecida por el monitoreo social del proyecto, a través de la Comisión de Seguimiento establecida por la DINAMA que observará el desempeño ambiental
del proyecto. Esa comisión será presidida por el Ministerio de Vivienda Ordenamiento Territorial y Medio Ambiente y participarán el Ministerio de Desarrollo
social, Industria, Salud Pública, el INAU, la Intendencia de Montevideo, el Municipio A y organizaciones barriales.
EQUIPO GAS SAYAGO
UTE y ANCAP conformaron la empresa Gas Sayago S.A.,
cuyo cometido será llevar adelante el proyecto GNL del
Plata Terminal de Recepción y Regasificación.
GAS SAYAGO - 13
PROTECCIÓN DEL AMBIENTE
La terminal operará bajo los más exigentes estándares de calidad ambiental
a nivel mundial, utilizando tecnología de última generación, la que ha sido
aplicada con éxito en Asia, Europa y América.
El gas natural es el combustible más amigable ambientalmente en relación
con otros combustibles fósiles como el carbón o el petróleo. Las emisiones
por la combustión de gas natural presentan menor emisión de contaminantes
y menores volúmenes emitidos de CO2. Por tanto la sustitución de otros
combustibles fósiles por el gas natural representa un impacto positivo sobre los
objetivos ambientales de reducir las emisiones de gases de efecto invernadero,
material particulado y otros compuestos.
El proyecto ha recibido la Autorización Ambiental Previa, otorgada por el
Ministerio de Vivienda, Ordenamiento Territorial y Medio Ambiente a través de
la Dirección Nacional de Medio Ambiente (Dinama), a partir de la elaboración de
un profundo estudio de impacto ambiental, que ha sido incluso reconocido por
la Universidad de la República como de muy alto nivel técnico
La construcción de la escollera implica la implementación de rigurosos
planes de gestión ambiental, incluyendo, entre otros aspectos:
• Gestión en obradores
• Gestión de residuos sólidos
• Movimiento de vehículos y maquinaria
• Protección ambiental
• Operación y mantenimiento de embarcaciones
• Actividades de dragado.
• Rescate y gestión de material arqueológico
SEGURIDAD
La industria del GNL es una industria madura con 50 años de experiencia, de
La unidad flotante de almacenamiento y regasificación (el barco regasificador),
especialmente construido para la terminal, con técnologías de última generación,
asegurará el suministro de gas natural de acuerdo a las necesidades del país.
La regasificadora contará con motores de alta eficiencia, asegurando muy bajas
emisiones, y de gran flexibilidad de configuración para las operaciones. La unidad
en su conjunto aplica sistemas de gestión ambiental ajustados a las regulaciones
ambientales internacionales más estrictas. Cuenta con los sistemas de control
y seguridad más modernos, brindando las máximas condiciones de seguridad y
eficiencia de las operaciones.
El sistema de regasificación cuenta con alta flexibilidad en las operaciones,
garantizando el suministro de gas natural.
Para controlar y evaluar la ejecución ambientalmente responsable de las
actividades de construcción y operación se hará seguimiento a:
• Calidad del agua del Río de la Plata
• Calidad de los sedimentos en el área de influencia
• Biota acuática
• Variación térmica de las aguas en el entorno de la terminal
(en la etapa de operación)
las áreas urbanas más cercanas (debido al uso de tecnología de avanzada y con
comprobada efectividad, con estándares muy buenos que se reflejan en las altos estándares de seguridad). Los estudios de riesgo permiten prever que bajo
ningún escenario se afectará a las poblaciones cercanas.
estadísticas que no muestran incidentes graves en terminales de ese estilo.
La Terminal de importación (regasificación) de GNL está diseñada con múltiples Si bien la terminal regasificadora como tal es un elemento nuevo en la vida del
niveles de protección y debe cumplir con rigurosas regulaciones de seguridad. país, considerada en su conjunto, sus componentes individuales tienen histórica
Está equipada con sistemas de contención de derrames, sistemas de automáticos presencia en el país.
de extinción de incendios, detectores de gas, fuego, temperaturas bajas y Existen actualmente dos gasoductos operando en el país, que tienen tanto comaltas, y niveles de GNL, alarmas de humo, gas y llama, sistemas automáticos y ponentes subacuáticos como terrestres. El Gasoducto Cr. Federico Slinger (Gasoducto
del Litoral) entró en operación en 1998, es operado por ANCAP
manuales de corte inmediato de operaciones, sistemas de
y cruza el río Uruguay desde Argentina por el puente Paysandúcontención de derrames, sistemas de vigilancia por video,
La industria del GNL es una Colón. Tiene una longitud aproximada de 30 kilómetros. El otro
y personal altamente capacitado.
