La CRO Little Fastly - Cafe Racer Obsession

Comentarios

Transcripción

La CRO Little Fastly - Cafe Racer Obsession
CAFE RACER OBSESSION
Fede CRO
Todo nace de mi obsesión por las Cafe Racer y las motos antiguas
de carreras. Después de terminar una Yamaha SRX (Cafe Racer),
que fue la segunda moto que hice, pensé en organizar reuniones
en un bar y comprobar cuanto “desamparado” aparecía.
Texto: Fede CRO - Fotos: Ángel de la Maza
FEDE CRO / C A F E R A C E R O B S S E S I O N
L
a idea principal consistía en
encontrar un local (cervecería)
con sabor añejo, donde poder
reunirnos todas las semanas y
recrear el ambiente motociclístico de la
época de los 50, 60 y 70, decorando el
local con posters, banderas de cuadros,
placas metálicas de marcas míticas de
motos, proyectando vídeos de carreras
clásicas y documentales, y pinchando
música de entonces.
Así, el 11 de Marzo de 2009, comienza la andadura de CRO en un emblemático local madrileño de la zona de
52
Malasaña, del que pronto tendríamos
que huir, y trasladar su sede en sucesivas ocasiones (según nos echaban de
un garito se buscaba otro), hasta que nos
establecimos en la que es la sede actual,
ubicada en “Café Detroit” , en la C/ Villanueva 43, de Madrid, todos los jueves de
22:00h a 2:30h.
Por otro lado y en el mismo sentido,
CRO da una vuelta de rosca, montando
su propio taller y remodelando motos,
siempre con un carácter y una estética Racing/Vintage, (Cafe Racer, Street
Tracker, etc...).
Actualmente en los talleres CRO se
está trabajando en varias SR 250, una SR
500, una Sanglas 400Y y una CB 750 SevenFifty, esta última se está construyendo
conjuntamente con Dogma Motorcycles.
HONDA CB 750 “LITTLE FAST” by CRO
Esta fue una de esas motos (una de tantas) que compré sin ver ni probar y eso que
el antiguo dueño me advirtió:
“La tengo hace dos años y la he arrancado sólo dos veces, no sé lo que compré
ni sé lo que te estoy vendiendo”, pero yo
me decía a mí mismo: “tranqui Fede, es
una Honda, y ya sabéis el dicho “El que
no tenga Honda que se esconda”, seguro
que en cuanto llegue la moto, le das dos
patadas y arranca.”
Recuerdo la noche en que llegó. A la
empresa de transportes se le hizo bastante tarde, como de costumbre, y rondaban
ya las 2 de la mañana cuando bajamos el
artefacto de la furgo, aluciné con el peso,
estaba acostumbrado a llevar motos pesadas pero... con otro tipo de reparto de
pesos, y además venía de mi anterior
Café Racer (hecha por mí también), una
Yamaha SRX 600 que vendí para compra
la Honda y... por un momento me entró
canguelo y pensé:
“¿has vendido tu juguetillo, una motillo divertida, ligera, ágil y tal… para comprarte este armario empotrado?”. Dicho
canguelo se atenuó bastante, cuando al
arrancar la moto, oí la sinfonía de su 4 a
1 con terminación DUNSTALL. ¡Aquello
sonaba a bólido! Maravilloso.
Ya tenía la base, ahora sólo quedaba
navegar por internet, comprar piezas y a
transformar. Esta es una de mis primeras
motos, es una transformación bastante
clásica y sencilla, los materiales que utilicé
fueron los siguientes:
Semimanillares Tomaselli.
Estriberas retrasadas Tarozzi.
Filtros de potencia.
Kit de Carburación de David Silver (lo monté con mis amigos del Club Honda Sohc,
fue superdivertido, las cervezas hicieron
que se dilatara la operación).
Colín de Carpy (California).
Óptica trasera tipo Gonelli.
Óptica delantera faro de 5 pulgadas.
Muelles de horquilla Race Tech.
Amortiguadores trasero de Bol d´Or 900.
Y motor hecho posteriormente al 70 por
ciento después de gripar la moto en el Jarama, me ayudó Domy, el presidente del
Honda Sohc Spain.
53