La unidad de regasificación es un equipamiento industrial industria madura con 50 Gasoducto existente, Gasoducto Cruz del Sur, comenzó sus
operaciones en noviembre de 2002. Se extiende desde la periferia
bien conocido a nivel mundial, cuya función es la de operar
como intercambiador de calor, que desarrolla un proceso años de experiencia, de de la ciudad de Buenos Aires (Punta Lara), ingresando por el
físico relativamente simple de “calentamiento” del gas comprobada efectividad, con balneario Santa Ana (Colonia) hasta la ciudad de Montevideo, y
líquido para convertirlo a su estado gaseoso, a partir de
estándares muy buenos que se abarcando los departamentos de Colonia, San José y Canelones,
con una longitud aproximada de 250 kilómetros.
una fuente de calor (en este caso agua de mar, que no
entra en contacto con el producto, solo sufre un leve reflejan en las estadísticas que La prevención de accidentes es un estándar de operación de
descenso de temperatura en la zona de descarga).
no muestran incidentes graves este tipo de instalaciones, para la que se desarrollan fuertes
programas de educación y capacitación, tanto a los operarios de
Las medidas de seguridad se han extremado, al punto
las instalaciones como a la comunidad.
que la planta está localizada de modo de asegurar que, en terminales de ese estilo.
En cuanto a almacenamiento de hidrocarburos livianos, tampoco
aún en escenarios altamente improbables de incidente
es una actividad desconocida para el país, y ni siquiera para el
operativo, las comunidades cercanas no se vean afectadas
por estos. A modo de ejemplo, la terminal regasificadora que se encuentra Oeste de Montevideo. El país ya cuenta con depósitos de almacenamiento de GLP
frente a las costas de Rio de Janeiro se encuentra a 1,5 km de los hogares más (Gas Licuado de Petróleo, conocido como ‘supergás’) en La Teja y La Tablada con
cercanos, mientras que la terminal Punta Sayago estará a no menos de 2,5 km varias décadas de operación segura. La diferencia principal radica en que los tanques
de la urbanización más cercana. Hay terminales de GNL en zonas portuarias de de GLP están a presión mientras que el almacenamiento de GNL es a presión
Bélgica, Francia, España, Turquía, Estados Unidos, Japón, República Dominicana, ambiente, ya que el producto se mantiene líquido a bajísima temperatura (como si
Taiwan, Brasil, etc. El registro histórico para instalaciones de GNL indica una larga estuviera en un termo).
historia de operación de terminales de GNL sin afectación de los pobladores de
14 - GAS SAYAGO
ESTUDIO
DE RIESGO
Gas Sayago llevó a cabo en la etapa de estudio de viabilidad a fines del 2012
un estudio de evaluación de riesgo. Éste fue desarrollado por American Bureau
of Shipping (ABS), organismo que certifica una gran cantidad de los metaneros
del mundo.
El estudio identifica todos los posibles accidentes y analiza las consecuencias
que podrían tener en diferentes circunstancias. Para esto se tienen en cuenta las
operaciones que se realizarán, condiciones climáticas, probabilidad de presencia
de personas en la zona, etc.
Un factor clave para la evaluación
de riesgos es que el producto no se
almacena bajo presión. Para que el
producto salga de su recipiente debe
ser bombeado o tendría que haber
una ruptura del mismo. La pérdida de
contenido por ruptura es extremadamente improbable, gracias a las características constructivas del barco,
que cuenta con un doble casco para
alojar los cinco tanques interiores
que almacenan el GNL (construidos con un material especial para
contener GNL). Las rupturas de tanque no han ocurrido en 50 años de
transporte de GNL, y es improbable
que ocurra para la terminal en Punta
Sayago por encallamientos o colisiones, debido a las reglas de circulación
aislada de los metaneros y al fondo
blando (lodo) donde se ubica la ter-
minal. El metanero solo puede acercarse a la terminal y atracar luego de una
inspección del mismo, y lo hace controlado por remolcadores, acercándose al
muelle a muy baja velocidad.
Los escenarios plausibles de pérdidas a la atmósfera son dos: la ruptura de una
cañería de GNL cuando el líquido está siendo bombeado del metanero al FSRU
o durante el bombeo en el FSRU desde los tanques al equipo regasificador; y la
ruptura de la cañería de gas a presión en la entrada al gasoducto subacuático.
Estos escenarios han sido analizados y en ningún caso la nube inflamable, el calor por combustión
o una onda de presión llegaría a
afectar la zona costera. Por lo tanto, no se ha identificado potencial
de afectación a la población.
Gas Sayago trabaja sobre la premisa de que ningún daño a las personas es aceptable y que todo accidente debe y puede ser evitado.
A tal efecto la terminal está diseñada con las mejores tecnologías
disponibles, con las mejores prácticas de gestión, con la más alta
capacitación y especialización de
su personal, las regulaciones más
exigentes, y con los sistemas más
avanzados de seguridad y protección para este tipo de terminales.
Barco de GNL ingresando a la bahia de Guanabara para abastecer
la terminal regasificadora de Río de Janeiro, Brasil.
COSTOS Y BENEFICIOS ECONÓMICOS DEL PROYECTO
El proyecto GNL del Plata tiene varios componentes: la construcción de una
escollera y muelles de atraque, el arrendamiento de un buque tanque regasificador
(que almacena GNL y lo regasifica a medida que se necesita), la construcción
de un gasoducto subacuático y otro terrestre que permiten la conexión con la
red de gasoductos existente en el país y las obras de dragado necesarias para el
ingreso de los buques que proveen el GNL.
Mientras que la construcción de los nuevos gasoductos y el dragado de apertura
estarán directamente a cargo de Gas Sayago, el resto de la obra será responsabilidad
de GDF-Suez. Esta última deberá construir la escollera y los muelles, arrendar y
operar el buque tanque regasificador y realizar el mantenimiento de todas las
instalaciones. La operación de la terminal, tanto para la recepción del GNL como
par el despacho del gas, se realizará de acuerdo a las indicaciones de Gas Sayago,
UTE y ANCAP. Por este concepto GDF-Suez recibirá un pago mensual de 14
millones de dólares.
El repago de todas estas inversiones y costos de funcionamiento será realizado
por UTE y ANCAP, a través de Gas Sayago, a partir de que la planta se encuentre
operativa.
Al cabo de 15 años culmina el contrato con GDF-Suez y la escollera y el muelle
pasarán a ser propiedad de UTE y ANCAP. A partir de ese momento, Gas Sayago
pasará a arrendar y operar directamente el buque tanque regasificador por un
período de 5 años más, lo que podrá extenderse por otros 5 años.
El proyecto permitirá reducir el costo del gas para hogares e industrias y el de
generación eléctrica. El beneficio económico neto para el país, descontados todos
los costos e inversiones, supera los mil millones de dólares a lo largo de todo el
proyecto.
GAS SAYAGO - 15
Marta Jara, Gerente General de Gas Sayago
UNA OBRA QUE PONE
A URUGUAY EN LA VANGUARDIA
ENERGÉTICA
GAS SAYAGO COORDINA LAS OBRAS DE LA PLANTA DE REGASIFICACIÓN,
EL NUEVO GASODUCTO Y EL DRAGADO DEL RÍO DE LA PLATA
DESDE 2012 MARTA JARA ESTÁ AL FRENTE DE GAS SAYAGO. ES INGENIERA QUÍMICA
DE PROFESIÓN Y POSEE MÁS DE 20 AÑOS DE EXPERIENCIA EN EL SECTOR ENERGÍA,
ESPECIALIZÁNDOSE EN LA INDUSTRIA DEL GAS NATURAL LICUADO.
ES URUGUAYA, PERO LA MAYOR PARTE DE SU VIDA TRANSCURRIÓ EN EL EXTERIOR
TRABAJANDO PARA LA FIRMA GLOBAL SHELL. PARTICIPÓ EN EL DESARROLLO DE LA PRIMERA
REGASIFICADORA EN AMÉRICA LATINA EN ALTAMIRA, MÉXICO, PARA LUEGO DIRIGIR EL
CONSORCIO QUE LA OPERABA Y ADMINISTRÓ LOS INTERESES DE SHELL EN LA TERMINAL
REGASIFICADORA DE BAJA CALIFORNIA. FUE SELECCIONADA POR EL DIRECTORIO DE GAS
SAYAGO PARA CONDUCIR ESTE PROYECTO.
El 1° de octubre se firmó el acuerdo definitivo entre Gas Sayago –propiedad
de UTE y ANCAP- y la empresa fanco-belga GDF Suez para la construcción de
la planta regasificadora, una obra que requiere, además, la construcción de un
nuevo gasoducto y el dragado del Río de la Plata. El proyecto da respuesta a la
necesidad de más y mejor energía para la producción y el consumo residencial
y coloca a Uruguay a la vanguardia en las políticas de diversificación de la producción de energía en la región.
A nivel personal, ¿qué significa para
usted estar al frente de este proyecto?
Cada jornada que empieza me felicito
por haber tomado la decisión de sumarme a este proyecto. Siempre me
apasionó mi trabajo y ahora tengo la
oportunidad de hacerlo con un propósito mayor: el de poder contribuir a
concretar la visión de largo plazo de la
política de Estado para el sector, con la
que me identifico en lo personal. Este
proyecto pone al país en la vanguardia
en la región, tanto en los objetivos que
persigue como en el proceso de planeamiento estratégico. Considero un
privilegio el que me hayan permitido
participar y que las autoridades me
hayan honrado con su confianza.
¿Qué evaluación hace de a las etapas
ya cumplidas?
Todos los proyectos empiezan cuando
se identifica una necesidad u oportunidad. A partir de ese momento se generan y evalúan distintas alternativas
para cumplir con el objetivo planteado. A esa altura sabemos el ‘qué’ pero
falta definir el ‘cómo’. El camino que
hay que recorrer para arribar a una definición clara es largo, pero es necesario cumplir estas etapas, en las que se
obtiene y valida mucha información
básica y se toman las decisiones fundamentales de localización, tecnología, escala, etc.
16 - GAS SAYAGO
Hemos justamente llegado al final de
esta etapa de definición, lo que nos
permite afirmar con confianza que hemos seleccionado la alternativa más
conveniente. Esto lo hemos logrado
gracias a la participación en el proceso
competitivo de empresas internacionales que han presentado propuestas
muy diferentes, y a nuestro propio
trabajo, en consulta con numerosos
expertos en materia hidráulica, suelos,
etc.
En los últimos meses, una vez adjudicado el proyecto a GDF Suez, hemos
volcado los recursos a afinar aún más
el concepto ganador. Como ejemplo,
optamos por un solo almacenamiento
para el gas licuado en lugar de dos unidades de menor tamaño, lo que nos
permite ser más eficientes.
¿En qué etapa está el proyecto actualmente? ¿Cuándo finalizan las obras y
cuándo comienza la operación?
Estamos por entrar en la etapa de ejecución. En esta etapa ya no se analizan
opciones, sino que el esfuerzo se concentra en ejecutar con precisión lo que
ya se ha optimizado al máximo. Las
obras finalizan a los dos años aproximadamente y la operación comienza
en junio del 2015.
¿Qué pasa cuando GDF-Suez tome el
control de las obras? ¿Cuál es el rol de
Gas Sayago en esta etapa?
GDF-Suez ejecuta la parte de mayor
materialidad del proyecto GNL del
Plata, que es el diseño, construcción
y operación de la terminal. Pero hay
otras dos partes en este proyecto: el
dragado del canal de acceso a la escollera, que es propiedad de la ANP
aunque lo gestionará Gas Sayago, y el
gasoducto de interconexión que unirá
la planta con el Gasoducto Cruz del
Sur. Todas las actividades deben estar
muy bien coordinadas y esa responsabilidad es de Gas Sayago. Las obras de
dragado ya han comenzado, a cargo de
la empresa china Shanghai Dredging
Company y el gasoducto está siendo
diseñando por la consultora italiana
RINA-Techfem. Gas Sayago se encuentra en el proceso de licitación para su
construcción y así poder comenzar las
obras a principios del 2014.
¿Cuál será el rol de Gas Sayago luego
de que la obra esté terminada y la terminal esté funcionando?
Gas Sayago tiene los derechos de uso
de la terminal para que ésta sea utilizada exclusivamente por UTE y ANCAP. Asimismo, Gas Sayago llevará a
cabo la administración del contrato
con GDF Suez, la contabilidad del producto, la coordinación de la recepción
y entrega del mismo, y la gestión de
futuros proyectos asociados que se
desarrollen a partir de esta nueva infraestructura, como eventualmente el
despacho de GNL para buques o barcazas.
¿Cuáles son las próximas etapas?
Ya otorogada la Autorización Ambiental Previa podemos dar comienzo a las
obras. Luego acompañaremos toda
la etapa de construcción de la terminal, velando por que se cumplan la
calidad y los plazos comprometidos.
Continuaremos además gestionando
el dragado y el diseño y construcción
del gasoducto de interconexión. En la
fase pre-operativa también se desarrollarán todos los protocolos para la
operación. Este último no será un trabajo menor, ya que esta será la primera instalación de este tipo en el país.
Estamos ya trabajando en ese sentido
con las distintas autoridades, desde la
Dirección Nacional de Energía hasta la
Prefectura Nacional Naval.
¿Cuál es la evaluación general de todo
el trabajo hasta el momento? ¿Cómo
está trabajando el equipo de Gas Sayago?
No tengo reparos en afirmar que estamos haciendo las cosas bien, porque no es una afirmación sobre mi
propio trabajo, sino sobre el trabajo
de un equipo que se viene armando
desde hace ya un par de años y que
se extiende a través del sector energía e infraestructura con apoyo de la
Universidad de la República y numerosas instituciones nacionales. Comparo este proyecto con desarrollos
parecidos en países que cuentan con
mayores recursos y experiencia y creo
que lo estamos haciendo con una agilidad y un pragmatismo destacados,
a la vez que con una gran prolijidad
institucional y utilizando recursos de
nivel mundial.